Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunidades negras en el Pacífico colombiano

 | 
Odile Hoffmann

Tercera parte. Tierras, territorios e identidades

Conclusión. Esperanzas y desesperanzas, las trampas del territorio

Texte intégral

1Comenzada en la euforia de la movilización étnica tras la promulgación de la ley 70 de 1993, la conquista legal de los territorios por las comunidades negras se ha topado con obstáculos concretos, que la legislación no pudo o no quiso tomar en cuenta. Entre éstos sobre todo dos afectan a la región de Tumaco, que podemos considerar como representativa de las evoluciones en curso en la región del Pacífico: la competencia con agentes económicos igualmente interesados por el territorio y la presencia de actores armados que utilizan el territorio de manera temporal o más duradera.

2En el primer caso, las pretensiones étnicas se oponen a las del capital, que dispone de armas económicas, jurídicas o simplemente violentas para imponer sus opciones y someter a los eventuales opositores. Frente a las plantaciones agroindustriales, los campesinos ven sus espacios de vida y de producción reducirse cada día más. La movilización étnica, como en otras partes del Pacífico (Chocó), tenía como objetivo explícito construir instrumentos de resistencia a partir de la constitución de territorios colectivos que estarían protegidos del apetito de los empresarios por las tierras. Es necesario reconocer que esta estrategia no dio los resultados esperados. En el departamento de Nariño, los territorios colectivos oficialmente reconocidos por el Estado sólo conciernen a los espacios de explotación tradicional, mientras que las zonas codiciadas por los intereses privados permanecen, por el momento, inaccesibles a la titularización.

3El segundo obstáculo al reconocimiento de los territorios colectivos de las comunidades negras rebasa el marco regional y se inserta en la lógica de la guerra que afecta a todo el país. Zona en paz hasta hace unos años, la región de Tumaco ha sido finalmente alcanzada por los vientos de la guerra con su cohorte de asesinatos y de desplazamientos forzados. La posición geoestratégica de la región (frontera, acceso marítimo, vía de acceso fluvial hacia el interior, zona selvática difícil de vigilar) atrae a los actores armados y a los narcotraficantes de cualquier bando, lo que constituye un cóctel explosivo muy similar al que se dio en el Uraba, región situada al norte del Pacífico, hace unos diez años. El control del territorio se vuelve prioritario para las guerrillas, los para-militares y los traficantes que en cierto momento pueden aceptar las iniciativas de las comunidades negras, a veces incluso alentarlas, pero de igual manera oponerse después abruptamente a ellas y desmantelarlas si las condiciones militares los incitan. En esta situación, toda movilización a largo término resulta imposible. En el Chocó, por ejemplo, los habitantes de los territorios colectivos recientemente titularizados no pudieron resistir a las fuerzas armadas irregulares (guerrillas y paramilitares) que se pelean sus territorios, y se vieron condenados al desplazamiento forzado y al abandono de sus pueblos.

4Fuente de conflictos y de recomposición política, la movilización étnica y territorial induce también nuevas lógicas y jerarquías al interior de las comunidades locales. Permite innovaciones y abre la puerta a actores que van a ocupar espacios de representación y de palabra a los que antes no tenían acceso. En el marco de la movilización étnica y en torno al territorio coinciden registros de saberes y de poderes que antes no se codeaban. El campesino se convierte en cartógrafo, el dirigente político reencuentra sus raíces rurales, el técnico interviene como mediador cultural: papeles todos que pueden renegociarse y que contribuyen, cada uno a su manera, a redefinir las fronteras espaciales y sociales de las “comunidades negras”.

5La movilización alrededor del territorio es fuente de emancipación a la escala local para los habitantes, que encuentran en él referencias identitarias e instrumentos de negociación y resistencia. También puede restringir el horizonte de posibilidades si busca ordenar a toda la sociedad en torno al territorio y su administración. Asimilar la lógica social a una lógica territorial conduce a levantar barreras y a ignorar las complejidad de las relaciones construidas en el tiempo y en la interacción entre personas o colectivos de niveles y afiliaciones diversas. En particular, la reducción de la identidad a un territorio, y viceversa, encierra a las sociedades locales en la “trampa identitaria” y condena las posibilidades de negociación y de repartición territorial (Cambrézy, 2001). Ésta no es la situación en el Pacífico colombiano, en parte porque las sociedades locales hace tiempo que participan en el juego político regional y nacional. Conocen la importancia de la negociación, incluso en una posición de subordinación, y no reivindican ningún separatismo. De hecho, es probablemente en la esfera de lo político que hay que buscar posibles salidas al dilema que se establece entre las ideologías comunitaristas que comienzan a translucirse en ciertos discursos de los dirigentes radicales, y las aspiraciones ciudadanas democráticas de la mayoría de los habitantes, ya sea que reivindiquen o no derechos específicos a nombre de su etnicidad diferente.

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540