Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Prehistoria de la costa norte del Perú

 | 
Claude Chauchat
, 
Elizabeth Wing
, 
Jean-Paul Lacombe
, 
et al.

Cuarta parte. Los sitios del interior

Capítulo II. Ascope 5

Texte intégral

1Los sitios de Ascope están situados un poco aguas-arriba del pueblo de este nombre, en dos quebradas poco importantes que se reúnen en su desembocadura sobre el Valle de Chicama. El conjunto de estos sitios está bastante próximo al valle, pero más alejado del mar y más cerca de los primeros contrafuertes andinos que los sitios de Pampa de los Fósiles.

2El sitio de Ascope 5 se halla a la entrada de la Quebrada de La Calera. En este lugar, a 2,5 km del límite actual de los cultivos, una cresta de una decena de metros de altura separa la quebrada principal de un riachuelo que desciende del Cerro Cuculicote. Este afloramiento fue cortado por el trabajo de una pequeña cantera de época reciente sobre su parte terminal (fig. 137). El sitio paijanense ocupa la terraza aluvial en la base de esta cresta. La terraza está igualmente bloqueada por una serie de muros paralelos, completamente caídos, que sin dudas deben atribuírseles a un período precolombino tardío.

3La superficie de la terraza esta constituida por bloques angulosos de todas las dimensiones, confundidos en una matriz limosa muy fina. La composición del depósito aluvial visible sobre los taludes, es idéntica. Una gran parte de los bloques de superficie está formada por una roca gris clara, de grano fino, determinada como toba volcánica. Esta roca fue utilizada por los hombres prehistóricos para la talla de la mayoría de los artefactos líticos que se encuentran en la superficie. Una minoría, concentrada en una zona definida como la unidad 3, está constituida de una cuarcita de color gris, que sirvió casi exclusivamente para la talla de bifaces y de puntas de proyectil. La terraza comprende otros materiales, como el granito, que no fue utilizado por los Paijanenses.

4El sitio arqueológico ha sido bastante deteriorado por los trabajos de la cantera, en particular por el camino de acceso y el tránsito en sus alrededores. A causa de su extensión, primero fue dividido en dos unidades arbitrarias situadas a una y otra parte del camino; luego, al interior de la unidad 2, se separaron dos concentraciones bastante visibles, una que comprendía numerosas lascas de talla a percutor blando en cuarcita, bifaces y puntas del mismo material (unidad 3), la otra por una capa de caracoles terrestres, casi circular, y de 5 a 6 m de diámetro (unidad 4).

5El estudio de este sitio consistió en una recolección no exhaustiva de los artefactos, en este sentido que sólo los utensilios visibles fueron recogidos. Fue imposible realizar una recolección exhaustiva en razón de la enorme cantidad de material tallado existente en superficie. A toda evidencia aquí, son los bloques que afloran en los aluviones los que han sido sacados para tallarlos. La superficie del sitio jugó pues el rol de cantera para los Paijanenses, cantera indiferenciada en cuanto a los productos de talla buscados, y cuyo resultado fue la mezcla en superficie de todas clases de artefactos. Esto se ve ciertamente en la unidad 2 donde se observa una gran cantidad de fragmentos y desechos apenas tallados, pero no así en la unidad 1, que no contiene más que un pequeño número de objetos dispersos sobre una superficie considerable.

Fig. 137.- Ascope 5: plano esquemático del sitio.

6A pesar del carácter relativamente informal de las operaciones de recolección en las unidades 2 y 3, parece que hubiera sido bastante completa, salvo, quizás, en lo que concierne los útiles a posteriori, para cuya identificación nada puede reemplazar al examen en laboratorio. Este trabajo fue en efecto largo y cuidadoso, en particular para la definición de la unidad 3. Meses más tarde, volvimos al sitio pero sin mayor éxito que el hallazgo de un número muy débil de utensilios suplementarios (menos de una decena).

7El conjunto del material lítico está enumerado en el cuadro 43. El rubro de los porcentajes e índices sólo concierne a las unidades 2 y 3, en razón del número de utensilios demasiado débil en las unidades 1 y 4. Las ilustraciones de las cuatro unidades están agrupadas en las mismas figuras.

UNIDAD 1

8A pesar de la gran superficie que ocupa, esta unidad no contiene sino una treintena de utensilios, lo que no permite un estudio muy detallado pero constituye nada menos una buena introducción a los problemas presentados en los sitios de Ascope.

9Notemos ante todo que el utillaje bifacial es aquí raro y lo representa una pieza foliácea en toba y fragmentos diversos. La categoría de utillaje más abundante es incuestionablemente la de las raederas y unifaces que dominan in extenso con 11 utensilios sobre 24: Denticulados de todas las categorías y útiles a posteriori están presentes pero son poco numerosos y no hay denticulados macizos. Las tres piezas ilustradas aquí presentan particularidades diversas. La pieza «machucada» (fig. 138, n° 2) es ciertamente la más típica y única entre los hallazgos del Paijanense, y efectivamente, es a partir de los tres objetos encontrados aquí que este tipo fue reconocido en los otros sitios. La dimensión excepcional de las «machucaduras» de esta pieza se debe a la calidad particular de la toba volcánica, que es una roca poco resistente a la fractura, se talla bien pero se deteriora muy rápido. A pesar de la variedad y la buena calidad de los unifaces, sólo uno ha sido representado, porque constituye un sub-tipo raro (fig. 139, n° 5). Se trata de una pieza triangular y no foliácea, que fue posiblemente obtenida por la retalla de un fragmento distal. Otras piezas parecidas llevan un talón ancho no retocado. Finalmente, la pieza de la figura 138, n° 7, tiene la morfología de un raspador, pero el retoque es microdenticulado y los dos bordes laterales son abruptos, por lo que fue clasificado en el tipo correspondiente.

10Es verdad que no tiene particular evidencia esta serie como para asignarla al Paijanense, a causa del pequeño número de bifaces, la ausencia de puntas de proyectil y diferencias en la composición cuantitativa del utillaje. A lo sumo hay presunción favorable en razón de la presencia de unifaces bien típicos, pero justamente su mismo número es problemático en razón de su rareza en Pampa de los Fósiles.

UNIDAD 2

11A pesar de contarse con un utillaje más numeroso (102, en lugar de 29), esta unidad no parece presentar grandes diferencias con la precedente, desde el punto de vista de la composición. En particular, las raederas y unifaces son siempre dominantes y los útiles a posteriori están débilmente representados. Sin embargo, las otras categorías parecen tener proporciones normales en comparación con Pampa de los Fósiles.

Cuadro 43.- Ascope 5: composición de los utillajes de las unidades, 1, 2, 3 y 4.

12El examen de las identificaciones sucesivas dadas después de la recolección, muestra que numerosas piezas, clasificadas al inicio entre los denticulados, y en particular los denticulados macizos, han sido repartidas sea en los unifaces, sea en los núcleos. La correspondencia entre los denticulados macizos y los núcleos es bien conocida. Es la dimensión de los lascados y la irregularidad de las muescas los que han permitido en general esta transferencia. A primera vista, el proceso es menos simple para los unifaces. El contexto del sitio en el cual se hallan los utensilios indica que la extracción de la roca se hizo en el mismo lugar y que la talla a percutor blando es abundante en las dos unidades 2 y 3. Ahora bien, ésta no sería, únicamente, el resultado de la talla de bifaces, que son raros en la unidad 2 y mayormente en cuarcita en la unidad 3. Es pues lógico concluir que la actividad de talla de los unifaces fue importante. Un cierto número de piezas abandonadas durante su fabricación, a causa de un defecto o de una quebradura, es de esperarse en este utillaje.

13El proceso de talla de los unifaces puede afectar tanto los bloques como también las lascas. El primer estadio de fabricación, posiblemente a percutor de piedra, en principio consistirá en probar la roca para poner en evidencia sus posibles defectos y dar un primer esbozo de forma foliácea. Se tendrá por lo tanto, al inicio, sobre todo en los soportes macizos, piezas irregularmente denticuladas. Sobre los soportes más delgados, es posible hallar desde el inicio un retoque a percutor blando, a veces denticulado o también microdenticulado, y que no se convertirá en regular sino al momento donde la forma del objeto estará próxima a su forma definitiva. Una denticulación se obtiene inconscientemente cuando se desea reducir rápidamente un soporte de cualquier forma, a una forma determinada. Será por lo tanto una constante de este utillaje, y es bien evidente que estos denticulados no son sino esbozos o preformas de unifaces en proceso de fabricación. Para evitar grandes errores de interpretación, es pues necesario, al examen de cada pieza, preguntarse si podría corresponder a un estado del proceso técnico y que defecto lo detuvo.

Fig. 138.- Ascope 5: pieza machucada, bec macizo, denticulado.

Fig. 139.- Ascope 5: raederas y unifaces.

14La consecuencia de este reexamen del utillaje fue la ampliación progresiva de las categorías «raederas y unifaces», en detrimento principalmente de los denticulados macizos, que habían sido inicialmente juzgados numerosos y muy variados. En razón de la composición particular del utillaje, las raederas y los unifaces serán tratados a parte del resto del utillaje ordinario.

Utillaje ordinario

15Esta categoría es bastante pobre en el conjunto, pero contiene sin embargo objetos de buena calidad.

16Los cuchillos de dorso natural son aquí lascas donde las huellas de uso están bien visibles, sin duda a causa de la naturaleza de la roca. El dorso está formado en dos casos por una cara de bloque original, y en el tercero, por un talón faceteado convexo ancho.

17Las piezas de filo usado son, una sobre lasca de guijarro, la otra sobre raedera doble, donde los dos bordes retocados están usados.

18La categoría de los becs no comprende sino dos objetos. Uno es un poco dudoso, en razón de la presencia de una denticulación, la cual forma parte de la gran muesca que constituye el bec. El otro objeto, es una muesca bajo quebradura. Lo mismo, uno de los dos picos podría clasificarse en rigor como un bifaz muy atípico, a causa de la naturaleza de su retoque, pero el otro es perfectamente típico (fig. 138, n° 1): se trata de una lasca ancha sobre la cual dos retoques cóncavos forman una punta maciza corta y relativamente poco aguda. El objeto se emparenta más a un bec de gran talla más que a un verdadero pico, lo que es conforme a la morfología de casi todos los ejemplares conocidos de este tipo.

19Las escotaduras comprenden en particular una pieza con escotaduras clactonienses múltiples no menos de cuatro, bien individualizadas, cortantes, y cuyo ancho varía de 18 a 35 mm. Una de las escotaduras entre abruptos se halla sobre un bloque tabular delgado y tiene una quebradura. La muesca misma está retocada pero bien cortante.

20Los tres utensilios compuestos comprenden todos bordes de raedera, lo que es sospechoso y podría hacer pensar en raederas o unifaces fallados. Es el caso particular de uno de ellos, donde el segundo elemento es una escotadura clactoniense ancha, que eliminó un retoque de raedera visible de una y otra parte.

21Los denticulados macizos, en número de siete, no presentan diferencias con los que se encuentran en otros sitios, pero para algunos de ellos, la determinación está sujeta a revisión. Por ejemplo, el n° 5 de la figura 138 (denticulado tabular simple recto), podría ser considerado corno un esbozo de pieza bifacial, intermediario entre la pieza a retoque mínimo y el bifaz Chivateros: el retoque no afecta sino un borde de una sóla cara, la otra cara está ocupada por un lascado ancho; la denticulación es ancha y profunda; las salientes entre las muescas son heterogéneas en forma y dimensión. El n° 4, por el contrario, parece más claro en la medida donde la irregularidad de la denticulación se debe a pequeños retoques que podrían ser huellas de uso. Esta utilización también podríamos pensar para el n° 3, denticulado muy elevado convexo, donde «mordisqueos» y pequeños retoques se observan en ambas caras.

22En la categoría de los denticulados ordinarios, los denticulados simples se caracterizan por un número de muescas a menudo mínimo, dos o tres, cuyas dimensiones son por otra parte variables, de 7 a 17 mm. Uno de los denticulados complejos es atípico, debido a la mala hechura de dos de sus bordes retocados.

23Los microdenticulados en su mayoría están sobre lascas medianas o pequeñas. Una excepción, sin embargo, es una pieza dudosa que podría ser un fragmento superior de bifaz Chivateros, retrabajado después de una quebradura mediana.

24La microdenticulación, simple cóncava, afectó la cara opuesta de un gran lascado a percutor de piedra, que dió una superficie casi plana y un borde regular. Hay dos microdenticulados entre abruptos, ninguno de los cuales lleva fractura intencional. Uno de ellos es un fragmento mediano de lasca delgada en cristal de roca, con microdenticulación doble.

25El único «chopper» está hecho sobre bloque de bordes romos, producto de los aluviones locales. Su filo es bastante irregular y poco extenso.

Raederas y unifaces

26La clasificación de estos objetos es particularmente ardua. Un gran número de piezas está constituido por fragmentos con una parte de borde retocado y es difícil de atribuirles los mismos tipos que a los objetos enteros. Se juzgó arbitrario clasificar estos fragmentos entre las raederas, bajo el pretexto que se presentan como tales. En efecto, ellos pueden proceder de objetos más grandes, que podrían ser clasificados como unifaces, puesto que un retoque marginal o corto sobre lascas poco gruesas va han sido encontrados en buenos ejemplares de esta categoría. Los tipos utilizados aquí no le dan un sitio muy grande a los diversos esbozos, preformas y piezas desviadas, que pueden aparecer durante el proceso de la talla. Esta laguna se debe sobre todo al pequeño número de sitios y de piezas que han sido estudiados hasta hoy.

27El conjunto de las raederas está compuesto en su mayoría por piezas donde el retoque es muy corto y se asemeja a un simple «mordisqueo», todo visiblemente muy plano. Sin embargo, no parece que se tratara de simples lascas utilizadas.

28Los dos tipos de unifaces típicos, puntiagudo y redondeado, comprenden aquí piezas irregulares, que normalmente deberían clasificarse como atípicas, en razón de la mala calidad del retoque o de un defecto del soporte, pero su extremidad supenor es característica. Sólo una minoría posee bordes regulares y bien retocados; otros, son claramente puntiagudos o redondeados pero quebrados en la extremidad inferior, denticulados sobre una porción más o menos importante del borde, mal retocados debido a irregularidades del soporte o de una mala textura de la roca, llevando escotaduras o quebraduras laterales y a veces ángulo vivo en la juntura entre dos elementos.

29En un contexto de taller, es concebible que las piezas terminadas y sin defectos sean rarísimas. En efecto, sólo está en este caso el de la figura 139, n° 5, que es un unifaz redondeado uno de cuyos bordes es convexo y el otro recto, La elaboración de esta pieza se hizo en dos fases bien visibles, primero grandes lascados a percutor blando, luego se regularizó el borde por pequeños retoques.

30Los fragmentos de unifaces son todos, partes medianas o inferiores. Las partes inferiores, comprenden generalmente la porción proximal de la lasca, muestran en este caso, cuando los hay, talones reducidos por retoque. En el conjunto, el retoque es plano y a menudo corto cuando el soporte es delgado. Puede convertirse en semi-abrupto, alto, a veces escamoso y escalariforme en las piezas gruesas.

31Los esbozos de unifaces son lascas grandes y gruesas, que presentan, estas últimas características de retoque. Los bordes ligeramente denticulados no son aquí raros. Una de las piezas tiene un retoque inverso dando por resultado una inclinación de la cara interior, que puede permitir un adelgazamiento más fácil. Sin duda, este retoque inverso luego debió desaparecer. Otra pieza, fragmentada, tiene una extremidad superior sin retoque, pues los dos bordes laterales se curvan sin reunirse.

Utillaje bifacial

32Los bifaces a menudo son toscos al punto de ser dudosos. Hay al menos dos fragmentos de bifaces Chivateros, los dos poco gruesos, uno de los cuales está hecho sobre una gran lasca. Una de las piezas foliáceas esta en cuarcita. La pieza clasificada como punta de proyectil es aberrante: se trata de una lasca hecha por «mordisqueo» para obtener un pedúnculo ancho, encuadrado por dos espinas. El parecido se detiene allí; la lasca es gruesa, no hay parte perforante y no se ve la posibilidad de hacer una.

Núcleos

33Muchos de los núcleos habían sido clasificados inicialmente sea entre los bifaces Chivateros, sea entre los denticulados. Las determinaciones que presentamos son aún provisionales en la medida que la duda subsiste. Los cuatro núcleos discoides se adaptan perfectamente a la determinación de Chivateros quebrados, algunos habiendo quizás sido retrabajados, y los tres núcleos piramidales pueden ser denticulados muy elevados (lo que fue nuestra primera determinación).

34De hecho, este material es en su conjunto un ejemplo impresionante de la influencia del contexto sobre la evaluación de un utillaje lítico. En Pampa de los Fósiles 12, unidad 104, la determinación de un fragmento de Chivateros no crea jamás problema y es evidente que los grandes lascados son el resultado de un proceso de hechura en su comienzo. Aquí, el contexto está mal definido por la ausencia de sitios de comparación y dada la dificultad de definir exactamente el proceso de talla: la morfología de los unifaces es en efecto más simple que la de las puntas de proyectil. Además, el contexto es probablemente mixto, a causa de la fuerte proporción de utillaje ordinario que se presenta. La determinación de numerosas piezas está pues afectada por un margen de incertitud, que no podrá desaparecer sino difícilmente, a medida que nuevos utillajes sean evaluados.

UNIDAD 3

35El carácter de taller de esta unidad está más firme que para la unidad 2, dado la abundancia de lascas de talla de percutor blando en cuarcita y una buena proporción de utillaje bifacial, que nos remite a la situación mejor conocida de los talleres de Pampa de los Fósiles. Sin embargo, las raederas y los unifaces son igualmente numerosos, sin que se pueda decir si se debe esto a una superposición de ocupaciones diferentes o si éstas dos actividades de talla han sido realizadas el mismo tiempo. El resto del utillaje ordinario está menos bien representado, puesto que el número total de utensilios es menor que en la unidad 2.

Utillaje ordinario

36El único utensilio a posteriori es una pieza «machucada» cuyo borde activo distal está opuesto a un dorso natural. Hay dos becs siendo uno burilante alterno, forma rara. No hay ni escotadura, ni utensilio compuesto, tan sólo tres denticulados macizos, todos tabulares y simples. Un sólo denticulado ordinario merece mencionarse (fig. 138, n° 6): fue clasificado como denticulado convergente, pero dada su morfología podría también ser un fragmento de esbozo de unifaz.

Raederas y unifaces

37Esta categoría comprende algunas buenas piezas, pero también un buen número de fragmentos de toda especie. Entre las raederas, la n° 4 de la figura 139 está clasificada como raedera doble, pero el retoque del borde izquierdo es inconstante y se delimitó a hacer desaparecer las irregularidades del borde. El otro borde está mejor retocado, pero este retoque es siempre corto. El hecho que se trata de una lámina es igualmente inhabitual. La segunda raedera (n° 1) es triple; el soporte es una lasca delgada, ancha y triangular, cuyos bordes fueron retocados; el de la derecha, sin embargo, no lleva sino un retoque fino y muy corto, pero claramente escalariforme.

38Los unifaces puntiagudos comprenden una punta triangular maciza, ligeramente denticulada, por lo cual es dudoso que ella sea realmente un unifaz, pero es imposible clasificarlo de otra manera, salvo en los «diversos». Los unifaces redondeados son todos fragmentos de varias dimensiones; el n° 2 de la figura 139, siendo un fragmento distal de lasca, lleva un retoque corto, semi-abrupto, convexo sobre el borde derecho, y un retoque más importante, bien plano y rectilíneo, sobre el borde izquierdo. La juntura de estos dos bordes en la extremidad no está completa: subsiste una quebradura distal de la lasca original.

39Los esbozos de unifaces presentan en conjunto las mismas variaciones que en la unidad precedente, en particular la predominancia de piezas gruesas, macizas, y la presencia frecuente de denticulación sobre los bordes retocados. Existe dos casos en donde los bulbos han sido eliminados por retoque inverso y una pieza sobre bloque tabular. El n° 3 de la figura 139 había sido clasificado en un comienzo como raedera simple convexa. No obstante, aparece la posibilidad, más bien, de un esbozo de unifaz sobre lasca, como lo indicaría, el retoque sobre la base, aunque no muy bueno y la ligera curva en la extremidad superior.

Fig. 140.- Ascope 5: utillaje bifacial.

Utillaje bifacial

40Este utillaje es suficientemente abundante para confirmar la determinación de taller, basada sobre los desechos de talla. En esta veintena de piezas, varias observaciones se imponen de inmediato. Los fragmentos no acoplados son la regla. Indudablemente, aún los talleres mejor estudiados de Pampa de los Fósiles poseen siempre un residuo permanente, difícil explicar, de fragmentos no acoplados. Sin embargo, un sólo acoplamiento pudo establecerse aquí (sobre una pieza foliácea en cuarcita). Es necesario pensar que la colección no está completa y que algunas piezas quedan por descubrir, porque la abundancia de bloques no facilita la investigación, pero también que no se hizo ninguna excavación. La segunda observación es que la roca local, la toba volcánica blanca, está en minoría, de 20 piezas 8 fueron hechas en este material, contra 10 piezas en cuarcita, 1 en cuarzo y 1 en gres-cuarcita (variedad 03). Los Paijanenses llegaron pues al lugar con un pequeño stock de materia prima proveniente de una fuente que aún es desconocida. Muy probablemente, este material estaba va en estado de esbozo, por ejemplo los bifaces Chivateros. Las puntas fueron talladas principalmente en este material, los ensayos de talla en toba volcánica no parecen haber sido muy concluyentes: existe un fragmento de bifaz Chivateros y algunos fragmentos de piezas foliáceas en toba, pero ninguna punta se encontró en el lugar. Ahora bien, parece increíble que un material tan frágil no haya dejado algún fragmento. Por el contrario, la preferencia absoluta de la toba volcánica para la fabricación de los unifaces es evidente.

41Un sólo bifaz Chivateros fue recogido en esta unidad. Es un fragmento probablemente basal, del tipo «regularizado», con bordes poco sinuosos. En cambio, las piezas foliáceas son numerosas, como es el caso en todos los talleres paijanenses conocidos, y dos de ellas están enteras, de las cuales una por acoplamiento de fragmentos. Una de las piezas halladas enteras está representada en la fig. 140, n° 1; la materia prima es un gres-cuarcita marrón oscuro, la pieza es un poco gruesa, la base en arco quebrado y el ancho en alto. La sinuosidad de los bordes es débil. Las tres puntas de proyectil (n° 3, 4 y 5) muestran el grado de estandarización alcanzado por algunos ejemplares de puntas de Paiján alargadas. Su ancho máximo no varía de más de 2 mm. El único matiz es la existencia de una ligera inflexión formando las espinas laterales sobre el no 5. Los otros fragmentos recogidos no se empalman con estas piezas.

UNIDAD 4

42Esta unidad esta constituida a primera vista por una concentración de caracoles terrestres, de casi 5 m de diámetro. Luego de las operaciones de recolección del sitio, se decidió hacer un cateo con la finalidad de recoger una muestra de fauna para comparación con Pampa de los Fósiles. En efecto, este sitio está próximo al valle y la distancia al litoral es del orden de 30 a 35 km, en tanto que es menos de la mitad para los sitios de Pampa de los Fósiles. El utillaje en superficie fue recogido a parte, antes de la excavación.

43La fauna se reveló particularmente abundante en el primer cateo de 2 m2, razón por la cual fue ampliado hasta 8 m2. Algunos de los objetos encontrados durante esta excavación se juntaron al inventario del cuadro 43. Este depósito se sitúa en una zona del sitio donde una fina capa de limo pulverulento recubre el depósito de los aluviones gruesos. La presencia de caracoles aglomerados y aplastados, contribuyó sin dudas a la conservación de esta capa, aunque ésta sea visible en otros lugares del sitio. El depósito arqueológico señalado por los caracoles, comprende una parte superior en la cual las conchas están quebradas, y una parte inferior en la cual están intactas. La capa arqueológica tiene un espesor de casi 15 cm aproximadamente. La capa de limo estéril subyacente tiene un espesor variable determinado por la superficie irregular del sedimento aluviónico, pero que no sobrepasa los 10 cm. Pequeñas madrigueras fueron aisladas en esta capa estéril que atraviesan la capa arqueológica. Algunas de ellas pertenecen a roedores uno de cuyos esqueletos fue hallado durante la excavación. Este esqueleto se distingue del resto de fauna encontrado en la capa arqueológica por el aspecto rojizo de los huesos, en tanto que los otros tienen un aspecto grisáceo y a menudo están recubiertos por placas de una fina película calcárea. Otras madrigueras parecen haber sido de escorpiones pues algunas caparazones de muda se encontraron.

44El material recogido en la excavación, además de la fauna que será tratada más adelante, comprende dos muestras de conchas y de carbón, siendo necesario de retirar con cuidado este último a fin de evitar las madrigueras.

El material lítico

45El conjunto del material lítico recogido en esta unidad es poco abundante y no justifica un tratamiento cuantitativo (cuadro 43). Las lascas de percutor duro dominan ampliamente a las lascas de percutor blando, pero en general son de mala calidad. El utillaje es pobre, 43 utensilios en total. El utillaje ordinario constituye la gran mayoría y todas las grandes familias tipológicas están bien representadas aquí. Debe notarse en los útiles a posteriori, la presencia de una pieza de filo usado y de la única chaira recogida en el sitio 5. Las raederas son de mala calidad y no hay unifaces. Un único denticulado macizo está presente y es atípico.

  • 1 Nota 2005. Esta punta está ilustrada en Chauchat et al 1998, fig. 21 (p. 45). En realidad, ha sido (...)

46El utillaje bifacial comprende sólo tres piezas, de las cuales las dos primeras son fragmentos de bifaz sin gran interés, una en toba, la otra en cuarzo de filón. La última pieza es una pequeña punta en toba de una morfología enteramente inhabitual (fig. 140, n° 2). Se asemeja a algunas piezas recogidas en Pampa de los Fósiles 12, durante las primeras recolecciones de superficie (Chauchat, 1976 : lámina XXXIV, n° 14 y 15), que son igualmente cortas y anchas y con verdaderas aletas más bien que las espinas habituales. Las dimensiones y proporciones de esta pieza son enteramente comparables a las dos puntas de Pampa de los Fósiles 12, salvo en lo que concierne el pedúnculo, más ancho sobre el ejemplar de Ascope. No obstante, la verdadera originalidad de esta pieza reside en la denticulación, que tan sólo volvió a encontrarse sobre una pequeña punta rechoncha sobre lasca de silex, hallada en Piedra Escrita (Goyesnique), a la entrada de la Quebrada de Cupisnique1. Ninguna otra punta conocida en el Paijanense es denticulada. En las industrias de la Sierra del Perú, varios tipos de pequeñas puntas, romboidales o foliáceas, a menudo están denticuladas sobre el limbo.

47Dos fragmentos de colorante fueron recogidos en la excavación: un fragmento de ocre rojo oscuro un poco arenoso, usado sobre una cara, y un fragmento de toca gris oscuro pulvurulento, de naturaleza desconocida.

Dataciones absolutas

48Dos fechas radiocarbónicas fueron realizadas en muestras tomadas de esta unidad. Los resultados son los siguientes:

49GIF 4912 : 9 670 + 170 antes del presente (carbón de madera)

Cuadro 44.- Composición de la fauna de vertebrados de Ascope 5, unidad 4.

50GIF 4913 : 9 510 + 170 antes del presente (conchas de caracoles terrestres).

51Las dos fechas son prácticamente idénticas, a pesar de la diferencia del material. Las otras fechas sobre conchas de caracoles terrestres de otros sitios fueron sensiblemente más jóvenes, lo que no es el caso aquí. Por lo demás, estas dos fechas concuerdan perfectamente con las de Pampa de los Fósiles, más se puede aquí hacer las mismas observaciones que para los precedentes resultados, dado que las tomas fueron hechas a menos de 20 cm de la superficie.

Fauna de los vertebrados (E. Wing)

52La muestra de fauna de este sitio es apenas suficiente con 669 fragmentos identificados y NMI de 41 (cuadro 44). Esta muestra comprende restos identificados tentativamente como Vizcacha (Lagidium peruanum), restos de pequeños roedores, zorro (Pseudalopex secburae), una pequeña lagartija (Dicrodon sp.), gorriones, una gran lagartija (Callopistes flavipunctatus), peces-gatos (Ariidae), arenques (Clupeidae), anchovetas (Anchoa sp.) y la Lisa (Mugil sp.). La extremidad proximal del fémur atribuida a la vizcacha lleva incisiones sobre la cara anterior. No se halló ningún otro hueso inciso o quemado. Es el único sitio conteniendo un número substancial de pequeños peces, arenques y anchovetas. Son peces que forman bancos y serían muy fácilmente capturados por medio de redes con mallas finas.

Notes

1 Nota 2005. Esta punta está ilustrada en Chauchat et al 1998, fig. 21 (p. 45). En realidad, ha sido encontrada en el sitio PV22-58 situado más al este del sitio n° 9 que ha sido separado posteriormente a la redacción del presente volumen.

Table des illustrations

Légende Fig. 137.- Ascope 5: plano esquemático del sitio.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 825k
Légende Cuadro 43.- Ascope 5: composición de los utillajes de las unidades, 1, 2, 3 y 4.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 341k
Légende Fig. 138.- Ascope 5: pieza machucada, bec macizo, denticulado.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 925k
Légende Fig. 139.- Ascope 5: raederas y unifaces.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 659k
Légende Fig. 140.- Ascope 5: utillaje bifacial.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 349k
Légende Cuadro 44.- Composición de la fauna de vertebrados de Ascope 5, unidad 4.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5161/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 389k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr