Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

El diablo en la montaña

 | 
Simon Lamb

Primera parte

Capítulo dos. Una montaña de problema

Volltext

Montaña, m. Gran elevación natural del terreno.
Problema. Cuestión que se trata de aclarar.

1Si usted se dirige hacia el norte del puerto pesquero de Ullapool, muy al norte de la esquina noreste de Escocia, finalmente llegará a Inchnadamph en las playas de Loch Assynt. Se le excusará el saltarse completamente Inchnadamph, ya que no es más que un hotel y un puñado de casas dispersas. Aún más difícil de hallar es un pequeño montón de piedras puesto en la punta de una colina baja y que da sobre el lago. Una placa de bronce a un lado de las piedras preserva el nombre de dos geólogos británicos, Benjamín Peach y John Horne, que en 1883 fueron enviados por el Servicio Geológico Británico (British Geological Survey) para hacer un mapa geológico de las rocas en esta parte de Escocia. Peach y Horne caminaron, o pasaron virtualmente, por cada pulgada de las remotas tierras y colinas, cubriendo miles de kilómetros, registrando y midiendo las rocas. Finalmente produjeron, en 1892, lo que muchos geólogos hoy consideran el pináculo de la realización geológica, o más simplemente, el mejor mapa geológico jamás hecho.

2Estoy familiarizado con el mapa de Peach y Horne ya que cada año llevo a una clase de estudiantes de geología a esta parte de Escocia. Con frecuencia nos quedamos en el Hotel Inchnadamph. Aquí, en el corredor, hay una fotografía de Peach vestido con las ropas para fuera de la época, llevando un sombrero de venado y apoyándose en un bastón de caminatas, descansando después de un día de haber estado mostrando sus descubrimientos a algunos de los geólogos más eminentes de Europa. En el libro de visitas del hotel, con una hermosa y fluida caligrafía, están las firmas de Peach y Horne. Innumerables veces, después de un día duro enseñando a los estudiantes sobre la hechura de mapas geológicos, escapaba del poblado y bullicioso hotel y me iba al memorial Peach y Horne. Allí, el paisaje parece pacífico en la luz del atardecer, perturbado solamente por el aleteo de los murciélagos persiguiendo mosquitos que me perseguían a mí. Pero las rocas en las escarpadas colinas contienen una extraordinaria historia de levantamientos de la superficie de la Tierra a una escala increíble antes de que Peach y Horne empezaran a hacer su mapa.

3La llegada de Peach y Horne a las tierras altas escocesas fue un momento importante -al que retornaré- en una tarea de mayor alcance por entender el origen de la superficie de la Tierra. Como en muchos de los viajes de descubrimiento, una surtida banda de filósofos, teólogos, científicos y geólogos (¡y algunos marineros!) partieron de casa hacia mares no registrados, tratando de comprender un extraño mundo en el que ya no podía confiarse en presupuestos familiares. Aquí, las montañas se convertían en fenómenos temibles creados debido a la inestabilidad fundamental del lecho rocoso del planeta. Este capítulo es un registro de las primeras etapas de este viaje, que trazó el camino de nuestro propio trabajo en los Andes.

Conchas y ríos

4Los mitos, creo, a menudo contiene claves de verdad, incluso si esta verdad no puede ser comprendida por aquellos más familiarizados con las narraciones. Un tema recurrente en los mitos es la noción de que la superficie de la Tierra, temprano en su historia, fue esculpida por un violento paroxismo, una catástrofe que transformó un viejo mundo, diseñado por Dios, en otro con su actual y variado paisaje, punteado de montañas, ondulantes tierras bajas y profundos océanos. Elementos violentos -terremotos, erupciones volcánicas, tormentas- son parte y parcela del mundo. Así, quizás, este retrotraerse a una temprana catástrofe primigenia no es más que volver a la memoria de cualquier sociedad, del último gran acontecimiento que, desde un punto de vista humano, parece abrumado-ramente enorme.

5Las inundaciones, especialmente para quienes viven en una región de deltas, como lo hicieron en los primeros tiempos las civilizaciones del Oriente Medio, son una catástrofe. Y si el mundo conocido no se extiende muy lejos, es fácil ver cómo la escala de tales inundaciones, extendiéndose tan lejos como los ojos puedan ver por sobre amplios ríos planos, podría exagerarse. Tomó sólo la aguda mirada de un geógrafo griego como Heródoto, quien notó hacia el 400 A.C. que las conchas marinas podían encontrarse lejos del mar en Egipto “sobre sus montañas”, para sugerir que había realmente pruebas de antiguas inundaciones de grandes proporciones. Una de tales inundaciones, guardada en la historia del Arca de Noé en el Génesis, ejerció una gran influencia en la imaginación europea. Otra versión de esta historia fue escrita por los escribas asirios del 600 A.C. y preservada en tabletas de arcilla en la librería de Assurbanipal:

Los habitantes de la Tierra vieron, asombrados y callados, cómo Adán convertía todo lo que había sido luz en oscuridad. El poderoso viento del sur sopló a su costado, uniendo el huracán, el tornado y la tormenta de truenos. Sopló por todo un día, aumentando su velocidad a medida que viajaba y sacudió la Fierra como a una cuenca de barro.... La tormenta de viento se abatió furiosamente sobre la Tierra como en una batalla. Trajo consigo una inundación que enterró las montañas y cubrió la gente.... Sus ataques devastaron la Tierra, matando a todos las criaturas vivientes y aplastando todo lo que quedaba.

6Para muchos comentaristas, la inundación bíblica fue única y lo suficientemente turbulenta como para remover la superficie de la tierra, convirtiéndola en un terreno irregular. De esta forma la perfección del mundo antediluviano fue destruida para siempre por la retribución exacta de Dios por la vileza humana. Esta visión del pasado parece haberse mantenido sin ser cuestionada por casi un milenio, excepto por algunas pocas voces solitarias, como por ejemplo la de ese extraordinariamente dotado pintor, escultor, músico, inventor, ingeniero y científico, Leonardo Da Vinci, que clamaba en el desierto filosófico. Leonardo creía claramente en la historia de la inundación bíblica pero argumentaba, hacia 1500, que las conchas marinas eran demasiado pesadas como para ser depositadas en la cumbre de las montañas y no había tiempo suficiente, en cuarenta días de diluvio, -“como dijo el que lleva un registro de aquel tiempo”- para que ellas lleguen nadando allá. En otras palabras, dudaba que las aguas de la inundación tuvieran la energía como para rediseñar nuestro mundo.

7Hacia fines del siglo xvii, parecen haberse encarado satisfactoriamente las objeciones de Leonardo, dotando de más credibilidad a la realidad del diluvio bíblico con todas sus presumidas consecuencias. Nicolaus Steno, un físico y matemático danés, propuso que las aguas del diluvio llegaron desde el fondo de la Tierra. De esta forma, antes que sacudir la superficie de la Tierra desde arriba, las aguas en crecida la minaron desde abajo, dejando grandes espacios vacíos en los que las capas rocosas colapsaron rápidamente. La idea fue resumida por un contemporáneo de Steno, Gottfried Leibnitz, el gran matemático alemán y rival de Newton, en los siguiente términos: “Enormes burbujas... reventaron, aquí y allá, de manera que algunas porciones cedieron para formar la depresión de los valles, mientras otras, más sólidas, se mantuvieron erguidas como columnas y, por esa razón, constituyeron montañas.” Leibnitz sigue diciendo que “el agua... sería forzada desde las profundidades del abismo a través del torrente y, uniéndose a aquella que fluía desde las alturas, daría lugar a vastas inundaciones que dejarían abundantes sedimentos en diferentes sitios.” El sedimento era la acumulación de fragmentos de rocas, arrancado del lecho rocoso por el turbulento flujo del agua. Steno vio así una forma de que la Tierra adquiera un nuevo barniz rocoso, dispuesto en capas horizontales, en el suelo de las depresiones entre montañas. En efecto, estaba reconociendo la posibilidad de alguna reformación de la superficie de la Tierra después del diluvio.

8Es interesante comentar sobre el medio intelectual en el que se desenvolvía Steno, el hecho de que él pensaba necesario dedicar un espacio considerable en sus escritos a refutar la noción de que las montañas eran como vegetales o animales y crecían orgánicamente. J.R.R. Tolkien -aupado en el significado del lenguaje y la mitología anglosajona- debe haber estado familiarizado con creencias tan antiguas cuando escribió su historia fantástica El Hobbit. Al empezar el libro, Bilbo Baggins y la banda de enanos son capturados por tres trolls llamados Wiliam, Bert y Tom. Los trolls no pueden ponerse de acuerdo sobre la mejor forma de cocinar a los enanos y acaban discutiendo toda la noche:

Justo en ese momento llegó la luz sobre la colina y había un fuerte piar en las ramas. William nunca habló, ya que se mantuvo convertido en piedra cuando se levantó; Bert y Tom, fueron fijados como rocas mientras lo miraban. Y ahí están hoy en día, solos, a menos que los pájaros se posen en ellos, ya que los trolls, como quizá ustedes lo sepan, deben estar bajo tierra antes del alba, o vuelven a la materia de las montañas de las que están hechos y nunca vuelven a moverse. Eso es lo que pasó con Bert, Tom y William.

9Steno rechazó enérgicamente esta idea como fuera de quicio, escribiendo adustamente, que “Las montañas no crecen... las rocas de las montañas no tiene nada en común con los huesos de los animales... ya que no condicen ni en su materia ni en su forma de producción.” Es fácil reírse ahora, pero, en realidad, creo que a pesar de las mejores intenciones de Steno, hay un grano de verdad científica en la idea de montañas vivientes o que crecen, aunque no obviamente en la forma en que argumentaba Steno o la describía Tolkien; esto es algo que espero aclarar mejor al describir mi propio trabajo en los Andes.

10Steno también debía encontrar las objeciones de los teólogos que ahora ya también argüían que las conchas marinas encontradas en las rocas no eran fósiles en absoluto, sino juegos de la naturaleza, formadas al azar por el creador para confundir a la humanidad. Como tales, no tenían otro significado que el de revelar el sentido de humor del creador. Finalmente, justo al final del siglo xvii, el Reverendo John Woodward -quien fundó la primera cátedra de geología en la universidad de Cambridge, de manera que alguien podría interesarse en su colección de minerales- se percató de que la existencia de los fósiles, después de todo, podría ponerse del lado del pensamiento teológico ortodoxo. Razonó que un Dios racional no nos hace jugarretas. Los fósiles eran, realmente, lo que parecían ser: los restos de conchas marinas u otras criaturas. Y las conchas fosilizadas tenían todo el sentido para Woodward ya que debían ser algunos de los restos de las criaturas destruidas ¡durante el diluvio de Noé!

11El real avance científico en todo esto está, sin duda, en el progreso de la idea de que hay un registro de lo que fue el planeta en su más remoto pasado y que su superficie debe haber cambiado más allá de todo reconocimiento. Pero, más allá de esto, se había hecho muy poco progreso en la comprensión geológica y, además incluso si el diluvio de Noé fue capaz de transformar el paisaje, no llegaba a explicar cómo algunas formas terrestres, como esas montañas, “que fueron cubiertas hasta con más de quince metros” por la crecida de las aguas, fueron creadas en primer lugar. En 1650 el Arzobispo Usher había calculado, por lo alto y a partir de las genealogías del Viejo Testamento, que la Tierra fue creada el 4004 A.C. Esta fecha limitaba el alcance de posibles mecanismos para la construcción de las montañas o, de hecho, de cualquier actividad geológica en el planeta.

El abismo del tiempo

12No parece ser sino hasta mediados del siglo xviii que se dio lo que considero una ruptura científica fundamental. El naturalista francés Georges Leclerc, Conde de Buffón, cambió drásticamente la escala de la historia de la Tierra, añadiéndole mucho tiempo. Y más tiempo trajo consigo nuevas posibilidades para la construcción de montañas. Bufón pensó que el planeta debió haber sido alguna vez tan caliente como el sol, formando un cuerpo con materia de roca derretida incandescente. Sus experimentos con bolas de metal al rojo vivo le sugirieron que originalmente un cuerpo derretido del tamaño de la Tierra tomaría decenas de miles de años, por lo menos, para enfriarse, encogiéndose al mismo tiempo. Calculó que estaría suficientemente fría hace unos treinta y cinco mil años, como para que los océanos se condensen, cubriendo el planeta con una capa de agua. Aquí, podía florecer la vida. Para entonces el encogimiento habría provocado que la capa externa se arrugase en promontorios -cadenas montañosas submarinas- y depresiones. Buffon invirtió limpiamente la idea de Steno al proponer que el agua se retiró gradualmente hacia el interior del planeta fisurado que se enfriaba, dejando atrás océanos en las depresiones y conchas marinas encalladas en las montañas emergentes.

13El escocés James Hutton fue mucho más lejos que Buffon, proponiendo una historia de la Tierra y la erección de las montañas que iba incluso mucho más lejos que decenas de miles de años; de hecho, para Hutton, era virtualmente ilimitada. Hutton creía que sus ideas estaban probadas por algunas observaciones geológicas. En 1748 encontró en Glen Tilt, en las tierras altas escocesas, un cuerpo de granito rosado. Sus compañeros recuerdan cómo empezó a gritar y a saltar inmediatamente. Finalmente se calmó para explicar su espontáneo ataque de emoción: podía probar, por fin, que una vez el granito estuvo derretido y que se había introducido entre las rocas adyacentes en forma líquida. Había signos seguros de esto allá donde se extendían venas de granito desde el cuerpo principal, a veces envolviendo bloques de la roca anfitriona. Había acabado, así, con la idea ampliamente sostenida de que el granito se formaba al precipitarse del agua marina. Pero, en primer lugar, ¿por qué había aquí rocas derretidas? Hutton sugirió una respuesta inspirada por lo que había visto en los acantilados de Siccar Point al sudeste de Edimburgo. Aquí, capas ligeramente inclinadas de sedimento están directamente encima de rocas más viejas de capas rocosas contorsionadas, formando ahora un contacto conocido como la Disconformidad de Hutton. Las rocas más viejas fueron retorcidas hasta tal punto que sus capas horizontales quedaron verticales.

14Para Hutton las rocas no podían hablar más claramente. Vio la superficie de la Tierra como en constante estado de movimientos arriba y abajo, formando una suerte de columpio que operaba indefinidamente durante vastos periodos de tiempo geológico o tiempo profundo, como algunos lo llaman. Los ríos fluyen sin parar desde las tierras altas, arrastrando detritos hacia el mar, donde se acumulan por capas. Pero en esa destrucción, según Hutton, está la semilla de nuevas tierras altas, ya que al enterrarse los detritos en el lecho marino, son calentados por el interior de la Tierra. Esto, pensó Hutton, finalmente causaría que el amontonamiento de sedimento se expandiría nuevamente, incluso derritiéndose localmente para formar el granito observado en Glen Tilt. La expansión levantaría las rocas fuera del mar creando nuevas tierras altas y también retorciendo las capas rocosas hasta que queden verticales. Pero había suficiente tiempo como para que estas nuevas tierras altas se enfríen y sean arrastradas por los ríos llegando, finalmente, de vuelta al mar. Entonces todo el movimiento de sube y baja comenzaría nuevamente a medida que se acumularan más detritos encima para ser inclinados y levantados, con el tiempo, nuevamente fuera del mar, donde Hutton los había encontrado. Uno de los estudiantes de Hutton, John Playfair, cuando el maestro le mostró las pruebas de esta extraordinaria secuencia de eventos en Siccar Point, escribió: “Para quienes vimos el fenómeno por primera vez, la impresión que nos causó no se olvidará fácilmente... Qué evidencia más clara podíamos tener de las diferentes formaciones de estas rocas y del largo intervalo que separaba su formación... Otras revoluciones aún más remotas aparecieron en la distancia de esta extraordinaria perspectiva. La mente parecía sentir vértigo mirando hasta tan lejos en el abismo del tiempo.”

15El momento de vértigo de Playfair da un importante paso hacia nuestra comprensión del origen de la superficie de la Tierra con sus altas cadenas montañosas. Sea lo que fuere que piense uno sobre la visión de Hutton del sube y baja de la superficie terrestre -y ciertamente hay elementos que no se alejan de lo que pensarían los geólogos moderno- sólo se pueden admirar sus intentos de aprender el lenguaje de las rocas. Como en cualquier nueva lengua, había muchas palabras cuyo significado era oscuro, de manera que Hutton, y los geólogos a los que inspiró, estaban obligados a llenar estos vacíos con preconceptos de su cosecha. Necesitaban desesperadamente un diccionario. Pero no fue hasta 1830 que estuvo disponible un libro confiable de referencia. Entonces, Charles Lyell había publicado Principios de geología, un libro que influiría profundamente en los geólogos por muchos años. Lyell compartía con Hutton una escala de tiempo casi ilimitada de la actividad geológica. Pero, crucialmente, consideraba los procesos que se sucedían actualmente en la superficie de la Tierra sólo como una explicación de la historia de las rocas, un enfoque a veces resumido en la frase muletilla “el presente es la clave del pasado”.

16Lyell creía que la historia de la Tierra consistía en una sucesión de innumerables cambios en el medio ambiente, operando en grandes trechos de tiempo antes que en súbitos cataclismos globales, el registro en las rocas tendían a amplificar esta evolución más gradual, dando la apariencia de una catástrofe. Estos conceptos plantaron una semilla en el joven Charles Darwin, que había sido uno de los primeros en leer el gran trabajo de Lyell. Esta semilla habría de enraizarse y brotar como el verdadero árbol de una idea, explicando a las montañas en términos de lo que está sucediendo hoy en la superficie del planeta. Personalmente encuentro satisfactorio el que la inspiración de Darwin haya sido provista por los Andes.

Un gran terremoto

17En el viaje alrededor del mundo del HMS Beagle Charles Darwin visitó la parte occidental de Sudamérica en 1835. En la noche del 19 de enero, mientras el barco anclaba fuera de la costa central de Chile, se observó un “gran resplandor de luz roja” tierra adentro. Una subsecuente investigación reveló que el grupo había sido testigo de la erupción de roca derretida incandescente del volcán Corcovado, que forma parte de una vasta cadena de volcanes que se extiende a lo largo de la alta columna de los Andes. Darwin recibió informes de que varios otros volcanes, cientos de kilómetros hacia el norte, también habían erupcionado la misma noche.

18Casi justo un mes después, el 20 de febrero, Darwin sintió los efectos de un terremoto excepcionalmente fuerte. Fue sacudido violentamente por casi dos minutos durante una corta visita cerca del pueblo costero de Valdivia. La enorme fuerza de este terremoto se aclaró cuando el Beagle partió hacia el norte, al puerto de Concepción. El contramaestre les dio inmediatamente la terrible noticia de que habían llegado a la escena del desastre, ni una sola casa en Concepción se mantenía en pie, mientras setenta caseríos cercanos también fueron totalmente destruidos. Inmensas olas habían sembrado la desolación a lo largo de la costa. Más preocupante para los habitantes locales parecía ser el hecho de que grandes partes de la costa se habían elevado definitivamente, casi tres metros por sobre el mar, durante los pocos minutos del terremoto, mientras los pescadores informaron haber visto rocas saliendo del mar y que no habían estado ahí antes del sismo.

19Darwin se dio cuenta de que había sido testigo, en Chile, de un poderoso agente de cambio dentro de la tierra. El significado de esto comenzó a emerger cuando exploró más del país. Encontró anchos bancos de conchas marinas en lo alto de acantilados, hasta a 450 metros por encima del actual nivel del mar. Una jornada más tierra adentro, a través de las altas cordilleras andinas, reveló más conchas marinas, esta vez en inclinadas capas de roca y tanto como a dos mil metros sobre el nivel del mar. Para un naturalista como Darwin, influenciado por Lyell y en busca de las causas fundamentales del cambio en la Tierra, era obvio que el pequeño incremento de elevación que había experimentado durante el reciente gran terremoto era parte de un proceso a largo término que había elevado la superficie de la Tierra y creado las montañas. Darwin siguió especulando que esto estaba conectado con las erupciones volcánicas que había visto un mes antes del terremoto. Así como conchas marinas, había encontrado restos de grandes pedazos de rocas una vez fundidas -granito rojo- en las montañas. Sugirió que la fuerza que empujaba a los Andes era el levantamiento de boyante roca líquida a medida que encontraba su camino desde lo profundo del interior de la Tierra. Al elevarse más alto, la roca líquida forzaba a un lado a las capas rocosas adyacentes, retorciéndolas y quebrándolas. En el proceso, la Tierra literalmente chirriaba y temblaba durante los terremotos.

20Darwin fue uno de los primeros científicos en ver claramente la creación de montañas en términos de procesos observables que se suceden en la superficie de la Tierra. Había visto él mismo, en uno de los terremotos que periódicamente agitan Chile, una poderosa fuerza empujando hacia arriba la Tierra. Y había dado el salto desde ahí a un levantamiento acumulado durante muchos terremotos, en el tiempo geológico, de una alta cadena montañosa. Incluso su asociación con el movimiento de roca derretida es una idea que los geólogos aún mantienen. En su relación de estos descubrimientos escribió: “Cotidianamente se asienta en la mente de un geólogo que nada, ni siquiera el viento que sopla, es tan inestable como el nivel de la corteza de esta Tierra.”

21Esta idea extraordinaria, tan contraria a la intuición de uno sobre la solidez del lecho rocoso subyacente, vino de simples observaciones sobre el mundo natural. Pero nuevas maneras de ver el planeta estaban desarrollándose por una diferente camada de científicos astrónomos y prospectores que estaban tratando de medir el mundo. Ellos no tenían un interés geológico en la corteza de la Tierra, aunque su trabajo añadiría una nueva dimensión al estudio de las montañas, forzando a los geólogos a considerar lo que yacía más abajo, más profundamente. Y, nuevamente, son los Andes los que serían el sitio en el cual se llevaron a cabo las cruciales mediciones.

Un problema con el péndulo

22En 1753, exactamente cien años antes de que Charles Darwin atestiguase el gran terremoto de Concepción en Chile, Luís XV de Francia comisionó a un equipo de topógrafos para que determinasen la forma de la Tierra. Esta remarcable expedición, dirigida por Charles-Marie de la Condamine, entregó las primeras claves de que las cadenas montañosas se asocian con intensos cambios en la naturaleza profunda de la Tierra. Los topógrafos franceses estaban tratando de medir la distancia que en la superficie de la Tierra constituye un grado de latitud usando una combinación de mediciones de tierra y principios de navegación celeste desarrollados por los marinos durante los siglos a medida que navegaban con sus barcos alrededor del mundo. Su trabajo los llevó a los altos Andes del Ecuador, donde hicieron observaciones a lo largo de la línea de longitud entre Quito y Cuenca, entre las cumbres montañosas, incluyéndose el imponente volcán del Chimborazo.

23Los navegantes modernos perdieron en gran parte la habilidad de timonear una ruta mediante las estrellas, una técnica que debo explicar si se quiere entender el trabajo de la expedición francesa. Con todo, y de muchas formas, los sistemas de posicionamiento satelital son simplemente versiones elaboradas del antiguo método, ya sea usando objetos en el cielo -estrellas o satélites- como puntos de referencia o hitos de navegación. Estos hitos se usan para la navegación tradicional sacando una toma con un telescopio. El objeto es el ángulo -un ángulo llamado altura- entre la línea de visión del objeto celeste y el delgado cordón del horizonte, donde el cielo se encuentra con el mar; el horizonte define la horizontal local, la superficie horizontal local de la Tierra. En general, los navegantes se fijan en una combinación de estrellas, planetas y el sol; sólo un punto en la Tierra, definido tanto por su latitud como su longitud, será consistente con todas estas medidas.

24Un topógrafo en tierra -por ejemplo en los Andes- necesita modificar ligeramente la técnica oceánica del navegante. Ello se debe a que, en tierra, colinas y montañas se interponen entre el distante horizonte, dificultando la medición de la altura de un objeto celeste. Lo que hace el topógrafo, en cambio, es usar una plomada. Cuando se permite al peso colgar libre, la línea de la cuerda es la vertical local -así es como un constructor se asegura de que las paredes mantengan los ángulos correctos para esta vertical-, un nivel hará esencialmente el mismo trabajo dando directamente la horizontal. Pero para topógrafos que hacen mediciones muy exactas hay aquí un problema. Están basándose en la ley de gravedad de Newton: el peso al final de la plomada es atraído por la atracción gravitacional de la masa de la Tierra. Pero esta atracción no va necesariamente directo hacia abajo. De marcadas protuberancias o irregularidades en la superficie de la Tierra, tales como las montañas, la ley de Newton predeciría que habría una ligera atracción del peso hacia un lado del mismo peso, inclinando o desviando la plomada fuera de la vertical correcta. Este efecto, aunque pequeño, tendría que ser tomado en cuenta al hacerse observaciones precisas de la Tierra para determinar la altura de una estrella.

25Las correcciones de la atracción de las montañas en la plomada eran demasiado difíciles para los científicos franceses en los Andes ecuatorianos, de manera que decidieron obviarlas. A pesar de ello descubrieron que sus observaciones celestes casaban sumamente bien con otras estimaciones sobre la extensión de un grado de latitud que se hizo en otra parte del mundo, probando aparentemente un aplanamiento de la Tierra, ampliamente predicho, en los polos en comparación con el ecuador. Este resultado intrigó a Pierre Bouger, un joven miembro de la expedición, que esperaba que la atracción de las masivas montañas andinas desviara muy significativamente la plomada fuera de la vertical correcta y así estropearía sus mediciones. Parecía, después de todo, como si se pudiese ignorar las montañas.

26El mismo problema fue encontrado exactamente más de cien años después por los topógrafos británicos en la India, dirigidos por Sir George Everest, cuando estaban fijando puntos a través del subcontinente hindú con toda la precisión posible entonces. Se hicieron las mediciones celestes de posición, otra vez usando una plomada, en las mesetas de la India del norte, entre Kalianpur y Kaliana. Kaliana está inmediatamente al sur de la montaña más alta de todas, el Everest. Sin embargo, cuando los topógrafos compararon las observaciones celestes con las precisas mediciones terrestres de la distancia relativa entre dos lugares, encontraron un mejor acuerdo si no corregían la desviación esperada de la plomada, causada por la atracción de la montaña. Esta inconsistencia era tan sorprendente que se señaló, en su momento, que la montaña casi parecía hueca, sin ninguna masa. ¿Cómo podían ser huecas las montañas sólidas? Esta era una paradoja mayor.

¿Icebergs o panes levantados?

27En ciencia es común el caso de que una paradoja fuerza a los científicos a ree-valuar sus suposiciones. En 1885 el Real Astrónomo Sir Georges Airy puso el dedo sobre lo que estaba equivocado con relación al análisis de los topógrafos de la plomada. Se dio cuenta de que la razón por la cual la atracción gravitacional de las montañas no causaba la desviación predicha en la plomada era que había algo bajo la montaña que estaba neutralizando esta atracción. En otras palabras, al hacer estos cálculos, uno debería considerar no sólo las rocas en la superficie, sino y también, aquellas del interior de la Tierra.

28Airy imaginó a un topógrafo con su plomada en una meseta de tierras bajas cerca de una gran montaña. Debido a la gravedad, el peso al final de la plomada se comporta como si estuviera atraído hacia la Tierra por hebras de un delgado hilo elástico estirando en todas las direcciones. Por sí misma, la atracción lateral de la masa rocosa de la montaña sería equivalente a desviar o inclinar la plomada estirando más uno de los hilos elásticos conectados a la montaña. ¿Pero qué si las rocas bajo la montaña eran de peso relativamente liviano, con menos masa de la normal? En otras palabras, ¿qué si las montañas tenían una raíz subyacente de baja densidad? Las leyes de la gravedad de Newton predecirían que una raíz tal disminuiría la atracción gravitacional de la profundidad sobre la plomada. En la analogía de los hilos elásticos, esto sería lo mismo que reducir la tensión en el hilo conectado a la raíz, de manera que la desviación en el péndulo se aligera nuevamente.

La fuerza de gravedad en una montaña de roca masiva debería desviar la plomada de un geólogo hacia un lado. De hecho, la desviación observada es muy pequeña. Esta discrepancia apunta hacia alguna acción opuesta de rocas relativamente livianas en las profundidades bajo las montañas.

29Si habría una raíz de baja densidad, entonces, ¿qué podría ser? De hecho, Airy pensó que una montaña y su raíz son una y la misma, formando una ligera corteza de la tierra que reposaría en un “manto” de mayor densidad; era sólo que la corteza era más gruesa bajo una montaña que en las tierras bajas. Este grosor adicional era la raíz de la montaña. Los geólogos ya habían llegado a la distinción entre la corteza y el manto para dar cuenta del hecho de que las rocas comunes encontradas en la superficie -gruesas acumulaciones de sedimento y granito- son diferentes de las lavas erupcionadas por volcanes tales como el Etna en Sicilia. Parecía que los volcanes estaban tocando alguna parte más profunda de la Tierra -el manto- que tenía una composición completamente diferente de la superficie de la corteza. Airy propuso que la corteza hacía más que sólo reposar encima del manto subyacente, de hecho estaba flotando sobre él. Al referirse al manto como “lava”, describió su idea en estos términos: “El estado de la corteza terrestre que se apoya sobre la lava puede compararse perfectamente al estado de una balsa de madera flotando sobre el agua y en la que, si nos damos cuenta de que la superficie superior de un tronco flota mucho más alto que las superficies superiores de los otros, estamos seguros de que su propia superficie inferior está más profunda en el agua que las superficies inferiores de los otros.”

Las raíces de Airy y el pan de Pratt: dos teorías rivales del siglo diecinueve para explicar las montañas. Geoge Airy pensó que eran como icebergs flotantes con rocas que se extendían en la profundidad en un sub estrato fluido. Pero John Pratt veía las montañas más bien como masa levantada, elevándose porque se habían expandido y eran menos densas que las rocas bajo las tierras bajas.

30Reemplazando los trocos de Airy por hielos flotantes, tenemos una analogía aún más gráfica de las montañas como la punta de un iceberg. Las agujas de hielo sobre la superficie se sostienen gracias a su profunda raíz de hielo submarina. Esta imagen implica inmediatamente que la base de la corteza es una exagerada imagen espejo de la superficie topográfica; donde las montañas se elevan por sobre la superficie general de la Tierra, sus raíces se hunden más profundamente en el manto.

31Desafortunadamente para Airy su idea no era la única en explicar el efecto de la montaña en las plomadas. En 1859, John Pratt propuso una solución alternativa al problema. Pratt era un matemático y párroco británico que originalmente había hecho los laboriosos cálculos originales para la corrección del péndulo en la prospección en la India. Puede haberse sentido ligeramente disgustado de que Airy haya anulado su trabajo antes de que él mismo hubiera tenido la oportunidad de pensar en sus implicaciones. Ahora, Pratt tenía su oportunidad. Vio la corteza de forma distinta a Airy; para Pratt, la corteza era más bien como pan, habían montañas donde éste era liviano y bien elevado y tierras bajas como masa pesada sin levadura. En este caso, la atracción gravitacional en el péndulo, ejercida por la corteza debajo de las montañas, altas pero de baja densidad, estaba equilibrada por la atracción en la dirección opuesta de la corteza igualmente masiva y de alta intensidad bajo las tierras bajas. En una palabra, proponía Pratt, las montañas existían ya que el material del que estaba hecho la corteza, como la masa y el pan, no era uniforme. Airy no dijo nada sobre los cambios en la naturaleza de la corteza, sólo que sus grosores variaban.

32Resulta que decidir entre las explicaciones de Airy o Pratt o, en ese caso, las de cualquier otro, para el efecto de las montañas (o su ausencia) en la plomada, es crucial para comprender el origen de las montañas. Pero cuando, por primera vez, se expusieron estas ideas nadie tenía un sentido real de cómo se formó la corteza, en primer lugar, y seguramente nadie era capaz de explicar porqué habrían raíces extendiéndose profundamente en el manto, o la variación en densidad. De hecho, no fue sino hasta 1909, cuando el físico croata Andrija Mohorovisic estudió las vibraciones desatas por un terremoto en la región de Pokupsko de Croacia, que se probó la existencia de la corteza y el manto. Mohorovicic descubrió que las vibraciones de un terremoto viajaban más lentamente en la corteza que en el manto subyacente. Esta diferencia de velocidades señala un cambio en la composición de las rocas. Hoy, la frontera entre la corteza y el manto es llamado el Moho en honor a Mohorovicic, (pocos geólogos angloparlantes pueden esperar, razonablemente, el poder pronunciar su nombre correctamente).

33Mientras los topógrafos debatían sobre sus plomadas, los geólogos, al fin, habían empezado a mirar de mucho más cerca las rocas, amasando evidencias de su propia cosecha que habrían de ayudar a darle sentido a la corteza bajo las montañas. Esta evidencia puede encontrarse en los mapas geológicos. Hacer estos mapas fue, posiblemente, una de las mayores contribuciones que los geólogos hicieron para entender nuestro planeta: los mapas son tanto la inspiración como, críticamente, un campo de prueba para todas las ideas geológicas.

Mapas de rocas

34Es difícil hablar de un mapa geológico sin hacer referencia a tipos específicos de rocas. Para empezar, pues, ¿qué son precisamente las rocas? Son la sustancia sólida en la que se apoya nuestro mundo. De todas maneras, las rocas no son sustancias simples, están hechas de la mezcla de diferentes materiales en la misma forma en que el concreto es una mezcla de arena, cascajo y cemento. El tipo de materiales y la manera en que se formaron y se juntaron depende del origen de la roca. Algunas rocas alguna vez estuvieron derretidas y se cristalizaron a partir del líquido, a estas se las llama rocas ígneas. Ellas erupcionaron desde un volcán como flujo de lava o como los restos solidificados de cuerpos de roca derretidos, como el granito, que una vez estuvo al fondo de un volcán.

35Las rocas sedimentarias, como incluso lo reconocieron algunos de los primeros geólogos, son la acumulación de detritos lavado por los ríos bajando al mar o sopladas por el viento formando piedras areniscas, légamo y esquisto.

36También pueden ser los restos de organismos fosilizados o químicos que se precipitaron desde el agua, formando generalmente caliza o sal. En la mayoría de los casos la roca resultante debe su existencia al flujo de agua o viento que mueve el sedimento adyacente, depositándolo finalmente en capas paralelas y casi horizontales. Los geólogos llaman a estas capas o estratos el lecho. Con el tiempo, la naturaleza de las capas sedimentarias o lecho podría cambiar por una serie de razones; tal vez la fuente de detritos sea diferente a medida que los ríos vuelcan o atraviesan nueva roca, o quizá la naturaleza del medio ambiente en el que se deposita el sedimento a su vez cambie. En cualquier caso, estos cambios dan lugar a la acumulación de secuencias distintas de capas con el tiempo. A medida que las capas se entierran, son comprimidas por su propio peso y fusionadas, como el cemento, por la formación de nuevos cristales de cuarzo o calcita, convirtiéndose finalmente en roca sólida.

37Por último, si las rocas ígneas o sedimentarias son posteriormente recalentadas o sometidas a grandes presiones, podrían incurrir en reacciones químicas o transformaciones que cambien la naturaleza de la roca. Los geólogos se refieren a esta suerte de proceso de “cocinamiento” como metamorfismo: los minerales en la roca son metamorfoseados de una forma en otra y la delicada preservación de los fósiles se oblitera. Tales transformaciones normalmente son el resultado de un profundo enterramiento de las rocas cuando, por ejemplo, se acumulan muchas gruesas capas de sedimento. Al examinar los minerales en la roca a menudo es posible calcular la temperatura y las presiones de la roca que ha sido sometida; ciertos minerales sólo se forman o son estables a temperaturas y presiones determinadas.

38Capaz de reconocer diferentes tipos de rocas, la tarea del elaborador de mapas geológicos consiste en caminar por el terreno buscando signos de cambios en el lecho rocoso. La clave de la técnica es la de localizar el lecho rocoso en un mapa topográfico detallado, registrando varios rasgos como el tipo de roca, la orientación de cualesquiera capas y la naturaleza del contacto con las rocas adyacentes. Gradualmente se va construyendo, en la hoja plana de papel, una imagen de la naturaleza tridimensional del lecho rocoso. Cualquier geólogo competente debería ser capaz de convertir este mapa plano en una imagen de tres dimensiones, tal como un arquitecto puede leer un conjunto de planos arquitectónicos para visualizar la edificación final. Y como los arquitectos, los geólogos dibujan perfiles o secciones a través de sus mapas para ayudar en la visualización. Por ejemplo, una sección vertical a través del mapa de una simple secuencia de rocas sedimentarias estratificadas se parecería mucho a la vista que podría tenerse de las capas sedimentarias en un acantilado, con las capas más jóvenes arriba y las más viejas al fondo.

39La habilidad en el mapeo geológico radica en completar el mapa a partir de la figura muy incompleta de las rocas que es visible en la superficie. Esto es un poco como tratar de sacar una imagen en un rompecabezas cuando faltan la mitad de las piezas. El grado hasta el que las “piezas” faltan en el rompecabezas geológico está dado por la cantidad de roca expuesta; cualquiera que camina regularmente a través del campo sabrá que las rocas, generalmente, están ocultas bajo una capa de tierra. Ocasionalmente recurrí a examinar pedazos sueltos de roca expuestos por conejos excavadores.

Una obra maestra geológica

40Ahora, por fin, podemos volver al mapa de rocas de Peach y Horne en la región de Saint, al noroeste de Escocia. Así pues ¿qué es lo que descubrieron allí? Encontraron una secuencia distintiva de rocas sedimentarias que originalmente fueron depositadas en aguas costeras poco profundas cercanas a un gran continente, tal como hoy en día la costa de Florida, con similares condiciones de corriente y profundidad de agua en una gran región. Capas de arenisca blanca, llenas de granos muy redondos de cuarzo -probablemente depositados como bancos de arena por grandes corrientes-, forman la base de la secuencia. El lecho marino poco profundo cedió lentamente y capas de esquisto y caliza se asentaron encima. Podemos fechar cuándo ocurrió esto ya que las rocas contienen los fósiles distintivos de criaturas que vivieron no mucho después de los animales multicelulares, con conchas o partes con huesos duros, que aparecieron por primera vez en la Tierra en los periodos cámbricos y ordovicienses del tiempo geológico, períodos llamados a partir de las tribus prerromanas que una vez ocuparon las partes de Gales donde por primera vez se encontraron los fósiles. Y el nivel exacto o la posición en la secuencia pueden señalarse en afloramientos rocosos que se hallan separados por cientos de kilómetros.

41Los fósiles en las rocas sedimentarias se preservan perfectamente. Esta es una buena prueba tanto de que los fósiles como la roca que los alberga nunca estuvieron sometidos a altas temperaturas y presiones. En otras palabras, éstas, claramente, no son rocas metamórficas. Pero Peach y Horne sí encontraron rocas metamórficas que figuraban en las partes occidentales y orientales de su mapa. Las del occidente contenían minerales tales como granate y biotita, típicos de rocas ígneas y sedimentarias que se han recalentado a altas temperaturas, por sobre los 500° grados centígrados, en algún estadio posterior de su historia. Peach y Horne las interpretaron como los restos de un núcleo, una vez profundamente enterrado, de un antiguo continente. Más tarde, la acción de los ríos había deslavado las rocas superficiales, exponiendo el basamento metamórfico. Más tarde aún, este basamento había cedido y fue inundado por el mar. Fue en estos tiempos que la secuencia distintiva de rocas sedimentarias se depositó encima. Las rocas metamórficas al este no podían explicarse tan fácilmente. Estas parecían completamente diferentes. Parecían ser los restos cocinados de una vasta pila de sedimento que se había depositado en el suelo de un océano.

42El significado del trabajo de Peach y Horne se hace evidente cuando se trata de visualizar un corte vertical de las rocas. Las capas de las rocas en el distrito Saint generalmente están inclinadas ligeramente hacia el sudeste, de manera que la línea natural que se elegiría para un corte iría, aproximadamente, en dirección sudeste. En una vista del corte de las rocas a lo largo de esta línea las diferentes rocas parecen tan verticales como un emparedado de capas suavemente inclinadas. Si pensamos sobre las rocas en términos de un código de color, entonces podemos codificar una secuencia básica de rocas rosadas, grises, verdes y azules en orden de edad decreciente. Estos fueron los colores que Peach y Horne usaron en su mapa: rosado para las rocas metamórficas en la región occidental, gris para las areniscas blancas, verde para los esquistos y azul para las calizas. Las rocas orientales metamórficas se codificaron con amarillo.

Una ruptura gigante en la corteza

43Así pues, ¿cómo se ve el corte codificado con colores en el mapa de Peach y Horne? Para empezar, la secuencia básica de rocas, del rosado al azul, se repite dos veces, con el amarillo (metamórfico) de las rocas justo encima. Esto no tenía realmente sentido para un geólogo que estaba pensando sólo en términos de una continua acumulación de sedimentos por capas. Parecía imposible que la simple acumulación de capas sedimentarias podría llevar a una repetición tan perfecta, incluso al punto de contener los mismos fósiles. Pero lo que de entrada es más asombroso es la posición, al medio y encima, de rocas metamórficas rosadas y amarillas. Explicar la presencia, en el occidente, de rocas metamórficas rosadas al fondo de la secuencia era fácil: habían sido cocinadas y expuestas a la superficie antes de que las rocas sedimentarias se depositasen. Pero ¿cómo pudieron las rocas metamórficas estar también encima de las capas sedimentarias grises, verdes y azules?

44La explicación a la que llegaron Peach y Horne requería movimientos horizontales a gran escala de la superficie terrestre. Propusieron que la secuencia de rocas podía explicarse si las rocas metamórficas amarillas profundamente enterradas habían sido empujadas hacia arriba y por sobre las rocas sedimentarias de aguas poco profundas y su basamento subyacente a lo largo de una gigantesca ruptura ligeramente inclinada o falla en la corteza terrestre. En el proceso, las rocas habrían sido quebradas y fracturadas a lo largo de numerosas fallas más chicas, empujadas y barajadas como un mazo de naipes de manera que las capas se sobrepusieron desordenadamente. De esta forma, viejas partes de la secuencia sedimentaria y su basamento metamórfico acabaron encima de partes más jóvenes. Lo extraordinario de este movimiento a lo largo de la falla principal es su tremenda escala. Para explicar la repetición de las capas y la presencia de rocas metamórficas justo por encima, los movimientos horizontales tenían que ser de por lo menos decenas de kilómetros. Los geólogos laman a una falla semejante una cabalgadura.

Grandes movimientos horizontales de la corteza terrestre: el mapeo geológico a fines del siglo diecinueve, en el distrito Assynt del noroeste de Escocia, mostró que las capas rocosas se habían elevado y repetido a lo largo de fallas gigantescas. Tempranos experimentos con capas de greda en un prensa lograron producir estructuras similares.

45El jefe de Peach y Horne en el Geological Survey, Sir Archibald Geikie, inmediatamente se percató de la importancia de esta cabalgadura, “el descubrimiento del cual hizo del noroeste de Escocia una región clásica para el estudio de uno de los más estupendos tipos de movimiento por los cuales la corteza de la Tierra se vio afectada”. Estos estupendos movimientos se hicieron aún más claros cuando Henry Cadell, un geólogo del Survey, llevó a cabo algunos experimentos en 1888. Cadell comprimió capas horizontales de arcilla en un gigantesco torno (hay una foto, en los archivos del Survey, de él de pie frente a su aparato con sus mostachos y aferrando las palancas del torno en una pose más bien teatral). Descubrió que, a medida que cerraba las mandíbulas del torno, las capas o lechos se apilaban naturalmente de forma muy similar a las rocas de Escocia, que con “un empuje mayor o fuste, inclinado a un ángulo bajo, a lo largo de toda la masa, viajó distancias considerables”.

46Los experimentos de Cadell mostraron no solo que la falla de Peach y Horne era de esperarse cuando las capas de rocas eran empujadas juntas o apretujadas horizontalmente, sino que estos movimientos también, ya que apilaron o amontonaron las capas, eran una forma de engrosar la corteza. Aquí había un mecanismo como para crear el tipo de raíces profundas de montañas que George Airy había propuesto en los 1850s cuando había tratado de resolver el problema de la plomada en India. Está claro que esto no se les escapaba a los geólogos en el Survey. Cadell “no tenía dudas de que, cuando otros sistemas montañosos llegan a ser examinados a la luz de las investigaciones de mis colegas y yo mismo en las tierras altas nordestes y en el laboratorio, estas estructuras probarán ser de un mismo origen”. Palabras proféticas. Pero las montañas en Escocia deben haber sido desgastadas hace mucho, ya que las colinas allí, como lo reconocieron Peach y Horne, no tienen nada que ver con el movimiento en la falla, y fueron más bien esculpidas en el paisaje mediante el aumento y disminución de gigantes capas de hielo mucho más tarde.

En un bache

47Hemos llegado a una etapa en nuestra historia en la que el barco de la ideas geológicas sobre la hechura de mapas sigue un buen curso, empujado por un viento fuerte, encuentra su camino a través de las aguas y hacia un nuevo mundo científico. Las primeras etapas del viaje han sido lentas a medida que la tripulación dejó su puerto original y se abría camino a través de un laberinto de costas confusas hacia el mar abierto. Pero ahora, con todo el mar alrededor, parecía que nada detendría el barco hasta que alcance su inevitable destinación científica. El trabajo de los primeros supervivientes y geólogos podría resumirse en una figura unificadora: las cadenas montañosas de George Airy, con sus profundas raíces, eran el resultado de movimientos horizontales gigantescos, que amontonaban o engrosaban la corteza de los continentes; la historia de la Tierra era, ciertamente, lo suficientemente larga como para que toda una sucesión de cadenas montañosas pueda ser elevada de esta forma y estos levantamientos, como lo experimentó Charles Darwin durante el terremoto de Chile: aún continúan hoy en día.

48La conclusión lógica de esta movilidad, evidencias de la cual se habían encontrado no sólo en Escocia sino en los Alpes europeos y gran parte del Asia central, era la idea de continentes a la deriva o en movimiento, propuesta por el meteorólogo alemán Alfred Wegener. Esta teoría fue resumida gráficamente por uno de los sostenedores de Wegener en 1920, en un encuentro de la Real Sociedad Geográfica de Londres: “La superficie de la Tierra es como un témpano de hielo compuesto por bloques sólidos que siempre están colapsando el uno contra el otro. Estos bloques como un todo parecen casi inmunes a cualquier cambio, pero entre medio siempre hay movimientos muy enérgicos.”

49Para Wegener, las montañas son el resultado de esos movimientos enérgicos cuando los bloques continentales colisionaron. No hubo que dar un gran paso de ahí a la teoría de una tierra cubierta por un mosaico de placas tectónicas -tectónica de placas-, el paradigma de la moderna geología. Pero luego algo extraño le pasó al barco de las ideas geológicas, se detuvo en aguas quietas y la tripulación empezó a discutir. Nadie podía pensar una razón por la que los continentes pudieran estar vagando, ya ni qué decir colisionando, y los geólogos comenzaron a perder la confianza en sus observaciones básicas. Los topógrafos, al relevar la gran masa de tierra de Norte América a principios del siglo xx, decidieron seguir a John Pratt, el rival de Airy, viendo a las grandes cadenas de las Rocosas americanas como una región en la que la corteza era menos densa de lo normal. Recordando nuestra previa analogía para la teoría de Pratt, pensaron en las Rocosas como pan bien amasado comparadas con la pesada masa de corteza bajo las grandes planicies más hacia el este. Era difícil ver cómo oprimir la corteza bajo las montañas podía resultar en esta suerte de variación; si algo se necesitaba, era la expansión de las rocas. Había un montón de otras observaciones que confundían.

50Las investigaciones geológicas en muchas grandes cadenas montañosas, como las Rocosas americanas, los Alpes, los Himalayas y los Andes, habían empezado a revelar grandes cuerpos de granito y otras rocas volcánicas. ¿Tal vez los efectos del plegamiento y la falla de las rocas habían sido sobre estimados o incompren-didos?, y ¿tal vez la creación de montañas está más directamente relacionada al forzado levantamiento del granito flotante y una vez derretido como parte de alguna profunda forma de actividad volcánica, empujando a un lado las capas de rocas? En este caso, las contorsiones en las rocas serían una consecuencia, antes que una causa primaria, de su levantamiento. En 1920 el geólogo británico Harold Jeffreys, que había escrito lo que se consideraba ser un trabajo definitivo sobre la naturaleza del interior de la Tierra y que dejaba ver el estudio de, literalmente, miles de terremotos, era tajante en que la Tierra era demasiado fuerte -literalmente tan rígida como el metal - como para aguantar movimientos horizontales a gran escala en la corteza. Esto parecía refutar la posibilidad de continentes a la deriva o en colisión. Avasallados por estos argumentos teóricos, los geólogos comenzaron a retroceder al abogar por tan extrema movilidad de las rocas. Incluso si esos movimientos habían ocurrido, fue sólo en el remoto pasado glacial, en una temprana etapa en la historia del planeta, cuando la Tierra era muy diferente. El terremoto de Darwin fue completamente olvidado y la máxima de Charles Lyell según la cual el presente es la llave del pasado, tan influyente en el siglo xix, ya no parecía ni profunda ni atractiva.

51Este es posiblemente un buen sitio en el que dejar a las personas a bordo de ese barco que se detiene a medida que da vueltas en círculos cada vez más pequeños, hagámonos llevar por el albatros que pasa. El barco quedará en este bache por muchas décadas, no sólo sin timón, sino envuelto en una profunda niebla, será necesario un fuerte soplo de viento para ponerlo otra vez en ruta. De todas formas, tenemos suficientes ideas como para darle sentido a mi primera visita a Bolivia. El hecho de que ésta tuviese lugar 106 años después de que Peach y Horne hayan comenzado su mapa de las tierras altas escocesas, 154 años desde las experiencias de Darwin en Chile y 254 después de que los topógrafos franceses hicieran sus medidas en el Ecuador, es una buena ilustración de cuánto tiempo y esfuerzo humano fueron necesarios para tratar de entender nuestro planeta. A pesar de esto, aún había mucha confusión geológica, aferrada como briznas de niebla a muchos de los picos andinos.

Abbildungsverzeichnis

Bildunterschrift La fuerza de gravedad en una montaña de roca masiva debería desviar la plomada de un geólogo hacia un lado. De hecho, la desviación observada es muy pequeña. Esta discrepancia apunta hacia alguna acción opuesta de rocas relativamente livianas en las profundidades bajo las montañas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5739/img-1.jpg
Datei image/jpeg, 132k
Bildunterschrift Las raíces de Airy y el pan de Pratt: dos teorías rivales del siglo diecinueve para explicar las montañas. Geoge Airy pensó que eran como icebergs flotantes con rocas que se extendían en la profundidad en un sub estrato fluido. Pero John Pratt veía las montañas más bien como masa levantada, elevándose porque se habían expandido y eran menos densas que las rocas bajo las tierras bajas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5739/img-2.jpg
Datei image/jpeg, 84k
Bildunterschrift Grandes movimientos horizontales de la corteza terrestre: el mapeo geológico a fines del siglo diecinueve, en el distrito Assynt del noroeste de Escocia, mostró que las capas rocosas se habían elevado y repetido a lo largo de fallas gigantescas. Tempranos experimentos con capas de greda en un prensa lograron producir estructuras similares.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5739/img-3.jpg
Datei image/jpeg, 203k

© Institut français d’études andines, 2010

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Kaufen

Printversion

amazon.fr