Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Saberes periféricos

I. Dilemas y tendencias en la antropología peruana: del paradigma indigenista al paradigma intercultural1

Carlos Iván Degregori et Pablo Sandoval

Texte intégral

  • 1 Este artículo retoma dos trabajos anteriores: Degregori, C. i., No hay país más diverso. Compendio (...)
  • 2 Augé, M., Hacia una antropología de los mundos contemporáneos, 1995, p. 12.

1El quehacer antropológico privilegió durante décadas el estudio de las “sociedades lejanas y diferentes”.2 Podríamos definir entonces a la antropología clásica como la ciencia o el estudio del Otro, el radicalmente diferente, el no occidental. ¿Por qué el interés en estudiarlo? Distintos motivos se entrecruzan. La curiosidad y el espíritu de aventura, por ejemplo, que impulsaron a cronistas, viajeros y exploradores de la antigüedad, hoy incorporados como precursores en el panteón antropológico. Para cuando la antropología surge y se desarrolla como disciplina académica, esa curiosidad se había vuelto decididamente científica, pero nunca fue del todo inocente. Otros objetivos subyacían a ese interés por conocer al Otro.

  • 3 ®. Asad, T., “Afterword: From the History of Colonial Anthropology to the Anthropology of Western (...)
  • 4 Stocking Jr., G.W., A formação da antropologia americana, 1883-1911: antologia/Franz Boas, 2004, p (...)

2Mencionemos los dos extremos. Uno: estudiarlo para dominarlo mejor, siendo el mejor ejemplo de esta tendencia, la antropología británica.3 La antropología surgió en el período de la expansión imperial europea y luego norteamericana. En el otro extremo, conocerlo para idealizarlo como el “buen salvaje”. Entre ambos extremos, lo mejor de la antropología clásica contribuyó a ampliar el concepto mismo de humanidad, fomentando la tolerancia y reconociendo positivamente la diversidad cultural en tiempos en que cobraba auge el racismo científico. Como afirma Stocking,4 en ese contexto debe entenderse el relativismo cultural de Franz Boas, padre del culturalismo e importante influencia en la antropología latinoamericana de principios del siglo xx.

  • 5 Said, E., Orientalismo, 1990, y para el contexto andino, Starn, O., “Antropología andina, 'andinis (...)
  • 6 Poole, D., “Landscape and the Imperial Subject: U.S. Images of the Andes, 1859-1930”, 1998; Pratt, (...)

3Sin embargo, nadie puede escapar totalmente a su época. Por eso, en las etnografías clásicas descubrimos con frecuencia la tendencia a construir al Otro fuera de la Historia, exotizándolo y esencializándolo, sea como el buen salvaje que debe ser protegido en su pureza o como el primitivo destinado a desaparecer.5 Casi siempre varón, blanco, ciudadano de Estados imperiales, difícilmente el etnógrafo podía evitar mirar, o fotografiar, con un “ojo imperial” al Otro que era su objeto de estudio.6

Antropólogos en la “periferia”: América Latina

  • 7 Cardoso de Oliveira, R., “Vicisitudes del 'concepto' en América Latina”, 2001, p. 77; Stocking Jr. (...)

4¿Qué pasa cuando el Otro no está en una isla lejana, una selva impenetrable o algún desierto calcinante, sino dentro del propio país, literalmente a la vuelta de la esquina o incluso dentro del propio antropólogo? En otras palabras, ¿qué pasa cuando los Otros, antes objeto de estudio, se convierten ellos mismos en científicos sociales? Si la antropología clásica fue un producto de la expansión noratlántica hacia el resto del mundo, en Asia y África fue hija de los procesos de liberación nacional, y en América Latina de los de construcción nacional.7

  • 8 Degregori, C.I. y P. Sandoval, Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociales (...)
  • 9 Vanguardista porque, en mayor o menor medida, quienes “sabían” cuál debía ser el rumbo y diseñaban (...)

5Al igual que en cualquier parte, la antropología en América Latina ofrece peligros y posibilidades. Desde siempre e incluso hoy, los antropólogos “sureños” estudiaban fundamentalmente sus propios países. Ello les daba y les sigue dando la ventaja comparativa de un “conocimiento localizado”, una capacidad de “descripción densa” difícilmente igualable por los profesionales foráneos. Pero la cercanía al árbol puede bloquear la visión del bosque. Por otro lado, al concentrarse en su propio país, pueden perder la perspectiva comparada, que es una de las condiciones centrales de producción de conocimiento de la disciplina. Finalmente, el o la antropóloga estudia su propio país, pero no necesariamente su propia (sub)cultura. Cuando la antropología esen-cializa al Otro, lo ve como homogéneo y monolítico, aunque en realidad no lo es. Lo probamos los propios antropólogos de la periferia, intelectuales diferenciados del resto de la población, a veces no sólo por educación o clase social, sino por pertenencia étnica y/o racial, como sucede con frecuencia en Perú donde la comunidad académica tiende a reproducir las brechas que atraviesan el conjunto del país: entre universidades nacionales y privadas, entre Lima y provincias, en cierta medida entre andinos y criollos.8 Durante largo tiempo, sin embargo, a la antropología latinoamericana la impulsó la nostalgia, o el anhelo narcisista de (re)construir un Nosotros homogéneo. Mencionemos tres corrientes en las cuales puede rastrearse este deseo: el indigenismo; el paradigma de la “integración nacional” de los Estados populistas, y el de la revolución. Todos tenían en común una visión uniformizadora de la cultura y una concepción vanguardista del cambio social.9

6Estas diferentes aproximaciones influyeron y se entrecruzaron en la antropología latinoamericana en diferentes grados y épocas. Pero aun cuando marcada por sueños que una vez en el poder se revelarían imposibles y etnocidas, la antropología no fue sólo y en muchos casos ni siquiera principalmente un instrumento del poder. Si la ubicamos en su contexto histórico, encontramos producción de conocimiento crítico sobre nuestras realidades y puntos de fuga hacia otros horizontes.

Miradas cruzadas: los orígenes de la antropología en el Perú

  • 10 Para esta sección tomamos en cuenta balances anteriores como Salomon, F, “Andean Ethnology in the (...)

7En el caso peruano, lo mejor de la antropología contribuyó a ampliar la “foto de familia”, a transformar la “comunidad imaginada” llamada Perú.10 El país concebido en un principio por sus

  • 11 Distinguimos articulación de integración, en tanto integración es sinónimo de homogenización y uni (...)

8élites como occidental y criollo, fue cediendo así paso a otro más contradictorio pero también más plural. El aporte central de la antropología en sus primeras décadas (1940-1960) fue contribuir a la articulación nacional,11 explorando territorios ignotos tanto en el sentido literal y geográfico de la palabra, como en el sentido metafórico: incursionando en ámbitos socioculturales y temporales desconocidos.

  • 12 Por ello, a principios del siglo xx, José de la Riva Agüero (de familia aristocrática) conmocionó (...)

9En esos tiempos (y quién sabe aún hoy), cuando salían a hacer trabajo de campo en comunidades lejanas, los antropólogos peruanos se sentían y tenían mucho de exploradores en un país donde la exploración había estado principalmente a cargo de extranjeros, mientras los hijos de las élites criollas tendían a comportarse como extranjeros en un país extraño.12 Viajeros y traductores transculturales, en las décadas de 1930-1950 los coleccionistas y estudiosos del “folclor” incorporaban a la cultura nacional las manifestaciones de los hoy denominados “grupos subalternos”. Viajeros en el tiempo, arqueólogos y etnohistoriadores —tendencias disciplinarias que estuvieron juntas hasta 1969 en el Instituto de Etnología y Arqueología de la Universidad de San Marcos— incorporaron a la historia nacional los miles de años previos a 1532. Pero comencemos por el principio y avancemos ordenadamente, precisando, ampliando y también cuestionando estas afirmaciones iniciales, tal vez demasiado propensas a la celebración.

Cronistas, exploradores y viajeros

  • 13 Brading, D., Orbe indiano: de la monarquía católica a la república criolla, 1492-1867, 1991, caps. (...)
  • 14 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, p. 3.
  • 15 Ver también Lomnitz, C, “Bordering on Anthropology: Dialectics of a National Tradition”, 2001.

10Si la antropología surge del encuentro con el Otro, entonces los más antiguos precursores de la antropología peruana los encontramos en tiempos de la Conquista. Cronistas tratando de hacer inteligible la radical Otredad del Tawantinsuyo; frailes doctrineros elaborando los primeros diccionarios de las lenguas quechua y aymara; burócratas visitadores, que al entrevistar a los “señores de la tierra” o censar a sus súbditos para convertirlos en tributarios acumulaban material etnográfico sobre flamantes “subalternos”.13 En sus sugerentes reflexiones sobre la antropología mexicana, Lomnitz14 subraya que “la tensión entre el mundo de lo conocido y la seducción de experiencias exóticas que no pueden ser narradas, es el contexto originario de nuestras antropologías, cuyos momentos de mayor sensación de descubrimiento están ligados a la entrega del sujeto a la experiencia a través de un trabajo de campo [...]”15

  • 16 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, pp. 81-82.
  • 17 Arguedas, J. M., “Introducción a ‘Dioses y Hombres de Huarochirí’”, 1966, p. 9; Duviols, R, "Estud (...)

11Pero esta “traducción intercultural” entraña peligros. Los evangelizadores, por ejemplo, se encontraban en tensión por el peligro de la “corrupción” de los signos y/o de la moral. ¿En qué medida estaban traduciendo adecuadamente las categorías cristianas? ¿Hasta qué punto la traducción no significaba el primer paso hacia la reafirmación de la cultura nativa y la perversión de la doctrina cristiana? Además, “el proceso de aprendizaje implica, necesariamente, someterse a una lógica ajena aunque sea de manera provisional”.16 Esta misma mezcla de fascinación y horror la encontramos en Perú en figuras como Francisco de Avila (1573-1647), un jesuita cusqueño, extirpador de idolatrías y recopilador al mismo tiempo de las historias de “los dioses y héroes, y la vida de los hombres de Huarochirí en la época prehispánica una especie de Popol Vuh de la antigüedad peruana; una pequeña Biblia regional [...]”.17

12Pero aquí pronto aparecen otras voces, otras miradas cruzadas que nos ofrecen relatos contradictorios, ausentes en el recuento de Lomnitz, donde “corrupción” parece ser un camino de un solo sentido. En el caso peruano, el Inca Garcilaso de la Vega (1616/ 1960) emplea la misma palabra para referirse a los españoles que “corrompen casi todos los vocablos que toman del lenguaje de los indios de aquella tierra”, comenzando por el nombre mismo del Perú, y que malinterpretan la “verdadera” historia de los incas. Pero en lo que se refiere a la acepción moral y religiosa de la palabra corrupción, Garcilaso vacila. Corrige a Cieza, quien llama demonio a Pachacamac, la gran divinidad panandina, pues: “por ser español no sabía la lengua tan bien como yo, que soy indio inca” (libro II, capítulo 2). Más a continuación añade que:

[...] por otra parte tienen razón porque el demonio hablaba en aquel riquísimo tiempo haciéndose Dios debajo deste hombre, tomándolo para sí. Pero si a mí [...] me preguntasen ahora: “¿cómo se llama Dios en tu lengua?”, diría “Pachacámac”, porque en aquel general lenguaje del Perú no hay otro nombre para nombrar a Dios sino éste, y todos los demás [...] o no son del general lenguaje o son corruptos [...]. Op. cit: libro segundo, capítulo II: 134-135.

  • 18 Sobre las dificultades del Inca Garcilaso para asumir su identidad mestiza, véase entre otros: Her (...)

13¿Divinidad o demonio? En su vacilación queda delineado uno de los dilemas que recorre la antropología y buena parte de la cultura peruana hasta nuestros días. Son los dilemas de un mestizaje que está lejos de ser armónico y sin contradicciones18 y se presenta más bien plagado de desgarramientos, suturas y tensiones al filo de dos mundos.

  • 19 Murra, X, “Waman Puma, etnógrafo del mundo andino”, 1980, p. xvii.

14¿Qué pasa cuando el Otro está dentro de nosotros mismos? La pregunta vale no sólo para Garcilaso, sino también para los cronistas indígenas como Santa Cruz Pachacuti o Guamán Poma de Ayala y su carta al Rey, monumental híbrido de castellano y quechua, de escritura e iconografía. Esta carta, perdida hasta 1908, fue encontrada en Copenhague, y publicada por primera vez en 1936 por el antropólogo y lingüista francés, Paul Rivet. En ella, Guamán Poma nos ofrece: “la única contribución etnográfica entre los cronistas”.19 Son famosas sus críticas a la administración colonial, incluidos los frailes, pero en lo referente a las “idolatrías”:

  • 20 . Ibíd.

15Su ambivalencia es notable. Defiende el uso de los bailes y las canciones andinas que otros tratan de prohibir. Pero al igual que su contemporáneo, el sacerdote cusqueño Francisco de Avila, Waman Puma denuncia a los “ydúlatras” entre los señores andinos. Suobra, como la de Ávila, prepara el terreno para las grandes campañas de extirpación de las religiones andinas [...].20

16Esto mostraría que a pocas décadas de la Conquista existía ya un cierto marco discursivo hegemónico, que definía los temas centrales alrededor de los cuales y en cuyos términos puede tener lugar la contestación y la lucha (Joseph y Nugent 1994: 20). La identidad mestiza y el reclamo indígena se construyen apelando a símbolos e instituciones que surgen de los mismos procesos que han subordinado a estos grupos.

  • 21 Esta tendencia a la oposición se observó más claramente en el debate alrededor de la "utopía andin (...)

17Más que un repaso exhaustivo de ese primer momento precursor de la antropología, nuestro interés ha sido mostrar que desde muy temprano se complejizan y matizan las oposiciones dominación/resistencia, Andes/Occidente, tradición/modernidad y se erosionan también las fronteras entre Nosotros y los Otros.21

  • 22 . Méndez, C, The Plebeian Republic: the Huanta Rebellion and the Making of the Peruvian State: 182 (...)

