Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del trono a la guillotina

 | 
Claudia Rosas Lauro

2. Una Revolución comentada: la difusión y circulación de la información

Texte intégral

Figura 2 – Declaración de guerra de España a Francia publicada en el Mercurio Peruano el 15 de agosto de 1793

Figura 2 – Declaración de guerra de España a Francia publicada en el Mercurio Peruano el 15 de agosto de 1793

Fuente: Mercurio Peruano, VIII (273), Fol. 249. Edición facsimilar, 1965.

1La Revolución Francesa de 1789 fue una revolución comentada en el Perú de la época, pues a través de diferentes vías se dio la difusión y circulación de la información que llegaba desde Europa. La información sobre la Revolución que arribó al Perú a fines del siglo xviii e inicios del xix, es un aspecto central en nuestro análisis, pues a partir de su conocimiento y difusión surgieron las imágenes, discursos y actitudes frente al acontecimiento en los diferentes grupos sociales. Por tanto, para apreciar cómo los hombres que habitaban estas tierras imaginaron la Revolución elaborando una representación de ella, se hace necesario acercarnos tanto a las diversas maneras a través de las cuales las personas recibieron la información como al tipo de información que llegó a sus manos. Tratar esta problemática nos sitúa en un terreno que no escapa a las inquietudes del hombre de hoy; muy por el contrario, el tema de los procesos informativos tiene gran actualidad, pues todos nos hallamos inmersos en ellos cotidianamente. Entonces, es importante pensar, cómo es que a fines del siglo xviii e inicios del xix los hombres del virreinato peruano tenían noticia de lo que estaba ocurriendo al otro lado del Atlántico, de un evento político que conmovía al mundo entero: la Revolución Francesa.

2Estas noticias llegaban al público a través de diferentes vías, tanto escritas (como la prensa española y la local, los textos censurados que se filtraban a pesar del control inquisitorial, los volantes o papeletas de distinta procedencia, los pasquines anónimos que hacia 1794 aparecieron en la ciudad, los sermones de los religiosos, la correspondencia) como —y especialmente— orales. Cada una de estas vías brindaba cierto tipo de información con características propias. Empezaremos con los periódicos, medio de comunicación que cobró importancia en la época que nos ocupa.

2. 1. La prensa ilustrada: instrumento de propaganda política

  • 1 Sobre los periódicos de este periodo, la investigación de Ascención Martínez Riaza (1985) estudia (...)

3El periódico va a ser una pieza clave para la comprensión, no solo de los procesos informativos, sino también de los complejos procesos políticos a los cuales está vinculado. Como ha señalado Benedict Anderson, la prensa ocupa un lugar importante en la comprensión del nacionalismo, fenómeno que empieza a hacerse presente a fines del siglo xviii y durante el xix (Anderson, 1992). El periódico va a ejercer así, un papel fundamental en los procesos políticos que se gestan durante el periodo analizado y más adelante, durante las guerras de Independencia1. Es por ello que la Revolución Francesa, acontecimiento político de gran trascendencia en aquella época, ocupó las páginas de los principales periódicos limeños.

2. 1. 1. Los albores de la prensa moderna en el Perú

  • 2 Sobre este periódico son importantes los estudios de Ella Dunbar Temple, 194? y Roberto Forns, 198 (...)
  • 3 Para información sobre su editor y un estudio del periódico véase Mónica Martini, 1998.
  • 4 Para un análisis del periódico consúltese Claudia Rosas Lauro, 1997.
  • 5 Un estudio fundamental sobre esta publicación periódica lo ofrece Jean-Pierre Clément, 1997.

4El periodismo de carácter moderno apareció en Lima a fines del siglo xviii, con la presencia de cuatro publicaciones periódicas. La de menor duración fue el Semanario Crítico, que —editado en 1791 por el sacerdote franciscano Juan Antonio Olavarrieta— llegó a tener tan solo dieciséis números hasta que se interrumpió su publicación2. Si bien tuvo como intención inicial la crítica de costumbres en general, terminó dedicándose principalmente al tema de la crianza y educación de los hijos. De mayor duración fue el Diario de Lima que, bajo la dirección de Francisco Antonio Cabello y Mesa —conocido como Jaime Bausate y Mesa—, se publicó entre 1790 y 1792, abocándose a temas diversos3. De diferente naturaleza fue la Gaceta de Lima de 1793, cuyo objetivo fue dar la versión oficial de la Revolución Francesa, convirtiéndose en el primer periódico de carácter internacional dedicado exclusivamente a informar sobre el hecho político más significativo del momento4. De todos ellos, el más destacado fue el Mercurio Peruano, periódico editado por la Sociedad de Amantes del País que circuló desde 1791 hasta 1795, contando con el auspicio de las altas autoridades coloniales, incluso del Virrey Gil de Taboada y Lemos, quien le dedicó unas líneas favorables en su Memoria de Gobierno5. En su publicación estuvieron comprometidos miembros de la élite intelectual de la talla de Hipólito Unanue, José Baquíjano y Carrillo, entre otros destacados personajes, que escribieron sendas páginas sobre temas orientados al conocimiento de los diversos aspectos que integraban la realidad del país, exaltando sus cualidades y refutando las críticas que se le hacían desde Europa. Será en los dos últimos periódicos mencionados donde encontraremos noticias sobre los sucesos revolucionarios.

5Si bien en esta época los periódicos no tuvieron una difusión masiva, se ha subestimado hasta hace poco el alcance del discurso periodístico, que fue mayor al que generalmente se ha atribuido por equiparar público lector con población alfabeta y capacidad adquisitiva. Para Lima, Pablo Macera ha calculado que a fines del siglo xviii menos del 20% de los habitantes, comprendidos dentro de la primera edad escolar, recibían instrucción elemental, lo cual significaba que poco más de mil personas podían aprender a leer y escribir (Macera, 1977c: 258). Los más beneficiados, evidentemente, fueron los grupos sociales elevados y sobretodo la aristocracia, los cuales tuvieron facilidad de acceso a la educación, a través de los colegios reservados a sus hijos. A esto, debe sumarse el hecho que la prensa desde sus inicios tuvo que enfrentarse a dificultades técnicas, logísticas y hasta económicas. Al corto tiraje debía agregarse el carácter local de la distribución con respecto a la ciudad donde era impreso, así como su breve duración; características que permanecerán durante el periodo decimonónico. Tanto es así que durante la etapa estudiada será el Mercurio Peruano, editado entre 1791 y 1795, el periódico más duradero.

  • 6 Un importante estudio sobre la práctica social de la lectura en voz alta en ámbito europeo es Roge (...)
  • 7 Para una reflexión teórica útil sobre el empleo de la noción de sociabilidad en la investigación h (...)
  • 8 Estenssoro (1996) estudia un caso particular, la academia de danza, que muestra como los grupos po (...)
  • 9 Sobre cultura de élite y cultura popular nos parecen muy importantes: el estudio clásico sobre el (...)

6Sin embargo, la difusión y alcance de los periódicos no solo tuvo que ver con el grado de alfabetización de la sociedad colonial, pues había otros medios por lo cuales el contenido de los impresos era conocido y circulaba entre los habitantes del Virreinato. La lectura pública de los periódicos fue una de ellas. Así, la lectura en voz alta fue una práctica común que permitió a la población analfabeta el acceso a la palabra escrita, tal como había sucedido —mutatis mutandis— en las ciudades de la Europa moderna6. Esta se desarrollaba colectivamente y, en muchos casos, en lugares públicos de la ciudad como los cafés, las tabernas, fondas, chicherías o las plazas. En este sentido, estos lugares públicos tuvieron un rol importante como espacios de sociabilidad, en la perspectiva de Maurice Agulhon7, pues en ellos la gente se reunía y comentaba las noticias. Asimismo, las ceremonias y las festividades públicas, fueron también una buena ocasión para difundir la información a través de arengas, discursos o escritos, muchos de los cuales eran reproducidos luego en los periódicos. Desde fines del siglo xviii, a partir de coyunturas específicas como la Revolución Francesa de 1789 o la invasión napoleónica de la península ibérica en 1808, se puede rastrear en el ámbito capitalino el dinamismo de estos espacios, donde no solo encontramos a miembros de la aristocracia, sino también a personas que desarrollan distintos oficios en la ciudad. Entonces, las clases bajas de la ciudad participaron en la difusión y discusión de los contenidos periodísticos que no solamente fueron patrimonio de la élite, como se ha venido sosteniendo hasta hace muy poco tiempo; tanto es así que desde el siglo xviii se pueden ver casos en los que el pueblo se apropiaba del discurso ilustrado, es decir, de la cultura supuestamente de élite. Hay que considerar que esta Ilustración no solo era privativa de las élites, sino que también se difundió a otros grupos de la sociedad colonial a través de diversas vías de trasmisión, que permitieron la apropiación de este discurso por parte de las clases populares8. El tema de los periódicos también pone en discusión esa división tajante y radical entre cultura de élite y cultura popular, que debe ser reformulada a la luz de los vasos comunicantes que existían entre ellas9.

  • 10 En los últimos años se ha venido investigando en esta dirección como lo atestigua el libro antes c (...)

7Los periódicos no solo se vendían por suscripción, sino también en lugares públicos importantes de la ciudad que se vinculaban con los espacios de sociabilidad, donde se generaba la opinión, la discusión y, especialmente, los rumores. El Mercurio Peruano si bien necesitaba una previa suscripción, a partir de agosto de 1794, también se podía adquirir en la tienda de Joseph Calvo, en la Calle de Bodegones, que estaba frente al café del mismo nombre. Dicho café era el más prestigioso de los que existían en Lima para esa época y donde se reunían los concurrentes para comentar las últimas novedades, tanto es así que con el tiempo adoptó el sobrenombre de «mentidero». La Gaceta de Lima se podía adquirir en la librería de Guillermo del Río, mientras que el Semanario Crítico se podía encontrar en la librería de Santiago Cotabarría. La difusión de la información periodística, especialmente en las ciudades andinas, también se desarrolló gracias a la articulación de redes de comunicación en la que participaban intermediarios culturales como comerciantes o arrieros, quienes favorecieron la difusión de información y la circulación de los periódicos en los espacios públicos. Estos lugares públicos tenían una naturaleza diversa, que aún está por explorarse con profundidad para el caso peruano, donde el carácter colonial y la fuerte jerarquía estamental de la sociedad ponen a prueba los modelos teóricos europeos de la división entre público y privado10.

8En estos espacios, en los que participaba gran parte de la población, nacía una opinión pública sui generis, pues se difundía la información periodística, se debatían las ideas, se esparcían los rumores. La opinión pública surgía al compás del lento proceso de diferenciación entre los espacios público y privado, estimulada por el desarrollo de un periodismo de tipo moderno. En este sentido, el clásico trabajo de Jurgen Habermas ha establecido como el periodismo tuvo un relevante papel en la formación de la opinión pública en Europa (Habermas, 1981). En las últimas décadas del siglo xviii con la aparición de publicaciones que reflejaban una forma moderna de periodismo, podemos afirmar, siguiendo a Pablo Macera, que el periodismo peruano supuso y a la vez estimuló el desarrollo de la opinión pública (Macera, 1977f). Los periódicos producían un destinatario al que llamaban «público», que generalmente era un público instruido, una minoría ilustrada. Su cometido se comprendía en función del interés general o el interés común. Entonces, mantenían una relación activa con su público, generando muchas veces una corriente de escritura que era propiciada por los propios editores que lanzaban convocatorias a la crítica. Siguiendo a Macera, los periódicos provocaron un efecto revolucionario en el sistema de comunicaciones sociales, ya que por su frecuencia, suministraron una lectura continua y simultánea sobre temas en relación a los cuales se buscaba estimular la discusión. Así, crearon un público permanente al que iba dirigida su publicidad, lo cual se evidencia a través de las listas de suscriptores. En Lima, de los 285 suscriptores del Mercurio, 106 lo eran también del Diario (Clément, 1976-1977: 69).

  • 11 Uno de los casos que hemos podido rastrear es el de Antonio Lamas, comerciante peninsular avecinda (...)
  • 12 Sobre el tema de la opinión en el mundo hispanoamericano, nuestro enfoque coincide con el de Vícto (...)

9Sin embargo, los periódicos se vendían también por número suelto, lo cual nos revela que podemos tener las listas de suscriptores, pero no la de lectores, pues ignoramos los nombres de aquellos que compraban los ejemplares en dichos establecimientos. Debemos considerar, entonces, que un ejemplar era leído por más de una persona, siendo la lectura pública en voz alta una práctica cotidiana, como lo ha explicado Roger Chartier (1993). Es más, en una sociedad donde la oralidad jugaba un rol esencial debido, entre otras cosas, al elevado índice de analfabetismo, la lectura en voz alta ha debido ser una práctica diaria para las personas de la ciudad. Sin embargo, no solo en los medios donde reinaba el analfabetismo se desarrollaba esta práctica, también en medios sociales más elevados uno de los participantes leía para el grupo que lo escuchaba atentamente, mientras corrían comentarios y opiniones como en el caso de las tertulias. En los lugares públicos, evidentemente, surgían las conversaciones en torno a las noticias que traían las Gacetas y los artículos de los periódicos locales (Mendiburu, 1879). Cafés, fondas y demás lugares de encuentro fueron espacios donde los hombres de la época se dedicaban, entre otras cosas, a la lectura y discusión de los ejemplares. El ámbito familiar, evidentemente, no estuvo ajeno a la presencia de la prensa en su cotidianidad. En las casas, tal como sucede hoy, se leían los periódicos discutiendo las noticias11. Por otra parte, algunos lectores ayudaban a la difusión suscribiendo varios ejemplares a la vez para mandar los sobrantes a sus amigos, tal como se practicaba en el Semanario Erudito español en Cádiz durante la misma época. De esta manera, los periódicos contribuyeron a la lectura y canalizaron ese nuevo deseo de saber. Entonces, queda claro que la moderna costumbre de leer el periódico no fue nueva durante la Independencia, no surgió en el siglo xix; sus inicios los encontramos a fines del siglo xviii cuando surge un periodismo moderno con las características que podemos apreciar12.

10Por otra parte, el bajo costo que implicaba su adquisición, su fácil lectura frente a otros impresos como los libros, las prácticas sociales a los que estaba asociado como la lectura colectiva en voz alta terminaban por favorecer la difusión rápida de sus contenidos. Antonio de Olavarrieta, editor del Semanario Crítico, afirmaba que:

  • 13 Semanario Crítico. Prospecto. Lima, 1791.

«Un Papel Periódico vuela con facilidad desde la Prensa a manos de una Madama, de un Negociante, de un Artesano… se lee con facilidad en un Sarao, en un Almacén, en una Tienda, en un Paseo, en una Tertulia, en un Café y en un Pórtico»13.

11De esta manera, el editor ponía en evidencia la variedad del público lector de los periódicos, la rapidez en su difusión, la facilidad con que eran leídos y los espacios de sociabilidad donde se practicaba su lectura. A ello hay que agregar que leer el periódico significaba status social, poseer cultura o «luces», usando la expresión de la época. Por su parte, en el Prospecto del más prestigioso periódico de fines del siglo xviii, se afirmaba con optimismo que «desde la adopción de los periódicos se puede casi fijar la época de la ilustración de las naciones» (Mercurio Peruano, Prospecto, t. I). Otro artículo del mismo periódico titulado «Nuevos establecimientos de buen gusto» destaca la labor de la prensa en la difusión de la Ilustración (Mercurio Peruano, t. I, n˚ 42, 26 de may. 1791: 42). Efectivamente, los periódicos —como bien retrata Porras Barrenechea— buscaron reemplazar a «las campanas que daban cuenta de todo y a todas horas» y a los «chismógrafos profesionales y murmuradores de nacimiento», quienes divulgaban noticias de todo tipo por la «manía culta de anunciarlo todo por hojas impresas» (Porras Barrenechea, 1970: 8-9).

  • 14 Sobre la Ilustración española se pueden consultar los clásicos de Jean Sarrailh, 1992; Richard Her (...)
  • 15 El caso mejor estudiado en este sentido es el Mercurio Peruano (Clément, 1997: 62-68).

12La prensa periódica era expresión del progreso de los estados y debía cumplir, dentro de la concepción ilustrada, una función docente educando a la sociedad, en especial, al pueblo14. Así, según Sánchez-Blanco, a falta de una institución educativa que enseñe los nuevos conocimientos a un sector más amplio de la sociedad, los periódicos se convirtieron en sucedáneos de la enseñanza superior ocupando un lugar intermedio entre el saber especializado y la mera divulgación (Sánchez-Blanco, 1991: 80). A su vez, la lectura del periódico fue una señal de promoción social: significó saber leer, poseer dinero para adquirirlo, tener curiosidad y conocimiento, entre otras cosas (Herzog, 1992: 52). Es más, el hecho que los nombres aparecieran en las listas de suscriptores publicadas por los diarios, no solo hacía que estas cualidades se hicieran públicas, sino también que las personas aparecieran al lado de los miembros de la élite de la sociedad colonial. Entonces, la lectura del periódico fue, sin lugar a dudas, un símbolo de status. La lista de suscriptores del Mercurio Peruano nos lo revela así, al estar integrada —como lo ha demostrado Clément— sobretodo por los estratos altos de la sociedad15.

