Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–IV– Avallon y Semur (16-17 de abril)

Texte intégral

1Martes en la mañana del 16 de abril. Estuve condenada por falta de comunicación a permanecer en Avallon desde las 2 hasta la mañana siguiente. Quise emplear mi tiempo y me puse a buscar obreros en la ciudad. Llegué a encontrar algunos pero pude convencerme, en esta ocasión, de que me sería imposible obtener algún resultado dirigiéndome a los obreros aisladamente. El carácter distintivo del obrero es la desconfianza y eso se entiende. Como es ignorante, no comprende nada, teme siempre comprometerse, y como es constantemente explotado, cree siempre que uno quiere hacerlo víctima de una estafa. Así, vi que incluso con la mejor intención de servir, no podría hacerlo. Fui en la noche a tres tabernas a hablar con esos hombres. Y bien, vi que yo era para ellos un objeto de desconfianza, no osaron decirme nada, pero me era fácil penetrar sus pensamientos. Los desdichados, al no saber — en su incomprensión de los hombres y de las cosas — distinguir entre lo verdadero y lo falso, me tomaban por una intrigante que quería obtener de ellos firmas para explotarlos. Si yo les hubiera hablado con bondad y dulzura como a veces hago, estaba perdida, quizá me habrían insultado o habrían tomado incluso una mala actitud. Pero al sentir, con el tacto que poseo en grado máximo, lo que pasaba en ellos, les hablé con la severidad y la dureza de lenguaje que hace comprender a los más obtusos que no es así como se habla cuando uno trama explotarlos. Tampoco se alejaron un instante de la cortesía que me debían. Pero se mantuvieron en un tono de reserva que no ceso de admirar. Estas personas son los más grandes diplomáticos que conozco. Regresé a acostarme, me caía de cansancio y no pude dormir. Sentía un dolor profundo al pensar en la imposibilidad de hacer el bien. Servir a la humanidad es en mí una pasión devoradora. ¡Daría mi vida, vendería mi alma para poder servirla! ¿Pero cómo? ¡Ella es ciega y sorda! ¡Qué pensamiento! ¡Y qué sufrimiento mi Dioses, qué sufrimiento siento con la idea de que ella no pueda oírme!

2He aquí mi epitafio:

3«Habló a los sordos».

4Eso dice todo lo que he sufrido. Esta pequeña ciudad de Avallon tiene seis mil almas, está muerta como todas las pequeñas ciudades de provincia. Preferiría morir en el fondo de una celda que vegetar así en la tranquilidad de una ciudad en la que no hay ninguna actividad. Coloqué algunos libros en dos librerías. Son granos sembrados sobre piedras.

5Al día siguiente llegué a Semur a las 3. Otra pequeña ciudad de tres mil almas, del mismo tipo que Avallon, muy pintoresca, pero igualmente muerta. Las famosas torres del duque de Borgoña se mantienen todavía en pie y en buen estado, no sirven ya para nada. Estoy asombrada de que la industria no se apodere de ellas. Ahí me quedé tres horas, pero no busqué hablar con los obreros. Lo que había visto la víspera me había hecho mucho mal. Cuando uno quiere ir lejos debe medir sus fuerzas. Dejé pequeños libros, afiches, siempre sembrando sobre piedras.

6Una palabra sobre los horribles adornos de las iglesias de Semur y Avallon: Al entrar a esas iglesias, me creí en el Perú: Jesús en yeso coloreado; la Virgen, los santos... ídem, ¡y todo eso abominablemente! ¡Cómo pueden los curas en 1844 soportar que se dejen tales monigotes en sus iglesias! Son horrores de yeso, cuadros causantes del mal gusto de los provincianos y los campesinos. Cuando uno está habituado a ver figuras parecidas, adornos dorados y coloreados parecidos, uno debe convertirse necesariamente en tan grotesco como los santos de la Iglesia. Tengo altas consideraciones que hacer al respecto.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540