18Luego del gran impulso explorador asociado a la Conquista y a la búsqueda de El Dorado, el fuego se apaga. Entre el ren-tismo y la rutina coloniales, el elan protoantropológico queda fundamentalmente en manos de misioneros en la Amazonia. La rebelión de Juan Santos Atahualpa en la década de 1740, que expulsa a los franciscanos de su “última frontera” amazónica, y la expulsión de los jesuitas pocas décadas más tarde, constituyen un epílogo de ese primer período y consolidan el predominio de una voluntad de ignorar. Las grandes rebeliones de Túpac Amaru y Túpac Ccatari en 1780 repliegan todavía más a españoles y criollos tras los muros de la “ciudad letrada”. No es tanto un repliegue físico, en tanto las guerras de la independencia y las guerras entre caudillos que marcan las primeras décadas republicanas se desarrollan en escenarios rurales, pero sí en la actitud frente al Otro indígena, sintetizada en la reimplantación del tributo, medida poscolonial emblemática.22

  • 23 Méndez, C, Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, 1996.
  • 24 Larson, B., Trials of Nation Making. Liberalism, Race, and Ethnicity in the Andes, 1810-1910, 2004

19Son exploradores y viajeros, en su gran mayoría extranjeros, quienes animados con los principios de la Ilustración europea, toman la posta como precursores de la antropología hacia fines del siglo xviii y durante el siglo xix. Ni el avance del liberalismo, ni la abolición del tributo en la sexta década del siglo xix, implican un cambio significativo en la actitud de las élites oligárquicas, que desde el principio habían preferido, parafraseando a Arguedas, rescatar al indio histórico pero ignorar al indio actual.23 El liberalismo significó más bien la expansión de la gran propiedad terrateniente, en lo que ha sido denominado metafóricamente una segunda conquista de los Andes.24 Pero a pesar de su envoltura arcaica, el contexto en que se da la ofensiva latifundista era radicalmente diferente, y tuvo por tanto consecuencias distintas, entre ellas el surgimiento del indigenismo, acicateado además por la expansión del mercado y la derrota ante Chile en la Guerra del Pacífico a fines del siglo xix.

Los indigenismos y el nacimiento de la antropología

  • 25 Para Manuel González Prada —uno de los precursores del indigenismo—, esa servidumbre había sido si (...)
  • 26 Ver por ejemplo, Martínez, H. y C. Samaniego, Política indigenista en el Perú: 1946-1969, 1977; Co (...)
  • 27 Kristal, E., Una visión urbana de los Andes. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848 (...)

20El indigenismo cuestiona la visión excluyente, que dejaba fuera de la comunidad imaginada nacional a las mayorías indígenas, o las incorporaba en todo caso como sustrato servil, cuando no degenerado.25 Desde fines del siglo xix y durante la primera mitad del siglo xx, el indigenismo como reivindicación del “indio actual” y de su incorporación como base fundamental de la “comunidad imaginada” peruana se abrió campo, con altibajos, en la conciencia, la cultura y la política peruanas. La amplia y variada bibliografía sobre el indigenismo nos presenta un movimiento heterogéneo y complejo, que abarca varios registros —filantrópico, social, político y artístico— y atraviesa diferentes coyunturas.26 Existe cierto consenso, además, en que tras la reivindicación indigenista subyace “una visión urbana de los Andes”:27 paternalista, exotista y en muchos casos con una concepción homogeni-zante de la construcción nacional alrededor del mestizo o del indígena. Pero la antropología peruana, surgida como disciplina universitaria en 1946, es hija del indigenismo y es necesario por tanto ubicar los inicios de nuestra disciplina sobre ese trasfondo.

  • 28 Lauer, M., Andes imaginarios: discursos del indigenismo 2, 1997.
  • 29 Aquézolo, M. (сотр.), La polémica del indigenismo, 1976.
  • 30 Por ejemplo, dice L. E. Valcárcel en Tempestad en los Andes, 1970: “Un día alumbrará el Sol de san (...)
  • 31 García, U, 1930.
  • 32 Víctor Raúl Haya de la Torre y José Carlos Mariátegui fueron los fundadores de los dos primeros pa (...)
  • 33 Lauer, M., Andes imaginarios: discursos del indigenismo 2, 1997, p. 32.

21Lauer28 hace una interesante distinción entre indigenismo mayormente sociopolítico y otro cultural (literario, plástico, arquitectónico o musical). El primero tuvo su auge desde fines del siglo xix hasta la década de 1920. Fue movilizador, moderni-zador y reivindicativo, y llegó a un lugar importante en el debate nacional. Esta importancia la atestiguan, entre otros, los textos reunidos por Aquézolo29 en La Polémica del indigenismo, que hacia 1927 involucró a grandes nombres de la intelectualidad peruana, como José Carlos Mariátegui, Luis Alberto Sánchez y José Ángel Escalante. En sus franjas más radicales, asumió rasgos utópicos y hasta apocalípticos, como en Tempestad en los Andes de Luis E. Valcárcel,30 o simplemente radicales como en El nuevo indio de Uriel García.31 De manera subordinada, muchas de sus ideas fueron incorporadas en los programas políticos que Haya de la Torre y Mariátegui elaboraron hacia el final de esa década,32 buscando: “una nueva ocupación de los espacios centrales de la cultura política”.33

  • 34 Ibíd., pp. 46-47.
  • 35 Ibíd., p. 16.
  • 36 . Basadre, J., Historia de la República, tomo 16, p. 33, s/f.

22Por contraste, el indigenismo cultural, que Lauer llama indigenismo 2: “más que una propuesta subversiva o negadora de lo criollo, era una buena idea nacionalista cuyo momento parecía haber llegado, un esfuerzo por expandir lo criollo por los bordes”;34 un intento más de lo no autóctono por asimilar lo autóctono, que sería una constante desde la Colonia y que “ha terminado trazando una clara deriva de incorporación de lo no criollo a lo criollo”.35 Así, con sus filos contestatarios atenuados y tras varias mutaciones, el indigenismo fue recuperado y usado como una suerte de telón de fondo en los discursos oficiales hasta la década de 1980. El historiador Jorge Basadre presenta el contexto en el que se da el tránsito del indigenismo I al 2. Así, mientras: “la década de 1920 a 1930 representó un considerable incremento en la imagen del indio en la conciencia de la intelectualidad peruana [...]. Correspondió al período de 1931-1942 una etapa de reafirmación hispánica”.36

  • 37 Macera, P., “La historia en el Perú: ciencia e ideología”, 1968, p. 92.

23Fue durante esos años, según Macera37 “los peores de la historia republicana del siglo xx”, que la antropología se gestó como disciplina universitaria. La contraofensiva hispanista se dio dentro de un clima mundial de ofensiva conservadora, cuando no fascista. El clima en el cual el entonces denominado "problema indígena" se abre espacios en la agenda nacional, cede paso a otro en el cual es posible que el filósofo y pedagogo Alejandro O. Deustua afirme que:

  • 38 Deustua 1937, citado en Degregori, C. I. y otros, Indigenismo, clases sociales y problema nacional (...)

24El Perú debe su desgracia a esa raza indígena, que ha llegado, en su disolución psíquica, a obtener la rigidez biológica de los seres que han cerrado definitivamente su ciclo de evolución y que no han podido transmitir al mestizaje las virtudes propias de razas en el período de su progreso.38

  • 39 Aunque según L. E. Valcárcel, “Arqueólogos y etnólogos norteamericanos en el Perú”, 1947, ya en la (...)

25El indigenismo es por entonces una idea a la defensiva, que se repliega hacia el pasado y hacia los márgenes de la vida nacional. Valcárcel se concentra en La etnohistoria del Perú antiguo mientras el indigenismo como movimiento se refugia en ámbitos e instituciones que no desafían explícitamente al poder, como la Escuela de Bellas Artes o el Museo de la Cultura Peruana. Allí madura la antropología. Pues aun cuando a la defensiva, el “grupo antropológico” libra sus batallas. Y aprovechando una coyuntura nacional e internacional favorable, logra la instituciona-lización de la antropología como disciplina universitaria. La II Guerra Mundial acababa de finalizar y la Guerra Fría aún no había comenzado. En el Perú, bajo la presidencia de José Luis Bustamante y Rivero (1945-1948) se vivía una corta primavera democrática. Luis E. Valcárcel —cuyo indigenismo ya había perdido el filo utópico— es nombrado ministro de Educación en 1945 y durante su gestión se crea en 1946 el Instituto de Etnología y Arqueología de la Universidad de San Marcos. Paralelamente se crea también la carrera de antropología en la Universidad San Antonio Abad del Cusco.39 Para esta época, Valcárcel y los otros indigenistas buscaban legitimar la antropología como una ciencia aplicada, “alejándola de las generalizaciones, los utopismos y las panaceas” (Valcárcel 1964: 12). En sus primeros diez años, por ejemplo, el Instituto producía más de cuarenta monografías de comunidades indígenas, y tres proyectos de ayuda técnica y promoción cultural, y colaboraba con el Ministerio de Educación para sus planes de Educación Fundamental y del Adulto.

26El período que se extiende entre las décadas de 1920 y 1960 puede leerse como el largo y difícil tránsito del paradigma moder-nizador excluyente de la oligarquía a otro mucho más inclusivo, populista o “nacional popular”. Parte de ese tránsito es el desarrollo de un indigenismo estatal, que se remonta a los gobiernos de Augusto B. Leguía (1919-1930) pero que hasta la década de 1940 tiene un carácter intermitente y periférico dentro de la acción del Estado. A partir de mediados del siglo xx se va consolidando, bastante pálido si lo comparamos con México, pero más sostenido que en las décadas previas, y menos periférico. En esas décadas se promulgan leyes y dispositivos de protección y tutelaje. En 1921 se crean la Sección de Asuntos Indígenas al interior del Ministerio de Fomento, así como El Comité Pro-Derecho Indígena Ta-huantinsuyo; en 1922, también en el Ministerio de Fomento se crea el Patronato de la Raza Indígena. Asimismo, por influencia del Primer Congreso Indigenista Interamericano realizado en Pátzcuaro, México, en 1949, se crea por resolución suprema en 1946 el Instituto Indigenista Peruano, órgano dependiente del Ministerio de Justicia y Trabajo. Frente a ese pálido indigenismo estatal y frente al “indio real” que comenzaba a movilizarse masivamente, se define la naciente antropología peruana.

  • 40 Bonfil, G., “Del indigenismo de la revolución a la antropología crítica”, 1970.

27Nuevamente, México aparece como punto de referencia y contraste. Allí, la antropología vivió su Edad de Oro dentro de lo que Bonfil40 llamó un largo y cómodo matrimonio con el Estado posrevolucionario, populista e “integrador”, que comenzó a agriarse recién con la masacre de Tlatelolco de 1968. En el Perú, la relación con el Estado era por esos años más bien diplomática, casi de compromiso. Si la edad de oro de la antropología mexicana estuvo vinculada estrechamente al Estado, en el Perú lo estuvo más al financiamiento de fundaciones filantrópicas de los EEUU y a instituciones académicas europeas, como el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), fundado en 1948. Con ellas trabajan las universidades y también, desde bastante temprano, las ONG.

28Por extraña coincidencia, fue precisamente a partir de 1968 y durante el gobierno reformista del general Velasco (1968-197.5), que la antropología vivió con el Estado un romance breve y compartido con la sociología, que se interrumpió con el cambio de gobierno. Por esos años, dos antropólogos de las primeras promociones llegan a ocupar cargos importantes en el régimen militar: Carlos Delgado, uno de los inspiradores de la Ley de la Reforma

29Agraria de 1969, y Mario Vásquez, discípulo de Alan Holmberg, que participó en el elaboración de la Ley de Comunidades Campesinas de 1972. Pero para entonces, la antropología ya tenía más de dos décadas como disciplina universitaria y había vivido también su propia edad de oro.

  • 41 Aguirre Beltrán, G., Regiones de refugio: el desarrollo de la comunidad y el proceso dominical en (...)

30La tenue relación de la antropología con el Estado durante esas primeras décadas fue a la vez su fortaleza y su debilidad. Debilidad, porque tuvo que luchar por hacerse un espacio social, conseguir recursos y legitimarse ante el poder. Fortaleza, porque no se vio tan aprisionada por el corsé de los proyectos estatales y pudo fluctuar con algo más de libertad entre la experiencia transcultural y la búsqueda de legitimidad ante un Estado y una cultura hegemónica en los que prevalecía el paradigma moderni-zador y su correlato homogenizador expresado en el concepto de “aculturación”.41

  • 42 Matos Mar, .J., Tupe: una comunidad del área cultural del Kauke en el Perú. Geografía y economía, (...)
  • 43 Matos Mar, J. y otros, Las actuales comunidades de indígenas. Huarochirí en 1955, 1959.
  • 44 . Montoya, R., “Colonialismo y antropología en Perú”, 1975.
  • 45 Matos J. y R. Ravines, Bibliografía peruana de ciencias sociales (1957-1969), 1971. Ver también la (...)

31Entre el descubrimiento y la “integración”, repitiendo el viejo dilema conocer/destruir, el o la antropóloga aparecen como personajes liminales, fronterizos, no del todo incorporados a la dinámica de un Estado que tampoco se anima del todo a una “integración” a fondo. Esa etapa discurre entre informes burocráticos para el Ministerio de Trabajo y Asuntos Indígenas y la inmersión en un mundo por ese entonces todavía poco conocido que realizan los jóvenes de las primeras promociones. Tal vez buscando acercarse a la experiencia de los clásicos antropológicos en islas lejanas o “tribus” aisladas, estos jóvenes eligen para escribir sus tesis comunidades apartadas donde se encontrarían “relictos” prehispánicos.42 Hay un arco temporal que va desde esas primeras tesis hasta los proyectos de la Universidad de San Marcos en el valle de Lurín43 y posteriormente en el valle de Chancay en que predomina ese espíritu explorador que Montoya44 celebra en su “elogio de la mochila”.45 El mismo espíritu se vive paralelamente en Cusco bajo la dirección de Óscar Núñez del Prado; y en Ayacu-cho, donde Efraín Morote Best dirige seminarios de investigación en los que se forman sucesivas promociones de antropólogos.

  • 46 Holmberg, A. (comp.), Vicos, método y práctica de la antropología aplicada, 1966, p. 59. Para una (...)

32Los tres grandes temas de esas primeras décadas fueron los estudios holísticos de comunidades, los estudios folclóricos y los proyectos de antropología aplicada. En los dos primeros subyace esa tensión en la cual el antropólogo, muchas veces provinciano, busca al Otro, con frecuencia lo exotiza, pero al mismo tiempo se siente parte de él, y pretende acercarlo, “aculturarlo”. Esta última pulsión se expresa abiertamente en la llamada antropología aplicada, influida por las teorías de la modernización, el desarrollismo y el funcionalismo. Estos programas fueron criticados por su vinculación o coincidencia con los intereses del poder imperial y su escaso “efecto de demostración”. Alian Holmberg, director del proyecto Vicos.(1952-1962), el más importante programa de antropología aplicada desarrollado en el Perú, afirmaba que “el proceso actual de occidentalización de pueblos nos parece, así, consistir en la introducción de modernos "postulados fundamentales” dentro de las culturas que carecen de ellos”.46

  • 47 Guzmán, V. y V. Vargas, Cronología de los movimientos campesinos, 1956-1964, 1981; Remy, M.I., "¿M (...)

33Estas afirmaciones tienen que ver con una concepción en la cual tradición y modernidad son dos polos contrapuestos y excluyentes. Pero lo que más llama la atención en el proyecto no está en la propia comunidad de Vicos sino fuera de ella, en las masivas movilizaciones que ocurren en los Andes por esos mismos años, en las que miles de campesinos organizados "recuperan" entre 1958 y 1964 cientos de miles de hectáreas de tierras que les habían sido usurpadas. Así, los campesinos indígenas, sin la intervención de proyectos de desarrollo, hirieron de muerte al latifundio de manera bastante incruenta, dada la magnitud de las movilizaciones y lo sensible que seguía siendo el problema de la propiedad de la tierra.47

Puntos de fuga y nuevos horizontes

34Esa tensión entre la seducción de lo exótico y la necesidad de “asimilarlo” tiene relación con la forma en que plantean las relaciones entre lo que Lomnitz llama “ciudadano normativo”, en este caso criollo o mestizo urbano y los “otros”:

  • 48 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, pp. S7-8S.

Puede decirse que el indio en México era el “otro” del ciudadano normativo, de manera comparable al modo en que el negro, el indio o el mexicano fueron los “otros” del ciudadano normativo en Estados Unidos de principios y mediados de siglo [...]] Sin embargo, gracias a la revolución mexicana, existe una importante diferencia [.. .]: aunque tanto “el negro americano” como “el indio mexicano” fueron el otro de la normatividad ciudadana de sus respectivos países, el indio en México fue ubicado como el sujeto mismo de la nacionalidad, sujeto que sería transformado por la educación y por la mezcla racial. Así, la antropología mexicana fue “indigenista” en tanto fue una antropología modernizadora que funcionó dentro de una fórmula nacionalista particular.48

35Sin revolución social de por medio, en el Perú el indio tarda y quizás nunca llega a colocarse “en la raíz misma de la nacionalidad”, con excepción parcial de los años del gobierno del general Velasco (1968-1975), cuando el “indio” dejo de llamarse “indio”, por tomar el nuevo, y supuestamente más honorable nombre de “campesino". Pero para el indigenismo, y luego para la antropología de los primeros tiempos, era obvio que el indígena se ubicaba allí. Tal vez por eso, aun cuando el país vivía un proceso acelerado de modernización, urbanización y articulación, los antropólogos reproducían en cierta medida, en otro contexto y con menos dramatismo, los viejos dilemas de Cieza de León, Garcilaso y Guamán Poma, sin lograr escapar del paradigma dominante homogenizador, pero encontrando resquicios para dejar constancia de, producir conocimientos sobre, y expresar simpatía por la diversidad cultural.

36A lo largo de la década de 1960, la contundencia de la realidad incidió cada vez más en la disciplina, hasta hacerla desbordar los marcos de esa primera etapa indigenista y exploradora, enmarcada mal que bien dentro del culturalismo, en la cual el folclor era el tema privilegiado, las comunidades el ámbito central y el trabajo de campo sacralizado como rito de iniciación, el método principal. Ese desborde se da por acumulación, conforme nuevos ámbitos, temas e influencias se incorporan a la antropología.

  • 49 Sandoval, P, “Cultura urbana y antropología en el Perú”, 2000.
  • 50 Murra, I, Formaciones económicas y políticas en el mundo andino, 1975; Thurner, M., “Después de la (...)
  • 51 Varese, S., “Las minorías étnicas de la montaña peruana: esquema para una antropología de urgencia (...)

37Entre los nuevos temas, destacan los primeros estudios urbanos sobre barriadas y clubes de provincianos realizados a fines de los años cincuenta;49 la etnohistoria, que hacia mediados de los años sesenta produce una “gran trasformación”, no sólo en nuestro conocimiento del siglo xvi sino en nuestra aproximación al mundo andino contemporáneo;50 los estudios amazónicos, que avanzan hacia territorios geográfica y académicamente muy poco conocidos.51 Por otra parte, los ámbitos se ensanchan. De los estudios de comunidades aisladas se pasa a proyectos de investigación en zonas que Matos (1969) llamó microregiones. Las influencias teóricas cambian y se amplían. John Murra (1975) refuerza la influencia de la ecología cultural e introduce el sustantivismo, Tom Zuidema el estructuralismo (1962). Pero la gran ruptura la produce la teoría de la dependencia —primera corriente teórica surgida en América Latina que alcanza impacto mundial en las ciencias sociales. Su influencia se advierte, por ejemplo, en los estudios que la Universidad de San Marcos, la Universidad de Cornell y el Instituto de Estudios Peruanos desarrollan en el valle de Chancay entre 1964 y 1969 en un proyecto titulado Proyecto de Estudio de Cambios en Pueblos Peruanos. Podríamos decir, simplificando, que este proyecto empezó funcionalista y terminó dependentista (véase, por ejemplo, Matos Mar et al. 1969; Fuenzalida et al. 1968; Degregori y Golte 1973; y las tesis de Bonilla 1965, Fonseca 1966 y Celestino 1970).

  • 52 Ouijano, A., “Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú”, 1980 [l964].

38La teoría de la dependencia introdujo temáticas hasta entonces descuidadas por la disciplina, como el conflicto, la dominación y el poder. Ella impacta en la antropología y la sociología peruanas cuando las jóvenes disciplinas emprendían un tránsito de las descripciones a las interpretaciones de alcance nacional. Fue, en ese sentido, un momento excepcional en el que las ciencias sociales buscaron por primera vez “ocupar espacios centrales en la cultura y la política”. Mencionemos las interpretaciones teóricas sobre las relaciones interétnicas de Enrique Mayer (1970) y Fernando Fuenzalida (1970), la interpretación sobre el poder local tradicional de Julio Cotler (1968), visualizada en la figura del “triángulo sin base” y el momento más antropológico del sociólogo Aníbal Ouijano52 con sus reflexiones sobre el proceso de “cholificación” en el Perú, que hoy podría leerse como la irrupción de una diversidad que ya no era necesario ir a buscar a lugares remotos sino que se hacía presente con gran vitalidad en todo el país.

39Por la vía del énfasis en el conflicto y la trasformación estructural, o por la del énfasis en la diversidad cultural, la antropología indigenista y culturalista de los primeros tiempos llegaba a sus límites, desbordada por la realidad y por las experiencias y esperanzas de nuevas promociones de antropólogos/as, en alto porcentaje provincianos. Por ambas vías parecía avizorarse la posibilidad de un salto a otro paradigma que superara por fin la oposición excluyente tradición/modernidad, o el dilema conocimiento/ destrucción. Pero el gran salto hacia un nuevo paradigma se frustró.

  • 53 La obra antropológica de Arguedas es numerosa. Aquí sólo mencionamos algunos de sus trabajos: “Evo (...)
  • 54 Arguedas, J. M., Acto de entrega del premio Inca Garcilaso de la Vega, Lima, 1968b.

40José María Arguedas es la figura emblemática de una de las posibilidades de tránsito, y de su frustración. De manera intuitiva, desgarrada, tanto en sus trabajos antropológicos como literarios, él avizora la posibilidad de un “nosotros diverso” más allá de los desgarramientos coloniales y del mestizaje homoge-nizante. A partir de su experiencia vital y recogiendo lo mejor del culturalismo y de la Teología de la Liberación, Arguedas logra intuiciones que lo convierten en precursor de una inter-culturalidad sustentada teóricamente y popularizada recién diez o quince años después de su muerte.53 Es el Arguedas que al recibir en 1968 el premio Inca Garcilaso de la Vega se define como un “individuo quechua moderno”, lo que dentro del esquema de la modernización sería la cuadratura del círculo. El que afirma: “yo no soy aculturado, yo soy un peruano que orgullosa-mente, como un demonio feliz habla en cristiano y en indio, en español y en quechua” y proclama su anhelo de “vivir feliz todas las patrias”. Si algún horizonte abrió la antropología peruana en medio siglo de existencia, podría sintetizarse tal vez en estas frases de Arguedas:54

No hay país más diverso, más múltiple en variedad terrena y humana; todos los grados de calor y color, de amor y odio, de urdimbres y sutilezas, de símbolos utilizados e inspiradores. No por gusto, como diría la gente llamada común, se formaron aquí Pachacámac y Pachacútec, Huamán Poma, Cieza y el Inca Garcilaso, Túpac Amaru y Vallejo, Mariátegui y Eguren, la fiesta de Qoyllur Riti y la del señor de los Milagros; los yungas de la costa y de la sierra; la agricultura a 4.000 metros; patos que hablan en lagos de altura donde todos los insectos de Europa se ahogarían; picaflores que llegan hasta el sol para beberle su fuego y llamear sobre las flores del mundo. Imitar desde aquí a alguien resulta algo escandaloso.

41Finalmente, en noviembre de 1969 Arguedas se quitó la vida. Podríamos decir que, cual personaje en busca de autor, sus intuiciones (y sus angustias) no encontraron un sujeto social organizado con quien dialogar y del cual alimentarse, derivando en una suerte de indigenismo sin indígenas. No habían surgido aún los movimientos étnicos que poco después harían su aparición en Bolivia, Ecuador y más tarde en Guatemala, México y otras partes del continente. Y el contingente de jóvenes que hubieran podido ser fermento de un movimiento equivalente en el Perú, si bien simpatizó con Arguedas, se vio seducido por otra propuesta para superar los dilemas de la antropología y la cultura peruana a través de transformaciones estructurales por la vía de la revolución, luchando ya no sólo por ocupar lugares centrales en la vida cultural y política del país, sino por el poder estatal.

  • 55 Quedan como figuras solitarias Rodrigo Montoya, quien trata de establecer un diálogo casi imposibl (...)

42Esa propuesta fue el marxismo. Pero el que se difundió durante los años setenta en las universidades peruanas era un marxismo demasiado dogmático y economicista, que no dejaba oxígeno para la cultura.55 Un marxismo que no llega a concretar su promesa en el plano académico, porque lo devora la ideologiza-ción. Es un “marxismo de manual” (Degregori 1990), que deja a un lado la investigación empírica, reemplazándola por la lectura reverencial, ni siquiera de los clásicos, sino de los manuales de marxismo, que al condensar supuestamente toda la verdad vuelven superflua la investigación.

  • 56 Ortiz, A., De Adaneva a Inkarri (una visión indígena del Perú), 1973, y Ossio, J., Ideología mesiá (...)

43Las otras corrientes antropológicas tampoco quedaron libres del predominio abrumador de los análisis estructurales, pues muchos de quienes no se encuadraron dentro de los marcos mar-xistas devinieron estructuralistas levistrausianos, con dificultades para integrar la historia en sus análisis, donde a veces parecía que no hubieran transcurrido más de cuatro siglos desde la invasión europea.56 Hasta que, en medio de la violencia política desencadenada en el país a partir de 1980 por el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), la antropología culturalista pero también el indigenismo y el marxismo de manual enfrentaron su bancarrota. Esa bancarrota tuvo un nombre emblemático: Uchuraccay.

Bancarrota del escencialismo y el economicismo

  • 57 Sobre la historia de Huaychao, Uchuraccay y otras comunidades llamadas iquichanas, véase, entre ot (...)

44El 23 de enero de 1983 se dio a conocer la muerte de un número indeterminado de cuadros de PCP-SL en Huaychao, una comunidad en las alturas de Huanta (Ayacucho). La noticia parecía confirmar el rumor de que las comunidades denominadas iquichanas se estaban enfrentando a PCP-SL. Un grupo de ocho periodistas interesados en averiguar lo ocurrido viajó a la zona pero fueron asesinados en Uchuraccay, comunidad vecina de Huaychao.57

  • 58 Ossio, J. y F. Fuenzalida, Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchura (...)

45Ante el impacto nacional de la masacre, el gobierno nombró una comisión investigadora presidida por Mario Vargas Llosa. La comisión incorporó como asesores a reconocidos antropólogos, colocando de esta forma ante los reflectores de la opinión pública a una profesión que se había especializado en el estudio de las comunidades indígenas. En efecto, como explicó después Fernando Fuenzalida,58 los antropólogos aceptaron respondiendo a un compromiso moral y profesional en tanto los sucesos habían ocurrido en una comunidad y no en otra parte. Sin embargo, su presencia terminó dando respaldo “científico” a un conjunto de conclusiones muy discutibles. El informe presentaba una reconstrucción bastante aproximada de los hechos: los campesinos asesinaron a los periodistas.

