Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Conservación contra natura. Las Islas Galápagos

 | 
Christophe Grenier

El enlace con el mundo

Capítulo V. La Integración de las Galápagos a Ecuador

Texte intégral

1La «ecuatorianización» de las Galápagos no comienza realmente sino en el decenio de 1940 con la progresiva integración de las islas al territorio nacional gracias a una política que el Estado aplica sucesivamente según dos ejes. El primero, durante los años 1940 y 1950, confirmó la soberanía ecuatoriana en el archipiélago a través de tratados internacionales relativos al uso tradicional de este espacio abierto. Luego, en los años 1960 y 1970, el Estado «llena ese ámbito físico-jurídico de sustancia social», como dice A. Moreano: crea las condiciones para un poblamiento más importante de su territorio insular desarrollando una economía turística capaz de atraer migrantes a las Galápagos, instalando allí instituciones que los encuadren, y esforzándose, mediante planes de ordenamiento, en hacer al conjunto compatible con la conservación del PNG.

Una población de inmigrantes

Ecuador y Galápagos: una historia ahora común

2La «ecuatorianización» de las Galápagos es tanto más rápida cuanto que, a partir de la Segunda Guerra Mundial, el país entra en una fase de modernización que lo incorpora, esta vez enteramente —y ya no solo bajo la forma de enclaves como durante los ciclos agro-exportadores anteriores— al mercado mundial (Grijalva, 1990). Desde entonces, Galápagos y el Ecuador continental ya no siguen cauces paralelos sino un mismo destino: la evolución política y económica del país explica la historia contemporánea del archipiélago.

3Ayudado por una coyuntura internacional favorable, el Ecuador de los años 1950 experimenta un crecimiento económico y una estabilidad política excepcionales, así como un aumento de los ingresos y un engrosamiento del aparato estatal considerables (Cueva, 1990). Es la época de la verdadera conquista del espacio nacional: con la contribución de fondos estadounidenses, el Estado emprende la construcción de infraestructuras de transporte (Gómez, 1992) y la población ecuatoriana, en fase ascendente de transición demográfica, se pone en movimiento: los frentes pioneros descienden de los Andes a lo largo de la vertiente Pacífica y las ciudades reciben muchos migrantes (Carrión, 1992). Durante los años 1960, la sobrepoblación de ciertos campos andinos y regiones costeras, el retaceo de las tierras y la dislocación de las sociedades campesinas por la economía capitalista amplifican catástrofes naturales como las grandes sequías de las provincias de Manabí y Loja en 1967: estas crisis geográficas engendran una «población flotante» que migra de las ciudades a frentes pioneros de la Costa y luego del Oriente.

4En efecto, la explotación del petróleo de la Amazonia ecuatoriana comienza en 1972: el mismo año, con el pretexto de querer salvaguardar la soberanía nacional sobre los recursos naturales, una junta militar toma el poder e impone una constitución que reserva el 15% de las rentas petroleras a las Fuerzas Armadas: estas, propietarias de numerosas empresas y dotadas de importantes recursos financieros, constituyen desde entonces un Estado dentro del Estado (Deler, 1981; Baca, 1991). Durante el decenio de 1970, Ecuador experimenta un crecimiento económico sin precedentes gracias al «oro negro»: la función pública se engruesa más, nacen nuevas instituciones, el Estado se compromete más aún en la vida económica del país subvencionando ramas enteras de actividades y financiando grandes obras (Sánchez, 1991; Larrea Maldonado, 1991). Sin embargo, más que aplicar una verdadera reforma agraria, el régimen militar acelera la colonización de los espacios abiertos de la Amazonia y de las Galápagos: la integración espacial del país como paliativo a la crisis social es una receta clásica en América Latina (Touraine, 1988).

  • 2 En 1974, Ecuador tenía 6’552.000 habitantes, en 1982, 8’038.000 y en 1990, 9’648.000 (INEC).

5El retorno a un régimen civil en 1979 coincide con el segundo boom petrolero mundial y el presidente Roldós y luego su sucesor, Hurtado, prosiguen una política populista de integración nacional. Sin embargo, a inicios de los años 1980 Ecuador se hunde en la crisis económica (Sánchez, 1991), mientras su población sigue creciendo vertiginosamente2. Apoyado por las empresas agro-exportadoras de la Costa, el presidente Febres Cordero, elegido en 1984, adopta una política económica liberal que desmantela buen número de empresas públicas sin atacar al poder político y económico de los militares (Estupiñán, 1991). En 1988, el social-demócrata Borja llega al poder mientras Ecuador está sumido en la crisis causada por el hundimiento del precio del petróleo: las reformas previstas ceden su lugar a las recetas del FMI. En 1992, el ultra-liberal Durán Bailen es elegido presidente y su «gobierno de los empresarios» privilegia a los sectores en los que el país gozaría de ventajas comparativas en el mercado mundial: Ecuador deja la OPEP mientras que el turismo y la pesca se tornan prioritarios, lo que da una acrecentada importancia a las Galápagos en una economía ecuatoriana ampliamente abierta al mundo. A las migraciones hacia el archipiélago les esperan muy buenos días…

6Y ello tanto más cuanto que la doctrina geopolítica de las «fronteras vivas», lanzada en los años I960 por los estrategas brasileños y que apunta a consolidar las fronteras nacionales mediante focos de colonización dirigidos de modo que se afirme allí la soberanía nacional, fue retomada por los militares ecuatorianos en la Amazonia y también en las Galápagos. Las migraciones permitirían así, según ciertos ideólogos, contrarrestar «las ambiciones internacionales por las islas Galápagos», título de una obra cuyo autor afirma:

  • 3 Villacrés Moscoso, 1985: 138.

Se debe facilitar la presencia de población ecuatoriana en ciertas islas de manera que se reafirme la soberanía nacional3.

7En el artículo titulado «Las Galápagos en la soberanía ecuatoriana», publicado por el Instituto Geográfico Militar, se lee:

  • 4 Hidrovo Peñaherrera, 1985: 59.

Se debe planificar un prudente desplazamiento de población continental a las regiones altas de las islas más extensas, puesto que las condiciones allí son favorables para el desarrollo agrícola y la ganadería»4.

8Estos autores no hacen sino retomar un tema recurrente en todos los textos administrativos o legislativos ecuatorianos sobre las Galápagos: la soberanía no se asegura sino mediante el poblamiento. Así, el decreto de creación del Instituto Nacional Galápagos (INGALA) por parte del Congreso declara:

  • 5 Actas del Congreso, 1979.

[…] No se puede subestimar la presencia del hombre en el archipiélago de Colón como elemento fundamental del ejercicio de la soberanía que sostiene nuestra raza y nuestra cultura5.

9Estos contextos histórico e ideológico explican el vigor del poblamiento de las Galápagos una vez aseguradas sus bases económicas.

Un crecimiento demográfico acelerado

  • 6 Llegados a las Galápagos menos de cinco años antes de un censo determinado, mientras que los «viej (...)

10La población de las Galápagos se multiplicó por 12 entre 1938 y 1990. Este crecimiento demográfico se debe sobre todo a una inmigración que se acelera: en 1990, los nativos de las Galápagos ya no representan sino algo más de un tercio de la población del archipiélago, mientras que eran mayoritarios en 1962, y en 1990, los «neo-migrantes»6 representan la mitad de la población instalada (nativos y «viejos migrantes») mientras que en 1962 apenas representaban una quinta parte (véase el cuadro 1).

  • 7 Ecuador está entonces en plena transición demográfica: su población crece a una tasa del 3,2% por (...)

11Los censos permiten calcular las tasas anuales promedio de crecimiento demográfico durante los periodos intercensuales. Entre 1938 y 1950, esa tasa es del 4%: una buena parte de este crecimiento se debe a la llegada de los presidiarios y sus guardias a Isabela, así como a la instalación de funcionarios y sus familias en San Cristóbal. Durante el siguiente periodo, la tasa de crecimiento es del 4,8% por año pero el aumento de la población se debe sobre todo a la primera ola contemporánea de migraciones hacia el archipiélago en 1956, cuando el Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización (IERAC) lanza el poblamiento de las alturas de Santa Cruz: buen número de esos colonos son los «neo-migrantes» censados en 1962. Entre 1962 y 1974, la tasa de crecimiento demográfico anual desciende ligeramente aunque sigue siendo elevada (4,5%)7: después de la instauración del PNG, el Estado dejó provisionalmente de interesarse en el poblamiento del archipiélago, antes de abrir en grande, en 1973, las compuertas a la migración gracias a la provincialización y a la bonanza petrolera.

Cuadro 1. Crecimiento demográfico y migraciones en las Galápagos

Cuadro 1. Crecimiento demográfico y migraciones en las Galápagos

Fuente: Naveda [1952]. Ecuador (1950. 1962). INEC 0974.1982. 1990)

  • 8 En la Amazonia es el petróleo lo que atrae a los migrantes: entre 1974 y 1982 la tasa de crecimien (...)
  • 9 En las Galápagos la tasa de natalidad es del 26‰ en 1990. En 1982, la de fecundidad era del 163‰ y (...)

12A partir de allí, el Estado y el turismo se convierten en los motores del poblamiento de las Galápagos8: así, entre 1974 y 1982, la población insular aumenta a una tasa anual similar a la del decenio de 1950 (4,9%). Sin embargo, la llegada de la inmensa ola humana a la parte colonizable del archipiélago (240 km2) tiene lugar en los años 1980: la crisis económica del Ecuador continental contrasta con el auge del turismo en las Galápagos. Agregados a una elevada natalidad9, estos flujos humanos explican una tasa de crecimiento demográfico del 5,9% por año en el archipiélago entre 1982 y 1990 y el ritmo de crecimiento de la población insular tiende a acelerarse aún (véase la figura 14).

Figura 14. El crecimiento demográfico en las Galápagos de 1938 a 2014 (censos, estimación, hipótesis)

Figura 14. El crecimiento demográfico en las Galápagos de 1938 a 2014 (censos, estimación, hipótesis)
  • 10 En 1985 las proyecciones demográficas del INEC preveían 9.710 habitantes en las Galápagos para 199 (...)

13En efecto, utilizando el censo de 1990 y encuestas realizadas a la población de abril de 1993 a marzo de 1994 (Grenier, 1996), es posible estimar la tasa de crecimiento demográfico de las Galápagos entre 1990 y 1994. En esta última fecha, la población del archipiélago habría llegado a 11.830 habitantes10, cifra que corresponde a una tasa de crecimiento demográfico anual del 6,1% entre 1990 y 1994; y si esta tasa se mantuviera, al menos 16.000 personas vivirían en el archipiélago en el año 2000. Es más aventurado evaluar el crecimiento demográfico de las Galápagos en lo posterior, pues si bien se puede esperar una alineación del incremento natural de la población insular con un promedio nacional en clara disminución (2,2% en 1990), nada se puede conjeturar en cuanto a las migraciones hacia el archipiélago: pueden desacelerarse, suspenderse e incluso invertirse o, por el contrario, aumentar a un ritmo incluso más sostenido. Teniendo en cuenta esta incertidumbre y partiendo del censo de 1990, se pueden sin embargo formular dos hipótesis de crecimiento demográfico para las Galápagos en los veinte años por venir:

  • 11 En la conferencia de la ONU en Pekín en septiembre de 1995, Ecuador formó parte de los raros Estad (...)

14La hipótesis baja plantea el mantenimiento de la tasa de crecimiento demográfico actual del 6,1% en 1998, luego su disminución al 4% anual durante los 8 años siguientes y finalmente su estabilización en 2% por año en 2014. Esto implicaría una considerable reducción del incremento natural de la población insular, así como de las migraciones hacia el archipiélago: ahora bien, estas condiciones no son aceptadas y por tanto difícilmente podrían ser impuestas11. Ahora bien, ciertas provincias amazónicas prueban que en Ecuador son posibles tasas superiores al 7% anual durante más de quince años seguidos. La hipótesis alta parece entonces ser más verosímil: supondría que la tasa anual de crecimiento demográfico en las Galápagos sea del 7% de 1990 a 2006 antes de bajar al 4% durante el siguiente periodo intercensual.

  • 12 Esta propuesta puede ser tachada de maltusiana por los partidarios del crecimiento económico a cua (...)
  • 13 No es un problema si los modos de vida vigentes en las megalópolis o los campos sobre-poblados de (...)

15Tal crecimiento demográfico no puede sino acentuar el deterioro de un parque nacional situado en un archipiélago cuya fragilidad ecológica aumenta en la misma medida que su apertura. Contrariamente a lo que pretenden los conservacionistas (y en especial la FCD), el aumento de su población no es el único factor de la destrucción de la singularidad natural que se opera hoy en día en las Galápagos: el sistema turístico actual, por ejemplo, es otro de ellos. Sin embargo es innegable que mientras más poblado esté el archipiélago mayor será la presión sobre sus ecosistemas y ello independientemente del estadio de desarrollo económico de sus habitantes: ciertamente su pobreza actual los lleva a buscar cualquier medio de supervivencia, despreciando toda consideración ecológica, pero si la elevación de su nivel de vida se tradujera en un incrementado consumo, similar al de las sociedades del Norte, las consecuencias para la naturaleza serían igual de graves, aunque diferentes. Incluso si se implantara un desarrollo sostenible —que concilie la salida de la pobreza y la viabilidad ecológica a largo plazo—, más difícil de inventar que de evocar, el control de la demografía (que en las Galápagos pasa por un control de los nacimientos y de la inmigración12) sería una condición sine qua non de su éxito, pues una población creciente significa siempre un consumo acrecentado de recursos y de espacio tanto en islas como en una Tierra limitada13.

Origen, distribución y estructura de la población de migrantes

  • 14 Las provincias de Loja y Tungurahua envían proporcionalmente más personas a Galápagos que los habi (...)

16Las estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) y las encuestas realizadas en 1993-1994 permiten distinguir dos tipos de provincias emisoras de migrantes hacia las Galápagos, cuyo respectivo dinamismo varía entre 1962 y 1990 debido a múltiples factores (Grenier, 1996): las ampliamente urbanizadas de Guayas y Pichincha y las de dominante rural de Tungurahua, Loja y Manabí. De estas cinco provincias juntas, que reúnen aproximadamente a las tres quintas partes de la población ecuatoriana (58% en 1962 y 63% en 1990)14, salen entre el 70% (1990) y el 80% (1962) de los migrantes hacia el archipiélago (e incluso el 85% según las encuestas).

17Las migraciones acarrean un poblamiento muy desigual de las zonas colonizadas de las Galápagos pues el número de personas que movilizan es muy superior al aumento de población debido al solo incremento natural de los insulares. Además ciertos galapagueños cambian de zona (pasando por ejemplo de las alturas al puerto) o de isla en busca de mejores condiciones de vida o de nuevos empleos. Así, la inmigración al igual que las migraciones internas al archipiélago o a las islas intervienen de manera permanente en la distribución de la población en las diferentes zonas colonizadas (véase el cuadro 2). Las primeras islas definitivamente colonizadas por los ecuatorianos, San Cristóbal e Isabela, experimentan un descenso demográfico en relación con el conjunto de las Galápagos, que se debe en gran parte a la considerable disminución de la población rural en las islas, fenómeno que afecta sobre todo a esos dos cantones. Consecuentemente, el crecimiento demográfico del archipiélago desde 1950 corresponde sobre todo a Puerto Baquerizo, Puerto Villamil y Puerto Ayora, y en particular a este último cuya población se ha multiplicado por 5 en 15 años y que reúne a cerca de la mitad de la población de las Galápagos en 1990.

Cuadro 2 - Distribución de la población por islas y zonas, de 1950 a 1990

Cuadro 2 - Distribución de la población por islas y zonas, de 1950 a 1990

18Esta evolución refleja el paso de un archipiélago con sus habitantes encerrados y una estructura espacial en círculos concéntricos a partir de núcleos de poblamiento de las alturas agrícolas, a una organización del espacio en redes que vacía los campos que se han tornado marginales en una economía abierta y hace crecer las ciudades-puerto, sinapsis que comunican a las Galápagos con el resto del mundo.

19Hasta los años 1950 la colonización del archipiélago seguía siendo prisionera de un «círculo vicioso» demográfico. Los colonos eran sobre todo hombres, los empresarios y las autoridades se veían obligados constantemente a paliar el déficit de nacimientos en las islas mediante la importación de mano de obra del continente: pero como esta seguía siendo ante todo masculina, el déficit de nacimientos se perpetuaba. La solución provino de un nuevo tipo de colonización, primeramente experimentado por los pioneros europeos antes de ser retomado por las autoridades ecuatorianas cuando favorecieron la instalación de familias en las alturas de Santa Cruz: se pasó así de una colonización de hombres solteros a una colonización de poblamiento.

20La población actual de las Galápagos, aún marcada por la transición demográfica, es típica de una sociedad de inmigración (véase la figura 15). La proporción de jóvenes sigue siendo importante, incluso si ha disminuido considerablemente: el 31% de la población insular tiene menos de 15 años, frente al 47% en 1962, pero sobre todo esta pirámide presenta una saliente marcada de las clases de edad correspondientes a los jóvenes adultos: un tercio de la población de las Galápagos tiene entre 20 y 34 años en 1990. Esta excrecencia se explica en parte por los nacimientos entre 1950 y 1970, en pleno boom demográfico, pero confirma sobre todo el peso importante que han adquirido los migrantes en la población de las Galápagos en los últimos veinte años. De allí el desequilibrio entre los sexos, particularmente notable en esas mismas clases de edad, donde la tasa de masculinidad es de 1,45.

21En efecto, las migraciones conciernen a los hombres jóvenes: de los 42 encuestados que han llegado a las Galápagos desde 1990, 35 son hombres de una edad promedio de 28 años. Si bien la mayor tasa de masculinidad global (1,42) se alcanza en 1974, en el apogeo de las migraciones individuales hacia el archipiélago, el crecimiento de las migraciones familiares se traduce luego en un cierto reequilibrio entre los sexos; sin embargo los hombres son todavía ampliamente mayoritarios en las Galápagos: la tasa de masculinidad general en 1990 —1,32— es apenas inferior a la de 1950 —1,34— (Ecuador, 1950; INEC, 1974, 1990).

Figura 15. Estructura de la población de las Galápagos en 1990

Figura 15. Estructura de la población de las Galápagos en 1990

Fuente: INEC (1990)

Las etapas de la migración

22La atracción de los migrantes por las Galápagos es mensurable a través de los censos del INEC (1962, 1974, 1982, 1990): estos muestran la transformación, al ritmo de la integración del archipiélago al turismo mundial y al espacio nacional, de comunidades campesinas en una sociedad de asalariados que trabajan en servicios. Las etapas de este desarrollo económico explican la evolución de los motivos que impulsan a los encuestados a migrar a las Galápagos así como las razones de los medios utilizados para hacerlo (véase la figura 16). Las razones para instalarse en las Galápagos están ligadas a vectores de migración reunidos en tres categorías: Estado, redes o iniciativas individuales. Los funcionarios y los colonos llegan al archipiélago gracias al apoyo del Estado; las personas que van a reunirse con sus familiares o amigos en las islas cuentan con el apoyo de redes migratorias comunitarias, y aquellas que han firmado contratos de trabajo con particulares o empresas insulares han utilizado redes de contratación para migrar; finalmente, quienes han partido para hacer comercio o buscar trabajo sin tener contactos previos en las islas son migrantes individuales.

Partido de «ecuavolley» en un terreno baldío rodeado de casuchas de bloques de adobe, en un barrio del Norte de Puerto Ayora poblado de nuevos migrantes. Los partidos de «ecuavolley» — en los que se apuesta— son la principal distracción de una sociedad joven y masculina. A la derecha se observa uno de los taxis-camioneta de Santa Cruz.

Figura 16. Evolución de las razones de emigrar a las Galápagos de los encuestados o de sus parientes

Figura 16. Evolución de las razones de emigrar a las Galápagos de los encuestados o de sus parientes

Fuente: Encuestas personales
NB: 1 à 2 respuestas por encuestado; antes de 1962 N = 40; 1962-1974 N = 31: 1974-1982 N = 16: 1982-1990 N = 102; después N = 54

23Sin embargo, no hay una razón única para explicar el acto que consiste en abandonar su medio de origen para probar suerte en otra parte: algunos relatos que trazan recorridos de migrantes entre su lugar de nacimiento y los sitios de las Galápagos donde vivían al momento de la encuesta, ilustran la complejidad de migraciones cuyos motivos cambian con el tiempo. Esos itinerarios individuales son reveladores de la movilidad de la población ecuatoriana desde hace medio siglo: la mayoría de personas que llegan a las Galápagos ya eran migrantes y, en algunos casos, sus padres lo eran también. Además, estos relatos muestran que si bien la primera causa de las migraciones es efectivamente una miseria de la que el migrante, vaya donde vaya, no siempre logra deshacerse, hay conjunciones de lugares y de épocas —como las Galápagos desde los años 1950— en las que se puede tener una esperanza de escapar de ella: es el motor de los frentes pioneros.

24En 1962 las tres quintas partes de la población activa de las Galápagos trabajan en la pesca o la agricultura y los trabajadores independientes representan el 45% de los activos (Ecuador, 1962). El mejoramiento del acceso al archipiélago favoreció los vínculos entre ciertas familias insulares y el continente: las redes comunitarias de migración contribuyen al desplazamiento de una quinta parte de los migrantes. Sin embargo, las Galápagos tienen aún mala reputación: las iniciativas de migración individual son pocas. La falta de mano de obra en el archipiélago explica que un cuarto de los migrantes llegan allí gracias a un contrato de trabajo, celebrado en el continente con los pocos patrones instalados en las Galápagos, que absorben entonces a la mitad de los asalariados: las redes de contratación han reemplazado a las batidas de antaño.

C. ha realizado sólo estudios primarios: es zapatero en Puerto Baquerizo y tiene 60 años. Nació en Cuchibamba (Tungurahua); sus padres eran de Latacunga (Cotopaxi) y de Cuenca (Azuay), su mujer, con la que tiene cuatro hijos, nació en Ambato. Trabaja primeramente en la explotación familiar y luego migra en 1954 a la Amazonia (Ñapo), donde se emplea como machetero en una hacienda azucarera. En 1957 se instala como zapatero en Guayaquil pero eso no dura sino un año: regresa a trabajar como peón en una explotación de cacao de la provincia de Los Ríos. Allí encuentra a un amigo de Cuchibamba con el que monta, en 1959, un taller de zapatería en Cuenca donde más tarde lee un anuncio: un finquero de San Cristóbal emplea peones para la cosecha de café y les paga un viaje en barco. C. desembarca en Puerto Baquerizo en 1961; sin embargo, «había trabajo pero no dinero». Se instala entonces como zapatero al tiempo que se emplea ocasionalmente como peón en haciendas de San Cristóbal y de Santa Cruz. No ha hecho venir a nadie del continente; siempre ha sido pobre «pero antes era más pobre que ahora: en el continente ganaba un poco; aquí ganó un poquito más». C. percibe 150.000 sucres (84 US$) por mes —de los cuales envía un tercio a sus hijos que estudian en el continente— y no posee sino una modesta casa donde ha instalado su taller.

25La movilidad espacial de C. no le permitió elevarse muy por encima de su condición social inicial: por tanto, no hizo venir a nadie y se privó del apoyo de una red comunitaria. Sin embargo, dice vivir mejor en las Galápagos que en el continente, pese a su persistente pobreza: esta mejora le permite contemplar un futuro más prometedor para sus hijos, gracias a su educación. Incluso si al final de cuentas la migración se traduce en un fracaso personal, las Galápagos pueden ser sinónimo de un mejoramiento de las condiciones de vida a partir de la segunda generación: esta esperanza diferida es un poderoso factor de atracción para los migrantes más modestos.

26En los años 1950, el Estado comienza a tener los medios de integrar el archipiélago al territorio nacional: el 20% de los encuestados que llegaron a las Galápagos antes de 1962 lo hicieron en el marco de una campaña de colonización y la misma proporción como funcionarios.

T. tiene 77 años: nació en el cantón de Pelileo (Tungurahua), al igual que su mujer, con la que tiene 8 hijos. Su padre era de Quito, su madre de Pelileo y la familia vive en la capital. Primero es profesor en Ambato, ocupa luego un cargo en Tena (Amazonia) y luego regresa a seguir una capacitación en Quito antes de obtener nuevamente un nombramiento en Ambato. Es entonces cuando el gobierno ecuatoriano lanza, a fines de los años 1940, una campaña de promoción de las Galápagos dirigida a los funcionarios. Según T, «nadie quería vivir allí debido a la penitenciaría, pero como pagaban dos veces más que en Tungurahua, nos fuimos». T. y su esposa se instalan en San Cristóbal en 1948, pero en 1954, durante un retorno al continente por vacaciones, el barco naufraga y la mujer de T. ya no quiere regresar a vivir en las islas. Pasan entonces un año en Pelileo pero el salario de T., considerado muy bajo, los lleva a retornar a las Galápagos en 1956, esta vez en el marco de la colonización agraria de Santa Cruz: «Cuando llegamos, cogimos tanta tierra como quisimos».

27Contrariamente a C, T. consiguió implantarse gracias al Estado y a su propia capacidad de adaptación: utilizando el «subsidio de expatriación» fue docente en el archipiélago, aún repulsivo, y luego agricultor gracias a la campaña de colonización del IERAC.

  • 15 Incluso si el Estado ya no estimula tanto las migraciones hacia el archipiélago -la función públic (...)

28La clara disminución —en valores relativos— de los trabajadores del sector primario, que ya no representan sino un tercio de la población activa, es uno de los dos grandes cambios económicos que se produjeron en las Galápagos entre 1962 y 1974. El otro es el aumento en un 149% del número de asalariados que representan los dos tercios de los activos (INEC, 1974), proporción que desde entonces no ha cambiado. Durante los años 1960 la economía de las Galápagos se reorientó hacia el sector terciario y el acceso a las islas se tornó más fácil: estas se volvieron más atractivas15 y el número de migrantes individuales que fueron allí a buscar trabajo aumentó significativamente.

Z. tiene 50 años y nació, como sus padres y su esposa (4 hijos), en Zaruma (El Oro). No ha cursado estudios más allá de la escuela primaria, sino que ha trabajado en el campo. En 1965 parte como peón a la provincia de Los Ríos, donde se emplea durante dos años como machetero en las haciendas azucareras y las plantaciones de banano. En 1967 regresa a su provincia natal y se instala por su cuenta como carnicero. «Se contaba que en las Galápagos había posibilidades de trabajo; no conocía a nadie aquí y vine aventurándome». Z. llega a Puerto Ayora en 1971. Trabaja primeramente como langostero para una empresa continental y luego, al cabo de dos años, retoma su oficio de carnicero por cuenta propia.

29Al contrario de C, empleado en el continente por terratenientes que pagan poco, el migrante individual Z. celebró un contrato de trabajo en las Galápagos y pudo así gozar de un salario más elevado, pagado por una empresa de pesca de exportación. Acumuló entonces un pequeño capital que le permitió trabajar por su cuenta desde 1974, momento en que la economía local comenzaba a desarrollarse.

  • 16 Turismo y provincialización significan efectivamente el enlace de las Galápagos con el mundo: en 1 (...)

30A causa de la afluencia de trabajadores individuales a las Galápagos, las redes de contratación tienen menos razón de ser. Las redes comunitarias en cambio hacen venir a un creciente número de personas: mientras más numerosa es una comunidad en el archipiélago, más se extienden su ramificaciones y tocan a sus miembros que han permanecido en el continente. En este caso, la atracción que ejercen las Galápagos corresponde solamente a la segunda mitad del periodo intercensual (1969-1974): los inicios del turismo organizado y la provincialización16 son responsables del importante aumento (+208% desde 1962) de los trabajadores de servicios que representan el 39% de la población activa (INEC, 1974).

  • 17 El número de pescadores censados en las Galápagos disminuyó en un 25% entre 1971 y 1981, pasando d (...)

31El siguiente periodo intercensual (1974-1982) es el del apogeo del Estado empleador en las Galápagos: una cuarta parte de los encuestados llegaron como funcionarios, el 56% de los asalariados del archipiélago trabajan en la función pública y esta representa el 37% de la población activa en 1982 (INEC, 1982). La erosión del sector primario ha proseguido, ya no alimenta sino a algo menos de un activo de cinco en 1982 (INEC, 1982): el éxodo rural vacía las alturas y beneficia a los puertos. Además, para aprovechar el auge del turismo, muchos pescadores han convertido sus lanchas en rústicos barcos de crucero17.

32Las redes de contratación adquieren una nueva significación a partir de ese periodo. Por una parte, la mano de obra calificada para una economía de servicios (donde el número de activos aumentó en un 75% desde 1974) es escasa — e incluso inexistente— en las Galápagos. De allí la necesidad de contratar en el continente e incluso en el extranjero (véase el subcapítulo referente a los guías). Por otra parte, el desarrollo del turismo se traduce en una presión inflacionista en los salarios en el archipiélago, en todos los sectores incluyendo los empleos menos calificados:

A. es jornalero agrícola, tiene 39 años, es soltero y nació en Ambato al igual que sus padres. En 1973 parte al Puyo (Amazonia): allí trabaja cuatro años como peón en una hacienda. En 1977 migra hacia la Costa, donde es empleado, siempre como jornalero, en una gran explotación cafetalera. Mientras visita a su familia en Tungurahua, una terrateniente de Santa Cruz originaria de Ambato propone al hermano de él ir a trabajar como peón en su finca: A. firma también un contrato y ambos desembarcan en Puerto Ayora en 1978. A. trabaja durante 7 años como peón en la parte alta, alojado en la propiedad de la «Señora», y luego baja a Puerto Ayora «para ser independiente». Desde entonces se emplea donde lo llaman. «Los finqueros vienen a buscarme cuando necesitan una mano»: trabaja por periodos de dos semanas y gana 150.000 sucres (84 US$) por mes. Con algunos ahorros ha podido comprar un terreno al municipio y construir una pequeña casa. No ha hecho venir a nadie del continente y si encontrara un trabajo estable regresaría a vivir allá definitivamente: «Hay más espacio, más facilidades». Para A. el galapagueño es el nativo de las islas; en cuanto a él, declara sentirse aún serrano.

33La deferencia que muestra A. por su «Señora» muestra que la transferencia a las Galápagos de las relaciones de clase que prevalecen en los campos andinos es una de las razones por las que ciertos empleadores insulares recurren a una mano de obra pobre e originaria de la misma región que ellos, pues el peón sometido en el continente lo será también en las islas, y esta tradicional docilidad se conjuga con la perspectiva de un salario superior al del continente. La migración de A. a las Galápagos es sin embargo un fracaso: sus ingresos equivalen a un salario mínimo en el continente con un costo de la vida dos a tres veces más elevado, no tiene ni familia ni vínculos en las islas y por tanto se sigue sintiendo serrano.

34A partir de esa época las redes de contratación se confunden a menudo con las redes comunitarias que se han transformado en el principal vector de migración hacia el archipiélago (37%): mientras la economía insular se desarrolla, es a la vez posible y ventajoso hacer venir mano de obra conocida y menos cara que la de las islas.

35El sector terciario se refuerza en las Galápagos entre 1982 y 1990, año en que el 41% de la población activa trabaja en servicios, 15% en transportes y el 12% en comercio, es decir el 68% de los activos (INEC, 1990), frente a un 61% en estas tres actividades en 1982, un 55% en 1974 y un 28% en 1962. Estrangulado por la enorme deuda pública (Sánchez, 1991), el Estado ya no tiene sino una responsabilidad marginal en las migraciones: apenas el 4% de los motivos están relacionados con la función pública. Por cierto los funcionarios ya no representan sino el 28% de la población activa y su número ha aumentado mucho menos que el de los asalariados del sector privado (+33% frente a +158%) que ahora reúne al 42% de los activos (INEC, 1990).

36Sin embargo, es durante ese periodo, en 1986, cuando Z. cambia de estatus entrando como chofer al INCALA.

En 1983 Z. compra un terreno al municipio y allí construye su casa, en dos años. En 1986 entra al INCALA como chofer. El mismo año acoge a una de sus hermanas, originaria como él de Zaruma (ciudad amazónica de frente pionero); en 1990 le toca a un hermano menor de edad, empleado de las minas de oro de Zaruma, quien encuentra trabajo como guardián de hotel en Puerto Ayora; y en 1992 hace venir a un amigo de la misma ciudad, también menor de edad, que se convierte en marino a bordo de un barco de turismo. Pese a todo, Z. declara ser hostil a la prosecución de las migraciones hacia las Galápagos «porque aquí todo es limitado, en espacio y en recursos». Hoy en día, Z. gana 800.000 sucres por mes (450 US$), de los cuales solamente una cuarta parte corresponde a su salario en el INGALA, que él califica de «propina» («para las "colas" [gaseosas]»); el resto proviene de su segundo empleo —chofer de autobús por cuenta propia— y del alquiler de su segunda casa.

37El Estado continúa entonces desempeñando, a pesar de todo, un papel indirecto en el poblamiento de las Galápagos al crear localmente algunos empleos —poco calificados y consecuentemente poco costosos— que permiten la prosecución de las migraciones. En efecto, Z. utiliza al Estado para consolidar su situación: es la estabilidad de sus ingresos como funcionario lo que le posibilita hacer venir a miembros de su familia o amigos; al hacerlo, Z. implanta una red comunitaria (todos vienen de Zaruma) que puede serle útil a cambio. Además su puesto en el INCALA le permite aprender un nuevo oficio, ahorrar algún dinero y montar su propia empresa de transporte; el crecimiento demográfico y económico de Puerto Ayora es entonces favorable a este tipo de negocio, en particular en el turismo:

38En 1978 T. se lanzó en el turismo haciendo visitar los túneles de lava situados en su finca de Santa Cruz: hoy en día gana al menos 1,5 millón de sucres mensuales (840 US$) y posee – además de su finca – una casa en Puerto Ayora y otra en Quito. Cuatro de sus hijos trabajan en el turismo: una hija posee un barco de «tour económico», otra está casada con uno de los principales empresarios locales de turismo, un hijo es guía y otro tiene un almacén de artesanías. T. se reivindica como galapagueño porque «todo lo que he tenido en mi vida, desde el punto de vista económico, lo he obtenido en las Galápagos; he ido incluso a visitar los Estados Unidos: ¿cómo habría podido permitírmelo si me hubiera quedado como profesor en la Sierra?». Su sentimiento hacia la isla es inequívoco: «Es mi fortuna»…

39Pero es también la época de la llegada masiva de las empresas continentales de turismo a las Galápagos:

Q. C. tiene 30 años, es casado y tiene un hijo. Su mujer y él nacieron en Quito, sus padres son originarios de Latacunga. En 1988 la empresa de turismo donde trabaja en Quito lo envía a las Galápagos; cuando la empresa quiebra él se queda en las islas porque le gusta la vida allí. Se emplea primeramente como marino a bordo de un barco de turismo y luego, por relaciones familiares, se convierte en gerente de una empresa turística de la capital. Gana 1.000 dólares (lo que es una ventaja en un país de fuerte inflación) por mes y es alojado por su empresa que le envía todo lo que necesita —equipos, alimentación, etc. — dos veces por semana por avión desde el continente.

40Q. С. es el caso típico de los hijos de la clase media-alta ecuatoriana que han ido a vivir en las Galápagos por placer, para escapar de una vida considerada demasiado conformista. Todos los representantes de esta juventud dorada trabajan en el turismo, casi siempre como guías y en ocasiones como gerentes de empresa o regentes de restaurantes; algunos llegan a montar negocios, frecuentemente gracias a los capitales y a las redes familiares del continente o del extranjero.

41Sin embargo, si bien gracias al turismo el archipiélago está actualmente mejor conectado al continente, ello acarrea, entre otras consecuencias, un enorme aumento del número de migrantes individuales (40% del total) que en su mayoría llegan ahora por avión aprovechando tarifas aéreas aún baratas para los nacionales: para muchos ecuatorianos las Galápagos representan «Eldorado». Pese a ello las redes continúan encauzando la mayoría de las migraciones hacia el archipiélago: el 16% en el caso de las redes de contratación y el 31% en el de las redes comunitarias. La ligera disminución en importancia de las primeras se debe a la afluencia de migrantes individuales que acentúa la presión para la baja de los salarios insulares y hace un tanto menos necesaria la organización de la contratación en el continente, mientras que las segundas siguen siendo muy importantes pues la crisis en Ecuador lleva a la gente a exiliarse y a aprovechar la buena situación de los miembros galapagueños de sus comunidades.

  • 18 De los 64 patronos pescadores encuestados por M. Andrade (1995), 26 nacieron en el continente; en (...)

42Aunque en 1990 la proporción de trabajadores del sector primario disminuyó aún en relación con el conjunto de la población activa (18% del total: INEC, 1990), su número en cambio aumentó en un 73% desde 1982, invirtiéndose así la tendencia a la baja iniciada en 1974. Estos migrantes recientes son esencialmente pescadores que representan la mitad de la población activa del sector primario en 1990, y cuyo número aumentó en un 157% entre 1983 y 1993 (Andrade, 1995). Este crecimiento está ligado al agotamiento de los recursos pesqueros litorales del Ecuador continental y al auge de la pesca de exportación de langostas en el archipiélago, que constituye por tanto, incluso antes del boom de los pepinos de mar, un factor que favorece las migraciones hacia las Galápagos18.

43Después de 1990, se observa una reducción significativa del número de migrantes individuales que ya no representan sino el 19%. Es tal vez el resultado del Plan Global que apunta a reducir las migraciones hacia las Galápagos aumentado el costo de acceso al archipiélago pero esta política ha sido un fracaso «global» puesto que el número de migrantes no ha dejado de crecer. Así el 9% de los encuestados evoca la voluntad de abrir un negocio o de crear una empresa en las Galápagos, lo que muestra que la población es ya lo suficientemente importante como para representar una clientela interesante independientemente del turismo. La diferencia esencial con los periodos anteriores es que, para llegar al archipiélago, los migrantes recurren más que nunca a las redes de contratación (20%) o comunitarias (46%).

44El hecho de que gran cantidad de personas han llegado a las Galápagos gracias a una red de contratación confirma que la distorsión de los salarios insulares respecto de los del continente no se ha reabsorbido; arroja luces también sobre la persistente falta de capacitación profesional en el archipiélago, mientras que el turismo de redes, que se ha tornado hegemónico, se ha alineado a normas internacionales y requiere un personal calificado inexistente en las islas. En cuanto al aumento de los migrantes que utilizan las redes comunitarias, este prueba la permanencia de antiguas relaciones en una población que emerge apenas de su transición demográfica: las familias son muy extensas y los lazos tradicionales de fidelidad no han sido aún disueltos por la modernización. Esta última, sumada a la crisis económica, provoca daños importantes en la economía y la sociedad ecuatorianas y estimula en compensación un refuerzo de la «seguridad social del pobre», la célula comunitaria: familia o pueblo e incluso barrio urbano.

Soltero, G. tiene 25 años y nació en Guayaquil a donde migraron sus padres desde Quevedo (Los Ríos). Un miembro de su familia trabajaba ya en las Galápagos como capitán a bordo de un barco de turismo de lujo: «Cuando el primo volvía a Guayaquil, se vestía de blanco, se ponía sus joyas de oro y apestaba a perfume…». Para G. hoy en día es más fácil ser pescador: era soldador en Guayaquil cuando unos tíos que se habían instalado en Isabela durante el boom de la pesca de pepinos de mar lo llevaron con ellos a Puerto Villamil, a donde llegó en 1992. G. piensa también hacer venir a dos de sus amigos, que son pintores industriales en Guayaquil, para trabajar en la pesca. Es favorable a las migraciones: «Cualquier ecuatoriano tiene derecho de vivir aquí, está en la Constitución». G. gana 600.000 sucres (335 US$) por mes y envía 150.000 a su madre. Si pudiera tener un empleo mejor pagado en el continente, volvería; por cierto se siente aún costeño. Para él los galapagueños son gente que «no quiere compartir».

45Al aprovechar una migración familiar reciente y vinculada al boom de la pesca de pepinos de mar, G. es característico de los migrantes de hoy en día. La política del «turismo selectivo» no ejerce ninguna influencia en ellos puesto que él fue a vivir en las Galápagos por la pesca de exportación y no por el turismo: se gana más y más rápido, sobre todo cuando no se tiene calificación alguna. La economía extractiva, muy volátil, que se desarrolla actualmente en las Galápagos, atrae a migrantes que dicen querer quedarse únicamente por el tiempo que dure la explotación de un recurso natural destinado a la exportación. Por tanto no es sorprendente que quienes han llegado últimamente no se identifiquen con el medio insular. Sin embargo, dado el continuo deterioro de las condiciones de vida en el continente, es probable que muchos de estos «neo-migrantes» no partan una vez que el recurso se haya agotado sino que aprovechen localmente una nueva oportunidad en función de las demandas de los mercados extranjeros.

Las redes de migración

46Las redes de migración —de contratación o comunitarias— alimentaron primeramente uno de los últimos frentes pioneros ecuatorianos, en tanto el dinamismo de la economía insular y la acción del Estado eran capaces de transformar la movilidad geográfica de los migrantes en ascenso social. Sin embargo, mientras la población de las Galápagos continúa creciendo, los ingresos del turismo siguen siendo más acaparados por empresas continentales y el Estado está en quiebra, el papel de dichas redes ha cambiado. Por una parte sirven de desahogo, en la proporción de ese pequeño espacio y de su reducida población, a la miseria que se extiende en el continente: el nivel de vida de los migrantes que se han instalado en las Galápagos, casi siempre muy superior al de sus familias que han permanecido en el continente, les permite ayudar a los miembros de su comunidad de origen para que vengan a vivir al archipiélago. Por otra parte, apuntan a consolidar la renta económica del empleador quien apuesta a la disponibilidad de una inagotable reserva de mano de obra continental a fin de aprovechar la diferencia entre los salarios pagados en Guayaquil o en Loja y los de las islas. Hoy en día estas redes de migración utilizadas por los dos tercios de las personas que van a las Galápagos constituyen, mucho antes que el Estado, el principal factor de homogeneización de un espacio nacional que se extiende a un lado y otro de 1.000 km de océano.

El trabajo, desafío de las migraciones por redes

47Las migraciones por redes se asemejan a la evolución de una colonia coralina: a partir de un migrante «primario», que constituye la cabeza de puente de la red en el lugar de acogida, el «arrecife» comunitario (casi siempre formado inicial-mente por una familia) ve extenderse sus ramificaciones gracias al aporte de los recién llegados que vienen a aglutinarse.

48El desfase proviene del hecho de que el migrante primario necesita tiempo para adaptarse a su nuevo medio: insertarse en la sociedad local, encontrar un empleo y disponer de recursos suficientes para acoger a miembros de su comunidad de origen o, si ha montado una empresa, para contratar mano de obra en el continente. Luego el desfase temporal entre la instalación de las «cabezas de puente» de una red y la llegada de otros miembros de ella es el resultado, en las Galápagos, de la creciente distancia entre el desarrollo del archipiélago y el deterioro social, económico o ecológico de muchas regiones del continente, y en particular de las metrópolis de donde provienen la mayoría de los migrantes. Ahora bien tal contraste puede también amplificarse a los ojos de los candidatos a la emigración por el éxito del migrante primario quien puede ostentar la prosperidad conseguida en la región de acogida durante sus periódicos retornos «al país» (véase la historia de G.). Así, incluso si las condiciones socioeconómicas de la región de acogida se han deteriorado y el éxito del hijo pródigo es en cierta forma «fósil», sigue existiendo la incitación a la partida.

  • 19 A Puerto Ayora, primera ciudad de destino migratorio del archipiélago, el 48% de los encuestados h (...)

49Se constata entonces (véase la figura 17) que a partir de los años 1980 cada nueva llegada a las Galápagos se acompaña al menos de la de dos personas traídas por los migrantes instalados anteriormente en el archipiélago19. Mientras uno de cada dos encuestados llegó a las Galápagos entre 1985 y 1993, el 50% de las personas a las que han hecho venir han llegado de 1991 a 1993: este hiato temporal convierte a las migraciones por red en una bomba de tiempo demográfica.

Figura 17. Años de llegada a las Galápagos de los migrantes encuestados y de las personas que han llevado a las islas

Figura 17. Años de llegada a las Galápagos de los migrantes encuestados y de las personas que han llevado a las islas

Migrantes encuestados: N = 168; personas llevadas (número limitado a 3 en la encuestas): N = 156

  • 20 Este mecanismo funciona también en el otro sentido. Así, interrogado en Guayaquil, el capitán del (...)

50El trabajo es el motor y el desafío de estas redes migratorias. La migración por contratación es organizada ya sea por empresas de turismo o de pesca, finqueros o comerciantes instalados en el archipiélago, o, de manera más esporádica, por particulares que tienen un cierto nivel de ingresos: así, aunque se declaran hostiles a las migraciones, todos los pioneros europeos buscan sus empleadas domésticas en el continente. En todos los casos, el mecanismo de la migración por contratación se desencadena a partir de la oferta por parte del empleador insular de un salario superior al que percibe el futuro migrante en el continente, aunque al mismo tiempo es inferior a los demandados habitualmente en las islas20.

51Así, en la zona agrícola de Santa Cruz, este rico ganadero hizo venir a campesinos de Loja atrayéndolos con un salario de 12.000 sucres (6,70 US$) por día, mientras que en su región un peón gana 3.000 (1,70 US$); sus obreros viven cuatro en una pieza, comparten su alimento, ahorran lo máximo posible y declaran querer retornar a su región natal para construir allí una casa o comprar un terreno con el dinero ganado en las Galápagos. Las migraciones por contratación nacen entonces de la utilización de una doble ventaja comparativa: el empleador insular se beneficia con la diferencia de salarios existente entre el continente y el archipiélago, y el migrante empleado por contrato mejora su paga y a menudo sus condiciones de vida yendo a trabajar en las Galápagos.

52Los 156 migrantes secundarios tienen todos un empleo en las Galápagos mientras que ese era el caso solo de 127 en el continente: aún se encuentra trabajo en el archipiélago. Ciertos empleos «continentales» ya no están en boga en las islas, como los servicios públicos que pasan de 13 a 8 casos y sobre todo la agricultura que pasa de 26 a 16 casos. Otros permanecen estables como los mecánicos (8), los oficios de la construcción (14) o los empleos agrupados en el rubro «todo trabajo» (16) que son los menos calificados. Finalmente hay mayor demanda de ciertos empleos en las islas que en el continente, como los transportes (de 6 a 10 casos), la pesca (de 5 a 9), el comercio (de 14 a 20) y sobre todo el turismo en sus dos modalidades: los empleados de hoteles, bares y restaurantes pasaron de 3 a 13, mientras que los demás empleos turísticos (sobre todo los marinos) dieron un salto de 1 a 14 asalariados. Este último punto permite confirmar el vínculo entre el auge del turismo en las Galápagos y su poblamiento, pero en adelante hay que matizar esta correlación: de los 29 empleos previstos para los futuros migrantes, uno solo atañería al sector turístico basado en tierra, frente a 3 al turismo de redes, 4 a la pesca, 4 a la mecánica y 5 al comercio…

53Únicamente un tercio de estos migrantes secundarios ha conservado el mismo oficio: esta movilidad profesional al igual que los empleos ejercidos muestran que son poco calificados. Los empleadores insulares – o los miembros de la comunidad de acogida— importan entonces una mano de obra que podrían perfectamente encontrar en las islas. Pese a su discurso sobre la necesidad de suspender las migraciones hacia el archipiélago, obedecen así a su interés económico o a su solidaridad familiar, y el argumento según el cual es la falta de formación profesional en las Galápagos lo que obliga a buscar trabajadores en el continente es refutado por los hechos.

54El mercado laboral es entonces sumamente fluido en las Galápagos donde una parte importante de la población cambia a menudo de empleo según las ocasiones creadas por los empleadores que están constantemente en busca de costos salariales mínimos y en función de mercados a veces de escala mundial. De ello resulta la formación y el engrosamiento de una población «flotante» de semi-de-sempleados en el archipiélago, lista a emplearse en cualquier trabajo, pesca de exportación o toda actividad que permita ganar dinero puntualmente. En consecuencia la competencia por el empleo es cada vez mayor y los salarios locales bajan a medida que afluyen nuevos migrantes a las Galápagos. Las redes de contratación son entonces en gran parte responsables de la inmigración pero no son las únicas pues las migraciones comunitarias, si bien presentan a menudo el mismo interés económico para los migrantes «cabeza de puente» que organizan esas redes entre su tierra natal y las islas, ofrecen además una ventaja social importante: la reconstitución de comunidades vinculadas por un mismo origen continental, garante de la identidad colectiva del grupo de migrantes en el medio de acogida.

De las migraciones por redes a la formación de comunidades

55En todas partes, la mayoría de las personas que los encuestados han llevado o piensan hacer venir a las Galápagos pertenecen a la familia, es decir que su desplazamiento incumbe a las redes comunitarias. El interés de estas últimas para quienes las implantan supera de lejos a la simple ventaja comparativa en materia de salarios: se trata de ayudar a la implantación y luego a la adaptación de los recién llegados a las Galápagos sirviéndose de vínculos comunitarios, locales y/o con el continente. Los relatos de encuestados permiten identificar algunos de esos servicios y ante todo el intercambio de facilidades de instalación por trabajo:

L. tiene 43 años, es agricultor y ganadero en la parte alta de Floreana. Nació en el cantón de Macará (provincia de Loja), como sus padres y su esposa, con quien se casó en Floreana después de traerla del continente y tiene 3 hijos. En Macará no tenía tierra y ayudaba a su padre en la explotación familiar hasta el día en que uno de sus primos, también de Macará y propietario de una finca en Floreana, le prometió «el oro y el moro en las Galápagos». Así, llega al archipiélago en 1972 y trabaja un año como peón en la finca de su primo y luego hace su servicio militar como marino en San Cristóbal. Pide después dinero prestado a su primo y compra tierra para instalarse por su cuenta como finquero en Floreana en 1974. En 1979, hace venir a su hermano menor, agricultor sin tierra en Macará, a quien emplea como ayudante en la finca. En 1980, le toca a su hermana y a su cuñado, también campesinos en Macará, a quienes acoge en Floreana antes de que se instalen como agricultores por cuenta propia en San Cristóbal. Finalmente, en 1991, invita a sus padres a reunirse con él, después de que estos cedieran su finca a uno de sus hijos. L. se queja de la falta de mano de obra en Floreana, lo que lo obliga a «importar» cada año trabajadores estacionales de Macará, conocidos. Por ello, se declara favorable a la inmigración: «Se necesita más gente aquí para hacer funcionar el comercio y para trabajar».

56La familia de L. tiene una fuerte cohesión geográfica: todos los miembros son originarios del mismo cantón. Gracias a un miembro de la comunidad de origen, casi siempre perteneciente a la familia, el migrante es acogido y alojado, y luego le prestan dinero para que se instale por cuenta propia. A cambio, él ayuda con su trabajo al miembro de la comunidad que le facilitó su instalación en la isla. Posteriormente, una vez alcanzada cierta holgura, ese migrante ya sólidamente implantado en su medio de acogida puede ayudar a otros miembros de la comunidad, escogidos prioritariamente dentro del círculo familiar más cercano (hermanos y padres), a instalarse en las islas: estos a su vez le pagarán con trabajo. La red de migración comunitaria se extiende ramificándose cada vez más gracias a la utilización de estos dos mismos procedimientos en cada etapa.

57Otra ventaja de las migraciones comunitarias proviene de las alianzas familiares que permiten establecer:

T. ha ayudado a varias personas a instalarse en las Galápagos: primeramente en 1960, se trata de un sobrino, otrora campesino en Pelileo y hoy en día a la cabeza de la principal empresa de mecánica de Puerto Ayora; en 1964, le toca a otro sobrino, también agricultor en Tungurahua «donde había poco trabajo y salarios muy bajos»: comienza como empleado en el primer hotel de Puerto Ayora, regentado por un estadounidense con cuya hija termina casándose. En 1965, T hace venir a Santa Cruz a una pareja de conocidos: él era carpintero de obra y trabaja desde entonces como «hombre orquesta» en la explotación de T. donde su esposa es empleada como cocinera. En 1994 T. proyectaba acoger a otra pareja del continente, esta vez del círculo familiar, para que se ocupe de su negocio. Sin embargo declara oponerse a la prosecución de las migraciones hacia las Galápagos: «Demasiada gente…».

58Así, el último, aunque no el menor, factor de éxito de T. viene de su red familiar y de las alianzas locales que le ha permitido establecer. Los miembros de su familia tuvieron la suerte de llegar a Puerto Ayora antes del desarrollo del turismo y de la ola de migrantes que afluye a partir de los años 1970, al tiempo que trabajaban con las primeras empresas turísticas, uno como mecánico, el otro en el único hotel existente en la época: habiendo adquirido un savoir-faire y, aliándose a una familia de pioneros esadounidenses, los sobrinos de T. son ahora notables. Este éxito económico y social repercute en T., su mujer y sus hijos, quienes también son miembros de la «gente bien» de Puerto Ayora, la que vive del turismo y vive bien. T. es entonces un migrante que supo utilizar a la vez al Estado y a las redes comunitarias, demostrando paralelamente iniciativa individual.

59Finalmente, otra ventaja que ofrecen estas redes de migración es la constitución de comunidades de tipo diáspora:

Z.C. tiene 29 años y vive en Puerto Villamil. Nació en el piedemonte amazónico, en Zamora (Zamora Chinchipe), a donde habían migrado sus padres originarios de Loja; su mujer es de Vilcabamba (Loja) y tienen 4 hijos. No ha cursado estudios más allá de la escuela primaria: a los 15 años migra a Nueva Loja (Lago Agrio, ciudad petrolera de la Amazonia) donde encuentra empleo en un bazar regentado por un compatriota lojano. En 1985, regresa a Zamora Chinchipe a trabajar en las minas de oro de Nambija. Allí escucha un anuncio en Radio Loja: el propietario del Hotel Loja, en Puerto Villamil, busca un carpintero y le paga el viaje. Z.C. llega a Isabela en 1987 y trabaja para su compatriota como carpintero y albañil durante tres años. Luego, gracias a sus ahorros y a préstamos, se instala por cuenta propia: primero es comerciante y desde hace diez años trabaja también como intermediario en la pesca de pepinos de mar; se negó a declarar cuánto ganaba.
En 1993, Z.C. hace venir a uno de sus cuñados, campesino en Vilcabamba, y a su mujer: contrata al primero como «hombre orquesta» y la segunda es empleada como vendedora en el almacén familiar, donde la esposa de Z.C. es cajera. Z.C. proyecta traer a dos de sus cuñadas que no tienen trabajo en Vilcabamba y para quienes piensa poder encontrar empleo en Puerto Villamil. Él y su mujer poseen su casa y otro terreno en Puerto Villamil, donde van a abrir un hotel. Z.C. no es hostil a las migraciones, «mientras haya trabajo; lo que falta aquí es el aeropuerto, de manera que la gente pueda vivir del turismo en lugar de depender solo de la pesca». Se declara galapagueño, lo que él define como el hecho de «vivir en este medio con las mismas costumbres de la gente de aquí, como por ejemplo la idea de que ya no se podrá salir de la isla». Se queja sin embargo del ostracismo de los nativos de Isabela que piensan que «venimos solo para hacer dinero, mientras son ellos los que no quieren trabajar».

60Red comunitaria y espíritu empresarial basado en la circulación de bienes y personas: Z.C. forma parte de una diáspora, su recorrido tanto en el continente como en las Galápagos siempre ha estado balizado por apoyos de una red migratoria lojana, pero su caso ilustra también las tensiones que provoca la instalación de una comunidad muy dinámica cuyo crecimiento se nutre de redes que se extienden a la región, al país, e incluso mas allá, en una sociedad territorial «isleña» que en gran parte sigue siendo tradicional y está encerrada en sí misma.

61De hecho, la población de las Galápagos en su conjunto tiene una actitud ambigua frente a la inmigración; el 61% de los encuestados son hostiles a ella mientras que la mitad de ese porcentaje ha hecho venir migrantes y una cuarta parte proyecta traer a otros (véase la figura 18).

Figura 18. Opinión de los encuestados sobre las migraciones hacia las Galápagos

Figura 18. Opinión de los encuestados sobre las migraciones hacia las Galápagos

Fuente: Encuestas personales
Puerto Ayora: N = 105; Puerto Baquerizo Moreno: N = 62; Santa Cruz rural: N = 15; San Cristóbal rural/Floreana: N = 14: Isabela: N = 15; Galápagos: N = 211 ; no responden: N = 3

62Los encuestados rurales se declaran en su mayoría favorables a la prosecución de la inmigración, pues viven en zonas donde el despoblamiento ha sido muy marcado en los últimos decenios. En las ciudades, en cambio, los migrantes representan ante todo una competencia en el mercado laboral por cierto deprimido.

  • 21 Este problema que aumenta la inflación y provoca en ocasiones escasez en el archipiélago, es agrav (...)

63Luego, el pésimo estado de los servicios públicos, particularmente municipales, hace difícil el aumento de la población urbana cuyas condiciones de vida se deterioran rápidamente. Además, los transportes entre las Galápagos y el continente no siempre son suficientes, sobre todo durante los periodos de máxima frecuentación turística21 para abastecer regularmente a la población con los productos básicos. Finalmente se responsabiliza a los migrantes del aumento de la delincuencia así como de la degradación de las costumbres, en especial en Puerto Ayora.

64Si el poblamiento de las Galápagos ha sido tan rápido es gracias al desarrollo de su economía que resulta en parte de la acción del Estado, pero este ha contribuido a ello también mediante la implantación de una nueva malla administrativa, comenzando por la indispensable provincialización de las islas.

De la presencia administrativa…

65Después del lanzamiento del turismo en el archipiélago el otro eje de la política del Estado en las Galápagos se implanta con su provincialización, establecida bajo el régimen militar de los años 1970:

  • 22 JNPC, 1975.

El gobierno nacional, acorde con los principios de la Revolución Nacionalista, propugna un desarrollo armónico y equilibrado de todas las regiones del país, en especial de aquellas que tradicionalmente han estado marginadas de los beneficios generados por el desenvolvimiento nacional.
Bajo este esquema el 18 de febrero de 1973, el Gobierno eleva a la categoría de provincia al Archipiélago de Colón, relievando de esta manera la importancia y preocupación que le merece por su singularidad dentro del conjunto nacional.22

66Ciertamente se reconoce la «singularidad» del archipiélago pero para fundirlo mejor con un territorio nacional que el Estado pretende homogeneizar mediante el desarrollo y la provincialización. Esta, en las Galápagos, forzó la cerradura de ese antiguo territorio administrado por la Marina, donde, para instalarse, se debía obtener el permiso de la autoridad militar: todo ciudadano puede ahora establecerse libremente en las zonas de colonización del archipiélago. Sin embargo, la provincialización significa también la implantación de estructuras de encuadramiento de la población —los municipios— y de desarrollo —el INGALA—así como la elaboración de numerosos planes de ordenamiento del PNG y de la nueva provincia.

Las estructuras de encuadramiento y de desarrollo de la provincia insular

  • 23 Entre 1992 y 1994, el alcalde de Isabela hacía cada dos meses los cuatro días de viaje (ida y vuel (...)

67Hoy en día, Ecuador está dividido en 21 provincias subdivididas en 134 cantones, de al menos 50.000 habitantes, administrados por municipios: las provincias amazónicas e insular escapan a este umbral geográfico a fin de favorecer la colonización de esos espacios abiertos. En las Galápagos, la provincialización da origen a los cantones de San Cristóbal (del que depende Floreana), Santa Cruz e Isabela. En el archipiélago, el Estado financia los presupuestos municipales hasta en un 75% en promedio, pero esta participación experimenta grandes fluctuaciones en función de los cambios políticos en Quito y de los eventuales acuerdos entre los sucesivos alcaldes de un municipio con los dirigentes nacionales. Los más hábiles de los primeros viajan entonces a menudo a la capital para asediar a quienes detentan el poder23. El presupuesto municipal se financia con impuestos sobre la utilización de las infraestructuras cantonales (los muelles principalmente), el ingreso catastral y el pago por la recolección de basura y la distribución de agua. En realidad los insulares casi siempre están exentos de impuestos locales (Rodríguez, 1993) y lo esencial de los ingresos municipales no proporcionados por el Estado provienen del primer tipo de impuesto.

  • 24 En 1990 el 10,4% de la población activa de Isabela estaba contratada por el municipio (38 empleado (...)
  • 25 En 1994 dos proyectos internacionales conciernen parcialmente a los municipios de las Galápagos: e (...)

68Financiados en su mayor parte por el Estado que los ha creado, los municipios de las Galápagos no parecen existir sino para dar a los insulares un marco administrativo local idéntico al que dejaron en el continente: se trata de un «traslado del territorio» (Le Lannou, 1967). Sin embargo, la concesión de empleos municipales24, la adjudicación de terrenos para construcción, la captación de una parte de la renta turística, la defensa de los intereses insulares frente a la administración central, a los empresarios continentales o a los conservacionistas extranjeros, así como los esfuerzos para obtener ayuda internacional25, explican que los alcaldes se hayan convertido en actores importantes en las Galápagos.

69En 1979 el Estado crea una «entidad pública de desarrollo» para el archipiélago, el Instituto Nacional Galápagos (INGALA) que depende de la presidencia de la República y reemplaza al Consejo Provincial que los militares no habían creído útil instaurar. El retorno a un régimen civil no cambia la voluntad del Estado de manejar con firmeza el desarrollo de la provincia insular. Las competencias del INGALA son universales, le escapa únicamente el campo reservado a los militares: sus atribuciones se superponen a las del SNPG, de los municipios y de varios ministerios. La provincia es enteramente territorio del INGALA y en la ley que lo funda para nada se menciona al PNG; mas aún, el Instituto posee «el 2% de las islas pobladas» además de las zonas de colonización (INGALA, 1979): los aeropuertos de San Cristóbal y de Isabela fueron pues construidos en tierras inicialmente atribuidas al área «protegida»…

  • 26 En Isabela, estas son surrealistas: en una isla donde hoy en día no hay aún sino una decena de veh (...)

70Extrañamente, considerando las múltiples funciones que se le encomendaron, el INGALA no tuvo programa hasta el «plan de acciones inmediatas» elaborado para 1985-1986 con ocasión del incendio en Isabela en 1985. Este plan ilustra la amplitud del campo de intervención del INGALA: el 40% del presupuesto previsto de 289 millones de sucres (entonces aproximadamente 2’500.000 US$) está destinado a las infraestructuras de transporte (en especial para terminar, en colaboración con el ejército, el aeropuerto de San Cristóbal y proseguir la construcción del de Isabela), el 18% al crédito público, el 13% a las obras sanitarias, el 11 % a la salud pública, el 7% a la educación y la investigación, el 6% al turismo y el 5% al desarrollo agrícola. Desde entonces, el INGALA establece un «plan de operación» anual, sin un esquema de conjunto ni un programa a mediano plazo…: lo esencial del trabajo realizado por el INGALA consiste en obras de infraestructura26, así como en garantizar un servicio de transporte marítimo entre las islas, para lo cual está dotado de maquinaria para obras públicas y de 3 barcos. Así, para el INGALA, hacer trabajar esos equipos trazando carreteras y circulando por ellas significa una política de desarrollo, lo que presenta la ventaja de exhibir el poder del Estado.

El alcalde de Puerto Baquerizo Moreno, que hizo expulsar a una colonia de lobos marinos instalada en la playa de la ciudad, desperdiga en ella estatuas de cemento como esta ballena colocada a la entrada del muelle municipal. Una de las funciones de los municipios es reducir las particularidades de las Galápagos con el fin de integrarlas mejor a Ecuador—, así, el cemento y Coca-Cola prevalecen sobre los lobos marinos.

71La presencia del Estado en las Galápagos se manifiesta también en la apelación de tipo colonial de las delegaciones del Instituto en las islas, los extensos «campamentos INGALA», que están situados en «zonas de uso especial» del PNG, al borde de las zonas portuarias de colonización, y donde se encuentran las viviendas del personal de Instituto, talleres y los parques de maquinaria de obras públicas. Hoy en día, en los «campamentos» o al fondo de los puertos, máquinas y barcos están a menudo inmovilizados y se oxidan poco a poco bajo la garúa, por falta de mantenimiento y de repuestos. Pese a todo, el Instituto mantiene un poder innegable sobre la sociedad local: en 1994, con 170 funcionarios (es decir 3 veces más que el SNPG), seguía siendo el segundo empleador en las Galápagos después de las Fuerzas Armadas. En cambio, el presupuesto del INGALA, aunque es aún el más importante de las entidades públicas presentes en las Galápagos, ha disminuido paralelamente al del Estado: en 1994 era de 3.000 millones de sucres (entonces 1’600.000 US$ aproximadamente), es decir una suma comparable a los presupuestos acumulados de los tres municipios (1’500.000 US$), pero muy superior a los recursos atribuidos al SNPG (400.000 US$) en ese mismo año.

72El INGALA es dirigido por un gerente nombrado y revocado por el presidente de la República, pero sus poderes son en realidad limitados pues esta nominación se negocia con el representante de las Galápagos en el Congreso Nacional: un gerente del INGALA conveniente para los intereses del diputado a cambio del apoyo de este último al presidente de la República. Como el mandato de los legisladores dura dos años, los gerentes cambian frecuentemente: de 1980 a 1992, el INGALA tuvo 10 (Rodríguez, 1993). El carácter eminentemente político de este cargo ha contribuido a debilitar al Instituto impidiéndole tener una continuidad en su programa: así, la población de las Galápagos tiene de él una muy mala opinión (Grenier, 1996). Lo que sucede es que, concebido inicialmente como una verdadera máquina estatal de desarrollo de las Galápagos, el Instituto se ha hundido progresivamente en una burocracia que se ha tornado legendaria en el archipiélago: en 1993-1994, el 73% de sus ingresos estaban dedicados a su propia subsistencia (Machado y otros, 1994).

Campamento del INGALA en Puerto Villamil. La maquinaria nueva ha sido traída para terminar la construcción del aeropouerto de Isabela. Estos campamentos establecidos en las zonas de uso especial del PNG ilustran la prioridad del Estado en las Galápagos—, incorporarlas al territorio nacional γ al mercado turístico mundial mediante la construcción de infraestructuras de transporte.

73Sin embargo, el INGALA logró romper el aislamiento de las partes altas de las islas, así como garantizar un servicio de transporte más o menos regular, aunque no siempre confiable, entre las islas, y participó en la construcción de los aeropuertos del archipiélago. Incluso si estas realizaciones parecen limitadas en relación con las pretensiones iniciales de la institución, son esenciales para la integración de las Galápagos al espacio nacional. Finalmente, el INGALA es un medio probado de consolidar el poder de ciertos notables de las Galápagos, que se sirven del puesto de gerente para formarse una clientela en las islas: además de los numerosos empleos que ofrece, ello explica que, pese a su desaparición anunciada periódicamente, el Instituto ha sobrevivido hasta ahora. Estructuras administrativas de este tipo se integran en principio en un esquema de desarrollo y conservación de las Galápagos —objetivos siempre vinculados en la retórica oficial— sistemáticamente redefinido por planes.

Ambiciosos planes de corta vida

74Puede parecer extraño que en Ecuador, país hoy en día entregado a la más desenfrenada economía de mercado, la elaboración de planes sea una de las actividades predilectas de las instituciones públicas. Sin embargo, aunque en principio el plan es obligatorio para las entidades públicas involucradas en su campo de acción, sólo es incitativo para las empresas, la población y sus representantes políticos que, de hecho, no lo tienen en cuenta en absoluto. Y como cada plan tiene en general una duración de vida equivalente máximo a la del gobierno que lo elaboró, las instituciones no hacen sino seguirlo, en el mejor de los casos, parcialmente.

  • 27 El «Plan Maestro de Desarrollo Conservacionista de la Provincia de Galápagos» de 1988 tiene 1.139 (...)

75Entre 1974 y 1994 fueron diseñados por entidades nacionales no menos de siete planes de ordenamiento para las Galápagos, a los que se deben sumar los informes intermedios y los planes anuales o sectoriales elaborados por los municipios, el INGALA o la FCD. El resultado de esta acumulación de papelerío27 es que se han hecho proyectos quiméricos en lugar de contribuir a transformar la realidad con la ayuda de ese instrumento: pese a su apariencia técnica, no es posible seguirlos a la letra.

  • 28 «Aunque se han formulado planes para orientar las tareas de las instituciones a nivel local y regi (...)

76Primeramente, el sistema estadístico ecuatoriano presenta numerosas lagunas por lo que muchos de sus datos son poco confiables. En segundo término, los planes contienen análisis que rara vez se basan en estudios previos de los problemas sociales, económicos o ecológicos, por la buena razón de que tales estudios no existen: la FCD, única institución que tendría la capacidad científica de llevarlos a cabo —y que es, como tal, copartícipe de todos esos planes, salvo el último— prácticamente nunca los ha realizado aunque ello forma parte oficialmente de su misión. Sin embargo, si faltan esos conocimientos es también porque en el manejo de las Galápagos desde Quito para y por intereses exteriores a las islas28, son inútiles. Así, los planes retoman casi siempre, y a menudo literalmente, los análisis anteriores —que serían en este caso más bien recetas— sirviéndose de estadísticas deficientes actualizadas en lo posible. Se trata consecuentemente de obras de burócratas o expertos que se plagian entre sí, y ello tanto más fácilmente cuanto que, de un plan a otro, se encuentra frecuentemente a los mismos autores (Grenier, 1996).

77Además, las instituciones ecuatorianas no atribuyen gran importancia a sus propios planes puesto que justifican su existencia subrayando que los anteriores son inacabados o han sido mal diseñados. Así, el último declara, después de seis planes sobre el archipiélago en veinte años, que ¡«las Galápagos necesitan un verdadero sistema de planificación regional»! (INEFAN, 1994: 68). Finalmente, toda la historia de las Galápagos desde los inicios de la planificación muestra que las recomendaciones enunciadas en esos planes casi nunca tienen efecto: así, el plan de 1975 indica que «se deberá prohibir la instalación de nuevos colonos»… (JNPC, 1975: 17); los planes de 1974, 1975, 1984 y 1988 preconizan cupos de turistas en el PNG, etc. Se podrían multiplicar los ejemplos.

78El examen de los objetivos generales de los planes informa sobre la evolución de las concepciones del Estado sobre las Galápagos: se observa el paso progresivo de un vocabulario nacionalista al empleo de términos tecnocráticos, deslizamiento semántico que se explica por el creciente financiamiento de esos planes por parte de los organismos internacionales y por la participación cada vez mayor de consultores extranjeros en su redacción, pero que se hace eco de los azares de la política ecuatoriana y de la coyuntura internacional.

79El tono nacionalista del plan de 1975 se manifiesta en sus objetivos (idénticos a los del primer plan de ordenamiento del PNG de 1974), así como en el orden en que se exponen:

  • Reafirmar y tomar conciencia de la soberanía sobre la zona marítima y terrestre del Archipiélago;
  • Conservar y rehabilitar la integridad de la riqueza natural existente, como patrimonio y beneficio de los ecuatorianos en forma prioritaria, por las particularidades de flora y fauna, de valor único en el mundo;
  • Preservar el Parque Nacional Galápagos como un Laboratorio Natural y fuente de investigación científica, dirigida por ecuatorianos y orientada al enriquecimiento cultural del país;
  • Propender hacia una real integración económica, social y cultural de la Provincia con el resto del país.29

80La soberanía sobre las aguas —importante de recordar cuando acaba de tener lugar el episodio más belicoso de la «guerra del atún» con Estados Unidos (Deler, 1981) — y las islas es el objetivo primordial. Una naturaleza calificada de «riqueza» cuyos primeros beneficiarios deben ser los ecuatorianos se ubica en el linaje de las declaraciones ecuatorianas sobre la conservación, al igual que la idea cientista del «laboratorio» retoma los discursos de los naturalistas sobre las Galápagos. La novedad consiste sin embargo en proclamar que la investigación científica practicada por la ECCD debe ser dirigida por los ecuatorianos y «enriquecer» al país: este plan marca el inicio del proceso de «ecuatorianización» de la FCD. Finalmente la «integración de la provincia al resto del país» da la clave de lectura de este primer plan de ordenamiento. Este nacionalismo puede expresarse tanto mejor cuanto que el plan de la JNPCE (1975) pretende financiar sus programas únicamente con fondos nacionales y, en una gran proporción, públicos.

81Al igual que el plan de 1975, el del CONADE (1988) prevé un financiamiento ecuatoriano, lo que favorece un discurso nacionalista aunque temperado en este caso por el orden de exposición de los objetivos:

  • la preservación y la conservación del medio ambiente;
  • el desarrollo sustentable que garantice el mejoramiento del bienestar social de la población;
  • el refuerzo de la soberanía nacional.30

82Los términos de «naturaleza» y «riqueza» fueron reemplazados por aquel, más neutro, de «medio ambiente». Si bien la conservación es el primer objetivo, ello no significa el abandono de una parcela de soberanía ecuatoriana sobre las Galápagos, recordada en tercer lugar: el Estado permanece vigilante. Por cierto, la colonización de las Galápagos se considera como algo adquirido, puesto que ya no se habla de integración sino de mejoramiento del nivel de vida de la población garantizado por el «desarrollo sustentable», término que hizo su aparición en las instituciones internacionales el año anterior en el informe Bruntland (1987).

83El plan de 1991 retoma, en el mismo orden pero completándolos, los tres objetivos de 1988:

  • Preservar la riqueza biológica y ecológica de las islas;
  • Promover el desarrollo sostenido y planificado de los asentamientos humanos de las islas, bajo restricciones que impongan las prioridades de conservación de los ecosistemas;
  • Sustentar la soberanía nacional asegurando la presencia permanente de la población ecuatoriana en la región insular.31

84Se trata de preservar una «riqueza» proveniente de la «biología» y de la «ecología», términos que remiten a la investigación científica realizada en el archipiélago y a las preocupaciones conservacionistas internacionales del momento. En efecto, este plan fue redactado un año antes de la conferencia de Río de Janeiro y financiado en un 90% por el PNUD, lo que explica la promoción de un «desarrollo sustentable» definido de manera más precisa que en 1988, puesto que se prevé en este caso someterlo a los objetivos de la conservación. No obstante, la soberanía se concibe como sinónimo de poblamiento ecuatoriano de las Galápagos: nada ha cambiado en este punto…

85En cuanto a los objetivos generales del Plan de la RRMG – Reserva de los Recursos Marinos de las Galápagos— (1992), están enunciados en una jerga tecnocrática que no hace sino confundir:

  • Establecer un sistema simplificado para ordenar y administrar el uso de los recursos naturales marinos del Archipiélago, manteniendo limitada la interferencia humana en el ambiente natural;
  • Dotar de elementos y criterios técnicos para la toma de decisiones de las políticas de manejo y el uso de los recursos marinos, tanto como medio de subsistencia humana así como de base para el desarrollo regional;
  • Compatibilizar los usos presentes a través del ordenamiento espacial y la formulación de regulaciones que fueren necesarias, evitando cualquier uso conflictivo y resolviendo la sobreposición de usos.32

86Es la era de las palabras bonitas pues en el año de la «Cumbre de la Tierra» la comunidad internacional hace manifiestas sus preocupaciones sobre el estado ecológico del planeta: no cabría entonces poner énfasis en una conservación sinónimo de explotación de las «riquezas naturales», menos aún si The Nature Conservancy, poderosa ONG conservacionista estadounidense, financió ese plan. Este texto es consecuentemente un monumento de consenso poco claro: el conflicto de las instituciones conservacionistas con la población local y las empresas continentales de pesca –actores que no fueron asociados al plan— alcanza entonces su paroxismo, pero se pretende querer evitar «todo uso conflictivo». La acumulación de planes sobre las Galápagos justifica que se busque un «sistema simplificado», al tiempo que se pregona «la formulación de reglamentos»… Sin embargo, también se recuerda en los objetivos específicos que este plan sirve además para

  • 33 ídem.

fortalecer la soberanía nacional en el archipiélago y las aguas adyacentes territoriales33.

87En definitiva, la razón de ser de los planes de ordenamiento de las Galápagos es demostrar, mediante la elaboración de textos administrativos, que el Estado conoce la situación del archipiélago y la controla, lo que justifica al mismo tiempo que organizaciones internacionales participen en ellos. Así, al igual que las leyes sobre el archipiélago, estos textos administrativos pueden ser considerados como otras tantas fronteras de papel que protegen simbólicamente la soberanía ecuatoriana sobre las Galápagos. Sin embargo, esa no es su única función: estos múltiples planes y reglamentos son también un medio, para las entidades que los redactan y están encargadas de aplicarlos, de establecerse en las Galápagos. El desafío es importante: se trata de ubicarse en el archipiélago a fin de poder captar parte de la renta que proporciona el turismo y los fondos internacionales para la conservación. Así, el poder administrativo o político consigue territorios en las Galápagos y desde allí se conecta con las redes de una economía insular cada vez más abierta al mundo.

…a la depredación pública

De la utilidad de los planes no respetados

88¿Qué explica la multiplicidad de planes sobre las Galápagos puesto que, a todas luces, no es su eficacia? No faltan las respuestas. El plan es útil primeramente porque legitima al organismo encargado de elaborarlo: puede ser una institución existente, como la JPNCE en 1975 o el CONADE en 1988, o una entidad creada para el efecto como la «Comisión de Alto Nivel» en 1984, la Comisión Multisectorial en 1991 o la Comisión Interinstitucional en 1992…

  • 34 como en el caso del yerno del presidente Durán Bailen que fue nombrado director de la «Comisión Pe (...)

89La creación de una comisión encargada de establecer un plan puede también ser un medio de ubicar a alguien o de agradecer un favor34. En efecto, los responsables de estas comisiones encarnan la política del gobierno en las Galápagos, puesto que el plan representa la carta magna de su acción en las islas: a este título, son los interlocutores inevitables de los socios extranjeros relacionados con el archipiélago – ONG, empresas turísticas, expertos de organismos internacionales, organismos de financiamiento u otros –. Además, la comisión centraliza numerosas solicitudes de derogación, quejas y propuestas provenientes de empresarios descontentos por las reglas del juego que cambian sin cesar. Y en la era del rápido desarrollo del turismo y de la pesca de exportación en el archipiélago, el director del organismo encargado de aplicar los reglamentos promulgados por el plan detenta un poder real que puede ser fuente de no pocas satisfacciones pecuniarias. Los planes reflejan así la importancia relativa de los actores institucionales en las Galápagos que obtienen o no los fondos solicitados para sus proyectos.

  • 35 Se lo recuerda, por ejemplo, en el preámbulo del Plan sobre la reserva marina (Comisión Interinsti (...)
  • 36 Estos sin embargo no siempre son ingenuos. Así, el informe de los expertos de la Unión Europea obs (...)

90Además, para un nuevo gobierno, el abandonar el plan anterior sirve para reconocer errores de ordenamiento o de manejo cometidos en las Galápagos sin que ello acarree consecuencias mayores para el poder reinante, puesto que tales fracasos son imputables a sus antecesores. Esto da una imagen de Ecuador de país consciente de la necesidad de preservar un «Patrimonio mundial»35 mediante planes de ordenamiento que son otras tantas señales dirigidas a los organismos internacionales36 y a los medios de comunicación de los países del Norte. El hecho de que cada gobierno haya creído útil tener su o, a veces, sus propios planes de ordenamiento de las Galápagos es elocuente: cada uno reivindica una actitud responsable frente al archipiélago.

Pesqueros como este, continentales o extranjeros, operan ilegalmente en la bahía de Banks, una de las zonas más «protegidas» de la RRMG, puesto que allí en principio está prohibida toda captura. Al fondo, el volcán Wolf, punto culminante de las Galápagos.

91En el mismo orden de ideas, el plan así como las múltiples comisiones a las que se encomienda su preparación o su aplicación son otros tantos medios tecnocráticos de eludir problemas de todo orden que se plantean en el archipiélago. La RRMG es un ejemplo de ello: fueron necesarios 20 años, entre el Plan de 1974 que recomendaba proteger una franja de 2 millas marinas alrededor de las islas y la firma, en 1994, del decreto presidencial que aprobaba el plan de manejo de la RRMG (creada en 1986), para que la protección de la vida marina del archipiélago se convierta en un objetivo oficial. Durante todos esos años las empresas costeñas de pesca prosiguieron el saqueo de los fondos marinos del archipiélago e impulsaron la pesca de una nueva especie comercialmente rentable, los pepinos de mar. El tiempo así como la acumulación de instituciones necesarios para aplicar ese plan parecen tanto más excesivos cuanto que ¡sigue sin ser respetada!

  • 37 El Comercio (10-4-1995) se interroga, en un artículo titulado «¿Se ponen obstáculos a la RRMG?»: « (...)

92Así, los planes son el equivalente nacional de los informes de expertos internacionales y no es sorprendente que sean muy codiciados por todas las parres involucradas. En efecto, para las empresas de turismo o de pesca y las instituciones vinculadas a ellas, planes e informes de expertos permiten ganar tiempo – es decir dinero— manteniendo el statu quo hasta que se publiquen resultados y recomendaciones37 y cuando esto se produce el gobierno ha cambiado y el nuevo pide otros. Además, los informes de expertos son la razón de ser de las organizaciones internacionales que los producen: a propósito de la agitación provocada por la pesca ilegal en la RRMG, El Universo (5-4-1995) reporta que después de la misión en las Galápagos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en marzo de 1994, el presidente de la FCD propuso el envío de otra misión internacional a las islas, en la que científicos realizarían un «estudio sobre la situación actual de la vida marina». Hubo sin embargo misiones de la Unión Europea en agosto de 1994, del WWF en noviembre de 1994 y de la UICN en diciembre de 1994, las cuales, todas, denunciaban los graves atentados al medio ambiente en la RRMG: la política de espera de los expertos conservacionistas internacionales responde así a… las expecrativas de las empresas de pesca costeñas. J. Anhalzer, anriguo presidente de la Comisión Multisectorial, sacó una lección de esta pasividad:

  • 38 Hoy, 9-10-1994.

Los estudios [sobre las Galápagos] de los sucesivos gobiernos comenzaron en 1973; cada uno ha elaborado su plan. Estos planes son a menudo contradictorios entre sí, sus enunciados varían según los vientos políticos dominantes en la época en que fueron establecidos […] ¿Por qué entonces comenzar de nuevo a perder el tiempo en nuevos estudios y análisis si el que nos queda es cada vez más corto? […] Los estudios existen, se conocen los problemas desde hace mucho tiempo ya, hay que tomar medidas y apoyarlas con decisiones políticas para evitar que el deterioro de este irremplazable patrimonio continúe de manera irreversible.38

Controlar los nudos de las redes: la proliferación de entidades públicas interesadas en captar la renta

93La presencia del Estado en las Galápagos a través del despliegue de sus funcionarios en ciertos lugares públicos es tanto más ostentosa cuanto que la insuficiencia de sus medios le impide mostrarse en la mayor parte del archipiélago. El Estado no hace acto de presencia sino en algunos lugares de las Galápagos, pero estos —puertos y aeropuertos— son cruciales: son las «sinapsis» que articulan a las redes internas de comunicación del archipiélago con el resto del mundo. El dominio territorial del Estado en las Galápagos no se ejerce sino en la interfaz archipiélago/mundo exterior y se reduce a algunos puntos nodales de las redes, a fin de que el control sea eficaz y poco costoso: Guayaquil en el caso de cualquier barco con destino a las Galápagos, Puerto Baquerizo para todo navío que llega, y lo esencial de las Fuerzas Armadas presentes en el archipiélago se concentra en sus dos puertos de entrada, Baltra y San Cristóbal.

  • 39 La creación del PNG no modificó la actitud de los militares que continuaron utilizando las islas c (...)

94De 1928 a 1979 la Armada era de hecho la única responsable del archipiélago pero pese al retorno a un régimen civil, las Fuerzas Armadas conservan un enorme poder en las Galápagos39. En efecto, en Ecuador, todo lo que circula en el mar lo hace con la autorización de la DIGMER, entidad dependiente de la Armada que delega localmente su autoridad a los capitanes de puerto, militares; la Armada tiene además el monopolio del abastecimiento de combustible para las Galápagos. Cada avión vuela con el permiso de la DAC (Dirección de Aviación Civil), institución que está también en manos de los militares. Estos últimos son propietarios de la principal compañía aérea ecuatoriana, TAME, que tiene la exclusividad de la atención a Baltra, por donde transitan el 70% de las personas que ingresan al archipiélago; todos los aeropuertos insulares son propiedad de la aviación militar que realiza además vuelos bimensuales hacia las Galápagos, a precios reducidos, en sus propios aviones. Las Fuerzas Armadas, por su control de los puntos de entrada a las Galápagos y del 75% del tráfico aéreo con destino al archipiélago, así como por su jurisdicción exclusiva sobre los espacios marítimo y aéreo, guardan celosamente las llaves que abren un archipiélago aislado.

  • 40 Así, El Comercio (11-11-1994) en un artículo titulado «El diesel, enemigo del control», señala que (...)
  • 41 Rara vez la corrupción deja huellas por lo que es difícil y hasta imposible de probar. No podemos (...)

95El inconveniente de este modo de control territorial en relación con el que permitiría surcar el archipiélago es que ignora lo que sucede al interior de las Galápagos, tanto entre los puntos nodales de las redes como en las extensiones marinas o terrestres. El papel de los militares se asemeja entonces más al de los boleteros estáticos que al de los controladores móviles: instalados a las puertas del archipiélago, conceden la autorización de entrar o circular en él pero no pueden luego recorrerlo para buscar a los contraventores40. Pero el control ejercido sobre la superfìcie del territorio insular no tiene importancia, salvo en los discursos oficiales, puesto que el «maná» que proporcionan las Galápagos transita por las recles que unen al archipiélago con el resto del mundo. Así, ciertos capitanes de puerto aprovechan su aislamiento y su autoridad absoluta sobre los movimientos marítimos en su circunscripción naval para transformar su poder en una verdadera renta de situación local41, concediendo a cambio de dinero permisos de pesca ilegales o, gravando, con los pretextos más fútiles, los desplazamientos de los barcos de turismo. Funcionarios subpagados en relación con las fabulosas ganancias de ciertas empresas de turismo o de pesca, los militares tienen el poder de tomar parte de esos beneficios, al no poder efectuar sus misiones de control y hacer respetar los reglamentos vigentes. La confidencia de un oficial de la DIGMER es explícita a este respecto:

El Boeing 727 de la compañía Transportes Aéreos Militares Ecuatorianos (TAME) desembarca todos los días su grupo de pasajeros en la isla de Baltra, base militar. Es visible el efecto de abrigo pluviomètrico: cielo despejado en Baltra, que está protegida por Santa Cruz, al fondo, donde el cielo está cubierto.

En el Ecuador, tenemos muchos reglamentos, cada institución tiene el suyo; el problema es que no son aplicados, por falta de personal, de medios materiales y en razón de la corrupción de ciertos funcionarios.

96Sin embargo, se puede afirmar también que es la corrupción la que permite en parte al derecho nacional establecerse en las Galápagos: todo el mundo juega a creer que los reglamentos pueden ser aplicados mientras todos saben que es imposible. Dicho en otros términos, el corruptor paga el soborno por si acaso lo detenga una de las pocas patrullas que surcan las islas y eso le garantiza una tranquilidad absoluta y el funcionario pide o acepta tal soborno porque, además de la ganancia, eso indica que el corruptor reconoce su autoridad… En este sentido, se puede decir que la administración ecuatoriana se ha apropiado efectivamente de su territorio insular, pues la presencia física de los representantes del Estado, deficitaria fuera de algunos puntos nodales de las redes que organizan el espacio de las Galápagos, es compensada por una presencia «moral» ubicua de esas mismas autoridades que, al haber sido estipendiadas, recuerdan al corruptor que infringe la ley. Ahora bien, si se paga para evitar la ley, significa que al mismo tiempo se reconoce su existencia. Contrariamente a la época del espacio abierto, las Galápagos de hoy en día no son entonces un espacio en el que no se ejerce el derecho sino donde este es desviado y recuperado por ciertos funcionarios ecuatorianos: forman efectivamente parte del territorio nacional.

  • 42 Por ejemplo, un director del SNPG explica la dificultad de implantar un sistema de cuarentena fito (...)
  • 43 La Comisión Permanente, creada en 1991 con ocasión del Plan Global, reúne a 8 organismos: MAG, ING (...)
  • 44 Ahora bien, estos son considerables: en 1994, los siete programas en curso relativos a la conserva (...)

97Prueba de ello es la proliferación de las entidades administrativas en las Galápagos (la Comisión Multisectorial contaba 35 en 1991): este fenómeno comenzó con la provincialización y adquirió amplitud a medida que se desarrollaba el archipiélago. Abandonadas por las autoridades ecuatorianas durante la mayor parte de su historia, las islas atraen hoy en día a múltiples organismos públicos nacionales, cuyas competencias se superponen y cuya incompetencia se acumula42. Tomando como pretexto la ineficacia de un INCALA vampirizado por intereses privados (Cruvellier, 1991), los gobiernos ecuatorianos se han acostumbrado además a formar comisiones destinadas a promover el desarrollo y la conservación de las Galápagos. En estas comisiones participan varias instituciones43 que de esa manera se establecen en las Galápagos o amplían a ellas su radio de acción: se forman entonces redes institucionales en las que los responsables de las entidades públicas o de ONG presentes en las islas se codean con empresarios y militares interesados en captar una parte de poder en los organismos que manejan los fondos públicos e internacionales destinados al archipiélago44.

98Cada una de estas instituciones produce sus propios reglamentos que vienen a sumarse a los de las nuevas comisiones para formar una densa maraña administrativa: hoy en día, en las Galápagos, no existe una actividad, sea del orden que fuere, que no deba responder a varias instituciones (seis, en el caso del turismo por ejemplo). Es común, en este país hispánico de juridicidad quisquillosa, hacer referencia a «la ley», que concede la última palabra a quien la pone de su lado. Ahora bien, no existe «la ley» sino leyes y cada uno de los reglamentos en los que uno se apoya puede ser invalidado por otro acto jurídico: en esta «panjuridicidad»,

  • 45 Ost, 1995.

ciertos actores disponen del poder unilateral de aplicar o no los textos, o de escoger aquellos que más les convienen en función de las circunstancias45.

99La integración de las Galápagos al territorio ecuatoriano se transformó así en la desintegración de la acción reguladora del Estado en el archipiélago, pues las múltiples entidades públicas nacionales, cuyo papel inicial era estimular y orientar el desarrollo de las Galápagos al tiempo que lo reglamentaban para hacerlo compatible con su conservación, se dedican actualmente a recoger parte de los flujos financieros, esencialmente internacionales, que se vierten en las islas. Ninguna de ellas puede pretender manejar lo que pasa en las Galápagos a no ser mediante textos administrativos de eficacia muy limitada: no tienen sino medios de control virtuales, leyes mas no patrulleros. El gran número de instituciones presentes en las Galápagos se debe a la importancia de los ingresos públicos y privados que extraen de su implantación en el archipiélago: este maná ha atizado la codicia de los responsables políticos insulares. Las estructuras de encuadramiento y de desarrollo de la población insular han dado lugar al surgimiento de «caciques» (Touraine, 1988): se han recuperado los objetivos del Estado para desviarlos en beneficio de actores políticos locales.

La exacerbación de las tensiones políticas en un espacio «protegido»

100A medida que disminuye el compromiso financiero del Estado y mientras las Galápagos experimentan un fuerte crecimiento turístico, un boom de la pesca de exportación y un rápido aumento de su población – por otro lado excluida del mercado turístico y para la cual está (oficialmente) prohibida de pesca de exportación–, los representantes políticos locales buscan reforzar su poder en relación con Quito. Estos «caciques» cuestionan el dominio del Estado y de la FCD sobre el PNG, a fin de, por un lado, captar parte de los flujos monetarios que circulan en las redes transnacionales del turismo y de la conservación, y por otro, ampliar los usos de la reserva natural.

101Así, desde 1993, el municipio de San Cristóbal cobra 30 US$ a cada turista extranjero que aterriza en «su» isla; pese a la oposición de las empresas turísticas y del Estado, fue imitado en 1994 por el municipio de Santa Cruz, que cobra 12 US$ por turista extranjero que llega a Baltra. Por este impuesto, único en Ecuador, los municipios de las Galápagos consideran al PNG como parte de su territorio, aunque fueron creados mucho después que él. El Estado, que había querido afirmar la importancia de la colonización superponiendo efectivamente el territorio de los municipios al del PNG, se encuentra entonces atrapado en su propia trampa. Presa de las reivindicaciones de inmigrantes que reclaman más terrenos para construir, de ganaderos que no se han restablecido de la prohibición de pastar fuera de la zona de colonización y de pescadores que quieren explotar sin limitación los pepinos de mar, los alcaldes exigen un mayor control del PNG por parte de los galapagueños, es decir a la vez el aumento de los perímetros urbanos y agrícolas y la libre utilización de los recursos naturales en el archipiélago. Es efectivamente el territorio del PNG, considerado como de las instituciones nacionales, de las empresas de turismo y de los naturalistas «gringos» (Grenier, 1999) – es decir de actores afuereños— lo que se trata de desmantelar en benefìcio de los insulares. El diputado por las Galápagos se ha convertido en uno de los principales protagonistas de esta lucha.

  • 46 La actividad legislativa relativa a las Galápagos se incrementó considerablemente durante el decen (...)

102En efecto, contrariamente a los alcaldes, el diputado tiene acceso a las finanzas públicas y, gracias a las alianzas que establece en el Congreso Nacional, puede tener peso en la política del gobierno: de los 76 legisladores ecuatorianos, el representante de las Galápagos goza de un poder desproporcionado en relación con el reducido volumen de su cuerpo electoral. Desde los años 198046, la estrategia de los diputados insulares consiste en estimular la emergencia de un nuevo actor en la escena del archipiélago, la población galapagueña, con el pretexto de que «en el caso de las Galápagos, el sacrificio de sus habitantes a todo lo largo de la historia es sinónimo de la soberanía nacional sobre el archipiélago de Colón», como lo señala el preámbulo de la ley llamada «de mejoramiento de las condiciones de vida del habitante de las Galápagos», presentada al Congreso por un diputado de la provincia insular en 1992 (Registro Oficial N° 927, 4 de mayo de 1992). Así, el argumento, inatacable, de la soberanía nacional sobre las Galápagos a través de su poblamiento ha sido retomado por los representantes políticos insulares con el fin de obtener ventajas financieras para su provincia.

103Para mejorar las condiciones de vida de los habitantes hace falta más dinero y el poder de manejarlo localmente. Ahora bien, el control local del PNG es una palanca para obtener fondos, captar directamente parte de los ingresos del turismo, autorizar otros usos de la naturaleza o incrementar la superficie de las zonas colonizadas. Sin embargo, estos objetivos entran en contradicción con los de los demás actores presentes en las Galápagos: el Estado, exánime, se opone a más subvenciones, la FCD no desea desarrollar la economía insular por temor a la inmigración, las empresas continentales no pretenden modificar un sistema turístico del que sacan provecho y las instituciones públicas no quieren abandonar su renta de situación. Es ese tabú lo que han atacado en estos últimos años dos diputados de las Galápagos.

104En 1992, el diputado A. Serrano presenta al Congreso el proyecto de ley PARGAL, o «Parque Galápagos»: el PNG perdería su «N» para ser administrado por un colegio que reemplazaría al SNPG y donde los residentes de las Galápagos tendrían la mayoría. En efecto, como lo indica uno de los considerandos de la ley:

  • 47 Congreso Nacional, proyecto PARGAL, 1992.

El Archipiélago de Colón […] debe hacer que sus habitantes, y de ser posible la nación ecuatoriana, aprovechen el beneficio de su naturaleza conservada mediante la economía turística47.

105Los galapagueños primero, los demás ecuatorianos después «de ser posible»…: la ley prevé entregar el 55% de los ingresos del parque Galápagos a los municipios del archipiélago y reservar las concesiones turísticas a los insulares. En razón de la virulenta oposición de la FCD, de las empresas continentales y de las instituciones nacionales que tienen intereses en el archipiélago (véase Grenier, 1996), el presidente Borja veta la ley y el PARGAL no ve la luz.

106En 1995, el diputado E. Véliz hace votar en el Congreso una ley cuyo contenido se resume en el primero de sus considerandos:

  • 48 Congreso nacional, Ley de Régimen Especial para la Provincia de Galápagos, 1995, p. 1.

La provincia de Galápagos, por su insularidad, su ecología y su distancia con respecto del continente, posee características que la diferencian, desde el punto de vista tanto social como territorial, del resto de las provincias del país, lo que hace necesarios una administtación y un desarrollo sustentable dentro de un marco legal especial.48

107En 1973, el Estado había subrayado la diferencia de las Galápagos en el seno de Ecuador para hacerlas ingresar mejor en un marco provincial idéntico al del resto del país; en 1995, el diputado de la provincia la destaca para reclamar una cierta autonomía: la provincialización jacobina desembocó, en el archipiélago, en una reivindicación regionalista. Los numerosos artículos de esta ley cristalizan la mayoría de demandas de los sectores de la población insular amenazados por el «turismo selectivo», la prohibición de la pesca de exportación y el desentendimiento del Estado. Estas reivindicaciones se manifestaron en especial con ocasión de la visita de cuatro ministros a las Galápagos en 1994, durante la cual se formularon reivindicaciones autonomistas y hasta independentistas (véase Grenier, 1996).

108El objetivo principal de esta ley es una vez más el control local del PNG a fin de aumentar su explotación mediante el desarrollo del sector turístico insular, el fomento de la pesca de exportación y la extensión de las áreas urbanizadas. Uno de los artículos expresa así la voluntad de los empresarios locales de obtener un mayor beneficio del turismo:

  • 49 Op. cit., Artículo N° 56, p. 22.

Los visitantes del PNG deberán utilizar la infraestuctura hotelera con estadías en los centros poblados antes o después de sus cruceros.49

109La reacción de los intereses continentales es inmediata y el presidente de la Comisión Permanente impugna este último artículo de la siguiente manera:

  • 50 Oficio CPG 95-111, 1995, p. 4.

Este artículo es una orden casi dictatorial. Lo que estipula es lo contrario de lo que fue señalado por el ORSTOM en cuanto a la estadía promedio de un turista extranjero que realiza un crucero, que es de 4 días en total […] La obligación de permanecer en tierra perjudicaría al turista y daría una imagen negativa de la actividad turística en las Galápagos.50

110La manipulación de mi informe de investigación a la FCD (Grenier, 1994b) es patente: se menciona únicamente la duración promedio — lo que es un hecho— pero no el análisis correspondiente. Se trata de una utilización clásica de datos científicos en bruto para justificar cualquier política, en este caso lo contrario de lo que decía ese informe, y en especial el hecho de que un crucero de tres días que ignora los centros poblados no aporta beneficio alguno a la población insular.

111De todas formas, el presidente Durán Bailen veta la ley: el diputado y los alcaldes del archipiélago encabezan entonces un «Comité de Paro de Galápagos»: durante algunos días ocupan la ECCD, las oficinas del SNPG y el aeropuerto de San Cristóbal e interrumpen la carretera trans-Santa Cruz. Esta huelga insurreccional, apoyada en gran medida por la población y ampliamente cubierta por la prensa nacional y estadounidense (véase Newsweek, 9-1995), termina cuando los manifestantes son desalojados por militares enviados desde Guayaquil. Un acuerdo entre el diputado y el gobierno preserva entonces, a través de algunas concesiones como la promesa de un segundo curul de diputado para las Galápagos, el statu quo ante. Antes de autodisolverse, el comité de Paro de Galápagos publica un documento titulado: «Los responsables de esta crisis», que cita pasajes de ese mismo informe:

  • 51 documento de Christophe Grenier, ORSTOM, Comité de Paro de Galápagos, Puerto Ayora, 15-9-1995.

La primera lección que se puede sacar de esto es que, para los habitantes de las Galápagos, no habrá soluciones que provengan de personas que no conocen las islas. Hay que cuidarse de los burócratas, de los empresarios continentales y de los expertos internacionales que pretenden hacer el bien de las Galápagos pero siempre desde el exteriot y en beneficio de «afuera»…51

112Así, este informe fue retomado a la vez por los opositores a la Ley especial y por sus defensores: los primeros extrajeron apenas una cifra, los segundos reprodujeron parte del análisis, pero desnaturalizándolo con agregados personales. De ambos lados esta investigación fue utilizada con fines partidarios pero lejos de censurar estos procedimientos en nombre de la «objetividad científica», me parece, por el contrario, que las amenazas a un «patrimonio de la humanidad» deben atañer tanto a la población insular como a las instituciones especializadas. En mi opinión, uno de los objetivos en ciencias sociales es efectivamente proporcionar no solo datos sino análisis, y hacerlos públicos a fin de suscitar una toma de conciencia, debates y acciones que no se limiten al cenáculo de los «especialistas».

113Ciertamente reivindicaciones y acciones violentas de este tipo no dejarán de producirse periódicamente en las Galápagos. En efecto, allí el contraste es demasiado marcado entre actores de «afuera» (empresas de turismo e instituciones) que ganan mucho dinero gracias al PNG y una población insular en pleno crecimiento que está al margen de su manejo y que saca cada vez menos beneficios de los usos que son autorizados en las islas. Debido al crecimiento de la población, a sus estructuras de encuadramiento y al tipo de desarrollo en curso en las Galápagos, los insulares no han conseguido idear un medio que respete el área «protegida» en la que viven: están pues en vías de continentalización, es decir que cada vez se acercan más a las condiciones de vida de los ecuatorianos del continente.

Notes

2 En 1974, Ecuador tenía 6’552.000 habitantes, en 1982, 8’038.000 y en 1990, 9’648.000 (INEC).

3 Villacrés Moscoso, 1985: 138.

4 Hidrovo Peñaherrera, 1985: 59.

5 Actas del Congreso, 1979.

6 Llegados a las Galápagos menos de cinco años antes de un censo determinado, mientras que los «viejos migrantes» se han instalado allí al menos cinco años antes del mismo censo.

7 Ecuador está entonces en plena transición demográfica: su población crece a una tasa del 3,2% por año entre 1962 y 1974 y durante este periodo el crecimiento demográfico de las provincias amazónicas supera de largo al de las Galápagos: 7,2% anual para todo el Oriente, con récords del 8,2% en el caso de Napo y del 9,5% en Zamora Chinchipe, provincias de frentes pioneros (Sáenz y Palacio, 1992).

8 En la Amazonia es el petróleo lo que atrae a los migrantes: entre 1974 y 1982 la tasa de crecimiento demográfico de la provincia del Napo es del 7,2% por año y el Oriente en su conjunto registra, durante ese periodo, la misma tasa de crecimiento anual que las Galápagos: 4,9% (INEC, 1982).

9 En las Galápagos la tasa de natalidad es del 26‰ en 1990. En 1982, la de fecundidad era del 163‰ y en 1990 bajó al 110‰. Esta desaceleración es patente cuando se observa la tasa de fecundidad por clases de edad: así, la máxima, en 1982, es del 251 ‰ en las mujeres de 20 a 24 años, mientras que en 1990 ya no es sino del 169‰ para la misma clase de edad. En cuanto al índice sintético de fecundidad, bajó de 4,6 nacidos vivos por mujer en 1982 a 3 en 1990 (INEC, 1982, 1990).

10 En 1985 las proyecciones demográficas del INEC preveían 9.710 habitantes en las Galápagos para 1990 y 11.840 para fines de 1994 (INGALA, 1987).

11 En la conferencia de la ONU en Pekín en septiembre de 1995, Ecuador formó parte de los raros Estados que se oponen a todo control de los nacimientos, y las Fuerzas Armadas rechazan toda revisión de la Constitución que implantaron y que autoriza la libre migración hacia las Galápagos.

12 Esta propuesta puede ser tachada de maltusiana por los partidarios del crecimiento económico a cualquier costo humano y ecológico, pero no de xenófoba: insulares y migrantes tienen el mismo origen.

13 No es un problema si los modos de vida vigentes en las megalópolis o los campos sobre-poblados de hoy en día son tomados como norma para la humanidad futura…

14 Las provincias de Loja y Tungurahua envían proporcionalmente más personas a Galápagos que los habitantes que tienen a nivel nacional: la primera porque es un foco tradicional de migraciones hacia los frentes pioneros del país (Delaunay, 1986); la segunda porque su capital, arrasada por un sismo en 1952, proporcionó los mayores contingentes a la campaña de colonización de Santa Cruz, realizada por el IERAC en 1956. Las redes comunitarias de migración que tomaron el relevo al Estado explican su peso.

15 Incluso si el Estado ya no estimula tanto las migraciones hacia el archipiélago -la función pública no representa sino el 16% de los motivos de instalación en las Galápagos y la colonización agraria casi ha acabado (3% de los casos)- estas continúan por sí solas: el proceso ya se ha iniciado.

16 Turismo y provincialización significan efectivamente el enlace de las Galápagos con el mundo: en 1962, el 1% de los activos del archipiélago trabajan en los transportes, en 1974 ¡el 10%!

17 El número de pescadores censados en las Galápagos disminuyó en un 25% entre 1971 y 1981, pasando de 156 a 117 (Andrade, 1995).

18 De los 64 patronos pescadores encuestados por M. Andrade (1995), 26 nacieron en el continente; en cuanto a los 14 pescadores asalariados interrogados, 10 llegaron a las Galápagos después de 1982.

19 A Puerto Ayora, primera ciudad de destino migratorio del archipiélago, el 48% de los encuestados han traído al menos a una persona del continente, el 25% al menos a 2, el 10% al menos a 3 y el 20% proyectan hacer venir a una o dos. En total 111 migrantes secundarios -pasados o futuros- dependen de 48 encuestados (de los 106) en esta ciudad, es decir 2,3 migrantes secundarios por encuestado.

20 Este mecanismo funciona también en el otro sentido. Así, interrogado en Guayaquil, el capitán del Piquero (uno de los barcos de carga que abastecen al archipiélago) me decía que es más rentable llevar estibadores guayaquileños pues, incluso alimentados y pagados durante las 2 semanas de la rotación, resultan menos caros que los de las Galápagos: los continentales trabajan por 3.000 sucres (1,70 US$) por día, frente a 20.000 (11 US$) en el caso de los insulares.

21 Este problema que aumenta la inflación y provoca en ocasiones escasez en el archipiélago, es agravado por la prioridad que dan sistemáticamente las compañías aéreas a las empresas turísticas: el turista extranjero paga su pasaje 4 veces más caro que el colono.

22 JNPC, 1975.

23 Entre 1992 y 1994, el alcalde de Isabela hacía cada dos meses los cuatro días de viaje (ida y vuelta) necesarios para llegar a la capital, orgulloso de diferenciarse así de su antecesor: «Era un campesino, no le gustaba viajar, y así no obtuvimos el autobús prometido por Quito porque él no fue allá; yo, no vacilo: allá es donde suceden las cosas».

24 En 1990 el 10,4% de la población activa de Isabela estaba contratada por el municipio (38 empleados), el 5% (82 empleados) en San Cristóbal y solamente un 1,9% (54 empleados) en Santa Cruz (INEC, 1990).

25 En 1994 dos proyectos internacionales conciernen parcialmente a los municipios de las Galápagos: el primero, financiado por el Banco Mundial y el gobierno nacional, con una parte relativa a «la organización urbana de los municipios» que cuenta con un presupuesto de 222.000 US$; el segundo, que dispone de 600.000 US$ provenientes del BID, de Japón y del gobierno ecuatoriano, y presenta rubros de «planificación sanitaria» y «desarrollo administrativo» que atañen a los municipios (Parra, 1994).

26 En Isabela, estas son surrealistas: en una isla donde hoy en día no hay aún sino una decena de vehículos motorizados y en una zona agrícola que siempre ha estado poco habitada y que, por añadidura, está en vías de despoblamiento, el INGALA ha trazado decenas de kilómetros de caminos que no llevan a ninguna parte por estar limitados por el PNG… Así, una consultora del Banco Mundial observa que «no es conveniente que el INGALA continúe realizando obras de infraestructura que han sido su principal actividad hasta la fecha y se han ejecutado con un objetivo claramente desarrollista, sin considerar los impactos en el medio ambiente» (Cruvellier, 1991: 24).

27 El «Plan Maestro de Desarrollo Conservacionista de la Provincia de Galápagos» de 1988 tiene 1.139 páginas en 5 volúmenes…

28 «Aunque se han formulado planes para orientar las tareas de las instituciones a nivel local y regional, estos siempre han sido patrocinados por el gobierno central y dirigidos por grupos institucionales y privados que no pertenecen a las Galápagos» (Comisión Multisectorial, 1991: 27).

29 JNPC, 1975:15.

30 CONADE, 1988.

31 Comisión Multisectorial, 1991: 2.

32 Comisión Interinstitucional, 1992: 17.

33 ídem.

34 como en el caso del yerno del presidente Durán Bailen que fue nombrado director de la «Comisión Permanente Galápagos» en 1992, antes de ser destituido en 1994 debido a un escándalo financiero.

35 Se lo recuerda, por ejemplo, en el preámbulo del Plan sobre la reserva marina (Comisión Interinstitucional, 1992, p. 2).

36 Estos sin embargo no siempre son ingenuos. Así, el informe de los expertos de la Unión Europea observa que «las normas institucionales y la legislación sectorial relativas a las Galápagos repiten hasta la saciedad términos como “conservación de los recursos”, “prioridad a la ecología”, “coordinación”, “cooperación”, etc., pero todo ello, desgraciadamente, se limita al papel. La realidad es muy diferente. La proliferación de instituciones y la falta de cooperación de las principales y más poderosas han provocado una situación que raya en la ingobernabilidad […]. La conservación está en todas las bocas pero más como excusa o justificación que como un objetivo realmente asumido» (Machado y otros, 1994: 50).

37 El Comercio (10-4-1995) se interroga, en un artículo titulado «¿Se ponen obstáculos a la RRMG?»: «¿Acaso el procedimiento pedido por el presidente de la República para agrandar la RRMG se habrá detenido en el Ministerio de Comercio, Industrias y Pesca [MI-CIP]? […] El MICIP manifiesta que la extensión de la RRMG es una decisión que demanda más análisis y debates, con la participación de todos los sectores involucrados. Observa que para que tal ampliación sea eficiente, es indispensable que esté basada en estudios científicos y técnicos, que se deberían encargar al INP».

38 Hoy, 9-10-1994.

39 La creación del PNG no modificó la actitud de los militares que continuaron utilizando las islas como campo de entrenamiento (véase Latorre, 1991; Kaysın, 1994).

40 Así, El Comercio (11-11-1994) en un artículo titulado «El diesel, enemigo del control», señala que «el reciente aumento del precio del diesel causa perjuicio al control y a la patrulla en las islas». En 1996 la Armada disponía en las Galápagos de 200 militares y 2 pequeños patrulleros; estos últimos, sin embargo, estaban presentes allí solamente 8 meses al año y no podían efectuar sino pocas y cortas misiones… a proximidad de las costas ¡por falra de medios de funcionamiento!

41 Rara vez la corrupción deja huellas por lo que es difícil y hasta imposible de probar. No podemos pues sino apoyarnos en fuentes a priori confiables (que se conservarán anónimas por razones evidentes) y comparar en lo posible esas informaciones. Así, a mediados de 1994, la tarifa de un permiso ilegal de 10 días de pesca era, según algunas fuentes fidedignas, de 800.000 sucres (aproximadamente 450 US$), es decir más o menos el monto del salario mensual de un capitán de puerto en las Galápagos, pero esto no es sino una bicoca comparado con las sumas en juego a nivel superior: según otras fuentes igual de seguras, ciertos oficiales de Marina de Guayaquil venden varias decenas de miles de dólares de «permisos de pesca» mensuales a empresarios que desean asegurar una impunidad total a sus barcos cuando se aventuran en la RRMG.

42 Por ejemplo, un director del SNPG explica la dificultad de implantar un sistema de cuarentena fitosanitaria en las Galápagos: «Cada entidad tiene jurisdicción por la ley o por responsabilidad ministerial sobre un territorio determinado. La ley sanitaria dice que cada entidad efectuará controles en el área situada bajo su jurisdicción, lo que significa que las FAE deben ejercer su vigilancia en los aeropuertos y la Marina en los puertos; el único papel del SNPG es mirar lo que hacen […], pues los guardaparques no pueden ejercer control sino sobre su territorio, al interior del PNG» (FCD, 1990: 17-18).

43 La Comisión Permanente, creada en 1991 con ocasión del Plan Global, reúne a 8 organismos: MAG, INGALA, DAC, DIGMER, FN, FCD, CETUR y ASECUT.

44 Ahora bien, estos son considerables: en 1994, los siete programas en curso relativos a la conservación de las Galápagos habían obtenido fondos concedidos por organizaciones internacionales -PNUD, BID, BM- o por países del Norte a título de cooperación -USAID, UE- por un total de 4’000.000 US$, y los fondos solicitados o en negociación eran de un monto once veces superior, es decir 43’500.000 US$ (Parra, 1994)…

45 Ost, 1995.

46 La actividad legislativa relativa a las Galápagos se incrementó considerablemente durante el decenio de 1980, durante los booms migratorio y turístico: de los 130 proyectos de ley sobre el archipiélago presentados en el Congreso entre 1885 y 1991, 44 lo fueron desde 1982 (Archivo del Congreso Nacional, Quito, 1992).

47 Congreso Nacional, proyecto PARGAL, 1992.

48 Congreso nacional, Ley de Régimen Especial para la Provincia de Galápagos, 1995, p. 1.

49 Op. cit., Artículo N° 56, p. 22.

50 Oficio CPG 95-111, 1995, p. 4.

51 documento de Christophe Grenier, ORSTOM, Comité de Paro de Galápagos, Puerto Ayora, 15-9-1995.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Crecimiento demográfico y migraciones en las Galápagos
Légende Fuente: Naveda [1952]. Ecuador (1950. 1962). INEC 0974.1982. 1990)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 43k
Titre Figura 14. El crecimiento demográfico en las Galápagos de 1938 a 2014 (censos, estimación, hipótesis)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 50k
Titre Cuadro 2 - Distribución de la población por islas y zonas, de 1950 a 1990
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Titre Figura 15. Estructura de la población de las Galápagos en 1990
Légende Fuente: INEC (1990)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Partido de «ecuavolley» en un terreno baldío rodeado de casuchas de bloques de adobe, en un barrio del Norte de Puerto Ayora poblado de nuevos migrantes. Los partidos de «ecuavolley» — en los que se apuesta— son la principal distracción de una sociedad joven y masculina. A la derecha se observa uno de los taxis-camioneta de Santa Cruz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Titre Figura 16. Evolución de las razones de emigrar a las Galápagos de los encuestados o de sus parientes
Légende Fuente: Encuestas personalesNB: 1 à 2 respuestas por encuestado; antes de 1962 N = 40; 1962-1974 N = 31: 1974-1982 N = 16: 1982-1990 N = 102; después N = 54
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
Titre Figura 17. Años de llegada a las Galápagos de los migrantes encuestados y de las personas que han llevado a las islas
Légende Migrantes encuestados: N = 168; personas llevadas (número limitado a 3 en la encuestas): N = 156
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 189k
Titre Figura 18. Opinión de los encuestados sobre las migraciones hacia las Galápagos
Légende Fuente: Encuestas personalesPuerto Ayora: N = 105; Puerto Baquerizo Moreno: N = 62; Santa Cruz rural: N = 15; San Cristóbal rural/Floreana: N = 14: Isabela: N = 15; Galápagos: N = 211 ; no responden: N = 3
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Légende El alcalde de Puerto Baquerizo Moreno, que hizo expulsar a una colonia de lobos marinos instalada en la playa de la ciudad, desperdiga en ella estatuas de cemento como esta ballena colocada a la entrada del muelle municipal. Una de las funciones de los municipios es reducir las particularidades de las Galápagos con el fin de integrarlas mejor a Ecuador—, así, el cemento y Coca-Cola prevalecen sobre los lobos marinos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Légende Campamento del INGALA en Puerto Villamil. La maquinaria nueva ha sido traída para terminar la construcción del aeropouerto de Isabela. Estos campamentos establecidos en las zonas de uso especial del PNG ilustran la prioridad del Estado en las Galápagos—, incorporarlas al territorio nacional γ al mercado turístico mundial mediante la construcción de infraestructuras de transporte.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Légende Pesqueros como este, continentales o extranjeros, operan ilegalmente en la bahía de Banks, una de las zonas más «protegidas» de la RRMG, puesto que allí en principio está prohibida toda captura. Al fondo, el volcán Wolf, punto culminante de las Galápagos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 234k
Légende El Boeing 727 de la compañía Transportes Aéreos Militares Ecuatorianos (TAME) desembarca todos los días su grupo de pasajeros en la isla de Baltra, base militar. Es visible el efecto de abrigo pluviomètrico: cielo despejado en Baltra, que está protegida por Santa Cruz, al fondo, donde el cielo está cubierto.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5534/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 286k

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr