Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz (1900-1948)

 | 
Laura Escobari de Querejazu

Introducción

Texte intégral

  • 1 El libro se publicó en 1990 bajo el título 113 años de Historia. Sociedad Católica de San José.

1¿Por qué una historia de la mentalidad social y la niñez abandonada en La Paz a principios del siglo xx? Me gustaría decir que fue por una preocupación personal en torno al menor abandonado en extrema pobreza y que actualmente pulula en la ciudad de día y de noche, aspirando clefa o gasolina, que se ocupa mayormente de lustrar zapatos o de limpiar vidrios de los automóviles en las esquinas de las calles. Razón suficiente para un investigador social, pero no fue así. Me acerqué al tema en 1989 cuando me propusieron escribir la Historia de la Sociedad Católica de San José1, institución ampliamente conocida en La Paz por su labor de atención por más de un siglo a niños huérfanos, habiendo pasado por diferentes etapas de desarrollo hasta la actualidad. La intención de la directiva de la Sociedad, era dar a conocer a la ciudad, al país y al mundo exterior la actividad centenaria de una institución en permanente trabajo y renovación en proyectos de cuidado de menores para –por un lado–, respaldar una amenaza de expropiación de los predios de la institución por parte de la Alcaldía municipal, y por otro, para tener un instrumento que facilitara la consecución de financiamiento del país y del exterior procedente de organizaciones no gubernamentales con el fin de seguir perfilando y atendiendo a menores en peligro de abandono en la ciudad.

2Cuando en 1993 decidí realizar el doctorado en la uned, Alicia Alted impartía la materia Historia de la Cultura. En mi primera visita a Madrid en pos de esta empresa le comenté del libro sobre la Sociedad y el Orfanato San José, el tema le interesó y me sugirió realizar el marco teórico para aquella investigación. A partir de entonces quedé prendada del tema, por la importancia de conocer un mundo marginal totalmente desconocido e innovador en la metodología para la Historia de La Paz y de Bolivia. Conocer los móviles internos que indujeron a los actores de la sociedad paceña hacia diferentes actitudes, era una invitación muy atractiva, además me ofrecía un acercamiento ideal para estudiar la representación del imaginario social sobre los huérfanos y la mentalidad que movía a quienes se ocupaban de ellos, tanto desde los cargos gubernamentales, como del ámbito privado de elite y de todos los estamentos de la sociedad.

3Mentalidad social y niñez abandonada en La Paz 1900-1948, trata de representar el imaginario social que dirigió las acciones de la clase alta de la sociedad paceña, tanto en las esferas de las acciones particulares de beneficencia, como en el ámbito público en el cuidado de niños huérfanos y en estado de abandono en la ciudad entre los años 1900 y 1948. El año 1900 coincide con el fin de la Guerra Federal de 1899, la misma que por razones económicas y segregacionistas norte-sur en Bolivia, traslada la sede de gobierno de la sureña Sucre a La Paz, al ñor occidente del país. El año 1948 corresponde a la creación del Patronato Nacional del Menor, cuando los derechos de los niños a nivel mundial y la madurez y conciencia general al interior del país, hicieron que el Estado asumiera las primeras acciones a favor del menor en general y del niño abandonado en especial. De todas maneras, para un estudio de mentalidades y sentimientos sociales las fechas resultan aleatorias y obedecen exclusivamente a fines metodológicos.

4Es preciso, en un primer momento, profundizar y delimitar el alcance de la ruptura de la continuidad, que supuso el traslado de la sede de gobierno de Sucre a La Paz, puesto que va a ser uno de los aspectos claves de desarrollo de la Tesis. En primer lugar, ahondando en el quiebre del poder que supuso el traslado de la sede de gobierno es necesario decir que la oligarquía chuquisaqueñas o sucrense, que se habían enriquecido con la minería de Potosí, se vio desfavorecida y, en lugar de abrirse a nuevas formas de pensamiento político, se mantuvo en su conservadurismo y se quedó anquilosada en el tiempo. En contrapartida, el traslado de la sede de gobierno a La Paz deteiminó que el poder político y económico, pasara de manos de los conservadores a las de los liberales, a la clase alta paceña, cuya riqueza estaba adscrita al latifundio y al bienestar económico que le brindaba el estar situada en un lugar clave para el desarrollo comercial del país. Un segundo momento de ruptura es el que se dio como consecuencia de la Guerra del Chaco (1933-36), cuyas repercusiones movieron al país a tomar conciencia de la existencia de muchos sectores sociales subalternos y excluidos. Una de las cuales fue la creación del Patronato Nacional de Fluérfanos de Guerra, del cual surgió luego el Patronato Nacional del Menor en 1948.

  • 2 Rodríguez Pablo, Mannarelli María Emma, 2207,13.
  • 3 Lawrence Stone, 1973, 69-72.
  • 4 Les enfants au xix e siècle., 2001, 8-9. Según Rollet, los testimonios de los adultos son lo único (...)

5Algunas preguntas son clave para entender el cambio de mentalidad en la sociedad paceña, entre 1900 y 1948 respecto a la niñez abandonada. He procurado establecer en qué medida la disrupción del orden político dio origen a una nueva mentalidad y nuevos sentimientos hacia la niñez abandonada, cómo el nuevo sentimiento hacia la niñez influyó en la mentalidad y actitudes para mejorar el trato a los niños en general y de los desposeídos en especial. En ese sentido pretendo dejar muy claro que las preocupaciones sobre la circunstancia social del niño en Bolivia, –como en el resto de América Latina a fines del siglo xix– fueron tardías, sólo hacia 1910 se empezaron a gestar en varios países expresiones que clamaban por resolver sus problemas.2 En ese sentido se quiere ir más allá, satisfaciendo la curiosidad de los historiadores de conocer los móviles internos y las profundidades de la historia, allí donde radican los sentimientos, la moral, el honor, la generosidad, la cortesía, residentes todos ellos en el imaginario colectivo de la sociedad. También abarca aspectos históricos de índole popular, social y cultural de “las masas” que son tomadas en cuenta por los “nuevos historiadores”, como fuentes de estudio de las instituciones, como leyes, costumbres, gustos, tradiciones creencias, convicciones, magistraturas, festivales, pasatiempos, al igual que ritos y ceremonias que se dan dentro de cierta unidad nacional.3 Analiza también el entorno de la mujer, su propia incursión en la acción benéfica, desde dos puntos de vista, el propio y el de la sociedad a la que pertenecía. Procura introducirse en el sentimiento del propio niño, en torno a su situación de abandono y orfandad, en base a testimonios y escritos de poetas que fueron niños a principios del siglo xx, como lo hizo a su vez Catherine Rollet para estudiar a los niños de Francia a fines del siglo xix,4 así como establecer diferencias entre aquellos que no lo eran. Incursiona así en la historia de los sentimientos, que determinaban el comportamiento de unos y otros. La introducción de una serie de opiniones y creencias colectivas sobre el concepto de niño, su educación, su fortuna o penuria son introducidas a través del análisis de trozos literarios, que en los últimos tiempos también sirven de fuentes para la historia. Pero los temas centrales giran en torno a la beneficencia como acción moral de los actores es el hilo conductor del trabajo, aunque otros también los acompañan, como la caridad burguesa, la indiferencia y hosquedad de las órdenes religiosas, junto con el honor, el prestigio social, el anticlericalismo, el feminismo, la masonería católica, la miseria, el choque cultural europeo e indígena y las redes de poder local.

  • 5 Jacques Le Goff, 1984, 87.
  • 6 Corcuera de Mancera Sonia Voces y Silencios en la Historia. Siglos xix y xx, pag. 214. 1997.
  • 7 Foucault, Michel citado por Sonia Corcuera de Mancera Voces y silencios en la historia. Siglos xx (...)

6En un seguimiento cercano de la vida cotidiana de esos cuarenta y ocho años, he querido aproximarme a ese cúmulo de sentimientos albergados en la conciencia social, de quienes rodeaban el mundo de la niñez abandonada. Y desde el momento en que los debates por el conocimiento de la verdad, han revolucionado la historia, el acercamiento a los sentimientos, será un ejemplo claro de lo ambiguo e incierto que resulta aquel mundo, como planteara Le Goff. 5Quiero añadir además que como el seguimiento de una línea teórica de trabajo es una opción personal y está íntimamente ligada a las convicciones y creencias más profundas y arraigadas del investigador, lo que es la Historia y su propio papel social, son resultado de una formación que no se puede improvisar. Pretender seguir sin abrirme hacia nuevas metodologías de historia de la cultura, no era posible sobre todo para trabajar la concepción de ideas en torno a lo social y cultural, que son impensados y de representación ambigua. El desarrollo de la historiografía en torno al papel del historiador, con principios subjetivos de los cuales no se puede despojar, para dar lugar a una historia interpretativa, que consigue designar los residuos del análisis histórico, es metodológicamente un aspecto crucial en el presente libro. En otras palabras, la presente, es una historia de mentalidades, que busca una la mejor comprensión de las percepciones y sentimientos que se descubren en los documentos. De acuerdo a lo planteado por Foucault, en la comprensión de lo impensado, son las rupturas de las continuidades las que revelan los escenarios de las mentalidades, de aquello que constituye el meollo mismo de una discontinuidad. La presencia de fenómenos de ruptura es fundamental y reveladora para nuestro tema. Se trata de “detectar la frecuencia de las interrupciones”, dando la espalda a los procesos de lenta evolución de los conocimientos.6 Tendremos en cuenta nociones ruptura de continuidades tales como el traslado de la capital de Sucre a La Paz o la Guerra del Chaco, como transformaciones visibles que nos pueden mostrar lo “impensado”.7

  • 8 En las páginas de las principales revistas oficiales, la American Historical Review y la Revue His (...)
  • 9 Stone, Lawrence cita a Bill G. Edward University Reform in Nineteenth Century Oxford. A Study of Н (...)
  • 10La Historia у las Ciencias Sociales en el siglo xx. En: El pasado у с/ presente. 1986. 15-59.
  • 11La política En: Hacer Historia. Jacques Le Goff y Pierre Nora, Comps. Ed. Laia/Barcelona, 1984, (...)
  • 12 Naturaleza de la cultura En Introducción a la Antropologia. 1974, 260-284.
  • 13Historiay Antropología en: Revista de Occidente, Madrid 137, octubre, 1990, 54-74.
  • 14 El queso y los gusanos. Barcelona 1981.
  • 15Las formas de la Historia Social En. Historia Social, 1991.
  • 16Comprender lo cotidiano:.Antropología social e Historia social. En: Quaderna Storici 60, 115-128
  • 17Historia y Antropología En: Historia Social 3, 1989, 62-80.
  • 18Folklore, Antropología e Historia Social. En: Historia Social 3, 1989, 81-102.
  • 19 Sobre Historia de las Mentalidades e Imaginario. Madrid. 1991.
  • 20El mundo como representación En: Historia Social., 1991, 163-175.
  • 21La Antropología cultural y el concepto de cultura. Teorías de la Cultura y Métodos antropológico (...)
  • 22 Radding, Charles M. "Antropología e Historia o el Traje Nuevo del Emperador". En: Historia y Antro (...)

7Para sustentar el bagaje teórico y metodológico en el que me apoyo, he tomado en cuenta el viraje del interés de los historiadores hacia las ciencias sociales a finales de los años sesenta,8 cuando la historia empezó a ocuparse de un vasto campo de historia social, estudiando toda una gama de instituciones subyacentes por debajo del nivel de aquellas encontradas en el estado-nación. Entonces, hizo su aparición una nueva clase de historia sociocultural, que analizaba la opinión pública a través de medios de comunicación, de divulgación de literatura censurada, de interacción entre la alta cultura y la cultura popular y finalmente la cultura de las masas semialfabetas, como un campo de estudio autónomo. De esa manera aspectos históricos de índole popular, social y cultural de “las masas” fueron considerados fuentes de estudio, así como también las instituciones, las leyes, las costumbres, gustos, tradiciones, creencias, convicciones, magistraturas, festivales, pasatiempos, al igual que ritos y ceremonias.9 En los últimos años del siglo xx, varios historiadores y antropólogos han orientado teórica y metodológicamente este libro, ellos son Lawrence Stone10, Le Goff, Julliard11, Behls, R.L. y Holjen12, Geertz 13Ginzburg14, Zemon Davis15, Wickmann16, Thomas17, Thompson18, Guglielmi19,Chartier20, Rossi I. y O Higgins E.21 A partir de ellos he tratado de acercarme al estudio de la mentalidad social y de la niñez abandonada a principios del siglo xx en La Paz, como tema central, consciente de que es un problema nuevo que tiene necesidad de utilizar metodologías de otras ciencias sociales como la psicología, sociología o antropología. Las principales revistas especializadas en Historia, como la norteamericana American Historical Review y la Revue Historique, francesa, iniciaron una concepción coherente de la cultura que el sólo estudio de la mentalité no podía darle y fue posible gracias a las metodologías que los historiadores adoptaron de los antropólogos, como ser las formas de proceder en la recogida de datos, o las preguntas que pueden plantearse sociedades vivas como las que tratan los antropólogos, teniendo en cuenta siempre que las metodologías no son simplemente eso sino que suponen juicios sobre el nexo que une a los hechos entre sí, que derivan de una concepción de cómo funcionan las sociedades y de cómo piensa la gente en determinado tiempo.22

  • 23 Citado por Moradiellos E. Las Ciencias Históricas en el siglo xx En: Las Caras de Clío. Introduc (...)

8El libro es una historia cultural de las mentalidades, partiendo de la definición del sociólogo Theodor Geiger quien en 1932 distinguió entre “ideología” y “mentalidad”, entendiendo por ésta última un complejo de opiniones y creencias colectivas poco deliberadas, reflexivas y a la vez más populares que las primeras.23 Los historiadores viraron definitivamente hacia las ciencias sociales a finales de los

  • 24 Wickman Chris Comprender lo cotidiano: Antropología Social e Historia Sacial. En Historia y Antr (...)
  • 25 Stone, Lawrence cita a Bill G. Edward. 1913, 69-72.

9Faltaría añadir que el mayor aporte de la antropología a la historia es la percepción, en el sentido de que hay sociedades que no son como las nuestras, sin embargo percibimos que funcionan.24 Desde esa perspectiva también percibimos que el hombre rodea su vida de una serie de símbolos y rituales que le dan sentido, y que obedecen a marcos o mundos culturales y no necesariamente tienen una significación funcional. La “nueva historia” que ha surgido durante los últimos cuarenta años, presenta las características especiales que la diferencian de las formas historiográficas del pasado. En primer lugar, organiza su material de una manera analítica, no narrativa. En segundo lugar, plantea nuevas preguntas, como por ejemplo, por qué las cosas ocurrieron de la manera en que lo hicieron y cuáles fueron las consecuencias, más bien que las viejas preguntas acerca de qué y el cómo. De esa manera abarcando aspectos históricos de índole popular, social y cultural de “las masas” que son tomados en cuenta hoy en día por los “nuevos historiadores”, se considera como fuentes de estudio las instituciones, las leyes, costumbres, gustos, tradiciones, creencias, convicciones, magistraturas, festivales, pasatiempos, al igual que ritos y ceremonias que se dan dentro de cierta unidad nacional.25 Se toma en cuenta el estado de opinión, de preocupación, de alarma ante los pobres, así como su presencia social. El presente libro parte de la aparición de instituciones tales como la Sociedad Católica de San José, o la Sociedad Protectora de la Infancia como ejemplos visibles de una nueva concepción de la atención al niño en estado de abandono, surgidos como resultado de una ruptura en el tiempo.

10En ese marco teórico, el libro empieza por describir el mundo cultural de la ciudad de La Paz. Las creencias, los principios morales, costumbres que guiaban las acciones de las personas y grupos sociales marginados como eran los mestizos, en cierta forma y la masa indígena en general y paceña de clase alta. Se analiza también en entorno de la mujer, desde el punto de vista de la sociedad, de ella misma, y desde el mundo del niño necesitado, tratando de perfilar su mentalidad y la mentalidad colectiva que la rodeaba y que definía su comportamiento. Se introduce finalmente una serie de opiniones y creencias colectivas acerca del concepto del niño, de su educación, así como de su fortuna y penuria como un ejemplo de métodos posmodernos según los cuales los actores hablan en primera persona. A través de una narración coherente y compacta pretendo dibujar percepciones cercanas al cómo, dónde, de quién, de cuándo vienen los móviles o inquietudes de conciencia móviles, cuál el sentimiento, la esperanza que animaba acciones destinadas a sacar de la infelicidad a los huérfanos.

  • 26 Ellen Key, 1906.

11Al iniciar la lectura del libro, el aspecto clave e importante a tener en cuenta, es que a partir del año 1900, se inicia un momento en el que el interés por el desarrollo niño –como un ser merecedor de atención especial y delicada–, empieza a ser un fenómeno nuevo del mundo latinoamericano, porque –como dijimos– en algunos países europeos el interés comenzó a mediados del siglo xix.26 Hasta inicios del siglo xx, el niño era considerado un ser irracional, que no llamaba mayormente la atención de los adultos, sino por cuanto algún día llegaría a ser mayor. Ellen Key llamaba la atención sobre la preocupación que el “mundo entero” debía tener hacia el niño. Sus reflexiones iban, en torno a la educación que se le debía dar. Señalaba que debía cambiarse el sentimiento de miedo y dolor con el que se educaba a los niños a través de castigos y torturas corporales, por una educación más acorde a la sensibilidad infantil, en definitiva se debía trabajar con ellos con un nuevo sentimiento de responsabilidad, de comprensión, de amor y de libertad.

  • 27 Ver cita N. 1.

12El presente libro establece el tema del interés hacia el niño en el propio marco social boliviano, en el cual se inscribieron los primeros pasos hacia la protección y legislación del menor. Cuando empecé a escribir sobre la Sociedad Católica de San José,27 me llamó la atención que la elite se preocupara por establecer una Casa de Caridad, para los pobres y mendigos de la ciudad, como parte de su política social de gobierno, cuando esa sensibilidad hacia la pobreza y la marginación social, no iba acorde con la mentalidad que primaba en el trato común hacia los niños en situación de abandono. De esa manera, el trabajo, revela la mentalidad y los sentimientos no solamente del ámbito de las instituciones de beneficencia, sino en torno a todo el panorama de la pobreza y la marginación existentes en la ciudad y su repercusión en la conciencia de los ciudadanos.

  • 28 2001,33.
  • 29 Rollet Catherine et Morel Marie France Des bebes et des bomes. Traditions et modernité des soins a (...)
  • 30 Rollet Catherine et Morel Marie France Des bebes et des bomes. Traditions et modernité des soins a (...)

13Al abordar el tema, parto de supuestos coyunturales del momento para encontrar sus orígenes, “como si en los orígenes estuviera la explicación de todo”.28 Sin embargo, como Bloch, no hay que confundir la filiación con la explicación, que es tan difícil como establecer entre las diversas ramas del conocimiento una simultaneidad exacta. Todo se daba en diferentes circunstancias y la unión de todo nos da el panorama concreto de la mentalidad y el sentimiento hacia la niñez abandonada. La obra analiza quién era el huérfano, quién el abandonado, cuál la situación del niño huérfano en todas las clases sociales y si tenían acceso por igual a los orfanatos de las Sociedades benéficas. Pero sobre todo cuál era el sentimiento que movía a quienes se dieron la tarea de crear instituciones destinadas al menor. Por otro lado, se interesa en la incursión femenina en tareas destinadas hasta entonces para hombres, así como también la concepción que se tenía sobre la mujer y su papel en la sociedad, y la propia concepción femenina sobre sí misma. También se establece la conciencia que existía en Bolivia acerca del niño a principios del siglo xx, tarea para la cual he clasificado metodológicamente en tres clases sociales y desde la perspectiva adulta y la del propio niño. La obra sostiene que la influencia hacia un mejor tratamiento del menor, como un ser digno de atención y necesitado de una higiene y cuidado especiales para su salud, llegó también junto con el interés por el niño, que ya se practicaba desde principios del siglo xix en Francia y España.29/30

14El libro va más allá de la historia las mentalidades, se trata de un libro de historia de los sentimientos, pues desde el momento en que analiza las actitudes, que descubren las inquietudes más íntimas y que movían a los protagonistas, estamos hablando de una historia de los sentimientos hacia la niñez abandonada. Los sentimientos, como las mentalidades, también coexisten y muchas veces lo hacen contradictoriamente, en función de otros elementos capitales como el honor o la dignidad por ejemplo, los cuales muestran la mentalidad abigarrada de los actores, quienes en definitiva respondían a su propio interés y no al de los niños abandonados, ni mucho menos. Las categorías teóricas por lo tanto son la conciencia, el afecto, el sentimiento en general, el sentimiento social, las actitudes y los sentimientos que fueron plasmados en representaciones culturales.

15A lo largo de estas páginas el lector descubrirá los sentimientos que motivaron tanto a quienes podían hacer algo por los niños como a los propios niños, a quienes recién a principios del siglo xx, se les descubre como merecedores de interés especial. Por otro lado el por qué de la irrumpción de las mujeres en acciones benéficas, la influencia del sentimiento católico como elemento inspirador en medio del tema social tan presente siempre en Bolivia, que en esos años fue tan dramáticamente discriminatorio. He recurrido a la interpretación y en muchos casos a la imaginación, procurando no alejarme sino más bien interiorizarme e interiorizar al lector cada vez más, del entorno real, del contexto, de las ideas, las concepciones de vida y los sentimientos que debieron haber experimentado los actores.

  • 31 Molina Barrios, Ramiro, Rojas Rafael 1995; UNICEF, 1984; Sánchez Candelaria, Paz Maruja. 1992, Iné (...)

16Sería muy fácil decir que nada se ha escrito acerca de la niñez abandonada en Bolivia, sobre todo en el ámbito de la Historia social y no estaría totalmente equivocada. Sin embargo, existen algunos estudios sueltos de sociólogos, trabajadores sociales o comunicadores sociales sobre la situación del menor abandonado en la actualidad que llenan en cierta forma el vacío31. Estudios de historiadores sobre el tema no los hay. Dada la poca existencia de bibliografía para Bolivia, es preciso que me refiera a estudios publicados en la última década en Europa y en algunos países latinoamericanos, para así poder contextualizar la situación de la historiografía boliviana respecto al tema.

  • 32 Citadas en citas 3 y 29.
  • 33 Eduardo Bulrich, 1919.
  • 34 Gregorio Aráoz, 1924
  • 35 Buenos Aires 1937.

17En Francia el tema ha sido muy desarrollado destacando las obras de Catherine Rollet y Marie France Morel32, quienes se ocuparon de la historia de los niños en su país desde el punto de vista de sus necesidades en siglo xix. En el libro se puede apreciar el adelanto que había en Francia en el tratamiento a la niñez. En España el interés por el niño se dio también a fines del siglo xix. En lo que se refiere a trabajos en Latinoamérica, existen publicaciones oficiales argentinas de época, sobre Hogares e instituciones destinadas a huérfanos, por ejemplo, para la ciudad de Buenos Aires Asistencia Social de menores33, en el que destaca el vacío moral peligroso, que ostentaban los menores abandonados y las políticas de trabajo estatal que debían aplicarse, el trabajo está acompañado por una serie de consideraciones sobre el menor expósito, el vago, el mendigo y la influencia de la organización familiar en la moralidad de los menores. Cinco años después se publicaba también en Córdoba Los niños que sufren,34 donde se proponía salvar al niño “por puro altruismo”, daba normas de asistencia no solamente al niño, sino a la madre que lo criaba, haciéndoles un llamado a la conciencia, para acudir a los centros asistenciales de niños. El libro Asistencia Social y protección a la infancia en la Provincia de Buenos Aires, publicado en Buenos Aires en 1937, ofrece un plan orgánico de protección a la infancia elaborado por el Patronato de Menores de La Plata35.

  • 36 San José de Costa Rica, 1929.
  • 37 Conferencia sustentada el 27 de mayo y publicada por la Sociedad “Entre Nous”, conmemorando el cen (...)
  • 38 Quito, 1936.
  • 39 Sociedad Protectora de la Infancia y Sociedad Católica de San José.

18El Patronato Nacional de Infancia de Costa Rica36, informa sobre la situación de los orfanatos e instituciones del menor en el país. Protección a la Infancia en el Perú. Lima 1942, publicación oficial sobre medidas de puericultura y cuidados en centros especiales de salud. En este mismo país en 1975 el historiador Raúl Porras Barrenechea, publicó Doña Juana Alarco de Dammert,37 que trata de la biografía de la Fundadora de la Asistencia Infantil en el Perú. En el Ecuador, Neftalí Zúñiga publicó en 1936, Los niños sin hogar38, una historia de la institución estatal quiteña, destinada a los niños huérfanos, que llega hasta fines de los años treinta, y da cuenta de las instituciones del menor con tratamiento semejante a las medidas a medidas en torno a puericultura y cuidados del recién nacido en los hospicios y Gota de Leche de La Paz.39

  • 40 ILANUD, 1990.
  • 41 Eduardo Ciafardo 1992.

19Argentina ha trabajado bastante el tema de la niñez abandonada desde la perspectiva de la nueva historia social, el trabajo que compilan María Silvia Di Lisia y Ernesto Bohoslavsky Instituciones y formas de control social en América Latina 1840.1940 (2005), trata no solamente de la historia de las instituciones olvidadas por la anterior historia, sino que se introduce a las instituciones de los sectores “controlados” y hace énfasis en las contradicciones de las instituciones estatales y el funcionamiento de los “aparatos de control”. En 1990 se publicó en Buenos Aires, Infancia, Adolescencia y control social en América Latina40, que es un informe muy completo, porque incluye leyes, proyectos de protección de menores y reseñas de las principales instituciones destinadas al menor. El libro fue presentado en San José de Costa Rica en 1989, y trata sobre Argentina, Colombia, Costa Rica, Uruguay y Venezuela. Otra obra es Los niños en la ciudad de Buenos Aires (1890-1910),41 publicado en 1992. Es un trabajo pionero en historia de la niñez iberoamericana, que relata aspectos claves de la vida burguesa en el Río de la Plata, desde una perspectiva moderna. Trata de la vida de los niños, sus juegos, actividades, ocios y estudios. Se trata de un estudio muy bien documentado, con periódicos y amplia bibliografía, sobre menores abandonados en una época contemporánea a este trabajo.

  • 42 Moreno José Luis (Comp.), 2000.
  • 43 Buenos Aires 1937.
  • 44 San José de Costa Rica 1929.
  • 45 Conferencia sustentada el 27 de mayo y publicaa por la Sociedad “Entre Nous”, conmemorando el cent (...)
  • 46 Quito, 1936.

20Sobre la historia de la niñez abandonada en Buenos Aires, se publicó en 2000, La política social antes de la política social (Caridad, beneficencia y política social en Buenos Aires, siglos xvii a xx)42. Es una publicación del trabajo de alumnos y profesores de la Universidad de Luján y La Plata como resultado de la ordenación y clasificación de los documentos de la Sociedad de Beneficencia. El él se puede estudiar las políticas de estado hacia los niños abandonados, discursos acerca de la mujer, y el prestigio y brillo, que daban las sociedades a los benefactores. Asistencia Social y protección a la infancia en la Provincia de Buenos Aires, publicado en 1937, ofrece un plan orgánico de protección a la infancia, elaborado por el Patronato de Menores de La Plata43. El Patronato Nacional de Infancia de Costa Rica44, informa sobre la situación de los orfanatos e instituciones del menor en el país. Protección a la Infancia en el Perú. Lima 1942, es una publicación oficial sobre medidas de puericultura y cuidados en centros especiales de salud. En ese mismo país, en 1975, el historiador Raúl Porras Barrenechea publicó Doña Juana Alarco de Dammert,45 biografía sobre la Fundadora de la Asistencia Infantil en el Perú. En el Ecuador, Neftalí Zúñiga publicó en 1936 Los niños sin hogar46, una historia de la institución estatal quiteña destinada a los niños huérfanos.

  • 47 Mary Priore (organizaçao), 2000.

21Estos dos últimos libros, están muy emparentados con los informes anuales de la Sociedad Protectora de la Infancia y Sociedad Católica de San José de La Paz, en lo que se refiere a trabajos de puericultura y cuidados del recién nacido en centros de salud para niños y Gotas de Leche. En Historia das crianças no Brasil47, Edson Passieti, relata que existieron orfanatos controlados por el estado, que eran verdaderas cárceles donde lo que primaba era una férrea disciplina. Sin embargo, en un país de tradición esclavista como Brasil, los niños se mantuvieron sin escuela, con trabajo no reglamentado y leyes que no se respetaban, en resumidas cuentas los niños vivieron y siguen viviendo en condiciones inhumanas. El orfanato, era una prisión para los niños y jóvenes, por ello los reformadores no se cansaban de constatar la ineficacia de los internados como instituciones capaces de corregir comportamientos o reeducar a niños y jóvenes. Recién en la década de los sesenta, con una política nacional de bienestar del menor, se introdujo una nueva metodología para romper la práctica represiva anterior, en base a un complejo sistema asistencial con la ayuda de psicólogos, sociólogos, asistentes sociales, médicos, dentistas, economistas y educadores. Con todo, la reforma no impidió la aplicación de violencia interna dentro de los albergues, pues los menores crecidos en la miseria, el abandono y la pobreza, fueron una escuela para el crimen.

  • 48 Salazar Gabriel, en: Revista Proposiciones N.19, Santiago 1990.
  • 49 Montecino Sonia, Ed. Sudamericana, Santiago de Chile 1996.

22En Chile se publicó Ser niño guacho en la historia de Chile (siglo xix)48, sobre la situación de los niños huérfanos en Chile, es una versión prácticamente dramatizada de la vida de los huérfanos y que engloba la situación de los niños vagabundos, algunas veces trabajadores, que vivían en el límite de la condena por estados pre-criminosos. Otras dos publicaciones chilenas de los últimos años merecen ser mencionadas, la primera, Madres y Guachos. Alegorías del mestizaje chileno49, escrita por Sonia Montecino, quien conjuga tradición oral y escrita, rito y palabra, para proponer un estudio de bordes, en una narración que como ella misma dice, “permite que las aventuras en el campo del saber, que emprenden las mujeres tengan la libertad de asociar y hermanar teorías disímiles, que sean reflexiones, muchas veces sobre citas que otros han aludido anteriormente, remendando, hilvanando, uniendo la voz propia con las voces de otros y de otras”.

  • 50 Licata Rosa, en Revista Interamericana, Vol XLIV, 1994.

23La otra publicación es “La Sociedad de los hospicianos chilenos en la segunda mitad del siglo xviii50, que trata de un proyecto de reforma social, abordado desde los lineamientos de la problemática del sujeto del discurso, tarea que le sirve para definir la lectura de un decir americano.

24Las fuentes de este libro han sido básicamente tomadas de los Archivos de la Sociedad Católica y de la Sociedad Protectora de la Infancia u Hogar Villegas. De ellos fueron de especial interés los Libros de Actas de las reuniones de la Directiva, así como la poquísima correspondencia que existe, informes de los presidentes con motivo de asumir o terminar sus funciones en el cargo, y otros. Sin embargo, no existe ninguna correspondencia ni informes de las religiosas que dirigieron las instituciones durante casi cien años, quedando en la penumbra todo contacto directo con ellas. Por otro lado, en el Archivo de San José y Hogar Villegas fue muy importante la revisión de las listas de ingreso y salida de los huérfanos, que se registran todos con nombres apellidos y datos importantes. También aparecen los nombres de todos los mendigos, locos y ancianos, así como los de las personas que los internaron y recogieron, si se dio el caso, o la sección a la que pasaron a formar parte. En el Archivo de la Sociedad Protectora de la Infancia, se contó con el mismo tipo de documentos, siendo siempre el relativo a la correspondencia el más escaso. Al parecer, la correspondencia era destruida al término de las gestiones, por lo tanto no hay papeles de la administración de las cinco órdenes religiosas que dirigieron las instituciones.

  • 51 8 libros que los recogí personalmente cuando fui Directora del Archivo de La Paz (1994-1999).

25En temas de tratados sobre la caridad y la filantropía en torno a los niños expósitos, se consultó el tratado sobre la Pobreza de Pedro Pérez Herrera del siglo xvii y algunos estudios actuales en torno a la Historia de la Beneficencia en España, como los de Florentina y Benicia Vidal y otros que se citan en el texto y en la Bibliografía. Estoy consciente de que he dejado de lado, –por el momento–, documentos inéditos ocultos entre los miles de expedientes judiciales que guarda el Archivo de La Paz, que quedan como un reto importante. Pero se ha tomado en cuenta una colección de documentos del Patronato Nacional del Menor,51 de los años 1947 a 1950 que corresponden al fin del período estudiado y a la primera gestión presidida por María Josefa Saavedra. Allí se hallan rendiciones de cuentas sobre vestuario, alimentos, subsidio escolar, certificados de egreso, alimentación en los I logares, y certificados de egreso. En el mismo Archivo y en relación a la época de estudio, existe alguno que otro documento en fondo Miscelánea, concretamente en la Colección de la donación de Luis Ballivián Saracho relativos al Patronato Nacional del Menor, así como también la colección donada por la misma Josefa Saavedra. También revisé periódicos de la época, en todo lo relacionado a la niñez en general y la desvalida en especial, así como artículos de editoriales y opiniones, para tener en cuenta el discurso que se manejaba en torno a la acción social, la mujer, la beneficencia, el catolicismo, las prácticas religiosas y las fiestas patrias y religiosas y en torno a todo aquello que podía, de una u otra manera, situarnos en la “nebulosa” o la ambigüedad (Le Goff) donde se sitúan las mentalidades.

26En periódicos, algunos de los cuales continúan circulando, como El Diario y La Razón, se encontraron muchos artículos de interés así como también en otros que ya no existen como El Tiempo y La República. Hay una interesante cantidad de revistas relativas al tema de la mujer, como Eco Femenino, Feminiflor, Mujeres de América. Las fuentes oficiales impresas fueron de especial interés en lo que se refiere a Anuarios Legislativos, Colección de Leyes y Decretos, Colección de Leyes Sociales de Bolivia. Los Informes y Memorias de los Ministros son escasos pero muy importantes. Tuve acceso a los informes y memorias oficiales. de los Ministerios de Educación, Gobierno y Fomento, Instrucción Pública, Justicia, Trabajo, Salubridad y Previsión Social, Prefectura del Departamento y Sociedad Boliviana de Pediatría. Sin duda, esas fueron junto con las anteriores las fuentes de mayor interés, puesto que están directamente relacionadas al pensamiento e imaginario colectivo de la ciudad, en cuanto a crítica moral e interés hacia en temas del “otro”, que se ven en actitudes y acciones desprendidas de sentimientos concretos.

27Los escritos de época, como crónicas de visitantes, como la de Ana Robinson Wright, conforman el escenario donde se sitúa el tema. La Monografía de la ciudad de La Paz (1909), el libro del Centenario de la República, las Bodas de oro de las Hijas de Santa Ana en Bolivia (1879-1929) de Luis S. Crespo, describen –las primeras– relaciones más o menos “objetivas”, del panorama civil de la ciudad en cuanto a su situación física y desarrollo urbanístico, así como el funcionamiento de instituciones civiles y privadas. El libro referente a las religiosas de Santa Ana, refiere algo de su vida y obra en la ciudad, puesto que, como se dijo anteriormente, no hay correspondencia ni documentos sobre su permanencia en la ciudad, siendo que fueron ellas quienes se hicieron cargo del Hogar Villegas durante diez años.

  • 52 Historia de la Educación en Bolivia. Época Colonia. Ed. Instituto de Estudios Bolivianos. Facultad (...)

28Siempre con el fichaje digital revisé folletos, libros y periódicos de época en las Bibliotecas Nacional de Bolivia de la ciudad de Sucre y Biblioteca de la Universidad Mayor de San Andrés. Así como Bibliotecas Nacional de Madrid, de Humanidades de la UNED, Luis Angel Arango y Biblioteca Nacional de Colombia en Bogotá, en éstas últimas para estudiar libros de época y actuales sobre el tema de la Historia de la niñez, el abandono infantil y la literatura infantil de la época. En La Paz, recurrí a una de las bibliotecas privadas más grandes e importantes, como es la de Alberto Vázquez, que guarda crónicas de la época de estudio y que me fueron muy útiles. Escribí también capítulos sobre antecedentes prehispánicos y coloniales de la niñez e de historias de la niñez de otros países, que no se publican en este libro.52

29La búsqueda de documentación y la redacción sobre la misma, no significó mayor esfuerzo, en cambio sí lo fue el escribir sobre los sentimientos, actitudes y mentalidades con las que los actores afrontaron los problemas relativos a los niños abandonados a principios del siglo xx. Desde el momento en que las emociones, pasiones o estremecimientos morales, –que pudieron haber sentido los actores en determinados momentos–, no están en las palabras con las que se escriben las actitudes, sino más allá de ellas, es decir, están en lo no escrito, en las mentes y almas de los actores, tuve que recurrir a la imaginación en el más completo sentido de la palabra, para poder compenetrarme con los protagonistas de la historia, basándome, –en algunos casos– en otros trabajos parecidos. Para ello tuve que involucrarme totalmente en la época.

30Para este trabajo he contado con la lectura detenida y paciente de Marta Irurozqui, Florentina Vidal Galache y Alicia Alted. Sus comentarios duros y certeros me hicieron replantear muchas veces el trabajo. Creo que he seguido todos sus consejos y espero haber zanjado las expectativas de todas. El libro se articula en torno a ocho capítulos. Inicia una orientación histórica de la ciudad de La Paz fundada en el siglo xvi, acompañada de su desarrollo urbanístico y poblacional. A partir de ahí se centran los problemas políticos y económicos de fines del siglo xix, que definieron la política social de la clase gobernante y elite del país constituida por una capa social de origen criollo, tema que es abordado en el segundo capítulo. El capítulo dos amplía el desarrollo urbanístico de la ciudad, incidiendo especialmente en las condiciones de pobreza y salubridad, existentes a principios del siglo xx, y la forma en la que ambas determinaban la mortalidad general y la infantil en especial, así como también las enfermedades que atacaban al sector de la niñez. Se ha tratado de abordar todos los aspectos de la vida cotidiana de la ciudad, descrita a través de aspectos que incitaban a periodistas, a escribir artículos sobre lo que debería hacerse a nivel municipal para mejorar las condiciones de higiene y aspecto de la ciudad. Traslucen imaginarios sociales racistas, cuando se escribía que los indios no debían acceder al centro de la ciudad y menos quedarse en la plaza principal, pues la actitud “simiesca” adoptada al sentarse en cuclillas, para comer o esperar (vagancia) era una muestra clara de falta de orden y limpieza en la ciudad.

31La inusitada atención hacia la niñez de principios de siglo en el mundo occidental, y su influencia en la ciudad de La Paz, vino mezclada con la emancipación de la mujer, su derecho al trabajo, al sufragio, hacia un deseo largamente acariciado de salir del hogar, a buscar otro tipo de entretenimiento para su vida lejos del hogar. En ese sentimiento vehemente por hacer algo por sí misma, se mezcló la necesidad que tenía la sociedad de que alguien se ocupara de la gente pobre, de los menesterosos, de los mendigos, de los huérfanos. En el capítulo tres, amplío este tema, afrontando otro aspecto importante, el de la educación del niño en los diferentes sectores sociales de la población. Se resaltan en este aspecto tres niveles, el primero la incursión del sector femenino en los colegios públicos y privados, el segundo la incorporación del niño indígena en la educación general del país y tercero la educación del niño huérfano de clase media. Fue esta capa social, la que en un momento dado, y por influencia mundial del liberalismo, adoptó medidas inspiradas en un sentimiento social nuevo, que ubicaba al otro con un protagonismo inusual hasta ese entonces, dándole –aunque solo fuera ideológicamente–, un lugar en los derechos fundamentales del hombre, tales como el derecho a la vida, y a la educación, aunque lejos aún de aplicar aquellos principios fundamentales en medidas sociales. El sentimiento político liberal de los años 80, del siglo xix, traspasó el imaginario social, hacia la fundación de sociedades de socorros mutuos y de beneficencia social. Seguramente, –también por influencias externas–, ya que por ese entonces se empezaban a fundar en Chile y en el Perú, las Sociedades de socorros mutuos y de beneficencia social.

  • 53 Censo de 1909.

32La beneficencia fue hasta 1948 netamente un trabajo de instituciones privadas. La explicación está en que era prácticamente la misma gente de un entorno social definido, la que gobernaba el país, y la que optó por fundar sociedades de beneficencia social en una pequeña ciudad, de 76.599 habitantes53. Es así como se explica, que no hubiera instituciones de beneficencia estatales y que las únicas sociedades de beneficencia que se fundaron, fueron las privadas hasta fines de los años 40 del siglo xx. Estos temas son analizados en los capítulos dos y tres. El capítulo cuatro analiza el contexto político en relación con la creación del primer centro estatal de atención al huérfano y como es insoslayable tratar el tema indígena, en una ciudad con 80% de la población de ese origen, el capítulo trata la conciencia política con la que el sector gobernante incluye al indio en sus políticas de gobierno, sobre todo en el tema educativo y de abandono. Termina el capítulo con el gran tema de la fundación del primer centro estatal de atención al niño huérfano el Patronato Nacional del Menor.

33Es interesante advertir, –por otro lado–, cómo el género actuó para que fuera diferente la manera en la concepción de las necesidades de las instituciones. Mientras que el capítulo cinco, centra su atención en el mundo femenino, que es el que lidera el trabajo de beneficencia en varios sectores sociales, trata de perfilar paralelamente –a través de actitudes y discursos femeninos dentro de las sociedades benéficas–, los intereses de liberación femenina, que salen a relucir como evolución natural del "sexo débil". Consecuentemente, se ha tratado de dejar claro que existen dos estilos en la actitud de las mujeres que buscaban cierta singularidad e independencia como género en los años treinta en La Paz, por un lado la militancia política femenina, y por otro, el trabajo solidario y sensible nacido en el clima enardecido por la compasión provocado de la Guerra del Chaco. La ruptura de la guerra, ocurrida entre los años 1933 y 1935, provocó diferentes sentimientos y actitudes como resultado de móviles internos de responsabilidad moral, en diferentes sectores de la población y puso en marcha todo un despliegue de acciones en favor de las campañas de ayuda a los soldados y a los huérfanos que dejaba la contienda.

34La protección al menor a principios de siglo en La Paz, corresponde por un lado, a la puesta en práctica de los principios liberales, que hacían su aparición en la tribuna política del país. Se ha podido constatar que la Sociedad Católica de San José estuvo además ligada a los movimientos masónicos de Chile, que se dedicaban a promocionar instituciones benéficas y de caridad social.

35El capítulo seis está dedicado a la Historia del Hospicio San José, institución nacida de la Sociedad Católica de San José en 1878. A lo largo de sus páginas se ha tratado de calar en las actitudes y mentalidades que primaban en el trabajo de atención al huérfano. Si bien desde su fundación, hasta 1930 aproximadamente, la Sociedad Católica de San José acogió no solamente a huérfanos, sino también a mendigos, ancianos y locos, la idea inicial y permanente fue dedicarse exclusivamente a los huérfanos. El sentimiento que acompañó a los primeros ciudadanos para formar la Casa de Caridad, –como se llamó en un primer momento–, fue el de orientación liberal de altruismo o pseudo altruismo al querer acallar sus conciencias y sentimientos de culpabilidad frente a los más desafortunados con acciones a favor del otro. Para entonces el imaginario de los socios apuntaba hacia instituciones religiosas para hacerse cargo de la atención de los más pobres. De esa manera, en las dos instituciones que estudiamos, Sociedad Católica de San José y Sociedad Protectora de la Infancia, se trajeron religiosas de San Vicente de Paul, de la Providencia y de orden de Santa Ana para hacerse cargo de ellas.

36La Sociedad Católica de San José no tuvo, por casi cincuenta años, participación femenina en su interior, a diferencia de la Sociedad de Señoras y Sociedad Protectora de la Infancia, que estaban regentadas por mujeres, y que se trata en el capítulo siete. Sin embargo, las esposas y hermanas de los socios apoyaron siempre la labor fomentando los bazares y actividades lírico-musicales, con el fin de conseguir fondos para los asilados. La actitud decidida de las mujeres, que se conjugaba, –aunque incipientemente todavía, en los primeros años del siglo xx–, con su deseo de salir del hogar para tomar parte en actividades civiles, tuvo un papel decisivo en el desarrollo y posterior funcionamiento de las instituciones de beneficencia. Por su parte, el sector masculino, encontraba en las mujeres el vehículo ideal para poner en práctica las tareas que consideraba útiles para complementar sus tareas sociales en el gobierno de la ciudad. Ambas instituciones fueron promovidas por la Alcaldía Municipal de La Paz y muestra hasta qué punto las autoridades edilicias se apoyaban tanto en la sociedad civil, como en el trabajo femenino. El capítulo ocho trata del sentir de las señoras que tomaron animosamente la nueva idea de trabajo social. Y si aquella era una actitud auténtica, o simplemente un medio para irrumpir en la vida fuera del hogar, hasta entonces frecuentado solamente por varones.

Notes

1 El libro se publicó en 1990 bajo el título 113 años de Historia. Sociedad Católica de San José.

2 Rodríguez Pablo, Mannarelli María Emma, 2207,13.

3 Lawrence Stone, 1973, 69-72.

4 Les enfants au xix e siècle., 2001, 8-9. Según Rollet, los testimonios de los adultos son lo único que tenemos muchas veces para saber el sentimiento infantil. Testimonios directos de niños, son muy raros de encontrar. Para el caso boliviano, tenemos el testimonio de Eduardo Diez de Medina De un siglo al otro. Memorias de un hombre público. La Paz. Don Bosco y Alfonso Tejerina. 1955, que fue estudiado por Mario Castro “La Educación escolar de la eélkite paceña y la vida de estudiante a fines del siglo xix”. En: Historia. Revista de la Carrera de Historia. Universidad Mayor de San Andrés. La Paz, 2008.

5 Jacques Le Goff, 1984, 87.

6 Corcuera de Mancera Sonia Voces y Silencios en la Historia. Siglos xix y xx, pag. 214. 1997.

7 Foucault, Michel citado por Sonia Corcuera de Mancera Voces y silencios en la historia. Siglos xx y xix. 1997, 212-213.

8 En las páginas de las principales revistas oficiales, la American Historical Review y la Revue Historique. Otro hecho importante, –señalado por Stone,– es la gran afluencia en los departamentos norteamericanos de historiadores pertenecientes a la gran escuela francesa de historiadores conocida como la escuela de los Anales.

9 Stone, Lawrence cita a Bill G. Edward University Reform in Nineteenth Century Oxford. A Study of Нету Ahlford Vaughan, 1811-1875, 69-72.

10La Historia у las Ciencias Sociales en el siglo xx. En: El pasado у с/ presente. 1986. 15-59.

11La política En: Hacer Historia. Jacques Le Goff y Pierre Nora, Comps. Ed. Laia/Barcelona, 1984, 237-257.

12 Naturaleza de la cultura En Introducción a la Antropologia. 1974, 260-284.

13Historiay Antropología en: Revista de Occidente, Madrid 137, octubre, 1990, 54-74.

14 El queso y los gusanos. Barcelona 1981.

15Las formas de la Historia Social En. Historia Social, 1991.

16Comprender lo cotidiano:.Antropología social e Historia social. En: Quaderna Storici 60, 115-128.

17Historia y Antropología En: Historia Social 3, 1989, 62-80.

18Folklore, Antropología e Historia Social. En: Historia Social 3, 1989, 81-102.

19 Sobre Historia de las Mentalidades e Imaginario. Madrid. 1991.

20El mundo como representación En: Historia Social., 1991, 163-175.

21La Antropología cultural y el concepto de cultura. Teorías de la Cultura y Métodos antropológicos. 1981, 37-61.

22 Radding, Charles M. "Antropología e Historia o el Traje Nuevo del Emperador". En: Historia y Antropología, Historia Social, 3, Invierno de 1989, 103-113.

23 Citado por Moradiellos E. Las Ciencias Históricas en el siglo xx En: Las Caras de Clío. Introducción a la Historia y a la Historiografía. 1992, 105-131.

24 Wickman Chris Comprender lo cotidiano: Antropología Social e Historia Sacial. En Historia y Antropología. 1989. 105-128.

25 Stone, Lawrence cita a Bill G. Edward. 1913, 69-72.

26 Ellen Key, 1906.

27 Ver cita N. 1.

28 2001,33.

29 Rollet Catherine et Morel Marie France Des bebes et des bomes. Traditions et modernité des soins auz tout-petits, 2000, 344. Francia e Inglaterra fueron las dos naciones en las que la pediatría se conformó como un saber autónomo dentro de la medicina. La pediatría nació cuando se introdujo el nuevo conepto de infancia, es decir cuando se asumió que la niña y el niño no eran adultos en pequeño, sino seres “distintos”. Rodríguez Pablo “La pediatría en Colombia 1880-1960”, En: Historia de la Infancia en América Latina. Rodríguez Pablo y Mannarelli María Emma Coord. 2007,364. En México, en las últimas décadas del siglo xviii y los primeros años del siglo xix, el aseo y la limpieza dejaron de vincularse con el adorno y las apariencias... Desde entonces el aseo y la limpieza tomaron realce, pero no no fue sino hasta el siglo xix cuando estos conceptos se asociaron con el de la higiene y el de la salud. Lorenzo, María Dolores “El Tecpam de Santiago. Una institución de asistencia pública para los futuros trabajadores”. En: Historia de la Infancia en América Latina. Rodríguez Pablo y Mannarelli María Emma Coord. 2007, 258.

30 Rollet Catherine et Morel Marie France Des bebes et des bomes. Traditions et modernité des soins auz tout-petits, 2000, 344. Francia e Inglaterra fueron las dos naciones en las que la pediatría se conformó como un saber autónomo dentro de la medicina. La pediatría nació cuando se introdujo el nuevo conepto de infancia, es decir cuando se asumió que la niña y el niño no eran adultos en pequeño, sino seres “distintos”. Rodríguez Pablo “La pediatría en Colombia 1880-1960”, En: Historia de la Infancia en América Latina. Rodríguez Pablo y Mannarelli María Emma Coord. 2007,364. En México, en las últimas décadas del siglo xviii y los primeros años del siglo xix, el aseo y la limpieza dejaron de vincularse con el adorno y las apariencias... Desde entonces el aseo y la limpieza tomaron realce, pero no no fue sino hasta el siglo xix cuando estos conceptos se asociaron con el de la higiene y el de la salud. Lorenzo, María Dolores “El Tecpam de Santiago. Una institución de asistencia pública para los futuros trabajadores”. En: Historia de la Infancia en América Latina. Rodríguez Pablo y Mannarelli María Emma Coord. 2007, 258.

31 Molina Barrios, Ramiro, Rojas Rafael 1995; UNICEF, 1984; Sánchez Candelaria, Paz Maruja. 1992, Inédito.

32 Citadas en citas 3 y 29.

33 Eduardo Bulrich, 1919.

34 Gregorio Aráoz, 1924

35 Buenos Aires 1937.

36 San José de Costa Rica, 1929.

37 Conferencia sustentada el 27 de mayo y publicada por la Sociedad “Entre Nous”, conmemorando el centenario del nacimiento de doña Juana Alarco. Lima, 1975.

38 Quito, 1936.

39 Sociedad Protectora de la Infancia y Sociedad Católica de San José.

40 ILANUD, 1990.

41 Eduardo Ciafardo 1992.

42 Moreno José Luis (Comp.), 2000.

43 Buenos Aires 1937.

44 San José de Costa Rica 1929.

45 Conferencia sustentada el 27 de mayo y publicaa por la Sociedad “Entre Nous”, conmemorando el centenario del nacimiento de doña Juana Alarco. Lima, 1975.

46 Quito, 1936.

47 Mary Priore (organizaçao), 2000.

48 Salazar Gabriel, en: Revista Proposiciones N.19, Santiago 1990.

49 Montecino Sonia, Ed. Sudamericana, Santiago de Chile 1996.

50 Licata Rosa, en Revista Interamericana, Vol XLIV, 1994.

51 8 libros que los recogí personalmente cuando fui Directora del Archivo de La Paz (1994-1999).

52 Historia de la Educación en Bolivia. Época Colonia. Ed. Instituto de Estudios Bolivianos. Facultad de Humanidades, UMSA. La Paz 2009.

53 Censo de 1909.

© Institut français d’études andines, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540