Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz (1900-1948)

 | 
Laura Escobari de Querejazu

Un largo gracias…

Laura Escobari de Querejazu

Texte intégral

1Creo que los trabajos, como el presente, que son producto de Tesis de Grado, tienen una historia paralela propia, en el plano académico, en el personal y en el familiar. Toman tanto de la vida de una, que entre sus líneas se encuentran ilusiones y desalientos, retos y cuestionamientos tan profundos que, verlos terminados, suponen un punto final con un nudo en la garganta. En el plano académico, he pasado por tal cantidad de situaciones difíciles, que muchas veces tuve que deliberar internamente, acerca de mis propias capacidades y decisiones a futuro. Dar marcha atrás a principios y caminos ya andados y tratar de refrescar la mente, para adaptarme a situaciones nuevas, ha sido agotador. Cuando emprendí la presente tarea, la Historia para mí, se escribía con documentos y metodología, aunque los primeros fueran una teja o una silla, pero nunca pensé que podía llegar a escribir sobre sentimientos y pensamientos no expresados en ningún sustento material, como son los expresados por los protagonistas de la presente Historia.

2Empezaré agradeciendo a Julio Marrero, amigo y alumno, misionero en la selva peruana quien en 1993, me comentó sobre la posibilidad de hacer estudios de doctorado a distancia en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, de Madrid. Como lo último que quería hacer en mi vida profesional, era dejar a mi esposo e hijas, para hacer un Doctorado, –pues ya antes me habían propuesto hacer el doctorado en Nueva York, Buenos Aires y Lima–, inmediatamente averigüé esta posibilidad y me puse en campaña. Entonces, dirigí una primera carta a mi amigo Carlos Malamud de la UNED de Madrid, y a quien había conocido en un Congreso en Lima años antes, –cuando ambos estudiábamos temas del comercio colonial. Me respondió con tanta gentileza, que no puedo dejar de recordar y agradecer. También recuerdo y agradezco al desaparecido Javier Tusell, quien desde la dirección del Departamento de Historia Contemporánea, me animó a estudiar allí; a Alicia Alted, quien en una primera visita a Madrid en 1994 me acogió con calidez. Los tres, terminaron por arraigarme en la UNED. Alicia junto a Florentina Vidal, pilotearon sin desmayo esta empresa, desde el otro lado del Atlántico, (1993-2007). Ellas exigieron y exigieron al máximo mis capacidades. Con mucha fe, sostuvieron mi perseverancia. Mil gracias Alicia y Florentina. A Marta Irurozqui le debo la última y más importante presente versión. Un ¡GRACIAS! gigantesco, Marta.

3Durante los seis años que duró mi gestión como Directora del Archivo de La Paz, (1994-1999) tuve que suspender la empresa de la Tesis, pero me colaboraron con parte de la investigación en Hemeroteca mis alumnas de entonces, Magda Mora y Rosmery Berríos. Gracias queridas alumnas-amigas. La mayor parte de la redacción de este trabajo y sus tres repetidas versiones y correcciones, han sido realizadas en Bogotá, durante los cuatro años (2001-2005), que estuve allí acompañando a Pedro, en su trabajo con el Convenio Andrés Bello. Gracias Pedro, Lu, Amayita y Minini por alentarme y soportar mis ausencias intelectuales. En Bogotá, combiné la redacción de la Tesis, con la experiencia docente en las Universidades Javeriana y Nacional de Colombia. Agradezco a Consuelo Ospina y Pablo Rodríguez, que me abrieron las puertas universitarias y ampliaron mi horizonte mientras escribía la Tesis.

4Mi hija Lucía, –historiadora y alumna mía en la Universidad Javeriana, en los años bogotanos–, me orientó con amor y lucidez sobre las nuevas teorías de la Historia. Su frescura e inteligencia, me ayudaron a salir de varias encrucijadas del trabajo. A ella no solo un GRACIAS, sino que le dedico toda la Tesis. También mi agradecimiento a Amaya, por sus correcciones de estilo y aliento cariñoso, y a Inés por la entereza y fuerza que me transmite siempre. En el plano familiar, durante el transcurso del tiempo vivido en Bogotá, Inés y Amaya tomaron rumbos amorosos y diferentes en Colombia y en Bélgica, países que se las llevaron para siempre de mi lado. Es parte de mi historia familiar, arrancada a jalones, de las líneas de este trabajo. Mis tres hijas junto con mi hermana Marthu y mi amiga Patricia Martínez en Bogotá, han sido fundamentales en mi vida, ellas saben por qué. También mi hermano Gonzalo, callado e incondicional, aquí y allá.

5Un recuerdo a los consocios de la Sociedad Católica de San José, Antonio Péres Velasco, Gonzalo Escobari, Gilda Dáttoli y Mónica Zalles, por invitarme a escribir la Historia del Hospicio San José y haberme elegido su Presidenta en 1997. Con la Historia de la Sociedad Católica de San José y del Hospicio, inicié un nuevo rumbo historiográfico, anterior a este emprendimiento, pero totalmente diferente al que supuestamente iba a dedicar toda mi vida, que era la Historia Colonial de Bolivia. Debo recordar asimismo, con un gracias que llegue hasta donde esté, a la hermana Providencia Vara, ángel guardián del Hogar Villegas, que partió un día sin previo aviso, privándome de volver a verla. A ella, a la hermana Rosario Arnao, a Angélica Franco, a la presidenta Esther de Kieffer y a Elba de Tejerina, las debo el haberme abierto el archivo del Hogar e invitado a formar parte del Directorio para tomar decisiones sobre los huérfanos.

6Quiero recordar a las personas entrevistadas, aunque algunas ya no están entre nosotros, como mi padre Jorge Escobari Cusicanqui, de quién escuché anécdotas graciosas, llenas de picardía; a mi suegro Jorge Querejazu Calvo por sus recuerdos escolares infantiles, a María Josefa (Pepita) Saavedra, a que me relató su paso, como activa benefactora de las Sociedades de Beneficencia que se estudian en este libro. También agradezco por sus recuerdos de niñez y ejemplo de trabajo, a mi madre Laura Cardozo de Escobari y a mis tíos Armando y Carlos Cardozo Gonzáles. A Alberto Crespo, Cecilio Abela, Alicia Quintanilla de Crespo y Clemencia Ernst de Montenegro, maestro y amigos que atendieron mis llamadas desde Bogotá, relatándome hechos de su niñez y, en el caso de mi madre, del doctor Abela y de Clemencia Ernst, su relación con los Orfanatos San José y Villegas. A Alberto y Berta Vásquez por permitirme investigar la folletería de su biblioteca y por las amenas sesiones de té. A Iviça Tadic por su solícita ayuda en la Biblioteca de la Casa de la Cultura.

7A mis amigos españoles, correctores de idioma, puesto que originalmente el trabajo debía estar escrito en “español de España”, por darme su tiempo y prestar atención a la redacción de capítulos específicos, Francisco Sancho y Patricia Mariaca, Manuel Tena Dávila, Emilio Estévez, Martín Almagro de la Real Academia Española de la Historia, quien no solo leyó todo el trabajo sino que me representó ante la UNED y ante la Embajada de España en Bolivia.

8A mis queridas amigas, Pilar Zúñiga por acogerme siempre con tanta amistad y cariño en Madrid; Florencia Ballivián, Raquel Montenegro y Rosángela Conitzer, en La Paz, por corregir partes del libro y por su amistad. A Elisa Requena, por leer todo el libro, corregirlo en detalle y darme datos importantes del archivo de su padre, pero sobre todo por su cariño. A Isabel Crespo, amiga entrañable y solidaria, quien desde la misma trinchera, me ayudó a preparar la sustentación y defensa, que debía llevar a Madrid, último gran escollo de esta empresa. A Inesita y Pedro José por enviarme libros de la Biblioteca de Bruselas y volar a Madrid para ser, –junto a Pilar Zúñiga y Juan Ignacio Siles–, testigos del desenlace final. Y a Juan Ignacio y Sonia, por su hospitalidad y cariño madrileños.

9A mis auspiciadores Jean Vacher, ex Director del IRD en Bolivia, a Georges Lomné, Director del IFEA, por aceptar auspiciar este libro pero sobre todo por su amistad. A él, a Anne Marie Brouguére y al Consejo Editorial del IFEA les agradezco también por sus comentarios y sugerencias. Al amigo Ramón Santos, Embajador de España en Bolivia y al Agregado Cultural Sergio Farré, por su apoyo contundente. A José Antonio Quiroga, Director de Editorial Plural, por su trabajo minucioso y auspicio.

10Finalmente un reconocimiento, tan silencioso como fue su trabajo, a Miriam Hernández y Elena Paucara, por hacerse cargo de mis tareas domésticas por años en Bogotá y en La Paz.

© Institut français d’études andines, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr