Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El diablo en la montaña

 | 
Simon Lamb

Tercera parte

Capítulo ocho. Una especie de queque almibarado

Texte intégral

Almíbar, m. Azúcar disuelto en agua y cocido al fuego hasta que toma consistencia de jarabe.

1Polvo en todas partes. En los ojos, la nariz. Caminé por entre el fino polvo levantando nubecillas a cada paso, con el pañuelo tapándome la cara, como una máscara. Alrededor mío, desordenados escombros eran todo lo que quedaba de casas. Era triste recordar mi anterior visita a Aiquile, unos años antes, cuando era una ciudad animada, orgullosa, con su encalada plaza central, su estatuto de mercado central en la Cordillera Oriental de Bolivia. Por otra parte, se reconocía que estaba en decadencia, la línea férrea estaba abandonada y herrumbrada, aunque siempre existían rumores de que una nueva compañía volvería a hacer llegar trenes. Ahora estos mismos rumores parecían una broma cruel, con Aiquile desierto y sus supervivientes arreglándoselas en un campo de carpas azules entregadas a la rápida por las organizaciones internacionales de ayuda. Trepé sobre otra montonera de adobes y me encontré con un viejo señor. “Ustedes”, gritó, “sólo vienen a mirar y después se van. Nosotros tenemos que seguir viviendo aquí”. Sus palabras me avergonzaron, él tenía razón. Yo sólo había venido a mirar. Quería ver por mí mismo el poder destructivo del terremoto. Y éste, que había golpeado Aiquile en medio de la noche hace sólo unas semanas, había sido el más mortal en casi un siglo, matando a más de cien personas cuando se tumbaron los techos, aplastándolos en sus camas.

2Di la vuelta una esquina y entré a una calle en la que unas pocas edificaciones aún se mantenían en pie, con sus segundos pisos. Concreto reforzado, pensé. La mayoría de las casas eran de adobe. Cuando el suelo se sacudió, éstas se derrumbaron. Pero con sólo un poco de refuerzo de concreto, las paredes de algunas casas se mantuvieron, aunque cayeron los techos hechos con madera y cañahuecas. Me pregunté cómo iría a ser el nuevo Aiquile, la ciudad que inevitablemente se levantaría del caos. ¿Se les aconsejaría a los habitantes usar concreto y cemento, o simplemente volverían a los viejos métodos de construcción? Nadie tenía dinero. Sin ayuda, entonces, no tenían elección, sólo podían costearse casas de adobe. Llegué a una parte de muro enyesado, aún en pie. Tenía un eslogan político pintarrajeado a través y que acababa abruptamente, como al borde de una página arrancada allá donde el resto de la pared se había caído: “Revolución es libertad”. Dos perfectas rajaduras corrían a través del muro, cruzándose en cruz. La inscripción se había desplazado unos milímetros a lo largo de las rajaduras, produciendo una desigualdad en la R de Revolución. Yo había llegado, por una vez, a ver de frente un fenómeno natural que había desencadenado toda esta destrucción, un súbito movimiento de la línea de falla en la corteza de la Tierra.

3Nunca encontré la línea de falla principal que había sido la que irrumpió durante el terremoto de Aiquile, pese a que la busqué empecinadamente en el escabroso paisaje. ¿Quizás estaba enterrada demasiado profundamente y nunca afloró a la superficie? Pero las capas rocosas retorcidas y quebradas que formaban el lecho rocoso de estas montañas me gritaban que el terremoto de Aiquile no era nada. Antes había habido muchos otros terremotos en esta región y de lejos habían sido mucho más fuertes, con la suficiente fuerza destructiva como destruir decenas de Aiquiles en pocos segundos. Yo había visto los efectos a largo plazo en el paisaje de terremotos como esos en mis épocas en Nueva Zelanda, a mediados de los años ochenta, donde pasé tres años y medio estudiando las líneas de falla activas que rebanaron Éste pequeño pedazo de tierra en el lejano extremo del Océano Pacífico. Un extraordinario neozelandés, Harold Wellman, me había enseñado a leer el rico lenguaje de las fallas y terremotos. Esta experiencia había aguzado mi apetito por el tipo de investigación geológica que ahora estaba llevando a cabo en nuestro proyecto andino. Y sabía que, pese a todo nuestro trabajo, aún teníamos que responder a una interrogante científica más profunda. Habíamos mostrado que las montañas, sobre todo, habían sido oprimidas a lo largo de las fallas, ¿pero por qué esto había creado algo con las particulares formas y alturas de los Andes? Como siempre es mejor, al tratar de responder una difícil pregunta científica como esta, volver al principio, déjenme comenzar en Nueva Zelanda.

Harold Wellman

4Aún me asombra cuánta suerte tuve no sólo por conocerlo, sino por haber pasado una gran cantidad de tiempo con Harold Wellman mientras éste aún estaba lo suficientemente bien como para ir al terreno, hasta que murió en 1999. El tuvo un profundo efecto en mí durante la primera etapa de mi carrera de investigación. Harold había nacido en Somerset, Inglaterra, y se fue a Nueva Zelanda con sus padres, a fines de los años veinte. Aunque nunca retornó a Inglaterra, aún tenía el acento de Somerset en la voz, cuando lo conocí allá a mediados de los ochenta. Un hombre alto –lo que parece ser una característica de los geólogos (aunque yo soy bastante bajo)– con el rostro curtido de quien pasó buena parte de su vida al aire libre, podía ser muy rudo y tajante, aunque en el fondo era capaz de la suficiente gentileza como para convencerme de que yo le caía bien. Durante la Gran Depresión tomó parte en una de las últimas fiebres del oro en Nueva Zelanda, en las playas de la costa occidental de la Isla del Sur, donde se encontrarían pequeñas pepas de oro en la arena. Una vez Harold me contó de sus días de minero, cuando ganaba un dólar por día, lo suficiente para vivir aunque nunca nadie se haría rápidamente rico de esa forma.

5Entonces Nueva Zelanda estaba metida en la Segunda Guerra Mundial y Harold se había alistado en el Departamento Geológico como geólogo de campo. Fue enviado nuevamente a la costa occidental de la Isla del Sur, donde revisitó las escenas de sus experiencias como buscador de oro, en una misión con el objeto de encontrar mica en las montañas de los Alpes del Sur. Esta no era una tarea fácil ya que el paisaje está recubierto de una vegetación densa, anegado cada año por más de ocho metros de lluvia. Numerosas quebradas rocosas acarrean gran parte de esta agua por la selva hasta el mar. A Harold Wellman y su colega, Dick Willet, no les quedaba sino ir trepando y bajando por estas quebradas, buscando rastros de mica entre el cascajo de los ríos. Su búsqueda habría de llevarlos al descubrimiento de algo más importante que la mica, un descubrimiento que habría de cambiar la forma en que los geólogos pensaban sobre los movimientos de la corteza terrestre.

6El frente de la cadena occidental de los Alpes del Sur es notoriamente recto y abrupto. Harold se dio cuenta de un patrón en los tipos de peñascos esparcidos por sobre los lechos de los riachuelos. Donde el riachuelo aún está en las montañas, los peñascos están hechos casi exclusivamente de una roca metamórfica llamada esquisto. Eso no era en nada sorprendente, ya que el lecho rocoso de estas montañas está hecho de Éste mismo esquisto. Al ir bajando por el riachuelo, Harold encontró un nuevo tipo de peñascos en su lecho: granito. En algunas partes, protuberancias o pequeñas colinas de granito aparecían fuera de la maleza y sobre las llanuras costeras. El importante descubrimiento se llevó a cabo cuando la primera aparición de peñascos de granito en cada riachuelo se marcó en un mapa. Seguía una línea recta que se extendía a lo largo del frente de la cadena de los Alpes del Sur. Harold se dio cuenta de que los peñascos del riachuelo le estaban hablando sobre un cambio en el lecho rocoso. En otras palabras, el borde de los Alpes del Sur no sólo era un abrupto rasgo de la topografía, sino que marcaba una frontera entre dos tipos de rocas.

7En unos pocos riachuelos era realmente posible ver el encuentro, en el lecho rocoso, entre el granito y el esquisto. Aquí, en la orilla del río, una materia gredosa y verdosa afloraba entre el granito y el esquisto en una zona de unos metros de amplitud. Donde quiera que se encontraban el esquisto y el granito al pie de de los Alpes del Sur, se hallaba la misma banda de greda verdosa. Para un geólogo una neta y recta frontera entre dos tipos de roca sólo puede querer decir una cosa: una fractura o una falla. Harold Wellman la llamó la Falla Alpina, ya que transcurría a lo largo de los Alpes del Sur. La escala de la falla Alpina era inmensa, extendiéndose por más de 500 kilómetros hasta la costa occidental de la Isla del Sur. Aún de mayor interés era el movimiento que ocurría en esta falla. Claramente, a medida que el granito y el esquisto se habían deslizado uno encima del otro, las rocas habían sido pulverizadas hasta esa greda verdosa. Harold razonó que Éste movimiento también debió haber empujado los Alpes del Sur.

8En 1942 Harold publicó su descubrimiento de la Falla Alpina. Entonces se había dado cuenta de que había habido un movimiento colosal a lo largo de la falla, en una escala que, en esos tiempos, a los geólogos les parecía imposible. Los mineros habían sabido, por algún tiempo, sobre una banda distintiva de rocas volcánicas al extremo sur de la Isla del Sur, a lo largo de los esquistos en el lado oriental de la Falla Alpina. Esta banda podía ser seguida hasta la Falla Alpina. Harold mismo había descubierto una banda idéntica de rocas en el lado occidental de la falla, en el extremo norte de la Isla del Sur. Si las rocas se volvían a disponer horizontalmente en unos 480 kilómetros, entonces las dos bandas encajaban exactamente. Esto mostró que la Falla Alpina era, principalmente, lo que los geólogos llaman una falla de rumbo, y el movimiento a través de ella había dividido a Nueva Zelanda en dos, desplazando lateralmente bandas rocosas una vez continuas, por casi quinientos kilómetros. De todas maneras, también había un componente vertical de movimiento, esto, junto con los movimientos en otras fallas conocidas como fallas de cabalgadura, es lo que había empujado a los Alpes de Sur.

Un paisaje en movimiento

9La mayor parte de los geólogos fuera de Nueva Zelanda se interesaron poco en el trabajo de Harold Wellman. Sin embargo, la Falla Alpina tenía sentido para la geología neozelandesa y difícilmente podía ser ignorada por los geólogos neozelandeses. La pregunta crucial que los preocupaba era cuándo había tenido lugar el movimiento a lo largo de la Falla Alpina. Tenía que haber sido claramente más reciente que la edad de las rocas cortadas por la falla. Esto estrechaba la historia del desplazamiento de la falla a algo así como 250 millones de años. Éste era todavía un periodo muy largo y la mayoría de los geólogos tendía a desear que el movimiento sea tan viejo como posible, considerando el levantamiento de los Alpes del Sur y el movimiento asociado de la Falla Alpina como el producto de acontecimientos que ocurrieron hace mucho más de cien millones de años. Hacia 1995, Harold había encontrado suficientes pruebas no sólo de que estos movimientos habían ocurrido mucho más recientemente, sino de que aún tenían lugar hoy en día. Al hacerlo había liderizado independientemente un nuevo campo de la geología de campo, un campo central para mi propia investigación: el estudio de la deformación activa de la corteza de la Tierra.

Nueva Zelanda está en la frontera entre las grandes placas australiana y del Pacífico. El movimiento de estas placas determinó los movimientos a lo largo de las fallas alpina y otras, desatando los muchos terremotos de la región así como retorciendo las rocas a un lado u otro y empujando los Alpes del Sur.

10La clave del trabajo de Harold estaba en el reconocimiento de que el movimiento en las fallas se da durante los terremotos, cada terremoto no es más que un incremento en el movimiento. Los neozelandeses vieron muchos de estos terremotos en el corto tiempo en el que los europeos colonizaron las islas. En 1855 un terremoto de magnitud 8-plus en la parte sur de la Isla del Norte, justo al Éste de la joven ciudad de Wellington, dio lugar a sustanciales cambios en los niveles de la Tierra. Una amplia región, de varios kilómetros de ancho, había sido levantada tanto como unos cuatro metros. El levantamiento tuvo un inmediato significado práctico ya que expuso los bancos de una estrecha línea costera rocosa que hasta entonces había sido perceptible sólo con la marea baja. Pero ahora había un fácil acceso costero a los boyeros de ganado hasta las tierras de pastoreo recientemente abiertas en el distrito de Wairarapa, al Éste de Wellington. Y era aquí, entre las tierras de pastoreo, que la línea de una falla mayor atravesaba el paisaje, siguiendo el borde de una cadena de colinas. Los residentes informaron que esta línea se había abierto durante el terremoto como un piélago o hendidura en el suelo.

11Unos cien años más tarde, Harold revisitó la escena del terremoto de 1855 y buscó signos del movimiento. Encontró muchos rasgos –viejas orillas de ríos o canales, costados de colinas, campos de cultivo– que estaban claramente desplazados. Era como si el paisaje hubiera sido cortado con un cuchillo y los dos lados del corte se desplazaran. En uno o dos lugares, donde un arroyo corría a lo largo de la falla, había una serie de canales secos paralelos en el lado que había descendido y que acababan abruptamente en la falla. La única explicación sensata era que los canales secos eran cursos más tempranos del río y que progresivamente se habían desplazado, tanto lateralmente como hacia abajo durante los terremotos, y fueron abandonados cuando el río se conectó con otro canal a fin de mantener su línea recta. Había muchas otras fallas en Nueva Zelanda que se movieron así en tiempos históricos. Por ejemplo, un terremoto en 1888 en Hope Valley, en la Isla del Sur, desplazó lateralmente el cerco de una granja unos dos metros. En 1929 un canal de agua fue cortado en dos durante un terremoto, con un lado elevado verticalmente en unos cuatro metros, de manera que el flujo de agua se invirtió. Harold se dio cuenta de que los desplazamientos de varios metros, cada unos cien años, pudieron dar lugar al colosal desplazamiento horizontal que había observado en la Falla Alpina y el levantamiento de los Alpes del Sur de Nueva Zelanda, en mucho menos de cien millones de años. De hecho, pudo mostrar finalmente que estos deslizamientos de las fallas, en promedio, eran de treinta metros cada mil años, de manera que el desplazamiento completo ocurrió en mucho menos que veinte millones de años.

12En 1955 Harold Wellman publicó su enfoque geológico de Nueva Zelanda: una zona de fallamientos en movimiento, casi tan amplia como las mismas islas, y que iba a lo largo de Nueva Zelanda. A cada lado grandes bloques de la corteza se deslizaban uno sobre el otro. Harold había mostrado cómo los repetidos terremotos, que se dan durante periodos sorprendentemente cortos de tiempo geológico, pueden reformar los continentes, dando lugar a enormes movimientos de la corteza terrestre y elevando cadenas montañosas. Pero todo esto trajo consigo toda una tanda de nuevas preguntas. Aunque hacia fines de los sesentas se había hecho claro que los dos grandes bloques de corteza de Wellman eran, de hecho, dos placas tectónicas –la de Australia y la del Pacífico– seguía siendo un misterio por qué habían tantas líneas de falla entre ellas. ¿Qué determina Éste complicado patrón de fracturas? Dicho de otra forma más, ¿por qué y cómo las rocas se parten? Las rocas ciertamente se parten cuando se las golpea lo suficientemente fuerte con un martillo. ¿Cuan fuerte es, pues, suficientemente fuerte y qué pasa realmente cuando las rocas se parten? Y lo más importante para comprender lo que ocurre en lo profundo de la Tierra, ¿cuáles son los efectos de temperaturas y presiones muy altas? Creo que éstas son las preguntas que van a la misma raíz de la comprensión de cómo se crean las montañas.

Rocas aplastadas

13No sólo son los geólogos los que se preocupan sobre las rocas partidas o aplastadas. Los ingenieros también piensan sobre ello. De hecho, a menudo están más preocupados que los geólogos y se trata de un problema que encararon por mucho tiempo.

14En 1174, los ciudadanos de Pisa, en la Toscana, decidieron construir un nuevo campanario para su catedral. Se lo iba a construir con mármol blanco extraído de las colinas apeninas y laboriosamente transportado a Pisa. No mucho después de que la construcción comenzara, cuando los albañiles dedicados a las piedras estaban trazando las direcciones solamente para el primer piso de la torre, los ciudadanos notaron un fenómeno inquietante. Su torre había comenzado a inclinarse ligeramente hacia un lado. En los siguientes 150 años más o menos, a medida que la construcción avanzaba esporádicamente, sucesivos maestros albañiles trataron de corregir esta inclinación construyendo con derechura a partir de las inclinadas fundaciones. Pese a ello, la torre siguió inclinándose. Hoy en día, la torre completada de 55 metros, tiene una curvatura clara y la punta está a casi cinco metros de la perpendicular. El trabajo de piedra está lleno de rajaduras. En su desesperación, los ingenieros comenzaron a cavar debajo de los fundamentos en el lado opuesto en el que la torre se inclinaba. Ésta técnica no sólo se las arregló para detener la inclinación, sino que incluso la revirtió, de manera que la punta de la torre ahora se enderezó unos 40 centímetros desde que los trabajos de emergencia empezaron a principios de los noventa.

15El comportamiento de la Torre Inclinada de Pisa no sorprendería a un geólogo que estudia las cadenas montañosas. En términos simples, el suelo bajo la torre simplemente no podía soportar encima el masivo peso concentrado de la estructura de piedra. También las montañas deben ser sostenidas por fundaciones rocosas. Y, como la Torre de Pisa, si se exceden tienden a hundirse. En los cuarentas y cincuentas, los geólogos comenzaron a experimentar seriamente con las presiones dentro de la Tierra, tratando de encontrar las condiciones bajo las cuales las rocas se parten; una empresa desalentadora, ya que las presiones en la corteza, a una profundidad de sólo unas pocas decenas de kilómetros, se elevan rápidamente hasta aplastantes varios miles de atmósferas (les dejaré a su imaginación el apreciar las presiones cerca de las profundas raíces de las altas montañas, a profundidades de casi cien kilómetros).

16Mi permanente impresión de estos experimentos es la del goteo del aceite hidráulico. Éste aceite recubre el aparato experimental y gotea en el suelo, formando charcos pegajosos que los técnicos, vanamente, tratan de secar con papeles de viejos periódicos. No es difícil ver porqué: sus experimentos consisten en oprimir rocas con una prensa hidráulica de alta capacidad. Esta está construida de tal manera que los dos extremos de un cilindro de roca cuidadosamente cortado se sitúan en un torno operado por una gata hidráulica. Al mismo tiempo, los lados del cilindro están encajonados en una cubierta presurizada. El aceite, bombeado dentro de esta cubierta, presiona los lados de la roca de muestra. Los experimentos consisten en incrementar tanto las presiones de la cubierta del cilindro como la gata hidráulica –con el aceite escurriéndose fuera del ajetreado aparato– hasta que el cilindro se parte o cambia de forma.

Los geólogos aplastan rocas con una gata hidráulica gigante para descubrir cuan fuertes son.

17Es sorprendente enterarse de que, no importa cuán grandes sean las presiones aplicadas, si el cilindro es oprimido igualmente en todas las direcciones, manteniendo iguales todas las presiones, entonces la roca nunca llega a romperse. Lo que podría pasar, dependiendo tanto de la composición como de la temperatura de la roca, es que, dada una presión suficientemente alta, podría crearse un nuevo mineral. En principio, de esta forma se pueden hacer diamantes, sometiendo el carbón caliente a grandes presiones. Pero la roca se mantendrá intacta. Sin embargo, un pequeño ajuste individual a las presiones de la cubierta del cilindro o la gata hidráulica llevarán a resultados espectaculares. Por ejemplo, un típico experimento será el de fijar la presión de la cubierta, a tiempo de permitir que la presión de la gata hidráulica se incremente continuamente respecto a aquella. Con esta presión extra en los extremos el cilindro de roca, inicialmente, se comprimirá como un resorte, aunque esta elasticidad es diminuta comparada, digamos, con la del plástico; el momento en que se saca la presión extra, el cilindro de roca volverá a su tamaño original. Sin embargo, si la presión extra continúa subiendo, el cilindro acabará por chirriar y rechinar, antes de fracturarse súbitamente con un estampido ensordecedor. En las circunstancias adecuadas, la roca se habrá quebrado a lo largo de un plano perfecto: la línea de falla de un terremoto creada en el laboratorio. A menudo, sin embargo, el momento de la ruptura es tan violento que si el dispositivo no estuviera encerrado algunos pedazos de roca volarían fuera.

18Esta violencia inesperada revela un aspecto importante del quebrar rocas: una roca se quebrará sólo si es sometida a presiones desiguales en su superficie, el resultado de tratar de aplastar o estrechar la roca en determinadas direcciones. Esto es, esencialmente, lo que pasó con la Torre de Pisa. Las fundaciones subyacentes son sometidas al enorme peso de la masiva estructura de rocas, soportándola, más o menos como en el caso de la presión aplicada al extremo de nuestra roca cilíndrica en el dispositivo de prueba. Y, como la presión en la cubierta del cilindro, la resistencia del suelo alrededor fue simplemente demasiado pequeña como para impedir que las fundaciones se hundan. La inclinación de la torre es la consecuencia directa de esta anomalía, y la presión extra necesaria para causarla es realmente una medida de la fuerza de la roca subyacente.

19Aplastar rocas en un dispositivo hidráulico de prueba da una enorme comprensión de lo que ocurre durante un terremoto. Cada terremoto es el resultado de una súbita quebradura de la roca, registra la rotura de una pieza de la Tierra. La violencia, tal como en los experimentos de aplastar rocas, viene de la naturaleza elástica o maleable de las rocas. Pero hay una mosca en la sopa. La fuerza de las rocas en la Tierra parece ser mucho menor de lo que cabría esperar de los experimentos en los dispositivos de prueba. En 1959, en un documento que inmediatamente se convirtió en un clásico en la literatura geológica, dos americanos, M. King Hubbert y William Rubey, fueron los primeros en señalar el problema. Estos geólogos habían tratado de aplicar los resultados de los experimentos sobre el quiebre de las rocas a fallas observadas en la corteza. Hubbert y Rubey se dieron cuenta rápidamente de que si los resultados de los experimentos eran creíbles, sería imposible la sola existencia de algunas de las grandes fallas inclinadas descubiertas en la corteza. En términos simples, los experimentos sugerían que se necesitarían fuerzas irrealmente grandes como para mover bloques de la corteza a lo largo de tales grandes fallas; las rocas se dispersarían en una miríada de pequeños fragmentos mucho antes de que hubiera un deslizamiento en la gran falla. Para resolver esta paradoja, Hubbert y Rubey necesitaban encontrar un lubricante que permitiese a las grandes fallas el deslizarse más fácilmente.

20Pronto se hizo obvio para Hubbert que Éste lubricante era el agua. Él había trabajado en la industria petrolera y sabía muy bien que cuando se taladra profundamente en el suelo siempre se encuentra agua. Esta permea las rajaduras y fracturas de la corteza. Sin embargo, también está bajo una presión muy grande. Hubbert sugirió que es esta presión la que lubrica efectivamente la falla al separar sus dos lados, permitiendo que las rocas se deslicen unas sobre otras mucho más fácilmente. De esta forma, la parte externa de la Tierra está fundamentalmente debilitada. Volviendo a ese monumento medieval a la inestabilidad -la Torre Inclinada de Pisa- se hizo claro que su problema también proviene de la presencia de agua: el suelo bajo la torre está saturado de ella.

Cómo aplastar un queque almibarado

21Usted se podría estar preguntando cómo es que esta preocupación por el aplastamiento de las rocas se relaciona con los Andes. Nuestro propio trabajo, completamente independiente de estos experimentos de aplastamiento de rocas, estableció bastante fácilmente que estas montañas son simplemente un montón de roca quebrada. Algunos geólogos incluso hicieron analogías con la arena, los Andes son una pila de arena. Entonces ¿qué? Bien, los terremotos que periódicamente sacuden la región, como el que destruyó Aiquile en la Cordillera Oriental de Bolivia, nos dicen que esta pila está deslizándose alrededor y fracturándose. Así pues, directamente sabemos, a partir de los terremotos, que por lo menos parte de esas cadenas montañosas hoy están creciendo, haciéndose ligeramente más grandes cada año, década o siglo que pasa. Pero hay que considerarlo. Dejando a un lado el rastro de profundos terremotos en las zonas de subducción, los sismólogos encontraron que casi todos los terremotos ocurren a profundidades de menos de cuarenta kilómetros, y generalmente de no más de quince kilómetros. Pero sabemos que las raíces de las montañas se extienden mucho más abajo, hasta profundidades de quizá setenta kilómetros, y bajo ellas está el manto rocoso. ¿Qué pasa entonces ahí? ¿Por qué estas rocas no se están fracturando y quebrando también? Y es aquí donde los experimentos de prueba con la prensa se hacen realmente interesantes.

22Todo lo que dije hasta ahora se aplica a rocas relativamente frías, a temperaturas de hasta cien grados centígrados. Bajo estas condiciones, se dice que las rocas están quebradizas. Pero caliéntense las rocas y se da un cambio dramático: comenzarán a volverse blandas y plegables. Esta se parece un poco a la diferencia de comportamiento entre una barra de chocolate dura, sacada del refrigerador y una suave que estuvo un rato al sol. Trátese de seguir la siguiente receta: caliéntese un cilindro de roca hasta más de un tercio de su temperatura de derretimiento en un horno inteligentemente diseñado, luego apliquense temperaturas desiguales y véase como éste empieza a fluir o a arrastrarse, abultándose lateralmente. Éste tipo de comportamiento se llama plástico o dúctil, en vez de quebradizo. De hecho, al calentarse las rocas, aunque todavía muy por debajo de su punto de derretimiento, fluyen más y más fácilmente como un fluido pegajoso. Éste comportamiento fluido de una roca sólida, caliente, puede resultar una sorpresa e inicialmente es paradójico: ¿cómo algo sólido puede fluir? Esta es una pregunta que me desconcertó profundamente cuando empecé a estudiar geología. Sin embargo, si uno piensa en ello, hay muchas sustancias, mucho más familiares, que hacen lo mismo. Puede que no se considere al chocolate en la misma categoría que las rocas. ¿Pero qué hay sobre metales como el plomo, el cobre o el oro? Estos pueden doblarse fácilmente o ser convertidos en un cable –de hecho, fluyendo– mientras al mismo tiempo se mantienen sólidos y están lejos de derretirse.

23El cambio que sufre en la Tierra el comportamiento de las rocas, entre ser dúctiles o quebradizas, se llama la transición quebradizo-dúctil y corresponde a temperaturas de alrededor de 350 grados (la temperatura a la que el comportamiento dúctil empieza a darse en los experimentos con la prensa hidráulica). Ahora podemos empezar a encontrarle sentido a los terremotos. Las mediciones en los hoyos taladrados por las compañías petroleras en los Andes muestran que la temperatura generalmente aumenta unos veinticinco grados por cada kilómetro de profundidad. Una vez tuve una experiencia de primera mano de Éste aumento de la temperatura cuando entré a una mina de plata en Potosí. Caminamos por más de un kilómetro a lo largo de los túneles que se habían construido dentro del Cerro Rico, dirigiéndonos hacia abajo. El aire se hizo más y más caliente y pronto estaba transpirando, a pesar del hecho de que la temperatura afuera era bajo cero. De manera que es evidente que se podrían esperar temperaturas de 350 grados a profundidades de menos de veinte kilómetros; más que suficiente como para “ablandar” las rocas hasta un comportamiento de chocolate. Nada raro que no hayan terremotos a esas profundidades en los Andes.

24Permítaseme usar el comportamiento de un queque almibarado con un baño blanco de azúcar molida –el tipo de queque que se quiere evitar si se está en dieta– como una forma de ilustrar cómo las montañas de los Andes, con sus profundas raíces, responderían al ser apretujadas. Apretar el queque almibarado sin duda resultaría en que se resquebrajara el quebradizo baño superior y en el flujo de la parte subyacente y de “dúctil” almíbar. De la misma forma, como vimos, apretujar u oprimir la Tierra causará que unos pocos kilómetros de la superficie exterior se fracturen –el mismo comportamiento del baño– allá donde las rocas están lo suficientemente frías como para ser quebradizas. Y, a mayores profundidades, donde las rocas ahora estén suficientemente calientes para ser plásticas o dúctiles y fluir –aunque son todavía muy pegadizas– más bien como la parte almibarada del queque. De hecho, aún antes de considerar los experimentos de aplastar las rocas, habíamos reconocido tácitamente Éste flujo al pensar en las raíces de las montañas flotando sobre el fluido manto subyacente, el modelo de Airy para la corteza (ver capítulo 6).

La porción exterior de la tierra, llamada litosfera, es un poco como un queque almibarado. El recubrimiento de la corteza es de un baño quebradizo, que se fractura durante los terremotos. Debajo está la parte almibarada, donde la corteza está más caliente y las rocas fluyen. Aún más profundamente, en el manto superior, las rocas tienen una composición diferente y pueden ser de un almíbar ligeramente más rígido. Al calentarse más el manto a mayor profundidad, fluye más fácilmente, nuevamente como un almíbar suave.

25No deseo confundirlos complicando las cosas, pero el simple queque almibarado es del todo suficiente para ser una buena analogía. Para ver el por qué necesitamos considerar qué parte de la Tierra está realmente comprometida en la erección de la montaña. Está claro que la corteza es importante ya que en ella son las raíces profundas las que apuntalan las montañas. ¿Pero qué hay del manto rocoso subyacente? La erección de las montañas no se detiene simplemente en la base de la corteza, mucho más del interior de la Tierra está siendo apretujado al ser empujadas las montañas. Los geofísicos están de acuerdo en que en las profundidades de aproximadamente más de cien kilómetros las rocas del manto están demasiado calientes y líquidas como para desempeñar un papel, ellas simplemente fluyen al ser apretadas. Esto nos deja con la capa exterior de la Tierra, una región relativamente fría y fuerte, llamada litosfera por los geólogos (lito quiere decir roca en griego).

26Volviendo a la analogía del queque almibarado, ahora está claro que realmente está describiendo la litosfera y que ésta no es una simple sustancia, sino que contiene pedazos de corteza y del manto subyacente. Estas son capas de la Tierra que tienen diferentes composiciones. Esto realmente da lugar a una diferencia en minerales, de manera que debemos ser mucho más precisos sobre las composiciones de la corteza y el manto. La corteza debajo de los continentes es la materia de los mapas geológicos, hechos sobre todo de rocas sedimentarias y granito, ambos de los cuales contienen cuarzo y feldespato (los minerales típicos, por ejemplo, de los granos de arena en la playa de un río). Desgraciadamente, debido a que los geólogos normalmente no llegan a ver el manto subyacente, su composición es un tanto más difícil de desentrañar, aunque hay un importante número de claves. Para empezar, los bloques o nόdulos de una roca verde, mayormente compuesta de olivita, ocasionalmente afloran desde la profundidad en las erupciones volcánicas. Segundo, los experimentos mostraron que estos nόdulos se derretirán para formar basalto. Y, como el basalto es el tipo de lava volcánica más común, debe haber mucho de una roca similar a los nόdulos verdes debajo de la corteza. Podemos entonces decir con certeza que el manto está compuesto, sobre todo, de olivita.

27Los minerales de cuarzo y olivita determinan, en gran medida, el comportamiento de aplastamiento de la litόsfera. Los experimentos con estos minerales en la prensa hidráulica mostraron que, a altas temperaturas, la olivita ofrece más resistencia que el cuarzo ante la presión. Estas diferencias hacen de la litosfera, en general, un material mucho menos usual, un queque con muchas capas dentro. Comprender en detalle cómo esta clase de litosfera responde a las fuerzas es un problema difícil, algo que los geólogos aún no resolvieron del todo. Uno podría preguntarse, al fin y al cabo, si Éste problema es importante. La respuesta es que sí es muy importante si se quiere saber, por ejemplo, por qué, cómo y dónde ocurren los terremotos, o qué es lo que controla la forma general y la altura de las montañas, o dónde es que las montañas o las grandes depresiones se formarán verosímilmente en la Tierra y otros planetas.

28Imagínese estar con los ojos vendados en un laboratorio que hace pruebas con queques, solamente escuchando los resultados de experimentos que implican el aplastamiento de diferentes tipos de queques. Si se escucha un ruido de “crunch” puede decidirse que el queque tenía un baño duro y grueso; el crunch era el sonido de su fracturación, allá donde residía la parte fuerte del queque. ¿Pero quizá sólo se escuchó un suave chorrear? Éste podría sugerir que el baño era delgado y débil, y la respuesta experimental del queque, como un todo, ante el aplastamiento o apretujamiento, estaba siendo realmente dictada por lo que sea que yacía bajo el baño. Pero el baño moderadamente espeso y varias capas de almíbar de consistencias diferentes le darían al queque propiedades que están en alguna parte entre medio y más difíciles de visualizar (¡especialmente con los ojos vendados!). Sin embargo, cuando los geólogos empezaron a pensar seriamente sobre Éste problema, parecía que la litosfera realmente tenía un “baño” espeso, duro y quebradizo y, por dentro, era bastante suave y semilíquida.

Continentes que se fracturan

29A principios de los setenta, Dan McKenzie, de la Universidad de Cambridge, empezó a estudiar regiones del Cercano Oriente y del Mediterráneo propensas a terremotos. McKenzie fue enormemente brillante en su habilidad para ver la esencia de un problema geológico y presentarlo de una forma que era tratable por el análisis matemático. El ya había desempeñado un importante papel en el desarrollo de la teoría de las placas tectónicas cuando, en 1967, junto con un colega, Bob Parker, había publicado un documento estableciendo muchas de las consecuencias geométricas para una Tierra cubierta de placas rígidas en movimiento. McKenzie, pues, estaba muy consciente del significado de las fallas en la corteza, tales como aquellas reconocidas en el norte de Siria y Turquía, que se conectan con el foso helénico al sur del Mar Egeo. Al principio McKenzie interpretó esta región en términos de las fronteras de numerosas y pequeñas placas tectónicas –micro placas– cogidas entre las grandes placas europea y africana, casi como tajadas de hielo quebrado desenvolviéndose entre dos grandes capas de hielo flotantes. Esta visión de los continentes, fracturándose en micro placas en las fronteras de las placas tectónicas mayores, recibió un nuevo respaldo de parte del francés Paul Tapponnier, cuando éste empezó a examinar imágenes satelitales del Asia Central, incluyendo las grandes cadenas de los Himalayas y la meseta tibetana.

30Las imágenes satelitales estaban cruzadas por afiladas líneas a lo largo de las cuales el grano del lecho rocoso cambiaba abruptamente. Algunas de estas líneas se extendían por cientos e incluso miles de kilómetros. Tapponier identificó estas líneas como fallas gigantescas en la corteza, en una escala similar a la Falla Alpina de Harold Wellman o la de San Andrés en California. El ejemplo más espectacular en el Tíbet es la Falla Altyn Tagh, que se extiende por unos mil kilómetros en una línea casi recta al norte del Tíbet, a lo largo del margen al sur de la Cuenca Tarim. Nuevamente, como en las fallas Alpina o de San Andrés, la expresión detallada de estas fallas, a medida que cruzaban el variado paisaje del Asia, indicaba que eran sobre todo fallas de rumbo a lo largo de las cuales la corteza se había deslizado horizontalmente. El patrón general del callamiento sugería que el Asia Central estaba dividida en varias micro placas o bloques.

31Las observaciones de Tapponier crearon un gran tumulto en los círculos geológicos y, a mediados de los setentas, fueron redactadas –en coautoría con un geofísico norteamericano, Peter Molnar–y publicadas en las prestigiosas revistas Science y Nature. Los artículos ampliamente leídos concluían con una imagen realmente grandiosa de los movimientos de los continentes: fragmentos o bloques del Asia Central se habían deslizado cientos -a veces miles- de kilómetros a lo largo de grandes fallas de rumbo en lo que hoy es el sudeste asiático. Todo esto, pensaron, se debía a que la región estaba atrapada en la colisión entre dos placas tectónicas –la de la India al sur y la de Eurasia al norte– fracturándose en dos bloques. La teoría de las placas tectónicas sostenía que esta colisión había comenzado hace unos 55 millones de años y que, desde entonces, la India había avanzado unos 2 000 kilómetros hacia el norte de Asia. Éste incesante movimiento hacia el norte, de acuerdo a Tapponier y Molnar, había forzado a un lado la región de enfrente, permitiéndole escapar lateralmente y quitándose del camino, comprimida como pedazos de fruta, a lo largo de gigantescas fallas de rumbo. Es como si la India fuera un gigantesco rompe hielos, abriéndose camino a través de un océano congelado, fracturando y empujando a un lado grandes balsas de hielo. Más fundamentalmente, la evidencia de la fracturación a esta escala parecía mostrar –volviendo a mi analogía del queque de almíbar– que la capa superior de baño ofrece una considerable resistencia a la presión y juega un papel importante en el control de la fracturación de todo el queque en grandes fragmentos que se deslizan unos sobre otros.

32La idea de Tapponier y Molnar fue decididamente adoptada por muchos geólogos. Algunos estaban desconcertados, pero su disputa no tenía que ver con la teoría de las placas tectónicas. Era simplemente que les parecía difícil ver cómo el escape lateral de bloques gigantescos de corteza podía explicar la existencia de las grandes cadenas del Tíbet y los Himalayas, las regiones más altas de la Tierra. Y dudaban de que la quebradiza corteza fuera tan fuerte. Evidentemente, algo estaba faltando.

Continentes que fluyen

33Dan McKenzie, que había sido uno de los primeros en darles sentido a los movimientos de fallas en los continente y en tratarlos, empezaba a tener reparos sobre algunas de sus viejas ideas. Trabajando junto con el geofísico Philip England decidió encarar el problema tomando un enfoque completamente diferente. Debo confesar que, aunque para entonces yo era (a principios de los 80s) un estudiante, estaba completamente inconsciente del trabajo de McKenzie y England. Muy al contrario de la teoría de Tapponier y Molnar, habían decidido investigar las consecuencias de tratar la litosfera continental –particularmente, la litosfera euroasiática– más bien como un material fluidificado. Para decirlo de otra forma, deseaban analizar el comportamiento del queque almibarado por sí mismo, sin el quebradizo baño.

34Éste enfoque radical estaba instigado por el hecho de que, a estas alturas, los sismólogos estaban detectando terremotos –un signo seguro de rocas quebrándose– casi en todas partes y a lo largo de grandes tramos de los continentes, especialmente donde había montañas. Claramente, las rocas se estaban quebrando en muchas más partes que simplemente las fallas gigantescas, tan prominentes en las imágenes satelitales. Con el pasar del tiempo esto hubiera fragmentado la corteza continental en el Asia Central y gran parte de la región montañosa que se extendía más hacia el oeste de los Alpes europeos, en piezas mucho más pequeñas de lo que se había pensado previamente. De hecho, esto incluso pudiera haber sido anticipado, ya que muchos geólogos creían que el agua en la profundidad de la corteza estaba bajo altas presiones, actuando como un lubricante que, fundamentalmente, podía debilitar la corteza.

35El pensamiento básico tras la idea de tratar a la litosfera como un fluido está en que ésta no tiene fuerza a largo plazo. Como ya lo hemos visto, para un ingeniero o geólogo fuerza quiere decir la capacidad para resistir fuerzas desiguales o presiones sin romperse ni distorsionarse. Desde este punto de vista, un fluido no tiene fuerza en absoluto aunque, por cierto, su viscosidad puede ofrecer una considerable resistencia al ser apretujado. Sin embargo, dada una presión ligeramente desigual, el fluido fluirá. La velocidad a la que fluye dependerá tanto de las presiones reales como de la viscosidad o rigidez del fluido. Un montón de almíbar pegajoso, por ejemplo –melaza o miel– en un container está sujeto a la fuerza de gravedad vertical pero no está sostenido en sus lados, con lo que claramente las presiones resultantes en diferentes direcciones son desiguales. Como consecuencia de ello, el almíbar fluirá hacia fuera. Sólo cuando llene finalmente el container con una superficie igualada, dejará de fluir. En esta fase, cada parte de almíbar estará sometida a una presión uniforme en todas las direcciones, presión ejercida por el peso del almíbar presionando sobre sí mismo. La falta de fuerza significa que la gravedad juega un papel importante en el flujo de los fluidos, es la fuerza de gravedad la que causa al almíbar fluir fuera y llenar el container, y hará lo mismo con los continentes fluidificados.

36McKenzie y England aplicaron esta nueva idea al avance hacia el norte del continente indio dentro de Eurasia. De forma muy similar a la de Tapponier y Molnar, consideraron la India como a un pistón gigante, que empuja adelante incansablemente, aunque ahora con una importante diferencia. En vez de la región de enfrente, en Eurasia, que se comporta como un “baño” duro o hielo parejo, quebrándose en unas pocas micro placas que estaban siendo apretujadas o apartadas –la idea de Tapponier y Molnar– ahora estaba siendo tratada como un fluido; la India ya no estaba arando a través de un duro hielo, sino más bien por un almíbar muy pegajoso. Podríamos imaginar a Eurasia como un contenedor de fluido. El empuje del pistón indio en Eurasia es como forzar más fluido a través de una entrada a un lado del contenedor, el promedio al que se bombea el fluido y el ancho de la entrada simulan la velocidad y tamaño de la India que se mueve hacia el norte.

37Inicialmente, el fluido en el tanque imaginario tiene una superficie uniforme. Sin embargo, al bombearse más fluido, empieza a crearse un monte delante de la entrada, amontonándose, de hecho, al frente de la India que avanza. Esto se debe simplemente a que el fluido está entrando en el tanque más rápido de lo que puede fluir despejando su paso bajo la fuerza de la gravedad, la India está avanzando más rápido de lo que el frente fluido puede hacerlo apartándose. La velocidad a la que el monte fluye depende de su viscosidad y altura. Así, finalmente se logra algún equilibrio y una meseta de fluido se desarrolla alrededor de la entrada, que mantiene una altura más o menos constante, aunque se hace cada vez más amplia a medida que entra más fluido por la entrada; en sus bordes el flujo tiende a radiarse hacia fuera. La meseta puede elevarse al incrementarse la velocidad de fluido entrante o la pegajosidad del mismo, aunque el aumento de la fuerza de gravedad lo hará descender. Por ejemplo, las montañas fluidas de la Tierra serán más bajas que aquellas de la Luna o Marte, donde la gravedad es menor.

Las grandes cadenas montañosas del Asia tiene características que pueden explicarse mediante una Tierra fluidificada. Derramar un almíbar pegajoso en un contenedor crea una meseta si el fluido entra al contenedor más rápido de lo que el él mismo puede esparcirse. La forma de la meseta, junto con el patrón radial de flujo en los bordes, es similar a la forma y “flujo” de la alta meseta tibetana.

38Esta meseta, o monte plano de fluido, les parecía a McKenzie y England rotundamente una reminiscencia de la gran meseta tibetana, que forma en el Asia Central una gran región, a través de varios miles de kilómetros, con una elevación general de aproximadamente cinco kilómetros sobre el nivel del mar. Asimismo, el patrón de flujo radial predicho parece encontrarse en el apretuja-miento observado alrededor del borde de la meseta tibetana. Empezaba a parecer como si el análisis simple de McKenzie y England podría explicar algunos de los rasgos de las grandes cadenas de Asia. Pero se mantenía el problema fundamental con Éste modelo, obvio para muchos geólogos que trabajaban en la región. La capa quebradiza de “baño”, con sus líneas de fallas mayores, había sido ignorada del todo.

Recibir tu queque y comértelo

39Otra vez, fue Dan McKenzie quien dio una solución posible al problema de cómo la superficie de la Tierra podía quebrarse tanto a lo largo de las fallas mayores –la situación que parecía darse en Asia central y también más hacia oeste, en el Medio Oriente y el Mediterráneo– y comportarse, en general, como un fluido. En 1938 publicó sus ideas en un documento escrito junto con James Jackson, que había trabajado con McKenzie en el patrón de las fallas y terremotos en el Medio Oriente.

40Asistí al seminario departamental en Cambridge cuando Dan presentó por primera vez su idea sobre las fallas y el flujo del fluido. Ilustró su charla con algunos modelos de madera que había hecho, me intrigó la artesanía implicada en ello. Es interesante que, en Éste sentido, él es muy parecido a aquel pionero neo zelandés, Harold Wellman, para reconocer fallamientos en el paisaje. Harold siempre acudía a construcciones geométricas o modelos hechos de cartón o madera para ilustrar sus ideas sobre cómo trabajaban las fallas. Sin embargo, gran parte de la charla de Dan estaba cubierta por una densa matemática que entonces yo no entendía. Cuando finalmente llegué a leer cuidadosamente y comprender su trabajo unos años después, resulté ser uno de los pocos geólogos que se había pasado el trabajo de hacerlo, o eso me dijo Dan cuando reseñó un documento que escribí sobre algunos aspectos de su trabajo.

41Déjenme ilustrar, con la analogía del queque almibarado, cómo la superficie de la Tierra puede parecer ser tanto fluida como romperse a lo largo de las líneas de falla. Lo que ocurre es que la delgada cubierta de baño se quiebra y se mueve junto con el flujo subyacente del resto del queque. Esto más bien sería como piezas de madera flotando sobre el agua que fluye, o hielo quebrado flotante, en capas que se alternan y empujan a medida que son arrastradas por las variables corrientes marinas. El punto crucial es que el movimiento del baño está dirigido por el flujo subyacente del queque. Dan se imaginó que los fragmentos del baño eran como cimas o boyas, derivando y girando al mismo tiempo. También podía predecir cuan rápido lo harían estas cimas o boyas. Los bloques de la corteza en el Egeo, o el Medio Oeste o Nueva Zelanda, debieran haber girado al rededor de un cuarto de vuelta o más, como muchos pecios en un río turbulento, en un periodo relativamente corto de tiempo geológico, no más de unos pocos millones de años. Y esto fue confirmado ahora por las mediciones que usan el magnetismo en las rocas: partes de Nueva Zelanda giraron no mucho más de un cuarto de vuelta, reorientando drásticamente el eje y la línea costera de la Isla del Norte.

42Parece que no toda la superficie de la Tierra está cubierta por placas tectónicas rígidas, hay áreas significativas, especialmente en los continentes, en las que no hay señas de estas placas en absoluto, sino un flujo que gira y va como fluyendo. Pero no todos los geólogos están convencidos: creen que no importa cuánto uno estruje las cosas, científicamente hablando no se puede escapar del hecho de que la corteza se quiebra en grandes fragmentos a lo largo de sólo unas pocas fallas mayores, las fallas que pueden verse claramente y que se extienden por cientos de kilómetros (la Falla Alpina en Nueva Zelanda, la de San Andrés en California, o la de Altyn Tagh en el Tíbet, para nombrar algunas).

El movimiento de entrecruzamiento de los fragmentos de hielo flotando en una corriente de agua puede ser una buena analogía del comportamiento de la corteza terrestre cuando ésta se rompe en bloques a lo largo de las líneas de falla. Esta analogía tiene sentido si el movimiento de la corteza quebradiza es realmente controlado por un flujo suelto en las rocas dúctiles subyacentes.

43Los campeones de la teoría del fluido argumentan que donde quiera que haya grandes líneas de falla en los continentes, es muy probable que haya muchas más pequeñas, difíciles de detectar. Aunque las grandes fallas pueden ser grandes y prominentes, no son necesariamente las más importantes en términos de la cantidad de movimiento que se dio a lo largo de ellas. ¿Se puede imaginar tratar de dar cuenta de cada fractura en el baño de nuestro queque almibarado después de que se quebró en migajas? Seguramente, sólo las grandes quebraduras podrían ser vistas. Lo que se necesitaba urgentemente era alguna forma de medir precisamente estos movimientos.

La medición del flujo

44En 1948 Dick Walcott, que había estado trabajando como geofísico para el gobierno de Nueva Zelanda, visitó Cambridge en un año sabático, antes de empezar como profesor de geofísica en la Universidad de Victoria en Wellington, Nueva Zelanda. Para entonces yo estaba escribiendo mi tesis de doctorado sobre algunas de las rocas más antiguas de la Tierra, expuestas en el pequeño reinado de Suazilandia en el África. La visita de Dick a Cambridge había sido patrocinada en parte por Alan Smith, mi supervisor de tesis. Alan había dispuesto que Dick tenga una beca de visitante en el St John’s College.

45Una tarde en que me crucé con Alan en la escalera principal del departamento, mientras iba con el apuro a saltos a mi oficina, éste me preguntó si tenía planes para el futuro. Me dijo que Dick Walcott estaba buscando a algún investigador post doctoral que trabajase con él en Nueva Zelanda. ¿Me interesaría? La imagen de campos verdes, montañas nevadas y ovejas, se me hicieron presentes inmediatamente. Al día siguiente, a la hora del café de la mañana, Dick Walcott se sentó a mi lado y me preguntó sobre la investigación de mi tesis. Pude ver que su interés en mí empezaba a menguarse a medida que le describía cómo había estado estudiando estas rocas increíblemente viejas de África, tratando de encontrar cómo era la Tierra al principio. Dick remarcó que había algunas rocas muy similares en la región de Fiordland en la Isla del Sur, aunque era difícil llegar a ellas y a menudo estaban cubiertas por la espesa maleza. Nueva Zelanda no era el lugar adecuado, concluyó, para estudiar la Tierra primigenia. Parecía que había perdido mi oportunidad de ir allá.

46Unos días después Dick Walcott me dio una pequeña charla sobre su investigación en Nueva Zelanda. La primera diapositiva, para calentar los ánimos, era la de una gran oveja lanuda mirando desde un brillante campo verde, con un claro cielo azul encima La charla, sin embargo, era sobre un tema completamente nuevo para mí. Dick describió cómo el trabajo de los topógrafos en Nueva Zelanda –justo en la misma región en la que Harold Wellman había encontrado sus varias líneas de falla entre las placas tectónicas de Australia y del Pacífico– podía usarse para mostrar que el país se estaba moviendo continuamente hoy en día. Estas mediciones se habían hecho por primera vez en los 1880s, cuando los topógrafos del British Survey en la India habían empezado a retratar cartográficamente el país recientemente colonizado, con la mayor precisión posible entonces. Estaban pensados para mantenerse todo el tiempo como encuadres para los mapas del país. La técnica consistía en situarse en la punta de una colina y desde ahí observar varias puntas de colinas vecinas, midiendo los ángulos de los avistamientos. Las líneas de observación entre puntos trazaban un patrón de triángulos que forman el esqueleto de cualquier mapa, por esta razón, las marcas de cimas de colinas se llaman puntos de triangulación o trigonometraje. Los instrumentos utilizados teóricamente podían medir los ángulos entre líneas de observación con una precisión de unas pocas partes en un millón. Esto es equivalente a fijar la posición de un punto a un kilómetro con una exactitud de hasta un milímetro.

47Con los años, a medida que se necesitaban mapas más detallados de Nueva Zelanda, subsecuentes prospecciones agrandaron el trabajo inicial. Para gran embarazo de los topógrafos, cada nueva prospección nunca concordaba con las primeras. Parecía, inicialmente, que los primeros topógrafos no fueron tan precisos como lo creían al fijar las posiciones en el mapa. Fue Harold Wellman, en los años 40, quien primero sugirió que el verdadero problema no era el de la precisión de los topógrafos, sino de Nueva Zelanda misma, que constantemente estaba alternando y cambiando de forma debido a los movimientos a lo largo de las líneas de falla. Dick Walcott, junto con Hugo Bibby, en la División de Geofísica del gobierno de Nueva Zelanda, siguieron esta idea inicial comparando sistemáticamente las triangulaciones de prospección hechas en los 1880s con aquellas hechas cien años después. Hicieron esto comparando los ángulos medidos en los triángulos durante las distintas prospecciones. Podían estimar la exactitud de las prospecciones añadiendo ángulos en cada triángulo, éstos siempre deberían dar 180 grados si no había errores en las mediciones.

48De esta forma, encontraron que los ángulos en los triángulos cambiaban de una forma sistemática, de una prospección a otra. La única explicación era que Nueva Zelanda se había distorsionado durante los últimos cien años, un movimiento continuo del paisaje, consistente con el patrón general sugerido por el desliz de muchas líneas de falla en la misma región. En otras palabras, los topógrafos habían medido directamente el flujo de Nueva Zelanda. La velocidad del movimiento puede calcularse mirando el desplazamiento total relativo a lo largo de Nueva Zelanda, mientras la parte occidental del país se desliza pasando por las regiones más hacia el Éste. El cambio en los ángulos del triángulo durante los últimos cien años mostraba que el desplazamiento total era, en promedio, de unos cuarenta milímetros cada año; lo suficientemente cercano al del movimiento de las placas de Australia y el Pacífico según la teoría de las plazas tectónicas.

49Un aspecto potencialmente confuso del trabajo de Dick Walcott es que el movimiento que había medido era mucho más grande que el deslizamiento observado en el país en el mismo periodo, durante los terremotos a lo largo de las líneas de falla. Ya habíamos establecido que un terremoto es el resultado de la súbita fractura de las rocas a lo largo de la falla. Antes del terremoto, las fuerzas se acumulan lentamente en la corteza, dirigidas por el movimiento de las placas tectónicas. En el proceso, las rocas son estiradas o comprimidas como piezas de goma o plástico, sobre una gran región. Finalmente, el elástico alcanza su límite de distorsión y se rompe, Éste es el terremoto, cuando el estiramiento o la compresión del elástico se convierte en un deslizamiento súbito en la falla. Así pues, las prospecciones de triangulación estaban registrando, sobre todo, la extendida distorsión de Nueva Zelanda entre los terremotos. El resultado importante es que los movimientos varían suavemente a través de Nueva Zelanda, como si estarían fluyendo. Walcott pensó que también podría estar midiendo el movimiento que estaba teniendo lugar mucho más profundamente, en la parte dúctil de la litosfera, donde las rocas están lo suficientemente calientes como para deslizarse como un fluido; las prospecciones de triangulación también podrían revelar un verdadero flujo.

50Recuerdo que había un murmullo de apreciación de parte de la audiencia después de la charla de Walcott. Dan McKenzie, desde su estrado al fondo de la habitación remarcó que Dick debía ser el primero en revelar este amplio patrón de flujo tan convincentemente: “Hiciste lo que pensé que no sería posible.” Al día siguiente, cuando pude hablar con Dick, mostré mi entusiasmo sobre su charla. El estaba viendo, dije, el proceso de los movimientos de la Fierra. En Suazilandia yo había estado estudiando el efecto de los movimientos de la Tierra que ocurrieron hace un inimaginable tiempo atrás. Ahora quería visitar los lugares donde estaban ocurriendo hoy mismo, observar cómo las capas rocosas se fracturan y se pliegan. Dick pareció impresionado por mi conversión, como la de Damasco. En ese caso, dijo, Nueva Zelanda es el lugar para ti. Y así, con su ayuda, postulé al gobierno de Nueva Zelanda para una beca post doctoral de tres años, a fin de estudiar la activa distorsión de la corteza de Nueva Zelanda. Durante los meses que siguieron, a medida que me esforcé en acabar mi tesis, tenía constantemente en la cabeza la imagen de la oveja lanuda en un campo verde.

51Finalmente fui a Nueva Zelanda en 1985. Ahí aprendí por mi mismo a pensar sobre los movimientos de la corteza en términos del flujo de un fluido.

El fluir de los Andes

52Cuando empecé a estudiar los Andes bolivianos, algún momento quise poner a prueba la idea de que también las montañas habían manado como un fluido. Pero no fue sino hasta después de haber estado trabajando varios años en los Andes que estuve en la posición de hacerlo. El problema principal era, simplemente, el de encontrar una forma de medir el movimiento. No había prospecciones adecuadas como las que usó Dick Walcott en Nueva Zelanda. La única solución estaba en alguna otra técnica. Hoy en día, los caminantes, los navegantes e incluso los conductores de automóviles determinan rutinariamente sus posiciones en un rango de seis metros usando un pequeño receptor manual, el Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés). Éste es, sin duda, lo suficientemente bueno para mucha gente. Excepto para los geólogos.

53Dados los promedios típicos, le tomaría más de 200 años a la corteza bajo una montaña el moverse seis metros. Obviamente, necesitamos un sistema mucho más preciso para determinar la posición. Necesitamos ser capaces de calcular la posición hasta unos pocos milímetros. Y resulta que esto es posible usando un GPS. Pero antes de hacer una rápida medición con un instrumento manual, necesitamos usar un receptor más sensible y hacer mediciones en el mismo punto durante varias horas, aprovechando a fondo toda la información transmitida desde los satélites del espacio. De esta forma, pueden hacerse las mediciones dentro de la necesaria exactitud. Si luego se repite la medición unos años después, en el mismo punto –éste debe ser cuidadosamente localizado con una clavija de topografía– entonces puede calcularse el cambio de posición del mismo sitio. Dividir Éste cambio de posición por el intervalo de tiempo entre prospecciones da la velocidad del punto, típicamente de varios milímetros a unos pocas de decenas de milímetros por año.

54Entre 1944 y 1966, un equipo internacional de prospectores dirigidos por Edmundo Norabuena, un geofísico peruano, usó un GPS para medir los cambios de posición en puntos de los Andes bolivianos en relación con el resto de Sudamérica. Desgraciadamente, midieron Éste movimiento sólo para algunos puntos, no los suficientes como para tener una buena imagen del patrón de flujo. Los resultados se publicaron en 1998 en la revista Science. Cuando los vi, me pregunté si sería posible combinarlos de alguna forma con otras claves, que yo mismo había encontrado, de los movimientos en la corteza. De esta forma sería capaz de producir una imagen mucho más completa. Por ejemplo, nuestro estudio de los restos de la penillanura de la Cordillera Oriental (ver capítulo 6) había mostrado que no había habido compresión de las rocas de esta región aproximadamente durante los últimos diez millones de años. Sin embargo el alisamiento de las arrugas de los Sub-Andes, más hacia el Éste, había revelado una comprensión sustancial. Las mediciones del magnetismo en las rocas (ver capítulo 7) nos mostró bloques de corteza que, a través de los Andes, habían girado hasta quince grados durante el mismo periodo, en sentido contrario a las manecillas del reloj al norte y en su sentido más hacia el sur. Adicionalmente, el patrón de los terremotos y las fallas reveló algo sobre la dirección en que se estaban moviendo, aunque no a qué velocidad.

Mediciones precisas del movimiento de las rocas en los Andes bolivianos sugieren un patrón general de flujo hacia las tierras bajas orientales. La Falla de Atacama en el oeste y la cuenca de Cochabamba más hacia el Éste –lugares donde la corteza se está separando– muy bien pueden ser expresiones de esta tendencia de las montañas a fluir cuesta abajo.

55Recuerdo que la solución a Éste problema se me ocurrió cuando estaba dando una charla. En realidad era muy simple. Podía darle la vuelta al a todo el problema. Si yo sabía el patrón del flujo de los Andes, podría calcular la compresión, la rotación y dirección del movimiento de la falla y ver cuál estaba de acuerdo con mis observaciones. Tenía como punto de partida las mediciones de GPS hechas por el equipo de Norabuena. Y era simplemente un asunto de prueba y error, de rellenar las lagunas. Este tipo de enfoque era imposible hace pocos años. Pero las modernas computadoras lo cambiaron todo. El programa de computación final se tomó varios meses el trabajo e involucró a varios miles de líneas de códigos computacionales. La primera vez que lo hice correr, usando todos los datos disponibles, estaba excitado de ver con qué saldría la computadora. Y, para sorpresa mía, el patrón de flujo era bastante simple y suave, un buen signo de que mi método realmente funcionaba.

56Como cada movimiento es relativo, el movimiento de las montañas debe medirse en relación a algo. Decidí calcular el movimiento relativo en relación a las tierras bajas de Bolivia, al Éste de los Andes en la selva amazónica. Desde Éste punto de vista, las montañas parecen fluir hacia las tierras bajas. Las cadenas más distantes en el extremo oriental de los Andes se están moviendo más rápidamente, aproximadamente a unos quince milímetros o media pulgada cada año (a Éste paso, tomaría bastante más de diez mil años caminar hasta la tienda del barrio). Las cadenas cercanas a las tierras bajas se están moviendo ligeramente más despacio. Pero la más dramática reducción de velocidad se da en los Sub-Andes del margen oriental; por definición, las mismas tierras bajas no se están moviendo. Uno de los rasgos más sensibles del flujo es su dirección. En el margen occidental de los Andes la dirección de éste es esencialmente la misma que la dirección en que se están moviendo juntas las dos grandes placas tectónicas, la de Nazca y la de Sudamérica. Esta dirección se midió independientemente y con gran precisión, también usando GPS. La placa de Nazca se mueve hacia Sudamérica en una dirección que va ligeramente hacia el norte del Éste, con una inclinación de, aproximadamente, 080°.

57El flujo en los Andes es una clave extraordinaria sobre el origen de estas montañas, por lo menos en lo que respecta a los últimos millones de años. Está claro que la placa de Nazca se desliza inexorablemente hacia Sudamérica, se curva en el foso fuera de la costa y se desliza bajo los Andes en el interior de la Tierra. Sin embargo, esta no es toda la historia. Las mediciones de GPS revelan un movimiento relativo total de las placas de más o menos setenta milímetros por año. El flujo de los Andes bolivianos muestra que sólo una pequeña fracción de Éste movimiento –menos de un quinto– está absorbido por las montañas mismas. Es esta fracción la que da como resultado la opresión y empuje de los Andes. Los restantes cuatro quintos del movimiento de la placa –entre unos 55 y 60 milímetros por año– es tomado por la zona de subducción, fuera de la costa, donde la placa de Nazca simplemente resbala, sin mayor bulla, por debajo del margen occidental de Sudamérica. Esta situación es un poco como la de un auto que va resbalando con un mal embrague y que sólo transmite una pequeña proporción del poder del motor a las llantas o, en nuestro caso, al empuje de los Andes. La conclusión debe ser que las zonas de subducción son motores sorprendentemente eficientes para la erección de las montañas.

58Hay otro aspecto notable en Éste patrón de flujo. Éste se hace claro si se piensa sobre la prominente curvatura de los Andes en Bolivia. La cadena montañosa gira alrededor desde una dirección general noroeste al norte de Bolivia a una casi norte-sur en el sur boliviano y norte argentino. El flujo sugiere que las montañas se están moviendo ligeramente más rápido en el ángulo o rodilla de la curvatura, comparado con el muslo y la pantorrilla de la pierna andina más hacia el norte y el sur. Con el tiempo, la rodilla ha avanzando más hacia las tierras bajas que otras partes de la pierna, una situación que podría explicarse si la pierna está girando en la rodilla. Parece que estaríamos observando, en el patrón del flujo de una gran cadena montañosa el cambio de su forma a medida que gira como un gozne.

Montañas que fluyen cuesta abajo

59En este punto, es necesario examinar cuidadosamente qué queremos decir realmente por flujo de montañas. A pesar de toda nuestra charla sobre este flujo, e incluso de los intentos de medirlo, no hemos probado concluyentemente qué es el movimiento de un fluido real. Podemos, en efecto, describir a muchos materiales como si estuvieran fluyendo. Por ejemplo, podríamos decir que el azúcar vaciada de un saco está fluyendo. Pero, claramente, el azúcar no es un fluido; está hecha de pequeños granos. En Éste caso, el “fluir” describe el movimiento general de muchos pequeños granos. De la misma forma, el flujo de las montañas, por lo menos en la superficie de la Tierra, es el movimiento de muchos bloques de la corteza sólida. Volviendo a la pregunta original, inquirí sobre el comportamiento de un queque almibarado al ser oprimido y la necesidad de demostrar que podemos ignorar efectivamente el baño quebradizo y ver los movimientos de muchos bloques como siendo dirigidos solamente por el flujo en el fluido subyacente del queque.

60Hay una forma de averiguarlo. Si el queque como un todo realmente está fluyendo como un fluido, entonces habrá una tendencia tanto para el baño quebradizo como para el queque subyacente, de fluir hacia abajo, todo fuertemente controlado por la fuerza de gravedad. Y entonces la pregunta se convierte en si podemos ver esta tendencia en el flujo de las montañas. De no poderlo, estaríamos forzados a concluir que la teoría del flujo de Dan McKenzie y Philip England está errada. Resulta sin embargo que hay, de hecho, signos de que las montañas están fluyendo hacia fuera. En las partes orientales de los Andes bolivianos los movimientos tienden a señalar en dirección de la cuesta más pronunciada, directo hacia las tierras bajas.

61Este patrón de flujo ayuda a explicar dos rasgos de los Andes que encontré en mi primera visita a la región. Cuando visité Cochabamba por primera vez, en la Cordillera Oriental, estuve sorprendido por la evidencia de una gran fisura en las montañas. Ahora está claro que este fisuramiento en realidad es una consecuencia inevitable del flujo de una cadena montañosa fluida expandiéndose fuera del centro del gran pliegue o rodilla de los Andes, siempre buscando la cuesta regional más pronunciada en su borde oriental. De esta forma, la corteza es separada, abriéndose así la fisura del valle de Cochabamba. Mucho más hacia el oeste, la Falla de Atacama, que corre junto al borde del norte de Chile, también es un signo de lo mismo, esta vez a lo largo del borde de los Andes que da al Pacífico. Aquí, la corteza del norte de Chile está siendo separada y estirada a medida que la costa, literalmente, cae en el profundo foso oceánico fuera de la costa. Prestándome las ideas de Philip England sobre el flujo de las montañas fluidas, encontré que no podía dar un paso más allá en el camino de la fluidez usando la velocidad del flujo para trabajar en la viscosidad promedio de los Andes, o en cuan sueltos sean; un colosal 100 billones de poises (un poise es una unidad de viscosidad). La lava derretida tiene una viscosidad de sólo unos cientos de poises, y el agua es de alrededor de una centésima de poises, de manera que las montañas rocosas son claramente una materia rígida aunque, sin embargo, no por ello dejan de ser fluidas.

Un obstáculo final

62Hay una treta para todo esto. Aunque es cierto que el patrón de flujo que podemos observar en la superficie de la Tierra tiene muchas propiedades de flujo de un fluido real, como la tendencia a fluir cuesta abajo, hay buenas pruebas geológicas de que hay algo peculiar sobre Éste flujo en la profundidad. Por ejemplo, describí en un capítulo anterior la evidencia de que todo el lado oriental de los Andes estaba deslizándose por una gigantesca y ligeramente inclinada falla sobre el rígido Escudo Brasilero. A primera vista, Éste tipo de movimiento no se parece al flujo de un fluido.

63Esta aparente contradicción realmente surge del hecho de que estamos sobre simplificando el problema. Como ya nos dimos cuenta en nuestro modelo del queque, la parte de la Tierra de la que estamos hablando –la litosfera– no es uniforme sino que tiene capas con diferentes fuerzas. Adicionalmente, la evidencia de la altísima fuerza del Escudo Brasileño en el corazón de Sudamérica, señala marcadas variaciones laterales en la rigidez de la litosfera. Así pues, realmente estamos hablando sobre el flujo no sólo de un fluido con viscosidad uniforme, sino de una complicada combinación de fluidos de viscosidad variable. Es realmente posible simular por computadora cómo una complicada combinación tal fluiría en cualesquiera condiciones determinadas, y cierto número de geofísicos ya hicieron estos cálculos. Su trabajo está empezando a mostrar que si oprimimos este tipo de fluido en la forma sugerida por el flujo de las montañas, éste empezará a comportarse, en detalle, mucho más como nuestras observaciones geológicas. La razón de esto es que el flujo tiende a centrarse en las partes menos densas del fluido. Si pensamos, entonces, en el Escudo Brasileño como un fluido que es, digamos, diez o hasta cien veces más rígido que los mismos Andes, quedará entonces más o menos intacto –formando una placa tectónica rígida– como una tajada de chocolate en una cacerola de almíbar tibio. Y las montañas, como el almíbar caliente, fluirán encima de él.

64Finalmente, si volvemos a las montañas, encontramos que su naturaleza fluidificada esencial está revelada por su forma general. En Perú, Bolivia y el norte argentino, los Andes contienen una amplia meseta central, de unos 4 000 metros de altura y notablemente plana -como la gran meseta tibetana- entre todos los levantamientos de la superficie de la Tierra que en primer lugar crearon las montañas. Así, una vez más, nos vemos forzados a contemplar la fluidez de nuestro planeta, llegando tan lejos como podamos con esta idea. Hemos visto fluir a los Andes, aunque como un fluido bastante complicado. Incluso logramos tener alguna idea de su fluidez o viscosidad. Y ahora entendemos precisamente el papel que éstas juegan en acomodar la convergencia de dos placas tectónicas. Pero quizá el resultado más importante de tratar la Tierra bajo las montañas como un fluido sea que podemos usar el fluido resultante para estudiar las fuerzas que lo conducen. Esta puede ser una forma de escudriñar las causas fundamentales por las que se erigieron las montañas. Seguiré en esto en el capítulo final de Éste libro. Antes de hacerlo, sin embargo, debo encarar otro problema incómodo sobre los Andes. Nuestro escrutinio de cerca de las raíces de estas montañas nos mostró que se necesita de algo más que sólo el fluir de un flujo para levantarlas. Lo que esto puede ser será el tema del próximo capítulo.

***

Acampando

65A través de los años nos las arreglamos para convertir la rutina de acampar en todo un arte. El campamento estaba dispuesto cerca de nuestro vehículo y cada miembro de la expedición iba eligiendo su propio emplazamiento para una carpa. Pronto el paisaje estaría punteado con pequeñas cúpulas amarillas, azules o verdes, resaltando entre las bajas malezas de thola. Recolectaríamos montones de ramas de estas tholas, un combustible ideal para fogatas. Una fogata sería el centro de nuestro campamento y pasaríamos el crepúsculo sentados alrededor, preparando la cena y charlando inagotablemente; muy por encima, sin falta, el frío cielo de la noche estaría constelada por brillantes puntos de luz. Se tiene que pasar la noche en un lugar alto, como el Altiplano boliviano o la gran meseta tibetana, para apreciar realmente cuántas estrellas pueden haber en nuestra galaxia.

66En los primeros días de nuestro proyecto dábamos por seguro que se podía cocinar solamente en las caras hornillas de montañistas, diseñadas para operar en el fino aire de la gran altura. Pero las llamas en los quemadores de estas hornillas siempre parecían atascarse; la menor brisa las apagaría o haría que las temblequeen y pierdan calor. Pronto renunciamos, era mucho más fácil usar la fogata. Con un equipo de latas como un horno, inclusive hacíamos pan y horneábamos queques. Si las brasas se enterraban con piedras y arena cuando habíamos pasado la noche, pronto volverían a encenderse en la mañana.

67Era difícil encontrar comida fresca en Bolivia y a veces incluso teníamos que tenerla entregada directamente en el terreno. En 1990 estábamos viajando a través del borde oriental de los Sub-Andes, al sur de Santa Cruz, siguiendo un arenoso camino por el espeso bosque tropical. Una carreta de extraña apariencia se nos acercó en la dirección opuesta. A medida que pasaba, uno de los pasajeros –una mujer de vestido largo, con la cabeza amarrada en un gran pañuelo florido– gritó “kuchen”. Yo me quedé intrigado por ello, pero continuamos nuestro camino. A unos cien metros más allá, Leonor, que es austríaca, de pronto nos anunció que “kuchen” quiere decir queques ¡en alemán! Rápidamente dimos la vuelta hasta alcanzar la carreta. Nos habíamos venido a encontrar con una secta religiosa cristiana fundamentalista -los menonitas- originaria de Alemania. La secta se había asentado aquí a principios del siglo veinte, en una época en que Bolivia ofrecía un lugar seguro para todos los refugiados del mundo.

68Los menonitas pronto se establecieron como exitosos ganaderos en las tierras bajas de Bolivia. Sin embargo, habían rechazado la vestimenta y comodidades modernas y aún parecían unos colonos pioneros del siglo dieciocho. La hija de la familia con la que nos encontramos estaba vestida con un delantal blanco y una gorra; con su redondeada cara larga y grandes ojos, podía haber sido una pintura de un maestro holandés. Sus padres hablaban alemán e inglés y estaban deseosos de charlar, contándonos que estaban en camino a la feria en Santa Cruz. Compramos algunos kuchen –más bien inadecuados, pensé, en el húmedo calor tropical– pero rechazamos las gallinas vivas que también nos ofrecieron. Mi última vista de Éste extraño grupo fue desde atrás, a medida que se iban, con la pequeña niña apretujada entre sus padres en el sitio delantero, moviéndose de un lado al otro y con la carreta que daba bandazos en el áspero y arenoso camino.

69Otra vez, entre los altos picos de la Cordillera Oriental, una joven muchacha indígena nos ofreció huevos después de haber estado mirándonos tímidamente por un tiempo mientras llenábamos un contenedor con el agua de un pequeño arroyo claro. Tenía una docena de huevos cuidadosamente atados en su manta y se moría por realizar una venta. No me gustaban especialmente los huevos –serían difíciles de transportar– pero no tuve agallas para rechazarlos. Con gran excitación los desenvolvió, uno por uno, y los puse en un sombrero a mano, haciendo para ellos una especie de nido en la parte trasera del Land Cruiser, entre nuestro equipaje. Pronto me olvidé de ellos. Esa noche, al ir volviendo a nuestra base, dimos contra un gran bache al ir demasiado rápido. El frente del carro se levantó hacia arriba y la suspensión trasera corcoveó en respuesta. De golpe recordé los huevos. Todo el nido había sido tirado hacia arriba, fuera del sombrero, estrellándose contra el techo del carro, nuestro equipaje estaba cubierto por las cascaras rotas y por pegajosas líneas de las yemas amarillas. Las yemas se las arreglaron para encontrar su camino hasta el fondo, congelándose en un duro barniz amarillo. Años después, aún habían viejos pedazos de Éste barniz al acecho, evocando memorias de la muchacha indígena y sus huevos.

Dos vehículos parqueados lado a lado en el Altiplano sirven perfectamente para tender un cable y colgar la ropa.

Vista desde La Glorieta. La plaza principal de Aiquile se redujo a escombros después del terremoto de 1998, cuando murieron más de cien personas.

Llamas que miran hacia la Cordillera Oriental, un paisaje hecho de erupciones volcánicas.

Laguna Colorada, lago coloreado que es hogar de llamas y flamencos entre los volcanes del sur de Bolivia.

Nuestra expedición en 1993 ante el pico de 5,900 metros del volcán Ollague, que está en la frontera entre Chile y Bolivia. Leonore, de frente, es la orgullosa propietaria de muestras de gas tomadas de una de sus fumarolas, que se ve como una pluma a la derecha de la cumbre.

Leonore (de pie) y su asistente se acercan a un manantial de agua hirviente en la Cordillera Occidental.

Envuelto en humaredas asfixiantes, lucho contra el equipo de muestreo de gases en la punta del Volcán Olca, en la frontera entre Chile y Perú.

Perforaciones por el futuro de Bolivia. Esta gigantesca torre petrolera perforó casi cinco kilómetros de roca bajo el altiplano. Pero el hueco estaba seco.

Table des illustrations

Légende Nueva Zelanda está en la frontera entre las grandes placas australiana y del Pacífico. El movimiento de estas placas determinó los movimientos a lo largo de las fallas alpina y otras, desatando los muchos terremotos de la región así como retorciendo las rocas a un lado u otro y empujando los Alpes del Sur.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende Los geólogos aplastan rocas con una gata hidráulica gigante para descubrir cuan fuertes son.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende La porción exterior de la tierra, llamada litosfera, es un poco como un queque almibarado. El recubrimiento de la corteza es de un baño quebradizo, que se fractura durante los terremotos. Debajo está la parte almibarada, donde la corteza está más caliente y las rocas fluyen. Aún más profundamente, en el manto superior, las rocas tienen una composición diferente y pueden ser de un almíbar ligeramente más rígido. Al calentarse más el manto a mayor profundidad, fluye más fácilmente, nuevamente como un almíbar suave.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Légende Las grandes cadenas montañosas del Asia tiene características que pueden explicarse mediante una Tierra fluidificada. Derramar un almíbar pegajoso en un contenedor crea una meseta si el fluido entra al contenedor más rápido de lo que el él mismo puede esparcirse. La forma de la meseta, junto con el patrón radial de flujo en los bordes, es similar a la forma y “flujo” de la alta meseta tibetana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende El movimiento de entrecruzamiento de los fragmentos de hielo flotando en una corriente de agua puede ser una buena analogía del comportamiento de la corteza terrestre cuando ésta se rompe en bloques a lo largo de las líneas de falla. Esta analogía tiene sentido si el movimiento de la corteza quebradiza es realmente controlado por un flujo suelto en las rocas dúctiles subyacentes.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende Mediciones precisas del movimiento de las rocas en los Andes bolivianos sugieren un patrón general de flujo hacia las tierras bajas orientales. La Falla de Atacama en el oeste y la cuenca de Cochabamba más hacia el Éste –lugares donde la corteza se está separando– muy bien pueden ser expresiones de esta tendencia de las montañas a fluir cuesta abajo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Légende Dos vehículos parqueados lado a lado en el Altiplano sirven perfectamente para tender un cable y colgar la ropa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Légende Vista desde La Glorieta. La plaza principal de Aiquile se redujo a escombros después del terremoto de 1998, cuando murieron más de cien personas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Légende Llamas que miran hacia la Cordillera Oriental, un paisaje hecho de erupciones volcánicas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Légende Laguna Colorada, lago coloreado que es hogar de llamas y flamencos entre los volcanes del sur de Bolivia.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Légende Nuestra expedición en 1993 ante el pico de 5,900 metros del volcán Ollague, que está en la frontera entre Chile y Bolivia. Leonore, de frente, es la orgullosa propietaria de muestras de gas tomadas de una de sus fumarolas, que se ve como una pluma a la derecha de la cumbre.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 372k
Légende Leonore (de pie) y su asistente se acercan a un manantial de agua hirviente en la Cordillera Occidental.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 448k
Légende Envuelto en humaredas asfixiantes, lucho contra el equipo de muestreo de gases en la punta del Volcán Olca, en la frontera entre Chile y Perú.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende Perforaciones por el futuro de Bolivia. Esta gigantesca torre petrolera perforó casi cinco kilómetros de roca bajo el altiplano. Pero el hueco estaba seco.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5747/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 267k

© Institut français d’études andines, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr