Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Parientes, paisanos y ciudadanos en los Andes de Chachapoyas

 | 
Jacques Malengreau (†)

Tercera Parte. La Comunidad

Introducción a la tercera parte

Texte intégral

  • 1 Los habitantes usan el sustantivo comunidad y el adjetivo comunal, este último como forma simplifi (...)

1Los habitantes de San Carlos no solo forman unidades domésticas o redes egocentradas fundadas en los vínculos de parentesco y de alianza. Más allá de estos vínculos, mantienen un conjunto de relaciones que unen las variadas unidades domésticas e integran las diferentes redes de parentesco y de alianza en el seno de una entidad que no se resume por una simple yuxtaposición de vínculos precisados anteriormente y que los habitantes llaman comunidad1, cuyo centro residencial es el pueblo de San Carlos. Como en otras partes en los Andes, la comunidad rural constituye un lugar de afirmación de una identidad étnica que se expresa por medio de signos culturales simbólicos propios. Esta identidad forma el producto real o supuesto de una historia particular y de una ascendencia común. La comunidad no puede ser entendida como una simple entidad solidaria y autosuficiente. En efecto, se construye, como ya lo hemos visto, alrededor de relaciones fundadas en la diferenciación doméstica y familiar, en las cuales se mezclan cooperación y particularismo. Por otra parte, se inscribe en un paisaje social más amplio, que a la vez implica intercambios, colaboración y varias formas de dependencia social, cultural y económica. La comunidad responde a normas de funcionamiento específicas. Está institucionalizada a través de órganos de poder propios que disponen de una cierta autonomía frente a los espacios sociales regionales y a las relaciones de mercado o de autoridad del Estado central.

2Como la comunidad se basa tanto en una identificación subjetiva de sus miembros como en el reconocimiento objetivo de su existencia y de la pertenencia a esta por las autoridades regionales y nacionales, trataré primero de determinar las referencias de identidad que se dan a sí mismos los miembros de la comunidad a través del discurso tanto cotidiano corno mitológico. Esta autoidentificación no puede ser confundida con las normas legales exteriores que proporcionan un marco de seguridad no despreciable, pero siempre amenazado. Se tratará, entonces, en el capitulo siguiente, la construcción y del mantenimiento de un espacio típicamente comunitario, tanto entre los miembros de la comunidad como respecto a las personas extranjeras a esta. Después, se presentarán las relaciones institucionales de la comunidad, tal como se manifiestan en órganos específicos y a través de prácticas colectivas que aseguran su normalización, su buen funcionamiento y su reproducción. Veremos cómo el ejercicio del poder y las manifestaciones rituales reproducen y representan, a la vez, a la comunidad en oposición con las tendencias centrífugas que la atraviesan y frente a las amenazas exteriores que la afectan de varias formas, especialmente en sus relaciones con el Estado y el mercado. Sería conveniente, entonces, percibir la comunidad, más allá de sus aspectos de continuidad, como una realidad social dinámica enfrentada a contradicciones que continuamente ponen en peligro su existencia, mientras la obligan a reforzarse frente a sus desafíos.

Notes

1 Los habitantes usan el sustantivo comunidad y el adjetivo comunal, este último como forma simplificada de “comunitario/a”. Hago lo mismo en este libio, salvo cuando quiero subrayar el nivel específico de identificación a la comunidad en relación con niveles distintos de identificación. En este caso, uso en forma preferencial el término de “comunitario/a”.

© Institut français d’études andines, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr