Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología y vida: Duccio Bonavia

Duccio Bonavia Berber y la Arqueología Peruana

Ramiro Matos Mendieta

Texte intégral

1En los comienzos del siglo xx, la Arqueología se definía como una disciplina humanista, ubicada dentro de la Antropología y las Ciencias Sociales. A la Arqueología le correspondía el estudio de la cultura material de los pueblos antiguos, un poco para parafrasear el título del libro de Melville Herskovits (1974) “El Hombre y sus Obras”, uno de los primeros alumnos de Franz Boas. En la Arqueología Andina, además de esta ya tradicional perspectiva, se observa la influencia de la corriente histórico cultural y el relativismo cultural lideradas por Franz Boas, en las primeras décadas del siglo, y aplicada en el Perú por Alfred Kroeber (1921 -51) y John Rowe (1938-2005), junto con el neo-evolucionismo de la Antropología Cultural encabezado, entre otros, por Leslie White. Estos arqueólogos norteamericanos dominaron el pensamiento de la arqueología peruana y andina en general. Otras corrientes no menos importantes que se dejaron sentir y que provienen de la Antropología Cultural, fueron el funcionalismo de Bronislaw Malinowski, el estructuralismo liderado por Lévi-Strauss e introducido en el Perú por el holandés-norteamericano Tom Zuidema (1964- 1995), el materialismo histórico promovido por Julian Steward (1955) (civilizaciones de riego) y Gordon Childe (1951), catalizado por Emilio Choy en el Perú entre los años 1960-70, hasta el difusionismo alentado por el boliviano Dick Edgar Ibarra Grasso.

2La presencia del alemán Max Uhle en el Perú (1896-1940) marcó otro capítulo temprano en la historia de las investigaciones andinas. Él estaba influido por la corriente histórico cultural que se origina en Alemania a fines del siglo xix e ingresa a los Estados Unidos de América y cobra auge con Franz Boas a comienzo del siglo xx. Además de los aportes de Uhle a la arqueología andina, lo que destaca son sus debates con el peruano Julio C. Tello. A este panorama se debe agregar una corriente peruana surgida a mediados del siglo xx: la etnohistoria andina, delineada por Luis Valcárcel y desarrollada años después por María Rostworowski y Franklin Pease (1960-1990) y la otra procesualista liderada por Binford, que ingresa muy tenuemente en la arqueología andina de los años 1970 a los 1980.

3Al bosquejar la historia de la arqueología andina, no se puede ignorar la importancia que tuvieron dos proyectos: uno, el del Valle de Virú de 1946, y dos, el programa de arqueología de emergencia en los valles de la costa Peruana, patrocinado por la Comisión Fulbright entre los años 1957- 1960, dentro del cual llegaron David Kelly, Paul Tolstoy, Donald Thompson, Louis Stumer y con el grupo de Berkeley: John Rowe, Lawrence Dawson, Dorothy Menzel y Dwight Walace. Las metodologías ensayadas por los integrantes del proyecto Virú y las nuevas conceptualizaciones acerca del proceso cultural andino marcaron una etapa en el desarrollo de las investigaciones arqueológicas en el Perú.

4La Universidad Nacional Mayor de San Marcos que fue la parte peruana del proyecto Fulbright, organizó en 1958 la Primera Mesa Redonda de Ciencias Antropológicas, en la que incluía en su agenda un simposio dedicado a la nomenclatura en la arqueología peruana. Fue aquí donde Rowe presentó su ya famosa propuesta de cronología, que dividía el pasado arqueológico del Perú en horizontes y períodos, distinta a la de Schaedel que tenía una orientación histórico social. Es por estos tiempos que Bonavia entra a desempeñar un papel en la Arqueología Peruana. Siendo aún estudiante, él participa activamente en la mencionada Mesa Redonda y acompaña a David Kelley en sus exploraciones de Piura.

5El ambiente académico de la década de 1950-60 fue muy activo. En ese ambiente se forma profesionalmente Duccio Bonavia Berber, bajo la tutoría de profesores como Jorge C. Muelle, — historiador de arte y alineado con los postulados de Uhle —, Luis E. Valcárcel, — historiador y forjador de la etnohistoria andina—, Raúl Porras Barrenecha, —lúcido historiador con tendencia hispanista—, Mons. Pedro Villar Córdova, arqueólogo, discípulo de Tello, Edward P. Lanning, arqueólogo, alumno de Rowe, Jean Vellard, etnólogo francés con experiencia con grupos étnicos en extinción, como los Uru Chipaya y los Alakaluf. Fuera de las aulas, Bonavia, cultivó una selecta amistad con personalidades de la elite intelectual peruana, como José María Arguedas, con quien hablaba sobre temas indígenas, Bruno Roselli, eminente historiador de arte, Enrique Barboza, filósofo y Ernesto Tabío, un cubano radicado en Lima, con quien exploraba la costa norcentral, para citar sólo a algunos destacados intelectuales.

6En 1967-1968 ganó una beca post doctoral en Francia, para entrenarse al lado del distinguido profesor François Bordes, con quien aprendió la tecnología lítica y el universo de la cultura de cazadores y, con ello, amplió su experiencia profesional. En Europa, la Arqueología y la Prehistoria son campos de estudio definidos y separados, Bonavia aprovechó de ambos para aplicar lo aprendido en los Andes.

7La investigación arqueológica de Bonavia en Huarmey es sin duda una de las más importantes contribuciones a la arqueología andina, primero, por la calidad científica de sus estudios y, segundo, por el hallazgo de maíz pre-cerámico en los Andes. Con un registro arqueológico meticulosamente ordenado, Bonavia en colaboración con Alexander Grobman, postula la tesis de un centro andino de domesticación del maíz, una polémica tesis, que se contrapone a otras que postulan que Mesoamérica es el único centro domesticador de la planta, de donde se habría difundido a los Andes. En el sitio Los Gavilanes, Huarmey, Bonavia (1982) excavó extensamente un asentamiento pre-alfarero, donde encontró depósitos de maíz. Para comprobar los resultados de sus análisis, comparó éstos con los resultados de aquellos provenientes de otros métodos de trabajo y acudió al auxilio de otras disciplinas. Así, las investigaciones en Huarmey, son pioneras como trabajo interdisciplinario en el Perú, por ser conducidas por un peruano, por sus metas y objetivos concretos, con una metodología de excavación por estratos naturales y un registro arqueológico llevados con rigor científico. Su trabajo es un modelo de estudio, que los franceses llamarían “etnografía del pasado”. A diferencia de otros, él no se contentó con los datos sueltos extraídos de pequeños pozos, como lo era y todavía es una práctica entre muchos colegas, sólo para conseguir muestras para fechamiento y para la identificación de especies, sin preocuparse de las asociaciones y los contextos culturales.

8La excavación de Los Gavilanes se realizó en área y para un mejor control de sus fechados empleó dos técnicas conocidas: el radiocarbono y la termoluminiscencia, y para darle mayor confiabilidad a las fechas, acudió al servicio de diferentes laboratorios.

9Una lectura de la monografía sobre Los Gavilanes revela cómo el autor va dando sentido y dinamismo al pasado que de otra forma sería presentado de forma estática. Él va reconstruyendo el comportamiento humano durante del período arcaico, su cultura, e incluso aquellos aspectos relacionados con la salud y la patología. Sin ser necesariamente un militante de la arqueología procesual, Bonavia es uno de los pocos que ha sabido reconstruir el proceso social y cultural de un valle, desde la llegada del hombre con una economía de caza y recolección hasta los períodos tardíos, aunque su atención estuvo centrada en los períodos Arcaico y Formativo. Haciendo una diferencia con otros proyectos, trató de documentar las huellas del hombre de Huarmey, durante todos los períodos prehispánicos, tomando en consideración hasta los más pequeños detalles y restos culturales, así como las del medio ambiente del pasado y del presente. No creo ser exagerado al señalar que la contribución de Bonavia en Huarmey (1960-1979) constituye otro hito arqueológico después del proyecto del valle de Virú (1946-1947).

10La sentencia de Mortimer Wheeler (1961) de que hay muchas maneras de excavar mal y sólo una es buena, es una advertencia vigente para la arqueología andina. Son pocas las buenas excavaciones, una de ellas es indudablemente la realizada por Bonavia en Huarmey. Al leer su informe recordaba el discurso de Kent Flannery pronunciado en la reunión anual de la American Anthropological Association en 1982, en el cual, parafraseando a Wheeler, se quejaba de las excavaciones arqueológicas. Él propuso entonces establecer un premio al mejor excavador de los años 80, consistente en un “badilejo de oro”. Después de tres décadas, yo quisiera reclamar ese premio para Bonavia.

11Lamentablemente, la tesis de Grobman y Bonavia que propone un centro andino de domesticación del maíz ha sido sistemáticamente ignorada por los especialistas, quienes han soslayado los informes y ensayos que se escribieron sobre Huarmey. Es de destacarse que se trata de uno de los pocos proyectos arqueológicos que ha publicado todos sus resultados. Sobre Los Gavilanes existe una amplia monografía (1982) y más de una veintena de ensayos científicos. Se puede entender la posición de los colegas norteamericanos que defienden a México como único centro de domesticación del maíz, pero es preocupante el silencio de los colegas peruanos. Me parece oportuno al respecto, recordar las palabras de uno de los expertos peruanos en maíz, Ricardo Sevilla (1994:225,232), el cual precisamente en el libro Corn & Culture editado por Johannessen y Hastorf (1994), afirma categóricamente referiéndose a los trabajos de Bonavia en los siguientes términos: “Sus excelentes críticas sobre la validez de los datos arqueológicos, son de enorme valor en cualquier debate sobre la evolución del maíz”, y más adelante, en otro párrafo asevera: “El maíz precerámico mejor descrito en el Perú es el de Huarmey”. Binford (1972) señalaba que lo crucial de una hipótesis no es la historia de su formación, sino, la de su contrastación con otras para comprobar su validez. La constante preocupación de fue precisamente eso, la honesta presentación y demostración de datos y fechas, sin magnificar ni la antigüedad ni el contenido del hallazgo, confrontando con otras investigaciones sobre el tema, presentando el contexto de datos en vez de historia de descubrimientos.

12Parafraseando a Manuel Gándara (1990) cuando discute la analogía etnográfica como heurística, podemos afirmar que Bonavia es uno de los pocos colegas que ha sabido establecer la relación entre la conducta de los grupos del pasado y la cultura material que los sobrevivió como contexto arqueológico. La consistente preocupación de Bonavia fue hacer la Arqueología como Antropología, estudiar el universo cultural, sin descuidar ninguno de los elementos encontrados en la excavación o la exploración, haciendo de la Arqueología una disciplina científica.

13Desde el punto de vista del historiador de arte y de un arqueólogo, el análisis formal y estructural de un objeto conduce necesariamente al concepto de estilo. La contraposición de la forma y la función, la visualización de los elementos originarios, la filogenia, la mutación, tradicionalidad y continuidades, etc., trata de buscar influencias, relaciones, préstamos, formas arcaicas, etc., así como acercarse al proceso de emergencia mismo, para luego ordenar los objetos en fases, series y períodos. Para Bonavia, como alumno y amigo de Muelle, nada de este modelo de análisis le era ajeno. Los utilizó cuando era necesario a beneficio de la Arqueología, tal como lo atestiguan sus estudios sobre pintura mural. El primero lo realizó sobre Pañamarca (Bonavia 1960, 1961), el que fue ampliado luego y publicado como libro sobre las pinturas murales de los Andes, en castellano e inglés (Bonavia 1974, 1985). Existen asimismo numerosos artículos dedicados al análisis de la cerámica precolombina.

14Con la misma erudición mostrada en la Arqueología y las Ciencias Sociales, Bonavia se abocó a las Ciencias Naturales. Empezó estudiando la ecología de la costa, luego los altiplanos y la vertiente oriental de los Andes de Ayacucho. Su bibliografía es abundante al respecto. El comentario a uno de ellos se incluye en este ensayo. Dentro de esta área, su mayor contribución está dedicada a los camélidos sudamericanos. Al decir de los especialistas, ésta es la más completa que se ha escrito sobre esos animales (Bonavia 1996).

15He mencionado unos pocos ejemplos de la amplia producción bibliográfica de Bonavia, con el propósito de señalar, a manera de ejemplo, dos aspectos de su polifacética producción: primero, él ha sabido vincular correctamente la Arqueología con otras disciplinas auxiliares, tanto de las Ciencias Sociales como de las Naturales, e inclusive con la Medicina y las Físico-Química, y segundo, Bonavia ha sabido darle un alto nivel científico a sus trabajos, debido al correcto manejo de los datos, su afán por confirmar o innovar los existentes y por su constante esfuerzo por confrontar todas la evidencias. En sus comentarios y críticas a otras publicaciones, destacan el rigor que él impone en sus propios análisis de los datos empíricos y en las citas bibliográficas, en las que suele poner al descubierto crasos errores, magnificación de datos, especulaciones sin sustento empírico y, a veces, hasta datos inventados.

16Teniendo en cuenta la trayectoria profesional y científica de Bonavia, y mirando con pragmatismo la diversidad de teorías y corrientes filosóficas que influyeron en la arqueología andina, nos cuesta incluir a Bonavia en alguna de estas corrientes sin caer en un grave error. No encontramos una propuesta por ahora. Juzgar la obra de Duccio Bonavia no es una tarea fácil y tomará algún tiempo para hacerlo. Al margen de un discurso retórico, que podría decir mucho acerca de sus contribuciones, creo que todavía no estamos en condiciones de caracterizar su trayectoria académica, ni menos de ubicarlo dentro de una escuela o corriente filosófica. Es una hermosa y honrosa tarea para quien la asuma, ya que tendría que estudiar su producción bibliográfica y familiarizarse al mismo tiempo con las diversas corrientes teóricas.

17Quisiera, sin embargo, adelantar algunos comentarios sobre la obra de Duccio Bonavia, como un preámbulo a esa futura investigación. Somos varios los que pertenecemos a su generación, la generación de los 60, egresados de la Universidad de San Marcos. Pero ninguno de nosotros hemos caminado por la misma vereda. Cada uno de nosotros ha hecho su propio derrotero y Bonavia lo comenzó desde su etapa estudiantil. Al revisar objetivamente su obra podemos enfatizar que nadie, con experiencia en la arqueología andina, puede regatear su valiosa contribución, ni menos la calidad científica de las mismas.

18Dentro de este contexto, es importante señalar la forma cómo Bonavia ve a la Arqueología. Para él la Arqueología es una profesión académica y una disciplina científica. Queremos puntualizar lo científico, porque la Arqueología, en la búsqueda de su paradigma, pretende ser una ciencia, con método y terminología propias, con perfil claro y objetivos concretos, tal como lo son otras disciplinas científicas. Sin embargo, la manera de hacer Arqueología en el Perú no ha avanzado y ha sido calificada de positivista por unos y tradicional por otros, principalmente porque no se cuestiona los datos empíricos y porque estos no son explicados dentro de visiones de conjunto o desarrollo local y global y la falta de marcos teóricos. El Positivismo en el Perú se mantuvo a la par con la Historia Cultural. Nos permitimos indicar que Bonavia, sin ser un “militante activo” de ninguna de las corrientes y, de acuerdo a nuestra modesta observación, ha seguido más los postulados de la Historia Cultural, manteniendo cierta distancia con la línea de Rowe y Lanning, a pesar de apreciar la labor de ellos. El compendio publicado por Bonavia (1991) creo que puede ubicarse dentro de esa corriente, en la cual, la historicidad de las leyes sociales y las particularidades del proceso andino están coherentemente ordenados y han sido analizados desde diversos ángulos disciplinarios. Creemos, asimismo, que la influencia del humanismo italiano, que concibe al hombre no sólo como una explicación filosófica, sino como una realidad social, están permanentemente presentes en sus trabajos. Además, como diremos más adelante, Bonavia es uno los pocos consistentes con el dictum de que “la arqueología es antropología o no es nada” (Philips 1955) o, como dijera Binford (1962): “la arqueología como antropología”, tratando de demostrar con sus trabajos, que la Arqueología como tal, no es una rama de la Antropología, sino más bien, un intento por estudiar el universo cultural.

19La práctica de la Arqueología en el Perú casi siempre estuvo en manos de investigadores extranjeros, con honrosas excepciones. Tello en su época y Bonavia en años recientes, han bregado solitariamente, tanto para llevar adelante sus investigaciones como para defender el patrimonio arqueológico. A ninguno de los dos se les ha visto codirigiendo grandes proyectos, con dispendio de suculentos fondos. Además, a pesar de las adversidades, ambos se han mantenido firmes en el quehacer arqueológico, como investigación y como defensa de la herencia cultural indígena. Por eso, como parte inherente a su labor profesional, me permito mencionar en el caso de Bonavia, su honestidad. Sin honestidad no hay ciencia. La fiel adhesión al dato empírico, al argumento sustentado en datos, al debate académico basado en el registro arqueológico, son los atributos humanos que caracterizan su trabajo. Es cierto que los modelos teóricos son importantes para el avance de la ciencia, pero es más importante que esos modelos tengan su sustento en datos confiables. Bonavia es uno de los pocos que ha sabido escudriñar en las fuentes primarias y los resultados los escribe con fidelidad a la verdad, una tarea hermenéutica recomendada por la Historia Cultural. De allí que sus críticas suenen acuciosas y muy severas.

20El lector tendrá la impresión, debido a los comentarios precedentes, que la Arqueología Andina se ha detenido en los 1960-70 y, por consiguiente, Bonavia también se habría quedado estancado bajo la sombra de esos años. En parte la suposición puede ser correcta porque, en efecto, fuera de las novedades que la Arqueología Monumental nos trae en años recientes, la producción bibliográfica, cada vez más abundante, es principalmente complementaria a la ya clásica, y otras prefieren el discurso teórico en vez de la presentación y evaluación de datos de campo o gabinete. Sin embargo, reconozco que existen excelentes y novedosas contribuciones publicadas en las cuatro últimas décadas, los cuales sin duda, serán también motivo de otras evaluaciones futuras.

21No es el propósito de este ensayo hacer una historia de la Arqueología Andina, ni mucho menos analizar la influencia de las diversas corrientes en Bonavia, sino intentar una semblanza académica de su producción científica. Por eso no nos detenemos en analizar las nuevas corrientes que tienen incidencia en la Arqueología Americana, algunas de las cuales llegaron y pasaron por la Arqueología Andina, y dejaron poco o ningún impacto en la investigación peruana. Se escucharon, por ejemplo, ecos de la arqueología postprocesual, del neo-positivismo, de la simbólica, entre algunos, pero en la práctica, su presencia es relativamente débil comparada con la fuerza que ha tomado en otras partes del hemisferio. Tampoco nos detenemos en la Arqueología Social, sobre la cual recomendamos al lector a leer los comentarios de Oyuela Caycedo, Anaya, Elera y Valdez (1997) y Aguirre-Morales (2005).

22La Arqueología Andina de los años 1940 a 1970, ha sentado sólidas bases empíricas para reconstruir la historia de los pueblos prehispánicos. Muchos trabajos de esa época, como los de Kroeber, Bennett, los miembros del proyecto Virú, Rowe, Larco Hoyle, Lanning, entre otros, mantienen aún vigencia en la actualidad. Los trabajos de Bonavia representan la continuación de los mencionados, y sin duda tendrán la misma vigencia.

23Para terminar, cabe destacar que Bonavia ha sido polifacético a lo largo de su vida profesional. Probablemente es el único arqueólogo peruano que, aparte de los aspectos tradicionales de la arqueología, ha incursionado en el arte, en el fenómeno urbano, en la botánica, en la zoología, en la paleopatología, en la parasitología, en la paleoescatología, en la fisiología de altura y en la historia de la medicina.

24Como una muestra de esta polifacética producción de Bonavia, se acompaña a este breve comentario, resúmenes de una docena de sus ensayos que se han escogido al azar; tres están dedicados al debate teórico, uno al arte, otro a la ecología, dos a la paleo-patología, uno a la etnobotánica y tres son obituarios académicos.

1) ¿Bases marítimas o desarrollo agrícola?

25En varias de sus publicaciones, Bonavia cuestionó la tesis de Moseley (1975, 1992) sobre “maritime foundation”, principalmente por la inconsistencia de los datos, por la ausencia de otros y el poco uso de la literatura existente. Señala Bonavia que Moseley no presenta argumentos confiables sobre el valor de los productos del mar en la formación de sociedades complejas, ni menos intenta comparar los recursos de los pescadores con los que disponían los habitantes de los valles. Cuestiona incluso la originalidad de la tesis, y aclara que el autor de la idea fue Lanning (1966:190; 1967: 59), quien sugirió la hipótesis de la existencia de sociedades de pescadores que se desarrollaron sin uso de la agricultura, sin tener ninguna evidencia que apoyara tal audaz afirmación.

26El mejor argumento usado para sustentar la tesis de “fundaciones marítimas”, fue el recurso de la anchoveta, debido a su abundancia y su fácil aprovechamiento, al cual Bonavia replica, señalando que no existen evidencias arqueológicas acerca de la captura de la anchoveta durante el Arcaico. Tampoco existen testimonios claros de las herramientas de pesca que podrían sugerir la existencia de una tecnología marítima, cuestiones previamente discutidas por la arqueóloga peruana Rosa Fung (1972), pero que Moseley no tomó en cuenta. Proveyendo argumentos sólidos, Bonavia señala que los pocos fragmentos de redes de pesca arqueológicos que se han encontrado, plantean más problemas que soluciones si se las analiza con detalle. Además, en condiciones normales los cardúmenes se encuentran entre 10-25 m de profundidad, con mayor dispersión y baja disponibilidad en el invierno, por las cuales se requiere de redes y embarcaciones apropiadas (Bonavia 1998).

27Un buen argumento que podría apoyar la tesis de Moseley, sería la notable concentración de asentamientos pre-cerámicos en la costa, aunque lamentablemente los sitios conocidos como La Paloma, El Paraíso, entre otros, no presentan las evidencias que Moseley arguye, sino hasta el período siguiente, el Formativo Inicial, durante el cual se advierte un notable desarrollo de centros ceremoniales en el litoral central, como los ha descrito Fung (1972),

28El hombre temprano, dice Bonavia, ha bajado de la sierra a la costa con amplio conocimiento de plantas y animales, cuyo proceso de domesticación se habría llevado a cabo en la región alto andina y no en la costa. Asimismo practicaban la recolección de plantas que fue y es una práctica constante hasta la actualidad. Agrega que no es cierto que los primeros colonizadores de la costa conocieran tejidos, y por lo tanto, estuvieran preparados para pescar con redes, como se afirma. Al comienzo tuvieron que alancear peces grandes. Se sabe que los cazadores paijanenses no tuvieron tejidos y el uso de las redes sólo comienza durante la Fase V de Lanning (1967) y un poco más temprano en la sierra, Fase III y IV, en la cueva Guitarrero. Los tejidos y redes que llegaron a la costa presentaban características desarrolladas, de modo que de ninguna manera podían ser considerados iniciales. El concepto de Bennett (1948) sobre “área co-tradicional”, las relaciones tranversales costa-sierra-selva y la unidad del área cultural andina son importantes factores que no deben ser ignorados en este debate. Asimismo, es importante distinguir que la ecología del litoral no es una unidad, sino una diversidad y variedad. Por eso, no es lo mismo pescar o mariscar en playas de arena que en acantilados de roca.

29La Arqueología no cuenta con métodos adecuados para medir la dieta; los intentos por analizar estadísticamente restos de comida colectada en excavaciones son escasos y los pocos ejemplos que existen no deben ser ignorados (Pozorski 1976; Bonavia 1982). No existe tampoco una estimación sobre la relación de los grandes concheros con la posible cantidad de carne utilizada. Se miden o contabilizan restos de plantas y animales que no se come, como huesos y cáscaras, que dan testimonio sobre el consumo pero nada sobre el volumen y la cantidad de proteína, carbohidratos, almidón, etc., ingeridos por el hombre antiguo. Pickersgill y Smith (1981) citados por Bonavia (1998: 52) señalan que “es difícil evaluar la importancia dietética de la alimentación de plantas comparada con los productos marinos”.

30Finalmente, Bonavia es muy claro al afirmar que nadie puede poner en duda la importancia del mar en las sociedades pre-hispánicas andinas, pero aclara, que sólo los recursos del mar, por más ricos que fueran, no podrían dar seguridad a un desarrollo sostenido, sin el soporte de la agricultura, y concluye señalando: “la agricultura fue la madre de la civilización” (Bonavia 1998:58).

2. De la caza-recolección a la agricultura: una perspectiva local.

31En la costa central y norte del Perú se pensó inicialmente en la existencia de dos tradiciones de cazadores, a las cuales se les ha llamado Chivateros y Paijanense. Claude Chauchat y Duccio Bonavia, por separado, llegaron a la conclusión que ambas representan la misma tradición que Bonavia llama Complejo Chivateros. Posteriormente los mismos autores, demostraron que la tradición se expandió hasta la costa sur. La zona de Huarmey es crucial no sólo para la solución de este problema, pero también, para definir el siguiente período de ocupación, el Arcaico.

32Para explicar el complicado problema de transición entre los cazadores paijanenses (8,000 a.C.) y los horticultores con cerámica inicial (1,800 a.C), Bonavia acude a los datos de sus propios trabajos de Huarmey. Advierte que la ausencia de asentamientos del período transicional puede ser atribuido a dos factores, o porque hayan sido enterrados por las dunas, o porque los cambios climáticos les hayan obligado a una rápida adaptación a los recursos marinos, alternando con la recolección de plantas del valle, con lo cual la caza se convertía en una actividad secundaria.

33Bonavia menciona haber encontrado dos sitios con ocupaciones posteriores a los cazadores, uno, el numerado como 106, está ubicado sobre la margen derecha del río Huarmey y cerca de su desembocadura y, el otro, numerado como 6, muy cerca de Los Gavilanes. Al reconstruir la geomorfología del valle, refiere que por entonces había grandes áreas pantanosas, con abundante agua salobre, capa freática muy alta, y por lo tanto, con suficientes recursos naturales, plantas y animales para el uso humano. Gracias a esos factores naturales, el hombre desde muy temprano (5,640 - 4950 a.C.) habría asumido un comportamiento sedentario.

34Con la experiencia de un experto, Bonavia analiza la industria lítica encontrada en ese asentamiento transicional que él llama 106, la ordena tipológicamente y describe su función, para concluir que la mayoría son guijarros que presentan golpes bipolares y que fueron utilizados para mariscar. Las evidencias del sitio 106 de Huarmey y de Mongoncillo en Casma, estudiado por Malpass (1986), de acuerdo a las evaluaciones hechas por Bonavia, podrían corresponder a la fase que continúa a la Paijanense, aunque dice Bonavia que Chauchat las pone en duda. Frente a la duda del arqueólogo francés, replica Bonavia señalando que la única manera de despejar cualquier incógnita, sería encontrando en la Pampa de los Fósiles asentamientos con ocupación que sean la continuación de los de Paiján y en Huarmey sitios con implementos del complejo Chivateros, lo cual no ha ocurrido hasta ahora.

35Al describir Bonavia los recursos utilizados por la gente del 106 y los del sitio del número 6, destaca en ambos la abundancia de cucúrbitas que pueden haber sido utilizadas como alimento, como recipiente y aun como combustible. Entre los dos sitios estudiados existen similitudes y diferencias, las cuales, cuidadosamente analizadas por Bonavia, permiten fijar la secuencia de ocupaciones, primero el 106 seguido por el 6. En el 6 aparecen tejidos que no existen en el 106. Del mismo modo, en el sitio 6 aparecen las plantas industriales como mate y algodón y especies comestibles como calabazas, frijoles y paltas, que dan claro testimonio sobre la presencia de una sociedad más evolucionada que la del 106. En el 106 habría habitado un grupo de gentes con economía más pescadora y recolectora, mientras que las del 6 fueron agricultores iniciales. Bonavia también indica haber encontrado hojas de coca (Eriythoxylum truxillense) en el sitio 6. Como se sabe, el fríjol en la sierra de Ancash es más antiguo que en la costa y el maíz serrano de acuerdo a los datos de Bonavia habría llegado primero a Casma y luego a Huarmey.

36La lista de plantas y animales aprovechados por la población de Huarmey durante la Época 2 de Gavilanes, que corresponde a la fase inicial del sitio 6, es numerosa, tanto los procedentes del mar como los de la tierra. Al respecto cabe señalar la experiencia de Bonavia para analizar el conjunto de recursos y su ecología. No se detiene en un listado y la mención del uso, sino que las amplía hasta precisar el hábitat y las técnicas para cazarlas, pescarlas y recolectarlas.

37Las evidencias sugieren que la agricultura viene de la sierra hacia los finales del período arcaico, Epoca 1 y 2 de Los Gavilanes, con una rápida expansión de la horticultura. En la época 2 aparecen nuevas plantas cultivadas, entre ellas el maíz, la yuca, ají y guayabo, ampliándose la lista con chirimoya, jíquima, pallar y, probablemente camote, en la época 3. En Huarmey, antes de la introducción de la cerámica, los grupos pre-cerámicos eran ya sedentarios, con agricultura y producción de tejidos, era una sociedad que sabía perfectamente aprovechar los recursos tanto del mar como de la tierra, aunque no hayan construido viviendas convencionales, quizás porque ellas no fueran necesarias, en tanto que la gente vivía cómodamente en campamentos abiertos. Pero en cambio se preocuparon, por habilitar depósitos para el almacenaje de alimentos, especialmente durante tiempos difíciles, cuando la presencia de El Niño era evidente. Los depósitos de maíz de Los Gavilanes son un ejemplo de aquello.

38Bonavia concluye señalando que no hay evidencias que permitan pensar en una posible domesticación de plantas en la costa, y más bien ésta habría ocurrido en la sierra, de donde se desplazaron a la costa totalmente domesticadas, como el maíz, por ejemplo.

39Los datos de Paiján, de los sitios 106 y 6 de Huarmey y Mongoncillo de Casma fueron cuidadosamente analizados y comparados, los cuales sugieren la siguiente secuencia cultural: de cazadores (Paiján) a los agricultores (sitio 6), con una fase transicional en el sitio 106. Los recursos del mar, debido a su ecología cambiante, a pesar de su riqueza “no le ofrecía al poblador la seguridad que les daban los productos agrícolas”.

3. Orígenes de la Civilización Andina.

40Muchos arqueólogos se han preocupado por caracterizar los orígenes de la Civilización Andina, a los cuales se ha sumado Bonavia, con un ensayo que aquí se comenta. Este es didáctico, escrito en un estilo sencillo al alcance de cualquier lector. El autor explica a base de los datos que se conocen, los cambios climáticos y culturales durante el milenario proceso Andino, desde la llegada del hombre hasta el nacimiento de la Civilización Andina.

41Al igual que otros académicos, Bonavia llama la atención sobre la importancia del concepto y el correcto uso de la terminología. Los términos usados en la literatura, como “civilización”, “ciudad”, “urbanismo”, entre otros, deben ser adecuadamente utilizados cuando se trata de definir la categoría de un asentamiento o una cultura. La diferencia entre un amateur y el profesional es eso, el manejo idóneo de los conceptos teóricos y su relación con los hechos empíricos. Lamentablemente en la Arqueología Peruana estos términos han sido muy manoseados, sin tomar en cuenta la connotación académica que ellos tienen en la Ciencias Sociales.

42Para entender los orígenes de la Civilización Andina, Bonavia hace un resumen sobre los antecedentes geoclimáticos en los Andes, desde el Pleistoceno al Holoceno Medio, explica los períodos glaciares, postglaciares, las grandes lluvias, las condiciones ambientales y los potenciales recursos naturales de cada región ecológica: costa, sierra y la selva tropical, tratando de visualizar el medio ambiente al cual habrían llegado los primeros hombres, en estado de cazadores y recolectores. Cada una de esos fenómenos naturales y las diversas etapas de desarrollo y evolución cultural del hombre, es didácticamente explicada por Bonavia, situándolos en el tiempo y el espacio.

43Los primeros cazadores paleo-indígenas se desplazaron de norte a sur, siguiendo posiblemente a la megafauna del Pleistoceno. Las primeras huellas se han encontrado en la Cueva del Guitarrero, Callejón de Huaylas, con una antigüedad de 8000 a.C. Estos cazadores complementaban su economía con la recolección de una gran cantidad de plantas. En el siguiente milenio, ya estaban domesticando hasta dos especies de frijoles y hacia 4000 a. C. ya están sembrando maíz. Mientras que en Guitarrero y en los valles de Ayacucho se estaba desarrollando la agricultura, los que se asentaron en las punas abiertas como Lauricocha y Junín, perfeccionaban la caza y domesticaban a los camélidos. Estos animales como se sabe, tienen conducta territorial y vida social gregaria, por lo cual, era fácil para el hombre convivir con ellos. Las cuevas en el altiplano son muy húmedas, por ello quizás no ha sido posible encontrar restos de flora, aunque en Pachamachay se logró colectar semillas de maca y quenopodiaceas en estratos del pre-cerámico final.

44En la costa, posiblemente los mismos cazadores- recolectores altoandinos, al encontrarse con nuevos ambientes, el desierto y el mar, desarrollaron otro modelo de economía, alternando la recolecta de plantas con la pesca. A estos grupos, que se extendieron de Lambayeque hasta Ica, se les ha llamado Complejo Chivateros. En términos globales, Bonavia comparte la opinión de especialistas como Richard B. Lee, que ha estudiado a grupos de cazadores-recolectores, en señalar que porcentualmente el uso de plantas por ellos, es muy superior a la de animales terrestres y del mar. A través de los milenios, se desarrolló una relación totalmente natural, del hombre con las plantas, la cual dice Bonavia, fue “sin duda uno de los más grandes sucesos de la historia de la humanidad”.

45La tremenda abundancia y variedad de plantas en los valles, facilitó la temprana sedentarización del hombre, ensayando la reproducción de alguna de ellas. La domesticación de plantas no fue un acontecimiento sino un proceso, en muchos casos de cientos y miles de años. Posiblemente algunas plantas fueron domesticadas varias veces hasta ser incorporadas a la economía social. Hacia los 3,000 a.C. el proceso de cambio cultural es mucho más rápido y marcado, dice Bonavia. Surgen los villorrios con viviendas nucleadas, todavía durante el precerámico se producen serias transformaciones en los patrones urbanos, con claras evidencias de la existencia de una sofisticada organización social. Esta compleja expresión en la sociedad, significaría para Silva Santisteban (1997), la presencia de un ordenamiento estatal, interpretación que no es compartida por Bonavia.

46En un estudio que llevó a cabo con Richard Schaedel en 1968, sobre “Patrones de urbanización incipiente en los Andes Centrales”, Bonavia menciona que ellos encontraron dos tendencias básicas en los agrupamientos humanos: una de concentración y otra de dispersión, ambas ligadas a la ecología, aunque debido a la gran variedad de nichos ecológicos y en distancias relativamente cercanas, estas tendencias tienen diferentes preferencias, como la “concentración cíclica” de los cazadores recolectores nómadas. En la costa, de acuerdo a las observaciones de Bonavia, habría al menos dos tradiciones: 1) el área nor-central con edificios públicos nucleados y con villorrios instalados alrededor y, 2) las áreas septentrional y meridional con villorrios dispersos y sin edificios públicos.

47La evolución de la arquitectura dentro de la primera área ha sido impresionante. Carlos Williams al analizar las tempranas edificaciones (2500-1500 a.C.) las ha agrupado en dos grupos: uno, viviendas nucleadas sin asociación a plataformas o montículos piramidales, como el sitio de Bandurria, y otro, recintos construidos sobre terrazas artificiales como Salinas de Chao y Culebras. Áspero y Chupacigarro (hoy renombrado Caral) son otros asentamientos que corresponden al segundo grupo, pero con mayor complejidad en su planeamiento, integrando los monumentos públicos con los barrios o núcleos residenciales. La distribución de estos sitios monumentales se extiende desde el valle de Moche hasta Mala, gran parte de la costa central y norte. Esta fase innovadora hacia finales del precerámico, Lanning la llamó Complejo Culebras. Una de las novedades fue la habilitación de depósitos de alimentos, como Los Gavilanes en Huarmey, como consecuencia del desarrollo de la agricultura.

48Los datos empíricos vienen demostrando una original continuidad desde la llegada del hombre a los Andes hasta su sedentarización y el desarrollo de la agricultura, con revolucionarios cambios internos, que sirvieron de base para la emergencia de la Civilización Andina, y una de las principales bases económicas fue la agricultura. La temprana domesticación de plantas y el desarrollo rápido de la agricultura en los Andes, posiblemente fue estimulado por la diversidad de ecologías que tiene el Perú que, como se sabe, de los 103 pisos de vida natural que aparece en el planeta, 84 están presentes en el Perú (Tosi 1960).

49Los arqueólogos han utilizado la aparición de la cerámica como marcador temporal y cultural para separar el Período Precerámico del Período Inicial, acontecimiento que ha ocurrido entre los años 1800-1500 a.C. Al respecto señala Bonavia que, mucho antes de la introducción de la cerámica, la sociedad andina ya era sedentaria, agricultora, tejedora, constructora de villorrios e incluso de edificios públicos, con creencias y templos, y tendencias hacia al regionalismo. Este panorama bien conocido para la costa, es todavía menos para la sierra, donde obviamente faltan investigaciones de campo.

50El concepto de civilización se refiere a una comunidad organizada, dice Bonavia, y tiene su vida controlada por normas establecidas, con un nivel cultural ya desarrollado. Llega a su estadio máximo cuando se comienza a vivir en ciudades. Aunque existen muchas maneras de definir civilización, así como la cultura, los antropólogos coinciden en señalar que la diferencia entre civilización y cultura no es cualitativa, sino sólo de grado, de tal manera se podría decir que la civilización es un ejemplo especial de una cultura avanzada. Al comentar las diversas tendencias de interpretación del proceso social andino, Bonavia hace alusión al punto de vista del marxismo, el cual tuvo predicamento en diversos países de América Latina, entre los años 1960-70. Bonavia después de reconocer la contribución de muchos que trabajaron dentro de esta tendencia, como Gordon Childe, por ejemplo, señala que en el Perú no ha funcionado principalmente por carecer de una metodología apropiada y porque sus mentores no le dieron el mismo impulso de aquél, quedándose como un discurso teórico del materialismo histórico introducido a la arqueología tradicional.

51Menciona Bonavia que fue Emilio Choy (1959) el que introdujo las ideas marxistas a la Arqueología Peruana con su artículo “La revolución neolítica y los orígenes de la civilización peruana”. Igualmente, los esfuerzos de Elman Service (1975) para explicar los orígenes de la civilización andina haciendo uso de los criterios de Childe no funcionaron, debido principalmente a la falta de estudios y de evidencias para los finales del precerámico. Dos décadas después Bonavia (1996) retoma los puntos de vista de Service y señala que ciudad en su verdadera acepción, sólo aparecen durante el Período Intermedio Temprano (200-500 d. C). Algunos colegas mal emplean el término y el concepto, como en el caso de Caral (su nombre original es Chupacigarro), alejándose de los preceptos y la terminología reconocida por las Ciencias Sociales. Nos recuerda Bonavia que Jorge Hardoy (1973) ha establecido 10 criterios para definir una ciudad, a la cual agrega el de “especialización” propuesto por Childe. Bonavia reconoce que algunas de los criterios establecidos por Hardoy y por Childe se encuentran en el pre-cerámico tardío, pero la mayoría no estan presentes. Entre las evidencias que existen, estan los centros de almacenamiento para depositar los excedentes en la producción, la monumentalidad en las construcciones como El Paraíso y El Áspero, el arte, ciertas formas de creencias, producción de ciertos bienes como los tejidos y mates pirograbados de Huaca Prieta, pero en cambio nada se sabe de la organización socio-política, los centros administrativos, la astronomía, entre otros aspecto del universo cultural.

52Al concurrir todos los elementos de una ciudad en un centro, se produce de acuerdo a Childe la “revolución urbana”, es decir, surge la civilización. Bonavia sostiene que en los Andes el proceso fue distinto, gradual y continuo. Aquí no hubo estado ni diferenciación de clases sociales durante el precerámico, posiblemente éstas surgieron junto con las ciudades durante el Período Intermedio Temprano, con Moche, Nasca, entre otros. En los Andes no ha habido una revolución en el sentido childiano, sino una evolución con mutaciones. Bonavia también cuestiona la hipótesis planteada por Jonathan Haas, el cual postula la aparición del estado entre fines del Período Inicial y el Horizonte Temprano, basado en la monumentalidad de la arquitectura, manejado por un poder coercitivo. Bonavia coincidiendo con Malcom Webb (1987) afirma que no se trataba de estado, sino de una organizada comunidad regional.

53En concordancia con Elman Service, Bonavia afirma que en el Área Andina Central, fue el poder político el que organizó la economía y no al revés. La agricultura fue la base para el surgimiento de la sociedad compleja y de la civilización andina. La ciudad entendida dentro del concepto histórico de la cultura andina, fue sin duda diferente a la occidental, de tal modo que, para definirla, es necesario acudir a los datos andinos. Así se entenderá mejor que la historia cultural en los Andes Centrales tuvo su propio curso, con originalidad y autonomía. Creo que la conclusión final de Bonavia es coincidente con la de Tello, cuando este pionero de la arqueología peruana afirmaba que Chavín es la matriz de la civilización andina.

4. Una Pintura Mural de Pañamarca, valle de Nepeña.

54Duccio Bonavia, siendo todavía un estudiante, se abocó a estudiar las pinturas murales de Pañamarca. Podemos imaginar el reto que habría sido para él asumir tal misión, cuando por entonces en Lima no había un solo experto en pinturas murales, ni tampoco un manual escrito sobre el tema, excepto el ensayo publicado por Schaedel (1951). Su único mentor fue posiblemente Muelle, además del aliento de ciertos amigos como Jiménez Borja, Reparáz, Horkheimer y su compañero de trabajo y gran colaborador suyo hasta su muerte, Félix Caycho.

55Después de revisar la literatura que habla sobre las ruinas de Pañamarca, se trasladó al sitio para estudiar in situ las nuevas pinturas murales que aparecieron en ese momento, las cuales, como todos los sitios arqueológicos notables en el Perú, estaban en riesgo de ser destruidas pronto. Se les llamó “nuevas”, porque fueron puestas al descubierto por unos turistas en esos días y eran diferentes a las estudiadas por Schaedel en el mismo sitio. Utilizando el plano levantado por Víctor Antonio Rodríguez Suy Suy, él ubica y describe con mucho detalle las nuevas pinturas, trata de encontrar su asociación a los pisos y a la posible función del edificio. De acuerdo con otros que trabajaron en edificios mochicas, él destaca que fue un patrón cultural entre ellos proteger sus murales, con arena e incluso con paredes.

56Haciendo uso de papel transparente, Caycho calcó en su totalidad la nueva pintura, cuidando reproducir los mínimos detalles y la fidelidad cromática. Entre las conclusiones nos enteramos que la pintura de Pañamarca fue aplicada al temple. Bonavia describe con realismo los posibles pasos seguidos por los artistas mochicas, desde el enlucido de la pared hasta la aplicación de la primera capa de pintura sobre un muro casi húmedo, la delimitación de las figuras mediante líneas incisas, el rellenado de colores, el matiz de cada uno de ellos y, obviamente, el acabado. Bonavia destaca la destreza de los artistas en el manejo del pincel y la firmeza de la pintura, que a pesar del tiempo transcurrido, conservaba su originalidad. Los principales colores usados fueron el blanco, rojo, negro y celeste y ciertos tonos intermedios. Él supone que el mural fue pintado al mismo tiempo por dos artistas.

57Los personajes del mural aparecen de perfil, mirando hacia la izquierda, con excepción de uno que mira a la derecha. Parece que el dibujo de personas de perfil fue un patrón común entre los mochica, quizás debido a la facilidad de representar a los combatientes frente a frente, o en grupos de personas desfilando en una dirección. De acuerdo a las observaciones de Bonavia, pintaban primero las figuras grandes, rellenando los espacios vacíos con personajes y motivos menores, sin dejar espacios en blanco. En el análisis de los motivos, encuentra algunos personajes con cinco dedos mientras que otros tienen sólo cuatro, lo cual puede ser una respuesta a la forma como se dividían los espacios. A este respecto Bonavia cita las palabras de Muelle (1936) cuando se refiere a los mochica, que “desconocen la perspectiva, pero tienen un marcado sentimiento de volumen”.

58La escena del mural de Pañamarca presenta un cortejo que camina de derecha a izquierda. El personaje principal es el de mayor tamaño y muy bien vestido, con penacho de doble apéndice, seguido por otros menores en doble fila, posiblemente de menor rango, a cuyo costado aparece un motivo serpentiforme y hacia atrás otro motivo cónico y muy alargado. La escena está enmarcada con diseños escalonados en la parte superior y por postas en la inferior. Bonavia describe con lujo de detalle cada individuo, los vestidos y los adornos que lleva puesto cada uno de ellos, sus actitudes, gestos y hasta sus expresiones psicológicas, como la de aquél desnudo, que parece tener una cara de terror. Luego hace comentarios sobre la escena en conjunto, adelantando algunas inferencias que nunca fueron criticadas o corregidas por los especialistas. El dibujo del mural de Pañamarca es posiblemente uno de los más reproducidos en publicaciones y exhibiciones.

59Finalmente Bonavia presenta un interesante cuadro comparativo de su trabajo en Pañamarca, con la llamada “pintura nueva” para diferenciarla de las estudiadas por Schaedel (1951) y las de la Huaca de la Luna estudiada por Kroeber (1930). Luego de una larga explicación de datos y hechos, concluye que los murales de Pañamarca deben pertenecer a la fase IV en la secuencia mochica establecida por Larco Hoyle (1948), a la cual deben pertenecer también los murales estudiados por Schaedel y Kroeber.

60Es interesante señalar que muchos años después, Hocquenghem y Lyon (1981) demostraron que el personaje principal fue en realidad una sacerdotisa y que llevaba el mismo atuendo de la que posteriormente se encontró en la tumba en San José de Moro. En la literatura especializada se menciona muy a menudo lo que Donnan llamó “escena de presentación”, pero no se cita el trabajo original de Bonavia, ni se admite que sin su estudio de Pañamarca, Donnan no hubiera podido hacer la reconstrucción que hizo ni se hubiera podido saber, a raíz del descubrimiento de Moro, que las representaciones mochicas mostraban ceremonias y personajes reales.

5) Factores Ecológicos que han intervenido en la transformación urbana a través de los últimos siglos de la época prehispánica.

61Otro de los problemas que ocupó la atención de Bonavia fue el urbanismo en los Andes. Junto con estudiosos sobre el tema, como Jorge Hardoy, Richard Schaedel, George Kubler, entre otros, alentó la investigación y el debate teórico sobre el controvertido problema de caracterización y definición de las diversas categorías que presentan los asentamientos pre-coloniales. Acogiendo los criterios sugeridos por Hardoy (1964) para definir el urbanismo y un centro urbano, Bonavia discute sobre la base de los datos que disponía por entonces (1972) los patrones de asentamientos, planeamiento, arquitectura y la influencia de los factores ambientales, como la topografía y la ecología.

62Él señala que la arquitectura y la planimetría incaicas son resultados de un largo proceso ocurrido antes de ellos. El concepto de urbanismo habría empezado durante el Período Intermedio Temprano y desarrollado en el Horizonte Medio, en lugares como Pikillaqta, Viracochapampa, Huari, Cajamarquilla, para citar algunos ejemplos de esa época. Chan Chan es un buen ejemplo de la transición hacia el urbanismo inca. Las fotos áreas de los establecimientos de Pikillaqata, Chan Chan y Cuzco, muestran claramente esa continuidad, con ciertas semejanzas en el patrón general, con recintos cuadrangulares, calles y pasadizos rectos, que obviamente dan sentido urbano al planeamiento, aunque uno de los expertos en los asentamientos incaicos, John Hyslop (1990: xii), ha preferido evitar el uso de las palabras “ciudad” y “urbano” en su libro “Inka Settlement Planning”, para evitar caer en errores o confrontaciones, así como Bonavia ha preferido evitar el término de aldea y emplear el de “villa”, para referirse a los núcleos poblados que se encuentran en la vertiente oriental de los Andes.

63Aunque Cuzco sería ideal para definir un patrón incaico y Ollantaytambo un poblado inca rigurosamente planificado, ninguno de los dos se reproducen en otros lugares, ambos son casos únicos dentro del imperio, por tanto no son prototipos ni modelos de otros, a pesar de que inclusive algunos cronistas de la colonia hablaban de Inkawasi en Cañete, como un Uchuc Cuzco, una réplica del Cuzco imperial en la costa central, sabemos ahora que no lo es.

64Adelantándose a posteriores constataciones, Bonavia en aquel entonces describía algunas conocidas instalaciones incaicas, las comparaba con otras y llegaba a algunas conclusiones que ahora, a la luz de las recientes investigaciones son válidas, tales como, no había dos Cuzcos en el Tahuantinsuyu, ni tampoco existen dos instalaciones incaicas iguales, a pesar de que la administración del estado Inka era vertical. Debido a ello, infiere que no hubo un plan maestro elaborado en Cuzco y ordenado para que fuera aplicado en otras partes, aunque sí hubo un orden para reproducir los símbolos del estado en todos los centros administrativos, como el acclla-wasi, la kallanka, una plaza central, unas veces trapezoidal y en otras cuadrangular, acceso controlado, etc. Las instalaciones incaicas fueron planificadas de acuerdo a la topografía del suelo, la ecología y los recursos que controlaban. En muchos casos, como afirma Bonavia, estas fueron anexadas a las ya existentes, agregando ciertos símbolos del estado. Centros provinciales como Huánuco Pampa, Vilcashuaman, Pumpu, etc. tuvieron un plano y patrón de desarrollo individual. Cajamarca habría sido una “ciudad cuartel”, diferente a las demás, remodelada sobre una existente, a la que fue agregado un adoratorio dedicada a la Serpiente, el Oshono (Usnu), el templo del Sol y una plaza triangular. Hay que señalar que Bonavia ha sido el primero en darse cuenta de esta característica de la organización incaica que fue aceptada por los especialistas, aunque sin mencionar su nombre como es el caso de Gasparini y Margolies (1977:146) en su libro Arquitectura Inka.

65Son igualmente interesantes las observaciones de Bonavia sobre los villorrios. Advierte que los incas, o no tuvieron interés en ellos, aprovechando los pre-existentes, o sencillamente se acoplaron a la vida campesina local, sin preocuparse de nuevos agregados. En la mayoría de esos asentamientos no quedan huellas de la influencia incaica, excepto cuando se trata de alguna imposición estatal, como la construcción de un símbolo oficial o la presencia de fragmentos de cerámica. El señala que los asentamientos estudiados en la sierra central, muestran casi siempre una arquitectura doméstica, con caracteres locales y ninguna influencia ajena, por lo cual infiere que los incas no se esforzaron por transformarlos, quizás en parte debido al carácter particular de la conquista y dominación.

66Bonavia se ocupa luego de lo que él llama “colonización” de la Ceja de Selva por parte de los incas y aclara, por supuesto, que es conocido que la gente se desplazaba en ambas direcciones: Este-Oeste y viceversa, desde el Horizonte Temprano (Chavín). El cinturón conocido como Ceja de Selva, ocupa longitudinalmente el piso ecológico transicional entre la puna y la selva tropical. Este territorio se caracteriza por la humedad en el ambiente, la topografía abrupta y pronunciada y poco terreno accesible para la agricultura. Los andinos de antes, como los actuales, han dominado ese ambiente, alternando el cultivo con el pastoreo. El cultivo del maíz, junto con el fríjol y la papa, han sido los productos preferidos. Debido a la poca fertilidad de la tierra practican el sistema de rotación de cultivo, dejando el suelo descansar por cinco o más años. Bonavia reproduce el estupor de los viajeros que pasaron por el lugar, los cuales no dejaron de expresar su asombro sobre la agresividad del ambiente y la habilidad del hombre andino para habitarlo.

67Sobre ese territorio existen muchos asentamientos arqueológicos, la mayoría de ellos son pequeñas agrupaciones de viviendas, sin alcanzar la categoría de ciudadelas, ni aldeas desarrolladas, por no tener un trazado urbano ni espacios urbanos reconocibles. En casi todos los casos descritos por los arqueólogos, las construcciones fueron adaptaciones a la topografía del suelo y a las condiciones de estabilidad frente a la erosión. El patrón de asentamiento y de edificaciones, es impuesto por el medio ambiente.

68Otro acierto de Bonavia fue haber visualizado que muchos de los establecimientos incaicos fueron obligados, por lo cual, después de la llegada de los españoles, la mayoría de ellos se desintegraron o desaparecieron. En una visión panorámica del territorio dominado por los incas, Bonavia establece las diferencias que hubieron en las tres regiones de las vertientes orientales: el sur, centro y norte. Mientras en el sur se acercan al patrón inca, con recintos cuadrangulares, en la región central predomina las viviendas circulares, núcleos poblados en forma de panal de abeja, algunas de ellas con muros defensivos, y en la región norteña, las edificaciones, aunque circulares, conservan su propia tradición, con edificios de varios pisos y recintos de mayor volumen.

69Entre los asentamientos conocidos por entonces, Bonavia dice que las huellas del patrón urbanístico inca entre los colonizadores de la Ceja de Selva, son muy escasos, poco perceptibles. Igualmente en el noroeste de Argentina, donde, como en la mayoría de los casos, las evidencias revelan una limitada influencia incaica. Lo que más resalta es la coexistencia de ambos grupos, los locales con los incaicos.

70Bonavia concluye señalando que el fenómeno “ciudad” habría empezado durante el Período Intermedio Temprano, desarrollándose y difundiéndose más intensamente durante el Horizonte Medio, desde la cual, es notable la fuerza del desarrollo regional que luego tiene impacto durante el período incaico.

6. Exostosis del conducto auditivo externo: notas adicionales

71Creemos importante incluir este artículo, para mostrar cuánta información se puede recuperar de las muestras colectadas en un trabajo arqueológico. Además de los análisis físicos de los pocos restos óseos de Huarmey, Bonavia acudió a los especialistas para estudiar las patologías, encontrando al menos un caso de exostosis entre los mariscadores del período arcaico. Este mal, que Standen (1985) llamó patologías laborales y otros lo confundieron con osteomas, fue aclarado por Bonavia como casos de exostosis, una enfermedad asociada a la actividad en el agua, por lo cual Pedro Weiss lo llamó “estigma de zambullidores”.

72La exostosis fue identificada por Pedro Weiss en el Perú en 1970 y mucho antes por Morrison en 1948. Mientras que los osteomas son lesiones discretas que aparecen a lo largo de la sutura timpanoescamosa, las exostosis son elevaciones óseas en la base ancha, que se desarrollan bilateralmente y envuelven el hueso timpánico. Las exostosis son producidas por inflamaciones crónicas y los osteomas son tumores, de acuerdo a las averiguaciones de Bonavia con sus colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad Cayetano Heredia. Existen criterios establecidos por Graham (1979) para identificarlos clínicamente, y ambas deben ser considerados como patologías distintas.

73Revisando los datos publicados, Bonavia comenta que existe una alta frecuencia de cráneos prehispánicos con evidencias de exostosis del conducto auditivo. Él cita a Weiss como el antropólogo físico que ha detectado este mal en 11 cráneos del período pre-cerámico, también identificada por Junius Bird entre los cráneos de Huaca Prieta. Se advierte que, en este período, la exostosis es más frecuente entre los adultos de edad avanzada, varones y menos entre los jóvenes. En Huarmey se ha encontrado un caso. Los datos indican que la exostosis parece estar asociada a la población que habitaba el litoral del mar y los lagos, y es raro entre los habitantes que no tienen contacto frecuente con el agua, tal como lo ha observado Alex Hrdlicka (1935) y Weiss (1970).

74Las causas de la exostosis aún no han sido definidas con seguridad, posiblemente sean originadas por una disfunción de la articulación temporomandibular, la masticación y los efectos de agua fría, ligada principalmente a la actividad del buceo, que deja depósitos de agua en el conducto auditivo, lo que genera infecciones crónicas que conducen a la proliferación del tejido óseo. Los atletas que pasan mucho tiempo en el mar sufren de este mal, testimonio que puede reforzar la idea de que los pescadores y marisqueadores que pasan mucho tiempo en el mar, pueden ser afectados por la referida enfermedad. Sin embargo Bonavia sugiere algo que no se había considerado, que una causa de esta patología podría ser la presión hidrostática. Estas observaciones de Bonavia han sido enriquecidas con las de Strong y Evans (1952) en Huaca Negra de Guañape y de Bird en Huaca Prieta, respectivamente. Abundando en comentarios, los autores mencionados y Bonavia llamaron la atención sobre la búsqueda de especies que habitan aguas profundas por parte de pescadores prehispánicos, a los cuales los pescadores modernos suelen alcanzar.

7) El Soroche visto a través de las crónicas de los siglos XVI y XVII

75Con la paciencia y la erudición de un historiador, Bonavia revisa cuidadosamente, en este ensayo, las fuentes escritas por los cronistas sobre el fenómeno fisiológico conocido como soroche o mal de altura. El trastorno fisiológico afecta física y emocionalmente a los viajeros que ascienden a la sierra alto andina, especialmente a aquellos que los hacen por primera vez. El soroche o surumpi en quechua, dicen los especialistas que es falta o disminución de oxígeno en el ambiente y, como consecuencia, la fisiología orgánica del hombre y de los animales sufre ciertas alteraciones en su normal funcionamiento. No es una enfermedad, como bien puntualiza Bonavia, sino un malestar temporal, que puede durar entre unas horas hasta un par de días, hasta que el organismo se adapta al nuevo medio ambiente de altura. Bonavia hace una oportuna y puntual atingencia al señalar que “el hombre sufre de perturbaciones fisiológicas no sólo cuando sube a la altura, sino también cuando desciende de ella a nivel del mar”, observación previamente publicada por Monge Medrano (1988).

76Como se sabe, hubieron muchos proyectos dedicados a estudiar la fisiología y biología de altura y uno de ellos fue precisamente auspiciado por la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Los reportes de estas investigaciones están publicadas en gran parte. Igualmente se ha publicado libros dedicados a la historia de la medicina peruana, con atención a las fuentes históricas y arqueológicas. En ambos casos, la información que los cronistas ofrecen sobre un caso concreto, el soroche, no ha sido debidamente revisada. El ensayo de Bonavia sin duda repara este descuido.

77Bonavia toma en cuenta los datos, en las fuentes coloniales, no solamente la noticia como tal, sino sobre todo, la impresión y la descripción de los primeros españoles que subieron a la cordillera, interpretando lo que por entonces el cronista quería expresar sobre el referido malestar y su relación con el medio ambiente. Es interesante por ejemplo, precisar que el término de “temple” por entonces equivalía a la puna, o cuando decían “falta de aliento”, se referían a la dificultad que tenían para respirar, una situación de la que perfectamente eran conscientes. Como quiera que los comentarios de los cronistas no eran repetitivos sino más bien variados, en cuanto a sus percepciones y sus propias experiencias, Bonavia para facilitar el entendimiento de estas fuentes, los agrupó en tres grupos: 1) cronistas y viajeros que se dieron cuenta del problema al subir a la altura, pero no tomaron conciencia clara de lo que estaba pasando, como Fernando de Santillán, el muy poco conocido Nicolás de Benino, Diego de Ocaña, otro poco conocido Pedro de León Portocarrero (llamado Anónimo Portugués), Antonio de la Calancha, el visitador Garci Diez de San Miguel, 2) un grupo minoritario de cronistas que trataron de entender el fenómeno y buscaron alguna explicación, como José de Acosta que se dedicó a investigar el problema, y en una de sus explicaciones dice ”... la causa de esta destemplanza y alteración tan extraña sea el viento o el aire que allí reina", lo que obviamente hace referencia “al enrarecimiento del aire”. Describe también sus impresiones cuando pasó por Pariacaca, Lucanas, Collaguas entre algunos lugares, y explica su observación sobre la diferencia del frío de los Andes comparado con el de Europa. Estas informaciones de Acosta no fueron percibidas por los estudiosos de la historia de la medicina peruana, ni por los de fisiología de altura. Bonavia encontró los datos y los pone al alcance de quienes se interesen por estos temas.

78Otro cronista que de acuerdo a Bonavia se preocupó por entender el problema del soroche, fue Bernabé Cobo. Aquí un fragmento de su explicación: “el aire desta tan encumbrada tierra es tan seco y sutil y delgado, que a los que de nuevo pasan por aquí, especialmente si suben de la tierra caliente...les falta el aliento...”. Cobo inclusive se ocupa de asuntos vinculados con la fertilidad y la mortalidad infantil, tanto de indios como de españoles, especialmente en lugares como las minas de Potosí, en Bolivia. El tercer grupo (3) está conformado por aquellos que percibieron el problema pero que no tuvieron la sutileza de Acosta y Cobo, y se conformaron con atribuir las causas del soroche al frío. Entre ellos están el príncipe de los cronistas, Cieza de León y Gutiérrez de Santa Clara, Dávila Brizeño, entre otros.

79El ensayo de Bonavia sobre el soroche es una excelente contribución a la historiografía andina, a la historia de la medicina peruana, a los estudios de fisiología de altura y a la antropología andina en general.

8) La “papa” apuntes sobre su origen y su domesticación.

80La etnobotánica, la etnozoología y la paleo-biología andinas son disciplinas que apasionaron a Bonavia en su carrera profesional. Él ha dedicado bastante atención al estudio de ciertas plantas y animales indígenas, incluyendo a microorganismos encontrados en muestras arqueológicas, como en los coprolitos. En su bibliografía se encuentra ensayos dedicados a la papa, maíz, fríjol, chirimoya, camélidos, etc.

81En el ensayo que comentamos, el autor empieza a distinguir los dos aspectos del problema, el origen y la domesticación. Con la erudición de un experimentado profesional, tanto en el manejo de datos como el buen uso de la bibliografía, Bonavia explica la ecología de la papa, la existencia de unas 200 especies de papa silvestre, y liega a la conclusión que sólo algunas de ellas están relacionadas a las cultivadas y que pueden cruzarse sin dificultad. Sin duda es la mejor sinopsis científica escrita sobre la papa.

82Mientras la papa silvestre se puede encontrar en casi toda América Latina, la domesticada se cultivaba sólo intensamente en la región andina, desde Venezuela hasta Chile y el noroeste de Argentina. A la llegada de los españoles ésta fue distribuida al resto de América y llevada a Europa. La papa domesticada, o sea la papa cultural, como bien puntualiza Bonavia, se agrupa en unas siete especies dentro de la serie poliploide y es capaz de crecer desde el nivel del mar hasta los 4,800 m.s.n.m. Bonavia considera que la domesticación de la papa debe haber ocurrido en la parte occidental de América del sur (los Andes), entre 10o Lat. Norte y 25° Lat Sur, entre los 2,500 y 4,800 m.s.n.m., con una segunda hipotética área de domesticación en Chile, entre los 35° y 45° Lat. Sur. Él señala que las primeras especies domesticadas fueron las diploides (Solanum stenotomum), posiblemente logradas en la cuenca del Titicaca y los Andes de Bolivia, las que se extendieron luego hacia los Andes del Perú en su forma triploide (Solanum tuberosum). La hipótesis que postula que la costa es un área de domesticación, es puesta en duda por él, por no existir las condiciones ni ecológicas ni botánicas en esa región. Asimismo, Bonavia recomienda, para futuros trabajos de investigación, tener cuidado en equiparar bajo los mismos criterios, el proceso la domesticación de plantas de raíces y tubérculos con las plantas de semilla. Las plantas de raíz tienen mucho almidón y casi nada de aceites y proteínas y son muy frágiles para ser guardadas por tiempo largo. Los andinos aprendieron a conservarlas por un año agrícola en buenas condiciones y, para tiempos más largos, acudieron a la estrategia de la deshidratación al frío.

83Por el momento es difícil encontrar papa en contextos arqueológicos, primero por su fragilidad para conservarse y, segundo, porque las técnicas de excavación o la recuperación de elementos perecibles no han sido suficientemente perfeccionadas. La mejor información al respecto se encuentra en la iconografía cerámica. Por estas razones, Bonavia evalúa y cuestiona la validez de los supuestos hallazgos de papa, empezando por las pioneras noticias ofrecidas por Lanning (1965), el cual menciona haber encontrado papa en Punta Grande, fechada en 2,500 a.C. El análisis de ellas fue hecha por Martín Farías (1976) y anunciada como una posibilidad sin confirmación. Otros reportes fueron dados a conocer por Moseley (1975) del sitio de Ventanilla y por Quilter et al. (1991) del sitio El Paraíso, ambos pre-cerámicos y ubicados en la costa central. También estos hallazgos fueron descartados por Bonavia, debido a la poca consistencia del contexto cultural en los cuales fueron encontrados. Consultando con expertos como Hawkes (1989), la misma Martín Farías y el peruano Carlos Ochoa, Bonavia señala como datos más confiables los de Ugent et al. (1982), sobre la base de una muestra de 20 tubérculos hallados en Casma, las que fueron identificadas como papa cultivada. Unos provienen de Huaynuma y tienen un fechado de 2,000 a.C . Bonavia coincide con Ugent et al. (1987) al diagnosticar que las papas arqueológicas encontradas en el Perú pertenecen a la especie Solanum tuberosum, aunque Hawkes (1989) recomienda tener todavía cautela en tal aseveración. Ochoa por su parte sostiene que debe tratarse de un Solanum tuberosum, porque el Solanum stenotomum no crece en la costa. Bonavia concluye que la única muestra válida de papa pre-cerámica es la encontrada en Casma.

84Para la sierra, menciona el reporte de Mac Neish (1973) sobre el hallazgo de ojos de papa, posiblemente domesticada, en coprolitos recuperados en estratos de la fase Chihua, con 3,500-3,300 a.C, y el hallazgo de Engel (1970) en la cueva de Tres Ventanas, sierra de Lima, fechada en 10,000 a.P. Las muestras enviadas por Engel, fueron analizadas por Douglas Yen, el cual se limitó a señalar que corresponde al género Solanum. Bonavia demuestra fehacientemente en otro escrito (1984) que los hallazgos de Tres Ventanas no tienen ningún valor científico.

85Las especies encontradas en Chile fueron clasificadas de acuerdo a las averiguaciones de Bonavia como Solanum tuberosum y el Solanum maglia. Ésta última especie es silvestre pero comestible, y fue encontrada también en Monte Verde por Tom Dillehay (Ramírez 1989) cuya antigüedad es de 11,000 a.C. Desde entonces la planta se ha convertido en una especie tradicionalmente comestible hasta la actualidad, especialmente por la sociedad mapuche.

86De las 150 especies cultivadas y silvestres de Solanum conocidas en los Andes Centrales, de acuerdo a la taxonomía de Ugent et al. (1987), 9 son endémicas de Chile, entre las cuales, al menos 7 estarían relacionadas con la papa comestible. A luz de los datos arqueológicos y la ecología de la papa, Bonavia se une a los expertos Hawkes y Ochoa para buscar las huellas de la papa en las cuencas áridas de la Amazonia, especialmente entre Venezuela y la Guayana, en el flanco oriental de los Andes Centrales, y quizás también en las vertientes occidentales que bajan a la costa y no precisamente en la franja costera.

9. Revisión de las pruebas de la existencia de maíz pre-cerámico de los Andes Centrales.

87Los Andes Centrales fueron escenario de domesticación de una cantidad de plantas y algunos animales. No existe una razón valedera para negar que también el maíz haya sido domesticado en esta región. Los Andes como potencial área de domesticación del maíz ha sido sistemáticamente negada por quienes defienden a Mesoamérica como único centro. Todavía me resisto a creer que poner en duda o simplemente ignorar la presencia del maíz en estratos pre-cerámicos en el Perú sea también una estrategia para negar el temprano uso de esta planta en la dieta andina. Bonavia supone que el responsable de esta actitud poco científica, de negar la antigüedad del maíz en los Andes Centrales, sea Robert Bird. Claro está, Bird es etnobotánico con amplia experiencia en los Andes, por cuya razón sus reportes son tomados en cuenta unilateralmente, sin confrontarlos con otras investigaciones, a pesar de que la evidencia de maíz en estratos pre-cerámicos, fueron dados a conocer por arqueólogos norteamericanos y peruanos.

88La defensa de la antigüedad del maíz en los Andes ha sido asumida casi solitariamente, desde hace tres décadas por Duccio Bonavia y Alexander Grobman. La posición de ellos, explicadas en muchas publicaciones, no obedece sin duda, a un capricho personal, sino a la defensa de los datos adecuadamente documentados, con pruebas empíricas y científicas, con registro arqueológico y fechados, es decir, se trata de una defensa de la verdad y de las evidencias objetivas.

89El maíz precerámico ha sido registrado en varios sitios de la costa y la sierra peruanas. En el ensayo se halla un somero pero detallado resumen de los hallazgos, los fechados y el informe de sus descubridores. Para la costa, se menciona a Las Aldas excavado por Lanning (1967) y Culebras igualmente excavado por Lanning en 1958, el sitio de Tuquillo excavado por Bonavia (1982), Los Gavilanes en el valle de Huarmey, este último sistemáticamente documentado y publicado por Bonavia (1981), donde no solamente se ha encontrado la planta en sus diversos componentes, sino también muestras de maíz en coprolitos humanos y de llamas, confirmando plenamente el consumo diario por el hombre y los animales. Hastorf (1985) en una revisión y crítica al libro de Bonavia sobre Los Gavilanes dice claramente: “Este libro proporciona un informe detallado de cada pozo y estrato excavados...”

90A los arriba mencionados hallazgos se suman los dos sitios excavados por Santiago Uceda (1986) en el valle de Casma; Cerro El Calvario con fechado de 6,070 a. P. y el Cerro Julia con fechado de 6,050 a.P, ambos definidos como Precerámico Reciente. Se trata, como afirma Uceda, del “maíz precerámico más antiguo encontrado en la costa peruana”, y de acuerdo a los análisis hechos por Grobman y Bonavia, son racialmente emparentados al maíz de Huarmey y del Callejón de Huaylas. Bonavia menciona otros sitios como Áspero, excavados por Willey y Corbett (1954) y más tarde por Feldman (1980). Para la sierra están los estudios de Burger y van der Merwe (1990) en Huaricoto y los conocidos hallazgos en la Cueva del Guitarrero y Ayacucho.

10-11) Hans Horkheimer y Don Oscar Lostaunau.

91Entre los varios obituarios escritos por Bonavia se han tomado dos: uno dedicado a Hans Horkheimer y otro a Oscar Lostaunau. En ambos Bonavia se esfuerza por destacar tanto la parte humana como la profesional, al hombre y a sus obras, al actor en la arqueología y en su medio social. Él destaca las cualidades humanas, pero es exigente al juzgar sus obras. La semblanza de ambos es presentada de manera objetiva y con la sinceridad del amigo y colega.

92La trayectoria académica del arqueólogo alemán Horkheimer es descrita desde su graduación con una tesis doctoral en filosofía, su labor como director de una revista de crítica de arte hasta su interés por las culturas del pasado. Desde su llegada al Perú en 1939, se halla vinculado a la Arqueología. Durante su paso como docente de la Universidad Nacional de Trujillo, participa en la fundación del Instituto de Antropología.

93Al evaluar la bibliografía de Horkheimer, Bonavia reconoce que los dos primeros artículos, publicados en Trujillo y Lima, son meramente descriptivos, sin mayor trascendencia; mientras que el libro “Vistas arqueológicas del noroeste del Perú” es una guía que aún tiene vigencia. El primer artículo se publicó en la revista Fénix e iba a ser el capítulo II de un manual que estaba en preparación y nunca fue terminado y, el otro artículo, estaba dedicado a las líneas de Nasca. Sus conclusiones sobre las líneas son tan hipotéticas como las de otros autores, sin que nadie haya demostrado la función exacta de ellas. En 1950 se publicaron sus obras más importantes: “Perú Prehispánico” y “Guía bibliográfica de los principales sitios arqueológicos”. Bonavia asume la defensa del manual frente a la “injusta” crítica, acotando su valor para los estudiantes. La guía sigue siendo útil, así como el ensayo sobre Utcubamba. La obra completa sobre la Arqueología Andina planeada en varios tomos por Horkheimer, se quedó inconclusa y se halla sólo en fichas. Sobre el artículo de divulgación aparecido en la revista Fanal dice Bonavia que le falta originalidad y el cuadro cronológico tiene lagunas.

94El libro dedicado a la alimentación prehispánica (1958), traducido al alemán en 1960 y luego publicado nuevamente en 1973, se ocupa de los recursos para la dieta, desde los orígenes de la agricultura hasta los usos y costumbres de los andinos contemporáneos, seguido de otro ensayo de divulgación sobre la cultura Moche.

95El proyecto Chancay fue el más importante en la carrera de Horkheimer, del cual sólo se ha publicado un corto ensayo en la revista Cultura Peruana (1963) y se hizo una exhibición en el Museo de Arte, a pesar de contar con el mejor registro arqueológico del cementerio Chancay de Lauri. El último trabajo fue sobre Vicús. Una contribución póstuma en co-autoría con Federico Kauffmann está dedicada a la cultura inca. Ha dejado varios manuscritos inconclusos, como la historia marítima del Perú, el vocabulario Muchik-castellano, el informe sobre el proyecto Chancay, entre otros. Desafortunadamente el archivo de Horkheimer depositado en el Colegio León Pinelo ha sido desarticulado y en parte está perdido. Bonavia señala que la gran obra de Horkheimer no está precisamente en su bibliografía, sino en su fichero que reúne casi todo lo publicado sobre la Arqueología Peruana en su tiempo. Posiblemente, Horkheimer no fue un arqueólogo en el verdadero sentido de la palabra, sino que, como señala Muelle, “la verdadera labor que lo absorbió estuvo en los dominios de bibliófilo y erudito en Arqueología Peruana”.

96Sobre Oscar Lostaunau, Bonavia menciona que lo conoció en 1958 durante su viaje a Piura con Kelley. Lo describe como un hombre pequeño de agradable sonrisa, amante de la arqueología y entregado por completo a la defensa de los monumentos del valle de Jequetepeque. Éste les invitó a visitar algunos sitios, especialmente Pacatnamú, el yacimiento central del valle. Bonavia recuerda su primera visita en 1953, la cual comparada con la siguiente en 1958, le dio la impresión de que los huaqueros no se asomaban más por el lugar. Le impresionó la conservación y defensa que don Oscar condujo en el valle, donde después de él, la huaquería se impuso, a veces secundada o acompañada por algunos arqueólogos sin escrúpulo.

97Bonavia fue testigo de excepción de la paciente labor educativa que llevaba a cabo Lostaunau con las autoridades locales y las comunidades del valle. Gracias a eso, logró defender los monumentos arqueológicos, obra que el Estado Peruano no ha logrado hacer en ninguna parte del país. Como señala Bonavia, Lostaunau, desde la sombra y en silencio desarrolló una gran labor; gracias a él se preservaron grandes monumentos como Pacatnamú, Nanchoc, entre otros. Don Osear, con la amplitud de los grandes hombres, compartió su conocimiento con cuantos lo visitaban a su casa. Muchos disfrutaron de su generosidad, como Kosok, Schaedel, Ubbelohde-Doering, Disselhoff, Bonavia y Donnan. Con la modestia que distingue a Bonavia, él dice que fue un honor para él haberlo conocido y señala que en la preparación de su libro sobre pinturas murales en el antiguo Perú, la ayuda de Lostaunau fue importante.

98Horkheimer y Lostaunau, en palabras de Bonavia, fueron parecidos en su caballerosidad, sencillez y generosidad, cada cual entregado a la pasión de su vida, la investigación y la defensa del patrimonio arqueológico peruano.

12. Alfred Kroeber y su obra peruanista

99Con la humildad de un destacado alumno que admira a su maestro, Bonavia hace una excelente semblanza sobre la obra peruanista de Kroeber, desde los primeros contactos que el ilustre antropólogo americano tuvo con materiales peruanos en 1901, la colección Uhle, que se guarda en el museo de la Universidad de California, Berkeley, hasta la última publicación sobre el Perú en 1951. Medio siglo de vida dedicada a la arqueología andina. Kroeber formó una escuela de andinistas en Berkeley, estimuló a estudiar la colección que Uhle envió a esa institución, apoyó la publicación de sus informes en una serie especial y alentó la vocación por los estudios andinos. A pesar de los años transcurridos, Bonavia puntualiza que esas publicaciones de Berkeley mantienen su actualidad, cuya tipología, adecuadamente utilizada, es un método válido para la inferencia arqueológica. Dentro de esa serie se publicó el informe de Kroeber sobre la cerámica Nasca, ordenada en cuatro fase, A, B, X e Y, cuya secuencia es aún consistente con los nuevos descubrimientos y seriación.

100En 1925 Kroeber visita por primera vez el Perú. Su atención se dirige hacia la arqueología de la costa norte, cuyos informes se publican en dos volúmenes. En el primero se ocupa principalmente de la cerámica y, en el segundo, explica sus estrategias durante sus trabajos de campo. En un tercer volumen se publica el reporte de O’Neale sobre tejidos y, en el cuarto y último, los trabajos de Kroeber sobre Cañete. Kroeber describe los monumentos arqueológicos, sus asociaciones culturales y reflexiona sobre la historia cultural de esos pueblos. De 1926 a 1930 él publica al menos cuatro ensayos. En 1939 aparece una versión castellana de sus descripciones e inferencias sobre la calidad artística de la cerámica y tejidos de las culturas precolombinas y, por supuesto, su mejor ensayo sobre el proceso cultural andino, que fue incluido en el Handbook of South American Indians.

101A Kroeber se le debe la definición de la Arqueología como “la transformación de relaciones de espacio en relaciones de tiempo” y, también, sus consejos sobre la importancia de la terminología en esta disciplina, así como su juicio sobre las relaciones de la arqueología con la historia, en la que afirma que los propósitos de ambas son idénticos, y la diferencia está únicamente en el material de estudio, la arqueología trabaja con monumentos y la historia con documentos.

102Luego de otro viaje por el Perú, publica su libro Peruvian Archaeology in 1942(1944), que es una de las mejores síntesis que se ha escrito sobre la Arqueología Andina, junto a otro ensayo que apareciera en 1948 con el título de “Summary and Interpretations”. Más tarde dedica su atención al problema de Paracas Cavernas y Chavín, y concluye que Paracas es una expresión meridional de Chavín, con algunos ingredientes locales. Los dos últimos trabajos de Kroeber estuvieron dedicados a la definición de las culturas llamadas Proto-Lima y Nasca.

103Aunque Kroeber no dictó clases en las aulas universitarias del Perú, ha dejado, sin embargo, una gran enseñanza, acaso una escuela en la arqueología peruana, especialmente por la forma como llevó a cabo sus investigaciones arqueológicas, sus métodos y sus aproximaciones antropológicas. Siguieron sus pasos John Rowe, Edward Lanning y otros arqueólogos norteamericanos, y algunos años después Duccio Bonavia.

104NOTA: A qui se incluye sólo las publicaciones citadas por el autor de este ensayo. Para las obras de Bonavia, nos remitimos a la bibliografía que está publicada en este libro. Las demás que están señaladas en el texto, son citas de Bonavia en sus escritos y remitimos al lector a ellos.

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre- Morales Prouvé, Manuel
2005. La Arqueología Social en el Perú. BAR International Series 1396.

Bennett, Wendel C.
1948. The Peruvian Co-tradition. En: A Reappraisal of Peruvian Archaeology. Society for American Archaeology Memoirs, no. 4: 1-7.

Binford, Lewis
1962. “Archaeology as Anthropology”, En: American Antiquity, no. 28: 217-225.
1972. Archaeological Reasoning and Smudge Pits- Revisited”. En: Archaeological Perspective, Binford, L. Editor, Academic Press, New York, pp. 52-58.

Bonavia, Duccio
1982. Los Gavilanes, Mar, Desierto y Oasis en la Historia del Hombre. Corporación

Financiera de Desarrollo S.A. Instituto Arqueológico Alemán, Lima.
1985. Mural Painting in Ancient Peru. Indiana University Press, Bloomington.. (Edición castella en 1974, traducción de Paticia Lyon).
1991. Perú: Hombre e Historia. Desde los orígenes al siglo xv. Vol. I, Fundación del Banco Continental para el Fomento de la Educación y la Cultura. Edición EDUBANCO. Lima.
1996. Los Camélidos Sudamericanos. Una introducción a su estudio. IFEA-UPCH-Conservatíon International, Lima.

Burger, Richard y van der Merwe, N.J.
1990. Maize and the Origin of Highland Chavin Civilization: An Isotopic Perspective. En: American Anthropologist, 92: 85-95.

Choy, Emilio
1959. Revolución Neolítica y los orígenas de la civilización Peruana. En: Antiguo Perú: Espacio y Teimpo. Lima, Editorial Juan Mejía Baca, pp 149-197.

Childe, Gordon
1951. Social Evolution. H. Schuman, New York.

Engel, Frederick
1970. Recolección y Cultivo en los Andes precolombionos. En: Anales Científicos. Vol. VIII, No. 1-2: 122-136, Universidad Nacional Agraria, Lima.

Felman, Robert A.
1980. Aspero, Peru: Architectural and Subsistence Economy, and other Artifacts of a Preceramic Maritime Chiefdom. Unpublished Dissertation. Department of Anthropology, Harvard University, Cambridge.

Fung, Rosa
1970. El Temprano Surgimiento en el Perú de los Sistemas Socio-políticos complejos: Planteamiento de una Hipótesis de Desarrollo Original. En: Apuntes Arqueológicos, No 2:10-32.

Gandara, Manuel
1990. La Analogía Etnográfica como Heurística: Lógica Muestral, dominios Ontológicos e Historicidad. En: Etnoarqueología, 1er Coloquio Bosh-Gimpera, Yoko Sugiura Y. y Mari Carmen Serra P. (editores), Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Gasparini. Graziano y Margolies Luise
1977. Arquitectura Inka, Centro de Investigaciones Históricas y Estéticas. Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Universidad Central de Venezuela.Caracas.

Hardo, Jorge
1964. Las Ciudades Precolombinas. Ediciones Infinito, Buenos Aires (Existe una edición inglesa, 1973, New York).

Hastorf, Chirstine
1985. Reseña de Precerámico Peruano: Los Gavilanes: Mar, Desierto y Oasis en la Historia del Hombre, por Duccio Bonavia. En: American Antiquity, No. 50:927-929.

Herskovits, Melville
1974. El hombre y sus obras. México: Fondo de Cultura Económica.

Hocquenghem, Anne Marie y Lyon Patricia Jean
1981. A class of anthropomorphic supernatural females in Moche iconography. Ñawpa Pacha, 18, 1980. pp. 27-48. Berkeley.

Hyslop, John
1990. Inka Settlement Planning. University of Texas Press, Austin.

Kroeber, Alfred L.
1930. Archaeological Explorations in Peru. Part II, The Northern Coast. Field Museum of Natural History, Anthropology Memoirs, Chicago, Vol. II, No.2:45-116.

Lanning, Edward P.
1965. El Hombre Temprano en el Perú. En: 100 años de Arqueología en el Perú. Introducción, Selección y Notas por Roger Ravines. Ediciones de Petroleos del Perú. IEP, Lima, pp. 131-140.
1966. American Aboriginal High Cultures: Peru. En: Actas y Memorias del XXXVI Congreso Internacional de Americanistas, España 1964: 187-191.
1967. Peru Before the Incas. Prentice Hall, Inc. Englewood, Cliffs.

Larco Hoyle, Rafael
1948. Cronología Arqueológica del Norte del Perú. Buenos Aires, Sociedad Geográfica Americana.

MacNeish, Richard, Viera, R.K., Nelken-Terner, A. Lurie, R. García Cook, A.
1983. Prehistory of the Ayacucho Basin, Peru, Vol. IV. The Preceramic Way of Life. Published for the Robert S. Peabody Foundation for Archaeology. The University of Michigan Press, Ann Arbor.

Malpass, M.
1986. The Paijan Occupation of the Casma Valley, Peru. En: Nawpa Pacha, No. 24: 99-110. Moseley, Michael
1975. The Maritime Foundations of Andean Civilization. Cummings Publishing Company, Melo Park.
1992. Maritime Foundations as Multilinear Evolution: Retrospect and Prospect. En: Andean Past, Vol. 3:5-42, Ithaca.

Muelle, Jorge
1936. Chalchalcha. Un análisis de los dibujos Muchik. En: Revista del Museo Nacional, T. V, No. 1:65-88, Lima.

Oyuelo Caycedo, Augusto; Anaya, A.; Elera, C. y Valdez, L.
1997. Social Archaeology in Latin America?. Comments to T. Patterson. En : American Antiquity, 62, (3): 365-374, Society for American Archaeology.

Phillips, Philip
1955. American Archaeology and General Anthropological Theory. Southwestern Journal of Anthropology, Vol 11, pp. 246-250. Albuquerque.

Pozorski, Shelia
1974. Prehistoric Subsistence Patterns and Site Economics in the Moche Valley, Peru. Unpublished Dissertation, University of Texas, Austin.

Quilter, Jeffrey, Ojeda,, Pearsall, D. Sandweiss, D., Jones, H. Wing, E.
1991. Subsistence Economy of El Paraiso and Early Peruvian Site. En: Science, Vol. 251: 277-283, Washington.

Ramírez, Carlos
1989. Macrobotanical Remains. Monte Verde. A Late Pleistocene Settlement in Chile, Vol.
IPalaco enviroment and Site Context, Tom D. Dillehay. Smithsonian Institution Press, Washington, pp. 147-170.

Schaedel, Richard
1951. Mochica Murals at Pañamarca, Peru. En: Archaeology, Tomo iv, No. 3: 145-154, Cambridge.

Service, Elman
1975. Origins of State and Civilization. W.W, Norton & Company, Inc. New York. Silva Santisteban, Fernando
1997. Desarrollo Político en las Sociedades de la Civilización Andina. Fondo de Desarrollo Editorial, Universidad de Lima, Lima.

Sevilla, Ricardo
1994. Variation in modem Andean maize and its implications for prehistoric patterns. Corn & Culture in the Prehistoric New World, edited by Sissel Johannessen & Christine A. Hastorf. Wesview Press. Boulder, pp. 219-244.

Steward, Julian. (Editor)
1955. Irrigation Civilizations: A Comparative Study. Social Science Monograph, I, Pan American Union. Washington, D.C.

Strong, William D. And Evans, Clifford
1952. Cultural Stratigraphy in the Viru Valley, Northern Coast of Peru: The Formative and Florescent Epochs. Columbia Studies in Archaeology and Ethnology.

Tosi, Joseph
1960. Zonas de Vida Natural en el Perú. Boletín Técnico, No. 5, Instituto de Ciencias Agrícolas de la OEA. Zona Andina, Lima.

Uceda, Santiago
1986. Les Paijanien de la region de Casma (Pérou): Industrie lithique et relations avec les autres industries précéramiques, Tesis de doctorado inédita. Université de Bordeaux, Bordeaux.

Wheeler, Mortimer
1961. Arqueología de Campo. Fondo de Cultura Económica, México.

Willey, Gordon y Corbett, John
1954. Early Ancon and Early Super Cultures. Columbia University Studies in Archaeology and Ethnology, No. 3, New York

Zuidema, Tom
1995 (1964). El sistema de Ceques del Cuzco. La organización Social de la capital de los Incas. Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial. Lima. (La tesis doctoral en Inglés fue presentada en 1964).

Auteur

Smithsonian National Museum of the American Indian

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr