Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El diablo en la montaña

 | 
Simon Lamb

Prefacio

Texte intégral

Mapa de Sudamérica que muestra las partes principales de los Andes.

1Todos los años, casi sin excepción, alguien me preguntará si tengo planes de viaje excitantes. Normalmente me escabullo de la pregunta con una respuesta del estilo: “Realmente no, aunque puede que vaya de vuelta a Bolivia”. Pero a medida que fueron pasando los años, comencé a darme cuenta de hasta qué punto mi vida estuvo atrapada por estos viajes bolivianos y de que tengo una historia que contar. Y es mejor que cuente esta historia antes de olvidar los detalles.

2Soy geólogo, y por más de una década mi trabajo ha implicado pasar varios meses al año en los altos Andes de Bolivia, tratando de entender el origen de estas montañas. Puede verse en ello una actividad más bien misteriosa, a menos que uno mismo sea geólogo. Este libro trata de quitar el misterio revelando al mismo tiempo la comprensión más profunda de la creación de las cadenas de montañas. Así, la estructura del libro está basada en mi idea de que la historia personal de un hombre de ciencia -en este caso la mía- a medida que lucha con un problema científico llegará a iluminar el tema. Quiero llevar al lector a través de muchas de las mismas experiencias, de la misma forma en que le mostraría a un colega varias cosas mientras vamos por Bolivia, tratando de convencerlo de que mis ideas son correctas.

3Me doy cuenta, al contar una historia científica desde un punto de vista tan personal, de que me arriesgo a dar la impresión de que sólo mis observaciones son las que importan. Ello ciertamente no es mi intención y estoy muy consciente de que mi trabajo fue influenciado y guiado por muchos otros científicos. Los Andes son una gran cadena montañosa que se extiende por más de cinco mil kilómetros a lo largo. Los Andes bolivianos, solos, son ya demasiado para cualquier científico individual. Sin los combinados esfuerzos de una comunidad de geólogos que trabajaron por muchos años nuestro conocimiento de estas montañas realmente sería escaso.

4Es inevitable, a pesar de ello, que parte de este trabajo científico haya sido reproducido y que se haya llegado independientemente a conclusiones similares; de hecho, ello es bueno para la ciencia, ya que provee la confirmación interna de muchas ideas científicas. Ello no es excusa para no dar el crédito cuando se lo debe, nada es más importante para un científico que el debido reconocimiento a su trabajo, y traté de ser tan honesto como posible, reconociendo el trabajo de mis colegas geólogos en el texto.

5Tengo una deuda de gratitud con muchas personas. Sin el entusiasta apoyo e inspiración de John Dewey el proyecto andino nunca hubiera llegado a realizarse. La investigación fue posible sólo gracias al sostenido apoyo financiero de la Academia de Ciencias Austríaca, British Petroleum, la Unión Europea, Exxon, Natural Environmrent Research Council y la Real Sociedad de Londres. En el curso de los años Catrín Ellis-Jones, Christina Guldi, Anne Grunow, Christy Hanna, Martin Shepley, Eduardo Soria Escalante y Marc de Urreiztieta fueron una compañía e inapreciable ayuda de campo, soportándome a mí y al difícil y duro medio ambiente. La familia Maxwell y Molly Relling generosamente nos dieron hospitalidad y un lugar en el que vivir durante las primeras etapas de la escritura de este libro, mientras yo estaba de año sabático en Nueva Zelanda. Evelyn Jenkyns, Grant Heiken, Angharad Hills, Vence Lamb, Ted Nield, George Philander, Tony Watts y Maarten de Wit, valerosa y generosamente leyeron varias versiones del manuscrito y su apoyo y consejo mejoraron enormemente el libro.

6Mis padres fueron una fuente de apoyo vital durante mi carrera de investigación, siempre listos para acudir en mi ayuda en momentos problemáticos. Su experiencia y sus serenos consejos solucionaron muchas crisis que amenazaron con hundir toda la empresa de investigación. Gary Hincks creó las excelentes ilustraciones que, creo yo, le añaden mucho al libro. Y sin el fiel apoyo y sabias sugerencias de mi editor, Joe Wisnovsky, este libro nunca hubiera visto la luz. Finalmente, le debo mucho a la compañera de mi vida, Felicity Maxwell, quien me ayudó de muchas formas importantes, no siendo la menor su cuidadosa y paciente lectura, que dieron lugar a un mejor libro.

Table des illustrations

Légende Mapa de Sudamérica que muestra las partes principales de los Andes.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5735/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 547k

© Institut français d’études andines, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr