Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunidades negras en el Pacífico colombiano

 | 
Odile Hoffmann

Anexo. Las opciones metodológicas

Texte intégral

El método de análisis de la organización del pueblo en el río Mejicano

1La elección de las unidades elementales de análisis refleja teorizaciones implícitas y necesita, por lo tanto, de algunas precisiones. Hemos optado por la construcción de una trama descriptiva, fundada en dos nociones: la co-residencia, por un lado; y la pertenencia reconocida a una parentela, descrita por medio de las relaciones genealógicas, por la otra. La trama genealógica construida de esta manera, sobre cuatro generaciones en nuestro caso, no debe confundirse con la red de parentesco, de la cual es sólo un indicador parcial. Una red de parentesco, por lo general, corresponde únicamente a una parte de la trama genealógica, ya que “selecciona” o valoriza sólo ciertas relaciones, al mismo tiempo que integra otros elementos (el parentesco ritual, por ejemplo). Como lo ha mostrado P. Quintin (1997) a propósito de relatos de vida en Cali, Colombia, la genealogía no es, como se creyó durante mucho tiempo, un método fiable y neutro de recolección de la información, sino que más bien “debe ser considerada como un conocimiento puesto en operación para el despliegue de estrategias sociales” por los informantes, y entendida como tal por el investigador.

2Las anotaciones buscan asociar sistemáticamente los datos “sociales” con referencias espacializadas. Así, se asocia a cada individuo informaciones relativas a su lugar de nacimiento, su o sus lugares de residencia actuales, su trayectoria migratoria eventual y sus uniones y descendientes. Sólo anotamos la información relativa a los residentes, incluso parciales, es decir, aquellos que conservan una habitación en el pueblo. En cada generación, por lo tanto, “perdemos” a los hijos de las personas que migraron definitivamente.

Las encuestas sobre la movilidad en el río Mejicano

3Después de haber elaborado la trama genealógica del conjunto de los habitantes en 1996-1997 con el objeto de entender las relaciones de parentesco y de residencia en el pueblo, buscamos establecer los recorridos de los individuos que habían residido durante cierto tiempo en Bellavista, ya fueran nativos (la mayoría) o residentes allí mucho tiempo antes de su partida (los esposos o esposas de nativos: 6 casos de 142), y que habitaran o no en el pueblo en el momento de la encuesta. Elegimos hacer entrevistas profundas a un número limitado de personas (30), pidiéndoles que reconstruyeran sus propias trayectorias migratorias y las de sus familiares cercanos (padres, hijos, a veces colaterales, de más de 15 años y que no hubiesen fallecido). Entre los informantes habían hombres y mujeres (16 y 14); la mayoría (24/30) tenían más de 30 años; 28 eran nativos del Mejicano, pero sólo 21 residían allí todavía; los otros vivían en Cali (1), Tumaco (6) o en birresidencia entre Tumaco y Bellavista (2). La mayoría de las entrevistas se realizaron en Bellavista o en Tumaco. De esta manera pudimos recopilar información sobre los presentes y los ausentes en 1998 (142 personas en total), con una repartición por franjas de edad similar a la repartición mencionada por un estudio de la CVC, en 1991, para los adultos del río Mejicano: 45% de personas de 15 a 30 años, 16% para las franjas de 30-40 y de 40-50 años, 23% para las personas de más de 50 años.

4La encuesta fue realizada en 1998 con la ayuda de Nelly Rivas, socióloga de Univalle. Como muchos son los sesgos de un método como éste, no juzgamos útil profundizar en los análisis en términos de “motivos de la migración” o de “percepción de la migración”, salvo para las personas directamente encuestadas. Eso explica la naturaleza más bien cuantitativa de los resultados presentados en esta parte.

La utilización de las fuentes exteriores (censos)

5Analizar el censo de 1993 en el caso de Tumaco resulta delicado, a tal punto que el DANE previene oficialmente que la información que concierne a las zonas rurales es deficiente, 40% de la superficie presenta problemas de restitución; en otros términos, una proporción importante de la superficie no cuenta con información. De hecho, ciertos datos reflejan muy poco las dinámicas demográficas constatadas localmente. Por ejemplo, en el conjunto del litoral Nariño (diez municipios), el censo da una estabilidad residencial (sin migración) sorprendente: 85% de los habitantes de 1993 habrían nacido en el municipio mismo, y más de 90% vivían en él durante los cinco años precedentes. Incluso teniendo en cuenta el hecho de que los municipios son grandes y las migraciones por lo general intramunicipales (en particular las migraciones rural-urbano), uno queda sorprendido... Ningún dato refleja, por ejemplo, la llegada, por tanto importante, de población del interior del país (los paisas) a Tumaco desde principios de la década de 1990 al menos. Sólo utilizaremos esas fuentes para las grandes estructuras demográficas y preferimos trabajar a nivel inframunicipal a partir de dos fuentes principales cuya fiabilidad pudimos verificar en el terreno:

6• El Sisben (Sistema integrado de subsidios para el bienestar social) de Tumaco, al que pudimos recurrir a partir de ficheros originales para los años 1994-1996, en una muestra de un cuarto de la población municipal, tanto en medio urbano como en los pueblos de los ríos.

7• El Servicio de erradicación de la malaria (SEM, hoy en día DPT, Departamento de Patologías Tropicales), que visita regularmente 159 de las 207 veredas y pueblos con los que cuenta el municipio de Tumaco, lo que representa una población de 50 747 habitantes en 1996. Cada año recopila, casa por casa, las composiciones familiares (edad, sexo).

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540