Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Entre lo sagrado y lo mundano

 | 
Nancy E. van Deusen

Apéndice D

Ordenanzas sobre el recogimiento de las Amparadas de la Purísima Concepción

Texte intégral

Reglas que deben observar Las Amparadas de la Purísima Concepción

1Escritas, en la fundación por el Padre Francisco del Castillo de la extinguida Compañía de Jesús (Lima: En La Real Casa de Niños Expósitos, 1805).

2Reglas

3I. El fin principal de recogerse á este retiro es atender con todo cuidado á su salvacion, y salud espiritual de sus almas: dexando del todo la comunicación y trato de lo que puede ser de estorbo para conseguir este tan alto fin.

4II. Al principio, quando entren en este recogimiento, el primer dia se le darán las Reglas de la Casa para que las lea, ó sino sabe se las leerá la Madre para ver si gusta de seguirlas, y luego entrará en exercicios por ocho dias, donde leerá asimismo despacio toda la distribucion y reglas que se observan en ella, á las horas que el Padre que le diere los exercicios le señalare, y hará confesion general de toda la vida pasada, y comulgará para ganar la indulgencia plenaria. En saliendo de los exercicios, si se ajustare á guardar todo lo dicho, se le dará el Hábito, como le traen las otras hermanas; porque hasta entonces ha de estar con hábito secular.

5III. Procuren conservarse en el santo temor de Dios, continuando esta memoria, y actuándose entre dia en su presencia, considerándole siempre presente en todas sus acciones, y que nuestro Señor las está mirando como Juez riguroso que las puede castigar, y como amoroso Padre que las ha de premiar.

6IV. La exâctísima guarda de la ley de Dios y de sus preceptos, ha de ser toda su atencion, sin discrepar un punto de su santísima voluntad, procurando no darle disgusto, ni con venial culpa.

7V. Su trato, comunicacion y conversacion sean de edificacion, como de personas que solo tratan de servir á Dios, y nunca digan palabra alguna, que muestre liviandad, ó poco recato.

8VI. Todos los dias, despues de levantarse, tendrán media hora de oracion mental en comunidad, y otra media á la noche en los tiempos que tendrán de distribucion.

9VII. Todos los dias oirán Misa, rezarán el Rosario de Nuestra Señora y sus devociones, y harán su exâmen de conciencia en las horas que le serán señaladas.

10VIII. Comulgarán cada ocho dias, y serán los Domingos por la mañana; y los Sábados por la tarde á la hora que se les señalare, se exâminarán y confesarán. Y en las nueve fiestas de nuestra Señora, y en las de Christo Nuestro Señor, harán la misma diligencia, confesando y comulgando en sus dias, ó en sus vísperas: y estas comuniones no han de quitar las de los Domingos.

11IX. Todos los Viérnes por la noche, despues de haber hecho su examen, tomarán diciplina las que no estubieren achacosas, ô enfermas, y este exercicio sera por todo el año. Pero en la Quaresma, harán diciplina los miercoles, y viernes por la noche, y todas en comunidad: conque se fervorizaran unas á otras.

12X. En las penitencias, diciplinas, silicios, y demas mortificaciones, seguiran, el consejo y parecer de sus Padres espirituales, y Confesores, y no harán mortificacion, ni penitencia alguna extraordinaria sin licencia, y de la Madre.

13XI. Los Viernes por la tarde entre año, oirán platica cada quince dias: y en el tiempo Santo de la Quaresma, tendrán los Miercoles, y Viernes por la tarde platica, q. la harán los Padres de la Compañía.

14XII. Todos los Sábados del año ayunarán en reverencia de Nuestra Señora su Madre, y amparo: y lo mismo harán todas las vísperas de sus festividades, comiendo de pescado, aunque no sean dias de precepto.

15XIII. Estarán sujetas á la obediencia de la Madre Abadesa, y Vicaria, y quanto se les mandare la obedecerán con humildad y rendimiento, sin réplicas ni porfias.

16XIV. No saldrán á la Reja ni á la puerta sin licencia de la Madre Abadesa, ni tendrán trato, ni comunicacion alguna con personas del siglo.

17XV. A sus padres, madres y hermanos verán las Pascuas con licencia de la Madre, y asistiendo la hermana que señalare: y esto ha de ser en el estradico, que está entre las dos puertas, sin dar lugar á que entren dentro de la clausura: y la Madre Abadesa no dará licencia, para ver ni hablar otras personas fuera de las dichas, ni á estas fuera de los tiempos señalados en esta regla.

18XVI. No enviarán recaudos á los de fuera, ni escribirán papeles, ni los recibirán sin licencia de la Madre Abadesa, y que pasen por su registro.

19XVII. El trage será decente y modesto, que no tenga nada de profano: y el tocado una toca blanca. No se pondrán color, ni otro aliño, que desdiga de la vida que siguen. El vestido exterior será de estameña blanca, con escapulario azul de la misma estameña y una imágen de la Purísima Concepcion, pendiente de un cordon azul y blanco, de modo que caiga encima del pecho la Santísima Imágen. Y el interior será de algun color modesto, pero no de seda.

20XVIII. No usarán de puntas aunque sean pequeñas en pañuelos, camisas, ni en ropa alguna de su uso y vestido: solo se permitirán en la ropa de los altares y sacristía.

21XIX. Cada año, por espacio de ocho dias, se retirarán á tener unos exercicios espirituales, en la forma que se los dieren los Padres espirituales; y estos dias asistirán con las demás solamente al comer y cenar, y lo restante del dia estarán retiradas en leccion espiritual, y en tener quatro horas de oracion y en prepararse para una confesion general que harán de solo lo tocante á aquel año; y la distribucion del tiempo de los exercicios será segun el órden que se les diere.

22XX. Al tiempo de comer y de cenar leerán en el Refectorio en un libro de vidas de Santos, ó exemplos suyos, que como se dá en aquel tiempo sustento al cuerpo, se dé alguna refeccion al alma con lo que oyeren.

23XXI. No estando enfermas acudirán todas al Refectorio al tiempo de comer y cenar, aunque no sea mas de para oír lo que allí se leyere.

24XXII. Los Miércoles, Viérnes y Sábados entre año, podrán hacer algunas mortificaciones en el Refectorio, como comer en el suelo: ponerse en cruz: besar los pies á sus compañeras: postrarse á la puerta para que la pisen: todos actos de humildad y que avivan y alientan el espíritu.

25XXIII. Quando tocaren á comer y cenar, antes de sentarse á comer, harán en pie breve oracion; y despues de haber comido, harán la misma oracion en la forma que ántes, dando gracias á Nuestro Señor por el sustento que las dá.

26XXIV. Todas acudan en comunidad á la Sala de labor en los tiempos señalados; y para las demas acciones y exercicios públicos, conforme la distribucion del tiempo.

27XXV. Acudirán á los oficios domésticos con voluntad sin repugnancia, procurando hacerlos como quienes los hacen por Nuestro Señor y su Santísima Madre.

28XXVI. La Madre Abadesa señalará al principio de cada mes á las que han de cuidar del Refectorio, de la Cocina, de la Enfermería, de la Despensa, de la Escucha y Celadora que cuida de la limpieza de la Casa. Y cada mes se irán remudando estos oficios, para que les sea mas facil y menos gravoso el tenerlos. Y ninguna, estando con salud, se escuse de ellos, procurando cada qual servir los mas trabajosos y humildes, por tener mas que ofrecer á Nuestro Señor, y en que agradarle, exercitando la caridad con sus hermanas.

29XXVII. La Puerta esté siempre cerrada, y solo se abra para lo que fuere necesario. Y no se permita que ninguna hable en aquellos lugares con persona alguna.

30XXVIII. Quando entrare el Médico á visitar á alguna enferma, ó el Barbero á sangrarla, le acompañarán (si la Madre Abadesa no pudiere) la Vicaria con otra que la Madre nombrare, y los asistirán sin dexarlos de vista hasta que vuelvan á salir.

31XXIX. La misma diligencia y cuidado se tendrá quando entraren á confesar á alguna, ó quando entraren los Mayordomos y oficiales que acudieren á ver los reparos de la Casa, acompañándolos dos de las nombradas por la Madre Abadesa; y siempre sean dos las que acompañen, señaladas por dicha Madre.

32XXX. Las llaves de la Portería se entregarán á la Madre Abadesa á las Ave Marias por la noche; y no se abrirán las Puertas hasta que sea de dia.

33XXXI. Todas las noches, antes de acostarse, requiera la Madre Abadesa ó la Vicaria la puerta principal, y las del Coro y Sacristia.

34XXXII. Todos los dias despues de la oracion mental, así por mañana, como por la tarde, rezarán una salve por el Rey Nuestro Señor Don Carlos II, y la Reyna Nuestra Señora Doña Mariana de Austria su Madre, y los Señores sus succesores. Y en todos quantos exercicios hicieren encomendarán á Nuestro Señor y á su Purísima Madre á sus Magestades como á únicos Patronos de esta Casa.

35XXXIII. Cada mes rezarán un Rosario y ofrecerán una Comunion con las demas obras de aquel dia por el Excmo. Señor Conde de Lemos, Fundador de esta Casa.

36XXXIV. Cada dia rezarán cinco Padre nuestros y cinco Ave Marias por todos los Bienhechores de esta Casa. Y la Madre Abadesa tendrá cuidado de acordar y encomendar estas oraciones, como las demas que pareciere hacer por sus Bienhechores.

37XXXV. Los Jueves y Domingos por la tarde, tendrán entre sí algun tiempo de divertimiento, para alivio y descanso, conversando entre sí de cosas buenas y santas, y usando de algun entretenimiento decente y honesto.

38XXXVI. Ninguna entrará á la Celda de otra, sino es con licencia de la Abadesa; y si entrare, esté poco tiempo dentro y tenga la puerta abierta.

39XXXVII. Si alguna estuviere enferma, se irá á curar á la Enfermería; y las que la visitaren, será con licencia de la Abadesa; y hablarán de cosas santas y honestas que puedan alegrar y consolar á la enferma.

40XXXVIII. No entrarán niños ni niñas, á ver á sus madres ó parientas dentro de la clausura; y solo se les podrá permitir que las vean dos ó tres veces al año, en la puerta de la Portería, estando la Portera presente.

41XXXIX. Ninguna tenga particular amistad con otra, sino todas se amen en el Señor, y tengan una alma y un corazon; y si alguna faltare en esto andando en cuentos y chismes, la dará la Madre Abadesa una gravísima penitencia; y sino se enmendare avisará al Capellan de la Casa y al Padre para que se ponga eficaz remedio.

42XXXX. Todas miren por la pobreza, no desperdiciando las cosas, por decir que la Casa es la que las da, ni envien cosa alguna fuera.

43XXXXI. Todo lo que trabajaren ha de ser para la Casa, supuesto que ella las ha de asistir con todo lo necesario para su sustento, vestuario y para la curacion de sus enfermedades.

Lo que han de comer y cenar

44Los dias de carne se las dará un asado, locro, ó picadillo, y un plato de olla con su verdura; y á las que quisieren se les podrá dar una escudilla de caldo.

45De noche cenarán una ensalada, mazamorra ó otro plato semejante y un plato de locro.

46Los dias de pescado se les darán tres platos y dos de potajes ó legumbres y uno de pescado ó huevos &c. y el uno de los potajes podrá ser con dulce.

47A la colacion se les podrá dar una ensalada cocida y locro falso, y un plato de miel, ó unas pasas.

48Los de Nuestra Señora y los primeros de Pascua, se les puede añadir el ordinario otro plato como un pastel ó tamal y alguna fruta.

Regla de la Madre Abadesa

49I. Tenga entendido que el mayor servicio que puede hacer á Nuestro Señor y que sea de mayor agrado de la Virgen Santísima Nuestra Señora, es tener gran cuidado con el gobierno de la Casa, procurando con suma diligencia se eviten pecados y faltas, por leves que parezcan.

50II. En todas las acciones dé buen exemplo á las demas, siendo la primera en los actos de comunidad,en la virtud, en la observancia de los preceptos divinos, y en la guarda de sus reglas.

51III. Procure que todas sus hijas se conserven en union, paz y caridad, evitando qualquier lance que pueda ser de disgusto entre las hermanas, amándolas á todas igualmente, no particularizandose con alguna, y que todas guarden con exâctitud sus reglas y distribuciones.

52IV. No permita que entre dia —fuera de los tiempos señalados— tengan conversaciones entre si, ni falten al silencio, ni dé lugar á que esten ociosas, que el ocio es origen de todos los males.

53V. Algunas veces entre dia visite la Casa las oficinas para ver si es menester alguna cosa en ellas para proveerlas: y vea si los oficios se hacen con cuidado.

54VI. Las faltas que viere las avise y reprehenda como Madre, no disimulando las que supiere, porque el disimulo es una tácita licencia y condescendencia para otras mayores; y quando fuere necesario dará sus penitencias por las faltas, conforme la calidad de ellas, advirtiéndolas con amor y corrigiéndolas con agrado y deseo de la enmienda.

55VII. No consienta que en las puertas se hable con persona alguna y cuide que siempre esten cerradas.

56VIII. Quando hubieren de hablar á sus parientes, conforme la Regla advierta, que sea con su licencia y que sin ella no pueden hablar á ninguna persona.

57IX. Todos los papeles que escribieren á sus parientes ó Padres espirituales ó otra qualquiera persona y los que hubieren de recibir sea con su licencia, registrándolos antes que se den; excepto los de sus padres espirituales; y no permita se escriban cosas vanas y sin fruto.

58X. Todas las noches antes de acostarse, visite la Casa y requiera las puertas que caen á la calle.

59XI. Procure que no les falte lo necesario de sustento y vestido, pidiéndolo al Mayordomo.

60Excuse y quite todo lo superfluo; que no se gaste, ni desperdicie vanamente lo que se les da.

61XII. Tenga especial cuidado con el regalo y curacion de las enfermas, asistiéndolas, y haciendo, que otras las asistan como pide la caridad.

62XIII. Si por enfermedad ó achaque no pudiere visitar la Casa, ni acudir personalmente á las obligaciones de su oficio, encomiende este cuidado á otra de quien tuviere satisfaccion.

63XIV. Las faltas que por su persona ó por graves no pudiere remediar, las avise sin encarecer ni exâgerar al Padre espiritual que cuida de toda la Casa para que se ponga el mas conveniente remedio.

64XV. Tenga especial cuidado de que á las que entraren á tener exercicios por algunos dias, se les acuda con puntualidad, no permitiendo se les haga falta en cosa alguna de comida y hospedage, y que una de las hermanas les lleve lo que hubieren menester y componga el aposento y Oratorio.

65XVI. Advierta, que las que entraren de fuera á tener exercicios, no han de comunicar, ni tener conversaciones entre dia con las hermanas que viven dentro, por que no van á perder vanamente el tiempo, sino á encomendarse á Nuestro Señor y tener quatro horas de oracion cada dia, y en los demas exercicios que en su distribucion tuvieren señalados.

66XVII. No consienta que las que van á tener exercicios anden por la Casa: de su quarto han de baxar derechas al coro, á oir Misa y comulgar, y tomar los puntos y meditacion que el Padre espiritual las diere: y del coro se han de volver á su quarto.

67XVIII. A medio dia despues de comer podrá enviar la Madre Abadesa á una ó dos de las hermanas para que tengan un rato de conversacion espiritual, con la que estuviere en exercicios, con que tendrán al dia algun alivio y descanso.

Reglas de la Sacristana

68Procure que las alhajas de la Iglesia y Sacristia esten con toda decencia y limpieza, y lo que diere al sacristan para adorno del altar y para las Misas, lo dará por cuenta y tendrá cuidado de que se vuelvan con puntualidad.

69Tenga catálogo y libro de todas las alhajas de la Iglesia y sacristia y cuide no se desperdicien. Quando faltare alguna cosa necesaria la pida á la Madre Abadesa ó al Mayordomo.

70Tocará con puntualidad la campana á todas las horas que estan señaladas para las distribuciones de exercicios espirituales, y sala de labor, para que todas acudan á ellas.

71Tenga prevenidas luces en el Coro para quando fueren de noche á rezar, á tener oracion, á hacer exâmen de la conciencia, y demas funciones, y que el Coro se barra, esté limpio y con aseo.

Reglas de la Portera

72I. Tenga siempre cerrada la puerta con llave, y no la abra sino quando hubieren de entrar, ó salir.

73II. Quando tocaren á la puerta acuda con puntualidad como quien va á abrir á nuestro Señor, y no abra la puerta hasta haber visto por la rejilla quien llama, y si es necesario abrir.

74III. A todas las personas que llegaren á la puerta las despache y despida con agrado y caridad con palabras benignas: de modo que todos vayan edificados aunque se les niegue alguna cosa.

75IV. Las cartas y papeles que traxeren para las de Casa, las llevará á la Madre Abadesa, sin decir nada á quien se escribe, ni que lo entienda, por si no fuere conveniente que lo sepa.

76V. No dará recaudos de las de casa á los de fuera, ni de los de fuera á las de casa sin licencia de la Madre Abadesa, ni permitirá que en la puerta haya parlas, ni voces descompasadas.

77VI. Luego que den las Ave Marias cerrará las puertas, y entregará las llaves á la Madre Abadesa.

78VII. Quando hubiere de entrar Médico ó Confesor ó otra qualquiera persona de las de afuera, avisará á la Madre Abadesa para que acudan las que los han de acompañar, y no permita que entre ninguno sin que asistan las acompañadoras.

79VIII. Quando hubieren de sacar alguna cosa de Casa ó traerla de fuera para las de Casa, avísese de ello á la Madre Abadesa.

80IX. No permita que esten á la puerta mercachifles ni vendedoras: procure que aquel lugar esté con silencio y edificacion.

81X. No permita que por el torno de la portería hable ninguna de adentro con persona de fuera, sino es en cosas necesarias para la Casa y estando la portera presente.

Reglas de la Refectolera

82I. Tenga catálogo y inventario de todas las alhajas que sirven en el refectorio para dar cuenta de ellas quando fuere necesario y para entregarlas por cuenta á la que la sucediere en el oficio.

83II. Procure que el refectorio esté limpio y aseado, y todas las demas cosas que sirven en él: que el agua esté prevenida en los cántaros y jarros: y si faltare alguna cosa, la pida con tiempo.

84III. Mudará manteles limpios por lo menos cada ocho dias &c. y tendrá lugar dispuesto donde se laven las manos, y toallas para enjugarlas.

85IV. Hará señal con la campana á los tiempos señalados para comer y cenar, y avisará á las que sirven así á la primera como á la segunda mesa.

Reglas de la Despensera y Cocinera

86I. En el repartir y distribuir las cosas, guarde el órden que tuviere de la Madre Abadesa, y procure con todas igualdad, teniendo especial cuidado con las enfermas y convalecientes.

87II. Guarde con cuidado las cosas que se le entregaren, teniendo atencion á que no se dañen, ni desperdicien, y avise con tiempo para que se provea lo que fuere necesario para el sustento y lo demas.

88III. Haya mucha limpieza en la cocina y despensa; y en las cosas tocantes á ella y á las que la ayudaren: edifiquelas con las palabras y con el exemplo, siendo la primera en las acciones mas humildes.

89IV. Tenga catálogo de las cosas que tiene y que sirven en su oficina, entregándolas por cuenta á las que la sucedieren.

90LAVS DEO

Distribucion del tiempo.
Para por la mañana

91De cinco y media á seis, levantarse.

92De seis á la media, oracion mental todas juntas.

93De seis y media á siete y media, componer sus camas, aposentos, y lo demas que tuvieren que hacer.

94De siete y media á ocho, oir misa todas juntas.

95De ocho á la media, descansar y rezar sus devociones.

96De ocho y media á las doce, acudir todas á la sala de labor, y hacer lo que tuvieren que coser, y las demas á sus oficios.

97De doce á una á comer, y tener un rato de conversacion devota entre sí, contando algunos casos de edificacion y exemplos.

98De una á dos descansar.

Para por la tarde

99De dos á la media, rezar su Rosario todas juntas á coro.

100De dos y media á las tres, leer leccion espiritual en algunos libros devotos.

101De tres á cinco y media, acudir á la sala de labor como por la mañana.

102De cinco y media á seis, descansar.

103De seis á la media, rezar todas juntas la Letania de Nuestra Señora y sus devociones.

104De seis y media á siete, tener oracion mental todas.

105De siete á ocho, ocuparse cada una en lo que tuviere que hacer.

106De ocho á nueve, cenar y tener un rato de recreacion y conversacion entre sí, como media hora.

107De nueve á la media leer un quarto en Contemptus mundi ó en Meditaciones de Arnaya ó Novísimos del Padre Salazar.

108De nueve y quarto á la media, hacer el exâmen de conciencia todas juntas, y acabar con un acto de contricion.

109Y la noche que fuere de disciplina tenerla despues del exâmen por espacio de medio quarto de hora ó un Miserere rezado despacio.

110A las nueve y media, acostarse puntuales sin andar hablando por las camas, ni por los aposentos.

111A las diez, las visitará la Madre Abadesa ó la Vicaria para ver si estan acostadas y las hechará Agua bendita.

112A las que esto hicieren se les promete segura la vida eterna.

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr