Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología y vida: Duccio Bonavia

Biografías

Hans Horkheimer

Texte intégral

1Es tan lejano aquel día de 1957, cuando en el viejo patio de la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos conocí a Hans Horkheimer. Comenzaba yo la vida universitaria, lleno de esperanzas, Horkheimer, para todos los jóvenes que nos interesábamos en aquel entonces en los problemas del pasado peruano, formaba parte del pequeño grupo de personas a las que considerábamos al mismo tiempo, con admiración y con envidia y de las que sabíamos que teníamos mucho que aprender. Lo abordé con profundo respeto y timidez para pedirle algunos datos: quedé impresionado por su bondad y sencillez.

2Han pasado casi diez años desde entonces y Horkheimer ya no está entre nosotros: me encuentro con el triste encargo de escribir su necrología. Tarea penosa y difícil al mismo tiempo. Penosa porque he tenido la suerte de conocer bastante de cerca a Don Hans, como le decíamos afectuosamente, y todo recuerdo de un amigo desaparecido deja profunda congoja y un sentimiento de impotencia sin límites. Difícil, porque es prácticamente imposible despojarse del recuerdo amistoso, para poder juzgar su obra con imparcialidad, cual la ciencia exige. Habrá de pasar mucho tiempo para que alguien, liberado de estos sentimientos, pueda hacerlo con más justeza.

3Nacido en 1901 en la ciudad alemana de Stuttgart, realizó sus estudios universitarios en Heidelberg, Berlín, Munich y Erlangen, logrando en 1923 el título de Doctor en Filosofía con una tesis sobre «El Relativismo en la Filosofía Alemana». Antes de iniciarse en el campo de la arqueología desempeñó el cargo de director de una revista de crítica de arte. Vinculándose con círculos americanistas de su patria, comenzó a interesarse en los problemas del pasado de esta parte del mundo, hasta que en 1939 llegó al Perú en uno de los momentos más difíciles y angustiosos de su vida. Contratado por la Universidad de Trujillo, asumió la cátedra de Arqueología y la Dirección del Instituto de Antropología en cuya fundación participó. Esta experiencia, que duró hasta 1947, fue su primera toma de contacto con el ambiente arqueológico peruano, cargado de problemas y al esclarecimiento de los cuales dedicaría el resto de su vida. En ese año dejó la capital norteña para establecerse en Lima, asumiendo al año siguiente el cargo de Asesor Aerocultural del Ministerio de Aeronáutica. En 1961 la Mancomunidad Alemana para el Desarrollo de la Ciencia le encargó el Proyecto Chancay; los resultados materiales de estos trabajos fueron admirados en la Exposición que el mismo Horkheimer montara en el Museo de Arte en 1962. Durante este lapso de su vida en el Perú, viajó repetidas veces al extranjero dictando cursillos y conferencias sobre temas de su especialidad. La parca lo llevó un 24 de octubre de 1965, cuando tenía listo un viaje a Alemania donde tenía proyectado un curso universitario sobre arqueología peruana en Bonn y una serie de conferencias en los principales centros europeos. Acababa de ser condecorado por el Gobierno de Alemania con el más alto grado y por el del Perú con las Palmas Magisteriales en señal de aprecio y reconocimiento por la labor realizada.

4La recopilación de su obra va a llevar tiempo ya que se encuentra esparcida en periódicos y revistas, en muchos casos de difícil acceso. Me referiré por eso concretamente sólo a sus trabajos más importantes.

  • 1 «La excursión arqueológica a Tantarica organizada por la Universidad de La Libertad». En: Revista (...)
  • 2 «El Distrito de Trinidad, nueva región arqueológica». En: Chaski, Lima, 1941, Vol. I, N° 3; Pp. 84 (...)

5En 1940, en la Revista de la Universidad de La Libertad publica algunos datos sobre las ruinas de Tantarica, fruto de una visita realizada con alumnos a modo de práctica1. En 1941 aparece un artículo en Chaskr2 en el cual el autor describe las ruinas al nor-oeste del Distrito de Trinidad en el Departamento de Cajamarca haciendo referencias a Tantarica, la quebrada de Chucuimango y a un monolito de Catán. Son artículos descriptivos sin mayor trascendencia.

