Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La educación de las elites indígenas en el Perú colonial

 | 
Monique Alaperrine-Bouyer

Primera Parte. Los primeros tiempos

Capítulo 3. Fundación de los colegios de hijos de caciques en el Perú. Del proyecto a su realización

Texte intégral

1El proyecto de fundar colegios de caciques nació en el Perú, como en las otras tierras colonizadas por España, inmediatamente después de la Conquista, y fue objeto de múltiples iniciativas. Fray Vicente de Valverde, primer obispo del Cuzco, en un memorial sin fecha, pedía ya:

«Que los hijos de los caciques y señores siendo pequeños estén cierto tiempo en las casas de los religiosos hasta que sean enseñados para que ellos enseñen a los otros en sus pueblos y que en los pueblos de los christianos aya, junto a la iglesia una casa que sea como escuela adonde estén y residan tambien los hijos de los caciques y que aya una persona particular que los adoctrine y enseñe allí, porque sería posible que ubiese tantos que no se pudiesen tener en los monasterios». (Lissón Chávez, 1943-1947, I: 20)

2Para ello, obtuvo del Rey, ya en 1535, la autorización de fundar un colegio, cerca de la iglesia catedral (Armas, 1953: 284). Se trataba entonces, como en la Nueva España de formar un clero indígena que supliera la falta de doctrineros y misioneros españoles. En junio de 1540, el Rey quiso cerciorarse de la aplicación de su cédula. Mandó al licenciado Vaca de Castro:

«[...] que vea una çedula que se dio para que el Gobernador del Piru, con parescer del ouispo, haga una casa como escuela donde los hijos de caçiques sean enseñados en las cosas de nuestra sancta fee». (Lohmann Villena, 1946; cédula en AGI, Lima: 566, L. 4)

3Las guerras civiles que asolaron la tierra durante más de diez años impidieron toda iniciativa de tipo administrativo hasta 1549, fecha en que otras cédulas reales ordenaron que se librasen 1 000 ducados al arzobispo Loaysa para este efecto (Armas, 1953: 286, n. 67). En 1550, el arzobispo destinó una casa junto al hospital limeño de naturales, para que allí se acogiese y enseñase a leer y escribir a los hijos de los caciques y principales (Egaña, 1964: 52). Por ese entonces empezaba la experiencia franciscana en Quito. También en 1552, fray Tomas de San Martín, primer obispo de Charcas, obtuvo licencia real para hacer un estudio general a su costa donde se criasen y fuesen doctrinados los hijos de los principales de aquel reino y otras personas «para que cobrasen habilidad y saliesen a predicar la fe catolica». Gozaría este estudio de idénticos privilegios y franquicias que el de Salamanca (Barnadas, 1973: 277). A principios de la década de los cincuenta, todavía se contemplaba, pues, la posibilidad de que los caciques, bien educados, pudieran convertirse en doctrineros de sus indios; pero el primer concilio limeño de 1552 pronto prohibió la ordenación de indios. Otra cédula real de 1553 mandó a la Audiencia de Lima hacer lo necesario para llevar a buen término el proyecto de fundar colegios en el reino del Perú. En ella, el Rey se decía informado —tal vez por el virrey Antonio de Mendoza, recién llegado del Perú— de que:

«en algunas provincias y ciudades principales de esta tierra se comienzan a hazer colegios para recoger los hijos de caciques y principales de ella para los doctrinar y enseñar las cosas de Nuestra santa fee catolica». (AGI, Lima: 567, L. 7)

4En realidad, si se multiplicaban las intenciones e iniciativas, a la fecha solo el colegio de San Juan Evangelista de Quito funcionaba como tal. Esta cédula revela que 65 años antes de que se inaugurara el primer colegio real de caciques en Lima, la Corona consideraba que la tarea se había iniciado y que no se veían obstáculos a su realización. Además no se trataba entonces solo de dos, sino de varios planteles. ¿Cómo explicar que tanto tiempo pasara sin resultados? La lentitud de la administración colonial es conocida, las distancias no favorecían una ejecución inmediata de las órdenes reales. Sin embargo, merece la pena considerar las diferentes etapas que marcan este periodo.

5Se debe tomar en cuenta que el poder virreinal quedó vacante durante varios años —entre 1552 y 1556 y en 1564—. La organización del reino del Perú sería obra de su quinto Virrey, que llegó en 1569. Francisco de Toledo, consciente de la necesidad de extirpar las «persistentes idolatrías» y de la influencia de los caciques sobre los indios del común, decidió poner en marcha la fundación de colegios reales donde fuesen educados «en cristiandad y policía». Sin embargo, ya no se mencionaba que, una vez educados, saliesen a predicar, sino que solo serían el buen ejemplo para sus indios. En su littera annua de 1571, el padre Gómez escribía al general Borja que «se decía» que el Virrey tenía el proyecto de enviar a los hijos de caciques de todo el distrito de Lima a la escuela de los jesuitas en el Cercado (MP I: 416). Entonces todavía no se trataba de crear un colegio real. Los jesuitas en su casa del Cercado educaron efectivamente a futuros caciques (ARSI, Peru: 23, fol.112) y hasta hubo un intento de incorporar a la nobleza indígena, al principio, en el estudio de San Pablo (Martín, 2001: 55).

6También en el Cuzco la Compañía lograba éxitos educativos con los descendientes de la nobleza incaica —muchos de ellos mestizos— lo que se puede comprobar con la carta que escribieron estos al Papa, en latín, en 1582 (Marzal, 1988: 322; Ares Queija, 1997: 52).

7Sin embargo, las informaciones remitidas al Rey por el Virrey apuntaban a 49 institucionalizar estos colegios. El Virrey recibió del monarca una respuesta fechada el 2 de diciembre de 1573, que daba la orden de fundarlos (Inca: 781). Por aquellos años, Francisco de Toledo todavía mantenía buenas relaciones con la Compañía de Jesús y, confiando en su excelente reputación de educadores, pensó encargarles la dirección de los colegios. Felipe II, también ferviente partidario de los jesuitas, aprobó la decisión de su Virrey en otra carta del 6 de enero de 1576. Éste trabajó entonces con el provincial de la Compañía en la fundación de dos colegios, uno en Lima y otro en el Cuzco —por razones de distancias y de salud de los colegiales—, y el proyecto avanzó hasta la elaboración de un reglamento preciso, entre 1576 y 1577, según Egaña (MP II: 457).

8Este reglamento (MP II: 457-461) estipulaba en 15 puntos, la edad de los niños que debían ser admitidos, lo que aprenderían, las exigencias de policía y disciplina, y estipulaba que de ninguna manera se consintiera «que vayan a sus tierras por el tiempo que estuvieren en el collegio, si no fuese alguna causa forçosa, con parecer del superior, y por breve tiempo». Por lo demás se inspiraba en muchos puntos de los reglamentos de los otros colegios jesuitas. Con las firmas de los padres Plaza y Acosta, el reglamento fue mandado a Roma donde el general lo rectificó y lo mandó de vuelta al Perú, aprovechando para ello el viaje de Baltasar Piñas. El general Mercuriano insistía en que la Compañía no debía encargarse de lo temporal. Además, en sus respuestas a los padres peruanos, asoma cierta reticencia hacia el proyecto. Cuando se presentó una donación que permitía fundar un colegio para un mínimo de doce caciques, con una renta de mil pesos en plata corriente, su reacción fue la siguiente:

«admítese el peso del collegio de los caciques y sacar los mill pesos de la renta del collegio para la sustentación dellos, aunque se desea que el collegio fuese libre deste peso, si buenamente fuese a esto inducido el fundador. Roma 25/9/78». (MP II: 414)

  • 1 El provincial podía escribir: «vale mas una semana de mission que un mes de collegio» (ARSI, Peru: (...)

9Más que obra necesaria, consideraba por tanto el colegio de caciques como un peso. Su preocupación esencial era sacar la renta en provecho del colegio de San Pablo que todavía no tenía fundadores. Al mismo tiempo, en materia de evangelización, la Compañía privilegiaba las misiones temporales1. En aquel momento no se había fijado del todo el sitio ni el modo de financiación del seminario.

1. La financiación: donaciones y otros medios

10Fundar un colegio suponía, antes que nada, aplicarle una renta que permitiese su funcionamiento. La renta podía ser atribuida por el Rey, por limosnas o donaciones de particulares. Por tanto, como todo lo que era de la administración real, el proceso de fundación de un colegio era lento y más lento aún cuando se trataba de un colegio para indios. Una primera cédula daba la autorización, luego había que encontrar el modo de financiación, edificar o comprar la casa, establecer las constituciones del colegio. El vaivén entre la Audiencia, el arzobispado y el Consejo de Indias, habida cuenta de las distancias, hacía que a menudo un Virrey o un Rey se fueran antes de que las cosas se llevasen a buen término. Entonces el sucesor, por tener otro punto de vista, o asuntos más urgentes que resolver, dejaba pasar el tiempo, y cuando de nuevo se contemplaba fundar el colegio, se retomaba el proceso desde el principio: mismo vaivén, mismas encuestas, y así se estiraba el tiempo entre la primera decisión y la realización efectiva —cuando, en el mejor de los casos, tenía lugar— porque muchos proyectos, por no decir la mayoría nunca vieron la luz.

2. Diego de Porres Sagredo, infeliz donante

11Diego de Porres Sagredo y su mujer, devotos de la Compañía, donaron para el colegio su propiedad de Surco «con todas las tierras y ganados y viña y huerta y trapiche y servicio y lo demás perteneciente a la dicha heredad [...]» (MP II: 292). Este español rico había sido tres veces alcalde de Lima, contador de la compañía de las lanzas (Levillier, 1924: 371), encargado de la organización y habilitación del pueblo del Cercado cuando tuvo lugar la reducción de los indios de Lima (Cobo, 1964: 352), y había cooperado, con su mujer Ana de Sandoval, en la edificación de la iglesia y del convento de la Compañía (MP I: 31). Parece haber tenido particular empeño en favorecer la educación de los caciques por el afecto y compasión que tenía a los naturales. Es por lo menos lo que declara en su carta de 1577 a Everardo Mercuriano:

«Ha querido Dios que mi hazienda no aya procedido de trabajos y sudores de los indios, sino de los mios propios con la industria y gracia que Dios se ha servido darme y como cosa dada de su mano, deseo ofrecerla al mismo Señor, pues no tengo otros herederos ni obligaciones, y lo que principalmente pretendo es que redunde todo esto en bien de los naturales en cuya tierra tanto he vivido». (MP II: 291)

12Sigue la propuesta de fundación:

«[…] Que la Compañía se encargue de regir y enseñar un collegio de caciques o indios principales, que por lo menos sean doze y los que demas se pudieren sustentar de la renta que para eso dexa, a los quales dará casa y habitación suficiente el dicho Diego de Porres y que se saquen mill pesos 51 en plata corriente de las haziendas que dexare para la fundación deste collegio». (MP II: 291)

13Parece, por tanto, que no eligió por casualidad a los hijos de caciques como beneficiarios de su donación. La conversión de los indios le importaba, como a todo español buen cristiano en el Perú. Había tenido muchas oportunidades de tratar con la elite indígena, en la reducción del Cercado y a lo largo de su vida. Si optó a favor de la educación de sus hijos, fue a sabiendas. Además mostró su confianza en ellos, al encargarles el bien de su alma: «que cada lunes se diga una misa cantada y que estén presentes todos los collegiales hijos de caciques y mas los padres y hermanos que al superior le pareciere [...]».

14Sin embargo, fue «buenamente inducido» —según las propias palabras de Mercuriano— a modificar sus planes por una doble cláusula inspirada por Plaza y Acosta —quienes, como se recordará, en los mismos años redactaban las constituciones del futuro colegio para el Virrey— donde asoma ya cierta reticencia hacia el proyecto. En efecto, en la memoria del 24 de febrero de 1577 redactada con el visitador y el provincial «de lo que Diego de Porres Sagredo pide que la Compañía de Jesús haga con él, y de lo que offrece a hazer con la Compañía», se lee lo siguiente:

«[…] y que si Dios nuestro Señor fuere servido de llevarle antes que dexe hecha la dicha casa para hijos de caciques, que quede toda su hacienda para el collegio de la compañia de Jesús, sin obligación del dicho collegio de hijos de caciques.
§ 8. Item que si andando el tiempo la expiriencia mostrare que el dicho collegio de hijos de caciques no es en servicio de Dios nuestro señor y bien de la república, y honor y bien de la Compañía, como el fundador pretende, se comute esta obligación en otra obra pía, que sea en bien de los indios, la qual él declarará; y si no la declarare, quede al juizio del Provincial y Rector deste collegio con sus consultores el declararla». (MP II, 290)

15En estas cláusulas se trasluce la prudencia de los jesuitas peruanos frente a la poca inclinación que en realidad mostraba Roma por esta fundación y tal vez su propia reticencia —sobre todo la de Plaza—, que no podían expresar ante el determinado Virrey. En efecto, es interesante considerar los titubeos y vacilaciones de la Compañía, por aquellos años, en lo que a colegios de caciques atañe. Por una parte, ciertos jesuitas en el Perú, respaldados por el Virrey, actuaban a favor de su creación, en nombre de la idea de San Ignacio: «ganar las masas por medio de las minorías selectas» y la cuestión se debatió en la primera congregación provincial de 1576 (Mateos, 1949: 146; MP II: 107), mientras que por otra, Roma manifestaba reticencia en nombre de un principio: la Compañía no debía aceptar la dirección de convictorios de seculares por los supuestos peligros —nunca explicitados en la correspondencia— que corrían los religiosos en ellos. También en materia de donaciones los jesuitas obedecían otro principio:

«no tener facultad para poder admitir donaciones que sonstituyesen a la Compañía en obligación civil contra las reglas de su instituto, sino en la mera gratitud y correspondencia al veneficio recivido» (AGI, Lima: 1001, doc. 73)

16Lo que les permitía recibir sin más obligación que el agradecimiento, como lo ilustran los dos casos de donaciones que estudiamos a continuación.

  • 2 Este jesuita escribió una historia de la fundación de los colegios y casas de la Compañía cuyo man (...)

17El visitador Plaza, hombre austero y rígido, a juicio de Jacinto Barrasa2, no era partidario de los colegios de caciques, puesto que en carta de Cuzco, del 12 de diciembre de 1576 explica, con los argumentos propios de los que eran hostiles a los indios, que:

«salidos de allí con la mocedad vivirán por ventura de manera que de lo aprendido en el collegio se aprovechen más por ser ruines y den mas mal ejemplo y escándalo por aver estado en el collegio que si se ovieran criado en casa de sus padres... [concluye que] no parecen de tanta expectación y fruto que la Compañía se deba encargar totalmente destos collegios». (MP II: 137)

18En el mes de septiembre de 1578, organizó una consulta con los padres José de Acosta, Juan de Montoya y Hierónimo de Portillo, Alonso de Barzana y Luis López «compañero que fue del dicho Padre Plaza en esta visita». Esta consulta se hizo «para tomar resolución de lo que parecería más conviniente proponer a nuestro Padre General para el buen gobierno de esta Provincia en lo futuro [...]» (MP II: 644). Allí se evocó la cuestión de la donación ofrecida:

«Respondieron los Padres que pidiendo la condición que tiene dicha, que de esta renta y dotación de la Compañía, mill pesos cada año perpetuamente para el collegio de caciques, que de ninguna manera se admita esta dotación y fundación; pero que, quitando esta condición, se podrá admitir esta dotación y a él por fundador». (MP II: 669)

19Plaza, siguiendo las normas establecidas por el concilio de Trento, no da cuenta del debate, solo dice que está de acuerdo con esta resolución, que obviamente corresponde a sus reticencias, que son de doble índole: el temor a que no aprovechen lo suficiente los caciques y las «granjerías»:

«Conforme la orden que diere nuestro Padre General se pondere mucho el trabajo y distracción y desedificación que puede aver en estas grangerias 53 teniéndolas la Compañía; así mesmo se pondere quanto menos provecho traen estas rangerias a los religiosos por no poderlas tratar con la libertad y solicitud que los seglares». (MP II: 669)

20El visitador hizo la relación de esta consulta en una carta a Roma del 25 de abril de 1579. Pero, mientras se concertaban los jesuitas en el Cuzco, el general, por carta de Roma del 14 de septiembre de 1578, les mandaba su aceptación con una fórmula final que dejaba una puerta abierta:

«Y aceptarlos [a Porres y su esposa] por enteros fundadores del dicho collegio, concediéndoles todos los suffragios, Missas, gracias, indulgencias y participación de méritos en el Señor Nuestro que según las constituciones y privilegios de la Compañía se concede a los tales fundadores y assi mismo para tomar perpetuamente, o a tiempo limitado el cargo de un collegio de caziques, en caso que los dichos señores le funden». (MP II: 396)

21Unos días más tarde aceptaba el «peso» del colegio de caciques proponiendo «inducir buenamente» a los donadores para que cambiasen de opinión.

22En otra carta del 28 de noviembre de 1579 el general, que tal vez recibiera ya la de Plaza, reiteraba su aceptación, no sin reparos:

«Entre otros medios que se proponen para ayudar essas partes, uno es hazer un collegio de hijos de cassiques; y siendo esta cosa de manera que cessen los peligros a los Nuestros, que en semejantes assumptos suelen ocurrir, me parece que también a prueva se podía tomar el assumpto de algunos dellos, digo de lo espiritual; porque en el govierno de la renta no convendría empacharnos a nosotros, quanto fuere possible, y avisarnos muy en particular del sucesso que estas cosas tendrán, de los convenientes y inconvenientes que en ellos ay para que se pueda tomar mejor assiento en lo porvenir». (MP II: 762)

23La Compañía no quería encargarse del gobierno temporal pero tampoco quería dejar escapar la renta ofrecida para fundar el colegio de caciques de Lima a pesar de que «de ninguna manera se admita». En una larga carta de Plaza, Acosta, y Piñas al general Mercuriano declaran en 1576 que «cerca de la fundación de Lima que pretenden hazer Diego de Porres y su mujer, que su Paternidad entienda ser cosa muy cómoda» (MP II: 105). Por tanto había que desviar esta renta a favor del colegio grande, induciendo a los fundadores a proponer otro destino a sus fondos. Cuando Diego de Porres, ante la exhortación de los padres, evoca una posible obra caritativa a favor de los indios, inmediatamente Roma pregunta cuál. El 24 de febrero de 1577 se consideraba que Porres Sagredo y su mujer debían ser admitidos por fundadores «enteros» del Colegio de Lima (MP II: 290) y el general dio su aprobación en 1579. En junio de1581, las dos partes firmaron una escritura, sin embargo, en agosto del mismo año, Juan Martínez Rengifo, otro donante rico y poderoso, ofrecía más en otra escritura (ARSI, Fondo Gesuitico: 1452). Más tarde, Baltasar Piñas escribía a Diego Porres que los réditos de sus bienes no eran suficientes para mantener un colegio de tanta gente (MP III: 18). Martínez Rengifo concedía además de otras tierras, casas y viñas, la rica hacienda de la Guaca, con sus esclavos, ganado y herramientas (Eguiguren, 1949, II: 582-583).

24Diego de Porres, como sus coétanos, estaba convencido de la necesidad de salvar su alma contribuyendo a una obra caritativa. Por otra parte, fundar el colegio grande de Lima, teniendo capilla y sepultura dentro de su iglesia, era en aquel entonces la mejor garantía para la eternidad. Su rival pedía la exclusividad de la capilla mayor para su entierro y los de sus parientes, sin otras condiciones, excesivas a ojo de la Compañía (MP II: 583, 590).

25Diego de Porres vivía cerca de la Compañía. Su esposa, muy devota y aficionada a los jesuitas, parece haber ejercido una gran influencia en él en lo que toca a esta donación, ya que según el padre Atienza «él no es tan affecto a nosotros» (MP III: 635). Había concedido las cláusulas de renuncia al colegio de caciques y los dos habían obtenido la promesa de ser nombrados fundadores del Colegio de Lima (MP II: 290), lo que representaba, en la medida de sus esfuerzos, un grado más en su honorabilidad de vecinos, y una fianza más para salvar sus almas del purgatorio. Pero en 1583, a la muerte de Ana de Sandoval, se descubrió que no eran ellos los fundadores. Baltasar Piñas, que entonces era provincial, fue quien obró para que Juan Martínez Rengifo y su mujer fuesen aceptados en vez de Diego Porres.

26El licenciado Martínez de Rengifo era el yerno del oidor —y futuro gobernador del Perú— Ramírez de Cartagena (Levillier, 1925-1926: 73), que también era devoto de la Compañía. Este influyente personaje salió en 1582 a recoger limosnas con los padres Acosta y Gómez para el colegio de San Martín y había contribuido, no poco, a que las dádivas fuesen generosas. Baltasar Piñas también fue quien probablemente inspiró la redacción de la escritura de la donación. Cuando Diego de Porres firmó la versión definitiva de su donación «pura, mera, perfeta, inrrebocable... para siempre jamás» — según la fórmula acostumbrada—, tuvo que aceptar una extraña cláusula final que decía:

«y por la presente declaramos nos [...] que no por esta donacion y limosna que hazemos en virtud desta escritura, queremos ni pretendemos excluir a qualquier persona e personas que la dicha Compañia casa y colesio quiera dar la fundacion del dicho colesio con los titulos y preeminencias y todo lo demas que conforme a las constituciones de la Cia de Jesus haze con los fundadores, guardando con nosotros lo que tenemos pedido se nos conzeda y holgaremos mucho que aya quien pueda y quiera tomar a cargo la dicha fundacion [...]». (MP II: 582)

27Cuando firmó Diego de Porres esta escritura, que entregaba a la Compañía la casi totalidad de sus bienes, incluidos catorce esclavos y mucho ganado, sin otra contrapartida que los sufragios pedidos, su mujer todavía vivía y no le había sido comunicada la decisión de cambiar de fundadores.

28¿Había sido informado previamente de la cláusula? Ningún documento permite contestar con certeza. Sin embargo, dicha cláusula no figura en el documento del 11 de junio, conservado en ARSI (Fondo Gesuitico: 1452), y la versión definitiva es del primero de julio. A veintitrés de agosto de 1581 también firmaban su donación Juan Rengifo y su mujer (MP II: 585). Diego de Porres, doblemente defraudado por esto y porque el colegio de caciques no se había fundado, «anda[ba] torcido y quexoso del Padre Provincial» (carta de Juan de Atienza a Claudio Acquaviva de 9/4/85). El hecho es que, a la muerte de su mujer, el defraudado donante pidió, por vía de justicia, que se le restituyesen sus bienes. No lo consiguió ni podía conseguirlo, tales eran las garantías que había tomado la Compañía en la redacción de la escritura de donación. Él intentó alegar que no había sido aprobada todavía por Roma, pero este argumento —el mismo que se le solía dar antes, cuando se impacientaba porque tardaba la confirmación de su título de fundador—, no le valió. Los jesuitas consideraron entonces que habían cumplido con su deuda ofreciendo funerales excepcionales a Ana de Sandoval, a quien, según ellos, pertenecían en su mayoría, los bienes cedidos. Además el general Aquaviva, por carta de 20 de julio de 1582 se había mostrado agradecido de:

«La gran cristiandad y bondad que el señor Porres y su mujer han mostrado, y tanto mas nos han obligado a rogar perpetuamente al Señor por sus mercedes y tengo por muy cierto que ante el acatamiento de su divina Magestad no merecerían nada menos por averse mostrado tan liberales con el mismo Señor y curádose tan poco de títulos de fundadores». (MP III: 189)

29Al año siguiente, Roma duplicó los sufragios, pero no por esto dejó Diego de Porres de arrepentirse ni de manifestar su cólera contra Baltasar Piñas, puesto que hizo juramento de no entrar en el colegio mientras éste estuviese allí. Según Juan de Atienza era motivo suficiente para no conceder el rectorado del colegio al padre Piñas (MP III: 254).

30En realidad, el cambio de fundadores y el disgusto que se llevó Diego de Porres debieron de ser un caso de conciencia para la Compañía: el 9 de abril de 1585, Juan de Atienza escribía al general Claudio Aquaviva que todavía no se habían dado sus cartas del 21 de noviembre de 1583 a Juan Martinez Rengifo ni a Diego de Porres, ni se había tratado hasta entonces con aquél, por la querella del frustrado Porres. Terminaba diciendo: «pero no tiene fundamento de raçon en su quexa; vamosle entreteniendo como se puede».

31El licenciado Rengifo y su mujer quisieron destinar su donación a la fundación de tres aulas de gramática destinadas a la juventud criolla pobre. El principio que se había opuesto a Diego de Porres valía también en este caso: la Compañía no podía aceptar ninguna obligación en lo civil. Sin embargo, pronto se encontró la solución: Baltazar Piñas prometió pedir la venia a Roma, que nunca la dio oficialmente, pero bastaba para que los jesuitas cumplieran entonces el deseo de los donantes, hasta su expulsión. La razón de esta excepción, que no pudo hacerse con Diego Porres, es doble: la donación era más importante y los destinatarios no eran los caciques. Así, los mil pesos de renta y otros bienes, que se destinaban para fundar el de Lima, se fundieron con las otras donaciones del ya rico colegio de San Pablo. En 1591 en su instrucción al visitador Gonzalo de Avila que se iba para el Perú, el general le pide que vea si se debe vender una de las haciendas que les dejó Diego de Porres Sagredo porque «sería demasiado quedarse con ambas» (MP IV). Entonces se fundaba más bien otro colegio de criollos: el de San Felipe.

32Por aquella fecha ya nadie parecía acordarse del empeño que puso el virrey Toledo en fundar los colegios de caciques ni del compromiso de la Compañía en ello. En realidad, entre la segunda y la tercera congregación de los jesuitas del Perú, desapareció por completo el tema de estos colegios. Tampoco figura entre las actas del tercer concilio limense, que se abrió en 1582. Ya se sabe que la participación de los jesuitas fue determinante en este concilio, y que la redacción de las actas se atribuye a José de Acosta. Es relevante que en los capítulos De scholis puerorum indicorum y De collegio seminario instituendo los caciques no sean claramente mencionados (1984: Actio II, cap. 43, 44). La ambigüedad de la metáfora novae plantae evangelicae —a quienes la fundación de los colegios seminarios se destinaba— también resalta, ya que también podían ser criollas estas «nuevas plantas». Sin embargo los obispos reunidos en el concilio dirigieron una carta al Rey el 30 de septiembre de 1583 donde decían que:

«para el bien de los naturales y aprovechamiento de la fee cahtólica y buenas y loables costumbres, uno de los remedios mas eficaces que se nos representa es la enseñanza de los hijos de caciques y indios principales». (Lisi, 1990: 275)

33Esto revela que el tema de una educación específica de los caciques había sido debatido. El que haya desaparecido en la redacción de las actas confirma la reticencia de los jesuitas entonces. Solo la voluntad del «supremo organizador» hubiera podido vencerla.

  • 3 También Caravajal.

34Ya se había marchado Francisco de Toledo a España cuando Diego de Porres firmó la escritura de donación. La lentitud de las idas y vueltas entre Roma y Lima, los titubeos de la Compañía, pueden explicar que se haya demorado el 57 proyecto mientras duró la colaboración, pero solo hasta fines de 1578, puesto que el Virrey, enemistado con la Compañía a partir de esta fecha, había previsto otra renta para los colegios y, al marcharse, dejaba la obra de Lima bastante adelantada. Pero si bien el meollo de la cuestión siempre ha sido el dinero, nunca ha sido fácil de resolver. El Virrey necesitaba dar una renta al colegio que deseaba fundar y resolvió hacerlo utilizando unos tributos vacos* en Cuzco. El oidor Álvaro de Carvajal3, en una carta al Rey del 17 de abril de 1578, nota que esto va en contra de las disposiciones reales, pero insiste para que se realice el proyecto:

«Bien veo tiene dificultad conforme a lo por VM proveido el dar situaciones a colessios mas tengo por tan buena obra y necesaria estos colegios de yndios que yo no lo e querido contradezir antes suplico a VM mande se lleve adelante y se efetue y le haga mas merced pues es mas justo que se les de lo que fuere menester para estos colegios de que resulta beneficio espiritual y temporal de los yndios y no que se de a particulares. El virrey lo a començado y creo entendera en que se prosiga con cuidado». (AGI, Lima: 93)

35Las cantidades situadas* eran, entonces, de 800 pesos para el colegio de Lima y de 500 para el del Cuzco, sacadas de la encomienda vacante por muerte del encomendero Sebastián de Villafuerte. El Virrey la aumentó después en 1 000 pesos para Lima y 800 para el Cuzco. Antes, durante su visita general, al pasar por el Cuzco, había intentado otro recurso: pedir a los sacerdotes que tenían doctrinas a cargo, una participación de 70 pesos al año. En una carta del 25 de abril de 1573, el oidor Ramírez de Cartagena —obviamente contrario al Virrey en toda su correspondencia— avisa al Rey de esta provisión:

«para que se gastase en cierto colegio que ordeno se hiziesse ally»...y añade que los clérigos se agraviaron ocurrieron a esta Real Audiencia la qual le torno a rremitir al visorrey y como materia peregrina me parecio enviar a VM los autos para que visto provea lo que mas convenga a su servicio». (AGI, Lima: 270, vol. 1)

36Al margen del documento vienen tres decisiones del Consejo: «trayanse al Consejo», luego: «traese», y en tercer lugar: «omitase». Los autos anunciados no aparecen en el legajo ni se pudieron localizar en ninguna parte, posiblemente debido a la última orden de omitirlos «como cosa peregrina y desdeñable». El hecho es que el Virrey parece haber cedido ante la protesta general. No persistió en su idea inicial, sino que resolvió aplicar a los colegios de Lima y Cuzco las rentas de los repartimientos vacos*.

37En un auto que proveyó a 21 de febrero de1578, situaba el repartimiento de indios vacos que fueron de Sebastián de Villafuerte «muerto y fallecido desta presente vida» para el servicio de Dios y del Rey:

«Y para el bien y conservacion de los naturales deste reino a que tanta obligacion SM y los encomenderos de yndios en el tienen de que se hagan dos cassas. Una en esta ciudad de los rreyes y otra en la dicha ciudad del Cuzco por ser las ciudades mas principales desta tierra y en mejor comarca para que en ellas se crien y enseñen los hijos mayores de los caciques principales de los naturales y sean enseñados e yndustriados particularmente en las cosas de nuestra sancta fee catholica y en la lengua española y vuena pulicia como SM lo quiere y manda. Para que ellos yndustriados en esto como persona que an de suceder en los dichos cacicazgos y gouierno de los yndios en la forma y manera que esta ordenado puedan enseñar a los yndios pues son a quien mas respetan y acatan en todo y de quien toman mejor lo que les quieren enseñar que demas del bien grande que desto rresultara ymportara tambien para conservar la fidelidad que se deve a SM y estara el rreyno con mayor asiento y seguridad [...]». (AGI, Lima: 305)

38Tres puntos de este auto deben ser resaltados. Uno es que Toledo elige las dos capitales del reino, la una española, costeña, y la otra serrana, donde todavía se concentraba la nobleza indígena descendiente de los incas. Las distancias y el clima motivarían además esta elección. Otro es que reconoce la autoridad de los curacas y que por tanto, ellos son el engranaje necesario, no solo para la difusión de la fe, sino también para la seguridad política del reino. Constantino Bayle (1934: 312) nota que el Virrey, desde el episodio de Vilcabamba, andaba preocupado por las posibles rebeliones indígenas y que veía la educación de los curacas como una medida destinada a prevenirlas. Otro por fin, es que ya en febrero de 1578 el Virrey hace caso omiso de los jesuitas.

39El hecho es que, en el curso del año de 1578, las relaciones entre el virrey Toledo y los jesuitas se envenenaron hasta tal punto que ya no podía contar con ellos para llevar adelante los dos colegios de caciques proyectados. Resulta interesante analizar al respecto la carta que escribió al año siguiente el mismo oidor Álvaro de Carvajal:

«El virrey començo a tratar de hazer colegios en esta ciudad y en la del Cuzco para rrecoger algunos muchachos hijos de caciques y enseñallos y dotrinallos y aun para ello hizo algunas consiciones en rrepartimientos de yndios [que] vacaron, a se suspendido, es muy buena y conviniente obra supplico a VM mande se prosiga y se efetue que sera sin duda en servicio de nuestro Señor». (AGI, Lima: 93)

40Con razón Zavala califica a este oidor de personalidad interesante y de espíritu independiente. En efecto, es particularmente atendible que en esta carta no cambie de opinión en cuanto a la necesidad de fundar estos colegios. Apoya la decisión de Toledo, pero prosigue inmediatamente con una larguísima apología de los jesuitas, lamentando la actitud del Virrey que se opuso a la fundación de otras casas ignacianas en Potosí y Arequipa. Es como si el asunto no tuviera relación con el tema de los colegios de caciques que acaba de tratar, o sea, sin referirse a la Compañía como encargada de estos colegios, tal como se había planeado antes:

«[...]Es cosa cierta que no solamente se le deve dar licencia para poblar todas las casas que pudieren mas debrian ser muy yncitados y ayudados y faborecidos para que las poblasen y para lo que toca al bien y aprovechamiento de los yndios lo deseo yo muy particularmente por la obligacion que en este particular tengo al descargo de Vuestra rreal conciencia conforme a mi oficio y entiendo que su dotrina y trato con los yndios le es de mucho efeto y buen exemplo porque no les llevan ni rreciben dellos cosa alguna ni para comer ni para otra cosa antes les dan a los yndios de lo que ellos tienen y les dan los españoles y a mi parecer una de las cosas mas principales que ay para que haga fruto en estos naturales la doctrina que se les predica es que entiendan que los ministros della no pretenden su ynteres lo qual de algunos ministros no an entendido. Y el hazer las casas estos rreligiosos en los pueblos de españoles le es provechoso a los yndios porque dende ellas salen por la comarca a los dotrinar ordinariamente sin les dar molestia en cosa alguna como arriba digo. Y si se poblaran en pueblos de yndios forçosamente avian de recevilla en hedificar las casas y sustentar los que en ellas rresidiesen. Supplico a VM sea servido de no solamente dalles licencia para poblar las casas que pudieren sustentar mas mandalles y encargalles mucho las pueblen y ayudallos y faborecellos para ello». (Závala, 1973: 926)

41Obviamente Álvaro de Carvajal se hace aquí el portavoz de los jesuitas, que en el fondo no deseaban estos colegios, pero sí multiplicar sus casas en pueblos de españoles para salir a las misiones que les parecían de más fruto.

42Otro punto relevante es que en abril de 1579 la provisión que dio el virrey Toledo de aplicar los tributos del repartimiento vacante de Livitaca a los futuros colegios de hijos de caciques «se a suspendido». Álvaro de Carvajal no dice por qué, pero es de suponer que la Audiencia, en su mayoría hostil al Virrey, y a este proyecto en particular, se opuso a una medida que iba en contra de la cédula real que prohibía otorgar rentas de encomiendas a los colegios. En su carta anterior, Carvajal insistía en que él no quiso contradecir la decisión del Virrey, porque esta fundación le parecía obra de mucho fruto. Parece evidente que los otros tres oidores se opusieron.

43Las razones que se suele dar para explicar que no se fundaran los colegios de caciques en tiempos de Toledo son que el Virrey no tuvo tiempo de hacerlo, y que su alejamiento del Perú paralizó la obra (Vargas Ugarte, 1966: 256). Efectivamente así fue si solo se considera la última etapa de su mandato, pero no esperó los últimos años para emprender la obra y si se paralizó en cuanto se marchó a España no fue culpa suya. También se evocan sus desavenencias con el arzobispo (O’Phelan, 1995: 53). Pero los enfrentamientos que tuvo el Virrey con los oidores de su Audiencia debido a su visita general, y luego con los jesuitas, la creciente influencia de estos en la alta sociedad española y criolla —en particular entre los miembros de la Audiencia— y su disimulada, pero real, oposición a los colegios de caciques en esos años; contribuyeron también a ese fracaso. ¿Por qué esta oposición? Tal vez porque la Compañía quería concentrar su obra educativa en las elites españolas y la evangelizadora en la gran masa de los indios. Los caciques, que representaban un sector intermedio y subordinado, no figuraban como prioridad en este plan. La única elite que merecía una educación superior era la española, de la que habían de salir los sacerdotes y letrados.

44En una provisión de 21 de febrero de 1581, el Virrey antes de dejar Lima en abril, hizo caso omiso de los oidores contrarios y proveyó mil pesos de plata ensayada y marcada de renta en cada año, libres de toda costa, en los tributos de la encomienda de Livitaca. Mandó utilizar los 800 pesos previstos para el del Cuzco en la fundación del colegio de caciques de Lima, añadiendo a esto otros mil pesos del repartimiento de Totora, 200 de Lurinhuanca y una suma que una junta de caciques había reunido para otros fines (Eguiguren, 1939: 592-593; véase doc. 2 en anexo). En esta su última provisión, el Virrey decía que, en la Universidad de Los Reyes, se había señalado casa y sitio para el colegio de caciques «que se esta[ba] edificando» mientras que el de Cuzco todavía no se había podido hacer (AGI, Lima: 127; publicado por Egaña [1954-1986, IV: 100]) Reservaba los réditos corridos a los gastos que se debían hacer para poner el agua, y ordenaba a los oficiales reales que se cumpliera «sin poner excusa ni impedimento alguno so pena de cada 1 000 pesos para la camara de su Magestad» (AGI, Lima: 305), orden que expresa claramente su voluntad, pero que, pese a tales advertencias, quedaría sin cumplir.

45Sin embargo, las decisiones se tomaban sin consultar a los caciques, que veían su plata confiscada. Al enterarse del proyecto del gobernador Lope García de Castro de instituir corregidores de indios, habían ofrecido una cantidad de dinero para impedirlo —lo que no lograron— y este dinero se había quedado en manos del arzobispo Loaysa que por ser protector de los naturales y contrario a los corregidores había servido de intermediario. Después de la muerte del arzobispo, se entregaron al virrey Toledo, que más tarde propuso a los caciques utilizarlo para la fundación de los colegios que él estaba edificando en la universidad (MP IV: 103). El virrey conde de Villar escribe al Rey en 1588 que los indios del Cuzco se oponen a la edificación del colegio en Lima:

«En la renta pretenden los indios del Cuzco que parte de ella es suya y que en dicha ciudad [del Cuzco] se ha de hacer el colegio; porque siendo en la de los Reyes, no podran gozar respecto de ser serranos los indios de dicha ciudad, y la de los Reyes es calida y de temple dañoso a su salud». (Levillier, 1925-1926, XI: 103)

46La renta a la que aluden los indios provenía de otra cantidad: cinco mil pesos que ellos ofrecieron para impedir la perpetuidad de las encomiendas —véase doc. 2 en anexo—. También los «vacos» designados por Toledo, con ser de la caja Real pertenecían en gran parte a la jurisdicción de Cuzco. Prosigue el Virrey:

«Otra parte de la renta pretenden que es de otros indios también serranos que la dieron cuando el licenciado Castro proveyó corregidores de naturales, para pedir que no los hubiese; y aunque después los caciques de los indios cuya era prestaron consentimiento para que se gastase en el colegio; no parece que ellos fueron parte sino voluntad de los particulares; ni que lo pueden gozar los unos ni los otros, porque son serranos y milita con ellos la misma razon que con los del Cuzco». (Levillier, 1925-1926, XI: 103)

47El conde de Villar mandó visitar el colegio de la Universidad (en 1588, el de caciques todavía no existía sino en papeles) y por ello mandó al licenciado Marañón y al doctor Muñiz para que «tomen cuenta de sus propios para enterarse de lo que pasa y proveer lo que convenga». El Rey efectivamente aprobó esta disposición y los dos letrados emprendieron la visita de la Universidad (Levillier, 1925, XI: 103). Según Egaña, la fundación del colegio de caciques de Lima habría tenido lugar el 29 de abril de 1579 (MP II: 457) y se habría suspendido casi inmediatamente. Pero parece verosímil que se trate de uno de los escasísimos errores del autor de la Monumenta Peruana, en la interpretación de la carta del oidor Carvajal de la misma fecha.

48Las rentas de los vacos estaban a cargo de personas de confianza como Domingo Ros para Livitaca, o el citado Ramírez de Cartagena. Recaudados por los oficiales reales permanecían, o en la caja real hasta su utilización o en la caja de la universidad... o en la bolsa de los administradores, como fue el caso de Ramírez de Cartagena, quien fue obligado por el virrey conde de Villar a restituir enormes cantidades de dinero (Levillier, 1925-1926: 49). El virrey Toledo, al fin de su mandato multiplicó los esfuerzos para llevar a cabo su proyecto antes de la llegada al poder de su sucesor, Martín Enríquez. Era consciente de los obstáculos e impedimentos que iba a encontrar su realización después de su partida. En su memoria suplica al Rey:

«mande conservar lo que enderezado a este fin yo dejé proveido, porque al demonio que le pesa su bien y a muchos ministros que tiene en aquel reyno, no les han de faltar medios para estorbársele si pueden». (Beltrán y Rozpide, 1921: I)

49Quería que en la misma universidad hubiese dos colegios: uno de hijos de vecinos y conquistadores y otro de hijos de caciques e indios principales, y así lo dejó planificado al marcharse. La política que consistía en juntar, aunque separadamente, caciques y españoles en la misma universidad puede sorprender.

50Cuando se elaboraron las primeras constituciones del colegio de caciques, con los jesuitas en 1576, no se señaló sitio particular. En 1579, una carta de 11 de abril, decía sin embargo que: «para un collegio de caciques se a tratado de dar asiento en Sanctiago [del Cercado] aunque no está concluido hasta agora este negocio» (MP II: 616). Ni se iba a concluir, puesto que entonces se habían abierto las hostilidades entre el Virrey y la Compañía.

51Al señalar la Universidad —objeto de discrepancia de las dos partes—, Toledo daba definitivamente la espalda a los jesuitas, pero corría el riesgo de herir la mentalidad de las elites coloniales que en su mayoría estaban por segregar a los indios. Sin embargo, con ello, el Virrey daba muestra una vez más de su habilidad política. Consciente de la susceptibilidad de los curacas, y de la necesidad de concederles cierta dignidad, pensaba con esta disposición atraerlos a los colegios por las buenas.

52En su carta de protesta de 1657, dos caciques —véase doc. 5 en anexo— revelan esta susceptibilidad y muestran su oposición a los jesuitas, insistiendo en que estos fueron los que obtuvieron que se estableciese el colegio en el Cercado «alegando caussas que los padres alegan y acostumbran quando be que les combiene [...]». No cabe duda que esta acusación alude a una supuesta voluntad de segregación por parte de los religiosos, al mismo tiempo que recuerda uno de los enfrentamientos más duros entre los indios apoyados por el arzobispo y los jesuitas respaldados por la Audiencia. Segregación que los curacas interpretan como voluntad de reducirles a un estado de inferioridad, juntándolos con los indios del común en vez de mezclarlos con la juventud criolla en la universidad, como lo había planeado el virrey Toledo.

  • 4 Olaechea Labayen presenta la fundación como realizada: no encontré prueba de que así fuera.

53Sin embargo no todos en la sociedad colonial participaban de esta voluntad de segregación total. El colegio que intentó fundar López de Solís en Quito, a cargo de los jesuitas, estaba dentro de su proyecto incorporado al seminario de españoles, pero formando dos comunidades separadas con la capilla común (Olaechea Labayen, 1973: 423)4. Cabe abrir aquí un paréntesis para hacer justicia a otro obispo, el del Cuzco, don Sebastián de Lartaun, hombre cuya asombrosa modernidad causa admiración. Consultado sobre la fundación de la Universidad, contestó al Rey, en 1577, que le parecía muy bien que en ella:

«sean enseñados todos, sin excepcion de nadie y de ninguna generacion de aquellos que tuvieren habilidad y talento para ser enseñados letras y virtud; que cierto en ninguna nacion de estas falta de aver algunos supuestos de mucha habilidad y buen talento[...]». (AGI, Lima: 305; publicado por Lissón Chávez, 1943-1947, II: 772-773)

54Lima no le parecía el sitio adecuado, y en vez de tener cátedras mayores le parecía de más provecho que comenzara la universidad a instituir escuelas de muchachos de todas las naciones, pasando de ellas a las de las gramáticas de las lenguas y de allí a las artes, o sea una enseñanza progresiva para una mayoría de niños con tal que fuesen capaces. Tal visión de la educación distaba mucho de la mentalidad general de la época y no tenía la menor oportunidad de ser puesta en práctica. Sin embargo, una cédula real de 1580 toma parcialmente en cuenta esta carta, sin nombrar al obispo, pero retomando algunos de sus términos y pidiendo a Martín Enríquez que se informe sobre lo referido y diga lo que le pareciese. El Rey no pensó necesario mencionar a los negros ni a los zambos que Lartaun consideraba dignos de ser educados como los otros, y se limitó en su carta a los naturales (AGI, Lima: 570; publicada por Konetzke, 1953-1962, I: 526).

55El virrey Toledo salió de Lima en abril de 1581, pero las cédulas reales se dirigían a su sucesor desde septiembre de 1580. Una de las primeras disposiciones del nuevo virrey, Martín Enríquez, fue fundar y patrocinar el colegio de San Martín, también encargado a los jesuitas, pero destinado a educar a la juventud criolla. Mientras tanto, dejaba la obra de la Universidad sin acabar. En septiembre de 1582, José de Acosta fue al ayuntamiento de Lima a solicitar que en nombre de la ciudad se pidiera al Virrey que los mil pesos de renta previstos por su antecesor para el colegio de caciques se dieran al colegio de San Martín (MP II: 191). Pero esta cesión no se realizó, tal vez por falta de tiempo, puesto que el Virrey murió pronto, o porque se opuso Alvaro de Carvajal. El hecho es que, en el Cuzco, Álvaro Ruiz de Navamuel realizó el 2 de diciembre de 1583, un traslado de la provisión de Toledo que asignaba los «vacos» de Livitaca para renta del colegio de caciques, lo que supone la vigencia, entonces, del documento (AGI, Lima: 305). La donación de una capellanía y las limosnas recogidas de puerta en puerta por los padres José de Acosta y Juan Gómez dieron lo suficiente para comprar un solar y edificar una casa. Estaban asistidos por el influyente oidor y futuro gobernador del Perú Ramírez de Cartagena. El colegio se fundó para hijos de españoles y criollos y empezó a funcionar en una casa de la Compañía antes de terminada la obra. Los jesuitas sostuvieron la empresa a base de pensionistas y venciendo grandes dificultades económicas (Rodríguez Valencia, 1957: 60). Desde luego, la Compañía supo aliarse con la elite colonial y dedicarse con éxito a la educación de sus hijos. Se trataba de formar no solo religiosos sino también a los futuros altos funcionarios de la administración. Se encargó del colegio de San Martín que siguió funcionando después de la muerte del Virrey aún sin renta y por más que fuera un convictorio de seculares.

56Sin embargo, los fondos destinados al colegio de caciques de Lima todavía quedaban sin utilizar. Después de una vacancia de tres años del poder virreinal, el conde de Villar quiso reanudar la edificación de los dos planteles previstos por Toledo. Se realizó entonces una nueva copia de la provisión del Virrey. La Universidad escribió al Rey para informarle que los aposentos estaban ya terminados y dispuestos a recibir colegiales españoles e indios (AGI, Lima: 337). El virrey conde de Villar, quien como el arzobispo Toribio de Mogrovejo, era favorable a la fundación de un colegio incorporado al de los españoles, da cuenta al Rey en una carta del 12 de abril de 1587, de la oposición de tres oidores de la Audiencia contra uno solo a favor de esta fundación. El Virrey opina que:

«los indios sentirán mal que habiendo dado su dinero para este efecto, no lo tenga y se haga con él colegio de españoles». (Levillier, 1925-1926: 269)

57La carta de la Universidad de los Reyes de 1587, que recuerda lo que el virrey Toledo había previsto para los dos colegios dentro de la misma, muestra hasta qué punto esta cuestión se debatió por estos años:

«al tiempo quel dicho virrey partió deste reyno quedó la obra destos colegios començada y el colegio de los españoles altas las paredes y en términos de poderse cubrir y por su ausencia cesó la obra y al presente por orden del conde del Villar visso Rey que es destos reynos y con asistencia del Rector de la universidad a quien esta cometida dicha obra y colegios se ha ydo continuando de arte y al presente quedan acabados muchos aposentos para poder entrar colegiales […] supplicamos se prosiga y acabe tan sancta y buena obra donde tanta gente puede ser remediada de sus necesidades y doctrinada en buenas costumbres». (AGI, Lima: 337)

58También en una carta al Rey, el oidor Álvaro de Carvajal (el único que estaba a favor del colegio de los indios) expone la situación encareciendo mucho la creación de los colegios de caciques. Después de recordar a Felipe II, que él mismo había dado comisión a don Francisco de Toledo para fundarlos, insiste diciendo:

«No ay raçon para que se dexe de efetuar, y a anbos puede Vuestra Magestad hazer merced, y aun a mi parecer ay mas razon y obligacion para la hazer al de los indios, y puede Vuestra Magestad incorporar el de los españoles en él, como parece que pretendio don Francisco de Toledo, segun parece por el testimonio que digo va con esta, y parece buena orden». (AGI, Lima: 127)

59Pero el Rey entonces —posiblemente inducido otra vez por los jesuitas, de quienes era muy devoto— proyectó fundar un solo colegio para hijos de Beneméritos. Además ya había consultado al arzobispo de Lima por carta de 1586 sobre sí:

«con darseles los mill pesos que el dicho don Francisco de Toledo aplicó al colegio de los hijos de los caciques y algunas tierras donde tengan trigo y otras legumbres se podría perfeccionar y sería de gran fruto y autoridad para esa tierra por lo que importa el buen enseñamiento y crianza en los que nacen en ella [...]». (doc. 2 en anexo)

60La respuesta de Toribio de Mogrovejo fue que se podía hacer, pero que también se podían admitir algunos indios como lo había deseado Francisco de Toledo «de suerte que todo venga a tener efeto». Pero el colegio de san Felipe abrió sus puertas en 1592, exclusivamente para la juventud criolla, con el pretexto ya enunciado en la carta de 1586:

«El colegio que asi començó el dicho don Francisco de Toledo para los hijos de caciques ya no era de efecto y enfermarian todos los serranos y se moririan mucha parte dellos y estos y los de los llanos por ser pocos se podrian criar sin costa alguna en los monasterios de las ciudades que estan en la cabeza de cada distrito». (carta del Rey a Toribio de Mogrovejo; véase doc. 1 en anexo)

61Así, a pesar de estos avisos autorizados, la renta prevista para los colegios de indios otra vez pasaba a favor de la elite colonial, los jesuitas tenían en sus manos la educación de casi su totalidad en los colegios prestigiosos de San Pablo y San Martín, y se echaba tierra por muchos años sobre el proyecto del virrey Toledo.

62Lo que estos datos evidencian es que sobre la cuestión de los colegios de caciques en las últimas décadas del siglo xvi la sociedad colonial estaba dividida. Hombres como Lartaun, Toribio de Mogrovejo, el Conde de Villar o el oidor Álvaro de Carvajal, estaban a favor de su creación mientras que una mayoría de oidores estaba en contra. La Compañía de Jesús, a pesar de su implicación, frenó las iniciativas, desviando las donaciones en provecho de San Pablo, y dando más importancia a las misiones en su obra evangelizadora.

3. Otro infeliz donante: Domingo Ros5

  • 5 El diccionario de Mendiburu hace erróneamente de Domingo Ros un Padre, fundador del colegio en 162 (...)

63En Cuzco se repetiría la misma situación, aunque de manera un poco diferente y más trágica. Fue estudiada, aunque de manera incompleta, por Domingo Angulo (1920) y Daniel Valcárcel (1968), que retomó los datos de Angulo.

64En 1589, un rico minero «benemérito y poblador de estos reynos», Domingo Ros, ofreció tres minas de plata y parte de otra para fundar un colegio de caciques:

«para que se crien en el los hijos mayores de los caciques principales deste obispado, y en especial los de esta ciudad y su comarca, y Andaguaylas la grande y Chinchay-puquio, donde yo he tenido mas comunicacion [...]». (Angulo, 1920: 344)

  • 6 1601 es la fecha en que Ros fue preso, encarcelado y procesado como se verá adelante. No se debe d (...)

65Su motivación era, como en el caso de Diego Porres la salvación de su alma por medio de una obra caritativa, pero ¿por qué escoger fundar particularmente un colegio de caciques? Las elites indígenas, decepcionadas por el fracaso del proyecto después de la salida del virrey Toledo, reclamaban estos colegios que les conferían a ellos y a sus hijos, cierta dignidad y esperanza de integración al sistema colonial. La nobleza indígena del Cuzco con quien Ros estaba en contacto presionaría las autoridades en este sentido, puesto que en 1601 mandaron una carta al Rey solicitando la fundación de un colegio «de yngas y curacas» (Olaechea Labayen, 1973: 423; O’Phelan, 1995: 53)6. Por tanto el minero pudo considerar que la donación de sus bienes a este efecto era el mejor medio para descargar su conciencia. Lo hizo ante escribano público dirigiéndose al Rey y al Virrey. Aunque nombra en su escritura al rector del colegio de la Compañía de Jesús como posible consultor, toma la precaución de añadir al guardián del monasterio de San Francisco y otros patrones. Además nombra por administrador a un tal Miguel Díaz de Zorita «que al presente está en las dichas minas de Vilcabamba». ¿Conocía Ros la desventura de Diego de Porres? Es muy posible que sí y que por eso tomara tantas precauciones.

66Reiteró sin embargo su donación, que al parecer no era suficiente, ampliándola en 1590 con dos mil pesos de plata ensayada y marcada, para iniciar la obra, y diez varas de otra mina, reservándose ser patrón de dicha obra y la facultad de nombrar otros patrones a su muerte. Además para que valiera la manifestó ante un juez:

«Porque toda donación que es fecha en mayor cuantía de quinientos sueldos, en lo demás no vale, salvo insignuada ante juez, por tanto yo la insignuo y he por insignuada, e lixitimamente manifestada esta dicha donación ante cualesquieras justicias que pareciere [...]». (Angulo, 1920: 347)

67Quince días más tarde añadió un molino y cien fanegas de tierra «que son trescientas hanegas de sembradura», ochenta novillos y los aperos para labrar las tierras. Es de suponer que esas reiteradas escrituras eran el resultado de consultas 67 y de presiones. Por fin mandó su petición al Virrey marqués de Cañete que le remitió a la Compañía:

«Y por el consiguiente el dicho Domingo Ros a comunicado la dicha fundación con el Padre Juan Sebastián Prepósito Provincial de la Compañía de Jesús destos reynos del Pirú para que por servir a Nuestro Señor se encargue su paternidad y la dicha Compañía del gobierno espiritual y enseñanza de los dichos indios». (Angulo, 1920: 350)

68En 1593, el padre Sebastián contesta que la Compañía se encargará de lo espiritual y de la enseñanza, con tal que el Virrey dé asiento a la fundación. Pero a continuación, Ros recibe del Virrey —que había consultado al provincial— una negativa con el pretexto de que sus bienes «de presente no dan el fruto que se requiere para comenzar y proseguir obra tan grande y de tanto provecho» (Angulo, 1920: 350). Tiene que ofrecer más garantías, lo que hace comprometiéndose personalmente en una escritura firmada por dos religiosos de la Compañía, un escribano público y del cabildo:

«Y porque se ha puesto duda en si los dichos bienes daran provecho tan presto, tomo en mi y a mi riesgo el arrendamiento dellos por todos los dichos seis años, y mi ofrezco a dar al dicho colegio mill y ciento y once pesos de a ocho reales de renta y arrendamiento en cada uno de los dichos seis años, con cargo de décima de la tal renta para mi y mis subcesores, porque como se refiere a la dicha scriptura de fundacion el patronazgo de mis subcesores lo fundo con décima [...] y asi con enterar en la dicha forma los dichos veinte e un mill pesos, y los seis mill y seis cientos y sesenta e seis pesos de los dichos seis años de arrendamiento, que son veinte e siete mill y seis cientos y sesenta e seis pesos de a ocho reales, hayamos cumplido yo y mis herederos con nuestra obligacion [...]». (Angulo, 1920: 351-352) Además, pide «merced de tierras» en beneficio del futuro colegio y remite las constituciones, la cuestión de los otros patrones que se habrían de nombrar fuera del Rey y Virrey, y las misas, sufragios y prerrogativas suyas: «a lo que la persona que tuviere las veces de su Excelencia y del dicho Padre provincial e yo concretaremos». Esta escritura difiere mucho de la primera en que Domingo Ros actuaba libremente y fuera de la autoridad de los religiosos. Es evidente que como Diego de Porres, compraba con ello su salvación, que como Porres, manifestaba cierto afecto a los indios y que como él, tenía que pasar, a pesar suyo por las horcas caudinas de la Compañía.

69No hay huella de que se hubiese fundado el seminario de Domingo Ros ni de dónde se haya depositado su dinero. Según Angulo, el colegio no se fundó entonces porque no llegaron a ponerse de acuerdo en lo referente a la presentación de los colegiales (Angulo, 1920: 341). Parece ignorar el fin dramático de Ros y afirma también que nadie quiso tener litigio con sus herederos, lo que no es cierto.

70A partir de 1593, ya no se tratará de fundar un colegio de caciques en el Cuzco, hasta que con la Extirpación, el virrey Esquilache logre fundar los dos planteles previstos por Toledo.

71En las escrituras de fundación de San Borja, no se menciona a Domingo Ros, que por aquel entonces había caído en el más profundo olvido. Él había sido nombrado por el virrey Toledo «administrador y cobrador de las dichas rentas [de la universidad] en términos de la ciudad del Cuzco», entre las cuales la de Livitaca, reservada para el colegio de caciques, y que luego sería del colegio San Felipe. Cumplió con este cargo con título de «mayordomo de la Universidad», hasta 1595, cuando salió de la ciudad para Andahuaylas. Entonces dio poder a su hermano, quien cobró pero no transmitió la cobranza a la caja real, por lo cual Domingo Ros fue preso, encarcelado y procesado a partir de 1601. Enfermó en la cárcel y falleció en Lima en 1609, sin tener con qué pagar sus deudas ni obtener otra gracia que la de ser soltado «a punto de muerte», como lo venía pidiendo desde hacía bastante tiempo (BNP: ms. B444, fol. 151). Su pleito, conservado en la Biblioteca Nacional, no menciona sus escrituras de donación en su defensa. Un solo documento las evoca, que menciona las diferentes partes que se disputan la herencia, entre los cuales el colegio de San Felipe, la Universidad y la Compañía. Sin embargo, el hecho de que acabara su vida en extrema pobreza, sin poder pagar sus deudas, indica que ya no estaba en posesión de sus bienes.

72¿Qué habrá pasado con las minas y el dinero que dio ante el juez? ¿Cómo y por quién fueron empleados? Supuestamente cayeron en las cajas reales. ¿Cómo un hombre tan rico pudo llegar a tal ruina? Supuestamente por el descuido y poca conciencia de sus herederos, de los oficiales y de los religiosos a quienes había ofrecido gran parte de su fortuna, nunca suficiente a ojos de la Compañía. Su suerte también echa una luz funesta sobre la justicia de su tiempo. Lo cierto es que en 1633 el padre Berrueta, rector del colegio de San Borja, intentó recuperar la donación antes desdeñada:

«Los Reyes diez y siete de enero de mill seis cientos e treinta y tres. El padre Berrueta de la Compañia de Jesus que hace los negocios del colegio de hijos de caciques dice que el dicho colegio es heredero de los bienes de Domingo Ros contra el qual pretenden tener derecho el collegio Real de San Felipe y la Real Universidad y porque al presente estan todos los papeles y quentas que los rectores y administradores an dado desde el año 1570 hasta ahora y en ellos hay algunas partidas que hazen en defensa del dicho colegio como son las sentencias de remate que dio el capitan Pedro de Zarate [...]». (BNP, Manuscritos: B 444)

73Doña Juliana de Pedraza, heredera de Ros con el capitán Andrés Docte de Buleja, contra quien la Compañía intenta un pleito, afirma que las haciendas de Andaguaylas se remataron en el Cuzco en cinco mil quinientos pesos ensayados por «dicha deuda» (BNP, Manuscritos: B 444).

74Se han perdido muchos documentos relativos a los ulteriores pleitos, documentos de los que quedan diez huellas en el índice de un inventario (ANC, Fondos varios: vol. 65, leg. 4, 6), sin que se pueda deducir con toda certeza quién ganó. En 1636 el provincial de la Compañía decía de la hacienda de Andahuaylas:

«que por ejecutoria de la real audiencia pertenecen a este colegio y estamos en posesion no obstante que el que la poseia apelo para el real Consejo de Indias. Es gran hacienda aunque hasta agora no se ha gozado la renta della ni se save lo que es ajustadamente». (ARSI, Peru: 4, catálogos trienales)

75Pero en 1674 seguía el pleito por la hacienda de Toxama y al parecer, esta vez, contra la provincia jesuita de Castilla. Una carta del ex rector Francisco de la Maça, a su sucesor, se queja de la «incuria y poca cuenta y raçon» de sus antecesores.

«[...] el derecho que ese colegio tiene a Tocsama es tan claro como la luz del sol; y los derechos son tres, 1° de donacion (que es por donde dirigio y mal el pleito el Padre Berrueta, 2° el de fundacion hasta 21 mil pesos a que quedo hipotecada Tocsama, 3° el de herencia porque el difunto dexo por heredero universal de todos sus bienes (en que entran Hojama y otras haziendas) al colegio de casiques, i a otro colegio seminario de Alcala, con advertencia —dice el difunto Domingo Ros— que al colegio de Alcala si no estuviere fundado al tiempo de su fallecimiento se den 21mil ducados para su fundacion, y todo lo demas sea para el colegio de casiques». (ADC, Colegio de Ciencias: leg. 47, paq. 8)

76Según esta carta, se entiende que hubo otros papeles de Domingo Ros a favor de un colegio por fundar en Alcalá, en España. También se entiende que San Borja perdió el pleito. No aparece Toxama en las cuentas ulteriores, solo queda rastro del molino de Chinchaypuquio, que consta en 1657 en las cuentas del padre Madueño, arrendado por 300 pesos y en 1776 en el documento que el rector Marán presentó a la Real Junta de Aplicaciones como una de las posesiones de San Borja:

«El Molino consta haber hecho donación a beneficio de este colegio Don Domingo Ros, la que no se sabe, ni se ha podido averiguar ante quién pasó, porque solo hay un apunte en unos instrumentos a fojas sesenta y dos vuelta». (Macera, 1966: 367)

77Sin embargo, en el inventario de documentos de los jesuitas, perteneciente a Temporalidades, se encuentra la indicación de una serie de papeles relativos al pleito entre los cuales:

«Razón del pleito del collegio de hijos de caziques que está a protección y amparo de la ciudad de Cuzco de la compañía de Jesús y es Patronato del Rey nuestro señor». (ANC, Fondos varios: vol. 65)

78Es posible que la posesión del molino resulte de un arreglo: «un papel por el Rector y collegio de la Compañía de Jesús de hijos caciques del Cuzco con el capitan Andrés Docte de Buleja» consta en dicho índice del inventario del colegio, sin más. Pero lo cierto es que sí hubo pleitos, hasta dentro de la misma Compañía por la desdichada donación.

79Lo que aparece claramente en el estudio de este periodo que va de la salida del virrey Toledo a la fundación definitiva de los colegios de caciques, cuarenta años más tarde, es que por una parte, la sociedad colonial estaba dividida en cuanto a la necesidad de la educación de las elites indígenas en una proporción de tres en contra, de cada cuatro, si tomamos el ejemplo representativo de los oidores de la Audiencia. Solo el virrey Toledo, de quedarse más tiempo en el gobierno del Perú, hubiese podido imponer estos colegios.

80Se nota también que los jesuitas iban cobrando cada vez mayor importancia, tanto en la Corte como en el reino, sobre todo en materia de educación, y entonces no querían, en realidad, la creación de estos colegios, como lo muestra la actitud reacia de Roma y la del mismo Acosta cuando se trató de recuperar el dinero para el colegio de San Martín. El interés de la Compañía era entonces fundar colegios de españoles y criollos, porque su política evangelizadora se focalizaba todavía esencialmente en las misiones y en la formación de los misioneros en el colegio de San Pablo. Su influencia en la corte y en las clases altas frenó también las voluntades. Se ve asimismo que Felipe II evolucionó en sus decisiones, negándose a realizar lo que había ordenado antes. Favorable a los colegios de caciques en la época de Toledo, se desinteresaba del tema algunos años después. En las recomendaciones que había mandado al nuevo Virrey en 1581, daba por fundados los dos colegios:

«El Virrey Francisco de Toledo dexo fundados por orden mia dos colegios, uno en la ciudad de los Reyes, y otro en la del Cuzco para enseñar y doctrinar los hijos de los Caciques: en los Reyes los de los llanos, y en el Cuzco los de la sierra, y dotados ambos con renta que para este efeto se consigno y porque siempre se ha tenido y yo tengo por cosa muy importante que aquellos que han de venir a governar sean desde pequeños instruydos en buenas costumbres, os mando que en llegando a aquella tierra os informeys del estado en que estan los dichos colegios, y los ayudeys y fevorezcays de manera que passen muy adelante y se consigan los efectos para que se fundaron, según y como esta ordenado». (Encinas, 1947, I: 322)

81Martín Enríquez, no encontró a su llegada los dos colegios fundados, tampoco se preocupó por obedecer estas órdenes. El Consejo de Indias recibía informes negativos. Las voces de los que se oponían al proyecto se hacían oír y los jesuitas, una vez salido el inoportuno Virrey del escenario peruano, podían ignorar el proyecto y dedicarse a la educación de las elites coloniales. Con todo, la idea errónea de que el virrey Toledo dejó fundados los dos colegios al marcharse persistió a lo largo de los años.

82En cuanto a los caciques, dos veces dieron dinero en vano para oponerse a medidas que les perjudicaban, y dos veces se vieron burlados por las promesas de fundar un colegio donde sus hijos gozasen de cierta dignidad. En esas décadas, terminadas las guerras intestinas, el poder colonial se hacía más firme al tiempo que una elite española se constituía, marcando las distancias que la separaban de los vencidos. Dentro de este contexto, las elites indígenas no gozaban de mucho prestigio, por no decir que inspiraban más bien desprecio. Pero aquellas familias españolas poderosas, que gozaban de fortunas rápidamente hechas, imbuídas en preeminencias, estaban también preocupadas por la salvación de sus almas y algunas, conscientes de las injusticias que sufrían los indios, quisieron pagar la deuda de la Conquista haciendo donaciones a su favor. Dos hombres, que aparentemente no compartían el desprecio general, quisieron que fuese favoreciendo la educación de los caciques. Los dos fracasaron en este proyecto, vencidos por el peso de otros intereses.

4. La realización

83Cuarenta años más tarde, el poder de los jesuitas era aún más amplio y estaba asentado. Gozaban del apoyo incondicional de Felipe III y de un gran prestigio en la sociedad peninsular. No es de extrañar, pues, que en el Perú el Virrey fuera pariente de Francisco de Borja, y en Lima, el arzobispo Lobo Guerrero también les fuera muy adicto.

84El virrey Esquilache, movido por la campaña de la Extirpación que se inició en la segunda década del siglo xvii (Duviols, 1971: 263; 2002: 41), fundó efectivamente los dos colegios proyectados por Toledo, al mismo tiempo que la casa de reclusión de Santa Cruz, en el Cercado de Lima. El colegio limeño se llamaría del Príncipe. Según Arriaga:

«Llamase este collegio del Principe, no tanto por avelle dado principio el Principe de Esquilache, quanto por avelle puesto debaxo la proteccion y amparo de su Alteza del Principe nuestro Señor D. Philippe, que viva largos, y felices años, y tiene por Patron en el cielo a B. P. Francisco de Borja como se contiene en sus constituciones». (1920: 167)

85El del Cuzco quedaría conocido como de San Borja hasta la expulsión de los jesuitas. En este arranque, el Virrey ordenó también fundar otros colegios «el uno en la ciudad de La Plata, el otro en el Cuzco, y el otro en Quito» (AGI, Lima: 39). Recibió la total aprobación del rey Felipe III en una carta del 21 de junio de 1621, quien además lamenta «la omision morosa que en [la fundación] a avido» (AGI, Lima: 305).

  • 7 Así llamaban dentro de la compañía a los jesuitas que se dedicaban a la evangelización de los indi (...)

86El contexto en que los jesuitas aceptaron encargarse de los dos colegios, en la segunda década del siglo xvii, difiere mucho del de la época de Toledo. En cuarenta años se habían establecido en el país, ganando la voluntad de muchos en la alta sociedad peruana. Ya tenían el control de los estudios superiores de una buena parte de la juventud española y criolla, principalmente en sus tres casas de Lima, y en el colegio de San Bernardo en el Cuzco. El número de los obreros de indios7 había crecido, y entre ellos se contaban ahora criollos. En Juli tenían una doctrina que servía de ejemplo para otras iniciativas y a donde enviaban a los recién llegados de España a aprender la lengua aimara. Los colegios de caciques podían ofrecerles la misma posibilidad.

«Porque es cierto que con el tratado y comunicacion de los indios se aprende facilmente y en las ciudades con la comunicacion de los Españoles, o nunca o muy dificilmente se puede aprender —escribe el padre Vásquez, en su carta de 1637—». (MP II: 876)

87Las misiones volantes después de conocer cierta decadencia a fines del siglo xvi (Maldavsky, 2000: 172), se reiniciaron con la campaña de extirpación, bajo la forma de visitas. El número de jesuitas era entonces suficiente para contemplar además la dirección de colegios de caciques.

88El virrey Esquilache fue quien obró con diligencia para fundarlos, retomando la tentativa abortada de Toledo. Estaba emparentado con San Francisco de Borja por los enlaces matrimoniales de los linajes de Sayri Tupa y los de Loyola y Borja (Dean, 1999: 112; 2002: 177; Cahill, 2003b: 13). Por tanto, podía contar con la colaboración de la Compañía y ella con su apoyo. Escribía al Rey en abril de 1620:

«Aunque todos los yndios son bautizados es sin duda por falta de enseñanza 73 y exemplo de sus curas, estan la mayor parte en su antigua infidelidad, cometiendo muchos y graves pecados assi de ydolatria como de echicerias supersticiones y trato con el demonio que se les aparece muy de ordinario […] en cuyo remedio se hicieron las misiones de la Compañía [...] también se an echo los seminarios y reclusion que en otra carta doy quenta a VM». (AGI, Lima: 39, Gobierno eclesiástico 26)

89Es relevante que colegio y casa de reclusión estén asociados siempre en los primeros documentos de fundación. De las visitas resultaba que los maestros en errores eran los viejos «hechiceros» y «dogmatizadores», que transmitían sus creencias y ritos, y deshacían la obra de los visitadores tan pronto como estos se marchaban del pueblo. Por tanto, para erradicar definitivamente la idolatría, era necesario apartar a los dogmatizadores de la comunidad y castigarlos, al mismo tiempo que educar a los hijos de caciques en la verdadera religión, apartándolos también de su comunidad, y recogiéndolos en un colegio, bajo la vigilancia de los jesuitas. La importancia que cobró la Extirpación bajo el impulso del arzobispo Lobo Guerrero, la implicación en ella de la Compañía y el cambio de actitud de ésta para con la institución de los colegios de hijos de caciques, vencieron las oposiciones, aunque se manifestaron con cierto empeño, sobre todo en el Cuzco.

90El príncipe de Esquilache, atento a realizar el proyecto, mandó una carta a todos los gobernadores para persuadirlos a mandar a sus hijos al colegio:

«Y me deis aviso con brevedad de los hijos que tienen todos los de ese distrito y de los que no tuvieren, me advirtais que personas tienen derecho de sucederles en los cacicazgos y de su edad, y si son casados o solteros, y su capacidad y cuales son de temple frio, templado o caliente y de las demas circunstancias que os pareciere convenir para que mejor se acierte, y lo mismo de las segundas personas y de los repartimientos de que su Magestad se terna de vos servido y yo estimare el cuydado que en ello pusieredes [...]». (MP II: 574)

91Siendo las donaciones irrecuperables, como las rentas que el virrey Toledo había asignado, puesto que eran —entonces— definitivamente del colegio de San Felipe, se planteaba otra vez la cuestión de la financiación de estos colegios. Se planteaba tanto más que la Corona no tenía dinero y no quedaban tributos vacantes. Las deudas de la caja real alcanzaban treinta mil pesos, se habían empeñado los «vacos» y suplido «de otros», lo que significa que el dinero fue tomado prestado de otros censos. En realidad la Corona venía pidiendo repetidos préstamos a las cajas de comunidad desde 1587, con un rédito de 25 000 al millar, o sea de un 4 % mientras que el 5 % era lo corriente (Lohmann, 1957). El ejemplo más patente fue cuando el conde de Chinchón recogió la totalidad de los fondos depositados en las cajas de comunidad en 1631 (RAHC, 1951: 193; Glave: 1989: 258).

92El virrey Esquilache puso en la realización de los colegios la misma tenacidad que su antecesor Toledo. Ya en 1616 escribía al Rey un alegato en favor de su fundación y en 1618 escribía otra vez que las fábricas de la casa de reclusión y el acondicionamiento del colegio de caciques estaban muy adelantados y que se había enviado por los hijos de los caciques (AGI, Lima: 39). En un primer tiempo, como medida urgente, buscó un préstamo para pagar los gastos (Inca: 783). El documento publicado no especifica de dónde se sacó el dinero pero lo más verosímil es que fuese de los censos de indios. La situación financiera de la Corona era catastrófica, y al no competir tales gastos a la Compañía, se resolvió sacar el dinero de las cajas de censos de comunidad, ya no prestado sino otorgado a título de renta. En la sociedad colonial peruana, la Iglesia como el resto de los pudientes se resistía a pagar.

93La financiación de los colegios de caciques siempre fue un problema. La Corona mucho tiempo se resistió oficialmente a que pagaran las comunidades indígenas. En Quito, fray Luis Lopez de Solís tuvo que sacar dinero de las cajas de comunidad, lo que le permitió excepcionalmente el Consejo de Indias, mostrándose a la vez muy contrario a ello (El Alaoui, 1998: 315). En 1598, el Rey escribió al obispo —que acababa de recoger entre tres y cuatro mil pesos de unas comunidades para ayudar a la fundación de un colegio de caciques «junto al seminario de españoles»— que de aquí adelante «no se tome nada de las comunidades de los dichos indios aunque ellos lo den de su voluntad» (AGI, Quito: 209, L 1, fol. 125v). Sacar una parte del dinero de comunidades fue lo que pidieron también los obispos de Popayán y Cuzco en un memorial común que escribieron en 1603 sobre las causas del malestar de los naturales:

«también se les podia aplicar algo de las cajas de comunidades y destas a los colegios de caciques y a los de los obispos pues entrambos son de tanto provecho de los indios pretendiendo en ambos tengan curas y caciques buenos [...]». (Lissón Chávez, 1943-1947, IV: 495)

94Por tanto entre 1581, fecha de la última disposición del virrey Toledo y 1619, cuando se fundaron los colegios, la situación había evolucionado. Poco a poco, el dinero de las comunidades vino a ser la solución, pese a los principios de amparo y protección de los indios que había intentado mantener el Consejo de Indias. Ante la constante negativa de la Corona, de la Iglesia y de los encomenderos a participar, no quedaba otro remedio que quitar a los indios las sumas necesarias para la educación de sus caciques.

95Sin embargo, algunas conciencias se resistieron a ello. Uno de los oidores de la Real Audiencia, Don Francisco de Alfaro, y el fiscal Cristóbal Cacho de Santillana propusieron que los encomenderos pagasen la mitad de los gastos «por la obligacion que tienen de darles Doctrina [...]» (Inca: 787). Esta lógica cristiana no podía ser del gusto de los encomenderos en su mayoría, ni obtener la aprobación de los otros oidores. Huelga decir que no la obtuvo. Los otros cuatro funcionarios de la Audiencia propusieron que solo las comunidades cuyos hijos de caciques fuesen al colegio pagaran de sus censos su sustento. Si no tenían censos se sacaría de los bienes de la caja de comunidad «lo que bastare para poner a censo» y si fuese necesario se tomaría de lo principal de estos bienes (Inca: 786).

96Las disposiciones definitivas, sin embargo, establecían que los gastos se repartieran de los réditos de los censos y en los bienes de comunidad del distrito del arzobispado de Lima «sin distincion de si hay o no colegiales o presos de algunos repartimientos, por cuanto estan espuestos, el colegio y reclusion, para en todo tiempo recibirlos si los hubiera». Así se garantizaba el pago de los gastos, supliendo unos repartimientos a otros, y el Virrey añade:

«Por cuanto a todos los repartimientos y pueblos del Arzobispado se debe considerar que son un cuerpo y república [de] cuyo beneficio común y universal se enderezca el fruto que de ella se espera en nuestro Señor que ha de resaltar, y porque no hay otra parte de donde se pueda suplir». (Inca: 786)

97El Rey aprobó esta provisión el 17 de marzo de 1619, y en julio, Esquilache señaló cuota para el gasto ordinario de la comida, que fue para cada uno de los caciques dos reales y medio cada día «que vienen a ser ciento y catorce patacones por un año» (Inca: 788). El Virrey pasó a fundar el de Cuzco. Pero se marchó a España, y la casualidad quiso que muriera el rey Felipe III, coincidiendo con la ausencia de virrey en el Perú. El cambio de monarca, el Real Acuerdo que siguió la partida de Esquilache y el nuevo virrey marqués de Guadalcazar, menos partidario de los colegios de caciques, contribuyeron a paralizar el colegio de San Borja.

5. La oposición en el Cuzco

98El recién nacido colegio de San Borja fue objeto de una protesta general de los vecinos y encomenderos que se oponían tajantemente a su fundación. Si bien el colegio de Lima tenía el apoyo del arzobispo, enardecido extirpador, y hubo una alianza tácita entre el Virrey, el arzobispo y la Compañía; en el Cuzco no fue lo mismo. Los vecinos encargaron su defensa al entonces joven abogado Antonio de Cartagena, que representó sus agravios ante la Audiencia (doc. 3 en anexo). Consideraban que no había ninguna necesidad de un colegio para los caciques en el distrito, puesto que los curacas eran todos buenos cristianos y los curas todos buenos «lenguas», por ser nativos. Por otra parte, sacar dinero de las cajas de comunidad era condenarlos a una tragedia:

«y demas de que [los indios] han de padecer muchos trabajos en pagar sus tassas, los caciques los han de aprisionar y los corregidores oprimir a lo que no pueden, con que moriran ellos y los vezinos todos de hambre y desventura [...]». (doc. 3 en anexo)

99En esta carta los encomenderos disimulan sus propias motivaciones tras una defensa de los indios, poco acostumbrada de su parte. Usando en extremo la lítote, afirman que «si de todo esto fuera informado su Majestad y su Virrey primero aplicara para esto de su Real caja» y de otra parte que quitara este socorro y bien a los indios, lo que viene a acusar al Rey y a su representante de no cumplir con su deber de protección de los indios. Añaden, con toda razón, y «demás que el bien que en este caso se hiziere a los indios sera de su propia hazienda que no esta obligada a semejantes ministerios». Pero se olvidan de aludir a la realidad de sus propios intereses, que consistían en guardar el control de las cajas.

100A sus voces se sumaban las del obispo y del cabildo eclesiástico, que también protestaban contra la fundación del colegio de caciques en una casa cercana a la iglesia catedral, trayendo a colación que «es notable indecencia que este collegio esté tan cerca desta yglesia, porque las voces que dan jugando todo el día y pedradas que tiran se oyen tan claramente en el altar que divierten al Preste» (doc. 4 en anexo). Se quejaban de que los jesuitas fueron ayudados por el corregidor contra su aviso, y también pretendían defender los intereses de los indios arguyendo que por cuatro hijos de caciques se perjudicaba a todos. El cabildo eclesiástico, como los encomenderos, disimulaba en esta protesta sus propios intereses y motivaciones, que por una parte eran los mismos, y por otra no eran totalmente ajenas a las rivalidades entre clero secular y regular sobre la cuestión de los diezmos (Duviols, 1971; Lavallé, 1978). El obispo Pérez de Grado y su cabildo no apreciaban la presencia de los jesuitas en su distrito y pedían radicalmente la supresión del colegio de San Borja. Los padres habían recibido del príncipe de Esquilache la doctrina de Andahuaylas «la chica» en 1618 para casa y seminario, y desde entonces se daba una lucha continua para recuperarla. Además, según el obispo, el colegio real de San Bernardo copaba a todos los hijos de las buenas familias «aviendo obligado a los de el seminario se esten en el suyo» (AGI, Lima: 305).

101En el Cuzco de 1622, la cuestión del colegio de caciques era, pues, candente. En Lima, el mismo año, tan pronto como se marchó a España el virrey Esquilache, el Real Acuerdo se apresuró a modificar lo establecido. Apoyándose en la recomendación del Rey de que fueran moderados los gastos, declaró que el dinero se había de sacar:

«De los censos de los yndios desta ciudad que no tuvieren dueños ni comunidades conocidas y si las cantidades deste genero no bastaren se 77 tomara lo que faltare de las comunidades conocidas de donde hubiere yndios en la dicha reclosusion [sic] y colejio rata por cantidad y casso que los dichos yndios sean de pueblos que no tengan censsos en la dicha caxa se tomara de otras comunidades con toda la moderacion posible». (AGI, Lima: 305)

  • 8 Se llamaron extravagantes, los censos que no se atribuían a nadie por no recordar quiénes eran los (...)

102Esta decisión parecía más justa en la medida en que los censos «vacos y extravagantes»8 que caían en la caja no eran en provecho de ninguna comunidad, y el hecho de pagarse de las comunidades que tenían hijos de caciques en el colegio, no gravaba a las otras... sin contar con la corrupción de los jueces y administradores de las cajas.

6. Las casas de los colegios

103En Lima, en la junta del 5 de julio de 1618:

«Mando su Excelencia que una sala grande que esta arrimada a la casa de los dichos padres de la Compañía destinada para hospital, y que nunca ha servido de ello[...] se dispusiese con camas y lo demas necesario para poner allí los hijos de los caciques de esta comarca, dandole puerta a la casa de los dichos padres para que esten dentro de ellos y allí les enseñen y doctrinen en forma de colegio [...]». (Inca: 783)

104Los jesuitas tenían la doctrina de Santiago del Cercado donde, en 1591, se habían reducido los indios de Lima que antes vivían en el barrio de San Lázaro. Se hizo por orden del virrey Hurtado de Mendoza «a fin de que los indios fuesen de la parroquia de los padres de la compañía» (AGI, Lima: 93). Fue contra la voluntad del arzobispo y de los mismos indios que tenían que recorrer largas distancias para ir a la ciudad. Como el Cercado era una sola doctrina que siguió siendo de los jesuitas, los hijos de caciques no mudaron de casa hasta la expulsión de los religiosos. Su colegio estaba dentro de la misma casa grande de la Compañía.

  • 9 Este documento se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Chile. Estaba antes en la Bibliote (...)

105Según se puede ver en el plano sin fecha9 (fig. 1), tenían una sala bastante espaciosa, junto a la capilla interior, un refectorio propio, pequeño, al lado del refectorio grande, y una cancha. Aparece una sola enfermería en este plano, la de los esclavos, pero el inventario de Temporalidades menciona dos (AGN, Temporalidades: L. 155) y tampoco se puede ver dónde estaban los aposentos de los caciques. Para ir de su sala a comer, los jóvenes tenían que pasar delante de la fuente del refectorio y entraban por el patio de la cocina. Para ir a su cancha a jugar, cruzaban un gran patio con otra fuente. El agua era muy importante en el establecimiento de un colegio. Los primeros ingresos previstos por Toledo eran:

«para los gastos que se an de hazer en meter el agua en estas cassas reales desta ciudad el agua de la fuente della por ser cossa que tanto ymporta para la autoridad y beneficio de las dichas casas reales». (AGI, Lima: 305)

106La casa del Cercado tenía tres fuentes, un estanque, una acequia que regaba la huerta y los comunes, y cañerías. Ahora bien, los caciques que en 1657 protestan contra el estado del colegio dicen que sus hijos están segregados y fue: «echando a los hijos de caciques a una sala muy apartada del colegio muy indecente y de poca comodidad ocupando la sala principal de los caciques a los españoles» (doc. 5 en anexo). Por tanto inclusive en los locales, los caciques tenían que ceder a los españoles lo que a duras penas les había sido otorgado.

107Las fundaciones de los dos colegios van juntas, en la misma provisión de 1620. Sin embargo, a la sazón, el colegio del Príncipe ya tenía sitio y casa en el Cercado, así como sus «doce colegiales fundadores», mientras que, en el Cuzco, no había todavía casa ni colegiales. En efecto parece que desde el principio, ya con el virrey Toledo, la prioridad, o lo más fácil, haya sido Lima. En realidad, fue en este arzobispado donde más extremó el rigor de la Extirpación.

108Cuando se fundó el colegio de San Borja en 1620 el virrey Esquilache mandó:

«que el corregidor de Cuzco con asistencia del Padre Provincial de la Compañía de Jesús o del superior que de la Casa de la dicha ciudad fuere, busquen una casa que en sitio y dispusicion pareciera a propósito y se disponga y acomode para el fin que se pretende, la cual se compre de los réditos de los censos de los indios». (Angulo, 1920: 364)

Figura 1 – Plano del colegio del Cercado
Fuente: Archivo Nacional de Chile. Mapoteca, plano 835 (Jesuitas de América: vol. 409)

109En mayo de 1621, los jesuitas compraron las casas que habían sido de un tal García Pérez de Salinas, por una suma de 13 000 pesos, sacados de los censos de indios, suma que pareció exhorbitante a sus opositores. Lo hicieron sin el consentimiento de Roma, puesto que en una carta el General amonesta agriamente al provincial: «es bien que se advierta que el Provincial no puede admitir semejantes fundaciones sin licencia del general» (ARSI, Peru: 2, epistolae generalis). El sitio y la disposición de estas casas les parecieron a propósito, aunque no al obispo que se mostró contrario. La casa lindaba con la catedral, por detrás, en la calle que sube a la plaza de Santa Clara.

«[Distaba de] quadra y media de la casa de la Compañía y una quadra de la puerta de la yglesia cathedral en la esquina de la misma quadra y a las espaldas de la capilla mayor entre las quales esta la carcel episcopal y cimenterio y dende la dha casa vuelve la quadra con otras cassas de particulares que rodean la yglesia mayor nueva». (AGI, Lima: 305)

110Tal cercanía permitía al obispo quejarse de que los niños impedían el culto, con sus voces y pedradas, y pedir repetidamente su cesación. A pesar de todo, los escandalosos hijos de los caciques se quedarían en esta casa hasta 1644.

7. La ceremonia

111Comprada la casa, seis hijos de caciques y segundas personas tomaron posesión de ella, ritualmente, en presencia del corregidor, quien les ponía en dicha posesión, y de los padres y además rectores Diego de Torres Vázquez y Luis de Salazar —respectivamente del Colegio de la Compañía y del incipiente colegio de San Francisco de Borja (AGI, Lima: 305; véase doc. 7 en anexo). Esta ceremonia fundaba el colegio oficialmente en nombre del Rey.

112El escribano que da cuenta de esta toma de posesión enumera los siguientes nombres:

«Y estan al presente en la dicha cassa y colegio Don Miguel Guaman Quisuimassa hijo del Cacique principal de Quiquijana, y don Gabriel Guaman Pariguana asi mismo del dicho pueblo y don Gabriel Toca de los Lares y don Gaspar Gualpa de Oropesa y don Felipe Maras hijo de la segunda persona del dicho pueblo y don Sebastian hijo del cacique de san Sebastian [...]». (doc. 7 en anexo)

113Llama la atención que los futuros colegiales sean solo seis y no doce como lo quería la costumbre y que sean de solo cuatro pueblos, puesto que dos de ellos son hijos de segundas personas. ¿Tenían prisa los jesuitas en tomar posesión oficialmente de la casa? ¿o este reducido número se debe a que tuvieron dificultad para encontrar caciques decididos a mandar a sus hijos? El padre Fuertes de Herrera, procurador general de la provincia del Perú, afirma en una carta al Rey, que don Antonio de Cartagena presentó la petición de los vecinos ante la Real Audiencia «estando fundado dicho colegio un año ha con doze colegiales caciques» (ADC, Colegio de Ciencias: leg. 74, 1610-1634), pero según el hermano Sebastián del Campo «de 8 que fueron los que se tomo posesion son ya 16 [a los cuatro meses de funcionamiento] y estan ya aqui para ser recibidos 3 a 4». Se nota el valor simbólico y no real del número 12 afirmado por el procurador. El hermano precisa además que los religiosos de la Merced trajeron a los hijos de caciques de sus doctrinas «y han enviado por los demás que faltan y con esto va creciendo el número de los colegiales».

114También sorprende la poca precipitación de los caciques para mandar a sus hijos mientras que algunos años antes reclamaban la fundación del colegio. Tal vez se deba a que funcionaba el del Cercado desde hacía dos años y no satisfacía a los curacas que ahí tenían a sus hijos. Tal vez también haya que tener en cuenta que los jesuitas, en el Cuzco, tenían bastantes enemigos y sobre todo en el cabildo eclesiástico.

115En la ceremonia de toma de posesión de la casa, los jóvenes iban «vestidos con las insignias que manda la provisión»y se puso encima de la puerta principal de la cassa un lienzo con las armas de su magestad de Castilla y Leon (figs. 2a, b), medida provisional que se solía tomar mientras se realizaba el escudo de piedra. Con ello se daba oficialmente al colegio el estatus de Colegio Real. Un dintel, que Teresa Gisbert identifica como proveniente del colegio de San Borja, lleva en su centro el símbolo de los jesuitas, con el escudo de España a la izquierda —dos castillos y dos leones dentro de una cruz—, y el escudo incaico a la derecha —dos pumas de cuya boca sale el arco iris de cada lado de la mascapaicha*— (Gisbert, 1980: fig. 203, 205). No se sabe si pertenecía a la primera casa o a una de las dos siguientes, pero simbolizaba el doble vínculo de los nobles del Cuzco con los jesuitas y con la Corona. Hubo otra ceremonia de fundación, más solemne, varios meses después, como lo cuenta el hermano Sebastián:

«Diose principio a él el día de Todos Santos hallandose el señor Corregidor, el Cabildo secular y la gente popular de esta ciudad, asistiendo todos los nuestros a la misa y sermón que aquel día hubo en nuestra casa y nuestros colegiales en la Capilla Mayor, sentados en sus escaños, habiéndolos honrado mucho el señor Corregidor les dio las insignias de colegiales en nombre de S.M.que son la banda de tafetan colorado y escudo de plata sobre su vestido verde, con las armas reales que las llevaron en una fuente de plata, adornadas con muchas flores y cada una con su adorno. Hizose con mucha solemnidad». (Vargas Ugarte, 1948: 150)

Figura 2a – Dintel del colegio de San Borja del Cuzco con los dos escudos y el símbolo de los jesuitas
Fuente: Gisbert, 2004 [1980]: il. 203

Figura 2b – Detalle del escudo incaico del colegio de San Borja del Cuzco (con la mascaipacha al centro)
Fuente: Gisbert, 2004 [1980]: il. 205

116La importancia del estatus de Colegio Real se reflejaba también en la excelencia y en la preeminencia de los rectores:

«En cuanto a presidencia de lugares el Padre Rector de San Borja, dentro de su colegio precede a cualquier otro Rector, y no sea el de nuestro colegio de el Cuzco por la subordinación que tiene a el quando concurre con el de San Bernardo fuera de el colegio de este no tiene lugar señalado sino donde cayere. Y lo mismo es quando concurriere con algún otro Rector de los colegios que hay fuera del Cuzco». (AHRA: c38, fol. 66v)

117En cuanto a la ceremonia del colegio del Príncipe parece haber tenido más boato, puesto que el virrey Esquilache, en persona, dio las bandas, con las armas reales y suyas, a los doce primeros colegiales el primero de enero de 1619, antes de celebrar una misa mayor en la iglesia de la Compañía de Jesús de Lima, delante de la real Audiencia, del Cabildo y de todo el pueblo (Inca: 789).

118A pesar de que la toma de posesión se hiciera «sin contradicción de persona alguna», el canónigo Luis de Paz del Río presentó, el mismo día, una petición para anular la fundación, pretextando la falta de respeto y reverencia al obispo y al cementerio que significaba dicho colegio. Tal era el encono del cabildo eclesiástico. Pero no solo él, sino también los encomenderos y los oidores de la Audiencia obraron para que se suspendiera el colegio tan pronto como se marchó el virrey Esquilache a España. El padre Frías Herrán, provincial de la Compañía, protestó contra el auto que pretendía hacerlo, en abril de 1622 y obtuvo un decreto del Rey en julio del mismo año que ordenaba «sobreseer hasta que el corregidor tenga nueva orden» (ADC, Colegio de Ciencias: 74, 1618-1834). Así fue.

119En su carta, el procurador de la Compañía justifica el precio de la casa:

«Las casas en la ciudad del Cuzco son de mucho valor por ser cubiertas de teja, y con altos y baxos y ser menester para un colegio, casa capaz para tener una capilla donde el Rector dixesse missa y la oyessen cada dia sus colegiales, donde uviesse una sala para escuela, y otra para refitorio, otra para enseñarlos a cantar, y otras para el dormitorio [...]». (ADC, Colegio de Ciencias: 74, 1618-1834)

***

120En resumidas cuentas, la fundación de los colegios de caciques, a pesar de ser uno de los primeros proyectos del poder colonial, tardó más de ochenta años en realizarse como institución, por las vivas oposiciones de gran parte de la sociedad colonial. Los aspectos financieros muestran cómo de un proyecto de colegio Real como los otros, situando tributos vacos para el sustento de los colegiales, poco a poco, al escasear el dinero, no solo se sacó de los bienes de los indios, sino que se utilizaron los fondos antes destinados a la educación de los caciques para colegios de españoles. Y aún así, los encomenderos —que teóricamente tenían el deber de asegurar la evangelización de los indios a ellos «encomendados»— se alzaban contra la fundación que juzgaban dispendiosa y contraria a sus intereses. Tales reacciones son relevantes porque manifiestan el desprecio hacia el vencido, a quien no se consideraba digno de tanto interés. Una elite indígena educada era inaceptable a ojos de la «gente decente», y los indios solo podían ser «miserables», término frecuente bajo la pluma de oficiales como de muchos religiosos.

121En el espacio de sesenta años, solo dos virreyes sostuvieron el proyecto y en cuanto desaparecieron de la escena peruana, sus sucesores obraron para deshacer lo que habían hecho. En cuanto al Rey, a quien incumbía la conversión de los indios, «en alivio de su conciencia», estaba muy lejos de estas tierras y su dictamen dependía del poder de persuasión de sus virreyes. Si bien en la época de Toledo los jesuitas participaron, equívocamente, de los obstáculos a la creación de estos colegios, en la de Esquilache fueron quienes permitieron vencer tales obstáculos, empeñándose, como lo veremos más adelante, en su conservación. Por aquella fecha ya nadie parecía acordarse del empeño que puso el virrey Toledo en fundar los colegios de caciques ni del compromiso de la Compañía en ello. Cuando, tres décadas más tarde López de Caravantes relata la fundación de este colegio, no menciona para nada a los hijos de caciques:

«Halló [Don García de Mendoza] sin acabar el edificio de un colegio que el virrey Fco de Toledo deseó se hiciese en la ciudad de los Reyes donde se acogiesen para ser doctrinados y enseñados los hijos de los conquistadores y beneméritos. Y don García de Mendoza tuvo por más conveniente que este colegio se acabase para que los ya más hombres y que tuviessen principio de gramática estudiasen facultades mayores, y para conseguirlo, sobre los mil pesos que don Fco de Toledo había consignado, dio otras cantidades en tributos vacos y nombró 16 colegiales y cuatro Familiares y un vice Rector, poniendo la administración y gobierno a cargo del Rector de la Universidad y les dio constituciones y el habito de mantos y becas azules de paño que hoy traen, con una corona de terciopelo naranjado y oro en las becas, y se halló a la entrada y recibimiento dellos con misa y fiesta solemne, dándole por nombre el colegio real de san Felipe y san Marcos, obra de muy gran importancia para el ejercicio de todas las ciencias y comodidad de beneméritos». (Lopez de Caravantes, 1629, I: 181)

122En realidad, entre la segunda y la tercera congregación de los jesuitas del Perú, ya había desaparecido por completo el tema de estos colegios.

Notes

1 El provincial podía escribir: «vale mas una semana de mission que un mes de collegio» (ARSI, Peru: 13; citado en exergo por Maldavsky, 2000).

2 Este jesuita escribió una historia de la fundación de los colegios y casas de la Compañía cuyo manuscrito esta en la BNP.

3 También Caravajal.

4 Olaechea Labayen presenta la fundación como realizada: no encontré prueba de que así fuera.

5 El diccionario de Mendiburu hace erróneamente de Domingo Ros un Padre, fundador del colegio en 1621.

6 1601 es la fecha en que Ros fue preso, encarcelado y procesado como se verá adelante. No se debe descartar una posible relación entre los dos hechos.

7 Así llamaban dentro de la compañía a los jesuitas que se dedicaban a la evangelización de los indios, esencialmente misioneros.

8 Se llamaron extravagantes, los censos que no se atribuían a nadie por no recordar quiénes eran los beneficiarios.

9 Este documento se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Chile. Estaba antes en la Biblioteca Nacional de Lima de donde desapareció; luego lo publicó Eguiguren (1940-1951).

Table des illustrations

Légende Figura 1 – Plano del colegio del CercadoFuente: Archivo Nacional de Chile. Mapoteca, plano 835 (Jesuitas de América: vol. 409)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/668/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 570k
Légende Figura 2a – Dintel del colegio de San Borja del Cuzco con los dos escudos y el símbolo de los jesuitasFuente: Gisbert, 2004 [1980]: il. 203
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/668/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 768k
Légende Figura 2b – Detalle del escudo incaico del colegio de San Borja del Cuzco (con la mascaipacha al centro)Fuente: Gisbert, 2004 [1980]: il. 205
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/668/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr