Desktop versionMobile version
OpenEdition Books

El diablo en la montaña

 | 
Simon Lamb

Primera parte

Capítulo tres. Un reconocimiento geológico

Full text

Reconocimiento, m. Examen de una región para localizar al enemigo o revelar rasgos estratégicos, investigación preliminar.

1Los recuerdos de mi primera visita a Bolivia son más bien como un collage de imágenes, algunas brillantes y centrales, debidamente enfocadas, otras apagadas y vagas, escondidas en los bordes de mi mente. El propósito de la visita era el de ganar una impresión general de los Andes, en esta etapa yo no pretendía llevar a cabo una investigación geológica específica. Y, a medida que trataba de registrar mis impresiones, llegué a apreciar cada vez más el talento con el que el joven Charles Darwin había otorgado sentido a un vasto panorama de observaciones cuando empezó a explorar los Andes en el viaje del Beagle. Darwin registró sus observaciones e impresiones en su diario. Este diario es hoy una lectura fascinante, con su mezcolanza de encuentros con gente local, problemas logísticos e ideas fuera de molde respecto a sus observaciones. Mi viaje, por supuesto, era mucho más corto y mucho menos una exploración de lo desconocido. Aún tengo los cuadernos que llené en este viaje, con sus páginas con manchas de barro llenas de esbozos y notas geológicas. Cuando los hojeo hoy en día, partes olvidadas del viaje retornan de pronto a la vida. Y, tal como ocurrió, el viaje resultó crucial para el éxito de nuestro proyecto, sentando los fundamentos de casi todo el trabajo subsecuente. Pero no fue sino hasta muchos años después que llegué a comprender del todo el significado de muchas de mis observaciones.

2Dejé Oxford por los Andes bolivianos en la primavera de 1989 del hemisferio norte. Tenía una lista de observaciones geológicas que deseaba hacer, fuertemente influenciadas por las ideas conflictivas sobre su origen que se adelantan en la literatura científica. Sabía que habían muchos otros equipos geológicos trabajando en los Andes. Estos tendían a dividirse según líneas nacionales, afirmando derechos de investigación sobre grandes regiones de territorio montañoso. Más tarde iría a darme cuenta de las disputas de límites por las que se percibía que un grupo estaba metiéndose en la propiedad de otro.

3Eran inacabables los geólogos y geofísicos norteamericanos de muchas universidades -no muy lejos, supongo, de sus propios patios traseros- con el proyecto más grande basado en la Cornell University de Nueva York y concentrado en el norte argentino. Había geólogos franceses en Perú, alemanes e ingleses al norte de Chile y, por cierto, las universidades y equipos geológicos de los mismos países sudamericanos. Pero los grandes espacios de Bolivia parecían virtualmente carentes de geólogos. Deseé que nuestro proyecto de Oxford encontrara un nicho allí.

4Yo estaba a la búsqueda de cualquier evidencia geológica de los movimientos horizontales y verticales de la Tierra. Particularmente estaba interesado sobre cuándo habían ocurrido estos movimientos. Las pruebas de tales movimientos estarían tanto en las rocas como en el paisaje. También estaba interesado en signos de profunda actividad volcánica que podría estar relacionada con la erección de las montañas. Por ejemplo, la presencia de grandes cuerpos de granito que se habían introducido en la corteza bajo la superficie de los volcanes. Finalmente, John Dewey me pidió que encontrase un proyecto de campo para un nuevo estudiante que se doctoraba y que esperábamos se uniera al proyecto.

La llegada a Bolivia

5La tripulación aérea anuncio que estábamos por aterrizar en la ciudad de La Paz, Bolivia. Habíamos ido bajando por sobre la alta espina de la Cordillera Real, con sus cubres nevadas, y estábamos volando por sobre el amplio, desnudo y marrón Altiplano -literalmente, la planicie alta- de los Andes bolivianos. El suelo era un mosaico de campos, bajas paredes de piedra y pequeños amontonamientos de éstas, acumulados para despejar la tierra. El aeropuerto de La Paz, llamado El Alto, está posado en el borde del Altiplano, a 4 000 metros, siendo el aeropuerto internacional más alto del mundo. La ciudad de La Paz yace en una cuenca erosional, justo al este, donde los ríos, bajando desde los Andes, muerden el borde del Altiplano, cortando profundos barrancos. La ciudad se dejó ver, por los mismos bordes del Altiplano, a medida que el avión daba una vuelta preparando su aterrizaje. Miré hacia fuera y vi un racimo de edificios altos rodeados por una vasta extensión de casas bajas que trepaban por las laderas de La Paz. La ciudad se expande hacia el norte y el sur, y a diferencia de otras grandes ciudades, donde los suburbios afluentes están en las colinas, en La Paz están a menores alturas, a 600 metros bajo el nivel del aeropuerto, donde el aire es menos ligero.

6Mis oídos crujieron y jadeé en busca de aire ya que el oxígeno en la aeronave parecía desaparecer; el piloto estaba igualizando la presión de la cabina con la de afuera. En un vuelo posterior a La Paz, controlé la diferencia de presión con un altímetro. En el espacio de unos cinco minutos, al acercarnos a tierra, la manecilla del altímetro giró desde una lectura de 2 000 metros (una típica altura de la cabina presurizada de los vuelos) hasta 4 000 metros, una forma más bien brutal de subir a gran altura. En la altura de El Alto los aviones deben aterrizar dos veces más rápido de lo normal que en una pista que parece extenderse por siempre. En los setentas, un jet Pan Am no pudo aterrizar, saltándose la pista y volando directo al lado de una montaña. Desde entonces, sólo se permite aterrizar en El Ato a pilotos especialmente entrenados.

7Al salir del avión me congelé en el fino aire bajo cero, aunque fui deslumbrado por el sol que reflejaban los altos picos nevados de la Cordillera Real, que se extiende desde el norte de La Paz a lo largo del margen oriental del Altiplano. Tuve que recordarme que debía respirar profundamente, aspirando bocanadas llenas de aire a medida que hacíamos fila en el pavimento delante de la puerta de llegada. Todos mis temores durante el vuelo de poder copar con los Andes volvieron mientras trataba de recomponer desesperadamente las pocas palabras en castellano que había preparado. Con la ayuda de un amigo español en Oxford había preparado dos frases útiles: “¿Hay alguna persona que habla inglés?”. Y: “Mi trabajo es ciencia pura”. La última frase fue diseñada para reducir cualquier sospecha de ser un espía, mientras la primera era una apertura estándar al tratar con organizaciones oficiales.

8Una vez pasada inmigración, donde fui encarado por un robusto funcionario boliviano en un español rápido, pero que al final pareció satisfecho con mi pasaporte, sellándolo sonoramente con “Entrada El Ato, 90 días”, emergí en la sala de equipajes.

9El viaje del aeropuerto al centro de La Paz es una experiencia sorprendente. El camino serpentea por los lados de un abrupto borde del Altiplano, bajando más de 400 metros. Abajo, la ciudad de La Paz se extiende por una cuenca, con la alta Cordillera Real al fondo. Al caer la noche, esta vista es particularmente dramática, con las oscuras masas de las montañas imponiéndose sobre una miríada de luces de la ciudad. A medida que el taxi baja por el ventoso camino, casi como un pájaro, la vida callejera de la ciudad empieza a envolverlo a uno.

10Acabé en el Hotel Gloria, en el viejo centro de La Paz. Después de revisar algunas habitaciones deslucidas y diminutas, finalmente me las arreglé para tomar una con “vista al Illimani”, el nevado de 6 500 metros del final sudoriental de la Cordillera real y que domina la ciudad de La Paz. Con un pañuelo húmedo sobre la cara, tratando de crear alguna humedad en el aire -éste era tan delgado y seco que era penoso respirar- me quedé en cama y derivé hacia un sueño ligero e intermitente, preguntándome qué energía tendría para hacer cualquier cosa, ahora que estaba aquí.

11A la mañana siguiente, como siempre, mis prospectos parecieron más prometedores. La primera tarea era contactarme con un sacerdote jesuita llamado Padre Ramón Cabre, cuyo nombre me lo había dado un colega en Oxford.

12Ramón dirigía la última misión jesuita en América (un pequeño resto de las una vez grandes misiones en las tierras bajas del oriente boliviano en el siglo xviii, que amenazaron con convertirse en un estado rival de las posesiones portuguesas en Brasil). Su misión estaba en el Observatorio San Calixto, erigido en 1913 para monitorear los terremotos en Bolivia. Él tenía contactos con muchas universidades y organizaciones americanas y además el don inapreciable, para mi gusto, de ser capaz de hablar en buen inglés. Pensé que simpatizaría con los objetivos del trabajo de investigación y sería capaz de ayudarme a conseguir los permisos adecuados de las organizaciones bolivianas relevantes (de hecho, así resultaron ser las cosas).

13Habiendo subido una cuesta desde el Hotel Gloria, sin aliento y respirando esforzadamente, encontré a Ramón Cabre en su pequeña oficina en el Observatorio. El Observatorio ocupaba un viejo palacio que, como muchas de las edificaciones españolas coloniales en La Paz, estaba situado en la parte alta de la ciudad y construido como fortaleza. Desde la calle, todo lo que podía verse era una fachada alta, ventanas con barrotes en la primera y segunda planta, y un inmenso portón en arco a nivel del piso. Sin embargo, para mí, el aspecto de la calle me parecía extrañamente familiar, más bien como el de una de los pequeños colegios medievales de Oxford. Una vez dentro, el ajetreo y el bullicio de La Paz parecieron diluirse al entrar en el mundo privado del claustro que rodeaba el patio con su fuente de mármol.

14Ramón me saludó, llevando la larga sotana negra de un cura católico. Inmediatamente me sugirió que visite el Centro de Estudios Geológicos Bolivianos, conocido con el acrónimo de GEOBOL (los bolivianos adoran los acrónimos y abreviaciones) y se ofreció a llevarme allá él mismo. Bajamos las empinadas calles de La Paz, Ramón adelantándose a zancadas a medida que esquivábamos a los vendedores callejeros con sus baratijas, generalmente dulces, cortaplumas y art-ilugios dudosos en sólidas cajas, expuestos en mantas sobre el pavimento. Había un fuerte olor a orín en el aire, mezclado con los escapes de diesel de motores de mal mantenidos camiones y autobuses. GEOBOL ocupaba una parte de un edifico en una estrecha callejuela de la vieja La Paz. El director estaba afuera, en alguna parte en el extranjero. Llegué a enterarme de que es ahí donde los directores de las grandes organizaciones bolivianas parecen pasar su tiempo. Sin embargo, el número dos de la organización, al que siempre se lo llamaba Freddie, estaría encantado de verme. Para gran alivio mío, Freddie había trabajado en Estados Unidos y hablaba algo de inglés. Dio la bienvenida a la perspectiva de trabajar en colaboración con la Universidad de Oxford, una universidad famosa, me aseguró, y bien conocida en Bolivia.

15Inmediatamente me preguntó si estaba interesado en una oficina (¿Y quizá también en una secretaria?) Asimismo si necesitaba viajar a cualquier parte, tenían vehículos que yo podía usar. Todo esto, por cierto, por una mínima cantidad de dinero, el monto suficiente como para cubrir los costos básicos.

16Gráficamente ilustró los pequeños montos de dinero definiendo una pequeña separación entre su índice y pulgar. Y si había algo más que yo quisiera debía hacérselo saber inmediatamente. Fui más bien sorprendido por estas ofertas. Generalmente, las organizaciones oficiales parecen enorgullecerse por la tajante imposibilidad de extender sus ventajas a extraños, ello si no es hasta a su propio personal. Posteriormente encontré que la organización prácticamente no tenía nada de dinero. El gobierno boliviano, se decía que por consejo del embajador americano (de quien muchos creían que era el presidente real de Bolivia), había reducido drásticamente la inflación del 24 000 % hasta un respetable 8 % mediante el simple expediente de cortar con todos los gastos gubernamentales. Lo que quería decir que la mayor parte de las organizaciones gubernamentales estaban en el limbo. Existían con un personal nominal en su planilla, pero en realidad nadie pagaba o hacía nada. Así pues, en estas circunstancias, sospecho que Freddie no podía creer en su suerte cuando me vio cruzar la puerta. Quizás me vio sobre todo no como un geólogo de la Universidad de Oxford, sino como un fajo caminante de dólares.

17Se hizo claro en mi conversación con Freddie que el geólogo que más podía ayudarme con consejos sobre la geología en Bolivia era Raúl Carrasco. Desgraciadamente, Raúl, en ese momento, estaba fuera haciendo algún trabajo privado de consultoría; esta era la única fuente de ingresos que una organización geológica podía aspirar a tener en la actual y calamitosa situación financiera. Sin embargo, se rumoreaba que Raúl estaría de vuelta la próxima semana. ¿Podría volver entonces?

De viaje con Raúl Carrasco

18Raúl Carrasco era un geólogo boliviano alto y de hablar pausado que había sido director del GEOBOL. Había trabajado junto con algunos geólogos extranjeros en varios proyectos de confección de mapas y probablemente tenía el mejor conocimiento general de geología en Bolivia. La primera vez que lo encontré acababa de volver de asesorar a una compañía constructora respecto a la estabilidad de la carretera principal de La Paz a Cochabamba. Cochabamba es la segunda ciudad de Bolivia, situada a una altura de 2 600 metros en un profundo valle en el corazón de la escarpada Cordillera Oriental, a unos 200 kilómetros en línea recta del sudeste de la Paz.

19Raúl sugirió inmediatamente acompañarme en un viaje a través del Atiplano del norte y luego hacia Cochabamba, cruzando parte de la Cordillera Oriental. Pensó que esto me daría una buena introducción a la cadena de rocas en los Ardes bolivianos y podría ayudarme a decidir dónde centrar nuestro proyecto de investigación. También me urgió fuertemente a sacar un documento formal con GEOBOL, exponiendo cómo nos proponíamos trabajar. Este documento, llamado un convenio, es un prerrequisito para cualquier tipo de proyecto en Bo-livia. No compromete a nadie con nada, pero da las bases para cualquier permiso oficial posterior. Con algún consejo de Ramón Cabre redacté un convenio en mi hotel, escrito en grandes servilletas de papel (fueron las únicas hojas que pude encontrar), mientras Raúl empezaba a hacer los preparativos para nuestro viaje proyectado.

20Cuando me encontré con él al día siguiente descubrí que había un pequeño problema. No tenían un vehículo en condiciones de viajar fuera de La Paz. ¿Podría yo pagar el arreglo del coche? Me sorprendí un poco, pero supuse que esto sería parte del costo de usar el vehículo. En todo caso, había otro pequeño problema. ¿Podría darle al conductor algo de dinero para que éste pueda comprar algo de gasolina para poder llevar el vehículo al mecánico? Y ¿podía pagar yo mismo la cuenta del mecánico? Me di cuenta, por primera vez, de cuán desastrosas eran realmente las circunstancias financieras de la organización. De todas maneras, con una pequeña lubricación financiera, el auto más el conductor y Raúl llegaron a mi hotel temprano por la mañana. El conductor se llamaba Manuel y el auto era un Toyota Land Cruiser azul, con la carrocería de dos puertas, en el que sólo cabían tres personas y su equipaje. En el techo estaba atado un gran contenedor plástico. Al principio pensé que sería para gasolina, pero resultó que Manuel esperaba comprar una gran cantidad de chicha -un brebaje local hecho de maíz y (se rumorea proverbialmente) de orina- en Cochabamba, la capital de la chicha en Bolivia. El estado de la llanta de repuesto, sujetada a la puerta trasera del jeep, era un signo particularmente ominoso, estaba tan gastada que el neumático interior aparecía por lo agujeros en la llanta.

Por el valle de Zongo

21La primera parte del viaje estuvo dedicada a visitar el curiosamente llamado Valle de Zongo en la Cordillera Real, justo al norte de La Paz. Todavía siento que un nombre así realmente pertenece a alguna perdida tribu o reino Africano. El Valle de Zongo es conocido por el notable cambio en elevación a lo largo de su extensión. El gobierno británico construyó aquí una gran planta hidroeléctrica en los sesentas, explotando los cambios de alturas. Numerosos acueductos, excavados a los lados de la montaña, canalizan agua a estaciones generadoras de electricidad en varios puntos en la bajada al valle. La estación generadora más baja está a casi tres mil metros abajo de la más alta. Desde un punto de vista geológico, el valle tiene otro interés: corta profundamente a través de grandes cuerpos de granito una vez derretido.

22Tomamos el camino al norte de La Paz, que va a dar a la Cordillera Real, bajo la línea de nieve y a través de un paso a 5 200 metros. El nevado Huayna Potosí se yergue sobre el camino hasta los 6 000 metros. Desde aquí el camino, cortado sobre la cara de un barranco de granito, se sumerge en un anfiteatro labrado por un glaciar de montaña durante el apogeo de la edad de hielo. Y desde ahí va bajando y bajando y bajando a lo largo de un camino pedregoso. Este camino entrega una extraordinaria oportunidad de testificar todos los cambios en el paisaje, flora y clima que desciende por la montaña. En lo alto, el camino a Zongo es un paisaje de caras de roca lisa, campos de hielo y abultadas morrenas glaciales. Aquí el aire es tan ligero que sólo hay la mitad del oxígeno que a nivel del mar. El fondo del camino a Zongo, al que llegamos pocas horas después, es una densa jungla tropical a la misma altura que las tierras altas escocesas. El aire es denso y húmedo, con populosas plantaciones de bananas y otros frutos que cubren las laderas. El contraste no puede ser mayor. Es difícil creer que aún se está en el mismo país.

23En el viaje de bajada había tomado un acuciado interés por los florecimientos de granito, haciendo que Manuel parara el carro frecuentemente, mientras me deslizaba afuera a dar una mirada. Era bueno empuñar mi martillo geológico nuevamente, buscando esquinas angulares de un florecimiento, y darle luego un buen golpe. Por primera vez sentí que verdaderamente me había embarcado en un trabajo de campo en los altos Andes. Si usted mismo no ha tratado de observar las rocas en el campo, un martillo geológico más bien le parecerá una rara pieza de equipo. En realidad, hacer trabajo de campo geológico sin un martillo geológico es como ir a mirar pájaros sin llevar binoculares. Las rocas son difíciles de ver. Están desgastadas, manchadas de barro, cubiertas de liquen y de caprichosas formas. Pero con un golpe del martillo geológico, la roca revela su cara nueva, centelleando con cristales en la superficie. Y no escaseaba el granito en el valle de Zongo para martillar así. Recolecté algunas muestras con la esperanza de poder fechar, de vuelta en Inglaterra, cuándo se había solidificado la roca después de derretirse. ¿Tal vez estas intrusiones habían tenido un papel en la erección de la actual montaña? (Resultó que no lo hicieron, ya que eran demasiado antiguas).

24En el punto más bajo del valle de Zongo, dejamos el jeep y fuimos a lo largo del río, que habíamos estado siguiendo hacia abajo. Ahora era un torrente furioso, bloqueado a medias por enormes peñascos del tamaño de una casa. El lecho del río, alisado por el agua, era de pizarra gris-azulada, constelado de hermosos cristales blancos en forma de cruz, cada uno del tamaño de una pequeña pieza de joyería. Este mineral es una forma de silicato de aluminio, generalmente llamado crisolita; crece típicamente en este tipo de roca cuando la temperatura excede unos pocos grados centígrados. Entre las cruces de crisolita, pequeños cubos dorados de pirita recibieron la luz del sol, dándole a la roca una apariencia moteada. Mientras las frías aguas de montaña nos pasaban apresuradas, y los monos brincaban en la selva, estábamos escudriñando las entrañas de los Andes.

25El viaje de bajada al valle de Zongo resultó ser un internarse en la corteza debajo las montañas. Los cristales en las rocas al final del camino sólo podían haberse cristalizado a temperaturas y presiones que existen a diez kilómetros por debajo de la superficie terrestre. El hecho de que estos cristales estaban ahora en la superficie era un testimonio del poder del río Zongo y muchos de sus predecesores para erosionar el paisaje, arrastrando grandes cantidades de rocas hacia las tierras bajas. El implacable elevarse de los Andes debe haber contrarestado continuamente estas fuerzas de erosión, asegurando que el valle de Zongo, con su escalonada caída en altura, exista hoy.

Visita al Altiplano

26Hicimos el lento y tedioso viaje de retorno subiendo al Altiplano, rechinando a lo largo del áspero camino en baja velocidad. Gradualmente la selva se fue raleando y dando lugar a breñas alpinas por sobre la línea de árboles, ahora envueltos en niebla. A medida que el aire se adelgazaba, empecé a sentir un fuerte dolor de cabeza. Finalmente emergimos por sobre la ceja de la Cordillera Real y vimos las desnudas, marrones mesetas del Altiplano alargándose por la distancia al frente. En el horizonte, contorneados por el sol poniente, los picos de las cónicas cumbres volcánicas se erguían como centinelas a lo largo de la frontera con Chile.

27El Altiplano es un rasgo extraordinario de la superficie terrestre. Es una alta meseta, más grande que Inglaterra y a una altura promedio de 4 000 metros. Está ribeteado por volcanes gigantescos hacia el oeste -la Cordillera Occidental- y las cumbres de la Cordillera Oriental, con la larga espina de la Cordillera Real hacia el este. Grandes partes suyas son virtualmente planas y sin rasgos, sólo punteadas por pequeñas colinas cónicas o efímeros lagos y extensiones de sal. El paisaje confirma la altura, es un desierto sin árboles, cubierto por una vegetación baja y de tipo matorral, llamada thola, con ramas resinosas excelentes como leña. Ríos amplios y arenosos o secos lechos de agua atraviesan las planicies, serpenteando hacia lagunas poco profundas o salares que ocupan los sitios más bajos. Las escarpadas cumbres y los valles de los Andes parecen lejanos, aunque en el Altiplano se está mucho más alto que la altura promedio de estos picos y valles. Entre los meses de junio y agosto el Altiplano puede ser increíblemente frío por la noche -a menudo las temperaturas alcanzan los -20o- pero insoportablemente caluroso durante el día. Acampé en el Altiplano durante esos meses para despertarme con una capa de escarcha en mi saco de dormir y el interior de mi carpa, con mi botella de agua totalmente congelada. El único medioambiente similar en la Tierra a esta meseta es la alta planicie tibetana.

28Nos dirigimos al pueblo de Patacamaya, que queda en el cruce con el principal camino a Chile. Pasé la noche ahí, en el pequeño cuarto de ladrillo y barro de una residencial, arropado en mi saco de dormir bajo condiciones bajo cero. En la residencial no había agua corriente y, luego del anochecer, el agua potable y para lavarse, que estaba almacenada en viejos turriles, comenzó a congelarse. A la mañana siguiente necesité mi martillo de geólogo para romper el hielo. Partimos hacia el Altiplano después de un desayuno de api con pasteles. Me gustaron los pasteles pero no el api, tenía algo desagradable en su consistencia. Salimos de la carretera principal hacia el polvoriento Altiplano cercano a la frontera con Chile, dirigiéndonos hacia la mina de Corocoro. En su auge, Corocoro tenía uno de los depósitos de cobre más grandes del mundo. El cobre formaba hojas de metal dentro de la roca, sin que se requiriera virtualmente ningún proceso para ser utilizable.

29Nuestra principal razón para visitar Corocoro no era la de ver el cobre, sino la de examinar la espesa secuencia de rocas sedimentarias que lo alberga. Estas rocas sedimentarias son piedras areniscas con un color rojo distintivo, razón por la que los geólogos las llaman red-veas. El color rojo se debe a diminutos granos de óxido de hierro -literalmente herrumbre- dentro de la roca. Los sedimentos más proclives a oxidarse de esta forma son aquellos depositados por los ríos y expuestos a la atmósfera rica en oxígeno. De hecho, los geólogos de minas estimaron que un amontonamiento de estratos rojos de casi ocho kilómetros de espesor había sido depositado en la región alrededor de Corocoro. Una secuencia tan enormemente espesa -no sé de ninguna otra como esta en el mundo- implicaba un gran sistema de ríos arrastrando detritos de las cadenas montañosas hacia las tierras bajas en lo que hoy es el Altiplano. ¿Pero dónde estaban esas tierras altas? y ¿por qué estaban ahora las tierras bajas a una altura de 4 000 metros? Aquí había un rompecabezas geológico en el cual hincar los dientes. Lo que era particularmente intrigante era que la evidencia de las secuencias de estratos rojos de Corocoro eran, geológicamente hablando, bastante jóvenes. Eran ciertamente más jóvenes que el período cretácico, cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (las estratos rojos estaban encima de las rocas cretácicas que tenían huellas de dinosaurios). Así, comprender el origen de las estratos rojos de Corocoro podría entregar claves vitales sobre el mismo origen de los Andes.

30Corocoro también resalta en mi mente como el escenario de mi primera llanta pinchada en Bolivia. Manuel paró el carro mascullando y salio a ver el daño. La llanta de la rueda trasera había sido atravesada por un clavo oxidado. Manuel se puso unos overoles y se agachó en el camino de tierra, elevando el auto con una gata mientras Raúl y yo examinábamos un florecimiento de roca al lado del camino que contenía unos guijarros inusuales. Como de costumbre, las tuercas habían sido apretadas demasiado y se necesitaba una palanca increíble antes de poder soltarlos. Raúl no parecía inclinado a ayudar, mientras Manuel porfiaba, de manera que decidí no interferir. Finalmente se cambió la llanta pinchada por la de repuesto, que estaba en casi peores condiciones. Pese a las extensas averiguaciones, parecía no haber esperanza de poder parchar la llanta en Corocoro. Teníamos la perspectiva de volver a Patacamaya por el accidentado camino con la llanta de repuesto pinchada. Cometimos el error de intentar un atajo como le dicen los bolivianos. Mi experiencia posterior en Bolivia es que todos los atajos alargan, y ese resultó ser el caso a medida que nuestra huella parecía perderse por las extensiones sin marcas de los tholares en el Atiplano.

31Muchas veces Manuel trataba de buscar indicaciones de sorprendidos hombres y mujeres que pastoreaban ovejas y se cubrían a la sombra de arbustos en la calurosa tarde. Generalmente respondían en quechua, indicando el camino con delicados movimientos de las manos. Algunos años después, en circunstancias parecidas, recuerdo a un chofer gritándole a una joven mujer boliviana, pidiéndole la dirección de algún pueblo en el Altiplano. Inmediatamente empezó a correr de nosotros. El chofer se bajó y corrió tras ella, hablando en una mezcla de quechua y español, llamándola “Doñita, doñita, por favor quiero hablar con usted”. Finalmente, ella se dio vuelta y gritó en quechua diciendo -me lo contó después el chofer- que estaba demasiado ocupada como para ponerse a charlar y tenía muchas cosas más importantes que hacer. Dicho lo cual se escabulló.

32Para alivio de todos, finalmente salimos a un estrecho camino que al menos parecía uno de verdad. Manuel exclamó alegre: “Este es el camino principal.” De vuelta en Patacamaya, insistí en que compráramos una llanta nueva. Después de otra helada noche en una residencial más bien pretenciosa -el tipo de lugar en el que uno realmente no quiere tocar nada- seguimos por la carretera principal hacia el sur, donde tuerce hacia el este a través de la escarpada Cordillera Oriental, hacia Cochabamba.

La Cordillera Oriental y Cochabamba

33El camino a través de la Cordillera Oriental hacia Cochabamba es una notable hazaña de ingeniería. Va en una dirección aproximadamente este-oeste, atravesando series de cer valles que tienden hacia el noroeste. El punto más alto del camino está a 4 500 nitros sobre el nivel del mar, y el punto más bajo, Cochabamba, está a una altura de 2 500 metros. La parte central era todavía un camino de tierra y barro, pero el descenso final a Cochabamba había sido ampliado y pavimentado.

Capas rocosas en el paisaje: una página de micuaderno. Un boceto geológico a amanoalzada, hechodurante

34Esto implicaba grandes cortes del camino en las abruptas laderas montañosas. Partes del nuevo camino ya se habían cortado y colapsado donde habían sido cortadas en barrancos viejos mas inestables. Pero la nueva carretera revelaba claramente el lecho rocoso; los bordes de secciones de tierra estaban cubiertos con una espesa capa de polvo fino, revuelto por el tráfico de grandes camiones.

35La Cordillera Oriental consiste en cordillera tras cordillera de austeros y rocosos cerros separados por amplios valles; todo el paisaje es seco y sin árboles. La granulación del campo ha sido determinada por la de los estratos en el lecho subyacente. Tan lejos como podíamos ver, las laderas de las montañas estaban cubiertas con un alternarse de campos cultivados por los pueblos nativos o aymaras durante siglos. El único acceso era por senderos para muías que zigzagueaban subiendo y bajando las montañas. Los campos están sagazmente situados en hondonadas o sobre pequeños rebordes, pensados para captar cualquier posible lluvia que baje desde las montañas. Sólo de esta forma, con una habilidad que debe haberse adquirido en muchas generaciones, los campesinos se las arreglan para cultivar cosechas de maíz, trigo y papas en esta región desolada.

36A medida que avanzábamos por el ventoso camino, traté de esbozar los cortes geológicos, produciendo una más o menos continua línea de los tipos de roca y la altura de las capas. Las rocas consistían sobre todo en secuencias gruesas y monótonas de piedra arenisca y esquisto. Raúl me dijo que los fósiles recogidos en estas rocas -criaturas llamadas trilobites- mostraban que habían sido depositadas en los periodos ordoviciense y siluriano del tiempo geológico, hace más de cuatrocientos millones de años. Era raro estar en Sudamérica usando divisiones del tiempo geológico basadas en rocas de Gales y llamadas según antiguas tribus británicas. Las capas rocosas, una vez horizontales, ahora estaban inclinadas en ángulos agudos. Mediante el registro cuidadoso de la dirección en que estaban inclinadas, a veces hacia el noreste, otras hacia el sudeste, era posible descubrir grandes pliegues en las capas del lecho rocoso.

un viaje a través de los altos Andes bolivianos, revela grandes pliegues y fallas en las capas rocosas—pruebas claras del aplastamiento horizontal de la corteza bajo estas montañas.

37Ocasionalmente, bandas distintivas de roca estaban quebradas y transpuestas a lo largo de fallas en las laderas.

38Los pliegues y fallas eran para mí una evidencia clara del estrujamiento y achicamiento horizontal en la región ¿Era esto lo que había empujado a los Andes? Las rocas en el corte caminero sugerían una respuesta.

39Justo antes de empezar la última gran bajada a Cochabamba cruzamos un cerro llamado Sayari. Raúl dijo que estas rocas se habían depositado en el periodo cretácico y que eran típicas del mismo y que se hallaban por todos los Andes bolivianos. Estas calizas, con capas interpuestas de esquisto, fueron depositadas en un gran lago o mar interior que existió hace sesenta y cinco millones de años, justo al final del cretácico y cuando se extinguieron los dinosaurios. Estas rocas eran por lo tanto la prueba de que los dinosaurios nunca vieron los Andes, ya que éstos aún no habían llegado a existir. De todas formas, el estrato cretácico, una vez horizontal, es hoy una clara prueba, abruptamente inclinada, de posteriores movimientos a gran escala de la corteza, que podrían haber jugado un papel en la erección de las actuales montañas.

40A lo lejos y debajo de nosotros, podíamos ver el valle de Cochabamba durante mucho tiempo antes de entrar en el mismo. El valle tiene una apariencia curiosa ya que forma una amplia planicie en medio de los Andes, yendo en una dirección este-oeste a través del granulado general de las principales cordilleras. El lado norte del valle está dominado por los altos picos de las montañas del Tunari. De hecho, la depresión de Cochabamba tiene los rasgos característicos de una grieta o fisura gigantesca en la corteza y que corta a través de las montañas. En este caso, la corteza se ha escindido, no apretujado, lo opuesto de los movimientos en la corteza que son necesarios para erigir una montaña. Me sorprendió que desentrañar la historia geológica de este valle sería un buen proyecto de tesis para un futuro estudiante. Y así nació el proyecto de investigación de Ahorcan Cenan, quien empezó a trabajar en él al año siguiente.

41El casco viejo de la ciudad de Cochabamba consiste en casas blancas con estilo de villa romana, de uno o dos pisos y con patios interiores. Las calles están arregladas en un patrón cuadriculado con la plaza principal al centro. Es aquí donde puja gran parte de la vida comercial. Me contaron que la hiperinflación de los años 80 en Bolivia fue desatada por los cambistas de dinero en Cochabamba. En lo peor de la hiperinflación, los cambistas calculaban el cambio a cada hora. Raúl me contó que lo primero que hacía entonces, al ser pagado, era gastar todo su dinero y que a veces tenía que recurrir a un sistema de trueque. Sentí que su forma queda y modesta de hablar mostraba el sufrimiento real que él y muchos otros bolivianos aún experimentaban.

42Al día siguiente atravesamos la amplia y llana meseta del valle y subimos por el accidentado camino a la cordillera del Tunara. Yo estaba buscando pruebas de movimiento a lo largo de la línea de falla que podría haber creado la cuenca de Cochabamba. La parte del norte del valle es extremadamente abrupta, yendo en un arco suave. Raúl pensó que esta podría ser una línea de falla en la que una fractura abrupta en la corteza alcanza la superficie. El movimiento durante los terremotos en semejante falla podría haber hecho bajar progresivamente la base del valle. Las quebradas que bajan de la cordillera del Tunara depositaron grava en grandes cantidades, abanicos cónicos en el borde del valle, que llenaron poco a poco la fisura. Mayores pruebas de este callamiento podrían estar en las aguas termales de Urmiri, que se sitúa a un lado del abrupto valle y posiblemente emergen desde una profundidad de varios kilómetros a lo largo de la falla del cerro. Antes de la Segunda Guerra Mundial, estas aguas se habían desarrollado como un balneario de baños para huéspedes. Ahora el balneario es una ruina, con las paredes que se caen y baños llenos de algas. Sólo en un gran manantial afuera fluye el agua caliente. Los del lugar usan el agua caliente para bañarse y lavar la ropa. Cuando visitamos el sitio, los alrededores estaban llenos de sábanas alegremente colgadas y secando al sol.

43Un último lugar que visitamos en Cochabamba fue el pueblo de Sipe Sipe. Este fue gravemente dañado durante un terremoto en 1909. Una iglesia, particularmente, fue casi completamente destruida (queda todavía su campana, abandonada a la salida del pueblo). El pueblo se sitúa en una línea de falla de la que Raúl pensó que podría haber erupcionado durante el terremoto. No pude encontrar pruebas claras de recientes rupturas en el suelo, pero ello no quiso decir mucho ya que tales rupturas a menudo son tapadas después, cubriéndose las trazas del terremoto. Los frecuentes terremotos en la región indicaban que las rajaduras de ellos y las líneas de fallas activas deben existir en alguna parte. ¿Pero lo estaban? Dejé Sipe Sipe determinado a encontrarlas.

Santa Cruz y las tierras bajas

44De vuelta en las oficinas de GEOBOL, en La Paz, discutí el convenio propuesto de nuestro proyecto con Raúl y Freddie. Los lineamientos generales que había reunido apresuradamente (escritos en servilletas del Hotel Gloria) les parecieron aceptables. El proyecto investigaría todos los aspectos de la geología de los Andes bolivianos en todos sus sectores (esto proveería para cualquier eventualidad): el Altiplano, las codilleras Oriental y Occidental y las faldas orientales o Sub-Andes, como se los llama. Aún no había visitado las dos últimas regiones. Quedamos de acuerdo en que la universidad de Oxford pagaría todo (lo que aseguraría que GEOBOL no tendría parte financiera) pero esto le daría oportunidad a los geólogos del Survey, a expensas del Survey, a unírsenos en el trabajo de campo si lo deseaban. Además de ello, el Survey actuaría como patrocinador oficial, asegurándose de que tuviéramos los permisos correctos de autoridades “civiles y militares” necesarios para el proyecto en Bolivia. Freddie se encargó de que tuviéramos el documento redactado en castellano y con papeles con membrete del GEOBOL. Luego, sería firmado por el director de la organización cuando éste volviera de su viaje.

45A todo esto, decidí visitar las faldas orientales de los Andes -los Sub-An-des- donde las montañas empezaron a elevarse desde la foresta amazónica. Esta es la parte más propensa a terremotos en Bolivia -siempre un buen signo para un geólogo- y también era la región de exploración petrolífera más intensa. Freddie sugirió que alquilara un Land Rover de la oficina local del GEOBOL en Santa Cruz. Raúl ofreció coordinar una reunión con la compañía estatal petrolera, conocida con el nombre, ligeramente atemorizador, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos o YPFB. Santa Cruz, para un habitante de La Paz, tiene el sabor de Monte Cario, una ciudad glamorosa llena de acción excitante. En 1989 la mayor parte de la acción se ejercía alrededor de los negocios de cocaína, que valían más de un impresionante millón de dólares americanos y casi de una magnitud mayor que la base impositiva total de la economía boliviana oficial. El aspecto más glamoroso de Santa Cruz son las mujeres, por lo menos así me lo dijo Freddie. Sus esbeltas figuras y cabellos rubios -de los que se piensa resultaron de los matrimonios entre indios amazónicos y colonos españoles- tienen un gran contraste con la complexión robusta y los cabellos negros de las mujeres quechuas y aymaras de la parte alta.

46De manera que fui a Santa Cruz de la Sierra, como se la conoce. El vuelo dura una hora y me llevó directo por sobre el camino que va del Altiplano a la Cordillera Oriental y que tan trabajosamente habíamos recorrido la semana anterior. Podía ver las capas de roca inclinadas y sin fin, siguiendo los cerros de la Cordillera Tunara. Gradualmente, a medida que nos dirigíamos hacia el este, la elevación de los valles abajo se hizo cada vez menos alta y una verde vegetación exuberante empezó a cubrir las laderas montañosas. A unos cien kilómetros de Santa Cruz las colinas estaban envueltas en una densa capa de nubes, aquí el aire húmedo de la Amazonia se condensa a medida que el aire sube hacia arriba por las faldas de los Andes. Esta región, conocida como el Chapare, es caliente y húmeda, con muchos metros de lluvia anuales (un clima ideal para la planta de la coca, la materia prima de la cocaína).

47Cuando aterrizamos tuve un sentimiento de euforia. Súbitamente me di cuenta de cuán agobiante había sido la gran altura, donde se vive con poco oxígeno. La nave se llenó con el aire húmedo de las tierras bajas, tan espeso que casi se lo podía cortar con un cuchillo. El aire nunca me había parecido tan delicioso como cuando respiraba esta dieta rica en oxígeno. El paisaje parecía también maravillosamente verde después del marrón Altiplano de la Cordillera Oriental. Tomé un taxi a la ciudad, llegando a un hotel de mediana categoría recomendado por Raúl. Como Cochabamba, Santa cruz estaba conociendo un auge de la construcción y las viejas casas coloniales de un piso, con patios interiores y amplias calles asfaltadas, habían comenzado a dar lugar a grandes bloques de vidrio de varios pisos. Muchos de ellos eran probablemente financiados por quienes vivían en lujosas villas con grandes jardines arreglados en las afueras de la ciudad, grandes personajes del narcotráfico, me dijo el taxista. Mientras esperábamos en el embotellamiento de tráfico, escuchando la cacofonía de bocinas y el ruido de motores de buses, empecé a darme cuenta del aspecto desagradable de un clima caliente y húmedo, estaba chorreando sudor. En mi cuarto de hotel me derrumbé, agradecido por la corriente de aire fresco del aire acondicionado.

48Temprano a la mañana siguiente, me despertó una llamada telefónica. Preguntaban por el señor Lamb. Soy yo, pensé, más bien sorprendido y adormilado, por estar recibiendo una llamada en Bolivia. Quien llamaba, obviamente, no podía hablar inglés, pero a juzgar por la frecuente mención de GEOBOL, vehículo, y la mañana, se trataba de alguien que quería contactarme respecto a un Land Rover de GEOBOL para esta mañana, había discutido esto con Raúl y Freddie en la Paz, y obviamente algo estaba pasando. Más tarde esa mañana un Land Rover extremadamente abollado y color arena aparcó frente al hotel. La oficina de GEOBOL en Santa Cruz había sido puesta por el gobierno británico en los setentas como parte de un proyecto de evaluación de las fuentes minerales en las tierras bajas del oriente boliviano. Esta región estaba debajo de las rocas más viejas conocidas en Bolivia, que datan del precámbrico, un periodo en la historia de la Tierra anterior a la existencia de organismos multicelulares. Los grandes depósitos minerales de oro, plata, plomo, cromo y níquel en África, Canadá y Australia se dan en rocas de esta edad, de manera que parecía razonable asumir que existirían depósitos similares en el oriente boliviano. Los geólogos del British Geological Survey habían trabajado con geólogos bolivianos, pasando varios meses, cada año, en la selva. Los Land Rovers, donados al proyecto por el gobierno británico, eran un símbolo del compromiso británico. Más tarde, cuando estaba de vuelta en Inglaterra, me contacté con uno de los geólogos del British Geological Survey que había secundado el proyecto hasta el final de los setentas. Me dijo que el trabajo de campo era extremadamente difícil. Los equipos de geólogos salían en varios Land Rovers, abriéndose paso a través de la selva para llegar a los afloramientos, usando a menudo equipo de gente con sierras eléctricas. Los Land Rovers tenían que ser arrastrados a través de ríos arenosos con huinchas atadas mediante un cable a la orilla opuesta. Y la lluvia incesante, las miríadas de insectos, hacían del acampar en la selva algo particularmente incómodo.

49El resultado de este esfuerzo fue una serie de soberbios mapas geológicos del oriente boliviano, a lo largo de la frontera con Brasil. Cuando visité las oficinas cruceñas, los geólogos británicos ya se habían ido hace tiempo y las oficinas estaban virtualmente abandonadas. Era una experiencia sumamente conmovedora: las habitaciones vacías aún tenían noticias y fotografías familiares colgadas en las paredes, exactamente como lo estuvieron cuando el edificio era una colmena de actividad, lleno de atareados geólogos y secretarias. Sillas y escritorios estaban amontonados en medio del vestíbulo de entrada y, afuera, los Land Rovers que quedaban estaban aparcados a la intemperie, sin ruedas y, a veces, sin motores. Nunca había visto vehículos de aspecto tan abollado, parecía como si cada vehículo hubiera sido atacado por un mazo. De hecho, este abollamiento era la consecuencia inevitable de las difíciles condiciones en las que geólogos y Land Rovers habían tenido que operar, un tributo, supongo, tanto para la ingeniería como para la resistencia británicas.

50Antes de comenzar mi excursión a los Sub-Andes quería contactarme con geólogos de YPFB. Raúl había arreglado que conozca a Oscar, un geólogo boliviano dedicado a la exploración y que había estado trabajando bastantes años en los Sub-Andes. A diferencia de GEOBOL, YPFB era una organización comercialmente exitosa. Sus oficinas en las afueras de Santa Cruz estaban rebosantes de vida. Una recepcionista llamó a Oscar, que me introdujo a su oficina con aire acondicionado. Las compañías petroleras suelen operar sobre una base de conocimientos. También tienen acceso a grandes cantidades de información que adquirieron a gran costo y que se sienten reacias a divulgarlas a cualquiera. Siempre me siento un poco como un niño en una gigantesca tienda de juguetes cuando visito una compañía petrolera. Los geólogos de la compañía despliegan mapas y secciones llenas de información interesante para un académico hambriento por datos. Sin embargo, si se muestra demasiado interés, los mapas son discretamente apartados nuevamente, o uno es enviado a un director mayor quien, por cierto, estará feliz de dejarle echar una mirada a algunos pero que, desgraciadamente, no están disponibles en este momento. Y así fue con Óscar.

51El Land Rover que alquilé había sido puesto a punto mediante la canibali-zación de los vehículos que quedaban en las instalaciones de GEOBOL. Sonaba como si estuviera arrastrando un gran número de latas. Resultó que esto se debía a un rollo de alambre que había quedado atrapado alrededor del eje trasero. Tenía un chofer y un compañero, ninguno de los cuales hablaba inglés. Me resigné a comunicarme en lenguaje de signos y un deficiente castellano, mientras salíamos hacia el occidente de Santa Cruz, hacia los Andes. Seguimos el camino viejo a Cochabamba, construido por el ejército norteamericano a principios de los cincuenta para poder enlazar las tierras altas de Bolivia con las bajas. Antes de la construcción de este camino de enlace, las tierras bajas, al tener tan poco contacto con el resto del país, estaban a punto de separarse de Bolivia y convertirse en parte del Brasil. Santa Cruz misma está situada en las planicies, apoyada contra el borde de los Andes y a unos 700 metros de altura. Detrás nuestro, hacia el este de Santa Cruz, estas planicies se extendían por cientos de kilómetros. La actividad humana, desde que se fundó la ciudad hacia 1500, había despejado gran parte de la selva, convirtiéndola en pastizales adecuados para los rancheros; una capa de humo aún pendía en el horizonte. Pero frente a nosotros, hacia el oeste, se levantaba abruptamente una baja colina verde, esta era la primera de cadenas y cadenas de colinas, luego montañas, de los Andes.

52Allá donde el camino viejo a Cochabamba cruzaba el frente de montañas y trepaba hacia los cerros estaba la evidencia de movimientos de la corteza a una escala colosal. Las capas rocosas, inclinadas abruptamente, aplastadas y quebradas, estaban cayendo, arrastrando con ellas la exuberante vegetación. Era obvio que habíamos cruzado un límite mayor en las rocas, una línea de falla que iba a lo largo de la falda del primer cerro para elevarse por sobre las mesetas. A partir de ahí el camino trepó cruzando profundas cañadas con farallones imponentes de estratos rocosos, a menudo hundidos en ángulos locos. Sabía por las secciones y mapas que me había mostrado Óscar en las oficinas de YPFB en Santa Cruz que las capas rocosas bajo las mesetas eran, como ellas mismas, prácticamente planas y horizontales. Por ello, pues, estaba profundamente impresionado por el clarísimo enlace que estaba atestiguando entre las montañas y la intensa contorsión de las rocas. Aquí estaba la clave, si había alguna, de cómo se formaron los Andes o por los menos las montañas de este remoto margen de las grandes cadenas andinas. Estaba cada vez más convencido de que las colinas habían sido empujadas hacia arriba por grandes fuerzas horizontales en la corteza. Estaba considerando estas ideas mientras el viejo Land Rover vibraba y traqueteaba a través del camino lleno de baches. En todo caso, era demasiado bullicioso como para charlar y estábamos sofocados por una nube de polvo que había encontrado su camino para entrarse, depositándose en el cabello y el equipaje. Sacudidos, sucios, acalorados, sudados y cansados, con el ruido del Land Rover resonando en los oídos, llegamos al pueblo de Samaipata, a una altura de alrededor de 1 500 metros.

53Pasamos la tarde tomando cerveza y tratando de comunicarnos. El conductor me mostró fotos de sus niños. El geólogo explicó que no sabía nada de la geología de montañas ya que todo su trabajo se había realizado en las tierras bajas, como parte del proyecto británico de mapeo. No esperaba ganar mucho de este viaje, excepto un vistazo a las faldas de las colinas. De hecho, ya la sola experiencia de cruzar la mayor línea de falla que separaba a las montañas de las mesetas hizo que la excursión valiera la pena.

La costa del pacífico y el desierto de Atacama

54Se me acababa el tiempo de mi primer viaje exploratorio en Bolivia. Tenía un último trabajo y era el de hacer firmar el convenio con GEOBOL. Finalmente, el director había retornado y podríamos encontrarnos. Fui finalmente admitido en su oficina con su personal secretarial en la antesala. Los términos del convenio habían sido pasados a máquina en porosas hojas de papel con membrete de GEOBOL. Habían dos copias: una para ellos, otra para mí. Después de las presentaciones y explicaciones oficiales, el director revisó el convenio, rubricando cada cláusula. A final del documento, cada uno firmamos nuestros nombres con grandes florituras. Me encantó ver que había sido promovido a catedrático de la universidad de Oxford. Y luego, por fin, cada página fue firmada y fechada con el sello oficial de la organización. Este precioso documento era nuestro pasaporte a la investigación geológica en Bolivia. En los próximos años, probaría su valor una y otra vez con las autoridades civiles y militares.

55Una visita al norte de Chile, en el lado occidental de los Andes, completaría mi introducción a la región. Las aerolíneas bolivianas operan cotidianamente hasta el puerto chileno de Antofagasta, que en el siglo xix era parte de Bolivia. Los grandes depósitos de nitratos, que alguna vez fueron el principal reservorio mundial de fertilizantes y explosivos, provocó un desafío al reclamo de Bolivia. Lejos de su base en el Altiplano, desesperadamente sobrepasado y mal equipado, el ejército boliviano fue derrotado en la guerra del Pacífico en los 1870s, cuando el ejército chileno ocupó Antofagasta sin advertencia. Esto tuvo la catastrófica consecuencia de que Bolivia perdió sus puertos marinos y se convirtió en un país mediterráneo, dependiente de sus vecinos para exportar sus mercaderías. Como premio consuelo, el gobierno británico, que tenía interés en los depósitos de nitrato, construyó una línea férrea de la costa a La Paz. De todas maneras, Bolivia no aceptó nunca su derrota y en La Paz hay un museo en el que se muestran mapas de Bolivia con la costa pacífica como parte de su territorio. “El mar es un derecho” es el lema del cuartel en La Paz. Así, desde un punto de vista boliviano, después de todo no había dejado Bolivia.

56El paisaje alrededor de Antofagasta es el más desnudo de la Tierra. Aquí, en el desierto de Atacama, la tierra es roca desnuda, llueve una vez cada cincuenta años. El desierto se extiende desde la costa hasta altos picos volcánicos en la Cordillera Occidental de los Andes, unos cincuenta kilómetros tierra adentro. Sin embargo, hay una estrecha cadena de cerros a lo largo de la costa, detrás de Antofagasta, que da lugar a un amplio valle mediterráneo a 1 000 metros de altura, con los Andes mismos dominando el paisaje. Una línea de falla mayor, conocida como la Falla de Atacama, corre a lo largo del límite entre el valle y los cerros costeros. El movimiento a lo largo de esta línea creó una cicatriz gigante en el paisaje que recorre cientos de kilómetros a lo largo del norte chileno; a diferencia de otras líneas de falla en partes más atemperadas del mundo, el clima seco de Atacama preserva perfectamente las roturas del suelo en los terremotos. La Falla de Atacama es conocida por los geólogos de todo el mundo; se ha especulado mucho que algunos de los grandes terremotos de esta parte del mundo son el resultado del movimiento de esta falla. Pero hay algo de misterioso, ya que estos movimientos parecieran levantar los cerros costeros y llevar a los Andes más abajo, hacia el este.

57Examinar la Falla de Atacama era la razón principal de mi visita a Antofagasta. Sin embargo, casi era suficientemente satisfactorio sólo estar en el borde del Océano Pacífico, con pequeñas olas rompiendo a mis pies, y pensar que ahora había atravesado la segunda cadena de montañas más grande de la Tierra. La semana pasada había estado en la selva amazónica mirando hacia el oeste, hacia las faldas de los Andes. Mirando hacia el mar, me sorprendía el pensamiento de que sólo a setenta kilómetros de aquí había un profundo foso en el fondo del mar que iba extendiéndose como un gigantesco surco a lo largo de este lado de Sudamérica. Aquí un gran bloque del suelo del Océano Pacífico estaba deslizándose abajo mío, para volver a hundirse en el interior de la tierra.

58Y no mucho más lejos, estaba la gran cadena de volcanes. Está en la intersección de dos grandes placas tectónicas, donde estaban activas vastas fuerzas dentro de la Tierra.

59La mañana siguiente fui a la compañía de alquiler de autos más cercana y aproveché un precio especial para los fines de semana para alquilar un auto. A diferencia de Bolivia, donde no había alquiler de autos y nadie se aventuraba fuera de las ciudades en nada que no fuera un vehículo de doble tracción adecuado para los caminos, Chile, en ciertos sentidos, está más cerca de Europa, con un barniz de sofisticación. La mayoría de los caminos principales están pavimentados, hay cajeros automáticos y teléfonos públicos en las esquinas, mientras las agencias de viaje ofrecen vacaciones en Europa y el Mediterráneo. Todo esto me acunó en un falso sentimiento de seguridad, del que me desperté bruscamente cuando conduje mi pequeño auto de Antofagasta hacia el desierto de Atacama.

60Los turistas, normalmente, no van a los sitios que los geólogos quieren visitar. Así, el automóvil hecho para turistas era ideal para ir por Antofagasta o viajar por la carretera principal, hacia el sur o al norte, a otras ciudades grandes. Pero yo quería visitar el desierto de Atacama, lo que implicaba abandonar los frecuentados caminos pavimentados y aventurarse por caminos de tierra raramente usados. De todas formas, cuando dejé el camino principal y me dirigí hacia la falla, empecé a preguntarme si lo que estaba haciendo era razonable. Estaba completamente solo en un país extranjero, sin ningún equipo de acampar y ni siquiera mucha agua. Después de conducir más de cien kilómetros a través del desierto sobre la huella, que a veces era tan arenosa que perdía la tracción o golpeaba el suelo con el fondo del carro, perdí los nervios. Cuando paré el auto vi que estaba temblando y mis manos estaban mojadas de sudor. De repente me quebré. No iba a hacer esto. De manera que cuidadosamente di la vuelta el auto, aterrorizado por si me quedaba plantado en la arena, fuera de la huella, y volví hacia Antofagasta. En la urgencia por volver a la civilización, me di cuenta de que iba cada vez más rápido, dejando una larga huella de polvo. Cuando por fin llegué al pavimento, parecía que había encontrado una línea de vuelta a la seguridad.

61Había visto en Antofagasta otra compañía de alquiler de autos que ofrecía vehículos de doble tracción. Eran considerablemente más caros que mi trato de fin de semana, pero ahora no me importaba. La mujer que atendía el lugar original se sorprendió de lo pronto de mi retorno. “¿Porqué?” me preguntó. Le expliqué que era un geólogo y el carro no era el adecuado. Levantó los hombros y me reembolsó una parte del dinero que había pagado originalmente. Luego fui directamente a la otra compañía y alquilé un jeep. Esta vez sería más cuidadoso. Reuní varias botellas de agua mineral, algo de comida y equipo de campamento, con el depósito de gasolina lleno y volví hacia el desierto.

62Mi principal preocupación era la de determinar la naturaleza fundamental de la falla de Atacama. Se había pensado que era una falla del tipo de fisura, cuando la corteza estaba separada, o sino una falla de rumbo, con dos líneas deslizándose horizontalmente, una sobre la otra. Quería ver si algunos rasgos del paisaje podrían usarse para determinar los movimientos más recientes. La falla se mostraba claramente como el filo borde de una colina baja, de unos metros de altura, que rompía la superficie del desierto. Encontré el suelo lo suficientemente firme como para conducir hacia cualquier parte, de manera que dejé la huella y seguí la colina a campo traviesa. Estaba buscando cualquier río en el que encontraría la falla expuesta en las orillas. Finalmente, después de pasar por algunos cerros y hondonadas engañosas, llegué a un río; tan extraordinario como pueda parecer, el hecho es que el lecho del río y las orillas habían sido rebanadas durante terremotos anteriores y la discontinuidad resultante estaba perfectamente preservada gracias al clima árido; el movimiento horizontal había dejado una arruga o retorcimiento en el curso del río, creando así una pequeña dog-leg en el canal. Medí ávidamente todo lo que pude encontrar y que, finalmente, mostraba que la falla se había movido unos metros hacia abajo y hacia el sur, dos veces más hacia abajo que hacia el sur. Gran parte de ello debió haber ocurrido durante el último gran terremoto. Me sentí más bien contento conmigo mismo.

63También me interesaba cuán rápido, geológicamente hablando, se estaba moviendo la falla. Había una clave de ello en un sitio, a lo largo de la costa, en la que la línea de falla cruzaba por las colinas costeras e intersectaba la costa, adentrándose en el mar. Aquí hay una marcada banqueta costera o terraza que se extiende a lo largo de la costa, a muchos metros encima del nivel de las aguas costeras en marea alta. La banqueta está cubierta de capas de hermosas conchas marinas que, cuando estaban vivas, sin duda estarían bajo agua durante la marea baja. Las conchas que examiné eran aún bastante livianas y delgadas, una buena indicación de que no eran conchas fosilizadas antiguamente. Pensé que no podrían tener más que algunos pocos miles de años de edad. Hay sólo dos posibles explicaciones de su actual posición sobre la marca de la marea alta, sobre la plataforma costera: ya sea que hubo una caída del nivel del mar o que el nivel de la tierra se elevó. Ahora bien, se sabe, gracias a los estudios en muchas partes del mundo, que el nivel del mar apenas cambió durante al menos seis mil años y que antes de ello era más bajo. Por lo tanto, la Tierra en esta parte de la costa chilena debe haber sido levantada en varios metros los últimos pocos miles de años. Mirando más de cerca la plataforma costera, donde la falla de Atacama la cruza cortándola, podía ver que la diferencia en altura a cada lado de la falla era de menos de un metro (pero era difícil medir esto exactamente sin un teodolito).

64Juntando mi estimación sobre la edad de las conchas en la plataforma con la observación de que ésta no estaba muy desplazada a través de la falla, parecía capaz de mostrar que la falla de Atacama estaba deslizándose verticalmente y, a partir de mis primeras observaciones tierra adentro, horizontalmente, a un promedio geológico relativamente lento: no más de un metro o algo así cada mil años. En otras palabras, ciertamente que no jugaba el papel mayor en los movimiento de la Tierra que los geólogos le habían adjudicado por mucho tiempo, dada su prominencia como un rasgo de la Tierra, claramente visible desde el espacio; se había especulado que era una estructura similar a la de la gran Falla de San Andrés en California, que se desliza casi treinta metros cada mil años, una falla realmente gigante. Pero para explicar el extremo oriental, los altos Andes, estaba forzado a concluir que los movimientos a través de la Falla de Atacama estaban siendo contrapesados por un levantamiento más grande de toda la región. Tal es el poder de la geología de campo.

65Excitado ante el éxito de mis simples observaciones por darle un sentido a la Falla de Atacama, volví a Antofagasta. Había llegado el momento de mi vuelta a Oxford. De todas maneras, sentí que había avanzado un buen trecho desde aquellos nerviosos momentos cuando aterricé en La Paz por primera vez hace varias semanas. Por supuesto que tenía que volver.

List of illustrations

Caption Capas rocosas en el paisaje: una página de micuaderno. Un boceto geológico a amanoalzada, hechodurante
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5740/img-1.jpg
File image/jpeg, 88k
Caption un viaje a través de los altos Andes bolivianos, revela grandes pliegues y fallas en las capas rocosas—pruebas claras del aplastamiento horizontal de la corteza bajo estas montañas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5740/img-2.jpg
File image/jpeg, 116k

© Institut français d’études andines, 2010

Terms of use: http://www.openedition.org/6540

Buy

Print version

amazon.fr