Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–XVIII– Béziers (29-30 de agosto de 1844)

Texte intégral

1Béziers, este 29 de agosto. Ayer, para conducirme a la diligencia, no había más que un obrero para acompañarme y algunos burgueses fourieristas. He aquí dos ciudades bien tristes. En este Midi, ¡no hay amor! Aquí será igual, nada de amor, ¡en consecuencia nada de abnegación, nada de inteligencia! Este estado de cosas me es muy doloroso, no obstante lo soporto con coraje. Dioses quizá quiere que yo sufra a fin de poder descansar. Me siento mejor desde que no tengo tantas emociones felices. En Nîmes era demasiado doloroso y yo debía soportarlo, pero en Montpellier, y aquí aguanto esta frialdad con calma, siento que descanso. Y sin embargo ¡estoy impaciente por estar en Toulouse!

2Ya he visto a varios obreros (llegué esta mañana a las 4, ahora son las 2). Nadie tiene amor. Ellos lo reconocen. Son hombres gastados. Todos están en el movimiento político desde 1820. Sería necesario allí hombres nuevos.

3Si una no forma hombres nuevos, de acá a cuatro años no habrá nadie. No daré ni un medio por un hombre gastado. Diré más: más valdría no tener nada. Estos hombres desalientan a los jóvenes. Es una peste. Pretenden que aquí todos estarán dispuestos a levantarse en armas, pero yo no lo creo. Para disparar se necesita abnegación y a todos les falta. He observado que los hombres de amor ¡están dispuestos a dedicar todo su tiempo, su dinero, su honor, su vida! Sé que el día en el que suene la hora de sacrificar mi vida, lo haré con la misma abnegación con la que hoy sacrifico mi tiempo, mi salud, mi reputación, mi dinero, mis gustos y mis afectos. Es el amor el que es el móvil de todo. ¡Y bien!, si un obrero no tiene suficiente amor para sacrificar una hora cada domingo de su tiempo para el bien general y un franco por mes, no me harán creer que tal hombre tendrá el valor para sacrificar su vida. ¡Oh! ¡Este Midi está muy atrasado en todo!

4He visto burgueses, aquí como en todas partes los llamados demócratas no quieren sacrificar nada al servicio de la causa popular. Todo eso no es para ellos más que un pretexto de bellas palabras escritas o habladas y un escalón para llegar a algún empleo. Cuando una los ha visto en París, se puede decir que ha visto toda Francia. En París las ofrendas se elevan hasta a veinte francos, en provincia no van más que hasta cinco francos. He aquí la única diferencia.

5Qué coraje me hace falta para ver cada día ciudades nuevas y allí hombres nuevos todos de mal en peor. En fin, hoy día espero todavía en Toulouse; si resulto frustrada en esta esperanza, yo llevaré esta misma esperanza a Nantes.

6¡Bueno! Había pedido una reunión para esta noche, nadie se atreve a prestar su taller. No hay como Lyon para tener la facilidad de hacer estas reuniones. Sólo preguntaban quién las realizaría. Allí no tienen miedo, y en todas partes, mientras andan diciendo que atemorizan a los gendarmes, tienen miedo de la policía, o más bien de la clientela ¡Oh! ¡Es eso lo que se teme! Quince días, un mes de prisión no los atemoriza, ¡pero perder la clientela!, ¡oh!, ¡esta idea los aterroriza! ¡La clientela, es el pan!, ¡sin pan, no hay vida! Mientras tengan pan, incluso en esta condición humillante, no se podrá esperar nada de ellos. Esperemos. En tres años ya no lo tendrán más en absoluto. ¡La miseria es muy útil!

7Ese señor Iscard que se ocupaba del pueblo se ha retirado al campo. Veamos, cuando una lo ve de cerca se debe tener una fe inmensa o sin ella el desaliento nos atrapa. El señor Fabregat, abogado, este hombre me ha parecido igualmente cansado, gastado. En todas partes encuentro lo mismo. Si no tuviera mi gran y sublime fe en Dioses, en la humanidad, ¡estaría aterrorizada de todo lo que veo!

***

8Este 30 de agosto. Ayer en la noche vi a los obreros patriotas de Bézier. ¡El número llegaba a ocho! En los ocho, sólo tres me parecieron bien dispuestos y que comprendían, el resto está con el voto universal hasta las orejas. Los Kersausie y Cía han atontado a los infelices de tal manera que no ven más. Tendremos que esforzarnos mucho para hacerlos regresar. Se necesita absolutamente hombres nuevos. Eso es todo, se debe trabajar para hacerlos.

9Su posición es aquí la misma que en todas partes en el Midi. Ganan muy poco, pero viven con aún más poco. Los campesinos sobre todo, y aquí hay muchos. Se arrastran todos en un surco de miseria moral, intelectual y material ¡espantosa de ver! En todas esas pequeñas ciudades se debe [esperar] el día en que las grandes se liberen, entonces las pequeñas también lo harán, a pesar suyo.

10La ciudad es horriblemente sucia, mal construida, hace daño verla. Estoy en el «Hotel des Postes» y de los más bellos. Es algo que todavía no había visto de suciedad total: pobreza de ropa blanca, de vajilla, ¡y los mozos!, ¡y el maître! me gustaría mil veces más estar en la choza de un indio. Nadie habla francés. Una puede creerse en un país bárbaro en los confines de América. ¡Pobre Francia! ¡Y el cielo que ilumina a esa gente es magnifico! Poseen una ubicación única para construir allí una ciudad de las más notoriamente bien situadas. En absoluto, permanecen en el hueco infecto que llaman ciudad. Cuando yo sea «sirvienta general» de Europa tendré a mi lado una banda negra cuyo uso será el de ir a arrasar ciertas ciudades como el solo y único medio de hacer salir a los prisioneros, los [pobres galeotes] que la habitan para vergüenza de la humanidad. Luego tendré una banda blanca que seguirá siempre a la banda negra, ésta tendrá por función edificar magníficos palacios-ciudades a fin de alojar adecuadamente, limpia y sanamente a los propietarios] de las casas arrasadas. He notado que esta ciudad de Bézier tiene una ubicación soberbia para hacer construir un magnífico palacio humanitario que pueda albergar treinta mil cuerpos.

11En Montpellier se podría hacer allí una ciudad bárbara, soberbia situación. En Lyon, en la planicie, del otro lado de Bretaux.

12No he tenido tiempo de ver el país desde el punto de vista de esos campesinos — sitios y situaciones — , es un trabajo que se debe hacer. Para eso es necesario primero reunir a mis dos bandas: la negra para destruir, la blanca para construir.

13¡Qué vista la de mi gran palacio de cien puertas desarrollándose majestuosamente en esta inmensa planicie de Brétaux! ¡Y sobre la meseta de Béziers! Daremos los planos de todas estas maravillas y nuestros hijos lo realizarán.

14Encantador «Hotel des Postes». Una habitación horrible que da sobre un pequeño patio pestilente, lleno de aves de corral en donde me asfixio. Dos francos. Nunca he visto una tan fea, por un franco, es una explotación.

15Quedaron ochenta pequeños libros en Béziers. Ese pequeño número es suficiente para despabilar el país. Son bien fríos. No obstante, en un momento dado podrán ayudar.

16Mollet, Cadet y el carpintero vinieron a llevarme al barco. Hasta aquí Saint-Etienne y Nîmes han sido las dos únicas ciudades en las que no he tenido ni un obrero para estrecharme la mano en mi partida.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter