Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–VII– Mâcon (28 de abril-2 de mayo de 1844)

Texte intégral

1Mâcon, martes 30 de abril. Estoy aquí desde hace dos días, pero tan enferma a causa de la fatiga que tengo desde que partí de París, el 12, sin haber tomado un día de descanso, que no puedo ni escribir ni hablar con mi fuego ordinario. A pesar de estar muy mal, me queda todo mi fuego para estudiar. Es éste, evidentemente, mi lado más fuerte. Puedo estar enferma, cansada, nada se me escapa como estudio. He recibido materiales muy importantes sobre la ciudad de Mâcon, pero como me faltaba el tiempo sólo pude tomar notas —población 10 000 — , compagnons, no más de 8 ó 10 y la misma cantidad de aspirantes. Fui a la casa de todos dejándoles mi dirección en un pequeño prospecto y diciéndoles que tenía algo importante que comunicarles. ¡Y bien!, a pesar de estas gestiones nadie vino, solamente los toneleros societarios. En todas partes encuentro a los societarios bastante mejores que los otros desde todo punto de vista, y la razón es que ellos ya forman parte de la Unión de todos los gremios. Todo el mundo aquí, obreros y burgueses, son de una tibieza y de una indiferencia como no he encontrado en ninguna parte. Hay incluso más que simple indiferencia — hasta ahora en todas partes han admirado francamente mi dedicación y me han ayudado un poco. Aquí no me ayudan en nada —ningún obrero ha venido a verme, nadie se ha ofrecido para ayudarme a colocar el pequeño libro, ni ha hecho propaganda, en fin no admiran mi devoción más que de boca para afuera y como forzados. He descubierto incluso que muchos no creían en mi devoción y pensaban que yo hacía algún tipo de negocio. Ningún burgués ha venido a verme tampoco. El señor de Champvans es el único que me ha hecho una recepción tan francamente fraternal. He aquí el espíritu de la ciudad fecundado por la brillante palabra del poeta diputado.

2Hay que hablar de esta falange de jóvenes burgueses gentil-hombres, denominados demócratas, que se reunían alrededor del señor de Lamartine y de su órgano, Le Bien Public —hacer ver qué tanto están estos hombres en lo falso, la nulidad de sus acciones, su falta de inteligencia y de energía. Estos hombres se dedican a la política democrática tal como sus padres iban de caza, sólo para ocupar su tiempo. Hay aquí un buen cuadro que hacer.

  • 40 Las Madres de los compagnons son mujeres que acogen a los compagnons itinerantes, los alojan en su (...)
  • 41 La palabra «carmagnole» alude a la ropa llevada por los campesinos piamonteses. Carmagnola es una (...)

3Hay aquí tres periódicos. Los redactores de Le Bien Public son mucho menos avanzados personalmente que su hoja. (Le ministeriel es hecho por un hombre muy inteligente y muy avanzado personalmente. La Marche es hecha por un hombre de ingenio que tiene la pretensión de ser inteligente en cosas serias —el conjunto es un verdadero lío, suficiente para los burgueses porque son tan fríos, tan idiotas, tan inconsecuentes, que uno no puede decir nada interesante al hablar de ellos. Aprendí mucho hablando con las Madres40 de los compagnons. Parece que desde hace 4 ó 5 años el comp[agnonnage] desaparece por falta de obraje. En todas las ciudades encuentro la misma ausencia de comp[agnons] y todo el mundo es unánime sobre la causa. Hablé ayer con un comp[agnon] herrero que me dio la clave de este hecho. Al haber provocado la competencia unffa guerra tan encarnizada en todas partes, los patrones han disminuido día a día el precio del obraje, esperando así quitar la clientela al vecino. Pero al trabajar a un precio tan bajo les ha sido imposible emplear a los buenos obreros de 3 ff y 3,50 ff por día, que era lo que ganaba ordinariamente un buen compagnon. ¿Qué han hecho? Han tomado obreros del campo a los que les han dado, 8, 10 12 y 15 ff al mes y alimentos —es decir, reduciendo así el jornal a poco menos de 1 ff o 1,20 ff al día (es claro que el compagnon, conociendo perfectamente su estado, no ha querido descender a trabajar a un precio parecido y ha desertado las pequeñas ciudades para replegarse a las grandes. Esos pequeños obreros del campo recibieron el nombre de «carmagnoles»41 en señal de desprecio. ¡Y bien! En todas las ciudades pequeñas una encuentra «carmagnoles» en todos los gremios, trabajan como ayudantes bajo órdenes del maestro, haciendo, por supuesto obras lamentables y de pacotilla.

4(Tengo un bello artículo que escribir sobre este asunto, haciendo ver que esta competencia y eso «carniagnoles» nos llevan derecho a la barbarie, al salvajismo, etc., etc.)

5Hablando con la mujer de un herrero encontré allí en su tienda un pobre comp[agnon] herrero digno de la mayor compasión. El infeliz venía de Sens y desde Sens no había podido encontrar un solo día de jornada de obra. Había vendido sucesivamente todos sus efectos —y llegado a Mâcon se quedaba en la casa de la Madre, comiendo en su casa sin poder pagarle. Pleno de honor y no queriendo vivir más a expensas de esta mujer, salía ofreciéndose en todas las tiendas tan solo por la comida. En la tienda en la que lo encontré lo habían aceptado por compasión, porque la mujer me dijo: «Es por piedad que lo mantenemos porque no tenemos obra ni siquiera para mi esposo ni mis dos hijos». Este obrero, cubierto de harapos y sin zapatos, me contó su viaje. Estuve enternecida hasta las lágrimas. Estaba lleno de dignidad. Es un hombre de 34 años, muy fuerte y que tiene una bella figura (tengo algo que decir al respecto). Hay aquí obreros, pero no están reunidos en gremios. Los marinos Saint-Nicolas y Saint-Francois, pero todas esas sociedades están bajo influencia religiosa y no quieren mezclarse más que con los de la sociedad. Claro, yo los dejo y haré que otros los trabajen.

6Encuentro aquí como en las tres otras ciudades a los «carmagnoles» en todos los estados, lo que explica la total ausencia de comp[agnons].

***

  • 42 León de Pierreclau fue hijo natural de Alphonse de Lamartine y Nina de Pierreclau. Murió tísico (1 (...)

7El primero de mayo, miércoles en la noche. No teniendo obreros que ver aquí y estando enferma y sin poder caminar desde hace tres días, fui a visitar en coche, con los señores de Le Bien Public, los campos del señor de Champvans y el castillo del señor de Lamartine «Monceau». Vi a los tres redactores de Le Bien Public y los conozco ahora a fondo. Eso valía la pena dado que el señor Lamartine se presenta como el jefe democrático. Ahora que he visto esto de cerca, predigo con toda seguridad que no serán jefes de nada. Les falta línea, vigor, porque las ideas las podrían tomar de mí o de otra persona, pero la idea no es suficiente, es necesario saber ejecutarla. (Hacer un fragmento al respecto.) El castillo del señor Lamartine es bastante feo. Ninguna grandeza, ni pensamiento, ni originalidad. Es una casa burguesa, muy burguesa y mal mantenida. Chimeneas de mármol y modernas en su gabinete y su salón, y techo de vigas. Todo es disparatado. Si juzgásemos al maestro por la habitación tendríamos una muy mala opinión del sentido armónico del señor de Lamartine. Toda esa confusión dice también que el propietario está en apuros, a no ser que se trate de un avaro. Esa casa me disgusta soberanamente. La señora de Pierreclos, sobrina del señor de Lamartine, tuvo la bondad de venir (ella vive cerca) para hacerme los honores. Esta joven mujer que interesa a todo el mundo me inspiró un sentimiento que no sabría definir. La señora de Pierreclos [o Pierreclau] perdió a su marido hace tres años, el hijo natural del señor Lamartine, que ella amaba como un amante (son sus palabras), y esta pérdida le fue tan dolorosa que quedó aplastada por el golpe.42 Ella cultiva esta muerte. ¡Todo lo que esta mujer me decía de su dolor, lo que es objeto de la admiración general, me desagradaba! ¡Qué tal egoísmo, qué tal monstruoso egoísmo! He aquí una mujer joven, rica, espiritual, que se consagra a la muerte porque ella perdió el objeto de su amor egoísta, de su vida, de su personalidad. Al haber su «yo» quedado destrozado, ella blasfema de Dioses, Dioses que sólo ha dado la vida a su criatura con la condición de que acepte la muerte. Ella se retira de la vida y ya no es útil para nada. Este hecho tiene una irreligiosidad desagradable. Viendo a esta persona por una hora no podía intentar hacerla entender cómo su conducta era culpable. No obstante, le dije algunas palabras de manera que se lo hiciera sentir. (Hacer un artículo al respecto.)

8Esta mujer me enfermó más aún, moriría si estuviese obligada a vivir con gente de este tipo. ¡Qué suplicio! No puedo estar más descontenta con los obreros de este país, no recibo de ellos la mínima señal de reconocimiento por el menor servicio. ¡Qué egoísmo, qué muerte de corazón y de espíritu, es espantoso! El librero Charpentier me decía que en Mâcon se lee mucho, pero novelas. Vemos qué resultado produce esta lectura, una sequedad completa.

9Es tiempo de que llegue a Lyon, porque el tono de estas pequeñas ciudades comienza a cansarme más allá de toda medida. Aquí el obrero es como en otras partes, gana salarios muy pequeños, pero vive poco y se contenta con su suerte, desafío a cualquiera a que logre mover a esa gente por cualquier movimiento. Y en todas estas ciudades los víveres son casi tan caros como en París.

10Hablar de estas mujeres del campo con su pequeño sombrero negro, su talle bajo el brazo, son horribles. La población en general es fea. Prefiero la de Chalon.

  • 43 Partidarios del rey francés Carlos x, coronado el año 1825; abdicó tras la revolución de 1830. Est (...)

11Vi esta noche a todos los obreros de la escuela de la casa del señor Jean. Nada más frío y más infraterno que esos tipos. Es necesario tener una fe ruda (a toda prueba) para mantenerse firme delante de indiferentes parecidos. Ustedes lo ven, el contacto del señor Lamartine no ha producido nada, absolutamente nada sobre esta población eminentemente egoísta — porque el señor Lamartine y los jóvenes señores que lo rodean no son suficientemente del pueblo. También dice el pueblo: Son carlistas43; el hecho es que son pequeños marqueses de provincia disfrazados de burgueses. Es cómico, pero no impresionan a nadie.

***

12Jueves en la mañana [2 de mayo]. Ningún obrero acudió a decirme adiós. Sólo el señor de Champvans y Bufier vinieron a acompañarme al barco. Es indignante y entristecedor ver a esos obreros para los cuales yo trabajo, muertos en la inteligencia como en el corazón.

Notes

40 Las Madres de los compagnons son mujeres que acogen a los compagnons itinerantes, los alojan en su casa hasta que consigan trabajo. Por extensión, se denomina así también a la Cayenne o local que existe en diferentes ciudades para hospedar a los compagnons. Un compagnon recién llegado a una ciudad, al cabo de una etapa del Tour de Francia, debía presentarse en primer lugar a la Madre, oficial femenino responsable junto a su esposo —el Padre— de lo que era a la vez albergue de los Compañeros y sede de la Orden en la que se celebraban las asambleas. Se comenzaba siendo primero Dama-ecónoma, luego Dama-anfitriona para llegar finalmente a «recibirse» como Madre. (N. de la T.)

41 La palabra «carmagnole» alude a la ropa llevada por los campesinos piamonteses. Carmagnola es una ciudad de la región de Turín de donde son originarios los condottieri italianos o jefes de ejércitos de mercenarios. Se llama también así a los revolucionarios fanáticos que llevaban un saco del mismo nombre y que fueron movilizados por Danton en la época del Terror, en el París de la primera Revolución Francesa, así como a una canción y danza popular anónima, surgida en las calles, durante dicho período. En el contexto del diario de Flora Tristán, el énfasis está puesto en el reciente origen campesino de dichos obreros y en su falta de organización. (N. de la T.)

42 León de Pierreclau fue hijo natural de Alphonse de Lamartine y Nina de Pierreclau. Murió tísico (1841) a la edad de 28 años. (N. de la T.)

43 Partidarios del rey francés Carlos x, coronado el año 1825; abdicó tras la revolución de 1830. Estuvo identificado con las ideologías más reaccionarias de la Restauración. (N. del E.)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540