Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–XII– Aviñón (8-18 de julio de 1844

Texte intégral

1El 11 de julio. Hace cuatro días que estoy acá. No he tenido tiempo todavía de escribir ni una sola palabra. Aquí como en todas partes encuentro lo contrario de casi todo lo que me habían dicho (los cargadores del puerto son bastante honestos y cobran menos caro que los de Chalon y Mâcon).

  • 101 Se refiere a la «langue d’occitan» o «langue d’Oc», hablada en Aviñón. Ver también nota 82. (N. de (...)

2Si llegamos de Lyon, el aspecto de esta ciudad es espantoso, sin movimiento comercial ni tráfico en las calles, pero en lugar de ello [vemos] gallinas, patos, perros y otros animales domésticos. Todo el mundo habla patois; 101 además, ¡una cree haber descendido en el país de los gigantes!: hombres, mujeres, niños, todos son de una fuerza colosal, grandes, gordos, sebosos, lozanos, robustos. Rostro sin preocupación, marchando pesadamente, lentamente, como personas que no tienen nada que hacer, y que no quieren cansarse dada su gordura. Buen Dioses, qué diferencia con el pueblo lionés, tan pequeño de talla, tan flaco, tan delicado, tan pálido, además tan ligero, corriendo por las calles en todas las estaciones, por el frío, el calor, la lluvia, cargado de un paquete, de un paraguas, de barro o polvo; pero qué importa, no da pena verlo, porque tal es su vivacidad, su ardor, que uno siente que nada lo para — ¡y el cambio de fisonomía! Los aviñonenses tienen rasgos regulares, grandes ojos, cabello bonito, un buen color y, sin embargo, con esos elementos de belleza son feos porque una figura sin expresión sólo puede ser fea, y no tienen ninguna. Qué diferencia con los lioneses — flacos, pálidos, de rasgos irregulares, cabello dañado, dientes dañados, piel dañada (hablo de los obreros) ¡Y bien!, con tantos elementos de fealdad, son bellos: porque poseen la belleza suprema: la expresión.

3Abordemos ahora la parte moral. Al llegar a Aviñón escuché decir de todas partes lo que me decían en todas las ciudades (excepto en Lyon): «Acá usted no podrá hacer nada con los obreros: son demasiado indiferentes, demasiado ignorantes». En Lyon encontré tanto ardor, actividad y audacia como aquí indiferencia y dejadez desde hace cuatro días.

  • 102 Compañeros de libertad o gavots: carpinteros, cerrajeros y herreros. Ver nota 28. (N. de la T)
  • 103 Aviñonés el virtuoso, se refiere a Agricol Perdiguier. (N. de la T)

4En la noche vi a los comp[agnons] «gavots»,102 ellos no son de ningún país, en todas partes los encuentro absolutamente iguales: siempre cercados, asfixiados en su pequeña sociedad; éstos me recibieron como me recibirán todos, bien, porque traigo una carta del país y comp[agnons] «Avigonnais-la-Vertu».103 ¡Es lamentable!

5Fui a ver a varios obreros libres, fríos, secos, ineptos y completamente ajenos a toda cuestión social. ¡Ah! En esta oportunidad son tal y como me los habían descrito, no se ocupan de absolutamente nada. No obstante, entendámonos, aquí uno no se ocupa ni de política, ni de socialismo, ni de ninguna cuestión útil y, sin embargo, dicen tener una opinión. Hay dos partidos ¿adivinan qué nombres toman? ¡Se los doy por miles!: «Realistas» y «Napoleónicos», los escucho decir, a ustedes los de 25, 30, 40 e incluso 50 años, pero no comprendo ¿qué quieren decir? Ya lo creo que no comprendan, es necesario haber vivido en 1814 y 1815 para comprender lo que quiere decir eso. ¡Y bien! Sépanlo, esos bravos aviñonenses están con 30 años de atraso, ¡nada más que eso! Están todavía en 1814. ¡Desde esa época no han dado un paso! En París y en Lyon me van a preguntar: «¡Ah eso!, ¿es verdad lo que nos dice?». En verdad, esta historia se parece mucho a un cuento de las Mil y una noches. Verdad pura verdad. El aviñonés no se ha movido desde 1814. ¡Es curioso! (Individuos han firmado por la espada Dupetit-Thouars: un realista; otros: un bonapartista.)

  • 104 Algo más de 330 kilómetros. (N. del E.)

6Aquí la nobleza, el clero, las mujeres, los viejos (del pueblo) son realistas. La gente del gobierno, el comercio: el justo medio. La parte viva del pueblo: napoleónica-republicana. La juventud: nadista. Aquí cada uno tiene una opinión a fin de alimentar sus odios de partido, de familia, incluso de personalidad. La opinión es únicamente el resultado de malas pasiones. Es horrible. Aquí se ignora completamente lo que ha pasado en el mundo desde que los hombres están en sociedad, ignoran que en el 89 nuestros padres murieron por esas tres palabras: ¡Libertad-Igualdad-Fraternidad, o la muerte! Ignoran que nosotros, socialistas, continuadores de la gran obra de nuestros padres, morimos por la realización de esas tres palabras. Aquí los términos «humanidad», «unidad» son completamente desconocidos ¡y esto sucede a 60 leguas de Lyon!104 En Lyon donde nunca escuché siquiera pronunciar la palabra: Louis Philippe y Guizot. Los aviñonenses están con 30 años de atraso con respecto a los obreros de París, como los de Lyon están con 10 años de adelanto en relación con los de París.

7Vi ayer 30 hombres estampadores de tela. Era mi primera reunión, todavía nunca había visto hombres tan lamentablemente nulos. ¡Los de Saint-Etienne son genios comparados con ellos! ¡Oh! ¡Mi Dioses, qué crucifixión me impones! Todos eran jóvenes; no pude decirles más que muy pocas cosas, y encima no comprendieron una sola palabra de lo que les dije. Quise hacerlos hablar, imposible. El presidente dijo algunas palabras que revelaban su ignorancia absoluta sobre todas las cuestiones. Los comprometí para firmar, no osaron ni me lo rehusaron, dijeron que no tenían tinta, con mucho esfuerzo los animé a comprar cuatro libros. ¡Oh lioneses!, ¿dónde están ustedes? Son del mismo grado de ignorancia y brutalidad que los de Saint-Etienne, y además, son pretenciosos, creen saber.

  • 105 Garanza (Botánica). Planta de la familia de las rubiáceas originarias de Oriente y cultivada en al (...)
  • 106 Alude a bordadores en seda que siguen la técnica del punto de Florence. (N. de la T.)

8Esos obreros estampadores ganan poco: 1, 1, 25, 1, 50 ff. No se emplea para esta industria más que niños, sistema inglés. Aquí los obreros ganan poco, pero sin embargo no son miserables como los de Lyon. Los que trabajan en la garanza105 ganan 2, 50, 3 ff, pero están desempleados cinco meses; todos los otros obreros de diversos oficios, de 30 a 40 medios. El oficio de florencins106 desapareció hace dos años. Más de tres o cuatro mil obreros y obreras en seda se quedaron sin trabajo, su miseria era horrible, luego todo ese mundo terminó por encontrar otra colocación. Muchos trabajan en el ferrocarril de Aviñón a Marsella: dos francos por día, las mujeres encontraron cualquier cosa. Finalmente, un gran número está en la miseria. ¿Cómo vive toda esa gente? Aquí, como en todas partes un poco de trabajo, un poco de robo, un poco de limosna y prostitución forzada. Esta es la receta de estas existencias que se componen de envilecimiento, degradación y sufrimientos inauditos. Aquí la vida no es muy cara: el pan y la carne son caros en todas partes, pero las legumbres las frutas y el vino son accesibles. La tierra es muy fértil, los pobres van a espigar, recogen frutos, madera y rapiñan todo lo que pueden. La vestimenta cuesta poco en los países cálidos, pues se va casi desnudo. El domingo están todavía bastante adecuadamente vestidos.

9El pueblo aquí no es devoto. Los sacerdotes no tienen ninguna preponderancia sobre la parte viva de la población; los viejos y viejas y los niños, ésta es la parte que puebla las iglesias. De otra manera, nadie.

***

1012 de julio. Con ésta, son cuatro veces que voy donde el arzobispo sin poder encontrarlo. Una vez está ocupado, la otra está paseándose, la otra en conferencia. Ha sido igual en todas partes. He aquí a los servidores de Dioses que no pueden nunca asignar al público una hora en la que se los pueda encontrar. Es indecente. Esta mañana permanecí diez minutos sola en su palacio recorriendo sus vastos departamentos. Está alojado como un príncipe, amoblado magníficamente y todo eso para un ministro del Evangelio que representa la pobreza de Jesús sobre la tierra, ¡qué burla!

  • 107 Asistente secular en las iglesias que apoya a los que ofician en el altar, coro o púlpito, llevand (...)

11Esta mañana hice un escándalo en Saint-Pierre. Entro para visitar la iglesia y como me caía de cansancio y de hambre saco de mi bolsillo un pedazo de pan que como frugalmente mientras examino la mencionada iglesia. Parece que las mujeres viejas allí presentes me miraban comer, en lugar de ocuparse de la misa y estaban horriblemente escandalizadas. Un niño, que servía de pertiguero,107 vino hacia mí y me dijo: «Señora, no se debe comer en la iglesia». «¿Por qué?», le dije. «Porque eso ofende al buen Dios.» «No estoy de acuerdo, yo como porque tengo hambre y si no como algunos bocados me enfermaré.» Entonces, insistió, «Vaya a comer fuera». «No, comeré aquí porque la iglesia es tanto mía como de las viejas mujeres que le envían.» Me miró y dijo: «Voy a ir a buscar al señor cura que la hará salir a la fuerza, y si usted continúa el buen Dios la castigará». Me quedé, curiosa de ver la continuación de esta escena. Fue a hablar a un cura, hubo un cierto movimiento, no obstante el cura regresó a la sacristía. Pero dos mujeres vinieron muy coléricas a decirme: «Señora, probablemente usted es extranjera... ¡Y bien! En Aviñón uno no come en las iglesias, eso ofende al buen Dios». Ésta hablaba bastante educadamente, la otra prosiguió: «¿La señora es judía acaso?» «No señora, soy cristiana y no creo en absoluto que ofendo al buen Dios por comer un poco de pan cuando muero de inanición.» Las dos viejas damas, porque eran damas de sombrero, vieron que tenían que vérselas con una adversaria difícil: «Señora, me dijo una, nuestra intención no es decirle tonterías, solamente creemos nuestro deber de buenas cristianas recordarle las palabras del Evangelio “Desgracia a quien escandaliza”». «Yo soy extranjera, entro en esta iglesia que es mía y de ustedes porque yo contribuyo por mi parte con el presupuesto del clero, saco del bolsillo y como un bocado de pan, allí no hay escándalo. Mientras que el escándalo está de su lado. En lugar de escuchar la misa ustedes se preocupan de lo que yo hago. Llaman a ese niño que sirve de pertiguero, lo envían para que me diga lo que no tenía derecho de decirme. Van a hablar al cura, vienen a abordarme, me amenazan con el castigo del buen Dioses, esta conducta, señora, no es de una buena y verdadera cristiana. Usted ha faltado a lo que debe atención, al santo sacrificio de la Santa Misa, le ha faltado el respeto a la libertad individual, al primer deber y también al respeto debido a las diversas creencias que se profesan en nuestro país y, finalmente, a las consideraciones que se deben a los extranjeros.» Todo eso lo dije en dos minutos y con un tono tan severo, tan seco, tan firme, que las dos viejas damas quedaron petrificadas. Agarré ese momento de estupor para hacerles un saludo muy frío y extremadamente cortés y salí de la iglesia (tengo reflexiones al respecto).

12Mi escena con el señor Offray primero, librero que no osaba vender mi libro porque el Procurador del rey le había dicho que no debía hacerlo. El temor, el espanto de este hombre al escucharme hablar así. Los guardó y volvió a poner el afiche (decir algo sobre eso).

13Mi visita a los tres fabricantes más ricos de la ciudad; el alcalde, el señor Poncet, al que Charivari había bautizado como «un bello fusil sin perro» [entre ellos]. Este hombre vive en una casa magnífica en la calle St-Catherine. Atravesé su departamento, su jardín para ir a su factoría, igualmente soberbia. ¡Alojados como príncipes, alimentados, vestidos como milores ingleses! Y todo esto con la vida del obrero. Encontré, entonces al señor Poncet, un hombre de carácter dulce, a primera vista ligero, fácil, y de una nulidad completa. Conversé largo tiempo con él, no había pensado jamás en lo que quería decir «derecho al trabajo», en las consecuencias de ese derecho, etc. Se ve que todas esas cuestiones le son totalmente extrañas y un hombre como él es alcalde de una ciudad de treinta mil almas — jurado, elector elegible, etc. ¡Es aterrador!

14De su casa fui a la casa del señor Sixte Isnard. Encontré a este otro fabricante en un verdadero palacio construido a la italiana, gran galería alrededor del patio, departamento soberbio, el aire circulaba por todas partes aunque el calor fuera intolerable (en esta casa como en la del señor Poncet no se sentía el calor). El señor Isnard me parece de un carácter menos dulce que el alcalde. Creo que no le falta ingenio, fineza, pero tengo la certeza de que no hay mucha profundidad en él. De allí a la casa del señor Thomas; éste habita en el antiguo palacio de la familia Crillon. Hoy, los retoños de los Crillon, encumbrados y poderosos señores bajo Luis xvi, vegetan probablemente en algún hueco del campo, mientras que el señor Thomas, antiguo obrero, habita el magnífico hotel de los Crillons. Este palacio es soberbio y está clasificado entre aquellos que el gobierno debe conservar. Bellas esculturas, gran patio, escalera magnífica, todo por el estilo. El señor Thomas ha adquirido una reputación célebre en Aviñón. Los encargados, los obreros, los cargadores le han dado el sobrenombre de «trabajos forzados». Donde él se trabaja 20 horas sobre 24. La gente del país ha renunciado a trabajar allí, está obligado a tomar lioneses, suizos. En su propiedad los encargados, los obreros, la gente de trabajo están encerrados como en una prisión. Él los aloja, los alimenta a fin de que esos infelices estén siempre allí bajo el ojo del dueño y que no puedan tomar ni un minuto de descanso. El señor Thomas mismo se ha condenado a trabajos forzados. Su Dioses, su único Dioses es el dinero, y en su calidad de ferviente sectario ¡trabaja día y noche para adquirir todavía más, todavía más, todavía más! Tiene 4 ó 5 fábricas, 7 u 8 propiedades, corre día y noche de la una a la otra, hostigando a sus obreros a fin de sacar de ellos lo máximo posible. El señor Thomas estaba en camino. El encargado me propuso que hablara con su yerno, el señor Gondareau.

15Subo la gran y magnífica escalera de los Crillon y, al llegar al primer piso, veo que al fondo del ancho descanso el fabricante había hecho un escritorio. ¡Oh! Es curioso ese escritorio. Uno se imagina una jaula completamente estrecha, completamente baja. Esta pequeña jaula está llena de mostradores, cajas, mesas, balanzas y otros utensilios propios de la tienda, todo completamente sucio, viejo y polvoriento; solamente se encuentran dos sillas malas. Es preciso pasar dando rodeos por todos esos pequeños corredores. Al fondo debajo de una pequeña escalera está un banco de nogal y en la esquina, justo entre la pared y el escritorio se encuentra allí el dueño, acurrucado como una araña, escribiendo con ardor largas columnas de cifras pequeñitas sobre un grueso registro verde. Esta imagen representa al tipo de buen negociante de provincia.

16El encargado me había dicho al mostrarme esta jaula: «Vaya al fondo a la derecha». Me deslicé hasta el fondo en medio de los escritorios, de las balanzas, y percibí al buen negociante, pero él, absorto por la atracción de las cifras, no me escuchó. Me vi obligada a repetir dos veces: «Señor, desearía hablarle». El hombre de las cifras levantó la cabeza, puso sus lentes sobre la frente y sin dejar el sitio ni su querido registro me respondió con un tono seco y duro: «¿Qué quiere usted?» «Señor, le dije no se trata de un asunto de comercio, desearía decirle dos palabras en vista de la ausencia de su suegro». Frente a estas palabras, una nube sombría cubrió todos sus rasgos. El buen negociante sólo conoce los negocios y se apena profundamente al verse molestado por otra cosa. Además, está siempre inquieto: «¿Puede ser que me pidan dinero?». Este terror lo persigue sin descanso. El señor Gondareau depositó la pluma cuidadosamente y se libró, no sin dificultad, del encajonamiento en el que estaba entre la pared y el escritorio. Yo le presenté mi pequeño libro y a medida que le exponía el motivo de mi visita a su suegro, se ponía más y más sombrío e inquieto. Tuve mucha dificultad para hacerlo hablar. Guardaba silencio, se notaba que sólo quería una cosa, mi partida. Mi presencia lo oprimía, al ver que yo no me levantaba, comprendió que quizá yo quería hacerlo hablar y cumplió la orden. Los señores Poncet e Isnard son de aquellos a quienes denomino hábiles. No donarán un medio, no darán un paso para aliviar la suerte del obrero, pero al menos tienen la suficiente habilidad para compadecerse. Las tres cuartas partes de los ricos hablan así. La otra, en la cual se encuentran el señor Thomas y su suegro, hablan del obrero con un descaro, una indecencia, que provoca rabia en todo hombre de corazón que los oiga. El señor Gondareau comenzó a presentarse como un hombre religioso y moralizó a ese respecto. Luego, tuvo la impudicia de decirme que si el obrero era miserable, era por su culpa; que si quería tener economía, orden, religión, le sería siempre fácil separar algo con qué comprar una pequeña casa para sus últimos días.

  • 108 Jules Puech anota en el Manuscrito esta palabra como dudosa, proveniente del inglés «Shylock». Dic (...)

17Dejé hablar a este hombre, aunque sus palabras me torturaban, porque me hacía falta una fuerza inaudita para no interrumpirlo para decirle: «¡Canalla, eres un perfecto miserable! ¡Y cuando los obreros te cuelguen, tendrás lo que te mereces!». Nunca antes había visto un dueño, un devorador de hombres tan seco, tan duro, tan antropófago. ¡Oh! Gran e ilustre mariscal Crillon, ¡si hubieras sabido que un día tu palacio sería propiedad de un chailoque108 así, qué dolor no habrías tenido! Salí de donde ese buen negociante espantada de la reacción que esos miserables burgueses preparan... ¡Oh!, ¡son ellos mismos los que lo habrán querido!

18Al final quise asustarlo un poco con los obreros. Me dijo que en Aviñón no había nada que temer, que los obreros eran dulces, tranquilos, que se podía conducirlos como uno quería, que los únicos que eran de temer eran los parisinos y los lioneses, y el señor Gondareau al ver que no se puede hacer la revolución en Aviñón se dice: «Durmamos tranquilos, esquilmemos a los obreros hasta la médula, podemos hacerlo sin correr riesgos». ¡Oh! ¡Tres veces ciego! ¡Corre a tu pérdida!

19Le pedí a los tres fabricantes su cooperación moral, recomendando la Unión Obrera, y material, ayudándome con los gastos que tengo que hacer para la propagación de estas ideas entre el pueblo. Al mismo instante el señor Insard envió a dos de sus empleados a entregarme 25 ff, ofreciendo dar lo mismo cada año. Pidió 20 pequeños libros para distribuirlos entre los obreros más inteligentes.

20Los otros dos no se han pronunciado. El arzobispo tampoco.

  • 109 Colerina: síntomas precursores del cólera. (N. de la T.)

21Estoy desbordada por las ocupaciones, además estoy enferma. ¡Qué calor! Sería para mí un suplicio vivir en el Midi. Tengo una colerina109 muy fuerte que no se me cura. ¡Qué me importa! Sé bien que Dioses tiene necesidad de mí.

22Mi banquete de adioses. ¡Oh! ¡Qué diferencia con el de Lyon! Aquí es una pequeña ciudad. Hay una cantidad de caballeros de industria que se mezclan con los obreros para tratar de explotar a los obreros y el poder, y también a sus acreedores, gritando bien alto que uno es republicano, demócrata, revolucionario, etc., etc., para ser bien mirado por los obreros. Uno es ensalzado, lisonjeado por ellos, y al mismo tiempo ellos les pagan la cerveza. Por el otro lado, uno se presenta frente al poder como un jefe de pueblo temible; y eso puede servir en una pequeña ciudad. Las dueñas de café dan gustosas crédito a los caballeros que se dicen estar en la víspera de ser dueños del poder. El oficio es bueno, da beneficios, no es agotador; es por eso que los señores se dedican a él. No sé en verdad para qué sirven esos hombres. Para hablar en los cafés, teatros, porque son buenos charlatanes. La gran y pomposa frase ¡adelante! Hay caballeros de ese tipo en todas partes, pero muchos más en las pequeñas que en las grandes ciudades. En Lyon casi no hay, en París menos, pero en todas las pequeñas ciudades muchos. Aquí, más, porque es un país de partidos. Esos caballeros están a la búsqueda de todo lo que pueda producir ruido. Por eso, al llegar aquí todos me cayeron sobre las espaldas: Le Petitbon, Ferrier, Demerier y toda la banda del café Francés. Me bastó tan sólo un vistazo para juzgar a mis gallardos. Ese Petitbon es el tipo de libertino, hijo de familia, inglés. Se parece al tipo inglés por el físico y la moral — bebe, come, juega, ríe con mujeres públicas, el tipo de la inmoralidad.

23Lo notable es que los obreros conocen y aprecian perfectamente a esa gente por lo que valen; los desprecian profundamente, pero los conservan porque sienten que tienen necesidad de ellos. Esos caballeros tienen la palabra fácil, son audaces, hacen escándalo, ruido, todas las cosas que mantienen a los burgueses en temores continuos, el obrero lo siente y sabe juzgarlo, lo que es muy útil, sabe que no es capaz de hacer el ruido que esos honorables caballeros hacen todo el día, ellos que no hacen nada. (Desarrollar la utilidad de esa gente, pero no tengo tiempo de hacerlo.)

24En ese banquete Petitbon quiso también hablar, pero no fue más acertado que la primera vez. Lo interrumpí diciéndole que era de la Idea que había que ocuparse y no de mí. Yo lo traté de caballero de la industria, incluso en plena mesa, él lo tomó con la amabilidad que lo caracteriza. Esos hombres no obtendrán una firma, no querrán leerme. Carteron, hombre de acción, dijo: «Señores, el deber de todos nosotros es encargarnos de la propagación del libro de la señora Tristán, ¿cuántos quiere tomar cada uno?». Frente a esta proposición los caballeros se retiraron de la mesa, y en el pabellón hicieron una escena a Carteron por haber hecho una proposición tan inconveniente. Uno exclamó: «¡Nosotros no somos negociantes de libros!». Uno: «¿Querré recibir 25 centavos cada vez que doy un pequeño libro?» — He aquí los caballeros, soberbios en palabras e incapaces de servir a la obra en la más pequeña acción. Será necesario que pinte como se merecen a esos hombres vanidosos, libertinos y fanfarrones. Y yo, obligada a abrir camino con esos miserables que me disgustan, tanto como odio la inmoralidad y la charlatanería. ¡Qué coraje me hace falta!

***

25Vi finalmente a este arzobispo. Departamentos magníficos, grandes, bien amoblados. ¡Qué lujo! Su galería de Papas, los nueve que reinaron en Aviñón. El prelado es un hombre de 45 años, seboso, gordo, lozano, colorado y apariencia de monje. Me recibió con una cortesía extrema, habló con una gran dulzura y benevolencia, conversó largamente sobre los temas a los que yo quise llevarlo. ¡Qué inteligencia tan pobre! Es incluso menor que la del de Lyon. Asimismo, éste sólo ve la misa; atribuye una inmensa importancia a decir la misa a todas las corporaciones de obreros. Se nota, por la manera complaciente con la que habla de eso, que él cree haber hecho todo. Es tímido, temeroso, es de lo más nulo que puede haber. No me envió cotización, ¡y recibe treinta mil francos al año! (Ampliar sobre él [monseñor Paul Nadot].)

***

26Acabo de descubrir un nuevo partido: los «Papistas», ¡delicioso! Son los viejos nobles burgueses y otros que se imaginan que sólo habrá felicidad para Aviñón cuando el Papa resida allí. ¡Es increíble!

27Los chismes de la señora Pankin sobre el señor Isnard. Toda la ciudad no habla más que de los 25 ff que me envió. Es dejado de lado por los obreros, sin embargo, no tanto como Thomas.

***

  • 110 Achille Devéria (París, 1800-1857), fue principalmente dibujante y litógrafo. Sin embargo realizó (...)

28Visité el Palacio de los Papas. La iglesia es pequeña y sin ninguna relación con la grandeza del palacio. Las pinturas de Devéria son muy malas.110 Las dos tumbas de los Papas no tienen nada de curioso, y se quiere gastar para restaurar esta iglesia a la que nadie va, quinientos mil francos. La Virgen de Pradier no tiene carácter, este hombre no comprende lo que hace, una Virgen sin su niño y sin su serpiente... [?] Los artistas de esta época son entonces tontos.

  • 111 Mathieu Jouve (1749-1794). El Tribunal revolucionario ordenó decapitarlo en París, debido a la vio (...)

29El Palacio, hoy cuartel, es un verdadero castillo, plaza de guerra. Este palacio en sí mismo dice todos los pensamientos de los Papas y del catolicismo: el poder supremo único. Han trabajado mucho para tenerlo, ¡y sin embargo no lo han tenido! En esta fortaleza se ve al Pontífice general. Asimismo, todo lo que concierne al poder espiritual y temporal guerrero se encuentra allí en pleno. Se podía alojar allí a diez mil, todavía hoy si se quisiera. Ese palacio había sido construido para durar siglos. Fue muy dañado en la Revolución. Hoy no se ve más que los restos de los calabozos de la Santa Inquisición, la hoguera, etc. La pieza más curiosa del mencionado palacio es evidentemente la vieja conserje, la señora Gros-Jean.- es una vieja de setenta años que tuvo el honor de servir al último nuncio, porque de padres a hijos la familia Gros-Jean es conserje en el Palacio Papal. Esta mujer muestra el lugar — es su profesión —, lo hace por gusto y según su opinión, perfectamente. No he visto nada más grotescamente ridículo que esta vieja, inútil decir que es una realista rabiosa. Ella sirve a estas personas porque está sujeta a su profesión, pero en su corazón lleva una flor de lis (en Aviñón eso se hace). No tiene en la mano un pequeño bastón. Luego de esta insignia característica, muestra los restos del Palacio Papal tal como las saltarinas de feria dicen: «Señores, ésta es una serpiente de ocho metros, aquí una carpa de tres metros», etc. Debo prevenir a los viajeros que si, en su impaciencia, o por no haberla comprendido, ellos tienen la desdicha de interrumpir a la señora Gros-Jean (por falta de dientes, ella farfulla y su francés es incomprensible), ella pierde el hilo de su demostración y está obligada a comenzar de nuevo. «Escuchen: este palacio, señoras y señores, era el monumento más bello del mundo entero antes de la terrible revolución del 89. Estaba habitado por el vicenuncio, el santo y muy alto representante de Monseñor el Papa. (Ella hace allí una reverencia.) Pero con la aparición de esta terrible y sangrienta revolución, la banda de Jourdan Corta-cabezas, acólito de Robespierre, enviado del carnicero Marat se tiró encima del santo palacio para demolerlo, destruirlo.» A lo largo de su larga demostración la vieja Gros-Jean repetirá al menos treinta veces la banda de Jourdan Corta-cabezas (uno de los que más dejó huella en la revolución en Provence).111 Ella se preocupará mucho de mostrarles las cinco acequias de sangre congelada que provienen de la masacre de ochenta y seis víctimas de Jourdan Corta-cabezas. Cada vez que muestra restos, agrega: «Es la banda de J., quien demolió el magnífico palacio»..., la admiración del mundo entero. (Ver la descripción de este castillo en un pequeño libro sobre arquitectura.)

30Lo más curioso que vi es que, en el momento, los soldados no tenían colchones y que la paja sola era una mala cama. Los dormitorios son muy grandes y no muy aireados. Y he aquí lo que para mí es más interesante que unas piedras viejas. (Tendré algo que decir sobre este palacio.)

31No tuve tiempo de ver los Inválidos ni el Museo y otros monumentos que la ciudad contiene. Esta ciudad podría ser soberbia, pero no se ocupan de ella. El paseo sobre el peñón sería único por la vista y originalidad, pero no se hace nada: la falta de dinero y de acuerdo. Todo lo que los carlistas hacen, los bonapartistas lo deshacen y viceversa. ¡Es lamentable!

***

  • 112 Ver nota 105. (N. de la T.)

32Aquí la miseria es grande, pero una no la percibe como en Lyon. Desde que la industria de seda desapareció, seis mil obreros se han ido de la ciudad. La garanza112 va bastante bien, se gana de 2 a 2, 50, los [chardeurs] 1, 1,25. Los cargadores de equipaje, desde la nueva tarifa, 1,50 y no siempre, son muy miserables. Aquí es como en Italia, todos los pobres van al convento para buscar sopa, es desagradable de ver. (Decir algo al respecto.)

***

3315 de julio. Paseo a Vaucluses. El campo es magnífico: olivos, viñas, moreras, garanza, trigo, etc. Todo es vigoroso, rico. Todos esos campesinos son ricos, lo que no les impide llevar una vida de perros. Se acuestan sobre la paja, mal alojados, mal vestidos, sucios. Dicen que se alimentan bien. Es tonto al extremo [el campesino], ni habla francés.

34Esta Fontaine es un inmenso peñón, el agua le sale de la base. Sobre el peñón, al frente, están todavía los restos del castillo de la bella Laure. El lugar es pintoresco pero poco agradable para las citas de amor, porque aunque los dos amantes se amasen en puro espíritu, podrían verse a la sombra y sentarse sobre el césped. Por lo demás esta fuente está por encima de su reputación.

  • 113 Amigos de la Gloria. (N. de la T.)

35El banquete de los «Amis de la Gloire»113 dado en memoria del 14 de julio. Me habían invitado a ir a hacer una visita a los denominados «Amis de la Gloire». Encontré allí 50 verdaderos obreros reunidos en una pequeña sala baja a la que le faltaba el aire y en donde uno se ahogaba. El obrero carga con su falta de inteligencia en todo lo que hace; no tiene siquiera el instinto de su conservación. Habituado al sufrimiento, parece consagrarse a él. Estos hombres estaban en un hueco, apiñados alrededor de mesas, bebiendo un mal vino, la sala estaba decorada a la fuerza con banderas tricolores, coronas, águilas, retrato del emperador, Marat, etc., mezclando así a la Revolución Francesa con el asesino de esta revolución grande y santa. Esta ignorancia me hizo mal. Como ya tengo amigos en todas partes, vinieron a decirme que sólo podía decir algunas palabras insignificantes porque no conocíamos a todo el mundo...

36Propuse un brindis a la futura Unión de todas y de todos. Fue aceptado y tomado con entusiasmo. Cuando veo hombres en este estado de ignorancia, me digo qué tal tarea la mía; no obstante, ¡jamás me desaliento!

37Me falta anotar aquí un montón de cosas, pero me faltó tiempo. Es terrible estar así sobrecargada, me acordaré de esto más tarde. No olvidar el afiche que está en mi puerta para anunciar que habrá una corrida de toros el domingo 14 de julio en (he olvidado el nombre del pueblo) y que el precio será de 20 ff. El pueblo está a una legua de Aviñón, pero está en el departamento de Bouches-du Rhône. El prefecto de Vaucluse ha prohibido las corridas en el suyo y, luego de costumbres tan bárbaras, una se sorprende de la brutalidad del pueblo de Languedoc. Es muy comprensible, pero yo me sorprendo de que no sea más malo.

38Los fourieristas de aquí no han querido recibirme. Escribí al señor Rassié pidiéndole su ayuda, enviándole mi libro; ni siquiera me ha respondido. Hice dejar una carta donde el señor Capeau en la que escribí abajo: «De parte de V. Considérant», ninguna respuesta. Sin embargo, esos dos hombres pasan por ser «amigos del pueblo». Hablé de eso con un obrero que me respondió: «El señor Capeau ama demasiado a su persona para amar a quienquiera que sea». En cuanto al señor Rassié, habla muy bien a favor del pueblo, pero tiene trescientos mil francos de fortuna. Esta respuesta denota que dicho hombre conoce perfectamente el corazón humano. Un hombre egoísta y un rico no pueden ser amigos de aquellos a quienes esquilman. Además, esos dos hombres, que son los representantes de la democracia, son los únicos dos que se encuentran en Aviñón. La democracia se encuentra en un café. Es el señor Capeau quien la imparte. Pero todos ignoran completamente que él tiene una escuela fal[ansteriana] en el mundo.

39Aquí y en todo el departamento se lee el National y la Gazette. A partir de los escritos que lee el pueblo se puede juzgar su estado moral e intelectual. En París los obreros leen todos los periódicos y no adhieren a ninguno. Igual para los otros escritos, pero en general leen poco. Están por el «progreso», eso es todo. Para ellos la palabra «progreso» quiere decir que están por todo lo que es bello, bueno, grande, noble, generoso.

40Pero ellos sienten eso en un estado de inspiración, de presentimiento, de deseo, de aspiración, sin poder precisar nada. Para precisar sería necesario estudiar, reflexionar, y ellos no quieren darse el trabajo de hacerlo. Los parisinos son, entonces, «progresistas». Eso llega hasta Dijon. En Chalon, en Mâcon, no son «nada». Luego uno llega a Lyon. Allí, los obreros no leen ningún periódico: para ellos la Prensa ya cumplió su tiempo. Lyon es quizá la única ciudad de Francia en la que los obreros leen obras serias. Los obreros lioneses han salido completamente del dominio político para entrar en el dominio social. Todos son, por lo tanto, «socialistas». Ahora se dividen en muchas ramas. Socialistas, comunistas, socialistas republicanos, socialistas falansterianos, etc., etc. No hay centro en el que haya tanta división en la forma y más unidad en el fondo. Lyon es un centro único, todas las pequeñas ciudades circundantes no se ocupan de nada, pero simpatizan con el centro, y son siempre de la opinión de los lioneses. Es lo mismo para París. Una deja Lyon y llega a Aviñón. Allí no se lee más que dos periódicos, cada partido tiene el suyo. Los Republicanos el National, los Realistas la Gazette. Los que leen la Gazette saben muy bien que ella [manuscrito roto], tiene un lenguaje que no corresponde al fondo de su pensamiento. Pero le perdonan esta apariencia hipócritamente franca, pensando que está forzada a actuar así. Aparte de estos dos órganos, el obrero no lee absolutamente nada, pero nada. Para ellos el falansterio, el comunismo, el socialismo son cosa desconocida. No he escuchado a ningún obrero pronunciar el nombre de Fourier, de Cabet, de Proudhon, etc., etc., de igual manera, completamente ajeno a la literatura. Perdiguier es de Aviñón, nadie ha leído su libro; él trajo la novela de la señora Sand sobre el compagnonnage, nadie la ha leído. No conocen siquiera la historia de su ciudad. Absorbidos completamente por los odios de partido, sólo tienen pasión, afinidad para pelearse entre ellos ¡es horrible de ver! Así, para resumirnos, decimos entonces que: los parisinos, son «progresistas», los «lioneses», «socialistas», los languedocinos «partidarios» (de partido). Seguiré así esta demarcación a todo lo largo del Tour de Francia.

41¡He provocado en Aviñón verdaderos milagros! Los realistas acaban de preguntarme si quiero ir a su barrio a hacer una sesión. Estoy muy mal con esta colerina, no podré ir. Piden firmar. Si me hubiera quedado quince días habría llamado a esta reunión de todos los obreros de los dos partidos. Hubiera sido magnífico, pero no tuve tiempo. Además, esa gente es muy apasionada, y mi pensamiento, mal comprendido, podría producir un conflicto grave. Mas esto me prueba que con fe y amor una puede todo.

42Parto esta noche. No pude partir ayer, estaba demasiado mal, ¡Ah! ¡Qué dolorosa es mi tarea! Llego a una ciudad, me esfuerzo por descubrir a todos los hombres inteligentes y dedicados que existen, tomo posesión de ellos, luego, cuando he tenido éxito, cuando los conozco, cuando los amo y me he hecho amar, entonces ¡es necesario dejarlos! ¡No conozco nada más doloroso que eso! Había descubierto en esta ciudad algunos buenos hombres (es la expresión del país); vamos, es necesario dejarlos para ir a descubrir otros en otra ciudad. Felizmente que amo a mis hermanos igualmente y que en todas partes encuentro hermanos.

43El señor Pierrot acaba de entregarme mi cuenta. Es una indignidad ver cómo nos despojan esos ladrones patentados de hoteleros. Desde que estoy aquí he estado siempre enferma y no he comido en la cena más que una chuleta y frijoles en aceite: 2 ff... (decir algo sobre esos bribones).

44Partí sin poder visitar el museo. Es un gran error creer que una puede hacer todo a la vez; no, no es posible. Si ustedes se ocupan de una cosa especialmente, les faltan todas las otras. En fin, yo hago lo posible por no lamentarme sobre lo que dejo.

45En resumen, Aviñón vale mucho [más] que Saint-Etienne. Aquí hay al menos hombres de pasión, de acción, y ya es algo. Esos hombres podrían ayudar poderosamente a los lioneses. (Formé un Comité antes de partir que va a mantener correspondencia con Lyon, al menos he aquí un lazo.) ¡En qué aislamiento vive esta clase obrera! Todas las ciudades, tan próximas la una de la otra, no tienen ningún lazo. París no sabe lo que se hace en provincia, Aviñón ignora lo que se hace en Lyon, y así seguidamente. Verdaderamente es lamentable y todos sienten este aislamiento, gimen por ello, ¡y no hacen nada para salir de él! ¡Ah! Mi Dioses, ¡es para volverse loca! Está realmente por encima de las fuerzas humanas.

  • 114 Movimiento político italiano del siglo xix afín a la masonería, nacido con fines revolucionarios. (...)

46Como este país es el hogar del carbonarismo,114 desde hace 4 ó 5 años ha habido arrestos en masa entre los obreros republicanos. Con esta tontería de sociedad secreta hemos perdido así hombres valientes, los mejores soldados. Acabo de ver a 5 ó 6 de estas víctimas, hombres valientes pero sin la menor educación. Salen de las prisiones, dañados por las enfermedades, el tedio, la desesperación. Y bien, mi libro los ha reanimado. Comprenden ahora que es necesario conspirar a cielo abierto, gritar a todo lo alto: «¡Soy unionista! Quiero el “derecho al trabajo”, el “derecho a la instrucción”». He visto por la emoción de estos hombres que yo era para ellos ¡una antorcha de vida! Les he hecho jurar de no conspirar jamás en secreto. ¡Ah! ¡De todo corazón! Exclamaron, y mantendremos la palabra. Estoy segura. Es el National quien los empujó a esta vía. ¡Qué imbécil! ¡Ah!, tendría por hacer un capítulo excelente sobre Aviñón desde el punto de vista de la imbecilidad de los denominados liberales y de su perfidia. Porque se trata de lo uno o lo otro, son ineptos o pérfidos. Creo, más bien, que son pérfidos, han querido servirse del pueblo a fin de llegar. ¡Oh! ¡Bribones! ¡Me gustaría más ver a la rama mayor, a la menor, a la anterior a la menor durante 40 siglos, antes que tenerlos a ustedes! ¡Qué disgusto inspiran esos canallas! Pero veo con alegría que el pueblo comienza a ver claro con relación a ellos. Ya es tiempo. Este capítulo estará lleno de interés.

Notes

101 Se refiere a la «langue d’occitan» o «langue d’Oc», hablada en Aviñón. Ver también nota 82. (N. de la T.)

102 Compañeros de libertad o gavots: carpinteros, cerrajeros y herreros. Ver nota 28. (N. de la T)

103 Aviñonés el virtuoso, se refiere a Agricol Perdiguier. (N. de la T)

104 Algo más de 330 kilómetros. (N. del E.)

105 Garanza (Botánica). Planta de la familia de las rubiáceas originarias de Oriente y cultivada en algunos departamentos de Francia, especialmente en la Vaucluse, con el objetivo de extraer de las raíces disecadas y pulverizadas un color rojo muy sólido, básico para los tintes. Se supone que Flora Tristán alude a los trabajadores que trabajan en el tinte. (N. de la T.)

106 Alude a bordadores en seda que siguen la técnica del punto de Florence. (N. de la T.)

107 Asistente secular en las iglesias que apoya a los que ofician en el altar, coro o púlpito, llevando en la mano una pértiga o vara larga guarnecida de plata. (N. de la T.)

108 Jules Puech anota en el Manuscrito esta palabra como dudosa, proveniente del inglés «Shylock». Dice: «Flora Tristán conocía la pronunciación inglesa y le da una ortografía fonética “chailoque” olvidando la diéresis sobre la i». Flora Tristán parece referirse a la calidad de prestamista y usurero, rasgos muy bien representados por el personaje de Shylock en la tragedia de Shakespeare El mercader de Venecia. (N. del E.)

109 Colerina: síntomas precursores del cólera. (N. de la T.)

110 Achille Devéria (París, 1800-1857), fue principalmente dibujante y litógrafo. Sin embargo realizó algunos cuadros que tuvieron acogida, como «La lettre ou les nouvelles de la reine de Navarre». (N. del E.)

111 Mathieu Jouve (1749-1794). El Tribunal revolucionario ordenó decapitarlo en París, debido a la violencia que ejerció en las zonas donde fue destinado. (N. del E.)

112 Ver nota 105. (N. de la T.)

113 Amigos de la Gloria. (N. de la T.)

114 Movimiento político italiano del siglo xix afín a la masonería, nacido con fines revolucionarios. Los carbonarios postulaban los principios de la Revolución Francesa. Su ideología era luchar contra los absolutismos, tanto civil como eclesiástico. El movimiento se extendió fuera de Italia, principalmente a Francia, donde intervino en la sublevación de 1821 y 1822. (N. de la T.)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540