  • 3 «Historia del Perú. Época prehispánica». (Resumen del curso desarrollado por el catedrático, Dr... (...)
  • 4 «Vistas Arqueológicas del Noroeste del Perú». Instituto Arqueológico de la Universidad Nacional de (...)
  • 5 «Del pasado Prehispánico del Noroeste Peruano». En: Historia, Año II, Vol. II, N° 7, Lima, Perú ju (...)

6A pedido del alumnado y de personas amigas decide Horkheimer publicar en 1943 un resumen de su curso dictado en la Universidad3. La misma finalidad del texto obligó al autor tratar los temas en forma sencilla, partiendo de definiciones básicas hasta una interpretación muy sumaria de la historia de la época prehispánica, a base de la bibliografía de la época. Este texto tiene, sin embargo, una gran importancia para Horkheimer, ya que en él se encuentran los planteamientos básicos del manual que publicará años más tarde. Su misma inquietud y las obligadas prácticas en el campo llevadas a cabo con los alumnos le hicieron acumular datos y fotografías sobre la costa norte. Todo esto se vio sintetizado en sus «Vistas Arqueológicas del Noroeste del Perú»4, prácticamente una guía que puede cumplir aún hoy a pesar del tiempo transcurrido, su función. Una reimpresión del mismo texto, pero con notable reducción de las láminas, fue publicado en Lima en el mismo año5.

  • 6 «De la arqueología pre-colombina, Parte I. Rasgos comunes de las altas culturas pre-colombinas». E (...)
  • 7 «Rasgos comunes de las altas culturas precolombinas». En: Universidad Nacional Mayor de San Marcos (...)
  • 8 «Breve bibliografía sobre el Perú Prehispánico». En: Fénix, N° 5, 1er Semestre 1947, Lima Pp. 372; (...)

71946 ve aparecer dos versiones de un mismo trabajo: una en Chile6, y la otra en el Perú7, mientras que un año después aparece en Fénix su «Breve bibliografía sobre el Perú Prehispánico”8. Para ese entonces ya Horkheimer estaba reelaborando su curso universitario para convertirlo en un manual de arqueología peruana, cuya falta se hacía sentir. El trabajo en Fénix no es sino el Capítulo II de este manual en preparación, el cual con ligeras modificaciones verá la luz en 1950.

  • 9 “Las plazoletas, rayas y figuras prehispánicas en las pampas y crestas de la Hoya del Río Grande”. (...)

8Con la ayuda económica de la Universidad de La Libertad, ese mismo año Horkheimer tiene la oportunidad de viajar al sur, para estudiar las enigmáticas «marcas» de Nasca. Resultado de esta investigación son sus notas aparecidas en la Revista de la misma Universidad9, y en las que trata el problema con la ayuda de abundantes ilustraciones. Describe las plazoletas y trata de explicar la forma en que fueron construidas. Se refiere a los dibujos que allí aparecen y a las tumbas y cementerios que se encuentran dentro del área. Discute la posición de Mejía Xesspe que había escrito que las líneas cumplieron la función de caminos y no acepta tampoco la posición de Kosok en el sentido que todo el conjunto hubiera tenido una finalidad de tipo astronómico. Concluye afirmando que las plazoletas fueron dedicadas a reuniones sagradas, las rayas para indicar líneas genealógicas y relaciones de parentesco mientras que las figuras tuvieron objetivo puramente coreográfico. La verdad es que hasta la fecha nadie ha podido demostrar la función exacta de las «marcas», y los planteamientos de Horkheimer son tan hipotéticos como los de los demás autores. Sus descripciones son, sin embargo, importantes para ese conjunto arqueológico en espera de un estudio serio.

  • 10 «El Perú Prehispánico» (Intento de un manual. Tomo I). Editorial Cultura Antartica S.A., Lima-Perú (...)
  • 11 «Guía bibliográfica de los principales sitios arqueológicos del Perú». En: Boletín Bibliográfico d (...)

9El año 1950 ve la aparición de dos de los más importantes trabajos del autor: me refiero a «El Perú Prehispánico»10 y la «Guía bibliográfica de los principales sitios arqueológicos del Perú»11. En el primer caso, como en la misma contracarátula dice, se trata de un «Intento de Manual» y representa la publicación más voluminosa de Horkheimer. Aparecía en un momento en que se acababa de editar Andean Culture History de Bennet y Bird (en su primera edición) y cuando se sentía fuertemente la falta, sobre todo en los ambientes universitarios, de un texto general de consulta en español sobre la especialidad. Desgraciadamente por falta de fondos, la obra planeada en varios tomos quedó trunca y, fuera del primero, los demás no aparecieron nunca. El manual ha sido criticado muy duramente, pero en forma injusta. Tiene indudablemente lagunas, pero ningún intento está exento de ellas. No carece por esto de virtudes. No es el momento de entrar en detalles. Cabe sólo poner una atenuante muy fuerte: el material que hubiera significado la parte más importante de la obra se ha quedado en fichas, en vana espera de un editor, y un manual integral, tal como lo concibió Horkheimer, hasta la fecha no se ha escrito.

10La guía bibliográfica sigue siendo de gran ayuda al profano y al estudioso, por su practicidad. El autor no pretendió en ningún momento buscar con ella originalidad, sino ayudar a sus colegas y al gran público y lo ha logrado. Allí están catalogados los principales sitios arqueológicos del Perú con sus publicaciones al lado. No se puede negar su valor, sobre todo por la minuciosidad y sistema con que ha sido estructurada.

  • 12 «En la región de los Huancas». En: Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, Tomo LXVIII, Tercero (...)

11El pequeño trabajo sobre la región de los Huancas12, que publicara el Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, no tiene mayor importancia. Es solamente la descripción de algunas ruinas y notas de viaje. Es una lástima que la visita a la colección Gálvez Durand no se haya hecho con mayor criterio científico.

  • 13 “5 estilos fundamentales’ En: Fanal, Vol. X, N° 42, Lima, 1955; Pp. 36; pp. 7-13. (9 fotografías, (...)

Fanal acoge en sus páginas, en 1955, un artículo de Horkheimer sobre los cinco estilos fundamentales del arte precolombino peruano13. Después de haber tratado en forma general el problema elogiando la cultura antigua y remarcando lo antitético e individual de su arte, se refiere concretamente a cada uno de estos estilos. El autor se explaya demasiado en problemas no relacionados directamente con el tema, dejando de lado aspectos estilísticos importantes. El artículo es falto de originalidad y en el cuadro cronológico que se presenta hay lagunas que ya habían sido superadas en la época.

  • 14 «La alimentación en el Perú Prehispánico y su interdependencia con la agricultura». Unesco. Progra (...)

12El estudio que editó la UNESCO en Lima en 195814, es sin duda uno de los más importantes, si no el más importante del autor, pero a él me refiero concretamente más adelante al tratar de la edición alemana de la obra que apareciera años después con mejor presentación y con ligeros cambios que no variaron, sin embargo, su estructura.

  • 15 «Algunas consideraciones de la Arqueología en el Valle del Utcubamba». En: Actas del II Congreso N (...)

13En 1959 se publicaron las Actas del II Congreso Nacional de Historia del Perú en el que tomara parte Horkheimer. Su ponencia trató sobre la arqueología en el valle de Utcubamba15. Como él mismo lo remarcara en la introducción, la idea fundamental del trabajo fue la de dar a conocer los datos ya publicados en otros idiomas sobre el área, completar algunas descripciones a base de experiencias personales y discutir unos puntos. Esto resulta de utilidad para todo aquel que tiene interés en el área y puede servir para futuros trabajos.

  • 16 «Las publicaciones arqueológicas de Eugenio Larrabure y Unanue». En: Primer Simposio sobre Libros (...)

14El Primer Simposio sobre libros de Historia del Perú vio así mismo la participación de Horkheimer16, quien en esta oportunidad se refirió a las publicaciones arqueológicas de Larrabure y Unanue. En el fondo es una rehabilitación de la labor de este ilustre peruano y «un acto de justicia», como textualmente escribiera el autor. La revisión bibliográfica que presenta es una crítica y, al mismo tiempo, una defensa; se recalcan las ideas precursoras y los datos importantes que Larrabure y Unanue publicó sobre el valle de Cañete.

  • 17 «Nahrung una Nahrungsgewinnung im vorspanischen Perú». Bibliotheca Ibero-Americana. Colloquium Ver (...)

15En el mismo año (1960) apareció en Alemania la versión alemana del trabajo sobre alimentación prehispánica a la que hice referencia antes17. No es un libro muy voluminoso pero sí importante, en el que se tratan casi todos los aspectos del problema: características generales de la alimentación indígena precolombina, orígenes de la agricultura en la región andina, importancia de la agricultura y de la alimentación para la ideología y el arte aborigen, fauna alimenticia, factores ambientales relacionados con la agricultura, plantas alimenticias domesticadas y no domesticadas, alimentos minerales, conservación de los mismos, comidas, obras hidráulicas y de cultivo y, finalmente, además de una amplia bibliografía, contribución indígena al mundo. Este trabajo ha sido comentado en más de una oportunidad en forma favorable y estaría demás insistir sobre el tema. Es la mejor recopilación de datos que se ha hecho sobre la materia, con la ventaja de que Horkheimer la ha enriquecido con observaciones de tipo arqueológico. Hay sin duda, como ya lo escribiera anteriormente, algunos puntos discutibles, como el problema de las llamas con el cuello corto, que queda por investigar, pero esto no le quita en absoluto valor a la obra que representa -lo repito- uno de los mejores logros del erudito alemán. Como lo escribiera Rowe en American Antiquity (Vol. 27, N° 1,1961; pp. 121) lo más importante es lo referente a Guadalupito; y el punto vulnerable es que le faltó consultar algunos trabajos básicos. Existe una traducción castellana de esta segunda edición y ojalá se publique ya que la primera está agotada.

  • 18 «La Cultura Máchica». Las Grandes Civilizaciones del Antiguo Perú, Tomo I; Lima, 1961 (Peruano Sui (...)

16«La Cultura Mochica»18 que publicara la Peruano-Suiza S.A., es una buena obra de divulgación, aunque sin aportes novedosos. Sintetiza todo lo que se había escrito hasta 1961 sobre la cultura norteña, expuesto en forma sencilla y al alcance de todos. Sin duda, la finalidad misma de la serie, en la que se publicó, limitó al autor, impidiéndole dar un aspecto más técnico ya que no hay duda que él conocía muy de cerca el problema que fue de su preferencia.

  • 19 «An Outline of Peruvian Archaeology». En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, August 1916; Pp. (...)
  • 20 «Un bosquejo de Arqueología Peruana», (I Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Agost (...)
  • 21 «An Outline of Peruvian Archaeology» (II Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Sptem (...)
  • 22 «Un bosquejo de Arqueología Peruana» (II Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Setie (...)
  • 23 “La Fortaleza de Huaura”. En: Caretas, Lima, 5 de noviembre de 1962; pp. 30 y 38 (1 fotografía).
  • 24 «Arqueología del Valle de Chancay» (9 fotografías, 1 cuadro cronológico).

17No merece la pena referirme más ampliamente a la serie de artículos que figura en El Serrano19,20,21,22y en Caretas23, y que tenían únicamente fines de divulgación; así como las notas aparecidas, a modo de introducción, en el pequeño catálogo24 de la exposición sobre Chancay realizada en 1962.

  • 25 «Chancay prehispánico: diversidad y belleza». En: Cultura Peruana, Año XXIII, Lima, enero-abril de (...)

18Como ya indiqué al principio, en el año 1961 Horkheimer había organizado y dirigido un proyecto bastante amplio en el valle de Chancay y precisamente al momento de su muerte estaba en plena labor con los materiales, preparando un voluminoso informe. Todo lo que nos queda de estas investigaciones, hasta el momento, es el artículo que en 1963 apareciera en Cultura Peruana25. Este, a pesar de su brevedad, ofrece algunas ideas de la labor realizada ya que explica sumariamente el desarrollo cultural del valle haciendo mención inclusive a algunos estilos cerámicos nuevos. Desgraciadamente no se sabe con exactitud a qué quiso referirse Horkheimer y sin la publicación de sus notas no se podrá conocer su pensar. La hipótesis que plantea sobre el estilo Teatino no es novedosa y ya había sido publicada anteriormente. Se refiere también a un estilo «Chancay-Propio» (que él subdivide en tres fases), que según tengo entendido no es exactamente el Chacay Negro/Blanco tradicional. En este caso tampoco sabemos a qué quiso referirse concretamente y ojalá se aclare el problema a base de sus escritos inéditos. El resto del artículo se refiere a la textilería, al problema demográfico del valle y a los aspectos arquitectónicos. El cuadro tentativo que presenta es discutible en algunos aspectos, pero sin una explicación tampoco es interpretable en su totalidad.

  • 26 “Zum heutigen Forschungsstand im mittleren Andenraum”. En: Saeculum, XIV, 3-4; pp. 286-307. Freibu (...)
  • 27 «La arqueología peruana en marcha». En: Fanal (Suplemento Especial), Vol. XIX, N° 69, Lima, 1964; (...)

19En 1963 publica en Saeculum un artículo en alemán26 y un año después la Dirección de Fanal le pide una síntesis de los últimos adelantos de la arqueología peruana27. La materia es presentada con cierta superficialidad y hay afirmaciones un tanto apresuradas. El cuadro genético de la cultura está estructurado con lógica y es lo más útil del artículo que está lujosamente ilustrado.

  • 28 “Vicús, Manifestaciones de una cultura nebulosa». En: Vicús. Serie Orígenes del Arte Peruano. Edic (...)

20El último trabajo propio que vio aparecer Horkheimer fue «Vicus. Manifestaciones de una cultura nebulosa»28 que escribiera para el catálogo de una exposición que él mismo dirigiera. Es bien, sabida toda la problemática qué gira alrededor de este aún misterioso estilo norteño que no ha sido estudiado científicamente hasta la fecha, si excluimos el trabajo de Ramiro Matos que no ha sido publicado. Resulta, pues, que ésta viene a ser la primera publicación aparecida sobré el tema. No disponía Horkheimer de muchos datos, de modo que no se puede criticarlo sino se debe más bien encomiarlo por haber dado a publicidad lo poco que se sabía. En escasas páginas hace una historia de los hallazgos, se refiere al área geográfica donde el estilo al parecer se viene encontrando, y hace al mismo tiempo una descripción sumaria del mismo. Sugiere la posibilidad de la existencia de diferentes fases dentro del mismo estilo, lo cual a juzgar por los materiales tiene fundamento. Plantea sus relaciones con Moche y discute el problema de la metalurgia. No se podía en realidad hacer más en ese entonces.

  • 29 «Identificación y bibliografía de importantes sitios prehispánicos del Perú». Arqueológicas, 8, Pu (...)

21Desde hacía mucho tiempo, Horkheimer había prometido al Museo Nacional de Antropología y Arqueología una síntesis bibliográfica a base de sus anteriores trabajos, re-elaborados y puestos al día. Sus múltiples ocupaciones no le permitieron terminarlo y antes de entrar en el hospital, del cual no saldría con vida, quiso entregar la parte que tenía lista y se refiere concretamente a la costa norte. Se ha cumplido con publicar este material, a pesar de ser incompleto29, como homenaje al maestro desaparecido. Para ello vale lo mismo que dije líneas arriba para la bibliografía de sitios arqueológicos publicada en San Marcos. Es una obra de consulta útil a pesar de qué, debido al apuro probablemente, presenta una serie de lagunas.

  • 30 Con Federico Kauffmann Doig. «La Cultura Inca». Las Grandes Civilizaciones del Antiguo Perú, Tomo (...)

22También como obra póstuma, acaba de publicarse «La Cultura Inca»30, que el autor dejó inconclusa. Ha sido terminada por Federico Kauffmann de modo que aparece con los nombres de ambos autores. A Horkheimer le pertenecen tan sólo las primeras 78 páginas y así está indicado. Sería muy largo sintetizar el contenido, que comienza con la discusión del origen del nombre Perú. Los cronistas y viajeros son tratados en forma sumaria, así como los antecedentes del incario. Menciona tan sólo la mitología referente a los orígenes y plantea una posible interpretación. Se ha estructurado un cuadro para tratar de demostrar que la confusión en lo que respecta a la lista de los soberanos incaicos no es tan grande como se cree y que el problema es mayor en lo que se refiere al relato de los acontecimientos. Se muestra partidario de la expansión lenta contra la tesis violenta aceptada casi unánimemente en la actualidad. Dedica un acápite especial al Imperio, aceptando el paternalismo incaico y remarca especialmente la personalidad de Pachacutec. Al referirse al Cuzco acepta su importancia pero insiste en que se ha exagerado su valor urbanístico, arquitectónico y estético pre-español. En la parte en que debió tratar la obra de Tupac Yupanqui, ha quedado trunco el manuscrito. Da la impresión que Horkheimer para escribir esta obra, siguió el plan trazado para «El Perú Prehispánico». En términos generales no sale de los conceptos clásicos y es difícil atribuirle originalidad, tomando en cuenta además que se trata de un opúsculo de divulgación científica. Pero es difícil dar una juicio definitivo, si se toma en cuenta que la parte medular del mismo estaba involucrada en aquellos capítulos que Horkheimer no logró escribir.

23Esta no es la única obra dejada trunca. Quedan, en forma de manuscrito, parte de la «Historia marítima del Perú: El mar prehispánico» que estaba preparando; en forma de fichero, su «Vocabulario muchik-castellano y viceversa» que iba a publicar el Museo Nacional de Antropología y Arqueología; además, seguramente debe de existir una serie de notas sobre la Misión Arqueológica Chancay, etc.

24Pero la gran obra de Horkheimer no está en lo que he mencionado hasta este momento: sino más bien en ese fichero que reúne casi todo lo publicado sobre arqueología peruana. Su labor paciente de años, con el método típicamente tudesco, que sólo una mentalidad ordenada como la del maestro podía haber realizado. Este fichero es probablemente único en su género y es necesario publicarlo. Los que hemos recurrido a él innumerables veces, sabemos mejor que nadie su valor. No me atrevería a mencionar siquiera la cantidad de estas fichas reunidas en 26 ficheros, si mal no recuerdo. Y qué decir de su archivo fotográfico donde en un escrupuloso orden se podían conseguir las imágenes de cuantas ruinas hay en el Perú o de otras que ya no existen. O de su biblioteca, pequeña pero selecta en la que tantas veces hemos leído e investigado bajo el consejo del viejo amigo.

25No se puede decir, en honor a la verdad, que Horkheimer fue un arqueólogo en el verdadero sentido de la palabra. Le faltó ser arqueólogo de campo y sus investigaciones en Chancay así lo han demostrado. Como con acierto escribiera Muelle «la verdadera labor que lo absorbió estuvo en los dominios del bibliófilo y erudito en arqueología peruana”.

26Pero el espíritu que lo dominaba era único. Trabajador infatigable no ponía límites a sus tareas; no se cansaba jamás de escribir y reclamar en cuantas ocasiones podía en pro de la defensa del patrimonio arqueológico; amigo de todos nunca se le ha oído hablar mal de nadie, ni siquiera de sus enemigos, y los tuvo. Paternal con los alumnos, estaba listo a ofrecer consejos y a brindar ayuda en lo que estaba a su alcance. Hasta en la cama del hospital, de la que nunca se levantaría, imploraba a los médicos y amigos que lo ayudaran a reponerse porque “le quedaba aún mucho por hacer».

27Cuando salía a visitar los sitios arqueológicos era incansable también, a pesar de que el asma y probablemente ya el cáncer, lo estaban continuamente acosando. Corría aquí y acullá con su boina en la cabeza, su bastón y la vieja Rolleiflex, fiel compañera de tantas alegrías y de tantos sufrimientos. Cuantas veces los amigos compartimos con él el pan a la sombra de algún muro precolombino discutiendo y conversando, y pensando en un futuro mejor para nuestra arqueología -con cuya esperanza seguramente murió Horkheimer- pero que aún no se vislumbra.

28Los que tuvimos la suerte de conocer de cerca al «viejo Hans» no podremos olvidarlo jamás por su ingenuidad que no logró nunca comprender la viveza criolla, su erudición al servicio de todos, su amor al pasado que no tenía límites ni barreras. Pero esencialmente lo recordaremos siempre por su bondad, porque Hans Horkheimer fue un hombre bueno; y ésta, en el mundo de hoy, es una virtud que difícilmente se alcanza y aún más difícilmente se conserva.

29Nota: El original ha sido publicado en el año 1966 en la Revista Peruana de Cultura, 7-8. Lima. pp. 161-175.

Notes

1 «La excursión arqueológica a Tantarica organizada por la Universidad de La Libertad». En: Revista de la Universidad de La Libertad, Año XVI, N° XIII, Trujillo 1940; pp. 145-165 (fotografías y dibujos).

2 «El Distrito de Trinidad, nueva región arqueológica». En: Chaski, Lima, 1941, Vol. I, N° 3; Pp. 84; pp. 55-59.

3 «Historia del Perú. Época prehispánica». (Resumen del curso desarrollado por el catedrático, Dr.....) Trujillo, Imp. Gamarra, 1943; Pp, 193. (Ilus. incl, mapas).

4 «Vistas Arqueológicas del Noroeste del Perú». Instituto Arqueológico de la Universidad Nacional de Trujillo; Librería e Imprenta Moreno, Trujillo, 1944; Pp. 83. (84 Figs., 1 mapa plegable).

5 «Del pasado Prehispánico del Noroeste Peruano». En: Historia, Año II, Vol. II, N° 7, Lima, Perú junio 1944; Pp. 149-320; pp. 186-212. (7 fotografías, 1 dibujo).

6 «De la arqueología pre-colombina, Parte I. Rasgos comunes de las altas culturas pre-colombinas». En: Conferencia (Revista de extensión cultural de la Universidad de Chile), Año I, N° 2; pp. 2-25. Santiago de Chile 1946.

7 «Rasgos comunes de las altas culturas precolombinas». En: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Departamento de Extensión Cultural. La Universidad y el pueblo. Lima, 1946. Tomo III; pp. 99-115.

8 «Breve bibliografía sobre el Perú Prehispánico». En: Fénix, N° 5, 1er Semestre 1947, Lima Pp. 372; pp. 200-282.

9 “Las plazoletas, rayas y figuras prehispánicas en las pampas y crestas de la Hoya del Río Grande”. En: Revista de la Universidad de La Libertad, 2a Época, N° 1, Trujillo abril 1947; Pp. 148; pp. 45-63 (30 ilustraciones).

10 «El Perú Prehispánico» (Intento de un manual. Tomo I). Editorial Cultura Antartica S.A., Lima-Perú, 1950; pp. 291 (7 cuadros, 75 ilustraciones).

11 «Guía bibliográfica de los principales sitios arqueológicos del Perú». En: Boletín Bibliográfico de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de San Marcos, Vol. XX, Año XXIII, N° 3-4, Lima 1950; pp. 181-234.

12 «En la región de los Huancas». En: Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, Tomo LXVIII, Tercero y Cuarto Semestre 1951; Pp. 76; pp. 3-29. (2 fotografías, 1 croquis).

13 “5 estilos fundamentales’ En: Fanal, Vol. X, N° 42, Lima, 1955; Pp. 36; pp. 7-13. (9 fotografías, 1 dibujo, 1 cuadro cronológico).

14 «La alimentación en el Perú Prehispánico y su interdependencia con la agricultura». Unesco. Programa de estudios de la zona árida peruana. Pp. 106. (Edición mimeografiada).

15 «Algunas consideraciones de la Arqueología en el Valle del Utcubamba». En: Actas del II Congreso Nacional de Historia del Perú, Lima Perú, 1959; Época Prehispánica, Vol. I; Pp. 380; pp. 71-90 (11 láminas).

16 «Las publicaciones arqueológicas de Eugenio Larrabure y Unanue». En: Primer Simposio sobre Libros de Historia del Perú, Organizado por el Centro de Estudios Históricos Militares del Perú, Lima, Perú 1960; Pp. 153; pp. 13-25.

17 «Nahrung una Nahrungsgewinnung im vorspanischen Perú». Bibliotheca Ibero-Americana. Colloquium Verlag. Berlin, 1960; Pp. 155 (1 plano, 4 tablas, 16 fotografías, 6 dibujos).

18 «La Cultura Máchica». Las Grandes Civilizaciones del Antiguo Perú, Tomo I; Lima, 1961 (Peruano Suiza, S.A.) (15 fotografías en color y blanco y negro; 1 dibujo, 1 mapa, 1 cuadro cronológico).

19 «An Outline of Peruvian Archaeology». En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, August 1916; Pp. 18; pp. 12.14 (6 fotografías).

20 «Un bosquejo de Arqueología Peruana», (I Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Agosto, 1961; Pp. 18; pp. 12-14 (6 fotografías).

21 «An Outline of Peruvian Archaeology» (II Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Sptember, 1961; Pp. 22; pp. 10-11, 14-15 (1 mapa, 7 fotografías).

22 «Un bosquejo de Arqueología Peruana» (II Parte). En: El Serrano, Cerro de Pasco Corporation, Setiembre, 1961; Pp. 22; pp. 10-11, 14.15 (1 mapa, 7 fotografías).

23 “La Fortaleza de Huaura”. En: Caretas, Lima, 5 de noviembre de 1962; pp. 30 y 38 (1 fotografía).

24 «Arqueología del Valle de Chancay» (9 fotografías, 1 cuadro cronológico).

25 «Chancay prehispánico: diversidad y belleza». En: Cultura Peruana, Año XXIII, Lima, enero-abril de 1963; Vol. XXIII, N° 175-178; sin numeración de Pp (pp. 62-69). (12 fotografías, 1 cuadro simplificado del desarrollo cronológico-estilístico en el Valle de Chancay).

26 “Zum heutigen Forschungsstand im mittleren Andenraum”. En: Saeculum, XIV, 3-4; pp. 286-307. Freiburg y Muenchen, 1963 (2 dibujos).

27 «La arqueología peruana en marcha». En: Fanal (Suplemento Especial), Vol. XIX, N° 69, Lima, 1964; Pp. 16 (20 fotografías en color y blanco y negro, 1 cuadro evolutivo del Perú Prehispánico, 1 mapa).

28 “Vicús, Manifestaciones de una cultura nebulosa». En: Vicús. Serie Orígenes del Arte Peruano. Ediciones del Instituto de Arte Contemporáneo de Lima; Pp. 28; pp. 7-28 (12 fotografías, 1 mapa, 2 croquis).

29 «Identificación y bibliografía de importantes sitios prehispánicos del Perú». Arqueológicas, 8, Publicaciones del Instituto de Investigaciones Antropológicas. Museo Nacional de Antropología y Arqueología, Pueblo Libre, Lima 1965; Pp. 51 + B14.

30 Con Federico Kauffmann Doig. «La Cultura Inca». Las Grandes Civilizaciones del Antiguo Perú, Tomo V, Lima 1965, Peruano Suiza S.A.; Pp. 154 (5 dibujos, 1 croquis, 2 cuadros, 12 láminas en color, 23 fotografías en blanco y negro, 1 lámina anexa con 3 croquis).

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540