  • 16 Aproximaciones interesantes al tema de la lectura desde la historia cultural en Roger Chartier, 19 (...)
  • 17 Roger Chartier (1995), siguiendo los planteamientos de Habermas, explica cómo la esfera pública de (...)

13De otro lado, el contenido de un ejemplar podía tener diferentes interpretaciones según el receptor, por ello se debe tomar en consideración las diversas estrategias de lectura, los rasgos de la comunidad de lectores, la manera en que el texto llegaba a las manos del lector y hasta las características físicas de la publicación, pues todos estos elementos influían en la comprensión del contenido, que evidentemente no era homogénea16. Y era la confrontación entre diferentes opiniones privadas la que finalmente articulaba la opinión pública. En Europa la esfera pública política surgió de la esfera pública literaria en los salones, los cafés y los periódicos, y en el siglo xviii se convirtió en un espacio en el que las personas privadas hacían un uso público de la razón y esta comunicación entre sus participantes postulaba una igualdad entre ellos. Sin embargo, esta esfera pública política no solo significaba una ampliación porque gracias a diferentes mecanismos, principalmente los periódicos, se creaba una comunidad crítica constituida por todos los lectores, oyentes y espectadores que manejaban los temas de discusión; sino a la vez una exclusión, puesto que no todos podían acceder a la cultura, y el debate político, nacido de la crítica literaria, estaba alejado de la mayoría, privada de los conocimientos necesarios para ejercer el uso público de su razón17.

14La prensa estuvo sujeta a una férrea censura gubernamental y religiosa. Al lado de la censura de los contenidos periodísticos existía una actitud de tolerancia hacia los mismos, pues debido a la importancia que van cobrando fueron utilizados por el Estado y las élites con fines políticos. Esa misma actitud tolerante la tenía el Estado para con los espacios de sociabilidad, pues de ese modo era más efectivo el control que se tenía sobre ellos. Los propios actores de la época eran conscientes de la importancia de la prensa y de su injerencia en la opinión pública. Hipólito Unanue, ilustre intelectual de la época, lo expresaba claramente al afirmar que a través de ella se había hecho más fácil la comunicación de ideas entre los hombres y señalaba cómo el gobierno utilizaba los periódicos para difundir las máximas que le parecían oportunas, aprovechando el «deleite y novedad con que se lee este género de escritos» (Unanue, 1812). Encontramos aquí una idea formada sobre la función política que cumplía la prensa y como ésta era un medio utilizado por el gobierno para influir en la opinión pública. Para este personaje, una de las virtudes de la prensa fue que permitía ilustrar al pueblo, lo entretenía librándolo de la ociosidad y, a su vez, fomentaba el progreso de la agricultura, la minería, el comercio y la artesanía. Los periódicos tenían una opinión elevada de sí mismos, pues no solo se consideraban reflejo de la opinión pública, sino que la guiaban.

  • 18 La idea del tribunal de la opinión se desarrolló a fines del siglo xviii, cuando hubo un cambio ra (...)

15Así, de modo recurrente se hacía referencia al «Tribunal de la Opinión Pública», un tribunal ideal al que se apelaba para defender una opinión18.

  • 19 Los mercurios, correos, gacetas y diarios que circulaban en la península llegaron al Perú no solo (...)
  • 20 Carta de O’Higgins a Francisco Arias de Saavedra. Lima, 30 de abril de 1799. Archivo General de In (...)

16Sin embargo, no hay que olvidar que no solo llegaban a manos de los habitantes del Virreinato los periódicos locales, los había procedentes de la península así como de otras zonas americanas, no faltaban los de Jamaica, Trinidad, La Habana, Bogotá o Caracas19. Algunos llegaban por vía legal y se editaban en la prensa local, mientras otros circulaban clandestinamente entre la población y su origen estaba vinculado muy probablemente al comercio ilícito. Además de la prensa producida en los diversos territorios del Imperio Hispánico, hay que considerar los periódicos de otros países con noticias alusivas a la Revolución, que llegaban a través del contrabando o escondidos en las valijas de los que arrivaban a estas tierras. A fines del siglo xviii, encontramos testimonios de la masiva circulación de periódicos extranjeros, entre ellos ingleses, franceses y norteamericanos20. Estos eran muy peligrosos a los ojos de las autoridades y esta preocupación se debía a la coyuntura política del momento, pues la prensa foránea había logrado penetrar en el territorio mucho antes de esta fecha.

17Si bien el desarrollo de una prensa original en la América española estuvo regida por diversos condicionantes, ello no imposibilitó el desarrollo del periodismo. Por una parte, estaba el control y la censura que ejercía el Estado a través de sus instituciones en acuerdo con la Inquisición. Por otro lado, había el problema de una falta de demanda originada en un mercado de lectores reducido así como las escasas imprentas que funcionaban. Estas dificultades no impidieron que en la Lima de fines del siglo xviii se desarrollara una variada gama de periódicos con intereses y orientaciones diversas.

2. 1. 2. La Gaceta de Lima: el vocero oficial sobre la Revolución

  • 21 La Gaceta de Lima circuló entre los años 1744 y 1794 en tres etapas. Antes de 1793, dicho periódic (...)

18La Gaceta de Lima surgió nuevamente en 1793 —como consta en el Prospecto— nada menos que con el objetivo de dar la versión oficial sobre los sucesos revolucionarios21. Su publicación fue una de las más importantes iniciativas llevadas a cabo por las autoridades durante la época de la Revolución. El Virrey Gil de Taboada (1859: 25) señalaba en su Memoria que

  • 22 El subrayado es nuestro.

«Los espantosos sucesos de la nacion francesa, que traen en agitacion á toda la tierra, hicieron necesario por un efecto de la política la publicación de la Gaceta, á fin de que la capital y el Virreinato tuviese un papel acreditado con qué poder instruirse de los excesos que de un modo informe llegaban a los oidos de estos moradores»22.

19Al parecer, en Lima se seguía paso a paso la Revolución Francesa y este interés creciente por el tema se traducía en rumores, comentarios, noticias distorsionadas. Ello representaba un grave peligro según las autoridades quienes, para evitar la difusión de ideas contrarias a los intereses de la Corona, de inmediato buscaron controlar la información que llegaba «de un modo informe» al público, canalizándola a través de la prensa. Frente a esta situación, el Virrey decidió la publicación de la Gaceta de Lima, periódico que resurgió para mantener al público informado y ofrecer a sus lectores la imagen oficial contraria a la Revolución. Por ello, dicho periódico constituye una fuente fundamental para el análisis del tema y para recomponer la voz oficial de la alta burocracia colonial y la élite limeña.

20Unanue afirmaba, sustentando la opinión oficial, que la Gaceta debía servir para saciar la curiosidad pública, como entretenimiento útil y, especialmente, para «evitar el que no hallándose un papel público en que instruirse sobre estos raros acasos, se buscasen las papeletas y demás escritos de este género, nada seguros» (Unanue, 1812: 10). Es decir, el periódico se convierte en el medio privilegiado por la autoridad y la élite, para «ilustrar» a la población sobre estos acontecimientos.

  • 23 Nosotros utilizaremos la edición de José Durand —que recoge el Prospecto, 35 números y 6 suplement (...)
  • 24 En el Prospecto el editor afirmaba que igual suerte que el Mercurio hubiera corrido la gaceta de l (...)

21Este periódico empezó a circular cuando ya habían desaparecido el Diario de Lima y el Semanario Crítico, pero aún se editaba el Mercurio Peruano. Su Prospecto apareció poco después de anunciarse en Lima la declaración de guerra de España contra Francia, a través de la edición del documento en el Mercurio, en agosto de 1793, y su proclamación por bando en todo el territorio virreinal. La Gaceta duró hasta 1795 y en 1798, cuando se inició el conflicto bélico con Inglaterra, surgió una nueva gaceta, muy poco conocida según José Durand, que con cambios continuó hasta inicios del siglo xix. Era publicada por Guillermo del Río y se imprimía en la Imprenta del Telégrafo Peruano23. Entonces, la Gaceta de Lima no desapareció completamente, pues sería la Minerva Peruana su prolongación. En efecto, el propio Del Río señalaba en el Prospecto que este periódico era la continuación de la gaceta de la capital, cuya edición había quedado suspendida por algunos días24.

  • 25 Una de las noticias, fechada el 10 de agosto de 1794, trata sobre las maniobras militares en los A (...)

22El periódico, a diferencia de otras o anteriores publicaciones, relegó a un segundo plano lo tocante al Perú, pues de los 42 números registrados, solo cuatro no abordaron el tema internacional (Durand, 1966: XLIII; 1983). Sin embargo, esto no significaba que las noticias locales estuvieran ausentes, pues encontramos alusiones al Virreinato25. Durand señala, acertadamente, que la comparación con el Mercurio es injusta porque son dos tipos de periodismo radicalmente distintos y lo importante es observar en la Gaceta la actualidad de las noticias para valorar en su medida la importancia política que tuvo (Durand, 1983: XV).

  • 26 Además, quisiéramos resaltar que es significativa la ausencia de un periódico para informar sobre (...)

23La Gaceta de Lima se constituyó entonces, en el primer periódico peruano que trataba sistemáticamente un tema internacional (Rosas Moscoso, 1989b: 43)26. Tenía como objetivo resaltar los éxitos de los ejércitos aliados, en especial el de los españoles y, a la vez, ofrecer una imagen apocalíptica de la Revolución. Justamente por su contenido internacional, los historiadores descuidaron por mucho tiempo su estudio, prestando mayor atención al Mercurio, en el que encontraban la expresión del nacionalismo peruano que desembocaría posteriormente en la Independencia. Entonces, es necesario profundizar en el análisis de la Gaceta para delinear su relevante papel político en la formación de la conciencia nacional criolla, ya que su importancia no ha sido resaltada por los investigadores debido a la idealización del Mercurio como paradigma de la Ilustración Peruana de fines del siglo xviii, llegando a eclipsar en el discurso historiográfico a las otras publicaciones periódicas del periodo.

  • 27 El encargado de su examen fue Joseph Gorbea y Vadillo, Fiscal de la Audiencia. Los temas que abord (...)
  • 28 Es interesante la reconstrucción de la biografía de Olavarrieta posterior a su breve estancia en L (...)

24Si bien los otros dos periódicos que circularon en la época no mostraron noticias sobre la Revolución, es importante mencionarlos porque muestran las diversas caras de la Ilustración en el Perú. El Diario de Lima curioso, erudito económico y comercial estuvo a cargo de Francisco Antonio Cabello y Mesa, más conocido como Jaime Bausate y Mesa, quien se inició en el periodismo con el Diario de Madrid. Empezó a publicarse el 1 de octubre de 1790 y duró dos años27. Mientras que el Semanario Crítico fue empresa individual del cura franciscano Juan Antonio de Olavarrieta, quien llegó a Lima en abril de 1791. Editó este fugaz periódico, que no es mencionado en la Memoria del Virrey, y después dejó la ciudad28. Este periódico aparecía los domingos y fueron dieciséis números en total que abordaron, esencialmente, el tema de la educación de los hijos. Fue el primer periódico peruano destinado a un público femenino, en especial a las madres de la élite, a quienes se dirigían los consejos para la educación de sus hijos y las orientaciones para llevar adelante una adecuada maternidad (Rosas Lauro, 2004).

25Para el momento en que se inició la publicación de noticias sobre la Revolución, estos periódicos ya no circulaban en Lima, mientras que continuaba editándose el Mercurio y más adelante aparecería la Gaceta, periódicos donde sí estaría presente información sobre el tema. No dejaba de mencionar el Diario de Lima las noticias de Europa o los Reales Decretos, pero el lapso de la existencia del diario explicaría la ausencia de noticias sobre los sucesos políticos de Francia los cuales, durante los primeros años, fueron censurados por la política de silencio de la monarquía como medio para evitar la difusión de la información sobre el suceso. En efecto, la vida de este periódico coincide con la época de Floridablanca, quien tuvo a su cargo el Ministerio desde los inicios de la Revolución hasta febrero de 1792. Este fue el más decidido de los ministros de Carlos IV en aplicar una política represiva, que incluyó entre sus medidas la supresión de la prensa periódica para evitar el contagio revolucionario.

  • 29 Roberto Forns (1988) revalora la presencia de este fugaz periódico que con sus características ilu (...)

26Las publicaciones periódicas de la época son evidencia palpable de las diferentes caras que mostraba el proyecto ilustrado, que no era homogéneo, pues cada cual tenía su propia orientación y sus preocupaciones particulares. Cada periódico tenía su campo y sus características propias, muestra de ello es la polémica entre el Mercurio y el Semanario, que representó el enfrentamiento de dos proyectos ilustrados. El Mercurio manejaba los grandes temas de la Ilustración orientándose al grupo dirigente de la sociedad colonial, mientras el Semanario ponía la Ilustración al servicio del hombre común y se dirigía a un público más amplio, constituido no solo por el grupo dirigente, sino también por los sectores altos de los grupos populares urbanos a los que buscaba ilustrar29. Veremos a continuación el Mercurio.

2. 1. 3. El Mercurio Peruano: los rostros nefastos de la Revolución

  • 30 Es el caso de Unanue y de José Ignacio de Lecuanda —por ejemplo— quienes integraban la alta burocr (...)

27El Mercurio Peruano fue editado por la Sociedad de Amantes del País y circuló desde 1791 hasta 1795; en él participaban no solo miembros de la élite criolla ilustrada que, a su vez, pertenecían a la propia burocracia colonial; sino también peninsulares y extranjeros30. Entre ellos estaban Joseph Rossi y Rubi, consultor del Tribunal de Minería; Hipólito Unanue, catedrático de Medicina; Demetrio Guasque, archivero de la Secretaría de Cámara y Virreinato; José María Egaña, Teniente de policía; Calero y Moreyra, abogado de la Audiencia, entre otros. Este periódico es una fuente valiosa pues «… es revelador de su época y testimonio inexcusable para comprender la mentalidad del grupo dominante de la sociedad peruana de fines del siglo xviii» (Clément, 1976-1977: 9).

  • 31 Carta del Virrey Gil de Taboada al Marqués de Bajamar. Lima, 5 de noviembre de 1792. AGI, Audienci (...)
  • 32 Carta del Virrey Gil de Taboada a Pedro de Acuña. Lima, 20 de enero de 1793. AGI, Audiencia de Lim (...)

28Este periódico contaba con la protección real, pues era aprobado tanto por el Rey como por el Virrey. Este último remitió al monarca una colección del Mercurio Peruano opinando que la obra era muy útil y conveniente, siendo las personas dedicadas a publicarla de gran literatura y demás cualidades correspondientes. Por otra parte, afirmaba Gil y Lemos que «la remisión de los Mercurios la hacen sin el menor interés y que son acreedores para disfrutar de toda gracia»31. Esto iba ligado al hecho que este periódico era preferido por las autoridades frente a otros diarios. Tanto es así que cuando el Virrey informó que Bausate y Mesa no poseía idoneidad ni instrucción para estar a cargo de la publicación del Diario de Lima, afirmó que no por ello se experimentaría perjuicio alguno por hallarse las noticias, con muchos otros rasgos de literatura, en el Mercurio Peruano, cuya obra iba cada día creciendo en importancia32.

29Este tipo de prensa, a diferencia de la anterior, prestaba más atención a temas peruanos; pese a esto, los sucesos franceses no dejaron de mencionarse. Los volúmenes VIII, IX, X y XI, que corresponden a los dos últimos años del periódico (1793 y 1794), contienen artículos sobre este tema, el que va aumentando en importancia (Clément, 1976-1977: 23 y 25). El tomo XI dedica más páginas al asunto. Aunque también hallamos una breve referencia en el tomo XII, del año 1795, en una nota del editor a una Real Cédula que ordenaba la fundación de un Colegio de Misioneros. Entonces, encontramos en total 19 artículos que se refieren a los sucesos revolucionarios.

30Es significativo que las primeras noticias aparecieran solo después del aguillotinamiento de Luis XVI (21 de enero de 1793) y la declaración española de guerra contra Francia (25 de marzo de 1793). En este caso, son también informaciones tomadas directamente de la Gaceta de Madrid o del Diario de Barcelona.

31El Mercurio Peruano, en lo tocante a la Revolución, representó a través de las noticias y las opiniones de la élite criolla intelectual, la voz oficial y las páginas dedicadas al tratamiento de este tema proyectarían una imagen, a todas luces negativa, de la Francia revolucionaria. Es indispensable señalar que esta interpretación se circunscribe solo al caso que estamos analizando, pues en otros temas es muy probable que el periódico expresara opiniones que no conciliaban tanto con la visión estatal.

  • 33 Este autor nos ofrece un importante aporte al realizar un análisis exhaustivo del periódico, por e (...)

32El tratar de entender cómo la prensa era un eficaz instrumento de propaganda política nos involucra en un abanico de aspectos como son los tipos de información que se ponían al alcance del público, la fuente de noticias y su presentación, las formas de adquisición del periódico, su periodicidad y difusión. Sobre estos puntos lamentablemente no tenemos demasiada información; salvo el trabajo de Jean-Pierre Clément sobre el Mercurio, está aún por hacerse un estudio sobre la difusión y alcance del periodismo en el Virreinato del Perú33.

  • 34 Es curioso encontrar entre los ejemplares dos noticias referentes a la situación política de Marru (...)

33Como vimos, las noticias de la Gaceta de Lima trataban fundamentalmente de la Revolución Francesa, sin embargo cabe destacar la presencia de algunas locales y otras de carácter internacional, que no abordaban el tema central al que estaba dedicado el periódico34. El tipo de noticias que ofrece este periódico es el típico de las gacetas, por ello está conformado por extractos de cartas y oficios; proclamas y manifiestos tanto de los generales de las tropas y gobernantes de diferentes países como de líderes revolucionarios y realistas; tampoco faltaban las listas de potencias en guerra, ni la relación de las embarcaciones francesas capturadas que aparecían al lado de los informes sobre el estado de escuadras y tropas. Todo este material informativo se condensaba para ofrecer al público lector una imagen negativa del proceso revolucionario.

  • 35 Teodoro Hampe presenta una clasificación y descripción de cada una de las noticias (Hampe, 1982).

34En el Mercurio, el conjunto de artículos referentes al tema está constituido por cartas episcopales que condenan duramente la ejecución del Rey y los principios revolucionarios; escritos políticos donde se recogen las opiniones internacionales contrarias a la Revolución, declaraciones bélicas, poemas como el del «Buen Vasallo» o «La Galiada». Hay, además, páginas destinadas a mostrar las listas de las contribuciones pecuniarias para la guerra y notas de los editores a los diferentes artículos35. El tipo de información que recoge este periódico es distinto al de la Gaceta, pues en la mayoría de los números consigna pastorales, discursos y poemas, mientras que las noticias al estilo de las gacetas informativas son muy pocas. Algunos ejemplares están dedicados por completo al tema de la Revolución y en ciertos casos abarcan más de dos números: la Pastoral del Obispo de Tolón ocupa tres ejemplares y cinco, la del Obispo de la Rochela. La fragmentación de noticias no era ajena a la práctica cotidiana de los editores, pues en las demás publicaciones también se recurría a ella.

  • 36 Sobre la prensa española en este periodo, se ha consultado María Dolores Saiz, 1989 y 1990; y Luci (...)

35Otro aspecto que cabe resaltar es el tiempo que tardaban las noticias en llegar a manos del público lector. En el caso de la Gaceta, podemos advertir que la mayoría de ellas tardaba entre cinco y seis meses y a veces, entre siete y ocho meses. La prensa limeña oficial imitaba el método utilizado en la Corte de Madrid36. La fuente principal de noticias era la Gaceta de Madrid, de la cual la «Gaceta limeña resultaba un eco tardío y lejano» (Durand, 1983: XIV). A su vez, la principal fuente de información de las gacetas madrileñas eran los periódicos europeos. La Gaceta de Madrid salía dos veces por semana y llegaba a Lima partiendo de La Coruña a través de dos rutas: la carrera de La Habana y la carrera de Buenos Aires (Aviso). Otra vía estaba constituida por la carrera de Valles. De este modo, las gacetas madrileñas eran reeditadas en Lima, siendo dicha práctica usual tanto en la península como en las colonias. También encontramos ejemplares de las gacetas de Barcelona y Jamaica reeditados y el empleo de volantes o papeletas autorizadas de diferente procedencia. Noticias de Santa Fe, Caracas y Cartagena aparecen en el periódico.

36Los editores señalaron en el Prospecto el método utilizado en la preparación del periódico con el fin que el público quedara instruido con prontitud y «no se mezclen las fábulas con los hechos verdaderos». A las 24 horas de llegado el Aviso se publicaría el extracto de las gacetas de Madrid, colocando en cada artículo lo más interesante de ellas. Luego de ocho días se publicaría un suplemento compuesto por las noticias de las papeletas autorizadas (Gaceta de Lima, Prospecto, 1793: 2). Entonces, el atraso en la aparición del periódico se debía no solo a la distancia, sino a que la reproducción de las noticias de Madrid sufría un reprocesamiento a nivel local. Todo ello hacía que la Gaceta de Lima no saliera regularmente.

37Dicho periódico tenía una presentación estable y era elaborada en la Imprenta Real de Niños Huérfanos, la misma donde se editaba el Mercurio. En este periodo aumentó el número de ejemplares por año. Desconocemos la cifra total de los tirajes, pero ésta no debió ser muy elevada. En el Prospecto de la Gaceta limeña se daban las indicaciones para su adquisición y se señalaba el precio de un real por cada medio pliego. Generalmente, cada número iba a tener un pliego de papel y el suplemento, medio pliego; a menos que la cantidad de noticias obligara a incrementar el volumen. El periódico no admitía suscripción, según los editores, por el bajo precio que se debía pagar por él y se debía comprar directamente en la librería de Guillermo del Río, ubicada en la calle del Arzobispo (Gaceta de Lima, Prospecto, 1793: 3). Las gacetas no solo alcanzaron buena difusión en Lima, sino también en el interior del Virreinato. Muchas personas residentes en las provincias tenían corresponsales o apoderados en la capital que les remitían los periódicos. Pero, a partir de 1798 se instauró la suscripción tanto para Lima como para las provincias (Dunbar Temple, 1966: 563).

38El Mercurio también tenía una buena difusión en Lima, pues un poco más de la mitad de los suscriptores pertenecían a la capital virreinal (Clément, 1997: 70). Ello manifiesta, entonces, el centralismo capitalino en el desarrollo periodístico inicial y cómo la prensa fue un fenómeno eminentemente urbano en sus inicios, que no deja de tener importancia a pesar de desarrollarse en un país más bien de carácter rural. La publicación tuvo una gran difusión entre la burocracia colonial, el estado eclesiástico, los intelectuales y los militares; pero también, aunque en menor medida, entre los comerciantes, hacendados, mineros y artesanos. Lima fue el centro privilegiado, pero el periódico también circuló en las provincias interiores del Virreinato. Su lectura se extendió no solo al norte del continente, sino también a Europa como evidencian algunos casos.

39A diferencia de la Gaceta, este periódico necesitaba generalmente de una previa suscripción, pero esto no impedía que también se vendiera a número suelto en la librería de Lino Cabrera y pocos días antes que cesara, a partir del 24 de agosto de 1794, se vendió sin suscripción en la librería de Joseph Calvo, ubicada también en la Calle de Bodegones. Es interesante señalar que tiempo antes, el Semanario se vendía en la misma calle, frente al concurrido Café de Francisco Serio, en una librería que pertenecía a Santiago de Cotabarria. Al igual que el Diario, que se podía adquirir en la casa del editor o en los puestos ubicados en el centro de la ciudad, como dictaba la costumbre. El centro de Lima era el núcleo de la agitada vida capitalina, a la que no se sustrajo la prensa.

  • 37 Asimismo, añade el autor que dicha periodicidad no varió nunca, excepto para los 29 últimos número (...)

40El Mercurio se publicaba en Lima dos veces a la semana: cada jueves y cada domingo, días en que el repartidor lo dejaba, a partir de las 8 de la mañana, en los domicilios de los suscriptores capitalinos o los depositaba para enviarlos por correo a los que residían fuera de Lima (Clément, 1997: 37)37. La cifra real de entregas fue de 416 y la tirada fluctuó, muy probablemente, entre 400 y 575 ejemplares. El precio medio calculado es de 1 real y 1/3, al parecer bastante caro para la época, y la suscripción era de aproximadamente 14 reales, más porte para los que lo solicitaban desde otras regiones (Clément, 1997: 46).

  • 38 Las listas que aparecieron en los tomos I, II, III, IV, VI, VII y VIII del Mercurio Peruano pueden (...)
  • 39 Toribio Medina señala que el editor era Guillermo del Río, pero, como apunta Durand, llama la aten (...)

41El desarrollo del periodismo colonial estuvo marcado por una política estatal guiada por los intereses metropolitanos. Las ediciones estaban sujetas a la censura de las autoridades tanto políticas como eclesiásticas, muy atentas y acusiosas en una época en que la situación política internacional lo ameritaba. Casi la mitad de los suscriptores del Mercurio integraban la administración virreinal; sin embargo, su posición no fue siempre monolítica ni concordante con la voz oficial. Los mercuristas adoptaron una postura voluntariamente criollista, que se evidencia en una defensa e ilustración del Perú38. La revisión estaba a cargo de Juan del Pino Manrique, Alcalde de corte de la Audiencia. A nivel religioso, la Inquisición se encargó de cumplir este papel, llegando a prohibir uno de los artículos del periódico relativo a cuestiones religiosas. En el caso de la Gaceta, vocero oficial del gobierno, no se sabe a ciencia cierta quién era el revisor y tampoco quién era el editor de este periódico39.

  • 40 Quisiera citar dos ejemplos. En una nota se indicaba que para el siguiente número se utilizarían « (...)

42Cada número de la Gaceta llevaba una breve nota editorial al final, en la cual se hacían anuncios de ventas de textos como las Guías y se indicaba la procedencia de la información que traería el siguiente ejemplar. Se señalaba si era Aviso, cartas de particulares o papeletas, lo cual estaría revelando la participación de otras personas en la confección del periódico, por medio de la aportación de material informativo40. Del mismo modo, las notas servían para anunciar cuando saldría el próximo número y los temas de las próximas noticias buscando suscitar el interés del público o se decía que la noticia iba a continuar en la próxima entrega. Otro medio para anunciar el periódico era a través de carteles públicos.

43Estos mecanismos para suscitar la atención del público eran importantes para la subsistencia del periódico que, probablemente, dependía en gran parte de la demanda local. Los editores del periódico han debido tomar en consideración estos elementos. A este respecto, Unanue señala que las noticias favorables a las armas españolas y aliadas tenían pronto despacho, mientras que las adversas demoraban en ser adquiridas (Unanue, 1812: 10). Es probable que el tipo de noticias presentadas no solo se debiera a la política gubernamental, sino también a que los editores tenían algún margen para seleccionar ciertas noticias que podrían interesar más al público.

  • 41 Carta del Virrey Gil de Taboada a Godoy. Lima, 5 de febrero de 1796. AGI, Estado, Leg. 73.
  • 42 La versión de Unanue debe considerarse porque hace alusión a los apuros económicos derivados del c (...)

44Dichos periódicos, sin un motivo convincente, desaparecerán a fines del siglo xviii, a excepción de la Gaceta de Lima. La versión de las autoridades era que había cesado la impresión de publicaciones periódicas porque los editores no obtenían los beneficios necesarios para cubrir los gastos41. En el caso del Mercurio, siguiendo esta versión de la escasez de dinero, señalaba Unanue que la Sociedad pidió al Rey que le otorgara los 400 pesos que antes se le daban a Cosme Bueno con el fin que elaborara la descripción geográfica del Reino y que por su avanzada edad ya no podía cumplir tal misión. Este intelectual criollo afirmaba que el monarca habría restituido el periódico, si no se lo impidieran los importantes asuntos y grandes gastos originados por los problemas con Francia. Aunque no menciona directamente la Revolución, se refiere a ella en estos términos y la presenta como el principal motivo por el cual el Rey no apoyó económicamente a la Sociedad42. Como señala Clément, el periódico fue víctima de la coyuntura de crisis causada por la guerra internacional y aunque los miembros del grupo contribuyeron con fondos personales, la aventura mercurista no pudo continuarse. Sin embargo, esta interpretación no nos impide sugerir que podría haber motivos políticos detrás de este hecho. Además de los novedosos periódicos que proliferaron en Lima a fines del XVIII, los libros y demás escritos seguían siendo los viejos canales de transmisión de información de la época.

2. 2. Los textos: múltiples imágenes de la Revolución

45El escrito, en sus diversas expresiones, constituyó uno de los medios que estuvo al alcance de algunos grupos de la sociedad para informarse sobre los eventos revolucionarios. Los libros y folletos, los pasquines y la correspondencia privada acercaron las noticias a los hombres de la época.

2. 2. 1. Los libros y folletos: voz oficial y discurso sedicioso

  • 43 Una visión más actual para el siglo xviii está en Carlos Alberto González, 2005. Son importantes l (...)
  • 44 Son varias las rutas de llegada de los libros. En Cádiz había un importante comercio de libros con (...)

46La difusión de libros en América ha sido estudiada en el trabajo pionero de Pablo Macera (1977a), al que debemos agregar los recientes estudios de Carlos Alberto González y Pedro Guibovich43. Los libros y folletos llegaban a través del contrabando y la actividad comercial, en los equipajes de aquéllos que regresaban de Europa o con los viajeros que pisaron el territorio peruano en esa época44. La mayoría de estos escritos estuvo censurada, especialmente al iniciarse la Revolución, cuando la política de la monarquía trató de evitar la difusión de la información. Sin embargo, encontramos la presencia de textos con licencia del Superior Gobierno, que si bien ofrecían una versión oficial de los acontecimientos, en algunas ocasiones contenían material sedicioso que la censura había pasado por alto por descuido o por tolerancia. Muchas veces eran escritos editados en España y, en otros casos, hemos encontrado textos traducidos directamente del francés.

  • 45 Para la explicación de la publicación y difusión de libros en el Perú de fines del XVIII seguiremo (...)
  • 46 Autos seguidos por Guillermo del Río contra D. Rosa Alvarado sobre devolución de unos libros. AGN, (...)

47La publicación de folletos y, en especial, de libros tuvo que afrontar serias dificultades en esta época45. Las imprentas que funcionaron durante el siglo xviii no tenían ni las condiciones materiales ni el mercado para su desarrollo, siendo la más importante la de los Huérfanos, que fundada en 1758, duró más de 20 años porque gozaba de la protección oficial y retuvo el monopolio del restringido mercado limeño. La escasez de papel fue uno de los más graves problemas que aquejó a esta pequeña manufactura, por lo que muchos libros fueron arrebatados de sus bibliotecas y terminaron siendo utilizados como papel de despacho en las pulperías y las casas de comercio. Los libros tenían un elevado costo y sin embargo, constituían un buen negocio para los comerciantes de aquel entonces. Algunos mercaderes se dedicaban en mayor escala a este negocio y estaban emparentados con la aristocracia. Los mecanismos para acceder a los libros eran por medio de la compra local en las tiendas establecidas en la ciudad, aunque el retraso con que llegaban las obras y el elevado precio que tenían hizo que muchos los consiguieran a través de las compras directas en las plazas europeas y españolas. En Lima, el famoso editor Guillermo del Río vendía libros, entre los cuales había un gran número de obras francesas y entre ellas estaban varias censuradas, por lo que fue procesado por la Inquisición en 179446. Este personaje cumplió un importante papel, pues además de editor era vendedor de libros.

  • 47 Por la Recopilación de Leyes de Indias estaban exentos los libros de la paga del derecho de alcaba (...)
  • 48 Expediente formado sobre el recibo de la R. O. del 20 de abril en que se previene los derechos que (...)

48Los libreros eran, por su especialidad, los conductores privilegiados de la propaganda, sobre todo porque las librerías eran un atractivo foco para la tertulia. Otro medio menos frecuente era adquirirlos por sí mismos cuando viajaban a Europa como el caso de José Baquíjano y Carrillo. Algunos acudían a sus parientes y amistades residentes en España o mantenían correspondencia directa con los mismos libreros e impresores. Las encomiendas o compras colectivas no estaban ausentes. Lima fue un centro de adquisición y distribución de libros a otras zonas del territorio hispanoamericano, por medio de los navíos o a través de la red de correos. Esta dinámica de circulación de obras se vio favorecida por el Virrey. En efecto, Gil de Taboada impulsó la introducción de libros en el Virreinato a través de la legislación, especialmente los utilizados por la gente de letras. El Virrey afirmaba que «uno de los efectos cuyos derechos corren con mayor incertidumbre en esta ciudad son los libros». Esta incertidumbre tenía su origen en la legislación oscura y complicada sobre el tema. El Virrey declaró libres de derechos a los libros introducidos por literatos para su propio uso, pues en opinión de Gil y Lemos, eran «los instrumentos o canales por donde han de recibir y beber la sabiduría»47. Entonces, los libros para uso de los hombres de letras y los de impresión española no pagaban recargos, mientras los que llegaban para hacer negocio debían pagar los derechos respectivos. Esta disposición se envió a las Intendencias para su debido cumplimiento48. Se evidencia el apoyo de la más alta autoridad a los intelectuales que lo definen como un gobernante que favoreció la difusión de la Ilustración.

  • 49 Solicitud de licencia eclesiástica para leer libros prohibidos de mayo de 1808 (Colección Document (...)
  • 50 Entre 1780 y 1809 encontramos, de acuerdo al cuadro 1 del Apéndice, alrededor de 100 personas proc (...)

49Las más importantes bibliotecas de este periodo pertenecieron a canónigos, aristócratas y funcionarios, que tenían entre 200 y 300 piezas (Macera, 1977a: 294). Entre las religiosas, las más ricas fueron las jesuitas. También destacaron las de altos dignatarios religiosos como la del Arzobispo Las Heras (Puente Candamo, 1955) y la del Obispo Chávez de la Rosa (Macera, 1977a). Este último tenía un proyecto de biblioteca para el Seminario Conciliar de San Jerónimo de Arequipa, el que estaba reformando. Llano Zapata elogiaba las bibliotecas limeñas e intentó realizar un proyecto para erigir una biblioteca pública. No todos podían adquirir los libros, por el contrario éstos estaban reservados a un pequeño grupo de la sociedad que pertenecía a la élite. Muchos de los que pertenecían a este grupo poseían licencias para leer libros prohibidos, como en el caso de Unanue49 o de Diego Cisneros (Romero, 1927). Los textos eran citados en los escritos de la época, especialmente en el Mercurio Peruano, y sus huellas se dejan entrever en los procesos inquisitoriales50. Esto es muestra de la difusión de la cultura libresca entre los sectores dominantes de la sociedad colonial tardía, que favoreció el contacto con las nuevas ideas y la difusión de la Ilustración. En consecuencia, es importante resaltar lo que afirma Cristián Gazmuri para el caso chileno, pues las ideas ya circulaban entre la élite, pero el impacto emotivo de la Revolución Francesa favoreció su difusión (Gazmuri, 1990).

50La lectura de libros y folletos así como de los periódicos constituyeron elementos importantes para la elaboración de la imagen de la Revolución. La construcción del sentido del escrito a través de la lectura, está históricamente determinado por el tiempo, el lugar y la sociedad, por ello las formas de leer y apropiarse del texto varían de acuerdo a diferentes factores como los hábitos de lectura y la comunidad de lectores, entre otros (Chartier, 1992; Darnton, 1992). En el caso de los libros, a éstos accedía básicamente la élite colonial y en esta época la lectura dejó de ser para ella preferentemente un ocio íntimo, privado, individual, para convertirse en una práctica de sociabilidad a través de las tertulias en las mansiones de Orrantia y Casa Carderón y en las casas de Unanue y Egaña, como en los cafés. Esto permitió la transformación de las formas de sociabilidad, autorizó pensamientos nuevos y modificó la relación con el poder. En este sentido, el libro va a ser una pieza importante para acercarnos a la comprensión de la mentalidad de la élite criolla, veamos qué textos pudo haber leído sobre los acontecimientos revolucionarios.

  • 51 También consúltese Pedro Guibovich, 1998. Se trata de un índice del fondo documental del Archivo H (...)
  • 52 «Proclama que hizo Buonaparte, Primer Consul de la Republica Francesa, a los parrocos de la ciudad (...)
  • 53 Encontramos también la «Respuesta pacífica de un español a la carta sediciosa del francés Gregorie (...)

51Las ediciones estaban sujetas al vaivén de la política editorial de la península. Para el periodo revolucionario, tenemos noticia que circuló en Lima un escrito de julio de 1795 titulado «Proclamación de Luis, Por la Gracia de Dios Rey de Francia y Navarra: á todos nuestros súbditos salud al privaros de un Rey, cuyo Reynado Pasó todo en la cautividad, pero cuya infancia aun ofrecia bastantes fundamentos…» (Vargas Ugarte, 1956). Son escasos los textos que encontramos para este periodo inicial51. Pasada la etapa álgida de la política de silencio impuesta por el estado español, tal como había sucedido en la península, en el virreinato peruano se relajó el control de la entrada de textos y, a la vez, se dio una cierta apertura a la publicación de escritos. En ese entonces, circulaban por Lima libros y folletos con versiones oficiales y que tenían licencia del Superior Gobierno. Aunque varios de ellos no abordaban directamente los sucesos revolucionarios, son significativos porque hacen alusión a los eventos posteriores y brindaban al público una imagen de lo que estaba sucediendo en Francia luego del auge del jacobinismo y el Terror. Es el caso de una Proclama hecha por el Cónsul Napoleón Bonaparte a los párrocos de la ciudad de Milán en 180052. Como éste, hubo muchos folletos más que se editaron en Lima luego de 180053.

  • 54 Apareció en la Minerva Peruana.

52La mayoría de las ediciones en este periodo no dejan de ocuparse del tema religioso, que se convierte en el preponderante. Los bibliográfos Toribio Medina y Rubén Vargas Ugarte mencionan varios de ellos, como por ejemplo la obra titulada «Restablecimiento de la Religión Católica en Francia o breve colección de piezas y noticias por orden cronológico sobre tan interesante acontecimiento…» (Medina, 1905: 320). Más adelante, circuló en la capital el «Discurso de Luciano Bonaparte sobre la organización de los cultos hecho á nombre del Tribunado». Dicho texto fue traducido por Guillermo del Río y salió a luz en Lima en 1805 (Medina, 1905: 327)54. Sobre este tópico, se difundió otro texto, la «Relación del viaje de Pio VII a Francia…» (Medina, 1905: 338). Reimpreso también por el mismo editor, incorporaba varios sucesos y discursos. La propaganda no solo llegó a través de España y de sus territorios coloniales, también habrían sido publicados los escritos procedentes de otros países, aunque es de suponer que fue en menor medida. Un ejemplo de ello es el texto titulado «Guerra perpetua a la Francia, unico medio de perpetuar la seguridad y prosperidad de la Inglaterra». Había sido escrito en inglés por el Dr. Haukin y traducido por Del Río (Medina, 1905: 345). El tema de la guerra era otro de los tópicos frecuentes.

  • 55 El texto traducido, cuyo autor no se menciona, habría podido ser, como nos comentó el historiador (...)

53Entre los impresos que mencionamos, con el fin de ofrecer un panorama del tipo de textos que circulaban en estos territorios, destaca el extraordinario caso del libro Compendio Histórico de la Revolución Francesa desde el año 1789 hasta el de 1802, en dos tomos, traducido del francés por Guillermo del Río e impreso en el año 1805 (Del Río, 1805)55. El primer tomo dedica 137 páginas a narrar cronológicamente los eventos más importantes de la Revolución tal como lo señala el propio autor en el «Discurso Preliminar»; parte de este tomo y todo el segundo están dedicados a las notas que sirven de ilustración a la obra. Este texto es de gran importancia para nuestro análisis porque ofrece una imagen, que pretendía ser completa, de la Revolución y a la cual parte del público lector limeño pudo acceder.

54El traductor, Guillermo del Río, señala al principio de la obra que, en una época donde Europa disfrutaba de la más profunda paz y tranquilidad, Francia presentó al mundo «el espectáculo de la más extraña revolución», en la que sobre las ruinas de la más poderosa monarquía se fundó una República con una Constitución totalmente nueva. El propósito del traductor era, pues, «ofrecer á los ojos del filósofo que medita, del político que calcula, del observador que analiza» el cuadro interesante de la Revolución.

55Finalizada la narración de hechos auténticos en orden de fechas y con una imparcialidad escrupulosa —según el autor—, éste dedica unas páginas a las conclusiones de su trabajo. Lo interesante de esta parte es que las opiniones del autor son favorables a la Revolución y, especialmente, a las consecuencias que trajo consigo. Ello ha debido ser pasado por alto por la censura ya que en estos momentos había dejado de ser tan dura como en los primeros tiempos. El autor afirmaba que el objetivo de la Revolución era lograr un gobierno más favorable para los franceses, lo cual se había conseguido y era reconocido por los propios países europeos. Según el autor, la Revolución había concluido y, por ello, su obra estaba acabada.

56Para este escritor francés, la República había surgido de dolorosas convulsiones, que los oradores de mala fe habían exagerado a su gusto, pero a la vez había sido cubierta por los trofeos de la victoria, sostenida por la adhesión al patriotismo y por las luces de la filosofía. En el futuro, la historia apreciaría sus brillantes resultados y los hombres comprenderían que las calamidades revolucionarias eran inevitables y que el caos que acompaña el paso de un gobierno a otro es natural. La Revolución constituía el desenvolvimiento de una energía que no tenía parangón con ninguna otra conocida en los anales de la humanidad. Era un ejemplo del desarrollo de esta energía inspirada en el genio de la libertad, la que era capaz de obrar semejante prodigio.

57Este historiador critica a los contrarrevolucionarios tanto del interior como del exterior, los cuales describe como hombres que buscaban seducir a todos y probar que el establecimiento de las nuevas instituciones era incompatible con la seguridad de las personas y la propiedad de los bienes, argumentando —entre otras cosas— que la libertad era sinónimo de disolución y empleando las armas de la religión. El autor concluye diciendo que:

«Los sucesos que ocupan mi libro, serán á un mismo tiempo para los siglos venideros, un objeto de admiración, y una lección instructiva» (Del Río, 1805: CXXXIV).

  • 56 La literatura antinapoleónica ha sido analizada por Armando Nieto en un artículo titulado «La camp (...)

58Para la etapa napoleónica encontramos una abundante literatura, que floreció en toda Hispanoamérica a partir de mayo de 1808, sobre la presencia francesa en la península y la figura de Bonaparte56. Un interesante ejemplo de ello es el del pequeño libro titulado Centinela contra franceses de Antonio de Capmany, dedicado a Henrique Holland, Lord de Gran Bretaña. Fue escrito en Madrid en setiembre de 1808 y reimpreso en la Imprenta de Niños Expósitos de Lima en 1809. El discurso que encontramos en el texto, revela la actitud que se va a adoptar en 1808 frente a la Revolución, debido a la invasión francesa de la península. El nombre viene de un texto titulado Centinela contra judíos, pero el autor apunta que los franceses son peores que los judíos. Califica a Napoleón de «enemigo y gran ladrón de la Europa», «impío y atroz», «emperador intruso» y que «nació para la destrucción del género humano», entre muchos otros calificativos peyorativos (Capmany, 1809).

  • 57 «Manifiesto impreso contra las instrucciones comunicadas por Napoleón a sus emisarios destinados a (...)
  • 58 «Proclama a los Españoles y a la Europa Entera, sobre el verdadero caracter de la revolución franc (...)

59El texto es un llamado a la defensa de la libertad de la patria frente a la esclavitud en que la quieren sumir Napoleón y Francia, siempre enemiga de España. Este texto fue escrito en Madrid. Sin embargo, encontramos también textos producidos en el Virreinato del Perú, donde hay una fuerte oposición a Napoleón. Es el caso del Manifiesto contrario a los emisarios enviados por Napoleón con el propósito de promover la subversión en América, texto que es atribuido al doctor Félix Devoti57. Finalmente, una Proclama traducida del árabe vulgar y reimpresa en Lima en 1809, asocia la Revolución Francesa con la figura de Napoleón58.

  • 59 Las dos hojitas se encuentran en la Biblioteca del Convento de San Francisco del Cuzco, contienen (...)
  • 60 La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano… París, 1789. BNL, Manuscritos, C 3728.
  • 61 Testimonio de los autos seguidos por el Tribunal de Lima para evitar la difusión de un impreso tit (...)

60Además de los textos y libros con licencia, encontramos varios casos de obras censuradas que podrían haber transmitido información sobre el tema. Uno de los primeros textos que llegó al continente sobre los acontecimientos de 1789 fueron unas hojitas que algunas veces contenían 18 puntos, otras 19 o 22 y que eran producto de las primeras deliberaciones de la Asamblea. Por el apresuramiento o lo espectacular de los enunciados no se esperaba poder difundirlas impresas. Estos breves escritos debieron llegar no antes de febrero de 1790 y casi siempre en castellano. La presencia de dos pequeñas piezas manuscritas que llegaron al Cuzco en marzo de 1790, prueban su difusión en el sur andino59. Paradójicamente, el texto de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano llegó a manos del Virrey Gil de Taboada en 1791, quien se lo envió al Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa60. Años después, cuando en 1794 el mismo texto impreso por Nariño en Santa Fe circulaba en territorios vecinos, las más altas autoridades virreinales, que ya conocían su contenido, debieron censurarlo y perseguirlo. Por ello, la Inquisición en el Perú abrió una pesquisa, cuyo testimonio es remitido al Supremo Tribunal en Madrid, debido al temor que ejemplares del impreso se hayan difundido también a la península61.

  • 62 Causa seguida contra Carlos Fornier por expresiones sediciosas… Archivo General de la Nación (en a (...)

61No solo la carta fundamental de la Revolución Francesa, sino también otros folletos referidos a los hechos revolucionarios se difundieron por el Perú, abarcando sectores sociales no solo aristocráticos. Hemos podido rastrear solo algunos de los varios que, muy probablemente, circularon en ese entonces. Uno de ellos fue el caso del Discurso de Mirabeau al Rey, al pie de cuyo papel se hallaban los diez mandamientos patrióticos62. El Discurso de Mirabeau lo había obtenido en 1791 el hojalatero Clemente Sabino de manos del peluquero Berrocal. En la hojalatería, Sabino se lo había prestado a Pedro Blanc para que lo leyese. Como Blanc no se lo devolvió, el hojalatero se lo reclamó varias veces. Sin embargo, Blanc no se lo restituyó porque un panameño llamado Alzamora se había quedado con él para leerlo y sacarle una copia. El escrito, como muchos otros, pasó de mano en mano circulando entre diversas personas que, conociendo su contenido, lo comentarían con más gente. Pero no solo se difundía un ejemplar, pues las copias manuscritas eran una práctica común que permitía poner en circulación más ejemplares. En efecto, el público lector accedía a la información brindada por folletos como el que acabamos de mencionar, lo cual se ve confirmado por los propios actores, quienes afirmaban que no solo leían gacetas, sino también «varios papeles relativos a los movimientos de Francia». Es curioso el caso que refiere el hojalatero Clemente Sabino sobre un francés llamado Juan Borrienne, quien hacia un año le había llevado un libro impreso en francés de las cuentas de la Real Hacienda que debía dar a la Asamblea él mismo. Borrienne se lo había entregado a otro sujeto para que lo tradujera al castellano.

  • 63 Causa seguida contra Carlos Fornier por expresiones sediciosas… AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C. 9 (...)
  • 64 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

62Otro escrito que aparece en los procesos es el Discurso de Pétion. Este folleto no estaba censurado porque era parte de una de las formas de contrapropaganda toleradas en la península (Domergue, 1989b: 162-163). Sin embargo, su circulación en territorios americanos despertó recelos en las autoridades a pesar de haberse publicado en el Mercurio. En una ocasión, entrando en el altillo de la alojaría del Palacio Arzobispal se le cayó a Pedro Viana de la faltriquera el Discurso de Pétion o de un buen francés y el panameño Alzamora se lo pidió63. Viana lo había obtenido de su sobrino Pablo Diez, de 14 años, que llevó a su casa una copia en papel azul de este mismo discurso. Lo había encontrado cerca al Convento de Santo Domingo, se lo leyó a su tío y luego lo olvidó encima de una mesa64. Estos textos brindaban información directa sobre el proceso revolucionario; sin embargo, no hacemos referencia aquí a aquéllos que, indirectamente, abordaban los principios de los revolucionarios, pues lo comentaremos más adelante. Ahora analizaremos, más bien, los escritos breves que se pronuncian sobre lo que sucedía en Francia.

2. 2. 2. Los pasquines anónimos: opiniones favorables a la Revolución

63Los pasquines anónimos eran una práctica común durante el siglo xviii para elevar una protesta a las autoridades. Eran textos breves, en prosa o en verso, con un lenguaje sencillo y conciso; algunos de ellos iban acompañados de dibujos. En la época que nos ocupa aparecieron en Lima pasquines alusivos a la Revolución Francesa. Nos interesa analizar dichos pasquines desde el enfoque de Godenzzi, es decir, como «discursos que son, en sí mismos, actos de insurgencia política… textos cuyo decir es también un hacer la rebelión» (Godenzzi, 1995: 59). Esto lo comprendieron bien las autoridades, siempre alertas a la aparición de estos escritos breves. Ello se debía también a que los pasquines, generalmente, acompañaban a un tumulto o rebelión. Sin embargo, no solo eran anuncios, señales o signos de estallidos revolucionarios, sino que también expresaban condena, amenaza de muerte, acciones violentas; buscaban agitar, persuadir, entusiasmar, enfurecer, irritar, atemorizar, intimidar…

64Estos textos, abundantes para el siglo xviii, constituyen un importante canal de difusión de información, que aún falta estudiar en profundidad. Según Lewin,

«… la vasta literatura pasquinesca, en general, y en particular, la de la segunda mitad del siglo xviii hasta ahora no ha sido estudiada, ni ha llamado la atención de los investigadores e historiadores del pasado colonial» (Lewin, 1967: 142).

65Los pasquines, publicados clandestinamente en lugares transitados, generalmente en las avenidas principales de la Plaza de Armas o en las instituciones de alta jerarquía (Catedral, Iglesias, Inquisición), provocaban un efecto de «cascada informativa» a través de la cual se difundía no solo el contenido del texto, sino que su presencia demostraba que había personas dentro de la comunidad que pensaban y actuaban desafiando el orden establecido. Por eso los pasquines pueden ser entendidos como un «contra-bando», es decir, se colocaban en los mismos lugares donde se acostumbraba publicar los bandos con disposiciones oficiales y su contenido era contrario o cuestionador de la actividad gubernamental. En el caso de la Revolución Francesa, la aparición de estos pasquines en Lima harían que dicho acontecimiento se sintiera más cercano, presente de algún modo en la vida cotidiana. Veremos más adelante cómo las personas de la ciudad daban sus opiniones sobre estos escritos breves.

  • 65 Los pasquines son citados por Jan Szeminski en Alberto Flores Galindo, 1976: 231, y en el tomo ded (...)
  • 66 Un pasquín decía: «Aprontemonos a las Armas contra el Visitador, quitemosle la vida por gran ladró (...)

66Aparecieron también en grandes cantidades en el Perú antes de la rebelión de Túpac Amaru II, en 1780. La mayoría expresaba su apoyo al Rey, a la vez que criticaba el mal gobierno por la imposición de nuevos gravámenes o el aumento de los ya existentes, y la corrupción de las autoridades. En este sentido, podemos afirmar que dichos pasquines eran de carácter reformista; sin embargo, también hubo algunos aparecidos en La Paz y Arequipa, que contenían duros ataques contra el Rey65. Por esta misma época, aparecieron en la ciudad de Lima varios pasquines que atacaban al Visitador José Antonio de Areche. Hubo un papel fijado en la esquina llamada del Jamón, otro fijado en la Calle de Bodegones y uno más extenso en las puertas de la Inquisición66.

  • 67 Declaración del Padre Santiago González. Lima, 14 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.
  • 68 Además de los pasquines, en México fue significativa la sátira anónima (Miranda & González Casanov (...)
  • 69 En la rebelión de la Sierra de Coro en 1795 y en la conspiración de Maracaibo de 1799 se buscaba a (...)

67Los pasquines que encontramos en este momento son de carácter más bien separatista. En un pasquín se decía: «Qué haces ciudad que no procuras tu libertad»; mientras en otro se leía: «Viva la Francia y viva la libertad»67. En la misma capital se difundieron pasquines en apoyo a la Revolución. Sin embargo, Lima no fue el único lugar de América donde encontramos textos de este tipo; en agosto de 1794 aparecieron en la ciudad de México varios pasquines que aplaudían la Revolución Francesa (Herrejón, 1990: 112)68. Lo mismo sucedió en Caracas, donde se difundieron coplas en francés que decían: «Vive l’igualité, la liberté!»69. Ese mismo año aparecieron pasquines sediciosos en Santa Fe y Quito (Torres Lanzas, 1912). La presencia de esta voz haría necesario reevaluar el supuesto rol pasivo de Lima en el proceso de Independencia. Es más, desde Lima se intentó difundir estos breves escritos a las provincias.

  • 70 Oficio del Obispo de Huamanga, Bartolomé Bernardo. Huamanga, 7 de mayo de 1794. Y oficio del Obisp (...)

68Los Obispos del Cuzco y de Huamanga informaron al Virrey sobre la aparición de pasquines sediciosos en sus respectivas correspondencias. Ambos pasquines habían sido enviados desde Lima, dato que resulta interesante. El texto remitido al Obispo de Huamanga decía: «Prevalezca por siempre el gran Dios, Viva la libertad francesa y muera la tiranía española»; mientras que el que cayó en manos del Obispo del Cuzco expresaba: «Viva la libertad francesa y muera la tiranía española. No hay más de un Dios y Jesús que fue su legislador»70. Es difícil precisar a ciencia cierta quiénes fueron los autores de dichos textos, pudiendo ser franceses —como pensaron las autoridades y ha señalado Guillermo Lohmann (Lohmann & Gunter, 1992: 161-163)— o criollos y mestizos, como afirma Rubén Vargas Ugarte (1981: 105). Pudieron ser solo algunas, o también muchas personas, interesadas en preocupar a las autoridades o convencidas de los estandartes políticos de la Revolución; es difícil saberlo. Lo importante fue el impacto que causaron estos pasquines en la población: curiosidad, indignación, apoyo, reflexión…

69Como podemos observar, en todos los pasquines se menciona el concepto de «libertad» y pienso que se utiliza en tres sentidos: como sistema de gobierno al contraponer libertad francesa frente a tiranía española; en un sentido de liberación, ya que en uno de los textos se incita a la ciudad de Lima a buscar su libertad; y finalmente, como principio que se enarbola y hay que defender, cuando se dice «viva la libertad». Este término aparece repetidas veces en la prensa y en el discurso de la burocracia, pero es necesario insistir en que no era nada frecuente en los pasquines anteriores a este periodo.

70Juan Carlos Godenzzi analiza estos escritos para el caso de la rebelión de Túpac Amaru desde un punto de vista semántico y descubre que hay una estructura elemental que organiza el significado de los diferentes pasquines y sus variantes. La unidad semántica «tiranía» resume la situación colonial constantemente denunciada en estos textos y que se expresa como imposición de nuevos gravámenes: se opone a «buen gobierno». La categoría semántica que integra ambos términos es la de «organización política de la sociedad». De este modo, la tiranía es la negación del buen gobierno, es decir, abusos y arbitrariedades; mientras que buen gobierno es negación de la tiranía, es decir, derecho y justicia (Godenzzi, 1995: 69-74).

71Si aplicamos el antedicho análisis a los pasquines de este periodo, vemos cómo se opone la tiranía española, que significa mal gobierno, a la libertad francesa, que simbolizaría el buen gobierno. En otras palabras, los pasquines estarían expresando «muera el mal gobierno español» y «viva el buen gobierno francés». De otro lado, casi siempre se hace una explícita referencia a Dios, reafirmando —muy probablemente— que no se está de acuerdo con el rasgo antirreligioso de la Revolución. Sin embargo, hay que tomar en consideración que en algunos pasquines anteriores también se hace referencia a lo religioso, pero al parecer, en la época que nos ocupa, el contenido ha variado. Estos pasquines terminaron por preocupar a las autoridades, las que debieron adoptar una serie de medidas. Si bien los pasquines fueron una de las vías más visibles de transmisión de la información, hubo otras menos palpables, más disimuladas, privadas…

2. 2. 3. La epístola: lo público en el dominio privado

  • 71 Esta red informativa estaba organizada en correos ordinarios y correos de travesía. Entre los corr (...)

72Otro medio para apreciar la magnitud con que se difundió la información es la correspondencia privada. En efecto, a través de las cartas, amigos y familiares habrían estado enviando información sobre los sucesos revolucionarios. Esta dinámica correspondencia, que hoy se nos escapa, hizo posible la difusión de las primeras noticias sobre la Revolución Francesa. Esta llegaba de Europa o de otros lugares del continente y circulaba por el territorio peruano a través de la red de correos, que alimentaba también la difusión oral de la información71.

73De esta manera, los principales acontecimientos revolucionarios, como la ejecución de Luis XVI y la declaratoria de guerra a la República Francesa, fueron conocidos en las provincias a través del correo. Un vecino de la ciudad de Arequipa comunicaba que:

  • 72 Carta de Cipriano Santiago Villota al Obispo Chávez de la Rosa. Arequipa, 10 de setiembre de 1793. (...)

«Había llegado a esta ciudad en el correo de Julio último, la fatal noticia de haber los pérfidos franceses perpetrado el execrable parricidio en la sagrada persona de su Rey y Señor Natural…»72.

  • 73 Carta del Virrey Gil de Taboada. Lima, 2 de marzo de 1791. AGI, Gobierno, Lima 641.

74Como podemos apreciar, las noticias circularon con gran dinamismo, aún más allá de lo que hemos podido encontrar. Es necesario considerar los rastros de la correspondencia que se pierden en el tráfico y el comercio intercontinental, entre la posta y el arrieraje, a través del recorrido de los indios chasqueros. Asimismo, los problemas y retrasos que sufrían para llegar a territorio americano eran motivo de preocupación de las autoridades. Por ejemplo, el Virrey Gil de Taboada señala el problema de la falta de noticias de Europa desde el mes de agosto de 1790 por el atraso de los correos73.

75Esta correspondencia era de distinto tipo. Los comerciantes eran los primeros en estar al tanto de las novedades por la naturaleza propia de su oficio. Un mercader de Potosí, por ejemplo, que escribía a un amigo suyo de Buenos Aires a fines de 1790, le agradecía en el alma las noticias de las revoluciones de Francia, lo cual muestra como a los pocos meses ya se conocían los acontecimientos de 1789 (Ugarte y Ugarte, 1955: 77). En otra carta enviada a inicios de 1792, un destacado comerciante llamado Diego Martínez de las Viadas le comunicaba al Oidor don Tadeo Díaz de Medina en tono amical, sobre sus dolencias en las piernas por la mala curación de un barbero médico y cómo marchaban los negocios, expresándole su preocupación en relación al

  • 74 Carta de Martínez de las Viadas al Oidor Tadeo Díaz de Medina. Lima, 1792. AGN, Colección Santa Ma (...)

«… asunto de los Franzeces no sabemos que pensar sobre él, pues discurro que todo ha de venir a parar en tragedia, porque parece que todas las potencias van a meter la mano en ese negocio tan arduo»74.

76El comerciante seguía comentando que en España nadie se atrevía a hablar claro sobre el tema y que había que esperar los resultados de todo aquello, que en su concepto eran «malos, según los visos que se van viendo». Este intercambio de noticias entre los comerciantes es muy significativo porque imprimió una mayor velocidad a la circulación de la información. Cuando el filósofo Jurgen Habermas nos explica la génesis de la publicidad burguesa, resalta el papel del tráfico de mercancías y noticias creado por el comercio a larga distancia del capitalismo temprano. El tráfico de noticias se desarrollaba sobre las vías del tráfico mercantil. Como consecuencia de la extensión del comercio, el comerciante necesitaba para hacer sus cálculos, de información más frecuente y más exacta sobre hechos y antecedentes especialmente lejanos (Habermas, 1981). A fines del siglo xviii, entonces, el tráfico epistolar del comerciante se había convertido hace mucho tiempo en un sistema profesional de correspondencia que lo mantenía informado de lo que acontecía a nivel internacional. La Revolución, como se muestra en las cartas, habría sido centro de preocupación entre los miembros de este grupo, sobretodo aquellos grandes comerciantes del Callao que se dedicaban al tráfico ultramarino.

  • 75 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa. Lima, 29 de abril de 1791 (...)

77Entre las autoridades, los que tenían una relación amical, además de la correspondencia oficial, también intercambiaban información y opiniones sobre los sucesos revolucionarios. Un caso interesante fue la comunicación que por vía reservada sostuvieron el Virrey Gil de Taboada y el Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa, entre junio de 1790 y octubre del año siguiente. Las noticias sobre los primeros sucesos de la Revolución fueron enviadas por el Virrey al Obispo de Arequipa a inicios del año 1791. Adjunta a la carta, se encontraba una papeleta con 35 puntos titulada «Principios del gobierno francés». Además, se hallaba otra muy interesante papeleta con noticias, confeccionada en 178975. En ella encontramos una versión de los primeros acontecimientos revolucionarios, información que no aparece en la prensa. Según ésta, como los impuestos eran muy elevados en Francia, se intentó establecer nuevos impuestos a través de la violencia. Pero eso no era posible sin consultar previamente a los Estados Generales, que en el texto son equiparados a las Cortes de España y descritos como reuniones celebradas por el Rey, a las que asistía el clero, la nobleza y el Tiers Etat, como se le llamaba al pueblo. Es así como la nación empezó a disgustarse a principios de 1788 y se desataron sublevaciones en distintas provincias. Frente a la agudización del problema financiero, el Rey convocó a los Estados Generales que no se reunían desde 1614.

78La papeleta describe como el 8 de mayo se reunieron los Estados Generales, debatiendo a lo largo de un mes sobre la forma de votar. Sin embargo, el 17 de junio los del Tiers Etat, acordaron constituirse en los representantes de la nación y establecieron una Junta Nacional que declaró nulos todos los impuestos por no haberse consultado antes de su implantación. En esos momentos, se emitió una cédula real en la que se anunció que, como la nobleza y el clero habían ofrecido contribuir a las cargas del Estado de acuerdo a la proporción de sus bienes, para establecer los impuestos se daría el voto en común y para todo lo demás se votaría por cuerpos, separadamente. El pueblo declaró traidor a la patria a cualquiera que intentase atentar contra la libertad de sus vocales y los privilegiados que se uniesen a ellos.

  • 76 Es interesante constatar que esta versión de la toma de la Bastilla no coincide con lo que han arr (...)

79El Rey —según esta versión— tenía recelos hostiles por la Junta Nacional y despidió a dos ministros por aconsejarle que hiciera caso a la Junta, uno de ellos fue Necker. Además, movilizó tropas e hizo cortar la comunicación entre la Junta establecida en Versalles y la capital. Esta actitud provocó que todos los ciudadanos tomasen las armas y en diez minutos se apoderaran de la Bastilla —una de las mayores fortalezas del Reino según el folleto— y como el gobierno ordenó disparar contra el pueblo, demolieron el fuerte después de poner en libertad a los prisioneros que en él se hallaban76.

80El pueblo tomó también el Cuartel de Inválidos, donde se aprovisionó de armas. El cuerpo de guardias francesas le ayudó a deshacerse de regimientos con tropas extranjeras al servicio de Francia, que estaban matando sin distinción a los que podían. Siguiendo este ejemplo, otros cuerpos se unieron al pueblo, diciendo que nunca irían en contra de sus connacionales. Estas novedades hicieron cambiar de opinión a los que aconsejaban mal al Rey; como éste era bondadoso, fue a la Junta y declaró que se haría lo que quisiesen. Mientras tanto, en 40 coches huyeron los que no se sentían seguros con los últimos acontecimientos. Explica la papeleta las primeras disposiciones de la Junta y narra el caso de un Consejero de Besançon, que siempre había sido partidario de las distinciones, el cual hizo creer a los demás que había variado su modo de pensar e invitó a un convite a gente de toda clase. Cuando estaban bailando, hizo prender fuego a la sala de baile. El texto terminaba diciendo que «se sabe que Francia se halla enteramente perdida y el Rey fugitivo y la Reyna presa».

81El Virrey narraba al Obispo, a mediados del año 1791, las consecuencias de la Revolución Francesa en España, diciendo que:

  • 77 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa. Lima, 8 de julio de 1791. (...)

«En nuestra Corte hay bastante agitación, muchos destierros, prisioneros y castigos; los vecinos precipitándose cada día más han empezado la persecución de los Obispos…»77.

82Gil de Taboada estaba comentando los acuerdos de la Asamblea y las medidas adoptadas por ella con respecto a la Iglesia y, especialmente, a las consecuencias de la ley del 27 de junio de 1790 sobre la Constitución Civil del Clero. Esta iba a ser respondida por el Papa y su protesta provocaría la división de la Iglesia, que más tarde se acentuaría con la obligación del clero de jurar la Constitución. El Virrey se refería también a los debates del mes de agosto de 1789 e incluía en la correspondencia una papeleta en castellano con los acuerdos de la noche del 4 de agosto, cuando se dio la abolición formal del sistema feudal. Esta pieza sería aquella que muy probablemente circularía en América como una de las primeras noticias de los acontecimientos de 1789. Fechada en París el 4 de agosto de 1789, contenía 21 puntos y, al final del texto, se comunicaba que el decreto se estaba imprimiendo para remitir los ejemplares a todos los Reinos a pedido de la nación.

83Los últimos dos puntos se referían a la acuñación de una medalla proclamando a Luis XVI como el restaurador de la libertad francesa y anunciando el Te Deum en la capilla real.

84Todas estas noticias las obtenía el Virrey por medio de un amigo suyo, que menciona repetidas veces. Antúnez sería el amigo español que brindaría esta información a Gil y Lemos, que a su vez se la enviaría a otros amigos como el Obispo de Arequipa y, muy probablemente, la compartiría con otros amigos y parientes de confianza. En la misma carta, Gil y Lemos hace una alusión a los que seguían las virtudes del Papa San Sixto. Ugarte nos dice al respecto que tres son los Papas con este nombre y dos de ellos murieron mártires, lo cual podría hacer referencia a las consecuencias que traería el nuevo planteamiento contra la Iglesia. En ese contexto, muchos podrían convertirse en mártires de la Iglesia.

85En otra carta de agosto de 1791, el Virrey le decía a su amigo que:

  • 78 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa. Lima, 12 de agosto de 1791. BNL, Manuscrito (...)

«… los continuos arrestos y destierros de personas de car ácter y de ambos sexos, parece tienen intimidadas a las gentes de Madrid, pues las noticias que a mí me comunican son bien escasas»78.

86Las agitaciones en España debían evocar los momentos críticos del gobierno de Floridablanca, cuando se dio una fuerte represión y censura para evitar la contaminación de la monarquía con los principios revolucionarios. Se aprecia como la escasez de noticias generaba expectativa y se esperaba con ansias el próximo correo; el propio Virrey expresaba su interés en saber más noticias con motivo del manifiesto realizado por el Papa contra los revolucionarios. Por su parte, el Obispo estaba desde un inicio muy inquieto por las nuevas noticias, especialmente por las que se referían a la Iglesia y preguntaba a Gil y Lemos, en una carta del 23 de julio, si había recibido más información sobre lo que sucedía en Francia.

  • 79 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo Chávez de la Rosa. Lima, 21 de octubre de 1791. BNL, Man (...)

87En otra de las cartas, fechada el 21 de octubre de 1791, el Virrey enviaba al Obispo el texto de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano hecha en la pluralidad de votos de la Asamblea y sancionada por el Rey79. Vemos que el texto traducido y publicado por Nariño, en 1794, había circulado tres años antes entre las autoridades del virreinato peruano y, muy probablemente, entre los miembros de la élite o los que por algún medio habían conseguido acceder a ese tipo de información. La papeleta mencionada recogía 23 principios.

88Adjunta a ella, se encontraba otra papeleta fechada en París el 15 de agosto de 1789. Narraba que la Asamblea tenía constantes disputas y debates, pues todo lo buscaba arreglar y nada concluía; sin embargo, dos días atrás habría terminado con los frailes considerándolos inútiles, aumentando las pensiones diarias a los curas para ir suprimiendo los diezmos y los derechos de la Iglesia como bautizos, matrimonios o entierros, pues todo iba a ser gratis en adelante. Ningún sacerdote podía ser cura párroco sin tener veinte años de sacerdocio, ni debía tener en su casa hasta la edad de sesenta años ninguna mujer. Para el culto de la Iglesia se instauraba un fondo manejado por el pueblo y la justicia sin intervención de los curas. Los obispados y abadías los daría la Asamblea de Provincia por mérito riguroso. Se dio también la abolición del vestuario de abate y las aduanas solo continuarían en las entradas del Reino y en las capitales. Además, se estableció en la ciudad un Cuerpo de Milicias.

  • 80 Un caso interesante está constituido por el conjunto de 22 cartas que le enviaron sus parientes y (...)

89No solo los amigos, sino también los parientes enviaban noticias e impresiones sobre los sucesos revolucionarios80. Un caso se dio cuando por la vía de Buenos Aires se introdujeron en la ciudad los primeros anuncios de la toma de Tolón. Llegó poco después en el correo de Valles una carta dirigida desde la ciudad de Panamá a un tal Joaquín Alzamora, la cual se comunicaba «menos triste por decirse haber incendiado los españoles Tolón y clavado artillería para abandonarla». El panameño Joaquín Alzamora copió el capítulo de la carta en presencia de un zambo libre arequipeño y de otra persona, diciendo que merecía publicarse porque desmentía la versión que se estaba difundiendo en la capital. Para ello, solicitó con la copia a los sujetos de su conocimiento para que se leyera y regara la noticia por toda la ciudad, y así sirviera de consuelo a muchas personas, cosa que, según el propio Alzamora, sucedió.

  • 81 Cuaderno de la causa seguida contra Joaquín Alzamora por sedición. AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C (...)
  • 82 Cuaderno de la causa seguida contra Carlos Fornier. AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C. 950. Año 1794

90En la barbería del mulato panameño José María Espejo, quien enseñaba francés a algunas personas de distinción en la ciudad de Lima, Alzamora leyó a todos los presentes el capítulo de la carta relativo a las noticias de Tolón, que eran más favorables a los revolucionarios de las que se comentaban en Lima81. El panameño leyó también el capítulo de la carta a su compatriota Eusebio de Gómez, diciendo que lo iba a llevar a varios sujetos para que divulgasen esta favorable noticia. Finalmente, Alzamora fue procesado y expresó, en una declaración sorprendente, que lo habían denunciado tarde pues las cartas que escribía la Convención—o los miembros de ella— a los franceses residentes en esta capital ya estaban repartidas —unas a Potosí y a Pasco, otras en Trujillo y Lambayeque—, y que éstos le habían encargado traducirlas al castellano. Esto habría sido preciso para su comprensión por varios españoles del partido revolucionario82.

  • 83 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

91Los propios franceses tenían correspondencia con sus parientes que se habían quedado a vivir en su país. Era el caso de Antonio Pezet, que trabajaba en la cocina del Palacio, quien a través de las cartas tenía noticias de sus parientes que habían huido de Francia a Cataluña al estallar el movimiento revolucionario83. Toda la información recibida se comentaba, lo cual permitía una mayor difusión de noticias sobre los acontecimientos revolucionarios.

2. 3. La oralidad, lo gestual y lo simbólico

92Hasta aquí podemos apreciar como la Revolución Francesa fue realmente una revolución comentada en el virreinato peruano. Una parte de la población no era indiferente a lo que estaba sucediendo en Francia.

2. 3. 1. Las conversaciones en los espacios públicos

93La transmisión oral fue, muy probablemente, una de las principales vías de difusión de las noticias y uno de los más importantes espacios de discusión de la información, que debió ser controlado por las autoridades. Dicha transmisión oral se desarrollaba con énfasis en los lugares públicos a los que la gente concurría. Escucharemos los comentarios que se dejaban oir en los diferentes rincones de la ciudad para captar una imagen viva de lo que estaba ocurriendo. En el cuarto capítulo analizaremos la estructuración y jerarquía de estos espacios así como la actitud de las autoridades coloniales ante su presencia, ahora solo escuchemos a los actores para conocer su procedencia social, apreciar la información que manejaban y las diversas opiniones que pudieron emitir.

  • 84 Sobre la historia de los cafés en el Perú y sus características como espacio de sociabilidad a fin (...)
  • 85 «Rasgo histórico y filosófico sobre los Cafés de Lima ». In: Mercurio Peruano, t. I, 10 de febrero (...)
  • 86 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. (...)

94El café fue uno de esos lugares, nuevo por cierto en el ambiente limeño, donde la gente se reunía a charlar cotidianamente84. Estos establecimientos databan de la tercera década del siglo xviii y a fines de siglo eran seis los que existían en la capital85. El Café de Bodegones, ubicado en el centro de Lima, era uno de los más populares. En una conversación sobre las noticias de Europa en este café, un sastre francés llamado Bernardo —que tenía vinculaciones con otros franceses— le había dicho al catalán Lorenzo Momblán, varias veces: «Por más que hagan la Francia siempre ha de conseguir sus intentos o lo que desea»86. Mientras que en otra de estas frecuentes reuniones, uno de los domingos este mismo concurrente, Lorenzo Momblán, que tenía una tienda en la calle de Santo Toribio,

  • 87 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. (...)

«se enardeció a favor de la causa verdadera que defienden todas las naciones y asentó que sabía quién hablaba a favor de la Asamblea y que quisiera acabar con todos los que pensaban así»87.

95Este suceso nos permite resaltar algo en lo que ya había reparado Pilar Gonzáles Bernaldo para el Río de la Plata, y es que hacia fines del siglo xviii surgen nuevos ámbitos de encuentro como los cafés, billares y hoteles, los cuales adquieren una clientela determinada (Gonzáles Bernaldo, 1991: 10). En efecto, en el Café de los Bodegones —como indica el mismo documento— se reunían diversos personajes de distinta procedencia social para leer y discutir las noticias de Europa traídas por la Armada del Sur y los periódicos locales con la última información sobre lo que estaba ocurriendo en Francia. El Teniente de Policía, quien participaba de las reuniones, expresaba que:

  • 88 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. (...)

«… el Domingo por la mañana en el concurso que frecuentemente hay en el café de Bodegones, hablando con sinceridad sobre las noticias de Europa conducidas por el navio marchante»88.

96Esto comprueba que las reuniones en el establecimiento eran frecuentes y comunes, siendo toleradas por la autoridad colonial. En el caso que señalamos, tenemos que el gobierno virreinal, representado a través del Teniente de Policía, conocía y toleraba las frecuentes reuniones en el café. En otra de esas conversaciones, un sábado a las siete un tal D. N. Muñoz había referido que

  • 89 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 9 de junio de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. (...)

«… la conducta del Rey cristianísimo difunto en cuanto al manejo de los caudales del Real Erario, había sido causa o contribuido a las actuales revoluciones de la Francia»89.

97Podemos apreciar como a partir de las conversaciones, en este espacio va surgiendo la opinión pública, que tiene sus raíces en el periodo final del siglo xviii y va a ser potenciada por el fenómeno revolucionario.

  • 90 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

98Las fondas fueron también espacios donde se discutía la información sobre los sucesos revolucionarios. Por esta época hubo una reunión en la fonda de Carlos Fornier, donde se realizó un brindis por la libertad. Participaron el relojero Juan Tremaille, el hojalatero Clemente Sabino, el cocinero Pese, el panadero Pedro Leblanc, Pedro Viana, el panameño Joaquín Alzamora, entre otros. Josef Andrés de Jaramilllo y el pintor Josef Bermejo almorzaron con Alzamora y Fornier; luego se quedaron bebiendo hasta la hora de la comida, cuando presenciaron el brindis por la libertad en castellano y a una sola voz. Los concurrentes cantaron una canción sediciosa titulada «La bomba que estalla en el aire». Continuaron bebiendo hasta las 11 de la noche. En esta reunión, Blanc y Borrier discutieron sobre la fecha de la muerte de Luis XVI, Rey de Francia, apostando un peso. Sabino decidió la contestación valiéndose de un diccionario que tenía en sus manos. Blanc perdió y tuvo que gastar el peso en pescado y bebidas. Comieron viandas guisadas al uso francés, buenos vinos y licores90.

  • 91 Carlos Fornier había expresado «… si el Sr. Juez no me alivia las prisiones, no faltará quien veng (...)

99Al día siguiente, Jaramillo relató el hecho en la barbería, frente a los oficios de escribanos, motivando comentarios entre los presentes. En la cárcel también circularon rumores, referidos a la situación política de Francia. El panameño Joaquín de Alzamora cuando salió de la cárcel de El Infiernillo, le refirió a Antonio Ramos, presidente del calabozo de Valdivia, donde pasó la noche en dos oportunidades que «en breve vendrían cuatro embarcaciones francesas a saquear la capital y cargar con la plata que había en ella» y «dentro de poco, sin que tardase mucho tiempo, vendrían por la vía de Panamá siete navíos de la Convención y arrasarían con toda la plata de las Iglesias de Lima». En la cárcel de Corte, ubicada en la Calle de Pescadería y próxima al Palacio, el hojalatero Clemente Sabino y Carlos Fornier, dueño de una fonda, presos ambos por sedición, habían expresado lo mismo, diciendo que en poco tiempo vendrían a liberarlos91.

  • 92 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.
  • 93 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

100No solo los espacios públicos, sino también en la privacidad de los hogares se hablaba de la Revolución Francesa. Ramón de Sos, Teniente del Regimiento de Caballería de Dragones, en las conversaciones que tenían sobre el estado actual de Francia, oyó a un francés llamado Pezet decir que se alegraba de estar fuera de aquel Reino. Ese mismo, en una conversación en casa de Antonio Lama, donde leyeron gacetas, había expresado «yo soy limeño y no francés», detestando las acciones de los franceses y apoyando la decisión de su familia de huir a Cataluña92. El clérigo Lorenzo Lamas lo vio irritarse contra Francia luego que llegaron las noticias del regicidio que en ella se había cometido. En la esquina de las Animas, en la fonda del mismo nombre, el peninsular Lucas Bonilla intentó conversar de las novedades de Francia y Pezet se negó diciendo que sentía ser natural de Francia y tener parientes en ese Reino93.

101Otro caso fue el que se desató en mayo de 1794 cuando al Padre Santiago González, de la Orden de Agonizantes y del Monasterio de la Buenamuerte, le había expresado José de Colugna —cobrador de rentas del Monasterio de la Purísima— acerca de las actividades de algunos franceses jacobinos y asambleístas en Lima, cuando hablaban sobre varios pasquines que se había puesto en algunas partes de la ciudad. El cobrador había dicho:

  • 94 Carta del Padre González de la Buenamuerte. Lima, 14 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

«Que en la ciudad había muchos asambleístas y muchos jacobinos y que él podía coger a Vuestra Excelencia de la mano y llevarlo a pasear por ella, decirle y enseñarle esta es de Jacobinos y la otra de Asambleistas»94.

102Los procesos recogen las diversas opiniones que se generaron a partir de la información sobre los acontecimientos franceses. Un cajero vizcaíno, Blas de Tellería,

  • 95 Declaración de José Fernández de Colugna. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

«… a quien en varias ocasiones que se ha ofrecido a hablar de las noticias que traen las Gacetas, le ha reconocido poco crédulo de lo que nos dicen ser favorable a los aliados y que los Asambleistas tienen mucho poder para el contrarresto»95.

  • 96 Declaración de Salvador Cabrera. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

103Estos comentarios revelan la importancia de la discusión sobre el evento en el ambiente limeño. Ello iba unido a la aparición de pasquines en la ciudad. A este respecto, Colugna había declarado que en la librería de la Calle de la Reja de la Cárcel oyó decir a don Francisco Castroverde, dueño de ella, que habían puesto dos pasquines en la Iglesia Catedral y en la de Santo Domingo, dirigidos a excitar la libertad a los habitantes de esta ciudad. El pasquín fue reproducido ese mismo día en la propia librería por un escribano de Guayaguil que se hallaba en la ciudad, llamado José Meléndez. En otra oportunidad, Colugna había conversado con Juan Alejo y lo consideraba sospechoso «por haberle oido ahora cosa de un año y medio producir la expresión de que todos los hombres nacen libres, aludiendo a que los franceses hacían bien en procurar su libertad». Entonces, Colugna lo reprendió por su comentario. Salvador Cabrera, español de oficio relojero, había visto uno de los pasquines en la puerta del costado de la Iglesia de Santo Domingo, escrito con tinta verde y con letras mayúsculas, donde se incitaba al pueblo a la libertad con la expresión de «no haber más legislador que Dios»96.

104En conclusión, las gacetas, pasquines y folletos inspiraban la discusión sobre los acontecimientos revolucionarios que se difundían cotidianamente al vaivén de los comentarios, rumores y especulaciones. No solo los escritos referidos promovieron una mayor reflexión política en la población, las comunicaciones oficiales transmitidas por medio de bandos y pregones le proveyeron de novedosa información.

2. 3. 2. Bandos y pregoneros

105El orden público era motivo central de preocupación de las autoridades y las disposiciones se proclamaban por bando en las calles públicas y acostumbradas a usanza de guerra. Estos bandos reforzaban la capacidad de las autoridades para tener un amplio control de la vida cotidiana de la ciudad (Garrido, 1996: 144). Entonces, a través de los bandos y pregoneros, como era costumbre en esa época, las autoridades tanto civiles como eclesiásticas informaron a la población del Virreinato acerca de la declaración de guerra de España a Francia y les advirtieron que debían apoyar a la monarquía en los gastos del conflicto. Asimismo, les comunicaron sobre la organización de las rogativas públicas, a las que debían asistir para implorar por la victoria de las armas españolas.

  • 97 Real Cédula expedida sobre haberse declarado la guera contra Francia. Cuzco, 30 de julio de 1793. (...)
  • 98 Publicación por Bando por Alguacil Mayor. Paucartambo, 28 de setiembre de 1793. BNL, Manuscritos C (...)
  • 99 Carta del Marqués de Avilés a Gil de Taboada. AGN, Gobierno Superior, Correspondencia al Virrey, L (...)

106En Arequipa, Huancavelica, Huamanga, Cuzco, Trujillo y Lima se publicaron por bando las disposiciones, generalmente los domingos por la mayor concurrencia de gente en la vía pública. A partir de la documentación comprobamos cómo esta información fue conocida y transmitida por gran parte de la burocracia y religiosos de las zonas interiores del Virreinato, a los que se le enviaron circulares. Es así como en la ciudad del Cuzco, la declaración de guerra, junto con el requerimiento de donativos, fue dada a conocer por bando a usanza de guerra el 1 de agosto de 179397 y, luego, en los partidos por los subdelegados o los alguaciles mayores98; mientras que en Lima, la declaración de guerra se publicó por bando en el puerto y la plaza del Callao con la solemnidad correspondiente, y varios ejemplares fueron colocados en los parajes acostumbrados99.

  • 100 Expediente sobre rogativas públicas… Arequipa, 1793. BNL, Manuscritos, C 3958.

107Sin embargo, los bandos y pregones no solo anunciaban a la población sobre cuestiones de carácter político, sino también de las actividades de la Iglesia para contrarrestar la influencia de las ideas revolucionarias; entonces, la organización de las rogativas fue conocida por la población virreinal a través del mismo mecanismo. El domingo 11 de agosto de 1793, por ejemplo, en la ciudad de Arequipa se publicó por bando las fechas de las rogativas públicas y el motivo por el cual se llevaban a cabo. Del mismo modo, el Obispo ordenó enviar circulares a todos los curas doctrineros y demás religiosos que se encontraban en las zonas interiores de la Diócesis con el fin que informaran a su feligresia y llevaran a cabo la ceremonia100.

  • 101 Expediente formado sobre la admisión de algunos donativos… Huancavelica, 1793. BNL, Manuscritos, C (...)

108Los pregoneros indios y los pertenecientes a las castas no estuvieron ausentes, fueron enviados a las calles con escoltas de soldados para informar a la población. En la Intendencia de Huancavelica fueron los subdelegados quienes publicaron en los partidos la declaratoria de guerra por bando, generalmente los domingos; mientras en la ciudad, el escribano difundió el bando por voz de José Calle, indio ladino que hizo oficio de pregonero con una escolta de soldados101. De la misma forma se comunicó la realización de actos públicos que tenían como fin la recaudación de contribuciones. En las principales ciudades del Virreinato se llevaron a cabo estas manifestaciones de adhesión al soberano: en Lima, la Junta de Caballeros Vizcaínos convocó a una asamblea para prestar ayuda económica al reino de Vizcaya; en Huamanga se reunieron los vecinos de la ciudad y en Arequipa fue convocado el clero para determinar los montos de las contribuciones.

109De esta manera, los habitantes del Virreinato buscaron saber más sobre los sucesos revolucionarios y estuvieron al tanto de las noticias que llegaban. Esto generaría comentarios, rumores y curiosidad, propiciando la circulación de la información en los distintos estratos de la población. Pero ni lo escrito ni lo oral agotaron las posibilidades comunicativas; lo visual ejercerá un papel decidido, que fue monopolizado por la Iglesia.

2. 3. 3. Procesiones y sermones

110En el Virreinato se fueron desarrollando sucesivamente las rogativas públicas ordenadas desde la metrópoli, que analizaremos con detenimiento en el cuarto capítulo. Estas constituyeron un medio de difusión de información controlado por el poder sobre los hechos revolucionarios y el acontecer internacional, en especial la guerra. Evidentemente, era en el ámbito de la vida eclesiástica donde la campaña religiosa contrarrevolucionaria se cristalizó con más fuerza. La Priora del Monasterio de Santa Catalina en Arequipa comunicaba cómo se habían ejecutado y cumplido las rogativas, con tres días de pláticas y ayunos, así como la renovación de votos, de la siguiente manera:

  • 102 Carta de la Priora del Monasterio de Santa Catalina. Arequipa, 23 de agosto de 1793. BNL, Manuscri (...)

«… con noticia que hemos tenido de los excesos cometidos en la Francia, aun antes de haber recibido el Orden Superior de S. I. estubimos llenas de congojas dedicandonos a pedir a nuestro Divino Esposo por la felicidad de los Reies Nuestros Señores y el Triunfo de sus Armas…»102.

111Es interesante observar cómo previamente al arrivo de la comunicación oficial, las religiosas estaban al tanto de lo ocurrido en Francia. De este modo, las rogativas no hicieron más que reforzar el interés y el conocimiento de los hechos revolucionarios que otros medios de difusión habían provocado. Sin embargo, las medidas no solo abarcaron el ámbito eclesiástico, sino también se extendieron al conjunto de los habitantes del Virreinato del Perú a través de ceremonias religiosas públicas, en las que debía participar y donde se llevaban a cabo sermones, oraciones, ayunos, penitencias y procesiones. Todo este despliegue simbólico y gestual pretendía extender el discurso contrarrevolucionario a toda la población, no solo por el temor que ésta se contagiara de los principios revolucionarios, sino también porque era parte de una campaña de propaganda orquestada desde España para recabar los donativos para la guerra contra Francia. En este sentido, como lo ha señalado Habermas, estas ceremonias religiosas eran una forma de publicidad representativa (Habermas, 1981: 48). Así, por ejemplo, en el Obispado de Arequipa Chávez de la Rosa:

  • 103 Expediente sobre rogativas públicas por el feliz suceso de nuestras armas en la presente guerra co (...)

«… mandó se hagan tres días de rogativas públicas, dando principio a ellas el trece del corriente con procesión general, que saldrá de la Iglesia de Santiago a las cuatro de la tarde conduciendo la imagen del Santo Apostol Patrón de las Españas a la Mayor de Nuestra Catedral, donde se exhortará al Pueblo a penitencia, instruyéndole la obligación de rogar a Dios por el triunfo de nuestras Armas Católicas y continuarán el dia siguiente catorce con misa solemne y Letanías mayores, y preses oportunas patente el Venerable, después de las que se repetirán del mismo modo la mañana del quince después de Pontificar S. S. en cuya tarde se concluirá con sermón y Procesión general con la Imagen de Nuestra Señora de Assumpta, titular de la Iglesia, y la del Apóstol Santiago»103.

  • 104 Oficio del Ayuntamiento de Arequipa al Duque de Alcudia remitiéndole un memorial para el Rey y tes (...)

112Al año siguiente también se hizo la procesión, esta vez auspiciada directamente por el Ayuntamiento de Arequipa, que dirigió al Duque de Alcudia un memorial para el Rey acompañado del testimonio con la descripción detallada de la procesión de Nuestra Señora de la Victoria, realizada para implorar el auxilio divino en la guerra contra Francia104.

  • 105 Carta del Arzobispo de la Plata, fray José Antonio de San Alberto, al Príncipe de la Paz. AGI, Est (...)
  • 106 Carta del Arzobispo de la Plata, fray José Antonio de San Alberto, al Conde de Floridablanca. Coch (...)

113En más de un caso, donativos y rogativas confluyeron siendo parte de una misma campaña contrarrevolucionaria en la que lo gestual, lo oral y lo simbólico se entrecruzaron. Un caso representativo es el del Arzobispo de la Plata, fray José Antonio de San Alberto, quien informaba al Príncipe de la Paz que tenía depositados, en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Potosí, 240000 reales sobrante de sus rentas, los que ponía a disposición de Su Magestad para las atenciones de la guerra105. Este personaje tuvo una destacada actividad desde el inicio de los acontecimientos revolucionarios. En una carta dirigida al Conde de Floridablanca desde Cochabamba el 6 de marzo de 1790, le enviaba la copia de una Pastoral dirigida a sus curas exhortándolos a la enseñanza del Catecismo Real, que buscaba ser «una confutación evangelica de quantos errores, y excesos esta cometiendo la Asamblea nacional de Paris contra su legítimo Soberano, y cuyo mal ejemplo, y perniciosa doctrina puede cundir y contagiar a otros. La guerra del error es publica…»106.

  • 107 Carta circular, y Pastoral que el Ittmo. Sr. D. Fr. Josef Antonio de San Alberto, Arzobispo de la (...)

114El contenido de la Pastoral, constituida por 22 folios, es muy interesante, pues por un lado, refuta los principios «de la libertad, de la independencia, y de la irreligión»; y por otra parte, propagandiza los ideales de «la obediencia y la fidelidad» a los reyes. El mayor temor del prelado era el efecto que estas doctrinas podían tener sobre los feligreses, «… la mayor parte de ellos Indios sencillos, incautos, ignorantes, todavía neofitos, ò muy tiernos, ò poco radicados en la fe, en las obligaciones del vasallaje y en las verdaderas maximas, que forman la felicidad, y permanencia del Estado!…»107.

115El ceremonial y ritual religioso no constituían simples actividades, sino que representaban a los ojos de la población, la actitud que un buen cristiano y fiel vasallo debía adoptar frente a los hechos revolucionarios. Eran símbolos de importancia en una sociedad altamente religiosa; además, constituían gestos religiosos con un fuerte matiz político que, probablemente, eran más efectivos que los textos, que no llegaban a toda la población. En una sociedad con un elevado porcentaje de analfabetismo y regida por la oralidad, este tipo de ceremonias provocaba un gran impacto en la mentalidad colectiva, por lo que la propaganda lograba ser más efectiva.

116El panorama de la difusión de las noticias sobre la Revolución evidencia que, en el virreinato peruano, muchos sectores sociales participaron de distinta forma en la comunicación de esta información. Ahora, cabe preguntarse cuáles fueron las imágenes que se generaron a partir de ella y cuáles fueron las diferentes actitudes que se adoptaron ante el evento, frente al cual la población, evidentemente, no permanecía indiferente.

Notes

1 Sobre los periódicos de este periodo, la investigación de Ascención Martínez Riaza (1985) estudia la prensa como fuente para la comprensión de la Independencia del Perú y el conocimiento de la evolución del pensamiento político de la élite dirigente peruana. Para el Cuzco cabe mencionar los relativamente recientes trabajos de Charles Walker, 2000; Claudia Rosas Lauro, 2001 y Luis Miguel Glave, 2004. Además para esta parte se puede consultar Claudia Rosas Lauro, 2005c.

2 Sobre este periódico son importantes los estudios de Ella Dunbar Temple, 194? y Roberto Forns, 1988.

3 Para información sobre su editor y un estudio del periódico véase Mónica Martini, 1998.

4 Para un análisis del periódico consúltese Claudia Rosas Lauro, 1997.

5 Un estudio fundamental sobre esta publicación periódica lo ofrece Jean-Pierre Clément, 1997.

6 Un importante estudio sobre la práctica social de la lectura en voz alta en ámbito europeo es Roger Chartier, 1993.

7 Para una reflexión teórica útil sobre el empleo de la noción de sociabilidad en la investigación histórica véase Maurice Agulhon, 1992.

8 Estenssoro (1996) estudia un caso particular, la academia de danza, que muestra como los grupos populares se apropiaban del discurso ilustrado que no era privativo de la élite limeña.

9 Sobre cultura de élite y cultura popular nos parecen muy importantes: el estudio clásico sobre el tema de Mijail Bajtin, 1990; la continuación del tema con innovaciones de Peter Burke, 1991; y una de las visiones más renovadas de la discusión en el libro de Robert Muchembled, 1991.

10 En los últimos años se ha venido investigando en esta dirección como lo atestigua el libro antes citado sobre la sociabilidad en Chile, Maurice Agulhon, Bernardino Bravo Lira, et al., 1992, y los que mencionamos a continuación: François-Xavier Guerra, Annick Lempérière, et al., 1988; Maria da Graça Mateus Ventura (coord.), 2004. Sin embargo, para el caso peruano, harían falta estudios sobre el espacio público y la sociabilidad.

11 Uno de los casos que hemos podido rastrear es el de Antonio Lamas, comerciante peninsular avecindado en Lima, en cuya casa se leían las noticias de las Gaceta de Madrid y Gaceta de Lima, haciendo comentarios sobre ellas. Documento procedente de la Biblioteca Nacional de Lima (en adelante BNL). Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

12 Sobre el tema de la opinión en el mundo hispanoamericano, nuestro enfoque coincide con el de Víctor Peralta, quien cuestiona a François-Xavier Guerra el hecho de ver un espacio de opinión solo en México y a partir de las Cortes de Cádiz. Estamos de acuerdo con que en el Perú existe prensa moderna y espacio de opinión desde la década de 1790 (Peralta, 2005 y Guerra, 2002). También véase Víctor Peralta, 2002 y Carmen Mc Evoy, 2002.

13 Semanario Crítico. Prospecto. Lima, 1791.

14 Sobre la Ilustración española se pueden consultar los clásicos de Jean Sarrailh, 1992; Richard Herr, 1979; y en especial, la renovada y sólida visión en los trabajos de Francisco Sánchez-Blanco, 1991, 1999 y 2002.

15 El caso mejor estudiado en este sentido es el Mercurio Peruano (Clément, 1997: 62-68).

16 Aproximaciones interesantes al tema de la lectura desde la historia cultural en Roger Chartier, 1992 y Robert Darnton, 1994: 237-270.

17 Roger Chartier (1995), siguiendo los planteamientos de Habermas, explica cómo la esfera pública desde el punto de vista político, «define un espacio de discusión y de crítica sustraido a la influencia del Estado (es decir, a la ‹esfera del poder público›) y crítico con respecto a los actos o fundamentos de éste ». También véase «Spirito Pubblico », François Furet & Mona Ozouf, 1994: 97-107; «Public opinion as political invention », Keith Michael Baker, 1994: 167-199; Arlette Farge, 1984.

18 La idea del tribunal de la opinión se desarrolló a fines del siglo xviii, cuando hubo un cambio radical en la manera de concebir al público. En la época de la política barroca el público era como el del teatro: heterogéneo y jerarquizado. Era el espectáculo el que daba sentido al público que debía ver y creer lo que era presentado, si bien era inmerso en una suerte de evento manipulado. En el siglo xviii, por el contrario, la opinión pública aparecía formada por un público homogéneo que establecía, al menos teóricamente, una igualdad entre sus miembros y, en principio, no era manipulable. Sin embargo, es necesario aclarar que no todos los ciudadanos podían emitir su juicio y contribuir a la formación de una opinión realmente pública; basta pensar que el pueblo y las mujeres no tenían ninguna posibilidad de expresar sus ideas y por ende, participar de modo efectivo en la formación de la opinión pública (Chartier, 1995: 43-47).

19 Los mercurios, correos, gacetas y diarios que circulaban en la península llegaron al Perú no solo por la vía comercial o del contrabando, sino por medio del servicio de correo más o menos organizado que administraba la familia Carbajal (Gargurevich, 1991: 43). Estos periódicos eran copiados y se difundían manuscritos.

20 Carta de O’Higgins a Francisco Arias de Saavedra. Lima, 30 de abril de 1799. Archivo General de Indias (en adelante AGI), Estado, Leg. 73. Reproducido en Colección Documental de la Independencia del Perú, 1972: 96-97. Algunos documentos utilizados se encuentran reproducidos en la Colección Documental, t. XXII, vol. 1, pero han sido consultados directamente en el AGI.

21 La Gaceta de Lima circuló entre los años 1744 y 1794 en tres etapas. Antes de 1793, dicho periódico informó tanto sobre España y Europa como sobre Lima y el Virreinato; sin embargo, a partir de ese momento la nueva Gaceta mostró una gran diferencia con respecto a la anterior, pues casi no daba información local y sus noticias estaban dedicadas básicamente a narrar los sucesos de la Revolución Francesa. Compárese la Gaceta de Lima de 1756 a 1765 (Durand, 1982a y 1982b) con la de 1793 a 1794 (Durand, 1983).

22 El subrayado es nuestro.

23 Nosotros utilizaremos la edición de José Durand —que recoge el Prospecto, 35 números y 6 suplementos— que abarca desde setiembre de 1793 hasta junio de 1794 (Durand, 1983). También un artículo donde Ella Dunbar Temple edita 6 ejemplares raros del periódico, los cuales pertenecen al periodo que nos interesa (Dunbar Temple, 1966).

24 En el Prospecto el editor afirmaba que igual suerte que el Mercurio hubiera corrido la gaceta de la capital si no hubiese sido por la presión del público lector y la voluntad de Guillermo del Río de sacarla a luz. In: Minerva Peruana, 8 de marzo de 1805. Este periódico presentaba también noticias referentes a la Europa de la época, donde se encuentra información sobre Francia. Medina señala que se publicaba sin día fijo con intervalo hasta de un mes, en números de poco más de ocho páginas (Medina, 1905: 329-330).

25 Una de las noticias, fechada el 10 de agosto de 1794, trata sobre las maniobras militares en los Amancaes de San Bartolomé para celebrar el cumpleaños de la Reina y el nacimiento del infante don Francisco de Paula (Durand, 1983).

26 Además, quisiéramos resaltar que es significativa la ausencia de un periódico para informar sobre eventos internacionales como la Independencia de Estados Unidos, mientras que esto sí va a darse con la Revolución Francesa.

27 El encargado de su examen fue Joseph Gorbea y Vadillo, Fiscal de la Audiencia. Los temas que abordaba eran diversos: educación, noticias curiosas, compras, ventas y alquileres. Se pagaba por adelantado 12 reales al mes por cada número y los suscriptores recibían el diario todos los días en su casa a las 9 de la mañana y a los que residían fuera de Lima les llegaba a través del correo, por lo que debían pagar el franqueo (Medina, 1905: 203).

28 Es interesante la reconstrucción de la biografía de Olavarrieta posterior a su breve estancia en Lima, que nos ofrece Raúl Zamalloa, pues se aprecia la participación del personaje en empresas de carácter liberal hasta asociadas con los círculos masónicos, que lo alejan de la crítica de reaccionario que se le imputó (Zamalloa, 1993).

29 Roberto Forns (1988) revalora la presencia de este fugaz periódico que con sus características iluministas fomentó la crítica racionalista y el gusto neoclásico en un amplio sector del público limeño. La estrategia argumentativa del Semanario se oponía a la del periodismo local, expresando concepciones divergentes sobre el modelo de sociedad ilustrada y el valor social del saber. La misma forma de divulgación era una crítica al academicismo y elitismo de los mercuristas.

30 Es el caso de Unanue y de José Ignacio de Lecuanda —por ejemplo— quienes integraban la alta burocracia, escribían en el periódico ilustrado y fueron los redactores de la Memoria del Virrey Taboada (Deustua, 1963).

31 Carta del Virrey Gil de Taboada al Marqués de Bajamar. Lima, 5 de noviembre de 1792. AGI, Audiencia de Lima, Leg. 708.

32 Carta del Virrey Gil de Taboada a Pedro de Acuña. Lima, 20 de enero de 1793. AGI, Audiencia de Lima, Leg. 707.

33 Este autor nos ofrece un importante aporte al realizar un análisis exhaustivo del periódico, por ello, la información que aparezca sobre el periódico se debe a los trabajos de Jean-Pierre Clément, 1997.

34 Es curioso encontrar entre los ejemplares dos noticias referentes a la situación política de Marruecos (Gaceta de Lima, n˚ 4, 25 en. 1794: 153-154). Asimismo, llama la atención la información sobre la política de los Estados Unidos no solo con respecto al gobierno francés revolucionario, sino también relativa a los indios y al proceso de expansión de las fronteras (Gaceta de Lima, n˚ 26, 30 jun. 1794: 334-337).

35 Teodoro Hampe presenta una clasificación y descripción de cada una de las noticias (Hampe, 1982).

36 Sobre la prensa española en este periodo, se ha consultado María Dolores Saiz, 1989 y 1990; y Lucienne Domergue, 1979, 1981 y 1989b. Un panorama de la prensa hispanoamericana está Ascensión Martínez y Jesús Timoteo, 1992.

37 Asimismo, añade el autor que dicha periodicidad no varió nunca, excepto para los 29 últimos números, que se distribuyeron en una sola entrega, que forma el tomo XII.

38 Las listas que aparecieron en los tomos I, II, III, IV, VI, VII y VIII del Mercurio Peruano pueden ser ilustrativas sobre el tipo de suscriptores del periódico. Sobre el criollismo véase Bernard Lavallé, 1979 y 1993; y Margarita Rodríguez, 2002.

39 Toribio Medina señala que el editor era Guillermo del Río, pero, como apunta Durand, llama la atención que la Memoria del Virrey no lo nombre. Sin embargo, Unanue señala en el «Informe sobre los establecimientos literarios », que dicho personaje tenía a su cuidado el periódico. Un dato tardío proveniente de Vicuña Mackenna en 1860, nos informa que Unanue y Egaña fueron los iniciadores, aunque frustrados, y Guillermo del Río intervino más tarde. Para esta discusión consúltese el prólogo a la edición de la Gaceta de Lima, de José Durand (1983: XXXI-XXXV)

40 Quisiera citar dos ejemplos. En una nota se indicaba que para el siguiente número se utilizarían «… Papeletas que han recibido los Sugetos de alto carácter y dignidad » (Gaceta de Lima, n˚ 1, 8 en. 1794: 130), o «… Papeletas remitidas á esta Capital por sujetos de conocimiento político y fino criterio » (Gaceta de Lima, n˚ 7, 11 mar. 1794: 185).

41 Carta del Virrey Gil de Taboada a Godoy. Lima, 5 de febrero de 1796. AGI, Estado, Leg. 73.

42 La versión de Unanue debe considerarse porque hace alusión a los apuros económicos derivados del conflicto con Francia (Unanue, 1812: 8); sin embargo, es muy probable que la desaparición de periódicos como el Diario de Lima o el Mercurio Peruano, esté relacionada con la política estatal relativa a ese tipo de publicaciones. El asunto, creemos, debe aún discutirse.

43 Una visión más actual para el siglo xviii está en Carlos Alberto González, 2005. Son importantes los trabajos de Pedro Guibovich, 2002 y Carlos Alberto González, 2001. Sin embargo, faltaría un estudio para las últimas décadas del siglo xviii y las primeras del xix que son las que nos interesan.

44 Son varias las rutas de llegada de los libros. En Cádiz había un importante comercio de libros con las Indias que es puesto en evidencia por Marcelin Defourneaux, 1973. Asimismo, estaba el contrabando a través de Buenos Aires y el Caribe. En este último lugar, la Revolución Francesa fue una guerra de corso. Cuando los corsarios podían eludir el control de los gobiernos que les habían otorgado patente, realizaban con frecuencia actos de piratería, atacando las naves neutrales y entonces las colonias de las Antillas eran buenos lugares para vender el botín, que luego se distribuía por medio del contrabando y el comercio local en toda la región (Vidales, 1990). En cuanto a los viajeros no podemos dejar de mencionar las expediciones de Alejandro Malaspina y el Barón de Nordenflicht, que arribaron hacia 1790 al virreinato peruano (Nuñez, 1989: 132-135, 163-169).

45 Para la explicación de la publicación y difusión de libros en el Perú de fines del XVIII seguiremos, fundamentalmente, el importante trabajo de Pablo Macera (1977a).

46 Autos seguidos por Guillermo del Río contra D. Rosa Alvarado sobre devolución de unos libros. AGN, Audiencia, Causas Criminales, Leg 72. Año 1792. Contiene la lista de 11 libros en francés.

47 Por la Recopilación de Leyes de Indias estaban exentos los libros de la paga del derecho de alcabala y de almojarifazgo, pero en el Reglamento de Comercio Libre los libros debían adeudar sus derechos por factura y avalúo. En la Real Orden de febrero de 1787 se dispuso que los comerciantes pagaran los dos derechos. Al Obispo de Arequipa se le dispensó del impuesto de almojarifazgo en setiembre de 1789. Carta del Virrey Gil de Taboada a Antonio Valdés. AGI, Estado, Leg. 73.

48 Expediente formado sobre el recibo de la R. O. del 20 de abril en que se previene los derechos que deben pagar los libros que se introducen, así extranjeros como españoles. Huancavelica, 1791. BNL, Manuscritos, C 1092.

49 Solicitud de licencia eclesiástica para leer libros prohibidos de mayo de 1808 (Colección Documental…, 1972: t. I, vol. 7: 8).

50 Entre 1780 y 1809 encontramos, de acuerdo al cuadro 1 del Apéndice, alrededor de 100 personas procesadas por lectura de libros prohibidos, entre los que se hallaban aristócratas, funcionarios del gobierno colonial, militares y numerosos colegiales de San Carlos.

51 También consúltese Pedro Guibovich, 1998. Se trata de un índice del fondo documental del Archivo Histórico Nacional de Madrid relativo al Tribunal de Lima, que es un valioso instrumento para el investigador.

52 «Proclama que hizo Buonaparte, Primer Consul de la Republica Francesa, a los parrocos de la ciudad de Milan, a 5 de Junio de 1800. Y para gloria del autor y universal edificación de los Fieles Christianos en este Reyno Católico » (Medina, 1905: 292). Fue impresa en México con licencia del Superior Gobierno y reimpresa en Lima en el Telégrafo Peruano. El texto era vendido en la librería de Guillermo del Río.

53 Encontramos también la «Respuesta pacífica de un español a la carta sediciosa del francés Gregorie, que se dice Obispo de Blois », que fue reimpresa en Lima en 1802 (Medina, 1905: 307).

54 Apareció en la Minerva Peruana.

55 El texto traducido, cuyo autor no se menciona, habría podido ser, como nos comentó el historiador Cristián Gazmuri, Histoire de la Révolution…, París: Clavelin, 1803, escrita «por dos amigos de la libertad » o quizás Histoire Philosophique… de Fantin Désodars, aparecida en 1796.

56 La literatura antinapoleónica ha sido analizada por Armando Nieto en un artículo titulado «La campaña literaria fidelista y antinapoleónica en el Perú », 1960c. También véase Víctor Peralta, 2002.

57 «Manifiesto impreso contra las instrucciones comunicadas por Napoleón a sus emisarios destinados a promover la subversión en América »; Lima: Casa Real de Niños Expósitos, 1810 (Colección Documental…, 1972: 219-226).

58 «Proclama a los Españoles y a la Europa Entera, sobre el verdadero caracter de la revolución francesa y de su jefe Napoleon y sobre la conducta que deben guardar todos los gobiernos en hacer causa común con los españoles, para destruir el de una gente enemiga por sistema y necesidad de todas las instituciones sociales » (Vargas Ugarte, 1956).

59 Las dos hojitas se encuentran en la Biblioteca del Convento de San Francisco del Cuzco, contienen 21 principios en diferente orden, sin mencionar el 22, aunque el autor afirma que no son propiamente la Declaración… (Ugarte y Ugarte, 1955: 77).

60 La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano… París, 1789. BNL, Manuscritos, C 3728.

61 Testimonio de los autos seguidos por el Tribunal de Lima para evitar la difusión de un impreso titulado Derechos del hombre, cuyo objeto es favorecer la libertad de religión y turbar el buen orden y gobierno establecido en los dominios del soberano. Archivo Histórico Nacional de Madrid (en adelante AHN), Leg. 2216, N. 16. Año 1795.

62 Causa seguida contra Carlos Fornier por expresiones sediciosas… Archivo General de la Nación (en adelante AGN), Real Audiencia, Leg. 78, C 950, Año 1794.

63 Causa seguida contra Carlos Fornier por expresiones sediciosas… AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C. 950. Año 1794.

64 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

65 Los pasquines son citados por Jan Szeminski en Alberto Flores Galindo, 1976: 231, y en el tomo dedicado a la rebelión de 1780 de la Colección Documental…, 1972.

66 Un pasquín decía: «Aprontemonos a las Armas contra el Visitador, quitemosle la vida por gran ladrón ». Hubo otro similar fijado en la Calle de Bodegones y uno más extenso en las puertas de la Inquisición, que decía: «Visitador Renacuajo que te hemos de dar abajo. Decimas: Este Santo Tribunal amonesta a esta ciudad= y quiere ufar de piedad= con Antonio aunque animal= pues aunque el es racional= bien puede ver como gira= pues le ha de costar la vida= estas tan grandes pensiones= que intenta en estas naciones= aunque por la Virgen pida= que venga este Dominguejo= a querernos pensionar= por cierto que le ha de costar= soterrarse en el Bermejo= verse bien en el espejo= de aquel infeliz Faraón= que no por otra razón= sino tenaz y porfiado= se ve oy en dia sepultado= en un mar de contrision ». Extracto del Expediente y Autos formados sobre unos Pasquines puestos en Lima… AGI, Audiencia de Lima, 931. Año 1789.

67 Declaración del Padre Santiago González. Lima, 14 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

68 Además de los pasquines, en México fue significativa la sátira anónima (Miranda & González Casanova, 1953).

69 En la rebelión de la Sierra de Coro en 1795 y en la conspiración de Maracaibo de 1799 se buscaba aplicar la «ley de los franceses ». Más adelante, en la rebelión de Gual y España, uno de los papeles decomisados fue la Declaración de Derechos (Brito, 1990: 264-270).

70 Oficio del Obispo de Huamanga, Bartolomé Bernardo. Huamanga, 7 de mayo de 1794. Y oficio del Obispo del Cuzco. Cuzco, 11 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

71 Esta red informativa estaba organizada en correos ordinarios y correos de travesía. Entre los correos ordinarios estaba, en primer lugar, el que unía Cuzco con Potosí, llegaba a Lima el 23 de cada mes y partía el 26 por la noche; estaba constituido por 26 postas, entre ellas Huancavelica y Huamanga. La llamada Carrera de Valles era el correo ordinario de Piura y Quito, que llegaba el 2 y el 17 de cada mes y partía el 5 y el 20 por la noche, pasando por Trujillo y Chiclayo. La Carrera de Arequipa era la más continua y se conectaba también con Tacna y Tarapacá. Finalmente, estaba la Carrera de Pasco y Huánuco que llegaba a Lima el 2 de cada mes y partía el 7 en la noche. Los correos de travesía actuaban entre Cuzco y Arequipa; entre Arequipa y Puno (que se unía con el de Potosí y Cuzco); entre Trujillo, Chachapoyas y Parcoy; entre Tarma y Huancavelica. Véase Unanue, 1985. La información sobre la organización de los itinerarios y las postas de los correos se encuentra en las páginas siguientes: 33-42, 84 -85, 98, 120-121, 147.

72 Carta de Cipriano Santiago Villota al Obispo Chávez de la Rosa. Arequipa, 10 de setiembre de 1793. BNL, Manuscritos, C 4063.

73 Carta del Virrey Gil de Taboada. Lima, 2 de marzo de 1791. AGI, Gobierno, Lima 641.

74 Carta de Martínez de las Viadas al Oidor Tadeo Díaz de Medina. Lima, 1792. AGN, Colección Santa María, 00137.

75 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa. Lima, 29 de abril de 1791. BNL, Manuscritos, C 3728.

76 Es interesante constatar que esta versión de la toma de la Bastilla no coincide con lo que han arrojado las investigaciones posteriores, pues este acontecimiento no duró unos cuantos minutos, no se trataba de una de las mayores fortalezas del Reino, ni fue demolida inmediatamente (Lefebvre, 1973; Peronnet, 1985: 190-193).

77 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa Chávez de la Rosa. Lima, 8 de julio de 1791. BNL, Manuscritos, C 3728.

78 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo de Arequipa. Lima, 12 de agosto de 1791. BNL, Manuscritos, C 3728.

79 Carta del Virrey Gil de Taboada al Obispo Chávez de la Rosa. Lima, 21 de octubre de 1791. BNL, Manuscritos, C 3728.

80 Un caso interesante está constituido por el conjunto de 22 cartas que le enviaron sus parientes y amigos desde París a un médico de origen francés que residía en México. La correspondencia motivó una pesquisa inquisitorial. Extractos de cartas que al doctor Morel, médico francés residente en México, le enviaban sus deudos y amigos de París. AHN, Inquisición. Leg. 4429, Exp. 33. Año 1790.

81 Cuaderno de la causa seguida contra Joaquín Alzamora por sedición. AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C. 949. Año 1794.

82 Cuaderno de la causa seguida contra Carlos Fornier. AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C. 950. Año 1794.

83 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

84 Sobre la historia de los cafés en el Perú y sus características como espacio de sociabilidad a fines del siglo xviii, ver en el capítulo 4 el punto que trata acerca de los nuevos espacios de sociabilidad. Sobre la política de las autoridades frente a los cafés, ver en el capítulo 4 el punto dedicado a la vigilancia de los lugares públicos.

85 «Rasgo histórico y filosófico sobre los Cafés de Lima ». In: Mercurio Peruano, t. I, 10 de febrero 1791, f. 110.

86 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

87 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

88 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 3 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73. El subrayado es nuestro.

89 Carta del Teniente de Policía José María Egaña. Lima, 9 de junio de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

90 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

91 Carlos Fornier había expresado «… si el Sr. Juez no me alivia las prisiones, no faltará quien venga dentro de pocos días a aliviarme » y Clemente Sabino, refiriéndose a lo mismo, dijo que «… el Sr. Juez parece quiere enviarme al Callao… sea de aquí o del Callao no faltará quien me saque dentro de poco ». Causa seguida contra Carlos Fornier… AGN, Real Audiencia, Leg. 78, C 950.

92 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

93 Contiene las pruebas que… Lima, 1794. BNL, Manuscritos, C 2875.

94 Carta del Padre González de la Buenamuerte. Lima, 14 de mayo de 1794. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

95 Declaración de José Fernández de Colugna. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

96 Declaración de Salvador Cabrera. AGI, Estado, Leg. 73, N. 73.

97 Real Cédula expedida sobre haberse declarado la guera contra Francia. Cuzco, 30 de julio de 1793. BNL, Manuscritos, C 684. Publicación por Bando por Francisco de la Serna, escribano de Cámara de la Real Audiencia del Cuzco. Cuzco, 1 de agosto de 1793. BNL, Manuscritos C 1749.

98 Publicación por Bando por Alguacil Mayor. Paucartambo, 28 de setiembre de 1793. BNL, Manuscritos C 1749.

99 Carta del Marqués de Avilés a Gil de Taboada. AGN, Gobierno Superior, Correspondencia al Virrey, Leg. 7. Año 1793.

100 Expediente sobre rogativas públicas… Arequipa, 1793. BNL, Manuscritos, C 3958.

101 Expediente formado sobre la admisión de algunos donativos… Huancavelica, 1793. BNL, Manuscritos, C 3292.

102 Carta de la Priora del Monasterio de Santa Catalina. Arequipa, 23 de agosto de 1793. BNL, Manuscritos C 3958. El subrayado es nuestro.

103 Expediente sobre rogativas públicas por el feliz suceso de nuestras armas en la presente guerra contra la Francia. Carta de Pedro Josef Chávez de la Rosa del 5 de agosto de 1793. BNL, Manuscritos, C 3958. Para la versión completa del texto véase el documento 2 del Apéndice.

104 Oficio del Ayuntamiento de Arequipa al Duque de Alcudia remitiéndole un memorial para el Rey y testimonio de la procesión de Nuestra Señora de la Victoria, realizada para implorar el auxilio divino en la guerra contra Francia. Arequipa, 10 de noviembre de 1794. AGI, Estado, Leg. 75, N. 76.

105 Carta del Arzobispo de la Plata, fray José Antonio de San Alberto, al Príncipe de la Paz. AGI, Estado, Leg. 76, N. 40. Año 1796.

106 Carta del Arzobispo de la Plata, fray José Antonio de San Alberto, al Conde de Floridablanca. Cochabamba, 6 de marzo de 1790. AGI, Estado, Leg. 76, N. 45.

107 Carta circular, y Pastoral que el Ittmo. Sr. D. Fr. Josef Antonio de San Alberto, Arzobispo de la Plata: Dirige a todos sus curas, exortandolos a la leccion, y enseñanza del Catecismo Real, con el motivo de saber que un extranjero habia pensado, ò pensaba impygnar las verdades santas, que se contienen en el. AGI, Estado, Leg. 76, N. 45, fol. 17 r. y v. Año 1790.

Table des illustrations

Titre Figura 2 – Declaración de guerra de España a Francia publicada en el Mercurio Peruano el 15 de agosto de 1793
Légende Fuente: Mercurio Peruano, VIII (273), Fol. 249. Edición facsimilar, 1965.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/601/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr