Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Noticia y proceso de la Villa de San Felipe de Austria. La Real de Oruro

 | 
Adolfo Mier

Referencia biográfica (24-junio-1847 - 18-enero-1936)

Texte intégral

Don Adolfo Mier y León nació el 24 de Junio de 1847, hijo legítimo de Don Manuel Vicente Mier y Doña Ignacia León de Mier. Cursó sus primeros años educativos en la Escuela "Mantilla" de Oruro concluyendo los mismos en el ilustre Colegio Simón Bolívar de esta ciudad. Inició sus estudios superiores en la Facultad de Medicina de la entonces célebre Universidad Carolina o de San Francisco Xavier de Chuquisaca, considerada en su época como una de las más célebres de la América, graduándose como Doctor en Medicina y Cirugía en 1869, luego de presentar su tesis y ser aprobado sobre tablas.

Durante su participación en la Guerra del Pacífico, donde sirvió en calidad de Médico Sanitario del Ejército boliviano, ad honorem, como cirujano del Batallón Dalence, obtuvo el grado por servicios prestados de Teniente Coronel. En 1858, después de la revolución del 8 de Septiembre de 1857, Manuel Vicente Mier fue obligado por el presidente Linares a desempeñar el cargo de Administrador del tesoro Público en la ciudad de Oruro, que en su designación dice: " Nada es más satisfactorio para mí que hombres tan honrados, tan patriotas y tan inteligentes como usted, ocupen los destinos de la confianza". La oficina de dicha repartición estatal funcionaba en lo que hoy se conoce como el Palacio de Justicia ubicado en la calle La Plata.

Recordando esta etapa de su vida, al pronunciar un discurso conmemorando el 10 de Febrero, Adolfo Mier señala:

"Allí me llevaba para que lo acompañase en los meses de vacaciones de los establecimientos de instrucción, y para mejor seguridad dispuso que estuviera en un gran salón que existía a continuación de la antesala que lo separaba de su oficina. Me aburría horriblemente en esa especie de prisión, en las largas horas que pasaba en completo aislamiento sólo con mi libro de lectura. Ese largo salón tenía dos ventanas al segundo patio, resguardadas por gruesos enverjados y se hallaba ocupado por un rimero de libros y cuadernos forrados con tapas de pergamino, de badana, otros de cordobán, de diferentes colores, rosados, mordorés, negros,... en desorden completo y lamentablemente, cubiertos de gruesa capa de polvo finísimo.
En el pequeño espacio que quedaba libre apenas podía jugar al trompo, que con frecuencia se perdía entre los mamotretos, cuando erraba el golpe y escapaba el cordel. Por esa causa, en busca de los trompos, me propuse levantar del suelo algunos libros y ordenarlos para ganar espacio: después del ímprobo trabajo conseguí mi objeto en parte y pude jugar a la pelota, fue un triunfo, jugaba, pero jugar solo a la pelota no era jugar. En días posteriores llevé a mi vecino amigo y compañero de juegos Manuel Rojas Peláez, a mi improvisada cancha de pelotas, que para dos resultó estrecha, y con ese motivo advertimos que arrimado en orden esa multitud de libros a los lados de la puerta de entrada ganaríamos mucho terreno.
Hicimos recoger y apilar en orden por tamaños esos libros según sus tapas. Eran libros manuscritos, con muchos números ilegibles para nosotros, de las Cajas Reales, del Ayuntamiento, del Cabildo que no sabíamos lo que eran
Improvisamos una cancha de pelotas, por cierto, no como la que sirvió a los franceses para proclamar los derechos del hombre con las inmortales frases liberté, fraternité, egalité; pero muy adecuada para el objeto; porque sin sufrir los ardores del sol, correteábamos sin las malquerencias del viento, en ese salutabilísimo ejercicio, que sin duda es el mejor de los actuales sports; porque sin los peligros del fufbol, en que se fracturan piernas, se pone en ejercicio todos los músculos sin excepción: desde los orbiculares hasta el tendón de Aquiles.
Mi señor padre fue nombrado Prefecto de Oruro y ya no concurrimos a nuestra querida cancha de pelotas.
Evidenciamos que en 1871 fue nombrado durante el gobierno de Melgarejo Secretario del Concejo Municipal, que no tenía una silleta, ni una mesa, nada, ni local. No había más empleado que el portero. Fue entonces que estudiando los deberes inherentes al ejercicio del cargo de munícipe, porque nada se sabía del pasado en la Municipalidad, recordé que vi libros del Ayuntamiento, del Cabildo, en ese hacinamiento de libros botados en ese salón que en mi niñez me sirvió de cancha de pelotas y tuve la esperanza de conocer algo.
Con este propósito busqué al Sr. Administrador del Tesoro Público, cargo que desempeñaba el inteligente orureño Sr. Juan Peláez, a quien comuniqué mi deseo y le pedí permiso para curiosear esos libros, que dormían el sueño de la muerte en ese mismo local, como cosa inservible, como trastos viejos inútiles. El Sr. Peláez me autorizó de buena voluntad. Al ver esos despojos reflexioné. Entonces recién me hice cargo de lo que existió en ese destartalado archivo; eran los libros de las cajas reales de la época del coloniaje y algunos del Ayuntamiento, del Cabildo.La obra de tres siglos, de trescientos y tantos años, se conservaba como momia, para dar fe del pasado de la dominación española: quizá habían cédulas reales.
Recién me hice cargo igualmente porque se halló como yo vi, en ese desordenado laberinto, deshechas, desgarradas las tapas de pergamino y badana.
En las revoluciones del año 34, 38, en la de Linares del 57; quizás aún antes, en la guerra de la independencia, se echó mano a esos libros, por su papel resistente, para hacer cartuchos para los fusiles anoverianos y demás armas de fuego de esa época. Me imagino ver a los cabos y sargentos, con sus respectivas compañías, invadir ese sagrado recinto, agarrar los libros, pisar en sus abiertas tapas y arrancar las hojas de papel, como el milano arranca las plumas de su presa, de las palomitas de alas de oro de nuestros campos.
Cooperado por el portero de la Municipalidad, que desempolvaba los libros que me llamaban la atención, tuve la suerte, el instinto, de tomar un libro con forro o tapa de badana; el libro de Actas del primer cabildo de San Felipe de Austria de Oruro. El hallazgo estuvo hecho. La casualidad, el instinto, hizo ese descubrimiento. Ese libro contiene el Auto de la fundación de la muy noble y leal Villa de San Felipe de Austria de Oruro; y demás documentos que se refieren al origen y fundación de la que es ahora la ciudad de Oruro, que sin duda son de importancia".

Fue exactamente allí donde comenzó su afán por la investigación histórica y la lectura, porque del juego pasó a la lectura de los tesoros venidos del pasado que en su juventud le impulso a luchar por Oruro. En 1871 fue nombrado por su idoneidad y competencia profesor de Filosofía e Historia en el Colegio Bolívar. En 1871 fue nombrado por un concurso de competencia profesor de filosofía e historia del Colegio Nacional Bolívar de Oruro. Sin descuidar sus aportes a la ciencia médica constantemente produjo en lo concerniente a la literatura, además de sorprendente su conocimiento en materia de derecho, siendo consultado en ese campo, incluso, por prominentes abogados de la época.

En 1899 desempeñó el cargo de cancelario de la Universidad de San Agustín, habiendo renunciado a dicho importante cargo por su proclamación como candidato a diputado por la Capital. Su hijo Leoncio Mier al referirse de su padre manifiesta: " nunca fue empleado de ningún gobierno y sus servicios públicos se refieren al cargo honorífico de Munícipe y presidente del Honorable Concejo Municipal, siendo el primer Secretario de Primer Concejo Municipal bajo la presidencia de Juan Tovar en 1872".

Esta experiencia fue parte de una extensa carrera edil que estuvo ligada a la Presidencia del Concejo en los periodos de 1884, 1889, 1899, 1918 y 1921, dando impulso al embellecimiento de la ciudad y realizando obras benéficas tales como la construcción de la Escuela "El Carmen" (hoy Juana Azurduy de Padilla. Por Resolución Municipal del año 1877, debería haberse puesto una inscripción en el edificio: "Honor y gratitud al Munícipe Dr. Adolfo Mier, que inició esta obra"). Se deben a sus iniciativas y gestiones las construcciones de la escuela Sucre, el maltrecho Teatro Municipal injustamente derrumbado, el Mercado Público (hoy Mercado Fermín López); el Hospital Municipal antiguo, convocando a las primeras religiosas de Santa Ana con su fundadora Sor Ana Honorabili Vincenti en 1883; la Adquisición del Hospicio Penny, de la Usina de Luz, de la Casa principal para el Ayuntamiento. En 1921 encomendó a Don Jorge Palenque, en su calidad de estadista, a levantar el censo de la población de la ciudad que fue el más completo y exacto hasta ahora.

La Catedral de Oruro le debe a Don Adolfo Mier toda la piedra que se empleó en levantar sus murallas, porque la familia Mier era dueña de Cochiraya, cantera rica de piedra en la zona norte de nuestra ciudad. Fue hermano y mayordomo de la Hermandad de la Santísima Virgen de la Asunta, patronas de Oruro. Continuando el trabajo iniciado por su padre, fue miembro de la Comisión Recolectora de fondos para la reconstrucción del Templo de la Virgen del Socavón. Por sus gestiones como munícipe, llegaron a Oruro las Hijas de Ana.

Su incesante fervor por ampliar la misión del humano le llevó a fundar instituciones representativas como la Sociedad 10 de Febrero; el Club Social Oruro, la Sociedad de Veteranos del Pacífico, entre otras. Asimismo su afición a la música y su conocimiento en la teoría musical le permitió componer el primer Himno a Oruro y otras músicas vernaculares, que lamentablemente se han ido perdiendo en el tiempo.

Sus servicios fueron reconocidos y como testimonio de ello le otorgaron varias condecoraciones y medallas de oro, entre las que se menciona una honrosa placa de oro "Doctor in Preclara Medicinae ad Chirugiae" concedida por el presidente de la República en 1868, Medalla a "Veterano del Pacífico", otra "A la juventud sobresaliente de la Patria", "La Sociedad 10 de Febrero a su Fundador", "Premio al Mérito", "El Concejo Municipal a su presidente", "La Sociedad Pagador", "A los defensores de la causa católica", "Al representante Nacional", etc.

A los ochenta y nueve años de edad, el 18 de Enero de 1936 el Dr. Adolfo Mier y León dejó de existir en nuestra ciudad, rodeado del afecto, la admiración y agradecimiento del pueblo entero. Hoy se inmortaliza su nombre con dos elementos importantes: uno la Escuela Adolfo Mier nominada así el 11 de Mayo de 1937 y en 1940 la antigua calle Alianza, situada en la parte central de la ciudad recibió en nombre de este preclaro notable orureño como memoria eterna de su incesante labor.

Extraido de la "Semblanza del Dr. Adolfo Mier y León" escrita por Jorge Encinas Cladera

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr