Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Noticia y proceso de la Villa de San Felipe de Austria. La Real de Oruro

 | 
Adolfo Mier

Tomo II

Prólogo

Juicio crítico un Libro Nuevo

Adolfo Mier

Texte intégral

1El conocido escritor don Adolfo Mier, acaba de publicar un interesante Libro titulado. "NOTICIA Y PROCESO DE LA MUY NOBLE Y LEAL VILLA DE SAN FELIPE DE AUSTRIA DE ORURO".

2Es una miselánea apologética de Oruro, de fácil y amena lectura, en que el autor ha vaciado todo el amor que profesa a la tierra nativa; porque don Adolfo, antes que hombre y cristiano, es orureño.

3Pero el propósito principal de este libro consiste en demostrar que el primer grito de Independencia en la América española, fué dado por Oruro en 10 de febrero de 1781.

4Es el asunto de Pagador, como comprenderán los lectores.

5El doctor Mier tiene, respecto de este personaje, el mérito indiscutible de haberlo exhumado del panteón del olvido para colocarlo en el de la inmortalidad. A sus esfuerzos únicamente se debe que Pagador se haya hecho legendario, y que los orureños tengan hoy a honra llamarse hijos de él, aún cuando en puridad de verdad los mas ni le conozcan ni sepan el por qué de su fama.

6Y es que el doctor Mier, y lo mismo que sus congéneres de otras ciudades (pongamos por ejemplo Chuquisaca, La Paz, Potosí), se preocupó más, en el primer momento, de hacer propaganda patriotera, que de hacer investigaciones históricas. Como él mismo confiesa, "no podía creer ni conformarse, desde sus mocedades, con que Oruro, no se hubiese distinguido con acciones heróicas: tratándose de la Independencia". Veía desfilar delante de su acongojado espíritu a Chuquisaca, con el 25 de Mayo; a La Paz con el 16 de Julio; a Cochabamba, con el 14 de Septiembre; a Potosí con el 10 de Noviembre; y veía a Oruro, la ciudad de sus más caras afecciones, huérfana de gloria... Su alma orureña buscaba una fecha, una cifra, un nombre!.

7La casualidad puso en sus manos la "RELACIÓN HISTÓRICA" vol, 5o. de la "Colección de Obras y Documentos relativos a la Historia Antigua y Moderna de las provincias del Río de La Plata" por don Pedro de Angelis, donde a vuelta de páginas y desde la 15a, halló una exposición más o menos circunstanciada de ciertos acaecimientos que turbaron el sociego de los moradores de Oruro, allá por el año de 1781, cuando el gran alzamiento de los indios.

8Refiere de Angelis, que habiendo el Corregidor don Ramón Urrutia, dispuesto el acuartelamiento de los milicianos para prevenir la Villa de una posible irrupción de indios alzados, sucedió que el 9 de febrero, a las 10 de la noche, salieron algunos soldados de la Compañía de Serrano, pidieron a gritos socorro a los demás, y que preguntada la causa, uno de ellos, llamado Sebastián Pagador, respondió en voz alta: "Amigos paisanos y compañeros: estad ciertos que se trata la más aleve traición contra nosotros por los chapetones; esta noticia acaba de comunicárseme por mi hija: en ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor a la patria, sinó en ésta; no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquemoslas gustosos en defensa de la Libertad, convirtiendo toda la humildad y rendimiento que hemos tenido con los europeos en ira y furor". Que a estas voces y a las de "¡traición de europeos!" que don Nicolás Herrera exparcía, se produjo el mas espantoso zafarrancho en el pueblo. Que al amanecer el siguiente día, los milicianos, reunidos los más por Pagador, se pusieron a órdenes de Jacinto Rodríguez, quien tomó algunas disposiciones para que volviesen al cuartel. Que en esto la campana de la Matriz tocó a entredicho, y el pueblo y los milicianos se declararon en franca rebelión. Que el Corregidor Urrutia fué a Cochabamba, y los demás funcionarios públicos y los españoles se asilaron en la casa de don José Endeyza, donde fueron atacados por el pueblo fieramente, muchos europeos murieron e incendiándose la casa.

9Halló, pués, el doctor Mier, en esta relación de Angelis, cuanto su corazón buscaba, y la divulgó habilmente desde el primer momento en que sus ojos se clavaron en ella (1884).

10Y como a la sazón paceños y chuquisaqueños andaban que no se entendían disputándose la prioridad de "primer grito", pues fue esa la época en que con más ardimiento se discutió y se desbarró sobre la materia, el doctor Mier, embrazó la rodela y terció en el campo por su rey y por su dama, esto es, por que antes que el 25 de Mayo y el 16 de Julio de 1809, fué el 10 de Febrero de 1781 y que antes que un Zudañez en Chuquisaca o un Murillo en La Paz, estuvo en Oruro, proclamando la Libertad y los derechos del pueblo, el genio Sebastián Pagador!

11Los tiempos eran propicios. Excitados en todas partes el amor propio regional con la disputa del "primer grito", la propaganda del doctor Mier, en Oruro, hizo fortuna. Contribuyó indirectamente, pero con más eficacia que los discursos líricos del campeón orureño, a popularizar y afianzarla, cierta resistencia que algunos personajes graves de allá, le apusieron, quienes tomando a impostura el acontecimiento del 10 de Febrero y llamando "falso ídolo" a Pagador, atribuían a intereses o tendencias político-electorales la campaña patriótica del doctor Mier. Esta resistencia avivó el sentimiento provincial, caldeó los pechos orurenos y los pagadoristas fueron legión!

12Con todo, para el criterio de gentes imparciales, la simple relación de Angelis, no era suficiente testimonio, ni daba una idea completa de la importancia del acontecimiento que año tras año dió en celebrar Oruro, en asambleas cívicas y festivales de todo orden. La historia de aquel hecho resultaba incompleta y hasta vacia de sentido y sin resonancia en la vida alto-peruana, una ocurrencia, un repentino y nada más del "cholo bochinchero" Sebastián pagador.

13En balde el doctor Mier, oponía a estas observaciones la autoridad de Angelis. Angelis, estaba agotado y no decía más de lo que tenía dicho. Era, pues, menester averiguar, inquirir, descubrir, esclarecer la verdad en otros campos y por otros medios. Comprendiólo así, por fin don Adolfo, y dejando en buena hora los discursos anuales de su fecunda retórica, las odas y las canciones, llevó su accion investigadora de los archivos de Sucre y Buenos Aires.

14Con un esfuerzo mayor, con solo emplear en la copia de los documentos pertinentes (los hay numerosos) la centésima parte del gasto que los orureños hacían en cohetes cada 10 de Febrero, habrían obtenido un copioso arsenal de piezas históricas sobre el asunto de su predilección y habrían conocido a ciencia cierta todos los detalles y emergencias de aquel suceso. Sin embargo, los esfuerzos particulares del dodtor Mier, tuvieron su resultado, y esta es la parte incontestablemente valiosa de su libro, aunque deficiente todavía, porque es poca la documentación y apenas descorre a medias el velo que cubre los acontecimientos de Oruro de 1781.

15Pero es bastante ya para formarse una idea de ellos, y es por demás para que quede ¡quién lo creyera! disminuida y en el tercer plano la fama de Pagador...

16En efecto, resulta que el gran alzamiento de los indios, que no despertó ninguna simpatía en mestizos y criollos aquí ni en el Bajo Perú, contó sin embargo, con la poderosa adhesión de los hermanos Rodríguez, don Jacinto y don Juan de Dios, los más afortunados y poderosos mineros de la Villa. A juicio de ellos, la causa de Tupaj-Amaru, debía ser la de todos los americanos, y la reconstitución del antiguo Imperio de los Incas la obra social y política mas conveniente a los moradores de esta parte del mundo.

17Participan de la opinión de los Rodríguez, entre otros, don Clemente José Menacho, hombre bien quisto y de caudales, y don Diego Flores, dueño de los ingenios de Sorasora, es decir, que como los Rodríguez, pensaban justamente los vecinos de mas valer y copete de la Villa.

18Andaba a la sazón en su mayor auje el alzamiento de los indios y ya se percibía en las cercanías de Oruro, el éco del "pututo", cuando vió don Jacinto Rodríguez, llegado el momento de ponerse en acción. Instruyó a sus parciales, entre ellos, a Pablo Espejo, Tadeo Arce y Sebastián Pagador, probablemente empleados o criados suyos, y promovió el suceso del 10 de Febrero. Rodríguez, fué proclamado Justicia Mayor, Menacho, Capitán General; y Flores, Alférez Real. El retrato del Rey fué retirado del Cabildo, y las armas reales que estaban fijadas en la puerta de la Administración de Correos fueron arrancadas y pisadas por las caballerías. Los rebeldes orureños no conocían aquel "temor superstisioso" a la autoridad real de que hablaría Urcullo, al ocuparse de los revolucionarios de 1809.

19Un día se presentó Rodríguez en el Cabildo en traje de indio, en señal de la "transformación de dominio". La nueva indumentaria produjo entusiasmo y le imitaron todos, apareciendo cabildantes y pueblo con la "chuspa" y la honda al tercio, y las mas empingoratadas damas del estrado orureño, luciendo graciosamente el "urco" y el "acso".

20Rodríguez, llevó el incendio de la rebelión a Taparí y Arque.

21Pero, ¿cómo fué que la sola presencia del Gobernador Intendente de Cochabamba, don José de Ayarza, a la cabeza de infantería desbarató la rebelión?.

22¿Qué fué de los Rodríguez y sus compañeros?

23Nada nos dice aún sobre esto la documentación del doctor Mier. En Oruro, solían referirse largamente y al por menor las mil y un peripecias y los grandes padecimientos que soportaron aquellos; y en las veladas de invierno, cuando entumecidos por el frio, solían reunirse al rededor del bracero a tomar el «koñichi» o ei «gloriado» los viejos vecinos de esa ciudad, hoy cosmopolita y sin orureños... era de oirles contar de la fortuna de los Rodríguez, de su mina siempre en boya, y de los grandes e imponderables tesoros que ocultaron ¡ay! para siempre, en los subterráneos de su casa o la mina, el día en que la adversidad llamó a sus puertas.

24El doctor Mier, puede recoger todavía muchos datos que la tradición ha conservado. Así prestará un verdadero servicio a su pueblo y hará labor efectiva de orureñismo. Su libro de a hora es un buen libro. Lo hemos examinado con placer y simpatía.

25[ «LA EPOCA».– La Paz,– N° 106]

26[Del hábil historiador doctor JOSÉ MARIA CAMACHO].

***

UN LIBRO IMPORTANTE

Descripción histórica y política de Oruro

27El señor Adolfo Mier, que es uno de los orureños más notables y que en distintas ocasiones ha dado prueba de su intenso amor al campanarie, acaba de publicar un voluminoso libro que lleva el siguiente título: «NOTICIA Y PROCESO DE LA MUY NOBLE Y LEAL VILLA REAL DE SAN FELIPE DE AUSTRIA DE ORURO».– El primer grito de Independencia en la América española, dado por Oruro él 10 de febrero de 1781.

28Su autor ha dividido el libro en dos partes. En la primera, consigna una serie de interesantes capítulos, en los que demuestra la importancia de Oruro. Se extiende en consideraciones muy oportunas y comienza por decir que "un pueblo sin tradiciones, sin historia, se confunde con las tribus salvajes, que no dejan más que cenizas donde establecieron sus chosas o aduares".

29En seguida hace la descripción del descubrimiento de Oruro, remontándose a épocas de antigua data y se expresa en los siguientes términos:...

30(Hace la trascripción de varios capítulos de la obra y termina).

31Esta descripción, que guarda armonía con los datos que arroja la ciencia geológica, ha sido confirmada por varios historiadores que han consagrado su atención a demostrar los orígenes de uno de los más ricos Departamentos de la República de Bolivia.

32El autor del libro que nos ocupa, después de hacer la descripción de los orígenes de Oruro, consagra un otro capítulo tan interesante como el anterior, al descubrimiento de la histórica Villa de San Felipe de Austria.

33Dice así: etc.

34Del inteligente y hábil periodista doctor JULIÁN CÉSPEDES, Redactor de «EL COMERCIO DE BOLIVIA».

***

LA SUBLEVACION DE ORURO EN 1781

35Cumpliendo con un deber cívico, publiqué algunos documentos históricos referentes al descubrimiento del mineral de Oruro, a su fundación oficial como Villa, y a su heróico comportamiento en defensa de la patria y la libertad; documentos que antes no se conocían, porque el Comandante don Sebastian de Segurola, Jefe Militar de la ciudad de La Paz, por orden del Virrey de Buenos Aires, don Juan José de Vertiz, de quien recibió instrucciones reservadas, se trasladó a Oruro el 27 de Enero de 1784, sorprendió a los caudillos de la sublevación del 10 de Febrero de 1781, mandó levantar una sumaria secreta, los apresó y remitió a Buenos Aires, confiscando todos sus papeles, todos sus bienes, sin exceptuar los vestidos, retratos, etc. Fueron remitidas a Buenos Aires, cuarenta y dos personas, las más ricas y poderosas de Oruro, entre ellas, tres señoras, y otras a España, con el Cura de la Iglesia Matriz, doctor Patricio Gabriel Menéndez.

36Además, en obedecimiento a la sentencia del Visitador don José Antonio de Areche, pronunciada contra Tupaj-Amaru y su familia, se practicó la requiza y pesquiza de todos los documentos que pudieran dar a conocer esos acontecimientos acaecidos en 1780 y 1781, para que sean quemados y no queden vestigios.

37Esas órdenes, en esa época, después de los sangrientos sucesos de Oruro, se cumplieron con la prolijidad y ferocidad consiguientes a la represalia, Oruro quedó talado, sin gente, sin nada.

38Según el informe del Consejo de Indias al Rey, Segurola hubiera remitido presos a todos los vecinos de Oruro, si su comisión no hubiese sido limitada, a los principales caudillos, agentes de la sublevación, pero la confiscación fué general

39Esos documentos oficiales, nos han hecho saber que el primer grito de independencia en la América española, se dió por Oruro el diez de febrero de 1781, y que en obedecimiento a órdenes perentorias, fueron remitidos a los Virreyes de Lima y Buenos Aires, con más el proceso de los reos de la sublevación.

  • 1 Tomo 1o.– Página 189Sentencia de Areche.
    N. del E. En el actual texto en la Página 193

40Esas órdenes se cumplieron con prolijidad y ferocidad, y como testimonio, ahí esta la ejecución de la sentencia de Areche, el día viernes 18 de Mayo de 1781, contra Tupaj-Amaru, sacándolo a la plaza principal del Cuzco, arrastrado por un caballo, donde presenció la ejecución de su mujer, Micaela Bastidas, por el delito de ser su mujer, sus dos hijos, Hipólito y Fernando, su tío Francisco Tupaj-Amaru, su cuñado Antonio Bastidas y otros; y después de cortarle la lengua, lo amarraron de los piés y manos a cuatra caballos, cuyos jinetes partieron en dirección de las cuatro esquinas de la plaza, desgarrando el cuerpo de ese héroe, probablemente, después de muchos esfuerzos; por el delito de haberse sublevado contra el Rey, por amor a la Patria y la Libertad1, como dice la sentencia: «Por el horrendo crimen de rebelión o alzamiento general de los indios, mestizos y otras castas; por querer ser el libertador de los que llamaba miserias de estas clases de habitantes; por haberse titulado tronco principal de los Incas; por haberse hecho pintar y retratar con insignias reales de UNCO MASCAPAICHA y otras».

41Hecho que da idea de la crueldad y ferocidad con que los vasallos del Rey, en esa época, cumplieron las órdenes que recibieron.

42Consumado el insigne hecho del descubrimiento del Nuevo Mundo de Colón, (de que ahora ya nadie duda), en 1492, los pueblos autóctonos que existían fueron conquistados y sometidos a la dominación española.

43En ese estado de abyección y servidumbre, se mantuvieron durante siglos.

44Las nuevas poblaciones que se crearon, crecieron y llegaron a ser centros de importancia, como Potosí, La Paz, Cochabamba, Oruro, Chuquisaca, etc.

45Entre esas ciudades modernas, sometidas a la dominación española, Oruro, por su situación, por sus riquezas, llegó a ser la digna competidora de la grandeza y opulencia de la Villa Imperial de Potosí.

46En obedecimiento, quizá inconsciente, a las eternas leyes sociológicas, debió hacer e hizo, lo que efectuó el 10 de Febrero de 1781. No hay efecto sin causa.

47Los Estados, son lo que son sus pueblos, y éstos, lo que son sus familias, y éstas, lo que son sus hombres, sus componentes, que como la célula y las moléculas obedecen a leyes providenciales.

48Los hombres que merced al trabajo, al esfuerzo, llegan a ser ricos, poderosos, no se resignan a la servidumbre; como decía César de Bruto, no admite Dueño.

49En la rica y opulenta Villa de San Felipe de Austria, la Real de Oruro, existían en esta época, millonarios como los Rodríguez, dueños de casi todas las minas de Oruro, de la mayor parte de las propiedades rústicas de las inmediaciones, de fincas y casas, en La Paz y Cochabamba.

50La altivez de esos hombres, debió trascender a los no menos ricos ciudadanos de Oruro, los Herrera, los Menacho, Flores, Asurduy, Galleguillos, Iriarte, Quiroz, Mejía, Azeñaz, Ibañez, Ascuas, Pinedo, Delgado Crespo y otros muchos, como los Loaiza, Landaeta, Sorsano, Soto, Salamanca, Balmaceda, Careaga, etc., y a toda la población, por afinidad, como se nota en las grandes metrópolis, hasta en la sertidumbre de los potentados, de las cosas grandes.

51Los Rodríguez, llegaron a ser tan poderosos que se creyeron capaces de imponer su voluntad y competir con el Rey, especialmente en esa época, porque la ocasión era propicia, como se había expresado Pagador, en su proclama inmortal, como para sacudir el yugo de la opresión.

52La sublevación indigenal promovida por Tupaj-Amaru de Tungusaca del Perú y los Catari de Chayanta, coetaneas, sin duda, de común acuerdo, en grande y vasta combinación, desde el Cuzco hasta Tucumán, cooperaba eficazmente a la sublevación de Oruro. La parte céntrica y la más importante de los Virrenatos de Lima y Buenos Aires, se hallaba en armas contra la Metrópoli, y el poder real sólo se conservaba en esas capitales, como consta de la "Relación Histórica" de la obra de Angelis.

53Por otra parte, en esa época, en 1780, España ligada a la Francia, por este tratado, que se llamó el "pacto de familia" que celebró Carlos III con los Príncipes de Borbón, sufria las consecuencias de la guerra que la Francia sostenía con los ingleses, cuya escuadra destrozó completamente a los once navios de la Marina Española, en la altura del cabo de San Vicente, el 18 de Enero de 1780; hecho que sin duda, fué conocido por los ricos Rodríguez, que con las facilidades que proporciona la riqueza, tenían corresponsales en España, en Inglaterra y otros lugares.

54Es necesario también tener presente, que en esa época, las Colonias Inglesas de la América del Norte, se rebelaron contra la Metrópoli, y nacían vibrantes las ideas de Patria y Libertad, con la simpática figura de Washington, cooperadas por la Francia y la misma España, que en 1783 reconocía la Independencia de la República Norte Americana. Nacía la República, la era de la Libertad.

  • 2 Charcas y Carangas inicaron la sublevación, como consta de la "RELACIÓN HISTORICA" de la obra de A (...)

55¿Pudo presentarse una ocasión mas favorable para proclamar Patria y Libertad en estos lugares de la antigua Charcas?2

56Si el grito de Oruro hubiera sido secundado por las ciudades de Potosí, La Plata, Cochabamba, La Paz, y otras de ambos Virreynatos, quizá la América del Norte y la del Sud, hubiesen nacido gemelas a la vida de la República; puesto que la misma Francia, se contajió del entusiasmo republicano, originando la revolución francesa, la proclamación de los derechos del hombre, que conmovió el trono de los reyes con la decapitación de Luis XVI y su esposa María Antonieta de Austria; y aunque la hábil política de Carlos III, hizo esfuerzos para evitar el contajio del entusiasmo francés en España, no pudo evitar que más tarde, Riego inmortalizara su nombre muriendo ahorcado, divinizado por el "Himno de Riego".

57Ademas de las indicadas, otras muchas causas influyeron a esa explosión del patriotismo orureño el 10 de Febrero de 1781.

58Los abusos de los Corregidores en el cobro de los repartimientos, las exacciones de los curas, las gabelas que se impusieron con motivo de la guerra con los ingleses, del Estanco del Tabaco, y especialmente la altanería con que el Corregidor Urrutia, impuso la elección de Alcaldes del Cabildo, designado a europeos, intimando que no se elijiese a los naturales del lugar, sin embargo de que al amanecer el 25 de diciembre de 1780, a falta de imprenta, aparecieron pasquines, previniendo al Cabildo se abstuviese de elejir Alcaldes europeos; porque si tal sucedía se sublevarían, apoyándose en razones muy eficaces y atendibles, zahiriendo la conducta del Alcalde ordinario, don Fernando Gurruchaga y demás Alcaldes que terminaban sus funciones ese año, calificándolos de ladrones, censurando el gobierno del Correjidor y demás jueces y la injustificable dominación de la Corona de España.

59La sublevación del diez de febrero se imponía como hecho inevitable dados los antecedentes.

60La Villa de San Felipe de Austria la Real de Oruro, situada como atalaya en la altiplanicie que lleva su nombre, repetía como éco, el clamor general de la insurrección que se iniciaba en el Nuevo Mundo, como consecuencia necesaria, como cumplimiento de ley providencial.

61Así como el pequeño dátil depositado en el seno de la madre tierra, se desarrolla, crece y se convierte en Palmera; así como la célula y los átomos constituyen los cuerpos organizados e inorgánicos, desde los zoofitos y el mundo de microbios, hasta ese pequeño mundo llamado hombre, micróscomo, obedeciendo leyes inmutables; de igual modo, obedeciendo esas leyes divinas, el hombre indefectiblemente constituye familia, esas familias forman los pueblos, y esos pueblos agrupados por la semejanza de hábitos y costumbres, y especialmente por el idioma, aceptando y dándose iguales instituciones y leyes positivas constituyen los estados, las naciones, tarde o temprano.

62Los pueblos del Nuevo Mundo, desde las regiones boreales del Canadá, hasta la Tierra de Fuego, habían crecido en más de trescientos años de abyección, y relativamente se habían civilizado más o menos.

63Las numerosas Colonias de Inglaterra, por muchas razones, proclamaron su independencia. De igual modo, los pueblos de la América española, se hallaban en condiciones de emanciparse por las mismas causas y razones. Esa aspiración general se dejó sentir y conocer en los numerosos pasquines, que a falta de imprenta aparecieron en todas las ciudades y villas de los Virreynatos.

64La Villa de Oruro, que por su situación, conocía ese estado de conflagración latente, y sus ricos vecinos, altivos, y quizá fátuos, porque es una debilidad inherentes al poder, a la riqueza, no podían, no debían conformarse con que el Correjidor Urrutia, a nombre de la Corona de España, les impusiera Alcaldes, Justicia Mayor y demas jueces y autoridades, contra la voluntad del pueblo: tanto mas cuanto que estaba lanzado el cartel de desafió en los pasquines que aparecieron, antes de la elección, el 25 de diciembre de 1780. Como Jerjes, se creían invencibles.

65La sublevación de diez del febrero, fué un hecho obligado, natural y necesario. Es hecho verídico, auténtico, comprobado hasta el exceso, con documentos oficiales, incontrovertibles, con la muerte heroica de sus caudillos y confiscación de sus cuantiosos bienes.

66No me corresponde, la honra que algunos quieren adjudicarme, atribuyéndome la invención de esos hechos, que ya fueron publicados en Buenos Aires, en 1836, (mucho antes de que yo naciera) en la gran obra de don Pedro de Angelis: "Colección de obras y documentos relativos a la Historia Antigua y Moderna de las provincias del Río de La Plata". Declino de la honra de ser inventor.

67Lo único que he hecho es popularizar esos hechos que no se conocían antes en Bolivia, y publicar los documentos oficiales que confirman lo acaecido, con fuerza incontrastable, como las conclusiones y requerimientos del Fiscal de S.M. el Marquez de La Plata, en Buenos Aires, y los demás que registra el tomo 1o.

68Ese hallazgo no ha sido tan casual, como se afirma por el notable historiador, don José María Camacho, en el juicio critico que ha hecho, en el artículo de LA EPOCA, "Un Libro Nuevo", que con gratitud trascribo. Ese hallazgo se debe a la Sociedad "10 de Febrero", que con instinto patriótico y nobilísima aspiración resolvió e invitó a sus socios, para que dieran lecturas obligadas sobre diferentes temas, y especialmente relativas a los anales del Departamento de Oruro, que no se conocían.

69Con ese estímulo procuré informarme del pasado de Oruro, y no encontré absolutamente nada en las obras de Historia de nuestros compatriotas referentes al pasado ni al presente de Oruro, en esos años. Procuré estudiar que estudiando se aprende y busqué documentos.

70Efectivamente, como afirma el señor Camacho, y me atribuye a confesión, yo no podía creer ni me conformaba con que Oruro no se hubiese señalado con acciones heroicas tratándose de la Independencia, puesto que conocía su altivez y virilidad.

71En vista de los escombros y ruinas de sus conventos, de su pasada grandeza y opulencia. Con conocimientos de sus nobles hechos contemporáneos, de sus iniciativas, de su desiciva influencia política, por sus condiciones, por su situación: realmente no podía creer que, antes, tratándose de la Independencia de la patria, no se hubiese distinguido con acciones heroicas.

72Era natural consecuencia del criterio, que se forma por el conocimiento de lo que se conoce y vé.

73Los científicos en vista de algunos fragmentos de huesos, han reconocido a anfibios antidiluvianos, a los megaterios y mastodontes. Los fósiles tienen lenguaje especial para los sabios y científicos.

74Pero sin ser sabio ni científico, el efecto hace suponer una causa. Así cuando en 1595, el Cura de Colquemarca, don Francisco de Medrano, descubrió los minerales de Oruro, lo hizo porque existían minas explotadas, cuyos desmontes o caja se veían en la superficie de los cerros, en cuyas profundidades se ha encontrado posteriormente piedras, extrañas al sitio; de granito, desgastadas en forma de combas, barrenos de cobre con puntas de sílice, que dan a conocer que esas minas fueron aujereadas de ese modo, mucho antes del descubrimiento del Nuevo Mundo de Colón.

75Mi presunción, mi criterio, no carecía de fundamento, porque efectivamente Oruro, había tenido un pasado glorioso, que ya se conoce en parte.

***

76El hábil historiador, señor José María Camacho, así como otros, impresionado por la lectura de la "RELACIÓN HISTÓRICA" que contiene el tomo 5°. de la obra de Angelis, en la que se califica a don Sebastián de Pagador, de borracho, de sirviente de los Rodríguez, etc., ha aceptado esos calificativos, para creer y decir que fué un cholo bochinchero; sin tener en consideración que en aquellos tiempos, en esa época, después de ahogada la sublevación, no podían hacer elogios de Pagador, ni reconocer sus méritos los vasallos del Rey, sus acusadores.

77En nuestros días al resplandor del Sol, no hemos visto, como se ha calificado al señor Linares, al señor Frías, al General Campero, al Ilustre General Camacho, por sus émulos y enemigos?

78Pretender que en aquellos días, bajo la dominación española, se hubiese reconocido el mérito de Pagador, de los Rodríguez y demás caudillos de la sublevación es... es exigir un imposible.

79Don Sebastián de Pagador, Apoderado General del Conde de la Deheza de Belayos y Marquez de Santiago de Colipa, como consta de escrituras públicas que existen en los archivos de las notarías de esta ciudad, sería un distinguido e ilustre personaje, como es por ejemplo y analogía, el hábil y talentoso abogado, don Anturo Loayza, que es ahora en Oruro apoderado General del opulento millonario don Simón I. Patiño, que nos da idea de lo que serían en aquellos tiempos, los Rodríguez de Oruro, relativamente, más ricos que Patiño.

80Todos sabemos, porque es de ayer, que el señor Loayza ha sido Ministro de Estado, y ha renunciado ese alto y honroso cargo.

81También se dice que se ha negado a que figure su nombre como candidato a la Presidencia de la República en la elección próxima pasada; quizá porque ese alto cargo, se ha desprestigiado tanto, que ya no es un cargo honroso, sino peligroso, por los peculados que se le atribuyen, en mengua de la honra nacional; probablemente, por el compromiso que ha contraido, que es muy respetable.

82El señor Loayza, vástago de los opulentos Loayzas, vecinos de Oruro, que se trasladaron a La Paz, con motivo de la sublevación del 10 de febrero de 1781, e hicieron construir a su costa el Hospital Loayza, me perdonará que haya citado su nombre, por la analogía oportuna, para demostrar que el Apoderado General del señor Conde de la Deheza de Belayos y Marquez de Santiago de Collpa, don Carlos Fernando de Torres, Pérez Manrique, debió ser y fué un ilustre personaje, ya que fué Apoderado General de ese potentado; como consta del instrumento público que se publicará a continuación.

83Don Simón I. Patiño, sin hacer sublevaciones, ha sido proclamado tanto en Europa, como en América, el Rey del Estaño, por las eminencias de la riqueza mundial, y como tal, bien podría hacer, más de cuatro cosas y de efecto sensacional, ya que el oro es el punto de apoyo que pedía Arquímides, el defensor de Siracusa, y que da Dios a quien conviene, para exaltar a los humildes y hacer conocer a los soberbios, que son polvo, tierra...

84Suponiendo que estuviéramos en el Régimen Colonial y la Patria subyugada por despótica tiranía de un Rey, y a su nombre por un Correjidor de Uncía o de Llallagua; no sería extraño ni imposible que el dueño de Uncía y Llallagua, ordenara la sublevación de esas poblaciones, de Huanuni, de Oruro y aun de toda la República con el apoyo de sus recursos, de la fama de su riqueza; no sería extraño ni imposible que organizara una escuadra competente para defender y amparar a la huérfana y desvalida Bahía de Mejillones, declarando puerto franco al comercio del mundo; no sería extraño ni imposible que Oruro, se convirtiera en puerto, haciendo pasar el río Desaguadero por la orilla de la ciudad, transformándola en delicioso vergel, aprovechándose de ese río pára muchos usos, etc.

85Tal es el poder de la riquezo, de que nos da testimonio la Historia, mostrándonos los ejércitos de Jerjes, el templo de Salomón, los jardines de Babilonia, las antiguas Siete Maravillas, y aun más que esas, los grandiosos monumentos que ostentan las grandes metrópolis del Viejo y Nuevo Mundo al presente.

86El oro es el Rey del Mundo, para el Mundo, con muy pocas excepciones.

87Su poder es incontrastable;

88Su influencia decisiva;

89Con mucha razón dice el refrán: Hijo mío: fortuna te dé Dios que el saber poco te basta.

90Reconocida la influencia del poder de la riqueza, nada tiene de extraordinario, que los ricos mineros criollos de Oruro, hubiesen promovido y realizado la sublevación del 10 de febrero de 1781, resistiendo la despótica imposición del Correjidor Urrutia, en la organización del Cabildo, a mano armada, desconociendo el absurdo derecho del Rey de España, que estaba muy lejos, y tanto más cuanto que los alentaba la esperanza del éxito, porque la ocasión les parecía muy favorable y quizá seguro.

91Consumado el hecho, con todo el séquito de calamidades consiguientes a la lucha, el pueblo de Oruro eligió y proclamó a su Justicia Mayor y demás autoridades: se constituyó.

92Fué la primera vez en ese largo período de tres siglos, que un pueblo, en su conjunto, desconciera el derecho divino del Rey, proclamando Patria y Libertad, y exteriorizara sus conatos y aspiraciones, combatiendo armado de hondas, palos y cuchillos.

93Fué la primera vez que, todo un pueblo, victimado en masa, por feroz represalia, mostrara al mundo su estoica y heróica resignación, sosteniendo con el martirio y la muerte, su credo redentor, su fe en la libertad, enseñando a vencer de ese modo del inmenso poder de la monarquía española.

94Estos son los hechos producidos, que no se conocían antes, hasta hace poco, por las causas expresadas, y que ahora son gloria nacional, gloria inmortal escrita en la Historia con sangre de martires de Oruro.

95Posteriormente, en los ensayos que se han publicado con el título de «HISTORIA DE BOLIVIA», se han hecho brevísimas referencias de estos sucesos, que en verdad no dan idea exacta de ellos, ni aproximada, para que pasen desapercibidos como hechos insignificantes, sin hacer la debida cita de la obra, de la que han tomado datos.

96Refieren los hechos del pasado, como si fueran sucesos presenciados y conocidos por ellos, como de hechos contemporáneos, faltando a la hidalguía, que obliga indicar al autor, señalar la obra de la que se toman los datos que refieren como suyos propios.

97Así mismo han procedido varios autores de compendios de geografía y otros textos.

98Si bien, los hechos son hechos, desde que acaecieron; el describirlos, el hacerlos conocer por primera vez, en cualquiera forma, constituye la historia, la tradición, la crónica, el trabajo literario, y por consiguiente, la propiedad literaria que debe ser respetada según ley del honor y lo más correcto en esos casos es trascribir lealmente, sin correcciones ni omisiones, porque si así no se hace, ya no hay historia, como sucede, casi con todos los llamados compendios de historia, que solo son índices, no hay historia.

99La historia no puede ni debe compendiarse.

100Melgarejo fué un tirano, ¿ese dicho será el compendio de su historia? No describir sus hechos, sus dichos, es omitir lo principal; pasar por alto el insigne hecho, único en la historia de su proclamación en el palacio de La Paz, después de haber sido derrotado su ejército en las barricadas y haber ingresado al Palacin, donde se festejaba el triunfo del General Belzu, etc., etc., con todos los pormenores del caso, es no hacer historia, es falsear los hechos. Es lo que sucede en todos los compendios. No solo hay deficiencia, sino que se falsea la verdad, porque no se la conoce, o se la desfigura. Esto es lo que pasa y se nota en todos los compendios de historia, quizá con rarísima excepción, y en nuestra naciente Historia Nacional.

***

DEAN FUNES

101El señor Gregorio Funes, historiador argentino, nacido en Córdova, el 25 de Mayo de 1749, se había dedicado a la carrera eclesiástica, como era de distinción en aquellos tiempos. Ordenado en 1773, en 1774, se había graduado de doctor en sagrada teología. Trasladado a España, en 1775; en la Universidad de Alcalá, obtuvo el título de Bachiller en Derecho Civil en 1778. Al año siguiente se recibió de Abogado de los Reales Consejos en la Corte. De regreso a América, 1780, tomó posesión de la Canongia de Merced, en la Catedral de Córdova, que le concedió el Rey Carlos III. Fué Juez de Concurso, Provisor, Vicario General y Arcediano del Obispado de Córdova, Rector del Colegio de Montserrat,

102Diputado al Congreso de Buenos Aires, el año 1810, por Córdova, fué también Diputado por Tucumán al Congreso de Buenos Aires. En 1825, fué nombrado Dean de la Catedral de la ciudad boliviana de La Paz, y murió en 10 de Enero de 1829.

103Tal es el autor de la narración histórica, que con el título, «TUPAC AMARU», registra el tomo XVIII, de la obra: «Biblioteca Internacional de Obras Famosas».

104El autor contemporáneo de los sucesos que refiere, bien pudo tener pleno conocimiento de ellos, durante su permanencia en La Paz, en la que sin duda, tuvo por compañero de Coro, al canónigo, don Saturnino Segurola, hermano del Comandante don Sebastián de Segurola, jefe militar, que practicó la confiscación de todos los bienes y papeles de los vecinos de Oruro, y llevó a La Paz, de los que sin duda, se informó el mencionado señor Canónigo, y proporcionó varios documentos al historiador, Pedro de Angelis, como consta en la obra «Colección de obras y documentos relativos a la Historia Antigua y Moderna de las provincias del Río de La Plata», y es más que probable, que igualmente hizo conocer esos documentos al canónigo Dean Funes, autor de la narración histórica que nos ocupa: referente a Tupaj-Amaru y a los sucesos coetáneos de esa época.

105El señor Dean Funes, con criterio de Abogado y Doctor en Sagrada Teología, refiere y aprecia los sucesos de aquellos tiempos, manifestando, que los abusos de los Correjidores y todos los males que soportaban los naturales, por la avaricia de los conquistadores, ocasionaron la sublevación que se inició en Chayanta, y se secundó por Tupaj-Amaru, en Tungasuca, con el fin de sacudir el yugo de la opresión que se hizo insoportable, y purgar la patria de tiranos!

106Sin embargo, de ese conocimiento o juicio racional, al referirse a la sublevación del 10 de Febrero de 1871, que ocurrió en Oruro, desaparece el argentino Patriota, y se presenta el canónigo, realista fanático, atribuyendo ese hecho a móviles indignos, por la profanación de los templos, el poco o ningún aprecio que se hizo de las imágenes de Santos que las comunidades de religiosos sacaron en procesión para evitar la persecución a los chapetones.

107Esa relación, confirma que los sucesos de Oruro, el 10 de Febrero de 1781, tuvieron por objeto, sacudir el yugo de la opresión y purgar la Patria de tiranos. Es un comprobante más.

***

108Los documentos que se publican en este tomo, confirman en todas sus partes, el hecho de la sublevación de Oruro, el 10 de Febrero de 1781, contra la dominación española, por supuesto, acriminando a los caudillos y promotores, con las frases mas hirientes que sugiere la pasión, la calumnia.

109El juicio histórico racional aprecia los hechos, reconoce las causas, los antecedentes y deduce las consecuencias, para conocer la verdad, dando a las palabras el valor que tienen, sin amor ni odio.

110Es necesario tener presente, que esas relaciones hechas, en esos días, en aquellos tiempos, en los que la supersticiosa adhesión al Rey, presentaba a los alzados como a seres degenerados, locos, sacrílegos.

  • 3 Estos están confirmados también por el trabajo histórico: "TUPAJ-AMARU", del señor Canónigo Funes, (...)

111Es el juicio apasionado del pasado, de parte interesada, no es el juicio histórico; es el desahogo del fanatismo; pero felizmente los hechos referidos hacen conocer la verdad.3

112Así se califica al pueblo de Oruro, de infame chusma; al insigne Pagador de sirviente de los Rodríguez, con quienes dice, que se embriagaba; a los Rodríguez y Herreras, de ladrones, etc.

113La pasión es manifiesta, la tendencia de acriminar a los promotores de la sublevación, es tan burda que se denuncia por sí misma. ¿Cómo puede concebirse que siendo Pagador, sirviente de los Rodríguez, se embriague con ellos?

114Y cómo si los Herrera, eran ladrones públicos, el Correjidor Urrutia, fué a buscar a don Manuel de Herrera, y le rogó encarecidamente saliese con él por las calles a apaciguar el tumulto, para ver si con su respeto conseguia lo que no había podido lograr, después de haber empleado muchos medios, como consta de esa «RELACIÓN HISTORICA» de la obra de Angelis?

115Felizmente, en ese cúmulo de acusaciones y calumnias, se ofrece la síntesis de la proclama de Pagador, que es la personificación del pensamiento y aspiraciones del pueblo de Oruro de 1781.

116Esa proclama es el desideratum, el alpha y omega de esa sublevación, iniciada por Pagador, con estas palabras:

"Amigos, paisanos y compañeros: Estad ciertos que se intenta la más aleve traición contra nosotros por los chapetones; esta noticia acaba de comunicárseme por mí hija; en ninguna ocasión podemos mejor, dar evidentes pruebas de nuestro amor a la patria sinó en esta; no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la Libertad, convirtiendo toda la humildad y rendimiento que hemos tenido con los españoles europeos en ira y furor y acabemos de una vez con esta maldita raza".

117Conocidos los antecedentes, es todo un programa de regeneración social, sintetizada en cuatro palabras.

118Los hechos referidos en la «RELACION HISTORICA», en el proceso, son los que hablan y dicen la verdad; las palabras con que se los califica, sólo dan a conocer las pasiones y preocupaciones de esa época del coloniaje, en que se rendía culto al Rey como a representante de la Divinidad, y consta en esos mismos documentos.

119Los hechos, lo sucedido, se imponen con carácter trovetrovetible ante la veracidad histórica.

120Así por ejemplo, el hecho referido por el excelentísimo señor Marquez de Villa García al excelentísimo don José Manso de Velasco, Conde de Superunda, su sucesor en el Virreynato de Lima, que se registra en el tercer tomo de las «Memorias de los Virreyes» -es un hecho del que no puede dudarse- ni calificarse de invención.

121El Virrey Villa García, informando a su sucesor, dice, refiriéndose al Correjimiento de Oruro, que el Correjidor don Martín de Expeleta y Villanueva, descubrió el año pasado de 1739, una conjuración que trasaba don Juan Vela de Córdova, unido con Eugenio Pachamira, Gobernador de los naturales, y Miguel de Castro, a los que aprehendió y sustanciada la causa en breves horas, los condenó a la pena del último suplicio, que ejecutó luego, por juzgarlo conducente a la pública quietud, y poco después lo practicó igualmente con Nicolás de Enzinas y Cárlos Perez, comprendidos en el mismo delito, habiendo antes interceptado y decomizado el «Manifiesto de Agravios», en que sé suscitaban a los naturales del Reino, para que se uniesen en la conspiración, y sacudiesen el yugo de la obediencia, (merced a la traición de Bernardo de Ojeda, quien artificiosamente se había mezclado en la conjuración, para averiguarla y denunciarla, que por desgracia de la humanidad, nunca falta un Judas, que se vende por treinta monedas).

122Ese hecho, referido por el Virrey, en 1740, sin comentarios, revela lo sucedido. Sin duda, el Correjidor, calificó a sus víctimas de borrachos, asesinos, ladrones, traidores, atc, y bien pudo hacer de Oruro, lo que se había hecho con LOS SALCEDO- que habian descubierto en 1658 el riquísimo mineral de Layacota (Quiza debía pronunciarse Jayacota que significó laguna amorga), y llegaron a tener por sus riquezas, un gran ascendiente y numerosos partidarios en las poblaciones circunvecinas (como sucede casi siempre con los ricos.

123En 1665 se produjo grandes luchas, quedando siempre vencedores los Salcedos, hasta que en 1668 el Virrey Conde de Lemus, se dirigió en persona a los minerales, mandó ajusticiar a algunos, incluso uno de aquellos, cuyos nombres no se indican, y mandó asolar la población de dicho asiento, que se componia de mas de tres mil almal, y señaló por Capital el pueblo de Puno con título de Villa. El otro Salcedo fué remitido a Lima preso (Notas del Compendio de la Historia de América de Robertson de la Juventud», obra escrita en francés, traducida y mal comdendiada por Orestes L' Tornero).

124Hecho que da a conocer que el poder de la riqueza, casi siempre protesta contra la abyección y la servidumbre, e incita a la independencia a la libertad; lo contrario sucede en los pueblos, atrazados, pobres, sin duda, con honrosas excepciones, que nunca faltan.

125Pero el hecho real, es que en 1739, hubo una conspiración en Oruro, para sacudir el yugo de la obediencia.

126El año 1730 es, sin duda, anterior a 1731, y 1781, es anterior a 1809, a 1810 y a 1820, es innegable.

127El informe de un Virrey, es documento oficial incontrovertible, así como el de todo un Consejo de Indias al Rey, referente a la sublevación de Oruro en 1781; el requerimiento del Fiscal de Su Magestad, en Buenos Aires, donde se condujo a los reos, el parte y queja del Correjidor Urrutia, las declaraciones de testigos oculares, etc., son igualmente documentos oficiales incontrovertibles.

128Los hechos se imponen sin discusión.

129Así, por ejemplo, el primer ferrocarril que ha funcionado en Bolivia, ha sido el de Oruro a Antofagasta.

130El primer automóvil ha corrido en Oruro, en la República de Bolivia.

131El primer ferrocarril urbano, o tranway en Bolivia ha sido el de Oruro. Son hechos que no admiten discusión.

132El joven Liberato Tovar, fué el primero que hizo un viaje de Oruro a La Paz, en velocípedo, en 14 horas.

133El sol alumbra y se deja ver en Oruro, antes que en la ciudad de La Paz.

134El Sajama de Oruro, está a mayor altura que el Illampu y el Illimani, según la mensura hecha por el ilustre cientifico don Agustín Aspiazu, de fama nacional.

135Según él, la altura del Sajama, es de 6,812 metros; la del Illampu, 6,487; y la del Illimani, 6,445, sobre el nivel del mar.

136Son hechos que no admiten discusión.

***

137En el diario LA CAPITAL, de Sucre, se había dicho, con motivo del 10 de Febrero de 1781, al saludar a Oruro, que a la Independencia americana, se la vió venir desde el día mismo de la conquista. Que principió con la rebelión de Gonzalo Pizarro. Así fue, sin duda, pero tardó más de trescientos años en ese su viaje, y quizá aún no hubiese llegado sino se la hubiera llamado repetidas veces, desde estas alturas de los Andes, con la gran Campanada de Oruro, con el choque de las espadas en Junín, la potente voz del cañón de Ayacucho y las salvas del Tumusla.

138La sublevación de Gonzalo Pizarro, tuvo su causa.

139La de Oruro, también la tuvo, pero muy distinta.

140Cain mató al abnegado Abel.

141México, personificado en Juarez, hizo fusilar a Maximiliano.

142Cronwell, hizo decapitar a Carlos I.

143La paz reina en Varsovia, cuando mueren los sediciosos.

144El despotismo es el orden público en las oligarquías.

145Así los hechos tienen lenguaje especial, para el criterio histórico, para conocer la verdad.

146El Nuevo Mundo existía, sin duda, cuando se lo descubrió. Y sí no se hubiese descubierto en 1492, sin duda también, se hubiera descubierto más después, con las embarcaciones a vapor, pero Colón tuvo la gloria del descubridor, porque fué el primero en buscar esas tierras desconocidas.

147Sin embargo de que existió siempre el rayo, recién se le ha hecho escribir, se le ha hecho revivir, en el biógrafo, el pasado de la humanidad.

148Han transcurrido siglos, desde que se conocía el vidrio, la mica, y, sin embargo, recién se les ha hecho hablar y cantar en el fonógrafo, inmortalizando a Edison, con esas sorprendentes maravillas que ha inventado y descubierto, sin haber estado en la Universidad de Salamanca, ni en la Academia Española, en ninguna Universidad centralizada.

149Si desde el día de la conquista, se vió venir la Independencia Americana, Pagador y los que, como él, murieron heroicamente por ella, merecen el homenaje que en justicia se les debe.

150La sublevación del 10 de Febrero, fué hecho necesario que debió efectuarse; y si no se hubiese realizado en ese día, se habría hecho en otro día, y en otro año, más o menos, próximo; y la prueba evidente de esa presunción es que ya hubo sublevación y mártires en Oruro en 1739, y ahora somos libres, independientes de la Metrópoli Española, como lo son los demás países Sud-Americanos, merced a esas sublevaciones repetidas y consumadas, en los principales centros de población, en obedecimiento a esa ley providencial de la evolución, del perfeccionamiento social.

151La proclamación de la República en el Imperio Francés, en el Imperio del Brasil, en el Reino de Portugal, en el secular Imperio de la China, se prueban evidentemente, que en una época, más o menos, próxima o lejana, las multitudes de hombres que forman las vastas monarquías que aún existen, llegarán a reconocer y reclamar el amplio goce de sus derechos de hombres, y rechazarán definitivamente el abuso con que las testas coronadas y los bloc de mandones se imponen, por la fuerza, para disponer del pueblo, y de sus riquezas, como de cosa propia, como si fueran manadas de ovejas.

152Cesará la explotación de los audaces.

153Cesará el absolutismo, para que se realice la promesa del Salvador; para que todos seamos amigos y nos amemos con caridad fraternal; para que la paz sea con nosotroz.

154Oruro, 10 de Febrero de 1913.

Notes

1 Tomo 1o.– Página 189Sentencia de Areche.
N. del E. En el actual texto en la Página 193

2 Charcas y Carangas inicaron la sublevación, como consta de la "RELACIÓN HISTORICA" de la obra de Angelis.

3 Estos están confirmados también por el trabajo histórico: "TUPAJ-AMARU", del señor Canónigo Funes, que registra la obra denominada: «OBRAS FAMOSAS».

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5240/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,5M

Auteur

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr