Versione classicaVersione mobile
OpenEdition Books

Sucesos de la guerra de la independencia del año 1810 (1918) / Capítulos de la Historia colonial de Oruro (1925)

 | 
Marcos Beltrán Ávila

Marcos Beltrán Ávila (Bio-bibliografía de un maestro)

Víctor Varas Reyes

Testo integrale

1Edición limitada de 500 ejemplares

2Ilustración de Clovis Díaz de Oropeza

3Impreso en Bolivia. Es propiedad del autor

4Depósito Legal

5L.P. - 0.407 - 1969

6víctor varas reyes

7Ediciones ISLA
Casilla 4311
LA PAZ – BOLIVIA
1969

8A la memoria de Mariángela Beltrán Vásquez, espíritu selecto, noble hija y abnegada esposa, que conoció los originales de este opúsculo y de quien merecí constante estimulo, siguiendo las normas de su ilustre padre, Don Marcos Beltrán Ávila.

I. Espacio y tiempo al surgir la vida

9¡Tierra gélida, pegada en parda cima, de Oruro, bravia región "enamorada del gringo y del gitano", según los versos de Luis Mendizábal Santa Cruz, su malogrado porta-lira, cantor en Platanillos de sus manos, por cuyo insospechado destino empuñaran el fusil en la lucha por el petróleo; con las que escribiera magníficos poemas en la brumosa y subsiguiente paz; manos con las que luego buscó la muerte, cenando así para siempre sus pupilas de infantil mirar! ¡Tierra alta donde la adversidad creadora —concebida como interpretación por Arnoldo Toynbee—, la sometió a dura prueba, obteniendo apenas apetecidos resultados por su iniciativa y que continuará dando sorpresas a Bolivia!...

10¡Dinámica Villa Industrial y Folklórica de San Felipe de Austria! Maga que con su sortilegio trueca en paraísos a las dunas y alivia los ventisqueros para consumo de "Diablos" y "quirquinchos"! Confiere algo de lo suyo al peregrino que allí posa sus plantas. Le concede, por lo menos, un recuerdo, tal vez una esperanza; quizá le traza una meta y le avizora el camino...

11En el hogar de los esposos Julio Beltrán, de origen potosino y Adela Ávila, paceña, con raigambre familiar en Sucre, Camargo, Tarija y en la capital orureña —hija del Coronel Francisco Ávila, que peleó a órdenes del General José Ballivián como Capitán en la Batalla de Ingavi— el 25 de abril de 1881, nació un niño, al que en la pila bautismal pusieron el nombre de Marcos. La ciudad era entonces un enorme caserío, campamento minero con techos de paja en su mayoría, con calles sin pavi-miento, cubiertas de arena, que interrumpían la aridez de la altipampa andina — gigantesco poncho de vicuña moteado de paja brava, thola y yareta— limitada en partes por los cerros minerales, cuyos desmontes esparcían tonalidades polícromas, en combinación con el cielo cargado de azul, que dialogaba con la nieve de las elevadas montañas de la cordillera y con los acordes en sostenido del viento.

12En aquel tiempo, el país sufría tremenda atonía. La campaña del Pacífico le había hecho dar las espaldas al océano y los políticos y hombres de gobierno procuraban orientar la vida del pueblo hacia realidades inmediatas, positivas, para hacer frente al contraste más recio sufrido hasta entonces en la nación.

13El niño aprendió las primeras letras de labios de su madre y de su hermana mayor. Ya en edad de ser incorporado a la escuela, fue llevado a un plantel particular, llamado de Santa Bárbara. Oruro no contaba sino con dos establecimientos con cursos completos, llamados Escuelas Centrales, para varones y niñas, separadamente, con más cuatro escuelas incompletas, esparcidas en los barrios apartados de la ciudad. No se conocían librerías ni menos, bibliotecas. Luego pasó a la Escuela Central "Bolívar", que era un centro educacional de toda la niñez, dependiente de la municipalidad.

14La vida escolar iba siéndole odiosa al pequeño, a causa de la práctica constante del principio consabido de hacer entrar la letra con sangre, así como de los castigos corporales. Educado en su casa por mujeres, pues su padre murió cuando el niño tenía apenas cuatro meses de edad, su temperamento emotivo, a la vez que levantisco, en una ocasión, al ver entrar al maestro blandiendo furiosamente un látigo, excitóse tanto, que regresó con fuerte temperatura a su casa.

15La llegada del primer ferrocarril inquietó los ánimos. Unos, alimentaban una enorme curiosidad. Otros, los políticos de oposición, que aprovechaban, como siempre, toda coyuntura para desacreditar al Presidente de la República, el ceñudo doctor Aniceto Arce, hicieron circular rumores alarmantes. Así, según ellos, el mandatario estaba entregando la Patria a los chilenos, cuyas tropas, en incontenible avalancha, entrarían al país utilizando la vía férrea. El niño, apreciando la tal llegada, como posibilidad salvadora, se alegraba íntimamente, llegando a exclamar:

16—¡Vaya, ocurrencia! ¡Que entren los chilenos, mejor! Así no habría escuelas!...

17El Presidente Arce y el Prefecto de Oruro, doctor Zenón Dalence, apuraban los trabajos. Bien podían los opositores dar mueras al Monolo, apodo que pusieron los contrarios al primer mandatario; a los negros de la Florida, partidarios de Arce, llamados así por los opositores, por haber importado negros para que trabajaran en La Florida, propiedad del acerado "gobernante industrial". La obra iba a marcar un nuevo horizonte.

18Ya a dos leguas, en punta de rieles, comenzaron las excursiones o paseos del pueblo, para darse cuenta de lo que era un ferrocarril. Los que iban, contaban al regresar, maravillas de la construcción. Poco a poco fue un lugar de esparcimiento para toda la población. La curiosidad atraía gentes de La Paz y Cochabamba. Nadie quería quedarse sin conocer tan extraña maquinaria. Marcos tenía once años, cuando se produjo la inauguración, realizada el 15 de mayo de 1392. Las autoridades locales levantaron un arco triunfal, en cuya plataforma colocaron a los alumnos que entonaron el Himno Nacional al pasar por debajo la primera locomotora, con coches ocupados por la comitiva oficial. Cerca a la esquina del antiguo Edén, entre la calle hoy llamada "Adolfo Mier" y el ángulo formado por el edificio que colinda con la Casa de Gobierno, el mancebo vio un grupo en traje de rigurosa etiqueta, donde el Presidente Arce, en la punta de rieles, con toda la emoción del caso, pronunció un discurso, con el que sellaba su más grande anhelo de gobernante: fomentar el progreso boliviano por medio de la vinculación ferroviaria, concluyendo con lágrimas y entre sollozos: "Ahora podeís matarme! He cumplido mi misión!".

19En la plazuela hoy llamada " Abaroa", quedaron dos coches de primera clase, que Marcos, junto con otros muchachos, se adueñaron para encaramarse, bajar, sentarse alocadamente, mientras duraba la fiesta en la Prefectura. El elemento popular no se cansaba de contemplar el tren de locomotoras y carros.

20A setenta y siete años de este notable acontecimiento, la fisonomía de la ciudad está totalmente cambiada. Los techos de paja están sustituidos por planchas de zinc o tejas españolas; las calles saben de la bondad del asfaltado. Los parques y avenidas gozan de la concurrencia del árbol y de la flor, que hablan de entereza y coraje humanos en pugna con la arisca inclemencia de la altura en las parameras. La estatua de Arce, de cuerpo entero, colocada en el pedestal correspondiente en la Plaza "10 de Febrero", es la expresión agradecida de Oruro, al mandatario de visión práctica, firme ejecutor de sus nobles propósitos.

II. Dinámica de la esperanza. — De seminarista a cantinero y a "pongueño" minero

21Merced a la intervención de un cura. Eulogio Gemio, amigo de la familia, Marcos, el inquieto adolescente, pudo ir a Sucre, para continuar sus estudios, cursando humanidades en el Seminario Conciliar "San Cristóbal", que por entonces, aceptaba elementos de toda clase. Dicho cura habíase comprometido secretamente con el Director, a pagar el 50 % restante de la pensión, pues consiguió para el muchacho citado plantel de segunda enseñanza. Viaja a Pulacayo, donde se le consigue el cargo de Administrador del Hotel. La extraña confabulación familiar en contra del esfuerzo cultural del joven, continuaba con especial incomprensión. Habíase sabido que en los intervalos de la diaria labor, realmente antipática para su natural modo de ser, Marcos dedicábase a la lectura. En vista de esto, los parientes le hicieron renunciar el cargo, retornándolo a Oruro con el pretexto de haber conseguido mejor colocación. Nada de ello era cierto.

22De cara a la realidad, tuvo que entrar a trabajar a la mina para subvenir a sus gastos personales. Iba de mal en peor. En tres meses de dura faena, perdió salud, ropa y le engañaron en el pago. Los incomprensívos parientes que aconsejaban mal a su madre, no penetraban en la psiquis del joven aspirante. Nada les importó sus contrariedades. Pero el tesón puesto en la consecución de sus propósitos vencería al final todas las barreras.

III. Aflora lo constancia. — De portero-cartero a maestro municipal. — Primera batalla en su culto a la verdad

23Vuelto a Oruro, se empleó como Auxiliar-Portero del Correo, ascendiendo luego a Auxiliar-Cartero. Los momentos de descanso aprovechaba para ir a la Biblioteca Municipal, que funcionaba en la Secretaría del Concejo. Las idas y venidas habían llamado la atención del Presidente del Concejo Municipal, así como del Oficial Mayor, que era a la vez Bibliotecario. Como si la suerte se hubiera cansado de ponerlo a prueba, concedióle una impensada satisfacción. En una de tantas andanzas tras de ávida lectura, le comunicaron en 1901 su nombramiento de profesor de curso de la Escuela Central Bolívar» ¡Era la gloria para el aspirante muchacho! Aceptó jubiloso, por que ¡al fin! iba a tener un trabajo de acuerdo a sus más íntimas inclinaciones. Puesto en el camino, por examen de oposición, se le nombró después, profesor titular de Ciencias Naturales.

24Su cualidad de estudioso hace que, mientras desempeñaba el profesorado de Ciencias Naturales, empezara su labor de investigador y de publicista. Escribió "Principios de Higiene Elemental", texto aprobado por el Cancelariato de la Universidad de San Agustín de Oruro, en 25 de abril de 1904, ignorando que concedían un inapreciable regalo de cumpleaños, siendo Cancelario Francisco Fajardo, y José Delgado, Secretario General. El Concejo Municipal lo aprobó el 2 de marzo de 1906, firmando Atiliano Aparicio, como Presidente y Gabriel Palenque, como Secretario. La segunda edición, que es la que conocemos, consta de cuatro partes, desde nociones preliminares, vestidos, del agua y la salud, aire, alimentos, bebidas, hasta el capítulo IV, en el que se ocupa de Higiene pública y de enfermedades contagiosas. Son lecciones breves, concentradas, escritas con lenguaje sencillo, al alcance mental del alumnado del ciclo primario. Fue la primera aventura y el primer triunfo del autor. En la misma época dió a luz, junto con otros jóvenes entusiastas, "Pinceladas", una revista que como todas las de su género, tuvo efímera existencia.

25A poco tiempo (1905, 1906), aprovechando inquietudes afines, organizó un Centro de Propaganda Intelectual, donde un grupo de mozos entusiastas se reunía, auspiciando charlas sobre diversos temas. Se llegó a formar una Biblioteca con los espontáneos donativos de los socios.

26La situación de maestro municipal le duró hasta 1907. Su irreductible sentido de independencia de criterio, honradez intelectual y arrestos de Quijote, se iban a poner a prueba con motivo de haberse dispuesto que los maestros dieran conferencias públicas, relacionadas con la educación. Cuando le tocó actuar, censuró la mala organización de las escuelas a cargo de las municipalidades, instituciones con elementos cambiantes cada año, elegidos con fines de partidarismo político, sin capacidad para responder al enorme compromiso contraído con la enseñanza pública. A la conclusión de las conferencia, hubo algunos tímidos aplausos y luego la destitución inmediata del maestro disertante, ordenada por el Presidente del Concejo. La prensa censuró tan dictatorial medida, obligando a la organización de un proceso. El profesor Beltrán Ávila defendióse y ratificó sus puntos de vista, insistiendo en la incompetencia de la comuna para tener a su cargo la educación de la niñez. Continuaba el escándalo, agitando la quietud comodona de la Villa, porque el Presidente Municipal pidió mediante nota dirigida al ministro de Instrucción Pública, que no se diera colocación en ninguno de los planteles al revoltoso mentor. Los concejales no iban a desautorizar la decisión de su jefe, defendiendo al irreverente maestro. Aprobaron la drástica medida presidencial. Mas el rebelde ganó en opinión, pues se protestó contra la injusticia cometida. El Presidente de la Sociedad de Socorros Mutuos de Artesanos, buscó al maestro cesante para ofrecerle la Dirección de la primera Escuela Nocturna de Artesanos que se fundó en Oruro. Al aceptar, tocóle a Marcos Beltrán Ávila organizar desde sus bases el establecimiento citado, que dejó después de un tiempo.

IV. Con Francisca Vásquez León empieza una sinfonía inolvidable

27Entre los directores de las escuelas que aplaudieron sin reservas la conferencia que motivara tamaño alboroto y a quienes les costó una multa pagada ipso facto, estuvo Francisca Vásquez León, hija del doctor Donato Vásquez, parlamentario de prestigio. Convencional del 80, y nieta de Ignacio León, otro prócer notable de Oruro. Esta dama correspondía al intenso cariño que sentía por ella el modesto maestro municipal. Ambos saboreaban un romance, muy de los tiempos de Hugo o de Lamartine. Se casaron en 1907 e hicieron del connubio un sacerdocio. Pocas uniones fueron como esa, tan plenas de comprensión y de permanente cariño esparcido por más de treinta años, tocándoles sobrellevar grandes contingencias, pero también con enormes satisfacciones espirituales. Desde el matrimonio, conforme a tradición de la impráctica época ñoña, doña Francisca renunció a su cargo de Directora para dedicarse de lleno a la nueva vida. Poco después Beltrán Ávila tuvo que afrontar situaciones difíciles. Dejó el cargo de Director de la Escuela Nocturna de Artesanos, precisamente para atender personalmente los intereses económicos de la familia. Se debía al Banco Nacional de Bolivia. La institución pasó la acreencia a persona particular, sin previa consulta o notificación, dando cuenta con lo obrado. Esta persona estaba decididamente interesada en apoderarse de las propiedades de doña Francisca. Sucédense enredos judiciales y complicaciones en progresión creciente. Un día tuvieron que abandonar sus bienes inmuebles al subrogatario del Banco y salir a la calle, ya con tres hijas, para vivir el vagabundeo heroico, tras de casa y departamentos en alquiler, debiendo al damnificado trabajar con empeño para llevar el sostén diario al hogar en bancarrota.

28El golpe hizo reaccionar a Beltrán Ávila. Su mente estaba disconforme con la situación e impúsose la tarea de formar la materialidad de un nido propio para recuperar así lo que fue de doña Francisca. Este imperativo, a primera vista difícil, si no imposible, llevaba la ventaja del temperamento austero de la pareja. Una vida ejemplar hecha a todas las rachas, sin menoscabo del respeto que se debía a sí misma y a los diversos vínculos familiares y sociales.

29Venciendo todas las penurias, tuvieron el placer de adquirir un lote en Oruro, hacer construir en él la nueva vivienda e instalarse luego en ella, dando un ejemplo más de constancia en pro de un noble ideal, a base de cariño y consideración, propias de un hogar que puede servir de modelo a las generaciones que se vienen sucediendo.

30Mujer inteligente y bien centrada, Francisca Vásquez León, ayudó serena y estoicamente a su esposo a través de todas las contingencias, dulcificando el carácter testarudo e inconforme del marido. Sacrificóse heroicamente con el norte de la felicidad del cónyuge y de las hijas de ambos. Participó en los triunfos. Aconsejó en los momentos críticos. Se interesaba en la producción intelectual del esposo y su aliento servía de permanente inspiración.

31Doña Francisca estaba presente hasta en el más mínimo detalle de los arreglos hogareños. Tenía que poner "su centímetro", o sea, dar el visto bueno en la colocación de los muebles, enseres y adornos, cuando al formar sus hogares, las hijas ordenaban sus respectivos nidos, aprovechando el buen gusto de la madre y su sentido artístico en el decorado, estando muy lejos de aparecer como la madre o suegra absorbente.

V. Emerge el profesor de Historia. — ingreso en la novela.— Segunda batalla.— Polémica con León M. Loza sobre el primer impreso boliviano

32La bancarrota económica de los bienes de su consorte tuvo una consecuencia para Marcos Beltrán Ávila. Obtuvo que en un análisis conciencial encontrara que la orientación real de su vida estaba en el ejercicio del magisterio. En 1910, de acuerdo a Decreto Supremo, el Ministro de Instrucción Pública, doctor Daniel Sánchez Bustamante, dispuso que la acefalía de la cátedra de Historia, producida en el Colegio Nacional "Bolívar" de Oruro, debía ser llenada mediante exámenes de competencia, conforme a un programa que preparó el indicado Secretario de Estado. Beltrán Ávila se inscribió entre los primeros postulantes para tomar parte en tan importante certamen. Las pruebas que rindió merecieron plena aprobación del tribunal e ingresó de inmediato al ejercicio de la asignatura. El desarrollo de dicha disciplina hizo que en el consenso popular se estableciera una conclusión: "Para tal cátedra, tal maestro".

33Por esos tiempos, los hombres de gobierno aprovechaban cierta bonanza económica del Estado para realizar un mayúsculo impulso a la educación, organizando desde sus bases muchos institutos de estudios, quedando algunos de ellos aún en pie; otros, reformados conforme a ritmo actual, o procurando ponerse acordes con las inquietudes del siglo.

34Cuatro años antes de ingresar al "Bolívar", y debido a la influencia de la obra titulada "Noticia y proceso de la muy noble y leal Villa Real de San Felipe de Austria de Oruro". —“El primer grito de independencia en la América española dado por Oruro el 10 de febrero de 1781”— escrita por el doctor Adolfo Mier, a base de los documentos por entonces conocidos, compuso Beltrán Ávila su novela histórica titulada "El 10 de Febrero", con el propósito explícito de que sirva de instrucción del pueblo, como incitativa a inquietarlo por las cosas de Bolivia. Hubo algo de intuición intelectual en su autor, al iniciar la cuestión mediante una novela, porque más tarde, cuando la madurez exigióle labor rigurosa, tuvo que variar el criterio inicial sobre el valor, la importancia efectiva de los personajes que actuaron en el acontecimiento indicado y la trascendencia real de los mismos, tanto dentro del destino americano, y del de la patria, como en el circuito localista. Esta obra, respecto a su financiamiento, tiene el mérito de haberse publicado mediante suscripción popular. Calificamos como "mérito", pues, conociendo la idiosincracia nacional dominante respecto a producción intelectual, más indiferente en aquel entonces, el inquietar a elementos diversos para que auspiciaran económicamente una publicación y conseguir su concurso, tuvo y tiene su innegable valía.

35Escrita la novela con sencillez, como que fue destinada a la comprensión popular, contiene buenas páginas, fuera del argumento, como las que describen un huracán cordillerano con viento, lluvia, granizo, terroríficos truenos y deslumbradores relámpagos, orquestados en la rispida altipampa orureña, que diabólicamente decoran las vicisitudes de una noche lóbrega en la fuga de Rodolfo Romembar y de sus guías y acompañantes, los mitayos Manuel y Mateo. Frente a la acción pavorosa de los meteoros, confabulados por el hierático paisaje, los hombres eran apenas míseras hormigas despavoridas.

36Otra novela que debióse publicar antes que la anterior, fue "Botón de rosa", escrita como homenaje a Sucre, ciudad donde Beltrán Ávila había pasado excelentes días de su época de adolescente. Se basaba en un caso especial, tomado de la realidad. Padres que niegan el consentimiento a un hijo para que contrajera matrimonio, queriéndole imponer que el cuitado estudiara para cura, situación considerada como un honor en la familia. El mozo se niega a contrariar sus sentimientos e inclinaciones. La novia emprende viaje y sufre una desgracia. Más tarde, el mancebo debe casarse con otra muchacha, sin amor, debido a ciertas circunstancias determinantes del enlace, que sólo motivó una vida terriblemente gris. Hay notoriamente influencia romántica en el trazo existencial de los personajes. Esta novela aun continúa en colección de recortes, sin edición especial y como un recuerdo de devaneos pretéritos.

37La labor de cátedra llega a apasionarlo. El amor propio lo hace indagar por su cuenta los diversos temas de las lecciones correspondientes a lo nacional, venciendo enormes dificultades. Faltaban bibliotecas públicas. Las particulares, aun las de los dedicados a estudios, disponían de pocos libros que pudieran llamarse "de consulta". No quedaba otro remedio que sacrificar parte de los consabidos exiguos haberes, para encargar obras al exterior, especialmente a España, constituyendo gratas vivencias espirituales, desde averiguar la existencia de tales o cuales obras; de su importancia, de las casas editoras o de las librerías que las tenían: el envío del dinero, la inseguridad de su recepción, hasta culminar con la desbordante alegría ocasionada por la llegada de los libros.

38Cuando estuvo en condiciones de manifestar opinión formal sobre los acontecimientos de Oruro, dio una conferencia en el Teatro Municipal, el año 1912, suceso en el que analizó y criticó los documentos conocidos hasta entonces, discriminando sus alcances.

39En 1913 sostuvo una polémica con el doctor León M. Loza, sobre cuestiones históricas. Este investigador y político, había propuesto y organizado la celebración del centenario del primer impreso boliviano en el año indicado, tomando como principio un suelto, fechado en Oruro. el 12 de mayo de 1813, mediante el cual el General José Manuel de Goyeneche, por razones de salud, se despedía de sus jefes, oficiales y tropas realistas. A Beltrán Ávila no satisfacía conciencialmente que dicho boletín sea el primer impreso producido en tierras altoperuanas, aunque contenga el camelo de estar signado en Oruro. Observa en un artículo de prensa donde exterioriza su reparo. Se le responde con un anónimo. Abierta la discusión, Beltrán Ávila argumenta que un suelto de despedida, editado en las imprentas volantes que tenían los comandos de tuerzas desde el segundo año de la lucha a muerte, no podia ser el primero. Los habría anteriores; por consiguiente, la fecha del centenario del documento, a celebrarse, era señalada prematuramente. No lo hacia por "aguar la fiesta" ni menos restar importancia al proponente, sino por principio arraigado ya de honradez historicista, desechando razones de orden secundario. Si fuera de las objeciones planteadas, había otras que capitalizarían precipitada exhibición, prodújose en consecuencia la celebración del acontecimiento proyectado.

VI. De profesor a Director del Colegio Nacional "Bolívar" de Oruro. — Etapa de orientación educativa

40El tesón empleado en su trabajo, sin escatimar energías, sin trampas ni regateos; la vida austera, adusta, ejemplar en el hogar y el rendimiento intelectual y docente producidos, hicieron el prestigio del profesor de Historia. No obstante el vaivén político y los intereses partidistas, Beltrán Ávila manteníase en su cátedra, gracias a méritos intrínsecos, sin menoscabo de la independencia de su carácter. Dos veces fue Director ad-interim del "Bolívar". Posteriormente, mediante consulta del Ministro doctor Claudio Sanjinés, fue designado Director en propiedad o titular del histórico plantel logrando desarrollar como tal una acción que ha quedado como paradigma en la vida cultural de la Villa de San Felipe de Austria. El establecimiento tenía primero, su local propio en el sitio que hoy ocupa el "Palais Concert" y la Casa Luzio. A Beltrán Avila tocóle hacer construir y estrenar el nuevo local en la calle "Murguia", poniendo pasión en el cuidado material del edificio y de sus dependencias. Predicó a los alumnos, inculcándoles que era su propio hogar, cuya conservación correspondía a todos, haciendo cada uno algo de su parte. Y colocó en sitios visibles, letreros con esta leyenda: "Cuida esta tu casa". Fue el primer plantel secundario construido especialmente con este destino.

41Alto, delgado, con características del leptosomático, tez sanguínea, algo picado de viruelas, con manejo señorial, el flamante Director dedícase de lleno a la obra de orientación espiritual del adolescente, desde la disciplina, conseguida gracias a un convencimiento especial. Coincidió con su ascenso, la autorización para recibir en el "Bolívar" al elemento femenino que deseaba seguir sus estudios de secundaria. Con esto se abría paso a la coeducación, que representaba en el ambiente, por una parte, un avance; por otra, un peligro. En la actualidad no representa problema.

42Vivía pendiente de todos los sucesos posibles, los preveía, interviniendo sagazmente. Ya cuando el crecimiento de la población femenina en el "Bolívar" era numerosa, trayendo consigo otra solución, o sea, instituir un establecimiento secundario fiscal para señoritas, esta conquista se cristalizó. Hubo lágrimas en las jóvenes que debían abandonar el plantel de varones, para separarse y fundar el Liceo de Señoritas "Pantaleón Dalence", el año 1922, cuyas labores inauguró Beltrán Ávila en su carácter de Rector interino.

43La disciplina escolar era vigilada perennemente por el Director. Creó un recurso de carácter moral para sujetar por el espíritu a los briosos adolescentes. Era el "Índice Verde", terror de los impetuosos muchachos!. Todos los alumnos merecían las mayores consideraciones, mientras observaban buen comportamiento y aplicación. Pero cuando incurrían en incorrecciones, según la gravedad, los indisciplinados o desaplicados eran inscritos en el "Índice Verde", anotación con la que perdían las deferencias otorgadas a los demás. Era un castigo moral que enseñaba a conocer a los alumnos el bien y el mal, dependiendo únicamente de su voluntad el salir de él o permanecer en la inconducta. Todas las sanciones que por otras causas recaían en los inscritos, no tenían ninguna reconsideración. El balance de este registro se hacía trimestralmente, comunicando con toda oportunidad el desenlace previsible al final del año escolar. ¡Dichosos tiempos!...

44Los exámenes de materias científicas eran simples repeticiones orales, mnemónicas. Tocóle a Beltrán Ávila establecer pruebas prácticas a la conclusión del año escolar en las asignaturas de Física, Química, Historia Natural, con proposiciones que los estudiantes debían absolver en los laboratorios y museos del Colegio.

45Creó el libro de Temas, que llenaban los profesores con las proposiciones que iban a desarrollar en la hora y día que les correspondia, conforme a horario, lo que imponía al maestro realizar diariamente labor positiva y controlada, pues cada día el Director ponía su visto bueno, después de comprobar el respectivo desarrollo. Y si había fraude... pues había que averiguar sagazmente el motivo del engaño.

46En el entendido de que los alumnos debían participar con sus ideas en las diversas actuaciones cívicas, instituyó la "Tribuna Libre", válvula de escape para que los estudiantes hicieran conocer sus inquietudes. Para impulsarles su amor al libro, a la investigación personal y propia documentación, creó por primera vez en el país, el "Día del Libro", ceremonia realizada el 1o de abril de 1921, con cuya actuación consiguióse para la Biblioteca en formación del Colegio "Bolíva", más de quinientos volúmenes que posteriormente, con visión errónea o por evitarse dificultades, se entregó a la Biblioteca Universitaria, quedando el establecimiento sin el fruto de su iniciativa y que era propiedad del plantel secundario. Pasaron dos décadas, sin que la iniciativa mereciera consagración oficial. Sólo en 1940, durante el Ministerio de Gustavo Adolfo Otero, se ha instituido dicho "Día", pero en forma eventual, movible. Desde 1940 se convirtió en "Semana", durante la cual se realizan importantes actuaciones culturales y los libreros deben rebajar el 15 % del precio corriente de los libros, como ayuda para la adquisición. Ahora constituye recuerdo...

47Por el ascendiente que tenía como Director del Colegio "Bolívar", su apasionamiento por la cultura y por su experiencia bibliográfica, fue comisionado como representante del Rectorado de Oruro ante el Ministerio de Instrucción, para estar presente en la partición de las bibliotecas "José Rosendo Gutiérrez" y "Juan Misael Saracho", adquiridas por el gobierno. Con certera visión, gestionó y consiguió que en vez de hacerse la división proyectada, se entregue íntegramente a Oruro una de ellas. Aceptada su proposición, obtuvo y llevó para su ciudad natal, íntegramente, la Biblioteca "Saracho" que posteriormente, con la constitución de la Universidad Autónoma, repartióse entre ésta y lo que es la Biblioteca de la Jefatura del Distrito Escolar.

VII. La quimera de los "concursos". — Iniciación de su labor historiográfica

48Un año antes de su ascenso a Director, ocurrió un peregrino suceso digno de no ser olvidado entre el acontecer intelectual del país, que había de producir amarguras y desengaños, cuando se actúa honestamente, sin padrinos, sin enjuagues. En 1917, el Rector de la Universidad de "San Andrés" de La Paz, para hacer efectiva una de las disposiciones del llamado "Legado Escoban", convocó a un Concurso Histórico. El temario para dicho año señalaba:

49"2°— El concurso para 1917 comprenderá la época de la Guerra de la Independencia hasta la proclamación de la República. El plazo para la presentación de los trabajos expirará el 30 de septiembre del mismo año.

50"3o— El concurso para 1918 abarcará el estudio desde la fundación de la República hasta la Batalla de Ingavi inclusive. El término para la presentación de los trabajos fenecerá el 30 de septiembre de 1918".

51La convocatoria se publicó en los diarios de La Paz en octubre de 1916.

52Como premio, se fijaba buenas sumas de dinero, fuera del prestigio moral que traería consigo el triunfo en esta importante justa.

53Beltrán Ávila concursa con un extenso trabajo documentado, con el título de "Resumen de la Guerra de la Independencia del Alto-Perú", conteniendo quince capítulos, diez y seis mapas; veintidos documentos, muchos de éstos, inéditos aún. Otro concursante fue un sacerdote de Potosí. Los miembros nombrados para constituir el Jurado Calificador, fueron P. Esprella, Director del Colegio Nacional "Ayacucho"; Jenaro Gamarra, profesor de este establecimiento y Luis S. Crespo. Todos, dependientes del Rectorado de La Paz. No tarda en producirse una enorme sorpresa. ¡Participaba el mismo Rector que había convocado a tal Concurso!

54La prensa no calló ante la mixtificación. Denunciaron las irregularidades "El Fígaro", "La Verdad", "El Tiempo" y "La Razón" de la ciudad del Illimani, mostrando el juego artero de quienes estaban llamados a lucir honestidad e imparcialidad. El fallo se produjo después de quince meses, ante el reclamo constante de los diarios. Como estaba predeterminado, se concedió el primer premio al Rector concursante y convocante, obteniendo Beltrán Ávila un Accesit, posiblemente para lenificar el desengaño...

55Fue una prueba de fuego. No será ni el primer concurso, ni el último, cuyos resultados ya están definidos por sus propulsores, motivando justa desconfianza.

56Mientras se dilucidara el resultado, el concursante continúa su labor de maestro y de historiógrafo. Tenía una obra expedita para ser entregada a la imprenta. Pero no se disponía de todos los fondos necesarios. Don Zenón Montalvo, distinguido caballero de la localidad, ofrece su ayuda pecuniaria. Y con este aporte, completado con el peculio del autor, sale a la luz pública "Historia del Alto-Perú en el año 1810". Aquí hace su aparición el investigador que aprecia la verdad y nada más que la verdad en los hechos y sus relaciones, sin consigna extraña a este fundamental designio. Prologada la obra por el doctor Rigoberto Paredes, hombre cuya múltiple labor en los aspectos históricos, sociológicos, etnológicos y jurídicos es conocida y valorada dentro y fuera del país, en el trabajo de presentación el padrino hace apreciaciones cuyo propósito era ajeno a la mente del autor, quien, disconforme, no permite que le enmienden lo dicho. Y escribe una "Advertencia" a su vez, para aclarar lo que Paredes manifiesta en la nota de presentación. Caso singular que nos recuerda — salvando naturalmente distancias y situaciones— lo ocurrido con Max Nordau en la obra de Luis de Oteyza, titulada "Galería de Obras Famosas". Don Max Nordau dirige una carta al citado escritor hispano, felicitándole por las magníficas exégesis que a diario publicaba en "El Liberal" de Madrid, sobre libros y autores renombrados de prestigio universal. Cuando tales trabajos ya tenían un volumen como para constituir un tomo, Oteyza busca a Nordau para solicitarle un "prólogo". El escritor francés, conforme tradición suya, le hace recuerdo de sus constantes negativas sobre el particular. Mas Oteyza le dice que da igual, pues ya tiene lo solicitado: su carta. Publícala dándole el título de "Carta-Prólogo" y escribió un prolegómeno con el titulo de "Prólogo al Prólogo", redundancia explicable, dado el carácter irónico y humorístico con que el ingenioso escritor español sazona sus interesantes libros.

57Volviendo a la "Historia del Alto-Perú en 1810", que comprende los hechos más salientes producidos en el tiempo indicado, después de la agitación resultante del movimiento chuquisaqueño de mayo de 1809, hace conocer por primera vez, sucesos y documentos aun no explotados ni divulgados, especialmente las causas reales del primer movimiento revolucionario de Oruro y la participación que tuvieron los orureños en la acción de Aroma. Además, los detalles de la conmoción popular, como pronunciamiento franco por la independencia. Este descubrimiento, casual por esta vez, nos relata su autor, con íntima satisfacción de estudioso: —Formaba parte del "Centro de Investigaciones Históricas", como Secretario, siendo Presidente el doctor Zenón Dalence y Vicepresidente el doctor Adolfo Mier. Una ocasión en que el Secretario, por indicación expresa, citó a sesión, en casa del doctor Dalence, charlaban, mientras el intervalo de espera al doctor Mier, como a los demás socios, sobre temas relacionados con la historia de Oruro. Para mitigar la molestia de la tardanza, pusiéronse a hojear el archivo personal de Dalence. Tomaron al azar las "Actas Capitulares". Pasaron hojas y más hojas. De pronto el doctor Dalence puso el índice de su mano derecha en una página, llamando la atención de Beltrán Ávila, quien observaba que faltaban las firmas de los cabildantes dirigentes. Vuelve atrás los folios para leer el acta desde un comienzo. Llevaba fecha del seis de octubre de mil ochocientos diez. Y en la parte final, figuraba un párrafo que decía: "Nota: Por haber acaecido en este estado la rebolución de este pueblo se suspendió subscribir esta Acta".

58Estaba descubierto un misterio histórico.

VIII. Incursión en el teatro como actitud escolar patriótica

59Debido a su labor de Director del "Bolívar" y con el propósito de dar mayor vida, amenidad y realismo a la relación histórica, se vió en otra actividad intelectual, literaria. Presentó obras para el teatro. Un grupo selecto de estudiantes, que después han participado y participan con brillo en diversas esferas de actividad, en vista de que en ese entonces no había dramas ni comedias apropiados para ellos, especialmente los relativos a Historia de Bolivia, le solicitaron que los preparara. El Director consideró la sugerencia como adecuada para continuar la faena educativa, de carácter cívico, levantando el alma nacional, con temas inspirados en acontecimientos gloriosos de nuestro pasado.

60De conformidad con la insinuación, coincidente con sus más recónditas convicciones, produjo una trilogía dramática: primero, "Casta de héroes", que trata de la iniciación de la guerra de la independencia: luego, "Vae Victis", que enseña la realidad de la cruenta campaña en el Alto-Perú, para que se valoren los sacrificios de nuestros antepasados por conseguir la emancipación y "Nido de Cóndores", donde exhibe la coronación de la horrenda guerra sin cuartel, con la proclamación, como meta, de la República.

61Al instituirse el 17 de agosto como "Día de la Bandera y del Estudiante", para festejar el segundo motivo, los colegiales nuevamente pidieron a su Director que escribiera una comedia apropiada para su fiesta. Tampoco quiso desanimar a los alumnos. Compuso un juguete cómico titulado "Congreso Feminista", que estrenóse en una velada preparada por los del "Bolívar".

62Todas las piezas citadas no tuvieron sino repercusión local, pues únicamente se las representó en Oruro, sin haberse entregado a la publicidad impresa. De vez en cuando recibía solicitudes de préstamo de las obras, para ser representadas en provincias, lo que accedía su autor con la mejor buena voluntad.

63Algo que merece puntualizar en la vida escolar del "Bolívar" es que, no solamente los estudiantes se concretaban a sugerir a su Director que produjera composiciones que después iban a representar. Su participación era mayor. Tomaban parte en el aspecto material. Unos, corregían y compaginaban los trabajos, según salian de la pluma del dramaturgo y comediógrafo de ocasión. Otros, sacaban en limpio. Destinaban para ello las horas de descanso de la tarde y noche, en las que corrientemente los jóvenes disponen para las recreaciones propias de la edad. Pero, maravillosamente, preferían hacer trabajar al maestro y ayudarle en lo que era necesario y estaba a su alcance.

IX. Tercera batalla por la verdad. Polémica con su tío Adolfo Mier. — Significado del 10 de febrero y del 6 de octubre. — Guía de historiadores bolivianos. — La guerra de España en etapas.

64Los escarceos acerca de los acontecimientos históricos del país, que los intereses personales o lugareños hacían desfigurar o cambiar de orientación, sacudían las fibras del apasionado por lo estrictamente verídico, positivo, hasta demostrable. Cuando advertía falsedades o desviaciones de lo que consideraba el buen camino en pos del rigor histórico, rompía lanzas, sea con quien sea y pierda lo que pierda. Había energías sobrantes para la acometividad del polemista en ciernes.

65El año 1920 le tocó chocar con una fuerza, cuya colisión le produciría desazones mil a él y a su familia en el campanario. El anhelo de Oruro, de contar con una fecha suya en los festejos cívicos locales que ha constituido tradición en los departamentos bolivianos, era grande. Siguiendo a Cochabamba, celebrábase el 14 de septiembre.

66El doctor Adolfo Mier, al publicar la obra antes mencionada, "Noticia y proceso de la muy noble y leal Villa Real de San Felipe de Austria de Oruro", llamó la atención sobre el 10 de febrero y su héroe: Sebastián Pagador. Podíase lanzar el ¡Papam habe-mus! Beltrán Ávila, con impulso juvenil, se inspira en la gesta y da a luz la novela histórica que amenamente distrajo en su tiempo. Pero su instinto de investigador lo hizo desconfiar luego sobre las características del héroe epónimo. En 1912 dió una conferencia acerca del mismo tema. Expone apreciaciones de carácter provisional, para continuar un análisis crítico, en tanto se pueda obtener y ver documentos mejores, auténticos, más concretos. En 1920, un artículo del maestro y escritor de quien nos ocupamos, llama la atención sobre la supervaloración precipitada hecha a Sebastián Pagador, como héroe único, representativo, de los sucesos de 1781. El diario "La Patria" acoge las expresiones e incita editorialmente a que se dilucidara la cuestión que tanto preocupaba a los elementos estudiosos, a fin de orientar al pueblo respecto al problema de si mayor importancia tiene Pagador o los hermanos Rodríguez (Jacinto y Juan de Dios) sobre los sucesos coloniales del indicado suceso. El doctor Adolfo Mier sale a la palestra, contestando a la invitación, insiste sobre la primacía de Pagador respecto a los Rodríguez, basándose en la "Relación Histórica", contenida en "Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata", libro de Pedro de Angelis, de donde extrajo la tan mentada "Proclama" de Sebastián Pagador.

67Beltrán Avila contesta a su contendor y pariente. Haciendo tucididescamente un culto de la verdad, manifiesta que mucho hay que rectificar en nuestra Historia, siendo necesario destruir lo falso y dejar en pie únicamente lo que sea efectivo en el acontecer histórico. Mas ello no era empresa fácil, como para precipitarse. Cuestión de tiempo, de estudio empeñoso, de honradez intelectual en la discriminación.

68La polémica encendió los ánimos en la Villa de San Felipe de Austria, pero no como hubiera sido lo lógico. Se hizo cuestión de familias, de personas. Impúsose la "pereza criolla", calificada así por Octavio Bunge, habitual en los hombres de nuestra América. Ya tenían fecha cívica, con héroe único y ¡basta!

69Beltrán Avila entrevé la poca seriedad de las fuentes de investigación de Pedro de Angelis. Los contendores exhiben más y más razones. Mier concluye, dejando sin respuesta al último artículo del recalcitrante adversario, fechado el 8 de marzo del indicado año de 1920.

70Colocándonos ahora a respetable distancia del amor propio de los contrincantes; del énfasis empleado por cada uno en el sostén de sus puntos de vista, de los periodistas que azuzaron el enfrentamiento, podemos destacar que Sebastián Pagador fue dependiente del Teniente Coronel Jacinto Rodríguez de Herrera, promotor de los acontecimientos; que Pagador actuó el 10 de febrero de 1781, debido al mensaje de su hija, por el cual se anunciaba que los chapetones iban a pasar a degüello a las tropas encuarteladas y la Proclama pagadoresca era el aviso que dio Sebastián, sacrificado mientras la tremolina. También aparece que más tuvo el valor de lucha racial. Y al referirse al valor histórico del 6 de octubre de 1810, el pronunciamiento tuvo mayor perspectiva independientista.

71Con criterio ecléctico, ambas fechas representan la explosión inconforme de un pueblo por su insostenible servidumbre. Tanto la polémica, como el balance de ambas actitudes, con opiniones vertidas por otros intelectuales, figuran en la obra de Beltrán Avila titulada "Jacinto Rodríguez de Herrera y Sebastián Pagador. —El 10 de febrero y el 6 de octubre.— Opiniones".

72Cuando se supo el fallo del Jurado Calificador del Concurso Escobari, ocasionó un acicate más para el concursante perdidoso. La indignación manifestóse, dando a publicidad otra obra, donde Beltrán Avila daba a conocer el dominio que tenía sobre la producción historiográfica realizada hasta entonces en Bolivia. Sale al público "Ensayos de Crítica Histórica". "Al margen de algunos libros bolivianos". Era un reajuste que contenía lo hecho por los historiadores bolivianos, con lectura paciente de todas y cada una de las obras cuyo estudio encara, comprendiendo datos ignorados acerca de los autores más destacados.

73Empieza desde el análisis de la Historia de Bolivia bajo la administración del Mariscal Andrés de Santa Cruz, por el Dr. Agustín Iturricha, hasta un bosquejo sobre la obra historiográfica de Gabriel René Moreno. Fuera de la referencia a sus obras, ingresa a un aspecto que ha constituido para Beltrán Avila una característica definida, que pudiéramos llamar alto-peruanista neta, en oposición a la "extranjerista" o bolivarista.

74El escritor colombiano Max Grillo, había publicado en un diario de La Paz, un artículo titulado "Los libertadores en Bolivia", de crítica negativa a "Ayacucho en Buenos Aires", de G. Rene Moreno. Beltrán Avila, como miembro del "Centro de Estudios" escribió un trabajo de réplica a Max Grillo, en defensa del concepto morenista, estudio que leyó en el Teatro Municipal, agregando, al publicarlo en sus "Ensayos de Crítica Histórica", algunos conceptos, en los que insiste en sus propias convicciones.

75Según su criterio, para formar el espíritu nacional, el sentimiento de la conciencia nacional, nada mejor que, basándose rigurosamente en la realidad histórica, conferir su legítimo valor a la paciente y sacrificada labor de los altoperuanos por conseguir su independencia, estructurar la nación con sus recursos, a través de los tiempos, reconocer su derecho de autodeterminación, sobre lo hecho por los ejércitos colombianos y por sus jefes.

76Ya en una conferencia leída el 31 de agosto de 1913, en la sesión inaugural del "Centro de Estudios Históricos de Oruro", manifestó:

" En nuestras fiestas patrias ¿no es cierto que no pronunciamos otros nombres que los de Bolívar y Sucre? Cuando queremos referirnos a los héroes de nuestra independencia, no sabemos pronunciar sino estos dos nombres... Cuando nos hablan del arrojo del soldado de la independencia, citan dos batallas: Junín y Ayacucho. No sabemos de más héroes, ni de más batallas. He aquí toda nuestra historia...! Cómo duele el alma ante tamaña injusticia para los bolivianos!".

77Son cuarenta y cuatro escritores que escribieron sobre historia boliviana, unos en forma especial; otros, de pasada y con relación a estudios sociológicos, que figuran en el indicado libro, escrito con espíritu justiciero, pacientemente en la década de 1914 a 1924. Mucho habría que añadir a lo registrado. Esto lo han hecho escritores de las nuevas generaciones, con acotaciones, sistemas y métodos modernos y su discriminación historiográfica, tomando en cuenta las tendencias.

78Para corroborar su preocupación justiciera sobre la contribución, netamente altope-ruana, confirmándola sobre sólidos sillares, se entregó a serios estudios históricos, en base de severa documentación, principalmente sobre la guerra de la independencia, discriminando paso a paso, la actuación de los nuestros y la intervención colombiana en nuestro territorio, sus resultados y los acontecimientos posteriores, hasta 1841, con la consolidación de los anhelos comunes.

79"El lealismo altoperuano y la guerra separatista de España", obra revisada en originales por su autor, sufrió un escamoteo de prestimanos. El entonces Canciller de la República, don José Fellman Velarde, dirigió una carta a Beltrán Avila, pidiendo prestada una copia de este libro, con perspectivas a ser publicado oficialmente. Vista la urgencia... así como la conveniencia... (¿qué maestro jubilado no se animaría?), se envió sin haber sacado copia prudencial. El prestatario avisó la recepción concerniente, así como la respectiva lectura. Las contingencias políticas hicieron que dejase tan alta situación. Ante el mutismo prolongado acerca de los merituados originales o de su honesta devolución, el autor llegó a saber que el Oficial Mayor de dicho Portafolio, don Pedro Valdivia, lo tuvo en sus manos. Luego... "un gran silencio"...

80Y es de lamentar lo ocurrido, por los materiales valiosos que contenía y la forma hábil, metódica y seria con la que el autor encaraba preciados tópicos, como: "El idealismo altoperuano y las iniciaciones revolucionarias"; "Las Provincias Altas del Río de La Plata en la Guerra de Emancipación"; "Los Guerrilleros Altoperuanos y la Guerra a Muerte"...

81Con igual valor y meticulosidad preparó "La Pequeña Gran Logia que independizó o Bolivia". Dividida la obra en nueve capítulos, se refiere a la participación emancipadora desde el año 1823, hasta mediados del 1825.

82Es obvio destacar que toda actividad política o guerrera para cambiar estructuras, sistemas de gobierno, conquista, defensa, etc., empieza con dirigentes e iniciados, en preparación rigurosamente secreta. En la independencia americana recuérdase la actividad eficaz de la Logia "Lautaro" de Cádiz, con ramificaciones en América, así como de otras, que tomaron molde de las logias masónicas de la obediencia, para sus tenidas, pero con fines profanos, teniendo como principio, en primer lugar, la emancipación americana; en segundo, la implantación del régimen republicano, saturados estos fines con el liberalismo que las eslabonaba con la Sociedad de Caballeros Racionales que disponía de diversas filiales en España. Entre los altoperuanos que figuraron en la "Lautaro", se tiene a Bernardo Monteagudo, en quien no se confiaba después por habérsele notado mucha versatilidad en su carácter; en cambio, se tuvo confianza por los dirigentes, en los tarijeños Julián Pérez y Ramón Rojas.

83En su obra, Beltrán Avila establece tres fundamentos para la creación de la pequeña "Logia Patriótica": 1o— El fracaso de La expedición libertadora al Alto Perú, del General Santa Cruz: 2o— La de retrucar a la Logia Realista constituida por partidarios del Virrey La Serna: y 3o— Conquistar la libertad del Alto Perú y organizarlo como estado soberano independiente. Señala el autor que dicha fraternidad se originó por el análisis del desastre de Falsuri (1823), culminando su acción en Tumusla (1825) y cuyo recurso inicial fue la labor escisionista urdida entre el General Olañeta y el Virrey La Serna. La aserción se basa en la documentación reunida en cinco voluminosos tomos de memorias y hojas sueltas del Conde de Torata, poco conocida en el país.

84La agrupación hermética altoperuana estuvo constituida principalmente por Casimiro Olañeta, Manuel María Urcullu, Manuel José de Asín y José Mariano Serrano.

85La crítica nacional y extranjera celebró esta obra como meritoria revelación.

86En cuanto a la intervención colombiana, sus resultados y la verdad sobre la actitud de Bolívar y Sucre sobre la constitución independiente de las Provincias Altas, ha dado lugar a otra obrar "El tabú bolivarista".

87Iconoclasta por naturaleza. Apasionado por la verdad estrictamente histórica y por la reivindicación de los sacrificios altoperuanos, quiso mirar cara a cara al Sol, o sea, diseccionar vida y hechos, con el placer de un herético, sin temor a deslumbrarse, ni a caer hecho cenizas, ha querido debelar el caso bolivariano en Bolivia, poniendo a un lado la gloria del Gran Capitán, luchada y conseguida fuera de la tierra nuestra.

88¿Cómo tuvo lugar la odisea de un pueblo, que combatiendo desde el 25 de mayo de 1809 (Chuquisaca), hasta el 2 de abril de 1825 (Tumusla), en el territorio tradicional de los mayores, gestionó en forma insólita la venia de Bolívar, para que las Provincias Altas, con el derecho sacro de autodeterminación, se constituyeran en estado autónomo y soberano? ¿Cuál fue la actitud real del héroe que pasando el Desaguadero, después de las acciones decisivas de Junín y Ayacucho en el Bajo Perú, se arrogó atribuciones que no le competían, sobre un país independiente por sí mismo, para concluir con gratitud, así como arrepentimiento? Estas cuestiones constituyen el motivo central del libro.

89En los trece capítulos de que consta "El tabú bolivarista", en forma ceñida y cuidando escrupulosamente el no incluir aspectos extraños al propósito fundamental, desfilan las inquietudes del Gran Mariscal Antonio José de Sucre, quien, si pasó el Desaguadero, fue con diligencia militar, para concluir con los enemigos de la causa de la independencia, preocupación que ahora podíamos calificarla como baladí, ya después de la victoria de Ayacucho, las defecciones de las tropas peninsulares dieron al traste con los propósitos de inútil resistencia por los jefes que quedaban fieles a España, como el General Pedro Antonio de Olañeta, que murió combatiendo en Tumusla. Luego la misión militar truécase, por voluntad de Bolívar, en política.

90Publicada la obra, produjo, como es natural, comentarios tanto favorables como contrarios, de adictos y antagonistas. Entre los primeros sobresale lo dicho por Alberto Bayley Gutiérrez y Edgar Avila Echazú; entre los segundos, a Luis Terán Gómez, suscitando luego una polémica entre el autor de "El tabú bolivarista" y Teodosio Imaña Castro, muy conocido estudioso, originando un opúsculo dado a luz por este último investigador, muy digno de ser tomado en cuenta por su altura de concepto, para el análisis de los pro y contra de la actuación de Bolívar en las Tierras Altas o Alto-Perú, hoy Bolivia, sin menoscabo —claro está— del desempeño múltiple del ilustre venezolano en las otras cuatro repúblicas latinoamericanas.

91Es obvio advertir que varios de los libros de Beltrán Avila no fueron publicados en el tiempo de su preparación, como ocurre siempre con quienes no cuentan de inmediato con capital disponible, sino mucho más tarde. Por método nos referimos a éllos, conforme fueron creados.

X. En polémica con la salud y sus resultados.— Primeros regates.-A la jubilación fiscal

92La labor de Director de un colegio secundario que exigía, por sí, un tremendo cuidado, empezando desde una conducta irreprochable, paradigmática; el ejercicio de una cátedra adjunta a la Dirección, desempeñada ad-honorem, que requiere también disciplina, con más la atención y responsabilidad que implicaba la coeducación en ese entonces, representaba un esfuerzo agotador.

93Si dada la época, el Director a la vez que maestro de asignatura necesitaba enseñar verdades, discerniendo sobre lo escrito en el país e investigando por propio impulso; el trabajo tesonero bibliográfico, la participación continua en actividades culturales, escolares y extraescolares; el desempeño interino del Rectorado de la Universidad, etc., iban amenazando la salud. Beltrán Avila, metódico en vida individual, familiar y social, arreglándose con los exiguos haberes, combinaba su trabajo intelectual, con vacaciones al campo, donde gozaba de la belleza que prodigan aire, flores, frutos, baños, renovando a la cansada mente.

94Cada vacación viajaba con toda la familia a Cochabamba. Allí, en los fértiles y multicolores valles su mente se recreaba ante los sembrados, vida sencilla, patriarcal. Gozaba con la fruición de sembrar la simiente, de poner plantaciones, regándolas y cuidándolas con el esmero ternuroso que demandan.

95Preséntosele una arterioesclerosis que le iba minando con asiduidad irreprimible. Polemizando esta vez con la enfermedad, sabía disimular los padecimientos, hasta la presentación de ciertos ataques congestivos. Falta poco tiempo más para cumplir los veinticinco años obligados de servicios para obtener la jubilación con haber íntegro. Pero la enfermedad, no bien conocida por los médicos, persistía en su acción perniciosa. No daba tregua para la espera. No hubo más remedio que precipitar el descanso aconsejado por los facultativos. Aun encontrando que había mucho por hacer, se apuró las gestiones del caso, acogiéndose a la situación de maestro emérito con una pitanza por haber mensual.

XI. Archivado como maestro, va en busca de la verdad histórico a los archivos.— Informe y oídos sordos del terruño. "Deudor" del Tesoro Municipal.

96El tratamiento paciente de la arterioesclerosis, la tonificación nerviosa, con el relativo sociego, dieron nuevos impulsos al curioso e insaciable investigador.

97Libre del compromiso, de la preocupación permanente que exige la función educacional activa y especialmente la directriz, propúsose ahondar los estudios referentes a la sublevación de 1781 y establecer, mediante la frialdad de los documentos fehacientes, la verdadera participación, importancia y significado de cada uno de los personajes que figuraron, con más la trascendencia que tal movimiento tuvo, tanto para la localidad, como para la causa que lo motivara.

98Proyectó viajar a España, para indagar lo concerniente en los archivos de Sevilla. El Concejo Municipal, sabedor de este propósito, le dirigió una nota, ofreciéndole ayuda pecuniaria, comisionándole oficialmente para el merituado acontecimiento, para lo cual la comuna facilitó tres mil pesos bolivianos.

99Partió en abril de 1924, con dirección a Arica, para tomar de dicho puerto un vapor que lo condujera a España. Pero por informes desfavorables que recibió, creyó mejor bajar al sur chileno. Por el trasandino llegó a Buenos Aires, donde examinó el Archivo Nacional. La permanencia en Arica y en Santiago; el regreso hasta la metrópoli del Plata, habían ocasionado considerable merma de la suma disputada. ¡Se esfumaba la posibilidad de proseguir hacia España! Comunicó la situación a su familia Como siempre, en esta ocasión, como en otras, no tenía que faltar el aliento de la inteligente compañera, de la espiritual atalaya hogareña. Doña Francisca dirigióle un telegrama indicándole seguir adelante, sin recelo por lo económico. Se le envió más dinero, con lo cual pudo continuar el viaje proyectado.

100Al pisar tierra española, aspiró con deleite el aire acariciador de la Madre Patria, tierra meridional europea, llena de atracciones para el pasajero curioso y ávido, brindándole su clima acariciante y acogedor. Mayor satisfacción aún sintió cuando llegó a Sevilla, ciudad plena de Historia y de atracción, la Bética eglógica de los turdetanos, cuya importancia surge desde que en uno de sus parajes, cierta bruja predijo a Julio César que sería asesinado si regresaba a Roma. Cumplido el fúnebre vaticinio, se cambió después el antiguo nombre de Hispalis de la población, con el de Civitas Sevillae (ciudad de la Sibila), quedando definitivamente con el de Sevilla. Luego los seis siglos de dominio árabe, aprovechando la belleza idílica de la región, los hombres de la media luna y de la cimitarra la hicieron paraíso, combinando campo feraz, ancho río que acariciador la baña, con la originalísima arquitectura, dejando al final, monumentos eternos, como la —Torre de la Giralda giratoria, cuyo reloj con golpe lento ahora señala las horas, y el Alcázar, dejando los ecos de sus cantos que empiezan con un grito alargado, insinuante de quejumbre, descendiendo hasta convertirse en suave gorjeo y murmullo que decrece hasta concluir, dando la impresión final de un sollozo. En los jardines y macetas reinan los claveles, las sarillas, con la albahacas que aquí, en un rinconcito de América, engalanan las orejas de las zagalas tarijeñas. Y algunas calles estrechas con recovecos súbitos prodigan encanto y sugerencias, como las calles del viejo Potosí. Rica fuente de inspiración fue para el galano escritor uruguayo Carlos Reyles en una preciosa novela en donde conjugan Plaza de Toros y toreros, bailaoras, tablaos y cantaores, incluso la contribución de ceremonias religiosas cuyo festejo ha dado fama mundial —como la Semana Santa— originando esta sinergia, al decir de Cansinos Assens, un ciclo de coplas y novelas de la torería.

101Pero don Marcos apenas tiene tiempo para ver tanta maravilla. La jubilación destina al maestro emérito "al archivo". Pero el empuje innato lo lleva, eso sí, al Archivo General de Indias, donde revuelve papeles y más papeles, incluyendo la documentación del muy citado establecimiento de Simancas, que también está en la ciudad del viejo Guadalquivir. En el desempeño de su cometido, vivió pasajes de intensa alegría, corno apasionado escudriñador del pasado. Así, después de afiebrada investigación, encontró el Manifiesto de Agravios de Juan Bélez de Córdova, fechado en julio de 1739, por el que se incitaba a un movimiento pro-restauración de la monarquia incásica. Poco después, el investigador, previo permiso especial, tuvo acceso a la Biblioteca Colombina, donde figuran las obras que estudió Colón y que le dieron convencimiento científico para emprender la hazaña del descubrimiento, que ahora encontró su par en la conquista del suelo lunar por los tripulantes del Apolo 11. Entre esas obras conoció la Imago Mundi del Cardenal Aliaco, que lleva al margen notas puestas por la mano del Descubridor.

102Luego advino la tarea de hacer sacar copias de los documentos, empezando la hila-ción de los sucesos cuya discriminación tanto le intrigaba.

103De regreso (agosto de 1924), mediante una conferencia que dictó en el Teatro Municipal, da cuenta al pueblo de los resultados de la misión que se había impuesto. Su honradez intelectual tuvo que afrontar curiosos prejuicios. Hizo conocer ampliamente el primer amago de independencia, promovido por Belez de Córdova y el papel secundario de Sebastián Pagador en los sucesos de 1781. No agradó a quienes conceptuaban que no tenía mayor importancia la seriedad del dato histórico, si ya el pueblo se había acostumbrado a venerar a Pagador apoteósicamente. Se oyó con displicencia el relato documentado sobre el movimiento del 6 de octubre de 1810, encabezado por Tomás Barrón, iniciando en Oruro La acción revolucionaria de la guerra sin cuartel que duró algo más de quince años. Ocurrió lo que Anatole France humorísticamente dice: "¿Supone Ud. que yo me vería honrado y enaltecido como lo estoy, si en mis libros de historia hubiera dicho algo nuevo? ¿Y qué son las novedades? ¡Impertinencias!".

104Al año siguiente, Oruro, como los demás distritos, preocupóse de celebrar el primer Centenario de la independencia. El Concejo Municipal vió conveniente, como contribución espiritual del Departamento, hacer editar una obra que se refiriera a la actuación histórica de la Villa Filipense, destinando una suma mínima para la publicación a breve plazo, por la urgencia. Esto encomendóse a Don Marcos, quien tuvo que ponerse febrilmente a trabajar, de marzo a junio de 1925. Viajó a La Paz, a fines de este último mes, para poder entregar a la prensa el libro. Escribía los últimos capítulos, mientras dilectos ex-alumnos suyos del "Bolívar", ya estudiantes de Derecho, Rafael A. Reyeros y Fernando Loayza Beltrán, sacaban a máquina los originales y corregían a su vez, las pruebas de imprenta. Así, en veinticuatro días se editó "Capítulos de la Historia Colonial de Oruro", gracias a la noble y desinteresada colaboración de los jóvenes universitarios citados, a quienes el autor siempre recuerda con gratitud. El editor dedicó al libro una intertype, porque le convenía terminar pronto para preparar el número extraordinario de "La República", Reyeros y Loayza Beltrán, ayudaron empeñosamente al viejo maestro. Viéronse en la necesidad de solicitar licencia de la Facultad para llevar a feliz término dicha publicación; sin ellos era difícil, sino imposible, presentarse para el Centenario con esta ofrenda de Oruro.

105Los "Capítulos de la Historia Colonial de Oruro" son doce, empezando el autor mediante una Introducción, a soslayar el pasado geológico del suelo. Metódicamente sigue con la fundación, vida colonial, levantamientos de Belez de Córdova, de Tomás Catari, el plan de José Gabriel Tupac Amaru, entrando de lleno al análisis detallado de la sublevación de 1781, con la represión, procesos y castigos. El capítulo doce contiene la relación de los sucesos del 6 de octubre de 1810, incluyendo copias fotostáti-cas de las Actas Capitulares correspondientes. El Apéndice comprende todos los documentos traídos de los Archivos de Buenos Aires y de Sevilla, con más algunos papeles importantes del acervo particular del autor.

106En cuanto al caso concreto del 10 de febrero de 1781, resumiendo, se desprende que los hermanos Jacinto, Juan de Dios e Isidoro Rodríguez de Herrera, de situación económica, bonancible, son los señalados por los documentos como los principales autores, sucediendo Diego Flores, Manuel Herrera, Clemente Menacho y entre éstos, Sebastián Pagador.

107Coincide y sucede con la llegada de los manifiestos de los Catari y Tupac Amaru, la reunión del Cabildo para acordar los medios de defensa de la Villa filipense y de las Arcas Reales, organizando el cuerpo de milicianos; Jacinto Rodríguez, partidario de los revoltosos, hace correr la especie de que los "chapetones" iban a dar muerte a los criollos. Para el caso instruyó a Pagador sobre la efectividad de este plan, predisponiéndole contra de los europeos. Otra especie circula: que el Corregidor y Justicia Mayor Urrutia iba a ahorcar a los hermanos Rodrígues y a otros personajes, originando reacción en la criollada. A poco se da noticia —falsa— de la ejecución de Jacinto Rodríguez. El climax llega a la cúspide cuando otro rumor produce estallido de los ánimos ya predispuestos: anoticiado Pagador por su hija, de que los chapetones iban a dar fin con los milicianos concentrados, estando Pagador que era Sargento, en el cuartel. En la noche del 9 de febrero, soldados de una compañía gritan "¡Socorro!". En medio de la confusión producida, Pagador creyendo de buena fe la especie, lanza una arenga, incitando a la revuelta. Al día siguiente 10, Pagador, con otros compañeros, comunican a don Jacinto Rodríguez Las versiones circulantes, Rodríguez aconseja el no volver al cuartel, conviniendo reforzar la sublevación para concluir con el dominio híspano. En conocimiento del dato, ponen a buen, recaudo sus personas y sus riquezas varios potentados. Jacinto Rodríguez ordena el atacarlos, los milicianos encargados de la defensa, se pliegan a los sublevados. Jacinto Rodríguez queda como Justicia Mayor en vez de Urrutia que huyó. Los indios vitoreando a Tupac Amaru, atacan a los mismos criollos. Pagador defiende las Cajas Reales del asalto; rompe la cabeza de un indio; los autóctonos quéjanse al Justicia Mayor. Rodríguez ata personalmente las manos del celoso guardián, lo manda a la cárcel y la masa exaltada concluyó con la vida del Quijote de esta conmoción. Después de cinco días, las cosas cambian y a su vez son enjuiciados los promotores...

108Es monografía que habla por sí del esfuerzo del investigador, de su alcance intelectual, desarrollado en la interpretación de los sucesos. Aquí todos los anteriores devaneos de pura elucubración mental, quedan comprobados documentalmente. El irreverente salió con la suya, porgue así tenía que ser. "Un hombre que tiene necesidad de pensar como sus semejantes, tiene acaso menos espíritu que aquel que se resiste al conformismo", dice Paul Valéry, Beltrán Avila demostró poseer fuerte espíritu.

109La obra consiguió a poco de su circulación comentarios elogiosos del exterior del país, especialmente de "La Prensa" y "La Nación" de Buenos Aires, con magníficos comentarios en su sección bibliográfica; del historiador y crítico Mario Falcao Espalter y de otros escritores, así como de intelectuales bolivianos.

110Pero la conclusión oficial hizo despertar de su ensueño al investigador acucioso, a quien la Municipalidad, con la notificación respectiva, le hizo saber que era deudor con cargo de cuenta sobre los fondos que espontáneamente le ofreció y facilitó como ayuda para el viaje a España, así como de lo proporcionado para la publicación de "Capítulos de la Historia Colonial de Oruro", exigiéndole que rindiera el correspondiente descargo documentado... No había sospechado nada parecido. El autor, con la meticulosidad característica, había dispuesto matemáticamente los gastos de pieza y alimento en La Paz, mientras se concluía el trabajo, así como de la entrega de la edición. Los jóvenes voluntarios que lo auxiliaron, no recibieron remuneración por su labor, pues lo consideraron románticamente como un honor. ¡Era demasiado! Y en el viaje, como lo dado por el municipio sólo era una contribución conceptuada sin mayores complicaciones, no recogió papel a papel de lo gastado. No saboreó en Andalucía una caña de manzanilla; apenas satisfizo la curiosidad de gustar la paella valenciana... Se le hace saber que como deudor, era candidato a ser calificado como malversador de fondos fiscales. Respecto al libro, le fue fácil con la entrega íntegra de la edición. Y sobre lo concerniente a los viajes, hubo que recabar pacientemente comprobantes para satisfacer tan singular requisitoria...

XII. Coqueteo frustrado con la política

111A su retorno del primer viaje a España, se encontró con la novedad de haber sido elegido diputado por la capital del Pie de Gallo y también munícipe, como Vicepresidente y Vocal de Instrucción. Su aureola intelectual le iba, conforme a la tradición indoamericana, a hacer desembocar en la actuación política, para cuyas sorpresas y tejemanejes no estaba preparado, ni constituido. Recibida la credencial que lo acreditaba como representante nacional, partió en seguida de su llegada de Europa, a La Paz, para ingresar al Parlamento y cumplir con tan espontáneo mandato popular. Pero el acontecer diario de quienes manejaban los intereses públicos, según las directivas o inspiraciones del caudillo, doctor Bautista Saavedra, al considerar la utilidad del partido de gobierno, dispuso el escamoteo de tan raro triunfo a Don Marcos, determinando el ingreso del contendor a la Cámara Baja, cuya elección no fue legal. No hubo más remedio que regresar al terruño, después de una dura lección de práctica política, contraria a las lecciones de Cultura Cívica que inculcaba en su tiempo a los alumnos.

112Mas no se desalentó por el atropello sufrido. Para su comprensión patriótica, así como por su convicción ciudadana, el hombre de opinión arraigada en la mente popular y que es ungido por ésta para defender los intereses colectivos, no debe hacerse a un lado. Más que consignas políticas personalistas importa la defensa del bienestar general. Ingresó en el Concejo Municipal, actuando con entereza y decisión, supervigilando, como Vocal de Instrucción, el desarrollo educacional de los planteles dependientes de la comuna. De este pedestal que nada le costó y que su tierra le ofreció con cariñoso respeto, no quiso aprovecharse para intereses particulares, conforme norma de su existencia sacrificada por lo económico. Era padre de tres hijas jóvenes, a quienes educaba lejos de prejuicios y convencionalismos, colocándolas, hasta cierto punto, al margen de las actuaciones que constituyen el ideal común de las muchachas.

113Años después, en servicio de Oruro, fue buscado por los jóvenes que formaban el Partido de la Unión Nacional, por entonces, lo más granado de la intelectualidad orureña, para incorporarlo al grupo y auspiciar su candidatura al municipio. Aceptó. Terció en elecciones. Su criterio metafísico fue nuevamente sorprendido. Experimentó inconsecuencias de las que quedó admirado y paralogizado. Saboreó serenamente otra derrota política. Pero en 1940 salió ¡otra vez! a la palestra, cuando fue buscado por personeros del Partido Republicano Genuino, para que diera su nombre en la nómina que este partido iba a presentar, auspiciando su candidatura a la Senaturía. Lo que perseguían los corifeos del grupo, ajeno a Oruro, era el prestigiar la lista, con un nombre de la localidad. Fuertemente se le aconsejó no prestarse a la maniobra. Pero, en primer lugar, el soñador tuvo en cuenta el no rehusar su persona cuando era solicitada para actuar en beneficio del terruño y de la patria toda, para lo cual, según entendía su puritanismo, lo del partido era lo de menos. Luego, acordóse de que alguna vez, los mismos que ahora lo buscaban, reconociendo su prestigio y ascendiente, lo habían atacado mediante su prensa, incluso poniendo su nombre en la caterva de negociantes o malversadores de fondos nacionales, a la caída del Presidente Hernando Siles Reyes y del Partido Nacionalista (junio de 1930), calumnosamente, pues comprobaron ipso facto los denunciantes, que por medio de un contrato especial organizaba la Biblioteca Municipal y que la Comuna no le dió fondos para su segundo viaje a España. Faltó honradez periodística, pues no se rectificó la especie lanzada. A diez años de aquello, al elemento que pretendieron desacreditar, lo buscaban ahora como orureño de mérito intrínseco, sin tachas, para prestigiar la lista, poniendo su nombre en primer término. ¡Sentimental desquite! Todos los grupos sobresalientes y el pueblo, una vez más, sin que mediaran los trabajos consabidos, votaron por Beltrán Avila.

114Sin embargo, no bastaba la buena voluntad ciudadana y los méritos intelectuales de historiador y maestro. Triunfaron ¡naturalmente! los que en las listas figuraban, como no queriendo la cosa, al centro, ocurriendo escamoteos especiales, entre los mismos formantes de la nómina.

115Pero el candidato buscado y frustrado podría decir a su pueblo, con un argumento más, de la indiferencia con que veía los intereses generales y cuando debía apoyar a los elementos propios.

XIII. Dinamismo en instituciones culturales

116Su función de maestro fiscal había terminado con la jubilación ¡ conseguida a duras penas! en 1924. Pero este retiro no significaba un apartamiento de una labor de educador real, de maestro cuya obra no está cotizada a tantos pesos por hora de clase, con descuentos, obligaciones y amenazas. Si fue valioso su desempeño como maestro oficial, preparando generaciones que posteriormente en forma digna, han escalado alturas bien logradas, su faena extraescolar, desarrollada tal vez con igual o mayor cariño que la anterior, también tuvo apreciada valía.

117Obró, como aconseja Rainer María Rilke en sus "Cartas a un joven poeta", tomando su destino sobre sí mismo, llevándole con su carga y con su grandeza, "sin preguntar nunca por el galardón que podría venir de afuera". Ya en 1905 había fundado un

118Centro de Propaganda Intelectual. Luego, con otros jóvenes inquietos, fundó la Escuela Dramática, que en su tiempo sirvió para amenizar la existencia casi unilateralmente comercial, minera, de Oruro. El año 1925 fue Presidente de la Escuela de Bellas Artes, sociedad que concentraba en su seno a elementos capacitados de ambos sexos, alcanzando sólida organización. Esta entidad logró sostener por su cuenta, una Sección de Pintura y Escultura, con un número apreciable de alumnos, durante dos años. Contaba con muebles propios, cuadros artísticos y un piano de concierto; tribuna, estante de libros, resultando ser, a lo largo del tiempo y haciendo un reajuste, la que más levantó la cultura artística de la Villa de San Felipe de Austria, como institución privada.

119Todos los ingresos de la Escuela de Bellas Artes eran provenientes de funciones teatrales, dirigidas inteligentemente por Ricardo Tablares, intelectual que también presidió sus destinos.

120Beltrán Avila, creador del segundo "Centro de Estudios", incrementó la obra de difusión cultural, auspiciando conferencias en las que tomaron parte muchos intelectuales. Esta sociedad refundióse con la Escuela de Bellas Artes, para separarse a poco, hasta el colapso de ambas.

121Nuevos tiempos. Nuevas cosas. Cine mudo, cine sonoro y ahora televisión. Radiodifusión. Universidad Autónoma. Pasión marxista. Castro-comunismo y Liberación Nacional. A las actividades puramente culturales, han sucedido —en función de la crisis del espíritu por fuertes contrastes y desajustes inicuos en el diario vivir— preocupaciones económicas y, mas que todas, políticas, socioeconómicas. Las nuevas juventudes reclaman, exigen, beneficios prácticos, objetivos, para las mayorías desposeídas. Nuevas visiones en pro de un presente seguro y generoso y de un positivo futuro para una vida mejor que garantice normal convivencia con bienestar para todos.

XIV. Su inconformismo lo vuelve a los archivos de España.-Comprobación documental de aseveraciones

1221930. Después de haber escarbado y lanzado en polémicas y libros, cosas del pasado colonial y de los cruentos sucesos de la emancipación, el espíritu de Beltrán Avila reclama actividad. "Estar insatisfecho, es ser joven", dice Rilke. Aunque algunas canas asomaban, la fuerza de la madurez, pletórica de energías juveniles, considera su obra como incompleta. Especialmente con lo ocurrido en controversias, en las que batióse, haciendo con base lógica, apreciaciones e hipótesis. Faltaba aún la comprobación documental.

123En su primer viaje a España, había encontrado muchos datos importantes, pero quedaba algo más que dilucidar. El hormigueo interior le impulsa a lanzarse a una nueva aventura. Merced a un ofrecimiento, desempeña, mediante un convenio especial, las funciones de Director de la Biblioteca Municipal, función en la que doña Francisca le ayuda abnegadamente, igual que las hijas. Fue la primera Biblioteca en Bolivia que se ordenó según el sistema de clasificación Decimal Universal para la organización de las bibliotecas escolares y públicas.

124Resuelve ir nuevamente a España para completar la búsqueda de documentos. Esta vez, escarmentado por la anterior e ingrata experiencia burocrática, quiere contar absolutamente con su propio peculio para la empresa propuesta. ¡Quién iba a comprender que la dilucidación de verdades históricas de un pueblo carecían de provecho material personal, significando, al contrario, un beneficio científico para la posteridad!

125Hecho un "arqueo" y "balance" de sus ingresos económicos, ve que estrictamente le alcanzarán con lo que percibe como Bibliotecario a contrato, para el cumplimiento de su designio. Irá libre de todo compromiso, con mayor cautela que la primera vez. Pero no le falta la comisión ad-honorem en servicio público. El Concejo Municipal le encarga estudiar en España y en la República Argentina, la organización de Escuelas Industriales, Bibliotecas y entidades comunales.

126Parte a fines de marzo. Once días de Buenos Aires a Cádiz, en segunda. Regresó a fines de julio. En Barcelona tuvo el placer de visitar la Biblioteca de la Generalidad y contempló una sala que sólo contenía las ediciones de "El Quijote", publicadas en todo el mundo, desde la primera edición de 1605.

127Hizo una nueva adquisición de copias de documentos que seleccionó con la paciencia requerida, en los archivos de Sevilla y Madrid. Por fin encontró la prueba documental acerca de la polémica sobre el primer impreso boliviano, sostenida en 1913 con el doctor León M. Loza. A diez y siete años de la discusión, tuvo la complacencia intelectual de no haberse equivocado. De no haber obrado, esta vez más, por pasiones subalternas, sino en función devota por restablecer la verdad, cuya locura "es admirable, casi inimitable, y es preciso tener genio para ser tan audazmente absurdo como Dios", dice André Maurais. Encontró en el Archivo de Indias de Sevilla, no solamente el original del suelto de Goyeneche, sino otro suelto impreso, fechado en La Paz, el 21 de marzo de 1812, firmado por Domingo Tristán, y refrendado por Lorenzo Umeres, Secretario. Es una proclama titulada "El Gobernador Intendente de La Paz a sus Provincianos", por el que se hace saber las continuas derrotas de los "astutos enemigos de la humanidad", como llama a los patriotas, incitando al pueblo a no dejarse sugestionar con éstos. Los documentos mencionados, así como la polémica, han dado motivo a publicar otro opúsculo, con "el deseo de contribuir con este modesto aporte a la historia del periodismo boliviano".

XV. Su alma se eleva, con la Teosofía, más allá de las dimensiones del universo

128Corresponde abordar otra faceta del biografiado.

129Al referirse el doctor Müller-Freienfels a la clasificación muy conocida de los tipos psicológicos según Carl Gustav Jung, juzga el dualismo de las actividades, del comportamiento, con interpretación relativista. Dice: "La actitud que observamos frente al medio ambiente, depende de que dominen en nosotros las tendencias introvertidas o extrovertidas".

130Más adelante añade: "Ahora bien, temporalmente podemos adoptar una u otra actitud frente al mundo, pues el individuo extrovertido se encierra en sí mismo bajo la influencia de los desengaños, mientras que el mas hermético de los introvertidos se expansiona en determinadas circunstancias". Vemos en Jung también, que así como hay individuos reflexivos y sentimentales extrovertidos, los hay también introvertidos. En don Marcos Beltrán Avila, ambas fuerzas han influido en su vida por la acción telúrica, por la altipampa que es como un inconmensurable templo que al espíritu lo emerge hacia el infinito; también por inclinaciones propias, por funciones docentes y culturales, así como por la labor de investigación, combinada con la meditación metafísica, ontológica o gnoseologica.

131Para nosotros, la persistencia meditativa, fuera de ser temperamental en el maestro objeto de este apunte, ha tenido su precoz alimento en la obligada vida de claustro, llevada en el Seminario Conciliar "San Cristóbal" de Sucre. Surgida la duda por el inmediato contacto con los religiosos, dedicó parte de su tiempo, a través de todas las múltiples actividades, a bucear la suprahumana incógnita. El imperativo que se trazó, de pensar al respecto, por su cuenta, lo condujo hacia el hinduísmo metafísico, trasuntado en la Teosofía, disciplina creada por Elena Petrona Blavatsky, cuya discípula y propagandista más ferviente fue Ana Besant Wood. Sí la Teosofía es la ciencia que estudia la sabiduría de Dios manifestada a través de toda su creación; o lo que es lo mismo: la Ciencia de la Vida, porque la Vida en todo y en todas partes es la forma cómo se manifiesta Dios en Su creación, la Besant encara desde la merituada ciencia los problemas sociales que afligen a nuestra época aturdida, asegurando que: "Hay tres preeminentes enseñanzas teosóficas relacionadas con los problemas sociales. La primera es la doctrina de la confraternidad, según la cual todos los hombres son hermanos, pues proceden de un mismo origen y van a un mismo fin. La segunda es la ley de progreso o evolución. La tercera es la ley de justicia que da a cada cual, por cosecha, lo que siembra.

132José M. Olivares, meditando acerca de la Paz Universal, desde el punto de vista teosófico pregunta: "¿Sabéis cuándo vendrá la Paz sobre la tierra? Responde: —No cuando todos seamos católicos; no cuando todos seamos protestantes; no cuando todos seamos teósofos, masones o espiritistas. No. Eso nunca podrá ser porque no hay dos mentes ni dos corazones ni dos temperamentos iguales. La Paz del mundo vendrá cuando cada hombre vea a su Dios, a su manera, en cualquier sitio y en cualquier forma, pero que lo viva en su corazón; que lo sienta en su alma. Cuando este día llegue, la Paz será un hecho, porque al identificarnos cada uno con nuestro Dios, llegaremos a descubrir que nuestro Dios es el mismo de todos los demás, porque es Uno solo y el mismo en todas partes". Sobre un sentimiento estable que vincule a la humanidad, el mismo autor enseña: —»La solidaridad universal, que es una de las leyes descubiertas por la Teosofía, induce al hombre a sentirse solidario con todo lo que vive, y su conducta se encarrila poco a poco en el sentido de la cooperación en medio de la desigualdad que le rodea en torno suyo".

133Beltrán Avila estuvo perplejo con Prentice Mulford, hondamente satisfecho con J. Krishnamurti; ávido con Eduardo Schuré. Escuchó devotamente a C. Jinarajadasa, con motivo de su visita a Bolivia y le movió a hondas meditaciones la lectura de "Los dioses encadenados". Saboreó con Rodolfo Waldo Triné las supremas ansias de plenitud de paz, poder, abundancia, desembocando en la necesidad de la concepción de la Religión Universal.

134Estudió sin prejuicios las religiones y filosofías, principalmente orientalistas. Y con un sincretismo de pensamientos acumulado en intensas horas de sondear la oscuridad espiritual, llegó a una comprensión relativa sobre Dios, el hombre, la vida y la naturaleza, que le dieron paz mental y psicológica.

135Hurgó todas las ramas de las ciencias no oficiales. Ahondó en mitos, supersticiones. No estuvo ajeno al ocultismo antiguo, así como al moderno, adaptado a la luz de las ciencias oficiales, planteado como estudio por Papus (Gerardo Encausse). Papus nos enseña que como sistema filosófico, el ocultismo da solución a problemas planteados con mayor frecuencia, para lo que divide al ocultismo en dos partes: —»La primera, es inalterable, contiene los fundamentos de la tradición y de la que puede hallar fácilmente en los escritos de los herméticos de cualquier época y origen. La segunda es individual y reproduce los comentarios y aplicaciones especiales". Adolfo Weiss sistematiza lo ya dado y lo adapta a lo que posteriormente descubrió e inventó la ciencia oficial. Con Carlos Richet y con C. Vilar de la Tejera, analizó a la Metapsíquica y a las maravillas del metapsiquismo. Ahondó en naturismo y farmacopea. Estuvo palpitante con Allan Kardek y actuó con mesa triangular sin clavos, a oscuras...

136Puesto en contacto con elementos afines, fundó el "Centro de Estudios Teosóficos" adyacente a la Rama "Alcyone", dependiente de la Sociedad Teosófica de Buenos Aires, que se instituyó en atención a las conferencias de Armando Hammel, que vino de Chile y a quien presentó en sesión pública especial.

137Años mas tarde fue el primer Presidente de la Rama "Urus". Tocóle asistir, en calidad de representante de las ramas teosóficas de Bolivia que se hacían presentes por primera vez, a la Convención Anual de Córdova (R. Argentina) en 1943. Por estas actividades tan de su predilección última, donde también refugióse de las injusticias, se vinculó con todos los elementos de tendencias afines que obran silenciosamente en las tierras de América y del mundo.

138Es dando expansión a estas inquietudes, que sentía el apremio de exteriorizarlas, de confiarlas al papel, en grata confidencia, como imperativo de madurez espiritual, pero amparado por la potencia de prolífica soledad, depositándolas en un cuaderno.

139Ya dijimos que siente cariño entrañable por la naturaleza desnuda, en cuya contemplación se deleita, descubriéndole tesoros inmarcesibles. Ama el campo con todos sus encantos. Aprovechaba cada vacación durante su vida de maestro fiscal, para renovarse ante la regia ofrenda del árbol, en promesa con sus flores y con la fiesta frutal, en pródiga donación del fecundo vientre de la tierra, en el valle. Hollaba con hedó-nico placer el verde mantillo interrumpido por orillas plenas de canto rodado, quienes prestan su concurso a la sempiterna canción del río, que sugiere en su armonía la existencia motora de un Supremo Arquitecto. Por otro lado, ama la altipampa nativa con toda su fuerza expresiva, encontrando fiera belleza en las hieráticas sabanas, pero en cuyas alturas, acariciando el horizonte, saben lucir en sus horas, multicolores celajes inspiradores de muchas notas meditativas. Adora las montañas nevadas — signos de admiración a lo más alto, que al contemplar el llano se vuelven protectoras — produciendo en el gozador acendrada idolatría por toda la creación.

140Como los encantos de la naturaleza, mediante divina alquimia, se transmutan en la música, que fusiona luz, colores y sonidos en mágico haz de sonoridades, ama la creación angélica de los grandes maestros compositores, de los virtuosos instrumentistas intérpretes y de las voces magistrales con que privilegiadas divas y primorosos cantantes, concentrando en sí mismos los sonidos del universo y los gorjeos de artífices plumados, fascinan las profundidades del ser humano, llegando a concentrarse todo en la teosofía musical, como sutilmente anota Camilo Mauclair, que se produce en el salón de conciertos, donde la análoga onda emotiva que conmueve a los concurrentes, produce efluvio propio que lo satura, elevándose el cuerpo astral. Con una "victrola" de mueble y reuniendo discos selectos de 78 R.P.M., disfrutaba con deleite los "programas" que se organizaba en su sala de la calle "Sucre".

141En un tiempo en el que, para pagar la deuda de la casa, tuvo que alquilarla, despachando la familia a vivir modestamente en los lugares cercanos a Cochabamba, apasionóse por el valle jocundo que le devolvía la salud amenazada por la presión arterial ocasionada por la altura. Le vino la idea de conseguir un terreno propio para el obligado retiro. En tanto, la asignación que percibía como Director a contrato de la Biblioteca Municipal de Oruro, servía para amortizar la citada obligación, como para disponer de un fondo de reserva. De pronto ofrécenle una pequeña propiedad en ruinas, cuyos poseedores llamaban Maribal, sita en Sorata Alta, paraje ubicado entre Suticollo y Vinto. Hechos los cálculos, la adquiere. El campo le sirve como reposo orgánico, prestándose a combinar la faena material con la intelectual.

142Tenía que hacer construir habitaciones, trasladando hasta personalmente ladrillos y tejas desde Suticollo, en carretilla. No le faltó contratiempos en la vivienda hecha para retiro tranquilo, que denominó "La Choza", visitada alguna vez por ladrones que le robaron herramientas, útiles y ropa.

143Durante los intervalos de estas emergencias, iba llenando, sin prisa y sin pausa el cuaderno de apuntes espirituales.

144Descubierto por los íntimos el cuaderno manuscrito, juzgóse que las anotaciones no debían permanecer desconocidas, en vista del exquisito contenido. Mucho había de impresión personal, pero guardaban ideas y reflexiones aprovechables para todos los hombres, al exaltar la misión teosófica. Había también admoniciones, gritos de protesta. Nada fingido. El manojo de meditaciones daba la impresión cristalina de estelar desnudez, aunque nubes pasajeras —negras, grises— empañaran fugazmente su expresión prístina. Contenía también ingenuidades, hasta explosiones infantiles. Cada hecho que dejaba huellas de pensamiento en su existir estaba allí fijado.

145Hasta presentóse el caso trágico — en sentido griego de sacrificio desproporcionado— al referirse a su compañera, a doña Francisca, Fanny como él cariñosamente la llamaba.

146Ya la misión de maestro, de pensador, de hombre había sido cumplida. Las hijas Mariángela, Bertha y Graciela estaban casadas. Al pensar en la muerte, huésped inesperada, pero segura, deseó ser él quien muriera primero, acariciado en su postrer instante por las delicadas manos de la leal compañera. Pero al acordarse de todos los riesgos que su esposa correría, pide a Dios ser él quien la acompañara en el definitivo trance.

147Mujer, hijas, yernos, conocieron el conjunto expresivo de vivencias y se le aconsejó su publicación. Se deja ganar a medias. Se saca copias a máquina, enviándolas en consulta a algunos de los espíritus selectos del Uruguay y de la Argentina, sobre si los apuntes merecían salir a la luz pública y si producirían algún bien.

148Pero nadie presintió que el más tremendo de los anhelos existentes en la obra — todavía inédita— tuviera tan pronta realidad. Pareció como señal de que no se debe sondear lo inescrutable, que puede significar la más imprudente indiscreción. En Junio de 1941 enferma doña Francisca. Los médicos que la atendieron, sólo hicieron conocer el estado sumamente grave de la enferma, a poco del desenlace. Ya nada había que hacer. Y tocónos presenciar la sublime despedida que dos corazones enamorados se daban. Amanecer del 16. Hijas y yernos — entre estos últimos estaba el autor de estas lineas — rodeaban con enorme cariño y desesperación el tálamo ahora mortuorio. Don Marcos tenía entre sus manos, las de la compañera que partía para el eterno viaje. El teósofo había enseñado a los suyos, que la muerte, como mero accidente dentro de la eterna y dinámica manifestación existencial, no era un mal. Era como quitarse un pesado equipaje en largo recorrido. Ante la inevitable realidad, fluyó de sus labios una oración de tierna despedida para la que partía, así como de aliento filosófico para los que quedaban. Circuló una onda de dolorosa resignación en la mortuoria alcoba. Una nueva alborada empezaba con la tétrica viudez.

149El hombre cuyo cabello iba recibiendo pausadamente hilos de plata, encaneció como a través de un soplo...

150Por entonces, más que nunca, la soledad campestre lo vinculaba con la compañera que partió. En "La Choza" cuidaba con el esmero que le permitían sus fuerzas, el huerto. Podaba y colocaba puntales a los parrales. Trasladaba a otro terreno las plantitas que iban apareciendo. Las regaba con fruición.

151Ya no podía hacer carpintería ni albañilería, como en la época del trabajo de las piezas que constituían la vivienda rural, el refugio para la otra siembra del intelecto contemplativo y meditativo.

152Llegaron respuestas a la consulta sobre los apuntes. Se aconsejaba la publicación. El libro se llamó "La Tormenta en el Jardín de Epicuro". Si empezaba con la incertidumbre de un más allá, la cavilación permanente sacudía a la duda o al materialismo marrullero, transformándolo, primero, en creencia, luego en certeza, respecto a la realidad de Dios, del alma del amor crístico. Sobre el banquete hedónico en el jardín del hijo de la maga, vestido de mujer según leyenda, la duda estalla, crea energía de la propia debilidad, encarándose al arcano. Del preguntón descreído y materialista, irrumpe robusto y convencido el creyente.

153La compañera había partido y al publicar el libro, lo dedica a quien supo seguirle jornada a jornada, treinta y cuatro años, esparciendo luz, perfume y ventura en el camino. Poco tiempo después, don Marcos acompañaba los restos de su madre a la última morada. Igual ocurrió con las hermanas y últimamente con Mariángela, su hija mayor.

154La crítica a "La Tormenta en el Jardín de Epicuro", tanto nacional como extranjera, fue favorable, plena de sugerencias que el autor tomó en cuenta, surgiendo segunda edición con serie ordenada, cuyo índice resulta síntesis del poema de una vida...

155Pero debía regresar a Oruro, su residencia habitual, después de disfrutar eglógica temporada en el risueño valle quichua. Mas la altipampa le presentó polémica amenazando seriamente la salud. Es el único caso en que no pudo hacer frente a lo imposible. Hizo distribución salomónica y a su manera, de los bienes, con las hijas, incluso casa de Oruro, fundo de Sorata Alta, yéndose a vivir a casa de uno de los yernos en Cochabamba, donde lleva existencia tranquila, vinculado con el mundo por medio de un radiorreceptor a transistores.

156Es visitado por quienes buscan consejo: unos, por sus cuitas particulares; otros, por sus inquietudes artísticas e intelectuales. Nadie sale descontento ya que, el maestro da ahora lo que puede dar. Y lo dá íntegro.

XVI. Reconocimiento justiciero nacional y en el terruño

157Desde la vida retirada, sin esperar nada del carnavalesco mundo nuestro, en el que la historia se salpica constantemente con sangre y en cuyo fondo de penumbra aparecen dando descomunales saltos y protescas piruetas los "diablos", pero no los danzantes de Oruro, surgiendo a la vez voces mesiánicas ahogadas por infernal concurso, el terruño, a la vez que la nación, iban rindiendo justa pleitesía al maestro. Así, la Primera Convención Nacional de Maestros, reunida en la villa de San Felipe de Austria en 3 de noviembre de 1930, convocada por el gobierno de la Junta Militar presidida por el General Carlos Blanco Galindo, le designó su Presidente, cuando se encontraba en Cochabamba, honor que el agraciado consideró como la más alta distinción que le hicieran los educadores de Bolivia.

158La Convención hizo vibrar en un solo haz los espíritus de los educadores, de extremo a extremo del territorio. En las conclusiones del evento, se destacaron muchos puntos, entre los que sobresalieron proyectos de leyes de protección social al maestro; organización técnica y administrativa de la Educación Pública: unidad de la enseñanza (llamada después Escuela Unificada); organización de la educación indigenai y campesina; incremento de la alfabetización, ratificando también la Reforma y Autonomía Universitaria.

159Al ver la fotografía del grupo de quienes concurrieron como delegados ante la magna representación docente del país, muchos de ellos maestros nuestros, así como colegas de generación, sobrevienen a la mente reflexiones acerca de la realidad de la dinámica dialéctica del vivir humano. ¡Cuántos desaparecidos ya, pero cuya "ausencia hace presencia", en relación a los comunes ideales! ¡Cuántos son sólo... rellenos!...

160La Liga del Magisterio del suelo natal lo nombró su Presidente Honorario, entregándole diploma y medalla. En 1925, con motivo de la celebración del Primer Centenario de la Independencia, la misma institución le obsequió una medalla de oro, por su labor. En 1939, la Dirección y el cuerpo docente del Colegio Nacional "Bolívar", como un número sobresaliente en los festejos del CXIV aniversario de la creación del establecimiento, le hizo entrega en acto solemne, de un diploma y medalla, como gratitud y reconocimiento a la obra desarrollada en el plantel. En 1944, mediante una Asamblea de maestros convocada especialmente, como respuesta a una consulta de las altas autoridades del ramo, se sugirió su nombre para que se le condecorara por el Supremo Gobierno, con la Medalla al Mérito, con el grado de Caballero de la Orden del Maestro, homenaje que se le hizo durante la celebración del "Día" epónimo. ¡No existía aún el canibalismo envidioso contra de los viejos servidores, cuya trayectoria no ensombrecía la horfandad espiritual de los mediocres y de los politiqueros!

161También fue designado Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de la Historia e igual rango de la Sociedad Geográfica de La Paz.

162El Presidente Víctor Paz Estenssoro, ex-alumno suyo, le otorgó en 1954 la condecoración del Cóndor de los Andes en el grado de Oficial.

163El 25 de julio de 1964 fue condecorado con diploma y medalla de la Gran Orden Boliviana de la Educación.

164También mereció diploma de Socio Honorario de la Fundación Academia de Italia en 1961 e idéntica distinción del Instituto Argentino de Cultura Histórica en 1962.

165Todo lo anterior representan actos protocolares que se esfuman en el aire, después de los discursos. Algo que ha constituido homenaje trascendental fue la creación del Colegio Nacional "MARCOS BELTRAN AVILA", en la zona de "Villa Esperanza" de Oruro, plantel inaugurado el 25 de julio de 1964, dotado, a poco de su fundación, de local propio mediante donación de dos hectáreas de terreno por una familia Yung, y la edificación se efectuó por cuenta del vecindario. Las juventudes que pasan y pasarán por dicho establecimiento, encontrarán verdaderas lecciones de cultura cívica con el análisis de la obra y existencia del viejo y meritorio maestro.

166"Es dentro y no fuera donde hemos de buscar al Hombre; en las entrañas de lo local y circunscrito, lo universal, y en los entrañas de lo temporal y pasajero, lo eterno", nos enseña Miguel de Unamuno, el indómito vasco, Beltrán Ávila ha actuado como hombre de su tiempo y de su generación. Amó sin regateos a la patria y a su terruño; adentróse en el estilo de vida, teniendo como en un templo hermético el culto a la verdad sin fariseísmos, en la disección y análisis de los hechos históricos; dio su mensaje continuo, como educador, a los suyos, a los bolivianos, en lo que concernía hacerlo: a los hombres en general enseñó los ricos tesoros espirituales que posee, tomando inicialmente lo individual para que elevándose vaya a lo universal. Así ha cumplido el consejo del fakir hindú Sakarte: "No vivas en lo presente ni en lo futuro, sino en lo eterno».

167Ha estado en espacio y en tiempo, tanto junto a los problemas de la patria, como en los coetáneos del mundo, discriminando los intereses transitorios, de los que sobrevivirán al tiempo, al espacio y a las generaciones.

168No ha ofrecido falsas luces de Bengala ni paraisos artificiales. Rodeado ahora en su soledad por lo que queda de los suyos, su nombre ya pertenece a la esfera de los educadores, en juego sincrónico y acompasado con los historiógrafos y con los aspirantes hacia una universalidad de integración.

169El hecho de haber figurado en 1969 en la nómina de intelectuales con derecho al Premio Nacional de Literatura, auspiciado por el Ministerio de Cultura, Informaciones y Turismo, nos ha movido a desempolvar estas páginas, que figuran en un libro inédito destinado a agostarse en un oscuro rincón de trastos, titulado "Bolivia en algunos de sus hombres». Si nos hemos decidido a sacarlas de su encierro, ha sido considerando que, escritas con realismo, o sea, para que todos entiendan, puedan ser útiles en el mañana, a través de la existencia de un mentor que en todos los momentos de su vida, afirmó una personalidad.

De pie: Víctor Varas Reyes. Mariángela Beltrán de Varas. Sentados: Bertha Beltrán de Vidaurre, don Marcos Beltrán Ávila y Gráciela Beltrán de Vargas

1962, Cochabamba. Don Marcos Beltrán Ávila en compañía de sus hijos

1964, Tres generaciones: Don Marcos Beltrán Ávila, su nieto Sergio Vargas Beltrán y el hijo de este

1961. Cochabamba. El folklórogo Víctor Varas Reyes, ofrece una fuente con uvas de la vendimia de ese año, a don Marcos Beltrán Ávila

1935. Don Marcos Beltrán Ávila. Retrato obtenido en Oruro

Don Marcos Beltrán Ávila en su estudio de Oruro

1966. Don Marcos Beltrán Ávila con sus bisnietos Eduardo y Patricia

1958. Retrato de don Marcos Beltrán Ávila, obtenido durante un viaje de Oruro a Cochabamba

Dona Adela Ávila Beltrán, madre de Don Marcos Beltrán Ávila

1946. Cochabamba (Sutjcollo). Don Marcos Beltrán Ávila (de pie, derecha) en compañía de familiares

1912. Don Marcos Beltrán Ávila, en compañía de su esposa doña Francisca Vásquez León y de su hija primogénita Mariángela

Don Marcos Beltrán Ávila, en compañía de su madre, (sentada, centro), sus hermanas y una sobrina

La madre, dona Adela Ávila de Beltrán, y las hermanas del escritor

Manuscrito y autógrafo de don Marcos Beltrán Avila. Cochabamba. Octubre de 1969

1903. Familias Beltrán Vázquez. Bernal y Covarrubias. El segundo de la izquierda (sentado) es don Marcos Beltrán Ávila

Bibliografia

FICHA BIBLIOGRÁFICA DE MARCOS BELTRÁN ÁVILA

1906 "El 10 de Febrero". (Novela histórica). Imprenta de "La Tarde". Oruro. 1906; 242 pp.
"El 10 de Febrero". (Novela histórica). edición corregida. Talleres Gráficos de "La Patria". Oruro 1958. 222 pp.

1907 "Principios de Higiene Elemental". Tipo - Litografía "Victoria", Oruro. 1907. Cartilla de 40 pp.

1912 "Botón de Rosa". (Novela). Boletín de "La Prensa" de Oruro. 1912: En 20 folletines.

1918 "Historia del Alto-Perú en 1810". Imprenta Tipográfica "La Favorita". Oruro. 1918. 196 pp. con un apéndice de documentos en su mayor parte inéditos.

1924 "Ensayo de crítica histórica" y "Al margen de algunos libros bolivianos". Imp.

"La Favorita". Oruro. 1924. 244 pp.

1925 "Capítulos de la Historial Colonial de Oruro", Imprenta "La República", La Paz. 1925. 323 pp. con un apéndice de documentos inéditos.

1941 "La tormenta en el Jardín de Epicuro", C. de Gamarra e hijos, Editores. Oruro. 1941. 116 pp.
"La tormenta en el Jardín de Epicuro". (Inquietudes del espíritu). 2° edición, corregida y clasificada, M. y C. de Gamarra editores. Oruro. 1944. 146 pp.
"El Centenario de la Primera Impresión Boliviana", (Polémica). Editor: Librería "El Ateneo", Con ilustraciones facsimilarias. Oruro, 1943. 36 pp.
"Jacinto Rodrigues de Herrera y Sebastián Pagador — El 10 de Febrero y el 6 de Octubre". (Polémica y paralelo histórico), M. y C. de Gamarra, Editores. Oruro. 1944. 80 pp.

1948 "La Pequeña Gran Logia que independizó a Bolivia". (1823-1825). Editorial e Imprenta Atlantic. Cochabamba. 1948. 168 pp.

1960 "El tabú bolivarista». (1825 - 1828). Comentario al margen de los documentos que tratan de la fundación de Bolivia. Talleres de la Editorial Universitaria. Oruro 1960. 239 pp.

1963 "Acerca de El Tabú bolivarista".— "Bolivar y la autonomía del Alto-Perú".

(Teodosio Imaña Castro en polémica con Marcos Beltrán Avila). Editorial U.M.S.A. La Paz. 1963. 86 pp.

Inéditas:

Historia: "El proceso de la nacionalidad boliviana": (4 tomos).— I El lealismo Alto-peruano y las Iniciaciones revolucionarias. II. Las Provincias Altas del Río de La Plata en la Guerra de la Emancipación. III Los Guerrilleros Altoperuanos y la Guerra a Muerte. IV Bolivia y su concurrencia a la Victoria Definitiva de la América Meridional.

Teatro: (Trilogia patriótica). I. Casta de Héroes, II Vae Victis. III Nido de Cóndores. "El congreso Feminista". (Comedia).

Indice delle illustrazioni

Legenda De pie: Víctor Varas Reyes. Mariángela Beltrán de Varas. Sentados: Bertha Beltrán de Vidaurre, don Marcos Beltrán Ávila y Gráciela Beltrán de Vargas
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-1.jpg
File image/jpeg, 310k
Legenda 1962, Cochabamba. Don Marcos Beltrán Ávila en compañía de sus hijos
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-2.jpg
File image/jpeg, 290k
Legenda 1964, Tres generaciones: Don Marcos Beltrán Ávila, su nieto Sergio Vargas Beltrán y el hijo de este
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-3.jpg
File image/jpeg, 212k
Legenda 1961. Cochabamba. El folklórogo Víctor Varas Reyes, ofrece una fuente con uvas de la vendimia de ese año, a don Marcos Beltrán Ávila
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-4.jpg
File image/jpeg, 188k
Legenda 1935. Don Marcos Beltrán Ávila. Retrato obtenido en Oruro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-5.jpg
File image/jpeg, 233k
Legenda Don Marcos Beltrán Ávila en su estudio de Oruro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-6.jpg
File image/jpeg, 204k
Legenda 1966. Don Marcos Beltrán Ávila con sus bisnietos Eduardo y Patricia
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-7.jpg
File image/jpeg, 173k
Legenda 1958. Retrato de don Marcos Beltrán Ávila, obtenido durante un viaje de Oruro a Cochabamba
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-8.jpg
File image/jpeg, 156k
Legenda Dona Adela Ávila Beltrán, madre de Don Marcos Beltrán Ávila
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-9.jpg
File image/jpeg, 234k
Legenda 1946. Cochabamba (Sutjcollo). Don Marcos Beltrán Ávila (de pie, derecha) en compañía de familiares
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-10.jpg
File image/jpeg, 228k
Legenda 1912. Don Marcos Beltrán Ávila, en compañía de su esposa doña Francisca Vásquez León y de su hija primogénita Mariángela
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-11.jpg
File image/jpeg, 221k
Legenda Don Marcos Beltrán Ávila, en compañía de su madre, (sentada, centro), sus hermanas y una sobrina
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-12.jpg
File image/jpeg, 252k
Legenda La madre, dona Adela Ávila de Beltrán, y las hermanas del escritor
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-13.jpg
File image/jpeg, 261k
Legenda Manuscrito y autógrafo de don Marcos Beltrán Avila. Cochabamba. Octubre de 1969
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-14.jpg
File image/jpeg, 79k
Legenda 1903. Familias Beltrán Vázquez. Bernal y Covarrubias. El segundo de la izquierda (sentado) es don Marcos Beltrán Ávila
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5385/img-15.jpg
File image/jpeg, 318k

© Institut français d’études andines, 2006

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Leggi

Accesso aperto
Lettura confortevole ePub PDF del libro
Caricamento in corso PDF del capitolo

Accesso esclusivo

Offerto da

Acquista

Versione a stampa

amazon.fr