Versione classicaVersione mobile
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Libro 2. Capítulos de la historia colonial de Oruro

Capítulo XI

Abstract

La situación de la Villa y la de las Cajas Reales.— Victorias de la capital virreinal contra los ingleses; resolución del Cabildo orureño; obsequio a Buenos Aires de una placa de plata y oro.— Su recepción en la capital.— El escudo de armas y el título de ciudad para la Villa.— Los acontecimientos de España y la Villa de Oruro.

Testo integrale

1Muchos años pasaron. Pero la emoción de los sacudimientos perduraba profunda, por lo mismo que saboreaba a sal, el vivir de la esquilmada Villa. Estropeada y casi miserable estaba. En vez de contribuir a conquistar la emancipación habíase anudado más a la servidumbre, porque ni los hombres, ni el medio ni los fines estaban en concordancia entre ellos, como se ha visto. Expulsado de los solares orureños, lo más valioso de su gente, el ensayo producido con tanta ruido, vino contra la Villa, Y aun así vivió años más nutriéndose de odio, cosechando esperanzas, saboreando pobreza, apurando la simplícima existencia con la fe en una irradiación de nueva luz presentida.

2Nada importante hay para historiar hasta años después.

3Sustraída de toda actividad, la Villa agonizaba.

  • 1 Legajos del interior, No, 46. Expediente No. 1,137. A. de B. A.

4Lo único, desde aquellos años del alzamiento de 1781, es que las cajas reales no podían repararse por los desfalcos que con frecuencia se sucedían. Consta que el año 18031 el Visitador Diego de la Vega comisionó a José González de Prada para que examinara el estado en que se encontraba la hacienda real en Oruro; practicóse investigaciones especiales en la Caja foránea y en el estanco de tabacos. Del informe que dió se probó los negocios y malos manejos de los oficiales de dichas cajas por lo cual hubo de cambiarse a estos pero con casi iguales resultados hasta el año 1807 señalándose "que el mal manejo de dichas cajas vino desde 1781". Estos incidentes fueron acallados por otros sucesos.

5El ano 1807 tiene en la Villa grande resonancia los acontecimientos de la capital virreinal, con motivo de la guerra de España e Inglaterra.

6Ya en 1806 se apoderó de Buenos Aires, población de más de 50.000 habitantes, un ejército británico a órdenes de Berresford que después fue rechazado; al año siguiente Whitelocke atacó la misma ciudad, mas la defensa empeñosa obligó a capitular a las huestes inglesas y a evacuar la capital. La reconquista tuvo el mejor éxito debido a Liniers y al alcalde Martín Alzaga.

7Este suceso de la gloriosa reconquista de Buenos Aires entusiasmó en sumo grado al criollaje y autoridades de Oruro. Estas últimas, resolvieron en sesión de Cabildo de 3 de agosto hacer imperecederas tales victorias en hermoso presente.

8El regocijo fue tal que después de leído el aviso del triunfo, inmediatamente se acordó hubiese solemne Te-Deum; honras fúnebres para los caídos en los combates del 12 de agosto de 1806 y del 5 de Julio de 1807, e iluminación general por cuatro noches en todas las plazas y casas de la Villa.

9El Cabildo encomendó al Alcalde de primer voto José Eugenio del Portillo y Garay, mande hacer una lámina de plata piña y oro de dos varas de elevación con una leyenda alusiva al caso. La inscripción que se puso en letras de oro fue la siguiente: "Gloria a la Sma. Trinidad. Honor al Potentsmo. Spre. Próspero Augusto Carlos IV. En los portentosos triunfos del 12 de agosto de 1806 y del 5 de Julio de 1807, contra las armas británicas por energía del generoso invicto pueblo al mando del meritísimo patriota general don Santiago Liniers a esfuerzos grandiosos del insigne magnífico Cabildo de la Capital de Buenos Aires, en cuyo timbre consagra este monumento la gratitud del Ayuntamiento de Oruro".

10Se buscó al mejor grabador de la Villa, y después de tres meses de labor estuvo terminada la lámina conmemorativa que iba a eternizar las hazañas del pueblo bonaerense.

11El Cabildo envió la placa cuidadosamente encajonada al Prior del Consulado de Buenos Aires, Ignacio de Rezábal, para que él hiciera la solemne entrega al Cabildo porteño en la persona del Virrey Liniers acompañado del oficio que a continuación se trascribe: "El monumento de plata y oro que con esta fecha se remite a la sala consistorial del muy ilustre Cabildo que como Gobernador político preside V. E. en esa capital va con los eminentes designios de perpetuar los prodigiosos triunfos ganados por V. E. contra las armas británicas y de que las futuras generaciones inclinen su respeto y agradecimiento a presencia del memorable nombre y escudo de la casa de un meritísimo patriota, General, libertador de los pueblos de la América Meridional y admirable autor de tantos timbres añadidos a la historia del reinado del mejor de los monarcas de la tierra..."

12Rezábal respondió al anterior oficio con la siguiente nota: "Con la llegada del presente correo he recibido la carta de V. E. del diez y nueve de noviembre próximo pasado, y con ella la lámina de plata y oro que esa muy Ilustre Cabildo le tenía ofrecida al de esta Capital, para monumento indeleble de los gloriosos triunfos del doce de agosto de mil ochocientos seis, y cinco de julio de mil ochocientos siete contra las armas británicas; y se la presenté a este Ilustre Cuerpo con la pompa y solemnidad posible, en la tarde del veinticuatro del corriente; de cuyo pormenor instruiré a V. E. en el correo inmediato. Dios guarde a V. S. muchos años.— Buenos Aires, 27 de diciembre de 1807.— Ignacio de Rezábal."

13Recibida la lámina por Rezábal el 22 de diciembre, la mandó armar y la depositó en el salón del Real Consulado que se abrió para que el público, que ansioso esperaba, viera la ofrenda de Oruro, mientras se acordara el día de la entrega y de la forma en que se iba a efectuar lo que debían acordar entre el Virrey y el Cabildo.

14El 23 de diciembre el Real Consulado sesionó y acordó por indicación y solicitud de su Prior, asumir la personería del Ayuntamiento orureño para ofrecer el obsequio al pueblo de Buenos Aires.

15Las autoridades acordaron el programa con el que se iba a recibir y la solemnidad y decoro debido a dicha Lámina.

16El día 24 de diciembre fue señalado para la entrega. Desde el día anterior el salón del Consulado recibió un numeroso concurso de lo más saliente de la capital; sesenta soldados hicieron la guardia de honor.

17La mejor banda militar se situó en la casa consular que se iluminó por dentro y fuera y se invitó abundantes refrescos en medio de una sincera alegría.

18Llegada la hora de la entrega, cuatro de la tarde, bizarros cuerpos de ejército de gran parada con sus respectivos estandartes abrieron calles desde el consulado basta la casa Consistorial, en la Plaza Mayor donde se constituyeron el Virrey y el Ayuntamiento para recibir el homenaje de la Villa de Oruro.

  • 2 Oficio del Prior del Consulado Ignacio de Rezábal del Archivo del autor.

19El traslado de la Lámina se hizo "en un magnífico carro triunfal adornado con el más exquisito gusto y tirado a mano con cordones de seda por los soldados del valeroso tercio de los Voluntarios arribeños"2; una comitiva de vecinos notables encabezaba el cortejo seguido del cuerpo consular, luego el carro triunfal escoltado por el Batallón Viscainos y diez carrozas de gala y una inmensa muchedumbre bullanguera y curiosa cerraba la comitiva que marchaba con gran pompa hasta el Arco Mayor, frente al Cabildo; llegado a este punto se desprendió una diputación ante el Virrey y Cabildo- a solicitar de tan ilustres autoridades el permiso para hacer la entrega del regio obsequio, la cual volvió diciendo que sería recibida con todas las muestras de atención y continuó la comitiva hasta el arco levantado frente a la casa consistorial, de donde una representación especial del Ayuntamiento bajó a cumplimentar el séquito.

20Retirada que fue la Lámina del carro la subieron cuatro consulares al Cabildo, donde esta ilustre congregación se adelantó para adjuntarse a los portadores y pasearla por las galerías de la sala capitular hasta ingresar en el salón, donde todos de pie rindieron su homenaje a la ofrenda. El representante de la Villa de Oruro dirigiéndose ante el Virrey dijo: "Héroe Ilustre, Capitán General, y Presidente; Muy Ilustre Cabildo, Justicia y Regimiento: Este es el instante feliz en que se cumplen los votos del digno Ayuntamiento de la Villa de Oruro, a cuyo nombre y como su diputado tengo el honor de presentar a V. S. ese monumento, eterno preconizador de las Ordenes que adornan al gran pueblo, que se gloria con el renombre justamente adquirido de su Jefe, Superiores y Padres de la Patria". Dicho esto puso la Lámina de manos de los Consulares a la de cuatro cabildantes "quienes la colocaron a los pies de los Retratos de nuestros soberao-nos, en lugar a propósito, adornado con las elegancias del buen susto".

  • 3 Oficio inédito citado.

21El Virrey ocupó la derecha de la Lámina, Rezábal la izquierda, tomando la palabra el Virrey entregó al secretario del Cabildo, la nota del ayuntamiento de Oruro, en la que constaba el obsequio; leída que fue la nota en voz alta, el Virrey, de pie, ceremoniosamente, dirigiéndose a toda la congregación dijo: "La Villa de Oruro, nos da pruebas incontrastables de su patriotismo y de los ascendrados sentimientos que la caracterizan, en nombre del Rey le doy las gracias, en el de este Ilustre Ayuntamiento, en el de los defensores de la Patria y en el mío; y mientras que por escrito le manifiesto la dulce sensación que me ha causado su obsequio. A quien V. S. ha hecho todo el honor de que es capaz su Representación hágase cargo de importárseles, haciéndole ver que siempre hallará nuestra voluntad dispuesta a correspondería"3.

22Tomaron asiento y después de breve conversación se retiró Rezábal y se dio por terminado el acto del entrega.

23El Virrey Liniers respondió al Cabildo de Oruro en los siguientes términos: "He recibido la carta de V. S. de diez y nueve de noviembre del año próximo anterior, en que me avisa del monumento que remite al Ilustre Cabildo de esta capital, para perpetuar los triunfos de las armas de su Majestad en los días doce de agosto de mil ochocientos seis y cinco de Julio de mil ochocientos siete. En lo que a mi toca admito gustoso esta demostración del íntimo interés que ha tomado V. S. en las glorias de esta Capital y que queda ya colocado en su Sala Capitular para perpetuo recuerdo de la generosidad de V. S. a quien agradesco igualmente las expresiones con que me honra, deseoso de contribuir en cuanto pueda a su felicidad y a la de ese vecindario.— Dios guarde a V. S. muchos años.— Buenos Aires, once de enero de mil ochocientos ocho.— Santiago Liniers.— Al Cabildo Justicia y Regimiento de la Villa de Oruro.

  • 4 La descripción completa de esta festividad se la publicó al año siguiente en Buenos Aires en folle (...)

24De esta manera solemne con esplendorosa fiesta, recibió el costoso presente de Oruro la Capital del Virreinato4.

25Antes de relacionar otros puntos de la historia de la Villa, conviene anotar aquí, que el Ayuntamiento cuando solicitó al Rey su real aprobación de la erección de Oruro, el 15 de noviembre de 1803, solicitó al mismo tiempo le conceda y señale el escudo de armas que debería usar la Villa de Oruro; el Rey Carlos IV dispuso que la misma Villa elija su escudo y que lo pase al Presidente de la Real Audiencia de Charcas para que ésta lo examine y no hallando inconveniente, le de cuenta para su real aprobación. Esto decía el año 1806.

26El año 1807 hizo nuevamente el Cabildo secular de la Villa la petición ante el Rey, y se le conceda varias gracias entre ellas la del escudo de armas.

27En 1814, el 13 de agosto, en plena guerra de emancipación, el Diputado a las Cortes de Cádiz, Dn. Mariano Rodríguez Olmedo, representante por Charcas, pidió, entre muchas gracias para el Alto Perú, el que a la Villa de Oruro se le dé el título de Ciudad Noble Fidelísima y Constante. Esta solicitud pasó al Consejo, en consulta. Este dictaminó: "Que la Villa de Oruro es acreedora de justicia a que se le eleve a ciudad con los títulos de Fidelísima y Constante". El dictamen es de fecha 12 de septiembre del año 1818, cuando hacían muchos años que las Cortes de Cádiz estaban extinguidas. Se supone que el Rey aceptó, según el "Inventario de Charcas" número 23, aunque no se cita este reconocimiento en la orden que existe en oficio de fecha 26 de septiembre de 1818 concediendo varias gracias.

28Examinados los papeles de "Títulos y Blasones de Ciudades, Villas y Cabildos" en el estante 146, cajón 3, legajo 15 y el expediente: "Consultas, Reales resoluciones y nombramientos" del estante 120, cajón 4, legajo 10 no se encuentra ninguna otra referencia fuera de las anotadas; no aparece una resolución terminante sobre el título de Ciudad para Oruro.

  • 5 Aunque no es de lugar, se adelanta la noticia sobre el origen del escudo actual del que se tratará (...)

29En cuanto al escudo, es posible que según lo indicó el Rey, la Villa hubiese formado el suyo y pasado a la Audiencia de Charcas para que lo examinara, pero bien sabido es que la guerra trastornó la administración motivo por el cual no se hubiera tratado más del asunto5.

30Oruro tuvo su real pendón de color carmesí, que cuando la sublevación indige-nal el comandante Ayarza, declara, lo vió colgado desde uno de los balcones de la casa de Jacinto Rodríguez. Este es el color propio de la Villa, el que representa su pasado. Para este año de 1808 le estaba reservado a la Villa conocer de los sucesos de la Madre Patria y de las desgracias de la familia Real.

31Es el caso una historia vergonzosa. Entre otros acontecimientos de la Corte de España se dejó embaucar por Napoleón y la familia toda del rey se fue a entregar prisionero a Bailén después de haber el Rey Carlos XV abdicado la corona a favor de su hijo Fernando que resultó en el gobierno nacional peor que su padre, para luego cederla en beneficio del ambicioso Emperador francés. De está manera los monarcas españoles entregaron su patria al poder de Napoleón.

32En toda la América constituye una novedad la tal abdicación del Rey Carlos IV y la jura que se hizo a Fernando VII.

33En la Villa se hizo la jura al nuevo Rey el día domingo 16 de octubre, por acuerdo del Cabildo en la sesión del 11 del misma mes, y con programa especial.

34Reunido el pueblo, los bailes de comparsas indígenas y numerosa indiada en la plaza Mayor, el Ayuntamiento en corporación sacó de su casa el estandarte real, siguiéndoles el cuerpo de eclesiásticos. A la vista de todos, entregó el pendón el Regidor Decano al Alférez Real, de aquí en medio de repiques, salvas, música, dio una vuelta la plaza y se instaló en el primer tablado de ricos adornos, el Cabildo para proceder a la primera jura, donde se hallaba el retrato del Rey.

  • 6 Acuerdos del Cabildo de Oruro.— M. S. del archivo del autor.

35Se dio lectura a la Real Cédula en la cual constaba "la espontánea abdicación de la Corona en su serenísimo primogénito y la aceptación de S. M., por lo cual se manda alzen pendones en el Real Nombre de Su M. Don Fernando VII"6. El Alférez Real levanta por tres veces el estandarte, en medio del solemne silencio del pueblo, diciendo cada vez: "Las Indias y España por el señor don Fernando VII", a estas palabras los capitulares levantaron sus espadas, en testimonio del reconocimiento, honor, defensa, vasallaje y lealtad al nuevo Rey. Las aclamaciones resonaron, se hecharon monedas y azafates de plata. Siguió de aquí, por la torre grande hasta la plaza de San Francisco, donde se efectuó la segunda jura, luego continuó por el Beaterío hasta la plazuela del Regocijo para la última jura, en medio de vivas, aclamaciones y monedas que continuamente se echaban hasta que el real pendón volvió al primer tablado donde se levantó el acta de la jura y reconocimiento.

36Al siguiente día hubo misa y Te-Deum, luminarias, iluminación general y jolgorio en el pueblo que vivaba a Fernando VII, que para estas horas estaba ya prisionero juntamente con el resto de la familia real.

37A poco de estas fiestas rumoróse en la Villa los anacrónicos avisos que se tenían de España, hasta que las noticias se confirmaban no obstante la incredulidad del pueblo que no aceptaba que el Rey antes jurado ya no era tal, sino José Bonaparte, un extraño. Los papeles vinieron luego a evidenciar el hecho.

38Por disposición del Virrey de Buenos Aires y de la Audiencia de Charcas, se debía jurar obediencia a la Junta Central de Sevilla, mientras durase la prisión de Fernando VII.

39Un otro domingo, 19 de febrero del año 1809, se congregó lo más sobresaliente del vecindario en la casa del Ayuntamiento, las autoridades civiles, militares y religiosas, y en la Plaza Mayor del pueblo y tropa. El Cabildo procedió a la solemne sesión en la que se leyeron los papeles pertinentes a España y se comenzó a recibir el juramento ordenado ante la imagen del Crucificado por el Alcalde de Primer Voto que juró diciendo: "Juro a Dios Nuestro Señor y a los sagrados Evangelios que reconozco en la Junta Central Suprema Gubernativa la representación y autoridad Real de Ntro. Augusto Soberano el Sr. Dn. Fernando VII".

40Acto seguido, salió al balcón y desde allí arengó a la tropa y al pueblo, "estimulando su valor y fidelidad a Ntro. Augusto Soberano su dependencia y total sumisión a la Central Junta".

41Después este selecto congreso se dirigió a la Matriz donde se entonó el Te-Deum y una solemne misa por haberse organizado el gobierno de la monarquía, en forma segura para resguardar la autoridad de Fernando VII.

42Al siguiente año de 1810 debía producirse una nueva jura, al Supremo Consejo de Regencia, instalado en Cádiz. La de Sevilla se disolvió por su autoridad estéril.

43Con gran algazara, repique de campanas, salvas de artillería, se juró y reconoció el Consejo Supremo de Regencia de España e Indias, cuyo asiento estaba en Cádiz, trasladado después este soberano gobierno a la isla de León, porque las tropas del emperador francés se apoderaron casi de toda Andalucía, último baluarte de España. Este Consejo de Regencia resultó más inútil que la Junta de Sevilla.

44Entre tanto, en el impropiamente llamado Imperio de Ultramar, o Reino, porque la América de hecho era Colonia, a la sombra de la desastrosa situación de España, se sucedían pequeños grandes acontecimientos, que iban a transformar la paz de este indiano suelo en novísimas repúblicas, aunque algunas de estas, no merecían el gobierno republicano sino las bofetadas de los caudillos.

45Por estas breves noticias, se comprenderá que España pasaba por un estado anormal, desde 1808, año en que comenzó la guerra con Francia que la sostuvo heroicamente contra la conquista de Bonaparte, y que por consiguiente la situación de la América colonial era de máxima espectación; luego se agitó inquietante y acabó con la lucha separatista, cruenta y heroica. En el Alto Perú, hoy Bolivia, duró desde 1809 hasta 1825.

Note

1 Legajos del interior, No, 46. Expediente No. 1,137. A. de B. A.

2 Oficio del Prior del Consulado Ignacio de Rezábal del Archivo del autor.

3 Oficio inédito citado.

4 La descripción completa de esta festividad se la publicó al año siguiente en Buenos Aires en folleto y fue enviado al Cabildo de Oruro para su distribución entre las principales autoridades. Háse hecho la segunda edición con el facsímile de la placa y algunas comentarios por el bibliófilo Ángel Justiniano Carranza.

5 Aunque no es de lugar, se adelanta la noticia sobre el origen del escudo actual del que se tratará en un nuevo libro sobre la historia de Oruro en el período republicano. Cuando debía ingresar la "Locomotora Oruro" del primer ferrocarril boliviano, el día de la inauguración, es que fue ideado un escudo por Zenón Dalence, quien presentó en ese entonces, a base de uno que formó Fortino Aguirre el que puédese decir que es el autor; el tal escudo provisional hecho para la entrada de la locomotora con ligeras modificaciones, es el que actualmente luce Oruro.

6 Acuerdos del Cabildo de Oruro.— M. S. del archivo del autor.

© Institut français d’études andines, 2006

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Leggi

Accesso esclusivo

Offerto da

Acquista

Versione a stampa

amazon.fr