Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Libro 1. Sucesos de la guerra de independencia del año 1810. Historia del Alto Perú en el año 1810

Capítulo I

Zusammenfassung

España en 1810.— Los criollos y la madre patria.— Ideas subversivas.— Evolución que sufrió la idea de emancipación.— La multitud alto-peruana y la idea de independencia.— Las multitudes americanas y el respeto al rey.— Los directores y las masas populares.— Resabios de la guerra de independencia.

Volltext

Introducción

1La situación de España en 1810 era desastrosa: Preso Fernando VII; vencido el pueblo español en la campaña de 1808; ocupado parte del territorio por los franceses victoriosos; en Madrid entraba triunfante Jose Bonaparte, hermano de Napoleón; la Junta de Sevilla, reunida para gobernar en tan critica situación, se disolvía, contentándose con autorizar y ceder sus poderes a un Consejo de Regencia, residente en Cádiz, que resultó más inútil que lo que había sido ella.

2Aunque de España no podía decirse: Finis Hispaniae, era un hecho que su nacionalidad peligraba.

3Ante este desconcierto de la madre patria, los criollos pensaron darse un gobierno más concordante con la situación de la Península. De aquí, resuelto estaba: darían un paso más a la revolución.

4La deducción era clara y terminante: «España ha caducado», luego las autoridades instituidas también han caducado, se decía entonces.

5Y la oposición dió comienzo: levantisca y atrevida en unas partes; solapada y tímida en otras, fue murmuradora en todas. «España ha caducado» era la consigna.

6La revolución se asomaba incontenible aunque de contornos borrosos para la multitud, lúcida y prometedora para los espíritus adelantados. Eso sí, nada determinado ni preciso en cuanto a sus pormenores.

7El Alto Perú (Bolivia) parte integrante del virreinato de Buenos Aires, fué el primero en demostrar tales ideas insinuativas, (25 de mayo y 16 de julio de 1809) hasta que un año después, la capital del virreinato, (25 de mayo de 1810) inspiró propósitos mejor definidos y como en Chuquisaca y La Paz, se habló del rey Fernando VII, por prudencia, por política y conveniencias del momento.

8La idea de emancipación de España, sufrió perfecta evolución en el espíritu alto-peruano. Concebida en Chuquisaca, fué una llamarada en La Paz (1809) que iluminó todo el cuadro; pero tan rápidamente, que sucedió a ella la sombria escena de las ejecuciones crueles de los protomártires, sin dejar la impresión de lo que al brillar un relámpago se había visto.

9Más duró la tortura, más larga fué la agonía y tanta la saña, que el terror, no dió lugar a otro sentimiento que al de permanecer fieles a la Península. Los promotores se vieron aislados en su empresa, solos en su magno empeño, con la América toda, muda a sus heroicas insinuaciones.

10Al siguiente año de 1810, el escenario cambió.

11Si bien en el Alto Perú existían ideas de libertad e independencia y los sucesos de Chuquisaca y La Paz, fueron la explosión de tales caóticos sentimientos, es también cierto que les faltó para su ejecución el nervio motriz, que solo da un plan perfectamente determinado con unidad de acción, con un sistema político tal, que indicado el fin, la suma de las varias fuerzas puestas en acción, llegue a realizar el plan concebido y único.

  • 1 La Gran Semana de 1810. Crónica de la Revolución de Mayo. Por V. E. I.

12Se obtuvo esto en gran parte, cuando Buenos Aires decididamente había tomado el partido de la revolución. Las cosas se vislumbraron más claras, pero no perfectamente definidas, aunque los promotores y directores del movimiento, quisieron desde el principio independizar el país y constituirlo en nación soberana.1

13Tenían determinado plan, del cual la multitud no podía darse cuenta, ni era conveniente tampoco, mientras no surgiera en su conciencia la noción clara de lo q' debía entender por independencia de España y erección de un Estado soberano. No es desde el primer momento que la multitud altoperuana columbrara el desconocimiento del rey Fernando VII, no. Desorientada, casi incapaz de concebir una nación libre y soberana, no llegó a penetrarse del verdadero papel que jugaba en los albores de la gran guerra de independencia.

14Sufrió pues verdadera evolución este concepto de libertad e independencia; necesitó tiempo para que su cerebro concibiera el verdadero aspecto y fin que se perseguía; y cuando esa trasformación llegó a su límite, la multitud altoperuana escribió las páginas, más gloriosas de la historia de la guerra de emancipación. De la lucha (1810) entre los virreinatos del Perú y Buenos Aires, nació el poder de su fuerza y capacidad guerrera. Junto a estos elementos brotó, más después, en su espíritu, la duda sobre la autoridad del rey y la caducidad de sus representantes en el gobierno de la colonia, y por consiguiente la idea clara de emancipación. Y, fenómeno curioso es, que vale apuntar: las muchedumbres de América al comienzo de la lucha por la independencia, derramaron su sangre por mantener esa autoridad (la del Rey) tan discutida, frente a las ambiciones de Napoleón, de reinar, dominar y conquistar a la madre patria. Este sentimiento común fue acentuado por los trabajos secretos de doña Carlota, de reinar en las colonias, mientras durase la prisión de su hermano, el rey Fernando. Entra también la cuestión de la supremacía de las audiencias y la autoridad que los cabildos querían darse, frente a los incidentes peninsulares.

15Con todo esto, se vislumbra que en todas las multitudes americanas vibraba latente el amor al rey, aunque el asunto se ha hecho tan obscuro, porque se ha creído ver desde el primer instante ideas de libertad e independencia, de soberanía, de desconocimiento de la autoridad del rey en las muchedumbres. Tal concepto de ver en ellas los albores de la volcánica guerra: de emancipación, ideas tan precisas y portentosas para su pobre constitución mental étnica, no es sinó una exageración.

16En el Alto Perú, el asunto se particulariza por un accidente que lo creemos muy atendible y digno de hacerse mensión.

17Se trataba en las provincias alto-peruanas al comenzar la guerra, de mantener la unidad y conexión con el resto de las provincias que formaban el gran virreinato de Buenos Aires, (Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay) contra cuya autonomía había atentado el virrey de Lima Abascal, disgregando las provincias altoperuanas del resto, e integrándolas al virreinato del Bajo Perú, sin atender a la unión que existía con las provincias de abajo; ante todo, lazo de unión intelectual, comunión de ideas bebidas mutuamente en sus notables universidades de Chuquisaca y Córdoba, fuera de las leyes políticas que reglaban este acercamiento. De aquí la lucha entre los dos virreinatos, la forma y el alcance de los primeros acontecimientos en el Alto Perú. No fué el único motivo quizá, pero fué el accidente principal que no se puede desconocer, si escudriñando los hechos, se encuentra que el año 1810, estos llevaban en sí cuestiones jurídicas pertinentes a ambos virreinatos sobre jurisdicción de altoperuania.

18Parece que el sentimiento casi religioso inculcado a los americanos, de amor, de respeto y fidelidad al rey de España, sacudió a todos sus subditos de manera tan simultánea, haciéndoles tomar parte en la guerra iniciada, sin que se dieran cuenta cabal del papel que ejecutaban; porque no puede comprenderse que las ideas de libertad, patria, soberanía e independencia, hayan fulgurado en la conciencia de las multitudes con todos sus contornos precisos, y una comprensión completa, en un momento dado, con una simultaneidad admirable, capaz solo de multitudes bien educadas, mejor preparadas y altamente equilibradas en sus aspiraciones y su cultura; en multitudes predispuestas por su estado psíquico a transformar en un instante dado, una idea sugerida, en un hecho consciente. Pero las muchedumbres coloniales obedientes siempre, creyentes del derecho divino de los reyes de España, estaban lejos de darse cuenta de tales actos internos y básicos.

19No fué el aura de la libertad santa que sopló sus frentes, ni la idea de soberanía nacional que asomó a sus cerebros; fué acaso, el atrevimiento de Napoleón contra el poder de España, que sacudió vivamente sus fibras de manera tan cabal y sincrónica. Parece que el pueblo colonial iba a sostener el trono y no, como se cree, contra él. La clase dirigente que tenía su núcleo en todos los centros importantes de América, dejó caminar a las muchedumbres con ese rumbo, para después, cuando fuere llegado el momento, hacerles comprender que si habían sostenido el vacilante trono de Fernando VII, eran capaces también de derribarlo. El método usado era pues inteligente: eliminar dificultades, prevenir resistencias, inspirar confianza aclamando en las proclamas al rey; sugerir hasta celo por la causa de la madre patria, poniendo en movimiento ese bloque de voluntades, que es lo admirable y lo más importante que hicieron, porque en cualquier momento preciso los directores darían a esa masa popular la directriz conveniente, como efectivamente sucedió.

20Lo difícil y lo urgente fué moverla para enseguida darle el impulso eficiente. Así, seguramente resolvieron los promotores el gran problema de la psicología de las multitudes coloniales para hacerlas entrar en el camino de la revolución, con alma, conciencia y fuerza propias.

21Bien evidente es que, al comenzar la guerra, los espíritus privilegiados o promotores de aquella época violenta de la historia, pensaban de otra manera. Sintieron venir el espíritu de libertad y emancipación, como una necesidad, como una santa promesa harto tiempo esperada. Vislumbraron la independencia como un hecho lógico, resultado natural de los acontecimientos, del frenesí de los espíritus idealistas, que no quisieron tardar un segundo más en llevar a cabo la obra que la naturaleza les imponía, puesto que la ocasión, intervención napoleónica en España, era espléndida y oportuna para socabar con eficacia el regimen social y político de la monarquía tradicional.

22Pero ellos mismos, obedeciendo a un plan de evolución y método, se pusieron dentro del ambiente dominante, se confundieron con las multitudes hasta contagiar con sus ideas el alma de ellas; moldearlas, hacerlas homogéneas, arrebatarles su voluntad, cambiarles su rumbo, señalarles una nueva dirección y llevarlas a la lucha en pro de la libertad y la independencia, fué cuestión de tiempo; pero cuando consiguieron excitarlas, se lanzaron con un frenesí casi criminal, haciendo estremecer con su bravura y su empuje la misma naturaleza. Entonces las multitudes constituyeron el brazo férreo, que guiado por héroes de leyenda, rompieron en mil batallas los aceros de su esclavitud acabando en América con el dogma monárquico de España.

23Aquel formidable vértigo ha perdurado todavía en las multitudes altoperuanas, mucho después de terminada la guerra. Las revoluciones republicanas son su resabio. Aquel poder y fuerza, es evidente que perduró en los después ciudadanos bolivianos, ocasionando trastornos políticos; entronizando caudillos militares que sembraron la anarquía y escribieron una historia dolorosísima, en medio de las mas grandes inquietudes de la sociabilidad boliviana.

Anmerkungen

1 La Gran Semana de 1810. Crónica de la Revolución de Mayo. Por V. E. I.

© Institut français d’études andines, 2006

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Lesen

Exklusiver Zugang

Angeboten von

Kaufen

Printversion

amazon.fr