Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mitos políticos en las sociedades andinas

Segunda parte. Tradiciones inventadas

La identidad regional de los antioqueños: Un mito que se renueva

Patricia Londoño Vega

Texte intégral

1Al cambiar el milenio, el popular eslogan de “Primero Antioquia” cedió el turno al de “La mejor esquina de América” que pregona el plan Visión Antioquia siglo xxi, ideado por decenas de académicos, industriales y organizaciones civiles con el gobierno local y regional, y avalado por unas 600 asociaciones de todo el departamento. Acatando las lecciones que dejó la grave crisis social de los años ochenta y noventa, dicho plan expresa la urgencia de trabajar por una Antioquia más flexible, plural y abierta, con mayor conciencia del conjunto social. Lo que no varía es el marcado apego a ser “pujante”, “la primera”, “la mejor”, característico de tiempo atrás en esta región.

2A continuación, partiendo del reciente furor por lo paisa o antioqueño, trazo a grandes rasgos algunos de los cambios en la identidad de este grupo colombiano, desde la sociedad minera colonial pasando por el mundo campesino y pueblerino enclavado en la zona central montañosa del actual departamento que alcanzó niveles relativamente eficaces de integración y cohesión social entre alrededor de 1850 y 1930, lapso durante el cual se originó el modo de ser que hoy se identifica como paisa. Desde entonces, algunos de los atributos de la mencionada identidad han sido exaltados reiteradamente en diversas coyunturas, como la actual. Tales resurgimientos suelen mitificar es decir, enfatizar algunos rasgos típicos de lo paisa en forma aislada y anacrónica, fuera de los contextos que les dieron origen y sentido, mitificándolos.

  • 1 Presenté una versión preliminar de esta ponencia con el título de “Nuevas facetas de la identidad (...)

3La segunda parte presenta varias facetas del modo de ser antioqueño extraídas de estudios recientes, publicados e inéditos, referidos al pasado o al presente de la región1.

EVOLUCIÓN DE LA IDENTIDAD ANTIOQUEÑA

RECIENTE FUROR POR LO PAISA

4Los indicios son relativamente abundantes. Por ejemplo la moda que hubo en los años setenta de pegar calcomanías en los automóviles con el letrero de “Soy federalista, y ¿qué?”. O la agresividad implícita de la célebre rechifla al presidente de la república, Alfonso López Michelsen, en julio de 1978 durante la inauguración de los xiii Juegos Centroamericanos y del Caribe en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín, ceremonia transmitida en directo por radio y televisión a toda Colombia, comentada en la prensa nacional. La silbatina, iniciada tan pronto se escucharon las primeras notas del himno nacional fue interrumpida para cantar con fervor el himno antioqueño. También cabe mencionar el notorio éxito de taquilla de País paisa, la obra estrella del grupo de teatro El Águila Descalza inspirada en autores antioqueños como Tomás Carrasquilla, Benigno A. Gutiérrez, “Nito” Restrepo y Agustín Jaramillo Londoño, obra con más de dos mil presentaciones en Medellín, Bogotá, Pereira y otras ciudades colombianas, además de Miami y Nueva York.

  • 2 En el 2002, Envigado, por citar un ejemplo, iba en la cuarta versión de la Cabalgata del Carriel, (...)

5Tal vez la manifestación más elocuente del masivo resurgimiento de la “antioqueñidad” es la amplia acogida de las últimas versiones de la cabalgata que desde hace 15 años se realiza anualmente en Medellín durante la Feria de las Flores en el mes de agosto. Se dice que las de 1996 y 1999 fueron récord Guiness, récord que no pude constatar en parte alguna. Esta cabalgata, la principal entre muchas otras surgidas en los últimos años, convoca a miles de hombres, mujeres y niños del valle de Aburrá, de otros municipios antioqueños y aún de departamentos vecinos2. Los asistentes, todos ellos citadinos y pueblerinos, lucen sombrero, poncho y carriel, prendas propias del campesino paisa o montañero de antes. Los jinetes desfilan, cabalgan magníficos caballos de paso procedentes de los lujosos criaderos de las fincas de los ricos, sobre todo de los nuevos ricos. También desfilan vistosos automóviles ocupados por reinas de belleza, cantantes y modelos. Los volantes distribuidos por las empresas privadas y las entidades oficiales que patrocinan el espectáculo, presenciado por cerca de medio millón de personas, recomiendan, con sospechosa insistencia, no excederse en el consumo de alcohol durante la cabalgata.

  • 3 Mary Roldan, “Museo Nacional, fronteras de la identidad y el reto de la globalización”, Museo, mem (...)

6Otro indicio del reciclaje de la identidad antioqueña al iniciar el nuevo milenio es la campaña Creo en Antioquia lanzada por iniciativa privada. Según el folleto promocional ilustrado con uno de esos espantosos arrieros que dibuja Ramón Vásquez y un verso de Jorge Robledo Ortiz, poeta oficial de la “antioqueñidad” desde mediados del siglo xx, dicha campaña trata de “Recuperar los valores y el liderazgo de nuestra Antioquia pujante y altanera que... forjó la historia de una raza triunfadora, recia e indomable” (las negritas son mías). Recuperación exitosa, a juzgar por el aumento en la exhibición y venta de sombreros, ponchos y carrieles, en especial durante la Feria de las Flores y la nueva Feria de la Antioqueñidad —y el resto del año en elegantes boutiques, como la del Centro Comercial San Diego—. La fuerza con la que ha pelechado la nostalgia por lo “propio” también se percibe en la proliferación de avisos y vallas publicitarias que utilizan vocablos o imágenes alusivas a lo paisa y en la costumbre que se impuso a fines de los años noventa en colegios de clase media y alta de incluir elementos folclóricos regionales en las ceremonias públicas de fin de año. Los paisas radicados en Estados Unidos en los últimos decenios, muchos exilados contra su voluntad, han sido parte activa de este renacimiento. En sitios como Queens, Nueva York y Miami proliferan las ventas de arepas, fríjoles y aguardiente, y los jóvenes portan escapularios de la Virgen del Carmen al lado de los adornos modernos3.

7Como es apenas obvio, el culto a la antioqueñidad siempre ha generado expresiones de anti-antioqueñidad. Para muestra este poema de 1914 escrito por León de Greiff:

Vano el motivo en el marco de la plaza.
desta prosa: Chismes.
Nada... Catolicismo.
cosas de todo día. Y una total inopia en los cerebros...
Sucesos cual si todo
vanales. de fincara en la riqueza,
Gente necia, en menjurgues bursátiles
local, y chata y roma. y en un mayor volumen de la panza.
Gran tráfico

8Hoy el listado de las voces disidentes incluye escritores contemporáneos como Hector Abad Faciolince, Darío Jaramillo Agudelo en Cartas cruzadas, y la obra de Fernando Vallejo.

REGIÓN, REGIONALISMO Y “REGIONOLOGÍA” EN ANTIOQUIA

9Como en cualquier otra parte, en la definición de la región antioqueña intervienen datos de una cierta “objetividad”, en este caso, los otrora ricos aluviones y minas de oro y la geografía montañosa de la parte central del territorio, atravesada por las cordilleras central y occidental. Se tiende a asociar a Antioquia con el paisaje montañoso, algo apenas lógico pues la zona central montañosa abarca más de la mitad de la jurisdicción del territorio que nos ocupa, y además desde hace más de doscientos años concentra la población y los recursos de Antioquia.

10En verdad, el territorio antioqueño comprende también valles y una serie de llanuras bajas de clima cálido ubicadas a lo largo del río Magdalena, al nordeste entre el río Cauca y el Nechí, en las selvas del Atrato y en la franja costera del golfo de Urabá. Algunas de estas zonas albergaban la mayor parte de los habitantes en los albores de la conquista española y durante los primeros doscientos años de vida colonial. Para el 2005 sin embargo, han llegado a ser una problemática periférica, mal integrada al centro montañoso que acapara el apelativo de “antioqueño”.

11Otro ingrediente básico para perfilar la identidad de una región es la conciencia de ser región de sus pobladores. En dicha conciencia confluyen dos elementos estrechamente relacionados entre sí: primero, un fuerte sentido de ser diferentes de quienes los rodean, algo que podríamos llamar el “regionalismo”; segundo, la forma como la región es interpretada a través del tiempo por estudiosos y observadores propios y ajenos, en otras palabras la “regionología”. Ambos sentidos, el regionalismo y la “regionología”, han sido fecundos en Antioquia.

  • 4 Entre estos autores figuran: James Parsons, La colonización antioqueña del Occidente colombiano, p (...)

12Los viajeros del siglo xix, propios y forasteros, notaron el carácter particular de las gentes de la Antioquia de la montaña, escenario de los principales acontecimientos de esta región en aquella centuria. Al cambiar al siglo xx, la idiosincracia antioqueña era un tema usual entre los autores locales, y entre los decenios de 1940 y 1980 Antioquia volvió a recibir atención sistemática, esta vez de parte de geógrafos, historiadores, economistas, sociólogos y antropólogos colombianos, norteamericanos y europeos4. Todos buscaban explicar lo que a su juicio eran los rasgos peculiares del desarrollo de Antioquia: mineros independientes en vez de cuadrillas de esclavos; un activo comercio a pequeña, mediana y gran escala en manos locales; un nutrido transporte a lomo de muías conducidas por arrieros de acentuada idiosincracia; pequeños y medianos propietarios produciendo café para exportar, en vez de arrendatarios atados a las haciendas tan usuales en otros lugares del país y de América Latina. A los visitantes también les llamó la atención la vigorosa iniciativa empresarial y la inclinación de la mayor parte de sus negociantes a la vida austera. Todas estas razones le merecieron sucesivamente al pueblo antioqueño los apelativos de judío, protestante y hasta de “yanquis” de Suramérica.

  • 5 En 1987, cuando la diversidad regional empezaba a ser considerada signo de adelanto cultural, J. O (...)

13El cuanto al sentido de pertenencia de los moradores de Antioquia, éste se advierte desde bien temprano en su historia, ora exaltado por la euforia del éxito económico, o, como sucede ahora, por una crisis. En todo caso, dicho sentimiento suele generar interés por buscar raíces en el pasado5. Pasado que actúa como un espejito mágico, reflejando lo que cada época ha querido ver en él: los orígenes de una “raza” especial, una supuesta habilidad para los negocios, para amasar fortunas, para grandes “gestas”, para moldear una sociedad exitosamente cohesionada, o por el contrario, para acunar codicias e intransigencias que engendran conflictos y violencias, etc., etc…

  • 6 Patricia Londoño, “Bibliografía sobre Medellín producida en los últimos cinco años, 1988-93”, Estu (...)

14En los últimos veinte años, la crisis social que ha asolado al país, con particular saña a Antioquia, ha variado las preguntas comúnmente formuladas al pasado de esta región. Los investigadores de ahora se ocupan sobre todo de Medellín y su área metropolitana donde habita un poco más de la mitad de la población antioqueña y donde se invierte una proporción aún mayor de los recursos del departamento, y ya no se empeñan tanto en explicar el éxito económico sino más bien en descifrar cuáles factores desencadenaron el cruce de violencias actuales protagonizadas por narcotraficantes, sicarios, guerrilleros, paramilitares y delincuentes6. Hoy se tiende a examinar el pasado para buscarle raíces a los comportamientos antioqueños que se empiezan a ver como desventajosos, entre ellos, cierta intransigencia (¿fruto de la tan mentada “altanería” paisa’?), en otras palabras, una baja capacidad para “conversar” las diferencias en vez de resolverlas a la brava.

15En contraste, hacia mediados del siglo xx, cuando Virginia Gutiérrez de Pineda elaboró su célebre tipología de las culturas regionales en Colombia encontró aún vigentes muchos de los componentes de lo que ella denominó el “complejo cultural antioqueño o de la montaña” rasgos claramente discernibles desde la segunda mitad del siglo xix. Quizás la tendencia actual a exaltar, idealizados, algunos de los rasgos de la identidad vigente en aquellos años se explique por la nostalgia por una época ‘dorada’ si la contrastamos con las enormes dificultades que atraviesa Antioquia desde los años ochenta cuando los graffiti callejeros bautizaron a Medellín, su capital, “Medallo=Metrallo” por ser cuna de mañosos y sicarios.

DE UN MUNDO MINERO A UNO CAMPESINO Y PUEBLERINO: ORÍGENES DEL MITO

16En tiempos precolombinos, parte del actual territorio de Antioquia albergó una sociedad dedicada a la minería aluvial del oro, de la sal en menor escala, y a un activo comercio propiciado por estos dos medios de pago. Desde hace alrededor de diez mil años hasta el momento de la conquista española a comienzos del siglo xvi, la ubicación estratégica de algunos de los valles interandinos del territorio en cuestión, sirvió de corredores de paso a las sucesivas oleadas de pobladores que asomaron por las llanuras al norte de la actual Colombia en su periplo hacia el interior andino del continente suramericano.

  • 7 Neyla Castillo Espitia, Los antiguos pobladores del valle medio del rio Porce. Aproximación inicia (...)

17La historia prehispánica regional revela que unos seis mil años atrás los descendientes de los primeros pobladores de estos territorios desarrollaron la alfarería. Entre esa época y hace cerca de 3.500 años empezaron a cultivar maíz, raíces y tubérculos; luego, hace aproximadamente dos mil años, conocieron la metalurgia, el trabajo de textiles y establecieron extensas redes de intercambio. Las piezas de oro halladas en el área junto con los testimonios de los conquistadores sugieren que las sociedades que encontraron los españoles en esa parte del actual departamento de Antioquia eran esencialmente mineras. En el informe del proyecto de rescate arqueológico efectuado en el sitio donde Empresas Públicas Municipales de Medellín construyeron la gran central hidroeléctrica de Porce II, Neyla Castillo afirma que la evolución de la minería en esa zona continúa ceñida al modelo tecnológico indígena, involucrando “...un conjunto de conocimientos, creencias, comportamientos y actitudes construidas en torno al oro, visto como un regalo de la naturaleza... ”7

  • 8 Idem.

18Las colecciones de orfebrería del Museo del Oro, agrupadas por morfologías propias de cada sector geográfico, permiten observar que la orfebrería quimbaya –típica de la actual región cafetera al sur del departamento-, pero también, hecho menos conocido, del valle de Magdalena medio ubicado al noreste del actual departamento así como de la fría meseta al norte de Medellín –cabe recordar que el famoso poporo de tres bolas se encontró en esta última, cerca de Yarumal–, posee características similares a las descubiertas en Urabá e incluso en sitios tan remotos como Costa Rica, tal como lo indican piezas conservadas en el museo del oro de aquel país. Las rutas de intercambio de la sal y el oro, dos codiciados productos de la época, atravesaron Antioquia y se extendieron por Centro América, probablemente cruzando por mar el tapón del Darién. Estos pobladores, según Castillo, desarrollaron un “conjunto de conocimientos, creencias, comportamientos y actitudes construidas en torno al oro...” claramente distinguible del de las sociedades agrarias vecinas8. La cerámica homogénea y sin ostentación sugiere que no hubo allí grandes señores ni una sociedad con relaciones tan verticales como en regiones vecinas. Quizás esta velada afinidad ayude a explicar por qué a fines del siglo xvi los españoles crearon una gobernación “entre los dos ríos” a pesar del reducido territorio ubicado entre los ríos Cauca y Magdalena, muy diferente a las extensas gobernaciones limítrofes de Popayán y de Cartagena.

19En la segunda mitad del xix Antioquia llegó a ser la principal región exportadora de oro y plata en la joven república de Colombia. Adicionalmente, experimentó la más ambiciosa expansión de la frontera agraria de ese entonces en el país, gracias a lo cual multiplicó el número de pequeños y medianos propietarios agrícolas. Los colonos llevaron la cultura campesina y pueblerina más allá de las fronteras de Antioquia. Al cambiar el siglo, el oro, el café y la construcción de los ferrocarriles de Antioquia y Amagá, sostuvieron el dinamismo económico y cultural. La ampliación de la frontera agrícola acentuó la vocación andariega, aventurera, poco servil, independiente, aficionada a los juegos de azar, heredada del mundo de mineros libres de fines de la época colonial, rasgos hoy acartonados por un folclor empeñado en seguir glorificando una supuesta “la raza antioqueña” y otras babosadas.

  • 9 Aline Helg, “Los intelectuales y la cuestión racial en el decenio de 1920: Colombia entre México y (...)

20Cuando las teorías europeas y norteamericanas sobre la pretendida superioridad de la raza blanca tuvieron eco en América Latina entre el cierre del siglo xix y los años treinta, prestantes intelectuales antioqueños —como Luis López de Mesa—, que subvaloraron al indio por considerarlo ejemplo de degeneración física y moral, fueron refutados por otros intelectuales locales que salieron en defensa del mensaje, entre quienes destaca el médico Alfonso Castro9.

  • 10 Euclides Jaramillo Arango, Los cuentos del picaro Tío Conejo, 3era. ed., Pereira, Universidad del (...)

21Otras manifestaciones folclóricas más genuinas retratan la vida de aquellos colonos decimonónicos. Un buen ejemplo son las aventuras del pícaro Tío Conejo, deleite de varias generaciones de todas las edades y condiciones. En palabras de Euclides Jaramillo Arango, quien a mediados del siglo xx recopiló diversas versiones sobre los populares cuentos del tío Conejo paisa, este personaje al igual que el tipo universal designado con otros nombres en otras latitudes, era “malicioso, marrullero, andariego, vivaz, pendenciero, consumado bromista...”10

  • 11 Patricia Londoño Vega, Religion, Culture and Religion in Colombia: Antiqouia and Medellín, 1850-19 (...)

22A la par con los adelantos económicos, la Antioquia de mediados del siglo xix y comienzos del xx vio florecer cientos de instituciones, grupos y asociaciones voluntarias. Esta rica sociabilidad, sumada a las peculiaridades del ecosistema, a una estructura económica relativamente abierta, dinámica, y a la intensa labor de una iglesia católica en expansión que llegó a ser familiar y cercana, congregó un creciente número de antioqueños de diferente origen social alrededor de prácticas y asociaciones religiosas, el ejercicio de la caridad, a la preocupación por la educación y la búsqueda del progreso cultural. Surgieron cientos de asociaciones voluntarias empeñadas en trabajar directa o indirectamente en pos de la tan ansiada “civilización”, según cánones vigentes en ese entonces11.

FISURAS EN EL “MODELO” ANTIOQUEÑO

  • 12 M. M. Botero, “El desarrollo del sector exportador en Antioquia, 1850-1890”, Tesis de maestría, De (...)

23La llegada del siglo xx coincidió con los primeros síntomas del creciente desequilibrio entre el progreso de Medellín y los poblados vecinos en el valle de Aburra –escenario de uno de los procesos de industrialización más tempranos en Latinoamérica–, respecto a la mayoría de los municipios de Antioquia, cada vez más rezagados. Hacia los años treinta, cuando el departamento encabezaba el proceso de modernización del país y los circuitos comerciales y bancarios conectaban algunas subregiones con el mercado mundial, surgieron una serie de dificultades en la interacción del centro con las zonas cálidas periféricas, habitadas por gentes de colores y culturas distintas las cuales eran percibidas por los antioqueños de la montaña como inferiores y amenazantes12.

24Lo encarnizado de la violencia partidista de mediados del siglo xx en Antioquia puso en evidencia que efectivamente algo andaba mal en esta sociedad. Para Mary Roldán, la génesis de la crisis de lo que algunos han dado en llamar el “modelo” o “proyecto” antioqueño se remonta a algunos cambios ocurridos en el decenio de 1930, antes de desatarse la encarnizada violencia partidista de mediados del siglo xx. Entre otros, menciona el creciente flujo de campesinos a Medellín, a la expansión de la educación y el sufragio, al crecimiento del empleo en obras públicas, factores que alteraron el panorama económico, social y político.

  • 13 Véase Mary Roldán, A sangre y fuego: La violencia en Antioquia. Colombia 1946-1953, Bogotá, Instit (...)

25El ideal forjado en el transcurso del xix por los antioqueños de la montaña no era acatado ni en el nordeste, el bajo Cauca, en Occidente ni en Urabá, territorios con escasa densidad de población y una tímida presencia institucional del Estado y de la iglesia católica. Ninguna de dichas zonas tenía la rica vida asociativa que apuntalaba y le daba estabilidad al corazón montañoso de Antioquia. Los líderes en ascenso de las zonas marginales rechazaron lo que consideraban un viejo estilo restrictivo de los políticos tradicionales. En contravía con la creencia general, Roldán, basada en una cuidadosa y pionera revisión de archivos oficiales, encontró que la periferia, y no el suroeste como tiende a creerse, fue el área más afectada por la violencia partidista entre Liberales y Conservadores. En la primera, además del enfrentamiento violento entre Conservadores y Liberales, la repartición de puestos y clientelas entre Conservadores ya establecidos y sectores “advenedizos” desató episodios sangrientos. De manera desafortunada el gobierno departamental, en vez de reconocer el limitado desarrollo democrático en las zonas “excluidas” y de responder a los primeros brotes de violencia como lo hizo en Urrao, al occidente o en otras zonas al sur y el suroeste, con negociaciones cuidadosas sumadas al reemplazo selectivo de oficiales de policías y de empleados públicos, recurrió a fáciles soluciones militares y a crudas medidas coercitivas las cuales, como era de esperarse, resultaron contraproducentes en el mediano y largo plazo13.

  • 14 “...a pesar de todo, Antioquia sigue siendo la mata de los curas en Colombia”, La Hoja de Medellín (...)

26A pesar de lo anterior, como bien lo documentó Gutiérrez de Pineda, a mediados del siglo xx aún persistían algunos rasgos del “complejo cultural antioqueño o de la montaña”. Uno era la arraigada religiosidad propia de esa Antioquia campesina y pueblerina que se acentuó a partir de mediados del xix. Hacia el decenio de 1950 este departamento seguía teniendo el mayor número de parroquias, de sacerdotes y la mayor cantidad de vocaciones religiosas femeninas y masculinas en todo el país, en proporción al número de habitantes14.

27Los acelerados cambios sociales, demográficos y culturales de los años sesenta acabaron de socavar la integración social lograda desde el siglo anterior. Cuando empezaron a llegar a Medellín oleadas de inmigrantes rurales y pueblerinos, éstos fundaron juntas cívicas, similares a los convites campesinos, con el fin de evitar el desalojo de los terrenos que invadieron y para abastecerse de agua, trazar y abrir las calles, construir iglesias y centros comunitarios. Durante los años ochenta y noventa, una vez satisfechas las urgencias iniciales, los niveles de participación comunitaria decayeron y las juntas locales pasaron a manos de políticos clientelistas, con la consecuente decadencia en la calidad de los servicios prestados. Desgraciadamente, el agravamiento de los problemas coincidió con el abandono del mayor interés que habían manifestado los dirigentes regionales entre el cuarto final del siglo xix y los años veinte respectó a los intereses públicos. Los resultados no se hicieron esperar. Para muestra un botón: después de haber entrado al siglo xx a la delantera a escala nacional en algunos indicadores educativos, a comienzos de los años sesenta las tasas de cobertura escolar en Antioquia descendieron hasta nivelarse con las del promedio nacional. Desde entonces y en los veinte años siguientes, la cobertura y más aún, la calidad de la instrucción pública continuó decayendo ostensiblemente, factor que unido a los altos índices de desempleo propició una sociedad con preocupantes niveles de homicidios, prostitución, robos, y otros problemas.

28A diferencia de la primera tanda de inmigrantes campesinos y pueblerinos que habían llegado a Medellín en los primeros decenios del siglo xx, la segunda oleada de mediados del xx, más que oleada fue una avalancha, desatada no tanto por las oportunidades económicas de Medellín y los municipios vecinos, puesto que la industria antioqueña atravesaba uno de sus peores ciclos recesivos, sino por el desarraigo de miles de hombres, mujeres y niños de su lugar de origen contra su voluntad para esquivar la violencia partidista que asoló pueblos y veredas.

  • 15 Darío Jaramillo Agudelo, “Algunos comentarios sobre la cultura antioqueña” Ponencia (inédita), Sim (...)

29El boom de la construcción procuró un mediano respiro a la economía urbana, pero durante la siguiente recaída, fechada entre 1974 y 1979, el desempleo en Medellín sobrepasó el de las demás grandes ciudades en Colombia. En este punto el impacto de la crisis económica fue atenuado por la bonanza cafetalera, el auge de las exportaciones de bananos, flores, oro y por el incipiente tráfico de cocaína. Un factor adicional en la crisis social fue el hecho de que en Medellín, a una escala aún mayor que en otras capitales colombianas, las mujeres ingresaron masivamente al mercado laboral, fenómeno que al parecer ayudó a socavar el papel de la vida familiar en la cultura tradicional antioqueña15.

ANTES Y DESPUÉS DE LA COCAÍNA

  • 16 Mary Roldán, “Cocaíne and the “Miracle” of Modernity in Medellin”, en Cocaine: From Miracle to (...)

30Hacia el decenio de 1980 el desempleo en el área metropolitana de Medellín llegó a ser peor que en las demás ciudades del país y a comienzos de los noventa, la baja calidad de la educación pública no hizo sino ahondar las distancias sociales. En este punto, la crisis fue bruscamente catalizada por el narcotráfico. En el valle de Aburrá llegó a ser particularmente notoria la presencia de los narcotraficantes, aliados con bandas delincuentes para reclutar sicarios, traquetos y mulas —asesinos a sueldo, vigilantes armados y portadores de la droga—, oficios afines a una vieja tradición del contrabando. En palabras de Mary Roldán, la historia reciente de Antioquia y Medellín se dividió en “antes” y “después” del tráfico de cocaína, un lucrativo negocio que “trastornó las tradiciones, y alteró los comportamientos, la moralidad, el pensamiento y las expectativas”16.

31Según Héctor Abad Faciolince, después de “Más de 20 años conviviendo (conmuriendo) con estos empresarios del crimen [que] nos deja obsesionados y maltrechos...”, recoge una apreciación que muchos comparten: los capos antioqueños “...cumplen como ninguno el precepto paisa de conseguir plata honradamente, si se puede, y si no como sea a toda costa”. Abad los compara a

  • 17 “Mafioso” para la revista ha Hoja de Medellín, N° 31, Medellín, mayo de 1995, pp. 10.

Un ganadero antioqueño con una ética nazi y una estética de nuevo rico gringo. El escapulario del ganadero se convierte en cadena de oro con la imagen del Divino niño; también del ganadero conserva los caballos de paso y la pasión por acumular tierras en papeles que los testaferros firman ante el catastro. Recibe del gringo nuevo rico el gusto por todo cuanto sea grande, ruidoso y estridente; toda una carga de ostentación de la que el austero campesino carecía. Del nazi tiene los hígados para matar sin ningún remordimiento17.

32En un número especial de la revista La Hoja de Medellín (1995) dedicado al modo de ser antioqueño, Alberto Sierra opina que los mafiosos “...son un buen ejemplo de lo que es la raza antioqueña”, pues muestran hasta dónde se podía llegar “siendo emprendedores”. Y agrega “La antioqueñidad no deja ver otra cosa... No hay monumentos a la raza en ninguna otra parte sino aquí... no hay raza costeña ni raza santandereana tampoco... La antioqueñidad es una enfermedad, que le da a toda la gente que nace por estos lados”.

  • 18 Clara Inés García, “Antioquia en el marco de la guerra y la paz. Transformaciones: de la lógica de (...)

33Como si fuera poco, la crisis social que destapó y empeoró el narcotráfico empató con la guerra entre prósperos grupos guerrilleros contra otros de justicia privada o paramilitar, guerra que sigue afectando al país y con particular intensidad a la región de Antioquia, uno de los principales nichos de la guerrilla en Colombia desde los años sesenta18. Entre 1987 y 1995 la intensidad del conflicto armado se duplicó en el Departamento de Antioquia, en parte debido a los grupos de justicia privada formados desde comienzos de los ochenta en esta región.

“SER ANTIOQUEÑO PARA ELLOS ES MÁS QUE SER COLOMBIANO”

34Una célebre anécdota —narrada a Roberto Luis Jaramillo por los descendientes de Fernando Restrepo Soto (1819-1899), sobrino del prócer José Manuel Restrepo– ilustra el pragmatismo político de los antioqueños decimonónicos. Don Fernando, un rico minero y comerciante de Medellín, fundador de la rica sociedad “Restrepo e Hijos”, enfiló un día a sus hijos varones y les dijo, por turnos: “Usted será liberal, Ud. conservador, Ud. liberal, Ud. conservador...”. A Jorge y a Ricardo les tocó ser liberales, Guillermo iba a ser conservador, pero como este se negó, le tocó ser godo a Camilo C, quien luego terminó siendo un destacado ingeniero en la construcción del Ferrocarril de Amagá. Tal actitud le procuró a don Fernando una especie de seguro en tiempos de guerras civiles, pues siempre tenía por lo menos la mitad de su familia en el gobierno, algo muy conveniente para la prosperidad de los negocios.

35El espíritu pragmático, visible en posturas y formas de hacer política, pelechó también en los negocios, e incluso en el tipo de instrucción y capacitación preferido por los antioqueños; esto, sumado a la acentuada religiosidad, moldearon la mentalidad preponderante en esta región desde mediados del siglo xix hasta mediados del xx.

36Los antioqueños de hace cien años establecieron un estrecho intercambio con el extranjero, en lo económico y también en el plano cultural, hecho menos estudiado. Las referencias e influjos foráneos tuvieron un papel significativo en la identidad regional.

  • 19 Mesa Bernal, De los judíos en la historia de Colombia, p. 141.

37En cambio los nexos región antioqueña / nación eran más débiles en ese entonces, y encontraron una serie de dificultades. Con razón James Parsons observó que “ser antioqueño para ellos es más que ser colombiano”. Por su parte, Mesa Bernal comentó que “El paisa se sentía poco unido a la nación”19; en lo que va a coincidir Alejandro Restrepo:

  • 20 Ibidem, p. 95.

Los antioqueños nos sentimos antes que colombianos, antioqueños. Para nosotros la prioridad es Antioquia y, después Colombia. Incluso es normal entre nosotros mirar a Colombia como otro país cuya capital es Bogotá ¡Los antioqueños siempre vemos a nuestro territorio como un país que limita con otro llamado Colombia!20

  • 21 Ibidem, pp. 99-104.

38En la segunda mitad del siglo xix la prensa bogotana y la costeña criticaron a los antioqueños por “usureros y semitas”. De otro lado, algunos antioqueños de la época se quejaron de lo mal que los trataban en la capital, donde se referían a ellos como “maiceros, barbudos, israelitas”. Rafael Uribe Uribe le escribió a un amigo: “¿Creerá usted que uno de los mayores obstáculos con que tropiezo en mi camino es mi calidad de antioqueño?” Otros paisanos comentaron que no eran bien vistos en la costa, en los Santanderes ni en el Cauca. En 1934 Isch Irvi escribió que “El antioqueño se considera el prohombre en Colombia, mira con cierto desprecio a sus compatriotas de otros departamentos, defecto que le trae como lógica consecuencia el que sea pagado en la misma forma...”21

  • 22 El plan desarrollo Visión Antioquia siglo xxi se propone coordinar esfuerzos para proyectar la reg (...)

39Hasta muy entrado el siglo xx, Antioquia era una remota región, lejos de las rutas de acceso a otros lugares importantes. El que quisiera llegar allí tenía que estar determinado a hacerlo, pues el viaje implicaba vencer formidables obstáculos. Para ir al centro de Antioquia, donde transcurría el grueso de la actividad económica jalonada por la minería y el comercio del oro y la plata, se debía tomar el río Magdalena y luego remontar la cordillera central. Paradójicamente, a pesar de lo apartada, entre mediados del siglo xix y primeros decenios del xx, merced a las exportaciones de oro, y desde el último cuarto del siglo del café en grano, Antioquia estuvo estrechamente vinculada al comercio internacional, en pequeña escala para estándares de la economía mundial, pero significativa para la región y el país. La exclusión antioqueña de lo bogotano tenía pues una raíz pragmática: geográficamente la capital del país quedaba en la trastienda en relación a los circuitos comerciales de los antioqueños, quienes desde comienzos de la era republicana participaron en el mercado de ideas y mercancías del Caribe y el Atlántico norte. Hasta cierto punto, para un comerciante antioqueño Bogotá representaba una complicación innecesaria, que adicionalmente drenaba recursos a la provincia. Bogotá era prescindible. El mundo no. El mundo era el mercado para el oro, el café, los textiles, y más recientemente, para la cocaína22.

  • 23 1903: Liga Patriótica encabezada por Fidel Cano y Marceliano Vélez; 1924 Liga Patriótica por Colom (...)
  • 24 Medellín, Editorial Bedout, 1962.

40Resulta elocuente ver los reiterados clamores por la descentralización surgidos en Antioquia en 1903, 1924, 1929, 1938, 1963 y 196 823. Jorge Restrepo Uribe recopila estos movimientos en República de Antioquia, libro donde declara: “...nos declaramos partidarios de que Antioquia pida su independencia, con otros departamentos que quieran acompañarla, pues es evidente la inconformidad existente en la mayor parte del país, con el régimen centralista que rige actualmente”24. Restrepo Uribe, un prestigioso ingeniero presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas, alcalde, representante a la Cámara, aficionado a la historia y primer gerente del Instituto para el Desarrollo de Anüoquia –idea–, columnista de E/ Colombiano en los años sesenta y setenta –cuando este diario era dirigido por Juan Zuleta Ferrer, otro partidario de la descentralización– participó en la campaña, inicialmente descentralista y luego abiertamente federalista, en pro de la República de Antioquia. En la obra mencionada, así como en Antioquia olvidada, marginada y resentida, (1965) y en Antioquia olvidada en el presupuesto nacional (1964), Restrepo Uribe sostiene que a este departamento se le aplicaba la ley del embudo: no había proporción en lo que tributaba al gobierno central y lo que recibía a cambio.

41En verdad, en Antioquia existía una velada actitud que podríamos caricaturizar con la frase: “No se metan conmigo. Yo estoy acá muy ocupado sacando oro, me va bien en los negocios, hay mucho por hacer, déjenme tranquilo”. Desdichadamente, de tal postura a incurrir en la tan mentada “altanería” hay sólo un paso... paso que muchos antioqueños han dado cuando las circunstancias los han alentado. Se podría especular hasta qué punto el modo de vida tan homogéneo logrado en el centro de su territorio entre mediados del siglo xix y el XX generó cierta incapacidad para aceptar las diferencias, incapacidad expresada como hostilidad hacia aquellos compatriotas que no compartían los rasgos de la cultura paisa.

OTRAS FACETAS DE LA IDENTIDAD ANTIOQUEÑA

42En esta segunda parte comento varios estudios recientes los cuales a pesar de referirse a temas aparentemente desligados, tienen en común el aludir a diversos aspectos de la identidad antioqueña desde las nuevas perspectivas o miradas motivadas por los profundos cambios ocurridos en Antioquia desde el cuarto final del siglo xx con las que hoy se examina el pasado de la región. En los textos reseñados a continuación salen a relucir nuevos enfoques de viejos temas como la herencia judía en la cultura antioqueña, o del contrabando con Jamaica visto como una temprana escuela de negocios internacionales; la interacción, selectiva, y no exenta de conflictos con el puñado de extranjeros en su mayoría europeos que visitaron o se radicaron en la región; los esfuerzos adelantados incluso de parte del vecino y rival estado del Cauca por atraer colonos antioqueños; la tanda de montañeros antioqueños que llegaron a Urabá en la primera mitad del siglo xx excesivamente “seguros y orgullosos de sí y de sus logros”. Otros autores documentan la sorprendente respuesta antioqueña a otra forma de colonización, la “colonización de las conciencias” o expansión misionera de la primera mitad del xx. Dicho fenómeno, ligado a la dinámica importación y exportación de congregaciones religiosas liderada por esta región, fue otro activo vaso comunicante de la influencia europea a la que estuvieron expuestos numerosos antioqueños de todas las edades y condiciones. Otro explora el peso de los mariachis, la música de despecho y los narcocorridos en la actual geografía musical antioqueña. En suma, el conjunto ayuda a cotejar algunas impresiones de la presente racha de valoración de lo paisa con anteriores manifestaciones del fenómeno.

REFUGIO DE UNA SEGUNDA TANDA DE “FORAJIDOS” (CONVERSOS CONOCIDOS), SIGLO xviii

  • 25 Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1988.
  • 26 Bogotá, Editorial Planeta, tercera edición, 1997 (edición original, 1996).
  • 27 Según el artículo “Strong Amerind/White Sex Bias and a possible Sephardic Contribution among the F (...)

43En 1988 Daniel Mesa Bernal publicó Polémica sobre el origen del pueblo antioqueñtr25 y en 1996 se conoció su obra póstuma, De los judíos en la historia de Colombia: la azarosa y apasionante historia de los inmigrantes hebreos desde los tiempos de la Conquista hasta la colonización antioqueña26, un par de libros escritos con disciplina de ingeniero, respaldados en una amplia documentación. Su autor intenta mostrar que dada la escala demográfica de esta provincia y su marcado aislamiento, la influencia en la esfera cultural de las significativas oleadas de inmigraciones judías a Antioquia en tiempos coloniales logró magnificar su impacto27.

  • 28 Twinam, “From Jew to Basque. Ethnic Myths and Antioqueño Entrepreneurship”, Journal of Interameric (...)

44La referencia conocida más temprana acerca de los antioqueños como judíos data de 1808, en vísperas de la independencia, cuando los comerciantes antioqueños empezaron a sobresalir fuera de la provincia, alusión reforzada en el decenio de 1840 a raíz del éxito comercial de los Montoyas, los Arrublas y los Aranzazus en círculos capitalinos. De ahí en adelante destacados escritores regionales y nacionales tocaron el tema. Entre ellos Gregorio Gutiérrez González, quien en 1851 en el verso Felipe menciona la tierra encantada donde vive una raza infame, maldita por Dios, una raza de mercaderes que especulan con todo y sobre todo. En 1875 el bogotano José María Samper extendió el mito judío al terreno político al afirmar que el gobernador de Antioquia era respaldado por políticos judíos28.

  • 29 Mesa Bernal, De los judios en la historia de Colombia, pp. 116-136.

45Cartagena de Indias, a pesar de las disposiciones reales, fue un importante centro de conversos expulsados de España en 1492. Algunos de ellos continuaron rumbo a Antioquia camuflados tras apellidos vascos y catalanes. Una segunda tanda de conversos o “forajidos” como se los llamaba —no en el sentido de facinerosos sino de quien vive alejado de su casa, comarca o país— encontró atractiva la provincia de Antioquia por ser remota y aislada, por carecer de obispos y religiosos que los pudieran delatar, y por la abundancia de oro que les permitía dedicarse a lo que mejor sabían hacer, comerciar. La gobernación del lusitano Gaspar de Rodas les brindó la ventaja adicional de su acogida. La inmigración judía continuó durante el siglo xvii, en especial a comienzos del xviii una vez cedió la persecución contra los conversos y decayó la Inquisición de Cartagena29.

  • 30 “Es difícil que se encuentre otra región con tantos nombres bíblicos y orientales como la Montaña. (...)

46Mesa Bernal desiste de indagar por el origen judío de los antioqueños en el sentido biológico de “raza”, dada la extensa mezcla racial del pueblo judío y en vista de lo imposible de rastrear sus verdaderos apellidos, pues solían cambiarlos para eludir la Inquisición. Como es tan difícil probar con evidencias directas el establecimiento de estos conversos en las montañas de Antioquia, el autor orientó su pesquisa hacia indicios culturales en conductas colectivas. Encontró, por ejemplo que vocablos como “pertugués” (sic) y “marrano” fueron insultos populares en la región durante la colonia temprana. Menciona giros gramaticales y expresiones ladinas muy usados en Antioquia: la ye en vez de la Ll, el peculiar uso del vos, la frecuencia de nombres y vocablos bíblicos y orientales. Tomás Carrasquilla también percibió esta “chifladura por los nombres bíblicos”30.

47El ex presidente Belisario Betancur en su discurso al ingresar como miembro honorario a la Academia Colombiana el 11 de octubre de 1991, titulado “El lenguaje como expresión de la historia de Antioquia”, recuerda que al viajar por Estambul y Tierra Santa le impresionó la semejanza entre el castellano levantino y el de los campesinos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío, norte del Valle del Cauca, norte del Tolima y oriente del Chocó. Atribuye la permanencia de arcaicas expresiones lingüísticas que identifican al antioqueño como las eses silbantes, voseo corriente –distinto del vos mayestático–, uso y abuso del pues, el Avemaría, frecuentes diminutivos, exageraciones, etc., al hecho de que en Antioquia:

No encontraron aquellos fundadores, poblaciones indígenas abundantes que hicieran el mestizaje de sus dialectos con la lengua imperial. Quedaron alejados de la corte virreinal, del mar de Cartagena de Indias y de la gobernación de Popayán; y así encerrados en sus cordilleras y en sus quehaceres mineros, conservaron como en una alacena bien cerrada, las voces y su trama sintáctica, tal como las habían recibido...

  • 31 Véase Boletín de la Academia Colombiana, Tomo xli, N° 174, Bogotá, octubre-noviembre 1991, pp. 5-2 (...)

48Cita el conocido verso de la “Memoria científica del cultivo del maíz en Antioquia” de Gregorio Gutiérrez González, uno de los más populares poetas colombianos del siglo pasado: “como sólo para Antioquia escribo, yo no escribo español sino antioqueño”31.

49Volviendo a Mesa Bernal, él ve otras huellas de la cultura judía en la creencia de que el bienestar terreno es un premio divino por el buen comportamiento, en lo inclinados que eran los pobladores de aquella apartada provincia a la agresividad, por sus maneras democráticas, una cierta incongruencia entre las convicciones y los actos, los matrimonios a temprana edad, la férrea unidad familiar, la alta natalidad, la propensión al ahorro, el buen sentido práctico y comercial, la afición al dinero y al riesgo calculado, el espíritu de asociación, y su movilidad geográfica. Menciona incluso las espléndidas albercas o baños de inmersión al aire libre que solían tener hasta comienzos del siglo xx las casas de las familias acomodadas de Medellín.

50Simón Guberek, un judío polaco que emigró a Colombia y en 1921 hizo un viaje de negocios a Antioquia que consignó en su autobiografía Yo vi crecer un país, coincide en este punto,

  • 32 Bogotá, Fundación Guberek, Vol. 2, pp. 150-151.

...no sé por qué me traslada a las calles judías de Varsovia, a Zelechow... todo en estos mortales me llama al recuerdo. Y de las mujeres ni hablar. Veo pasar Rébecas, Saras, Déboras, Lías, Esteres, como están en las páginas de la Biblia, ahora con apellidos Gómez, Pérez, López, Vélez, González... Nada tengo yo que ver con ese viejo debate entablado en Colombia sobre el origen de los antioqueños. Ni me importan estas endiabladas investigaciones científicas. Pero... a unidad familiar, fuerte como en ninguna otra parte del país, y la velada hogareña, que principia a las ocho y reúne la tribu en torno al “patriarca” ¿no nos hace acaso soñar con las costumbres de los hogares judíos, viejas de siglos?32

EL CONTRABANDO CON JAMAICA, UNA TEMPRANA ESCUELA DE NEGOCIOS INTERNACIONALES

  • 33 Luis Fernando Molina Londoño, “La escuela. Los colombianos aprendieron en la isla de Jamaica a ser (...)

51Luis Fernando Molina en su breve texto “La escuela. Los colombianos aprendieron en la isla de Jamaica a ser negociantes” llama la atención sobre la geografía de lo ilegal en la que se movieron algunos de los principales comerciantes antioqueños durante el ocaso del régimen colonial y en los primeros años de la república. Gracias a la disponibilidad de oro procedente de las minas y aluviones de la provincia de Antioquia aprovecharon el floreciente contrabando británico y el aumento de las libertades comerciales otorgado a las colonias españolas desde 1808, estimulado en los años siguientes por el descontrol aduanero creado a raíz de la guerra de independencia. Los antioqueños viajaban a Jamaica cargando pequeñas bolsas con oro en polvo. Después de un trayecto inicial a lomo de mula hasta el río Magdalena, seguían por champaña hasta Cartagena, donde se embarcaban supuestamente rumbo a “Cuba”. Según el argot de los contrabandistas las Antillas eran “los Santos Lugares” y “pasar a Jerusalén” significaba embarcarse para jamaica. El viaje de ida, la estadía y el regreso podía tardar hasta seis meses en medio del riesgo de naufragios, fiebres tropicales, pesquisas en las aduanas y asaltos de piratas. Una vez en la isla, se surtían en almacenes de Kingston y Spanish Town, propiedad de comerciantes y prestamistas judíos que se surtían con mercancías de China, India y Manchester. Otra ruta usada por los contrabandistas antioqueños era el río Atrato, en aquel entonces surcado por barcos holandeses, ingleses y escoceses con mercancías procedentes de Jamaica y de Curazao33.

ACEPTACIÓN SELECTIVA DE INMIGRANTES EXTRANJEROS

52Alentados sobre todo por las minas de oro, y desde fines del siglo xix por otras oportunidades económicas, el número de forasteros llegados a Antioquia aumentó en términos absolutos y relativos en el transcurso del xix y primeros decenios del xx. Predominaron sucesivamente los ingleses, alemanes, franceses, norteamericanos, y los españoles. Dado su nivel educativo y técnico, muchos de estos extranjeros introdujeron importantes adelantos en la minería, la banca, las industrias, los deportes y la educación.

  • 34 Tesis de grado, Magister en Historia de Colombia, Universidad Nacional de Colombia (sede Medellín) (...)

53La tesis de maestría “Tres momentos de la presencia extranjera en Antioquia 1820-1920”, presentada por Rodrigo García Estrada, ofrece una visión global de la significativa proporción del total de extranjeros radicados en Colombia que logró atraer Antioquia, y muestra que la élite antioqueña “...siempre exigió a los extranjeros, la conversión al catolicismo y la no intromisión en política, como visa para su integración”34. La recepción fue más favorable con los ingenieros, comerciantes y agentes de casas europeas y norteamericanas, en especial si eran católicos. Ahora García está indagando sobre los conflictos y problemas de adaptación que tuvieron los extranjeros asentados en Antioquia entre 1820 y 1920, línea de trabajo explorada años atrás por Fernando Molina y Ociel Castaño en su monografía de grado (inédita) sobre la mina de El Zancudo y la Hacienda de Fundición de Sitio Viejo. Éstos últimos, con base en los procesos por alcoholismo, riñas e incumplimiento de contrato que reposan en el archivo municipal de Titiribí y otros documentos de primera mano, sacaron a relucir las difíciles condiciones laborales y el rechazo cultural que tuvieron que soportar muchos técnicos y obreros rasos alemanes traídos para estas ricas minas del suroeste de Antioquia, fenómeno pasado por alto en la historiografía regional.

EL RIVAL ESTADO DEL CAUCA TAMBIÉN PROCURÓ ATRAER COLONOS ANTIOQUEÑOS

  • 35 “Whitening the Region: Caucano Mediation and “Antioqueño Colonization” in Nineteenth-Century Colom (...)

54Nancy Applebaum documenta el esfuerzo emprendido a fines del siglo xix por dirigentes y élites caucanas y antioqueñas por atraer inmigrantes antioqueños que pudieran “blanquear” la zona de Riosucio en el vecino y rival estado del Cauca35. Un esfuerzo curioso considerando la vieja rivalidad entre los antioqueños, de mayoría conservadora, quienes temieron y odiaron a sus vecinos caucanos, a quienes indistintamente tildaban de “negros”. Vale recordar que en las guerras civiles de la segunda mitad del xix las tropas liberales caucanas entraron triunfantes dos veces a Antioquia, y durante la ocupación hubo quienes persiguieron al clero y cometieron el sacrilegio de instalar cuarteles y pesebreras en varios templos de Medellín y Marinilla.

55El punto que me interesa resaltar del citado trabajo de Applebaum es cómo una identidad tan fuerte como la antioqueña puede llegar incluso a borrar identidades previas que no le acomodan. Así, varios “empresarios de la tierra” oriundos del Cauca, entre ellos Ramón Palau llegado a Riosucio en 1873, quienes lograron que dicho estado aceptara repartir el resguardo indígena que existía en la región apelando a la imagen positiva que los funcionarios y dirigentes tenían de los colonos antioqueños por haberles domesticado un territorio salvaje. Tanto que al cerrar el siglo xix, la memoria colectiva tendía a afirmar que esas tierras “siempre habían sido antioqueñas”, olvidando que en realidad antes pertenecían al viejo estado del Cauca.

UNA “IDENTIDAD EXCESIVAMENTE ASUMIDA”: LOS ANTIOQUEÑOS EN URABÁ, 1900-1950

  • 36 Medellín, Colección Clío, Editorial Universidad de Antioquia, 2000.
  • 37 Claudia Steiner, Imaginación y poder: el encuentro del interior con la costa en Urabá. 1900-1960, (...)

56La expresión proviene del libro de Claudia Steiner, Imaginación y poder: el encuentro del interior con la costa en Urabá, 1900-1960, donde desnuda la actitud de preeminencia cultural y el tradicionalismo de los funcionarios y colonos antioqueños quienes se exacerbaron al ejercer el papel de colonos en esta frontera, la cual había estado previamente ocupada por negros emigrados del Chocó, indígenas emberá, catíos, campesinos, ganaderos y comerciantes procedentes de la costa y del Sinú, además de algunos empresarios alemanes y un puñado de inmigrantes sirio-libaneseses36. Según Steiner, el colono de la montaña llegó pisando duro, “seguro y orgulloso de sí y de sus logros”, dispuesto a antioqueñizar la región costera de Urabá, anexada al territorio antioqueño en 1905. Sus líderes se propusieron “desarrollar y modernizar la fértil esquina noroccidental de Antioquia que conecta este departamento, antiguamente sin litoral, con el mar Caribe convencidos de estar fomentando “...un movimiento civilizador en contra de la barbarie de los habitantes que ya ocupaban la región”37.

57Steiner repasa los fallidos intentos previos del gobierno antioqueño para promover la colonización a esta “tierra prometida”, y su vana ilusión de crear allí una gran urbe, la flamante Ciudad Reyes, así como un ferrocarril que conectara Medellín con el Darién. En la práctica, el grueso de los inmigrantes del interior antioqueño tardó en llegar hasta después de terminada la llamada “carretera al mar” (Medellín-Turbo), cuya construcción tomó de 1926 a 1954.

  • 38 En 1969, Pablo Escobar, más tarde |efe del Cartel de Medellín, perdió por segunda vez el sexto de (...)

58Los primeros antioqueños en llegar fueron unos cuantos quijotes empeñados en abrir el ferrocarril o una carretera que comunicara el interior con la costa. En esta etapa, la remota e inhóspita región albergó contrabandistas favorecidos por la proximidad del golfo con Panamá, y sirvió de refugio a prófugos, disidentes y guerrilleros liberales. Entre otros, Steiner menciona al “Cojo” Gómez y al “Ronco” Jaramillo con sus cuadrillas de contrabandistas de los años treinta, al empresario antioqueño Eusebio Campillo, apodado “Rey de la Tagua” por déspota y arrogante. Los funcionarios del interior quisieron instaurar una moral, disciplina, y, en general, unos valores propios de la montaña, con la idea de sacar de la vida bárbara que llevaba la gente de la zona, sin importar que su cultura estuviera más emparentada con el caribe y el Chocó que con el interior andino38.

59Bajo una supuesta superioridad moral, los maestros, funcionarios, los misioneros españoles y antioqueños fiscalizaron comportamientos como el concubinato y se inmiscuyeron en las costumbres de la sociedad “bárbara y caótica”, “inmoral” de Urabá, para imponer conductas más atines a las de la “sociedad católica, tradicional y blanca” de los antioqueños de la montaña. Con razón el prefecto de Urabá le escribió al secretario de gobierno de Antioquia en 1911 que los habitantes de la región los miraban con “un sentimiento, mezcla de odio y de terror”. El encuentro, o mejor dicho el desencuentro, fue dramático y repercutió en el desarrollo posterior de la zona, hasta hace poco bastante conflictiva.

  • 39 Peter Wade en Gente negra, nación mestiza: dinámicas de las identidades raciales en Colombia, Bogo (...)

60El antioqueño miró con desdén a los cientos de negros caucanos, ribereños y mineros de vida errante poco sujeta a autoridades que llegaron entre 1880 y 1950 a trabajar en las minas de oro de los ríos Porce y Nechí, que no compartían las aspiraciones de progreso material, familia monogámica, religiosidad, rígida moralidad y austeridad propia de las montañas. No pudieron entender que estas gentes negras tenían un modo de ser distinto: vivían con privaciones pero cuando podían, se divertían con derroche39.

COLONIZACIÓN DE LAS CONCIENCIAS: ANTIOQUIA EN EXPANSIÓN MISIONERA DEL SIGLO xx

61Si bien la colonización antioqueña de Urabá avanzó con lentitud, la antecedió otra empresa más sutil orientada, en palabras de Aída Gálvez, a “colonizar las conciencias” de la gente indígena y negra de esa región, labor en buena medida asumida por misioneros v misioneras antioqueños y españoles que se pusieron a propagar las “buenas costumbres” en la zona.

  • 40 Gwen Dagny, Jensen de Rosenberg, “Laura Montoya Upeguí, mujer, maestra, misionera”, monografía de (...)

62Estas misiones formaron parte del resurgimiento misionero visible en la Colombia de la primera mitad del siglo xx, una tardía manifestación del auge experimentado medio siglo antes en varios países católicos y protestantes de Occidente. Lo sorprendente del caso antioqueño fue la entusiasta respuesta de vanas generaciones de jovencitos y jovencitas en la aventura misional. La rica cosecha de vocaciones regionales fortaleció a las comunidades españolas presentes en Urabá, y animó la fundación entre 1917 y 1950 de cuatro nuevas congregaciones misioneras de origen local40.

63Existen varios estudios acerca de la vida y obras de Laura Montoya Upegui y Miguel Ángel Builes, las figuras antioqueñas más descollantes en este campo en Antioquia. La primera, hoy beatificada, era una joven maestra nacida en el suroeste de Antioquia quien fundó en 1914 la primera comunidad misionera femenina de origen colombiano, la Congregación de Hermanas Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena. Inicialmente, la joven Laura, acompañada de otro puñado de jovencitas, en calidad de postulantas, catequizaron a los indígenas emberá en Dabeiba y Turbo. Diez años después, a raíz de diferencias con el Carmelita Descalzo que se desempeñaba como Prefecto Apostólico se vieron obligadas a dejar la región de Urabá. Para entonces las Lauritas atendían centros misioneros en una docena de poblaciones de la zona. En los años siguientes laboraron en la Diócesis de Santa Rosa de Osos, en Ituango y en Peque. En 1927 trasladaron su casa generalísima a Santa Fe de Antioquia y expandieron su acción a la región del Sarare, fronteriza con Venezuela. El ímpetu inicial perduró al punto que actualmente actúan en 17 países de América Latina, Europa y África.

  • 41 Severino de Santa Teresa, Creencias, ritos y costumbres de ¡os indios catíos de la Prefectura Apos (...)
  • 42 Aída Gálvez Abadía, “Medio ambiente y padecimiento: Los misioneros españoles en la selva del Urabá (...)

64En 1914, un par de años antes de que Laura Montoya abriera su primera escuela en Dabeiba, un grupo de misioneros del País Vasco y de Navarra pertenecientes a la congregación española de los Carmelitas Descalzos se radicó en Dabeiba, Paravandocito y Urabá. En 1918 el gobierno nacional encargó a los carmelitas de dirigir la Prefectura Apostólica de Urabá, cargo que ocuparon hasta 1941. Se trataba de 35 mil kilómetros cuadrados de selvas y pantanos cruzados por infinidad de ríos, donde residían cerca de 400 indios catíos, otros tantos cunas y unos 25 mil negros41. Para los misioneros españoles como Pablo del Santísimo Sacramento fue duro habituarse a Urabá, zona donde en sus palabras “no hay invierno, ni otoño ni primavera. No hay más que sol y agua... pero siempre mucho calor, mucho calor”. Los frailes se movilizaban en lanchas de motor y a vela, por ríos o por el golfo, a caballo a pie, expuestos a las fieras, culebras e insectos, y al flagelo del paludismo y otras enfermedades tropicales para las cuales sus organismos forasteros no habían desarrollado defensas inmunológicas42.

  • 43 Aída Gálvez Abadía, “La imposición del matrimonio católico en la Prefectura Apostólica de Urabá, C (...)

65Durante los 23 años que duró la estadía de los carmelitas en la prefectura apostólica de Urabá lograron imponer la costumbre del matrimonio católico a una parte de los indígenas cuna y emberá y a grupos aislados de gentes negras ribereñas43. Ello los llevó a trazar acueductos, alcantarillados y caminos y a producir estudios etnográficos, entre los que descolla la extensa y certera obra escrita que dejó Fray Severino de Santa Teresa, un observador sistemático de las creencias, la música y la gramática de los cuna. Adicionalmente, los carmelitas propagaron nuevas devociones y hábitos de vida propias de la “civilización cristiana”, según los cánones vigentes en ese tiempo: mejoraron el uso del español, dieron a conocer la bandera y demás símbolos patrios, impusieron prendas de la vestimenta occidental, modificaron los hábitos de aseo e higiene, enseñaron costura, caligrafía, canto e introdujeron novedades en el universo culinario y propagaron el culto a la Virgen del Carmen mediante vistosas procesiones en su honor.

66Las Carmelitas Descalzas Misioneras, otra congregación española, fueron invitadas a Antioquia en 1926 para ayudar en las tareas domésticas a los padres Carmelitas Descalzos en Urabá, oficio que las Lauritas fueron reacias a aceptar. Las Carmelitas asumieron las escuelas que dejaron vacantes las Lauritas, y en 1935, en vista de las frecuentes solicitudes de admisión de parte de jovencitas en pueblos vecinos, fundaron un convento y colegios en las inmediaciones de Frontino.

67Miguel Ángel Builes, el obispo de la Diócesis de Santa Rosa de Osos, aparte de su consabido radicalismo ultramontano, fue un activo misionero desde su juventud, cuando hizo correrías por el bajo Cauca. En 1927, recién nombrado obispo, fundó el Seminario de Misiones de Yarumal. Los egresados, conocidos como los Padres Javieres, rápidamente aumentaron en número y se dispersaron por todo el país en los años cuarenta, cuando se establecieron por lo menos en 24 apartadas poblaciones de varias diócesis y prefecturas, por lo regular en zonas cálidas de difícil acceso –las sabanas de Bolívar, las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, los Llanos Orientales y la Orinoquia- Dos años después, en 1929, Builes fundó en Yarumal las Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús, quienes iniciaron labores en el nordeste antioqueño, por los lados de Henchí y el bajo Cauca.

LAS CONGREGACIONES RELIGIOSAS: OTRO VASO COMUNICANTE CON LA CULTURA EUROPEA

  • 44 Veáse Cecilia Henríquez, Imperio y ocaso del Sagrado Corazón de Jesús en Colombia. Un estudio hist (...)

68Los resurgimientos católicos ocurridos en varios países europeos a lo largo del siglo xix y principios del xx fomentaron entre otras, la proliferación de asociaciones V devociones, algunas de las cuales, como el culto al Sagrado Corazón de Jesús, tuvieron proyección internacional. También alentaron la expansión de las congregaciones religiosas44.

69En Antioquia, entre 1850 y 1930, años para los que dispongo de datos más completos, una parte sustancial de la creciente presencia institucional de la Iglesia estuvo a cargo en total de 22 comunidades religiosas femeninas y 12 masculinas, en su mayoría de Francia, España e Italia, 1 de Guatemala, y 5 de origen colombiano, cuatro de ellas de origen antioqueño. En este lapso Antioquia pasó de ser una de las regiones de Colombia con el más bajo número de religiosos y religiosas a estar en condiciones de proveer no sólo sus propias necesidades en términos de vocaciones sino que, hasta alrededor del decenio de 1960, “exportó” excedentes a otras partes del país e incluso a otros países.

70En el lapso mencionado, dichas congregaciones, familiarizadas con métodos misioneros, pedagógicos y de asistencia social, se asentaron en Medellín y en medio centenar de poblaciones del departamento. Las complejas gestiones para traerlas a Antioquia, que en algunos casos tardaron años, así como las calurosas y multitudinarias bienvenidas de que fueron objeto al llegar, demuestran la enorme expectativa que generaron. La positiva actitud local hacia la religión animó a los laicos y a las autoridades, tanto liberales como conservadoras, a respaldar las actividades emprendidas por monjas y religiosos. Y a su vez, el ambiente religioso y el trato frecuente con sacerdotes, religiosas y confesores alentaron las vocaciones.

  • 45 Veáse por ejemplo, el conocido texto de Jaime Jaramillo Unbe, El pensamiento colombiano en el sigl (...)

71Curiosamente, con contadas excepciones, los estudios sobre la recepción y circulación de ideas, ideologías, instituciones, nociones de economía, adelantos técnicos y científicos, modas y modales provenientes de Europa y de Estados Unidos, sobre todo de tradiciones inglesas y francesas, así como los estudios sobre historia de la religión o de los extranjeros en Antioquia, tienden a ignorar el significativo canal de influjos foráneos en la cultura, de doble vía, abierto por las congregaciones religiosas femeninas y masculinas, en su mayoría de origen europeo45. Dicho influjo es otra de las herencias de la llamada “romanización” de la Iglesia, uno de cuyos elementos, aparte del rol más prominente del Papa fue inculcarle a esta institución una perspectiva internacional. Además del Vaticano, ello implicó estrechar lazos también con instituciones católicas de vanadas orientaciones surgidas en Francia, Italia, Bélgica, Irlanda, y aún en América.

  • 46 2 Vol., Bogotá, Banco de la República, 1990.

72En particular los jesuitas dejaron una honda huella en el comportamiento de muchos antioqueños desde mediados del siglo xix, influencia que aun aguarda un estudio sistemático. Doris Wise en el prólogo de su Antología del pensamiento de Mariano Ospina Rodríguez menciona la injerencia de la Compañía de Jesús en lo que ella denomina el “proyecto antioqueño”46. Más detalles ofrece la tesis inédita presentada en 2001 por Piedad Gil Restrepo a la Maestría en Historia de la Universidad Nacional (Medellín): “Enriqueta Vásquez de Ospina: biografía de una matrona antioqueña, 1832-86”. Al revisar los valiosos archivos conservados en la Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales, FAES, sobre la vida de este personaje, esposa de Mariano Ospina Rodríguez, la autora pudo corroborar lo cercanos que fueron los jesuitas en la vida diaria de Enriqueta, en calidad de amigos, confesores, consejeros espirituales, educadores y directores de cofradías a las que ella perteneció. Las largas y frecuentes cartas entre Enriqueta y varios sacerdotes jesuitas aluden a la vida cotidiana de esta pareja, la crianza de su prole y los hijos de los dos matrimonios anteriores de Mariano, el trato con la extensa parentela y la servidumbre, los altibajos en los negocios y en la política, y por supuesto, sobre la valiosa ayuda logística que la Compañía de Jesús le brindó a los Ospina Vásquez durante los años de exilio en Guatemala (1863-1871). Los jesuitas le enseñaron a Enriqueta y familia a aprovechar el tiempo, a valorar la constancia, la disciplina, la caridad, la fe en la divina Providencia, y a la constante revisión de vida, hábitos que, entre otras cosas, alentaron el registro minucioso de la vida de esta matrona que hoy deleita a los historiadores.

  • 47 Aline Helg, La educación en Colombia 1918-1957: una historia social, económica y política. Cerec, (...)

73Varias generaciones de niños y jovencitos antioqueños de sexo masculino y femenino se familiarizaron con aspectos de la cultura francesa a través de la educación, pues varias de las más activas congregaciones dedicadas a la enseñanza provenían de Francia: las Hermanas de la Presentación, del Buen Pastor, de la Enseñanza, las Vicentinas, las Hijas de la Sabiduría, y las Madres de la Sociedad del Sagrado Corazón, así como los Eudistas, los Hermanos Cristianos, y los Mariscas. Los alumnos del Colegio de San José de Medellín, por ejemplo, donde una parte de los religiosos eran franceses, recibían parte de su instrucción en francés, usaban textos en francés y podían sostener una conversación en esta lengua. En los eventos culturales de este plantel los alumnos entonaban La Marsellesa. La cultura francesa también se filtró a través de los modales aprendidos en el Colegio de San José, en el énfasis que se le daba a la buena escritura, aunque las técnicas de caligrafía fueran inglesas. Este colegio también fomentó la afición a la lectura y la cuidadosa redacción. Posiblemente ocurrió algo similar en la docena de colegios Lasallistas abiertos en pueblos de Antioquia antes de 195047.

“...SI NO ME QUERÉS TE CORTO LA CARA CON UNA CUCHILLA DE ESAS DE AJEITAR”: GEOGRAFÍA DE LA MÚSICA DE DESPECHO

  • 48 Véase nota número 1 del presente artículo.

74Durante el seminario mencionado atrás sobre región y regionalismo en Oxford, Eduardo Posada Carbó abrió su ponencia “Región y regionalismo en la nación: la costa caribe de Colombia” con una anécdota ilustrativa del abismo cultural que existía entre el interior y la costa48. Trae a colación la “tempestad de protestas” suscitadas por la publicación en 1947 de una carta en la revista Semana, donde el antioqueño Fabio Londoño Cárdenas reducía al porro a una expresión de “salvajismo y brutalidad de costeños y caribes, pueblos salvajes y estancados”. Las protestas de los lectores indignados no hicieron retractar a Londoño quien insirió en que “esos aires imitan muy bien la bullaranga que hacen en el monte... una manada de micos...”.

  • 49 Presentada en el panel “Latinoamérica ilegal: piratas, rebeldes y narcocorridos”. Ver “Narcorridos (...)

75En la pasada conferencia de Latin American Studies Asociation –LASA– reunida en septiembre de 2001 en Washington D.C., María Teresa Vélez en su ponencia “Camelia la Tejana en Colombia: Narcocorridos o baladas para héroes ilegales”, busca raíces del culto actual de los antioqueños por la música de despecho en la vieja afición por las rancheras mexicanas y los corridos que arraigaron a comienzos del siglo xx al lado de pasillos, boleros y tangos entre sectores populares en Antioquia. En esa época se conocía como música de carrilera porque se escuchaba en la radio o en las estaciones del tren por ser éste uno de los primeros lugares de los pueblos en contar con servicio de electricidad49.

  • 50 Heiner Castañeda, “Las musas del despecho”, Número 6, Bogotá, mayo 1995, pp. 36-37.

76La llegada masiva de campesinos a Medellín en el decenio de 1960 acentuó el gusto por estos géneros. Las Hermanitas Calle, de Bolívar, un pueblo situado en una zona de colonización al suroeste de Antioquia, cuentan que iniciaron su carrera artística en 1968 y se volvieron famosas con su canción La Cuchilla, “...si no me querés te corto la cara con una cuchilla de esas de ajeitar” que llegó a ser una especie de himno nacional de la música de carrilera en Colombia y entre la colonia colombiana en Estados Unidos. Desde entonces estas hermanas han grabado setenta y seis discos de larga duración, han ganado seis discos de oro y uno de platino. A mediados de los setenta regresaron a Antioquia, pues según respondieron en una entrevista hecha en 1995 por la revista Número, “allí es donde más se escucha este tipo de música”50.

77La popularidad de los mariachis, corridos y rancheras, retomando a Vélez, resurgió aún con más fuerza a partir del decenio de 1980 a medida que el país se volvió un centro importante del narcotráfico. Al capo antioqueño Pablo Escobar le encantaba esta música. Posó disfrazado de charro mexicano en la foto escogida para la carátula de una biografía suya redactada por su hermano. El Osito, preso en Envigado. El Mexicano, apodo del boyacense José Gonzalo Rodríguez Gacha, encargado del ala militar del cartel de Medellín, acostumbraba encargar la composición de narcocorridos para las fiestas. Al cambiar el milenio, el gusto pollo mexicano ha calado a tal punto en la sociedad antioqueña en general que uno de los regalos que piden hoy las jovencitas de familias acomodadas al cumplir 15 años es una serenata con mariachis.

78“Su música de despecho es todo un éxito, señores y señoras, damas y caballeros, con ustedes Darío Gómez, el ídolo del pueblo”. Con estas palabras presentó La Hoja de Medellín en febrero de 1993 a este campesino de San Jerónimo, un pueblo cerca de Santa Fe de Antioquia, que antes recogía café, vendía quesitos y legumbres en el centro de Medellín, y luego, a pesar de ser “un cantante sin muchas condiciones vocales” se dedicó a la música guasca. Para la fecha, a la edad de 54 años llevaba casi un decenio triunfando, sobre todo desde cuando su ranchera “Nadie es eterno en el mundo” fue usada en el funeral de Pablo Escobar. En el tradicional cementerio de San Pedro con sus 150 años de antigüedad, al lado de los bellos mausoleos de mármol de los notables locales de antes empezaron a aparecer las extravagantes tumbas de mafiosos y sicarios como la de Tysson, dotadas con costosos equipos de sonido que tocan rancheras y canciones como las de Darío Gómez para la posteridad.

  • 51 “Los 50 de Antioquia, la hoja escoge, al llegar a su medio centenar de ediciones las 50 personas d (...)

79El éxito de Gómez ha sido tal que creó su propio exitoso sello discográfico, manejado con ayuda de su familia. Se presenta en conciertos con lleno total bien sea en Colombia o en el extranjero. La Hoja lo tilda de fenómeno: en sus conciertos las admiradoras le rasgan el pantalón, le arrancan la camisa y hasta lo han despojado de los cordones de sus zapatos. En 1992, salió una biografía suya titulada El ídolo del pueblo. Ese año tuvo 82 presentaciones en todo el país. Para 1995 había grabado 17 discos de larga duración y había ganado cuatro discos de oro, y dos años después figuró en la lista de las 50 personas más destacadas de Antioquia elaborada por La Hoja de Medellín al festejar su medio centenar de ediciones“51.

80Más recientemente ha surgido otro género afín a la música de despecho: los narcocorridos que ahora se escuchan y bailan en barrios populares de Medellín y en periferias de Antioquia como el Magdalena medio. Sus letras evocan lo que Vélez llama la geografía de la música de los ilegales, es decir, escenarios como Vichada, Meta, Vaupés, Amazonas, Caquetá, Putumayo donde transcurren las aventuras y desventuras de los involucrados en el tráfico de la droga, entre quienes han descollado los antioqueños.

PARA TERMINAR

81La muestra más reciente de exacerbación de la “antioqueñidad” o lo paisa, con sus contradictorios signos, es fiel reflejo de la Antioquia actual con sus grandes problemas y mega-proyectos. Hoy esta sociedad se encuentra escindida, y se ve avocada a encontrar nuevos consensos. Entre los discursos que se divulgan por iniciativa pública y privada se empieza a reconocer que durante el último medio siglo ésta pasó de ser una sociedad relativamente integrada a una sociedad más bien cerrada, que alberga unas distancias sociales cada vez más hondas e insalvables, factores que la dejan mal librada a la hora de resolver conflictos de la magnitud de los que actualmente enfrenta Colombia, agravados por fenómenos como el narcotráfico y la guerrilla que en algunos aspectos responden a dinámicas que trascienden la región e incluso el país.

82En tales circunstancias, algunos de los mecanismos de control social que resultaron eficaces ayer, como la marcada religiosidad por ejemplo, no cumplen hoy la misma función pues están fuera del contexto que les dio sentido. De ahí que el resurgimiento puramente formal engendre remedos caricaturescos como los que describe magistral y crudamente Fernando Vallejo en la novela Virgen de los sicarios (1998) que transcurre en el Medellín del cartel de Escobar.

83Las “virtudes” o destrezas de los paisas andariegos, rebuscadores, amigos del dinero fácil, del riesgo, de burlar la ley, el empuje o “berraquera” encajaron bien con las oportunidades económicas que desde hace cerca de treinta años brinda el floreciente tráfico internacional de cocaína y otras drogas ilícitas. Es innegable que uno de los frutos de Antioquia es Pablo Escobar, el capo cuyo nombre no requiere presentación pues le dio la vuelta al mundo en los años ochenta.

84La explosión de 30 kilos de dinamita ocurrida a las 10 pm en mayo de 2001, un jueves, la noche más concurrida de la semana, en el parque Lleras situado en pleno corazón de la llamada “zona rosa” de Medellín, al parecer por un ajuste de cuentas entre una banda y las autodefensas, dejó un saldo de 8 muertos, 145 heridos. Una semana más tarde, el periódico El Colombiano publicó este aviso: “Los restaurantes, bares y discotecas de la zona rosa están en promoción del 50% desde anoche”, y la alcaldía siguió adelante con el Festival de la Noche que venía planeando desde antes, un carnaval con epicentro en el parque Lleras. La masiva afluencia a la misa oficiada en el lugar donde cayeron las víctimas, seguida de un desfile con las candidatas a Miss Antioquia, y la presentación de conjuntos de salsa, merengue y vallenato, musica andina y trova cubana fue alabada por los medios, aunque no faltaron voces que expresaron su desagrado frente a lo que vieron como una actitud prepotente, desafiante.

85A pesar de la aspiración de quienes suscriben la Visión Antioquia siglo xxi de una sociedad más abierta y tolerante, preocupa ver los pasacalles y avisos con el eslogan “los buenos somos más” que inundaban en ese entonces las calles, parques y vallas de Medellín, sobre todo después de una bomba o atentado violento. Ignoro si esta campaña fue ideada en Antioquia o en otra parte del país, en todo caso, su amplia acogida en Medellín hace pensar lo lejos que estamos de superar los peligros de ejercer una “identidad excesivamente asumida”.

86En Antioquia, como en cualquier otro lugar en cualquier época, los rasgos de la identidad cultural son el resultado de la peculiar confluencia de múltiples factores. Cuando algunos de ellos se exaltan desfasados de su contexto tienden a distorsionarse, es decir, se mitifican y pueden azuzar un sentido de identidad sobredimensionado. Al igual que en el caso de un individuo con un orgullo desmedido de sí mismo, el regionalismo (o el nacionalismo), cuando se exacerba, se vuelve un cuchillo de doble filo: puede servir de acicate para alcanzar grandes logros, pero también puede ahondar distancias y por ende fomentar roces, e incluso violencias.

Notes

1 Presenté una versión preliminar de esta ponencia con el título de “Nuevas facetas de la identidad regional antioqueña y de sus vínculos con la nación y con el mundo, ca. 1860-1930”, en el seminario “Regions and Regionalisms in Latin America: México and the Andes”, organizado por Alan Knight en el Centro Latino Americano de la Universidad de Oxford el 19 de mayo de 2000.
Agradezco a Darío Jaramillo Agudelo y a Neyla Castillo por compartir conmigo sus impresiones sobre el tema; a Juan Felipe Córdoba, Patricia Castro, Rodrigo García y Orián Jiménez, por dejarme consultar sus monografías inéditas; y a Luciano López, alumno del pregrado en Historia de la Universidad de Antioquia por ayudarme a reunir los datos.

2 En el 2002, Envigado, por citar un ejemplo, iba en la cuarta versión de la Cabalgata del Carriel, organizada por los Rotarlos. Es tal el apogeo de las cabalgatas, que figuran reglamentadas en el nuevo código de “convivencia ciudadana” anunciado para el área metropolitana de Medellín.

3 Mary Roldan, “Museo Nacional, fronteras de la identidad y el reto de la globalización”, Museo, memoria y nación. Misión de los museos nacionales para los ciudadanos del futuro, Memorias del Simposio Internacional y IV Cátedra anual de historia Ernesto Restrepo Tirado, Bogotá, Museo Nacional de Colombia, 2000, pp. 99-119.

4 Entre estos autores figuran: James Parsons, La colonización antioqueña del Occidente colombiano, primera edición en español, Bogotá, 1950 (publicada originalmente en inglés por University of California Press, Berkeley y Los Angeles, 1949); Everett Hagen On the Theory of Social Change: How Economic Growth Begins, Illinois, 1962; Luis H. Fajardo en su lúcido estudio sobre La ética protestante de los Antioqueños, presentado a la Universidad de Yale, publicado en Cali en 1966; Ann Twinam, “From Jew to Basque. Ethnic Myths and Antioqueño Entrepreneurship”, Journal of Inleramerican Studies and World Affairs 22/1, febrero, 1980, pp. 81-107.

5 En 1987, cuando la diversidad regional empezaba a ser considerada signo de adelanto cultural, J. O. Melo editó la obra colectiva Historia de Antioquia, que inicialmente circuló en fascículos semanales del diario El Colombiano con un tiraje cercano a los 100.000 ejemplares y un año después en un libro que agotó la edición. En 1996 Melo reunió a otro grupo de especialistas en los dos volúmenes de Historia de Medellín. Ambos proyectos fueron auspiciados por Suramericana de Seguros, una de las empresas del conglomerado industrial y financiero más neo de la región, conocido como el “sindicato antioqueño”

6 Patricia Londoño, “Bibliografía sobre Medellín producida en los últimos cinco años, 1988-93”, Estudios Sociales 7, Medellín, junio 1994, pp. 175-192.

7 Neyla Castillo Espitia, Los antiguos pobladores del valle medio del rio Porce. Aproximación inicial desde el estudio arqueológico del proyecto Porte II, Medellín, Empresas públicas de Medellín y Universidad de Antioquia, 1998, pp. 94-97.

8 Idem.

9 Aline Helg, “Los intelectuales y la cuestión racial en el decenio de 1920: Colombia entre México y Argentina”, Estudios Sociales, N° 4, Medellín, marzo 1989, pp. 39-53.

10 Euclides Jaramillo Arango, Los cuentos del picaro Tío Conejo, 3era. ed., Pereira, Universidad del Quindío, 1941, p. 5. Vale mencionar el artículo “Forasteros y transeúntes en América, siglo xviii. El caso de Francisco Fernández de la Fuente” donde Juan Carlos Jurado describe varios ‘vagos’ españoles que hicieron escala en la Provincia de Antioquia al cerrar el siglo xviii: desheredados que huían de sus obligaciones y deberes en la metrópoli, y como don Francisco Fernández de la Fuente, dedicados a las apuestas ilícitas en juegos de naipes y dados, Revista de Indias, Vol. lx, N° 220, septiembre-diciembre, 2000, pp. 651-662.

11 Patricia Londoño Vega, Religion, Culture and Religion in Colombia: Antiqouia and Medellín, 1850-1930, Oxford, Oxford University Press, 2002 (versión en español en Colección Continente Americano del Fondo de Cultura Económica, filial Colombia, 2004).

12 M. M. Botero, “El desarrollo del sector exportador en Antioquia, 1850-1890”, Tesis de maestría, Departamento de Historia, Universidad Nacional, Bogotá, 1994.

13 Véase Mary Roldán, A sangre y fuego: La violencia en Antioquia. Colombia 1946-1953, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia /Fundación para la Promoción de la Ciencia y la Tecnología, 2003, sobre todo la Introducción y el capítulo 2, y también su artículo “Violencia, colonización y la geografía de la diferencia cultural en Colombia”, Análisis Político, 35, Bogotá, septiembre-diciembre 1998, pp. 3-23.

14 “...a pesar de todo, Antioquia sigue siendo la mata de los curas en Colombia”, La Hoja de Medellín, N° 7, Medellín, marzo de 1993, pp. 28-31. En 1991 se ordenaron apenas 7 sacerdotes diocesanos en Antioquia de los 280 ordenados en Colombia. Al año siguiente se ordenaron en Antioquia 83 de los 312 sacerdotes en todo el país. En 1993 aproximadamente el 30% de los seminaristas y de los sacerdotes del país corresponden a Antioquia.

15 Darío Jaramillo Agudelo, “Algunos comentarios sobre la cultura antioqueña” Ponencia (inédita), Simposio Mundo Rural Colombiano, Fundación Antioqueña para los estudios Sociales, FAES, Medellín, 1981, 5.

16 Mary Roldán, “Cocaíne and the “Miracle” of Modernity in Medellin”, en Cocaine: From Miracle to Menace”, ed. por P. Gootenberg, Londres, 1999.

17 “Mafioso” para la revista ha Hoja de Medellín, N° 31, Medellín, mayo de 1995, pp. 10.

18 Clara Inés García, “Antioquia en el marco de la guerra y la paz. Transformaciones: de la lógica de los actores armados”. Controversia 172, CINEP, Bogotá, junio 1998, p. 73.

19 Mesa Bernal, De los judíos en la historia de Colombia, p. 141.

20 Ibidem, p. 95.

21 Ibidem, pp. 99-104.

22 El plan desarrollo Visión Antioquia siglo xxi se propone coordinar esfuerzos para proyectar la región v conectarla mejor con “la aldea global”. El plan resalta la conexión de Antioquia con el mundo a través del cultivo del café, el banano de Urabá, los invernaderos con cultivos de flores en oriente, las setas exportadas a Sur América, Holanda y Estados Unidos. Menciona también las clínicas y hospitales de Medellín que venden servicios de cirugías de alta complejidad a pacientes de Centro América y del Caribe. Remata con un inventario de grandes obras para fortalecer estos intercambios, tales como la hidroléctrica de Ituango / Pescadero para exportar energía a Venezuela y Centro América, el puerto en Urabá, y la ferrovía desde Urabá hasta el Pacífico chocoano. Véase la separata: “Antioquia. Los paisas hacia el 2000”, Semana, diciembre, 1999.

23 1903: Liga Patriótica encabezada por Fidel Cano y Marceliano Vélez; 1924 Liga Patriótica por Colombia y por Antioquia, presidida por Carlos E. Restrepo; 1929 Comité Cívico Nacional, con colaboración del gobernador, Camilo C. Restrepo, Gonzalo Mejía, Fernando Gómez Martínez y Ricardo Olano, este último, promotor de la carretera al mar; 1938, Junta descentralizadora; 1963, Junta Patriótica de Antioquia, Presidida por Alberto Jaramillo Sánchez; 1968, Comisión Cívica, Decretada por el gobernador; 1968, Junta Pro defensa de los Intereses de Antioquia, Presidida por Samuel Syro.
En febrero de 2000 el Grupo de Estudios Constitucionales del Colegio de Altos Estudios de Quirama, con sede en Rionegro, Antioquia, después de años de trabajo publicó el libro Anteproyecto de Constitución Federal para Colombia. Simultáneamente un representante conservador antioqueño y un senador liberal risaraldense presentaron un proyecto de acto legislativo para convertir a Colombia en una república federal. Semana, Bogotá, abril 24, 2000, pp. 30-31.

24 Medellín, Editorial Bedout, 1962.

25 Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1988.

26 Bogotá, Editorial Planeta, tercera edición, 1997 (edición original, 1996).

27 Según el artículo “Strong Amerind/White Sex Bias and a possible Sephardic Contribution among the Founders of a Population in Northwest Colombia” escrito por un grupo interdisciplinario en medicina, genética e historia del Imperial College (Londres) y de la Universidad de Antioquia (Medellín), las evidencias genéticas corroboran el relativo aislamiento en que creció desde el siglo xvi hasta mediados del xviii la población asentada en lo que actualmente es el departamento de Antioquia. Tal característica hace que hoy resulte útil a los investigadores interesados en realizar los seguimientos o mapeos genéticos (genetic mapping of complex traits) a los que recurre la medicina moderna para identificar genes involucrados en enfermedades hereditarias, como el Alzheimer temprano y el Parkinson juvenil. Véase American Journal of Human Genetics, N° 67, noviembre 2000).

28 Twinam, “From Jew to Basque. Ethnic Myths and Antioqueño Entrepreneurship”, Journal of Interamerican Studies and World Affairs 22/1, febrero, 1980, pp. 81 -107.

29 Mesa Bernal, De los judios en la historia de Colombia, pp. 116-136.

30 “Es difícil que se encuentre otra región con tantos nombres bíblicos y orientales como la Montaña. Allí han sido frecuentes en los patronímicos y en los topónimos, o para denominar fincas campestres o haciendas agrícolas. Personajes, entre ellos, Marco Fidel Suárez. Eduardo Zuleta y Eduardo Santa, han escrito sobre el tema. Véase Mesa Bernal, De los judíos en la historia de Colombia, pp. 201-213.

31 Véase Boletín de la Academia Colombiana, Tomo xli, N° 174, Bogotá, octubre-noviembre 1991, pp. 5-29.

32 Bogotá, Fundación Guberek, Vol. 2, pp. 150-151.

33 Luis Fernando Molina Londoño, “La escuela. Los colombianos aprendieron en la isla de Jamaica a ser negociantes”, La Nota Económica, 68, Bogotá, agosto-septiembre, 2001, pp. 86-87.

34 Tesis de grado, Magister en Historia de Colombia, Universidad Nacional de Colombia (sede Medellín), 2001, p. 393.

35 “Whitening the Region: Caucano Mediation and “Antioqueño Colonization” in Nineteenth-Century Colombia”, Hispanic American Historica! Review, 79, 4 de noviembre, 1999, pp. 631-655.

36 Medellín, Colección Clío, Editorial Universidad de Antioquia, 2000.

37 Claudia Steiner, Imaginación y poder: el encuentro del interior con la costa en Urabá. 1900-1960, p. xvii.

38 En 1969, Pablo Escobar, más tarde |efe del Cartel de Medellín, perdió por segunda vez el sexto de bachillerato. Decidió sacarle partido a una rentable actividad que había descubierto meses atrás profanando tumbas en Envigado: exportar lápidas de contrabando a Panamá. En Turbo se asoció con James Maya Espinosa, dueño de un pequeño barco que usaba para traer cigarrillos, electrodomésticos y ropa americana de contrabando desde Panamá. De regreso surcaba el golfo de Urabá cargado de loza, telas y lápidas. (Luis Cañón M., El patrón: vida y muerte de Pablo Escobar, Planeta, Bogotá, 1994, pp. 51-52.

39 Peter Wade en Gente negra, nación mestiza: dinámicas de las identidades raciales en Colombia, Bogotá, 1997 documenta la conflictiva relación de los antioqueños en la segunda mitad del siglo xx con los chocoanos emigrados a Medellín. La tesis de maestría en Historia de Orián Jiménez “El Chocó: vida negra, vida libre y vida parda, siglos xvii y xviii”, presentada en mayo, 2000 a la Universidad Nacional, sede Medellín, muestra que los antioqueños emprendieron una conquista tardía de extensos territorios en el Chocó. Fundaron una serie de pueblos de indios a lo largo del río Atrato, introdujeron cuadrillas de esclavos a la región y redujeron a la fuerza a los pobladores de la región. Mantuvieron una preeminencia en la minería y el comercio en esta parte del Chocó que se prolongó hasta el siglo xix.

40 Gwen Dagny, Jensen de Rosenberg, “Laura Montoya Upeguí, mujer, maestra, misionera”, monografía de grado, Departamento de Antropología, Universidad de Los Andes, Bogotá, 1997; María Patricia Castro Hernández, “Las comunidades religiosas femeninas en Antioquia, 1876-1940”, tesis de Maestría en Historia, Universidad Nacional de Colombia, Medellín, 2001;Juan Felipe Córdoba Restrepo, “Las comunidades religiosas masculinas en Antioquia 1885-1950”, tesis de Maestría en Historia, Universidad Nacional de Colombia, Medellín, 2001; Patricia Londoño Vega, Religion, Culture and Religion in Colombia: Antiqouia and Medellín, 1850-1930, Oxford, Oxford University Press, 2002.

41 Severino de Santa Teresa, Creencias, ritos y costumbres de ¡os indios catíos de la Prefectura Apostólica de Viraba, Bogotá, 1924.

42 Aída Gálvez Abadía, “Medio ambiente y padecimiento: Los misioneros españoles en la selva del Urabá colombiano, 1918-1945”, Quinto Congreso de Geografía América Latina/ España, Sevilla, Universidad de Sevilla, 11-13 de noviembre de 1999.

43 Aída Gálvez Abadía, “La imposición del matrimonio católico en la Prefectura Apostólica de Urabá, Colombia, 1918-1941”, trabajo presentado al Doctorado en Antropología de la Medicina, Tarragona, Departamento de Antropología Social y Filosofía, Universitat Rovira i Virgili, 1999.

44 Veáse Cecilia Henríquez, Imperio y ocaso del Sagrado Corazón de Jesús en Colombia. Un estudio histórico simbólico, Bogotá, Cinep, 1997.

45 Veáse por ejemplo, el conocido texto de Jaime Jaramillo Unbe, El pensamiento colombiano en el siglo xix, Bogotá, 1964; y los escritos más recientes de Frédéric Martínez: “Representación de Europa y discurso nacionalista en los relatos de via)es colombianos, 1850-1900”, en Wars. Parties and Nationalism: Essays on the Politics and Society of Nineteenth-Century Eatin America. editado por Eduardo Posada, Carbó. Institute of Latín American Studies, Universidad de Londres, 1995, pp. 55-70 y “En los orígenes del nacionalismo colombiano: europeísmo e ideología nacional en Samper, Núñez y Holguín (1861-1894) en Boletín Cultural y Bibliográfico, Vol. xxxii, N° 39, Banco de la República, Bogotá, 1995 (editado en 1996), pp. 27-60. Martínez dedica una sección del capítulo 9 de El nacionalismo cosmopolita: La referencia europea en la construcción nacional en Colombia, 1845-1900 a las importación de las congregaciones religiosas europeas (Bogotá, Banco de la República/ Instituto Francés de Estudios Andinos, 2001).

46 2 Vol., Bogotá, Banco de la República, 1990.

47 Aline Helg, La educación en Colombia 1918-1957: una historia social, económica y política. Cerec, 82.

48 Véase nota número 1 del presente artículo.

49 Presentada en el panel “Latinoamérica ilegal: piratas, rebeldes y narcocorridos”. Ver “Narcorridos: baladas para héroes ilegales. Camelia la tejana en Colombia”, en Revista Universidad de Antioquia, N° 271, enero-marzo 2003, pp. 84-91.

50 Heiner Castañeda, “Las musas del despecho”, Número 6, Bogotá, mayo 1995, pp. 36-37.

51 “Los 50 de Antioquia, la hoja escoge, al llegar a su medio centenar de ediciones las 50 personas de Antioquia que más la representan en este instante”, en La Hoja de Medellín, N°50, Medellín, febrero de 1997, p. 15.

Auteur

Departamento de Historia, Universidad de Antioquia (Colombia)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr