Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Libro 1. Sucesos de la guerra de independencia del año 1810. Historia del Alto Perú en el año 1810

Advertencia

Texto completo

1Escribimos estas líneas a mérito de algunas de las respetables apreciaciones de nuestro prologador.

2No afirmamos, en la narración, la disolución del virreinato de las Provincias del Río de la Plata, ni la negamos tampoco; hemos hablado sí del virreinato de Buenos Aires, nominando así la porción, de territorio que llevaba ese nombre. Bautismo oficial tuvo con otra denominación desde 1816 que se le llamó: Provincias Unidas del Río de La Plata.

3El movimiento de la capital no podía, ni pudo disolver el resto del virreinato, por esto el Uruguay y el Paraguay se conservaron realistas, en tanto que el Alto Perú abrazó la causa patriota por su querer y autonomía dentro del marco de la Audiencia de Charcas; así lo creemos, y por eso, demostrando ese su poder de obrar independiente, decimos, después de narrar la victoria de Aroma, en la pág. 109: «El Alto Perú, desde luego, pudo gobernarse independientemente por medio de sus cabildos, sin otra superioridad que la Audiencia de Charcas, aun independiente de Buenos Aires, pero la situación de aquel momento aconsejaba unirse al movimiento de la capital porteña y obrar conjuntamente».

4Aun mas, Buenos Aires, pudo ser dominada por elementos realistas, de modo que disolución efectiva del virreinato aún no hubo en 1810.

5Además esta desquisición es cuestión de términos y no de principios.

6Lo que noto en mi distinguido prologador, es que ha adelantado algunas conclusiones históricas deducidas de sucesos posteriores al año 1810, que no son del objeto de este libro; así el hecho de que los altoperuanos deseaban formar un Estado independiente el año 1820, es cuestión que generó en años posteriores a 1810 y por consiguiente su estudio no es de incumbencia de esta obra; y me permito apuntar aquí, que la idea de separación de Buenos Aires, tuvo su germinación total el año 1815, pero como decimos no son cosas hechas ni pensadas el año historiado por nosotros.

7Empero, así y todo, nos complace que nuestras ideas tengan una admirable conformidad con las de nuestro ilustrado prologador, pues se lee en la pág. 78 lo siguiente: «en verdad, las provincias altas eran en todo parte complementaria del Bajo Perú por la raza, las costumbres, el comercio, el idioma y el medio geográfico, empero estas razones funtamentales, parecieron nimias entonces, ante la situación política y especial que dominaba los espíritus: la emancipación como causa básica, y la absorción del virreinato de Lima sobre las provincias altoperuanas como causa inmediata, determinando éstas a sus habitantes a hacer causa común, idealistas como eran, con Buenos Aires donde pertenecían; con Buenos Aires con quién comulgaban en ideas y sentimientos y con quién, como dijimos ya había unión intelectual y legal. Perduraron y pesaron más en los ánimos altoperuanos estos últimos motivos, que no los naturales y fundamentales. He ahí, porque, el Alto Perú, ligado materialmente al Bajo Perú, luchó contra él, porque significaba el dominio tradicional monárquico, en tanto que Buenos Aires, representaba un nuevo orden de cosas liberal en aquella época de iniciación revolucionaria».

***

© Institut français d’études andines, 2006

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Leer

Acceso exclusivo

Brindado por

Comprar

Volumen papel

amazon.fr