Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cultura política en los Andes (1750-1950)

Segunda parte. Etnicidad, género y la construcción del poder. Estrategias excluyentes y la lucha por la ciudadanía

La negación de la cuestión racial en la Colombia caribeña en los albores de la construcción nacional (1810-1828)

Aline Helg

Texte intégral

1Desde su independencia de España en 1821, Colombia se ha promovido a sí misma como una nación andina, blanca y mestiza. Sin embargo, también es un país caribeño y cuenta con la población afrodescendiente más numerosa entre las naciones de habla española del hemisferio occidental. Este capítulo examina las raíces históricas de la marginación de la identidad afrocaribeña de Colombia explorando los procesos y culturas políticas de la región caribeña del país durante su Primera Independencia (1810-1815). Se sostiene que en estos años cruciales, tanto la élite como las clases bajas del Caribe colombiano adoptaron un enfoque pragmático para con las nuevas circunstancias, ya que se necesitaban mutuamente para progresar: la élite criolla para conseguir el poder y la población de color para conseguir la igualdad. La cuestión racial estaba presente en la mente de todos, ya que la pequeña minoría blanca no podía sobrevivir sin el respaldo de la abrumadora mayoría de ascendencia africana, y puesto que lo que las personas de color querían decir con igualdad era igualdad con los blancos. Sin embargo, ambos grupos coincidieron tácitamente en no hacer de la raza un tema central de debate, ya que ello habría amenazado a su sociedad con la destrucción violenta. Con todo, su silencio compartido, asimismo, significa que durante su Primera Independencia, la Colombia caribeña perdió una gran oportunidad para afirmar su singularidad y su importancia con respecto a su contraparte andina.

  • 1 Para la gente de color libre en Nueva Granada como un todo, antes de la independencia, véase al in (...)

2Sobre la base de fuentes en archivos colombianos y españoles, así como con la ayuda de colecciones publicadas de documentos de archivo, este capítulo comienza con una descripción de las culturas políticas y los procesos de independencia y reconquista española del Caribe colombiano entre 1810 y 1815. Es de notar que se comparan las ciudades de Cartagena y Mompox, que favorecieron tempranamente la independencia, con Santa Marta, que permaneció fiel a España. La segunda parte del capítulo analiza los diversos factores en las culturas políticas de la región que impidieron la consolidación de su Primera Independencia y facilitaron su subordinación a la Colombia andina después de 1821. Ella se concentra, en particular, en el papel de los blancos de la élite al igual que en los afrodescendientes libres (entonces llamados «libres de color») y los esclavos, así como en los significados que cada uno de estos grupos daba al concepto movilizador de igualdad en dicho período clave de la historia colombiana. Se termina reflexionando sobre el lugar del Caribe colombiano en el experimento grancolombiano (la república unida de Venezuela, Colombia y Ecuador, 1821-30) y el impacto de su fracaso en la construcción de Colombia como una nación blanca y mestiza.1

3En 1808, el secuestro del rey Fernando VII por parte de Napoleón y la formación de juntas regionales en España creó un nuevo contexto que amplió las opciones de las colonias hispanoamericanas. Las juntas introdujeron el principio de la soberanía del pueblo y en algunas colonias, como en la Nueva Granada (el nombre de Colombia hasta 1863), los criollos prominentes comenzaron a ver su región como una provincia autónoma dentro del reino español. No solamente formaron juntas sino que también rechazaron la autoridad del Consejo de Regencia para gobernar en nombre del rey (Hamnett 1997; Lynch 1986; Rodríguez 1998). Sin embargo, la adopción de la autonomía y posteriormente de la independencia por parte de la Nueva Granada distaba de abarcar a todo el país. Se trataba de un movimiento dirigido por la élite, limitado a ciertas ciudades y áreas, en tanto que otras ciudades y pueblos permanecieron fieles a España. El proceso fue, por lo tanto, conflictivo, dividiendo no sólo a la Nueva Granada como un todo, sino también a cada región en áreas realistas y autonomistas — posteriormente proindependentistas — (Earle 2000; McFarlane 1998; Tovar 1983).

4En el período colonial, la Nueva Granada no había sido un virreinato integrado sino una estructura débil conformada por distintas regiones, principalmente la Cordillera Oriental de los Andes, la provincia sureña de Popayán, las provincias caribeñas y Antioquia. Aunque el poder político y administrativo estaba centralizado en Santa Fe de Bogotá, su capital [en adelante Bogotá], situada en la Cordillera Oriental, la ciudad portuaria de Cartagena sobre el mar Caribe monopolizaba su comercio extranjero legal, lo que produjo tensiones entre ambas ciudades. Los enormes problemas para viajar y de transporte entre ellas — un viaje de por lo menos un mes — complicaban las relaciones entre las regiones caribeña y andina (CRPCA 1993: 51,85; Fidalgo 1891 [1790 c]: 76n; McFarlane 1993: 39-40; Nichols 1973: 39-41).

5Un síntoma representativo de la debilidad del Estado y de las fuerzas policiales coloniales era que grandes partes de la Nueva Granada caribeña seguían controladas por naciones indígenas no sometidas, en tanto que otras estaban pobladas por esclavos cimarrones, fugitivos y colonos ilegales. Como la Corona no promovía en la región el cultivo de plantas tropicales para su exportación, el campo vio poca interferencia estatal y eclesiástica. Los hacendados y estancieros de la élite blanca dominaban grandes feudos en los cuales empleaban esclavos y libres de color que producían caña de azúcar y cacao, a la par que criaban ganado para los mercados regionales. La mayoría de las aldeas y pequeños pueblos estaban habitados por afrodescendientes libres y contaban con apenas un puñado de trabajadores estatales y eclesiásticos; unos cuantos eran pueblos de indios. Además, la costa del Caribe albergaba numerosos puertos dedicados al contrabando, en especial a la exportación de oro del Pacífico y la importación de bienes manufacturados de Inglaterra.

  • 2 Pedro Mendinueta a José María Álvarez, 19 de mayo de 1799, Archivo General de Indias, Sevilla (en (...)

6No obstante estas características, la Nueva Granada caribeña no fue percibida por los funcionarios españoles como una región proclive a la rebelión. Ella había sido inmune a la Rebelión de los Comuneros de 1781, cuando una coalición de campesinos y la élite criolla de la zona productora de tabaco de Socorro, en la Cordillera Oriental, se rebeló contra las reformas fiscales borbónicas, contribuyendo incluso con milicianos de color para su represión (Kuethe 1978: 86-87; McFarlane 1993: 232-71; Phelan 1978: 26). Después de la Revolución haitiana, los virreyes y gobernadores siguieron viendo el Caribe neogranadino como un bastión de la monarquía española. Aunque unos cuantos incidentes despertaron momentáneamente los temores de los funcionarios españoles y aristócratas criollos de que la Revolución haitiana pudiera esparcirse a la región, los blancos en general siguieron confiando en la lealtad de la población esclava y libre de color, de la cual dependía buena parte de la defensa de la costa.2

  • 3 Estas cifras no incluyen los millares de indios no sometidos y personas de color libres que vivían (...)

7A primera vista, la confianza de la élite parece haber estado descaminada. Los blancos (una categoría que incluía a los «blancos de la tierra», personas reputadas como blancas) conformaban una pequeña minoría en toda ciudad, pueblo, aldea y área rural del Caribe neogranadino. Según el censo de 1777-1780, la población de las tres provincias de Cartagena, Santa Marta y Riohacha sumaban 170 404 habitantes; aproximadamente el 63 % de ella estaba compuesto personas libres de color, 17 % por indios «civilizados», 11  % de blancos y 9 % de esclavos (McFarlane 1993:353).3Sin embargo, la población afrodescendiente libre estaba dispersa por todo un vasto territorio que asemejaba un mosaico de ciudades rivales, pequeños pueblos, aldeas y haciendas, a menudo a varios días de viaje entre sí. Los indios de las naciones no conquistadas en la periferia estaban separados por inmensas distancias y diferencias culturales. Los indios cristianizados estaban divididos por etnia y asignados a pueblos de indios específicos. Muchos esclavos de la ciudad vivían independientemente de sus amos, en tanto que los de las zonas rurales trabajaban en haciendas y ranchos aislados. Semejante fragmentación y dispersión no favorecía las rebeliones colectivas de gran escala. Como señalase el virrey Pedro Mendinueta en 1803, era menos probable que ocurrieran problemas en el campo que en las ciudades (Mendinueta 1989 [1803]: 55-56).

  • 4 Corrales 1883: i, 81-90, 127-28,385-89; Antonio de Narváezy la Torre al Virrey de Santa Fe, 19 de (...)

8De hecho, el movimiento antiespañol de la Nueva Granada caribeña estalló en dos de las ciudades más pobladas y desarrolladas de la región: Cartagena y Mompox. En ambas el cabildo, conformado en 1809 por comerciantes y hacendados españoles y criollos, comenzó a resistir la imposición por España de nuevas autoridades: en Cartagena el nuevo gobernador de la provincia, el brigadier general Francisco Montes, y en Mompox el nuevo comandante militar, el teniente coronel e ingeniero Vicente Talledo. En Cartagena, el hacendado y abogado criollo José María García de Toledo capitalizó el descontento popular contra España para organizar una fuerza capaz de neutralizar el batallón pro español conocido como el «Fijo» y otras tropas estacionadas en la ciudad. Es de notar que le encargó a un mulato acaudalado, Pedro Romero (un maestro herrero nacido en Cuba empleado en el arsenal y dueño de una fundición), la formación de la unidad de Patriotas Lanceros en el suburbio negro y mulato de Getsemaní (Corrales 1883: I, 127, 413). El 14 de junio de 1810, las tropas armadas de esta nueva fuerza ayudaron al cabildo a deponer al gobernador, el cual fue deportado a Cuba.4 El cabildo formó entonces dos batallones de «voluntarios patriotas, conservadores de los augustos derechos de Fernando VII», uno llamado «de blancos», que unía a españoles y criollos a fin de impedir los choques entre ellos, el otro «de pardos» (mulatos), para los varones libres de ascendencia africana (Corrales 1883: I, 94-95; cf. también Muñera 1998).

9En Mompox, las filas antiespañolas incluían varias familias criollas prominentes, la mayor parte del cabildo, negros, mulatos y zambos (de ascendencia mixta africana e india) libres, y algunos esclavos bajo el mando de su amo. A finales de junio de 1810, cuando el cabildo de la ciudad aprobaba la deposición de Montes en Cartagena, una turba insurgente, dirigida por el zambo José Luis Muñoz y el negro Luis Gonzaga Galván, forzaron a Talledo a esconderse. Poco después éste dejó Mompox en secreto y se dirigió a Bogotá, esperando retornar con tropas con las cuales reprimir la rebelión, pero el virrey ignoró su pedido (Corrales 1883: I, 119-21,149-50; Salzedo 1987 [1939]: 93-94).

  • 5 Sobre Bogotá véase Mc Farlane 1998: 17-20.

10Mompox y Cartagena siguieron vías similares hasta el 20 de julio de 1810, cuando Bogotá estableció una Suprema Junta para gobernar la Nueva Granada a nombre de Fernando vil Esta Junta había de ser autónoma del Concejo de Regencia pero, para decepción de Cartagena, ella mantuvo la estructura de poder virreinal centrada en Bogotá. Cuando la Junta convocó a las provincias a que enviaran delegados a Bogotá a un congreso general que formaría un gobierno centralista, Cartagena se rehusó, proponiendo más bien un congreso en Medellín para crear un gobierno federal.5 En cambio, el cabildo de Mompox reconoció formalmente la Suprema Junta de Bogotá, firmó un acta de independencia y la remitió a las juntas de Cartagena y Bogotá para su aprobación. Vicente Celedonio Gutiérrez de Piñeres, hacendado e integrante del cabildo, liberó a sus esclavos, un acto que supuestamente fue imitado por algunos otros patriotas (Corrales 1883: I, 187-89; Salzedo 1987 [1939]: 100). En agosto, el cabildo decretó la organización de dos batallones de voluntarios que defendieran la ciudad, uno conformado por blancos y el otro por pardos, pero ambos comandados por oficiales blancos (Corrales 1883: I, 187-89, 206-207; Salzedo 1987 [1939]: 100,117-18).

  • 6 «A todos los estantes y habitantes de esta Plaza y Provincia», 9 de noviembre de 1810, AGI, Santa (...)

11En abierto desafío a Bogotá, en agosto de 1810 el cabildo de Cartagena estableció su propia Suprema Junta, lo que permitió a la capital provincial aparentar responder a la revolución de Bogotá del 20 de julio, asegurando al mismo tiempo su dominio en la región caribeña.6 Presidida por García de Toledo, la nueva junta tomó dos pasos significativos hacia la democracia. En primer lugar se pidió a los hombres libres de Cartagena, sin distinción de color, que eligieran los seis diputados de su ciudad. La inclusión de las clases bajas y de color en el proceso de selección fue un cambio sociopolítico fundamental, aun cuando la elección se efectuó a través de demostraciones públicas que podían ser fácilmente manipuladas y que produjeron únicamente diputados provenientes de la élite criolla blanca (Corrales 1883: I, 182; Jiménez 1947: I, 147-48, 238-39). En segundo lugar hubo un reconocimiento limitado de los intereses del resto de la provincia, representando cinco de los delegados a las otras ciudades importantes, después de Cartagena. Sin embargo, en el nuevo contexto creado por la revolución del 20 de julio en Bogotá, semejantes medidas eran demasiado modestas para satisfacer a los radicales de Mompox (Corrales 1883: I, 199, 226).

  • 7 Véase «Junta de la Provincia de Cartagena de Indias a las demás de éste nuevo Reyno de Granada», 1 (...)

12Las tensiones entre ambas ciudades llegaron a su climax después que Cartagena emitiera un manifiesto contrario a que un Congreso Supremo se reuniera en Bogotá.7 El 8 de octubre de 1810, el cabildo de Mompox votó a favor de separarse de la jurisdicción de Cartagena y elevarse al estado de capital de una nueva provincia, una decisión ratificada por un cabildo abierto el 11 de octubre (Corrales 1883: I, 198-210,232-33). La autoproclamada provincia independiente de Mompox formó una Junta Patriótica presidida por Vicente Celedonio Gutiérrez de Piñeres y promulgó una Constitución republicana y democrática, documento éste que desde entonces ha desaparecido (Corrales 1883: I, 219; Salzedo 1987 [1939]: 112).

13En contraste con Cartagena y Mompox, Santa Marta no estuvo sujeta a nuevas autoridades españolas en 1809, sino que seguía regida por el mismo gobernador desde 1805, Víctor de Salcedo. De este modo fue sólo en agosto de 1810, cuando las noticias de la creación de las juntas autónomas en Cartagena, Mompox y Bogotá llegaron a Santa Marta, que una parte de la élite criolla movilizó una multitud y exigió que la junta gobernara la provincia independientemente de la Regencia. El gobernador Salcedo respondió hábilmente a la presión popular, reuniéndose con el cabildo de la ciudad. Se acordó confiar a los varones jefes de familia, sin distinción de raza, que eligieran una junta que sería presidida por el gobernador. Al igual que en otras ciudades, solamente se seleccionaron aristócratas. La junta incluía autonomistas, entre ellos el coronel de milicias José Munive, elegido vicepresidente, así como fuertes partidarios de la Regencia. La mayor parte de las clases bajas de color respaldó el intento de Munive de alcanzar un gobierno similar al de Cartagena e hizo varias manifestaciones en la plaza principal para forzar la junta a reformarse. Sin embargo, el equilibrio del poder se inclinó a favor de los partidarios de la Regencia a medida que un número creciente de realistas españoles y criollos se refugiaban en Santa Marta para escapar a las revoluciones de Venezuela y Nueva Granada (Corrales 1883: I, 136-40). El 22 de diciembre de 1810, una multitud encabezada por el capitán de milicia, el mulato Narciso Vicente Crespo, hizo un último intento de imponer una junta autónoma (Romero 1997: 86-88). Agrupados frente al edificio en donde la Junta sesionaba, exigieron que se permitiera al pueblo de Santa Marta elegir sus propios representantes a la junta, como en Cartagena, y que Munive fuese elegido diputado provincial a las Cortes de Cádiz (el parlamento del imperio español). La Junta respondió que semejante elección instantánea sería «inválida, porque mucha parte del pueblo noble y otros plebeyos faltaban a la concurrencia», pero aceptó que «los vecinos cabezas de familia, así nobles como plebeyos», eligiesen seis diputados a una nueva junta. Al mismo tiempo, la Junta declaró «perpetuo» a su presidente, el gobernador español Salcedo, sin someterle a la elección (Corrales 1883: I, 184-85; cf. también Restrepo Tirado 1975 [1921]: 499-507). Con Munive elegido representante en las Cortes, la nueva Junta se inclinó hacia los realistas. La Regencia envió un nuevo gobernador y soldados españoles a la ciudad. Las voces a favor del cambio fueron silenciadas definitivamente el 11 de junio de 1811, cuando la Junta fue reemplazada con la vieja forma de gobierno que comprendía al gobernador, su teniente y el cabildo, luego de unas demostraciones pro españolas y un voto expeditivo en que solamente algunos sectores de la capital fueron consultados. «Toda conmoción, tumulto o reunión de muchas personas, con pretexto de representar y pedir lo que juzguen convenir a su derecho», fue estrictamente prohibida (Corrales 1883: I, 338-42).

14En la segunda mitad de 1810 varios otros pueblos y aldeas de la Nueva Granada caribeña se rebelaron, pero hubo poca coordinación entre ellos. Algunos se levantaron contra la autoridad de Cartagena o Santa Marta, otros contra un gobierno local abusivo, y otros más contra el gobierno directo de España. En el proceso algunas localidades se pronunciaron a favor de la independencia, otras por la autonomía y otras más por la monarquía española. Varias se alinearon en uno u otro bando según las circunstancias. Además, aunque oficialmente seguía vinculada con España, Cartagena estaba separándose progresivamente. Cuando en noviembre de 1810 la Regencia intentó enviar un nuevo gobernador para reemplazar al expulsado Montes, los cartageneros de color tomaron las armas y atacaron a españoles y criollos pro España al azar. Una multitud se congregó frente al palacio del gobernador para asegurarse de que el cabildo no permitiría que el nuevo mandatario desembarcase (Corrales 1883: I, 390; Jiménez 1947: I, 149-53).

  • 8 El Argos Americano, suplemento, 24 de diciembre de 1810.

15En diciembre de 1810, la Junta Suprema de Cartagena democratizó el sistema electoral de la provincia en uno de representación semiproporcional indirecta. Todos los ciudadanos masculinos de las parroquias, «[...] blancos, indios, mestizos, mulatos, zambos y negros, con tal que sean padres de familia, o tengan casa poblada y que vivan de su trabajo» podían participar en las elecciones de los electores parroquiales. «Sólo los vagos, los que hayan cometido algún delito que induzca infamia, los que estén en actual servidumbre asalariados y los esclavos serán excluidos de ellas» (Corrales 1889: II, 48). Se concedió a los indios la ciudadanía plena y no hubo restricción alguna a quienes podían ser representantes del pueblo basándose en la raza, el lugar de nacimiento o la propiedad. Sin embargo, no hubo elección debido a la secesión de Mompox.8

16Aún más, la Junta Suprema de Cartagena le declaró la guerra a Mompox. En enero de 1811 envió cuatrocientos veteranos bien equipados del batallón Fijo contra el batallón de voluntarios pardos y blancos de Mompox. Con la bandera de «Dios y la independencia» pero con pocas armas y municiones, los momposinos resistieron el ataque durante tres días antes de evacuar la ciudad. Las tropas de Cartagena ocuparon Mompox y destruyeron sus instituciones revolucionarias. Un nuevo cabildo y autoridades juramentaron, varios de ellos españoles y decididos partidarios del dominio español. Docenas de dirigentes revolucionarios huyeron a otras provincias, en tanto que muchos otros fueron capturados y apresados en Cartagena (Arrázola 1973:180; Corrales 1883: I, 205, 218, 370, 372; Salzedo 1987 [1939]: 113-18).

  • 9 El Argos Americano, 4 de febrero de 1811, 18 de marzo de 1811; Miguel Gutiérrez a capitán general (...)
  • 10 http://Corrai.es 1889: II, 67-68; Alegato del gobierno de Cartagena, 8 de febrero de 1811, AGI, Sa (...)

17La brutal represión de la Mompox revolucionaria alimentó las esperanzas de la población pro española de Cartagena de que aún podrían revertir el curso de los acontecimientos. El 4 de febrero de 1811, unos cuantos días después de retornar de su ataque contra Mompox, el batallón Fijo, respaldado por partidarios de la Regencia, intentó tomar el palacio del gobernador. Denunciada por oficiales subalternos, la conspiración se derrumbó antes que se hubiese disparado ni un solo tiro.9 Ello no obstante, las clases bajas salieron a las calles. Durante varios días, cientos de negros, mulatos y zambos armados atacaron casas de españoles, arrestaron peninsulares y les apresaron en las barracas de los Patriotas Pardos.10

  • 11 El Argos Americano, 15 de abril de 1811; Jiménez 1947: I, 192, 238-44, 260-63.

18A la Junta Suprema de Cartagena le fue cada vez más difícil conservar su lealtad a España una vez frustrada la conspiración del Fijo, ya que las clases populares y la parte radical de la élite exigían la independencia. Unidos detrás de Gabriel y Germán Gutiérrez de Piñeres, los partidarios de la independencia también denunciaron la feroz represión por parte de la Junta de la revolución de Mompox, que su hermano Vicente Celedonio había promovido. De hecho, la ocupación de Mompox dio inicio a una rencilla personal entre García de Toledo y los hermanos Gutiérrez de Piñeres que rápidamente se convirtió en un conflicto político con tonos socio-raciales. En líneas generales, ella oponía los toledistas, que representaban la élite reformista interesada en la autonomía, y los piñeristas, que comprendían a los patricios y líderes más radicales, con sus seguidores de clase baja y de color, que proponían la independencia.11

  • 12 Proposiciones presentadas por los diputados del pueblo y aprobadas y sancionadas el 11 de noviembr (...)
  • 13 Corrales 1883: I, 351-56, 365, 371, 394-95, 412; Copia de la correspondencia entre la Suprema Junt (...)

19La presión piñerista en pos de la independencia se incrementó notablemente con una petición a la Junta Suprema firmada por 479 vecinos de Cartagena. La Junta se rehusó a proclamar la independencia, argumentando que la solicitud no representaba la voluntad general de la provincia y que era necesario efectuar consultas más amplias (Corrales 1883: I, 368; 1889: II, 72-73). Pero el 11 de noviembre de 1811 los radicales le impusieron su voluntad a la Junta. Los Patriotas Lanceros de Getsemaní y los Patriotas Pardos tomaron posiciones en los muros y giraron la artillería contra las barracas del Fijo para impedir que interviniese. Gabriel Gutiérrez de Piñeres y Pedro Romero reunieron hombres y artesanos de clase baja en Getsemaní. La multitud entró a la ciudad, tomó las armas del arsenal e invadió el palacio de la Junta. Entre sus demandas estaban la independencia total de España, «[...] la igualdad de derechos de todas clases de ciudadanos», un gobierno dividido en tres poderes, el nombramiento de comandantes pardos y negros en el batallón de pardos y la artillería, y la exclusión de los «europeos antipatrióticos» de los cargos públicos.12 El populacho armado atacó a García de Toledo y forzó a toda la Junta a que firmara el acta de independencia de la provincia. Luego todas las fuerzas armadas, funcionarios y autoridades eclesiásticas (exceptuando al obispo) juraron lealtad a la independencia.13

20El 11 de noviembre los manifestantes de Cartagena también exigieron — con éxito— el fin de la ocupación y represión de Mompox. Vicente Celedonio Gutiérrez de Piñeres y sus aliados regresaron al poder (Arrázola 1973: 183-84, 196). Así, para comienzos de 1812 los piñeristas vencieron a los toledistas en Cartagena y los revolucionarios de Mompox habían recuperado el control, abandonando su proyecto de formar una provincia independiente. Los jefes de familia de toda la región — independientemente de su raza — designaron a sus electores, quienes procedieron entonces a elegir los diputados para una asamblea constituyente. Al menos Romero, uno de los treinta y seis diputados electos, no era un aristócrata blanco sino un artesano mulato acomodado (Jiménez 1947: I, 281, 285-86).

21La Constitución del Estado de Cartagena de Indias de 1812 desarrolló los principios formulados por el Acta de la independencia de 1811. Era representativa, republicana, liberal y subrayaba los derechos fundamentales de las personas libres. Ella concedía el derecho al voto a todo varón adulto, sin importar su color, que fuera «[...] vecino, padre o cabeza de familia, o que tenga casa poblada y viva de sus rentas o trabajo, sin dependencia de otro». Para la preservación de la moral pública se subrayaba la importancia de la religión católica, vista como un complemento necesario a la libertad del pueblo. La Carta prohibía la importación de esclavos pero no preveía la abolición. Inaplicable en el estado de guerra y conmociones que siguieron a su adopción, ella fue rápidamente reemplazada por una serie de reglamentos que dieron poderes extraordinarios al Poder Ejecutivo (Corrales 1883: I, 485-546).

22En lugar de dar inicio a un período de construcción regional y de mejores condiciones para todos, la declaración de independencia de Cartagena de noviembre de 1811 desató la fragmentación, la guerra y la destrucción. Entre 1812 y 1814, los piñeristas controlaron la política en Cartagena y Mompox. Ahora que estaban en el poder mantuvieron bajo control a las clases bajas negras, mulatas y zambas de la capital. Sin embargo, los toledistas resistieron el dominio piñerista con firmeza. Varios de ellos, sobre todo García de Toledo, se retiraron a sus propiedades en la campiña. A través de sus redes de haciendas y patronazgo en pueblos tales como Barranquilla, Mahates y Sabanalarga fueron construyendo progresivamente un importante movimiento opositor. En palabras del presidente de la provincia, «[...] en medio de tantas calamidades, en medio de tantos padecimientos, la guerra civil levanta su cabeza en el corazón mismo del Estado» (Corrales 1883: I, 557).

  • 14 Gabriel Gutiérrez de Piñeres a Pantaleón Germán Ribón, 16 de octubre de 1812, en Archivo Histórico (...)

23La rivalidad tradicional entre Cartagena y Santa Marta debida al monopolio que la primera tenía sobre el comercio exterior colonial, se convirtió en una guerra en torno al tema de la independencia contra el colonialismo español, y por el control político y comercial de la región (Corrales 1883: I, 259-73). Además, Cartagena no podía impedir que su provincia se desintegrase. Convocados por sus curas, en septiembre de 1812 los pequeños pueblos y aldeas de la vasta zona sur de Sincelejo y Corozal se rebelaron contra el corregidor impuesto por Cartagena y declararon su lealtad a Fernando VII (Corrales 1883: I, 445-47; Restrepo 1969-70: I, 242-43). Las tropas de Santa Marta entraron a la provincia de Cartagena para respaldarles e inflingieron fuertes pérdidas al ejército cartagenero, el que ya estaba afectado por las «deserciones e insubordinación».14

24El destino militar de Cartagena sólo mejoró brevemente a finales de 1812, luego del arribo de unos cuatrocientos refugiados venezolanos y franceses del vencido ejército pro independentista de Venezuela. Entre los oficiales y soldados ansiosos de seguir combatiendo estaba Simón Bolívar, quien recuperó para el control cartagenero la mayor parte de la región del Magdalena Bajo, al sur de Barranca. Pedro Labatut, un oficial francés profesional, encabezó las tropas patriotas de Cartagena en la reconquista de la mayor parte de la zona de Magdalena y la ocupación triunfal de Santa Marta en enero de 1813, lo que produjo el exilio en masa de los dirigentes realistas de la ciudad y sus seguidores (Castro 1979: 79; Corrales 1883: I, 561-74). Sin embargo, en lugar de construir el respaldo a la independencia, Labatut obligó a la población que se quedó a aprobar la Constitución de Cartagena, impuso contribuciones de guerra exorbitantes y saqueó la ciudad y sus derredores. En consecuencia, dos meses más tarde los indios vecinos y los fugados de la ciudad expulsaron a él y a sus tropas, y Santa Marta volvió a estar bajo el control realista (Corrales 1883: I, 595-601; Ortiz 1971:103-8).

25¿Qué podemos concluir sobre la cultura política de la Nueva Granada caribeña a partir de esta breve relación de la primera fase de la lucha de la región en pos de la independencia? En Cartagena, Mompox y Santa Marta, los movimientos populares de 1810 no cuestionaron la jerarquía socio-racial colonial ni el ordenamiento corporativo. Los directores intelectuales del movimiento eran todos hacendados, comerciantes, abogados y clérigos. Unos poderosos profesionales, contratistas y maestros artesanos negros, mulatos y zambos de ciertos medios económicos les vinculaban con las clases bajas de color, a las cuales movilizaron en manifestaciones masivas para presionar en favor del cambio. En todas las ciudades, la movilización popular de 1810 no derramó sangre. Pero sus resultados fueron distintos. En Cartagena y Mompox, el movimiento llevó a la expulsión de los funcionarios españoles y a la independencia. En Santa Marta, la pequeña élite autonomista y sus seguidores en la población de color fueron silenciados por el creciente número de realistas.

26Unos factores importantes explican los distintos resultados en cada ciudad. En primer lugar, Santa Marta había permanecido poco expuesta a las corrientes de la Ilustración y el liberalismo económico, y solamente contaba con una diminuta élite letrada fuera de un puñado de sacerdotes. Los que apoyaban la autonomía, rápidamente marginados por los realistas acaudalados que buscaban refugio en la ciudad, se vieron forzados a adoptar la causa española o huir. En cambio, varios líderes reformistas de la élite en Cartagena y Mompox se habían graduado en leyes o teología en Bogotá, habían participado allí en discusiones políticas, construido relaciones duraderas con la élite intelectual de la Nueva Granada andina, y seguido de cerca los debates de las Cortes españolas. Y además de los tres hermanos Gutiérrez de Piñeres que vinculaban Cartagena y Mompox, eran muchos los que compartían lazos familiares (cf. Uribe-Urán 2000: 60-65).

27En segundo lugar, tanto el gobernador Montes en Cartagena como el comandante Talledo en Mompox eran nuevos en la región y carecían de experiencia en el manejo del desafío criollo. En cambio el gobernador Salcedo en la provincia de Santa Marta ocupaba el cargo desde 1805 y manejó la situación con mano diestra, dando la impresión de ceder al pueblo al mismo tiempo que conservaba el poder absoluto para sí como presidente de la Junta.

  • 15 Ver más abajo el estudio de Scarlett O’Phelan.
  • 16 A los americanos se les permitía un diputado por cada cien mil habitantes, pero a los peninsulares (...)
  • 17 El Argos Americano, 28 de enero de 1811.

28En tercer lugar, no importa cuál haya sido la posición de la ciudad con respecto a España, en las juntas de 1810 las autoridades gobernantes concedieron derechos de sufragio a todos los varones que eran jefes de familia y se ganaban la vida independientemente, sin importar la raza. Esta medida violaba la decisión de las Cortes de Cádiz de limitar el ejercicio de la ciudadanía a los blancos españoles, los indios y sus descendientes mixtos, pero de excluir del voto a los africanos y sus descendientes, aun cuando estuviesen mezclados con blancos o indios.15 La decisión de la élite del Caribe neogranadino fue indudablemente impuesta por la demografía de la región: hasta el gobernador de Santa Marta era consciente de que privar del voto a negros, mulatos y zambos podía producir una rebelión. Después de 1810, la vuelta de Santa Marta a la vieja forma de gobierno no electo eliminó de la agenda la cuestión del voto negro. Al contrario, en el caso de Cartagena, la decisión de las Cortes de Cádiz — a finales de 1810 — de negar una representación proporcionalmente equivalente a americanos y españoles se convirtió en la principal justificación de los piñeristas para exigir la independencia de España.16 Aunque la negativa de las Cortes desató movimientos antiespañoles en buena parte de Hispanoamérica, en la Nueva Granada caribeña había un motivo adicional de apremio. Eliminar del electorado a la gran mayoría de la población con ascendencia africana total o parcial habría privado a la élite cartagenera de un diputado en las siguientes Cortes para que promoviera sus intereses en contra de los del interior andino. Como sostuviese la carta anónima de «un criollo» a El Argos Americano, el primer semanario de Cartagena — en la que era una rara mención de la cuestión racial —, las «castas» libres merecían el derecho a ser representadas tanto como los indios «ignorantes y sumisos a los curas»17.

29Por último, pero no menos importante, fue que sólo en Cartagena y Mompox la élite y los jefes intermediarios organizaron a los hombres de color de clase baja en una fuerza armada. Dada la demografía de las ciudades, esta movilización con armas inevitablemente neutralizaba a la minoría realista. En cambio, en Santa Marta la población libre de color opuesta a España permaneció amorfa y desarmada. Allí los afrodescendientes en la milicia colonial «de todos los colores» no aprovecharon el hecho de que ella era la única fuerza militar de la ciudad para desafiar a sus oficiales, todos blancos e integrantes de la Junta. En suma, la independencia echó raíz únicamente cuando un núcleo poderoso de la élite local estuvo comprometido con la reforma y cuando ésta, junto con líderes intermediarios de ascendencia africana, movilizaron y armaron a los hombres de color de clase baja.

  • 18 Para Venezuela véase Hamnett 1997: 317-19.

30El movimiento transclasista y transracial en contra de España que tuvo lugar en Cartagena y Mompox después de la Revolución haitiana tuvo pocos equivalentes en otras ciudades latinoamericanas con numerosos negros y mulatos entre sus habitantes. La Primera República Venezolana, por ejemplo, establecida en Caracas en 1811-1812, fue racial y socialmente excluyente, y limitó la participación política a la aristocracia terrateniente.18 Sin embargo, debe señalarse que en Cartagena y Mompox la dirigencia de élite y las clases populares unieron fuerzas sin perturbar el ordenamiento socio-racial virreinal. Cada grupo buscaba distintos objetivos detrás de un discurso republicano común: libertad de las restricciones impuestas por la metrópoli para la élite, igualdad racial para las clases bajas.

31Varias características de la cultura política y el tejido socio-racial de la Nueva Granada caribeña explican por qué razón la Primera Independencia no logró establecerse sólidamente en la región. En primer lugar, las divisiones en la élite criolla antiespañola estaban basadas más en pugnas familiares que en diferencias ideológicas u organizativas. Con todo, los piñeristas y tole-distas sí discrepaban en torno a la naturaleza de las relaciones entre su provincia y Bogotá. Estos últimos proponían un federalismo vigoroso y rechazaban el liderazgo de la capital neogranadina, en tanto que los primeros, que a menudo no eran cartageneros nativos, no se oponían a cierto grado de centralización en Bogotá a fin de asegurar la victoria sobre España. Ello no obstante, a pesar de favorecer la igualdad racial entre las personas libres, ambos grupos estaban ansiosos por mantener bajo control a los libres de color que les había llevado al poder. En consecuencia, las similitudes ideológicas entre piñeristas y toledistas previnieron la polarización del movimiento en dos proyectos de sociedad diametralmente opuestos: uno de revolución social que daba pocier a las clases bajas, y el otro más conservador y socialmente excluyente. Al mismo tiempo, tanto piñeristas como toledistas canalizaron hombres de color de las clases bajas a su movimiento, neutralizando así el desafío socio-racial autónomo de estos últimos.

32Al igual que la mayoría de los dirigentes pro independentistas de Hispanoamérica, los toledistas y piñeristas no lograron cuestionar la organización territorial virreinal e imaginar una nueva nación con distintas fronteras y un territorio integrado democráticamente. A comienzos de 1811, los líderes criollos de Cartagena libraron una guerra para reimponer la subordinación colonial a la Mompox secesionista. En lugar de usar la Constitución de 1812 como una herramienta de propaganda a lo largo del período, combatieron más bien para imponer la hegemonía de Cartagena sobre Santa Marta. Ellos lucharon para conservar su dominio sobre las aldeas, pueblos y territorios que consideraban parte de la jurisdicción cartagenera usando cualquier medio, incluyendo la ocupación militar, la destrucción de aldeas y el rechazo del liderazgo supremo de Simón Bolívar en la guerra por la independencia de la Nueva Granada. No lograron concebir relaciones de poder nuevas y menos centralizadas, que hubieran podido forjar un amplio respaldo regional a su causa. Por lo tanto, no lograron hacer frente a uno de los principales problemas del Caribe neogranadino: su fragmentación territorial en feudos de hacendados rivales, aldeas, pequeños poblados y ciudades. En otras palabras, perdieron la oportunidad histórica de unir la región detrás de un proyecto de independencia e identidad regional con respecto a la parte andina del virreinato.

  • 19 Para el desafio indígena durante el proceso de independencia véase Helg 2007b: cap. 4.

33Sin embargo, toledistas y piñeristas sí lograron ponerse de acuerdo en un proyecto que no perturbaba el ordenamiento socio-racial colonial, porque los libres de color y los esclavos no desafiaron colectivamente este proyecto.19 A diferencia de los clubes de la Revolución Francesa, la alianza de la élite blanca con los libres de color siguió siendo sumamente jerárquica. En 1810-1811 los sectores populares de Cartagena, y de Mompox en particular, acataron la decisión de la élite de organizar su defensa urbana siguiendo líneas raciales. Aunque en Cartagena una organización tal correspondía a las separaciones raciales establecidas por los españoles en la milicia, esto introdujo una nueva división racial en Mompox, donde la milicia colonial había sido «de todos los colores». La razón de este acatamiento podría ser que durante el dominio español, la milicia colonial había sido la primera institución en conceder la igualdad a los hombres libres de ascendencia africana, al extender el fuero militar y algunos privilegios corporativos a oficiales y reclutas, sin distinción de raza (Corrales 1883: I, 187-89; Salzedo 1987 [1939]: 117-18). En las nuevas unidades independientes formadas en 1810, aquellos tradicionalmente subordinados debido a su raza alcanzaron una mayor conciencia de su igualdad, basada en su participación política, económica y militar en la lucha contra España, lo que llevó a la adquisición de sus derechos políticos como ciudadanos.

34Sin embargo, las milicias de Pardos Patriotas y Lanceros Patriotas no se transformaron en organizaciones políticas autónomas. Aunque estaban armados y comprendían la mayor parte de la población, en 1810-1812 los hombres libres de color de Cartagena y Mompox siguieron confiando su representación política a la élite reformista blanca. Ello se debió en parte a su movilización por dirigentes de ascendencia africana que estaban demasiado embrollados en las redes de patronazgo vertical, dirigidas por aristócratas blancos, como para llegar a ser ideológicamente independientes. La única excepción — tal vez — fue el zambo José Luis Muñoz de Mompox, descrito como «uno de los directores de los cabildantes», pero desafortunadamente sus ideas no aparecen en los documentos al alcance del historiador (Corrales 1883: i, 53). Esta forma de patronazgo blanco con dirigentes intermedios de ascendencia africana también explica por qué razón en Santa Marta la única unidad armada de la ciudad, la milicia de «todos los colores», no se rebeló de manera autónoma. Los jefes de color tuvieron que efectuar unos realineamientos políticos dramáticos a medida que el número cada vez mayor de realistas en la ciudad forzaba a la élite pro autonomista a declarar su lealtad a España o partir. Mientras que algunos se dirigieron a Cartagena, Narciso

35Vicente Crespo, por ejemplo, se pasó a ser un comandante en el ejército realista de Santa Marta y llevó a sus seguidores de clase baja a combatir victoriosamente contra las tropas pro independen-tistas de Cartagena (Corrales 1883: I, 595-96).

36Las alianzas jerárquicas entre líderes blancos y hombres de color libres no se convirtieron en una organización política autónoma siguiendo líneas raciales, porque los afrodescendientes vieron aquellas alianzas como un paso necesario a su muy deseada integración al nuevo sistema político. Dado que un discurso sobre la igualdad necesitaba que se silenciara la cuestión de la raza, la demanda de igualdad no se formuló sobre la base del color sino con relación al valor y los servicios personales que uno prestaba a la sociedad. Esto automáticamente limitó la aplicación de conceptos de igualdad y ciudadanía a la población masculina adulta, libre y con un empleo ventajoso o ciertas posibilidades financieras. En consecuencia, los hombres libres de ascendencia africana disociaron su causa de la de los miembros de la sociedad que quedaron fuera de la ciudadanía, como los pobres, esclavos, sirvientes, mujeres e indios. Es más, al participar en ciertas organizaciones como las milicias patrióticas, que respaldaban el nuevo ordenamiento social contra la anarquía, los ciudadanos de color ayudaron a prevenir movimientos indeseados y el descontento esclavo. Y si bien muchos partidarios de los piñeristas se unieron detrás del mensaje de independencia e igualdad de sus líderes, ellos no cuestionaron la importancia que categorías raciales tales como negro, pardo, zambo o cuarterón tenían para definir el estatus social y la identidad. La jerarquización de las personas libres según su ascendencia africana parcial o completa persistió, y por lo tanto en este proceso no surgió ninguna conciencia racial que uniera a las poblaciones libre y esclava, o a negros, mulatos y zambos (Corrales 1889: II, 64-70; Posada 1929: II, 195-209).

  • 20 Proposiciones presentadas por los diputados del pueblo, 30 de noviembre de 1811, AGI, Santa Fe 745

37Al no formar su propio movimiento político en 1810-1811, los libres de color perdieron una gran oportunidad de hacerse sentir y de presionar en favor de una agenda distintiva. Si bien en Cartagena mostraron brevemente su capacidad para actuar independientemente de la dirigencia blanca cuando el motín en contra de la conspiración del Fijo en febrero de 1811, posteriormente retornaron a sus hogares y cuarteles. Cuando en noviembre de 1811 lograron imponerle algunas reformas a la Junta Suprema, su demanda de igualdad para todos los ciudadanos sin distinción de raza simplemente repetía lo que ya se había concedido en 1810. Solicitaron también que «[...] el batallón de pardos [tenga] su comandante de la misma clase y facultad [para] nombrar sus ayudantes», y que las «[...] milicias de artilleros [tengan] los mismos términos que el batallón de pardos, con oficiales de su clase», lo que confirmaba su aceptación de las categorías corporativas y raciales virreinales.20 No hicieron nada para promover el fin de la esclavitud. Cuando empezaron los debates sobre la Constitución del Estado de Cartagena en febrero de 1812, la élite piñerista logró poner fin a las demostraciones armadas autónomas del pueblo y los Patriotas Lanceros de Getsemaní para ejercer presión sobre los diputados. Mas tarde, en ese año, los venezolanos y franceses que llegaron después de la reconquista de Venezuela por España tomaron posiciones de mando antes ocupadas por cartageneros, completando así el proceso de subordinación política de la población de color libre de la ciudad. A medida que la guerra con Santa Marta se profundizaba, las unidades separadas de hombres de ascendencia africana fueron disueltas y sus soldados absorbidos por ejércitos inclusivos racial y regionalmente. Habían perdido definitivamente la posibilidad de organizarse autónomamente en torno a una agenda propia.

38La esclavitud no llegó a ser un tema de debate importante en el Caribe neogranadino. Los esclavos se mantuvieron en las márgenes del proceso independentista y pocos de ellos — si alguno — aprovechó la ruptura del ordenamiento colonial para organizar movimientos a fin de ganar su libertad e igualdad. La población de color libre tampoco intentó promover un movimiento abolicionista en la provincia. Además, si el parentesco y las condiciones laborales similares a veces vinculaban a los esclavos y los libres de color pobres, algunos pardos, zambos y negros más acomodados poseían esclavos. De este modo, no les unía ninguna conciencia racial o de clase que hubiera podido producir un movimiento común. La élite reformista tenía libertad para diseñar políticas sociales para esclavos que correspondían a sus propios intereses como hacendados, comerciantes, mineros y esclavistas.

  • 21 Francisco de Paz al gobernador político y militar, 20 de septiembre de 1816, AGI, Cuba 715; Bell 1 (...)

39Sin embargo, después de 1810 el número de esclavos cayó abruptamente en la Nueva Granada caribeña: de 14 067 (9 % de la población total) a finales de la década de 1770, a 7128 (4 %) en 1825 (McFarlane 1993: 353; Tovar 1994a: 93-96). Buena parte de esta caída demográfica se debió a factores no relacionados con la guerra, como el fin de la trata de esclavos, la baja tasa de natalidad en las mujeres esclavas, la automanumisión y las fugas. Pero la falta general de orden y la crisis producida por la guerra aceleraron el proceso. Muchos esclavos aprovecharon la oportunidad para fugar y establecerse en zonas remotas, uniéndose discretamente a las filas de la población de color libre después de la guerra.21 El conflicto asimismo provocó la partida o muerte de muchos esclavos. Algunos emigraron con sus amos; otros fueron exportados al Caribe, en especial los reclutas patriotas capturados por los realistas; otros más fueron confiscados como pago de multa y contribuciones de guerra (Corrales 1883: I, 310, 571-72). Por último, los esclavos que vivían en las ciudades fueron víctimas de la hambruna y las epidemias durante la guerra, en particular el cruel sitio impuesto a Cartagena por el general español Pablo Morillo en 1815 (Bossa 1967: 24-26; Corrales 1883: II, 272-90).

  • 22 Para un patrón similar en Guerrero, México, véase Guardino 1996: 48-54.

40La población de color establecida en pueblos pequeños, aldeas y en los dominios de los grandes hacendados y estancieros reaccionaron a la lucha por la independencia sin una visión o coordinación regional. Su lealtad a uno u otro bando a menudo dependía más de circunstancias específicas que de la ideología.22 En 1810, los libres de color de varias aldeas y pequeños poblados al este del río Magdalena, en la provincia de Santa Marta, aprovecharon la ruptura de la autoridad española para tomar el poder y proclamarse independientes. En algunos lugares, según una denuncia, los «débiles restos de subordinación que contenían» al pueblo se desvanecieron bajo la presión de las clases bajas de ascendencia africana, reinando así «los males de la anarquía» (Corrales 1883: II, 270).

41Sin embargo, a falta de coordinación, liderazgo y armas estas aldeas no pudieron resistir las fuerzas enviadas desde Santa Marta y fueron rápidamente reconquistadas. Ni siquiera Corozal, Sincelejo y varias aldeas en su proximidad — que en 1812 rechazaron la jurisdicción de Cartagena y proclamaron su lealtad a Santa Marta para protestar el abuso de su jefe piñerista — se volvieron bastiones realistas. Como el comandante español mandado por Santa Marta también los explotó, lo expulsaron y retornaron bajo la autoridad de Cartagena (Corrales 1883: I, 592).

  • 23 Correspondencia del gobernador militar de Mompox, septiembre de 1819, AGI, Cuba 746; Alarcón 1973 (...)

42En el transcurso de la Primera Independencia, ni los realistas ni los patriotas lograron unir consistentemente a su causa a las comunidades del Caribe neogranadino. En realidad, la gente luchaba por sobrevivir. Los aldeanos recurrieron cada vez más a la táctica de abandonar viviendas y cultivos a los invasores y refugiarse en los bosques para evitar los abusos y el reclutamiento. A medida que la miseria, los estragos y el reclutamiento forzado se incrementaban, más y más comunidades añoraban la débil dominación que había caracterizado al gobierno colonial antes de 1810, lo cual facilitó la reconquista militar española en 1815. Sin embargo, la política de «pacificación» brutal de la Corona que siguió, imposibilitó el respaldo de la población al gobierno colonial (Earle 1999: 87-101). Para 1819, Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander habían comenzado a retomar el control de la Nueva Granada andina. Al comenzar una nueva guerra por el control de la región caribeña en 1819, pocas comunidades participaron activamente tanto en el avance patriota como en la resistencia realista. La gente estaba simplemente demasiado exhausta como para pensar en algo más que la supervivencia. Apenas unas cuantas comunidades, como Barranquilla y Soledad, ofrecieron hombres y apoyo material al ejército pro independentista que avanzaba. Santa Marta se rindió en noviembre de 1820 después de una fuerte resistencia de parte de las fuerzas realistas e indígenas de la zona. Al igual que durante la reconquista de Morillo en 1815, Cartagena fue la última ciudad de la costa en rendirse al ejército patriota en octubre de 1821, luego de un prolongado sitio.23

43Trágicamente, la región que fue la primera de Colombia en declarar la independencia y conceder la igualdad y la ciudadanía plena a los pardos, zambos y negros libres, fue la última (junto con Pasto, al sur) en recuperar la independencia en 1821. La fragmentación, la división, la competencia entre ciudades y entre la misma élite, así como la incapacidad de las clases bajas de color para desafiar a la pequeña élite blanca, frustraron la oportunidad que entonces tuvo el Caribe neogranadino para crear una alternativa a la preponderancia andina: ya fuera liderar el movimiento independentista en la Nueva Granada o formar una nación separada con su propia identidad caribeña. En consecuencia, la élite andina pudo atribuir buena parte de la culpa del fracaso de la Primera Independencia a Cartagena en la Nueva Granada y a su resistencia al liderazgo de Simón Bolívar (Restrepo 1969-70: II, 6-30).

44Cuando el Caribe neogranadino pasó a formar parte de la Gran Colombia en 1821, su economía y su tejido social estaban mucho más dañados que los de su contraparte andina. Dos sitios habían iniciado la rápida decadencia de Cartagena. La región había perdido la mayor parte de su dirigencia en la reconquista y la guerra contra España. En consecuencia, en la década de 1820 el departamento de Magdalena (que comprendía las provincias de Cartagena, Santa Marta y Riohacha) fue dirigido por un general venezolano, y oficiales venezolanos comandaban muchos de sus pueblos y aldeas. Entre los delegados más influyentes del Caribe neogranadino en el Congreso de Cúcuta de 1821, que debatió y aprobó la Constitución de la Gran Colombia, estaba el venezolano Pedro Gual (Restrepo Piedrahita 1990:48 n). Esta Constitución era rígidamente centralista, con Bogotá como la capital provisional de la Gran Colombia. Ella subrayaba la protección de la «libertad, seguridad, propiedad e igualdad» de los colombianos, pero en realidad no incluía medidas para erradicar las desigualdades raciales heredadas de la colonia (Uribe Vargas [1895]: II, 707-38). Por una parte, el Congreso de Cúcuta aprobó la ley del 11 de octubre de 1821 que daba la igualdad a los indios; por otra, sentaba las bases para la liquidación de sus resguardos (Colombia 1924-33: I, 116-18). Los esclavos fueron el foco de la ley del 21 de julio de 1821, que abolió progresivamente la esclavitud al mismo tiempo que intentaba reconciliar los contradictorios derechos constitucionales a la libertad, la igualdad y la propiedad. Ella declaraba que, a partir de ese momento, todos los niños nacidos de madres esclavas serían libres, pero que tendrían que trabajar para el amo de su progenitora sin paga hasta que tuvieran los dieciocho años de edad, a fin de compensar su educación y crianza (Colombia 1924-33: I, 14-17).

  • 24 Un apéndice lisiaba «las tribus de los indígenas independientes y no civilizados», con su cifra es (...)

45Al igual que la Constitución de 1821, el primer censo posindependentista de 1825 no mencionó la raza, sólo comprendió las categorías de eclesiásticos, esclavos y personas libres (Tovar 1994a: 90-98).24 Aunque esta ausencia de clasificación racial rompió fuertemente con las prácticas coloniales, ello no significaba que la raza hubiese dejado de importar con el advenimiento de la república. En realidad, ella creó un espacio libre en el cual algunos colombianos comenzaron a pintar a la Nueva Granada como andina y blanca en contraste con Venezuela, donde predominaban los «pardos libres», y Ecuador, donde los indios conformaban una mayoría absoluta. Típicos de esta imagen fueron los estimados de la población de la Gran Colombia por país y «casta», dados en 1824 por el ministro del interior antioqueño y blanco, José Manuel Restrepo, quien también fue el director del censo sin razas de 1825 y uno de los principales arquitectos de la Constitución de 1821:

Fuente: Restrepo 1969-70: I, 19.

46A fin de hacer que la población de la Nueva Granada fuera más blanca, Restrepo simplemente eliminó la categoría de mestizo y la asimiló a la de los blancos. En consecuencia, la Nueva Granada andina apareció como el centro civilizado blanco de la Gran Colombia, por oposición a la Venezuela parda y al Ecuador indígena. Pero Restrepo siguió atribuyendo 140 000 pardos a la Nueva Granada, principalmente en su región caribeña, donde él percibía el mismo peligro de la «pardocracia» (el dominio de los pardos) que en Venezuela (Restrepo 1969-70: I, 15-18, 40-44).

47Esta construcción de la Nueva Granada andina como blanca y superior se dio cuando las tensiones entre Bolívar y Santander se incrementaban. Ya en 1821, Bolívar había acusado a Santander y a sus compañeros «caballeros» en la Cordillera Oriental de vivir aislados de «[...] las hordas salvajes de Africa y América que, como gamos, recorren las soledades de Colombia» y conformaban la mayor parte de su ejército pro independentista, y de imaginar un gobierno liberal incompatible con esta realidad social (Bolívar 1947: I, 565). Solamente un gobierno autoritario y centralizado podía unir y gobernar la población diversa de la Gran Colombia. Como los más firmes partidarios de Bolívar tendían a ser oficiales venezolanos de alto rango, a menudo con cargos gubernamentales en la Nueva Granada caribeña, su discordia con Santander se convirtió en un conflicto político nacional de connotaciones socio-raciales. Este enfrentó a la élite blanca educada de las ciudades andinas y su población principalmente mestiza, con los militares venezolanos supuestamente incultos y la población de ascendencia africana mixta de Venezuela y la Nueva Granada caribeña. Es más, en 1827, en una afrenta a Santander, varias ciudades de la región caribeña exigieron que Bolívar asumiera poderes dictatoriales (Maingot 1969: 311-20; Sourdis 1994: 193-96). Hacia finales de la década, a medida que las provincias venezolanas comenzaban a retirarse de la Gran Colombia, el sentir antibogotano y las ideas separatistas se incrementaron en la región del Caribe (Bell 1988: 43-44; Bushnell 1993: 51-73). En consecuencia, el nacionalismo naciente de la Nueva Granada no solamente exaltaba los Andes, sino que fue también construido en contra de Venezuela y, por extensión, del Caribe neogranadino.

  • 25 Por ejemplo. Causa criminal contra Valentín Arcia, Majagual, 1822, AHNC, República, leg. 61, ff. 1 (...)

48Dentro de esta última región, unos cambios mayores disminuyeron la importancia del Caribe con respecto a la Nueva Granada andina. En la década de 1820 la región caribeña sufrió una crisis y como consecuencia cayó su porcentaje en la población total neogranadina. Las tres ciudades rivales de Cartagena, Mompox y Santa Marta no recuperaron su posición colonial clave, sino que más bien comenzaron a enfrentar la creciente competencia del puerto caribeño de Sabanilla, cerca de Barranquilla. Diezmada por la guerra y la reconquista, la élite regional carecía de visión y sus integrantes más prominentes eligieron proseguir su carrera en Bogotá. La población de color libre tampoco recuperó la importancia política que tuvo en 1810. En unas cuantas aldeas y ciudades algunos líderes presuntamente agitaron a los pardos contra los blancos, pero no se produjo una revuelta o enfrentamiento significativo.25 Los libres de color también perdieron su papel prominente en la defensa militar de la Nueva Granada caribeña. Antes de 1810, ella descansaba principalmente en negros, mulatos y zambos que se mantenían a sí mismos y se unían prestamente a las milicias dadoras de cierto prestigio. Pero después de 1810 el reclutamiento en el ejército se hizo cada vez más violento y sirvió para castigar a los vagos y pequeños criminales así como a los campesinos y trabajadores indisciplinados, en su gran mayoría afrodescendiente. En 1810 los milicianos de color obtuvieron la ciudadanía y la igualdad racial por su papel en el derribo del gobierno español, pero para 1828 Santander había eliminado a la mayoría de los soldados del electorado con motivo de la propiedad (Uribe-Urán 2000: 90).

49La característica más duradera de la cultura política de la Primera Independencia de la Nueva Granada caribeña estuvo compuesta por las alianzas transclasistas y transraciales que ligaron a la élite blanca con las clases populares de color, sin desafiar la jerarquía socio-racial. Estas alianzas perduraron en los movimientos de apoyo a Bolívar y Santander en la década de 1820 y constituirían la espina dorsal del sistema bipartidario que Colombia adoptó en la década de 1840 (Fals 1981:65B, 70B-72B). Al igual que estas alianzas, los Partidos Conservador y Liberal no tenían diferencias ideológicas fundamentales, lo que impedía la conceptualización de dos proyectos rivales de la sociedad. Es más, a medida que los dirigentes conservadores y liberales lograban canalizar a hombres de color de clase baja a sus respectivas banderas, fueron neutralizando los desafíos socio-raciales autónomos. Cuando ambos partidos integraban electorados locales y regionales a la nación colombiana, también prevenían el desafío unido de la región caribeña al centro andino. Ello permitió a la élite del interior construir Colombia como una nación andina, blanca y mestiza, y minimizar su identidad afrocaribeña.

Notes

1 Para la gente de color libre en Nueva Granada como un todo, antes de la independencia, véase al inicio de esta segunda parte el estudio de Margarita Garrido.

2 Pedro Mendinueta a José María Álvarez, 19 de mayo de 1799, Archivo General de Indias, Sevilla (en adelante AGI), Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Guerra 7247. n.° 26. 19 de mayo de 1799. ff. 147-48; Helo 2007a.

3 Estas cifras no incluyen los millares de indios no sometidos y personas de color libres que vivían en la periferia.

4 Corrales 1883: i, 81-90, 127-28,385-89; Antonio de Narváezy la Torre al Virrey de Santa Fe, 19 de junio de 1810, AGI, Santa Fe 1011.

5 Sobre Bogotá véase Mc Farlane 1998: 17-20.

6 «A todos los estantes y habitantes de esta Plaza y Provincia», 9 de noviembre de 1810, AGI, Santa Fe 747.

7 Véase «Junta de la Provincia de Cartagena de Indias a las demás de éste nuevo Reyno de Granada», 19 de septiembre de 1810, AGI, Santa Fe 747.

8 El Argos Americano, suplemento, 24 de diciembre de 1810.

9 El Argos Americano, 4 de febrero de 1811, 18 de marzo de 1811; Miguel Gutiérrez a capitán general de la isla de Cuba. 3 de marzo de 1811, AGI. Santa Fe 747.

10 http://Corrai.es 1889: II, 67-68; Alegato del gobierno de Cartagena, 8 de febrero de 1811, AGI, Santa Fe 747.

11 El Argos Americano, 15 de abril de 1811; Jiménez 1947: I, 192, 238-44, 260-63.

12 Proposiciones presentadas por los diputados del pueblo y aprobadas y sancionadas el 11 de noviembre de 1811, en Carta del comandante general de Panamá a ministro de justicia, 30 de noviembre de 1811, AGI, Santa Fe 745.

13 Corrales 1883: I, 351-56, 365, 371, 394-95, 412; Copia de la correspondencia entre la Suprema Junta de Cartagena de Indias y el obispo fraile Custodio, 1 de junio de 1812, AGI, Santa Fe 747; Jiménez 1947: i, 238-81.

14 Gabriel Gutiérrez de Piñeres a Pantaleón Germán Ribón, 16 de octubre de 1812, en Archivo Histórico Nacional de Colombia (Bogotá), Archivo Histórico Restrepo, caja 1. fondo 1, rollo 1. ff. 116-17.

15 Ver más abajo el estudio de Scarlett O’Phelan.

16 A los americanos se les permitía un diputado por cada cien mil habitantes, pero a los peninsulares sólo uno por cada cincuenta mil (King 1953: 33-64; Anna 1982: 242-72).

17 El Argos Americano, 28 de enero de 1811.

18 Para Venezuela véase Hamnett 1997: 317-19.

19 Para el desafio indígena durante el proceso de independencia véase Helg 2007b: cap. 4.

20 Proposiciones presentadas por los diputados del pueblo, 30 de noviembre de 1811, AGI, Santa Fe 745.

21 Francisco de Paz al gobernador político y militar, 20 de septiembre de 1816, AGI, Cuba 715; Bell 1991: 80-95.

22 Para un patrón similar en Guerrero, México, véase Guardino 1996: 48-54.

23 Correspondencia del gobernador militar de Mompox, septiembre de 1819, AGI, Cuba 746; Alarcón 1973 [1900]: 90-105; Sourdis 1994: 181-89.

24 Un apéndice lisiaba «las tribus de los indígenas independientes y no civilizados», con su cifra estimada.

25 Por ejemplo. Causa criminal contra Valentín Arcia, Majagual, 1822, AHNC, República, leg. 61, ff. 1143-1209, y leg. 96, ff. 244-322; Disturbios en Mompox, 1823, AHNC, República, leg. 66, ff. 804-11; Alarcón 1973 [1900]: 181.

Table des illustrations

Légende Fuente: Restrepo 1969-70: I, 19.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5812/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 184k

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr