Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunidades negras en el Pacífico colombiano

 | 
Odile Hoffmann

Tercera parte. Tierras, territorios e identidades

Capítulo 7. Los empresarios agroindustriales y sus estrategias

Texte intégral

7.1. Desarrollo regional y justicia social: el proyecto de la Empresa

  • 1 Después se convirtió en Corpoica, que posee todavía parcelas de investigación y de producción.
  • 2 Las otras grandes zonas de producción se sitúan principalmente en los Llanos, la Magdalena media y (...)
  • 3 Establecida únicamente sobre la base de una débil densidad de población, de 6 a 10 habitantes por (...)

1El primero en plantar palmas de aceite en la región fue un instituto público, el IFA (Instituto de Fomento Agropecuario), en la década de 19601, con un objetivo declarado de investigación y desarrollo agrícola (variedades mejoradas, técnicas, cf. Angulo Paredes, 1996). La primera empresa que dispone de su propia fábrica de extracción de aceite de palma se instala en 1977. Hasta hoy es la más importante: Palmas de Tumaco (5 600 ha). El verdadero desarrollo del cultivo de la palma inicia en la década de 1980 y la superficie plantada se ha duplicado en el último decenio (1990) para alcanzar, sólo en la región de Tumaco, más de 20 000 ha en 1999, o sea, 13.3% de la superficie nacional plantada con palma2 (CEGA, 1999: 10). Las condiciones agroecológicas son favorables a su producción (humedad, precipitaciones, temperatura, suelos, relieve), pero las ventajas fundamentales son, desde el punto de vista de los empresarios, de dos tipos: la supuesta disponibilidad de tierras3 y, en consecuencia, el potencial de expansión, y la situación geográfica.

2La localización resulta todavía más estratégica hoy en día si se toma en cuenta que la parte más importante de los gastos está dirigida al transporte; y que en la actualidad el mercado se ha orientado hacia la exportación tras la saturación del mercado interior en los años 1990-1991. Por lo tanto, se ha vuelto imperativo para las empresas disponer a proximidad de las plantaciones de redes de transporte fiables y a bajo costo. El puerto de Tumaco representa, en ese sentido, una ventaje comparativa considerable frente a las zonas tradicionales de producción, como los Llanos o el Magdalena Medio, en el norte del país.

  • 4 En particular con la Comercializadora de Fedepalma, financiada en parte por el fondo de regulación (...)
  • 5 En el plano internacional, los productores de aceite de palma son muy influyentes en los mercados (...)

3Los grandes productores e industriales del aceite de palma están agrupados en una federación nacional, FEDEPALMA, que negocia en el más alto nivel las condiciones de producción, de transformación y sobre todo de comercialización4. Un poco bajo el modelo de FEDECAFÉ, la Federación asegura también la difusión de la información técnica, suscita o financia cooperaciones internacionales y favorece la innovación tecnológica5. El sector del cultivo de la palma permanece subordinado a un puñado de grandes inversores que, hasta no hace mucho, aceptaban difícilmente la presencia de socios más modestos. De esta manera se alinean al modelo que prevalece a nivel mundial, en el que algunas empresas (Cargill, Unilever) controlan la mayor parte de la comercialización de los derivados del aceite de palma. Éstos, utilizados en la pastelería, los cosméticos, los detergentes y jabones, o en la alimentación animal, experimentan una demanda creciente de parte de países industrializados. Poco después, el sector en Colombia padeció años de crisis debido a la apertura comercial (en 1990-1991), lo que provocó una brutal e importante baja de los precios de producción; la crisis suscitó una recomposición del sector, que debió integrar a los medianos y “pequeños” (varias centenas de hectáreas) productores en las instituciones especializadas.

4Los empresarios de la palma disponen de apoyos políticos en el más alto nivel y el cultivo de la misma figura en el Programa Nacional de Desarrollo (1998-2002) como una de las prioridades reconocidas del ministerio de Agricultura (el ministro de este ramo del gobierno de Pastrana [1996-2002] era él mismo un miembro influyente del sector). En la región de Tumaco, el sector agroindustrial se organiza hacia finales de la década de 1990 con el fin de edificar una estrategia de desarrollo compatible con las orientaciones nacionales, que apuestan a un fuerte crecimiento de la producción. A nivel local, logran convencer al presiente municipal de Tumaco (1997-2001) de establecer una alianza entre el sector privado y el público para dinamizar el cultivo de la palma. Así es creado en 1999 CORDEAGROPAZ, una corporación municipal “mixta”, cuya finalidad es el desarrollo agrícola regional basado en el cultivo de la palma. Esta alianza no era evidente y, de hecho, sólo fue conocida de manera tardía, después de las elecciones de 1997. El candidato elegido contaba con el apoyo del sector campesino y rural de Tu-maco, en el cual muchos de sus miembros se oponen abiertamente a los cultivadores de palma acusados de expoliación y adquisiciones ilegales o forzadas de tierras campesinas. El clima local en torno a la cuestión del cultivo de la palma es particularmente conflictivo. Es en ese contexto que los cultivadores de palma, o más bien las pocas sociedades que aseguran y monopolizan localmente el proceso de transformación y comercialización, elaboran un plan de desarrollo expuesto en el estudio realizado por el CEGA en 1999.

  • 6 Apegándonos al uso local, no establecemos, en este texto, diferencias notables entre campesino y a (...)

5Esta movilización de los empresarios parte de una constatación, expresada abiertamente sólo en parte: el principal obstáculo al desarrollo del cultivo de la palma residiría en la imposibilidad, para ellos, de continuar expandiendo sus propiedades como lo habían hecho hasta entonces. Porque, después de la ley 70 de 1993, cualquier adquisición de tierra está subordinada al acuerdo formal de las partes interesadas (los propietarios y los vecinos). Del lado de los campesinos, la nueva legislación suscitó una fuerte movilización en la medida en que puso a su disposición instrumentos jurídicos y políticos que les permiten resistir al avance de los empresarios. En ese momento se constituyeron varios Consejos Comunitarios que reclaman el reconocimiento de sus “territorios ancestrales” en las tierras que aún poseen -que son numerosas, como ya vimos, aunque estén divididas- y que también son deseadas por los cultivadores de palma. Para estos últimos, por ahora cualquier expansión territorial de gran amplitud se encuentra bloqueada. Y puesto que su objetivo prioritario reside en el crecimiento de la producción, necesitan encontrar los medios para conducir y controlar este crecimiento, aunque tengan que establecer alianzas con los posesores de las tierras, es decir, con los campesinos y los agricultores6.

  • 7 Colombia es el cuarto productor mundial, después de Malasia, Indonesia y Nigeria.

6De manera significativa, el estudio técnico comandado por los agroindustriales empieza con un alegato que inserta al cultivo de la palma en la política de construcción de la paz que, como se sabe, es prioridad nacional e internacional. El cultivo de la palma sería -en este orden- una alternativa a los cultivos ilícitos, una vía de desarrollo plausible para el mundo campesino, una explotación que respeta las normas ambientales internacionales y, por fin, un aporte importante al sector exportador nacional7. El cultivo de la palma sería generador de riquezas para todos y podría integrar a los campesinos, excluidos hasta ahora por falta de crédito y de asistencia técnica. Esta integración debería hacerse por medio de la asociación de los pequeños y grandes productores, y de los sectores privado y público. He ahí la apuesta de este proyecto de creación de una “Empresa” (la Empresa en el texto) que financiaría a los campesinos, sobre una base contractual y de títulos accionarios, el costo de los primeros años de siembra, así como el crédito y la asistencia técnica en los años subsiguientes. El campesino sólo reembolsaría al inicio de la producción (cuatro años después de la siembra) y al pro rata de su producción, o sea, un reembolso espaciado a lo largo de más o menos diez años. A cambio, hipotecará su tierra y su producción; y el fruto de la cosecha deberá ser vendido integralmente a las fábricas de tratamiento de la Empresa (CEGA, 1999: 51).

7El estudio menciona un potencial de expansión que podría llegar a 200 000 ha sólo en el municipio de Tumaco (que cuenta apenas con un poco más), de las cuales 50 000 se sitúan en el radio de acción de las cinco fábricas de extracción de aceite de palma que forman parte del proyecto de desarrollo mencionado (un área que corresponde casi exactamente a la zona del Medio Mira descrita anteriormente). Las plantaciones ocuparían al cabo la totalidad del espacio agrícola. En un primer tiempo, no obstante, el estudio prevé una extensión de plantaciones campesinos de 4 000 ha, a razón de 4 ha por “beneficiario” del proyecto. El beneficiario-tipo sería un campesino que dispone de 5 a 20 ha, o sea, cerca de 54% de los campesinos según el estudio. Éste último, sin embargo, minimiza considerablemente los lotes muy pequeños, inferiores a 5 ha: sólo son tomados en cuenta en 31% de los casos, mientras que el análisis del catastro del Medio Mira permite evaluarlos como 67% de los propietarios-posesores.

  • 8 46% de la población de la región no sabe leer ni escribir (11% es la media nacional), el promedio (...)
  • 9 Entrevista RT, Tumaco, 1999. Un artículo (Semana, 4-10 de noviembre de 2002) lo confirma, señaland (...)
  • 10 IICA, Instituto Interamericano de Cooperación Agronómica; PNUD, Programa de las naciones Unidas pa (...)

8Para los empresarios, se trata de un proyecto de desarrollo social y la única salida para esta zona marginada8, cuyos recursos tradicionales (cacao, coco, madera) ya no son rentables y que conoce desde hace algunos años una expansión rápida del cultivo de la coca. Una sociedad consultora, contratada por los grandes cultivadores de palma para proceder a los estudios técnicos previos a las nuevas plantaciones, estima a varias centenas la cantidad de laboratorios de producción de cocaína en la región9. Fundamentan sus estimaciones en el análisis de fotos aéreas tomadas a baja altitud. Frente a esta rápida evolución, los cultivadores de palma proponen la vía de un progreso agrícola sano. Su proposición se inscribe dentro del registro del progreso social y, por esta razón, el proyecto debería ser financiado por los poderes públicos (municipio, Estado, organismos nacionales de desarrollo -por ejemplo, la CCI, Corporation Colombia Internacional, del ministerio de Agricultura). Los promotores de la Empresa solicitan también el apoyo de programas internacionales de desarrollo agrícola (IICA, PNUD)10 o de lucha contra el narcotráfico (Plan Colombia), de ONG y de los mismos campesinos, junto a los inversores (CEGA, 1999: 49).

9El proyecto de la Empresa permite comprender la complejidad de los debates actuales. Bien defendido y argumentado, coincide con las orientaciones mundiales del momento. Los organismos internacionales de desarrollo (PNUD) preconizan, efectivamente, el cultivo de la palma como una “alternativa campesina” rentable en zona selvática, mientras que las otras especulaciones tropicales tradicionales como el café o el cacao, ya no lo son desde hace varios años. En los aspectos del medio ambiente y de la paz social, el proyecto resulta igualmente atractivo y el Plan Colombia, que debería financiar hasta 40% del mismo, ya lo ha integrado a su calendario. Pocas voces de oposición se dejan oír. No obstante, tras bastidores no existe tal consenso.

  • 11 La película Un affaire juteuse, transmitida en el canal público francés Arte el 25 de marzo de 200 (...)

10El cultivo de la palma es un monocultivo. Según la expansión proyectada, cubriría 90% de la zona central del municipio de Tumaco (50 000 ha), la más poblada. Sin embargo, todos los estudios, incluido el de CEGA, insisten en la multi-opcionalidad de los sistemas de producción actuales, indispensable para la explotación campesina en pequeñas superficies. La generalización del cultivo de la palma “campesino”, aunque aumentará incontestablemente la parte de ingresos monetarios en las economías domésticas, suprimirá al mismo tiempo los recursos llamados anexos -productos agrícolas de autoconsumo o de artesanía local, de recolección o de caza- que provienen de sus parcelas de pequeña agricultura o de las partes no cultivadas de las explotaciones. La adopción del cultivo de la palma significa, para los campesinos, una transformación profunda de sus lógicas de producción familiar a corto y mediano término, ya que reduce significativamente el espectro de sus recursos y, por lo tanto, su parte de autonomía. Serán “vendedores cautivos” de la Empresa, que conservará el monopolio de la fijación de los precios. La única opción alternativa será la generalización del trabajo asalariado (obrero agrícola o urbano), lo que transformará radicalmente sus espacios y sus ritmos de vida cotidiana. Por su parte, los impactos ambientales de un proyecto como ese (en la biodiversidad y la contaminación de las aguas) han sido denunciados muchas veces por las asociaciones ecologistas nacionales e internacionales, como ha sucedido en otras regiones de cultivo de la palma11. Otros aspectos, ausentes de los informes de peritaje, pero expresados por algunos de los grandes empresarios, merecen cierta atención: tienen que ver con la guerra y la situación de violencia que hace estragos en la región.

7.2. Las plantaciones de palma y la guerra

  • 12 Palmas de Tumaco 1985, Santa Elena 1991, Astorga 1996, más recientemente Araki y Palmeiras.
  • 13 Dos de las fábricas (Santa Elena y Astorga) funcionan ya con aporte de pequeños productores para 3 (...)

11En filigrana y tal como es posible reconstituirlo a partir de las entrevistas, todo parece indicar que el objetivo del proyecto empresarial es, en primer lugar, el de constituir una clientela campesina, cuya necesidad se ha vuelto apremiante para las firmas industriales, al menos en dos planos: económico y político-militar. En el plano económico se trata, para los empresarios, de asegurar el crecimiento de la producción regional que habían anticipado y que desearían ver proseguir. Las fábricas de extracción de aceite de palma, de las cuales la primera se instala en 1977 (Palmas de Tumaco), se multiplican y/o se modernizan en la década de 198012. Actualmente presentan una capacidad instalada de transformación superior en 40% a la producción regional13. De ahí que el aprovisionamiento en fruto fresco (los racimos de nuez de palma) se haya convertido en una preocupación mayor. El proyecto de expansión campesina del cultivo de la palma aceitera, en asociación con las grandes sociedades, sería una de las soluciones al problema. Permitiría constituir una clientela cautiva y fiel durante más de diez años, ya que, en el proceso, el campesino hipotecaría su tierra y su producción hasta reembolso completo de los financiamientos otorgados al principio de la siembra.

  • 14 En 2001, ninguno de los dos proyectos había dado resultados tangibles.

12En este contexto, la propiedad de la tierra pasa a ser menos estratégica que el control de la producción. La asociación contractual e individualizada entre campesino y empresa se convierte en el pivote del nuevo sistema. Siguiendo en esto una evolución neoliberal clásica, el dominio de la filial ya no depende del control del conjunto de los medios de producción, sino del de ciertas etapas, sobre todo al término de la filial (transformación y comercialización). Pero el contrato individual se opone radicalmente a las dinámicas impulsadas por los Consejos Comunitarios, los cuales, al contrario, apuntan a la “comunitarización” de las tierras y de las decisiones que conciernen a la ordenación de los futuros “territorios colectivos”. Después de un primer período de enfrentamiento con las organizaciones negras (1998-1999), los empresarios, en el marco de los acuerdos establecidos con las instituciones municipales y departamentales (municipalidad, INCORA, CORPORIÑO), han llevado a cabo una política de zapa más sutil y eficaz. Suscitaron, por ejemplo, la creación de un “sindicato de agricultores del valle del Mira”, que reclama una titularización individual y no colectiva de las tierras campesinas. Los volantes distribuidos por este “sindicato” exponen claramente lo que se pone en juego con la titularización individual, presentada como condición indispensable para integrarse al proyecto de la Empresa, el cual es presentado, a su vez, como la única opción de desarrollo de la región. Frente a un Consejo Comunitario que debuta y le cuesta estructurarse, los campesinos ven la posibilidad de una alternativa sólidamente apoyada por las instituciones y los grupos de poder, y cuyos beneficios a corto término resultan desproporcionados en relación con los prometidos por la organización étnico-territorial. Los primeros son económicos y financieros, mientras que los segundos permanecen, al menos por el momento, en el orden político y simbólico (lucha por la identidad y el reconocimiento). A la par, los empresarios apoyan la constitución de una “asociación de agricultores”, para dividir al Consejo Comunitario, cuya adhesión se haría a título personal con el fin de defender el derecho de cada uno a la propiedad de la tierra14.

  • 15 Entrevista Cordeagropaz, abril de 2000, Tumaco.

13De manera paralela a esas iniciativas o tentativas de organización, los empresarios negocian con los Consejos Comunitarios menos radicales para inscribir en sus reglamentos interiores la posibilidad de una asociación individual y contractual entre los agricultores y la Empresa. Según sus propios términos, están consiguiéndolo, pues “hoy los Consejos Comunitarios son más autónomos; antes estaban manipulados por algunos individuos que no pensaban en el desarrollo, pero ahora están más abiertos al diálogo”15. De hecho, los Consejos Comunitarios opuestos con más fuerza al proyecto de la Empresa se encuentran actualmente debilitados por divisiones internas, y los dirigentes más radicales en su crítica a los cultivadores de palma debieron huir de la región a causa de las amenazas constantes de las que eran objeto de parte de grupos paramilitares. Uno de ellos fue asesinado (E Hurtado) y otros más se han refugiado en Bogotá. Es difícil no establecer conexiones entre estos distintos fenómenos que son la presión de los cultivadores de palma sobre los pequeños agricultores, la división y el debilitamiento de los Consejos Comunitarios, las amenazas a sus dirigentes y la ejecución de las mismas. Aunque no se ha podido establecer hasta el día de hoy ninguna prueba al respecto, varias pistas son exploradas por los organismos de defensa de los derechos humanos. Circulan explicaciones simplistas (sicarios pagados por los empresarios, venganza personal, represalias de los narcotraficantes, represión de la movilización étnica) pero, como siempre en Colombia, las razones son sin dudas más complejas y combinan varios registros. Yolanda Cerón, que dirigía el comité de los derechos humanos de la Vicaría de Tumaco y seguía de cerca, como tal, los expedientes relativos a esas exacciones, fue asesinada a su vez, el 19 de septiembre de 2001.

  • 16 Entrevista en Tumaco, en abril de 2000, con F. P., quien se definía como un “pequeño” cultivador d (...)

14Es necesario defenderse de las interpretaciones unívocas. Sin embargo, no está prohibido poner hincapié en ciertos procesos complejos y nombrar a sus actores. En ese sentido, la implicación directa o indirecta de los agentes económicos en el engranaje de la violencia regional no puede ser subestimada. Un “pequeño” empresario cultivador de palma (500 ha, de las cuales 300 plantadas con palma) alaba la palma de aceite de esta manera: “Es un producto noble, porque él que tenga palma se queda en el lugar por lo menos 25 años, va a defender su tierra cueste lo que cueste”. Después nos explicó cómo los pequeños productores de palma, cuya única opción de supervivencia es esa, también constituyen la mejor protección para los grandes cultivadores en caso de guerra: ˂˂ils seront pour nous un appui inconditionnel>> “serán para nosotros un apoyo incondicional”16. De esta manera, la adhesión de miles de pequeños productores dependientes del proyecto de la Empresa permitiría, según él, construir una verdadera muralla humana contra la guerrilla, la cual podría competir con la Empresa por el control territorial de la zona fronteriza.

15Esta visión de las cosas -¿por qué dudar de entrada de la versión “humanista” de un desarrollo económico regional integrado?- es corroborada desgraciadamente por los sucesos recientes (2001). En el Mira se ha puesto en marcha un nuevo sistema de terror. Ya no se trata, para los actores armados, de desplazar poblaciones con el fin de asegurar su poder en el territorio, sino más bien de secuestrarlas en su propio lugar, de condenarlas a arresto domiciliario controlando todos sus desplazamientos. Este “secuestro colectivo” consiste en prohibir cualquier salida definitiva del territorio -se trata, no obstante, de decenas de pueblos, de miles de personas-. Asegurado por medio de la delación y la presencia de los paramilitares, este control es ejercido sobre las familias: los miembros de una misma familia sólo podrán “salir” -ir a la ciudad o a cualquier otra parte- uno a la vez y máximo por 24 horas, bajo la amenaza de represalias sobre los otros integrantes de la familia (entrevistas con personas originarias de Tumaco refugiadas en Bogotá, octubre de 2001). La población rural campesina así prisionera en su propia tierra puede, bajo esas condiciones, seguir trabajando. Pero, en esa zona precisa, el único trabajo disponible es el de asalariado agrícola en las plantaciones. El círculo se cierra.

16Con base en estos hechos comprobados, no faltan voces que denuncian la alianza objetiva entre cultivadores de palma y paramilitares, en la cual los segundos garantizan a los primeros el control de la mano de obra y pronto de las tierras, vía un contrato individual y negociado, o por medio de la violencia. Pero la situación local -y nacional- es demasiado compleja para establecer relaciones tan mecánicas. Durante años la guerrilla nunca se movilizó para defender a los campesinos sometidos a las expoliaciones de sus tierras y a la violencia ejercida por ciertos cultivadores. Percibía el “impuesto” y nadie decía nada. El interés de la guerrilla en la región era de orden geoestratégico: necesitaba una salida hacia el mar (aprovisionamiento en armas y otras mercancías) y hacia el Ecuador, y una zona de repliegue en caso de necesidad. Dentro de este marco, la guerrilla no buscaba la confrontación con los actores locales y no implicaba una amenaza para los cultivadores; un acuerdo era posible. No obstante, las cosas han cambiado desde hace algunos años. A nivel nacional e internacional, las relaciones de fuerza ya no son tan ventajosas para las guerrillas, que han perdido toda credibilidad política y social. Todavía disponen localmente de apoyos logísticos, de territorios inmensos y de combatientes, incluso locales. Pero estos últimos están más interesados por el salario y, paradójicamente, por la seguridad (económica) que encuentran al afiliarse a ellas, que por cualquier tipo de compromiso ideológico. Por lo demás, los para-militares también reclutan, a menudo, en los mismos pueblos y las mismas familias que las guerrillas. Actualmente las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) están presentes en los frentes 8, 29 y 48, y los grupos de autodefensa (AUC, Autodefensas Unidas de Colombia) están organizadas al interior del Bloque Sur (Sánchez, 2002). Tanto las unas como los otros desarrollan sus acciones en la región de Tumaco en un espacio que va del Pacífico sur a Putumayo, y su función principal es la de asegurar el control de la circulación de los hombres y los productos del interior del país y en especial de las zonas de guerrillas del Caguán, hacia el exterior, y viceversa.

  • 17 La ONG ILSA (Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos), muy presente en los pro (...)

17Mientras que las guerrillas y las AUC se pelean por el control territorial de la zona, otro fenómeno se impone en la región: la producción y el tráfico de drogas. La coca se extiende por todos lados en la zona litoral, en claros en la selva, a un lado y hasta dentro de las plantaciones de palma. La pasta de coca es exportada por medio de pequeñas embarcaciones. El ejército, estacionado en Tumaco, es incapaz de hacerle frente y hasta estaría involucrado (protección de las entregas de cargamentos). Los grupos armados (FARC y AUC) contribuyen al tráfico de distintas maneras, sin que se sepa exactamente en qué medida (impuesto, protección, cultivo o negocio). Lo que es seguro, es que los habitantes del litoral se ven hoy en día confrontados cotidianamente a la presencia de hombres venidos de fuera y convertidos de pronto en cultivadores vecinos o, peor aún, a solicitaciones constantes para que ellos a su vez cultiven la coca. En ambos casos entran, a pesar suyo, en la espiral del “mundo narco” y sólo pueden huir de ella abandonando sus propiedades y su lugar de residencia. La cantidad de desplazados sigue aumentando en la región del Pacífico17 (Osorio, 2002a; Wouters, 2002).

18Confrontados a tales intereses y dramas humanos, familiares y sociales, las reivindicaciones territoriales de las comunidades negras y los reclamos por una mayor justicia social y económica tienen pocas posibilidades de ser escuchados. El proyecto de la Empresa, que pretende ofrecer una alternativa a los cultivos ilícitos y a la violencia, cosecha el asentimiento de los decididores. Frente a ellos, los pocos dirigentes comunitarios que se atreven aún a denunciar la imposición del modelo del cultivo de la palma figuran como aguafiestas de mala fe, comunitaristas atrasados y extremistas étnicos. Sus proposiciones, que consisten en hacer de sus territorios “territorios de paz” y a negociar la neutralidad de las poblaciones étnicas (Agudelo, 2001; Rosero, 2002), no encuentran respuesta. Sin embargo, hasta 1999 más o menos, es decir, antes de la irrupción masiva de los paramilitares y narcotraficantes, la lectura era completamente otra. Las comunidades negras incluso eran alentadas por las instituciones oficiales en sus procesos de organización y de reivindicación territorial, y el Estado ya había emitido cierto número de títulos colectivos.

Notes

1 Después se convirtió en Corpoica, que posee todavía parcelas de investigación y de producción.

2 Las otras grandes zonas de producción se sitúan principalmente en los Llanos, la Magdalena media y más recientemente en la costa atlántica.

3 Establecida únicamente sobre la base de una débil densidad de población, de 6 a 10 habitantes por kilómetro cuadrado (CEGA, 1999: 13), por lo tanto, no toma en cuenta los estatus de propiedad de la tierra ni las apropiaciones campesinas ya reconocidas.

4 En particular con la Comercializadora de Fedepalma, financiada en parte por el fondo de regulación de la federación.

5 En el plano internacional, los productores de aceite de palma son muy influyentes en los mercados y han estimulado una política de la cooperación. Por ejemplo, Malasia envía periódicamente misiones técnicas a Colombia y a Tumaco. Los institutos de investigación, como el CIRAD en Francia, también están relacionados con este campo de la producción agrícola y de la investigación agronómica.

6 Apegándonos al uso local, no establecemos, en este texto, diferencias notables entre campesino y agricultor. Incluso si el primer término posee, a menudo, una fuerte connotación de “tradición” y de precariedad, y el segundo de “modernidad” y de relativa prosperidad, estas diferencias no son retomadas por los habitantes del Pacífico que se autonombran de una y otra manera.

7 Colombia es el cuarto productor mundial, después de Malasia, Indonesia y Nigeria.

8 46% de la población de la región no sabe leer ni escribir (11% es la media nacional), el promedio de vida es de 49 años (69 años es la media nacional), el índice de desnutrición es de 44% (Corponariño, 1997).

9 Entrevista RT, Tumaco, 1999. Un artículo (Semana, 4-10 de noviembre de 2002) lo confirma, señalando que 20 laboratorios fueron destruidos en Nariño desde inicios del año 2002. Todos pertenecían, según el autor del artículo, al paramilitar “Pablo”.

10 IICA, Instituto Interamericano de Cooperación Agronómica; PNUD, Programa de las naciones Unidas para el Desarrollo.

11 La película Un affaire juteuse, transmitida en el canal público francés Arte el 25 de marzo de 2002, expone el caso del cultivo de la palma de aceite en Indonesia, en términos que podrían casi ser retomados al pie de la letra para describir la situación en Tumaco: expansión agroindustrial, expoliación de las tierras, resistencias campesinas, represiones violentas, participación de los bancos y organismos internacionales de crédito para el desarrollo, impactos en el medio ambiente desastrosos.

12 Palmas de Tumaco 1985, Santa Elena 1991, Astorga 1996, más recientemente Araki y Palmeiras.

13 Dos de las fábricas (Santa Elena y Astorga) funcionan ya con aporte de pequeños productores para 30% de su aprovisionamiento en frutos frescos.

14 En 2001, ninguno de los dos proyectos había dado resultados tangibles.

15 Entrevista Cordeagropaz, abril de 2000, Tumaco.

16 Entrevista en Tumaco, en abril de 2000, con F. P., quien se definía como un “pequeño” cultivador de palma. Se instaló recientemente en la región de Tumaco, después de haber huido de su región natal -los Llanos- donde su propiedad de varios millares de hectáreas de palmas había sido destruida por “la guerrilla” durante una incursión en la que 25 de sus obreros (“mi gente”) murieron.

17 La ONG ILSA (Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos), muy presente en los proyectos comunitarios en Colombia, afirma en uno de sus reportes que “según los estudios realizados por la Conferencia episcopal en Colombia en 1999, la Comisión interamericana de los derechos humanos y el Comité para la erradicación de todas las formas de discriminación racial CERD, existe en Colombia cerca de 700 000 negros víctimas de desplamiento forzado” (ILSA, 2001). Esta cifra, que comprende al conjunto del país, seguramente está inflada de manera abusiva; pero no por eso deja de ser un testimonio de la intensidad del fenómeno.

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540