  • 59 Vargas Llosa, M., A. Guzmán y M. Castro, 1983, pp. 23 y ss.
  • 60 Millones, L., Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay, 1983, p (...)
  • 61 Ossio, J. y F. Fuenzalida, Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchura (...)
  • 62 Mayer, E., “Peru in Deep Trouble: Mario Vargas Llosa's Inquest in the Andes Reexamined”, 1992, p. (...)

46Veinte años después, esta versión de los hechos fue corroborada en lo fundamental y a base de los testimonios orales de campesinos y otros documentos, por el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR). Pero a diferencia de la CVR, la Comisión Vargas Llosa explicaba la tragedia principalmente por el supuesto aislamiento secular de las comunidades iquichanas, presentadas por la misma comisión como pobres, “primitivas” y “arcaicas” respecto de la “cultura occidental” propia de la “sociedad nacional”.59 En ningún momento el informe describe Uchu-raccay debido a que la presencia de los antropólogos se restringió a la visita de algunas horas que realizó la Comisión Vargas Llosa, y al hecho de que Uchuraccay —como señala Millones—60no había sido objeto de ningún estudio sistemático. Como resultado, los informes antropológicos producidos para la Comisión Vargas Llosa —especialmente el de Ossio y Fuenzalida—61 echaban una mirada culturalista, centrándose en describir la condición de las comunidades iquichanas como “indígenas y tradicionales”, recurriendo al propósito a algunos datos históricos y, sobre todo, al repertorio convencional de la antropología sobre el Otro indígena dentro de una visión dualista que distinguía un “Perú oficial” de otro “Perú profundo”. El primero en realizar esta distinción fue el historiador Jorge Basadre en 1943. Sin embargo, él la hizo para subrayar la distancia entre el Estado (país legal) y la nación compuesta por todo el pueblo (país profundo). Más aún, Basadre niega que un abismo cultural separara a los indios de los mestizos o a la sierra de la costa.62 Para la comisión, por el contrario, el dualismo entre dos Perús separa indígenas de no indígenas, visión que había sido superada por los propios estudios antropológicos desde la década de 1960 (y sobre todo en las monografías del proyecto del valle de Chancay).

  • 63 Ver, Degregori, C. i. y J. Urrutia, “Reflexiones sobre ocho muertes peruanas”, 1983; Lumbreras, L. (...)
  • 64 Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú, Informe final, tomo V, 2003, cap. 2.4.
  • 65 Del Pino, P, “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”, 2003.

47Aunque desde la propia antropología se propusieron bastante pronto lecturas distintas, éstas fueron fundamentalmente periodísticas.63 Recién en 1992 se publicó en inglés un excelente artículo de Enrique Mayer y luego la Comisión de la Verdad y Reconciliación realizó en 2002 una investigación sobre el caso con nuevos materiales etnográficos y de archivo.64 Este informe partió de un trabajo previo de Ponciano del Pino.65 Allí se aclara que en la comunidad había una escuela unidocente, cuatro pequeñas tiendas, los comuneros migraban a la selva del río Apurímac y Huanta, varios eran bilingües. En general, Uchuraccay estaba lejos de la imagen de distancia y aislamiento que presentó el Informe Vargas Llosa.

48El punto es que con el caso Uchuraccay termina una manera esencialista de entender a las comunidades y los pueblos indígenas como reductos congelados de una tradicionalidad ubicada fuera del tiempo y al margen del país. Pero también el marxismo economicista y dogmático enfrentó su bancarrota en Uchuraccay. Porque era cierto que algunas comunidades iqui-chanas habían decidido levantarse contra la opresión de un partido que en el transcurso de la década de 1980 llevó la lógica del “marxismo de manual” a extremos demenciales. PCP-SL criticaba al “nacionalismo mágico-quejumbroso” de José María

  • 66 . El Diario, 9-6-1988: 12, citado en Degregori, C. I., “La revolución de los manuales. La expansió (...)
  • 67 Ibíd.

49Arguedas, quien “en plena 2da Guerra Mundial se ufanaba de su bigotito hitleriano”.66 Durante la década de 1980, PCP-SL llevó a cabo varias incursiones vengativas contra Uchuraccay hasta terminar, en los últimos años de su guerra, multiplicando sus ataques a comunidades de los Andes y la Amazonia, cuando éstas se negaban a ponerse del lado de las “leyes de la Historia” que el partido supuestamente interpretaba. Así, la ceguera ante la cultura en general, y la cultura andina específicamente, contribuyó en grado importante tanto a la derrota de PCP-SL como a la bancarrota del “marxismo de manual”.67

El regreso del actor y la cultura

  • 68 Cf, Touraine, A., El regreso del actor, 1987.
  • 69 Thompson, E. R, Tradición, revuelta y conciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad (...)
  • 70 La influencia de este viraje puede verse con más claridad en el proyecto multidisciplinario desarr (...)
  • 71 Nun, I, La rebelión del coro, 1989.
  • 72 Para una crítica a los modelos explicativos de la violencia política desarrollados por algunos inv (...)

50Sin embargo, en medio de la violencia y la crisis que signaron la década de 1980 en el Perú, la profesión fue encontrando nuevos rumbos y enterándose tardíamente de los debates que transformaban la disciplina en el resto del mundo. Tuvo lugar entonces un doble regreso: el regreso del actor,68 y el regreso de la cultura. Privilegiar el estudio de los actores sociales significa también el regreso de la historia. Ambos habían sido expulsados, tanto de los modelos "simples y elegantes" del estructuralismo levistrau-siano, como de un marxismo que concebía a los actores como meros portadores de estructuras, destinados a interpretar un libreto generado en el plano de las relaciones económicas. Autores como E. P. Thompson69 advirtieron que los actores se constituían en la historia y podían salirse del libreto que especialmente el marxismo les tenía asignado.70 Fue lo que José Nun71 llamó “la rebelión del coro”. Curiosamente, a pesar de que la respuesta campesina a Sendero Luminoso constituiría un típico ejemplo de “rebelión del coro”, los estudios sobre la violencia política que sacudía el país y que además tenían como escenario principal a las comunidades campesinas y nativas, quedaron mayoritariamente en manos de antropólogos extranjeros,72 mientras se multiplicaban los estudios sobre los denominados “nuevos” movimientos sociales en contraposición a aquellos que se organizaban alrededor de reivindicaciones clasistas, como el movimiento sindical o el campesino.

  • 73 Ver, entre otros, Degregori, C. I., “Movimientos étnicos, democracia y nación en Perú y Bolivia”, (...)

51De estos nuevos movimientos, los de mayor impacto político y potencial teórico resultaron los movimientos étnicos y los de género. A diferencia de otros países de América Latina, en Perú los estudios sobre etnicidad, racismo y movimientos étnicos fueron bastante tardíos. Mientras tanto, en otras partes de América Latina surgían movimientos como el katarismo en Bolivia, la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) en el Ecuador, el movimiento maya en Guatemala, el zapatismo y otros movimientos étnicos menos mediáticos en México, Colombia y el Cono Sur. En Perú, los movimientos étnicos se fortalecían en la Amazonia, mas no entre quechuas y aymaras de los Andes.73

  • 74 Anderson, J., “La feminización de la pobreza en el Perú”, 1993, y Sistemas de género, redes de act (...)

52Los estudios de género, por el contrario, irrumpieron con gran vitalidad, impulsados por el auge de movimientos de mujeres, así como por el desarrollo de la teoría feminista. En la década de 1990 el tema se refuerza con la creación del diploma de estudios de género en la Pontificia Universidad Católica, y con la maestría en estudios de género en la Universidad Mayor de San Marcos, que incluyó con fuerza en años recientes estudios sobre masculinidades y orientación sexual. Entre los trabajos destacados en este tema mencionamos los de Jeanine Anderson, Norma Fuller y Patricia Oliart.74

  • 75 Los estudios clásicos de folklore privilegiaban las dimensiones expresivas de la cultura —música, (...)
  • 76 Ver especialmente los estudios sobre música, danza, folclor y performance ritual en las fiestas co (...)
  • 77 Macera, R, “La historia en el Perú: ciencia e ideología”, 1968.

53El regreso de la cultura llevó a retomar las antiguas preocupaciones de los estudios folclóricos, pero redefinidos a partir de la década de 1980 como estudios sobre “cultura popular” contrapuesta a la cultura dominante.75 Más recientemente, otras aproximaciones vinculadas a las vertientes más interpretativas, simbólicas y reflexivas de la antropología, así como a los estudios subalternos, superan la dicotomía entre dominación y resis tencia.76 Parcialmente al margen de estos desarrollos, a partir de la década de 1980 se retoman con sorprendente regularidad los congresos de folclor, que eran frecuentes hacia mediados del siglo pasado. En tanto convocan principalmente a profesionales de provincias, queda por estudiar en qué medida, en medio de la profundización de las brechas entre universidades limeñas y provincianas, nacionales y privadas, los congresos de folklore, y los del hombre y la cultura andina vuelven a representar, como en los años treinta, “una línea de resistencia de las élites de provincias contra la concentración de prestigio y poder cultural alrededor de Lima”,77 pero esta vez mucho más a la defensiva.

  • 78 Altamirano, T., El campesinado y la antropología urbana, 1980.
  • 79 Véase, entre otros, Altamirano, T, Presencia andina en Lima Metropolitana. Estudio sobre migrantes (...)
  • 80 Ver Sandoval, R, “Cultura urbana y antropología en el Perú”, 2000.
  • 81 . Diez, A., “Diversidades, alternativas y ambiguedades: instituciones, comportamientos y mentalida (...)

54Por otro lado, por esos años las y los antropólogos emprenden con retraso el camino del campo a la ciudad, siguiendo a su objeto de estudio rural que había protagonizado masivas migraciones desde mediados del siglo pasado. Si bien desde ese entonces se habían realizado estudios de antropología urbana,78 a partir de los años ochenta ellos se multiplican. Predomina primero lo que se ha llamado “antropología en la ciudad”, es decir, estudios sobre migrantes que llegan a las ciudades, sus redes, asociaciones, su éxito como movimiento barrial o como microempresarios, hasta llegar al estudio de las migraciones transnacionales.79 Conforme pasan los años, se desarrolla la “antropología de la ciudad”, que estudia sujetos netamente urbanos en ciudades que experimentan transformaciones vertiginosas en su cultura y sensibilidad. Un amplio abanico de temas se despliega: nuevas identidades y mentalidades, cultura popular urbana, religiosidad, violencia, organizaciones e identidades juveniles, consumo y diferenciación, entre otros.80 Así, si una de las dicotomías clásicas de la agenda antropológica se sustentó en la dualidad urbano-rural, hoy esa división es menos nítida y más compleja.81

  • 82 Mayer, E., “Recursos naturales, medio ambiente, tecnología y desarrollo”, 1994, y Casa, chacra y d (...)
  • 83 Ames, P, “¿Escuela es progreso? Antropología y educación en el Perú”, 2000, Ansión, J., “La antrop (...)
  • 84 Polia, M., Cuando dios lo permite: encantos y arte curanderil. Las estructuras culturales de la me (...)

55Por último, otros temas se vinculan más directamente con la actividad profesional, que pasa de la vieja antropología aplicada de mediados de siglo a la ingeniería social desde el Estado de la década de 1970 y posteriormente a los trabajos de promoción en las ONG, que se convierten en el principal lugar de ejercicio profesional. Cobran relevancia temas como la ecología, y desde la antropología económica se contribuye al debate sobre desarrollo sustentable.82 Por su parte, conforme el Estado se aleja del paradigma homogenizador para incorporar la diversidad cultural a las políticas sociales, varios temas sufren virajes importantes. A partir del tema “socialización”, que era un pequeño acápite en las monografías de la primera época, se desarrollan los estudios sobre antropología y educación,83 que introducen el debate sobre inter-culturalidad e impulsan los programas de educación bilingüe intercultural. Viejos temas como el derecho consuetudinario y la medicina folclórica se convierten en justicia y salud alternativas,84 que se toman cada vez más en cuenta en el delineamiento de políticas sociales, para no mencionar la dimensión profesional de los estudios de género, que se convierten en un enfoque que atraviesa todos los temas y políticas públicos.

Del paradigma homogenizador a la construcción de un nosotros diverso

  • 85 Degregori, C. I. y P. Sandoval, Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociale (...)

56Al tiempo que multiplica sus posibilidades, este nuevo despliegue de la disciplina abre flancos peligrosos, pues se produce en un momento en el cual se ensanchan las brechas entre Lima y provincias, universidades nacionales y privadas, investigación y promoción; en otras palabras, entre el vector académico y el profesional de la antropología. Se estaría reproduciendo así la misma dinámica inclusión/exclusión que caracteriza el actual proceso de glo-balización. Esta dinámica produce una minoría “global”, capaz de incorporarse en comunidades académicas transnacionales, y una mayoría “localizada”, que opta a veces por la especialización regional como refugio y enfatiza unilateralmente la profesionaliza-ción, olvidando la dimensión académica crítica en aras de un pragmatismo que, paradójicamente, no viene tanto de un sector acomodado sino de sectores con gran necesidad de hacerse lugar en un mercado de trabajo restringido que, la mayoría de veces, los incorporará en posiciones subordinadas.85

  • 86 Reduciéndose, por ejemplo, a una suerte de “programa que prescribe cuotas de representatividad en (...)

57Si hay algún tema en la antropología peruana en el que se concentran riesgos y potencialidades desde la década de 1990, éste es el de la diversidad cultural y conceptos como multicultu-ralismo e interculturalidad. El multiculturalismo como reivindicación del derecho a la diferencia ha sido clave para fortalecer la autoestima de grupos discriminados, conquistar derechos y desarrollar programas de acción afirmativa. Pero tiende a concebir (y ayuda a construir) comunidades homogéneas, nítidamente demarcadas y cerradas en sí mismas. Partiendo del supuesto de que cada grupo así delimitado existe como tal desde antes de entrar en relación con los otros, como si fueran bloques discretos pre-construidos, su ideal es la equidad en la relación entre grupos y la tolerancia hacia los Otros, más que el enriquecimiento y la transformación mutuos a partir de la interacción entre diferentes. Para algunos, el multiculturalismo liberal y la política de reconocimiento que de él se deriva pueden terminar resultando funcionales al capitalismo multinacional.86

  • 87 La propuesta de una educación bicultural se ubicaba en el marco del multiculturalismo y suponía: “ (...)
  • 88 Hopenhayn, M., “La aldea global. Entre la utopía transcultura] y el ratio mercantil: paradojas de (...)

58En este panorama, a fines de la década de 1970, surge desde América Latina y Canadá un concepto distinto: la interculturalidad. El término comienza a usarse en el campo de la educación bilingüe, en contraposición a la noción de biculturalidad surgida en los EEUU.87 Una larga historia de contactos, intercambios y puentes tendidos a pesar de las desigualdades de riqueza y poder entre las diferentes culturas lleva a que se imagine otra posibilidad: eliminar la desigualdad en los intercambios, más no los intercambios mismos. Eliminar la dominación sin aspirar a esa separación clara y tajante entre culturas. Surge así la noción de interculturalidad. El concepto desborda los marcos de la problemática educativa e ingresa al debate sobre diversidad cultural, enfatizando la noción de proceso relacional, ubicándose en la historia y sorteando los esencialismos, avanzando de la mera tolerancia a la posibilidad de enriquecimiento mutuo entre diferentes cada vez más conectados por la globalización.88

  • 89 Vargas Llosa, M., La utopía arcaica. José María Arguedas y las ficciones del indigenismo, 1997.

59En estas reflexiones sobre interculturalidad se encuentran ecos de la utopía arguediana, para nada arcaica como imagina Vargas Llosa,89 de “unir el caudal” de las diferentes culturas del Perú sin que ello signifique la aculturación de los subalternos. Las propuestas de Arguedas aparecen incipientes por tempranas, por haber sido formuladas en el Perú anterior a la reforma agraria, marcado todavía por el contraste entre señores y siervos. Arguedas siente la angustia de no poder escapar a la dialéctica del amo y el esclavo, vergüenza de pertenecer al universo de los dominantes y desesperación por su insensibilidad ante la riqueza cultural del Otro dominado, lo cual nos lleva a plantear que la interculturali-dad sólo puede plasmarse en un contexto distinto en el ejercicio de la ciudadanía, con iguales derechos y si existen mínimos de equidad económica.

  • 90 Poole, D., Vision, Race, and Modernity: a Visual Economy of the. Andean Image World, 1997; De la C (...)
  • 91 Del Pino. P., “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”, 2003; (...)
  • 92 De la Cadena, 2006.

60Toda esta discusión tuvo repercusiones en los estudios etnográficos, en especial desde la década de 1990, cuando la antropología peruana vuelve a recibir una fuerte influencia de la norteamericana, en especial en sus vertientes más interpretativas, simbólicas y reflexivas. Desde allí, así como desde los estudios subalternos, se replantean las relaciones entre cultura y poder desde una mirada más histórica,90 o incorporando los desarrollos más recientes de la etnografía.91 Este nuevo panorama temático, con sus propias y diversas genealogías teóricas, aproximaciones metodológicas y estrategias etnográficas es el trasfondo de este posible tránsito del paradigma indigenista al paradigma intercultural.92

  • 93 Según la CVR, el 75% de las víctimas mortales del conflicto armado interno tenían al quechua como (...)
  • 94 Véase, especialmente, los capítulos 1 y 2.2 del tomo VIII del informe final, así como las 23 breve (...)
  • 95 Jiménez, E„ Chungui: violencia y trazos de memoria, 2005.

61Cabe resaltar, sin embargo, una característica de esta nueva aproximación a las relaciones entre cultura y poder: la ausencia, o en todo caso la escasez de estudios sobre el conflicto armado interno que remeció el país entre 1980 y 1999, y de sus secuelas, especialmente en el ámbito rural y entre los pueblos indígenas, que siempre fueron escenarios y temas privilegiados por la antropología.93 Esta escasez se siente aún más porque el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que trabajó en el país entre 2001 y 2003, señaló con claridad la exclusión, la discriminación étnica y cultural, así como el racismo, entre las causas importantes para el desencadenamiento del conflicto y como factores actuantes a lo largo del mismo.94 Salvo excepciones, como el libro del antropólogo y retablista ayacuchano Edilberto Jiménez,95 los trabajos sobre el conflicto armado interno y sus secuelas han corrido a cargo de críticos culturales, sicólogos sociales o antropólogos y antropólogas peruanos que estudian o trabajan en el extranjero.

  • 96 Ribeiro, G. L. y A. Escobar (eds.), “World Anthropologies: Disciplinary Transformations within Sys (...)

62En este contexto, ¿qué papel le toca desempeñar a la antropología peruana en una sociedad posconflicto cuyas élites exhiben nuevamente una “voluntad de ignorar”, expresada no sólo en el modelo neoliberal sino en la negativa beligerante a siquiera debatir los hallazgos de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, optando más bien por exhibir agresivamente un racismo que pensábamos se había replegado del espacio público desde la década de 1970? ¿Cómo posicionar a la antropología andina en un debate sobre las “antropologías transnacionales y el sistema mundo”?96 Son preguntas sobre las cuales las jóvenes promociones de antropólogos/as son las que tienen la palabra.

Bibliographie

Bibliografía

Adams, Norma y Néstor Valdivia
1991 Los otros empresarios: ética de migrantes y formación de empresas en Lima. Lima: IEP.

Aguirre Beltrán, Gonzalo
1967 Regiones de refugio: el desarrollo de la comunidad y el proceso dominical en mestizo América. México: Instituto Indigenista Intera-mericano.

Aikman, Sheila
2003 La educación indígena en Sudamérica: interculturalidad y bilingüismo en Madre de Dios, Perú. Lima: IEP.

Altamirano, Teófilo
1980 El campesinado y la antropología urbana. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.
1984 Presencia andina en Lima Metropolitana. Estudio sobre migrantes y clubes provincianos. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Ames, Patricia
2000 “¿Escuela es progreso? Antropología y educación en el Perú”.
En Carlos Iván Degregori (ed.), No hay país más diverso. Compendio de a?itropología peruana. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.

Anderson, Jeanine
1993 “La feminización de la pobreza en el Perú”. En Revista Peruana de Ciencias Sociales, vol. 3, núm. 13, Fomciencias, Lima.
1997 Sistemas de género, redes de actores y una propuesta de formación. Montevideo: CEAAL-REPEM.

Ansión, Juan
1994 “Transformaciones culturales en la sociedad rural: el paradigma indigenista en cuestión”. En Carlos Iván Degregori, Javier Escobal y Benjamín Marticorena (eds.), Sepia V. Lima: Sepia.
2003 “La antropología al servicio de una educación intercultural”.

En Norma Fuller (ed.), Interculturalidad y política: desafíos y posibilidades. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.
Auézolo, Manuel (comp.)
1976 La polémica del indigenismo. Lima: Mosca Azul Editores.

Arguedas, José María
1957 “Evolución de las comunidades indígenas. El valle del Man-taro y la ciudad de Huancayo: un caso de fusión de culturas no comprometidas por la acción de las instituciones de origen colonial”. En Revista del Museo Nacional, tomo XXVI, Lima.
1964 “Puquio, una cultura en proceso de cambio”. En José María Arguedas (comp.), Estudios sobre la cultura actual del Perú. Lima: UNMSM.
1966 “Introducción a ‘Dioses y hombres de Huarichirí’”. En Dioses y hombres de Huarichirí. Narración quechua recogida por Francisco de Avila, edición bilingüe, traducción de José María Arguedas. Lima: IEP.
1968a Las comunidades de España y del Perú. Lima: UNMSM.
1968b Acto de entrega del premio Inca Garcilaso de la Vega, Lima.
1985 [1965]¿He vivido en vano? Mesa redonda sobre Todas las sangres, 23 de junio 1965. Lima: IEP.

Asad, Talal
1991 “Afterword: From the History of Colonial Anthropology to the Anthropology of Western Hegemony”. En George W Stocking (comp.), Colonial Situations: Essays on the Contextuali-zation of Ethnographic Knowledge. Madison: University of Wisconsin Press.

Auge, Marc
1995 Hacia una antropología de los mundos contemporáneos. Barcelona: Gedisa.

Ávalos de Matos, Rosalía
1952 “El ciclo vital de la comunidad de Tupe”. En Revista del Museo Nacional, tomo XXI, Lima.

Basadre, Jorge
Historia de la República, tomo 16. Lima: Editorial Universo, s/f.

Berg, Ulla y Karsten Paerregaard (eds.)
2005 El quinto suyo: transnacionalidad y formaciones diaspóricas en la migración peruana. Lima: IEP.

Bonfil, Guillermo
1970 “Del indigenismo de la revolución a la antropología crítica”.
En Arturo Warman y otros, De eso que llaman antropología mexicana. México D. F: Editorial Nuestro Tiempo.

Bonilla, Heraclio
1965 Las comunidades campesinas tradicionales del valle de Chancay.
Serie Tesis Antropológicas, núm. 1. Lima: Museo Nacional de la Cultura Peruana.
2005 “Situación y tendencias de la investigación antropológica en los países andinos”. En Heraclio Bonilla, El futuro del pasado. Las coordenadas de la configuración de los Andes, tomo I. Lima: Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos, Instituto de Ciencias y Humanidades.

Brading, David
1991 Orbe indiano: de la monarquía católica a la República criolla, 1492-1867. México D. E: Fondo de Cultura Económica.

Burga, Manuel
2005 “Historia y antropología en el Perú (1980-1998): tradición, modernidad, diversidad y nación”. En Manuel Burga, La historia y los historiadores en el Perú. Lima: Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Callirgos, Juan Carlos
1993 El racismo: la cuestión del otro y de uno. Lima: Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo.

Cánepa Косh, Gisela (ed.)
2001 Identidades representadas: performance, experiencia y memoria en los Andes. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Cardoso de Oliveira, Roberto
2001 “Vicisitudes del ‘concepto’ en América Latina”. En Miguel León Portilla (coord.), Motivos de la antropología americanista: indagaciones en la diferencia. México D. F.: Fondo de Cultura Económica.

Celestino, Olinda
1970 “Conflicto social y redistribución de poder: la comunidad de Lampian”, tesis de bachillerato, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Lima.

Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú (CVR)
2003 Informe final, tomo V. Lima: CVR.

Cornejo Polar, Antonio
1980 ha novela indigenista. Literatura y sociedad en el Perú. Lima: Lasontay.
1994 Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas. Lima: Ed. Horizonte.

Cotler, Julio
1968 “La mecánica de la dominación interna y el cambio social en el Perú”. En José Matos y otros, Perú Problema, núm. 1. Lima: IEP.
2005 Bolivia, Ecuador and Peru, 2003-04: A Storm in the Andes?, Working Paper, núm. 51. Madrid: Real Instituto El Cano de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Degregori, Carlos Iván
1989 Sendero Luminoso. Parte I: los hondos y mortales desencuentros;
Parte II: lucha armada y utopía autoritaria. Documento de Trabajo 4/6. Lima: IEP.
1990 “La revolución de los manuales. La expansión del marxismo-leninismo en las ciencias sociales y el surgimiento de Sendero Luminoso”. En Revista Peruana de Ciencias Sociales, núm. 3. Lima.
1995 “El estudio del otro: cambios en el análisis sobre etnicidad en el Perú”. En Julio Cotler (ed.), Perú, 1964-1994. Economía, sociedad y política. Lima: IEP.
1996 “Cosechando tempestades. Las rondas campesinas y la derrota de Sendero Luminoso en Ayacucho”. En Carlos Iván Degregori y otros, Eas rondas campesinas y la derrota de Sendero Luminoso. Lima: IEP/UNSCH.
1998 “Movimientos étnicos, democracia y nación en Perú y Boli-via”. En Claudia Dray (comp.), La construcción de la nación y la representación ciudadana en México, Guatemala, Perú, Ecuador y Bolivia. Guatemala: Flacso.
Degregori, Carlos Iván (ed.)
2000 No hay país más diverso. Compendio de antropología peruana.
Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.

Degregori, Carlos Iván y otros
1979 Indigenismo, clases sociales y problema nacional. Lima: Ediciones CELATS.

Degregori, Carlos Iván y Jaime Urrutia
1983 “Reflexiones sobre ocho muertes peruanas”. En El Diario, 14 de febrero, p. ii. Lima.

Degregori, Carlos Iván y Jürgen Golte
1973 Dependencia y desestructuración social en la comunidad de Pacaraos. Lima: IEP.

Degregori, Carlos Iván, Cecilia Blondet y Nicolás Lynch

1986 Conquistadores de un nuevo mundo: de invasores a ciudadanos en San Martín de Porres. Lima: IEP.

Degregori, Carlos Iván y Pablo Sandoval
2006 “Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociales: antropología y antropólogos en el Perú”, informe de investigación presentado al Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Ci.acso). Buenos Aires.

Del Pino, Ponciano
2003 “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”. En Elizabeth Jelin y Ponciano del Pino (eds.), Luchas locales, comunidades e identidades. Madrid: Siglo xxi.

De la Cadena, Marisol
2000 Indigenous Mestizos: The Politics of Race and Culture in Cuzco, Peru, 1919-1991. Durham: Duke University.
2006 “The Production of Other Knowledges and its Tensions: From Andeanist Anthropology to Interculturalidad?”. En Gustavo Lins Ribeiro y Arturo Escobar (eds.), World Anthropologies: Disciplinary Transformations within Systems of Power. Oxford: Berg Publishers.

Diez, Alejandro
1999 “Diversidades, alternativas y ambiguedades: instituciones, comportamientos y mentalidades en la sociedad rural”. En Víctor Agreda, Alejandro Diez, Manuel Glave (eds.), Perú: el problema agrario en debate - Sepia VII. Lima: ITDG, SOS-FAIM.

Dobyns, Henry y Mario Vázquez
1966 “El proyecto Perú-Cornell: personal y bibliografía”, lin Allan Holmberg (éd.), Vicos: método y práctica de la antropología aplicada. Lima: Editorial Estudios Andinos.

Duviols, Pierre
1966 “Estudio bibliográfico de Francisco de Ávila”. En Dioses y hombres de Huarochirí. Narración quechua recogida por Francisco de Avila. Edición bilingüe, traducción de José María Arguedas. Lima: IEP.

Favre, Henri
1998 El indigenismo. México D. F: Fondo de Cultura Económica.

Ferguson, James
1994 The Anti-politics Machine: Development, Depoliticization, and Bureaucratic Power in Lesotho. Minneapolis: Universidad de Minnesota.

Fonseca, César
1966 “Sindicatos agrarios del valle del Chancay”, tesis de bachillerato en antropología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Letras y Ciencias Humanas. Lima.
1972 “Sistemas económicos en las comunidades campesinas del Perú”, tesis de doctorado en antropología, Facultad de Letras y Ciencias Humanas. Lima.

Franco, Carlos
1990 “Impresiones del indigenismo”. En Hueso Húmero, núm. 26, pp. 44-68. Lima.

Fuknzalida, Fernando
1970 “Poder, raza y etnia en el Perú contemporáneo”. En Fernando Fuenzalida y otros, El indio y el poder en el Perú. Lima: IEP

Fuenzalida, Fernando y otros
1970 El indio y el poder en el Peni. Lima: IEP.

Fuller, Norma (ed.)
2003 Interculturalidad y política: desafios y posibilidades. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.

Fuller Osores, Norma
2001 Masculinidades: cambios y permanencias. Lima: Fondo Editorial PUCP.

García Canclini, Néstor
2004 Diferentes, desiguales y desconectados: mapas de la interculturalidad. Barcelona: Gedisa.

García Salvatecci, Hugo
1972 El pensamiento de Gonzáles Prada. Lima: Ed. Arica.

García, Uriel
1930 El nuevo indio. Cusco: H.G. Rozas.

Garcilaso Inca de la Vega
1960 Comentarios reales de los incas (estudio preliminar de José Durand). Lima: UNMSM.

Godenzzi, Juan Carlos (ed.)
1996 lnterculturalidad y educación en los Andes y la Amazonia. Cusco: Centro Bartolomé de las Casas.

Golte, Jürgen y Norma Adams
1987 Los caballos de Troya de los invasores: estrategias campesinas en la conquista de la gran Lima. Lima: IEP.

Guerrero, Andrés y Tristan Platt
2000 “Proyecto antiguo, nuevas preguntas: la antropología histórica de las comunidades andinas de cara al nuevo siglo”. En Hans Joachim König, Tristan Platt y Colin Lewis (coords.), Estado-nación, comunidad indígena, industria: tres debates alfinal del milenio, Cuadernos núm. 8, Asociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos.

Guzmán, Virginia y Virginia Vargas
1981 El campesinado en la historia. Cronología de los movimientos campesinos 1956-1984. Lima: Ideas.

Heise, María, Fidel Tubino y Wilfredo Ardito
1994 lnterculturalidad. Un desafío. Lima: CAAAP.

Hernández, Max
1993 Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca Garcilaso de la Vega. Lima: IEP, Biblioteca Peruana de Psicoanálisis.

Holmberg, Allan (comp.)
1966 Vicos, método y práctica de la antropología aplicada. Lima: Editorial Estudios Andinos.

hopenhayn, Martin
2004 “La aldea global. Entre la utopía transcultural y el ratio mercantil: paradojas de la globalización cultural”. En Ramón Pajuelo y Pablo Sandoval (comps.), Globalización y diversidad cultural: una mirada desde América Latina. Lima: IEP.

huber, Ludwig
1997 Etnicidad y economía en el Perú, Documento de Trabajo 83, Serie Antropología, núm. 11. Lima: IEP.

Jiménez, Edilberto
2005 Chungui: violencia y trazos de memoria. Lima: COMISEDH.

Joseph, Gilbert y Daniel Nugent (eds.)
1994 Everyday Forms of State Formation. Revolution and the Negotiation of Rule in Modern Mexico. Durham y Londres: Duke University Press.

Kristal, Efrain
1991 Una visión urbana de los Andes. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848-1930. Lima: Instituto de Apoyo Agrario.

Larson, Brooke
2004 Trials of Nation Making. Liberalism, Race, and Ethnicity in the Andes, 1810-1910. Cambridge: Cambridge University Press.

Lauer, Mirko
1997 Andes imaginarios: discursos del indigenismo 9. Cusco: SUR, Centro Bartolomé de las Casas.

lomnitz, Claudio
1999 “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”. En Modernidad indiana. Nueve ensayos sobre nación y mediación en México. México D. F.: Editorial Planeta.
2001 “Bordering on Anthropology: Dialectics of a National Tradition”. En Deep Mexico, Silent Mexico. An Anthropology of Nationalism. University of Minnesota Press.

López, Luis Enrique
S.f. “Interculturalidad, educación y gestión del desarrollo”.

Lumbreras, Luis Guillermo
1983 “Declara el Dr. Luis Guillermo Lumbreras: informe de Uchuraccay descriptivo e incompleto”. En El Observador, 18 y 19 de marzo. Lima.

Lloréns Amico, José
1983 Música popular en Lima: criollos y andinos. Lima: IEP, Instituto Indigenista Interamericano.

Macera, Pablo
1968 “La historia en el Perú: ciencia e ideología”. En Атаги, núm. 6, abril-junio. Lima.
1987 “Esperando al próximo Pachacútec”. En Los cuentos de Mallki.

La leyenda de los hombres verdes y otros relatos. Lima: Banco Agrario, INFF.

Martínez, Héctor y Carlos Samaniego
1977 Política indigenista en el Perú: 1946-1969. Cuadernos Cepes, núm. 4. Lima.

Marzal, Manuel
1993 Historia de la Antropología. 1. La antropología indigenista: México y Perú. México D. F.: UAM-Iztapalapa.

Matos Mar, José
1949 “Tupe: una comunidad del área cultural del Kauke en el Perú. Geografía y economía”, tesis de bachillerato, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima.
1958 “La estructura económica de una comunidad andina. Taquile, una isla del lago Titicaca”, tesis doctoral, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima.
1969 “Microregión y pluralismo”. En Dominación y cambios en el Perú rural. Lima: IEP.

Matos Mar, José (ed.)
1957 La propiedad en la isla de Taquile, lago Titicaca. Lima: Instituto de Etnología y Arqueología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Matos Mar José y Roger Ravines
1971 Bibliografía peruana de ciencias sociales (1957-1969). Lima: IEP y Campodónico Ediciones.

Matos Mar, José y otros
1959 has actuales comunidades de indígenas. Huarochirí en 1955. Lima: Instituto de Etnología y Arqueología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
1969 Dominación y cambios en el Perú rural. Lima: IEP

Mayer, Enrique
1970 “Mestizo e indio. El contexto social de las relaciones inter-etnicas”. En Fernando Fuenzalida y otros, El indio y el poder en el Perú. Lima: IEP.
1992 “Peru in Deep Trouble: Mario Vargas Llosa‘s Inquest in the Andes’ Reexamined”. En George E. Marcus (ed.), Rereading Cultural Anthropology. Durham: Duke University Press.
1994 “Recursos naturales, medio ambiente, tecnología y desarrollo”. En Óscar Dancourt, Enrique Mayer y Carlos Monge (eds.), Perú: El problema agrario en debate: Sepia V. Lima: Sepia.
2004 Casa, chacra y dinero: economías domésticas y ecología en los Andes. Lima: IEP

Memorias de la comunidad de Vicos
2005 Memorias de la comunidad de Vicos: así nos recordamos con alegría. Comunidad campesina de Vicos. Huaraz: Comunidad campesina de Vicos, The Mountain Institute, Asociación Urpichallay.

Méndez, Cecilia
1996 Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, Documento de Trabajo 56. Lima: IEP.
2005 The Plebeian Republic: the Huanta Rebellion and the Making of the Peruvian State: 1820-1850. Durham: Duke University Press.

Mendoza, Zoila
2000 Shaping Society through Dance: Mestizo Ritual Performance in the Peruvian Andes. University Chicago Press.
2006 Crear y sentir lo nuestro: folclor, identidad regional y nacional en el Cuzco, siglo xx. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Millones, Luis
1983 Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay. Lima: Editora Perú.

Montoya, Rodrigo
1975 “Colonialismo y antropología en Perú”. En Nueva Antropología. Revista de Ciencias Sociales, núm. 2, México D. F.
1980 Capitalismo y no capitalismo en el Perú. Un estudio histórico de su articulación en un eje regional. Lima: Mosca Azul Editores.
1983 “Entrevista al Dr. Rodrigo Montoya: Uchuraccay ¿crimen sin castigo?”. En La República, Lima, 19 marzo.
1984 “Otra pista para entender lo ocurrido en Uchuraccay”. En La República, suplemento especial, Lima, 26 de enero.
1995 “Discurso de agradecimiento al recibir la medalla y el diploma de Profesor Emérito de la UNMSM”. En Revista de Antro-pología, año 1, núm.1UNMSM, Lima

Murra, John
1975 Formaciones económicas y políticas en el mundo andino. Lima: IEP

Murra, John
1980 “Waman Puma, etnógrafo del mundo andino”. En John Murra y Rolena Adorno, El primer Nueva Crónica y Buen Gobierno (Felipe Guamán Poma de Ayala). México: Siglo xxi, IEP.
1984 “Andean Societies”. En Annual Review of Anthropology, vol. 13, pp. 119-141.

Nun, José
198.9 La rebelión del coro. Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

oliart, Patricia (ed.)
1995 ¿Todos igualitos?: Educación y género. Serie Temas en Sociología. Lima: Fondo Editorial PUCP.

ortiz, Alejandro
1973 De Adaneva a Inkarri (Una visión indígena del Perú). Lima: Retablo de Papel.

ortner, Sherry
1984 “Theory in Anthropology since the Sixties”. En Comparative Studies in Society and History, núm. 26 (l), pp. 126-166.

Ossio, Juan
1973 Ideología mesiánica del mundo andino. Lima: Ignacio Prado Pastor.

Ossio, Juan y Fernando FUENZALIDA
1983 Informe presentado a la comisión investigadora de. los sucesos de Uchuraccay. Lima: Editora Perú.

Osterling Jorge y Héctor Martínez
1985 “Apuntes para una historia de la antropología social peruana, décadas de 1940-1980". En Humberto Rodríguez Pastor (сотр.), La antropología en el Perú. Lima: concytec.

pajuelo, Ramón
2003 “Fronteras, representaciones y movimientos étnicos en los países centroandinos en tiempos de globalización”. En Daniel Mato (coord.), Políticas de identidades y diferencias sociales en tiempos de globalización. Caracas: FACES - UCV.

Polia, Mario
1994 Cuando Dios lo permite: encantos y arte curanderil. Las estructuras culturales de la medicina tradicional andina. Lima: Prometeo.

Poole, Deborah y Gerardo Rénique
1991 “The New Chroniclers or Peru: U. S. Scholars end their ‘Shining Path’ or Peasant Rebellion”. En Bulletin of American Research, núm. 10 (l). Nueva York.

Poole, Deborah
1992 “Antropología e historia andinas en los EEUU: buscando un reencuentro”. En Revista Andina, núm. 19. Cusco: Centro Bartolomé de las Casas.
1997 Vision, Race, and Modernity: A Visual Economy of the Andean Image World. Nueva Jersey: Princeton University Press.
1998 “Landscape and the Imperial Subject: U. S. Images of the Andes, 1859-1930”. En Gilbert Joseph, Catherine LeGrand y Ricardo Salvatore (eds.), Close Encounters of Empire Writing the Cultural History of U.S.-Latin American Relations. Durham: Duke University Press.
2006 Democracia y cultura en la educación intercultural peruana, 2003.
En http://vvww.andes.missouri.edu/ANDES/Comentario/DP_Cultura.html (consultado el 8 de septiembre).

Pratt, Mary Louise
1993 Imperial Eyes: Travel Writing and Transculturation. Londres: Routledge.

Quijano, Aníbal
1980[1964] “Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú”. En Aníbal Quijano, Dominación y cultura. Lima: Mosca Azul.
2006 “El ‘movimiento indígena’ y las cuestiones pendientes en América Latina”. En Revista San Marcos, núm. 24, primer semestre. Lima: UNMSM.

Remy, María Isabel
1990 “¿Modernos o tradicionales? Las ciencias sociales frente a los movimientos campesinos en los últimos 25 años”. En Héctor Béjar y otros, La presencia del cambio: campesinado y desarrollo rural. Lima: Desco.

Ribeiro, Gustavo Lins y Arturo Escobar
2006 “World Anthropologies: Disciplinary Transformations within Systems of Power World". En Gustavo Lins Ribeiro y Arturo Escobar (eds.), Anthropologies: Disciplinary Transformations within Systems of Power. Oxford: Berg Publishers.

Rivera Cusicanqui, Silvia
1993 “Anthropology and Society in the Andes”. En Critique of Anthropology, vol. 13. Sage.

Rodríguez Pastor, Humberto (comp.)
1985 La antropología en el Perú. Lima: CONCYTEC.

Romero, Raúl (ed.)
1993 Música, danzas y máscaras en los Andes. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Romero, Raúl
1999 “De-esencializando al mestizo andino”. En Carlos Iván Degregori y Gonzalo Portocarrero (eds.), Cultura y globaliza-ción. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales.
2001 Debating the Past: Music, Memory, and Identity in the Andes. Oxford: Oxford University Press.
Said, Edward
1989 “Representing the Colonized: Anthropology's Interlocutors”. En Critical Inquiry 15, pp. 205-225.
1990 Orientalismo. Madrid: Libertarias/prodhufi.

Salazar Bondy, Augusto
1967 Historia de las ideas en el Perú contemporáneo, tomo II. Lima: Francisco Moncloa Editores.

Salomon, Frank
1982 “Andean Ethnology in the 1970s: a Retrospective”. En Latin American Research Review, vol. 17.
1985 “The Historical Development of Andean Ethnology”. En Mountain Research and Development, num. 5 (l).

Sandoval, Pablo
2000 “Cultura urbana y antropología en el Perú”. En Carlos Iván Degregori (ed.), No hay país más diverso. Compendio de antropología peruana. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.

Sendón, Pablo
2003 “Cambio y continuidad en las formas de organización social de las poblaciones rurales del sur peruano”. En Debate Agrario, núm. 36. Lima: Cepes.

Seligmann, Linda J.
1995 Between Reform and Revolution: Political Struggles in the Peruvian Andes, 1969-1991. Stanford University Press.
Starn, Orin
1992 “Antropología andina, ‘andinismo’ y Sendero Luminoso”. En Allpanchis, año XXIII, núm. 39, pp. 15-72. Cusco: IPA.
1999 Nightwatch: The Politics of Protest in the Andes. Durham: Duke University Press.

Stein, William
2000 Vicisitudes del discurso del desarrollo en el Perú: una etnografía sobre la modernidad del Proyecto Vicos. Lima: SUR, Casa de Estudios del Socialismo.

Stocking Jr., George W.
2001a “Delimiting Anthropology. Historical Reflections on the Boundaries of a Boundless Discipline”. En George W Stocking Jr., Delimiting Anthropology. Occasional Essays and Reflections. Madison: The University of Wisconsin Press.
2001b “The Shaping of National Anthropologies: A View from the Center”. En George W. Stocking Jr., Delimiting Anthropology. Occasional Essays and Reflections. Madison: The University of Wisconsin Press.
2004 A formação da antropología americana, 1883-1911: antología/ Franz Boas. Río de Janeiro: Universidade Federal do Rio de Janeiro / Contraponto.

Thompson, E. P.
1979 Tradición, revuelta y conciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial. Barcelona: Editorial Crítica.

Thurner, Mark
1998 “Después de la etnohistoria: encuentros y desencuentros entre discursos antropológicos e históricos”. En Franklin Pease (ed.), Actas del IV Congreso Internacional de Etnohistoria (Lima), tomo II. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Touraine, Alain
1987 El regreso del actor. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Tschopik, Harry
1946 Highland Communities qf Central Peru: Regional Survey. Publication number 5. Washington D.C.: Smithsonian Insti-tute of Social Anthropology.

Urrutia, Jaime
1992 “Comunidades campesinas y antropología: historia de un amor (casi) eterno”. En Debate Agrario, núm. 14. Lima: Cepes.
2002 “Espacio, poder y mercado: preguntas actuales para una vieja agenda”. En Manuel Pulgar-Vidal, Eduardo Zegarra y Jaime Urrutia (eds.), Perú: el problema agrario en debate - Sepia IX. Lima: Sepia, Consorcio de Investigación Económica y Social.

Valcárcel, Luis E.
1947 “Arqueólogos y etnólogos norteamericanos en el Perú”. En Revista del Museo Nacional, tomo XVI. Lima.
1964 “Indigenismo en el Perú”. En Estudios sobre la cultura actual del Perú. Lima: UNMSM.
1970 Tempestad en los Andes. Lima: Populibros Peruanos.

Varese, Stefano
1968 “Las minorías étnicas de la montaña peruana: esquema para una antropología de urgencia”. En Letras, Órgano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de San Marcos, núms. 7-8. Lima.

Vargas Llosa, Mario
1997 La utopía arcaica. José María Arguedas y las ficciones del indigenismo. México D. F.: Fondo de Cultura Económica.

Vargas Llosa, Mario, Abraham Guzmán y Mario Castro
1983 Informe de la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay. Lima: Editora Perú.

Wilson, Fiona
2001 “In the Name of the State? Schools and Teachers in an Andean Province”. En Thomas Blom Hansen y Finn Stepputat (eds.), States of Imagination: Ethnographic Explorations of the Postcolonial State. Durham: Duke University Press.

Wolf, Eric
1966 Peasants. New Jersey: Prentice-Hall.

Zizek, Slajov
1998 “Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional”. En Frederic Jameson y Slajov Zizek, Estudios culturales. Reflexiones sobre el multiculturalismo. Buenos Aires: Paidós.

Zuidema, Tom
1962 The Ceque System of Cuzco: the Social Organization of the Capital of the Inca. Leiden.

Notes

1 Este artículo retoma dos trabajos anteriores: Degregori, C. i., No hay país más diverso. Compendio de antropología peruana, 2000, y Degregori, C. i. y P. Sandoval, Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociales: antropología y antropólogos en el Perú, 2006.

2 Augé, M., Hacia una antropología de los mundos contemporáneos, 1995, p. 12.

3 ®. Asad, T., “Afterword: From the History of Colonial Anthropology to the Anthropology of Western Hegemony”, 1991; Said, E., “Representing the Colonized: Anthropology's Interlocutors”, 1989; y Stocking Jr., G.W., “Delimiting Anthropology. Historical Reflections on the Boundaries of a Boundless Discipline”, 1991a.

4 Stocking Jr., G.W., A formação da antropologia americana, 1883-1911: antologia/Franz Boas, 2004, p. 367.

5 Said, E., Orientalismo, 1990, y para el contexto andino, Starn, O., “Antropología andina, 'andinismo' y Sendero Luminoso”, 1992

6 Poole, D., “Landscape and the Imperial Subject: U.S. Images of the Andes, 1859-1930”, 1998; Pratt, M. L., Imperial Eyes: Travel Writing and Transcul-turation, 1993.

7 Cardoso de Oliveira, R., “Vicisitudes del 'concepto' en América Latina”, 2001, p. 77; Stocking Jr., G. W, “The Shaping of National Anthropologies: A View from the Center”, 200lb, p. 287.

8 Degregori, C.I. y P. Sandoval, Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociales: antropología y antropólogos en el Perú, 2006.

9 Vanguardista porque, en mayor o menor medida, quienes “sabían” cuál debía ser el rumbo y diseñaban los proyectos, sea de modernización, construcción nacional o revolución, eran núcleos de intelectuales, de políticos o de ambos; proyectos cuya estructura básica homogenizadora era compartida por casi todo el espectro académico/político. Para la teoría de la modernización, la homogenización final se produciría gruesamente en torno al “modo de vida americano”; para el indigenismo, al final de la película quedaría un solo actor colectivo, el mestizo, al que José Vasconcelos llamó la “raza cósmica”; para la izquierda re-volucionaria, ese actor colectivo trascendía las fronteras nacionales y las determinaciones biológicas o culturales, se anclaba en la estructura productiva y era el hombre nuevo proletario.

10 Para esta sección tomamos en cuenta balances anteriores como Salomon, F, “Andean Ethnology in the 1970s: A Retrospective”, 1982, y “The Historical Development of Andean Ethnology”, 1985; Montoya, R., “Colonialismo y antropología en Perú”, 1975; Murra, J., “Andean Societies”, 1984; Osterling J. y H. Martínez, “Apuntes para una historia de la antropología social peruana, décadas de 1940-1980”, 1985; Urrutia, I, “Comunidades campesinas y antropología: historia de un amor (casi) eterno”, 1992; Poole, D., “Antropología e historia andinas en los EEUU: buscando un reencuentro”, 1992; Rivera Cusicanqui, S., “Anthropology and Society in the Andes”, 1993; Marzal, M., Historia de la antropología. 1. la antropología indigenista: México y Perú, 1993; Ansión, J., “Transformaciones culturales en la sociedad rural: el paradigma indigenista en cuestión”, 1994; Guerrero, A. y T. Platt, “Proyecto antiguo, nuevas preguntas: la antropología histórica de las comunidades andinas de cara al nuevo siglo”, 2000; Burga, M., “Historia y antropología en el Perú (1980-1998): tradición, modernidad, diversidad y nación”, 2005; y Bonilla, H., “Situación y tendencias de la investigación antropológica en los países andinos”, 2005.

11 Distinguimos articulación de integración, en tanto integración es sinónimo de homogenización y uniformización, mientras que si se habla de articulación, se está articulando diferencias que pueden mantenerse como tales, se está articulando a distintos actores sin la voluntad de que uno absorba al resto en lo que la disciplina llamaba el “proceso de aculturación”.

12 Por ello, a principios del siglo xx, José de la Riva Agüero (de familia aristocrática) conmocionó a su generación cuando al terminar sus estudios universitarios decidió recorrer el Perú en vez de viajar a Europa, como era costumbre por esos años.

13 Brading, D., Orbe indiano: de la monarquía católica a la república criolla, 1492-1867, 1991, caps. II-IV y VII.

14 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, p. 3.

15 Ver también Lomnitz, C, “Bordering on Anthropology: Dialectics of a National Tradition”, 2001.

16 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, pp. 81-82.

17 Arguedas, J. M., “Introducción a ‘Dioses y Hombres de Huarochirí’”, 1966, p. 9; Duviols, R, "Estudio bibliográfico de Francisco de Ávila”, 1966.

18 Sobre las dificultades del Inca Garcilaso para asumir su identidad mestiza, véase entre otros: Hernández, M., Memoria del bien perdido. Conflicto, identidad y nostalgia en el Inca Garcilaso de la Vega, 1993. Sobre una crítica al concepto mismo de mestizaje, véase Cornejo Polar, A., Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas, 1994.

19 Murra, X, “Waman Puma, etnógrafo del mundo andino”, 1980, p. xvii.

20 . Ibíd.

21 Esta tendencia a la oposición se observó más claramente en el debate alrededor de la "utopía andina" en los años ochenta.

22 . Méndez, C, The Plebeian Republic: the Huanta Rebellion and the Making of the Peruvian State: 1820-1850, 2005.

23 Méndez, C, Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, 1996.

24 Larson, B., Trials of Nation Making. Liberalism, Race, and Ethnicity in the Andes, 1810-1910, 2004.

25 Para Manuel González Prada —uno de los precursores del indigenismo—, esa servidumbre había sido sin duda una de las causas de la derrota en la Guerra del Pacífico. Afirma González Prada “Alguien dijo que el Perú no es una nación sino un territorio habitado [...] cabe, por ahora, una buena dosis de verdad. Si el Perú blasona de constituir una nación, debe manifestar dónde se hallan los ciudadanos, los elementos esenciales de toda nacionalidad. Ciudadano quiere decir hombre libre, y aquí vegetan rebaños de siervos” (en García Salvatecci, H., El pensamiento de Gonzáles Prada, 1972, cap. 10).

26 Ver por ejemplo, Martínez, H. y C. Samaniego, Política indigenista en el Perú: 1946-1969, 1977; Cornejo Polar, A., La novela indigenista. Literatura y sociedad en el Perú, 1980, Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas, 1994; Franco, C, “Impresiones del indigenismo”, 1990; Kristal, E., Una visión urbana de los Andes. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848-1930, 1991; y Lauer, M., Andes imaginarios: discursos del indigenismo 9, 1997.

27 Kristal, E., Una visión urbana de los Andes. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848-1930, 1991.

28 Lauer, M., Andes imaginarios: discursos del indigenismo 2, 1997.

29 Aquézolo, M. (сотр.), La polémica del indigenismo, 1976.

30 Por ejemplo, dice L. E. Valcárcel en Tempestad en los Andes, 1970: “Un día alumbrará el Sol de sangre, el Yawar Inti, y todas las aguas se teñirán de rojo. El vencido alimenta en silencio su odio secular, calcula fríamente el interés compuesto de cinco siglos de crueles agravios. ¿Bastará el millón de víctimas blancas?” (p. 24). Más adelante agrega: “Quién sabe de qué grupo de labriegos silenciosos, de torvos pastores, surgirá el Espartaco andino. Quién sabe si vive ya, perdido aún, en el páramo puneño, en los roquedales del Cuzco. La dictadura del proletariado indígena busca a su Lenin” (p. 126).

31 García, U, 1930.

32 Víctor Raúl Haya de la Torre y José Carlos Mariátegui fueron los fundadores de los dos primeros partidos más influyentes en las siguientes décadas, el Арка y el Partido Socialista, posteriormente Partido Comunista.

33 Lauer, M., Andes imaginarios: discursos del indigenismo 2, 1997, p. 32.

34 Ibíd., pp. 46-47.

35 Ibíd., p. 16.

36 . Basadre, J., Historia de la República, tomo 16, p. 33, s/f.

37 Macera, P., “La historia en el Perú: ciencia e ideología”, 1968, p. 92.

38 Deustua 1937, citado en Degregori, C. I. y otros, Indigenismo, clases sociales y problema nacional, 1979, p. 234.

39 Aunque según L. E. Valcárcel, “Arqueólogos y etnólogos norteamericanos en el Perú”, 1947, ya en la década de 1930, con la llegada de Harry Tschopik (1946) para realizar un trabajo de campo en Quispicanchis (Cusco): “puede decirse que comenzaron las actividades etnológicas en el Perú” (p. 16). Asimismo, con la publicación en 1946 del Handbook of South American Indians bajo la dirección de Julian Steward, se potencian los trabajos antropológicos en los Andes, todavía liderados por antropólogos extranjeros.

40 Bonfil, G., “Del indigenismo de la revolución a la antropología crítica”, 1970.

41 Aguirre Beltrán, G., Regiones de refugio: el desarrollo de la comunidad y el proceso dominical en mestizo América, 1967.

42 Matos Mar, .J., Tupe: una comunidad del área cultural del Kauke en el Perú. Geografía y economía, 1949; Matos Mar, J. (ed.), La propiedad en la isla de Taquile, lago Titicaca, 1957; y Ávalos de Matos, R., “El ciclo vital de la comunidad de Tupe”, 1952.

43 Matos Mar, J. y otros, Las actuales comunidades de indígenas. Huarochirí en 1955, 1959.

44 . Montoya, R., “Colonialismo y antropología en Perú”, 1975.

45 Matos J. y R. Ravines, Bibliografía peruana de ciencias sociales (1957-1969), 1971. Ver también la lista de estas tesis en Rodríguez Pastor, H. (comp.), La antropología en el Perú, 1985.

46 Holmberg, A. (comp.), Vicos, método y práctica de la antropología aplicada, 1966, p. 59. Para una bibliografía detallada sobre este proyecto véase Dobyns, H. y M. Vázquez, “El proyecto Perú-Cornell: personal y bibliografía”, 1966, y un balance crítico en Stein, W., Vicisitudes del discurso del desarrollo en el Perú: una etnografía sobre la modernidad del Proyecto Vicos, 2000. Más recientemente ha salido un interesante balance realizado por los propios pobladores de la comunidad. Ver: Memorias de la comunidad de Vicos, Memorias de la comunidad de Vicos: así nos recordamos con alegría. Comunidad campesina de Vicos, 2005.

47 Guzmán, V. y V. Vargas, Cronología de los movimientos campesinos, 1956-1964, 1981; Remy, M.I., "¿Modernos o tradicionales? Las ciencias sociales frente a los movimientos campesinos en los últimos 25 años", 1990; Seligmann, L., Between Reform and Revolution: Political Struggles in the Peruvian Andes, 1969-1991, 1995.

48 Lomnitz, C, “Descubrimiento y desilusión en la antropología mexicana”, 1999, pp. S7-8S.

49 Sandoval, P, “Cultura urbana y antropología en el Perú”, 2000.

50 Murra, I, Formaciones económicas y políticas en el mundo andino, 1975; Thurner, M., “Después de la etnohistoria: encuentros y desencuentros entre discursos antropológicos e históricos”, 1998.

51 Varese, S., “Las minorías étnicas de la montaña peruana: esquema para una antropología de urgencia", 1968.

52 Ouijano, A., “Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú”, 1980 [l964].

53 La obra antropológica de Arguedas es numerosa. Aquí sólo mencionamos algunos de sus trabajos: “Evolución de las comunidades indígenas. El valle del Mantaro y la ciudad de Huancayo: un caso de fusión de culturas no comprometida por la acción de las instituciones de origen colonial”; “Puquio, una cultura en proceso de cambio”, 1964; y Las comunidades de España y del Perú, 1968a.

54 Arguedas, J. M., Acto de entrega del premio Inca Garcilaso de la Vega, Lima, 1968b.

55 Quedan como figuras solitarias Rodrigo Montoya, quien trata de establecer un diálogo casi imposible entre los conceptos de cultura e ideología (Montoya, R., Capitalismo y no capitalismo en el Perú. Un estudio histórico de su articulación en un eje regional, 1980); César Fonseca, haciendo dialogar algo más exitosamente el sustantivismo y el marxismo en la antropología económica (Fonseca, C, Sistemas económicos en las comunidades campesinas del Perú, 1972), al igual que varios de los discípulos de J. Murra que aparecen entre los autores de Reciprocidad e intercambio en los Andes. Para un análisis más amplio de este punto, véase, Degregori, C. I., “El estudio del otro: cambios en el análisis sobre etnicidad en el Perú”, 1995.

56 Ortiz, A., De Adaneva a Inkarri (una visión indígena del Perú), 1973, y Ossio, J., Ideología mesiánica del mundo andino, 1973.

57 Sobre la historia de Huaychao, Uchuraccay y otras comunidades llamadas iquichanas, véase, entre otros, Méndez, C, The Plebeían Republic: the Huanta Rebellion and the Making of the Peruvian State: 1820-1850, 2005. Sobre la masacre, Del Pino, P., “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”, 2003; asimismo: Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú, Informe final, tomo V, 2003.

58 Ossio, J. y F. Fuenzalida, Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay, 1983, p. 6.

59 Vargas Llosa, M., A. Guzmán y M. Castro, 1983, pp. 23 y ss.

60 Millones, L., Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay, 1983, p. 85.

61 Ossio, J. y F. Fuenzalida, Informe presentado a la comisión investigadora de los sucesos de Uchuraccay, 1983.

62 Mayer, E., “Peru in Deep Trouble: Mario Vargas Llosa's Inquest in the Andes Reexamined”, 1992, p. 192.

63 Ver, Degregori, C. i. y J. Urrutia, “Reflexiones sobre ocho muertes peruanas”, 1983; Lumbreras, L. G., “Declara el Dr. Luis Guillermo Lumbreras: informe de Uchuraccay descriptivo e incompleto”, 1983; y Montoya, R., “Entrevista al Dr. Rodrigo Montoya: Uchuraccay ¿crimen sin castigo?”, 1983, “Otra pista para entender lo ocurrido en Uchuraccay”, 1984.

64 Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú, Informe final, tomo V, 2003, cap. 2.4.

65 Del Pino, P, “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”, 2003.

66 . El Diario, 9-6-1988: 12, citado en Degregori, C. I., “La revolución de los manuales. La expansión del marxismo-leninismo en las ciencias sociales y el surgimiento de Sendero Luminoso”, 1990.

67 Ibíd.

68 Cf, Touraine, A., El regreso del actor, 1987.

69 Thompson, E. R, Tradición, revuelta y conciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial, 1979.

70 La influencia de este viraje puede verse con más claridad en el proyecto multidisciplinario desarrollado en la década de 1980 en el Instituto de Estudios Peruanos, llamado “Clases populares y urbanización en el Perú”, cuyos resultados más antropológicos pueden revisarse en Golte, J. y N. Adams, Los caballos de Troya de los invasores: estrategias campesinas en la conquista de la gran Lima, 1987, y en Degregori, C. I., C. Blondet y N. Lynch, Conquistadores de un nuevo mundo: de invasores a ciudadanos en San Martín de Forres, 1986.

71 Nun, I, La rebelión del coro, 1989.

72 Para una crítica a los modelos explicativos de la violencia política desarrollados por algunos investigadores extranjeros, véase Poole, D. y G. Rénique, “The New Chroniclers of Peru: U. S. Scholars and their ‘Shining Path’ of Peasant Rebellion”, 1991.

73 Ver, entre otros, Degregori, C. I., “Movimientos étnicos, democracia y nación en Perú y Bolivia”, 1998; y Pajuelo, R., “Fronteras, representaciones y

movimientos étnicos en los países centroandinos en tiempos de globaliza-ción”, 2003. Desde la sociología véase Cotler, J., Bolivia, Ecuador and Perú, 2003-04: A Storm in the Andes?, 2005, y Quijano, A., “El ‘movimiento indígena’ y las cuestiones pendientes en América Latina”, 2006.

74 Anderson, J., “La feminización de la pobreza en el Perú”, 1993, y Sistemas de género, redes de actores y una propuesta de formación, 1997; Fuller, N. (ed.), Interculturalidad y política: desafíos y posibilidades, 2003; y Oliart, P. (ed.), ¿Todos igualitos?: Educación y género, 1995.

75 Los estudios clásicos de folklore privilegiaban las dimensiones expresivas de la cultura —música, artesanía, narrativa, ritual, teatro— imaginando una cultura rural singular, auténtica e ignorando en gran parte la dinámica sociopolítica más amplia en la cual estaban incorporadas las comunidades rurales y sus experiencias culturales (Joseph, G. y D. Nugent (eds.), Everyday Forms of State Formation. Revolution and the Negotiation of Rule in Modern Mexico, 1994, p. 17). Si se toma en cuenta esa dinámica más amplia, entonces queda explícita la desigual distribución del poder cultural. Cuando ello sucede, el objeto de los estudios folclóricos entra en proceso de redefinición. Una discusión sobre esta temática puede encontrarse en Lloréns Amico, 1, Música popular en Lima: criollos y andinos, 1983.

76 Ver especialmente los estudios sobre música, danza, folclor y performance ritual en las fiestas comunales andinas de R. Romero (ed.), Música, danzas y máscaras en los Andes, 1993, y Debating the Past: Music, Memory, and ldentity in the Andes, 2001; de Z. Mendoza, Shaping Society through Dance: Mestizo Ritual Performance in the Peruvian Andes, 2000; y de G. Cánepa Koch (ed.), Identidades representadas: performance, experiencia y memoria en los Andes, 2001.

77 Macera, R, “La historia en el Perú: ciencia e ideología”, 1968.

78 Altamirano, T., El campesinado y la antropología urbana, 1980.

79 Véase, entre otros, Altamirano, T, Presencia andina en Lima Metropolitana. Estudio sobre migrantes y clubes provincianos, 1984; Berg, U. y K. Paerregaard (eds.), El quinto suyo: transnacionalidad y formaciones diaspóricas en la migración peruana, 2005; Golte, J. y N. Adams, Los caballos de Troya de los invasores: estrategias campesinas en la conquista de la gran Lima, 1987; Adams, N. y N. Valdivia, Los otros empresarios: ética de migrantes y formación de empresas en Lima, 1991; Degregori, C. I., C. Blondet y N. Lynch, Conquistadores de un nuevo mundo: de invasores a ciudadanos en San Martín de Porres, 1986; y Huber, L., Etnicidad y economía en el Perú, 1997.

80 Ver Sandoval, R, “Cultura urbana y antropología en el Perú”, 2000.

81 . Diez, A., “Diversidades, alternativas y ambiguedades: instituciones, comportamientos y mentalidades en la sociedad rural”, 1999; Urrutia, J., “Espacio, poder y mercado: preguntas actuales para una vieja agenda”, 2002. El panorama más completo sobre los cambios en la sociedad rural peruana puede encontrarse en las publicaciones del Seminario Permanente de Investigación Agraria (Sepia) que vienen apareciendo desde 1985. http://http://www.sepia.org.pe/vveb/frames.html

82 Mayer, E., “Recursos naturales, medio ambiente, tecnología y desarrollo”, 1994, y Casa, chacra y dinero: economías domésticas y ecología en los Andes, 2004.

83 Ames, P, “¿Escuela es progreso? Antropología y educación en el Perú”, 2000, Ansión, J., “La antropología al servicio de una educación intercultural”, 2003.

84 Polia, M., Cuando dios lo permite: encantos y arte curanderil. Las estructuras culturales de la medicina tradicional andina, 1994.

85 Degregori, C. I. y P. Sandoval, Modernización neoliberal y comunidad académica de ciencias sociales: antropología y antropólogos en el Perú, 2006.

86 Reduciéndose, por ejemplo, a una suerte de “programa que prescribe cuotas de representatividad en museos, universidades y parlamentos [y que se] arrincona en lo local sin problematizar su inserción en unidades sociales complejas de gran escala” (García Canclini, N., Diferentes, desiguales y desconectados: mapas de la interculturalidad, ‘2004’, p. 22). O, como menciona Zizek: “El respeto multiculturalista por la especificidad del Otro es precisamente la forma de reafirmar la propia superioridad” (Zizek, S., “Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional”, 1998, p. 172). Según H. Favre [El indigenismo, 1998), por ejemplo, incluso los movimientos indígenas surgidos en las últimas décadas en América Latina son funcionales a la nueva etapa neoliberal y al fin del Estado de bienestar o del Estado populista.

87 La propuesta de una educación bicultural se ubicaba en el marco del multiculturalismo y suponía: “que un misino sujeto podía recurrir a elementos, con- ceptos y visiones de dos culturas diferentes —e incluso de colectivos social y políticamente contrapuestos y en conflicto— y separar claramente, y a voluntad, entre una cultura y otra” (López, L.E., Interculturalidad, educación y gestión del desarrollo, 2000, p. 2). El currículo escolar debía comprender, por tanto, contenidos provenientes de la cultura escolar hegemónica y de la subordinada, “pero no necesariamente relacionándolos ni estableciendo puentes entre ellos sino, más bien, separándolos con la misma claridad con que se intenta distinguir entre una lengua y otra cuando se desarrollan programas educativos bilingües” (Ibíd.).

88 Hopenhayn, M., “La aldea global. Entre la utopía transcultura] y el ratio mercantil: paradojas de la globalización cultural”, 2004. Para la discusión en el Perú, véase entre otros: Aikman, S., La educación indígena en Sudamérica: interculturalidad y bilingüismo en Madre de Dios, 2003; Fuller, N. (ed.), Interculturalidad y política: desafíos y posibilidades, 2003; Heise, M., F. Tubino y W. Ardito, Interculturalidad. Un desafío, 1994; Godenzzi, J. C. (ed.). Interculturalidad y educación en los Andes y la Amazonia, 1996; Poole, D., Democracia y cultura en la educación intercultural peruana, 2003; y Romero, R., “De-esencializando al mestizo andino”, 1999.

89 Vargas Llosa, M., La utopía arcaica. José María Arguedas y las ficciones del indigenismo, 1997.

90 Poole, D., Vision, Race, and Modernity: a Visual Economy of the. Andean Image World, 1997; De la Cadena, M., Indigenous Mestizos: the Politics of Race and Culture in Cuzco, Peru, 1919-1991, 2000.

91 Del Pino. P., “Uchuraccay: memoria y representación de la violencia política en los Andes”, 2003; Starn, O., Nightwatch: the Politics of Protest in the Andes, 1999: Jiménez, E., Chungui: violencia y trazos de memoria, 2005; Sendón, P., “Cambio y continuidad en las formas de organización social de las poblaciones rurales del sur peruano”, 2003; Wilson, F., “In the Name of the State? Schools and Teachers in an Andean Province”, 2001.

92 De la Cadena, 2006.

93 Según la CVR, el 75% de las víctimas mortales del conflicto armado interno tenían al quechua como idioma materno, cuando en el censo nacional de 1992, durante el pico del conflicto, sólo el 17% de peruanos y peruanas lo tenían. Asimismo, el informe final señala que el 65% de las víctimas son rurales.

94 Véase, especialmente, los capítulos 1 y 2.2 del tomo VIII del informe final, así como las 23 breves monografías que aparecen en el tomo V de dicho informe.

95 Jiménez, E„ Chungui: violencia y trazos de memoria, 2005.

96 Ribeiro, G. L. y A. Escobar (eds.), “World Anthropologies: Disciplinary Transformations within Systems of Power World”, 2006.

Auteurs

Instituto de Estudios Peruanos

© Institut français d’études andines, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr