Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cartas edificantes sobre el comercio y la navegación entre Perú y Chile a comienzos del siglo XVIII

 | 
Jakob Schlüpmann

Conclusión

Texte intégral

1La correspondencia entre Pedro de Murga y Diego Duran y la contabilidad de la compañía son testimonios notables del dinamismo de los navieros involucrados en la carrera a Chile y en el transporte del trigo en la primera mitad del siglo xviii. Ambas revelan la modernidad de los comportamientos y de las estrategias económicas de los negociantes limeños y chilenos cuya obsesión por los precios demuestra que se había establecido entre las capitales un juego muy complejo dominado por la oferta y la demanda, juego que no fue perturbado por reglamentaciones mercantilistas.

2Por su densidad, las cartas son también un testimonio muy fino —y probablemente único— de los mecanismos de formación de los mercados coloniales. A través de la pluma de Pedro de Murga, estos mercados de Lima y de Santiago ¿no se muestran mucho más reactivos de lo que se ha querido hacer creer hasta ahora? Poique las que dirigieron las acciones de los navieros negociantes y orientaron el flujo de las ganancias fueron las especulaciones sobre las fluctuaciones de los precios de una plaza a otra más que hipotéticos «mecanismos de dominación» entre Lima —la capital del Virreinato— y Santiago «la dependiente».

3Las luchas entre los productores, los negociantes y los «bodegueros» de Chile, los navieros —entre los cuales una parte podía ser considerada como «chilenos»— y los compradores peruanos aventajaban a unos o a otros según las cosechas, la disponibilidad de los navíos y la demanda limeña. Mientras el monopolio del trigo chileno permaneció fuerte, o sea hasta 1725 por lo menos, los márgenes permanecieron elevados en general y garantizaron confortables beneficios a los navieros y negociantes de los «frutos» de Chile. Los precios altos en el Perú —y los intentos del virrey por limitar las alzas no lograron nada— castigaron primero a los consumidores limeños. Cuando se reactivó la producción de trigo criollo en los alrededores de la capital del Virreinato, este se puso a competir con las importaciones de Chile, entonces los navieros y comerciantes —estuviesen en Lima o en Santiago— fueron los primeros afectados y varios no fueron capaces de mantenerse. En todo caso, la superabundancia de los cereales golpeó frontalmente los negocios de Pedro de Murga y Diego Duran y redujo considerablemente sus ganancias resaltando la importancia de factores finalmente exógenos en los rápidos cambios de coyuntura que tuvieron que enfrentar los comerciantes.

4Si la baja de precio del trigo tuvo necesariamente un impacto en los productores de Chile, eso no quita que —las transferencias de numerario operadas por la compañía lo demuestran— la exportación de los cereales drenó un flujo continuo de capitales hacia Santiago y Concepción y permitió el auge de Chile en el siglo xviii. Prueba de ello es la fortuna de la familia Duran que se arraigó en Santiago.

5El desequilibrio de las cargas del San Joseph o del San Miguel entre la ida —paños, azúcar— y el retorno —trigo, sebo— muestra que los peruanos pagaron caro su necesidad de cereales, trastocando claramente la balanza comercial a favor de Santiago como lo destacaban con insistencia sesenta años más tarde los artículos del Mercurio Peruano.

6Algo que llama también la atención es la regularidad y la eficacia de los enlaces establecidos entre el Perú y Chile en la primera mitad del siglo xviii. Informaciones y capitales circularon a un ritmo sostenido entre los dos lugares. Lejos quedaban los saltos irregulares del comercio ligados a las ferias de Panamá de fines del siglo xvii. También se terminaron los meses de espera para reunir la armadilla con destino al Istmo y la larga espera de los retornos desde la «Otra Costa». Era un flujo casi continuo de unos quince navíos y fragatas que unían al Callao con Valparaíso a lo largo de todo el año. La correspondencia entre Pedro de Murga y Diego Duran corrige así un poco ese cuadro tan negativo, de un tráfico marítimo rústico y aleatorio, de un comercio que existía por el fraude y el contrabando, que pintan con segunda intención Juan y Ulloa en lo que respecta a los Mares del Sur hacia mediados del siglo xviii. Por cierto, las cartas de Roque Caero o Pedro de Murga no nos esconden ninguna de las mil y un maneras de escapar a las tasas y diversos derechos que imponía el comercio entre el Perú y Chile pero, sin embargo, estos hombres dirigían sus negocios con mentalidad de capitalistas particularmente atentos en aumentar la tasa de rotación y en disminuir los costos de sus préstamos. Y cuando se compara volúmenes y sumas globales en juego, los montos ahorrados por contrabando o dedicados a la corrupción parecen ser más anecdóticos que determinantes en las ganancias de la compañía.

7De todas formas, el análisis de las cartas y de la contabilidad no ha hecho sino iniciarse en esta presentación. En efecto, la riqueza del corpus aporta una base documental a numerosas interrogantes fundamentales de la historiografía chilena y del desarrollo económico en América Latina. El examen del conjunto de estas problemáticas no tenía cabida en esta obra que espera antes que nada sugerir nuevas pistas de investigación y suscitar el debate poniendo a disposición de los lectores una parte de la documentación disponible.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr