Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Prehistoria de la costa norte del Perú

 | 
Claude Chauchat
, 
Elizabeth Wing
, 
Jean-Paul Lacombe
, 
et al.

Primera parte. Cupisnique y el Paijanense

Capítulo I. Cupisnique: Descripción

Texte intégral

Fig. 1. El Norte del Perú; escola 1/400,000.

Descripción (Figs. 1 à 3)

1El nombre Cupisnique que parece proceder, o de un cerro, o de la quebrada principal situada inmediatamente al sur, se ha extendido al conjunto del desierto premontano comprendido entre los valles de Chicama y Jequetepeque (fig. 1 y 2), limitado al oeste por el Océano Pacífico y dominado al este por los primeros contrafuertes andinos que culminan a 3 000 msnm en los alrededores del pueblo de Trinidad. Aproximadamente este espacio geográfico se halla atravesado por su centro por el paralelo 7°30' de latitud sur.

2Convencionalmente, llamaremos «región» al conjunto de este espacio desértico, reservando el término «zona» a los espacios geográficos más restringidos en el interior de esta región.

3La situación de esta porción del desierto costero peruano es interesante por más de una razón. Geográficamente, Cupisnique forma parte del primer ensanchamiento de la llanura costera del norte del Perú, anunciando las vastas extensiones del desierto de Sechura (fig. 1).

  • 1 Nota del traductor: esta palabra se refiere a una zona ecológica marginal al desierto y con vegeta (...)

4Ecológicamente, Cupisnique forma pane de una zona de transición entre el desierto absoluto y brumoso de la costa central del Perú y el sahel1 soleado de la gran llanura del norte. La extremidad norte del desierto peruano se caracteriza, en efecto, por el descenso progresivo en altitud de las zonas climáticas que, más al sur, se encuentran bastante altas sobre la vertiente occidental. Inmediatamente al norte de Trujillo comienzan a aparecer los matorrales de zapote en la llanura costera, alrededor de los 200 msnm. El valle de Chicama constituye el límite norte de las formaciones vegetales de lomas, oasis de neblina características del desierto costero del centro y sur del Perú. Finalmente, es a la bahía de Malabrigo, en la extremidad sur de la región, que J. Tosi y el equipo de la ONERN ubican la extremidad septentrional de la zona del desierto desecado subtropical (Tosi y ONERN, 1976).

Geomorfología

5Una complejidad muy grande en el detalle procede de la imbricación de tres elementos geomorfológicos principales que son: los afloramientos del zócalo rocoso, los derrames detríticos al pie de estos relieves y las formaciones eólicas provenientes del litoral. Los dos primeros forman el sistema de piedemonte (piedemonte de erosión y piedemonte de acumulación) y son recubiertos localmente por el tercero elemento, que es una recuperación actual de los sedimentos provenientes directamente del piedemonte de acumulactón.

Fig. 2.- Lo Región de Cupisnique: relieve, toponimia. oglomeraciones modernas y vías de comunicación

6El zócalo rocoso está formado esencialmente de rocas volcano-sedimentarias e intrusivas, testigas de las diversas fases de la surrección andina (Cossío y Jaén, 1967). Sobre el litoral, los afloramientos sólo son visibles bajo la forma de islotes rocosos, a menudo muy reducidos, sobresaliendo algunas decenas de metros de altura sobre la superficie de la llanura. Sólo las colinas de Malabrigo y de Puémape, en los dos extremos del litoral de Cupisnique, muestran cierta importancia. Es necesario penetrar hasta 12 km desde la playa actual para encontrar un macizo más definido, pero aún aislado puesto que está separado del pie de la cordillera por el valle de Mócan. Este macizo llamado Cerro Tres Puntas, culmina a 860 msnm y ocupa una superficie aproximada de 30 km2, sin contarle las crestas de Cerro Colorado que lo prolongan hacia el norte. Visiblemente, forma parte de una pequeña cadena de la cual son parte igualmente Cerro Azul, Las Viudas, Garrapón, Constancia y Mocollope, que se encuentran en el valle de Chicama. Esta cadena está orientada casi paralelamente a la cordillera. Más allá de Mócan, la altura sube rápidamente: Cerro del Higuerón, 2 000 msnm; Cerro Cupisnique, 2 430 msnm; Cerro Vocales, cerca de Trinidad, 3 052 msnm.

7La llanura costera está constituida por una enorme acumulación de aluviones, que podemos considerarlos globalmente como cuaternarios, en cuya superficie se desplazan en direcctón sur-norte arenas cuyo origen se halla en las playas. La masa de los aluviones está constituida por sedimentos de época y origen diferentes: por una parte, se nota varios niveles de terrazas, sobre todo en la zona situada entre la desembocadura de la Quebrada de Cupisnique y el macizo de Cerro Tres Puntas; por la otra, se observa diferencias sensibles en la textura y la composición del material. Toda la zona situada de uno y otro lado del lecho actual de la Quebrada de Cupisnique, a partir de su desembocadura en la llanura, posee una terraza de 5 a 10 m con relación al nivel de la llanura y que está formada de un sedimento muy arcilloso, amarillento, cuyo depósito es anterior al establecimiento del gran arenal de Cupisnique. El nivel de la llanura, por el contrario, que no es el nivel aluvial más bajo, está compuesto de un sedimento donde abundan los elementos gruesos, generalmente poco erosionados (redondeados). Por último, al nivel aproximativo de la llanura pero formando testigos alrededor de los islotes rocosos, se puede ver un sedimento fino, gris claro, duro, de apariencia margosa, salpicado de granos de arena gruesa, muy semejante a aquel descrito por P. Ossa para el contexto de los huesos fósiles en la Cumbre, y que atribuyó a un depósito lacustre, porque pensaba que el sitio pudo haber estado contenido en una cuenca cerrada (Ossa, 1973, p. 64; Ossa y Moseley, 1972, p. 11).

8Hacia el interior, es decir en la Quebrada de Cupisnique y en el valle de Mócan, el sedimento es generalmente grueso, con bloques que llegan a alcanzar frecuentemente los 50 cm de diámetro. Sin embargo, sobre la vertiente este del valle de Mócan, que desciende directamente del flanco de los Andes, existen testigos de sedimentos arenosos de unos 5 m de altura sobre los derrames gruesos más recientes. Estos restos contienen a menudo restos de megafauna del Pleistoceno.

9Del punto de vista morfológico, podemos distinguir entre los aportes laterales provenientes de las vertientes de un valle y los aportes longitudinales situados al fondo del talweg. Los aportes laterales forman conos detríticos de pendiente a menudo pronunciada en donde la gravedad y la actividad sísmica juegan un rol relativamente importante en comparación con los aluviones puramente fluviales. Estos no se encuentran sino en los aportes longitudinales que son los únicos que merecen el nombre de terrazas. Indudablemente, estos diferentes aportes son a menudo confundidos o difíciles de separar claramente. La zona llamada localmente Playa de Mócan y que constituye la vertiente este del valle de este nombre, está formada de la reunión de varios conos provenientes de los cerros del Higuerón. Este topónimo no tiene evidentemente nada que ver con lo que se denomina playa en geomorfología (cf. por ejemplo Cooke y Warren, 1973, pp. 215-228), que está constituida por una depresión cerrada.

10La influencia de los potentes vientos del sur, que llegan al litoral con un ángulo de alrededor de 45°, se hace sentir en toda la región, pero con una menor intensidad a medida que uno va hacia el interior. La Playa de Mócan está ya poco afectada a pesar de la presencia de una gran barra dunar en el fondo del talweg. El interior de la Quebrada de Cupisnique, aguas arriba de la barra dunar de Cupisnique, y el conjunto de la zona de Ascope no están del todo afectadas. Esta influencia eólica se manifiesta de varias formas. En la superficie del suelo, se nota la aparición de huellas características de la erosión eólica sobre las caras expuestas de las piedras, desgaste en facetas en particular. Esto afecta de manera desigual los diferentes materiales presentes sobre una misma superficie y, aún a veces, los diversos minerales presentes sobre un mismo objeto, provocando la formación de pedúnculos que sobresalen en torno de inclusiones más resistentes.

11Una superficie de sedimento expuesta a la acción del viento pierde poco a poco sus partículas finas y no subsisten sino las piedras de mayor tamaño - a partir de 0,5 cm de diámetros aproximadamente - que son desprendidos de su matriz original. Al continuar el proceso, otras piedras enterradas son a su vez desprendidos hasta que la superficie queda uniformemente cubierta de piedras muy pesadas para ser desplazados por el viento. Esta cobertura, o pavimento, protege el sedimento subyacente, y la superficie alcanza de este modo un nivel de equilibrio. Esta erosión eólica depende no solamente de la intensidad del viento y del período durante el cual pudo ejercer su acción, sino también de la naturaleza del sedimento. Sobre un sedimento aluvial conteniendo una fracción gruesa importante, este estado de equilibrio puede alcanzarse tan sólo después de algunos centímetros de erosión. Parece que éste es el caso más general, según nuestras observaciones, en Cupisnique.

12No existe erosión sin acumulación y los fenómenos eólicos no son la excepción a esta regla. Las formas de acumulación eólica que observamos en la región de Cupisnique son diversas, pero lejos de aproximarse a la variabilidad observada en otros desiertos. A escala más modesta se ubican los pliegues transversales al flujo del viento que afectan diferentes zonas de aproximadamente una hectárea de superficie. Sensiblemente paralelas, ellos pueden alcanzar unos 30 cm de altura y con una distancia de uno a dos metros entre ellos. Las dunas son fenómenos incomparablemente más importantes por sus dimensiones. Se puede clasificar como dunas las acumulaciones de arena alrededor de matorrales de zapote, que constituyen un fenómeno frecuente pero que no afectan sino bancos de arena de modesto cubicaje. Encontrándose el origen de la arena en las playas, la cartografía de las zonas de dunas muestra este desplazamiento en una dirección sur-norte a partir del litoral. En su camino, la arena toma primero la forma de dunas conocidas en la tipología de las dunas como aklé o mar de dunas, luego, a medida que avanza sobre el suelo duro y pavimentado de la llanura, este aklé se divide en numerosos barkhanes o dunas forma de creciente lunar (Cooke y Warren, 1973, pp. 285-300). En cambio, en presencia de un relieve, se forma una barra o cordón dunar paralelo al viento sobre la vertiente protegida. Estas barras dunares son de dimensiones muy variadas. Sobre el flanco norte de Cerro Tres Puntas, existe una cuya altura es del orden de 2 m. Empero, la gran barra o arenal de Cupisnique que se desarrolla más al norte y termina en el río seco de la Quebrada, tiene una altura de unos cincuenta metros y posee dos formaciones paralelas separadas por un surco longitudinal. La gran barra de Mócan es menos alta -de unos veinte metros como máximo- y menos ancha, pero se extiende sobre unos 10 km de largo contra 5 de la barra de Cupisnique.

Clima

13El clima de la costa del Perú es producido por la interacción de tres factores principales (Estienne y Godard, 1970; Dollfus, 1967):

  1. La orientación del litoral,
  2. La existencia de zonas estacionarias de altas presiones en la parte central de los océanos y en las altitudes medianas,
  3. La fuerza de Coriolis, debida a la rotación de la tierra que tiende a desviar los vientos y las corrientes (hacia la izquierda en el hemisferio sur).

14Estos factores tienen su origen en la configuración del planeta y podemos considerarlas como constantes. La zona anticiclónica del pacífico sur envía alrededor de ella vientos centrífugos (Alisios) que toman una dirección aproximadamente sur-norte a lo largo de la costa del Perú. El agua superficial empujada por estos vientos es a su vez desviada por la fuerza de Coriolis y tiende a alejarse del litoral. Esta pérdida es reemplazada por aguas profundas mucho más frías (fenómeno del upwelling). El vapor de agua extraído por la radiación solar alcanza el litoral bajo la forma de neblina que no puede subir en altitud, por la baja temperatura del mar en relación a capas atmosféricas más cálidas situadas sobre ellas. Estas neblinas no pueden condensarse en lluvia, pero la humedad relativa es muy próxima al punto de saturación y la cobertura nubosa es casi permanente en invierno a una altura de alrededor de 500 msnm. Sobre tierra firme, cuyo poder reflectante (albedo) es más fuerte que la superficie del mar, estas neblinas terminan por disiparse, pero la humedad permanece fuerte. En verano, estas condiciones se atenúan a causa del aumento de la exposición solar y una disminución de la célula anticiclonal. El límite de la zona de neblinas y la inversión térmica se aproxima al litoral. Como es la estación de lluvias en la sierra, masas de nubes pueden ocasionalmente descender sobre la costa y producir aguaceros a algunas decenas de kilómetros del litoral.

15Para evaluar correctamente el clima de un punto dado, dos variables hay que considerar: la altitud, en particular la posición en relación a la zona de inversión de temperatura, y la distancia al litoral. Hacia el interior, en efecto, la distancia al litoral condiciona estrechamente el grado de influencia del clima propiamente costero con relación a las condiciones debidas a la presencia del macizo andino.

16Hacia el norte, en el límite de acción de los tres factores descritos precedentemente, el clima brumoso se atenúa, no haciéndose sentir sino muy próximo de la playa y el desierto se vuelve cada vez más soleado y cálido, en tanto que los aguaceros provenientes de los Andes son más frecuentes. Se produce pues a lo largo de la costa una transición entre el desierto y el clima propiamente ecuatorial, a causa principalmente de la aproximación hacia el litoral de las zonas climáticas (y por lo tanto ecológicas) que, en la costa central, se hallan mucho más al interior.

17Es conveniente no olvidar que la presencia de una cordillera paralela a la costa y el ensanchamiento de la llanura costera hacia el norte, hacen que los factores de altitud y distancia al mar actúen en el mismo sentido y es muy difícil, en la práctica, distinguirlos.

18El clima de Cupisnique refleja la situación transicional de esta región entre la costa central, húmeda, fresca y brumosa, y la llanura tórrida de Sechura. El soleado es por lo general muv constante y no se interrumpe sino durante algunos días durante el momento más fuerte del invierno, en los meses de julio y agosto. En el tiempo restante, las nubes se disipan durante la mañana para no reaparecer sino en la noche. Los vientos alisios se manifiestan una hora o dos luego de la desaparición de la cobertura nubosa y no se debilitan habitualmente sino al comenzar la noche. Su influencia no se hace apenas sentir, sin embargo, más allá de las primeras colinas (Cerros Tres Puntas) y es nula hacia el interior, ya sea en la Quebrada de Cupisnique o en Ascope.

19Las lluvias son inexistentes sobre toda la llanura del litoral y muy débiles cerca del Cerro Tres Puntas, donde caen a menudo durante la noche. Estas son más frecuentes cuando se va hacia el interior, donde denotan una influencia del régimen de la sierra, es decir, se manifiestan durante el verano que es la estación de lluvias en los Andes. La cobertura nubosa está entonces presente en la Quebrada de Cupisnique, la Playa de Mócan y en Ascope, y los chaparrones pueden ocurrir. En cambio, sobre la llanura costera, la temperatura a la sombra alcanza generalmente 25° durante el día.

Ecología

20La ecología vegetal de la región es un fiel reflejo de su clima. La aparición de las primeras formaciones vegetales de baja altitud no es brutal y no se produce de la misma manera para todas las especies vegetales.

21Una descripción general de la ecología vegetal del Perú fue hecha en 1960 por J. Tosi Jr. y revisada en 1976 por los técnicos peruanos de la ONERN (Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales). Su carta ecológica del Perú y la guía explicativa que lo acompaña están basadas en el modelo teórico de L. Holdridge (Segunda Edición, 1967) para la descripción de las zonas de vida natural del globo.

22A pesar de la importancia del trabajo efectuado por estos autores y los detalles que permite observar sobre el conjunto del Perú, esta carta ecológica es de una precisión insuficiente a la escala de una región como la de Cupisnique. Ofrece un cuadro de referencia útil pero este cuadro debería ser completado por estudios más detallados de las formaciones vegetales en el campo. La figura 3 da el contorno de estas zonas de vida natural en Cupisnique, contornos que no pueden ser sino aproximativos con relació a la escala utilizada. Por lo demás, es necesario tener presente que estas zonas no tienen límites abruptos y que se trata de una gradación poco notable entre una y otra. Además, la carta ecológica de la ONERN no toma en cuenta, en la costa, la existencia de valles-oasis como un medio ecológico, lo que es imposible de eludir a escala de este estudio. Finalmente, fueron cartografiados aquí como una subdivisión importante del Desierto Premontano Tropical, dos zonas boscosas de algarrobos, situadas en el fondo de Mócan - La Arenita y la Quebrada de Cupisnique. Estas dos zonas boscosas presentan sin duda aquello que más se aproxima, en la actualidad, a la vegetación original del fondo de los valles antes de la introducción de la agricultura. Sin embargo, en el caso de Mócan, se trata más bien del resultado de la reforestación natural en zonas abandonadas por el hombre después de la Conquista y, por lo tanto, de un medio vegetal sin dudas empobrecido, como constan las huellas paralelas de canales visibles en la fotografías aéreas.

23Estas zonas ecológicas presentes en Cupisnique son descritas más abajo a partir del comentario de la carta ecológica del Perú (Tosi y ONERN, 1976), aumentada y precisada por nuestras observaciones personales en el campo. Esta descripción no es necesariamente válida para el exterior de la región que estudiamos.

Fig. 3.- Lo Región de Cupisnique: ecología. Mapa de las zonas de vida natural, adoptada de Tosi y ONERN, 1976; escalo: 1/250,000. Los tres últimos zonos en la margen o exterior de la región estudiado, no se describen en el texto.

Fig. 4.- Lo Quebrada de Cuculicote, cerca de Ascope.

.Desierto desecado Premontano Tropical (dd-PT),.Desierto desecado Subtropical (dd-S)

24Estas dos zonas son equivalentes. En la región de Cupisnique, están interdigitadas; la zona de desierto Subtropical tiene su extremidad norte a la latitud del Puerto Chicama y ocupa una banda de terreno adyacente al litoral. El desierto tropical, que tiene su extremidad meridional más al sur, en la latitud de Trujillo, está situado más al interior y alcanza el litoral al norte de Puerto Chicama.

25Estas dos zonas tienen superficies relativamente planas y de baja altitud. El desierto Premontano Tropical alcanza una altitud máxima de alrededor 300 m en la región (fig. 3). La vegetación que allí es rara, esta completamente ausente en el desierto Subtropical. Esta vegetación comprende aquí las achupallas (Tillandsia sp), el Zapote (Capparis angulata) y escasos ejemplares de algarrobo (Prosopis cbilensis). El Cactus (Cereus macrostibas) aparece en el límite superior del Desierto Premontano Tropical. La superficie es pues árida; las dunas son frecuentes, en particular los barkhanes; los cordones dunares sobre los flancos abrigados de los relieves son igualmente numerosos y a veces muy importantes.

.Desierto superando Premontano Tropical (ds-PT)

26Esta zona ecológica ocupa en Cupisnique la parte alta de la llanura del litoral y los derrames detríticos al pie de los relieves, en particular la región denominada Playa de Mócan, así como el valle estrecho que se prolonga hacia el norte, el gran arenal de Cupisnique y la desembocadura en la llanura de la Quebrada de Cupisnique. Hacia el sur, en la margen norte del valle de Chicama, comprende las quebradas situadas alrededor del pueblo de Ascope (fig. 4). La altitud máxima parece situarse alrededor de los 400 - 500 m. Hacia su parte inferior, el límite con las zonas anteriores parece más bien definido por la distancia al mar más que por la altura. Podemos pues pensar que la influencia de la nubosidad y de los vientos es importante en la determinación de sus límites.

Fig. 5.- Un algarrobo (Prosopis pollida) en la Quebrada de Cupisnique.

27Según los autores, su vegetación es un poco más abundante que en las anteriores y cuenta con unas especies xerófilas y algunas gramíneas. En particular se observa los géneros Prosopis, Capparis, Accacia, así como el Chilco (Baccbaris sp). Notamos igualmente -pero los autores no lo mencionan - la presencia de varias especies de Cactus, en particular Cereus Macrostibas y Echinocactus sp.

Desierto perárido Premontano Tropical (dp-PT)

28Esta zona está situada por encima de la anterior y ocupa, en Cupisnique, la mayor parte de los primeros contrafuertes de los Andes, así como las quebradas que nacen de ellos, desde su origen hasta su desembocadura en la llanura costera. Del punto de vista de su relieve, la exposición y los tipos de suelos, dicha zona está fuertemente encerrada y ofrece marcados contrastes de vegetación. Ésta, en la Quebrada de Cupisnique, es abundante y variada, con predominancia sin embargo de Prosopis y Capparis angulata (fig. 5). El Cereus Macrostibas alcanza aquí su máximo desarrollo, tanto en densidad como en crecimiento. Mencionados por los autores solamente en su límite superior, está presente en Cupisnique en toda esta zona y en asociación con una flora variada. Ya fue indicado que aparece por primera vez en forma aislada en el límite superior dei Desierto Premontano Tropical.

29A parte del fondo de las quebradas, el relieve es muy accidentado y particularmente rocoso; sólo las especies adaptadas a este tipo de suelo pueden vivir en estas pendientes: se trata principalmente de cactáceas. Se puede pues distinguir de manera bastante contrastada por su vegetación el fondo de las quebradas y sus pendientes.

.Matorral desértico Premontano Tropical (md-PT)

30Este último conjunto ocupa crestas más elevadas que la anterior y está situada, en Cupisnique, entre 800 y 1800 m de altitud. Si exceptuamos quizás las zonas más altas de las quebradas de Cupisnique y Santa María, cuyos fondos del talweg bastante plano, se trata de pendientes y crestas abruptas cuya superficie es en gran parte rocosa.

31La flora está compuesta de algunas especies arbustivas suplementarias: el Hualtaco (Loxopterigium biiasango), el Molle (Scbimts molli), la Tara (Caesalpina tinctorid).

32Hay que notar que esta zona, calificada todavía como premontana, ocupa en la región de Cupisnique una altitud bastante elevada. Sin embargo, hacia el norte, desciende progresivamente hasta ocupar las faldas de los contrafuertes andinos sobre la llanura costera, en las latitudes de Piura y Tumbes.

33De alguna manera, las características de la fauna concuerdan con aquellas de la flora. Los animales de talla mediana o grande son raros o ausentes, en particular en la llanura costera donde el animal más grande es un pequeño zorro. La micro-fauna, no obstante, es abundante, sea que se trate de reptiles, en particular las lagartijas, o bien los roedores y numerosas especies de artrópodos. Las aves marinas no se aventuran casi sobre el desierto; sin embargo fuimos sorprendidos de encontrar, en la llanura con zapotes, numerosos pájaros paseriformes y algunas rapaces diurnas y nocturnas. Desde el momento que la flora es más variada, la fauna lo es también, en particular en los bosques de algarrobo. Igualmente, en las partes más retiradas de la región aparece de manera estacionaria una fauna de mayor talla comprendiendo el oso con anteojos (Tremarctos ornatus), venado de cola blanca (Odocoileus virginianus) y felinos como el puma (Felis concolor).

Toponimia

34La toponimia de Cupisnique, al igual que la del resto de la costa, es pobre y poco precisa (fig. 2). Podemos citar como una de las causas predominantes de este empobrecimiento la introducción del modo de vida colonial de los siglos xvi al xviii.

35Entre las clases que podemos distinguir, los topónimos prehispánicos forman una reliquia, en tanto que la abundancia de los sitios arqueológicos con cerámica sugiere que esta toponimia fue muy rica. Paiján, Ascope, Mócan, designan las aglomeraciones de origen colonial, Cupisnique, Cuculicote son lugares muy notables por su aspecto o proximidad a las zonas habitadas. Esta toponimia precolombina es sin dudas en su mayor parte de origen Muchik.

36Los otros topónimos son españoles y debidos a aquellos que tuvieron alguna actividad en el desierto: cazadores, leñadores de algarrobo y arrieros que hacían el comercio de valle a valle. Con la construcción de la carretera panamericana, esta toponimia está actualmente casi enteramente fosilizada. De ella, sólo conocemos una pequeña parte, aquella que con buena voluntad han transcrito los compiladores de la carta, a 1:100 000, del Instituto Geográfico Nacional.

37Los arqueólogos, por su parte, no han dejado de agregar un poco de confusión a este conjunto, en particular Larco Hoyle, quien no ha temido imponer sus propios topónimos o transportar otros de lugares diferentes. Es así como el sitio arqueológico que denomina Pampa de Paiján no se encuentra, como se podría esperar, próximo de Paiján, es decir alrededor del Cerro Azul, sino a una decena de kilómetros más allá, al pie del flanco suroeste del Cerro Tres Puntas. Igualmente, la Pampa de los Fósiles designaba en un inicio un espacio de la llanura costera, actualmente al oeste de la Panamericana, próxima a un lugar llamado Tres Cerritos debido a los afloramientos rocosos visibles desde bastante lejos. En esta parte de la llanura, existen efectivamente varias concentraciones de huesos fósiles en superficie. Este topónimo fue transportado por Larco al pie del flanco noroeste del Cerro Tres Puntas, y ha servido para que designemos nuestro sitio PV22-12. Un último caso de confusión toponímica: Cerro Yugo, que se aplica según la carta a una larga cresta de la parte sur del Cerro Tres Puntas, varias veces se aplica a todo el macizo.). Deza (1972) ha seguido este uso y denomina así el único sitio que estudió, cuando en realidad se trata del mismo sitio PY22-12. Por nuestra parte, hemos adoptado la toponimia siguiente: el nombre de Pampa de los Fósiles se reservó para el sitio PY22-12, toda vez que aparece en varias oportunidades en la literatura con relación no solamente al sitio mencionado por Larco, sino también a la industria misma. Hemos eliminado pues Cerro Yugo, no solamente como nombre para el sitio PV22-12, sino también como referencia al macizo, para el cual nosotros hemos reservado la denominación de Cerro Tres Puntas de la Carta del IGM. Cerro Yugo designa aquí solamente la cresta sur del Cerro Tres Puntas.

Notes

1 Nota del traductor: esta palabra se refiere a una zona ecológica marginal al desierto y con vegetacion poco abundante.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. El Norte del Perú; escola 1/400,000.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5148/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Légende Fig. 2.- Lo Región de Cupisnique: relieve, toponimia. oglomeraciones modernas y vías de comunicación
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5148/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 271k
Légende Fig. 3.- Lo Región de Cupisnique: ecología. Mapa de las zonas de vida natural, adoptada de Tosi y ONERN, 1976; escalo: 1/250,000. Los tres últimos zonos en la margen o exterior de la región estudiado, no se describen en el texto.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5148/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Légende Fig. 4.- Lo Quebrada de Cuculicote, cerca de Ascope.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5148/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 336k
Légende Fig. 5.- Un algarrobo (Prosopis pollida) en la Quebrada de Cupisnique.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5148/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 251k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr