Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tiempos de carnaval

 | 
Rolando Rojas Rojas

Anexos

Ricardo Dávalos y Lissón: “El carnaval” (1874)*

Texte intégral

  • * En Ricardo Dávalos y Lissón, Lima de antaño, tomo I. Montaner y Simón Editores, Barcelona, 1925.

1Ya se acercan los odiosos días en que todas las clases sociales dan al traste con el progreso y la civilización, añadiremos el pudor y la vergüenza, para entregarse en brazos de la barbarie más desenfrenada.

2El carnaval es un paréntesis que abrimos en nuestras buenas costumbres, como si quisiéramos hacer alarde de entrañable amor por todos los resabios de la mala educación que hemos recibido. En esos días todo es excusable: la urbanidad y los respetos sociales son olvidados de intento; el agua del Rimac, como la del Jordán, puede purificar los labios de la doncella incauta que con un “no me moje usted” se cree salvada de las tenaces asechanzas de un Adonis de levita. La negra asquerosa, que nunca se ha atrevido a saludarnos, confiada en la costumbre y en frase proverbial: “todos somos iguales” nos meterá con sombrero y botas en un boquerón, por más que le supliquemos que no lo haga, y por la insolencia de una negra se encontrará usted, cuando menos lo piense, marchando a la tierra de los calvos.

3Puede excusarse que el vulgo ignorante y grosero se complazca en ver las agonías del toro y que aplauda al que le ha hundido la espada hasta el corazón; pero que la flor y nata de Lima pierda la circunspección debida, lanzándose frenética con jeringa en mano a mojar a todo el mundo es imperdonable, es una imbecilidad que no comprendemos divierta a un hombre civilizado.

4Triste es decirlo, sin embargo: raro es el dandy remilgado que no se entretiene arrojando huevos al delicado rostro de una encantadora Filis; rara la señorona de alto copete que deje de ponerse al frente de su prieta servidumbre, sosteniendo nutrido fuego de cascarones tapados con cera, desde su balcón, con los almibarados pollos de la vecindad, que no parece sino que todos hubieran perdido el juicio por completo: aciaga diversión que desde tiempo inmemorial, burlándose del buen sentido y en pugna con el decoro y la moral, existe por desgracia en nuestro país.

5Eso no obstante, abrigamos una esperanza: ya que tenemos el prurito de imitar todo lo que tiene visos y visajes de europeo; ya que el público aplaude entusiasta los vaudevilles groseros, porque al fin nos vienen de París, y que el cancán obsceno atrae más gente al teatro que la mejor comedia de Bretón, imitemos en el carnaval a los europeos.

6Es tiempo de que dejemos los resabios de nuestra mala educación y nos propongamos ser civilizados, aboliendo esa costumbre asquerosa, propia tan sólo de barchilones (por necesidad) y de mala gente (¡por placer!), tan diestros en el manejo del terrible instrumento que sale a relucir por esas calles de Dios en los días en que toda la ciudad es una verdadera casa de orates.

7Aquellos que se figuran que arrojar un cascaronazo es galantería, convénzanse al cabo de que mejor fuera obsequiar un ramo de flores u otra fruslería con la que no hay el riesgo de hacer daño, ni corromper la moral. Ese sería un juego decente, delicado, de armonía con el estado de nuestra civilización. Lo otro es brutal.

8Pero aún suponiendo que nada tenga de bárbaro el juego de carnaval, establecido por la costumbre, no por eso debe permitirlo la educación de la gente de buen tono. Basta ver todos los daños que ocasiona, el número de heridos y aun muertos que quedan en el campo después de ese combate de caribes.

9El anciano que, obligado por la necesidad, se ha atrevido a salir a la calle, ése será una víctima. De aquel balcón que no tiene vidrios, diviso una corpulenta mulata que lo espera con un balde de agua puerca, como espera el asesino detrás de una esquina, con puñal en mano, a su enemigo. Ya está la fiera satisfecha y se esconde sonriendo. El anciano tiembla de rabia o más bien de espanto. Es enfermizo, padece de reumatismo y está forrado de parches. ¡Pobre anciano! A consecuencia de esa ducha descansará pronto en el panteón.

10Vea usted aquella hermosa de negros ojos cuya cabellera color de ébano hace resaltar la blancura de su cuello. Vea usted ahora cómo se cubre el rostro con las manos y lanza un grito. Un huevo maldito le ha caído en un ojo, eclipsando para siempre aquel lucero de simpática luz. La malogró para siempre un buen mozo, jugador de carnaval. Tal vez el caballero es su novio.

11El retozo de los patios presenciado por la mamá y el papá, que no dejarían en ninguna otra ocasión tocar a sus hijas, es uno de esos cuadros que por repugnantes asquean.

12El carnaval es una gran vagabundería inventada por la inmoralidad y sostenida por la barbarie.

13A los clubs y a las sociedades literarias nos dirigimos para que organicen una fiesta con que sustituir al carnaval.

14En Italia se ha hecho.

15En la República Argentina se ha hecho.

16En Lima puede hacerse.

17Un paseo público, una cabalgata por las calles, carreras de caballos, teatro y... hasta toros y gallos, con tal de abolir la infame lluvia de agua sucia.

18¿No están los clubs y las sociedades literarias compuestos de la gente más ilustrada?

19¿Esos jóvenes no tienen hermanas y novias que van a ser impúdicamente manoseadas por otros jóvenes y bañadas en público?

20Para acabar con una costumbre bárbara se establece otra decente.

21Supongamos que, en vez de arrojar agua a una señorita, se le regale esa misma agua en un frasco para uso del tocador —que se le regalen confites, que se le den flores— que, en una palabra, se le trate con la decencia de todos los días.

22Divirtamos al pueblo de otra manera y él se dejará divertir. La mala costumbre será sustituida.

23Querer es poder, y si los jóvenes decentes se empeñan, lo conseguirán.

24Probemos una vez. El primer paso es el que cuesta.

Notes de fin

* En Ricardo Dávalos y Lissón, Lima de antaño, tomo I. Montaner y Simón Editores, Barcelona, 1925.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr