Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–V– Dijon (18-24 de abril de 1844)

Texte intégral

1Jueves 18 [de abril]. Heme aquí en Dijon. Tuve esta noche emociones sublimes tales que nunca antes había sentido. La santidad de la misión que realizo me conmueve a mí misma. Esta noche estaba sola, en medio de la noche, subiendo la cuesta de no sé qué ¡y me encontré el alma llena de dicha! ¡Qué bueno es hacer el bien! Estoy tan absorbida por la sublimidad de la misión que apenas la siento y la veo, todo el resto desaparece. Estoy muy mal de la vejiga y de la matriz, ¡y bien! No me doy cuenta, por un instante siento mis dolores y al mismo instante me distraigo por mis pensamientos hasta el punto de que ya no me acuerdo que sufro. Así, he ahí un hecho que siento que me pasa cada día y que prueba evidentemente que los mártires no sentían sus dolores físicos. Esta irritación de vejiga me produce una sed devoradora, ya van dos días que salgo con la intención de comprar azúcar para poner en mi agua, paso delante de diez abarroterías sin ver el azúcar, y es solamente cuando bebo el agua que me acuerdo que tengo necesidad del azúcar. Así, ustedes ven, una pasión más fuerte que el Yo (la unidad tiene la capacidad de absorber enteramente al Yo). El hombre es entonces egoísta únicamente porque no tiene amor.

***

  • 30 Ergotista. Viene de ergo (latín). Adjetivo que se refiere a alguien que abusa de la argumentación (...)

219 de abril. Desde mi llegada ayer a las 3 de la mañana, no he tenido tiempo todavía de escribir ni una sola palabra. ¡Qué tal servicio el de la humanidad! La ciudad es bastante grande, lo que hace las idas y venidas más difíciles. 25 000 a 30 000 almas. Es una bonita y limpia ciudad, bien aireada. No la visitaré, no tengo ni el tiempo, ni la voluntad. ¡Y qué me importan las piedras cuando tengo hombres que estudiar! Daré la más bella iglesia de la cristiandad por un obrero inteligente. Aquí no hay obreros compagnons. Estoy condenada a hablar a los obreros aisladamente. ¡Qué tarea! No podría continuar así solamente durante tres ciudades. El obrero es siempre ergotista30 y malo, mientras que en sociedad es bueno. Aquí, como en todas partes, encuentro un gran número de republicanos, pero veo que también a ellos podemos hacerles entender razones. Aparte de algunos completamente cómicos, que quieren la revolución a pesar de todo, es en ellos una idea fija. Aparte de los monomaniáticos, los otros terminan por entender razones. Encontré aquí muchos falansterianos quienes, como en todas partes, no son buenos más que para hablar. No actúan ni en un sentido ni en el otro. Hay también dos o tres sansimonianos que han permanecido partidarios declarados de la emancipación de la mujer. Con ellos puedo entenderme, a pesar de que no se mueven dan un notable impulso a la rueda. En fin, encontré también obreros socialistas, gente de un gran sentido común, que tienen buena voluntad y todos me han prometido ayudarme eficazmente en mi misión.

3Aquí como en Avallon veo que allí donde los obreros no están reunidos por el compagnonnage sería imposible hacer nada. Sería necesario enfatizar este punto. Hay tres periódicos en Dijon, fui esta mañana a ver los tres. En el primero (Journal de la Côte d’or) fui recibida por la señorita Antoinette Quarré, costurera y poeta. A partir de los versos que el señor Lamartine le había dirigido, esperaba ver una gran y bella hija del pueblo, plena de fuerza física y de energía moral. No obstante, su ingreso al periódico (sucursal de la Gazette) no fue de buen augurio y lo que me habían dicho de ella a este respecto no hablaba a su favor; pero antes de condenarla quería verla. Toco a la puerta y una voz de mujer, voz seca, agria y dura me dice: «¡Entre!». Abro y entro en una habitación amoblada bastante adecuadamente, y al fondo cerca de la ventana percibo en medio de un gran sofá una cara pálida, compuesta de rasgos toscos, de forma y expresión vulgares encuadrada en unos cabellos rojos. En un primer instante no distinguía bien sobre quién debía estar puesta esta cabeza, porque el cuerpo al que debía pertenecer no se distinguía. Cuando yo me acerqué, esta masa informe se levantó y vi entonces una pequeña mujer de tres pies más o menos, con una joroba por delante, por atrás, en una palabra, la señorita Antoinette Quarré era un pobre ser deforme y en consecuencia grotesco.

4Por instinto tengo una antipatía profunda por todo lo que es feo, y debo decirlo, la experiencia y el estudio han venido a confirmar lo que mi instinto me había revelado. Es que, salvo algunas excepciones muy raras, una bella alma no se encuentra nunca bajo una envoltura vil. Tuve algunos instantes de conversación con la señorita Antoinette Quarré y todo lo que dijo me probó que su interior respondía perfectamente a su exterior. Le rogué a la señorita Antoinette Quarré que me ayudara con la propagación de mis ideas, y agregué: «Como miembro de la clase obrera usted debe estar doblemente interesada en ellas». Ella me respondió con un tono muy seco y bastante chocante, que ella no podía serme de ninguna utilidad porque no frecuentaba a la gente del pueblo. «Es deplorable, retomé yo, y usted se equivoca, porque lo mejor que una hija del pueblo debe hacer cuando ha sabido liberarse por su inteligencia, es ayudar con sus esfuerzos a la liberación de sus hermanos frecuentándolos, es incluso un deber». Estas últimas palabras fueron pronunciadas por mí con una inflexión de voz acompañada de una mirada que tuvo el poder de hacer que la lívida gruesa faz de la poetisa borgoñona adquiriera un color rojo púrpura. Debo decirlo en este instante, la figura de la señorita Antoinette Quarré tenía una expresión innoble. Ese rubor estaba provocado por la cólera, cólera sorda, concentrada, que ni siquiera tuvo el coraje de hacer estallar. No me respondió ni una sola palabra, se levantó, fue a la habitación del costado con el pretexto de escribirme la dirección de los jefes de redacción y me la dio aparentando un aire gracioso y confundiéndose en reverencias y saludos. Este último rasgo acabó el retrato — vanidad y bajeza.

5Juzguen entonces a los poetas por sus escritos y por las epístolas que los otros poetas les dirigen. He aquí los versos del señor Lamartine a la susodicha hija del pueblo pelirroja, jorobada y que «no frecuenta a la gente del pueblo». ¡Ah!, poetas, bienaventurados aquellos que no os ven. El redactor de la Côte d’Or es un hombre de la Gazette de France, pero es educado y vestido bastante aceptablemente. Al salir de allí fui al Courrier de la Côte d’Or. Me habían hablado bastante bien de este último. No pude verlo, partía para París, ¿es una pérdida? Pero al salir de ahí fui al Spectateur. ¡Oh! ¡Ahora sí que mi instinto de repulsión por lo feo se rebeló! ¡Este hombre es un gusano! ¡Qué sucio y desagradable gusano! La fealdad inmensa de este hombre, su camisa sucia, desagradable, su vieja levita sucia y andrajosa y el aspecto miserable de su despacho, todo me representaba perfectamente al periodismo en todo lo que tiene de más desagradable. La señorita Antoinette me había dejado ya bastante irritado los nervios, pero a la vista de este jefe de redacción me sentí [agitada] por un espasmo tan violento que casi caigo sofocada. Este ser inmundo me dijo «que los periódicos de París habían hablado de mi viaje y se habían burlado de él». Tuve con este individuo un cuarto de hora de conversación extraña. Tomando un tono irónico y hablando a nombre de los periodistas, lo traté como un miserable. Más lo trataba mal, más se volvía educado, humilde y gentil. Este hombre es realmente un tipo de la época — haré su retrato.

***

6Domingo 21. Estoy desbordada por las ocupaciones. No tengo tiempo de escribir, de dormir, caigo muerta de cansancio — pero estoy contenta, tengo buenos resultados. No hay aquí obreros del compagnonnage, pero he encontrado más de diez obreros muy capaces y llenos de buena voluntad. Todos me sirven con ardor, las listas se forman y la realización marcha, pero yo no sé más donde estoy, vivo mucho, por centésima vez he aquí que constato un hecho de la más alta importancia —es que el exceso de vida mata a la vida. Siento en este momento por qué los reyes y los gobernantes no hacen nada: es que les falta el tiempo —cuando uno quiere ver todo no ve nada —, cuando uno quiere hacer todo no hace nada. Mi posición me asusta, porque yo quiero ver, oír y hacer, y para que sea así, en lugar de cinco meses para mi viaje necesitaría un año —y no tengo suficiente dinero ni fuerzas físicas, al tren que llevo, para poder viajar de tal manera durante un año. Cuántas cosas instructivas tengo que decir al respecto. Renuncio desde ahora a hacer mi obra en ruta, es imposible — me contentaré con tomar notas.

7Encontré aquí una mujer de pueblo realmente inteligente — es la primera que conozco; esta mujer me ha hecho revelaciones sobre los sufrimientos de las mujeres del pueblo de las que yo no sospechaba todavía: ¡es horrible! Cuánto lamento no haber podido conversar con esta mujer más a fondo — es una inteligencia superior y a pesar de eso asfixiada por el marido y la miseria. Citando las palabras del republicano J. de M.: «Quieren la revolución, a pesar de todo». ¡Encantador! Fui a ver a cuatro grandes damas de la ciudad — para rogarles que se hicieran mujeres de caridad. «Pero lo somos», me dijeron. «No, señoras, ustedes no son más que señoras de limosnas.» El egoísmo de todas esas mujeres, todas son tan ricas (la marquesa de Saintsince, 200 000 ff de renta) no tiene hijos, nada que les ocupe —y sin embargo no se puede hacerlas salir de su egoísmo. La limosna para ellas satisface su vanidad. Tengo que hacer un fragmento al respecto. Esas damas son extremadamente educadas, muy amables, más que las de París, pero el fondo no es mejor. La palabra de la señora Lacordaire, hablando de su cuñado el abad: es un hombre de una actividad extraordinaria, ¡se esfuerza tanto desde hace diez años, pero su objetivo es tan noble! ¡Y el objetivo es reestablecer conventos de benedictinos!

8Aquí hay muy buenos burgueses, verdaderos visionarios; despotrican también contra los sordos con una virulencia, un encarnizamiento que es evidentemente el comienzo del fin. Los hago conversar, es para mí un gran placer oírlos.

9Fui a ver el Museo que no merece su renombre, sin embargo hay dos bellos cuadros. La tumba del duque de Borgoña no es nada magnífica. Además de eso no he visto nada que no sea corriendo — estoy demasiado absorbida por mi misión para ocuparme de las artes. Y qué me importan las piedras talladas y las telas cubiertas cuando tengo delante de mí la obra de Dioses — ¡la humanidad! —Decididamente los burgueses aquí son menos idiotas que en otros lugares. — Pretenden que el alcalde y los tres consejeros municipales son capaces de comprender mi libro. — Desgraciadamente todos están en París. Voy a escribirles, dejándoles mi libro.

10El periódico conservador, la Gazette, habló de mi libro y de mi viaje, y por primera vez hay un periódico beato que habla de mí y de mis escritos en términos convenientes. Pienso que el redactor tenía fiebre, es probablemente un error que van a rectificar el próximo número. Vi ayer la petición de los obreros de Lyon al Ministerio de Comercio pidiendo la organización del trabajo. Por qué entonces no pedir de inmediato el «derecho». Esta petición es vaga, es inconcebible que personas así estén tan mal aconsejadas. Por qué entonces no hablar nítida y francamente. Pero para qué sirve esta petición, incluso mejor hecha, antes hay que estar unidos. Estoy impaciente por estar en Lyon para hacer comprender a estos hombres la verdad sobre la marcha que tienen que seguir. Decididamente los hombres tienen una inclinación a actuar a contracorriente de la verdad, el camino recto y el simple sentido común. En todas partes y en todas las circunstancias uno encuentra esta desgraciada tendencia. No la comprendo en absoluto. Lo que impide a los obreros actuar en vista a su mejoramiento, es principalmente la falta de tiempo. Veo aquí una docena de personas que tienen el más grande deseo de servir a la causa, pero ¿cómo encontrar una hora libre? Todas son absorbidas por sus ocupaciones cotidianas de trabajo. ¡Es necesario trabajar doce a quince horas sobre veinticuatro para poder comer! ¡Qué galera! Ni un instante para pensar, para leer, para descansar, para conversar con un amigo. Una vida tal embrutecería a Dioses mismo. Un trabajo penoso, forzado y repugnante, penas amargas, enfermedades frecuentes, contrariedades incesantes, una inquietud permanente por la suerte del día siguiente, una fatiga física constante —he aquí la triste existencia del obrero. Descendamos ahora a su corazón. No hay más que amargura; en su inteligencia sólo vacío; en su ser físico sólo el malestar y la irritación. Y frente a una condición tal uno se asombra de la brutalidad del obrero. Yo me asombro y no puedo explicarme su dulzura y su bondad.

  • 31 Tela delgada de algodón. (N. de la T.)

11Salgo para ir a tres reuniones de obreros. Con gran esfuerzo hemos llegado a reunir los pocos obreros que se encuentran en Dijon. ¡Con la fe se hace milagros! Recibí ayer una carta que me produjo gran placer. Es la primera carta que he recibido desde mi partida de París, me la dirige un hombre que me felicita por mi misión, y este hombre es un comerciante de calicó31, pero es un antiguo sansimoniano. Todos los hombres de mis amigos en París me habían dicho: «No parta, sus esfuerzos serán inútiles, su gran amor, su gran coraje se golpearán contra la indiferencia y la mala voluntad de las clases obreras que usted quiere aclarar y salvar. Y usted acabará destruida». Todos los hombres que encuentro en mi camino me repiten: no continúe, la obra que usted ha concebido es imposible, no malgaste así su vida que puede servir más útilmente. Y he aquí finalmente una voz de hombre que me dice: «Mujer, tienes razón de confiar en tu fe —Marchas, marchas». Así esta voz parte del corazón de un hombre que primero llamó a la mujer a la libertad. La carta de este hombre me prueba que era sincero en su convicción. Hace quince años tuvo fe en la mujer y él sigue creyendo en esta fe. ¡Y este hombre es un oscuro comerciante de calicó en Dijon! Pero en esta humilde condición es grande porque Dioses ha depositado en su alma una verdad de primer orden.

  • 32 Presuntamente esculpida por San Amadeur (siglo xii), la Virgen Negra (Nuestra Señora de la Buena E (...)

12Olvidé hablar de este horrible fetiche de Notre-Dame: Una pequeña Virgen negra (en el altar de la Virgen) que parece un sapo disecado como uno a veces encuentra en las pilas de piedras.32 Una cabeza informe, eso no pertenece a la escultura de ninguna época, es probablemente un fetiche indio que los duques de Borgoña habrán recogido en algún país salvaje de donde habrá sido llevado de la India o del África. No comprendo en verdad cómo el obispo de Dijon tiene la falta de pudor de soportar que una caricatura innoble de esta especie sea colocada en el altar de la Virgen. Y lo que comprendo aún menos es que la población de Dijon y de los departamentos lo soporta. Es una vergüenza para todos. Si yo permaneciera aquí solamente durante tres meses esta Virgen sería arrojada fuera de la iglesia. Y hay aquí tres periódicos que cada día se divierten haciendo discursos sobre los señores Guizot, Thiers y Cía., y ninguno tiene el ánimo de emprenderla contra el obispo con determinación para forzarlo a hacer desaparecer este innoble y horrible fetiche de la más bella iglesia de la ciudad. Sobre la torre de esta misma iglesia hay figuras grotescas y un niño desnudo del tipo de figuras grotescas de las iglesias de Semur. Se llaman «Jacquemart» y fueron llevadas ahí por no sé que duque de Borgoña. ¿Se comprende a un clérigo ilustrado (tiene la pretensión de serlo) que soporta que la bella arquitectura gótica se ensucie por la presencia de tales gusanos? Me dirán: «Pero las viejas damas creen en la pequeña virgen negra, se ha incluso probado que ella ha hecho y hace aún muchos milagros». Yo respondería que el gusto de las viejas damas debe ser sacrificado sin vacilación cuando se trata de arte y de conveniencia.

13Mientras yo estaba indignada delante de ese horrible fetiche, dos muchachas de la Confraternidad de la Virgen estaban ocupadas en vestir al susodicho fetiche. Le pusieron una blusa adornada de encaje, un vestido igual, luego collares, brazaletes, etc., etc. Me creía absolutamente en el Perú. Es para producirles una crispación de nervios. ¡Y los sacerdotes, ellos, cuyo deber es el de instruir al pueblo, participan en su embrutecimiento! ¡Y el gobierno soporta eso! ¿Pero quién gobierna la sociedad? — nadie. Ni los sacerdotes, ni el gobierno. En fin, dado que Dioses lo permite, es necesario que yo lo soporte. Pero en la presencia de tales hechos tengo necesidad de acordarme que Dioses es grande.

14Domingo en la noche. ¡La jornada ha sido calurosa!

15Al mediodía, con los carpinteros y los [... ilegible]. Estuvo bastante bien. A las dos los zapateros del compagnonnage: no tan bien. Había ahí un individuo decidido a hacer la oposición. Pero yo, ahora que conozco a mis hombres, veo eso antes de que hayan hablado. Actué con una gran habilidad. La oposición fue también débil. En suma, esos zapateros eran brutos y estaban muy mal dispuestos para recibirme. Es el primer movimiento del obrero, no quiere que se lo vea en su miseria, en su bajeza. Desgraciado, yo te serviré a pesar tuyo. Por lo demás no tengo nada de qué quejarme: para una pequeña ciudad en la que hay tan pocos obreros, el resultado es bastante bueno.

16Sola no puedo darme abasto para todo. Durante mi ausencia han venido varias personas. Sería necesario dos para poder responder a todo el mundo, hacer el trabajo de fuera y el de adentro. Queriendo hablar con el sansimoniano al pie de la letra, fui a ver la ciudad y los paseos que son muy bellos. Es verdaderamente una bonita ciudad, muy agradable para habitar en ella. He hecho mucho, he hablado «Dioses» y no «libre arbitrio» con este hombre y le he explicado mi creencia de que él estaba listo para recibir. Considero que esas tres horas estuvieron bien empleadas. Él comete el error de los sansimonianos —espera. Espera la llegada de la mujer, él sabe que es ella la que debe salvar al mundo, y él, hombre, ya no se mueve. He aquí el defecto de los sansimonianos, ¿pero este defecto es el resultado de su fe en la mujer? Luego ¿es ese un defecto? Creo en verdad que para lo que ellos hacen sería mejor que no se movieran más.

17Son las 11, estoy levantada desde la 6 y no he tenido ni un minuto de reposo. Lo que me cansa más es hablar y repetir siempre la misma cosa. En verdad, yo no digo mucho — pero para mí que tengo antipatía de la forma ¡es un verdadero suplicio! En fin, es necesario.

***

18Lunes 22. He aquí que es la tercera vez que voy a ver al obispo sin poder ser recibida por Su Excelencia. Es necesario pedirle una audiencia. ¡Y éstos son los servidores de Dioses! He aquí un sacerdote a quien los contribuyentes pagan (el clero cuesta 37 millones al año), quien además goza del monopolio de la limosna (que le reporta tanto o más que su paga), ese sacerdote vive en un palacio, exige que se le ponga en la puerta un centinela. Qué pensar de esta pretensión: la fuerza bruta para guardar el poder espiritual, ¡es fuerte! Y ese sacerdote no puede recibir a una extranjera que pasa por su ciudad sin que se le haya concedido una audiencia. No sé si un obispo podía hacer algo más desvergonzado que esto en la Edad Media. Volveré sobre esto mañana.

19Como la sesión de ayer con los zapateros me había afectado, a tal punto los hallé groseros, brutos e ignorantes, miserables y sucios (son los peores que he visto hasta ahora), fui esa mañana a obtener datos sobre ellos. Esta clase es de los más desdichados. Ganan de 1,50 ff a 1,75 ff, los más hábiles 2 ff. Además, están sometidos al desempleo continuo, lo que reduce su día a 1 ff. Que se juzgue su miseria. He aquí la explicación de por qué ellos estaban tan desaseados. A las justas tienen con qué cubrirse y a eso se debe la causa de sus malas disposiciones. Los pobres infelices están avergonzados de aparecer delante de mí. Yo había adivinado eso. Cuando pienso en las frases propaladas y escritas por nuestros economistas asalariados, dando promedios, cuando pienso en esta indecencia, ¡me estremezco de rabia! Un maestro-cortador-botinero hace 6 ff, un primer aprendiz 3 ff, un buen obrero 2 ff. Si de acuerdo con el señor Dupin y Blanqui yo quiero establecer un promedio sobre esas tres cifras, doy con la suma 3,65 ff — lo que es un jornal muy aceptable. Pero por los tres obreros aquí citados, hay 40 ó 60 de ellos que ganan 1 ff. Verdaderamente ya es tiempo de decir la verdad al respecto.

20No recogeré muchas firmas aquí, pero vendrán más tarde. Dejo aquí a personas muy capaces y muy dedicadas que actuarán. En suma, estoy contenta de lo que se ha hecho aquí, sólo que me quedé cuatro días más de lo que yo quería. Eso me asusta en el futuro, para hacer muy bien esta propaganda me haría falta un año, y yo no tengo ni el tiempo ni el dinero. En fin, haré lo que pueda.

21Aquí, como en Auxerre, los jornales son de un franco, menos pagados que los obreros de París, la alimentación es casi tan cara, el pan más, el vino menos. El obrero, en general está más a gusto porque tiene menos ocasiones de gasto, pues es más ordenado y más sobrio. Los obreros también gozan de una mejor salud que los de París.

***

2223 de abril. ¡Por fin vi al obispo! ¡Decididamente hago milagros! Desde ayer a las 2 yo había entregado el pequeño libro, Su excelencia lo había leído. Me recibió con una deferencia muy notable, y me habló francamente. Es necesario anotar esta conversación, porque necesariamente debería hablar sobre ella. Reconoce la excelencia de mi idea, la pureza de mis intenciones; tiene por mi carácter la más alta estima, pero sin embargo me niega su cooperación, únicamente porque yo no soy católica. Él cree que nada bueno, grande, útil, moral, puede hacerse fuera del catolicismo (y para él el catolicismo es el dogma, los sacerdotes, la creencia en la divinidad de Jesús, en los misterios, en los milagros, etc., etc., etc.). No solamente me negó su cooperación, sino que agregó: «Si su gran Unión se formara, lo que podría suceder, porque con una fe como la suya se pueden hacer milagros en el mal, ¡y bien! Yo emplearía toda mi credibilidad, todo mi poder para impedir que tuviera éxito —y al actuar así yo creería firmemente hacer una acción buena y útil porque estoy convencido de que, al no practicar el catolicismo, no podría usted, a pesar de sus buenas intenciones, hacer más que una asociación inmoral, mala, dañina». Me habló así con una vehemencia inconcebible durante más de una hora, adulándome, pero con una gran habilidad (es un hombre agudo que habla con elocuencia); y finalmente terminó por decirme que era lamentable que yo, de una rara inteligencia, marche por un camino tan malo, que si anduviera por el buen camino el clero se apresuraría a secundar mis esfuerzos, que el dinero, las recomendaciones, el poder, nada me habría faltado y que entonces estaba seguro que mi gran Unión se habría hecho en seis meses.

23(He aquí el espíritu de la conversación.)

24Salí de ahí no conmovida porque ya no lo estoy de nada, sino asombrada por el efecto que yo había producido sobre este hombre que me parece un compadre descarado. Así una convicción profunda tiene poder entonces, incluso sobre las naturalezas más secas, más duras — nunca antes había recibido testimonio de distinción mejor sentidas, marcas de respeto, de admiración tan profundas. Puso en todo este asunto un tacto notable. En los ataques que hizo a mi fe hubo grandeza, caballerosidad. De su lado yo no estuve tan mal. Mostré una dulzura, una calma y una firmeza que debió asustarlo. Este sacerdote es muy superior a todos los que he visto en París.

25Una moza del hotel acaba de subir para pedirme comprar un pequeño libro. «¿Y quien le aconseja eso?», le dije. «Oh, señora, es que todo el mundo dice que hay tantas bellas cosas en ese pequeño libro concernientes a los obreros, y como yo tengo toda mi familia de obreros en el campo, voy a enviárselos.» Eso me agradó.

  • 33 Ver infra capítulo sobre Chalon. (N. del E.)

26El señor de M... no regresó a verme. Decididamente por todas partes los republicanos me ponen mala cara. Si yo hubiera tenido tiempo hubiera intentado ganar a éste, porque dicen que tiene influencia, pero cuando uno está al servicio de la humanidad no puede ocuparse de un hombre. Apuesto que Lagrange también va a ponerme mala cara, más aún cuando él tiene un viejo rencor contra mí33. Es que esos muchachos son entonces estúpidos, no son ni siquiera educados, es intolerable.

27Mañana voy al campo para intentar seducir a un anciano que podría dar dinero para el periódico. Esto me molesta y me cansa, pero es necesario. En la noche mi gran reunión con los fourieristas, y a las 6 de la mañana en camino a Chalon[-sur-Saône]. Esta actividad me va. Me siento bien en medio del cansancio.

***

  • 34 Coche descapotable. (N. de la T.)

28Miércoles 24. Medianoche. Me muero de cansancio, pero como no puedo dormir cuando estoy muy cansada, escribo. ¡He hecho siete leguas en un cabriolé34 pequeño y malo, con un rocín como caballo y mal conducido! La visita al anciano fue infructuosa. Es como todos los viejos ricos, egoísta, y no piensa más que en él, en su bienestar. Es el señor Gabety quien ha hecho una obra supuestamente magnífica sobre el hombre.

29Este hombre me pareció más que ordinario: tiene 80 años, es supuestamente socialista, etc., etc., y me decía en toda su bonhomía de rico que le parecía que los obreros de su pueblo ganaban buenos jornales —14 y 15 medios; las mujeres 10 y 12— en el verano los hombres 1 ff, 1,25 ff a lo más — el pan cuesta 4 medios. Todo en este hombre rico corresponde a lo que es. Para su jardín, que es su última pasión, gasta mucho. La totalidad es de pésimo gusto. Las estatuas son tan lamentables que uno les quita la vista para no herir su sentido artístico. Este hombre gasta mil o dos mil francos en juguetes de niños (es decir, una ermita y una religiosa ubicadas en una pequeña casita delante de la puerta. Es por medio de un resorte que hace saludar al mismo tiempo a los susodichos personajes). ¡Todo el pueblo y los habitantes de los alrededores vienen a ver esta maravilla!

  • 35 A lo largo de su diario, Flora Tristán alude a los fourieristas y dialoga constantemente con ellos (...)

30Me hacía falta ver a las personas de los departamentos para tener una idea justa de su estupidez — nunca hubiera podido creer que fueran tan atrasados. (Debo decir sobre este hombre que si Fourier35 hubiera estado en esa posición no habría hecho lo que él ha hecho. El hombre rico está absorbido por el amor que le tiene a su riqueza.)

31Por lo demás, como quedaban seis horas en carro con la señora Mallet y su marido, aprendí cosas que son para mí de gran enseñanza — desde todos los puntos de vista esta mujer y su marido son de una inteligencia muy alta. Y bien, a pesar de eso no pueden imponerse a ese viejo burgués rico que es estúpido en comparación suya, más aún soportan su yugo y están forzados a asfixiarse, a empequeñecerse, a humillarse delante de él y de su familia y de su doméstica, por el único hecho de que ellos son obreros (a mencionar lo que ellos me contaron a este respecto). Cuando uno examina las causas del mal, uno queda convencido de que no hay más que una sola y única causa, la propiedad.

32Apenas llegué debí vestirme e ir a la reunión de los falansterianos. Encontré ahí a 20 ó 25 burgueses socialistas — tienen realmente una fisonomía singular, uno ya no sabe a qué especie pertenecen, esos hombres están forzosamente en una falsa posición —; como burgueses, son civilizados de la civilización, es decir, con todos los defectos de la civilización — y como espíritus de avanzada, ¿están fuera de la civilización y tienen tendencias generosas? — estos dos lados tan opuestos el uno del otro, y reunidos en una envoltura de burgués tan débil, producen un efecto completamente singular que tiene no obstante su lado grotesco. Eso es lo que nos explica por qué el mundo, que no es tonto y no comprende jamás nada fuera de sus hábitos prosaicos, ríe de los socialistas. Se sabe que la risa es la réplica de los tontos.

33Les expliqué a estos señores lo que yo quería de ellos, su cooperación moral y material para la fundación de mi periódico la Union Ouvrière. Acogieron mi demanda y me prometieron. Veremos si mantienen su palabra. Muy seguramente, son esos pequeño burgueses singulares y casi grotescos quienes trabajando así dulcemente y en la sombra durante 25 años cambiarán el orden social. Pero para comprender su acción y descubrir sus resultados es necesario tener una visión un poco más amplia que la que tiene Le Monde, e incluso el Journal des Débats y el Globe.

34Me voy de Dijon después de siete días de estadía, y muy satisfecha de todo lo que he hecho. Espero mucho de esta ciudad.

Notes

30 Ergotista. Viene de ergo (latín). Adjetivo que se refiere a alguien que abusa de la argumentación silogística. (N. de la T.)

31 Tela delgada de algodón. (N. de la T.)

32 Presuntamente esculpida por San Amadeur (siglo xii), la Virgen Negra (Nuestra Señora de la Buena Esperanza) tiene un cuerpo recubierto de plata. La leyenda de su creación fue difundida por los benedictinos. (N. del E.)

33 Ver infra capítulo sobre Chalon. (N. del E.)

34 Coche descapotable. (N. de la T.)

35 A lo largo de su diario, Flora Tristán alude a los fourieristas y dialoga constantemente con ellos. Charles Fourier (1772-1837) fue un representante de los llamados socialistas libertarios, propuso la creación de comunidades pequeñas de asociación voluntaria que buscaban crear una nueva forma de organización social. Los falansterios se establecerían y financiarían no por el Estado o por algún organismo público, sino por la acción individual de algunos capitalistas. Consideraba que era necesario inventar maneras de producir y consumir que fueran útiles, sencillas y agradables para los productores. En las comunidades concebidas por Fourier, el cultivo intensivo de la tierra desempeñaba todavía el papel principal. Era parte esencial de la doctrina de Fourier que ningún trabajador tuviese una sola ocupación y los miembros de los falansterios debían incorporarse voluntariamente, según les placiera, a los grupos de trabajo que él llamaba «series». Su perspectiva lo convirtió en un precursor de la pedagogía moderna, particularmente en lo que se refiere a la enseñanza profesional y un pionero de la rama actual de la psicología social que se ocupa de las relaciones y condiciones industriales y de trabajo. (N. de la T.)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540