Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Noticia y proceso de la Villa de San Felipe de Austria. La Real de Oruro

 | 
Adolfo Mier

Tomo II

El 10 de febrero de 1781

La sublevación de Oruro

Adolfo Mier

Texte intégral

1Aunque las crueles y sangrientas turbaciones que han excitado y promovido los indios en las provincias de esta América Meridional, ha sido la causa total de tantas lamentables desdichas, como se han seguido a sus habitantes, es no obstante preciso confesar que el verdadero y formal origen de ellas, no es otro, que la general corrupción de costumbres, y la suma confianza o descuido con que hasta ahora se ha vivido en este continente. Así parece, se deduce de los propios hechos, y lo persuaden todas sus circunstancias.

2De algunos años a esta parte, se reconocían en esta misma América, muchos de aquellos vicios y desórdenes que son capaces de acarrear la más grande resolución a un Estado, pues ya no se hallaba entre sus habitadores, otra unión que la de los bandos y partidos. El bien público era sacrificado a los intereses particulares: la virtud y el respeto a las leyes no era más que un nombre vano: la opresión y la inhumanidad, no inspiraban ya horror a los más de los hombres acostumbrados a ver triunfar el delito. Los odios, las perfidias, la usura y la incontinencia, representaban en sus correspondientes teatro, la más trágica escena; perdido el pudor, se transgredían las leyes sagradas y civiles con escándalo reprensible.

3Tal era el infeliz estads de estas provincias en punto a disciplina, y no mejor el que se manifestaba en orden a la seguridad y defensa de ellas: pues, no se encontraban armas, municiones ni otros pertrechos para la guerra, carecían de oficiales y soldados que entendiesen el arte militar; porque, aunque en las capitales deeste vasto virreynato, como son Lima y Buenos Aires, se hallasen buenos e inteligentes, como el fuego de la rebelión se encendió en el centro de las mismas provincias y casi a un mismo tiempo en todas, y la distancia de una a otra capital es mil leguas, cuando menos, no dió lugar a otra cosa, que a hacer inevitables los estragos, pues, aunque tenían nombrados regimientos de milicias, cuya fuerza se hizo crecer en los estados remitidos a la Corte, se conoció despues que solo existían en la imaginación del que los formó, talvez con miras poco decorosas a su alto carácter, por la utilidad que producían los derechos de patente y otras gabelas.

4Los corregidores poseidos de una ambición insaciable, con cuantiosos e inútiles repartos, cuyo cobro exigían por medio de las más tiranas ejecuciones, aon perjuicio de las leyes y de la justicia, se les había visto en algunas provincias hacer reparto de anteojos, polvos azules, barajas, libritos para la instrucción del ejercicio de infantería, y otros géneros, que lejos de serviles de utilidad, eran gravosos y perjudiciales. Por otra parte, se veían también, hostigados de los curas, no menos crueles que los corregidores para la cobranza de sus subvenciones que aumentaban a lo infinito, inventando nuevas fiestas de santos y costosos guiones con que hacían crecer excesivamente la ganancia temporal; pues, si el indio no satisfacía los derechos que adeudaba, se le prendía cuando asistía a la Doctrina y a la explicación del Evangelio, y llegaba a tanto la iniquidad, que se le embargaban sus propios hijos, reteniéndolos hasta que se verificaba la entera satisfacción de la deuda, que regularmente se le había hecho contraer por fuerza el mismo párroco.

5En algunas ocasiones habían manifestado anteriormente los indios estos justos resentimientos, que ocasionaron la alteración de varias provincias, resistiendo y matando a sus corregidores, como sucedió en la de Yungas de Chulumani, gobernándola el Marquez de Villa hermosa, que se vió precisado, después de haberle muerto a su dependiente Solascasas, a contenerlos con las armas, a cuyo acto le provocaron. Así también en la de Pacajes y Chumbilvicas, en donde quitaron las vidas a sus corregidores Castillo y Sugastegui, cometiendo otros excesos que indicaban el vasto proyecto, que con mucho tiempo y precaución iban meditando para sacudir el yugo.

6Ya fuese fatigados y oprimidos de las extorsiones y violencias que toleraban, o insultados o conmovidos con un espíritu de sedición que sembró el reo Tomás Catari con el especioso pretexto de haber conseguido rebaja de tributos, se alzaron con tan furioso ímpetu, que en breve espacio de tiempo el incendio abrazó todas las provincias. En el pueblo de Pocóata, provincia de Chayanta, se declaró la sedición, y dando los indios muerte a muchos españoles, prendieron a su corregidor Dr. Joaquín de Alos, que retuvieron en el pueblo de Macha, como en rehenes para solicitar insolentes la libertad de su caudillo Catari: y como presentándose la necesidad armada en toda la fuerza del poder, es irreparable el daño de la resistencia, fué forzoso que por salvar aquella vida, se libertase del castigo al delincuente Catari, logrando prontamente soltura de la prisión en que se hallaba; ya fuese en tiempo que el peligro aprieta, la prudencia induce a no detenerse en formalidades ni aventurar la inquietud pública por los escrúpulos de autoridad, o ya porque poco acostumbrados los Oidores de Charcas al perdimiento del respeto tenido a sus personas, recelaban pasase adelante el atreuimiento, y se viese disminuida la sumisión fastidiosa y excesiva que siempre han pretendido.

7Por otra parte, desde los principios del año 1780, se vieron en todas las villas y lugares del Perú, pasquines sediciosos contra los ministros, oficiáles, y dependientes de rentas, con el pretexto de la aduana y estancos de tabaco. De modo que el vulgo, a quien se atribuyó esta insolencia, se despechó tanto en algunas partes, que hicieron víctima de su furor a algunos inocentes: como en Arequipa donde perdiendo el respeto a la justicia, saquearon la casa del corregidor don Baltázar Semanat, le precisaron a ocultarse para salvar su vida, atropellaron las casas destinadas a la recaudación de estos derechos reales, persiguieron a los administradores, y estuvo la ciudad a pique de perderse: trascendiendo hasta los muchachos el espíritu sedicioso, con juegos tan parecidos a las veras, que habiendo nombrado entre ellos a uno, con el título de aduanero, se enfurecieron después tanto contra él, que a pedradas acabó su vida, costándole no menosprecio el fingido empleo con que le habían condecorado.

8Como suelen las enfermedades de la naturaleza, originadas de pequeños principios, llegar al último término, asi en las dolencias políticas sucede muchas veces, que, nacidas de leves causas, suben a tan alto punto, que es costoso su remedio. Experimentóse esta verdad en Macha; pues logrando en este engañado pueblo, Tomás Catari, todos aquellos rendimientos que son gajes de la autoridad, y olvidado del no esperado beneficio de su libertad, dió agigantado vuelo a sus ideas, por la desconcertada fantasía de los indios, graduando la soltura de su caudillo por efecto del temor que había infundido con sus insolencias: y persuadidos por el nuevo método que se seguía con ellos, no era la piedad la que obraba, para atraerlos suavemente a sus deberes, se creyeron autorizados para ejecutar las más sangrientas crueldades, siendo como consecuencia, se vean éstas sin razones, donde no se conoce ni domina la razon.

9La Real Audiencia de Charcas, al paso que sentía la conmoción de tantas poblaciones, deseaba con ansia el remedio, pero no acertaba con el oportuno, porque sus miembros, poco acostumbrados a este genero de acontecimiento, se mantenían tímidos e irresolutos, sin atreverse a tomar providencia, que cortase en sus principios el peligroso cáncer que amenazaba al reino, haciendo algún castigo que escarmentasen los sediciosos, y arrancase en su nacimiento la raíz de rebelión, que comenzaba a sembrarse: único remedio, cuando ya de nada servía la hinchazón de sus personas, que con servil acatamiento se había venerado hasta entonces. Y desengañados de que eran inútiles en estos casos las formas del derecho y preminencias de la toga, descendieron con tanto exceso a contemporizar con los rebeldes franqueandoles el perdón de sus excesos y otras gracias, que no les fué dificultoso conocer que la suma condescencia de unos ministros, que en la felicidades de su absoluto gobierno habian sido tan engreidos, nacía del terror y confusión en que se hallaban.

10Bien convencidos los indios de esta verdad, apenas había poblaciones de ellos, que no se abrazase en la tragica llama del tumulto, porque a poco después alborotóse la provincia de Paria, dando en el pueblo de Challapata cruel muerte al corregidor D. Manuel Bodega, ejecutándose lo mismo en la de Chichas, Lipez y Carangas, siguiendo el mal ejemplo la de Sicasica, parte de las de Cochabamba, Porco y Pilaya, siendo en todos iguales los excesos y parecidos los insultos de muertes, robos, ruinas de haciendas, sacrílegas profanaciones de los templos. Y como era uno el principio del desasosiego, reglaban sus movimientos por el teatro de la Chayanta, donde después de muchos tormentos y ultrajes, quitaron la vida de D. Florencio Lupa, casique del pueblo de Moscari, falleciendo víctima de la lealtad a manos de una plebeya indignación, la que no satisfaciéndose con juntar la muerte a la ignominia, le cortaron la cabeza y tuvieron el arrojo de fijarla en las inmediaciones de la Plata, en una cruz que se nombra Quispichaca, tremolando con esta audacia la bandera de la sedición.

11Este suceso cubrió, a la Plata de horror y de susto, temiendo con razón que estos principios tuviesen consecuencias muy tristes. Fué este día el 10 de Septiembre de 1780, y como se esparció en la ciudad, que en sus extramuros se hallabo una multitun crecida de indios para invadirla y saquearla, fué notable la confusión que se originó. Presentáronse en la plaza Mayor los Ministros de la Real Audiencia, en compañía de su Regente, para dar algunas disposiciones, que en aquella necesidad pudieron graduarse oportunas, para rechazar la invasión del enemigo, y desde aquel momento se empezaron a reglar compañías, alistandose la gente sin excepción de clases; pero con tal desorden y confusión, que si hubiese sido cierta la noticia, indefectiblemente perece la ciudaa en manos de los rebeldes: llegando la turbación de aquellos togados a tales términos, que uno de ellos pregonaba en persona el ridículo bando de pena de muerte y diez años de presidio al que no acudiese a la defensa y no hallándose el pregonero para hacer igual diligencia, con otra providencia se ofrecio el mismo Regente, a ejecutarlo, añadiendo la circunstancia de que tenía buena voz. ¡Oh temor de la muerte, cuánto puedes con las almas bajas!, pues a unos hombres, que poco antes se consideraban poco menos que deidades, les obligas a ejercer los oficios mas viles de la república, haciéndose risibles de los mismos que los tenían por sagrados.

12Aunque el rebelde Catari, desde el pueblo de Macha, aparentaba sumisión y respeto a la autoridad de la Real Audiencia, no se ignoraba que secretamente escribía cartas, convocando las provincias para una general sublevación, coaligado con el principal rebelde José Gabriel Tujaj-Amaru, indio casique del pueblo de Tungasuca en la provincia de Tinta, del virreynato de Lima, quien pretendía ser legítimo descendiente de los Incas del Perú.

13Este, pues, dió principio a sus bárbaras ejecuciones el 4 de Noviembre de 1780, prendiendo a su corregidor, D. Antonio de Arriaga, en un convite que le dió, con el pretexto de que quería celebrar el día de nuestro Augusto Soberano.

14Asegurado el tirano de su propio juez, que sorprendió inopinadamente cuando estaba comiendo, publicó que se hallaba autorizado con una real Cédula para proceder de aquel modo, y substanciándole la causa en pocos días, el 10 del propio mes le quitó la vida en una horca, en la plaza pública de su pueblo, y apoderándose de todos sus bienes, pasó a hacer la misma ejecución con el de la provincia de Quispicancha, que no tuvo efecto por haber huido a la ciudad del Cuzco, a donde llevó la noticia del suceso de Tinta. A contener este alboroto, salieron de aquella ciudad 500 hombres tumultuariamente dispuestos, los más del país, entre ellos algunos europeos, y a pocas leguas que anduvieron, avistaron al rebelde en el paraje llamado Sangarara, con considerable trozo de indios y mestizos de aquella comarca: y como al mismo tiempo experimentasen una cruel nevada, se refugiaron en la iglesia: y mas poseidos del miedo, que resueltos a acometer al enemigo, le despacharon un emisario que le preguntase cuál era su intento y el motivo que había tenido para levantar gente y turbar la tierra; y la respuesta fué, que todos los americanos pasasen luego a su campo, donde serían tratados como patriotas, pues solo quería castigar a los europeos o chapetones, corregidores y aduaneros.

15Esta orden, que mandó notificar José G. Tupaj-Amaru a los que le habían hecho el mensaje, con apercibimiento de no reservar a ninguno de los que contradijesen, exitó entre ellos una especie de tumulto, y tratando sobre lo que había de resolver, fueron de parecer unos que se embistiese al enemigo, y otros que nó; de modo que, divididos en los dictámenes, sintieron bien presto los efectos de la discordia, que paró en herirse recíprocamente. A esta fatalidad, sobrevinieron otras, cuales fueron la de haberlos cargado el enemigo, haberse pegado fuego a la pólvora que tenían, y caídoles un lienzo del edificio en que se alojaban: y muertos unos, otros abrazados, y no pocos envueltos en la ruina de la pared, fueron todos consumidos y discipados, y el rebelde se aprovechó de las armas de fuego y blancas, reforzandose con los despojos de sus enemigos.

16Tanto cuanto este suceso desgraciado pudo ofrecer de turbación a la ciudad del Cuzco, tuvo de infeliz y ventajoso para Tupac-Amaru, con el cual dueño de la campaña, la corrió y saqueó, haciendo destrozos en los pueblos, haciendas y obrajes de los españoles, y abrazándose hasta la provincia de Lampa, entró en Ayaviri sin oposición: porque, aunque en este pueblo se habían juntado algunos vecinos españoles de aquéllas y otras provincias comarcanas, conducidos de sus corregidores, al aproximarse al enemigo, tomaron la fuga, con lo que, difundiéndose la confusión, el sobresalto y el temor, y prófugos los curas y corregidores, quedaron abandonados, y a discreción de los indios, los pueblos y provincias, excepto la de Paucarcolla, en su corregidor, D. Joaquin António de Orellana, lleno de heróicos sentimientos, formó, poco después, el proyecto de mantenerla a costa de su vida, buscando por asilo la villa de Puno, se fortificó en ella con pocos de los suyos. La desenfrenada codicia de los bárbaros usurpadores los empeñaba en pillarlo todo, sin respetar los templos; en ellos derramaban sangre humana sin distinción de sexos, ni edades.

17Pocas veces se había visto desolación tan terrible, ni fuego que con mas rapidez, se comunicase a tantas distancias, siendo digno de notar que en 300 leguas que se cuentan de longitud, desde el Cuzco hasta las fronteras del Tucumán, en que se contienen 24 provincias, en todas prendió casi a un mismo tiempo el fuego de la rebelión, bien que con alguna diferencia en el exceso de las crueldades.

18Siguió José G. Tupac-Amaru las huellas de todos los tiranos, y conociendo cuan fácilmente se deja arrastrar el populacho de las apariencias con que se le galantea, porque no penetra los arcanos del usurpador, comenzó publicando edictos de las insufribles extorciones que padecía la nación, las abultadas pensiones que injustamente toleraba, los agravios que se repetían en las aduanas y estancos establecidos; que los indios eran víctimas de la codicia de los corregidores, quienes buscaban todos los medios de enriquecer, sin reparar en las injusticias y vejaciones que originaban, cuyas modestas quejas, con que muchas veces les representaron sus excesos, no sirviesen de otra cosa que de incitar la ira y la venganza: y en fin que todo era injusticia, tiranía y ambición: que su intento estaba únicamente reducido a buscar el bien de la patria, con exterminio de los inicuos y ladrones. Así se explicaba este rebelde, para reducir a los pueblos, engrosando su partido, y con una mano armada pasando a los filos de su cólera a cuantos se le oponían, invadió las pronvincias de Asángaro, Carabaya, Tinta, Calca y Quispicancha, que por fuerza o de grado se declararon sus partidarios, a cuyo ejemplo siguieron el mismo rumbo las de Chucuito, Pacajes, Omasuyos, Larecaja, Yungas y parte de las de Mizque, Cochabamba y Atacama. Siendo ya general la sublevación, se experimentaron trágicos e inauditos sucesos, para cuya descripción era necesario sudase sangre la pluma, y fuesen caracteres nuestras lágrimas.

19Con los muchos indios que se habian juntado a Tupac-Amaru, y las armas de que ya se habia apoderado, resolvió ir al Cuzco, con el fin de posesionarse de esta ciudad, y logrado su intento coronarse en ella, por ser la antigua capital del Imperio peruano, con todas las solemnidades que imitase la costumbre de sus antiguos poderes. Se habian acogido a este población muchos fugitivos de las provincias inmediatas, que, atemorizados de los estragos que ocasionara el tirano, no pensaban si no en salvar sus vidas por aquel medio: y cuando estaban imaginando abandonar la ciudad, y que era en vano intentar resistir al rebelde, lo impidió Dn. Manuel Villalta, corregidor de Abancay, que habia servido en el real ejército con el grado de Teniente Coronel. Este animoso oficial, despreciando los temores con la experiencia de su profesión, levantó aquellos espiritus abatidos, hecho mano de las milicias y ordenó las cosas de manera que dificultasen el proyecto del rebelde: a que contribuyeron mucho los casiques de Tintas y Chicheros, Rosas y Puma, cagua, cuya lealtad y la de los chuquiguancas brilló como un astro luminoso en medio de la negra oscuridad de la rebelión, ofreciendo en obsequio de su fidelidad el digno sacrificio de algunas vidas de los de sus familias y todas las haciendas que poseían.

20Conocido por el tirano lo difícil que le era tomar el Cuzco, desistió del empeño después de algunos ataques en que fué rechazado gloriosamente por sus vecinos, dirigidos y gobernados por Villalta, quien le quitó de las manos una presa con que ya contaba, y perdida aquella esperanza, se contrajo a continuar las correrías y robos contra los españoles. Declarada ya en todas partes la guerra, y las poblaciones y campaña sin resistencia, los que pudieron escapar de los primeros insultos se refugiaron las ciudades y villas que les fueron más inmediatas. En la de Cochabamba solo de las partes de Yungas (con quienes confina por los valles de Ayopaya) entraron mas de 5,000 personas de ambos sexos y de todas edades, que condujo su corregidor, D. José Alvisuri. No porque en los pueblos de españoles faltase la alteración y recelo que ofrecía el numeroso vulgo, sino porque el riesgo parecía menos ejecutivo, aun diariamente se fijaban pasquines y se oían canciones a favor de Tupaj-Amaru, contra los europeos y el gobierno.

21Agitado el cuidado de los virreyes de Lima y Buenos Aires, los excelentisimos señores Dn. Agustín de Jáuregui y Dn. Juan José de Vertiz, pensaron seriamente al remedio de tantos males. El primero dispuso pasase al Cuzco el Visitador General Dn. José Antonio de Areche, con el mando absoluto de hacienda y guerra nombrado también al Mariscal de Campo, Dn. José del Valle, Inspector de las tropas de aquel Virreynato, al Coronel de Dragones, Dn. Gabriel de Avilés y otros oficiales para que tomasen el mando y dirección de las armas que habían de obrar contra los rebeldes, y el segundo confirmó la elección que había hecho el Presiente de Charcas, del Teniente Coronel Dn. Ignacio Flores, Gobernador que era de Moxos, declarándole que era Comandante General de aquellas provincias, y demás que estuviesen alteradas en la jurisdicción de su mando, y con inhibición de la Real Audiencia de la Plata, concediéndole muchas y amplias facultades, para obrar libremente. Los Oidores, poco conformes con esta disposición, manifestaron su resentimiento en distintas ocasiones, y dificultando las providencias del Comandante, oponiendo obstáculos a sus determinaciones, criticando su conducta de morosa, calumniándole de pusilanime e irresoluto, fundándose en que no tomaba partido con prontitud, y suponiendo que si hubiera obrado con actividad ofensivamente contra los rebeldes, hubiera podido sofocarse con el escarmiento de pocos el atrevimiento de los demás. En cuyas alteraciones y etiquetas suscitadas indebidamente en tan críticas circunstancias, pasaron algún tiempo: hasta que fué creciendo el cuidando, con motivo de haber mandado la Audiencia secretamente, y sin el conocimiento que le correspondía a Flores, prender al reo Tomás Catari, lo que ejecutó D. Manuel Alvarez en el Asiento de Ahullagas, en virtud del auto proveido en acuerdo reservado que se celebró con todo sigilo, atropellando las prudentes disposiciones del Virrey, y desairándole cruelmente, pero que tal proceder era opuesto a sus providencias y a las facultades que tenía concedidas a aquel Comandante.

22Este suceso llenó de regocijo a la ciudad de la Plata, y no fué de poca satisfacción a sus ministros, por que todos creían que cortada aquella cabeza, pasase la inquietud, y que un hecho de esta naturaleza podia servirles de escudo para cubrirse de sus primeros yerros y desacreditar la conducta del Comandante militar: por que no solo había concurrido a él, sino que tenia significado, no era conveniente en aquella ocasión, antes bien proponía se empleasen los medios políticos que eran mas oportunos en tan críticas circunstancias, en que se debía sacar todo el partido posible de la autoridad y fuerzas que ya había adquirido el delincuente, en tanto se acopiaban armas y municiones para resistirle, motivos por que ocultaron su determinación. Pero a poco tiempo se desaparició aquella alegría, desvaneciendose sus concebidas esperanzas con las desgraciadas muertes del dicho D. Manuel, y del Justicia Mayor D. Juan Antonio Acuña, que con una corta escolta conducían preso a aquel rebelde: quienes, viendose inopinadamente atacados en la cuesta de Chataquilay, y que era muy dificultoso conservar su persona con seguridad, determinaron matarle ante de intentar la resistencia, sin que bastase después el esfuerzo a salvar ninguno de los que lo conducian; cresciendo el espanto y susto con haberse acercado inmediatamente los indios agresores a la ciudad para cercarla, campando dos leguas de ella, en los cerros de la Panilla, más de 7,000, capitaneados pr Dámaso y Nicolás Catari, hermanos del difunto, Santos Achu, Simón Castillo y otros caudillos.

23Con cuyo hecho desgraciado varió el modo de pensar de la Audiencia, que empleó todos los recursos, imaginables para ocultar había sido suya aquella providencia, significando que Alvarez habia ejecutado la prisión de motu propio: pero Flores que no se descuidaba en cubrirse de sus resultas, tuvo modo de conseguir copia de todo lo acordado sobre aquel hecho. Asi perpetuamente se eslabonan los fracasos con las dichas, teniendo en continua duda nuestros afectos, para que busquen en su centro la verdadera y estable felicidad.

24Aun no bien se supo estaban acampados los indios en aquel cerro, proyectando el asalto de la ciudad, se infundió en todos sus vecinos la generosa resolución de defenderse, hasta derramar la última gota de sangre: y porque fueren iguales el valor y la precaución ganando los instantes, se colocaron puestos avanzados para observar desde mas cerca los movimientos del enemigo, y cortando las calles con tapias de adobes, que impropiamente han llamado trincheras, se destacaron algunas compañías de milicanos para que guarnecieran sus extramuros. El Regente en una continua agitación expedió providencia sobre providencia, y los Ministros, disimulando el miedo que los dominaba con el celo y amor al Soberano, se hicieron cargo con las campañías formadas del gremio de abogados, de rondar y patrullar todas las noches, reconociendo las centinelas avanzadas. Pero como todos carecian de los principios del arte de la guerra, servían de confusión mas que de seguridad sus diligencias, que también contribuyeron no poco a sucitar nuevas disputas sobre sus pretendidas facultades, y las que tenia el Comandante de las armas.

25Sin embargo de todo esto, se notaba en los vecinos buena disposición, por mas que se haya querido disminuir después, abultando desconfianzas para cubrir la negligencia, y el error de no haber acudido con resolución y actividad a cegar el manantial de donde nacian estas alteraciones; siendo facil comprender, que si en sus principios se hubiese obrado con el valor y determinación que piden semejantes casos, se hubieran evitado tantos estragos, como siguieron, y la muerte de mas de 40.000 personas españolas, y mucho mayor número de indios, que han sido víctimas de estas civiles disenciones.

26Insolentes los rebeldes en su campamento, dirigieron a la Real Audiencia algunas cartas llenas de audaces amenazas, pidiendo las cabezas de algunos individuos, y asegurando hacer el uso mas torpe de las mujeres del Regente y algunos ministros, ofreciendo emplearlas después en las tareas mas humildes del servicio de sus casas. En esta ocasión fué sospechado complice en las turbaciones el cura de la doctrina de Mocha, el Dr. Dn. José Gregorio Merlos, eclesiastico de escandalosa, y corrompida conducta, de genio atrevido y desvergonzado; que fué arrestado por el Oidor Dn. Pedro Cernadas en su misma casa, y depositado en la Recoleta con un par de grillos, y después en cárcel pública con todas las precauciones que requieran el delito que se imputaba, y las continuas instancias que hacian los rebeldes por su libertad, quienes aseguraban entrarían a sacarle de su prisión á viva fuerza: cuyo hecho se ejecutó también sin conocimiento del Comandante militar, aprovechando la Audiencia, para proceder a su captura, del pretesto de hallarse ausente, para un reconocimiento en las inmediaciones de la ciudad. El cuidado se iba aumentando con continuos sobresaltos que ocasionaba la inmediación de los sediciosos, y aunque no llegaron nunca a formarlisar el cerco, se empesaba a sentir alguna escazes de víveres, que fué también causa de aumentar las discordias, por la libertad de pareceres para el remedio.

27Solicitaron los abogados, unidos con los vecinos, se les diese licencia para acometer al enemigo, pero luego que entendieron que se disgutaba el Comandante por esta proposición, se apartaron de su intento. El Director de tabacos Dn. Francisco Paula Sanz, sujeto adornado de las mejores circunstancias y calidades, se hallaba en la ciudad causualmente y de resultas de la comisión que estaba a su cargo para el establecimiento de este ramo, movido de su espíritu bizarro: cansado de las contemplaciones que se usaban con los rebeldes, quizo atacarlos con sus dependencias y algunos vecinos que se le agregaron, y saliendo de la ciudad con este intento, el día 16 de Febrero de 1781, llegó a las faldas de los cerros de la Punilla, en que estaban alojados los indios, que descendieron inmediatamente a buscarle para presentar el combate, persuadidos de que el poco número que se les oponía aseguraba de su parte el vencimiento. Cargaron con tanta violencia y multitud aquel pequeño trozo, que se componia de solo 40 hombres, que no bastó el valor para la resistencia, y cediendo al mayor número y a la fuerza, fué preciso pensar en la retirada en que hubieran perecido todos por el desorden con que la ejecutaron, a no haber salido a sostenerlos la compañía de granaderos milicianos, no pudiendo evitar perdiese la vida en la refriega D. Francisco Revilla, y dos granaderos que le acompañaron en su desgraciada suerte, pues aunque después salió Flores con mayor número de gente, sirvió poco su diligencia, por haber entrado la noche.

28El genio docil y el natural agrado del Director Sanz acompañados de su generosidad le hacian muy estimado de todos, menos de Flores, con quien había tendio algunos disgusto por el diverso modo de pensar, Sanz todo era fuego para castigar la insolencia de los sediciosos, y Flores, todos circunspción y flema en contemplarlos, cuya conducta, murmurada generalmente, ocasionó pasquines denigrantes a su honor tildandole de cobarde, atreviendose a decir, era afecto al partido de la rebelión; y llegó a tanto la osadia del público, que expresó sus sentimientos con satíricos versos y groseras significaciones, enviandole a su casa, la misma noche del ataque del 16, una porción de gallinas, sin saber quien habia sido el autor de este intespestivo regalo. Al siguiente día se presentaron los vecinos por escrito, manifestando estaban prontos y dispuestos a ir en busca del enemigo. Todos clamaban se anticipaba su última ruina, gritaban descaradamente, que si no se les conducia al ataque, saldrian sin el Comandante: y ya obligado de tantas y tan repetidas eficaces incinuaciones que se aumentaron con el desgraciado suceso del Director, determinó para el 20 del mismo Febrero atacar a los indios de la Punilla. Serían las doce de aquel día, cuando se pusieron en marcha nuestra tropas; y llegando al campo se presentó al Comandante un espectáculo agradable, que le anunciaba la victoria, y fué reconocer que un crecido número de mujeres, mezcladas y confundidas entre la tropa deseaba con ansia entrar en funcion: este raro fenómeno, cuanto lisonjeaba el gusto, arrancó lágrimas de aquel Jefe, que ejerció toda su habilidad para disuadirlas se apartasen de tan peligroso empeño, con el cual únicamente habian conseguido yá una gloria inmortal; y aun que se les mitigó el ardor, nunca se pudo lograrse retirasen, y permanecieron en el campo de batalla, o bien para que su presencia inspirase aliento a los soldados, o para que sirviesen de socorro en cualquier infortunio.

29Las dos de la tarde serian cuando se tocó a embestir al enemigo, que se hallaba apostado en las alturas de tres montañas ásperas y grasosas, cuya ventaja hacia peligrosa la subida: pero esta dificultad empeñó el valor de los nuestros, que estaban tan deseosos de venir a las manos, y acometiendo con heróica denuedo, sufrieron los indios poco tiempo el asalto, ganando airosamente las cumbres de aquellos empinados cerros, llebandose con los filos de la espada a todos lo que no retiró la fuga; dejando en el campo de batalla 400 cadáveres, con poca o ninguna pérdida de nuestra parte, y de sus resultas libre de ciudad del bloqueo en tal breve espacio de tiempo, que pudo el Comandante General exclamar con Julio César Vini, vidi, Vinci. Celebrose esta victoria con festivas aclamaciones de Viva el Rey; e iluminandose las ciudad por tres noches, se rendieron al todo Poderoso las debidas gracias, manifestandose la alegria con todas aquellas señas con que acredita el amor, la sinceridad del afecto. Este destrozo de los enemigos trajo las mas favorables consecuencias, y hubieran sido mayores si se hubiese adelantado la acción: pues asustada la provincia de Chayanta, depuso toda inquietud, y para comprobar su arrepentimiento, entregó a los principales autores que fueron Dámaso y Nicolás Catari, Santos Hachu, Simón Castillo y otros varios, que todos murieron en tres palos: que así burla la Divina Providencia las esperanzas de los delincuentes, disponiendo caigan a manos de la justicia cuando se creen mas exentos de su rigor.

30Este hecho acredita cuan conveniente era ganar los instantes y obrar con actividad contra los insurgentes, aprovechando la consternación en que se hallaban por el dicho suceso de la Punilla, antes que depusieran su espanto: pues los recelos y desconfianzas del Comandante, y su carácter mas político que militar, le hacian observar una lentitud perjudicial a la causa pública. Y como vacilaba en un mar de dudas, pasó el tiempo en hacer prevenciones, con que disimulaba su manejo, que podía haber variado con las repetidas pruebas de fidelidad y bizarria que le tenian dadas los vecinos de la Plata que justamente se han quejado del concepto que le merecieron, por que consideraba no eran capaces de sostener operaciones ofensivas en campo abierto sin el auxilio de los veteranos que se esperaban; lo que debiera haber tenido sin esta circunstancia, pues algo se ha de aventurar en los casos extremos, en que no se presenta otro recurso. Estas detenciones ocasionaron no pocos males, particularmente en las provincias de Chichas y Lipez, que se sublebaron despues de aquel suceso, por que conocieron la Superioridad que tenían, y les manifestaba semejante conducta, y que no eran muy temibles el Comandante y armas que se hallaban en la ciudad de la Plata, cuando aun depues de vencedoras se contaban con volver a encerrarse en los términos de su recinto, sin pensar al remedio de las calamidades agenas: a que contribuyó también el haber seguido el mismo sistema la imperial Villa de Potosí, que creyó llenaba su obligación con poner a cubierto sus preciosas minas.

31Cuando estaba para celebrarse en casa del Comandante D. Ignacio Flores, con un banquete, el buen éxito que tuvo la acción de la Punilla, se recibió la infausta noticia del horroroso hecho acaecido en la villa de Oruro con lo que se consternaron los ánimos de todos los convidados, y se llenaron de amargura, convirtiendose en pesar el placer que tenían prevenido. Y como es uno de los acaecimientos mas notables de esta general sublevación, no podrá ser desagradable se refiera con estensión y con todas las circunstancias que requiere un hecho de esta naturaleza.

***

La sublevación en Oruro

32El origen, pues y las causas de esta funestísima tragedia, fueron haberse divulgado en aquella villa las fatalidades acaecidas en las provincias de Chayanta y tinta, con un edicto que expedió José Gabriel Tupac-Amaru, en que se espresaba todas sus crueles y ambiosas intensiones; lo que, llegando a noticia del Corregidor D. Ramón de Urrutia, juntamente con los extragos que causaba en las provincias de Lampa y Carabaya, la determinaron a prevenirse para cualquier acontecimiento. Formó compañías de los cholos y vecinos, para disciplinarlas en el manejo de las armas, destinando diferentes sitios para la enseñanza, donde concurrían semanalmente dos veces, y aprendían con gusto la doctrina de sus maestros: algunos desde luego no aprobaron esta diligencia, o porque eran adictos al principal rebelde Tupac-Amaru, cuya venida deseaban con ansia, o lo más cierto porque eran sus confidentes. Estos tales solamente concurrían a aquel acto par emular a los que enseñaban, que eran europeos, y a formar diferentes críticas sobre sus operaciones, al mismo tiempo que con Insolencia fijaban pasquines opuestos a la corona, censurando el gobierno del corregidor y demás jueces. Entre ellos amaneció uno el día 25 de Diciembre de 1780, en que se anunciaba el asesinato, que después ejecutaron con los europeos, y zaherían la conducta de D. Fernando Gurruchaga, Alcalde ordinario, que acababa aquel año, con dicterios denigrativos a su persona y de la justicia. También prevenían en él a los individuos del Cabildo se abstuviesen de elegir Alcaldes europeos, porque si tal sucedía, no durarían ocho días, porque se sublevarían y serían víctimas de su enojo, por ser ladrones: y que para evitar tan funesto suceso habían de nombrar precisamente de Alcaldes a Dn. Juan de Dios y a Dn. Jacinto Rodriguez.

33El corregidor, cuidadoso con estas públicas amenazas, e insolentes pretensiones: obraba vigilante a la averiguación y pesquisa de los autores, pero por más exactas diligencias, así judiciales como extrajudiciales que practicó, no pudo saber la verdad para castigar a los delincuentes, a fin de mantener a todos con la quietud y buena armonía, a que siempre propendió desde el ingreso a su corregimiento.

34Llegado el día de la elección, para el año de 1781, propuso a los vocales nombrasen a sujetos beneméritos y honrados, de buenas costumbres y amantes de la justicia, para que así pudiesen desempeñar con acierto los cargos, con la madurez y juicio que previenen las leyes, y requieran las criticas circunstancias en que se hallaba el reino. Para este efecto les propuso a Dn. José Miguel Llano y Valdez, patricio, a Dn. Joaquín Rubin de Celis, y Dn. Manuel de Mugrusa, europeos, con la mira de que saliese la vara de la casa de los Rodríguez, que pretendió hacerla hereditaria, y que ni ellos ni ninguno de sus parciales y domésticos, fuese elegido, pues hacían 18 años que estos sujetos estaban posesionados de aquellos empleos, sin permitir jamás que fuesen nombrados otros, por la desmedida ambición de gobernar que los dominaba, y también para evitar las injusticias, extorciones y violencias, que con titulo de jueces ejecutaban con toda clase de gentes, validos del despotismo sin limite que habian adquirido, con el cual protegian todo género de vicios, de que adolecian sus dependientes y criados.

35Trascendida por los Rodríguez esta idea, provinieron algunas alteraciones y diferencias para el día de la elección, no obstante prevalecieron los votos a favor de la justicia; y salieron electos los propuestos por el Corregidor, que aborrecían cruelmente los Rodríguez por la desemejanza de costumbres y nacimiento: y no pudiendo ocultar la ponzoña que ocultaban sus corazones, al ver se les había quitado el mando, que tantos años tenían como usurpado, se quitaron la máscara, para dejarse ver a todas lueces sentidos contra él. D. Jacinto estuvo para morirse con los vómitos que le ocasionó el colerón del desaire y D. Juan salió de la villa para su ingenio a toda priesa, dejando prevenido en su casa, que ninguno de sus clientes saliese a las corridas de toros, que regularmente celebraban los nuevos Alcaldes para festejar al público, sin que a éstos se les prestase cosa alguna que pidiesen para los refrescos acostumbrados. En este mismo día empezó a descubrirse la liga que había formado con ellos el cura de la iglesia matriz. Sucedió, pues, que siendo costumbre de tiempo inmemorial, que acabadas las elecciones, y confirmadas por el Corregidor en la casa Capitular, pasaba todo el Cabildo a la iglesia mayor y oir la misa de gracias, se dirigieron los cabildantes a esta pía demostración, pero estando ya a las puertas de la iglesia, salió al encuentro el sacristan para decirles que no había misa, porque ninguno había dado la limosna.

36Estaban las cosas en este crítico estado, cuando llegó la noticia de la muerte de Tomás Catari; y creyendo el corregidor de Paria, D. Manuel Bodega, que quitando este sedicioso perturbador de la quietud pública le sería fácil sujetar la provincia, cobrar los reales tributos y su reparto, determinó ir a ella con armas y gente. Pidió para esto a Urrutia le auxiliase con soldados que le negó, previniendo no podían resultar buenas consecuencias; pero Bodega, mal aconsejado, juntó 50 hombres pagados a su costa, y emprendió la marcha al pueblo de Challapata, donde él y los más que le acompañaban, pagaron con la vida su lijera determinación.

37Con este hecho, persuadidos quedaron los indios de Challapata, Condo, Poopó y demás pueblos inmediatos, que el corregidor de Oruro había auxiliado al de Paria con armas y gente para castigarlos, desde aquel día amenazaban la villa y el corregidor, protestando asolarla y dar muerte a todos sus habitantes. Agregóse a esto, que un religioso franciscano, llamado Fray Bernardino Gallegos, que a la sazón se hallaba de capellán en los ingenios de Dn. Juan de Dios Rodríguez, solapando su malicioso designio, decía había oído que los indios de Challapata estaban prevenidos para invadir a Oruro, y que el principal motivo que los impelía, era saber que se hacía diariamente ejercicio, por lo que consideraba conveniente se suspendiese; pues sin más diligencia que ésta, se sosegarían los ánimos de aquellos rebeldes, porque su resentimiento nacía únicamente de aquella disposición, El corregidor, ya fuese que no dió ascenso a los avisos de aquel religioso, o porque penetrase su interior, no alteró sus providencias, de que nacieron continuos sobresaltos y cuidados; porque, resentido de esto, no cesó de esparcir en adelante funestas noticias, que amenazaban por instantes el insulto ofrecido por los indios circunvecinos. En este conflicto se dudaba el medio que debía elegirse: no había armas, ni pertrechos; hacíanse cabildos públicos y secretos; nada se resolvía por falta de dinero en la caja de propios, o por decirlo con mas propiedad, por no haber tal caja, porque hacía muchos años se había apoderado de su fondo D. Jacinto Rodríguez. Tampoco podía acudirse a las cajas reales, porque lo resistían sus oficiales, alegando no se les facultaba extraer cantidad alguna; sin orden expresa de la superioridad; y por último recurso, se pensó en que los vecinos contribuyesen con algún donativo, que tampoco tuvo efecto, por la suma pobreza en que se hallaban. En estos apuros se manifestó el celo del tesorero, D. Salvador Parrilla, dando de contado 2,000 pesos de sus propios intereses, para que se acuartelasen las milicias, y se previniesen municiones de guerra, entre tanto se daba parte a la Audiencia, para que deliberase lo que tuviese por conveniente. Con esta cantidad se dió principio a los preparativos; pusieronse a sueldo 300 hombres: se nombraron capitanes y demás oficiales, para hacer el servicio; D. Manuel Serreno formó una compañía de las más infame chusma del pueblo, y nombró por su teniente a D. Nicolás de Herrera,. de genio caviloso, que después fué uno de las que más sobresalieron en esta trágica escena.

38Acuartelada así la tropa, se suscitaron muchas discusiones por la poca subordinación de los soldados, la ninguna legalidad en los oficiales para la suministración del prest señalado, y otros motivos que se originaban, más, por la disposición de los ánimos, que por las fundadas quejas.

39El día 9, a las diez de la noche, salieron del cuartel algunos soldados de la compañía de Serrano, pidiendo a gritos socorro a los demás; y preguntada la causa, respondió en voz alta Sebastián Pagador: «Aḿíyos, paisanos y compañeros, estad ciertos que se intenta la más aleve traición contra nosotros por los chapetones: esta noticia acaba de comunicárseme por mi hija; en ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor a la patria, sino en ésta; no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la libertad, convirtiendo toda la humildad y rendimiento, que hemos tenido con los españoles europeos, en ira y furor, y acabemos de una vez con esta maldita raza». Se esparció inmediatamente por todo el pueblo este razonamiento, y la moción en que estaban las compañías milicianas, no descuidándose don Nicolás Herrera en atizar el fuego, contando en todas partes con los colores más vivos, que su malicioso intento pudo sugerirle, la conjuración de los europeos.

40Sebastián Pagador, había sido muchos años sirviente en las minas de ambos Rodríguez, y en aquella actualidad concurría a ellas, por las tardes con D. Jacinto, donde éste se ponía ebrio, mal de que adolecía comunmente. Entre otras producciones de la borrachera, salió con el disparate que el corregidor le quería ahorcar, juntamente con sus hermanos, a Dn. Mauel Herrera y otros vecinos: El calor de la chicha, que tenía alterado a Pagador, le hizo facilitar el asesinato que después ejecutaron, tratándolo con D. Nicolás de Herrera, sujeto muchas veces procesado por ladrón público y salteador de caminos. A éste no sólo le constaba que muchos de los europeos estaban ocaudalados, sino que él y algunos de sus inicuos compañeros vieron depositar muchas barras y zurrones de plata sellada en casa de D. José Endeiza, a quien se le consideraba más de 50,000 pesos efectivos. Como este sujeto era tan amable, concurrían a su mesa muchos de sus amigos, también acaudalados, y acordaron que en tanto se les proporcionaba trasladarse a Potosi, se juntasen todos con sus caudales a vivir en la casa donde se hallaba hospedado. La presa de tan crecido caudal fué el principal origen de este desgraciado suceso. D. Nicolás Herrera, que deseaba mas que todos llegase el caso de ejecutar el saqueo, publicaba en todas partes el razonamiento de Pagador y continuando sus diligencias, entró en casa de D. Casimiro Delgado que a la sazón estaba jugando con D. Manuel Amesága, Cura de Challacollo, y con Fray Antonio Lazo, del Orden de San Agustín. Alborotaronse todos con la novedad, y resolvieron ir a avisar a los milicianos la desgracia que los amenazaba: determinación, a la verdad, impropia de aquellos sugetos, que tiene muchos visos de sediciosa; por que sin reflexionar en consecuencias pasaron al cuartel, llamaron al Capitán D. Bartolomé Menacho y a otros, y les dieron noticia de lo que sabian, haciendoles la prevención de que se guardasen.

41Con esto, y la voz de traición de los europeos que Herrera habia esparcido por toda la villa, acudían en crecidas tropas al cuartel, las madres mujeres y hermanas de los que estaban acuartelados: unos llevaban armas para que se defendiesen, y otras con las mas tiernas voces, pedían con lagrimas dejasen aquel recinto. A esto añadían los soldados incitados por Pagador, se persuadiesen era cierta la conjuración: los unos afirmaban que el corregidor tenia prevenida una mina para volarlos repentinamente, otros gritaban que no habia que dudar, por que tenia arrimadas escaleras para asaltarlos de improviso por el corral de su casa. Todo era confusión, desorden y alborto, sin el menor fundamento; porque la malicia de los seductores inventaba esta y otras especies sediciosas para conmover los ánimos. De esta conformidad pasaron aquella noche en continuo sobresalto, y luego que aclaró el día 10, desampararon el cuartel: unos se dirigieron a sus casas, y otros reunidos por Pagador, se presentaron a D. Jacinto Rodríguez, pretestando que como a su Teniente Coronel debian comunicarle lo que se premeditaba con ellos; que estaban prontos a obedecerle ciegamente, con lo que daban unas pruebas nada equívocas de la subordinación que le tenian: quien al oir las que quejas, les dijo que no volviesen al cuartel, y quedandose con algunos de mayor confianza, les previno sigilosamente se amotinasen aquella noche, y les advirtió el modo con que lo habian de practicar.

42Había marchado dias antes al pueblo de Challapata Fray Bernardino Gallegos, de la Orden de San Francisco con el pretesto de libertar algunos soldados que llevó D. Manuel de la Bodega, los que se hallaban escondidos en casa del cura; pero su verdadero designo fué el de convocar a los indios para aquel dia. En el mismo distribuyó D. Jacinto a sus negros, y algunos de sus criados por las estancias y pueblos inmediatos, para con la ayuda de estos, doblar sus fuerzas y lograr su intento; montó a caballo se dirigió al Cerro de las minas, donde juntó a todos los indios, mulatos y mestisos, que trabajaban en ellas, y les dió orden de que precisamente bajasen por el cerro de Conchupata a la villa, luego que anocheciese. Todo se ejecutó como estaba prevenido, empesando la bulla de los peones mineros en aquel lugar, a la hora señalada. Para asegurar mejor la acción premeditada, andaba por las calles y plazas un oficial de la compañía de Menacho, llamado José Asurdui publicando era cierto la traición del Corregidor y europeos, con tanto descaro, que obligó a uno de ellos a reconvenirle, dicién-dole: «Solamente un hombre de poco entendimiento podria proferir este disparate: Usted se persuade que el Corregidor, acompañado únicamente de 30 a 40 europeos, se consideren capaces de resistir y matar a mas de 5,000 hombres que tiene la villa; esto fuera lomismo que intentar una hormiga hacer frente a un león». Pero como eran otros los principios de aquel motín, de nada sirvieron estas sólidas razones para contenerle, antes bien se aumentaron los corrillos en las esquinas de las calles y plaza pública, creciendo el cuidado, por haber encontrado un pedazo de carta de Fray Bernardino Gallejos, en que avisaba a su hermano Fray Feliciano, que indefectiblemente la noche del 10 sería invadida las villa por los indios Challapatas, pero que no tuviesen cuidado, que el fin era quitar la vida al Corregidor y oficiales reales. Tales indios no parecieron aquella noche, y averiguado la verdad, muchos días después se supo no pensaron en venir por entonces, y que solo habia sido ardid para aumentar el temor y la confusión.

43A las 4 de la tarde mandó El Corregidor tocar llamada, para que las milicias se juntasen; en efecto obedecieron, siendo muy pocos los que hicieron falta; pero con la circunstancia de no querer entrar en el cuartel, y si mantenerse divididos en trozos por las esquinas de la plaza, hablando entre ellos de la supuesta traición, y lo que habian de practicar; y no descuidandose Pagador en su comisión, recordó los hechos de José Tupac-Amaru, apoyando su conducta contra el Soberano las vejaciones que sufrian por el mal gobierno de sus ministros los insoportables pechos, que con motivo de la guerra con los ingleses, imponían a los pueblos, y otras razones eficaces para conducir los animos al fin que se había propuesto. El Corregidor, procuraba reducirlos, ya con suavidad, ya con amenazas; pero nada bastaba, y solo pudo conseguirle ofreciesen, se mantendrían en la plaza, esperando a los indios que amenazaban invadir la villa aquella noche; y para que no quedase medio que emplear, se convidó a dormir con ellos, y que cuando se verificase la conjuración de los europeos, sacrificarian primero su vida antes que permitir pereciese ninguno de los soldados. Pero como faltaba ya la razón, y empezaban a descubrir su mala intención, lejos de produciar los buenos efectos que se prometia de esta sumisa oferta, solo servió para que se insolentasen mas. Rogabales humilladamente, y procuraba disuadirlos de las supuestas quejas con los europeos; deciales que todo era falso e inventado por la malicia de los que les persuadian lo contrario; pero mas irritados con estos medios de suavidad, empesaron a manejar sus hondas, ensayando el modo con que habian de usar de ellas.

44Estas son las causas de donde se originó tan cruel rebelión contra la Majestad y los europeos; pero añadiré otro que a mi ver es el principal fundamento de este sangriento suceso, Hacian diez años, que se esperimentaba un total atrazo en las labores de minas; de modo que en la actualidad no habia una sola que llebase formal trabajo, ni pudiese rendir á su dueño lo necesario para su conservación y giro, siendo lo único que sostenia el vecindario: cuya total decadencia puso a sus mineros en tan lamentable constitución, que se les contaban por principales, y en otros tiempos poseian agigantados caudales, como eran los Rodríguez, Herrera, Galleguillos y otros, se hallaban en un estado de inopia, descubiertos en muchos miles, así al Rey, como con otros particulares, sin poderlos pagar, ni seguir el trabajo de sus labores, por falta de medios. Los europeos, que eran los únicos habi-litadores, ya no querian suplirles cantidad alguna, y desesperados por no hallar remedio para socorrerse, y chancelar sus deudas, maquinaron esta rebelión, que se hará dudosa a los tiempos venideros por el conjunto de muertes, robos, sacrilegios, profanaciones y demas crueldades que se ejecutaron.

45Obligados los milicianos, de las muchas súplicas y persuasiones que se emplearon por varios sugetos, entraron en el cuartel, despues de la oración del citado 10 de Febrero, no para permanecer en él como otras noches, sino solo para engañar a sus capitanes con aquella aparente obediencia, y con la mira de que se le diese el prest que se les tenia asignado. Mientras se les pagaba, se oyeron por las calles y plazas, muchas voces y alaridos de muchachos y demas chusma, quienos despidiendo piedras con las hondas, pusieron al pueblo en bastante consternación. A este tiempo tocaron entredicho con la campana de la matriz, según se habia prevenido, para que todos se juntasen al puesto señalado. Practicaronlo así, pero sin poder averiguar quien hubiese tacado ni con que orden, lo que obligó al corregidor mandase aportar una compañia en cada esquina de la plaza, por si hubiese un inopinado asalto. Cuando se estaban tomando estas y otras disposiciones para precaberse, se oyó el sonido de diferentes cornetas, que de uno a otro estremo se correspondian, para confirmar la entrada de los indios: por lo que se dispuso que algunos saliesen para hacer un reconocimiento, quienes volvieron con la noticia, de que no habia nadie en aquellas inmediaciones, y averiguado el caso, se halló que los que tocaban las cornetas, eran los negros de D. Jacinto Rodriguez, D. Nicolás de Herrera, e Isidoro Quevedo, para que reunidos con esta novedad los europeos, les fuese mas fácil conseguir su desesperado intento. Asegurados estos, que nada habia que recelar de parte de los indios, se tranquilizaron algo, y entraron a cenar juntos en casa de Endeiza. Pero al primer plato que se puso en la mesa, entró D. José Cayetano de Casas, derramando mucha sangre, de una peligrosa estocada, que la habían dado los criollos, por haber resistido que entrasen por la esquina de la matriz, que estaba guardando con su compañía, y al tiempo que refería su desgracia, y aseguraba era cierta la conjuración de los criollos contra ellos, oyeron que despedian desde la plaza millares de piedras hacia la casa, y balcones, y determinados a defenderse hasta el último estremo, tomaron las armas de fuego que tenian, para dispararlas contra los amotinados, y resistir su insulto, pero detuvolos el mismo dueño D. José de Endeiza, sujeto de vida ejemplar, quien conociendo era inevitable la muerte de todos, les hizo el siguiente razonamiento, lleno del celo cristiano que le animaba: Ea, amigos y compañeros, no hay remedio, todo morimos, pues se ha verificado ser la sedición contra nosotros: no tenemos mas delito que el ser europeos, y haber juntado nuestros caudales, para asegurarlos, a vista de los criollos. Cúmplace en todo la voluntad de Dios, no nos falte la confiansa de su misericordia, y en ella esperemos el perdón de nuestras culpas; y pues vamos a dar cuenta a tan justo tribunal, no hagamos ninguna muerte, ni llebemos este delito a la presencia de Dios, y asi procuren Uds. disparar sus escopetas al aire, y sin pensar en herir a ninguno: quiza conseguiremos con solo el estruendo atemorizarlos, y hacer que huyan». De esta suerte con lágrimas en los ojos, tiraban de la conformidad prevenida, lo que comprueba no haber herido a ninguno de los criollos con mas de 200 tiros que dispararon, y aunque después se quizo asegurar lo contrario, fué una invención de los autores del motín.

46Eufurecidos los tumultuantes, y llenos de rabiosa cólera, unos despedian hondazos contra los balcones, y otros procuraban incendiar la casa.

47Las mujeres se empleaban en acarrear piedras las mas sólidas y fuertes que econtraban en las minas, o bronces, cuidando no faltase a los hombres esta provisión. Pasaban ya de 4,000 los amotinados, crecia el peligro de los europeos, encerrados en la casa de Endeiza, y se aguardaba por instantes fuesen victima del populacho. Para evitarlo, salió de la iglesia de la Merced el Señor Sacramentado, cuya diligencia no sirvió de otra cosa que a aumentar el delito de aquellos barbaros con el mayor sacrilegio; por que desprendidos de toda humanidad, faltaron también a la veneración y respeto al Dios de los cielos y tierra, pues no hicieron caso de su presencia real, y continuaron el asalto de la casa. El corregidor, antes que oyose tiro alguno, pasó a casa de D. Manuel de Herrera, y le rogó encarecidamente saliese con el por las calles a apaciguar el tumulto, para ver si con su respeto conseguía lo que no habia podido lograr despues de haber empleado muchos medios: a que le respondió no era ya tiempo, y siguió jugando tranquilamente con el cura de Sorasora D. Isidoro Velasco, y otros a quienes interezaba poco la consternación en que estaba el pueblo. Viendose el corregidor desengañado, y cerciorado que procuraban quitarle la vida, se vió presisado a emprender la fuga para salvarla, desde la misma casa de Herrera salió al campo, sin llevar prevención alguna para el camino, y tomando el de Cochabamba, logro asilarse en la villa, capital de aquella provincia.

48Continuaron los amotinados sus diligencias, para que no desmayasen de la empresa, gritaban algunos por las calles:- «Ea, criollos y criollas, acarreen piedras para matar a los chapetones, pues ellos han sido nuestros enemigos»: y para irritar y conmover los ánimos, decian unas veces :«ya le quitaron la cabeza a D. Jacinto Rodríguez»: otros «han muerto 30 paisanos nuestros».

49Pero entre ellos, quien sobresalía más que todos era D. Juan Montesinos, que decía a grandes voces:- "Vayan hombres y mujeres a mi casa, y saquen leña y paja para pegar fuego, y acabar con estos traidores chapetones:" lo que practicaron inmediatamente, incendiando los balcones y tienda principal, con lo que, obligados a salir por los tejados aquellos infelices europeos, se pasaron a las casas inmediatas. Luego que lo advirtieron, tomaron todas las avenidas, y no hallando otro recurso que el de salir huyendo por la puerta de la calle: se resolvieron a ejecutarlo, pero acometidos de un furioso tropel de criollos, los iban matando así como iban saliendo, hasta dejarlos depedazados é inconocibles. Mientras los unos se ocupaban en esas crueldades y en quemar la casa, otros juntamente con las mujeres, saqueaban las tiendas y viviendas altas, donde se atesoraron hasta 700,000 pesos de los mismos europeos, y otros que, persuadidos los tendrían seguros, los depositaron en su poder, en las especies de oro, plata sellada, barras, piñas, efecto de castilla y de la tierra: habiendo ya saqueado antes la tienda de un criollo, llamado Pantaleón Martínez, con el pretexto de que era cómplice en el supuesto intento de los europeos, por cuyo motivo debía perder todos sus haberes, y morir con ellos.

50A las cinco de la mañana del día 11 se veia ya el lamentable espectáculo de muchos muertos, tendidos por las calles, desnudos y tan despedazados, que era preciso examinarlos con gran prolijidad para conocerlos. No contentos con esta venganza, los mandaron llevar al sitio afrentoso del rollo, y de allí los pasaron a los umbrales de la cárcel, donde los mantuvieron dos días, siendo los más pasto de los perros. Se comprendieron en esta desgracia, D. José Endeiza, D. Juan Blanco, D. Miguel Salinas, D. Juan Pedro Ximenez, D. Juan Vicente Larrain, D. Domingo Pavia, D. Ramón Llano, D. José Cayetano Casas, D. Antonio Sánchez, D. Francisco Palazuelos, otros que no se conocieron, y cinco negros. Siguieron los asesinos llevándose en el día claro los robos que ejecutaron, diciendo públicamente lo había ganado en buena guerra, y que por derecho les tocaba: y dirigiéndose después a la cárcel, abrieron las puertas, echaron fuera todos los presos, y luego salieron diciendo en altas voces:

51Viva nuestra Justicia Mayor, D. Jacinto Rodríguez: caminando juntos con grande algazara y alegría, tocando cajas y clarines, lo sacaron de su casa, le hicieron dar vuelta por la plaza mayor, y repitiendo las aclamaciones, lo volvieron a ella, y habiendo subido el cura Vicario a los balcones de la casa capitular, a preguntarles que era lo que solicitaban para socegarse, respondieron todos a una voz:-"Queremos por Justicia mayor a D. Jacinto Rodríguez, y que el corregidor y demás chapetones salgan luego del lugar, desterrados a vista nuestra.

52A los doce del dia empezaron a entrar algunos trozos de indios tocando sus ruidosas cornetas, y armados de hondas y palos. Con horror de la naturaleza se veía, que después de rendir la obediencia a D. Jacinto, para asegurarle con sus acostumbradas demostraciones de rendimiento, que eran venidos a defender su vida, cuyas apreciaciones gratificaba con generosidad, salían corriendo unidos con los criollos a verlos muertos, encarnizándose de modo que descargaban nuevamente su furia contra los cadáveres despedazados, dándoles palos procurando todos ensangrentar sus manos, y bañarlas en aquella sangre inocente. De allí pasaron a las casas de D. Manuel Herrera, de Capitán Menacho, y de su cuañado D. Antonio Quiroz, aquienes distinguian con igualees honores. El resto de la tarde lo emplearon en examinar las casas donde presumían había algún caudal para saquearlas, y en reconocer los lugares más ocultos, donde sospechaban si hubiere escondido algún europeo, de los que se habían libertado la noche antecedente.

53Continuaban entrando en tropas los indios, que estaban convocados en las inmediaciones. Venían con banderas blancas, y salían los criollos a recibirlos, dándoles muchos abrazos y les instaban para que entrasen a la iglesia matriz, en vusca de los europeos fugitivos, y cuando no puedieren haberlos a las manos, a lo menos se hicieran entregar las armas que habian escondido en ella. Consiguieron esto, porque el cura, a fin de que no violasen el sagrado, les entregó varias pistolas y sables: mas no contentos con ellas, pedian otras con insolencia y no teniendo el cura modo de contentarles, determinó subirse a la cima del rollo a predicar, y darse una disciplina en público: cuyo acto, lejos de enternecerlos, les provocó la risa, e insolentándose mas, le despidieron algunos hondazos, con cuya eficaz insinuación le hicieron bajar bien a prisa. A este tiempo había sacado en procesión el Prior de San Agustín, acompañado de las comunidades de San Francisco y la Merced, la devota efigie del Santo Cristo de Burgos, llevándole en procesión por las calles, plazas y extramuros de la villa, pero solo le acompañaban las viejas: y sin hacer aprecio ni respetar tan sagrada imagen, se ocupaban los crillos, unidos con los indios, en saquear la casa del corregidor. Y habiéndole suplicado el Padre Prior se dirigiese por la calle del tambo de Jerusalem, por ver si contenía a los indios que estaban derribando la puerta de la tienda de D. Francisco Reza, lo ejecutó, pero nada pudo conseguir, antes si ocasionó que los indios empezasen a declarar su apostasía a la religión católica, que hasta entonces se juzgaba habían profesado: pues dijeron en alta voz, que dicha imagen no suponía más que cualquier pedazo de magué o pasta, y que como de estos y otros engaños padecían por los pintores.

54Ya empezaba a sentirse la consternación que causaban los indios, que habian entrado en la villa en el espacio de 6 horas, cuyo número pasaba de 4,000 convocados por D. Jacinto Rodríguez y sus parciales; uno de ellos dijo al tiempo de entrar los de Paria, que venían de paz, pues el día antes había salido 25 sugetos para detenerlos y estorbar su venida, porque no eran ya necesarios, cuando se había conseguido el triunfo deseado. Pero la noticia que tuvieron del saqueo y caudal que todavía existía, fué incentivo para que no obedeciesen la orden de retirarse, y se multiplicaron tanto, que se hace increible el excesivo número que andaba por las calles, divididos en tropas, tocando sus cornetas, y despidiendo piedras con las hondas: de suerte que toda la gente de cristiandad y distinción estaba refugiada en los templos, implorando la clemencia del Altísimo, y esperando la muerte por instantes. Durante la noche se ocuparon en saquear las casas y tiendas de los europeos D. Jacinto Rodríguez, el Alcalde, el cura párroco y otros sacerdotes intentaron el 12 por la mañana contener los robos, que estaban ejecutando en la tienda y casa de D. Manuel Bustamante; pero nada pudieron conseguir, porque prorrumpieron en estas voces: «muera el Alcalde, pues supo afrentar a sus paisanos»; a esto siguieron los indios gritando, comuna, comuna, palabra de que usaban cuando querían matar o robar, como si dijeran todos a una. No se verificó este estrago, porque el Alcalde logró ponerse en salvo por medio del mismo tumulto.

55El día 13 mandó abrir Cabildo D. Jacinto Rodríguez, y cuando se presumía fuese para tomar alguna providencia, solo se dirigió a que lo recibiesen de Justicia Mayor, empleo de que se había posesionado con solo la autoridad de los sublevados. Antes de entrar en la casa Capitular se acercó a las puertas de la iglesia matriz e hizo algunas demostraciones de querer contener a los indios que intentaban entrar y profanar el templo, buscando a los europeos, lo que el cura había resistido hasta entonces: pero persuadido por Rodríguez y por D. Manuel de Herrera, consintió que entrasen doce de los mas principales. El pretexto era solo sacar al corregidor, que creian que estaba en la bóveda. El párroco les aseguraba que no habia tal, pero simple o maliciosamente añadió, que había cuatro europeos ya confesados. Los indios que no deseaban otra cosa, se encendieron en ira, y llenos de furor entraron en la iglesia por fuerza, habrieron las bóvedas, y las indias mas atrevidas que los hombres, penetraron en lo mas oculto. No encontraron a ninguno, pero como era tanto el deseo de venganza contra el corregidor, sacaron el ataud, en que se había depositado el cadaver de D, Francisco Mollinedos, administrador de correos, que pocos días antes había fallecido; mandáronlo desclavar, creyendo estuviese dentro el corregidor, pero no encontrandolo, sacaron los cuchillos y descargaron sobre aquel cadáver sus furias, dándole muchas puñaladas. Pasaron después a reconocer segunda vez la iglesia, y encontraron a D. Miguel Estrada, que mataron en el mismo cementerio: también hallaron a D. Miguel Bastamaente, y llevandole a los portales del Cabildo, le presentaron vivo a D. Jacinto Rodríguez, le preguntaron si lo habian de matar, ya habiendo dispuesto, lo entrasen en la cárcel, para cargarlo de prisiones, no hicieron caso de la orden y le dijeron a gritos: «Vos nos habéis llamado para matar chapetones, y ahora queréis que solamente entren en la cárcel; pues no ha de ser asi: y usando de la voz comuna, comuna, dieron muerte a aquel infeliz. Prosiguieron profanando el templo, escudriñando con luces los lugares mas ocultos de él, cercaronle, y sacaron a D. Vicente Fierro, y D. Francisco Reza de una casa inmediata, a quienes también mataron.

56Cebados ya los indios en profanar los templos y matar europeos, entraron en la iglesia y convento de San Agustín, encontraron en la calle con D. Agustín Arregui, criollo, y queriéndolo matar, porque les pareció europeo, a fin de escapar les dijo: «Yo no soy chapetón, sino criollo: entrad al convento, donde están cinco chapetones con sus armas.» Pero para asegurarse, le llevaron con ellos, y después de haber buscade los lugares mas ocultos, le dieron cruel muerte, porque no habiéndolos encontrado, se persuadieron queria escaparse con este engaño. No faltó quien poco después les avisó el lugar donde se escondían los que buscaban, y volviendo a entrar con doblada furia, hallaron a D. Ventura Arraya, D. Pedro Martínez, D. Francisco Antonio Cacho y a un frances que una hora antes había tomado el hábito de religioso: los que parecieron tambien a manos de aquellos bárbaros.

57El dia 14 amaneció cercado de una multitud de indios el convento de la Merced, y para asegurar la presa se subieron a los techos, y entrando con el mayor desacato en la iglesia, la reconocieron toda, y hallando debajo del manto de Nuestra Señora de Dolores, a D. José Bullain, lo sacaron a empellones, y le dieron muerte. Volvieron en tropel a la iglesia, y hallaron que los que habían quedado sacaban a D. José Ibargüen, vestido de mujer traje que tomó para confundirse con el sexo y estando rezando con las demás, lo acusó un criollo. Acometiéronle furiosos, conocido por los zapatos y arrancándole de los brazos de su propia consorte, a quien el dolor obligó a salir en seguimiento de su marido, y, a quien consolaban los homicidas, con decirle:«no llores, que nosotros no tenemos la culpa, porque esto lo ejecutamos por orden de D. Jacinto Rodríguez.» Corrio en busca del indulto, pero cuando volvió, halló a su marido desnudo, despedazado. En aquel instante encontraron debajo de una anda a un negro esclavo de D. Diego Azero, y le dieron la misma muerte. Siguieron estas y otras crueldades que se aumentaron con la venida de 6,000 indios de la parte de Sorasora, quienes unidos a los demás, buscaban con igual furor y cuidado a los europeos: hallaron en un desvan a D. Pedro Lagraba, que había libertado su vida la primera noche del tumulto, y le condujeron a la plaza, donde acabó de la misma suerte que los demás. De este modo se vió atropellada por la ambición y codicia de cuatro o seis sugetos, la grandeza del Todo-poderoso, profanados sus templos, despreciadas sus sagradas imágenes, usurpada la inmunidad de las iglesias por las casas de los Rodríguez, pues éstas eran el mejor asilo para escapar de la muerte; como lo consiguieron varios europeos, ya fuese por las alianzas de una antigua amistad, o ya por cohonestar sus atroces delitos, con algunos hechos piadosos; pero la casa del Señor, sus altares y tabernáculos se vieron polutos, depreciados y ultrajados por esta vil canalla.

58Llegada la noche, desampararon los indios el convento de la Merced, se libraron en él D. José Caballero, D. José Sorzano y D. Manuel Puch, por la diligencia de un religioso: pero creyendo el Comendador que los sediciosos incendiarían la iglesia, por esta causa les obligó a salir a una casa que les tenia destinada, disfrazados en traje ordinario. El desgraciado D. José Caballero con la confusión se separó de los demás, y se vió precisado a mantenerse entre los tumultuados, hasta la media noche, que siendo descubierto le llevaron a D. Jacinto Rodríguez, quien habiéndoles dicho no lo conocía, acabó a manos de los traidores, con la más cruel muerte que puede idear la impiedad. También fueron víctimas de su furor 14 negros de los europeos, sin más delito que ser sus esclavos. Siguieron saqueando consecutivamente 20 casas, y según una prudente regulación, ascendieron los robos hasta dos millones de pesos, habiendo perecido no sólo los europeos que contenía la villa, sino tambien los de todas las inmediaciones, cuyas cabezas traian los indios, para presentarlas al nuevo Justicia Mayor, quien las hacía enterrar clandestinamente.

59Vacilaba ya la confianza de D. Jacinto Rodríguez, y empezaba a temer a los mismos que había llamado: juntó a los indios, y después de prevenirles se mantuviesen solo un día en la villa, ofreció les daría de las cajas reales un peso a cada uno, cuyo hecho se ejecutó al siguiente día 15, sin mas autoridad que su antojo: y convenido con los oficiales reales, abrieron las puertas del tesorero del Rey, y extrajeron cuatro zurrones, y mandandoles juntar de nuevo, se les cumplió lo prometido y se les hizo entender por medio del cura, que no habia necesidad se mantuviesen dentro de la población, y que recibido cada uno el peso, se retirasen a sus estancias. «Hijos míos les decía, yo como cura y vicario vuestro, y en nombre de todo este vecindario, os doy las debidas gracias por la fidelidad con que habéis venido a defendernos, matando a estos chapetones picaros, que nos querian quitar la vida a traición á todos los criollos: una y mil veces os agradecemos y os suplicamos os retiréis a vuestras casas, pues ya como lo habéis visto, quedan muertos y por si hubiéseis incurrido en alguna excomunión o censura, haced todos un acto de contrición, para recibir la absolución». Y luego siguió con misereatur vestri; hecho que se haría dudoso a cuantos no estuvieron presentes. Pero así es, y así sucedió. Instaban después los indios, para que se les declarase por el Justica Mayor las reglas que debían observar en adelante: preguntaban si las tierras de los españoles serian todas pertenecientes al común de los indios: se les respondía que sí. Añadian que en adelante no pagarían tributos, diezmos ni primicias, a todo condescendían el cura, los prelados y los vocales del Cabildo, llenos de temor, viéndose en medio de 15,000 indios; todos armados de palos, piedras y hondas.

60Se emplearon en aquella distribución 25,000 pesos que se extrajeron del erario, previniendo D. Jacinto a los indios que el restante se reservaba en cajas para cuando se verificase la venida de su rey José Gabriel Tupac-Amaru, a quien se le aguardaba por instantes. Cuando se estaba practicando esta inicua diligencia, llegó un indio que venia de la provincia de Tinta,. y dirigiéndose a D. Jacinto, le dijo: era enviado por el Inca Tupac-Amaru, y que éste encargaba mira en con mucho respeto y veneración a los templos y sacerdotes; que no hiciesen daño alguno a los criollos, y que solo persiguiesen y acabasen a los chapetones. Y habiéndole preguntado por las cartas, respondió que el día antes había llegado su compañero con un pliego para D. Jacinto: de que resultaron aclamaciones del infame nombre del tirano, que oía repetir en las plazas y calles públicas por toda clase de gentes con el mayor regocijo, corriendo todos con banderas y otras demostraciones de júbilo, que imitó D. Manuel de Herrera desde el balcón de su casa, tremolando un pañuelo blanco, y acompañando esta acción con las mismas palabras que los demás, que eran decir:«Viva Tupac-Amaru», las que volvía a pronunciar el pueblo lleno de alegria. La chusma de criollos, que oía estas noticias tan favorables a sus ideas, manifestaba el gozo que le causaban, y algunos intentaron salir a encontrarle porque aseguraba el indio, que muy breve se hallaría en la ciudad de La Paz.

61D. Jacinto Rodríguez, convenido con la mujer del capitán de aquellas milicias, D. Clemente Menacho, intentaron que todos los españoles usasen el traje de los indios. Salió de esta conformidad por las calles, vestido de terciopelo negro con ricos sobrepuestos de oro: amenazaba a todos serían víctimas de los rebeldes sino le imitaban, porque se persuadirian eran europeos a que se convinieron por librarse de la muerte, y en un momento logró la transformación que deseaba, adoptando los hombres prontamente la camiseta o unco de los indios, y las señoras dejando sus cortos faldellines aseados, vistieron los burdos y largos acsos de las indias. Cuando estaban ocupados en estas y otras providencias, llegó la noticia de que se acercaban los indios challapatas. Salieron a recibirlos al campo como a los otros; pero solo venían 40 de los más principales, y a la cabeza de ellos D. Juan de Dios Rodríguez, y luego que entraron en la plaza, se mandó repicasen las campanas, pasando después a hospedarse en la casa del que los conducía, donde fueron bien regalados y asistidos. Al pasar por la calle del Correo, quitaron las armas del Rey, que estaban fijadas sobre la puerta de la administración pisándolas y ultrajándolas, con cuyas atrevidas demostraciones querían dar a entender habia fenecido el reinado de Nuestro Augusto Soberano, D. Carlos III. Estos indios habían venido con el especioso pretexto de socorrer la villa, quienes aseguraban que para defenderla tenían pronto 40,000 hombres; pero se conoció que todo era invención de la malicia, pues el tiempo que existieron se ocuparon en pedir a los hacendados cesiones y renuncias de sus haciendas para sucomunidad, lo que ejecutaron los dueños de ellas con escrituras públicas, para evitar la muerte, queriendo primero perder sus bienes que sus vidas. Y como hasta aqui estuviesen los indios hechos dueños de aquella población, ensoberbecidos por el dinero que les habían pagado, y por las gratificaciones de los Rodríguez y sus parciales, contemplándose ya superiores, negaron la obediencia, y no quisieron ejecutar la orden que se les había dado para retirarse: antes con mayor insolencia volvieron por la noche al suqueo, acometieron la tienda y casa de don Francisco Polo, que no le sirvió ser de un criollo para libertarla, y como amaneciesen en esta operación, fueron vistos por el dueño, quien fué a pedir a don Jacinto remediara aquel exceso: lo que oido por el indio Gobernador de Challapata, don Lope Chungara, compadecido de tantos estragos, resolvió se juntasen los vecinos, y unidos echasen a los indios, y con la orden que dio de que el que se resistiese lo matasen, habiéndola ejecutado en dos o tres de los mas atrevidos, se logró el intento, saliendo los demás sin la menor resistencia.

62Este fué el cruel y sangriento acontecimiento de la villa de Oruro, donde no sólo se experimentaron tiranías de parte de los indios y cholos sublevados, sino también de algunos sacerdotes y prelados de las religiones. Uno de ellos europeo, y tal vez el más beneficiado de sus paisanos, compañero diario de sus mesas, cerro las puertas para que ninguno pudiese acogerse a su clausura, despidiendo inhumanamente y con la mayor violencia, a D. Francisco Durán y D. José Arijon, de respetable ancianidad que lo intentaron. Pero mucho más tirano se mostró, viendo dentro del convento a D. Jose Isasa, que por huir de la persecución, había saltado por los tapias del corral, al que también hizo salir en medio del día exponiéndole con barbaridad a que fuese recibido entre los garrotes, lanzas y hondas de sus enemigos. No menos indigno de su ministerio se mostró otro, que aun que permitió que sus religiosos amparasen algunos perseguidos, se apropió una cantidad crecida de alhajas de oro, perlas y diamantes, que en confianza puso en su celda un religioso, por recelar fuese saqueada la suya por los amotinados, a causa de haber encontrado en ella a un europeo de suerte que, según una prudente regulación, usurpó más de 70,000 pesos fuertes. El cura de la villa, continuando su errada doctrina, recibió de don Jacinto Rodríguez una barra de plata, cuyo valor ascendía a cerca de 2.000 pesos, y una mancerina de oro que le remitió de las robadas, para que celebrase los sufragios a los europeos asesinados en el tumulto, contentandose con enterrarlos a todos juntos en un hoyo, y aplicarles algunas misas. Ninguno de éstos ni otros superiores eclesiasticos hizo la menor demostración para impedir a los indios violentasen las iglesias: todos consintieron en ello, poseidos del espanto, y lo que causó mayor dolor, fué ver que, después de polutas las iglesias, permitiesen celebrar el santo y tremendo sacrificio de la misa, enterrando al cura, en lugar que se hallaba violado los cadáveres de los vecinos que morían de enfermedad.

63Satisfecha la tiranía de los cómplices, con tantos y tan trágicos sucesos, procuraban cohonestar sus maldades con algún específico pretexto, por si quedaban sometidos a la obediencia del Rey. Suponían era efectiva la mina, construida por el corregidor desde su casa al cuartel; formaron autos, cuyos testigos fueron los mismos asesinos y algunos muchachos, a quienes de propia autoridad dispensaba las edades el Justicia Mayor D. Jacinto Rodríguez, haciéndoles firmar declaraciones que con anticipación tenían hechas por dirección de los abogados Caro y Megía. Quizo probar el hecho de la mina con vista ojos, persuadido se había construido secretamente, como lo había mandado; pero le salió el pensamiento errado, porque las encargados de esta maldad abandonaron la obra con la consideración del delito, y habiendo pasado el examen el escribano real D. Jose Montesinos, halló solamente un agujero, que no se dirigía a parte alguna, pero sin embargo se siguió lleno de maldades y defectos, y se tuvo la audacia de remitirlo a la Audiencia de Charcas, para alucinar a sus ministros. Se inventaba también diariamente continuas infaustas noticias, a fin de que los pocos vecinos fieles no levantasen el grito; unas veces aseguraban que habían arrasado la ciudad de la Plata, otras que en Potosí los criollos, unidos y confederados con los indios de la mita, habian muerto a todos los europeos, y que en la ciudad de la Paz se había querido ejecutar la misma traición que en aquella villa, y que habían muerto 200 europeos y 300 criollos; con otras novedades de esta naturaleza, que discurría la malicia para infundir terror y sumisión a los leales.

64Disfrutaban los Rodríguez todas las distinciones del usurpado mando con la mayor satisfacción, fiados en la ciega subordinación que les tenían los indios; pero se desvanecieron todas sus esperanzas la mañana del dia 9 de Marzo, en que improvisamente fué asaltada su casa de los mismos que tanto confiaban, y nada menos intentaban quitarles las cabezas y destruir toda la villa. Tocaron inmediatamente a entre dicho: se juntaron las milicias y fueron rechazados los indios, con pérdida de 60. Este hecho les hizo variar de conducta, abandonando desde entonces la excesiva contemplación con que les trataban, en especial Dn. Jacinto, que estaba persuadido vendrían en su ayuda luego que los llamase, como lo habían ejecutado anteriormente; pero ya desengañados, mandó fundir algunos pedreros; arreglar las milicias y acopiar municiones para la defensa.

65Retirados los indios con este escarmiento a sus pueblos y estancias, empezaron a convocar desde ellas a los de las demás provincias inmediatas, atrayéndolos con la plata robada en el saqueo de Oruro. Ocuparon los caminos para impedir la internación de viveres, quitando la vida a los conductores, y aprovechándose de cuanto conducían: de suerte que aquellos vecinos se vieron reducidos a sufrir las mayores necesidades. Todas las noches se tocaba a entredicho por los repetidos avisos de que entraban los indios a destruir la villa, ocasión que aprovechaban los cholos para continuar robando cuando podían, hasta el 18 de Marzo, en que se verificó; amaneciendo en las cimas de los cerros de San Felipe y la Tetilla de 6,000 a 7,000. Salieron a combatirlos, mataron a pocos y hubo algunos heridos de parte de los orureños que bajaron, perdida la esperanza de superar las alturas que estaban ocupadas, aumentándose la consternación, así como iba reforzándose el partido de los indios, con varias partidas que llegaban por instantes, y se colocaban en el cerro de San Pedro. Presentaron de nuevo la batalla, que admitieron los vecinos; pero apenas se empezó el ataque, volvieron a ocupar las eminencias, excepto 14, que fueron muertos con uno de sus capitanes cuya cabeza se enarboló en la punta de una lanza. A este espectáculo cobraron nuevo esfuerzo, y olvidados del rencor contra los europeos, por su propia conveniencia, pensaron en buscar los que habian escapado, y estaban escondidos, para que ayudasen a la defensa, de cuya comisión se encargó D. Clemente Menacho, con toda su compañía, quien aseguro, a un religioso mercedario, podia sacar libremente a algunos que sabia tenia en su celda, por que habia indulto general para ellos. En efecto salieron del convento Dn. Antonio Goiburn, y D. Manuel Puche, que fueron recibidos con abrazos y demostraciones de buena fé, y sucesivamente se determinaron a hacer lomismo los que quedaban, juntandose hasta 18 que tuvieron la felicidad de salvar sus vidas del furor de la pasada conjuración. Unidos con los criollos, y sabiendo que los indios que habian ocupado los cerros inmediatos a Oruro, se mantenian en el de Chosequeri, distante dos leguas, determinaron seguirlos y atacarlos: en cuya acción que duró el día 19 consiguieron matar 120, y derrotarlos enteramente: sintiendo desde aquel día los ventajosos efectos de este triunfo, por que los indios empesaron a implorar el perdón, y ofrecieron entregar las cabezas que los habian conmovido como lo ejecutaron despues conduciendo a los caudillos de los pueblos de Sorasora, Challacollo y Poopó. D. Jacinto Rodríguez y demas jefes de la milicia, acordaron con ellos un convenio, con la condición de que asistiesen a la villa con los viveres necesarios a la subsistencia de su vecindario»...

***

66La Lelación Histórica refiere los trágicos sucesos acaecidos en San Pedro de Buena Vista, en los pueblos de Caracato, Tapacarí, en Palca, En Arque, Colcha, atribuyendo la fidelidad de Cochabamba a los esfuerzos y platicas que hizo el cura Martin Martínez de Tineo.

67Continua la Relación en la referente a Oruro.

68«Conocida por el corregidor D. Félix José de Villalobos, la buena disposición de los cochabambinos, y asegurado de su fidelidad, dispuso 600 hombres, que a las órdenes de D. Jose Ayarza, saliesen a conocer los estragos que se experimentaban en su provincia. Se encaminó este comandante por las quebradas de Arque en busca del enemigo que le esperaba en las inmediaciones del pueblo de Colcha, fiado en su mayor número y en las ventajosas situaciones que ocupaba. Presentoles la batalla que admitieron audaces, haciendoles una larga y obstinada resistencia, hasta que derrotados y puestos en una vergonzosa desordenada fuga, dejaron sembrados de cadáveres y despojos, a disposición del vencedor, los eminentes cerros que tenian por inespugnables. Sabido después de la victoria el trágico suceso de Oruro, dirigió sus marchas hasta aquella villa, donde entró, despreciando la repugnancia que manifestaron los Rodríguez y sus parciales haciendo fijar en su puesto el escudo de armas del Soberano, que pocos días antes habia sido hollado, y tremolar las reales banderas por las calles y plazas mas principales: y después de haber permenecido tres días en aquel destino, dejó algunos viveres para alivio del vecindario, se retiró a Cochabamba; pero en Oruro se tuvo el atrevimiento de quitar segunda vez las armas de S.M., luego que verificó su salida. A evitar las crueldades de Tapacari se destinó otro cuerpo de tropas de igual fuerza, que despues de haber combatido a los rebeldes, salvó oportunamente a las mujeres españolas, que tenían ya recogidas y encerradas para hacer con ellas, el cruel atentado de enterrarlas vivas. Por la parte de Tarata se tuvieron los mismos fundados recelos, que no llegaron a verificarse por la actividad de su cura D. Mariano Moscoso, cuyo celo y conocida fidelidad supieron aplicar eficaces remedios, sacrificando mucha parte de sus intereses para costear bastantes soldados de aquellas milicias, que sirvieron a contener la osadia de los mal contentos. Con estos estragos no quedaban por el Rey, desde el Tucuman hasta el Cuzco, mas que las ciudades de la Plata y la Paz, que las villas de Potosí Cochabamba y Puno; por que en la provincia de Chucuito, habian sido semejantes los robos y muertes de los españoles y sacerdotes, habiendo sentido también en la de Misque algunas turbaciones que dieron no poco cuidado.

69Los continuos y repetidos avisos que sucesivamente recibia de estos graves acontecimientos el Exemo. Señor D. Juan José de Vertiz, Virey de Buenos Aires, le determinaron a desprenderse de algunas tropas.....Primeramente dispuso un destacamento de 200 veteranos a cargo del capitán de infanteria D. Sebastián Sanchez; y a pocos días nombró otro de igual número de granaderos del batallón de Saboya a las órdenes de su capitán Teniente Coronel D. Cristobal López.

70Envió también oficiales sueltos. Uno de ellos fué el Comandante en jefe del cuerpo de Dragones D. José Reseguin».

***

71La Relación Histórica refiere los sucesos de Tupiza Chichas, Lipez, Cinti, Porco y las heróicas acciones de Reseguin que pacificó esa comarca, dando muerte al caudillo de Tupiza Luis Lazo de la Vega, y su marcha triunfal por Potosí, Sucre, Oruro y La Paz.

72«En tanto sucedian estos acontecimientos en los límites del vereinato de Buenos Aires, en el de Lima ocurrían otros no de menor consideración, y se disponian para contener los enemigos»...

73<<Bien penetrados por el Visitador General Dr. José Antonio de Areche, y el Mariscal de Campo, Dr. José del Valle, las calamitosas funestas consecuencias que podían esperarse de la crítica situación en que se hallaba el reino, no malograron instante, y eligiendo por cuartel general la ciudad del Cuzco, dedicaron toda su atención a buscar los medios para contener con prontitud los progresos y autoridad del rebelde, que cada dia se aumentaba extraordinariamente. Se abrieron las arcas reales para el acopio de víveres, municiones y artillería; se ofrecieron premios; se asignaron sueldos y gratificaciones, y se depusieron las ideas económicas que se habían adoptado hasta entonces... avivadas las disposiciones, con la actividad que requería el peligro, se halló en muy poco tiempo reunido un ejército considerable, capaz de competir y superar al de los insurgentes; de 15,210, que hizo la expedición.

74Continúa la interesante relación del diario de la fuerza expedicionaria, y los sucesos referentes a la rebelión de Tupac Amaru en las provincias del Chucuito, Puno, el Desaguadero, Omasuyos, Pacajes &.,– y su pacificación con la muerte de Tupac Amaru y su familia.

***

75Copia tomada del tomo 5°. de la obra "Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las provincias del Rio de La Plata, ilustrados con notas y disertacioneo por Pedro de Angelis.

76Buenos Aires- Imprenta del Estado- 1836- 1a. edición.

***

77El señor D. Pedro de Angelis, en el "Discurso Preliminar" a las expediciones a los campos del sud, expresa que todos los documentos le han sido franqueados por el señor Canónigo Dr. Dn. Saturnino Segurola, a cuya generosidad debe también, la Descripción de las Misiones de Tarija que encabeza el presente volumen (se refiere al tomo 5°) Buenos Aires, septiembre 4 de 1837.

78Pedro de Angelis

***

79Ya sabemos que el Comandante Dn. Sebastián de Segurola, Jefe militar de La Paz, por orden del Virrey Vertiz, de quien recibió instrucciones secretas, se trasladó a Oruro el 27 de enero de 1784, sorprendió a los caudillos de la sublevación, embargó sus bienes y papeles, enviando parte a Buenos Aires con mas cuarenta y dos personas, entre ellas tres señoras, que murieron en las cárceles de Oruro en Buenos Aires después de diez y nueve años de prisión.

80El Canónigo segurola hermano del Comandante Segurola- tuvo ocasión de conservar los papeles confiscados en Oruro.

***

Sublevación de laVilla de Oruro en 1781

Relación publicada en el periódico

«El Ciudadano» de La Paz en 1877:- que se conserva en la Biblioteca Municipal.- Copia autorizada por su Director Justo J. Varela, siendo Inspector Municipal el doctor Claudio Q. Barrios.

SUBLEVACION DE 1781

Relación verdadera de los lastimosos sucesos ocurridos en la Villa de Oruro con motivos de haber los mestizos y cholos de ella, procedido inicuamente a quitar la vida a los españoles europeos, que la habitaban. Escrita en contraposición del diario falso, que formó, sujerido de su malicia, un parcial de los amotinados en el año de 1,781.

81Señor mío: Díceme U. que habiendo leido pocos días ha el diario comprensivo de los funestos y lastimosos sucesos acaecidos en la Villa de Oruro, desde el día 9 de febrero de 1781, se halla por una parte incrédulo de la traición que intentaron los españoles europeos contra los criollos, y por otra, se halla como forzado a dar ascenso a cuanto de ellos se dice, y que yo como imparcial y enteramente separado de lo que se llama adulación, le imponga en la verdad de estos hechos para aquietar su ánimo y sacarlo de la confusión y duda que tanto lo oprime.

82Para convencer a U. y libertarle de la aprensión que padece no necesitaba estenderme mucho, porque para que calificase de libelo infame el diario que me cita, bastaba decirle que el que lo hizo, cuando no sea uno de los comprendidos en la iniquidad atrocisima que se cometió en este lugar contra los chapetones, por lo menos es parcial de los amotinados. De esta clase es un eclesiástico que formó otro diario, el que, al presente, ya pudo U. haber visto en esa villa, pues se le mandó un tanto al señor D. José de Escovedo, quien como apasionado del autor de él, por ser su cliente, sé que le ha dado crédito, debiendo su señoría hacer lo contrario o cerciorarse de personas de más verdad; pues en esta especie de hechos, no se debe atender a este o aquel partido sinó a lo que persuade una recta e desinseresada crítica; para usar de esta orden, voy a decirle todo lo que en este asunto se, he visto y oido de personas cristianas, dignas de fe y del todo distantes de lo que es adulación, asi podré referirle con alguna extensión. Lo primero, las causas y el origen de esta rebelión. Lo segundo, hechos atrocisimos de la sedición; últimamente admiraremos U. y yo la gran misericordia que Dios ha practicado en la conservación de nuestras vidas, puntos todos tres, que piden una atentísima reflexión y que no pueden leerse con los ojos enjutos ni poco dolor.

83El origen, pues, y las causas de esta funestisima y nunca vista tragedia, fueron las siguientes: Luego que se participaron a esta villa la fatalidades acaecidas en las provincias de Chayanta y Tinta, con su edicto que expidió el alzado José Gabriel Tupac Amaru, en que ordenaba matasen a todos los corregidores y chapetones, porque su intento no era dejar uno solo de esta nacion española: con noticia, que tuvo el corregidor de esta villa de los estragos que venía haciendo el expresado Tupac Amaru por las provincias de Lampa y Carabaya, determinó, como fiel vasallo de su magestad, alistar compañías para que se disciplinasen en el ejército militar de las armas, desde la edad de 14 años para arriba; formáronse éstas con efecto, y para su enseñanza se destinaron diferentes sitios donde concurrian los jueves y domingos de la semana y aprendían con gusto las doctrinas de sus maestros, que eran diestros europeos en el manejo de las armas: algunos, desde luego, no gustaban, o porque eran adictos al principal rebelde Tupac-Amaru, cuya venida deseaban con ansia, o lo mas cierto, porque eran sus confidentes en esta villa (pues no hay duda habían algunos de éstos, como después se supo), éstos tales solamente asistian a dicho ejercicio a emular a los maestros y discípulos, y formar diferentes criticas sobre sus operaciones, al mismo tiempo que con insolencia fijaron pasquines opuestos a la Corona, censurando el gobierno del Corregidor, y demás jueces: entre ellos amaneció uno, la vispera de Navidad, en que prevenían se abstuvieran de elegir de alcaldes a los europeos, amenazando con las matanzas que después ejecutaron, y zahiriendo a D. Fernando Gurruchaga; de necio vizcaino y alcalde ordinario que acababa el empleo que en aquel año habia ejercido con suma juiciosidad, rectitud y prudencia;) también prevenían en él a los vocales del Cabildo, se guardasen mucho en elegir alcaldes europeos, porque si tal sucedía no durarían ocho días, pues se levantarían y los matarían, por ser ladrones; y que para evitar este trabajo, nombrasen precisamente por alcaldes a los señores Rodríguez, vecinos de esta villa.

84El corregidor, como principal cabeza de la República, andaba vigilante en la averiguación y pesquisa de sus autores y por más exactas diligencias que hizo, así judiciales como extrajudiciales, nunca pudo saber la verdad para castigar a los delincuentes, a fin de mantener a todos en paz y tranquilidad a que siempre propendió desde el ingreso a su gobierno.

85Llegado que fué el día de la Circuncisión del Señor, de este presente año 1,781, propuso a los vocales nombrasen alcaldes a sujetos beneméritos, honrados, de buenas costumbres y amantes de la justicia, para que así pudiesen desempeñar los cargos, con la marudez y juicio que previenen las leyes reales, para este efecto les propuso al licenciado don José Manuel de Llano y Valdez, Patricio, a don Joaquín Rubín de Celis y don Manuel Mugruza, europeos y este último casado en esta villa con una señora de la primera nobleza, y dotada de los bienes de naturaleza y fortuna. Mirando siempre a que no saliesen con la vara de la casa de los Rodríguez que pretendían hacerse eterna, como en la de Juda; y que ni ellos, ni ninguno de sus parciales y domésticos fuese elegido, por hallarse su merced informado, lo primero de que hacía el espacio de 18 años que estos sujetos se habían posesionado de estos empleos, sin permitir jamás que fuesen nombrados otros, por la ambición de gobernar. Lo segundo por las injusticias, extorsiones y violencias, que con titulo de jueces ejecutaban con toda clase de gentes con el despotismo incorregible que se acostumbraba en dicha villa, como también por la grande omisión y ningún celo para evitar las ofensas de Dios y castigar los delitos públicos, pues, si los autores de éstos eran sus sirvientes, aliados y compadres, lejos de condenarlos a alguna de las penas que previenen las leyes, los favorecían y fomentaban, y de todo se hallaba bien cerciorado dicho corregidor como testigo de vista. Esta propuesta y pensamiento no dejaron de traslucirse en casa de dichos Rodríguez. Llegado el día de año nuevo, habiendo pasado a la elección de alcaldes aunque hubo de parte de los Rodríguez algunas alteraciones y diferencias, no obstante prevalecieron los votos a favor de la justicia y salieron electos, de alcalde de primer voto, el referido D. José Manuel de Llano y de segundo don Manuel Muquiza, sujetos, como ya tengo dicho, de toda honradez, y por el mismo caso bien odiados de dichos Rodríguez, lo que no debe admirar a U., pues eran éstos muy desemejantes a ellos en costumbres y nacimiento. En este mismo día, no pudiendo ocultar la ponzoña que interiormente les envenenaba al ver se les había quitado el mando que en tantos años tenían como usurpado a los vecinos honrados de esta villa, se quitaron la máscara para dejarse ver enteramente resentidos contra el Corregidor, pues don Jacinto hubo de morirse por la tarde a fuerza de los vómitos que le ocasionó la cólera por el desaire, y don Juan de Dios salió de la villa para sus ingenios de Alantaña, rompiendo sinchas y protestando no volver más, después que dió orden en su casa, que ninguno de sus aliados saliesen a las corridas de toros, que para festejar al pueblo suelen dar los alcaldes, ni que a éstos se les prestase la mínima pieza de plata labrada que hubiesen de necesitar para los refrescos. En este mismo día empezó a descubrir la liga que ya había formado con dichos Rodríguez, aquel eclesiástico que al principio de este dije a U. había formado el diario, que se remitió al señor jorge de Escobedo, y de quien pensé hablarle sin descubrirle; pero me veo precisado a quitar el embozo con que había pretendido taparle; pues así conviene a usted debe conocerle a todas luces: este es el Cura vicario de la iglesia Matriz de esta villa, el Dr. Patricio Gabriel Menéndez. Sucedió pues que siendo costumbre anticuada y de tiempo inmemorial que acabadas las elecciones y confirmadas por el Corregidor en la sala Capitular, pasaba todo el Cabildo a la iglesia Matriz a oir la misa de gracias: caminaron pues todos los cabildantes a esta acción tan santa; pero, estando a las puertas de la iglesia, les salió al encuentro el sacristán diciendo no había misa, pues ninguno la pagaba.

86Vea usted este desaire, no solo hecho a los electos, sino a todo el Regio Ayuntamiento, nacido ya se vé de la malicia y odio de los Rodríguez, coaligados con el Cura ya referido arriba.

87En este estado llegó a esta villa la noticia de la muerte de Tomás Catari y creyendo el general D. Manuel de la Bodega, corregidor de la provincia de Paria, que quitando del medio este sedicioso perturbador de la provincia de estos contornos le sería facil cobrar mucha parte de los reales tributos y de su reparto, determinó ir a su corregimiento con armas y gente. Pidió para esto al corregidor de esta villa, don Ramón Urrutia, y las Casas le auxiliase con soldados; mas, viendo dicho corregidor que de esta empresa no podía resultar muy buenas consecuencias, le negó dicho auxilio: pero con todo el mal aconsejado caballero sacó más de cincuenta hombres consertados por él y enderezó su marcha al pueblo de Challapata, donde al siguiente día de su llegada, sucedió la tragedia que ya en otra ocasión avisé a usted con extensión, a fin de anoticiarle los inicuos hechos de los rebelados. Con este motivo quedaron impresionados los indios de Challapata, Condo, Poopó y demás pueblos circunvecinos que el corregidor Urrutia había auxiliado a Bodega con armas y gente, para matarlos; y desde ese día amenazaron a esta villa y a su corregidor protestando asolarla y dar muerte a todos los habitantes; agregóse a esto que un religioso nombrado, fray Bernardino Gallegos, del orden de nuestro padre San Francisco, que a la sazón se hallaba de Capellán de los ingenios de don Juan de Dios Rodríguez, inmediatos al pueblo de Poopó, viniese a cada paso a esta villa con embajadas de los indios de Challapata y de dicho Rodríguez, socapando su malicioso designio con decir había oído que los indios de Challapata estaban prevenidos a venir a esta villa, y que a esto los impelía el saber se hacía diariamente ejercicio de armas, y que era preciso se suspendiese; que sin más diligencias que ésta se sosegarían los animos de aquellos bárbaros, que se hallaban agraviados de esta operación, y así que de ningún modo convenía que se siguiese: y ya que no pudo conseguirle de la entereza del Corregidor, insistió a su prelado el guardián, no consienta dicho ejercicio en el patio del convento, lo que así se verificó, y el expresado Fray Bernardino, resentido con el Corregidor por la aspereza con que le despidió, volvió a dichos ingenios, concibiendo un dolor grande para abortar germinadas las iniquidades, porque desde ese día procuraba escribir funestas noticias, por mano de terceros, siendo su principal intento tener a dicho Corregidor alcaldes y demás vecinos de esta villa en un continuo subsidio y sobresalto: pues por instantes aguardaban una repentina invasión de los indios a la villa, a tanto esfuerzo de cartas, conminatorias, consiguió dicho padre, desde aquel ingenio de A antaña que el Corregidor y alcaldes pasasen tres noches consecutivas en vigilia, explorando los campos. No sabían que medio tomar, dicho Corregidor y demás jueces, a causa de no haber armas ni pertrechos con que podamos defender en caso de alguna invasión.

88Hacíanse cabildos públicos y secretos y nada se resolvía, por no haber dinero en la caja de propios, o por mejor decir por no haber tal caja, pues de muchos años a esta parte se había hecho dueño absoluto de sus entradas don Jacinto Rodríguez, sin permitir que dinero alguno se depositase de este ramo en el Cabildo, sino en su poder, mucho menos se podría ocurrir a la caja Real, porque resistían el contador y tesorero, alegando no serles facultativo dar dinero alguno, sin orden expresa de las superioridades; y por último subsidio se pensaba en que los vecinos contribuyesen con algunos donativos, no hallaba lugar en ellos la necesidad para auxiliarse porque alegaba la pobreza y total atraso de la villa.

89En tantos conflictos se manifestó como leal vasallo de su majestad, el tesorero don Salvador Parrilla, dando de contado 2,000 pesos de su propio peculio, para que se acuartelase la gente y se previniesen pertrechos de guerra, dando para lo sucesivo cuenta a la audiencia para que su alteza deliberase sobre el dinero que se había de sacar en esta real caja. Con estos 2,000 pesos, se dió principio a la compra de pólvora y municiones, se acuartelaron 300 hombres con el salario de 3 reales diarios, se nombraron capitanes y demás oficiales así de los criollos como de los chapetones, para las distribuciones del servicio que se debía hacer todo lo que se ejecutó el día 4 de febrero, el día 6 formó don Manuel Serrano otra compañía de la más infame chusma del lugar; nombró por su teniente a don Nicolás Herrera cuyo elogio ministrará a usted sus perversos hechos que en adelante iré anotando, y de su alférez don Bernabé Pinedo. Formadas así las cuatro compañías, cada capitán recibía el salario correspondiente por la tarde y como solian faltar algunos por la noche mediante la poca obediencia que desde el principio mostraron a sus jefes, se devolvía el dinero sobrante al que distribuía. El expresado don Manuel Serrano, dejaba al cuidado de su teniente don Nicolás Herrera, acostumbrado a la rapiña. Una noche no dejó entrar a los soldados a su cuartel, cerrando las puertas y se quedó con todo el dinero del salario, súpolo el corregidor se lo avisó a Serrano como a su capitán, y éste no hizo más confianza de él para dicho pagamento.

90Acuartelada así toda la gente, se repartía la necesaria a las patrullas del campo y de la villa, para guardias de la caja real y casa del Corregidor. Los españoles y europeos unidos con los patricios, hacían sus fatigas y servicios, saliendo por su turno al bombeo del Campo. El día 6 fué don Clemente Menacho capitán de la primera compañia a recibir el salario en casa del corregidor y preguntandole el repartidor don Ramón Arias, si no había sobrado alguna cosa de las noches antecedentes, porque los demás capitanes habían entregado lo sobrante: invitado con la pregunta, se quejó de que se le trataba de poco fiel, y a no haber estado presente el corregidor hubiera pasado dicho Menacho a cometer algún atentado de los que acostumbra; con todo no dejo de decir con lengua desenfrenada muchos dicterios, así contra el corregidor como contra dicho Arias. El día 7 se le pidió a dicho Menacho por el ayudante la música de su campaña, para la retreta, y no quiso darla, sucediendo lo mismo el día 7 con la compañía de Serrano. El día 9 a las diez de la noche, salieron varios soldados de los que se hallaban acuartelados en la compañía de Serrano, con muchas veces y alaridos pidiendo socorro a las otras compañías, preguntando la causa, respondió por todos, Sebastián Pagador diciendo en voz alta: amigos, paisanos y compañeros, estad ciertos que se intenta la más aleve traición contra nosotros por los chapetones: esta noticia, acaba de impartírseme por mi hija: en ninguna ocación podremos dar evidentes pruebas de honor y amor a la patria si no en esta. No estimomos en nada nuestras vidas sacrifiquemoslas en defensa de la Patria, convirtiendo toda la humildad y rendimiento, con que hasta aqui hemos sufrido la traición de los chapetones, en ira de furor, para despedazarlos, y acabar, si es posible, con esta maldita raza: A esta misma hora entró en casa de Casimiro Delgado, patricio y cargado, de plata, el teniente D. Nicolás Herrera, y darle la misma noticia, pintándole la misma conjuración de los chapetones con los mas vivos coloridos, que su malicioso intento pudo sugerirle. Para enterarse Ud. del depravado artificio de estos, es menester vaya recogiendo estos cabos. Sebastián Pagador, había sido muchos años sirviente en las minas de los Rodríguez ya referidos, y en la actual estación, concurría por las tardes con su patrón D. Jacinto Rodríguez en la mina, y entre las buchadas de coca y chicha que tomaban, salió el expresado D. Jacinto con el adefesio de que el corregidor lo quería ahorcar, en primer lugar, a él, en segundo a sus dos hermanos, y últimamente a D. Manuel Herrera y demas patricios honrados que habia en la villa; con esto irritado el expresado Pagador, le facilitó el asesinato que después ejecutaron, Dn. Nicolás Herrera ha sido muchas veces procesado por ladrón público y casi siempre ha mantenido de salteador de caminos. A este no solo le constaba que muchos de los chapetones estaban acaudalados, sino que el y algunos de sus compañeros vieron cargar muchas barras y zurrones de plata sellada a una casa en que se hallaba hospedado D. José de Endeiza, quien a su regreso de Cochabamba internó a esta villa, para pasarse a Potosí más de cien mil pesos. Como este caballero era tan amable, por su buena índole, concurrieron a acompañarle en la mesa muchos de sus amigos y paisanos, entre ellos D. Juan Blesner, D. Francisco Palazuelos, D. Pedro Lagraba, y otros, desconocidos caudalosos. Con esta ocasion proyectaron que entre tanto se proporcionase su viaje a Potosí se juntasen todos los arriba espresados, con sus candales a vivir en aquella casa, donde se hallaban hospedados, que era en la que vivia D. Miguel Salinas, con el manejo de una crecida tienda de géneros de castilla, que así en caso de haber una invasión de indios, podrían defenderse unidos a librar sus caudales. Avinieron todos en ello, y los pasaron seis dias antes de la sedición. El corregidos había dado orden, que habiendo alguna novedad de indios, se tocase en la Iglesia Matriz entredicho en cualquiera hora de la noche, y repetidas veces se tocó para alborotar la villa sín haber motivo alguno porque un mozuelo, también procesado por ladrón, era el que se hizo á tocarmandado para esto, por dicho D. Nicolás Herrera la estratagema de sonar una corneta, con el fin de ir intimidando los ánimos y lograr el intento del deseado saqueo, con el pretexto de traición por parte de los chapetones.

91Más volviendo a coger el hilo de la relación que iba haciendo a V. voy a proseguir con la que resultó de la entrada de D. Nicolás Herrera en casa del espresado D. Casimiro Delgado.

92Hallabase este a la sazón y divirtiendose con dos eclesiásticos, el uno era Dr. D. Manuel Amesága cura de Challacollo y el otro Fray Antonio Lazo, de la orden de San Agustín. Alborotaronse todos con la noticia que este bribón les trajo y suplicó a los eclesiásticos, dicho Delgado, para que fuesen a avisar esta fatalidad que amenazaba a los acuartelados. Estos eclesiásticos, sin la menor reflección y acuerdo, dando crédito a la iniquidad tramada por Herrera, pasaran inmediatamente a dicho cuartel, llamaron al capitán Menacho y a otros que lo acompañaron y les dieron noticia de lo que sabian previniendoles que se guardasen. Con esto y la voz de traición que ya el espresado Herrera había esparcido por los principales calles de la villa, confirmaron de verdadera la nueva que trajo la hija de Pagador por que acudian en tropas crecidas a dicho cuartel, las madres, hijas y hermanas de los soldados, unas llevando armas para que se defendiesen y otras dando voces y pidiendo con lagrimas dejasen el cuartel.

93A esto añadían los soldados y el mismo Pagador, que se persuadiesen a que era cierta la conjuración, todas veces que el Corregidor los había acuartelado. Los unos decian: sabian que dicho Corregidor tenía un socavón minado; desde su casa al cuartel para volarlos repentinamente con el fuego de la pólvora. Otros salieron gritando- Señores aqui no hay que dudar, el Corregidor tiene puestas cinco escaleras, de la parte del corral de su casa a esta del cuartel; y fué el caso, que el dicho habia puesto a prevención, una sola escalera para pasarse al cuartel cuando sucediese la invasión de los indios, por lo que hizo constar a muchos amigos suyos y especialmente al capitán Menacho; y por lo que hace al socavón hablaré en el segundo punto. Al fin pasaron la noche formando todas las calumnias que les dictaba su malicioso espíritu: de suerte que cada cual hacia galardón de suscitar algún testimonio al Corregidor y demás chapetones. Uno de ellos salió con la especie de que le comunicó dicho Corregidor su intento a Dn Francisco Javier de Santelices que este le dijó, lo nombrase a el de capitán, y en una noche le entregaria a todos los criollos degollados: y que esto mismo se oyó decir en casa de Dna. María Mercedes de la Plaza. Testimonio a todas luces falsa; pues ni dicho Dn. Francisco Javier de Santelices es tan lijero que con tanta facilidad soltase esta disparatada proposición, ni el Corregidor, hombre de quien se puede presumir esta iniquidad. Luego que aclaró el dia se fueron al cuartel unos, a sus casas otros, y otros, sin duda juntados por Pagador y Herrera, arbitristas y maquinadores de la sedición, pasaron sin dar parte al Corregidor a casa de Dn.

94Jacinto Rodriguez, pretestando que a él como a teniente coronel debían darle parte de la ya sugerida especie, y con efecto lo hicieron asi, dando verdaderas muestras de subordinación a sus preceptos, quien al oir el informe que le hacian les dijo en público; que no volviesen al cuartel, ni pusisen sus pies; y quedandose con otros en quienes tenía mayor confianza y satisfacción les previno privadamente se alzasen aquella noche, y les advirtió el modo con que lo habian de practicar. Con esta disposición y haber días antes caminado al pueblo de Challapata Fray Bernardino Gallegos, con el pretexto de librar algunos de los soldados que llevó Dn. Manuel de la Bodega y se hallaban escondidos en casa del Cura a convocar a los indios y en aquel día haber distribuido a sus negros y otros mozos por las estancias y pueblos inmediatos, para con la ayuda de estos doblar sus fuerzas y acabar con los chapetones, montó a mula y se retiró dicho don Jacinto para el cerro 7 minas, donde juntó a todos los indios, mulatos y meztizos que trabajaban en ellas, diciendoles: que precisamente bajasen por el cerro de Conchupata a la villa, de boca de noche. Asi como lo ordenó se ejecutó este día diez, pues a esta hora: empezó la bulla de los mineros en aquel lugar.

95En este día andaba un oficial de la compañía de Menacho, nombrado José Azurduy, introduciendo el cisma y afirmando ser cierta la traición que intentaba el Corregidor, hasta llegar a decir a un chapeton avecindado en esta villa lo siguiente: con que el Corregidor e indios quieren matarnos?: a que respondió este: solamente los hombres de poco seso podrán proferir semejante especie. Ud. se persuade de que un hombre como el Corregidor acompañado de treinta y cuatro españoles europeos hayamos de matar a mas de cinco mil hombres que tiene la villa? Eso fuera lo mismo que hacer frente una hormiga a un león. Y como ni con esta ni con otras razones pudiesen disuadirlo proseguió dicho Azurduy; pues, ¡ay lo veremos! Y asi siguió juntándonse; haciendo corrillos en las esquinas y plaza pública dando noticia a todos de lo pasado; la que luego corrió en todo el pueblo. Este sujeto no solo ha sido uno de los principales del motin, sino cabeza, en casa de los chapetones de la plazuela, de los asesinos, pues, amanecio el domingo 11 entre los que incendiaban y saqueaban la casa de los chapetones de la plazuela. En este estado, el Corregidor y Alcalde de primer voto don Miguel Llano, procuraba de averiguar sijilosamente, quien fuese el autor de esta especie y prometian gratificar al denunciante con doscientos pesos: a las once y tres cuartos de dicho día llegó a casa del Corregidor don Salvador Parrilla, acompañado del Prior de Santo Domingo de esta villa y el de la de Cochabamba que se hallaba aquí, quienes llamaron a una vivienda privada a dicho Corregidor y Alcalde de primer voto que a la sazón estaba en dicha casa, y mostrando el sobresalto que tenian en el semblante, le dijeron lo siguiente: somos venidos a dar parte a usted como el R, P. Prior de esta villa halló en su convento a un religioso llamado Fray Feliciano Gallego en la actual operación de quemar una carta y preguntole porque la incendiaba, respondió que su hermano Frai Bernardino Gallegos, capellan doméstico de don Juan de Dios Rodriguez habia escrito, bajo de mucho secreto, previniendole que le guardase con toda fidelidad, con cuyas razones entrando en mayor cuidado pudo recoger dicho Prior un pedazo de dicha carta que aun no se había consumido con el fuego, que en pocas palabras contenía lo substancial de su contexto; y era que en el citado dia sábado 10 por la noche, sabía que indefectiblemente invadian los indios de Challapata a esta villa, pero que el no tuviese cuidado mayor, pues el fin de ellos solo era quitar la vida al Corregidor y oficiales reales. Con esta noticia, que constaba del pedaza de carta que se le manifesto a dicho Corregidor, quedaron estos seis individuos con consternación que el puede advertir. Tales indios no invadieron aquella noche como aseguraba el papel, y averiguada la verdad, muchos días despues se supo con certidumbre, que los referidos de Challapata no venían por entonces: los fines particulares con que se escribió esta carta desde luego se ignora, pero trayendo a la memoria los antecedentes, pasajes sucedidos desde el viernes 9, y ser este religioso, no solo Capellan de los Rodríguez, sino doméstico familiar y garantice de ellos se viene a los ojos, sin mucha fatiga del entendimiento el depravado fin con que se escribió.

96A las cuatro de la tarde se tocó llamada para que se juntasen los soldados al cuartel y luego vinieron los mas de ellos, de suerte que, en cada compañian eran muy pocos los que faltaban, sin bien es verdad que no querian entrar en él, divididos en tropas en las esquinas de la plaza, parlando entre ellos la supuesta traición y máquina que habían de practicar, trayendo a consideración Pagador y los suyos la sedición del infame Tupac Amaru, apoyando sus hechos contra nuestro Rey y Señor natural, dado contra el mal gobierno de los ministros superiores, representando los hechos que con pretexto de guerra contra el inglés imponían a los pueblos, y que era omiso y consentidor de los latrocinios de sus ministros. A las cinco vinieron a dicha plaza el corregidor y alcalde de primer voto a reducir a aquella gente para que entrasen al cuartel y estuvieron todos prevenidos por ser la noche amenazada de indios después de haberles socorrido nuevamente con todas las armas blancas para la defensa y no hubieron razones con que poderlos convencer, pues se retiraron enteramente y dijeron que estarían en la plaza esperando a dichos indios; y como ya hubiesen dado muestras de amotinarse, no querían, dichos jueces valerse del castigo y solo usaban de los más prudentes medios que podían arbitrar: sin embargo el referido alcalde intento amenazarlos tratandolos de hombrei sin discurso, pues daban ascenso a una especie tan frivola pero nada pudo adelantar y conseguir.

97En vista de lo cual prometieron el Corregidor dormir acuartelados juntamente con los soldados, y cuando se verificóse la conjuración de los chapetones sacrificarían ellos primero sus vidas que permitiesen pereciese alguno de los soldados. Esta sumisión y promesa de ambos, solo sirvió para que se insolentasen más. No sabían que me dió tomar al ver aquella casi sedición, a fin de conseguir el persuadirlos, se les hincó de rodillas dicho corregidor y con los ojos llenos de lágrimas les pidió y suplicó con aquellas ternuras y encarnecimientos propios de su buena índole, se disuadiesen de tal especie y entrasen al cuartel. Irritados con este humilde ruego empesaron prontamente a pedir hondas y a ensayarse en el modo con que las habían de tirar. Estas son Señor mío las causas de donde se originó la rebelión contra los chapetones. Pero sobre todo añadiré otra que es la principal a mi ver y se me quedaba en el tintero, y es que de diez años a esta parte, se ha experimentado en esta villa un total atrazo en las labores de minas; de suerte que en la presente providencia no había una solo labor que llevase formal trabajo ni pudiese rendir, aun lo necesario para su conservación y jiro: siendo éstas las únicas que sostenían el vecindario, cuya total decadencia ha puesto a su mineros y azgoneros en tan lamentable constitución, que los que se contaban por principales y en otros tiempos poseían ajigantados caudales como eran los referidos Rodríguez, Herreras, Galleguillos y otros recientes que todos se hallan hoy en un estado de inopia, descubiertos en muchos miles, asi al Rey como a otros particulares, sin poderlos pagar por no tener con que seguir el trabajo de sus labores, porque los aviadores de estos, que regularmente y aun dire que únicamente eran los chapetones, ya no querían hacerlos el mismo suplemento, porque muchos de ellos habían quebrado por socorrer a dichos mineros, quienes desesperados por no tener con que trabajar, no hallando otro medio para socorrerse y chancelar sus deudas con los chapetones, parece maquinaron esta rebelión.

98Esta reflección comprobaron ciertamente los atroces hechos del segundo punto que sigue:

99Creo, señor mío, que cuando pase la vista por este segundo punto que sigue, en que se contienen hechos infames de la sedición de esta villa y escuchando en ella la mas horrorosa tragedia de cuantas hablan a la compasión desde la tabla de la historia, quede no solo poseido del asombro, sino dudoso de su certidumbre, pero usted sabe cuan amante he sido siempre de la verdad y la justicia.

100Mi ánimo aquí no es ofender a ninguno sino indemnizar a los inocentes de lo que se les imputa, y condenar a los culpados, con el fin solo de descargar el ánimo de U. del gravamen confuso que tanto le oprime, como me expresa en la suya. Prevenga usted, pues, muchas lágrimas y entréguese al llanto para atender tanta lástima y tanto trágico lamentable suceso.

101Al toque de la oración del día sábado 10 de febrero ya citado, entraron los soldados al cuartel, no para permanecer en él como otras noches, si solo para engañar a los chapetones con aquella aparente obediencia, a fin de que se les diese el prest, que se les había asignado. Rezaron el rosario y consiguieron de facto la contribución del dinero; y mientras los capitanes estaban en la paga de sus soldados, ya se oyeron por las calles y plazas muchas voces, y alaridos de muchachos y demás chusma, los que despidiendo las hondas, pusieron al pueblo en bastante consternación, en este tiempo tocaron entredicho con las campanas de la Matriz, según se había prevenido por auto de Corregidor, para que se juntasen en la plaza. Practicáronlo así, pero sin poder averiguar ni saber quién hubiese tocado el entredicho, ni con cuya orden, por más diligencios que se hicieron.

102Procuró dicho Corregidor destinar una compañía a cada esquina, por si hubiese algún asalto. Estando, en esto, a las ocho y media de la noche, se oyó el sonido de diferentes cornetas que de uno y otro extremo de los cerros se correspondían para confirmar con estos instrumentos la entrada de los indios. Con este comprobante se desviaron a explorar los cerros, y entre ellos algunos europeos quienes después de hecha la pesquisa se volvieron a la villa con la noticia de que no habian tales indios, y que no pudieron dar con los sujetos que tocaron dichos corneteos; y a la verdad esta solamente fué una provocación que hacían los criollos, para que se juntasen los pocos chapetones en sitio donde a todos pudieron darles muerte; porque averiguando el caso se halló que los que tocaban las cornetas eran los negros de don Jacinto Rodríguez, don Nicolás Herrera, y otro criollo nombrado Isidoro Quevedo. Con este desengaño los chapetones, que se juntaron hasta diez, oían voces de los criollos, que les decían, marchasen los chapetones adelante con bocas de fuego. Recelosos éstos por una parte de los criollos y por otra disuadidos de que no habían indios, se entraron a sus casas, diciéndose unos a otros: pues que no hay indios entremos todos a cenar, y con esta prevención podremos seguir toda la noche, por sí fuese cierta la venida de aquellos; y al primer plato que les puso a la mesa entró don José Cayetano Casas, de nación vizcaíno, derramando mucha sangre de una cruel estocada que le habian dado los criollos, por haber resistido el que entrasen éstos por la esquina de la Matriz, que se hallaba guardada con los demás soldados. Recibida la estocada, hechó a correr, y avisó a los chapetones que principiaban la cena, que era cierta la sublevación de los criollos contra ellos pues ya habían dado principio con la estocada que uno de ellos le dió. A este tiempo ya despedian millares de piedras contra la casa y balcones donde estaban los chapetones, quienes con los repetidos subsidios y amenazas de indios, habían, como ya dije a usted, puesto sus caudales en dicha casa para defenderlos unidos; y viendo que a los balcones de la sitiada casa tiraban las piedras, pasaron a disparar una pocas bocas de fuego que tenían, si bien con la prevención anticipada de que solo habían de tirar al aire, cuya orden les había dado D. José de Endeiza,. según me lo aseguraron D. Joaquín Arregui, criollo, y D. Pedro de Lagrava que se hallaban entre ellos amonestándoles cual pudiera un misionero apostólico, en esta forma: Ea amigos y compañeros, no hay remedio, todos moriremos, pues se ha verificado la sedición de los criollos contra nosotros. No tenemos más delitos que ser chapetones y haber juntado nuestros caudales para asegurarlos a vista de ellos: cumplase en todo la voluntad de Dios. No nos falte la confianza de su misericordia, y en ella esperemos el perdón de nuestras culpas, pues vamos a dar cuenta a tan justo tribunal, no hagamos ninguna muerte ni llevemos este delito mas ante los ojos de Dios, y asi procuren ustedes disparar sus escopetas con los tiros que hiciesen al aire y sin pensar herir a ninguno que quizá conseguiremos que con solo los traquidos atemorizarlos y hacer que huyan». De esta suerte, con los lágrimas en los ojos hacian sus tiros al aire con la conformidad prevenida lo que verifica, el no haber quedado herido ninguno de los criollos, con mas de doscientos tiros que hicieron; y aunque tengo noticia, que en los diarios que han corrido, se asegura fueron heridos nueve o diez sujetos, no lo habido tal; por que ha sido un grave testimonio, como los demás, que únicamente los ha producido el malicioso artificio de los factores del motín por acriminar y culpar a los chapetones; y solamente sucedió que luego que aclaró el día, habiendo salido de la iglesia Matriz en prosesión el señor sacramentado, uno de los soldados, que pelearon contra los chapetones dejó caer con golpe violento la llave de la escopeta, que cargaba al tiempo de arrodillarse y rendir la arma, y con el golpe prendiese fuego a la casoleta pasó a herir la bala a un mozo de oficio sillero, que se hallaba en distancia de dos o tres varas del que dejó caer la escopeta.

103Pero volviendo a lo que ivamos, insolentados los criollos viendo que no hacian efecto alguno los tiros, prosiguieron llenos de pura rabia y furor despidiendo piedras contra la casa y balcones. Los hombres que se juntarían hasta cuatro mil incendiaron dicha casa, y las mujeres que concurrieron muchas se entretenian en un continuo acarreo de piedras, las mas sólidas y fuertes que conducuian desde las minas. Así se mantuvieron en la batalla hasta mas de las tres de la mañana.

104El corregidor antes que se oyese tiro alguno, pasó a casa del general Dn. Manuel Herrera, y lleno de lágrimas le rogó encarecidamente, que apasiguara aquel a gente, que con su respeto podia conseguir lo que con el suyo no habia insistido en ello usando de diferentes medios; a que le respondió dicho Herrera: que ya no era tiempo y siguió jugando naipes con gran serenidad en compañía del cura de Sorasora y otros, quienes no huicieron el menor juicio de la aflición y congoja en que se hallaba dicho corregidor. Viendose este despreciado y desengañado, cerciorado también de que el fin era quitarle la vida, se vió presisado a huir y salió de dicha casa al campo sin llevar el menor sufragio para el camino por que no tuvo tiempo ni para volver a la suya, y tomar alguna provición.

105Para mas animar a las gentes los amotinados y que no se entiviasen sus animos, andaban por las calles dando estas voces: Ea criollos y criollas, acarreen piedras para matar a los chapetones pues ellos no han sido enemigos de nosotros, y manifestando en la voz y semblante muestras verdaderas, decian unas veces ya le quitaron la cabeza a Dn. Jacinto Rodríguez, otras ya han muerto treinta de nuestros paisanos los criollos y entre ellas se oyó una que era Dn. Juan Montecinos (alias el Kcaraniño) que decia: vayan hombres y mujeres a mi casa y saquen leña y paja para pegar fuego y acabar con estos traidores chapetones.

106Lo que asi practicaron poniendo fuego a los balcones y tienda principal viendose precisados a huir los infelices chapetones por los techos hasta pasar a la casa de Clemente León y a otras que confinaban con esta. Los criollos que no dejaron de ver la huida cercaron todas las correspondencias de la casa, y cuando los chapetones abrieron la puerta de la calle, para ir huyendo, acometieron en tropel mucho número de los criollos, y conforme iban saliendo los mataban con piedras, lanzas, machetes, cuchillos y otras armas, hasta dejarlos despedazados e inconocibles. Mientras los unos se ocupaban en insendiando la casa llevandose en día claro las barras, piñas, y todo cuanto encontraban diciendo públicamente, lo habian ganado en guerra justa y por derecho les tocaba. Entre ocho y nueve del día tiraron todos a la cárcel y abriendo las puertas echaron fuera todos los presos y luego salieron diciendo en altas voces: viva nuestra justicia mayor Dn. Jacinto Rodríguez, con estos vivas y vitores caminaron con grande algaraza, tocando cajas y clarines; lo sacaron de su casa, le hicieron dar vuelta por las cuatro cuadras de la plaza mayor y repitiendo los vivas y vitores, le volvieron a ella. No se si antes o después de este hecho, habia salido el Vicario de la villa a los balcones del cabildo a amonestar a los criollos y preguntarles que era lo que querian o pretendian a su favor a fin de aquistarse y le respondieron todos a una voz: queremos por justicia mayor a Dn. Jacinto Rodriguez y que el corregidor y demás chapetones salgan luego desterrados de este lugar a nuestras vistas. Esta pretención talvez les inspiraba el rencor con el fin de que estos hombres fiados en solo la pena de destierro, saliesen a ser víctimas de su furor, como los antecedentes. Conclusos esos pasajes y pensamientos dirigidos únicamente a la maldad, se dedicaron únicamente todos a los robos, y solicitud de chapetones. Dieron principio a cosa de las once del día del referido domingo once; a saquear las casas, tiendas y viviendas de varios chapetones. La primera fué la de D. José Manuel Santander, a quien nos reservaron ni aun su sala, sacándole por último resto de todo sus bienes, la cebada de sus muías y unas dos perros perdigueros, que despues de haberlos muerto en su propia casa los echaron a la calle. De esta siguió la de el corregidor D. Diego Azero, y otros, y después de estos hechos pasaron en la misma conformidad y envueltos en un tropel que componia el número de la gente a las demás partes que les parecía conveniente a su intento.

107Al medio día entraron varias mangadas de indios con sus cornetas y hondas y con horror de la naturaleza se veían, que después de ir a rendir obediencia al expresado D. Jacinto y decirle, con muchos abrazos y besamanos: que eran venidos a defender su vida y darles este en gratificación dinero, salian corriendo en forma de motín con los criollos a ver los muertos, pero a su vista se encarnizaban de modo que descargaban nuevamente sus furias sobre los cadáveres despedazados dándoles de palo, y tirándoles piedra, y cada indio procuraba ensangrentar sus armas, y bañarlas en aquella sangre inocente. De alto pasaron a las casas de D. Manuel de Herrera, del capitán Menacho y de Antonio Quiroz, a quienes les corrían iguales caravanas recibiendo las mismas gracias, ejercitandose el mismo resto de la tarde en indagar las casas donde había caudal, para saquearlos, y los lugares donde se ocultaron los chapetones, que habían librado la noche antecedente. En toda esta tarde no cesaba de entrar diferentes tropas de indios que venían con banderas blancas, y salían los criollos a recibirlos hasta lo último de la villa donde se daban muchos abrazos, dichos criollos eran los primeros que instaban a los indios para que entrasen a las iglesias y principalmente en la Matriz a buscar chapetones, y cuando no, que se les entregasen las armas que tenían consigo; consiguieron esto último, porque el cura a fin de qus no violasen el sagrado, les entregó varias pistolas y sables. Más no contentos con esto, pedían con insistencia mas armas.

108El cura, que no tenía mas arbitrio en aquel aprieto determinó subir encima del Rollo a predicar y darse una disciplina en pública plaza, con este hecho que se hizo irrisorio y ridículo así a los indios, como a los criollos se insolentaron mucho mas y le despidieron tres golpes de honda hasta obligarle a que bajase.

109A este tiempo había sacado el padre Prior de San Agustín, en forma de procesión acompañado de las comunidades de San Francisco y la Merced, la devotísima efigie del cristo de Burgos, por las calles, plazas y estramuros de la villa, pero solo acompañaban a ella por la mayor parte, las viejas y sin hacer aprecio ni respetar tan sagrada imagen se ocuparon los criollos unidos son los indios, en saquear la casa del corregidor y cuando la procesión regresó desde el canto de la villa pidieron al padre Prior se encaminase con dicha imagen por la calle del tambo de Jerusalem, para contener a los indios que quebraban la puerta de la tienda de D. Francisco Domingo de Reza. Encaminóse con efecto la procesión a este sitio, pero nada pudo conseguirse antes se ocasionó el que los indios, empezaron a dar muestras de su apostasía de la religión cristiana que hasta aquí se juzgaba habian profesado pues dijeron en alta voz: que dicha imagen no suponía mas que cualquier pedazo de maguey o pasta como de esos engaños padecian por los pintores.

110Todo el lugar se hallaba consternado, pues en el espacio de seis horas se habían internado más de cuatro mil indios a la villa de sus circunferencias, todos convocados por D. Jacinto Rodeiguez y sus parciales, según se averiguó después; uno de ellos a tiempo de la procesión que se hallaba al canto de las lagunas, dijo en alta voz, que los indios de la parte de Paria, que a la sazón entraba, venían de Paz.

111Pues el día antes habían salido veinticinco sujetos enviados por dichos, a atajarles, y estorvan su venida, pues no eran necesarios, mediante que el triunfo contra los chapetones lo habían alcanzado ya los criollos, no obstante este embarazo con que pretendían estorvar la entrada de los indios, la noticia que tuvieron estos del saqueo y caudales que todavía existían en el lugar se precipitaron a venir en tanta copia, que se hace increible en el número. Dichos indios andaban por las calles en diferentes tropas, sonando sus cornetas, y despidiendo sus hondas de suerte que toda la gente de honra estaba refugiada en los templos pidiendo a Dios misericordia y esperando la muerte por instantes. En esta noche y las siguientes se ocuparon, en saquear las casas y tiendas de los demás europeos. El lunes 12 por la mañana salieron a contener el saqueo que estaban ejecutando en la tienda y casa de D. Manuel Bustamante, D. Jacinto Rodríguez, el alcalde de primer voto- el cura de la villa, y otros sacerdotes, pero nada pudieron conseguir, pues eran los indios más de cinco mil a este tiempo en este acto, salieron sentenciando a muerte a dicho alcalde con estas voces, muera el alcalde pues supo afrentar a sus paisanos. A esta voz siguió la de los indios diciendo: comuna, palabra que usaban ellos cuando querían matar, como si dijeran todos a una.

112No sucedió este estrago, pues el citado alcalde, procuró escapar por entre ellos mismos a refugiarse. La causa era muy falsa pues el motivo porque querían quitarle la vida era por ser parcial del Corregidor y amigo de los chapetones, con quienes había tratado, y por esto solamente le arguian la culpa y complicidad en la fatigada traición.

113El día 13 mandó abrir cabildo D. Jacinto Rodríguez y cuando se presumía fuese para tomar algún remedio, solo se dirigió a que lo recibiesen de Justicia Mayor, empleó en que se había posecionado, con solo la autoridad de los sublevados, y antes de entrar a dicho cabildo se asomó a las puertas de la iglesia Matriz, donde quizo contener a los indios que intentaban entrar y profanar el templo, pero el dicho D. Jacinto y D. Manuel de Herrera los persuadieron a que entrasen doce de los principales.

114El pretexto de los indios era solo sacar al corregidor que sabían estaba en la bóveda. El cura les decía y les juraba que no había tal corregidor, pero que tenía adentro cuatro chapetones y confesados.

115De esta especie son señor mío, muchos eclesiásticos a quienes hace estólido mas que brutos el interés, y para llorar con lágrimas de sangre: siga Ud. lo que se siguió en esta respuesta y confesión de dicho cura. Los indios quo no deseaban otra cosa descendieron a la bóveda, y las indias más valerosas que los hombres, penetraron lo más culto de éste sótano tan lóbrego, con varias luces, que luego se apagaron por falta de aire.

116No encontraron a nadie, pero como era tanta la rabia con que buscaban al corregidor, sacaron un cajón en que se había depositado un cadáver, lo desclavaron creyendo allí estuviese el corregidor encerrado; y al fin encontraron no sé si a las espaldas de un retablo, a D. Miguel de Estrada, a quien en el mismo cementerio le dieron cruel muerte. Luego sacaron a D. Miguel Bustamante y llevandole a los portales del cabildo lo presentaron vivo a D. jacinto que se hallaban en sus altos, le preguntaron si lo habían de matar y ordenó este que lo entrasen a la cárcel con priciones, despreciando dicha orden, le dijeron a gritos: vos nos habeis llamado para matar chapetones y ahora quereis solamente entren a la cárcel, poes no ha de ser; y usando la maldita voz comuna ejecutaron aquel homicidio tan lastimoso: Prosiguieron profanando el templo, escudriñando con luz hasta los lugares mas ocultos de la iglesia, cercaron las cuatro esquinas de su circunferencia y sacaron a D. Vicente Fierro y D. Francisco Reza de una casa inmediata a quienes igualmente los mataron. Cebados ya los indios en profanar templos y matar chapetones, invadieron el convento de San Agustín y su iglesia. Encontraron en la calle a D. Joaquíd Arregui, criollo y uno de los que se escaparon de la casa de la plazuela la noche del sábado y quien por el traje y cara parecía europeo, quisieron matarlo y a fin de escapar les dijo, yo no soy chapetón, sino criollo, entrad al convento que hay están cinco con sus armas, lo llevaron consigo, y buscaron los lugares mas ocultos, no encontraron a ninguno y enfurecidos por la mentira, descargaron en él sus iras hasta matarlo. No faltó después quien les avisase el lugar donde estaban los chapetones, y volvieron a entrar con mayor furia, dieron con los miserables, y los sacaron para darles muerte; estos fueron D. Ventura Ayarza, D. Pedro Bustos Perez., D. Francisco Antonio Cacho y un médico francés, que el día antes había tomado el hábito de religioso, y fué acusado, y así mismo muerto por los rebeldes.

117El día 14 por la mañana amaneció el convento de la Merced rodeado de multitud innumerable de indios,quienes por asegurar la presa se subieron a los techos, y entrando gran bulla y desacato a la iglesia, pues los mas estuvieron con sus monteras encasquetadas, lo registraron todo, y hallando debajo del manto de nuestra Señora de los Dolores a D. José Bullain, lo sacaron a empellenes y le dieron atros muerte. Volvieron a entrar en tropel confuso a la iglesia, y encontraron que los demás que habían quedado en ella, sacaban a D. José Ibargüen, vestido de mujer, traje que tomó para incorporarse con las damas, y ver si así podía escapar, y estando rezando el rosario con ellas lo denunció un criollo; acometieron como perros rabiosos al lugar donde estaba al lado de su propia mujer, y obligando a todas que se levantasen conociéndolo por los zapatos de hombre que tenía lo arrebataron de los brazos de su infeliz consorte, cuyo dolor no puede ponderarse; su llanto fué tan grande que salio tras su marido dando alaridos y perdiendo la mantilla, corrió en saya donde la Justicia Mayor. Compadecidos aquellos bárbaros de tantas lágrimas le dijeron no lloreis porque nosotros no tenemos la culpa, pues somos mandados de D. Jacinto Rodríguez. Cuando ella volvió de casa de este, ya halló a su marido desnudo muerto y déspedazado en la plaza. A la misma hora encontraron bajo de una anda a un negro esclavo de D. Diego Azero y le dieron la muerte, a este tiempo entraron sobre seis mil indios de la parte de Sorasora, Tayaquira y Bombo, capitaneados de D. Diego Flores y Galleguillos, que venían vestidos de trajes de ellos con lo que creció el desacato a los templos, pues estos unidos con los demás siguieron buscando a los chapetones en dicha iglesia, convento y en un desván de él encontraron a D. Pedro Lagrava, que también había librado la vida el sábado en la noche, lo llevaron a la plaza y tuvo la misma infeliz muerte que los demás.

118De este modo se veía atropellada por la ambición y codicia de seis u ocho sujetos la grandeza del Todopoderoso, pisada y ultrajada su Divina Majestad, profanados sus templos y depreciadas su sagradas imágenes, cosa que no se ha visto y oido jamás entre católicos; ¿por qué digo entre católicos?.

119Los jentiles han reverenciado y mirando con respetuoso acatamiento los templos de Dios vivo.

120En la conjuración de Catilina, se vió con asombro que por respeto de Cristo, perdonaron los bárbaros la vida de sus enemigos. Testigos son de esto las capillas de los mártires y los templos de los apóstoles, que en aquella calamidad de Roma acojieron dentro de sí a los cristianos como gentiles que ivan huyendo. Hasta allá venían ejecutando su rabia el enemigo. Allí se apagaba el furor del encarnizado homicida matador. Allí llenaban los piadosos enemigos, a los que fuera de aquel lugar habían perdonado las vidas, por que no diesen en manos de los que no tenían semejante piedad aunque estos también eran con los demas atroces, y hacian estragos a fuer de enemigos, pero en llegando a aquellos lugares sagrados, a donde les era vedado, lo que en otras partes por derecho de guerra les fuera permitido, refrenaban del todo la furia de su espada y amainaban la codicia que llevaban de la presa, pero en Oruro, no sucedió así, señor mio: las casas de Jacinto Rodríguez se usurparon todas las inmunidades y fuera de los templos, estas eran el mejor asilo done se escapaban algunos de los chapetones, aquienes por amistad anticuada y a fines particulares se hallaba, a pesar suyo obligado el dicho Dn. Jacinto; pero las casas de Dios, sus altares y tabernáculos se vieron despreciados y ultrajados por esta vil canalla.

121Llegada que fué la noche y retirado ya los indios del expresado convento de la Merced, donde habian escapado aquel día de sus manos por un milagro patente de Dios Dn. José Cabalero, Dn. José Sorzano y Dn. Manuel de Puch, los obligó el Comendador a salir del Convento, diciendo recelaba que los indios quemasen la iglesia, y aunque el religioso que los ocultó se opuso con ruegos y suplicas, no pudo alcanzar el que se quedasen en el sitió donde los tenian, y solo pudo disfra-sarlos con ponchos y monteras de los cholos, destinando a dicho Sorzano casa donde fuese a abrigarse con los demas, pero el desgraciado Dn. José Caballero los perdió de vista y sin tener donde entrar se anduvo entre la canalla hasta mas de la media noche, pero finalmente lo pescaron y reconociendo con la luz de una tienda le preguntaron en su idioma de donde era, respondió era arequipeño; mas los criollos lo denunciaron diciendo era chapeton y cajero del Corregidor y que declarase donde estaba su patrón, sin embargo los indios determinaron llevarlo a casa de Dn. Jacinto Rodríguez, para cerciorarse si era arequipeño, como él decía, o chapetón, como los criollos lo acusaban; mostráronselo al dicho don Jacinto, y respondió no lo conocía, con esto lo llevaron a la plaza y le dieron la más cruel muerte que puede idear la impiedad. Entre estos muertos se contaron catorce negros de diferentes europeos, siendo la sed tan rabiosa con que buscaban a éstos y especialmente al corregidor, que no contentos con quitarles la vida a su cajero y negro no pudiendo encontrar su persona embistieron a un perro, lo colgaron en el rollo de lo plaza, y lo mataron a palos.

122En estos días saquearon consecutivamente veinte casas y llegaron los robos, según una prudente regulación, hasta dos millones de pesos. Y viendo de que no se apagaba el voraz fuego de aquellos corazones envenenados, procuró don Jacinto juntar a los indios y mandarles se quedasen en la villa aquel día más, y que al siguiente día se les repartiría dinero de las cajas reales, dando a cada indio para que con este socorro ze fuesen a sus estancias. ¿A quién no asombrara este pensamiento, pagar a costa del monarca a los asesinos y ladrones, porque vinieron a robar y matar por su orden?

123Prosigo Señor mio con mi narración.

124El día jueves 15, sin mas autoridad que su antojo jenial despotismo, abrió las puertas del Real tesoro, se estrajaron cuatro zurrones y se llevaron a la casa, que para este efecto tenia sitada dicho Dr. Jacinto, para que se juntasen los indios, y antes de hacer la repartición, puesto el cura de la villa encima de una pared, comenzó en forma de platica a hacerles entender a los indios que ya no habia necesidad de que se mantuviesen en la villa, que cada uno recibiese un peso y se retirasen todos a sus estancias.

125Hijos mios, les decia yo, como Cura y Vicario vuestro, en nombre de toda esta villa, os doy las debidas gracias por la fidelidad con que habeis venido a defendernos mantando a estos chapetones picaros, que querían quitar la vida a traición a todos los criollos, una y mil veces os agradecemos y suplicamos os retireis a vuestras casas, pues ya quedan muertos los chapetones, como los habeis visto y ejecutado; y por si hubieseis incurrido en alguna excomunión o censura haced todos, un acto de contrición para recibir la absolución, y luego prosiguió con el Misereatur vestri. Se creera esto de un doctor graduado, de un hombre caracterizado con el beneficio de cura o vicario de una villa, y por decirlo de una vez, de un sacerdote, ministro de Dios y destinado para pastor de almas? Pues señor mio, así es y así sucedió. Instaban los indios se les declarasen por el Justicia Mayor las reglas que habian de guardar en adelante y preguntaban si las tierras de los españoles eran todas pertenecientes al común de los indios: se les respondia que si añadian que ya no ivan a pagar tributos, diezmo ni primicias. A todo condecendia el cura.

126Los prelados y vocales del Cabildo llenos de puro miedo, viendose puestos en medio de quince mil indios, todos prevenidos de palos, piedras y hondas, Dn. Jacinto los mandó se retirasen al campo, para distribuirles el dinero con algún orden, para cuyo efecto hizo se separasen por tropas, los respectivos aillos y habitaciones. En esta forma les repartió los cuatro zurones, y viendo que no alcanzaba mandó al cura a sacar mas plata. Este hizo llevar mas de seis zurrones y solo sobraron dos los que se devolvieron previniendales a los indios dicho Dn. Jacinto Rodríguez, quedaba reservado para la llegada de su rey Tupac-Amaru, aquien se estaba aguardando por instantes: con cuyo razonamiento quedaron satisfechos todos. En este estado asomó un indio de la parte de la doctrina de Caracollo y le dijo a Dn. Jacinto que acababa de llegar de la provincia de Tinta y venia enviado por el infame Tupac-Amaru: que este ordenaba generalmente, mirasen con mucho respeto y veneración a los templos y sacerdotes, que no hiciesen daño alguno a los criollos, y que solo persiguiesen a los chapetones. Palabras que contenia el edicto que mandó fijar en las provincias de Carabaya y Lampa, cuyos ejemplares corrieron por estos lugares duplicados fueron sus esperanzas para quedar impugnes los amotinados y sacudir el yugo de su Rey y señor natural. Preguntaron a dicho indio por las cartas, y respondió que su compañero habia llegado el día antes con pliego para Dn. Jacinto; y como estas noticias resonaba el nombre del infame alzado entre repetidos vivas, los que se duplicaron con continuación en las plazas y calles públicas, por toda clase de gente, que parecia en efecto el día mas plausible que podian tener: ademas de esto se capitaneaba la gente en esta villa por su Capitán Menacho, con banderas en las manos, siguiendo la misma voz, y desde el balcón de su casa se demostró también con un pañuelo blanco Dn. Manuel Herrera, votandolo al aire con las mismas palabras, que eran decir: viva Tupac-Amaru, cuyo sonido continuaba todo el pueblo sus vivas.

127La chusma de los criollos que cian estas noticias tan favorables a ellos, manifestaron la alegria y gusto que les habia tocado, deseando con ansia su venida, y muchos de esos intentan irlo a alcanzar, pues aseguraba dicho indios, que por carnestolendas entraban a La Paz.

128Concluida asi la distribución del dinero se retiró Dn. Jacinto a su casa concediendo a los indios la libertad de volver, de entrar en la villa para proveerse de comida y otros víveres, como que dejaron pereciendo a sus habitadores, llegando a tal extremo la necesidad que para conseguir los pobres y aun los ricos un pan demasiadamente pequeño necesitaban empeños y ruegos a dos y tres panaderos, a quienes les habia quedado una corta cantidad de harina.

129Antes de todo esto, el día 14 inventaron Dn. Jacinto Rodríguez, y la mujer del capitán Menacho, que todos los españoles y señoras vistieran el traje de indios. Dn. Jacinto mandó que los principales del pueblo lo imitasen a él en el vestido; este tenía prevenidas dos vestimentas ricas, y eligió para ponerse uno de terciopelo negro, con ricos sobrepuestos de oro, y salió de esta suerte por las calles de la villa; había pretextado que si no le seguían, enviendo los indios que no traían aquellas camisetas o uncos los tendrían por chapetones y los matarían; todos le siguieron por librar sus vidas, si bien que ninguno usó de terciopelo, ni sobrepuestos, sólo él se distinguía entre todos, consintiendo tal vez ser el virrey de Tupac-Amaru.

130Las señoras vestían igualmente acsos e iban a rendir obediencia a dicho Rodríguez y a la mujer de Menacho.

131Por la tarde llegó la noticia que entraban los indios de Challapata y salieron a recibirlos al canto, pero solamente venian cuarenta indios de los principales de aquel pueblo y sus partidos, capitaneados por su convocante D. Juan de Dios Rodríguez. Luego que asomaron a la plaza, mandaronse repicar las campanas y fueron recibidos y hospedados en casa de dicho Rodríguez, congratulados y bien regalados. Al pasar estos indios por la calle del correo, quitaron a influjo de los patricios las Armas Reales, que estaban fijadas sobre las puertas de la administración y las pisaron y ultrajaron dando muestras de haber fenecido la posesión de nuestro Rey y señor don Carlos Tercero (que Dios guarde) en estos países.

132Estos indios habían venido con el especioso pretexto de socorrer la villa y decían: que para su defensa tenían prontos cuarenta mil indios; mas, todo el tiempo que se mantuvieron se ocuparon en pedir con despotismo a los hacendados de la villa, sesiones, renuncias de sus haciendas para su comunidad, lo que ejecutaron los dueños de ellas apesar suyo, con escrituras públicas, por evitar la muerte, permitiendo antes perder sus bienes que sus vidas.

133Como hasta aquí estuviesen dominando la villa ensoberbecidos, así por sl dinero que se les había pagado por los asesinatos y robos que cometieron, como por las gratificaciones de los Rodríguez y demés parciales, contemplándose ya invencibles no quisieron obedecer la orden que les había dado de retirarse, antes sí, con mayor insolencia volvieron aquella noche a ejecutar nuevos saqueos. Acometieron a las casas y tienda de don Francisco Polo, criollo y vecino de esta villa, y como amanecieron en esta forma vistos por el dueño que luego entró a pedir favor a don Jacinto Rodríguez y compadecido el indio gobernador de Challapata don Lope Chúngara, resolvió se juntasen todos los criollos y unidos echasen de la villa a los indios, con orden que para esto dió el mismo Chúngara, de que al que se resistiese en salir lo matasen. Corrió esta voz y con efecto mataron dos o tres indios de los más insolentes, a cuya vista salieron todos los demás, sin la menor resistencia, aunque resentidos.

COROLARIO

134Ejercitadas ya tan sangrientas iniquidades, procuraban los criollos, para socapar sus maldades, acriminar la supuesta traición de los chapetones figurando hechos que la comprobasen, y para que todos diesen crédito a éllos, hicieron minar un socavón, desde la cama del Corregidor al cuartel. Para este objeto se valieron de dos mineros y un polvorero, quienes principiaron la obra. El sujeto que ideó esta maldad instaba al Justicia Mayor Rodríguee para que mandara dar vista de ojos, fiado en que aquellos jornaleros hubiesen ya concluido la obra, pues ignoraba la suspensión del trabajo; porque a tiempo en que se hallaba cavando, entró con casualidad a la casa un religioso; encontrólos en esta operación e informado, sin duda, por los mismos operarios del fin con se hacia aquel socavón, los reprendió severamente e hizo que suspendieran la continuación de él, pero ignorando el inventor; y don Jacinto, a quien cuadró mucho la idea, mandó a tocar a Cabildo, ponderó gravemente la maldad que su malicia intentó imputar al Corregidor y luego dió comisión a dos regidores para que recibiesen información contra los chapetones. En efecto, se siguió la causa llamando por testigos a los mismos asesinos y otros muchachos a quienes de propia autoridad les dispensaba dicho don Jacinto las edades y les hacía firmar declaraciones que anteriormente tenían hechas, a dirección e influjo de dos abogados, que lo eran don Nicolás Caro y don Juan Gualberto Mexía. La fé de los escribanos les salió muy adversa, porque habiendo dicho socavón, que ya él se suponía, el escribano real don José Montesinos, dijo que dicho socavón, que ya se suponia concluido, era solo un agujero, que no se dirigia a parte alguna y no quiso dar fe. Con esta fidelidad de dicho escribano, no pudieron probar tan grave falsedad, pero no obstante creo que se concluyó dicha información, cen todas las zurrapas y artificios que pudo sugerirles su malicioso designio y aun pienso que se remitió a la Real Audiencia de la Plata; porque la insolencia atrevida de estos sujetos es capaz de intentar, de alucinar y engañar toda la sabia y justificada penetración de los ministros que la componen.

135Para que los demás criollos honrados y fieles o su Magestad no levantasen prontamente el grito, figuraban a todas horas diferentes noticias infaustas.

  • 1 Kakechas.- mineros, laboreros.

136Unas veces decían había sucedido igual tragedia en varios lugares, y a este fin aseguraba el arribo expresado que Fray Bernardino Gallegos sabía por carta que había visto: en estos mismos días había arrazado toda la ciudad de la Plata, que en Potosí mataron a los chapetones los indios confederados y unidos con muchos criollos y Kcagchas:1 que en La Paz, habian querido los chapetones ejecutar la misma traición que en Oruro; pero que en el mismo socavón, que ellos habían minado para este efecto, murieron en el cuartel doscientos chapetones y trecientos criollos.

137Todas estas noticias, y otras que discurrían su malicia, participaba con gran júbilo, y de este modo tenía los pocos fieles y gente de honra de este lugar en suma consternación; mas los culpables y parciales de los rebeldes se mantenían muy alegres y ufanos; cada cholo tenía por galardón decir que habia muerto dos o tres chapetones, y todos hacían ostentación de lo que les había tocado en el saqueo diciendo lo poseian con justo título, porque lo habian ganado en guerra viva; mas viendo la insolencia con que públicamente usaban y vendían las especies robadas, no faltó quien se lo advirtiese a D. Jacinto. Nombró éste cuatro o seis comisionados para que fueran a recojer los robos; ejecutáronlo así, y este hecho hubo de causar segunda trajedia; pues todos aquellos ladrones clamaban se les volvieran juntamente lo que habían ganado, y que sino la practicaban se los empezaría a matarlos; con lo que se tuvo por conveniente volver a cada uno lo que había robado, para precaver de este modo nuevo alboroto.

138No solo se experimentaron tiranías de los indios y revelados del lugar, sí también de algunos sacerdotes y prelados: entre estos uno que había, que siendo de sus paisanos amigo de ellos y diario compañero de sus mesas fué de los que cerraron sus puertas, para que ningún chapetón pudiese abrigarse aun en los umbrales de su convento. Llegaron a sus puertas los pobres viejos D. Francisco Durán y D. José Arrijón, de nación gallegos y fueron con violencia despedidos y arrojados fuera de ellos. Pero mucho más cruel se mostró viendo en sus claustros al viscaino D. Francisco Suazo, quien por huir de la persecución de los cholos y los indios se habian entrado en el convento por las paredes del corral, pues lo mandó arrojar en día claro, exponiéndolo a que fuese recibido entre los garrotes, lanzas y hondas de sus enemigos, de cuyas resultas vino a perecer el infeliz. No menos tirano e indigno de su empleo, se mostró otro que aunque permitió que sus religiosos amparasen a algunos de los perseguidos, usando de la libertad de conciencia, que acostumbra por su genio interesado, se quedó con algunos bienes, que estos depositaron en su poder y especialmente con una cantidad crecida de alhajas de oro, perlas y diamantes que en confianza, puso en su celda el religioso que amparaba a dichos chapetones, por recelar este que hallando los indios en su celda a D. Pedro Lagrava, le saqueasen todo lo que había puesto en confianza en su poder; de suerte que según una prudente regulación se ha soplado dicho prelado mas de sesenta mil pesos; pues fuera de lo que él sustrajo y ocultó, se sabe que se ha hecho público que la negra de D. José Arrigon entregó una barra de plata a un religioso, y éste se la dió a su prelado y de su poder se ha perdido.

139Ninguno de estos superiores eclesiásticos hizo la menor demostración, para que los indios no violasen los templos. Todos consintieron en ello de puro miedo; y lo que causó mayor dolor fué que después de polutas las iglesias, permitieron celebrar el santo y tremendo sacrificio de la misa; enterrando asi mismo el cura en el lugar que se hallaba violado, los cadáveres de criollos que morían de enfermedades; pero no se admire Ud. de esto, pues hoy se halla en esta villa la ignorancia entronizada, que puedo decir sin hipérbole alguna que los bonetes, borlas y capillas se hallan coronando las cabezas de los brutos mas estólidos. Confirma esta verdad lo que sucedió el día 19 del citado mes. El cura mandó convidar a todas las religiones, clero y pueblo para una procesión que se hizo muy devotamente de santos.

140Concurrieron a ella las comunidades, llevando las imágenes mas devotas de sus iglesias, y al fin de ella, se subió a una de sus galerías de la plazuela donde hizo al pueblo una platica llena de errores llevando a ella proposiciones y doctrinas laicas, escandalosas y temerarias, hasta llegar a decir que no se hallaban obligados a restituir lo que había robado y saqueado el sábado 10 en la noche, así de la casa de Pantaleón Martínez, como la de los chapetones de la plazuela, porque lo había ganado todo en guerra viva, y concluyó con decirles; que por si hubiesen incurrido en alguna escomunión o censura, por haber incendiado la casa de los chapetones, hiciesen un acto de contrición y quedarían absueltos de ella. Vea Ud. ahora si este hecho confirma mi pensamiento arriba dicho, que los bonetes se hallaban puestos en la cabeza de muchos jumentos, pues ningún hombre que medianamente hubiese fojeado al padre Larraga, u otro moralista, cometiera estos abusos; pero no obstante, este es doctor graduado y a visto la instituta por el forro. Esto basta para que lo tenga por el oráculo de este lugar.

141El miércoles de ceniza siguió a esta platica un sermón, que se predicó por la noche en la iglesia de la Merced por el padre Fray José Echeverría, que principiaba la feria de toda la cuaresma.

142Este sacerdote, con el celo que acostumbraba como verdadero ministro de Jesucristo, les predicó lo mismo que había aprendido de su Soberano Maestro.

143Hízoles ver la enormidad de los delitos que habían cometido con el incendio asesinato y robos que ejecutaron los rebeldes, lo irritada que estaba la ira de Dios, el grave riesgo en que se hallaban de experimentar sus venganzas: la grande obligación de aplacar su enojo con la verdadera penitencia: los requisitos de ésta para obligarle al perdón, la necesidad que tenían de restituir las vidas y haciendas de los chapetones que habían muerto, de reparar todos los daños y perjuicios que habian causado con sus hechos tan inicuos, y últimamente tiró a destruir las doctrinas erradas y diabolicas, que les predicó su cura.

144Pero apenas se acabó el sermón, cuando al salir de la Iglesia empesaron a blasfemar varios sujetos, como los fariceos contra el predicador divino. Guarda el fraile decían unos, que todos su sermón lo ha dirigido contra nosotros, no tubiera él la culpa, sino quien volviese a oír sus sermones otros proseguían que tonto y majadero ha estado, no dejará de pagarnos la desverguenza y claridad con que ha hablado buscando arbitrios para estorvar la palabra de Dios, y que no volviese a predicar en estos términos, y sabiendo que dicho religioso disponia para el siguiente miércoles, otro sermón mas represivo de las maldades que proseguian cometiendo, pues no solo no queria restituir sino que habían muchos sujetos que compraban las especies robadas en precios ínfimos, llegando a comprar el marco de plata y piña y barra fundida por cuatro pesos; para impedir el que siguiese predicando, resolvieron últimamente quitarle la vida. Buscaronle el día sábado veinticuatro cholos armados para matarlo y no hallándose aquel día en su convento, le amenazaron tanto que dos noches pasó en vela en la Iglesia acompañado de varios religiosos, esperando por instantes la muerte, bañado en lagrimas y dispuesto cristianamente a recibir el golpe con resignación: quien creyera. Señor mio, que la palabra de Dios se sirve entre cristianos, alimentados con la leche y la doctrina Católica, estorbada y amenazada, y que solo reinase entre ellos y tuviese fuerza la palabra de aquel infeliz autor de la mentira. Así se vió y nunca mas volvió a predicar. Muchos de los sacerdotes y personas de mediana instrucción reprobaron dicho sermón canonizando de todo al predicador pues le había predicado en aquellos términos no siendo el tiempo inadecuado inoportuno por que se hallaban los reveldes con la sangre avorchornada; pero yo digo que ningún tiempo era mas oportuno que este, pues no habia tomado mucho cuerpo el mal, y estaba en estado de aplicar el remedio para que prontamente se cortase y cesasen las dolencias de los enfermos. El día 8 de Marzo en que se celebra el cumpleaños de D. Juan de Dios Rodríguez convidó este a los prelados, curas y demas personas principales del lugar a su mesa, después de un grande comidorrio que tuvieron procuraron los Rodríguez, embriagar a todos los concurrentes, con varios y diferentes licores; muchos teniendo les resultasen alguna enfermedad se resistian, pero no se admitía ninguna escusa y al que se negaba a beber lo cojian dichos Rodríguez, unidos con sus criados, y usando de las propias voces de los propios indios, a invitación de ellos, comuna, comuna, comuna, y a toda fuerza le hacian tomar el licor preparado.

145Parece que en estos hechos querian celebrar y darse los plácemes por las muertes de los chapetones. Pero ha, Señor la justicia de Dios, que está siempre a la mira de su honra permitió que se verificase estos pronósticos de indios con ellos mismos, pues el día siguiente entre cinco o seis de la mañana invadieron dichos indios la casa de los Rodríguez, intentado quitarles las cabezas, y destruir toda la villa, irritados del desprecio que recibieron cuando los echaron de ella, mas al toque de los entredichos se juntaron todos los soldados y demas gentes, que habitan, en la villa, y fueron rechazados y muertos hasta el número de setenta.

146Hasta este día estuvo D. Jacinto Rodriguez, contemplando a los indios cuando podía, creyendo firmemente que llamándolos en algún tiempo vendrian prontamente a defenderlo como la primera vez. No pensaba en ningún modo en que se previniese algunos pertrechos y armas o se tomase alguna disposición para la defensa de la villa, antes si al sujeto que le proponia cualquier proyecto sobre este punto lo tenían por infiel, y parcial de chapetones! Su respuesta era decir: como quiere U. que nos preparemos de armas juzgaran los indios, que nos dispondremos contra ellos y vendrán a matarnos y así solamente con engaños de haber acometido estos a su propia casa, pudo consentir en que se fundiesen algunos pedreros. Con este golpe tan inopinado, que padeció dicho Rodríguez en su casa y persona mandose alistar en otras compañías, y a fin de abultar la gente dió orden se juntasen los muchachos quienes separados de los grandes andaban por las calles con tanto alboroto de voces y hondas, que consternaron todo el lugar y si algún sujeto trataba de impedirles la bulla como a rapaces al punto se incorporaban y a imitación de sus mayores decian: comuna comuna y preparaban sus hondas para apedrearlos. En esta razón habian puesto en la cárcel a un indio alcalde del corregidor, sin mas delito que haber estado escondido desde la primera noche de la sedición, y suponian habia acompañado al corregidor en su fuga y que enviado por esto volvia a la villa de espia. Era tuerto de un ojo y con esta noticia los muchachos siguiendo las huelas que la iniquidad de los rebeldes habian dejado bien estampadas, corrian por las calles en tropas de 200 y 300, dando gritos y diciendo en voces: vamos comuna a almorzar al tuerto y por la tarde a merendar al tuerto, juntaronse en la plaza y despedían multitud de piedras a la cárcel queriendo quebrantarlas para sacar dicho alcalde lo que hubieran practicado a no ser un capitán que con riesgo de la vida se metió entre ellos para ahuyentarlos con muchos golpes de chicote, pero con todo no dejaron de apedrearle, y a no estar a caballo lo hubieran por lo menos herido.

147No se oian en este tiempo, sino blasfemias y acusaciones contra los miserables chapetones, de ningún modo se pensaba en sus defensas, ya se ve que los principales enemigos eran Dn. Jacinto Rodríguez, y el cura de la villa: el primero por el mortal odio y rencor que les tenian, y el segundo por ser parcial, gratificado y pagado del primero: pues este en el recojo de los bienes robados, que ya expresé arriba encontró entre otras cosas una barra de plata y una manserina bien grande de oro y sin embargo de conocer que esta era de Dña. Gertrudis Eulate, lejos de volversela se la mandó a dicho cura, juntamente con la barra con título de limosna para que hiciera algunos sufragios por las almas de los chapetones difuntos: luego que recibió dicho cura ambas especies, serciorado que el dueño de la manserina vivia, se la mandó a la señora, enviandola a decir, dejaba a su arbitrio el mandarle las misas, que le pareciera en beneficio de los chapetones muertos: pero quitandose, de otras reflecciones escrupulosas inmediatamente hizo el cambio de la barra por dinero, pasando despues a darle las gracias al expresado Dn. Jacinto. ¿Que le parece, señor mio, al ver este hecho, no diria cualquiera, que dicho Rodríguez ejercitó un acto puro de piedad? Así parece, pero muy distante de esto se hallaba la barra y mancerina, pues se le enviaron en honorario de la sangrienta defensa que hacía, condenando a los chapetones inocentes, y suscitandoles a cada paso de itos imaginarios.

148Cebado este buen cura con este pagamento, no sólo se contentó con defender verbalmente a los Rodríguez y denigrar a los chapetones, sino que desde este punto empezó a escribir el diario, que últimamente incluyó al Sr. Dn. José Eseovedo, con el fin, sin duda de que S.S. lo pasase a manos del Virrey, y aunque a la costa, para que alucinados los del Consejo por estos engaños, en lugar de castigar a los rebeldes, los premiasen. Con este pensamiento a la vista de lo muy socorrido que era su ejercicio de abogado, y parcial de los sediciosos, ensangrentó con más empeño su pluma; y no hay duda se parlaría a sí mismo, con este o semejante modo. Si por la defensa verbal me han pagado una barra, haciéndolo por escrito y escribiéndola con sangre, en lugar de tinta, ¿qué de barras y de mancerinas de oro no me darán? De este modo, conducido del maldito interés (enemigo mortal del hombre), ha seguido defendiendo aquel cruel y ambicioso misantropo, y culpando a los inocentes chapetones. Si yo conociera la atención de usted en referirle sus alegatos, se escandalizaría, y aun los bárbaros más indómitos se horrorizarían al oirlos. Los sufragios que por la barra aplicó a los chapetones fué darles sepultura sin más mortaja que sus propias carnes, junto con los negros que también murieron, en un hoyo que mandó cabar en el cementerio de la iglesia Matriz antigua, que hoy se halla desierta y arruinada, y por seremonia se les dijeron un novenario de misas cantadas. No prosigo en contar a usted mas lastimas, porque a referirlas todas, por menudo sería nunca acabar: solamente concluiré este segundo punto de mi narración, diciéndole: que no solo mataron a los chapetones dentro de la villa sino también en sus circunferencias, desde donde traían los indios varias cabezas de estos infelices, para presentarlas a don Jacinto Rodríguez, quien clandestinamente los mandaba enterrar. Con estos hechos, ejecutaron los indios en las demas provincias circunvecinas, mayores tragedias, llegando a tal extremo que, sin reservar persona alguna, mataban a los curas, sacerdotes y demás españoles que encontraban, pero paso ya al tercer punto, por no cansar a usted y laftimar más su corazón.

149A vista de tantos delitos cometidos contra la deidad de Dios, y la sangre de los inocentes derramada por las calles y plazas de villa, solo se esperaba el severo castigo de Dios, que, como juez justo, santo y recto, enviase a ella, por medio de fuego, que la abrozase y consumiese. Pero oh Dios misericordioso, que cuando más injuriado eres más benigno y piadoso. Confieso, señor y cantaré eternamente cual otro David, vuestras misericordias las alabaré y bendeciré siempre.

150Aqui, señor, solamente se debe atribuir la conservación de las vidas humanas, después de tanta multitud de pecados, con que os hemos ofendido, por los cuales somos acreedores de mil infiernos, y bien al contrario de enviarnos el menor castigo, antes os manifestáis, como padre amoroso más benigno. Yo os doy infinitas gracias por tantas misericordias, pues a ellas diré con el profeta, que debemos la conservación de nuestras vidas. Misericordíe dóminic quia non sumus comsumpli.

151Desde el día 9 de marzo, en que echaron a los indios con mas rigor quo el 16 de febrero, viendo que había muerto en la villa, hasta el número de poco más de ciento, se retiraron a sus estancias, y empezaron a convocar desde las más distantes provincias a las demás, a fuerza de la plata que habían robado en esta villa, y desde dicho día se mantuvieron, sitiando los caminos, sin permitir entrar viveres, ni bastimientos, pues a los conductores les quitaban la vida y se aprovechaban de cuanto conducían. De suerte que los habitadores de esta villa llegaron a tal extremo de necesidad, que los más comían sin pan, y para cocinar echaban mano de los trastos y maderas de sus casas, para suplir el carbón y leña. Todas las noches se tocaban repetidos entredichos, avisando que entraban los indios a destruirnos, y aun casi siempre se tocaba estos por los rebelados, con el fin de continuar sus robos, valiéndose del pretexto de los indios, no obstante el día 18 de marzo amanecieron en las cimas de los cerros de San Felipe y la Tetilla de seis a siete mil indios: vistos que fueron por los indios de la villa, salieron a pelear con ellos, mataron a algunos y quedaron heridos unos cuantos criollos, sin que éstos pudieran darles avance alguno, por haber ocupado los indios la parte superior. A cosa de las tres de la tarde llagaron al cerro de San Pedro diferentes partidas de indios, y presentaron formal batalla, pero apenas empezaron a avanzarlos, cuando a toda furia ganaron los cerros; no obstante, cayeron hasta catorce o quince de ellos, con un capitan, cuya cabesa se metió a la villa en la punta de una lanza, y con su vista se animaron muchos de los criollos a volver a pelear; para esto determinaron saliesen de sus escondrijos los chapetones, que se habían librado de la muerte en las pasados ocasionesr Llegó Dn. Clemente Menacho con toda su compañía a la esquina de la Merced y encontrando en ella a un religioso le dijo: sabía tenía en su celda chapetones, a que prontamente los entregase, pues había perdón e indulto general para todos ellos; con esto salieron de dicho convento Dn. Antonio Garburo y Dn. Manuel Puch, con hábitos de religiosos; y viendo el estado religioso, la alegria, abrazos y gustos, con que los más de los criollos los recibieron, pasó a descubrir a otros tres que sabía hallaban ocultos.

152A este tiempo salieron todos los demás que estaban escondidos, que componían el número de diez y ocho.

153Unidos ya dichos chapetones con los criollos, con noticia que tuvieron de que los indios, que el día antes en los cerros de la villa, se habían pasado al de Chusequeri, distante dos leguas de ella, determinaron seguirlos y derrotarlos, como de facto sucedió así, pues en todo el día que duró la refriega murieron más de ciento veinte indios. Desde este instante empezaron a pedir misericordia, prometiendo entregar a los que fueron causa de la sublevación, y fueron trayendo diariamente a muchos de éstos, así de los pueblos de Sorasora, Challapata y Poopó,. como de sus contornos. Dn. Jacinto y los demás jefes de la milicia aceptaron las paces con ellos, bajo la condición de que trajesen a la villa todos los víveres que acostumbraban internarse; pero, como los indios de la doctrina de Paria y sus estancias unidos con los de Sillota, atajaban el principal camino por donde entraban las harinas y granos, que traían de la villa de Cochabamba, continuada a la carestía y crecía la necesidad, hasta que inspirado, sin duda, del cielo, rompió dicho camino Dn. José de Ayarza, comandante de la tropa de aquella villa, de donde había salido a contener la insolencia de los indios de Colcha, Quirquiavi y demás pueblos de la quebrada de Arque. Este caballero, después de haber desbaratado y derrotado un gran número de indios, que estaban ocupando el camino, entró por fin a esta villa el domingo de Ramos, a cosa de las seis de al mañana, trayendo no solamente este consuelo, sino también ciento y tantos cabezas de ganado mayor, que mandó arrear para que se auxiliase esta villa, pero, en lugar de salir todos los habitantes de ella a recibir en las palmas de las manos a este su libertador, siguiendo las erradas ideas de su cabeza, el Justicia Mayor Dn. Jacinto Rodríguez, repugnaron su entrada, y dicho don Jacinto Rodríguez determinó estorbarlo; mas, el comandante Ayarza, sin esperar estas urbanidades y encuentros, se entró con toda su gente. A su vista se vieron obligados a acompañarle, así los Rodríguez como todos los capitanes y oficiales, poniendo en la esquina de aquellos la bandera Real, con las armas de nuestro católico monarca D. Carlos Tercero, que no se había visto hasta entonces, desde que empezó la tragedia, considerando tal vez se pondría en adelante las del rebelde Tupac-Amaru tan aclamado. Así dió vuelta por al plaza mayor, y fue conducido a la casa que se le asignó para cuartel y hospicio de su tropa y aunque el martes santo volvió a salir, para regresar a Cochabamba, en cuyo día se volvieron a quitar de la vista dicha bandera y Reales Armas; la noticia de que habían venido los cochabambinos, con socorro a esta villa, intimidó tanto a los indios, que desampararon inmediatamente los sitios, que habían puesto en los caminos. Internaron con esto las harinas y víveres que pudieron conducir así de los valles como de la puna y se les barajó a los criollos el designio que aún todavía tenían de acabar con los pocos chapetones que habían quedado; cuya iniquidad la fraguaron el sábado en la noche víspera de Ramos, en casa de Dn. Nicoláe Iriarte, y se les frustró su intento, con la no esperada entrada de los cochabambinos, pues inteligenciados dichos chapetones de esta maldad, por medio de ciertos sacerdotes, dispusieron salir huidos de la villa, algunos pasando a incoporarse en la misma tropa del comandante Ayarza, sin embargo del bando que la víspera de la salida de ésta se publicó a nombre de la Justicia Mayor don Jacinto Rodríguez, imponiendo pena de la vida a todo hombre que intentase salir de dicha villa. En fin, con la internación de dicho Ayarza y su tropa, ha cesado enteramente la necesidad y angustia que a todos afligía: y esperamos en la Divina Providencia y amparo de la madre de Dios de la Merced, que ha sido la principal protectora de esta villa, no nos faltará en adelante con su poderoso patrocinio y a usted concederá perfecta salud y vida por muchos años para que así logre yo ocasiones de servirle con la fina voluntad que le profeso.

154Oruro, abril 13 de 1781.

155(N° 10 de «EL CIUDADANO», periódico de La Paz, martes 29 de mayo de 1877.- Año I- Bolivia. Termina en el N°29, a 28 de julio de 1877.

156REDACTORES:- José R. Gutiérrez, Julio Méndez, Juan J. Valdivia, José Genaro Solís, Sabino Pinilla, Angel Martínez.

157Colaboradores:- Crispin Andrade y P., Félix Reyes Ortiz, Eleodoro Camacho, José R. Mas, Isaac Tamayo, Manuel B. Mariaca.

158Jueves 1° de marzo de 1867 principia la publicación del artículo antecedente.

159Copia hecha por el joven Victor Valderrama en La Paz.

160NOTA:- La relación histórica que antecede, está publicada también en la gran obra del señor Quesada «La Revista de Buenos Aires», en el tomo 22, del autógrafo que había conservado el astrónomo D. José Sourryére de Souvillac, manuscrito que pertenece a la Biblioteca Americana del Dr. Dn. Angel Justiniano Carranza, de Buenos Aires.

Notes

1 Kakechas.- mineros, laboreros.

Auteur

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr