Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Libro 2. Capítulos de la historia colonial de Oruro

Capítulo IV

Résumé

El nuevo espíritu de la Villa.— Primeros ensayos de emancipación en la América y el Alto Perú.— Juan Belez de Córdova y sus actividades en la Villa de Oruro.— Texto del célebre manifiesto de agravios de Bélez de Córdova.— Crítica de procedencia documental.

Texte intégral

1En el siglo xviii tiene la Villa un espíritu levantisco; se delínea su carácter y su hombría. No es ya la Villa del siglo anterior, humilde y callada; de tranquila y paciente se torna en murmuradora de cosas nuevas, en sembradora de alarmas e insurrecciones.

2Es bien cierto que durante la vida colonial y a pesar de las leyes rígidas con que la justicia castigaba todo connato de rebeldía, se conjuraron ciudades y se levantaron villas, ya en son de protesta contra la dominación española o en forma de tentativas de emancipación. Fuera de los alzamientos que fraguaron los mismos conquistadores contra la autoridad del Rey, la primera intentona de desobedecimiento fue en 1553 en La Plata con Sebastián de Castilla quien en compañía de sus parciales asesinó al gobernador Hinojosa, representante de S.M.; los partidarios de Castilla, a contados días y dándose cuenta de la traición de éste, lo victimaron también. Es en la provincia de La Paz que probaron en 1623 castigar a las autoridades españolas sacrificándolas, lo que fue ejecutado por los indios de Zongo y Challana. En la ciudad de La Paz se sublevó Antonio Gallardo en 1661, dando muerte al corregidor Cristóbal de Cañedo; levantó después un regular ejército y atacó a Puno, lugar donde murió, ejecutando un plan torpe y descabellado.

  • 1 Bosquejo biográfico de Alonso de Ibáñez por Luis Subieta Sagárnaga 1911. III edición.

3El mejor ensayo de rebeldía de aquellos tiempos es el habido en 1,617 en la Villa Imperial de Potosí. Sucedíase la guerra de los Vicuñas y Vascongados, cuando púsose a la cabeza de los primeros, donde militaban criollos y mestizos, Alonso de Ibáñez, quien libró varios combates con los contrarios que eran ayudados por las autoridades. En Munaipata fué sorprendido Ibáñez por el corregidor Ortiz de Sotomayor, el que después de una feroz matanza capturó al bravo Jefe Vicuña y a otros tres principales. El 15 de mayo de 1617 se les leyó la sentencia cuyos términos son concluyentes sobre los fines que perseguía Ibáñez, aun cuando estos eran contemplados en medio de una larga guerra civil y social como fue la de Vicuñas y Vascongados. Las partes pertinentes de la sentencia dicen: ″Llevaron a efecto el nefando crimen de rebelión armada contra nuestro Rey y Señor natural, desconocieron la autoridad legítima del Supradicho Soberano... ofrecieron la emancipación de estas colonias del paternal dominio, por lo cual se les condena a cortárseles las cabezas en patíbulo vil, por el verdugo".1

4A las dos de la tarde, cuatro cabezas de los principales héroes rodaban en la plaza del Gato, de Potosí, por el crimen de rebelión contra el Rey de España. Antonio de Geldres, maestro de esgrima de Ibáñez, intentó continuar la lucha, más a poco, trasladóse a España.

  • 2 Mitre. Historia de San Martín. Tomo I, Pág. 36.

5De este acontecimiento dice un historiador americano: "Fue por primera vez en Potosí, el grito de Libertad y los criollos dejan de considerarse españoles para apellidarse con orgullo americanos″. Pero cae en error al anotar el hecho a principios del siglo xviii2 cuando los sucesos narrados ocurrieron un siglo antes.

  • 3 Leyenda Judicial.— Cochabamba 1883 por José Benito Guzmán.

6Cochabamba en 1,730 también intentó su plan de sublevación con el platero Alejo Calatayud; pues que se amotinó el pueblo y combatió en el cerro de San Sebastián. Calatayud, auxiliado por el Capitán Francisco Rodríguez, venció, y a poco, impuso condiciones entre las cuales es muy sugerente aquella de que "ningún español podía ejercer funciones públicas que quedaban exclusivamente reservadas a los criollos" y otros: "pidieron que se desconociera la autoridad del mismo Rey"3. Esta noble aspiración de Cochabamba a favor de los criollos, acabó con el asesinato alevoso de Calatayud y el sacrificio en el cadalso de muchas personas.

  • 4 Memorias de los Virreyes.— Tomo 3.

7El Virrey, Marqués de Castel Fuerte, dice: ″Se insurreccionaron dos mil cochabambinos y se juntaron con el nombre de ejército con armas y banderas desplegadas, en odio de los españoles europeos para protestar contra el impuesto personal".4

8Todas estas subversiones del distrito de Charcas, fueron anteriores a las que se sucedieron en la Villa de San Felipe.

  • 5 Prólogo de Ximenes de la Espada a la obra "Guerra de Quito", de Cieza de León.

9Tampoco faltaron otras sublevaciones en el resto de los dominios españoles. Las más conocidas son: la llamada guerra de Quito. La primera y la más seria de las tentativas de independencia a que se atrevieron los españoles americanos.5

10La del hijo de Hernán Cortés, en la indígena Marina, que fraguó independizar Méjico del dominio de España.

11La de Contreras, en Nicaragua, que se sublevó contra las armas del Rey y presentó batalla en Panamá. (1542).

12La de Gonzalo de Oyón que se sublevó en Popayan (1560) y la de Aguirre en el Amazonas que cundió hasta Nueva Granada. (1580).

13En 1750 fueron ejecutados seis indios en Lima por un intento de emancipación de España. En Venezuela los mestizos proclamaron rey a un mulato en 1714 y dos años más tarde los criollos se levantaron en contra de ciertos privilegios.

14En 1765 otra vez Quito se subleva encabezado por los criollos.

15La sublevación más importante por sus consecuencias fue la encabezada por José Antequera que principió contra los jesuitas que explotaban miserablemente a los paraguayos, en 1724. Levantó ejércitos y combatió contra las armas del Rey.

16Expió esta falta de lesa majestad en el patíbulo; mas otros continuaron la lucha con fines explícitos de emancipación.

17De todos estos levantamientos unos eran resabios de la guerra de conquista, otros nobles empeños, ensayos, productos del espíritu americano, francos presagios que entrañaban el germen de la independencia. Además hay que señalar las subversiones de Nueva Granada en 1781, la de Catari y Tupac Amaru en 1780, la de Oruro en 1781, la de Venezuela en 1799 con José M. España y Gual en que se propusieron proclamar la república.

18Era un sentimiento impreciso todavía, una idea no bien definida, una tendencia indeterminada que inspiraban aquellos rebeldes arranques, mas casi todos llevaban palpitantes las sensaciones inexplicadas pero íntimas de un nuevo orden de cosas, de una nueva vida.

19Volviendo al Alto Perú, la conjuración de 1739 y la sublevación de 1781 en Oruro se acentúan, se concretan, sus aspiraciones son definidas; por una parte desconocimiento de la autoridad del Rey, por otra, reconstitución del Imperio Incásico. Esta convicción profunda de los jefes principales y sus colaboradores está demostrada en la abundante documentación de aquellas épocas.

20Toca pues explanar la famosa conjuración preparada en Oruro en el año de 1739: la primera y legítima aspiración que se manifestó explícitamente en la Villa con pleno derecho y programa definido.

21Diferentes entidades étnicas habían poblado Oruro y de esta conjuración de espíritus, caracteres e idiomas en el transcurso de un siglo y más, habíase fundido y cristalizado el alma orureña, sin gran apego ni interés por la monarquía, por lo mismo que en la Villa no existía la viciada aristocracia que constituía la clase dominadora, no fue exajerada sino parca hasta en sus íntimos entusiasmos, algo huraña y reservada; esta alma fue hecha para vaciar en ella simientes secretas de nuevas ideas y planes políticos. Por esto, antes que otros pueblos más adelantados y con mejores medios de vida, aquí se conspiró con francos manifiestos escritos a la luz del día e hicieron de este lugar, corifeos de otras partes, el centro de sus valientes intentos.

22Muy bien retenía la mente popular filipense, el recuerdo de las pasadas insurrecciones, la primera y mejor definida, la de Ibáñez, a poco de fundarse la Villa en 1617, y la última la de Calatayud en 1730, tan próxima a la que iba preparando; no fueron los terribles castigos motivo suficiente para amedrentarlos ni ejemplo para escarmentarlos: conspiraron también. Era tiempo de que la Villa ya madura y con elementos del terruño, demostrara su mayoridad y su noble empeño, no con un suceso accidental, sino como una necesidad de vivir una nueva vida.

  • 6 Confesión de Tomás Agudo. Expediente de autos obrados en La Plata. Archivo de Sevilla.

23Catorce años hacía que Juan Bélez de Córdova, iba preparando el plan; había estado en Arequipa y el Cuzco, donde debía coronarse Rey Inca6, siguiendo la tradición de sus antepasados.

24El levantamiento de Cochabamba con Calatayud, en 1730, lo había sorprendido en pleno trabajo por sus aspiraciones pero él no se valió ni procuró aprovecharse de esta ocasión porque sus miras eran más ostensibles y definidas, intentaba la rehabilitación del Imperio de sus mayores. No obstante en su manifiesto hace mención de este levantamiento.

  • 7 Confesión de Miguel de Castro. Expediente de autos obrados en La Plata. Archivo de Sevilla.

25Mantenía correspondencia secreta con varios gobernadores, principalmente con los de la costa, donde había trajinado bastante, los que estaban comprometidos en el complot. Entre caciques y gobernadores contaba con quince adeptos a su plan, entre estos dos gobernadores indios.7

  • 8 Todos los historiadores llaman a este sujeto Pachamita, así como Belez de Córdova: Vela de Córdova

26En la Villa de San Felipe los conjurados alcanzaban a diez, entre los principales eran Juan Bélez de Córdova, Eugenio Pachacnina8, Miguel de Castro, Carlos Pérez, Nicolás Pérez de la Cruz Encinas, Bernardo Ojeda Ramón de Castro, Tomás Agudo, Ambrosio Arce y Lorenzo Terceros.

27Los conjurados se reunían en determinadas ocasiones en casa de Bélez de Córdova que exponía a sus cómplices, criollos en su mayoría a excepción de Pachacnina cacique gobernador de los indios y Arce y Terceros mestizos; que siendo los indios y los criollos, los legítimos señores del suelo, vivían oprimidos bajo la tiranía de España y eran tratados como esclavos: que por fuerza había que sacudir ese yugo, conseguir por todos los medios la amada libertad y restablecer el Gran Imperio y Monarquía de los reyes antiguos; que debían poner manos a la obra y que él no quería otra gloria que la de librarlos de tanta tiranía. Estas eran las famosas y patrióticas palabras con que procuraba atraer a su causa a todos los hombres de voluntad: palabras que encierran todo un programa bien definido, un leal interés y una gran aspiración hacia la libertad. Estos pensamientos los escribió en su célebre Manifiesto de Agravios, más tarde, cuando los conjurados creyeron llegado el tiempo de preparar el día de la emancipación.

28Las más de las reuniones tenían lugar en casa de Belez de Córdova, y siempre entrada la noche; su esclavo el negro Alejandro según su declaración, se apercibió de tales juntas aunque sin darse cuenta del motivo de las reuniones; Rosa Manrique de Lara, era otra de las que sospechaba de tales conciliábulos por noticia de su sirvienta la mulata Gregoria Micaela, conforme consta en el proceso, porque parece que Bernardo Ojeda maestro de esgrima en la Villa frecuentaba la casa, pero nunca le llamó la atención ni jamás se le ocurrió que tales íntimas amistades tramaran conspiraciones. El complot iba ganando terreno y las autoridades estaban lejos de sospecharlo.

  • 9 Confesión de Ambrosio Arce. Expediente citado.

29La verdad que se llega a comprender, es que el maestro de armas Bernardo Ojeda, explotaba a Bélez de Córdova quien le daba plata9 y satisfacía todas sus malas inclinaciones y andaba manifestando que pronto habría un general que mandara en la Villa.

  • 10 Declaración de Rosa de Lara.

30Un día se impuso del secreto Juan del Castillo, se supone comunicado por Ojeda, porque Rosa Manrique de Lara y su mulata, vieron sobresaltado a Castillo10 sin ánimo de decir a la autoridad lo que sabía, pero que era, según él, una maldad de Juan Bélez de Córdova lo que tramaba. Así iba descorriéndose el velo de la conjuración.

31Entre tanto se apresuraban los acontecimientos; en un último acuerdo resolvieron ejecutar el plan convenido el día ocho de julio jueves de la semana, del año 1793 pasando a cuchillo a todos los españoles. Bélez de Córdova mandó a los conjurados Ramón de Castro y Tomás Agudo hacia Cochabamba y Valle Grande, regiones las más pobladas al Oriente para que convocasen a los naturales y les presentasen el manifiesto que para el efecto redactó y les entregó en copia; Nicolás Cruz de Encinas se encaminó hacia la provincia de La Paz con el mismo objeto y Carlos Pérez recibió igual comisión, sin saberse para donde, pero todos con el fin de que secundasen el movimiento otros centros.

  • 11 Acusación de Ojeda en el expediente inédito ya citado.

32Los únicos que viajaron armados de pistolas y trabucos fueron Agudo y Ramón de Castro11 hijo de Miguel de Castro.

33Juan Belez de Córdova, cabeza y principal director de toda la trama revolucionaria, era descendiente de la real sangre de los incas en quinto grado de parentesco y ansiaba restablecer con su propio gobierno la dinastía cuzqueña para lo que las provincias de Cochabamba, Potosí y el partido de Paria resolvieron sublevarse contra la corona de España. El manuscrito sedicioso que se hizo circular es el siguiente:

34Manifiesto en que se hacen patentes las razones que asisten a los criollos ilustres de estos nuestros reinos del Perú así españoles como Podres Indios y naturales que siendo legítimos señores de la tierra unos y otros, nos vemos oprimidos de la Tiranía viviendo con sobresalto y tratados poco menos que esclavos, por lo cual, y por ver si se puede salir de tamaño cautiverio se proponen las razones siguientes para forzar los ánimos y que sacudan el yugo de sus services siendo los puntos los que siguen:

351°— Sabido es cómo el Pontífice Alejandro VI dió permiso a los Reyes de Castilla para que sembrasen la semilla del Santo Evangelio en estos reinos, convirtiendo al (ilegible) de la Santa Madre Iglesia la infidelidad. Y pasados los españoles a él, se convirtieron por su codicia a la tiranía, degollando a los reyes y naturales de ellos, usurpándoles no sólo las vidas sino todos sus averes y tierra con quanto estas fructifican.

362°— No contentos dhos. españoles con lo arriba dho. tienen tan oprimidos a los pobres naturales que fuera de pagar tan crecidos tributos anualmente los precisan a que personalmente ocurran a mitar en los minerarles de Potosí y Guancavélica todos los años sobre diez mil indios a cada uno de estos minerales que resulta que estos miserables no gozan de la vida, de sus mujeres, de sus haciendas, ni ganados porque violentados se ven precisados a dejarlo todo, y muriendo los más en tan rígidos destemples quedan los pobres hijos huérfanos, las miserables mujeres viudas, sus ganados perdidos, las casas desamparadas y los pueblos destruydos.

373o.— A que se agrega que pasando a estas nuestras tierras los Guanpos sin más que sus cuerpos, nos usurpan de tal modo que nos chupan la sangre, dejándonos tan desustanciados que sólo nos queda la boca para quejarnos siendo entre ellos más honrado el que más roba y más tiranías executa y como el recurso se vé tan lejos y las Audiencias superiores que debían amparar al desbalido, no sólo no lo hacen sino que antes favorecen la sinrazón por sus intereses, gime y llora el pobre sin recurso ni remedio humano.

384o— Y para verificar todo lo dicho véase cuántos advitrios se dan cada día nuevamente para sacar dineros ya queriendo empadronar a los criollos y mestizos para que pagen tributo como se vio en Cochabamba pues porque los criollos se opusieron a tan injusta pretensión, hubo horcas, muertes y destrucción del pobre, con mofa y escarnio que hicieron y cada día hacen los de España de los criollos, tratándolos con vilipendio y desprecio, como se vio, en el Donativo que se acava de exigir, el que se quedará entablado perpetuamente por tributo, si los señores criollos no lo reparan con tiempo, siendo el que se ofrece el más a propósito que se puede discurrir; siendo sus razones las que se siguen, que el autor pide se lean con algún cuidado por los señores criollos y por nuestros Caciques y Hermanos, para que se esfuerzan a procurar por los medios posibles la amada libertad que así lo esperamos: siendo la primera.

391o— Hallándose en la presente y entre nosotros uno de la Rl. Sangre de nuestros Incas del Gran Cuzco en quinto grado de parentesco y con deseo de restaurar lo propio y volver a establecer esta monarquía. Se suplica a los criollos y a los caciques y a todos los naturales le dén la mano para esta tan heroica acción de restaurar lo propio y libertar la patria purgándola de la tiranía de los Guampos que nos consumen y cada día va a más nuestra ruina.

402o— Promete a los criollos españoles emplearlos en las conveniencias del Reino según se mostrasen fieles y a los Caciques honrrarlos como es de razón por los señores de la tierra adelantándolos en conveniencias, librando a los naturales de Tributos y Mitas para que gocen en quietud lo que Dios les dio y que se alsen con lo que tienen recibido de repartimientos de los corregidores, cuio nombre tirano se procurará borrar de nuestra república.

413o— Se ofrece en la presente para intentar esta empresa, el motivo de hallarse el Rey de España en guerra con Portugal e Inglaterra por lo que mira a la Europa, y en este reino los navios embarasados en los empleos y la Armada de Portovelo y por eso sin gente ni armas en Lima, siendo esta ocasión la más a propósito que imaginar se pueda. Y así Señores Criollos y Hermanos, y queridos Caciques y mis amados naturales, manos a la obra que de parte tenemos la justicia y el favor de Dios Nro. Señor que nos ade amparar en tan justa demanda, protestando a todos y cada uno de por sí, que nunca es ni será mi intención oponerme a la santísima ley de Nuestro Señor Jesuchristo ni apartarme ni permitir se aparte ninguno del gremio de la Santa Iglesia, antes sí procurar quanto fuere de mi parte el aumento de ella no permitiendo se profanen los templos de Dios ni las casas sagradas, antes sí venerarlas como ellas merecen y los Christianos tenemos de obligación, siendo mi única intención restablecer el Gran Imperio y Monarquía de nuestros Reyes antiguos, reservando para la vista de cada uno de los nuestros otras muchas razones que no se pueden fiar de la pluma, previniendo a nuestros Hermanos que serán todos bien tratados y pagados anticipadamente, que yo quedaré con la gloría de averíos librado a todos de tanta tiranía; no se firma este papel por escusar riesgos, podrán nuestros criollos darles acenso y creer a quien lo lleva, que es de los nuestros. Dios los guarde y les dé el esfuerzo que deseo con todos asiertos."

42(Es copia conforme con su original existente en este Archivo General de Indias en el estante 76; cajón 4; legajo 38.— Sevilla 23 de junio de 1924.— Un sello sobrepuesto: Archivo General de Indias. El Jefe del Archivo.— (Fdo.) P. Tórrez Lanzas. El secretario.— Juan Lafita y Díaz.)

43Nunca, durante el Coloniaje, se había producido un documento de esta naturaleza desde que se conquistó y sometió estas tierras del Imperio Incásico, hasta proclamada la guerra de emancipación americana; jamás se había escrito ni dicho tan franca y temeraria aspiración del modo que lo hace el manuscrito que por primera ves se publica. No hay otro documento que se le parezca, no sólo en el Alto Perú, sino también en toda la América colonial; tales son sus conceptos que, sólo uno conocemos capaz de enfrentársele, formulado 70 años después. Es aquella proclama de la Junta Tuitiva de La Paz en 1809, revisada por personas doctas, escrita en otro siglo, en mejores circunstancias, cuando el destino señalaba la hora de la emancipación definitiva, cuando la luz de la nueva alborada hacía ver mejor delineados los anhelos de los más grandes cerebros y los modernos derroteros políticos.

44En efecto, analizados los diversos conceptos que se desparraman en el documento que antecede, no hay nada digno y prodigioso que no pudiera estamparse en el más célebre manuscrito similar: Los legítimos señorea de la tierra estaban oprimidos por la tiranía, vivían como esclavos y los conjurados por ver si se podía salir de tamaño cautiverio se proponen forjar los ánimos a que sucedan el yugo de sus services, y se explana razones para conseguir tales fines.

45Se habla de la codicia y tiranía de los españoles encargados de sembrar la semilla del Santo Evangelio en los reinos del Perú; se trata de los tributos y de la mita, de la desgraciada y miserable condición de los naturales; con tal motivo, se demuestra el absoluto usurpamiento que constituían sin que se pueda demandar justicia y amparo porque las audiencias y superiores favorecen la sinrazón por sus propios intereses y llora y gime el pobre sin recursos ni remedio humano.

46Se consigna cuantos arbitrios se dan cada día para sacar dinero, empadronando a los mestizos para que paguen tributos, como en el caso de Cochabamba. Y téngase en cuenta, cómo se quiere que los señores criollos, se opongan a nuevos tributos; precautela el derecho de ellos y rechaza todo donativo porque pudiera quedar entablado perpetuamente por tributos. Se pide que por tales consideraciones se esfuerzan a procurar por los medios posibles la amada Libertad! Luego, después de este proemio entra a considerar las razones que piden se lean con algún cuidado por los señores criollos, como oportunas para el propósito de sacudir el yugo.

47La primera es que hay entre ellos uno de la real sangre de los Incas y suplica a los criollos y a los caciques y a todos los naturales, le dén la mano para ejecutar esta tan heroica acción de restaurar lo propio y libertar la Patria, purgándola de la tiranía.

48La segunda es que, promete a los criollos emplearlos en las conveniencias del reino; a los caciques honrarlos como a señores de la tierra y a los naturales librarlos de los tributos y mitas, para que gocen en quietad lo que Dios les dio, Así se hechaban las raíces del nuevo comunismo, dentro de un gobierno aceptable; e impele a que se alzen contra los corregidores cuyo nombre tirano se borrará para siempre de la República.

49La tercera es que: para intentar esta empresa ofrece el motivo de hallarse el Rey de España en guerra contra Inglaterra y Portugal, en cuanto a Europa; que respecto de América, la Armada se halla embarazada en Portovelo; y sin gente ni armas Lima. Siendo esta la ocasión más a propósito que imaginarse puede. La perspicacia del Manifiesto no perdió de vista tan magníficas circunstancias concurrentes para efectuar el movimiento, luego los conjurados estaban impuestas de la marcha de los asuntos externos y no querían desperdiciar el tiempo.

50Requiere con gran convencimiento y dice: ″Y así señores Criollos Hermanos y queridos Caciques y mis amados indios; manos a la obra, que de nuestra parte tenemos la justicia y el favor de Dios, Nuestro Señor que nos ha de amparar en tan justa demanda″. Ahí tenéis la proclama vibrante y santa con frases dignas y llenas de intensa fe. Y finalmente concluye con estas graves y ejemplarizadoras palabras: "Yo quedaré con la gloría de haberlos librado a todos de tanta tiranía". Esta proclama, secretamente propagada, ejerció influjo decisivo como se verá después.

51De esta manera, este quinto nieto del Inca, se proponía ser el libertador del Imperio peruano del Tahuantin-Suyo. Pero, la civilización incásica, la de la estirpe del Sol, la de la legislación sin precedentes y tan ambicionada hoy por el socialismo comunista de Europa, la de la noble y elevada religión mal conocida, peor comprendida y hábilmente calumniada; la de las leyes de oro, tan sabias, pocas y fraternales, no debía lucir más sobre la faz del Mundo, sino en la Historia de la Humanidad, como una etapa de la gran civilización americana inestudiada todavía.

52Por las llameantes y vividas frases que contiene esta notable proclama se trata de hacer un estudio de crítica de procedencia. Así se resguarda uno de hacer favorables comentarios sobre un documento cualquiera, o de desconocer su valor intrínseco, de reconocer su enorme importancia, o de desecharlo; ésto, naturalmente, antes de establecer su identidad, después de lo cual, queda inamovible su poder histórico.

53El historiador que no se percata de llenar con este requisito de hacer la crítica respectiva sobre la procedencia de un testimonio, carece del criterio propio y preciso para hacer historia verdadera, por consiguiente sus estudios o deducciones no tienen valor indiscutible.

  • 12 Un caso precioso de investigación y crítica de procedencia de documento, es el que debe emprenders (...)
  • 13 Langlois y Seignobos, ″Introducción a los Estudios Históricos". Página 93.

54El Manifiesto de los conjurados de Oruro, se halla en el "Expediente de autos y obrados de la Villa de Oruro y Rl. Audiencia de la Plata", en doscientas hojas del estante 76, cajón 4, legajo 38, donde además, en dicho legajo, se encuentra un cuerpo de papeles sueltos, entre los cuales existe uno, conteniendo el dicho manifiesto, de manera que hay dos manifiestos que confrontados, son iguales. El manuscrito suelto es el que hace de original del cual se sacaron copias para hacerlas circular, como queda dicho, entre los conjurados; estas copias no podían ser diferentes, sino iguales para concebir los mismos efectos que se proponían; luego el manifiesto contenido en el expediente fue tomado de una de estas copias, y lógicamente exactos al que sirvió de fuente. Ahora bien, se pone por ejemplo el caso presente ¿cuál es el grado de certeza de que la copia del expediente no ha sido alterada? Esta posible presunción desaparece, porque tal acto reconocería un interesado factor que en este caso no ha podido existir si se tiene en cuenta las personas y partidos que actuaron en la sumaria organización del proceso; ¿las víctimas y los jueces? ¿a quién de estos convenía alterar? ¿para qué si la confesión del delator Ojeda, las declaraciones de los testigos y confesiones de los reos están conformes con lo que dice el contenido del Manifiesto? Se concibe que un documento se cambie en ciertas palabras, desde luego anulándolo, pero nunca el conjunto o fundamento del testimonio. Dedúcese del, examen de todos aquellos papeles que el Manifiesto es legítimo porque hecho el análisis de las formas de procedencia documental, es por entero satisfactorio, porque, primero: no hay dos o más documentos, copias del Manifiesto, que sean diferentes, caso único en el cual es indispensable establecer, cual es la fuente original12; segundo: la confesión de Juan Bélez de Córdova, al pie del cadalso, es terminante sobre que es cierta la existencia del Manifiesto, y él, su autor; tercero; está comprobada esta declaración, por la confiscación de sus papeles en los que se encontró dicho Manifiesto, y se dicto auto especial del hallazgo; cuarto: este Manifiesto fue arrimado al expediente formado contra los reos e hizo plena fe como instrumento acusatorio; de modo que se tiene certeza de su procedencia y de su autor ajusticiado; no cabe, pues, dudar de los conceptos que tiene dicho documento, porque no es uno cuyo autor, fecha y procedencia, "no pueden saberse y que no sirve para nada"13. El Manifiesto por sí mismo, por lo ocurrido, inspira confianza sin necesidad de hacer crítica de procedencia ni hacer conjeturas, pues él se halla como auténtico instrumento causante de la muerte de varios hombres; además, está escrito todo él con un estilo siempre uniforme de principio a fin sin rebuscamientos; cabal por su forma y contenido para la época en que fue concebido. Además, guarda absoluta relación entre las intenciones de los conjurados y el contenido del documento.

Notes

1 Bosquejo biográfico de Alonso de Ibáñez por Luis Subieta Sagárnaga 1911. III edición.

2 Mitre. Historia de San Martín. Tomo I, Pág. 36.

3 Leyenda Judicial.— Cochabamba 1883 por José Benito Guzmán.

4 Memorias de los Virreyes.— Tomo 3.

5 Prólogo de Ximenes de la Espada a la obra "Guerra de Quito", de Cieza de León.

6 Confesión de Tomás Agudo. Expediente de autos obrados en La Plata. Archivo de Sevilla.

7 Confesión de Miguel de Castro. Expediente de autos obrados en La Plata. Archivo de Sevilla.

8 Todos los historiadores llaman a este sujeto Pachamita, así como Belez de Córdova: Vela de Córdova.

9 Confesión de Ambrosio Arce. Expediente citado.

10 Declaración de Rosa de Lara.

11 Acusación de Ojeda en el expediente inédito ya citado.

12 Un caso precioso de investigación y crítica de procedencia de documento, es el que debe emprenderse con !a proclama de la Junta Tuitiva de La Paz. Pues hay dos proclamas semejantes, una de la ciudad de La Plata a los valerosos habitantes de La Paz y otra de la Junta Tuitiva con igual contenido.— ¿Cuál es el original?— Para el objeto, es indispensable recurrir a las fuentes mismas y estudiar el caso.— Si nos atenemos a la autenticidad de las dos copias publicadas en Sucre, La Paz y Cochabamba, el lenguaje de la proclama de La Plata es más original que de la Junta; pero este juicio a priori está lejos de tener valor. En cuanto a la existencia del documento fraguado en Chuquisaca, es real, ay así nos lo informó el bibliófilo y anticuario peruano Corvacho, poseedor del manuscrito. ¿Cuáles son las fuentes originales de estas dos copias? Nadie ha investigado este interesantísimo caso concreto de autenticidad dudosa.

13 Langlois y Seignobos, ″Introducción a los Estudios Históricos". Página 93.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr