Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

 | 
José Eusebio Llano Zapata

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

Tomo III

Texte intégral

1Memorias, histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional con unas breves advertencias y noticias útiles, a los que de orden de Su Majestad, hubiesen de viajar y describir aquellas vastas regiones. Reino Animal. Tomo III. Por un anónimo americano en Cádiz por los años de 1757.

2Primera Parte

3Prólogo

4Artículo 1°
De los cuadrúpedos útiles al hombre a varios usos y a su sustento.

5Vaca

6Caballos

7Carneros de la tierra, especie de camellos

8Vicuña

9Guanacos

10Puercos monteses

11Artículo 2°
De otros animales comestibles. Como son las liebres, el quirquincho, el mataco y monos cuyas carnes comen los indios.

12Liebres

13Quirquincho o armadilla

14Otro quirquincho o mataco

15De los monos

16Las zorras

17Artículo 3°
De los animales feroces como son: Leones, tigres, osos y la ardilla.

18Leones

19El tigre

20Oso

21Otros osos

22Ardilla

23Artículo 4°
De algunos animales dañosos, como son el muca muca, otra especie del mismo, el zorro, o zorrino y la zorra.

24Muca muca

25Otra especie de muca muca igualmente piadosa con los hijos

26Zorro o zorrino

27Las zorras

28Artículo 5o. La gran bestia que los españoles llaman danta, y la que irónicamente llaman perico ligero.

29Danta

30Perico ligero

31Artículo 6°
Del unicornio, grifos, elefantes y martas cebellinas.

32Unicornio

33Grifos, elefantes y martas cebellinas

34Artículo 7°
De los reptiles como son las culebras, serpientes, hidras y víboras.

35Culebras

36Serpientes e hidras

37Víboras

38Artículo 8°. Insectos y volátiles.

39El moscón

40Etusasanos del Paraguay

41Cocuyos

42Abejas

43La cochinilla

44Gusano de seda

45Segunda Parte

46Artículo 1°
De la Ornitología en que se trata de las aves.

47Prólogo

48Harpías

49Avestruces

50Garzas reales

51Cuervos

52Grullas

53Anchima

54Pito

55Artículo 2°
De las aves comestibles como pavas y perdices.

56Pavas

57Perdices

58Artículo 3°
Pájaros de plumaje peregrino.

59Papagayo

60Manucodiata

61Artículo 4°
Aves cantoras.

62Pájaro de las plumas

63Piche

64Cuculí

65Tordos, jilgueros, gorriones, ruiseñores

66Artículo 5°
Avecillas de raros efectos.

67Yanta yanta

68Picaflor

69Tercera parte

70Artículo 6°
Animales acuátiles.

71Caimanes

72Tintoreras

73Bestia marina

74Hipupiara

75Pez Manta

76El pegador

77Artículo 7°
De los tritones, sirenas y monos marinos.

78Tritones

79Sirenas

80Artículo 8°
De otras nuevas monstruosidades.

81Primera Parte

82Prólogo

83La Zoología que es la especulación de los animales, es uno de los principales reinos con que se engrandece el imperio de la naturaleza. Y como nuestra América es tan poderosa en sus producciones, en ella se deben buscar los nuevos hallazgos con que cada día se hacen más señaladas sus provincias. Averiguar esto en toda su extensión sería una de las dificultades más fuertes que se propusiesen a la indagación. Solo se pudiera lograr midiendo a palmos regiones tan inmensas. No cabiendo pues esto en lo posible, bastará una breve noticia que entre las demás partes del mundo haga más notable lo peregrino de los animales que ennoblecen nuestras Indias. Y no solo corresponden ellas con abundancias en las propias producciones que la Providencia desde el principio ha destinado a cada país para el fomento de sus individuos, sino que en las especies ajenas transportadas a ellas, se han hecho reconocer tan liberales, que todos cuando no les confiesen exceso sobre las otras partes del mundo al menos la igualdad no les niegan. Y por que no se crea que el amor al patrio suelo y pasión de americano me llevan a pretender estas igualdades, pondré el ejemplo en dos especies de animales, que son el mayor bien del hombre por sus utilidades. Estos son la vaca, y el caballo.

Artículo 1°. De los cuadrúpedos útiles al hombre a varios usos y a su sustento

84Vaca. De los de la primera especie es tan grande la abundancia en el Reino de Chile, provincias del Tucumán y río de La Plata, que se ven pobladas de este linaje de animales grande parte las pampas de Buenos Aires, matándose en solo esta jurisdicción más de 40.000 reses por año, siendo 30.000 las que en la ciudad se consumen anualmente como se hizo constar por los años de 1752, 1753, 1754 y 1755 hallándome yo allí. Y por los años de 1725 el ganado vacuno que era de nuestro Soberano, se vendió en Montevideo a seis reales de plata cada cabeza, como consta de los apuntamientos de los reales libros que se guardan en los archivos de las Cajas de Buenos Aires.

85Y aunque ahora no es tanta la abundancia de esta especie a causa del comercio de cueros que se ha introducido en aquella provincia, donde hacen las matanzas solo para lograr la piel con desperdicio de las carnes que arrojan a los perros y buitres, se espera que en breves años reparado este desorden, vuelva a su primitivo ser el crecido multiplico de esta especie. Y para su mayor efecto ha librado varios autos el Cabildo de Buenos Aires prohibiendo que se mate hembra bajo de gravísimas penas que ha impuesto a los transgresores de esta providencia.

86Caballos. Del linaje de los caballos que llaman baguales por ser silvestres, se ven en las pampas de Buenos Aires tropas de a 10.000 y 20.000, que por lo común advertí que seguían en sus retozos una yegua blanca o la más hermosa que sobresalía en su especie. Estos animales se venden por ocho reales de plata. Esto es, se paga este precio al que los va a tomar a la campaña que llaman aquellas gentes volcar por el artificio con que los aprisionan y enlazan. No porque falten caballos generosísimos. Pues son tan nobles los de Chile que se transportan a la Europa y en las caballerizas de los reyes de Portugal se mantienen algunos de aquellos países y que yo he visto embarcar muchas veces en el río de La Plata, que son en esta especie todo el aprecio de aquellos soberanos.

87Carneros de la tierra, especie de camellos. Nacen en nuestra América y no en otra parte del mundo los animales que los españoles impropiamente llaman carneros de la tierra. Los indios al macho de esta especie dicen urco y a la hembra llama y no glama como se engañó Juan Bautista Cortesio y Garcilaso que hace a este nombre genérico de todo el ganado. El es una especie de camello que solo difiere de los del Oriente en el tamaño y robustez. De estos animales unos son blancos, otros negros y los más generalmente pardos. Crían una lana muy fina y en más abundancia que los carneros de Castilla, su carne se vende en rastro público. Ella es algo dulce y ninguna más a propósito para hacer las carnes secas que los indios llaman charqui. Estos animales son las bestias de acarreo de los indios, cargan hasta seis arrobas sin más aparejos que una soga con que se lía la carga. Su mayor jornada es de cuatro leguas, pasando sin comer ni beber cuatro o cinco días, se apacentan de hierbas del campo, menos por la noche que no repastan. Son muy domésticos y mansos. Y cuando se sienten fatigados se echan en tierra con la carga, entonces ningún medio que se tome basta a hacerlos levantar y el indio les acompaña tres y cuatro días, no dos horas como escribe el padre Acosta y Herrera, hasta que convaleciendo del cansancio naturalmente se levantan y continúan su camino.

88Es grande la melancolía de estas bestias. Por lo común mueren de este mal. El mayor servicio de estos animales se tiene en las minas de Potosí, allí suben y bajan acarreando los metales, más de 8.000 y no 30.000 como afirma Juan Fabro Linceo. Ningún animal les iguala a superar las cuestas por agrias que sean. De manera que, si la Providencia no hubiera superado aquellos países, estas bestias que se avienen con la condición de los indios que las entienden y manejan como si fueran de su especie, se hubieran imposibilitado en muchas partes las conducciones de los metales y otras especies útiles al comercio de las gentes. Encuéntranse de estos animales desde los Charcas hasta Popayán siendo su mayor servicio desde Potosí hasta el Cuzco y valles de la costa. Rara vez llegan a Lima. Yo no les he visto, sino es una que otra, que crían en las casas particulares. Y aun me han asegurado que solo suben hasta los altos de Huancavelica y de allí regresan a sus países más naturales que son las serranías y montañas. También se ha engañado el citado Juan Fabro escribiendo que se crían desde Potosí hasta Caracas, constando lo contrario de experiencia, además de la impropiedad con que los dibuja. Estos animales son de los más útiles que ha criado la naturaleza para el bien del hombre. Ellos ministran al indio en sus lanas vestido, mantenimiento en sus carnes y un fiel servicio en sus condiciones. De sus excelencias y ventajas sobre los demás brutos, han escrito Avalos, Cieza de León y el padre Acosta.

89Vicuña. La vicuña es una especie de ciervo con la cabeza muy pequeña, y parecida a la del camello, su cuello y piernas son muy largos, su modo de andar es con majestad y como que se engríe de su hermosura, su ligereza es extraordinaria. De un salto vencen cualquiera eminencia que les embaraza la continuación de su carrera. El color de su lana tira a bermejo a excepción de la del pecho que es blanca. No está este animal muy poblado de ella, pero es tan fina y suave como la seda. De ella se vestían los Emperadores incas y toda su casa real según Garcilaso. Al principio del Descubrimiento de nuestras Indias se trajeron a la Majestad del señor don Felipe II algunos tejidos de esta lana que distinguió como singulares en su especie, en todo el Perú y principalmente en Lima se hacen de ella sombreros muy finos. Para el mismo efecto la buscan los extranjeros pagándola a buen precio. En el principio se vedó su transporte. Ya hoy se conduce y se permite su comercio, como una de las mejores drogas que se conducen de nuestra América reportando considerables derechos y hablando de esto Savary dice así: “una grande parte pasa en colchones como lanas ordinarias, de suerte que aunque se transporte mucho, siempre mucha no se declara, sino es muy poca.” Y este mismo autor pretende que hay tres suertes de estas lanas. Nosotros no conocemos más de una. Las que este autor señala quizá serán de otros animales o las nuestras, mezcladas de pelo de igual color.

90Criánse estos animales en las punas más agrias y altas cordilleras. Tropas de ellos andan en las de Chile y páramos de Uspallata. Allí conté hasta 60 cuando hacía camino a la orilla del río de las Vacas. Se ha traído este animal en varios tiempos a España. Y nunca se ha logrado su generación a causa del temperamento o pastos que son distintos a los de su patrio suelo. Ahora en nuestros días han visto uno de esta especie nuestros soberanos, condújose en el navio en que yo me transporté a Cádiz. Enviólo de Buenos Aires el marqués de Valdelirios y si no me engaño, murió el macho. Los indios para aprisionarlos, por tiempos salen a corso. Tienden en las gargantas de las cordilleras unas redes de cuero y a trechos las sujetan de unas estacas, ensartadas en ellas unos paños o jergas que les representan hombres y dando grandes gritos les obligan a correr y por huir de aquellos muñecos se enredan en los lazos. A las que atropellan y rompen estos pequeños embarazos las matan a flechazos y hecha la presa se llevan las pieles a Lima donde se hace el mayor comercio de su lana.

91Cría este animal en el primer ventrículo una piedra que se forma del humor viscoso que destila de las glándulas salivares y estomacales concurriendo las partes volátiles de sus alimentos. Llámase bezoar occidental. Con este epíteto la distinguen de la oriental que entre las piedras de esta especie tiene el primer orden. Es ella de varias figuras y por lo común de un ceniciento oscuro. Los indios le atribuyen grandes virtudes contra el veneno y la peste y al primero que la dio a conocer a los españoles lo sacrificaron a uno de sus ídolos, como lo refieren el señor Solórzano, y el maestro fray Antonio de la Calancha que hubo la noticia del primero y de estos Juan Metelo. Lemery aunque la hace inferior a la oriental, no le niega muy singulares virtudes y tratando de ella dice así: “No es tan cara ni tan estimada como el bezoar oriental. Pero no deja de ser ésta muy rara y tener muchas virtudes, yo creo que el motivo de no confesarle igualdades a aquella es la misma abundancia de la nuestra. Lo cierto es que en el origen concurren todas y en los efectos vanos o ciertos, no se diferencian.” Ya lo había prevenido el señor Pinelo explicándose así: “Estas han perdido la virtud, no por tener menos, sino por ser tantas y tan grandes y las de las Indias pocas y menores.” Se tiene de experiencia, según siente el marqués de San Aubin, que en cualquier animal como en los hombres, se pueden formar estas piedras y ellas gozar la misma virtud que les atribuyen a las otras, si es que participan de alguna, no siendo yo solo, el que dudo de sus nobles pretendidas cualidades. Y para no citar lugares de muchos pondré a la letra uno de Mr. Savary que es como se sigue: “Lo que se puede añadir en general acerca de las piedras de bezoar es que apenas hay animales en cuyos intestinos no se forme, a las que no se dejan de añadir cualidades extraordinarias que ellas quizá jamás han tenido. Hay apariencia que de esta manera se ha establecido la grande reputación de todos los bezoares así antiguos como nuevos y Mr. Tauvry les prefiere el cálculo humano y Lindano el cuerno de ciervo.”

92Estas piedras las contrahacen los indios del Paraguay con tal arte, que teniendo yo algunas en las manos después de largo examen he dudado de la sofistería de ellas y a no haberlas desbaratado, difícilmente hubiera salido del engaño que hacen conocer la materia más compacta de las fingidas y dureza de sus láminas. Las componen de las verdaderas bezoares hechas polvo que amasan con el zumo de la contrahierba y otras plantas, alexifármacas y diaforéticas, no siendo éstas otra cosa que las bezoares facticias y oficinales de que hablan Scrodero y Hoffman. Y se les da a unas y a otras el nombre de bezaar, bezoar, bezehard, pazahar. Algunos según Lemery quieren derivar las voces bezoar o besar de las palabras hebreas bed que significa remedio y zard veneno que es lo mismo que remedio contra el veneno. Otros pretenden que estas voces traen su origen de las hebreas bel que se interpreta rey y zard veneno, como que diría, el señor del veneno. Juan Hugon aduce este nombre de las cabras que en la Persia crían esta piedra y las llaman pazan y a la piedra pasar que invertida una letra a quedado basard cuyo nombre tiene el mercado en que se venden. De aquí han derivado los médicos el adjetivo bezoárico que dan por epíteto característico a los remedios que prescriben contra la malignidad de los humores y en opinión de Jacobo Le Mort y Bartolomé Castelli son más eficaces que el decantado bezoar.

93Hállase en Lima a las orillas del Rímac el bezoar mineral. Muchas veces lo he tenido y encontrado en aquellas playas o verdaderamente pedregales por ser muchas las piedras que nacen y crecen en este río. Parece este bezoar formado de varias túnicas colocadas sucesivamente unas sobre otras, su color es ceniciento, atabacado o blanco y su figura irregular. Encuéntrase también en México en el río Detzhardan, en Montpellier alrededor del Monte Madon, en Sicilia y en Tibolis, territorio de la Italia. Hércules de Sajonia atribuye a estas piedras notables virtudes contra las ponzoñas, fiebres pútridas y viruelas. Los charlatanes, dice Savary las disfrazan de diferentes modos y las venden por el verdadero bezoar animal. Los nuestros no estiman piedras de esta naturaleza, teniendo en abundancia las que se tienen por verdaderas y tan grandes que yo las he visto casi de media libra y muy finas que por lo común las guardan colocadas en unos bernegales de oro engastada toda la piedra en el mismo metal y de que se sirven a las ocasiones de beber en las mesas de mayor cumplimiento. Ceremonia que presumen autoriza la celebridad de la función. No porque no ministren en este mismo vaso con la piedra los vehículos apropiados a sus males. Y estos suelen ser los que previenen Helvecio en su práctica instruyendo en el método de infundir el bezoar de la India en los cocimientos y aguas cordiales, de que yo creo proviene a la piedra la mayor virtud que le atribuyen.

94Guanacos. Los guanacos son del linaje de los carneros que se conocen como quiere Garcilaso con el nombre genérico de llamas, solo se diferencian estos en ser todos bermejos y carecen de lanas. Cuando les acosan los perros u otros animales despiden de sus bocas una saliva de tan mal olor que les aturden con la huida que al punto emprenden estos perseguidores. Las gentes no se acercan a ellos, recelándose de las impresiones de su esputo que aseguran dejan en la cara manchas irremediables. Tengo esto a fábula porque lo contrario he visto de experiencia. Son pues estos animales tan velocísimos en la carrera y envían ciertos relinches que hacen el sonido de su nombre. Los machos de este género apacentan en las eminencias de las cumbres, y las hembras en las faldas, y si sienten pasos, o distinguen algún bulto, relinchando avisan a las hembras que huyen a los pastos de los machos que llevándolas por delante se ponen al abrigo de la incursión del enemigo. Crían también estos animales piedras bezoares en tal número que se les han hallado hasta 20 colocadas en un bolsillo. El maestro fray Antonio de la Calancha, tratando muy de paso de estas piedras escribe lo siguiente: “Entre unas y otras he visto un bolsillo de estos y es admirable la colocación de las piedras y la diferencia de sus colores ya verde claro, ya pardo, ya negro, ya dorado.” Este autor era en nuestra América nativo de países donde abundan estos animales.

95Así se debe dar a su noticia todo el crédito de autor originario. Pero aun con toda la hermosura de los colores de estas piedras no son de tan aprecio como las primeras que se conocen con el nombre de bezoar occidental. Yo ni por uno ni por otras suscribo quedándome indiferente en sus virtudes. Lo mismo digo de la oriental. Y en mi juicio debían todas ponerse en la clase de los absorbentes y no engañar al mundo con los títulos pomposos de bezoar oriental, bezoar occidental, habiéndose vendido como dice Tavernier por más de 100 pesos una del grueso de una nuez y en Amsterdam según nos dice Savary se ha comprado piedra de éstas a 300 y 400 libras pagándose el capricho o preocupación de los nombres.

96Puercos monteses. En nuestra América nacen dos suertes de puercos monteses. Unos llaman báquiras y otros zainos, los primeros andan siempre juntos y en tropas de más de 300 siguen siempre a uno que les guía como capitán, éste es el más flaco, viejo y colmillado. Cuando él embiste le acompañan los demás en la irrupción. Y si le matan se desordena como dice Herrera, toda la manada. Y así los cazadores para hacerse de una presa considerable reservan siempre el capitán. Porque mientras él se mantiene en pie no se desfila la tropa que le acompaña hasta morir el último. De noche duermen quedando uno en centinela que vela y rodea todo el ganado, colocando en el centro del triangulo que forman a los viejos y pequeños y cuando se acerca el tigre o león que son sus mayores enemigos, bufa el centinela y haciendo ruido con grandes crujidos de dientes despierta a los demás. Entonces ellos sacudiendo el sueño vuelven la frente al enemigo y le resisten con tal fuerza y unión que pocas veces como notó Avalos sale del combate libre el enemigo. La montería de estos animales como advierte Vargas Machuca es peligrosa para los perros, se les cubren como de niebla los ojos con el aliento grueso que despiden ellos y entonces con facilidad son presas de sus garras y colmillos que parecen navajas afiladas. A los cazadores para librarse de su violencia les basta subirse a un tronco o piedra de mediana estatura, porque nunca levantan el rostro ni envían el golpe más alto de media vara.

97Los zainos, que es la segunda especie que expresé arriba y difieren en poco de los primeros, son tímidos y de extraordinaria fuerza en los dientes. Estos viven en cuevas y no en las montañas ni bosques como los báquiras, unos y otros tienen en el espinazo un respiradero a modo de ombligo, que al punto que los caza se les corta por que no se inficione y corrompa el resto de la carne. Sobre esto hace un largo discurso Juan Fabro Linceo. Las carnes de estos son inferiores a los de los otros que abundan de sucos y sales. En Santa Fe y provincia de Pacamoros los llaman guanganas y en México fayasore o guanpicol.

Artículo 2°. De otros animales comestibles

Como son las liebres, el quirquincho, el mataco y monos cuyas carnes comen los indios

98Liebres. Las liebres que los naturales llaman vizcachas se crían en las regiones frías de nuestra América. Desde el Pergamino a Buenos Aires se encuentran tantas cuevas de estos animales, que casi tienen imposibilitados los caminos. Y si de noche no se hicieran con cuidado, muchas veces perecieran las cabalgaduras y caminantes por los grandes fosos que hay en ellos a causa de tener como minada la tierra estos animales. Y si por casualidad se descuidan con la ropa es preciso buscarla a las bocas de sus cuevas donde amontonan cuanto encuentran. No los comen los de esta provincia y por eso es su abundancia. De las sierras del Perú las traen a Lima secas. Allí se comen como otra cualquier carne regalada. No la conocen con el nombre de liebre, bajo del de vizcacha la distinguen de las otras carnes secas. Las que yo he visto difieren solo en el color de las de España. Son las nuestras estimadas, blancas, o salpicadas de negro, cuyas pieles como dice Savary son las más estimadas que las de los países calientes. Algunos de los antiguos habían creído que las liebres tenían de los dos sexos. Pero Mr. Brown les ha desengañado de este error. Se hallan algunas armadas de cuernos en la frente como los pequeños cabritos. Pero éstas como escribe Lemery son raras. No tengo noticia de que se hayan visto en nuestra América así dejo a la curiosidad de su indagación. Los físicos y naturalistas atribuyen muy singulares virtudes a la sangre de estos animales. Pretenden que es útil a la disentería, epilepsia, flujo celíaco y retenciones de menstruos, tomada interiormente desde un escrúpulo hasta una dracma. No suscribo a estas virtudes aunque lo afirman Van Helmont y Schmuck.

99Quirquincho o armadilla. El quirquincho es un animalejo que no difiere con su figura de la de un lechoncillo de un mes. Los españoles le llaman armadillo. Dio motivo a este nombre las conchas con que le armó la naturaleza. Ellas son menudas y de color ceniciento oscuro o totalmente muscas y tan duras que resuenan al golpe que se imprime en ellas. Parecen unos sobrepuestos que tienen su juego al movimiento de las articulaciones. Cada miembro principal goza de la que le corresponde empezando de la cabeza a la cola y en tal distribución y armonía que cerradas forman una concha, que se tendría de una pieza a no distinguirse las rayas de las junturas. La primera vez que vi a este animal en las pampas de Buenos Aires donde no se hace jornada sin que se encuentren muchos de ellos, me pareció una ostra de extraña naturaleza y llegándolo a mover no fue posible el inquietarlo ni menos bastantes mis fuerzas a abrir las conchas y descubrir el animal, hasta que puesto al fuego se extendió toda la armazón de su vestido y empezó a andar con ligereza. Herrera dice que los más tienen una concha sola. Estos no he visto y así no suscribo a la verdad del cronista. Se mantiene este animalejo de insectos y lombrices. Sus carnes son insípidas y viscosas. Cómenla los indios bárbaros que habitan aquellas pampas. Los de Yucatán son venenosos, causando la muerte a los que gustan de sus carnes. Y si algunos quedan con vida por medio del aceite de olivas, que es la triaca de este veneno, pierden las fuerzas con el cabello y color que con dificultad recobran. El señor Pinelo distingue los venenosos de los que no lo son en el número de conchas. De manera que los venenosos tienen solo seis conchas y carecen del hueso sacro, descubriendo en el vientre unas manchas coloradas y los que no lo son se visten de ocho conchas con el hueso sacro y carecen de pintas en el vientre. De esta naturaleza son los que yo he visto y si no me engaño así son todos los de nuestra América que han servido muchas veces de sustento a los perdidos caminantes que con facilidad se hacen de esta presa.

100Los nombres de este animal varían en las Indias a proporción de las regiones, donde nace en nuestro Perú como expresé arriba la llaman quirquincho, en el Nuevo Reino amtor, en el Brasil tabie, en México ayutuxtle o hyalochtle, en Yucatán yspicoe. De esta diversidad de nombres ha nacido la confusión con que le nombran los naturalistas e historiadores corrompiendo la propiedad de su nominación con que le distinguen los americanos y así yerran Juan Stadio llamándole datú, el padre Masseo y Andrés Tevet tatusia y Herrera tator, nombres que se deben restituir a sus propios lugares a medida de los países donde los asignan estos escritores, como se ha insinuado arriba. El padre Juan Eusebio pone tres dibujos de ellos. Los dos primeros hizo copiar de Carlos Clusio, pero todos son impropios y ajenos de lo que representa el animalejo de nuestro asunto. En esto hablo con propia experiencia y no por noticias o relaciones que con incertidumbre comunican otros. Y añado que así como este animalejo de nuestro asunto trae grande amistad con las víboras, habitando por lo común en sus cavernas no tiene menor enemigo con los venados, a quienes como escribe el señor Pinelo ha solido ahogar alguna vez valiéndose de la astucia que el citado autor nos refiere en las siguientes palabras: “Cuando llueve se vuelven el vientre arriba y en lo que la corta concavidad, que es de un lechón de ocho días, permite ayudado de las conchas recogen alguna agua y se están sin menearse hasta que ya el sol se la enjuga, en este ínterin suele llegar algún venado a beber de aquella agua y apenas lo ejecuta, cuando el cauteloso animalejo con suma presteza se cierra y le coje el hocico entre sus conchas y aunque el venado corre y procura echarle de sí como le impide el aliento, le viene a ahogar y matar. Y hasta tanto no le deja ni suelta.” En fin ha sido este animalejo objeto de una que otra observación y reflexión de Belonio y Scaligero.

101Otro quirquincho o mataco. Otro animalejo de su mismo género y linaje se encuentra a cada paso en las pampas de Buenos Aires y costas del río de La Plata llamando mulita los españoles y los naturales mataco. No viste pelo alguno en su cuerpo, a excepción de unos pocos en el vientre y tal cual cerca del hocico y ojos. Todo él tiene el lustre y color del azabache. Figura en su piel como impresas, o formadas a cuño las mismas conchas que cargan los quirquinchos. No son ellos de la naturaleza de las ostras. Distinguelos más bien el tacto que la vista y entonces se conoce que es la misma carne, o piel endurecida en fuerza de aquella natural vigilación. Se apacenta este animalillo de las hierbas y flores de campo. Sus carnes son delicadas, sanas y muy jugosas y tan blancas como las de la gallina, o lechón. Se vende en plaza pública como lo he visto en la de Buenos Aires. No se divide en piezas. Entero y sin desollar se pone al fuego y cuando está asado se separa el pellejo de las carnes, que no han tenido otro condimento que unos granillos de sal. Y con esta simple composición es uno de los regalos más apetecidos en el linaje de las carnes. La caza de él no es de algún trabajo. A mano se toman en el campo y es tan manso que se tiende en la tierra cuando siente que le persiguen. Parece que la Providencia destinó a aquellos vastos desiertos animalito tan provechoso que en todo tiempo se descubre en ellos. Y muchos hubieran perecido de hambre a no encontrarlo muy a mano con poco que se extravíen los pasajeros del camino de las carretas que es el real de aquellos parajes hallan tropillas corriendo entre los pajonales.

102De los monos. Monos. Son tantas las especies de los que se crían en las montañas de nuestra América que sería más que objeto de carta tratar de cada una en particular. Diré de algunas según me ocurriese a la pluma su noticia. Son los monos más extraños los que los naturales llaman sacharunas que es lo mismo que decir indios del monte. Nacen éstos en las sierras de los andes no lejos de la Imperial del Cuzco. Su estatura es igual a la de un niño de doce años. Su rostro tiene más de común con los hombres que con el género de su especie. Lo mismo son los pies, que difieren solo en que los juega y dobla como las manos. Trae su cuerpo vestido de pelos a excepción de la cara, donde apenas se le descubre un pequeño y delicado vello. Los indios pretenden que los sacharunas son una generación monstruosa provenida del acceso de los hombres con las hembras de los monos. Don Diego de Avalos testifica haber visto uno de esta especie muerto por haberle sacado de los andes a regiones frías y que habiendo oído sus voces de lejos, las tuvo por humanas. Felipe de Pomanes depone como testigo de ésta y asegura haber él muerto en Carabaya uno de este género monstruoso que en opinión de los indios, venía a ocupar las mujeres de aquel pueblo. De este acceso tenemos un ejemplo portentoso en San Pedro Damiano que escribe haber visto uno que se llevó al Pontífice Alejandro II, quien le contó a este santo el suceso de la criada de Guillermo, conde de Liparia, que fue la madre de este monstruo. Todo esto no repugna a la posibilidad. Lo que me hace grande fuerza es que haya generación en los andes provenida del género de los brutos y linaje de los hombres y que aquella se haya propagado hasta formar una república o nación de salvajes. Yo no lo quiero creer, aunque Pedro de Cieza escribe con aserción que en estos mismos países hay unas monas tan grandes que concibiendo de los hombres abortan estas monstruosidades o desvíos de la naturaleza. Dejando las razones físicas que casi imposibilitan estas generaciones monstruosas, por no conformarse los vasos del un género con el otro, fuera de ser impropio el temperamento de los brutos para el fermento de la semilla de los hombres. Es lo cierto que en la especie de monos son estos los más hábiles y agraciados, que imitando con propiedad nuestras acciones han dado motivo a que algunos pocos instruidos crean que a menos de no ser hombres, o procedidos de este género, nunca pudieran ser tan vivos émulos de nuestros hechos.

103Los indios cuentan de estos monos cosas, que las que escriben Eliano y Philostrato de los de Egipto y Asia copiadas por el marqués de San Aubin, que casi se harían increíbles a no referirse otras semejantes en las memorias del padre Luis Le Comte sobre los de la costa de Coromanoel, que asegura que aquellos brutos tienen la cara tan formada como la de los salvajes del cabo de Buena Esperanza que en nada difieren del género de los hombres, sino es en el más o menos uso del entendimiento. Don Martín del Barco escribe cerca de un mono un hecho digno de citarse. Pasó así: “en Ybiaca puerto de la costa del Brasil, salió cierto día a cazar el capitán Melgarejo, vio éste a distancia venir de la montaña una crecida chusma de monos, entre ellos procedía con gravedad uno más corpulento y viejo al parecer, subíase sobre un alto tronco. Comenzó desde allí a dar gritos, mudaba de tiempo en tiempo voces y tono, con la cabeza, pies y manos, hacía grandes movimientos en ademán de quien acciona. Tenía a su lado dos monos que a ratos cuando lo reconocían más fervorizado le limpiaban cara y boca de la humedad y sudor. La demás tropa de monos, formaba alrededor del tronco un silencioso auditorio que oía con respeto aquella dilatada algarabía que en apariencias de oración se extendió casi media hora. Por último enronqueció de gritar el mono y descolgándose del tronco que le había servido de cátedra empezó a separarse la multitud del congreso. Entonces Melgarejo que se había ocultado entre unos árboles derribó de un tiro de fusil al orador de los monos. A este tiempo los dos colaterales que le habían asistido hasta lo último, dieron tan horrendos gritos que se volvió a juntar toda la cuadrilla, que con no menos aullidos, manifestó igual sentimiento a los dos que le acompañaban. Melgarejo huyendo de la chusma enfurecida se puso a cubierto de sus iras. Y refiriendo a los indios el suceso le dijeron éstos que aquel mono era el Señor de la montaña.”

104Esto a la primera vista más tiene apariencias de algún pasaje de Esopo que realidades de historia, pero si se expone el hecho a mejor luz no se hallará muy distante de una más que verosimilitud. En mi juicio pudo haber sido este mono de los que en los conventos del Janeiro que están sobre los más altos montes crían los religiosos. Y por medio de la huida volviéndose a las selvas quiso actuar allí con los de su linaje las mismas demostraciones de pláticas que quizá muchas veces vería a los prelados de aquellas casas religiosas ejercitarse con los individuos de su comunidad. Si no es que también hubiese aprendido de los misioneros el arte de accionar en las mismas montañas donde suelen penetrar estos operarios aun a lo más interior a causa de la reducción de los infieles y bárbaros. Sea uno u otro, no le encuentro dificultad para la creencia. De otra suerte tengo a cuento fabuloso por más particularidades que refieran de estos animales Pedro Mártir, el padre Acosta y otros. Pues ellos solo imitan lo que ven. En lo demás sería querer atribuir el discurso propio de la racionalidad y con esta vana creencia, juzgar que se halla linaje de estas bestias provenida de la mezcla del género de los racionales, lo que no solo repugna a la razón, sino que tiene en contra toda la fuerza de la física, y armonía que desde el principio ha guardado la naturaleza en la producción de los entes.

105Sobre esto hermosamente se explica Mr. de Buffon, son sus palabras: “La imitación es de todas las resultas de la máquina animal la más admirable. Ella es el móvil más delicado y extendido que copia de más cerca el pensamiento y aunque la causa sea en los animales puramente material y mecánica, sucede por estos efectos que ellos nos asombran más. Los hombres nunca han admirado más a los monos que cuando les han visto imitar sus acciones.” Y más abajo dice este insigne filósofo y naturalista: “A la verdad en casi todos los animales este talento es terminado a su especie misma y no se extiende más allá de la imitación de sus semejantes, en lugar que el mono que no es más de nuestra especie que nosotros somos de la suya. No deja de copiar algunas de nuestras acciones, pero esto es porque en algún modo se nos asemeja, siendo exteriormente casi conformado como nosotros. Y esta semejanza grosera es suficiente para que él pueda hacer movimientos y ademanes parecidos a los nuestros aunque groseramente imitados. De suerte que todos los que no juzgan de las cosas si no es por el exterior, hallan en esto como en muchas, razón, inteligencia y espíritu, no habiendo en realidad que sombras de figura, movimiento y organización.”

106En el Janeiro he visto de este linaje de brutos unos muy pequeños que los naturales llaman Sagois. Ellos son rubios con unas guedejas largas que parecen leoncillos. Son hermosísimos y agraciados. Las mujeres los traen en el seno. Gesnero asegura que solo en esta capitanía nace especie tan singular de monillos que conducidos a otros países, luego mueren a causa de no ser susceptibles a las destemplanzas del invierno. Es cierto que esto pasa con todos los que se transportan a la Colonia del Sacramento y Buenos Aires. Pero aun con todo yo he visto en Cádiz, en la estación más avanzada del invierno que fue a principios de enero, uno que en el mismo navio en que yo me conduje se trajo del Janeiro. Estaba tan alentado y saltador que desmentía las delicadezas que los historiadores y naturalistas notan a su especie. Quizá sería el primero de este género que había llegado vivo a nuestra España, no se si hoy vive, pero era digno de presentarse al Soberano por lo particular de su género. Ganadas pretende que nazcan en esta misma provincia otros más pequeños y de color rojo que despiden de sí un olor muy suave, no los he visto, así lo dejo a la buena fe de este autor. Por ultimo, en nuestra América hay monos pardos, negros y algunos salpicados de manchas de un musco más oscuro que el todo de su piel. Varios y graves autores hacen memoria de las diferentes especies de estos animales. El padre Juan Eusebio dibuja cinco. Pero todos son del mismo género. Solo las hace variar el acceso de unos con otros y de aquí la diversidad de estaturas y colores.

107Las zorras. Las zorras que son unos animales muy conocidos por su astucia y sagacidad y que llaman algunos españoles vulpejas, deduciendo este nombre del latino vulpes. Se crían en grande número en las montañas del Reino de Chile. Allí las he visto en tropas en los espinos y bosques que hay desde Valparaíso a Santiago. En nada difieren de las que nos describen los antiguos naturalistas. En aquellos países las aprisionan con lazos que le tienden en los mismos árboles donde se avecindan. El tiempo en que residí en Santiago, capital del Reino de Chile, tuve un animal de esta especie que hacía tales gestos que imitaba en todo a los de los monos y reparé que es tal el arte de insinuarse al cariño de las gentes, que es más que instinto el que la naturaleza ha dado a estos animales para engañar y conseguir lo que pretenden. Si los naturales de Chile se dedicasen a esta caza lograrían el comercio que hacen los de Moscovia, Suecia y Dinamarca con las pieles de estos animales que emplean en muchos forros y vestidos. Y ningunas serían más apreciables que las nuestras así por la suavidad del pelo como por los colores que son negros, muscos, blancos cenicientos y muchos salpicados de negro que curiosamente hermosean toda la piel. De manera que las de asoph cassa y krin tan celebradas de los comerciantes en nada exceden a las nuestras, si no en no ser estas comunes y quizá hasta ahora no conocidas en el mundo viejo.

108Ha depositado la naturaleza en este animal como quieren los naturalistas y físicos muy grandes virtudes útiles al bien de las gentes. Sus carnes pretenden que asadas o cocidas son un poderoso remedio para la tisia, su grasa emoliente resolutiva y fortificante y por ésto útil en todas las afecciones de nervios, parálisis, otalgia y alopecia, cuenta Hetmullero que un hombre que había recibido en los pulmones un grande golpe de bala, y que vomitaba mucha sangre con no menor efusión de la herida, fue curado con un pulmón de este animal que ligeramente se hizo cocer en una agua apropiada al hemoptisis. En fin, Ulises Aldrovando y Scrodero atribuyen a la sangre y hiel muy singulares virtudes para gravísimas enfermedades, que sería largo entrar ahora en su relación y más cuando no es mi ánimo tratar de lo que yo no he visto ni experimentado. En el primero y tercero tomo de las Actas Hafnienses se lee que en las colas de estos animales se hallan ciertos pelos que respiran el olor de las violetas. No lo he experimentado, aunque como dije arriba tuve algún tiempo alguno de este linaje. Puedo si asegurar que es animal muy limpio y de los más aseados de género de los cuadrúpedos y que solo se mantienen de frutas y algunos ratones silvestres de que abundan aquellas campañas de Chile donde deben correr en tropas, como a cada paso advierten los caminantes.

Artículo 3°. De los animales feroces como son leones, tigres, osos y la ardilla

109Leones. Los leones que producen nuestros desiertos, bosques y montañas cuya corpulencia casi iguala a la del tigre, difieren de los de la África, Libia y Tanzania en no tener las guedejas hermoseando los de estas regiones y carecen de aquel espíritu y valentía que los distinguen en el linaje de las fieras. Con todo, el cronista Herrera les da el título de leones reales. Nacen pues ellos en abundancia en todas nuestras Indias. Son de la figura de un gato y de color bermejo claro. En Madrid se ve hoy uno de nuestra América. Crióse desde pequeño en Buenos Aires, muchas veces lo encontré solo y sin cadena por las costas del río de La Plata, hacia aquellas playas que terminan a la casería que llaman el asiento de los ingleses donde se criaba. Enviolo el marqués de Valdelirios al señor duque de Medina Sidonia y se condujo en el mismo navio en que yo me transporté a Cádiz. En Chiapa, según el citado cronista, los hay más pequeños, con la cabeza blanca y lo restante del cuerpo negro. Poco difieren de estos los cachorrucos que he visto enjaulados en jardines del Convento de Jesús de Lima de religiosos menores, traídos de Cajamaravilla y montañas del Cerro de la Sal. Los indios comen las carnes de estas fieras y en el Perú según Garcilaso les llaman puma y en el Nuevo Reino mamaychicho.

110El tigre. Tigres los más feroces y carniceros se crían en nuestra América, en Montevideo y costas del río de La Plata, andan en tropas. Son por lo común de la estatura de un jumento. Su color es bermejo a pintas negras estos son los más frecuentes. Se hallan también negros salpicados de blanco. De sus pieles se hace un grande comercio con los de la Europa. Los naturales son tan diestros para cazarlos que con un escudo de madera y un palo pequeño se presentan al tigre más valiente y recibiendo su embestida sobre el escudo descargan el golpe en la cabeza. El tigre rara vez escapa del efecto de este impulso, cae en tierra. Entonces los cazadores se hacen de la presa. Son tantos los que se dedican a esta montería, que los del Tucumán lo tienen por oficio. No son menos diestros los que en Buenos Aires llaman estancieros. Estos con un lazo desde su caballo aprisionan a la fiera. Y estropeándola a grandes carreras, la fatigan hasta sofocarla.

111Estos animales entre algunas naciones de los indios en tiempo de su gentilismo fueron tenidos por deidades. Con esta persuasión, los bárbaros cuando encontraban algún bruto de esta naturaleza le tributaban adoración puestos en tierra de rodillas, en ademán de suplicarle tomase a uno o más de los presentes. La fiera se cebaba en ellos sin la menor defensa de su parte. Cuando era uno solo presa de su voracidad era grande el regocijo de haber los otros librado de sus uñas. De esta vana creencia no fueron los indios de nuestra América Meridional. Eran los de Chiapa los de aquella falsa persuasión, ignoro si esta ceguedad se extendió a los de México. El primer tigre que de las Indias se transportó a España fue de Yucatán. Consta de los reales libros de Sevilla que por los años de 1580 se trajo para nuestros soberanos. Hoy si fuese posible se pudieran conducir tropas, a causa de la facilidad con que se enlazan en castillos y otras partes de nuestra América donde saben domarles su fiereza.

112En el Perú, según Garcilaso, se llama otoronco esta fiera. El padre Acosta da el mismo nombre al oso. Los del Nuevo Reino le dan el nombre de nanutayca y los de México flaco-ocelotl, que es el animal que dibuja Juan Fabro Linceo y le llaman flat lauhqui-ocelotl en su libro en folio que con el título de Animalia Mexicania descriptionibus, scholiisque expocita, etc. imprimió en Roma por los años de 1628. En él comenta a Nardo Antonio Ricchi, que compendió en cosas de nuestras Indias al doctor Francisco Hernández pero de tal suerte que más ha oscurecido a estos sabios escritores que les ha ilustrado. El señor Pinelo siente lo siguiente de él: “Es de modo lo que se divierte del intento en los escolios y lo corto que discurre en lo demás y con tan inciertas relaciones, que deja más dudas que pone resoluciones, verificándose en él cuán poco alcanzan de las Indias muchos que se exponen a escribir sus materias.” Sobra esta autoridad para que tengamos a equivocación del citado Linceo el nombre que quiere que los mexicanos diesen al tigre. Además que no se encuentra en los naturalistas de aquellas regiones animal con oscura denominación como la que él impone al que acabamos de describir.

113Oso. En el Reino de Tierra firme nacen dos especies de osos. Unos tan grandes como un becerro, éstos son negros y muy feroces. En nada difieren de uno que he visto en cierta cacería del Retamar de Cádiz. Hállanse otros que llaman hormigueros, tienen este nombre por sustentarse de hormigas. Carecen de boca. En su lugar les ha substituido la naturaleza con agujero. Por él sacan una lengua larga y redonda, con que lamen las hormigas que han cavado y sacado con sus uñas de las cuevas. En nuestro Perú se ven pocos, llámanse según Garcilaso veumari y en el Paraguay como quiere don Martín del Barco, yumiri. Los de esta provincia estando a lo que refiere el citado autor son enemigos implacables de los tigres. Cuando se les presenta la ocasión por lo común vencen los osos. Gozan éstos de mayor fuerza en sus brazos. Con ellos les estrechan de modo que les hacen perecer sin que puedan desenredarse de estos lazos. Y muchas veces se han encontrado en las selvas unos y otros muertos, sin que la muerte haya separado la unión de abrazos tan rigurosos.

114Otros osos. En el Brasil nace un linaje de osos que los naturales llaman tamendoris, son de la estatura de un carnero y de color pardo. Su rostro largo y afilado con la boca recogida y la lengua según refiere Gandaw y fray Claudio de Abevile de casi tres palmos de largo. Las hembras de esta especie de bestias tienen dos pechos en el mismo lugar que las mujeres. En cada mano se arman de dos uñas largas como dedos. Su cola es muy poblada de cerdas, con ella cubren todo el cuerpo cuando duermen y también en ocasiones de esconderse. No sé que en nuestra América hagan algún uso de los despojos de estos animales. Los de las regiones septentrionales se sirven de sus pieles para el abrigo de los pies en los mayores fríos. Su hiel tomada interiormente hasta ocho gotas pretenden que sea contra la epilepsia y asma. Su grasa según la escuela galénica es propia para los reumatismos, hernias y contusiones frotándose con ellas las partes enfermas, ella en opinión de Lemery ablanda, resuelve y fortifica. Mr. Savary tratando de sus virtudes le atribuye las siguientes: “Es un soberano remedio para la curación de humores fríos y reumatismos, se sirven de él con felicidad para la gota. En fin, los nuestros se valdrán de estas noticias si quisieren hacer algún uso de los que abundan en sus regiones.”

115Ardilla. En el Paraguay según don Martín del Barco se ha visto la ardilla, los naturales dan a este animal el nombre de eyra. Afirma el citado autor que es como un conejo y que saltando sobre un venado le hace represa en el lomo y despedaza con las uñas. Este autor como arcediano que fue de la Iglesia de la Asunción, capital de aquella provincia, debe ser muy buen testigo de lo que refiere. No tengo noticia de otro autor regnícola que la haya visto en nuestra América. El padre Juan Eusebio pone seis especies de este animal y entre ellas hace memoria de la que los mexicanos llaman quimichpatlan que es lo mismo que ratón volador. No la describe con alas. Pero el señor Pinelo asegura que las tiene. En la provincia de los Muzos y Colimas la llaman namenamori y según el citado autor son las más crueles de su linaje. En la Virginia, estando a lo que escribe Juan Laet se nombra Asqoanic. Yo este animal no lo he visto. Y así doy estas noticias fiado en las que comunican otros. En lo demás nuestro curioso demarcador podrá notarle encuentra en su peregrinación y con su noticia conciliar los autores alegados.

Artículo 4°. De algunos animales dañosos, como son el muca muca, otra especie del mismo, el zorro o zorrino y la zorra

116Muca muca. Nace en el Perú un animal poco menor que un conejo, en Lima se conoce con el nombre de muca muca, es de color pardo oscuro que más tira a ceniciento, con pies cortos y cola larga que le hermosea por lo poblado de sus pelos tan suaves como los de la vicuña. Se mantiene de fruta y aves. Es tan ligero que casi de un salto supera las copas más altas de los árboles. Hace grandes estragos en las gallinas y palomos. Por esto se premia al que mata un animal de esta especie. En las casas huertas se persiguen hasta destruir su linaje y no solo en los campos molestan con sus insultos sino que también en los poblados viven de las mismas presas. Los indios cuando les ven gritan muca muca. Y pasando la palabra en breve se llena una población de la noticia. Entonces ocurren a poner sus aves domésticas a cubierto de la rapiña de animal tan pernicioso. Pero en medio de vivir de estos perjuicios, es símbolo del amor paternal a los hijos, cárgalos después de nacidos en una bolsa que le cuelga del vientre, hasta que los reconoce en estado de buscar el alimento. Con ellos escondidos en aquel seno corre, y sale no siendo la carga del menor embarazo a su velocidad y ligereza. Por lo común se compone este fardillo de seis o siete que duran encerrados en él por tiempo de un mes, que la misma madre con sus pechos les ministra el alimento. Los Mrs. Jusieu y Semergues habiendo disecado en Quito un animalejo de esta especie, le hallaron con los hijuelos vivos después de tres días de muerto y ya corrompido. Ellos estaban asidos cada uno de su pezón que aún distilaba alguna gota de leche como lo afirman los citados botánico y anatómico que hicieron aquel experimento rompiendo el zurroncillo. Gandaw afirma que este animal no concibe en el vientre como los demás brutos, sino que engendra los hijos en la misma bolsa donde se crían, añadiendo que jamás se ha visto hembra de esta especie preñada, además de ser imposible a su configuración el modo regular de parir que tienen los demás animales. Esto no lo he averiguado, déjolo a la curiosidad del que mejor lo indague, que en ello hará un nuevo descubrimiento a la Historia Natural. Y en ninguna parte mejor que en Lima se puede hacer con más facilidad la observación por hallarse allí muchos de estos animales.

117Los españoles no han puesto nombre a este animal. Los naturales del Perú los llaman yacoatex o chachaque; los del de Paraguay micuren, y los del Nuevo Reino umanca. En México le dicen hacuazin; en la Virginia aposumen y según escriben Laet, Opaso y Jevet sucarat. Descríbele don Pedro Mártir con rostro de zorra, cola, manos y pies de mono y orejas de murciélago, yo creo que ésta será otra especie distinta a la que tenemos en Lima y en el Perú, que no es tan monstruoso como la que nos dibuja el citado consejero. Cieza de León que escribe como testigo de vista le da la misma descripción que se ha puesto arriba y le llama pequeña zorra, que es lo mismo que significa yacoater, nombre que le han dado los indios del Perú cuyo nombre ha seguido Herrera en el que describe del Nuevo Reino. No sé de donde sacó Juan Stadio el nombre de sarway, Maregravio el de cariguoya y Gandaw el de carigoa que dan a este animal en sus relaciones y dibujos. Quizá así le llamaran en el Brasil. No tengo noticia de ello aun habiendo residido casi un invierno en el Janeiro donde hice muy seguras apuntaciones conducentes a la Historia Natural de aquellos países. En fin, hacen memoria de nuestra muca muca, Gesnero, Rafael Hamor, Cardano, Escaligero y otros que omito por no tener genio de aglomerar autores.

118Otra especie de Muca Muca igualmente piadosa con los hijos. En Chiapas como refiere el cronista Herrera, nace otro animal no menos piadoso con los hijos, que el nuestro. Es él de figura de Lirón. Carga a los hijos cuando son pequeños. Y ellos hacen lo mismo con los padres cuando por su edad y vejez no están aptos a buscar el alimento. Es corriente opinión que de él aprendieron los indios a cargar a sus hijos en las espaldas como hasta hoy lo tienen de costumbre. El padre Juan Eusebio dibuja así a éste, como a otro que se halla entre los Patagones. [Fernández de] Oviedo afirma que en las tierras de estos que conocemos con el nombre de magallánicas, destruyeron los españoles en su segunda entrada por una grande hambre que padecieron, todas las especies de estos animales y otras cuatro que llaman los naturales hutías, quemis, moluyes y coris que serán como gazapos. Estos últimos juzga el señor Pinelo son los que conocemos con el nombre de cuyes, que se crían en Lima en grande abundancia por lo noble de sus carnes y limpieza, que solo se sustentan de verduras y hierbas potajeras a excepción del perejil que los mata, siendo hermosísimos en sus colores y suavidad de pelos.

119Zorro o zorrino. El animalejo que los españoles llaman zorro o zorrino y los naturales añás o anatruisa como quiere Garcilaso, es del tamaño de un gazapo, su color es castaño oscuro listado de blanco según Herrera. Yo lo he visto negro y pardo ceniciento. Su cola es grande y poblada. Cuando anda forma como un penacho cargándola sobre el lomo. Es vivísimo y con grandes movimientos agraciados se viene hacia los que encuentra. Y esto con malicia de arrojar el veneno de su orín que inficiona más de dos leguas de distancia, impregnando al aire de las partículas fétidas que exhala. Es tan fuerte la materia que arroja en esta eyaculación, que entorpece los sentidos y quita la respiración y según el citado cronista causa calenturas. El señor Pinelo tratando de este hedor dice lo siguiente: “No sé que en el infierno pueda haber peor olor ni en parte alguna más eficaz para penetrar los sentidos, pues tengo por cierto que si durara mucho cerca de una persona le quitara el aliento y la vida... No hay muchos que su maldita calidad bastara a despoblar las provincias.” El padre Juan Eusebio asegura que no hay cosa a que se pueda comparar. Y si por casualidad salpicó algún vestido lo pierde del todo. Don Diego de Avalos previene el humo de cualquiera paja para remedio de este daño.

120En toda nuestra América ningún lugar es más expuesto a las malignas impresiones de este orín que Lima y sus valles más vecinos. En el invierno, principalmente de mañana mientras no sopla el sur y ocupa la niebla el lugar, suelen venir de los montes vecinos donde habitan estos animalejos exhalaciones tan fétidas que a no embotárseles sus puntas venenosas con los perfumes del romero y otras hierbas aromáticas, se haría intolerable el mal olor que se deja sentir a distancia muy considerable. Aún habiendo yo nacido en esta ciudad nunca había visto animalejo tan pernicioso, aunque si experimentado el efecto de su orín. La primera vez que me lo ofreció la casualidad fue en la travesía de Choro-corto y creyendo yo que fuese alguno de los animalejos agraciados que se crían en aquellos países, quise tomarle por las fiestas que me hacía. A este tiempo me advirtió un caminante que era Añás, con la experiencia de lo que se suele padecer en mi patria a causa del mal olor de su orín desistí del intento. Y apenas habría dado cuatro pasos cuando despidiendo su ponzoña nos aturdió, de modo que en toda aquella jornada no pudimos librarnos de la fetidez que con el viento sudoeste se había extendido casi cinco leguas. En México le llaman yaoquicpotl y en el Brasil sarygoy.

121Las zorras que son unos animales muy conocidos por su astucia y sagacidad y que llaman algunos españoles vulpesar, se crían en grande número en las montañas del Reino de Chile, allí las he visto en tropas en los espinos y bosques que hay desde Valparaíso a Santiago. En nada difieren de las que nos describen los antiguos.

Artículo 5°. La gran bestia que los españoles llaman danta y la que irónicamente llaman perico ligero

  • 1 Nota de los editores: Danta fue el nombre que originalmente se le dio al tapir y para algunos fue (...)

122[Danta]1 Hállase en el Paraguay y montañas del Perú la bestia que vulgarmente los españoles llaman danta. Esta nuestra difiere en algo a las demás de su género. Su figura es de mula aunque pequeña, a excepción de tener las uñas y orejas de vaca. Su color es blanco, pardo o castaño, con la piel tan dura que creen resiste seca a la penetración del fierro, sus carnes son delicadas y mayormente la de las hembras. Se aposenta de hierbas. Y según escribe el padre Antonio Ruiz de noche come barro y salitre. Cuentan los indios que cuando este animal se siente cargado de sangre se evacúa de ella fregando sus piernas en los cañaverales hasta que destilando aquel fluido la cantidad con que reconocen el alivio de sus vasos, los cierran revolviéndose en el barro. De aquí ha venido que el oidor Palacio y el cronista Herrera la hayan tenido por el hipopótamo y Pedro de Cieza por especie de cebra. En el Reino de Tierra Firme le nombran pan, en chiapa y verapai, veon y según el padre Juan Eusebio que parece copió a Juan Lerio, le dan también en los nombres de capani tapirouson, doucana. En mi juicio este animal no es otro que el que los naturalistas llaman alca, voz griega derivada de alka palabra dórica que según Cornelio Schevelio en su Lexicón Greco-Latino y padre Jacobo Bayer en el Latino-Greco, significa fuerza. Pero más se ajustan a las cualidades, que atribuyen al alec, la interpretación de auxilio que le da Federico Hoffman sobre la clave de Schrodero, derivando de ella Erociano el adjetivo analkes, cosa que no auxilia.

123Pretenden, las uñas de este animal, en particular las del pie izquierdo sean contra el veneno, epilepsia, y mal caduco. Para precaverse de estos males traen los indios colgados al cuello unas ruedecillas de estas uñas, que también usan como sortijas. No me admiro que estas gentes poco instruidas se crean de semejantes amuletos, cuando muchos médicos las prescriben en polvos, como remedios anti epilépticos siendo estos peniaptos verdaderamente un engaño por no decir superstición, que de los gentiles se ha propagado a la república cristiana. Y Savary por las siguientes palabras nos desengaña de este abuso: “Pomet da las señales por cuyo medio se deben reconocer los verdaderos pies del alee pero, como su virtud es muy equivoca, por no decir absolutamente fabulosa, poco importa el engañarse, la opinión basta en defecto de la verdad.” Y Lemery ya había dicho: “estos amuletos nada producen de provecho”, expresando lo mismo Dudithio y Castelli. Me parece que esto sobrará para desengañar al vulgo de los nuestros de este error, estampándolo algunos autores regnícolas en sus libros, como se lee en el citado padre Antonio Ruiz hablando del Paraguay donde es más común este animal, que los indios de la Canadá nombran orignac u orignat de cuyas pieles hacen un grande comercio con los de la Francia que transportan a la Europa y emplean en varios usos y manufacturas.

124Perico ligero. Nace también en nuestra América otro cuadrúpedo que pretenden gozan sus uñas iguales privilegios que el que se acaba de tratar. Los españoles a causa de su pesadez le dan el nombre de perico ligero y no perrillo ligero, como lo denomina el padre Juan Eusebio. Los naturales le llaman unau, como quiere fray Juan Claudio de Abebille, o ay, según Maregravio. Los del Nuevo Reino de Santa Fe lo llaman zutin. Es este animal del linaje de los monos, con uñas largas como dedos. Vístese su cabeza de una guedeja larga que le cubre el cerebro y espalda. Herrera lo asemeja a los gatos de Berberia. Dibújanlo Juan de Laet, Maregravio y Conrado Gesnero. Su carne es veneno y al punto mata al que la come. Es tan pesado al andar que como afirma Gonzalo Fernández de Oviedo, puesto en movimiento en todo un día no da 90 pasos siendo de esta naturaleza, todo su empeño es subir a los árboles más altos. Lo que consigue a esfuerzos de su constancia consumiendo para su logro dos o tres días y no tres horas como escribe Herrera. Habita en ellos un mes o 20 días sin bajar en todo este tiempo. Por lo que han juzgado algunos, se mantiene de la humedad del aire siendo éste falso pues se sabe se alimenta entonces de las mismas hojas de los árboles e insectos que crecen y se anidan en ellos. Nunca sale de su lentitud ni muda de su perezosa condición por más que le fatiguen con palos y golpes. Cuando mueve un pie o mano grita seis veces, guardando tal orden músico, que el señor Pinelo dice lo siguiente: “Cada vez que levanta el pie o la mano, ya sea por dolor, ya por natural, da seis gritos en tal tono o proporción música, que a ser conocido en nuestro orbe, entenderíamos que de sus voces habían aprendido los hombres a entonar los seis puntos de la solfa. Por que repitiendo el ha seis veces, forma y entona con toda propiedad los seis tonos de la música, ut, re, mi, fa, sol, la, tan puntualmente y bien hechos como pudiera la voz humana.” Padece este animal continuos insultos epilépticos o como quiere el citado autor mal de corazón. Y cuando se siente tocado de este afecto introduce en el lado donde más le palpita aquella visera la uña de la mano izquierda y de este modo vuelve en sí. Advierte Vargas Machuca que siempre trae hacia aquella parte una úlcera que ha formado con la continua introducción de la uña a las ocasiones de repetirle el mal. Este origen tiene el buscarse las uñas de esta bestia con el designio de defenderse por medio de un abuso de iguales accidentes que son incurables, mientras no se atemperen las pasiones del ánimo y se corrige la malignidad de los humores. Y así dejándolas en la clase de los pasados concluiré con las palabras de Castelli que en igual ocurrencia, se explico así: “De verdad muchísimos remedios que se juzgan confirmados por la experiencia se hallan hoy vanos en la Medicina.” Yo creo que la distancia de nuestras regiones ha motivado en algunos autores los engaños tan crasos, que sobre la materia medicinal se leen en ellos. Y en otros el amor al patrio suelo ha dado ocasión a preocuparse de necedades de esta naturaleza llenando ambas clases de gentes al mundo de errores muy manifiestos en asunto tan importante.

Artículo 6°..Del unicornio, grifos, elefantes y martas cebellinas

  • 2 Este nombre según Anselmo Boot, citado por el abad Renaodott, es común a cinco animales diferentes (...)

125Unicornio. He omitido comunicar en estas noticias algunos animales cuya existencia en nuestras Indias pretenden probar muchos, porque cuando su historia no sea del todo fabulosa es muy oscura en sus relaciones faltándole muchas circunstancias que piden la exactitud y puntualidad de las cosas más peregrinas. Y como yo no he dado en esta mi carta otros que los que he visto no he querido fiarme de ajenas instrucciones para escribir fenómenos extraños que necesitan demás que testimonios comunes en su probanza. Por ejemplo, es opinión recibida no solo entre los americanos sino aun en algunos naturalistas e historiadores que nace en nuestras regiones el animal fabuloso, que los antiguos llaman monoceros2 y los españoles unicornio. El señor Pinelo casi no duda de su existencia. Y tratando de él dice lo siguiente: “Unicornio se tiene por probable y aun por cierto que le hay en la Vera Paz. Porque los naturales han dado noticia de ver un animal como caballo con una punta en la frente según lo he leído en información auténtica que tengo en mi poder hecha en aquella provincia y lo trae el padre Eusebio y primero Antonio de Herrera.” A la primera vista parecerá que esto basta para la realidad de este bruto imaginario. No basta, faltanle muchas circunstancias. Y lo que es más no darse noticia de la propagación de esta especie en región alguna, a excepción de la que refieren Thevenot, el padre Lobo y otros jesuitas, que existe en la Etiopia y refiere el marqués de San Aubin la que debe correr la misma fortuna que la pretendida en nuestras Indias. Los de Vera Paz encontrarían algún animal monstruoso con un cuerno en la frente y de aquí se extendió la noticia de su existencia, no siendo otra cosa que los mismos brutos que conocemos con esta u otra irregularidad, que no es más de un desvío de la naturaleza en su generación. Yo he visto en tierras de Córdova del Tucumán toros con un solo cuerno en la frente, en Lima un niño, una vaca, un pollo, de dos cabezas, en el puerto de Santa María un Cordero que me hizo ver el marqués de Villa Real con dos cabezas, que unidas hacían conocer en cada una de ellas la perfección de este animal. Por esto diré que el Tucumán hay linaje de toros unicornios; y en los otros países generación de niños, vacas, pollos y corderos bicípites. Ya me guardaría de publicar iguales noticias y aún de expresar lo que hasta he referido si por mis propios ojos no me hubiera informado de la verdad del hecho, que no es más que una casualidad en la generación de estos animales, como cada día se puede observar lo mismo en otros muchos de diverso género y especie y de que nos dan varios ejemplos los naturalistas verídicos.

126Las mismas razones que militan para la falsa existencia de este bruto, militan así mismo para su pretendido cuerno a quien atribuyen una singular virtud alexifármaca, o contra veneno, no me admiraría si hállase solo autorizada con la opinión del vulgo, la fama de esta droga. Príncipes y hombres de grande consideración, creyendo en sus pretendidas cualidades, le han pagado a más que excesivo precio. El Pontífice Julio II como nos noticia Savary compró uno de estos cuernos imaginarios por 12.000 pesos. Y a este tiempo se vendía públicamente en las tiendas de Italia a 1.536 pesos la libra de ellos. No son pues estos cuernos otra cosa que una larga espina de figura espiral con que arma su raíz un pez que se cría en las costas de Islandia y Groenlandia, que llaman los holandeses narwal o raor. Y los dinamarqueses que hacen su pesca en los mares glaciales que están entre el círculo polar septentrional y las costas de las tierras árticas le nombran narhual o nerwal y más comúnmente waltrus. Esta bestia marina ha aparecido en algunos tiempos en nuestras costas del sur, le han pescado en el Callao, Chorrillos y Lurín. Los naturales y españoles le dan el nombre de pez Espada. Esto a causa de su espina que termina en punta muy aguda. Guárdala como curiosidad de gabinete. La he visto y tocado muchas veces. Mr. Lemery que en estas materias es autor digno de toda fe, tratando de este cuerno blanco dice las siguientes palabras: “Es verdad que se nos trae un cuerno blanco parecido al marfil, muy duro, pesado, de dos varas de largo torcido, hueco por adentro que llaman unicornio y usan de la Medicina. Pero este cuerno nace de un grande pez nombrado por los islandeses narwal. Los cuernos, los más antiguos que se hallan en los gabinetes de los curiosos y que han pasado por los del verdadero unicornio, entendiéndose lo mismo del que se ve en el tesoro de San Dionisio cerca de París aunque diferentes en su grandeza, variados en el color, más o menos torcidos, son todos hoy reconocidos por los del narwal.” Sobran estas dos autoridades para desterrar del vulgo el envejecido error de la existencia de este bruto y su pretendido cuerno, no siendo en verdad otra cosa que el hueso o espina que muy ingeniosos naturalistas han examinado en la frente del pece que se conoce en las costas del sur y regiones boreales con los nombres que ya hemos expresado. Algunos físicos y anatómicos, como son Federico Hoffman, Wormio y Bartholino no convienen en que estos huesos sean cuernos, sino dientes de ciertas ballenas lo que parece que decide el marqués de San Aubin, son sus palabras: “La mayor parte de los autores modernos pretenden que los cuernos que se ven en los gabinetes de los curiosos bajo el nombre de cuerno de unicornios son dientes de ciertos peces de una grandeza extraordinaria que las más veces se hallan en las mares del norte. Pero de esto no se sigue lo que no pueda haber animales de quienes nosotros tenemos la idea bajo del nombre de unicornium. Pero así estos como aquellos son inútiles para los usos que les pretenden en la Medicina.” El continuador de Savary hablando de esto no advierte lo siguiente: “Las cualidades del cuerno son poco diferentes de las de los dientes. Se atribuyen virtudes medicinales a la una y a la otra de esta especie de marfil. Pero ellas son más imaginarias que reales. Lo mismo del verdadero que da el elefante.” Y en mi juicio los mismos efectos se deben esperar de las rasuras de otros cualesquier huesos, dientes, o espinas, que los que se decantan del imaginario unicornio y aun del verdadero que es el cuerno del rinoceronte de que habla la Sagrada Escritura, en sentir de gravísimos intérpretes modernos y cuya historia nos dan Ulises Aldrovando, Gaspar de los Reyes y otros que no cito por ahorrar prolijidades. Hállanse también unicornios fósiles, que tienen en latín los nombres de lapui cerasítes o eburfosile. No los he visto. Schodero asegura que son de la misma forma y color que el unicornio animal. Los químicos a una medicina preparada con el oro han apellidado unicornio solar, según Juan Johnsonio y según Mynsich unicornio mineral, títulos pomposos con que pretenden ocultar la preparación de estos u otros medicamentos que más dañan que aprovechan, siendo verdaderamente otros unicornios imaginarios que se debían desterrar como peste del mundo.

127Grifos, elefantes y martas cebellinas. Asimismo no son exactos o por mejor decir son fabulosas las noticias que se leen en Harriot, Herrera, el señor Pinelo y otros, de hallarse en nuestras Indias grifos, elefantes y martas cebellinas. Estos autores no las escriben como testigos de vista sino por relaciones que han comunicado algunos que, sin más indagación que llevarse de la novedad o de la oscura información de los indios propagan estas falsedades. Y estas son cosas que piden más atención que las regulares. No tengo por imposible su generación en nuestros países. Pero hasta ahora ¿quién nos ha demostrado ni vivo ni muerto un animal de esta naturaleza? Lo dicen, no basta esa expresión para cosas grandes. Lo escribe un historiador, un cronista: no lo afirma. Es voz común. ¿De quiénes? De cuatro o más ignorantes. Así lo publicó un sacerdote, un misionero, un naturalista. Buenos testigos fueran si fuesen de vista. Lo comunica una provincia entera: no hace demostración de ello. Es falsa su noticia. Lo dicen los santos que han florecido en la América. Los engañaron, que no está lejos la virtud y sencillez, para creer monstruosidades y cosas peregrinas que no se oponen a la santidad. En fin, en punto de Historia Natural mientras no se hiciese demostración clara y evidente de lo que se noticia de nuestras Indias se debe suspender el juicio y no trasladar al papel la novedad que por lo común se autoriza con el buen nombre del que la publica. Y el vulgo que no distingue la fuerza de las expresiones, entiende lo falso como lo verdadero y lo dudoso como cierto. De aquí tantas mentiras de fenómenos raros y peregrinos que no existen, ni han existido en nuestras Indias, derramadas por el mundo en vanas historias, viajes y relaciones. Lo que tiene casi oscurecida la verdad de aquellas preciosas producciones que verdaderamente existen, se producen y crían en nuestras regiones que a no ser tan comunes quizá correrían la misma fortuna que las otras, que merecen el desprecio de los juiciosos y prudentes. Ahora pues voy a entrar a un artículo que al primer golpe de ojo de envuelve grandes apariencias de dudas. Pero, como es admirable la naturaleza en la generación de los insectos, reptiles y volátiles, no será novedad que en regiones donde se ha esmerado en otras extrañas producciones haya también criado animales imperfectos, que a no hallarse tan autorizada su noticia, se aventuraría la verdad en la relación de monstruos tan peregrinos y comunes en nuestros despoblados, montañas, y selvas.

Artículo 7°. De los reptiles como son las culebras, serpientes, hidras y víboras

128Culebras. Criánse en los andes del Perú unas culebras de 30 pies de largo, los naturales las llaman amaru, los españoles les dan el nombre de bobas porque no son nocivas ni causan los estragos que los demás reptiles de su especie. En el Paraguay se han visto de cuatro varas de largo y una vara de ancho. Esto lo refiere el cronista Herrera, don Martín del Barco que las nombra guriyu nos las describe con 12 varas de largo y en el grueso las iguala a la corpulencia de un buey. Estas al fin de la cola tienen un hueso en forma de navaja con que degüellan los animales aunque algunos los tragan enteros, atrayéndolos con el aliento, como lo afirma fray Pedro Simón, el citado cronista y el señor Pinelo. Cuentan estos autores que en la conquista de Venezuela fatigados del camino 18 soldados tomaron asiento sobre una culebra tan disforme, que estando cubierta de hojas la tuvieron por tronco de algún árbol. Pero ella sintiendo el calor y peso de los hombres que le oprimían empezó a moverse. Esto desde luego no lo vieron los autores que he citado, contáronlo los soldados. Licencia tenían para excederse en la noticia. Pero hallo otro caso igual que refiere Avalos. Sucedió en las montañas del Perú donde sin duda alguna nacen reptiles tan corpulentos. Y Felipe Pomanes asegura haber visto allí mismo una culebra más gruesa que dos hombres. Su piel era salpicada a trechos de verde, blanco y pardo. Su cabeza como de dos toros con ojos tan grandes que parecían pomos de espada. La que muerta a tiros de fusil se halló que tenía de largo 208 pies y en el vientre un puerco de monte que se había tragado entero. Parece increíble esta noticia que depone como testigo de vista el autor. Esto y su carácter de sacerdote hacen grande fuerza para la creencia. Además de corroborar su relación lo que afirman Jorge Maregravio y Pedro de Cieza, que pasó delante de sus ojos con dos culebras que se habían tragado la una, un venado en Antioquia del nuevo Reino de Granada y la otra una cabra en el Brasil, descubriéndose en la disección de los reptiles los animales sin haber perdido alguno de sus miembros. Estos son dos testimonios que en mi juicio no dejan razón de duda a la noticia de Pomanes. Pero con todo yo no lo doy por cierto. Cito lo que he leído en los autores más verídicos y que hablan de estas cosas como testigos oculares. Lo demás sería querer yo vender como seguro, lo que no ha pasado por mi vista suscribiendo a su aserción, basta no negarles la posibilidad que es lo que se debe conceder a los autores de mejor fe en hechos tan portentosos. En el Reino de Tierra Firme escribe el cronista Herrera, que se descubrió una culebra con cabeza y rostro de un niño y los ojos de un becerro. Esta noticia si para mi no tuviese las mismas dificultades que las otras, corroboraría grandemente la opinión de San Buenaventura y el Cartujano que tienen que la que habló a Eva en el Paraíso tenía rostro humano. Lo que repugnan Lira y otros expositores sagrados quizá, como lo nota Pererio, por dudar de la existencia de un reptil de esta naturaleza. Fray Luis de Ureta escribe lo mismo que nuestro cronista, afirmando que nacen en la Etiopia culebras de esta especie y tan hermosas, que los bárbaros les dan adoración y las llaman belbitin.

129Serpientes e hidras. Serpientes e hidras que han desolado pueblos, pretenden muchos de nuestros escritores, que se han visto en varios tiempos en las Indias. El señor Pinelo afirma su existencia, pero no los estragos. Son éstas sus palabras: “serpientes con alas y brazos se han visto en diversas partes de las Indias.” Yo soy testigo de haber visto una poco mayor que un perro con dos pies y una cola muy larga que remataba en punta. Salía de unos bosques de espinos que están entre Mendoza y Humati a ocasión que la vi venir, vibrando su lengua. Era tan lenta en el movimiento que apenas pudo retroceder con la vuelta, aun oprimiéndola yo con el caballo en que me conducía. Tenía dos órdenes de dientes y de un color verdinegro y encima de los lomos, dos como aletas. Dejé de fatigarla en consideración de su cobardía. De esta naturaleza son las que hay en nuestras Indias por más hazañas que finjan los que en los descubrimientos han muerto uno que otro de estos simples animales, valiéndose de esto los historiadores para abultar hechos famosos y llenar sus escritos de novelas, como se leen en fray Pedro Simón, Vargas Machuca y don Martín del Barco.

130Víboras. Nacen en nuestra América víboras de deforme y extraña figura, son tan venenosas, que a pocas horas matan al que muerden. En las pampas de Buenos Aires, en un sitio que llaman las Islas, las he visto en tanto numero que todo aquel territorio que es considerable esta minado de las cuevas de estas sabandijas, que cuando hice camino por allí le tenían, como alfombrado con la variedad de sus colores. En el verano no es posible parar en camino tan infestado, así para huir de él se doblan las jornadas o se evita con un largo rodeo. Lo mismo se describe en este mismo camino, en otro sitio que nombran el Bagual, entre Melinque y el Pergamino. Las que aquí he visto son de más de vara de largo y casi una cuarta de grueso, siendo las negras y cenicientas las más venenosas y que han causado con sus picadas ruinas irremediables a los caminantes. En estos mismos sitios se encuentran las que llaman de cascabel cuya mordeduría es mortal. Les dan aquel nombre por tener hacia la cola unas conchucelas, que cuando corren asemejan el ruido de esta sonaja. El señor Pinelo escribe que a medida de los años que han vivido les nacen las conchas y que por el número de ellos se sabe el de su edad. El marqués de San Aubin estando las Actas de los Eruditos de la Lipsia dice de ella lo siguiente: “La serpiente caudinosa tienen sonajas en la cola, éstas no son otras cosa que huesos redondos y huecos, embutidos unos en otros y unidos por medio de un músculo a la última vértebra de la cola, tienen ellas una articulación muy libre y su figura es muy propia a producir casi el mismo sonido de las castañetas, de suerte que la serpiente no se movería menos que el sonido de su cola no advirtiese su venida, tiene este insecto unas especies de faltriqueras donde deposita los alimentos para nutrirse y esconde los hijuelos cuando es perseguida.” Esto último no he observado en tantos reptiles de este género que a cada paso se ven en aquellas pampas. Si los sabios de la Lipsia copiaron la noticia de algún viajero poco verídico, se engañaron en la que de esta naturaleza comunican en sus actas siendo demostrable lo contrario con una frecuente experiencia que lo hace ver en aquellos lugares.

131Todo el veneno de este insecto pretende Francisco Redi que sea un licor amarillo incluido en dos vejiguillas que cubren sus dientes. Y Mr. Charas sostiene que no hay otro veneno que la irritación de sus espíritus. Pero ya hoy por medio de las observaciones de Mr. Mead y el auxilio de los microscopios sabemos que se separa de la sangre de las víboras un licor amarillo por medio de dos pequeñas glándulas conglomeradas que tienen su situación a la parte anterior de la cabeza de este reptil y que componiéndose de otras muchas más pequeñas se cubren todas de una membrana común y tienen cada una su pequeño conducto excretor, juntándose estos conductos, terminan en las raíces de los dientes incisivos, allí en una pequeña vejiga se estagna o deposita este líquido venenoso y al tiempo de arrojarlo la víbora corre por los canalillos que para esta eyaculación ha formada la naturaleza en los mismos dientes. La materia depositada dice Mr. Alien que apenas excederá la cantidad de una gota y su traductor Mr. Boudon que es de una pequeñez extraordinaria. Ella es pues un espíritu o licor ácido muy volátil, que introduciéndose en los vasos por medio de la incisión que ha causado su picada o mordedura coagula poco a poco la sangre e interrumpida su circulación se sigue la muerte a los mordidos, si con prontitud no se les aplica el remedio. Es él interiormente su misma sal dada en suficiente cantidad. Mueve el sudor y por medio de él sale del cuerpo ya infestado líquido tan venenoso. Exteriormente su misma grasa o injundia, untada a la herida es uno de los remedios más eficaces y que se ha confirmado con repetidos experimentos.

132La escarificación a la mordedura y aplicación de la ventosa para extraer el veneno fue toda la práctica de los antiguos que sigue Cornelio Celso, como así mismo hacer que un hombre sano y que no tenga úlcera en la boca chupe la sanguaza de la herida. Este es un remedio muy peligroso. Y Mr. Alien, dice: “Esta experiencia me parece peligrosa y no me atrevería a aconsejarla a los sanos.” Boyle prescribe como remedio muy seguro, que se aplique un fierro calcinado más arriba de la parte herida. Entonces el fuego extingue la fuerza del veneno no siguiéndose a su aplicación más de un dolor pasajero que inmediatamente cesa lográndose muy feliz efecto. Pero el citado Alien aunque no desprecia este uso, más está de parte del cauterio actual quemando profundamente la herida. Y este es un juicio [que] es uno de los más poderosos remedios que se deben ejecutar en semejantes contingencias y más en las campañas en donde no hay otros de que valerse para destruir un enemigo tan mortal como es la ponzoña de este insecto, que a poco tiempo inficiona todos los líquidos con gravísimos y espantosos síntomas, que sobrevienen a su impresión y en pocas horas terminan con la muerte. Los salvajes de nuestra América en consecuencias tan funestas no tienen otro auxilio para embarazarles sus progresos, que la contrahierba en cocimiento y emplasto. Los demás antídotos los han aprendido de los españoles. Theofrasto afirma, que con la música curó muchos a quienes habían mordido las víboras, cítalo Alexander ab Alexandro, referido por Balivo en la Disertación sobre la Tarántula. Con todo hasta ahora se ha descubierto un remedio que sea preservativo universal contra las ponzoñas. Y aún se juzga por imposible su hallazgo. Y así tengo por muy juiciosas las siguientes palabras de Mr. Manget, médico del Rey de Prusia: “respecto a los venenos que entran inmediatamente en la sangre donde ejercitan, con más o menos prontitud su tragedia según su diferente cualidad o la de los sujetos que los han recibido, son ellos por la mayor parte de una sutileza, que hace que los remedios evacuantes no puedan haber algún efecto sobre los que los toman. Con todo ellos obran realmente en la sangre donde se ha introducido, el efecto que los quimistas atribuyen ridiculamente a su polvo de proyección. La convierten de algún modo en su propia naturaleza y los sucos que se separan son de tal suerte inficionados, que su malignidad se deja sentir sobre todas las partes a que ellos se derraman. De esta manera obran los venenos que por medio de la mordedura ha insinuado la víbora en los vasos de la sangre.” Siendo esto así vuelvo a decir que para heridas, y mordeduras de esta naturaleza no se encontrará remedio más eficaz que el cauterio actual. Pero ha de ser aplicado con prontitud y antes de que se observen los fatales síntomas de la impresión del veneno, ya entonces sería añadir más tormento a la herida que auxilio al dado que se espera. Por que pasado a la sangre el estrago solo en los bezoárdicos cordiales y alexiterios se puede fundar alguna esperanza aunque dudosa si el paciente fuese verólico o escorbútico.

133De todas las partes de este insecto a excepción de la cabeza y cola, tiene la Medicina usos muy particulares y de que se hallan en los prácticos muy comunes prescripciones, principalmente en todas aquellas enfermedades que se originan de contagio o malignidad de los humores, que se deben evacuar por la diaforesis o insensible transpiración, corregido por este medio el veneno de sus malas cualidades se ministra este insecto en caldos, decocciones, trocicos, sales y polvos que como nos advierte Savary son muy fáciles de adulterar. Son ellos el bezoárdico animal que con titulo tan pomposo y disfrazado se despacha en las tiendas de medicina. Galeno refiere dos curaciones de leprosos por haber bebido del vino en que se habían ahogado unas víboras. En fin, Mr. Tauvry tratando de las virtudes de este insecto se expresa así: “La víbora es uno de los mejores remedios que se pueden emplear a causa de sus sales volátiles y aceite penetrante.” Se tiene de experiencia que encerrado este insecto en un vidrio o cualquier máquina ha dilatado su vida sin comer más de un año y aun dos manteniéndose de solo el aire que le entra por pequeños agujeros que le sirven a su respiración. La causa de esto como dice Lemery son los poros de su piel muy tupidos y cerrados. Por lo que ella no disipa, sino muy pocos espíritus, no teniendo necesidad de reparaciones tan frecuentes, como los otros animales.

Artículo 8°. Insectos y volátiles

134El moscón. De los animales imperfectos y principalmente los volátiles son tantas las especies que hay en nuestra América que era necesario hacer otro tanto de adiciones como ya hoy es la obra de los Espectáculos de la naturaleza para que se enriqueciesen aquellos cuerpos con las singulares noticias así en su generación, como en la variedad de sus colores. Los hay todos verdes a listas negras, que parecen papagayos. Otros matizados de azul, colorado y amarillo que son los más distinguidos por la variedad de colores que representan en sus alas que no son más que una telilla muy delgada y transparente. Se ven muchos, como plateados y dorados que brillan a la luz con el mismo lustre que estos metales. Y tomados con las manos dejan en ellas unos polvillos oleaginosos que imprimen su color y naturaleza, como que fuese alguna de las masas facticias con que doran las vitelas. En fin, hay otros armados de unas puntas en la frente, y en el pico que en su dureza no difieren de la naturaleza de los cuernos. Y muchas de ellas mayores que todo el cuerpo del animalejo, entre estos volátiles hay uno que los veranos aparece en Lima llámanle moscón. El es negro y de la figura y tamaño de un tábano, donde depone su excremento al punto fermenta y hace brotar multitud de gusanos que causan notable estrago en las bestias no siendo menor el que reciben las gentes de narices y orejas húmedas con sus malignas impresiones y más que todos los que padecen alguna úlcera y no se ponen a defensa de excreto tan perjudicial. Y en medio de esta malignidad comunica un olor muy suave y singular a cierta flor a que dan los de Lima el nombre de norbo y los indios, cururun, o machaca quainaui, que se interpreta ojo de culebra pretendiéndole grandes virtudes contra el flujo de sangre. Luego que el sol empieza a calentar aquel territorio vienen enjambres de estos volátiles y libando con tal artificio la flor que antes era simple y de ningún olor, le comunican la fuerza de su virtud que llevan en la trompa y al tiempo de esta obra hacen con aquella tal ruido que muchas veces por lo que inquieta se despiden con varas y abanicos de las casas y jardines. En esto casi imitan a las cigarras. Y es notable que aun habiendo otras muchas flores no les tocan si no solo trabajan en la suya, sin parar en las ramas de esta planta. De afuera con la trompa ejercitan función tan admirable y digna de la observación de un curioso naturalista. El olor de la flor solo dura lo que el sol de aquel día. Pasado este no le toca el moscón aunque esté abierta, todo su oficio lo ejercita con los botones que empiezan a reventar y así aunque de propósito se le abra alguno le deja sin tocar y registra los otros donde no siente ajenas impresiones.

135Etusasanos del Paraguay. En el Paraguay dentro de los canutos de ciertas cañas que son tan gruesos que sirven de cubos para sacar agua de los pozos se crían unos gusanos blancos, largos y muy nutridos. Estos insectos sirvieron de alimento a los soldados que entraron a aquella provincia en compañía del gobernador Cabeza de Baca. Los comían fritos no hallando diferencia de ellos a la manteca como el mismo gobernador lo escribe y refiere el cronista Herrera. Estos mismos gusanos según don Martín del Barco a cierto tiempo se convierten en volátiles y después despojados de las alas se transforman en ratones y hay ocasiones, que son tantos que pasa a plaga su metamorfosis que ha hecho la mayor impresión de su estrago en la provincia de Ibaig destruyéndole sus sembrados y semillas. En tierras de Huánuco de la jurisdicción de Lima se crían otros gusanos que comen los indios de Pampateco, provincia de los Caxapachos. Estos insectos derraman sobre los árboles una humedad viscosa, que la cierran con tal igualdad que viene a quedar como una vitela tosca y muy tupida. Por lo común tiene una vara en cuadro. Y sin más beneficio que despejarla de los árboles se escribe en ella, como en el mejor papel, de cada pieza se cortaran tres pliegos. No he visto los gusanos, ni la tela. Afírmalo fray Antonio de la Calancha y refiérelo el señor Pinelo a quienes en estas noticias prefiero a los demás, como testigos oculares de lo que escriben.

136Cocuyos. Se crían en las costas del río de La Plata principalmente a las orillas de los riachuelos y ensenadas, tierras de Córdoba, Tucumán y Paraguay unos volátiles de un musco claro que casi tira a colorado con dos ordenes de alas unas debajo de otras, las primeras de igual color al cuerpo y las segundas de una telilla cenicienta, clara y transparente. Los naturales les dan el nombre de cocuyos, son de dos especies, unas tienen sobre la cabeza cierto licor espeso y coagulado de un color amarillo de día y blanco de noche. Estas son más pequeñas. Otras tienen este mismo humor encima de aquella parte que hace el extremo de su cuerpo y son mayores y más nutridas, unas y otras envían de noche tal luz que casi iluminan los campos. Y vistas de lejos forman una procesión de luces que al que es ignorante de este fenómeno lo juzga fuegos volátiles o algún fósforo que reluce sobre las plantas y tejados que hay en las quintas y poblaciones de estos países. Cuando ellos aparecen son señales seguras de bonanza. Pero cuando no se descubren, anuncian tormentas y tempestades. Se mantienen de tierra y aun de la misma humedad del aire. Cuando yo hacía camino por las pampas de Buenos Aires traía siempre alguno de estos volátiles en una cajetilla de papel. Y observé que vivían 12 ó 15 días encerrados en aquel cartucho. De noche me servían para leer. Ponía a las letras aquella parte luminosa y corría en los reglones como si me valiese de la luz artificial para el empleo de este ejercicio. Y advertí que a medida que le faltaban las fuerzas de sus espíritus por defecto del alimento iban desmayando las luces que despedía. En su mayor fuerza sería como la de la noche cuando ya se ha puesto el sol. Pero no tiene extensión alguna sino solo aquel breve espacio, donde se aplica el cuerpo luminoso.

137El cronista Herrera dice que con la luz que despiden, se hila, teje y pinta y escribe afirmando lo mismo Vargas Machuca. Pero estos dos autores se han engañado y parece que el último que tuvo mayores motivos de averiguar la verdad no hizo los experimentos que yo repetí tantas veces y observé en los Quilmes y otras poblaciones de Buenos Aires donde en las noches serenas se describen enjambres de estos volátiles que no envían más luz que la que he expresado. Las mismas y de igual naturaleza, como refiere el padre Dutrete se ven en los de las islas Antillas, el citado Vargas Machuca dice que molidos estos insectos y untados en la cara dejan el rostro tan luciente que parece iluminado. No dudo que suceda esto donde quiera que se imprima aquel licor o masa luminosa. Pretenden algunos que este animalejo es útil para atenuar la piedra de los riñones y vejiga. En remedios de esta naturaleza yo no creo y digo lo mismo que Lemery, no he hecho la experiencia. Don Pedro Mártir escribe que metido este volátil de noche en los aposentos de dormir destruye los mosquitos sin dejar raza de esta sabandija. Los naturalistas le llaman cicindela noctiluca, lamparitis, alanta nitidula, nombres que corresponden a los efectos de su luz.

138Abejas. Nacen en nuestra América muchas y varias especies de abejas, todas labran miel pero no se han podido reducir a colmenas domésticas. Entre las naciones de los Guaycurúes y no Guayacurenses, como quiere el padre Juan Eusebio, pretenden algunos que se críen estos insectos reducidos a colmenas. No tengo tal noticia aun habiendo estado cerca de las tierras de estos donde era natural que entre otras drogas que comercian, comerciasen también la cera y miel de sus colmenas, así no suscribo al padre Juan Eusebio que es uno de los que comunican la noticia. Labran pues estos insectos la miel unos en las hendiduras y huecos de los árboles formando como racimos de los panales que penden unos de otros. La mejor miel de esta naturaleza es la que se trae a Lima de la provincia de los Charcas. En mi juicio en nada excede ésta a la que he visto y gustado en tierras de Córdoba del Tucumán que tiene todas las calidades de perfecta, así en el color, sabor y consistencia. Se tiene en estas regiones por más saludable la que labran en la tierra ciertas abejas que los naturales, a distinción de las que nombran guancoyros llaman potiguanas. Por eso es buscada para los usos de la Medicina. Cieza de León examinó con prolijidad en el Perú la naturaleza de la miel que sacan cada linaje de abejas, que él había observado y afirma de cierta especie que es mayor que las de España cuyos panales contienen cada uno media arroba de miel excelentísima. Esto mismo refiere el señor Pinelo, añadiendo que estas abejas no defienden su tesoro dejándose despojar de él sin resistir con sus aguijones.

139El doctor Juan de Cárdenas se engañó en decir que toda la miel que sacan las abejas de las Indias es agria o inútil para los usos comunes. Esta proporción no debía ser universal sino restringirla a la Nueva España donde escribió, allí por razón del temperamento que es caliente y húmedo, con facilidad se acceda la miel, además que aquellas abejas siendo muy pequeñas carecen de aquella fuerza y vigor que tienen las nuestras para cocer el suco que han extraído de las flores. Este autor parece que se sujetó a las reglas que nos prescribió Galeno para juzgar de la naturaleza de la miel. El señala tres causas, que son la región, las flores y el tiempo. Desde luego que para quien no conocía más de un género de abejas, como aquel sabio médico, eran suficientes los motivos que propone para el mejor examen y conocimiento de este líquido. Pero en nuestras Indias se debe añadir cuarta causa que es la especie o género de estos insectos. De experiencia sabemos que de unas mismas flores y en una misma región sacan unas abejas miel dulce y otras agria a causa de diferir en el género aunque no en la especie. Esto debía haberlo averiguado el doctor Cárdenas si habló umversalmente de todas las Indias y no ciñéndose a los tres dogmas de Galeno sentenciar contra lo que la experiencia ha desmentido en nuestro Perú y América Meridional.

140La cera no es el excremento que deponen estos insectos como lo juzgaron muchos de los antiguos y hoy tenazmente pretenden probar no pocos de los modernos, sino una materia viscosa que éstos volátiles con sus pies sacan de las flores del mismo modo que con los picos extraen los sucos de que forman la miel. El autor de los Espectáculos de la naturaleza nos ha demostrado esta verdad. Y Lemery en su Tratado de Quimia ha probado que es un compuesto natural de aceite, un poco de sal volátil y mucha flema sin tierra. Con esta materia labran sus panales estos insectos y por esto Gornithio la denomina recrementos de los panales exprimidos, Ulises Aldrovando nos ha dejado de ella y sus usos una historia muy prolija en que se lee cuanto se necesita; para la más segura noticia de asuntos tan curioso en las bocas, o entradas de las colmenas se exhala otra materia parecida a la cera que los naturalistas llaman propolis. Esta es la que tiene en la Medicina los usos con el nombre de cera virgen y de cuyas virtudes hablan Galeno, Dioscorides y Scrodero. Algunos según Scribonio, citado por Castelli en atención a sus virtudes la denominan cera sagrada. Lemery tratando de esta materia se expresa así: “Es una especie de almaciga roja o amarilla que las abejas componen y de que ellas visten y tapan las hendiduras y agujeros de sus colmenas, como para embarazar que les entre el aire y el frío. Ella es quebradiza y tiene un olor semejante a los renuevos del álamo blanco.” Con una imagen formada del propolis, a la manera según yo juzgo de las que consagran a los santos en reconocimiento de los muchos milagros que a cada día les atribuyen por la restauración de la salud, pretende Paracelso la ridicula curación de la enfermedad que llaman vitista o danza de San Vito que no es otra cosa que cierta especie de compulsión de que tratan Solenarden, Sydenhan, Mr. Alien y otros. En fin la mayor virtud de esta masa o materia glutinosa consiste por abundar de partículas oleaginosas y tener un poco de sal ácido volátil, en extraer los cuerpos extraños, cicatrizar las ulceras desesperadas, apaciguar los dolores y en forma de perfume es un remedio experimentado contra las toses envejecidas. Lo demás será dar en las ridiculas extravagancias de Paracelso que en muñecos de esta materia quería restituir la enajenación temporal de los vitistas no habiéndose hallado para este mal después de las evacuaciones generales, que la proporción de nuestra Cascarilla.

141En fin, la cera que se recoge de las colmenas silvestres de nuestra América es en abundancia, su color es amarillo o negro. La primera viene en marquetas de cuatro a cinco arrobas. La segunda de a cinco a seis libras y también trozos considerables. Esta solo sirve a los zapateros y otros artistas, su olor es enfadoso porque abunda de mucho aceite. La otra la mezclan con la de Europa. Y las velas que comúnmente alumbran en Lima y en el Perú los templos, tienen el alma de la cera nuestra con una capa de la más blanca y mejor preparada. Hasta ahora ignoran el beneficio y arte de purificarla y emblanquecerla. Y si lo saben lo ocultan por dar mejor salida a la de Europa que labrada se vendió en Lima por los años de 1748 y 1749 a 4 pesos y medio libra, no valiendo por lo ordinario a menos de dos, bien que mientras arde una libra de las otras ya se han derretido cuatro de las nuestras. Esto por defecto de la preparación y ninguna consistencia en la materia que si se toca con las manos, deja en ellas muchas reliquias de su viscosidad o aceites, que casi es empireumático su olor. Por esto las desprecian para los actos más solemnes de los templos y otras funciones en que debe arder la cera más blanca que llaman de Venecia, serían grandes los provechos que reportaría nuestro Soberano, si se aplicasen los de América al beneficio de esta droga. Entonces no se comerciaría otra en todas las provincias y pagaría en las aduanas los muchos derechos que se usurpan en la que se transporta introduciéndola por camino ilícito, principalmente la que se conduce ya labrada y no hace tanto volumen como las marquetas.

142La cochinilla. La cochinilla que es una de las drogas que hasta el año de 1690 se disputaba si pertenecía al Reino Vegetal o Animal. Por este tiempo el padre Plumier demostró que era un insecto que nace y crece en México en un árbol que los naturales llaman tuna, los latinos, opuntia y los españoles higuera de la India y habiendo comunicado su descubrimiento a Pomel lo publicó en la Historia de drogas. Mr. Hartsoeker, a fines del siglo pasado, y los Mrs. de la Hire y Geoffroy al principio del nuestro hicieron pruebas manifiestas que esta droga era un insecto desecado. En Amsterdam se decidió jurídicamente esta cuestión habiendo dado a luz una pieza sobre ella Mr. Ruyscher. La primera vez que se transportó a España de México fue por los años de 1543, como testifica León Pinelo oidor que fue de la Casa de Contratación a Indias. El padre Acosta escribe que el año de 1586 se condujeron a Europa 5.677 arrobas. Herrera asegura que en solo el obispado de Tlaxcala se empleaban cada año 2.000 ducados. Mr. Savary en su Diccionario de comercio nos da la noticia de una disertación que de Amsterdam envió Mr. Neusville a Mr. Dufay. En ella afirma que en estos tiempos se carga cada año de México a Europa 880.000 libras de cochinilla y que la venta de ella de un año con otro es casi de 7.450.000 florines de Holanda o 19.050.690 libras moneda de Francia y que por más que se guarde esta especie no se corrompe lo que confirmó también Mr. Marchan. Hay pues, según quieren los historiadores y droguistas, cuatro especies de cochinilla: una silvestre cuyo tinte es de aprecio, otra morada que llaman loca a causa de nacer sin cultivo. Otra montesina que es la que se oye en Chichimecas. Estas tres suertes se deben incluir y contar en el número de la silvestre. La cuarta que llaman fina, se cría y cultiva en Cholula, Goaxocingo, Calpan, Tranguiz, Manala, en las dos Mistecas alta y baja, en Guaxaca, Tecamachaco y Tlaxcala, siendo la más apreciable la que produce este último lugar y su distrito. Suele ésta adulterarse con las tres primeras especies. Pero los droguistas poniéndola al examen, distinguen la mezcla y esta solo sirve para teñir lienzos, o como dice Savary pequeñas estofas.

143Siendo esta droga de las que por su comercio y aprecio casi iguala a los metales y piedras más preciosas que produce nuestra América debe un naturalista indagarla en los países que demarca. Para que enriqueciéndolos con estos nuevos hallazgos se hagan la emulación de los extranjeros como verdaderamente se ha hecho México con la producción de esta droga, que movió el ánimo de un sabio académico de París, que como escribe Savary se expresó así: “un tan grande objeto de comercio observa Mr. Reamur sería muy digno de ser envidiado de México por los más poderosos estados de la Europa. Es también asombroso que no hayan hecho sobre esto todas las tentativas posibles. Los que poseen colonia en América tienen ciertamente climas donde podían crecer las mismas especies de Neopales que nacen en México, sobre los que probablemente podrían vivir y multiplicarse las cochinillas. Y así como en tiempo de invierno se guardan en las casas sin perecer, del mismo modo pudiera en esta u otra estación transportarse en los navios.” Esta proposición que en otro tiempo nuestro autor comunicó al duque de Orleans le agradó mucho si a los extranjeros, como se ha visto en el citado proyecto de Reamur mueve el deseo de la transplantación de droga tan ventajosa al comercio y pueblos que la producen, porque nuestra mismas tierras no la cultivaremos esperando lograr con su beneficio los mismos provechos que utilizan los de México.

  • 3 Capítulo 13.

144Quizá se dudara, que haya este insecto en el Perú. Es pues fuera de cuestión y aunque el padre Acosta afirma que no se cría en él, se engañó en la noticia o no tomó para su examen todas las medidas necesarias que piden indagaciones de esta naturaleza. Están de parte de su existencia, Herrera, León Pinelo y Lemery, el primero y último de estos autores por haberlo sabido por noticias pudieran excluirse para la aserción. Pero el segundo que era americano y se crió en el Tucumán, donde hizo sus estudios es un testigo digno de toda fe. A que se agrega que estando yo en Buenos Aires he visto vender la Cochinilla que se trae del Tucumán y Córdoba en sartas a manera de rosarios. De esta escribe el citado Pinelo en el manuscrito de su Historia natural y peregrina de las Indias Occidentales3: “lo que hace a nuestro asunto, que es como se sigue. Y aunque no se trae a España ni acá se estima tanto, como la de Nueva España se conoce que es la propia y en el Tucumán tiñe y da tan excelente color como ella”, fuera de que en Lima he visto yo la cochinilla en los tunares, que sin beneficio alguno nacen cerca de los barrancos que en un sitio que llaman Guía, bañan las avenidas del Rímac. Lo mismo he observado en Miraflores, población al sur una legua de aquella capital. Y si se buscase en todas las huertas de sus contornos donde se cultivan estas plantas, se hallaría mi observación. La primera vez, que yo la vi, examinando la flor de que se forma el fruto de esta planta creí que era un nuevo linaje de chinches blancos que se alimentaba de sus hojas, o pencas como dicen los naturales. Pero puesta la indagación a mejor luz, descubrí que era la cochinilla de que tratamos. Y ningún país a causa del temperamento tan benigno y templado sería más a propósito que Lima, para el fomento de esta especie que es común en ambas Américas.

145El árbol o planta que fomenta estos insectos y a quien yo llamo en otra parte por las muchas espinas que le pueblan, erizo de los vegetales o fantasma de los bosques, es de varias especies. La más común y que se conoce en las tierras de cultivos son los nopales o tunas cuyas hojas o pencas, guardadas un año se mantienen frescas como que se acabaran de cortar. Y si casualmente cae alguna cerca de un lugar húmedo a poco tiempo hecha raíces y empieza a enviar sus renuevos. De ella cortada se exprime una especie de mucílago, que cuajándose en gotas como de cristal puesto en la agua más turbia, atrae así todas las impuridades y heces que le enturbiaban, dejándola en su primitiva y natural limpieza. De manera que el mucílago hace el mismo efecto en el agua que el azogue en los metales. Para estos usos sirve en Lima principalmente al tiempo de las avenidas. Su fruto que figura un limón grande coronado es de los más sanos como quieren los naturales y disputa el doctor Cárdenas. Yo lo hallo muy frío y astringente, así se debe usar de él con cautela y no con la libertad que se gasta en Lima ministrándolo a los enfermos y en especial tísicos.

146En la Virginia como dice Juan de Laet llaman a este fruto mutaque sun nave. Los nuestros le dan el mismo nombre que a la planta. La hay también en Sevilla a donde se trasladó de nuestra América. Pero su fruto es tan seco e insípido que llaman higos del infierno. Quizá le darán este epíteto por las espinas imperceptibles que cubren su corteza. Las que tocadas se introducen en los dedos causando en ellos los mismos efectos que el fuego con insufribles ardores que sobrevienen a su contacto. Por este motivo los del Perú los sacuden del árbol con una vara y después los estragan con un crudo áspero hasta que despiden puntas tan nocivas, quedando la corteza con un lustre de esmeralda. Entonces son tratables, conociéndose a la vista su limpieza. León Pinelo en su citada Historia cree que los higos de las Indias que nacen en Valencia y de que trata Gaspar Escoleno en sus Anales son nuestras tunas. Yo no los he visto y así solo apunto la noticia que hasta para exoneración de este artículo.

147De las otras especies de tunas que nacen en la América y comúnmente en los montes más ásperos, como se ven al salir del valle de Santa Rosa y entrada a la grande cordillera de Chile no tengo que tratar, pues son en todo distintas a las de los valles del Perú, difiriendo no solo en el fruto sino también en la flor que es de un carmesí desmayado y las de aquellas amarillas. Y como en ellas no se anida insecto tan famoso, poco importa que omitamos su historia natural y tengamos las que hacen a nuestro intento siendo pues tan comunes estos árboles en Lima, Chuquisaca, Córdoba del Tucumán y Huamanga, donde hay montañas de ellos, es presumible se pueden hacer en aquellos países considerables crías de estos insectos que contribuirán no menos derechos que los que produce el Reino de México en esta especie y aunque la que hasta aquí se ha sacado del Tucumán no tiene el aprecio que la de Nueva España es por falta de cultivo y que la toman del campo sin beneficio alguno, que ha tenerlo se lograría tan fina como la de Tlaxcala, a eso debe aplicar un naturalista curioso. Y haciendo los cotejos de una y otra especie describir en sus relaciones las ventajas que se pueden sacar si se fomenta el cultivo de esta droga, cuya producción ha excitado la curiosidad de los extranjeros, moviéndolos al deseo de quererlas transportar a sus colonias como se ha visto en lo que ya tengo elucidado.

148Gusano de seda. La seda es una de las especies de la que carece nuestra América, no se cría en ella el gusano que la produce. Esto no lo afirmo absolutamente, quiero decir en cuanto tengo noticia, quizá algún día sino se ha encontrado se encontrará. No falta uno que otro que refiera que lo ha visto. Es cierto que si es así en ninguna tierra se multiplicarían más que en los valles y costas del Perú. En ellos rara vez o nunca truena principalmente en Lima, aunque habrá 35 años sino me engaño que se sintieron y oyeron algunos truenos y rayos. Por la quietud pues del cielo ningún lugar más apto para esta cría que Lima y sus contornos. En ellos se ven muchos morales de cuyas hojas se mantienen estos insectos que todo el año como los demás árboles de su costa están vestidos de hojas y florecientes. Rara huerta de los contornos de Lima deja de tener mucho de estos árboles que se cultivan por lo sólido de su madera y utilidad de sus frutos. En la Recolección de San Francisco de esta capital se ven bosques de ellos que son comúnmente todo el recreo de los virreyes, arzobispos, y otros personajes. De las hojas de estos bosques, que los religiosos llaman montes se podrán mantener si se transportase la semilla, multitud de estos insectos. Y basta decir que casi con la leña que cortan de este montecillo se dispone lo más del año las comidas de los religiosos siendo crecido el número de los individuos que componen su comunidad.

149Aunque pues no haya en nuestra América semilla tan preciosa ha dado la naturaleza un equivalente en que el exceso si hay alguno no es de consecuencia. Se crían en la llanada de los Amancaes, una milla de esta ciudad y en el arenal de Pachacamac y montes circunvecinos unas arañas tan grandes, que vistas al primer golpe de ojo figuran unos polluelos de paloma o gallina que empiezan a tener cañones. Los naturales las llaman zanconas. Esto a causa de sus piernas que son muy largas también las debe haber en otras partes de América, si es cierto que el signado se descubre por el signo. Por los años de 1753 observé en Buenos Aires que entre los muchos animalejos, insectos y pajas que trae el viento que precede a las tormentas que son allí tan frecuentes se mezclaban unos hilos blancos como la más fina seda que enredándose en los techos y muros de las casas parecían hebrillas de lino labrado que se habían puesto a enjugar. Luego que los vi tome una porción de ellos que pesaba más de 12 granos. Puedo asegurar que eran finísimos y de un lustre no desigual al de la seda beneficiada. Guardábalo entre otras drogas para enviarlo, como hallazgo muy curioso a la Academia de las Ciencias de París y se me ha confundido, como lo mucho que se pierde en viajes tan dilatados. No es difícil recoger en Buenos Aires estos hilos siendo muy comunes sus apariciones. De ordinario aun sin los preliminares de tormentas. Se ven allí los que yo guardaba, los demostré a algunos curiosos de aquel país, deseando que me juntasen unas onzas de ellos, para que mediante el mismo beneficio de la seda se me tejiese alguna pieza de estos hilos. No se logró por las urgencias de mi viaje. Vuelvo a decir que no es difícil conseguirlo con la paciencia y curiosidad podrá cualquiera alcanzar una demostración tan curiosa y que no es nueva en el mundo, como diré más abajo. Nunca pude inquirir de qué tierra traerían los vientos estos hilos. Presumí sí, que serían de las de Córdoba de Tucumán. Porque desde Mendoza hasta Buenos Aires que hay casi 200 leguas, no vi araña alguna ni insecto que pudiese producir iguales hilos. Esto es que yo en estos caminos y principalmente en las pampas no quedaba fenómeno que no averiguase y si tal cosa se me hubiera presentado a los ojos no era posible que hubiera omitido su examen llamando la atención de mi curiosidad aun las hormigas y sus ovaciones. El temperamento de Córdoba es ardiente. Y como está fundada la ciudad en una como quebrada, es verosímil que allá se críen los insectos de esta producción. Las tierras frías, no los pueden producir porque ellas buscan el abrigo, como se ve que llanada de los Amancaes de Lima, es el sitio más abrigado de sus contornos y allí las que he referido se crían con abundancia.

150Quizá parecerán estas cosas paradojas. Pero son hechos sin contradicción. En nuestro siglo se hicieron los experimentos que verdaderamente correspondieron al efecto. Por los años de 1709 Mr. Bon recitó un discurso en presencia de los señores de la Real Academia de París sobre el modo de preparar las sedas de las arañas, acompañándolo de un par de medias y de guantes que se habían tejido de la que él había recogido y beneficiado. Mr. Lemery que nos da el extracto de su discurso vio y tocó las piezas como él mismo lo asegura en su Diccionario de drogas, página 55. Y para que a un descubrimiento tan ingenioso no faltase oposición, Mr. Reamur de la misma Academia y que había trabajado sobre la preparación de nuestro asunto demostró también en aquel congreso de eruditos sus propias reflexiones. En ellas no impugna el hecho de la preparación pues se informó de su realidad a costa de sus propias experiencias. Dificultó grandemente sobre el nutrimiento de estos insectos que por lo común es de moscas y otros volátiles de esta naturaleza. Lo que hizo más peso a la consideración fue haber probado que apenas el trabajo de un año de cuatro arañas de las más gruesas iguala al de un gusano que produce anualmente el peso de cuatro granos y aquellas uno. De manera que por una libra de 16 onzas son al menos precisos 2.304 gusanos, siendo en grande exceso necesario mayor número de arañas. Y si ellas son pequeñas como las que se encuentran en los huertos y jardines no bastan 66.350 para hacer una libra de seda. No obstante estas y otras reflexiones que propuso este ilustre académico, dice lo siguiente en su disertación que se lee en las memorias de la Real Academia y en extracto de ella que nos da Lemery en la obra ya arriba enunciada: “Será sin duda pesaroso que nos quede tan poca esperanza de aprovecharnos de un descubrimiento tan ingenioso. Con todo hay algún recurso. Quizá se hallarán arañas que den más seda que las que comúnmente vemos en Francia. Esto es cierto según la relación de todos los viajeros, que las de América son mucho más gruesas que las nuestras y por esto se presume deben hacer más gruesos capullos. Los gusanos que aun siendo originarios de países remotos han multiplicado tanto en Europa nos alientan a esperar que las arañas de la América podrán vivir en los nuestros sea lo que fuese, es preciso hacer experiencias. Ellas solas abren la senda del descubrimiento de cosas curiosas y útiles.” Me parece que esto bastará a un curioso naturalista para examinar en sus viajes si encuentra insectos como los que se desean en París y hay en Lima v sus costas y como quieren algunos en las islas de Santo Domingo, este hallazgo siempre será de aprecio llevando por guía las curiosas reflexiones de Mr. Reamur. Y en caso de que sea más el producto de una araña nuestra hemos logrado el intento y hacemos verdadera la esperanza del citado académico, que no le quedó otra en su observación que el experimento de las de América deseando que se transportasen para satisfacer del todo su curiosidad.

151He oído muy vulgarizado de que en México sus primeros pobladores hallaron la semilla de la seda. No lo he leído en historiador alguno convencerse lo falso de esta tradición con la verdad del hecho. Llevó pues a México la semilla de seda Francisco de la Cruz, regidor que fue de su Cabildo. Eran cuatro adarmes los que transportó de España. Y el oidor Delgadillo que como natural de Granada sabía el beneficio de ella, se encargo de su cuidado. En casa de este ministro salieron los primeros gusanos que sustentó con hojas de Morales. Después lograda la producción devolvió a fray Francisco de la Cruz en recompensa de sus cuatro adarmes, dos onzas. Lo demás repartió a los vecinos que juzgó más curiosos para que les criasen. En pocos días se multiplicó tanto que Cruz teniéndose por defraudado de los provechos de su conducción puso demanda al oidor. En ella fue éste condenado en el valor de los cuatro primeros adarmes y por ellos en 60 pesos. Los autos que se siguieron en el pleito los leyó el señor Pinelo según afirma en su citada historia. En este hecho como lo nota el citado autor se han engañado el cronista Herrera y Cristóbal de Mosquera atribuyendo al licenciado Delgadillo los beneficios de primer inventor de este beneficio, no habiéndolo sido en verdad, sino el referido Cruz. No falta autor que diga que Hernando Cortés fue su primer conductor y que crió la semilla en Coyoacan, afírmalo en su Arte de criar la seda, Gonzalo de las Casas, encomendero de Yanquidan en la Nueva España, pretendiendo que su madre fue la primera que la transportó a la provincia Misteca donde se saca la más selecta seda del mundo, como se ha visto por las telas y tejidos de ella. Pero esta noticia corre la misma fortuna que la de Herrera debiéndose estar a lo primero de Cruz que consta de autos jurídicos que vio el señor Pinelo cuando era relator del Consejo de Indias, entre otros papeles que para otro motivo registraba en su archivo.

152Y porque no falte a este artículo alguna noticia más productiva sobre la producción de la seda en nuestras Indias quiero añadir lo que nos da Tomás Harriot de la planta de que se labra. Afirma este autor que la ha visto en la Virginia y que es de dos pies y medio de alto, con hojas de dos palmos de largo y uno de ancho, e igual a la del Asia. La que desde luego en su opinión si se cultivara, produciría mejor seda que la que en aquella parte del mundo benefician de este vegetal. Para probar su existencia trae un hecho incontestable. Asegura pues que se transportó a Inglaterra y allí se tejieron telas tan finas en esta especie como las que vemos de la China. León Pinelo aun habiendo leído el experimento que refiere Harriot se expresa con duda en asunto de la planta, sus palabras son estas: “La seda que se labra en la China no es de gusanos como la de Europa y restante de Asia, sino de plantas, que según se entiende también las hay en las Indias.” El curioso crea de esta noticia lo que quisiere, mientras el sabio naturalista indaga en nuestra América la realidad de su existencia.

153Segunda Parte

Artículo 1°. De la Ornitología en que se trata de las aves

154Prólogo.

155La Ornitología, que es el estudio y especulación de las aves tiene cada día mucho que observar con las que aparecen de nuevo en nuestras Indias o las que en otros tiempos se han visto.

156Harpías. Merecen pues la indagación más curiosa las que se vieron en Tierra Firme y aunque es dilatado el pasaje de su noticia, lo pondré a la letra como lo refiere nuestro antiguo consejero de Indias Pedro Mártir de Angleria y es como sigue: Cerca de las fuentes del río Dobayba es el que entra en el golfo de Uraba, según el mismo autor está la Provincia de Cumaná. “La memoria de los naturales que en ella viven publica que repentinamente se levanto de la parte oriental una estupenda tormenta de lluvias y vientos tan furiosos que arrancaron de raíz los árboles y llevaron en el aire las casas que eran de madera con esta tempestad, fueron conducidos a aquella provincia dos aves casi semejantes a las harpías que tanto cantó la antigüedad. Los rostros de mujeres en todas sus facciones, barba, boca, nariz, dientes, cejas, frente y ojos agradables. Aseguran que la una era de tan disforme grandeza, que no había rama de árbol que la pudiese sostener sin quebrarse y aun añaden que era tanto el peso de su cuerpo que en los peñascos donde descansaba de noche dejaba señales y vestigios de sus uñas. Pero ¿para qué referir esto? No con más dificultad arrebataba en ella un hombre y le subía para comérselo a la cumbre de un monte que suele un milano a un pequeño polluelo. La otra que era menor se juzgó ser su hija. Los españoles que en sus bajeles entraron más de 40 leguas por aquel río, hablaron con muchos indios que dijeron haber visto muerta la mayor de estas harpías, como lo afirmaron hombres de mucho crédito de quienes otras veces hemos hecho mención, el jurisconsulto Corrales, el cantor Osorio, y Espinosa. En qué modo se libraron los dobaybenses de tan grande plaga no será relación enfadosa como la necesidad despierta las ingerencias, los cumananos hallaron traza digna de memoria para matar y acabar la mayor de estas dos fieras aves, cortaron una viga o madero largo en cuyo remate formaron una figura humana porque todos ellos saben escultura. Este madero lo pusieron cerca del camino por donde desde lo alto del monte bajaba la prodigiosa ave a buscar presa. La una punta hincaron profunda en la tierra ayudados de noche con la claridad de la luna, dejando alto levantado el extremo en que estaba la figura humana. Cercana al sitio había una cerrada montañuela donde se metieron y escondieron con arcos y flechas y otras armas apercibidos para tirarlas en la ocasión. En naciendo el sol se descubrió el horrendo monstruo. Arrojóse luego furioso desde lo alto a la fingida presa, embiste al simulacro aprendele, aprieta y de suerte clava en el madero las presas, que por algún tiempo no se pudo desasir. Salen entonces de la emboscada los bárbaros y con tantas flechas y dardos la hirieron, que cuando se levantó fue por mil partes acribillada y a caer muerta no lejos de aquel lugar. Atada pues en largos palos la llevaron en hombros por toda la comarca vecina para liberar a sus moradores del temor que habían concebido y que supiesen que estaban ya seguros los caminos que la ave rabiosa no dejaba frecuentar. Fueron los matadores reputados por dioses y recibidos con mucha honra y dones que les ofrecieron como sucede en muchas provincias pagar los que temían el daño al que lleva de algún león, oso, o lobo, que ha muerto, los despojos. Las piernas de esta ave dicen que eran más gruesas que el muslo de un hombre, las garras al respeto como en las demás águilas o aves de rapiña. La menor después de muerta la mayor no pareció más ni fue vista,” hasta aquí el citado consejero.

157La pintura de estas aves es la misma descripción fabulosa que han hecho de las harpías o estinfálides, los príncipes de las poesías griega y latina con Hesiodo y Ovidio. La fábula les llama canes de Júpiter, se ha fingido en la mitología que enojado este mentido dios con Fineas Rey de Tracia le privó de la vista y condenó a perpetua hambre, enviándole en castigo de su infidelidad contra los secretos de los dioses la plaga de aves tan inmundas y feroces según nos pinta Virgilio a Aëllo, Ocypite y Celeno. A ésta llama Homero, Podange, y Hesiodo hace solo memoria de las dos primeras. Pero como el gentilismo bajo estas oscuridades envolvía mucho de historia verdadera, quiso representar en ésta las langostas que destruyeron los sembrados del Imperio de Fineas, o como otros quieren, según el autor del diálogo mitológico que los sabios diaristas de Trevoux atribuyen al padre Rigord, los corsarios que infestando y robando las costas de Tracia con sus continuos desembarques obligaron a los habitantes de éstas a sufrir una hambre más que desesperada en fuerza de sus hostilidades, hurtos y rapiñas. Esto es por lo que mira a la semejanza del cotejo. Por lo que hace a su realidad, nació esta ficción en la cuna de hechos verdaderos.

158Así pues las aves, que nos describe don Pedro Mártir son fabulosas en la pintura, pero verdaderas en su existencia. Este autor es testigo referente. Hubo él la noticia de ciertos españoles que fueron instruidos en ella por los indios que quizá y sin quizá expresarían sólo la voracidad de las aves. A que alguno que tendría noticia de algún pasaje de Virgilio, u otro poeta que describe las harpías, atribuyó a estas aves americanas los mismos rostros y figuras con que nos representa la historia fabulosa los pájaros estinfálides de Fineas y sus estados. De aquí don Pedro Mártir sin tomar las medidas necesarias para la especulación más exacta de noticia tan peregrina, divulgó en sus obras la espantosa aparición de estas aves en Dobayba, no siendo ellas que las que en el Perú conocen bajo del nombre de cóndor. Esta ave negra por lo común, viste en el cuello una golilla de plumas blancas o cenicientas, su rostro es de buitre pero grande. Arma su frente con una cresta seguida como navaja. Toda la fiereza la tiene en el pico que es muy grueso. No siéndole de menos auxilio en las presas sus grifos o garras que gozan de igual naturaleza. Cuando abre las alas forma la extensión de dos brazas. Esto lo refiere Garcilaso asegurando el padre Acosta haber visto una de estas aves que ocupaba con las alas tendidas la distancia de cinco brazas. Sus plumas son más gruesas que el índice de un hombre regular, tan duras que cortadas parecen cuernos afilados y pueden servir de puñales como lo hacen los indios armando con ellas las puntas de los dardos y flechas. Su estatura es casi como la de un pollino. Es tan voraz, fuerte y violento que haciendo presa de los carneros, vicuñas y terneras las levanta por los aires con las uñas lo mismo que si llevara ratones o polluelos. Cuando se arroja sobre algún animal baja con tanta violencia que le asombra. Ya ha sucedido como escribe el señor Pinelo que haya arrebatado un niño de 10 años haciéndole funesto despojo de sus garras. Dos juntas embisten a un toro que acaban a picadas, si no puede resistir a la fuerza y voracidad de estas aves. Refiere Herrera que las de este linaje hacía criar el rey Motezuma, eran tan grandes que cada día se le ministraba a cada una un carnero de ración. Desde luego que el cronista, querrá decir carnero de las Indias que es el guanaco u otro animal de esta especie porque si la voz se contiene por los que se conoce por acá con este nombre y de España se transportaron a las Indias donde se distinguen con el nombre de carnero de Castilla para diferenciarlo de carnero de la tierra, se equivocó el cronista no existiendo en México en los tiempos de Motezuma tal especie.

159Habita, pues, esta ave en las costas y arenales. Se remonta más que otra en nuestra América. La caza de ella se hace con munición de onza de calibre, cuando se halla tendida en alguna playa, o revoleteando cerca de la tierra. La munición por más gruesa que sea, sino es de aquel peso, no es bastante a derribar una ave de tanta fuerza, que suele resistir al impacto de máquina de más cuerpo. Los indios hacen grandes agüeros y pronósticos de la aparición de estos pájaros en sus pueblos. Se juntan en corrillos y con voces lastimosas y afectos fúnebres se anuncian fatalidades, diciendo unos a otros: Mira cóndor, mira cóndor. Algunos desimpresionados del capricho gentilicio se visten de pieles de carnero y fingiendo que pastan en el campo como un animal de esta especie se ofrecen a los ojos de ave tan terrible y reputada como demonio entre los indios. Entonces la ave hambrienta se arroja sobre la fingida oveja que la hace presa de su astucia. Con este artificio se han desengañado muchas veces los indios que no es el sopay (esto significa el demonio en lengua quichua) el que en figura de esta ave causa los estragos de sus ganados y familias. En la costa de Lima se ven hoy pocos. Han procurado extinguirlos porque apenas se criaría ganado si se multiplicase esta especie, que nidifica en los más altos montes y cuevas muy profundas donde yo he encontrado huesos de sus piernas que podían igualar a los femorales de un niño de 10 a 12 años.

160Me parece que la historia natural y verdadera de ave tan monstruosa que hoy existe en todas nuestras Indias apareciendo con frecuencia en las orillas de los ríos y costas de la mar, es bastante prueba para hacer conocer la equivocación de su engaño que padeció el citado consejero con la noticia que comunica de las aves de Dobayba donde creyó que se había hallado el linaje de las harpías que fingen la fábula y los poetas. Además que el bachiller Corral que en la entrada al Darién acompañó al Dobayba a Vasco Núñez de Balboa y el licenciado Espinoza, que por los años de 1513 pasó de alcalde mayor a la Castilla del Oro con Pedro Arias de Avila que alega como testigos, son también referentes. Ellos cuentan que oyeron a unos españoles lo que estos refieren, que sobre este asunto o por mejor decir historia fabulosa supieron de los indios. Ninguno afirma yo vi la ave y la tuve en mis manos, o examiné sus reliquias o despojos. Entonces se necesitaba para la creencia de pruebas reales que verdaderamente hiciesen demostrable, lo que hasta aquí solo se ha leído en las ficciones de los poetas. Lo demás sería corriendo la pluma con ligereza vender la novedad de una noticia mal entendida de los indios y peor interpretada de los españoles. Y aunque el suceso del caballero de Gozon de la orden de San Juan ha acaecido en la isla de Rodas pudiera ser justo paralelo con el de estas pretendidas aves, diré últimamente de ellas lo que el abad de Vertol refiriendo la historia de este anfibio. Para la inteligencia de un suceso tan extraordinario y que algunos otros han por fabulosos, nosotros referiremos simplemente lo que se halla en las historias y dejaremos al lector que juzgue de la verdad en un hecho tan asombroso según las luces y grado de probabilidad que él hállase en nuestra narración y yo diré que hubiese hallado en mi justa impugnación.

161Avestruces. Avestruces los hay en las pampas de Buenos Aires, mayores que los de la África, son feroces y muy fuertes. Allí andan en tropa que parecen del linaje de los cuadrúpedos mayores por su corpulencia y estatura. Su color es ceniciento que tira a blanco, no se levanta de la tierra por lo pesados de sus cuerpos que no pueden sostener las alas. Pero en la carrera son tan veloces dilados [sic] que apenas los perros más ligeros las pueden alcanzar en ocasiones de seguirlos. Cuando soplan los vientos que de ordinario, sino son huracanes son fuertes en estas pampas instituyen su carrera, tomándolos de travesía para ayudarse levantan un ala, que les sirve como de vela latina, si reconoce que ya los perros están sobre ellos, cambian las alas y mudando de rumbo dirigen hacia otra parte la carrera con la ligereza que antes que los perseguidores toman la vuelta, les llevan grande ventaja, en el encuentro de cada ala tienen una punta, con ella picándose con fuerza se promueven más a la carrera. De esto les resultan algunas heridas en sus ijares que curan y cierran metiéndose en los lagos salitrosos. Los bárbaros que habitan aquellas pampas comercian las plumas de estas aves con los de Buenos Aires de donde se transportan a España para el uso de los plumeros. En nuestras Indias para los mismos usos se pagan a buen precio y a ninguno son más útiles que a los caminantes de la carrera de Chile a Buenos Aires como unos quita soles. De ellas se defienden de los rigores del sol que tienen que sufrir en viaje tan dilatado y a no ser tan ligeros apenas se podría soportar la armazón de estas máquinas. Los huevos de estas aves son muy indigestos. He visto muchas fatalidades en las gentes del campo que suelen hacer un mal uso de ellos que puestos a la prueba del vómito han arrojado una materia comificada y algunos han perecido, no teniendo fuerza para la expulsión de este veneno. Suelen tener de peso más de dos libras, con una cáscara muy gruesa y dura. Por lo común sus nidos son de 12 a 20 de que se logran siempre los polluelos.

162Garzas reales. Garzas reales se crían y nacen en las provincias del Tucumán, Paraguay y río de La Plata. Los indios los aprisionan con lazos que les tienden en las playas, o enredan en árboles, las despojan de los plumajes que son cuatro o cinco plumas, que les hermosean y caen de la cabeza. Entonces las sueltan para que críen otros de nuevo. Por este defecto se equivocan algunos con estas aves teniéndolas por cigüeñas como asimismo se ha engañado Vargas Machuca diciendo que es pájaro pequeño y que lo llaman martinete no existiendo tal ave en nuestras Indias, sino que los españoles dan allá este nombre al ramillete de plumas con que adornan las garzas sus cabezas que son lo mismo que las de España. Son ellas de varios colores, las que yo he visto comúnmente costeando el río de La Plata han sido blancas con más de una vara de alto. No porque en esto digan que faltan negras, cenicientas y rojas que también se encuentran en el Saladillo y Pana. Las plumas de estas aves sirven de adornos a los indios lo mismo que a los turcos y persas y a los demás pueblos orientales, habiendo sido en otro tiempo de gran moda su uso en la Europa.

163Cuervos. Los cuervos que llaman gallinazos son ciertas aves de que hay varias especies, unos de un musco claro con pies y pico amarillo y del tamaño de una pava. De éstos hay muchos en las pampas de Buenos Aires. Otros son negros se ven en mayor abundancia. Los Mrs. Bouguer [y] Condamine los describen así: “se halla en diversas partes el gallinazo, especie de cuervo singular a cuya carne atribuyen diferentes propiedades pero de ellas es raro el uso que se hace a causa de su mal olor. Difiere del nuestro en que es más grueso y que su cabeza en vez de ser revestida de plumas no es cubierta [más] que de una simple piel negra, que le forma como un casco.” Esta descripción es exacta. Así no me detengo en ilustrarla. Pretenden que las carnes de estas aves son útiles a los maniacos. Nunca he visto el efecto que les atribuyen, habiendo sabido que las han ministrado a muchos privados de razón y juicio. Y si no me engaño Libirio Apolonio las tiene por veneno y el señor Pinelo asegura que han muerto cuantos por necesidad la han comido. Desde luego que los que habitan las costas de Lima y todo su territorio deben comunicar estas malas cualidades. Ellos solo se mantienen de inmundicias y cadáveres de animales y cuando les faltan estos despojos embisten a los vivos. Sácanles primero los ojos. Se ha visto ya que han acometido a un hombre que dormía en la campaña que a no haber despertado le hubieran arrancado los ojos como lo hacen con los brutos. En fin, los lugares donde hay este linaje de aves no están expuestos a la corrupción del aire, porque ellos le limpian de esto toda putrefacción que pudiera inficionarle. El caso se vio en Lima por los años de 1746 en que habiendo perecido tantos brutos con el estrago del terremoto, a pocos días estas aves consumieron los cadáveres dejando libre el lugar del hedor que en el principio era intolerable.

164De este linaje hay otros que los tienen por especie de halcones, pero no son sino aquellas aves que conocen los latinos con el nombre de mergus que significa cuervo marino. Estos en vez de limpiar la tierra la inficionan con sus excretos que calentados con el sol comunican un olor pestilente haciendo malsano al lugar que percibe sus impresiones como se ve en Arica, que todos sus habitantes parecen espectros por respirar continuamente un aire impregnado de las partículas venenosas que exhalan las sorduras de estos cuervos. Mr. Gentil no atribuye al aire inficionado sino al mal uso del vino las muchas enfermedades que allí se experimentan y dice lo siguiente: “Yo creo que el aire (habla de Arica) a quien muchas veces se atribuyen malas cualidades, no contribuye tanto a las enfermedades que allí reinan como la cualidad del vino que es violento y fumoso.” Con todo estas sorduras que los naturales llaman guano por abundar en sales y azufres se tiene experiencia que engrasan las tierras haciéndolas más fértiles. Así todos los años se carga una isla que tiene el mismo nombre y se transporta a Chancay y Huaura, puertos de la jurisdicción de Lima para beneficiar las tierras que por este medio son las más fecundas de aquellos valles. Los españoles llaman Morro del diablo a los montes en que crían y habitan estos pájaros. Dio motivo a este nombre el grande y espantoso ruido que continuamente se oye salir de ellos, causándolo el golpe de las aguas del mar que entrando con violencia por sus minas y roturas de que está todo como taladrado, allí con su colisión y fuerza resuenan los choques de las aguas que representan una vocería infernal. Lo que habiendo examinado los primeros que arribaron a este puerto creyeron que habiendo los indios escondido en aquellas cavernas algunos tesoros embarazaban su descubrimiento los demonios que quisieron hacer custodios de aquella riqueza infimada. Pero que el citado Gentil, que examinó con cuidado la causa de este espantoso ruido dijo lo siguiente: “Pero como estas montañas son situadas sobre la orilla del mar yo no dudo que las aguas que entran con violencia en estas concavidades produzcan este pretendido ruido, que los españoles que tienen la imaginación viva, que hallan maravillas en todas cosas, atribuyen a la potencia y malicia del diablo.” Estas y otras preocupaciones tienen nuestras Indias casi anochecida la luz de la Historia Natural, siendo imposible desmontar aquellos naturales de sus impresiones que con justicia calumnian los extranjeros, o por mejor decir en esta parte notan y advierten. Y si esto fuese en el vulgo sería disculpable. Los que más autorizan estos errores son los mismos que por su carácter y distinción debieran desterrarlos haciendo manifiesto el engaño o enredo de su invención.

165Grullas. Las grullas que se ven en nuestras Indias son notables y dignas de la especulación más fina. Ellas son mayores que las de Europa. Al principio son muy blancas. Después a medida que van creciendo se hacen coloradas. Y entonces según Herrera las llaman flamencas. Las del Brasil que Gandaw nomina goaras y compara en el tamaño a las gaviotas, visten dos años plumas blancas y muy finas. Cumplido este término las mudan y entonces les nacen pardas que traen el mismo espacio de tiempo, hasta que caídas éstas se hace de plumas negras con que adornan otros dos años, cuyo término cumplido empiezan a sacudirse de ellas, a proporción que les va naciendo un plumaje colorado que las acompaña hasta la muerte como última mutación de sus colores en sus plumas, Juan Stadio solo les pone tres, plateado, negro y colorado. Unas y otras he visto. Y al principio del verano se descubren en nuestras costas algunas de esta naturaleza y donde se ven más frecuentes son en las de Lurín, cinco leguas al sur de Lima. Herrera dice que se sustentan de agua salada y que de este modo crían los indios las domésticas, añadiendo un poco de cazavi. Habla de las de México. Las del Perú se sustentan como las de Europa de trigo e insectos. Sus carnes se comían antiguamente. Pero ya hoy solo sirven para algunos usos medicinales como se lee en Scrodero, Aldrovando y Lemery.

166Anchima. La anchima que es una ave como un cisne pocas veces aparece en nuestra América. Ella habita las costas del Brasil. Sus plumas son blancas y negras. En los encuentros de sus alas trae dos puntas de hueso y en la frente otra más delgada con pulgada y media de largo, pretenden que estos huesos puestos en infusión algún tiempo en vino le comunican al licor una virtud alexifármaca siendo también remedio muy pronto contra la dificultad de los partos. Esto a la experiencia que lo decida. Nunca anda esta ave sola sin la compañía del macho, si muere alguno de los consortes no se aparta el uno del otro hasta que perece entre sus cenizas dando unos clamores muy tristes y altos, entre los que se oye repetida u y hui. Jorge Maregravio describe y pinta esta ave que en mí juicio es símbolo de la viudez conyugal. Y si no me engaño es la que en Buenos Aires llama fero fero y de que hay grande abundancia en las ensenadas y costas del río de La Plata. Allí les dan aquel nombre por expresarlo claramente siempre que aparece revoleteando en el aire.

167Pito. El pájaro que se conoce con el nombre de pito y los del Perú llama hacallo es del tamaño de una perdiz, su cabeza es pequeña y cenicienta con el pecho amarillo. Sus alas, espalda y cola pardas y negras, se viste de una trenza de plumas doradas que le forman un hermoso y vistoso collar. Se arma de un pico largo y tan fuerte que rompe con él los árboles y peñas para hacer su nido en los huecos que ha labrado a fuerza de los repetidos golpes que da con él. Trae grande enemistad con el halcón. Si se siente oprimido y fatigado de su violencia, le aguarda en lugar eminente. Y cuando éste embiste, se deja caer sobre él con tal golpe que las más de las veces le derriba muerto al impulso y fuerza de su pico. Este pájaro ha dado su nombre a una hierba a quien en todo el Perú atribuyen la virtud de romper el fierro. Tratando el padre fray Antonio de la Calancha de otras que se crían en Misque, Cochabamba y los Charcas dice de ésta lo siguiente: “críase otra hierba rara que comúnmente se llama la hierba del pito, porque un pájaro llamado así la tiene por medicina cuando ha de purgarse. Es hierbezuela pequeña y echándola molida deshace al hierro o al acero. Los delincuentes más aherrojados deshacen las prisiones y huyen de las cárceles, en Potosí, en las Charcas y en aquellas comarcas y territorios se valen mucho de ella los ladrones y encarcelados.”

Artículo 2°. De las aves comestibles como pavas y perdices

168Pavas. Pavas hay en el Perú y Tierra Firme de varias especies. Las que llaman guacharany son de mejores carnes como dice el señor Pinelo. Otras hay coronadas que nombran paujíes. Son hermosísimos a la vista. Por los años de 1572 se trajeron a España según consta de real cédula que se expidió entonces para su conducción. Y a no haberse muerto las que venían en el navio en que yo me transporté hubieran llegado otras que venían destinadas para nuestros soberanos, eran del tamaño de una gallina regular con unos copetes o penachos que los figura coronadas. Siendo las hembras de un negro más luciente y salpicados de colores blanco. Y tenían en la frente una como piedra azul forrada de carmesí de la misma carne que Vargas Machuca quiere que se asemeje al zafiro, no teniendo nada de piedra y el padre Juan Eusebio se excede en el tamaño igualándola a una naranja y suponiéndole el color morado, en lo que se ha equivocado este autor o no tuvo exacta noticia. Estas aves pocas se domestican, las más mueren cuando las sacan de las montañas donde se crían. Así no se ha multiplicado su especie. Las que he visto en el Janeiro son más vistosas que las nuestras. Las que se conocen en España con el nombre de pavos y de que hay tanta abundancia, se trajeron la primera vez de la Nueva España y de allí al Perú. Se debe creer en esto al referido señor Pinelo. Los franceses a distinción de las otras aves de esta especie coq de Inde siendo las de carnes más delicadas las que se crían en el Brasil como lo experimentan en el Janeiro.

169Perdices. Perdices las hay en toda nuestra América y principalmente en el Perú y sus serranías. Las he visto en grande abundancia en las pampas de Buenos Aires en los crecidos pajonales que se crían en aquellas tierras. Se anidan estas aves y multiplican tanto, que en invierno casi se mantienen las gentes de esta caza. Son tan grandes y continuos los aguaceros que inundando las campañas aturden a estas aves y entonces se toman a mano porque están imposibilitadas de volar. Si no es ya que encuentren a las más sofocadas de los repetidos golpes de las aguas. También las cazan a caballo vibrándoles una vara que en la carrera les obliga a caer con el sonido que proviene de la vibración. En estos parajes las hay de dos especies, unas pequeñas como palomas. Estas no son tan pintadas de plumas y pies como las que he visto en España. Otras grandes como gallinas, sus plumas son de un musco claro salpicado de manchas negras y blancas. Estas son las más apetecidas por lo delicado de sus carnes. Las otras son más secas y de menos sucos nutricios. Pero unas y otras son buscadas y se apetecen más que otra cualquier ave que no es de las domésticas. Sus gritos en las campañas son prenuncios ciertos de tormentas como en ellas hacen grande estrago sus impresiones. Así cuando se oye la vocería de sus gritos o cantos destemplados, ya puede el caminante ponerse a cubierro de la revolución del tiempo que le espera. Esto lo confirmé con la observación que hice en mi dilatado viaje de nuestra América sirviéndome de aviso la confusión de sus voces para predecir con alguna publicidad las mutaciones del tiempo.

Artículo 3°. Pájaros de plumaje peregrino

170Papagayo. Los papagayos son de varias especies, sus colores y figuras los distinguen. Los cariendos son azules y tienen en las alas algunas plumas amarillas. Los ayaras son colorados con las alas azules y colas más largas. De estos aparecen algunos con alas verdes y blancas, cuello todo blanco, cabeza negra y lo demás del cuerpo verde. Montesinos asegura que vio una de esta especie traída de los Sucumbíos. Las guacamayas de que abundan las montañas del Perú visten los colores azul, verde, amarillo, colorado y blanco. Son los más vistosos que nacen de esta especie, pero feos y desairados. Fray Pedro Simón escribe que en la Jornada de Pedro Ursua, se vieron aves de esta naturaleza todas blancas. Esta noticia es tan particular, como la de encontrarse cuervos blancos. Estas aves como afirma Vargas Machuca sirven a los indios de centinelas. Ponenlas en lo más alto de sus chozas o buhíos. Están allí en perpetuo silencio, hasta que descubriendo alguno que se acerca a ellos le rompen y avisan de su venida, dando muchos gritos como lo experimentamos con los ladridos de los perros domésticos. Ellos no aprenden a hablar. Solo los hace apreciables entre nosotros su corpulencia que excede a un gallo y la variedad de sus plumas que ofrece a la vista un ramillete de colores. Los indios para que se vea (como dice el señor Pinelo hablando de esto) que hasta en los naturales hay engaño, contrahacen y adulteran estas plumas y con tal arte las tiñen de colores que le nacen ellas casi tan parecidas a las naturales que difícilmente se distinguen las artificiosas de las pintadas.

  • 4 Nota de los editores: parece que hay un error, el autor citado sería Juan Lerio.

171Los más dóciles y capaces de hablar son verdes claros con la cabeza en partes amarillas y los encuentros de las alas colorados. Son mayores que las palomas y los llaman loros. Hay otros de esta misma especie, que conocen con el nombre de coricas, su pluma es de un verde oscuro y la cabeza del color de la flor del romero, con dificultad aprenden una que otras voces. Pero si una vez se sueltan en la garrulidad aventajan a todos los de su especie. De este mismo linaje he visto yo en el Janeiro uno que tuve en mis manos todo ceniciento, con pies y pico verde y los ojos colorados: ave singular por lo peregrino del color. Los que llaman cotorras son muy pequeños casi como un tordo, pero son los más agraciados y habladores. De unos y otros hay grande abundancia en el Reino de Chile. Allí son carnes muy delicadas las de los polluelos de estas aves. Hablo de esto con experiencia. Mr. Bouguer siente lo mismo de losde las montañas del Perú. Son sus palabras: “Yo he comido muchas veces de los pequeños que eran verdes y los he hallado muy buenos.” También hay otros de este mismo linaje muy pequeños que imitan el canto de las otras aves y ellos también gozan del suyo natural. No los he visto en otras partes que en el Janeiro, son comunes en el Brasil, siendo las montañas de este Reino las más abundantes de estas aves como dicen Pedro Magallanes y Gandaw en su Ornitología nos ha dejado una descripción bien dilatada de sus especies, Ulises Aldrovando que copió de Juan Legio4 y otros.

172Manucodiata. La manucodiata que comúnmente llaman ave del paraíso y se ve en muchas partes del Perú, es del tamaño de una golondrina, tiene palmo y medio en las plumas de sus alas y de cola. El color de ellas es tornasolado, entre blanco y amarillo y a trechos con matices de oro. El macho de este género trae en la espalda un hueco. En él pone la hembra sus huevos, los empolla y saca los hijuelos, siempre se descubre en continuo ejercicio de volar. De aquí se ha pensado que en el aire vive y duerme. Julio César Escaligero tiene ésta por opinión muy recibida. De ello ha nacido que algunos pretendan que esta ave carezca de pies por cuya privación se mantiene siempre en el aire. Otros le dan unos nerviecillos con que se cuelga de los árboles y el licenciado Pedro Zevallos se los coloca en las espaldas. Lo cierto es que esta ave nunca se coge viva. Cuando la encuentran muerta, le quitan los pies y el vientre y lo demás del cuerpo lo secan y salan y así se vende como ave peregrina y poco conocida por habitar siempre en el aire. Juan Bautista Lavana y el cronista Herrera sienten lo mismo aunque Juan Hugon que trajo dos a Europa afirma lo contrario. Los portugueses le dan el nombre de pájaro del sol y el citado cronista la denomina mamucho y Maregravio señala en el Brasil algunas especies de ella. En fin, pasan de doce los autores graves y del buen nombre citados del señor Pinelo que hacen memorias de esta ave. De ello no tengo más noticias que las referentes que he comunicado, así dejo su opinión y existencia como las hallo referidas en los escritores que he alegado.

Artículo 4°. Aves cantoras

173Pájaro de las plumas. Entre las aves de plumas variadas de colores es muy estimada la que los españoles llaman Pájaro de las plumas. Ella es del tamaño de una paloma. Tiene el pico amarillo. Sus ojos con un círculo blanco y los pies negros. Su color es todo verde. Le sirven de cola dos plumas de más de media vara con cuatro menores también verdes. A que acompañan igual número de negras. De las plumas del cuerpo de este pájaro se servían los indios para describir o pintar animales u otras representaciones de plumería. Los de México sobresalieron en esta invención u arte, con sólo plumas de diferentes colores pegadas a una tabla hacían las mismas figuras que el más diestro pincel sobre cualquier dibujo que se proponían. De estas obras se han visto en España muchas imágenes. No sé si existirá la que de la Virgen con el Niño se trajeron de las Indias y se colocó en la Santa Casa de Loreto del padre Antonio Posevino, habiendo visto esta pieza en que competían el arte con el ingenio puso unos elegantes versos latinos que se leen en su libro de Cultura ingeniorum y que omito traducir por no desfigurar su ritmo y armonía.

174Piche. En Lima se ven también todo el año dos pájaros singulares. El uno es mayor que un tordo. Su color es casi como el de la perdiz a excepción del pecho y los encuentros de las alas que son de un carmesí muy encendido. Llámanlo piche los españoles y los indios guanchaco. Su canto excede en alto y armonioso a las demás aves cantoras que nacen en nuestras Indias. Parece que resuena un clarín muy bien templado cuando sus voces que arrebatan los sentidos se perciben en las campañas. Las crían en las casas desde pequeños y para que aprendan a cantar los llevan al campo, donde oyendo la música de los suyos vuelven instruidos en ella. Se suelen vender estas aves por 25 doblones. No se han podido traer a España porque perecen luego de mudar de temperamento, y son tan soberbios que no ha habido ejemplar que los grandes puestos en una jaula hayan cantado alguna vez. Así se aprecian muy poco menos que no sean los polluelos recién nacidos. La hembra de esta especie no canta ni tiene el pecho colorado. El otro es como una golondrina, su color es musco, trae en la cabeza un penacho o copete de plumas de un punzón muy fino y delicado con todo el pecho de igual color. Es pájaro inútil, sólo lo hermoso de sus plumas le distinguen aprecio buscándose éstas como las más finas en su especie. Algunos viajeros pretenden que las aves de la Francia exceden a las nuestras en lo delicado de su color y fineza del plumaje. Mr. Bouguer dice sobre esto las siguientes palabras: “se reconoce al entrar a estos bosques la verdad de una observación ya hecha por otros viajeros que si los pájaros de la América se aventajan mucho a los nuestros en recompensa tienen el canto infinitamente más variado y más dulce.” En cuestión de cantos de esta naturaleza debe decidir el cotejo que hará visibles las ventajas.

175Cuculí. Entre estas aves debe tener el primer lugar la que llaman cuculí. Ella es del linaje de las tórtolas, pero casi del tamaño de un polluelo de paloma. Su color es ceniciento con los encuentros azules y blancos y el pecho de color de la flor del romero, su cabeza es pequeña con ojos grandes y pardos, dos azules del color del jacinto, pies colorados y pico negro. Sus carnes son delicadas, muy nutritivas y sanas. Se mantiene esta ave de semillas de cardo, trigo y maíz. Su mayor abundancia es en tiempo de aceitunas y entonces su caza es más apetecida. Canta lúgubremente guardando las vigilias de la noche. En cada una repite los golpes de su música como que avisa la estación de ella. Suele no guardar en esto orden, pero es pocas veces, la doméstica no la observa con tanta puntualidad. Rara vez se oye de día. Desde que cae el sol empieza a anunciar la venida de la noche. Así donde más se notan sus trinos son en las campañas, allí despiertan al pastor y al caminante para que velen cada uno a proporción de su cuidado. Para cantar hincha el buche repitiendo cinco veces la primera silaba de su nombre, termina con la expresión entera de él rematando con la que empezó con cuyo canto mezcla entre tristezas de su llanto las dulzuras de la armonía y suavidad de su voz. Muchas gentes no pueden sufrirla porque les recuerda sus memorias melancólicas, a otros les agrada tanto que tienen pajareras como he visto en España de estas aves y en ellas se multiplican, o por mejor decir se libran del cazador, que casi tiene en nuestros campos destruido el linaje de ave tan peregrina y particular.

176Tordos, jilgueros, gorriones, ruiseñores. Del linaje de las aves cantoras abunda Lima y sus valles. Nacen allí tordos, jilgueros, gorriones y ruiseñores, que apenas hay habitación o ruinas de casas viejas donde no se aniden estas aves. Siempre cantan en coro cuatro o cinco juntas. De manera que a distancia empieza una la música y responden las otras alternándose, hasta que unidas forman la armonía de consonancias. Son tan suaves y dulces que no les iguala ave alguna en la melodía de su canto. Se sustentan de insectos volátiles. Por esto les llaman papamoscas. Pero son tan delicados que apenas los tocan las gentes cuando perecen entrando antes en un deliquio mortal. Así nunca se han podido domesticar ni reducir a jaulas. Hasta aquí ha corrido la pluma en la Historia Natural de alguna de nuestras aves, no habiendo sido mi objeto en este artículo otro que señalar los que se ven monstruosas en este género. Y como es preciso guardar algún orden en lo que se escribe comunicaré en los artículos siguientes los anfibios y peces monstruosos, que han aparecido y aparecen en nuestros mares, lagos y ríos.

Artículo 5o. Avecillas de raros efectos

177Yanta yanta. En el Perú hay una avecilla que en lengua quichua se denomina yanta yanta y en la de los aymaraes lava lava. Ella es de figura de una culebra muy pequeña. Tiene seis pies grandes con dos coyunturas. Desde los posteriores hasta el extremo de la cola se le cuentan siete nudos que figuran un tronco de caña. Ella es blanca salpicada de un color verdinegro, la hembra es mayor que el macho pero poco más gruesa que un hilo de cartas. Vuela esta ave dando saltos en el aire con el mismo movimiento de ondulación que si fuesen reptiles con virtud astica. Si el macho de esta especie se asienta sobre un árbol lo marchita hasta secarle la raíz. Si toca algún viviente lo deseca hasta consumirlo. Sus carnes hechas polvos y propinadas en alguna bebida mueven tanto la sensualidad que extinguen el humido radical con la vida del que los ha tomado. De estos polvos se valen los indios como armas ejecutivas contra la vida del que juzga contrario a sus intenciones. A la eficacia de ellos atribuyen la contubescencia [sic] de algunos que sin más motivo que una perezosa melancolía mueren desecados. Se ha hallado para estos males la aplicación de la hembra de esta especie que como dice el señor Pinelo apaga lo que el macho enciende y resucita lo que este seca. Me acuerdo como entre memorias oscuras haber visto esta rara y fatal avecilla. No lo afirmo aunque dudo de su existencia. De sus efectos todos los días se ven en la América repentinas mutaciones en plantas, árboles y hombres que mueren con esta aridez total consumido el suco nutricio que les vivificaba. En fin, son testigos de esto el padre Calancha, el citado señor Pinelo y si no me engaño el cronista Herrera refiere lo mismo, a quienes así en esto como en otras cosas de nuestras Indias se dará aquella fe que no se opone a las leyes de la Física e Historia Natural, no violentando el entendimiento a creerles ciegamente de lo que nos comunican de noticias de aquellas regiones, añadiendo el primero las siguientes palabras: “Si un hombre está lisiado de muy gordo, sahumándose con macho y hembra y bebiéndolos en polvos, se enjuga y queda bueno, y sin la hembra el macho es pestilencial veneno.” En Lima los he visto traídos de estas sierras de Huarochirí y sus contornos, traenlos los indios en calabazos y viven sin comer 10 y 12 días.

178Picaflor. El pajarillo que los de Lima llaman picaflor, los del Perú tominejo y los mexicanos uitzitzili es de los más pequeños que se pueden ver en el linaje de las aves. Su tamaño no excede al de un cigarrón, sus plumas son matizadas de un agregado de colores con listas de oro y plata. Su pico largo y puntiagudo anda siempre entre las flores, liba de ellas la miel y el rocío. Cuando está en esta operación es tan veloz en el movimiento que casi se hace a los ojos imperceptible. El señor Pinelo hablando de este peregrino pajarillo se expresa así: “Las plumas de cuantos colores se pueden imaginar un brevísimo epítome de la primavera y un casi invencible ramillete de todas sus flores.” Muchos han juzgado que es insecto volátil pero esta opinión es falsa. Por los años de 1752 hallándome yo en la ciudad de Mendoza, el corregidor don Eusebio de Lima y Melo de este lugar me envió un nido de esta avecilla para que examinase el prodigio de la naturaleza. Era él formado de una especie de tejido que no pude distinguirle la materia. Estaba sobre la rama de Sarmiento verde tan unido y amarrado que creí que era de una pieza con el vegetal. Ocupaba de circunferencia lo mismo que la órbita de nuestros medios pesos de cordoncillo. En él venía la hembra muerta y echada sobre dos huevecillos tan pequeños que representaban dos perlas de tamaño regular. Rompí uno y hallé lo mismo que en todos los demás huevos, pero de cáscara muy delicada y de yema más encendida que casi tiraba a colorado. Esto bastó para que yo tuviese a error la preocupación de algunos que pretenden sin más examen que el de la vista colocar a esta avecilla en el género de los insectos y me parece que bastará para que se convenzan del engaño. Pretenden que esta avecilla se retira los inviernos a las selvas y que se duerme hasta que vuelve el verano. El citado señor Pinelo haciendo mención de estos dice lo siguiente: “Por octubre cuando ya los campos se agostan y les falta el sustento de sus flores se retira al monte y en el busca algún árbol más copado y asentándose en un ramo o tronco se duerme y así se queda en éxtasis natural o prolijo desmayo hasta el abril siguiente que con las primeras aguas renovado y con los primeros truenos despierta, resucita florido el que acabó marchito.” En cuya comprobación el citado autor refiere que los religiosos menores de Tlaxcala habiendo encontrado sobre un árbol de su huerta una de estas avecillas dormida la visitaban todos los días hasta que llegando el tiempo de la resurrección la hallaron viva, sobre que dijo el doctor Juan Rodríguez, canónigo de la Puebla: “no busque el curioso mayor símbolo de la resurrección que esta avecilla puede igualar la pompa de la fénix y ser singular en la advertencia del misterio.” En mi patria Lima se ven todo el año a causa de estar en ella siempre floridos los jardines. Así allí es muy difícil esta observación a que desde luego no suscribo quedando con mi juicio suspendido hasta más prolijas indagaciones. En el Brasil le llaman gonanibuc según Juan Lerio, Maregravio describe de él nueve especies, fray Juan de los Santos dice que también se halla en Sofala, en fin, hacen memoria de él los más de nuestros historiadores y cronistas y el marqués de San Aubin, refiriéndose a Mr. Rober y Cardano dice por las palabras siguientes lo mismo que casi se ha expresado: “El concón, pequeño pájaro de México menor que un escarabajo es cubierto de un plumaje hermoso. El se nutre del rocío y olor de las flores, se abriga a la rama de algún árbol donde él se duerme desde el mes de octubre y no despierta hasta el de abril. Cardano ha descrito un pequeño pájaro de las Indias que tiene las plumas de todo género de colores y las alas de verde oro. No es más grueso él que una abeja.” Yo creo que éste es el mismo que algunos han nombrado cincon.

179Tercera Parte

Artículo 6°. Animales acuátiles

180Caimanes. El caimán es un lagarro con 12 pies de largo, Pedro de Cieza asegura que en el río de San Jorge ayudó a matar uno con más de 25 pies y Mr. Bouguer los ha visto de 18 a 20, su color por lo común es verdinegro. Su cabeza grande y disforme, su boca carece de lengua, tiene en ella tres órdenes de dientes muy agudos y fuerres. Sólo mueve la mandíbula superior. Hacia el esófago tiene una tela gruesa con tres agujeros grandes. Por ellos pasa cuanto encuentra, toda materia sea animal, piedra o palo es dispuesta a su voracidad. El señor Pinelo escribe que se le ha hallado en el vientre una india entera con sus vestidos. Trae sobre los ojos unas membranas muy delgadas que le sirven de parpados. Por esto pretenden algunos que ve con ellos cerrados, viste unas conchas impenetrables desde el lomo hasta la cola, lo más del tiempo habita dentro del agua. Cuando sale a tierra es tan pesado que apenas puede dar una vuelta. Es la causa de esto que sus brazos y pies que no tendrán media vara, son muy pequeños para sostener la máquina de su cuerpo. Refiere Herrera que duerme tan profundamente que no le despierta el ruido de una escopeta. Busca siempre el sol y para gozar de él se tiende en la tierra más blanda o arena, en ella deposita más de 100 huevos que los sepulta y cubre con ella misma. Esta operación la ejecuta el día primero de la Luna y volviendo el último halla ya nacidos los hijuelos que le embisten con la boca abierta.

181Los indios comen estos lagartillos y también los huevos, este es el motivo de no multiplicarse mucho más el linaje de fiera tan voraz. Herrera dice que en el río de la Magdalena consumen todas las noches los canoeros, tantos que suelen pasar de 500 hasta 3.000 entre huevos y lagartillos. Ellos entran con estos anfibios debajo del agua y aprisionándolos sacan a tierra. No se halló dificultad para este hecho si (como dicen) el caimán no abre la boca dentro de la agua. Si parece que es verdadera esta observación, pues por lo común cuando hace la presa zambulle con ella y así que reconoce que esta ahogada sale a otra parte a comerla. Los más voraces y crueles son los verdes o bermejos que embisten con grande violencia hasta sacar de las canoas a los navegantes. Felipe de Pomanes refiere que una india lavaba a la orilla del río de la Magdalena, cuando un caimán la tomó de un pie y llevaba como cebo de su voracidad. Ella dio grandes voces, ocurrió el marido que con un cuchillo se arrojó al río y haciéndose de la fiera lo degolló atravesándole los pechos. Entonces libertó a la mujer que ya entre sus dientes había perdido una pierna de cuya herida murió. Este caimán que salió muerto a la orilla, como afirma el citado autor tenia 33 pies, fiera la más monstruosa que en este linaje hallo referida en los autores. Por observación de Mr. Bouguer consta que ellos no embisten a las gentes a menos que no hayan comido alguna vez carne humana y asegura que siempre los vio huir aun acercándose él a los que encontraba tendidos en las playas. Pretenden que estos caimanes son lo mismo que los cocodrilos del Nilo. Lemery hablando de ellos dice lo siguiente: “las Indias los producen de una grandeza prodigiosa que pueden llamar cocodrilos terrestres o anfibios.” En esta cuestión no entro. Decídanla otros que tengan más experiencia de los de Egipto que yo no quiero hablar por relaciones que las más veces llevan las plumas a tropiezos muy frecuentes.

182Tintoreras. Las tintoreras o marrajos de que abundan las costas de Tierra Firme son lo mismo que los tiburones. Tienen más de dos varas de largo con un grueso disforme y desmedido. Su cabeza es grande con tres órdenes de dientes en la boca. Son ellos como sierras y de tal ajuste que es irreparable la presa, carecen de escamas y visten una piel tan dura que vivo no hay arma que las penetre. Son tan voraces que tragan cuanto encuentran. El señor Pinelo refiere que habiendo pescado uno en Tierra Firme le abrieron el vientre que era disforme y le hallaron en él una botija vacía, que no le dejaba andar en el agua. Es caso espantoso el que refiere el cronista Herrera que sucedió a un indio con un monstruo de esta naturaleza. Pasó así en la costa de Cumaná un indio [que] pescaba perlas vio venir hacia él una tintorera. Huyó a tierra. Luego que reconoció que había pasado algún tiempo volvió al agua a continuar su pesca. Pero el animal que lo aguardaba hizo presa de él y lo tragó entero. Otro hombre, el capitán del rancho de la pesca, sintió en el agua un gran ruido y sospechando lo que en realidad era echó mano de un perrillo que mató y puso en su anzuelo de cadena que al instante pico la bestia marina y se prendió en él. Sacaronla a tierra, donde abierto su vientre fue hallado el hombre que enviaba los últimos alientos de la vida. Esta bestia marina engendra en el vientre como los animales terrestres. Gonzalo Fernández de Oviedo avisa que el licenciado Suazo en el naufragio que padeció pescó una hembra de esta especie con 35 hijuelos de a dos palmos y medio cada uno y el señor Pinelo afirma lo siguiente: “yendo yo a las Indias se pescó en la nao una hembra preñada con 10 hijuelos que tenían a más de a tercia cada uno y eran como cazoncillos muy blancos. Comiéronlos y se halló que eran muy buenos.” En fin, Cardano quiere que el macho de este género goce de ambos sexos lo que duda Escaligero. A uno ni otro puedo suscribir porque aunque he visto alguna de estas bestias no he hecho la observación. Otro que se interese más en la Historia Natural de este animal ilustrará esta duda que aún hasta ahora se cuestiona.

183Bestia Marina. La bestia marina que los españoles llaman pez buey y los indios manatí es un animal grande que según Gandaw suele pesar 50 arrobas. Tiene el hocico de buey y dos brazuelos con que nada, en cada uno de ellos se arma de cuatro uñas. Las hembras de esta especie paren y crían sus hijos. Para ello la naturaleza les ha dado dos pechos, con la leche que les destila de ellos sustentan a sus pequeños como lo afirma el cronista Herrera. Habitan por lo común en las ensenadas y bocas de los ríos. En ellas salen a las orillas y se apacentan de las hierbas y hojas de los árboles que encuentran más a mano. Pedro Mártir refiere que un cacique de la isla Española a quien Herrera llama Caranuter crió una de estas bestias marinas con hierbas y otras cosas. Después la hizo poner en una laguna a la que dio por el pece el nombre de Manatí. En ella creció y se domesticó tanto que salía a la orilla y cuando le gritaban matun matun que como interpreta el señor Pinelo significa generoso se acercaba a las gentes y comía lo que le mostraban con sus manos. Solía llevar por la laguna a los que se fiaban de su conducta, una vez transportó 10 hombres juntos según el citado autor que también afirma que vivió 20 años. Y si no me engaño este mismo es el que en Sofala según la relación de fray Juan de los Santos llaman Pez mujer. Aparecen estos peces en las costas de Brasil, donde yo los he visto cuando por los años de 1755 navegué del río de la Plata al Janeiro. También se ven en las islas de barlovento en toda la Tierra Firme y más en Honduras y golfo Dulce.

184Hipupiara. El hipupiara que se interpreta demonio de la agua es uno de los animales más monstruosos que se ha visto en el linaje de los acuátiles. Apareció la primera vez por lo años de 1564 en la Capitanía de San Vicente de la costa de Brasil según refieren Pedro de Magallanes y Gandaw. Es este monstruo de 15 palmos de largo y el cuerpo todo sembrado de pelos, con la cabeza de perro y boca barbuda y armada de unas grandes garras y orejas pequeñas y levantadas que rematan en punta. Se le descubren dos grandes pechos con sus pezones. La espalda, hombros y brazos como los de un hombre, a excepción de las manos que representan unos puños surcados con cuatro coyunturas gruesas y redondas que le sirven de dedos y de que le nacen unas uñas enroscadas, corvas y afiladas. Remata su cola con otras nueve de esta especie pero más grandes y retorcidas. Esta disposición la he sacado fielmente copiándole en todas sus partes a la lámina que de este monstruo nos da el señor Pinelo. Violo por la noche una india y dando voces ocurrió a ellas Baltasar Ferreyra. Este creyéndola tigre le acometió con una espada. La bestia entonces erigiéndose sobre los borbotones de la costa embistió al hombre que ligeramente le pasó el vientre con la espada y volviendo la bestia segunda vez sobre él le dio en la cabeza una cuchillada que le derribó a tierra. A que acudiendo muchas gentes con otras armas e insrrumentos le acabaron de matar.

185De este monstruo y de este hecho son fiadores los citados Magallanes y Gandaw, a estos autores se les dará la fe que hasta aquí han merecido sus plumas, en lo que refieren de nuestras Indias. Yo no he visto el animal, sino es pintado. Fray Juan de los Santos afirma haber visto en la Cafrería uno muerto que diferenciaba muy poco del que hemos copiado, que juzga el señor Pinelo sería el macho de esta especie de bestias marinas tan monstruosas. No son menos peregrinos los que el padre Antonio Ruiz de Montoya refiere haber visto en los mayores remolinos del Paraná que tragan un hombre entero saliendo a la orilla a buscar mujeres, de quienes se ha comprobado haber muerto del acceso que han tenido con estas bestias marinas. Todo cabe en lo posible, pero son casos sin ejemplar en los acuátiles y sólo se cuentan de los del Paraná, hallando yo uno referido de un autor tan digno de fe como el citado.

186Pez manta. El pez manta llamado así de los naturales a causa de la mucha extensión que ocupa sobre el agua, lo mismo que si nadase sobre ella una capa tendida u otro cualquiera tejido. Este pez no es otra cosa que un lenguado grande, se ve en las islas de barlovento y mares de Tierra Firme. Presume el señor Pinelo que ésta es la bestia marina que vio Colón cerca de la isla Española en su segundo viaje, de ella dice Herrera lo siguiente: “Era grande como ballena mediana. Tenía en el pescuezo una concha grande como una tortuga que es poco menos que adarga. La cabeza que tenía de fuera casi como una pipa o bota. La cola como de atún y muy crecida y con dos alas muy grandes en los costados.” De esta bestia no se halla más noticia que la referida por el cronista, quien asimismo afirma que en la costa de Nicaragua se crían unos peces tan monstruosos, que llevando sus cuerpos sobre el agua sobresalen a las bordas de los navios con tanto estruendo y remolinos que causa asombro su ruido. Esta noticia espanta por la grandeza de la bestia que nos figura el citado, recíbase la verdad de ella con aquella fe que merece el que escribe por ajenas relaciones, en que por lo común abultan más de lo que en sí las cosas son.

187El pegador que [Fernández de] Oviedo llama reverso y Herrera revés, es un pececillo pequeño de menos de un palmo. El señor Pinelo asegura haberlo visto de media vara, se pega él en cualquiera materia como si se encajase en ella, ningunas fuerzas bastan a arrancarle una vez que esta así asido, la razón de esto da el citado señor Pinelo por las siguientes palabras: “El medio es que desde las agallas por todo el vientre tiene unas rayas cóncavas como acanaladas muy espesas y en ellas coge viento y se pega de suerte que hasta que afloje por la circunferencia, ni él mismo puede desasirse ni hay fuerza que le despegue”. Ulises Aldrovando tiene a este pececilio por la rémora. Los indios se sirven de él como de anzuelo para pescar otros. Atanlo a una cuerdecilla que pende de la canoa en que navegan, entonces el pececilio embiste y hace presa de todo lo que encuentra pegándose a estos de tal suerte que es imposible desunir a menos que la disección no los separe, ya se ha visto que ha sacado una tortuga con el peso de cuatro arrobas. Don Pedro Mártir por esta calidad le llama lebrel del agua, celebrando anzuelo tan peregrino fray Juan de los Santos escribió que los cafres de la India oriental le llaman sapis y que del mismo modo que los indios, pescan las tortugas con él. En fin hacen mención de este pececilio Maregravio y el padre Rotardo.

Artículo 7°. De los tritones, sirenas y monos marinos

188Hasta aquí he dado una breve noticia de los peces y anfibios peregrinos que se crían en nuestras costas. Ahora será preciso antes de concluir estos artículos, darme por entendido de algunos acuátiles fabulosos que pretenden haber visto en ellas, afirmándolo autores de buen nombre. Pero como en estos fue tan poderosa la preocupación o deseo de comunicar noticias sin el examen más prolijo de ellas se descubre la equivocación puesta a la luz de la verdad que ellos no quisieron seguir, por señalarse en sus relaciones que hoy son el desprecio de los que tratan las cosas de nuestra América con aquel desinterés que debe guardar la más exacta indagación.

189Tritones. Pretenden pues que han visto en nuestras costas los monstruos marinos que llama la fábula tritones. Finge ésta que tienen ellos la parte superior del cuerpo de hombre, la inferior de pez con cola de delfín y pies de caballo, trayendo siempre en la mano un caracol que les sirve de trompeta. Tritón hijo de Neptuno y Anfitrite, o como otros quieren de Celeno, dio su nombre a los demás de esta soñada generación que denominó tritones. Neptuno, dios de las aguas, cuando fue a auxiliar a los dioses en la guerra contra los gigantes, le llevó de su trompetero y espantados estos de ruido tan extraordinario tomaron la huida dejando a los dioses la victoria. Este es el hecho fabuloso de estos monstruos que adora el gentilismo bajo la ficción representada, teniéndolos por protectores de la navegación. Los nuestros u otros preocupados de este delirio han querido que el linaje de estos monstruos sea verdadero y exista en nuestras costas.

190El primero que comunicó estas noticias fue el doctor Francisco Hernández, que ahora dos siglos se tuvo por el mayor investigador de las cosas naturales de nuestras Indias siguiéndole el padre Eusebio copiando lo más que este autor había escrito en este asunto. Después lo propagó con otras nuevas Pedro Mártir. Este autor dice que en las costas de Araya, navegando ciertos españoles se les apareció sobre la agua un monstruo con cabeza de hombre, crecida cabellera y barba larga. Los del navio le gritaron con admiración y el animal al sumergirse manifestó parte del medio cuerpo inferior que era de pez y tan grande que causó notable ruido en las aguas su movimiento. Después contestaron otros haber visto uno semejante en la isla de Cubagua. A estas noticias se juntaron las que dio Diego Becerra de Mendoza, capitán que fue de la embarcación que por los años de 1534 envió Hernando Cortés a las costas del sur. Herrera escribe que éste y los de tripulación vieron un pez que afirmaron ser hombre marino y que muchas veces se suspendía sobre las aguas a fin de ver la embarcación, habiendo observado después de algunos casi a los 20 grados otro igual que le reconocieron de más cerca.

191No ha hecho menor fuerza en la creencia del vulgo la historieta de Juan Lerio. Escríbela el señor Pinelo cuya relación es como sigue: “Juan Lerio Burgundo refiere que yendo en un barco por la costa del Brasil, salió del agua una mano que se asió al barco, o para volcarle o para saltar dentro, lo cual visto por él, con la espada que llevaba cortó aquella mano que cayo dentro del barco y era de cinco dedos casi como de hombre y que a poco rato y distancia, vieron levantarse sobre el agua un bulto con rostro humano” con estas y otras relaciones que no son más que unos engaños de la vista de todos los que las refieren, se ha intentado hacer revivir en nuestros mares la generación fabulosa de los tritones de que tratan Virgilio y Ovidio. Si esto tiene algo de verdad, no han sido otra cosa estos tritones aprendidos que los monos marinos que siendo en todo casi parecidos a los terrestres se asemejan en el rostro y manos a los hombres. Lo mismo digo de los que se refieren en las Memorias de Trevoux, Entretenimientos físicos y Diario de los sabios que han aparecido en los puertos de la Batabia, de Virginia y Martinica y los demás que recopila de varias relaciones el marqués de San Aubin, concluyendo con las palabras del padre Rigord: “se cree con algún fundamento que las fábulas de los tritones ha sido imaginadas de los hombres marinos, de quienes no se puede revocar la experiencia sin contradecir el testimonio de un grande número de viajeros antiguos y modernos.”

192Sirenas. No solo han pretendido nuestros viajeros y escritores que existen en nuestros mares estos monstruos, sino que también se han visto y oído a las sirenas. El almirante Colón según Herrera, afirmó que en su primer viaje había advertido tres de estos monstruos cerca de la isla la Española de [sic] Martín del Barco las coloca en la laguna que los del Paraguay llaman Ytapua. Don Pedro Mártir escribe que en Tierra Firme hacia Nicaragua se descubrió un golfo de mar negro y allí se vieron unos peces como delfines que cantando infundían el sueño a los navegantes que fingen los poetas concillan las voces de las sirenas. En las Relaciones holandesas se escribe que por los años de 1610 se descubrió en la costa de la Virginia un monstruo marino, que de medio cuerpo arriba era mujer con cabellos azules que cubrían la espalda y que intentó saltar al navío.

193Estas relaciones no tienen otro fundamento que la historia fabulosa de Leucosia, Ligia y Parténope hijas de Aqueloo y de Calíope. Disputando éstas a solicitación de Juno sobre la destreza, música y dulzura de la voz con las Musas, fueron vencidas en el canto, de lo que avergonzadas se precipitaron al mar. Allí transformándose en monstruos marinos las llamaron sirenas. Los poetas dedujeron este nombre de seira voz griega que significa cadena en la etimología, de él hacen consistir las cualidades que atribuyen a sus voces, que embelesan a los navegantes haciéndolos prisioneros de su melodía. Ha existido entre los humanistas la reñida cuestión sobre la clase en que se debían colocar estos monstruos. Unos los han puesto en el número de las aves peregrinas, otros en el de los peces monstruosos. Decidióla el ilustrísimo Huet, diciendo que si se consideran antes de su metamorfosis, se deben mirar como aves por haberles dado los dioses plumas para que volasen por el mar, buscasen en su rapto a Proserpina. Si se contemplan después de su mutación se han de considerar, como peces y deidades del mar. Esta es la ficción mitológica que trata su origen de unas mujeres hermosas, que habitando en los lugares ha que han dado sus nombres (que hasta hoy se conocen con ellas las islas de Leucosia, Ligia y Parténope, que es en Nápoles en el mar de Sicilia), detenían a los caminantes con los halagos de sus caricias.

194No contentos pues los que primero viajaron a nuestras costas con las muchas fábulas como historietas y mentiras que han creído, o fingido preocupación de las de los antiguos gentiles griegos y latinos, han querido hacer revivir en nuestras regiones las de las sirenas que solo han quedado hoy su memoria en la mitología y poetas. Y aunque me pongan a la vista la pesca de nueve sirenas que refiere el padre Foumier que vio en Manaos el padre Enrique Henríquez y de la que el marqués de San Aubin dice lo siguiente: “Es preciso confesar que por lo que toca a estos monstruos marinos, no se halla cosa tan extraordinaria como esta pesca que vio el padre Enrique Henríquez en que se hallaron siete tritones y nueve sirenas.” Con todo, digo que a no ser unos y otros los monos marinos, habrá sido engaño de la imaginación del citado autor que refiere como testigo de vista concluyendo con las palabras del mismo marqués de San Aubin en la descripción de los peces que llaman el fraile y el obispo: “estas semejanzas deben muy bien atribuirse a la imaginación de los que han dado tal nombre a estos peces que a las figuras de los mismos peces.”

Artículo 8°. De otras nuevas monstruosidades

195De estos delirios monstruosos pasaron otros que sino son del todo ficciones, tienen más que aire de fábula en las historias que de ellos nos comunican, a medida que descubrían las tierras inventaban nuevas monstruosidades en el linaje de los hombres. El señor Antonio Daza coloca hacia el poniente de México los jatanuchos, que son según los describe unos indios de orejas tan grandes que arrastrándoles hasta el suelo esconden bajo de ellas cinco o seis hombres. Harcursio pone en la Guayana a los marasevacas nación entera de gigantes. Fray Pedro Simón señala en el Perú hombres de ambos sexos que su estatura no excede del alto de un codo. Pedro Cieza de León hace poco mayores los habitantes chinchas, valle 40 leguas al sur de Lima cuyos indios son los más hermosos del Perú. La misma estatura da el padre Antonio a los guayanesques nación que habitan lo interior del río de las Amazonas según la relación que hicieron a este religioso tupinambas, donde también pone una nación de indios que tienen los pies al revés de manera que sus talones forman la dirección del paso, en el Reino de Chile hacia aquella parte que termina con el estrecho de Magallanes, pretenden haber descubierto indios caudatos. Así los dibuja el autor del mapa de aquellas provincias que trajo a España don Luis Córdova, intendente y gobernador que fue en ellas. Juan Botero y Conrrado Licosten ponen en el Brasil cinocéfalos esto es hombres con cabeza de perro. Enrre la Guayana y el Orinoco señala Gualterio Raleigh hombres con las cabezas sobre los pechos, la boca hacia el ombligo y los cabellos en los hombros. Por último Juanoto Duran que cavando la tierra en Chalcoatengo, pueblo del distrito de México se halló una cabeza humana con dos caras. La una representaba ser de hombre y la otra de mujer y supone que entre los chochonas hubo generación de igual monstruosidades.

196Todas estas noticias fabulosas y otras monstruosidades que se leen en don Pedro Mártir, los padres Cristóbal de Acuña y Antonio Ruiz ha copiado en parte o lo más el padre Juan Eusebio. De este autor se han propagado a varios libros. En ellos se venden como ciertas las que los primeros supieron por informes que los mismos indios les harían o por la malicia de los nuestros que para atraer la admiración de sus conquistas publicaban haber descubierto naciones distintas al demás género de los hombres. Yo he viajado grandes partes de nuestra América y también he estado en el Brasil y hasta ahora [no] he visto ni sabido que exista en alguna de aquellas partes, no digo los portentos que nos cuentan estos autores, pero ni aun vestigio ni memoria alguna se encuentra de ellas. Lo mismo casi dice el señor Pinelo, son sus palabras: “No soy de los crédulos de estas cosas porque con haber caminado mucho por las Indias nunca he visto ninguna que me admire, ni leído quien en éstas no hable de relación.”

197No dudo que alguno de los que escriben cosas tan extrañas de nuestras Indias habrán visto alguna vez uno que otro hombre o aquel defecto como cada día aparecen en varios lugares del mundo, pero no naciones de gigantes, pigmeos, befrontes, cinocéfalos y caudatos. Yo he visto en Lima dos pigmeos de menos de una vara, hombre y mujer, que tenía en su palacio el señor don Diego Morcillo, arzobispo y virrey que fue de aquella capital, en ella conocí bien a un religioso mínimo con más de 50 años de edad que apenas tendría una vara con todos sus miembros bien repartidos que parece que la naturaleza se quiso señalar en la perfecta distribución de ellos. Se guarda una copia de su original entre los retratos de los religiosos memorables de aquel convento. Vivió también muchos años en aquella ciudad un hombre con pies de jumento. En mis días se apareció otro allí que no diferenciaba su rostro del de un pájaro, su cara era larga con frente angosta y cubierta de vello. Sus ojos pequeños y de color azul con grandes cejas. La nariz tan grande y corva que casi tocaba el labio de la mandíbula inferior, las mejillas chupadas con barba aguda, boca muy pequeña, cuello largo y angosto, acompañado a su deformidad la preeminencia de su cabeza y lo irregular de sus orejas sobre una amarillez renegrida que le cubría todo el rostro. Traté en el Janeiro a Victoriano de Sousa, hombre tan grueso y corpulento que pesaba más de 18 arrobas. Es de un rostro bien parecido pero en lo demás de su cuerpo casi quiso la naturaleza formar de un hombre un buey. Este mismo me aseguró que conoció un sacerdote párroco en las Minas del Brasil, que le excedía en más de arrobas aunque no en la estatura de cuerpo por ser aquel pequeño y redondo. He visto también y tratado muchas veces en las pampas de Buenos Aires los indios sujetos al cacique Bravo que habitan las tierras vecinas al volcán. Ellos son tan grandes y corpulentos, que pasarían en otras plumas por gigantes no siendo sus mujeres de menor estatura y corpulencia. Son bien repartidos, fuertes y membrudos. El hombre más alto de otra cualquier nación apenas les llegará al hombro. De que se debe colegir que si alguno de ellos excediese la estatura común de los de su nación, se tendría sin duda alguna por uno de los gigantes que nos cuenta la fábula pretenden muchos autores existan en nuestras Indias.

198He referido estas noticias que son verdaderas. De otras semejantes habrán quizá tenido origen las muchas fábulas que han derramado algunas plumas poco exactas en indagar la verdad. Todos los físicos saben que la naturaleza padece sus prevaricaciones, juegos o desvíos de ellos suelen provenir estas y otras monstruosidades que nunca se han propagado hasta formar una nación de hombres, como las varias disformes que quieren colocar en nuestras Indias por haber nacido uno que otro o muchos con aquellos defectos que se ven y han visto hombres y mujeres en las demás partes del mundo. Los mismos gentiles han sido menos crédulos que los nuestros. Lucrecio desprecia la existencia de los centauros. Aulo Gelio trata de fabuloso el linaje de los sátiros, cíclopes y pigmeos. En fin, por no detenerme en cosas que ellas por sí demandan el desprecio, concluiré con el marqués de San Aubin que antes de dar una lista de partos irregulares dice las palabras siguientes: “Aunque se han visto en muchas ocasiones partos monstruosos, la mayor parte de los hechos siguientes tienen más aire de mentiras que de verdades, con mayor razón se debe decir lo mismo de las naciones monstruosas, que han querido colocar en nuestras Indias donde no se ve hoy, vestigio de semejantes invenciones.”

Notes

1 Nota de los editores: Danta fue el nombre que originalmente se le dio al tapir y para algunos fue “la gran bestia de estos climas”, ver Antonello Gerbi, La disputa del Nuevo Mundo, México, FCE, 1982, pp. 289-290.

2 Este nombre según Anselmo Boot, citado por el abad Renaodott, es común a cinco animales diferentes, que se leen en el marqués de San Aubin.

3 Capítulo 13.

4 Nota de los editores: parece que hay un error, el autor citado sería Juan Lerio.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.