Version classiqueVersion mobile

Los Quipocamayos

 | 
Frank Salomon

Prefacio

Texte intégral

A John V. Murra, quien nos enseñó: "No digan 'perdido', digan 'aún no encontrado'".

1Quienes por primera vez se inician en los estudios de la sociedad inca siempre preguntan: “¿Podían escribir?”. Con la tiza en la mano titubeo por un instante. Las respuestas no suenan muy razonables: “Sí, pero no manera que se pueda explicar”. O, “no, pero de todas formas, se comportaban como una sociedad que supiera leer y escribir”.

2Esta interrogante tiene casi la misma antigüedad que el primer contacto. Cuando los soldados españoles apenas habían tocado las costas de lo que hoy es el norte del Perú, el mismo Hernando Pizarra (1920[1533]: 175) se sorprendió al ver a los “indios” registrando en nudos lo que parecía ser una cuenta de las cosas que los invasores se llevaban. Sin embargo, la técnica para conservar registros en cuerdas anudadas, conocida como khipu, es un aspecto cultural de América jamás descubierto por Europa. Más tarde, luego de medio siglo colonial, los españoles parecían casi resignados a simplemente no captar la técnica gráfica andina. No se conoce ningún colono español temprano que haya hecho un esfuerzo concertado por aprenderla, a pesar de que los jueces españoles habían aprendido por experiencia a respetar la exactitud de los registros al estilo inca.

3¿Podían escribir? Este también fue un tema interesante para los nativos andinos que crecieron durante la época de la conquista. Tiempo después que Pizarra viera su primer khipu, un quechua-hablante desconocido del Perú central escribió el único libro que retrata un sistema religioso precristiano en lengua andina: el renombrado manuscrito quechua de Huarochirí. Empieza con estas palabras:

Si en los tiempos antiguos los antepasados de los hombres llamados indios hubieran conocido la escritura, no se habrían ido perdiendo todas sus tradiciones como ha ocurrido hasta ahora.
Más bien se habrían conservado, como se conservan las tradiciones y ([el recuerdo de]) la antigua valentía de los
huiracochas que aún hoy son visibles. Pero como es así, y hasta ahora no se las ha puesto por escrito, voy a relatar aquí las tradiciones de los antiguos hombres de Huarochirí, todos protegidos por el mismo padre, la fe que observan y las costumbres que siguen hasta nuestros días.
Además, en cada comunidad se transcribirán las tradiciones que conservan desde sus orígenes. (Taylor 1999:3).

4Este escritor anónimo conocía los khipus, tanto que los menciona dos veces (Taylor 2002:285, 427). Sin embargo, lo que no reveló fue si tuvo entre sus fuentes algunos khipus. Después de todo, él escribía en una época —c.1608— en la que los sacerdotes debían destruir los khipus, o por lo menos destruir todo khipu que no se hubiese confeccionado para fines de rito católico. Sin embargo, da la casualidad que pobladores de su propia localidad conservan hasta el día de hoy una colección de khipus que ofrece una pista relevante al desconocido sistema. Esta colección es el tema del presente libro.

5Para los tupicochanos modernos la pregunta ¿podían escribir? sigue provocando interés permanente. Preocupados por su relación con un legado que para ellos es sagrado, pero que hoy les resulta oscuro, ven el enigma del khipu como elemento crucial de su autoimagen. Con la esperanza de aclararlo, tuvieron la generosidad de permitirme el estudio de su patrimonio.

6Pero, ¿por qué la pregunta “¿Podían escribir?” resulta tan irresistible? ¿Qué es lo que hace que esta pregunta sea tan importante? ¿Qué queremos decir cuando preguntamos sobre “la escritura”? ¿Podemos formular mejor nuestra inquietud? Estas dudas de carácter más teórico también figuraron entre los motivos del presente estudio.

7Por años me dediqué al estudio de las palabras de huarochiranos anónimos que crearon el libro quechua, con el fin de traducirlo al inglés (Salomon y Urioste 1991). Al principio, en los años setenta cuando asistía a las clases de John V. Murra en Comell, los nombres de los ayllus (grupos corporativos de descendencia) tales como Sat Pasca o Caca Sica sonaban a mis oídos tan fabulosos como los de Gilgamesh y Utnapishtim en la mitología sumeria. Mucho después, en 1989, empecé a viajar por Huarochirí para conocer la ecología, la política y la tenencia de tierras que figuran de forma alegórica en las historias de las antiguas divinidades (huacas). Para mi gran sorpresa resultó entonces que Sat Pasca, Caca Sica y los demás todavía se encontraban vigentes. Grupos con estos nombres seguían llevando a cabo la antigua y heroica tarea de arrancarle una subsistencia agrícola y pastoril a las alturas semiáridas. Satafasca, Cacasica y Allauca eran nombres que se leían en las camisetas de fútbol.

8Por casualidad, mi encuentro con los “quipocamayos” del poblado de Tupicocha (1994) coincidió con el comienzo de un período de renovado interés por los khipus incaicos. El encuentro etnográfico con Tupicocha comenzó antes de la publicación de los varios estudios sobre khipus por Gary Urton, y es independiente de ellos. Como resultado de las labores etnográficas se pretende mucho menos que un desciframiento cabal. Pero se pretende más que otra especulación sobre el funcionamiento de este código, aparentemente diferente a todas las otras “escrituras perdidas”.

9También espero poder de alguna manera justificar la generosidad de las muchas personas que apoyaron este estudio.

10Las instituciones que respaldaron esta investigación fueron el Instituto de Estudios Peruanos en Lima, la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, la National Science Foundation de EEUU con la bolsa de estudios 144-FW88, la School of American Research mediante su National Endowment for the Humanities Resident Fellowship, el Comité de Investigaciones de la Escuela de Graduados de la Universidad de Wisconsin, y la Wenner Gren Foundation for Anthropological Research. Agradezco profundamente el apoyo de estas instituciones. La presente traducción se pudo realizar gracias al Fondo Nave de la Universidad de Wisconsin, y se preparó en su Institute for Research in the Humanities.

11Igualmente decisivo fue el apoyo de instituciones en Huarochirí: las parcialidades o ayllus de Tupicocha, que poseen los quipocamayos, la Comunidad Campesina de San Andrés de Tupicocha y la Municipalidad del mismo pueblo. La parcialidad de Segunda Satafasca y la comunidad campesina merecen mi especial gratitud por haberme otorgado una membresía honoraria.

12Muchos museos amablemente permitieron ver sus khipus prehispánicos: el American Museum of Natural History de Nueva York, el Musée de l'Homme en París, el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia de Lima, y el Etnologisches Museum del Preussische Kulturbesitz en Berlín. El personal del Archivo Nacional de Historia en Lima, y especialmente la Directora del Archivo Arzobispal de Lima, Laura Gutiérrez Arbulú, junto con su catalogador, Melecio Tineo Morón, fueron de gran ayuda. El padre Thomas Huckemann de la Prelatura de Cañete, Yauyos y Huarochirí me ayudó con el problema de los archivos parroquiales perdidos. Le agradezco a Susan Lee Bruce del Peabody Museum de Harvard por sus aclaraciones con respecto a la colección Tello-Hrdlicka.

13Gary Urton, el antropólogo que más ha estimulado los estudios sobre khipus en años recientes, ha sido en todo momento colega perspicaz y generoso. Contribuyó mucho al convocar a la comunidad de entusiastas de los khipus, la que incluye a William Conklin, Regina Harrison, Tristan Platt y muchos otros. Entre etnógrafos que comparten un terreno existe una conexión especial; por eso recuerdo con aprecio a Hilda Araujo, por entonces perteneciente a la Universidad Nacional Agraria La Molina en Lima, quien demostraba la excelencia en investigación de campo cuando laboraba con sus alumnos en Tupicocha. Me alegra haber tenido la oportunidad, aunque tardía, de aprender de Marcia Ascher y Robert Ascher, cuyos cursos sobre khipus pusieron las bases para el estudio moderno de los khipus; despreocupadamente los perdí en Ithaca. A lo largo de la investigación, los especialistas que me ayudaron con diálogos, críticas, hospitalidad o que me dieron una mano en los asuntos prácticos son innumerables. Agradezco especialmente a Tom Abercrombie, Francisco Boluarte junto con Teresa Guillen de B., Duccio Bonavia, Robert Bryson junto con Luz Ramírez de Bryson, Tom Cummins, John Earls, Marie Gaida, Patricia Hilts, Kitty Julien, Daniel

14Levine, Carmen Beatriz Loza, Pat Lyon, Carol Mackey, Bruce Mannheim, Regis Miller, Patricia Oliart, Juan Ossio, Elena Phipps, Jeffrey Quilter, Joanne Rappaport, María Rostworowski, Vera Roussakis, John Rowe, Gerald Taylor, Luis Eduardo Vergara Lipinsky, Nathan Wachtel y Tom Zuidema. Fue un placer y un honor trabajar con Karen Spalding quien hizo de Huarochirí un nombre indispensable entre los historiadores latinoamericanistas. (Las secciones quinta y sexta del capitulo 5 contienen el trabajo que Karen y yo hicimos juntos). Y si volvemos aún más atrás, todo esto empezó en la Universidad de Cornell con el seminario de George Urioste sobre el manuscrito quechua de Huarochirí.

15En la Universidad de Wisconsin en Madison, los estupendos estudiantes Melania Álvarez-Adem, Kildo Choi, Mark Goodale, Jason K. Mclntire y Steve Wernke me ayudaron en varias partes del proyecto, entre ellos la creación de un website del proyecto (http://www.anthropology.wisc.edu/​chaysimire/​). Maggie Brandenburg, administradora del departamento, adelantó el proyecto con su don para resolver todo tipo de problemas. David McJunkin proporcionó su experiencia en fechado radiocarbónico, Richard Bisbing del Laboratorio Mc Crone Associates su experiencia en fibras, y Onno y Marika Brouwer hicieron la cartografía.

16Agradezco de manera especial a la traductora Adriana Soldi por su trabajo esmerado y paciente. Se han corregido algunas erratas existentes en la edición en inglés de 2004.

17Este libro creció bajo los álamos relucientes de Santa Fe, Nuevo México, en el School of American Research (SAR). Allí Nancy Owen-Lewis, Doug Schwartz y el personal técnico brindaron la ayuda indispensable. Gracias especialmente a Sally Wagner por su donación de una casa ideal. Gracias a Ana Celia Zentella por enseñarme qué tipo de ser humano debería ser un antropólogo. Por los buenos tiempos y las buenas ideas les agradezco a los demás “compañeros de clase” del SAR, especialmente a Dave Edwards. Edith Salomon L. Rosenblatt y Wilhelm Rosenblatt que fueron mis tíos, residentes en Albuquerque, me ayudaron a destilar gota a gota la antigua sustancia erudita, herencia de otros tiempos y lugares.

18En el Perú, la gente que apoyó este trabajo es innumerable. Entre los residentes de Huarochirí (capital provincial), Abelardo Santisteban Tello compartió su visión de la herencia regional. En Tupicocha le debo un agradecimiento especial a Celso Alberco y su familia, inclusive los miembros de la colonia que su hermana Maritza fundó en Elmhurst, Queens, New York —a la vuelta de la esquina del lugar donde mi madre, Matilde Loewen, por entonces inmigrante joven, fue al colegio medio siglo antes. León Modesto Rojas Alberco y su familia me enseñaron un mundo de historia del pueblo. Margareto Romero generosamente me abrió el archivo de Mujica. Don Alberto Vilcayauri y su hija Elba Vilcayauri fueron para mí guías y colaboradores fieles, tal como lo son para todos los “tutecos”. Estoy especialmente agradecido al joven Nery Javier y a su familia. Alejandro Martínez Chuquizana y Tueda A. Villaruel, profesores de colegio y amigos de la cultura local, ayudaron a encontrar algunos lazos vitales a la tradición. Con Wilfredo Urquiza de Tuna, Roberto Sacramento de Concha y Martín Camilo de Tupicocha, todos hombres filosóficos, pasé agradables horas de conversación en los caminitos de las alturas o en los patios. El alcalde Roy A. Vilcayauri ofreció ayuda en la forma de un espacio de trabajo en la Municipalidad en el año 2000. Aurelio Ramos, quien introdujo la revolución informática a Tupicocha, proporcionó ayuda cartográfica. Las personas consultadas sobre asuntos culturales son mencionadas por sus nombres reales en los capítulos correspondientes. Estoy muy agradecido a cada uno de ellos. El personal de la ONG Instituto de Desarrollo y Medio Ambiente, así como el de la posta médica y la tendera Lidia Ramos me ayudaron a que la vida siguiera siendo placentera, incluso durante los lóbregos meses de neblina.

19Quisiera agradecer a la familia Guevara-Gil, a María Benavides y su difunto marido Óscar, a la familia Bronstein y a la familia Flint-Baer, todos de Lima, por su generosidad con Laurel Mark, con mis hijos y conmigo. La familia Scurrah-Mayer y la fallecida Lisbeth Mayer, así como la familia de Liduvina Vásquez se volvieron muy queridos por nosotros durante aquellos años. Agradezco a mis hijos Mollie y Abe por su paciencia y el despertar de su simpatía por el Perú. En cuanto a esa alegría sin motivo que nos ayuda a vivir el día a día... nadie sabe verdaderamente de dónde viene, pero creo que la mía me viene de Mercedes Niño-Murcia.

© Institut français d’études andines, 2006

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search