Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La conquista negociada

 | 
Marina Zuloaga Rada

Capítulo 5. Las guarangas tras la reforma (I)

Los efectos de la implantación de las reducciones en el sistema de poder local (1580-1590)

Texte intégral

La década de los corregidores (1580-1590)

1Si las décadas de 1530 a 1550 fueron las de la supremacía de los encomenderos y caciques en el ámbito local y las de 1550 a 1570 las de los curas y caciques, la de 1580 fue sin duda la década de la hegemonía de los corregidores. Tal vez no hubo ningún otro periodo en el que los corregidores gozaron de un poder tan omnímodo en el espacio local como este. Una vez que Toledo partió dejando una legislación que limitaba drásticamente el poder de los caciques y que casi anulaba el de los curas, los corregidores, sin una fiscalización efectiva y apoyados por la audiencia, se adueñaron del espacio local.

  • 1 “Dos sumandos esenciales condicionaban la bondad y riqueza de un corregimiento, es a saber: nutrid (...)

2No cabe duda de que solo sus poderosas atribuciones judiciales y de gobierno eran suficientes para mantener una supremacía en el ámbito local. Sin embargo, una de las claves de su acumulación de poder y de la apetencia por el cargo fue la apropiación y el control de las cajas de comunidad que, si bien sobre el papel tenían ciertas limitaciones, en la práctica se volvieron prácticamente totales.1

  • 2 Aludiendo a la absoluta libertad e impunidad con que manejaban esto fondos. Lohmann, El corregidor(...)

3La administración de los tributos se convirtió en el principal eje y sustento de las actividades económicas de los corregidores, al punto que el fiscal de la Audiencia de Lima se refería a ellos como “los señores de los tributos”.2 Gran parte de los fondos tributarios eran utilizados en sus operaciones comerciales, particularmente los denominados “de buenos efectos”, es decir, aquellos destinados a las iglesias y hospitales, tradicionalmente administrados por caciques y curas. Si bien el esquema toledano preveía que los caciques debían formar parte del manejo de esos fondos, los corregidores los convirtieron en la práctica en meros cobradores de tributos. Su misión se limitaba, en su concepto, a reunir a tiempo la tasa completa y finalizaba cuando se la entregaban directamente a ellos o a sus tenientes.

  • 3 Usaremos el término “comunidad” o “comunidades” tal como era utilizado en los siglos xvi y xvii, e (...)

4La primera parte de este capítulo se centra en describir la forma en que los caciques y curas fueron excluidos del manejo y control de sus fondos comunitarios o “comunidades”,3 y la segunda, en mostrar las estrategias que usaron am-bas autoridades para recuperar al menos una parte de su autonomía económica con el fin de generar sus propios fondos y de decidir cómo gastarlos.

Los cobradores de tributos

  • 4 Por cierto, al respecto no confundir el cargo de gobernador con el del funcionario hispano que ten (...)

5Qué duda cabe que la responsabilidad del cobro de los tributos asignada a los caciques en el modelo de Toledo no suponía una novedad, pues así lo venían haciendo desde los inicios de la conquista. La innovación estuvo en que, como ya se mencionó en el capítulo anterior, los caciques fueron incorporados al escalafón administrativo imperial con la asignación de un salario. Así pues, en el nuevo esquema, a cada cacique (un título hereditario) se le asignó ciertas funciones que quedaron englobadas bajo el cargo de gobernador. En el planteamiento de Toledo no existía una disociación entre el título de cacique y las funciones que se les había asignado a los caciques como funcionarios de la Corona. De hecho, en el cabildo configurado por Toledo no existía el cargo de gobernador y en las tasas toledanas y en las retasas posteriores no se prevé un salario para el gobernador, solo para los caciques de guaranga y de piscapachaca (véanse cuadros 22, 23 y 24).4

  • 5 Alperrine-Bouyer (La educación…, p. 15) señala que constituyó una decisión del virrey Velasco. Sin (...)
  • 6 Espinoza Soriano plantea que el segundo era reemplazante interino del primero por algún motivo imp (...)

6Sin embargo, posteriormente se produjo un desdoblamiento entre el cargo y el título que podían ser detentados por personas diferentes. Hay autores que opinan que esta distinción la introdujo el virrey Velasco a fines del siglo XVI.5 Sin embargo, tenemos constancia de que ella existía mucho antes de las reformas toledanas. Cuando el funcionario Álvarez visitó las guarangas de Guaraz en 1557, encontró como cacique titular a don Alonso Pomacochachi y como gobernador a don Hernando Guaman Cochachi.6 Inmediatamente después de la partida de Toledo, en los primeros años de la década de 1580, la figura del gobernador era habitual y estaba institucionalizada, como se muestra en la carta del virrey Martín Enríquez enviada al rey en 1583, sobre la situación política y administrativa del virreinato:

  • 7 “Martín Enríquez al rey, relación de los oficios que se proveen en el Perú (capítulo 11), Los Reye (...)

Los indios entre sí tienen su forma de república y en cada pueblo que es cabecera eligen a sus alcaldes y regidores y otros oficiales; y tienen su gobernador que por la mayor parte siempre lo es el cacique natural, sino es cuando se entiende que no es para ello, o que acierta a ser niño o hombre vicioso que en tal caso el virrey nombra quien gobierne […].7

  • 8 “La decisión del virrey Velasco de disociar el título de cacique de la función de gobernador contr (...)

7Esta innovación podría haber sido “importada” del virreinato de la Nueva España, donde ya era habitual desde hacía varias décadas. Como podemos véase en el cuadro 24, a inicios del siglo XVII era muy común la coexistencia de caciques y gobernadores dentro de una guaranga, aunque no en todos los casos. Por ejemplo, en la reducción de Recuay los caciques de guarangas eran además gobernadores de las mismas. Sin embargo, en la de Guaraz había en cada una de las dos guarangas de la reducción un cacique y un gobernador (¿tal vez uno de los caciques de piscapachaca?). La disociación entre título y cargo, según la interpretación más generalizada, habría contribuido a restar poder a los caciques, pues habría desdoblado sus funciones.8 Sin embargo, sabemos muy poco de la relación entre ambas autoridades como para poder opinar al respecto.

8En el corregimiento de Huaylas el título de cacique lo siguieron recibiendo los caciques de las diferentes guarangas y ellos desempeñaban también generalmente el de gobernador. Los caciques de piscapachaca, en la medida en que apoyaban la recaudación de los tributos, eran reconocidos como funcionarios públicos y recibían también una asignación anual —menor que la de los caciques gobernadores conforme a su rango— establecida en las tasas oficiales y que se detraía de la “gruessa” de los tributos.

9Al parecer, no hubo una regla única para calcular el salario del cacique: este variaba enormemente según la tasa realizada. En el único caso en que se reconoció un cacique principal sobre los demás caciques de guaranga fue en la reducción de Huaylas, donde el cacique principal cobraba a fines de la década del noventa sesenta y nueve pesos y un tomín, mientras que a los seis caciques de las seis guarangas que componían la encomienda de Huaylas se les asignó un salario de veinte pesos y cuatro tomines a cada uno, y a los doce principales de piscapachaca, ocho pesos y dos tomines cada uno. En cambio, en la tasa de Recuay los salarios de los caciques de guaranga no eran iguales sino proporcionales a la cantidad de tributarios de cada guaranga. El total de trescientos cuarenta y seis pesos destinados al pago de los salarios de los caciques se repartía de la siguiente manera: el cacique principal de la guaranga de Ichchonta recibía un salario anual de ochenta pesos; el de Allaucapomas, de setenta y dos; y el de Ichocpomas, de cuarenta y ocho, mientras que el salario asignado a los caciques de piscapachacas oscilaba entre los treinta y ocho pesos del cacique de piscapachaca de Guacras, de la guaranga de Ichochonta, y los nueve pesos y seis tomines de los caciques de las piscapachacas Biha y Pomas, de la guaranga de Ichocpomas.

10Los caciques gobernadores tenían la misión de recaudar la tasa y para ello debían apoyarse en sus asistentes, los caciques de piscapachaca y de pachaca. En principio, la recaudación debía ser supervisada por el corregidor y lo reunido debía ser depositado en la caja de comunidad de cada reducción para ser administrado por el corregidor en combinación con los caciques y alcaldes de la reducción, quienes también disponían de una llave de la caja. Sin embargo, como veremos, los corregidores consideraron que los caciques gobernadores terminaban su trabajo cuando reunían el total de la tasa y se lo entregaban a él o a su teniente. Una vez que los tributos entraban en su poder, las autoridades locales quedaban al margen y, por lo general, no volvían a intervenir en la distribución de los mismos, ni siquiera en la de aquellos fondos que según la tasa correspondían a uno de los gastos más significativos de la reducción: los de la iglesia.

Cuadro 22. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS (HACIA 1600)

Cuadro 22. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS (HACIA 1600)

Fuente: AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 25v.
Nota: p. = peso; t. = tomín.

Cuadro 23. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE RECUAY (HACIA 1600)

Cuadro 23. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE RECUAY (HACIA 1600)

Fuente: “Salario [anual] aplicado a los caciques en las guarangas de la reducción de Recuay”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 72-73v.
Nota: p. = peso; t. = tomín; g. = grano.

Cuadro 24. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE GUARAZ (HACIA 1600)

Cuadro 24. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE GUARAZ (HACIA 1600)

Fuente: “Cuentas de tributos de la encomienda de Guaraz”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 110.

  • 9 “Testimonio de D. Miguel Curas, gobernador de la guaranga de Ichochonta [y los caciques de piscapa (...)

11Para los corregidores, los caciques eran simples asistentes suyos en la recaudación tributaria y para ello se les pagaba un salario. El pago del mismo estaba sujeto al cumplimiento de la recaudación del total de los tributos, independientemente de las razones o justificaciones que los caciques gobernadores alegaran cuando no habían podido completarla. En 1605, los caciques de las tres guarangas de Recuay se quejaban conjuntamente de su corregidor, ya que tras recaudar la tasa “el dicho Perex de Maridueña se ha hecho pago de su salario y que los salarios de los dichos gobernadores y caciques se han descontado y descuentan en cada tercio de lo que los dichos gobernadores y caciques no han podido cobrar de los indios tributarios”.9

  • 10 Según Lohmann, “desde la reforma del virrey Toledo, se giraban 280.849 pesos ensayados para el est (...)

12En el esquema toledano, se preveía que los gastos administrativos y eclesiásticos locales estuvieran cubiertos por los fondos reservados para esos fines del total de la tributación recolectada por los corregidores. Ellos constituían realmente una reducida parte del total o gruesa del tributo.10

  • 11 Y eso que se les habían descontado doscientos treinta pesos de la tasa anterior por este concepto (...)
  • 12 “Que los han de haber por mitad el cacique de la parcialidad de Ichochuaraz y el de la de Allaucah (...)

13Como podemos ver en la tasa de Guaraz (cuadro 25), mil ciento cuarenta y nueve pesos, más de la mitad de los mil novecientos diecisiete pesos y cuatro tomines que constituían el total del monto de la tributación de esa encomienda, iban a parar al encomendero; casi una cuarta parte —unos quinientos pesos (cuatrocientos cuarenta y ocho pesos en plata ensayada y cincuenta y seis pesos y dos tomines en especies)— se entregaban al doctrinero; alrededor de un 15% —ciento cuarenta y seis pesos— constituían el salario del corregidor;11 mientras que más o menos un 5% —noventa y cuatro pesos— correspondía a los caciques de guaranga;12 finalmente, se destinaban para los gastos eclesiásticos veintiocho pesos y dos tomines (ni siquiera un 1,5% del total).

  • 13 “Ordenamos y de común consentimiento establecemos que de cualesquiera rentas y bienes eclesiástico (...)

14Tanto la Iglesia como el gobierno colonial encontraron maneras de sustraer parte de estos bienes para fines no locales, desviándolos para el financiamiento de obras capitalinas. Por ejemplo, la cuarta parte del total de la contribución del tomín del hospital se destinaba a cubrir los gastos del Hospital de Santa Ana de Lima, mientras que un 3% de los fondos destinados a la fábrica de la iglesia se recaudaba para la construcción y habilitación del seminario de la capital.13 Por otro lado, las autoridades coloniales establecieron un reparto de lo que cada caja debía entregar para la construcción de la catedral de Lima, que se convirtió en un rubro más que tenían que costear los indios (véase cuadro 26).

Cuadro 25. TASA DE LAS DOS GUARANGAS DE GUARAZ REDUCIDAS EN EL PUEBLO DE SAN SEBASTIAN DE GUARAZ (1593)

Cuadro 25. TASA DE LAS DOS GUARANGAS DE GUARAZ REDUCIDAS EN EL PUEBLO DE SAN SEBASTIAN DE GUARAZ (1593)

Fuente: AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 72-73v.
Nota: p. = peso; t. = tomín; g = grano.

Cuadro 26. CONTRIBUCION DE LAS ENCOMIENDAS DE HUAYLAS PARA LA CATEDRAL DE LOS REYES, IGLESIA DE LIMA, EN 1601

Cuadro 26. CONTRIBUCION DE LAS ENCOMIENDAS DE HUAYLAS PARA LA CATEDRAL DE LOS REYES, IGLESIA DE LIMA, EN 1601

Fuente: “Repartimientos, indios dellos y lo que pagan de tributo en todo el distrito de la ciudad de Los Reyes y lo que toca pagar a cada repartimiento a los indios y al tributo libre de costas de los encomenderos”, AGI, Lima, 300.

15Sin embargo, el problema principal no era el reducido margen que quedaba de la tributación para los gastos locales, sino la imposibilidad que tenían las autoridades locales —caciques, alcaldes y curas— de acceder a esos fondos y usarlos. Si bien en principio les correspondía definir el destino de esos bienes in situ, en la práctica ello resultaba imposible pues los corregidores lo impedían de diferentes maneras, así que a la larga poco importaba si los indios disponían de fondos y la cuantía de los mismos, si los corregidores finalmente no los soltaban.

  • 14 Lohmann, El corregidor…, p. 344. Así lo expresaba el arzobispo Mogrovejo: “Todas las provincias de (...)

16Desde la década de 1580, todas las autoridades locales implicadas en el manejo de los bienes locales pudieron percatarse del desempeño implacable con que los corregidores tomaron a cargo las atribuciones de supervisión y administración de los bienes de comunidad otorgadas por Toledo. Los corregidores no solo mantuvieron los fondos de las comunidades de indios en su poder, sino que impidieron que se los usara para los fines previstos, reteniéndolos para sus contrataciones, dado que “de hecho, los capitales acumulados en las cajas de comunidad constituían la única existencia de dinero en efectivo que posibilitaba acometer operaciones comerciales, gozando de tal predicamento que los desaprensivos no tenían empacho en ‘valerse de ellos’”.14 Los mecanismos utilizados por los corregidores para bloquear el acceso de los indios a estos fondos eran variados e imaginativos. Veamos algunos de ellos.

17Durante la década de 1580, una de las prioridades de los indios era la construcción y, sobre todo, la ornamentación de sus iglesias, que tras producirse las reducciones y el traslado de las poblaciones a sus nuevos asentamientos, se habían convertido en el núcleo central de la vida pública de los indios y en uno de los principales baluartes de la renovada identidad que estaban construyendo. Para ello estaban destinados los fondos de fábrica de la iglesia en el esquema toledano. Sin embargo, los corregidores parecían no compartir esta prioridad, a pesar de que en las ordenanzas toledanas el virrey había puesto mucho énfasis en este asunto.

  • 15 Obsérvese que el título que se autoadjudican es el de gobernadores y caciques del pueblo de Sucha, (...)

18Los caciques locales se desgañitaban solicitando al corregidor el dinero de sus comunidades para terminar de construir sus iglesias y prepararlas para el culto, pero con nulos resultados. Así lo expresaban “los curacas y gobernadores del pueblo de Loris y D. Diego Matua y D. Diego Llacja Anampa y D. Carlos Guamal Llibiac, caciques del pueblo de Sucha”:15

  • 16 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 173-174.

Otrosí decimos que en la dicha caja de Recuay hay muchos pesos pertenecientes a las fábricas de estas iglesias y demás pueblos y en ellas tenemos gran necesidad de ornamentos, campanas y lo demás para el culto divino y administración de los santos sacramentos por no haberlas en las iglesias; porque viéndolas tan pobres echamos derramas entre nosotros y así habemos comprado de nuestros propios dineros campanas y puertas y cerrojos y otras cosas como lo sabe el padre Gutiérrez de Cárdenas nuestro cura en cuyo tiempo habemos comprado dichas cosas a nuestra costa sin ayuda de los bienes de nuestra comunidad […].16

19Por su parte, don Domingo, que se presentaba a sí mismo como el cacique de Maravia —una de las localidades más pequeñas en que se redujo la población de la guaranga de Ichochonta (presumiblemente la de la pachaca que tenía ese mismo nombre)— escribió otra carta informando lo siguiente:

  • 17 Ibíd., pp. 174-175. Las quejas de los caciques eran semejantes en los vecinos corregimientos y en (...)

Estando la iglesia deste pueblo sin puertas, yo, mis indios, mis súbditos compadeciéndose de ello y porque no sea profanada y no entren ganados ni perros hemos dado orden que, a nuestra costa, se hagan como se han hecho puertas de madera, muy buenas para la dicha iglesia, porque teniéndolas no habrá ocasión de que los indios, que tienen poco temor de Dios, saquen los cuerpos de los difuntos, para llevarlos a sus huacas y adoratorios; y conviene que, pues las dichas puertas se han hecho a costa de nuestra hacienda, y no a la de la fábrica de la iglesia, siendo así que tiene muchos pesos de fábrica en la caja de comunidad, vuestra señoría sea servido de mandar que el corregidor de este partido, nos de y pague los pesos de plata que se hubieren gastado en las dichas puertas, así de madera como de clavazón y hechura de manos; mandando asimismo que la dicha iglesia sea proveída de ornamentos y de otras cosas que tiene necesidad […].17

20Los caciques, alcaldes y curas debían pasar por un vía crucis burocrático para solicitar la entrega de los fondos que les correspondían con resultados generalmente nulos. Los corregidores les exigían peticiones y memorias que luego ellos dirigían supuestamente a la Real Audiencia, de la cual debían tener conformidad para entregar el dinero; con suerte, conseguían que se nombrara a alguien en Lima para hacer las compras y, a menudo, nunca obtenían respuesta. Algunas veces:

  • 18 “Carta del clérigo Diego Rodriguez Saavedra al arzobispo Mogrovejo”, Copa, 6 de febrero de 1585 (G (...)

Son tan tardíos y remisos en todo [...] que es cosa de lástima cuan duros se muestran en esto; porque si lo pueden hacer, cómo se muestran tan avaros del tesoro que pertenece al culto divino, y si no lo pueden distribuir por qué nos engañan diciendo que presentemos ante ellos peticiones y memorias, en razón de esto, como lo hice hará más de año y medio; y es el mal que ni de esto vemos las más veces respuesta ni se consigue el reparo de los templos que tanto deseamos; y cuanto más son apurados en este negocio, responden que lo tiene enviado o remitido a la Audiencia Real y, o debe llegar allá las más de las veces, o falta quien por ventura los solicite.18

  • 19 Del tipo de las que siguen: “25 pesos y 6 tomines ensayados que dio de pago al maestro Pareja visi (...)
  • 20 “Revisión de las cuentas de tributos de la encomienda de Huaylas” (AGN, Juicio de Residencia, 19, (...)
  • 21 “Revisión de las cuentas de tributos de la encomienda de Marca, descargo” (AGN, Juicio de Residenc (...)

21Así pues, los indios no podían gastar directamente sus fondos eclesiásticos y necesitaban de la aprobación de los mismos, algo que casi nunca se concretaba, ni cuando el asunto llegaba a las altas instancias de la audiencia, ni por mano del corregidor. De hecho, en las cuentas de los corregidores a las que hemos podido acceder de los años iniciales del siglo xvii, cuando se tomó la residencia al gobernador (corregidor) de Huaylas, Pérez de Maridueña, hay pocos rastros de partidas destinadas a reparar las iglesias. Mientras que las detracciones para el Hospital de Santa Ana, para la catedral y para el seminario, todos ellos en Lima, se hacían sistemáticamente,19 resulta difícil encontrar gastos eclesiásticos para las iglesias locales. Las partidas destinadas a la iglesia eran muy esporádicas, tanto, que en el juicio de residencia a Maridueña en los cuatro años que fue corregidor de Huaylas solo hemos encontrado dos: una de seis pesos y tres tomines para completar el costo de la fabricación de unos hierros con el fin de hacer hostias para la iglesia del pueblo de Macate,20 y otra partida de seiscientos doce pesos entregada a los caciques de la reducción de Recuay, arrancada por ellos al corregidor en virtud de una apelación que hicieron a instancias superiores gracias a la que consiguieron una provisión de don Luis de Velasco, quien pagó a don Nicolás de Valderas, administrador de los censos de los indios, para que con ese dinero comprasen ornamentos y campanas para las iglesias de la doctrina de Chauacayan.21

  • 22 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 174-175.
  • 23 “Por nos y en nombre de los demás indios nuestros sujetos de los dichos pueblos decimos que nosotr (...)

22Según denunciaron algunos de los caciques de la reducción de Recuay, los corregidores tampoco cumplían con utilizar los fondos de la contribución del tomín para los hospitales, que estaban descuidados y desprovistos, según el cacique de Maravia “de medicinas, camas y lo demás que es justo que se halla en él para que se curen los indios enfermos y pobres”.22 La situación en Sucha, localidad de la misma reducción de Recuay, era similar.23

  • 24 Los caciques de Guaraz mencionaban este hecho en su declaración “y asimismo han oído decir que el (...)
  • 25 Visita de Yungay, cuarta visita de Mogrovejo, 1604 (Mogrovejo, “Relación…”; Libro de visitas…, p. (...)

23Sin embargo, si nos remitimos a las cuentas presentadas en su juicio de residencia por Pérez de Maridueña, el corregidor de Huaylas se ocupaba al parecer más de los hospitales. En estas cuentas aparece regularmente el pago del salario anual de un cirujano prorrateado entre todas las cajas del corregimiento y, más esporádicamente, el reparto de “regalos” para los enfermos, que consistía generalmente en alimentos como miel, aceite, azúcar y vino. No obstante, preguntados los caciques y tributarios de todas las reducciones de Marca, Guaraz, Recuay y Huaylas, coincidieron en señalar que el cirujano, Juan de Paz, residente en Yungay, nunca había ejercido tal profesión entre ellos, a pesar de cobrar el salario; más bien, cuando visitaba sus circunscripciones era para atender sus propios negocios. Este cirujano era, en realidad, un allegado del corregidor, a quien acompañaba en sus visitas a las diferentes localidades del corregimiento,24 y el hermano de un prominente vecino de Yungay, Alonso de Paz, dueño de estancias y empresas.25 En fin, el cirujano era un fraude. Veamos la declaración de los caciques de Recuay en el juicio de residencia del corregidor:

  • 26 AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 60v.

Y que saben tienen cirujano para curar los enfermos de las dichas tres guarangas que es un Juan de Paz que vive en el pueblo de Yungay y que aunque algunas veces va a los pueblos de las dichas tres guarangas pasa de largo tratando y contratando cosas de su provecho en vez de detenerse a curar los dichos enfermos y solo pretende que se entienda va a los dichos pueblos para con este título cobrar su salario sin haberlo servido ni merecido atento a lo cual los dichos caciques piden se quite a dicho cirujano pues a ellos no les da provecho ningunos […].26

24Los indios se quejaban también de que, si bien en alguna oportunidad el corregidor había cumplido con la entrega de regalos para los enfermos, después no había vuelto a hacerlo.

  • 27 “Testimonio de los caciques de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 60v). Los de Guar (...)

Después de que está en esta provincia el dicho Melchor Pérez de Maridueña les ha dado para los indios enfermos de las dichas tres guarangas a la guaranga de Ichochonta de que es gobernador el dicho D. Miguel diez botijas de vino, ocho botijas de miel, dos botijas de aceite, siete cajetas de conserva de membrillo, y una arroba de azúcar y a la guaranga de Allaucapoma de que es cacique D. Baltasar Libiac Hananpa cinco botijas de vino, cuatro de miel, cuatro cajetas de carne de membrillo y una arroba de azúcar y a la guaranga de Hichopoma de que es gobernador D. Cristóbal Collas cuatro botijas de vino, tres botijas de miel, cuatro cajetas de carne de membrillo y una arroba de azúcar […] lo cual está en poder de los mayordomos del hospital de algunos de los pueblos de las dichas guarangas y gastado la mayor cantidad y algunos pueblos no tienen cosa ninguna porque aunque el dicho MPM dijo se lo había de repartir no se lo había enviado […].27

  • 28 Efectivamente, en la cuarta visita del arzobispo Mogrovejo, en 1604 aparece viviendo en Yungay el (...)

25Otra estrategia seguida por el corregidor de Huaylas para controlar mejor los fondos tributarios e impedir a los caciques el acceso a ellos fue la centralización de las cajas de comunidad. En el juicio de residencia hecho al corregidor Melchor Pérez de Maridueña, este mencionó que estaban todas reducidas en una que se encontraba en Yungay, en su propia vivienda.28 Veamos sus propias declaraciones:

  • 29 28 de agosto de 1605, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 8.

Que todas las cajas de los dichos repartimientos [se refiere a las reducciones de Huaylas, Marca Guaraz y Recuay] están reducidas a una que es la que está en este pueblo de Yungay y las llaves dellas las ha tenido una el dicho Melchor Pérez de Maridueña y otra un alcalde y un regidor del pueblo de Caras donde el dicho Melchor Pérez de Maridueña ha residido la más del tiempo que ha residido en esta provincia y que de poco tiempo a esta parte se mudó a este pueblo de Yungay y que en esta conformidad y orden halló las dichas cajas en tiempo que tomó residencia a Joan Baptista de Valencia su antecesor y que en la dicha caja están los libros y cuentas de los dichos repartimientos […].29

  • 30 “Testimonio de los caciques de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 58).

26Así, si bien la legislación toledana había previsto que tanto los caciques como los alcaldes de cada una de las reducciones tuvieran derecho a disponer de una de las tres llaves de la caja de comunidad local donde debían depositarse esos bienes, estos no se encontraban en las arcas locales y, en consecuencia, no podían disponer de ellos. Cuando en el mismo proceso judicial se fueron visitando las cajas de comunidad locales, ellas estaban obsoletas. La caja de Recuay resultó ser la que estaba en una peor situación, pues los corregidores anteriores habían quitado a los caciques y alcaldes las llaves que les correspondían: “Las llaves de tres cerraduras han estado y están en poder del dicho Melchor Pérez de Maridueña o sus tenientes porque los dichos caciques no las han tenido en su poder después que el dicho Melchor Pérez de Maridueña está en esta provincia”. Al parecer, la intromisión en las llaves de las cajas era de larga data, habiéndose violentado incluso una de las cerraduras. La cerradura que faltaba, según declararon los caciques, “está en poder de Joan Rodríguez Mena que la sacó y quitó de la caja siendo teniente de gobernador en el tiempo que lo fue Joan Baptista de Valencia”.30 El nuevo corregidor, don Felipe de Lezcano, hizo traer la caja de Recuay para abrirla con solemnidad.

  • 31 AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 58.

Y en presencia de todos los caciques y principales del dicho repartimiento se abrió dicha caja la una cerradura de dos que tiene con una llave que está en poder del dicho gobernador D. Felipe de Lezcano que en el pueblo de Yungay se la había dado y entregado M. P. de Maridueña su antecesor y la otra cerradura se descerrajó y habiendo abierto la dicha caja se hallaron en ella unos legajos de papeles antiguos y de cuentas de tributos y bienes de comunidad y no pareció haber otra cosa y se volvió a cerrar [...] y mandó a D. Alonso Quispibilca hijo de D. Martín cacique difunto en cuyo poder y custodia estado la dicha caja y llave que dentro de quince días primeros siguientes se mande hacer otra llave [...].31

  • 32 “Que la caja de comunidad del repartimiento y encomienda está en este dicho pueblo en casa del dic (...)

27En el resto de las cajas, en la mayoría de los casos, las llaves estaban en poder del corregidor, del cacique y del alcalde, como señalaban las ordenanzas toledanas, pero de nada servían, pues estaban sin fondos. En Marca, la llave del cacique se había perdido hacía tres años y medio, desde la muerte del cacique principal, don Francisco Marco Yaniax, y nadie se había preocupado por encontrarla.32

28La caja de Guaraz, por ejemplo, “estaba vacía sin libros, papeles reales ni otra cosa y se volvió a cerrar con las dichas tres llaves que quedó en poder del gobernador [corregidor] y del dicho D. Hernando Marcapoma y la que estaba en poder de Isabel Cusi [viuda del anterior alcalde] se la dio al dicho D. Juan Carvallanque alcalde de este pueblo [...]”. Por su parte, los caciques de Marca señalaron que su caja no tenía dinero “ni lo ha tenido en mucho tiempo”. Lo mismo declararon los caciques de Recuay. En el mejor de los casos, únicamente se encontraron en ellas papeles viejos, principalmente cuentas de antiguos bienes de la comunidad, como sucedió en las cajas de Huaylas y de Recuay. Por lo mismo, la custodia de las cajas estaba abandonada.

29Impedidos de utilizar los fondos tributarios, los caciques hubieran recurrido de buena gana a sus fondos de comunidades que, según ellos, bien podían utilizarse para estos y otros gastos civiles y eclesiásticos. Sin embargo, los corregidores también los retenían. Así lo denunciaban los caciques de Sucha:

  • 33 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 173-174.

Demás de esto [la parte de los tributos destinados a iglesias y hospitales] tenemos mu-chas haciendas de comunidades, así ganados de Castilla que apacentamos en nuestras tierras y hacemos muchas chácaras de comunidad en las cuales trabajamos no tan solamente los hombres mas antes las mujeres, muchachas y viejas y de lo procedido de ellas lo guardamos en la caja de Recuay y de ello no nos aprovechamos en cosa ninguna; así para nuestras necesidades de faltas de tributos, de los indios muertos, huidos, enfermos e impedidos hemos menester echar derramas nuevas para el cumplimiento de ello y en especial para la limosna de la Santa Cruzada, que como somos tan pobres y necesitados no tenemos para dar la dicha limosna y así no tomamos la dicha Santa Bula, ni la toman, sino son muy pocos indios e indias ninguna y no gozamos de las indulgencias de Su Santidad y privilegios que los Santos Pontífices nos han concedido y conceden pues según derecho, los bienes de comunidad se han de distribuir en estas cosas y socorros de pobres, e iglesias e hospitales y en la dicha caja hay más cantidad de diez mil pesos [...].33

30Efectivamente, tampoco estaban a salvo de los corregidores los fondos comunales para cubrir gastos inmersos en la jurisdicción civil que, según testimonios de los indios y la documentación, eran cuantiosos (véase cuadro 27).

  • 34 Saravia-Lohmann, Francisco de Toledo…, tomo II, pp. 39-46.

31No solo los corregidores miraban con avidez las comunidades y trataban de usarlas para sus fines. El cerco sobre las propiedades indígenas se había ido estrechando cada vez más desde las reformas de Toledo, quien, como ya mencionamos, tendió a ponerlas en manos de administradores españoles.34 Efectivamente, los demás bienes de la comunidad pertenecientes a la jurisdicción civil —como ganados, tierras y prestaciones de trabajo—, que los caciques pretendían podían ser utilizados también con fines religiosos, estaban inmovilizados, bien porque los corregidores los retenían en la caja de comunidad, bien porque habían sido confiados a administradores españoles.

32A mediados de la década del ochenta, la Corona también hizo sentir su interés por los bienes de los indios, y en 1588 el rey creó la caja de censos so pretexto de poner a las comunidades a salvo de la codicia de los corregidores.

  • 35 Cebayos López, “La caja de censos…”, p. 272.

Habiendo entendido que normalmente los indios tienen plata de sus comunidades procedida del ganado y tierra y otras cosas y de la parte de tributos que el virrey D. Francisco de Toledo aplicó a buenos efectos y que generalmente los corregidores se aprovechan de estos con tanto exceso y vejación de los dichos indios que sería mejor no tenerlos […].35

33La idea era que los intereses generados por el capital puesto en la caja de censos por las autoridades indígenas sirvieran para financiar sus gastos tributarios y religiosos.

Cuadro 27. COMUNIDADES (JURISDICCION CIVIL) EN LAS LOCALIDADES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS SEGUN LAS VISITAS DE MOGROVEJO

Cuadro 27. COMUNIDADES (JURISDICCION CIVIL) EN LAS LOCALIDADES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS SEGUN LAS VISITAS DE MOGROVEJO

Fuente: Segunda y Cuarta visitas de Mogrovejo, 1593 y 1604, respectivamente. Libro de Visitas...

  • 36 “Cuenta del principal y réditos de los censos que ha pagado y debido pagar a la caja de indios des (...)
  • 37 “Cuentas de tributos de la encomienda de Marca” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 156).

34Muchos fondos comunales fueron puestos en dicha caja, que sirvió como fuente de crédito para financiar el crecimiento de la economía local, sedienta de capital. Sabemos que en Huaylas algunos fondos de comunidades ingresaron en este sistema. En una relación dada en 1605 por los funcionarios de la caja aparecen mencionadas las comunidades de Yungay, Guaras, Recuay y los mitimaes de Recuay;36 también hemos podido comprobar las de Chaucayán.37

35A pesar del alto interés al que se prestaban estos capitales, que en principio beneficiaría considerablemente a los indios, los caciques pronto pudieron comprobar (si es que no lo habían presumido ya, dadas sus anteriores experiencias) que esta nueva instancia solo suponía una nueva forma de control y un mecanismo más a través del cual se les impedía disponer libremente de sus bienes para administrarlos y gastarlos según sus propios intereses y conveniencia.

36A fines de siglo, ni los administradores ni la caja de censos funcionaban en bien de los indios, con cuya finalidad habían sido impuestos (los primeros para evitar los abusos de los caciques y los segundos los de los corregidores). Ciertamente, en ambos casos los caciques y los corregidores fueron sacados del control y administración de los bienes, pero no para procurar un mayor rendimiento de las comunidades para los indios, sino para beneficiar a los allegados de los virreyes, que generalmente eran los administradores, y para los españoles en general.

  • 38 Citado por Escobedo, Las comunidades…, p. 109.

37A fines de la década de 1580, el visitador Alonso de Bonilla se quejaba amargamente de los administradores puestos por el virrey Conde de Villar, quienes fundaban “haciendas propias suyas semejantes para embeber las de los indios sin dejarles las propias”, a la par que tenían “tratos y granjerías con los bienes de dichas comunidades, encareciendo con ello las comidas y vestidos de los indios y comprándoles y tornándoles a vender sus propias cosas”.38

38En el caso de los capitales invertidos en la caja de censos, los indios no tenían acceso a los réditos, y el caos era tal, que Velasco intentó poner orden en el asunto mandando que a aquellas encomiendas que tuvieran rentas en la caja:

  • 39 Provisión de don Luis de Velasco dada en Los Reyes el 3 de diciembre de 1603, inserta en un expedi (...)

Se les diese en cada tercio lo que bastase para el tributo que deben pagar de su plata o la cantidad que tuvieren menos cuando no alcanzasen y que la cantidad que así se les diese se reservase a cada indio rata por cantidad y se hiciese pregonar e publicar en los pueblos de los dichos repartimientos en todos en cada tercio para que los caciques no lo cobrasen de los indios […].39

La resquebrajada autoridad de los curas

39Si el crecimiento desmesurado del poder de los corregidores en el ámbito local andino era un eficaz limitante del poder de los caciques, la situación pintaba aún peor para los curas, quienes durante la década de 1580 vieron significativamente mermada su autoridad acumulada por décadas.

  • 40 Guamán Poma de Ayala, Nueva crónica…, tomo II, p. 469.

40Según Guamán Poma, los doctrineros —sobre todo los más antiguos— comentaban con pesar en esta coyuntura “que el tiempo dorado de los sacerdotes de estos reinos ya se había pasado”. El cronista añade que esta mirada nostálgica se explicaba porque ellos habían sido en sus parroquias “reyes, y encomenderos, corregidores y caciques principales y alcaldes mandoncillos y era otro Inga que esto lo quitó Francisco de Toledo visorrey”.40

  • 41 Tercer Concilio…, cap. 42, pp. 104-105. Ni qué decir tiene que los obispos reunidos en el concilio (...)

41La nueva costumbre que se impuso en las doctrinas de que los sacristanes y otros ministros de la Iglesia recibieran a los corregidores, cuando estos entraban a las localidades, “con cruz alta y procesión”, graficaba de forma visible esta nueva situación de sometimiento de la Iglesia local al poder civil.41

42Menos simbólicos, pero todavía más dolorosos, resultaban para los curas otros efectos de la implantación de la reforma toledana que se manifestaban en todos los ámbitos del ejercicio de su ministerio.

  • 42 “Carta de Mogrovejo al rey”, García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 34.

43Los sacerdotes consideraban particularmente indignante “el perjuicio y abatimiento” que sufría la autoridad eclesiástica frente a los indios por la intromisión de los corregidores en las tareas de evangelización y cristianización, que a su parecer violaba la jurisdicción eclesiástica por corresponder estas labores al fuero eclesiástico: “Los sacerdotes que están en los curatos de indios padecen grandísimo trabajo de los corregidores de indios, porque se sabe por relación verdadera que este Concilio tiene que los persiguen y desautorizan, de suerte que los indios sus feligreses no los tienen en nada, ni la doctrina que les enseñan tampoco […]”.42

  • 43 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 52.

44Una de las causas que agravaban esta situación era que los curas habían perdido la potestad para castigar a los indios, mientras que los corregidores sí podían hacerlo: “No contentándose con los negocios civiles y de su oficio se entrometen en las cosas de la Doctrina no consintiendo a los sacerdotes que castiguen a los indios que faltan en ella ni a los que son hechiceros y caen en otras culpas, cuyo conocimiento y castigo pertenece a la Iglesia. Esta es una de las cosas que tienen más necesidad de remedio […]”.43

  • 44 Ibíd., p. 51.

45Los curas habían perdido su autoridad frente a los indios porque los corregidores tenían “el mando absoluto sobre ellos haciéndose respetar y obedecer de ellos con tanta demasía que les parece a los indios que no tienen ya que hacer caso de los sacerdotes y curas, pues no los pueden castigar y los corregidores solos son los que lo pueden castigar y tienen mano en todo y muchos de ellos así lo dicen y persuaden a los indios”.44

  • 45 Ello se concretó en el Tercer Concilio Limense, alegando que “los delitos de los indios que perten (...)

46Al arzobispo Mogrovejo le parecía prioritario que se dejara a los curas y sacerdotes cumplir su oficio y castigar a los indios, no solo con penas espirituales y pecuniarias sino usando “De alguna pena y castigo corporal […] que son de ordinario estar algún poco detenidos, o mandarlos dar algunos azotes y lo más suele ser trasquilarlos, que para ellos es género de mucha afrenta, y si se quita a los jueces eclesiásticos que no pueden corregir de esta suerte a los indios perderán sin duda el respeto y temor necesario a la Iglesia […]”.45

  • 46 El Cuarto Concilio buscó neutralizar estos problemas, especificando que los corregidores “no debía (...)

47Muchas de las tribulaciones de los curas derivaban del control de los corregidores de las cajas de comunidad. Uno de los perjuicios mayores estribaba en que la reforma de la década anterior había puesto en manos de los corregidores el pago de sus salarios. Como vimos, las disposiciones toledanas habían convertido a los doctrineros en funcionarios públicos pagados en función de un sínodo (véase cuadro 28) estipulado en las tasaciones tributarias, y sujeto a la presentación real que cada uno de ellos debía exhibir para el pago y a descuentos por ausencia de la doctrina o por adeudos a los indios.46

  • 47 Lohmann, El corregidor…, pp. 418-419.
  • 48 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 265.

48Los corregidores utilizaron este poder como un arma coactiva frente a los sacerdotes y antes de hacer el pago ponían mil impedimentos. En principio, los corregidores podían descontar del salario de curas y sacerdotes las faltas o ausencias en las doctrinas (no más de cuatro meses, porque pasado ese tiempo se les anulaba el pago), o los adeudos que hubieran contraído con los indios.47 Si bien ello era visto por los curas y obispos como una usurpación de la jurisdicción eclesiástica, “lo cual en sí mismo debe remediarse pues es contra derecho que el seglar pida al clérigo ante juez seglar”,48 los corregidores lo aplicaban habitualmente al pie de la letra e incluso imponiendo procedimientos lesivos a los curas no previstos en la legislación.

  • 49 “Con este achaque o color hacen los corregidores autos jurídicos, oyendo las partes y tomando jura (...)

49Los curas se quejaban de que los corregidores no se contentaban con preguntar “de palabra” en el momento del pago a los caciques de la doctrina “si el sacerdote de ella les debe algunas cosas de los camaricos [sic] yerba o leña u otras cosas y si ha hecho ausencias“, sino que aprovechaban esta disposición para realizar acciones jurídicas por este concepto, aumentando los costos notariales y judiciales y reduciendo sus salarios.49

  • 50 “Memorial en que se contienen las cosas dignas de remedio”, de Benito Villafaña, Pira, 2 de abril (...)

50Estos excesos burocráticos no se restringieron a este punto sino que también se usaron para hacer efectivo el cobro del estipendio. “Cuando el sacerdote va a pedir su sínodo y estipendio dicen los corregidores que hable por petición y si acaso dicen [le contestan] que no hay para qué hacer costas que él dará su carta le dicen que se vuelva sin el salario y en efecto si no hay autos no hay sínodos”.50

  • 51 “Carta de Mogrovejo al rey”, Los Reyes, 30 de septiembre de 1583 (García Irigoyen, Santo Toribio, (...)

51El acoso de los doctrineros por parte de los corregidores fue denunciado también en el Concilio: “Los corregidores hacen informaciones de sus vidas y costumbres [de los sacerdotes], y los prenden y secuestran los bienes y no les permiten tener alguaciles”.51

  • 52 “Cuentas de tributos de Marca” (AGN, Juicio de Residencia, c. 19, e. 50, f. 157).

52A veces los curas tenían que recurrir a las autoridades superiores para que los corregidores les pagaran sus sínodos, como fue el caso de Diego González Freile, clérigo de la doctrina de Chaucayán, a quien se adeudaba los pesos de su salario que estaban “detenidos en la caja de este repartimiento” y se le pagaron “en virtud de una comisión del Señor Arzobispo dada al visitador Pareja”.52

  • 53 “A fines del siglo xvi, el arzobispo Mogrovejo llegó incluso a excomulgar a aquellos corregidores (...)

53Otra arma de los corregidores era el establecimiento de rebajas en los sínodos proporcionalmente a la disminución de los tributarios. Ello enervaba a los curas y a la alta jerarquía eclesiástica, que consideraban que la mengua de fieles no implicaba necesariamente una disminución en el trabajo y las necesidades del sacerdote. Por más que se intentó quitar esta facultad a los corregidores, no se consiguió anularla.53

  • 54 “Y en este presente sínodo se ha declarado que en el pueblo donde hubiere trescientos indios de tr (...)
  • 55 “Carta de Mogrovejo al rey”, Los Reyes, 10 de abril de 1588 (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo (...)

54El tema de los salarios de los curas se agravaba por la pretensión de la Iglesia de que las doctrinas tuvieran un número menor de feligreses en un contexto de galopante descenso demográfico —el requisito de los cuatrocientos requeridos fue rebajado a trescientos y hasta a doscientos.54 Para financiar los altos costos que supondría la implantación de doctrinas más pequeñas, las autoridades eclesiásticas proponían que se sacara el dinero de las cajas de comunidad de las encomiendas que fueran quedando vacas, suprimiendo a los corregidores y sus salarios, haciendo que los indios reservados tributasen con ese fin, y utilizando parte del tributo de los encomenderos.55

Cuadro 28. SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LAS REDUCCIONES DEL CORREGIMIENTO DE HUAYLAS EN 1593

Cuadro 28. SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LAS REDUCCIONES DEL CORREGIMIENTO DE HUAYLAS EN 1593

SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LA ENCOMIENDA DE RECUAY

SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LA ENCOMIENDA DE RECUAY
  • * En negrita, las cabeceras parroquiales.

Fuente: segunda visita de Mogrovejo, 1593, Libro de Visitas...
Note**

  • 56 AAL, Curatos, leg.10, e. 5, ff. 2-3.

55Sin embargo, cada vez que se aumentaba el número de curas dentro de una misma doctrina, se producían problemas para compensar los salarios. El nuevo cura se resistía a cobrar menos que el cura que había sido hasta el momento el único titular, y este se negaba a ver reducido su salario, lo que provocaba grandes pleitos. Así ocurrió en Guaraz cuando se produjo la división de la doctrina en 1610.56

  • 57 “Cuentas de los tributos de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 82-82v).

56De la misma manera, había que ajustar el salario, cuando se hacían reacomodos dentro de las propias doctrinas, al número de feligreses ganados o perdidos por cada cura, lo que producía el aumento o la reducción del salario del doctrinero. Por ejemplo, a principio del siglo xvii, los feligreses de la localidad de Guanchay, que pertenecía a la doctrina de Pampas —localidad donde se habían reducido indios de las guarangas de Ichocpomas y Allaucapomas—, fueron incorporados a la doctrina de Sucha (tal vez porque pertenecían a una pachaca de la guaranga de Allaucapomas), y para compensar este hecho, se descontó al cura de Pampas, el padre Guerra, por provisión de su sínodo, ciento quince pesos de salario que se entregaron a Juan Núnez de Salazar, el cura de Sucha.57

57Otro de los grandes frentes en el que los curas sentían resentirse su autoridad y su capacidad para decidir sobre asuntos que pertenecían al ámbito eclesiástico era el de la erección, ornamentación y arreglo de sus iglesias.

  • 58 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 268.

58Los curas se quejaban de que los corregidores boicoteaban la construcción o reparo de los edificios eclesiásticos, al no pagar el salario establecido para el trabajo que los indios hacían en las iglesias, “lo cual lo hacen los indios todos a su costa sin que el corregidor les pague cosa ninguna, así de la caja como de lo que les cabe de parte de Su Majestad”. Por ello, “aunque los sacerdotes les mandan a hacer algunas [cosas] que faltan en las iglesias los naturales han dado petición a Vuestra Señoría Ilustrísima para que se les mande pagar”, pues ellos “no querían trabajar sin su pago correspondiente”.58

59Pero sin duda alguna uno de los puntos más conflictivos en las relaciones entre los doctrineros y los corregidores era el de la administración y fiscalización del gasto de las rentas eclesiásticas de los tributos. Los sacerdotes habían sido excluidos de esta función por decisión expresa de Toledo, quien había decidido que una de las llaves de la caja de comunidad que en las ordenanzas anteriores estaba bajo la custodia de los curas pasara a ser controlada por los alcaldes.

60En otras épocas, los curas habrían podido intervenir en la planificación del gasto eclesiástico a través de su influencia sobre los indios, habitualmente dispuestos a mejorar sus iglesias. Sin embargo, dadas las circunstancias que hemos visto en el epígrafe anterior, los caciques y alcaldes, si bien tenían llaves de la caja, tampoco podían acceder a ellas, ni intervenir en el gasto de los fondos eclesiásticos, tanto porque el corregidor no se lo permitía, como por el hecho de que las propias cajas habían sido trasladadas a la sede del corregimiento y estaban prácticamente obsoletas.

  • 59 Carta de Mogrovejo al rey, fechada en abril de 1584, en que refiere lo ocurrido en el concilio pro (...)

61La subordinación de los doctrineros a los corregidores para el proveimiento de lo necesario para la construcción de las iglesias locales y para los ornamentos “y demás reparos necesarios”, fue denunciada por los obispos reunidos en el Concilio de septiembre de 1583, que dieron cuenta al rey de los problemas que dificultaban la doctrina y que debían ser resueltos. Durante el Concilio se denunció: “que siendo forzoso por la orden que está dada acudir a los corregidores de indios y a los oficiales de vuestra casa real” para construir y aderezar las iglesias, y siendo “como son personas seglares y que por ventura tienen algunas pretensiones o granjería provéese tarde y no lo que conviene y con más costa necesaria porque se entiende tener por esta ocasión diversos aprovechamientos los dichos corregidores y oficiales”.59

  • 60 “Cuando los curas desesperados porque el corregidor no les daba lo necesario mandaban cartas a la (...)

62Ante las largas que les daban los corregidores a sus peticiones para que les entregaran parte de los fondos necesarios para las iglesias, aduciendo que el asunto estaba en manos de la audiencia, muchos curas enviaban cartas a esa institución solicitando el dinero y, ante el silencio de esa instancia, decidían hacer la gestión personalmente en Lima, con los inconvenientes que eso tenía para sus feligreses y el costo adicional que esto suponía.60

63Un informe del cura Gutiérrez de Cárdenas, vicario de la provincia de Huaylas, hecho el 28 de febrero de 1585, corrobora esta situación. El sacerdote contrastaba la riqueza de la provincia “con la pobreza indecente” de las doctrinas:

  • 61 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 163-164. El vicario incluso relacionaba la lamentable (...)

Y lo que más es de sentir que teniendo como tienen las más de ellas y todas cantidad de dineros en las cajas de comunidad de mucho tiempo a esta parte sin que en ellas sean de provecho ni sirvan a cosa ninguna habiéndose de expender en aquello para cuyo efecto lo dan los indios y su majestad lo tiene ordenado [...] cuando se pide por parte de los curas reciben los corregidores mucha pesadumbre y no lo dan, o dan tan poco y con tanta tasa que no se puede hacer cosa de lo que se pretende [...].61

  • 62 De forma muy gráfica lo expresaba el vicario de Huaylas, el cura Gutiérrez de Cárdenas, en su info (...)

64Las mismas tácticas dilatorias y de aumento de los costos burocráticos usadas por los corregidores para posponer el pago de los salarios, las aplicaban para bloquear la entrega de los fondos eclesiásticos para la fábrica de iglesias y hospitales. Trataban así de agotar a los demandantes y provocar su renuncia.62

65Los desastrosos efectos de esta intromisión eran pintados con negrísimos colores. Se hablaba de la indecencia del culto exacerbada por el uso de mantas de indios como mangas de cruces y palio en las procesiones —se señalaba que incluso en uno de los lugares más ricos y adelantados, como Guaraz, se había llevado al Santísimo a un español debajo de una de esas mantas con “grandísima indecencia”. Las iglesias se encontraban sin puertas, llaves ni cerrojos, lo que facilitaba que los indios se llevaran de noche a los muertos a sus antiguos enterramientos y huacas. Además, la escasez de ornamentos provocaba hechos escandalosos, como cuando los indios, al trasladarlos de un lugar a otro, hacían burlas y escarnios de ellos o “sus lantras y ceremonias antiguas”. También el santísimo óleo y crisma se trasladaba a los diferentes anexos de cada doctrina con gran precariedad, en petaquillas, por no haber cofres ni llaves, dándose el caso de que en el transcurso del viaje se sentaban los indios fuera del camino y se comían “en sus locros el dicho Santo Oleo”. Por otro lado, resultaba penoso que en Semana Santa se hicieran los oficios con gran indecencia, usando “candelas de sebo” a falta de las de cera.

66La Iglesia no se quedó inmóvil frente a esta situación. En una lucha sin cuartel desarrollada durante la década de 1580, el arzobispo Mogrovejo y los curas de las reducciones, aliándose a los caciques, lograron revertir este escenario.

Notes

1 “Dos sumandos esenciales condicionaban la bondad y riqueza de un corregimiento, es a saber: nutrida población y cajas de comunidad con abundante capital. Este par de alicientes constituía el cebo que concitaba la codicia de los postulantes a las plazas de corregidor” (Lohmann, El corregidor…, p. 343).

2 Aludiendo a la absoluta libertad e impunidad con que manejaban esto fondos. Lohmann, El corregidor…, p. 315.

3 Usaremos el término “comunidad” o “comunidades” tal como era utilizado en los siglos xvi y xvii, es decir, en el sentido de patrimonio corporativo (como sinónimo de bienes de comunidad, caja de comunidad). “Es decir se lo usaba para denominar la propiedad colectiva de un grupo de indios, no así al grupo mismo” (Carmen, Apuntes…, p. 1).

4 Por cierto, al respecto no confundir el cargo de gobernador con el del funcionario hispano que tenía el mismo nombre y que solía ejercer las mismas funciones que el corregidor: “el gobernador es esencialmente una autoridad similar al corregidor, con la única diferencia de que ejerce señorío sobre una área más extensa de territorio y disfruta de ciertas facultades en un radio mayor”. Véase sobre este tema Lohmann, El corregidor…, pp. 360-368. En Huaylas, por ejemplo, el cargo de gobernador tenía ese nombre.

5 Alperrine-Bouyer (La educación…, p. 15) señala que constituyó una decisión del virrey Velasco. Sin embargo, la autora no cita ninguna referencia documental o bibliográfica que apoye esta afirmación.

6 Espinoza Soriano plantea que el segundo era reemplazante interino del primero por algún motivo importante: enfermedad, vejez, incapacidad física o mental. Espinoza Soriano, “Huaraz…”, p. 67.

7 “Martín Enríquez al rey, relación de los oficios que se proveen en el Perú (capítulo 11), Los Reyes, 8 febrero de 1583”, en Juicio de límites…, tomo I, p. 156. Podría haber sido el propio Enríquez quien introdujera esta innovación, pues el cargo de gobernador y la disociación del mismo del título de cacique era habitual y de larga data en la Nueva España, virreinato donde había ejercido el cargo de virrey Enríquez en la década anterior.

8 “La decisión del virrey Velasco de disociar el título de cacique de la función de gobernador contribuyó también al decaimiento de su condición” (Alperrine-Bouyer, La educación…, p. 15).

9 “Testimonio de D. Miguel Curas, gobernador de la guaranga de Ichochonta [y los caciques de piscapachaca de dicha guaranga] [...], Don Baltasar Libiac Hananpa gobernador de la guaranga de Allaucapomas [y otros caciques de piscapachaca] [...] D. Cristobal Collas gobernador de la guaranga de Ichopomas y [otros caciques de piscapachaca] en el juicio de residencia del corregidor M. Pérez de Maridueña. San Ildefonso de Recuay, 10 de octubre de 1605” (AGN, Juicio de Residencia, c. 19, e. 50, f. 58v).

10 Según Lohmann, “desde la reforma del virrey Toledo, se giraban 280.849 pesos ensayados para el estipendio de los doctrineros; 181.305 para cubrir sueldos de los corregidores; 53.920 para abonar proventos a curacas y segundas personas; 3.073 para subvencionar los hospitales de indio, y finalmente, 5.541 para sufragar la aportación estatal para la construcción de edificios religiosos. Sumaban estos conceptos 524.688 pesos ensayados; el remanente de 859.540 era la renta que se distribuía entre los encomenderos. Es decir, que mientras estos percibían el 62.9% de la tributación, a los corregidores, en concepto de remuneración, se destinaba solo el 13.9%. A tenor de un informe de los contadores del Tribunal de Cuentas de Lima (1609), dicha proporción era distinta, bien que en el fondo no difería mucho: del monto total de la tributación, el 40% pasaba a lucrar a los encomenderos, el 26% se destinaba a sueldos de los corregidores y de los defensores y protectores de los naturales, los doctrineros recibían un 20%, los curacas y jefecillos indígenas el 10% y, finalmente, hospitales y fábricas de la iglesia, un 2% cada ramo” (Lohmann, El corregidor…, p. 128).

11 Y eso que se les habían descontado doscientos treinta pesos de la tasa anterior por este concepto “que en lo contenido en el auto de residuo en lugar de 376 pesos cinco tomines, tres granos y medio que le pertenece prorrata de los 400 pesos que están aplicados para el dicho efecto por la tasa de Toledo porque los 230 p., 5 t. y 3 granos y medio restantes se han hecho buenos a los dichos indios en virtud del auto de residuo y por los dos tomines nueve granos y medio a cada indio tributario como se trató en el primer capítulo de la retasa” (“Cuentas de tributos de la encomienda de Guaraz”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 112).

12 “Que los han de haber por mitad el cacique de la parcialidad de Ichochuaraz y el de la de Allaucahuaraz” (47 pesos cada uno; AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 112v).

13 “Ordenamos y de común consentimiento establecemos que de cualesquiera rentas y bienes eclesiásticos se haga la contribución en esta forma. Que de los diezmos, beneficios, capellanías, hospitales, cofradías, conforme al decreto del mismo Concilio, ora sean rentas episcopales, ora capitulares, ora beneficiales y también de las doctrinas de indios, aunque sean religiosos los que los tienen a cargo se saquen tres por ciento y se apliquen, y desde ahora sean aplicados para la dicha obra de los seminarios, a la cual cuota (que es harto moderada) todos los clérigos y personas sobredichas sean obligado en conciencia, otrosí, que los mayordomos y oficiales, o cualesquier personas a cuyo cargo esté el pagar las dichas rentas y bienes eclesiásticos, reserven y retengan la dicha cuota de tres por ciento para el seminario, cuya fundación y administración han de tener a su cargo los obispos con toda fidelidad, poniendo la solicitud necesaria para que tenga efecto” (Vargas Ugarte, Concilios limenses…, cap. 44, pp. 191-192).

14 Lohmann, El corregidor…, p. 344. Así lo expresaba el arzobispo Mogrovejo: “Todas las provincias de los naturales de este arzobispado tienen de ordinario mucha suma de pesos de plata y por las ordenanzas de los virreyes están aplicadas a las fábricas de dichas provincias los cuales siendo de la iglesia son espirituales y están aplicados para los reparos y ornamentos de las dichas iglesias. Este dinero entra en poder de los corregidores de los partidos donde caen las dichas iglesias y perteneciendo las visitas de ellas y de lo que a ellas pertenece a mí y a mis visitadores no permiten se tome de ello cuenta ni que se distribuya al parecer del prelado. A cuya causa padecen las iglesias gran pobreza y necesidad de ornamentos y de lo demás necesario y la plata está retenida en la caja, sin fruto y en poder de los corregidores […] Asimismo, hay aplicados por las dichas ordenanzas cierta suma de pesos para los hospitales de los pueblos de indios, los cuales hasta ahora no he entendido se distribuyen entre los pobres enfermos que ocurren a los dichos hospitales; antes por entrar esta plata en poder de los dichos corregidores ni hay hospitales con pobres ni aderezo, chico ni grande” (“Carta de Mogrovejo al rey”, Los Reyes, 27 de abril de 1583, García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 127-128).

15 Obsérvese que el título que se autoadjudican es el de gobernadores y caciques del pueblo de Sucha, no de la guaranga de Allaucapomas a la que pertenecían, ni de las pachacas correspondientes que se habían reducido en él. Sobre este asunto volveremos luego.

16 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 173-174.

17 Ibíd., pp. 174-175. Las quejas de los caciques eran semejantes en los vecinos corregimientos y en otras partes del arzobispado de Lima y de los obispados de Charcas y Cuzco. Véase, por ejemplo, la petición de don Alonso Huacán Potmaca, cacique y gobernador de la guaranga de Ocros, de la encomienda de don Hernando Nino, en el corregimiento de Cajatambo, quien se quejaba de que si bien “nosotros contribuimos para la fábrica de nuestras iglesias todos los años y tercios que se recoge el tributo […] no vemos en qué se expende y así tenemos todas nuestras iglesias pobrísimas de lo necesario y de lo que para el tal efecto pertenece; asimismo, padecen nuestros indios enfermos grandísima necesidad” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 158). En este mismo tomo se encuentran ejemplos del arzobispado del Cuzco y del de Charcas.

18 “Carta del clérigo Diego Rodriguez Saavedra al arzobispo Mogrovejo”, Copa, 6 de febrero de 1585 (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 150).

19 Del tipo de las que siguen: “25 pesos y 6 tomines ensayados que dio de pago al maestro Pareja visitador eclesiástico por lo que perteneció al colegio seminario de lo que montó el tomín de hospital deste repartimiento en cuatro años que corrieron desde el principio de 1602 y se cumplieron por Navidad de 1604 [...] 13 pesos, 4 tomines y 6 granos ensayados que dio e pagó a Bernardino Melendez comisario par la cobranza de la cuarta que se paga al hospital de Santa Ana en virtud de la provisión del Conde de Monterrey y los pagó para en cuenta de 165 pesos 6 tomines que cupieron de la dicha cuarta a esta caja de que doy carta de pago y la dicha provisión y autos que sobre ello se hicieron que está en la data de salarios de caciques [...]” (“Revisión de las cuentas de los tributos de la encomienda de Recuay”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50).

20 “Revisión de las cuentas de tributos de la encomienda de Huaylas” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 38).

21 “Revisión de las cuentas de tributos de la encomienda de Marca, descargo” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 153).

22 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 174-175.

23 “Por nos y en nombre de los demás indios nuestros sujetos de los dichos pueblos decimos que nosotros y los dichos indios pagamos y contribuimos en cada un año, cada indio con un tomín ensayado para el hospital y es así que en estos nuestros pueblos no tenemos hospitales ni se nos da cosa ninguna para curar nuestras enfermedades, ni medicinas para el dicho efecto” (“Carta de los curacas y gobernadores del pueblo de Loris y D. Diego Matua y D. Diego Llacja Anampa y D. Carlos Guamal Llibiac, caciques del pueblo de Sucha” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 173-174).

24 Los caciques de Guaraz mencionaban este hecho en su declaración “y asimismo han oído decir que el dicho Pérez de Maridueña ha hecho algunas pagas de lo procedido del tomín de hospital a Juan de Paz maestro cirujano desta provincia por nombramiento que tiene del señor D. Luis de Velasco virrey que fue destos reinos la cual paga no se le debía de haber hecho por no haber acudido a curar los enfermos deste pueblo porque aunque ha venido a este pueblo ha sido acompañando al dicho gobernador y a tomar certificación de su venida sin acudir a la necesidad de los enfermos ni cumplir con su obligación porque su asistencia es en el pueblo de Yungay atento a lo cual los dichos caciques piden que el dicho cirujano se quite pues a ellos no se les sigue provecho ninguno de la costa y salario que lleva” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 100v).

25 Visita de Yungay, cuarta visita de Mogrovejo, 1604 (Mogrovejo, “Relación…”; Libro de visitas…, p. 354).

26 AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 60v.

27 “Testimonio de los caciques de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 60v). Los de Guaraz, en su declaración, manifestaban lo mismo: “que por el tomín del hospital en que cada indio está tasado ha pagado cada indio tributario en cada tercio tres cuartillos los cuales están metidos y se incluyen en los trece reales y un cuartillo que pagan en plata con lo que asimismo les está repartido para la catedral de Los Reyes que es a cada indio medio real en cada tercio por lo cual los dichos caciques han cobrado de todo los indios tributarios deste repartimiento y lo han entregado al dicho Pedro de Espindola y que después que está en esta dicha provincia el dicho Melchor Pérez de Maridueña por una vez les ha dado para los enfermos deste repartimiento ocho botijas de vino, seis botijas de miel, veinte panes de azúcar, cuatro botijas de aceite y una jeringa lo cual entregó al dicho Hernando Marcapoma todo lo cual se ha gastado excepto dos botijas de aceite” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 101v.-102). Véanse también en este mismo expediente los descargos del tomín de las cuatro reducciones en los que el corregidor menciona las partidas de gastos por ese concepto, que incluían los “regalos” para los indios, y en los que la partida más cuantiosa era siempre la correspondiente al salario del cirujano Juan de Paz. Como ejemplo, incluimos las cuentas presentadas del tomín de Recuay: “Dio en descargo 374 pesos, 7 tomines ensayados por 585 pesos y 4 reales de a ocho el peso que dio y pagó a Julián Rodriguez de Valdés por el vino, miel y azúcar que del se compró para los indios enfermos de los hospitales de dicho repartimiento de Recuay que se le pagaron del procedido del dicho tomín” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 86v.-87). Véase además: “Descargo de los pesos pertenecientes al tomín de hospital de Guaraz: 90 pesos al cirujano desta provincia por su salario de dos años que sirvió el oficio (de 602 a 604) a razón cada año de 45 pesos de que dio 2 cartas de pago; 8 pesos y 3 tomines por lo que cupo al colegio seminario a razón de 3 por ciento de 4 años (600 a 604), 170 pesos, 7 tomines que dio e pagó a Alonso González por el vino, aceite, miel y azúcar y una jeringa que del se compraron para los indios enfermos del hospital de el dicho pueblo de Guaraz” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 125).

28 Efectivamente, en la cuarta visita del arzobispo Mogrovejo, en 1604 aparece viviendo en Yungay el “gobernador [corregidor] Melchor Pérez de Maridueña con su mujer e hijos y servicio de indios y negros” (Libro de visitas…, p. 354).

29 28 de agosto de 1605, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 8.

30 “Testimonio de los caciques de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 58).

31 AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 58.

32 “Que la caja de comunidad del repartimiento y encomienda está en este dicho pueblo en casa del dicho D. Martin Xambo Taica y las llaves de tres cerraduras han estado y están la una en poder del dicho M. Pérez de Maridueña [corregidor] y la otra tiene el dicho D. Martin Xanbo Taica y la otra hará tres años y medio que falta que se perdió en poder de D. Francisco Maeco Yaniax difunto cacique principal que fue deste dicho pueblo con la cerradura de la dicha caja la cual no tiene dinero ninguno ni lo ha tenido de mucho tiempo a esta parte y que los tributos de la dicha encomienda los han cobrado de los indios tributarios los caciques pachacas y piscapachacas con el dicho D. Martín gobernador de dicho repartimiento (y se lo han pagado al teniente de gobernador que además tenía poder de Hdo de Torres para cobrar sus tributos) y no se han metido en la caja y solo saben que por su orden y en virtud de sus mandamientos los dichos caciques han pagado el sínodo y estipendio a los dos sacerdotes que doctrinan los pueblos de la dicha encomienda y que la dicha caja no ha tenido ni tiene más guarda que haber estado en casa del dicho gobernador” (“Testimonio de los caciques de Marca en el juicio de residencia a Pérez de Maridueña”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 136-136v.

33 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 173-174.

34 Saravia-Lohmann, Francisco de Toledo…, tomo II, pp. 39-46.

35 Cebayos López, “La caja de censos…”, p. 272.

36 “Cuenta del principal y réditos de los censos que ha pagado y debido pagar a la caja de indios desta Real Audiencia pertenecientes a diversas comunidades [el principal era un total de 249.620 pesos y los réditos sumaban 11.151]” (AGN, Real Audiencia, Caja de Censos, leg. 2, f. 25).

37 “Cuentas de tributos de la encomienda de Marca” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 156).

38 Citado por Escobedo, Las comunidades…, p. 109.

39 Provisión de don Luis de Velasco dada en Los Reyes el 3 de diciembre de 1603, inserta en un expediente judicial de 1610 (“Expediente seguido por don Diego Gutierrez de Mendoza, protector de los naturales de la provincia de Xauxa en nombre de los caciques principales del repartimiento de Hananhuanca para que sean socorridos los indios tributarios en sus pagas con los réditos que producen los censos que tienen en la ciudad de Los Reyes”, AGN, Real Audiencia, Caja de Censos, leg. 3, e.1, ff. 2-2v.). Como la cédula anterior no se cumplía, el virrey volvió a reconfirmarla en 1610 en respuesta a la queja de los caciques de Jauja, enfatizando que se hiciera saber a los indios los beneficios que suponía tener la renta de la caja de censos: “que de aquí adelante hagais que los repartimientos e pueblos de vuestro distrito que tuvieren censos de los réditos de ellos se les dé en cada seis meses la cantidad de pesos que bastaren para el tributo que deben pagar en plata conforme a la tasa la cantidad que tuvieren menos cuando no alcanzare y en un día de fiesta después que hayan salido de misa cuando estén juntos y congregados todos los indios de cada pueblo de los de tal repartimiento que tuvieren la dicha rata y censo les advertiréis y daréis a entender en su lengua la cantidad de pesos con que se les socorre para la paga de los dichos tributos con la cuenta y claridad de lo que a cada indio cabe a pagar menos de tributo para que aquello donde paguen menos y los caciques y principales no lo cobren de ellos por entero ni se lo pidan otra vez y entiendan y sepan el beneficio que reciben de la utilidad que se les sigue en tener la dicha renta y mando al administrador o persona a cuyo cargo es o fuere la cobranza de los réditos de los dichos censos de el pague en cada seis meses por libranza vuestra la cantidad de pesos que así bastare para la paga de los tributos” (AGN, Real Audiencia, Caja de Censos, leg. 3, e.1, ff. 3-3v).

40 Guamán Poma de Ayala, Nueva crónica…, tomo II, p. 469.

41 Tercer Concilio…, cap. 42, pp. 104-105. Ni qué decir tiene que los obispos reunidos en el concilio consideraron esta práctica aberrante, pues los corregidores no dejaban de ser personas legas. El concilio la abolió, al considerarla “contra las ordenanzas reales y en vituperio del estado eclesiástico”.

42 “Carta de Mogrovejo al rey”, García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 34.

43 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 52.

44 Ibíd., p. 51.

45 Ello se concretó en el Tercer Concilio Limense, alegando que “los delitos de los indios que pertenecen al fuero de la Iglesia se han de castigar más con pena corporal que no con espiritual”.

46 El Cuarto Concilio buscó neutralizar estos problemas, especificando que los corregidores “no debían entrometerse en las causas de las ausencias, ni en las deudas con sus feligreses [...] todo ello era prerrogativa de los jueces religiosos”.

47 Lohmann, El corregidor…, pp. 418-419.

48 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 265.

49 “Con este achaque o color hacen los corregidores autos jurídicos, oyendo las partes y tomando juramento en forma de derecho a los tales caciques y echando fuera de sus tribunales a los sacerdotes [...] y como hay autos jurídicos y peticiones de parte llevan sus escribanos derechos de sínodos (un peso y hasta dos según son los autos para cada sacerdote)” y “había un orden, si así se puede llamar que está introducido en esta provincia, y es que disimuladamente proceden los corregidores contra los sacerdotes doctrinantes porque con color de preguntar si deben algo a los indios, o han hecho ausencias toman juramento y dicen en los autos palabras jurídicas y examinan a los indios y llevan a un escribano derecho de los autos en cada testimonio” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 265).

50 “Memorial en que se contienen las cosas dignas de remedio”, de Benito Villafaña, Pira, 2 de abril de 1585 (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 268).

51 “Carta de Mogrovejo al rey”, Los Reyes, 30 de septiembre de 1583 (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 34).

52 “Cuentas de tributos de Marca” (AGN, Juicio de Residencia, c. 19, e. 50, f. 157).

53 “A fines del siglo xvi, el arzobispo Mogrovejo llegó incluso a excomulgar a aquellos corregidores que habían hecho rebajas en los sínodos pero la Corona dio la razón a los corregidores y le obligó a levantar la pena” (Lohmann, El corregidor…, pp. 420-423).

54 “Y en este presente sínodo se ha declarado que en el pueblo donde hubiere trescientos indios de tributo o doscientos se ponga cura propio que resida allí y que en otros pueblos mayores, si pasasen de cuatrocientos indios de tributo se ponga más que un cura conforme al número que hubiere” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 46). Argumentaba el arzobispo que “no se puede encomendar el cuidado de tanto número de indios, con buen conciencia, a tan pocos curas, sino es en caso que no se hallen más número de curas idóneos” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 312).

55 “Carta de Mogrovejo al rey”, Los Reyes, 10 de abril de 1588 (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 312-315).

56 AAL, Curatos, leg.10, e. 5, ff. 2-3.

57 “Cuentas de los tributos de Recuay” (AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 82-82v).

58 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 268.

59 Carta de Mogrovejo al rey, fechada en abril de 1584, en que refiere lo ocurrido en el concilio provincial celebrado el 15 de agosto de 1582. En una parte referida al estado eclesiástico “de estas partes” comenta este tema. García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 127-128.

60 “Cuando los curas desesperados porque el corregidor no les daba lo necesario mandaban cartas a la audiencia y viendo que no se les responde a ello […] se han ido en persona desamparando las doctrinas, dejándolas sin sacerdote a la Real Audiencia y han parlado ante su señoria solicitándole que de lo que tan largo tiempo que han solicitud de ello y volviéndose algunas veces sin remedio alguno que así ha sido ocasión de quedar los indios de la doctrina sin oir misa ni quien les diga la doctrina y morirse sin la administración de los Santos Sacramentos y cometerse muchas maldades así de idolatrías y borracheras y otros insultos y pecados” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 176).

61 García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 163-164. El vicario incluso relacionaba la lamentable situación de las iglesias y hospitales con los recurrentes temblores de tierra que se estaban produciendo en ese arzobispado, interpretándolos como una manifestación de la ira que producía a Dios la situación de las iglesias indias. García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, p. 179.

62 De forma muy gráfica lo expresaba el vicario de Huaylas, el cura Gutiérrez de Cárdenas, en su informe de 1585: “cualquiera provisión o recaudos que se haya de sacar de la audiencia real para lo que conviene a las iglesias se pagan de las fábricas y muchas de ellas a costa de las mismas iglesias [...] por no querer los corregidores dar y proveer libremente las tales necesidades importantes para el culto divino […]” y “el estilo que suelen tener los corregidores en esta provincia es que por evadirse de las muchas importunaciones que sobre este caso les suelen dar los curas, suelen mostrar una taleguita con hasta siete u ocho pesos de plata y dicen que no tiene más plata las iglesias, todo a fin que no se le pida y es claro que tiene muchos dineros atrasados así del tomín que pagan los indios como de las faltas de doctrinas y ausencia de sacerdotes” (García Irigoyen, Santo Toribio, tomo IV, pp. 268 y 163-164), respectivamente.

Notes de fin

* En negrita, las cabeceras parroquiales.

Table des illustrations

Titre Cuadro 22. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS (HACIA 1600)
Légende Fuente: AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 25v.Nota: p. = peso; t. = tomín.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Titre Cuadro 23. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE RECUAY (HACIA 1600)
Légende Fuente: “Salario [anual] aplicado a los caciques en las guarangas de la reducción de Recuay”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 72-73v.Nota: p. = peso; t. = tomín; g. = grano.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 467k
Titre Cuadro 24. SALARIOS DE LOS CACIQUES DE LA REDUCCION DE GUARAZ (HACIA 1600)
Légende Fuente: “Cuentas de tributos de la encomienda de Guaraz”, AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, f. 110.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Titre Cuadro 25. TASA DE LAS DOS GUARANGAS DE GUARAZ REDUCIDAS EN EL PUEBLO DE SAN SEBASTIAN DE GUARAZ (1593)
Légende Fuente: AGN, Juicio de Residencia, 19, e. 50, ff. 72-73v.Nota: p. = peso; t. = tomín; g = grano.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 111k
Titre Cuadro 26. CONTRIBUCION DE LAS ENCOMIENDAS DE HUAYLAS PARA LA CATEDRAL DE LOS REYES, IGLESIA DE LIMA, EN 1601
Légende Fuente: “Repartimientos, indios dellos y lo que pagan de tributo en todo el distrito de la ciudad de Los Reyes y lo que toca pagar a cada repartimiento a los indios y al tributo libre de costas de los encomenderos”, AGI, Lima, 300.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 657k
Titre Cuadro 27. COMUNIDADES (JURISDICCION CIVIL) EN LAS LOCALIDADES DE LA REDUCCION DE HUAYLAS SEGUN LAS VISITAS DE MOGROVEJO
Légende Fuente: Segunda y Cuarta visitas de Mogrovejo, 1593 y 1604, respectivamente. Libro de Visitas...
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 863k
Titre Cuadro 28. SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LAS REDUCCIONES DEL CORREGIMIENTO DE HUAYLAS EN 1593
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Titre SINODOS DE LAS DOCTRINAS DE LA ENCOMIENDA DE RECUAY
Légende Fuente: segunda visita de Mogrovejo, 1593, Libro de Visitas...Note**
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6550/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M

© Institut français d’études andines, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr