Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Libro 1. Sucesos de la guerra de independencia del año 1810. Historia del Alto Perú en el año 1810

Capitulo V

Résumé

El oriente altoperuano.— Labor de los emisarios Lemoine y Moldes en Santa Cruz de la Sierra.— El 24 de Septiembre.— Sublevaciones en Trinidad y San Pedro.— Actividad del cabildo de Oruro.— Emigración orureña; medidas adoptadas por las autoridades.— Dudas del cabildo y el bando de Nieto.— Consideraciones sobre la actitud del cabildo.— El 6 de octubre se revoluciona Oruro.

Texte intégral

1Otros sucesos importantes se desarrollaban en el oriente altoperuano.

2En la fértil y alejada Santa Cruz, las ideas de libertad e independencia resonaron hasta sus vastos bosques, y acompañando al pensamiento la acción, hizo de sus llanuras campo de épicas jornadas durante la guerra de independencia.

3Los emisarios revolucionarios que fueron a Santa Cruz, eran don Juan Manuel Lemoine y don Eustaquio Moldes; una vez en la ciudad, trabajaron en pro de la causa sin que al principio lograsen convencer a algunas de las autoridades y principales vecinos, de la necesidad de reconocer de una vez una nueva autoridad capaz de hacer frente a la situación de la Madre Patria y del resto de la colonia y, que ésta, no debía ser otra que la Junta de Buenos Aires.

4La pundunorosa autoridad del asesor, doctor don Pedro José Toledo, gobernador interino de la provincia, por muerte del coronel Antonio Seoane de los Santos, no se hizo eco, ni se dejó persuadir de los tales emisarios a pesar de que le habían manifestado de que el reconocimiento y jura a la Junta de la capital porteña, era demostración palpable de fidelidad absoluta al rey Fernando. Pensó para él que tales cosas no llevaban nada de fidelidad al amado monarca, más bien sí, fermentación de independencia. Rechazó todo cambio y firme en sus convicciones, cayó con la revolución fraguada.

5El caso es que el movimiento subversivo en Santa Cruz tuvo su verdadero proceso; aunque lento, fué decisivo hasta conseguir su objeto. El teniente coronel don José Miguel Becerra, jefe de la guarnición de Membiray, fué entrevistado por los facciosos y tentado para que se pusiera a la cabeza del movimiento, que era, según le dijeron, para asegurar la autoridad del rey, pero Becerra de mucho comprender y de poco hablar, rechazó tal honor de hacer cabeza, hasta que el segundo jefe de la misma guarnición, teniente coronel Antonio Suárez, aceptó ser el brazo que realizara lo que los conjurados patriotas perseguian.

  • 1 Plácido Molina M. Ultimos días coloniales en Santa Cruz de la Sierra. Artículo de prensa.
  • 2 Don Antonio Vicente Soane, nacido en Santa Cruz, fué jefe político el año cuyos sucesos narramos, (...)

6Fué el 24 de Septiembre de 1810,1 cuando el coronel Suárez se presentó al cabildo seguido de un piquete de soldados e intimóle, atrevidamente, reconociera el nuevo orden de cosas y la deposición del gobernador intendente don Pedro José Toledo. El pueblo en masa apoyó la revolución pidiendo cabildo abierto, en el cual nombra una junta de gobierno que asumiera toda la autoridad. Esta fué compuesta por el doctor Antonio Vicente Seoane, don Juan Manuel Lemoine, el comandante Antonio Suárez, don José Salvatierra y otros, presidida por el primero2.

  • 3 Medardo Chávez,— La sublevación de San Pedro de Mojos.

7En cuanto al comandante Becerra que rehuzó entrar en la revolución, fué hecho preso y remitido a Cochabamba ante el gobernador Francisco del Rivero. En el resto del oriente altoperuano, en Trinidad, hoy capital del departamento del Beni, el patriota Juan Marsana dió el primer grito de independencia el 25 de abril de 18223. Sofocada la subversión, fué muerto Marsana por un hermano del célebre tirano realista Aguilera.

8Mojos, estaba vinculado a Santa Cruz y lo gobernaba por entonces don Pablo de Urquizo. Dividido en tres partidos que eran Mamoré, Baures y Pampas, tenía por principales poblaciones a Trinidad, Loreto, San Javier y San Ignacio.

  • 4 Plácido Molina.— El Centenario de la Independencia de Mojos. Del periódico «El Eco del Beni».

9En San Pedro que era la capital de Mojos, hoy departamento del Beni, estalló el movimiento revolucionario el 14 de marzo de 1811 en igual forma y condiciones que en los demás pueblos altoperuanos.4

10Pasando a otros sucesos, tenemos que el año 1810 el cabildo de la Villa de Oruro, lo componían don Jose Antonio Ramallo, alcalde de primer voto y presidente, don Domingo Dalence, don José Mariano del Castillo, don Melchor Saavedra, don José Gavino Ruiz de Sorzano, don Th. de Unanue y el doctor José Serrano.

  • 5 Acta del cabildo, Documento N°. 23.

11Este ayuntamiento al tener noticia de lo acaecido el 14 de Septiembre en Cochabamba, se limitó a levantar un proceso con el único objeto de averiguar la verdad a cerca de las noticias comunicadas, de la deposición del gobernador intendente de aquella Villa y de otros empleados. La declaración del conductor de la valija de Cochabamba, Mariano Villarroel, confirmó todo lo que al respecto se sabía, dándose por ciertas tales noticias y terminado el proceso.5

12En cuanto a la población y aun el mismo ayuntamiento, tomaron la actitud levantista de Cochabamba como punto inicial de trascendentales sucesos, en los que por fuerza Oruro, dada su situación estratégica y su notoria importancia, debería jugar papel sobresaliente.

  • 6 Acta del cabildo ya citado.

13Los vecinos de Oruro comenzaron a emigrar hasta en grupos numerosos hacia el interior, por que la posición de la Villa les hizo comprender que serían enrolados en las filas del ejército, como aconteció cuando el coronel realista Basagoitia fue a engrosar el ejército del Gral. Córdova, que esperaba contener el avance del ejército argentino. Tanta fué la emigración, que alarmó al cabildo y al mismo presidente Nieto, en grado tal, que ordenó al ayuntamiento «evite la fuga de los vecinos y que estén a la defensa de la Villa publicándose un bando con penas gravísimas contra los que desamparen sus hogares».6

14El caso es que no querían formar en las filas realistas, y sí, en las de los patriotas, como lo hicieron cuando pasó Castelli a La Paz contra el ejército de Goyeneche. Preferían pues dejar la Villa, o esconderse en las minas como hicieron los más «dejando en silencio las calles», pretextando que no había soldados que la guarnezcan y la defiendan.

15El memorable día 6 de octubre, en tanto el cabildo discutía el cumplimiento o no de la superior orden de publicar el bando que prohibía bajo severas penas, abandonen la Villa sus vecinos. (Era la primera vez que el cabildo se atrevía a discutir una orden que se la consideraba regia) el caudillo de este día, don Tomás Barrón, activaba el pronunciamiento de Oruro a favor de la causa patriota.

  • 7 Acta del cabildo de 6 de octubre.

16El cabildo se opuso terminantemente a publicar el tal bando por «multitud de graves motivos».7 Consideraban los cabildantes que esa orden era una providencia extenporánea porque más de la mitad de la plebe habíase ausentado de la Villa según se notaba en el público aspecto y el silencio de las calles. Además, era cierto, según informes de los viajeros que entraban en la Villa, que en grupos fugaban por temor a un ataque repentino sin que haya guarnición que la defienda, y esto porque la autoridad superior no había accedido a los «continuos clamores del ayuntamiento de Oruro de guarnecer la plaza» tan importante «por los considerables ingresos de su Real Caja y por la calidad recomendable de ser un puerto seco y la garganta de las provincias del reino, por donde forzosamente transitan de ambas carreras». Además, tanto al virrey Santiago Liniers, como al virrey Baltazar Hidalgo de Cisneros, así como al presidente Nieto, les habia dirigido el cabildo la justa solicitud de que si era imponible guarnecerla cual su importancia requería, por lo menos se restituyese a Oruro la quinta compañía del tercer batallón de infantería de Buenos Aires, que el rey Carlos III había destinado para guarnecerla, desde los acontecimientos del 10 de febrero del año 1781; compañía que cuando los sucesos del 16 de julio en La Paz, marchó a aquella ciudad, y después, por orden de Nieto, fué destinada a Potosí, donde se encontraba el ejército realista, dejando a Oruro completamente abandonada. Comprendiendo los vecinos que pronto, por razones de fidelidad al Soberano, de amor a la patria y conservación del orden público, serían obligados a tomar las armas, prefirieron emigrar de la Villa. La verdad era que el tal bando resultaba irrisorio una vez que el cabildo no estaba con fuerzas suficientes para impedir la casi fuga de los vecinos. Por otra parte las mismas autoridades hicieron sospechar al vecindario de que podía ser invadida la Villa, mandando parte de los tesoros de las Cajas Reales a La Paz. El caso es que el cabildo resolvió no publicar el bando porque así convenía, poniendo esta resolución en conocimiento de Nieto e insistiendo para que guarnezca Oruro con no menos de 400 hombres, fuerza con la cual se evitaría la emigración de sus vecinos, se cumplirían las providencias superiores y podríase contener cualquier asalto, «aun de Cochabamba, que en sentir de su señoría, necesitaría fondos y como allí los tenían muy escasos, echaría la mano a la Real Caja de Oruro, y que esto pensaban los de Cochabamba, era evidente por una carta interceptada de aquella Villa».

17La verdad de todo esto, parece ser que el cabildo sin olvidar sus obligaciones, su fidelidad al rey y acatamiento a la autoridad inmediata del presidente de Charcas, no quería ponerse de frente y descubiertamente contra el pueblo, ni a favor de la autoridad absoluta de Nieto, por dos razones: La primera, falta de milicias para hacer cumplir sus determinaciones; la segunda, falta de fuerza moral; el nuevo orden de cosas soplaba tan reciamente y se mostraba incendiaria con Buenos Aires y Cochabamba revolucionadas, que el asunto era para pensarlo. ¿Dudaba cual camino seguir? Cremos que no, porque bajo la apariencia de fidelidad, o conflagraba calladamente, o con su especie de neutralidad dejaba hacer y venir las cosas del nuevo orden aparentando ignorarlas. Dos hechos condenan al cabildo de Oruro en su obra solapada. ¿Por qué no hizo levantar sumario para organizar un proceso por la deserción efectuada en masa por las tropas de Cochabamba? ¿Por qué no hizo pesar toda la responsabilidad sobre el jefe de dichas fuerzas? Nada aparece que hiciera el cabildo en ese orden, por el contrario facilitó la marcha del jefe don Francisco del Rivero para que encabezara la revolución de Cochabamba. Otra razón, cuando se consumó la revolución de Oruro, el cabildo fué el primero en reconocer el nuevo estado, permaneciendo el mismo personal, el que a ser contrario a la revolución, habría sido totalmente cambiado; el único reemplazado entre todas las autoridades, fué don José María Sánchez Chávez que se opuso categóricamente al movimiento.

18Estas deducciones, no excluyen la posibibilidad contraria, de que el cabildo hubiese estado contra los acontecimientos revolucionarios y la actitud de Buenos Aires, pues hay actas tan completamente borradas que no se pueden descifrar y según el contenido de otras, se ordenó se borrasen aquellas, cuando se supo el avance de las tropas auxiliares, lo que hace suponer eran actas firmadas en contra de los acontecimientos de la capital porteña.

  • 8 M. S. inédito.

19Así se presentaba el cabildo de Oruro el 6 de Octubre, cuando repentinamente en medio de la pacífica sesión, los cabildantes abandonaron sus asientos y se lanzaron a los balcones del ayuntamiento para saber lo que pasaba en la plaza8.

20Era don Tomás Barrón, que seguido de los suyos a quienes convenció de que había llegado el momento de obrar, anunciaba a la población de Oruro q' se revolucionaba plegándose a Cochabamba y Buenos Aires. Pocos instantes bastaron para que creciera la multitud; tocaron las campanas a rebato y se oyeron los gritos de ¡viva la patria!, pero quien sabe a que patria vivaba la multitud.

21Ante la actitud resuelta del pueblo encabezado en su levantamiento por las principales autoridades, los cabildantes cedieron también dándose por consumada la revolución, reconociendo a la Junta Gubernativa de Buenos Aires como única autoridad.

  • 9 Se sabe que la entrega hecha a Sánchez Chávez era más o menos de 700.000 pesos, según el inventari (...)

22Don José María Sánchez Chávez, ministro contador de la Real Caja, que recien había llegado de España, se opuso resueltamente a reconocer el nuevo orden y someterse a el; queriendo dar testimonio de fidelidad a la causa del rey Fernando, se encerró en el local de las Cajas Reales hasta que el mismo cabildo pidióle mediante oficio y en términos enérgicos, la entrega de los dineros y demás enseres que antes se le había dado bajo escrupuloso inventario, dando lugar a una agria discusión de ambas partes; Sánchez Chávez se resistía a entregar los caudales9 y se negaba a reconocer el nuevo orden establecido, dando parte secreto a Ramírez que se encontraba en La Paz, de lo que ocurría. Viendo al final, la energía del cabildo, huyó con gran parte de los caudales hacia el virreinato de Lima, pero acudió el pueblo en su persecución logrando capturarlo en La Joya, en el lugar de la Barca, cuando se disponía a hacer pasar el tesoro que llevaba. Fué hecho preso y conducido a Cochabamba de donde fugó a Lima.

23Pasado este incidente, se tomaron medidas tendientes a garantizar el orden, llegan a poco la noticia de que en Cochabamba se organizaban tropas para enviarlas a Oruro, creciendo el entusiasmo por la nueva causa que la multitud veía como conveniente, pero sin darse cuenta de por qué. Este entusiasmo que se apoderó de los dos pueblos, fué presagio feliz del próximo triunfo que juntas sus tropas alcanzarían en los cafaffampos de Aroma.

Notes

1 Plácido Molina M. Ultimos días coloniales en Santa Cruz de la Sierra. Artículo de prensa.

2 Don Antonio Vicente Soane, nacido en Santa Cruz, fué jefe político el año cuyos sucesos narramos, representante a la Asamblea Constituyente el año 25; Ministro de la Corte Superior de Chuquisaca y prefecto de Santa Cruz, posteriormente.

3 Medardo Chávez,— La sublevación de San Pedro de Mojos.

4 Plácido Molina.— El Centenario de la Independencia de Mojos. Del periódico «El Eco del Beni».

5 Acta del cabildo, Documento N°. 23.

6 Acta del cabildo ya citado.

7 Acta del cabildo de 6 de octubre.

8 M. S. inédito.

9 Se sabe que la entrega hecha a Sánchez Chávez era más o menos de 700.000 pesos, según el inventario que existe en nuestro archivo,

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par

Acheter

Volume papier

amazon.fr