Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

 | 
José Eusebio Llano Zapata

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

Tomo II

Texte intégral

1Memorias, histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional con unas breves advertencias y noticias útiles, a los que de orden de Su Majestad hubiesen de viajar y describir aquellas vastas regiones.

2Reino Vegetal, Tomo II.

3Por un anónimo americano en Cádiz por los años de 1757.

4Muy Señor mío, juzgo que los 20 artículos del libro que remití a Vuestra Merced le habrán hecho formar el concepto que merece la fecundidad de aquellos países en las producciones minerales. Y siendo este mismo el que debe hacer de su fertilidad en vegetales y animales, continuaré en obsequio de Vuestra Merced, el segundo tomo de las Memorias. No será con aquella extensión que pide provincia tan dilatada, como lo es en esta parte de Historia Natural; será sí con alguna prolijidad en lo más peregrino, llevando la pluma hasta donde alcanzasen mi noticia, indagación y conocimiento. Sería muy difícil y aun imposible comprenderlo todo. Son desmedidas las tierras. Pocos los dedicados a este estudio. Ninguno el premio. Así ha quedado la Fitología y Zoología, de peor condición que lo eran antes de ilustrarse de aquellos dominios. En los siglos más rudos se conocían las plantas, se distinguían los árboles, se diferenciaban los animales. Pero en éste, en que la instrucción de aquellas gentes debía haber hecho más perfecto su conocimiento, apenas se averiguan plantas, árboles y frutos. Han motivado esto la poca exactitud, mucha credulidad y falta de examen. En ninguna profesión se pueden introducir más novedades que en la Física, cuando son distantes las tierras que producen las maravillas que nos comunican las historias, relaciones y viajes. Para oponernos pues en algún modo y cortar el paso a tantas fábulas, como las que en este género se han derramado y corren ilustradas de sus autores, buscaremos en estas Memorias la verdad que más se ajustase a las leyes de la exactitud y noticia de los más útiles vegetales y animales que son el objeto de este libro.

5Artículo 1°.
Arboles de maderas preciosas y frutos útiles a varias enfermedades y usos.

6El cedro

7El guayacán

8El palo santo

9El ébano

10La caobana

11El guachapelí

12El roble

13El algarrobo

14El pino

15El jaguo

16El ubapiru

17El mangle

18El jaral

19La caya

20El ciprés

21El arrayán

22El entomo-dendros

23El almendro

24El nogal

25La palma

26El nurichi

27Elcorozo

28El ti-tirri

29El cam-virri

30El coco

31El maguey

32El cacahuate

33El achiote

34El dutroa

35El guau-hayo-huarli

36El jutay

37El nanbu-guacu o munduy-guacu

38El pacoayre o pacona

39El merey o caracoli

40La tuna

41El antofis

42El moral

43El giabara

44El quiebra hoya

45El savintu

46El pero Hernández o caustia vegetal

47El guytiz

48El palto

49El lúcumo

50El chirimoyo

51El guanábano

52El usum o ycotague

53El pino-guazu

54El tutumo

55El pacae o guaba

56El palillo

57Artículo 2°.
De árboles balsámicos, frutos aromáticos, cortezas olorosas, cascaras antifebrifugas. Gomas, resinas, maderas, y semillas para varios tintes y colores.

58El guaconax o ybara paric

59El pino balsamífero

60El copaiba o copaif

61El cabima

62El harame o teco-mahoyca

63Artículo 3°
De varias plantas cuyas hojas y raíces sirven a usos medicinales y otros.

64La canna perida Contrahierba

65Plantas del bejuquillo o ipepacuana

66Arbolillo de la coca

67Raíces para tintura

68Calaguala

69Ruibarbo

70Caaminí o hierba del Paraguay

71Tabaco

Artículo 1°. Árboles de maderas preciosas y frutos útiles a varias enfermedades y usos

  • 1 Es un monasterio de cristianos 10 leguas de Trípoli, cerca de la cima del monte Líbano.
  • 2 Año de 1602, página 23.

72Número 1. El cedro, que es el árbol más corpulento y levantado que hermosea la república de las selvas, nace en tanta abundancia en nuestra América que se puede asegurar con verdad, que es el vegetal más común en sus montañas y bosques. Es el mejor en este género él que crece en las sierras del Perú. Cuatro suertes pone Montesinos. La cuarta quiere que sea de madera azul. Esta no se ha visto, o si existe, carezco de su noticia. La especie más común es de blancos y rojos. Son estos tan crecidos, que no hay edificio para que no se hallen del tamaño que se piden. El padre Acosta asegura haber visto en nuestras Indias un árbol de esta naturaleza, que cerca de la raíz tenía 16 brazas de grueso y más arriba doce. Este árbol excede en 10 brazas al de Carnovine1 que según la Historia universal de los autores ingleses, tomo 2, página 5 que cita Mr. Savary tenía solo seis de circunferencia y se ha tenido por el más corpulento en su especie. Los de esta clase son tan regulares, que por los años de 1600 a distancia de ocho leguas de Cartagena se descubrió casualmente una montaña de ellos tan grande que afirma el señor Pinelo que de sus maderas se podrían construir más de 50 embarcaciones de a 1.000 toneladas. El gobernador de aquella plaza que lo era don Jerónimo Suazo comunicó la noticia al Supremo Consejo de Indias: Mandóse despachar cédula en 3 de septiembre de 1602 para que la Contratación de Sevilla instruyese al comercio hallazgo tan peregrino. Consta esto del Libro de oficio2 de este tribunal, se ignora el efecto, pero hay más que apariencias que se cortó la selva y arrasó la montaña para los usos que se destinaron sus maderas, como se pensó al principio de su hallazgo.

732. De la madera más olorosa que en este género se encuentra, son todos o los más tabernáculos que se han consagrado a Dios desde que nuestras regiones se ilustraron con las luces evangélicas. Son asimismo de igual materia las estatuas de los santos que se veneran en ellos, a excepción de algunas de mármol, plata, u oro, que son raras. No sólo tiene estos usos madera tan preciosa. Hácense también de ella puertas, ventanas, mesas, y otros muebles muy comunes. Se había creído la madera del cedro del Perú exenta de las tiranías que la cruel polilla ejercita con las otras que no gozan del privilegio de esta pretendida inmunidad. La experiencia ha desmentido esta excepción. Está ella expuesta como todas, a las viles injurias de este insecto cuyo diente voraz dilata su jurisdicción desde el humilde hisopo hasta el encumbrado olmo. Bien que nuestro cedro por abundar de partículas balsámicas, y aromáticas resiste más que los otros de su género a las invasiones del común enemigo de las plantas, árboles y semillas, no habiéndose notado en casi dos siglos y medio, sino tal cual mueble de esta materia con algunas ligeras señales de la corrupción que le amenaza. La madera de este árbol en polvo, o en decocción es sudorifica. Sus hojas, estomacales. Sus frutos que llaman cédrides, son propios para fortificar el estómago. Destila en la estación de la canícula un licor claro y transparente que llaman los españoles, goma de cedro; los franceses, mane-masticine, y los latinos cedria, que es muy útil en las dislocaciones y fracturas. También por incisión se le saca otro género de licor, que es menos apreciado que el primero, que nombran trementina de cedro y también cedria, diciendo Savary: “se da algunas veces este nombre a la goma o resina que corre del cedro; su buena cualidad consiste en ser clara, espesa, transparente, de un olor fuerte, y cuando ella se derrama que destile gota a gota.” Estas señales que nos propone el citado autor son las más seguras que hacen conocer la verdadera goma de este vegetal. La que es adulterada, o supuesta, no es tan limpia, y carece del olor, que exhala la que no es sofística, y se vierte en hilo seguido, que no se corta, si no es ladeando el vaso que la contiene.

  • 3 Diccionario universal de comercio, tomo 2, columna 635.

743. El guayacán que los indios llaman hiacan, huyacan o hoaxecan es uno de los árboles corpulentos que crecen en nuestras Indias. Su corteza, que es algo gomosa, es verde con unas manchas pardas. Su madera es dura, compacta, acre al gusto, de un amarillo oscuro en lo más concéntrico y tan pesada que se hunde en el agua. Sus hojas son casi redondas y parecidas a las del madroño, y no a las del llantén como quiere Fragoso, sus flores son unas rosas azules y no amarillas como dicen los Mrs. Miller, Lemery y Savary. Sus frutos que están como en embrión en el medio de la flor son a manera de castañas, redondas y sólidas, y contienen un hueso de color de naranja. Por incisión se extrae de su tronco una goma resinosa, que comunica cierto olor agradable y es de un gusto acre, y color oscuro, aunque por lo común tira a rojo. Monardes divide este árbol en tres especies, que explica Matiolo y pretende demostrar Plukenet en su Fitografía, pero esto no es así, es una misma la especie de este árbol e iguales sus virtudes, más o menos enérgicas según abunda de las sales balsámicas que les comunican las tierras que le producen. Así la diversidad es en el género y no en la especie. Nicolás Masa pretende que este palo fue conocido de los antiguos y que es el que Avicena llama Karón y se transporta de la India Oriental. Pero Alfonso Ferro, que hizo los cotejos de uno y otro palo, halló grande diferencia en los efectos y virtudes. Y el canónigo Luis Savary3 sobre las memorias de su hermano Jacobo dice así con decisión: “no crece en las Indias Orientales alguna especie de guayacán como lo habían creído Mr. Savary y Lemery.” Siendo esto cierto buscamos la edad en que nuestro palo fue conocido y las virtudes que le atribuyen.

754. Acerca del siglo en que se halló este palo y condujo a la Europa, no se duda. El año se cuestiona entre algunos autores. Ulrich Hutten en un tratado de morbo gálico que publicó por los años de 1519 afirma que dos años antes se conocía ya el guayacán como específico para este mal. Pero Antonio Musa Brassavolo asegura que se transportó a la Europa por los años de 1525. Este autor es más puntual en su noticia. Casi la confirma una real cédula de 5 de mayo de 1526 que se lee en el Libro general del mismo año, en que se hace mención de la madera de nuestro asunto y cita el señor Pinelo. Pudo (mientras se examinó el palo) haberse diferido el real rescripto un año. Era este tiempo sobrado y aun el de un correo para que el citado autor, que profesaba públicamente la Filosofía y Medicina en Ferrara, se hubiese instruido de su noticia y aun experimentado sus virtudes. No dudo que esto así pasase. Esta, y aun mayor dilación, pedía la más juiciosa y circunspecta determinación en hechos de esta naturaleza. Así el citado Antonio Musa entre los extranjeros es el autor que no se ha engañado en la época que se señala a este palo, y su conocimiento en la Europa. Entre los nuestros fue [Fernández de] Oviedo el primero que lo dio a conocer y trato de sus virtudes. Digo que fue el primero, porque él estuvo algunos años en la isla de Santo Domingo donde se halló la primera vez. Y aunque el médico Francisco Delgado pone esta madera entre los anti gálicos de mayor eficacia, en una obra que sobre esta enfermedad dio a luz por los años de 1529, cuatro años antes que [Fernández de] Oviedo publicase la suya, que fue por los años de 1535, no obsta, que éste haya sido el primero que por cartas, u otras instrucciones hubiese comunicado a los españoles la noticia de este palo, que ocularmente vio y examinó en los propios países que lo producen, al principio del descubrimiento de las Indias.

  • 4 Nota de los Editores: aquí Llano Zapata repitió la nota 105 que aparece en el tomo I de sus Memori (...)

765. Poco exactos, sino ya fabulosos han sido los primeros escritores del hallazgo y virtudes de este palo. Pretenden que siendo en nuestras Indias endémico el morbo venéreo4 que no se había conocido en el mundo hasta su descubrimiento se curaban con la decocción de él sus naturales que lo miraban como específico de esta enfermedad. Que los Apinca-Mayos que eran los médicos indios que sus quipus llaman Oquet lupuc conociesen las virtudes de este palo no lo dudo pues consta del capítulo CXI del segundo Concilio Límense que por el ventajoso conocimiento que tenían de los vegetales y minerales los Apinca-Mayos se les mandó usar de su ciencia en la curación de los enfermos. Esto hasta hoy se práctica. Bien que se ven con desprecio y aun como hechiceros, los que entre los indios cultivan el estudio de las plantas, como lo hacían sus antiguos profesores haciendo de ellos este desprecio e irrisión, los médicos de gabinete y sectatores del Peripato que no buscan la verdad en la naturaleza, sino en los sistemas y argumentos. Esto digo por lo que hace al conocimiento que tuvieron los indios de las virtudes de este palo, que desde luego comunicaron a los españoles al principio de la Conquista. Pero que fuese para una enfermedad que era entre ellos endémica y que por el contacto, o acceso se ha comunicado al mundo, esta es una quimera y más que quimera. Si hay en el mundo tal enfermedad que tenga este nombre, es muy antiguo su contagio. Nació en la cuna del pecado y se propagó con la corrupción de costumbres más y más, según el abandono de los hombres a las prostitutas y mujeres contagiosas. De aquí, de generación en generación, circulando en la semilla la virulencia, ha trascendido casi a todo el linaje de los hombres peste tan temible que se bebe en los mismos vasos, que son depósito de la generación y su semilla. Y puedo asegurar que mientras la sangre humana no se despumase del veneno de esta ponzoña que la contagia, empobreciéndole todos los humores, principalmente la serosidad y linfa, y ocasionándole cada día aun mayores estragos que los que los que hasta aquí ha notado la experiencia, permanecerá en su vigor fermento tan nocivo, que se contiene en el mismo sal animal de los vasos espermáticos.

776. Los primeros que en la Europa empezaron a hacer de crédito a este palo fueron Nicolás Poli y Ulrich Hutten. El uno publicó que había curado con su decocción más de tres mil verólicos que desesperaban ya de su salud. El otro aseguró que después de haber sufrido nueve años los más crueles síntomas del morbo venéreo, y haber experimentado inútilmente los remedios que hasta entonces se tenían por eficaces quedó libre de ellos, usando 30 días de la misma decocción. Y como estos dos autores eran de reputación con facilidad comunicaron a nuestro palo la misma que ellos gozaban en el concepto de las gentes. Cuestiónose entre los médicos si sería más útil la corteza, o la madera, o uno u otro a un tiempo. O si sería más enérgico el cocimiento añadiéndole otras drogas de igual carácter, o haciéndolo en vino, o aguas destiladas de las hierbas aromáticas. Quedó sin decidir esta cuestión sobre cuya dificultad son muy juiciosas las siguientes palabras de Mr. James y dignas de la atención de los médicos prudentes. “Es imposible establecer alguna regla fija a causa de la variedad que se nota en los temperamentos, edad y condición del enfermo, como también en la naturaleza, grado y complicación de la enfermedad. Por estos motivos mejor es dejarlo a la prudencia y discreción del médico que más que otro debe saber lo que conviene al enfermo, según lo pidieren la ocasión y circunstancias de la enfermedad.”

787. Casi cuarenta años el cocimiento de nuestro palo había logrado la estimación a que le habían levantado los citados Poll y Hutten. Después por los años de 1533 se reconoció el perjuicio que causaba su uso a los flacos y biliosos, que los constituía en una irreparable tabides. Este efecto que más provenía de la imprudencia de los que lo administraban que de la virtud de la madera, hizo ver con horror su cocimiento y demás usos. Fue Matiolo el primero que manifestó este daño en los así constituidos. “Los hombres (advierte Mr. James) nunca son más expuestos a dejarse sorprender que cuando se trata de decidir alguna cosa nueva. Jamás se ha experimentado mejor que en esta ocasión. Se miraba la decocción del guayacán como un remedio seguro e inocente para la enfermedad verólica y de que se podía usar sin peligro. Sobre este principio se daba con indiferencia a todos los que le necesitaban. Con todo al cabo de algún tiempo se experimentó que un grande número de hombres que eran de una constitución enferma o de un temperamento acre, bilioso y cálido, naturalmente flacos y secos, o que habían sido antes atormentados de un ardor preternatural, o de otras enfermedades del pulmón, hígado y ríñones, o en fin que tenían disposición a la tabides, tuvieron la infelicidad, durante el tiempo de que se ha hablado, por la muy larga abstinencia a que se habían reducido por la acrimonia excesiva de la decocción y por los sudores inmoderados que ella les causaba, de caer en una tisia incurable.” Por estos efectos corrió nuestro palo casi dos siglos sin reputación. En el principio del nuestro Mr. Boerhaave, procuró restituirlo a su primitivo honor, elogiándole como único específico contra el morbo venéreo y añadiendo que él solo pudiera perfeccionar la cura que no puede acabar el mercurio. Pero esta es una opinión que según advierte en una nota el citado Mr. James, es particular a aquel sabio médico y que ha embarazado la experiencia que no logre partidarios. Con todo se pudiera traer una larga serie de autores que lo prescriben y le decantan su particular virtud contra los síntomas verólicos.

  • 5 Esta voz que en el original francés se dice aubier, y Plinio y Dodoneo llaman alburnum y Nebrija a (...)

798. Para el descrédito en que se vio nuestro palo hasta el tiempo de Boerhaave hubo dos motivos. La indiferencia, esto es la falta de acepción de personas que en la Medicina es muy peligrosa, no ha sido el mayor. Lo hay más considerable y en esta parte digno de castigo. Es este la substitución de otras maderas en lugar de la nuestra. No cometen este abuso los que son médicos. Practicanlo sí los charlatanes. Procuran estos solo la vil ganancia. Y atropellando las leyes de la justicia y caridad ocultan el engaño con la máscara del remedio que se busca. De aquí, como debe ser ninguno el efecto, o muy grande el estrago, todo el deshonor de las bellas cualidades y virtudes de la madera que tratamos. El canónigo Savary advierte este engaño y dice así: “La mayor parte de los charlatanes que prometen la curación de los males venéreos no hacen escrúpulo de este abuso. Por ahorrar alguna cosa en la compra del guayacán, que no es muy caro a costa del riesgo de los malos sucesos de las curas que ellos emprenden, se contentan con tomar de los torneros y ebanistas las cortaduras y astillas, que estos oficiales dejan corromper en un rincón de sus tiendas, lo que no siendo [mas] que una cosa despreciable y una cortecilla5 membranosa sin virtud, causa siempre más daño que provecho.” Puedo asegurar que en nuestra América, principalmente en Lima, es su decocción uno de los mayores remedios que en aquellos países ha conocido la Medicina para los dolores pleuríticos que reinan allí, como endémicos todos los inviernos, a causa de la frialdad del aire y disposición a esta enfermedad que tienen los más que nacen en aquellas regiones. Introdujo esta práctica con felicidad el doctor don Juan de Avendaño, que fue protomédico general de aquellos reinos. Se observa hoy con igual suceso haciendo la Medicina en esta parte muchos y felices progresos que acredita la experiencia.

  • 6 Alcohol es voz arábiga, significa dos cosas muy contrarias. La una el polvo más sutil de la harina (...)
  • 7 Esto es una parte de la tintura y cuatro de los jarabes, cuya dosis será a discreción del médico q (...)
  • 8 Errinos son todos los medicamentos que hacen purgar por las narices serosidades y linfas del cereb (...)

809. Los químicos por medio de sus análisis sacan de nuestro palo ciertos aceites, tinturas y gomas a que para varias enfermedades atribuyen no menos eficaces virtudes, que las que goza en su simple y natural estado. El aceite o tintura aplicado exteriormente es un excelente remedio, como afirma Boerhaave en su Quimia, para las úlceras malignas de la piel, boca y garganta. Esta misma tintura preparada con el alcohol6 puro y a medio espesar se mezcla en dos7 veces doblada la cantidad de los jarabes de las cinco raíces aperitivas y entonces tomado en ayunas mueve un copiosísimo sudor que sin causar alteración alguna, expele la malignidad verólica que se ha fijado en las glándulas celulares. Su resina o goma es uno de los más poderosos errinos8, que asegura Federico Hoffman ha observado en la dilatada carrera de su juiciosa práctica. En fin nuestro palo no solo es anti verólico sino útil a muchas y gravísimas enfermedades como la gota, hidropesía y catarros. Y porque no se juzgue que la pasión de americano me obliga a señalarle estas virtudes, pondré a la letra las palabras de Mr. James, que dicen mucho más de lo que yo hasta aquí he expresado: “Demás de los usos que tiene esta madera en las enfermedades venéreas pasa en general por caliente y desecativa y por consiguiente más propia para excitar la transpiración que el sudor. Así, es ella excelente para dulcificar y purificar la sangre. Esto hace que se emplee comúnmente en las enfermedades cutáneas de toda especie. Su calidad caliente y penetrante la hace propia para la gota, disipando y consumiendo ella inmensurablemente los humores que se han estagnado en las articulaciones. Es igualmente útil a la hidropesía a causa de que deseca las humedades superfluas. Se experimenta continuamente su utilidad en todas las enfermedades que sobrevienen de excesiva humedad.”

8110. El palo santo que Monardes llama otra especie de guayacán y Antonio Galo le tiene por ébano, es una madera de un olor más fuerte y más acre al gusto. Su color es blanco. Sus flores no son polipétalas, esto es de muchas hojas, como nota el padre Plumier, son las del guayacán. No crece tan alto, ni sus troncos son tan nutridos, como los del vegetal de que ya hemos tratado. Nace igualmente este árbol en las montañas de nuestro Perú. En opinión de Enrique Salmut es de mayor eficacia el que se cría en Puerto Rico. Pretende Alfonso Ferro, que la tierra de aquella isla, por ser más húmeda que caliente, le comunica toda la energía de que goza. Pero al juicio de gravísimos médicos su goma o resina, es más eficaz que sus cortezas, y troncos. Esta, tomada desde ocho granos hasta dos escrúpulos es remedio poderoso para abrir los poros y dar por medio de la transpiración libre paso a la malignidad de los humores. Mr. James la recomienda más que otro alguno diciendo así: “Esta goma, o por mejor decir esta resina posee las mismas virtudes que la madera de donde se saca pero en más alto grado. Ella excita poderosamente la insensible transpiración. Y como tal es propia para las enfermedades de la piel, que nacen de las obstrucciones de las glándulas miliares. Es caliente, detersiva y útil a las ulceras así internas, como externas. Pasa entre algunos como un específico contra las gonorreas. Produce muchas veces muy buenos efectos en la gota, no solo desembarazando las articulaciones y glándulas mucilaginosas del tártaro, que se ha impactado en ellas, sino aun calentando y fortificando las fibras aumenta su movimiento, e impide el que se conglutinen estas suertes de partículas.” Este palo le han confundido los Mrs. Lemery y Chomel y otros teniéndolo por el guayacán. Pero en realidad es muy distinto, como lo diferencian Falopio, Julio Palmario y el citado Mr. James, que lo distingue en su Diccionario. El señor Pinelo cuya autoridad es de mayor peso que la de otro alguno en esta materia lo define así: “palo santo es más oloroso y amargo que el guayacán, pero más eficaz para la Medicina.” Los botanistas y médicos le dan varios nombres. El más común es de lignum sanctum que hermosamente dice Paracelso, agioxilon, voz compuesta de dos palabras griegas agios santo y xilon madera o palo y de que yo usaría de ocasiones de prescribir esta madera.

8211. El ébano que es de los árboles más agigantados que pueblan nuestras selvas, viste de una corteza gruesa y de un musco oscuro que tira a negro, sus hojas son menudas como las del arrayán pero de un verde menos claro. Produce ciertos frutos, que se diferencian poco a las bellotas de encina. Su madera que es compacta, maciza y sin venas, en el principio parece morada. Después con el tiempo se hace negra de color de azabache. Se corta comúnmente en las montañas de Guayaquil, Tierra Firme, e isla de Cuba. Hay en Lima muchas obras de madera tan preciosa. Es la más principal la reja que divide el cuerpo del templo que sirve de capilla al santo Tribunal de la Inquisición, y es consagrada a San Pedro Mártir, de cuya pieza por ser formada del ébano más fino que se pudo encontrar en su género hacen mención Montesinos y el señor Pinelo. Crecen asimismo en nuestras montañas e islas otras especies de ébanos, son estos verdes, o rojos, llámanse los últimos granadillos. Esta es la especie que halló Juan Lerio en el Brasil y no la del negro que describe Mr. Flacourt en la Maurica, que es la misma que nosotros gozamos. Entre estos ébanos hay otro que solo nace en el Perú y los indios llaman vitaca. Es árbol tan grueso que apenas doce hombres le pueden abrazar. Es el de cuatro especies, amarillo, colorado, ceniciento y negro, las hojas de todos son iguales. Su madera es muy fina, luciente y pesada. Los naturales la tienen por incorruptible, por esto forman de ella sus macanas que son unas armas a manera de alfanje, que hacen, donde imprimen el golpe el mismo estrago que si fueran de hierro.

8312. Esta madera (hablo del ébano negro) entre los antiguos como se leen pasajes expresos en Galeno y Egineta se recomendaba grandemente para las enfermedades de los ojos. Se le había averiguado entonces una grande virtud calefaciente, detersiva y sutil. Entre los modernos Scrodero le ha negado todas sus buenas cualidades, constituyéndola inútil para algún uso terapéutico por más que Paracelso pretenda colocar sus sales y aceites en el número de los medicamentos de grande eficacia contra algunas enfermedades. Federico Hoffman sobre la clave 1, libro 4, número 129 del citado Scrodero asegura que tiene esta madera no pequeño parentesco con el guayacán. Por esta relación o afinidad, la hace de grande virtud para destruir las infecciones venéreas, no teniéndole por inferior al agio xilon. Suele ser esta madera facticia y compuesta de otras maderas. Libavio nos enseña el modo de teñirla o imitar a la verdadera. El autor de los Secretos concernientes a las artes y oficios, tomo 1, página 290, nos da el secreto así: “toma bojo o moral u otra madera propia a teñir en ébano y lábrala como quisieres, después ponía en agua de alumbre el tiempo de tres días al sol o al fuego. Hecho esto la hervirás en aceite de olivas, o de nabos, habiendo puesto en él de vitriolo romano y azufre la cantidad del grueso de una nuez. Y cuando vieres la madera de un hermoso negro, es preciso sacarla y ponerla en agua de alumbre y pulirlo después.” En fin llámase esta madera ébano, de ebenos voz griega como quiere Castelli, o de eben, como dice Lemery, que significa piedra a causa de su naturaleza sólida y pesada.

  • 9 Es un árbol agigantado y muy parecido al guayacán que nace en las montañas del Perú.
  • 10 Llámase así esta madera a causa de su dureza. Encuéntranse muchos de sus árboles en Guayaquil, sel (...)

8413. La caobana que los españoles dicen caoba es un árbol corpulento, que excede casi en la estatura al cedro. Nace en las montañas de Tierra Firme donde los más muebles son de la madera de este árbol. Es él, hermoso y listado de negro sobre colorado, tiene casi igual estimación al cedro, guayacán y ébano de nuestras Indias, que por su nobleza hacen cuerpo en el consorcio de las más ilustres, que adornan la célebre fábrica de El Escorial. Consta de dos reales cédulas de 1578 y 1588 los trozos de estas maderas, que para este soberbio edificio se transportaron de nuestras Indias y principalmente de la isla de Cuba, como se lee en el Libro de oficio del año de 1572, páginas 46 y 81. Allí se refiere que por los años de 1578 se condujeron 190 tablones al cedro y 375 de caoba y 10 años después otros 100 con 315 trozos de ébano que tenían cada uno tres varas de largo con el grueso correspondiente. Asimismo se transportaron para la misma obra 100 tablones de guayacán, con igual número de acaña9, y 125 de quiebra hoya10. De manera que, de todas estas maderas se han traído para este destino mil trescientas y cinco piezas entre trozos y tablones. El señor Pinelo, que nos da estas noticias, presume y no sin fundamento, que puede ser mayor el número con la que él no ha tenido.

85El aprecio que se ha hecho de nuestras maderas empleándolas en la fábrica que no solo es el mayor ornamento de España, sino que juntamente compite con las celebradas maravillas del mundo, es prueba que excusa toda duda sobre su fineza, y hermosura.

8614. El guachapelí es árbol robusto y corpulento, tiene grande relación con el roble, pero su madera es más compacta, maciza y pesada. Pueblan no pequeña parte de las montañas de Guayaquil. Allí se corta para construir embarcaciones siendo la más a propósito, que hasta hoy se conoce para fábrica de navios de guerra. Es tan fuerte que el golpe de la bala por grande que sea apenas le levanta astilla. Y si es gruesa, queda en ella como encajada a mazo. De esta madera, a excepción de las obras muertas, que son de roble se construyen las más de nuestras embarcaciones y por eso de tanta duración. Mr. Gentil, que observó la naturaleza y cualidad de nuestras maderas de construcción en el tomo 1 de su Viaje alrededor del mundo, página 75, dice así: “Los bajeles del Perú que van a cargar el trigo de Chile naufragan muchísimas veces. Proviene esto o de la demasiada carga que ponen en ellos, o de la humedad que hace hinchar los granos de un modo tan extraordinario, que el puente y costados del navio se abren, y le entran golpes de agua irremediables. En lo demás estos navios son construidos de una madera tan dura y tan fuerte que el agua del mar lejos de corromperla no hace otra cosa que conservarla. No sería difícil hacer construir iguales embarcaciones en nuestras colonias francesas de la América, como algún día lo haré conocer.”

  • 11 Son unos tejidos de una especie de cañas que por su fortaleza y duración llaman bravas; líganlas c (...)
  • 12 Sinax es voz griega. Significa una tabla pequeña en que escribían los antiguos y como la obra del (...)

8715. El roble de nuestra América en poco o nada se diferencia del de la Europa. Así su descripción la tengo por inútil, ocupa él en Tierra Firme y Guayaquil grande parte de sus montañas y selvas. De allí se conduce a los puertos del Perú siendo uno de los renglones más considerables de nuestro comercio. Apenas se encuentra edificio en cuya fábrica no se emplee esta madera, ya en cubiertos, ya en puertas, galerías y ventanas, ya en pies derechos que sostienen las paredes y ya finalmente, en las mismas mordazas que sujetan los muros de los edificios, principalmente donde se experimenta la plaga de temblores, que es tan frecuente en Lima y su costa. Aquí son de esta madera todos los pilares, cintas y bastidores de las habitaciones, que llaman de quincha11, que son las únicas fábricas que se ha experimentado resisten a las convulsiones de la Tierra. Sus frutos que son unas bellotas redondas, solo se parecen en el color a las de España. Son tan grandes que en algunas partes sirven de tinteros, como escribe Herrera y en las más de engordar puercos. Con sus cascaras y hojas curten los cordobanes y cueros del mismo modo que si fuera de arrayán. En la Medicina no hacen los nuestros algún uso de esta madera. El autor de la Historia de las plantas que ordena según el método del Sinax12 de Gaspar Bauhino le atribuye muchas y particulares y en el tomo 2, página 741 dice así: “Todas las partes del roble son astringentes. Pero principalmente la que está entre el tronco y la corteza. Asimismo la pequeña piel que media entre la carne de la bellota y su cascara. Este fruto es desecativo y un poco astringente. Sus hojillas son muy astringentes. Estas mismas y la corteza del medio cocidas en vino y bebidas, detienen los flujos venérales, menstruaciones inmoderadas y gonorreas. El agua de estas mismas hojas destilada tiene igual efecto. Rompe también la piedra de los riñones y remedia el flujo blanco de las mujeres. Aprovecha también en la disentería y esputo de sangre.”

  • 13 Llámase también cerata, ceratia y ceraona de keras, que en griego significa cuerno, por representa (...)
  • 14 Es lo mismo que las masas o pastas que hacen de la harina de este fruto los alemanes y flamencos y (...)
  • 15 Es un monte del norte de la cordillera de Chile que a causa de las fuentes de agua que brotan en é (...)
  • 16 Nace este río cinco leguas al poniente de las sierras de Córdoba del Tucumán dejando la ciudad al (...)

8816. El algarrobo que los indios llaman mezquite, los latinos siguiendo a Columela, silicua y los botánicos, ceratonia13, es un árbol en nuestra América de dos especies que les diferencian la estatura y calidad del fruto a quien dan un mismo nombre. La una especie es de los más grandes y copados, sus hojas son parecidas a las del fresno, pero mayores, más nutridas y nerviosas. Su madera que tira a naranjada y le cubre una corteza cenicienta, es por su duración y fortaleza muy útil para fábricas y edificios. Su fruto que le viene pasada la flor y representa una vaina con medio pie de largo y casi una pulgada de ancho es blanco y no rojo oscuro como el de Europa y Asia y de una sustancia medulosa y dulce cuando está en su sazón y madurez. Pretenden que este fruto en decocción es pectoral, aperitivo y propio para detener los flujos de vientre y mover la orina. Los indios hacen de él pan14, miel, y una especie de bebida que embriaga como la cerveza y llaman chicha. Crece esre árbol en nuestro Perú en tanta abundancia, que solo con él se pueblan a distancia más de 100 leguas de montañas. La otra especie que guarda la misma figura de hojas es inútil por ser su fruto insípido y de mal olor y su madera propia para los usos de la cocina, a causa de ser delgada y espinosa. Del algarrobo de la primera especie destila una goma o resina transparente que sirve para alumbrarse lo mismo que la cera. Esto no lo he observado, aun habiendo visto los árboles más corpulentos de este género que se levantan en el espacio de dos leguas que hay de la punta de Loyola al Chorrillo15 y en las orillas y costas del río Cuarto16. Es testigo ocular de ello, el padre Gumilla, en su Orinoco ilusrrado tomo 1, página 305 y dice así: “En las selvas donde hay peñascos y piedras se crían los algarrobos, que son árboles tremendos y dejan caer de sus troncos cuajarones de goma de dos y tres libras cada uno. Es diáfana como el mejor cristal. No sabemos hasta ahora qué cualidades tendrá. Los indios usan de ella para alumbrarse así en los montes como en sus casas y es cosa bien digna de notarse que clavado en el suelo un carámbano de aquella goma prende la llama en la parte superior y sirviendo sola la goma de pabilo y de pábulo arde toda la noche, arrojando una llama muy clara hasra consumirse toda.”

8917. El pino de que cuentan los botánicos hasta 10 especies se encuentra también en nuestra América de varios géneros. Es el más común el que llaman Plinio y Othon Brunfelsio, pinaster. Este es de dos especies uno parecido en la madera y fruto a los de Europa, pero no en las hojas. Otro muy corpulento y hermoso cuya madera es colorada a listas azules y blancas. Crecen uno y otro en las montañas de Santa Fe y andes. Las pinas del último son de una tercia y cada piñón como una bellota. Los indios hacen de este fruto cierta harina que les es de nutrimento sustancioso. En los Charcas cerca de Tomina nace este árbol infructífero. Hállase también el que se cultiva en los jardines muy oloroso y en todo como el de España. Pocos árboles he visto de esta especie. Uno hay dos leguas de Lima que ha dado su nombre a una casa de campo en la población del Late y se dice la Chacara del Pino. Dos o más se cultivan en la huerta que tienen los padres jesuitas en el Colegio de Buenos Aires. Ignoro si estos árboles fueron transportados de España u originarios de nuestros países. Con el tiempo si en las tierras no conocidas se encontraren otros de este género estaremos a lo último. Los piñones de estos árboles que llaman los latinos strobuli, nucez, pinea, o coeculi pinci son muy medicinales aunque los suelen equivocar con los piñones de la India. Sobre que Mr. Chomel hace esta advertencia: “Es preciso en las prescripciones no confundir estos frutos con los piñones de la India que son purgas muy violentas. Son éstos, al contrario, muy dulcificantes, humectantes y refrigerantes, propios para calmar la tos violenta y los dolores nefríticos. Se emplean en las emulsiones con las semillas frías desde media onza hasta una. El aceite que se saca de ellos por excreción tiene las mismas virtudes que el de almendras dulces.”

9018. El jaguo es un árbol corpulento y casi igual al cedro en su hermosura y hojas. Su madera es de las más finas y apreciables que se cortan en nuestras selvas. Es ella cenicienta y listada de blanco, negro y morado, y tan lisa y lustrosa que parece bruñida. Los bufetes, mesas y otros muebles que se hacen de ella casi no se distinguen de las piezas de los mármoles más preciosos. Su fruto que es redondo y de cascara oscura y gruesa es de buen gusto. Se saca de él por excreción un zumo muy claro. Este donde quiera que toque imprime un color negro que con dificultad se borra. [Fernández de] Oviedo afirma que parecen de color de azabache los rostros y manos untados con este suco, durando 20 días sin desvanecerse ni borrarse con diligencia alguna la tenacidad del color negro que imprime en ellos. Por esta cualidad como refiere Herrera, Década 8, libro 1, capítulo 31 los días festivos practican en el Nuevo Reino, que es donde abunda este árbol y su fruto, llenar de este zumo las pilas de las iglesias donde las mujeres creyéndole agua bendita desfiguran sus manos y rostros con los muchos lunares que les quedan de la aspersión de este líquido. Creo que los señores obispos en aquellos países han vedado bajo de censuras estas burlas en los templos y si no es así se ha corregido abuso tan profano e impropio de lugares sagrados. Los indios de Tierra Firme, llaman mar a este fruto. Los de México según Juan Laet, xahualli y los del Brasil ginipap que el padre Juan Eusebio habiéndose engañado en la noticia hace diferente del jaguo siendo uno mismo con distinto nombre y con que hasta hoy observan algunos indios brasiles teñirse las caras de negro como lo practicaban sus antepasados.

9119. El ubapiru es un árbol de los más hermosos que visten nuestras selvas se halla en las costas y montañas del río Orellana de que se tratará en el tomo III de estas Memorias. Sus hojas son muy grandes y espinosas. Sus flores son mezcladas de azul, amarillo y colorado. De manera que adornado el árbol con ellas ofrecen a los ojos un vistoso ramillete de colores. Da un fruto distinguido con los mismos matices que a manera de manzana y de buen gusto. Su madera que entre la de los más vegetales se aprecia para las fábricas de escritorios, mesas de estrado y otros muebles curiosos es muy fina y olorosa como el cedro fuerte y salpicada de los mismos colores con que se hermosean sus flores.

  • 17 Tomo 1, coloquío 21.
  • 18 Libro 9, capítulo 6.
  • 19 Libro 12, Historia natural.

9220. El Mangle es uno de los árboles más fuertes y corpulentos que nacen en el Perú y Tierra Firme. En Guayaquil hay vegetales de este género que sirven sus troncos para enarbolar navios. Simón Mayolo17 asegura que bajo de su sombra se pueden esconder cuatrocientos hombres. [Fernández de] Oviedo18 lo describe así: “Mangle es un árbol de los mejores que en estas partes hay y es común en las Indias. Su hoja es algo mayor que la de los perales grandes, pero más gruesas y algo más prolongadas. Hácense innumerables untos e muchas de las ramas parecen que se tornan a convertir en raíces. Porque no obstante que tienen muchas para arriba con sus hojas, e que no declinan para abajo y están altas e distintas una de otras como en todos los árboles tienen otras muchas distintas e gruesas e sin hojas, e otras delgadas e derechas a la agua pendientes desde lo alto o mitad del árbol e bajadas hasta el agua en tierra a parar hasta el suelo, y encepándose en lo hondo de la tierra o arena, tornan a prender y echar otras ramas, y están tan fijas como el mismo pie de árbol principal. De forma que parece que tiene muchos pies e todos asidos unos de otros”. El padre Juan Eusebio traduciendo este párrafo de [Fernández de] Oviedo alega los mismos autores que cita Goropio Becano y le tiene por la higuera indica de que habla Plinio19. Los frutos de este árbol son unas vainas o canutos de media vara de largo y proporcionado grueso que incluyen cierta médula que aunque algo amarga la comen los indios por ser muy sanos y aflojar el vientre. Esta madera por su fortaleza es de grande aprecio para las estacadas de los muelles y cubiertos de las casas. Se vende por varas hallándose trozos de cinco y seis varas tan derechos que parece que el artificio y no la naturaleza trabajó en su producción.

9321. El jaral que es un árbol muy común en las montañas del Perú, sus sierras y valles, no se levanta muy alto de la tierra aunque es muy poblado de hojas y ramas. Sus frutos son unas vainillas a manera de las del algarrobo. Cuando son secos tienen un color amarillo con manchas coloradas muy bruñidas y brillantes. Con facilidad se desbaratan en las manos y se hace polvo su textura. Su gusto es el mismo que tiene la corteza de granada. Los tintoreros se sirven de su decocción para teñir negro que es muy fino y lustroso el que comunica a los tejidos y lanas. Su madera es blanca y de un corazón anaranjado encendido. Los indios con la focra o llipta que son unas tintas que imprimen el color morado tiñen esta madera y hacen de ella que nunca pierde el color que artificiosamente ha recibido varios muebles que con su aprecio por la hermosura del color y duración de la materia.

  • 20 Es especie de ébano y de los árboles más gruesos y corpulentos que crece en las montañas del Perú (...)
  • 21 Tiénese esta madera por incorruptible. Hallóse la primera vez en la isla de San Juan. Hace mención (...)
  • 22 Es la madera más útil para construir embarcaciones, de ella se fabrican los más navios en el Reino (...)
  • 23 Abunda esta madera en la provincia de Huamachuco de la jurisdicción de Lima. Es colorada y muy enc (...)

94De estas maderas de construcción como son el cocobolo20, naga21, calabazuelo22 y toya23, son tantos los árboles que pueblan nuestras selvas que casi los hace despreciables su misma fecundidad diciendo el señor Pinelo: “puedese afirmar que no hay región en el orbe que crié tantos para solo maderas de servicio por su calidad.”

  • 24 Historia de la Nueva Francia, tomo 1, página 369, lámina XC.

9522. La caya que los latinos llaman abies es árbol muy conocido y de varias especies en las montañas del Perú. Crece este árbol muy alto, y remata en una punta derecha a manera de pirámide. Sus hojas son pequeñas y de un borde oscuro. Sus frutos son casi los mismos que los del pino aunque más pequeños. Su madera es de un blanco oscuro y ondeada de matices que figuran unas planchas de plata embutida en la materia. Es ella muy buscada para las obras delicadas de carpintería. Sus hojas en decocción aprovechan en el escorbuto, gota y reumatismos, mueven también la orina y en los enjuagatorios alivian los dolores de dientes. Su corteza y frutos que son algo resinosos cierran el vientre y aprovechan en los flujos desenfrenados. Entre sus cortezas incluye una lágrima o licor que tiene Matiolo por la resina más odorífera de todos los vegetales. Ella es por su acrimonia de una virtud detergente y muy útil para las úlceras de la cabeza. No solo se conoce este árbol en nuestra América hay otro en la Canadá. El padre Charlevoix24 nos da su lámina. Los botánicos le llaman abies cadadencis y los franceses, epinecte o sapinete de Canadá. Este árbol que es más pequeño y de hojas irregulares que parecen dientes de peine destila un licor que es muy útil como dice Mr. Lemery para purgar a las personas atacadas de abscesos internos, ministrándose en la dosis de dos o tres dracmas en caldo aceite de almendras dulces, o una yema de huevo. Llámanlo bálsamo de la Canadá y le pretenden ventaja sobre las otras resinas de nuestras Indias.

  • 25 Llámase también ciparisos de cyparyssass, voz griega que significa un niño así llamado. Fingen los (...)

9623. El ciprés que Virgilio llama cupresus25 es un árbol que nace en todas nuestras montañas y selvas y en nada se diferencia del que crece en las otras partes del mundo. Cultívase también este árbol en jardines como se ven en Lima en los más huertos de las comunidades religiosas y casas particulares. Abundan más que en otra parte de nuestra América (a lo que yo he visto) en el Reino de Chile y ciudad de Mendoza. Apenas hay bocacalle en este lugar que no se hermosee su esquina con un árbol de este género tan corpulento y derecho que no es comparable con los que nos dibujan los botánicos. Siempre está verde, aun en las tierras más rígidas de nuestro Perú como lo observé en los que se cultivan en la recolección de San Francisco de Buenos Aires. Su madera que tira a amarillo es dura, compacta, muy odorífera e incorruptible. En la Medicina no se hace algún uso de sus hojas, tronco, ni corteza. El fruto es útil a varias enfermedades. Mr. Chomel tratando de él dice así: “No se emplea ordinariamente en Medicina sino es el fruto que llaman nuez de ciprés y en las farmacopeas nucleivel silula cupressi gabulze o gabuli. Estas nueces puestas en polvo a la dosis de unas dracmas son muy astringentes. Son también ellas febrífugas y se dan en infusión de vino blanco a manera de quina, sobre todo, para las fiebres cuartanas de que yo he hecho la experiencia.”

  • 26 Plauto llama mintetum o mynteta el lugar que produce estos árboles y nuestro Nebrija arrayanal. A (...)

9724. El arrayán que los latinos dicen mirtus26 es árbol no menos conocido que el que acabamos de tratar, crece él en nuestra América de varios géneros, es el más común el que lleva unas hojas que se diferencian poco a las del Granado y produce unas pequeñas flores blancas y muy olorosas. Sus frutos, que Hipócrates llama mirtindanon, Plinio según nota Joesio, myrtidanum vinum al licor compuesto con estos frutos y los botánicos, mirtilli, son útiles en varias enfermedades empleados interior y exteriormente, como lo advierten los Mrs. Miller, Dale, Lemery y James. Sus principales usos son en las menstruaciones inmoderadas, flujos hemorroidales, disenterías y diarreas, propinados en decocción o jarabes. Sus hojas, cortezas y troncos, ennegrecen los cabellos y embarazan la decapilación lavándose la cabeza con el cocimiento de ellos. Nace en nuestra América otro árbol que Samuel Dale llama, Mirtus arborea foliis laurinis aromatica como se lee en las Transacciones filosóficas y Leonardo Plukenerio, pimienta de la Jamaica, o pimienta del Tibet. Pero estos autores se han engañado teniendo a este árbol por especie de arrayán y a sus bayas o frutos por semillas distintas de las que los indios llaman malagueta y nosotros pimienta de Chiapas a causa de la región que los produce como se dirá.

  • 27 Son dos voces griegas, entomon, insecto y dendros, árbol.
  • 28 El Paraíso en el Nuevo Mundo, capítulo XII, página 101, original manuscrito.
  • 29 Prefacio del poema que tiene por título La grandeza de Dios en las maravillas de la naturaleza, vo (...)

9825. El entomo-dendros27 es un árbol que su extraña producción lo hace monstruo de los vegetales. No nace de semilla, es un insecto volátil el que lo produce. Crece tan alto que no es menor que un cedro en lo levantado y corpulento. Yo no he visto este árbol, ni he leído en otro autor que en el señor Pinelo28 su noticia. Este sabio ministro en una nota marginal de la obra que tantas veces hemos citado en el tomo I de estas memorias y citaremos en los que se siguen dice así: “En el distrito de la ciudad de la Palma de la provincia de los Muzos se cría un árbol copado y eminente que por su origen es peregrino. La fruta que produce hecha ya semilla cae en la tierra y en breve tiempo se abre y sale de ella una avecilla como mariposa que vuela a la tierra y se planta en ella, y los pies y manos se levantan haciendo raíces y del cuerpezuelo sale un tallo que crece y se hace árbol formado que llega a ser tan grande que su madera sirve para edificios, y hace tronco tan grueso que admira conociendo su débil principio.” Esta es una noticia que si el autor que referimos no se ha engañado en ella es un hallazgo que examinado con los ojos físicos perfeccionará el sistema de la ovación. La ciudad de la Palma es bien conocida en el Reino de Tierra Firme. Allí se deben hacer las observaciones de esta milagrosa producción, y por medio de ella indagaremos la verdad de fenómeno tan peregrino, que no tiene otro fiador que una nota marginal aunque de autor juicioso y de carácter. Bien que quizá será la causa de este efecto escondida a nuestro conocimiento, siendo como juiciosamente siente Mr. Dulard29 en punto de historia natural y lo que sabemos si se compara con lo que ignoramos.

9926. El almendro de nuestra América es un árbol alto derecho y fijo con hojas a manera de ciprés. Da unos frutos que retienen el nombre de las tierras que producen este vegetal. Entre todos nuestros autores el que mejor lo describe es Felipe de Pomanes que como testigo de vista es preferible a los demás. Así no siendo común su descripción por correr manuscrita la pondré a la letra del mismo modo que la copia el señor Pinelo y dice así: “Hace de advertir que en toda esta tierra que es la de los chunchos de Carabaya no hay cerro que con un tiro de honda no se salve, y con esta llanura que tiene es toda ella montaña brava de arboleda tan espesa que no puede una persona sino con mucha dificultad entrar por ella por[que] se cría un género de raíces que allá llaman bejucos los cuales sirven de cuerdas para atar las fábricas de las casas y son tan fuertes que duran muchos años. Esta llanada se dilata por infinitas leguas y a lo que se alcance llega hasta las orillas del Mar del Norte. En medio de este bosque crió Dios una mancha de árboles tan nobles que no consienten ni han consentido jamás que otro género se entremeta entre ellos porque así como se diferencian de ellos en hermosura, talle y gracia así deben de ser de diferente especie y naturaleza y no consienten vecindad de gente infructífera. Esta mancha de almendros se dilata del norte al sur, tan derecho y nivelado que parece que la naturaleza se esmeró con mucha curiosidad en esta obra. Será de ancho como de tres leguas el principio y fin no se sabe, ni los indios lo alcanzan y así no digo más acerca de esto de que se tiene en el Cusco noticia de este almendral y en Santa Cruz de la Sierra ni más ni menos que hay al pie de cuatrocientas leguas de distancia y los indios como son muchas naciones no saben más de aquello que se les ofrece a la vista y así no pude sacar en limpio el origen de estos árboles. Lo que yo vi es, que con más de 20 pasos no llega el arboleda silvestre a esta maravilla y no a manchas sino todo en general así de la una parte como de la otra. El árbol es casi de hechura de Pino muy limpio y derecho y de una corteza delgada. En lo alto hace copa y muy grande y son de altura a mi parecer de 50 a 60 estados. La hoja es casi como de laurel. Estos árboles crían unos cocos tan gruesos y redondos como la cabeza de un hombre o como una bola de jugar bolos y dentro de estos cocos se crían las almendras por el orden que los granos en la granada, y estas almendras tan gruesas que una de ellas es mayor que tres almendras de España y son tan suaves y de tan buen gusto que no les hallo comparación con las almendras españolas, hállanse en estos cocos, que son muy duros de quebrar, 200 y más de ellas. Los monos tienen una industria para comerlas que no sé ya si en un tanto los hombres la alcanzaremos. Y es que toman el coco y desde lo alto del árbol ven si hay abajo alguna piedra gruesa que no falta y dejanle caer a plomo, y son tan diestros en este oficio que a pocas vueltas esta quebrado. Las almendras no tienen más defensa que la cubierta que quitada esta no tienen más que una telita no dura que divide unas de otras.”

  • 30 Libro 1, capítulo 24.
  • 31 Tienen estos cocos el remate hacia abajo con una cobertura que parece puesta a mano. Ella se cae e (...)

10027. El fruto de este género que más se comercia y se conoce en las tierras de los españoles es el que transportan de los chachapoyas que llaman de los Majes. Es él muy gustoso, sustancioso y nutritivo. Hablo de esto con experiencia. El padre Acosta30 lo hace ventajoso a los demás frutos de nuestra América y dice así: “En razón de almendras y aun de fruta cualquiera todos los árboles pueden callar con las almendras de Chachapoyas, que no les sé otro nombre. Es la fruta más delicada y regalada y más sana de cuantas yo he visto en Indias. Y aun un médico docto afirmaba que entre cuantas frutas había en Indias y España ninguna llegaba a la excelencia de estas almendras. Son menores que las de los andes que dije y mayores, a lo menos más gruesas que las de Castilla. Son muy tiernas de comer, de mucho jugo y sustancia y como mantecosas y muy suaves. Criánse en unos árboles altísimos y de grande copa y como a cosa apreciada la naturaleza les dio buena guarda. Están en unos erizos algo mayores y de más puntas que los de castañas. Cuando están estos erizos secos se abren con facilidad y se saca el grano.” Parece que este autor hace distinto este fruto al de los andes del Perú que nos describe Pomanes pero es uno mismo más o menos nutrido, de mayor o menor calidad según la diferencia de los climas y tierras donde nace. Además que el almendral que nace en los chunchos, hay apariencias que corre hasta Quito, donde están los chachapoyas. Así es equivoco del padre Acosta incluir este fruto dentro de unos erizos y no cocos31 como describe Pomanes que ocularmente le examinó. De los almendros trasladados de España a nuestras Indias hay selvas y montañas en el reino de Chile. Allí son tan baratos estos frutos que a real de plata he comprado varias veces la libra. Esto para América es darse de balde. Por lo que hace a su calidad, tamaño y delicadeza son comparables [a] las de España. Tienen pues unas y otras iguales virtudes y usos en la medicina, prefiriéndose las originarias como más nutritivas y gustosas.

10128. El nogal de nuestra América es un árbol grande y muy vestido de ramos y hojas. Es el tan común en Lima y sus valles que no hay rincón donde no crezca este vegetal y pueble con su hermosura las campañas sirviendo en muchos huertos de muro su plantación. Da un fruto que es del tamaño de un membrillo regular y de figura de durazno. Cuando está en su madurez es de un verde claro que tira a amarillo. Su carne es fungosa, amarga y áspera. Destila un suco que dondequiera que imprime deja unas manchas negras o muscas que con dificultad se limpian. Después empieza a secarse y consumida la humedad queda como una piel encogida y quemada al sol. Dentro de ella se contiene un hueso tan duro que no se rinde al golpe, menos que no sea con martillo o piedra y esto haciendo fuerza sobre un yunque o alguna máquina que resista a su dureza. Para esto tienen unas mesas de piedra con sus excavaciones a proporción del fruto. Allí se pone por el asiento y golpeándole con fuerza e igualdad se rompe la corteza y sale la almendras que oculta, en muchos gajos y piezas, de otra manera es perder fruto y trabajo haciéndose todo una pasta con el hueso por ser tan fuerte como el todo de este fruto, que es de los más gustosos que se conocen en su género y útil a varios usos de la cocina y Medicina.

  • 32 Este árbol que se trasplantó de España al principio de la Conquista de nuestras Indias es tan fecu (...)
  • 33 Historia de la Nueva Francia, tomo 4, página 167, lámina 86.

10229. La madera de este árbol que se suele hallar del grueso de dos brazas o más es de un musco oscuro y listadas de negro. Es muy dura y compacta. Se aprecia mucho para la construcción de los muebles más curiosos. Sus hojas que poco se diferencian de las del nogal32 común las usan los indios en decocción contra las fiebres malignas y fluxiones catarrales. Se tiene por experiencia que por este medio logrando una copiosa diaforesis se libertan de estos males. Sus frutos verdes son muy detersivos. Ellos estregados mundifican la cabeza de la tina y manchas que le desfiguran. De ellos componen una conserva que es muy sana y laxativa. Para esto se cogen en diciembre que es cuando el fruto empieza a nutrirse y están su hueso y almendra como en embrión. Túvose como en secreto esta composición. Hoy en Lima es común su conocimiento. En fin, este nuestro nogal sino tiene mayores virtudes goza las mismas que él que es tan común en las otras partes del mundo. El aceite que se saca de su almendra por excreción mientras más rancio mezclado con el de almendras dulces y tomado en la dosis de una o dos onzas, es un poderoso litotrítico como lo asegura Boyle que habiendo aprendido el secreto de un químico lo experimentó en sí y advierte el autor del Diccionario botánico. El padre Charlevoix33 da la lámina de nuestro nogal y en su relación que es menos que sucinta le nombra nux inglans nigra virginiensis, haciendo a su fruto casi inútil por ser muy fuerte y oleaginoso, lo que causarían el clima y suelo que producen el de su descripción.

  • 34 Trae esta voz su origen de palami que en griego significa mano por extenderse las hojas de este ár (...)
  • 35 Dactylos en el idioma griego significa dedo y por representar este fruto aquel miembro se le ha da (...)
  • 36 Libro 3, capítulo 12, número 1. Crónica de San Agustín del Perú.

10330. La palma es un árbol de que en nuestra América hay varios géneros. Distínguenlos las hojas y frutos. Proviene esta variedad de las tierras que a medida que varían sus climas varían también sus producciones. Y aunque sean en los vegetales de un mismo género son diversos los frutos, efectos, calidades y usos. Esto se vio bien claro en el árbol que tratamos. En unos países son los frutos de un género. De diverso en otros. Con todo en algunos se hallan a un mismo tiempo unos y otros. Pero esto no es muy común. Entraremos a su relación y veremos en ella lo más particular que hubiésemos observado ya en las tierras que le producen, ya en los autores que nos comunican la noticia de los que no hemos visto en el suelo de su origen. Sea el primero vegetal de este género el que Virgilio llama como nosotros palma34 y es tan conocido en la África, Siria y Egipto. Nace pues este árbol en las villas de lea, Nasca y puerto de Pisco que son de la jurisdicción de Lima y en la costa del sur están a los 10 grados y seis minutos. Hay de él muy dilatadas selvas, en unos sitios que allí nombran hoyas. Sus frutos que Plinio llama pomun palma, Galeno, coryou y los botánicos phenicobalani o dactyli35, son más nutridos, dulces y mayores que los que se transportan a la Europa de. Túnez y Salé. Comerciánse estos en el Perú en unos cestos de heno que dicen petaquillas siendo su calidad la que proporciona el precio que ordinariamente es poca cosa aunque sea el cesto de 10 ó 12 libras. El maestro Calancha36 afirma que tardan estos árboles en dar el fruto en aquellas tierras tantos años cuantos tiene de días la luna en que se siembran. Son sus palabras: “Hay huertas de palmas en mucho número y admírase el mundo que a dos y a tres años dan óptimos dátiles y colmados racimos. Sembrada la pepita a dos de luna da los dátiles a dos años y si a tres de luna a tres años. Y a esta cuenta dan los frutos correspondiendo los años a los días de luna.” Esto no lo he observado. El autor que acabamos de citar vivió algunos años en la villa de Valverde, que es lea. Allí quizás haría la observación que nos comunica. Yo no suscribo a ella mientras no son más exactos los experimentos e indagaciones. Tienen estos frutos en la Medicina varios usos, son ellos dulcificantes, un poco astringentes y detersivos. Por estas cualidades son útiles en los flujos de vientre y fortifican el feto tomados en decocción. Su pulpa cocida en hidromiel y pasada por el tamiz, es la baya del electuario diciphenit. La virtud purgativa de este electuario no proviene de los dátiles sino de la escamonea y turbit. Su uso más seguro es en lavativa y no en bebida hasta la dosis de una onza que prescriben los mejores prácticos.

  • 37 Tratado de la opinión, tomo VI, página 184.
  • 38 Recreación matemática y física, tomo 3, problema LXI, página 289.

10431. Los naturalistas distinguen en este árbol los dos sexos con que se diferencia el género de los hombres y brutos. Pretenden que es infructífera la hembra o al menos que da unos frutos secos desmedrados e inútiles cuando no es fecunda del macho. Este sentimiento fue de Empedocles, siguiólo Aristóteles notando que el olor de la palma macho llevado del viento es suficiente para madurar los frutos de la hembra, Mr. Mesón y el padre Labat niegan esta fecundación y división de sexos. Ponen a los ojos de los botanistas las observaciones que hicieron sobre los mismos lugares que produce la palma donde igualmente daba frutos la que era acompañada como la que estaba sola. Al primero opone el marqués de San Aubin37 la observación de Panrano sobre dos palmas: la una que era macho se cultivaba en Brindeu. La otra que era hembra estaba en los bosques de Otranto a distancia de 15 leguas de la primera. Esta fue infructífera hasta que creciendo pudo recibir el polvo que de la flores de la de Brindeu le conducían los vientos. Al segundo dice el canónigo Savary: “se ve que este padre lleno de su opinión no ha entendido el estado de la cuestión de los antiguos naturalistas. Nunca han negado ellos que la palma hembra no puede dar frutos sin la ayuda del macho, solamente han entendido como ya lo he dicho que el macho sirve a fecundar los huevos para producir sus especies.” De esto se debe seguir que la palma hembra nunca es infructífera, sino que sus frutos son más sazonados y abundantes mientras más vecina está al macho que le fecunda por medio de los vientos que le comunican su olor como quiere Aristóteles o le pasan el polvo como sienten los modernos. Mr. Ozanan38 propone el problema de la generación de las plantas y trayendo a este vegetal como ejemplo de su sistema lo resuelve así: “Los polvos son absolutamente muy necesarios a la fecundidad de las plantas que sin estos los granos abortan o son incapaces de producir su especie. Nada hay más común que ver faltar los bienes de la tierra por la supresión de la coronilla o polvo.” Por esto pues que es incontestable son tan fecundas las palmas de nuestra América en los lugares que citamos arriba, allí estaban juntos estos árboles que formando bosques muy espesos se fecundizan mutuamente los machos y las hembras y producen los frutos más nutridos, sazonados y dulces que se pueden gustar en su especie.

10532. El nurichi es una palma que crece tan levantada como la que acabamos de tratar. Sus hojas son más extendidas y su textura muy fina. Sus frutos que le vienen a racimos son unos dátiles redondos y casi del tamaño de un huevo de gallina. Estos maduros tienen un color amarillo que tira a encarnado y son de poca carne. Su hueso que es duro incluye una almendra como la de avellana. Nace este vegetal en una de las poblaciones que formando un laberinto de islas en las bocas del Orinoco habita la nación guaraúna. Es este árbol único poblador de aquel terreno. No produce otro aunque se pongan en él semillas de distinto género. Pero en su especie es un árbol que da todo y sirve para todo. Apenas se encuentra necesidad alguna que no remedie aquella gente con su producción. De sus troncos son las casas, muebles, embarcaciones, calles y plazas construidas sobre estacadas y entablados de la misma materia. Sus hojas proveen a esta nación de vestido, cama y redes para pescar. Sus frutos y vastagos le dan sustento y bebida, haciéndose pan de cierta harina que sacan de ellos y llaman yuruma los guaraúnos. De este prodigioso árbol y sus frutos hace larga relación el padre Gumilla que fue testigo de vista cuando estuvo entre los guaraúnos. Y habiendo dudado algunos de lo peregrino de él concluye así en la segunda impresión de su Orinoco ilustrado tomo 2, capítulo 9, página 170: “No ha faltado quien para no fatigarse en alabar aquel Señor que abre sus manos y llena de bendiciones, frutos y comidas no solo a los hombres sino también a todos los animales, ha refutado por fábula la tal palma. Perdono la injuria pero confieso que aunque en mí cupiera la tentación de pintarla a mi arbitrio, no hallo en mi corta capacidad fuerzas para inventar y formar una idea tan peregrina. No están los guaraúnos ni su patria en los espacios imaginarios. En el centro de la pirámide que forman los gobiernos de Cumaná y de la Trinidad de Barlovento con la Guayana están las bocas del Orinoco, los guaraúnos y los palmares de que se mantienen. Fácil es escribir a cualquiera de los tres términos dichos y salir de la duda con la respuesta.”

  • 39 Tomo 2, capítulo 20, página 283 de la citada obra.

10633. El corozo es un linaje de palma que se debe mirar como el erizo de los vegetales, y nace en las playas arenosas del Orinoco. Es tan vestido de espinas que desde la raíz hasta la cima se cubre de una espesa selva de ellas que se hace apenas tratable por parte alguna, defendiendo con estas armas la naturaleza el tesoro que ha depositado en su tronco. Es éste un suco que destila junto al cogollo, mantienese él dulce 24 horas, pasadas éstas es agridulce. Con gran dificultad se extrae del tronco este zumo a causa de las puntas que le defienden, siempre cuesta sangre su destilación pero como cosa tan preciosa aun a mayores peligros se arriesgan los que lo sacan. Su mayor virtud es en las fiebres héticas que son casi endémicas en aquellas regiones. Usan del agridulce los pacientes y a los quince días se libertan del fuego que lentamente empezaba a consumirlos. El citado padre Gumilla39 que vio los felices efectos de este suco dice así: “Este experimento ha pasado por mis manos sin otro motivo de dársele a los tales enfermos que el saber de cierto que era bebida fresca y saludable. Y cuando reconocí este singular efecto alabe a la Providencia del Altísimo viendo que aun en los desiertos previene remedios tan exquisitos para el bien de sus criaturas.”

10734. El ti-tirri que los españoles llaman cachipae es un linaje de palma que nace en las tierras de los achaguas salivas y costas de Coro y Maracay. Su tronco que no es muy grueso se levanta derecho y liso a una altura considerable. Sus hojas poco se diferencian de las palmas comunes. Cada árbol de éstos produce solo dos o tres racimos de frutos. Tienen estos el color y hechura de nuestras camuesas. No pasan de ciento los dátiles que se encuentran en los racimos entre ellos apenas habrá ocho que tengan pepitas. Las pocas que se le descubren son del tamaño de una nuez y muy parecidas en la carne que incluyen a la de los cocos. Sembradas éstas nunca falta al multiplicado de su especie por que es segura la producción. No se comen estos frutos cuando son crudos a causa de su insipidez y aspereza. Es preciso hervirlos al fuego, entonces tienen el gusto de manzanas cocidas. Son ellos de tanto sustento que seis bastan para mantener un cuerpo todo un día sin desear otro alimento. De ellos cocidos forman cierto género de pan tan sustancioso que a no tomarse en menos cantidad que el de trigo y otros granos causaría indigestiones, y muchos embarazos al estómago, así una pequeña cantidad es sobrada ración para todo un día. No son los indios los que han introducido este pan. Industria de los españoles ha sido su invención. Con él se remedian estas gentes que saben hacer de la necesidad virtud.

  • 40 Tomo 2, capítulo 21, páginas 287 y 288.

10835. El cam-virri es otra especie de palma que crece en las mismas tierras de las naciones que acabamos de nombrar. Es árbol pequeño pero hermoso. Al pie de sus hojas que son trece y guardan proporción en el tamaño arroja los frutos más sazonados de su género. El padre Gumilla40 que las gustó dice que más bien se debían llamar uvas mollares que dátiles así por la forma como por el color y sabor y añade: “Sin duda compite ésta con los mejores frutos. Tienen estas naciones y principalmente las que habitan en el Orinoco, las costas de los ríos Mitamoco y Bichada, otro linaje de palma que llaman vesirri, de los frutos de ésta cocidos, sacan por excreción un género de aceite muy puro y de buen gusto.” Se sirven de él en las fomentaciones y unturas y también en los usos de la cocina como refiere el citado historiador, que como testigo ocular es preferible a otro cualquier autor en las noticias que de esta naturaleza comunica y en que no me he extendido por no haber visto semejantes vegetables ni haber estado en las tierras que las producen.

  • 41 En la huerta del Noviciado de los padres jesuitas. Aquí son elevadísimos los árboles de este géner (...)

10936. El coco que los españoles de América llaman palma real y hermosamente los franceses cocotien es un árbol que entre las palmas es el más corpulento, agigantado y hermoso. Es de dos especies. Distínguenlas los frutos que son extremosamente diversos en el tamaño aunque casi iguales en el gusto de las carnes y corteza que les cubre. Son los unos redondos o de figura piramidal, que desnudos de las primeras cascaras igualan la cabeza de un niño de dos o más años. Los otros tienen la misma figura pero son tan pequeños como nueces. Unos y otros vienen a racimos en el vegetal que los produce. Los unos que son los grandes llaman en el Perú cocos de Panamá por transportarse del Reino de Tierra Firme donde ocupan espaciosas montañas estos árboles. Los otros tienen el nombre de cocos de Chile por abundar aquel Reino de este fruto que también lo hay en Lima41 y sus contornos. Los bárbaros se mantienen en las montañas con los de la primera especie. En las poblaciones españolas solo sirven para confitarlos, y hacer dulces no faltando muchos que los comen como fruto delicioso, aunque en mi juicio muy indigesto y nocivo a los tocados del pecho. Los pequeños se comercian generalmente en el Perú y sacan de ellos por excreción su aceite que es útil a varios usos y medicinas.

  • 42 Tratado universal de drogas, página 235.
  • 43 Diccionario de comercio, tomo 1, página 4007.

11037. No por esto digo que son más útiles los pequeños, son sí más comunes a causa del fácil transporte que se hace en unos zurrones de cuero en que entrarán 20 ó 30.000 de estos frutos y se vende de primera mano cada zurrón a 10 ó 12 pesos de nuestra moneda. De los grandes sería mayor el provecho sino fuese tan difícil su conducción por el volumen de cada fruto. Así solo se venden ellos en los países que los producen, y en los puertos de mar donde se transportan. Con todo, las primeras cascaras de estos últimos que son como un tejido a manera de corcho o estambre fibroso sirven limpias y escarmenadas de estopa para calafatear las embarcaciones. Son tan durables que en vez de corromperlas el agua las nutre y afirma, haciéndose casi de una pieza con la madera en que se han embutido. Las segundas que son las cortezas que contienen la pulpa son tan duras y compactas que solo se rompen al golpe de un martillo o piedra. Para hacer de ella los varios utensilios curiosos que comercian los indios en nuestra América es preciso aserrar la corteza y extraerle la médula que está impactada en sus paredes y es por lo común del grueso de un dedo, blanca y del gusto de almendras frescas. Los demás usos que hacen los orientales de estos frutos y su vegetal, no tengo noticia los practiquen los nuestros. Y aunque Mr. Lemery42 afirma que no hay árbol más útil que éste, creo que se equivocó debiéndolo decir por otros palmáceos. El canónigo Savary43 justamente le nota este descuido diciendo: “No se deben creer todas las fábulas que ciertos viajeros han derramado en sus relaciones sobre los usos de este árbol tan útil. Mr. Lemery y el abad Puche se han engañado en esto.” En fin son tantos los árboles de este género que nacen en nuestras regiones que debían ellos solos incluirse en clase separada como lo intentó el padre Plumier con los pocos que observó en las islas de América.

11138. El maguey es uno de los vegetales que ha señalado la naturaleza más que otro alguno en su beneficencia. Nace en todas las sierras del Perú y en muchas partes de sus valles como se vio en Lima y sus contornos. Se levanta hasta más de ocho varas de la tierra. Su tronco es derecho y remata en punta con disminución desde la raíz. Las hojas que son como las de la palma le visten a trechos con distancias de media vara de unas a otras. Todo él es tan ligero que un niño de 10 años puede cargarlo sin molestarse en la conducción. Sus provechos para los indios casi se harían increíbles sino los demostrase la experiencia. Vamos por partes que la materia pide contemplación. De sus frutos se sirven los indios como nosotros del jabón. Del tronco y hojas forman los muros y cubiertas de las habitaciones que llaman ranchos. Extraen también de ellos una especie de harina que les sirve de mantenimiento y juntamente un género de miel o zumo que aplican con feliz suceso a varias enfermedades y dolencias como son dolores reumáticos, tumores escrufulosos y bubones. También sacan unos hilos de sus cortezas. De los más gruesos benefician y colchan cables tan fuertes como los del cáñamo. Los más delgados les dan un hilo muy sutil y fino de que tejen sus vestidos, sirviéndoles de aguja para coserlos las mismas espinas de que se arma vegetable tan maravilloso que igualmente les ministra la yesca en las mayores urgencias de buscar el fuego en los páramos y despoblados.

  • 44 Filosofía mórbida, libro último, capítulo 13, página 553, en el original italiano, volumen en octa (...)

11239. Lo que es más digno de admiración es que con un tronco de estos dividido en tres piezas que ligan unas con otras hacen sus embarcacioncillas y remos con que entran a los ríos y al mar como los he visto muchas veces y se ve todos los días en las costas de Lima. Carga y gobierna un hombre solo aquella ruda y simple máquina. Cuando el mar está más alborotado rompe a nado la ola con la embarcación que llaman balsa y trae al cuerpo colgada de un hilo. Y así que pasó lo impetuoso del movimiento de las aguas la recoge y embarcándose en ella, se va dos o tres leguas mar adentro a ejercitar su pesquería. A esto se acostumbran los pequeños desde 10 a 12 años adelante y como es tan ligera la madera con facilidad la transporta uno de éstos y da principio a las orillas del agua a la destreza que siendo mayor debe manifestarse en el arte de pescar, que es el oficio que por lo común tienen los indios de nuestras costas con la red y anzuelo. El marqués de San Aubin citando a Mr. Robe dice mucho más de este vegetal, son sus palabras: “En las Indias crece un árbol maravilloso que es una especie de palma que provee a todas las necesidades de la vida. Los indios sacan su bebida del zumo que destila. Ellos hacen pan y aceite de su fruto, vasos, tazas y cucharas de su cascara, hilo y estofas de una pequeña piel que esconde bajo de su corteza. Los troncos y las ramas les sirven para construir sus casas y las hojas siendo verdes les sirven también de papel.” Otros muchos autores describen en los mismos términos las particularidades del maguey, habiendo sido el primero que las notó don Diego de Avalos y Figueroa en su Miscelanea Austral. De éste probablemente han copiado todos los que en nuestras Indias no han visto este árbol, que el conde Manuel Tesauro44 llama feliz cotejándolo con la felicidad que debe buscar el sabio.

  • 45 Historia citada arriba, tomo 1, página 14.
  • 46 Esta es una isla que sirviendo de muro a las violencias el Orinoco, quiebran en ella las aguas de (...)

11340. El cacahuate que los españoles llaman cacao y los franceses cacaoyer, o cacaotier es un árbol que no se levanta mucho de la tierra. Su madera es porosa y muy ligera. Su corteza es muy unida y de color de canela más o menos oscura según la edad del árbol. Sus hojas son como las del naranjo pero más largas y rematan en punta. Sus flores son a manera de unas pequeñas rosas anteadas y sin olor, son pocas las que cuajan en fruto. Las más se pierden. De 1.000 apenas se logran 10. En estas viene el fruto como un melón pequeño. Incluyese en este hasta 30 almendras. Suelen también hallarse al doble. Tienen el mismo nombre de cacao que dan los nuestros al árbol. Son ellas separadas de la pielecilla que les cubre de una sustancia tierna, oleosa y nutritiva. Cuando se gustan dejan en la boca unas reliquias amargas que no molestan ni causan el fastidio que los otros amargos. Nace pues este árbol en las montañas de Guayaquil, andes del Perú, cerro de la Sal y en las más de nuestras islas. Su cosecha es tan abundante que ningún otro vegetal le iguala en fecundidad. El padre Gumilla45 curioso observador de la fertilidad de este árbol en producir los frutos, dice así tratando de los que de este género se cultivan: “en la Trinidad46 de Barlovento, los olivos y las viñas dan su cosecha anual y descansan lo restante del año, para reforzarse y dar el siguiente año no así el cacao. Da su abundante cosecha por el mes de junio, que llaman de San Juan y al mismo tiempo están nevados de flores los árboles para la cosecha abundante que dan por el mes de diciembre. No lo he dicho aún todo, porque éste es árbol tan agradecido al que le cultiva que todos los meses le paga al labrador su trabajo con singular puntualidad, porque de aquellas flores que se adelantan y de otras que se atrasan, resultan las cosechas intermedias en las mazorcas que todos los meses van madurando. Ni se contenta este bello árbol con recargarse tanto de frutos, que es necesario el apuntarle sus ramas para que no se desgajen con la carga, sino que también arroja flores, y mazorcas por toda la corpulencia de su tronco. Y si acaso el tiempo y las lluvias han descansado y descubierto algunas raíces, por ellas arroja sus frutas a borbotones. Dígolo con esta frase porque este fecundo árbol, así como arroja sus flores no de una en una, sino a modo de ramilletes, así retiene las mazorcas de dos en dos, de tres en tres y mucho más.”

  • 47 Tratado universal de drogas simples, página 134.

11441. Acerca de la época y descubrimiento de este árbol y sus frutos, se duda entre los nuestros. Pretenden algunos que Cristóbal Colón habiendo llegado a una de nuestras costas, advirtió que los más habitantes de ella pasaban de 100 años. Y averiguando el motivo de edad tan avanzada supo de ellos que el pan de cacao de que usaban por todo alimento tenía virtud de dilatarles la vida y mantenerlos en perfecta robustez y sanidad. Con esta noticia mandó Colón que todos los suyos que estaban enfermos y molestados de tan penoso viaje usasen el mismo pan que los indios, practicáronlo así y en breves días repuestos de sus males convalecieron. Desde entonces se trajo a España este grano, y tuvo en la Europa principio de esta que parece historieta la bebida del chocolate. La noticia no la he habido de autor regnícola. La he leído en Lemery47 que quizá la copiara de alguno de los nuestros, aunque él no lo afirma. La costa dicen que se llamaba Carate y hoy por corrupción Caracas sino es que se llame así, por dar los indios también a este fruto el nombre de Carate. Lo que hay en esto de cierto es que los españoles y portugueses, fueron los primeros que supieron de los indios las virtudes de este fruto, que no comunicaron hasta que el mismo tiempo y uso empezaron a descubrir. Esto se debe creer. Un hecho de los holandeses lo asegura. Apresaron éstos una o más embarcaciones nuestras cargadas de estos granos y no considerando el tesoro que se transportaba en ellas, arrojaron al mar los cajones en que se contenían los frutos, llamándoles por burla e irrisión cacura de carnero. Si hubieran conocido lo precioso de la mercancía nunca la hubieran despreciado hasta perderla. Pero como esto era solo secreto de los nuestros se engañaron los extranjeros con presas de esta naturaleza.

  • 48 Mr. de Tournefort.
  • 49 Padre Plumier.

11542. Los naturales distinguen cuatro suertes de árboles que producen el cacao. A la primera y segunda llaman caca-huacahuilt. Al la tercera xuchica-huacahuilt. A la cuarta haca-huacahuilt. Esta división han seguido los nuestros. Pero yo creo que se han engañado. La división de los indios no es sobre el árbol y sus frutos. Es sí sobre el color que varía a medida de los países que producen los frutos. En unos es amarillo, musco en otros. En los más mezclados de rojo y amarillo. Esto quieren significar los epítetos que los mexicanos añaden a estos frutos. Quizá también será el sabor más o menos amargo el que cause la distinción entre los indios. Puedo engañarme en esta reflexión. Pero al juicio de uno de los mayores botánicos48 que hemos conocido en nuestro siglo y de otro curioso49 observador de estos vegetales sobre los mismos países donde nacen, se conoce una sola especie de árbol en este género y Mr. el canónigo Savary notándole al autor del Diccionario de comercio, su hermano, las dos suertes de cacaos que establece, resuelve así: “En lo substancial la diferencia de cacaos no es muy considerable pues que ella no obliga, sino aumentar o disminuir la dosis de la azúcar para templar la mayor o menor amargura de este fruto. Ello es preciso considerar como ya lo hemos dicho, que no hay sino una especie de cacao.” Esta opinión es muy segura, si se contempla que la que varía no es la naturaleza, sino la cualidad del fruto, como se experimenta en los árboles de un mismo género, que enviando frutos de distinto color o sabor, no por eso hacen clase distinta a su género y especie.

  • 50 Chocolate compónese de dos voces indias, choco que significa sonido y alte o ate, agua a causa del (...)
  • 51 Diccionario universal de comercio, tomo 1, página 946.
  • 52 Es en aquella parte que se dicen Moxos cuyas tierras están sujetas a la dominación de España y cul (...)
  • 53 No sería menos apreciable si se cultivasen los árboles de este género que pueblan las dilatadas ve (...)

11643. De éstos frutos que se transportaron de nuestras Indias la primera vez a España por los años de 1520, forman una masa o pasta que todos conocen y llaman chocolate50 como los indios. Su composición es muy común. Cada nación pretende ventajas a la suya. Los franceses quieren que el que se compone en París sea mejor que el nuestro y que cualquier otro que se labra en las demás partes de la Europa. Esto se debería creer, sino se alterase alguna vez la pasta. Pero como así en aquel lugar como en los otros del mundo, es arbitraria esta composición, será más o menos bueno el chocolate que fuese hecho del Cacao más electo y con las dosis necesarias de los ingredientes que le mezclan. “Es preciso confesar, (dice el canónigo Savary51) que no hay lugar donde se haga chocolate más malo que en París no habiendo cosa tan ordinaria como engañosa sobre esta mercancía, cuando por tenerla barata se compra a los regatones que venden en las casas en lugar de chocolate, una mala pasta de almendras comunes mezcladas de algunos rezagos de Cacao, vainilla y azúcar desmenuzada.” Esto no es de mi asunto, sobre la autoridad del citado canónigo para conocer que en todas partes se cuecen habas. Vamos a nuestras Indias y busquemos en ellas la mejor composición de esta masa y el arte que tenían sus naturales para su beneficio, y si existe hasta hoy su conocimiento. No hay noticia de esto en el Perú. Allí se labra del mismo modo que en la Europa. Más o menos bueno según la cualidad de la almendra, nobleza de los ingredientes y trabajo del beneficio. Subiendo el precio desde un real la libra hasta dos pesos de nuestra moneda de Indias. Pero hay constante prueba del método que guardaban los indios y hasta hoy observan en los andes del Perú52 que es donde se labra el mejor chocolate del mundo por ser el cacao53 más noble el que se cultiva en aquellas regiones. Lábranlo los indios de la almendra más nutritiva, que tostada hasta aquel grado que ignoramos, la trituran y reducen a una masa tan fina que es tan suave como la manteca más delicada. De ella sin mezcla de otra droga forman unos panes cuadriláteros con tres o cuatro libras cada uno. Los españoles los llaman ladrillos a causa de su figura. No hacen comercio de ellos los indios. Los dan de regalo a los que les benefician. Pero como por la distancia, son pocos los que en el Perú se interesan en la utilidad de estas gentes, son también pocos los que logran droga tan preciosa y que debía servir al mundo de regla para la mejor composición del chocolate, siendo ésta más durable y menos expuesta a la corrupción que las demás pastas de su género. Hablo en esto de experiencia y práctica indiscutible como nacido en Lima, donde se antepone este chocolate al más precioso que se fabrica en aquella capital y se tiene por el mejor de nuestra América.

  • 54 Tratado universal de drogas simples, página 210.
  • 55 Tratado de metal y minería, página 449.
  • 56 Corre la obra del citado autor traducida al idioma latino por Mr. Aurelio Severino según la cita d (...)

11744. Atribuyen a la bebida que llaman chocolate con el mismo nombre que a la pasta, muchas y singulares virtudes que han autorizado el uso y la costumbre. Todos convienen que tomada con moderación y precaución mantienen el calor del estámago y ayuda la digestión. Se pudieran traer en confirmación de esto largos pasajes de muchos médicos que pretenden establecerlo con la experiencia. Pero como no es mi ánimo amontonar citas, pondré a la vista la decisión de Mr. Lemery54 que en este asunto es preferible y dice así: “El chocolate de cualquier modo que se tome es un buen restaurante y propio para reparar las fuerzas perdidas y excitar el vigor. El resiste a la malignidad de los humores, fortifica el estómago, cerebro y las otras partes vitales. Dulcifica también las serosidades muy acres que caen de la cabeza al pecho, ayuda a la digestión y abate los vapores del vino.” No solo pues goza esta bebida, en opinión de gravísimos prácticos, las virtudes que le prescribe el citado autor, sino la singular de ser muy amiga de la sangre y conciliadora de los espíritus. En su dilatada y feliz práctica observó esto Mr. Chambón55. Son sus palabras: “El modo de obrar el chocolate nos debe obligar a que lo miremos como una materia muy uniforme a nuestra sangre y a nuestros espíritus, y muy propia a unirse a lo uno y a lo otro y no solamente muy propia a unirse a ellos sino aun a proveerlos de nuevo.” Por estas virtudes y mirarse esta masa como el bálsamo de la vida humana, ha sido su naturaleza, propiedades y composición el objeto de varias plumas. Pasan de 22 los españoles que tengo noticia que han tratado de sus notables cualidades. Entre los extranjeros los Mrs. Blegni, Four, Colimeneri56 han hecho libros enteros en que no se trata de otra materia que los mejores usos y preparaciones de lo importantísimo de esta droga al bien de los hombres.

  • 57 Historia de las plantas, tomo 2, página 452.

11845. Efectuará esta bebida las virtudes que le prescriben, si los que hacen uso de ella contemplan el tiempo, su naturaleza y complexión. No toda edad ni toda estación, ni todo lugar son a propósito para su uso. A los mozos que son biliosos les causa tanto daño cuanto provecho a los viejos que son de temperamento frío. En esto a unos y otros molestará gravemente. En las regiones calientes y húmedas hará notables estragos encendiendo la sangre y alterando los humores que pueden provenir fiebres malignas, flujos hemorroidales y otras enfermedades. El calor que ella comunica es muy tenaz. De aquí todo el rasgo con las constituciones y naturalezas que son de igual carácter. El citado Lemery tratando de su temperamento y cualidades expresa lo siguiente: “El calor que da el chocolate es más sensible y dura mayor tiempo que el que proviene del café porque el chocolate siendo más craso y más viscoso hace mayor impresión en la parte que toca y comunica más actividad”; y Mr. Chomel57: “Este licor calienta considerablemente y embaraza el sueño. Si no fueran más de estos perjuicios los que provienen de su abuso y poca contemplación del estado, naturaleza y circunstancias de los que indiscretamente practican esta bebida, serían remediables. Pero son mayores y sin auxilio alguno en lo humano. Estos son las muertes repentinas, apoplejías, inflamaciones de vientre y disenterías. La causa de esto es manifiesta si se ve con ojos físicos. Ninguna bebida abunda de aceite más craso y espeso. Este embaraza que los ácidos del estómago disuelvan los alimentos. No pudiendo pues estos obrar, causan en algunos muertes instantáneas y en otros sofocaciones, como cada día se experimenta en Lima, principalmente en los que tienen la costumbre de tomar esta bebida sobre huevos fritos, duros o tortillas.” De esto soy testigo habiendo observado en un día hasta seis que perecieron fatalmente en fuerza de su abuso. Piadosamente prevengo esto para que todos los que se aprovechan de esta bebida, la usen en ayunas y sin el consorcio de otros alimentos que les puedan ser tan nocivos como los huevos, midiendo siempre las estaciones del año, su naturaleza y edad.

11946. El achiote, que también llaman los indios uruku couchehuc bicher o emataby es un árbol que no se levanta muy alto de la tierra. Hermoseánle muchas hojas verdes y anchas que terminando en punta representan la figura de un corazón. Su madera que es blanca y quebradiza se cubre de una cortecilla musca que con facilidad desabriga el cuerpo que viste. Florece dos veces al año. Son sus flores a manera de rosas y de un carmesí desmayado con cinco hojas por lo regular, que se matizan en la parte superior de un color rojo encendido. Pasadas éstas le viene un fruto ovalado, que tiene la figura de un mirobálano y cuando está en su madurez es verde claro. Después ya seco es de un morado oscuro. Contiene unos granillos piramidales, poco mayores que las pepitas de uvas. Son estos de un carmesí muy encendido. No en el todo, sino en la superficie del grano. De manera que el color es un polvillo sutil, que no penetra en el centro de su semilla, sino solo cubre la parte exterior de ella. De estos granos que los españoles llaman achiotillo, remojados en agua caliente extraen una masa que dicen achiote. Sirvense de ella lo mismo que los europeos del azafrán para dar color a las comidas, teñir sus telas y paños, y defenderse de los ardores del sol, y volátiles sanguisugas untándose con esta pasta los rostros, y cuerpos. No es menor el que tiene entre los españoles. Gástase mucho en Lima. Allí crecen estos árboles y se cultivan con grande cuidado a causa de los provechos que dejan sus semillas, véndense en granos y también en pasta. De uno y otro modo son frutos apreciables y hacen clase entre las mercancías que comercian los droguistas especieros en aquellos países.

  • 58 Año de 1732, página 1498.
  • 59 Diccionario universal de comercio, tomo 3, página 686.
  • 60 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 289.

12047. Preténdenle a esta pasta y a su tintura varias virtudes. Fue el médico Francisco Hernández el primero que se informó de los mejores usos que hacían los indios de ella. Era el principal para sosegar la sed, calmar los ardores de la fiebre, detener las diarreas, curar las disenterías, facilitar la respiración y mover la orina. De este autor han copiado todos los que le decantan aun mayor eficacia para otros males. El padre Le Breton según el extracto de las Memorias de Trevoux58 y el pasaje que nos da el canónigo Savary59 la tiene por un singular alenifármaco y expresa lo siguiente: “Nada hay mejor para servir de contra ponzoña que un vidrio o dos de agua ligeramente tinturada de achiote y bebida después de comer. Ella preserva las partes nobles (sobre todo el corazón) de los fatales efectos que suelen producir los malos alimentos.” Esto es por lo que hace a su uso interior. Exteriormente también le ha descubierto la casualidad una virtud singular para todo linaje de quemaduras. Débese este descubrimiento que ha confirmado la experiencia al caritativo celo del padre Gumilla60. Este misionero lo cuenta así: “Sabiendo yo la cualidad fresca de este unto y cuan poderosa y eficazmente se defienden con él los indios de los violentos rayos del sol en aquellos países del equinoccio, en una casualidad halle un eficacísimo remedio, contra todas las quemaduras y pringues, ya de aceite, ya de grasa u de agua o caldo caliente, y fue así que habiéndose pringado gravemente un doméstico mío, eché polvos de achiote en aceite de oliva, y hecho el ungüento, lo mismo fue aplicarle a la parte dolorida y lastimada, que faltar repentinamente el dolor. Quedé admirado de tan pronta operación, y después con el curso de largos años, se ofrecieron muchas ocasiones, en que otros padres misioneros a quienes comuniqué la casualidad, y yo también hemos repetido el remedio dicho, y experimentado la misma actividad y eficacia.”

  • 61 Debe escribirse este nombre con una S sola guardando la raíz griega de donde se deriva y no con do (...)

12148. Suelen los droguistas especieros adulterar esta pasta, mezclando ladrillo molido o alguna tierra colorada y bien cernida. Se conoce esta sofistería poniendo en agua la masa, entonces las partes terreas como cuerpos más pesados se asientan en el fondo y sobrenadan las ligeras de achiote descubriéndose el engaño. Esto no lo practican en nuestra América. El citado Savary lo previene, pero él habla de los droguistas de la Europa. Son tan fuertes en nuestras regiones estos vegetables, que por junio y diciembre dan colmados frutos a los que los benefician. Así sería más que malicia de los indios que hasta ahora se le ha notado fullería en el comercio de sus drogas corromper la más preciosa teniendo en abundancia sus frutos y vegetales que por lo común dan el provecho sin cultivo como se ve en todas las montañas del Perú. [Fernández de] Oviedo llama a este árbol en latín bixa americana y Paulo Hermano, orleana. El primero no sé de donde sacó el nombre bixa, quizá será error de imprenta que han copiado los Mrs. Lemery y Chomel en lugar de decir brisa61, que analógicamente se puede aplicar al extracto de estos granos y significa el marco de la segunda expresión de la uva y usa Columela y nota Cornuto sobre la Sátiras de Parsio, diciendo brisare en lugar de exprimere. Cuya voz trae su origen de la griega brise que significa la misma cosa y se lee en los Lexicones de Schrevelio, Scapula y Bayer. El segundo del apellido de Francisco de Orellana primero descubridor de las tierras del Orinoco, donde es grande la fertilidad de este vegetal, dedujo orleana u Orellana foliculis lapaceis según se lee en el libro que tiene por título Horti Academici Lugduno Batavi Cathalogus, se imprimió en cuarto en Holanda por los años de 1687. Finalmente han tratado de nuestro vegetal, frutos y pasta Carlos Clusio, Maregravio y Guillermo Pizon siendo hoy los holandeses los que en Amsterdam se aprovechan de su comercio.

  • 62 Descripción de las Indias, página 146.
  • 63 Crónica de San Agustín del Perú, libro 1, capítulo 9, página 61.
  • 64 Habla del Perú.

12249. El dutroa que los indios llaman chamico, es un arbolillo que en las montañas del Perú y Guayaquil crece a la estatura de un hombre. Su tronco es grueso y ramoso. Sus hojas picadas, por los extremos anchas y de un olor desagradable, sus flores que son blancas o de color de púrpura forman la figura de un vaso y comunican la misma fetidez que las hojas. En estas cuando ya son pasadas, nace un fruto casi redondo y guarnecido de unas espinas blandas que no mortifican al tocarlas. Encierránse en él unas semillas a manera de lentejas negras por de fuera y blancas y medulosas por dentro. El gusto de ellas es amargo y fastidioso como lo es el fruto que las contiene. Participan estas semillas del mismo nombre de chamico que su vegetal. Hay otras especies de chamico que nos describe el padre Acosta y cita Lemery. Esta de que yo trato, es la que Vargas Machuca62 dio a conocer y llama borrachera a causa de sus efectos. Es ella la que en las sierras del Perú practican los indios, valiéndose de su eficacia para dejar sin sentido a sus contrarios. No he visto este efecto. El maestro Calancha63, que es el autor original en este asunto y viajó muchas veces las tierras donde crece este árbol, afirma lo siguiente: “Dase en este Reino64 un género de cardones (hay muchos en Misque, en Cochabamba y en los Charcas) que la fruta son unos granos negros al modo del ají y parecidos a la estafisagria, llámase chamico. Si estas pepitillas se dan en vino o en agua, sin que hayan comunicado su virtud emborrachan. Si se aumenta la cantidad adormece todos los miembros y la toman los que han de ser atormentados, si se añade más, deja al que las toma dormido 24 horas abiertos los ojos y riéndose y si los quieren despertar se les pone vinagre en las narices, o ceniza en la frente. Pero si cargan la mano mata.”

  • 65 Los turcos y persas llaman dacula y los árabes mazana como escribe Lemery o marañan como quiere el (...)
  • 66 Esta voz juzgo que la han deducido los citados autores de strombre o stroma que significan en grie (...)

12350. Se consiguió con la infusión de estas semillas en vino un hecho digno de memoria. Cuéntalo así el señor Pinelo: “Ya sucedió venir de las Indias una nao y tomarla los corsarios, y habiendo los que en ella venían cocido antes de rendirse un poco de chamico y echádolo en una pipa de vino que traían sobre cubierta; como luego que los soldados entraron se fueron al vino y brindaron largo, dentro de una hora estaban todos caídos. Con que los del navio aguardando a que fuese de noche, los arrojaron al mar y mudando rumbo liberaron su navio.” Aunque el autor citado no nos da el nombre del navio, ni nos señala el año del suceso, si se está a la eficacia de las semillas, que nunca faltan en sus efectos, se debe creer el hecho, sin cederle nada a su autoridad quizá por algunas razones de Estado que ocurrirían en el tiempo que escribió suprimiría los nombres y la data. Nace también esta semilla en el Asia. Allí según Paludanio, anotador de Hugon Linscontan, la nombran fatula los naturales65 y los portugueses, burladora. En la Medicina entre los nuestros no tiene algún uso. Los médicos bracmanes a lo que nos comunica Mr. Lemery componen de ella ciertas pildoras que juzgan útiles para detener las diarreas y disenterías, cuando son acompañadas de fiebres ardientes. Para el mismo efecto prescribe Poterio su tintura. Parkisono, Tournefort y Juan Gerardo la llaman en latín stramonium66 añadiéndole algunos epítetos. Bauhino, Belonio y Fabio Columna, solanum, el primero le da el epíteto de fetidum, el segundo el de somniferun, el tercero el de manicum. Estos tres adjetivos son muy propios y acomodados a sus cualidades y efectos.

  • 67 Nota de los editores: Llano Zapata omitió la nota.
  • 68 Comentarios del río de La Plata, capítulo 50.
  • 69 Historia citada, tomo 1, página 311.

12451. El guau-hayo-huarli, que los españoles llaman caña fístulo es uno de los árboles mayores que se cultivan en nuestra América y hermosean la dilatada república de sus vegas, montañas y selvas. El es parecido al nogal. Su madera que es dura y de un rojo oscuro en lo interior, se viste de una piel amarilla. Sus hojas, que representan unas lanzas, son del mismo color, textura y solidez que las del nogal. Sus flores que le nacen en abril y mayo son amarillas y dispuestas en cinco o más hojas casi ovaladas y de olor muy agradable. Luego que éstas caen le vienen el fruto que por su figura llaman caña fístula los nuestros, los griegos kassia o syrygx y los botánicos casia fístula o caña fístula. Este fruto crece a racimos. Suelen en cada uno hallarse 30 ó 40 cañas bajando rara vez de 25. Es tan grande la fertilidad de este árbol en nuestras regiones que ha habido año que uno sólo ha dado 30 quintales de frutos. Los que de este género se comercian en nuestra América son los que se cultivan en Saña, provincia de la jurisdicción de Lima y diócesis de Trujillo. Los prefiere Monardes a los que nacen en el oriente y Egipto donde hoy se transportan los nuestros por sus mejores calidades. “Solíase traer (escribe el señor Pinelo67 hablando de la caña fístula) de la India a Venecia y de ella se comunicaba a toda Europa. Después que la hay en las Indias se lleva de España a levante por ser mejor que la oriental como afirma Monardes aventajándola en ser madura, gruesa, llena, pesada, melaza y fresca que son sus mejores calidades.” En las costas del río de La Plata se ven espesísimos bosques de estos árboles, que llevan frutos tan grandes, que por lo común es cada uno de palmo y medio de largo y tres dedos de grueso como lo notó Alvaro Núñez Cabeza de Vaca68 cuyos soldados en el descubrimiento que hizo de aquellas costas se mantuvieron algunos días con estas cañas. Son igualmente fecundas en las costas del Orinoco. El padre Gumilla69 que los observó escribe lo siguiente: “Los árboles más coposos y hermosos de aquellas vegas son las cañas fístulas. Se cubren de flor amarilla tanta que no distingue la vista ni una hoja durante la flor. Luego cargan de fruto con una abundancia inmensa pero todo cae y se malogra en el suelo menos los árboles que están cerca de poblado que allí se logran aquellas algarrobas y guardan su carne para muchos remedios.”

  • 70 Nota de los editores: Llano Zapata omitió la nota.
  • 71 Diccionario universal de comercio, tomo 4, página 755.

12552. Algunos juzgan que este árbol se transplantó de la Asia a nuestra América al principio que se hizo su Descubrimiento y Conquista. No ha sido este juicio sin fundamento aunque se engañan por falta de indagación y conocimiento así de aquellas tierras como de nuestros regnícolas. Los primeros que aportaron a la isla de Santo Domingo hallaron muchos de estos árboles silvestres como refieren Herrera y [Fernández de] Oviedo. Y pareciéndoles sus frutos inútiles cultivaron semillas que condujeron de levante. Fue la cosecha no menos abundante, que la que producían los árboles sin cultivo, habiéndose sembrado la primera pepita en el Convento de Santo Domingo de la ciudad de la Concepción de la Vega. Así reconociendo los nuestros que eran iguales en figura, efectos y cualidades los frutos que venían de las semillas de los del Asia a los que la naturaleza allí producía, como en patrio suelo se dedicaron solo al cultivo de los originarios que daban cañas más sazonadas, nutridas y grandes y en tanta abundancia que el padre Acosta afirma que al principio volvían a España embarcaciones cargadas de estos frutos. El citado señor Pinelo70, que su autoridad en este asunto, como en muchas materias de nuestras Indias merece el primer lugar dice lo siguiente: “Aunque es así que la de la Española (habla de la caña fístula) se llevó de España, es propia de las Indias, porque en Saña y su tierra de la costa de Lima se cría mucha y muy fértil.” Confiesan lo mismo los Mrs. Lemery, Chomel, Savary y otros, resolviendo así el canónigo Filemon71 Luis, hermano de este ultimo: “El caña fistulo según Mr. Savary, es natural en las islas, esto es que no ha sido aportado ni transplantado de otra parte, su fruto era en otro tiempo una de las mejores mercancías de las islas. Pero después que se han multiplicado con exceso los árboles ha caído mucho su comercio.” Fuera de que no era posible que siendo árbol transplantado se hállase en todas nuestras montañas y en países donde apenas hasta ahora han tocado los nuestros encontrándose cada día nuevas selvas de ellos en Cumaná, Chiapa, Orinoco, y Paraguay.

  • 72 Los antiguos no conocieron esta medicina. Y aunque Galeno en el libro De antidot y De C.M.S.L. (es (...)
  • 73 Tratado de medicamentos, tomo 1, página. 316.
  • 74 Viaje de Egipto, tomo 1, página 534.

12653. La sustancia medulosa72 que se incluye en este fruto y llaman los médicos médula casia, pulpa casia, casia solutiva, flos casia y casia extracta la practican los indios para los mismos usos que los orientales. Su principal virtud consiste en purgar dulcemente los cuerpos de los humores biliosos no dejando en ellos las reliquias del calor que imprimen los demás purganres. Por tan bella cualidad es útil esta sustancia cuando es necesario purgar en las fiebres ardientes, enfermedades de los ríñones y vejiga, e inflamaciones del vientre y principios de la pleuresía. Con todo es muy nociva a los que padecen ventosidades y vahídos, a los de estómagos húmedos o hipocondríacos, se debe pues corregir con la canela, almáciga, semillas de anís y otros carminantes, a ocasiones de ministrarles a los así constituidos. “Para corregir (dice Mr. Lemery) esta cualidad importuna se hace hervir ligeramente después de haberla disuelto en un licor apropiado. Así se atenúa y rarifica su sustancia muy viscosa que no pudiendo con brevedad pasar a las entrañas fermentará y producirá la ventosidad y vapor que son una misma cosa.” La cascara de este fruto a causa de sus sales acres según Mr. Tauvry73 es purgante más activo. En los Hospitales de Lima la usan en infusión de suero y con esta práctica logran allí casos desesperados en las inflamaciones de vientre. Se confita también esta caña cuando es tierna y no está en su entera madurez. Llaman canificium los médicos a esta confitura, que tiene casi la misma virtud que la sustancia en su mayor sazón y vigor. En fin en nuestra América es libre el comercio de este fruto. No así en el Egipto, a lo que nos refiere Mr. de Monconys74. Allí hay un asiento de este fruto. Los que le cultivan no lo pueden vender a otro que al arrendador, que los paga a cinco pesos el quintal de esta droga, que transportada a Marsella, se vende a 20 pesos sus costas con los derechos de entradas y salidas.

  • 75 Este nombre también dan los orientales deducido de tamar que significa dedo a causa de su figura. (...)
  • 76 Página 725.

12754. El jutay, que los españoles llaman tamarindo75 y los franceses tamarinier, es de los árboles más hermosos que visten nuestras montañas y selvas, es muy parecido al nogal pero más espeso de hojas y sombrío, su tronco es tan grueso que apenas le pueden abarcar dos hombres. Sus flores son amarillas y no blancas, como escribe Savary, ni de color de rosa, como quiere Lemery. Sus frutos, que le vienen a racimos en unas vainas iguales a las de las habas, son rojos, cuando gozan de su perfecta madurez y tienen un sabor vinoso. Estas se comercian en nuestro Perú en unas cajas de madera con tres o cuatro libras cada una. De ellos extraen una sustancia medulosa que no es negra, como la del Asia y África sino de color de la pulpa de dátiles, con un dulce ácido muy agradable. Se tiene por un excelente remedio y desalterante en las fiebres ardientes y exaltación de la cólera, por refrigerar y mover el vientre con mayor suavidad, que otro alguno de los purgantes. Pero cuando se ponen en movimiento las partes gruesas y acidas de esta médula, se repite con más fuerza el ardor de la fiebre, que había empezado a calmar al principio de su propinación. De manera que todo su sosiego no es más de una tregua mientras se desenvuelve su acidez. En nuestra América usan comúnmente estos frutos, o su pasta en decocción, dan con ellos un ácido muy gustoso a la bebida que llaman mate, de que se tratará en su lugar. La decocción de los tamarindos (dice el autor de Diccionario botánico76) es un soberano remedio en las fiebres tercianas en forma de poción, o de julepe y también en las fiebres malignas cuando es preciso aflojar el vientre y entonces se puede disolver en suero. La dosis de una onza de tamarindos, o seis dracmas de pulpa, se pone a cocer en suero. No hay mejor laxativa en las fiebres ardientes, tercianas y malignas.

Reproducción del folio 52 de volumen del manuscrito que contiene los tomos II y III de las Memorias de Llano Zapata.

  • 77 Este árbol según Lemery, Tratado universal de drogas, página 645 se suele hallar en España del gru (...)
  • 78 Los latinos le llaman ricinus por la semejanza que tienen con un insecto a quien Columela da el mi (...)
  • 79 Diccionario universal de comercio, tomo 3, columna 16.

12855. El nanbu-guacu77 o munduy-guacu, que Plinio llama ricinus78, los botánicos palma christi y los españoles higuerilla de infierno, es un árbol que no se levanta mucho de la tierra y por lo regular representa una pequeña higuera. Su tronco es hueco y muy ramoso. Sus hojas al principio son redondas. Después se hacen angulosas y divididas en varias puntas, son parecidas a las de la higuera; pero menos ásperas y de un verde más lustroso. Le nacen unas flores amarillas y de muchos estambres, que le duran poco. No le vienen en ellas los frutos. Estos le salen de las mismas ramas, o troncos en unos racimos a manera de almendras o cocos pequeños. Encierra cada grano tres piñones, muy semejantes a los granos del café, aunque más tiernos y oleaginosos. La cascara que los cubre es tachonada de negro, o musco oscuro sobre una piel, que más es cenicienta, que blanca. Crece este arbolillo en nuestra América sin cultivo alguno. En Lima dentro y fuera de de sus muros se dilatan espesos bosques de ellos, siendo por este vegetal muy señalados allí los sitios que llaman la Pampa del Pozo y el Hornillo. Ven los nuestros con horror estos frutos, a causa de su virtud purgativa. Los indios extraen de ellos por expresión del mismo modo que de las almendras, un aceite claro y limpio, que nunca se hace rancio. Con el se untan el cuerpo, teniéndolo por preservativo de muchos males. Los españoles se ríen de estas prácticas, mirándolas como abusos de aquellas gentes. Ya les nota esto a los franceses el canónigo Filemon Luis Savary79, tratando de los vegetales de este género y uso que hacen del aceite de sus frutos los naturales de las colonias que tienen en nuestra América y dice así: “Los indios conocen la utilidad mejor que nosotros. Los viajeros menosprecian la práctica que tienen estas gentes de untar sus cuerpos de este aceite y estos por relación al olor y las manchas, que son más sensibles en los países calientes. Pero ignoran ellos que esto los libra de muchas enfermedades. Si este uso no conviene en la Europa en estado de salud como entre los indios convendría con todo en muchas enfermedades crónicas, si se conociese su utilidad y el modo de servirse de estas unturas.”

  • 80 Tratado universal de drogas, página 645.
  • 81 Tratado de medicamentos, tomo 1, página 250.

12956. El aceite de estos frutos, que dicen los médicos oleum de kenua, oleum cicinum, oileumficus infernalis, se debe solo usar exteriormente. El es muy detersivo, cura la sarna y limpia las úlceras de la sordicies, que las suele volver incurables. En las contusiones y golpes mezclado con aguardiente y aplicado caliente a las partes atormentadas sosiega el dolor y resuelve las concreciones de sangre. Pretenden que untado el epigastrio con él, hace salir la sentina vermínita, que se anida por lo común en los intestinos, y visceras del abdomen y apacigua las sofocaciones uterinas. El padre Labat quiere que en las cólicas se propine interiormente hasta cucharada y media en siete u ocho de caldo. Pero éste será un remedio muy violento y que sin duda alguna causará mayor estrago que el mismo mal. Esto es (sino es una muerte instantánea), convulsiones, insultos epilépticos y otras fatalidades de igual carácter. Nótale esto al citado autor el canónigo Savary, son sus palabras: “La dosis que este padre refiere que se ministre para la cólica, es excesiva. Sería este remedio más peligroso que la enfermedad. Su pensamiento que se podría quizá hacer propio a común, es una idea, que es preciso despreciar, porque su uso interior será siempre riesgoso.” Suelen confundir estos frutos con otros, que impropiamente llaman piñones de las Indias y dan los botánicos el nombre grana-tilli o grana-tillia. Son estos más gruesos y distintos en el color, que no es jaspeado de negro, como él de los otros y sus cascaras lisas. En opinión de Mr. Chomel deben mirarse estos últimos como ponzoña. Con todo en los casos desesperados de hidropesía, apoplejía y letargo, según previene Mr. Lemery80, se puede dar la mitad de un piñón de estos hasta dos. Digo en los casos desesperados, porque en otras ocasiones será abusar de la buena práctica ministrando remedios de esta naturaleza. Hay pues en el Perú, Chile, Brasil, árboles que dan estos frutos. Allí los he visto y son sus hojas parecidas a las del algodón, como las describe Tournefort. Y aunque Monardes y Fragoso no los tienen por tan eficaces, se han engañado, porque la inconsideración de algunos que los han tomado interiormente ha hecho ver con las fatales consecuencias que se han seguido de su abuso, lo peligroso y funesto de frutos tan nocivos, que se debían radicalmente exterminar de la república de las selvas. En fin por los análisis de Mr. Tauvry81 se sabe que contienen ellos un aceite muy acre.

  • 82 He dicho impropiamente, porque de ningún modo se parece a éste el plátano oriental que nos describ (...)
  • 83 Hay cabezas de estos frutos que pesan cuatro arrobas. Por lo común tienen más de dos y cada mano q (...)

13057. El pacoayre o pacona que impropiamente82 llaman plátano es el árbol más útil y hermoso que puebla nuestras montañas, campos y selvas. Se levanta él cuatro o cinco varas de la tierra. Su tronco son muchas cascaras unas sobre otras o un agregado de cortezas, que ordenadamente disminuyen hasta llegar a la última que es una telilla más delgada. El tejido de ellas es un estambre con muchos anillos fibrosos, en que deposita el vegetal el humor acuoso que chupa de la tierra. Al menor golpe lo empieza a destilar en lágrimas muy puras y si de propósito se le hace en el medio alguna incisión arroja un borbollón de agua. Remata casi en pirámide este tronco. No le acompaña rama alguna, tiene en el medio por lo común más de una vara de grueso. Las hojas estando todo el cuerpo del árbol desnudo de ellas le nacen en la cima o cabeza. Son ellas unas mayores que otras y tantas en número, cuantas son las cortezas, que forman su tronco pero siempre grandes, si se cotejan con las de los más vegetales. Muchas de dos varas de largo con una de ancho y así a proporción. Su figura es de un escudo griego Su color de un verde claro, y de textura muy delicada. En el remate del tronco, donde le brota el vastago, que viene desde la raíz, y es todo compuesto de muchas fibras de la naturaleza del cáñamo le nace una flor sola de ocho a 10 pulgadas tiene ella cuatro hojas carnosas y es de figura cónica. Cuando está en su madurez es morada por de fuera y blanquizca por dentro. Luego que se abre en cruz, descubre el embrión, que ocultaba. Este es un racimo de dos o tres pulgadas al principio. Después crece casi una vara, o poco menos y contiene más de 100 frutos de a palmo cada uno y muchos de a tercia con grueso correspondiente que guardan el mismo nombre que el árbol y les corona una flor blanca y muy olorosa. Estos frutos si maduran en el árbol, no son tan sazonados y gustosos, como los que en fuerza del artificio logran el grado de calor que requiere su naturaleza. Para esto se cortan los racimos, que llaman los nuestros cabezas de plátano83, cuando salta al pie de los frutos un lunar amarillo que en todos ellos se extiende y dilata, luego que están maduros, siendo la cascara musca o del todo negra y la carne muy blanca, tierna y suave con un gusto de un agridulce deleitoso, que nunca fastidia por más que se coma. Y poniéndolos en unos hornos de barro, o lugares muy abrigados, a los dos o tres días se sacan en su perfecta madurez. Son entonces de delicado sabor y difícilmente comparables con otro fruto alguno, que se conozca en el mundo por peregrino y singular y a no ser tan comunes en nuestros países, se haría mayor aprecio de su producción. Pero si se tocan con las manos o golpean se corrompen y acedan y entonces son inútiles estos frutos y si se comiesen causarían quizá el mismo efecto, que el veneno.

  • 84 Atum-Apu: Fue éste Cuyus Manco, uno de los príncipes indios que gobernó aquellos valles en calidad (...)
  • 85 Don Pedro Antonio de Llano Zapata, caballero del orden de Santiago, regidor perpetuo de la ciudad (...)
  • 86 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 279.

13158. Hay otra especie de plátano, que llaman de Guinea y es amarillo más redondo y pequeño que el nuestro. Cultivóse al principio del descubrimiento de nuestra América en Cartagena, o Panamá transportólo de Canarias o Afrecha por los años de 1516 fray Tomás de Berlanga, obispo de Tierra Firme. De esto tuvo origen que [Fernández de] Oviedo, Avalos y Guillermo Pizon afirmaron que no era nuestro plátano originario de las Indias; si estos autores hubieran examinado la naturaleza, calidad y figura de uno y otro fruto no serían comprendidos en la justa nota, que les hace el padre Acosta. Pues el nuestro es distinto en sabor, color y figura, y tamaño y se halla en las montañas del Perú y en las más de nuestras islas. Y si fuera el árbol, que produce semejante fruto, trasladado de otras regiones a las nuestras solo se vería en las poblaciones españolas y carecería de nombre propio entre los indios, conservando hasta ahora en la lengua brasilense el de pacoayre, que puse en el número antecedente y no el de bananas que es el nombre que le dan los de Santo Tomé, Cabo Verde y Costas de Guinea y ha pasado con ellos a aquellas tierras. Los mejores de estos frutos que de la especie originaria se conocen en el Perú, son los de Coyllo. Allí los mandó trasplantar de los de andes84 el Atum-Apu del Rímac y casi a fines del siglo pasado hizo traer su semilla a Lima un ilustre85 hijo de esta capital, que se interesaba en las utilidades del público. Sembróse la primera vez en una casa huerta, que llaman la Menacho y dista de Lima al oriente, poco más de una milla. De aquí se ha propagado a todos los valles circunvecinos dando a los que le cultivan ciento por uno y siendo las huertas que llaman platanares, las más seguras posesiones que pueden en nuestros países dejar en herencia los padres a los hijos. “Una vez crecido (escribe el padre Gumilla86) y cerrado el platanar unas hojas contra otras, es finca permanente, que pasa dando continuamente fruto de padres a hijos y con poco cultivo pasa a los nietos y bisnietos. No porque aquel tronco que dio su racimo, produzca jamás otros sino porque al tiempo de madurar el racimo de la guía, ya su hijo que retoñó de la cepa tiene racimo en flor y ya los otros racimos van subiendo en todas las cepas, porque en ninguna falte racimo y en flor, en todo el círculo del año que es cosa admirable.”

13259. Este árbol y sus frutos son el patrimonio más seguro de los americanos. Ha depositado la Providencia en ellos todo el tesoro de sus liberalidades, no tienen aquellas regiones mayor dádiva del cielo si se contemplan su fecundidad, utilidades y provecho. Apenas da su vastago el racimo que por el tiempo de un mes puede sustentar un hombre cuando ya al pie comienza a renacer otro árbol y así en sucesión sin término casi de tiempo. Esto es en mi juicio explicarse la naturaleza por los órganos de sus más prodigiosas producciones para que conozcamos que siempre, como piadosa y benéfica madre vela sobre el sustento de sus hijos. Si estos frutos faltasen a nuestras regiones, perecerían de hambre muchas gentes y animales. Vienen ellos por lo común donde no nacen el trigo y otras semillas, ni se ven vacas ni carneros. Pero verdaderamente valen estos allí por todo y saben a todo, el citado misionero no es menos expresivo. Explícase menudamente y dice así: “Los plátanos son el socorro de todo pobre. En la América sirven de pan de vianda, de bebida, de conserva y de todo porque quitan a todos el hambre.” En fin, solo en Lima y sus contornos dejarán anualmente casi medio millón de pesos los frutos de este vegetal, sus cortezas, hojas y vastagos y hablando desinteresadamente no solo sustenta él sino enriquece a los que le cultivan, dándole ciento por uno.

  • 87 Viaje de la Tierra Santa, capítulo 24.
  • 88 Manuscrito citado, capítulo XV, página 124.
  • 89 Tratado de la opinión, tomo 6, página 500.

13360. Cristóbal de Acosta da a éste nuestro plátano el nombre de higuera indica asegurando Juan Ceverio de Vera87 que este mismo vegetal que él observó en el Perú vio también en Jerusalén. De aquí el señor Pinelo88 lo hace el árbol del bien y del mal, que vedó Dios a nuestros primeros padres y pretendiendo colocar el paraíso en nuestro continente trae a este vegetal, como una de las pruebas de su empeño y se expresa así: “Podemos decir que si este fue el árbol de la culpa y se haya con tanta abundancia en las Indias, ya por esta razón no se podrá negar que halla estado en ellas el paraíso.” La prueba del citado autor no tiene fundamento, ya se diría que estuvo el paraíso en todas las partes donde se halla este vegetal u otro semejante como se ve en el África, Canarias y otras regiones. No dudo que nuestro vegetal sea el mismo que describen bajo del nombre de higuera indica, Teofrasto, Plinio y otros historiadores y antiguos naturalistas y que sea por la hermosura de sus hojas y delicioso de sus frutos el que más se acomoda a la relación que en los capítulos 2 y 3 del Génesis nos hace Moisés. No falta quien haya negado la existencia de este árbol teniendo por alegóricas las palabras del sagrado historiador, fue éste Filón judío. Nótale así su opinión el marqués de San Aubin89: “Es una temeridad tomar por alegóricas las expresiones de la Santa Escritura, que formalmente no son designadas tales. La creencia de la Iglesia Católica no nos permite dudar de la realidad de esta historia que es el fundamento de todos nuestros Misterios. Ha habido pues un árbol de la ciencia del bien y de mal. Y supuesto que las especies no han parecido en la naturaleza y que no se ha escrito que el Criador haya aniquilado esta planta después de su producción, ella existe hasta hoy, ésto no lo dudo.” Lo que no quiero creer es que nuestro Plátano sea el árbol cuyo fruto prohibió Dios a nuestros primeros padres y que por encontrarse en nuestras regiones se debe considerar en ellas el Paraíso. Bien que las apariencias de sus hojas y frutos no manifiestan otra cosa. Pero ésto no basta para probar la existencia de un árbol tan prodigioso en esta u en otra región, y sobre que los interpretes sagrados se han dividido en varias opiniones, por más que Geropyo insista en hacer a este árbol la Higuera de la India y por consiguiente nuestro Plátano.

13461. La opinión más recibida entre los intérpretes sagrados, es que [el] árbol cuyo fruto vedó Dios que comiesen nuestros primeros padres, fue el manzano. Esta opinión según siente el sapientísimo Calmet, no tiene mayores fundamentos que las otras. Los que la siguen traen para desempeño de su prueba el versículo 5 del capítulo 8 de los Cantares. Señala allí la Sabiduría el lugar en que se proporcionó el pecado y su reparación, viértelo San Jerónimo: sub arbore malo. De aquí se ha tomado la voz maluz rigurosamente por el manzano. Es ella pues genérica, significa todo árbol que da frutos redondos, si se consultan los originales hebreos, se hallará que las translaciones griega y latina nada se ha alterado del sentido en aquella Lengua Santa. Se dice thaphuach, que significa lo mismo que el genérico malus. Los padres griegos tradujeron melea, dando el nombre de Melón a su fruto. Los latinos deduciendo de la fuente griega los nombres del árbol y su fruto, los llaman malus y malum. No ha sido esto otra cosa que con la mutación de una u otra letra haber guardado la fuerza del origen de las voces, que en las tres lenguas significan todo árbol, que produce frutos redondos y no absolutamente el manzano, como quieren los que abrazan esta opinión. Los griegos para expresar la diversidad de frutos en la clase de los redondos, añaden un epíteto que lo distinga en el género. Por ejemplo a la Cidra llaman Cedro Melón, al Membrillo Cidonion-Melón, al Naranjo Chriso-Melón, al Durazno Melón Persicon, etcétera. Los latinos que les imitan en esto guardan el mismo orden de epítetos, sobre los nombres malus y malum, cuando quieren determinar el género del árbol y su fruto. Lo que omitirían, si melón o malum no fuesen genéricos. Esto supuesto se debe entender que aquel sub arbore malo de los Cantares, no es determinadamente el Manzano, sino todo árbol que envía frutos redondos, que eso significan thapuach en hebreo y melea, en griego y malus en latín.

  • 90 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, debía hacer referencia a (...)

13562. Siendo esto así no conocemos algún árbol que dando frutos redondos sea de mayores hojas, que el Plátano, o Higuera de la India. Por esto ningún otro se ha mirado, como más propio a cubrir la desnudez de nuestros Primeros Padres, luego que les abrió los ojos el pecado de su inobediencia. Podrá quizá pensarse de esto, que son ya tres los árboles que se buscan con esta prerrogativa. Si se examinan las voces se hallará que es uno mismo en su origen con alguna variedad de nombres, o por relación a sus hojas, o cualidad de sus frutos, o figura de ellos. Los griegos le nombran Plátanos, de platos cosa ancha a causa de sus hojas. Estos mismos le dicen melea de meli a la miel por la dulzura de su fruto y Sifsi por la semejanza que tiene con los frutos redondos. De aquí los latinos han llamado a este árbol platanus, malus y ficus. El primero nombre con el epíteto de índica es el más común entre los naturalistas. El segundo y el tercero son los nombres que expresamente se leen en nuestra Vulgata en orden a la voz del árbol que cuestionamos. No incluye esto misterio alguno. Quiero decir el nombre de este árbol y su historia natural. El sagrado traductor en la versión griega del pasaje de Moisés halló sycis y en la de los Cantares meleas y tradujo en una parte ficus y en otra malo, que son las voces, que corresponden entre los latinos, a aquellos originales griegos. Supuesto, pues que el malus y ficus, de la Sagrada Historia son el mismo árbol, que el platanus o ficus índica, se halla que sin alterar la versión de nuestra Vulgata, tiene esta todas las apariencias de haber sido el árbol del bien y del mal, en que no se incluyó otro misterio que el del precepto. Y no teniendo nuestro plátano otra relación con éste, que lo ancho de las hojas y de ser muy desemejante en frutos y troncos de ningún modo se debe mirar como el árbol de la ciencia, que nos refiere Moisés y pretende colocar el señor Pinelo en nuestras regiones donde son sus frutos largos y su tronco un tejido de cortezas, como se ha hecho su descripción al número [En blanco].90

13663. Fuera de estos hay en nuestras Indias otro linaje de vegetal, que Parkisono, Paulo Hermanio y Tournefort llaman platanus occidentalis, o platanus virginiensis, crece éste en la Virginia y en las provincias más septentrionales de nuestro continente, viéndose en abundancia a las orillas del río Savannah en la Nueva Georgia y en los bosques de las partes meridionales de la Canadá y Luisiana. Es él árbol corpulento. Sus hojas son anchas y de un verde claro, por debajo y lanuginosas por arriba, con cinco puntas, que a manera de dientes sobresalen en sus perfiles. Sus frutos son redondos y de alguna aspereza en la piel que les cubre y parecidos a los que nos describen los botánicos del plátano oriental. El padre Charlevoix nos da su lámina, que es la XXIII y se ve en la página 322 del tomo 4 de la Descripción general de la Nueva Francia y según la relación de Mr. Lemery, se ha trasladado a la Europa y se cultiva en muchos jardines. Pretenden que las hojas más tiernas de este vegetal son resolutivas y que aplicadas exteriormente aprovechan en las fluxiones e inflamaciones de los ojos, como asimismo sus cortezas útiles en los dolores de dientes y el cocimiento de sus frutos propio para resistir el veneno. En fin le atribuyen las mismas virtudes, que Bauhino, Matiolo y otros señalan al plátano oriental, con todo se debe evitar con grande cuidado la atracción de su polvillo, que una vez introducido por el ambiente es muy nocivo a los pulmones no siendo menos funesto a la vista y oídos, si el viento lo pasa a estos órganos por contener un sal cáustico y corrosivo, que donde quiera que imprime causa estrago.

  • 91 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 308.

13764. El merey o Caracoli es un árbol ramoso y muy vestido de hojas, crece en las montañas de Tierra Firme y en los bosques del río Casanare, su fruto es redondo algo pajoso y de buen gusto, tiene un hueso de la naturaleza de las almendras. Este le nace en la parte exterior y crudo abunda de sales acres y corrosivas. Atribúyenle a este árbol y sus frutos muy particulares virtudes. Es la principal suprimir los flujos inmoderados de sangre, para esto se toman sus cortezas en decocción hasta la dosis de un cuartillo de nuestra medida de España; no soy fiador de esta ni de otras virtudes, que decantan a este vegetal. El padre Gumilla91, que entre nuestros autores merece fe y debo preferir a lo que yo no he visto, ni experimentado, tratando de este árbol, expresa lo siguiente: “tomada la agua cocida y tinturada con la corteza de este árbol ataja las evacuaciones de sangre. Su fruta es muy sabrosa, del color y casi de la hechura de una manzana, pero solo tiene una pepita, del tamaño de una almendra, afuera en la parte opuesta al pezón. El caldo de esta fruta se fermenta como el mosto y pasado aquel hervor sabe a vino y tiene el mismo color. La pepita de afuera tostada tiene el mismo sabor que las almendras tostadas. Pero dicha pepita cruda o sin tostar, es un cáustico violento. Basta un pedacito de dicha almendra, para abrir una fuente o levantar vegitario cuando conviene.”

  • 92 Quiero decir derretimientos de nieves.

13865. La tuna que los botánicos llaman opuntia mayor y los mexicanos nopal se halla casi en todas las provincias del Perú, extendiéndose en Huamanga espesas selvas de este árbol. Del linaje de este vegetal he visto cuatro especies cada una distinta en la figura aunque casi de igual naturaleza. Se distinguen con sus nombres particulares, siendo el genérico el de Tuna. La primera especie que ahora tratamos, es una planta formada de un tejido o concatenación de hojas, que estriba sobre una que le sirve de tronco y a un tiempo es raíz. Levántase ella por lo común más de tres varas de la tierra. Parece que el campo majestuosamente se adorna con este fantasma de las selvas o erizo de los montes. Cada hoja tiene de largo más de una tercia y de ancho por medio casi una cuarta y de grueso como dos pulgadas siendo muy carnuda. Está a trechos salpicada de espinas muy sutiles y delicadas, que le forman como ciertos lunares, tiene cada una la figura de una penca. Así la denominan con propiedad los naturales de Lima. No es menos significativa la denominación que le dan los franceses con su raquete, con uno y otro nombre se explica en ambas lenguas con semejanza y alusión a lo que representa. Estas hojas abiertas por el medio destilan un humor cristalino y mucilaginoso. No tiene uso en la Medicina. Sirve para clarificar el agua de las muchas heces, de que por lo común está impregnada en los tiempos de lluvias y avenidas92. Apenas se hecha en la más turbia, cuando empieza el humor de la penca a congregar las impuridades que empañaban su transparencia y diafanidad. Muchas veces he pensado que debía llamarse el mercurio de las aguas, causando en estas el efecto que el azogue en los metales. Esto llaman las lavanderas en nuestros países clarificar el agua con la penca. Por lo que ella así purificada, no sirve a otros ministerios, que para lavar las estofas y lienzos.

  • 93 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, debía hacer referencia a (...)

13966. En la circunferencia de cada penca nacen unas flores amarillas y no rojas, como quiere Mr. Dampier. De ellas maduras se produce un fruto, que denominan tuna, como al árbol, igualmente vestido de espinas, aunque más sutiles e imperceptibles, que las de la planta que las produce. Este fruto va creciendo con la flor, que la lleva en su cabeza o punta a manera de corona. Cuando está maduro le queda en su superficie una figura orbicular, que señala la parte que ocupaba la flor. Para tomarse del árbol se sacude con una vara, defendiendo las manos de la sutileza de sus espinas, que apenas se tocan cuando se introducen en la piel causando muy grandes dolores y adormecimientos a las partes que se pegan con rubor e inflamación de ellas. Después estregándose estos frutos con un lienzo áspero y duro quedan tratables. La cascara de ellos cuando se hallan en su última madurez, es de un verde claro, resplandeciente. Su figura forma un cubo o tonel. El mayor que he visto de estos frutos, pesaría media libra. De aquí se puede deducir su cuerpo. Ellos son de un dulce muy agradable y viscoso. Están llenos de unas pequeñas pepitas del color y tamaño de los granos de Cilantro. Son ellos refrigerantes y astringentes. Los he visto ministrar a los enfermos de tisis. Yo no lo haría, temiendo la indigestión por la mucha viscosidad de que ellos abundan y muy propensa a cristalizarse, como se ve cuando se ponen en el agua. El doctor Cárdenas y el señor Pinelo son de parte de su sanidad. Los mejores de estos frutos son los que nacen en Córdova del Tucumán a causa de su hermosura, suculencia y agradable sabor. No por esto digo que son menos gustosos los de Lima, sus costas y sierras. Este árbol se transplantó a España y se sembró la primera vez en Sevilla donde degeneró en unos frutos tan secos e insípidos, que los llaman higos del infierno. En fin este árbol no solo es útil por sus frutos y hojas sino, por anidarse y alimentarse de ellas la cochinilla, como se dirá en el Reino Animal, artículo de insectos, número [En blanco]93

  • 94 Componese este nombre de dos voces griegas, anti que significa contra y ophis, serpiente como que (...)
  • 95 Orinoco ilustrado, tomo 1, página 310.

14067. El antofis94 es un árbol pequeño y muy cubierto de hojas y ramos. Da éste a racimos con abundancia unos frutos, que se asemejan a los frijoles. Son ellos aromáticos y activos en el gusto. Casi por estas calidades son el linaje de la pimienta. Pudieran sustituirse a ocasiones en su lugar. Es fecundo este arbolillo en los llanos de Barinas, Guanare, Caracas y en las orillas de los ríos que de estas partes se comunican al Orinoco y le enriquecen con sus aguas. Allí llaman a este vegetal y a su fruto árbol del burro y fruta del burro. Uno y otro no son conocidos en nuestra América bajo de otros nombres. La casualidad dio su conocimiento, como también sus nombres. Por contingencia en aquellas tierras vieron unos pastores que un jumento picado de una víbora, se libró de la ponzoña, que en la mordedura le había comunicado el insecto, comiendo aquellos frutos. Desde entonces mirado este arbolillo y sus frutos, como un eficaz remedio contra las picaduras de víboras, se ministró a las gentes, así mordidas, lográndose en ellas, el mismo efecto, que se había visto en el bruto, que en memoria del suceso dejó su nombre al árbol y al fruto. Si la Providencia no hubiera puesto en aquellos llanos el antídoto junto al veneno, casi se harían impracticables por las muchas víboras y serpientes que les infestan. Así todos los que hacen camino por ellos llevan estos frutos, que son contra semejantes insultos, armas inexpugnables, por haber la naturaleza depositado en ellos la mayor fuerza de su virtud, para estas contingencias. “Son ya (dice el citado padre Gumilla95) innumerables las curas que se han hecho y hacen de continuo, con tomar cinco pepitas, o seis comidas enteras o hechas polvos y aplicar otras tantas machacadas sobre la herida venenosa.”

  • 96 Es el mayor que quizá habrá en el mundo, el que se cultiva en la Menacho que es una huerta, de que (...)
  • 97 Este fenómeno hace ver la falsedad de algunos que se han encaprichado en creer que las moras blanc (...)

14168. El moral96 es uno de los árboles más corpulentos que se levantan en nuestra América. Es él de dos especies. Uno que envía frutos blancos97, otro que los produce morados. Pero ambos muy parecidos en hojas, troncos y ramas. En esto último difieren poco de los de Europa. Los frutos de los de España, que son oblongos, los prefiere el señor Pinelo a los nuestros, que son largos y en más de una pulgada mayores. La preferencia la juzgó el citado autor en el gusto. Engañose en esto. Son los nuestros sin cuestión más dulces y agradables, que los de España que abundan de ácidos. Hablo en esto como en todo con desinterés. De unos y otros frutos he gozado en los tiempos de su mayor madurez. Puedo asegurar que los nuestros antes de tocar su más perfecta sazón no solo igualan, sino también exceden a los de acá en gusto, sabor y dulzura. Y si esta ventaja logran en el estado imperfecto, mayor se debe esperar del tiempo de su perfección. Con todo son estos frutos nocivos al estómago a causa de corromperse más fácilmente que otros. Nunca se deben comer en los postres. El uso más seguro de ellos es antes de empezar la comida. Forman entonces un paraje más fácil a los demás alimentos. El jarabe que se compone de su zumo, apacigua la sed y calor que causan las fiebres a los que las padecen. No es menos útil en las inflamaciones y úlceras de la boca, lengua y paladar. Su madera que tiene Teofrasto, por incorruptible y usan los nuestros en las fábricas y bóvedas de los templos, es de las más preciosas que tenemos en la América donde hay bosques dilatados, como se ve en Lima una espesura de ellos en la huerta, que los frailes menores tienen en la recolección de San Diego. Las cortezas y cascaras de su raíz, siendo antiverminosas, tomadas en decocción abren y rompen las obstrucciones del bazo e hígado y curan la ictericia y según Scrodero el cocimiento de sus hojas quita los dolores de dientes.

  • 98 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, al parecer hace referenc (...)

14269. El giabara que los españoles llaman uvero es un árbol, que no crece muy alto, y nace en el Reino de Tierra Firme. Sus frutos, que son a manera de uvas y cada grano del tamaño de un avellana, le vienen a racimos. Son ellos encarnados, o de un morado oscuro. Su gusto casi el mismo que el de la uva. Carecen ellos de pepitas. Incluyen un hueso, que es mayor que la carne que los cubre. Sus hojas son redondas y de un verde oscuro, tienen ellas de diámetro un palmo y de grueso, como una hoja de hiedra doblada. Al principio del Descubrimiento de nuestra América sirvieron de papel. En su cara y reverso con un puntero o aguja de hierro escribían los españoles sus hechos, quedando las letras como dice el señor Pinelo, claras, legibles y durables. De esto creyeron los indios, que los nuestros hacían hablar las hojas de los árboles y teniéndolos en mayor veneración pasaba su respeto a culto, también hicieron de estas hojas naipes. Dibujaban las figuras, igualmente que escribían los caracteres. Eran estas hojas así cortadas, como advierte [Fernández de] Oviedo, capaces de mezclarse y barajarse lo mismo que los naipes más finos. Fueron ellas el principio de la ganancia y ruina de muchos. Sino me engaño esto mismo se dice de las hojas del capay, que (aunque menores) son más gruesas, como se dirá al artículo 2, número [En blanco]98 de este libro.

  • 99 Es una úlcera corrosiva que comúnmente padecen en la matriz las mujeres españolas y de otras casta (...)

14370. El quiebra hoya es un arbolillo muy frondoso y lleno de troncos y ramas. Nace él en todas las costas del Perú a las orillas de los ríos y lugares húmedos. Da unos frutos, como racimos de pequeñas uvas. Son ellos anteados, o de colores de oro muy encendidos y transparentes. Convidan con su hermosura a comerlos. Pero engañan con sus efectos. Causan vahídos y fuertes dolores de cabeza. Su gusto es un dulce muy fastidioso. Por aquellos efectos, que pueden producir mayores daños, si se comen en cantidad se desprecian estos frutos. No así las hojas del vegetal, que los produce. Son ellas casi de un palmo de largo y medio de ancho, lanuginosas y de un verde oscuro. Participan de una virtud sabaneosa, y detersiva. Hasta ahora se ha conocido vegetal más activo para destruir y borrar las manchas y cuajarones de sangre, que imprimen en los lienzos los flujos menstruales. Estregan sobre ellos un manojo de estas hojas y al punto que se ponen las telas en agua se purifican de las manchas, ahorrando jabón y trabajo a los que las lavan. En ningún país de nuestra América es más útil este vegetal que en Lima y sus contornos donde no se da paso que no se encuentre. Allí padecen inmoderados flujos de sangre las mujeres, que pasando a endémicos declaran un mal más funesto que es la espantosa, formidable y contagiosa enfermedad, que llaman cancro99. Si por medio, pues de estas hojas no se hubiera facilitado la detersión de la sangre en los lienzos serían quizá y sin quizá, inútiles el trabajo y jabón para destruir reliquias de aquel carácter. Yo creo que si los médicos de Lima hiciesen la tentativa de ministrar estas hojas en decocción a las mujeres así tocadas, lograrían en la enfermedad que enunciamos y hasta ahora es incurable los mismos efectos que se experimentan en los lienzos.

  • 100 Herrera en la Década 1, libro 10, capítulo 9, le llama guayanava, quizá será error de imprenta, as (...)

14471. El savintu, que se conoce con el nombre de guayabo, que le dan en nuestras islas, es un árbol casi del tamaño de un naranjo. Su tronco es duro y ramoso. Vístele una corteza unida y de un color, que más es rojo que verde. Sus hojas que son un poco carnudas, algo encrespadas y llenas de venas rematan en punta, tendrán ellas por lo común más de dos dedos de largo y uno y medio de ancho con un color verde claro a mezclas de encarnado. Sus flores son blancas y de buen olor. Pasadas estas le nace el fruto que llaman con el mismo nombre que al árbol savintu o guayaba100. Es éste de dos especies, cuando toca su perfecta madurez. Distingüelo la figura y sustancia que incluye. Uno es casi piramidal y otro redondo. El primero parece limón y su médula es blanca. Llámase guayaba serrana por nacer por lo común en las sierras del Perú y es el más agradable en su género. El segundo que se dice guayaba de mato, y se cría en las costas del sur, contiene una sustancia colorada y no es tan delicioso al paladar. Uno y otro es de un verde claro, amarillo, blanco o pajizo y tiene unas pepitas tan duras que parecen huesos. En estos últimos se notan tres o cuatro gajos en que se separa su sustancia. En los primeros forma ella solo un cuerpo. De manera que allí la médula, cascara y piel son de una pieza y de una misma naturaleza, gusto y sabor. Exhala este fruto un olor suavísimo y es tan delicado, que al menor golpe se rompe la pielcilla que le cubre. Pero no por esto se corrompe tan fácilmente corno los demás frutos, que se acedan en estas contingencias. En Lima se venden estos frutos en unos cestos de una arroba o más cada uno y se sirven en las mesas más regaladas.

14572. Son los árboles de esta naturaleza muy frecuentes en nuestra América. Forman en algunas partes dilatados bosques. A veces es preciso arrancarlos de raíz, para que dejen libertad a los pastos, que deprimen su sombra o vecindad. Hoy se ve en Inglaterra un árbol de este género, transplantado de nuestras Indias. Pero según nos notician los Mrs. Miller y James en sus Diccionarios, tiene solo seis o siete pies. Yo creo que el fruto será allí lo mismo, que el de la tuna en España, esto es que habrá degenerado en otro higo del infierno. La raíz de este árbol, que es roja por fuera y blanca por dentro, en decocción es un excelente remedio en la disentería. Ella cierra y fortifica. Sus cortezas, son útiles en la hinchazón de las piernas, úlceras fistulosas, sordera y cólica. Esto último yo no aseguro. El doctor Hernández es su fiador. De el han copiado los Mrs. Ray, James y Lemery, atribuyéndole el primero al jarabe de sus hojas muy poderosa eficacia contra los flujos de vientre. Su fruto es refrigerante y un poco astringente. El citado Lemery quiere que ayude a la digestión. No entro yo en esto. He visto en algunos fatales sucesos de su abuso. Les ha causado este una fuerte astricción de vientre y endurecidas las materias fecales han perecido de una cólica estercoroza, a que han sido inútiles el aceite de almendras y azogue que tiene la Medicina por sus auxiliares en este mal. No por esto condeno el fruto. Confieso llanamente que es uno de los mejores que conocemos en nuestras regiones. Prevengo sí el riesgo a que se exponen los que inconsideradamente se dejan lisonjear de su gusto, olor y dulzura.

  • 101 Los de Cartagena llaman a este árbol manzanillo. Bajo de este nombre los describe Antonio Ulloa, V (...)
  • 102 Manuscrito citado, capítulo 13, página 101. Nota marginal.
  • 103 Tratado universal de drogas, página 346.
  • 104 Diccionario universal de Medicina, tomo 4, columna 166.

14673. El pero Hernández101 o caustia vegetal, que los mexicanos llaman guao, o thetlatian es un árbol, que nace en las montañas de Tierra Firme y Nuevo Reino de Granada. Es él corpulento y sombrío. Su madera es fuerte y compacta. Su color es verde. Destila un suco lacteoso que donde quiera que imprime, hace los mismos efectos que el fuego virtual. Esto se observa en los brutos que apenas le tocan cuando se desnudan de piel y de pelos. Sus hojas son nutridas y rojas, con unas pequeñas venas que por lo encendido del color parecen fuego. Permanecen siempre sin marchitarse. De manera que ni la edad ni el tiempo las desprenden de la rama, que visten. Su fruto que es verde figura un albaricoque. La sombra de este árbol es muy nociva, ofende gravemente a los que descansan o duermen bajo de su abrigo. Motivan esto las exhalaciones impregnadas del suco cáustico que respiran, su tronco, ramas y hojas, y frutos. Las enfermedades que provienen de la sombra de este vegetal, o su contacto son todas aquellas a que concurren la exaltación de la sangre y rarefacción de los líquidos. El señor Pinelo102 refiere algunas y dice así: “La calidad del pero Hernández es maligna porque de solo asistir a su sombra breve rato o tocarle, causa tabardillo o sarampión, caerse las cejas y las uñas con tan intenso fuego, que son necesarias muchas sangrías para mitigarle.” Este autor propone cierto remedio, que en mi juicio más es práctica supersticiosa que Medicina profiláctica. Por esto no lo expongo siendo el mayor remedio el guardarse de sombra tan funesta. No solo la sombra de este árbol sino su madera transportada a otras regiones, es perjuiciosa a los que la labran. El efecto se ha experimentado en la Europa. Por su naturaleza cáustica se juzgó libre de polilla y otros insectos. Y como en este género el que más atormenta a las gentes es el de las chinches, formaron catres de él, pero pagó con su acostumbrada malignidad causando a los que le trabajaban hinchazones en la cara y manos, que como escribe Mr. Lemery103 les duraron algunos días. Refiere lo mismo Mr. James104 que copia al citado autor, que entre los extranjeros es el único (a lo que entiendo) que ha tratado del árbol de nuestro asunto.

  • 105 Mr. James escribe guyti coroga.

14774. El guytiz es un árbol corpulento y ramoso. Nace él en las montañas del Paraguay. Hay tres especies de este árbol que los brasilenses por relación a su fruto distinguen con varios epítetos. El primero, a quien llaman guyti-yba es el más alto en su género y de una madera sólida y útil a los ebanistas y carpinteros. Sus ramos guardan orden y simetría en la hojas, que son lanuginosas y representan la figura de una lengua. Sus flores, que le nacen a manera de espiga son pequeñas y amarillas. Su fruto que llaman guyty-coroya105 es mayor que una manzana de color musco y lleno de una sustancia medulosa de buen olor y de un gusto dulce y agradable. Contiene este fruto una almendra blanca que tiene la figura de un huevo grande. El segundo árbol de esta naturaleza, que dicen guyti toroba no es tan levantado. Pero aventaja en hermosura al primero. Sus hojas que son espesas y de un verde resplandeciente, tienen alguna semejanza con las del nogal. Sus flores son hermosas y amarillas. Respiran un olor muy suave. Vienen ellas en las puntas de las ramas. Su fruto representa una pera de color purpúreo al principio y después amarilla con un gusto dulce, que no fastidia al comerlo. Encierra un hueso pequeño. La corteza que le cubre es de un dulsco bruñido. La carne que contiene es como la de almendras, el tronco a quien dan el nombre de guyti miri es más bajo que el primero y el segundo. Sus hojas por encima son cubiertas de cierta pelusa blanca que deleita cuando se toca. Sus flores son blancas y pequeñas. No comunican algún olor sensible como las de los otros. En ellas les viene un fruto amarillo y dulce en el gusto. Es de la misma figura que los otros, aunque no tan grande y menos carnudo, incluye este fruto una castaña ovalada, guarnecida de pelos y del grueso de una nuez. Guarda ella una almendra seca y muy amarga. Le dan a ésta el mismo nombre de guyti-miri que tiene el árbol, a quien también llaman guity-yba como al primero. Las almendras de estos tres árboles, raspadas y dadas al peso de una dracma en un licor apropiado, se tienen por un remedio poderoso en la disentería y flujos de vientre. Se estima asimismo por eficaz, el doble de esta dosis en infusión para contener todas suertes de hemorragias. Han tratado de estos árboles y sus frutos los Mrs. Lemery y James, que copian a Pizon y Maregravio que fueron los primeros que publicaron su noticia. Yo los he visto en el propio suelo de su origen. Allí les atribuyen aun mayores virtudes para otros males. Pudiera contestar a esto, según las observaciones que hice en el hospital de la Misericordia, que tienen los portugueses en el Janeiro. Pero como éstas no fueron seguidas, dejo su historia a plumas más exactas.

  • 106 En opinión del padre Acosta, libro 4, capítulo 27 son éstos mayores que los de México donde los ll (...)

14875. El palto es un árbol grande y muy parecido al nogal en rama y hojas, y de tronco muy grueso. Crece él tanto en las sierras, como en las costas de nuestra América. Da unos frutos106 que los del Perú, llaman paltas, los de Tierra Firme aguacates y los del Nuevo Reino, curas. Son ellos de figura irregular. Unos redondos, otros piramidales, pero los más como una pera grande. Tienen por lo común un cuello que es igual al cuerpo que le levanta. La cascara de estos frutos es de un verde que toca en pardo y muy delgada y lisa, suele también ser del todo musca. El gusto de ella es amargo y muy astringente. Con facilidad se desprende de la sustancia que contiene. Es ésta una médula oleaginosa, cuando goza de su perfecta madurez no se diferencia de la manteca más delicada. Su color es verde claro. Su sabor insípido, es preciso ponerle algunos granillos de sal molida. Entonces despertándole el sabor que tiene como dormido, es gustosa al paladar. Abriga esta sustancia un hueso, su tamaño es de albérchigo y figura un corazón. Cúbrelo una membrana musca, su carne es como la de las almendras, pero de naturaleza áspera y arsenical. Luego que se extrae del fruto o se divide en piezas, toma un color tornasolado, entre las dos hojas o lobas del hueso incluye una pepita que le pretenden grande virtud purgativa. Es ella un compendio, en que se ve el árbol en embrión. De estos frutos son los mejores los que se sobre sellan con una especie de capa, que en la elección los distinguen de los otros y llaman paltas carachosas. La mayor virtud de estos frutos es embarazar las embriagueses que provienen del abuso de los licores, con sus partes oleaginosas embotan, y apagan los vapores del vino y aguardiente que girando al cerebro causan funestos accidentes. En nuestra América he observado que algunos grandes bebedores antes de entrar a los banquetes comen en ayunas uno o dos de estos frutos y así se precaven de la privación de sentidos y otras fatalidades, que todos los días experimentan los que se abandonan a estos desordenes. Su pepita (aunque digan Avalos y Garcilaso, que hace el mismo efecto que los piñones de España) es veneno tomada en cantidad. Esto se ve en los brutos que se entosigan con ella. Exteriormente aplicada quita los empeines y destruye la tiña y otras roñas de la cabeza.

14976. El lúcumo es un árbol que se levanta ocho varas y más de la tierra. Su tronco es grueso y muy ramoso. Su corteza es de un verde claro y poco nudosa. Su madera es amarilla. Sus hojas no son muy grandes y acaban en punta con alguna aspereza. Sus flores son polipétalas y de color amarillo oscuro, en estas pasadas le nace un fruto que llaman lúcuma. Es él de figura cónica. Su color es entre verde, amarillo y musco, vístelo una membrana muy delgada y transparente. Esta con facilidad se desnuda del cuerpo que cubre. La sustancia que incluye este fruto es una masa que en nada se diferencia de la yema de un huevo cocido, más o menos encendida según el carácter de las sales de que abunda. Su gusto es de un dulce muy agradable. Desbarátase en los dientes lo mismo que la pasta más delicada. Comunica al olfato un olor muy suave. No solo gozan de éste los que le comen. Participan también los que reciben el aliento o logran la vecindad de los [que] le han gustado. En los vestidos se imprime de tal modo este olor, que dura algún tiempo su fragancia que es cefálica y confortadora de los sentidos. Contiene este fruto un hueso. Es él, ovalado y de color de tabaco, con una cascara muy bruñida y al más leve golpe quebradiza. La carne que incluye es de igual naturaleza que la del hueso de palta aunque más dura, compacta y seca. Hay árboles que dan frutos sin hueso. Pero son ellos tan pequeños, que no exceden al tamaño de una guinda. Son en su género los más aromáticos. No se comen. Sirven solo para despertar el olor de las flores, cuando se mezclan entre las más finas. Estos frutos son contra veneno, quitan los dolores de cabeza, el mal aliento, y ayudan a la digestión y son los mejores que se conocen en toda nuestra América los que nacen de la huerta de la Recolección de San Francisco de Lima, donde no son muy grandes. Pero dignos por su delicadeza, suavidad, gusto y olor, que su semilla se propagase en todo el mundo, aun a costa de las mayores tentativas y gastos de la agricultura.

  • 107 Viaje a la América Meridional, tomo 1, capítulo 6, página 363, número 695.

15077. El chirimoyo es un árbol de los más preciosos que se cultivan en el Perú. Se levanta seis u ocho varas de la tierra. Su tronco es grueso y redondo. Le nacen de él muchas ramas, que forman en la cima una espesura de ellas. Sus hojas son más largas que anchas y terminan en punta. Su color es verde oscuro. Su gusto y olor son agradables. Vienenle ellas dos veces al año. De manera que cuando las primeras empiezan a secarse, le nacen las segundas que son mayores, más nutridas y olorosas. Visten al árbol con tanta abundancia, que no dejando vacío entre las ramas, hacen su sombra la más apacible, deliciosa y sana; así por su hermosura como por las fragantes exhalaciones que respiran. Sus flores son del mismo color que las hojas, largas y carnudas. Parecen un alcaparrón, por lo común tienen cuatro hojas. Las hay también de tres y cinco. Se abren ellas en cruz. Su olor, antes de abrirse, es de los aromas más finos que se conocen en el Reino Vegetal. Si no se desvaneciera, casi sería insufrible su fragancia, que avivan el sol y los lugares abrigados. Pero luego que refresca el tiempo comienza a desmayar su fuerza, quedando una flor simple y despreciable por su figura. “La falta de hermosura (escribe don Antonio Ulloa107) que tiene para la vista, es exceso en la cualidad de su fragancia, pues muy distante de fastidiar al olfato se hace apreciable el fino y delicado olor que exhala.” El citado autor se ha equivocado diciendo que solo da este árbol la cantidad de flores, que deben prevalecer en fruto. No es esto así. Son tantas sus flores, que puedo asegurar que en nuestro continente ningún otro vegetal se ve más florido y lleno de frutas, que es necesario sostener sus ramos porque no se rindan.

  • 108 Ob. supra, página 392, número 694.

15178. Pasadas estas flores queda el pezoncillo que contenía las hojas en el embrión del fruto, que crece tanto cuanto engruesa el tronco en que estriba y se sostiene. Ya se podría por el pie sacar el cuerpo del fruto. Siempre se proporciona éste al tamaño de aquel. Si es de una pulgada el pie tendrá una libra el fruto. Así se puede computar subiendo hasta tres o cuatro libras, que será el mayor que se puede ver en este género, empezando desde adarmes. Los indios llaman a este fruto chirimoya. Es él de figura irregular. El más fino y perfecto en su especie representa una campana. Su color es de un verde oscuro al principio. Después cuando goza su entera madurez es claro. Su corteza es delgada y tan unida a la carne, que no se separa de ella menos que la cuchilla la divida. Si se rompe con la mano, se desbarata y hace agua toda su masa. Está ella como escamada con unas conchas, que no se le sobreponen, sino se le señalan. Son estas unas venas gruesas o especie de carúnculas, que ordenadamente circulando todo el fruto, acaban en disminución y forman el objeto que se ha dicho. La carne de este fruto es blanca y suculenta. Su gusto es dulce y mezclado de cierto ácido que le modera todo el sabor. Pretenden los nuestros que éste es el mejor fruto que hasta ahora se ha conocido en el mundo. En esto yo no entro. Puedo si afirmar que es peregrino en su género y de ningún modo comparable con los que hasta aquí he gustado. En esto parece que conviene el citado viajero108 cuando dice la “chirimoya es según el común sentir, la fruta la más gustosa y delicada, no solamente de las que se conocen en las Indias, pero aun de todas aquellas de que se tiene noticia en la Europa.”

  • 109 Don José Augustín Pando, célebre literato y honor de Lima, su patria, que mereció en la Europa la (...)
  • 110 Es una población de indios que esta una milla al oriente de Lima.
  • 111 Las ponen en infusión en un vaso lleno de agua fría. Abríganlo en unos caños hasta que exaltadas l (...)

15279. Hay otro fruto que se incluye en esta clase y llaman cabeza de negrito. No es distinto en género ni especie, es la misma chirimoya. Su carne tiene igual gusto, olor, color y sabor. Su diversidad es en la cascara. Esta es verdinegra, toda ella esta sembrada de unas cabecillas más oscuras, que como lunares o verrugas le sobresalen. Esto le ha dado el nombre. Su figura es casi la misma, aunque por lo común mayor y piramidal o cónica. Su estimación no es tanta. Vale menos, que la del otro género, pero siempre ambas se apetecen, como frutos los más deliciosos prefiriéndose el primero al segundo. Uno y otro de estos frutos contienen ciertas semillas, que desordenadamente se envuelven en la carne sin tocar en el corazón, que prolongándose desde el asiento termina en punta hacia uno, u otro de sus costados, con disminución desde la base. Son ellas cubiertas de una cascara, que difícilmente se rompe, ni se quiebra. Encierran una sustancia o almendra cenicienta y algo transparente y de naturaleza arsenical. El color de ella es pardo o musco oscuro, que tira a negro y su tamaño, como el de un fríjol regular. Estas semillas se han remitido a Valencia, no se si allí se han sembrado, consta el hecho de una carta del marqués de Valle Umbroso109, que sé lee al fin de la Colección de las latinas que escribió don Gregorio Mayans. Este autor que en España creo es uno de los que más se interesan en el bien público dará noticia del efecto. En fin, estos frutos no maduran en el árbol, se cortan en sazón y puestos en unos sitios abrigados, a pocos días logran la perfección que se desea. Son los mejores los que nacen en Trujillo y en las costas de Lima donde suele venderse un fruto de éstos por un peso de Indias. No porque no los haya también por un real o medio de plata. Pues es tanta la abundancia que yo he visto con ellos cebar puercos en el Lurigancho110. Atribúyenles muchas y singulares virtudes. Yo no subscribo a ellas. Solo sí advierto, que son muy nocivos a los tocados del pecho, como asimismo la bebida helada que hacen con sus flores111.

  • 112 Historia general de las Indias, libro 8, capítulo 17.
  • 113 Diccionario universal de drogas, página 348.
  • 114 Manuscrito citado, capítulo 13, página 104.

15380. El guanábano es árbol que no crece muy alto. Sus ramas son unos sarmientos que con estrecho vínculo enredan todo el vegetal. En ellos le vienen las flores, que son dispuestas en rosa y de un amarillo muy encendido. Sus hojas no son como las del chirimoyo. Según piensan algunos son semejantes a las del pentafilo vulgar, que nos describen Parkisono y Ray. Sus frutos que llaman los nuestros guanábana y los franceses coeur de boxiq es del linaje de la chirimoya y pudiera colocarse en su clase. El es pues de figura irregular. La más común representa una cabeza. Su color es verde oscuro. Su cascara lanuginosa y distinguida con algunas impresiones escamosas, que no son tan sensibles, ni levantadas, como las de la chirimoya. Su carne es muy blanca y medulosa, con un gusto delicioso en que más sobresale el ácido que el dulce, pero tan agradable, que solo su cualidad lo hace muy apetecido. Encierra este fruto muchas y hermosas semillas. Son ellas convexas y casi de la figura de una pepita de sandía, aunque mayores. Su color es amarillo claro, azul oscuro, o morado, con unos perfiles o listas de los mismos colores, en grado más subido, que también suelen ser blancos; y él todo, como bruñido y resplandeciente. Contienen ellos una carne casi de la misma naturaleza, que la que incluyen las otras pepitas de su clase. Estas las comen del mismo modo que otras legumbres. Pero aflojan demasiado el vientre y son muy ventosas. Algunos autores han equivocado este fruto con la chirimoya, entre los nuestros se ha engañado [Fernández de] Oviedo112 describiéndole su exterior como la pina y su interior como la palta. Entre los extranjeros Carlos Clusio y Escaligero han cometido errores no menos dignos de mayor nota, como les impugna Guillermo Pizon a quien cita Mr. Lemery113 preténdele a este fruto algunas virtudes. La más conocida de que goza es ser refrigerante y calmar los ardores de la sed. El más crecido que se puede encontrar en su género será de cuatro a cinco libras. Los hay también de más de media arroba. Si hemos de dar créditos al señor Pinelo114 que lo afirma, no los he visto tan grandes aunque Lima y sus valles abundan de estos frutos, donde he pesado los más gruesos y nunca han pasado de seis libras.

  • 115 Ob. supra, capítulo, 14 página 105.
  • 116 Libro 4, capítulo 19.

15481. El usum o ycotagüe es un árbol grande y muy frondoso. Su madera es amarilla y fuerte. Sus hojas son de un verde claro y rematan en punta. Sus flores son a manera de rosas y de color blanco a listas encarnadas. Da este árbol unos frutos que cuando están verdes parecen aceitunas en color, tamaño y figura, pero de un verde transparente y bruñido. Cuando son maduros tienen un color amarillo, o de oro muy encendido y brillante. La carne de estos frutos es una sustancia amarilla y medulosa, que se hace agua luego que se toca o desbarata en la boca. Su gusto es agridulce y muy suculento. Cúbrelo una pielcilla que es casi de la misma naturaleza que los hollejos de la uva aunque más tierna. Se rompe con la misma facilidad que se desbarata. Siendo uno y otro grato al paladar. Envuelve un hueso sin almendra de la misma figura que el fruto. Parece él un tejido o estambre bien conchado. Su sabor es insípido. Se trae en la boca hasta extraerle la médula, que se suele embeber en los pequeños intersticios que le forman unas abras casi imperceptibles. Quieren que estos frutos, que tienen entre los indios el mismo nombre que el árbol y los españoles llaman ciruelas agrias, sean útiles a varias enfermedades. El señor Pinelo115, que los gustos los juzga muy provechosos en las fiebres ardientes y dice así en ocasión de haberlos experimentado en iguales contingencias: “La primera que comí fue estando en una recia calentura (porque como dice el padre Acosta116, son muy sanas si se dan a los enfermos) y me parece que con lo fresco y gustoso, que es en sumo grado, me la quitó o suspendió.” A esta práctica no subscribo. Pudiera alegar muchas experiencias que acrediten lo contrario y se confirman todos los días en Lima y sus valles donde son óptimos los frutos del vegetal que acabamos de tratar y se sirven en las mesas más regaladas. Vendiéndose a cestos de 20 ó 30 libras cada uno.

  • 117 Llámanlo también ciruela de fraile.

15582. Hay otro fruto a quien dan también el nombre de ciruela. Distingüelo a éste con el epíteto de dulce117, como al otro agria. El es de la figura de un corazón, y del tamaño de un pequeño durazno. Su carne es colorada, muy blanda y suave. Apenas se toca esta masa cuando se desbarata, sea dentro de las manos, o la boca. Su gusto es dulce, sin mezcla de agrio, si no es que se haya, acedado. No madura este fruto en el árbol. Es menester cortarlo en sazón. Esto es luego que la delgada pielcilla, que lo cubre, participa de un verde claro, que tira a rojo. Entonces puestos, como los más frutos de nuestro continente, en lugares abrigados empieza a volverse colorado y despertar las sales dulces que le comunican el sabor que es bien simple. No es este fruto de los más apetecidos. Bien que su virtud laxante lo prefiere a otro de mejor gusto. Contiene uno o dos huesos, en ellos se incluye una carne amarga de un blanco oscuro y verdoso. Es ella muy purgante y peligrosa por lo que tiene de arsenical. No he visto hacer de ella algunos usos. Se debe estar en esto a la práctica y observación de los efectos. El árbol que lo produce es muy frondoso y parecido al achiolt de las ciruelas que se conocen en España bajo los nombres de damacenas y almizqueñas. Hay tanta abundancia en el Reino de Chile, donde se transplantaron al principio de la conquista de aquel país, que en las ciudades de Mendoza, San Juan y la Punta se ven bosques de los vegetales que las producen. Y el género de las primeras es tan peregrino, que apenas se encontraran mayores, ni más dulces y tiernas en la Siria, patrio suelo de este fruto y de donde se comunicaron a la Europa. Se pueden de su goma hacer con seguridad los mismos usos que prescribe la Medicina en la cólica nefrítica, sequedad de pecho y otros males.

  • 118 Se deriva esta voz de mamaon que en portugués significa pecho a causa de nacer el fruto pegado al (...)
  • 119 Se anida bajo de este árbol una culebra que en portugués llaman los brasilenses cobra de Capello. (...)

15683. El pino-guazu es un árbol en que se distinguen los dos géneros. El macho es infructífero. La hembra es muy fecunda. Uno y otro son muy parecidos. Así será una misma la descripción que comprenda a los dos. Siendo la hembra como más útil en sus producciones, la que aquí especificamos. Levantase pues este vegetal casi tres varas de la tierra. Su tronco no es muy grueso pero es tan esponjoso y tierno, que al primer golpe de cuchilla se divide por el medio. Las hojas le empiezan desde la mitad del cuerpo hasta la cima. Son ellas como las de higuera cortadas en varias partes. Sus flores son largas con cinco hojas amarillas dispuestas en estrella y con un olor de azucena que no respiran las del macho. Su fruto que no viene de las flores sino nace pegado al tronco, es de la figura de un melón pequeño. Los indios lo llaman papaya y los porrugueses del Brasil, mamera118. Al principio es verde. Después que está, en sazón, se corra y puesto sobre arena adquiere su perfecta madurez volviéndose todo amarillo. Su carne es casi igual a la del fruto con que le hemos comparado pero de gusto menos deliciosa. Contiene como los otros frutos de su clase ciertas semillas en el medio, que están asidas a las carnes fibrosas que llaman tripas. Son estas pepitas gruesas de figura ovalada y color rojo. Encubren un pequeño grano blanco, viscoso, que si se siembra, da al año un árbol de este género nutrido y fecundo. Preténdeles a estas semillas una virtud anti escorbútica, diurética, y aperitiva y por esta cualidad, útil en las retenciones de orina y supresiones de menstruos, su fruto quieren también, que fortifique el estómago. Si esto es así lo juzgo más a propósito cocido o confitado como dice Mr. Lemery, de ésta manera se le destruirán las viscosidades de que abunda y pueden causar más daño, que provecho. En el Perú solo he visto este árbol119 en Lima. Allí lo cultivan los religiosos franciscanos en los jardines del Convento de Jesús y no son de algún aprecio. En el Brasil los hay en abundancia, como así mismo en el Reino de Tierra Firme y costas de Cartagena donde los comen sus naturales, como frutos deliciosos, siendo poderosa en esto más la costumbre, que la cualidad del fruto, que poco le falta, para simple y despreciable.

  • 120 Tomo 2, capítulo 20, página 289.

15784. El tutumo es un árbol no muy grande, su tronco es grueso y de corteza muy áspera. Sus flores son amarillas y de una pieza. Cuando éstas mueren le nace un fruto que llaman tutuma, éste es redondo como una sandia. Pero de corteza tan dura, compacta y unida, que resiste a los más fuertes golpes. Su color es amarillo claro. Suele ser también pardo oscuro. Incluye este fruto una carne blanca, que es casi lo mismo que la de la Calabaza, pero muy amarga y con algunas semillas del mismo color, que tienen igual gusto. Pretenden que ella sea útil a muchas enfermedades y principalmente para desbaratar los abscesos internos que provienen de algún caso extraño. El padre Gumilla120, que observó estos nobles efectos expresa lo siguiente: “su carne, cuando la tutuma es tierna, tomada algunas veces la cantidad de tres onzas es específico experimentado, para que la sangre molida, o extravenada por caídas, palos, o porrazos no pase a formar apostemas en lo interior del cuerpo.” De estos frutos hacen los indios todo género de vasijas, para los usos domésticos y les dan el mismo nombre, que al fruto. Las benefician y pintan de varios colores tan finos que ni el continuo uso ni el tiempo, los desfiguran, ni borran. Son muy apreciables en su género. Se comercian en surtimiento, empezando desde una tutuma en que cabrá medio cuartillo de vino, hasta aquella en que podrá entrar hasta media arroba. No son las grandes las de mayor precio. Las medianas se estiman más. Pero siempre su comercio es efectivo y deja conocidos provechos a los que las transportan de un país a otro. Son las mejores y más finas las que se benefician en el Reino de Tierra Firme. De aquí se conducen por la vía de Panamá al Perú donde cada pieza se suele vender por medio peso o más de nuestra moneda, prefiriéndose entre los indios un vaso de estos a los de plata y oro y no solo entre estas gentes logran estos vasos tan distinguida estimación sino que aun los mismos españoles beben en ellos las aguas de limón y otros sucos con mejor gusto que en las tazas de cristal y otras materias más delicadas. De manera que en los usos de la bebida son estos vasos comunes a ambas naciones mirándose siempre como la más preciosa producción de aquellas tierras, a que contribuye no poco la industria de los nacionales en su composición, y beneficio.

  • 121 Monardes llama pacal a este árbol. Se ha engañado diciendo que nace en un río 23 leguas de Lima. N (...)

15885. El pacae121 o guaba es un árbol de los más agigantados que pueblan la república de nuestras selvas. Su madera es amarilla y de poca resistencia salta al menor golpe, como que se desprenden las astillas del cuerpo que forma su tronco. Sus hojas son más largas que anchas y algo parecidas a las del nogal, pero de un verde más oscuro y sin olor. Produce este árbol unos frutos que llaman pacaes o guabas, tienen ellos la figura de un alfanje pérsico. Los mayores serán de media vara y cuatro dedos de ancho. Los de este tamaño no abundan mucho, pero se encuentran en las tierras más fecundas. Son los más comunes de a tercia de largo y más de una pulgada de grueso. Su color es de un verde claro, que amarillea cuando goza de toda su madurez y fuerza. Cúbrele una pelusilla que hace sensible su suavidad cuando se pasa la mano siguiendo al hilo, como en las telas vellosas o terciopelos. Contienen esos frutos unas células o casillas, en cada una de ellas se nutre una semilla o pepita de un morado oscuro que tira a negro y de proporcionado tamaño a la vaina que le encierra. Se divide ella en dos lobas. Unelas otra pepita fibrosa y blanca que es el embrión que compendia el árbol. Parecen habas. Su gusto es amargo y la carne verdosa. Cubre a éstas semillas una sustancia blanca y esponjosa que a la primera vista tiene las apariencias de algodón. Se extrae ésta de las semillas con tal facilidad que nunca queda en ellas ni la menor reliquia de su carne. Su gusto es un dulce muy delicioso. Destílale el almíbar sin empalagar por más que se coma. Su virtud es cordial y refrigerante. Calma los ardores de la orina y dulcifica los humores acres. Se venden estos frutos en unos hacesillos en que entran 10 ó 12, o menos según la proporción del tamaño, siendo los mejores los más grandes y más anchos. Para comerse se abren de arriba a bajo. Quedan entonces en la una de las cascaras que forma como cama a las casillas, descubiertas las pepitas y sustancia, siguiéndose una a otra con disminución desde el medio donde se ven las más nutridas.

  • 122 Los del Reino de Tierra Firme llaman hobos a este fruto. Herrera que en la Década 7, libro 5, capí (...)
  • 123 Nota de los editores: existe una planta herbácea llamada comúnmente canchalagua a la que se atribu (...)

15986. El palillo es un árbol grande y vestido de muchas ramas y hojas, su tronco es grueso y algo nudoso. Sus flores son a manera de rosas y de color amarillo claro. En ellas pasadas les viene un fruto122 que tiene el mismo nombre que el árbol. Es él al principio de un verde que tira a esmeralda. Después se hace amarillo. Entonces respira un olor muy fragante. Este a medida que aumenta su madurez se hace más agradable. Es este fruto redondo y de figura ovalada, con alguna inclinación a lo convexo. La piel que le cubre es delgada y muy tierna. Su gusto es amargo. Cuando ella es seca sirve en los perfumes igualmente que el benjuí y resinas aromáticas. Así quemada es útil contra las malas impresiones del aire y fluxiones de la cabeza y en polvo es un estomacal muy seguro y antiverminoso, no siendo menos provechosa en las fiebres intermitentes ministrada desde una dracma hasta dos en agua de cardo santo o infusión de cachalagua123, su carne es una sustancia dulce y blanca oscura que parece una crema de alguna más que regular consistencia. Es gratísima al paladar a causa de su suavidad, buen gusto y olor, comunicando al olfato todas las sales aromáticas de su sustancia. Fortalece ella el estómago y repara las fuerzas perdidas si se comen uno o dos de estos frutos. Envuelve cada uno de ellos cinco o seis pepitas chatas y amarillas tan amargas, que poco o nada en el sabor se diferencian de la acíbar. Son ellas si se saben preparar no menos útiles para los males que hemos propuesto su cascara. Los mayores de estos frutos y de mejor calidad que he visto y gustado, son los que se cultivan en la huerta de la enfermería que tienen los religiosos menores de la Recolección de Lima. Son allí muy nutridos y casi del tamaño de una manzana regular. Creo que el señor Pinelo que los llama palos se ha engañado comparándolos a los nísperos y haciéndolos pocos sanos y de mal gusto. Quizá en esto hablaría el autor citado por noticia de otro. Así es disculpable su defecto como lo es en todos los que escriben por ajenas relaciones y que no es su ánimo engañar al público sino antes instruirle en lo más peregrino, y útil como lo práctica este juicioso ministro casi en todo lo que escribe de nuestras Indias.

  • 124 Estos árboles son hermosos y parecidos al peral. Sus frutos que llaman cerezas son mayores que gui (...)
  • 125 Libro 8, capítulo 14.

16087. Hasta aquí he llevado este artículo más allá de lo que pensaba. Antes de concluirlo debo prevenir, que en nuestro continente hay otros muchos árboles que dan frutos no menos peregrinos que los que acabamos de nombrar. Son estos los nísperos, zapotes, avellanos, caimitos, pita-hayas, cerezos124 y parras silvestres. Las uvas de estos árboles son negras y originarias de nuestras Indias. [Fernández de] Oviedo125 afirma que si las cultivaran serían tan buenas como las de Europa. De esto no se hizo caso al principio de la reducción de aquellas tierras. Así las parras que hoy se cultivan en ellas, son las que se transportaron de la Andalucía y se sembraron la primera vez en Lima y sus contornos. Se han multiplicado tanto que al menos en el Perú y sus costas no hay rincón donde no se cojan abundantísimas cosechas de este vegetal. De manera que solo el Reino de Chile puede proveer a todo el mundo de caldos y licores. Allí son fértilísimas las cepas. No hay género de uva que no se encuentre en abundancia. Casi no tienen precio los caldos en aquellos países y a no transportarse a otras tierras, difícilmente los acabarían sus habitantes, siendo los mejores en olor, color y sabor los que se sacan en Penco, Mendoza y la Punta. No son menos deliciosos los vinos de Arequipa, Moquegua, Pisco, lea y Nazca, cuyos aguardientes son a prueba de aceite, siendo los más apetecidos los de Cóndor y Chunchanga.

  • 126 Se conducen también en unos odres de cuero.

16188. Comercíanse estos caldos en unas botijas126 de barro que llaman peruleras. Entran en cada una de ellas de 25 a 30 frascos de la medida de España. Las de aguardiente puestas en Lima se venden a 22 pesos o poco menos. Las de vino a 10 ó 11. No se entiende esto de las de Chile que valen 25 pesos poco más o menos. Estas mismas transportadas a las sierras del Perú se venden de 60 a 80 pesos. Así a proporción el vino. Este es el renglón más fuerte del comercio del Perú. Si él faltase quizá y sin quizá no podría mantenerse el de España. Pasan de tres millones de pesos los que anualmente circulan en el consumo de estos caldos, principalmente en el aguardiente, que es el desayuno de todos los trabajadores y gentes de servicio que abusando de la bebida caen en la embriaguez y otras gravísimas enfermedades que los acaba antes de tiempo. Es tan fuerte este licor en aquellos países, que medio cuartillo sobra para embriagar al más robusto y acostumbrado a esta bebida. Es él claro y de un olor muy penetrante y aromático. Despierta su fragancia al más dormido, cuando se pone en el vaso forma un cordoncillo alrededor del contenido. Esta es la señal que observan todos los bebedores para examinar la calidad y naturaleza de este licor más o menos noble según las líneas que ofrece el cordón en su circunferencia. Sobre esta bebida y las funestas consecuencias de su abuso hablaré en otra parte llamando ahora nuestra atención el artículo siguiente, que lo contemplo muy interesante a la Física y comercio.

Reproducción del folio 87 de volumen del manuscrito que contiene los tomos il y III de las Memorias de Llano Zapata.

Artículo 2°. De árboles balsámicos, frutos aromáticos, cortezas olorosas, cascaras antifebrífugas. Gomas, resinas, maderas y semillas para varios tintes y colores.

  • 127 Erigióse este Tribunal por los años de 1501. Después por los de 1509 se transfirió su Juzgado y ta (...)

162N° 1. El guaconax o ybara paric es un árbol no muy alto. Su tronco es duro y resinoso. Sus cortezas son lisas y de un musco claro. Sus hojas son pequeñas, cortadas en varias puntas y de un verde oscuro. Es este vegetal muy semejante al arrayán. Da él unos frutos que casi parecen almendras en color y figura e incluyen cierta goma o lágrimas aromáticas. De este árbol extraen los indios el celebrado licor que todos conocen bajo del nombre de bálsamo del Perú. Lo dieron ellos a conocer en la Mayrica o isla Española. Fue el primero que logró su noticia Antonio de Villa-Sante. Este por los años de 1528 a 4 de abril otorgó asiento de todos los árboles de esta naturaleza, que se descubriesen en aquella isla. No falta quien atribuya esta gloria a Codro, médico italiano que pasó a Cuba por los años de 1530. Pero el Libro general de las capitulaciones que sobre esto se practicaron por los años de 1529 y se guarda en la oficina de la Contratación de Indias127 que estuvo en Sevilla, expresa lo contrario. Allí se lee a la página 61 que a favor del citado Villa-Sante descubridor de este vegetal y otras drogas medicinales, se otorgó el asiento. Esto es de hecho. Lo demás es confundir con opiniones la verdad. Después por los años de 1530 se hizo este asiento un triunvirato, componíanlo Benito Barciniano y Francisco Leandro, asociados al referido Villa-Sante que hacía cabeza en esta compañía. A solicitud de ellos se descubrieron en la Tierra Firme otros muchos árboles de este carácter. Halláronse los primeros en Vera-Pachico, Muzelo, Guey-Moco, Conzonalt, costa de Tomina, Guatemala y Teutida. Corrieron estos vegetales con grande estimación hasta que descubriéndose en nuestro Perú otros más finos, prevalecieron a todos los de su género conociéndose el licor de unos y otros con el nombre de bálsamo del Perú que es el característico de esta droga.

  • 128 Esto es por los meses de enero, febrero y marzo, estación en que en nuestro continente gozan los v (...)
  • 129 Libro 4 de Faculta: simplie, capítulos 4 y 5.

1632. Este licor que los indios llaman cabureyba es natural o artificial. El primero corre por incisión que hacen a las cortezas del guaconax, que destilan en lágrimas muy claras el humor que les circula. Es muy raro este aroma. Aún entre nosotros con dificultad se logra, pero se consigue si se tiene cuidado de hacer en tiempo128 la operación al árbol. El que se transporta de esta naturaleza, hay más que sospechas de falsedad, o adulterio con el consorcio de otras drogas o resinas, como lo suelen practicar mezclándole trementina. El segundo se hace de todas las hojas, ramas y troncos. Córtanse en piezas menudas. Ponense a hervir en un caldero lleno de agua común. Cuando la ebullición llega a cierto grado sobrenada el humor oleoso que empieza a tomar la consistencia de miel. Este se separa con unos instrumentos a manera de cucharas y puesto en vasos proporcionados, luego que se enfría se hace más espeso. Es éste el bálsamo del Perú que distinguen a causa de su color con el epíteto de negro, diferenciado al otro con el de blanco que es más gomoso y transparente. La primera vez que se condujo a España este bálsamo fue por los años de 1526 ó 1527. Para su examen se despachó una real cédula a 22 de diciembre de 1530. Se mandó en ella que los médicos españoles averiguasen las virtudes y naturaleza de este bálsamo. Suscribieron a sus bellas cualidades muchos físicos, que pasaron de 24. Entre estos el doctor Morales que en Sevilla profesaba con aceptación del público la Medicina, escribió un tratadillo en que hacía manifestación de su nobleza. Con este voto que valió por muchos en el concepto de las gentes se hicieron con nuestro bálsamo las primeras tentativas y curas en el Hospital de Guadalupe en Sevilla, correspondieron los efectos a las maravillas que le decantaban. Pero como el Supremo Consejo de Indias siempre es serio en sus dictámenes, reflexiones y providencias, no satisfecho con el común consentimiento de los médicos españoles despachó otras cédulas, encargando a los extranjeros, que practicasen en sus respectivos hospitales y enfermerías, lo mismo que se había actuado en Sevilla. Llevóse a debido efecto el encargo de nuestro Supremo Consejo. Experimentóse el bálsamo y se halló que no le atribuían los españoles prerrogativa que no gozase declarándolo la Santa Sede por verdadero bálsamo, y muy propio para los usos de la consagración del Santo Crisma, como consta de las Decisiones Pontificias129, que se leen en el Bulario índico.

  • 130 Historia plantarum, tomo 1, libro 3, página 296.
  • 131 Viaje alrededor del mundo, tomo 1, página 259.

1643. Las virtudes de este bálsamo son útiles a varios usos médicos quirúrgicos y químicos, tomado interiormente desde una hasta seis gotas aprovecha en las enfermedades del pecho y limpia las úlceras de la vejiga. Mueve las menstruaciones, calma los dolores del vientre y fortifica el estómago. Corrige los vicios del vaso e hígado, conservando una hermosa y robusta juventud a los que hacen un buen uso de él. Untando exteriormente mitiga todos los dolores que provienen de causas frías y flatulentas. Resuelve las apostemas. Cura todas las enfermedades de los nervios principalmente la parálisis y convulsiones. Sana todo género de heridas, siendo específico para las de la cabeza cuando no ha sido roto el cráneo. En fin, este bálsamo, según Monardes citado de Juan Bauhino130, con razón se llama el tesoro de los pobres y en otra parte el referido autor expresó lo siguiente: “Cierto aunque no se descubrieran las Indias, sino para efecto de enviarnos este licor maravilloso, era bien empleado el trabajo que toman nuestros españoles.” Al principio fue grande la estimación que se hizo de este bálsamo en la Europa. Llegó en Roma a venderse la onza de él por cien ducados, como lo afirman Fragoso y Monardes; hoy su abundancia lo ha hecho casi despreciable dándose la libra por menos de dos pesos de nuestra moneda de Indias. Este desprecio no es porque se hayan seguido de su uso algunas fatales consecuencias. Los efectos siempre han sido y serán felices. Es la abundancia la que en el capricho de las gentes de Europa le ha abatido al deshonor, en que hoy le vemos. Sucede esto casi siempre a todas las cosas que son comunes y vulgares. Muy bien lo da a entender en el lugar citado el mencionado Bauhino y mejor que éste el padre Acosta, que notando en su tiempo el mismo prejuicio a los españoles, dijo así: “Es estimado en mucho y lo fuera mucho más sino tuviera la falta que las esmeraldas y perlas han tenido que es ser muchas”. Entre los asiáticos no tiene esta decadencia nuestro bálsamo. Como es poco el que se transporta a sus regiones, es grande la consideración que se hace de él. Allí se vende la onza por onza de oro. Testigo fue de esto Mr. Gentil131 que lo asegura en su viaje a Emuy donde le pagaron a peso de oro, el que casualmente condujo del Callao, de Lima. Puede ser ponderación lo que refiere este viajero. Pero yo le hallo más que verosimilitud al hecho, si se contempla la escasez que hay entre aquellas gentes de esta droga y el ejemplo que nos citan de Roma cuando era muy poco y aún raro el que se conducía de nuestras Indias, dándole todo el valor la dificultad de encontrarlo y no lo peregrino y singular de sus virtudes.

  • 132 Diccionario universal de Medicina, tomo 2, página 774.

1654. Los químicos por sus análisis sacan de este bálsamo un espíritu de grande eficacia y virtud para todos los males que atacan el sistema nervioso. Destilan este licor en agua común. Les queda entonces cierto aceite muy odorífero, de color bajo y libre de todo olor empireumático. Este se disuelve en espíritu se rosas rectificado y mezclándose con las esencias de ámbar, succino y áloes, aumenta sus partículas balsámicas y se hace más enérgico para las enfermedades que enunciamos. Entre estas operaciones, es la más común la que practica Federico Hoffman y describe en sus Observaciones fisicoquímicas. Este médico añade al bálsamo del Perú partes iguales de sal volátil de marfil, y sal de tártaro, haciendo la preparación con el espíritu de vino. En cuya recomendación según le cita Mr. James, dice así: “Este espíritu por la virtud resolutiva y diaforética que él posee, es extremamente saludable en las enfermedades a que son sujetas las personas de temperamento frío, puesto que él aumenta el movimiento de la sangre y los humores y hace la transpiración más abundante.” Yo no temo adelantar que él es preferible al espíritu de bojo o al espíritu balsámico. Esta preparación desde luego que no la juzgo inútil en los países donde es difícil encontrar el licor que se extrae por incisión del guaconax. Pero en nuestras tierras donde por medio de cuidado se pueden lograr aquellas purísimas lágrimas, sería buscar en el arte lo que la naturaleza con mano liberal nos ministra, siendo verdaderamente más eficaz una gota de este bálsamo por incisión que una libra del que se extrae por cocimiento y análisis químicos, como lo expresan Monardes y Bauhino que lo tienen por más precioso que él de Judea y Egipto que hoy apenas conocemos. También pretenden hacer nuestro bálsamo artificial. Entran en su composición 27 drogas. La lista de ellas y sus dosis nos da Mr. James132. Esto es querer por medio del arte averiguar a la naturaleza sus misterios, ya que nunca se llegará aunque el artificio fatigue sus esfuerzos, hablando ella por órganos misteriosos que apenas comprende el espíritu humano, por más que quiera saber su modo de obrar y economía. Digo esto para que no se prefieran estas composiciones artificiales al bálsamo natural, que es el que únicamente goza las virtudes que tiene acreditada la experiencia en casi todos los países del mundo.

  • 133 Diccionario universal de drogas, página 97.
  • 134 Historia de las plantas, tomo 2, página 629.

1665. Suele encontrarse en pasta nuestro bálsamo, algunos juzgan artificiosa esta droga. No es sino natural. Destila el árbol un humor craso, con el calor del sol pierde la humedad y la que al principio es una goma blanda se hace después una materia dura y seca. Ella es quebradiza y de un rojo oscuro y transparente. Quemada al fuego trascienden sus exhalaciones aromáticas y agradables tanto que a grande distancia se perciben con notable deleite del olfato. Mr. Lemery133 se ha engañado creyendo que esta pasta se extrae de un árbol que llaman liquidámbar. En nuestra América no hay árbol que así se denomine. Los españoles dieron aquel nombre a cierto aceite aromático que destila un árbol que los mexicanos llaman ocozol. De aquí los del Perú por relación a la fragancia de aquel licor, llamaron liquidámbar al bálsamo del Perú en pasta, resina, o goma, que dicen los de Lima sahumerio de padres. No se ha engañado menos Mr. Chomel134. Este médico quiere que las hojas del árbol cortadas o picadas destilen el licor que en vasos proporcionados o cocos recogen los indios. El licor así recogido no es la resina que nombran liquidámbar. Es el mismo bálsamo más o menos puro según la robustez del árbol y estación en que se recoge. El verdadero liquidámbar o bálsamo en pasta debe ser la resina o goma que llora el goaconax, sin que en esto tengan parte el artificio, sino sola la naturaleza que destina sus tiempos para estas despumaciones. Este bálsamo en pasta o goma balsámica, si se desbarata en algún espíritu o cocimiento vulnerario, goza las mismas virtudes que el bálsamo líquido de nuestro Perú conservándose mucho tiempo sin perder el tono de sus azufres ni partículas aromáticas. Su gusto es acre y mordicante como el del bálsamo. En fin los botánicos para mejor explicarse llaman xilo bálsamo al licor que se extrae del tronco, carpo bálsamo al que se saca de fruto, opo bálsamo a la resina o goma y balsamoleón a su aceite, con estos nombres se distingue la cualidad del bálsamo, no quedando duda de su naturaleza y carácter. Por ejemplo si se dice recipe xilo balsam perus. Se debe entender, que es el licor que por medio de su incisión destila el goaconax. Así de los demás, siendo esta sobrada prevención para desterrar toda duda, y distinguir las tres especies de bálsamos que en nuestro Perú se sacan del goaconax.

  • 135 Historia de las plantas, tomo 1, libro 3, páginas 296 y 297.

1676. El pino balsamífero es un árbol muy parecido al pino silvestre, sus hojas son más menudas y de un verde más claro y permanente. De este árbol por incisión sacan los indios cierto licor que llaman bálsamo de Tolú. Tiene este nombre por la provincia, donde la primera vez se halló, que está entre Cartagena y el Nombre de Dios. Así, aunque los árboles que lo destilan se encuentren en otras partes, retienen siempre el nombre de aquella provincia. Es este licor de la consistencia de la trementina, su color es amarillo que tira a rojo, su olor es aromático y parecido al de cidra, su gusto es dulce y de agradable sabor, con el tiempo se seca y haciéndose pasta es muy quebradizo. Este bálsamo es uno de los específicos mayores que conoce la Medicina para las enfermedades del pulmón, como son la tos, asma y consunción. Su uso interno es según Mr. Lemery desde una gota hasta cuatro y según Mr. Escaligero se puede dar en las enfermedades de la vejiga desde seis granos hasta ocho, no habiendo acrimonia a que no se deba preferir este bálsamo a todo otro remedio. Exteriormente usado, limpia y consolida las llagas. Resiste a la gangrena, fortifica los nervios y aprovecha en los reumatismos y dolores articulares. Se compone con este bálsamo un jarabe que por antonomasia llaman los médicos, jarabe balsámico. Se toman dos onzas de nuestro bálsamo y mezclan en doce onzas de algún cocimiento pectoral por el tiempo de tres horas en un vaso bien tapado, se hacen hervir al fuego de arena. Después se cuela y en el cocimiento frío se le disuelven 20 onzas de azúcar muy blanca. Este jarabe dice Mr. James que no se recibió en el Colegio londinense, sino es después de la última reforma del Dispensario, con todo Mr. Shipton lo había señalado en sus aditamentos, como útil a las enfermedades del pecho. A que subscribió Mr. Quincy. En fin, se puede consultar a Juan Bauhino135 que siguiendo a Monardes habla latamente de sus virtudes y en su dictamen debe preferirse en las heridas de la cara por cerrarlas sin dejar señal en ella de la vulneración. Esto lo dudo, será mejor la señal, eso es posible a causa de la virtud consolidante que tiene nuestro bálsamo embarazando la supuración que es la que en las heridas hace mayor o menor la cicatriz, por la ocurrencia de la materia que las extiende y dilata.

  • 136 Historia de las plantas, tomo 2, página 631.
  • 137 Diccionario universal de Medicina, tomo 2, columna 777.

1687. El copaiba o copaif es un árbol grande y muy frondoso. Su madera es roja, compacta y dura. Se construyen de ella muebles y varias obras de carpintería muy sólidas que compiten en duración con el tiempo y sus injurias. De éste árbol por incisión que se hace a su tronco se saca un licor que llaman bálsamo de copaiba. El es de dos calidades, uno más fluido y oleoso, otro más espeso y resinoso. Esta diferencia les viene del tiempo de la incisión, de manera que el aceite es el primer licor que destila, sacándose de cada árbol 10 a 12 libras. El segundo, es la goma que se extrae pasado algún tiempo de la primera operación. Distingüelos también el color siendo casi amarillo el primero y más claro el segundo. Uno y otro son de un gusto acre y olor aromático. Goza este bálsamo muy singulares virtudes para la gonorrea, dolores nefríticos y úlceras de la vejiga, tomado en un licor apropiado desde 12 gotas hasta 24. “Entre las virtudes (dice Mr. Chomel136) de los otros bálsamos que él posee altamente, tiene la de detener los cursos de vientre, la disentería, las perdidas de sangre y flúores blancos de las mujeres. Se toma en un huevo fresco, o en bolo, desde 12 a 15 gotas, con un poco de azúcar, o al doble en lavativa.” Este mismo autor lo recomienda grandemente para la sordera. Se compone con este bálsamo, un bálsamo urinerario y pectoral, para los usos internos mezclánsele los aceites de artemisa, de yemas de huevo y sasafrás, hinojo y esperma de ballena, todo bien preparado y en proporcionadas dosis se da él en una emulsión o leche de burra o cabra. “No dudo (afirma Mr. James137) que los que tienen abscesos en los pulmones, los ríñones, la vejiga y las próstatas ulceradas, recibirán un pronto alivio del uso de este bálsamo si saben a tiempo servirse de él.” En fin, en nuestro Perú no se saca este bálsamo. Son los portugueses del Brasil los que lo comercian. Allí crecen en abundancia los copaibas.

1698. El cabima, que los nuestros llaman palo de aceite es un árbol corpulento y muy coposo, su corteza es lisa, suave y gruesa. Sus hojas muy parecidas a las del peral. Crece este árbol en las montañas de Tierra Firme y costas del Orinoco. Destila él un bálsamo que llaman los indios curucay o cabima; y los españoles aceite de canime, de palo o de maria. Este vegetable por una misma herida envía tres géneros de destilaciones oleosas. La primera es espesa. Tiene la consistencia y color de miel, forma hebra al desprenderse del tronco que la destila. La segunda es clara, menos espesa y más transparente. La tercera es solo una tintura balsámica, muy líquida y sin alguna consistencia. No se saca este aceite de todo el árbol. Es el medio del vegetal el seno en que se oculta humor tan precioso. AHÍ entre la corteza y tronco aparece un tumor, que empieza un año antes a descubrir los signos de su inflamación. Cuando este tubérculo está más prominente que lo regular, es la señal efectiva que asegura la madurez del feto que oculta, entonces los indios rompen con un cuchillo, tres o cuatro dedos más abajo de la hinchazón y se descubre el feto, saliendo a luz en gotas muy finas el humor que había concebido. Es el tiempo más apto para esta operación los meses de agosto y septiembre. Destila cada árbol hasta doce libras, que reciben en unos vasos que encajan en la misma herida y proporcionan a su tamaño. Pero el tronco que destiló una vez el bálsamo necesita de mucho tiempo para segunda operación, de manera que pasan años sin que se le note señal alguna de preñez hasta que la misma naturaleza insensiblemente envía el humor a la cavidad que le corresponde, trabajando maravillosamente en la formación de este licor, que mientras más tardío el parto más eficaz su virtud.

  • 138 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 313.
  • 139 Ibid, página 311.

1709. Este bálsamo no es de los más aromáticos, su olor es remiso pero agradable, su gusto es muy amargo y áspero. Los americanos le atribuyen las mismas virtudes que al bálsamo de Tolú. No soy fiador de esto. La experiencia lo decida. Acerca de sus nobles cualidades, en orden a las enfermedades a que le pretenden eficacia, corre en España un pequeño manuscrito que he leído con el título de Virtudes de Aceite de Cumaná o de palo. En él se señalan 19 números que son las reglas que prescriben su mejor uso. Allí se lee el modo de componer la mixtura balsámica que hacen con media onza de su aceite, dos yemas de huevo y tres o cuatro onzas de vino blanco que le infunden removiéndole continuamente hasta que haga todo una mezcla. Después se le añaden dos onzas de almíbar clarificado y se cuela por un lienzo. Esta mixtura pasados tres días se corrompe. Así es necesario hacerla siempre de nuevo. Se propina desde una cucharada hasta dos en ayunas, su utilidad es en todas las enfermedades del pecho, pulmonía y asma, esto es por lo que hace el primer aceite. Por lo que mira al segundo, tenemos autoridad que confirma la experiencia. Es esta la práctica que en las misiones del Orinoco ha logrado feliz el curioso y caritativo padre Gumilla138. Dice así este misionero: “El segundo y este tercero es el que usamos para purgas y basta una cucharada que no pase de media onza para causar una grande operación, sin el menor riesgo y sin hacer cama. Y aunque sea un cavador que ha de trabajar y mojarse no tiene riesgo alguno la tal purga. Solo requiere tomar agua tibia y cuantas veces la tomare, tantas evacuaciones hará y en dejando de tomar agua tibia, cesa la operación de lo cual tengo larga experiencia. El aceite primero, es grueso, tiene los mismos efectos. Pero es más amargo que los dos postreros. Todos tres son maravillosos para todo género de heridas y para llagas.” Esta es sobrada autoridad. Persuade con la práctica el mejor uso de este aceite, así interno como externo, siendo la experiencia en materias médicas la razón más fuerte que podemos alegar. Los europeos que saben hacer de él mejor uso que nosotros, lo transportan con grande cuidado pagándoselo a los indios a buen precio. “El anhelo (concluye el citado misionero139) con que la buscan los extranjeros, es prueba eficaz de las grandes virtudes que en dicho aceite han reconocido.”

17110. El harame o teco-mahoyca es un árbol muy semejante al álamo. Su madera es compacta, fuerte y resinosa, se hacen de ella planchas para entablar las embarcaciones y cubiertos de las casas. Sus hojas no son muy grandes. Son ellas redondas y cortadas en varias puntas y perfiles, su flor es amarilla y casi como la del manzano. Pasada ésta le viene un fruto que es una nuez roja resinosa y odorífera, que contiene un hueso semejante al del durazno y de igual carácter al fruto en el olor. Todo el vegetable es hermoso y exhala por todas sus partes cierta fragancia muy suave, que aromatiza las campañas que puebla. Por cédula de 15 de agosto de 1555 se mandó traer su semilla a España, consta esto en la página 29 del Libro de oficio de México que principió en Sevilla el mismo año. Pero se ignora el efecto de la real orden y si se transportó o no la semilla. Destila pues este árbol cierta goma que los indios llaman taca macha, o taca mahaca. Los botánicos la dividen en sublime y vulgar. Le dan el primer epíteto a la que naturalmente suda el árbol, y el segundo a la que costea el artificio toda la operación. La primera es muy rara y se transporta en unos pequeños calabazos. La segunda es la que comúnmente se ve en la Europa. Viene ésta en unos pequeños fragmentos irregulares, su color es vario y transparente, esto es rojo, amarillo, verde o blanco, su olor no es tan agradable como el de la taca-macha sublime que es muy aromática, suave y penetrante. Es esta lo mismo que el bálsamo del Perú más espeso pero sus puntas aromáticas menos agudas. De la Nueva España se transportó la primera vez. No era conocida esta droga de los antiguos, fueron los españoles los primeros que la dieron a conocer, habiendo aprendido sus virtudes de los indios que la nombran taca macha que significa resina o goma contra locura.

  • 140 Historia de las plantas, tomo 1, libro 9, página 397.

17211. Esta sustancia resinosa pasa entre los médicos por muy útil a varias enfermedades. Son estas las pasiones histéricas, cólicas ventosas, debilidades del estómago, dolores gotosos y reumáticos. Para esto se aplica exteriormente en emplasto a las partes afectadas. Milagrosamente (como dicen Monardes y Clusio) calma y sosiega estas invasiones. Por esto Juan Posthio cantó en unos versos que cita Juan Bauhino140 que se debe preferir a las piedras preciosas de la India y oro de la Arabia. No solo pues aprovecha en estos males. Es también remedio muy experimentado en los dolores de cabeza y todo género de fluxiones poniendo en las sienes u orejas unos cerotes de esta goma. Suelen los médicos para hacerla más enérgica, mezclarle alguna parte de ámbar o algalia. Pero esta mezcla no la tengo por tan segura, como la taca macha simple que usan nuestros indios, embaraza asimismo la corrupción de los dientes y quita los dolores de muelas introduciendo alguna pequeña parte de ella en los huecos que ha taladrado la polilla. En fin hablan con elogio de ella Carnerario, Cherlerio, Scrodero y Hoffman y su madera quemada si se recibe el humo no es menos útil a otras enfermedades como lo afirma Mr. Lemery que dice así: “Ella fortifica el cerebro, despierta los espíritus abatidos y la memoria, mitigando los males de cabeza que provienen de una linfa muy espesa. Causa este efecto su humo por abundar de sales exaltadas y aromáticas. Este se introduce por los bronquios al pulmón y rarefaciendo las concreciones linfáticas que por defecto de movimiento se habían estagnado, las restituye a su círculo y acaba el mal con esta suave y agradable fumigación.

Artículo 3°. De varias plantas cuyas hojas y raíces sirven a usos medicinales y otros

173Canna perida. La canna perida es de los árboles más benéficos al bien de los hombres que hasta hoy se conoce en el Reino Vegetal. El es pequeño y de la estatura de un cerezo. Nace en nuestras Indias sobre las montañas de Loja a 60 leguas de Quito y también en Canamango, Gonsanama, Jimburo, Cuenca y Cajamarca, los indios le habían tenido oculto hasta el año de 1640 que lo descubrió uno al corregidor de Loja que por entonces mandaba aquella provincia. Este, sabiendo que toda su virtud febrífuga consistía en la corteza de este árbol dio principio al experimento, que correspondió con felicidad en el suceso. Llegó la novedad a Lima de este nuevo descubrimiento a ocasión que en esta capital padecía una fiebre terciana, muy tenaz la condesa de Chinchón, como esta señora era esposa del Virrey se divulgó en todo el Perú su enfermedad, de lo que instruido el corregidor de Loja avisó al Virrey de la eficacia de su secreto para estos males, que puesto en práctica se restableció la condesa. Esta fue la primera época entre los españoles del febrífugo que tanto escondían los indios. Desde entonces se hizo en Lima de gran crédito en los reales hospitales de San Andrés, Santa Ana y la Caridad. De aquí con el nombre de polvos de la condesa se derramó a toda la América Meridional, donde casi es endémico este mal que llaman los indios churcho, que significa temblor con frió.

174Restituido el Virrey a España trajo en este febrífugo uno de los mayores tesoros que hasta entonces le habían venido de sus Indias. Se hicieron acá los experimentos, que correspondiendo en todo a los de América, eran el común voto de los enfermos de este mal, esta fue la segunda época de nuestra cascarilla. Por los años de 1649 tuvo la tercera que acabó de confirmar todo el crédito de su virtud, entonces la condujo de Lima a Roma un religioso jesuíta que con motivo de asistir a la congregación vino de procurador de aquella provincia y dándola a conocer en la Italia bajo el nombre de polvos de los padres Jesuítas con que hasta hoy le denominan los ingleses sacó grandes provechos de su feliz uso vendiéndose a peso de oro. Después la comunicó como secreto al cardenal de Lugo, quien con mano liberal la distribuía a todos los pobres. Y de aquí se originó el llamarse polvo del cardenal.

175La cuarta época fue por los años de 1679, a tiempo que el caballero Tablot, inglés de nación, hacía grandes curas con la propinación de nuestro polvo y como él guardase en secreto el modo de prepararle, se debió a la magnificencia y liberalidad del gran Luis XVII su publicación que se extendió en la Francia, haciéndose ya general casi en toda la Europa la eficacia de vegetal tan prodigioso, que hoy es conocido con el nombre de quina quina, cascarilla, corteza del Perú o polvos de Loja. De que en su tiempo hizo grande uso Mr. Barbeyrac uno de los más famosos prácticos que se han conocido en Montpellier. Aunque algunos por hacer valer más su profesión, pretenden disfrazarlos así con la variedad de preparaciones como con otros nombres menos conocidos a su virtud, teniendo a desestimación del arte ministrarlos como la simple naturaleza los produce. Por lo que Mr. Garcin citado de Savary en sus observaciones advierte los siguiente: “La mayor parte de los médicos, sobre todo los de primer orden reconocen con admiración los unos manifiestamente, los otros con silencio, los grandes efectos de este remedio, sienten muy bien que si esta droga hubiera sido de su conocimiento privado, sin pasar al del público ni al uso frecuente que se hace de él hoy, nada les hubiera conciliado tanto honor en la práctica como su uso.”

176La quinta época es la decadencia en nuestros tiempos. Pero no general en toda la Europa, solo se extiende a la Holanda y costas del norte. Aquí el mal uso y el defecto de la dosis, han puesto en descrédito febrífugo tan poderoso. De manera que cualquier médico que en aquellas regiones hoy le prescribiese arriesgaría su reputación. Se hallan estas gentes preocupadas o por mejor decir encaprichadas contra el uso de nuestra droga, mueren muchísimos en Hist, Échele, Fumes, que son los lugares menos sanos de los Países Bajos. Y quizá no morirían si haciendo mejor uso de él se desnudasen de las preocupaciones que les son tan funestas. Haciendo memoria de este encaprichamiento el referido Garcin, dice así: “con todo se perdería la mitad de esta gente sino estuviese tan preocupada contra este excelente remedio y se quisiese hacer de él un uso moderado. Se debe esperar que algún día abran los ojos felizmente, no solo en favor de la quina quina sino en el de otros muchos remedios.”

177El mejor modo de propinarla, habiendo precedido las evacuaciones generales, es en polvo simple, como se práctica en los hospitales de Lima donde ha tenido el origen su mejor uso. Las otras preparaciones no hacen más que de disminuirle su virtud. Bastantemente claro se explica Mr. Chomel hablando así “Respecto de las otras preparaciones de la quina quina, a saber la tintura hecha con el espíritu de vino, el jarabe, el extracto y la sal, ellas no tienen el mismo efecto que la cascara empleada tal como la naturaleza nos la presenta. Y estas suertes de preparaciones refinadas son más propias a hacer ganar a los boticarios que a curar a los enfermos. Ella no es solamente un ventajoso remedio contra las fiebres, sino un buen estomático y absorbente muy propio para destruir los ácidos que causan muchos desordenes en las primeras vías. Y algunos prácticos la tienen como uno cordial muy útil a restablecer la fluidez de los licores.” A la simple propinación de este polvo se le puede añadir con mucha seguridad la sal amoníaca u otra cualquiera preparación de esta droga, con el Marle aperitivo como lo prescriben los messieurs Helvecio y Tauvry, académicos parisienses. Pero siempre el buen práctico debe esperar las evacuaciones críticas para asegurarse de la eficacia de este remedio no como los que haciendo poco caso de ellas se contentan con la cesación del mal. Bastantemente este descuido Mr. Quesnay de la regia Sociedad de Londres previniéndolo por las siguientes palabras: “El uso de la quina quina que detiene los cursos de las fiebres intermitentes, ha hecho perder de vista las evacuaciones críticas. Con todos los prácticos atentos han observado que el suceso de este remedio no es asegurado, mientras no sobrevienen evacuaciones notables que ellos miran como criticas.” Y quizá por esto diría Ettmullero que cura precipitando el fermento de la fiebre y moderando su efervescencia por el sudor o por las orinas; lo que se debe tener por la evacuación crítica, que justamente han observado los mejores prácticos y nos advierte el citado académico. Según el análisis que nos da Mr. Besanson de la cascarilla, ella es compuesta de muchas partes terrestres, salino sulfúreas, algunos espíritus y muy poca fiema. Esta unión estrecha de azufres con las partes terrestres causa el gusto amargo que en la boca se siente que su uso. Por la parte salino alcalina es incisiva y aperitiva, con estas virtudes desobstruye y desbarata los humores viscosos. Por la parte sulfúreo espirituosa es digestiva y aumenta el calor natural. Por lo que tiene de terrestre cierra las fibras de la sangre, de las visceras y de las carnes, comunicándoles una nueva fuerza, con estos principios que se han notado en el mecanismo de esta droga, es fácil hacer la aplicación al modo que tiene de obrar en las fiebres intermitentes, que traen su origen de lo ácido y grueso de la sangre. Ella pues corrige la consistencia de la sangre por sus partes salinas. La disipación de sus sales benignas y disposición viciosa se repara con la benignidad de los azufres de esta droga. En fin por sus partes terrestres fortifica las fibras embarazando la agitación de los espíritus y azufres que causaban todo el mal. Últimamente hablan de ella con elogio los literatos de la Lipsia en sus actas y Federico Hoffman que cita todos los autores, que con justicia la han visto como objeto de sus plumas y en nuestro tiempo leyó Mr. Dufay en asamblea pública de los señores de la Academia de las Ciencias de París. La descripción de este árbol que desde el Perú envió Mr. de La Condamine, miembro de aquel sabio cuerpo, que siendo destinado a nuestra América para la observación de la medida del globo terráqueo, ha tenido más que otro alguno motivos de examinarle de más cerca, pues residió en Quito, de donde se nos trae lo más escogido de esta droga. Me he dilatado en estas noticias. Pero no las contemplo ajenas de la indagación y curiosidad del sabio naturalista que ha de demarcar nuestras regiones. De ellas tomará las que le pareciere, para acomodarlas a las ocasiones de sus usos.

178Contrahierba. La contrahierba es una planta que sostiene en medio un tallo desnudo de hojas. De él brotan otros dos o tres que por lo común forman un semicírculo. En ellos nacen sus flores. Las hojas verdes y nerviosas que figuran un corazón se crían en su pie sin brotar arriba del tronco. Tocan en la tierra extendiéndose como las de la azucena y otras de este género. Su raíz es tuberosa y de un color rojo oscuro que tiene el gusto un poco acre y aromático con el mismo olor que las hojas de higuera. Esta planta que es un remedio excelente contra la peste y venenos coagulantes, la dio a conocer por los años de 1630 en el Perú la primera vez la casualidad, como ha acontecido en lo más particular de nuestra América, habiendo tenido poco que trabajar la especulación en tan famosos descubrimientos. Caminando pues de Cochabamba a Misque un hombre y advirtiendo que hacia el camino real peleaba un hurón con una víbora, esperó el fin de esta refriega. Luego que el hurón se sintió herido de la víbora se acogió a un bosquecillo de plantas que había cerca del sitio de la palestra. Y gustando de ellas refregaba sus heridas con la babaza y suco de las plantas lo que repitió cada vez que llevaba nuevos golpes. Con estos reparos se mantuvo fuerte. Y desamparando el campo la víbora muerta, quedó victorioso el hurón. El caminante que había notado así la sangrienta lid de estos dos animales, como el efugio que hallaba el uno en las hierbas contra el veneno del otro y sus picadas, refirió en Misque a varios la victoria del hurón contra la víbora mediante la eficacia de unos vegetales de que estaba poblado todo aquel campo. Uno de los oyentes que era más advertido, vino con él al lugar de la palestra. Y tomando las hierbas que el hurón había mordido empezó ha ministrarlas a todos los que encontraba picados de víbora y de otros animales ponzoñosos. Es crecida la generación de estos reptiles que habita los bosques y cavernas de aquellos valles. Antes del descubrimiento de este vegetal perecían muchos al rigor de sus picadas. Y como en su propinación correspondió el efecto a la virtud, se hizo de grande crédito en todo el Perú. Buscóse en otras partes y se halló en el Paraguay, Tucumán, río de La Plata, valles de Lima y Santa Fe. Y entonces reconociéndose mayor fuerza en su raíz mientras más tuberosa y aromática se despreciaron sus hojas y bayas, quedando sola ella con toda la fama de su virtud.

179Como cada día se experimentasen mayores efectos, se transportó a España a tiempo que Monardes ejercitaba la Medicina con reputación en Sevilla, este fue el primer médico que en España dio a conocer las virtudes de esta raíz con todos los buenos sucesos que él logró de su propinación. Después la dibujó Carlos Clusio y dijo algo de sus virtudes. Y más que todos se extendió Hernández sobre sus propiedades. Copíale Mr. Chomel y dice así: “No es solamente capaz de preservar de la peste y de curar las mordeduras de todas suertes de animales venenosos, conviene también en los dolores de cabeza, costado, estómago, reumatismos y ciáticas. El agua o el vino en que se ha infundido esta raíz es un preservativo contra todas suertes de enfermedades contagiosas, contra la afección hipocondríaca y contra las ventosidades. Ella ayuda a la digestión y fortifica el estomago.” En fin este autor la prefiere al bezoar y a la theoriaca. De aquí se le originó la estimación con que se busca y prescribe en la Europa no solo para las enfermedades que señala Hernández, sino para otras muchas asociándola a algunos simples, como lo expresa el citado Mr. Chomel en sus siguientes palabras: “Algunos mezclan esta raíz en polvo con el doble de su peso a la quinquina para las fiebres, otros la mezclan dosis proporcionada con el de ipecacuana para la disentería.” En las Transacciones filosóficas se ven dibujadas por Mr. Houston dos especies de esta planta, con el nombre de dorstenia que el padre Plumier ha dado a este género. La una es nuestra contrahierba y la otra la drakenia de quien ha tratado Carlos Clusio y yo creo que no es otra que la que conocemos con el nombre de Vigerina virginiana, a quien pretenden los ingleses atribuir las mismas virtudes que a la nuestra. De ella dice Savary que sus caracteres genéricos aún no son conocidos de los botanistas. Y así no es tan buscada, ni tiene los mejores usos en la práctica. En las Filipinas nace otra planta que goza también del nombre de contrahierba. Ella es muy parecida a la cedoaria, su raíz tiene grande uso en las fiebres malignas. Pero Lemery dice que difiere mucho de la nuestra. En la Francia también dice Mr. Filemon, continuador de Savary que se cría en los jardines una especie de contrahierba que no es otra cosa en su juicio que la planta que llaman los botanistas asclepias y frecuentemente hirundinaria y los antiguos vicentoxicum que significa contra veneno. Pero todos estos linajes de contrahierbas no participan de la extensión de virtudes de que la nuestra, ni son tan conocidas en la clase de los más poderosos vegetales que se producen en la república de las plantas.

180Acerca de la etimología de su nombre, ha movido el citado Mr. Filemon Luis Savary una ligera crítica contra Monardes, que en su Historia de drogas de la América escribió que contrahierba quiere decir contra veneno dando a la voz hierba el significado de veneno, y el doctor León, médicos españoles. Este último, copiando el error del primero lo comunicó al famoso Dalechampio que lo estampó en su Historia general de las plantas tratando de nuestra raíz. En fin, para decidir de éste era menester recurrir a los primeros americanos que dieron a esta planta y raíz el nombre de contrahierba. De ello no hay memoria alguna. Lo que únicamente consta en el padre Calancha es el hecho de su hallazgo que lo logró un americano y no europeo, siendo frecuente en éstos llamar chamico a las hierbas encantadas y contra chamico o contrahierbas a las que juzgan poderosas contra todo género de venenos o encantaciones. En fin, no me tengo por Palemón para decir entre hombres doctos. La cuestión es de nombre y dejémosla a plumas más curiosas.

181Plantas del bejuquillo o ipecacuana. No es menos útil y celebrada para el bien de las gentes la planta que en nuestro Perú cría una raíz que los españoles llaman bejuquillo y los naturales les dan los nombres de ipecacuana, coyosanga, beculo y otros según las provincias donde nace. Hállase esta planta en el Paraguay, pampas de Buenos Aires, contornos de Lima y llanos de algunos minerales y también en el Janeiro y Minas de oro del Brasil. Ella es de una mediana altura y por lo común suele arrastrar en la tierra. Lleva pocas hojas y muy semejantes a las de la parietaria. Sus flores son blancas, con cinco hojas que penden de unas pequeñas cabezuelas donde nacen unos frutos, como cerezas silvestres de un rojo oscuro y una carne agridulce y suculenta con muy buen olor. Los primeros que en la Europa hicieron descripción de ella han sido Pizon y Marograve. No fue conocida en Francia hasta el año de 1672 cuando la trajo a París Mr. Le Gras, médico que tres veces había viajado a la América. Pero sepultada su noticia la hizo revivir por los años de 1700 Mr. Helvecio, a este médico, que tenía como uno de los admirables secretos de su feliz práctica, le recompensó de muchos beneficios el gran Luis XIV por el descubrimiento de las virtudes de esta raíz, que se hizo entonces su utilidad común a todos los subditos de este gran Monarca y de este tiempo empezó a parecer en París y aun debiera decir que en España con la estimación que se busca, como específico para muchas enfermedades.

  • 141 Es una cáscara, que pretenden sea el macer de Plinio y Galeno. Se halla una relación de ella en la (...)

182Ella es uno de los específicos más seguros para la disentería que hasta ahora se han experimentado en el Reino Vegetal. Por sus partes las más disolubles, purga por arriba y abajo y por las terrestres cierra las fibras de las visceras. Y no solo en esta fatal enfermedad es poderosa su virtud, sino aun en otras muchas. Pizon, cuando la describe, añade que cree que apenas se podrá hallar remedio más excelente y seguro que esta raíz, no solo contra todos los flujos de vientre acompañados de sangre u otros. Sino aun contra muchas enfermedades inveteradas que provienen de obstrucciones y contra los venenos, que ella expele por el vómito. Helvecio prescribiéndola, dice así: “La ipecacuana debe ser considerada como uno de los más dulces vomitorios que pueden ser puestos en un grande número de enfermedades, siendo ellas causadas por una abundancia de flema o de cólera espesa contenida en el estómago, su dosis ordinaria es de media dracma, pero nunca es preciso darla cuando el paciente es naturalmente constipado.” Se tiene de experiencia, que se logra las más veces todo el efecto de su virtud cuando actúa su fuerza emética. Muy bien observado tendría esto Mr. Chomel cuando escribió lo siguiente: “La ipecacuana no sale mejor jamás que cuando hace vomitar, sobre esta observación se ha tentado muchas veces dar el tártaro emético en las disenterías, lo que muchas veces ha tenido buen efecto. Si la primera o segunda toma de ipecacuana no cura, no es preciso ser tenaces en reiterarla.” Esto último nos había ya prevenido Lemery señalando el remedio de aplicación en estos casos, son sus palabras: “Aunque se puede poner la ipecacuana entre los remedios los más soberanos para la disentería se ministra muchas veces sin que produzca el efecto que se solicita, se conoce que no se logrará cuando después de haberse hecho tomar al enfermo en tres ocasiones media dracma en polvo no se halla aliviado. Entonces es preciso recurrir a otros medios y sobretodo a la sima rouba141.”

183No solo la raíz de esta planta goza de las singulares virtudes de que hemos tratado sino también sus hojas, tallos y ramos son un remedio maravilloso para todas enfermedades de colicuación, afecciones del pecho, obstrucciones, supresiones de menstruos y dolores de estómago que suelen padecer los que en nuestras Indias llaman chapetones, esto es los nuevamente venidos a aquellas regiones. Mr. Alivau, doctor en Medicina de la Facultad de Montpellier hizo en nuestros países los experimentos con las hojas de este vegetal. Y reconociendo los felices efectos de sus virtudes, los publicó en una carta que está inserta en las Memorias de Trevoux al mes de abril de 1705 que refieren Lemery y el autor del Diccionario botánico, pretenden que haya de estas plantas de diferentes especies, que distinguen por los colores de la raíz. Mr. Douglas de la regia Sociedad de Londres hizo descripción de la variedad de ellas. Se lee en las Transacciones Filosóficas de aquella sociedad al artículo 5 del año de 1729. Este sabio médico ha dado a conocer dos raíces que corren con el nombre de ipecacuana cuyas virtudes son muy diferentes a las de nuestro vegetal. El caballero Sloane ha descubierto en su Historia Natural de la Jamaica, que la una de las dos especies falsas que nota Mr. Douglas son del linaje venenoso del apocyno que describen Matiolo, Bauhino, Lemery y otros botanistas con los nombres de Brassica canina y Essula índica. Sobre que Mr. Filemon Luis Savary en las adiciones a la continuación del grande Diccionario de comercio que escribió su hermano Jacobo se expresa con las palabras que siguen: “Estas observaciones conducen fácilmente al conocimiento de la verdadera ipecacuana: y nos hacen ver que no se puede mucho contar sobre las del padre Lavatt.”

184En fin, en nuestro Perú solo se conoce una especie de este vegetal que es el que como se ha dicho llaman bejuquillo, tiene dos o tres líneas de grueso. Su color es más vivo que el de la canela. En el medio se le ve una especie de nervio blanco que llaman corazón. Es tan duro como'la zarza para reducirse a polvo. Y puesto en este estado envía un olor resinoso con un gusto que tira a amargo. Las demás especies son adulteras y falsas. Se debían desterrar de la república médica, como perniciosas y nocivas al género humano, estándose solo a ésta que nos han dado a conocer los indios, que aprendieron de la sabia naturaleza la verdadera distinción de este vegetal. Esta planta no se cría en abundancia en nuestra América, apenas pasan de libras los que se recoge de sus raíces. Así el sabio naturalista debe investigar en nuestras regiones otros países que la produzcan para que con estos nuevos hallazgos enriquezcan las noticias del Reino Vegetal haciéndose más benéfico a las gentes.

185Arbolillo la coca. La coca es un arbolillo pequeño que nace en muchas partes de nuestra América, se levanta de la tierra más de una vara, sus hojas son parecidas a las del arrayán y sus frutos que le vienen a racimos al principio son colorados y después negros cuando han tocado su perfecta madurez. Usan los indios de ella lo mismo que los españoles del tabaco y los orientales del betel. Pretenden los del Perú que estas hojas mascadas les nutren y fortifican reparándoles las fuerzas perdidas y con esta preocupación se pasan los días sin más alimento que la frecuente masticación de este vegetal, que como dice Frézier no les hace otro efecto que el que causa el tabaco privando del apetito a los que le mascan. Antiguamente era grande el consumo que hacían los indios de este vegetal, en solo la provincia de los Charcas pasaba de medio millón de pesos el que se impendía en su comercio. Pero habiéndose averiguado las grandes supersticiones y hechicerías que ejercitaban por medio de ella, se les vedó su uso sino me engaño en el primer Concilio Límense, o como quiere el padre Lafital por edicto de la Santa Inquisición bajo de rigorosas penas, permitiéndose sólo la libertad de él a los que trabajan en las minas del Perú.

  • 142 Nota de los editores: este es el título de la traducción launa de la obra de Monardes. Esta fue he (...)

186De las hojas de este arbolillo mezcladas con cenizas de huesos calcinados o conchas forman ciertas pastillas que traen los indios con frecuencia en las bocas. Ellas en fuerza de la composición tienen la misma consistencia y dureza que un pedernal y por esto con una les sobra para estar todo el día en una continuada masticación, su gusto es el mismo que el del tabaco más fino; pero menos acre, dejándoles en la boca un fetor intolerable. El primero que en España dio a conocer esta hierba fue Nicolás Monardes, médico español de Sevilla en el libro que publicó con el título Historia de los simples medicamentos traídos de la América142. Después habiendo Carlos Clusio traducido en lengua Latina esta obra y Antonio Colín al francés, se hizo más general su noticia corriendo hoy unida a la que de esta materia escribieron García de Huerta y el padre Acosta como se ve en la edición que por los años de 1619 se hizo en León de Francia. De esta suerte se han derramado en el mundo las virtudes imaginarias que le atribuyen los indios a esta hierba.

187El marqués de San Aubin haciendo memoria de ella como de un vegetal peregrino dice lo siguiente: “Se halla en el Perú una planta de una virtud singular nombrada coca: se pretende que sus hojillas puestas en la boca nutren defendiendo del hambre y la sed.” Ella pues, si debo decir lo que tengo de experiencia, estragando a los indios los estómagos y privándoles del apetito los tiene reducidos a una tavides que parece endémica en los países donde se cría la coca, viéndose en aquellos lugares rara vez uno que otro viejo a causa del abuso de esta hierba.

188Entre las naciones bárbaras tiene el mismo valor que las monedas de plata y oro entre las cultas de nuestra América. Mr. Savary quiere que sea su semilla la de esta estimación, son sus palabras: “Coca, planta del Perú cuyos frutos cuando secos sirven de pequeña moneda, lo mismo que el cacao en México.” Se engañó en esto el citado autor. No son las semillas sino las hojas que puestas en rollos de diferentes tamaños suben a la estimación de mayor o menor moneda. Así en las compras y ventas se cuentan los rollos que hacen la cantidad del precio en que han ajustado su comercio, teniéndose entre ellos por más rico el que posee mayores sacos de este vegetal que vendido a plata les produce considerables cantidades de dinero. La semilla es inútil para estos usos, como así mismo para los de la masticación sirviéndoles solo de señal para conocer por medio de su madurez el tiempo más apto de recoger este vegetal de cuya planta la separan primero los indios recelándose que su mezcla no inutilice la cosecha de las hojas. Esto es lo que practican los indios de Cajamarquilla y Cerro de la Sal donde se ven muchas sementeras de este vegetal. Habrá seis años que han empezado en Lima a usar de su tintura como la del té afirmando algunos que es la coca la misma planta del té que se nos transporta del Oriente. Este es un engaño bien manifiesto que hará ver con el estrago de algunos el escarmiento de su abuso, y temeraria introducción en bebida tan nociva. El té tiene el gusto y el olor de violeta y abunda de sal esencial y aceite medio exaltado. La coca en su gusto, efecto y cualidades obra lo mismo que el tabaco y se debe advertir que Mr. Lemery que es el último de los naturalistas y botánicos que hace descripción de ella, teniéndole en las manos para su más exacta especulación, no le ha hallado las cualidades que le pretenden los de Lima haciéndola pasar por el té de los orientales.

189Raíces para tintura. Encuéntrase también en nuestra América unas raicecillas de que sacan tintes de varios colores que la casualidad me dio lugar de ver y hacer experimentado, [sic] como lo diré ahora. Hallándome yo en tierras de Córdoba del Tucumán cerca de la Punilla, donde un arroyuelo divide las tres jurisdicciones de Chile, Tucumán y Buenos Aires vi unas mujeres cavando la tierra y que sacaban de ellas unas raicecillas un poco más delgadas que la zarza. Y habiéndome informado que majadas y puestas en cocimiento daban un carmesí muy fino con que teñían sus lanas y estofas, hice el experimento con un manojillo que me presentaron y correspondió el hecho a la información. Lo mismo me aseguraron de otras raíces para dar el color verde, amarillo, azul y morado, manifestándome unos rollos de algodón teñidos ya con éstos colores. Desde luego que estos hallazgos no se deben despreciar. Y para que se vea el aprecio que han hecho los monarcas de ellos, ahora en nuestros días la Majestad lusitana ha vedado con grandes penas en el Brasil, que pueda comerciar persona alguna una madera que yo he visto en el mismo lugar de que se extrae un color amarillo muy fino. De esto resulta a su erario grandísimo provecho. Porque es solo aquel Soberano dueño de esta especie. Lo mismo ha practicado con el palo que llaman del Brasil y los naturales según Andrés Febet, oraboutan, que como dice fray Nicolás de Olivera se arrienda cada año su estanco por 60.000 ducados.

190En nuestra América todo se desprecia. Yo he visto en las islas de Juan Fernández el sándalo, que a grande precio se trae de otras partes y hasta ahora tengo tradición que alguno lo haya hecho traer a Lima, a excepción de un curioso que a principios de este siglo lo hizo trasportar para sus usos. Los holandeses han estancado en la isla de Timor esta madera, vedando su comercio con muchas penas y por ello desde el año de 1665 han establecido una factoría para proveer por su mano los países que necesitasen de ella. Desconocerá cuánto los extranjeros se saben aprovechar de sus hallazgos a costa de una navegación tan distante de sus países naturales. Y los nuestros que los tienen en los suyos, hablo de los españoles americanos, no tratan de su descubrimiento mejorando al Rey y al Reino con inventos tan precisos, ojalá algún escritor juicioso les calumniase esta desidia para que sirviéndoles sus razones de espuela, se alentasen a buscar tantas especies que ofreciéndose a la mano se ven como sepultadas en el olvido, o por mejor decir ignoradas de los mismos a quienes sirven de tropiezo. Cuánto hubieran escrito Tournefort, cuánto Bauhino y Chomel, si solo hubiesen viajado al Reino de Chile y examinado las plantas maravillosas que produce el Monte de Valparaíso que en otra parte llamo muchas el Potosí de los vegetales.

191Por los años de 1752 herborizando yo en él, me encontré con dos extranjeros que hacían grande comercio con los de Europa remitiéndoles los más preciosos vegetales que recogían en este monte por los meses de octubre y noviembre. Eran como unos botánicos perdidos que con el título de caminantes se habían introducido a descubrimiento de esta naturaleza. Y hasta ahora he oído que alguno de los nuestros haya demarcado este monte tan prodigioso ni publicado las maravillas que produce si yo hubiera tenido a la mano un dibujante hubiera designado las más preciosas pero me basta el consuelo de conocerlas. Y esto a costa de gran trabajo por ser este estudio en nuestra América tenido como inútil, como que no conocen las ventajas que se sacan de su cultivo, además de hallarse en estos simples el depósito de las maravillas de la naturaleza.

192Calaguala. La calaguala es una raicecilla de una pequeña planta que crece en varias provincias de nuestra América, compónese de dos voces indicas: kala que significa rompe y guala tumor, como que diría raíz que tiene la virtud de romper tumores. A principios de nuestro siglo la dieron a conocer los indios en Cajamarca, trájose a Lima y empezó a usarse de su tintura en los dolores de costado, caquexias, supresiones de menstruos, retenciones de orina y otras enfermedades. Dicen que con feliz éxito. A esto no subscribo. Hasta ahora he visto ningún caso logrado de su uso. Ni sé que se prescriba en los reales hospitales de Lima para algunas de las enfermedades que hemos arriba enunciado. Con todo, como la preocupación o capricho de las gentes es poderoso de día en día se hacía de crédito este vegetal. Buscóse en otras partes de Perú y se halló en el Cuzco y provincia de los Charcas. Y como entre estas gentes y profesores de Medicina apenas se hallará uno, no digo que sepa la Botánica, pero ni que tenga una mediana tintura de ella, se dejaron llevar de la primera voz que salió de Cajamarca donde se ignora totalmente lo que es Física, ni especulación de vegetales. Allí creyéndose de los indios, pusieron en práctica este vegetal que no tiene más virtudes, que las que le pretenden atribuir la vana preocupación de nuestros americanos y rudos viajeros, que por tomar remedios fáciles y de ningún precio, usarían del veneno si se les diese de balde y lo viesen acreditado por cuatro o más ignorantes de los muchos que andan vagando en aquellas provincias.

193Y como las novedades de esta naturaleza no solo se contienen en los términos de sus propias regiones, casi al medio de nuestro siglo llegó a España la de calaguala y sus pretendidas cualidades. Entonces el médico Peralta que en Madrid ejercitaba la Medicina empezó a hacer uso de esta raíz que tenía como específico para muchos males, que fungía curar con la administración de ella. Dióla a conocer a los médicos de Sevilla. Estos la presentaron a la regia Sociedad. Mandó este tribunal que don Diego Pérez, su socio, hiciese el análisis de todas las partes que le componen. Este botánico, el 27 de marzo de 1754 leyó delante del congreso de aquellos académicos, una larga disertación en que por el análisis químico pretende haberle hallado las mismas virtudes que el vulgo de la América quiere calificarle a este vegetal, añadiéndole la cualidad litótrica a su sal alcalina fija, virtud que hasta ahora se ha experimentado en alguna de las producciones de los tres reinos, Mineral, Vegetal y Animal. Sobre que dice Mr. Helvecio las siguientes palabras: “Se nos permitirá observar de paso, cual es el arrojo de los que pretenden tener el secreto de ablandar y disolver la piedra, sea en los ríñones, sea en la vejiga. Estas son gentes que no procuran otra cosa que engañar al enfermo. No puede haber remedio que sea capaz de operar una disolución semejante, cuando la piedra es una vez formada.”

194Si debo decir lo que siento de las virtudes que atribuyen a esta raíz, ella no goza de otra que la de un poderoso diurético, que necesita de grande cautela en su administración a causa de que no inflame y ulcere la vejiga y uréteres y por esto digno de desterrarse de la república Médica. Lo demás es querer con estos exóticos, engañar a los hombres con grande ruina de su salud. Pudiera traer ejemplos fatales de su propinación, pero no son del caso, cuando la experiencia les ha de desengañar, experimentando los golpes de sus malas impresiones. En Lima se halla un cuaderno manuscrito de don N. del Valle, hombre idiota e ignorante, que con un bárbaro lenguaje quiso acreditar las mismas virtudes que se le niegan a esta raíz y a otras muchas plantas que describe en su fárrago de remedios. Este se debía mandar al fuego para que no se propagaran estos errores con las repetidas copias de sus vanos formularios. Yo le guardo entre mis papeles con ánimo de impugnar las virtudes imaginarias que comunica en cada vegetal, haciendo que el vulgo de aquellas gentes, busque como específicos de sus males las virtudes que él prescribe a los simples, que amontona y de aquí corran por el mundo en descrédito de las más estimables producciones de nuestras Indias.

  • 143 Nota de los editores: al margen del texto está la siguiente nota, “sasafrás, estoraque, el lentisc (...)

195Ruibarbo. Bien conocido y estimado es el ruibarbo por sus admirables virtudes catárticas y astringentes. Y hallándose en el Perú de iguales calidades al de la China como lo afirma Monardes haberla tenido, con todo ignoro que los nuestros se hayan dedicado a buscar vegetal tan útil que los indios llaman hitamsapi y que se vende en nuestra América a gran precio. Por los años de 1753 vi en Buenos Aires comprar la libra de esta droga a 40 pesos y en el Janeiro por el de 1755 a 10 pesos, aun acabando de llegar a aquel puerto una embarcación que venía de la India cargada de ésta como de otras drogas, que por extrañas se aprecian, teniéndolas nosotros mejoradas en nuestros reinos. Advierto que no habla Monardes del ruibarbo que llamamos Michoacán a causa de la provincia que lo produce y los droguistas, rapóntico, sino del que es igual en todo al de la Asia y orillas del Volga, río de Moscovia, que en otro tiempo se llamó Rha. Aunque Lemery casi es de parecer que el rapóntico es el verdadero ruibarbo y que por no saberlo coger ni preparar como los chinos y asiáticos no tiene las virtudes que el que se nos transporta de sus países. En fin, esto a los droguistas y botánicos. A nosotros nos importa buscarlo en nuestro Perú donde también se halla el sasafrás, estoraque y el lentisco, que los naturales llaman molli de quien se puede sacar la verdadera almaciga de chio. A que se debe añadir el incienso que se halla en el Tucumán con los mismos efectos y calidades que el de Arabia, e igual al que recogió en la isla de Cuba Vicente Yáñez, según refiere don Pedro Mártir, la contrahierba, los sándalos rubros y blancos, los mirobálanos, el eléboro negro y la caña fístula143 y finalmente tenemos el guacan y palo santo que pretenden Salmul y Antonio Galo, que sean una especie de ébano que también lo hay. Tratando Juan Langio de las virtudes del primero dice así: “Sus utilidades para la Medicina son tantas, que ha sido de más provecho este palo que todos los metales que de las Indias se han traído.” No falta quien se las dispute. Pero no es de mi asunto entrar en disertaciones y más cuando están de parte de sus virtudes los más autores médicos que han escrito en casi 200 años de la enfermedad que llaman gálico.

196Caaminí o hierba del Paraguay. Caaminí es una hierba que los del Paraguay benefician tostándola al fuego. Nace en esta provincia y sus montañas de unos arbolillos pequeños. Las ramas de ellos son muy débiles, con hojas parecidas a las de sen. Llámase así de dos voces de la lengua guaraní ka que significa hierba y mini pequeña y esto, o a causa de la pequenez de sus hojas, o por las partes menudas a que se han reducido después del beneficio. Hay otra de esta hierba que llaman de palos o de hoja ancha. Ella no difiere en otra cosa que en el beneficio, dejando más o menos molida la hoja, siendo el vegetal que la produce único en su especie. Esta hierba es una de las drogas más útiles que se comercian en el Perú y Chile. El más o menos olor le dá la estimación. Pasando algún tiempo le pierde, como que es comunicado artificiosamente por medio de ciertas semillas aromáticas que le introducen al tiempo de la trituración y entonces es inútil para los efectos de la bebida que llaman mate por la vasija en que se sirve. Llegan a tres millones de pesos los que anualmente corren entre los que hacen el transporte de esta hierba. En el Paraguay comúnmente se vende la arroba a dos pesos en cambio de otras drogas que teniendo apenas el valor de medio peso y aun de menos, llaman moneda provincial. De aquí se conduce hasta Urna, donde he visto vender la libra a nueve reales de nuestra moneda de Indias, bajando rara vez de cinco y en Chile a tres pesos y cuatro la arroba. Y si se interna a las sierras del Perú, es excesivo su precio por los grandes gastos que se impenden, así en su transporte como en los derechos de entrada y salida que se pagan en las aduanas de las Corrientes, Buenos Aires, Mendoza, Santiago de Chile y Callao.

197Los indios nunca usaron de esta hierba. Hay tradición que San Francisco Solano que predicó el Evangelio a los bárbaros que habitaban aquellas regiones, la dio a conocer usando de ella el santo en las dilatadas jornadas de su misión. Esta es la época pretendida de esta hierba hoy tan usada. Quizá el santo la tomaría por mortificar el sentido del gusto con lo amargo de su tintura. No lo he leído en autor alguno de aquellos tiempos. Ella tiene grande crédito para varias enfermedades, como obstrucciones, supresiones de menstruos, catarros, retenciones de orina, dolores de cabeza y escorbuto. Esto lo tengo a capricho de nuestros americanos consistiendo toda su virtud en el agua caliente con que la toman. Lo demás son imposturas de los mismos que la venden constando de experiencia que en el Paraguay no se hace algún uso de ella, sino es el del comercio introducido, sin más motivo que la preocupación de las gentes que la solicitan.

198Su abuso ha hecho como endémicas en Lima la anasarca, diarreas, ictericias principalmente a las mujeres que componen con ella el brebaje que llaman mate mezclándole mucha azúcar y algunas partículas o zumo de un fruto que llaman naranja de Quito, que es hermoso a la vista y de olor muy suave, pero es veneno que obra por coagulación. De aquí vienen por lo común las muchas muertes repentinas que diariamente se experimentan en aquel lugar. Fray Antonio de la Calancha dice de este fruto lo siguiente: “En toda la Tierra Firme hay unas manzanillas de regalado y fragante olor y es veneno. Dánse en el campo y enamoran la vista. Han muerto a muchos. Son de la hechura de nuestras manzanas, convida su color lindo y olor suave a comerlas y quien no las conoce y las come, llora el daño.” Con estos estragos que aquellas gentes tienen a los ojos no acaban de moderar sus abusos y mala creencia en esta bebida. Fuera de que a causa de tomarla todos con una misma bombilla hacen trascendencia del contagio de unos a otros por las reliquias de la saliva, que quedando en el túbulo, pasa al otro que ha de absorber por medio de él la infusión de esta hierba.

199En los otros lugares de nuestra América no se ven los efectos tan funestos que en Lima con el repetido uso de esta hierba. La toman en agua caliente simple sin añadirle mezcla de otra droga alguna y como la hierba en sí es amarga y la agua caliente aperitiva incidente y descoagulante, les suele causar muy provechosas consecuencias, principalmente una diaforesis copiosa en las estaciones más avanzadas del invierno, cuando son más útiles a la naturaleza estas funciones. Las que atribuyendo aquellas gentes al vegetal le caracterizan con las virtudes que comunica el líquido, que nunca beben frío sino en aquel grado de calor a que apenas es susceptible entre los labios. Mr. Savary tratando de esta hierba se expresa así. “Se puede mirar como una especie de té occidental, que como el del oriente se toma infundido en agua caliente a la que él comunica un color y un olor muy parecido al del mejor té que se ve en Europa.” Desde el año de 1713 en que por el Tratado de Utrecht se les concedió a los ingleses el asiento de negros en Buenos Aires empezó esta hierba a conocerse en Inglaterra y otras partes de la Europa. Ellos la estimaron más que el té. “Quizá, escribe el citado autor, más por interés que por gusto estando a uro de haberla ellos solos, por el comercio que hacen con los españoles de la América Meridional, pero después que se desposeyeron de los asientos que tenían en nuestras Indias atribuyeron a esta hierba muy malas y perniciosas cualidades, que desde luego no tiene”. De aquí se viene a los ojos cuánto poder tiene la malicia mientras interviene el interés para hacer descrédito, a esta u otra droga y cuanto vale aquella misma, para rebajarle de la estimación mientras cesa la utilidad que se juzga ha de pasar a otra mano, cerradas las puertas del comercio. Esto solo basta a que nos desengañemos de lo primero. Por que si realmente gozara la hierba de las virtudes que le decantan en nuestra América, nunca con tanta facilidad en Inglaterra se hubiera desposeído del honor que ya se había adquirido con la experiencia de sus buenos efectos. Pero como éstos solo eran imaginarios, no fue difícil abatirla hasta aquella bajeza en que hoy se ve en aquella isla o Reino.

200Tabaco. El tabaco es una planta que nace en el Paraguay. De sus hojas se hace un grande comercio en las provincias del Tucumán y río de La Plata. A ellas se transporta en unos manojos a manera de rollos de casi media vara de largo y una tercia de grueso. Es el más suave que se usa en esta especie, su gusto no es tan acre como el que producen otras provincias e islas de nuestra América. Este tiene sobre los otros la ventaja de la simplicidad y por eso más útil y proporcionado a cualesquiera beneficios. Son sus hojas más nutridas que las que producen las plantas de esta especie que nacen en el Brasil. He hecho los cotejos en el Janeiro y he hallado el exceso de seis a ocho pulgadas del nuestro seco, a aquel sobre su misma planta en toda la madurez y vigor de su acrecencia. Abunda sí de menos azufres y sales volátiles que todos los demás que se conocen de su especie. Esto lo hace más apreciable para comunicar sus virtudes sin violentar a la naturaleza. Y para los usos médicos ninguno en mi opinión debía prescribirse que el de nuestro asunto. Por diciembre de 1755 ha sido la primera vez que de orden de Su Majestad se transportaron a España algunos quintales de él, con el destino de mandarlo beneficiar en Sevilla como a los demás de nuestra América. Yo creo que habrá llegado casi corrompido por haberse guardado mucho tiempo en los almacenes del fuerte de Buenos Aires, donde comunican las aguas del río de La Plata grande humedad, extendiéndose de continuo hasta sus muros. Y por eso las especies que allí se depositan a poco tiempo se corrompen, como me lo aseguro de este tabaco, teniéndole a cargo inútil en aquel estado don Alonso de Arce oficial real de aquellas Cajas, así para los experimentos que nuestro Soberano mandó hacer de esta droga se debía haber conducido él más seco nutrido y vigoroso. No sea que puesto este vegetal al examen se atribuya a defecto de su virtud lo que quizá le habrán causado la contingencia y detención en su transporte, siendo él de todas las buenas cualidades que se pueden desear en su especie.

201Los españoles llaman a este vegetal tabaco tomado el nombre de la provincia de Tabasco una de las del Reino de Yucatán, donde le hallaron la primera vez. Los naturales unos le nombran petum y otros yoli. El primer nombre a causa de la grandeza de las hojas, pretende Lemery deducirlo de petuo verbo griego, significa lo mismo que el latino extenso. También es conocida bajo de muchos nombres que no le son hoy comunes y que incluyen alguna historia de varios personajes de la Europa. Y como no hacen a nuestro asunto omito el referirlas. La primera vez que de nuestras Indias se trajo a España fue por los años de 1650 y entonces también se conoció en Francia aunque Savary dice que se llevó a aquel Reino por los años de 1560. No nos detengamos en inculcar cronologías que no importan a su historia natural, vamos a sus virtudes que es todo lo que hace a un naturalista. El es pues resolutivo, detersivo y astringente. Aplicadas sus hojas sobre la cabeza cura los dolores de ella y todas las fluxiones del cuerpo que provienen de frío. Su decocción en agua con azúcar rompe las viscosidades embebidas en las cavidades del pulmón, facilitando su expectoración. En fin estas hojas tomadas en polvo por la nariz o en humo por la boca, descargan el cerebro de los malos humores que allí contenidos causarían gravísimas y repentinas enfermedades. Mr. Helvecio prescribiendo este vegetal, dice así: “El tabaco es uno de los simples los más eficaces en muchas enfermedades tales como el asma, la apoplejía, la piedra, la gota, las fluxiones, la reuma, etc. El abunda en partes salinas que punzando las fibras de la boca excitan un esputo abundante. Demás sus sales volátiles sulfurosas siendo introducidas del aire a las vesículas del pulmón, sirven a dividir la sangre muy espesa e incindir la viscosidad de los humores, lo que facilita la expectoración.” Y en otra parte señala como único remedio para la gota la fumigación o masticación de este vegetal, añadiendo que el ligero vómito que este uso provoca algunas veces, puede contribuir a desembarazar más prontamente el estómago.

202Los primeros que nos han dado sus composiciones son Puerectano y Neandro cuyos jarabes han logrado felices efectos en las enfermedades del pecho. Diamerbrock recomienda su fumigación contra la peste pretendiendo que corrige el mal aire. Este mismo autor asegura haber visto algunas gentes que han sanado de disentería, vomitando por medio de la infusión de este vegetal, que es uno de los eméticos más fuertes que hasta ahora se conocen en la república de las plantas. Haciendo Mr. Chomel memoria de esta curación dice lo siguiente: “La prueba de este remedio me parece delicada menos que no se haya de tratar con cuerpos vigorosos.”

203Estos son los beneficios que provienen del buen uso del tabaco, pero su abuso engendra gravísimos males y muchas veces acelera la vida con una muerte repentina. En ninguna parte del mundo se ve el sexo femenino más estragado de este abuso que en Lima. Allí las mujeres por lo común, tienen en la boca un rollo de cuatro pulgadas de largo y dos a tres de grueso que les excita una continua salivación de que les proviene estar las más sin colores y extenuadas, desenfrenados los fermentos del estómago y viciada toda la masa de la sangre que parecen caquécticas. Además de desfigurarles grandemente la hermosura de sus rostros, creciéndoles las bocas con muchas pústulas que suelen formárseles en los labios a causa de la sal volátil, penetrante y casi caustica de que abunda este vegetal. El autor que acabo de citar tratando del desordenado método en su uso se explica así: “Es constante que él debilita la memoria, causa temblores por las irritaciones que excita en los nervios de los que lo toman sin medida. Consume en ellos esta linfa dulce, que sirve de nutrimento a las partes. Por esto las enflaquece y conduce a una tabidez mortal principalmente a los de pocas carnes, y de temperamento vivo y colérico. La habitación continua en un lugar lleno de tabaco de rama enflaquece considerablemente.” Y no solo su falta de maduración causa estos males, sino que como advierte Gaspar Bauhino desecando el cerebro amenaza locura y Helmoncio quiere que por la ponzoña que oculta destruye las fuerzas vitales además de que en la opinión de él, por su aceite hipnótico y anodino produce principios apopléjicos y otras fatalidades que inculcan Lindano y Mr. Tauvry. No menos pernicioso es este desorden en las mujeres americanas, como en los hombres el error envejecido de que esta planta tiene la virtud de hacer soportar el hambre. De manera que trabajadores, soldados y caminantes se pasan el día con la fuminación de esta droga. No acaban de entender que moviendo ella los fermentos del estómago debilitan las fibras nerviosas, las que puestas en aquel estado no pueden contribuir a la digestión. Sucédeles a estos americanos lo mismo que a los del Asia con el opio que embotándoles los estímulos del apetito lo tienen por un mantenimiento haciendo entonces casi los mismos efectos que la ponzoña, por la saliva viscosa y teñida de azufres de que continuamente cargan el paladar, esófago y estómago descargando en éste todo el estrago de su fuerza.

Notes

1 Es un monasterio de cristianos 10 leguas de Trípoli, cerca de la cima del monte Líbano.

2 Año de 1602, página 23.

3 Diccionario universal de comercio, tomo 2, columna 635.

4 Nota de los Editores: aquí Llano Zapata repitió la nota 105 que aparece en el tomo I de sus Memorias.

5 Esta voz que en el original francés se dice aubier, y Plinio y Dodoneo llaman alburnum y Nebrija adeps alboris, no tiene en español expresión propia, significa ella rigurosamente la parte exterior de la madera más vecina a la corteza que es propiamente aquella telícula blanca y transparente que se interpone entre el tronco y la corteza, que es lo mismo que entre los animales el periostio. Esto así lo entiendo, si algún otro lo pensaré mejor, podrá restituir la palabra aubier a la verdadera significación que le corresponde en nuestra lengua y que yo precisado he traducido cortecilla membranosa, por explicar este diminuto lo que el autor dice con propiedad usando de la voz aubien de que carecemos los españoles.

6 Alcohol es voz arábiga, significa dos cosas muy contrarias. La una el polvo más sutil de la harina que vuela y llaman los latinos polen, como se lee en César. La otra el espíritu del vino más rectificado a fuerza de repetidas destilaciones. Esta es la acepción de esta voz más común entre los químicos y en cuyo significado se debe entender en el presente número. Paracelso quiere que sea la sustancia más pura de cualquiera cosa separada de su impureza, Junken ha enseñado varios modos de alcoholizar el vino sacados de Helmoncio, Boyles, Glauber y Le Mort. Hoy entre los químicos modernos se ha recibido la voz alcohol por cualquier espíritu muy refinado como lo advierten Hedelio y otros.

7 Esto es una parte de la tintura y cuatro de los jarabes, cuya dosis será a discreción del médico que la prescribe.

8 Errinos son todos los medicamentos que hacen purgar por las narices serosidades y linfas del cerebro Llámanse también fármacos a los que de esta naturaleza causan estornudos. Son voces puramente griegas y de que usan todos los médicos para mejor darse a entender en sus formularios y prescripciones.

9 Es un árbol agigantado y muy parecido al guayacán que nace en las montañas del Perú.

10 Llámase así esta madera a causa de su dureza. Encuéntranse muchos de sus árboles en Guayaquil, selvas del Paraguay y montañas del cerro de la Sal donde le nombran tobas.

11 Son unos tejidos de una especie de cañas que por su fortaleza y duración llaman bravas; líganlas con cueros y clavos, que remachan en la madera de nuestro asunto. Después con tierra muy fina, o yeso embarnizan el tejido y queda una pared tan firme, liza y derecha lo mismo que si fuera de piedra cincelada. Son estas fábricas las que resisten a los temblores, que solo hacen en ellas la impresión de ladearlas, o sacudirles el enlucido o barniz, sin que hasta ahora se les haya observado una total eversión en iguales contingencias. Y aunque su duración no es tan permanente, como la de otras materias suelen pasar de un siglo, sin que la polilla les corrompa, como se tiene de experiencia.

12 Sinax es voz griega. Significa una tabla pequeña en que escribían los antiguos y como la obra del Bahunino es un compendio de la Historia de los vegetables, la llamo muy bien Pinax: que es lo mismo que decir Historia breve de las plantas. Tardó casi medio siglo en su composición.

13 Llámase también cerata, ceratia y ceraona de keras, que en griego significa cuerno, por representar su fruto esta figura.

14 Es lo mismo que las masas o pastas que hacen de la harina de este fruto los alemanes y flamencos y llaman pan de San Juan.

15 Es un monte del norte de la cordillera de Chile que a causa de las fuentes de agua que brotan en él tiene este nombre y provee de aguas tan saludables a la ciudad de San Luís que es de la jurisdicción de Chile de que ya se ha tratado en el tomo I, artículo 7, número 5.

16 Nace este río cinco leguas al poniente de las sierras de Córdoba del Tucumán dejando la ciudad al norte con 10 leguas de distancia de la población que tiene el mismo nombre de río Cuarto.

17 Tomo 1, coloquío 21.

18 Libro 9, capítulo 6.

19 Libro 12, Historia natural.

20 Es especie de ébano y de los árboles más gruesos y corpulentos que crece en las montañas del Perú y aunque pesada y quebradiza, por su color que al principio es pardo oscuro y después negro con el lustre debido, la más apreciable para muebles y adornos de casa.

21 Tiénese esta madera por incorruptible. Hallóse la primera vez en la isla de San Juan. Hace mención de ella Herrera en la Década 1, libro 9, capítulo 3.

22 Es la madera más útil para construir embarcaciones, de ella se fabrican los más navios en el Reino de Tierra Firme.

23 Abunda esta madera en la provincia de Huamachuco de la jurisdicción de Lima. Es colorada y muy encendida y tan fuerte y compacta que por lo común sólo se emplea en instrumentos músicos.

24 Historia de la Nueva Francia, tomo 1, página 369, lámina XC.

25 Llámase también ciparisos de cyparyssass, voz griega que significa un niño así llamado. Fingen los mitológicos que criando éste un venado, o hembra de esta especie, la mató casualmente por lo que desconsolado se mató a sí mismo. Apolo que tiernamente le quería compadecido de su trágico suceso lo convirtió en el árbol de su mismo nombre, haciéndolo símbolo de la tristeza y funerales.

26 Plauto llama mintetum o mynteta el lugar que produce estos árboles y nuestro Nebrija arrayanal. A este mismo dice Columela venum myntatier.

27 Son dos voces griegas, entomon, insecto y dendros, árbol.

28 El Paraíso en el Nuevo Mundo, capítulo XII, página 101, original manuscrito.

29 Prefacio del poema que tiene por título La grandeza de Dios en las maravillas de la naturaleza, volumen en octavo, en París por los años de 1747.

30 Libro 1, capítulo 24.

31 Tienen estos cocos el remate hacia abajo con una cobertura que parece puesta a mano. Ella se cae en estando maduros y luego, las almendras hasta no quedar alguna. Así se engañó Lemery cuando dice que es tan dura la cascara que es preciso romperla con un martillo para sacarle los frutos o almendras. Tratado universal de drogas, página 234.

32 Este árbol que se trasplantó de España al principio de la Conquista de nuestras Indias es tan fecundo en Chile que casi no valen plata sus frutos y solo sirven para nutrir animales siendo hermosísimos y de gusto muy sazonado aunque nocivos y de difícil digestión.

33 Historia de la Nueva Francia, tomo 4, página 167, lámina 86.

34 Trae esta voz su origen de palami que en griego significa mano por extenderse las hojas de este árbol a manera de una mano abierta.

35 Dactylos en el idioma griego significa dedo y por representar este fruto aquel miembro se le ha dado el mismo nombre.

36 Libro 3, capítulo 12, número 1. Crónica de San Agustín del Perú.

37 Tratado de la opinión, tomo VI, página 184.

38 Recreación matemática y física, tomo 3, problema LXI, página 289.

39 Tomo 2, capítulo 20, página 283 de la citada obra.

40 Tomo 2, capítulo 21, páginas 287 y 288.

41 En la huerta del Noviciado de los padres jesuitas. Aquí son elevadísimos los árboles de este género. Sobresalen a todos los demás de su especie como son los que sembraban en el Prado, que es la recolección de monjas agustinas y en otros sitios particulares y comunes.

42 Tratado universal de drogas, página 235.

43 Diccionario de comercio, tomo 1, página 4007.

44 Filosofía mórbida, libro último, capítulo 13, página 553, en el original italiano, volumen en octavo, impresó en Turín por los años de 1672.

45 Historia citada arriba, tomo 1, página 14.

46 Esta es una isla que sirviendo de muro a las violencias el Orinoco, quiebran en ella las aguas de la mayor parte de sus bocas. Está al norte a los 9 grados de latitud y a los 317 de longitud.

47 Tratado universal de drogas simples, página 134.

48 Mr. de Tournefort.

49 Padre Plumier.

50 Chocolate compónese de dos voces indias, choco que significa sonido y alte o ate, agua a causa del ruido que hace el molinillo cuando se desbarata esta masa en el agua. Los latinos modernos dicen chocolate, o succolata. Han introducido esta voz Schrodero, Aurelio, Severino, Paulo Zachias, Hoffman y otros. Se halla añadida en los diccionarios del abad Danet y Bartolomé Castelli. Al primero injustamente nota Mr. Vigniul-Marville la colocación de esta voz sin prevenir que era nuevamente recibida o inventada, y no conocida de los antiguos. Mezcla de la historia y literatura, tomo 2, página 465.

51 Diccionario universal de comercio, tomo 1, página 946.

52 Es en aquella parte que se dicen Moxos cuyas tierras están sujetas a la dominación de España y cultivan los jesuitas con el Evangelio.

53 No sería menos apreciable si se cultivasen los árboles de este género que pueblan las dilatadas vegas del Apuré que es uno de los grandes ríos que enriquecen en el Orinoco y allí son silvestres.

54 Tratado universal de drogas simples, página 210.

55 Tratado de metal y minería, página 449.

56 Corre la obra del citado autor traducida al idioma latino por Mr. Aurelio Severino según la cita de Bartolomé Castellí en su Lexicón medicinal, página 174, Verb. C.

57 Historia de las plantas, tomo 2, página 452.

58 Año de 1732, página 1498.

59 Diccionario universal de comercio, tomo 3, página 686.

60 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 289.

61 Debe escribirse este nombre con una S sola guardando la raíz griega de donde se deriva y no con dos como se escribe en algunos diccionarios, principalmente en el nuestro de Antonio Nebrija de la edición de Sevilla hecha por los años de 1735.

62 Descripción de las Indias, página 146.

63 Crónica de San Agustín del Perú, libro 1, capítulo 9, página 61.

64 Habla del Perú.

65 Los turcos y persas llaman dacula y los árabes mazana como escribe Lemery o marañan como quiere el señor Pinelo.

66 Esta voz juzgo que la han deducido los citados autores de strombre o stroma que significan en griego el estrado o cama de dormir, sino es que también la hayan sacado del latino stratum que significa la misma cosa.

67 Nota de los editores: Llano Zapata omitió la nota.

68 Comentarios del río de La Plata, capítulo 50.

69 Historia citada, tomo 1, página 311.

70 Nota de los editores: Llano Zapata omitió la nota.

71 Diccionario universal de comercio, tomo 4, página 755.

72 Los antiguos no conocieron esta medicina. Y aunque Galeno en el libro De antidot y De C.M.S.L. (esto es De compocitione medicamentorum secundum loca) use de la voz cassia fístula, se debe entender de la cussia aromática de que se tratará en su lugar.

73 Tratado de medicamentos, tomo 1, página. 316.

74 Viaje de Egipto, tomo 1, página 534.

75 Este nombre también dan los orientales deducido de tamar que significa dedo a causa de su figura. Schrodero y Pedro Morelli lo llaman oriphoemica dioxy que en griego dice ácido y phoimx rojo.

76 Página 725.

77 Este árbol según Lemery, Tratado universal de drogas, página 645 se suele hallar en España del grueso de un hombre y en Candía tan alto que es preciso escalera para subir a él.

78 Los latinos le llaman ricinus por la semejanza que tienen con un insecto a quien Columela da el mismo nombre. Tratan de este insecto que nombran en latín faca, Cicayo Lecca, Jonstonio, Arberti y otros.

79 Diccionario universal de comercio, tomo 3, columna 16.

80 Tratado universal de drogas, página 645.

81 Tratado de medicamentos, tomo 1, página 250.

82 He dicho impropiamente, porque de ningún modo se parece a éste el plátano oriental que nos describen Parkisono, Tournefort, Lemery y otros y llaman Plinio platanus de la voz griega platos a causa de lo ancho de sus hojas.

83 Hay cabezas de estos frutos que pesan cuatro arrobas. Por lo común tienen más de dos y cada mano que así llaman los gajos seis u ocho libras con 10 ó 12 plátanos y se distinguen en el vástago donde parecen dedos.

84 Atum-Apu: Fue éste Cuyus Manco, uno de los príncipes indios que gobernó aquellos valles en calidad de señor que eso significa y como ya se ha dicho en una nota al artículo número 2, tomo I.

85 Don Pedro Antonio de Llano Zapata, caballero del orden de Santiago, regidor perpetuo de la ciudad de Lima. Su alcalde ordinario dos veces y primer patrón de las piadosas memorias que fundó su tío don Bartolomé Menacho, deán de la Santa Iglesia de Lima, que ahora administran los condes de la Vega sus sobrinos, y en defecto de la sucesión americana debe caer la administración de este patronato en la casa de los condes de Barajas que hoy son de los ilustrísimos señores marqueses de Estepa, como así otras memorias y vínculos que tiene oscurecida la distancia y falta de comunicación de estas gentes con aquellas.

86 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 279.

87 Viaje de la Tierra Santa, capítulo 24.

88 Manuscrito citado, capítulo XV, página 124.

89 Tratado de la opinión, tomo 6, página 500.

90 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, debía hacer referencia a los números 57 a 59, del artículo 1 que corresponden a la descripción del plátano.

91 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 308.

92 Quiero decir derretimientos de nieves.

93 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, debía hacer referencia al número del artículo dedicado a la cochinilla.

94 Componese este nombre de dos voces griegas, anti que significa contra y ophis, serpiente como que dirá árbol contra serpiente.

95 Orinoco ilustrado, tomo 1, página 310.

96 Es el mayor que quizá habrá en el mundo, el que se cultiva en la Menacho que es una huerta, de que [se] dio noticia en una nota al número 58 de este artículo. Ocupa él un grande espacio de tierra. Es tan frondoso que hace sombra a más de 80 varas de circunferencia. Se ignora si fue plantado de los españoles o de los indios que habitan aquel valle. Yo que tenía más obligación que otros de saber esto he examinado su origen y no solo he hallado en la tasación y escritura, que ahora casi dos siglos se hizo a los primeros poseedores de aquellas tierras. Así debe entenderse que éste es uno de los árboles que desde inmemorial antigüedad ha hermoseado la comarca y contornos de Lima. Estimándolo tanto sus dueños que ya hubo ocasión que por lo crecido de su madera daban 2.000 pesos por él.

97 Este fenómeno hace ver la falsedad de algunos que se han encaprichado en creer que las moras blancas provinieron de haberse injertado el moral común con el álamo blanco. Los indios nunca supieron este arte o al menos no consta que lo practicaran. Y hallándose en sus tierras de este carácter se debe considerar que no ha intervenido el arte sino la propia naturaleza en su producción.

98 Nota de los editores: este espacio fue dejado en blanco por Llano Zapata, al parecer hace referencia al número 7 del artículo 2, que corresponde a la descripción de la copaiba.

99 Es una úlcera corrosiva que comúnmente padecen en la matriz las mujeres españolas y de otras castas en Lima y sus costas, a excepción de las indias que no lo conocen, hasta ahora ha sido incurable este mal. Llámase cancro por la figura que tiene la úlcera con el teraceo, que los latinos dicen cáncer como se ha observado en la disección de las que han perecido así ulceradas y perecen todos los días. La causa de este mal es muy oculta. En otra parte diré lo que he pensado reglando mi juicio a las leyes de la naturaleza, configuración de partes y temperamento de aquel país.

100 Herrera en la Década 1, libro 10, capítulo 9, le llama guayanava, quizá será error de imprenta, así se debe corregir a guayabas que es el nombre que le dan los indios diciéndole también los de México xalnocotl y los de Nicaragua anonas.

101 Los de Cartagena llaman a este árbol manzanillo. Bajo de este nombre los describe Antonio Ulloa, Viaje a la América, tomo 1, capítulo 6, página 67, número 109.

102 Manuscrito citado, capítulo 13, página 101. Nota marginal.

103 Tratado universal de drogas, página 346.

104 Diccionario universal de Medicina, tomo 4, columna 166.

105 Mr. James escribe guyti coroga.

106 En opinión del padre Acosta, libro 4, capítulo 27 son éstos mayores que los de México donde los llaman Ahuaca-Guahuitl. El más grueso y nutrido que yo he visto en Lima tendría dos libras. Los regulares no pasarán de una. Y suelen ser tan fibrosos que son inútiles a los usos de la mesa. Bien que unos y otros sazonados con aceite, vinagre, pimienta, orégano y sal son de los platos más regalados que se pueden gustar en los días cuaresmales y estimulan de tal modo el apeüto que nunca se satisface el que los gusta así preparados.

107 Viaje a la América Meridional, tomo 1, capítulo 6, página 363, número 695.

108 Ob. supra, página 392, número 694.

109 Don José Augustín Pando, célebre literato y honor de Lima, su patria, que mereció en la Europa la estimación y aplauso de los sujetos más distinguidos en la república de las letras. Según consta de los muchos pasajes que pudiera yo alegar.

110 Es una población de indios que esta una milla al oriente de Lima.

111 Las ponen en infusión en un vaso lleno de agua fría. Abríganlo en unos caños hasta que exaltadas las partículas aromáticas fermenta el agua en una o dos horas, según el grado de calor o los azufres de las flores. Entonces impregnada el agua de otras partículas se cuela y es a propósito para los usos que se han dicho con la mezcla de las drogas que comúnmente entran en estas bebidas.

112 Historia general de las Indias, libro 8, capítulo 17.

113 Diccionario universal de drogas, página 348.

114 Manuscrito citado, capítulo 13, página 104.

115 Ob. supra, capítulo, 14 página 105.

116 Libro 4, capítulo 19.

117 Llámanlo también ciruela de fraile.

118 Se deriva esta voz de mamaon que en portugués significa pecho a causa de nacer el fruto pegado al árbol como se ve en los pechos de la mujeres.

119 Se anida bajo de este árbol una culebra que en portugués llaman los brasilenses cobra de Capello. Es ella de más de un pie de largo y de grueso como un dedo pequeño. Su piel es negra por la espalda y su vientre amarillo parece sapo cuando grita. Su picada es mortal.

120 Tomo 2, capítulo 20, página 289.

121 Monardes llama pacal a este árbol. Se ha engañado diciendo que nace en un río 23 leguas de Lima. No solo lo hay en esta capital dentro y fuera de sus muros, sino en todos sus contornos y poblaciones más vecinas. Quiere este autor que los indios con su madera quemada y jabón curan todas suertes de empeines y fuegos volantes y que también borran las viejas cicatrices. De esto no hay práctica por ella, al menos que yo sepa. Quizá se habrá equivocado el citado autor, a quien copia el mismo engaño Mr. Lemery no dando del árbol más noticia que el nombre corrompido de pacal, con que lo expresa en su Tratado universal de drogas, página 558. Frézier da su lámina y don Antonio de Ulloa lo describe muy bien.

122 Los del Reino de Tierra Firme llaman hobos a este fruto. Herrera que en la Década 7, libro 5, capítulo 6, copia a don Pedro Mártir, Década 2, capítulo 9, a quien impugna [Fernández de] Oviedo, libro 8, capítulo 2, dice que este fruto es el mirobálano. Este es un error palpable si se coteja un fruto con otro como se dirá en su lugar.

123 Nota de los editores: existe una planta herbácea llamada comúnmente canchalagua a la que se atribuyen propiedades medicinales específicas para el tratamiento del acné y afecciones bronquiales.

124 Estos árboles son hermosos y parecidos al peral. Sus frutos que llaman cerezas son mayores que guindas. Su color y carne son de un carmesí encendido. Su gusto es algo picante. Su olor es muy suave. Condene un hueso pequeño como el de guinda. Cada fruto de éstos según el tamaño y color nene el precio llegando a valer uno hasta dos reales de plata a causa de apetecerlo las mujeres para adornar sus cabezas puesto en un puntero de oro o de plata. En fin, son ellos antiescorbúticos y se usan al veneno y malignidad de las fiebres.

125 Libro 8, capítulo 14.

126 Se conducen también en unos odres de cuero.

127 Erigióse este Tribunal por los años de 1501. Después por los de 1509 se transfirió su Juzgado y tabla a Cádiz a causa de evitar los perjuicios que empezaron a experimentar en la Barra de San Lucar las embarcaciones. Consta ésto de una real cédula de la reina doña Juana dada en Valladolid a 15 de marzo del expresado año.

128 Esto es por los meses de enero, febrero y marzo, estación en que en nuestro continente gozan los vegetales de toda su fuerza y los bálsamos de la mayor exaltación de sus azufres. Sería un grande presente para los príncipes de la Europa que exponiéndose a las contingencias de la guerra marchan al frente de sus tropas. Nuestro Monarca si mandase cultivar estos vegetales en un huerto cerrado encargando su cuidado a algún físico o botánico curioso y fiel, lograría el aroma más fino que se ha conocido en el mundo y tiene en abundancia en sus dominios del Perú, no habiendo precio con que pagar líquido tan precioso y digno de que todos los monarcas lo busquen como el tesoro en que ha depositado la naturaleza el compendio de sus maravillas para todo género de heridas.

129 Libro 4 de Faculta: simplie, capítulos 4 y 5.

130 Historia plantarum, tomo 1, libro 3, página 296.

131 Viaje alrededor del mundo, tomo 1, página 259.

132 Diccionario universal de Medicina, tomo 2, página 774.

133 Diccionario universal de drogas, página 97.

134 Historia de las plantas, tomo 2, página 629.

135 Historia de las plantas, tomo 1, libro 3, páginas 296 y 297.

136 Historia de las plantas, tomo 2, página 631.

137 Diccionario universal de Medicina, tomo 2, columna 777.

138 Orinoco ilustrado, tomo 2, página 313.

139 Ibid, página 311.

140 Historia de las plantas, tomo 1, libro 9, página 397.

141 Es una cáscara, que pretenden sea el macer de Plinio y Galeno. Se halla una relación de ella en las Memorias de la Academia de 1729 habiéndose traído la primera vez de la Cayena a París por los años de 1713.

142 Nota de los editores: este es el título de la traducción launa de la obra de Monardes. Esta fue hecha por Carlos “Clusio” bajo el título de De Simplicibus medicamentis, ex occidentali India de latís, quorum in Medicina usus est. Auctore D. Nicolas Monardis...., Antwerpen, 1574.

143 Nota de los editores: al margen del texto está la siguiente nota, “sasafrás, estoraque, el lentisco, el incienso, la contrahierba, los sándalos rubros y blancos, los mirobálanos, el eléboro negro y la caña fístula.”

Table des illustrations

Légende Reproducción del folio 52 de volumen del manuscrito que contiene los tomos II y III de las Memorias de Llano Zapata.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4990/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 380k
Légende Reproducción del folio 87 de volumen del manuscrito que contiene los tomos il y III de las Memorias de Llano Zapata.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4990/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 307k

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.