Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

 | 
José Eusebio Llano Zapata

Correspondencia de Llano Zapata

Texte intégral

Carta del mismo autor al doctor don Gregorio Mayans y Sisear, catedrático del Código de Justiniano en la Real Universidad de Valencia

  • 1 No sirvió esta plaza por estar ocupado en la Recopilación de las Leyes de Indias.

11. Muy señor mío: Las cortesanías y expresiones con que vuestra merced en su carta me franquea todo el erario de su afecto han añadido una nueva obligación de voluntad al amor que le profeso. Ellas me confirman lo mismo que en otro tiempo (aún sin tener yo la fortuna de su correspondencia epistolar) había concebido de sus ilustres prendas y conocidos talentos. Agradezco las noticias que vuestra merced me comunica cerca de los autores que debo consultar para el mayor acierto de la obra que he emprendido. Por lo que hace al primero, que es el señor Pinelo, tengo de él obra, si no de tanta consideración como la vuestra merced me previene, a lo menos más propia para la materia que trato. Es ella el Paraíso en el Nuevo Mundo. Hasta ahora no ha visto la luz pública, a excepción de sus primeras frentes y tablas de capítulos, que se imprimieron en Madrid por los años de 1656. Son originales de letra del mismo autor, que floreció al medio del siglo xvii. Escribiólos en Sevilla, siendo oidor1 de la Contratación a Indias. No sé que casualidad trajo o verdaderamente restituyó de España al Perú este tesoro. Presumo que el mismo autor lo enviaría al doctor Diego de León Pinelo, su hermano, que fue catedrático de Prima de Leyes de la Universidad de Lima y ministro togado en su Real Audiencia. Sea como fuese la obra original que su autor dividió en dos volúmenes en folio está en mi poder. Con ella me obsequió en Buenos Aires por los años de 1753 el señor don Cayetano Marcellano de Agramont, dignísimo arzobispo de los Charcas y prelado en quien se admiran ilustremente enlazadas literatura, piedad y nobleza. Cito, pues, a este autor con frecuencia. En unas partes con elogio y aun prefiriéndolo a los nuestros. En otras con aquella juiciosa crítica que merece un americano de su mérito a quien vuestra merced justísimamente (en el tomo 1 de Cartas morales, etc., carta 28, página 249), haciendo el retrato de don Antonio de Solís, que le sucedió en el empleo de cronista mayor de las Indias, llama escritor docto y amenísimo ingenio. En cuyo elogio también nuestro Peralta en su Lima fundada, tomo 2, canto 7, Octava, 151), templando con agudo plectro las sonoras cuerdas de su lira, cantó así:

Con nuevo ahora alborozo a este otro lado
Mira a ese honor de Lima y de Pinelo,
Apolo universal Pindó abreviado,
Que nada intacto deja a su desvelo.
Que con igual ilustrara cuidado
El derecho, la tierra el mar y el cielo.
Pareciendo al llenar tan varios puntos,
Que con él se nacieron los asuntos.

22. Con todo, no puedo menos que confesar que este sabio hombre se precipitó muchas veces por querer probar su sistema del Paraíso en el Nuevo Mundo que no pasando los términos de unas vanas conjeturas, se ha quedado en los límites de una mera paradoja, bien que fundada, si se contemplan sus razones. Le sucedió lo que a los poetas, que suelen despeñarse por hallar la fuerza de una consonante, o lo que a los gramáticos griegos que por encontrar la raíz de una voz se meten en un enredo o laberinto de expresiones. Quiso en esto seguir el abuso de su siglo que con gran fuerza se ha apoderado del nuestro, metiéndose la moda hasta en los pensamientos. De manera que no es escritor el que no levanta sistemas ni discurre al uso el que no extravía la senda. En medio de esto, como el señor Pinelo para Devar adelante sus ideas recogió lo más peregrino de nuestras Indias, se hallan en sus originales bellísimas especies que hacen a mi asunto. De ellas me valgo muchas veces, citándole literalmente y no perdonándole los errores de noticias en aquellas cosas que el no vio y yo en mi dilatada peregrinación desde Lima hasta el Brasil he examinado por mis ojos. No por esto digo que no merezcan estos originales todo aquel aprecio que en la república literaria logran sus demás escritos. Al modo que no son despreciables el olivo por desgreñado ni la concha por reducida, si se hallan en aquel el fruto y en esta la perla, que es el fin para que se cultiva el uno y se busca la otra. Asimismo (como vuestra merced me advierte) hago un grande uso de las Leyes de Indias que cita este autor, cotejándolas con la Nueva Recopilación de ellas, no omitiendo también las bulas y decretos pontificios que hacen al asunto y materia que son objeto de mi pluma.

33. En el segundo párrafo de su carta me previene vuestra merced que en orden a la censura de los historiadores de las Indias tenga presente el juicio que hizo de ellos el sabio marqués de Mondejar. Esto a mi intento no hace mucho. Mi crítica no cae sobre todos los que han escrito de las Américas. Sería ya eso quererme yo meter en un campo muy dilatado y no muy propio de mi profesión y asunto. Cae si sobre los que han tratado, ya en historias ya en viajes, ya en relaciones, ya en cartas la Historia Natural de la América Meridional en que son tantas las mentiras que ha inventado la malicia y apoya la credulidad que casi no se puede creer lo mismo que se ve. Y como en aquellos países lo que más interesa a la Física y Comercio son sus peregrinas producciones, deben ser ellas no solo el objeto de mi pluma, sino de todos aquellos que aman el bien común, felicidad de sus compatriotas y aumento de sus soberanos. Esto me he propuesto. Este es el fin que busco. Lo demás, si los hechos son falsos o verdaderos, buenos o malos, ilustres o infames, toca a otras plumas (si es que es posible averiguarlos) su indagación y examen. Cuando yo por incidencia vierto en mis notas algunos pasajes históricos, soy imparcial en la relación de ellos. Bien veo que para esto tenemos pocos autores, y de estos pocos, algunos que rebajar. Son los mejores entre los antiguos Zarate, el señor Pinelo, el maestro Calancha. Entre los modernos el padre Ovalle, don Pedro Peralta y don Antonio Ulloa. Registraron ellos los archivos y memorias que en Quito, Lima, Cuzco, Charcas y Chile conserva la antigüedad con instrumentos auténticos. No todos lo tuvieron todo. Pero juntos hacen un cuerpo de historia más seguro que los que otros hasta aquí han publicado. Y aunque el uno, que es el maestro Calancha padezca sus notas, son ellas una maliciosa ojeriza con que por lo común se ven las verdades cuando amargan. No por eso lo excuso de muchas credulidades en la física a que lo llevaron el amor al patrio suelo y su genio que en muchas cosas tocaba a milagro. Ni le defiendo de algunas licencias que derramó en su Crónica de San Agustín del Perú, que hoy (según afirma cierto literato que vio en Genova un ejemplar) se ha extractado y traducido al latín en la Holanda.

44. Todos estos autores he consultado y leído desde mis primeros años. También he registrado los archivos que ellos vieron y muchos instrumentos que no vieron. Igualmente he estudiado (tal cual he podido) los quipus o anales que, aun a pesar del desprecio y la ignorancia, hasta hoy se encuentran algunas reliquias de ellos en templos arruinados, palacios destruidos y otros monumentos de la antigüedad. Los que verdaderamente, si se hubieran tenido como el más precioso tesoro de nuestras Indias servirían a la historia de aquella luz que apenas hoy podemos encontrar en tan grande oscuridad y confusión de noticias, si queremos averiguar los orígenes de aquella vasta Monarquía. Sucedió a nuestros quipus lo que a México con sus símbolos o hieroglíficos, que mirándolos como instrumentos mágicos, los entregaron a la hoguera. Con justicia escribiendo vuestra merced al duque de Sotomayor sobre la historia cronológica de la América Septentrional que había compuesto el caballero Boturini, cronista real de las Indias, lamenta esta irreparable perdida. Será ella más llorada mientras más libres los entendimientos de preocupaciones, reconocieren la decadencia de la historia cerca de los orígenes y antigüedades de nuestras Indias. Pondré a la letra las palabras de vuestra merced que se leen en el tomo 2 de Cartas morales, etc., páginas 664 y 665, previniéndole que para el asunto apenas se encontrarían otras de más viva expresión ni de más valiente energía. Son ellas así: “Los primeros españoles cuyos grandes ánimos no cabiendo en la estrechez de este mundo fueron a manifestar su valor en la extensión de otro, que con imponderables fatigas fueron descubriendo y conquistando, no tuvieron intención de hacerse sabios ni cuando los encontraron, procuraron aprovecharse de la ocasión, sino que únicamente buscaron la plata y oro para enriquecerse y la sujeción de aquellas gentes para hacer célebres sus nombres, ganar fama, y exaltar y engrandecer sus familias. Les faltaba el conocimiento de la lengua, que es el principal instrumento de la sociedad humana y medio único de aprender no habiendo libros. Los indios suplían la falta de estos con pinturas, natural y antiguo modo de historiar las cosas, pero dificultoso e impenetrable sin meritísimos maestros. Los españoles que veían aquellas pinturas, imaginando ser representaciones de ídolos, las quemaban, rasgaban, enterraban o corrompían, de que hay muchos ejemplos en la historia indiana. De donde nació un daño irreparable en lo tocante a la memoria de las cosas pasadas.”

55. En este mismo párrafo me dice vuestra merced que fray Juan de Torquemada advierte que el padre José Acosta se apropió de la Historia Natural y Moral de las Indias no siendo suya. Aseguro a vuestra merced que esta noticia me ha sido totalmente nueva, habiendo corrido aquel autor en la república de las letras más de siglo hasta el nuestro sin la más leve nota de plagiario. Para averiguar los fundamentos que tuviese esta noticia, que hallo en boca de un crítico como vuestra merced, registré con cuidado la Monarquía indiana que por los originales del reverendo Torquemada se imprimió en Madrid en tres volúmenes en folio por los años de 1723. En el dilatado campo de esta obra cita muchas veces al padre Acosta. No lo trae de verdad para hacerle honor como merecían sus tareas literarias. Lo expone solo a la injusta crítica de su pluma en que más hubo de pasión que de razón. Esto lo conocerá el menos lince. No solo le acusa porque habló. También le condena porque no habló. De manera que el padre Acosta para con el reverendo Torquemada tanto delito cometió con callar como culpa con hablar. En mi juicio es crítico muy sospechoso el que solo busca ocasiones de acusar y, en donde las halla, condena el silencio como un grande pecado de omisión. Poco tiene de justo el juez que anda solo a caza de sospechas y deja el delito sin castigo. Más es ésta necedad que celo. Más es pasión que justicia. Esto práctica el reverendo Torquemada cuando se mete a crítico del padre Acosta. Indecoroso empeño de un español contra otro español querer afrentar a su nación por solo motivos de capricho. Quizá parecerá a vuestra merced que en mí reina más afecto para el uno que para el otro. Igualmente los amo. Igualmente venero en ambos su literatura y mérito. Pero quiero ponerle a los ojos un solo pasaje que hará conocer a vuestra merced que he fundado mi juicio en cimientos más que sólidos. Se lee este en el tomo 1 de la Monarquía Indiana, libro 2, capítulo 35, página 140. Allí porque el padre Acosta en su Historia no hace mención de la embajada que Ilhuicamina llevó a los de Tezcuco y los sucesos de ella, le condena el reverendo Torquemada como una grande falta su silencio y dice así: “si Acosta no lo dijo, será porque lo ignoró como también lo ignoró todo lo que en estos libros escribo, que me ha costado sumo trabajo averiguarlo y sacarlo en limpio.” Que dirá vuestra merced de esto. Dirá desde luego con su grande juicio y madurez que no son enseñanza los ardores de la pluma y que difícilmente se deben creer a los que les gobiernan la pasión, ojeriza e interés.

66. Esto supuesto y aún confirmado, pondré en esta carta los pasajes del reverendo Torquemada que tengan algunas leves sombras o apariencias de sospecha con la noticia que vuestra merced me comunica. De ellos bien entendidos deducirá vuestra merced la verdad de un hecho que no interesa menos a la crítica que ilustra a la historia. En el citado tomo 1, libro. 2, capítulo 54, página 171, colocando en el número de las fábulas la noticia que da el padre Acosta del general Tlacaellel dice así: “yo le tengo por fingido o imaginario y no tiene él la culpa, sino la mala y falsa relación que de esto tuvo, que yo la tengo en mi poder escrita de mano con el mismo lenguaje y estilo que él la imprimió y muchas cosas de ella van muy lejos de la verdad y puntualidad.” En el mismo tomo y libro capítulo 62, página 184 sobre la muerte del rey Tízoc a quien (según el padre Acosta) por no ser guerrero, emponzoñaron los suyos, afirma lo siguiente: “esto que el padre Acosta dice es fuerza decir que así lo halló escrito en su relación, pero mal entendida del que se la dio.” En el tomo 2 del libro 9, capítulo 28, página 217 porque atribuye el padre Acosta el desaliño y poco aseo de los sacerdotes indios a no lavarse, se le opone así: “Aunque el padre Acosta en la Historia Moral de las Indias dice que nunca se lavaban los sacerdotes, por lo cual andaban sucios, feos y puercos v pegado el cabello como clin, pero como de estas cosas supo poco por no haberlas escudriñado sino seguido papeles ajenos y mal averiguado, no es maravilla que yerre.” En este mismo tomo, libro 7, capítulo 21, página 120, con motivo de haber asegurado el padre Acosta que no había leído ni sabido que los mexicanos sacrificasen inocentes, le vuelve éstas palabras: “Si por ventura lo dijo porque así lo halló escrito en una relación que otro hizo antes de la cual saco todo lo que escribió de esta Nueva España y la tengo yo en mi poder.”

77. Creo que esta relación que tanto nos decanta en los propuestos pasajes el reverendo Torquemada es el duende de la Historia de México. Nadie hasta ahora (que yo sepa) la ha visto, ni impresa ni manuscrita, solo se halla noticia de ella en una pluma que para impugnar al padre Acosta tiene sobre sí toda la nota de injusta. Y cuando ella sea verdadera y no imaginaría como yo la juzgo, y la deben juzgar todos los que se interesen en el honor de un hombre de mérito, poco conduce a la Historia Natural y Moral de las Indias que escribió el padre Acosta. De los cuatro pasajes que he propuesto (con la satisfacción que son los únicos en todos los tres tomos de la Monarquía Indiana) no se infiere ni aún se presume que el padre Acosta se apropiase la Historia natural etc., sino que copió algunos hechos civiles. Y ¿qué hechos? De ninguna o muy poca sustancia. Poca falta harían ellos a la Historia aunque se hubiesen omitido. ¿Qué error de cronología?. ¿Qué imposturas?. ¿Qué suposición de milagros?. ¿Qué novedad de doctrina?. Y finalmente, ¿qué se le impugna al padre Acosta sino uno que otro pasaje que puesto en cuestión no merece la pena de disputarse?. Y cuando se cuestionase el hecho, bien sé yo que mejor pleito tendría el padre Acosta que el reverendo Torquemada, por ser más los votos de los eruditos que favorecen en asunto de Historia al uno que en esta materia sufragan al otro. Y si para decir que el padre Acosta se apropió historia que no era suya, valieran unos fundamentos tan débiles, con mayor razón valdrían otros muy sólidos para decirlo dell reverendo Torquemada. Afirma de éste fray Agustín Betancur que la Monarquía indiana que él imprimió fue compuesta por fray Jerónimo de Mendieta. Son sus palabras, que se leen en el Menologio franciscano al día 9 de mayo: “Escribió (habla del venerable Mendieta) muchos sermones de que se valió el padre fray Juan Bautista, como lo dice en el prólogo que imprimió del Adviento, donde dice también que el venerable padre Mendieta escribió la Monarquía indiana y que a él se la dejaba, pero que fue a dar a manos del padre Torquemada, discípulo suyo, que la dará no menos espíritu que su autor. Y así fue que la imprimió en su nombre.” Y en el Resumen de los varones ilustres etc., página 140, hablando del mismo venerable Mendieta repite lo mismo, añadiendo: “Imprimiéronse en Sevilla el año de 1615 por Matías Clavijo las tres partes de la Monarquía indiana, que han sido en el orbe celebradas.” Estos mismos pasajes trae en el prólogo del tomo 1 de la última edición de ésta obra el curioso que tomó a su cargo la impresión de ella. Y después de citarlos, añade: “Dos cargos y bien pesados resultan de esta relación contra el autor de la Monarquía indiana. Uno que imprimió en su nombre obras ajenas, otro que fingió no haberlas visto.”

88. Aunque se quisiera decir (como desde luego se dirá) que fue equivoco del menologista franciscano atribuir una obra por otra al venerable Mendieta (esto es la Monarquía indiana en lugar de la Historia eclesiástica indiana) no se podrá decir que lo es en mi pluma afirmar que el reverendo Torquemada copió mucho o la mayor parte de los manuscritos que dejaron en México el venerable Mendieta y otros operarios que con su predicación y enseñanza ilustraron aquel imperio. Confiésalo el mismo en el tomo 3, libro 20, capítulo 73, página 563, hablando de cierto libro (creo que será el tomo 1 de Cartas, de que nos da noticia fray Juan de San Antonio en la Biblioteca franciscana, tomo 2, página 75) que el venerable Mendieta había compuesto. Son sus palabras: “el cual libro tengo en mi poder y de él y algunos borrones del primero (es este la Historia eclesiástica indiana) me he aprovechado de mucho en estos míos.” Lo mismo confiesa en el prólogo general que precede al tomo 1 de la Monarquía indiana, tratando de los 12 varones apostólicos que fundaron en México la provincia del Santo Evangelio. Son sus palabras literales: “de dos de ellos (eran estos fray Francisco Jiménez y fray Toribio Motolinia) he hallado escritos de que mucho me he aprovechado.” Y concluye el citado prólogo con las siguientes palabras, que no son menos dignas de reflexión para el asunto que se cuestiona: “No es este nuestro trabajo después de otros sin fruto ni sin provecho. Porque como dice Braqueto, sería trabajo excusado el que se siguiese después de muy largo estudio si no llevase algo más de lo que otros han dicho y es de muy corto ingenio no añadir algo más a las cosas ya dichas.” Los pasajes alegados confirman dos cosas. La primera que el reverendo Torquemada copia lo que ya otros habían escrito. La segunda que él no hizo más que añadir los hechos históricos de su siglo, dando la ultima perfección a los primeros. Común modo de escribir e indispensable a los que componen historias, si toman la serie de los sucesos desde el principio o fundación de algún imperio. Este, que es un privilegio de los historiadores, indemniza al reverendo Torquemada de la culpa de plagiario. Pero no le excusa de la nota de copiante. Y si a este autor, que se valió de escritos de otros, como él mismo lo confiesa, y atribuirse su obra al venerable Mendieta, como lo afirma el reverendo Betancur, le patrocinan los fueros que a los demás historiadores, con mayor razón favorecen al padre Acosta para que pacíficamente goce en la república literaria la posesión de autor de la Historia natural y moral de las Indias, que hasta ahora nadie se la ha disputado a excepción de lo que con poco fundamento y sin prueba alguna ha dicho el reverendo Torquemada. Esto siento en esta materia. Si vuestra merced hallare pruebas más convincentes, estimare me las comunique. Entonces atribuiré la gloria al que más la merezca.

  • 2 Es un castillo fuera de los muros de Zaragoza cercado de fosos. Llámase en árabe Aljaferia. Fue pa (...)

99. En el tercer párrafo me comunica vuestra merced que con el primer oro que se transportó de nuestras Indias se doraron los techos y artesones de la sala real de la Aljaferia2 o palacio de Zaragoza. Esta noticia, según vuestra merced me asegura, la debió al doctor Bartolomé Leonardo de Argensola quien así la refiere en los Anales de Aragón, libro 1, capítulo 10. No dudo de la puntualidad de la cita. Lo que dudo es la verdad del hecho. Pues refiere Baltasar de Monconys que el primer oro que se trajo de nuestras Indias se empleó en la custodia que sirve al Augusto Sacramento de depósito en la santa iglesia de Toledo. Son sus palabras que se leen en la cuarta parte de sus Viajes, tomo 5, volumen en octavo, impreso en París por los años de 1645, página 69: La custodia (habla de la santa iglesia de Toledo) en que el día del Corpus se lleva el Santo Sacramento es del tamaño de un hombre toda de plata dorada y esmaltada. Ella se derrama en 7.000 piezas. En el medio tiene otra donde se deposita el Santo Sacramento, que es toda del primer oro que se trajo a España de las Indias occidentales. Lo que refiere este viajero se proporciona más a la naturaleza del hecho que se ajusta a la verosimilitud lo que afirma el analista aragonés. Poca reflexión es menester para creerlo, si se contemplan la virtud y piedad de los Señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel en cuyo tiempo se descubrieron las islas occidentales de nuestra América y se transportó de ellas el primer oro. Fueron estos Monarcas muy dedicados al culto divino. Así sería más propio de su religiosidad y devoción pagar como tributo a Dios las primicias del oro de nuestras Indias, consagrándolas a los cultos del templo que ofrecerlas a la vanidad, empleándolas en los adornos de un palacio. Esto se debe creer. Lo contrario (aunque lo digan 100 analistas) no es creíble, ni aun presumible, si se está al modo de proceder de aquellos católicos monarcas, que entre otros objetos piadosos tenían como el primero el aumento de la religión, exaltación de la fe y cuidados del templo.

  • 3 Debía escribirse Columbus.

1010. Me parece que ya oigo a vuestra merced respondiéndome que un viajero francés no es preferible a un analista español. En otras circunstancias respondería a vuestra merced: muy bien. Pero en las presentes no tiene lugar esta respuesta. Monconys no es de los extranjeros que podemos llamar del todo extraños. De edad de 17 años vino a Salamanca, donde estudio la filosofía y matemáticas que había principiado en León de Francia su patria. Instruido en estas ciencias y connaturalizado en España, viajó su vasto continente, describiendo lo más peregrino que observó en él. Por esto en caso que lo opongamos al analista español no se debe reputar como autor extraño, sino como regnícola en las cosas que escribe de España y más cuando lo que refiere no disuena ni a la naturaleza ni a la razón de los hechos. Fuera de que cuando su noticia fuese del todo dudosa y padeciendo sus dificultades, se quisiera dar de barato, hay otra que no admite duda alguna para su creencia. Es esta la que nos ofrece la santa iglesia de Sevilla. Allí en la testera de su sacristía mayor está colocado un grande relicario que sirve de altar a aquella magnifica fábrica. Se veneran depositadas en él muchas y muy singulares reliquias. Hace número entre ellas una cruz de finísimo oro, con varias figuras del mismo metal que representan uno de los misterios de la pasión del señor. Esta cruz, que se levanta en alto más de una tercia y pesará de cinco a seis libras, la he tenido en mis manos. Se hizo ella del primer oro que aporto Colón3 de nuestras Indias y en señal de reconocimiento, consagró a aquel gran templo, como principios y frutos de su primera y feliz navegación. Consta este hecho de un instrumento que en una arca pequeña de plata se guarda en el mismo relicario, con las auténticas de las demás reliquias que son el culto de aquel altar. Así de esto como de lo que acabamos de expresar arriba, se debe concluir que el analista aragonés procedió con ligereza en la noticia que nos comunica del destino que tuvo el primer oro de nuestras Indias, repugnando lo contrario a la razón, al hecho y a la verdad.

  • 4 Nota de los editores: Hay un error, el nombre del autor citado es Simón Mayolo, esta misma referen (...)

1111. Juzgo que vuestra merced se movió a comunicarme esta noticia persuadido a que yo trato del destino que tuvo el primer oro que los nuestros transportaron a España de las Indias. Es cierto que en artículo 3 del tomo 1 de las Memorias históricas físicas etc. trato del primer oro. Pero no es el objeto de aquel artículo su destino o aplicación. Esto poco o nada conduce a su materia. Allí no se cuestiona si se empleó en esto o en aquello. Es el asunto de este artículo proponer las minas de donde él se extrajo la primera vez, que hoy se lloran del todo abandonadas, como asimismo disuadir al público de las muchas patrañas que en esta materia se derramaron al principio y leemos autorizadas por plumas que, como juiciosas, venera la república de las letras. Fue una de las más ridiculas haber dicho el bachiller Enciso que en nuestros ríos se pescaba el oro con redes del mismo modo que los peces. Afirmó esto Pedro Mejía. Copiólo Pedro Mayólo4. Autorizólo el cronista Herrera. De unos en otros fue tomando cuerpo esta ficción, hasta que recibiendo mayor fuerza en la pluma del señor Solórzano, se levanto la que era un pigmeo imaginario a un gigante de riqueza. Las palabras de este sabio ministro, que se leen en el tomo 2 de la Política Indiana, libro 6, capítulo 1, número 5, página 424, hablando de las riquezas de nuestras Indias, son así: “Pero nadie encarece esto tanto como Simón Mayólo, refiriendo con otros que cita, que se hallaron en ellos muchos templos y paredes de plata y oro y que en muchas partes se veía crecer el oro arrimado a los árboles y trepando por ellos. Lo cual aunque en parte sea falso, no lo es lo que añade de los ríos y tierras donde se pesca con redes y se hallan pepitas tan grandes como huevos de gallina, y algunos de peso de más de 3.000 castellanos.”

1212. Esto es lo que refuto, descubriendo el origen de donde dimana la fábula. Con este motivo hablo del primer oro (que fue el que le presentó a Colón Guacanaric rey de Marien e hizo traer de Cibao, una de las islas Lucayas) y su transporte, dejando a otras plumas la averiguación de su destino. La existencia de las minas de donde se trajo y el desengaño que pretendo en los nuestros de la vana credulidad que les preocupa son el objeto de aquel artículo. Han degenerado los ánimos de los hombres en vicios opuestos en orden a la creencia. Unos creen más o lo creen todo. Otros creen menos o creen nada. Nosotros somos de los primeros, mas no somos los peores, estamos más cerca de lograr un buen medio para creer algo. Pero la lástima es que hasta ahora sin más examen que lisonjearnos el oído la novedad, prestamos entera fe a unos hechos que puestos en la balanza de una juiciosa indagación, se hallan sueños, delirios, enredos y quimeras. “Es cosa muy indigna (dice vuestra merced en la dedicatoria al señor Patiño, ministro de España, consagrándole el tomo 1 de Cartas morales, carta 1, página 50 y 51) de la gravedad de nuestra nación que al paso que en las demás ha llegado la crítica a tal abuso que ahora más que nunca está el escepticismo y aún la incredulidad en su mayor vigor, en España se ve por lo común en el extremo opuesto de una facilidad tan crédula que muchos escritores (siempre hablo en general, sin ánimo de notar algún particular) parecen niños. Tan poco es lo que muestran haber visto y leído, debiendo tomar un medio de usar el juicio con una prudente precaución.”

  • 5 Esto es de calderilla.

1313. En el cuarto párrafo me dice vuestra merced que tiene por cierto que en la apología que hago de los españoles no repetiré el error de don Diego de Saavedra, quien por haber visto las obras del señor don fray Bartolomé de las Casas impresas en caracteres modernos e ignorado la edición primera que se había hecho de ellas en Sevilla con letra de Tortis5 las tuvo por apócrifas. ¡Ojalá así fuesen! Ya entonces nos defenderíamos de muchas imposturas de que hasta hoy difícilmente nos podemos vindicar, dándonos los escritores en la cara con estas obras de que tanto se patrocinan sus calumnias. No me admira que un hombre del juicio del señor Saavedra al leer en ellas los excesos que nos pondera el ilustrísimo Casas, las tuviese por modernamente fingidas. Lo mismo sucedió en Lima al maestro fray Juan de Meléndez y a su aprobante fray Antonio Montalvo, que las tuvieron por supuestas, como se lee en los Tesoros de las Indias. Las obras de este prelado las he visto en español impresas en Sevilla por los años de 1552 y en Barcelona por los de 1642. Ambas ediciones en cuarto. La primera hecha por Sebastián de Trujillo. La segunda por Antonio Lacavalleria. También las he leído vertidas a varias lenguas. Fue el primero Mr. Megrode, que las tradujo a francés e imprimió en París por los años de 1582. Después en Frankfort se publicaron en latín por los años de 1598, y el de 1643 las sacó a luz en Venecia, transferidas al italiano, Diego Castellani. Últimamente se ha reimpreso en París por los años de 1697. De todas ellas es la más particular y que difícilmente se encuentra, la cuestión que escribió en latín y tiene por título: Si los reyes o los príncipes pueden en conciencia, por algún derecho o en virtud de algún título, enajenar de la corona sus ciudadanos y subditos y someterlos a la dominación de algún otro señor particular. Esta pieza se ha impreso dos veces en Alemania y la última vez en Tubinga por los años de 1625 y en Roma por los de 1678 a cuidado del jurisconsulto Gollnero. Citan esta obra muchos autores. Hacen mención de ella en sus bibliotecas don Antonio de León Pinelo, don Nicolás Antonio, el padre Andrés Schoto y Mr. Du-Pin.

1414. Además de las obras de este prelado que en varias lenguas corren impresas y de que hacen mención los citados autores en sus bibliotecas, se guarda en la librería de San Pablo de Sevilla, tabla 6, número 22, un libro que allí he leído y dene por título: Tratado comprobatorio del imperio soberano y principado universal que los reyes de Castilla y de León tienen sobre las Indias. Por los años de 1532 se imprimió este libro con letra gótica en la misma ciudad, volumen en cuarto en la imprenta de Jacobe Crombeger. En esta obra, pues, donde más pretende favorecer a los españoles, al fin de ella en la protestación que hace, les ofende más que pluma alguna hasta aquí los haya herido. Son sus palabras: “Estas 20 razones que aquí hemos asignado para que cese aquella tan cruel tiranía, vastativa de la mayor parte del linaje humano, la cual como ha devastado y extirpado las Indias, hubiera asolado todo el resto del mundo.” También se guarda en la librería de Santo Domingo de México un manuscrito con este titulo: El bien y favor de los indios. Contiene él mil páginas en folio. Tradujolo fray Domingo de la Anunciación al idioma latino, según el testimonio de fray Agustín Dávila Padilla en la Historia de aquella provincia, a quien cita fray Jacobo Echard en el tomo 2 Scriptores ordinis Prsdicatorum, página 192. Asimismo no se me oculta otro manuscrito de la Historia general de las Indias de que se valió mucho y en la mayor parte (por lo que hace a las islas de Santo Domingo y México) el cronista Herrera, como lo aseguran autores fidedignos. Debe este manuscrito encontrarse, si no lo ha consumido el tiempo, en la Real Biblioteca de Madrid o hallarse en poder de los herederos del citado cronista, que sin duda alguna poseyó la obra aprovechándose de los más útiles pasajes de ella.

1515. Con estas noticias (en caso de que yo a este autor le citase, que para nada le cito ni le citaré) estoy muy lejos de cometer el mismo error que nota vuestra merced al señor Saavedra y yo advierto en mis compatriotas Meléndez y Montalvo. Los autores que como el ilustrísimo Casas escriben con sangre dejan a la posteridad más bien libelos que historias. Los escritos de este prelado, dondequiera que tocan queman. Movió su pluma cierta pasión que más fue celo indiscreto que caridad reglada. Por defender a unos calumnió a otros. Fue esto en cierto modo esparcir las semillas de la disensión el mismo que por su estado y dignidad estaba obligado a recogerlas. No hallo que esto hubiese sido justicia ni arte de patrocinar. Hasta hoy con sus escritos renuevan los unos la llaga y avivan los otros la ofensa. Siempre que se añadiese pábulo al incendio de la enemistad, crecerá la llama de la discordia. Esto ha hecho el ilustrísimo Casas. Esto han causado sus escritos y esto mismo causarán todos los que no eligiesen un medio entre la piedad y la razón.

1616. Se opusieron al ilustrísimo Casas muy graves y piadosos prelados. No entra en este número el doctor Sepúlveda. Fue temeraria, poco cristiana y de ningún modo ajustada a los dogmas de la Iglesia su obra De Justis belli causis contra indos suscepti. Por eso se vedó, suscribiendo a su condenación y prohibición las famosas universidades de Salamanca y Alcalá, aunque él subrepticiamente y contra el edicto del Señor Carlos V la imprimió y publicó en Roma. Fueron, pues, estos prelados el señor cardenal Loayza, presidente del Consejo de Indias, y los señores don Sebastián Ramírez, obispo de Cuenca, y don Juan Juárez, obispo de León. Parece que aquellos señores predecían como en vaticinio las funestas consecuencias que habían de sobrevenir a toda la nación española y a sus hijos los indios en la regeneración evangélica si no se acallaban tan imprudentes y destempladas declamaciones. Quisieron atajarlas, pero prevaleció la importunidad de su autor. De aquí vino todo el descrédito que injustamente padece y padecerá nuestra nación en las plumas de los extranjeros, como se quejan los señores Sandoval, obispo de Pamplona, y Pizarro, consejero de Castilla. El primero en la Historia del Señor Carlos V, libro 25, /. 23, página 594, dejó escritas (hablando del señor Casas) las siguientes palabras: “Dio ocasión para que otros escribiesen peor y en ofensa de la nación, como si hubieran sido tiranos.” El segundo en sus Varones ilustres del Nuevo Mundo, página 363 (tratando de este mismo prelado) dice así: “De aquí tuvieron los extranjeros motivo, por ser natural el odio que tienen a esta nación, para hablar mal en las historias de los españoles. Y lo que peor es, que los de la misma nación con no saber latín, quieren henchir el mundo de libros suyos y ajenos, sin saber como escriben ni como se ha de encaminar y buscar la verdad.”

1717. Esro último desde luego que debe ser más sensible, por haber querido avivar la llama los mismos que debieron apagarla. Pero, como los caprichos de algunos autores pasan a contagio, no han faltado plumas españolas en nuestros días que con no menos espantosas declamaciones han hecho revivir la imprudencia de este prelado, no solo con pasajes y citas que nos afrentan, sino componiendo en castellano y en latín libros enteros en que han transferido a sus plumas el indiscrero celo del señor Casas, llamándole unos mártir de la verdad y apellidándole otros redentor de los indios contra la tiranía de los españoles. Y no faltando quien asegure que escribió sus obras inspirado de Dios. Así lo afirma el citado padre Echard, que como francés pretende favorecer con esta prerrogativa al que en el origen es de su misma nación, según él lo asegura en la obra que hemos citado. Son sus palabras: “majores Bartholomaei Casas olim e galliis in Hispanias sub Ferdinando dicto el Santo rey migrarunt et contra mauros in obsidiones civitatis obispalensis fortiter et strenue se gesserunt.” Y más abajo, después de algunas palabras, sigue el citado autor: “Divino repente afflatus numine mutatis consiliis indorum saluti et livertati de inceps incumbere proposuit.”

18Con todo, este autor haciéndose cargo de las monstruosidades que abulta el señor Casas, prorrumpe en estas juiciosas palabras: “Nec vero dedecus sibi putent hispani, talia apud eos monstra nata esse. Apud quas enim nationes non similia euperunt hominum portenta?” Ya veo que nos quiere consolar con el ejemplo de iguales atrocidades cometidas por las demás naciones del mundo en sus respectivas conquistas. Bueno sería eso si todo lo que el señor Casas nos carga fuese cierto en lo absoluto. No siempre se puede sacar el león por la uña. Ni por la hebra comúnmente se suele conocer el ovillo. Padecen también sus monstruosidades los miembros y se notan sus adulterios en los hilos, degenerando los unos del cuerpo que los anima y desviándose los otros de la madeja que los incluye. Quiero decir en esto que aunque uno u otro español o todos los que pasaron a las Indias en aquellos tiempos en tal cual parte de ellas, hubiesen ejecutado los excesos y atrocidades que les carga el ilustrísimo Casas no debe por esto padecer la nación la injusta calumnia de impía, bárbara y tirana. ¿Cuantas atrocidades (imponderablemente mayores) han hecho y hacen hoy los indios con los españoles? Muy buen testigo soy yo y lo son todos los que hoy viven en el Perú, Chile y Buenos Aires. No ha cinco años que en esta última ciudad se vieron muchos cuerpos de españoles hechos el más sangriento espectáculo que en el pago de La Magdalena ejecutó la barbarie de los indios pampas. Quizá se dirá que los españoles con sus malos procedimientos se acarrean estos estragos. Dirán mal. Porque los españoles para bueno ni para malo se mezclan con estas gentes sino es en caso de contenerlas. Bien sabida es la reciente historia en las montañas de Tarma y Cerro de la Sal, donde perecieron en Quimiri las tropas españolas con aquel valeroso capitán don Fabricio Bartoli que prefirió con los suyos a una honrosa muerte la afrentosa capitulación que maquinaba el inicuo traidor y apostata Juan Santos Atahualpa. No es menos notoria la tragedia de Huarochirí, donde los nuestros fueron sangrientas victimas del furor de los indios. Y ¿qué indios?, católicos de más de dos siglos. Estas tres historias son de ayer, teniendo menos de 10 años la de más antigua data. Vivimos todos los que las hemos oído y visto. Y si el señor Casas ha llenado el mundo de horror y espanto con su Destrucción de los indios por los españoles, mayor espanto y horror pondría a las gentes el que celoso por la honra de nuestra nación se instituyese escribir destrucción de los españoles por los indios. Entonces vería el mundo quienes han derramado más sangre, si los nuestros o los indios. Fácil es decidirlo. Estos hasta hoy la derraman. Los nuestros ha casi 200 años que envainaron la espada, haciéndose solo las conquistas con el estandarte de la cruz. Y si alguna vez se ponen en arma contra estas gentes, es solo para defender la religión, el Rey y la patria.

1919. Nos han costado mucho los indios y nos costaran algo más, mientras no rayase la luz en el numeroso gentilismo que nos cerca y se tomasen las medidas de que unos a otros se conviertan. Quisiera que los que nos calumnian estuviesen instruidos de nuestros trabajos y considerasen sin pasión cuanto habrán costado tantas provincias y reinos enteros reducidos a policía, enseñanza y religión, donde más ha de dos siglos y medio se da culto al verdadero Dios. Como se acallarían y contendrían sus gritos si esto bien lo pensasen. “Todavía me atrevo a decir (escribe el señor Solórzano en la citada obra, libro 1, capítulo 12, número 10, página 50) y afirmar que estos excesos no han podido ni pueden viciar lo mucho y bueno que en todas partes se ha obrado en la conversión y enseñanza de estos infieles por varones religiosos, observantes, desinteresados y puntuales en el cumplimiento del ministerio de la predicación evangélica. Y mucho menos la piedad y ardiente celo de nuestros reyes ni la justificación de sus títulos.”

2020. ¿Qué nación ha habido ni hay en el mundo que en lo espiritual y temporal goce de mayores privilegios que los indios? Si pagan tributo, que es cosa corta respectiva a lo abundantísimo y poderoso de aquellos países, se les reparten tierras que en recompensa a esta contribución les fructifiquen todo lo necesario para la vida humana. ¿En qué reino o región del mundo son libres de derechos y gabelas las maderas de los montes, las salinas, las pescas de todo linaje de marinos, todos los frutos que produce la tierra y las minas (esto es descubrirlas, buscarlas y trabajarlas) si no es entre los indios?. ¿Qué hombres participan de mayores inmunidades que estas gentes? Su nobleza es más alabada de todas las plumas críticas y juiciosas por la más limpia. Se les mantiene hasta ahora y se les ha mantenido en posesión de ella, recomendándola grandemente nuestros católicos Monarcas y haciéndola respetar de los españoles más nobles, como lo vemos practicado con los caciques y principales de los indios. Porque a uno de estos en el Cuzco cierto español (que no era de la extracción del pueblo) dio una bofetada, se le hizo cortar la mano por el verdugo en un cadalso. Sobre que reflexiona el señor Solórzano en la obra citada, libro 2, capítulo 18, número 15 refiriendo el caso y persuadiendo a los jueces a tomar resoluciones tan severas en iguales atentados. ¿Con quiénes en el mundo ha derramado la suprema cabeza de la Iglesia el mayor tesoro de sus riquezas, exceptuándole del ayuno y días festivos y dispensándolos generalmente para siempre el casamiento con las más consanguíneas y sujetando al párroco particular o vicario de cada pueblo los delitos de herejía, superstición o judaismo si no es con los indios?

2121. ¿A qué vasallos finalmente han dado nuestros católicos Monarcas el tratamiento de señores sino a los indios? Repetidas veces el Señor don Felipe II usa de esta expresión con el señor don Baltasar Poma Huaraca Vilca, tío del Emperador Huáscar diciéndole: “a vos señor don Baltasar Poma Huaraca, etc.”, como se lee en varias cédulas que guardan en el Perú los caciques de Canta descendientes de este príncipe. ¿Por quiénes han tomado la pluma y escrito de su puño nuestros católicos Reyes añadiendo como postdatas a sus reales rescriptos palabras dignas de gravarse en los corazones más agradecidos, si no es por los indios? Pondré a la letra las formales palabras del Señor don Felipe IV, que después de haber escrito apretadísimamente a la Audiencia de México encargándole el cuidado de los indios y desagravio de sus quejas, añadió de su puño: “Quiero me deis satisfacción a mí y al mundo del modo de tratar a esos mis vasallos y de no hacerlo, y de que en respuesta no vea yo ejecutados ejemplares castigos en los que hubieren excedido en esta parte me daré por deservido. Y aseguraos que aunque no lo remediéis lo tengo de remediar y mandaros hacer gran cargo de las más leves omisiones en esto, por ser contra Dios y contra mi, y en total destrucción de esos reinos cuyos naturales estimo y quiero sean tratados como lo merecen vasallos que tanto sirven a la Monarquía y tanto la han engrandecido e ilustrado.” Trae estas palabras el señor Solórzano en el tomo 1 de la Política Indiana, página 51, número 24 y se recopilan en la Ley 23, título 10, libro 6.

2222. ¡Oh! Cuanto se avergonzará la envidia o verdaderamente la malicia instruyéndose en estas verdades que son de hecho. Y, ¡cuanto bochorno recibirán los nuestros que preciados de críticos y políticos han seguido la maledicencia extranjera que no tiene otro escudo de su injusticia que abroquelarse de los destemplados gritos del señor Casas! Raro será el viajero historiador, diarista o colector de noticias donde no se encuentren dicterios, oprobios y blasfemias contra nuestros trabajos, desvelos y fatigas en la conversión, enseñanza y reducción de los indios. Rarísimo será el crítico, tunante, poeta o decidor que no quiera con descrédito de nuestro celo acreditar la infelicidad y pobreza de su pluma introduciendo en tragedias, novelas y comedias muchas ficciones, patrañas y quimeras, que solo han existido en los países imaginarios del encono, envidia y rabia con que ven nuestros progresos y adelantamientos en las Indias. Puedo asegurar a vuestra merced que he leído con cuidado algunos autores extranjeros (debía decirle muchos y aun muchísimos) y no llegan a tres los que exceptuó de estas imposturas. Son ellos el dominicano Labat y el jesuíta Charlevoix. Estos religiosos afirman que los ingleses y holandeses ejecutaron de propósito muchas atrocidades en las Indias, con el ánimo de cargarlas a los nuestros para hacernos espantosos a los indios. Por último llega a tanto el atrevimiento y arrojo de estas plumas maldicientes que siente mal de la fe católica que profesan los indios por habérsela aportado los nuestros. “Gran pena me da (escribe el celoso misionero y caritativo padre José Gumilla en su Orinoco ilustrado, tomo 1, página 272) el ver que los libros en que se habla mal de la fe de los indios corran por tantas manos y que no haya ojos para leer los que con tanta evidencia prueban lo contrario.” Y por que no se juzgue que este misionero por español obra apasionadamente citare otro que siendo extranjero expresa mucho más que el nuestro. Este es el padre Estanislao Arlet, bohemio de nación, que en una carta escrita a los Moxos del Perú al general de la Compañía (que se lee en el tomo 1 de las Edificantes, volumen en octavo, edición de París año de 1701, página 108) dice así: “Aquí ha pasado el reino de Dios que su justicia por un juicio formidable ha quitado a estas grandes provincias de la Europa que se han abandonado al espíritu del cisma y la herejía.” Si esto dice de nuestros indios, que cuando escribió debían reputarse por neófitos, ¿qué no diría hoy de los que ha más de 200 años viven entre nosotros guardando y observando la religión católica que han comunicado a sus postreros con la sangre, el ejemplo y la enseñanza? Puedo suscribir a este autor afirmando que apenas se hallará en nuestras poblaciones indio que no sea cristiano y muy buen cristiano, a excepción de uno que otro que conserva los defectos nacionales, no estando de esto libres las naciones más cultas.

2323. Y aunque el señor Casas nos da millares de indios consumidos al rigor de las conquistas y malos tratamientos de los nuestros, fue esta una aritmética de capricho que bien examinada, rebajándole los ceros, no queda en decenas y si se ve con ojos críticos, ni aún en unidades. No fueron tantos los millones de indios que poblaban aquellos países, como juiciosamente reflexiona Mr. Buffon (tomo 3, páginas 311 y 312, Historia Natural, volumen en cuarto, edición parisiense de 1750) deduciendo cuatro argumentos que convencen con razón y autoridad. Además que este prelado no viajó todas nuestras Indias ni vio los progresos de tan dilatadas conquistas. Solo residió en aquellos primeros tiempos en las islas Lucayas, donde siendo asesor de Diego Velásquez, gobernador de Cuba, se ordenó a título de cura de Zaguarama. Después hecho religioso dominico, admitió el obispado de Chiapa que gobernó poco más de ocho años. No falta autor bien clásico y de su tiempo que le niegue la residencia en aquella tierra o ingreso en el obispado. Es este Garcilaso quien (en los Comentarios reales del Perú, tomo 2, libro 4, parte 2, capítulo 3, página 188) dice así: No osó pasar allá por lo que en Indias había causado. Yo lo alcancé en Madrid año de 1562. El historiador se engañó en esto. Cuando le conoció había un año que había hecho dimisión del obispado y restituídose a España, donde murió cuatro años después a los 92 de su edad. Siendo esto cierto, lo es también que el señor Casas habla en sus escritos de estragos cometidos en países que nunca vio, como se conoce de lo que afirma de Cumaná, que solo vio con la imaginación y deseo de hacer ricos a los flamencos que le sostenían en unos proyectos que pararon en sucesos infelices. Bastante nos dejó escrito de este prelado el licenciado Bartolomé de Albornoz (Arte de los contratos, libro 2, título 3, páginas 45, 46, 47 y 48) describiendo su genio y carácter, muy distintos de lo que en la historia de Chiapa nos representa de su vida fray Juan Remesal, a quien probablemente copian las plumas extranjeras para exaltarle sus virtudes. El referido jurisconsulto, a quien recomienda el señor Solórzano que también le cita, habla de experiencia. Fue casi coetáneo del señor Casas y residió muchos años en la América Septentrional, donde asegura con otros autores que cita que ni vio ni experimentó los sangrientos estragos que nos imputa este prelado en aquellas conquistas.

  • 6 Nota de los editores: el lugar es Quepaypampa o Quipay Pampa

2424. Y si por la multitud de cadáveres que se encuentran en nuestras Indias se quieren sacar aquellos estragos, muy poco sabe de historia quien así lo juzga. El mayor osario que se ve en las dos Américas es el de Quipaypan6. Este no le causaron los españoles Los mismos indios motivaron aquella ruina. Con la sangrienta batalla que se dieron Atahualpa y Huáscar quedaron en el campo muertos más de trescientos mil indios. Hasta hoy sus despojos son en el Perú espantoso objeto del horror como asimismo los 20.000 que poco antes Huayna Cápac había mandado abismar en la laguna de Carangue, que desde entonces tomó el nombre Yahuar Cocha, que significa lago de sangre. Muchas batallas decidían los nuestros con la muerte de un sólo general indio. Así fue la que se creía el último exterminio de la nación española con el cerco y sitio que el general Camacachi había puesto al Rímac y su comarca. Pereciendo este general en Huarochirí (cuando más nos fatigaba con sus armas y gente), al golpe de un dardo que le disparó Juan Sánchez Falcón, se determinó la contienda. Otras se acabaron con sola la retirada de un general. De esta clase fue la victoria que en Huamanga consiguieron los nuestros. Sin perder un hombre se retiró Manco Inca, que después del fatal destino del Emperador Huáscar y trágico fin del tirano Atahualpa animaba a todos los indios del Perú a la defensa de aquellas tierras.

  • 7 Cumaná no es isla. Es cabeza de provincia en la América Meridional. Por los años de 1494 descubrió (...)

2525. Iguales sucesos se hallan por la parte de México y estos en los encuentros que se temían más sangrientos. ¿Dónde, pues, están estas Indias arruinadas? ¿Dónde estos montones de cadáveres? ¿Dónde estos reinos destruidos? Están desde luego en las supuestas relaciones del señor Casas, que quizá y sin quizá causaron entre los nuestros mayores estragos que los que nos acusa comeddos con los indios. Esto en aquellos tiempos así lo gritaba todo el Perú. Afírmalo Garcilaso en la citada obra, página 187. Son sus palabras: “Decían los del Perú mil disparates que certificaban haber hecho antes que entrara la religión. Contaban particulares desordenes suyas, como había intentado hacerse conquistador y poblador de la isla7 Cumaná y las desgracias y muertes de españoles que había causado con las relaciones falsas, etc.” Mas había dicho [López de] Gomara en el capítulo 7 de su Historia que a la letra trae el citado historiador en la parte referida. Y mucho más diremos los que hemos nacido en aquellos países, viajado y visto progresos muy distintos a todo lo que en sus sangrientas relaciones figura y representa este prelado que (aunque en otras cosas sería muy bueno) se dejó llevar en esto de una más que ciega y vana preocupación.

2626. Los excesos que los nuestros cometieron en las Indias no se extendieron a provincias ni a pueblos ni aún a familias. Se contuvieron solo en unos u otros particulares a quienes los primeros por ignorancia o preocupación sacrificaron a sus intereses y frivolos recelos. No es esto excusar ni defender sus atentados, casi indispensables en aquella ocurrencia y confusión de negocios. Es sí vindicarnos de la pluma del señor Casas, que sin prevenir las consecuencias de sus destempladas relaciones y más que ponderados gritos, quiso hacer trascendental una culpa que solo contaminó a unos pocos de los nuestros y en el mismo principio se extirpó de raíz no habiendo quedado ni aún la menor reliquia de aquel conragio. Esro es lo que defiendo. Esto mismo hará el menos interesado si ve los hechos con juiciosa reflexión. ¿Qué aprovechan ni qué pueden aprovechar para la enmienda los dicterios, maledicencias y blasfemias? Empeorarán desde luego los ánimos una vez tocados. Y más cuando la injusticia o imprudencia del declamador envuelve a la inocencia en sus falsas invectivas y perniciosas cavilaciones.

2727. Apenas empezaron aquellos primeros gritos cuando cesaron las armas y se embarazaron por este medio los progresos de las conquistas, tomándose medidas más tardías en los efectos mientras más suaves en los modos y teniéndose por delitos públicos las ofensas hechas a los indios. Consta esto último de una ley que cita el licenciado Ramiro de Valenzuela ilustrador del señor Solórzano, quien en el tomo 1 de la Política Indiana, libro 1, capítulo 22, página 54, añade al número 22 y dice así: “En la ley 21, título 10, libro 6 de la Recopilación se manda que sean castigados con mayor rigor a los españoles que injuriaren, maltrataren u ofendieren a los indios que si los mismos delitos se cometiesen contra españoles y se declaran por delitos públicos.” Esto quisiera yo que lo leyeran todos los que nos calumnian. No sé con qué cara entonces citarían al señor Casas, que más bien dio a conocer en sus obras la indolencia de su genio que manifestó un pequeño rasgo de celo verdadero. Le predominó la pasión y se aventuró a todo el riesgo que corren los que no llevan por guía el non sunt facienda bona unde veniant mala. Por eso dejando lo bueno de ser bueno cuando de ello proviene mal, no lo son las obras del señor Casas que bajo la máscara de piedad, religión y celo nos han producido tantos males cuantos son y serán las plumas maldicientes que sin distinción de tiempo se abroquelan de sus supuestas relaciones para llenarnos de dicterios, oprobios, infamias y blasfemias.

2828. Continúa vuestra merced este mismo párrafo y me advierte que el Consejo de Indias declaró jurídicamente la inocencia de Hernando Pizarro. Para esto me cita vuestra merced al consejero de Castilla don Fernando Pizarro de Orellana y al historiador Francisco Caro de las Torres, que así lo afirman. Ambos autores tengo a la mano. Pero uno y otro pudieran excluirse cuando este español no cometió delito contra la Majestad, sino que ejecutó el atentado de haber hecho degollar a Almagro el Viejo que gozaba de igual carácter y dignidad que Francisco Pizarro su hermano. Bien que no falta autor regnícola que afirme que mandó ejecutar aquella muerte en virtud del orden que tenía de su hermano Francisco, de quien era subalterno. Es éste el maestro fray Antonio de la Calancha, quien (en la Crónica de San Agustín del Perú, libro 1, capítulo 17, página 116, número 7) dice así: “Dióle batalla Hernando Pizarro, siendo el capitán Alonso de Alvarado y salió con la victoria Almagro. Puso en cárcel a Hernando Pizarro y no valió el ser hermano del marqués y su teniente general para sentenciarle a muerte. Pero al darle garrote valieron ruegos y dejóle vivo. Envió el marqués campo contra Almagro, dale batalla Hernando Pizarro y después de muchas muertes de españoles, fue vencido Almagro y conforme al orden que el marqués había enviado a su hermano, le dio garrote en la cárcel y lo hizo degollar el día siguiente sin que valiesen ruegos ni le aprovechase la victoria de Abancay.”

  • 8 Nota al margen: ¡Hernando! [Nota de los editores: parece que un lector corrigió a Llano Zapata.]

2929. Esto justificaría a Hernando Pizarro si constase el orden de algún instrumento o carta jurídica. Nunca pudo hacerse constar esto. Así fue atentado el que cometió Hernando, haciendo padecer a Almagro el suplicio de garrote originado del odio que desde Panamá se había excitado entre ellos por etiquetas de conquistas y repartimientos. Por eso llamado a España padeció en la Mota de Medina la dilatada prisión de 20 años, donde dicen que murió entosigado, aunque el citado consejero asegura que murió en su casa y patria, habiendo vivido más de 100 años. Sea en horabuena. Aquí no es cuestión de eso. Lo que se investiga es si fue traidor o no. Desde luego que no lo fue ni habrá pluma que tal diga. Viviendo su hermano Francisco fue llamado a España. No se halló en las revoluciones y alzamientos que después sobrevinieron al Perú. Así es justísima la queja del referido consejero contra el cronista Herrera que tratando del levantamiento de Gonzalo Pizarro diga los Pizarro, cuando éste solo había ya quedado en el Perú. Fue pues, por la muerte de Almagro multado Gonzalo8 en pena pecuniaria, cárcel perpetua y privación del hábito de Santiago que vestía y dado por libre de las afrentas, calumnias que le imputaban habiendo verdaderamente sido un fiel vasallo y tan buen servidor del Rey como su hermano Francisco por cuyos méritos y justificación del Señor Felipe IV tuvo efecto en su nieto donjuán Fernando Pizarro la merced de marqués que el Señor Carlos V había hecho a Francisco Pizarro y 7.500 ducados por dos vidas en indios vacos.

3030. No así tan feliz en los cargos y calumnias su hermano Gonzalo. Este desdichado conquistador perdió con la vida en un cadalso fama, honra y hacienda. Pretende vindicarlo don Juan Antonio de Vera en el epítome de la vida del Señor Carlos V. Asegura esre autor que el Señor don Felipe II declaró su inocencia mandando por cédula que nadie lo historiase con el infame epíteto de traidor. Esta cédula desde luego que es imaginaria. Si ella realmente se hubiera expedido, nos la daría en el compendio de su vida el consejero don Juan Pizarro que recogió en los Varones ilustres del Perú todo lo que hace a su favor. El maestro Calancha después de citar a la letra (en la Crónica de San Agustín del Perú, libro 1, capítulo 19, página 129) el pasaje del referido Vera y el levantamiento de Gonzalo Pizarro concluye así: “Valga la verdad. Y mientras no sale esta cédula a vistas es cierto lo que queda referido.” Y en nuestros días don Antonio Ulloa (en el Resumen histórico de los emperadores del Perú, página 88 y 89, número 137, tomo 4 de su Viaje a la América Meridional) expresa lo siguiente: “Las casas que Pizarro tenía en el Cuzco y Los Reyes se mandaron demoler y sembrar de sal y que en ellas se pusiesen unos pilares o columnas de mármoles con letreros que indicasen haber sido del traidor Gonzalo Pizarro, para que quedase perpetuada la memoria de la pena y el delito. Conservándose en las de Lima hasta el presente este padrón en la misma forma que se determinó por la sentencia.”

3131. Si realmente hubiera existido cédula que tal embarazase, no se hubiera atrevido un viajero español y hombre de sus circunstancias y mejor juicio a esrampar aquellas palabras. Yo puedo suscribir a ellas, asegurando que en dos ocasiones que en Lima han derribado los terremotos el padrón, se ha levantado de nuevo y colocado la lámina de bronce fundido que con eternos caracteres grita la traición de Gonzalo Pizarro y su caudillo Francisco Carvajal. Lo que verdaderamente infamando a Gonzalo Pizarro justifica al señor Pedro [de] la Gasea que después de ejecutada la sentencia de muerre mandó levantar el padrón para eterno escarmiento de traidores. Fue este ministro integérrimo. Lo alababan plumas extranjeras y españolas. El francés traductor de la Historia del Perú que compuso Zarate lo elogia así en el tomo 1 al fin del prefacio: “Se ha notado una cosa considerable de la moderación y encogimiento de Pedro de la Gasea, que se restituyó a España sin haberse hecho rico en el Perú, habiendo tenido para ello muchas ocasiones y ejecutado hechos muy grandes y que volvió el mismo sombrero que había llevado, sin haber nada mudado ni alterado en la vida modesta que seguía.” El maestro Calancha en la citada obra, capítulo 30, página 130, número 3: “fue el mejor bonete que tuvo en su tiempo el emperador y es digno lo prudencial de su gobierno de loable memoria.” Y lo que es más, que la Majestad del Señor don Felipe II le premió sus servicios promoviéndole a varios obispados. Siendo pues el juez tan justificado, se sigue que a la memoria de Gonzalo Pizarro no le queda apelación para vindicarse, si no es que se de por injusta la sentencia que le fulminó el ilustrísimo la Gasca.

3232. En el párrafo cinco después de haberme vuestra merced prevenido las noticias que juzgó más dignas de advertencia en orden a la Historia de nuestras Indias, me pasa (como dicen) de una región a otra. Esto es del dilatado campo de la historia al profundo piélago de la elocuencia. Me reconviene vuestra merced diciéndome: “vuestra merced ofrece escribir con voces propias de la lengua española. Digno pensamiento de quien ha de tratar las proezas de tan noble nación. Si lo consigue vuestra merced será singular entre los pocos historiadores modernos.” Es cierto que así lo he prometido en mi carta impresa a Mr. Milhau. Y aunque no lo hubiera prometido, soy de tal genio que cuando escribo en algún idioma de los que entiendo, no sólo procuro evitar las voces extrañas, sino aún desterrar de mi pluma las que de fuera le son adaptadas y no se han comúnmente recibido entre los más doctos. Yo aprendí tarde esta lengua, pero no tan tarde que entrase a ella sin la noticia de otras que perfeccionan su estudio y adelantan el conocimiento de su origen. Con este auxilio y haber nacido donde se habla con pureza, será en mi cualquier defecto en este idioma doblada culpa que en otros aunque lo hayan bebido en la misma cuna. Así la voz termes que vuestra merced me objeta, atribuyendo su cortesanía el error al copiante, confieso llanamente que no es española, ni en origen ni adopción. Ella es francesa, pero adoptada. Quizá yo estaría preocupado cuando dicté al amanuense y equivoqué una letra por otra, expresando termes en lugar de termas. Se ha corregido en los originales y en la tabla impresa. Debo a vuestra merced el haber atajado este error. Y aunque se pudiera disputar en una voz que es de origen griego quienes se acercan más a su fuente, si los que dicen termes o los que expresan termas, no quiero entrar en esta cuestión, que al fin es de nombre y autorizan el uso y la costumbre lo contrario cuando se habla en español.

3333. Prosigue vuestra merced este mismo párrafo y concluye diciéndome: “a la pureza de la lengua quisiera yo añadiese vuestra merced la de la ortografía de suerte que sea totalmente uniforme.” No es mi ortografía tan desgreñada ni van mis expresiones fuera del camino que han trazado los más doctos españoles. Cuanto escribo lo puedo autorizar y no como quiera sino con ediciones las más corregidas, seguras y modernas. Llevo en todo la luz de la Real Academia Española, cuyos diccionarios tengo a la mano. No porque en ocasiones no me aparte de las reglas que no prescribe aquel sabio cuerpo y abrace la autoridad de otros que siguen o el valor de las letras o la suavidad de la prolación o el uso variable de los doctos para escribir las voces. Ya veo que el desgreño en la ortografía es no llevar pie fijo en las expresiones. De aquí una grande confusión en las cláusulas y no pequeño peligro para errar en los conceptos. “Si se hubiese hecho (dice nuestra sabia Academia Española en el prólogo de la ortografía, páginas 6 y 7) de la ortografía el concepto correspondiente a su importancia, estuviera más arreglado el uso, que con su variedad ocasiona una de las mayores dificultades y nos ha privado hasta ahora de las muchas y grandes ventajas que se seguirían de que estuviese correcta y uniforme, porque la ortografía es la que mejora las lenguas, conserva su pureza, señala la verdadera pronunciación y significado de las voces y declara el legítimo sentido de lo escrito, haciendo que la escritura sea un fiel y seguro depósito de las leyes, de las artes, de las ciencias y de todo cuanto discurrieron los doctos y los sabios en todas profesiones y dejaron por este medio encomendado a la posteridad para la universal instrucción y enseñanza.”

3434. La pronunciación, el uso invariable y origen son los cimientos en que ha estribado hasta aquí rodo el edificio ortográfico. Mas no son ellos perfectamente sólidos. Así no se ha podido fijar una regla que sea segura en los fundamentos y principios. Y si alguna hay constante, es la uniformidad en el uso de los doctos. Aunque en mi juicio no debiera ser así sino sólo escribirse como se pronuncia. Pero, como de esto se levantaría más grande confusión para lo ya escrito, nos quedamos en el mismo pie que en los otros principios por evitar mayor daño en lo futuro si solo prevaleciese esta regla. Por no poderse conciliar estos tres principios han degenerado muchos en los principios ortográficos de capricho, queriendo hacer sistemas que verdaderamente no llevan más pie ni cabeza que la extravagancia del genio que los induce a estas y otras novedades. Por eso han medrado tan poco en el séquito, que apenas uno que otro les ha seguido los pasos, que si no en el todo errados, en lo más torcidos. De esto ha venido que pretenden hacer arbitraria la ortografía, teniendo como inútil un arte que no es menos necesario para escribir que la lógica para hablar. “Se ha considerado por lo común (se queja justísimamente la sabia Academia Española en la citada obra, página 8) esta materia como cosa de poco momento y puramente arbitraria, y bien hallados los más con la variedad, han seguido en lo escrito su particular opinión o su capricho o la errada costumbre que adquirieron cuando aprendieron a escribir.”

3535. Esta queja de la sabia Academia y esta libertad, o verdaderamente esta ortografía arbitraria, no se debe notar a mi pluma, que si no en el rodo, en lo más sigue sus reglas. Y si alguna vez parece que me aparto de ellas son muy fuertes los fundamentos que tengo para aquel desvío. Como lo practico en la dicción meri-dional, que la divido contra el uso común según vuestra merced me previene. Esto desde luego que es contra los dogmas que establece la Academia a quien me he propuesto seguir. “Se advierte (dice aquel sabio cuerpo en la citada obra, capítulo 3, página 13) que no se deben dividir aquellas voces que se han juntado formando una sola dicción, verbigracia Guardajoyas, etc.” Es decisiva esta regla y sin excepción. Pero lo será para los que servilmente se quisieren sujetar a ella. Yo no tiranizó mi genio, ni envilezco mi espíritu por condescender a la autoridad ni respeto de algún cuerpo por sabio que lo contemple en la materia que trata. No son dogmas de fe aquellas reglas. Puede cualquiera docto combatirlas, anularlas y destruirlas si son más fuertes los fundamentos que propone. Las razones que he tenido para escribir la dicción meri-dional así dividida han sido el tropezar a cada paso con la dicción medio-día en libros bien corregidos, donde se leen las voces separadas con el signo de división para que en la escritura se distingan. Y siendo meridional lo mismo que ésta no se debe vuestra merced admirar que yo la parta cuando tengo este ejemplo que es sobrado modelo para la imitación aunque no le hayan adoptado la práctica y el uso.

  • 9 La misma regla siguen casi todas las naciones europeas, como se podrá demostrar en sus impresos.

3636. Además que cuando no hubiera ejemplo alguno, tenemos reglas en las lenguas sagradas que nos presentan el uso de este signo, nota o figura. Los hebreos le llaman macaf y los griegos hyfen. En estas dos lenguas lo que nosotros decimos división es unión. Esto es el enlace de dos voces que (como advierte Vossio en la ortografía que se lee en su Gramática latina, página 173) se acercan a la naturaleza de las compuestas. Esta regla que ha manado de aquellas fuentes la practican los franceses9 en todas las dicciones que se componen de dos. Asimismo lo hacemos nosotros y lo hace también vuestra merced según se lee en sus observaciones de los Orígenes de la lengua española. Allí en el tomo primero página 137 pone el nombre Santiago dividido por la figura hyfen, el apellido Mal-Lara y otros. Sobre que juiciosamente tratando de esta división el reverendo Angles (Prontuario orthologigraphico trilingüe, página 402) dice: “Elija cada uno lo que le pareciere.” Hoy es doctrina muy recibida que las palabras compuestas se pueden dividir. Así lo enseñan Praschio, Juan Alberto, Fabricio, los eruditos de la Lipsia, Schurzfleischio y otros que (en el Lexicón latinae linguae antibarbarum moviendo la duda que es la cuarta de su Índex ortográfico.) cita Nolterio. Me parece que de todas estas razones y fundamentos se debe considerar que no es abuso ni cacografía la escritura de meridional partida con la división que veda la Real Academia en las voces compuestas de dos dicciones y me nota vuestra merced.

3737. Después de haber cumplido vuestra merced su carta me dice en postdata: “Me parece añadir aquí que comúnmente se tiene la palabra canoa por indiana y en España ya se usaba antes del descubrimiento de las Indias. Pues la vemos en el Vocabulario español y latino de Antonio de Nebrija impreso en Salamanca año de 1492 y Colón no vino a España hasta el principio del mes de abril del año siguiente.” Es esta reflexión muy propia de la curiosidad de vuestra merced. La Academia Española debe estimarla. Este sabio cuerpo siguiendo al Inca Garcilaso se engañó en su Diccionario, V. Canoa cuando expresa: “Canoa, s.f. embarcación que hacen los indios. La cual regularmente es de una pieza y por eso siempre pequeña. Suele dársele otros varios nombres según los parajes. Pero es éste el más general que le dieron los españoles por ser el primero que hallaron en la isla de Santo Domingo.” El Inca dijo lo que quiso e interpretó la voz a su arbitrio y sin más fundamento que su antojo. Sólo supo el muy poco de la lengua quechua que era la general del Perú, donde nació. He dicho muy poco porque vino a España niño y apenas tuvo tiempo para instruirse en todas las voces, propiedades, elegancias y frases de aquel idioma que piden reflexiones de edad más madura. Así su autoridad es de ningún peso para establecer la legitimidad de la voz canoa que en ningún tiempo ha sido americana.

  • 10 Propiamente abrir la boca, etc.

3838. Es ella no sólo española sino también italiana. En esta lengua se dice canoa, canevá o cantina la bodega o cueva subterránea donde guardan el vino, como se lee en el Diccionario de Veneroni con la adicción de Placardi, V. Canoa, página 95, columna 1. Siendo pues, ella italiana, es muy verosímil que Colón en su primero viaje hubiese dado el nombre de su lengua materna a las embarcaciones que en las islas Lucayas usaban los indios de maderos cavados a manera de cuevas y que los españoles en el segundo viaje hubiesen hallado la voz ya propagada y adoptada por los habitantes de aquellas islas, de donde sin fundamento alguno pretenden hacerla originaria. También es francesa. En este idioma se dice canot. El padre José Joubert en su Diccionario francés y latino la explica así: “Canot, s.m. pequeña barca hecha de un árbol al uso de los salvajes que van sobre el agua. Es también una manera de pequeña embarcación para el servicio de una grande.” La palabra canoa entre los españoles, italianos y franceses trae su deducción de los sustantivos cavus, cavum o cava que se leen en Horacio, Virgilio y otros con el significado de locus cavatus, que tiene más que analogía y relación con este género de embarcaciones. Puede también haberse contraído del adjetivo cavus, a, um y el verbo No, as, o de caudicaria navis, que dijo Séneca, capítulo 3 de Brevitate vitae. Y propiamente significa la embarcación de un palo cavado. Según Varrón y Testo cavus viene del verbo griego chao, que significa abrir10. Es antiguo. Hoy dicen los griegos chaino y su futuro imperfecto es chano. Con esta analogía se conforma Vossio y en el Etymologicon Latina; Lingute., página 121, dice así: “Analogoteron tamen dicas cavum et verbum cavo esse ab antiguo chao pro chaino inserte V. Quomodo a Dios divus, etc.”

3939. No falta también autor que la haya originado del hebreo. “Las canoas (escribe el reverendo Torquemada en la citada obra, tomo 1, libro 1, capítulo 11, página 24) en que ellos andan por el agua a manera de artesas llámanla canoa de canon en hebreo que quiere decir statio in aqua, estancia en el agua, porque los sustenta en el agua.” Estas palabras no son del citado autor. Se atribuyen al ilustrísimo Casas. Confiésalo él en la parte citada. Son sus palabras: “Estas razones referidas hallé en un papel donde estaban escritas unas cláusulas de testamento de don fray Bartolomé de las Casas, obispo que fue de Chiapa y por esto y por ser un mismo lenguaje el uno que el otro y el mismo estilo que en todos sus escritos guardó, me parece que es suya la opinión.” Sea la opinión de quien se fuese, ella carece de todo fundamento. Canon no significa canoa significa cierta pensión que pagan las heredades de los navegantes y se instituyó en tiempo de Nerón. Así expone esta voz Samuel Pitisco (tomo 1 Lexicón Antiquitatum Romanarum, página 347) diciendo: “Canon navicularius seu navarchicus erat pensio navarchica quam praestabant praedia naviculariorum.” Mas bien se pudiera deducir de kab o kabbat que en hebreo, según Juan Tunger (Ethimologic. Triling., página 150), significan lo mismo que en latín cavavit o excavavit y de aquí cavabus una especie de vaso o caldera. Esto es más reglado al origen hebreo. Lo otro es violentar las etimologías y ajustarías cada uno a su modo.

4040. El uso de estas embarcaciones hechas de un palo cavado es muy antiguo, si no fue el primero que hubo en el mundo. Monoxylon le llaman los griegos, cuya dicción es compuesta de dos monos, solo, y xylon, palo. Usó de ellas Plinio en el libro 21, capítulo 26. Cornelio Tácito (en el libro 14 Annalium, capítulo 5) llamó lembunculus a este género de embarcaciones formando este diminuto de lembus, que San Isidoro (libro 9, capítulo 1) dijo limbus. Livio en el libro 21, capítulo 26 dice: “Naves alias cavabant ex fingulis arboribus” y Virgilio, Geórgica 1, V. 262: “cavat arbore lintres.” De estos lugares y otros que por omitir prolijidades no deduzco se conoce que el uso de las embarcaciones de un palo no fue invención de los indios, sino conocido en todo el mundo. Como asimismo de todo lo que he expresado en los capítulos antecedentes se confirma que la voz canoa no es índica sino española, francesa e italiana muy antigua y que trae su origen de los idiomas hebreo, griego y latino y que juntamente vuestra merced debía ser recompensado de la Academia Española por su advertencia para que se corrija, reglándose a la edición de Lebrija que vuestra merced cita, un descuido digno de repararse y que ya se ha propagado a otros diccionarios, como se lee en el tomo 21 del que compuso o añadió el reverendo Ruviños, quien dice canoa linter indicus, no hallándose tal epíteto ni adjetivo en todas las ediciones de Lebrija.

4141. Hasta aquí me parece que he seguido línea por línea los renglones que vuestra merced me trazó en su carta. Si a algo he dejado de satisfacer, deberá atribuirse a defecto de mi penetración y no a falta de mi voluntad. Sólo me resta ahora desearle a vuestra merced aquellas exaltaciones que merecen sus fatigas literarias y que por común voto de los eruditos así españoles como extranjeros ya tardan a su mérito, consolándome con repetirle lo mismo que en otra ocasión le escribió el eminentísimo Cienfuegos: “Es menester no caer de ánimo, pues la providencia suele dar en una hora lo que dilató muchos años honrando las canas con duplicar las coronas. Y entretanto conviene vengarse de la fortuna, acreditándola de injusta con añadir méritos en la república literaria sin que se vea premio alguno adornar la cabeza.”

42Nuestro señor guarde a vuestra merced muchos años para el mayor lustre de la España, honor de los literatos y satisfacción de sus amigos. Cádiz y mayo 21 de 1758. De vuestra merced su mayor amante servidor y seguro amigo. José Eusebio de Llano Zapata.

43Señor doctor don Gregorio Mayans y Siscar.

Carra del mismo autor al marqués de Villa Orellana, gobernador de las armas en el Reino de Quito

441. Muy señor mío: Vuestra Señoría en su última carta me acusa la omisión de no haberle instruido de mis tareas que ha sabido por otras plumas. Mi silencio no ha sido sin misterio. Pretendía suprimir mi nombre desnudando totalmente de él a mis escritos. Era mi intención que se publicasen anónimos en caso de imprimirse. Con éste designio principié la obra. Así hubiera corrido a no embarazarlo las leyes, que en España prohiben este linaje de escritos, y a no haberme dado a conocer (contra mi voluntad) Mr. Milhau en una carta que imprimió y dirigió al señor secretario del Despacho Universal de Marina e Indias. Al principio desmayó esto mi pluma. La hubiera desmayado hasta ahora si no hubiera tenido ya hecho el costo de la mayor parte del trabajo, que sin duda alguna se perdería si yo insistiese en la supresión de mi nombre.

452. Es pues, una de mis primeras tareas la Historia Natural de nuestra América Meridional que he dividido en cuatro tomos. Cada uno de ellos es objeto de las principales partes de la Física. La materia es vastísima. Según su extensión las dificultades. Serían ellas menos si desde el principio que se descubrieron nuestros países se hubieran formado colecciones de memorias que cada día se pudiesen aumentar a medida que se hiciesen los hallazgos. Pero han sido pocos los dedicados a este estudio. Grandísimo el trabajo. Ninguno el premio. Así han quedado la Metalurgia, Fitología y Zoología de peor condición que lo eran antes de ilustrarse aquellos reinos. En los siglos más rudos se examinaban los metales, se conocían las plantas, se distinguían los árboles y se diferenciaban los animales. En este, cuando la instrucción debiera haber hecho más perfecto su conocimiento, apenas se averiguan plantas, árboles y brutos, quedándose los más fecundos minerales en el seno del olvido. Muchos defectos son el motivo de este atraso. Justísimamente se debieran notar a los que nos han precedido.

463. Entre estos hay dos que lo que el uno adelanta sin provecho, retarda el otro con menoscabo del trabajo. Son ellos la mucha credulidad y sobra de pereza. La una ha hecho y hace cada día en la Historia Natural progresos tan extraños y fuera del orden físico que casi es imposible el ímpetu de su confusa tropelía. En unas partes se despeña. En otras se precipita. En las más corre tan ciega que la senda que menos mide más atropella. La otra con pasos tardíos apenas investiga lo que pisa. Se queda siempre atrás, sin sacar el pie una línea más allá del centro que ocupa su pesadez. Es tan torpe que el mismo conocimiento que debiera ilustrarle, le sirve de atraso para la investigación de la verdad. Por esto se ven las cosas naturales y más las peregrinas de nuestra América, en estado tan lastimoso que unas se ignoran por no averiguadas y otras, si se saben, corren tan desfiguradas que el mismo desaliño con que se presentan hace conocer su bastardía y dudar de su existencia.

474. Para cortar el paso a lo uno y promover lo otro me he desnudado del espíriru nacional, que con sus preocupaciones pretende por lo común sofocar la verdad. Esta sola quisiera que se hallase en mi pluma, aunque a pesar de producirme mal contentos. Lo que desde luego doy de barato como respire la luz que en hechos de nuestras Indias casi no se conoce. Lo demás no son mis talentos de tan superior orden que presuma de ellos el acierto de una obra que (si bien se contempla) era sobrada carga para hombros más fuertes que los míos. Pero ya que la providencia me ha destinado para medir esta arduidad, gustosamente me sujete a sus designios. No son ellos acaso. Salen siempre de la esfera de nuestra comprensión. Mientras más se juzgan irregulares, menos se entienden. Así no me canso en comparar mis fuerzas. Esto sería a vista de mi debilidad querer desmayar en la empresa. Procuro sólo hacer el trabajo sin la cuenta de los costos.

  • 11 Esto se entiende en obras toscas o de cargazón, como son baterías de cocina y otros utensilios de (...)
  • 12 Obras políticas, tomo 6, página 312.

485. Todas mis ideas las encamino a un solo fin. Es este que se funde en Lima un seminario de sacerdotes indios misioneros y un colegio de mineros españoles americanos. Sobran por allá fondos para uno y otro. Entre estos es el principal un asiento de fábricas de peltre y cobre que se podrá formar de cuenta del Soberano en Quito, Lima y Chile. Estos metales en bruto se venden a poco más de un real de platala libra. Labrados11 valen a 8 reales, llegando apenas todo el costo a dos reales. De manera que el Soberano, cediendo el beneficio de éstas dos fundaciones la mitad de las ganancias, que son tres reales en cada libra labrada, utilizará otros tres que anualmente llegaran a una grande suma de dinero. A la primera vista padecerá sus objeciones este proyecto. Pero examinado el plan que publicaré a su tiempo, se desvanecerán todas las dificultades que quizá propondrán los que sólo cuidan sus propios intereses, y más si son extranjeros, que quisieran aprovecharse de todo el comercio de nuestras Indias sin que nada lográsemos de nuestros frutos y producciones los que nacemos en aquellos países, “Cada estado (dice el abad de San Pedro) no tiene que reglar sino es dos suertes de negocios. Los unos de fuera, que miran a las naciones vecinas y se terminan por convenciones en orden a su interés recíproco. Los otros de adentro, que tocan a los subditos y se hacen por reglamentos. El fin de la ciencia del gobierno es hallar y poner en obra los mejores proyectos para dirigir con suceso estas dos suertes de negocios”12.

496. Con la primera fundación se facilitarán más las conquistas evangélicas y se romperán todas las dificultades, viendo los indios bárbaros que los mismo indios cristianos les llevan la religión, que en muchas partes ha sido a nuestros operarios bien difícil y casi imposible su propagación. Esta fue la máxima que inspirados de Dios siguieron todos los apóstoles, haciendo misioneros y discípulos de su predicación a los mismos gentiles que empezaban a convertirse. Con ella lograron los innumerables frutos que según San Lucas leemos en las vidas de estos sagrados mensajeros. Siguenla hasta hoy, como regla indefectible, los misioneros del Japón, Tibet, Fokien y otras partes del Asia, donde se experimentan bien adelantados progresos en la cristiandad. Esta misma pues, ha de ser la que en nuestra América acabe de desterrar las sombras de la idolatría y destruir con la recíproca enseñanza de los de su misma nación las preocupaciones, errores o ignorancias en que está sumergido tan numeroso paganismo. Ningún tiempo es más feliz que el presente. Son muchos los sacerdores indios que hoy florecen. Bien conocidas su cristiandad, literatura, fidelidad y prendas. Esto lo informarán rodos los hombres buenos, cristianos y amantes de la verdad. Lo que pudiera yo también testificar así con autoridades de sujetos de grande carácter y virtud como con propias experiencias. Pues he admirado en estos sacerdotes indios una compostura que pasa de modesta y la observancia de su estado en tal rigor que en nada desdice de lo que establecen el sagrado Concilio de Trento y nuestros concilios provinciales.

  • 13 Compendio del Regio Patronato Indiano, capítulo 13, página 273, número 3.
  • 14 Habla de las lenguas mexicanas othomi, thabasca, etc. Lo mismo se debe entender de los que saben l (...)

507. En este mismo seminario se podrá instruir a un mismo tiempo la juventud indiana en las letras sagradas e idiomas necesarios para obtener los beneficios curados a que deben presentarse todos los idóneos con antelación a los mismos españoles. “Yo no puedo comprender (afirma el señor Rivadeneyra13) como podrán justificar ante Dios los prelados y vice patronos no preferir a los indios que sobre las demás cualidades tuvieren la de saber estos idiomas14 aún a los mismos españoles que nacemos allá. Pues por indios no desmerecen estando tan encargada su atención por nuestros reyes especialmente a los nobles, que son los que allá distinguimos en las dos clase o esferas superiores de caciques.” Más arriba, al principio del citado número había expresado lo siguiente: “Y aún en mi corto juicio en concurso de unos y otros europeos y americanos, deberán ser preferidos (caeteres paribus) los indios naturales de aquellos reinos por concurrir a su favor todas las razones y fundamentos arriba expuestos.” El parecer de este sabio y piadoso ministro es de los más reglados a la justificación y decretos de nuestros católicos monarcas en este y en otros asuntos que miran al mayor adelantamiento, instrucción y enseñanza de los indios.

  • 15 Arte de metales, libro 2, capítulo 1, página 65.
  • 16 Habla del Potosí.

518. Con la segunda fundación el beneficio de los metales, que hasta hoy no ha salido de una ruda práctica, se adelantará a una bien fundada teórica. Esta es la que dispone el ánimo, llevándolo a perfeccionar las indagaciones menos exactas. Cualquiera conocimiento que sin ella se tuviese por más seguro no es otra cosa que una más o menos probable conjetura. La que como por lo común es peligrosa precisamente ha de inducir yerros donde más se presuma encontrar con los aciertos. Esto se ve práctico en el manejo de nuestras minas. Juzga el beneficiador que son metales imperfectos los que no encontró con las obscuras señales que le envía su grosera práctica. Por esto los desprecia como la más inútil producción que abrigan nuestras montañas. De aquí viene que se lloren en aquellos países orras tantas riquezas como las que hasta ahora se han conocido condenadas al olvido, desprecio e ignorancia. “Sin que la exageración aumente el número (se queja el licenciado Barba15) han sido muchos millones los que se han perdido, así en la ley con que no han dado por no ser entendidas sus diferencias y naturalezas procediendo acaso y sin fundamento ni noticia cierta de la plata que tenían y debían sacarles los que se han ocupado en este ejercicio, como en las descompasadas perdidas de azogue que son hasta hoy más 234.600 quintales los que en esta imperial villa16 se han consumido.” Esta pérdida y consumo de azogue había sido sólo en los minerales del Potosí. ¿Cuánta sería en los demás de nuestra América Meridional si cada asiento en sus respectivas minas hubiera tenido un puntual observador de estos perjuicios como lo fue el licenciado Barba en los del Potosí? Y, ¿cuan grande será la que se ha experimentado en 121 años que han corrido hasta nuestros días desde que escribió el citado autor, que fue por los años de 1637? Pero como los males ocultos no se sienten hasta que desenvuelven su malignidad, que es cuando ya han hecho todo el estrago, así vendremos a sentir estos daños cuando ya sea tarde el remedio y el reparo.

529. Podrá solo remediar este mal (que ha padecido y padece el vasto cuerpo de nuestras minas) el estudio de la Metalurgia. No es él de los más difíciles, aún siendo de los más curiosos y útiles al bien de los hombres. Por esto debía ser su profesión el principal empeño de todas las escuelas y mucho más de las nuestras, que tienen tan cerca las más famosas y fecundas producciones que admira el mundo en el Reino Mineral y hemos demostrado en el tomo 1 de nuestras Memorias. Con un año que se cubriese esta ciencia se logrará una más que mediana idea de todas las partes que le componen. He dicho con un año, supuestos otros principios. Son ellos la inteligencia de los idiomas griego, latino, alemán, inglés, italiano, francés y los generales de las costas, sierras y montañas del Perú. Asimismo la instrucción del Algebra, Geometría experimental, Química e Historia Natural. Estos deben ser los cimientos o verdaderamente los primeros elementos que formen el espíritu del que hubiere de destinarse al estudio de esta ciencia. Con ellos y un ingenio claro y especulativo, apenas habrá materia ni autor que no estén a tiro de su penetración e inteligencia. Al contrario cuanto se emprendiese sin su ayuda será, como hasta aquí, una ruda práctica que no pasando de una muy engañosa experiencia ha de quedarse precisamente en el atraso que las demás facultades que corren con igual pie.

  • 17 Según Olao Borrichio, docimastica significa la arte que enseña el modo de averiguar los cuerpos pr (...)
  • 18 Se imprimió un volumen en octavo en Leiden por los años de 1744. Esta es la edición que tengo a la (...)

5310. Quizá a la primera vista parecerán estos principios no solo difíciles sino aún imposibles a la comprensión y al tiempo. Son pues ellos bien fáciles. Un idioma facilita la inteligencia de otro. Una ciencia es preámbulo para otra ciencia. Lenguas y facultades de tal modo se dan las manos que parecen unas ministras de otras. Con la inteligencia de una lengua matriz, a muy poca costa se entienden todas las que se derivan de ella. Con la noticia de una facultad primaria se penetran sin trabajo las que son subalternas. El idioma latino es llave maestra para las más generales de la Europa. La lengua quechua para casi todas las del Perú. Así de las demás que son fuentes y orígenes de otras muchas que se hablan en el mundo. Las Matemáticas y principalmente la Algebra y la Geometría son los elementos de todas las ciencias naturales, como son las letras en la composición y combinación de las palabras. Supuesta la fácil penetración de un idioma a otro y de una ciencia a otra, que es innegable en todo género de lenguas y linaje de ciencias, se deberá despreciar toda preocupación y dificultad en orden a abrazar los principios que establezco a la Metalurgia como necesarios y precisos. En los que bien fundada nuestra juventud entrará como en su casa al Arte docimastica17que ha compuesto Juan Andrés Cramer. Este autor (en mi juicio) es de los más breves y metódicos que se pueden presentar a la juventud. Ha dividido él su obra en dos partes, que son teórica y práctica. En la primera trata de la naturaleza y diferencia de los metales y conocimiento de los sales y fósiles. Con la segunda enseña su beneficio y resolución. A que añade el modo de componer los instrumentos más acomodados a estas operaciones. Si se hiciere para el uso de los nuestros una edición de esta obra18con las notas que le he añadido sacadas de Boccher, Stahl, Henckelio, Fachsio, Erker, Ulstadio, Villanueva, Schluten, Hellot y de las observaciones de Barba, Torre, Pinelo, Peralta y otros mineros prácticos del Perú, será uno de los métodos que más faciliten la teórica y práctica de esta ciencia.

  • 19 Hablo de las ciencias naturales. En las otras facultades hemos tenido sujetos que han admirado con (...)

5411. El estudio de la Metalurgia, cuya promoción y cultivo siempre procuraré a los nuestros, ha sido y será el objeto de todos mis cuidados, trabajos y tareas. Es digno de llorarse que habiendo en algunas de nuestras capitales escuelas donde se enseñan la esgrima, danza y música, no haya una que tenga por instituto la instrucción de la juventud en ciencia que tanto importa a los intereses del Soberano, utilidades de nuestros compatriotas y bien común de todas las gentes. Esto no lo quisiera decir. Me abochorno solo de pensarlo. Mayormente cuando considero que somos el blanco de todas las naciones que (sin más ventajas que su industria) saben aprovecharse de nuestra desidia, inacción y pereza. El ejemplo de los extraños en este asunto es una regla bien digna de seguirse. Pero no valen ejemplos cuando la misma decadencia que debiera despertarnos parece que nos hace menos avisados. Están hoy nuestros países, por esta inadvertencia en orden a las ciencias naturales, en el mismo atraso que estuvieron cuando en el principio se fundaron sus poblaciones. Todas por allá son mentalidades, abstracciones y disputas bien inútiles. No se dá un paso que no sea en esta parte19 con pérdida de tiempo, malogro de la juventud y ruina de los ingenios, tropiezos casi inevitables y que siempre han de salir al encuentro a todos los que se mezclan en cuestiones que ni en lo físico ni en lo moral traen algún provecho al espíritu de los hombres. Antes si bien se contemplan vuelven inútiles todas las operaciones del entendimiento, haciéndole caer en una insensatez, furor y manía, si no es ya en un pirronismo confirmado. Esto desearía yo, que conociesen todos los nuestros. Desterrarían entonces de sus escuelas tantas inutilidades, sofisterías e impertinencias en que hasta ahora los tiene envueltos la observación del peripato. Todas ellas no son otra cosa que unos harapagos y trampantojos de las aulas, con que por lo común se engañan bobos y descaminan los incautos. Ya veo que los prudentes y sagaces no están a tiro de estos enredos. Conocen ellos la vanidad de las que llaman escuelas, sutilezas e ingeniosidades. Así, sólo estudian la naturaleza que sabe demostrar físicamente a los ojos cuanto propone al entendimiento, con que ella misma es el órgano por donde se explican los secretos de sus más admirables y peregrinas producciones. Lo cierto es que si en nuestros países se muda de sistema literario, se verán en poco tiempo las ventajas que yo les promuevo con el cultivo de la Metalurgia y estudio de las Ciencias Naturales. Entonces apenas habrá monte que no se examine. Mina que no se registre. Fósil que no se descubra. Sal que no se estudie hasta manifestarles a todos sus riquezas, virtudes y misterios. Este estudio es la carrera que deben seguir los nuestros. Por allá no tienen otra que emprender, ni más instructiva, ni más útil, ni más honrosa, si se exceptúa la de la Iglesia en que no son muchos los que alcanzan los beneficios y prebendas y llegan a las prelacias y dignidades más altas. Suelen promoverse a estas los que, aunque las merezcan, no las merecen tanto como aquellos que, o por si o por sus mayores, han hecho crecer la mies a riegos de copiosos sudores, desvelos y fatigas.

5512. Por medio pues, del cultivo de esta ciencia, que es la más ventajosa a los comunes intereses, se conciliarán el agrado del Monarca que siempre es propicio sobre los que velan en los adelantamientos y utilidades del Estado. Midiendo con empeño el delicado y delicioso campo que ella les ofrece, se elevarán a ser columnas de aquel Imperio que no es de fácil subsistencia cuando los que le han de sostener se hallan hoy, por defecto de premios y honras, constituidos en la más humilde depresión y vergonzoso abatimiento. Tiempos ha que nuestro Peralta predijo esta decadencia. No es su vaticinio oráculo infalible. Como que es fundado en reglas políticas, mudará siempre que se mude de sistema, como lo espero de la piedad de nuestros católicos Monarcas y de sus celosos e integérrimos ministros. Se contiene el vaticinio del citado autor en tres octavas. Son ellas las 180, 181 y 182 en la parte 2 de su Lima fundada, Cant. 7, que hablando con España canto así:

Tu Imperio a un tiempo en estos floreciente,
De ilustres en cosecha numerosa
Nuevo dará tributo reverente
A la ibera corona poderosa.
La América otra España así es luciente,
La España así otra América es famosa.
O como, si el favor de allá la armara,
Otro orbe con este orbe conquistara!
Mientras los que adquirirlo ahora merecen
En sus Postreros fueren atendidos.
Y los que Lima pueblan y engrandecen
Del justo premio fueren mantenidos,
Su Imperio durará: que nunca crecen Laureles del Olimpo no asistidos
Y serán ideas no oportunasLa fábrica querer sin las columnas.
Oh como de tan ínclita nobleza
Preveo decadente los fulgores,
Si el cielo a donde exhala la riqueza
No la llueve benéficos favores!
Ver restituida espero su grandeza.
Pues muchos en sus más firmes esplendores
Al trono de dos mundos le faltara,
Si tan preciosa basa se arruinara.

5613. He descubierto a Vuestra Señoría algunos de los golpes de mis pensamientos. Desde luego que por ser míos no serán ellos los mejores. Pero serán (si no me engaño) los más útiles y acomodados al estado presente de nuestras cosas. Ellos son hijos de un ánimo sincero que sólo trabaja y trabajará por el mayor adelantamiento de aquellos dominios y extensión más dilatada de estos que les llevaron la luz, la enseñanza y la religión, transportándoles a un mismo tiempo la heroica sangre que circula en las venas de tantos ilustres y fieles vasallos que han procedido hasta ahora de los que conquistaron, pacificaron, ampliaron y poblaron aquellas vastas regiones. Yo no estudio otra cosa. Ni quiero más ciencia que la que me facilitase las reglas para conseguir el fin que busco. Todo lo he renunciado y aún me renuncio a mi mismo si lo pidiesen el tiempo, la ocasión y las circunstancias. Este es el sacrificio que deben hacer todos los que verdaderamente aman su religión, su rey y su patria. ¿De qué sirven las ciencias que sólo paran en cavilaciones, arbitrios y vanidades, sino es de dañar al prójimo y perderse asimismo con perjuicio irremediable?

5714. Y cuando no terminen en tales extremos, terminarán en los que generalmente acaban las que no tienen otro objeto que el propio interés o envejecido capricho de sus vanos profesores. “Toda la ciencia de estos tiempos (declama Mr. Chevreau en su Escuela de la Sabiduría, libro 3, capítulo 2, página 239) se detiene solo en medir lo infinito, reglar el curso del sol, contar el numero de las estrellas e ir tras el movimiento de las aguas y velocidad de los vientos, acreditando ilusiones y sueños. Nuestra curiosidad ya no se aplica sino a cosas frivolas. Nuestro entendimiento solo nos sirve para embarazarnos y perdernos. Queremos saber lo que pasa dentro y fuera de este mundo, elevando nuestra comprensión más alta que el cielo y bajándola más profunda que el abismo. Nuestra vanidad nos hace creer muchas veces que entendemos los secretos de Dios igualmente que penetramos nuestros afectos, pensamientos y pasiones.”

5815. Lo que el juicioso francés que acabamos de citar notó a su siglo se debe con mayor fundamento notar al nuestro, en que se ha hecho moda el desprecio de las ciencias más útiles y lenguas más sabias, aplicándose los hombres a bagatelas, fruslerías y necedades que ridiculizan sus personas y entorpecen sus ingenios. Si he de decir lo que siento no hay para mi otra ciencia que la que eleva nuestro espíritu al conocimiento del Criador, dirige nuestra razón a arreglar las pasiones del alma y dispone nuestra voluntad al beneficio del prójimo y bien común de todos los hombres. Todo lo demás es inútil y aún peligroso si se abusa o por malicia o por inconsideración de aquella parte que en lo racional goza de una total indiferencia y debe pasar por entretenimiento honesto y diversión del ánimo. Esto muy bien lo conoce Vuestra Señoría que sabe pensar con tanto acierto y aprovecharse de las luces con que le ha ilustrado el Cielo, comunicándonos la claridad que resplandece en su espíritu a los que tenemos el honor de su confianza y amistad.

59Nuestro Señor guarde a Vuestra Señoría muchos años. Cádiz y junio 25 de 1758. Besa la mano de Vuestra Señoría su finísimo y amante amigo, José Eusebio Llano Zapata.

60Señor marqués de Villa Orellana.

Carta del mismo autor al Ilustrísimo Señor don Cayetano Marcellano de Agramont, dignísimo arzobispo de los Charcas

61Muy señor mío. Mi mayor respeto y veneración:

62Vuestra Señoría Ilustrísima, con la discreción y bondad que son características y geniales a su inculpable índole, supo en otro tiempo sobrellevar mis impertinencias cuando de más cerca me tomé la licencia de comunicarle todas mis ideas. Para alentarme y dar fomento a las que entonces eran unas meras tentativas, despojó Vuestra Señoría ilustrísima su librería de los mejores originales que le adornaban, obsequiándome con ellos. Más obró en esto su benignidad que mi mérito y más hizo su liberalidad que mi eficacia. Ahora que estoy a mayor distancia y en otro hemisferio (si es que el cielo español se ha de llamar ajeno de un americano) se deberá armar Vuestra Señoría ilustrísima de nueva paciencia. Disculpará con ella las molestias que le repito en esta carta. Su asunto no es solicitar de Vuestra Señoría ilustrísima mi interés propio. Este tiempos ha que le tengo renunciado, procurando defenderme de su contagio con el desengaño ajeno. Es el común el que busco en su favor. Por esto me arriesgo a pedir. Pero pido a quien no sabe negar. Bástame esta confianza para suplicar a Vuestra Señoría ilustrísima que me franquee en adelante todos los demás manuscritos que atesora su erudición o pudiese mandar recoger de los que ambiciosamente los sepultan en nuestros países, exponiéndose a ser estrago de la polilla o ultraje de las injurias del tiempo.

632. Estos en cualquiera ocasión que lleguen, llegarán bien no siendo nunca tarde el remedio cuando es siempre dispuesta la materia a recibirlo. Pues como he manifestado a Vuestra Señoría ilustrísima en otras, es dilatada la obra que he emprendido y que tuvo en su origen como felices auspicios del acierto todo el respetó y sabias persuasiones de Vuestra Señoría ilustrísima para que yo la principiase. Tengo hoy concluidos los dos primeros tomos, que son los Reinos Mineral y Vegetal. Mas como estos no han logrado la felicidad de presentarse (por las circunstancias del tiempo bien calamitoso) a los pies del Soberano, donde los dirijo y escribir yo actualmente el III y IV, que contienen el Reino Animal y la descripción de los ríos Marañón, Amazonas, Paraguazu, Uriapari y la Magdalena, siempre habrá lugar de añadir algunas posdatas al último, aunque se hayan impreso los tres primeros. Y si acaso por alguna contingencia se dilatasen las noticias que Vuestra Señoría ilustrísima se dignase comunicarme, ya por medio de los manuscritos que le pido, o ya por medio de sus cartas, que serán para mi los originales más auténticos y los tesoros más apreciables, formaré unos breves suplementos. Estos impresos en libro separado, podrán servir a cada uno de los tomos a quienes tocaren las noticias de mayor ilustración, luz y claridad. Bien que en esto y en todo procuraré sólo aprovecharme de las que puestas al examen de una juiciosa crítica, se hallasen más seguras, más útiles y más interesantes al fin que me he propuesto.

643. De todos estos recursos nos ahorraríamos los que escribimos de nuestra América, si en Lima desde el principio que se estableció su Universidad o Real Escuela de Estudios Generales, que fue por los años de 1551 y se incorporó con la de Salamanca por los de 1572, se hubiera formado una biblioteca pública que estuviese abierta a sus horas para el libre uso de los hombres de letras que la quisieren consultar. No hay duda que se hubieran recogido en ella (en 208 años) muchos originales que hoy los ha consumido el tiempo o se hallan tan esparcidos que sería empresa bien difícil el juntarlos. Sin embargo se encuentran algunos muy útiles si se examinasen con cuidado o verdaderamente se estudiasen. Por acá he leído yo varios que mejor estarían allá. Digo esto porque están a tiro de los extranjeros, que igualmente saben aprovecharse de estos como de los otros tesoros materiales de nuestras Indias. Lo que no sería tan malo si no desfigurasen las noticias que copian y vendiéndolas como suyas nos hiciesen el blanco de sus insultos. Pero querer remediar esto será punto menos que corregir un imposible, como lo es poner puertas al campo o recoger las plumas una vez esparcidas a los vientos. Esto se entiende por lo pasado. Por lo presente y en adelante se atajará este daño, que cunde como contagio, estableciéndose una biblioteca pública donde se guarden junten y archiven todos los originales de nuestros sucesos que se pudiesen haber a las manos. En esto se hará un notable servicio al Rey, al público y a la patria, y lo que es más nuestros enemigos no se valdrán de nuestras mismas armas para herirnos, como lo practican con grande libertad en cuanto escriben o verdaderamente corrompen con sus blasfemias e injustas detracciones.

654. La formación de esta biblioteca no será empresa dificultosa a la Real Universidad de Lima. Un arbitrio bastará a conseguirlo. Tendrá este su efecto si se ve con aquel celo que se deben mirar todos los negocios que no tienen otro objeto que el beneficio común. Con que esta sabía escuela añada a sus estatutos que todos los que hubieren de graduarse o incorporarse en ella exhiban un juego de libros o cierto número de aquellos sueltos en que cada uno hace obra separada, a pocos años se hallará con un tesoro bien considerable en este género. Yo aunque no he tenido el honor de haber saludado sus aulas ni oído a los maestros de ella, sino conocídole por sus muros y por su fama, contribuiré con 500 cuerpos de libros muy escogidos y curiosos que son los mismos que hoy tengo a mi uso y manejo y citó muchas veces en todo el tejido de mis Memorias. La dádiva desde luego que no corresponde al objeto que la proporciono. Pero deberá contemplarse en ella, no la oblación sino el ánimo con que la ofrezco, que a ser mis fuerzas mayores haría por entero el sacrificio. Por allá sobran sujetos de grande literatura y carácter, que sin duda alguna la mejorarán.

665. Son entre estos los que contemplo con mayor disposición y deseos del aumento y propagación de las letras y todos buenos artes en nuestros países, los señores doctores:

676. Don Pedro José Bravo de Castilla, del Consejo de Su Majestad en el Supremo de Indias, jubilado en la cátedra de Prima de Leyes y hoy presbítero de San Felipe Neri.

687. Don Esteban José Gallegos y Castro, canónigo de la santa iglesia de Lima, tesorero de la Real Universidad y catedrático que fue en ella del Maestro de las Sentencias.

698. Don Gaspar Pérez de Urquizu e Ibañez, oidor de la Real Audiencia de Lima.

709. Don Tomás de Querejazu y Mollinedo, caballero del Orden de Santiago, canónigo de la santa iglesia de Lima y rector de la Real Universidad de San Marcos.

7110. Don Miguel Sains de Valdivieso y Torrejón, catedrático de Prima de Leyes y asesor del ilustrísimo Cabildo y Regimiento de la ciudad de Lima.

7211. Don Juan José Marín de Poveda, magistral de la santa iglesia de Lima, catedrático de Prima de Teología en la Real Universidad y rector que ha sido.

7312. Don Francisco Tagle Bracho, caballero del Orden de Calatrava, canónigo de la santa iglesia de Lima y consiliario mayor de la Real Universidad.

7413. Don Hipólito Bueno, protomédico general de los Reinos del Perú y catedrático de Prima de Medicina en la Real Universidad.

7514. Don Cosme Bueno, cosmógrafo mayor y catedrático de Prima de Matemáticas, habiéndolo sido antes del Método de Galeno en la Real Universidad.

7615. Con que estos señores, que son los miembros principales de aquella sabia escuela, si no es ya cada uno todo el cuerpo que lo ilustra o la cabeza que le ánima, concurran al fomento de esta biblioteca, será su ejemplo un eficaz despertador que aliente la emulación de los demás. Son sus bibliotecas los mejores tesoros que guarda Lima. Las públicas que yo he visto en Sevilla, que son las del señor cardenal de Molina en el Colegio de San Acacio, la del señor cardenal de Belluga en el Colegio de Santa Maria de Jesús y la de San Pablo en el Convento del Orden de Predicadores, son muy diminutas en comparación de las de aquellos particulares. Esto no causara admiración al que contemplare que así como (según los viajeros más verídicos y políticos más juiciosos) se han sepultado en el Mogol todas las riquezas de oro y plata de nuestras Indias, del mismo modo se han juntado en ellas los más singulares libros que venera la república de las letras. Las ediciones de los Elzevirs, Gryfios y Estefanos, que hoy apenas se encuentran en la Europa, no hay baratillo, ropavejería o tendejón en nuestra América, principalmente en Lima, donde no se encuentren.

7716. Los Cicerones de los años de 1465, 1466, 1467, 1468, 1469, 1470, 1471, que hoy acá se estiman como piezas de gabinete, son por allá tan comunes que sus hallazgos no se tienen por cosa irregular. Asimismo se ven en cualquiera librería ejemplares de la Biblia Latina que Sebastián Grifo imprimió en León de Francia, volumen en folio por los años de 1550. La de Athias en hebreo impresa en Amsterdam por los años de 1661. El Testamento Griego, edición de los Estefanos en París en folio y en octavo, la Iliada y Odisea de Homero en Roma en cuatro volúmenes en folio por los años de 1555 con los comentos griegos de Eustaquio, arzobispo de Tesalónica; el Herodoto grecodatino de Francfort en folio por los años de 1608; y los Tesoros de la lengua latina, que Roberto Estefano publicó en León por los años de 1577 haciéndose poco caso de la de Londres en cuatro volúmenes en folio del año de 1734, que en mi juicio es injusto aquel desprecio. Igualmente se hallan las obras de Donato y el Catón cordubense, impresos con letras de Tortis; y los comentarios a uno y otro de fray Juan Policarpo del Orden de Predicadores en la Dalmacia; y los Centones de Virgilio que compuso Proba Falconia Hortinia; y todas las ediciones griegas así de concilios, santos padres, filósofos, médicos, historiadores, oradores, legisladores y poetas, y el Diccionario greco-latino que el mismo Schrevelio imprimió y corrigió en Leiden.

7817. De nuestros eruditos españoles son bien frecuentes las obras más estimables que se hallan sin que la curiosidad se fatigue en adquirirlas. Entre estas son muy comunes las instituciones de la gramática latina y los comentarios de este arte, con el Diccionario al fin que compuso el erudito Antonio de Lebrija y se imprimió a su vista, volumen en folio en Granada y sus Elegancias latinas, volumen en cuarto en Antequera, con otras obras de este varón sabio. No es menos común la Minerva de Francisco Sánchez, de la edición de Salamanca que entre nosotros se estima más que las dos ediciones extranjeras, la una en la Italia, con las notas de Gaspar Sciopio, y la otra en la Holanda, con las de Perizonio, que también las hay en copioso número y pudiera yo citar sujetos a quienes en Lima he dado estas y otras. No por eso faltan libros de los autores más modernos que hoy florecen con crédito en las demás partes de la Europa. Yo he traído de Lima dos que creo serán bien raros en España. Son estos el Pedagogo griego del padre Jacobo Bayer, impreso en Maguncia, volumen en octavo por los años de 1741, y el Testamento Nuevo en griego con notas apologéticas y su lexicón al fin por el padre Hermanno Goldhagen, impreso también en Maguncia, volumen en octavo, por los años de 1753. De libros italianos, franceses y portugueses ha casi un siglo que son tantos los que se conducen a aquellos países que hoy se hallan en ellos los mejores que se han escrito en estas lenguas, que por este comercio se han hecho comunes a los eruditos americanos, pasando también su cultivo a las mujeres que precian de discretas. En fin, sería largo referir en esta carta el catálogo o historia de las particulares ediciones que se hallan (no digo en toda nuestra América) sino sólo en Lima, que es el depósito general de estos tesoros y donde se pagan a buen precio. Creo que con el tiempo, así como hay curiosos medallistas que corren el mundo buscando monumentos y antigüedades, vendrán otros con el transcurso de los siglos que con el nombre de libristas viajaran nuestras tierras, recogiendo los más singulares libros que sin salida alguna (aunque en buen uso) se atesoran en ellas.

7918. ¿Acaso se me dirá que en orden a la formación de la biblioteca que pretendo hago la cuenta sin la huéspeda y que doy arbitrios para adquirir libros sin señalar el sitio donde colocarlos, ni destinar ramo de que se mantengan los oficiales a cuyo cargo deban estar su manejo y su cuidado? En esto no quería hablar, juzgo su asunto ajeno de mi propósito. Pero por que no se presuma que parto de ligero y que se atropellan mis intenciones con mis deseos, descubriré mi pensamiento. Este en caso de no admitirse será uno de los muchos discursos que solo se dicen por hablarse y que nada se ha perdido en proferirlos, aunque en mi juicio siempre se expone a riesgo la reputación cuando se nota alguna ligereza, más como ésta es en mi nacida de amor y de celo, tendrá siempre su disculpa en los bienintencionados, que saben medir no con la vara que juzgan los que solo eructan presunciones, vanidades y delirios. Es pues mi pensamiento que el cargo de bibliotecario primero lo tenga el capellán mayor de la Real Universidad, el de bibliotecario segundo el bedel mayor, el de bibliotecario tercero el bedel menor, añadiéndoles a las rentas que hoy gozan una propina más sobre la que llevan en los exámenes y grados. Y para que por alguna contingencia no haya falta del ejercicio de estas plazas y su asistencia, que alternarán los expresados (como mejor agradase a aquella sabia escuela) deberán suplirlas el secretario, alguacil mayor y consiliaros, hasta que puedan servirlas sus propietarios.

8019. Por lo que hace a la pieza o sala en que se ha de colocar la librería, cualquiera por ahora será muy a propósito. Bien que yo contemplo por más cómoda y aseada la que sirve para los exámenes y juntas secretas. Esta sala no se frecuenta todos los días como las otras, que llaman clases, donde debe ser diario el concurso de los maestros y discípulos. Así podrá ocuparse sin que haga falta al ministerio de su destino, ni que embaracen los libros a las asambleas que algunas veces por ciertos tiempos del año se ejercitan en ella. En fin este es mi pensamiento, lo sujeto a los sabios que ilustran aquel docto cuerpo de eruditos, que siempre veneraré como las firmes columnas de nuestra América. Ellos lo mejorarán si hallasen por útil un establecimiento de este género. Lo cierto es, que si tuviese efecto, será el mayor bien que se pueda hacer a los que por falta de medios para comprar libros lloran en nuestros países un atraso involuntario que les es más sensible mientras es mayor el ingenio que les adorna y el espíritu que les anima.

8120. Bastaba esto solo para que todos los buenos se interesasen en obra tan piadosa, tan útil y tan honesta. Y más cuando su establecimiento es muy fácil, si se quiere entrar en el arbitrio que he propuesto. Porque esto sea con tal moderación que se deje del todo libre la voluntad del que hubiese de hacer la oblación, sin precisarle ni obligarle a autor determinado, verificándose su cumplimiento siempre que haya dado un juego de libros, sean los que fuesen. Lo contrario sería un arbitrio ajeno de la sana intención que me dirige y de consecuencias poco favorables al establecimiento que desee.

8221. Casi, señor ilustrísimo, se me había deslizado arrebatada del celo que le inflama hacia el adelantamiento y progreso de nuestros compatriotas. Volveréla ahora a Vuestra Señoría ilustrísima que nos excede a todos en esta parte, suplicándole que concurra con su respeto y sabias persuasiones al fomento de un negocio que ha de ser el más ventajoso al cuerpo literario de los nuestros, estando yo cierto que más obrará en sus ánimos una palabra de Vuestra Señoría ilustrísima que muchas cartas que se pudiesen imprimir sobre este asunto. Pues es notorio el amor, el respeto y la veneración que todos le tributan en atención a la sabiduría, piedad, discreción y prudencia con que para ejemplo de prelados ha adornado el cielo la nobleza de su espíritu.

83Nuestro Señor guarde a Vuestra Señoría ilustrísima muchos y muy dilatados años, como la Santa Iglesia ha menester y yo necesito. Cádiz y junio 30 de 1758. Besa la mano de Vuestra Señoría ilustrísima su rendido servidor José Eusebio Llano Zapata.

84Ilustrísimo señor doctor don Cayetano Marcellano de Agramont

Carta de don Luis Milhau, Comisario Real de Guerra y Marina al autor de estas memorias

85Muy señor mío: He leído con atención el tomo I de las Memorias histórico físicas, etc. que vuestra merced me ha remitido. El me ha hecho formar aquel concepto que de justicia merecen las vastas y útiles ideas que vuestra merced manifiesta en todo su contexto. Felicidad grande es de los nobles ingenios aplicar las fuerzas de su espíritu al beneficio común e intereses de sus soberanos. Esto practica vuestra merced con acierto. En todos los escritores no es esto lo regular, aunque debiera serlo. Si así sucediese las Monarquías estarían entonces más aprovechadas y las gentes menos sumergidas en la ociosidad, inacción y pereza. Pero, como los más que se dedican a este género de trabajo se alimentan sólo de sus caprichos en vez de hacer los ánimos más despiertos, los sepultan en un letargo de confusiones de que apenas salen si es que se libran de la tenacidad de algún sistema. Vuestra merced sólo busca la verdad en cuanto se propone. Como no necesita ella de rodeos se le viene a la mano, favoreciendo la providencia sus sanas intenciones que prosperará mientras más vuestra merced se empeñase a descubrirlas.

86Con este concepto que no es de favor hacia los trabajos de vuestra merced sino de justicia manifesté el libro a hombres doctos, desinteresados y juiciosos. Hicieron de él el mismo aprecio que sin duda alguna harán todos los que celosos amaren el mayor bien de la Monarquía española y sus adelantamientos en la física y comercio. Y como ninguno puede propender a estos fines más eficazmente que el señor bailío fray don Julián de Arriaga, Secretario Universal de Marina e Indias, por medio de una carta instruí a su excelencia enviándole el plan o tabla del tomo I y descubriéndole (aún a pesar de vuestra merced) sus nombres, apellidos, patria y casa, satisfízome su excelencia con otra. En ella se hallan cláusulas que no menos llenan a vuestra merced de confianza que le alientan a la perfección de esta obra. Son ellas así: “Me he enterado de cuanto vuestra merced expresa en carta de 26 de octubre último y no puedo menos que alabar el celo de vuestra merced y del autor de que se trata y aún exhortarle a que procure fenecer su obra, no dudando que será muy útil y digna de la real protección en que haré cuanto este de mi parte. Pues los títulos del libro ya fenecido y de que vuestra merced acompaña nota ofrecen noticias muy especiales y se reconoce en ellos un admirable plan para una instrucción nada vulgar que se espera en los restantes.”

87Bien reconozco que vuestra merced para promover tan loables intentos no necesita de estímulos ni le inquietan esperanzas. Es el beneficio común el espíritu que le ánima. Siempre ha sido este el objeto de sus tareas. Así en todo tiempo han sido ellas muy felices, lográndose el efecto de sus sanas intenciones. Pero no sé que nuevo aliento inspira a la esperanza cuando se dá principio a alguna obra bajo de benévolos auspicios. Vuestra merced los tiene en el señor Arriaga. Este ministro integérrimo y que sabe con su penetración, juiciosidad y celo distinguir el verdadero mérito, ya ha empezado a conocer el de vuestra merced, prometiéndose en la obra, como expresa su excelencia, una instrucción nada vulgar. Es constante que su excelencia en cierto modo no sólo ánima a vuestra merced sino le persuade a la continuación de la obra que ha emprendido. Pudiera mandárselo, pero es tal su discreción que deja la voluntad de vuestra merced libre, franqueándole sólo su favor. Este no dudo que haciendo de las tareas de vuestra merced toda aquella estimación que merecen sus cuidados las levantará al cénit de la felicidad, colocándolas a los pies del Soberano. De esto pudiera yo lisonjearme por haber sido el instrumento de que vuestra merced principiase una obra que ha de ser a España y a la América un eficaz despertador de sus dormidos intereses, pero como las disposiciones de vuestra merced fueron más prontas que mi insinuación o súplica, llévese vuestra merced la gloria, mientras yo me satisfago con el gusto de verle trabajar en utilidad de nuestro Soberano, bien de sus compatriotas y beneficio común de ambas monarquías española y americana.

88Mayor concepto espero que haga el señor ministro cuando leyendo el tomo que hasta aquí tiene vuestra merced concluido, descubra en cada una de sus máximas y útiles ideas un nuevo tesoro de talentos. Esto lo he reconocido viendo en reinos extranjeros puestos en planta muchos de los pensamientos que vuestra merced me ha comunicado. Habrá casi dos años y medio que la casualidad o verdaderamente el destino trajo a vuestra merced a España o por mejor decir lo restituyó a los suyos. Entonces lamentando vuestra merced en cierta conversación que tuvo conmigo la considerable pérdida de las más poderosas minas que se experimentaba en la América a causa de la ignorancia de los que se llamaban mineros, añadió que siempre había entendido que se repararía este daño fundando un colegio donde se enseñase la filosofía de los metales y que para que lograse esta fundación todo aquel efecto que vuestra merced deseaba, tenía trazado un proyecto que no menos facilitase los medios de conseguirlo sino que también descubriese los notables perjuicios a los intereses del Soberano si no se abrazasen las útiles proposiciones que vuestra merced ideaba, mirando sólo el bien de ambas monarquías. Esto mismo hallo hoy practicado en Tonsberg. Allí el 25 de octubre del año pasado se abrió un colegio donde diariamente se instruye a la juventud en la Metalurgia. Este establecimiento fue celebrado con regocijos públicos de todos los habitantes de aquella ciudad. Y sobre su utilidad e importancia el sabio médico Mr. Becker pronunció en presencia de los más celosos ministros y oficiales de las minas una bien distinguida oración en que justísimamente elogia al soberano protector de esta fundación.

89Pongo a los ojos de vuestra merced esta noticia. Con ella añadirá más fuego a sus útiles ideas. Entonces la nación española, que ha sido la primera en tan nobles pensamientos, lo será también en la práctica y uso de ellos. Esto lo digo por vuestra merced que ha sabido, así para el manejo de las minas como para la reducción de los infieles, nuevas poblaciones y fortificaciones de puertos, discurrir unas máximas que no son otra cosa que pensamientos ajustados en lo teórico a una sana razón y en lo práctico a un fácil ejercicio. “Los hombres no han nacido (dice el sabio autor del Arte de Pensa en su primer discurso) para emplear su tiempo en medir línea, examinar las relaciones de los ángulos, considerar los diversos movimientos de la materia. El espíritu de ellos es muy grande, su vida muy corta, el tiempo muy precioso para ocuparlo en tan pequeños objetos. Son pues obligados a ser justos equitativos, juiciosos en todos sus discursos en todas sus acciones, en todos los negocios que ellos manejan. Esto es en lo que particularmente deben ejercitar e instruirse.” Así lo práctica vuestra merced. Por eso serán de todos generalmente no solo abrazados sino seguidos sus pensamientos, máximas e ideas, sin que la más escrupulosa reflexión se embarace en distinguirlos, conocerlos y considerarlos como útiles, sanos y provechosos a toda la Monarquía. En fin amigo, concluiré estos breves renglones repitiéndole a vuestra merced lo mismo que en otro tiempo le escribió su erudito compatriota y sabio académico matritense el doctor don Diego de Villegas y Quevedo, diciéndole así: “vuestra merced vuela como águila a buscar la esfera de la luz, precisamente ha de vencer los obstáculos que pueden embarazar la huella y disipar las nieblas que pueden oponerse a su pluma, mereciendo la constante protección de los sujetos que conocen la seguridad de su carrera y perspicacias de su vista.”

90Nuestro señor guarde a vuestra merced muchos años para el mayor lustre de sus compatriotas y honra de la América. Cádiz y junio 25 de 1758. Besa la mano de vuestra merced su más seguro apasionado y amante servidor, don Luis Milhau.

91Señor don José Eusebio Llano Zapata.

Carta del doctor don Juan Félix de Arjona y Aranda, canónigo doctoral de la Santa Iglesia Catedral de Cádiz, al autor de estas Memorias

92Muy señor mío: Devuelvo a vuestra merced el original del tomo I de las Memorias Histórico Físico, etc. con que se ha servido complacer mi curiosidad. En este libro manifiesta vuestra merced la sana intención que le dirige, escondiendo la vasta erudición que le adorna. De esto último no hace vuestra merced empeño. Sería mengua de su pluma andar a caza de estos adornos que son toda la gala de los que careciendo de esplendor nativo, mendigan ajenas luces. Bastan sus desperdicios para conocer el tesoro que reserva. Con tal descuido lo derrama vuestra merced que aún siendo adquirido para el caso que lo apropia, más parece su profusión disimulo que cuidados. Lo primero es todo el objeto que arrebata su atención. Es este un estudio que no puede menos que producir aciertos. Como quiera que él se tome, siempre se encontrará el provecho en su cultivo. Más o menos, según se conformasen las ideas con los sistemas de los siglos. En unos será mucho. En otros poco. Pero en todos algo. La razón de esto es que por lo común las producciones de esta naturaleza corren o al par de los ingenios que son más despiertos para conocerlas o al igual de las contingencias del tiempo que a ocasiones sabe distinguirlas.

93Esta es una práctica que con todo linaje de escritos ha observado hasta aquí la política del mundo. Apenas exceptúa ella parto literario que no lo sujete a la observancia de esta ley. Con todo me atreveré a subscribir que esta obra de vuestra merced no deberá comprenderse en el número que las demás. El menos advertido conocerá la importancia y utilidad de sus designios. Por eso todo siglo será el de oro para que florezca, aunque la envidia trabaje en marchitarla. En todo el tejido de ella no toca vuestra merced artículo en que no se descubra un mineral de noticias útiles a nuestros comunes intereses. No mueve cuestión en que no se halle un tesoro de desengaños a las públicas preocupaciones. No vierte nota en que no se encuentre un erario de oportunas advertencias, formadas a prueba de la política más fina y crítica más juiciosa. Sólo pueden concurrir circunstancias de este carácter en un escritor como vuestra merced, que (antes de tomar la pluma) ha sabido desnudarse de las pasiones nacionales o de aquellos caprichos que viciando los hechos adulteran la verdad. Así del mismo modo defiende vuestra merced a los suyos que vindica a los extraños. Es esto todo lo que se ha deseado en la pluma de un historiador. Pareció ello en otros tiempos imposible a causa de que los que escriben son prevenidos o de la parcialidad o del interés o de la ambición o de otros defectos que justísimamente los hacen sospechosos. En nada de esto se ha teñido la pluma de vuestra merced. La ha movido sólo el amor a la verdad que busca hasta sacarla del indecoroso cautiverio en que la tenían aprisionada el engaño, la preocupación y la malicia.

94Constante prueba de esto es en la carta que vuestra merced responde al doctor don Gregorio Mayans y Sisear y se lee en el preliminar de la obra que tratamos. Es ella la más fuerte apología que hasta ahora se ha hecho en vindicación de la verdad y defensa de nuestra nación tan injustamente calumniada por los que le envidian sus adelantamientos y progresos en las Indias. Con esta carta ha cerrado vuestra merced una puerta que era campo abierto por donde le entraban millares de sátiras apadrinadas de una pluma española como fue la del señor Casas. Por sola ella merecía vuestra merced de toda nuestra nación las más dignas recompensas a su celo, a su amor y a su honradez. Más como vuestra merced no es de estos genios venales que trabajan por el premio, se satisface únicamente con haber hecho el servicio sin esperanza de otra retribución que la gloria que se concilla a los que vindican la verdad con armas tan ventajosas como las que vuestra merced (sin perder golpe) ha manejado en su defensa. Creo que los que hubiesen leído esta pieza, que debía vertirse en todas lenguas, habrán salido de muchos errores en orden a nuestras conquistas en que tal vez con deshonor de la España los tendrían metidos los engaños, las imposturas y las suposiciones que en esta parte se han publicado licenciosamente en varios libros, viajes y relaciones como los que vuestra merced ha leído y yo tengo noticia.

95No faltarán algunos de genios estragados que estando siempre mal con cuanto se propone, juzguen imposible la práctica de los utilísimos pensamientos que comunica vuestra merced a los señores don Cayetano Marcellano de Agramont, arzobispo de los Charcas y don Clemente Sánchez de Orellana, marqués de Villa Orellana, mariscal de campo y gobernador de las armas en el Reino de Quito. Poca admiración causará esto a los juiciosos y prudentes que reflexionan de distinto modo que piensan los que no han formado sus discursos en la oficina de la razón, sino en los vacíos espacios de sus desconcertados cerebros. Saben aquellos que han pasado a moda el confundir la inexistencia con la imposibilidad. Como que no hubiese entre ellos distinción real. Y que fuese lo mismo no haberse hecho una cosa que no poderse hacer. Si los grandes pensamientos que hasta aquí puesto en práctica han ilustrado las ciencias y adelantado los artes se hubieran despreciado en el principio, se hallaría el mundo en tal atraso que sería vergüenza al linaje de los hombres haberle habitado tantos siglos sin la menor prueba ni ejercicio de su racionalidad, de su espíritu y de sus talentos.

96Esto deberá vuestra merced tener muy presente. Con ello bien reflexionado no desmayará en descubrir ni comunicar a los suyos la utilidad de sus más que ordenados y juiciosos pensamientos. Por más que las contradicciones se empeñen a oponérseles, serán vanos sus esfuerzos. Empezarán ellas temeridades y acabarán sin duda alguna desesperaciones. Siempre aquellos (como que se han vaciado en los moldes de la equidad, de la justicia, del desinterés y de la verdad) triunfarán haciéndose admirar en sus efectos. Infelices serían las repúblicas si a proporción de su decadencia no fuesen los reparos. Sobre esto continuamente vela la alta providencia. Esta sabia madre destina a cada estado el más conveniente auxilio a sus urgencias, necesidades y opresiones. Así ha dado ella a vuestra merced que reconociendo el atraso de las ciencias naturales en sus países, promueve con tanto empeño su estudio y su cultivo. Práctica vuestra merced esto con tal destreza que escondiendo el artificio descubre sólo el arte a sus compatriotas en las sabias Memorias que les presenta. Primero los atrae con el cebo del interés, ofreciéndoles a la vista las maravillosas producciones de la naturaleza, principalmente los fecundísimos minerales de oro y plata que, o por ignorancia o por pereza, abandonan y desprecian. Después los alienta al trabajo con el ejemplo de los extraños que despertarán a los más dormidos, si quieren aprovecharse de su aplicación o industria. Esto es lo que he concebido de todas las ideas de vuestra merced. Las que por los fines tan útiles a que se encaminan traen consigo su mayor recomendación. Yo deseaba extender mi pluma en elogios de la de vuestra merced. Pero me es preciso recogerla, conociendo que sus propios rasgos será su mayor panegirista.

97Dios guarde a vuestra merced muchos años para gloria de su patria Lima y honor de la república de las letras. Cádiz y julio 12 de 1758. Besa la mano de vuestra merced su verdadero apasionado y amante capellán, doctor don Juan Félix de Arjona y Aranda.

98Señor don José Eusebio Llano Zapata.

Carta del marqués de Casa Calderón, regente del Tribunal de Cuentas de Lima al autor de estas Memorias

99Muy señor mío: Correspondo con la puntualidad que debo a la estimable carta de vuestra merced de 30 del pasado que el domingo 14 del corriente me entregó don Feliciano Javier de Rivera, y habiendo leído y repasado segunda vez con una satisfacción imponderable el preliminar y demás cartas impresas que preceden al primer tomo de sus Memorias Histórico Físico Crítico Apologéticas, doy a vuestra merced parte de aquellas gracias que de justicia le deben tributar la España y la América, porque haya inclinado sus talentos y estudios a una obra tan importante para la pública utilidad. Ella es sin duda difícil y basta. Pero visto el preliminar, no me queda escrúpulo en que este el objeto ampliamente desempeñado. Las cartas son del mismo pulso y juicio que el preliminar. Sobre todo la dirigida a don Gregorio Mayans vale por un libro apologético escrito de propósito, siendo en su línea el chef d’oeuvre con que en materia de artes y ciencias se explican los franceses para ponderar una obra elegante, trabajada y perfecta. El estilo es igual y fluido. La expresión de los conceptos feliz, la erudición profunda y finalmente castiza la frase castellana. Con que si vuestra merced después de haber acabado sus Memorias, se dedicase a escribir la historia general del Perú hasta estos tiempos, purgando con su juiciosa crítica las antiguas de las credulidades y fábulas de que están (por la mayor parte) llenas, haría el mayor honor a su patria y a toda la nación española y un grande servicio a la república literaria. Para este fin pueden serle útiles en algún modo Garcilaso, Zarate, Pinelo, Calancha, Ovalle ayudándole no poco Villarroel, Escalona, Ulloa y Peralta, cuyo poema de la Lima Fundada y sus notas marginales, son comentarios suficientes para su construcción fundamental. Demás de esto las Relaciones de los gobiernos de los primeros virreyes de que hay acá alguna y otras que se puede pedir de Lima (por contener sucesos varios y raros) contribuirán mucho a la exornación y noticia. Entre estas son recomendables las del duque de la Palata y marqués de Castelfuerte. La de éste tengo yo escrita por nuestro ilustre Peralta y la guardo como uno de los tesoros originales de aquella sublime pluma.

100En cuanto a la vegetación de los minerales de toda especie de que vuestra merced trata en una de sus cartas, y de que hablara con toda extensión en el primer tomo de sus Memorias, debo decir que pocos físicos dudan pero si muchos o los más en cuanto a su reproducción extinguidas las semillas como lo dan voluntariamente por hecho, con la experiencia de las minas agotadas en todas las partes del mundo. De cuyo sentir era nuestro Peralta, fundado en el texto del Deuteronomio, capítulo 32: Dei perfecta sunt opera, y en otro del Eclesiástico, capítulo 18: qui vivit in aeternum creabit omnia simul, sin advertir este y los demás de esta opinión que la naturaleza obra lentamente en sus reproducciones y que supuesta la circulación innegable del orbe terráqueo como demuestra su existencia sin mengua, es forzoso que tarde o temprano lleguen a combinarse las partículas de estos cuerpos para la formación de nuevos metales. Esta es la sentencia de un físico moderno y el que juzgo que ha escrito con el mayor acierto en el asunto.

101El elogio que hace vuestra merced a mi hija me causaría gran sonrojo si no advirtiese que los que le vieren proporcionarán el juicio al que hubiesen formado de la visible ingenuidad de vuestra merced y su imparcial carácter. Sin embargo, me es de mucha gratitud la memoria que ha debido a vuestra merced, quien puede estar seguro que no ha descaecido de sus aplicaciones y que habiéndose adelantado en las lenguas latina, italiana y francesa con la lectura de sus mejores autores, se ha hecho una mujer más que regularmente erudita y con particularidad en la Historia Sagrada y profanos. En primera ocasión le remitiré el preliminar para que lea y agradezca el favor de vuestra merced, quien podrá usar con entera satisfacción de mis cortas facultades y en la inteligencia de que le quedo afectuosamente obligado y apasionado.

102Nuestro Señor guarde a vuestra merced muchos años. Madrid y junio 16 de 1761. Besa la mano de vuestra merced su más afecto seguro servidor, el marqués de Casa Calderón.

103Señor don José Eusebio Llano Zapata.

Advertencia

104Remitido este tomo y cartas del autor de orden de Su Majestad en 7 de octubre de 1762 al Consejo a fin de que reconociéndole, expusiese si convendría o no permitir su impresión, este tribunal lo paso a su fiscal y en inteligencia de lo que este ministro manifestó en respuesta de doce de diciembre del citado año, acordó se remitiese el libro a la Real Academia de la Historia en 22 de enero de 1763, la que aprobando el mérito del autor con sólo una limitación en cuanto a la carta escrita a Mayans sobre la refutación de lo que dice fray Bartolomé de las Casas en punto a las tiranías con que se conquistaron las Indias por los españoles, le hallaba digno de que se diese al público, no convino el Consejo que por entonces se permitiese la impresión y sólo se atendiese al interesado con alguna gracia proporcionada a su mérito y circunstancias, y recogiese la obra que de ella tuviese concluida, previniéndole la feneciese con la posible brevedad, poniéndose en el archivo del Consejo para usar de ella en los casos que ocurrieren, lo que consultó así a Su Majestad en 17 de febrero de 1764 con cuyo dictamen se conformó, mandando advertir al autor sería atendido.

105Vide tomo 3 de consultas y pareceres, folio 282 vuelto, número 97.

Notes

1 No sirvió esta plaza por estar ocupado en la Recopilación de las Leyes de Indias.

2 Es un castillo fuera de los muros de Zaragoza cercado de fosos. Llámase en árabe Aljaferia. Fue palacio de los Reyes de Aragón. Después cárcel para los reos de la fe. Hoy lo es para los criminales de Estado.

3 Debía escribirse Columbus.

4 Nota de los editores: Hay un error, el nombre del autor citado es Simón Mayolo, esta misma referencia la hace Llano Zapata en el tomo I de las Memorias.

5 Esto es de calderilla.

6 Nota de los editores: el lugar es Quepaypampa o Quipay Pampa

7 Cumaná no es isla. Es cabeza de provincia en la América Meridional. Por los años de 1494 descubrió si costa Alonso de Ojeda.

8 Nota al margen: ¡Hernando! [Nota de los editores: parece que un lector corrigió a Llano Zapata.]

9 La misma regla siguen casi todas las naciones europeas, como se podrá demostrar en sus impresos.

10 Propiamente abrir la boca, etc.

11 Esto se entiende en obras toscas o de cargazón, como son baterías de cocina y otros utensilios de su género. Pero en piezas curiosas es el precio casi al doble, si no es más. La misma regla se debe observar en la artillería, campanas, fondos y otras fábricas de fundición.

12 Obras políticas, tomo 6, página 312.

13 Compendio del Regio Patronato Indiano, capítulo 13, página 273, número 3.

14 Habla de las lenguas mexicanas othomi, thabasca, etc. Lo mismo se debe entender de los que saben las lenguas quechua, cuya, chilena, guaraní, mochobi, moja y otras que son casi generales en el Perú. Es muy necesaria y aun precisa su inteligencia para hacer las conversiones y ejercitar los oficios de párrocos, confesores, jueces, protectores, interpretes, médicos, etc.

15 Arte de metales, libro 2, capítulo 1, página 65.

16 Habla del Potosí.

17 Según Olao Borrichio, docimastica significa la arte que enseña el modo de averiguar los cuerpos principalmente fósiles, para conocer cuanto metal o mineral se oculta en ellos, y según el citado Cramer aquella parte de la química que tiene solo por objeto los minerales y su naturaleza.

18 Se imprimió un volumen en octavo en Leiden por los años de 1744. Esta es la edición que tengo a la mano. Sobre la que he trabajado mis notas procurándole ilustrar para la mayor inteligencia de todas sus materias, habiéndole también añadido para los médicos los principales remedios que Mr. Chambón médico del Rey de Polonia ha extraído de todos los minerales, fundando su seguridad en una continuada práctica de aciertos, como se leen en sus dos volúmenes en octavo, en París por los años de 1750. Asimismo todo lo que en esta parte se encuentra más singular en Mercado, Jungken, Jacobo Sarmiento de Castro, y los Mrs. Lemery, Geofroy, Boerhaave, Boyle, Charas, Le Febre, Hoffman y James.

19 Hablo de las ciencias naturales. En las otras facultades hemos tenido sujetos que han admirado con sus escritos la república de las letras. No son hoy menos ilustres los que florecen en la Teología escolástica, dogmática expositiva, polémica, mística y moral, en la Jurisprudencia, Derecho canónico y civil, Historia general, bellas letras y oratoria. Muchos de estos al presente se hallan dignamente colocados en las prelacias, audiencias y catedrales de aquellos reinos y aún mandando en otro hemisferio como cabezas por haber sido el patrio suelo corto espacio para la velocidad de su carrera. Debiera yo hacer un justo elogio al mérito de los cjue así nos ilustran. Pero el tiempo los dará a conocer, formándoles mejor panegírico de la elevación de sus talentos que lo que pudiera mi pluma expresar en su alabanza.
No han faltado también a nuestra América mujeres, que siendo honor de su sexo, lo han sido a! mismo tiempo de la república de las letras. Sus nombres y sus escritos casi se han sepultado con la distancia y con el olvido. No ha contribuido poco a esto el descuido de los nuestros en formar memorias y componer catálogos de sus heroínas. En esta ocasión (aunque sea a costa del sonrojo de las ilustres que hoy florecen en Lima y otras partes del Perú) referiré sus nombres, consagrando a su mérito la breve memoria que se sigue.
Sóror María Bernardina de Jesús, carmelita descalza, escribió un tomo de Cartas místicas. Se ve brillar en él todo el espíritu de Santa Teresa, a quien copió el estilo y sabiduría, como lo afirma nuestro Peralta en su Lima Fundada, tomo 2, cant. 7, octava 243.
Sóror María Juana, religiosa capuchina, compuso un tomo de Poesías sagradas. Lo guarda original (como el más precioso tesoro de nuestras Indias) el señor don Mateo de Amusquivar, inquisidor de Lima. Se descubre en cada pieza de este libro de que hay una que otra impresa el espíritu sublime de su autora y la profunda mística que profesaba.
Sóror Clara Fuerte, descalza trinitaria, es eminente escrituraria y teóloga mística. Muchas gentes le consultan por escrito y de palabra. En uno y otro hallan los alivios espirituales que buscan en sus consejos. Tengo noticia que ha compuesto una Cartilla Mística, fundada en los principios que establecieron como base de esta ciencia San Juan Clímaco y Casiano. Si esta obra saliese al público, se harán al mundo más notorios los talentos de esta insigne trinitaria, que se limitan hoy a las estrecheces de su clausura y breve noticia de las personas que la comunican.
Sóror Mariana de Jesús, alias doña Ana Galván y Cuéllar, religiosa descalza mercedaria, es muy docta en la música y diestrísima instrumentaría, sobre bien propia y discreta en las conversaciones y estilo epistolar. Han admirado al público sus composiciones sabias que en los actos más solemnes de los templos de nuestra América fueron en otro tiempo el desempeño de los coros.
Sóror Josefa Bravo, abadesa del monasterio de Santa Clara, ha compuesto varias obras poéticas, que en su género llenan el buen gusto de nuestro siglo. En el libro intitulado Regia-Doliente-Pampa, que es la relación de las exequias que se celebraron en Lima a la reina madre de Portugal, se ve un soneto de esta señora que vale toda aquella presentación fúnebre. Un célebre ingenio portugués y bien conocido en la república de las letras, me contestó en carta que guardo que era una de las mejores piezas que en todas las lenguas se han publicado sobre este asunto. Un soneto es la piedra de toque de los ingenios. En él se prueban la pureza de la lengua, la templanza y acento de las palabras, siendo un gran error aún el más pequeño defecto. “Es el soneto (dice Fernando de Herrera en las Anotaciones al poeta Garcilaso) la más hermosa composición de mayor artificio de cuantas tienen la poesía italiana y española. Sirve en lugar de los epigramas y odas griegas y latinas, y responde a las elegías antiguas en algún modo, pero es tan extendida y capaz de todo argumento que recoge en sí solo todo lo que pueden abrazar estas partes de poesía, sin hacer violencia alguna a los preceptos y religión del arte, etc.”
La señora doña Manuela Orrantia ha traducido hermosamente del idioma italiano al castellano varias piezas de buen gusto. Con ellas ha enriquecido nuestra lengua. Se esperan cada día progresos de su nobilísimo ingenio y continuada aplicación a las bellas letras.
La señora doña Manuela Carillo ha compuesto varias comedias que con aplauso se han representado en públicos teatros y piezas en todo género de versos. Se han impreso algunas composiciones de esta señora. En el libro que contiene la relación de las exequias de donjuán, Rey de Portugal, se lee una que (aunque pequeño rasgo de su numen) es muestra grande de su ingenio.
La señora doña Juana Calderón, hija única del marqués de Casa Calderón, sabía a los diez años de su edad la lengua launa con una más que noticia del idioma griego. Repetía de memoria los más hermosos pasajes que se admiran en la lliada de Homero y Eneida de Virgilio. Después se instruyó en los sistemas filosóficos modernos, en que ha hecho muy adelantados progresos. Esta señora, que hoy es de edad bien temprana, hará algún día honor a su patria, publicando obras que corresponden al espíritu, habilidad e ingenio que ha manifestado en sus primeros años.
La señora doña Antonia Morelas y Santander, natural de Mendoza en el Reino de Chile, catalana de origen y vecina de Buenos Aires, es de un grandísimo ingenio y primerísima en el idioma español. Ha escrito varias cartas y pueden servir de regla a los que profesan el estilo epistolar. Imita en ellas la suavidad, dulzura y sencillez que derrama don Antonio de Solís en las suyas. Se esta haciendo una colección de ellas para publicarlas en España. No tendrá entre los curiosos menos estimación que la que tiene la de la americana francesa duquesa de Maintenon. Pues no es tan fácil como piensan muchos saber escribir una carta. Así dice muy bien el señor Mayans, como tan grande maestro en este como en otros artes y ciencias: “el admirar el primor de una carta es concedido a cualquiera, el conocerlo a pocos, el practicarlo a muy raros.” Tomo II de Cartas morales, etc. Carta 25, página 99.
La sabiduría e instrucción de estas señoras (aunque parezcan armas débiles) son bien fuertes para defender a los americanos, vindicando principalmente a los del Perú de la destemplada expresión con que el reverendo padre Murillo Velarde en su Geografía histórica, Libro 9, capítulo 16, página 217, dejó correr su pluma calumniándoles así: “Hasta ahora en el Perú ni en lo demás de las Indias ha llegado a madurar parto que sea digno de las literarias fatigas de más de 200 años que riega estos campos con sus sudores Minerva.” Si esto dijo el reverendo geógrafo jesuita por los indios, se le viene el cielo abajo. Los jesuitas han sido hasta ahora los maestros de los indios. A su cuidado han estado y están las escuelas y colegios. Sus habilidades son bien manifiestas en particular para todo lo que pide contemplación, reflexión y meditación, con que si estos hasta aquí no han dado partos maduros, habrá sido defecto de los que cultivan la tierra y no de sus propiedades, cualidades y naturaleza. SÍ lo dijo por los españoles americanos, careció de noticias o durmió Homero cuando estampó las citadas palabras. Sea uno o sea otro, buscaremos el desengaño. Para lo primero remitimos al curioso a las páginas 10, 11, 12 y 13 de nuestro preliminar. Para lo segundo, convenceremos con jesuitas. No los sacaremos de todas las provincias de nuestra América. Sería esto querer contar al cielo sus estrellas. La de Lima sola nos desempeñará. Allí hallaremos en los hijos de aquel feliz suelo y Colegio de San Pablo un autor insigne en las más célebres facultades, cuyo catálogo es así:
El padre Juan Pérez Menacho, teólogo eminente, insigne cronista y grande jurisconsulto.
El venerable padre Juan de Alloza, profundo místico y consumado moralista.
El padre Nicolás de Olea, agudo dialéctico, físico curioso y metafísico sublime.
El padre Tomás de Torrejón, elocuentísimo orador y doctísimo escriturario.
El padre Juan Buenavia, historiador famoso y curiosísimo anticuario.
El padre Rodrigo Valdes, dulcísimo poeta y amenísimo escoliador.
El padre José Rodríguez, versadísimo en las bellas letras y profesor ilustre de gramática, poesía y retórica.
El padre Jacinto de Ochoa, celoso catequista y muy instruido en idiomas indios.
Estos son los autores jesuitas (sin referir en este numero el padre Abandano, Avila, Acosta, Aguílar y otros europeos que estudiaron y escribieron en Lima) que se pudieran poner a los ojos del reverendo padre Murillo Velarde si viviese. La madurez de sus partes es bien conocida en España. Se han impreso en ella sus obras. Las de algunos se han reimpreso (en contemplación a la utilidad de su sabia doctrina) en Alemania, Roma y Francia, como se lee en las últimas ediciones del Flores Summarum del venerable Juan de Alloza, que en nuestros días se ha publicado en Basilea. Pudiera citarle otros muchos que son hoy las más firmes columnas de la religión católica en aquellos reinos y primero candelera en que brilla la luz de sus escuelas. Pero ¿para qué más testimonio, cuando son auténticos los que hemos presentado y están al tiro de todos los hombres de letras, que sabrán defender como causa propia una calumnia tan injusta a los sabios de aquellos reinos?. Bien considero que la distancia motivará quizá no pequeña parte en el defecto de noticias que tienen los europeos cerca de los literatos que allá florecen. Ojalá sea así y no la malicia, envidia o injusticia que estudian la depresión de los mejores hijos de aquellos países, como que hubiesen mudado de naturaleza los que solo han mudado de terreno. Esta es una desgracia (dice el padre Tomás de Torrejón en la aprobación al tomo 1 de Lima Fundada) que como a la hermosura sigue a los ingenios peruanos cortándole las alas para que encarcelados en sus nidos no puedan prender a otra región el vuelo. Nacen tan cerca del sol que alumbra como lejos del que manda y la distancia o les niega su influjo o con la oblicuidad de los rayos se lo entibia. Razón por que se lloran marchitas muchas nobles plantas que a más vecino influjo, se vieran tan altamente erguidas como gloriosamente coronadas.
Y si el reverendo padre Murillo Velarde jesuita español hizo correr su pluma con menos decoro que lo que pedían su estado, instituto y calidad hacia los ingenios de nuestra América, no faltarán otros jesuitas (aunque extranjeros) que justísimamente les elogien. Son estos el padre Antonio Possevino, natural de Mantua, y el padre Jacobo Vaniere, francés de nación. El primero en el tomo 1 Biblioteca Sagrada, libro 1, capítulo 7, dijo: “emersus pene ex occeano aetate nostra novus orvis non gemmarum modo atque auri verim divitiarum sapientiae dei copiam exenuit.” Y el segundo en su Prardium rusticum, libro 6, alabando a uno de los más célebres ingenios de Lima, que fue don Joseph Agustín Pardo de Figueroa, marqués de Valle Umbroso, canto así:
Fertilibus gens dives agris, aurique metallo
Ditior ingeniis hominun est animique benigna
índole si cuncti recte discuntur ab uno
Linguarum morumque sciens interprete nullo
Europa varias gentes qui nuper obibat
Hospes ubique novus nulla peregrinus in urbe
Me persuado que con estas noticias (aunque de paso y ceñidas a una breve nota) hubiera moderado el reverendo padre Murillo la injusta y absoluta expresión con que haciendo poco honor a su sagrada religión, vulneró todas las escuelas de nuestras Indias. Lo que mejor reflexionado le hubiera hecho mudar de concepto, desagraviando a los ingenios americanos de los destemplados deslices de su pluma. Bien que yo no me admiro de esto, cuando Monconys, después de haber estudiado en la Universidad de Salamanca, imprimió en la cuarta parte de sus Viajes, tomo V, página 22, las siguientes palabras, que son bien denigrativas a los ilustres hijos de tan sabia madre: “Mais je suis aussi contraint de dire après tant de lùtanges que les escoliers qui étudient dans cete université sont des vrais ignorans, (...) Non seulement ne scabent pas parler latin mas ne 1' entendent en aucune façon, (...) Pour cela ils obligent les professeurs a expliquer les lezonse en leur langue vulgaire (...) Ceux qui étudient aux loix ou au droit canon ne savent la plupart ce que i est de philosophie (...) Ne peuvent mettre un argumento en forma (...) Sont souvent si grossiers qu'ils tiennent plus de la bete que de l'homme.”

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.