Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Viaje a la América Meridional. Tomo III

 | 
Alcide d' Orbigny

Capítulo XXI. Descripción de los Indios Aucas y Puelches

Texte intégral

Descripción de los Indios Aucas

1Sólo me he referido hasta ahora en detalle a los patagones; me falta hacer conocer las dos naciones vecinas, los puelches y los aucas, que comparten, con ellos, la posesión del territorio de la Patagonia Septentrional, y especificar las diferencias que las distinguen.

2Comenzaré por los aucas, que más se diferencian de los tehuelches por su estatura, su idioma y la región que habitan, después de lo cual no tendré más que establecer las relaciones que pueden existir sea entre los puelches y los aucas, sea entre los puelches y los patagones, con los cuales los autores los han confundido a menudo.

  • 1 El nombre que llevan varía según la tribu; por eso sería difícil tomar uno por otro.
  • 2 Era el décimo Inca y entró en Chile a comienzos del siglo xv. Véase Garcilaso de la Vega, Comentar (...)
  • 3 Garcilaso de la Vega, Comentario del Perú, p. 86.
  • 4 Garcilaso de la Vega, ibid., p. 492.
  • 5 Los jesuitas penetraron en las pampas en 1739 (véase Funes, Ensayo de la historia del Paraguay, t. (...)

3Los araucanos de las pampas o aucas, nombre que los españoles les dieron1, y con el cual se los conoce en la región, pertenecen a esa nación que, bajo Yupanqui2, obligó a los incas a limitar su imperio al Río Maule y a renunciar a la conquista de Chile, defendiendo bravamente su territorio contra el extranjero armado para someterlo a nuevas leyes y a una nueva religión. Son esos indómitos guerreros que, casi sin armas, hicieron, en 1535, retroceder a Almagro y sus soldados revestidos de corazas3; luego al desdichado Valdivia4; y que, más tarde, siempre combatiendo, no fueron vencidos del todo por los españoles. Estos guerreros siempre independientes, supieron, a pesar de esos interminables combates, cantados por muchos poetas españoles, entre otros por don Alfonso de Ercilla, en su poema La Araucana, y a pesar de la superioridad de las armas de los conquistadores del Nuevo Mundo, conservar íntegra, hasta nuestros días, su libertad de leyes y religión, y sobre todo ese noble orgullo que debían a no haberse sometido a ningún poder extranjero. Los aucas son, por así decirlo con los patagones y los puelches, la única nación vecina de las repúblicas españolas que jamás se dio a la fuerza de las armas, ni a la elocuencia de la religión, que trataron, diversas veces, de introducirse en ella5. Inquebrantable en sus opiniones, fiel conservadora de las tierras ocupadas por sus antepasados, esa nación es, hasta hoy, desde el punto de vista de la religión y de las costumbres, lo que era antes del descubrimiento de América, sin haber querido nunca adaptarse a la civilización que la rodea. Sólo ha adoptado aquellos medios que pueden ayudarla a combatir con más éxito a quienes le dan problemas, sean cristianos o sean salvajes. Tales son los hombres de que voy a ocuparme.

  • 6 Molina, Histoire du Chili. Es interesante ver reproducir, palabra por palabra, en el Viajero Unive (...)

4No debemos creer que los araucanos de Chile, pueblos agricultores establecidos en los valles de la ladera occidental de los Andes chilenos, son los mismos que los araucanos de las pampas, ya que estos últimos sólo tienen de común con los primeros el idioma y el fondo de sus creencias religiosas. Los pueblos nómadas no pueden conservar en nada las costumbres de una nación sedentaria; a ello se debe esa diferencia tan notable que existe entre los araucanos de Chile, descritos por el abate Molina6, y los de las pampas, verdaderos árabes americanos, que voy a examinar en detalle, bajo sus diversos puntos de vista, lo que probará hasta qué punto el género de vida influye en las costumbres y usos de los pueblos salvajes.

  • 7 Este nombre casi siempre es confundido por los autores con el de puelche, que corresponde a una na (...)
  • 8 Falconer, Description des ierres magellaniques, t. II, p. 33.

5Los araucanos de las pampas son conocidos bajo distintas denominaciones, sea entre los españoles, sea entre las demás naciones. Por lo general, esos nombres se deben a los lugares que más frecuentan, o bien a los caciques o jefes que siguen; por eso, al considerarlos desde el punto de vista del lugar que habitan, se llama pehuenches7 o pegüenches a todos los araucanos que viven en las cordilleras de Chile, desde Antuco hasta Mendoza; ranqueles o ranquelines a los que habitan al este de los Andes, al notte de éstos también y junto a los últimos contrafuertes de las montañas. Los otros o aucas se dividen, según los caciques a los que obedecen, en diversas tribus enemigas: entre otras la de Pincheira, generalmente llamada de chilenos, porque la acompañan gran número de chilenos desertores. Muchos de los caciques se han unido a esa tribu, mientras otros, habiéndose resistido, forman una línea aparte, compuesta por Chaucata, Guaykilof y muchos otros, que se llaman, más específicamente, aucas. Los españoles los llaman indiferentemente aucas y pampas. Esta última denominación proviene del lugar que habitan; la de moluches, dada por Falconer8, como la que se aplican a sí mismos, es poco usada, porque nunca he oído a los indios llamarse así. Tal vez sólo se haya empleado en la tribu en que vivió dicho jesuita. En cuanto a la de huiliches (hombres del sur), la de picunches (hombres del norte), etc., dadas a algunas naciones indias, por el mismo autor, es sabido que esos nombres, así como el de la antigua Hesperia, que era relativo y se aplicaba a diversas comarcas, sólo son verdaderos en razón de la situación de la nación que se los da; por eso, los que viven más al norte llamarán siempre huiliches a los que viven al sur, mientras que sucederá lo contrario a éstos respecto a aquéllos. Esas palabras designan, pues, solamente la parte habitada por los vecinos de cada una de las tribus, sin especificarlo rigurosamente, porque los pueblos errantes pueden estar sucesivamente más al norte o más al sur de un sitio cualquiera. En general, todos los aucas, salvo los pehuenches y los araucanos propiamente dichos de Chile, están divididos en tribus errantes y vagabundas, que no poseen ningún lugar fijo, yendo continuamente, según los movimientos de sus guerras, o por necesidad, de las orillas del Río Negro en la Patagonia hasta Buenos Aires, o de los Andes hasta el océano Atlántico, a fin de eludirse unos a otros, porque viviendo únicamente, lo mismo que los patagones, de la caza o de los productos ganaderos, no permanecen en un lugar mientras no tengan abundante caza, o alrededor de sus tiendas pasto para sus ganados, viajando así hasta centenares de leguas para encontrarlos. Por eso esa tribu, que estaba antes en la desembocadura del Río Negro, puede, algunos meses después, vivir al pie de los Andes o cerca de Buenos Aires; son viajeros por excelencia, en una palabra, y, seguramente, las más nómadas de todas las naciones conocidas, bien distintas, en eso, de los chilenos agricultores descritos por Molina. En resumen, los aucas o araucanos orientales viven en esas inmensas llanuras que se extienden, en latitud, desde el 40° hasta el 34° sur, y en longitud desde los Andes hasta el Atlántico.

  • 9 Viaje por la América Meridional, t. II, p. 48.
  • 10 Poseo el manuscrito original de ese interesante viaje.
  • 11 Op. cit., p. 41. Véase la descripción de los puelches al final de este capítulo.
  • 12 Herrera, Década V, lib. IX, p. 220, y Funes, Historia del Paraguay, t.I, pág. 29.

6De creer a Azara9, los aucas habrían habitado las pampas cuando los ganados salvajes llegaron al pie de las cordilleras, donde vivían antes de la Conquista; y el deseo de apropiarse de ellos los hizo avanzar hacia el este, mientras que los puelches sólo habrían vivido, con el nombre de querandíes, a orillas del Plata, cuando la primera fundación de esa ciudad, en 1535; pero no estoy del todo convencido de tal opinión. Casi todos los viajeros que han recorrido las pampas han hallado siempre hordas aucas, designadas, muy a menudo, con el nombre de pampas; así, Luis de la Cruz10 vio a muchas en su viaje de Valdivia a Santa Fe y supo que habitaban las llanuras desde hacía siglos. Lo mismo sucedió a Villarino; por lo demás, es fácil aclarar las expresiones de Azara, que confunde los puelches con los aucas, a los cuales no pudo observar, como lo declara, por otra parte, con mucha franqueza. Tal confusión es sobre todo patente cuando el autor español, por lo demás tan verídico, habla de su lengua que dice que no contiene ningún sonido gutural11; es evidente que se refiere al de los aucas y no al de los puelches, cuya lengua es tal vez la más dura de toda América. Además, el nombre de puelche, que en lengua auca significa hombre del este, debía aplicarse a todas las tribus del litoral del océano Atlántico; pero sería posible que los indígenas, conocidos, en tiempos de la Conquista, con el nombre de querandíes, de los cuales habla Herrera12, fuesen puelches tanto como aucas. De cualquier manera, esa nación, a la que yo le mantengo, hoy, el nombre de puelche, poseía, cuando la fundación de Carmen en la Patagonia, las márgenes del Río Negro, viviendo sólo a las orillas de este río y del Colorado.

  • 13 Cuando Molina (Historia Natural de Chile, p. 314) dice que los montañeses eran más altos, pretendí (...)

7Los aucas en nada se parecen a los patagones; en general, son pequeños, es decir, miden apenas cinco pies de estatura media. Hay que distinguir, sin embargo, una división muy marcada entre ellos. Todos los ranqueles son de muy buena estatura. Se hallan, en su tribu, hombres de cinco pies cinco a siete pulgadas, mientras que los aucas de Pincheira, que viven más específicamente en las montañas, tienen casi todos menos de cinco pies, formas macizas y no son altos. He podido comprobar esa diferencia tan positiva que se manifiesta, en América, entre las naciones de los Andes y las de las llanuras. En Europa, los montañeses son citados como hermosos hombres altos y bien formados; en América sucede todo lo contrario, por lo menos en los Andes; los hombres más grandes viven en las llanuras, mientras que los de las cordilleras son siempre pequeños y rechonchos; el hecho puede comprobarse especialmente entre los peruanos de los Andes, siendo las naciones de las llanuras vecinas, por el contrario, altos y de buena estatura. Entre los aucas se distinguen de inmediato los que descienden de las montañas de los habitantes de las llanuras, por sus diferencias exteriores. Así, los chilenos son los más pequeños de todos; y los otros, que viven desde hace tiempo en las pampas, son considerados ranqueles13.

8Algunos son bastante bien formados: todos tienen las espaldas cuadradas y muy anchas; peto no hay que buscar en las mujeres esas formas elegantes que se prefieren en Europa. Son, por el contrario, generalmente bastante gruesas y gordas, siempre con un pecho demasiado grande. Sus miembros, lo mismo que los de los hombres, están bien nutridos y son plenos, y no existen en ellos individuos con formas hercúleas. Sus músculos no sobresalen; todo es redondeado. Las manos y pies de las mujeres son muy pequeños, como se observa en casi todos los americanos. Los rasgos son muy distintos de los de los patagones; no poseen esas caras anchas cuadradas y esos ojos pequeños. Los aucas tienen el rostro muy redondeado, los pómulos más salientes, los labios algo menos gruesos, la boca mediana, la nariz algo más larga, aunque todavía muy corta y respingada; sus ojos son horizontales, bien abiertos; en general, el rostro es más bien interesante por su expresión espiritual que repugnante por su fealdad. Los jóvenes se confunden fácilmente con las mujeres por su cara regordeta, su sonrisa dulce y graciosa; éstas son pasables en la juventud y algunas hasta son bonitas. Es verdad que dura poco su frescura, porque cuando una india cumple los veinticinco años, sus facciones cambian por completo y se hacen, por así decirlo, horribles. Sus pómulos son demasiado sobresalientes y adquieten los rasgos del hombre ya hecho. Desde esa edad hasta la vejez más avanzada no se observa ningún cambio y resulta difícil distinguir la mujer de treinta años de la de sesenta. Tal vez su desaliño natural contribuye mucho a modificar su exterior. Lo mismo que los patagones, sus dientes están siempre bien alineados, son muy blancos y nunca los pierden. Igual cosa sucede con los cabellos, siempre abundantes, bastante gruesos, rectos y negros; sólo he notado que las puntas son rojizas, como en las pelucas viejas. ¿Proviene ese color, que no he visto en las otras naciones, de la acción del aire y del agua sobre los cabellos que nunca se cubren, ya que los aucas nada llevan sobre la cabeza? ¿O se debe a su curiosa costumbre de lavarlos sin cesar con la sangre de las yeguas que matan para comer? Estoy tentado de atribuirlo a esta última costumbre, porque de no ser así, no habría razón para que no se reprodujera en las demás naciones vecinas, que tampoco se cubren. Su costumbre de depilarse la barba hace que se crea que no la poseen. Se arrancan también las pestañas; en cuanto a las cejas, se contentan con arrancar algunos pelos, a fin de hacerlas más finas, no dejando más que una simple línea recta. Para depilarse, usan, lo mismo que los patagones, pinzas de plata, que, en cierto modo, no abandonan nunca. ¡Cuántas veces he visto a las indias con los ojos completamente rojos, a causa de la irritación continua que produce la extracción de las pestañas, que hacen, sin embargo, por coquetería! Tienen un color pardo oscuro y no rojizo, semejante en un todo al de los patagones, que podría considerarse cetrino pronunciado.

9Si bien los aucas son buenos jinetes, caminan muy mal, lo que se debe, sin duda, a su ejercicio favorito y a la forma de ponerse en cuclillas, con las piernas cruzadas, en sus tiendas; por ello parecen patizambos. Las mujeres caminan peor todavía, con los pies hacia fuera, lo que resulta de su vida demasiado sedentaria y de que siempre están sentadas como los orientales. Lo notable en los aucas es su longevidad. De acuerdo con la fecha de los acontecimientos históricos que escuché referir a algunos de sus ancianos, que hablaban como testigos oculares, puedo creer que tenían cerca de cien años, y sin embargo conservaban todas sus facultades físicas y morales; ninguno era calvo; apenas algunos cabellos blancos tenían los más viejos; no les faltaba ningún diente; el rostro carecía de arrugas, y sólo los pómulos son algo más salientes; el cuerpo muy derecho, una memoria de las mejores, una presencia de espíritu notable... He ahí la vejez de un salvaje auca, que, toda su vida, está expuesto a las intemperies de las estaciones, a los ayunos, a privaciones de todo género y que ha envejecido en los combates. ¡Qué contraste con la caducidad, la decrepitud, las enfermedades de todo género, la pérdida de las facultades intelectuales, que acompañan, tan a menudo, a la edad avanzada del ciudadano que pasa la vida entera cuidándose de todas las manetas! Vive en medio de las comodidades que le procura la civilización; pero piensa mucho, trabaja mucho con la cabeza, mientras que el primero, al contrario, sólo experimenta fatigas físicas, lo que constituye también, para mí, una prueba irrefutable de que los trabajos físicos cansan infinitamente menos que los espirituales.

  • 14 Es sabido, sin que quepa la menor duda, que el poncho existía entre los indios del Perú antes de l (...)
  • 15 Este animal llamado Equus bisulcus por Molina y que es nada menos que un caballo, pero de una espe (...)

10El vestido de los aucas es muy diferente del de los patagones y revela una civilización más avanzada. No visten pieles de animales salvajes, sino tejidos de lana, confeccionados por sus mujeres y cargados de adornos de plata, que denotan industria y riqueza. El traje de los hombres se compone de dos piezas: una, llamada chamal o chaman, rodea el cuerpo desde la cintura, donde está atada con una cinta de lana, hasta la mitad de las piernas, semejante, en un todo, al chiripá de los gauchos de Buenos Aires, que tal vez lo tomaron del vestido de los indios, y en un poncho14 corto, del que he hablado varias veces; éste, como el chamal, es negruzco y rayado longitudinalmente, sobre todo de azul y de tojo. Calzan botas de potro o de cuero curtido y flexible de quemul15, artísticamente cosido con tendones de animales. Llevan, siempre, espuelas de plata maciza. Sus cabellos están, a veces, levantados sobre la cabeza y atados con una correhuela de lana, siempre de color azul (keca); pero los chilenos, más rebuscados en su arreglo, los dividen, detrás de la cabeza, en tres colas, unidas entre sí, cerca de su extremidad, por una borla o pompón de lana o por un adorno de plata, mientras que los de delante están atados y levantados pot medio de una cinta azul, que, después de darle tres vueltas, cae a un lado y está adornada con pedacitos de plata enrollados en forma de tubo. Se adornan con aros de plata de forma maciza y que terminan en una placa, divididos en compartimentos; llevan siempre colgando del cuello la pincita que les sirve para depilarse. Sólo se cubren durante los grandes fríos con esos mantos de pieles de diversos animales característicos de los patagones y de los puelches, a los cuales los compran para utilizarlos habitualmente de noche a guisa de frazada.

  • 16 Esa plaqueta es completamente semejante al topo que llevan las mujeres de los incas y que las indi (...)
  • 17 Es por lo menos lo que leo en la página 203 del interesante manuscrito de Luis de la Cruz, cuyo or (...)

11El vestido de las mujeres es poco elegante: consiste en dos grandes piezas de tejido de lana. Uno (quedeto) envuelve todo el cuerpo, se enrolla alrededor, desde la axila hasta el suelo, y es más ancho adelante, ajustándose, a lo alto, sobre cada hombro, con alfileres de hierro o de cobre, y al cuerpo con un cinturón (kepike) de cinco a seis pulgadas de ancho, cerrado en el medio por una hebilla, y, por lo general, de lana; pero las mujeres de los caciques o las mujeres ricas demuestran su lujo llevando ese cinturón de cuero, sobre el cual con hilos de tendones fijan dibujos de perlas de colores de lo más regulados, parecidos siempre, más o menos, a grecas por las líneas rectas que los componen; ese adorno es el más apreciado por las mujeres. Esa primera pieza del vestido deja los brazos libres, pero las piernas están a tal punto apretadas que la india sólo puede caminar dando pequeños pasos, incomodada continuamente en sus movimientos. La segunda pieza (pilken o ikilla) es cuadrada y se coloca sobre los hombros como un manto. Las dos puntas se unen sobre el pecho por medio de un gran alfiler de plata (topu)16, cuya cabeza está adornada con una placa redonda de plata, de seis pulgadas de diámetro. Llevan enormes aros de plata (chahuaitu) de una forma extravagante, con una placa cuadrangular de unas tres pulgadas de ancho; además, tienen el cuello adornado con varios collares (echepel) de bujerías de vidrio, de diversos colores; sus brazos están cargados de brazaletes (charrecur), ya de perlas de vidrio, ya de cuentas de plata sopladas o de cobre, en tubitos aplastados. La parte inferior de sus piernas también está adornada y sus dedos están cubiertos de numerosos anillos de plata y de cobre. Las mujeres ricas, cuando quieren lucirse, se cubren la cabeza con un bonete (luchu o tapake) de perlas de vidrio de color, especialmente rojas y azules; ese bonete, usado sobre todo por las indias pehuenches17, es muy raro entre los aucas del sur. Se arreglan los cabellos con un lujo muy original, que han transmitido a los patagones. Algunas se los dividen, sencillamente, en dos partes, de adelante hacia atrás, desde la frente hasta detrás de la cabeza, dejándolos caer, de cada lado, sobre los hombros. Es el peinado de las mujeres de edad. Las jóvenes forman dos colas, que cuelgan sobre las espaldas y no sobre los hombros, cubiertas de cintas azules; y los días de fiesta las rodean de un extremo a otro de hilos de cuentas de vidrio. En su extremo cuelgan placas de cobre o de plata, formando una especie de cascabeles que suenan cada vez que se mueven.

  • 18 Ese color, que parece bermellón por la vivacidad del tinte, y creo que es óxido de hierro, se hall (...)

12La india auca, cuando viste con gran lujo, no se contenta con ese traje nacional tan original: necesita todavía, para que su vanidad sea satisfecha, cubrir con afeites su rostro cetrino y realzar la vivacidad de su mirada por medio de tintes especiales. Así, las mejillas son, hasta los ojos, de un hermoso rojo18, color favorito; y añaden algunos rasgos negros o azules en los ángulos exteriores o, en los pómulos, una ancha banda bajo los ojos, como los patagones. Los pehuenches emplean mucho el color blanco, como orladura, alrededor de otros colores; pero nunca he visto que ese color sea empleado por los aucas del sur. Preparan su afeite mezclándolo con grasa de cordero o de yegua y se pintarrajean; los hombres también se pintan algunas veces, pero muy contadas. Vatios motivos impulsan a las mujeres a adornarse así. El primero y más poderoso, el deseo de agradar, es el que hace que la salvaje más repugnante no se quede atrás; en otras ocasiones esos tintes, extendidos por lo general por el rostro, les sirven para disfrazarse y no ser reconocidas, cuando tienen interés en ocultarse; y, finalmente, el más admisible es que esa mezcla, por lo que dicen, las defiende del sol en verano y del rigor del frío en invierno; por eso ese disfraz dura todo el año. Las pinturas del rostro reemplazan, en las naciones americanas, al tatuaje de las de Oceania; divergen por sus formas, desde las del montañés hasta las del habitante de las llanuras, y desde las de los habitantes de la línea ecuatorial hasta las de los fueguinos de la extremidad meridional del continente americano.

  • 19 Véase capítulo XX.

13Los aucas enjaezan el caballo más o menos como los gauchos. Usan, simplemente, un recado, semejante al de los habitantes de las campañas; sólo los caciques llevan, a menudo, placas de cobre en la parte anterior y posterior de la montura, así como en el poncho, en señal de riqueza. Todos, a menos que sean muy pobres, llevan espuelas de plata; sus estribos son de madera y lo suficiente anchos para poder introducir el dedo grande. La montura de las mujeres es, sin ninguna diferencia, la misma de las paragonas19; sin embargo, un lujo que no conocen estas últimas es el empleo de un chabrás de lana artísticamente tejido, cubierto de dibujos, de diversos colores, sobre todo de grecas, que colocan debajo; su estribo de tejido es el mismo, así como los restantes accesorios. Sus tiendas son semejantes a las de los patagones; están formadas de palos puestos verticalmente y cubiertos de cuero de caballo. Las mujeres preparan esos cueros y los tienden para secarlos. Los descarnan, una vez tendidos, por medio de un instrumento cortante y curvo, con el cual los raspan, los adelgazan y los ablandan, frotándolos con las manos. Si bien preparan muy hábilmente los cueros para las tiendas y los cosen, lo mismo que los patagones, no pueden rivalizar, de ningún modo, con ellos, en la destreza con que unen las pieles de los animales salvajes. También las tiendas o choca son bajas y apenas pueden mantenerse de pie. En la parte exterior se plantan las lanzas de los guerreros que las habitan, con la marca que distingue su grado. Es lo único que modifica algo el aspecto triste y miserable; pero si uno no se queda en el exterior y entra, hallará todo repugnante de suciedad, el techo negro de humo, las paredes cubiertas de grasa de caballo e infectas, y todos los utensilios tan sucios como la misma tienda, que no se limpia nunca ni por dentro ni en sus alrededores, y donde se corrompen, en todas partes, los restos de la caza. Cuando la suciedad llega al máximo, se limitan a cambiarlas de lugar; es por ese motivo, junto a su espíritu de independencia vagabunda y a un poco de pereza, que los aucas no tratan nunca de construirse una morada más cómoda. Desdeñan imitar a los cristianos, tanto a los que viven junto a ellos desde largos años, como a los otros. Con gran trabajo se obtiene que una familia auca entre, para vivir, en una cabaña; le parece que falta aire y está atormentada por la idea de que la casa no puede transportarse a otro lugar.

14Sus costumbres nómades los dispensan de poseer un mobiliario muy considerable; por eso, el interior de sus tiendas presenta siempre un aspecto de miseria que contrasta con el orgullo y la arrogancia de sus habitantes. El mobiliario consiste en armas y monturas coladas alrededor de la tienda; en sacos de cuero o de tejido, que contienen todos los vestidos y adornos de la familia. Allí están las riendas, los lazos y las boleadoras; aquí una coraza; más lejos, un paquete de cuerdas, de correhuelas de cuero ahumado; en los rincones, montones de pieles de cordero que sirven de cama, y la liloica o kilango, gran manto de pieles cosidas entre sí pata cubrirse de noche. En el medio, flamean uno o varios fuegos, según el número de mujeres, teniendo cada una el suyo, en torno al cual se ubican el marido y los hijos. Algunas vasijas de cerámica constituyen toda la batería de cocina. En algunas familias se añaden conchillas marinas que sirven de vasos para beber. Existe, en general, la mayor pobreza en esa choca, y al entrar uno está muy lejos de pensar que es la morada del hombre que, en toda América, se muestra más orgulloso y más se envanece de su salvaje libertad.

15Debe, empero, creerse que existe algo más de limpieza entre los aucas que entre los patagones, porque todas las mañanas, cualquiera sea el tiempo que haga, las mujeres no dejan de lavarse la cara y los cabellos, antes de aplicarse el afeite. Algunas, pero son muy pocas, hasta se bañan; y en ese caso se frotan el cuerpo con una arcilla untuosa que reemplaza al jabón. Los hombres también se lavan la cara, lo que parece estar en contradicción con la costumbre repugnante de bañarse la cabeza en la sangre de una yegua o de un caballo, cada vez que lo matan para comerlo; dejan, después, secar los cabellos y no los peinan hasta que están del todo secos. Es imposible que ese hábito extravagante no tenga un origen religioso y que no se haya transmitido por tradición. Les he preguntado en vano sobre ello y sólo he obtenido informaciones tan vagas que no puedo creerlas; es, dicen, para darse fuerza y coraje. La sangre de yegua es también empleada como jabón por algunas mujeres para lavar su ropa.

16La industria de los aucas es más adelantada que la de los patagones, lo que resulta fácil de explicar; una parte de su territorio fue invadido por los incas antes de la Conquista y, además, los cristianos se establecieron en su vecindad; sin embargo, dudo que, en este aspecto, hayan ganado mucho desde la llegada de los españoles, porque todo lo que saben existía desde hacía siglos entre los incas. Puede decirse, en tesis general, que los hombres son perezosos al máximo y no se ocupaban más que de sus armas, dejando a cargo de las mujeres el resto. Ellas cuidan del menaje, sin ser nunca ayudadas, ensillan los caballos, tejen para vestir a la familia y procurar al marido lo que pueda desear; por eso gozan, entre los puelches y patagones, de gran fama por sus tejidos. Hilan la lana de sus rebaños en husos más o menos semejantes a los de los Incas, es decir, consistentes en un tronco delgado y en un pedacito de madera o de piedra redonda, por el cual pasan ese tronco y cuyo extremo inferior sirve para retener el hilo. Sus telares son también de la mayor sencillez, horizontales y en un todo parecidos a los de los Incas, lo que me ha fortificado en la opinión de que son éstos quienes les enseñaron a tejer. Esos telares consisten en dos pedazos cuya longitud es proporcionada al ancho del tejido, y sobre los cuales se extienden los hilos; esos montantes son más o menos espaciados, de acuerdo a la amplitud que quiera dársele a la pieza, y tendidos por medio de hilos que van a unirse a palos fijados en tierra. Por el medio del conjunto se pasan los hilos que separan la trama en dos y dejan pasar, alternativamente, los que van a formar el tejido, que se cierran por medio de pequeñas varillas, que el trabajador golpea entre las dos capas de la trama, después de haber pasado cada hilo. Esa manera de tejer es lenta al máximo; por eso se requiere un tiempo infinito para tejer un poncho, o hasta la cinta más delgada, y no es raro ver trabajar, sin descanso, semanas enteras en una pieza que nuestra industria terminaría sin trabajo en un día. Entre los aucas, los montañeses, tales como los pehuenches, son los más famosos en ese género de fabricación. Se sirven de su lana en bruto, prefiriendo la marrón; pero han descubierto, en sus desiertos, muchas especies de tinturas, sobre todo pata el color rojo, muy vivo, que obtienen de plantas llamadas polcura y relvun (esta última es una planta trepadora). El color amarillo se debe al pokil; el negro al maké, panké y rovo. En cuanto al azul, lo sacan del índigo, que consiguen de los cristianos por medio del cambio. El negro, el rojo, el azul, el amarillo y el blanco son los únicos colores que emplean. El primero es el más común y el menos caro, porque es natural y todos sus tejidos están mezclados con estos tintes. Los ponchos están siempre rayados longitudinalmente con esos colores. Los chabrás están, por el contrario, adornados alrededor de muchos dibujos regulares de diversos tintes, formados únicamente de líneas rectas, como los de los patagones, y representando especies de grecas.

17He observado muchas veces los dibujos sobre las cinchas, las monturas y hasta sobre el revés de los quillangos, y siempre he visto, invariablemente, ese carácter de líneas rectas que existe entre los patagones. Por lo demás, esos dibujos nunca son imitativos; no representan animales, ni plantas, lo que es bastante raro entre las naciones salvajes, siempre dispuestas a imitar la naturaleza más que a inventar figuras de pura imaginación, como las que he hallado, en todas partes, en las naciones australes. Muchos aucas saben trabajar el hierro y hacer herramientas para su uso; pero siempre compran la materia prima a los cristianos. Emplean piedras muy duras; pocos de ellos recurren a los martillos. Utilizan también la plata y el cobre, para hacer espuelas, aros, alfileres o topu, y esa multitud de plaquetas con que adornan sus monturas, sus sombreros, sus collares. Probablemente también aprendieron de los incas a soplar la plata, para poder hacer esas perlas cinceladas con que se adornan tan a menudo. De cualquier manera, sus procedimientos son groseros al máximo. Trabajan, por lo general, echados de barriga, en el interior de sus tiendas, sirviéndose sólo de barrotes de hierro y de piedras, y golpeando siempre, en frío, con notable paciencia; a ello se limita, junto con la confección de las armas, toda su industria actual. Las mujeres, como se ha visto, salvo el tejido y la fabricación de una alfarería grosera, las trenzas de cuero y algunos otros pequeños trabajos de ese género, propios de los gauchos, están aún muy atrasadas, aunque en verdad la vida enante, que lleva siempre la nación, impide todo desa-rrollo en grande de esa industria naciente y estacionaria.

  • 20 Véase capítulo XVIII.

18El comercio que realizan esos indios con las otras naciones consiste sólo en tejidos. Todos los años, en esa gran reunión de las naciones australes que tiene lugar en las fuentes del Río Negro20, todas las tribus que pueden congregarse sin temor al ataque de sus enemigos, llevan el producto de su industria en tejidos, o bien en bagatelas robadas a los cristianos, y los cambian por pieles con los patagones, famosos en ese sentido; tales intercambios constituyen su único negocio. No realizan la misma clase de comercio con los cristianos. A ese efecto, se acercan a los establecimientos de la campaña de Buenos Aires, de San Luis de la Punta, de Mendoza, de Chile y sobre todo de Carmen. Llevan algunos tejidos, animales tobados lejos, pieles no preparadas y muchas plumas de ñandú o avestruz de América, que luego se envían a Europa para la confección de pinceles; entonces piden, a veces, dinero, y más a menudo bebidas; pero más a menudo todavía, baratijas o tejidos de colores, para adornarse. Son, en general, engañados por los cristianos que comercian con ellos, lo que contribuye a darles la idea desfavorable que tienen de los mismos. Por lo demás, ese comercio tiene tan poca importancia y los productos son de tan escaso valor, que apenas vale la pena mencionarlo.

  • 21 Véase capitulo XIII.
  • 22 Fue en la expedición de 1764, en la expedición del comodoro Byron, que se vio por primera vez a lo (...)

19Pienso que antes de la Conquista, los aucas no poseían otro animal doméstico que el perro, porque no conservan hoy, ni aun en los Andes, llamas, ni alpacas, tan comunes en las mesetas elevadas de Bolivia. Sólo vivían de la caza. La gran cantidad de cabezas de ganado que se hicieron salvajes, que cubrieron, durante tanto tiempo, las pampas, revela que fue sólo a fines del siglo pasado que los verdaderos aucas de las pampas tomaron de los pehuenches y de los habitantes de los alrededores de Buenos Aires la costumbre de tener rebaños. Esta costumbre y la facilidad de los transportes, les hicieron tal vez tomar el gusto tan pronunciado por la carne de caballo, en vez de la de vaca, gusto que domina siempre en ellos. Desde la primera tentativa de fundación de Buenos Aires por Pedro Mendoza en 153521, los querandíes, que habitaban entonces las orillas del Plata, tuvieron en su poder setenta y dos caballos de la expedición y se acostumbraron a ellos, rivalizando en poco tiempo con los conquistadores del Nuevo Mundo en el arte de montar y de domar, y transmitiendo, progresivamente, esa afición, acogida con ardor. Esos indios realizaron durante mucho tiempo un gran comercio con las naciones del interior, hasta que éstas, deseando obtener los animales directamente, fueron una tras otra a los establecimientos nacientes de la capital argentina y los asaltaron, motivo que, al parecer, llevó en todas partes a los indios de las pampas a ese estado de hostilidad generalizado que dura hasta hoy. Pronto todas las naciones contaron, hasta los patagones del estrecho de Magallanes22, con caballos, mientras que pocas de ellas tenían rebaños de bestias con cuernos. En la actualidad todas poseen caballos y muy pocas vacas. Las continuas guerras que se hacen entre sí y la necesidad de escapar con rapidez, serán siempre un obstáculo para que puedan tener grandes rebaños. Los pobladores de las cordilleras sólo pueden poseerlos ocultándolos en gargantas conocidas únicamente por ellos. Lo mismo sucede con las ovejas, que gozan, empero, de gran reputación entre los chacareros de Buenos Aires. Les resulta difícil conservarlas, y los rebaños de esta clase cambian de dueño con mucha frecuencia. Por lo demás, al igual que los gauchos, cuidan muy poco los animales domésticos, dejándolos casi del todo libres en medio de las llanuras y medio salvajes. Prefieren, sobre todo, reunir caballos picazos, conocidos con el nombre de pampas en Buenos Aires, y parece que esa preferencia proviene de que esa variedad es más común en las pampas que en cualquiera otra parte. Casi todos tienen la costumbre de cortar las orejas de sus caballos, sin duda a causa de una idea supersticiosa común a toda la nación.

  • 23 Quinoa (chenopodáceos). (N. del T.).

20Los aucas se alimentan de lo mismo que los patagones; como ellos, comen grasa cruda y gustan especialmente de las criadillas de los potrillos, que se limitan a sazonar, todavía palpitantes, con algo de sal. Lo mismo hacen con los fetos de las yeguas preñadas que matan y con el corazón todavía chorreando sangre. Su alimento habitual es, ante todo, la carne asada, pero todavía sangrienta, o hervida y a medio cocer; gustan mucho de la sangre simplemente hervida en agua; prefieren a todo la carne de yegua, y la que obtienen por medio de la caza. Ninguno se dedica a la agricultura; por eso sólo comen los cereales que roban en los establecimientos vecinos. En tiempo de carestía, empero, recogen los granos de una planta crucifera23, vecina de nuestra mostaza, que muelen entre dos piedras, antes de comer; o bien hacen asar, en una olla, una raicilla negra y larga, bastante parecida al diente de perro, que las mujeres apilan después y la convierten en una harina sin sabor, que les sirve provisoriamente. Comen, por lo general, tres veces al día: una por la mañana, otra al mediodía y la tercera a la tarde. Para comer, se sientan en tierra, cruzando las piernas, más o menos como los orientales.

  • 24 Véase capítulo XVIII.

21Prefieren la caza a cualquier otro ejercicio; por eso la efectúan de acuerdo a los mismos principios que la guerra, sin diferenciarse esencialmente de los patagones en este punto24. No pescan nunca y no poseen, en ese sentido, ninguna industria.

  • 25 Falconer, Description des terres magellaniques, t. II, p. 75.
  • 26 Véase capítulo XVIII.

22Como los aucas están a menudo inactivos, han tomado el hábito de las bebidas fermentadas y las aman con pasión. La felicidad suprema es para ellos embriagarse, a ral punto que Falconer25 pretende que lo que les hace desear otra vida es la esperanza de estar siempre ebrios. Los que van a las cordilleras de Chile hacen un licor fermentado con las almendras de la araucana, con las semillas que obtienen en sus excursiones, o que consiguen de los chacareros mediante el trueque. Desde que los manzanos, plantados en los Andes por los primeros conquistadores, se naturalizaron y multiplicaron al infinito, hasta la ladera oriental, hacia las fuentes del Río Negro, fabrican una especie de sidra, que les gusta mucho. Los que viven junto a los establecimientos de los blancos y han adquirido ese vicio, todo lo sacrifican a esa pasión. Cuando consiguen algún dinero, lo gastan de inmediato en aguardiente, que no solamente los hombres desean, sino también las mujeres; tanto uno como otro sexo, cuando beben es hasta caer sin conocimiento. En Carmen se ven, todos los días, indios e indias acostados como animales, sobre la arena, a las puertas de los negocios de bebidas. Cada época notable de su existencia es señalada con una orgía. No festejan nunca a su genio benéfico sin hacer copiosas libaciones; y lo mismo hacen cuando imploran a su genio maligno. Beben para celebrar un matrimonio, un nacimiento, la nubilidad de una mujer; para acelerar la cura de un enfermo, para llorar la pérdida de un padre, de un esposo, durante su entierro; y, en fin, cada vez que las circunstancias de su vida privada les brinda la oportunidad. Se ha visto a una mujer puelche vender su hijo por tres días de borrachera26, y cuando los indios no tienen otro recurso, se los ve, en Carmen, prosrituir a sus mujeres e hijas para satisfacer ese deseo desenfrenado. ¡Cuántas veces he visto, al atardecer, a las puertas de las pulperías gran número de mujeres y muchachas de las naciones salvajes aguardando que los gauchos las elijan y pidiendo a cambio de sus favores un precio que comparten, luego, con sus maridos o sus padres ubicados junto a ellas! ¡Cuántas veces no he enrojecido, por ellas, de vergüenza al ver cómo la ebriedad las hace rebajarse hasta el más vil de los comercios! Ese comercio escandaloso tendría mucho más éxito sin la costumbre de esas mujeres de interpelar a todos aquellos con quienes han mantenido relaciones, con el título de marido, cada vez que los encuentran, lo que frena a muchos pobladores de Carmen; pero ¿cómo conciliar esas costumbres con la reserva y la decencia que ponen en sus vestidos, que las cubren casi siempre de la manera más escrupulosa? No debe creerse, empero, que todos los aucas llevan tan lejos la corrupción; su orgullo se opone a ello. Los indios establecidos durante mucho tiempo junto a los cristianos sacrifican, poco a poco, todo a su pasión favorita; además, los comerciantes estimulan ese vicio, excitándolos sin cesar a entregarse a él y llegan hasta darles bebidas, a cambio de las cuales hacen grandes negocios, que duplican o triplican pronto sus capitales en todo lo que adquieren.

23Podría creerse que al gustarles tanto los licores fuertes y perdiendo tan a menudo la razón, haya diariamente, entre ellos, riñas y peleas, pero no es así; la ebriedad sólo los alegra. Nunca se ha visto a los indios pelearse, cuando han bebido; por el contrario, he observado en ellos más cordialidad, más alegría, indolencia. Entonces cantan, ríen, lloran, recuerdan a los parientes muertos, enumeran sus buenas cualidades, sin recordar nunca sus defectos; es entonces también que toma todo su vuelo su elocuencia natural. He oído a los jefes, con fuego y sentimiento, sucesivamente, arengar a los suyos, horas enteras, sin parar un instante; y a menudo me asombraba, gracias a la traducción que me hacía el intérprete, la elevación, la sublimidad de las ideas y la poesía del estilo, característicos de esas improvisaciones.

  • 27 Esa palabra es una de esas corrupciones indias del idioma español, que puede traducirse por pedido (...)

24Los aucas son tan aficionados al tabaco como a los licores: lo piden continuamente, lo fuman con deleite, haciendo cigarros, y cuando pueden conseguir yerba (mate), consumirían cantidades, apilándola y mezclándola con tabaco. El indolente indio, para conseguir esos objetos, sino bastan su mujer y sus hijas, se decide a veces a trabajar, no en algún obraje industrial, sino en los alrededores de Carmen, reuniendo madera para los pobladores, que le dan, en cambio, de qué comer o con qué satisfacer sus vicios. Se encuentran siempre esas familias en el campo, y cuando se les pregunta qué hacen, responden invariablemente: paseando. Estos indios, así como todos los miembros de la nación, son los mayores pedigüeños que existen; no cesan de quejarse de su pobreza, exageran las riquezas de los cristianos, a fin de excitar su compasión y tienen siempre en la boca la palabra prestando27. Si no se les da nada, saben decir mezquino, y cuando, por el contrario, se los satisface, dicen buen corazón. Es de lo más raro que un indio dé alguna cosa; y cuando uno de ellos obtiene un objeto cualquiera, no lo comparte nunca con sus compañeros. Los ha hecho muy egoístas, sin duda, la manera cómo los han tratado los españoles, colmándolos de regalos a cada entrevista, y sobre todo al sellar tratados, sin jamás recibir nada de ellos. Se podría creer, al ver a un auca pintar su miseria a un cristiano, que se cree su inferior; lo hace así porque su situación momentánea lo obliga, porque en el fondo se considera, en todos los momentos, muy superior a él.

  • 28 Véase capítulo XVIII.

25Los aucas tienen los mismos juegos que los patagones. Son la pelota28, los dados y algunos otros del mismo género; sin embargo, las diversiones están muy influenciadas por sus costumbres guerreras y dejan todo por la caza o por el manejo de las armas.

26Los aucas se tratan siempre con bondad, cuando pertenecen a la misma tribu. Se tienen, mutuamente, muchas consideraciones, a causa precisamente de no estar sometidos a nadie y poder, además, necesitarse todos los días unos a otros. Los que han realizado juntos una campaña, se consideran, por así decirlo, ligados para siempre; tienen derecho a pedirse, en señal de amistad, un objeto cualquiera, que no puede negársele; pero el que pide un año está obligado al año siguiente, a su vez, a dar al otro lo que desee.

27Su carácter es igual al de todos los indígenas nómades de las regiones australes. Lo mismo que los patagones y los puelches, los aucas son interesados al máximo, desconfiados por encima de todo lo que pueda decirse, lo que se explica por la mala fe que siempre les han demostrado los españoles en sus tratos; malignos hasta lo último; más astutos que los hombres civilizados; falsos por necesidad; simuladores entre sí, y sobre todo con los cristianos, de quienes tienen la peor opinión del mundo, creyéndolos incapaces de cumplir una promesa y de tener conciencia en sus tramitaciones comerciales. Son arrogantes en sus modales, desenvueltos en sus actos; audaces hasta la temeridad, no temen ni a la muerte. Si se desea, en una palabra, pintar a un salvaje libre, habrá que tomar al auca como prototipo, porque nada lo retiene. El temor de Dios jamás influye en sus actos, ni menos el respeto a sus jefes y a la autoridad paternal. Lo único que puede impedirles entregarse a mayores excesos todavía es el temor a las represalias de parte de hombres tan libres como él. Los aucas son los más orgullosos de su independencia de todos los indios de América Meridional, pero no los más unidos, puesto que esa misma libertad de acciones provoca entre ellos y entre sus familias continuas divisiones, los separa en tribus enemigas, siempre en guerra entre sí. No existe sociedad más dividida y más indisciplinada; sus jefes carecen de toda autoridad, sólo la persuasión puede reunirlos momentáneamente en un interés general; pero los intereses particulares no tardan en dividirlos.

28Un joven, cualquiera sea su conducta, nunca teme el castigo, que nadie tiene derecho a aplicarle; no espera ninguna recompensa por sus buenas acciones; lo único que lo frena es el derecho a las represalias. Puede matar hasta a un cacique, si éste lo ataca, siempre que su familia sea opulenta y esté en condiciones de mantenerlo, porque sus parientes son responsables de todos sus actos. La muerte debe ser castigada con la muerte, a menos que grandes regalos calmen los odios, que son casi siempre implacables y tanto más de temer cuanto que la venganza no se ejerce nunca abiertamente, a menos de tener el gran poder que da la posesión de riquezas. Sucede así que determinadas familias no sólo conservan siempre sus deseos de venganza, sino también llevan a tribus enteras a pelear entre sí durante siglos. Si el último muerto tiene parientes que puedan vengar su muerte, esas peleas sólo terminan con la extinción total de la familia, o cuando la más ultrajada es muy pobre y no posee medios para atacar. Esos odios nacen no sólo de las peleas entre los miembros de una tribu, sino también de los guerreros matados en las batallas entre tribus enemigas; por eso no existe en el mundo nación más dispuesta a la guerra y a los combates, para los cuales nunca le falta pretexto. El cacique Venancio educaba, en 1828, con el mayor cuidado al hijo del cacique Polican, para que pudiera un día vengar la muerte de su padre, matado por Pincheira; por eso ese muchacho, hasta que haya hallado el medio de saciar un odio que le es recordado a cada instante, no cesará, más tarde, de atacar a Pincheira y los suyos, en la medida que sus partidarios lo apoyen lo suficiente como para permitírselo. El señor Parchappe oyó, en Bahía Blanca, a Venancio recordar todavía las batallas libradas por los españoles, cuando la Conquista, contra los araucanos de Chile y cómo se nutrió un odio mortal contra los conquistadores del Nuevo Mundo. Esa aversión impedirá siempre, sin duda, cualquier alianza sólida de las nuevas repúblicas con los indígenas de las pampas.

29Si un auca roba a otro, el robado se hace devolver el objeto hurtado, cuando tiene poder y el ladrón puede hacerlo; si no, es la familia del poseedor que debe pagar en la persona de su más próximo pariente.

30Para terminar de hacer conocer a los aucas en todas las épocas de su vida, por las ceremonias supersticiosas que señalan cada etapa de los dos sexos y por su educación, que, en ellos, como en todas partes, forma el carácter del adulto, voy a tomarlos desde su nacimiento y exponer, sucesivamente, todos los hechos característicos para completar el cuadro de su vida privada.

  • 29 Esta ceremonia complicada tiene lugar sobre todo entre los pehuenches, y es mucho más sencilla ent (...)

31Tan pronto como un niño nace, se lo baña, envuelto en mantillas de lana, en el río o en el lago más cercano. La madre le dedica los mayores cuidados, sin abandonar por eso sus tareas. Una vez que posee algo de fuerza, se ocupa de hallarle un padrino encargado de darle un nombre, que debe acompañar al de su padre. Siempre se elige un pariente o un amigo a ese efecto. Una vez que él acepta, se elige el día; se avisa, de un lado al otro, a los amigos, que, todos reunidos, por la mañana, muy temprano, se dirigen, conducidos por el padrino, a la tienda donde está el niño, llevando consigo una yegua gorda, que se arroja a tierra al llegar, atándole fuertemente las cuatro patas; se coloca, sobre su vientre, un poncho sobre el cual, sucesivamente, los invitados depositan, cada uno, un regalo destinado al héroe de la fiesta. Para un niño, son espuelas, vestidos, armas; para una niña, son vestidos o adornos correspondientes a su sexo. Tan pronto como cada uno ha hecho su ofrenda, el padrino pide al niño, que pone sobre sus hombros; entonces se abre el pecho de la yegua y se le arranca el corazón; y todavía palpitante, se le pasa al padrino, con el cual hace una cruz en la frente de la criatura, diciéndole: Tú te llamarás así, agregando solamente, al nombre de familia, un corto adjetivo, que los asistentes repiten, de inmediato, tres veces seguidas. El padre toma en sus brazos a su hijo, mientras el padrino, elevando el corazón sangrante al aire, pide en alta voz que viva. Lo recomienda a Quecubu (dios del mal); luego pide al destino que le dé bravura y sobre todo elocuencia, terminando la enumeración de sus votos, insistiendo particularmente en el don de la palabra. Una vez concluida la ceremonia, se corta la yegua en trozos, se encienden grandes fogatas y todos los convidados hacen honor al festín, que dura mientras quede un pedazo del animal. Así se festeja el nacimiento entre los aucas ricos, y sobre todo entre los pehuenches29; pero la pobreza y desvalimiento de ciertas familias modifica todo eso, de manera que la ceremonia se reduce a casi nada en las que han sido arruinadas por las invasiones del enemigo.

32La madre e incluso todos los parientes son esclavos del niño. Las mujeres de edad se encargan de su vigilancia, cuando la madre está obligada a dedicarse a los cuidados de la casa, y la costumbre de presentarles un seno seco para amamantarlos se debe, sin duda, a lo que dice Pauw a ese respecto30. Se deja al niño, al principio, desnudo, tendido sobre pieles de animales salvajes, ensayando sus fuerzas y tratando de caminar, sin ayudarlo, por así decirlo, en sus primeros pasos; crece así, libre como el aire, mandando, como tirano, sin ser nunca contrariado en sus menores caprichos, golpeando a su madre, a su padre y a sus parientes, sin ser castigado. Un auca aplaude, por el contrario, todo lo que su hijo hace de malo, considerándolo buen augurio para el porvenir. Cuanto peor es, más sus padres se regocijan, porque sus malas inclinaciones les pare

33cen que revelan coraje y resolución; las consideran preludio de grandes acciones. Su sistema de educación se basa, en resumen, en la creencia de que reprimir las inclinaciones o castigarlas cuando son malas, significa disminuir la fuerza física y moral de su hijo e impedirle que adquiera esa audacia que caracteriza a los hombres libres de su nación.

34No hay que creer, sin embargo, que se descuide por completo la educación de los niños; los padres, por el contrario, tratan de interesarlo en sus trabajos, enseñándole, de acuerdo a su sexo, lo que ellos saben. Una joven debe conocer todas las obligaciones de las mujeres; y, poco a poco, aprende, con ayuda de su madre, a hilar, a tejer y todas las pequeñas tareas a que se dedican esos indios. La educación del muchacho es muy distinta; necesita conocer perfectamente la historia de su nación, de su tribu, de sus jefes, así como la de sus enemigos; la geografía de los lugares que habita en medio de las inmensas llanuras de las pampas; y, sobre todo, comprender la importancia de la pureza del idioma y la necesidad de convertirse en buen orador. Para este efecto, la madre o incluso las ancianas lo acunan en sus primeros años contándole los altos hechos de sus antepasados muertos, haciendo el elogio de la elocuencia de que dieron muestra en las grandes ocasiones. El niño siente así, poco a poco, elevarse su alma, por esas continuas ideas de victorias, y se interesa en las narraciones que se fijan en su cabeza, al mismo tiempo que el recuerdo de los lugares donde tales acciones acontecieron; y pronto conoce perfectamente los nombres de todos los jefes amigos y enemigos y los lugares donde viven. Comienza después a estudiar el idioma; y de las palabras, no tarda en pasar a las frases. Los discípulos adquieren, gradualmente, el imperio de la elocuencia; asisten siempre a las grandes ceremonias públicas, a las conferencias diarias que se realizan entre sus padres, al regreso de cada cacería o de cada expedición. No es raro ver niños de diez a doce años en medio de las mujeres y de jovencitos de su edad, ensayar la pronunciación sea de panegíricos, sea de alocuciones, que revelan ya sus disposiciones para el arte oratorio. Los padres, que los ven así progresar entre ellos, los estimulan con todo su poder, repitiéndole continuamente que el don de la palabra es la primera cualidad del hombre que quiere sobresalir. Me ha impresionado a menudo el conocimiento perfecto que poseen los indios de todas las comarcas vecinas de las pampas y de sus productos. Un patagón, que no haya cruzado nunca el Río Negro hacia el norte, conoce perfectamente las tierras más septentrionales y tiene ideas muy justas de Buenos Aires, lo que se debe al espíritu de observación de los salvajes y a la claridad de las descripciones que se transmiten en el contacto diario. Llama la atención que en naciones todavía salvajes, las ideas de las cosas pre-

35Calimo, presentan un efectivo de quinientas a seiscientas almas, a lo sumo, no contando más que doscientos a trescientos guerreros.

  • 30 Véase capítulo X.

36Los puelches se parecen mucho a los patagones; en efecto, su estatura es más elevada que la de los aucas y se acerca algo a esa hermosa estatura que caracteriza a los patagones. Tienen posiblemente, como término medio, cinco pies dos pulgadas por lo menos; pocos hombres tienen menos de cinco pies, mientras que algunos alcanzan hasta cinco pies seis a siete pulgadas, y rivalizan con los patagones por su contextura, por el ancho de sus espaldas y por la fuerza de sus miembros. No se diferencian más que por una talla en general algo menor y por una lengua completamente distinta; por lo demás, tienen el rostro igualmente ancho y serio; los mismos pómulos, aunque algo más salientes; la misma boca muy abierta, con labios gruesos; los mismos ojos pequeños y horizontales; los mismos cabellos largos negros y gruesos; la misma nariz achatada; en una palabra, puede decirse de los puelches son patagones que hablan otro idioma. He hallado, hasta cierto punto, esa semejanza en las otras naciones de cazadores del Gran Chaco; en los bocobis; en los tobas, a que ya me he referido30; y he visto el pasaje casi insensible de una nación a otra considerando sólo las de las pampas; mientras que se descubren de inmediato profundas diferencias, comparándolas con los pueblos de origen serrano. Esa comparación me condujo a reconocer hasta qué punto las localidades y el género de vida pueden influir en las características físicas. Podrá, pues, seguirse el rastro de los cambios graduales de los rasgos, de acuerdo a las localidades más o menos cálidas y más o menos boscosas, pasando, del sur al norte, de los patagones a los puelches, a los charrúas, a los bocobis, a los tobas y de allí a los chiquitos, a los moxos; y se verán los rasgos y la estatura cambiar poco a poco, pero nunca de manera brusca. Los pueblos montañeses vecinos, por el contrario, se distinguen siempre de los últimos y experimentan menos cambios determinados por las latitudes. Lo mismo sucede con las naciones del nordeste de la América Meridional, que conservan, también, un sello particular. Se diferencian, hasta cierto punto, de las de las llanuras del sur y del centro, y de las de las montañas.

37Las mujeres puelches se parecen mucho a los hombres. Se descubre raramente en ellas esas características del rostro propias de su sexo; sin embargo, algunas poseen, en la juventud, facciones agradables y un rostro más redondeado; pero sus rasgos cambian pronto y son reemplazados por una expresión del todo masculina y fea. Son muy robustas, alcanzan una elevada estatura y trabajan más que los hombres, rivalizando con ellos en la fuerza de sus miembros. Conservan siempre, como las demás naciones australes, muy hermosa dentadura, y, hasta la muerte, los cabellos negros; también se depilan cejas y pestañas, mientras que los hombres todavía se arrancan la barba. Su piel es de un color algo menos acentuado que la de los patagones, pero siempre de un color cetrino. Por lo demás, los puelches poseen el mismo andar dificultoso y la misma longevidad que las otras naciones de las llanuras del sur.

  • 31 Azara, a pesar de decir que no conoció a esas naciones (Voy. dans l'Amér. mérid. t. II, p. 48) afi (...)

38Su vestido se asemeja al de los patagones y al de los aucas; así, los hombres usan por igual pieles preparadas por sus mujeres o tejidos de lana comprados o confeccionados por ellas. Ambos sexos copian las ropas de esas naciones vecinas o incluso adoptan una mezcla de su vestido y de sus usos en el aliño, en la vida doméstica y en la industria. Sus cabellos son arreglados de la misma manera; sus adornos son en todo semejantes, así como el afeite con que se cubren el rostro31. El enjaezamiento de sus caballos es igualmente idéntico. Sus tiendas de cuero, su suciedad habitual, la pereza de los hombres, fuera de la caza o de la guerra, la actividad de las mujeres en las labores domésticas, su comercio entre sí y con los blancos, sus alimentos, su manera de criar el ganado, la costumbre de embriagarse, todo, en una palabra, los asemeja a las dos naciones citadas, a las cuales se parecen también, finalmente, por su desconfianza, su concupiscencia, su orgullo, su amor a la independencia.

39Si se observa un puelche desde su nacimiento, se verá educarlo como a un auca, con la misma libertad; recibe las mismas lecciones de elocuencia, de geografía local, de astronomía, de táctica militar, de valor en el peligro, de prudencia en el ataque. Las jóvenes se acostumbran a las tareas a las que sus madres están obligadas. Las ceremonias supersticiosas son también casi las mismas, salvo algunas excepciones o modificaciones. Los puelches no se lavan los cabellos con la sangre de las yeguas, como los aucas; pero, al nacer un hijo o en ocasión de un entierro, sus prácticas son casi las mismas, así como cuando celebran la nubilidad de las jóvenes o procuran la cura de los enfermos. Esas prácticas son sólo siempre menos complicadas, reduciéndose a algunas costumbres de circunstancias. El matrimonio es un negocio que únicamente el padre tiene el derecho de cenar con el pretendiente, que compra bien caro a su esposa. Sólo las huérfanas y las viudas son dueñas de sus manos. Los hombres ricos practican la poligamia, sin que ninguna ley se oponga; pero, aunque de un carácter generalmente celoso, los puelches, que son los primeros en abastecer con sus mujeres y sus hijas los establecimientos de cristianos, hacen pagar, en sus desiertos, con la vida, o muchos regalos, el adulterio con un compatriota. Tienen, por lo general, numerosas concubinas esclavas, raptadas al enemigo o durante las invasiones.

40Las creencias religiosas de los puelches son en todo análogas a las de las otras naciones del sur. Lo mismo que ellas, tienen un dios del bien que, sin que se le dirijan plegarias, debe darles todo lo que desean; y temen, con el nombre de Gualichu o Arraken, a un genio maléfico que les envía las enfermedades y la muerte. Sus médicos o calmelache, únicos intérpretes del dios, mantienen relaciones con él y poseen el poder de hacerlo comparecer en persona. Practican esa evocación especialmente cuando es inminente la enfermedad de algún personaje eminente. A fin de proceder, se equipa, con todo lujo posible, a un caballo, atándolo a cierta distancia del campamento: está destinado al Gualichu, que, desde que ellos tienen caballos, no podría llegar a pie. Al acercarse la noche el calmelache, recamado de diversos colores y cubierto de cascabeles, monta un caballo blanco y galopa en distintas direcciones, lanzando grandes gritos, sacudiendo los cascabeles y haciendo gestos extraordinarios, para llamar al Gualichu, que se cuida mucho de no venir de día. Sólo aparece cuando la noche es oscura, bajo la forma de un esqueleto, y monta el caballo que le ha sido preparado; conversa con el médico, le indica los remedios que debe emplear y que se reducen, de ordinario, al ojo o a otra parte de una yegua de determinado colon Al día siguiente se estrangula al animal designado y se administra lo prescrito. Cuando no produce ningún efecto y el enfermo muere, el médico atribuye el contratiempo al estado demasiado avanzado de la enfermedad. El terror que inspiran los sacerdotes y médicos les sobrevive, porque cuando, en los viajes, pasan cerca de la tumba de alguno de ellos, los indios observan el más profundo silencio, persuadidos de que al menor ruido el médico saldrá de la tumba e inmolará infaliblemente al profanador. Creen también en la inmortalidad del alma y en la otra vida; de ahí por qué depositan las joyas y armas del difunto en su tumba, así como el sacrificio de su caballo. Su segunda vida es análoga a la de los patagones.

41Su gobierno es igual al de los aucas. Tienen caciques en jefe o ganac, que los dirigen en tiempo de guerra, pero a quienes casi nunca obedecen; deben ser buenos oradores y buenos guerreros, porque son de los más ardorosos en el asalto y la rapiña. Esa costumbre hace de los aucas de Pincheira sus enemigos mortales y, en parte, causó su ruina; por eso, comprendiendo su debilidad, una parte de ellos se estableció en Carmen y vive como parásito a expensas de los colonos, mientras el resto, al mando del cacique Chanel, aliado a los aucas, vaga a orillas del Río Colorado. Pero, reducida a seiscientas o setecientas almas, rodeada de enemigos que degüellan sin piedad a sus miembros, cada vez que logran sorprenderlos, esa nación disminuye de tal manera que es de temer su completa desaparición del suelo americano, sea por su aniquilamiento, sea al confundirse con los aucas a través de alianzas forzadas; por eso no quedarán probablemente dentro de un siglo otros rastros de los puelches que el recuerdo que hayan guardado los historiadores y viajeros, y de su lengua, el vocabulario que he publicado en la parte lingüística, apropiado para apreciar la dureza de los sonidos guturales que caracterizan su idioma, tan distinto del hablar armonioso de los aucas.

  • 32 Véase El hombre americano, pág. 232.
  • 33 Esos viajes son los de Drake, en 1577; de Sébal de Weert, con Simón de Cord en 1599; d' Oliver de (...)

42He descrito a los patagones y los aucas; he hablado de los puelches, y mi tarea ha sido, en consecuencia, cumplida, respecto a las naciones que pude estudiar con atención. Me faltaría, para concluir el cuadro de todos los habitantes indígenas de esa parte austral del continente americano, presentar algunos detalles sobre los fueguinos, o habitantes de la Tierra del Fuego, únicos navegantes de esta parte del mundo, pero ya los he considerado desde el punto de vista físico, en otro lugar32, y como, por lo demás, sólo he visto algunos, que estaban presos de los patagones, debería recurrir a los relatos de los viajeros para demostrar la analogía de su creencia religiosa con la de las naciones de que he hablado; por eso, teniendo apenas, en el cuadro de esta obra, sólo lugar para mis propias observaciones, me veo forzado a renunciar a ese proyecto ya puesto en ejecución y para el cual he analizado todos los viajes que se refieren a esta última nación33.

Notes

1 El nombre que llevan varía según la tribu; por eso sería difícil tomar uno por otro.

2 Era el décimo Inca y entró en Chile a comienzos del siglo xv. Véase Garcilaso de la Vega, Comentarios de los Incas, p. 246.

3 Garcilaso de la Vega, Comentario del Perú, p. 86.

4 Garcilaso de la Vega, ibid., p. 492.

5 Los jesuitas penetraron en las pampas en 1739 (véase Funes, Ensayo de la historia del Paraguay, t. II, p. 396), más o menos en la época que Falconer y Dobrisheffer fueron al encuentro de los aucas.

6 Molina, Histoire du Chili. Es interesante ver reproducir, palabra por palabra, en el Viajero Universal, lo que el autor dice de Chile, y volverlo a hallar, en inglés, en el Voyage dans l'Amérique du Sud, de Stevenson.

7 Este nombre casi siempre es confundido por los autores con el de puelche, que corresponde a una nación distinta. Quiere decir hombre del país de las almendras de pino, que abundan en las cordilleras, che significa hombre, en la lengua araucana, así como cataputiliches, los habitantes del Río Cataputile, etc.

8 Falconer, Description des ierres magellaniques, t. II, p. 33.

9 Viaje por la América Meridional, t. II, p. 48.

10 Poseo el manuscrito original de ese interesante viaje.

11 Op. cit., p. 41. Véase la descripción de los puelches al final de este capítulo.

12 Herrera, Década V, lib. IX, p. 220, y Funes, Historia del Paraguay, t.I, pág. 29.

13 Cuando Molina (Historia Natural de Chile, p. 314) dice que los montañeses eran más altos, pretendía que debían ser los patagones de Byron, y abundaba, entonces, en consideraciones sobre estos últimos, en el sentido de Ansor, queriendo hablar de los indios que llegaron del lado oriental a través de los Andes; eran, pues, probablemente puelches, que descendían de las llanuras del este, y no, como creía, montañeses.

14 Es sabido, sin que quepa la menor duda, que el poncho existía entre los indios del Perú antes de la Conquista y es probable que esa pieza haya sido adoptada por los araucanos de Chile en la época del inca Yupanqui, lo que parece demostrado por los vestidos de pieles que llevan todavía algunos de los aucas que han vivido más lejos de los de Chile.

15 Este animal llamado Equus bisulcus por Molina y que es nada menos que un caballo, pero de una especie vecina a la llama.

16 Esa plaqueta es completamente semejante al topo que llevan las mujeres de los incas y que las indias usan todavía hoy; sólo que esa pieza es única en los aucas, mientras que los quechuas y los aymaras de Bolivia usan un par. Parece que ese adorno les fue transmitido por los conquistadores incas, porque el nombre que le dan los aucas es el mismo que el que le dan los incas; pasa lo mismo, como se verá más adelante, con muchos de otros usos de los incas vencedores adoptados por los aucas vencidos.

17 Es por lo menos lo que leo en la página 203 del interesante manuscrito de Luis de la Cruz, cuyo original poseo.

18 Ese color, que parece bermellón por la vivacidad del tinte, y creo que es óxido de hierro, se halla en la Sierra de la Tinta y del Tandil, donde los indios van a buscarlo, poniéndolo en saquitos y vendiéndoselo a los puelches y patagones, que, todos los años, llegan a orillas del Río Negro a canjear sus pieles.

19 Véase capítulo XX.

20 Véase capítulo XVIII.

21 Véase capitulo XIII.

22 Fue en la expedición de 1764, en la expedición del comodoro Byron, que se vio por primera vez a los patagones a caballo y fue entonces, también, que se les oyó pronunciar las primeras palabras en español.

23 Quinoa (chenopodáceos). (N. del T.).

24 Véase capítulo XVIII.

25 Falconer, Description des terres magellaniques, t. II, p. 75.

26 Véase capítulo XVIII.

27 Esa palabra es una de esas corrupciones indias del idioma español, que puede traducirse por pedido de regalos.

28 Véase capítulo XVIII.

29 Esta ceremonia complicada tiene lugar sobre todo entre los pehuenches, y es mucho más sencilla entre los aucas de las pampas.

30 Véase capítulo X.

31 Azara, a pesar de decir que no conoció a esas naciones (Voy. dans l'Amér. mérid. t. II, p. 48) afirma (p. 43) que las mujeres no se pintan la cara. Es un error.

32 Véase El hombre americano, pág. 232.

33 Esos viajes son los de Drake, en 1577; de Sébal de Weert, con Simón de Cord en 1599; d' Oliver de Noort; de l'Hermite en 1624; de Naborough y Wood en 1670; de Degennes en 1696; de Beauchêne Grouin en 1699; de Byron en 1764; de Bougainville en 1766, 1767; de Wallis en 1767; de Cook en 1769; de Forster en 1774; de Weddel en 1822; y, finalmente, del capitán King en 1827.

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès ouvert
Mode lecture ePub PDF du livre
Chargement PDF du chapitre

Accès exclusif

Offert par

Acheter

Volume papier

amazon.fr