Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

 | 
José Eusebio Llano Zapata

Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional

Tomo I

Texte intégral

  • 1 Este tomo está fechado en 1767, cuando se envió a Carlos III. Fue escrito originalmente en 1757 co (...)

1Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional, que dedica y consagra a la majestad del Señor don Carlos III, Rey de las Españas y Emperador de las Indias por mano del excelentísimo señor bailío fray don Julián de Arriaga, gran cruz de Malta, de su Consejo de Estado y secretario del Despacho Universal de Marina e Indias. Su autor don José Eusebio de Llano Zapata. Reino Mineral. Tomo I En Cádiz año de 17611.

2Señor

3Los montes de la América Austral desde sus más ocultos senos publican al mundo en estas Memorias cuánta es la riqueza de Vuestra Majestad en los tesoros que le producen y cuánta deja de ser en los que no recoge la industria y abandona la pereza. Aquellos insensibles andan en competencia procurando sobresalir cada uno en las ventajas del tributo, humillación y vasallaje sin ceder el uno al otro su anticipación y primacía. No presentan obligación que no sea útil y preciosa. Conspiran en ésto a exaltar el soberano nombre de Vuestra Majestad y hacer la extensión de su Monarquía la más rica potencia que alumbra el sol y conocen los vivientes. Sus hechos no necesitan de los cuidados de la Historia, que los acredite ni de los exámenes de la crítica que los asegure. Físicamente se descubren, se tocan y se ven por más que pretenda oscurecerlos el tiempo, desfigurarlos la diferencia, confundirlos la envidia y corromperlos la ignorancia. Dígnese pues Vuestra Majestad de recibir bajo de su alta protección unos sucesos que son los más apurados esmeros con que la sabia naturaleza manifiesta su hermosura, su poder y su grandeza.

4Dios guarde a Vuestra Majestad dilatados años para que perpetuándose la paz que hoy dichosamente gozan sus pueblos y aumentándose la felicidad que copiosamente disfrutan, se haga su reinado un cúmulo de glorias. A los reales pies de Vuestra Majestad. Don José Eusebio de Llano Zapata.

5Al excelentísimo señor bailío fray don Julián de Arriaga, gran cruz de Malta, teniente general de la Real Armada de Su Majestad y su secretario de estado en el Despacho Universal de Marina e Indias.

6Excelentísimo Señor. Cumpliendo con la real orden que el presidente de la Contratación de Cádiz me hizo saber, remito a Vuestra Excelencia el tomo I de las Memorias histórico, físicas, crítico, apologéticas de la América Meridional que me he propuesto escribir, sin otro objeto que el servicio de Dios, del Rey y de mi Patria. Con la protección de Vuestra Excelencia subirá él al más distinguido grado de su fortuna, si merece colocarse a los pies del Soberano, donde lo dirijo. Ningún tiempo como el presente es para este linaje de escritos, ni más dichoso, ni más feliz. Se logra en él un ministro, como Vuestra Excelencia en quien se emulan la cristiandad con la hombría de bien, la justificación con el desinterés y el celo con la piedad. Por eso cuanto Vuestra Excelencia manda son aciertos. Favorece la alta Providencia sus designios, que cada día hará más venturosos, mientras Vuestra Excelencia mantuviese en fiel la balanza que le rige. Y esto es su pura conciencia, que no se tuerce si se humana, ni se inclina si se apiada, guardando siempre el equilibrio al mérito y a la justicia. Así Vuestra Excelencia si reconoce que estas memorias son dignas de la sublime colocación a que aspiran, se servirá presentarlas como el más reverente tributo, que un americano puede pagar al más sabio y poderoso Emperador, que hasta hoy han venerado en el trono de sus incas los dilatados imperios del Perú y de las Indias.

7Dios guarde a Vuestra Excelencia los años que ambas Monarquías necesitan y yo he menester. Cádiz y diciembre 9 de 1761. Excelentísimo Señor. Besa las manos de Vuestra Excelencia su más rendido servidor. Don José Eusebio Llano Zapata

De los artículos que contiene el tomo I de estas memorias

8Artículo preliminar, en que se da una breve idea para el mayor acierto de escribir historia natural y se previenen los escollos en que han tropezado los más escritores de las Américas Septentrional y Meridional.

9Artículo 1° Minas de plata.

10Artículo 2°. Minas de oro.

11Artículo 3°. Del primer oro que se condujo a España, luego que se descubrieron las Indias.

12Artículo 4°. Promesa y rescate del Rey Atahualpa.

13Artículo 5°. Presa del Cuzco.

14Artículo 6°. Entierros y huacas.

15Artículo 7°. Minas abandonadas y abuso de buscar tesoros enterrados.

16Artículo 8°. Minas de hierro, acero, plomo, estaño, cobre y otros metales.

17Artículo 9°. Minas de azogue.

18Artículo 10°. Minas de diamantes, rubíes, esmeraldas, topacios, amatistas y otras piedras preciosas y cristales.

19Artículo 11°. Criaderos y pesquerías de perlas.

20Artículo 12°. Minas de piedra imán.

21Artículo 13°. Minas de mármoles preciosos y tierras olorosas.

22Artículo 14°. Lagos de sal petrificada y minas de sal de piedra.

23Artículo 15°. Minas de sal amoniaco, alumbre cristalino y de roca, nitro, azufre, antimonio, bórax y arsénico.

24Artículo 16°. Lagunas, lagos y vertientes.

25Artículo 17°. Volcanes, termas y fuentes de betunes.

26Artículo 18°. Minas de exhalaciones mortales, cuevas y grutas.

27Artículo 19°. Caminos, acueductos y puentes.

28Artículo 20°. Inscripciones, medallas, edificios, templos, antigüedades y monumentos.

29Adiciones.

Artículo preliminar de estas Memorias

301. Ha sido en todos tiempos el estudio de la historia natural la diversión de los sabios y entretenimiento de los físicos. Se ha cultivado ella en el libro de la naturaleza, decidiendo la experiencia como la más segura maestra, en la observación de los fenómenos. Pero, siendo esta varia, a medida de los países y temperamentos han también variado sus objetos. No sería tan difícil la averiguación de esta inconstancia si a la curiosidad acompañasen el tiempo, la indagación y examen. Las más veces faltan estos requisitos. Por eso son casi siempre defectuosas sus noticias. En medio de esto se pudiera lograr algo de útil, si las circunstancias se proporcionasen al trabajo. Esto no dudo que se consiga. Lo que totalmente dudo es el exterminio de la credulidad. Se ve en esta materia protegida de tantas plumas, que habiendo hecho trascendencia los engaños, propongan los errores.

31No digo esto por los naturalistas del mundo antiguo. Quizá hoy no aparecen los más fenómenos de que ellos tratan. Ni menos cuando no existan es de mi asunto su excusión. Dígolo por los nuestros que fiados en las relaciones y viajes de algunos extranjeros, han creído las patrañas que ellos comunican. Esto no sería tan malo si fuesen solo errores de noticias. Lo peor es que beben la ponzoña de la maledicencia y envidia en los corrompidos charcos de su ambición y codicia. Llevólos a nuestras tierras, o la casualidad, o la licencia, o verdaderamente el duro dardo de su pobreza. Allí hallaron el remedio de sus necesidades en los tesoros que encontraban en las suyas. Poco correspondidos, han pagado dicterios por beneficios, tocando en lo más sagrado sus sátiras y calumnias. Han pretendido llevar al solio sus borrones. Mas, como no es posible que estas negras pavesas manchen a la Majestad queda avergonzada la impía malicia, brillando más la soberanía con la justificación y el desprecio.

322. Así, pues, un viajero juicioso y que su profesión es averiguar en nuestras Américas los fenómenos más raros que allí aparecen, debe dejar a otras plumas las odiosas reflexiones de conquistas. He leído algunos autores tan imprudentes y atrevidos que haciéndose árbitros de la justicia, se mezclan en derechos de la dominación, que no entienden. Si fueran extranjeros no me admirara. Las plumas nuestras nos desacreditan. De ellas se vale la envidia para morder a nuestra nación que tanto ha trabajado y trabaja en cultivar la de los indios. No es culpa del Monarca el desacierto del vasallo. Ni menos tiene parte la soberanía en los insultos que comete la ambición. Esto era querer manchar el solio y vituperar en esta parte las empresas con descrédito de la Majestad que las intenta. En estos tiempos han escrito varios de los nuestros, que por su carácter y estado debían ser más contenidos en sus plumas en sus papeles o caprichos impresos, han amontonado armas de que se sirven casi todas las naciones, para decir mal de nuestros trabajos en la enseñanza y reducción de aquellas gentes, desfigurando la verdad de los hechos con la máscara de piedad y religión. Han querido hacer revivir el imprudente celo de otros, que en el siglo xvi ocultando bajo del velo de la caridad una supersticiosa hipocresía, en vez de historias esparcieron quimeras y en lugar de noticias derramaron libelos, que afrentosamente nos calumnian. Ha sido este agravio más sensible por haber emprendido oscurecer nuestra gloria los mismos que debieran ilustrarla. No se corrige infamando, ni la enmienda se sigue al vituperio. La intención mejora a medida del temperamento que la dirige y las pasiones se moderan según la disposición del agente que las mueve. Quiero decir con esto, que en todo tiempo ha sido sana la intención de nuestros católicos monarcas con aquellas gentes y más en el presente sistema en que todo es virtud, todo religión, todo cristiandad el Soberano que nos gobierna, pretendiéndole copiar estas ilustres cualidades el integérrimo ministro que lleva el timón de su gobierno.

333. No solo ha reinado en los nuestros y extraños esta preocupación. Hay otra no menos odiosa y perjudicial en lo político y moral. Es esta el encaprichamiento de juzgar a los indios incapaces de toda enseñanza teniendo ellos la misma disposición a las ciencias y artes que todas las demás gentes del Mundo Antiguo. Siendo esta una verdad, que asegura la experiencia, pasa los límites de la necesidad colocar aquellas gentes en igual orden que a los brutos. Las ignorancias que por lo común se advierten en los indios no son defecto de su capacidad sino falta de cultura. Siempre que se carezca de lo segundo, no será bien reglado lo primero. La instrucción, se puede llamar con verdad, el freno del entendimiento o la llave del erario de la razón. Aquella regla lo que estos dirigen. De aquí viene todo el acierto en las naciones más cultas. Cualquier destello o golpe de entendimiento en estos hombres es brote de sus luces. Sin duda alguna serían en ellos más perfectas todas las producciones ingeniosas, si a la naturaleza acompañasen el artificio y dirección. Faltando estas, parecen groserías todos aquellos actos que son puramente afectos naturales. Si estos se puliesen con la enseñanza serían unos partos hermosos en que a un tiempo se verían las fuerzas del espíritu y eficacia de la razón.

344. Bellísimos ejemplos tenemos de esto en las historias y tradición de nuestras Indias. No es de mi asunto hacer colección de hechos ni recopilar sentencias. Ya se pudiera componer un fárrago de apotegmas no menos morales que las de los antiguos. Y quizá y sin quizá con ventaja sobre la agudeza de estos, pues no conocemos lengua que más natural y vivamente explique las pasiones del ánimo que la que es general entre estas gentes y llaman quechua. Pondré solo a los ojos de los indios literatos que yo he comunicado y han conocido casi los más que hoy habitan el Perú. Fueron estos don Ignacio Díaz y don Cristóbal de Aparicio. El primero fue doctor en sagrada Teología, cura rector de la Catedral de Lima y secretario del señor don fray Diego Morcillo, arzobispo y Virrey de Lima. El segundo fue cura de la Barranca y maestro de latinidad y Moral de los familiares del señor don Antonio Escandón, arzobispo de la misma diócesis. Si estos sacerdotes indios no hubieran sido adornados de aquella literatura, madurez y prudencia que pedían los cargos a que fueron destinados, de ningún modo unos prelados tan sabios como lo fueron aquellos dos primados del Perú, los hubieran empleado en oficios de tanta confianza que desempeñaron a satisfacción del público.

355. Hoy florecen varios no menos instruidos que los que hemos enunciado. Entre ellos es de una habilidad monstruosa el licenciado don José de Avalos. A los 18 años de su edad había defendido en uno de los más famosos colegios de Lima (que es la Universidad Pontificia de San Ildefonso) conclusiones públicas de Filosofía y Teología, sabiendo a los 14 con perfección la latinidad, Retórica e Historia Sagrada y profana, con una más que noticia del Derecho Canónico, pues repetía a la letra el sagrado Concilio de Trento. Asimismo se forman otros indios en los demás colegios y universidades donde igualmente que los españoles, instruyéndose en las ciencias, llevan el premio sin excepción de personas los que más sobresalen en mérito y aplicación a las respectivas facultades que profesan. Y si hasta ahora no se han visto en las escuelas públicas algunos indios catedráticos y maestros, es el motivo que concluida su carrera literaria se apartan a servir a la Iglesia en los ministerios de párrocos y confesores, como lo practican hoy en el Arzobispado de Lima los licenciados Carrión, Antipara, Avendaño, Azogue, Chirmos, Tacuri, Ronceros y otros que son teólogos, moralistas y jurisconsultos. Sobrada apología es esta prueba para vindicar a los españoles de que mantienen a los indios en el idiotismo, por hacer granjeria de su ignorancia. No cito muertos. Con vivos atestiguo. Los españoles los han enseñado y enseñan. En esto se reglan a las santas y piadosas intenciones de nuestros católicos monarcas, que tanto recomiendan la enseñanza de estas gentes. Para cuyo logro ha erigido su piedad dos reales colegios, uno en la Imperial del Cuzco, otro en el pueblo de Santiago del Cercado dentro los muros de Lima, ambos al cuidado de los padres jesuítas como los más celosos ministros en la enseñanza de la juventud que tienen por instituto.

366. Notado esto como una de las mayores imposturas que nos cargan los extranjeros y de que muchos de los nuestros se han dejado llevar por concillarse crédito con los que nos envidian y que quisieran deprimir nuestra gloria entraremos a advertir brevemente lo que en la Historia Natural nos pareciese digno de mayor prevención. Son muchas las partes que contiene esta ciencia. Dilata sus términos hasta donde la vista extiende los suyos, casi se hace imposible comprenderlo todo, siendo las más veces imperfectas las indagaciones que se juzgan más seguras. Tocaremos en este preliminar las que considerásemos más útiles a la curiosidad física. Es pues una de las primeras la fisiología del aire. No quiero que sea en toda su extensión, bastáranos descubrirle su naturaleza en la variedad de climas que observamos. Lo demás de cualidades, propiedades, usos y efectos, etc. toca a los médicos su indagación. Parecerá esto inútil, pero si bien se contempla es una de las observaciones de mayor importancia a que un docto viajero debe aplicar las fuerzas de su espíritu. Muchas tierras serían en nuestros países inhabitables, si la intemperie de un día no se corrigiese con la destemplanza de otro. De manera que en algunas partes, no guardando el tiempo casi estación segura, el mismo desorden de los tiempos le equilibra las malignas impresiones que debían provenir a los sublunares de tan repetidas mutaciones. Ocasionan estas a los sólidos y fluidos movimientos oscilatorios. Mientras fuese su descuaderno más notable y frecuente serán sus efectos más considerables en los nervios y espíritus.

377. Para juzgar pues, por el aire la sanidad de un lugar, es el examen del agua el que proporciona el conocimiento del clima. Cuando ella no participa de las substancias minerales sobre que pasa es prueba suficiente de que la tierra está libre de toda infección y que se respira un aire de benigna naturaleza. Esta regla como fundada en la experiencia es la más segura que podemos proponer en la observación de un elemento, que si no es el agente principal de nuestra vida, es la misma vida. Examinada su naturaleza por el gusto de las aguas, se llegará al conocimiento de las tierras que se deben habitar. Un territorio craso y fértil abunda en partículas activas. Expuesto este a un grado considerable de calor, ha de producir necesariamente enfermedades inflamatorias. Las partes montuosas abundan en vapores acuosos que sirviendo de obstáculo a los vientos embarazan su disipación. De aquí no pocas enfermedades a que concurre que las emanaciones de la tierra y exhalaciones de los minerales que oculta, alteran el aire y causan fiebres intermitentes y otros géneros de dolencias. Y como todo esto se experimenta en nuestros países, se debe tener muy presente a ocasiones de viajarlos.

388. Esto que he apuntado es muy útil en lo físico. Hay en lo político y civil un descuido que no causa menos perjuicios que la desigualdad de temperamentos. Es este el poco cultivo que se hace de la agrimensura. Tan necesarias son sus reglas que sin ellas todo sería entre las gentes una discordia de linderos. En ninguna parte del mundo más que en nuestra América se reconoce su necesidad. Más armonía y civilidad se guardaría entre nosotros si la dimensión de los terrenos la reglásemos por los dogmas de esta ciencia. Por falta de ella se ven muchas tierras sin la propiedad de su pertenencia, disputándose hasta ahora los términos de la jurisdicción. En los principios causó esto estragos tan fatales que si se recorren las historias apenas se hallará palmo de tierra que no haya su posesión costado mucha sangre, a causa de pretender cada uno el mejor lugar en el terreno. Todo esto más provenía de la ignorancia que de la ambición. No es esta tan ciega ni tirana que no sepa ceder cuando se le convence con la luz de la razón. Si entonces se hubiera seguido la práctica de las reglas que previene arte tan seguro, hubieran terminado aquellas contiendas acabándose también litigios tan sangrientos. Pero en aquel tiempo era esta ciencia casi desconocida a los primeros pobladores. Decidía la espada lo que la ignorancia no podía conciliar. Como una y otra precipitan al estrago, se arruinaban terreno y poseedor, viéndose hasta hoy sin edificios muchos solares y no pocas tierras sin cultivo, que bajo las leyes de esta ciencia serían el ornamento de las poblaciones. Ya hoy, pues, que estamos en un siglo tan ilustrado en que sobran grandes profesores de la agrimensura, deben cesar estos litigios sujetándolos a las reglas que sabiamente nos proponen y de que han emanado las prudentes leyes y ordenanzas que en esta materia han publicado nuestros católicos Monarcas.

  • 2 Son las minas de exhalaciones mortales.
  • 3 Nota de los editores: en este manuscrito decía “termes”, palabra que ha sido corregida por “termas (...)

399. Esto supuesto, entraremos al primer tomo de nuestras Memorias que es el Reino Mineral. Descubriremos en él los fecundos minerales en todo género de metales, los ocultos fósiles, terribles mefites2, espantosos ignívomos, ruidosas termas3 profundos lagos, bulliciosas vertientes, provechosas sales, estimables piedras, activos venenos, oscuras grutas y todo lo demás que tuviese relación a una exacta noticia del Reino que tratamos. Escribiremos las materias por artículos. Así su asunto será más inteligible. A causa de mayor claridad ilustraremos con unas breves notas geográficas, históricas, políticas y críticas, que en piezas de este carácter suelen las más veces ser el fondo del sentido. En esta obra hemos procurado imitar el genio de los extranjeros que solo trabajan en beneficio de sus soberanos y compatriotas. Quisiera que nuestros españoles americanos movidos de nuestra justa emulación hicieran cada día nuevos descubrimientos que les concillasen el agrado del Monarca y obsequio de las gentes que se interesan en el bien común. Es doloroso que tanta riqueza por falta de economía, o por mejor decir por abundancia de pereza esté abismada en el seno del olvido y que cuando otros velan por ser el ornamento de su patria, los nuestros duerman con menoscabo de la suya. Exclamaríamos aquí, pero huímos de que nos noten digresiones aunque importantes ocasiones se ofrecerán más oportunas. Entonces inspirados de nuevo aliento llevaremos la pluma al objeto que la quisiéramos dirigir.

  • 4 Tiene este nombre corrompido de Beru, río de la costa del Sur, que por los años de 1525 descubrió (...)
  • 5 Por los años de 1557 se halló en una mina un arbolillo de casi una vara. Todo él era de plata virg (...)

4010. Para proceder pues con orden en todo el cuerpo de este libro, trataremos primero así de las muchas minas de plata y oro que trabajaron los antiguos como de las que los nuestros han hallado, o por medio de su industria o contingencias de la casualidad. Las más de estas hasta hoy existen. Algunas se han abandonado. Otras totalmente se han perdido y siendo el Perú4 el centro de estas riquezas, empezaremos por las que en él hallamos registradas desde el principio que las habitaron los españoles, no omitiendo otras poderosas que totalmente hay noticia se hayan trabajado en algún tiempo. En solo este Reino ahora más de siglo y medio se trabajaban doscientos y seis minerales de plata. Se habían registrado dieciocho mil vetas con ciento y veinte mil minas. Esta riqueza está en la tierra, no se ha perdido. Aunque es opinión recibida que se han agotado las minas con la continua saca de metales que se ha hecho en ellas, la experiencia demuestra lo contrario. Pues se sabe y se ve que del mismo modo vegetan que los árboles y plantas5.

  • 6 Está situada la ciudad de Lima los 12 grados, 2 minutos y 31 segundos de latitud austral y su long (...)

41En fin vamos a dar nuestra colección de memorias que será curiosa y no común. Su noticia servirá de instrucción a los nuestros para que se alienten al trabajo de las minas que proponemos o al nuevo descubrimiento de otras. Daremos principio por las provincias sujetas a la jurisdicción de Lima6. Después recorriendo por los demás países, regiones e islas de nuestra América Meridional, descubriremos en sus montes los fecundos senos, así de metales tan preciosos como otros minerales.

4211. Antes de concluir este preliminar debemos prevenir que en las notas históricas que a cada paso ocurren, así en este como en los otros libros, tratamos la realidad de los hechos sin mezclar cosa que tenga aire de fábula o lisonja. Sencillamente referimos los sucesos. Se hacen ellos más visibles o aparecen más adornados con la desnudez de la verdad. Lo que en ellos se hallase de virtud será el heroísmo que buscamos. Lo que se encontrase abominable en el mismo desprecio tendrá su acusación y castigo. No decantamos héroes, ni menos representamos infames. Cada uno por la relación de sus hechos se formará el carácter de su mérito. “Se puede objetar con fundamento (escribe el padre Charlevoix en el Proyecto que está al fin del tomo 6 de su Diario histórico, página 301) a estos últimos siglos una licencia desenfrenada de escribir, más capaz de establecer entre los hombres un verdadero pirronismo en asunto de Historia que de instruir a los que se dan a esta lectura y más propia a rebajar del concepto a los héroes, que han llenado el Nuevo Mundo de lo ilustre de sus hazañas y virtudes por las fábulas que se han mezclado en estos hechos, que procurarles la inmortalidad que se les debe.” Este reparo es de los más justos que se pueden advertir en asunto de historias de nuestras Indias. Casi se ha hecho inevitable su tropiezo. Se ven hechos verdaderos representados como falsos y falsos con toda la apariencia de verdad, sepultándose en el seno del olvido algunos que debieran haber sido el objeto de la memoria y el ejemplo. Y colocándose en el templo de la fama otros que aún no merecían el más simple recuerdo de la historia y la noticia. Por evitar, pues, estos escollos, damos los hechos dejando la sentencia de ellos a los más juiciosos y mejor intencionados. Esto es lo que hemos actuado en nuestras notas históricas. En las críticas a ningún autor vituperamos. Se advierten las equivocaciones o descuidos de cada uno, dándoles el lugar que de justicia se debe a su aplicación y carácter. En las geográficas, guardamos las reglas que más directamente nos llevan al conocimiento de la situación y climas de las tierras que son objeto de nuestra pluma. Para lograr esto hemos consultado los viajeros y geógrafos más doctos que en nuestros días han escrito de aquellos países. En las políticas no ideamos nuevos proyectos, ni maquinamos novedades con arbitrios que siendo más nocivos que importantes, estragan las repúblicas donde se inventan, chupando el mejor jugo que les circula. Decimos sencillamente lo que nos parece que más conduzca al bien de ambas Monarquías e intereses del Soberano. Manifestamos en esto aquel celo que quisiéramos comunicar a todos nuestros compatriotas. En fin, si en el dilatado campo de la obra que emprendemos hubiese algunas expresiones que disuenen a los dogmas católicos, regalías de nuestros católicos monarcas y juicio de los hombres buenos, queremos que se tilden, tachen y borren, teniéndose como ajenas y bastardas de la sana intención que nos dirige. Vale.

Reino mineral

Artículo 1°. Minas de plata

431. En Huaylas, 50 leguas o poco más al nordeste de Lima, entre Jauja y Chinchacocha está el cerro que los indios nombran Colquipocro. Es poderoso este monte. Trabajáronse sus minas de plata en tiempo de los incas. Tiene dos vetas. Una de siete leguas de largo que los españoles llaman la Marquesa. Otra que los naturales dicen Cardahuaca, con 20 varas de ancho. Por los años de 1588 a 8 de noviembre se registró su primera veta. Después se registraron hasta 48. Por los años de 1595 a 5 de noviembre mandó el marqués de Cañete, Virrey de Lima, repartir a esta mina 600 indios para que la trabajasen. Sacóse una grande riqueza. Por ella se le dio el nombre de Nuevo Potosí. Hoy apenas existe esta abundancia a causa de la fertilidad de la tierra, que casi sin trabajo alguno da a sus naturales lo necesario a la vida humana, sin buscar en sus senos otros medios para fomentarla. De manera que aquella riqueza está como sepultada hasta que otros nuevos arbitrios descubriéndola hagan que circule con la misma fuerza que en su principio.

  • 7 Dista 40 leguas al este de Lima.
  • 8 Por los años de 1533 se fundó esta capital de Jauja, después se mudó al Pueblo de San Gallan 32 le (...)
  • 9 Nota de los editores: parece referirse a Suitucancha, cerros ubicados entre Huarochirí y Yauyos.
  • 10 30 leguas al norte de Huamanga, ciudad que por los años de 1539 edificó Francisco Pizarra. Los esp (...)

442. En Jauja7, donde la primera vez se hizo la fundación de Lima8, esto es de la capital del Perú, está el famoso cerro que los indios llaman Suita Cancha9, que quiere decir granos de plata. Al principio que se trabajaron las minas de este monte, se sacaron de ellas piedras de plata blanca, que los mineros denominan machacada. No son menos ilustres las minas de Huarochirí, Canta, Huánuco, Yauyos, Cajatambo, Tarma, Conchucos y Huamalies. La mayor distancia entre ellas es de 80 leguas y la menor de seis. Las de Castrovirreyna, ocho leguas al occidente de Huamanga, han sido poderosas. Dióseles aquel nombre del apellido de doña Teresa de Castro, mujer del Virrey marqués de Cañete al tiempo de su descubrimiento. Sus mineros no pagaban quintos de derechos al real erario, sino diezmos. Cada año contribuían según Juan Laet noventa barras, que son 900.000 pesos de gruesa. En estos minerales se deben incluir los de Chocolococha, siendo sus vecinos los de Julcani en términos de Huancavelica10, los de Pallaccarana en Parinacochas, los de Huanta y Lucanas, muy ricos y abundantes.

  • 11 Nota de los editores: parece referirse a Azángaro.
  • 12 Esta ciudad fue corte de los Emperadores Incas. Fundóla por los años de 1125 Manco Cápac el primer (...)
  • 13 30 leguas al nordeste de Arequipa, ciudad que hizo fundar Francisco Pizarra por los años de 1539 e (...)

453. En Vilcabamba escribe el citado Laet que todos los años se fundían 50 barras, no siendo sus minerales de los más copiosos que se trabajaban en nuestro Perú. Asimismo son abundantes de este metal las minas de Catabamba, Aymaraes, Chumbivilcas, Lampa, Tinta, donde está la célebre y poderosa mina, que llaman Condoroma y Alsangro11 provincias de la diócesis de Cuzco12 y la mayor distancia entre ellas es de 50 leguas al sur. En el pueblo de Caylloma13 que es de los Collaguas importaban los reales derechos una grande suma. Por los años de 1634, según el señor Pinelo, llegaron sus quintos a 130.000 pesos que hacen de gruesa 650.000, siendo de parecer el citado autor que pagándose el diezmo de la plata, sería el todo que anualmente se sacaba de aquellas minas un millón y 300.000 pesos. En esta misma jurisdicción se trabajaban los minerales de Camaná y Condesuyos.

  • 14 70 leguas al occidente de la ciudad de La Plata.

464. En Tuno que es población de la provincia de Carangas14, se han trabajado minas de grande fama. Allí se descubrió la que tiene el nombre de la mina de los Pobres. El licenciado Barba cuenta el suceso que pasó así: “A la novedad de la opulencia de aquel lugar y riqueza de sus metales ocurrieron muchos y como no hubiese en las vetas descubiertas lugar para que todos lograsen el beneficio, confirieron algunos entre sí el modo de adquirir el hallazgo, que ya les parecía imposible en aquella tierra. Uno más confiado en la Providencia dando un golpe de pie en la tierra descubrió a la explosión de él, una piedra que era toda de plata blanca. Siguieron la veta y descubrieron la mina que como he dicho se llama de los Pobres y se hicieron ricos.” Esto no lo sé de otro autor que del citado, a quien también copia en esta parte el señor Pinelo.

  • 15 70 leguas al noroeste de la ciudad de La Plata.

475. Oruro, que es una villa de la provincia de Paria15, tiene labores de minas poderosas que trabajaban los indios en tiempo de sus incas. A tres de estas que estaban descubiertas en los principales cerros las llamaron los españoles la de Pie de gallo, la Flamenca y San Cristóbal, con cuyos nombres hasta hoy se conocen. En tiempo del virrey don Francisco de Toledo empezaron los nuestros a continuar las labores, que habían principiado los indios. Pero por tener cerca de estas las de Berenguela, Garci-Mendoza, las Salinas y otras, no se dedicaron en el principio a la extracción de los metales con aquel empeño que pedía su riqueza dividiendo el trabajo en estas últimas, las que descaeciendo con el tiempo fueron abandonadas y todos sus trabajadores aplicando las fuerzas a las de Oruro, formaron allí una población numerosa. Para cuya subsistencia por los años de 1607 se despachó real cédula en que se le daba a este lugar el nombre de la villa de San Felipe de Austria, de que hoy goza, concediéndose muchos privilegios a sus mineros, vecinos y naturales. Desde su nuevo descubrimiento hasta el año de 1619 que el señor Pinelo fue corregidor de aquella villa y alcalde mayor de sus minas, se habían quintado todos los años 1.200 barras. Bajó entonces la saca. Después subió. Ya hoy es tanta la riqueza que se extrae de ellas, aunque son de las más fecundas las de Poopó, 12 leguas de la villa. Estas minas en opinión del licenciado Barba han hecho justa competencia a las poderosas del Potosí, de donde distan 45 leguas, si no son ya las del mismo Potosí continuadas en igual distancia por los senos de la tierra.

  • 16 12 leguas al sudoeste de la ciudad de La Paz, a 20 de octubre de 1548 fundó Alonso de Mendoza en u (...)

486. No lejos de Oruro, en la provincia de los Pacajes16 se han descubierto varias vetas, que se trabajan con alguna utilidad de sus mineros. En Berenguela, tres leguas del pueblo de Sacaca se hallaron unas bolsas de aquel metal, que llaman plata machacada. Pero duraron poco estos hallazgos, dando en agua sus minas. A dos leguas de distancia está Coque Peña, que son unos minerales de los más poderosos en tiempo de los incas. Siguense luego Avicaya, Sicasica, la Hoya, Chayanta, Maucha y Aullata, que es monte poderosísimo, donde casi se corta la plata a cincel. Suele inundarse este mineral por ser la tierra muy porosa. Para trabajarlo se ha formado hoy una compañía y se disputa en el Consejo la continuación de sus labores entre los interesados, el cura de Chayanta y el anexo de Aullata. Las vetas de estas minas asegura el señor Pinelo que hallándose en Oruro dieron en bolsas de plata tan blanca y pura que hubo quintal de metal que vendía 400 pesos. También son de los Pacajes las minas de Paco Cava, Tiahuanaco, San Juan y Tampaya; en esta misma diócesis del obispado de La Paz están las abundantes minas de Paucarcolla entre las que es famosa la de Laicacota. Cortábase en ella la plata a cincel, pagándose como dicen, diariamente de quintos al Rey una barra ensayada. Poséyola José de Salcedo, cuyos descendientes son los marqueses de Villa Rica en el Perú. Por los años de 1671, a causa de sosegar ciertas revoluciones de que injustamente lo harían causa, habiéndole mandado ahorcar en la Plaza Mayor de Lima el virrey conde de Lemos, se llenó la mina de agua, acabándose con su poseedor riqueza tan considerable y útil al Monarca.

497. Es opinión muy vulgarizada que en los montes de Llulloma y Caquingora se ocultan poderosas minas de plata. Así parece que lo han dado a entender las piedras que se han cortado en ellas para los cimientos y fábricas de casas que como escribe el citado autor, se han hallado muchas veces tachonadas de este metal, sin haberse hasta ahora descubierto el origen de este fenómeno. En los Carangas las minas de Turco dieron unas bolsas de plata, que eran como madejas que la naturaleza había criado de este metal convertido en hilos blancos y resplandecientes. El señor Pinelo los vio y yo he visto otros en cuyos intersticios se descubría la piedra como devanador de estos hilos.

  • 17 35 leguas al sudoeste de la ciudad de La Plata.
  • 18 Asiento significa lugar. Es nombre inferior al de villa, y superior al de pueblo.
  • 19 Se trata de su remedio en el artículo 18.
  • 20 Encomiendas eran unas reparticiones que se hacían de los indios, llamándose encomenderos los que t (...)

508. En la provincia de los Lipes17 se sacan grandes gruesas de plata de sus minas. La casualidad descubrió allí la de Acochala, donde formó un asiento18 de minas, que hasta hoy dura con reputación. Con un tiro de fusil derribó un minero una vizcacha que es una especie de liebre, de que se tratará en el Reino Animal. Al hacerse de su caza, la halló tendida sobre un farellón de metal de plata. Registró la mina y le puso al cerro el nombre de La Candelaria. En este asiento se descubre un monte muy alto y poderoso en metales, cuya extracción se ha imposibilitado a causa de sus exhalaciones que son mortales19. De ellas no solo ha sobrevenido la muerte de algunos hombres sino que también perecen las aves y animales que se acercan y vuelan en sus contornos. Pasados algunos años se pensó que el aire ya habría purificado sus perniciosas y fatales cualidades. Pero arriesgándose dos indios perecieron como los primeros. Esto ha motivado su total abandono, como asimismo el de otro socavón que se hizo en el mismo cerro en la veta que llaman de los Gallegos donde descubriéndose un grande foso o abismo, enviaba con espantoso ruido iguales exhalaciones. A distancia de cinco leguas de Oslloque se descubrieron las minas de Sacacha donde se fundaron los asientos de Santa Isabel, la Trinidad, el Esmoruro, el Bonete, Janquegua, Abilcha, Montes Claros y otros minerales que han dado grandes riquezas. En estos asientos no se ha podido averiguar dónde está la boca de una mina poderosa que llaman de los Encomenderos. Dieron a ella el nombre de dos hermanos que tenían el apellido de Tapia. A estos los hicieron ricos unos indios lipes que se les señalaron en encomiendas20. Restituidos ellos a España con riqueza muy conocida y apartados los indios del asiento, quedó la memoria del hecho confundida entre la oscuridad de su origen, que hasta hoy se busca sin la felicidad de encontrarle. Yo creo que ni los mismos Tapias lo supieron y por eso no trascendió a los nuestros la realidad de la noticia.

  • 21 25 leguas al sur de la ciudad de La Plata.

519. En la provincia de los Chicas21 o Tarija que es fecundísima en metales, se han establecido los asientos de San Vicente, Tatasi, Monserrate y Esmoraca, Taina, Ibina, Chorolque, las dos Chacayas, la vieja y la nueva. De estas minas el señor Pinelo dice lo siguiente: “corre por allí la serranía de tan admirable vista y llena de minerales varios que aun a los que no entienden de su conocimiento y especulación muestra que encierra muchos, como lo puedo afirmar de dos veces que atravesé por ella y vi sus quebradas y cerros tajados por Toropalca y Cotagaita, listados de tan diversos colores y divididos en vetas tan distintas, ya verdes, ya rojas, ya amarillas, ya azules, que sin mucho discurso se deja entender que derramó en ellos la naturaleza variedad grande de metales.” De los de plata, escribe Cieza de León que es tanta la abundancia que si correspondiese la aplicación del trabajo a la fecundidad de ellos, se extraerían del mismo modo que se saca el yerro de Vizcaya. Barba los llama enseñanza y asiento de mineros continuando la expresión siguiente: “Después de treinta años que con muy poca ley se han seguido sus vetas, dan en la soberbia riqueza que hemos visto muchos y oído todos en este Reino.” Pero ya hoy juzgo que nuestro siglo ha tenido todo el efecto, la nota que hizo en el suyo el referido Cieza de la poca diligencia de los nuestros, o por mejor decir, inacción en trabajar así estas como otras poderosas minas, que se lloran perdidas y abandonadas.

  • 22 Fúndola en un pueblo del mismo nombre Pedro Anzures por los años de 1539.
  • 23 Era el principal el Tanca Tanca. Representabanlo con tres caras o cabezas, que eso significa Tanca (...)

5210. La provincia de los Charcas es la más poderosa y fecunda de metales de plata que se conoce en el Perú. Desde el tiempo de los incas se trabajaban en ella muchas minas que los españoles a su entrada hallaron descubiertas, siendo común tradición que de ellas se habían extraído las riquezas que en sus tesoros guardaban sus antiguos soberanos. Hacia el poniente de esta provincia está la ciudad de Chuquisaca22. Se descubren en sus contornos unos grandes montes, que ocultan en sus senos las minas de Piquiza, Malmiza, Maragua, Aquillane, Chabaoro, Tinic, Apoquiquijana, Sonate, Choquechambi. Tienen estos dos últimos cerros a los lados a Vliuli y Quichane y más adelante Coyacamane. En ellos habían construido los indios en tiempo de su gentilidad varios adoratorios a sus ídolos23, que representaban en figuras de piedra, plata y oro.

  • 24 Es la villa más considerable de todo el Perú. Dista de la ciudad de La Plata 50 leguas al sudeste (...)

5311. Los asientos que hoy tienen labores en esta provincia son el Yaco, San Pedro de Buenavista, Malcocota, Cayanta, Paccha y Tabaruco. En los Quillacas que distan veinte y cuatro leguas de Potosí están Añarcaguar, Chiarqui, Calabana, Titiaca y Capayara. Estos son como cerros que ocultan vetas de plata muy fecundas. Los cuatro primeros forman como muros o cuatro ángulos paralelos al pueblo de Challapata. Y el uno no está lejos de los términos de Condo Condo. A distancia de 16 leguas de Potosí, camino de Cochabamba24 se descubren las famosas minas de Chipave y a cuatro las de Chapi. La riqueza de estas minas aún no se ha descubierto del todo. El señor Pinelo, haciendo memoria de ella, dice lo siguiente: “Ha costado su busca vidas de indios, que se han muerto con sus propias manos por no manifestarlas.” El asiento de Pocro o Porco dista de Potosí siete leguas. La plata que han producido sus minas ha sido la más fina de todo el Perú. Los incas tenían en ellas muchas labores que fueron las primeras que al principio de su descubrimiento trabajaron los españoles. Y afirma Felipe de Pomanes que de sola la mina del Rey que fue una de las principales, se sacaron más de 100 millones, de cuyo beneficio gozaron los segundos poseedores de este Imperio. Ya hoy han dado en agua estas poderosas minas. Pero si la industria de los nuestros estuviese más despierta, quizá se desaguarían volviendo la riqueza a la abundancia de su principio.

  • 25 Habla de los indios collas.

5412. El Potosí es uno de los más poderosos montes que hasta hoy ha conocido el mundo. Los naturales le llaman Potocchi que significa cosa grande. Está en la provincia de los Charcas 18 leguas de la ciudad de La Plata, a los 24 grados y 20 minutos de latitud austral, dentro de los trópicos y tórrida zona. Su figura es cónica. Su color de un rojo oscuro. Por la parte oriental tiene desde la falda a la cumbre 1624 varas. Por la occidental 1202. Por el norte 1420 y por el sur, que es menos frecuentada 546. El señor Pinelo, que trae la misma mensura, dice lo siguiente, hablando de ella: “Esta es su propia medida, no la que pone Cevallos, que en ella y la gente que habita su falda y villa, habla con demasiado exceso. Que si bien yo busco noticias peregrinas, no busco las que más lo son, sino las que tengo por más propias y verdaderas. Pues no es alabanza decir de las cosas lo que no son ni tienen, pudiendo con sus precisas calidades darles más infalibles fundamentos.” En su cima hay una pequeña fuente que llaman de los Flamencos. Su agua es la mejor de aquellos contornos. Al otro lado de este manantial está una quebrada que denominan de Santiago. El agua que vierte de ella es aluminosa y tocada con las manos las encoge y arruga causando en ellas el efecto de cerrarlas. Este gran cerro no tiene enlace alguno, ni se comunica con la dilatada cadena de montes que conocen todos con el nombre de Cordillera de los Andes. Separó la naturaleza de toda vecindad de sierras colocándolo en lo más alto del Perú. Le miran por uno y otro lado Caricari y Tolosi, montes que le sirven como tributarios a su grandeza. Entre los pequeños collados que se le acercan se levanta uno que llaman los indios Guamac Potosí, que es lo mismo que decir Potosí el mozo y su falda si no es una misma, es común a los dos teniendo por la parte más cerca a las laderas cinco millas de circuito. Por su hermosura y grandeza le veneraban los indios como a una de sus mentidas deidades o falsos ídolos, no ignorando la riqueza que ocultaba en sus senos, sobre que el citado autor se expresa así: “tradición es suya25 que queriendo los de Cachi abrir sus vetas y fundir sus metales, les sobrevino gran mortandad que como bárbara atribuyeron a la osadía de querer tocar en aquel cerro, que por hermoso y singular adoraban o veneraban como a todos los de esta calidad y que con esto desistieron del intento. Y el Inca informado del suceso lo mandó así.” Esta es tradición muy recibida entre los indios del Perú. Hasta hoy se propaga su noticia. No dudo de los secretos de la Providencia que tendría destinados aquellos tesoros para los que han sabido hacer mejores usos de ellos, afirmando fray Jerónimo Román, Luis Capoche, fray Basilio Ponce y el señor Solórzano que al tiempo de querer los indios romper las venas de este monte y descubrir la riqueza que le circula, oyeron en el aire unas voces que decían: “estas riquezas están reservadas para otros que saben hacer mejores sacrificios”, con lo que intimidados los indios desistieron de la empresa, dejando el monte sin tocar. Puede haber esto así pasado. Yo no lo afirmo. Créase a los autores que alego, si merecen alguna fe en el suceso que refieren, si no es que la lisonja ha querido tener parte en la verdad del descubrimiento, por que se mezcle algún aire de fábula en hechos verdaderos.

  • 26 Habla de Huallpa.

5513. Descubrió pues la contingencia este monte de riquezas. Casualmente un indio llamado Huallapa, chumbivilca de nación, siguió un venado o vicuña que amparándose de su cima hizo vana la persecución. El indio empeñado en lo más alto del monte para asegurarse en la subida hizo fuerza de una maleza, que arrancada de raíz, le descubrió el tesoro que ocultaba. Esto lo refiere el cronista Herrera. Pero los mineros del asiento de Porco, siete leguas de Potosí y los primeros que le poblaron, han dejado en sucesiva tradición la noticia de este hallazgo del modo que se sigue: un indio que es el mismo Huallpa conducía por las faldas de este monte una tropa de vicuñas a tiempo que la noche no le permitió con su oscuridad seguir más adelante. Descargó allí los animales que ató a unos pequeños espinos. Por la mañana vio que uno de ellos habiendo arrancado el vegetal en que se había asegurado, descubrió entre la tierra que abrigaba sus raíces la principal de las vetas de este cerro. Reconoció el sitio y juntamente examinó los metales el maestro Calancha que tuvo también la tradición que hasta hoy corre, lo expresa así. Son sus palabras: “Si se ha de dar crédito a los que se hallaron en Porco y a muchos que luego se avecindaron en Potosí y es como lo platican los antiguos, sucedió que haciendo noche con unos carneros de la tierra este indio26, los ató en unos espinosos matorrales y sentándose entre ellos pasó la noche. Y al cargarlos por la mañana se le soltaron algunos y arrancando con la soga aquellos céspedes, divisó metales y conoció la veta.”

5614. Sea pues lo que refiere el cronista o lo que nos comunica la tradición recibida en nuestro Perú, lo cierto es que el referido Huallpa fue el primero descubridor de esta riqueza. Al principio la ocultó, siendo el tiempo de ocho meses el único poseedor de esta grandeza. Beneficiaba ocultamente los metales. Reparó otro indio llamado Huanca la magnificencia con que se trataba Huallpa que era su amigo. Y habiéndole vencido con preguntas que pasaban de importunas, le descubrió el metal y su veta, mas no el modo de su beneficio. El indio Huanca, enfadado de que el amigo le hubiese franqueado el tesoro, suprimiéndole su uso, que era el arte de beneficiarlo, le comunicó el secreto a cierto soldado con el apellido de Villarroel, que era minero en Porco. Este al punto pasó a Potosí. Reconoció la mina e hizo transportar a las suyas porción de metales, que habiendo beneficiado sacó de ellos grande cantidad de plata. Llegó la noticia de este nuevo y poderoso descubrimiento a la ciudad de La Plata. Gobernaba entonces aquel lugar en calidad de justicia mayor Diego Centeno. Este envió 75 españoles que fueron los primeros que fundaron y poblaron la que hoy se llama villa Imperial de Potosí, habiéndose hecho el primer registro de sus minas en el asiento del Porco a 21 de abril de 1545. Tiene esta villa casi dos leguas de circuito con más de 100.000 habitadores entre españoles, mestizos e indios y pasando el número de estos de 50.000. Es tan seca y eriaza que en el espacio de cuatro leguas apenas produce planta ni maleza alguna, si no es aquellas que nacen a las faldas de las grandes cordilleras, siendo este país de las punas más frígidas que se experimentan en todo el Perú.

5715. A los cuatro meses del feliz descubrimiento de este poderoso cerro se habían registrado las cuatro de sus principales vetas, entre las que se descubrió la que con justicia mereció el nombre de Veta Rica. De ella, tratando el citado señor Pinelo dice así: “Estaba tan crecida y fecunda que subía el metal más de una lanza sobre la tierra en forma de una cresta de 300 pies de largo y trece de ancho y se coligió haber quedado así desde el diluvio, cuyas aguas (si no fueron las ordinarias de muchos años) le robaron la tierra que le vestía y la dejaron descubierta. Y era su metal tan rico que de cada quintal se sacaba medio de plata y tan plomoso que es lo que le hace más acendrado, que se trababan las barretas al cavarle y con esta riqueza corrió hasta los 70 estados en que comenzó a descaecer.” Ella atraviesa el cerro de norte a sur. Este rumbo se ha observado que siguen comúnmente las vetas de esta naturaleza, con alguna declinación hacia el poniente. Después de las cuatro vetas principales se registraron otras, que como ramas nacían de aquellos troncos. Por los años de 1582, habiendo el licenciado Diego de Zúñiga, oidor de Lima hecho visita general de las labores que tenía este cerro, halló registradas 89 vetas y a los tres años siguientes 40 que hacen 129 vetas las que en su principio se descubrieron y trabajaron en este cerro.

  • 27 Soroche en lengua quechua, según Acosta, Garcilaso, Herrera y Solórzano significa cosa que hace de (...)

5816. Son muchos y varios los metales que se han reconocido en este monte; distínguense por los colores y el más o menos provecho que resulta de su beneficio con la calidad y naturaleza de ellos. Los que dejan mayor utilidad a sus beneficiadores son el Paco y Negrillo. Paco en lengua quechua significa rojo o bermejo. Este ha sido el metal que ha demostrado la experiencia ser el más noble de todos los que se han arrancado de aquel poderoso seno. Su riqueza es efectiva y su docilidad al trabajo casi de ningún costo. El Negrillo es metal fuerte y duro. Está mezclado por lo común de otros minerales que dificultan su beneficio, así por fundición como por azogue. El metal que llaman tacana de ordinario es negro. Encuéntrase también pardo y ceniciento. El que tiene el nombre de plomo es casi todo plata. Suele ser negro, pardo, ceniciento, verde, blanco y de color de bermellón muy fino. Cuando tira a naranjado le llaman los indios suco. El Soroche27 es una especie de negrillo que por abundar más de plomo se derrite con facilidad. Cochico es un metal parecido al rosicler, con la diferencia que no imprime su color con la perfección que este lo da. Rosicler es el metal más rico, que se conoce bajo las apariencias de piedra si se sabe distinguir. Es él luciente y quebradizo, deja un color de carmesí muy vivo a cualquiera cosa que lo muela. Polvorilla no es otra cosa que la tacana que ha adquirido aquella crecencia y madurez que pide la natural de los metales, que tienen su tiempo y sazón como los frutos. Machacado es el metal más poderoso que crían los senos de la tierra. En él se descubre la plata en hilos, puntas o pedazos de varias figuras. Todos los demás ocultan y disfrazan de tal modo la riqueza que menos de no tener una grande práctica de minas, difícilmente la descubrirán, abandonándose muchos poderosos criaderos de este metal a causa del poco estudio que hasta ahora se ha impendido en esta facultad, sobrándoles a los otros colegios y academias en que se instruyen los que han de servir en los ministerios correspondientes.

5917. Al principio que los españoles trabajaron estas minas solo extraían los metales que consideraban de mayor riqueza, beneficiándolos por medio de la fundición que hacían en unos hornos, donde ardía el fuego al impulso del viento que con unos fuelles artificiosamente le movían. Después, los indios les enseñaron el modo que ellos tenían de tiempo inmemorial para fundir los metales. Esto lo hacían con unos hornos que llamaban guayras. Ellos eran de barro de una vara de alto, casi cuadrada, abiertas por arriba cuatro ventanillas a los lados y el fondo más estrecho que la cima. Dentro depositaban el metal bastantemente humedecido e incorporado con otros que facilitasen su fundición. Después llenaban aquellas máquinas de materia combustible que empezaba a arder a medida que le soplaba el viento natural. Y como éste es más fresco, parejo y continuo que el que agita el artificio, salía la plata más acendrada que la que se beneficiaba por medio del viento artificial conmovido de los fuelles. Se continuó este modo de beneficio de manera que se veían todas las noches por las alturas de aquel cerro y sus pizarrales más de 15.000 hornillos. Eran, dice el señor Pinelo, otras tantas luminarias que celebraban las fiestas de su inmensa riqueza. Pero como para este beneficio debe ser el metal muy rico, porque si es más la tierra que la plata la consume el fuego, no siendo posible a su actividad formar la unión de sus partículas tan separadas, empezó a escasear su riqueza por los años de 1566. Entonces cesaron las guayras y las que eran antes 15.000 apenas llegaban ya a 200. Los indios dieron a estos hornos el nombre de guayras de guayna que en su lengua significa viento y como por medio de este que aviva el fuego se hacía la operación en el beneficio del metal, llamaron a estas máquinas con el mismo nombre que al viento.

6018. Con este motivo buscaron nuevos modos de beneficiar la plata de este cerro. Se sabía ya que en la Nueva España se había introducido el azogue y que habiéndose hecho allí los experimentos, correspondió el beneficio con ventajas sobre él de la fundición. Inténtose acá de orden del marqués de Cañete, Virrey de Lima practicar lo mismo, pero fue con desigualdad en el suceso, a causa de los nuestros que no quisieron por entonces desnudarse de las primeras preocupaciones, haciendo inútil el benéfico del azogue al metal de Potosí. En esta cuestión estaban los mineros del Perú cuando el Virrey don Francisco de Toledo mandó en el Cuzco repetir en su presencia el beneficio de que en otro tiempo se había burlado la experiencia.

61Logróse el efecto que desengañó a los que habían concebido su inutilidad. Desde entonces que fue por los años de 1572 empezaron con grande empeño a correr las labores y nuevos descubrimientos así de las vetas de este cerro, como de otros muchos del Perú, siendo el primer descubridor e inventor de este secreto, ignorado de los antiguos, Bartolomé de Medina, que pasó de España a México por los años de 1554, como consta de una real cédula de 29 de marzo de 1565 en que se refiere que pedía por este servicio hecho a la Corona 12.000 ducados de renta y solo se le concedió el privilegio de que ninguno sin preceder su licencia pudiese por tiempo de seis años [usar] de su nuevo beneficio.

  • 28 Son las máquinas en que se muelen los metales y también las oficinas en que se benefician.

6219. Pero como para lograr el mejor efecto de su práctica era preciso reducir el metal a polvo muy menudo, lo que no era necesario en el uso de las guayras se dispusieron varias máquinas con que disponer los metales. Entre ellas fueron las más útiles las que se movían con agua, que prevaleciendo a todas hasta hoy se practican. Deben su duración a unas quebradas, media legua al sur de esta villa. Allí las ciñeron de muros de piedra con 300 varas de largo y 10 de grueso, formando en ellas siete lagunas como quiere Luis Capoche, o cinco como refiere Calancha. Tienen ellas más de 1.800 varas de circuito y casi ocho varas de fondo, con sus compuertas de madera por donde les entra el agua cuando llueve y les sale a las ocasiones de sus usos. Esta grande obra se hizo a expensas del real erario, pasando su costo de cinco millones de pesos con los reparos que hasta el año de 1650 se habían ofrecido en ellas. Los estanques o cajones en que se recogen las aguas gozan de tanta elevación que haciéndose cargo de ella el citado señor Pinelo dice lo siguiente: “Se debe reparar que quedaron estas lagunas tan altas que siendo necesario para cada ingenio treinta pies de herido y caída la hay en su distancia para más de 70, que llaman los de la rivera, siguiéndose unos a otros y moliendo todos con sola una agua.” Por los años de 1626 reventando una laguna de estas, destruyó 30 ingenios28 y una parte considerable de la población con más de 300 personas que pereciendo entre las aguas fueron despojo de aquella reventazón.

6320. Para mezclar el azogue con el metal molido, se cuela por un lienzo grueso. Entonces se destila a manera de un pequeño rocío y a proporción que va goteando, se revuelve toda la masa. En esto no hay regla ni medida. La naturaleza del metal es todo el gobierno que se sigue en la distribución del azogue. Si el metal corresponde a tres onzas por quintal, le bastan seis o siete libras de azogue para su beneficio. Así se varían las ocasiones en contemplación a su producto. Suele haber alguno tan subido que no se rinde al beneficio menos que no sean iguales las porciones de manera que es necesario poner a quintal de metal, quintal de azogue. También hay algunos metales que sin la mezcla de otros no logra de su beneficio la perfección que se busca en ellos. Por esta experiencia que se tiene bien demostrada en aquellos minerales, los unen a los que son de esta naturaleza con el cobre, plomo, estaño y otros ingredientes, además de añadir a cada 50 quintales del metal hecho polvo cinco de sal. Todos estos cuerpos heterogéneos, interponiéndose entre los de la plata y el azogue, embarazan su unión, hasta que el metal que se beneficia se purifique de las impuridades uniéndose limpio al espíritu que le recoge.

6421. Ponderando el citado señor Pinelo la grande prolijidad que se debe gastar en el beneficio de la plata dice así: “Después de muchas operaciones y martirios que padecen el metal y los que le benefician, sale hecha la mezcla y unión del azogue y la plata en lo que llaman pella, que es de las cosas hermosas que se pueden ver, por ser la plata en átomos o granos como limaduras y el azogue abrazándola, que le comunica su resplandor, no su viveza. Exprímese en paños gruesos, con que se saca gran parte y de la pella que queda es plata la sexta parte y azogue las cinco.” Para sacar el azogue a la plata que está ya recogida como en una masa, se mete en ciertos moldes, que puestos al fuego destila de ellos el azogue convertido en humo, que desunido del cuerpo del metal por infrigidación del aire, vuelve a tomar su primera forma, dejando a la plata de la ley más subida. La plata de esta naturaleza llaman de piña por representar con su masa un fruto de esta figura que es cónico o piramidal por lo común. Su peso ordinariamente es de 20 libras. Tres de ella componen una barra. Yo las he visto de dos arrobas y más. También componen otras figuras que llaman pebeteros. Estas no pasan de ocho onzas, teniendo las de menos peso cuatro. Suele haber en ellas algún engaño por la mezcla de yeso y otras drogas con que adulteran la masa. Esto el fuego lo declara, convirtiendo en escorias las impuridades y sofisterías de la mezcla.

6522. El metal que consume menos azogue facilita más la elaboración de su mina. Siempre se pierde alguno o desvanecido en vapor muy sutil o encarcerándose en otros cuerpos. Cuando se consume más de lo necesario, no repara el producto de la plata las mermas del azogue que vale en Potosí la libra de él a nueve reales de nuestra moneda de Indias. Por esto no se trabajan muchas minas, aunque se conozca su riqueza. Los metales que están mezclados de caparrosa apenas vuelven la mitad el azogue que se les mezcla, lo que tiene imposibilitado su beneficio. Y si no toman otras medidas que sin tanta perdida de azogue faciliten su beneficio, se habrán de abandonar las minas de esta naturaleza. “Si el rendimiento de la plata, dice el señor Pinelo, no salva este daño, no se puede labrar la mina.” El doctor Juan de Cárdenas atribuye esta pérdida al fuego y calor del sol, que desvanecen en humo sus partes más sutiles. Para la proporción del consumido, que es toda la dificultad que hasta ahora se cuestiona dice: “Que como una causa natural, siendo de una misma facultad y en un mismo sujeto, siempre produce el mismo efecto, siendo el calor siempre uno y obrando siempre el azogue, es forzoso que sea uno el efecto.” Esta es una suposición que cuando no sea del todo falsa padecen muy grandes dificultades que no son ahora de nuestro asunto el resolverlas. En Potosí, escribe el citado señor Pinelo, se entiende que el metal que acude a tres onzas por quintal tiene una libra de consumido; el de cuatro, libra y media; el de cinco y seis, a dos libras y el muy rico, a diez y a doce. De que se conoce que aunque no sea de tanto por tanto, hay alguna proporción entre la plata que se saca y el azogue que se pierde y en excediendo de ella, como es más la costa que el interés, no se puede beneficiar.

6623. Introducido en el Perú el uso del azogue se consideró generalmente por el único restaurador de la decadencia de sus minas, que cada día se imposibilitaban más al beneficio. Para que fuese común en todas las minas, se hicieron ordenanzas que recibidas como ley se guardaron inviolables, así en los descubrimientos, elaboración y nuevo beneficio de las minas. Estableciólas don Francisco de Toledo, Virrey de Lima, añadíolas don Luis de Velasco que con igual carácter mandó el Perú. Después hasta nuestros tiempos se han acrecentado con muchas provisiones del Gobierno. Hasta el tiempo que se prescribieron las ordenanzas había sido arbitrario el trabajo de los mingas, esto es, de los indios que voluntariamente buscaban su jornal. Y como los metales eran fecundos y ricos, ocurrían muchos a la extracción de ellos. Pero luego que bajó su riqueza y creció el trabajo, apenas se hallaba un indio que quisiese trabajarlas. Para remediar este inconveniente, que era de los mayores, hizo el virrey don Francisco de Toledo tres repartimientos de indios para Potosí. El primero que fue a 10 de octubre de 1575 no se actuó con la inteligencia necesaria, ni se tomaron aquellas medidas que pedía una determinación de más peso y gravedad que la que al principio se pensó. El segundo se hizo a 6 de agosto de 1578. En este se repartieron 1.430 indios para las minas y para los ingenios 1.308 y otros 1.000 de reemplazo. El tercer repartimiento tuvo más acertada conducta en la distribución de los indios. Repartieron 4.600 con esta orden: para las minas 1.128, para los ingenios 3.050, para el beneficio de lamas y relaves 222 y 200, para que se alquilasen a su voluntad. Estos 4.600 indios se llamaban de mita ordinaria. Minata en lengua quechua es lo mismo que en español vez. Con esto se quiso dar a entender que los indios debían guardar turno alternándose unos a otros en el trabajo de las minas. Para esto se juntaban en Potosí 13.800 que sirviendo el tercio de ellos a medida que les llegaba su mita o vez, se remudaban cada cuatro meses, dividiendo también el año en tercios que llamaron mita gruesa.

6724. Para el más exacto cumplimiento de estas mitas que el señor Solórzano llama tandas, se sacaban de las provincias y poblaciones más cercanas al Potosí a 20 indios por 100. De las más apartadas a 13. Todos o los más virreyes han formado nuevos repartimientos, según les parecía más acertada la distribución y reglamento de las mitas. Se sigue hoy como ejemplo feliz de la más reglada conducta en este asunto la comisión que el conde de Chinchón fio al cuidado y celo del licenciado Carvajal del Consejo de Indias que visitaba entonces la Audiencia de La Plata. Repartió este consejero 4.118 indios a que halló reducidos los 4.600 del repartimiento primero. Demás de estos indios que en Potosí llaman de cédula y de los que se reparten a cada minero a proporción del trabajo de sus minas, se ocupan 600 voluntarios en las labores que llaman mingadas. En limpiar el metal y sacarlo de las bocas de las minas 400. Para buscar por el cerro y desmontes algunas piedras de metal, tierras y granzas se ejercitan 1.000 mujeres y muchachos que venden por cargas lo que juntan. En los ingenios demás de los 4.000 de cédula asisten otros tantos mingados. En el beneficio de las lamas hay 3.000 entre indios e indias. Para transportar los metales a los ingenios, que cargan los carneros o vicuñas, trabajan 250 indios, en su conducción a la villa 180. Con más de otros 1.000 que se suceden en este ministerio. Para el acarreo de maderas 5.000 y para el de leña 1.000 y de otra que llaman ocha 500. En la quema de las lamas trabajan 200 y 1.000 en conducir el carbón con 200 que se entretienen en formar las velas de sebo de carnero para alumbrar las labores en las minas. En fin, pasan de 18.000 los indios que están en continuas faenas en este gran cerro de Potosí. En su lugar daremos las noticias que hallásemos más instructivas cerca de las muchas riquezas que dio al principio de su descubrimiento y las que ha dado hasta nuestros tiempos.

  • 29 50 quintales de mineral componen un cajón.
  • 30 Fundó esta villa Diego de Almagro por los años de 1534. Se apoderó de la población que tenían en e (...)

6825. Son también en el Reino de Quito poderosas las minas que se trabajan en Guacaya y Sarapullo, de la jurisdicción de Zitchos en términos de Tacunga, y las de Cayambe, pueblo de Otavalo que está en la cordillera de Cayamburo, y las del cerro que llaman Pichón, vecino a la población de Mira. No es menos fértil en riquezas de esta naturaleza el país de Pallatanga en términos de Riobamba. Sus cerros están sembrados de criaderos de plata y oro. El metal negrillo de estas minas se ensayó en Lima por los años de 1728 y correspondió a 80 marcos por cajón29. La certificación que dio entonces Juan Antonio de la Mota, ensayador mayor, asegura don Antonio Ulloa, que conserva en su poder como testimonio de la riqueza que ocultan aquellos montes en su senos, no siendo menos poderosas las de Alaxi en Cuenca30 que apenas se han tocado y descubierto. Estos minerales con los de las jurisdicciones de Lima, Huamanga, Arequipa y Cuzco, son los que fomentan casi la mayor parte del comercio de nuestra América Meridional entre los españoles de Europa, respecto de no ser tan fácil que la plata que se saca de ellos se extravie como la de otros minerales del centro del Perú y Chile. De manera que si estas minas últimas faltasen, probablemente cesaría el cuño de la real Casa de moneda de Lima, donde ha algunos años que no se sella otra plata que la que se saca de ellas, ni entran a Lima otras barras que las suyas, siendo tan fecundas estas minas que cada día se les descubre nueva riqueza en sus metales, que hacen justo paralelo a los celebrados senos del Potosí y otros minerales de los Charcas.

  • 31 Está a los 6 ½ grados del sur de Lima.
  • 32 Debo advertir que las Gacetas de Lima en noticias de América son las más seguras que se pueden lee (...)

6926. Es asimismo poderoso el mineral nombrado Guantajaya. Está éste en Iquique 40 leguas o poco más al norte de Arica31. Se corta en él la plata a cincel. Son desmedidos los pedazos de este metal que en varias ocasiones se han transportado a Lima de este puesto. Por el año pasado de 1756 se vio en aquella capital un trozo que pesaba 22 quintales y medio de plata. Nos comunica esta noticia la Gaceta de Lima32 de 9 de junio hasta 28 de julio del expresado año y dice así: “El 17 de julio ando en el Callao el navio La Valvanera, que salió de Iquique y entre varios efectos e intereses que condujo no se hace menos recomendable el de un tarazón o pedazo de la veta del mineral nombrado Huanta-Jaya situado en las inmediaciones de dicho puerto, que pesa 46 arrobas casi todo de plata maciza.” Para el trabajo de esta mina se ha formado en Lima cierta compañía de algunos comerciantes. Pero como el viaje es por mar y es necesario transportar víveres y aun agua, se llora aquella imponderable riqueza sin la extracción que se pudiera lograr de ella arbitrándose otros medios.

7027. Fuera de estas minas de caja hay en nuestro Perú otros minerales en que se cría la plata, como las raíces dentro de la tierra. Se ven estos en unos arenales o despoblados de Caranga que corren hacia la costa del Sur y distan 70 leguas al occidente de la ciudad de La Plata. Don Antonio de Ulloa afirma que vio en Lima dos de estas masas. La una con 60 marcos. Y la otra con 125. Tratando de esta maravillosa producción el alegado autor expresa lo siguiente: “Estas papas de plata, o pedazos de ella, son de distinta forma en cuanto al metal que el que se encuentra en las minas. Porque a la vista parece en toda propiedad plata fundida y por tal la juzgará el que no tuviere conocimiento del modo de encontrarse. La plata en ellas forma un cuerpo y las partes térreas quedan superficiales, poco o nada mezcladas con aquella, que es lo que sucede con los metales cuando se funden y se vuelven a dejar enfriar, sin separarles las escorias. Estas o las partes térreas que quedan unidas a la plata tienen un color negro y en todo parecen calcinaciones, con la diferencia de que en unas lo están más que en otras y siendo esto lo mismo que debe suceder cuando la formación de estas papas se haga por fundición del metal, parece que es natural el que suceda así.”

7128. Para la generación de este fenómeno propone dos causas, la una quiere que sea la regeneración de los metales, filtrándose la materia argirífera o espíritu metálico por medio de las arenas y coagulándose en las porciones que llaman papas. La otra hace consistir en los pirofilacios, que estando en continua efervescencia derriten los metales más vecinos. Y estos introducidos por los poros de la tierra se fijan en aquellas masas o figuras irregulares de plata. Pretende satisfacer el citado autor los reparos que se pueden ofrecer de las dos causas que asigna a esta nueva generación metálica. No es de mi asunto entrar en disertaciones sobre que al fin hemos de quedar en las mismas oscuridades que al principio, no siendo bastantes la prudencia y conjetura fundadas solo en razones para desatar lo que únicamente la experiencia puede decidir. Otro que se interese más en la física de los metales que se crían fuera de cajas (si esto puede suceder) como son estas porciones, podrá entrar en discusión tan curiosa y no inútil a la indagación de los más sabios naturalistas.

7229. Ello, si no son ya pedazos arrancados de las minas y cajas del plomo ronco y arrojados a aquellos parajes desde el Diluvio Universal u otras inundaciones inmemoriales. No es imposible semejante producción en unos países donde se argentifican los cadáveres y cabellos y se petrifican las reliquias de las embarcaciones perdidas y árboles enteros con sus frutos. En la fragata nombrada el Jasón, en que yo me conduje del Janeiro a Cádiz por diciembre de 1755 se transportaron algunos fragmentos de troncos de árboles petrificados. Hallaron estos despojos los soldados de la expedición del Paraguay a las orillas del Paraná y otros ríos y aseguraron haber encontrado por los años de 1754 una calavera humana transformada en piedra. Esto trae alguna analogía para la creencia de lo otro. Aunque en mi juicio no basta por ser distintos los medios que la naturaleza actúa en metamorfosis tan extraña. Crease de esto lo que más se conformare con la razón y experiencia que son las sabias descubridoras de los más ocultos secretos de la física, mientras yo continuo con las ocurrencias de nuestro asunto.

Artículo 2°. Minas de oro

731. Concluido el artículo de las minas de plata, no con aquella exactitud que pedía la materia sino con la breve relación a que se ha podido extender mi noticia, tratare del oro, que siendo el metal más perfecto, debía haberse colocado el primero de esta serie. Pero como yo no escribo de su naturaleza sino de los minerales que lo producen en nuestras Indias, guardo el orden que tuvo en su descubrimiento que fue después de haberse hallado y trabajado en aquellas regiones las minas de plata, como lo he expresado en el artículo antecedente, advirtiendo que no es lo mismo para nuestro asunto haber hallado primero muchos pedazos de oro ya extraídos de los senos de la tierra, que haber descubierto sus minas que es todo lo que hace al método que sigo y guardo en estas Memorias. Consta de la experiencia que todas las sierras que corren desde Lima hasta los Reinos de Tierra Firme y Chile están llenas de montes poderosos en criaderos de oro y para proceder con claridad y distinción señalaré los lugares de producciones tan famosas.

  • 33 Esta ciudad que antes se llamó Calemori está situada a los 25 grados 48 minutos de latitud boreal (...)
  • 34 Esta ciudad que hasta hoy tiene nombre de su cacique está apartada del Ecuador hacia el norte 2 gr (...)
  • 35 Descubrióla por los años de 1542 Fernando Pérez de Quezada, adelantado mayor del Nuevo Reino, y de (...)

742. Son poderosas y abundantes las minas de oro que se trabajan en Pamplona, Cañaverales, Mérida, Mariquita, Muzo, Antioquia, Cartama, Anserma, Choco, valle de Neiva y toda la tierra que corresponde a los confines de Cartagena33 hasta Popayán34. Suele el oro de estos lugares bajar desde 20 hasta 14 quilates, subiendo el de Vélez, que está en el mismo Reino de Santa Fe35 hasta 23 y el de las minas siete leguas de esta ciudad hasta los 20. No es menos abundante de este metal la provincia del río de San Juan. Cieza de León la tiene por la más fecunda en este género. Pero el trabajo de sus minas no se hace con la constancia que el de las otras, por las muchas lagunas, ciénegas y pantanos que impiden la entrada a ellas, si no es a costa de un grande trabajo y práctica que se tenga de aquellos caminos tan fragosos y llenos de peligros. Si la industria los allanase serían grandes los provechos que se pudieran esperar de sus labores. Pero con todo no falta uno que otro minero que despreciando estos riesgos pase cargado en hombros de indios a buscar estas riquezas que por lo común siempre se logran venciendo el arte las dificultades de la naturaleza.

  • 36 Descubrióla Cristóbal Colón por los años de 1503. Fundáronla con el nombre de Santiago por los año (...)
  • 37 Está a los 8 grados, 57 minutos y 2 segundos de latitud boreal. Fundóla Pedrarias de Avila por los (...)

75Desde el Darién a la isla del Gallo toda es tierra de oro. Se encuentran labores de este metal muy subido en las ciudades de Veraguas36, Santa Bárbara, Panamá37, los asientos de Santa Cruz y provincias de los Sindaguas.

  • 38 Está situada 80 grados, 13 minutos de latitud austral y 298 grados 15 minutos 45 segundos de longi (...)
  • 39 Esta ciudad, que hoy nene el nombre de todo el país, está a los 2 grados 30 minutos de longitud au (...)
  • 40 Esta provincia se ha reducido hoy a una pequeña población que llaman Hatun Cañar y pertenece a la (...)

763. En la jurisdicción y términos de la Audiencia de San Francisco de Quito38 son fecundos los minerales de oro que se trabajan en Cali, Buga, Almaguer y Barbacoas que son partidos del gobierno de Popayán. Herrera escribe que se ha sacado de ellas grano de 18 libras y Juan Laet de ocho. Encuéntranse las minas Pacamoros, Valle de Chirinos, Picorana y Cupe, Santa Agueda y Loja, en cuyo distrito asegura el citado cronista que se han hallado granos de 12 libras, siendo su oro de 16 quilates pero en tanta abundancia que reducido a la ley de 20 es considerable la ganancia a sus beneficiadores. Son también abundantes las que se hallan en tierras de Macas39 que por su riqueza se les dio el nombre de Sevilla del Oro. Entre las que fueron las más poderosas la ciudad de Logroño y pueblo de Ganboya, que poseen hoy los bárbaros. Las minas de Aconipa y sus lomas han dado puntas según refiere el señor Pinelo de 160 castellanos. Son las de mejor nombre en esta provincia, pero la falta de agua no permite que se labren en la provincia de los Cañaris40; por los años de 1544 se descubrieron minerales tan poderosos que los habitantes de Quito sacaron casi un millón y afirma Cieza de León que a veces quedaba en los lavaderos más oro que tierra habiéndose sacado en una ocasión más de 700 castellanos de sola una artesa.

774. Saliendo del Reino de Tierra Firme y entrando al Perú se trabajan en la provincia de Parinacocha las minas de Pisaca y Chumillo de la jurisdicción de Guayna Cota, en las tierras que los naturales llaman Andoparica y Guallaripa. Los indios aimaraes y pomatambos que labran estas minas, pagan en oro sus tributos. De estos dice el señor Pinelo lo siguiente: “Son ellos tan poco codiciosos o tan enemigos de trabajar que cuando se les cumple el plazo de pagar, van secretamente a las minas y traen precisamente lo que deben y no un grano más.” Más adelante se hallan las más poderosas minas que de este metal se han descubierto en el Perú. Estas son las de Collahuaya que hoy llaman Carabaya. Su riqueza ha dado el nombre a la ciudad de San Juan del Oro. El metal que se saca de ellas suele pasar de 23 quilates y ½ como lo advierte el padre Acosta y Garcilaso y se tiene experiencia en el que se saca de Aporoma. Refiere este último que por los años de 1556 se halló en estas minas una piedra que figuraba la cabeza de un hombre. Su color era como de sangre cuajada y todo ella pasada de muchos agujeros, en que se le descubrían puntas de oro finísimo. Examinado este hallazgo por los mineros más experimentados, convinieron en que toda aquella materia se hubiera convertido en oro a no haberla extraído antes del tiempo de su madurez y perfección. Se transportaba a España con destino de presentar al Soberano como producción maravillosa de nuestro Perú, pero perdiéndose la embarcación, se perdió también alhaja de tanta consideración, habiendo solo de ella quedado la noticia que nos dan los historiadores y mineros. Son, pues, tan caudalosas las minas de Carabaya que habiendo producido cantidades muy considerables, que casi han enriquecido nuestras Indias, dijo de ellas el licenciado Alonso Barba que estaban sus vetas vírgenes y que solo se había recogido lo poco que habían robado las aguas. En sus lavaderos según escribe don Diego de Avalos, se han encontrado pepitas de 20 castellanos, siendo más pequeñas las que de ordinario se hallan y mucho el que se recoge en polvo, sin haberse hasta hoy, según entiendo, tocado ni descubierto las vetas de minerales tan poderosos, que para dar a entender el grande tesoro que ocultan y abrigan en su seno desperdician estas señales de riqueza.

785. En los arroyos de Larecaja se saca el oro a manera de perdigones que derritiéndolos al fuego toman su color natural sin mermar casi nada, perdido el aparente que les cubría antes de entrar en el crisol. En esta jurisdicción está el famoso Sunchuli. Es un monte que a fines del siglo pasado enriqueció el Perú con el oro de 23 quilates y tres granos que se sacaba de sus senos. Hoy yace sumergida en aquella opulencia de riquezas, arbitrándose los medios de su desagüe. En la provincia de Tiguani a donde en otro tiempo era fácil la entrada por ser sus indios de paz es tradición muy recibida que hay en sus ríos muchas riquezas de oro. Los primeros que comunicaron esta noticia la ponderaron tanto que con dificultad se puede dar crédito a lo que cuenta, como dice el licenciado Barba. El río de la Coya cerca de la ciudad de La Paz ha sido uno de los más celebrados en nuestro Perú por su riqueza. Por los años de 1730, lavándose los pies un indio en sus orillas, halló una pepita de oro de tanto precio que el marqués de Castelfuerte, Virrey de Lima, la compró en 12.000 pesos y remató al Señor Felipe V Los naturales llamaron a la tierra que le baña Choquiapo que significa heredad de oro. Hoy, corrompida la voz se dice Chuquiabo. A distancia de 14 leguas hacia el oriente de esta ciudad sobresale en aquella parte de cordillera que le cerca el Illimani. Es un poderoso cerro de minas de oro. Casi al principio de nuestro siglo cayó un rayo en su cima y habiéndole arrancado un grande peñasco, fue tanto el oro que se sacó de él que apenas había quien diese ocho pesos por la onza de este metal. Los incas trabajaron estos minerales, siendo el oro que sacaban de ellos el más estimado de su Imperio, advirtiendo Cieza de León que cerca del pueblo de Oyune en la cumbre de un monte nevado, escondieron los indios en el sitio donde tenían cierto adoratorio, un grande tesoro, no habiendo hoy más noticia de él que la que este autor nos comunica. También hay muy fecundas minas en el valle de Corroyco y andes de Chuquiago. Los minerales de plata de Oruro están cercados de montes que descubren muchas vetas de oro, que en otro tiempo trabajaron los indios. Ha más de un siglo que se labró una de estas en una loma que corre sobre los ingenios que llaman de las Sepulturas y no habiendo producido toda aquella riqueza que se esperaba, se abandonó por el trabajo de las vetas de plata, que están vecinas a su labor. Chayanta tiene en su distrito muchos minerales de conocida utilidad, descubriéndose en ellos hasta hoy algunas labores de los antiguos. Hállanse muchas pepitas en el río Grande y en el que llaman Tinguipaya siete leguas de Potosí. En fin, todos los cerros de Tarija están lastrados de minas de oro, siendo el más conocido por sus riquezas el de Chocayas.

796. Cerca de la ciudad de La Plata en los confines de Paccha, Chuqui-Chaqui y Presto se dejan ver muchos vestigios de las minas que antiguamente se habían labrado en aquellas tierras. Solo de sus desmontes como escribe el citado señor Pinelo, se han reconocido muestras muy seguras del oro que se oculta en aquellos senos. Se dice comúnmente con aserción, que entre los chiriguanas hacia aquella parte que riega el río Sopachuy hay abundantes minerales de oro. Estos desde luego que no se han labrado hasta ahora. Solo ha quedado en promesas de los indios su descubrimiento. El río de San Juan que corre al poniente de los chichas por aquella parte que confinan con los calchaquíes, tiene minerales muy poderosos. En Esmoraca y Chuleo se ven las labores que antiguamente habían hecho trabajar los incas y hoy los nuestros, dejando sin averiguar la riqueza que tiene una más que fundada probabilidad, no han continuado, perdiendo el tiempo en buscar huacas y descubrir entierros, en que de ordinario malogran el trabajo de sus desvelos y fatigas. En la provincia de los Lipes hay un cerro junto a Colcha en un paraje que los indios llaman Abitanis, que significa mina de oro. Este es un mineral que desde el tiempo de los gentiles tuvo fama su riqueza. Por cuyo motivo ellos le impusieron el nombre de Abitanis, dando a entender con esta significación la grande riqueza que esconde en las oscuras cuevas de su seno. En estas mismas tierras tres leguas de Talinco por los años de 1580, cierto religioso dominico que iba de camino por ellas, descubrió una veta de oro en otro cerro, que le dio el nombre de Adán que hasta hoy conserva, sin saberse los efectos de este descubrimiento.

  • 41 El primer español que atravesando la cordillera nevada penetró este Reino fue Diego de Almagro. De (...)
  • 42 Esta es una plaza de armas que está situada a los 40 grados de latitud austral y 307 grados y 45 m (...)
  • 43 Los indios llaman Perico a esta ciudad. Fundóla Pedro de Valdivia por los años de 1550. Está situa (...)
  • 44 Llámase esta ciudad La Serena nombre que por los años de 1544 le dio su fundador don Pedro de Vald (...)

807. El Reino de Chile41 es poderoso en este linaje de producciones. Todos sus montes crían oro. En sus serranías y cordilleras corren vetas tan claras que con poca práctica que se tenga de minas, ellas mismas despiertan a los caminantes a su conocimiento. Las primeras minas que en este fecundo Reino se conocieron fueron las de Quillota Petorca, Yapel, Tiltil y Ligua que como dice Herrera daban oro muy subido. El de Valdivia42 ha sido el más estimado. El padre Acosta lo compara al de Carabaya. Juan Laet afirma que de estas minas sacaba cada indio en un día 25 a 30 castellanos. Por los años de 1710 en Lampagui cerro vecino a la cordillera nevada, se descubrieron unos minerales de oro de 21 a 22 quilates de ley que hoy se trabajan. Las de Quillacoya cerca de la Concepción43 todo el oro pasa de 20 quilates, siendo el más subido el de Coquimbo44, Copiapo y el Guasco. En fin, todas las sierras que corren desde el río de Biobio hacia el sur y que habitan los bárbaros abundan de vetas de oro, de manera que este Reino está hoy floreciente en sus minas. Cada día producen más, descubriéndose otras nuevas con algunos lavaderos como las Peñuelas y Yapel que le han enriquecido, haciéndolo el más poderoso de nuestra América y Perú. El señor Pinelo ahora siglo y medio dijo lo siguiente hablando de este último Reino: “tiénese por cierto que en solo el Perú se labran hoy más de cien minerales de oro, que en ellos hay descubiertas más de 22.000 vetas de a cincuenta varas y es muy poco respecto de lo que se puede descubrir.”

818. En las conversiones de los Andes y Amages, jurisdicción de Tarma en el Perú, que tiene ha siglo y medio a su cuidado los religiosos menores de la provincia de Lima está el grande cerro que llaman de la Sal. Tiene este monte muy ricas minas de oro cuyos metales según tengo noticia, ocultamente han beneficiado muchos. Pero hoy, habiéndose perdido el año de 1742 el pueblo de Cristo Crucificado que estaba dos leguas de su falda, se ha hecho dificultosa su entrada, defendiéndola los chunchos nación bárbara sostenida de los siriminches y conibos que habitan sus montañas más vecinas. Estos bárbaros cuando ven que algún indio de las sierras entra a sus tierras con el designio de buscar el oro de sus minas y ríos, metiéndole en un barco lo dejan ir sin remos ni gobierno, hasta que perece naufragando entre las aguas. En las conversiones de Jauja de estos mismos religiosos hay una pampa que llaman del Sacramento. Allí se levanta un cerro que tiene el nombre de San Matías. Casualmente fray Simón Jara (a quien conozco) misionero del Colegio de Santa Rosa de Ocopa, descubrió una mina de oro que por las muestras del metal que he visto es de las más fecundas de nuestras sierras. Este religioso cortó de la veta un pedazo de metal de poca consideración. Hízolo beneficiar y del oro que se sacó de él se formó una cuchara y otras pequeñas alhajas que hoy según me han noticiado otros misioneros, sirven en la iglesia de Ocopa y se pagó también con el resto del metal la hechura del artífice. Estas piezas no las he visto. Todos los misioneros de aquellas reducciones así lo afirman, como la mucha riqueza que tienen sus ríos, cuyas noticias he leído en Lima en un manuscrito del archivo de aquel Colegio de Propaganda fide, escrito por los años de 1738. Si ello es cierto, por medio del trabajo de unas y otras minas se podrá facilitar la conversión de tantos infieles y apóstatas que habitan aquellos países, sobre que maduramente dice el señor Solórzano las palabras siguientes: “La falta de estos tesoros aun la vendremos a sentir en la de la religión y enseñanza espiritual de los indios. Porque, aunque el ardiente celo y cuidado que en lo tocante a esto han puesto y siempre ponen nuestros católicos reyes no pende de su codicia, como ya en otras partes lo dejo referido, no se puede negar que las gentes que han pasado y pasan a las Indias y las pueblan, habitan y cultivan, se alientan mucho por ellos y con ellos y que si faltasen o se menoscabasen considerablemente vendrían en igual quiebra los tributos y rentas reales con que se sustentan los misioneros y otros ministros que se ocupan en la conversión y enseñanza de los indios.”

  • 45 Juan Santos, que falsamente se apellida Atahualpa Apu Inca Huayna Cápac, nombre de los antiguos so (...)

829. De que se sigue que siendo abundantes las minas y lavaderos de oro que ha criado la naturaleza en aquellas regiones, se podrá con su beneficio fomentar el culto de nuestra religión, que se llога allí abandonado en fuerza de las persuasiones de un apóstata y rebelde45 que en el Cerro de la Sal se ha señoreado de las más naciones que le habitan. Y siendo este gran cerro la cabeza de un numeroso gentilismo, de su descubrimiento debe probablemente esperarse la reducción de todos los bárbaros que no saben hacer uso de sus riquezas y al contrario, si no se rompen primero las dificultades de allanarlo, trabar sus poderosas minas y reducir a sus habitantes, apenas se logrará la conversión de las demás gentes, que incultamente viven en provincias tan dilatadas que terminan con el Mar del Norte. En una relación que se guarda en la secretaría del Superior Gobierno de Lima que escribió fray Francisco de la Huerta, misionero de este cerro y que gloriosamente murió a manos de los bárbaros, se leen las siguientes palabras que hacen a nuestro asunto: “Conseguido con acierto el descubrimiento del Cerro de la Sal y reducidos a sus moradores, puedo asegurar que toda la provincia no será bastante para cultivar tan copiosa mies como habita en este basto gentilismo. Y más me atrevo a asegurar que si no se trata de reducir a los naturales del Cerro de la Sal, en vano será trabajar por reducir a las demás naciones.”

  • 46 Dista este lago más de 400 leguas al nor nordeste de Buenos Aires. De él se forma el río Paraguaz (...)
  • 47 Principió el descubrimiento de esta provincia por los años de 1526 Sebastián Gaboto. Continùolo po (...)
  • 48 Conquistó esta provincia por los años de 1549 Juan Núñez de Prado habiéndose voluntariamente entre (...)
  • 49 Fundó en esta provincia la ciudad de la Santísima Trinidad y su puerto, que tiene el nombre de San (...)

8310. También hay abundantes minas de oro en el lago de los Jarayes46 de las misiones del Paraguay47. Ha casi 30 años que los portugueses que habitan la ciudad de San Pablo y otras poblaciones de la Capitanía de San Vicente, que termina por la parte oriental con este lago, las trabajan, sacando de su beneficio crecidas sumas, con que enriquecen los erarios de su Monarca y aumentan sus poblaciones y conquistas. No tienen más título ni derecho para esta posesión que la vecindad. De ella se valen disputando los límites, que más son de su conveniencia que de su pertenencia y a medida que se hacen las labores, penetran y talan más adentro nuestras tierras, apropiándose los términos que les permite el disimulo de los nuestros. De manera que a pocos años se hallarán dueños de los Jarayes y sus fecundos montes de oro, que por medio del trabajo pudieran adelantar aquellas provincias y sus reducciones, excusando sus utilidades a nuestro Soberano de los grandes gastos que impende en ellas. Fuera de que la provincia de Paraguay que carece de comercio activo, gozando en su jurisdicción de esta riqueza entraría a hacer competencia a las ilustres del Perú donde toda nuestra América concurre a comerciar los metales de sus minas. Y no solo esta provincia lograría beneficio tan considerable, sino que circulando él por las de Tucumán48 y Buenos Aires49 debe adelantar más su comercio y poblaciones por ser las minas y sus riquezas en las Indias el único fomento de los pueblos, como lo hubieran sido en aquellas provincias para reparar la total perdida de las ciudades de Esteco, Concepción, Guadalcázar y villa del Salto y Cananea que la falta de fomento causó su universal exterminio.

  • 50 Mejor diría preocupación o usurpación.

8411. El disimulo y fácil condescendencia de los nuestros en esta parte se vendrá algún día a llorar con la pérdida y enajenación de la mejor presea de aquellas tierras, que son los Jarayes y sus minas, como hasta ahora se lamentan la ruina y destrucción de la ciudad real de La Guayra y la de Jerez, que se aniquilaron en fuerza de las extorsiones y hostilidades que sus naturales y vecinos recibieron de los portugueses habitantes de la ciudad de San Pablo. El padre Antonio Ruiz y el señor Pinelo dieron a estas vejaciones el nombre de crueldades y tiranías y bien se pueden considerar así, pues acabaron con nuestros indios y sus mejores poblaciones desnudando a la España por aquel injurioso medio de dos capitales más en estas regiones. Los nuestros para disculpar su desidia dan por motivo el no alterar la paz entre los vecinos excitando cuestiones que por lo común paran en sangrientas. Esto mismo escribe don Antonio Ulloa. Son sus palabras: “Aunque no hay minas de oro ni plata en aquella parte del Paraguay que siempre han ocupado las misiones, las hay en tierras de su pertenencia y dominios de los reyes de España, las que disfrutan los portugueses, por haberse introducido hasta el lago de los Jarayes, en cuya inmediación a poco más de 20 años que se descubrieron unos minerales ricos de oro y apropiándose sin más fundamento que la ocupación50 se han mantenido en ella, desentendiéndose del remedio los ministros de España, por no alterar con alguna expedición la paz y buena correspondencia que guarda entre dos naciones vecinas y parciales.”

85Esta, que no sé si la llame prudencia o poca actividad de los nuestros, en asuntos de menos importancia sería tolerable. Pero en materias graves, en que con ventajas de los extraños se menoscaban los intereses de nuestro Soberano y provecho de sus pueblos, es un linaje de omisión tanto más perniciosa cuanto se pueden temer fatales sus consecuencias, como los experimentan hoy los efectos en otras, que en su principio no fueron de tanta consideración como lo son estas minas y sus tierras. Es constante que cuando el bien común y utilidades del Monarca no prefieren a la razón de estado, difícilmente se harán felices los pueblos de su dominación y se sentirá algún día su decadencia, llorándose tarde el tiempo que se perdió en su remedio. Y aunque en toda ocasión debe tener el mejor lugar la justicia, ninguna más oportuna que la presente. En ella, si los nuestros rompiesen el silencio a que les obligan ciertos motivos, lograrían la restitución de las minas que los portugueses de San Pablo posen hoy con deshonor de la Monarquía Española, que es dueño sin disputa alguna de las tierras en que se contiene.

  • 51 Fundó esta colonia por los años de 1680 Manuel Lobo, gobernador del Janeiro. Tomóla en 6 de agosto (...)
  • 52 Habla del río de La Plata.
  • 53 La de Maldonado.

86Y no solo en las tierras de esta jurisdicción se trabajan estos minerales de oro, sino que tenemos más que fundamentos probables y noticias instructivas que también las hay de plata. El señor Pinelo ahora un siglo tratando de este lago, dejó escritas las siguientes palabras: “Primero hay unas sierras bermejas y peladas que se entiende son minerales de plata.” Y lo que es más, ahora siglo medio prediciendo los tiempos en que parece se incluirían estas minas en las tierras que en cambio de la colonia del Sacramento51 se habían de entregar a la Corona portuguesa, notó que el padrón de la demarcación de la línea divisoria estaba fuera del lugar y sitio donde correspondía su colocación. Son sus palabras: “El año de 1604 entrando yo por este río52 rodeé toda la isla53 que desde mis primeros años fui inclinado a saber y a investigar con atención lo que otros pasan sin ella. Hallé aquella isla fresca y en medio con alguna aspereza y con agua dulce que de la llovediza se recoge entre las peñas y se conserva clara muchos días. En la playa que mira al puerto había levantada una piedra o padrón cuadrado que a la parte occidental tenía abiertas y estampadas las armas reales de Castilla y a la oriental las de Portugal, dando a entender que por allí pasaba la línea de demarcación y división de estas dos coronas, correspondiéndose otra piedra semejante, que dicen está a la parte del norte en tierra de Humos, junto al río Marañon de Portugal. De esta segunda no dudo que esté bien puesta. De la que si sé que está fuera de su lugar, porque aquella línea no puede salir por aquella parte, que es por 35 grados, sino por el grado 28, según la buena geografía y verdadera situación de la costa de Brasil y así consta de cédulas reales que he visto despachadas por el gobierno de Portugal en que se pone el remate de la demarcación en el río cerca de la laguna de Patos en la referida altura de 28 grados.” Hasta aquí este celoso ministro y sabio americano. Dejo su noticia a la prudencia y discreción de los que más se interesan en el bien común y utilidades de nuestro Soberano. Sigamos el Reino Mineral que es el instituto que nos hemos propuesto en los artículos que debemos continuar.

Artículo 3°. Del primer oro que se condujo a España de las Indias al principio de su Descubrimiento

  • 54 Descubrió esta isla Cristóbal Colón el 4 de agosto de 1493 y en honor de la festividad del día la (...)

871. La primera vez que se trajo a España este metal fue de la isla Española54 donde primero se encontró. Anualmente de solo los reales quintos se sacaba medio millón. En esto conviene Herrera, afirmando que por los años de 1521 se transportaban de aquella isla 400 a 500 mil castellanos del Rey y de particulares; y don Pedro Mártir ya había dicho que el de 1501 habían conducido de allí 1.200 marcos de oro. El señor Pinelo que nos comunica las mismas noticias, escribe lo siguiente: “Si atendemos a lo que se ocultaba de metal tan precioso y tan fácil de esconderse sería casi otro tanto.” Estas riquezas dieron motivo al doctor Francisco Votablo para afirmar que esta era la isla tan celebrada por su abundancia de oro con el nombre de Ofir. De esta opinión según el citado don Pedro Mártir y el señor Solórzano fue su primer descubridor Cristóbal Colón, que después mejor instruido y desengañado de su preocupación, como lo advierte Herrera, renunció aquel parecer, siguiendo el contrario.

882. En el río Ayna ocho leguas de la capital de esta isla se halló un grano de oro que pesaba (a lo que afirma don Pedro Mártir) 3.300 castellanos y [Fernández de] Oviedo le dá 300 más, entrando la piedra que es casi arroba y media, siendo el oro de 22 quilates. Por los años de 1502, Francisco de Bobadilla gobernador que fue a aquella isla lo traía a España con designio de presentarlo al Soberano, pero no tuvo efecto a causa de haberse perdido la embarcación que se sumergió en el mar. El referido [Fernández de] Oviedo escribe que vio allí mismo otros dos granos con siete Libras y otro con cinco y que en la tierra firme los hubo de 100, 200 y 300 castellanos. En una real cédula se lee que en donde quiera que en esta isla se busque oro se halla y don Pedro Mártir dice: “No hay en ella montes, laderas, collados y ríos que no abundan de oro. Allí está el origen de este metal, no se coge en granos o arenas, sino que se halla salido y puro y venas de las piedras.” Las principales minas que aquí se labraron fueron las de Cibao y San Cristóbal que [Fernández de] Oviedo llama minas viejas. Estos minerales ha más de siglo y medio que por defecto de gente no se trabajan. Esta con intactas sus vetas, con otras muchas que por falta de industria no se han descubierto.

893. En Tunja, según Herrera, habiendo Jiménez Quesada hecho la primera vez examen y averiguación del oro que había en aquel lugar ya beneficiado por los indios se hallaron 191.294 castellanos de oro fino, 37.288 de menos ley, 18.000 del que llaman falonía por ser más bajo. En la jurisdicción de Antioquia hacia aquella parte por donde hizo su entrada Francisco César escribe, Cieza de León que se encontraron en un área al abrir los cimientos para una casa, muchas ollas de oro, sin haberse hasta ahora sacado el que probablemente escondieron los naturales en el mismo sitio. Las tierras que intermedian esta jurisdicción y la de Anserma las mandaba Cauroma en calidad de cacique. Este dio a los españoles muchos ídolos de oro que tenía en sus adoratorios, siendo grandes las riquezas de este metal que lavaban sus indios de las arenas de un río que riega aquellos lugares. Y en esta misma región cerca de Arma pondera el citado Cieza de León que se puede extraer el oro de sus minas del mismo modo que el fierro en la Vizcaya, añadiendo que al principio de su conquista, se vieron indios adornados y armados de oro de pies a cabeza. Por cuyo motivo como refiere Herrera pusieron los españoles al lugar el nombre de la Loma de los Armados y que en la provincia de Jipijapa halló don Pedro de Alvarado armas de planchas de oro para armar cuatro hombres, habiendo allí dado los indios al capitán Robledo una bandera de este metal que pesó casi dos mil castellanos.

  • 55 Este fue el primero que por los años 1513 a 25 de septiembre descubrió el Mar del Sur y tomó poses (...)

904. Panca, cacique del río y golfo de San Miguel dio a Blasco Núñez de Balboa55, su descubridor, la primera vez 30 libras de oro y Tubanama, otro cacique, 90, como afirma el citado don Pedro Mártir. En esta tierra hallaron los españoles tres ídolos del sol, luna y lucero, todos de oro macizo. Pedro Cevallos refiere que eran desiguales en el tamaño y que un español no pudiendo suspender el más pequeño, arrancó cuatro rayos del sol que pesaron 112 libras. “De que (dice el señor Pinelo) se puede colegir lo que valdrían los tres ídolos, pues los cuatro rayos valieron 11.200 castellanos.” En la gobernación de Cartagena hacia aquella parte que llamaban el Zenú halló don Pedro Heredia dos cajas llenas de oro. Había en ellas según el cronista Herrera más de 20.000 castellanos, sin otros 15.000 que sacó de un foso y 10.000 de una sepultura. Por los años de 1535 escribe Cieza de León que había en un campo de esta provincia un adoratorio en cuyo circuito había tanto oro enterrado en las sepulturas, que pasó de un millón lo que se sacó de ellas. Esto dio motivo, como consta de Herrera, a la disputa que existió en España sobre si era lícito o no extraer el oro que se ocultaba en los sepulcros o entierros. Por entonces se resolvió que se debían sacar estos tesoros. Después se determinó que se aplicasen al fisco y últimamente que se pagase de ellos el quinto del mismo modo que de las minas. En esto último se engañó el cronista Herrera. Por leyes y ordenanzas de las Indias se aplica al real fisco la mitad del oro, plata, perlas y piedras preciosas que se hallan en las sepulturas, templos y adoratorios de los indios.

  • 56 Eran de una piedra o metal que los indios llaman Ynga Ripo y los españoles Piedra Ynga. Hay muchos (...)

915. Corrió tanto la fama de esta riqueza que pasó a historia fabulosa su noticia. Herrera dejándose llevar de la novedad, escribió que en los ríos del Zenú y Darién se pescaba el oro con redes, extrayéndose en ellas granos como huevos de gallinas. Afirmólo Pedro Mejia. Copió a este Simón Mayolo. Hizo recopilación de todos el doctor don Juan de Solórzano. De unos en otros fueron tomando cuerpo estas noticias, de que fue inventor el bachiller Encino y que hasta nuestros tiempos se comunican como un gigante de riquezas, no habiendo sido otra cosa que las muchas arenas de oro, que recogidas de aquellos ríos, formaban con ellas derretidas varias figuras pretendiendo que así como las representaban después de la fundición en los moldes, las habían sacado con las redes de las aguas. En fin, Montesinos no dudó afirmar que en varías ocasiones se hallaron en el Reino de Tierra Firme, que es donde están el Zenú y Darién, seis millones, 2.275.330 castellanos de oro. Aquí añadió dos cantaros de oro, con 2.030 marcos del mismo metal. En otra ocasión escribe que se hallaron 100 arrobas, 800 cargas, 200 piezas de armas, 50 espejos56, cuatro cestos de a tres varas de largo y media de anchos llenos de pieza de oro, con 300 marcos en ídolos y sabandijas. Estas son unas noticias en que el escritor hace que peligre su verdad. Yo las doy como las hallo, sin sujetar mi creencia a su relación. Para esto se necesitaban de memorias más instructivas que autorizando un hallazgo tan peregrino, no dejasen la verdad oscurecida con la misma ponderación que la engrandece.

Artículo 4°. Promesa y rescate del rey Atahualpa

  • 57 Atahualpa no fue Emperador sino tirano de este Imperio. Según las leyes del Reino fue hijo bastard (...)

921. Sobre la inmensa cantidad de oro que prometió Atahualpa57 a los españoles por su rescate hablan vanamente los escritores de aquel tiempo. Antonio de Herrera escribe que prometió 10.000 tejuelos de oro y tanta plata cuanto llenase la cámara que servía de cárcel a su soberanía. Francisco López de Gómara asegura que ofreció el Inca cubrir de utensilios de oro y plata el suelo de la misma sala donde está preso, haciendo con su mano una línea en la pared que señalase como límite hasta donde había de subir el precio de su rescate. Con esta noticia se conforma Garcilaso. Francisco de Jerez, secretario que fue de Francisco Pizarro y que se halló pues en este acto, testifica que tenía la sala 22 pies de largo y 17 de ancho y el alto de la línea que tiró el Inca estado y medio, añadiendo que además del oro que debía tocar hasta aquella parte, que era la medida de su promesa, llenaría dos veces de plata toda aquella casa. Laurencio Surio y Simón Mayolo refieren que la promesa fue de 70 millones, la que no habiendo tenido efecto, se terminó con la muerte del Inca. Y como este hubiese mandado traer todo el oro y plata que consideró suficiente para desempeño de su persona y promesa, a medida que llegaban las remisiones eran las presas, que según el escribano Pedro Sánchez, ante quien pasaba el registro de todas las piezas y tejos de oro, subieron a dos millones y medio de castellanos de oro.

  • 58 Esta fue una de las provincias más poderosas del Imperio de los incas. Hoy se ha reducido a una in (...)
  • 59 Este principe abrazó la religión católica y se llamó don Francisco Atauchi Inca. Hizo señalados se (...)

932. En aquellos primeros días, mientras se ignoró la muerte de Atahualpa, apresaron los españoles en Cajamarca 872 cargas de oro de a dos arrobas y media cada una y 32 de plata, con más 150 arrobas del metal primero, que se hallaron en Pongo y 28 marcos del segundo que trajo de Pachacamac58 Hernando Pizarro, no habiendo sido posible la averiguación del número de las cargas que condujo Tito Atauchi59 hermano de este Inca para su rescate, ni los grandes tesoros que con el mismo destino se empezaban a conducir en utensilios y figuras de animales de oro que las más de ellas pesaban dos y tres arrobas, cuya cantidad con la que nos da el citado Pedro Sánchez, según el cómputo del señor Pinelo llegó a ocho millones, como se verá en su lugar. Garcilaso, haciendo la cuenta por lo que tocó de la presa a cada uno de los oficiales y soldados, saca de gruesa tres millones 933.000 ducados de oro y 6.728.670 de plata. [Fernández de] Oviedo, que merece más fe que todos los escritores de aquel tiempo, expresa las siguientes cláusulas: “Puede ser cosa más clara y visible para verificación de lo que digo de su potencia y tesoros (habla de la Corona de España) que haberle dado sus capitanes y gente en lo más austral de estas en un día solo, el año de 1535, con la prisión del rey Atabalipa 400.000 pesos de oro de valor en oro y plata de solo su quinto y quedar un millón y 600.000 pesos de oro de valor en solo estos dos metales, para partir entre los pocos españoles que allí se hallaron.” Supone este autor de gruesa en oro y plata dos millones de castellanos, que son más de cuatro de pesos ordinarios. Francisco López de Caravantes dejó escrita la memoria siguiente, que se conserva en los archivos del Tribunal de Cuentas de Lima, donde fue contador: “Fundió Pizarro en Cajamarca un millón 327.539 pesos y quedo líquido para la compañía un millón 59.435 pesos.” Con esta cuenta se conforma en su memorial el padre fray Buenaventura Salinas, obispo electo de Arequipa, que antes de entrar a la religión de los menores, tuvo grande práctica de papeles antiguos de nuestras Indias, con motivo de haber sido muchos años secretario de Cámara de la Audiencia y Cancillería Real de Lima.

  • 60 Erigióse en Catedral, metrópoli y primada del Perú a 14 de mayo del año de 1540, siendo su primer (...)

943. Esta variedad y confusión que se leen en nuestros escritores sobre el gran tesoro de esta presa ha nacido de no haberse reglado por el auto, que a 17 de junio de 1533 proveyó en Cajamarca Francisco Pizarro para la más ordenada distribución de este tesoro. El citado padre Salinas es presumible lo hubiese visto cuando da su fecha. Del señor Pinelo no dudo que leyó de este hecho un testimonio auténtico, que es el que sigo, para dar esta división que se distribuyó así: A la primera iglesia de nuestro Perú, que desde luego sería la de San Juan Evangelista60 de Lima, que en su principio se había dedicado a la Asunción, repartieron 90 marcos de plata con 2.102 castellanos de oro. A Francisco Pizarro como jefe principal de la conquista 2.200 marcos de plata con 67.720 castellanos de oro. A 62 soldados de caballería ligera, que se hallaron presentes a esta división 17.130 marcos de plata con 55.430 castellanos de oro. A 101 soldados de infantería 13.451 marcos con 355.800 castellanos. A la gente que mandaba Diego de Almagro 20.000 castellanos. A los que no habían asistido a la función por ausentes y enfermos 15.000 castellanos de oro. Todas estas cantidades importan 32.871 marcos de plata, un millón 12.060 castellanos de oro. El quinto de Su Majestad de que no se hace memoria en el auto de la repartición, montaría la cantidad que expresa el contador Caravantes. Por cédula de 28 de mayo de 1534 consta que Hernando Pizarro trajo solo a España 5.048 marcos de plata y 100.427 castellanos de oro con 38 vasijas y un ídolo de oro que representaba un niño de dos años. Lo demás se había gastado por cuenta del Rey o se habría depositado para segunda remisión, de que no se halla noticia, siendo los referidos unos testimonios que en este asiento merecen autoridad y crédito.

954. Con todo aunque parezca que según las partidas más ajustadas se ha disminuido la mayor parte de este tesoro, que fue la primera época feliz que los españoles vieron en el Perú, consta de los historiadores que se repartieron entre los quintos reales y soldados tres millones 130.485 pesos en plata y en oro. Y aunque según la entrada debía ser otro tanto más, hubo para ello dos causas. La primera la escribe el señor Pinelo. Son sus palabras: “En aquella grosedad con poca orden y menos cuenta entre gente libre, militar y no rica sin cajas en que guardar tan gran tesoro, ni aun libros en que escribirlo con la razón y puntualidad que convenía, es probable y aun evidente que antes de la repartición se ocultó, se perdió y se hurtó mucho, si no la mayor parte.” La segunda la da el cronista Herrera, expresándose así: “Fue tanta la abundancia de oro y plata, que el oro de 14 quilates lo ponían a siete y el de 20 a 14. De la misma manera la plata, que dió causa para que muchos mercaderes se hiciesen muy ricos con solo comprarlo.” De cuyas dos autoridades y lo que han dicho los escritores de aquellos tiempos se puede inferir con más que probabilidad, que los tesoros de aquella presa llegaron a los seis millones que pretenden, notándose como error de imprenta los 120 cuentos de marcos de oro que se refieren en la Historia de Agustín de Zárate haber pertenecido a los reales quintos, debiéndose corregir en lugar de cuentos maravedises que esto querría decir el citado historiador.

Artículo 5°. Presa del Cuzco

  • 61 El Imperio del Perú (a cuanto alcanza la noticia por el conocimiento de los quipos, de que se trat (...)

961. En este mismo año lograron los españoles otra presa no menos considerable en la ciudad del Cuzco, que fue la corte del Imperio del Perú61 la mayor riqueza que había en ella fue la del templo de sol y panteón, donde se enterraban los emperadores embalsamados y sentados en unas sillas de oro, con unas tarimas de este metal que a sus pies servían de tapete y que los indios llamaban tiana y no ticina como dice Herrera. Miguel Estete en la relación de su viaje desde Cajamarca al Cuzco, que copian Francisco de Jerez y Ramusio, escribe que de solo los muros de este templo, que estaban cubiertos de láminas o planchas de oro, arrancaron 700 con 500 castellanos cada una. En este templo se adoraba al Sol, representado en una grande lámina de oro, que ocupaba la testera. El padre Acosta y Garcilaso refieren que en la repartición de la presa tocó a Mancio de Sierra Leguizamo esta figura, que habiéndola jugado y perdido, dio motivo en el Perú al adagio que hoy está tan recibido en el Perú de jugar el Sol antes de salir. Desde luego que esta figura no fue la que los indios veneraban en el templo principal. Sería alguno de los ídolos de los templos particulares de que había muchos adoratorios en el Cuzco, no era posible que alhaja de tanta importancia se hubiera dado en parte de presa a uno de los soldados como lo fue el referido Mancio. Felipe de Pomanes que se instruyó en noticias más inmediatas a este suceso, afirma que era el Sol de oro macizo como una rueda de carro y éste fue el que habiendo ocultado los indios en las montañas de Vilcabamba recobró el virrey don Francisco de Toledo, quien juzgándole presa digna del Soberano, comunicó la noticia desde el Cuzco en carta de 9 de octubre de 1552 al Señor Felipe II que es como se sigue y trae a la letra el señor Pinelo.

  • 62 Cuzco.
  • 63 Nunca en el Perú se hicieron tan horrendos sacrificios, ni fueron antropófagos sus habitantes, com (...)

972. “Por esperar en tan breve la licencia de Vuestra Majestad y poderla yo llevar, no envió la mejor pieza que se ha habido en este Reino, que se recogió y fortificó en esta provincia (era Vilcabamba) que Dios dio a Vuestra Majestad, que fue el ídolo del Sol que estaba en esta ciudad62 cuando se ganó. Que dio culto y leyes de idolatría a todas estas 1.500 leguas de infieles con cuyo engaño, falsedad de respuestas y amparo, estos indios sujetaron toda esta miserable gente, que como la hallamos ahora toda en fresco, puesta en obra se sacó más sin dificultad toda la traza y composición que el demonio ha tenido y tenía con esta gente. Y cierto que por ser la raíz y cabeza de todos los engaños e ídolos éste de donde han pendido los demás, me parece que era paga y satisfacción que Vuestra Majestad podía hacer a Su Santidad del cuidado que le mandó tener de esto, cuando encargó a Vuestra Majestad la conversión de estas tierras. Otras cosas se hallaron con él y su casa del Sol y con los cuerpos embalsamados en que idolatraban y hacían los sacrificios63 de inocentes, que también tengo para llevar a Vuestra Majestad de que creo que Vuestra Majestad gustará.” Basta la noticia de esta carta para que se destierre la envejecida de que a Mancio le cupo en parte la presa del Sol que se veneraba en el principal templo del Cuzco.

983. La presa del Cuzco unos quieren que llegase a cuatro millones y 800.000 pesos. Otros pretenden que pasó de 12 millones y 900.000 pesos. De uno y otro se halla razón si fue cada parte de 4.000 castellanos de oro, dividida entre 480 personas, añadiendo el quinto real y dando a cada castellano el valor de dos pesos, importa lo primero. Si a cada 2.600 marcos de plata se les da el valor de 21.000 y 600 pesos harán de gruesa con el quinto real la cantidad segunda, hecha la división en 480 partes. No faltan también algunos que la hagan subir casi a 18 millones y otros a 30. Sobre que dice el citado señor Pinelo: “A quién no admirarán estas ponderaciones. Y ¿en qué historia se hallará ejemplar de semejantes riquezas de solo oro y plata y en solo una ciudad?” Este autor que es el más juicioso y que con mayor exactitud averiguó la verdad de este hecho y registró las memorias más verídicas de aquellos tiempos, asegura que solo importó la presa ocho millones. Lo demás es abultar millones, que puestos a la mejor luz de la especulación, paran en imaginarios.

Artículo 6°. Entierros y huacas

  • 64 De la laguna de Titicaca de que se tratará en su lugar, sacó el capitán Diego de Agüero más de 70. (...)
  • 65 Casi seis leguas al sur de esta ciudad hay una laguna que llaman Orcos. Se dice que los indios arr (...)
  • 66 Fúndola Francisco Pizarro por los años de 1535 en el valle de Chimo. Está a los 8 grados y 6 minut (...)

991. Los indios luego que supieron la muerte de Atahualpa a medida que corría la novedad por las provincias, escondían sus tesoros, sepultándolos en los senos de la tierra y lagos64 más profundos. Esto no solo es tradición propagada hasta nuestros días, sino que los mismos escritores de aquellos tiempos la han autorizado con sus plumas. Cieza de León tratando del tesoro de Cajamarca dice así: “Y fue poco para lo que después se repartió, hallado por los mismos cristianos y más que lo uno y lo otro lo que los indios han llevado y está enterrado en partes que ninguno sabe de ello.” Garcilaso escribe lo siguiente: “Si lo que hay en el Perú y estas tierras enterrado se sacase, no se podrá numerar su valor según es grande. Y en tanto lo pondero, que es poco lo que los españoles han habido para compararlo con ello.” Y el señor Pinelo: “Se tiene por cierto que hasta hoy permanece enterrado gran tesoro en el Cuzco65 y en sus términos. No dudo de la fe a estos autores. Ha confirmádola muchas veces la experiencia. En los tiempos más inmediatos a la Conquista se sacaron en oro y plata más de 800.000 pesos del tesoro que había enterrado el Chimo Cápac, ultimo cacique de Paomunga, Paita y Tumbes, cuya capital es hoy la ciudad que llaman Trujillo66 en los valles del Perú. En otro entierro que llamán Tasca, camino de Huachanco un cuarto de legua de Trujillo, Escobar Corchuelo con otro compañero halló más de 600.000 pesos y cierto español, según [López de] Gómara, encontró un sepulcro de plata que se vendió en 50.000 castellanos de oro. Hasta hoy se encuentran estos tesoros, casi a fines del siglo pasado en el valle de Late de la jurisdicción de Lima, halló una grande tinaja de oro Francisco de Lorenzana, que comprando el sitio de este hallazgo dio su nombre a la hacienda y casa de campo que formó en él. En nuestros días también ha corrido en Lima que el alférez José de Surzo encontró en el pueblo de la Magdalena, media legua de esta capital, un tesoro de grande consideración. La noticia tiene vivas apariencias de verdad. Surzo nació en Lima de padres pobres. En sus primeros años fue soldado de infantería. Después casándose en el mencionado pueblo se hizo comerciante rico, dejando cuando murió por los años de 1754 más de 200.000 pesos, cuyo caudal adquirido en menos de 10 años hace verosímil la presunción de su riqueza.

  • 67 Esta voz tiene varias acepciones. Significa adoratorio o casa de oración, mina o tesoro y también (...)

1002. El más famoso de estos entierros que los indios llaman huacas67, se ha hecho célebre con una tradición bien antigua es el tesoro de Huayna Cápac y los incas sus antepasados. Se dice comúnmente que se oculta en el sitio que en el Cusco fue templo del Sol y hoy es iglesia y convento de religiosos dominicanos. Por los años de 1607 a primero de noviembre se despachó cédula real para que Pedro Bacón de Luna, tesorero de las Reales Cajas de Arequipa, descubriese la entrada de esta huaca que pretendía saber. Lo mismo se mandó por otras dos cédulas de 17 de octubre de 1615 y de 25 de febrero de 1618, en que se prometía a fray Antonio Martínez y Juan Sierra Leguizamo la mitad de los tesoros que se hallasen. Pero uno ni otro despacho tuvieron los efectos que se deseaban, quedándose los tesoros en las oscuras noticias que en el principio y fomentándose hasta hoy muchas quimeras y mentiras de los que pretendiendo engañar con la esperanza de hallazgo tan famoso, quieren que pasen de 25 millones, como lo aseguró en carta al Real Consejo de Indias fray Jerónimo de Guevara, provincial que fue de la orden de San Agustín en la Provincia del Perú. Y lo que es más, como suelen valerse para esto de conjuros y sacrilegios, viviendo algunos en estas sepulturas en traje penitente de ermitaños, como se experimentó en Mateo Salado. A éste que habitaba en una grande huaca a que ha dado su nombre en los contornos de Lima, los licenciados Cervan de Zerezuela y Gutiérrez de Ulloa, inquisidores apostólicos, no pudiéndole convencer de varios errores que defendía pertinaz, le mandaron relajar en persona y entregado al brazo secular, fue quemado en el primer auto de fe que se celebró en Lima por los años de 1573. A estos y otros funestos errores suele inducir la vana indagación de estos hallazgos. Si la casualidad no les descubre como los que refieren Garcilaso y [López de] Gómara, no hay que esperar sino un engaño pernicioso de las noticias que más aseguran su descubrimiento.

Artículo 7°. Varía imaginación de buscar tesoros enterrados, dejando lo cierto por lo dudoso

1011. Se admirarán los prudentes que habiendo riquezas efectivas, por huir del trabajo de buscarlas por medio de la industria y arte, se dejen llevar algunos espíritus débiles de la vana apariencia de las imaginarias. No hay lugar en nuestra América donde no se vean muchos esqueletos andantes, que consumiéndose a rigores del cuidado del tesoro que solicitan, viven solitarios y pensativos entre grutas, despoblados y montes. Si ellos aplicasen sus especulaciones a examinar los metales de que abundan nuestras minas, no se hallarían al fin burlados, llorando sin remedio la vanidad de sus engaños. Casi se ha hecho secta de ociosos este nuevo linaje de locura, que fomentan la codicia y flojedad, alimentándose ellos de la esperanza del hallazgo que sueñan efectivo.

102Hasta ahora no han escarmentado ni se han hecho más advertidos con los golpes que reciben de los infortunios de sus empresas. Atraen a otros, dejándoles en herencias derroteros y papeles que ha fraguado la malicia para burlar a estos insensatos, que esperan hallar en ellos las reglas más seguras de conseguir los tesoros que imaginan. Y haciendo estudio de estos perniciosos cartapacios que debían quemarse por inútiles, los proponen como dogmas que abrazando otros dejan a la posteridad la trascendencia de sus errores.

1032. Son tantas las mentiras, fábulas y enredos que en asunto de minas, entierros y huacas se cuentan en la América que pasando a contagio su noticia a pocas palabras infestan a muchísimos, que conciben encontrar en aquellas regiones el oro y plata con la misma facilidad que tropiezan en otras con los guijarros y piedras. Y no es lo peor esto, sino que suelen apelar a los conjuros y sortilegios para descubrir los tesoros que presumen encantados. Bien vulgares son las historias de Casa blanca, templo del Sol, tesoros de Pachacamac y otros depósitos de igual naturaleza, de que se han excitado algunos chistes y entremeses, haciéndose los españoles unos a otros el objeto de la risa en estas farsas y ficciones de que en el Real Coliseo de Lima he visto yo representar algunos.

  • 68 Habla de Potosí.

104Pudieran estos aplicarse a descubrir el secreto de beneficiar el metal de plata que los mineros a causa de su color llaman negrillo. Hasta ahora se ignora su beneficio, siendo el más rico de los que se sacan en el Potosí y Cuenca. Toda la dificultad consiste en la mezcla que tiene de otros metales, que burlando a la fundición y al azogue han hecho imposible su beneficio. Tratando el señor Pinelo de este secreto se expresa así: “si se llega a alcanzar, será comenzar de nuevo su riqueza68.” Y aunque este metal se beneficia en el consorcio de otros, con todo queda la dificultad en pie de no saberse el modo de trabajarlo solo. Porque a haberse descubierto el secreto y misterio de su naturaleza, serían innumerables los tesoros de plata que se extraerían de las muchas vetas que se encierran de él en aquel famoso cerro y sin el menor dispendio de trabajo se encuentran en otros minerales del Perú.

1053. Pero la desgracia es que los que debieran aplicar las fuerzas de su ingenio a averiguar este fenómeno, que la repetición de experimentos ha de hacer algún día hallazgo muy feliz, consagran toda su imaginación y pensamientos a concordar noticias fabulosas y examinar señales que no tienen otra existencia que la ciega preocupación que las fomenta. Esto es digno de lástima y remedio en unos países donde no solo se pierde riqueza tan considerable y efectiva, sino que se ven, o por mejor decir se lloran, entregados al abandono y desprecio minerales muy poderosos. Cuyo trabajo pudiera soportar utilidades muy seguras, aliviando a la Monarquía de las urgencias que le oprimen y alegando de los pueblos las muchas necesidades que les cercan y lo que es más, ocupando muchos ociosos a quienes la ruina de los unos no sirve de escarmiento en vista de la pérdida de los otros que buscaban en los entierros los tesoros que solo pueda dar el arte por medio del examen y conocimiento de los metales.

  • 69 Fúndola en la provincia de Popayán por los años de 1539 Sebastián de Belalcázar en tierras de una (...)
  • 70 Este monte tiene de altura más de dos millas y media, siendo mayor por esto que los que se conocen (...)
  • 71 Son minerales de plata y también de oro y de muy fácil beneficio a causa de la nobleza del metal. (...)

1064. Se han olvidado totalmente en la isla de San Juan que es Puerto Rico sus fecundos minerales de oro, principalmente los que caen a la parte del norte y los lavaderos del río Cayrabon como lo advierten don Pedro Mártir, [Fernández de] Oviedo, el doctor Huerta y Herrera; en la de Cuba las de Jagua. De las riquezas de estas islas juntas con la de Santo Domingo, dice el señor Pinelo lo siguiente: “Estas tres islas, que casi están en un paralelo desde 18 a 23 grados parece que incluyeron la mayor riqueza de oro que se ve en el mundo.” Se comprenden casi en el mismo olvido en Cartagena las minas de Zamba, Zenú, Tolú, Monpox y la Barranca, habiendo sido sus principales asientos el Simiti, San Lucas y Guamoco, que aun en tiempos de los gentiles dieron riquezas de oro muy considerables; y en el Darién, Santa Cruz de Cana, cuyos metales han sido de ley muy subida. Se ven como desiertas en la provincia de Popayán las minas de oro de Zagua-Zara. De ellas hace mención una real cédula de 17 de noviembre de 1602. Corren la misma fortuna las que cuatro leguas de la ciudad de Cali69 descubrió el contador Juan de Palacios según se lee en otra real cédula de 30 de mayo de 1635. Asimismo en el Reino de Quito se han abandonado las que están en los distritos de Loja, Caduzeta y Cuenca, y las que hoy se conocen con el nombre de San Antonio de Zaruma. Igualmente se lloran perdidas las del pueblo de Chirinos en Jaén de Bracamoros, la de Angamarca en la Tacunga y las de Guacaya, Sarapullo y Cayambe, no siendo menos notables las inmensas riquezas de oro que se ocultan en el famoso Pichincha70 y que hasta ahora se han descubierto, manifestando así las arenas de este metal, que se recogen en sus arroyos y vertientes. Fuera de que es tradición muy recibida entre los indios y americanos que este monte es el más fecundo de oro que ha criado la naturaleza en aquellas regiones. Se han abandonado asimismo los fecundos minerales de plata de Rauma, Condoroma, Juliaca, Otoca, San Melchor de la Palata, Malal y Huancarpurcas, que llaman Nuestra Señora del Pilar. Los cinco primeros en el Perú. Los dos últimos en Quito. Bastaban ellos solos en otro tiempo a enriquecer el mundo. Y lo que es más, están intactas las minas de Chachapoyas en el obispado de Trujillo, las de Chucuito en él de la Paz, cuyos cerros esconden fecundísimas vetas de plata, las de Huachi71, cerro poderoso, 10 leguas de la villa del Jachal de la jurisdicción de San Juan de la Frontera en el Reino de Chile y las de Uspallata, 12 leguas de la ciudad de Mendoza en el mismo Reino, a la salida de la cordillera. Por enero de 1752 estuve yo en ellas. Y habiendo examinado los metales, reconocí ser los más ricos de toda la América Meridional. Preguntéle a Antonio de Surro que corría con sus labores, cuántos marcos daban por cajón y para satisfacerme hizo demostración de un piñón de más de 25 libras, que había sacado de los pocos metales que llaman granzas, que desperdició otro beneficiador que de tiempo inmemorial las había empezado a trabajar.

  • 72 Liberto Fermonde es de parecer que solo tres montes en el mundo llegan a la región del aire. El pr (...)

1075. Admiréme de ver abandonada tanta riqueza. Quise averiguar el motivo y reconocí que la misma abundancia en que viven los naturales de Mendoza, les obliga a su desprecio. A que concurre no poderse trabajar en todo el año a causa de los temporales tan continuos en la cordillera y principalmente en el invierno, en cuyo tiempo todos los caminos se cubren de nieve y en especial las bocas de estas minas que se han abierto en el páramo más rígido de esta nevada cadena de montes. Y aun en la estación más avanzada del verano que es por enero, tiempo en que yo lo atravesé, se dejan ver en las faldas y cimas de algunos cerros muchas columnas de nieve, de figura hexagonal y piramidal que exceden en la altura a un hombre montado a caballo, según lo experimenté acercándome a ellas. Llaman los caminantes penitentes a estos fantasmas de hielo. Es cierto que mirados desde lejos representan unos figurones vestidos de blanco que deslumbran a los pasajeros con los rayos del Sol, cuando dirigen hacia ellos toda la incidencia de su fuerza. Así se experimenta en los que se ven en Atupun-Gato72, que es el monte más alto que se descubre en este muro de montañas que en opinión de muchos llega a la región media del aire, excediendo al Pico de Tenerife. No he subido a él aunque he estado cerca de su falda. Puedo sí asegurar que se deja ver a distancia de más de 30 leguas. Lo que desde luego hace muy considerable su elevación, afirmando muchos prácticos de estos caminos que en tiempo sereno lo han observado desde San Luis de la Punta, que dista de Mendoza más de 50 leguas al oriente. En trece días pues que hice camino y estuve metido en estas cordilleras, no solo vi despreciadas las riquezas de estos minerales de Uspallata, sino otras iguales que se advierten en cada cerro si se registran con alguna inteligencia y conocimiento de metales. Si en las ciudades de San Juan de la Frontera y Mendoza que son los lugares que tienen esta minas norte sur con distancia de menos de 13 a 14 leguas se formasen unos asientos de cuenta del Soberano, transportándose a ellos los metales que por diciembre, enero, febrero y marzo sin riesgo alguno se pueden sacar, desde luego que en todo el año sería fácil el beneficio y sin intermisión con grande comodidad de sus trabajadores, que pasarían el invierno al abrigo de las poblaciones. Sobran en estas ciudades víveres y caldos. Casi se dan de balde el vino y aguardiente, siendo sus carnes y verduras las mismas que para el Reino de Chile. Y para ingenios ningunos lugares más aptos, por descolgarse las aguas que riegan sus tierras de las más altas colinas y ser perennes en todo tiempo. Estas noticias he dicho de paso con las demás de los minerales perdidos, que ya se han referido en los artículos antecedentes, para que los que solicitan, huacas sepulturas y entierros, a que los inclina su ociosidad tengan en éstas por medio del trabajo y fisiología de los metales los tesoros seguros, que vanamente buscan en otras partes, haciéndose el desprecio de los mismos que los inducen a estos engaños. Y no sería esto tan malo si, desesperados de ver frustradas sus ciegas esperanzas, no se abandonasen obstinadamente a las prácticas supersticiosas de las varillas, queriendo disfrazar su malicia con las cualidades ocultas de los peripatéticos y emanaciones corpusculares de los cartesianos, a que los filósofos y naturalistas de mejor juicio no han hallado razón que pueda ajustarse a la simpatía o atracción natural que dicen hay entre la vara y los metales. Mr. Gregorio Michel en las notas a Mr. Gaffarel habla así contra este abuso: “Las almas codiciosas de riquezas han hecho nacer este uso, y la locura como también la superstición, la autorizan.” Y el padre Malebranche determina con decisión que ni el vapor del agua ni el de los metales ni el de alguna otra cosa pueden naturalmente mover la varilla, debiéndose en su juicio absolutamente vedar este abuso como un efecto de la impostura de los hombres o del poder de los demonios, que los encaminan a estas obras supersticiosas. Esta opinión es de tanta consideración entre los físicos que, subscribiendo a ella el padre Le Brun, dice así: “Esta autoridad es de tal peso que no debe ser ignorada. Todos saben cual es la habilidad del autor de la indagación de la verdad de las materias de física con que preocupaciones él decide y cuánto se aparta de creer fácilmente las supersticiones.” Y fray Armando Juan, abad de la Trapa, en carta de 29 de agosto de 1689 al citado Malebranche se expresa casi en los mismos términos, son sus palabras: “Es preciso que todo el mundo esté de acuerdo que estos conocimientos no son naturales y que es necesario que ellos vengan o de los ángeles o de los demonios. Que ello venga de parte de los ángeles nadie entrara en tal pensamiento, porque hasta aquí no se ha visto que Dios se haya servido de semejante ministerio para tales cosas.” No son menos notables las palabras del padre Menestrier: “Es imposible (dice este sabio jesuita) dejar de concebir que no haya alguna cosa diabólica en estas operaciones.” Y aun Paracelso que fue un físico muy grande, pero crédulo y poco escrupuloso, teniéndolas por ridiculas y quiméricas trató con desprecio a sus profesores, como se lee en su filosofía oculta, que tiene por título Tesoros escondidos, aunque en otro tiempo según el padre Kirker, tuvo por naturales estas operaciones de que desde luego mejor examinada la impostura, se retractó como lo nota el citado padre Le Brun.

  • 73 Nota de los editores: en el manuscrito falta el número 6.
  • 74 Esta palabra se compone de dos voces griegas rabdos que significa vara y mantia, adivinación, que (...)

1087.73 Esta es la fortuna que ha corrido la rabdomancia74 en la parte física, por más que por medio de las combinaciones filosóficas y causas ocultas pretendan indemnizarla de toda nota supersticiosa los Mrs. Hirhain, el abad de San Roman, Boyer, Garnier, Chauvin y otros que cita el padre Le Brun en su Historia crítica de las prácticas supersticiosas. En lo moral es totalmente condenada esta práctica por los Santos Padres y Concilios así generales como provinciales, no excusando el padre Alejandro, dominicano, de pecado mortal a los que recurren a ella, aun sin preceder pacto implícito. Y en nuestra América son reos del Tribunal de la Inquisición los que se mezclan en tales sacrilegios, como yo he visto en varios autos de fe celebrados en Lima castigar severamente a los que haciendo estudio de este inicuo arte, han persuadido a otros engañándose a sí mismos el descubrimiento de los tesoros que hay ocultos en aquellas tierras, con abandono de los fecundos minerales que donde quiera que se caven los montes es muy constante se han de encontrar, como todos los días lo muestra la experiencia a los que saben hacer buen uso de la ciencia y conocimiento de los metales.

  • 75 Agrícola, Roberti, Stengelio, Cesio, Forero, Fabri, Aldobrando, el padre Gaspar Schotto, Conrado, (...)
  • 76 El coronel don Miguel Antonio de Escurrechea, beneficiador del Potosí.

1098. En fin, este asunto ha sido en otros tiempos el objeto de famosas plumas75 y en el nuestro del docto Le Brun. De mi instituto no es extenderme en él. Si se quisiere sobre esto saber algo más, se podrá consultar al autor que acabo de citar. Recogió él en la citada obra todo lo que se puede ver de más curioso sobre esta materia. Solo advierto que en nuestra América se remediaría este abuso fundando en ella como ya he dicho en otro artículo, una Academia donde físicamente se enseñe la verdadera rabdomancia, que es el estudio y conocimiento de los metales según la fisiología de ellos y reglas que tienen por muy seguras en su práctica y beneficio, que han adelantado la teórica fundada en la escuela de la razón y repetidas experiencias. Lo que alguna vez parece debió cierta consideración a un sabio y celoso ministro español, que habiendo hecho transportar de nuestras regiones a España varios cajones de metales, juntó para la averiguación de su naturaleza e importancia de su beneficio todos los que por entonces florecían en esta ciencia, formando también cuerpo en este número un minero del Perú76. Estos hechos merecen toda reflexión y si se continuasen con la fundación que se desea, desterrarían desde luego de nuestra América estos sortilegios y ociosos y probablemente se trabajarían todos los minerales que por ignorancia no se conocen, descubriéndose otros nuevos por medio de la instrucción y enseñanza de facultad tan útil al comercio y bien de los hombres. Esta grosedad (escribe el licenciado Barba) ha sido causa de no haberse hecho tanto caudal como se debiera de los desperdicios que ha habido en el beneficio de los minerales de plata, pues sin que la exageración aumente el número han sido muchos millones los que se han perdido así en la ley que no han dado, por no ser entendidas sus diferencias y naturalezas, procediendo acaso y sin fundamento ni noticia cierta de la plata que tenían y debían sacarles los que se han ocupado en este ejercicio, como en las descompasadas pérdidas de azogue, pues son hasta hoy más de 234.700 quintales los que en esta imperial villa se han consumido. No sé si alabe la grandiosidad de ánimos que este soberbio clima cría en no haber hecho caso de recoger migajas que pudieran satisfacer la hambre de riquezas a muchos reinos del mundo, o se condene el descuido de tan prudente y bien gobernada república en no haber procurado estorbar esta desaprovechada prodigalidad con todos los medios posibles. El primero y fundamento de los demás es, a mi ver, que el magisterio del beneficio de metales lo trate quien lo entienda y no sin autoridad y licencia pública, precediendo examen para ello, pues sin ésto no pueden usarse oficios cuyos yerros son sin comparación de muy menos importancia. Poco cuidado ha dado esto hasta ahora a algunos dueños de ingenios, por parecerles que de los metales propios tenían guardada para después en las lamas y relaves de plata que dejaban de sacarles y de los ajenos les quedaba más provecho, mientras se beneficiaban peor.

Artículo 8°. Minas de hierro, acero, plomo, estaño, cobre y otros metales

1101. No solo las minas de oro y plata de que abunda nuestra América Meridional, como se ha visto en los artículos antecedentes, sino las de todo género de metales de que igualmente son fecundos sus montes, hacen ventajosa su riqueza. En esto ninguna otra región del mundo le iguala. La experiencia tiene bien demostrado que las tierras que son fértiles en unos metales son estériles en otros. Pero acá del mismo modo se encuentran los que son preciosos como los que no lo son. Y para que se vea que en esto no tiene lugar la pasión de americano, desempeñaré la noticia proponiendo los lugares que les producen. El hierro se cría en abundancia en la serranía de Huamanga en Oroconta, altos de Pilcomayo, Ancoraymes, población de Omasuyos, Oruro junto a la veta de Santa Brígida. Del hierro de ésta se labraron en presencia del licenciado Barba unos clavos que eran en todo lo mismo que los que se transportan de España. Y yo pudiera añadir que mejores, por abundar nuestro hierro de muchas partes de plata como se observa en los metales que llaman chumbi y se extraen de Chocaya, mineral del Potosí. El citado autor tratando de la abundancia de metales que nacen y crecen en la provincia de los Charcas, asegura también la del hierro en aquella fecundísima región diciendo: “No falta tampoco este necesario mineral en aquestas provincias feralísimas de todo género de ellos, aunque nadie se ocupa de su labor o beneficio. “Porque todo lo que no es plata no se estima y a trueque de ella se trae y gasta en abundancia el hierro de Vizcaya. Pero que mucho si la caparrosa, el aluminio y otros medios minerales se traen hasta ahora de Castilla, pudiendo llevarse de este Reino para ella y todos los del mundo?”

1112. Nace también en Acay, 12 leguas de la Asunción del Paraguay, en muchas partes del Nuevo Reino de Granada, en Loja y Cuenca. El territorio sobre que se fundó esta ciudad está todo lastrado de minas de este metal. En los derrumbos de algunas de sus quebradas se han descubierto muchas veces las vetas de él. También se dice con aserción que en aquella parte de montañas, cuyas faldas al norte de Lima baña el famoso Rímac, hay no menos fecundas minas de hierro que de otros metales, como asimismo se han descubierto en Lampagui, monte del Reino de Chile y vecino a su cordillera, que no solo goza de la fertilidad de esta producción, sino la de abrigar en sus senos la de todo género de metales. Y últimamente en la isla Española según el señor Pinelo de un cajón de este mineral se puede lograr medio de metal, esto es, 50 por 100, por ser allí fecundísimas las vetas de él, cosa que en su tiempo dudó [Fernández de] Oviedo y hoy ha desmentido la experiencia, aunque no se hace algún uso de su fertilidad. Pero como las minas de este metal no se trabajan en la América, donde he visto vender por los años de 1743 el quintal de él a precio muy subido, habiéndose por entonces pagado en Lima a 120 pesos, basta esta breve noticia que presento para que si en algún tiempo se permitiese su extracción, sea más fácil el hallazgo de las minas que asigno con otras muchas de esta naturaleza, que no dudo se hallaran si se registran los montes con alguna indagación y cuidado, no siendo menos útil el de hierro que los metales más preciosos que se buscan en los senos de la tierra.

  • 77 Dista cuatro leguas al oesnoroeste [sic] de la ciudad de Huamanga.
  • 78 Conquistó esta provincia y fundó en ella la capital con el nombre de Santa Cruz de la Sierra Ñuflo (...)

1123. Acero, plomo y estaño se hallan en Loja, Huanta77, Huamanga, Huancavelica, los Lipes, Misque78 y Paraguay, entre los ríos Paraná y Piquiri en el valle de Satica de la jurisdicción de Tunja y en la Trinidad de los Muzos que es de la gobernación de Santa Fe de Bogotá y en otras partes de este Reino. Si en estas regiones los minerales de esta naturaleza se trabajasen a proporción de su fecundidad no serían menos considerables los provechos que se lograrían de ellos que los que tienen de los de plata y oro. Y aun quizá dejarían mayores ventajas por cortarse en algunos de ellos los metales tan puros que sin más beneficio que el de la fundición se forman las barras. Y en las minas de estaño suele encontrarse el colquiri que es un mineral en cuyas vetas se cuajan las lliptas que es la plata más fina de nuestra América, cuyo hallazgo que por lo común ha desempeñado la esperanza de los que le han sabido buscar, debía obligar a todos al trabajo de estas minas. Pero así en esto como en todo lo demás, se descuidan nuestros americanos gastando el tiempo en averiguar los fenómenos de otras regiones y cerrando los ojos a los peregrinos que aparecen en las suyas. “Cuan obligados (dice el señor Pinelo) se hallan los españoles de saber las cosas de las Indias, no excusándose de averiguar las de Babilonia, Egipto, Persia y Turquía, como si éstas fueran más nuestras que aquellas y más permitido o menos culpado ignorar lo propio que lo extraño.” De éste último, pues, se saca tanto en Oruro, Chayanta, Potosí, Larecaja y Chucuito, que el navio nombrado el León, que salió del Callao de Lima el 8 de febrero de 1756 y llegó a Cádiz el 16 de octubre del mismo año transportó 300 quintales, que se hallan apuntados en los registros de esta Contratación a Indias, siendo él de estos minerales por tocar en plata o tener muchas mezclas de cobre él más rico en su género, como lo siente Barba, que los ensayó y registró y dice así de los de Oruro: “Famoso es el asiento de Colquirino, lejos de la Coylla de San Felipe de Austria de Oruro por el mucho y muy bueno que de sus minas se ha sacado y se saca para todo acueste Reino, entre cuyos metales como ya queda advertido, se hallan a veces ricas bolsas de metal de plata.”

  • 79 Es menos de real y medio de plata del cuño del Perú.

1134. Cobre, el más rico que se conoce en la América Meridional y aun en el mundo, se saca en Coquimbo del Reino de Chile habiéndose encontrado en un sitio que allí llaman Payen peñascos de 50 y 70 quintales de este metal. De él se funden en Lima la mejor artillería y campanas que coronan los muros de las ciudadelas y castillos de las fortalezas y adornan las torres de los templos en nuestras Indias. Por lo común toca en plata y se da tan barato que apenas vale en grueso o por junto tres reales de vellón79 la libra de él. En este Reino son tan fecundas las minas de este metal que ellas solas pudieran proveer las otras partes del orbe de artillería y los demás utensilios que se fabrican de él. Pero la fertilidad de aquella región que con mano liberal ministra a sus habitantes todo lo necesario para los usos de la vida, los hace dejar en las entrañas de la tierra como olvidadas, éstas y otras riquezas que puestas en movimiento por medio del trabajo despertarían el comercio y aumento de sus poblaciones. Ya lo sintió así don Antonio de Ulloa de quien son las siguientes palabras hablando de la fertilidad de este Reino y abundancia de sus minas de cobre y otros metales: “si se dejan a un lado las producciones con que lisonjea la vista aquel país y se pasa la consideración a lo que encierra interiormente en sus venas, se hallarán estimables minerales, unos de piedras entre los que les pueden tener su lugar los de lapislázuli e imán, otros de cobre a cuya calidad no aventaja la de los mejores que se conocen en la Europa y otros de oro. Pero todos ellos infructíferos porque sus moradores contentos de tener tan abundante lo que necesitan para la vida, no aprecian otra cosa ni su curiosidad se extiende a inquirir lo que la misma tierra guarda en sus entrañas.”

1145. Son asimismo fecundas las minas de cobre en los Lipes. Allíle producen en abundancia Scapi, Sabalcha y Pereyra, que son montes de Chuyca, Colcha y Huantacondo, poblaciones de aquella jurisdicción. En tiempo de los incas las trabajaban los indios y de su metal formaban todos los más utensilios e instrumentos que ahora hacen con hierro. Hasta hoy en sus entierros y huacas se descubren algunos yunques y martillos que se conservan en muchos gabinetes como memorias de aquella antigüedad en que se sabía batir el oro y la plata con más propiedad que los de Alemania extienden otros metales. Acompañan a la fertilidad de esta provincia Atacama, los Chichas, Oroncota, Tarabuco, Mahoa, Capoata, Chayanta, los Carangas, Curaguara, Callapa, Choquepiña en los Pacajes y Llulloma. En ésta última, siendo todas de las diócesis del obispado de los Charcas y obispado de La Paz, hay un mineral que casi es oro, el cobre que produce. Según las noticias más instructivas que tengo de su calidad y naturaleza no es otro que el auri-calco de que se hablará en su lugar. Y parece que el citado autor lo acredita cuando dice: “Menos de media legua de Llulloma, junto al camino que va a Cala-Coto en unos cerrillos sequísimos de barro descubrí unos ramos o vetas muy angostas de cobre puro, como fino oro, de que recogí cantidad de lo rodado y esparcido sobre la tierra.” En fin los más cerros que coronan en su centro al famoso Potosí son de cobre muy puro gastándose solo en el beneficio de sus metales, como escribe el referido Barba, el que se ha sacado y saca de los asientos de las Laganillas y Jura que producen también en abundancia este metal.

1156. No son menos fértiles las que se ven en los distritos de la Ciudad Real, jurisdicción del Paraguay y las de Santa Cruz de la Sierra en unas montañas bajas, 30 leguas al oriente de ella. Las ciudades de la Palma, Velez y Grita en el Nuevo Reino de Granada, las de Cocorote, que en la Gobernación de Venezuela descubrió por los años de 1619 ó 1620 don Luis de Rojas. De estas minas en siete años que las hizo trabajar Francisco Núñez Melian, gobernador de aquella provincia, se sacaron 4.300 quintales y las dejó en tal disposición y estado que, según noticia el señor Pinelo, se pueden extraer de ellas, proporcionándole los trabajadores, los metales a satisfacción por ser de ocho leguas las serranías en que se incluye mineral tan famoso y la veta que se labra, que es toda de metal muy fino y puro, tiene 12 varas de alto y ocho de ancho, fecundidad prodigiosa que en su género es tanto más estimable, cuanto lo son las de plata y oro.

116Y no solo en la tierra firme de nuestra América, sino también en sus islas se corta con abundancia este metal. Las minas de la ciudad de Santiago en la isla de Cuba desde el principio que se comenzaron sus labores, que fue por los años de 1577 hasta 1656, tiempo en que escribía el señor Pinelo y servía la plaza de oidor de la Contratación de Sevilla, se sacaban cada año 1.500 quintales que se transportaron algún tiempo a La Habana para la artillería que allí se fundía a cuenta del Soberano y después a Sevilla, donde se transfirió esta oficina de fundición de cobre y otros metales. Según el cronista Herrera hay también minas de esta naturaleza en la Florida e isla Española. Aquí asegura que se han descubierto vetas de cobre azul, verde, amarillo y de otros colores, que yo no he visto ni salgo por fiador de esta noticia. En esta misma isla junto a Puerto Real se encontró otra mina, que según [Fernández de] Oviedo es de las más abundantes en su género. Pero de ella se dijo. “Donde no hay quien saque oro, menos habrá quien saque cobre aunque sea mucho.” Lo mismo casi se pudiera decir de los demás famosos minerales de nuestras Indias, que apenas se trabajarían si las mismas riquezas no se viniesen a las manos de los que por ignorancia y flojedad más desperdician que logran.

  • 80 Don Juan Enrique de Graet.

1177. Estos son los minerales de cobre más ilustres que tengo noticia haya hasta hoy descubiertos en nuestra América. Ellos proveen y principalmente los de Chile, todo el metal que se gasta en utensilios y otras obras de martillo y fundición, viéndose en Lima acueductos y cañerías de este metal, como lo son las del Convento de Jesús de religiosos menores, que subterráneamente circulan grande distancia de la ciudad hasta entrarse a aquel convento, donde mantienen de agua el número de 60 fuentes que están en perenne ebullición. Y puedo asegurar que en este lugar se hace frecuente uso del cobre y no se han observado hasta ahora las fatalidades que se experimentan en la Europa y que físicamente han demostrado los Mrs. Falconet y otros que cita el autor80 de los Discursos mercuriales, quien pretendiendo desterrar de las cocinas de España el uso de las vasijas de cobre e introducir las de hierro estañado, que ha descubierto Mr. Premey, dice así: “Soy de parecer que como el mercurio mal administrado rompe por su actividad las fibras del cerebro y descuadernando la formal constitución de la cabeza ocasiona una deplorable demencia, es el cardenillo o verdete mezclándose con la sangre un mineral que obra con más fuerza y vehemencia que el azogue. Cualquiera dosis por leve que sea, aunque resbale y pase sin daño alguno sobre la voluta de cualquiera parte delicada de las entrañas, puede estancarse sobre alguna en que tarde o temprano explicará necesariamente su pernicioso efecto. Y si toca en el pulmón, una corrosión al parecer despreciable es una mancha de aceite en un preciosísimo paño. El cardenillo o verdete es un cáustico que roe y consume con ardor excesivo, pero algunas veces con tanta suavidad que hace insensibles sus operaciones. La tos que produce no será en su principio digna de más atención que un resfriado y si se acudiese al punto con conocimiento de causa a los remedios correspondientes, ella se vencería fácilmente y quizá que se curaría radicalmente la causa que la produjo. Pero como se ignora y no se advierte que el origen de ella pueda venir del cardenillo o verdete de los utensilios de cocina o repostería, se sigue la indicación conjeturada mientras que el mal gane terreno hasta declararse abiertamente y luego hay una pulmonía o una ética inesperada y a la cual no se sabe señalar causa alguna. Estos estragos que suceden en el pulmón y el mesenterio sucederán probablemente en todas las demás visceras principales del cuerpo humano.”

1188. Me hallo aquí como precisado a desterrar del vulgo de nuestros americanos el envejecido error del metal que llaman Caloto, que no es mineral distinto de los de este género, sino el mismo cobre común a quien el engaño o la superstición han querido autorizar con la señalada virtud de apartar los rayos, truenos y otras tempestades de las poblaciones luego que se empiezan a sentir en ellas, tocando unas campanillas cuyas lenguas son en el todo o en parte de este pretendido metal. Y así los crédulos y gentes que se pagan de estas ignorancias compran a grande precio aquellas campanillas, juzgando encontrar en ellas el asilo de las tormentas que solo puede naturalmente desbaratar el tiempo, o consumiéndose el material que las causa, o mudándose el elemento que las mueve. Tuvo origen este error en Caloto, pueblo de la gobernación de Popayán que habitan los indios paezes. Estos en cierto tiempo, habiendo sacudido el yugo de la dominación española, quemaron todas las casas de este lugar con los habitantes españoles que se contenían en ellas. Entre los que fueron también despojos del fuego e incendio el cura y sus compañeros. Y no satisfecho el encono de los indios con este estrago quisieron también cebarlo en la campana de la Iglesia, que no pudiendo dividir en piezas sepultaron en la tierra dejándola por inservible. Pero los nuestros instruidos en esta rebelión sujetaron a los sublevados y sacando la campana del sitio en que la habían enterrado los indios la colocaron en la torre de la nueva iglesia. Desde entonces pretenden que a su sonido se deshacen los fenómenos tempestuosos, que comúnmente aparecen en aquel país y amenazan a sus vivientes fatalidades y estragos, según la presunción de los que así los conciben. Y corriendo en toda la América la novedad de la milagrosa campana de Caloto para ahuyentar las rempestades, rodos los viajeros y navegantes empezaron a solicitar fragmentos de ella, de que arman las lengüetas de las pequeñas, que retienen el nombre del mismo pueblo donde nació este pretendido milagro, que fomentan el interés y la mentira, si no son ya la malicia y superstición las que acreditan estas vanas observaciones que solo pueden tener lugar en los que no saben hacer un buen uso de la razón y juicio. “Los conocimientos comunes (dice el padre Le Brun) enseñan que las criaturas de donde se sacan todas estas observaciones vulgares no han sido hechas para anunciar tales cosas o para producir tales efectos. Porque buscar en ellas otros efectos que aquellos para los que Dios las ha hecho, es servir a la criatura en lugar de servir al Criador y caer en un desreglamento que arruina el orden y la religión como lo muestra San Agustín. Y cuando no se consideran estas verdades tan constantes y sólidas un poco de uso de razón y de buen sentido deberá desengañar a estas personas.”

  • 81 Esta provincia que la descubrió Cristóbal Colón en su cuarto viaje por los años de 1502, está suje (...)

1199. Hállase asimismo en nuestra América Meridional el metal que los antiguos llaman Orichalco. Se había tenido este metal hasta ahora por una de las especies perdidas. De él hay en Honduras81 un mineral según nos noticia el señor Pinelo. Es tan fuerte que, como escribe Cesar Escaligero, no pudo liquidarse ni ceder su dureza al fuego ni otro artificio y por eso quizá lo abandonaría casi dos siglos hasta que en nuestros días teniéndole por nuevo hallazgo, lo han dado a conocer con el nombre de platina del pinto, como nos lo comunica el autor de los Discursos mercuriales de quien son las siguientes palabras: “El conocimiento de este nuevo hallazgo nos viene por Guillermo Wabson de Londres quien en una carta de 25 de enero de 1751 dice a un amigo suyo que la mayor novedad que le puede comunicar interesa al comercio y a la Física y que consiste en la noticia de un descubrimiento de cierto metal enviado de la América Meridional donde le llaman platina del pinto. Este metal (dice) tiene por su color bastante semejanza con la plata, pero su cualidad conviene más con el oro. Todos saben que el oro es el cuerpo más pesado que hay en la naturaleza y que su proporción con el azogue es a razón geométrica de 19 a 14 en lugar que la que tiene con el agua no pasa de uno. La razón del nuevo metal con ella está como 17 a uno. Le han mezclado con oro en cantidad igual formando de ello una masa del mismo peso del oro. También parece al oro en dureza y consistencia y se mantiene bastante tiempo en el fuego sin disminuir sensiblemente su peso. Es difícil de fundir y ha resistido dos horas enteras a un fuego al cual al cabo de quince minutos liquidaba el hierro. No obedece al martillo y no obstante le han trabajado en América haciendo de él guarniciones para espadines. Algunos químicos quieren examinarle y puede ser que por combinación o mixtura le encuentren propiedades excelentes.”

12010. Pero esto no es otra cosa que hacer revivir o circular por el mundo la novedad de una especie que nuestro descuido y falta de aplicación a los intereses de la Física y fisiología de los metales tenía ya como muerta atribuyendo a Wabson el invento que ha casi dos siglos habían descubierto los españoles, como se leen las noticias de ellos en los dos autores que he alegado y lo que es mas se halla su existencia en Honduras, Lampagui del Reino de Chile y en muchos minerales del Choco y Popayán. Fray José Cabello del orden de San Francisco en la provincia de Lima insigne metalario y artista de platero consiguió, por los años de 1742, unas libras de este metal, llevadas a Trujillo de estos últimos minerales. Con ellas fabricó unos tinteros de que hasta hoy se sirve y pueden todos ver en Lima donde vive en el Convento de Jesús. También por los años de 1730 ó 1732 fray José Marthagon, misionero franciscano de la provincia de Quito, demostró en Panamá a sujetos fidedignos y de carácter otra porción de este metal en polvo, sacada de las minas del Darién o de las mismas del Choco. Estos hechos son averiguables. Vivos están los religiosos que hemos citado. Así mismo estamos vivos los que hemos visto el metal y sabemos que lo hay en nuestras minas. Algunos han pretendido que sea este metal lo mismo que el latón que también llaman alatón, aunque es voz poco usada como lo advierte el Diccionario de la lengua castellana. Desde luego que esto es un engaño y poca instrucción en la naturaleza de los metales. El uno es facticio y compuesto del cobre y calamina a que los alquimistas casualmente dieron el color amarillo, procurándole convertir en oro. El otro que es él de nuestro asunto es un metal primigenio que si en algo cede al oro, en nada se rinde a la plata, habiéndolo hecho despreciable al principio de su descubrimiento la dureza y ningún conocimiento de su beneficio. Ya hoy, que ha empezado a hallarse el arte de trabajarlo que tuvieron los del antiguo mundo y se ignoraba hasta ahora, se podrán en nuestras Indias labrar sus minas con adelantamiento de la Física y comercio, como lo espera el autor de los citados Discursos Mercuriales.

12111. En los dos primeros capítulos del Apocalipsis de San Juan versículos 15 y 18 se hace mención de este metal. En el original griego en cuya lengua se cree escribió el sagrado evangelista, en Pathmos, cerca de los 94 años de la venida de Cristo, se leen igualmente en los dos lugares que he citado [ilegible, palabra en griego], que es lo mismo que decir en nuestro castellano: “sus pies eran semejantes al metal del monte Líbano” que traduce la Vulgata aurichalco. En la exposición del uno de los versículos citados, que es el 15, propone el doctísimo Calmet tres géneros de aurichalco: uno que toca más en plata y tira a blanco, otro que abunda de otro y es más encendido y el tercero que tiene muchas partes de cobre y por eso se deja ver más rojo que los otros géneros de su naturaleza. Así parece, dice el citado expositor, que usando San Juan la voz griega [Ilegible, palabra en griego] quiso dar a entender que era blanquecino y con mayor relación al color de la plata el metal con que hace la comparación en los expresados lugares. Esto no tiene dificultad alguna que un metal simple y primigenio, como lo es él de nuestro asunto, será más o menos encendido según las partes terreas o con mistión de los otros metales o sales que en la veta le comunican el color. La experiencia tiene bastantemente enseñado que en el oro se halla la misma diversidad de colores, como se ven en el que se saca de las minas del Brasil, Chile y Perú, que solo se encuentra razón de diferencia en el color, más o menos amarillo, pero no en la especie del metal. Del mismo modo, pues siendo el aurichalco un metal que es casi oro, debe seguir la naturaleza de éste en los accidentes de los colores. Lo que causa el abundar de más o menos partes de los minerales que tiene relación a ellos.

12212. Pudiera oponérseme que este metal, que San Juan llama [Ilegible, palabra en griego] y la Vulgata aurichalco era facticio y artificiosamente blanco, siendo él por naturaleza rojo, como lo sintió Tzetzez sobre Hesiodo, oirosras sxenasia kai ginegai xalxos leukos fuseitourros ui y que el mismo que provino de la fundición de las estatuas de oro, plata y cobre cuando Lucio Munnio quemó a Corinto, cuya mezcla de metales convertidos en un cuerpo apreciaron, como refieren Plinio y Floro, los antiguos tanto como el oro. Pero ésta, en opinión de Calmet, es una relación vulgar que padece grande sospecha de falsedad, afirmando Plinio, libro 38, capítulo 2 que 100 años antes del incendio y cautividad de Corinto ya habían perecido aquellos célebres artífices que sabían trabajar los vasos del metal que característicamente llamaban de Corinto. Yo entiendo por los artífices los que conocían la fisiología del aurichalco, confirmándome en este juicio el padre Carlos Rueo, sobre Virgilio refiriéndose al lugar de Plinio cuando dice que se había acabado el aurichalco: esata tellure, esto es extinguida o agotada la mina que lo producía. De que se infiere con fuertes fundamentos que San Juan en los dos pasajes del Apocalipsis hizo su cotejo con el aurichalco, metal simple y no con el facticio y compuesto que se recogió en el incendio de Corinto, fuera de que testifica Josefo que los vasos que servían en el templo de Salomón y que fabricó Hiram, como se lee al libro 3 de los Reyes, versículo 45 eran de un metal más precioso que el oro. Ellos eran de aurichalco, como traduce nuestra Vulgata y los hebreos le llamaban chaimal que se interpreta metal muy precioso según se expresa a los capítulos 1 y 7 de Ezequiel en el original hebreo. También se lee en Esdras que los dos vasos que ofrecieron los israelitas a Dios que eran de los 5.400 que les restituyó Ciro al tiempo que les levantó la cautividad, eran de un metal tan hermoso como el oro. A que Calmet añade: “igualmente preciosos como el oro. Y no era posible que donde el altar y las mesas eran de oro fuesen los vasos de un metal bajo, como quieren que sea el aurichalco reputándole por el latón, que es la mezcla de los más humildes del reino mineral, siendo aquel en su esplendor y dureza lo mismo que el oro, como lo afirman San Isidoro, Festo y Cornelio a Lapide y Servio citado por Mr. Desprez sobre Virgilio, lo llamó más precioso que todos los metales.”

12313. Y aunque Antonio Nebrija juzgó que San Juan bajo el nombre calco líbano quiso explicar el incienso más fragante y oloroso que llamán los médicos y droguistas tus masculum, no se debe admitir esta inteligencia como afirma el sapientísimo Haye, sino la versión de aurichalco que le dan San Cipriano y la Vulgata, que prefiere el santo Concilio de Trento a todas las demás versiones e interpretaciones de esta sagrada obra. De que haciéndose cargo Calmet dice así: “en este lugar se debe entender que habla San Juan de un metal durable y que luce en medio del fuego.” Estas calidades que solo convienen al oro o al aurichalco no las podía gozar una resina o goma, como pretendió el nebrisense lo fuese el chalco líbano del Apocalipsis y por consiguiente lo debían también ser los vasos del tercero de los Reyes, que eran del mismo metal como se ha visto en su versión alegada, siendo cosa impropia y aun imposible se hubiesen formado de tal materia donde eran de oro o del metal de nuestro asunto todos o los más utensilios de que se hacía uso en el sagrado templo. Algunos la voz líbano la deducen de liban, palabra hebrea que significa cosa blanca. Esto no carece de fundamento si se atendiese que este color es uno de los tres que se deben advertir en el aurichalco y que es en el juicio de Calmet el que tenía él de la comparación de San Juan. Otros la pretenden derivar de livianum, adjetivo deducido de Livia, Emperatriz mujer de Augusto, colocando los minerales de él en la Francia, como lo hace Plinio. Pero esta fue una mera conjetura de Bocante, que la revocó después considerando que era muy raro este metal, como lo expresa el referido Calmet.

12414. También pudiera oponérseme que dice en latín aurichalcum por ser esta denominación más expresiva y apropiada a un metal facticio y compuesto de oro y cobre, como pretenden los que niegan su simplicidad y existencia. Pero esta voz, aunque en opinión de Haye y Tirino sea lo mismo que orichalcum, ella se ha introducido por corrupción de la primera, no siendo conforme a las buenas reglas de la composición a excepción de la privativa de los griegos formar voces de distintas lenguas una que especifique la propiedad y naturaleza de otra. “Algunos gramáticos, dice el padre Ruco, por la expresión latina juzgaron con ignorancia que era este metal una mezcla de oro y cobre.” Los que así la sintieron manifiestamente se han engañado. Si hubieran atendido (cuando no se confiese que el abuso y corruptela han autorizado su accesión) que entre los latinos era muy frecuente la antítesis, principalmente la conmutación de la o y au como lo enseña Juan Federico Heklio y se lee en Plauto, aurichalcum en lugar de orichalcum, no hubieran padecido el engaño que con justicia nota de ignorancia el citado padre Carlos Ruco a los gramáticos que han querido deducirle de aurum y chalcos y no de oris y chalcos, su verdadero origen. No solo pues, por la regla de la antítesis, sino por las de la prosodia se hace más palpable este engaño. En todos los poetas latinos que usan de esta voz se halla breve la primera sílaba, que escribiéndose con el ómicron de los griegos, por su naturaleza y posición guarda siempre aquella cuantidad. Y si se compusiese de aurum sería larga según el valor de los diptongos latinos que no preceden a vocales. Esta reflexión no solo es mía, sino también del padre Juan Luis de la Cerda en las adicciones al Diccionario de Ambrosio Calepino. Y pudiera ser de cualquiera otro que con una mediana noticia de la composición de los exámetros hubiese probado la cuantidad de la primera de orichalcum en los dáctilos que terminan sus dos primeras vocales en Virgilio, Æneida 12, carmen 87, en Horacio De arte poetica, carmen 202 y en Stacio, Thebaidos, 1, Pero como de todo esto no hicieron reflexión alguna los primeros que la adulteraron o copiaron, sino que se dejaron llevar del sonido y apariencia de la voz, se originó el engaño y extendió el error de tenerla hasta ahora por característica de un metal compuesto de otros y no por el primigenio y simple de que habla la Escritura Santa y se halla en nuestra América.

12515. No menos recibida en muchos autores la deducción griega de esta voz [Ilegible, palabra en griego] monte y [Ilegible, palabra en griego] metal. Pero ella se compone de [Ilegible, palabra en griego] cosa de monte y [Ilegible, palabra en griego] metal y así se halla escrita con diptongo de épsilon y iota que se pronuncian como i simple en Aristóteles, Hasychio, Hesiodo y Tzetzez. Exprésanla del mismo modo Roberto Estefano, Cornelio Schrevelio y los padres Jacobo Bayer y Hermanno Goldhagen en sus Tesoros y Lexicones griegos. Esto es por lo que mira a la más correera escritura de esta voz, que debe ser oseixalko, que es lo mismo que en latín aes montanum, metal de mina y no facticio ni compuesto del consorcio de otros, como quieren los que no han averiguado la fuerza de las voces y se halla en Plauto, Curculio, escena 3, actos 1 y 2; y en Cicerón, libro tres De Officiis, orichalcum, omitido el épsilon por la figura crasis, por lo que hace a su perfecta interpretación en las lenguas vulgares, no deja de encontrarse alguna dificultad. El padre Carrieres en las versiones de los dos lugares de San Juan y el de los Reyes, citados al número 11, traduce airain le plus fin, le plus pur. El abad Danet en su Diccionario entiende por esta voz lo que nosotros llamamos latón morisco y los antiguos dijeron cobre de Corinto. Este autor sigue en esto la opinión vulgar, que ya se ha refutado al número referido con la autoridad de Plinio y observación de Calmet. El otro con los dos epítetos de más fino o más puro se acerca algo a la verdadera significación de este metal, no habiéndole hallado en su lengua correspondencia genuina para su mejor interpretación.

12616. También en latín se ofrece alguna duda sobre la voz aeramentum que substituyen en la versión de xalko significando la latina lo mismo que xalkidma, como se ve en el Scoltastes de Hesiodo que llama al orichalco metal blanco otseixalko to leukon xalkoma, correspondencia que el padre Jacobo Bayer le da en el Pedagogo griego y se lee en la Vulgata al capítulo 18, versículo 12 del Apocalipsis. Pero esta es una voz genérica que comprende en su significado toda obra hecha de metal fino, como lo es la griega xalko, donde para expresar el cobre que es metal bajo, se añade a xalko el adjetivo xuntsios que hace toda la distinción entre el orichalco y el cobre. De que se sigue que la latina aeramentum se entiende por toda obra hecha de metal puro, como lo son las de oro, orichalco y plata y no por las que se hacen de otros metales bajos, como lo explica Nebrija y el abad Danet. En fin de todas estas razones y fundamentos así sagrados como profanos, se deduce que el metal que llaman platina del pinto no es nuevo hallazgo en el viejo mundo ni nuevo, pues en este ha casi 200 años que se descubrió y en aquel consta de gravísimos autores y lo que es más de la Sagrada Escritura que existieron minerales de él con el nombre de orichalcum, que es el que se debe dar a este nuevo pretendido metal y se lo han dado al de nuestras Indias Escaligero y el señor Pinelo.

12717. Hállase asimismo en Vicco y Pasco de la jurisdicción de Lima, en el Potosí y Chile, el electro, que en opinión del sapientísimo Calmet se observan igualmente tres géneros, como se ha visto en orichalco y en juicio de Guido Pancirolo ya no se ve en el mundo. Este es pues, un metal que tiene cuatro partes de oro y una de plata o al contrario. El padre Calancha nos da noticia haber tenido una piedra de esta naturaleza. Son sus palabras: “De una mina sacaron una piedra de que yo tengo un buen pedazo que esta listada toda, siendo una lista de oro fino y otra de plata en grano y así se van continuando las listas por toda ella, brillando lo blanco de la plata al lado de lo rubio y refulgente del oro. Es sin duda esta piedra el electro, de quien dice Ezequiel que vio salir del medio del fuego celestial. Este es del que hablan San Jerónimo, Ruperto y los filósofos que está mezclado de oro y plata, esclareciéndose ella y enturbiándose el oro, aunque en ésta el oro brilla y la plata luce. Muchas deben de haber de esta especie y como los indios y los mineros no atienden a la curiosidad sino a la codicia echan al montón cualquiera metal y así no se ven primores de estos meteoros y piedras ricas.” Yo puedo suscribir a la verdad del autor citado. No solo he visto algunas piedras con tan prodigiosas mezclas, sino muchas que he tenido y examinado, separando los metales sin moler ni dividir el mineral en que se contenían. Los de México todo el que de esta naturaleza sacaban en las minas de San Luis, le separaban el oro con la agua fuerte y otros ingredientes según el señor Pinelo y en tiempo de don Pedro Mártir se encontró también este metal en varias partes de nuestras Indias del mismo modo que hoy se halla.

12818. Este metal según Plinio puede hacerse por artificio. Pero entonces no se debe llamar mineral. Será lo mismo éste así formado que el que en el Perú nombran tumbaga, que son iguales partes de oro y cobre unidos por la fundición. Esto se debía embarazar con gravísimas penas por desperdiciar los americanos muchos millones de oro en esta mezcla que hace perder la mitad de su valor a metal tan precioso, cuyo abuso ha introducido la vanidad de aquellas gentes en tantas cajas, sortijas, hebillas, brazaletes y otras piezas en que se llora la nobleza del oro mal empleado con la bajeza del cobre. Tráenle algunas mujeres y aun hombres de carácter como amuletos, esperando de su pretendida virtud que acredita el vulgo con sus ignorancias, apartar el mal aire y contagio en los tiempos epidémicos. Es esta una superstición condenada y contra que tanto exclama el padre Le Brun en su Historia de prácticas supersticiosas. Solo para desterrar este error era muy conveniente vedar y prohibir las alhajas compuestas de la mezcla de estos dos metales, desengañando al vulgo de los americanos que los efluvios que resultan de la mezcla de estos metales justos con el calor natural no tienen en la física poder alguno para apartar las impresiones del aire y otros efectos perniciosos de que piensan precaverse con este abuso.

Artículo 9°. Minas de azogue

  • 82 Azogue no es voz española. Es arábiga. Se introdujo en España desde la irrupción de los moros. Hoy (...)
  • 83 Tenían este nombre entre los indios las princesas, infantas y demás mujeres de la sangre real a ex (...)

1291. Las minas de azogue82 no se conocían en nuestra América al principio de la Conquista, corrieron algunos años sin que los nuestros las descubriesen. Los indios las trabajaron en su antigüedad. No sacaban de ellas el azogue. Buscaban solo el bermellón que no es otra que el mismo espíritu del metal sublimado y elevado a las bóvedas y paredes de las minas. Los Incas y sus descendientes le llamaban ichma. El común o plebe llimpi. Su uso no era permitido a otras mujeres que a las Ñustas83. Untábanselo ellas no en las mejillas (como lo practican las europeas con el arrebol) sino en toda la cara. Formaban unas líneas desde los ojos hasta las sienes que dirigían con hermosura y artificio a otras partes de sus rostros. De manera que para este adorno y compostura se hacía en el Perú grande aprecio y estimación de llimpi, siendo entre los indios como consagrados al sexo femenino los minerales que le producían y vedado por sus monarcas toda extracción y trabajo que no fuese de este género y para aquel fin. Como esta práctica se había propagado a las mujeres indias y a cristianas se vendía públicamente en Lima y otras partes del Perú el bermellón, lo que dió ocasión a reflexionar que hallándose en aquellos países esta droga se debían también encontrar en ellos minerales de azogue.

  • 84 Cerca del año del descubrimiento de esta mina hablan con variedad los autores. El señor Pinelo que (...)

1302. Fue la primera mina de este metal que se descubrió en el Perú la de Tamaca en Pataz, provincia de la diócesis de Huamanga. Descubriéronla por los años de 1560 Pedro Contreras y Enrique Garcés que a este fin viajaron desde México al Perú. Allí habían tenido ya noticias del llimpi o verdaderamente muestra de este mineral. Con permiso del Virrey marqués de Cañete dieron principio a las labores de esta mina, que hasta hoy se ven descubiertas. A poco tiempo, no correspondiendo los provechos al trabajo, abandonaron la mina, arbitrando los medios de buscar otras más poderosas. Lograron el fin encontrando las que llaman de Palcas en términos de Huamanga que se incorporaron a la Corona real, como se dirá más abajo. No había pasado mucho tiempo de este descubrimiento cuando Gonzalo Nabincopa, indio de Acoria, o como otros quieren, los indios angaraes manifestaron a Amador de Cabrera otra mina vecina a la de Palcas, en un monte que llamaban Huanca Vilca y hoy corruptamente dicen Huancavelica. Diosele a esta mina el nombre de Todos Santos y el de San Bartolomé a la de Cabrera. Registróse ella a primero de enero de 156484 ante Lope Barrientos, que en calidad de alcalde ordinario gobernaba la ciudad de Huamanga por ausencia de Diego Pacheco su corregidor. Fue su primer alcalde mayor Francisco de Angulo de que se leen muchos instrumentos firmados hasta el año de 1576.

  • 85 Murió Amador de Cabrera en Madrid, pretendiendo en recompensa de su mina título de marqués o conde (...)

1313. Después Antonio Rodríguez Cabezudo halló la que llaman Chacllatacanan por el monte en que se contiene. Aquí mismo encontró Alonso Hernández el pozo de una veta nombrada la Descubridora y Juan Ruiz de Coria (a una legua de distancia) descubrió la que tiene el nombre de Mina del plomo. Todos estos descubrimientos se hicieron casi a un mismo tiempo. Pero ninguno fue más famoso que él que logró Amador de Cabrera. Era su mina una caja de piedra muy dura con 80 varas de largo y 40 de ancho. Podrían trabajar a un tiempo en ella sin embarazarse unos a otros casi 400 hombres. Como esta riqueza cada día iba en aumento, habiéndose descubierto en sus inmediaciones las minas de Santa Inés, Santa Isabel, Correa de Silva, Juan García, Inés de Robles, San Jacinto y otras, se incorporó a la Corona según estaba prevenido y después se dio por instrucción a don Francisco de Toledo en carta de 15 de diciembre de 1568. Recibió Amador de Cabrera85 por su renuncia 250.000 ducados. Entonces de este gran cerro se formó un real asiento de minas de azogue habiéndose unido todas las descubiertas en sus contornos y vecindades.

1324. Y para que el establecimiento subsistiese en buen orden y policía se fundó a 4 de agosto de 1571 la población con el nombre de Villarrica de Oropesa, en un llano que llaman Seccha. Desde este tiempo hasta el año de 1599 estuvo sujeta esta villa a los corregidores de Huamanga, que la gobernaban por un teniente. Después por los años de 1601 se hizo gobierno y fue su primer gobernador don Jerónimo de Avellaneda. Pero reconociendo los virreyes que los negocios de esta villa y sus mineros pedían jueces letrados proveyeron el gobierno en ministros togados de la Audiencia de Lima, como lo fueron don Juan Solórzano y don Juan Luis López. Después determinó el Monarca que cada tres años se turnase un individuo de aquel cuerpo. Fue el primero el marqués de Casa Concha que por los años de 1723 se recibió en este cargo, habiendo sido nombrado por Su Majestad en la superintendencia de aquella mina por los años de 1719. Ya hoy desde el año de 1735 se provee este empleo en ministros del Supremo Consejo de Indias o de otros Consejos y Audiencias de España, a excepción de aquellos casos en que los virreyes deben nombrar gobernadores como lo ha sido en nuestros días el señor don Pablo de la Vega y Barcena, oidor de la Audiencia de Los Charcas, que ha desempeñado el cargo con el celo que es notorio, asegurando las ruinas de la mina y adelantando sus labores con una magnífica y suntuosa portada que hizo levantar en la principal boca de esta mina.

  • 86 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 18, página 48, número 29.
  • 87 Diccionario universal de comercio, tomo 3, página 1338.

1335. Establecido el buen régimen y economía de este mineral, se dio principio al beneficio del azogue. Fue Pedro Fernández Velasco el primero que practicó su uso y elaboración. Facilitó después la fundición Lope de Saavedra conocido hasta hoy con el nombre del Buscón. Este inventó unos hornos que el señor Escalona86 llama hornos busconiles. En ellos el metal menos fecundo produce tanto azogue cuanto no era posible rindiese el más noble en hornos de otra forma, casi ha sido el exceso el más de la mitad. Por este se le señalaron de renta para él y sus descendientes el tres por ciento en todo lo que se hállase de aumento con su nueva invención. Consistió ella en modificar el grado del calor. Por medio de unos canales de ladrillo que a manera de brazos salen de los hornos, corre la agua, refrigerando esta la cabeza del horno que es esférica, se coagula el humo en azogue y al punto destila en finísimas gotas sin perderse la más sutil exhalación, que no teniendo otra salida que un pequeño agujero, se recoge en unas cucúrbitas o pequeñas ollas de barro que están embutidas unas entre otras alrededor del horno. Se han notado (dice Mr Savary87 tratando de este modo de beneficio) dos cosas en esta práctica de sacar el azogue. La una que mientras más las cucúrbitas están apartadas del horno, más se llenan ellas de azogue. Lo que proviene de los diferentes grados de frío y de calor que les comunica este desvío, siendo más propio el frío para la condensación. La otra que las cucúrbitas calentándose considerablemente, al fin se romperían si no se tuviese cuidado de tiempo en tiempo de refrigerarlas con riegos de agua. Son tan diestros los indios en este beneficio que muchachos de siete a ocho años cuidan los hornos y saben darles el grado de calor, templando a tiempo sus caperuzas o cubérculos con la irrigación de la agua.

1346. Como este metal se saca por fundición, destinó la providencia en los contornos del mineral y sus montes una especie de heno que los indios llaman icho y crece mientras más le cortan o queman, como lo observó el señor Solórzano. Otra cualquiera materia combustible o leña muy fuerte no es tan a propósito. Y cuando lo fuese, apenas se costearía su importe y conducción con los productos del azogue. Fue el primero que hizo la tentativa Rodrigo de Torres Navarra y logró el efecto de una maleza tan despreciable y tenida de los nuestros por inútil hasta entonces. Por la grande importancia y utilidad de este vegetal, mandó el Supremo Consejo de Indias que se hiciesen ordenanzas para la conservación de sus semillas y plantas. Y al conde del Villar don Pardo Virrey, de Lima en carta de 9 de mayo de 1586 que trae el referido señor Escalona en la parte citada, página 53, número 38, dice así: “Que se hagan plantas de rama, pepitas y semilla y se conserve la hierba o maleza con que se benefician las minas... Y he entendido que el que estaba cerca ha venido a acabarse y que así se trae de lejos y que sin esto no se podrían labrar las dichas minas, haciendo ordenanzas para su conservación.” Abunda esta maleza de azufres exaltados y mucho nitro. Por esto aunque parezca una hierba despreciable, es muy activo el fuego que comunica para derretir los metales. Y si los mineros fuesen curiosos en recoger sus cenizas y componer con ellas cierta lejía, tendrían una agua fuerte con que regar los cuerpos del metal de plata y oro ya molidos y sacar de ellos en el beneficio mayores provechos que los que hasta aquí logran con el riego de agua simple.

1357. Fue abundantísimo el metal que en sus principios produjo esta fecundísima mina. Se encontró en ella veta que dio de azogue en caldo por el tiempo de ocho meses más de 8.000 quintales. Era un manto de azogues como dice el señor Solórzano. Yo creo que sería algún receptáculo donde los antiguos indios depositaban el azogue en caldo que encontraban cuando bajaban a esta mina en solicitud del llimpi. Esto se puede creer respecto a haberse advertido un viejo forado en el mismo sitio en que se rompió el cerro. Lo que movió los ánimos alentándolos al trabajo con la esperanza del fruto que se esperaba, como lo hizo cierto el feliz efecto, llamándose desde entonces el socavón mina de Nuestra Señora de Belén, aquí mismo se descubrió un camino plano y derecho que pueden rodar por el carros. Empieza desde la raíz del monte que llaman de la Trinidad y tiene por todas artes casi cuatro varas de ancho y más de 353 de largo y termina en la plaza o llanura de la mina, que tiene el nombre de San Jacinto. Fue celebrado este descubrimiento (que el señor Escalona, libro primero del Gazophilacium perubicum, capítulo 10, número 44, página 55, llama justísimamente Fortunatisimun celeste munus), con públicos regocijos en el Perú y principalmente en Lima. Atribuyen unos este descubrimiento al conde de Monterrey. Otros al conde de Chinchón, ambos virreyes de Lima. Lo cierto es que en tiempo del primero se descubrió. En él del segundo se perfeccionó la obra, habiendo sido el ingeniero o artífice Juan del Vielsa.

  • 88 Hasta el año de 1536 estaban debiendo los azogueros a Su Majestad 150.000 pesos. A cuenta de esta (...)

1368. Incorporada esta mina al patrimonio del Monarca y establecido su real asiento, se nombraron seis de sus primeros descubridores para que la labrasen con el título de mineros. Después llegaron a 29 los que se emplearon en sus labores, hoy no hay número fijo. Bien que gozan el privilegio de la antelación a otro todos los parientes de los descubridores que quisieren dedicarse al trabajo de esta mina, librándoseles título en forma y los despachos necesarios. Compra Su Majestad de estos mineros a 58 pesos el quintal. De esta cantidad al tiempo de la entrega se les rebajan los 20 pesos de suplemento, que en cada quintal reciben los mineros y los derechos de seguro, buscón y quinto. Las Cajas de Potosí, Chucuito y Oruro proveen anualmente para estos avíos88 y otros gastos 240.000 pesos que distribuye el superintendente. Hay en esta mina otra especie de mineros que llaman aviadores. Son estos unos comerciantes que avecindados en Huancavelica fían a los mineros todos los efectos y dinero que necesitan para la habilitación de la mina. Por este beneficio reciben de ellos el quintal de azogue a 43 pesos que les paga Su Majestad al mismo precio que a los azogueros. Algunas veces le han tomado también a 40 pesos y quizá a menos según las urgencias del minero y el abuso que hacen de las ocasiones los que por enriquecerse se valen de la necesidad y opresiones del tiempo. Como había empezado a introducirse entre los aviadores esta práctica, los ministros del Rey con mejor derecho que aquellos logreros, quisieron seguirle, pagando el quintal de azogue al mismo precio. Fue el marqués de Casa Concha el primero que por los años de 1523 lo empezó a practicar. Pero esto no se pudo continuar a causa de los inconvenientes y malas resultas que se debían esperar de su introducción, siendo más fácil desterrar en lo venidero un abuso a que obligaba la necesidad que deshacer un real contrato, si una vez convenían en él los azogueros y empezaba a practicarlo la Corona.

1379. Produce esta mina anualmente de reales quintos más de un millón de pesos. No ha sido posible averiguar los derechos que se cobraron en los siete años primeros en que empezó a trabajarse. De esto no hubo apuntes. Y si se formaron algunos libros, los consumiría el tiempo o quizá estarían tan desordenados que no habrá sido fácil su coordinación. Sea uno u otro, se carece de noticia individual. Los ajustes que desde el año de 1571 hasta el de 1688 hizo a primero de julio Cristóbal María, oficial mayor de la superintendencia de esta mina, son las memorias más seguras que tenemos de sus quintos. Este oficial según el señor López en el manuscrito que hemos citado y se guarda en el Colegio de San Acacio en Sevilla, saca en su cuenta 173 millones 275.984 pesos, 2 reales y medio. De manera que regulados 118 años sale en cada uno de ellos un millón 78.335 pesos, 6 reales y cuartillo y medio de plata en quintos. Desde el año de 1688 hasta el de 1724 mandó formar los ajustes el marqués de Casa Concha y poco más o menos se hallaron lo mismo que en los antecedentes. Desde este año hasta el nuestro no ha sido considerable la rebaja si se cotejan unas cuentas con otras, debiéndose ésto al celo de los ministros que han tenido a su cuidado la dirección de esta mina, que ella sola basta para proveer de azogue a las dos Américas. “Lo cierto es (dice el señor Solórzano) que la mina de Huancavelica, como se tenga buena cuenta con ella puede excusar esta costa y dar azogues para todas las Indias. Pues el año de 1617 y parte del de 1618 que yo tuve a mi cargo su visita y gobierno e hice los siete estribos de cal y canto para su reparo y sustento, y dí principio al socavón llamado Nuestra Señora de Belén, que ya se ha acabado y se ha reconocido de mucha importancia que den ellas más de 10.000 quintales de azogue, con estar mal paradas y traer ocupados los indios en las obras que he dicho.”

13810. Es tan fecunda esta mina que produce anualmente 5.500 quintales de azogue. Puede haber en esto alguna rebaja. Pero no será ella considerable. Por los años de 1720 en poco más de nueve meses se fundieron 5.648 quintales y 56 libras. Esto de metal puro. Si algunas veces no corresponde esta fecundidad a la grande riqueza que abriga su seno, no es esterilidad de la mina sino falta de economía, ignorancia y mala dirección en el modo de acabarla. Por esto desplomándose sus bóvedas y cerrándose sus más fecundos minerales, se pierde el trabajo con toda la utilidad que queda sepultada si no se arbitran medios más regalados para su extracción. Esto solo lo puede remediar el arte, guardándose las reglas geométricas que en este linaje de labores nos enseñan las matemáticas. Para remediar este daño y otros de mayores consecuencias como son preservar de las vidas a los trabajadores de este mineral, ha compuesto una obra muy útil don Manuel Blázquez de Torquemada, minero del Perú. Es ella un libro en folio mayor. Tiene por título Geometría subterránea. Se dan en ella todas las reglas así para trabajar esta mina como las demás de los otros metales que abundan nuestras Indias. Las láminas que se representan en los artículos son vivísimos ejemplos para la práctica. No es común esta obra. Pero si se publica, tendrán todos los que se aplican al trabajo de las minas un fácil y seguro método para continuar las labores más difíciles y desaguar las minas anegadas. Entonces se ahorrarán muchos gastos inútiles, atrasos e inconvenientes a que por precisión llevan la ignorancia, poco conocimiento y ninguna noticia de la Geometría subterránea, tan precisa, necesaria y casi indispensable a los que se mezclan en este linaje de trabajo. Son muchos los millones que se han gastado en los reparos de esta mina y si la providencia no hubiera destinado en sus montes vecinos una madera fuerte que llaman casi y con que esta todo este soberano monte apuntalado y sostenido, ya hubieran cesado sus labores y acabadose el beneficio de la plata en el Perú y México sin el auxilio de esta mina.

  • 89 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 16, página 131, número 21.

13911. Por los años de 1717 y 1718 intentó el príncipe de Santo Buono, Virrey de Lima, que se condenase esta mina y se transportasen de España los azogues como se habían conducido 5.851 quintales desde el año de 1622 hasta el de 1639. Movieron al Virrey a esta condenación los continuos estragos que cada día se experimentaban en las vidas de los indios con los derrumbos de las labores que los oprimían, no siendo de menor consideración los que perecían a rigores de las repetidas convulsiones que están sujetos los que continúan este género de trabajo y llaman en el Perú azogados. Afirma el señor Solórzano89 que observó eran pocos los indios que dilataban su vida cuatro años después que habían salido del trabajo de esta mina. Son sus palabras: “En especial dice (habla del padre Acosta) de los daños y enfermedades que se contraen [en] las de azogue como yo lo experimenté en las de Huancavelica, donde estuve por visitador y gobernador desde el año de 1616 hasta el de 1619, cuyo solo polvillo hace grande estrago a los que las cavan, que allí llaman el mal de la mina y vaho del mismo azogue, a los que le cuecen y benefician les penetra en breve tiempo hasta las médulas y debilitando todos los miembros causa perpetuo temblor en ellos, de suerte que aunque sean de robusto temperamento pocos dejan de morir dentro de cuatro años.”

14012. Este era el daño que pretendía justísimo y piadosamente reparar el señor Santo Buono, condenando el mineral de Huancavelica. Pero como su determinación debía aprobarla el Consejo de Indias no tuvo lugar, considerados con madurez los atrasos que de la supresión de ésta mina se seguirían a la Real Hacienda y comunes intereses. Desde luego que si esta mina se hubiese cerrado, ya no se trabajarían las minas de plata que se benefician por azogue. Pues se tiene de experiencia que con un quintal de este metal se beneficia uno de plata. En esto no tiene el Soberano más utilidad que repartir a los dueños de minas el azogue al mismo precio que lo paga en Huancavelica a los mineros. Fuera de que también arriesga el principal dándolo comúnmente fiado. Por lo que siempre los mineros se hayan empeñados en las Reales Cajas como lo están hoy y lo han estado en los tiempos pasados, cuando por los años de 1618 solo los mineros de Potosí debían dos millones 460.300 pesos, según la visita que el contador Alonso Martínez de Pastrana hizo de aquellas Reales Cajas. “En cuanto a si lo es más (escribe el citado señor Solórzano en la Política Indiana, tomo 2, libro 6, capítulo 2, página 437, número 31) que se den los azogues fiados o de contado, es punto de los que llaman problemáticos que se pueden porfiar y decir mucho por ambas partes. Yo, como se asegure la dita y el plazo no pase de la primera cosecha juzgo que para el aumento de ella y de los reales quintos conviene darlo fiado, como lo dice el capítulo de carta del año de 1620.” Es el capítulo del tenor siguiente como lo trae el citado ministro en la parte referida al número 29: “Asimismo, ha parecido como cosa conveniente el haber dado fiado el azogue a los dueños de ingenio de Potosí por las razones que representáis, pues siendo esto con seguridad y a plazos acomodados es cierto ha de resultar en beneficio común de todos, etc.”

  • 90 Ley 13, título 19, libro 4 de la Recopilación de Indias.
  • 91 Esta voz, a pocos años de descubiertas las Indias la inventaron los primeros españoles para distin (...)
  • 92 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 17, página 141, número 32.

14113. Los indios se aliviarían del trabajo de esta mina, si del mismo modo que para su labor se reparten estas gentes, se repartiesen también (sin excepción de castas ni atención a privilegios) las demás que pueblan nuestras Indias, o naturales o avecindados o transportados. Son tantos los haraganes, ociosos y perdularios que habitan aquellos países, principalmente las grandes poblaciones, que con sortearlos sobrarían operarios no digo para esta mina, sino para todas las de su vasto continente. Está mandado por varias leyes de nuestras Indias90 que los españoles, mestizos91, mulatos y negros se apliquen al trabajo de las minas y particularmente a las que son objeto de este artículo. Esto mismo había prevenido el señor Solórzano92. Son sus palabras: “Lo cual si se introdujese en las Indias serviría de freno para que en ellas no se cometiesen tantos delitos, con reformación general de costumbres y los que los cometiesen pagarían allí su pecado, teniendo por clemente esta pena si la mereciesen de muerte y quedando esclavos de ella, que así los llama el derecho. Y cuando pereciesen labrándola, habrían pagado su culpa con utilidad pública y dejarán limpia la tierra de tan mala semilla y descansar y aumentar los indios, para que ayuden en otros servicios que no sean tan laboriosos.” Pero hasta ahora no se han practicado tan justas leyes, ni ha tenido efecto la útil advertencia del sabio jurisconsulto que acabamos de citar. Quizá se pondrá la mano en el remedio cuando ya sea inútil su aplicación por ser la enfermedad incurable. “Y en efecto (sigue diciendo este prudente ministro al número 13 de la parte abajo citada) si continuando el apretar y apurar a los indios en este servicio se puede temer y recelar que se acaben y falten del todo y con ellos las mismas riquezas que vamos buscando. Cordura será abrazar y practicar cualquier medio que nos dieren algún resguardo en este peligro, siquiera porque no se diga de nosotros con Tito Livio que ni pudimos sufrir nuestros males ni sus remedios, pudiendo a buen tiempo mejorar aquellos con estos.”

  • 93 Fue esta prudente reflexión del señor don Luis de Velasco, que con tanto acierto gobernó el Perú.
  • 94 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 17, número 44, página 142.

14214. Casi en el mismo tiempo en que se señalaron las mitas e hicieron repartimientos de indios para ésta y las demás minas, se empezó a conocer que este género de trabajo era de los más penosos que pudieran sufrir los habitantes de aquellos países. De cuya consideración el señor don fray Jerónimo de Loayza, arzobispo de Lima, y el reverendo padre fray Miguel de Agia que habían dado por escrito sus pareceres para los repartimientos de esta naturaleza, vecinos ya a la muerte se retractaron de sus dictámenes, que los observaron perniciosos en la práctica. Es verdad que más provino ésto del abuso que en adelante hicieron de las ordenanzas que del método de su establecimiento. Fue este bien reglado, siendo su principal objeto el mayor alivio del indio. Según los primeros repartimientos apenas llegaba el indio desde edad de 18 años hasta los 50 a trabajar año y medio, tocándole en 32 años solo cuatro de mita. Repartiéronse en el principio para todas las minas del Perú 95.000 indios que se sacaban de 17 provincias, como lo estableció don Francisco de Toledo por los años de 1575. Pero como el tiempo todo lo consume, hoy se han acabado tan numerosos repartimientos, habiendo quedado como en adagio93 que si Dios no da minas de indios, no se podrán trabajar las minas. Bien que, como ya he dicho al número, se podrá remediar esta falta con las demás gentes que se han connaturalizado en nuestros países, principalmente los españoles. “El principal remedio consiste (dice el señor Solórzano94) en que todos los que pueblan y habitan las provincias de las Indias, aunque sean los españoles más estirados, se apliquen a trabajar en ellas y a poner como dicen el hombro a la carga y la mano al arado, sin esperarlo todo del trabajo y sudor de los indios. Que como oí decir al marqués de Montes Claros, que fue prudente y excelente gobernador y Virrey en la Nueva España y en el Perú y muy entendido en estas materias, en solo determinarse y aplicarse los españoles a esto consistía toda la felicidad y grosedad de las Indias y el tiempo y la costumbre los iría habilitando y agilitando para los trabajos y ocupaciones que ahora flojos y holgazanes tanto temen, rehúsan o desprecian, como con graves y elegantes palabras lo dejaron advertido Plutarco y Ovidio.”

  • 95 Goza esta mina por real asignación 620 indios de repartimiento. Se sacan ellos de las provincias m (...)

14315. Si el trabajo de la mina de Huancavelica fuese tan fuerte como lo ponderan algunos autores, difícilmente se encontrarían indios que voluntariamente la trabajasen. Son a ocasiones más los voluntarios que los mitayos95. Esto hace ver que no es tan bravo el león como le pintan, pudiera decirse que el crecido jornal que les pagan a los primeros les obliga a venturarse a éstos y aun a los riesgos.

  • 96 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 10, número 1, página 40.

144Poco conocimiento tendrá de los indios quien así lo pensase, no son estas gentes de las que se mueven por interés. Más aman un rato de sosiego que cuantas utilidades les pudiera reportar el trabajo más leve. Este es un defecto nacional. Casi es entre ellos una especie de posesión solo la noticia o posibilidad de adquirir. Con esto satisfacen sus deseos, aunque nunca se verifiquen los efectos. Así pues no es el exceso del jornal el que los alienta. Es la facilidad o verdaderamente la costumbre la que los lleva a este género de trabajo. De manera que lo que para otras naciones sería durísimo por defecto de uso, es para los indios a causa del ejercicio casi de ningún peso. Por esto es necedad y falta de instrucción llamar a esta mina sepulcro de los indios. No ha sido ella la que ha consumido los indios. Los han acabado las extorsiones de muchos impíos, que merecían la pena del talión para que no abusasen de lo que tan acordada y piadosamente tienen prevenido nuestros católicos Monarcas cerca del alivio de estas gentes. Tratando este punto el señor Escalona96 dice así: “Es cierto que no tanto acontece esto por la dureza del trabajo cuanto por no observar los estatutos del Soberano. Y si debo decir verdad las más calamidades que han acaecido a los indios les han sobrevenido por la crueldad, iniquidad, avaricia y malas costumbres de los mismos extranjeros que se han acogido a ellas.” Hoy han cesado estos inconvenientes que en aquellos primeros tiempos quizá serían inexcusables. Así, es injusto cualquiera grito destemplado que en el presente sistema se derramase cerca de esta y las demás minas de nuestras Indias, donde se guardan con puntual observancia las leyes y ordenanzas, castigándose severamente a los transgresores de ellas y pagándose puntualmente su trabajo a los indios como a los demás que las cavan, sin obligarlos por ningún motivo a este ejercicio, menos que no sean los asignados por las mitas provinciales.

  • 97 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 16, número 5, páginas 60 y 61.

14516. Desde luego que si como se ha dicho al número 11 se hubiera suprimido esta mina como quería el señor Santo Buono y se ha pretendido en nuestros días atendiendo a las exclamaciones de los que con imprudencia solicitaban su condenación, ya nuestras Indias hubieran llegado a tal decadencia que sería hoy irremediable su reparo. Son las minas el único fomento que mantiene el vasto cuerpo de aquellos países. Entre éstas es el alma o espíritu que anima a las demás el famoso mineral de Huancavelica. Si él faltase por algún accidente o se condenase por algunas razones que nunca deben preferir el beneficio común, es constante que mientras se tomasen las medidas de trabajar otras o se arbitrasen los medios de transportar los azogues de países ultramarinos, cesaría el comercio, faltando el riego que hace fecundos los minerales de oro y plata que hasta aquí han mantenido la abundancia de aquellos reinos. Esto es lo primero que se debe ver. Para lo demás hay remedio, como se lleven a debido efecto las justas y santas leyes de nuestros católicos Soberanos, haciéndolas los jueces cumplir a la letra, sin admitir interpretación ni tergiversación que las vulnere con detrimento y perjuicio de los indios. “La conservación (dice el Rey, según cita el señor Escalona97) de estas provincias y de los mismos indios y la de estos reinos depende como sabéis en el estado presente, principalmente de la labor y beneficio de las minas de oro, plata y azogues. Lo cual estoy informado que en ninguna manera se puede hacer sin la industria y trabajo de los indios y que por esto y por estar habituados y acostumbrados a ello, en ningún caso se pueden excusar a ésto. Mas deseo mucho y conviene que sean relevados en cuanto fuere posible y siéndolo, no haya repartimiento de ellos, como hasta ahora los ha habido y que los mineros se provean de negros en la cantidad que pudieren y hubieren menester y alquilen los indios que de su voluntad quisieren trabajar en este beneficio de minas por sus jornales, como se concertaren o tasaren por vos, obligándolos y compeliéndolos a que trabajen y se alquilen y no estén ociosos y que para este efecto se junten y lleven a las plazas y partes que se señalaren.”

  • 98 Gazophilacium perubicum, libro 2, número, 1, capítulo 1, número 11, página 102.
  • 99 Viaje a la América Meridional, primera parte, tomo 2, libro 6, capítulo 10, página 614.

14617. No solo goza nuestra América este fecundisimo mineral de azogue. Tiene otros que si se trabajasen producirían no menos iguales riquezas que las que hasta aquí de este ha demostrado la experiencia. Hállanse ellos en Cuenca de la jurisdicción de Quito. Llámase pueblo de los azogues el territorio donde se sitúan los montes que abrigan en su seno este espíritu de los metales. Son muchas las vetas que se han registrado en aquellas Cajas. En otro tiempo se trabajaron en ellas. Entonces todas las minas de plata y oro que hoy lloramos abandonadas o perdidas en aquellos países, estaban en continuo movimiento, haciendo felices al Darién, Santa Fe, Popayán y Quito. Desde que este mineral se condenó cesaron las labores de las poderosísimas minas de los metales más nobles que encierra en aquellas partes la famosa cadena de nuestros Andes. Casi hoy no se conocen, a menos que la industria no arbitre otros medios de descubrirlas. Es un dolor que la culpa de unos pocos motivase tanto perjuicio así al común como al Monarca en sus intereses. Digo esto porque el fraude que se reconoció en los reales quintos de los mismos que debían celarlos, motivó la condenación de estas minas. Serían ellas sin duda alguna por su situación, clima, abundancia de víveres y gentes, fáciles de trabajarse como se experimentó cuando corrían sus labores. No sobrevendrían estos atrasos a la Monarquía ni menoscabo de los vasallos, si las leyes y ordenanzas se cumpliesen en materias de tanta importancia llevándolas a su debida ejecución. “Los extravíos de azogue (escribe el señor Escalona98) en fraude del quinto y de las prohibiciones referidas se castigasen con penas de muerte.” Pocos ejemplares bastarían (aunque lo duda el citado autor) para contener a los transgresores. Al menos no serían tan grandes los extravíos, teniendo cada uno de los comprendidos si fuere descubierto, el efecto del castigo sin apelación. Parece que don Antonio Ulloa99 reconociendo la utilidad de estas minas, desea que se allanen las dificultades que ocurren para su prohibición y dice así: “entrando en examen del inconveniente, será fácil encontrar remedio para aprovecharse de su riqueza sin el temor que obligó a aquella providencia.” Ello no hay otro remedio que ministros celosos, exacto cumplimiento de las leyes y pagas correspondientes a los trabajadores. Esto siento en esta materia. Si el citado autor hállase otros, hará notable servicio a la Monarquía con descubrirlos.

  • 100 Arte de metales, libro 1, capítulo 19, páginas 32 y 33.
  • 101 Dicen con variedad que los hay en los contornos de Huamanga. No es imposible cuando en esta jurisd (...)
  • 102 Así llamada por las flores de este nombre de que abunda aquella quebrada. Son ellas una especie de (...)

14718. Hay también minas de azogue en Bombom, cerca del cerro de Luricocha, camino de Huánuco. Es bien conocido este mineral y se han beneficiado algunas piedras del que han hecho ver efectiva su riqueza. También se sabe que no es menos fecundo en este género Moro-Moro que es un monte de los Omasuyos, vecino de Huarina, con siete leguas de distancia de la ciudad de La Plata, que llaman los indios Chuquisaca. En esta diócesis en la provincia de Yampara, son muy notorios y averiguados los minerales de este género. Asimismo los hay en Pataz y Challatiri. Este último dista cuatro leguas del famoso Potosí. El licenciado Alonso Barba100 compara sus minas a las fecundas venas del que ha sido el principal objeto de este artículo. Habla este autor de experiencia. Son sus palabras: “Rendían tanto de azogue como las piedras más ricas de Huancavelica, donde también podría ser se hallasen muchas reliquias de plata en la grande suma de metales que hasta hoy se han quemado. No sé si ha hecho acaso la experiencia algún curioso.” Y más arriba: “Sus metales fundiéndose por de plata como lo son, dejaban en el horno su plancha y juntamente mucha abundancia de azogue que se cogía entre lo menos caliente de las cenizas.” Fuera de estos minerales que son efectivos, hay apariencias de otros muchos101 que la indagación y examen harían felices sus hallazgos. Es opinión vulgarizada que en la allanada de los Amancaes102 (una milla al oriente de Lima) en aquella parte de cordillera que sirve de muro al Rímac, se ocultan no menos abundantes minas de este metal que las que cría el nombrado Huancavelica. No es difícil la averiguación de esta noticia. Tendrá la llanada poco más de una milla de longitud y casi media de latitud. Si en ella verdaderamente se esconden minerales de este género, deberán encontrarse en tan breve espacio de montes como los que forman y circulan aquel sitio. El terreno envía apariencias de ello. Se experimentan en él un notable cansancio y dificultad de respirar cuando se hace camino aun en lo más llano, como es hacia la capilla de San Jerónimo y su plaza o verdaderamente circo. Son estas señales muy seguras. Faltarían ellas si realmente no se ocultaren en sus cavidades estos u otros minerales, que exhalando continuos efluvios causan a los vivientes los fenómenos que se advierten en aquel lugar. Con todo no soy fiador de la noticia. Déjo.la a la indagación que (cuando convenga) especulará la realidad.

14819. Estos son los minerales de azogue hasta donde alcanza mi noticia. Puede haber otros muchos, si son ciertas en esta parte las señales que proponen los mejores prácticos de nuestras minas. Son las más principales las exhalaciones gruesas que apenas levantándose de la tierra la cubren comúnmente con un extendido manto de nubes, que rara vez se desbarata. Este fenómeno a cada paso se observa en nuestros montes. Así siendo el signo verdadero de las minas de azogue, se deberá encontrar este mineral donde quiera que se observen estas continuas y espesas nieblas. Para mi sería una grande señal si les acompañasen la emanación de algunas aguas y carencia de insectos, así reptiles como volátiles en sus contornos. La razón de esto último es bien clara si se atiende al efecto general que causa el azogue o sus efluvios a todo linaje de sabandijas. Difícilmente se encontrarán donde hay minerales de azogue, como lo enseña la práctica en las que hoy se trabajan en Huancavelica y se trabajaron en Cuenca. No digo en la misma mina, pero ni aun a grande distancia se cría o nace algún animalejo del género de aquellos con quienes este mineral se ha declarado enemigo irreconciliable, extinguiendo no solo al viviente sino la misma semilla u ovación que le produce. Quizá para esto se alegarán otras causas. Pero no hay necesidad de recursos cuando ésta es manifiesta y la acredita la experiencia, manifestando a los ojos sus maravillosos efectos, como se dirá en los números que se siguen.

  • 103 Libro 2, capítulo 2, páginas 66 y 67.

14920. Aunque he dicho que si las minas de azogue faltasen en nuestras Indias faltaría también en ellas el beneficio de los metales más preciosos, no se debe entender esto absolutamente. No todos nuestros metales se benefician por azogue. Hay algunos muy ricos que apenas dan muestras de abundancia si se sujetan a aquella operación. Así en los que son de tal linaje es la fundición la que demuestra su riqueza, la que si no se practicase, quedarían muchas y singulares minas en perpetuo olvido y aun en un total abandono y desprecio. Por esto la primera tentativa en todo género de metales debe ser la fundición. Después se pasará al azogue. Y la que diere mayor aumento, ésa será la más propia a la naturaleza del metal. Ejemplos tenemos de esto. Pudiera proponer muchos. Pero bastaran dos que nos ha dejado como regla el licenciado Barba103. Este minero que fundó sus aciertos en la dilatada experiencia y grande conocimiento de metales, dice así: “Pocos años antes que yo fuese a la provincia de los Lipes, había trabajado en ella en un paraje que llaman Xauquegua, cierto minero en una veta de que sacó cantidad de metal riquísimo, aunque no lo conoció. Ensayólo por azogue a cuatro o cinco pesos por quintal y a este respecto lo benefició todo por mayor. Desamparó la mina porque no le era de provecho. Enseñómela después a mi un indio. Hallé del metal en los desmontes y en la veta que no estaba muy trabajada. Ensayélo por fuego y tenía a 900 pesos por quintal, aunque por el modo ordinario del azogue no acudía a más de a cuatro o cinco.” Y después de pocas palabras continua: “En el cerro de Santa Juana en el asiento de Berenguela de Pacajes, se sacaban unos metales como soroches, que por ensayo ordinario de azogue mostraban ninguna o muy poca plata. Echábanlos por ahí los mineros, hasta que un amigo mío sacerdote me lo remitió a Oruro, donde ya yo estaba. Ensayélos y hallé que tenían a 60 y más pesos por quintal. Recogió con mi aviso cantidad de ellos con risa de los que lo veían en este entretenimiento, que después le envidiarían la mucha riqueza que de ellos sacó.”

15021. Ya que he dado esta breve noticia de nuestras minas de azogue, no será ajeno de este artículo decir alguna cosa de su naturaleza, cualidades y usos. Es pues, el azogue un cuerpo muy fluido, pesado, incombustible e inexterminable. Compónese de partículas esféricas que difícilmente se unen y por medio del fuego con facilidad se volatilizan. Esto es, se desbaratan y resuelven en sutiles exhalaciones. No sin fundamento se tiene por el espíritu o húmido radical o primer móvil de todos los metales. Por lo que hace a los de plata lo ha acreditado la experiencia. Observóse en el Perú que después de fundidos en Challatiri ciertos metales de plata, se halló grande cantidad de azogue, que sirvió para beneficiar otros. Fue testigo de esto el licenciado Barba, que después de referir el pasaje que se ha citado en el número 18, dice así: “Cuando lo dicho no bastara para desengaño, era de ninguna fuerza para probar que los metales no se componían de azogues y azufre el decir que carecían de ellos sus minas, pues como partes componentes habrían pasado ya a otra naturaleza del todo, que de ellas se hizo, dejando sus propias formas. Pero desmenuzando más estos secretos de la naturaleza, sacan los sabios (no los vulgares) de todos los metales otra vez el azogue de que dicen componerse palpable y visiblemente. No escribo el modo por no ocasionar a experiencias químicas llenas de más inconvenientes que provechos.”

  • 104 Esto mismo refuta Arnaldo de Villanueva en su Lapide philosoforum, capítulo 4, página 334 que se l (...)

15122. Pretenden algunos filósofos que se prueba este mineral poniéndolo en una cuchara de plata calcinada o caliente. Si deja en ella una sombra o mancha negra, participa de plomo. Si amarilla o colorada de oro. Si blanca de plata. Esto último parece ser cierto, pues el referido autor afirma lo siguiente en la parte citada: “También el azogue común se convierte en plata fina, cierta prueba de la posibilidad y verdad de que hay tantos testigos de vista en aquellas provincias que fuera temerario arrojamiento el desmontarlos a todos.” Sería la mayor prueba de esto, si fuese cierta la noticia que he oído muy vulgarizada en Lima. Se dice que llevando un indio por el camino de Bombom una vasija con algunas libras de azogue, la cubrió con ciertas hierbas que arrancó en el camino. Llegado a su casa, quiso hacer uso del azogue y halló que se había convertido en una plancha de plata muy pura. Grande hallazgo si fuese verdad. En mi juicio es esa una de las muchas patrañas con que los indios pretenden engañar a los españoles. Hasta ahora ni se sabe quien fue el indio ni cual fue el vegetal. Como uno y otro fueron quiméricos, han quedado solo en el número de los cuentecillos fabulosos que no merecen la pena de refutarse104.

  • 105 Es vulgaridad muy recibida y que autorizan muchas plumas que esta enfermedad se ha transplantado d (...)

15223. El mayor uso que hacen los médicos de este mineral es para mundificar la sangre de la infección que llaman morbo venéreo105 y pretenden que los europeos aportaron de nuestras Indias comunicándoles al demás resto de las gentes. Esta es una quimera y más que quimera. Si hay en el mundo tal enfermedad que tenga este nombre, es muy antiguo su contagio. Nació en la cuna del pecado y se propagó con la corrupción de costumbres más y más según el abandono de los hombres a las prostitutas y mujeres contagiadas. De aquí de generación en generación, circulando en la semilla la virulencia, ha transcendido casi a todo el linaje de los hombres peste tan temible que se bebe en los mismos vasos que son depósito de la generación y su semilla. Y puedo asegurar que mientras la sangre humana no se despumase del veneno de esta ponzoña que la contagia, empodreciéndole todos los humores principalmente la serosidad y linfa y ocasionándole cada día aún mayores estragos que los que hasta aquí ha notado la experiencia, permanecerá en su vigor fermento tan nocivo que se contiene en el mismo sal animal de los vasos espermáticos.

  • 106 Tratado de Química, tomo 3, página 130.
  • 107 Tratado de metales, página 59.

15324. Algunos pretenden que es útil para las enfermedades de ciertas partes del cuerpo, con quienes más que otro remedio alguno se conforma su naturaleza. Esto carece de todo fundamento. Hasta ahora no lo ha demostrado la experiencia que es la que debe decidir en todos los usos prácticos. Más bien se pudiera creer que su virtud se extienda a todo el cuerpo. Parece que así lo da a entender la misma experiencia curándose con el mercurio la lepra y lúes venérea, que son enfermedades que apenas perdonan miembro, viscera, ni parte alguna en el hombre que no contagien. Pero como ni aún esto está del todo averiguado, es muy difícil y aun peligroso establecerle una virtud general que nadie, como dice Mr. Lefevre106 le ha conocido en el fondo. Los que aseguran un conocimiento fijo de las cualidades y virtudes de este mineral, si no se engañan, quieren engañar. Ya veo que el amor a sus propias composiciones o la codicia que es lo común, les ciega para vender en el mundo con detrimento del linaje de los hombres éstas y otras quimeras, disfrazadas con la máscara de medicina universal. “A la verdad (escribe Mr. Chambon107) hay pocos propinadores del mercurio que no alaben el suyo, haciéndole tener el primer orden.” Entre todos los autores que tengo a la mano es el citado médico el primero que ha compuesto la preparación del mercurio vegetal. Según él asegura y se debe creer de su sinceridad, la ha experimentado con feliz suceso en la enfermedad venérea y fiebres malignas. Describe su composición en la parte debajo citada. No por esto dejaré de decir que tarde o temprano ha de descubrir el mercurio sus impresiones con los que fiándose en los charlatanes hacen de él un inconsiderado uso.

  • 108 Elementa artis docimasticæ, part. 2, página 259.
  • 109 De morbis artificum, capítulo 2, página 486 y 488.
  • 110 Prolegomeno Química experimental, página 17.
  • 111 Comentario de Cib. et pot. Sección 3, página 106.
  • 112 Séptica que se deriva de sépticos en griego no significa concoquentes, sino putrefacientes o corro (...)

15425. Si solo su vapor exterior introduciéndose a los pulmones y de aquí a la masa de la sangre y sistema nervioso, causa los gravísimos estragos que hace ver la experiencia y nota Juan Andrés Cramero108 qué se debe esperar de las preparaciones que se toman por la boca, sino unos perjuicios que al fin serán irremediables terminándose con la muerte. Esto último todos los días lo hace ver la experiencia. Aquello primero lo afirman gravísimos médicos. Entre los que son del primer voto Fernelio, Foresto y Borricho, que refieren casos bien funestos como se lee en Ramazzini109 que los cita diciendo: “Poquísimos de los que se mezclan en dorar con azogue tocan los umbrales de la vejez y si no mueren muy breve, llegan a tan feliz estado que solo desean el morir.” Y más abajo: “Son tan sospechosos los beneficios que provienen de este enemigo infiel e inconstante que propiamente se puede decir del mercurio de los médicos lo que fingió de su Mercurio el príncipe de los poetas.” Yo creo que todos los males que produce este mineral y sus exhalaciones son a causa de las partículas corrosivas de que consta, como nos lo advierte Jungken110. Estas royendo primero las partes más tiernas, pasan después a hacer el estrago en las más duras, penetrando hasta los huesos. Y cuando no sea tan universal la ruina, al menos son seguras las úlceras malignas en el ano. Esta ha sido la observación de Martín Lister. En los comentarios a la Estática de San Torio de Santorio111 así lo afirma, tratando del mercurio dulce, antimonio, acero, vitriolo, que llama vehementer septica y traduce muy mal el abate Chiari112 vertiendo validi concoquente.

15526. Supuestos los daños que causan los vapores sulfúreo arsenicales del azogue, será muy propio de nuestro instituto proponer los remedios que pueden embarazar sus estragos. En ninguna parte del mundo más que en nuestra Indias se necesitan estos antídotos. Ha depositádolos allí con mano liberal la próvida naturaleza. Siempre ésta vela por la conservación de cada individuo, dando el remedio donde se produce el mal. Pero nosotros mismos, cerrando los ojos a lo que casi se nos introduce por ellos, los abrimos solo para admirar lo que apenas puede servirnos de algún provecho. Son pues específicos contra todos los males que acarrea el azogue y sus vapores, así a los cavadores de sus minas como a los artistas que lo trabajan, el cocimiento de Guayacán, Contra hierba y Escorzonera, que no hay rincón en nuestra América donde no se encuentren uno u otro o todos a un tiempo. De otras particulares virtudes de estos vegetales y el origen de su descubrimiento tratamos en el tomo II, artículos 1 y 3. Igualmente aprovecharán mucho a los casi tocados del frecuente ejercicio y la habitación en lugares abrigados. Y si la abundancia de los humores pidiese más pronta expurgación que sea ésta con los más fuertes catárticos a causa del temblor y otros daños de este género que por lo común deben esperar los azogados. Pero los que asisten a nuestros hospitales, principalmente los de Huancavelica, San Andrés y Santa Ana de Lima, se abstendrán de la sangría. Esta evacuación es más perniciosa que el mal que pretenden curar, porque (como advierte el citado Ramazzini) en estos casos el espíritu y la masa humoral necesitan de medicamentos que los impelan y no de aquellos que retarden su impulso, como es el que condenamos. Esto es lo que tenemos por más seguro para ocurrir a unos daños que en nuestros países son casi irremediables proviniendo muchas veces la desesperación del mal de la poca consideración con que tratan nuestros médicos a los azogados. En fin los remedios son fáciles y de ningún coste. Los efectos harán ver la verdad que he propuesto y pudiera probar con razones, autoridades y experimentos.

  • 113 Supplementum secundum in Physica subterranea, thesus chymiæ 6, página 390.
  • 114 Dom. Physica subterranea, libro 1, section 5, capítulo 3, página 271.
  • 115 Compendio de Medicina universal, tomo 1, página 372.

15627. Parecerá cosa milagrosa que no cause el azogue a los verminosos y tocados de pasión iliaca los mismos funestos efectos que a los cavadores de sus minas y otros mecánicos que doran con él. Admiró esto el citado Ramazzini. Pero obra en los unos de distinto modo que en los otros. En los primeros del fuego subterráneo o artificial disolviéndose sus partículas sulfúreo arsenicales se introducen y penetran lo más secreto de los vivientes y de aquí todo el estrago. En lo segundo no hay este riesgo. Porque el calor natural carece de aquella fuerza y virtud que lo puede convertir en perniciosos hálitos. Siempre permanece en las visceras del estómago si no ha precipitado por su peso en la misma forma que se introdujo y sin perder nada de su cantidad, como cada día lo hace ver la experiencia. Así, no es lo mismo recibir los vapores del azogue que tragarse muchas onzas o libras de él. Lo uno es perniciosísimo. Lo otro se ha experimentado muchas veces con felices efectos que refieren los mejores prácticos del arte de curar. Hasta ahora, entre los médicos no han asignado cualidad fija a este mineral. Quieren unos como Galeno y Dioscorides que sea caliente. Otros como Avicena y Matiolo que sea frío y alguno como Paracelso y Apon que sea uno y otro a un tiempo. El conde Trevisano, a quien cita y alaba mucho Beccher113, afirma que domina en él la humedad y que por esto toma el movimiento del fuego y de calor. Esto es así si estamos a la observación del referido Beccher. Asegura este físico114 que habiendo puesto un reloj en una torre alta, le colgó unas pesas de plomo. Las que a pocos días cubiertas de unas pelusas blancas las raspo y convirtió en azogue vivo. Esto desde luego que a no provenir de una grande humedad mezclado con el espíritu mercurífico no podía ser de otra suerte aquella impactación. En fin, a nosotros no nos toca hacer mayor discusión de este mineral. El campo les queda libre a los físicos experimentales y a los químicos juiciosos previniendo con Zwingero115 que son impostores todos los que pretenden sacar del azogue agua, espíritus, aceites y sal.

  • 116 Diccionario universal de comercio, tomo 3, paginas 1334 y 1335.
  • 117 Son cinco reales de vellón.
  • 118 Un sueldo son 12 maravedieses.

15728. Antes de concluir estas breves advertencias, debemos desengañar al comercio de una noticia bien ligera que sobre el mineral que ha sido objeto de este artículo comunica Savary116. Es ella así: “la mejor mercancía que los europeos que hacen el comercio de contrabando con los españoles de América pueden llevarles es el azogue. Sobre todo si este comercio se hace en las partes vecinas a las minas. Cuando se logra la ocasión de tratar esta mercancía no se disputa el precio. Se da plata por azogue peso por peso. Este provecho como se ve es muy grande, siendo preciso 16 pesos de a ocho reales para hacer el peso de una libra y el azogue no vale ordinariamente sino cuatro francos117 o 100 sueldos118 la libra.” El citado autor quizá copiaría la noticia que nos refiere en alguno de los muchos viajeros que en asunto de nuestras Indias no han compuesto relaciones, sino fárragos de memorias. Solo así pudiera Mr. Savary (a quien tengo por autor juicioso) haber estampado en su Diccionario un engaño manifiesto y muy perjudicial a los que llevados de la codicia se mezclasen en nuestra América en este linaje de comercio, que por nuestras leyes son irremediablemente castigados con pena de la vida. Esto digo por los nuestros que extravían o hacen comercio ilícito del azogue. Pero por lo que mira a los extranjeros sería llevar hierro a Vizcaya, transportar azogue a las Américas. En ninguna parte del mundo se halla este metal en mayor abundancia que en aquellos países. Sola la mina de Huancavelica, sin el trabajo de otras, provee para beneficiar la plata y oro de todas las Indias, sobrando siempre en los reales almacenes muchos quintales que no harían falta si se condujesen a la Europa. Así es digna de risa la facilidad que escribe el citado Savary de introducir el azogue hasta los minerales. Como que estos asientos estuviesen a las orillas de los puertos. Es esto hacer la cuenta sin la huéspeda y no considerar la grande distancia que media entre éstos y aquellos. Fuera de que sería poco menos que imposible a un extranjero introducirse al corazón del Perú o centro de nuestras minas, solo con motivo de hacer este contrabando. Sin duda alguna (si fuese probable) le acarrearía él una total ruina con perdimiento de la vida y bienes. Pero careciendo esto de todo fundamento por los motivos que hemos expuesto y otros que no son del caso su alegación, se debe colocar la noticia del citado Mr. Savary entre las quiméricas, fabulosas y perjudiciales. Y si alguno ciego de ambición emprendiese la práctica de la noticia que refutamos se desengañará con el escarmiento. En fin a la prueba me remito, así en esto como en todo lo demás, que condenamos en los libros de los extranjeros y notamos a los nuestros.

Artículo 10°. De piedras preciosas y otros minerales

  • 119 Impropiamente y con licenciosa charlatanería se llama América nuestro vasto continente. Fue Améric (...)

1581. Hacen gran parte de las riquezas que descubrimos en estas Memorias las fecundas minas de piedras preciosas, cristales y jaspes que se hallan en algunos ríos, arenales y montes de nuestra América119, trataremos de cada una de ellas en particular asignándoles los lugares que las producen y citando los autores más verídicos que las mencionan y las relaciones más seguras que acreditan hallazgos tan felices. Entre estas son los diamantes los que llevan la primaria estimación y aprecio de las gentes. Antes de descubierta nuestra América, se creía que los minerales de esta piedra solo se hallaban en Golconda, Visapor, Bengala y Burneo. Pero conocido de los europeos este vasto continente, se ha averiguado que se crían en él los diamantes del mismo modo que en el Asia. Se hallan pues minerales de ellos en la costa de Paria y Cumaná, en las sierras que sirven de antemural al río Vini-Capara que desagua en el Orinoco, como se dirá en el artículo segundo del tomo IV de estas Memorias. Asimismo se descubren otros minerales de este género en las montañas de Uvia-Poco, más arriba de las bocas del gran río que hemos citado. Pero esto se debe creer siendo exactas sobre este asunto las relaciones de don Pedro Mártir, Harcurcio, Juan Laet y Gualterio Raleigh, que pretenden acreditarlo con bien circunstanciados sucesos.

1592. También se dice que los hay en la provincia de Atacama en el Reino del Perú. Pero esto (que yo sepa) no se ha verificado. Bien que el licenciado Barba aunque no lo asegura, parece que le da asenso a la noticia, refiriendo un hecho que entre los nuestros corre por verdadero. Son sus palabras que se leen en el libro primero del artículo de los metales, capítulo 15, página 23, “fama es y tanta hay y yo lo oí muchas veces en la provincia de los Lipes que en la de Atacama, su vecina, había finísimos diamantes y que por un poco de coca que no valía dos reales había dado una india vieja un puñado de ellos brutos, que valieron en España muchos ducados.” Es tierra fertilísima de muy hermosas y vistosas piedras y no será sin fundamento el crédito que a su riqueza se diere en esta materia.

1603. El señor Pinelo y don Fernando Montesinos contestan haber oído lo último y añade este último que en la villa de Chancay que está de Lima a los 11 grados 33 minutos y 47 segundos se ve un monte de pedernal muy duro que cría diamantes, aunque en pequeñas puntillas. También propone don Juan Bernardino Rojo en la tabla de su Theurgia General que don Santiago Cario de Molina descubrió en el Perú por los años de 1709 un arroyo que cría las piedras que tratamos. Pero se previene que esta noticia solo la enuncia en la tabla V. Diamantes y no se encuentra en el número 13 del discurso Giganteo que cita, ni en todo su tejido que he leído línea por línea. Como igualmente no se halla en la noticia 21 desde la página 47 hasta la 53, donde trata de los diamantes en la referida obra. Esto advertido, deberá el señor Rojo (si vive) hacer un notable servicio al Rey y al público comunicándonos la relación de este descubrimiento con la más escrupulosa individualidad y dejar a nuestro cuidado las indagaciones más exactas de su hallazgo. Y en caso de haber fallecido este autor, cualquier otro que se interese en el honor de su pluma o que procure los aumentos de la Monarquía española y adelantamientos del comercio, podrá sacarnos de la duda cotejando sus originales que se hallarán en el Supremo Consejo de Castilla con algún ejemplar de la Theurgia General, que en la misma corte imprimió volumen en cuarto por los años de 1749 con licencias y aprobaciones necesarias y dedicó a la señora Princesa de Molfeca, etc.

1614. En el fuerte de Santa Juana de la Concepción de Chile hay un monte pequeño. El es de un pedernal duro, en partes blanco y en partes oscuro que tira a musco. Cúbrele por cima una especie de cascajo bien quebradizo. Se viste este montecilo por la primavera de una hierba muy pequeña que no le dura 20 días su verdor. Entre los pedernales de éste se crían diamantes según me han informado hombres de buena fe. El padre Ignacio Steilld, misionero jesuita, envió a Lima ahora dos años una porción de estas piedras para que allí las examinasen los lapidarios. Ignoro la fortuna que han corrido. Así dejo al tiempo el desengaño y otras plumas su averiguación.

  • 120 Por enero de 1724 erigió esta ciudad don Bruno Mauricio de Zavala, capitán general que fue de la p (...)

1625. En Montevideo120 asegura el autor de la Historia general de los viajes (tomo 15, libro cuarto, página 393 vuelta, en cuarto, en la Haya año de 1757) que hay minas de diamantes y que los españoles hacen comercio de los que se sacan con los portugueses que navegan el río de La Plata por el río Negro que desagua en él. Esta noticia si viniera de mejor mano sería más apreciable. Yo he estado en Montevideo. Llevóme a él la codicia de registrar este mineral. Hallé solo unos criaderos de cristales blancos y rojos con bastante apariencia de piedras finas. Sin embargo no condeno al autor citado. Pueden mis indagaciones no haber sido tan justas como las del extranjero que a él le comunico las suyas. Sobre esto mismo me trató un lapidario rico, estando yo en el río Janeiro por los años de 1755. Y me contestó que ocultamente había él pulido y labrado bellísimos diamantes del Perú. Alégrome la relación más no me convenció el hecho por juzgarlo trama fabulosa con que este portugués pretendía enredarme para que desistiese del viaje y pasar él en mi compañía a mis países naturales a buscar estos descubrimientos, siendo en realidad otros sus designios.

1636. Aunque las noticias que hemos dado de los minerales de este género no sean del todo exactas y la que omitimos de Francisco de Támara en el Perú, que justísimamente desprecia García de Huerta, no necesita de ellas la América Meridional para hacer ostentación de su grandeza. Las del Brasil les sobran. Con éstas hace ver que nada le falta a la fecundidad de sus riquezas. Ellas son de dominación extraña, pero no son fuera de su suelo. Se descubrieron a principios de este siglo y por los años de 1740 se formó en el Janeiro una compañía que paga anualmente el Rey de Portugal 13.808 cruzados de arrendamiento, empleándose solo 600 hombres en el trabajo de ellas. La gravedad específica de estos diamantes a los orientales es como de 3.513 a 3.517. Sobre esto Monsieur Elliot ha dado una memoria que se lee en las Transacciones filosóficas en el tomo que corresponde al año de 1745. Los diamantes de más peso y mayores que se conocen en el mundo son dos, el uno lo posee el Emperador de Mogol y el otro el gran duque de Toscana. En la estimación de Tavernier el primero que es como un huevo cortado por medio 11.723.278 libras, 14 sueldos y 9 dineros y el segundo 2.608.335 libras. Deberá tener inmediato lugar a éstos el que el señor duque de Orleans, regente que fue del Reino de Francia, compró en 250.000 a Mr. Pitt, comerciante inglés y presentó a la Majestad del Señor Luis XV siendo niño. Pesa él como dice Savary 547 granos perfectos o 139 carates y medio (cada carate son cuatro granos) como escribe el marqués de Saint Aubin. Pompeyo Colona refiere que este diamante lo escondió un esclavo al salir de la misma mina. Pero el citado marqués asegura que cierto negociante que había estado en el Asia, le informó que un marinero inglés, que se había hecho soldado en las tropas del Mogol, lo robó en un templo donde él era de los dos ojos de un pagode.

1647. La dureza, hermosura y brillantez de los diamantes han dado lugar a los naturalistas para vender sobre sus virtudes y cualidades muchas fábulas y mentiras. Han sido de las más vulgares que estas piedras reducidas a polvo y ministradas en algún licor son veneno que sin dilación mata, ulcerando las visceras del estómago e intestinos. Ni en polvos ni enteros tomados interiormente matan los diamantes. De uno y otro nos ha desengañado García de Huerta. Este médico vio que algunos esclavos negros que habían tragado diamantes en las minas, puestos en cuestión de azotes, los deponían en los excrementos sin experimentar la menor incomodidad. Asimismo supo que una mujer ministró por algunos días estas piedras molidas a su marido que padecía una envejecida disentería. De lo que se abstuvo, reconociendo que era ninguna su eficacia para éste ni otros males. Mr. Lemery tiene esto último por muy peligroso, siendo en su juicio estos polvos bebidos un veneno posible a causa de sus puntas y dureza. Esto mismo disputó Daniel Semerto, estando por la negativa. Lo demás que se dice de estas piedras, que no se vencen al fuego ni al martillo, que quitan su fuerza al imán, que se ablandan con la sangre del cabrito o del león, que destruyen los efectos de todos los venenos, que resisten a las hechicerías y espantan el miedo, que preservan de la locura y ahuyentan los demonios, que domestican las fieras y apartan los espectros, que a los que las traen los hacen valientes y esforzados, con otras muchas supersticiones que abraza el vulgo, es puramente quimérico y tal vez forjado para infatuar a los ignorantes y alucinar a los crédulos. Es imponderable lo que en este asunto se ha derramado en tantos libros, habiendo ingenios que tenazmente defiendan estas locuras y visiones, que como dice Francisco Ruco, tienen sobre si todo el carácter de prestigios.

1658. No falta autor que sostenga que las piedras que llamamos diamantes no son las mismas que con este nombre conocieron los antiguos. Es éste el citado Pompeyo Colonna. Fúndase este naturalista en que nuestros diamantes no se ablandan en la sangre del cabrito, como los otros se liquidaban (según Plinio) con aquel fluido, que no tienen la fuerza del veneno irresistible al antídoto más poderoso y que las minas que ahora se trabajan no son de tiempo inmemorial. Estas tres opiniones, ni en lo físico ni en lo histórico merecen la pena disputarse. En lo primero y segundo sería una grande necedad levantar argumentos para desenredar quimeras. En lo último quien sabe si las minerías que hoy se labran son las mismas que se labraban antes? Y cuando sean otras nuevamente halladas, muéstrense las primeras piedras para que cotejadas con las presentes, busquemos el desengaño. No fueron tan pocas las que hubo en el mundo que no se puedan encontrar o hayan encontrado una que otra en algún monumento como cada día hallamos muchas que son iguales a las que conocemos con este o el otro nombre. Mientras esto no se manifestase, cuanto se dijese de contrario son (en mi juicio) opiniones imaginarias, que solo se escriben o para divertir ociosos o fomentar novedades.

1669. Rubíes se hallan en las arenas del río Tabacay que corre cerca del pueblo de San Francisco de los Azogues, que dista cinco leguas de Cuenca en la jurisdicción de Quito. Don Fernando Montesinos afirma que él mismo los ha sacado en este sitio, sobre cuya verdad no se duda, encontrándose hoy muchos otros de uno o dos quilates en las mismas arenas. Si en esto se hubiera puesto algún cuidado ya se conocería la minera que en aquella tierra los produce. Pero este hallazgo, si no lo da la contingencia, poco medrará la industria, mientras no se aplican los remedios para buscarle su origen.

16710. En las tierras que intermedian entre Arma y Pipaton y habitan los indios yareguies hay minas de esta naturaleza. Los bárbaros que son los que las poseen, sacan de ellas finísimas piedras de cuatro y seis o más granos que en cambio de algunas bagatelas comercian con los nuestros. Yo he visto muchas de ellas traídas al Perú por el Darién. Si se facilitase la reducción de estas gentes, solo con el importe de estas riquezas y otras que habrá en los senos de sus montañas, se pudieran mantener sus reducciones. Pues los rubíes tienen en el comercio precio fijo, empezando desde un carate, que son cuatro granos, como ya se ha dicho, hasta 10. Savary trae la memoria de estos precios, que confiesa le dio un hábil negociante, que había muchos años tratado en piedras. Ella es así:

168Rubíes

169De un carate 8 pesos

170De dos carates 40

171De tres carates 100

172De cuatro carates 150

173De cinco carates 200

174De seis carates 300

175De siete carates 400

176De ocho carates 700

177De diez carates 1000

17811. Los rubíes orientales nacen solo en el Reino de Pegú y en la isla de Ceilán. Los que salen de estos países a los reinos extranjeros no exceden por lo común el peso de tres o cuatro carates, reservando aquellos monarcas indios los más grandes para sus usos. Con todo asegura García de Huerta que en Decán vio en poder de cierto magnate uno de 24 carates, que le había costado a este personaje seis manos de oro, que son cinco arrobas portuguesas de a 32 libras cada una. Precio que admira Carlos Clusio en una de sus notas al citado Huerta. La pretendida fuerza de estas piedras contra la infección del aire, actividad del veneno, abatimiento de fuerzas, melancolía de los sueños y otros accidentes, es ilusoria en el efecto. Si ellas pueden algo, es muy poco y eso reducidas a polvo y ministradas en algún licor como otro cualquiera absorbente de los más viles y comunes. No sabemos por experiencia (dice Mr. Lemery) que el rubí tenga otra cualidad que la de una materia alcalina que dulcifica los humores acres del cuerpo, rompiendo sus puntas. Al fin de este artículo trataremos del rubí fabuloso de nuestra América, que llaman carbunclo o carbuncillo y afirman algunos haber visto y aun haber tenido, como se lee en varios de nuestros regnícolas que esparcieron noticia tan quimérica.

17912. Esmeraldas, las primeras que se vieron en España traídas de América no fueron del Perú, sino de México. Hernando Cortés, a quien los indios Llamaron calchichiutl, que en idioma dascalteco significa esmeralda, envió al Señor Carlos V una piedra de este género labrada a manera de pirámide y su asiento como la palma de una mano. Don Pedro Mártir, después de ponderarla como cosa hasta entonces no vista, asegura que en la estimación de los lapidarios no era comparable a precio alguno. Esta piedra (según Bernal Díaz del Castillo) no llegó a España. Robóla un pirata francés que apresó el navio en que se conducía. Este la vendió al almirante de Francia en una gruesa cantidad. Se presume que es ella la que dice Conrado Gesnero que se guarda en León de Francia en un monasterio de ciertas religiosas.

18013. Entre las piedras de esta naturaleza que trajo Cortés cuando se restituyó a España, acabada su conquista, hubo una que le daban por ella en Sevilla 40.000 ducados. A este conquistador (refiere el ilustrísimo Sandoval) que en la jornada de Argel se le cayeron en un Cenegal tres que se habían apreciado en 100.000 ducados. Por los años de 1524 se condujo una de Yucatán que [Fernández de] Oviedo vio en Valladolid y tenía grabado un rostro redondo a manera de luna. Se vendió ella en 400.000 ducados de oro. Por los años de 1535 se trajo otra que los oficiales de Sevilla enviaron a la Emperatriz para que la viese. Se les mandó (como consta de dos cédulas, la una de 3 de diciembre de 1535 y la otra de 11 del mismo) que la comprasen para Su Majestad. Compráronla en 600 ducados y 20 licencias para transportar esclavos a las Indias.

18114. Todo esto prueba que las primeras esmeraldas vinieron de América Septentrional. Pero no prueba que allí existiese algún mineral de su género. Hay indicios que en la Misteca alta se crían, por decirse que los indios de Yanhuitlán pagaban en esta especie su tributo a los reyes de México. Fuera de esto es tradición vulgarizada y que autoriza la pluma de fray Juan de Torquemada que las cenizas de Hotzin, antiguo rey-de Chichimeca, fueron depositadas en una caja de esmeralda que tenía una vara de largo. Más esto se queda en relaciones que nada dicen de positivo. Así, mientras no se muestra la minera que las produjo, deben ser aquellas piedras transportadas de la América Meridional. En esta pues, que es el objeto de nuestra pluma, buscaremos sus minas, dejando a los de México la ilustración de las noticias que hemos apuntado, no siendo de ningún modo nuestra intención oscurecerlas.

18215. El Nuevo Reino de Granada ha sido en nuestra América el más señalado en minas de este género. Gonzalo Jiménez de Quesada, su adelantado, fue el primero que en Duisasma rescató en varias ocasiones de los indios 4.815, habiendo juntado hasta 7.000 de los despojos que logró en sus conquistas. Con estas muestras trabajó en averiguar las fuentes de tan rica producción. Envió a descubrirlas al capitán Valenzuela. Este las halló 15 leguas del valle de la Trompeta. Se sitúan en una sierra alta y pelada con una legua de circuito. La tierra es blanda y porosa. En su centro corren las vetas, donde crecen las esmeraldas en una especie de greda celeste muy viscosa. Son ellas en su caja no muy verdes. A poco tiempo de extraídas, se oscurecen y cobran el verdor que distingue su fineza. Garcilaso niega esta mudanza afirmando que no adquieren otro color que el que tuvieron en su principio. El citado señor Pinelo siente lo contrario y dice así: “Puedo advertir (según he visto) en informes de aquellas y otras minas que nunca salen de ellas tan finas como después están. Pero bien me parece que si no las sacan perfectas en su naturaleza no la cobran después, pero estando maduras y sazonadas, se oscurecen algo después de estar fuera de la mina.”

18316. Después pasó el adelantado al valle de Tenza, que está 25 leguas al oriente de la ciudad de Tunja. Allí en un cerro que llaman Somedonco, del nombre de un cacique así nombrado o como otros quieren Samaduco, que fue señor de la tierra, descubrió otras minas de este género. Sacó muchas esmeraldas de sus faldas, habiendo dejado intactas las cajas que hay en su cima. Estas hoy no se han tocado por no haber arbitrado máquina para subir el agua a la altura de la montaña. Se dice que el cacique de Garagoa poseyó una esmeralda de esta mina, la más famosa que se ha visto en el mundo. Era ella labrada en figura de ladrillo con grueso proporcionado, media vara de largo y una cuarta de ancho. Esta, habiéndola presentado al pueblo con la solemnidad de un convite, la ofreció a uno de sus ídolos y por más que se ha buscado se ignora el sitio de su depósito. En fin, cuando el adelantado volvió a España condujo de estas minas solo de reales quintos 572 que fueron las primeras (si no me engaño) que de la América Meridional en derechura se remitieron al real erario de nuestros católicos monarcas.

18417. En Itoco, que es un monte bien alto y dista una legua o más de la ciudad de la Trinidad provincia de los Muzos, hay una poderosa minería de estas piedras. Nacen ellas en una caja de un pedernal duro, que asemeja a la calcedonia. La primera que se descubrió en este sitio es la que llaman de Ramírez, pero sus esmeraldas no son muy finas. Después se halló a media legua de distancia un socavón que trabajaron los bárbaros. Este las produce sumamente finas y bellas. De aquí (según el licenciado Pedro Ordóñez de Zeballos) se sacó la más perfecta que hasta hoy se ha conocido en España y a quien nuestros lapidarios no se atreven a señalar precio. Esta es la que la Señora Infanta doña Clara dio al Señor Felipe II quien la hizo poner en el cofre que en el Escorial sirve de depósito del Augusto Sacramento.

18518. En Abipi, monte que está de Itoco casi tres leguas, se han descubierto otras minas, creo que por defecto de agua no se labran. Son ellas aun más alabadas que las primeras, si corriesen las labores saldrían a luz los más finos partos de este género, que el celebrado Muzo y los Colimas abrigan en las entrañas de sus montes. Se dice que unas y otras se han incorporado a la Corona. No he leído la cédula de este hecho. Así no lo afirmo. Pero el señor Escalona, que por su profesión y empleo tenía más obligación que yo de saberlo, lo asegura, bien que no cita el real escrito. Son sus palabras que se leen en el citado Gazophilacium, libro 21, parte 1, capítulo 1, página 103: “Las minas de esmeraldas de las provincias de los Muzos y Colimas mandó Su Majestad poner en su corona y encargó a la Audiencia del Nuevo Reino que dispusiese con los dueños de ellas que le dejasen las que tenían dándoles competente recompensa. Desde luego que si esto así paso, debería encontrarse el obedecimiento y provisión de la Audiencia juntos con la cédula en el oficio de Cámara de la Gobernación y Virreinato de Santa Fe, donde desde la Conquista se guardan todos los instrumentos y papeles que conducen a los intereses del Soberano.”

18619. En los Sucumbios pueblos de la Gobernación de Popayán hay también mineras de esmeraldas, las que hasta ahora se han extraído de ellas no son tan nobles como las otras de que hemos tratado arriba. Con el tiempo si se continúan sus labores, quizá mejorarán sus hallazgos. Con todo no son despreciables mientras son finas las producciones. Dícese que las hay en Ciara, que es una capitanía a la parte septentrional del Brasil. Llámase Mucurie el cerro pretendido que las esconde. Juan Laet afirma que por los años de 1601 reconocieron los holandeses este mineral y hallaron en él riquísimas esmeraldas de que sacaron muchas y no extrajeron más por falta de instrumentos y ser muy dura la caja de pedernal blanco en que se crían. Esta noticia con las que hoy tenemos más instructivas no carece de verosimilitud, pero totalmente está desnuda de ella la del peñasco de esmeraldas que Juan Lerio coloca en el río Janeiro y las rocas de este género que Andrés Thevet pone en otras partes del Brasil.

18720. Puerto Viejo, que es un lugar marítimo en la costa del sur, es bien conocido por las finas esmeraldas que se han sacado y se sacan en sus mineras, que de tiempo inmemorial trabajaron los indios del Perú. En la estimación de Cieza y Garcilaso son las mejores que se habían descubierto hasta su tiempo. Lo que abrazó el cronista Herrera, conformándose a su juicio. Cuando don Pedro de Alvarado pasó de Guatemala al Perú atravesando desde la costa del mar a Quito, halló por aquella tierra muchos fragmentos o lajas de esmeraldas de subido precio. Los que le seguían, dudando por la abundancia que fuesen finas, quebraron y despreciaron crecida cantidad de ellas. Lo mismo había ejecutado poco antes Francisco Pizarro en el pueblo de Quaque. Allí tuvo por vidrios las que le presentaron los indios. Pero se desengañó, habiéndole ofrecido el cacique de Pasao una que era como un huevo de paloma y de las finas de aquellos minerales.

18821. En Manta, puerto principal de la ciudad de Trujillo en el Perú, se trabajaron en tiempo de los incas las minas de estas piedras que hoy (según entiendo) se han abandonado. De estas minas era la célebre esmeralda que poseía el gran Chimo de Trujillo, como sucesión hereditaria de los príncipes de su casa. Exponíala en ciertos días a la adoración de sus vasallos, que le tributaban otras muchas en reconocimiento de su culto. Era ella casi como un huevo de avestruz. Luego que tocaron los españoles en aquella costa, la ocultó el Chimo en cierto sitio que para su descubrimiento nada han valido ni la fuerza ni la traza. Ello es cierto que en aquella tierra se oculta piedra tan preciosa. Si algún día se encontrase su depósito, verá el mundo la más ilustre esmeralda que celebran los indios en sus contornos y los españoles en sus relaciones.

18922. En el Paraguay hay minerales de esta especie. El señor Pinelo que nos comunica la noticia (bien que dudoso en la aserción) atribuye a la pobreza de sus moradores el defecto del trabajo. Yo he visto dos esmeraldas iguales y cada una como una pera almizqueña, que probablemente se sacaron de estas minas. Ellas fueron primero del señor Palos obispo del Paraguay. Después las poseyó el señor Morcillo arzobispo de las Charcas. A uno y otro prelado le servían de pendientes en el cíngulo cuando pontificaban. Ultimamente un comerciante de Lima, que se condujo de Buenos Aires en el mismo navio en que yo me transporte, las trajo a España y vendió a los negociantes extranjeros, no sé en que cantidad.

19023. También hay más que probabilidad que se crían esmeraldas en algunas de las tierras que baña el Orinoco. Los primeros españoles que descubrieron las bocas de este río, encontraron cuatro indios en una canoa, que entre otras drogas traían dos de estas piedras. La una era como una mano. La otra no tan grande, pero igualmente fina. Preguntados por los nuestros en qué parte se criaban aquellas piedras, respondieron que a tantos soles, modo de explicarse los indios para significar las leguas que es lo mismo que decir entre nosotros tantos días de camino o tantas jornadas, etc.

19124. Al principio de descubiertos estos minerales en la América Meridional y al primer siglo de su conquista, se trajeron tantas a estos reinos que no solo llenaron la Europa con su riqueza sino que satisfacieron con su abundancia los deseos de la África y Asia. Cuenta el padre Acosta (libro 4, capítulo 21, página 233) que en la flota del año de 1587 en que él se restituyó a España se condujeron cuatro cajones de esmeraldas, cada uno con cuatro arrobas. Asimismo refiere que cierto español en la Italia pidió a un lapidario el precio de una esmeralda que le hizo ver. Este, examinados el tamaño y cualidad de ella la apreció en 100 escudos. Manifestóle otra de más quilates y la tasó en 300. Después lo llevó a su casa y le descubrió un cajón lleno de ellas. Entonces viendo el italiano aquella multitud las avaluó a escudo. Sobre que reflexiona el citado señor Pinelo y exclama así: “¡Desgracia es de las Indias que la abundancia de riquezas que las debía engrandecer, si no las envilece las destruye y acaba!”.

19225. En medio de esto la América Meridional es la que sin disputa alguna lleva las ventajas a las otras partes del mundo en este linaje de producción. No se conocen hoy otras minas de esmeraldas que las que se abrigan en los senos de sus montes. Y aun hay autor o viajero de crédito que juzgue que las que se comerciaban en la Asia antes de descubiertas las tierras australes, eran transportadas del Perú. Este es Tabernier. No es su juicio fuera de camino si se medita la facilidad del viaje, o se examina la cronología de los chinos que extendía su imperio hasta estos dilatados dominios. El canónigo Filemon Luis Savary, hermano de Jacobo, autor del Diccionario de comercio, en sus adicciones a esta obra quiere que la opinión del citado viajero sea una mera locura o visión. Séalo norabuena para el señor Filemon. Para mi no lo ha sido ni lo será mientras no se vean las minas de Oriente, que no han conocido hasta ahora ni viajeros de reputación, ni comerciantes de fama. Ni menos han tenido noticias de su existencia autores de buen nombre, antiguos y modernos. Y si alguno las coloca en los altísimos montes y minerales de oro de las Scytas y Bactrianos, son más quimeras de la fábula que realidades de la Historia. ¿Qué cosa más ridicula que hacer custodios de estas piedras a los grifos alados que matan a los arimaspos (monstruos fingidos de un ojo en la frente) que se acercan a buscarlas?, ¿qué preocupación más envejecida que dar epíteto de orientales a unas piedras que nunca han existido como en propio suelo en sitio alguno del Asia, sino transportadas en tiempos muy remotos de las minas de Asuan en el Egipto, que hoy no se conocen? Acaso se dirá que los lapidarios llaman orientales a las que más brillan en comparación de las que menos lucen que nombran occidentales, guardando la fuerza del origen de las voces para expresar los epítetos. Esto llevaría algún fundamento si se está al riguroso sentido de las palabras. Lo demás es mantener al mundo en un error, que introdujo o la codicia de los negociantes o el ardid de los asiáticos. En fin díganse orientales u occidentales, no se comercian hoy otras esmeraldas en la Europa, Asia y África que las que nacen en nuestra América Meridional, que es el único continente que en el mundo goza de estos minerales, como lo tienen bien examinado viajeros de reputación y críticos de buen juicio y vasta erudición.

  • 121 Su verdadero apellido es Boot.

19326 Aunque la abundancia ha rebajado la estimación a nuestras esmeraldas, Anselmo Boecio121 lapidario bien conocido en la república literaria, les dá la mitad del valor del diamante, siendo de igual tamaño y peso, prefiriéndolas a las que llaman orientales por ser de un verde más agradable. En el comercio del Perú y de toda nuestra América tienen un precio asentado, así las esmeraldas en bruto como las labradas. Corre allí una tarjeta manuscrita en que, según el peso y calidad de estas piedras, se les señala su justo valor. Ha copiádola Savary. Ella es como se sigue:

194Esmeraldas sin labrar

195Un marco de plasma 6 pesos

196Un marco de medio morillones 35 pesos.

197Un marco de morillones buenos 70 pesos.

198Un marco de tercera suerte 200 pesos.

199Un marco de segunda suerte 350 pesos.

200Un marco de negras-cartas 700 pesos.

201Esmeraldas labradas

202Las de 4 granos 2 pesos.

203Las de 8 granos 6 pesos.

204Las de 12 granos 10 pesos.

205Las de 16 granos 15 pesos.

206Las de 20 granos 20 pesos.

207Las de 24 granos 30 pesos.

208Las de 28 granos 70 pesos.

209Las de 32 granos 80 pesos.

210Las de 36 granos 100 pesos.

211Las de 40 granos 130 pesos.

21227. En los usos médicos se pretende que estas piedras reducidas a polvos sutilísimos y propinadas desde seis granos hasta media dracma, detienen las diarreas y hemorragias, dulcificando la acritud o malignidad de los humores. Esta es una vanidad de los médicos, si no es ya haber entendido mal a Mesue. En el original del electuario de este ilustre árabe se lee peruzegi que se interpreta turquesa y no feruzegi que significa esmeralda. Esto lo advierte nuestro García de Huerta. Son sus palabras: “Muchísimo se alucinan los que juzgan que se prescribe la esmeralda en el electuario de piedras preciosas, teniendo al feruzegi por esta piedra. Ignoran ellos la propiedad de la lengua árabe y no entienden la mente del mismo Mesue. Demás de esto el original árabe lee peruzegi. Y como es grande entre los árabes el parentesco de la P y la F, con facilidad se equivocan los copiantes, sustituyendo o reponiendo una letra por otra.” A la verdad peruzegi entre los árabes es nuestra turquesa de que abunda toda la poesía. No fue el ánimo de Mesue que en aquella composición entrase la esmeralda (aunque sienta lo contrario Cristóbal de Honestus, su intérprete) sino la turquesa, que debe ponerse en las composiciones de los árabes. Quizá por la inutilidad que contemplan del uso de estas piedras, ministraran algunos boticarios en su lugar vidrios y jaspes verdes, como lo advierte Antonio Musa Brassavolo. A estos últimos conceden Galeno y Dioscorides las mismas virtudes que no admitimos en las esmeraldas para las enfermedades que hemos mencionado arriba y otras de que no tratamos por ser esto más una gana de hacer costosos los medicamentos que buscar la utilidad en los remedios.

  • 122 Hasta ahora los médicos se han convenido en la verdadera idea de esta enfermedad. Ella debe compre (...)

21328. Se tienen las gargantillas, zarcillos, brazaletes y sortijas de estas piedras por preservativos contra la epilepsia, fiebre hemitritea122 y ardores lascivos. Cárganlas algunos no por adorno, sino con la vana esperanza de fomentar la memoria, restaurar la vista, aumentar riquezas, desviar los demonios y apartar las tempestades, juzgando que obran estos portentos por virtud irradiativa. Son éstas ilusiones y engaños, que autorizan la superstición y la mentira y fomentan la ignorancia y la simpleza. Pasa la raya de la credulidad dar fe a unos hechos que cuando la experiencia no los desmienta, la misma razón los repugna. Pero los médicos y naturalistas que debieran desterrar estos sortilegios y divinaciones, parece que establecen los errores fingiendo casos que aseguran al vulgo en la terquedad de su creencia. ¿Qué mayores delirios que los que sueña el conde Juan María Bonardo en su Minería del mundo y los que recoge el médico Francisco Rueo en su opúsculo de Gemmis, acreditando imposturas con historias de reyes, testimonios y autoridades de santos y doctores? En fin, estas piedras solo se deben de estimar como preciosas y obras excelentes de la naturaleza y que más que otras algunas recrean la vista, satisfaciendo el gusto, sin llenar la complacencia de mirarlas.

21429. Amatistes se trajeron los primeros a España de México, donde hay muchas minas de estas piedras. Consta del Libro de oficio de Sevilla del año de 1530, página 158 que fueron cuatro arrobas las transportadas. No es esto lo que buscamos. Vamos a nuestra América Meridional, cuyos montes desempeñaran el objeto de nuestra pluma.

21530. Junto a las minas de Esmoruco en el Perú hay un monte que llaman cerro de los Amatistes, por los minerales de estas piedras que ocultan sus entrañas. Son ellas finísimas y de varios tamaños y figuras. Unas nacen blancas. Otras coloradas. Las más de color violado. Pero todas muy transparentes y duras. En el cerro de Santa Isabel del Nuevo Potosí se han sacado algunas entre los metales de plata. Los mineros las han despreciado como hallazgos fuera de su intento. Motéjales el licenciado Barba este desprecio y dice así: “Sola la plata ha sido el cuidado principal de los que hasta ahora han residido en aquestas provincias y así no se ha reparado en buscar las piedras preciosas para el adorno de la Corona de sus riquezas, aunque no hay pequeños indicios de que no le falta aquesta prerrogativa aqueste prosperísimo reino.” Confirman esto mismo las palabras de Pedro de Osma al doctor Monardes, en carta de Lima con fecha de 26 de diciembre de 1568, aunque sobre otra materia no de menor utilidad. Los que vienen a estas partes no traen ojos al bien universal, sino al suyo particular. Vienen solo a enriquecer y como por la mayor parte son gentes ignorantes las que pasan a estas partes, no se precian del bien que podrían hacer.

  • 123 Nota de los editores: es Rancagua.

21631. En Maule, partido de Rauken123 en Santiago de Chile, se han descubierto varias minas de esta naturaleza. Están en ellas en los cerros de Labra, hacia la Cordillera y a la costa en los montes del Carrizal, que son términos del lugar que llaman Agua Buena. Estas no se trabajan. Pienso que nunca se trabajarán si no se las apropia la Corona y de su cuenta las manda labrar. Lo uno, porque en aquellos países abundan los víveres y sobran los regalos. Lo otro, porque donde se desprecian las minas de oro y plata ¿que caso se hará, no digo de estas piedras, sino aun de otras de más estimación? Y finalmente porque las mujeres que son las que debían hacer mayor uso de ellas en sus adornos, no quieren otras que no sean diamantes, habiéndose introducido esta vanidad hasta las esclavas transportadas de África.

  • 124 Habla del padre Juan Eusebio Nieremberg sobre el capítulo 16, libro 16 de su Historia natural.

21732. En el Paraguay se crían en las entrañas de la tierra unos vasos cerrados de poco más de un palmo de diámetro y de figura irregular que los naturales llaman cocos. Estos petrificados a cierto tiempo revientan, sacudiendo con grande ruido la tierra que les esconde. Entonces se descubren los matises que incluye, labrados en puntas hexagonales. El señor Pinelo asegura haber visto en la Caja Real de Buenos Aires un quintal de ellos producidos de los quintos que pagaban sus trabajadores. Avalos tratando de estos cocos los tiene por la joya más admirable que en sus simples producciones ofrece la naturaleza, maestra de las cosas más perfectas. Y el señor Solórzano igualmente los admira y pondera como fenómeno singular. Son sus palabras: “Pero no puedo pasar en silencio lo que dice124 de la piedra que llaman coco de mina porque la he tenido en mis manos. La cual es como una gran bola y a manera de los cocos que llevan las palmas y lo engendra la tierra o por mejor decir el sol en algunas provincias del Perú, de las que llaman de arriba y en estando madura da la misma tierra un gran trueno después de algunos temblores, como que quiere parirla y despide y arroja muy lejos de si la bola o el coco que se abre al salir en cuatro o más partes como solemos abrir las granadas y todas se hallan llenas de amatistes, topacios, cristales y otras varias piedras preciosas, más o menos perfectas según llegaron a madurarse. Sienten los indios este trueno como ya por la experiencia conocen su causa y salen luego a buscar a donde ha parado la piedra, teniéndose por dichoso aquel que la halla.”

21833. Los médicos quieren que estas piedras molidas en sutilísimos polvos y tomados interiormente detienen los flujos de vientre y absuelve los ácidos del estómago, como lo hacen las otras materias alcalinas. Cuando esto no sea así, ningún daño causará un poco de una tierra simple y depurada de las materias crasas que envuelven estos minerales. Lo que dañará mucho será creer que estas piedras colgadas como amuletos vuelven claro el entendimiento, fecundan a las estériles, ligeros a los perezosos, diestros a los tardíos, superiores a los enemigos, agradables a los reyes, felices en la caza y otras muchas quimeras que abulta la credulidad, que más huelen a una supersticiosa magia que a una erudición cristiana. Aristóteles y Plutarco aseguran que ellas precaven de la embriaguez a los que las llevan. Dice el primero que se deben cargar pegadas al ombligo para que atrayendo así el vapor del vino, liberte de sus humos a los embriagados. No es imposible esta atraición a la naturaleza. Esto significa en griego ametista, que es lo mismo que decir piedra contra la embriaguez. Con todo ni por esta ni otras mayores autoridades lo afirmaré ni lo negaré mientras por mis ojos no pasare la experiencia.

21934. Topacios, se han encontrado en la costa de Paria. Allí se sabe que hay muchos minerales de ellos. Pero no se trabajan y según entiendo nunca los han trabajado, ni los indios ni los nuestros. Los primeros que se trajeron a España fueron hallazgos de los Pinzones. Esto refiere el médico Baptista Eliseo, que acompañó a aquellos navegantes en su derrota y cita don Pedro Mártir como hecho incontestable. Más arriba de esta costa hallaron los holandeses algunas minas de ellos. Esta noticia nos comunica Harcurcio. Como asimismo que se engendran en las montañas del Orinoco. Juan Laet afirma que los vio en Holanda, traídos de aquellas partes. No eran en su estimación tan finos como los de las Indias Orientales. Esto mismo siente Savary, siguiendo quizá el juicio del citado holandés. Yo en el Brasil he visto unos y otros (esto es los nuestros y los extraños) y deberé asegurar que es ninguna la diferencia, ni en la calidad ni en el peso, siendo los nuestros los verdaderos crisolitos de los antiguos. Son ellos de color de oro más o menos encendido según la depuración de su humor y estado de madurez. La lima no les hace tan fácil impresión como a los orientales, que son susceptibles a sus dientes y aun se gastan con el uso. Esta es una excelencia que no la gozan los otros. Con todo la abundancia casi los ha envilecido. Comércianse en aquella tierra los más finos por precios tan bajos que aun a peseta se compran los de a tres o más quilates ya labrados, subiendo poco o nada en el valor los que exceden este peso mientras no pasan de cuatro quilates.

22035. Entre todas las piedras preciosas las que más grandes se han encontrado en el mundo son las de esta naturaleza. Plinio escribe que se consagró en Egipto a Arsinue, hija de Tolomeo Lago y mujer de Filadelfo, una estatua de esta piedra con cuatro codos de alto. Favorecen esta noticia las relaciones de Tavernier y Anselmo de Boot. El primero cuenta que en las pedrerías del Mogol vio un topacio de 157 1/4 carates que había costado 271.500 libras de Francia. El segundo afirma que en el joyel del Emperador Rodolfo II, de quien él fue médico, había uno extraído de las minas de Bohemia con más de tres pies de largo y casi dos pulgadas de ancho. El citado Savary lo duda dejándolo en posibilidad e inclinándose más a que sería algún mármol un poco transparente y parecido en el color a los topacios. Yo he visto arrobas de ellos sin labrar. El mayor (si bien reflexiono) no habrá pasado de tres pulgadas de largo y mucho menos de media de ancho. Quizá en nuestras tierras se descubrirían más grandes si se cavasen sus minas, gozando únicamente hoy los portugueses el trabajo de las suyas.

22136. La Medicina estima estas piedras como útiles a las diarreas y hemorragias, dadas en polvo interiormente desde escrúpulo hasta media dracma. Esta misma facultad pretende que aplicados los polvos o las piedras a una herida al punto embarazan el flujo de la sangre. Decídalo la experiencia. Entre los amuletos tienen ellas un grande lugar. Atribúyenles maravillas que no es posible que crea ni aun el más estólido. Es una de ellas que libra de la muerte repentina. Podrá darse mayor simpleza. Merece ella un total desprecio y aun castigo a los que venden y creen quimeras tan solemnes y que inducen errores muy perniciosos en la fe, en la religión y en las costumbres. Igualmente son fabulosas las pretendidas virtudes que algunos naturalistas les apropian para abreviar los partos, contener los ímpetus lascivos, retener la ira, desterrar las manías y otras imposturas que desprecia la física y solo abrazan la superstición y vanidad mágica.

22237. Zafiros, se hallan en unos montes vecinos a Almaguer, ciudad de la Gobernación de Popayán. Son ellos muy duros, transparentes, brillantes y de un azul bien fino. Sus minas padecen la misma injuria que las que no son de plata y oro, que es el abandono. El señor Pinelo que probablemente examinó sus piedras, las celebra como las más preciosas en su género. Yo he visto muchas. Mas no puedo asegurar si se han sacado o no de aquellas minas o de otras, que no hay noticia y quizá se labrarán actualmente. Se crían asimismo estas piedras en Santa Marta. Aquí escriben [Fernández de] Oviedo y don Pedro Mártir que se han encontrado como huevos de gallina. Lo que autorizan el cronista Herrera y el señor Solórzano. Este último citando a Mayolo dice: “Aunque esta piedra no suele ser mayor que una almendra se han visto algunas en la América mayores que huevos de gallina y aun el padre Eusebio dice que de ganso.” No dudo ni de la aserción de los unos ni de la contestación de los otros. Son todos autores que en cosas de nuestras Indias merecen entera fe, mientras sus noticias no salen de la esfera de la posibilidad. Era menester que alguno de los primeros variase en lo sustancial para dudar la relación de los otros. Fuera de que las mismas piedras de esta clase, que comúnmente se comercian en los reinos de Tierra Firme y Perú, son la mayor prueba de la existencia de estas minas. Su precio es al doble de las esmeraldas. Esto es por lo que hace a nuestras Indias. Por lo que mira a las Orientales, el mayor, según dice García de Huerta, nunca ha pasado de mil doblones portugueses.

22338. Se cuestiona si estas piedras fueron o no conocidas de los antiguos. Ha dado motivo a esto no encontrarse (como dicen) pasaje que lo confirme. Y aunque Plinio parece que habla de ellas, su descripción más conviene con el lapislázuli como quiere Mr. Wooduard, o con la piedra syrites como juzga Francisco Ruco. Decidir esto no es ahora de mi asunto ni me lo permiten el tiempo ni mis tareas. En otra ocasión de intento me haré cargo de esta dificultad. Entonces expondré a los ojos de los eruditos cuanto me ocurra para desatar un nudo que no han cortado los naturalistas, críticos y literatos, teniendo lugares bien auténticos en Dioscorides y Galeno.

22439. Se atribuyen a estas piedras virtudes que en realidad ellas no gozan. Si participan de algunas buenas cualidades son las que dulcifican las sales acres de la sangre, contener los flujos de vientre y hemorragias, tomados estos polvos interiormente desde medio escrúpulo hasta dos. Los quimistas sacan de estas piedras sales, tinturas, aguas, esencias y aceites. Con estas preparaciones en que fundan su principal interés pretenden curar las enfermedades más rebeldes. Pero son unos engaños con que más dañan que aprovechan a los miserables pacientes que creen en aquellas ficciones. Los supersticiosos les señalan mayores virtudes ocultas que a las demás piedras de que hemos tratado. Quieren que ellas puedan tanto en los cuerpos como en los espíritus. Mas ésto y cuánto se dijese a favor de estos amuletos son demencias y raciocinios absurdos que justísimamente el citado Galeno ha llamado alogía y manganias, que es lo mismo que decir cosas irracionales y cuentos de viejas.

22540. Turquesas, se engendran en los minerales de los Lipes. De éstos se sacan las más mezcladas de los colores blanco, azul y verde. Algunas se hallan de un turquí tan vivo que casi no difieren de las que llaman de la Vieja roca en el Oriente, que son las de Nicapor y Carason no muy distantes del Mar Caspio. Avalos pondera la hermosura de las nuestras y asegura que en su tiempo se sacó de un sepulcro de los antiguos bárbaros del Perú una perfectísima, labrada a manera de toisón. Se crían también muy finas en Atacama. El licenciado Barba vio una que igualaba el tamaño de un real de a dos. No son éstas muy comunes. Menudas se encuentran muchas. El Reino de Chile es el más abundante de estas minas. Allí hay un valle que en lengua chilena dicen Copayaco que significa sementera de turquesas, por las muchas que nacen en su territorio. El cronista Herrera hace memoria de ellas y dice que por la abundancia son poco estimadas. Lo cierto es que en tiempo de los incas tuvieron mucho aprecio, mirándolas estos soberanos como las más preciosas producciones de su Imperio.

  • 125 Son ciertas figuras grabadas sobre piedras o metales que corresponden a las constelaciones celeste (...)

22641. Estas piedras asegura Anselmo Boot que nunca exceden del tamaño de una nuez. En esto se ha engañado. Mucho mayores se encuentran en nuestra América. Los hallazgos no son irregulares, ni menos se admiran por ser frecuentes. Jacobo Savary que también le impugna la aserción, contesta haber visto algunas cruces de turquesa de más grande volumen que el que niega el citado Boot y que entre los hábiles escultores son comunes las figuras de casi dos pulgadas de alto. Los químicos pretenden que estas piedras preparadas según su arte, son poderosas para destruir muchas enfermedades. Estas preparaciones son los mismos engaños que venden en las de los otros minerales de su género. Ellas solo obran en el cuerpo humano tomadas en polvos desde seis granos hasta un escrúpulo, lo que cualquier otra matera alcalina, que es absorber los ácidos, detener las diarreas, hemorragias y vómitos. Los supersticiosos miran estas piedras como un fuerte escudo que defiende a los que las cargan de todo contrario accidente, atribuyéndoles una fuerza astral para conmover los espíritus y principios del microcosmo. Creen ellos que mudan de color cuando enferma el que las lleva o que se rompen cuando muere. Por esto los talismanes125 o gamaheos grabados en ellas son entre los crédulos los amuletos de mayor eficacia. Mas, como las cualidades ocultas que les ponderan son vanas, al fin se hallan burlados y comprendidos en las impías extravagancias de los gnotistas y valentinianos.

  • 126 Nota de los editores: parece referirse a Potoni en Azángaro.

22742. Jacintos, se encuentran en Poton126y Callapa, pueblos el primero de los Lipes y el segundo de los Pacajes en el Perú y en algunos de los minerales de topacios y amatistes de que ya hemos tratado. Los que se han extraído de aquellos sitios son menores que garbanzos. Su dureza y transparencia casi iguala a los diamantes. Su color es de azafrán o antimonio. No es éste el más común. El blanco es muy frecuente. Suele hallarse con unas mezclas imperfectibles que tiran a carmesí o rojo. Dicen que los hay matizados de amarillo y otros colores. No los he visto así sipilados. Quizá los habrá donde se crían tantas maravillas, siendo pródiga la mano de la naturaleza en repartirlas a nuestra América. La demostración hará verdadera su noticia y la existencia de su producción. Poco o nada aprecian los americanos estas piedras. Digo los trasladados, que los indios estiman todo lo que luce y tiene apariencias de vidrio. Se tienen estas piedras por muy propias para fortificar el corazón, resistir al veneno, regocijar el ánimo y apaciguar los movimientos convulsivos. De esta buena fe ha venido la confección tan decantada en la farmacia a que ellas han dado su nombre. Algunos naturalistas creen que siguen las constituciones del tiempo. Esto es que ellas brillan cuando el cielo es sereno y que ellas pierden su resplandor cuando aquel está turbulento. Estas son unas aprensiones fatuas, no pudiendo nunca mudar las piedras sus aspectos por más que los cielos padezcan mudanza en los suyos.

22843. Granates, se crían en muchas partes de nuestra América. Los más fecundos minerales de ellos son los de Toro. Es este un monte muy alto y muy conocido en la provincia de Popayán. En él es varia por el color la generación de estas piedras. Unas en lo encendido se asemejan a la flor de granada, otras por la oscuridad de sus aguas tintan a jacintos, algunas tan bermejas que parecen violetas. Las primeras y segundas son muy comunes y baratas. Casi es nada su precio. Los españoles muy poco las estiman. Los indios sobremanera las han apreciado en todos tiempos. Sus antiguos las pulían con tal primor y las taladraban con tal delicadeza que ninguno de nuestros lapidarios ha podido imitarles en este arte. No se sabe con qué instrumentos hacian aquellas operaciones. Muchas de estas piedras labradas como cuentas y ensartadas en hilos a manera de brazaletes y collares hasta hoy se hallan en sus sepulturas y huacas. Pagan estos hallazgos como los más preciosos monumentos de sus mayores. Los que encuentran los nuestros valen un tesoro vendidos a estas gentes. Buscan ellas más el color que la fineza de la piedra. Es para su inclinación gusto dominante lo rojo, carmesí, purpúreo y colorado. Así las prefieren en comparación de las más nobles que poseen.

22944. No sé qué granates examinaría Savary para juzgar que estas piedras son especie de mármol, cuando ellas en la misma caja en que se crían brillan y lucen casi lo mismo que las otras que ha pulido el arte? Desde luego que no vio él los granates de Toro ni los que se sacan en algunos minerales del Perú. Si los hubiera visto hubiera conocido que son del género de los rubíes, como con más autoridad lo siente el citado Antonio Musa Brassavolo. En la Medicina se estiman sus polvos, dados interiormente desde 10 granos hasta dos escrúpulos. Aprovechan ellos en las enfermedades en que se necesitan corregir los ácidos y dulcificar las sales. Lo que se dice de ellos que traídos exteriormente defienden de la peste es quimérico. Solo deberá recibirse entre los supersticiosos que nada perdonan para hacer más ridículos sus enredos y delirios.

23045. Pentauras, se engendran en los montes de Timana, provincia del Nuevo Reino de Granada. Habrá siglo y medio que casualmente se descubrió allí un mineral de ellas. Son blancas, duras, transparentes y salpicadas de unas manchas rojas tan encendidas que parece que en el cuerpo de su mole se han introducido unas puntillas de rubíes. Estas ya no se veían en el mundo, teniéndose como una de las especies perdidas. Guido Panzirolo, en la descripción que hace de ellas, se inclina a que sean las piedras múrrinas de que hablan Plinio y Séneca. Mas esto se controvierte y según las opiniones varían los pareceres. Lo que hace a nuestro asunto es el hallazgo de sus minas. Este es indisputable en nuestra América. El señor Pinelo traía engastada en un anillo de oro una de éstas, sacada de la minera de nuestro asunto. Dice él que la estimaba tanto por su hermosura que la anteponía al más fino diamante. Quieren los naturalistas que tengan ellas en sí las virtudes de todas las demás piedras. Pero siendo estas imaginarias, quedan en nada las que les suponen. En la Medicina no sé que sirvan para uso alguno. Si valen para algo será para lo mismo que los demás absorbentes del género de las piedras preciosas, que no es más de autorizar la medicina con lo costoso del remedio.

23146. Cornalinas, se hallan en los minerales de Santa Marta. Son ellas medio transparentes y con un resplandor remiso. Su color más frecuente es de un rojo desmayado que tira a carne o a bermellón desvanecido y algunas veces a amarillo. Las hay también blancas y mezcladas de negro y otros colores. Las primeras que se conocieron en el mundo fueron halladas en Cerdeña. Por eso tienen el nombre de Sardanix como las llama Plinio, o lapis sardus o sarinus o carneolus como lo dicen otros. Rulando en su Lexicón refiere muchas especies de estas piedras. San Alberto Magno cree que son dos unidas a un tiempo. Esto es la onis y sardus. Entre nuestros autores solo dos hacen mención de ellas. El uno es original y el otro referente. Es el primero [Fernández de] Oviedo que sin duda alguna las vio en nuestro continente. Es el segundo el señor Pinelo que examinó la noticia. No dan estos regnícolas diversas especies de ellas. Solo se restringe al primer color. Yo subscribo a esto añadiendo que también las he visto amarillas.

23247. Entre los antiguos estuvieron estas piedras en grande honor, principalmente las que eran de color de la uña y ocultaban bajo su débil transparencia ciertos colores rojos o negros. Hoy poco se estiman. En nuestra América nada. Así su minera es de ningún provecho a los habitantes de aquellas tierras. En la Medicina tienen los mismos usos que las demás piedras de que hemos tratado. Antonio Musa Brassavolo, hablando de ellas dice así: “las apartaría yo de mi oficina, así porque es raro su uso como porque las propiedades que umversalmente les atribuyen los autores juzgo que son vanas.” Este juicio o voto es de consideración. Con todo no se deben de condenar sus polvos para limpiar los dientes y corregir las inmundicias o negruras que los acaban. Esta virtud la experimentó Francisco Rueo, que para este fin las recomienda. En fin, ellas corruptamente se llaman cornalinas, que es el nombre que les hemos dado por ser el más común, aunque nuestros dos españoles citados las nombran corniolas.

23348. Girasoles, se encuentran en abundancia en toda la América Meridional. La minera más conocida de ellas está en un cerro que los indios llaman Susa y ha dado su nombre a un pueblo que se sitúa en su falda y dista cuatro leguas de Muzo. Estas piedras son casi de la naturaleza de los ópalos pero más duras y transparentes. Su color es blanco que tira a celeste claro o a perla oscura. En su fondo parece que giran los rayos del sol representados de muchos colores, que imitan el arco iris sin poderse distinguir si son verdes o azules o morados o carmesíes. Son por allá tan comunes que solo sirven para juguetes de los niños, labradas en varias figuras. Los indios no hay adorno para que no las usen, apreciándolas como a las de mayor estimación no por lo que valen que es muy poco, sino por la armonía que les causa la luz que brilla en su centro. Algunos naturalistas le atribuyen a estas piedras la virtud de conciliar el sueño, siendo pegadas al cuerpo. Este es un remedio imaginario que debe condenarse como supersticioso y quimérico. No han faltado quienes las equivoquen con el heliotropo, que ha dado a los hechiceros bien entendido campo para forjar sus embusterías. Se han engañado en esto. Pues el heliotropo es verde con unas venillas de color de sangre y más es jaspe que piedra preciosa. En fin nuestros girasoles se llaman en griego y latín asteria astrobolos y astroites, etc., nombres que corresponden muy bien a su reverberación y figura.

23449. Diaspros o diásperos se engendran en Santa Marta. Son unas piedras leonadas con vetas blancas muy finas, pero poco transparentes. En la dureza igualan a los diamantes. Se han sacado de ellas pedazos bien grandes. Acreditan esto las ocho columnas de poco más de una vara que se ven en el sagrario del Escorial y se aprecian en 400.000 ducados, como contesta el señor Pinelo, que se lo aseguraron religiosos graves de aquella real casa. El cronista jerónimo fray José de Sigüenza refiere que por su dureza se labraron con diamantes. No por esto digo que fueron traídas de nuestra América. Solo las cito como monumentos que no dejan resquicio para que se dude de la grandeza de las nuestras. Se dice que estas piedras engastadas en plata hacen a los que las llevan agradables a todos los hombres y principalmente a los poderosos, siendo un eficaz antídoto contra el más fuerte veneno. Esto es tan quimérico como todo lo demás que en asunto de piedras hemos condenado.

23550. Beriles hay en Abehea, que es un pequeño monte siete leguas de Itoco al norte de la Trinidad de los Muzos. Son ellos verdes, blancos, morados y rojos. Su dureza y transparencia los equivocan con las esmeraldas. Los dos últimos colores no conocieron los antiguos. Plinio entre las diversas suertes que describe prefiere los primeros, cuando su verdor es como el de las aguas del mar. Mientras no se conocieron otros será justa esta preferencia. Hoy que los tenemos de colores más apreciables deberán los nuestros anteponerse no solo a éstos, sino a los que tocan en amarillo que los naturales llaman crisoberilos, a los perfectamente amarillos que dicen crisoprasas y a los de color de jacintos que dan el nombre de hiacintizontes. Pero con toda esta excelencia dudo que salgan los nuestros a gozar de su debida estimación. Sus mineras casi no se han tocado. Si la casualidad no hubiera ofrecido algunos fragmentos, se ignoraría aún su existencia. Ni españoles ni indios hacen caso de estas producciones. Lo que yo he visto de ellas es muy raro y eso entre gentes que su curiosidad los ha hecho en la América pasar por extravagancias. Como que hallazgos tan nobles debiesen rebajar el crédito y honor de los que con tanto acierto los saben inquirir, añadiendo con sus indagaciones nuevas piedras preciosas a las finísimas que adornan el vasto cuerpo de nuestras Indias.

  • 127 Paropside en nuestro idioma es un plato hondo a manera de escudilla. Pero propiamente significa un (...)

23651. Estas piedras labradas en figuras sexángulas envían vivísimos golpes de resplandor y hermosura. Es la razón de esto que su color que es como embotado y lánguido se aviva con la repercusión de los ángulos. De otra suerte pulidas apenas lucen. Esto digo por las orientales. Las nuestras trabájense como se trabajasen, siempre deberán brillar por ser totalmente de naturaleza esmaragdina. La pretendida paropside127, que misteriosamente guardan los genoveses, parece y aun se puede creer que es del linaje de estas piedras. Brassavolo, que las examinó, alaba grandemente la pieza, pero duda que sea esmeralda. Este es un voto de excepción. No es menos el de García de Huerta. Refiere este médico que en Goa le vendían en 200 pardaos (cada pardao es un peso de nuestra América) un vaso igual a aquel y añade que si hubiera sido de esmeralda, difícilmente su milésima parte se podría conseguir por el precio que le pedían. No solo ha habido en el mundo paropsides verdes. También las ha habido rojas. Marcial en uno de sus epigramas (Libro 11) hace mención de una de este color. Quizá también las habría de otros que no tenemos noticia, por haberlas confundido el tiempo y la memoria. Si, como se ha conservado la paropside verde de Genova se nos hubiera aportado la de Goa, durado hasta ahora la roja de Marcial y de nuestros beriles labrádose alguna, ya se hubiera desvanecido aquella disputada pretensión que en su probanza tanto ha empeñado a las plumas crédulas de Italia.

23752. Los antiguos médicos creyeron que los polvos de estas piedras desleídos en algún licor y tomados interiormente eran un eficaz remedio contra la humedad de los ojos, excreción de los flatos, congojas del ánimo y enfermedades de hígado. La experiencia ha desengañado a los modernos de aquella pretendida virtud. Así su uso se ha desterrado de la Medicina, aunque Lemery no les niega la utilidad que confiesa a las otras piedras para detener los flujos de vientre y hemorragias. La credulidad supersticiosa las ha introducido como un poderoso amuleto que defiende de las injurias de los enemigos, destierra la flojedad del cuerpo, aviva la imaginación del cerebro, hace unidos los matrimonios, felices los partos y otros muchos efectos condenables en lo moral y despreciables en lo físico. En fin en nuestra lengua se dice beriles de beryllos voz griega que latinizaron Plinio, Propercio y otros.

23853. Galactites o piedra de leche, se encuentran en Atacama, los Pacajes y otras partes del Perú. Son ellas de color de ceniza con algunos celajes blancos, menos transparentes que su todo. Se dice que cada año crecen hasta igualar el tamaño de la cabeza de un niño y que desbaratadas en una piedra de amolar destilan cierto suco lacteoso y dulce. Esto ni lo niego ni lo afirmo. Puede suceder que así sea. Las mujeres que crían buscan estas piedras con ansia, teniéndolas como un indefectible remedio que hace venir la leche cuando se ha retirado o que la vuelve abundantemente en caso de esterilidad. Para este fin las traen colgadas al cuello o ceñidas a los brazos. En esto se engañan dando fe a unos amuletos que solo han acreditado comadronas ignorantes y viejas supersticiosas. Si ellas pueden algo, será si beben sus polvos mezclados en vino o en otro licor apropiado y esto después de algunos baños en agua dulce. No falta autor de nota que persuada esto. Lo otro ni charlatanes. Los hechiceros se valen de estas piedras para muchos conjuros. No es de mi asunto ni aun proponer los casos en que las usan. Son hechos detestables. Así más aprovechará ignorarlos que saberlos, debiéndose quemar los libros en que corren estampados. Llámanse también leucogogeas, leucografias o sinifites. Han tratado de sus virtudes Galeno, Dioscorides, Paulo Egineta y otros de los antiguos y modernos.

23954. Lapislázuli, se halla en Chile según noticias vulgarizadas. No he visto yo en este Reino aun habiendo estado en su capital y muchos otros lugares de él, ni la piedra ni su minera. Don Antonio Ulloa asegura allí su existencia en la descripción que hace de la fertilidad de aquel suelo. No es dudable que nazca ella donde hay tantas minas de oro y cobre que son sus verdaderas fuentes, cuando no sean de los Lipes los fragmentos que corren en el Perú con probabilidad deberán ser de Coquimbo en el expresado Reino. Ellos son pesados y de un azul muy fino aunque algo opacos y salpicados de venillas de oro o cobre, que extremosamente hermosean su materia. Por defecto de artífices creo que no se trabajan en la América aquellas curiosidades que labran en la Europa y nos venden a buen precio. El médico Francisco Rueo admira mucho una cantárida que vio tan bien formada de esta piedra que confiesa que, mirada de lejos la tendría por verdadera. Para formar un insecto artificioso de aquella naturaleza ninguna otra sustancia se conforma más a su textura y su color. Así no sería mucho que equivocase el citado médico la piedra con el volátil.

24055. Los americanos ahorrarían mucho dinero en la compra del azul ultramarino, si calcinasen esta piedra y la moliesen sutilmente sobre una tabla de porfiro y después mezclando sus polvos con pez, cera y aceite lavasen la pasta, vertiéndole siempre agua por inclinación para separar el azul, que como materia más pesada se precipita al fondo. Pero para lograr esto es preciso descubrir la mina que hay de él y no contentarnos con su noticia, que deja en probabilidad su producción. La Medicina usa esta piedra preparada para purgar humores melancólicos y fortificar el corazón. Su dosis es desde medio escrúpulo hasta una dracma. No falta autor que pretenda que colgada al cuello de los niños los defiende de los espantos nocturnos y que a las preñadas las embaraza el aborto. Esto es delirio y de ningún modo se conforman sus periaptas con la naturaleza de las cosas y sus causas. Llámase ella en latín cianos o cyanon del griego, que así la expresa, y también cceruleus por lo que representa su color y lazulus deducido del arábigo azul o del hebreo isul como quiere Lemery.

24156. Especularia, se encuentra en algunos minerales del Perú. Esta es una piedra negra muy fina y transparente. No hay espejo cristalino que más perfectamente represente las imágenes. Esto a causa de la naturaleza de sus sombras. La primera piedra de este género que se vio en España fue por los años de 1647. Envióla de la Puebla de los Angeles el venerable obispo de aquella diócesis don Juan de Palafox. Se halló ella en un cajón que se abrió delante del Supremo Consejo de las Indias, estando presente el señor Pinelo que comunica la noticia. Era ella labrada en forma de ara que se destinaba para cierto templo. Guido Pancirolo creyó que ésta era una de las especies perdidas que ya no se conoce en el mundo. No solo hay en nuestra América este linaje de especularía. Hay también otra blanca. Pero no es piedra preciosa como esta. Ya de ella daremos noticia en el artículo 13, número 1.

24257. De esta última (según refiere Plinio) algunos curiosos de la antigüedad construyeron colmenares para examinar cómo labraban las abejas sus panales y su miel y el gobierno que tenían en su concertada republica. Galeno dice que calcinada goza una grande virtud desecativa. A una y otro llaman los indios chimaltizal y nosotros especularia de especularis que han dado los latinos. Los griegos le dan el nombre de chistos o diafanes a causa de su transparencia, que es la misma que la del vidrio. No faltan quienes pretendan que esta piedra es la stella terrae o el talk de los alemanes. Esta propiamente es una materia mineral incombustible que se separa por hojillas o escamas. Así se engañan los que la equivocan con la que verdaderamente es de naturaleza lapidifica y aun más dura, compacta y unida que los más preciosos mármoles, como ya lo hemos notado en el artículo citado y lo hace demostrable la experiencia en las que cada día se labran en México y el Perú.

24358. Nefríticas. Son unas piedras poco duras y nada transparentes. Su color es ceniciento, verdegre o celeste. Esto es lo común. Algunas nacen mezcladas de blanco o negro o amarillo. Encuéntranse ellas en Santa Marta. También la hay en México. Han dádoles los médicos españoles el nombre de nefríticas. Esto a causa de creer que colgadas al cuello, a los brazos, a las ingles o puestas a los dedos en anillos rompen las piedras de los ríñones y hacen arrojar las arenas por la orina. No digo exteriormente, pero ni aun interiormente tomadas en polvos pueden obrar tales efectos. Lemery parece que las tiene por útiles para este fin cuando hablando de las de Bohemia expresa que son más estimadas las de América. Esto en mi juicio no quiere decir nada. Y si dice algo, es sobre la fe que dan los dolientes a unas en comparación de otras. Lo cierto es que hasta ahora en los tres reinos se ha encontrado remedio que pueda ablandar y disolver las piedras que se han formado en los ríñones o vejiga. Cuantos se proponen de esta naturaleza son quiméricos. Así Mr. Helvecio nos desengaña diciendo: “No hay remedios capaces de operar una disolución semejante cuando la piedra una vez es formada, ni aun después de haberse hecho su extracción.”

24459. Calechuites son las piedras que los españoles llaman de ijada. Hay minerales de ellas en Santa Marta y los Lipes, son verdes con algunas mezclas de blanco. Más parecen jaspes que piedras preciosas. No son muy duras. Su lustre es como el de cera bruñida o el de alguna goma cristalina. México las produce en abundancia. Allí había dos cuevas, una en Molmalat y otra en Teucalcinco. De ellas las sacaban los de Alta Mixteca para pagar sus tributos. En nuestro Perú las estiman las mujeres como un eficacísimo remedio contra el dolor, que les ha dado el nombre. Traenlas colgadas a los brazos o cintura. Sobre esto son tan preocupadas que ninguna razón bastara a desmontarla del concepto. El primero que en España autorizó este amuleto fue Monardes. Pretendió acreditar su virtud que en realidad es imaginaria, con casos prácticos que refiere. Y para dar más fuerza a estos sucesos dice con decisión: “Tiene esta piedra una propiedad oculta, mediante la cual hace maravillosos efectos de preservar que no caigan con el dolor de la ijada y después de venido lo quita o disminuye. Hace expeler arenas en mucha abundancia y asimismo piedras, refrena el calor de los riñones, aprovecha en dolores de estómago, puestas sobre él. Y sobre todo preserva del dolor de la ijada.” Interiormente tomada en polvos puede causar aquellos efectos, que también dudo. Porque no lo ha decidido la experiencia, ni aún hasta ahora (que yo sepa) se ha puesto en práctica. Pero exteriormente, aunque toda la América los conteste y médicos, de mayor crédito que Monardes los afirman, son engaños, quimeras y mentiras que vende la superstición, compra la credulidad y atesora la ignorancia.

24560. Histéricas son unas piedras negras nada transparentes, pero muy lisas y pesadas. Son ellas prolongadas o redondas o de otras figuras irregulares. No se engendran en caja, como los demás minerales. Nacen sueltas como cualquiera piedra vulgar. Pero no se hallan en todas partes. Son raros los sitios donde se encuentran. En el Perú las sacan de los arenales de Atacama y algunas playas de sus más famosos ríos. Las primeras que se vieron en España transportadas de México. Según el citado Monardes, que hace de ellas una ligera descripción. Se creen estas piedras útiles para desvanecer los vapores histéricos y embarazar sus insultos. Por esto las llevan las mujeres pendientes al cuello o ceñidas a los brazos o ajustadas al ombligo. Dicen que de tal modo se pegan a éste que es preciso alguna fuerza para desunirlas, quizá el humor glutinoso que circula en ellas, puesto en movimiento con el calor natural causará aquella adhesión. Mientras no lo viere dudo el efecto. Lo que puedo asegurar es que las americanas que acreditan este fenómeno han traído o traen sobre el ombligo ciertos cerotes antihistéricos que, aun quitados bastan sus reliquias para adherir piedras de mayor peso, además de ser la parte muy a propósito para sujetar cualquier apósito que se introduzca en ella.

24661. Igualmente he visto por mis ojos que las mujeres que las cargan así para precaverse como para curarse, siempre que les aprieta el dolor que llaman de ijada huelen algunas resinas, flores o hierbas de un olor fuerte o se untan aceites fétidos o queman cuernos, lanas o cabellos u otras drogas empireumáticas cuyas exhalaciones, como enseña la Medicina y cada día lo hace ver la experiencia, deshacen o embotan las puntas de aquellos vapores que tanto embargan los sentidos y atormentan el cuerpo. Ignoro si indios o españoles introdujeron este amuleto. Las mujeres e hijas de los primeros poco o nada padecen aquella dolencia. Las de los segundos son tan sujetas a ella que apenas en tal, cual familia habrá una que se escape de sus tiranías. Esto a causa de los muchos aromas que usan en aguas, sahumerios y flores. Así es presumible que los últimos, huyendo del hedor que ordinariamente envían los remedios con que se acomete el mal, apelaron a las piedras, que sin más fundamento que las delicadezas y melindres acreditaron sus mujeres. Esto siento de las piedras histéricas y sus virtudes. Si alguno juzga lo contrario deberá convencer con la experiencia. En esto hará al público un notable servicio y al sexo femenino un bien que habrá de señalar con más particular piedra que la que hemos señalado.

24762. Sanguinales o piedras de restañar sangre se hallan en nuestra América. [Fernández de] Oviedo las pone en la costa del río de San Juan, que desagua en el estrecho de Magallanes. El señor Pinelo las coloca también en Santa Marta. Esto es por lo que hace a la parte meridional. Por lo que mira a la septentrional las hay en México en abundancia. De aquí (si no me engaño) han sido las primeras que de su naturaleza se vieron en la Europa. Las nuestras son una especie de jaspe oscuro, notado de unas pequeñas manchas rojas que figuran la sangre acabada de verterse. Se dice que ellas, cuando se aplican a alguna herida extraña o erosión voluntaria, al punto cesa la emanación de sangre. No he visto este experimento. Los indios acreditan el hecho, vendiendo las piedras como producción muy singular, labradas en figuras de corazones de varios tamaños. En la Física no repugna esto, una vez que ellas se toquen a la misma herida o natural o artificial, por gozar ellas cierta notable cualidad astringente. Pero se opone a la razón y choca al entendimiento que se diga que cargadas como amuletos, ya en sortijas o simplemente oprimidas en las manos, contienen y paran las inmoderadas menstruaciones, flujos hemorroidales y eyecciones hemoptísicas. Esto aunque el citado Monardes afirme que se ha experimentado, es haber querido atribuir al amuleto la fuerza que tiene el mismo bálsamo de la sangre para cerrar boquillas de las venas o el efecto de la misma naturaleza que acabó de evacuar el líquido que le incomodaba y que como inútil había extraviado el círculo, separándolo de los vasos, dígase esto y se dirá la verdad. Lo demás es imponer a las cosas de nuestras Indias unas virtudes que no han cabido ni aun en la preocupación de los indios ni creo que cabrán en los pueblos más vacíos de racionalidad, de enseñanza y religión.

24863. Inca pircas o piedras de inga o piedras de mina se sacan en el valle de Neiva entre Santa Fe y Timaná, en Larecaja, cerca del pueblo de Comata y en muchas partes del Perú. Son ellas de color de acero bruñido. Con la diferencia que nunca se toman. A no ser poco duras competirían en brillantez con las piedras más finas, pero no en la transparencia, que carecen totalmente de ella. Se crían en caja lo mismo que los metales, corriendo sus vetas distancias bien dilatadas. Los fragmentos que se cortan de ellas son considerables. Yo he tenido pedazos de ocho y 12 libras. Quizá los habrá de arrobas y aun de quintales. La lima les entra con tanta facilidad que a su más leve aplicación empiezan a desbaratarse. Así con este instrumento se labran primero y después se pulen las que se ven en cercillos, sortijas y botones. En mi juicio son estas piedras especie de metal. El modo de producirse bien lo manifiesta. Esto junto con su sustancia, que más abunda de tierra que de agua, parece que lo confirma. Pero como hasta ahora la experiencia sobre ésto nada ha decidido, déjolas en la acepción en que el común las tiene recibidas y reservo mi pluma para indagaciones más prolijas, deseando averiguarles su verdadera naturaleza, que dudo.

24964. Los Incas o emperadores del Perú apreciaban estas piedras, usándolas como espejos. Se encuentran hasta ahora muchas piezas que fueron alhajas de aquellos soberanos, admirándose en ellas la destreza del arte en el taladro y pulimento que no han podido imitar los artífices más diestros de la Europa. En todo el Reino Mineral apenas se hallará otra producción que más se parezca a aquel artificio. Tan vivamente representan las imágenes que nada aumentan o disminuyen el golpe natural o aire propio de cada facción. Pretenden que así labradas y mirándose continuamente en ellas, enderezan las distorsiones de los labios y estrabismos de los ojos, pasándose a un mismo tiempo el espejo por las mejillas, quijadas y barba. Esto así se dice. De experiencia nada sé. Afirman en el Perú que preservan de la parálisis y convulsiones. Pero creer esto es una necedad. He visto centenares, que contadas las prevenciones de estas piedras han perecido arrebatados del tétano y confundidos de otras enfermedades de los nervios que allí son frecuentes y les provienen a sus habitantes de la destemplanza material del cerebro y las muchas obstrucciones de que abundan. En bruto se desprecian. Labradas las estiman algo. Pero este algo no pasa de un precio muy bajo.

25065. Hematites, se halla en unos antiguos minerales vecinos al pueblo de los Ancoraymes, en la provincia de Omariyos. Es ella muy dura y pesada y de un rojo que tira a negro. Refregada con otra piedra destila un humor que parece sangre. Calcinada deja unos polvos que nada se diferencian del bermellón. Paracelso no quiere que sea piedra sino una especie de barro coagulado. Esta es preocupación de aquel médico tan lleno de entusiasmos. Ella se compone de plomo y fierro. Hace conocer esto la artificial, que se hace de estos dos metales y es lo mismo que la natural. Y cuando esto se niegue, deberá confesarse que es su producción un medio entre tierra, piedra y metal. Los indios del Perú en la guerra se servían de ella por su peso y dureza, llamándola higuaya. Era la bala que disparaban en sus hondas. Para este fin trabajaban su mineral. Alonso Barba que vio las labores dice: “quizá seguían los indios algunos ramos de metal precioso que entre ellas iban de que hasta ahora no tenemos noticia.” Los que han sucedido a este minero nada más han adelantado que yo sepa. Así se está la mina, sin conocerse el metal donde en el Perú se saca la hematites, aunque se ve mucho entre el que brilla. Tiene ella en la Medicina sus usos interiores y exteriores. Su principal virtud es para detener los flujos y vómitos de sangre. Esto lo ha confirmado la experiencia según testimonios de muchos médicos griegos, árabes y latinos, que le han dado el nombre de hematites por el efecto de reparar la sangre.

  • 128 Dista seis leguas de la ciudad de los Muzos.

25166. Cristales, se crían en muchas partes de nuestra América Meridional. Las principales minas se sitúan en la sierra de Carrino128 en Palma Real, los Chachapoyas, Paraguay, Tobati y Montevideo. La más celebrada de estas es la de Sura. Si a sus piedras acompañase la dureza sin duda alguna se tendrían por diamantes, pues solo en esta cualidad les ceden. El señor Pinelo, que traía en un anillo una piedra de aquellas, dice así: “en el pueblo de Sura (20 leguas de la ciudad de Santa Fe del Nuevo Reino) se sacan ciertas piedras que en el fondo y brillante parecen diamantes y puestas junto a ellos casi no las diferencian la vista y solo les falta la dureza. Estímanse mucho y parece son las que Herrera dice que se sacan en las minas de Itoco y que son tan duras como las esmeraldas y las llama cristales diamantinos. Una piedra de estas tengo en un anillo que puede pasar por diamante, como se le perdone la experiencia.” No son comparables con estas las celebradas de Francia y Bohemia, ni las que hoy se labran en Bruselas, que se han encontrado en unas mineras de Flandes. Muchas veces se ha cuestionado la fineza de las nuestras habiéndose vendido por diamantes y a no haber precedido un prolijo examen de lapidarios inteligentes, hubieran quedado con el carácter v estimación de diamantes.

25267. Fuera de las producciones de esta naturaleza que como los demás minerales se forman en caja, hay otras que nacen sueltas sin el abrigo de la cantera. Son estas las que en el Perú se engendran en un sitio que hay entre Potón y Agua caliente, que es un camino que del Potosí dirige a los Lipes. Allí se crían ciertas piedras cristalinas naturalmente labradas en varios ángulos que rematan en punta. Son muy finas y transparentes con algunas listas de oro. El licenciado Barba las admira diciendo: “recogí cantidad de ellas todas las veces que por allí pasé, admirado de su hermosura, porque parecía cada una un sol a la reflexión de sus rayos. La mayor que hallé era del grosor del dedo pulgar. Iguales a estas las he visto en la principal isla de Juan Fernández, que es la que los ingleses llaman en sus mapas bahía de Cumberland y yo en otra parte la he llamado así. Son ellas sexángulas y acaban en pirámide, que no es posible imite la destreza del artífice más sabio.” Entre todos los fragmentos de este género que se han encontrado en nuestras Indias ha sido el más celebrado el tablón, que por los años de 1639 se sacó en las minas de Cuba. Tenía él de largo vara y cuarta, de ancho una y de grueso un jeme. Ignoro su destino. Ni menos he leído autor (a excepción del señor Pinelo) que trate de esta maravilla, existiendo la mina que la produjo como el más auténtico testimonio que caracteriza su verdad.

25368. Habían creído los antiguos que el cristal era un hielo petrificado y que solo se engendraba en las tierras frías. Uno y otro han desengañado el tiempo y la experiencia. El es una piedra clara, brillante y transparente que participa de más agua que de otra materia mineral y nace así en las regiones heladas como en las calientes y templadas. Esto se ve práctico en nuestra América, donde en países de diferentes climas se encuentran estas producciones. Para los usos médicos debe escogerse el más pesado, puro y hermoso. Entonces se pone al fuego hasta que arda como brasa. Después se apaga en agua fría y con facilidad se reduce a polvo. Dicen que este tomado en la dosis de medio escrúpulo hasta dos detiene los flujos de vientre, atenúa las piedras de los ríñones y vejiga y hace venir la leche a las que crían. También dicen que mostrando un espejo de esta naturaleza a la tempestad que amenaza se desvía a otra parte sin causar el menor inconveniente a los que la temen y que puesto cerca del que duerme ahuyenta los malos sueños y libra de la pretendida fascinación. En lo primero no están conformes los médicos, que son los que deben decidir con la experiencia. En lo segundo los supersticiosos son los que acreditan estas quimeras, que justísimamente concillan un total desprecio a su ignorancia y grosería.

  • 129 Tomo 5, differenc. 12, páginas 332, 333 y 334.

25469. Entre todas las preparaciones del cristal no tengo por inútil la tintura de Mr. Glaser. El modo de extraerla se lee en las adiciones a la Química de Mr. Lefebre129. Aprovecha ella en todas las obstrucciones del cuerpo, enfermedades, melancolías e hipocondrías, en la hidropesía y escorbuto. Su dosis es desde 10 gotas hasta 30 en vino blanco o en otro licor apropiado. Hay otra especie de preparación que los químicos llaman cristal mineral. No se hace ella de esta piedra, se compone del nitro purificado, flores de azufre y agua distilada de chicoria o borraja. Fíltrase por un papel lleno de rosas o flores cordiales humedecidas con espíritu de azufre, sal de vitriolo. Después se cristaliza y es un excelente remedio contra las fiebres pútridas y malignas y es un sedativo que calma los ardores, sed e inquietud de los febricitantes. El citado Lefebre, ponderándole sus virtudes, se expresa así: “Es un remedio general que puede ser especificado por la adición de muchos sales, que no es difícil se unan e incorporen con él, como la sal de saturno, la de las perlas, la de coral y así de otras. Lo que (según la virtud de la sal que se le habrá juntado y coagulado) hará un cristal mineral cordial, hepático, esplenético o estromático, etc.”

25570. Entre las piedras preciosas o notables del Perú deberán tener lugar en este artículo tres muy singulares. De estas, dos se ven en las cercanías de Eten o Chiclayo, en los llanos de Trujillo. Están ellas colocadas en líneas paralelas a poca distancia una de otra. La principal, que es mayor, tiene cuatro varas de largo y casi tres de ancho con grueso correspondiente. La segunda en todo es la mitad de la primera. Son ellas de color guijarreño y muy compactas a lo que parece. Su fuerza es extremada. Cuando se tocan con otra piedra resuenan sus voces lo mismo que si fueran campanas de bronce bien templadas y se oyen un cuarto de legua distinguiéndose el sonido de la primera, que es menos claro que el de la segunda. La tercera se descubre en el camino de Arequipa a Lima. Esta es casi redonda con dos varas de ancho. Se ignora si estas piedras fueron sacadas de alguna mina o artificiosamente labradas, aunque el maestro Calancha afirme que naturalmente se han producido. Asimismo no se sabe para qué fines las tenían los indios colocadas en aquellos sitios donde hasta hoy se manifiestan. Yo creo que ellas no son piedras. Los indios sabían mezclar con ciertas drogas y cocer el barro templándole a tal grado de fuego que ni en dureza ni consistencia cedían sus obras a las formadas de piedras. Si ello es así, poco tendrá que discurrir un naturalista sobre su sonoridad y voces. Pues allá vemos que las antiguas vasijas de tierra a proporción del tamaño golpeadas con otras, equivocan el sonido de campanas pequeñas, vidrios o cristales. Y lo que es más, si ellas fueran naturales se encontráran otras donde las producciones en todo género de drogas y especies y principalmente en piedras y metales son tan abundantes.

  • 130 Nota de los editores: se refiere a Acosbamba.

25671. En el Arzobispado de Lima hay dos piedras de efectos contrarios. La una nace en Huancabamba, población de los Conchucos. Esta, aplicada exterior como tomada interiormente es antídoto para muchos males. La otra se cría en Acasbamba130, distrito de los Huamalies. Es ella un veneno muy eficaz aun tocada en la ropa y mata con sus exhalaciones a las bestias que se le acercan. Pero la primera de tal modo destruye su fuerza que no le deja lugar a sus malignas impresiones. Parece que se miran como dos contrarios que se amenazaran y quieren embestirse. La primera es blanca. Sírvele de caja un pedernal negro, duro y compacto. Su vegetación es sensible a los ojos de todos. Crece lo mismo que si fuera planta. De manera que se tendría por alguna especie de sal o medio mineral a no acompañarle todas las cualidades de piedra. La segunda es una peña negra, en el color algo se asemeja al azabache. Su vegetación (aunque no se duda de ella) apenas se reconoce. Los indios han ejecutado muchas muertes con sus polvos. Con llevarlos en una uña y meter el dedo en un vaso de agua, muere el que lo bebe. Pero si al instante se toman los polvos de la otra, queda el estrago solo en amago. Así los que habitan aquellos países se precaven de estos riesgos llevando consigo los polvos de la primera. El maestro Calancha, tratando de ella, dice así: “es único remedio para llagas, heridas y ulceraciones, tanto a los hombres como a las bestias. Cura disenterías y flujos de vientre, así los de humor como los de sangre.” Y el señor Pinelo: “Este es medicinal para varias enfermedades y ulceraciones bebiendo sus polvos y para esto y mal de orina se saca mucha y se vende en las boticas.”

  • 131 Historia general de las Indias, segunda parte, libro 20.
  • 132 Ofir de España, capítulo 22.

25772. En el número 11 de este artículo prometimos tratar del carbunclo animal. Ha sido él una de las más solemnes patrañas que de la América se han comunicado a España. No fueron los indios los que la forjaron. Ni menos los españoles que llaman criollos tuvieron parte en la quimera. Fue su primer inventor don Juan de Arcizaga. Este era un clérigo vizcaíno que el año de 1526 acompañó a don García de Loayza, comendador de San Juan, cuando por el estrecho de Magallanes entró al sur y pasó a las Malucas. Refirióle él a [Fernández de] Oviedo en México que en el puerto de San Jorge (dentro del estrecho) y en su costa al norte se dejaron ver de noche tres o cuatro veces dos animales que llamaron carbunclos, por las piedras de color de fuego que les pareció que llevaban en sus frentes. Creyóle el historiador131 y esparció la noticia. Esta con el crédito de aquella pluma empezó a hacerse partidarios que disputaban su posibilidad. Al mismo tiempo derramó en el Paraguay igual novedad Ruiz Díaz Melgarejo. Aseguraba éste haber tenido una de estas piedras, que trayéndola para presentar a la Majestad del Señor don Felipe II perdió en el río Paraguazu, por haberse volcado la embarcación en que se conducía. El arcediano don Martín del Barco Centenera no solo dio entera fe a aquella aserción, sino la subió de grado afirmando que había visto muchas veces el animal y seguídole con grande empeño, como lo pondera y canta en su Argentina. Después don Fernando de Montesinos refirió en su Ofir132 que en el Brasil sacaron del vientre de una lechona unos animalejos con pelo de lobos y forma de tejones, que tenía cada uno en la frente una piedra blanca, algo transparente y muy dura. Y que se tuvieron por carbunclos. De estos tres autores el primero y el último escriben lo que oyeron. El segundo dice lo que vio y oyó. Ellos fueron hombres de conocida bondad y sencillez muy notoria. Por eso fáciles a cualquiera impresión novelera. Así disculpándoles lo crédulo, buscaremos la verdad.

25873. Los cocuyos, que son un linaje de lucernas de que hablaremos en el tomo III de estas Memorias, abundan en muchas partes de la América y principalmente en las tierras más australes. Alumbran éstos de noche despidiendo por vientre y ojos cierta materia luminosa. Mirados de lejos brillan como estrellas. Cuando yo transité por las pampas de Buenos Aires traía un insecto de este género. Servíame de noche para leer aplicando a las líneas del libro aquella parte de su fósforo. Este a medida que le faltaba el suco nutricio, disminuía su fuerza, que duró más de 15 días con toda su virtud y resplandor. Lo mismo suelen practicar algunos navegantes en sus viajes de nuestras Indias a España. Cargan en unas jaulillas de juncos porción de estos animalejos, que mantienen con cañas dulces y vuelven más lucientes salpicándoles de agua o bañándoles en ella. Con este auxilio ahorran de noche las luces y donde quieran llevan la claridad sin peligro del incendio. Esto supuesto, no hay duda que eran cocuyos los animales lucíferos que vio en el estrecho el clérigo Arzizaga y vendió por carbunclos al bueno de [Fernández de] Oviedo, que se alucinó el primero estampando en su historia la noticia.

25974. Por lo que hace a don Martín del Barco Centenera, no dudo que hubiese visto brillar en lo oscuro un animalillo que él pinta algo pequeño y muy veloz en la carrera. Fue este algún cachorruelo de los muchos tigres que se crían en las costas del río de La Plata y bosques del Paraguay. Los ojos de estas fieras centellean de noche con unas apariencias de fuego o golpes de luz que son propios a otro linaje de brutos. Así es presumible que se engañase teniéndole por el animal que supone adorna su frente con el pretendido carbunclo. Además que en su descripción poética quiso complacer a su amigo Melgarejo, que era el que más patrocinaba el hallazgo de esta fingida piedra. Y aunque el citado arcediano diga en su Argentina que los indios llaman anagpitan a este animal, se engañó en la interpretación. Ella significa diablo que reluce como fuego y es el nombre con que hasta ahora en aquellos países denominan al tigre. Lo que bien entendido hace ver cuán poderosa es la preocupación en un ánimo sencillo como el de Centenera, junta con la voluntad de agradar a los que en el mundo hacen papel de personajes, como Melgarejo lo hacia en el Paraguay.

26075. La noticia del Brasil en orden a los hijuelos de la lechona pudo ser cierta. La naturaleza tiene sus desvíos. Así no sería imposible que se hubiesen hallado en su vientre lechoncillos con ésta o la otra señal en la frente que figurase piedra. Pero lo más seguro es creer que los brasilienses por burlar a sus vecinos los paraguayos, entre quienes era muy válido el sonado carbunclo, fingieran aquella monstruosidad. Recibiéronla ellos como un parto muy feliz que aseguraba sus señaladas esperanzas. De aquí voló a España y le abrigó don Fernando Montesinos que dice haber oído que en los montes de Gibraltar y Castellar se crían semejantes animales. Y como en aquellos tiempos fácilmente recibían los pueblos cuanto tenía aire de prodigio, colocaban también el carbunclo en Vizcaya. Dio motivo a ésto haberse encontrado en un lugar de aquel señorío cierta piedra envuelta entre pelos, huesos y otros despojos. Esta (si es que la hubo) nunca se vio. Para descubrir a los que la ocultaban, despachó la Corte ministros de carácter que hicieron dar tormentos a varios sujetos que se presumió la tenían escondida. Pero como ésta fue quimera y si no lo fue sería algún rubí grande, quedó en mera vulgaridad que contradijo en un tratado particular don Juan de Quiñones. En fin, todo lo que se ha dicho y en adelante se podrá decir de carbunclos de este origen son mentiras y ficciones que no caben ni aun en la grosería y preocupación de las gentes más estúpidas. Aunque don Luis de Góngora, el señor Pinelo y los demás autores que hemos impugnado se inclinen a su creencia.

26176. Parecerá quizá que por mera voluntariedad o espíritu de contradicción he negado a las piedras preciosas sus virtudes y cualidades ocultas que tantos autores les recomiendan, alaban y ponderan. No ha sido ésto lo que ha llevado mi pluma a aquella impugnación. La ha dirigido el amor a la verdad. En materias físicas solo desengaña la experiencia. Esta es la que ha descubierto la vanidad de la pretendida fuerza que en semejantes producciones atribuyen al color. Tiénenlo ellas de los principios metálicos de que se componen. Si son coloradas vienen de un azufre aurífico. Si azules, traen su origen de la plata. Si verdes, es su base el cobre. Si amarillas, el fierro les dá el fondo. Si blancas, es una sal muy simple la que les comunica la forma. Si oscuras, se hacen de aguas menos filtradas. Esto se ve claro en la vitrificación de los metales. Cada uno en aquella operación representa el mismo color que goza la piedra que se deduce de él. Y como en ellas es muy puro el azufre, es bien difícil (si no imposible) separarlo por medio del fuego o de otra preparación. Cuando se reducen a polvo, se hace esto muy sensible. Entonces la piedra más encendida y de azufre más concentrado aparece blanca, perdido el color y su tintura. Así es ninguna la virtud o de muy poca eficacia para los usos de la Medicina, residiendo en los menstruos de los metales o sales que las crían toda la fuerza que hasta aquí vanamente han buscado en ellas los médicos, químicos, naturalistas y supersticiosos.

26277. Si de todas las minas de piedras estimables y preciosas que hemos señalado en este artículo y otras que se podrán descubrir se formase un ramo de comercio, sería él no menos provechoso que el de los metales más nobles y drogas apreciables que de la América se conducen a España. Para esto debería establecerse una compañía que las hiciese trabajar y enviar de su cuenta a las otras partes del mundo, donde a cambio de ellas reportarían sus mejores frutos y efectos. El Emperador de China (según fray Juan González de Mendoza) goza anualmente de los derechos de sus piedras un millón 470.000 taeles. Cada tael valía antiguamente 4 libras, 2 sueldos 22/72. Hoy como quiere Mr. Graaf se avalúa en el precio de 4 florines u 80 sueldos de Holanda. Este negocio pues, no solo sería útil a los intereses de nuestro Soberano, sino que sin extracción de tanta moneda tendríamos muchos de los que carecemos y no se puede lograr por otro medio que por el beneficio de aquella. Las esmeraldas, rubíes, topacios y amatistes bastarían a sacar del Asia sus más finos tejidos y drogas más exquisitas y quizá gran parte de los tesoros que esconden y las naciones extranjeras les han aportado de nuestras Indias.

26378. Acaso se dirá que sería ésto llevar fierro a Vizcaya. No se dirá bien. En el Asia no hay minas de esmeraldas ni de otras piedras de que abunda la América y cuando las hubiere, sus comerciantes no las pueden dar tan baratas como nosotros que las estimamos muy poco. Por esto siempre sería ventajoso el provecho una vez que se establezca la compañía que pretendemos o se forme un real asiento que solo entienda en estas minas sus nuevos descubrimientos y labores. Será esto muy conducente al Estado y digno de atención, no sea que se nos diga en este siglo lo que el consejero Luis Valle de la Cerda (Desempeño del Patrimonio, etc. capítulo 14, página 61) nos dijo así en él “carecen notablemente en la era presente los ingenios españoles de materia de Estado y son poco dados a ellas y así se ve por experiencia que la abundancia de nuestras riquezas y la materia suficiente mal dispuesta es hambre y trabajo de muchos y se verifica bien en nosotros que la mayor parte de los defectos humanos no consiste tanto en las cosas como en las costumbres de los hombres.”

Artículo 11°. De perlas y corales

  • 133 Descubrió este estrecho (que está a los 52 grados y 30 minutos al sur. Tiene de largo 200 leguas y (...)

2641. No tiene el menor lugar en estas Memorias el descubrimiento de las perlas. Fue el primero que logró este feliz hallazgo Cristóbal Colón costeando en su tercero viaje la isla de la Trinidad hasta Cumaná. Dio a esta costa el nombre de golfo de las Perlas a causa de las muchas que allí vio llamadas de los indios corixas. Después continuando su navegación arribó a la isla de Cubagua, a quien nombró isla de las Perlas por las que rescató en ella. Por la misma razón a otra vecina a esta, como dicen [Fernández de] Oviedo y Herrera, la denominan la Margarita, siendo él su descubridor y no Vasco Núñez de Balboa, como quieren muchos y les nota el señor Pinelo a quien yo sigo. De estas perlas envió a nuestros católicos monarcas 170, que fueron las primeras que se condujeron a España de las Indias. Después costeando este mismo golfo Alonso de Ojeda y Américo Vespusio lograron de ellas mayor porción que Colón, haciendo Alonso Niño lo mismo en la costa de Paria y Cumaná con las que los naturales llamaban tenoras. Dentro de algunos años se descubrieron las pesquerías del cabo de la Vela, puerto del Tirano, puerto Moreno, punta de Mosquitos, Agua de las vacas, punta de Piedras, punta del Carnero, Maurica, isla de Caribes, Coro, barrancas de Coche y otros parajes de la costa de Paria. De varios colores las halló también Pedro Sarmiento de Gamboa, como lo escribe Argensola, cuando salió por el estrecho de Magallanes133.

2652. En la Bermuda y costa de la Florida se han visto algunas perlas. Merece atención lo que de ésta escribe Garcilaso. Sigúele Herrera y los continúa el señor Pinelo. Porque no se juzgue que yo digo necedades, expresaré a la letra lo que este último escribe en su citada obra: “en la entrada que Hernando de Soto hizo por aquellas provincias, llegando a la de Cosachiqui, la señora de la tierra le dijo que si quería perlas fuese donde estaba el entierro de los nobles y hallaría muchas y si quería más, que a una legua de allí estaba el de los caciques sus mayores, donde vería tantas que se admirase. Fueron los españoles a la casa y entierro primero y vieron arcas y cestas llenas, en que juzgaron que había más de mil arrobas de perlas, de las cuales pesaron veinte arrobas, que se repartieron entre sí para rosarios por ser como garbanzos. Llegaron después al pueblo de Talameco, que era el segundo entierro y vieron tanta infinidad de arcas llenas que reconocieron ser verdad lo que la cacica les había asegurado, porque ni todos ellos, que eran 900 hombres, ni 300 caballos que llevaban, las podían cargar ni conducir. Cosa digna de memoria y tan singular y peregrina que no se hallará ni habrá oído en el mundo otra semejante. Los soldados llevaron las que quisieron. Pero como después se viesen fatigados del camino y otros trabajos, las fueron dejando. Y de uno dice Herrera que arrojó un saquillo de ellas que valdría 6.000 ducados y que otro pescó una que se taso en 400.” Hasta aquí el señor Pinelo, que asegura la verdad de estos hechos con uno de los conquistadores más famosos de nuestra Indias y dos de sus primeros historiadores. Pero reparó que las que los indios usaban en su gentilismo eran imperfectas y de un amarillo claro. Esto a causa de sacarlas poniendo al fuego las ostras. De manera que por este medio salían las perlas como cocidas, teniendo así aquel color que los ojos de los peces que se han guisado. Así las he visto en las gargantillas de algunos cadáveres de los antiguos indios que he desenterrado en el morro Solar, que los naturales llaman Marcavilca y otras huacas de la costa del sur. Quizá se me responderá que los indios del Perú ignoraron el arte que tenían de extraerlas los de la costa de Paria y Talameco. Sea en hora buena y sálvese mi reparo con la nueva indagación de otros entierros, que no pongan en tanta prensa mi curiosidad. Sigamos la continuación de este artículo con hechos de más seguro asenso, metiéndonos en las islas y costas del sur donde hasta hoy se han sacado las más famosas perlas que conoce el mundo.

2663. En el golfo de San Miguel, cerca del istmo de Panamá, entre sus muchas islas hay una que llaman Fararequi, donde por los años de 1515 se pescó una perla que, como refiere [Fernández de] Oviedo, era del tamaño de una pera. La que traída a España doña Isabel de Bobadilla la presentó a la emperatriz doña Isabel. Se presume que hoy está en el guardajoyas real. A no ser ésta la que allí se conserva, debe ser la que por los años de 1579 dice Garcilaso que vio en Sevilla. Era ésta como un huevo de paloma. Dedicóla al Señor Felipe II Diego de Tormes, que la trajo de Panamá habiéndose pescado en aquellas islas, en una concha tan pequeña que estuvieron para volverla al mar sin averiguarle el milagro de la hermosura que ocultaba. Y habiéndola visto Jacobo Treco, lapidario del Rey, dijo que valía 14.000, 30.000, 50.000 y 100.000 ducados y que no tenía precio por ser sola en el mundo. De aquí le ha venido el nombre el llamarse Peregrina. Excedió a las que entonces se hallaron en aquel real sitio en 24 quilates atrayendo a las gentes a ver joya tan milagrosa que según refiere el marqués de San Aubín la posee hoy Su Majestad sarda.

2674. Dudo yo que exceda en oriente y hermosura a esta nuestra Peregrina la que en el mundo se tiene por la más famosa que se guarda en el tesoro de los reyes de Persia y compró por los años de 1633 un príncipe de esta nación de un árabe por 32.000 tomanes, que a 46 libras y seis dineros, moneda de Francia el tomán hace la cantidad de 14.780.800 libras de a 27 libras el marco de plata. Ni menos se hallaría ventaja en las celebradas de Cleopatra si hoy existiesen, de que dio una hecha polvo en vinagre en la cena que hizo servir a Marco Antonio y que se estimaba según Macrobio y Plinio en 100 sestercios, que Budeo reduce a 250.000 ducados. Y la otra de que quiso la Reina hacer lo mismo a no embarazarlo Marco Antonio, se dividió en dos partes que sirvieron de cercillos a la estatua de Venus que se había colocado en el Panteón de Roma. Estas tres perlas que según los autores más verídicos de aquellos tiempos, se han apreciado en cantidad señalada, desde luego que no deben entrar en cotejo con la Peregrina, que está en El Escorial, o joyel de nuestros soberanos. Pues ella no tiene precio y se guarda como la primogénita de las costas e islas del sur en producciones de esta naturaleza, aunque se pretende que en nuestros días se ha sacado otra perla que excede a ésta en hermosura y oriente. Comunica la noticia el licenciado Ramiro de Valenzuela en las ilustraciones a la Política Indiana del señor Solórzano, son sus palabras: “En estos tiempos don José de los Esqueros, vecino de Panamá y dueño de una isla del Mar del Sur donde tenía una rancheria de perlas adquirió muchas de gran tamaño y precio y las embarcó en capitana y almiranta de galeones para con ellas pagar a Su Majestad cierto débito cuantioso y tuvo la desgracia que en el año de 1708 se hundió la capitana en un combate con ingleses y escapó la almiranta y una de las perlas que en ella venía de 59 quilates la entregó a Su Majestad con otras joyas y se la recibieron por los intereses de su débito. Es de figura de aguacate y excede su grandeza y calidad a la Peregrina.”

2685. Se han traído a España tantas perlas de nuestra América en los 140 primeros años de su descubrimiento que llegan a 34 millones. Y solo en los apuntamientos de los años que se ven en los reales libros de Sevilla y corren desde el año de 1528 hasta 1538 consta haberse pagado de quintos, por los años de 1529, 300 marcos de perlas, que hacen 30 arrobas de gruesa. Por los de 1538, 235 marcos que componen más de veintitrés arrobas de gruesa. Fuera de que el señor Pinelo que sirvió la plaza de oidor de la Contratación de Indias, dice que por los años de 1543 se pagaron también 60 marcos de derechos que hacen 70 arrobas de gruesa. Y el de 1564 fueron tantas como advierte y nota el citado autor las que se pagaron de quintos, que se vendían en Sevilla en montón, como si fueran granos o semillas de poco precio. El de 1587 afirma el padre Acosta que se cargaron solo para el Rey 18 marcos y otros tres cajones llenos y de cuenta de particulares 1.264 marcos que suman más de 25 arrobas a excepción de siete talegos sin pesar, que en otro tiempo, dice este autor, tuvieran por fábula.

2696. Esta entrada tan admirable de quintos en tan breve espacio de tiempo, asegura la inmensa cantidad de 30 millones de esta sola especie, que en casi siglo y medio nos da el citado señor Pinelo, quien afirma que hasta este mismo tiempo habían conducido a España de ambas Américas 3.240 millones de pesos, siendo los 960 de México y la mayor parte de nuestra América Meridional, cuya suma pone así:

270Suma

271Y éstos sin los efectos y frutos preciosos de aquellos países que casi importan tanto como el oro y la plata. Y en siglo que ha corrido desde que el señor Pinelo nos dejó esta suma si se recorriesen todos los registros de las Reales Cajas de Indias hasta el nuestro, sería duplicado aumento de millones, sin contar los inmensos tesoros que se extraen y los muchos quintales de oro y plata que se han labrado y existen en alhajas, utensilios y adornos de los templos y casas de las Indias, pues el año de 1746 solo en Lima y el Callao, su puerto, pasaron de 200 millones los que se perdieron con la ruina del terremoto e irrupción del mar, como en otra ocasión tratando de este estrago, lo he hecho demostrable y se verá en las dos notas del número 7, artículo 17.

2727. Henrrico Salmut ha tenido a delirios y sueños las riquezas de nuestras Indias. Pero Raleigh con menos pasión y ceguedad que el citado autor concede grandes ventajas a nuestros monarcas españoles sobre todos los de Europa en atención solo al dominio del Perú, sin entrar los demás de sus Américas. Pondré a la letra sus palabras: “Ipso enem facto deprehendimus regem hispanum propte dividas et opes regni Perú ómnibus totus Europae monarchis principibusque longe superiorem ese.” Y [Fernández de] Oviedo, uno de los conquistadores e historiadores de buena fe, tratando esta materia con su estilo antiguo y conocida sencillez se expresa así: “Como a todos cuantos en el mundo han escrito semejantes materias falto el objeto y no pueda ningún escritor hallar tanto que decir como el pudiera relatar o notificar en verdadera historia, así por el oposito es a mi historia la falta en mi lengua y habilidad, e faltara el tiempo a la pluma e las manos e la elocuencia a la abundantisima e sobrada materia de estas maravillas y riquezas que acá hay y tengo entre manos” y el señor Pinelo tantas veces citado en estas Memorias: “Parece que llegando a ponderar esta riqueza a la aritmética faltan números, al entendimiento medios y a la razón palabras para contarla, comprenderla y significarla.” Este autor es de los más seguros que tenemos en memorias y antigüedades de las Indias, así por el carácter de ministro, como por la crítica y juiciosidad que guarda en sus escritos.

2738. Casi me había apartado del asunto corriendo insensiblemente la pluma, aunque no en toda aquella extensión que pedía materia tan peregrina. Pero siendo precisa la continuación del artículo, vuelvo a las perlas que tienen todo el valor mientras más perfectas. Ellas se venden en nuestra América por quilates. El grano de un quilate vale 15 reales; de 2, 7 pesos; de 3, 18; más de 4, 40; de 5, 70; de 6, 100; de 7, 150; más de 8, 200; de 9, 350; y de 10 y medio, 600 pesos. Cuando exceden los quilates al número propuesto toda su estimación está al arbitrio de las gentes y por esto según Pinelo llaman a las perlas monedas de locos. A las de esta naturaleza les viene todo el valor de su igualdad, oriente o agua, como muy bien se explican los franceses que hacen su comercio. En Lima las he visto vender por onzas, pagándose las regulares a 60 pesos onza, que son las de 100 granos, cuya onza se vendía antes por 100 pesos, como las de 600 por 1000. Aquí se ven brazaletes y collares que llaman hilos de perlas y gargantillas de 12.000 pesos y más, no porque no los hay de 300 pesos y menos. De este lugar se reparten todas las que se comercian en los reinos del Perú y Chile, provincias del Tucumán, Paraguay y río de La Plata. En éste se hallan perlas muy finas en el sitio que llaman laguna de los Maures o Mahomas, que sitúan algunos arriba del Ipita y otros abajo, cuyas aguas en opinión de don Martín del Barco, arcediano que fue del Paraguay, desaguan en este río.

2749. Hállanse también perlas en el río de la Hacha que llamaron la Ranchería de Santa Marta, golfo mexicano a lo largo de la costa de Tierra Firme. Son ellas muy nutridas y de gran peso, pero su oriente que tira a color de plomo, que los americanos llaman acerado, las disminuye gran parte de su precio, esümándose más las de Margarita y Panamá a causa de lo claro y limpio de sus aguas. Si hemos de creer a Tabernier, en estas pesquerías se han hallado perlas negras, que por la vía de Cádiz se condujeron a París. Ellas eran seis como escribe Lemery y como quiere el citado autor y nos noticia Savary, perfectamente redondas y negras como el azabache. En la América no se tiene tradición de tal especie. Yo la he habido de los escritores que refiero. Así recíbase en la buena fe que ellos se merecen, no siendo yo fiador de cosa tan peregrina. Aunque pudieran ser éstas de las muchas cosas singulares que en nuestra América se esmera la naturaleza a producir y se ven sepultadas en el olvido por la grosería de los mismos que las encuentran. Y a no hallarse referidas en los autores extranjeros sus noticias, aunque diminutas o desfiguradas por la distancia nunca llegarían a la nuestra, estando como ciegos para lo propio y con vista para lo ajeno.

27510. Habrá como seis años que en la costa del sur entre Pisco y Nazca se descubrieron muchas madres de perlas que movieron el deseo de su extracción a algunos naturales de Lima. Para su pesca obtuvieron despachos de aquel gobierno. De ellas aunque pequeñas e imperfectas ví yo una concha que tenía más de 40. Este invento desautoriza la opinión de los antiguos que habían establecido que en cada ostra a lo más se criaban cuatro granos. Y en confirmación refiere don Pedro Mártir que en el golfo de San Miguel se sacó una concha delante de Gaspar de Morales que incluía 120 perlas que contaron él y sus compañeros.

27611. Ultimamente, en nuestros días se han descubierto en las cercanías de Chillán, partido del Reino de Chile, dos grandes lagunas con cuatro leguas de bojeo. De estas se han sacado perlas de un oriente muy singular. No las he visto, pero me hallo en obligación de dar entera fe al sujeto que me comunicó la noticia por ser de distinguido carácter y uno de los primeros ministros togados de la Audiencia de Santiago. Quizá ya habrá en España alguna muestra de este hallazgo. Es presumible que el señor Amat, gobernador de aquel Reino que en su segunda visita descubrió las Lagunas, haya enviado (según está prevenido por reales ordenanzas y cédulas) al Supremo Consejo de Indias algunas onzas de las perlas que tratamos. En fin, cuando esto no haya sucedido o retardádose la remisión, yo comprobaré, no con carta sino con los hechos, la verdad de su existencia, debiéndome llegar en primera ocasión las mismas ostras en que se crían y porción de las sueltas que ya se han extraído.

27712. Debo advertir que nuestros católicos monarcas en los descubrimientos de esta naturaleza más han atendido a la conservación de los vasallos que a sus propios intereses. Por la ley 31, título 25, libro 4 de la Recopilación tienen pena de la vida los gobernadores y jueces que obligaren a los indios a practicar este trabajo, no permitiéndoles ni aun voluntarios trabajar en las rancherías de perlas. Y no solo esta prohibición comprende a los indios, sino aun se extiende a los negros esclavos y otras gentes de castas a quienes sus amos por fuerza pudieran inducir a ello, como se lee en una ordenanza del año de 1542 que cita el señor Solórzano y es del tenor siguiente: “Item. Porque se nos ha hecho relación que de la pesquería de las perlas, por haberse hecho sin la buena orden que convenía, se han seguido muertes de muchos indios y negros, mandamos que ningún indio libre sea llevado a la dicha pesquería contra su voluntad, so pena de muerte. Y que el obispo y el juez que fuere a Venezuela ordenen lo que les pareciere para que los esclavos que andan en la dicha pesquería, así indios como negros, se conserven y cesen las muertes. Y si les pareciere que no se les puede excusar a los dichos indios y negros el peligro de la muerte, cese la pesquería, porque estimamos en mucho más, como es de razón, la conservación de sus vidas que el interés que nos puede venir de las perlas.” Esta ordenanza respecto del inminente peligro de la vida y otros a que se exponen los que ejercitan el arte de la pesquería de perlas ha sido una de las más santas que han dispuesto nuestros Soberanos. “A la verdad (dice maduramente el citado señor Solórzano) no hay político que dé por regla de la conservación de los reinos el acabamiento de los vasallos, antes por el contrario, nuestras leyes y cuantos bien sienten y escriben en estas materias, en conservarlos y aumentarlos ponen su consistencia y tienen por poco estimables en comparación de ésto los mayores tesoros.” No por esto se ha de abandonar un descubrimiento tan útil ni despreciar los provechos que se deben esperar de este linaje de pesquerías, como lo logran en su archipiélago de 43 islas de Taboga y Panamá y en otro tiempo disfrutaron no menos utilidades los portugueses en Ormuz y Mascate, de donde fueron arrojados por los reyes de Persia, a quienes en esta empresa ayudaron los ingleses. No es, pues, aquella la intención de nuestros Soberanos en sus sabios reglamentos. Su ánimo es que los nuevos descubridores de estas pesquerías se manejen en la práctica y trabajo de ellas ciñéndose en todo a sus reales estatutos, para que sin el menor perjuicio de los vasallos se ejerciten en nuestros mares la extracción y pesquería de droga tan apreciable y de que abundan las costas de las Indias, así meridionales como septentrionales, como cada día lo hace demostrable la experiencia.

27813. El coral, que entre los naturalistas se cuestiona si sea planta o sustancia térrea, se halla en varias partes de nuestras costas. La de Portobelo produce el de color blanco. El rojo se encuentra en la costa, donde estuvo la antigua ciudad del Nombre de Dios. Creo que este hallazgo no se ha comunicado, guardándose hasta ahora el secreto del primer inventor, que probablemente fue Juan Galvarro. Este a 23 de abril de 1542 otorgó asiento con los ministros del Rey para sacar esta droga de nuestros mares sin señalar los sitios de su extracción. Consta ésto a la página 146 del Libro general de oficio de Sevilla que corre desde el año de 1547, que leyó y cita el señor Pinelo. Yo puedo asegurar que en el Perú se ve tanto de este último así en figuras sagradas y profanas como en otras piezas ya artificiosamente labradas, ya naturalmente producidas, que su misma abundancia ha contribuido a su desprecio. Ahora más de 25 ó 30 años los brazaletes de coral rojo eran de los principales adornos que llevaban las mujeres de nuestras Indias. Solía pagarse el par de ellos con 20 a 24 globulillos de media onza de peso cada uno a 300 y 400 pesos, haciéndoles subir a mucho más la vanidad de la moda o lo singular de la materia sobre la perfección que sabía añadirles el arte con la formación de estas piezas.

27914. Ya hoy, en nuestra América solo se busca el coral para los usos farmacéuticos. Entre estos son comunes la tintura y la sal. La primera quieren los químicos que purifique la sangre, fortifique el hígado y cure la disentería, templando los ácidos y acritud de la cólera exaltada. La segunda pretenden que no solo expurga la sangre, sino que también la renueva y restituye a su primer estado con otras muchas virtudes que le atribuyen para diferentes males. Para esto, si es que en los efectos hay alguna seguridad, tan útil es el coral rojo como el blanco, que Dioscorides y muchos naturalistas llaman madrépora. El color rojo que se observa en la tintura no es otra cosa que cierta materia bituminosa que no goza de calidad alguna. Los naturalistas antiguos y no pocos de los modernos han publicado que traída una bujería de esta materia colgada al cuerpo defiende de la soñada fascinación, apoplejía, epilepsia y otros males del cerebro. Esto son engaños y delirios. Tanto puede el coral para esto como otra cualquiera droga que valga menos. Ha sido tanta la aprensión sobre sus virtudes que el señor Colonna afirma que su color aviva o muere a medida de la salud o enfermedad del que lo carga y el conde Marugli que libra de los terrores pánicos y aparta los rayos y truenos. A esta última preocupación buscando la razón física Fortunio Liceti dio en mayor extravagancia. Fue ella asegurar que del coral se exhala un vapor cálido que levantándose a la atmósfera, disipa la materia que causa los meteoros ígneos y tempestuosos. En fin, se encuentran corales de muchos colores. En un mismo tronco o rama se ve el rojo, encarnado o blanco, negro y amarillo. De esta naturaleza vio unas cruces en Ferrara Antonio Musa Brassavolo que veneraban las señoras Lucrecia Malaspina y Bonifacia Bivilacua religiosas del monasterio de San Antonio, como lo escribe en su libro intitulado Examen omnium simplicium, etc., página 428. El nombre de coral que los españoles damos a esta planta marina se compone de dos voces griegas cori que significa varilla y alos mar que es lo mismo que decir varilla del mar o virguncula maris, como expresan los latinos o lithodenros o lithophyton, como le denominan los griegos.

Artículo 12°. De la piedra imán

2801. Imán se halla en muchas partes de nuestra América, encuéntrase en abundancia en Huancavelica, Turco y Berenguela. En el Reino de Chile se descubre en Perapell una veta que continua hasta Huenchullamy y pasa por el río de Maule cortando subterráneamente el medio de su caja. Corre ella casi 25 leguas de sur a norte y sube más arriba del astillero donde se esconde. En el Reino de Santa Fe hay un valle que se conoce por el nombre de Neiva y que muchas veces se ha nombrado en estas Memorias. Allí se levanta un monte que sobresale a los otros que le circunvalan. Todo él es de imán muy fino. He examinado muchos de sus fragmentos y cotejados con otros es al doble el peso que suspenden, siendo de igual o menor cuerpo a los que se comparan. De manera que un imán de éstos que tenga una libra levantará hasta diez y así subirá hasta quintales según la proporción de su tamaño y fineza.

2812. Nuestro imán no es muy pesado aunque es compacto y duro. Su color es negro que tira a azul. Este es el común. Suele hallarse alguno blanco que se asemeja al acero cortado o plata en barra. Se cuestiona entre los físicos y naturalistas si sea esta producción piedra o metal. Los más votos están por lo primero. Mas en rigor no es este cuerpo otra cosa que un metal imperfecto. Participa él de la naturaleza de piedra y de metal. Esto se ve claro en nuestras mineras. Se extraen de ellas cada día pedazos que por un lado son fierro y por otro imán y otros que son la mitad uno y la mitad otro. También se ve que derretido al fuego se convierte la mayor parte de él en fierro y que puesto a la humedad se toma o enmohece lo mismo que los otros metales más toscos. Con todo, por seguir la común aserción y no extenderme a probar lo que quizá confesarán muy pocos aún convencidos de la experiencia, le nombraré piedra pero no como quiera, sino piedra mineral.

2823. Los latinos le llaman smagnes, que es voz griega derivada de Magnesia, provincia de la Macedonia donde en otro tiempo se sacaba mucha porción de ella. Pero Nicandro, citado de Plinio, quiere que se diga así del nombre de Magnes, que era un pastor que la descubrió subiendo al monte Ida con unos zapatos tachonados de fierro y un cayado armada la punta del mismo metal. Esto poco o nada conduce a nuestro asunto. Entre todos los nombres que ella tiene es el más frecuente el de piedra náutica. Se le dio este nombre por haberse descubierto que dirige sus polos hacia el norte y mediodía. Por ésto los navegantes se valen de ella como de guía en las dilatadas navegaciones, tocando la aguja que se anima con su virtud. Se ignora la época de este útil descubrimiento. Algunos lo atribuyen a los egipcios. Sostiene esta noticia Juan Jorge Heriut, canciller de Baviera, que en nuestro siglo escribió contra las falsedades de Brovio. Otros conceden su hallazgo a los fenicios. Fúndanse en un pasaje de Plauto. Engáñanse en esto. Allí la palabra versovia que Levino, Giraldo, Calcagnino, quieren tomar por la aguja náutica, no significa sino la vuelta como se lee en otro pasaje del mismo poeta, donde cap versoriam es lo mismo que recipe te in domun o ad herum. Otros defienden que Guyot de Provins, poeta francés que existió por los años de 1180 fue su inventor. Este poeta, dice, que la llamó una vez marinete y otra vez piedra marinera como se ve en sus originales. Otros creen que los cimbrios fueron los primeros inventores. Sírveles de prueba que los nombres de los 32 vientos que se apuntan en la rosa náutica los escriben los franceses, ingleses y españoles en lengua alemana. Pero ella es muy débil, porque los italianos dando a los vientos nombres particulares de su idioma. Otros dejan su invención a Flavio Blondo o Juan Gira o Goja, natural de Amalfi (pueblo cerca de Salerno en Nápoles) que floreció por los años de 1300 ó 1302. Muchos suben esta época más arriba, colocándola en el año de 1260. En ella ponen a Marco Paulo, famoso viajero veneciano que afirman trajo de la China tan útil descubrimiento.

  • 134 In Protem. Filosof. Cita. Edit. París, año 1687, página 14.

2834. Esto tiene algún fundamento sobre qué apoyarse. Es el aserción de los padres jesuitas intérpretes de Confucio134. Dicen estos religiosos que en la ultima región del Oriente se ve un instrumento magnético que ha 25 siglos que se trabajó y que este fue dado por un hermano del emperador de la China a los embajadores del Rey de Conchinchina para que guiándose por él, se encaminasen con más seguridad a la parte austral donde se dirigían. Si esta noticia se exceptúa de algunas dificultades o no la equivocan aquellos misioneros, no se dudara que los chinos [fueron] los primeros [que] conocieron la dirección del imán y comunicaron su hallazgo a Marco Paulo que lo transportó a la Italia como el más imponente fruto de sus peregrinaciones y viajes.

2845. Muchos han pensado que la flota de Salomón que salió de Asiongaber, puerto de Idumea, no podía haber hecho tan dilatado viaje al océano sin ser instruidos los pilotos que la conducían en el secreto de la piedra náutica, que no se ocultaría a aquel sabio Rey. Quieren éstos que la dicción peruain que se lee en la Escritura Santa sea nuestro Perú. Esto, si estamos al riguroso sentido de la voz hebrea y a la corrupción de la americana, carece de todo fundamento, por más que Arias Montano lo defienda. Además que no dejaría de expresarse en las lenguas sagradas y aun en las bárbaras algún vocablo que especificáse el nombre de un instrumento tan útil. Esto hasta ahora, que yo sepa, ningún literato lo ha encontrado, ni menos en tantos monumentos de la antigüedad se ha visto cosa que se le parezca. Así son unas conjeturas que siempre quedarán en los límites de improbables. Lo más verosímil es que en aquellas largas navegaciones observaran los pilotos los astros y los vientos. A que se llega que en los primeros tiempos los que gobernaban las naves iban sentados a proa y se les daba el nombre de proretas, que se conserva en los autores griegos y latinos. No así los nuestros, que desde encima del alcázar o desde lo más alto de la popa atienden a los golpes de mar e ímpetu de las olas para desde allí mandar orzar o arribar, gobernándose por la dirección de la aguja que está puesta en la bitacula junto al palo de la mesana.

  • 135 Filosofía magnética, libro 1, capítulo 6, página 22.

2856. Los primeros que en sus escritos tocaron muy de paso alguna cosa de la dirección magnética fueron San Alberto Magno y Vicente Belvacense. Estos autores citan un libro que sobre las virtudes de las piedras, dicen escribió Aristóteles. Afirman que en él celebra éste filósofo la fuerza del imán para dirigir a la parte austral y septentrional. No se duda que en aquellos tiempos existiese tal libro, aunque hoy no aparezca en biblioteca alguna, ni se lean en otros sus noticias. Pero se duda que fuese obra de Aristóteles. Allí, según las palabras que traen los citados autores se expresan dos voces árabes o hebreas. Son ellas zaron y afron. La una significa el medio día. La otra el septentrión. Esto hace considerar que fue composición de algún árabe que para conciliarle crédito, la atribuyó al príncipe de los peripatéticos, después de haberse conocido en la África y Europa el uso de la aguja náutica. Esta consideración no es fuera de autoridad. Patrocinóla el padre Nicolás Cabeo135 que conjetura lo mismo tratando de este libro, que tiene sobre si todo el carácter de supuesto y aun sospechas de falso.

2867. Estas noticias poco o nada tienen de positivo. Así son todas disputables y se deberán admitir como especies que solo sirven de exornación a este artículo y llenar de pasajes no incongruentes la esterilidad de su materia. La que está casi fuera de controversia es la del francés Pedro Peregrino. Consta ella de un opúsculo que llamó él Carta y Gargonio vio en Venecia manuscrita en un libro de pergamino que se guardaba en la biblioteca de Castelli. Esta pieza cayó en las manos de Faisner. Ignorando éste la edición que bajo el nombre de su propio autor se había hecho cuatro años antes, la compendió y desfiguró publicándola en el suyo. En este opúsculo, que algunos hacen dimanado de las opiniones del inglés Roger Bacón, trata el citado Peregrino de la dirección magnética. Dice que llegó a este conocimiento poniendo un pedazo de imán en un vaso de madera que flotando sobre otro mayor lleno de agua, luego que le presentó un instrumento de fierro, se encaminó a juntarse con el. Este es un experimento que no deja duda a la razón y aparta todo motivo de cuestión sobre su verdadero descubridor. Además que no se encuentra en la antigüedad otro testimonio que con más claridad autorice hallazgo tan importante y útil a la comunicación y comercio de las gentes. Así, en mi juicio se deben los primeros rudimentos de esta invención al citado Peregrino y no a otro alguno de los muchos que con tanta confusión han hablado de la dirección del imán, siendo fácil haber añadido nuevas observaciones, establecidas las primeras.

2878. Sobre la virtud directriz de esta piedra, que del todo ignoraron los antiguos, no se han conformado hasta ahora los modernos. Unos, para explicar tan maravilloso efecto siguen los principios que más se ajustan a sus ideas o caprichos. Otros levantando sistemas o suponiendo alguna hipótesis, pretenden con algunos oscuros razonamientos hacer sensible el mecanismo del fenómeno. Pero como los principios de los primeros no son sacados de la naturaleza, ni los razonamientos de los segundos son derivados de la experiencia, es preciso que sean los unos falsos y los otros vanos. Así, ahorrándome de palabras, buscaré en la que es común madre la causa de tan cuestionada dirección. En ésta, pues, se encierra una materia sutil, impalpable e invisible, que circula en ella y alrededor de ella por los poros paralelos a su eje y sale continuamente del uno y entra en el otro. Y como cada imán tiene sus polos, como la tierra, participa de una semejante materia magnética que circulando en él y alrededor de él sale igualmente de uno de sus polos y entra en el otro. Por esto la materia magnética que gira alrededor de la tierra, encontrando al imán, le hace volver hasta que sus polos se hallen paralelos al movimiento de esta misma materia. La cual entrándole y atravesándole continuamente, retiene al imán en su misma situación y hace que sus polos sean dispuestos del mismo modo que los suyos. De aquí toda la dirección de la aguja tocada en esta piedra. Padecerá esto sus dificultades. Pero (si no me engaño) es lo que más se acomoda a su efecto y ha hecho ver la seguridad del descubrimiento del citado Peregrino.

2889. La unión del fierro al imán, que admiraron los antiguos y no pudieron explicar, como de sí lo confiesa Marco Tulio, no es otra cosa que tener esta piedra cierta esfera de actividad que envía la materia que evapora de su cuerpo hasta una distancia señalada. Tocando el fierro en aquel término, halla el imán sus poros dispuestos para introducir grande porción de su materia. Esta circulando, le atrae cerca del polo que es más vecino a su situación. Entonces lo retiene con una asombrosa fuerza, que parece que le agarra y sujeta. Fuera de que se debe concebir que teniendo el imán y el fierro mucha semejanza y una misma igualdad de poros, es indispensable la unión, luego que el uno al otro se presentan. Lo mismo sucede con el imán puesto junto a otro, que exhalando igual materia se impelen hasta juntarse. Esto a causa de la conformación de poros. Y si ellos son iguales en peso y fuerzas cada uno hará la mitad del camino como gocen de su libertad, siendo reciproca la unión entre dos imanes como lo es entre el fierro y el imán.

  • 136 Roberto Nordmand fue el primero que descubrió esta variación.

28910. La variación136 o declinación de la aguja ha sido hasta ahora en la Filosofía un nudo bien difícil de desatarse. En mi juicio causa esta declinación el desvió que hace la materia magnética algunas veces de su regular curso sobre la superficie de la Tierra. Hallando ella un camino fácil por las partes donde hay minas de imán o abundan las evaporaciones magnéticas, es preciso que tuerza las columnas de su dirección. A que concurre el aire, que moviéndose alrededor de su atmósfera no fluye exactamente a los planos de los meridianos. Para examinar esto con más puntualidad, han tirado los filósofos y matemáticos sobre un plan fijo una línea de sur a norte colocando en su medio alguna agujilla tocada al imán y libre en su movimiento. Si ésta sigue en toda su longitud aquella línea meridiana guarda sus polos fijos. Pero si una de sus puntas se desvía algo de ella a la izquierda o la derecha, entonces dicen que declina al este u oeste por apartarse la materia de los meridianos, que deben ser su derrota ordinaria.

  • 137 Crónica citada del Perú, libro 1, capítulo 8, número 10, página 55.

29011. Ahora más de siglo y medio se hizo en París la primera experiencia y se halló que la aguja declinaba de la línea meridiana seis grados de norte al este. Repitiéronse después los experimentos con distancia de tiempos de 40 años el uno y de 25 el otro y se notó que la declinación del primero era de un grado y la del segundo de tres hacia el oeste. Cerca del año de 1685 Mr. De la Hire advirtió en el Observatorio Real de París que era esta declinación de cuatro grados hasta 10 minutos. En la tierra pueden hacerse con alguna seguridad estas observaciones pero en el mar son muy difíciles. En todo se ha observado en nuestro mar que pasado el estrecho de Magallanes declina la aguja norte cuarta al nordeste y continua así por toda la costa del sur hasta la línea equinoccial, siendo a los 45 grados mayor la variación. Desde esta altura hacia el nordeste casi nada declina hasta las costas de la Nueva Galicia de donde hasta Quibira es la variación de norte al este y en los lugares vecinos al Polo casi es de ningún uso. La razón de esto es que los profluvios magnéticos que perpendicularmente manan del polo de la Tierra dirigen a un mismo tiempo la aguja tanto a la una como a la otra parte del horizonte. La mayor declinación que hasta aquí se ha observado en la Europa es de 16 hasta 23 grados. Digo en la Europa porque se ha visto en Lima una aguja que tocada en varias partes de un imán de los nuestros, llamaba a diferentes rumbos hasta cumplir todos los vientos. Ponderóla el maestro Calancha137 y dice: “Se ve que quiso Dios poner en una pedrezuela todo el círculo del horizonte y que si admírase ver el mundo entero con la armonía de 32 vientos o parajes, admírase más verlo estrechado de una piedra del tamaño de un huevo.”

  • 138 Posee hoy esta piedra como precioso parto de nuestras minas don Lázaro Mendinueta, maestre de camp (...)

29112. El imán si se enmohece o si se pone al fuego pierde su fuerza. En lo primero es la obstrucción de sus poros la que le priva de sus facultades, no permitiendo entrada ni salida al espíritu magnético. En el segundo es haber consumido el fuego aquella humedad precisa para recibir las impresiones que son propias de su materia. Los naturalistas y curiosos para defender esta piedra de la disminución de fuerza que le acarrea el tiempo, la guarnecen con una faja de acero a proporción de su tamaño. Ella así armada aumenta su virtud y suspende otras piedras armadas, aunque sean de mayor peso y más activas en su virtud. Esto proviene de la grande relación que hay entre el metal y la piedra. Mr. Lemery asegura que vio muchas veces un imán del tamaño de una manzana pequeña que suspendía un pilón de fierro que pesaba 29 libras y se vendió en 100 pesos. A esto puedo suscribir habiendo yo visto en Buenos Aires138 otra menor que levantaba si no igual cantidad de libras al menos más de la mitad. También he visto en el gabinete de curiosidades que en el puerto de Santa María tiene el marqués de la Cañada otra de media libra traída del Perú, que suspendió en mi presencia hasta 20 libras, asegurándome el expresado marqués que solía llevar más de 23 como estuviese más limpio el acero que la fajaba.

  • 139 Es un pez que llamamos tremielga.

29213. En la Medicina es ninguno el efecto de esta piedra. Discorides y Galeno introdujeron sus polvos para atraer las reliquias que suelen quedar en las heridas hechas con instrumento de fierro. Estos médicos no pensaron que pulverizada la piedra se destruían sus poros y que mezclada con las drogas gomosas y resinosas de que se componen los emplastos, perdía toda la virtud de atraer, que era el fin para el que la prescribían. En estos casos, si es que se usa, no obrará más que lo que puede cualquier detersivo o astringente. En la Gaceta de Amsterdam de 11 de enero de 1760 se lee que padeciendo en Venecia un mozo ciertas convulsiones que lo ponían en deplorable estado, se libró con haberle aplicado un imán de ocho onzas. Sobre este fenómeno ha conjeturado el médico Angelo Zulati que obrando la materia magnética en los humores animales que abundan de partículas ferruginosas, mudaron los espíritus su curso y cesaron las convulsiones que ellos agitaban. Esta conjetura es improbable y carece de principios sólidos. Está menester hacer demostración primero de las partículas de fierro que hay en nuestros líquidos (lo que dudo) puestas a la prueba del imán. Después hacer ver que la irritación de los nervios, que es la causa de la convulsión, viciados los sucos, provenga del descamino que padecen los espíritus. Mientras esto no se manifestase, es más probable que las evaporaciones magnéticas que continuamente exhala la tierra, introducidas en el cuerpo del paciente causaron aquellos movimientos convulsivos, que calmaron atrayéndolas el imán por medio de su contacto. Así no es sin fundamento (aunque lo tenga a delirio Guillermo Gilbert) lo que Matiolo adelanta sobre las fuerzas de esta piedra, comparándolas a las del torpedo139 y que insensiblemente penetrando nuestros cuerpos, los inficionan y envenenan.

29314. Los crédulos y supersticiosos han atribuido a esta piedra cualidades bien quiméricas. ¿Qué necedad más extravagante que concederle Arnoldo de Villanueva poder para ahuyentar los demonios y fuerza para precaver del maleficio a las mujeres que las cargan?, ¿qué impostura más engañosa que querer Marbodeo Galo que tenga virtud de unir los casados, estableciendo la paz que habían alterado entre ellos las disensiones y contienda?, ¿qué mentira más solemne que referir Celio Calcagnino que metida en sal de remora extrae las vasijas de oro que han caído en los pozos más hondos?, ¿qué engaño más manifiesto que publicar Ruelio que untada con sangre de cabrito despierte la virtud dormida?, ¿qué mayor preocupación que decir el conde Juan María Bonardo que siembra discordias donde quiera que es llevada? Y finalmente ¿qué superstición más fatua que soñar y publicar Serapion que puesta bajo la almohada de las mujeres casadas si son fieles las obliga a abrazarse al marido y si infieles a saltar de la cama con estrépito y espanto? Como asimismo que sahumados los ladrones con esta piedra quemada logran los efectos de sus hurtos, abriéndoseles las puertas y cerraduras que intentan quebrantar. Todas éstas son unas ficciones diabólicamente inventadas por los charlatanes del magnetismo. Son ellas en el fondo magia, superstición y mentira e ignorancia. Así despreciables como sospechosas, condenables como inútiles y detestables como perniciosas y que no pueden naturalmente (si no es por medio de la encantación) obrar semejantes efectos.

29415. Lo que se dice de las estatuas de fierro de Serapis en Alejandría, de Cupido en Efeso, de Arsinoe en Egipto, del caballo de Belerofonte en Rhodas y del sepulcro de Mahoma en la Meca, que están pendientes en el aire al equilibrio del imán, son invenciones de egipcios, fábulas de griegos y cuentos de viajeros. No digo máquinas de tanto peso, que alguna de ellas (según Beda) era de cinco mil libras, pero ni una aguja regular es capaz de sostenerse un minuto sin experimentar la atracción al más leve movimiento del aire o inquietud de los circunstantes. El marqués de San Aubín ha tenido esto por moralmente imposible. No es tanto. Puede alguna vez la casualidad tocar en tal grado de igualdad que haga el efecto bien probable. Pero será de tan poca duración que no dará lugar a que vean otros la maravilla, sino el mismo que la admira. A propósito de ésto dice el padre Cabeo que con un trabajo obstinado halló el medio de la virtud magnética y vio una aguja péndula entre dos imanes casi el espacio de tiempo que suele gastarse en referir cuatro versos exámetros y que luego que salió a llamar testigos que observasen el prodigio, se unió la aguja a uno de los imanes, perdiendo el equilibrio por la agitación del aire que movió con su cuerpo al levantarse. Esto es posible. Pero los accidentes que deben concurrir a su permanencia no son fáciles de encontrarse en aquel punto que se busca. Así no son creíbles aquellas estatuas péndulas, ni otras maravillas de igual carácter que nos comunica la antigüedad y celebran muchos crédulos.

29516. En nuestra América es muy útil esta piedra para examinar oro en polvo, que suelen aumentar los fraudulosos, mezclándolo con partículas de hierro. Sin más trabajo que presentar la piedra se descubre el engaño. Al punto salta el fierro como impelido de la atracción y se une al imán. Esto lo he visto muchas veces, mermando el oro gran parte de lo que pesaba antes del examen. Así todos los que hacen este género de comercio deberán traer un imán de los más finos y se librarán de estos fraudes que en porciones grandes serán considerables. Muchos cada día experimentan esta falta luego que el polvo por medio del fuego se ha reducido a masa. Además que la mezcla lo imposibilita para el trabajo si no se desnuda primero con repetidas operaciones de las impurezas y escorias ferruginosas que como cuerpos duros son difíciles de calcinarse.

29617. No solo es del interés de nuestro comercio el uso de esta piedra para tales inspecciones. Debe serlo aun más de la Medicina. Si nuestros profesores siguiendo el ejemplo propuesto al número 13 de este artículo la aplicaran a los convulsos, se logrará quizá el efecto que se vio en el de Venecia. En ningunos países será más ventajosa esta tentativa que en los nuestros, como corresponda la actividad al experimento. Son en ellos endémico el tétano. Pocos escapan de su violencia. Y si algunos resisten a su ímpetu suelen quedar defectuosos y más expuestos a sus impresiones que los que no han sido tocados de dolencia tan espantosa que por lo común solo tarda cuatro días en manifestar las tiranías de su estrago. En fin, esta piedra ha sido y es la del toque de los mayores ingenios que han trabajado y trabajan en descubrirle sus más ocultos misterios que no pueden averiguar nuestra flaqueza y limitación.

  • 140 Articulo 2, junio, julio, agosto, año de 1751, página 213, artículo 13.

29718. Fuera del imán que hemos tratado, que es el de la mina o natural, hay otro artificial. Se hace éste con acero o fierro. Mr. Yoblot tentó el artificio y logró el efecto a fuerza de repetir experimentos. Su piedra (según nos la describe el padre José Falak) constaba de 24 láminas de acero bien imbuidas de la virtud magnética. Tenía ella de largo 10 dedos y de ancho casi uno, con el grueso que apenas excede la mitad de una línea. Las láminas estaban puestas unas sobre otras, de manera que todas sus extremidades boreales ocupasen la una parte y las australes la otra. Se armaban éstas con una faja de fierro muy ceñida a las láminas que eran entre sí sujetas con garfios de orichalco. Este imán así formado gozaba de tal virtud que sostenía 27 libras de fierro y comunicaba su fuerza lo mismo que otro cualquiera imán natural. Otro imán más considerable que éste por no entrar en su composición el natural, ha descubierto Mr. Canton, presentando su método a la Real Sociedad de Londres. Puede leerse en la Biblioteca racional140 como en otros libros otras muchas curiosidades que no son de mi instituto ni objeto de mis Memorias.

Artículo 13°. Mármoles preciosos, tierras olorosas y de varios colores

2981. Deben contarse en el número de las minas los mármoles preciosos que no son menos abundantes en nuestras Indias que los metales de que ya hemos tratado en los artículos antecedentes. Los hay tan nobles y finos como los más celebrados de Paros y Naxos. Son éstos los blancos, colorados y verdes. De los primeros que son muy transparentes, se sirven en Lima para vidrieras de algunas ventanas y claraboyas, como se ven en la Catedral y Universidad Real, Colegio de San Pablo y otros lugares públicos y particulares. Son éstos sólidos, que no embeben humor alguno. La pila bautismal del pueblo de Lulloma, que no es pequeña, es formada de una piedra de estas; y aunque tiene más de seis dedos de grueso se ve por de fuera la luz que se pone dentro. Otra hermosa pila de pie hay en el Colegio de los jesuitas de la ciudad de La Paz. Se ve subir el agua a la taza lo mismo que si fuera por un pilar de vidrio transparente y claro. Les dan el nombre de piedras de Berenguela por la provincia de este nombre que los produce. De éstos, hay otros más dóciles y suaves al trabajo, que hacen de ellos estatuas, aguamaniles, morteros y otros utensilios. Llámanlos piedras de Huamanga, por encontrarse muchos minerales de este género en los contornos de una de las ciudades episcopales del Perú que tiene este nombre. Aquí se crían en tanta abundancia que hay montes enteros de ellos donde se cortan tableros para algunas mesas de tamaño considerable. Yo he visto tabernáculos cuyas columnas y cornisas son todas de esta piedra, amarrados sus capiteles y festones con cintas de plata de martillo dorada, que añaden hermosura a lo majestuoso de la piedra. De los verdes hay tanta abundancia en Atacama que se desprecian como piedras comunes. Son algunos tan transparentes que parecen beriles y aun esmeraldas. Muchas mujeres de servicio y vulgares las cargan como amuletos labrados en varias figuras y los cuelgan a sus hijos pequeños juzgando así preservarlos de la soñada fascinación.

  • 141 Este es un monte que de aquel resto de cordillera que por la parte del norte hace espaldas a Lima, (...)

2992. Jaspes rojos los hay en los Pacajes; distrito de Tunja y Tayrona, como asimismo de otros colores. De ellos he visto muchas y muy curiosas figuras. Encuéntranse entre éstos algunos más oscuros que terminan en morado. Por muchos pequeños fragmentos que se han pulido se sabe que son tan finos como los de Italia y de materia bien compacta y color muy subido. De éstos los hay también hacia aquella parte del famoso San Cristóbal141 que llamán capa colorada, que es un crestón de un mineral de esta naturaleza que se descubre en el camino de Lurigancho, una milla al oriente de Lima.

3003. Los cerros de Santa Lucía y San Pablo que están dentro la misma ciudad de Santiago del Reino de Chile y adonde yo he subido muchas veces, crían nobilísimos mármoles negros. Se cortan en ellos piezas de seis o siete varas de largo y de tres o más de grueso. Pueden sacarse mayores. Las más o todas las esquinas principales de esta ciudad se aseguran con trozos de este mármol, que clavados en la tierra les defienden de los golpes de carretas y coches. Igualmente hallan de todos colores y variamente matizados en las cordilleras de Colchagua y Rancagua del mismo Reino. No ha mucho tiempo que en la villa de San Fernando cavando una sepultura de los indios se encontró un jarro de varios colores. Es él de una tercia de alto y grueso correspondiente, con su asa perfectamente labrada. Guárdalo como pieza de gabinete el reverendo padre Ramón Ravez, jesuita de Santiago, que no lo ha querido dar aun ofreciéndole muchos pesos por alhaja tan primorosa y de inmemorial antigüedad.

3014. En el Potosí se halló una piedra muy singular. No se sabe la mina donde se sacó ni el sitio donde hoy se coloca. Vióla el licenciado Barba y la tuvo por digna presea de nuestros monarcas. Tenía ella más de seis palmos de largo y cinco de ancho con dos pulgadas de grueso. Su figura era plana a manera de mesa. La hermosearon muchos celajes mezclados de los colores rojo, carmesí, negro, amarillo, verde y blanco. Sobre sus manchas más oscuras parecía haber caído nieve o vertido leche, según era la blancura que se dejaba ver entre sus sombras. En fin, era esta piedra una primavera entre los mármoles.

3025. En este lugar debo darme por entendido de las muchas vetas de tierras olorosas que se encuentran en el Perú, Tierra Firme y Chile. De ellas forman varios utensilios de que se sirven los naturales y se transportan a la Europa. Entre éstas se hallan algunas de gran uso en la Medicina. Llámase ésta chaco. Si no me engaño es la lemnia de los antiguos, que nombran los modernos tierra sellada. Ella es de un blanco que tira a color de ceniza. Metida en la boca por medio de la salivación se desbarata, formándose de ella como una masa muy suave y delicada que se hace sentir en los labios lo mismo que si fuese alguna pasta butirosa. Esta tierra la tienen como específico para los vómitos de sangre. En mi opinión debe pasar por un absorbente. Tráese de Huamanga en varias figurillas que representan peces, aves y otros animalejos. Y son tan dulces al tocarse que se desliza la mano en el contacto. Yo creo que si de esta tierra se hiciera un análisis químico quedaría algún espíritu volátil en su elaboración como lo ha sacado Boyle de una tierra blanca, según lo cita Arbuthnot. Pero hay falta de curiosos en la América y quién indague estos misterios. No ha muchos años que abriéndose en Lima un acueducto para las monjas nazarenas, frente del Real Coliseo, se descubrió una mina de una tierra amarilla, que en mi juicio no era menos delicada que la que se trata. Esta se despreció y cerrado el acueducto no hay más noticia de ella que la que yo de paso apunto en este artículo.

3036. Entre los indios gentiles estas minas eran de tal aprecio que las estimaban tanto como el oro y la plata. Como se sabe de las de Nata que hasta hoy por ser de singular fragancia, son entre nosotros las más apreciables de toda la América. Y más que todas las de materia roja que es una tierra de un colorado oscuro con que pintaban sus casas y templos, según se demuestra en algunas ruinas que han quedado como reliquias de su antigüedad. No era entre ellos de menor estimación la que toca en amarillo. Hállase en abundancia en Potosí y Oruro. Pretende Alonso Barba que sea ésta la rúbrica sinopia de Discorides. También se encuentra azul y negra en Cazpana, pueblo de la provincia de los Chichas, hacia aquella parte que confina con la de Atacama. Este mineral lo labraron los incas y lo tuvieron en grande estimación. Y aún hoy con esta última tiñen en el Paraguay los hábitos de los estudiantes, si no es que sea una especie de greda o fango negro, como quieren algunos y de que abundan las costas de Chile desde Coquimbo hasta Chiloe.

3047. Hállase asimismo verde y de color de esmeralda en Chuichui cuatro leguas de Cazpana. Hacen de ella los indios muy buen comercio vendiéndola a los droguistas y pintores en masas de a dos y tres libras o menos. Si se aportase a la Europa, sería de grande estimación por su fineza.

3058. No he podido averiguar si se trabaja o se ha perdido el famoso mineral azul que se descubrió en la isla Española al principio de la Conquista. Don Pedro Mártir y Herrera aseguran que es tan noble como el ultramarino. Por los años de 1579 se envió una muestra de él al Supremo Consejo de las Indias. Consta esto de una real cédula de 29 de julio del mismo año, que se lee a la página 41 del Libro de oficio de Sevilla. Así será de nuestro interés y de no poca utilidad al comercio hacer revivir y buscar esta mina que sin duda alguna existe en la parte que se ha dicho.

  • 142 Nota de los editores: Llano Zapata omitió aquí alguna palabra. Ricardo Palma en su edición del tom (...)

3069. Hasta ahora no se ha podido hallar el modo que tenían éstos, para preparar el barro y dar al fuego aquel grado de calor para cocer las vasijas y tinajas, que se dicen huaqueros por sacarse de las huacas, que como se ha advertido en otra parte son las antiguas sepulturas, adoratorios o templos de los indios. Se ven aún hoy de tal consistencia y duración que parece que se ha petrificado el barro y que a pesar de tantos siglos se inmortalizan en fuerza de su artificio, desmintiendo la permanencia de lo frágil de su materia. Se ha perdido asimismo el arte que sabían de mezclar la argamasa con que ligaban de tal modo las piedras que en su unión y juntura parecían de una pieza, sin distinguirse la solidez del pedernal de la consistencia del empego. Era éste un barro colorado, que llamaban los indios Llamca-alga. El señor Pinelo con motivo de querer probar que el grande edificio de la fortaleza del Cuzco, no fue obra de los indios, sino de [otras naciones]142 más entendidas, no admite en esta mezcla la opinión de Avalos y Garcilaso, asegurando con templos de fábricas más modernas, que aun los indios del Imperio de los Incas ignoraron la composición del betún que se trata. Yo por lo que he visto en la ligazón de las que llaman pircas o inga pircas, que son las antiguas paredes de los indios debía suscribir al señor Pinelo. Pero como no es mi ánimo en estas Memorias evitar cuestiones, dejo esto en la acepción que le tienen recibido los curiosos o historiadores fidedignos. Estas reflexiones parecerán menudencias. Pero son oportunas. Nada está demás en el que estudia la naturaleza de las cosas. Todo sublunar es de un asunto, teniendo en lo menor, si lo contempla más que admirar mientras más lo examina. En nosotros mismos a no abandonarnos a preocupaciones extrañas tenemos bastante que contemplar los movimientos de la naturaleza, cuando los sabemos sentir con discernimiento de los ajenos. “Si los hombres (dice Mr. Chambon primer médico que fue de Juan Sobieski, Rey de Polonia) no anduvieran distraidos por la variedad de pasiones que les obligan a renunciarse a si mismos y a las prerrogativas de aquel fuego celestial que les anima, nunca irían tras los vapores mundanos. Conocerían ellos con admiración una infinidad de movimientos y producciones asombrosas que se hallan todas veces puestas bajo las reglas simples, según las cuales trabaja de continuo la naturaleza, descubriéndose en ellas el carácter de la verdad.”

Artículo 14°. De lagos de sal petrificada y minas de sal de piedra

3071. En los nuevos descubrimientos de las cosas peregrinas que se advierten en estas Memorias se notaran los lagos de sal petrificado, de que sabemos se encuentran muchos en América, principalmente en el Perú. Es el más notable y señalado entre los caminantes el que está entre los Lipes y las salinas que llaman de García de Mendoza. Por donde tiene menos distancia su travesía son 16 leguas de ancho y 40 o más de largo. En ella se han descubierto algunas veces unos pozos profundísimos que no han podido sondarse, dejándose ver entre sus aguas muchos grandes peces. Hácese el camino de esta distancia con no pequeño riesgo de la vista. Muchos la han perdido por entrar incautamente a él sin precaver el peligro. Los más se ponen a cubierto de los rayos del Sol, que reflectando en la sal causan a los ojos estrago tan considerable, con el uso de unas toquillas negras que les defienden de daño tan manifiesto. Y no pocos, como refiere el licenciado Barba, se han absorbido y abismado en este breve piélago cuajado sin haber aparecido en tiempo alguno señal de ellos ni de la cabalgadura en que se conducían. Este lago está del mar a grandes distancias de leguas. Lo considero un resto del diluvio que ha quedado en nuestras tierras como padrón eterno del castigo universal y que hace visible a los que niegan contra lo que la Escritura Santa nos enseña, la extensión de su efecto a toda la extensión del globo terráqueo.

3082. En Tumaquisa cuatro leguas de las minas de Achocalla en los Lipes nace sobre un 308 monte pequeño una vertiente. Sus aguas hierven con grande ruido. Ellas desaguando en una quebrada se convierten en una especie de sal roja. Esta, según los experimentos que de ella hizo el licenciado Barba, es tan fuerte que de su uso se logra en el beneficio del oro y la plata doblado efecto que el que se tiene de la sal común. A lo que yo entiendo el miedo que han concebido de este admirable fenómeno los naturales les priva el logro de sus utilidades. El mismo Barba hablando de esta laguna o vertiente, se expresa así: “Llevóme la curiosidad a verla y verdaderamente da pavor aquel perpetuo tumulto y movimiento y son pocos los que se atreven a llegar a su orilla.” Esto prevengo para que se examinen iguales encuentros mediante el beneficio de metales. Y aún pienso que se podría componer una sal de no menos virtud y actividad a la de Tumaquisa, si mezclándose la común con el alumbre rojo, se sacase un extracto o lejía que al tiempo del beneficio pusiese en mayor fermento las partículas de los metales. No es éste más de un pensamiento que me ha venido a la pluma. La experiencia lo decida.

  • 143 Esta ciudad está a los 2 grados, 11 minutos, 21 segundos de latitud austral. Es la segunda que fab (...)

3093. Hállanse lagunas cuyas aguas luego que se extraen de su centro se petrifican en sal. De esta naturaleza hay una fuente en Otavalo, pueblo de la jurisdicción de Quito. Esta sal dice Herrera que es parda y amarga. En la Puná desde el tiempo de los incas se conservan unos pozos en que los indios cuajan en sal muy fina el agua del mar. Hablando de ellas el señor Pinelo dice que sacan cada año más de 20.000 fanegas y que estas salinas se han asumido a la Corona por los provechos que deja su extracción, conduciéndose por el río de Guayaquil143 hasta Chimbo. Esta sal es menos acre y cáustica que la de mina y contiene un cierto bálsamo que se siente a grande distancia el olor de violeta que exhala. Por esto es más útil para los usos de la Medicina. “Un poco de reflexión (dice Mr. Chambon hablando de sus virtudes) sobre la uniformidad de los movimientos naturales, nos hace descubrir con facilidad los milagros que la naturaleza encierra y nos lleva a adorar con un reconocimiento perfecto y con admiración la mano del que es autor de tantos prodigios.” De ella se extrae un espíritu que obra prodigiosamente en las enfermedades de estómago y dificultades de la orina. Dulcificase él, como lo enseña el citado autor, puesto largo tiempo al calor de las cenizas sin añadirle cosa alguna y no con el espíritu de vino, que es para esto un pretendido dulcificarte que no hace en esta operación más que depositando sus partes ramosas en el espíritu, formar con su consorcio una mezcla inútil para los usos que se desean.

3104. En Lulloma, población de los Pacajes, se ven otros manantiales de agua tan salada que sin más diligencia que recogerla se convierte en sal muy blanca, que crece, como escribe el citado señor Pinelo que observó este fenómeno, menos que las lluvias no la desbaraten. En toda esta provincia se descubren lagos de esta naturaleza, como lo es también el de Canquingora. Yo he visto y pasado en las Pampas de Buenos Aires el río que llaman del Saladillo. A trechos reparé en algunos laguillos de agua salada y a grande instancia se hace ver la mucha sal, como polvo, de que se compone todo su espacio. Es preciso circularle por algunos lados para formar paso a las carretas, carruaje común de aquellos desiertos. También he pasado a caballo el Desaguadero, que es otro río de agua salada, a dos o tres jornadas de Mendoza. Suele haber tiempo en que está tan crecido que transportan en canoas a las gentes, carros y drogas comerciables. Esto he puesto para que un naturalista haciendo mejores usos de estos u otros semejantes encuentros adelante la Física hasta aquel grado de perfección que se desea y juntamente pueda precaver del riesgo a los que transitan estos sitios. Pues no solo se interesa la Física en el descubrimiento de estos fenómenos, sino en la prevención que hace de los peligros cuando se debe temer que incautamente alguno se precipite a los riesgos que no previó.

3115. Aquí me veo como precisado a decir algo de los minerales de piedra de sal, que son las más preciosas producciones de nuestra América y como tan útiles a los usos de las gentes, por eso más dignos de buscarse. De ellos hay una mina en Atacama que cría sal verde, azul y colorada que en opinión de Avalos figuran sus granos las piedras preciosas que se matizan de estos colores. Son poderosas las minas de esta naturaleza que ocupan grande espacio de leguas en la dilatada sierra que se ve entre los Charcas y Mayaes, 20 leguas de Misque. De ellas se pudiera proveer el mundo, cortándola en piezas de arroba o quintales como yo he visto en Lima muchos trozos de otras más vecinas a nuestra costa. Pero la que contemplo más útil para el beneficio de las minas de plata a causa de ahorrar su conducción, es la de Chocalla, vecina a Potosí. Se gastaban de ella todas las semanas, como nos los noticia el señor Pinelo, 1.500 quintales que a no hallarse tan cerca quizá se imposibilitaría la labor de los metales por ir casi a medias en el beneficio. No sé si hoy es tanto el consumo por haber escaseado en parte las labores. Son también muy celebradas las de Huaura que esta a los 11 grados, 3 minutos, 36 segundos de latitud austral y las de Chilca 10 leguas al sur de Lima. De las primeras dice Cieza de León que bastarían ellas solas a sustentar de sal a España e Italia.

3126. Habiéndose mandado por cédulas de 5 de mayo de 1603 y 13 de febrero de 1607 que estas salinas se incorporasen en la Corona y se estancase su extracción, se puso en práctica el real orden. Pero al punto se acabaron consumiéndose sus veneros. De lo que instruido el Soberano, mandó por cédula de 31 de diciembre de 1609 que gozasen su antigua libertad. ¡Cosa admirable! Al instante volvieron las salinas a su primera abundancia. No hay duda que en esta prohibición ningunos hubieran sido más perjudicados que los indios y los mineros. Así la providencia del Altísimo quiso manifestar su poder contra arbitrio tan pernicioso en unos países en que la sal es todo el alivio de sus naturales y la droga más necesaria en el beneficio de los metales. Lo que ponderando el señor Escalona (en su Gazophilacium regium perubicum, libro 2, capítulo 23 página 215) dice así: “de esta novedad informado Su Majestad despidió de su Corona las piedras de sal y las dejó gozar en común, como antes a sus vasallos que es merced no pequeña por la necesidad y gran consumo de este género en aquel Reino, especialmente en los minerales de plata, donde se usa de ella universalmente, por ser magistral importantísimo para purgar los metales de la malicia y vicios con que nacen y se crian.”

3137. En el Reino de Chile en las tierras de los bárbaros pehuenches hay minerales de sal de piedra muy compacta y menos picante que la común. Traen estas gentes a las poblaciones nuestras grandes terrones que cambian por los efectos que necesitan. Asimismo, corre en estos países un arroyo que a distancia de una legua se cuaja en una sal tan blanca y transparente que solo el gusto la distingue del cristal más terso. Esta la comercian por droga de más precio. Es como un salitre refinado, pero tan suave al gusto que mucha cantidad no deja las impresiones amargas de las otras sales menos maduras y mordicantes, aunque se tomen en corta dosis. Lo cierto es que es droga estimabilísima para los usos de la Medicina si los nuestros supiesen aprovecharse de sus efectos que son maravillosos en las enfermedades que provienen de la sangre alcalizada.

  • 144 Son dos voces chilenas. Buta significa vientre grande y lemu monte, que es lo mismo que decir mont (...)

3148. En Rancagua, que es un partido de este mismo Reino, poco más de 30 leguas al sudoeste de Santiago, están las salinas de Buta Lemu144 que corruptamente dicen Bucalemu y es un monte muy alto que ha dado el nombre al territorio. Sitúanse estas en unas tierras fangosas a la orilla del mar que las inunda en el invierno. Y a medida que el tiempo es más tempestuoso es mayor la cosecha. En unos años se cogen 80 fanegas y en otros menos. No son estas salinas del común. Pertenecen al colegio de misioneros jesuitas de la provincia de Chile. Diólas a estos religiosos con la área de 20 leguas de tierra Sebastián Carreto que les fundó el colegio. Todos los que quieren sacan sal. Pero pagan por mitad a los padres. Esto es de dos fanegas una, de cuatro dos, etc. Cumplen ellos con su instituto, saliendo todos los años cuatro sujetos que por el tiempo de siete meses llevan su misión a las tierras que corren de la cordillera al mar. No pueden recibir según cláusula de la donación de Carreto ni aun el agua en las partes donde predican ni hospedarse en casa alguna. Así cargan consigo todo lo necesario para su sustento y duermen en los despoblados bajo de toldos de campaña. En este mismo Reino hay otras muchas salinas como las de Huheyeruca y Fkili-Cura en Maule, que sería largo de referir, bastando para la riqueza que buscamos las que ya hemos notado en éste y el párrafo antecedente.

  • 145 Habla de la Corona de Francia.

3159. Hállase también en abundancia el salitre en varias partes del Perú. En la villa de Ica de la jurisdicción de Lima hay unos gramadales con más de una legua de extensión que los naturales llaman Motaca y Villacuri. En ellos se cría tanto salitre que él solo basta a proveer toda la América así para los usos pirotécnicos como medicinales. De él se labran los más utensilios de vidrio de que hay grande consumo en aquellas regiones, principalmente alambiques y otras redomas que con dificultad se transportarían de la Europa. Es asimismo muy a propósito para la composición de la pólvora que se gasta en la artillería y fusilería de las ciudadelas y castillos que defienden nuestros puertos y plazas marítimas, como útil para minar los montes donde se encuentran las piedras de cal y otros minerales duros que apenas se vencerían a los instrumentos de acero, a no valerse de este artificio. Y para que no falte la provisión de la pólvora se han situado en Lima varios ingenios de ella que continuamente muelen el salitre y demás drogas que entran en su composición, siendo el principal el de la plazuela de San Cristóbal donde cada día se benefician muchos quintales de ella. Pero en mi juicio mejor sería reservar el salitre y a las ocasiones de su uso labrarlo como lo previene Mr. Savary, de quien son las palabras siguientes: “Es preciso observar que después de la última guerra por la sucesión de España, los almacenes del Rey145 han sido más bien llenos de salitre que de pólvora, porque además que de los salitres no se deben esperar las funestas consecuencias que se han ocasionado de la pólvora, ellos pueden conservarse en todas suertes de lugares sin desvanecerse o corromperse y es fácil cuando hay necesidad de pólvora hacerla labrar habiendo suficiente salitre.”

31610. Criase igualmente el salitre en Chilca y en muchas partes de la provincia del Paraguay donde se coge en abundancia. Son los aires de nuestro clima los que más contribuyen a esta producción que muchos juzgan una sal universal creyendo que él posee en sí el alma del mundo. La sal nitrosa (dice Mr. James en su Diccionario universal de Medicina, según la versión, corrección y aumentación de los Mrs. Diderot, Eidous, Feusaint y Buson) no parece compuesta solamente de un principio ácido, sulfúreo y alcalino. Hay en esto lugar de creer que el aire también envuelto y condensado por el agua es uno de sus principales ingredientes. Da peso a esta opinión él no haber alguna sal como la común, el vitriolo y alumbre que no contenga un principio acuoso y que no despida mucha flema en la distilación. Es constante pues, que la sal nitrosa tiene entre sus ingredientes un principio acuoso y un principio etéreo contenido particularmente bajo una sustancia sulfúrea. Esto hace conocer que ningunos otros países, a causa de su temperamento, son más aptos que los nuestros para esta generación. Y en Lima no hay casas viejas, muros ni desvanes que no se vean escarchados de esta sal que consume las piedras de los edificios, gastando también las latas de hierro con que se amarran, como se ven las columnas de los portales de la plaza mayor de esta capital y las cadenas que le cercan, no observándose la impresión de este fenómeno en otro metal ni materia. Esto proviene de la humedad del rocío de la noche junta con el aire que se proporciona a su formación. Se conforma con este juicio que tiene acreditado la experiencia, el autor expresándose así: “se puede pues, mirar el nitro como una sal etérea, no solamente porque él es producido por el aire, sino porque este fluido es condensado por una humedad que le es íntimamente mezclada.”

31711. Fuera de que también el Sol que calienta nuestro hemisferio, principalmente las 200 leguas primeras de la costa del sur, concurre a esta producción. Son allí muy escasas las lluvias y por esto nunca se desbarata el espíritu nitroso que las cubre y hace las más fértiles del mundo, siendo esta sal capaz de fecundar las tierras más estériles como artificiosamente se ha experimentado en París. Esta admirable sal (escribe Mr. Lefevre) anima y nutre de tal modo el germen de la semilla que multiplica hasta un número tan grande que parece hiperbólico y fabuloso a los que no comprenden el misterio que la naturaleza saca de la luz de los espíritus y sales. Y como del esperma vegetal a la semilla halla en este licor salerio lo que es análogo a su principio, saca y extrae de él ansiosamente lo que es causa que vigorizándose y como doblándose en fuerzas brota tallos muchos más robustos y en mayor número, produciendo espigas y granos más allá de lo que se puede creer. En confirmación de esto último pudiera traer muchas producciones peregrinas y extraordinarias, así en semillas y frutos que cada día se cogen en nuestras Indias, provenida su monstruosidad del licor nitroso de que abundan aquellas tierras. Pero como reservo estas noticias para el segundo tomo que es el propio lugar de ellas, por tratarse en él de los vegetales y animales, allí las referiré señalando los lugares que las producen.

  • 146 Se entiende aquí el espíritu.

31812. Se cuestiona entre los médicos y quimistas las virtudes del salitre. Unos quieren que tenga cualidades cálidas, otros pretenden que goce de naturaleza fría. Estos últimos a la primera vista y según los efectos que causa esta sal, parecerá que descubren la verdad que se disputa, pero se engañan grandemente si se examina su mecanismo. Obra ella tales efectos por su sutileza introducida en cualquiera licor en que se mezcla. Sin encontrar embarazo penetra aun a las partes más obstruidas. Muy bien explica esto el citado Mr. Lefebre, de quien son las palabras que se siguen: “Los médicos disputan de las primeras cualidades del nitro, habiendo entre ellos quienes lo juzguen frío y otros lo crean caliente. Pero sin detenerme en estas menudencias, digo generalmente que las virtudes del nitro harán parecer que los últimos tienen más razón que los primeros. Y aunque él resiste a la podredumbre, apaga la sed y refrigera poderosamente a los enfermos, en particular a los febricitantes, no produce este bello efecto por alguna cualidad fría, sino por la sutileza de sus partes que se insinúa y penetra desde el centro del cuerpo a la circunferencia. Demás esta sal tiene azufre y un espíritu de sal en sí que recrea y fortifica el archeo146 de tal suerte que lo dispone a mejorar las funciones que ejercita. También él incide y atenúa las viscosidades, mucílagos y coagulaciones tarterosas que causan las obstrucciones, resolviendo la sangre cuajada y apaciguando los dolores.”

31913. Entre todas las sales ninguna es más importante al bien de los hombres que ésta. Ella sola (en sentir del canciller Bacon) puede contribuir no poco a prolongar la vida. Subscribiendo a esta opinión el citado Mr. James dice así: “Nosotros añadiremos a esto que el nitro parece que preexiste en la sangre humana, porque este fluido seco y reducido a polvo cuando se pone sobre el fuego, produce una especie de evolución muy parecida al efecto que causa aquel arrojado a las brasas. Por lo que hace a la cualidad refrigerante ningún otro simple puede compararse a la virtud que este goza. Los otros comunican a la sangre un ácido muy pernicioso que obrando por coagulación, espesa los sucos y embaraza la circulación de ellos con ruina y estrago de los pacientes, como en repetidos sucesos fatales lo tiene demostrado la experiencia. Esta obra abriendo puerta y dando paso a todos los humores que retardados en su círculo carecían de movimiento.” Malpighio ha hecho ver la verdad de este mecanismo por medio de la inyección de seis onzas de nitro en la vena yugular de un perro robusto, a quien no produjo otro efecto que una eyaculación abundante de orina, habiéndose observado en la inyección de los otros ácidos funestas consecuencias como refiere el citado autor, que concluye afirmando que el nitro es muy análogo y amigo de la sangre. Por esto pues, en todas las especies de fiebres que vienen por coagulación, apenas se encontrará remedio más eficaz que pueda apagar el ardor que ellas causan y disipar sus tristes síntomas que esta sal que para éstos y otros casos recomienda tanto Angelo Sala en su Myrothecnica referida por Mr. James.

  • 147 Alcahest es una voz arbitraria que no tiene origen en alguna lengua. Inventóla Paracelso, según qu (...)

32014. Los químicos han extraído de esta sal varios licores y espíritus que han ocultado como uno de los secretos más admirables de su arte. Tal fue el famoso litotrítico de Silvio y el alcahest147 de Glauver. De este dice Mr. James: “Yo he hecho muchas experiencias y nunca le he hallado ninguna propiedad particular que no le sea común con el aceite de tártaro per deliquium. La sola diferencia que hay entre estos dos licores es que el primero se prepara más difícilmente, se logra menos cantidad de él, se vende más caro y quizá por esta razón tendrá más aprecio.” No por esto debe Glauver perder el mérito de su hallazgo, ni la obligación en que le está la república médica por el descubrimiento de secreto de tan maravillosos efectos en muchas enfermedades, que sin su uso serían incurables. El mismo autor en otro lugar ya había dicho: “No hay en el arte de la naturaleza algún medio conocido de preparar un espíritu de nitro más puro y más fuerte que el de Glauver.” En fin, esta sal por sus ilustres virtudes ha sido el objeto de famosas plumas. Schrodero ha escrito una historia entera de ella, proponiéndonos sus virtudes y modos de prepararla. Los Mrs. Boyle y Lemery, Chambon, Lefebre, James y otros nos han dado tratados y pasajes en que enseñan las mejores operaciones de ella y dan a conocer sus más recomendables virtudes y experimentados efectos.

Artículo 15°. De minas de sal amoniaco, alumbre cristalino y de roca, de azufre, antimonio, vitriolo, bórax o tincar y arsénico

  • 148 Es una ensenada que está a los 5 grados y 6 minutos de latitud austral al sur de Lima. Han perecid (...)

3211. No solo se encuentran en nuestra América estos géneros de sales, sino también la amoniaco que se tiene hoy por una de las especies perdidas. Hállase en Canta, Bombom y en los arenales de Pachacamac, en la costa de Lurín y despoblados de Sechura148. De estos parajes a no engañarme se trae a Lima la que se gasta en los usos de la Medicina, si no es que sea la que llaman de piedra por cortarse de las minas de esta naturaleza, de que como ya he expresado en el artículo antecedente hay en nuestro continente muchas y abundantes minerales. De una a otra no halla diferencia Saumaise en su tratado Homonymis, según le cita Sabary. De cuyo sentir comparándola con la común ya había sido Dioscorides. Mr. Herbot pretende que en una gruta del Asia se cría la verdadera sal de esta naturaleza. Puede ser que sea la misma que recogían los antiguos en aquella parte de Libia donde nos situaban el templo de Júpiter Amón, así llamado de la voz griega amos que se interpreta arena, la que ha dado el nombre de amoniaco a esta sal, que es lo mismo que sal de arena o almojatre como quiere el licenciado Barba tratando de la nuestra.

3222. Parece por un lugar de Herodoto referido de Mr. James, que no se le ha dado este nombre por las arenas donde se encuentra sino por las montañas de la comarca de Amón en los contornos de Cirene que producen sal semejante a la de nuestro asunto. Sea uno u otro el origen de donde ha recibido esta denominación, ello es cierto que se encuentra en nuestra América la misma que conocieron los antiguos bajo aquella significación. La sal fósil (dice Dioscorides) es de todas las sales la que tiene más virtudes sobre todo cuando es limpia, blanca, transparente de una sustancia compacta y uniforme. Pero no es comparable a la que llaman amoniaco que se divide fácilmente en piezas y está llena de hendiduras dispuestas en líneas derechas. Lo mismo que advierte este naturalista se reconoce en nuestra sal amoníaco. Cuando la ven en los caminos y arenales donde se cría, la desprecian teniéndola por alumbre sin advertir que toda su distinción a la vista consiste en la mayor diafanidad y transparencia de que goza en comparación de las otras sales y fósiles. Los bárbaros, como escribe el citado Mr. James, llaman también armoniaco a esta sal. De aquí ha venido el que Pandectario le de también este nombre pretendiendo que traiga su origen de Armenia, cosa que se duda por no haberse hasta ahora probado su existencia, aunque no se niega que se encuentren allí algunos géneros de sales. Ella pues tiene en la Medicina muy particulares usos y virtudes bien conocidas, principalmente en las fiebres intermitentes, sin diferenciarse de la artificial en sus buenas cualidades como lo siente Mr. Lefebre de quien son estas palabras: “Esta sal no es más eficaz que la simple del amoniaco en panes, aunque ella sea un poco más limpia. Por esto no le atribuimos más virtud ni le señalamos otra dosis.”

3233. Hay otro linaje de sal amoníaco que comúnmente se vende en las tiendas de drogas y boticas. Esta se transporta del Egipto y la Siria. Ella es artificial. Se había ignorado hasta ahora [el] modo de su preparación. Ha dádola Mr. Haselquist, viajero de mérito conocido, presentando una memoria a la Academia de Estocolmo. Enriquecíola Mr. Leyell con un prefacio que corre con reputación bien adquirida, como lo dice el autor del Diario extranjero en el extracto que nos da de esta pieza al tomo 2, de junio de 1755. En él publica que la sal amoníaco de Egipto es un verdadero sublimado contra la opinión de los que se habían engañado teniéndola como una sal espesa, de cuyo número fue Lemery en una memoria que por los años de 1718 presentó a la Academia de Ciencias de París y que ella se compone de hollín que en estos parajes recogen en las chimeneas y cocinas provenido del humo de la bosta con que las alumbran. Se vende este hollín en las fábricas que hay en Egipto de la sal que tratamos. Son ellas unos hornos en cuyas bóvedas se colocan 50 redomas de vidrio llenas de esta droga hasta la entrada del cuello, que está vació a causa de la más libre respiración y cuando se proporciona el fuego a medida del grado que se desea o se tiene de experiencia reciben el humo del hollín a tiempo de esta simple elaboración que dura 74 horas. Pasado este término rompen las redomas y extraen la sal que es negra por afuera y blanca por dentro.

3244. A esta relación ha puesto algunas circunstancias Mr. Rudenschold de la Academia de Estocolmo. Pero no añaden novedad a lo que tiene comunicado el citado viajero. Fuera de que aquel académico no habla como testigo ocular sino instruido de una descripción que el año de 1743 recibió en Marsella, enviada por un sujeto que después de haber residido largo tiempo en Egipto hizo en Francia experimentos que logró con suceso el efecto. Y aunque ya habían comunicado el origen y preparación de esta sal el padre Sicard, en una carta al conde de Tolosa, remitida de El Cairo el primero de junio de 1716 y al tomo 2 de las Nuevas memorias de las misiones que tienen los jesuitas en Levante, Mr. Lemaire en otra a la Academia del 29 de junio de 1719 y Mr. Thomas Shau por los años de 1738 en la relación de sus viajes. Con todo en juicio del autor de las notas del citado Diario extranjero se debe las ventajas del descubrimiento de este secreto a Mr. Haselquist, expresando así a la página 6 del referido tomo. Pero aunque el padre Sicard, Mr. Lemaire y Mr. Shau convienen con Mr. Haselquist sobre la materia y forma del trabajo, han ignorado ellos el punto más importante que es el origen del ácido de la sal común, que como se sabe hace una parte esencial de la sal amoníaco. A Mr. Haselquist se debe este descubrimiento. En fin, esta sal es tan útil que además de las preparaciones químicas para los usos médicos, sin ella no podrían disponerse a recibir colores los tejidos de sedas, lana, algodón, pita y lino. Por esto es grande el comercio que se hace de esta droga en Delta y Giza, de estos lugares se saca para Venecia, Liorna y Marsella y de aquí se comercia a toda la Europa, reportándoles considerable cantidad de dinero a los de Egipto que hasta estos tiempos habían ocultado el beneficio de su preparación.

  • 149 Nota de los editores: En este lugar Llano Zapata escribió un número 6. La edición de Ricardo Palma (...)

3255. En ningunos países se podían sacar mayores ventajas de la preparación de esta droga que en Lima y algunas provincias de su jurisdicción. Dos leguas y media de esta capital hay unas tierras pantanosas entre Villa y San Juan, que son dos haciendas de los padres jesuitas, tan salitrosas que casi cubren como con una escarcha o manto blanco los pastos que producen. Aquí encierran crecido número de ganado vacuno y otras bestias. Si con las deposiciones de ellas se hiciese lo mismo que actúan los de Egipto con las suyas, sin duda alguna se lograría el mismo efecto de su preparación, siendo la sal todo el espíritu que incluye el beneficio. Lo mismo digo de Bombom y todas sus tierras que son las más salitrosas de nuestro continente, criándose en ellas la salicornia y chenopodia, plantas que yo he visto en nuestras costas y de que abundan el Egipto y la Siria. Parecerá esto inútil. Pero véase el provecho. Mr. Savary en su citada obra dice que por los años de 1732, 1733 el quintal de esta droga de 100 roteles con el peso de 720 dracmas cada uno, que componen casi 600 libras de peso de Marsella, se vendía en Alep por 200 pesos corrientes. Esto juzgo que bastará al que de los nuestros quisiere dedicarse a elaboración tan curiosa y ahora nuevamente descubierta por las especulaciones del referido Mr. Aselquist149. Además de esta preparación de los egipcios se hallan otros métodos para la composición de esta sal que ha advertido Mr. Leyell cuya observación nos comunica el autor del citado Diario extranjero, que traducida a la letra es así: “Se lee (dice él) en una disertación de Mr. De Scheffer dirigida a la Academia de Estocolmo, que la mayor parte de tierras argiliosas mezcladas con sal común pueden producir el mismo efecto que se consigue de todas las sales volátiles del reino animal, tales por ejemplo, como la [de] cuerno de ciervo, de orina y también del álcali volátil sacado de la mostaza, pimienta y jengibre, cuando se halla impregnado de la sal común. En fin que se puede sacar un sal amoniaco de la orina humana, preferiblemente a la de todos los animales, porque ésta encierra mucha mayor cantidad de sal común.” Esta misma nota han hecho los Mrs. Geoffroy y Duchamel y se refiere en las Memorias de la Academia de las Ciencias de París de 1720 y 1735. Y para este fin en Amsterdam en todas las bocacalles hay un barril en que recogen la orina de los que pasan. Sobre cuya economía Mr. Chambon dice así: “Las buenas reglas de comercio no permiten que se busque en casa de los vecinos las obras del arte que se pueden hacer en su casa con la misma facilidad y que tenga la misma virtud.” Por último en la república médica se denomina esta droga con varios nombres y epítetos, que se lee en Lemery, Mr. James y otros.

3266. Hállase también en el Perú el alumbre cristalino. De él hay minas en los Lipes en unos montes inmediatos a Calcha, cabeza de aquellos pueblos. Dice el licenciado Barba que en un sitio que llaman Agua Caliente, entre Oruro y Chayanta, vio una mina del verdadero alumbre scisile que pretende este autor, según la relación confusa de Dioscorides que es la piedra amianto o alumbre de pluma, a quien dice el padre Labat que se puede mirar por el verdadero y natural, como lo sienten los Mrs. Lemery y James del que nace en Egipto, Macedonia y Cerdeña. El viene en gruesas madejas compuestas de hilos delicados como la más fina seda que, brillando a manera de plata, tiene el mismo gusto y carácter que el alumbre de piedra. Así es el que he visto en Lima y Buenos Aires, transportando de éste u otros minerales. Tournefort lo encontró en la isla de Milo, una de las del archipiélago, según refiere en el tomo 1, capítulo 4 de su Viaje al Levante. No tengo a éste nuestro ni al de Milo por el amianto de Carysto, isla del Negro Ponto, sino por una verdadera sal que no difiere del alumbre ordinario que en estar dividido en pequeños hilos, como pasa en otras drogas y metales de distinta naturaleza. El velo de la ignorancia (escribe el citado Mr. James) habiendo oscurecido con el transcurso del tiempo la historia de remedios, el nombre de alumbre de pluma ha sido dado a esta piedra a causa de su figura, que es parecida a la de esta sal. Por esta equivocación en los dispensarios se pone algunas veces, pero a propósito, la piedra de amianto en lugar del alumbre. En fin se deja al experimento este cotejo teniendo a la mano el verdadero amianto. Se cría otro mineral del mismo linaje en Pocro, asiento de minas muy antiguo en el Perú. Junto a Potosí hay una quebrada donde corre cierta agua aluminosa que el señor Pinelo registró. De esta agua por medio del fuego se puede sacar el alumbre oficinal y si no me engaño hoy hay en nuestra América quien sepa hacer esta preparación, igual a la que se práctica en Schwenzel cerca de la ciudad de Tieben, cinco millas de [La] Haya que recomienda Hoffman y se lee en el referido James.

3277. El alumbre de roca que también llaman glacial, no es otra cosa que el facticio, representado en unas gruesas masas como rocas o en unos pequeños fragmentos como el hielo. Este es el más estimado y comúnmente, aunque se beneficia en muchas partes de la Europa y Asia, le conocemos con el nombre de alumbre de Roma. Cuando en Tolfa se descubrieron minerales de este género, el Papa Pío II dedicó su producto para gasto de la guerra contra turcos. Julio II vedó, bajo de graves penas, su extracción, renovando lo mismo Julio III, Paulo IV y Gregorio XIII, como lo refiere el señor Fermosino, obispo que fue de Astorga y cita Sabary. Este alumbre en nuestra América le denominan de España, a distinción del nuestro que llaman de la tierra, queriendo algunos poco instruidos en la historia natural de esta droga hallar gran diferencia de éste al de Europa, siendo iguales en los efectos de la Medicina y usos de las manufacturas, como muy bien lo conocen los profesores de estas artes, confesándole ventajas al nuestro, que se encuentra acompañado de otras sales como el nitro, azufre y vitriolo, observación que también hizo en Civita-Vecchia Mr. Geoffroy de que se ve un extracto en las Memorias de la Academia Real de las Ciencias de París de 1702 y en él un pasaje del tenor siguiente: “Ello parece que todas las preparaciones del alumbre que la misma mina que lo produce da comúnmente, o puede dar también el azufre, nitro y vitriolo. Quizá estos diferentes minerales no son en el fondo, [mas] que un mismo principio disfrazado en estas cuatro sales, según que ha sido mezclado por la naturaleza con ciertas materias o según que él ha sido trabajado por los hombres.”

3288. Se ha observado en algunas fábricas de alumbre de nuestras Indias, que puestos los panes de esta sal al calor del sol despiden fuego del mismo modo que si toda la materia ardiese. Temiendo los nuestros algún riesgo de este fenómeno, no exponen a aquel calor las masas de él quedando por falta de este beneficio siempre muy húmedas y pesadas y sin consistencia, defecto que se debe atribuir a la ignorancia de los que le preparan y no a la nobleza de la materia. Si ellos supieran que esto proviene del fermento de las partículas sulfúreas puestas en movimiento con las bituminosas que les comunica la tierra, no extrañarían aquel efecto que les causa admiración. Ya esto lo había advertido Hoffman. En una relación que él ha hecho sobre el alumbre se lee un pasaje que Mr. James nos da así: “Es de notar que el calor solo del sol enciende estos grandes pedazos de mina de alumbre y ellos despiden llamas que no se pueden apagar sino por medio de una grande cantidad de agua. Porque cuando la sal de alumbre viene de disolverse por las lluvias, comienza a obrar sobre la tierra bituminosa lo que excita un movimiento intestino muy rápido, que no solamente es acompañado de calor y humo, sino aun de llamas del mismo modo que sucede cuando se humedece con agua una masa compuesta de igual cantidad de azufre y limalla de acero, que al fin de algunas horas sobreviene una violenta efervescencia, la masa se inflama, despide humo y levanta por último una llama sulfúrea.”

  • 150 En las Memorias de la Academia de las Ciencias de París de 1702 se hace mención de este nuevo desc (...)

3299. Fuera de que una corta noticia que tuvieran del fósforo150 de Mr. Homberg, que se inflama con solo exponer al aire el alumbre y la materia combustible de que se compone, les haría conocer que el ácido sutil de esta sal penetrando con más facilidad que el vitriolo las tierras flogísticas, produce aquellos efectos que nuestros americanos han admirado algunas veces en la excitación del alumbre.

33010. Las minas de azufre no tienen menor orden entre los demás sales que son de utilidad a los usos de las gentes. Hay grandes minerales de él en los Lipes, confines de los Pacajes, en la puna de Tacora o altos de Arica, en Coquimbo, Tlalca, Chillan y Villa Rica del Reino de Chile. Entre los minerales de plata se suele descubrir mucha mezcla de este suco de mineral, más o menos conocido según la disposición de la materia inflamable que ha condensado y unido sus partes bituminosas principalmente en el negrillo y los pirites. En Quito le hay en abundancia. De aquí se trae todo el que se consume en Tierra Firme, Nuevo Reino y Perú, así para las operaciones químicas como para la composición de la pólvora. De éste tratando Lemery afirma que es el mejor que se conoce en su género, como lo acredita por estas palabras: “se nos trae de la América un muy hermoso azufre de Quito, reteniendo el nombre de las provincias de donde sale. El es en pedazos lisos, pulidos, lucientes, como el hermoso electro de color cetrino, sin gusto, despidiendo sobre el fuego una llama azul poco más viva que la del nuestro común. Este azufre es muy particular y se estima más que todos los otros.” Basta lo que este sabio quimista siente de nuestro azufre, concediendole ventajas sobre todos los otros que se sacan en varias partes del mundo, para que se tenga como uno de los más poderosos tesoros que encierran los minerales de nuestra América y no se vea con el desprecio que se tratan todas sus famosas producciones que no son oro ni plata, como que solo en estos metales consistiese el mayor comercio.

33111. Pedro el Grande, Zar de Moscovia, luego que en sus estados estableció el comercio de toda suerte de drogas, mandó buscar diversas producciones naturales que sus subditos pudiesen negociar y habiendo descubierto muchas montañas de azufre que están al oeste del Volga, las principió a trabajar por los años de 1701, multiplicando cada día los operarios. De manera que por los años de 1703 ya eran 4.000 según refiere Sabary los que se ocupaban en las labores de estas minas. Este es un grande ejemplo para despertar a nuestros americanos del letargo en que se hallan sumergidos con el olvido de sus mejores producciones, que extraídas de los senos en que se ocultan pueden importar al Soberano casi tantos provechos como reportan el oro y la plata. Aunque esta materia mineral (escribe Mr. Chambon) no sea muy cara, ella tiene esto de común con muchas otras que se sacan de las minas, que la grande venta que se logra de ella hace su comercio muy bueno y muy útil. Y siendo el nuestro el mejor que se conoce, con mayor razón se debe preferir en todos usos al que se extrae de las otras minas del mundo y por eso más seguros su utilidad y comercio.

33212. Hay otra especie de azufre que en mi juicio debe pasar por aquella preparación oficinal que los químicos y médicos vulgarmente llaman leche de azufre. Este se halla a los bordes de las fuentes de esta materia que están en continuo hervor, a manera de termas que tiene por volcanes el marqués de San Aubin, como se verá en su lugar. Así lo he visto en el celebrado Puente del Inca, que tuvo por maestra a la naturaleza sabia arquitectriz de los fenómenos más raros que son objeto de nuestros ojos. Está aquel puente al sur de la grande cordillera de Chile, donde hay tres manantiales en frecuente elaboración de este apirothio. De igual naturaleza se hallan en el mismo Reino en la provincia de Cajamarca y muchas partes del Perú. De ellos sin esperar a que la misma evolución despida el azufre a las orillas, se puede extraer por medio del artificio como lo hacían en otro tiempo los antiguos según Budeo, que cita a Agrícola con las aguas sulfureosas y hoy en Aix la Chapelle con un pozo de agua mineral caliente, como refieren los Mrs. Lamery y Savary. El azufre que se extrae de estas aguas se sublima en flores blancas que son más dulces que las que se elaboran del común, aunque no tan finas ni seguras a la ocasión de usos terapéuticos. Bien que éste como juzgue el referido Mr. Chambon, es más propio a las operaciones químicas porque carece de materias extrañas u otras impurezas metálicas. Por último, hállase azufre rojo, ceniciento, blanco y verde. De todos estos colores se encuentran en nuestra América, siendo éstos de muy poco aprecio en comparación del primero que es el azufre vivo a quien la naturaleza ha comunicado simplemente todas las virtudes que dudo se hallen en el facticio, por más que lo pretendan los quimistas. “No es sin razón (dice Mr. Le-Febre) que los griegos hayan llamado al azufre [Ilegible, palabra en griego] que quiere decir divino. Porque es preciso confesar que los azufres guardan en si alguna cosa celestial, no siendo ellos sino los productos de la sal, del espíritu y de la luz.” Y como ésta penetra y se extiende fácilmente por todo, casi los azufres se dilatan también y se comunican a todas partes por su olor y por su color y esto con muy grande eficacia que apenas se puede concebir.

33313. El antimonio se halla en todos los minerales del Perú y más frecuentemente en los de oro de Chile, Popayán y Darién. El es una substancia metálica de color de plomo que se derrite al fuego y no se extiende al golpe como los demás metales que sufren el martillo. Está todo de unos hilos brillantes y quebradizos que no son otra cosa que el mismo humor que le circula cuajado en aquellas madejas que representan unas agujillas, ya directas ya oblicuamente dispuestas por la naturaleza. “La causa (dice Mr. Reamur) que contribuye a la producción y orden de estas agujillas es constante, porque si se piensa en ellas no parece debe ser otra que el frío que hace pasar la materia mineral del estado de fluido al de sólido, debiéndo ellas a este frío y a sus progresos toda su formación y dirección.” Se encuentra en Carabaya y muchos minerales de oro de Chuquiabo, otro linaje de antimonio que solo difiere en el color. Este se ve todo pasado de unas manchas o pintas amarillas que más tiran a rojo y alguna vez se sacan pedazos tan encendidos que en nada se asemejan sino es en naturaleza al común color de este mineral. Pretenden los quimistas que éste contiene más que otro alguno de su género, cierto azufre de oro y por eso en sus operaciones prefieren al de Hungría que en todo es así como éste que acabamos de referir.

33414. Los quimistas han dado varios nombres a las preparaciones que hacen de este mineral. Basilio Valentín de la congregación de San Benito en Alemania, que existió en el siglo xii y Paracelso que floreció el xv fueron los que le apellidaron león rojo oriental etc., de donde han provenido otros títulos pomposos con que se denominan sus composiciónes. El primero compuso un libro que tenía por titulo El carro del triunfo del antimonio. Entonces comenzo a prevalecer su uso en la Alemania, donde hasta ahora le tienen los médicos por la columna principal en que se sostiene el grande edificio médico. Pero habiéndose comunicado a Francia el nuevo hallazgo de las virtudes de este mineral, se excluyó su uso por decreto del Parlamento de 1566. Después por otro decreto de 1650 se revocó el primero restituyéndole su honor al antimonio, que solo se le han averiguado hoy dos diferentes virtudes, una emética y otra diafórica. Lo que han pretendido reglar Mr. Neuman en la lección que publicó sobre esto en la Academia de Berlín por los años de 1730 y Mr. Geoffrey como se lee en las Memorias de la Academia de París de 1720 y 1734 y 1736 diciendo: “El antimonio es el más excelente de todos los eméticos. El es el primero de todos los remedios en un muy grande número de enfermedades, puesto que se emplea cuando conviene. Pero en ocasiones de administrarse se deben atender tres cosas que son el enfermo, la enfermedad y el mismo remedio.”

33515. Casi en todos los medicamentos y más en las preparaciones de los minerales se deben tener presentes las tres cosas que como dignas de observación prescribe el citado autor. Lo demás será intrepidamente acabar con los pacientes, ministrándoles remedios de efectos tan activos como se experimentan en los que se componen de este mineral, que ofrecido sin aquellas precauciones que reglan la prudencia médica ha de causar un estrago más temible que el mismo mal que con su propinación se pretende curar. Y de aquí viene entre los ignorantes todo el descrédito que suele padecer mineral tan prodigioso. De cuyas virtudes hablan con elogio gravísimos autores, entre los que Zwelfer, citado de Mr. Le-Febre dice así: “Yo me atrevo a asegurar que el antimonio es una de las principales columnas de toda la Medicina. El es una especie de Proteo, así por la diversidad de sus preparaciones como por la multitud de medicamentos saludables que se sacan de él.” Y el mismo Mr. Le-Febre “si se hace la aplicación y apropiación a las enfermedades particulares y a las partes del cuerpo, diremos que el diaforético del antimonio es un remedio sin igual para resistir a la corrupción que se puede hacer al cuerpo, que él mundifica y rectifica toda la masa de la sangre y que es capaz de abrir las obstrucciones, las más inveteradas de la masa del hígado, bazo, mesenterio, páncreas y todas las otras partes del cuerpo, etc.” Una de las principales preparaciones de antimonio y que más ruido ha hecho en nuestro siglo es el kermes mineral. Recomiéndanlo grandemente en muchas enfermedades Scrodero, Hoffman y Glauver. Este lo tiene también por específico contra las viruelas.

33616. Es pues esta preparación, un azufre sacado del antimonio por medio del álcali del nitro fijado por el fuego. Así preparado causa menos vómitos que el azufre dorado de este mineral ordinario que se administra para los mismos usos. Purga él dulcemente y algunas veces aunque con bastante efecto, solo obra por insensible transpiración. Por estas bellas cualidades conviene mucho esta preparación en las enfermedades del pecho, como experimentó su eficacia y certidumbre Mr. Lemery, que por los años de 1714 descubrió el secreto de su composición que ya antes habia tenido Mr. De la Ligerie, comunicada por su inventor que fue un religioso cartujo y de aquí viene llamarse esta preparación polvo del cartujo. El citado Mr. Geoffrey tratando de él dice así: “Este polvo pasa por una panacea o un remedio universal. El hace algunas veces vomitar, sobre todo cuando el estómago se halla cargado de ácidos. No pocas veces afloja con suavidad el vientre cuando se han recogido muchos humores en los intestinos. Mueve juntamente la orina, transpiración y sudor estando la sangre cargada de humores impuros. En una palabra, él hace su efecto según la disposición de la naturaleza en la expulsión de los humores por la parte que le es más conferente.”

33717. Con todo, el uso de este mineral y sus preparaciones se debían desterrar de nuestra América y principalmente vedar su propinación a los indios. Son éstos de constitución muy débil y delicada para resistir a su actividad y fuerza y por lo común muy expuestos a la tísica. Lo mismo digo de los que nacen en Lima, españoles y naturales. A éstos ni aun el antimonio crudo que carece de toda virtud emética se les debe ministrar. Abundan ellos de muchos ácidos a causa de los malos alimentos como frutas, miel y azúcar, con que por lo común siendo niños se sustentan. Y hallando este mineral un estómago cargado de ácidos, es preciso que cause el mismo efecto que el preparado. Esto lo ha acreditado muchas veces la experiencia y es opinión muy recibida entre los más sabios médicos y quimistas. Y aunque pudiera traer muchas doctrinas y ejemplos que lo confirmasen sobra lo que Mr. James afirma en este asunto: “Es pues cierto, que el antimonio no excita el vómito sin alguna preparación o al menos que los ácidos que se hallan en el estómago no desenvuelvan su cualidad emética. También son estas gentes muy propensas al vómito que casi se ha hecho endémico en aquellos países, proviniéndoles de los mismos motivos que se alegaron arriba y otros desordenes que más tienen su remedio en lo moral que en lo físico.”

33818. No atendiendo pues los médicos que los continuos esfuerzos al vómito que se observan en aquellas gentes lo causa la crispatura de las fibras del estómago por los malos fermentos y perversas cocciones, les ministran el emético con notable riesgo de sus vidas, como cada día se experimentan estragos considerables que no los hace más prudentes y advertidos en su propinación. Esta es una de las prevenciones que hace Mr. Geoffrey. La que deberán tener delante los ojos de la consideración los que ejercitan la Medicina en nuestras Indias, principalmente en Lima. Son éstas sus palabras: “Un médico no debe dejarse engañar por los esfuerzos inútiles que se hacen algunas veces para vomitar. Dependen ellos por lo común de una convulsión simflemática de las fibras del estómago. Debe él entonces guardarse de dar el emético porque el vómito sería o inútil o peligroso puesto que el movimiento convulsivo del estómago podría aumentarse o también esta viscera inflamarse.” Por estos y otros estragos que más bien han de atribuir a la imprudencia de los médicos o mala preparación de este mineral, lo tendría por veneno Guido Patin que exclamó con grande empeño contra sus usos, haciendo también lo mismo en nuestros días Jacobo de Castro Sarmiento, profesor de Medicina del Real Colegio de Londres. En fin, en nuestra América no solo es inútil este mineral sino aun pernicioso en los usos médicos. En lo demás sirve para purificar el oro de las monedas y dar al estaño el sonido de plata. Llámase él anti-monium de dos voces griegas, anti que significa contra y monos solo. Lo mismo que antimonun, enemigo de la soledad, porque por lo común se encuentra este mineral entre el consorcio de otros.

33919. El vitriolo, que es una sal metálica, se halla de varios colores en nuestra América. Encuéntrase azul y de figural romboide en los minerales de los Lipes, Pataz y Bombom. Se extrae éste en unos cristales duros y compactos que parecen zafiros por su solidez y transparencia. En la Europa al que tiene este color le llaman vitriolo de Chipre. Sácase verde en las minas de Tarma, Huarochirí y Huamanga. Es él quebradizo y deja en las manos cuando se toca ciertas partículas oleaginosas que con dificultad se despegan, aunque se sacudan las articulaciones. Hállase rojo en Coquimbo, La Paz y otras partes de nuestro continente. Este es el Colcotar que se tiene en la Europa por muy raro y entra en la composición de la theriaca. Encuéntrase asimismo blanco y amarillo en Oruro, los Charcas y Potosí. Los químicos han atribuido a éste muy particulares virtudes y principalmente la magnética sobre la del imán. “Las virtudes del vitriolo (escribe Mr. Chambon) son tan grandes que ellas exceden a las del imán, no solamente por el espíritu magnético que él encierra sino por la combinación que tiene con nuestros licores y por la calma y sosiego en que pone los espíritus cuando se han encendido.” Esta virtud es tan conocida y averiguada que ella ha hecho cesar todas las otras contestaciones. Ellos pretenden que en las vocales de que se compone el nombre que han dado a esta sal se incluye todo el misterio de sus virtudes, descifrando con una voz sola los arcanos del secreto, que expresan así:

340V-isitabis

341I-nteriora

342T-errae

343R-ectificando

344I-nvenies

345O-ptimun

346L-apidem

347V-eram

348M-edicinam

349Otros leen, según cita Mr. James, visita interiora terra, reperies ibi ocultum lapidem verum metallorum. Pero este axioma químico que explica lo mismo que el primero no tiene otro fundamento que haber mirado los alquimistas a esta sal como al primer ente de su piedra filosofal, no habiéndose hallado hasta ahora las virtudes que le decantan, así en sus azufres como en otras preparaciones Basilio Valentin, Paracelso, Angleo Sala y otros.

35020. Antes que se descubriese el antimonio preparado y la Ipecacuana se trajese del Perú, el vitriolo purificado que los quimistas llaman Gilla-vitrioli, era recomendado como un excelente emético en las diarreas y disenterias. Pero en nuestro tiempo raro médico lo práctica, prefiriéndose aquellos en estos males, según lo prescriben los mejores prácticos. De las preparaciones de este mineral prevalece con grande crédito el aceite de Boerhave y la sal sedativa de Mr. Homberg, que en la preparación quedan unas flores salinas de color de plata cuyas virtudes para muchos males recomienda Mr. Geoffrey diciendo así: “Estas flores son casi insípidas al gusto y no se disuelven fácilmente en el agua. Ellas calman el ardor febril de la sangre, en particular en las fiebres ardientes. Embarazan también ellas o disipan los síntomas del delirio y alivian al menos por algún tiempo en las afecciones espasmódicas sean hipocondríacas o histéricas. En una palabra, esta sal es un anodino excelente y reune en ella todas las virtudes que los quimistas atribuyen al vitriolo o azufre o al que ellos llaman archœus sedator. Su dosis es desde un grano hasta diez en un licor convenible. Con todo hay riesgo en ordenar esta sal en las inflamaciones del pecho, porque aunque ella sea insípida al gusto, contiene puntas escondidas que despegándose poco a poco en el cuerpo pueden irritar y lacerar las membranas del pulmón y entonces excitar la tos.” Dibgy y otros químicos refieren prodigios de esta sal que no ha prosperado la experiencia, como el autor citado lo asegura. En fin, sus mejores preparaciones se deben buscar en los Mrs. Lemery, Chambon, Boerhave, Le-Fevre y otros no haciéndose en nuestra América más uso de ella que en detener la sangre aplicada inmediatamente en los vasos abiertos y úlceras externas, añadiéndole alguna otra droga que cicatrice y consolide la parte llagada. Los griegos le llaman chalcanthos, de chalchos metal y antos, flor, que es lo mismo que decir flor de metal y nosotros le nombramos caparrosa, como los italianos queriendo significar con esta voz que es la sal que roe el cobre o la erosión de este metal, como explica Mr. Dale.

35121. El bórax o tincar es una sal mineral más acre que la de piedra, a quien se parece en la transparencia y color. En la superficie es roja y tan crasa que embaraza que le penetren el aire o la humedad. La más común que se saca en todos los nuestros minerales principalmente en los de Coquimbo y Lipes es cenicienta o verde. Estos colores le vienen de las diversas impresiones más o menos calientes que ha hecho sobre ella el aire, formándole mayor o menor peso a su penetración. Algunos pretenden que es una sustancia líquida que corriendo en las minas de oro le da el frío del invierno la consistencia de piedra pómez, condensando la materia. Esta opinión parece verdadera por lo que se ve en los fragmentos que se suelen encontrar en nuestras minas, que solo difieren en ser más brillantes que aquella piedra con quien tienen grande relación en la ligereza y porosidad, siendo la mejor la que se encuentra en las minas de plata y cobre. Mr. Homberg la ha creído una sal urinosa mineral. Lemery, el padre, la ha juzgado una sal media que no fermenta ni con los ácidos ni con los álcalis. Este después de haber hecho grandes experimentos sobre esta sal, dice así en su tratado de drogas: “Estas experiencias y muchas otras que yo he practicado sobre el bórax y que sería muy largo referir, me hacen conocer que este mineral es un compuesto natural de sal salada, de sal urinosa o amoniacal y de un poco de materia crasa.” Lemery, el hijo, como se lee en una memoria de la Academia de las Ciencias de París de 1732, presentada por Mr. Geoffrey y referida por Mr. James, la ha definido un sal álcali por precipitar él, según sus experimentos, la tierra metálica de los vitriolos y alumbre lo mismo casi que puede ejecutar la sal de tártaro, haciendo ver que el bórax se sublimaba no solo con el ácido vitriólico sino con los otros ácidos minerales y vitriolo blanco. Estos son los experimentos más famosos que hasta aquí se han hecho de esta sal. Quizá con el tiempo, como dice el citado Mr. Geoffrey, se descubran materias donde se sospecha que pueda estar a la manera que ha hallado la sal de Glauver y el tártaro vitriolado en las aguas minerales.

35222. En nuestra América no se sirven de esta sal para otra cosa que para facilitar la combinación de los metales, ayudando la mezcla de las partículas de los unos las de los otros y notablemente la unión de las del oro. Y como es grande el trabajo que se hace de este metal, labrándose de continuo muchas piezas y alhajas, no es menor el consumo de bórax en aquellas regiones y más que en otras partes de ellas en las platerías del Perú, Chile, Quito y Santa Fe. Para los usos médicos raras veces se valen de él. En alguna ocasión han administrado el polvo emenagogo de Fuller y el diaboracis de Minsicht, que tienen a este sal por base o fundamento en que estriba su composición. Propinados ellos hasta el peso de una dracma han producido famosos efectos en las retenciones de menstruos, partos laboriosos y difícil expulsión de las parias y fetos muertos. Y aunque esta sal simple ministrada cruda como se extrae de la mina, por ser incisiva, penetrante y aperitiva, como siente Mr. James, no es muy activa para socorrer con prontitud en iguales contingencias. Y así es preciso avivar su fuerza con otros ingredientes cuyas puntas volátiles y agudas sean más enérgicas. Por esto se mezcla de ordinario con los polvos de mirra, azafrán y otros, que con su eficacia levantaban la del bórax, aguzándole sus espículos penetrantes. Y no solo en estos casos se puede con seguridad ministrar esta sal, también en otros se han experimentado muy buenos efectos de su propinación. Yo he dado el bórax (dice Mr. Chambon) con felicidad en las sequedades, distilaciones del cerebro y tabidez, empezando por pequeñas dosis y envolviéndole en la goma de cerezo, quizá alguna otra goma obraría igual efecto. El ejemplo de un médico como lo fue el referido debe animar a los nuestros a ministrar esta sal a muchos que en fuerza de las obstrucciones que no permiten el paso libre al círculo de sus humores y líquidos se juzgan incurables hasta que terminando en una espantosa tabidez acaban consumidos como todos los días se ven estos espectros en los hospitales de Lima, Cuzco, Chile y Buenos Aires.

  • 151 Bórax es palabra bárbara latinizada. Los griegos de estos últimos tiempos han dicho borachion, com (...)
  • 152 Atinkar es lo mismo que alvificatio, término espagírico que pertenece a la transmutación de ios me (...)

35323. Minístrase también en los usos médicos el bórax artificial. Este, el mejor en juicio de Paracelso, se compone de alumbre, sal común y tártaro calcinado. A que añade Schrodero el nitro, la goma arábiga y almáciga sustituyendo el orín humano en lugar del agua común con que se hace la evolución de las primeras drogas. Federico Hoffman desprecia como inútil esta composición, que en lo práctico se ha hallado de ningún efecto. Por lo que en todo tiempo se debe preferir el bórax natural como lo sacamos de nuestras minas, que es el más seguro a las ocasiones de sus usos como lo tienen probado los mejores prácticos y químicos. Algunos quieren que el bórax que en la América llaman crisocola sea sal distinta a la que tratamos. Pero éste es un engaño muy claro porque la crisocola que se compone de dos voces griegas chrysos aurum y colli gluten, que es lo mismo que decir soldadura de oro o glutenauri como interpreta Nebrija, ya no existe en el mundo habiéndosele dado a esta sal el nombre de aquella por causar iguales efectos. Mr. Geoffrey notando que los españoles de América sin fundamento alguno atribuyen al bórax este nombre, expresa las siguientes palabras: “El bórax es una sal cuya composición, o natural o artificial, es poco conocida. La Historia Natural así antigua como moderna nos provee sobre esta sal extraña poca iluminación y de la relación de ésta no podemos concluir que sea la verdadera crisocola de los antiguos, aunque los españoles que trabajan en las minas de Chile, los venecianos y otros modernos le dan este nombre, que ellos han tomado de la antigua Historia Natural.” Y aunque en Paulo Espineta y Aecio se hace mención de esta sal bajo el nombre de crisocola, esta era una sal facticia que ellos tenían por excelente en las úlceras malignas. Y no siguiéndose así de éstos como de algunos pasajes de Aristóteles, Plinio y Dioscorides y otros antiguos que se pudieran alejar sino unas confusas luces, suscribo al autor citado, sintiendo con él que no es lo mismo la sal que conocen los americanos con el nombre bórax o borrax151 tincar o atíncar152 que aquella que los antiguos llamaron crisocola.

  • 153 Está 40 leguas al nordeste de Lima.

35424. El arsénico es un suco mineral coagulado, craso e inflamable. Compónese él según las análisis químicos de sal ácido, cierta sustancia metálica y una pequeña parte de azufre. Se halla ordinariamente en todas nuestras minas, siendo el más activo el que se encuentra en las minas de cobre de Payen y Coquimbo del Reino de Chile. En Conchucos153 hay un mineral de este género que es el más fuerte que hasta ahora se ha comunicado en nuestras regiones. Allí se cría sin el consorcio ni mezcla de otros metales ni sales. Valiánse de él los indios para ejecutar los estragos con muertes fatales que al principio lloraron los españoles. Hoy esta cerrado mineral tan funesto y quizá se ignora el sitio de su origen, aunque se sabe la región que lo produce. Debióse su condenación al bienaventurado arzobispo de Lima don Toribio Alfonso [de Mogrovejo]. Este santo prelado informado del abuso que hacian los indios de aquel veneno pasó en persona a Conchucos y sepultó la mina haciéndole hechar monte sobre monte para que abismándose aquel enemigo, no respirase más contra el género de los hombres y casi común ruina de nuestros habitantes de aquellos países. Era este veneno según la tradición más ajustada, blanco y cristalino muy parecido al arsénico artificial y armado de unas puntas tan corrosivas que en menos de un cuarto de hora dilaceraba las entrañas, causando en ellas un esfacelo universal. En aquellos tiempos se hizo ver esto disecando los cadáveres de muchos que habían perecido al rigor de su eficacia.

35525. Ya hoy no se encuentra en aquellas regiones otro veneno más peligroso que el que se saca de las minas de cobre y antimonio, que en juicio de Mr. Chambon es poderoso y eficaz cuando se emplea contra la vida de los hombres. El es amarillo o verde claro muy brillante que dicen oro pigmento y también rojo que como los griegos, llaman sancarache de sanyx el bermellón por la semejanza del color. De uno y otro hacen los químicos varias preparaciones, pretendiendo haber hallado en ellas un remedio infalible 327 contra los abcesos de las fiebres, ministrándolo desde un grano hasta cinco. Estos son unos remedios muy peligrosos. No es posible que por más que se sublime y prepare este mineral se desnude de sus cualidades venenosas, que podrán en parte, por medio del artificio remitirse pero no destruirse. Aunque el arsénico (dice Mr. Geoffrey) sea una poderosa ponzoña para los hombres y los animales, con todo algunos le alaban para curar las fiebres intermitentes. Pero de qualquier manera que se prepare se disminuye solamente su virtud nociva, más no se destruye enteramente. En lugar de ser un remedio poderoso se hace una ponzoña lenta, casi siempre seguida de funestos síntómas desde el instante que se hizo uso de ella. Yo le miro pues, como un remdio peor que la misma fiebre intermitente que se quiere curar. Y Mr. Lemery: “Nunca se debe hacer tomar interiormente el arsénico, sea en la preparación que fuese, aunque sea en pequeña dosis, porque él comunica siempre una mala impresión en el cuerpo.” Y en otra parte, hablando del sandarache: “Este mineral es una especie de arsénico y por consiguiente una ponzoña. Es a la verdad menos activo que el arsénico blanco, pero nunca se deben servir de él en la Medicina de otro modo que en algunos remedios exteriores. Sería una grande temeridad arriesgarse a hacerlo tomar interiormente por pequeña que fuese la dosis.” No solo se debía desterrar de la república médica el uso interior del arsénico, sino aun el exterior, pues cualquiera pequeña parte introducida en la masa de la sangre por los vasos absorbentes ha de imprimir y manifestar en ella sus espantosos efectos. Esto lo han confirmado repetidas experiencias, como en dos soldados lo observó Degner, a quien cita el referido Mr. Geoffrey y Mr. Chambon asegura haber visto casos terribles sobrevenidos de esta sal ministrada por de fuera. Causa ella al cuerpo humano convulsiones, vómitos, parálisis, síncopes, desmayos, delirios y otros espantosos accidentes que ha acreditado la experiencia y notan los Mrs. Alien y Le-Febre. No hay pues remedios más oportunos contra sus fatales impresiones como todos los oleaginosos, que debilitando su fuerza, envuelven y enredan las puntas de esta sal caústica, produciendo las más veces una general evacuación. Después la leche bebida en buena cantidad acaba de dulcificar la sangre de la acritud que ha derramado esta ponzoña en los líquidos y fluidos. Llaman también a este veneno arsenicum y corruptamente como nota Libavio y advierte Castelli archenicum y los nuestros rejalgar de risagaluum o risagaltum como se lee en Wormio y usan los monsiures Lemery, James y otros.

Artículo 16°. De lagunas, lagos y vertientes

3561. No será ajeno de la continuación de estas Memorias incluir en ellas alguna breve de las famosas lagunas y lagos que se ven en nuestra América. Es pues la más ilustre así por los hechos ya verdaderos, ya fabulosos, que han tenido origen en sus aguas la de Chucuito. Está este lago en la provincia de este nombre entre el Cuzco y Potosí. Tiene 80 leguas de largo y 20 de ancho, aunque por la parte del Humasuyo se extiende más de treinta, estrechándose en el desguadero que después dilata sus aguas hasta Paria y los Aullajes. De manera que se forman dos lagunas continuadas. La mayor tendra más de 100 leguas de circuito. Nace de ella el río que llaman el Desaguadero. Enriquece sus aguas el Mauri. A poca distancia se hace la segunda, que tiene el nombre de Paria con 30 leguas de circunferencia. Estas dos lagunas que se recogen a una sola, tendrán 200 leguas como lo afirma Avalos, que viajó alrededor de sus orillas. Entran en ella muchos ríos, son los principales llave, Mauri, Tayaco y otros muchos pequeños que traen su origen de Vilacanota, puna de las más altas del Perú, que está 35 leguas del Cuzco. Tendran de profundidad 80 brazas. Esto no lo afirmo. Dícelo Cieza de León, con quien se conforma Garcilaso, referidos por el señor Pinelo.

3572. Su desaguadero, que está cerca de Capita, con 70 pasos de ancho y ocho brazas de profundidad se pasa por un puente de juncias, que los naturales llaman totora, de que también forman los indios sus embarcaciones para navegar este lago tan famoso. Corre él por la provincia de los Pacajes hasta Paria, donde tiene principio la segunda parte de esta laguna. Aquí se absorbe y consume todo el caudal de sus aguas. Algunos quieren que revienta otra vez entre Arica y Tacana dividida en muchos arroyuelos que se ven a la costa de estos puertos. Otros le dan la salida hacia el Paraguay entre dos muy altas serranías de donde terminan sus aguas en el gran río de La Plata. Felipe Pomanes quiere que saliendo a la cordillera de los Andes, forma allí un grande río que entra en la laguna del Paititi. Estas son opiniones fundadas en conjeturas. El citado señor Pinelo a quien debemos creer más que a otro alguno en estas noticias, nada dice de positivo expresándose así: “Lo que se tiene por más probable es que unos ojos de agua que manan gruesos caudales cerca del Mar del Sur arriba de Tarapacá, camino de Atacama, son el verdadero desagüe de esta gran laguna, a que se inclina Cieza de León, aunque no se explica.”

3583. Hay algunas islas en esta laguna. La mayor no pasa de cuatro leguas. Entre las más nombradas son Coata, Villa-Cota, Paapiti y Titicaca. Esta última dio su nombre a toda la laguna. Bajo de él la conocen los naturales, por haber fingido que en un peñón de ella se paseaba un gato con grande resplandor. Y así deducen la etimología de su nombre de titi que en lengua aymara se interpreta gato y caca, peña, que es lo mismo que decir Titicaca peña del gato, teniéndola a causa de estas preocupaciones por casa del sol. Garcilaso le da otra etimología y dice que titi significa plomo y caca sierra en la lengua quechua y que así su nombre fue sierra de plomo. En esta isla erigió el Inca Tupa Yupanqui el adoratorio más célebre de todo el Perú consagrado al sol. Y por guardar acorde armonía entre los dos luminares, le dedicó otro a la luna en Coata, que se interpreta reina a causa de una estatua de oro que allí colocó como objeto de su culto. En la tercera isla, a quien dio el nombre de Villa-Cota que significa lago de sangre, quiso fundar un santuario consagrado a Yatiri, que se interpreta el dios que todo lo sabe, apostatando de todas las demás deidades de su gentilismo. Pero esto no tuvo efecto. Y así se restituyó este Monarca a Paapiti, que es la más serena y templada de las islas de esta laguna. En ella construyó un nuevo templo y como al primer invierno creciendo las aguas se inundase la isla, mandó sacrificar en Villa-Cota, que como se ha dicho significa lago de sangre. De las fábulas que se han originado en esta laguna trata Garcilaso, como asimismo de su famoso templo del sol fray Alonso Ramos Gavilán. Y yo pienso que porque hasta hoy se continuen las ficciones de la isla de Paapiti, que solo existe en los países imaginarios de la ambición de muchos que le han buscado sin más logro que el de su ruina.

3594. Hay en las orillas de esta laguna 40 poblaciones de indios católicos. Se crían en ella muchos ganados de todas especies. Abunda de varios géneros de peces y todos de buen gusto. Se anidan en sus juncales muchos patos y variedad de pájaros marinos que todo junto hace la riqueza de sus habitantes, que viven en la abundancia de lo necesario para su sustento y vestidos, proveyéndoles su laguna de todo lo necesario a los usos de la vida. De manera que se pueden llamar estos indios los más ricos del Perú, pues no tienen que salir de sus propias tierras a solicitar lo que los otros en las ajenas. Y aunque sus aguas no son de las mejores por ser gruesas, las beben como las delgadas y puras. Los españoles al principio que se descubrió esta laguna entraron a ella con unos bergantines. Y habiéndoles sobrevenido un recio temporal perecieron todos sin que escapase alguno. Originóse de esto la fábula que refiere Garcilaso: que en esta laguna no pueden entrar embarcaciones que tengan clavazones de hierro a causa de la atracción del imán que encierra en sus senos.

3605. En el valle de Chinchacocha hay una laguna de 14 leguas de largo con tres de ancho. Esta se forma de muchos manantiales. Su desagüe lo dirige por un brazo que en invierno es inavegable. Corre éste por Caujo, que es otra grovincia. Y por el valle de Jauja de la jurisdicción de Lima entra a las montañas, haciéndose un brazo o como algunos pretenden origen del Marañón. Se crían en sus orillas y pantanos muchos cerdos, cuyas carnes saladas son las mejores que gastan en todo el Perú, siendo considerables los provechos que los vecinos y naturales de Jauja logran de la caza de estos animales, que son silvestres y montaraces en aquellos países.

3616. En Bombom está una laguna que le da el nombre a esta provincia, tiene de circuito más de 10 leguas con muchas poblaciones de indios cristianos en sus contornos. Se descubren en ella algunas isletas y peñascos. A ellas se acogían los naturales cuando traían guerras con sus vecinos. Cieza ha hecho célebre esta laguna, pretendiendo que de ella nazca el gran río de La Plata. Siguió Herrera esta opinión. Pero según escribe el señor Pinelo ambos se engañaron. No solo es opinión dudosa sino falsa por imposible. En Gunachococha hay otra de 10 leguas de largo y cuatro de ancho.

3627. A poca distancia de Potosí entre sus altas serranías se ve la célebre laguna de Tarapaya. Sus aguas son calientes. Ella forma un círculo perfecto y tiene en todo su circuito grande orden de escalones que hacen fácil su bajada. Se conoce por esto que los incas ayudaron con el arte a la naturaleza. Son sus aguas muy delgadas y así el más ligero leño al punto se sumerge. Por lo que han juzgado muchos que goza su seno de una virtud atractiva, motivo porque los que entran a lograr en el baño el beneficio de sus aguas que son muy saludables, no se alejan de la orilla. Don Francisco de Toledo, Virrey que fue de Lima la hizo sondar y se hallaron 30 brazas. Al medio tiene el manantial que provee la perennidad de su evolución que a no ser poderoso se agotaría esta laguna con el continuo desagüe que sale de ella. Por los años de 1619 entró en sus baños el señor Pinelo y hablando de ellos dice asi: “Me pareció de las cosas más suaves y del mayor deleite que puede haber en su especie.”

  • 154 Esta voz es griega y significa infierno. Algunos escriben urcos, como se nota en las cartas geográ (...)

3638. En fin, en nuestro Perú hay otras de menos consideración como las que se ven en Puna Tambo, Parinacochas, Yauyos y Orcos154. Este es un valle seis leguas al sur del Cuzco. La laguna que se ve en él tiene media legua de circuito. Es redonda y profunda. Está en los altos de unas serranías. Hay tradición, aunque yo la tengo a fábula como ya he dicho, que los indios a la entrada de los españoles abismaron en ella las mayores riquezas del Cuzco arrojando juntamente la gran cadena de oro que mandó fabricar el Inca Huayna Cápac. Muchos españoles deseosos de lograr esta riqueza aprendida por los años de 1557 intentaron desaguarla, pero dando en unas peñas muy duras que no les fue posible vencer lograron lo mismo que en otras empresas de esta naturaleza a que los lleva la codicia.

3649. En la provincia de los Pormocaes del Reino de Chile hay un lago de dos leguas de circunferencia. En él se ve una isleta que se mueve al soplido de los vientos. Tratando de ella don Diego de Avalos cree que se formó de las heces del agua, agregándosele hojas de árboles y tierra. Y el señor Pinelo que en su área se puede fabricar una casa con su huerta sembrada, arboleda y ganados. Llámase comúnmente la laguna de los Taguataguas. El Inca dio a sus naturales el nombre de Pormocaes que se interpreta gente del demonio, a causa de la ferocidad y contumacia de su espíritu. Hállase otra en el mismo Reino que conocen con el nombre de Ciénega de Puren con seis leguas de circuito. Dista de la costa del sur ocho leguas y las mismas de la ciudad de los Infantes. Formase de los ríos Elol y Curajavael de la Quebrada. Está tan cubierta de árboles que sobre ella tienen sus habitaciones los indios a que entran en canoas. Y por esto inexpugnable a las fuerzas españolas. Haciendo memoria de ella el referido autor se expresa así: “Nunca los españoles les han podido ganar, antes ha sido una de las causas de la prolija guerra de aquel Reino, pues demás de su mucha agua y su inconstante suelo, la arboleda la confunde de modo que ni a pie ni a caballo se puede entrar a pelear a ella, ni en embarcaciones por ser un laberinto de que solo saben salir los que se han criado en él.” Lo mismo dice don Diego de Avalos a quien también cita el referido autor.

36510. En el sitio que llaman el alto de la cordillera de este Reino hacia el sur, he visto yo otra de agua helada que está como detenida dentro de unos cajones de cerros. Se desagüa por los ojos a la otra parte de los montes que forman un arroyuelo que enriquecen las aguas del poderoso río de Mendoza. Se tienen ellas por las más delgadas de este Reino. Yo las he bebido y he hallado que corresponde ¡a voz común a su naturaleza. Se debía llamar este sitio la oficina de los temporales. Son grandes los que se levantan en este lugar, con espantosos truenos y relampagos, como lo experimenté la noche que dormí en sus cercanías. Pero con todo es una maravilla de este Reino. De esta misma naturaleza hay en Pasto y Popayán, cerca de Pastoco en unas sierras muy altas, otras dos lagunas. La una tiene ocho leguas de largo y cuatro de ancho. La otra no es de tan grande extensión. En las tierras que están en su circuito no nace planta alguna ni ninguna ave se anida en sus contornos a causa de los vapores fríos que exhalan sus aguas, no criándose en ella peces ni otros acuátiles.

36611. En Tunja se ve una laguna que llaman de Guagira por estar vecina a un pueblo de este nombre. Tiene cinco leguas de largo y casi lo mismo de ancho. Es de mucho fondo y no se navega a causa de inquietarse con el viento y ser grandes las olas que levanta. Desagua hacia el oriente y entra al río Meta que es el Bayaca. En esta misma jurisdicción se descubre otra que es la de Linsaca al oriente con 20 leguas de circuito y 10 brazas de profundidad en su mayor hondura. Navégase con balsas de juncos haciéndose en ellas copiosa pesca, no siendo menos la caza que se logra en sus orillas por ser grande la diversidad de pájaros que la frecuentan. Enriquécenla muchos manantiales y arroyos. Y corriendo a norte desagua en el río del Oro. En Socomoro, que es distrito de la referida ciudad de Tunja, hay otra en sus más encumbrados montes con tres leguas de circunferencia. Aquí mismo en lo más bajo está la que se conoce con el nombre de Tinsaca.

36712. No lejos de Carangue, que otros modernos escriben Caranque entre Saramisu y Pasau esta Yahuarcocha. Es una laguna que hasta hoy ven los indios con horror y espanto. Y más que todos los chachapoyas vecinos a aquella provincia. Ha dado motivo a esto la tradición del castigo que Huayna Cápac, Inca XII de Perú, hizo ejecutar en los habitantes de Carangue. Estos, negando la obediencia del Inca quitaron la vida a los capitanes gobernadores que él había puesto. Y pasando en persona el Emperador al frente de un numeroso ejército que comandaba les convidó con la paz que no admitieron. Pero vencidos con la fuerza, fueron sujetos los rebeldes. Eran estos 20.000 en número. Los que después de degollados en pena de su insolencia, mandó el Inca abismar en esta laguna, que desde entonces se le originó a ella el nombre de Yahuarcocha. Esta voz se compone de dos palabras índicas. La primera, que es yahuar, significa sangre. La segunda, que es cocha, se interpreta lago o mar, que es lo mismo que decir con las dos puntas lago o mar de sangre. Entre los indios ha quedado la memoria de este hecho, como monumento del más severo castigo que sus antiguos soberanos practicaban con los que levantándoles la obediencia, rompían los estatutos y leyes del Imperio.

  • 155 Los españoles [la] llaman lago de Nuestra Señora.

36813. La laguna de Maracaybo155 que más bien debía llamarse seno o brazo de mar que entra por la tierra, corre de norte a sur más de 60 leguas, con 12 de ancho en su mayor extensión y dos por donde menos. Entre los autores antiguos hay alguna variedad cerca de su descripción. Vargas Machuca le da 40 leguas de largo. Herrera 80 de circuito, media de boca y 25 de largo tierra adentro. Fray Pedro Simón nos ha dado de esta laguna una relación más exacta que las que hasta aquí se han visto sobre esta materia, ésta es la que he seguido en la breve noticia que propongo de ella, habiendo hecho lo mismo el señor Pinelo, que dice así: “yo siempre doy más crédito a los que escriben de las tierras en que viven o que están más cercanos a ellas. Y así de esta laguna admito la descripción que hace fray Pedro Simón a que me refiero. Crece, pues ella y mengua con el mar que le entra. Sus aguas aunque salobres, se beben dulcificándolas los ríos que la enriquecen, siendo el mayor el de Sulia que baja de la ciudad de Pamplona hasta donde es navegable. Tiene en sus bocas la ciudad de la Nueva Zamora que pertenece al gobierno de Venezuela y 30 leguas más adentro la de San Antonio de Gibraltar de la gobernación de los Muzos. En fin, la ciudad que tiene el mismo nombre que la laguna es de un grande comercio y su puerto el mejor del mundo.

  • 156 Nota de los editores: puede ser Paraguachi.
  • 157 Estas lagunas que están 18 leguas al este de Mendoza se forman de un río que nace de una grande, 1 (...)

36914. En el pueblo de Para-Guachoa156 cerca de la ciudad de Coro hay una laguna de tres leguas de circuito que abunda de delicados peces. Más adentro de estas tierras se ve la de Tocarigua con 12 leguas de circunferencia y poblada de muchas islas a lo que refiere Herrera. Pero según el citado fray Pedro Simón parece ésta la de Tamaleque que se formó de las vertientes de los carates, que están al norte de la ciudad de Ocaña y del río Cesare. En la provincia de Santa Marta se encuentra también otra laguna de 10 leguas de largo. En medio de ella se levanta una isla. Aquí está un pueblo de indios que llaman de la Ciénega. Sus aguas son saladas y llegan al río de la Magdalena. También en nuestras islas se han descubierto lagos considerables. El doctor Huerta pone en la isla de Santo Domingo dos. El uno cerca de la Marina, con tres leguas de ancho y 18 de largo. El otro en la cumbre de un monte de donde nace el río Nizao. De este lago se cuentan tantas fábulas que tengo a impertinencia el referirlas doliéndome de que [Fernández de] Oviedo y otros hubiesen dado crédito a aquellas patrañas que oyen con admiración los que gustan de estos enredos y ficciones, que más oscurecen que ilustran la Historia Natural. He omitido en este artículo la relación de algunas lagunas que no son de tanto nombre como las que he expresado. Aunque las de Guana-Cache157 debieran entrar en el número de las más famosas por criarse en ellas las mejores truchas que se conocen en la América Meridional y quizá en el mundo. Cada pez de estos tiene más de una tercia de largo y tres dedos de ancho, muy nutrido y de gusto delicado. Se abastecen con él en los días cuaresmales las ciudades de Mendoza, San Juan y San Luis del Reino de Chile. Y a no proveerles aquellas lagunas tanta abundancia de estos peces, no conocieran aquellas gentes otros que los secos, por distar el mar por partes más de 60 leguas de estas poblaciones. Por esto aunque no son navegables ni de tanta extensión que las referidas, deben incluirse en los lagos más útiles que hermosean y enrriquecen con sus producciones nuestro continente.

37015. Las más lagunas de nuestra América se hacen de las aguas que les comunican los hidrofilacios de que está casi como minado todo su continente. Y esto se hace visible con los terremotos, que descubren cada día al menor sacudimiento nuestas vertientes absorbiéndose también los ríos, como lo he escrito en otras piezas que he comunicado al público. De aquí viene toda la fertilidad de estas regiones. Porque fomentadas sus lagunas de la perenne ebullición de estas vertientes y ayudadas de las lluvias y nieves son madres de muchos famosos ríos, que las ilustran y enriquecen con los riegos de sus aguas. Aun en las costas del mar son tantas las vertientes que en delgadas gotas se distilan por los veneros de la tierra, que a no derramarse a las playas, formarían recogidas en un cuerpo, no menos caudalosos ríos que los que gozan el mayor nombre en el Asia, África y Europa. En la costa de Lima en la cadena de Barrancas, que se extiende desde Maranga hasta el Chorrillo, que serán casi cuatro leguas de circuito y dos y media de distancia al sur de esta capital, se ven las hermosas vertientes que se descubren en esta costa. Estas aguas gozan por naturaleza el beneficio de la filtración que hace el arte en otros líquidos. Son tan delgadas y ligeras que en mi juicio exceden a las celebradas del río de La Plata y Paraná, que he bebido muchos tiempos. Y tengo tradición bien confirmada que los indios que las beben hasta ahora no han padecido enfermedades de la orina ni tisia. Y puedo asegurar que he tratado en estos lugares con muchos de ellos de más de cien años de edad, sanos y robustos. Lo que he atribuido al beneficio de aguas tan saludables, enseñándonos la naturaleza con este ejemplo a buscar las más filtradas para conservación de nuestro individuo. Y parece que la salud y robustez que por lo común logran los virreyes de Lima en el tiempo de sus gobiernos se debe atribuir no al temperamento del lugar, sino al uso continuo de estas aguas tan delgadas, que rompen las obstrucciones que son causa de muchas enfermedades, principalmente en los que no son niños. Pudieran todos los vecinos del lugar gozar del mismo beneficio, pero los costos de su transporte les embaraza su buen uso.

Artículo 17°. De volcanes, termas y fuentes de petróleo y betunes

  • 158 Principia esta cordillera en la sierra de Tayrona, que es en la gobernación de Santa Marta en el R (...)

3711. Los volcanes que ha acreditado la experiencia ser las bocas por donde respira el fuego subterráneo, son en nuestra América Meridional en tanto número, que si no exceden, igualan a los que del antiguo mundo refieren Kirker e Itigio. Ellos se dejan ver en las más altas montañas de la grande cordillera158 que tenía el nombre de las tierras que circunvala en estas regiones, apareciendo cada día de nuevo estos fenómenos, que no menos espantan a los habitantes con los efectos que se temen de sus erupciones que los que se han experimentado a ocasiones de arrojar las materias combustibles que abrigan en sus senos. Es el más temible el que está tres leguas de Arequipa en aquella parte de cordillera que corre al sur, no lejos de su costa marítima. Cieza de León viéndole humear pronosticó las perniciosas consecuencias que a 25 de noviembre del año de 1604 sobrevinieron a aquella ciudad y sus contornos, abortando el monte la fatal preñez que muchos tiempos antes le hacían gemir su monstruosidad y peso. Reventó pues y causó tal estrago que casi destruyó los habitantes con ruina general de sus edificios y poblaciones, dejándolos por tres días en una continuada noche. Vomitó piedras calcinadas y cenizas que arrojó hasta Lima 120 leguas de Arequipa, donde Felipe de Pomanes que residía entonces en la ciudad de La Plata, afirma que se creyeron tiros de artillería aquellos truenos que en realidad eran las reventazones del volcán, no faltando también quien asegure que las materias calcinadas volaron hasta Panamá 400 leguas de la capital del Perú. El señor Pinelo, haciendo memoria de la erupción de este volcán, dice así: “Aquel fue un portento de los mayores que en esta materia hemos leído haber obrado la naturaleza y tanto lo que salió del centro de aquel monte que a caer junto es evidente que formará otro más alto.”

3722. En el Reino de Chile y sus costas, según noticias instructivas se han visto más de 20 montes ignívomos. Son los más conocidos el Guasco, Guana, Maule, Chillán, Natuco, Antoco, Paraillas, Villarrica, Quechucavi, Minchinavida, San Clemente y Chuapa-Ligua, que han tomado los nombres de las tierras de su nacimiento que son las más vecinas al polo. Ha muy pocos años que en la parte de cordillera que hacia el oriente sirve de muro a este Reino, reventó un volcán cerca de Mendoza que, salvando las cenizas, esta población sin más estrago que el amago del susto, llegaron hasta el pago de la Magdalena, seis leguas de Buenos Aires y casi 200 del sitio de su reventazón. No dudará de esto quien hubiese experimentado los fuertes sudoestes que allí reinan y llaman pamperos los de Buenos Aires. Estos vientos quizá soplarían al tiempo de la erupción. Y por esto la eyaculación de las materias calcinadas, ayudada de ellos, vendría a caer y terminar a la grande distancia que hay de uno a otro término. Lo mismo digo de los demás volcanes. Debe cooperar el viento para hacer más violenta y dilatada su elasticidad y expansión y sin estos agentes nunca podría el fuego solo enviar las materias combustas a regiones tan remotas.

3733. El Reino de Santa Fe y provincias de Popayán y Quito son las regiones más señaladas en nuestra América de montes ignívomos y volcanes. Recorramos sus montañas y veremos en ellas los que hasta nuestro tiempo se han descubierto y reventado, durando hasta hoy en continua amenaza las llamas y hálitos sulfureonitrosos que exhalan de sus bocas. En el valle de Lavatera que dista cinco leguas de la villa de San Cristóbal, jurisdicción del Nuevo Reino de Granada, se señala un monte que es una continuada fragua de humo y tuego. No hay noticias que hasta ahora se haya visto algún efecto de sus amenazas. Los que habitan las tierras más circunvecinas a él han afirmado muchas veces, según escribe el señor Pinelo, que ven entrar y salir por su boca unos bultos negros, armados de bonetes colorados que después de ejercitar algunas danzas, se abisman en las profundidades de su seno. Esto desde luego que no es otra cosa que un engaño de la vista, a quien el mismo temor de la erupción del volcán representa a aquellas gentes éstas y otras imaginaciones a su fantasia, si no es que pretenden algunos hacer verdadera en nuestra América la existencia de los cíclopes que fingieron la fábula y poetas, como han pretendido en ellas otras monstruosidades que autorizan tantas plumas y se refutan en su lugar. Sobre que juiciosamente dice el padre Pedro Le-Brun: “La mayor parte de los que componen libros piensan más en sus utilidades que en la instrucción del público y su reputación fami non fama”, como decía Mr. De Thou “Muchos autores no tienen otro objeto que manifestar su erudición y demostrar que han recojido cuanto se ha dicho y se puede decir acerca del asunto que ellos tratan.” Los unos quieren parecer sabios en muchas cosas. Los otros procuran brevemente engrosar sus libros y no tienen tiempo de examinar todo lo que adelantan en sus escritos. Unos y otros reciben y dejan a la posteridad un grande número de mentiras que se miran después como apoyadas por una especie de consentimiento general. De aquí viene la facilidad que hay en escribir fábulas, como lo nota Gabriel Maudeo en su Apología de los grandes hombres sospechados de la magia.

3744. En el camino de Pasto a Popayán se descubre otro volcán que a ocasiones bosteza unas grandes humaderas y exhalaciones sulfúreas, despidiendo algunas piedras calcinadas. Pedro de Cieza escribe que según lo que cuentan los indios, reventó en otro tiempo con grande estruendo y ruina de las poblaciones vecinas. Felipe de Pomanes señala por época de este infeliz suceso el año de 1540, como parece por las señales que da este monte cinco leguas al septentrión de Popayán. Para hacer camino a la ciudad de San Sebastián de La Plata es preciso transitar por la falda de él. Y como allí es tan frío el viento que hiela a los que pasan por sus inmediaciones, esperan los caminantes el tiempo sereno para seguir la continuación de su marcha. El citado autor que pasó por allí a distancia de dos leguas, que es el peligro como escribe el señor Pinelo, vio más de 2.000 cuerpos de indios helados que parecían vivos por no haberse hasta entonces corrompido ni desbaratado la forma corpórea y estructura humana. Cerca de este volcán hacia el valle de Cania, se levanta una montaña donde se deja ver otro que ha más de siglo y medio que abriéndose abrasó y quemó) con lo que despidio de sus entrañas todas las tierras de su circuito.

3755. En el pueblo de tico a distancia de una legua entre las ciudades de La Trinidad y La Palma, se deja ver un monte llamado Pico rico que continuamente vomita fuego y humo. El resplandor que sale de esta perenne fragua se hace visible a los que transitan cinco leguas de su falda. Los que habitan y frecuentan las tierras más vecinas a él afirman que habiendo oído unos grandes gritos y destempladas vocerías alrededor de sus bocas se acercaron a ellas y vieron indios negros de corpulenta estatura y larga cabellera que corriendo de una parte a otra les llamaban con eficacia y persuasión. Esta es la misma fábula y ficción del volcán de Lavatera, que propagándose a estos han querido hacer transcendencia de unas mentiras tan espantosas que se hallan recibidas por los mismos que las debieran despreciar. Porque si se examinan estos fantasmas aprendidos, se verá que no son otra cosa que formarse allí con el humo espeso que arroja el volcán las mismas figuras que representan en el cielo los meteoros y otros fenómenos encendidos, que son unas apariencias que tienen en la Física bien probadas sus causas y razones. Y si se les pretende señalar otras es querer confundir la Historia Natural con la superstición. Bastantemente nota esta flaqueza a los espíritus crédulos el citado padre Le-Brun. Son sus palabras: “Es preciso confesar que no es siempre fácil llevar un juicio exacto y sólido sobre lo que se ve de extraordinario. Y más cuando los que debieran proveer al resto de los hombres las luces y socorros necesarios para distinguir los prodigios de las obras de la naturaleza, se han apartado los primeros confundiendo la Historia Natural con la religiéin y superstición.”

  • 159 Esta se debe a los Mrs. Bouger y La Condamine.

3766. Por los años de 1565 en el cerro que llaman Pinta, tres leguas de la ciudad de Quito, reventó un volcán que despidió tanta ceniza que se levantó más de una vara sobre los cubiertos de los edificios, durando 20 horas las materias calcinadas que llovieron sobre aquella ciudad. Y los 30 días saliendo de las espantosas bocas que en el cerro había formado la violenta erupción del fuego, un nublado muy espeso y negro dejó a los habitantes en una noche tanto más terrible cuánto esperaban los fatales sucesos de un fenómeno hasta entonces no observado en aquellas regiones. En los términos de esta ciudad están los más espantosos volcanes que se conocen en nuestro continente. Respiran ellos en los montes más altos, bostezando de continuo llamas y despidiendo azufres. Cuyas reventazones han sucedido en varios tiempos y en el nuestro con notable estrago de edificios y vivientes. Y para que esta noticia sea más instructiva pondré los nombres de estos montes ignívoros con la época de sus erupciones y dimensión159 de sus alturas, que se verán en la lista que subscribo guardando la serie de los años en que sus impresiones se han hecho más notables.

  • 160 Es un espacioso llano donde los religiosos agustinos de Quito tienen varias dehesas, obrajes y mol (...)

377Este último estando yo en Lima reventó por los años de 1742 a 23 de junio y a 9 de diciembre y no en el 1743 como dicen otros y repitiendo el de 1744 a 30 de noviembre los mismos abortos de su fatal preñez, vomitó un mar de agua helada que causó grande estrago llevándose en el Callo160 y quebrada de la Tacunga todos los edificios, molinos y batanes que se hallaron en estos sitios. Y en la misma población de este asiento arrebató con segundo golpe de agua, que empujó el río Alaques y la ciénaga muchas casas del barrio que allí llaman Caliente, habiendo aislado el Colegio y noviciado de los padres jesuitas. Este monte pretenden muchos autores que a la entrada de los españoles a aquel Reino fue la primera vez que hizo demostración de las fatalidades que ocultaba. Y desde entonces los indios han mirado sus eructos como los más infelices pronósticos que les avisan muchos males. El señor Pinelo hablando de él dice así: “Este cerro que en la cumbre es de moderado espacio rodea con su falda más de 12 leguas. Los indios tienen por tradición que cuando arde y truena más de lo ordinario es señal y prodigio que anuncia trabajos y calamidades en la tierra. Y dicen que antes de la entrada de los españoles ni estaba abierto ni conocido por volcán. Y que su forma acababa en punta muy aguda. Y que en comenzando la Conquista comenzó a encenderse y a brotar fuego y así lo ha continuado y gastado gran parte de su cumbre.”

  • 161 A la media hora saliendo el mar de su centro más de un cuarto de legua inundó este puerto. Y arran (...)
  • 162 En este lugar se vieron por los suelos 12.240 habitaciones de puertas a la calle, que componen 150 (...)

3787. De las reventazones de estos montes se han ocasionado a muchos lugares de nuestra América ruinas tan lastimosas que casi hasta ahora lloran ellos la fatalidad de sus estragos. Y no solo en los senos de la tierra abrigan los montes estos monstruos de fuego, sino que aun el mar los ha vomitado a ocasiones, haciendose más temibles estas erupciones cuanto han sido de mayor extensión y más sensibles sus efectos. Ejemplo de esto son el Callao161 y Lima162 con más de 28 lugares entre villas, puertos y poblaciones que se arruinaron a las diez y media de la noche el 28 de octubre de 1746, cuando reventando en el mar un volcán de agua y piedra calcinada y en las montañas del Cerro de la Sal otro de cieno y lodo a la misma hora se sintió un terremoto tan grande que en más de doscientas leguas de su costa se experimentaron los sacudimientos de la tierra, saliendose el mar en la Concepción de Chile, retirándose en Acapulco, retrocediendo las aguas del Marañón y alejandose el río de La Plata hasta el surgidero que son casi cuatro leguas de distancia desde su orilla. Precedieron muchas señales a tan espantosa erupción. Algunos meses antes arrojaba el mar muchos peces muertos y otros medios vivos que huían de su centro. Después los pájaros marinos dejando las islas y playas volaban a las poblaciones buscando en ellas el alivio del mal que precedian. A esto acompañaban los fuegos fatuos, que de ordinario los pasajeros y centinelas veían levantarse a las orillas del mar y recinto del Callao, con grandes ruidos subterráneos que pareciendo tiros de artillería y mugidos de buey, se percibián por la noche en toda la comarca y contornos de Lima. Señales funestas con que avisa a los mortales la oprimida tierra cuando está para deshogarse de la pesadez que le fatiga. Del mismo modo se observó muchas veces que las aguas de las fuentes, pozos y ríos, mudando su natural color en aquel que imprimen las sales y lejías, exhalaban un olor fétido e impregnado de azufres, que son signos no menos ciertos de las erupciones de los volcanes y movimientos de la tierra que han de suceder, como de ordinario lo tiene bien acreditado la experiencia.

3798. Entre los volcanes más celebres de nuestras Indias es el de Managua, que llaman Nambotomo y dista 12 leguas al norte de la ciudad de Granada, en la provincia de Nicaragua. El monte en cuyos senos se esconde es bien alto, con una boca muy abierta por donde respira aquella fragua. Tiene de bajada tres cuartos de legua y en su falda una grande laguna, desde su entrada a un descanso a manera de plaza que se descubre abajo hay 280 estados. Aquí principia otra nueva boca que comunicandose a cien estados por segunda garganta se ve arder por ella el fuego que en continuo movimiento envía los resplandores de su reverberación que no molestan al mirarlos ni causa notable calor su vecindad y cercanía. Por lo suave y claro de la luz que comunica, además de las horruras de la materia consumida que se han observado en las paredes y fauces de su boca, se creyó que era algún metal el que se liquidaba en sus entrañas. Para la averiguación de esto se practicaron vivas diligencias, pero vanas en su efecto como escribe Herrera y lo experimentaron fray Blas Iniesta del orden de predicadores y otros españoles. Estos, metidos en unos cestos bajaron hasta el descanso de la segunda boca y habiendo descolgado un caldero de bronce pendiente de una cadena de fierro apenas tocaron caldero y cadena la materia que hervía, cuando desbaratándose fueron consumidos de la voracidad de la llama, teniendo a felicidad lograr la vida los que habían pensado sacarles llenos de oro. El padre Acosta desprecia esta tentativa como un hecho en que más parte tuvieron la codicia y la ambición que la curiosidad y la noticia.

3809. Con todo hay más que probables fundamentos de que sea oro la materia que continuamente se liquida en aquella fragua. Y para ahorrarnos de razones físicas pondre a la letra el hecho siguiente que lo acredita y refiere así el señor Pinelo, en una nota marginal de su historia tantas veces citada en estas Memorias: “Lo que se halla en los libros reales del Supremo Consejo de las Indias es que el año de 1551 se capituló con el bachiller Juan Alvarez, clérigo, el descubrir los secretos de este volcán y saber si en él había algún metal. Después se capituló lo mismo con Juan Sánchez Portero, vecino de Huet a 28 de septiembre de 1557. Este fue y entró por la boca del volcán un cebadero de una pieza de artillería pendiente de una gruesa cadena de fierro. Pero en tocando a la materia que abajo ardía todo se derritió y en el remate de lo que quedó asido a la cadena, que fue poco, salieron pegados algunos granos de oro. De que se coligió que era este metal el que se mostraba ardiendo y que a ser otro no pudiera durar tanto el fuego. Por estos indicios se hizo nueva capitulación con el licenciado Ortiz, alcalde mayor de Nicaragua, a 14 de agosto de 1560, de que no se sabe el efecto. En el año de 1586 un Benito de Morales inventó ciertos instrumentos y con ellos volvió a las Indias Juan Sánchez Portero. Y aunque prosiguió en su intento no le consiguio, porque el fuego desbarata cuanto toca en su actividad.”

38110. Este es un fenómeno que descubre a los físicos y naturalistas un dilatado campo, así para discurrir como para buscar los medios que facilitan la extracción de líquido tan precioso. Su asunto lo contempla el más digno objeto de los sabios. Quizá éstos a fuerza de experimentos repetidos encontrarán materia que sea incombustible a la actividad de aquel incendio y entonces enriqueciendo el mundo con este nuevo descubrimiento que ha sido buscado de muchos, harán más útiles y felices sus hallazgos. Los azufres que se hallan en las bocas y paredes de este volcán son muy útiles en varias enfermedades. Estos, según los experimentó Nicolas Monardes, mezclados con vino y aplicados en paños a la cara curan las inflamaciones coloradas que aparecen en ella con todo el carácter de sigilación leprosa. Pero deben preceder las evacuaciones universales como el citado autor lo previene.

  • 163 Esta isla, como hemos referido en la nota cronológica del artículo 11, ha sido el abrigo de los má (...)

38211. El pretendido volcán de la isla de Juan Fernándezi163 se sabe que fue un engaño de los que lo han publicado en sus relaciones y viajes. Don Juan Francisco de Sobrecasas, ingeniero ordinario que 22 meses ha visto esta isla, en la descripción que hace de ella según la copia original que por los años de 1753 me dio en Buenos Aires, dice así: “Pirofilacios no se hallán en toda la isla, ni aun señal de ellos. Por lo que es falso lo que cuentan don Jorge Juan y don Antonio Ulloa que desde el navio vieron una luz que ardía como tea y que no pudieron saber qué era y que el teniente general don José Pizarro despachó algunos de su tripulación a reconocer y hallaron que el terreno estaba quemado y con muchas grietas y algo caliente y con esto salió de la confusión advirtiendo ser volcán. No dudo que vieron una luz y yo he visto muchas y todos los nuevos pobladores las han visto y estos han juzgado ser cosa del otro mundo. Unos y otros han errado por no especular las cosas físicamente, como son en sí. Yo me he acercado donde solían aparecer estas luces e hice acercar a muchos vecinos para que se desengañasen y depusiesen su temor y observé ser un fuego fatuo de que largamente trata la filosofía en los meteoros. Solo la aprensión con que iba la gente del señor Pizarro pudo haberles representado que el terreno estaba quemado y caliente, por ser tal vez sujetos de poco estudio y menos crítica para poder filosofar.”

38312. Las termas que en perpetuo hervor mantienen la fermentación de las partículas inflamables, bituminosas y sulfúreas, son en nuestras Indias otros tantos volcanes, que sirviendo sus aguas de pasto a la voracidad del fuego que resulta de aquellas materias enredan sus fuerzas sin que hasta ahora se haya advertido erupción ni reventazón alguna de los ignívomos de esta naturaleza. La causa del hervor de estas fuentes se cuestiona entre muchos y graves autores. Los antiguos con el padre Kirker la atribuyen a los pirofilacios o receptáculos del fuego subterráneo, que quieren el padre Casad que sea como un fuego líquido que no necesita para subsistir de otro alimento que el mismo que fomenta la perennidad de las fuentes. Muchos quimistas atribuyen este calor a la fermentación que proviene de los ácidos y álcalis. Otros, finalmente pretenden que esta agua participa de aquel fuego en el mismo instante que fueron criadas. Todas estas opiniones carecen de fundamentos si se contemplan a la luz del examen y experiencia. En la Física apenas se les encontrará alguna fuerza que las haga subsistir. No se puede explicar (dice Federico Hoffman) un fenómeno tan difícil si no es procurando descubrir el origen del fuego y la llama por los principios de la Física y de la Química. Yo me atrevo pues, a asegurar que la materia, la matriz o el alimento del fuego no es otro que una substancia crasa y sulfúrea. Estas suertes de substancias son no solamente el origen de las llamas, sino que ellas aun en muy poco tiempo adquieren movimiento. Los azufres se convierten facilmente en fuego por la aceleración y violencia del movimiento intestino. De suerte que hablando con propiedad, el fuego no es otra cosa que una especie de movimiento interior extremosamente rápido que destruye la unión y la mezcla de los cuerpos. De aquí procede que cuando se quiere encender fuego con cuerpos fríos hay precisión de emplear substancias sulfúreas y ponerlas en movimiento por medio de una frotación violenta.

38413. Esta opinión es tan ajustada a la experiencia que no deja lugar a la duda que sea la fermentación de las substancias sulfúreas como se ve cada instante en la colisión del hierro y materias inflamables y pirites que despiden centellas al violento choque y frotación de sus partes, la causa del hervor de las termas y no el fuego central, como establecen muchos y niegan los naturalistas de mejor nombre. El marqués de Saint Aubin que abraza esta misma opinión, da la razón del todo. Las fuentes de aguas calientes y también hirviendo que a cada paso se encuentran se explican de una manera muy física por las materias combustibles que la tierra oculta en sus senos. No soy a la verdad del parecer de muchos físicos que haya actualmente fuegos encendidos en las entrañas de la tierra. Creo que éste no se puede hallar si no es en las partes donde la erupción de estos fuegos produce volcanes continuos, cuya llama comunica con el aire exterior. Pero no se puede dudar que se hallan en la tierra materias muy combustibles y dispuestas a inflamarse, siendo pruebas muy ciertas los temblores de tierra e incendios espantosos de los volcanes. Una fermentación aumentada en las materias combustibles o la menor colisión por algunos cuerpos que se desatan, excitan estas llamas que forman paso, de tiempo en tiempo, por violentas erupciones. Entre estas materias combustibles hay algunas de naturaleza de la cal donde el agua causa un movimiento y fermentación extraordinaria. Las aguas termales pasan por medio de estas materias. Y allí hacen una efervescencia y un calor de que recíprocamente son inflamadas hasta hervir. Estas fuentes son pequeños volcanes cuyo incendio se exhala no a la verdad por llamas visibles, sino por el hervor de las aguas.

  • 164 Este adjetivo se deriva de fagedania, que es vocablo muy equivoco. Algunas veces se toma latamente (...)

38514. Siendo la fermentación de los sucos subterráneos la causa y origen que mantiene el continuo hervor de las termas, debemos buscar la utilidad de sus aguas, que llaman los nuestros baños medicinales. Ellas pues son útiles en tantas enfermedades que casi se pueden mirar como un remedio universal principalmente en las que proceden de obstrucciones, mala disposición de humores, ictericia, melancolía, afecciones hipocondríacas, hidropesía, cuartanas rebeldes, tisis, produciendo admirables efectos en los dolores articulares, reumatismos y gota. Pero como los remedios los más saludables (advierte Federico Hoffman) no convienen en todo tiempo, el uso de esta agua es peligroso en los casos donde las visceras son afectadas de durezas o de skirros, cuando se hallan humores derramados en las cavidades de la cabeza, pecho o vientre, cuando el estómago, los pulmones, el mesenterio, los intestinos son ulcerados o tocados de un enfisema o de un absceso, también es muy perjudicial su uso a los que tienen disposición a la apoplejía, epilepsia, hemicránea, privación de memoria y sentidos. Asimismo es contrario a los que son afligidos de asma convulsiva, pólipo al corazón, hidropesía del pecho, tisia confirmada, cáncer, úlceras fagedénicas164 o gonorrea. Se debe pues, usar esta agua con precaución en las enfermedades internas y externas hasta que el mal haya remitido una parte de su violencia.

38615. Y no solo el uso de estos baños puede acarrear gravísimos males, sino que la inconsideración de tomarlos muy calientes y sin templarlos a un calor natural que sea susceptible, sin incomodar, ha de causar precisamente gravísimo desorden en las funciones y mecanismos de las partes del cuerpo. Ya lo previene el citado autor en las siguientes palabras: “En orden al uso externo de las fuentes calientes se comete un grande defecto tomando el baño muy caliente, porque el calor externo excita en la sangre y los humores un movimiento violento y una expansión contra naturaleza, de donde sobreviene palpitación del corazón, fatigas de las partes precordiales, dolores de cabeza, inquietudes y pérdida de fuerzas siendo el daño que causa tanto más grande cuanto el cuerpo está más cargado de sangre y de sucos impuros, porque entonces el exceso del movimiento de la sangre obra con más fuerza sobre las partes y las vicia, volviendo el calor las materias sórdidas más sutiles y más acres.” Para que se logre pues todo el efecto de estos baños saludables (supuesto el grado de calor más benigno) deben preceder en los pletóricos y gentes que padecen supresiones de las evacuaciones periódicas, la sangría y los más suaves purgantes, como la sal de Glauver u otras naturales habiéndose observado que tomados sin estas precauciones han vuelto más tarda la circulación, exponiendo a los pacientes a fluxiones, hemorragias y otras enfermedades que nota en sus memorias Mr. Dufau.

38716. El uso interno de esta agua también es aprobado por gravísimos autores que las han ministrado con felices sucesos en las fiebres intermitentes. Lo que se convence con verdad si se atiene a su virtud tónica, siendo los remedios de esta cualidad los que se experimentan más eficaces para combatir estos males como se ve en la quina y otros amargos. Ellas obran dulcificando las materias y aflojando los vasos obstruidos hasta constituirlos en el estado de ejercitar sus movimientos oscilatorios que en estas dolencias están como dormidos. Por lo que hace (dice Mr. Dufau) a la cuantidad de agua que se debe tomar todos los días, es difícil determinarlo debiendo variar mucho según la edad, sexo y complexión de los enfermos. El método más seguro que se puede observar acerca de esto es reglarse sobre la capacidad del estómago, que nunca se ha de violentar y dividir en tres porciones casi iguales la cantidad que se juzgare necesaria para tomarla en tres ocasiones con media hora de intervalo. Se puede establecer en general que las personas delicadas tienen por lo común bastante con cinco o seis libras y las más robustas hasta nueve o 10. Se deben reglar sobre los mismos principios y con la misma discreción el tiempo que se ha de continuar como también el número de los baños y la duración de cada uno, siendo el de la mañana el más convenible para uno y otro. Toda la virtud de esta agua consiste en ciertos espíritus sutiles y vapores de que son ellas impregnadas o teñidas en la transcolación de los minerales. Así si no se toman prontamente se exhalan aquellas partículas convirtiéndose en un vapor muy sutil y dejando a las aguas sin la comunicación de su virtud. De manera que en aquel estado no hacen otro efecto que él que se puede esperar de cualquiera agua común.

38817. Los quimistas para remediar este incoveniente, por sus reglas y análisis han llegado a preparar unas aguas artificiales de que según Mr. Le Febre se logra el mismo beneficio que de las naturales cuando se beben en sus termas, cuya preparación da el autor citado en la página 437 hasta 443 del tomo 3 de su Química, corregida y aumentada por Mr. Monstier de las Academias de Londres y Berlin, donde tratando de la utilidad de esta agua dice así: “De todos los socorros que se reciben en la Medicina para la curación de las enfermedades largas y rebeldes, no hay otros más saludables que el uso de las aguas minerales que hacen muchas veces curas asombrosas después de haber tentado inútilmente el efecto de los remedios ordinarios. En orden a las partículas sulfúreas que vulgarmente atribuyen a esta agua por el olor bituminoso que se siente cerca de los orígenes de sus fuentes, es un error y preocupación envejecida pues se sabe que las aguas han contraido aquel olor a causa de haberse volatilizado las partículas oleaginosas y balsámicas que por lo común reinan en ellas y son el alma de estos termes. No habiéndose encontrado en la filtración y evaporación de ellas sino una tierra blanca muy fina, menos acre y salada que la sal común por faltarle algunos grados de perfección. En fin, en esta agua más se debe admirar que averiguar su duración en la dilatada carrera de estos siglos, según lo siente Casteli. Y como en nuestras Indias se encuentran tantas fuentes de esta naturaleza que de tiempo inmemorial están en perpetua evolución entraremos a los lugares que nos las presentan. En ellas no buscaremos otras causas que las mismas que hemos señalado en los números antecedentes. Y recomendándolas para los usos que las prescriben tantos sabios médicos y químicos, que las veneran como una panacea universal, habiendo sido Galeno uno de los primeros que las ministró internamente, propondremos las más conocidas y así a las ocasiones de sus usos se hallará el remedio a muchas enfermedades, que en la América no tienen hoy otro que el que cantó Virgilio debían esperar los vencidos.

38918. Entre las termas más memorables del Perú, son los dos peñascos que en el distrito de Huamanga arrojan por varios caños que se dirigen por un mismo conducto tantos de agua fría como de caliente. Así se modera el calor de la una con la frialdad de la otra, templando las aguas al gusto del que entra a gozar de su beneficio. A distancia de 10 leguas de esta misma ciudad se ven otras dos fuentes, una más ardiente que otra, cuyas aguas, como se lee en Herrera, son baños muy saludables. En esta misma jurisdicción cerca de Huancavelica, mana otra fuente que está al norte en un monte pequeño que los indios llaman Patoche, sus aguas (dicen) que en breve tiempo se convierten en unas piedras amarillas duras y compactas. Don Diego de Avalos asegura que casi todas las casas de aquella villa se han fabricado de estas piedras y que habiendo él formado en la tierra unos moldes de letras, los lleno de esta agua y que a pocos días halló petrificados los carácteres. Algunos quieren que esta agua tengan cierto suco de virtud petrificante, que hace en ellas con el calor del sol lo mismo que el calor natural con el cálculo que se engendra en las visceras de los hombres y brutos. “Llena está (escribe el licenciado Barba) sin duda de aqueste jugo petrificó aquel agua tan nombrada en este Reino que corre cerca de Huancavelica y se recoge en moldes de la grandeza y forma que se quiere y a pocos días que el calor del sol la labra, se convierte y cuaja en piedra de que se fabrican edificios.”

39019. Pero el maestro Calancha, que en otras cosas peregrinas y extrañas del Perú parece muy crédulo, no asiente a la breve o instantánea mutación de esta agua en piedra, persuadiéndose a que con el transcurso del tiempo podrá hacerse metamorfosis tan admirable. Son sus palabras: “Lo que tantos autores dicen que hay una agua en Huancavelica que en 24 horas se convierte en piedra, de que estan hechas las casas y que no hay sino hacer en moldes de maderas las labores y que sale otro día figurada la piedra, es engaño y será solo verdad que con el tiempo y corriendo años se va criando del agua (que es mala y gruesa), piedra que cortándola sirve de lo que las comunes y admite pico y cincel y se puede labrar como otras que hay para este efecto.” Esto es posible a la creencia física. Lo demás es querer con la distancia vender por verdaderos unos fenómenos que no tienen más fundamento que las mal formadas ideas de los mismos que comunican noticias tan maravillosas. Pues en estas nuestras aguas no se observa más virtud petrífica que trascolándose ellas por los muchos minerales de alumbre y nitro se impregnan de estos sales. Y expuestos al sol se evapora la humedad, quedándose las partes térreas de los minerales con la perfecta coagulación y consistencia que se advierte en las piedras preciosas que se forman del mismo modo que las de nuestro asunto, como lo enseñan Helmoncio, Keslero y Ethmulero, diciendo así Camilo Leonardo, citado de Baglivo: “Muchas veces en las aguas hay muy grande virtud para producir las piedras. Por esto no es propio de ellas, sino que porque pasando por los minerales participan de sus mismas virtudes.” Esta es la verdadera razón de la causa petrífica y no el suco lapidifico que establece Barba a quien Baglivo copia la expresión en su sistema de la vegetación de las piedras, que fuertemente le impugna Jacinto Gimma en su Física subterránea y hoy ha desmentido la experiencia de Mr. de la Hire y del autor de la Litología de Montpellier, que son las sales disueltas las que forman las pequeñas y grandes piedras como se experimenta cada día en algunos de nuestros minerales que las gotas que se distilan de sus bóvedas al punto se coagulan en piedras, habiendo advertido lo mismo en las canteras de Francia los referidos autores.

39120. Se ha notado en las piedras que se forman de esta agua que son oscuras y porosas las que se encuentran en la parte septentrional y las que se hallan en la meridional blancas y de notable solidez. Esta observación se debe al señor don Jerónimo de Sola, del Consejo de Indias, que por las palabras siguientes asegura fray José Torrubia habérsela comunicado: “al norte de esta villa (habla el autor de Huancavelica) está un montezuelo llamado Patoche de que nace un agua tibia que muda en piedra todo cuanto toca. Aquellos ramitos o hierbas de sus márgenes que el agua salpica se van cubriendo de piedra con la misma disposición que sucede cuando una almendra se confita, de suerte que un palito de una línea con el sucesivo beneficio llega a encontrase y hacerse una piedra de grande mole. Me ha colmado por su dignación de estas preciosidades el señor don Jerónimo de Sola, del Consejo de Su Majestad en el Supremo de Indias, que vivió en Huancavelica 13 años donde con su notorio instruido ingenio hizo sólidas y muy críticas observaciones sobre este fenómeno. Una es (y hace mucho a nuestro caso) que las petrificaciones que se hallan en la parte septentrional todas son porosas y de color oscuro, al contrario de las que se observan en la meridional que son blancas y de especial solidez. De unas y otras tengo en mi poder y con unas y otras se comprueba el sistema que sigo. De suerte que en la una parte del montezuelo de Huancavelica administra la tierra parte de la primera especie, que con el vehículo del agua se reducen a piedras sólidas y blancas y en la parte opuesta combina solo moléculas irregulares de la especie segunda, formando de ellas cuerpos oscuros y porosos.”

39221. De esta noticia es autor referente el citado padre Torrubia. Cuando ella sea así, que lo dudo, se puede dar por razón en la varia petrificación que causan unas mismas aguas, el estar más o menos impregnadas de sales, las que se trascolan por esta u otra parte, por encontrar allí mayor o menor materia que hace ver en ellas el efecto de la lapidificación. Fuera de que se puede añadir que los vientos que en nuestro Perú soplan al septentrión son muy nitrosos y por sus partes insinuantes y penetrativas taladran las piedras formándole muchas grietas y scisuras, que en las más gruesas se comuncia la luz de parte a parte como se ve en Lima en las columnas de muchos edificios y los que vienen del mediodía envuelven partículas aluminosas, que endureciendo las partes que tocan las hacen más sólidas como se observa en las piedras y ladrillos que reciben vientos de esta naturaleza. De manera que este fenómeno, si es que existe en la petrificación de aquellas aguas, debe su irregularidad a las dos sales que he propuesto. Y mecánicamente se puede demostrar en cualesquier tierras mezcladas con estas sales, que harán el efecto que se pretende en aquellas aguas y de que yo no soy fiador, aunque nacido en aquellas regiones y a distancia de 85 leguas del sitio donde se nota tan maravillosa y varia mutación.

39322. No solo estas aguas en nuestra América gozan la cualidad de petrificarse. Hállanse en Poco-Caba otras fuentes que causan el mismo efecto luego que se extraen del manantial que las produce y aun corriendo en su mismo cauce. El licenciado Barba que es testigo fidedigno de este fenómeno, dice así: “En un cerro que llaman Paco-Caba, una legua de las minas de Berenguela de los Pacajes, están unos manantiales de agua llena también de aqueste jugo, que como va corriendo se va condensando en piedra muy pesada y dura de diferentes formas. Es su color blanquecino que tira a amarillo. Fuera de esto cualquiera materia porosa que pueda recibir en sí aqueste jugo petrífico es apta para convertirse en piedra. Y así se han visto en varias partes árboles enteros, partes y huesos de animales convertidos en durísimo pedernal.

39423. La misma razón que se ha propuesto como causa de la petrificación de las aguas de Potoche hace en estas el efecto que también se les tiene averiguado. Pero en éstas, por petrificarse en la misma fuente es más enérgica la causa. Esto es, mayor la fuerza y fecundidad de las sales que le comunican la virtud que aun sin extraerse se petrifican en su mismo curso, coagulándose en pequeñas y grandes costras de figuras irregulares. Ya esto lo había dicho Aristóteles y lo han notado en otras fuentes de Italia, Camilo Leonardo y Baglivo, que le cita.

39524. Gozan de igual naturaleza las fuentes en el Reino de Santa Fe. La una se ve en Talangua nueve leguas de Quito. La otra en Cocoñuto, 80 leguas de Popayán. Las aguas de ellas se convierten en piedra de cal tan fina que no hay diferencia alguna de la que se extrae de los minerales que producen aquella piedra. Estas son (dice el padre Gumilla) dos manantiales cuyas aguas se coagulan en piedra de cal, de modo que si estas caleras estuvieran cerca de Huancavelica se viera una gran maravilla y fueran paredes de cal y canto, de quienes con verdad se podía afirmar que poco antes fueron agua corriente. En esta serie se deben colocar también las aguas de una fuente que en la provincia de los Muzos según refiere Vargas Machuca, extraídas de su origen y puestas al sol se transmutan en una tinta tan negra que se escriben cartas con ella. Y los naturales tiñen sus paños y telas como lo practican los del Paraguay con otra tinta de igual carácter. Unas y otras aguas son tan pesadas y gruesas que bebidas al punto obstruyen a los animales, dejándoles sin señal alguna de movimiento, lo mismo que si hubieran tomado algún veneno de los del género coagulante. Y este mismo efecto se haría visible si se manifestase a algún bruto el agua que resulta de la resolución de las piedras, cristales y otros sucos de naturaleza lapídea, que han químicamente extraído de ellos Helmoncio, Conradi y otros, dando perfección a su consistencia en el centro de la tierra la fermentación de las mismas sales, o como otros quieren el fuego central y en lo exterior como se ve en esta agua, el calor del sol, que convirtiendo en sutiles vapores el vehículo que contenía las sales las coagula en piedras imperfectas o comunes. Las que en mi juicio, si se formaran en las minas serían de las preciosas que distinguimos por su solidez, lustre y transparencia.

39625. En el camino de Jauja a Huamanga, cerca del paso de Ango-Jaco, se descubre un termal que era de los más frecuentados de los incas. En él habían dispuesto unos baños que sus ruinas dan a conocer la grandeza de su fábrica, habiendo solo quedado como testimonio de aquella antigüedad las reliquias de sus muros y la perenne ebullición de aquella fuente, que hasta hoy corre sin haberse extinguido el fuego central que comunica el calor a sus aguas. Cieza de León es testigo ocular de esta fuente, como de otras muchas que observó en el Perú y refiere en varias partes de sus obras. Otros baños que no fueron de menor estimación a los antiguos soberanos del Perú había en el camino del Cuzco a Chucuito cerca de la venta de Luru-Cachi. Manan allí dos vertientes juntas que les forma el tránsito un mismo canal con 10 pasos de ancho. La una es de agua fría y clara. La otra caliente y cerúlea. Pero en medio de dirigirse por un mismo conducto corre cada una de ellas separada, distinguiéndolas el color en la ebullición. La razón de esto es que lo craso de la termal embaraza la mezcla de la otra, que es delgada como se hace ver en los líquidos sulfúreos y oleaginosos que nadan sobre el agua. Son iguales a estas fuentes las que en la jurisdicción de Villadonpardo, dos leguas de Patate y seis de Ambato, fluyen por distintos canales aguas de calidad y naturaleza contraria en lo frío y caliente. Los habitantes de aquel país recogiéndolas en unos fosos que llaman hoyas las atemperan a proporción del gusto para el mejor uso de los baños. De aquí ha tomado el nombre el asiento de Los Baños, una pequeña población que se descubre en aquel sitio. Se ven muchas fuentes de esta naturaleza en la villa de San Cristóbal que es del Reino de Granada en Iza y Panqueba, distantes 20 leguas de la ciudad de Tunja y en las cercanías de Lumi-Chaca, puente que junto a Pasto abre puerta a la provincia de Guisaca.

  • 165 Las salamandras no son animales que habitan en el fuego. Son del género de los lagartos y de un te (...)

39726. En el camino que más se avanza del Cuzco a los Charcas está en continuo hervor un termal cuya agua apenas es susceptible al tacto de los vivientes. De ella según refiere Pomanes en las Cosas notables del Perú, se hace un lago que no es menos activo en el grado de calor que el manantial que le fomenta. En él se crían unos peces negros. El citado autor hizo sacar dos que puestos en agua fría al punto murieron. Podremos decir (escribe el señor Pinelo refiriendo lo mismo) que son salamandras165 del agua.

39827. En el valle de Cayza, nueve leguas del Potosí, camino del Tucumán son muchas las fuentes que brotan aguas que tocadas hacen el mismo efecto que el fuego en su impresión. De manera que un instante, sin riesgo de abrasarse, no puede sufrir la mano la actividad de su hervor. De esto fue testigo el señor Pinelo que experimentó como él lo afirma, los rigores de su voracidad. En este mismo valle corre un arroyuelo, por medio de él salta un caño con tanto ímpetu, que rompiendo el agua fría que oculta su nacimiento se levanta sobre ella más de un codo. En el pueblo de Chayanta, según don Diego de Avalos, se deja ver una peña en medio de un río que mana aguas tan calientes como las de Cayza. Otra fuente igual a estas en la calidad ardiente de sus aguas hay en la provincia de Zaruma. Los baños que se ministran con sus aguas pretende Herrera que son útiles a varias enfermedades. En este género son los más celebrados en nuestra América Meridional los de Cajamarca, que hasta hoy se frecuentan permaneciendo allí algunas ruinas de los grandes edificios que para estos usos mandó levantar Atahualpa, último Rey de Quito y tirano del Perú.

39928. En Colina, que es un valle de Santiago de Chile, con distancia de 10 leguas, hay un sitio árido y desapacible y que en más de 25 leguas no tiene vecindad de río o manantial alguno. En éste revientan (entre otros muchos pequeños) tres caños de agua muy clara. Sale ella con tanta fuerza y vehemencia que parece entra por algún surtidor artificial. Su calor es tan templado al natural que aunque se experimenta muchas horas no se siente la menor incomodidad. Por los años de 1758 se hizo análisis de tres arrobas de esta agua. Dio siete onzas de una materia sulfúrea. Purificada esta químicamente quedaron tres de purísima sal. Con los baños de este termas se han curado muchas enfermedades envejecidas y que no habían podido ceder a medicina alguna. Son ellos hoy los más frecuentados en aquel Reino. Yo creo que sus azufres o sales transportados a otras partes y desbaratados en agua común haran iguales efectos que causan en su origen templándolos al mismo grado de calor. No son menos célebres los de Medina que están en este mismo Reino en la isla de Chiloe. Forman estos una grande ría que los del país llaman estero. Desemboca en el Mar del Sur guardando su calor hasta la entrada en que le pierde, luego que se mezcla con las aguas del mar. Asimismo son bien conocidos en este Reino mismo los de Valdivia y Maguey, con otros muchos que se descubren en el famoso muro de Cordillera, que no solo le enriquece con los metales que oculta sino que ilustrandole, le hace por naturaleza el más inexpugnable del mundo, como lo observé cuando entrando por sus estrechas gargantas que llaman la Angostura, superé sus más elevadas cumbres.

  • 166 Es una isla entre la costa de Panamá y el Perú con dos leguas de largo y una de ancho. Su puerto e (...)

40029. Como en todas las cosas de nuestra América Meridional se han fingido muchas fábulas, no les faltan también muchas quimeras a las termas y fuentes maravillosas. En algunos la hipocresía que fomenta milagros para hacerse del caudal de los crédulos, ha esparcido tales mentiras que espantan sus ficciones. De esta clase es la fuente de Llameliín, pueblo de la provincia de Conchucos en la jurisdicción de Lima, que pretenden que solo cría peces desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado Santo. Esto mismo se refiere de un río de la Gorgona166 y otro que corre junto al tambo de Aguas Miro. Son estos a la verdad unos engaños que la misma malicia que los abulta debe sonrojarse al referirlos. No me admiraría si esto lo hállase referido de los que se interesan menos en las verdades de nuestra América. Pero lo escriben el maestro Calancha y el señor Pinelo. Ya veo que él uno creía cuanto sonaba a milagro. El otro recogió cuanto tenía aire de peregrino, y uno y otro, ciegos del amor de aquellos países, sin averiguar el rumor popular, que siempre es sospechoso, comunicaron al público estas maravillas, que no son otra cosa que un seminario de mentiras y raíz de muchos errores que cometen los indios dando culto a estos lagos y sus peces por hacerles creer que en solo tales días aparecen en sus aguas. Este perjuicio que es espiritual debe atajarse en aquellas gentes, haciéndoles ver que del mismo modo se hallan los peces en los días cuaresmales que se encuentran en los días que no lo son, como lo tiene demostrado la experiencia que cada día ridiculiza estos pretendidos milagros, que más entibian la creencia que avivan la fe de los advertidos.

40130. En otras la superstición que abraza los errores más espantosos, sostiene unas maravillas que la misma naturaleza las repugna. De esta clase es la fuente del valle Chillo, junto a Quito. Han fingido que luego que dan voces en sus inmediaciones empiezan las aguas a levantarse hasta salir de su centro derramándose en los bordes. Y que esta crispatura se observa en ellas todo el tiempo que dura la vocería, cesado su intumescencia al instante que terminan los ecos de los supersticiosos que se acercan a la fuente. Igual fortuna corre la de Sangolquí vecina a ésta. Pretenden que es tal la fuerza de su magnetismo que poniendo una mano en sus aguas atrae todo el cuerpo con tal violencia que parece que muchas manos y fuerzas muy robustas le arrastran y violentan a la sumersión. Estas supersticiones que ha inventado la malicia y autorizan varias plumas, tienen persuadidos a los crédulos y principalmente a los indios, que son los demonios los que en aquellas aguas obran los efectos imaginarios que prevee su credulidad. Son ellos pues unas aprensiones ilusorias que no tienen en lo natural otra razón que el mismo viento subterráneo, que de tiempo en tiempo soplando con más fuerza impele las aguas y hace los derrames en los bordos de la fuente. Esto es por lo que mira a la de Chillo. Por lo que hace a la de Sangolquí, allí las aguas formando un remolino parece que absorben cuanto introducen en el vortex, que proviene de encontrarse la corriente, que con la misma violencia que chocan arrebatan lo que encuentran.

40231. En otras a un tiempo obran la hipocresía y la superstición. Del número de estas es la del valle de Petequelen que en el Reino de Chile enriquece las aguas del río Elaraquete. Quieren que las aguas de esta fuente formen ciertas cruces en todas las piedras que bañan. Si ellas son negras es la impresión blanca. Si blanca, se sigilan negras. Y lo que es más, pretenden que estas piedras divididas en varios fragmentos siempre descubren en cada uno de ellos el mismo signo que se advirtió en el todo. “Yo tuve en las Indias (afirma el señor Pinelo) una piedra poco mayor que un dado y guarnecida de plata, que siendo blanca tenía en medio por uno y otro lado la santa señal de piedra negra, que se conocía no ser puesta por arte sino por naturaleza. Y aunque entonces no alcancé su origen, juzgo que debía ser de las de este arroyo.” Cuando ello sea cierto que nazcan en aquella fuente todas las piedras así sigiladas no se puede atribuir a las aguas la virtud de tal impresión. Es la misma naturaleza la que engendra estos desvíos según el carácter de los sucos que producen aquellas piedras, como cada día se ven éstos y otros fenómenos en varias producciones que en los tres reinos descubre la casualidad. Y siendo ellas naturales, es supersticioso juzgar por misterio lo que en sí nada incluye de milagro. Como asimismo es hipocresía afectar virtud trayendo ciertas cuentas o rosarios de aquellas piedras y quererlas hacer símbolos de instrumentos misteriosos, con quienes no tienen otra relación que la figurativa que representan. De esta suerte con la máscara de piedad y afectación religiosa venden a gran precio estos hallazgos, que solo en la contingencia existe su realidad. Comunicándolos también sin precio alguno con la esperanza de que sirvan de atraer a otros a la necia credulidad de las muchas virtudes que ponderan este nuevo linaje de amuletos tanto más condenables cuanto son más perniciosas sus consecuencias.

40332. Y en algunas finalmente es el agüero el que fomenta tales preocupaciones que casi terminan en delirios sus vanas conjeturas. De este número es el arroyo que se ve en los despoblados de Atacama cuando se transita del Perú a Chile. Llámanlo los indios Anca-Llullac. Con este nombre que se interpreta gran mentiroso, quieren significar que corre aquel arroyo cuando nace el Sol. Y que él perece cuando éste muere, como que en la influencia de este astro consiste todo el curso de su giro. Refieren esto don Melchor Cofre, el maestro Calancha y el señor Pinelo, pretendiendo Pedro Fabro en su Hydrografia Espagyrica dar la razón de este fenómeno. Pero estos autores se han engañado en la noticia. Siempre tiene agua el arroyo. Más o menos según las estaciones del tiempo y derretimiento de las nieves. Los indios en su gentilismo alguna o muchas veces lo encontrarían sin ella y haciendo agüero de esta casualidad atribuyeron al Sol el motivo de su causa. De aquí nuestros regnícolas autorizando con sus plumas el agüero de los indios propagaron la noticia. Por el opuesto es la fuente de Cajatambo, que mana cerca del puente de la Barranca de la Diócesis de Lima y está en lo más encumbrado de una ladera. Afirman que su emanación empieza con la noche y que luego que aparece el día se esconden las aguas. Por esto los indios le llaman Chichi, que significa murciélago. El señor Pinelo que tiene por verdadero este fenómeno, pretendiendo dar razón de su causa dice así: “Puede ser que proceda de la humedad del aire como la del cerro de Potosí y que ésta sea mayor de noche, o que el calor engruese de noche los vapores en sus cavernas o veneros que le impida la corriente hasta que adelgazados con la frialdad de la noche queden más líquidas las aguas o más limpios los conductos por donde pasan. Estas razones en la Física, siendo verdadero el fenómeno, padecen sus dificultades. Pero siendo falso, como es constante, son voces perdidas y nada dicen acerca de la fuente de nuestro asunto, que siempre es perenne y nunca experimenta las sequedades ni emanaciones estacionarias que le pretenden los citados maestro Calancha y el señor Pinelo, que le han creido el Chichi de los indios. Lo que hay de cierto en esto es que los indios huyendo de repechar con el calor que el Sol comunica al día la cumbre donde sitúan la fuente, fingieron que solo es nocturna su emanación. Y pasando su ficción a agüero ven sus aguas como a portento de la noche y predicen por ellas muchas patrañas que de unos a otros trascienden como vaticinios que burla la esperanza y desengaña el mismo tiempo.

  • 167 El pasaje que se acaba de citar es traducido del latín al castellano. No está fielmente vertido. S (...)

40433. Las novedades peregrinas que cuentan de esta agua de ningún modo se pueden concordar con los efectos físicos que se buscan en éstas y otras maravillas. No ajustándose ellas a la razón que se investiga en aquellos fenómenos, precisamente se ha de colocar y comprender en el orden de las muchas fábulas que de largas tierras se refieren como son las que han dado materia a esta ligera impugnación. En los indios es envejecido error su creencia pero disculpable si se contempla su poca ilustración. Mas, en los nuestros es culpa sin excusa haber fiado a la prensa en varios libros estos engaños, como asimismo no haber demostrado a aquellas gentes que es ignorancia y ceguedad dar fe a unas patrañas que ellas mismas se convencen de mentiras. Noticias de mayor interés nos hubieran comunicado, si despreciando sus plumas todo linaje de preocupación hubieran averiguado las virtudes de esta agua, que es lo que importa en asuntos de esta naturaleza y más cuando se sabe que las nuestras gozan las nobles cualidades que les participan los minerales por donde corren. “Juzgo (dice Pedro Juan Fabro) que por toda la redondez del globo terráqueo existen y manan fuentes asombrosas y dignas de admiración principalmente en la América Meridional, bajo de la línea equinoccial y tórrida zona, donde influyendo directa y perpendicularmente los planetas y calor del Sol producen efectos singulares. ¿Por qué si allí la tierra con solo el beneficio del agua engendra muchos minerales como el oro puro, plata y piedras preciosas que son propios partos suyos, no se buscarán con mayor razón en la misma agua y sus fuentes efectos que admiren en sus producciones? Pero solicitando el oro, la plata, piedras preciosas y otras cosas de gran precio, estiman en poco y desprecian las fuentes o al menos sin alguna averiguación pasan sobre ellas y por eso nadie hasta ahora ha tratado de sus maravillosos efectos”167. Esta es una advertencia tanto más estimable cuanto justa la nota en un autor extranjero. Quizá ellas despertarán a los nuestros para que llevados de mejor aliento den al público una Historia Natural de los termas y aguas medicinales que copiosamente bañan aquellas tierras.

  • 168 Esto alude a la relación que de otro continente hizo Sileno ai rey Midas. Se halla esta noticia en (...)

40534. Casi ha pasado a estupidez la ligereza de creer estas fingidas maravillas. Algunos lisonjeando el gusto con esta necia credulidad, como nuevos peregrinos han buscado en nuestras aguas el soñado beneficio de la rejuvenecencia. Afirman que goza de esta virtud una fuente que corre en Boyuca o Agnanco. Esta fingida noticia saliendo de las islas a la tierra firme de nuestra América, corrió como un nuevo milagro que agradando a muchos, solicitaban en ella el remedio universal de su ancianidad y decadencia. Entre estos (según refiere Antonio Galván) fue uno Juan Ponce, que por los años de 1712 gastó seis meses en investigar la decantada fuente y no habiendo encontrado otras aguas que las amargas de las molestias que experimentó en tan extraña peregrinación, se restituyó con mayores quebrantos que los que padecía al principio de su empresa. Parece que el señor Pinelo sujetó su asenso a esta patraña cuando con motivo de querer probar otro asunto da noticia de aquel viaje diciendo así: “de los dos ríos Triste y Deleitoso y de las frutas de sus riberas, más parece alegorizar fabulando que referir creyendo. Si ya no alude al río que remoza a los que en él se bañan, de que se halló noticia en la Florida y le buscaron los españoles, nombrándole río Jordan”168.

40635. De esta tan espantosa novedad, aunque no fue el autor fue el intérprete de más consideración don Pedro Mártir de Angleria. Para hacerla subsistir gastó todo el capítulo 7 de la Década 7 en probar la posibilidad de la prodigiosa rejuvenecencia y metamorfosis peregrina que vanamente atribuyen a aquella fuente y sus aguas. Bien considero que muchos ingenios, procurando desatar algunas dificultades, dan en Escila huyendo de Caribdis. Y otros por manifestar mayores luces y ventajas de espíritu. Nodum in scirpo quasrunt. Esto es lo que ha pasado a los dos autores que acabamos de citar. El uno se despeñó por evitar un precipicio. El otro encontró tinieblas huyendo de la oscuridad. Lo cierto es que ésta es una de las mayores fábulas que se han inventado en la América.

407Ella es imposible por los efectos que repugnan a toda razón física. Falsa por la negación que tiene la criatura de una prerrogativa que solo es propia del criador. “Por más lejos (dice el Mr. Lock) que la industria humana pueda llevar la filosofía experimental sobre los hechos físicos, yo estoy tentado de creer que nunca podremos llegar sobre estas materias a un conocimiento científico no siéndonos posible jamás descubrir sobre este asunto verdades generales instructivas y del todo incontestables.”

40836. Pertenecen a este artículo las fuentes o manantiales de aceites y betunes que con la misma fecundidad que los otros minerales produce la tierra en nuestros países. Parece que no se ocupa ella en otra cosa que en la perpetua elaboración de todo lo que es útil al bien de sus habitantes, esparciendo así a los hombres sus magnificencias, como derramando a los brutos sus liberalidades. Son pues, estos betunes de varias especies y naturalezas. Distínguenles los colores por lo común. La mayor consistencia según es más o menos la fermentación de los azufres y sales de que resultan estos líquidos, hace en ellos la fuerza de la diferencia. Descúbrense algunas fuentes en continuo hervor como los termas. Distílanse otras de las peñas como sudor o lagunas de los pedernales que abrigan aquella grasa o untuosidad de la tierra. Corren otras como arroyuelos que descargando en el mar, con dificultad desbarata el choque de las olas su consistencia, que nada sobre las aguas. Otras finalmente, son verdaderos minerales que se benefician casi del mismo modo que los metales nobles reduciendo la piedra a polvo y haciéndola hervir en agua hasta que la materia bituminosa se separe de la lapídica. Esta especie cuando se encuentra, es de las más nocivas a los metales de oro y plata. Los convierte en escoria si antes de practicar en ellos el beneficio de la fundición no se aparta de su consorcio enemigo tan fatal. Unos y otros betunes se ha observado que son los más propios, como se notará en su lugar, para carenar y recorrer las embarcaciones. “Se asegura (dice Mr. James) que estas sustancias son más apreciables que la pez y alquitrán, sea para carenar los bajeles o alguna otra obra de esta naturaleza. También se ha hecho la experiencia sobre embarcaciones pequeñas y se ha visto que esta materia no salta como el alquitran ordinario, sino que se mantiene siempre negra y blanda. Este efecto hace que se proponga como extremamente propia para embarazar la polilla y corrupción en las maderas.”

40937. En los usos médicos se les han averiguado también muy particulares virtudes. Léese esto en las Transacciones filosóficas y memorias de la Academia de las Ciencias de París hechas por los años de 1715. En no pocas enfermedades se tiene de experiencia que estos aceites son más eficaces que el que se distila de la trementina. Pero se deben ministrar según las observaciones de Mr. Boulduc, simples como los produce la misma tierra. A esto suscribe Mr. James y dice así, tratando del petróleo que es uno de los aceites de nuestro asunto: “Por la distilación se saca un licor oleoso que es un poco más transparente pero que pierde mucho de su olor y sutileza natural. Y cuando se enciende da una luz menos oscura pero más desmayada y en el fondo del alambique queda un marco amarillo. De esto se infiere claramente que este aceite no se perfeciona por la distilación. Gozan pues ellos, en el estado de su simplicidad e inocencia, de una virtud energética contra el veneno, flojedad de nervios, sofocaciones uterinas, afectos verminosos y supresiones de menstruos. Para estos males se ministran interiormente en vino de 10 hasta 15 gotas. Exteriormente untados embarazan la acrescencia de los tumores skirrosos, como lo acredita Carlos Musitano que con el consorcio de otros aceites compuso un famoso linimento para estos males, proviniéndoles a los de nuestro asunto todas sus virtudes de las partículas penetrantes resolutivas y atenuantes que les comunican las sales de que se forman.

41038. Por estas bellas cualidades, que no le niegan Schrodero, Lemery y Hoffman se hace hoy de ellos muy grande comercio, aunque en otro tiempo no se estimaban como se lee en Savary. Hace observado juntamente que atraen estos betunes al fuego de la misma suerte que el imán al hierro. Este magnetismo lo causan los efluvios de la materia que en continua exhalación se encuentran con los de la llama que son de su misma naturaleza. Enredándose entonces los unos con los otros, hacen el efecto que la pólvora con el fuego. De este fenómeno es testigo referente Matiolo sobre Dioscorides. Contó a éste el conde de Ferrara, Hercules Segundo, que haciendo trabajar en sus dominios cierto mineral o pozo de este género se introdujo una luz dentro de la mina. Y al punto reventó como una pieza de artillería, causando lastimoso estrago en el oficial que estaba abajo y destrozo general en la ramada que lo cubría, quizá por este efecto tan temible diría el citado Savary: “Los que hacen comercio de esta droga deben practicar grandes precauciones contra el fuego que se inflama con la misma facilidad que la pólvora de cañón.”

  • 169 Llámase así porque fingen que esta princesa Colchos, celosa de jasón por los amores de Creusa hija (...)

41139. Supuestas las utilidades y virtudes de estos aceites, buscaremos sus fuentes en nuestro continente para hacer de ellos el mejor uso si a las ocasiones la necesidad lo pidiese. En la punta de Santa Elena, que es de la costa del Perú, mana cierta especie de betún que los naturales llaman copay. Este es el napta de Babilonia o aceite de Medea169. Sácase (como refiere Herrera) de unos pozos que están cerca del pueblo de Colonchillo. Pero según Avalos, es manantial continuo, aunque Cieza de León afirma que es una fuente que por cuatro o cinco bocas despide este aceite.

41240. Sea uno o sea otro el modo de su emanación, es cierta su existencia, que es lo que buscamos en nuestras Memorias. Los de Macas iluminan sus casas con este betún. Forman en cañutos unas teas o velas sin pabilo. Arden ellas enviando una luz apacible y clara. Pero muy perjudicial a lo que refiere Montesinos por manchar las paredes, techos y muebles con las exhalaciones oleaginosas que imprimiéndose donde quiera que toquen, dejan el hollín de sus azufres y sales. De este mismo género hay varias fuentes en una loma que se dilata grande distancia en el valle de Neiva. Los indios usan el aceite que mana de ellas para teñirse los rostros, como lo testifica Vargas Machuca en su Descripción de las Indias. No es esto un misterio en aquellas gentes. Por medio del olor fuerte que despide el betún se defienden de los mosquitos y otros sanguisugas volátiles, que infestando aquellos países extremosamente incomodan a los caminantes, como se ve en los del Sanjon y Pampas de Buenos Aires. Estos, así para el mismo efecto que los otros, como para ponerse a cubierto de los rayos del sol, pintan sus rostros con el achote u otras tintas vegetales y no para hacerse ver más espantosos como lo juzgan algunos y se dirá en el segundo tomo de estas Memorias.

41341. En la cordillera de los Chiriguanas y frontera de Tomina están en perpetuo hervor muchas y varias fuentes de este betún. Es el petróleo que Nicolás Myrepso llama aceite de Santa Bárbara y otros de Santa Catarina. Con dificultad lo consiguen los nuestros por no estar las tierras donde nace sujetas a dominación de españoles. Poséenlas los bárbaros que vedan la entrada a ellas embarazando el descubrimiento de ésta y otras cosas peregrinas que sabemos producen aquellos países. Aunque en este Reino (escribe el licenciado Alonso Barba) como no se ha tratado en él hasta ahora sino de buscar sus riquezas de oro y plata no se ha reparado mucho en esto u otras curiosidades. Con todo se han dado ha conocer por su mucha copia los manantiales que de este betún hay en la cordillera de los Chiriguanas, en la frontera de Tomina, aunque no muy comunicados por estar entre los indios de guerra. Son de igual naturaleza las que se descubren en el valle de Upar que es en la gobernación de Santa Marta. En ellas (como refiere Juan de Castellanos) se ligan las más corpulentas aves que vuelan en sus contornos. Y los indios untando las cuerdas con este betún hacen pescas prodigiosas por ser él de los más viscosos en su género. Corre asimismo en la isla de Cubagua otra fuente, en tanta abundancia que descargando en el mar, se descubre sobre las olas sin deshacerse a distancia de tres leguas el líquido bituminoso. Contestan esto [Fernández de] Oviedo, Herrera y el citado Juan Castellanos. De que se sigue que será un río de este líquido el que saliendo de aquella isla, extiende a tan gran espacio la fluidez de su manantial. No admirará esto el que hubiere leído en [Fernández de] Oviedo que en Venezuela hay, si es que existe, un lago considerable de esta materia.

41442. En opinión de Monardes el aceite de esta naturaleza más útil a varias enfermedades 357 es el que se saca en el Collao. Los naturales le llaman yereta y los del Perú resina de la puna, como lo dicen Avalos y Juan de Vega. El se extrae de cierta tierra oleaginosa que puesta al sol distila el mismo humor que mana de las otras de su género. Cerca del Orinoco en la costa de Curiapara se ve otro mineral de esta naturaleza, que son unas piedras resinosas. Abundan allí tanto que se pueden cargar de ellas muchas embarcaciones. De esto tuvo experiencia Gualtero Raleigh que llenó sus navios de porciones de aquella materia. Prefiérela a la brea, por no derretirse al sol con la facilidad que este betún. Lo que le dio motivo a nombrar Tierra de brea a los países que producen aquellas piedras, como se nota en su descripción de nuestras costas. Esta noticia la juzgó muy interesante a los físicos y comerciantes. Unos y otros encontrarán muchas utilidades en este descubrimiento si se saben aprovechar de la noticia. Pero la desgracia es que los nuestros desprecian como inútiles éstas y otras peregrinas producciones con que pudieran adelantar la Física experimental y ahorrarse de muchos gastos con el mejor uso de ellas. Laméntase de esta inacción el señor Pinelo que vitupera a los americanos por las siguientes palabras el defecto en todas las ciencias naturales: “entraron los españoles a los indios. Estos sin ambición de mandar y sin apetito de saber. Aquellos olvidados del trabajo que en sus patrias les sustentaba. Sin necesidad los que tenían arte, sin codicia los que pudieran aprenderlo han dejado las Indias en cuanto a las cosas naturales casi en el estado en que antes estaban. No hay quien en ellas busque ni quiera más que plata u oro o cosa que luego lo valga. No se apetece en España otra cosa de las Indias. El que más presto enriquece es tenido por el más docto, entendido y curioso. La Filosofía Natural no ha pasado a investigar sus secretos. La Medicina apenas ha tocado sus límites. La Astronomía no ha visto su cielo ni reconocido sus astros. Ni la Geografía excedido los linderos de su continente. Con que estas materias se hallan tan ignoradas que solo se saben las que por muy notorias no se han podido encubrir.”

41543. Ultimamente en nuestro Perú, además del que se saca en el Reino de Chile y jurisdicción de Mendoza, por los años de 1634 se descubrió un mineral de los del asunto que tratamos. Encontróse él en las minas de Huancavelica rompiéndose casualmente una veta de cierta materia negra y resplandeciente que se desbarataba dentro las manos del mismo modo que se ablanda la cera. Puesta al fuego despidió olor de pez. Separada de las partes térreas quedó una masa o licor muy claro y limpio. Hallóse en unas cajas que le formaban las piedras dentro del mineral, que es lo que por lo común se observa en la plata y otros minerales. Dudaron el nombre que se debía dar a esta materia y a qué especie de betún se había de reducir su naturaleza. Unos le tuvieron por la nafta. Otros por azabache, aunque imperfecto. Otros por el asfaltó de Jurea y los demás por el petróleo. En esta variedad de opiniones el médico Juan de Vega, que lo era del conde de Chinchón, Virrey de Lima, sostuvo que era el pisasfalto natural. Parece que este médico, según las cualidades que se le han notado, conoció la verdadera naturaleza de aquel betún llamándolo pisasfaltos, de pisa, pez, y asfaltos, betún, por ser una materia que participa de las dos naturalezas y de que abunda Epiro y suelen hacer pasar como advierte Scrodero por la mumia de los egipcios. He dicho parece porque no puedo sujetar mi creencia a la relación que para probar su juicio imprimió el citado médico. Si yo le hubiera visto, daría fe a lo que más se conformase con las reglas de la buena física y naturaleza de estos betunes. Así lo dejo en la más común acepción en que lo tienen recibido los de Lima y el Perú, que suscribieron al parecer de Juan de Vega.

Artículo 18°. Minas de exhalaciones mortales (cuevas y grutas)

  • 170 El padre Atanasio Kirker en la China ilustrada, cuarta parte, capítulo 9, página 281, según la ver (...)
  • 171 La casualidad descubrió este asiento. Un minero con un tiro de fusil mató una vizcacha. Y al matar (...)

4161. Minas de cualidades y vapores pestilentes no son comunes en nuestra América, como dicen son todas las de la China170. Son tan pocas las que en dos siglos y medio se han encontrado de esta naturaleza que apenas llegaran a cuatro las que puedan ofrecer materia al artículo que tratamos. La primera que se descubrió de este pernicioso y mortal carácter fue en Achocalla171 que es asiento de minas en los Lipes. Allí se levanta un monte que su eminencia lo destingue entre los otros. Profundándose en él una veta de plata muy poderosa vomitó un olor tan fuerte y pestífero que al punto sofocó a los que con más inmediación se empleaban en sus labores. Abandonóse el tiempo de cinco años. Y como se juzgase que ya el aire habría purificado sus malas cualidades, entraron a ella dos indios que perdieron la vida como los primeros que la labraban. De estos efectos tan funestos fue testigo ocular el licenciado Barba, que los refiere así: “recién descubierto el rico asiento de San Cristóbal de los Lipes, fui yo a aquella provincia. En este tiempo en un hermoso, alto y muy capaz cerro que con otras lomas rodea el sitio en que se poblaron los mineros, descubrieron dos de nación gallega una veta que al principio se llamó de su nombre y después hasta hoy la Hedionda por sus efectos. Comenzóse a sacar metal muy rico, tacana, entre calichal blanco y a poco que se ahondonó se pudo pasar adelante, con muerte de algunos indios de los que en ella trabajaban. Dejóse por más de cuatro o cinco años. Al cabo de los cuales, estando también yo presente, intentó otro minero proseguir en la labor por la riqueza del metal y parecerles que en tanto tiempo ya se había desavahido y evaporado el mal olor. Pero costole la prueba dos indios que se le murieron luego, con que se dejo hasta hoy.”

  • 172 Cortaba quería decir el autor.

4172. A poca distancia de este mismo cerro se rompió otra veta. No se le había abierto una vara de profundidad cuando despidió, la misma fetidez que la pasada. Los trabajadores en alas del recelo y de la más pronta huida se pusieron a cubierto de la muerte ejecutiva que les amenazaban sus vapores, pero los pájaros y sabandijas fueron efectos de su estrago. “No me maravilló tanto esto (escribe el citado Barba) como el ver con mis ojos en el mismo cerro que dándose una cata en otra veta algo apartada de lo que he dicho, habiéndose ahondado apenas una vara no se pudo proseguir por la hediondez que de la tierra salia. Y volviendo yo por allí al cabo de pocos días, ví en el pozuelo muertos algunos pajarillos y otras sabandijas entosigadas del veneno que de su olor exhalaba.” En la falda contraria de este monte se construyeron unas casas e ingenio y de los pequeños cimientos que se abrieron para levantar estas fábricas venía un olor tan fuerte como el que exhala el mosto cuando está en fermento. Esta noticia la comunica también el citado autor de quien son las palabras siguientes: “Por la otra banda de este prohibido y reservado cerro para el tiempo que la divina Providencia tiene señalado, se hicieron unas casas e ingenio de piedra para moler metales de plata junto a una ciénega que de él se principia y de cualquiera parte que de él se secaba172 para señalar los breves cimientos salía el mismo mal olor que queda dicho. Era semejante al que tiene una bodega llena de mosto cuando está hirviendo, grave y pesado que aun a los que gozábamos de aire libre nos ofendía.” Casi a la letra copia el señor Pinelo el referido pasaje, confundiendo la noticia de un socavón de igual pestilencia que pertenece a otro mineral, como se dira en el número 4.

4183. En Santa Juana, que es un mineral de Berenguela en la provincia de los Pacajes, a tiempo que dos indios rompían una veta de plata, se descubrió un foso o gruta y exhalando vapores gruesos y pestilenciales perecieron al instante los dos trabajadores. Instruido el dueño de la mina de esta fatalidad quiso de más cerca informarse del hecho, bajó en persona a la mina. Apenas había descendido por los primeros escalones, cuando se hizo víctima de su curiosidad. Hasta el tiempo del citado Barba que cuenta así el suceso quedó el cadáver insepulto. “En el cerro que se llama de Santa Juana seguía un minero una labor de plata muy abundante y rica. Quiso por descubrir más, dar un barreno a una de las cajas con esperanza de encontrar con otra veta, diligencia ordinaria de los que se ocupan en este ejercicio. Acomodó los indios en el lugar que le pareció y a pocos golpes que con la barreta dieron se descubrió un vacío de que salió tan pestilencial olor que instantáneamente murieron los dos indios. Otros que estaban más apartados salieron a prisa a avisar al amo. Quiso entrar a ver lo que era y favorecerlos. Pero mucho antes de llegar a ellos se quedó también muerto atravesado en los callapos o escalera por donde se bajaba a la mina. Y hasta mi tiempo quedó allí su cuerpo, sin haber habido quien se atreviese a intentar sacarlo para darle sepultura.” He puesto literales así este como los otros pasajes de los números anteriores para más segura contestación de las noticias que se refieren. Porque en todo género de memorias, cuando no es autor original él que las comunica debe preferirse en la relación el primero que las publicó, guardándose rigurosamente en las alegaciones y citas sus mismas puntuales expresiones. Esto mismo han hecho los que juiciosamente se mezclan en este género de literatura, que es la más útil a la república de las letras por extenderse su jurisdicción a todos los artes y ciencias. No porque en esto no deban también ocupar el mejor lugar y aun tener la primada las observaciones y reflexiones del que tomó el trabajo de recogerlas, añadiendo y quitando lo que más se ajustase a la verdad y se conformase con la sucesión de los tiempos.

4194. En este mismo mineral cavándose otra veta, se dejó ver en lo más profundo una boca que con espantoso ruido eructaba vapores no menos impregnados de infección que se sentían los otros pestilentes. Eran tan gruesos que apagaban las luces que se encendieron en sus contornos y más vecinas inmediaciones. Quiero decir que ponían en las bóvedas o paredes de aquel fatal respiradero. Cuando los mineros del Perú quieren precaverse de iguales contingencias exponen la luz al bostezo de aquel veneno volátil, que juzgan abriga en sus senos la fatal preñez de la mina. Si las exhalaciones no extinguen la llama, continuan la labor de la veta, pero si la apagan huyen como de un tósigo que del mismo modo que acaba la luz ha de sofocar la aura vital de los hombres, siendo éste uno de los signos más seguros en la práctica de nuestras minas como lo enseña el citado autor tratando de la de nuestro asunto y dice así: “En otro socavón del mismo cerro se descubrió, estando yo en aquellas minas, un pequeño agujero en lo más hondo de él, de que salía con un modo de ruido que atemorizaba otra exhalación o vapor inficionado y grueso, bastante a quitar la vida a quien en él se detuviese. Apagabase la vela encendida que junto a él se ponía, señal cierta del mal que he dicho y que los mineros experimentados y cuerdos observan y todos deben advertir.” Esto es el socavón pestilencial que el señor Pinelo coloca en las minas de Achocalla. Pertenece sin disputa alguna a los minerales de Berenguela, como se ha visto del lugar de Barba, que se ha traído para más segura confirmación del suceso, que confunde el citado autor y contextan hoy en aquel paraje los mineros del Perú.

  • 173 Es una provincia de Inglaterra cuya capital es Derby. Abunda de minas de hierro, plomo y otros min (...)
  • 174 He puesto la expresión literal inglesa. Hace lo mismo Mr. Boyer con la versión de Arbuthnot y dice (...)

4205. Parecerá que son manifiestas las causas de estas exhalaciones si se atiende al conjunto de ellas. Pero las juzgo yo muy ocultas a nuestro común sentir. Podrán desde luego motivar aquellos vapores la continua distilación de los cenegales corrompidos que se han estancado o vierten continuamente en la falda de los montes que ocultan minerales de esta naturaleza. Ellos filtrándose por las venillas de la tierra y fermentándose con el calor de sus sucos y sales quizá se convertirán en un rocío espeso que enviará la fetidez mortal que se ha experimentado en aquellas minas al tiempo de su aperción. Podrá también causar este fenómeno espantoso el mismo aire subterráneo que impregnado de las partículas y átomos arsenicales, se hará más grueso y por eso menos susceptible a la respiración de los vivientes. Esto cabe en lo posible. Mas con todo dudo el mecanismo de su efecto mientras a estos miasmas venenosos no se les averigua el verdadero origen de su malignidad. Ya se deja ver lo imposible por el riesgo manifiesto a que se expone el que hubiese de hacer empeño en la solicitud de su indagación y examen. Los mineros más experimentados de Derbyshire173 han observado cuatro suertes de vapores. La primera que es la especie común, se conoce como ya se ha dicho al número 3, por la luz orbicular de las velas y la disminución gradual de su llama. Esta causa a los mortales desmayos, convulsiones, vahídos y sofocaciones. La segunda la nombran Pease-bloom-damp174 por juzgar que sale ese vapor de cierto vegetal que crece más concéntrico a los senos de la tierra. La tercera que es la más nociva, pretenden los mineros que es cuerpo nebuloso cubierto de una membrana que si se rompe por accidente sofoca derramando la materia que ocultaba entre los aparentes velos de la nube que le cubre. Los mineros, dice Mr. Arbuthnot, que no son más que filósofos groseros, creen que ésto es la transpiración de sus propios cuerpos. Lo que no parece imposible porque las partes oleosas de la transpiración podrían producir esta membrana. La cuarta especie es el vapor fulminante que Mr. Boyer llama condensación de vapores en pequeños cuerpos semejantes al aceite coagulado. Se asemejan sus efectos a los que causa la pólvora o la materia que produce el trueno.

  • 175 “Aunque el aire de su naturaleza (advierte Mr. Manget) sea un elemento muy puro y muy sano, puede (...)

4216. Estas cuatro diferencias de exhalaciones que han advertido los mineros de Derbyshire, más observativos que los nuestros en los efectos de estos fenómenos, dan alguna luz para la indagación de su causa si se hacen los cotejos con los sucos o sales con quien se conforma más su analogía o relación. Sin duda alguna coadyuvaría mucho a este conocimiento la anatomía de los cadáveres que han perecido en fuerza de este tósigo, pero como no ha sido posible extraerlos de los sitios subterráneos ha quedado hasta ahora por averiguarse el mecanismo de su fuerza. Bien que con una más que fundada conjetura se pueden reducir los efectos a los de este u otro género de venenos cuyas exhalaciones causan síntomas tan espantosos o muertes instantáneas. Sea una u otra la causa que resta por averiguar y a que no subscribiría mientras no se hiciese ver un ensayo repetido sobre aquel viento subterráneo, buscaremos al menos la posibilidad del remedio. Este es el mismo de que se valen los médicos en ocasiones de querer disipar del aire175 la infección de que le consideran impregnado. Por medio de los túbulos, fuelles y resinas quemadas o el mismo fuego ahuyentan estos males, desbaratando y rarefaciendo los gruesos hálitos que empañan su diafanidad y pureza. Esta práctica ha correspondido muy bien en algunas minas de esta naturaleza que hoy se trabajan en la Europa. Hay en Herngroung de Hungría, dice en una nota a Mr. Arbuthnot Mr. Boyer, una mina de cobre de quien sale de una peña extraordinariamente dura un vapor muy maligno. Se sirven para agotar la mina de dos grandes fuelles que se mueven continuamente por el tiempo de algunos días. Se emplean también largos túbulos por los cuales entrando y saliendo el aire sin cesar le deja una entera libertad de respirar. Se ven allí algunos de estos túbulos con más de 500 brazas. Este ejemplo pongo a los ojos de nuestros mineros para que reduciéndolo a práctica, liberen la inmensa riqueza que han condenado a perpetua cárcel aquellos nocivos vapores y a que la industria de los húngaros ha arbitrado remedio tan eficaz en las de cobre. Vienen también como cortadas a nuestro asunto las siguientes palabras de Mr. Hellot que se leen en el prefacio que hace a la versión del alemán al francés del segundo tomo de Cristóbal Andrés Scluter, que trata del modo de fundir los metales: “De este corto expuesto resulta que es de la sabiduría del ministerio, facilitar a los súbditos del Rey el aprovecharse de las riquezas que la naturaleza les ofrece. No pudiera hacerse ésto con esperanza de suceso si no es comunicándoles los progresos que hubiesen sido felices en los otros estados de la Europa.”

4227. No solo el olor fuerte es señal cierta del veneno que ocultan estos minerales. Contribuye también a su examen el sabor de las tierras que le abrigan. Si ellas dejan al gusto reliquias arsenicales más acres y corrosivas que las que se sienten de los otros, es efecto evidente de la fatalidad que se debe esperar cuando de más cerca se sufra la impresión de sus hálitos. Y así como ayuda mucho el olor al conocimiento de las tierras que incluyen minerales, según lo enseña Scluter, del mismo modo debe cooperar a la precaución de las que no se han de tocar. “El que profesa el arte de metales, escribe el citado Barba, no juzgue por excusada diligencia ninguna que pueda ocasionarle su mayor conocimiento. No es de menor noticia de la pureza o mezcla de la tierra la experiencia del gusto que del olfato. La tierra pura no tiene sabor ninguno y tiénelo de ordinario malo la que esta mezclada con cosas minerales. Porque apenas hay alguna que se libre de adustión y todas son secas y el fundamento de la dulzura o buen sabor consiste en la humedad. Y pues la tierra que tuviere esta mixtión está también muy dispuesta a tenerla también de cosas metálicas, no deje el minero curioso de hacer sus pruebas teniendo por principio asentado y cierto, como lo es, que no se cría menos el oro y la plata y demás metales debajo de forma de tierras que llaman llampos que en las piedras o corpería, en el modo de hablar de los mineros de este Reino. Imprímense fácilmente los sabores de las tierras en el agua pura si en algún vaso se detienen juntas y más si se les ayuda con el calor del fuego, dándoles uno o dos hervores y probándola después juzgará el gusto la mezcla o jugo que contiene.” Esta tentativa que aconseja el maestro de la Mineralogía del Perú y que le enseñó la dilatada práctica que tuvo de aquellos minerales, debe ser ahora por la contraria una regla que facilite el más seguro conocimiento de los minerales que pueden enviar estas nocivas exhalaciones. Además que en el análisis de las tierras, si químicamente se examinan, se podrá con experimento verificar en el marco, el tósigo volátil que en brevísimos átomos de la misma suerte que inficiona el ambiente debe también comunicarse a las tierras en imperceptibles coagulaciones, como se experimenta en muchos arsenicales.

4238. En este artículo debo incluir las pavorosas cuevas y grutas. Y aunque ellas no son temibles por algunas exhalaciones pestilentes que se les han notado, son espantosas por su profundidad y el extraordinario ruido que hacen el viento y las aguas en sus cavernosos y oscuros senos, que hasta ahora en nuestros países no ha registrado alguno de los nuestros. Entre Jauja y Huamanga está un pueblo que llaman Pucará, que es de la jurisdicción de Lima. Llámase Pucará que en lengua quechua se interpreta cosa fuerte, por los desmedidos y tajados peñascos que a manera de castillos y torres hacen incontrastable aquella situación. Aquí, pues, junto a un pequeño río que le baña sobresale un risco o resto de esta erizada montaña, cuya altura según Cieza de León tiene más de 200 codos. En lo más empinado de él se descubre un área llana y libre de peñas con 200 pasos de circuito. Bajo de ella se ven muchas cuevas y concavidades en que pueden esconderse numerosos ejércitos. Se presume que en tiempos antecedentes a los indios se labraron estas bóvedas subterráneas. De esta opinión a que me conformo es el señor Pinelo que dice así: “éstas y otras infinitas hay en aquel continente, que si no todas, muchas de ellas hacen indicio de haberse labrado antes que los indios entrasen a poblar y por consiguiente antes del diluvio”. Por los vestigios que desde aquella inmemorial antigüedad hasta hoy permanecen en aquel sitio, se conoce que fueron artificiosamente cavadas y no casualmente abiertas por la erupción de algún volcán o convulsión de tierra que le pretenden algunos. De esto no hay indicios de sus bocas ni contornos. De lo otro hay reliquias en las mismas cavidades que aseguran la efosión artificial. El destino de estas cavernas ni la tradición ni la Historia lo comunican. Pero prudentemente se conjetura que en los siglos más rudos serían habitaciones de los primeros pobladores de aquellos países, a no haberse labrado para ocultar en su lobreguez la gente de guerra, que en tiempo de los incas sujetaron a aquel Imperio. Uno y otro es posible. Aunque más me conformo a lo segundo, que es lo que demuestran la situación y el terreno. Otras muchas se ven en todo aquel camino. Pero hasta ahora se ignora si ocultan así éstas como aquellas en sus profundidades monumentos que puedan ofrecer alguna luz entre las muchas tinieblas y confusión que oscurecen la historia acerca del origen de estas gentes. En aquellas provincias, dice el señor Pinelo hablando de estas cuevas, si no es a sacar plata u oro, no hay quien gaste pasos algunos. Entran y salen los buitres, aves nocturnas y otros animales que se anidan en sus senos. Esto era bastante para que los nuestros haciendo algunas tentativas registrasen lo que ocultan aquellos pavorosos senos.

  • 176 Es un ingenio de azúcar que produce anualmente a los jesuitas de Lima crecida cantidad de pesos, q (...)

4249. En el pueblo de los Chorrillos, que dista de Lima al sur poco más de dos leguas, hay un monte que se avanza al mar. Los naturales le llaman Marca vilca y los navegantes morro Solar. Este ha sido célebre en la antigüedad por los muchos entierros y adoratorios que tenían los indios en él y sus contornos, como hasta hoy hacia el camino de Villa176 se dejan ver ruinas de los edificios que se habían levantado en su falda y pendientes. En este monte pues, por la parte que le baña el mar hay una cueva que los españoles por no se que historieta, le han dado el nombre de Salto del Fraile. Ella está en un resto de este monte que forma una punta más prolongada que las otras peñas que se separan del tronco. Causa espanto el ruido de las aguas que entrando y saliendo quiebran en los ángulos salientes de las peñas y chocan en los muros y bóvedas de aquella pavorosa gruta, que la naturaleza y el tiempo han excavado en aquel sitio. Varias son las fábulas que la tradición de los indios hasta hoy propaga. Entre todas la que más lisonjea es el gran tesoro que cuentan se abismó en este pavoroso seno, que en otro tiempo era casa consagrada al sol cuando los indios habitaban las playas y orillas de aquella costa. Si he de decir la verdad, no hay apariencia alguna de que en ningún tiempo hubiese sido habitable aquella playa y costa, porque las mareas y crecientes estrechan el muro de barrancos que le ciñe y no permiten edificio alguno en aquellas orillas, donde descargan toda su fuerza las aguas de las costas de Chilca y Lurín y se empujan también las de Maranga y el Callao, por ser aquel sitio como un castillo que resiste su impetuosidad y violencia. Esto siendo incontestable hace ver que es quimérico el templo que colocan en aquella cueva, como son imaginarias las riquezas que comunican sumergidas en sus concavidades. Porque donde no hubo posibilidad de situar el templo menos la había para colocar los adornos y exponer las oblaciones de oro y plata que brillan en la fantasía de los crédulos que juzgan verdadero en nuestros países todo lo que tiene aire y especioso sonido de riquezas, no acabando de entender que los naturales les burlan con estas y otras espantosas ficciones, que desmienten las circunstancias y situación de los hechos.

42510. En la cordillera de Chile hacia la parte oriental por el lado que da paso y es transitable esta cadena de montañas, hay un sitio que llama las Cuevas. No son muchas ni aun llegan a dos las que he visto en él. Es una cueva la que ha dado el nombre a aquel paraje, que como otros con señales naturales, artificiosas o casuales distinguen las jornadas, ésta los nota con el hospedaje más cómodo que ofrece a los que fatigados repechen en aquellas cumbres. Tendrá ella cuatro varas de largo, tres de ancho y dos de alto. Se conoce que fue excavada artificiosamente para que los caminantes se pudiesen defender de los temporales y nieves, como ha sucedido muchas veces, que acogiéndose a su abrigo han libertado la vida y hacienda. No está ella labrada como las demás cuevas que son propiamente unas minas en los senos de los montes. En el mismo muro de la montaña y al nivel del terreno que toca su falda, se rompieron las peñas formando la capaz habitación que se considera de su medida. Algunos juzgan que fue obra de los primeros pobladores de aquel Reino. Otros dicen que los españoles que acompañaron a Diego de Almagro cuando atravezó el primero esta nevada cordillera, fatigados de una deshecha tempestad taladraron aquel sitio. Esto no tiene verosimilitud. No permiten tanto tiempo los torbellinos y borrascas que en aquellos parajes de continuo se levantan, como yo los he experimentado y los que sufren continuamente los que en invierno cortan aquellas tierras. Lo cierto es que si ella no es obra anterior a los indios es sin duda alguna trabajo de aquellos. Y aún hasta hoy se descubren en aquellos caminos y en muchas colinas y llanadas las ruinas de las pircas (que son unas paredes de piedra sin cortar) que ceñían las pequeñas casas donde se ponían a cubierto del sol y contratiempo a ocasiones de penetrar estas montañas.

42611. En la llanada de los Amancaes, de que ya se habló en una nota del artículo 9, número 6, cuentan que hay una famosa cueva donde habitaba un hombre que dio leyes y enseñó a cultivar a los indios del Rímac. Corre en Lima un manuscrito que trata de este fingido anacoreta y soñada habitación. Hallóse en el Archivo eclesiástico del Arzobispado de Lima, según me informó don Alonso de la Cueva, su cronista, que me lo dio a leer. En él se describen la entrada, escaleras y viviendas de esta fingida habitación. Píntanse asimismo el rostro, estatura y traje del nuevo legislador de aquel Imperio. Y para mover más la atención de los crédulos, hacen la pretendida gruta depósito de inmensas riquezas. Esta es una de las muchas historietas que en nuestros países fingen la ociosidad o la malicia. No se descubre en todo aquel sitio señal alguna de las que propone el anónimo de la decantada relación. Ni menos los indios más ancianos que se han consultado sobre este asunto tienen tradición del fingido héroe o venerable viejo que describe la fabulosa narración, que es digna del fuego como las otras muchas que se han derramado en perjuicio de la Historia Natural y detrimento espiritual de los antiguos y nuevos habitantes de aquellos países y que yo como natural de ellos y testigo ocular de estas ficciones pretendo refutar, haciendo saber al mundo que todos o la mayor parte de los prodigios que cuentan de nuestra América son quimeras o invenciones de noveleros, o para entibiar la fe de aquellas gentes o para oscurecer la verdad que debe siempre respirar entre los negros nublados que la ofuscan. Otra cueva en que se mezcla la misma tabulosa noticia hay en Puno, cuatro leguas de Chucuito. Le dan hasta ahora el nombre de la Cueva del Santo por creer como afirma el maestro Calancha, que habitó en ella cierto personaje mental que predicó el Evangelio a aquellas gentes, que como se dirá al artículo 20 son unas meras preocupaciones y mentiras que fragua la malicia para dar culto a estos sitios que no merecen más estimación que el examen de lo que ocultan en sus senos.

42712. En la isla Española, a lo que refiere Escaligero, hacia la parte occidental se deja ver un encumbrado monte. Todo él está lleno de grutas y cuevas, que se juzga son artificiosamente labradas. Descargan en ellas algunos ríos y es tan grande el movimiento que hacen las aguas al absorberse que a distancia de cinco millas se oye el ruido de su precipitación y estruendo. Quizá estas no serán grutas sino algunas hendiduras de los mismos montes que se han abierto con la misma humedad de las aguas ayudadas de los sacudimientos de la tierra, tan continuos en aquella isla como en todas las costas de nuestra América. En el camino de Valparaíso yo he superado montes elevadísimos abiertos y tajados por el medio que descubren en sus senos manantiales muy profundos. Cuyo ruido y curso de las aguas se percibe y se ve cuando penetra el sol, estos hidrofilacios que manifiestan a manera de grutas sus bocas y respiraderos que algunos son de casi una vara y otros de más. Hasta aquí se ha podido extender mi noticia en asunto de cuevas y grutas, dejando las de la América Septentrional, de que tengo una más que larga instrucción. Así concluire este artículo con las siguientes palabras que son del señor Pinelo: “En el Perú y Nuevo Reino no faltan cuevas admirables como las de Nueva España, pero tenemos de ellas corta noticia porque ha faltado quien las busque y las escriba.”

Artículo 19°. De caminos, acueductos y puentes

4281. Entre los hechos memorables y que casi exceden la fuerza de los hombres son dos caminos que hasta hoy se frecuentan en nuestro Perú, descubriéndose a algunas distancias las reliquias de su grandeza. El uno se hace por la costa del sur a aquella que nombran Llanos. El otro se transita por las tierras interiores que llaman Sierras. Fueron ellos industria y obra del grande Huayna Cápac, Inca XII del Perú. Sujetó éste todas las provincias que intermedian del Cuzco a Quito. Y como las cumbres y malos pasos que superó le hubiesen causado mayor molestia que trabajo las naciones que puso bajo de su dominación, quiso que también fuesen ellos triunfo de sus historias. Para esto hizo allanar montes, romper muros de cordilleras, apartar ríos, llenar quebradas, levantar los valles y nivelar los terrenos que pudiesen ofrecer alguna incomodidad en las marchas. Conseguido esto en el espacio de 500 leguas, que otros dicen 700 y término de pocos años regreso al Cuzco añadiendo un laurel más a sus conquistas, que fue la invención de estos caminos. Con razón, escribe el señor Pinelo, se puede afirmar que fue esta una maravilla del orbe digna de eterna memoria y que se aventaja a cuantas las historias celebran, que si por la calidad le igualan algunas por su cantidad ninguna. Porque romper, abrir caminos por 500 leguas de sierras y dejarlo llano, fácil y deleitoso, parece que excede no solo la potencia de los mayores monarcas sino la esperanza de los más continuos trabajos. Y prueba ser digno reparo que todo se hizo para que pasase el Inca una vez. En las cumbres más altas descoronando los montes, formaron unas plazas que servían de miradores. Se subía a ellas por unas gradas de cantería artificiosamente ordenadas para que no molestasen al ascenso. Eran ellas los alojamientos donde descansaba el Emperador, descubriendo los numerosos ejércitos que le seguían y los montes, valles y ríos que en aquella jornada fueron el entretenimiento de su vista.

  • 177 Es una población de indios una legua al sur de Lima. Tendrá ella 10 ó 12 familias que viven de la (...)
  • 178 Es otra población de indios casi media legua distante de ésta, donde tienen los españoles vistosas (...)
  • 179 Traite de la constructíon des chemins, capítulo 1, número 16, página 11, volumen en octavo, a Parí (...)

4292. Pocos años después determinó el mismo Huayna Cápac visitar el Reino de Quito y no queriendo hacer el mismo camino, mandó abrir por los Llanos o costa. Formáronlo de igual distancia no con menos trabajo que el primero. Eran ellos de 40 pies de ancho y cercados de muros y palizadas, corrían por bosques y entre arboledas en muchas partes. Y en aquellos sitios donde la mucha arena no permitía el edificio de las cercas, la suplían con las estacadas que notaban la dirección de la senda. También a trechos levantaron muy grandes edificios que llamaban tambos, como se dirá en el artículo 20. Estas eran unas casas que ofrecían todos los alivios al más cómodo hospedaje y en algunas había igual riqueza que en los palacios del Cuzco. Hasta hoy se dejan ver entre Miraflores177 y Surco178 muy grande resto de los muros que cercaban estos caminos. Son unas pircas que así llaman los indios sus tapias, de más de dos varas de alto y media de grueso que componían a piezas levantándolas en el mismo haz de la tierra. Han sido estos caminos la celebridad de muchos escritores. Entre los extranjeros Juan Botero y Mr. Gautier179 los colocan entre las obras más famosas y magníficas que se han visto en el mundo, diciendo así este último: “Si se dejan a los romanos en la Europa, Asia y África, que son las partes de la tierra donde han extendido su Imperio y si se quiere pasar a la América, parte de la tierra que no es conocida sino después de algunos siglos, se descubrieron allí dos caminos que un soberano de este país hizo construir. Estos caminos son en el Perú. Tienen 500 leguas de largo y conducen desde el Cuzco a Quito. Son ellos hoy casi destruidos por las guerras que los españoles han llevado a aquellos países. Eran en otro tiempo sembrados de árboles y defendidos en sus orillas de fuertes muros de manipostería para sostener la calzada y en toda su extensión corrían arroyuelos, etc. Estos caminos tenían de ancho 25 pasos empedrados donde era necesario de piedras y losas de un grueso prodigioso, que en ningún tiempo igualaron los romanos. Las piedras de que ellos se habían tormado eran ordinariamente de 10 pies en cuadro. Sobre lo largo este camino que según lo que siente José Marlecio, de 200 leguas francesas, había hermosos castillos a distancia de una jornada los unos de los otros, donde el Rey del país descansaba y había hecho fabricar expresamente para la comodidad de los viajes. Estos castillos o más bien estos palacios eran guarnecidos y proveídos de todo lo necesario a la vida y decencia del viaje.”

  • 180 Es la capital del Paraguay de que se ha tratado en otro artículo.

4303. Y porque no solo los trabajos artificiosos en este género han sido el mayor ornamento de nuestra América y desempeño del poder de sus antiguos dominantes, también la naturaleza ha querido manifestar sus maravillas en este linaje de obras. Hállase según dicen, un camino que empieza en la capitanía de San Vicente a los 34 grados australes de la costa del Brasil. Corre él hasta la ciudad de la Asunción180 con 200 leguas o más de travesía. Sigue después otras 200 leguas hasta las tierras del Paititi. Después continúa otras tantas hasta terminar en el pueblo de Carabuco del Reino del Perú. Este camino aseguran que tiene ocho palmos de ancho y está todo cubierto de hierba o grama muy menuda, cerrándole por uno y otro lado otro género de malezas que se levantan más de media vara de la tierra. Nada de esto aseguro. Es testigo ocular de ello el padre Antonio Ruiz que afirma que le vio cuando propagaba el Evangelio en aquellas regiones. Delinéolo en un mapa que compuso de aquellas reducciones. Después hizo relación de él en su Conquista espiritual del Paraguay. No dudo que algunos trechos o a distancia de algunas leguas encontrase el citado padre caminos así formados por la misma naturaleza, como hasta hoy los encuentran los que transitan nuestras selvas, montañas y bosques y se ven en el Reino de Chile, costas y sierras del Perú. Pero así continuada la senda y distinguida con las hierbas que nos figuran, no es creíble en tan dilatada extensión. Ya veo que para ello, según la tradición oscura y mal fundada que se refutará al artículo 20, ocurren a que ésta es obra milagrosa del pretendido apóstol de nuestra América. Este camino, escribe el señor Pinelo, es opinión que nunca se ha cubierto de hierba y que así está muy patente como lo escribe el padre Juan Eusebio, con la noticia que hay en la provincia de Jaya-Obe de haber pasado por ella un varón santo que atravezó el Perú y volvió al Paraguay, de cuyo viaje quedó aquel camino. Son estos unos efugios que queriendo desmentir las producciones de la naturaleza, que es maravillosa en sus partos, se hacen más débiles mientras más pretenden salir de la esfera en que les ha constituido el verdadero orden de las cosas, que es lo que se debe buscar para desvanecer estos pretendidos milagros.

4314. No solo pues, estos caminos, sino también los casuales que han descubierto la contingencia y contratiempo, merecen colocarse en el orden de los que han allanado la industria y el poder. Hasta nuestros tiempos se habían tenido por impenetrables las tierras que median entre la grande cordillera y las costas del sur. Pero ahora sabemos que son transitables y que se pueden comunicar sin temor de los riesgos que se deben recelar en empresas de este género. Daré la historia de su descubridor y procedimientos con claridad. Por enero de 1755 me hallaba yo en Buenos Aires, cuando el 6 llegó de San Julián a aquella ciudad Hilario Tapari, indio paraguayo. Este era uno de los tres compañeros que por los años de 1753 con motivo de descubrir la costa del sur, se habían conducido a aquel puerto en la embarcación nombrada San Martín, que por el mismo año o a fines del antecedente había salido del río de La Plata. A los 15 días de su llegada y del regreso de la embarcación descubrieron hacia la costa una multitud de indios, que prudencialmente conjeturaron compondrían el número de 100. Ellos se les acercaron y favorecidos de la baja mar entraron a la isleta a que se habían acogido para defenderse de cualquier incursión que intentasen los bárbaros. Tomando estos los vastimentos y arcos de hierro de los barriles que desbarataron, se restituyeron a la costa sin ejercitar con ellos hostilidad alguna. Pero volviendo segunda vez al otro día acabaron de llevar con los vestidos lo poco que habían dejado en el primero. Con este motivo, recelosos por sus vidas los descubridores, determinaron desamparar el sitio. Y como era gente ruda y sin consejo tomó cada uno su partido. El uno que era gallego, cuyo destino se ignora, siguió hacia el norte. Hilario en compañía del otro que era chino de nación tomó la costa del oriente. Y el compañero después de largas jornadas que había hecho a la orilla del mar, no pudiendo continuar de flaqueza, quiso más bien morir desamparado que seguir la derrota del camino.

432Quedó solo Hilario con la compañía de un perro que le buscaba alguna caza de lobos marinos y avestruces para su sustento, pero faltando ésta pereció el animal y quedó más solo este extraño caminante. Con todo era alentado y de naturaleza robusta. Así continuo sufriendo algunas veces dos semanas, según su relación, sin comer ni beber, 369 siendo no pocas su único refrigerio y alimento la sangre que chupaba de los lobos marinos.

  • 181 Así llaman estos bárbaros sus chozas volantes, que se componen de pieles de caballo, tigre y otros (...)

4335. Después de haber pasado en un tronco de sauce un arroyuelo muy profundo y rápido que entraba al mar, dio a los ocho días en unas sierras altas e inaccesibles que no pudiéndolas superar por su aspereza, esperaba la bajamar para seguir su derrota. Desviado de la costa como cinco leguas, encontró un río muy caudaloso y ancho. Estaba hacia su orilla cuando se le acercaron dos indios a caballo armados de lanzas y vestidos de pieles de tigres. Por las demostraciones que percibió de sus señas, entendió que le preguntaban el destino de su viaje, satisfizoles con las mismas, significándoles los motivos de su peregrinación. Compadecidos los bárbaros de Hilario, que ya era un esqueleto andante, lo condujeron a sus tolderías181 donde había hasta 20 familias. Allí se refrescó con las carnes de avestruz, venado y potrillo que le ministraban de ordinario y repuesto de la consunción y tabidez a que lo habían constituido las penalidades y miserias de viaje tan extraño, les seguía y acompañaba después en sus correrías y ejercicios de la caza.

4346. Y como estos bárbaros tienen por costumbre mudar sus tolderías según se avanzan las estaciones del año, llegó el tiempo de transportarlas. Y pasando el río caudaloso que he dicho en unas pelotas de cuero de caballo, condujeron también en ellas al Hilario, que logró después de algunos meses hallarse en la otra banda del río. Deseando él continuar su regreso a Buenos Aires, siguió un día a los indios a caballo. Y cerrándose el camino con la oscuridad de la noche perdió el rumbo y se halló al otro día en la costa. Aquí encontro un bárbaro que le condujo al cacique Bravo, que es un indio amigo de los españoles y que se precia mucho de guardar fidelidad a nuestro Monarca. Este lo mandó llevar a uno de los fuertes de Buenos Aires, encargando a sus cabos principales que lo presentaran al gobernador de aquella plaza. Así sucedió entrando a la ciudad el mismo día y año que he referido arriba. De esto son testigos los principales vecinos del lugar. Y don Domingo Barzabilbaso, tesorero de guerra en la gobernación del río de La Plata guarda un diario de este suceso. Del que yo una copia que he puesto en mis papeles curiosos, como así mismo otro traslado de todo lo acaecido en el primer viaje al puerto de San Julián que está de Buenos Aires 300 leguas al sur, siendo el doble las que costeó Hilario.

4357. La extraña peregrinación de este indio desde San Julián a Buenos Aires ha sido un hecho que excede las facultades de un fuerte caminante. En éste la Providencia que tiene previsto el tiempo para los más útiles descubrimientos, depositó las fuerzas necesarias para concluirle con la felicidad que se ha visto. Mediante ella tenemos el conocimiento de que habitan las tierras vecinas a este puerto indios, que usando de caballos se ejercitan en la caza y que sabiendo el manejo de la lanza son más tratables que los otros que habitan las pampas, montañas y sierras del Perú, que no perderán la vida, a excepción de los niños y mujeres que encuentran en sus salidas, o por mejor decir que roban de los pagos más vecinos a sus tolderías. Sabemos también que corre por ellas un río tan caudaloso que es preciso el uso de las barcas o pelotas de cuero, como tienen los indios para formarse el tránsito de una orilla a otras y que en estas tierras y a las orillas de los riachuelos, que los de Chile llaman esteros, hay sauces, cañares y otros árboles para cortar la leña necesaria a los usos de la cocina y formación de rancherías. Como asimismo se tiene noticia de las grandes montañas que desde tierras muy adentro se avanzan hasta el mar ciñéndole por aquella parte con un muro de montes que circunvala su costa.

  • 182 En este puerto hay una grande barra. No se señala en nuestras cartas. En bajamar queda en ocho pie (...)
  • 183 Descubriola por los años de 1726 ó 1727 don Juan Antonio Guerreros práctico del río de La Plata. H (...)

4368. Con estas noticias, si llegan al Soberano, puede esperar este gentilismo de su real piedad que mandar poner los medios para su más pronta reducción, ordenando juntamente que se fortifique el puerto de San Julián182 que lo contemplo una puerta de provincias del río de La Plata, Tucumán y Paraguay. Y por consiguiente de todo el Reino de Chile, Perú y Tierra Firme. El temperamento de este puerto es casi el mismo de la costa del río de La Plata, menos expuesto si a los recios y continuados sudoestes que se experimentan en Buenos Aires. La fertilidad de estas tierras, es la misma que gozan Chile y toda su costa. Por la experiencia que tengo de estos países, no hay en toda América tierras más propias para ganados, trigos y frutas de huesos. En Buenos Aires y sus contornos se ven montes de duraznos, como es bien conocido el de Santiago en la ensenada de Barragan183. Allí son silvestres estos árboles. Pero sus frutos son más grandes y delicados que los que se cultivan en las huertas. Apenas se siembra un tronco cuando al año da fruto. He observado estacada de estos árboles que sin echar raíces ha florecido y esto en los troncos que clavan en la tierra para sostener los cueros de que forman las barrancas a la orilla del río de La Plata.

  • 184 Está a los 56 grados y medio de latitud meridional.

4379. Este puerto fortificado será una grande escala, así para los que de España van a montar el cabo de Hornos184 como para los que de los puertos del sur tienen que doblarle para regresar a Cádiz. En los principios de su población se podrá proveer de Buenos Aires por mar que es navegación de menos de 15 días y de Mendoza y San Luis de la Punta de Loyola por tierra. Estas dos ciudades que son de la jurisdicción de Chile y donde he estado algunos meses de paso, las contemplo muy vecinas a tierra de estos bárbaros. Al menos es un continente con el pequeño embarazo de algunos ríos y montañas. Sobrarán por allá prácticos que descubran caminos por esta parte. Los mismos indios de paz que habitan las tolderías de los ríos Tercero, Cuarto y Quinto, podrían servir de guía para su más fácil descubrimiento. Ellos tienen taladas estas sierras y sin más pertrechos que un lazo y caballo se internan hasta la Concepción y Valdivia y las más ásperas sierras de la Cordillera. Los mismos campos que abundan de perdices, vizcachas, venados, avestruces y otros animales les ministran el alimento. Además que ellos siempre cargan el tasajo de potrillo que es su alimento más común. Estas prevenciones hago movido del celo y amor a nuestro Monarca para que si Su Majestad en algún tiempo se instruyese de lo que importa a su real Corona y dominios de América la fortificación de San Julián, no dude de la consecución de la empresa y fiándola a los muchos y leales vasallos que desde tan remotas tierras prestan y prestarán el debido homenaje a su soberanía y cristiandad. Esto es notorio a las naciones. Así no tengo que hacerlo patente con los muchos ejemplos que pudiera alegar. Vamos a la conclusion de nuestro asunto.

43810. Los acueductos más célebres, entre otros muchos que refiere Garcilaso fueron las dos acequias que hizo abrir el Inca Paucar Mayta, IV Emperador del Perú. La una tiene su principio en las sierras más altas que hay entre Parcos y Pucuy hacia los Lucanas. Corre 120 leguas. La otra atraviesa de sur a norte la provincia de Condesuyos y va a desaguar a los Quechuas, circulando el espacio de más de 150 leguas. Las cajas de una y otra tenían de excavación o hueco de 12 pies que algunos han juzgado por imposible, pero no lo es permaneciendo hasta hoy en algunas partes monumentos de obra tan famosa. Iban ambas (refiere el señor Pinelo) por sierras altísimas, rotas y abiertas a fuerzas de brazos con el trabajo que se deja entender, careciendo como hemos dicho de instrumentos de hierro y como no sabían hacer arcos para pasar los arroyos que encontraron, los descabezaban rodeando muchas leguas. Si la industria del Inca no hubiese proporcionado los medios para facilitar el riego de aquellas tierras y su cultura, se hubieran hecho inhabitables como lo son otras en nuestros países, que por defecto del agua han abandonado la flojedad e inacción que reina en los que debían ser más advertidos. Y aunque el citado autor pretende que solo la fuerza de los brazos sin instrumento alguno costeó obra tan maravillosa, cooperaron mucho a su perfección el arte y los instrumentos. Eran ellos de un género de pedernales muy duros, sólidos y compactos o de bronce. Así suplían en estas obras la falta de barretas y picos de hierro que no conocían, siendo lo mismo de ésta u otra materia cuando se logra el fin de su destino, aunque con menos propiedad en el trabajo y más tiempo en la ejecución que se duda por el crecido número de gastadores que los Incas empleaban en las obras públicas, como lo fueron los dos acueductos de nuestro asunto y otros que verán en el artículo 20, que exceden casi las facultades de los hombres más sabios e industriosos.

  • 185 Habla de Felipe de Pomanes, que es el único de nuestros esctitores que hace mención de este puente

43911. Es notable el puente y aun de los más famosos que se han visto en el mundo el de Limatambo, que es un valle cerca del Cuzco. Tiene él legua y media de largo con 28 ojos. Por uno de ellos desagua la laguna de Guaracondo. Se dilata desde el pueblo de Carite al de Anta. No se hace sensible a la vista ni menos se advierte al transitarla. Se necesita de alguna más que noticia para poner atención en lo peregrino de esta fábrica. No la contemplo obra de los incas. Puede ser que alguna parte haya tenido su industria. Esto es, haber dado más extensión a sus ojos o desahogo en algunos sitios a sus conductos perfeccionando el arte lo que principió la naturaleza. “Parece será así (escribe el señor Pinelo) porque no he visto quien haga mención de ella ni este autor185 dice más, de que por uno de sus ojos pasa el desaguadero de la laguna de Guaracondo. Juzgo que es puente hecho de la naturaleza aunque no poco peregrina”. No es menos admirable el que en la cordillera de Chile llaman puente del Inca y de que ya se ha tratado en el artículo 15, número 13 y el que en la jurisdicción de Pisco de la diócesis de Lima, es paso general a los valles y sierras del Perú. El es de yeso. Allí ha excavado la naturaleza varios ojos que dan paso a un famoso río que riega todos aquellos valles y que en ocasiones sería invadeable si la común madre no hubiese prevenido el remedio a estas contingencias que embarazarían por tiempos la comunicación de unos pueblos con otros o hacían el tránsito más penoso. Estos son los puentes que del tiempo de los incas si no son ya desde la constitución del mundo se ven en aquellas tierras. Cuyas gentes ignorando el arte de construirlos de piedra o madera los hicieron de un modo tan extraordinario que hasta hoy se conservan como máquina maravillosa en su género. “Podremos decir, afirma el citado autor, que ignoraron lo fácil y alcanzaron lo difícil. No supieron hacer puentes en ríos en que el arte los asegura y las pusieron donde los mejores arquitectos y maquinistas no las inventaron.”

44012. Son pues, estos puentes, de unos mimbres fuertes que en nuestro Perú se llaman juncos que crecen muy largos y flexibles y resisten al tiempo del agua y sus injurias. Téjense de ellos unas trenzas que multiplican hasta igualar el grueso de un hombre. Con cinco de estas que sujetan a una y otra orilla de los ríos forman los puentes. Buscan para asegurarlos los peñascos más duros y en caso de no encontrarlos levantan unos estribos de cal y piedra, no menos firmes que si fueran naturales en el sitio. Y para que no falten por alguna contingencia los sostienen con gruesas maderas que sirven de resguardo a su solidez y firmeza. Estas entran en unos huecos que salen a la otra parte de las peñas o estribos. De las cinco trenzas tienden tres por la tierra. Sobre ellas ligaran a distancias proporcionadas trozos de palos de 20 pulgadas de grueso y de ancho a la medida del puente, que por lo común es de dos varas. Después le cubren con un tejido de ramos secos que forman las planicies de su suelo. Las otras dos trenzas se colocan en los lados y sirven de pretiles o pasamanos a la máquina, levantadas en altura que promedie el cuerpo de un hombre puesto de pies o más sublimes a sus hombros. Son tan firmes estos puentes que sufren cabalgaduras cargadas de fardos y otros pesos. La entrada se hace descendiendo y la salida superando un repecho que empieza a sufrirse en el medio, donde la carga equilibra las maromas que gravitan con el peso y forman una más que sensible bajada. Y como él está en el aire, aunque bien tirante, se cimbra a un lado y a otro al menor movimiento del que camina por él. Los naturales son tan diestros que transportan por ellos las cargas a carrera y muchos de ellos sin desmontarse de las cabalgaduras corren por encima a todo el paso de la bestia. Lo que admira a los españoles, que temen en grande manera el tránsito de estas máquinas que hace menos formidables la costumbre de pasarlas.

  • 186 Críase en abundancia en la misma laguna a que sirve de puente.

44113. Entre los puentes más célebres de esta especie es el de Apurimac, río famoso del Perú, que da paso a las provincias del Collao, Yungao y Yanacoas. Su longitud es de 200 pasos. Por la una parte se sujeta en un peñasco y por la otra en un muro muy fuerte hecho de próposito. Fue esta obra de Mayta Cápac. Por ella fue tenido como semidios entre los indios, que admiraron la industria de esta máquina que se vio la primera vez en nuestros países. Este mismo puente se mantiene hasta hoy a fuerza del cuidado que se ha impendido e impende en la reparación de las trenzas, que gastan el tiempo y el frecuente tráfico que se hace en él, no habiendo sido posible construirle de piedra ni de otra materia a causa de la situación que impide otros artificios que fuesen estos. El mismo Mayta Cápac mandó formar otro puente en el desaguadero de la laguna de Chucuito. Y no siendo a propósito los juncos y las trenzas para su formación, que no la permitía el terreno, lo hizo tejer de totora186, que así llaman los indios la espadaña o juncia redonda. Del lecho, que es el heno, torcieron cuatro maromas bastantemente gruesas. Dos tendieron encima del agua sobreponiendo en ellos haces de totora bien ligados. Sobre éstas así tendidas ataron las otras dos, que cubrieron de otros haces menudos que llamaron la calzada. Sus extremos o puntas los enterraron en las orillas asegurándolas con grandes piedras que dan la fuerza y tensión que basta a las maromas. Esta máquina así formada era un cuerpo fuerte, grueso y ligero que se sustentaba sobre el agua lo mismo que si fuera un entablado. Tenía de largo 150 pasos y de ancho 14 pies. Siguese hoy este ejemplo, guardando el mismo orden y medida de su composición que se renueva cada seis meses, mudando solo el sitio que parece más cómodo en el mismo desaguadero.

44214. No solo usaron los indios de estos puentes. En los caminos reales tuvieron otros donde la situación del terreno y rapidez de los ríos no daban lugar a la industria de las máquinas de juncos y totora que practicaron en el Apurimac y desaguadero de Chucuito. Estos son la Uruya en el Perú y la Tarabita en el Nuevo Reino. Son estos puentes una maroma gruesa y tirante. Está ella atada a dos riberas en robustos y fuertes maderos que están profundamente clavados en la tierra. Tiene una argolla corrediza de madera sólida y fuerte que es la que llaman uruya en lengua quechua y tarabita en español. Por lo común es de luma o guayacán. De éste pende un cestón de mimbres o pajas bastantemente asegurado. En él entra la persona que ha de pasar. Entonces con otra cuerda que está asida a la tarabita tiran de la parte contraria y corre el zurrón por la mamora hasta concluir paso tan peligroso. Si por casualidad falta alguno de los instrumentos es indefectible la ruina del que transportan, como quizá se habrá experimentado alguna vez. Otra tarabita hay para la conducción de las bestias. Fájanlas por la cincha con unas anchas correas que prenden en la argolla y ciñéndola por anca y pechos con unos pretiles, la tiran de ellos hasta sacarla a la orilla que se quiere. Esta, juzgo que no fue invención de los indios, sino de los españoles después que en aquellos países hubo caballos y otros ganados mayores. Los de ellos eran pequeños y se podián transportar como las gentes en los zurrones. El prospecto de la lámina XXII que nos da don Antonio Ulloa podrá servir de bastante idea a la relación que hemos expresado. Allí se puede ver y se harán más sensibles a los ojos estas industriosas máquinas de los antiguos americanos que hasta hoy se practican no habiendo sido posible sustituir otras más firmes en su lugar, ni añadir cosa notable a su primera invención.

Artículo 20°. De inscripciones, medallas, edificios, templos, antigüedades y monumentos

4431. Mi ánimo era suprimir este artículo. Ha sido él la piedra en que han tropezado todos o los más de nuestros cronistas e historiadores. Les ha motivado este precipicio la falta de indagación o su mucha credulidad, en que no habrán tenido quizá pequeña parte la astucia y la malicia. Recomiendan ellos como dignas de veneración algunas señales o impresiones humanas, que en nuestros países presumen milagrosamente estampadas en losas y peñas. Colocan otras antigüedades según en aquellos tiempos el capricho de sus ideas se conformó más con las noticias que derraman, confunden muchas señalándoles principio más alto que él que se ignora tuvieron aquellas gentes. Fingen no pocas al gusto y medida de sus pasiones y afectos. Mezclan en las más todo lo que tiene aire de imaginada predicción o dulce sueño, que concilian el engaño, la mentira y la lisonja. Pero porque de estos monumentos, aunque oscurecidos con tanta confusión y desorden, se puede sacar la utilidad que en estas Memorias me he propuesto, tocaré la materia. En ella refutaré (no de intento) las muchas fábulas, quimeras y ficciones con que en este asunto han delirado y deliran los nuestros, interpretando y confundiendo hechos verdaderos y existentes con razones tan débiles que solo estriban en cimientos de capricho y torres de conjeturas mal fundadas mientras más distantes los objetos. Los de buen juicio y mejor intención me disculparan la que parece libertad y no es sino sencillez de mi genio que ama la ingenuidad, aunque sea a costa de producirse malcontentos. Debo hablar con ella hallándome desnudo de pasión y siendo imparcial a todo lo que no es verdad y que difícilmente se ajusta a las leyes de la exactitud. Lo demás sería siguiendolos caminar a oscuras y nunca salir del caos a que precisamente han de conducir sus huellas y pisadas. Empezaremos por Lima o las tierras sujetas a su jurisdicción. Después, descendiendo de esta capital a los demás países de nuestro continente, buscaremos en ellos las antigüedades que en la dilatada carrera de los siglos hubiesen conservado el tiempo y la memoria, parte en las notables ruinas que acreditan la soberbia de aquellos monumentos, parte en obras existentes que hacen ver la ventaja y destreza de los artifices que las levantaron y parte en la tradición de aquellos tiempos que hasta los nuestros se propaga aún a pesar de las edades, la ignorancia y el desprecio.

  • 187 Así llamaban los indios a sus sacrificadores o sacerdotes.
  • 188 Quizá se habrá confundido este diario como otros muchos papeles curiosos que en el archivo de la A (...)

4442. En Calango, que es una población en la costa del sur 15 leguas casi al sudoeste de Lima, se halló una losa en que estaban grabados unos carácteres y otras figuras. Era ella de un mármol azul listado de blanco y muy luciente. Tenía de largo seis varas y media, de ancho cuatro y media. Su colocación, más levantada por la parte que hacía de cabecera. Llamábanla los indios Coyllor Sayana, que en lengua quechua significa piedra donde se paraba la estrella. Dábanle también el nombre de Yumisca Lantacaura, que en el idioma particular de aquella población se interpreta vestidura de la estrella. Querián dar a entender con estos nombres que conservaban en la tradición que aquel sitio era lugar consagrado con las huellas del que llamaron estrella por las luces de doctrina y ejemplo que les comunicó en el principio y lugar del castigo de luego que bajando del cielo redujo a cenizas a un hombre y una mujer que con cierto exceso profanaban la piedra. Desde entonces mirado este sitio como el lugar más sagrado de aquellos contornos, instituyeron los indios una congregación o colegio de Moanes187 que servían a los 37 adoratorios donde hacían sacrificios al Sol y otras fingidas deidades. Con esta noticia de orden de don Gonzalo de Ocampo, arzobispo de Lima, visitó este lugar el licenciado Duarte Fernández. Y considerando que aquella losa y sus figuras eran el origen de las idolatrías que allí ejercitaban los indios en fuerza de la tradición, las hizo picar y romper, habiendo antes estampado los caracteres y signos que nos comunica el maestro Calancha y que como él afirma, sacó del diario188 que escribió este visitador y debe hallarse en el libro de visitas del arzobispado de Lima que corre desde el año de 1543 hasta el de 1625, 1626 y 1627.

4453. Nuestros escritores, fundados en la tradición de los indios y en las letras y cifras, han querido hacer aquella piedra cátedra en que cierto varón santo manifestó a aquellas gentes los misterios de nuestra religión que no entendieron. Y para que constase el hecho a los venideros siglos dejó impreso su pie izquierdo en movimiento de quien huye con los caracteres y signos que se explicarán. Esto en la tradición de aquellas gentes está envuelto en tantas oscuridades que es más que confusión su noticia. No se halla señal alguna de que en aquellas tierras se hubiese oído el Evangelio, ni qué persona les hubiese anunciado la ley de gracia. Son unas conjeturas que desvanecen los mismos hechos que después pasaron. Se sabe constantemente que apenas oyeron los primeros ecos del Evangelio cuando le abrazaron aun en medio de los espantos de la guerra y desórdenes que por lo común traen las mutaciones de los reinos y conquistas. Y siendo esto cierto se debe seguir o que los nuestros fueron más enérgicos en la predicación del Evangelio o el apóstol que pretenden menos celoso en la propagación de él, no habiendo hecho progreso alguno su eficacia, virtud y milagros. No es creible esto, ni aun presumible. Mas, que necedad es menester para su creencia o dejarse llevar de la posibilidad que entra en todo lo que no es sobrenatural y se pretende hacer creer, aunque pase por extravagancia y toque ya los límites de la vanidad y presunción. Por lo que toca a mi no le encuentro resquicio ni sombra de verosimilitud, sino una preocupación que más deprime que exalta los verdaderos triunfos del sagrado Evangelio y su propagación.

4464. Examinemos los caracteres y signos que nos representa la lámina grabados en la piedra. Los caracteres son ocho letras que tienen toda la apariencia de griegas aunque mal formadas. Los signos demuestran la impresión de un pie entre dos que parecen llaves. Cerca de la una, que es más pequeña en línea casi paralela, se ve una ancla distintamente expresada, vecina a la huella, con sola la división de una línea que corta el diámetro se expresa una órbita que en figura de espiral se divide en tres círculos, que en disminución terminan en uno más pequeño, estando colocado el todo así como se representa en esta lámina que es la misma que nos da el citado maestro Calancha.

  • 189 Esta letra no la tengo por el ípsilon de los griegos, si fuese tal carácter no tiene valor de núme (...)

447Vamos por parte y averigüemos qué significan las letras. Si ellas son legítimamente griegas como se pretende, dan en su interpretación el año de 4330. Esto significan las cuatro X, las tres H y la lambda mal grabada que nos ofrece la lámina, que no guardan método en la numeración. AHÍ se leen 2100, 2100, 30, 100, que hacen los 4330 que se ajustan colocando los números según el orden aritmético. Parecerá esto voluntariedad. Pero no lo es si se reducen los caracteres al valor que tienen las letras en la numeración griega, donde la X vale mil, la H 100, la λ189 30 y repitiéndose cuatro veces la X, tres la H y una X se hallará el año que hemos ajustado. Hasta ahora se ha dicho otro tanto cerca de estos caracteres, aun habiéndose consultado en Lima todos los que se contemplaron al tiempo de su hallazgo más inteligentes en las antigüedades y lenguas.

Reproducción de lo ilustración original del manuscrito de Llano Zapata, que representa la losa hallada en Calango con los grabados e ideogramas descritos en el número 2 del artículo 20.

  • 190 El Menologio de los griegos pone la muerte de este santo evangelista el día seis antes de las cale (...)
  • 191 La opinión más común de la venida de Nuestro Señor Jesucristo es la del año de 4052, a los 753 de (...)

4485. Examinando el año que nos dan los números se sigue que la inscripción no fue obra de algunos de los apóstoles. El año de 4330 que es la época que señala, ya no existían en el mundo, habiéndose coronado casi dos siglos antes con el laurel del martirio. Y aunque se quisiera hacer autor de aquellas letras a San Juan Evangelista que sobrevivió a Cristo 68 años y murió en Efeso190, siendo emperador Trajano a los 99 de su edad y 101 de la era cristiana, no se ajusta el tiempo con el de la inscripción, que excede al nacimiento de este santo en 239 años y a su muerte en casi siglo y medio. Esto que digo es siguiendo el cómputo de Genebrando que da la venida de Cristo por los años de 4089. No es esta opinión191 la más recibida. El exceso de 37 años sobre la más común la hace preferible a toda otra en el cotejo de esta inscripción, pero como para su probabilidad se necesita de más de siglo y medio, que no se encuentra en la más extendida cronología de aquellos tiempos, no se debe mirar la inscripción como monumento de la predicación de San Juan en aquellos países ni menos de otro apóstol, habiéndoles sobrevivido más de medio siglo. Si en la inscripción se suprimiesen dos caracteres, esto es la H y la λ que hacen 130 años, o si constase que en algún tiempo fue la tierra firme con nuestras Indias el estrecho de Anian que las separa del Asia, sería probable que el Santo Evangelista que ilustró aquella parte del mundo con su predicación, preparó también ésta, no habiéndola especificado en sus escritos por juzgarla un continente como lo sería si se probase lo segundo. Pero obstando a lo uno la cronología y a lo otro el defecto de noticia, se debe creer que esta inscripción es supuesta y de ningún modo obra de San Juan ni de otro apóstol alguno, como pretenden que sean de San Bartolomé o Santo Tomás, que murieron más de medio siglo antes que el citado Evangelista.

4496. Siendo pues, estos caracteres supuestos, deben serlo igualmente los demás signos y figuras que le acompañan. Ya se deja entender que con las llaves y la ancla en que se simbolizan la sujeción y esperanza quiso significar el que las grabó la conversión y obediencia que manifestaron aquellas gentes a los primeros anuncios del Evangelio. Fue ésta sin duda, alguna industriosa invectiva de alguno de los operarios que al principio de la Conquista instruyó a los indios en los rudimentos de la fe. Querría hacer más sensibles las verdades que les proponía dándoselas a entender en la predicción que en signos representativos les avisaba su futura reducción. Hacen ver esta artificiosa idea la fábrica moderna de los instrumentos que allí se representan. No eran así las llaves ni anclas que usaron los antiguos. Las que nos da la lámina son las mismas que los nuestros transportaron a aquellas tierras, que hasta hoy con corta diferencia se práctican iguales. Además que el desorden de los caracteres, su impropiedad y confusión son pruebas manifiestas que carecía de toda instrucción griega el autor de aquellas letras, que apenas las supo figurar ni formar sentido de dicción, repitiendo unas mismas confusamente en la inscripción. Por lo que hace a que los indios adoraban a la piedra dándole el nombre de estrella no es otra cosa que atribuir ellos a virtud de la piedra lo que era reflexión de algún astro y de aquí la supersticiosa veneración a la losa, que dio motivo a la industria del primero que grabó las letras, signos y figuras para convencerles en su misma idolatría de la verdad que debían creer, como prevenida en la piedra que adoraban.

4507. Con la impresión del pie se ha querido significar que el pretendido apóstol la dejó estampada en la piedra como testimonio de quien huía de la dureza de aquellas gentes. Esta huella si no la grabaron los indios la figuró el mismo que inventó los caracteres y supo los símbolos. Yo estoy a lo primero por hallarse otras muchas en varias partes de nuestro continente. Así la interpretación es más arbitraria que simbólica. Pero como para convencer a hombres rudos y faltos de instrucción como lo eran los indios de la América en su gentilismo, suelen tener más poder las trazas ingeniosas que la fuerza de la verdad buscó en ellas el industrioso operario toda la virtud y energía de la persuasión valiéndose de la vana creencia de los indios para asegurarles la fe que les proponía. Esto tuvo feliz efecto en aquellos hombres. Apenas quedó uno (hablo de los indios de la costa del Perú) que no abrazase el Evangelio. Y hoy son tan instruidos en la religión católica que no se encuentran en ellos noticias ni reliquias de sus pasadas idolatrías, habiendo olvidado hasta su antiguo idioma, que solo se práctica en las sierras y montañas. De manera que son tan españoles en la religión y en el idioma que a no distinguirlos el color, poco los diferencian las costumbres, ritos e inclinaciones, como lo advertirán los que con alguna observación comunicasen los indios de los valles y costas del Perú donde son felices los progresos de la Corona española.

4518. Encuéntrase otra piedra en el pueblo de Collana de la provincia de Cajatambo que dista de Lima 60 leguas al este. Ella está colocada en un espacioso llano. Su figura es cuadrada. Se ven impresas en el medio dos huellas de pies izquierdo y derecho, al modo de un hombre que está plantado de pie firme y derecho. Cerca de la una huella se descubre un pequeño agujero. El doctor Hernando de Avendaño, que por decreto del príncipe Esquilache, Virrey del Perú y auto de don Bartolomé Lobo Guerrero, arzobispo de Lima, visitó los adoratorios de los gentiles, dejó escritas en su libro de visitas las siguientes palabras que copia el maestro Calancha: “Es asentada tradición y antigüedad heredada en todos los indios de Collana, de Lampa y de su contornos que en los antiquísimos tiempos predicó un hombre que se llamaba apóstol y les dijo el camino del cielo. Predicaba su vida en aquella piedra en que dejó sus huellas estampadas y su bordón y allí concurría de todos los valles la multitud.” Este visitador, según sus palabras alegadas, creyó dignas de veneración estas huellas, sin advertir que los indios de Calango o por inclinación supersticiosa o complacencia adulativa, habían propagado la devoción de aquellos vestigios humanos que había formado su artificio. Poca reflexión es menester para el conocimiento del engaño. Cotéjense los tiempos de las visitas y se verá que la una invención dimanó de la otra. Por los años de 1543 visitó los adoratorios el licenciado Duarte Fernández e hizo picar la piedra de Calango. Por los de 1618 ó 1620 continuó estas visitas el doctor Hernando de Avendaño, mediaron entre estas dos visitas 75 años o más. Sobrado tiempo para extender, no digo en la América, sino aun en todo el mundo la impresión de Calango. Lo mismo digo de las de Chachapoyas y todas las demás que se encuentran en nuestras Indias, que no son milagrosamente estampadas, sino grabadas por industria de los mismos indios o de alguno otro que luego que se oyeron en aquellas tierras las voces del Evangelio quiso con estas exterioridades, o inventándolas o valiéndose de las que halló ya sigiladas, asignarles apóstol contra la historia que nos da San Lucas de estos sagrados mensajeros, ni tradición constante en aquellos países, donde solo brillaban la luz de la razón y leyes de la naturaleza.

  • 192 Pasaron en tiempo del Señor Carlos V y Felipe II su hijo, muchas de estas naciones a las Indias, d (...)

4529. Medallas no han sido muchas ni aun llegan a dos las que se han descubierto en nuestras Indias. Fue una de cobre la que se encontró trabajándose una mina de oro en el Reino de Tierra Firme. Tenía unos caracteres que expresaban en abreviatura el nombre de Cesar Augusto y también representaba su rostro. Bastó esto para que Lucio Marineo y otros intentasen despojar a los españoles del glorioso y feliz descubrimiento de estas tierras atribuyendo a los romanos el conocimiento de ellas. Pero esta fue una patraña de algún italiano, flamenco o alemán192 que entrando a la mina sepultó la medalla en el sitio que consideró más cómodo para su hallazgo, como sucedió a pocos golpes que se dieron en una veta que haría quizá y sin quizá trabajar la maliciosa industria del que maquinaba estas mentiras. Casi lo mismo siente el señor Solórzano, cuya autoridad es de grande peso para refutar esta quimera. Son sus palabras: “Lo de la moneda o medalla de Augusto que dice Lucio Marineo Siculo haberse hallado en las minas de oro de Panamá, de donde toman argumento de que ya habían llegado allí los romanos, es cosa sin sustancia y falaz y que se pudo fingir echando allí aquella medalla para oscurecer o disminuir con este pretexto algo de la gloria de España, como aun lo reconocen los autores que siguen la contraria opinión. Y no es nuevo hacer en razón de estas medallas semejantes engaños y embustes, como trayendo algunos ejemplos lo muestra bien Tubías Hallero en la oración que escribió contra los anticuarios. Y fue célebre el de un portugués llamado Himochardo que escribió unos versos latinos en una piedra imitando caracteres antiguos que contenían como en profecía el descubrimiento que en tiempo del Rey don Manuel se había de hacer por los portugueses de la India oriental en este sentido:

Volveránse las piedras y estas letras
se leerán por su orden cuando veas
tu el poniente lo rico del levante,
el Gange, el Indio, el Tajo en un juntos:
cosa que al verse causa maravilla
trocaran entre sí sus mercancías.

453Y la enterró en el promontorio que llaman Roca de Sintra y después dio traza que se descubriese como que allí cavaban y que la hallaran acaso, y leídos los versos y traídos al Rey los tuvieron por sibilinos y aunque se descubrió la impostura hay todavía quien trate de creerla o acreditarla.”

  • 193 Fue obra de Pachacútec, Emperador IX del Perú, que gastó medio siglo en su construcción. Descríbel (...)

45410. Entre los edificios más memorables que nos presenta la antigüedad en nuestros países es la fortaleza del Cuzco193 la que merece ser maravilla del arte y justo encomio de sus artífices. Está situado este gran castillo en Sacsahuamán que es un monte alto, al septentrión de la ciudad. Es tan elevado por esta parte que la misma elevación le sirve de defensa ciñéndole solo un cerco grueso de cantería bien labrada. Tiene esta fortaleza más de 400 varas de largo. Cada hilera de piedras no guarda orden en la altura. Pero todas muy iguales y tan unidas y ajustadas que no descubren la mezcla que les une. Frente de este muro se continúa la falda del cerro con un espacioso llano que le forma una deshecha y fácil bajada. En ésta se levantaron otros tres muros que pasa cada uno de 200 varas y en forma de media luna llegan a unirse con el primero. Las piedras de éstos no igualan a las del primero. Son las de este tan grandes que solo habiendo sabido los indios el arte de derretirlas y vaciarlas en moldes de aquel tamaño, puede hacerse creíble la conducción y colocación de máquinas tan poderosas. No falta por esto quien haya atribuido a artificio diabólico la perfección de esta obra, sus materiales y piedras. “Es preciso (dice Mr. Deslindes tratando de las ordenes singulares de piedras que se hallan en la Europa) que el acogerse al demonio para explicar efectos físicos, aunque singulares, es querer ocultar la ignorancia bajo de una máscara especiosa. Y aun se ha de confesar que el recurrir a hechiceros, encantadores y a individuos de este género es querer fomentar la credulidad pública que las gentes de juicio deben de todos modos procurar disminuir y si fuese posible sofocar enteramente.”

45511. Cada muro pues, tenía una puerta en el medio, que cerrándose con una piedra levadiza se ajustaba de tal suerte que parecía de una pieza con el marco. A la primera llamaron los indios Jui-Puncu, que significa puerta del arenal. A la segunda Ac-Huapuncu, que es puerta de Ac-Huana, que según Garcilaso era el nombre del artífice. Y a la tercera Viracocha-Puncu que era la puerta consagrada al Dios Viracocha. El espacio que intermedia en uno y otro muro son 30 pies y en cada uno un antemural de más de una vara con su terraplén que sube hasta lo alto. A distancia de estos tres muros se descubría una plaza más larga que ancha con tres torreones fuertes en triángulo prolongado conforme al sitio. El del medio tenía el nombre de Mayoc-Marca que se interpreta fortaleza redonda. Aquí se aposentaban los emperadores cuando visitaban este sitio. Por eso sus paredes y muros estaban adornados de varios árboles y animales formados de plata y oro, haciéndole la mayor comodidad una fuente de agua que brotaba en su recinto y era subterráneamente traída de grande distancia. El segundo torreón se decía Paucar-Marca. Y el tercero Saclla-Marca. Estos dos eran cuadrados y ofrecían espaciosas habitaciones a los que se acogían a su cubierto. Bajo de cada uno de estos tres torreones labraron a manera de sótanos muchos alojamientos que se comunicaban unos con otros por unas callejuelas subterráneas que cruzando de una parte a otra, formaban un intrincado laberinto. Estos subterráneos no eran de bóveda. Eran unas piedras largas cortadas a manera de vigas que estribando sobre canes de piedra se extendían de parte a parte y dejaban en hueco el pavimento del edificio.

45612. Es tradición muy recibida que en estas viviendas subterráneas se ocultan muy grandes tesoros. No dificultó su creencia respecto de haber sido el Cuzco en tiempo de los incas el emporio de las riquezas del Perú, fuera de que tenemos una noticia que hace presumible la verdad de este depósito. Pondré a la letra la relación del hecho que escribe Felipe de Pomanes y cita así el señor Pinelo: “Es cosa muy averiguada y recibida por verdadera que en esta fortaleza está una casa secreta donde hay un grandísimo tesoro, por estar en ella puestas todas las estatuas de los ingas hechas de oro. Y el día de hoy es viva una señora que ha estado dentro de esta casa llamada doña María de Esquivel, mujer del último Inga que ha habido en esta ciudad, a quien yo le he oído decir cómo fue llevada a verla y fue en esta manera. Que esta señora se casó con don Carlos Inga, el cual no hacía la ostentación de tan gran señor como era y doña María deshonraba algunas veces y le decía que había sido engañada en casar con un indio pobre debajo de titulo de señor y de Inga y tantas veces dijo ésto que don Carlos una noche le dijo, señora, ¿queréis ver si soy pobre o rico? Pues vos veréis el tesoro que tengo que no le tiene mayor rey ni señor en el mundo y tapándole los ojos con un pañuelo le dio dos o tres vueltas en torno y luego tomándola de la mano la llevó no mucho compás de tierra y la destapó los ojos y lo vidó y quedó espantada, porque dice que no anduvo 200 pasos y que bajó por unos escalones que no fueron muchos y cuando la destaparon se halló en una sala grande cuadrada y que en unos poyos arrimados a las paredes estaban todas estas figuras de los ingas tan grandes como un muchacho de 12 años y que eran muchas vasijas de oro y plata como son cántaros, ollas, morteros y cubiertos, platos y escudillas y mutcas, que son unos vasos llanos a modo de cazuelas, donde les daban la salsa que es hecha de pimientos a los ingas. Finalmente, ella dice que es uno de los mayores tesoros del mundo.” Esta relación no es presumible la fingiese un autor del carácter y juicio de Felipe de Pomanes, ni menos es creíble hiciese tal impostura a una señora de calidad y virtud conocida como lo fue doña María Esquivel. Yo no soy fácil en creer noticia de esta naturaleza, pero acompañando a su tradición fundamentos de hechos verídicos, es preciso sujetar el asenso a una más que posible credulidad, como lo es que don Carlos Inca, Príncipe de la estirpe de los monarcas del Perú heredó de sus mayores la noticia de la boca de estos sótanos y juntamente supo de las riquezas que se guardan en esta fortaleza, que sin duda alguna fue el gazofilacio de los antiguos dominantes del Perú. Y por este medio tuvo también noticia de ellas doña María de Esquivel, su consorte, que comunicó el hecho a Felipe de Pomanes, según se ha visto del expresado pasaje.

45713. En lo llano y más bajo de esta fortaleza se ve una piedra desmedida que los indios llaman Rumi Sayco que se interpreta piedra cansada. Fingen los naturales que cansada esta piedra hasta llegar a aquel sitio, no pudiendo repechar la cumbre donde estaba el edificio para que se había cortado y conducía, lloró sangre, volviéndola inmoble las fatigas y cansancio. Ella es cuadrada y de un pedernal tosco. Su mayor parte se sepulta bajo de la tierra. En una esquina está taladrada por dos partes. Estos taladros que son unos agujeros artificiosos son para los indios los ojos por donde pretenden lloró sangre este desmedido resto de montaña. Felipe de Pomanes nos da su medida y el país de su producción. Son sus palabras: “Una piedra hay en esta fortaleza llamada Rumi Sayco que fue llevada al Cuzco para poner en los edificios del palacio del Inca, que tiene 60 pies de largo, tres y medio de grueso y cinco de ancho que fue llevada desde la provincia de los Cañares, junto a Quito 500 y más leguas de camino. Lleváronla 4.000 indios con artificio y es fama que cuando la pusieron en el lugar lloró sangre.” Esta que parece ficción, fue una máxima muy advertida y política muy fina de los indios del Perú, atribuyendo ellos a la piedra las fatigas y sudores que les costó su conducción quisieron dar a entender a sus monarcas que no debían imponer a los vasallos leyes duras que repugnasen a las de la naturaleza y equidad, sino las más suaves que hiciesen felices su dominación e imperio.

45814. En el valle de Yucay, que dista 13 leguas del Cuzco, hay un sitio que llaman Tambo, que como se ha dicho significa mesón. Aquí hubo una fortaleza que hacía inexpugnable su situación. Estaba ella en una quebrada entre dos grandes cerros cuyas rocas habían tajado a mano. Tenía grandes andenes de murallas unas sobre otras y embutidas entre las mismas piedras figuras de animales y hombres que eran de la misma materia. Los hombres se figuraban armados de lanzas a manera de alabardas. Cieza, Herrera y el señor Pinelo, que hacen mención de esta fortaleza, pretenden que las ruinas sobre que se levantaron los edificios modernos fueron obras de otros hombres anteriores a los indios. Esta es una opinión que no pasa de conjetura y por esto es improbable su realidad, no encontrándose vestigios ni razones eficaces que convenzan lo contrario. Siete leguas de esta misma ciudad en el pueblo de Cacha se dejan ver hasta hoy los funestos despojos de un grande y disforme palacio. Sus ruinas acreditan la opulencia de aquel magnifico edificio. No era él de piedra sino de tierra, pero tan bien unida y amasada que disputa al pedernal su consistencia y duración, siendo el arte el que en la más frágil materia supo a las piedras apostarles su dureza. Admiró a don Diego de Avalos esta obra de los indios que pondera más que otra alguna en su Miscelánea austral. Y el señor Pinelo que no la admiró menos, dice así hablando de ella: “Su fábrica es de adobes, pero tan grandes, fuertes y argamasados que parece imposible que los indios ni otros hombres de sus fuerzas los hiciesen ni manejasen para ponerlos como están. Y para su mayor duración tiene la obra embebidos pilares de piedra tan altos como las paredes.”

45915. En la cumbre más eminente de la cordillera de los Chiriguanas, que confinan con los Charcas, Chicas y Misque, se descubre formado a mano un sitio. Es él cuadrilátero con más de 1.600 pasos. Su subida es por las partes oriental y occidental. Luego que se ha repechado una legua no poco fragosa y áspera, 500 pasos antes de llegar a la eminencia, se asciende por unos escalones labrados en la misma peña que han ya casi arruinado y gastado el tiempo y sus injurias. Por ellos se sube hasta el ultimo sitio donde se ve una casa de piedra de sillería que esto significa itao, nombre que le han dado los indios. Esta es una obra que excede al arte en curiosidad y grandeza. Ofrece más de 200 aposentos entre salas y patios. Son tan capaces y espaciosos que un numeroso gentío puede lograr en su extensión las comodidades que se buscan en las viviendas de las más políticas poblaciones. En las dos puertas que miran a las subidas hay dos hermosas plazas que dan majestad al edificio. Desde estas puertas por correr la cordillera al medio se descubren al oriente todos los llanos y provincia de Santa Cruz de la Sierra y al occidente la de los Charcas y parte de los Chicas por donde se entra en la del Tucumán.

46016. Hay en la provincia del Collao una pequeña población que llaman Tiahuanaco. La han hecho célebre las ruinas de famosos edificios que se descubren en ella. Estos restos de fábricas ocupan mucha parte de un llano espacioso y de dos collados de quienes afirma lo siguiente el señor Pinelo que los vio: “El uno si ya no son ambos, es hecho a mano sobre cimientos de piedras tan grandes que parece sirvió su memoria de ejemplar y su fundamento de modelo a los que levantaron la gran torre de Babel, si aquella no fue anterior en tiempo. A corta distancia se ven colocadas dos figuras de hombres. Son ellas de piedra y estatura gigantea. La obra es perfecta en su género y proporcionada a los dos collados a que corresponde cada estatua. Las vestiduras que les adornan son talares y ceñidas al cuerpo con las cabezas cubiertas de unas tocas o velos que se desprenden por la espalda. Inmediatas a ellas yacen ruinas de opulentos edificios que ya el tiempo ha confundido entre su mismo destrozo y desbarato. Entre estos fragmentos de fábricas se descubre una muralla con ocho estados de alto. De las piedras que la componen hay algunas tan grandes que no se ha podido averiguar con qué máquinas levantaban los indios antiguos moles de tanto peso, colocándolas en los sitios donde hasta hoy se ven como monumentos de su poder y astucia. En algunas de estas piedras hay cuerpos humanos de relieve maravillosamente labrado y en otras varias figuras que representan vivamente los animales que remedan. En las obras exteriores de este muro hay bajo de tierra muchas concavidades. Serían estas las viviendas subterráneas donde se pondrían a cubierto de las injurias del tiempo los que defendían su fortaleza.”

46117. Son mayores las reliquias de otros edificios que se encuentran más al poniente de estas ruinas. Se hallan en ellas portadas con sus quicios y umbrales de sola una pieza. Las más de ellas tienen 30 pies de largo, 15 de ancho y seis de grueso. Alrededor están tendidas otras piedras de extraordinaria grandeza. Se presume que eran material cortado para este edificio. Y que o no se colocaron o algún movimiento de tierra arrancó del cuerpo de él. No muy lejos se hace ver un pequeño camarín. Allí está depositada una estatua de piedra que figura un hombre. Y en su contorno muchas piedras bien labradas. Pedro de Cieza, que fue testigo ocular de estos edificios, afirma que los españoles hallaron en este camarín o adoratorio porción del oro que ofrecían los indios a la estatua, pero don Diego de Avalos, que también describe estos edificios, refiere que solo encontraron una cabeza de oro muy grande que imitaba las mismas que se representan en las piedras. Admíranse aquí mismo o propiamente se lloran las ruinas de un acueducto con albercas y estanques de maravillosa estructura. Se contenían estas fábricas dentro de un patio con 30 varas en cuadro. Ceñíanlas unos muros de casi tres varas de alto. En un ángulo de ellos se había fabricado un salón con 45 pies de largo y 25 de ancho cuya portada, techo y suelo eran de sola una piedra. Cerca del muro de estas ruinas bate la laguna de Chucuito, de que ya se trató en artículo 16, números 1, 2, 3 y 4.

46218. La diversidad de las estatuas de hombres y mujeres de piedra que se admiran en este sitio tienen varias posturas. Las que representan hombres traen vasos en las manos en acción de quien bebe u ofrece a otro que está asentado en ademán de quien brinda. Las que figuran mujeres traen niños en los brazos, faldas y espaldas. Muchos autores hacen mención de estas figuras, ruinas y edificios. El padre Acosta me dio una piedra de ellos y testifica que tenía 38 pies de largo, 18 de ancho y seis de grueso. En las junturas de estas obras advierte Avalos que usaron los indios de bisagra, anclas y colas de milano, hechas de cobre y de plata, que a no haberlas desbaratado la ignorancia se pudieron haber conservado como monumentos de aquella antigüedad. Nuestros escritores pretenden que estas fábricas fueron obras de otras naciones que poblaron el Perú antes que los indios entraron a él. El señor Pinelo afirma lo siguiente de los del presente asunto: “De los de Tiahuanaco dijeron los más antiguos a los primeros españoles que no sabían de sus autores y que era obra que excedía la memoria de sus pasados.” Y para significarlo a su modo como escribe Avalos, añadían haberse levantado antes que hubiese Sol en el cielo, que es la frase con que dan a entender que totalmente ignoran el principio. Y Felipe de Pomanes: “No hay memoria en todo el Perú de quienes hayan sido los autores de esta obra, ni yo pude jamás hallar noticia de ellos, aunque lo pregunté en muchas partes y más me hizo creer que esto hubiese sido reliquia antigua de alguna cosa memorable.”

  • 194 Eran unos hilos de varios colores y diversidad de nudos en que conservan la antigüedad de sus hist (...)

46319. No quiero entrar en disertación con los dos alegados autores. Vamos a las razones de hecho que son las que más prueban la verdad de los sucesos cuando faltan testimonios que la autoricen. En estas fábricas no se encuentran arcos ni bóvedas como se ven en la construcción de los más antiguos edificios del mundo que hoy existen y en sus ruinas que lo demuestran. Si ellas hubieran sido obras de alguna nación más instruida que los indios en la arquitectura, se hallarían aquellas perfecciones del arte que dan hermosura a los edificios más magníficos, como se considera lo eran éstos por las reliquias de sus fragmentos. En ellos solo se encuentra una ruda arquitectura (aunque muy sólida y trabajada a prueba del tiempo) sobre piedras bien labradas y escogidas que es lo que hasta ahora practican los indios con destreza. Se hallaron también bisagras de plata y cobre. No era posible que habiendo tantas minas de hierro, como se ha referido en el artículo 8, números 1 y 2, hubiesen labrado los que se pretenden autores de estas fábricas instrumentos de aquellos metales y no de éste que fue conocido en las otras partes del mundo casi desde su constitución e ignoraron en la nuestra el modo de su beneficio y labor. Estos dos fundamentos que son de hecho, militan contra las opiniones que se opusiesen de contrario. Y aunque el señor Pinelo y Felipe de Pomanes afirmen que los indios ignoraban los autores de estas máquinas, no es prueba la falta de noticia de éstos para atribuir a otras naciones imaginarias el origen de estas fábricas. Fuera de que cuando el primero hizo sus indagaciones, ya había pasado más de medio siglo de la Conquista y habían perecido los quipucamayos que eran los que guardaban en los quipos194 las historias del Imperio. Y cuando escribió el segundo había corrido más de siglo y medio en que precisamente había de ser mayor la confusión de las antigüedades de aquellos reinos. Y aunque se pudiera decir que Felipe de Pomanes se instruyó de algunos príncipes de la prosapia de los incas, ¿quién dudará que muchas veces ignoran los hechos los mismos que los deben saber? Esto supuesto no hallo motivo para que asentir a la vana presunción de los autores citados y negar a los indios la construcción de las fábricas que poseían en sus mismas tierras y dominios, no habiéndose hasta ahora encontrado noticia que favorezca lo contrario sino unas conjeturas de razón, que más oscurecen la historia que ilustran los hechos.

46420. Donde fenece el valle del Guarco, 12 leguas de Lima en la costa del sur y cerca de la villa de Cañete, se descubren las ruinas de una grande fortaleza que comandaba la marina. Era un castillo de piedra situado sobre un monte cuya falda azota el mar. Tenía este edificio por cimientos grandes losas cuadradas. Las portadas de los alojamientos y entradas a las viviendas interiores eran de arquitectura regular, pero bien ordenadas con unos espaciosos atrios y cimientos que hacían más respetoso lo inexpugnable de esta fortaleza. De lo más alto de ella baja una escalera hasta la orilla del mar. Sus gradas son de piedras muy grandes y tan unidas que parecen de una pieza, no descubriéndose en las primeras la mezcla que las une. Tiene todas las apariencias de ser esta fábrica obra del mismo que construyó la del Cuzco o al menos de igual poder en la magnificencia del edifico. El Virrey del Perú, marqués de Cañete, por los años de 1595 hizo reparar esta fortaleza y nombró alcaide que la guardase con seis soldados de guarnición. Gozaba aquel de sueldo 1.200 escudos ensayados anualmente y estos 25 pesos mensuales. Pero no habiéndose logrado la confirmación de estos sueldos se suprimió el empleo. Y desamparada la fortaleza, los vecinos de Cañete para sus nuevas fábricas empezaron arrancar las piedras de este edificio. Yace hoy por los suelos, siendo afrentosa injuria de nuestro desprecio e ignorancia y no del tiempo y sus mudanzas, la que, como dice el señor Pinelo, era digna por su fábrica y antigüedad (y aun por el puesto) de que se reparase y conservase.

46521. Duran asimismo hasta hoy en la provincia de Quito las ruinas y despojos de varios edificios de esta naturaleza, como se ven los de Atun-Cañar y Poma-Llacta. Era entre éstos el más suntuoso el que llaman el Callo, que está al norte de la Tacunga, en un llano a que ha dado su nombre. Fue obra según se presume del grande Huayna Cápac, que la hizo fabricar a imitación de la del Cuzco. En ella se admira la misma unión y enlace de las piedras que se contempla en la otra. Don Antonio Ulloa que da su perspectiva en la lámina XVII dice así: “El material de este edificio es todo piedra de una calidad muy dura, tal que parece pedernal, y en el color casi negra. Están tan bien labradas y ajustadas unas con otras que entre ellas no se puede introducir el filo de un cuchillo ni compararse sus junturas con la hoja del papel más delgado; así parece que solo sirve de dar aviso a la vista que son de diferentes piedras las paredes y no de una sola pieza o composición. En ellas no se percibe mezcla alguna que las una y por la parte exterior están todas las piedras labradas con convexidad. En las entradas de las puertas tienen llanas sus caras, pero se repara no solo desigualdad en las hiladas, si también irregularidad en las piedras, lo cual hace la obra más particular porque inmediata a una pequeña sigue otra grande mal cuadreada y la de encima se acomoda a las desigualdades de las dos, no menos que a los resaltos e irregularidades de las caras que tiene cada una con tanta perfección que por todas las partes que se examinen se percibe la unión con una misma exactitud y prolijidad.”

46622. El señor Pinelo había ya casi expresado lo mismo de la del Cuzco, con la diferencia de ser las de esta piedra tosca y sin labrar. Y porque sus palabras nos harán más instruidos en la noticia, las pondremos a la letra: “Las piedras de aquellos tres muros del Cuzco están puestas y asentadas en forma notable y singular porque no son cuadradas ni de tres, cinco o seis lados, sino como salían cortadas de la cantera o como se hallaban. Unas cóncavas de una parte y convexas de otra. Unas con punta, otras sin ella y al fin todas de cuerpos irregulares. Las faltas o sobras que tenían no las enmendaron ni cortaron sino que el vacío o cóncavo de una le hinchieron con el convexo de otra. El sesgo o ángulo agudo juntaron con otro igual, ajustando las cuerdas de ambos. La esquina que faltaba en esta la suplieron no con un pedazo o parte de aquella sino arrimándole otra que, ocupando la falta, dejaba mayor sobra en que entrasen las que se seguían. Porque la intención fue no usar piedras pequeñas, aunque fuese para cumplir huecos de grandes, sino que todas fuesen las mayores que se hallasen, abrazándose y trabándose entre sí de modo que aunque se aumentase el trabajo, quedase más fuerte el edificio.” Estos dos autores que he alegado son testigos oculares de lo que se refiere. Cada uno vio las fortalezas en los respectivos lugares para que se citan. Así son preferibles a todo otro que con menos fundamento trata esta materia. He querido copiarlos, teniendo por más seguras sus palabras que las que yo pudiera sustituir con menos propiedad en el asunto. Además que el agua es siempre más clara en su fuente y allí se debe beber y no en los arroyos que enriquece.

  • 195 Advierto que las figuras de estos soberanos que hasta hoy, según noticias instructivas, se guardan (...)

46723. De los templos de nuestra América fue el más famoso el del Cuzco. Su fábrica era de cantería llana sin que excediese una piedra al tamaño de otra. Era su figura a manera de una grande sala. Su cubierto de madera a dos corrientes. En la testera que miraba al oriente estaba colocada una plancha de oro macizo que representaba al Sol. Era la misma que se transportó a España y de que tratamos en el artículo 5, número 2. No se veneraba en este templo otra deidad. Atendían en esto los indios a no ofender la autoridad del que miraban como a padre con la variedad de culto en los objetos. Los colaterales y el lienzo frontero de esta fábrica estaban formados de láminas de plata, desde el suelo hasta el cubierto. En ellas se veían formados muchos animales, árboles y flores. Acompañaban al sol por uno y otro lado los cuerpos de los emperadores195 sentados en sillas de oro. Estaban embalsamados con tal arte que parecían vivos. La puerta principal de este templo miraba al norte. Había otras muchas en él y todas forradas de oro. En la parte exterior corría una cenefa de este metal con más de una vara de ancho que abrazaba todo el templo. Seguía a la principal puerta un atrio. Ceñíale otra como cornisa del mismo metal que la fajaba.

46824. Venerábanse en este atrio cinco capillas. La una era consagrada a la Luna. En la frente se veía representado este luminar en una grande figura de plata. Sus muros eran formados del mismo metal. Estaban colocados en el mismo orden que en el templo del Sol, guardaban los cadáveres de los incas, los cuerpos de las collas o emperatrices sus mujeres. La otra dedicada a la estrella de Venus. Sus paredes eran igualmente guarnecidas de plata. Su cubierto, que significaba el cielo, era todo tachonado de estrellas del mismo metal. La tercera se había destinado al relámpago, trueno y rayo. Todos los adornos que le hermoseaban eran unas planchas de oro sin representación de figura alguna. La cuarta se había ofrecido al culto del arco iris, por juzgar los indios que procedía del Sol y como a tal, figurado en la pared principal, le dedicaron tributos de adoración, resplandeciendo igualmente en éste, como en los otros templos, el oro y la plata que eran toda la grandeza, suntuosidad y magnificencia de estos edificios. La quinta, que era el preparatorio de este templo, era igualmente adornada de láminas de oro y alrededor tenía unos asientos a manera de bancos formados de plata. Aquí se juntaban los sacerdotes y determinaban todo lo conducente a ritos, sacrificios y mayor decencia del templo. En cada uno de los cuatro lienzos del claustro había un tabernáculo de piedra, embutido en la pared y forrado también de oro. Brillaban en éste las esmeraldas y turquesas que eran las piedras de mayor aprecio entre los indios y de que abundaban aquellos países, como se ha dicho en el artículo 10, números 3 y 7. Servían aquellos tabernáculos de asiento al Emperador y príncipes de la sangre a tiempo que se celebraban algunas fiestas o se hacían algunas súplicas al cielo.

  • 196 Libro 3, capítulo 24.

46925. Salían al atrio del templo y capillas doce puertas. Las de la Luna y estrella de Venus cubiertas de plata. Las otras de oro. Había en este atrio muy espaciosas viviendas que habitaban los sacerdotes y ministros del templo, que todos eran de sangre real y los más ancianos del pueblo. Gozaban ellos de muy grandes comodidades. Era la mayor tener cinco fuentes de agua cuyos caños eran de oro, con las tazas de plata o de jaspe, que ya hemos tratado en el artículo 13, números 1 y 2. A esto se llegaba lo peregrino de un jardín, que aquí fue realidad lo que en otro tiempo tuvo lugar en la ficción de los poetas. “Era (dice Garcilaso196) en tiempo de los incas jardín de oro y plata, como los había en las casas reales de los reyes, donde había muchas hierbas y flores de diversas suertes, muchas plantas menores, muchos árboles mayores, muchos animales chicos y grandes, bravos y domésticos, y sabandijas de las que van arrastrando como culebras, lagartos y lagartijas, caracoles, mariposas y pájaros y otras aves mayores del aire. Cada cosa puesta en el lugar que más al propio contrahiciese a la natural que remedaba. Había un gran maizal y la semilla que llaman quinua y otras legumbres y árboles frutales con su fruta todo de oro y plata contrahecho al natural. Había también en la casa rimeros de leña contrahecha de oro y plata.” También eran de los mismos metales todos los utensilios e instrumentos que servían al templo y usos del jardín, siendo para los indios cosa indecorosa que fuesen de otros metales vasos sagrados ni cosa alguna que se practicase en el culto de sus deidades. Delante de la puerta principal había una grande plaza. Concurrían a ella individuos de todas las naciones sujetas al imperio. Y ejerciendo en su recinto variedad de danzas, principiaban la solemnidad de las fiestas a ocasiones de celebrarlas.

47026. En Titicaca, que es una isla de la laguna de Chucuito de que ya hemos hablado en el artículo 14, número 3, había otro templo consagrado al Sol. No cedió ésta al del Cuzco en la riqueza de oro y plata. Fueron tantas las sumas de estos metales que los indios ofrecían en él, que el padre Blas Valera, citado de Garcilaso, afirmó que se podía solo de estos metales sin mezcla de otra materia formar un igual templo que el de piedra que se había dedicado a este luminar. Es tradición muy recibida y que contestan varios autores que a la entrada de los españoles abismaron los indios en la profundidad de esta laguna todas las riquezas, así de oblaciones como de adornos de aquel templo. Aquí mismo en Coata que es otra isla, se había levantado templo no menos suntuoso a la Luna. Su estatua era de oro. Pero todos los adornos que hermoseaban aquella fábrica eran de plata. Fueron éstos los principales templos que ofrecieron los incas a estos astros en su Imperio y por esto, aunque los materiales de su construcción no fueron los más nobles, lo fueron en la riqueza de metales que como primicias de sus adoraciones se exponían en los sacrificios. Mandólos fabricar Tupac Yupanqui, Emperador XI del Perú, derramando mayores riquezas en su culto y ornato que las que sus antepasados habían gastado en la erección de sus antiguos adoratorios y templos, como se ha dicho en el artículo y número que acabamos de citar.

  • 197 No hay duda que este Príncipe fue el primero que en nuestra América dio culto al verdadero Dios, c (...)
  • 198 Esta voz significa gran señor. Así se nombraban los dominantes de aquellas tierras que no se compr (...)

47127. Hubo en nuestro Perú, fuera de estos templos, otro más célebre por el objeto que se veneraba en él que por la magnificencia de su fábrica. Era este consagrado al Pachacamac que significa el que anima al universo, como se ha explicado en una nota al número 2 del artículo 4. Para su dedicación, Cuyus-Mancui197 que era el Atun-Apu198 del valle donde se situaba el templo, que dista de Lima cuatro leguas al sur, negándole al Sol la omnipotencia que le confesaban los demás indios, juntó los amautas y moanes (así llamaban los del Perú sus filósofos y sacerdotes) y decisivamente pronunció como ley cerca de la deidad que se debía adorar las tres cláusulas siguientes: No puede ser Dios universal el que dando luz a unos, no puede al mismo tiempo darla a otros. Ni puede ser Dios perfecto el que ni una hora tiene quietud y necesita de andar lo que ha de ver. Ni puede ser muy poderoso a quien una nubecilla interponiéndose entre sus rayos, oscurece la luz. Y concluyó diciendo: téngase por supremo Dios el que crió el mundo y enseñó a los hombres llamándole desde hoy Pachacamac, que es una voz compuesta de dos: pacha, todo y camac, el que anima, por su participio de presente del verbo cama, que significa animar o vivificar. Lo mismo que entre los griegos y latinos el Pando Crator y Omni Potens, con que invocan al verdadero Dios creador del universo y vivificador de todas las cosas. Erigieron pues, en honor y culto de esta suprema deidad que por incomprensible no representaban en figura alguna, aquel templo. Su fábrica, aunque era de materia frágil igualaba en las riquezas de oro y plata a los templos del Cuzco y Titicaca.

  • 199 Cada carga pesaba dos arrobas y media de oro.

47228. Profusamente gastaban los indios en las oblaciones y sacrificios de este templo los metales más puros. De sus despojos recogieron los españoles 27 cargas de oro y 2.000 marcos de plata, sin haberse averiguado el sitio donde ocultaban cuatrocientas cargas199 de ambos metales que dice Herrera y es tradición muy recibida. Se presume están en el grande arenal que intermedia con más de dos leguas de extensión los valles de Lima y Lurín. “Es cosa notable (escribe el señor Pinelo), que pidiendo un piloto a don Francisco Pizarro algún tiempo después los clavitos y tachuelas que habían quedado por las paredes de este templo, que sustentaban las planchas de plata y oro que se habían quitado, le hizo gracia de ello como cosa de poco o ningún valor. Habiéndolos sacado todos pesaron 4.000 marcos. Considérese a este respecto cual sería lo principal de todo el templo cuando estaba en su grandeza.” Después se llamó este templo Mamacona que significa clausura de doncellas. Encerraban en él todas las mujeres vírgenes que haciendo voto de castidad querían vivir en reclusión. Hasta hoy tiene el mismo nombre. Cerca de sus ruinas o en los mismos despojos de este templo hay una fábrica que más bien se debe llamar tugurio que casa de campo, sobre ellas y sus tierras fundaron el condado del Castillejo los que en Lima tienen el apellido de Vargas Carvajal y son correos mayores de las Indias. Las numerosas poblaciones que se habían situado alrededor de este grande templo se ven reducidas a 10 ó 12 familias que viven infelizmente en un pequeño pueblo que llaman Pachacamac en memoria del templo. Son las casas de cañas y paja y a correspondencia el adorno de ellas, que mejor diría el desaliño. De manera que la que fue en otro tiempo metrópoli de aquel vasto Imperio y donde todas las naciones de él hacían sus romerías para adorar al Pachacamac, hoy yace ceniza y ultraje de las vicisitudes del tiempo, siendo las ruinas de estos edificios el testimonio más autentico de su soberbia y grandeza.

  • 200 De este ídolo y no del río que la baña tomó el nombre la ciudad de Lima, mudada la r en l.

47329. Casi media legua al sur de la que hoy es ciudad de Lima se ven las ruinas de otro templo, que como escribe Garcilaso, no fue menos adornado que el de Pachacamac en riquezas de oro y plata, aunque diverso en el objeto de su culto y suntuosidad de su fábrica. Aquí se daba adoración a un ídolo que por sus respuestas llamaron Rímac200, que suavemente pronunciada la R significa hablador. Pretenden que el demonio hablaba por boca de este simulacro que era de barro e imitaba la figura y traje de los moanes. “Era dedicado (dice el señor Pinelo hablando de este templo) a un ídolo que allí hubo en que el demonio respondía como en los oráculos de la gentilidad y por esto le decían Rímac, que significa el que habla. No hubo en esto más demonio que la astucia y engaño de los moanes, que para sujetar a aquel gentilismo se introducía uno de ellos bajo de la estatua que era hueca y dando al pueblo que le consultaba las respuestas que más lisonjeasen a sus oraciones y plegarias, les aseguraba en la creencia de esta ficción y quimera. Pintaban en este templo como hieroglíficos las respuestas que más favoreciesen sus ideas. Y para hacer misteriosas estas pinturas que se veían en los muros de esta fábrica las cubrían con otras paredes, sin que la juntura de la que les servía de cortina borrase las figuras que ocultaba. Advirtió el maestro Calancha lo mismo que yo y con admiración dice: “Admíreme viendo en uno de aquellos palacios o casas dos paredes pegadas que con los temblores se han divido por la parte de arriba y están pintadas de figuras de indios y animales. Discursando algunos cómo se podía enlucir y pintar la una pared que pegaban a la otra, piensan (viendo que son paredes grandes) que pintaban una tapia y la pegaban y luego otra. Y así las iban poniendo y levantando. Pero no advierten que a ser así, quedarán las junturas de entre tapia y tapia señaladas y las pinturas con rayas y quiebras mostrando división. Lo cierto que se ha de pensar es que la multitud de indios tenían modo como poner entera la pared, después de enlucida y pintada juntándola a otra y de la obediencia y millarada de indios se hace fácil aun cosas más difíciles.”

47430. De los tesoros de este templo nada dicen de positivo los autores. Son conjeturas las que escriben. Pero bien fundadas si se está a la tradición que las favorece. Dice ésta que son grandes las riquezas que se sepultan en sus ruinas. Esto dudo. No es tan grande la área en que se contiene. Con pocos trabajadores se pueden desmontar los paredones y transponer la tierra que les cubre. Cavado entonces el centro y también el muro que le cerca se podrá buscar el desengaño. Mi duda no cae sobre las riquezas que sin duda alguna se encontrarían en aquel templo antes de su ruina. Cae sí sobre las que se pretende que están sepultadas en su recinto. Para esto casi no hubo tiempo. Y cuando lo hubiera habido no era creíble que a los muros de Lima y en sus contornos se guardase hasta hoy sin descubrirse tesoro tan considerable, no habiendo dificultad que embarace su descubrimiento y sobrando hombres que más aman este género de trabajo que el efectivo de otras artes. No niego que haya en sus inmediaciones algunos entierros. Serán estos de poca consideración cuando basten a aliviar la pobreza de uno o dos a quienes la suerte o industria prepare la felicidad del encuentro. Pero no tanto como los tesoros que sin disputa alguna hay escondidos en Chucuito, Cuzco, Trujillo, Pachacamac y Cajamarca. Si estos se descubriesen bastarían a enriquecer el mundo. Son difíciles sus descubrimientos por la situación de sus depósitos. Lo que en el del Rímac sería fácil, si fuese cierta la noticia. Llamóse pues este templo Rímac Tampu, que significa casa del que habla. Hoy corruptamente se dice Limatambo. El ha dado el nombre a Lima y los valles que la comprenden y no el río que la baña, como muy bien dice el maestro Calancha con autoridad de Garcilaso. Son sus palabras: “solo Garcilaso escribió lo cierto y los demás erraron por noticias que les debió dar alguno en lenguaje poético, que si en los versos murmuran los arroyos en la prosa hablen los ríos.”

  • 201 Lámina XII, página 626, tomo 2, Relación histórica del viaje a la América Meridional, libro 6, cap (...)

47531. En Cayambe, pueblo de la jurisdicción de Otavalo en el Reino de Quito, casi permaneció hasta hoy la soberbia fábrica de un templo que era dedicado al Sol, como el del Cuzco. Su materia era la misma que la del Pachacamac y Rímac. Pero tan bien cocida y argamasada que aun siendo frágil por ser de tierra, disputa al pedernal su duración. Don Antonio Ulloa que vio este templo y da su perspectiva201, lo describe así: “Una de estas obras se mantiene existente por la mayor parte en el pueblo de Cayambe y consiste en un adoratorio o templo hecho de adobes. Su fábrica es en una eminencia donde se levanta el terreno del mismo pueblo y forma como un montecillo no muy alto. Su figura perfectamente circular y la capacidad bastante, pues su diámetro será de ocho toesas, que hacen 18 a 19 varas con corta diferencia y a su respecto tiene 60 varas de circuito. De este edificio no han quedado más que las paredes que se mantienen todavía en buen estado de firmeza, y su altura es como de dos toesas a dos y media, o de cinco a seis varas. Su ancho o grueso de cuatro a cinco pies. Esto es como una vara y dos tercias y la unión o trabazón de los adobes es de la tierra con que hacían estos mismos. Una y otra tan dura como si fuera piedra, pues no la vencen las injurias del tiempo a que esta expuesta por la falta de cubierto”. Los tesoros de este templo son presumibles. Si algunos se pillaron en sus despojos no lo afirman las historias ni los cuenta la tradición. Este silencio tiene a su favor toda la negativa y aunque se quisiera decir como quieren algunos, que la mayor parte de las vasijas de oro que en Cajamarca se dieron a Pizarro por la libertad de Atahualpa era de los edificios de aquel templo, es una noticia que carece de todo fundamento y aun de verosimilitud, debiendo constar un hecho tan público cuando no de las historias, al menos de los apuntamientos de Pizarro que mandaba escribir cosas de menos consideración que los tesoros de un templo. Así pues, si en este templo los hubo, fueron pocos o ningunos. Y si muchos, no se sabe hasta ahora de ellos ni del sitio donde los escondieron, si es que en algún tiempo fue física su existencia y no imaginaria como lo juzgo.

  • 202 Es de la provincia de Pasco en el Reino de Tierra Firme.
  • 203 Pertenece a la provincia de los Muzos y ciudad de Vélez en el Nuevo Reino de Granada.

47632. De los monumentos antiguos que existen en nuestra América y se ignoran sus inventores diré alguna cosa a continuación de este artículo, refutando los supuestos como ficciones quiméricas o mal aplicados sus hallazgos. Por los años pues, de 1637 en el pueblo de Quinua que dista dos leguas de Huamanga, se descubrió casualmente un palacio subterráneo con grandes portadas de piedra y suntuosos edificios. Hallaron en él una lápida con una inscripción que no se pudo leer. Había varias estaturas de piedra con figuras de hombres que a manera de peregrinos traen a las espaldas colgados los sombreros. Entre ellas se vio uno montado a caballo con una lanza en ristre y escudo en el brazo izquierdo y otros bultos con vestiduras talares. Se registraron estos monumentos con luces, habiendo los que descendieron el subterráneo dejado un hilo a la entrada que les sirviese de norte en la salida. Esto no lo afirmo porque no lo he visto. Fiador de ello es el señor Pinelo, que lo asegura en una nota marginal a la obra tantas veces citada en estas Memorias. Si este autor no vio lo que refiere o lo engañaron en la noticia, fácil es su examen en la población de Quinua, donde debe existir monumento tan famoso que servirá de luz en la confusa oscuridad que nos presenta la antigua población de aquellas tierras. Otras figuras de igual representación y materia se ven en los pueblos de Caja202 y Toca-Regua203 como escribe Zárate y fray Gregorio García. Y al pie de una de estas figuras que tiene barba larga, sandalias y un libro en las manos, según afirma el último autor citado, hay una inscripción con cinco líneas cuyos caracteres ni dicciones se han leído ni entendido, dejando a la más instruida curiosidad su indagación y examen.

47733. En Cacha, que es un población de la provincia de los Canas casi 20 leguas del Cuzco, hay un monte en aquella parte de cordillera que le cerca que llaman cerro Quemado. Este es un monumento que miran los indios con espanto. Allí se ven las peñas más de un cuarto de legua con apariencia de quemada. Por esto se ha creído que queriendo los indios entregar al fuego al pretendido apóstol de que de ya se ha tratado en los números 3, 4, 5, 6 y 7 de este artículo, bajó del cielo este elemento y en pena de la perfidia y contumacia, abrasó a los que intentaban el sacrificio de la hoguera. El maestro Calancha que es uno de los que han creído esta ficción teniéndola por milagro, dice así: “Dejó Dios esto para eterna memoria en camino que todos hemos visto y hasta hoy se llama cerro Quemado, porque solo aquel cuarto de legua algo más está negro del fuego, y lo demás verde y con su hierba y pajonales y ni los tiempos ni las aguas han mudado el color del fuego y lo negro del humo.” Betanzos y fray Gregorio García que fueron los primeros que canonizaron este pretendido milagro afirman que los indios viendo la lluvia de fuego que venía sobre ellos se acogieron al apóstol y que éste dando dos o tres golpes con su bordón extinguió el incendio y apagó la llama. ¡Válgales por credulidad! Dejemos al apóstol, vamos al fuego. Si tal elemento hubiera abrasado el monte hubiera calcinado gran parte de él o al menos una que otra piedra. De esto no hay reliquias ni se encuentra ceniza alguna que acredite su memoria. Han originado este engaño los vapores bituminosos que siendo aquí más gruesos que otras exhalaciones y efluvios que manan en nuestros montes, se imprimen en las peñas dejando en ellas las impresiones del humo que hasta hoy se notan y se notaron mientras no se extingue la materia que las causa. Valiéndose de estas señales los que tenazmente pretenden en nuestra América la predicación evangélica antes que la llevasen los españoles, han hecho creer a los indios que aquellos signos que son efectos naturales testifican los portentos del cielo contra la dureza y rebeldía que manifestaron a los prodigios y milagros que obró con ellos el santo apóstol que les pretenden.

  • 204 Libro 2 de la Crónica de San Agustín del Perú, capítulo 32, página 473.

47834. No es menos fabuloso o quimérico este monumento de Cacha que es el del pueblo de Tauca en la provincia de Conchucos, de la jurisdicción de Lima. Hay allí un cerro que esta tajado por el medio como si lo hubieran cortado con cuchillo. Fingen que al principio de la reducción de los indios, Charimango, que era un hechicero para disuadirlos de la verdad que los operarios católicos les anunciaban, les dijo que haría ver con un prodigio que era falso todo lo que estos les proponían en la nueva ley que les llevaban. Para ésto junto un numeroso pueblo. Propúsoles que para confirmación de su virtud había de romper con la impresión de un pie el monte más alto de aquella comarca. Subió pues, al que se ve tajado entre Tauca y Llapo y con su explosión tembló la tierra y se abrió el monte. Esta es una de las mayores patrañas que en nuestros países ha inventado la malicia. Yo no defiendo a Charimango. Fuese o no fuese hechicero eso poco importa para despreciar un hecho que necesitaba de más auténticos testimonios que la tradición fabulosa de los indios, sino es ya la impostura que ha propagado este engaño. No me admira que los indios conchucos por su ignorancia atribuyesen a virtud de Charimango lo que era efecto de uno de los grandes terremotos que se sentían en Lima y su jurisdicción recién conquistados aquellos países. Lo que me admira es que los hombres más juiciosos de aquellos tiempos dieran crédito a la relación de los indios o fomentaran la quimera, encomendando a los moldes un hecho tan ridículo que bastaba el desprecio para borrar de la memoria de aquellas gentes la del prodigio de Charimango que hasta hoy se trabaja en refutarlo. El maestro Calancha204 que abrazó cuanto sonaba a milagro y tenía aire de prodigio, dando asenso a este pretendido portento dice así: “Sabría el demonio por Filosofía natural que a tal hora había de temblar la tierra con tal violencia que se había de caer la mitad de aquel monte y así concertó hora, sitio y lugar, dando pruebas de su omnipotencia, las que eran estratagemas de embustes y embelecos de cavilación.”

  • 205 Lámina 17, página 628, tomo citado.
  • 206 Habla del edificio de que dimos noticia en número 21 de este artículo.
  • 207 Es el Callo de que hemos hablado en este número y en el citado.

47935. En los límites de la Tacunga se levanta un pequeño monte que llaman los españoles Panecillo de Callo, por estar en un llano que tiene este nombre. Este es un monumento que acredita la curiosidad y constancia de los indios al trabajo si es que es verdadera la común tradición de que fue formado a mano. Las apariencias así lo confirman. Porque a no ser artificioso, carecería de aquellas igualdades que con dificultad se advierten en los partos de la naturaleza, que en este género los más monstruosos son los más perfectos. Parece el monte amasado, no construido. Guarda tal orden en sus ángulos que solo el arte pudiera haber observado las reglas de la mensura con la perfección que allí se miran, sin notarse exceso en sus pendientes ni lados. Don Antonio Ulloa, que nos da su figura y lámina205, dice así describiéndole: “como 50 toesas apartado de este palacio206 hacia el norte, que es adonde corresponde la puerta de su entrada, hay un cerro que causa novedad por estar en medio de aquel llano207. Su altura será como de 25 a 30 toesas, esto es de 58 a 70 varas y su figura redonda como la de un pan de azúcar, tan igual por todas partes que parece le fabricaron a mano, pues el remate de su pendiente forma perfectamente con el suelo un mismo ángulo en todas partes. Así por esto como por ser las huacas una especie de monumentos tan común entre ellos, se puede condescender a la opinión recibida entre aquellas gentes de que fue formado artificiosamente y que su tierra fue sacada de la quebrada por donde pasa un pequeño río cerca de él, por la parte del norte, pero no hay otra prueba que lo verifique más que la de este prudente juicio”.

  • 208 Miscelánea austral, coloquio 33.

48036. Además de estos monumentos hay otros en que los nuestros han querido hacer hallazgos misteriosos, los que han sido unas meras producciones naturales o máquinas artificiosas en caso de concederles a estos inventos la realidad de su existencia. Es el monumento más celebrado el Clavo del Hierro, que se halló cavando un mineral de Cajatambo. Don Diego de Avalos208 que fue el primero que creyó este hallazgo y lo publicó como milagroso, dice así: “entre la ciudad de Los Reyes y la de Huanuco hay unas minas de plata que llaman Cajatambo. De una de las cuales que era de Diego de Aguilar de Córdova, caballero andaluz, era tanta la dureza de una guija blanca en que estaba incorporado el mejor metal, que para haberla de labrar era necesario darle fuego con mucha cantidad de leña y en quitándolo echarle vinagre muy fuerte para que ablandase aquella diamantina piedra, cuya costa y trabajo sufría la riqueza del metal que los mineros llaman ley. En esta mina a los ocho estados de su hondura, se halló un clavo de hierro de la misma manera y forma que los que nos representan de la cruz de nuestra redención. El cual estaba tan en medio de la dureza de la piedra que para sacarlo fue forzoso que saliese a una piedra abrazado con la punta que está vuelta como si se hubiera clavado en un madero y lo hubieran redoblado para más firmeza. Era de un jeme de largo poco más o menos. Esto fue en tiempo que gobernaba este Reino don Francisco de Toledo, el cual deseó ver este clavo como cosa tan digna de consideración y no lo pudo haber, porque luego que lo sacaron lo hubo fray Luis Próspero, provincial del orden de San Agustín que entonces era, estando de partida para España donde lo llevó y más se ha de advertir que estaba tan sin orín como si aquel día se hubiera echado o caído allí.”

48137. Por la relación del citado pasaje (aun sin el mayor examen) se viene a los ojos la fraudulencia del hallazgo. El estaba remachado en la piedra. Acredita esto que taladrada artificiosamente se introdujo en ella el clavo, que después la malicia depósito en el mineral. Estaba tan bien limpio de escorias como si se acabara de sacar de la fragua. Esto hace ver que no había mucho que se había depositado en la mina. Porque si hubiera corrido, no digo la dilatada carrera del tiempo que le pretenden, sino un corto espacio de días, la misma humedad nitrosa de que abundan nuestros minerales hubiera tomado el hierro. Digo esto suponiendo verdadera la ficción y no imaginaria la noticia. Yo creo esto último. Si hubiera sido cosa cierta, no era creíble se hubiera dejado de presentar al Virrey que deseaba ver el clavo como el mismo autor lo afirma. Y un 397 tal Virrey como lo fue don Francisco de Toledo, curioso indagador de las cosas más peregrinas que se encontraban en nuestro continente. No habiendo esto así pasado, se debe despreciar la noticia y colocarla en el número de las quimeras de que se ha valido la astucia para hacer creer a los indios que se encuentran en sus tierras los monumentos que avisaban su futura reducción, no necesitando las verdades evangélicas de estos ni otros signos exteriores. Y cuando el clavo hubiese sido verdadero y sin la más leve sospecha de ficción, no merece comprenderse en tal alto grado que se mire como milagrosa su invención. No sería cosa nueva que del mismo modo que en nuestros minerales se encuentran figuras (aunque imperfectas) que representan una que otra cosa, se hállase alguna que pareciese clavo y principalmente entre los metales que llaman chumbis y son de hierro, como los hay en Cochaya y mineral de Potosí y se ha dicho al artículo 8, número 1. Y siendo esta cosa natural de ningún modo se ha de suponer como misterioso aquel hallazgo, que en mi juicio debe correr la misma fortuna que la moneda de César Augusto que se refutó al número 9 de este artículo.

  • 209 Es un asiento de minas del obispado de Arequipa.
  • 210 Libro 2, capítulo 9, número 2.
  • 211 Así llaman los mineros las vetas que no se han tocado.

48238. Y porque a este clavo no le faltase cruz, se pretende que en Caylloma209 cavando un indio un mineral, halló tres perfectamente figurados. El licenciado Juan de Valverde, que por el obispo de Arequipa era visitador de aquel partido, entregó al maestro Calancha210 como él afirma y cita el señor Pinelo la relación de este hallazgo, que es como se sigue: “La víspera de la Cruz de mayo de este año de 1631, a las ocho de la mañana, se halló en la mina que llaman del Difunto, que hoy es del general don Diego de Zaravia, barreteando un indio en virgen211, quebró una piedra y apareció un clavario de tres cruces, cosa de admiración de un género de piedra a modo de cristal que llaman los mineros diente de perro, labradas como buril de platero. La mayor casi de un palmo en gran perfección con su rótulo sin letras del grosor de un dedo meñique. La otra más pequeña con un clavo muy perfecto encima. A la otra le quebró un brazo el golpe de la barreta, porque el indio trabajaba sin cuidado de que allí hubiese cosa tan preciosa. El visitador que es testigo de este invento sabría poco o nada de Física. Así luego que vio los pedazos del metal en que se contenían estas figuras, atribuyendo a efectos milagrosos su representación, quiso canonizarlas de portento.” Todos los días en los tres reinos se encuentran estos y otros fenómenos, que no son más que unas meras casualidades en las producciones. Y las gentes que afectan piedad o religión procuran hacer valer como milagroso lo que en sí nada incluye de prodigio. Si se examinan los sales y sucos que dan a las materias estas y otras apariencias que acredita la ignorancia, se verá que es cosa natural encontrar estos y otros fenómenos que con los instrumentos misteriosos de la pasión de Nuestro Redentor Jesucristo no tienen más relación que la imaginaria que le dan las gentes crédulas, que quieren autorizar las verdades de la religión con los casuales encuentros y partos irregulares de la naturaleza, que es varia e inconstante en la formación de las cosas más comunes, no siendo posible averiguarle sus secretos.

  • 212 Es pueblo de la provincia del Collao a la parte meridional del Cuzco que hoy pertenece al obispado (...)
  • 213 Llamóse este Príncipe en su gentilismo Uruco Huaraca. Fue hermano del grande emperador Huayna Cápa (...)
  • 214 Libro 2, capítulo 4, página 334.
  • 215 Otro pedazo he visto yo y tenido en mis manos, que me dio a ver don Juan Ramón Jiménez y Cisneros (...)

48339. En este género no falta en nuestra América monumento más verídico, pero con leves sombras de sospecha. Esta es la cruz de Carabuco212 de que hace mención una real cédula del Señor emperador Carlos V enviada al señor don Baltasar Poma Huaraca213 que fue el primer Príncipe de la sangre real que la adoró, y por esto la cesárea Majestad al principio de la cédula que he leído le dice así: “Por cuanto vos, señor don Baltasar Poma Huaraca Vilca Inca, señor de casa y solar del emperador Huáscar, adorásteis el primero la Cruz en Carabuco, etc.”. La invención de este sagrado madero la trae el maestro Calancha214, que copiaré a la letra por haberse hallado presente a ocasión que por los años de 1598 se trasladó al altar mayor de la iglesia de Carabuco. Son sus palabras: “Estuvo enterrada esta bendita cruz en una fosa más de 1500 años sin daño ni lesión, callándose entre los indios la noticia de ella hasta que riñendo en una borrachera los hanansayas (parcialidad de indios) con los urinayas, llamaron éstos idólatras a los otros que tenían escondida la cruz del santo. Súpolo el cura Sarmiento y haciendo prudentes diligencias, aprovechándose del encuentro de los indios y de halagos y amenazas, la saco con solos dos clavos. Y después el obispo don Alonso Ramírez de Vergara (que entonces pertenecía este pueblo al obispo de Chuquisaca) averiguó con suma diligencia la cosa y la declaró por cruz de aquel santo y por milagrosa. Era antes que la colocasen de más de cuatro varas, si bien me acuerdo y de algo más a menos de una cuarta en cuadro. Cortáronla un pedazo para que cupiese en el nicho del altar mayor, de que traigo una cruz215 entre mis reliquias. Aquel día se vieron evidentes milagros y después ha hecho muchos. Cuando se dividieron los obispados dividieron la santa cruz, aserrándola por medio y así hicieron dos: una está en Carabuco y otra en la catedral de Chuquisaca. Tiénese en todo este Reino en suma veneración.

  • 216 Historia de las Indias, parte primera, capítulo 53.
  • 217 De Anticristo, libro 3, capítulo 25.
  • 218 Primero... Monarquías, libro 3, capítulo 3.
  • 219 Política indiana, libro 1, capítulo 5, página 17, número 19.
  • 220 Estos son los mismos que se acaban de citar y en las notas de abajo se asignan los lugares.

48440. Este sacrosanto leño si no fue formado por algunos de los varones apostólicos que a la primera entrada de los españoles aportó a aquellos reinos, fue sin duda alguna devota estructura de nuestra nación. Afirman [López de] Gómara216 y Maluenda217 y Puente218 que queriendo algunos españoles ser más bien funesto despojo de las hondas que afrentoso ultraje de la barbarie y tiranía de los moros en la pérdida de España, se entregaron al mar en una pequeña embarcación sin llevar destino en su derrota. Pero como la providencia les tenía preparadas como para triunfo de su catolicidad estas regiones, arribaron a Cozumel y Yucatán donde plantaron el estandarte de nuestra redención. El señor Solórzano219 trayendo algunos ejemplos que hagan verosímil la transmigración de los primeros pobladores de estas tierras, dice lo siguiente: “entre los cuales no quiero pasar en silencio el que traen [López de] Gómara y otros (aunque no se con cuánta certeza) de los españoles que huyendo de la guerra y servidumbre de los moros en tiempo del rey don Rodrigo, se embarcaron en el océano y aportaron a las provincias de Cozumel y Yucatán. Y viviendo y muriendo en ellas pusieron sobre sus sepulturas y en otras partes muchas cruces y se las enseñaron a reverenciar a los indios, las cuales se hallaron allí por los nuestros cuando se descubrieron estas provincias.” Aunque el señor Solórzano en el referido pasaje dice que no sabe con cuanta certeza. Este es un escrúpulo de poco peso. Pero muy propio de su juicio y carácter. Para ello, pues, hay más que verosimilitud y certeza moral. Si se está a la tradición de los indios, confirma ella que un hombre a quien llamaron Viracocha por el color blanco y pusieron en el número de sus dioses formó aquel sagrado leño. Si se examinan las memorias de los escritores se hallan tres220 contestes que aseguran la navegación de los nuestros a aquellas costas en la invasión de los moros.

48541. Quizá se dirá que los indios por lisonjear a la nación que les empezaba a dominar propagaron esta tradición y que los españoles para hacerla más recibida han derramado la noticia de la navegación que se duda. Uno y otro cabe en lo posible. Pero si se está a lo primero, se verá que de parte de los indios no hay sospecha ni aire de lisonja. Muchos siglos antes que llegasen a aquellas costas los españoles, dieron el nombre de Viracocha al primero que plantó en sus tierras el sagrado estandarte de la fe y viendo a los nuestros los tuvieron por hermanos de la deidad que veneraban bajo el título de Viracocha. Esto consta de sus quipos y tradición y lo aseguran nuestros historiadores con el Inca Garcilaso, que más que otro alguno se debe creer en este asunto. Si se está a lo segundo, tiene de su parte toda la posibilidad en gentes que practicaban la navegación del Mediterráneo y otras costas. Así es muy creíble lo que afirman los alegados autores, que huyendo de la opresión de los moros aportaron a aquellas tierras. Y aunque se dice que la navegación se hizo a Cozumel y Yucatán que es la parte septentrional de nuestras Indias, como todo es un continente hay evidencia más que probable que alguno de los españoles que allá aportaron penetró las tierras meridionales y colocó la sagrada Cruz en Carabuco, que era entonces la metrópoli del Collao, como lo manifiestan las ruinas y edificios de Tiahuanaco.

  • 221 Libro 2, capítulo 3, página 322, número 4.

48642. No solo este sagrado monumento es auténtico testimonio de la verdad que buscamos. Hay otros de iguales circunstancias. Son ellos las dos cruces que se hallaron en las montañas de los Chiriguanas y en las tierras de los Chunchos. La primera, que tenía de largo seis varas y no muy gruesa con tres clavos primorosamente formados de la misma madera, fue hallada por los años de 1516 en una cueva no lejos de los tacuros y cuyambayes, que eran las naciones que empezaban a reducirse a población en aquella cordillera. Fray Francisco de Paredes del orden de Santo Domingo que era prior de Tarija al tiempo de este hallazgo, testifica como notario apostólico y de orden de su provincial lo siguiente, que cita el maestro Calancha221 lo que halló por información de aquellos bárbaros infieles de los más antiguos de aquellas cordilleras en que después contestaron otros muchos, fue que sabían por tradición de sus antepasados y según hallaban en sus quipos donde conservan las memorias de casos y sucesos memorables, que un hombre hermoso, blanco y zarco, no de mucha edad, les predicaba que Dios había venido al mundo y padecido por el género humano en una cruz como aquella, la cual había hecho con sus propias manos y que después a él ni a la cruz habían visto hasta aquel día que se la dieron a ver. Colocóse este santo madero en la iglesia de la ciudad de las Torres y las Salinas, que dista una legua del sitio de su invención, siendo gobernador y conquistador de aquellas montañas Juan Porcel de Padilla, como consta de la solemnidad de este acto. La otra cruz de quien los chunchos hicieron la misma relación que los chiriguanas por la suya se verá en el convento de San Juan de Sahagún, que es de religiosos agustinos.

48743. Se pudiera reponer a esto que los mismos religiosos habían depositado en aquellos sitios las cruces hasta que descubriéndolas la casualidad o el tiempo mismo a medida que se hicieron las poblaciones, fuese más portentosa su invención. Esto es presumible. Pero no fácil si se contempla el espacio de tierras, mares y montes que intermedia de una colocación a otra. Para mi creencia es bastante la común tradición de los indios que lo acredita. Si esta hubiera variado, tendría lugar la sospecha aunque injusta. Pero siendo firme y propagada de padres a hijos desde el instante que se descubrieron los sagrados maderos en sus respectivos sitios, no hallo motivo para hacer de los religiosos un juicio que pasa de temerario. Además que los mismos indios afirman que el que les labró las cruces, les enseñó que Dios era trino y uno. Desde entonces ellos en algunas partes de nuestro Perú donde llegó la noticia llamaban al Sol Apuinti, que significa Sol padre, Chu-Rinti Sol hijo, Inti Huacque, Sol espíritu, habiendo por relación a esta doctrina formado un ídolo de tres cabezas que nombraban Tanga-tanga y veneraban en Chuquisaca, como se dijo en una nota al artículo 1, número 11. Y aunque la doctrina de este español no hizo más progreso entre aquellas gentes que dejarles unas confusas noticias del verbo encarnado y los instrumentos de su pasión, sería esto falta de la inteligencia de su idioma y defecto de los mismo indios, por no haberse cumplido el tiempo que la divina Providencia había destinado a su conversión.

48844. A esto se llega el haberse hallado en la reventazón del volcán de Arequipa de que dimos noticia al artículo 17, número 1, dos sandalias y una túnica, obras (al parecer) de españoles y sin duda alguna de europeos. Eran las sandalias de badana blanca, con tres suelas curiosamente cosidas y de 14 puntos. La túnica era larga y de color tornasolado. No se pudo averiguar si era de lana o algodón. Esta con la una sandalia se trajo a España. Ignoro su destino. La otra quedó en la América. Creo que si no la ha consumido el tiempo deberá guardarse en la Guarca, en poder de los religiosos dominicos de Parinacochas a quienes hizo donación de ella, cerrada en un cofre de plata, doña María de Valencia que la poseía. Dicen que ha obrado a su contacto muchos prodigios. Esto ni lo niego ni lo afirmo. Lo que presumo es que ellas eran alhajas de alguno de nuestros españoles y no del pretendido apóstol de nuestras Indias como quieren fray Alonso Ramos y el maestro Calancha. Lo uno es más probable que lo otro verosímil, pues hay noticia que en la invasión de los moros como se ha dicho al número 40, navegaron algunos españoles a las Américas.

48945. Hasta aquí he concluido los 20 artículos de estas Memorias procurando llevar la pluma aun más allá de la extensión de mi noticia. Ahora continuaré con unas breves adicciones que colocadas en los artículos que les corresponden, servirán de mayor ilustración a las materias que en ellos se tratan.

Adiciones. Artículo preliminar

4901. En este artículo se lee la siguiente expresión: todos los que pretendiesen probar parentesco con los incas del Perú será por bastardía. Esta se ha de entender con restricción a la nota primera del artículo 5. Allí describo la genealogía de los incas Incas y sus descendientes, excluyendo de ella a los bastardos como lo practico con los parientes del traidor y tirano Atahualpa, que algunos poco instruidos colocan en la serie de los emperadores del Perú.

4912. En este mismo artículo digo que Francisco Pizarro tuvo dos hijos naturales en Huaylas Ñusta, hija bastarda del grande Huayna Cápac y hermana de Atahualpa, Rey de Quito y tirano del Imperio de los incas. Esto no hay historiador que lo dude, solo Peralta lo ha dudado. Este autor en una nota marginal al prólogo del tomo 1 de su Lima fundada dice: “Aunque Garcilaso niega haberse casado don Francisco Pizarro con la princesa hermana de Atahualpa, que se llamó después doña Inés Yupanqui, consta del testamento de su hija doña Francisca, marquesa de la Conquista, en que lo declara, el cual he tenido en mi poder auténtico.” Sería algún testamento supuesto el que vio Peralta. No lo dudo, pues se lee en él que doña Francisca fue marquesa de la Conquista, no habiendo tenido esta señora tal título en los reinados de los señores don Felipe II y don Felipe III, en cuyo tiempo vivió. Túvole sí su hijo don Juan Fernando Pizarro por merced del Señor Felipe IV y en fuerza de los méritos de Francisco Pizarro, su abuelo, como lo contesta don Fernando Pizarro de Orellana en sus Varones ilustres del Perú y yo lo expreso a don Gregorio Mayans en la carta que se lee a continuación de estas Memorias.

  • 222 Comentarios reales del Perú, parte primera, libro 9, capítulo 38, página 348.
  • 223 Política indiana, libro 3, capítulo 27, número 30, página 386.
  • 224 Varones ilustres del Perú... discurso legal, páginas 6, 21, 27, 29 y 71.

4923. El citado Peralta juzgó que se mancharía el honor del héroe de su poema si en sus cantos refería los amores de Huaylas Ñusta y los hijos que tuvo en ella fuera del matrimonio. Así lo hizo casado, saliéndose de la debilidad del instrumento que cita y no admitiendo el pasaje de Garcilaso222 que lo niega. Desde luego que yo doy de barato a este historiador. Pero no doy al señor Solórzano223. Este jurisconsulto, que examinó las cosas del Perú aun más de lo que se piensa, dice así: “En aquel pleito tan largo y reñido que hubo sobre la encomienda que el marqués don Francisco Pizarro había dado a la señora doña Francisca, su hija natural, habida en doña Inés Huaylas Ñusta, que fue hija de Huayna Cápac, señor que fue del Perú. La cual doña Inés casó después con el capitán Martín de Ampuero”. Y su pariente el citado don Fernando Pizarro de Orellana224 asegura que no casó con doña Inés por evitar sospechas entre los émulos de la felicidad. Con estas autoridades se conocerá que el instrumento que cita Peralta carece de la autenticidad que le supone y que no tienen fundamento sobre qué apoyarse los que han hecho casado a don Francisco Pizarro con la señora doña Inés Huaylas Ñusta.

Artículo 1°

4934. En este artículo se colocará el manantial de minas de plata que llaman Carcuaruco y es una sierra nevada que dista 12 leguas [de] Pacray de la jurisdicción de Punabamba en la diócesis de Lima. Después continúa éste con el nombre de Ninarupa y no escasea su riqueza en el espacio de cuatro leguas de la misma cordillera. Aquí se colocará también Colquitirca que se compone de dos voces indicas, colqui, plata y tirca, cerro y es un monte que por su riqueza corresponde a la imposición de su nombre. Se sitúa él nueve leguas de Palcamayo en la provincia de Tarma. En él han ocultado los indios el más famoso mineral de plata que conocieron sus incas. Llámase este hoy la Ventanilla. Por los años de 1726 Juan de Aliaga, indio tarmense, dio a don Diego Rivera y Mendoza (corregidor que fue de Condesuyos) una piedra de 12 libras que había extraído de esta mina cuyas bocas el solo conocía. Por medio de la fundición se sacaron de ella 12 marcos de plata, según me contextó en Cádiz el citado Mendoza, tratándole de este mineral y su grandeza.

4945. En las cercanías de Lima se han descubierto hoy muchos minerales de oro y plata que no conocieron los antiguos. Benefícianse sus metales por medio del fuego en un horno que guardando todas las reglas de la arquitectura y maquinaria ha fabricado a las faldas del monte que llaman San Cristóbal don Manuel Blázquez de Torquemada, bien inteligente en las matemáticas y metalurgia. En carta que me escribe este minero de Lima con fecha de 15 de octubre de 1760 me dice así: “Vuestra merced me encarga que le envíe razón de las minas especiales de este Reino. Sobre esta materia solo puedo asegurarle que con mi nuevo método no hay ninguna mala, pues en dando un cajón de metal que pesa 200 arrobas, tres marcos de plata, con ellos se costean los 10.000 que tiene de tierra y con el que hoy se práctica ni con seis marcos se saca utilidad. Esto se califica con la experiencia de algunas vetas de las cercanías de esta ciudad que han dejado en estado de catas por no hallarles ley. Yo les he sacado a algunas aún más de la competente para continuar el trabajo.”

  • 225 Es natural de Cádiz, donde sirvió de ayudante de órdenes del marqués de Valdecañas y pasó a Lima e (...)

4956. Por los años de 1736, siendo Virrey de Lima el marqués de Villa García, presentó este minero su nuevo método con el que aseguraba 80 pesos por 100 de aumento al beneficio común. Vióse esta materia en varios acuerdos y junta real de Hacienda. Aprobada se proveyó que se le señalasen dos por 100 sobre el exceso de toda la plata que se quintase con su método. Por este medio, aun los metales negrillos que son los más difíciles por abundar de humores renitentes, se trabajaban en ocho o diez días, cuando antes pasaban de 40 en los buitrones, imposibilitando los gastos su beneficio. Asimismo para facilitar el trabajo de las minas, ha escrito dos obras que he leído originales. La una tiene por titulo Guía subterránea, que en el artículo 7 llamé yo Arquitectura subterránea. Esta obra es un nuevo orden de arquitectura que se sujeta en todo a la Geometría teórico práctica. La otra se llama Destierro de errores y guía de la utilidad. Se dirige ella a dar a conocer el errado método con que hasta aquí se ha practicado y se practica el beneficio de los metales de plata por azogue. Una y otra merecen la inspección del ministerio, como asimismo su autor225 es digno de la mayor consideración, así por la práctica de 40 años de minas sobre más de 80 que hoy tiene de edad, como porque su trabajo lo encamina solo al bien común.

4967. En el celebrado Iquique que cría la plata lo mismo que la tierra produce las criadillas y de que dimos noticia al artículo 1 de estas Memorias, se ha descubierto hoy un material para fabricar chozas en que pueden abrigarse los que navegan a buscar una riqueza que solo se consigue con escarbar la arena. Es este el sargazo o lama que arroja el mar. Redúcese él a cenizas quemándolo al fuego. Después con la agua salada se amasa un barro que poco difiere en la consistencia de aquel con que comúnmente hacen los indios sus adobes y tapias. Con este material se ha formado una casa y se levantaran obras si se fomenta esta navegación. Los primeros que habían navegado a este puerto, aun con todas las prevenciones de víveres, perecieron a pocos días de haber internado la tierra por no tener con qué defenderse del borrascoso tiempo que experimentaron. Así este hallazgo que se debió a la industria de un cierto Valenzuela ha hecho menos temible su situación. Esto se extiende como no falten los bastimentos de agua, leña, harinas, semillas, carnes secas y sal. Si estos faltan, es la empresa de fatales resultas. En caso de necesidad y aun sin esta urgencia, los de Tarapacá que es población de Arica y la más vecina a este criadero de plata con distancia de 12 leguas, pueden proveer por tierra algunos víveres, aunque por defecto de la agua, que es menester también cargarla para hacer esta jornada, son grandes las dificultades. Pero si una vez se empieza, espero que la plata todo lo allane, tomándose medidas que por mar y por tierra mantenga en continuo giro la provisión.

4978. A distancia de casi 18 leguas de la ciudad de Santiago capital del Reino de Chile, hay una continuación de montes altos que se cubren de nieve desde abril hasta noviembre y los indios llaman Quempu. En ésta por los años de 1726 don Miguel Jordán descubrió varios minerales de plata que empezó a trabajar. Con su muerte quedaron desiertos. Después por los años de 1757 algunos vecinos de Santiago emprendieron hacer revivir estas minas con nuevo trabajo. Para lograrlo remitieron a Lima porción de sus metales. Ensayados estos por peritos en la Metalurgia, se les demostró que de un cajón de ellos se sacarían 80 marcos, pero que para su beneficio era preciso diferente método que el que se guarda con los del Perú, por ser de diversa naturaleza a causa de los climas en que se producen. En esta situación se mandaron traer del Potosí los más inteligentes beneficiadores. Estos actualmente tratan de reducirlos y sacar de ellos toda la utilidad que prometen metales tan poderosos.

  • 226 Fundó esta villa por los años de 1730 el conde de Superunda. Dista ella 80 leguas al norte de la c (...)

4989. A la orilla del río Claro hacia aquella parte que baña la villa de Talca226 hay un paso que tiene el nombre de Portezuelo de Aguirre. En los montes que abren este y llaman los indios de Labra, que descubrió don Antonio Chirinos una mina de plata. Trabajóla por los años de 1745. Su beneficio era por fundición. Pero como éste se hacía sin la mayor inteligencia, no correspondía la utilidad al trabajo. Así, su descubridor dejó principiadas las labores que mueven la atención de otros más prácticos en el conocimiento de metales. En esta misma montaña, que tendrá de continuación ocho a nueve leguas, se halló una mina de oro. Esta se ha desamparado por necesitarse (según dicen) de grandes fondos para su fomento, aun habiéndose extraído al principio algunas cantidades de metal muy fino.

49910. A la fecundidad de las minas de oro y plata de que abunda el Reino de Chile, como se ha visto en los dos primeros artículos de estas Memorias, se añadirá la siguiente noticia que me comunica en carta de 10 de mayo de 1759 el señor Don José Perfecto de Salas, fiscal de lo civil y criminal de aquella Audiencia. Ella es así: “Volviendo a las minas, aunque son muchas las de oro que aquí se trabajan, las de plata son inmensas y riquísimas. Solo las de San Lorenzo y Uspallata, jurisdicción de Mendoza, por donde vuestra merced pasó el año de 1751 son capaces de llenar el mundo, si hubiese quien se aplicase a su labor. Yo he visto sacar en 24 horas de una mala fundición en un peor horno y con instrumentos y aperos bien malos, 92 marcos de plata de los metales que había extraído un solo hombre con el trabajo de ocho días. Pero la falta de azogues, inteligencia, caudales y aplicación hacen que este tesoro y otros muchos estén sepultados en el olvido.” Hasta aquí este docto ministro y vigilante celador de los intereses del Soberano. Debiera yo continuar nuevas reflexiones sobre este asunto. Mas como ya he expresado al artículo que le corresponde lo que convenga para su mejor manejo, me remito a él. Allí se verá que hablo de experiencia y con conocimiento del país, de los metales y situación de las minas.

  • 227 Nota de los editores: puede ser Aconquija, una población en Tucumán.

50011. En Ancoquija227 se han descubierto por los años de 1759 y 1760 poderosas minas de plata. Este es un monte bien grande que en la provincia del Tucumán sirve de cabecera hacia la parte del sur, al valle de Calchaquí. Los vecinos de Salta han fabricado en sus contornos ocho ingenios para moler los metales y han hecho traer del Potosí a don José Hinchausti para que los beneficie. Creo que estas minas fueron conocidas de los antiguos pobladores del Tucumán. Hay tradición que en los principios de las conquistas calzaban estos sus caballos con herraduras de plata y que los de la ciudad de Esteco, que como ya hemos dicho en otra parte se arruinó, se perdió, gastaban tanto en profusiones y vanidades que casi se hace increíble a la noticia y a la historia. Y como ésta era una de las principales poblaciones de aquella provincia, no podía de otra parte proveerse de plata, si no es de los minerales de Anconquija. En fin como las esperanzas de estas minas correspondan con los efectos, será la provincia del Tucumán la más poderosa del Perú por tener hoy lo que únicamente antes le faltaba.

Artículo 2°

50112. En Choquecamata, que dista 30 leguas de Cochabamba, se descubrió por los años de 1752 un fecundísimo mineral de oro. No se cría él en caja mezclado en la misma tierra de la montaña en que se abriga, se halla a las tres o cuatro varas de profundidad. Se han encontrado pepitas de 10 y 12 libras. Entre estas se saco una que figuraba un perro bien perfecto y tenía de peso cuatro libras. Se envió al Virrey de Lima como producción muy particular. Es tanta la abundancia de oro que se extrae de este mineral que se vende allí la onza a 12 pesos. Don Domingo Jáuregui, presidente que fue de los Charcas y residente hoy en la corte de Madrid, me aseguró haber comprado 24 libras por aquel precio. El Virrey de Lima, conde de Superunda separó este asiento (que tiene el nombre de la Santísima Trinidad) del corregimiento de Cochabamba y lo hizo gobierno nombrando por su primer gobernador a don Manuel Gallegos, su familiar, que le sirvió algún tiempo. Pero el Soberano no aprobó esta división y mandó por cédula particular que se reintegrase otra vez a su antigua jurisdicción.

Artículo 7°

50213. Aquí tendrán lugar las minas de Chaqua y Apapia, que abrigan las sierras nevadas de Cajatambo, provincia que dista 60 leguas de Lima a la parte oriental. No se han abandonado del todo. Algunas de ellas se trabajan en los ingenios de Quichas, Ucruz-Chacra, Quilca, Chaca, Otuto, Samnia, Lajaura y otros. Pero por falta de inteligencia no corresponden las producciones a la nobleza de los metales, como se experimenta en la de Cachicachi, que siendo un monte de los más fecundos de plata son bien desmedrados sus partos.

50314. Pariacaca es el páramo más rígido que se conoce en el Perú. Oculta éste en sus senos poderosísimas minas de plata. Muy pocas de él se trabajan. Con todo, sus metales que se benefician en Pumacancha que es un ingenio dos leguas de San Mateo y 20 de Lima, en la jurisdicción de Huarochirí, se funden todos los años en las Cajas Reales de Pasco 500 ó 600 barras, cada una con el peso de más de 200 marcos. Esto prueba que si se trabajasen todas sus minas y se descubriesen sus fecundísimas betas, ellas solas bastarían a fomentar nuestro comercio y mantener en Lima en continuo movimiento el cuño de su Real Casa de Moneda.

  • 228 Nota de los editores: el título no es un condado sino marquesado.

50415. En Checras, que es un pueblo de la provincia de Chancay, se han condenado al olvido los minerales de plata que en otro tiempo trabajó el conde de Torre Bermeja228. Sacó de ellos este minero muchas riquezas. Levantó con ellas solares y mantuvo una decencia correspondiente a su carácter. Hoy por falta de aplicación en sus sucesores se ven las minas sin fomento y su título en decadencia y lo que es más, el Soberano sin los intereses que deberían reportarles los reales quintos si corriesen sus labores.

50516. Colquitirca es un monte de que ya hemos tratado al número cuatro de estas adiciones. En él se han abandonado más de 200 minas. Tiene hoy corrientes hasta 40. Sus metales se benefician en los ingenios de Pasco, Pumacancha, Guandoguasi, Tallalloc, Santa Rosa, Quibliapata, Qubliacocha, Buenavista, Yuracyaco, Tuijurauca, Guaruc-Caca, Quinoa, Talla, Matías de Salcedo y Anticona. Si en este monte se desaguase la laguna de Lauricocha, que está en su centro y tendrá 20 leguas de circunferencia longitudinal, se lograría sacar los metales que llaman mitos azules y dan 48 marcos por cajón. Estos se encuentran a los 30 estados de profundidad, donde siempre en estas minas hay agua que es la que les comunica la laguna por los poros de la tierra. Alguna vez, cuando han sido escasas las lluvias y nieves que le enriquecen, se han extraído los mitos y reconocido su riqueza. Se daría corriente a las aguas que se recogen en ella, rompiendo un socavón de una legua. Este debería empezar desde el ingenio de Quibliacocha, que es la parte más alta del monte. Entonces aquellas teniendo parte franca para seguir su curso, empobrecerían el lago y por consiguiente serían muy pocos sus ocultos derrames a los senos de este monte que excede al Potosí en la fecundidad de sus minas.

  • 229 Llámase así por verse figurada naturalmente una huella de vaca en un desmedido peñasco que se leva (...)

50617. Pata de vaca229 que es un cerro 14 leguas de Talca, es muy fecundo en minas de oro. Estas no se trabajan ni por azogue ni por fundición. La necesidad las beneficia por agua. Cuando sus comarcanos son oprimidos de ella, toman los metales y las tierras, lavando éstas en los arroyos más vecinos, sacan las arenas y puntillas de oro que bastan a remediarles sus urgencias y desperdician porciones que manejadas con mejor método, los llenarían de riquezas. Hoy N. Basurto trabaja en este monte unas minas que descubrió por los años de 1748. Son ellas las mismas que tuvieron los primeros españoles cuando conquistaron aquel Reino. El oro que se extrae es bajo, por estar impregnado de muchas partículas antimoniales. Con todo, como es en abundancia sufre las mermas de la quilatación y sobradamente recompensa los gastos que se impenden en sus labores y beneficios.

50718. Huillipatagua es un lugar de Perquilauquen, entre Maule y Chillán. En éste por los años de 1750 arando un indio, advirtió que la tierra que levantaba con la reja estaba mezclada de granos de oro. Divulgóse la noticia en aquel pago. Ocurrieron muchos a cavar la tierra y por tiempo de más de tres años continuos sacaron crecidas porciones de oro en granos. Mas como en adelante no fuese tan grande la abundancia, dejaron el terreno sin registrar ni buscar en sus senos los criaderos de tan fecundas producciones contentándose solo con haber logrado aquello poco que está en la superficie de la tierra, respective a lo que se debe considerar que se ocultará en su centro.

50819. Tiltil es un monte bien alto. Dista él 12 leguas de Santiago de Chile. Por la parte del sur abriga las celebradas minas que crían el oro en unas cajas tan deleznables que no es posible trabajar sus vetas menos que no se derrumbe la montaña. Por la parte del norte produce fierro en abundancia. El es fácil a la fundición y dócil al martillo. Se cree que tiene muchas partes de plata por lo fino de su textura. Don Martín de Recavarren, oidor más antiguo de la Audiencia de Santiago, guarda un grande pedazo de este metal que han visto y examinado hombres de verdad e inteligencia. Yo creo que si en algún tiempo se mandase labrar estas minas, será con mucha dificultad. Es la razón que la montaña abunda de vertientes o manantiales y estas por sus continuas oscuridades imposibilitan el trabajo aun de minas de mayor importancia. Con todo, la industria y la necesidad vencerán aun mayores embarazos.

Artículo 8°

50920. En la isla de Tayacaja, que pertenece a la provincia de Huanta y rodea el famoso río de Jauja que le da paso por un grande puente de cal y piedra hay muchas minas de plomo. Este refinado al fuego produce de cada quintal tres marcos de plata o poco menos. Es riqueza en un país abundante de víveres, leña y otras cosas necesarias al fomento de las minas.

51021. Hay también minas de este género en Coquimbo en un cerro inmediato a la ciudad y en Rancagua a orillas del río Maipú hacia la costa de Chocalán en el monte que llaman del Rodeo. Empezáronse ellas a trabajar por el año pasado de 1760.

51122. Por los años de 1759 Alonso Maldonado descubrió en la Aconcagua en un monte que los de Chile dicen Cerro Negro, un riquísimo mineral de estaño. Al principio se juzgó que era de plata. No será mucho que esté mezclado de tan precioso metal. Hay allí más que en otra parte de nuestra América falta de inteligentes, así no ha sido fácil averiguar a este metal la riqueza que con fundamento se le presume y lo tiene acreditado la experiencia en otros de su género, como lo hemos demostrado en el cuerpo de este artículo, donde remitimos al curioso.

  • 230 Theorica y practica de comercio, capítulo 91, página 299.

51223. En la villa de Talca, de que ya hemos hablado al número 17 de estas adiciones hay un hermoso mineral de cobre, que casi toca en oro y excede en fineza a los demás de su género que se trabajan en Chile. Nuestro cobre para el uso de la artillería es el mejor que hoy se conoce. Tiene el de merma en los afinos de 10 a 12% y el de Berbería que para estos fines había sido el más estimado de 13 a 15%, quedando siempre agrio, duro y de inferior calidad. Don Jerónimo de Ustariz230 que examinó éste muy bien, dice así: “He considerado conveniente incluir aquí estas seguras noticias para que se comprenda mejor la estimación que debemos hacer de los cobres de la América, así por su buena calidad para los diversos usos a que se aplican en España como para obviar la extracción del dinero que nos llevan por los cobres de Suecia y otras partes del norte. Todo lo cual manifiesta también lo mucho que importará que a los virreyes de Nueva España y del Perú y aun a los gobernadores del Reino de Chile y de las islas de Cuba y Puerto Rico se hagan especiales encargos para que hagan aumentar el beneficio de estas minas y remitan a España las mayores cantidades que pudieren de cobre. Solo Coquimbo en este Reino es capaz de llenar al mundo de cobre pues en sus minerales no se corta este metal puro a libras ni arrobas, sino a quintales, hallándose tarazones tan grandes que exceden al peso de 10 a 12 quintales.”

Artículo 9°

51324. En este artículo entre las primeras minas deberá colocarse la de azogue, que está legua y media de la ciudad de Coquimbo en una loma que los indios llaman de Lefk-Cura. Descubriose ella por los años de 1670. El gobernador de Chile no permitió que se trabajase sin consulta del Virrey de Lima. Este jefe dio parte a la Corte de aquel descubrimiento. El Consejo mandó que determinase la Audiencia de Lima lo que le pareciese más acertado. Este tribunal acordó que no convenía se trabajasen en nuestra América otras minas de esta naturaleza que las de Huancavelica. Así, este mineral que hoy se conoce con el nombre de las minas de azogue se ha condenado a perpetuo olvido como los demás de su género. Por los años de 1737 don Pedro Cortés, vecino de Santiago de Chile encontró en las cercanías un pedazo de metal. El indio que le conducía advirtió ser de azogue. Fundióle en un cajón que formó con cuatro ladrillos y sacó algunas onzas de azogue que hizo ver a sujetos fidedignos.

  • 231 Es un mineral de oro.

51425. Vulgarmente se dice en aquel Reino que hay otras muchas de este género, principalmente en un tránsito que llaman los Patos, en la grande cordillera y dista 30 leguas de asiento de Petorca231 y 60 de Santiago. Aunque en aquellos tiempos la prohibición de estas minas en toda la América Meridional se hubiera maduramente considerado, hoy sería muy útil que corriesen al menos la de Cuenca y las de Chile. En estas partes por defecto de azogue muchos minerales de plata y de oro que sin duda alguna producirían inmensas riquezas, están sin movimiento, esperando mejor ocasión de trabajarlas. Es ésta, cuando se permita sacar el azogue de sus minas y que no tenga tantos costos su internación y acarreo conduciéndose desde Huancavelica a regiones tan remotas.

Artículo 17°

51526. La más célebre mina del Perú entre las que comprende el notado artículo es la de Amotape, 18 o más leguas de Paita. Descubriola, siendo corregidor de Piura, don Victorino Montero. De ella se saca la mayor porción de brea que se gasta en el empego de botijambre de nuestra América. En la Medicina tiene usos bien útiles, como lo he manifestado en la parte que le corresponde a su noticia.

51627. Aquí debía haberme dado por entendido de las abundantísimas minas de cal, yeso, tiza, carbón de piedra y otros minerales toscos. Pero como estas son unas producciones que en nuestros países no hay provincia donde no se encuentre montes enteros de ellas, he tenido a bien no incluirlas en artículo separado, aunque anualmente pasan de millones los que se comercian en estas drogas, dejando las tres primeras grandes utilidades a los que las trabajan.

Artículo 20°

  • 232 Crónica citada, libro 1, capítulo 5, número 3, página 36.

51728. Entre las antigüedades que en este artículo se consideran como fábulas deberá ser una el hallazgo de un navio en el puerto del Callao diferente en fábrica a los que hoy se conocen. Es autor de esta noticia fray Pedro Simón en su Conquista del Reino de Tierra Firme, refiere él que los primeros españoles que aportaron al Perú, cavando en unas minas, lo encontraron en lo interior de ellas. Toda su idea con esta falsa noticia era probar que en nuestras tierras hubo hombres antes del diluvio. El maestro Calancha232 le repone con gracia las siguientes palabras: “Tres cosas le faltaron por averiguar, primero si hubo en el diluvio más navio que la arca y si en el Callao hay minas o las hubo cuando entraron los españoles. Pero ni probado esto (que ni asomo tuvo de verdad) no probaba antigüedad de hombres, sino antigüedad de navio”. Esta noticia es como las muchas quimeras que tragan los escritores amantes de novedades. A todo envisten como les sirva de apoyo para hacer consistir su capricho o voluntariedad. No fueron los primeros pobladores de Lima tan bárbaros ni ignorantes que un hallazgo como éste no lo hubieran conservado como el monumento más prodigioso de sus descubrimientos, o al menos hubieran comunicado al Señor Carlos V novedad de tanta importancia. Ni uno ni otro se sabe, ni ve ni se oye. Solo se lee en una pluma convencida en esta parte por ligera y poco reflexiva en publicar un invento que hubiera valido (en mi juicio) más que todo el oro y la plata de nuestras Indias. Así compréndase esta noticia en el número de las muchas patrañas que se han derramado del Nuevo Mundo.

  • 233 Ofir de España, capítulo 24.

51829. Asimismo, son cuentos fabulosos las piedras de Hatuncañar (es un río en el camino de Cuenca a Riobamba) que marchaban por sí delante de los incas cuando estos emperadores viajaban las tierras de su Imperio. Don Fernando Montesinos233 dice que vio una de estas en poder del vicario de San Miguel de Ibarra y que tenía la alfa y omega muy bien grabadas. No dudo que el vicario hubiese demostrado al citado autor alguna piedra sigilada en la apariencia con aquellas u otras letras. Pero que fuese ella de las que se pretende que movidas del demonio, iban delante de los incas, esas son ignorancias y gana de que haya en la América piedras energúmenas como hay en Europa hombres endemoniados. Eran muy escrupulosos nuestros primeros pobladores. Cuanto miraban en los indios y no entendían, luego lo calificaban de hechicería, de encantación y pacto con el demonio. Quizá los que inventaron esta fábula verían moverse alguna piedra por medio de artificio que a ellos les sería oculto y al instante esparcieron que era aquel movimiento por virtud diabólica, si hasta hoy que es desengaño, está más a los ojos, cuando notan en los indios una extraña habilidad o destreza dicen que es por arte del diablo y que en las fuerzas humanas no caben aquellos prodigios. De esta terquedad y falta de examen han venido estas y otras quimeras supuestas a los indios. Así ellos se ríen teniéndonos por necios en atribuir a causas sobrenaturales lo que obran por ciencia, por arte y por reglas que nosotros ignoramos y pudiéramos saber si tan imprudentemente no les condenásemos sus secretos y habilidades.

51930. He concluido estas adiciones ciñéndolas a un breve mapa de noticias. Advierto ahora que en el Perú en ningún tiempo se han descubierto más minas que en el presente y tan abundantes que causa admiración lo que producen. Prueba de esto es la piedra de plata con peso de siete arrobas y cinco libras que acaba de conducir el navio nombrado San Juan Bautista, como consta de su registro. Con el tiempo se puede esperar que lluevan en aquellos países el oro y la plata. Las mismas exhalaciones que forman los metales en las entrañas de la tierra los forman también en la región etérea. En una tormenta que yo experimenté en el alto de la cordillera de Chile cayeron muchas piedras. Examiné algunas y reconocí que hermoseaban su color ceniciento con unas líneas de oro. No es la primera vez que esto se ha visto en el mundo. Ya se observó el 2 de junio de 1738, que cayendo en Guarbecque, lugar [de] Artois (provincia de Francia, en el País Bajo) ciertos cuerpos sólidos a manera de piedras, se hallaron ser una especie de margajita. Lo que confirma mi observación y da esperanza de que algún día lluevan metales en nuestras Indias, pues es uno mismo en el aire y en la tierra el espíritu que los engendra. Si algunas cosas notables se echasen menos en este tomo, será porque se han escondido a mi noticia. Como se me comuniquen en tiempo, las colocaré en los tres tomos que deben continuar a este, procurándoles hacer lugar, aunque sean diversas sus materias. La obra esta compuesta de modo que en los siglos venideros, a medida que se hagan nuevos descubrimientos en cada uno de sus tres reinos, se puede aumentar, como se guarde la división y orden que representa su plan en artículos, notas, advertencias y reflexiones.

520FIN

Notes

1 Este tomo está fechado en 1767, cuando se envió a Carlos III. Fue escrito originalmente en 1757 como los dos tomos siguientes datados en esta fecha. La diferencia de fechas se debe al distinto origen de los tomos como se explica en el prólogo de esta edición.

2 Son las minas de exhalaciones mortales.

3 Nota de los editores: en este manuscrito decía “termes”, palabra que ha sido corregida por “termas”. En la carta dirigida al doctor Gregorio Mayans y Sisear el 21 de mayo de 1758, Llano Zapata señala que corrigió el manuscrito original que registraba este error. Ver cartas.

4 Tiene este nombre corrompido de Beru, río de la costa del Sur, que por los años de 1525 descubrió Francisco Pizarro. Otros quieren que se llame así de un cabo o puerto que en la misma costa denominan Pelu. Los indios en su antigüedad llamaron estas tierras Tavantinsuyo que es lo mismo que decir las cuatro partes. Hasta ahora en el Cuzco se llama Collasuyo la parte oriental, Chinchaysuyo la parte occidental, Antisuyo la septentrional y Contisuyo la meridional. Distínguense con estos nombres los parajes de las provincias hacia donde miran las principales calles de la antigua corte de los incas.

5 Por los años de 1557 se halló en una mina un arbolillo de casi una vara. Todo él era de plata virgen y muy parecido al ciprés en sus ramos, hojas y raíces. Como cosa admirable se envió al Virrey de Lima, marqués de Cañete, quien lo hizo ver a los curiosos de aquella capital. El maestro Calancha asegura haber tenido otro semejante aunque menor por ser de una cuarta de alto. El padre Pineda sobre el capítulo 28 de Job advierte que solo en el Perú se cría la plata en árboles por ser así la forma de sus vetas. Y no solo este metal, sino también el oro vegetal del mismo modo, como escribe el señor Pinelo, de quien son las palabras que se siguen: “la plata de minerales ricos es un árbol y asimismo el oro.” Este autor se debe creer por la grande práctica y conocimiento que tuvo de metales, habiendo sido muchos años alcalde mayor de las minas y asiento de Oruro, donde es presumible, observaría el fenómeno que nos comunica.

6 Está situada la ciudad de Lima los 12 grados, 2 minutos y 31 segundos de latitud austral y su longitud a los 299 grados, 27 minutos, 7 2/3 segundos al Meridiano de Tenerife. El crepúsculo dura en ella así en verano como en estío 29 minutos y 10 segundos. El mayor día del año que se observa en el solsticio de diciembre es de 12 horas y 44 minutos. El menor, que es en el solsticio de junio Dega a 11 horas, 16 minutos, 32 segundos. Corta por su cenit a 17 de febrero el grado 18 de Acuario. Y el dos de escorpión a 24 de octubre. La variación de la aguja es de 8 grados, 45 minutos al nordeste y casi 9 en la costa de Chile. Sus antípodas son las tierras que intermedian en la raya de Siam y de Camboya. Su temperamento es una continuada primavera. En los días que se hace más sensible el calor, que es por febrero y marzo, apenas sube el licor del termómetro a 20 grados. Y en los que se hace más notable el frío, que es por junio y agosto, baja el licor de ocho a 10 grados. Puede en esto haber alguna variedad, pero será poco considerable. Con todo se sufren en esta ciudad muchas enfermedades endémicas. Son casi irremediables las agudas, que por lo común se padecen si no se precaven con el buen régimen. Fuera de esto se experimenta en ella la continua plaga de temblores. Parece que depositó allí la naturaleza la oficina de sus más espantosos movimientos. En el artículo 1, número 1, nota 8 se dará noticia de los primeros españoles que la poblaron. En el artículo 17, número 7, notas 161 y 162 se describirán su grandeza y extensión con la cronología de los terremotos que ha padecido desde su fundación hasta nuestros días y la irrupción del mar, que trajo el puerto del Callao y otros de su costa con ruina universal de sus habitantes y edificios.
Esta ciudad se llama corruptamente Lima de Rímac que era un bolo que había dado su nombre al valle en que se fundó y significa cosa habladora por las respuestas que fingían los indios daba en su gentilismo y de que trataremos en el artículo 20, descubriendo el engaño de los moanes, que eran lo mismo que entre los romanos los tlamines. Fundóla Francisco Pizarro (natural de Trujíllo en la Extremadura) a 18 de enero de 1535, habiéndose apoderado de toda su comarca el seis del mismo mes y año. Fue asesinado en ella a 65 años de su edad. Cometió este hecho Diego de Almagro, el mozo, acompañándole para su ejecución doce españoles que otros dicen 19, siendo 200 como aseguran Zárate y [López de] Gómara, los que fomentaban esta conspiración. Pasó el caso así: Un domingo que fue el 16 de junio de 1541 a la una y media del día salieron los homicidas de una casa que llaman en Lima el Callejón de los clérigos y era habitación de Juan de Herrada, principal influidor del atentado. Encamináronse por la plaza a la casa de Pizarro, que es hoy el palacio que ocupan los virreyes. Todos iban en cuerpo a excepción de Herrada, que vestía capa y llevando las espadas desnudas gritaban: muera el traidor. Luego que llegaron a aquel sitio, les salió al encuentro el capitán Francisco de Chávez, que pretendiéndoles embarazar el paso fue la primera víctima de su furia. Oyó Pizarro el ruido. Pidió las armas y el coleto. Sin ajustárselo al cuerpo se puso en defensa. Acompañáronle en este lance su hermano Francisco Martín y dos criados que fueron Juan de Vargas y Juan de Escandon, habiendo huido los más (que no eran pocos, pues se dice que llegaban a doce los que en aquella hora le hacían corte) y saltado por una ventana al patio de la casa el doctor Juan Blázquez su teniente y asesor.
Fue vigorosa la defensa que Pizarro hizo por su vida, sirviéndole de muro la misma puerta de la sala donde esperó toda la fuerza de los conspirados y quitó cuatro del medio, que experimentaron la valentía de su espada. Pero siendo mayor el número de estos y habiendo perecido los tres que le auxiliaban, dio el espíritu al golpe de una estocada que le traspasó el cuello. AI expirar hizo en la tierra una cruz que en señal de arrepentimiento selló con sus labios. Y pareciéndole a unos de los conspirados que fue Juan Sánchez Borregón, que no había muerto, le desbarató la cara con un jarro de agua que casualmente estaba en una mesa. Su cuerpo fue envuelto en una jerga. Después liado con una soga lo llevó un negro arrastrando hasta el sitio que en la Catedral de Lima llaman los Naranjos (que es donde entierran los criminales) y lo sepultó en un hoyo que había la contingencia allí formado. Con el tiempo se exhumó su cadáver y se trasladó a la Catedral donde yace en bóveda separada. Así es falsa la tradición de que en lugar de su cuerpo se substituyó el de cierto criminal. “Yo vide (escribe el maestro fray Antonio de la Calancha en la Crónica de San Agustín del Perú, libro 1, capítulo 17, página 118, número 8) muchos años los huesos del marqués Pizarro en una cajita en la sacristía de la iglesia mayor de Lima, que aguardando a que se acabase la iglesia y no determinándose después de acabada dónde le darían sepultura, se estuvo muchos años sin merecer un palmo de tierra hasta que envió nuestro Rey a mandar por una cédula que su cuerpo y el del virrey don Antonio de Mendoza se pusiesen juntos en una bovedita junto al altar mayor.”
Dejó Francisco Pizarro varios hijos naturales. Entre ellos hubo dos que había tenido en Huaylas Ñusta, hija bastarda del grande Huayna Cápac, XII Emperador del Perú, y hermana de Atahualpa, Rey de Quito y tirano del Imperio de los incas. Tomó esta señora en el bautismo el nombre de doña Inés. Casó después del trágico fin de su amante con Martín de Ampuero Barba. Hay de ella en Lima ilustres descendientes, gozan más honra que riquezas. Se ven casi en estado de mendigar el sustento por haberse arruinado los grandes mayorazgos que poseyeron al principio. Aquí se debe notar una vulgaridad que han publicado en sus viajes y relaciones algunos extranjeros. Es ella que todos los virreyes de Lima al tiempo de su recepción en aquella capital se presentan a caballo delante de la casa de los descendientes de doña Inés Huaylas Ñusta, donde estando el mayorazgo de ella con su esposa sentado bajo del dosel en un trono o tablado, recibe los cumplimientos ceremoniosos que hace (de orden del Rey) el nuevo gobernador en atención a lo esclarecido de su sangre, que es la de los monarcas del Perú.
El primero que comunicó al mundo esta patraña fue Fersier. Continùola Gentil, en nuestros días la ha propagado Hales, copiándoles a los dos primeros todo el veneno de sus maledicencias, impiedades y blasfemias. La intención de estos autores es una maliciosa quimera con que procuran esparcir por el mundo que hay en Lima descendientes de los antiguos dominantes del Perú. Esto nadie lo ignora. Pero se debe saber que la rama legítima de aquellos soberanos acabó en los príncipes Sayri Túpac y Túpac Amaru, de quienes se hablará en el artículo 4, número 1, nota 57. Habiendo el primero renunciado espontáneamente todos sus derechos a la Monarquía peruana en nuestros católicos reyes. Los instrumentos de este acto se deberan hallar en la secretaría del Real Consejo de Indias y en los oficios de Gobierno y Cabildo que hay en Lima. Así todos los que pretendiesen probar parentesco con los incas del Perú será por bastardía. La que por la ley 2 de Manco Cápac fundador del Imperio era excluida de la herencia, como asimismo las hembras, aunque fuesen habidas de legítimo matrimonio según los ritos gentílicos que ellos observaban en los casamientos y contratos de esta naturaleza. Con esta noticia creo que se acallarán los extranjeros y borrarán de sus libros la fabulosa ceremonia que introducen practicada con los Ampueros o descendientes de la señora doña Inés Huaylas Ñusta, haciendo los virreyes el principal papel en la farsa que inventan aquellas plumas maldicientes.
Volvamos pues, a Pizarro, que es el principal objeto de esta nota. Motivó su asesinato la muerte secreta que su hermano Hernando (a causa de sosegar las sangrientas parcialidades, que por obtener la mejor porción de tierra en los países conquistados, se habían entre los mismos nuestros levantado en el Perú) hizo dar en la cárcel a Diego de Almagro el viejo, que después mandó degollar en cadalso público, habiéndole aprisionado el 6 de abril de 1533 en la batalla de las Salinas, una legua al sur de la fortaleza del Cuzco. Era este, infeliz conquistador de la villa de Almagro en la Mancha, que le dio el apellido. Tenía más de 60 años cuando sufrió el suplicio de garrote. Declaró por su heredero al señor Carlos V. Dejó solo a su hijo Diego que lo había tenido (fuera de matrimonio) en una india de Panamá, el cuidado de la venganza de su muerte. Buscando éste las ocasiones de satisfacerla, halló medio de vengarla asesinando a Francisco Pizarro, como se ha visto. Luego que ejecutó este homicidio se hizo por fuerza reconocer por gobernador, recibiéndose en el Cabildo de Lima, que protestó acomodándose al tiempo que lo admitía, mientras Su Majestad no determinaba otra cosa, como consta del Libro primero de aquel Ayuntamiento. Revestido de esta dignidad se apoderó de los reales quintos y expuso al pillaje las casas y bienes de Francisco Pizarro y sus aliados. Hizo degollar a Antonio de Grihuela y a Antonio Picado. Este último era secretario de Pizarro, antes de morir sufrió todo el rigor de la tortura para que declarase donde tenía el gobernador depositado su tesoro. No sé si se logró el fin de este descubrimiento. Envió después diputados a todas las ciudades. Pretendía que siguiendo ellas el ejemplo de Lima, le reconocieran por su jefe y capitán general. La ciudad del Cuzco le hizo saber que no conocía otro gobernador que el que mostrase las patentes del Monarca católico. Levantó allí cabeza por la parte del Rey el capitán Pedro Alvarez Holguín, que reclutando gente se opuso a las violencias que intentaba este homicida. La provincia de Chachapoyas no fue menos constante en resistir a sus designios, escribiéndole Alonso Alvarado que la mandaba en calidad de teniente de Pizarro, que él vengaría la muerte de su jefe y las insolencias cometidas contra la Majestad católica. Instruido Almagro de estas respuestas marchó hacia el Cuzco, habiendo enviado a García de Alvarado a Piura a que tomase por fuerza las armas y caballos que tuviesen sus habitantes. En el camino mandó este degollar a los capitanes Cabrera, Vozmediana y Villegas.
Estas insolencias y homicidios se ejecutaban en el Perú, cuando el licenciado Cristóbal Vaca de Castro que era oidor de Valladolid llegó a Panamá con la comisión de averiguar la muerte de Almagro. Traía la cédula del señor Carlos V para suceder a Pizarro en caso de su muerte. Noticiado de esta aceleró su viaje embarcándose para Lima. Fueron tan recios los temporales que sufrió la embarcación en que se conducía que le fue preciso arribar a la bahía de Buena Ventura, que está en la costa del Sur a los 4 grados, 15 minutos de latitud austral. De aquí por tierra sufriendo innumerables trabajos por lugares incultos, montañas y ciénagas, se encaminó a Quito. Donde habiendo llegado escribió al Cabildo de Lima, avisándole de su comisión. Sus capitulares se juntaron secretamente en el convento de Santo Domingo y le reconocieron por gobernador y a Jerónimo de Aliaga, que era secretario, por su teniente. Después continuando su viaje llegó a Trujillo y se hizo reconocer en el campo de los nuestros por gobernador y capitán general del Perú, en virtud de la cédula que manifestó del señor Carlos V dada en Madrid a 9 de septiembre del año de 1540. Saludáronle como a tal los capitanes Pedro Alvarez y Alonso de Alvarado, poniéndole en las manos las banderas que el volvió a los que se las habían presentado, a excepción del estandarte real que en nombre del Rey tremoló en presencia de ellos. Concluida esta ceremonia, nombró por maestre de campo general a Pedro Alvarez Holguín, mandándole que marchase con el ejército a Jauja, donde lo debía esperar. Habiendo dado este principio a sus acertadas resoluciones, se dirigió a Lima. Allí luego que fue recibido mandó disponer todos los preparativos que juzgó necesarios para la guerra que había de emprender. Lo que efectuado felizmente dejó en la ciudad por su teniente a Francisco Barrionuevo y por comandante de la Marina a Juan Pérez de Guevara y se encaminó a Jauja a juntarse con Pedro Alvarez Holguín, que le esperaba. Unido con este jefe, levantó un ejército de 700 hombres. Entre ellos había 370 de a caballo, 160 arcabuceros y 170 entre artilleros y gastadores. Nombró por sargento mayor a Francisco Carvajal, que había militado en la Italia, en calidad de teniente o alférez bajo el mando del condestable Borbón y había asistido en la batalla de Ravena, prisión del Rey Francisco y saco, de Roma. Después, por traidor, siendo maestre de campo general de Gonzalo Pizarro (de quien se hablará en otra nota) fue ahorcado en la Plaza del Cuzco casi a los 80 años de su edad. Su cadáver dividido en piezas se colgó en lugares públicos. Se hizo con él lo mismo que había ejecutado cruel y tiránicamente en varias ocasiones con trescientos españoles que murieron por leales al rigor del cordel o violencias del cuchillo.
Ordenado así el ejército marchó el gobernador a Huamanga en seguimiento de Diego de Almagro. Luego que se acampó a vista del ejército contrario que pasaba de 800 hombres (fuera de los indios que llevaba en su auxilio Paulo Inca, hermano de Manco Cápac II), requirió con la paz a Diego de Almagro. Este negándose totalmente a ella fue declarado jurídicamente por traidor y condenado a muerte y confiscación de sus bienes, así él como todos sus secuaces. Lo que publicado en el ejército del Rey se puso en batalla, mandando la derecha Alfonso de Alvarado y la izquierda Pedro Alvarez Holguín, colocada en el centro la infantería y llevando el estandarte real Cristóbal de Barrientos y la retaguardia el gobernador. No fue menos ordenado el ejército de Almagro, que mandaba el mismo a la frente de sus tropas, siendo ventajosa la artillería y fusilera de cobre mezclado con plata, que había él hecho fundir en el Perú. Diose pues la batalla en Chupas (campo vecino a Huamanga) a las cinco de la tarde el 16 de septiembre de 1542. Fue sangriento el combate por una y otra parte. Estaba indecisa la victoria y ya llegaba la noche. Entonces Francisco Carvajal, desnudándose la cota y morrión alentó a los nuestros que temían el estrago que empezaba a hacer la artillería. Se echó sobre ella con espada en mano y habiéndola ganado, la jugo con tal destreza contra los enemigos que inmediatamente los desbarató cantándose la victoria por el Rey.
Murieron en la batalla de una y otra parte casi 300 españoles. En este número se comprendió Pedro Alvarez Holguín y Gómez de Tordoya que habían mandado el ejército del Rey y Pedro de Candia, el primero que pisó las tierras del Perú. Este, aunque gobernaba la artillería de Almagro, era secretamente unido con los del partido del Rey. Así descubierto por el efecto de los tiros que iban al aire lo traspasó su jefe de una lanzada, dando la vida sobre el mismo cañón que atacaba. Perecieron también los principales capitanes de Almagro que fueron Cristóbal de Souza y Martín Bilbao, que desesperados como escribe Zárate se echaron sobre los nuestros hiriendo y matando a diestro y a siniestro y gritando a correspondencia el uno del otro: Yo soy un tal que he muerto al marqués. Los heridos pasaron de 400. Los prisioneros fueron degollados hasta el número de 40. Hizo ejecutar el suplicio de ellos el licenciado Gama de orden de Vaca de Castro. Huyó Diego de Almagro al Cuzco. Allí lo aprisionaron Diego Salazar de Toledo su teniente de gobernador y Antonio Ruiz de Guevara que era su alcalde ordinario. Estos, luego que llegó el gobernador, le entregaron el reo, sin dilación le formó su proceso y habiéndolo declarado por traidor lo hizo degollar en público cadalso. Ejecutó el suplicio de su muerte el mismo verdugo que había actuado la de su padre, acabando él a los 22 años de su edad y no a los 40 como refiere el maestro Calancha. El señor don Felipe II recompensó este servicio que ha sido de los más señalados que han practicado los nuestros en aquellas tierras, al licenciado Vaca de Castro, dándole la encomienda de las Palomas en el Orden de Santiago y a uno de sus hijos el arzobispado de Granada y a otro 20 ducados de renta en indios vacos.

7 Dista 40 leguas al este de Lima.

8 Por los años de 1533 se fundó esta capital de Jauja, después se mudó al Pueblo de San Gallan 32 leguas al sur de Lima. De aquí se trasladó a Pachacamac y últimamente al valle del Rímac, donde permanece como se ha dicho, habiendo según consta del auto que proveyó en Pachacamac Francisco Pizarra a 18 de enero de 1535, hecho la fundación doce hombres españoles. De algunos de estos existen hoy en Lima con esplendor y lustre sus casas y descendientes. De Nicolás de Rivero el viejo los condes de las Torres, de Juan Tello los marqueses de Valdelirios. Estos dos fueron los primeros alcaldes ordinarios. De Domingo de la Presa, que fue el primer escribano del Mar del Sur, en cuya casa se ha hecho hereditario este empleo, los condes de Montemar, de Cristóbal de Peralta los marqueses de Santa Rosa, de Jiménez Menacho los condes de la Vega del Ren. Todos estos títulos no fueron mercedes a estos primeros fundadores. Sus descendientes los han heredado por los enlaces y casamientos. Las casas y familias de las demás o se habrán extinguido o la pobreza las habrá anochecido con la oscuridad del olvido.
Son dignas de notarse las palabras de este auto de fundación, que se leen en su original y están al principio del Libro primero del Cabildo de Lima escritas en letra muy antigua. Expresólas así Francisco Pizarra, concluyendo el auto: “La cual ciudad de Lima espera en nuestro Señor y en su bendita Madre, que será tan gran y tan próspera cuanto conviene y la conservara y aumentara perpetuamente de su mano. Pues es su edificio para su santo servicio y para que nuestra santa fe sea ensalzada, aumentada y comunicada y sembrada entre estas gentes bárbaras, que hasta ahora han estado desviados de su conocimiento y verdadera doctrina y servicio, para que la guarde y libre de los peligros de sus enemigos y de los que mal y daño le quisieren hacer.” Así ha sucedido siendo esta capital la metrópoli, que ha comunicado el Evangelio al Imperio de los incas y donde han nacido y florecido prodigiosísimos santos e ilustrísimos varones en letras y armas, que la han hecho más feliz que las riquezas que la adornan y nobleza que la ilustra. De su grandeza y extensión daremos una exacta nodcia en el artículo preliminar, número 10, nota 6.

9 Nota de los editores: parece referirse a Suitucancha, cerros ubicados entre Huarochirí y Yauyos.

10 30 leguas al norte de Huamanga, ciudad que por los años de 1539 edificó Francisco Pizarra. Los españoles le dieron el nombre de San Juan de la Victoria por haber desamparado el campo el Inca Manco, sin haber empleado sus armas en la defensa del terreno.

11 Nota de los editores: parece referirse a Azángaro.

12 Esta ciudad fue corte de los Emperadores Incas. Fundóla por los años de 1125 Manco Cápac el primero de los soberanos del Perú. Entró en ella Francisco Pizarra por los años de 1534. Dista de Lima 200 leguas casi al sur sudeste. Es poderosa y patria de ilustrísimos varones que han florecido en virtud, letras y armas. Pero también ha sido el teatro de funestos espectáculos, que ven con horror y espanto la tradición y posteridad.

13 30 leguas al nordeste de Arequipa, ciudad que hizo fundar Francisco Pizarra por los años de 1539 en un sitio así llamado. Hoy se ha mudado al valle de Quilca 20 leguas de Aranta puerto del sur a los 17 grados, 4 minutos de longitud meridional.

14 70 leguas al occidente de la ciudad de La Plata.

15 70 leguas al noroeste de la ciudad de La Plata.

16 12 leguas al sudoeste de la ciudad de La Paz, a 20 de octubre de 1548 fundó Alonso de Mendoza en un valle que los indios llaman Pacasas, la villa de Oruro.

17 35 leguas al sudoeste de la ciudad de La Plata.

18 Asiento significa lugar. Es nombre inferior al de villa, y superior al de pueblo.

19 Se trata de su remedio en el artículo 18.

20 Encomiendas eran unas reparticiones que se hacían de los indios, llamándose encomenderos los que tomaban a su cuidado la instrucción y enseñanza de ellos en recompensa de su servicio. Tuvo origen este nuevo linaje de encomiendas en las primeras poblaciones que fundó Cristóbal Colón en la isla Española al principio de su descubrimiento, lo que continuaron en las mismas islas Nicolás de Obando y otros gobernadores. Siguieron estos ejemplos Hernando Cortés en México, Francisco Montejo en Yucatán y Francisco Pizarro en el Perú. Después abusando los encomenderos de sus encomiendas, esto es de los indios, sus cliéntulos, a quienes debían tratar como a hijos en la regeneración evangélica, se vedaron por varias cédulas y provisiones las reparticiones de esta naturaleza, que se habían establecido sin más autoridad real que el celo de la religión, que por este medio pretendían propagar los primeros españoles a medida que descubrían y conquistaban las tierras.
Pero como fuese difícil arrancar de raíz el abuso de las encomiendas que ya en cada familia de españoles había empezado a hacerse ¡uro de heredad, el marqués de Cañete, que tuvo para su exterminio particular comisión del Soberano, manejándose con prudencia instruyó por los años de 1558 en su lugar una compañía de soldados, que llamó de gentiles hombres lanzas. Consignó el sueldo de los individuos que la componían en las mejores encomiendas que vacaban, señalándole a cada uno anualmente mil pesos ensayados y repartiéndose en el todo 114.500 pesos de plata ensayada. Por último después de repetidas cédulas se incorporaron a la Corona estas rentas por los años de 1618, sirviendo desde entonces hasta hoy sin sueldo alguno los gentiles hombres lanzas solo con el goce de los privilegios militares que les concedió el Príncipe de Esquilache, Virrey de Lima, y aprobó el marqués de Guadalcázar, su sucesor y confirmó Su Majestad por carta de 29 de septiembre de 1623. Estos soldados marchan a caballo en Lima dos veces al año, víspera y día de Reyes, guardando la persona del Virrey, cuya defensa tienen jurada como asimismo la de todo el Reino. Llevan de ceremonia una pistola en la mano y traen la cintura ligada con un ceñidor de tafetán carmesí, de cuyos extremos o puntas se desprenden unas largas flecaduras de oro o plata que hacen toda su diferencia y librea respective a los demás soldados, que visten uniformes azules, con vueltas coloradas. Se componen estos de los hombres honestos y de buen juicio, que no hacen en Lima gremio separado, ni tienen distinción notable entre la nobleza. Mantienen siempre caballo y armas prontas para las ocasiones que les precisasen las salidas y defensa del Reino contra los bárbaros y otras invasiones de enemigos. Su número es de todos los que queriendo gozar del fuero y siendo españoles u hombres blancos, libres de mala raza, pueden mantener la decencia y caballería que corresponde a un gentil hombre lanza.
Ya hoy una que otra encomienda que ha quedado en el Perú se paga en las reales cajas el impuesto de los indios de su asignación. De esta suerte se acabó el abuso de las encomiendas que dio motivo a las declamaciones de los obispos Casas y Cárdenas que juzgaron sin remedio su introducción y establecimiento. Ha quedado solo el nombre de los indios que se reparten o señalan en las minas, para que trabajen, pagándoseles cada ocho días un jornal bien crecido, como se ejecuta en Potosí y en todos los grandes minerales del Perú. La voz encomienda la deduce el Diccionario de la Academia Española de la latina commendo y la de encomendero de commendarius derivadas ambas del verbo commendo que significa encomendar o entregar. Véase el señor Solórzano en todo el libro 3 de la Política indiana, tomo 1 y su ilustrador el licenciado Valenzuela que tratan latamente esta materia, como asimismo la Recopilación de las leyes de Indias, libro 6, títulos 8 y 9, ley 2.

21 25 leguas al sur de la ciudad de La Plata.

22 Fúndola en un pueblo del mismo nombre Pedro Anzures por los años de 1539.

23 Era el principal el Tanca Tanca. Representabanlo con tres caras o cabezas, que eso significa Tanca Tanca.

24 Es la villa más considerable de todo el Perú. Dista de la ciudad de La Plata 50 leguas al sudeste y 56 de Potosí. Pasan de 100.000 los habitantes que la pueblan.

25 Habla de los indios collas.

26 Habla de Huallpa.

27 Soroche en lengua quechua, según Acosta, Garcilaso, Herrera y Solórzano significa cosa que hace deslizar o derretir.

28 Son las máquinas en que se muelen los metales y también las oficinas en que se benefician.

29 50 quintales de mineral componen un cajón.

30 Fundó esta villa Diego de Almagro por los años de 1534. Se apoderó de la población que tenían en ella los indios, Sebastián de Belalcázar por los años de 1533. Está situada a 1 grado y 41 minutos 2/5 de latitud meridional y 22 minutos a occidente de Quito.

31 Está a los 6 ½ grados del sur de Lima.

32 Debo advertir que las Gacetas de Lima en noticias de América son las más seguras que se pueden leer en su género.

33 Esta ciudad que antes se llamó Calemori está situada a los 25 grados 48 minutos de latitud boreal Descubrió su bahía por los años de 1502 Rodrigo Bastidas. Hace la fundación de ella por los años de 1533 siendo su primer gobernador don Pedro de Heredia. Ha sido saqueada tres veces. La primera de unos corsarios franceses por los años de 1544. La segunda en 1585 por Francisco Drake que redujo a ceniza la mayor parte de su población. La tercera por Mr. de Pointis ayudado de los flibustiers por los años de 1697. Ultimamente por los años de 1741 el almirante Vernon salió de Jamaica con destino sitiarla.
Componíase la expedición que comandaba este jefe de ocho navios de tres puentes, 28 de línea, 12 entre fragatas y paquebotes de 20 hasta 50 cañones, dos bombardas, algunos brulotes, 130 embarcaciones de transporte con 9.000 hombres de desembarco, que debía mandar en tierra el brigadier Wentworcsi y 2.000 negros de machete destinados al trabajo de la fajina. Se dejaron ver las primeras velas de esta formidable armada el 13 de marzo a las nueve del día hacia la punta de Canoa. Después, el 15 apareció todo el armamento a vista del puerto. Empezaron entonces los ingleses a bombardear los castillos y destrozaron la Baceria del Varadero punta de Manicos, San Felipe y Santiago y el castillo de Boca Chica. Con el bombardeo de la ciudad que duró 12 días consiguieron que se alejasen nuestros piquetes. Abrigados los enemigos del fuego que hacía la armada que se había anclado en punta de Perico, se desembarcaron por tres parres que fueron el Manzanillo, Tejar de Gracia y Alsidia. Formaron el cuerpo de sus tropas en varias columnas. Marcharon ellos hasta el Tejar de Gracia. Allí hicieron alto y fortificándose extendieron su derecha hasta la falda del cerro que llaman Nuestra Señora de la Popa y su izquierda a la Marina. Tomaron entonces el Convento de Nuestra Señora de la Popa y el tejar de Lozano.
Luego que ocuparon estos dos sidos intentaron escalar el Castillo de San Lázaro, hacia San Felipe de Barajas, que está a distancia de 225 toesas de la ciudad, situado sobre un monte alto que le domina. No pudiendo pues los nuestros sufrir la inútil defensa que hacían desde sus reparos, salieron a las seis de la mañana con bayoneta calada. Se arrojaron con tanto ímpetu y valor sobre los enemigos que les mataron más de 800 hombres y 200 heridos. Esta inesperada salida obligó a los contrarios a volver la espalda y dejaron en el campo las escaleras, manteletes y otros instrumentos que habían llevado para el asalto del castillo. Los nuestros perdieron 200 hombres y se dice con aserción que en todo este sitio que duró más de dos meses murieron 9.000 ingleses entre apestados y heridos y que cayeron sobre la ciudad casi 10.000 bombas, sin haber hecho notable estrago en sus edificios y fortalezas. Mandaba esta plaza en calidad de Virrey y capitán general del Reino de Tierra Firme el señor don Sebastián de Eslava, que fue dignísimo ministro de guerra. Debióse a su acreditada conducta, pericia militar y valor bien conocido el feliz éxito de función tan sangrienta hasta entonces no experimentada en nuestros países y de que ha resultado tanta gloria a las armas españolas.

34 Esta ciudad que hasta hoy tiene nombre de su cacique está apartada del Ecuador hacia el norte 2 grados, 28 minutos. Fundóla Sebastián de Belalcázar por los años de 1537.

35 Descubrióla por los años de 1542 Fernando Pérez de Quezada, adelantado mayor del Nuevo Reino, y de quien descienden en Lima los caballeros que tienen el apellido de Vega Barcena y se hallan hoy dos ministros sirviendo en las Reales Audiencias de Quito y de La Plata.

36 Descubrióla Cristóbal Colón por los años de 1503. Fundáronla con el nombre de Santiago por los años de 1518 Gaspar de Espinosa y Diego de Albites.

37 Está a los 8 grados, 57 minutos y 2 segundos de latitud boreal. Fundóla Pedrarias de Avila por los años de 1524 habiéndola descubierto por el de 1515 Tello de Guzmán. Saqueóla y redújola a cenizas Juan Morgan en el año de 1670. Hoy está reedificada aun del segundo incendio que experimentó por los años de 1537. Su istmo tiene 14 leguas por la parte del Sur, que es donde se cierran las cordilleras de los Andes, que empiezan a levantarse desde las tierras magallánicas, Chile y Buenos Aires.

38 Está situada 80 grados, 13 minutos de latitud austral y 298 grados 15 minutos 45 segundos de longitud al meridiano de Tenerife. Fue corte y silla de Atahualpa, hijo bastardo de Tupa Inca Yupanqui, XI Emperador del Perú, que habiendo hecho matar secretamente a su hermano legítimo Huáscar Inca pretendía la sucesión de él. Pobló el sitio por los años de 1534 Sebastián de Belalcázar, habiéndose establecido en ciudad por el de 1542.

39 Esta ciudad, que hoy nene el nombre de todo el país, está a los 2 grados 30 minutos de longitud austral y 40 minutos al oriente del meridiano de Quito. Eran de su jurisdicción las tierras de los xíbaros que otros dicen jíbaros, que habiéndose sublevado no dan entrada a los poderosos minerales y lavaderos de oro que en otro tiempo se labraron y recogieron en aquellos criaderos de este metal, con grandes ventajas de sus primeros pobladores y conquistadores. Y ya hoy de esta riqueza no hay más noticias que las que nos comunicaron el maestro Calancha y el señor Pinelo, que le copia.

40 Esta provincia se ha reducido hoy a una pequeña población que llaman Hatun Cañar y pertenece a la jurisdicción de Cuenca, cuya ciudad que está a los 2 grados, 53 minutos, 49 segundos de longitud austral y 29 minutos, 25 segundos al occidente del meridiano de Quito fundó Gil Ramírez Dávalos por los años de 1557.

41 El primer español que atravesando la cordillera nevada penetró este Reino fue Diego de Almagro. Después le hizo dar garrote en la ciudad del Cuzco Hernando Pizarro. Por los años de 1541 a 24 de febrero Pedro de Valdivia fundó en el valle de Mapocho la ciudad de Sandago, capital de este Reino a quien dieron el nombre de la Nueva Extremadura. Dista ella de Valparaíso puerto del Mar del Sur a los 33 grados, 40 minutos de ladtud austral, 20 leguas. Por último los indios de Arauco y Tucapel mataron a Pedro de Valdivia echándole oro derretido por la boca.

42 Esta es una plaza de armas que está situada a los 40 grados de latitud austral y 307 grados y 45 minutos de longitud. Fùndola Pedro de Valdivia que le dio su nombre por los años de 1552. Tiene a la entrada dos castillos que llaman Amargos y Niebla. Aquí se destierran todos los facinerosos y gentes perdidas del Perú. Cada año de las Cajas Reales de Lima se envía un situado de 60.000 pesos con que se pagan los sueldos de oficiales y tropa. Este es el propugnáculo más fuerte de toda la América Austral.

43 Los indios llaman Perico a esta ciudad. Fundóla Pedro de Valdivia por los años de 1550. Está situada en la costa del Mar del Sur a los 33 grados y 2 minutos, 36 ½ segundos de latitud austral.

44 Llámase esta ciudad La Serena nombre que por los años de 1544 le dio su fundador don Pedro de Valdivia en atención a la provincia donde nació en España. Está ella situada a los 24 grados, 54 minutos, 10 segundos de latitud austral y dista de las playas marítimas del sur casi una milla.

45 Juan Santos, que falsamente se apellida Atahualpa Apu Inca Huayna Cápac, nombre de los antiguos soberanos del Perú. Indio cristiano natural de la ciudad del Cuzco, penetró las montañas del Cerro de la Sal el dos de junio de 1742 siendo conducido a ellas por Bisabequi, cacique de los simirinches que le transportó por el río Tagualpa, se ha hecho señor de las naciones amages, andes, conibos, sepibos y simirinches, habiendo formado su asiento en Quisopango, pueblo que obedecía a Santo-Bancori su jefe principal. Se ha apoderado en las conversiones de Tarma y Jauja de los pueblos Charaza, Quimiri, Nigrandaris, Cerro de la Sal, Metraro, Eneno, Pichana, los Autes, Pichan, los Autes, Aporoquiaqui, Tampianiqui, San José, Coromarosqui, Quisopango, Jesús María, Catalipango, Sonomoro, Chavini, Parua, Tiguanasqui, Anariqui, Chuy Chaqui, Carete y las lagunas Pozuzo y Tilingo, cuyos pueblos pasaban de 939 familias de cristianos con más de 4.853 almas que hoy habiendo apostatado de nuestra religión siguen la secta y herejías que ha sembrado en 20 artículos este apóstata. Ha talado últimamente las tierras de los guarapites, zetepos, coniguos, callisecas, pretendiendo venir de la raza de los incas, que le niegan los caciques e indios nobles del Perú.

46 Dista este lago más de 400 leguas al nor nordeste de Buenos Aires. De él se forma el río Paraguazo de que con las aguas de otros muchos que le enriquecen, se hace el río de La Plata. Descubriólo por los años de 1542 Domingo [Martínez] de Irala. Y habiéndose hasta el año de 1571 tenido por origen del río de La Plata se desengañaron con las noticias que comunico Nuflo de Chávez, que navegó 50 leguas más arriba de este lago, que tiene de travesía 20 leguas y en las historias antiguas se expresa con el nombre de lago de los Reyes, en algunos mapas Jarayes y en los viajeros modernos Jarayes, cuya voz sigo por no alterar la denominación con que hoy se conoce. Habitan sus tierras intermedias los indios chiquitos. Diéronles este nombre por la pequeñez de las puertas de sus chozas. Los padres jesuitas de la provincia del Paraguay casi a fines del siglo pasado principiaron la reducción de estas gentes, que se ha logrado en un numeroso gentilismo.

47 Principió el descubrimiento de esta provincia por los años de 1526 Sebastián Gaboto. Continùolo por los de 1536 Juan de Ayolas a quien ayudó don Pedro de Mendoza, primer gobernador de Buenos Aires. Fundó en ella la ciudad de la Asunción, que es la capital, Juan de Salinas, y concluyó estos descubrimientos Alvar Núñez Cabeza de Vaca, habiendo perecido con todos sus compañeros el referido Juan de Ayolas su segundo descubridor en el puerto de La Candelaria 120 leguas de esta ciudad a manos de los indios paraguayes, regresando cargado de oro de las tierras más australes que había penetrado en estas regiones.

48 Conquistó esta provincia por los años de 1549 Juan Núñez de Prado habiéndose voluntariamente entregado los indios que la poseían a la dominación de España.

49 Fundó en esta provincia la ciudad de la Santísima Trinidad y su puerto, que tiene el nombre de Santa María de Buenos Aires, don Pedro de Mendoza por los años de 1535. Y no habiendo logrado esta fundación en su principio toda la felicidad que se deseaba, la hizo segunda vez por los años de 1548 Alvar Núñez Cabeza de Baca, que experimentó el mismo infortunio que en la antecedente, que a fuerza de desdichas y miserias habían desamparado los primeros pobladores por los años de 1539. Pero restableciéndola tercera vez Juan de Garay es hoy una de las poblaciones más numerosas de nuestra América. Baña los barrancos (sobre cuyo alto, que llaman de San Pedro, empieza la ciudad y corren casi una legua de largo la población y edificios) el famoso río Paraguazo, que por los años de 1515 descubrió Juan Díaz de Solís a quien dieron muerte los indios guaraníes. Después entró a él por los años de 1519 Pedro de Magallanes y por los de 1526 Sebastián Gaboto, que descubrió la isla de San Gabriel, donde fabricó la primera fortaleza que tuvieron los nuestros en esta provincia. Y como hubiese comprado de los indios en trueque de bujerías unas planchas de plata le dio el nombre del río de La Plata, habiendo quedado el de su descubridor a un pequeño río que llaman de Solís, ocho leguas al occidente de Maldonado. Tiene esta ciudad su situación a los 34 grados, 34 minutos, 38 segundos al meridiano de Tenerife.

50 Mejor diría preocupación o usurpación.

51 Fundó esta colonia por los años de 1680 Manuel Lobo, gobernador del Janeiro. Tomóla en 6 de agosto del mismo año don José Garro, capitán general del río de La Plata habiendo hecho constar a los portugueses con varios instrumentos, historias y mapas el derecho que tenía la Corona de España a aquel terreno. Restituyóse a Portugal en virtud de un tratado provincial que se ajustó en Lisboa a 7 de mayo de 1681. Y en la Paz de Utrecht le hizo España donación de ella, bajo la condición que luego que le diese un compensativo equivalente dentro del término de un año, debía restituirla a su dominación, cuya promesa habiendo tenido todo el cumplimiento por parte de nuestro Soberano, no quiso satisfacer él de Portugal, quedándose con la colonia, cuyo terreno sin derecho alguno han poseído y poseen los portugueses.

52 Habla del río de La Plata.

53 La de Maldonado.

54 Descubrió esta isla Cristóbal Colón el 4 de agosto de 1493 y en honor de la festividad del día la llamó isla de Santo Domingo. En esto no conviene Mr. el abad Lamberc, que señala este descubrimiento por diciembre del año de 1494.

55 Este fue el primero que por los años 1513 a 25 de septiembre descubrió el Mar del Sur y tomó posesión de él en nombre del emperador Carlos V a 28 del mismo mes. Su suegro Pedro Arias Dávila, que fue el primer gobernador del Reino de Tierra Firme que es el Dabaybe habiéndole calumniado de traidor, lo hizo degollar públicamente en la villa de Acla por los años de 1517.

56 Eran de una piedra o metal que los indios llaman Ynga Ripo y los españoles Piedra Ynga. Hay muchos minerales en la América Meridional. Son muy estimados hasta hoy de sus naturales. Hacen el mismo uso de esta piedra labrada que los orientales de los diamantes, no siendo estos de más aprecio para ellos que su Ynga Ripo por lo brillante y hermoso de su oriente. Cuando es pulido no se diferencia de un vidrio azogado, como se ve en la Europa en las piedras de esta naturaleza que llevan las mujeres en cercillos y sortijas.

57 Atahualpa no fue Emperador sino tirano de este Imperio. Según las leyes del Reino fue hijo bastardo del grande Huayna Cápac. Túvolo en la Reina de Quito cuando este Monarca sojuzgó aquel Reino. Con su muerte le quedó en herencia el Reino de su madre. No contento él con esta porción de tierra, aspiró a todo el Imperio. Regialó entonces como legítimo heredero Inti Cusi Huáscar Inca. Pero el tirano aprovechando la ocasión de tener a su orden los generales y tropas de su padre, que había muerto en Quito, y ser su hermano Huáscar de ánimo pacífico, hizo marchar numerosas tropas hasta el Cuzco, que era la corte de los incas. Opúsose a esta fuerza con no menos grueso ejército su hermano. Militaban los dos incas a la frente de sus tropas. Dióse la batalla en Quipaypam [Nota de los editores: se refiere a Quepaypampa o Quipay Pampa]. Fue la más sangrienta que ha visto aquel Imperio. Quedaron muertos de uno y otro campo 300.000 hombres, siendo presos los dos Monarcas por sus respectivos generales. Eran los de Atahualpa Rumiñahui y Quisquís, y los de Huáscar Calcuchímac y Uruco Guaraca, sus tíos. Estos dos jefes y príncipes de la sangre celebraban la victoria que ignorando el infortunio de su señor, cuando Atahualpa halló medio de escaparse del palacio de Tumibamba donde le habían encarcelado. Libre ya este tirano de la prisión, hizo degollar 43 de sus hermanos (que otros dicen 300), todas las mujeres preñadas que se sabía estar ocupadas del Emperador, y cuantos personajes se sospechaba eran de su parcialidad o facción. Escapó de este estrago Coya Cusi, su hija, que casó con el príncipe Sayri Túpac. Con tan espantosos homicidios se hizo más temible esta furia del Perú. Entonces fue conducido Huáscar con fuertes prisiones y dobladas guardas hasta Jauja. Allí lo pusieron en una oscura cárcel donde los ministros del tirano le trataron con la mayor ignominia y afrenta de su dignidad y soberanía. En situación tan fatal se hallaba el Imperio de los incas cuando los nuestros segunda vez aportaron a sus tierras. Digo segunda vez porque ya en tiempo de Huayna Cápac habían estado por los años de 1525 en las islas del Gallo, la Gorgona, Puná y puerto de Tumbes. Y habiendo sido entonces 13 los que emprendieron descubrimiento tan famoso, ahora eran, con nueve de los primeros, 169 los que continuaron la empresa. Entre estos había 64 de a caballo y 105 de a pie. Mandábalos Francisco Pizarro en calidad de gobernador y adelantado mayor del Perú, según la merced que le había hecho el señor Carlos V. Fueron los temporales tan recios que tuvieron que sufrir desde Panamá (donde salieron a 8 de enero de 1531) a Tumbes, que arribaron a la costa de Cancebi, que llaman la bahía de San Mateo, más de 100 leguas del puerto que deseaban. De aquí pasaron a nado los Quimigies, que son cuatro ríos que entran en el mar, llevando siempre la embarcación a la vista. Continuaron a pie hasta Coaque (media legua del puerto de Palmay) que era en aquel tiempo cabeza de un numeroso gentilismo y vecino al cabo de Pasaos, así llamado por cortar por él la línea equinoccial. Aquí se alojó el ejército y empezó Pizarro a dar órdenes, habiendo proveído el primer auto a 14 de abril de 1531. Después continuando su descubrimiento, llegaron a Tangarará y a la orilla del río Chira en un llano que dice Piura, fabricó Pizarro en el Perú la primera ciudad con el nombre de San Miguel, por haberla fundado a 29 de septiembre de 1532 día en que celebra la Iglesia la aparición de este arcángel. El ánimo del conquistador fue que esta ciudad sirviese de escala a los que navegasen de Panamá con socorro y de retirada (si les obligase la necesidad) a los que habían emprendido el descubrimiento y conquista.
Había hecho Pizarro una o dos jornadas desde Piura cuando en el camino recibió un embajador que le enviaba el embajador [sic] Huáscar Inca avisándole el desgraciado suceso de su prisión. Con esta noticia se alentó Pizarro y publicó que iba a castigar rebeldes y librar al Monarca del Perú de la triste situación en que se hallaba. Marchó hacia Cajamarca en solicitud de Atahualpa, luego que se halló a los términos de esta ciudad hizo saber su llegada al Inca. Fue Hernando de Soto el emisario de esta noticia. Recibiolo con agrado Atahualpa que le dio un grande presente de oro y plata. Después lo despidió, mandándole decir a Pizarro que el día siguiente se verían en Cajamarca donde debía exponerle los motivos de su venida a aquellos países. Dispuso el Inca los aparatos que le parecieron más conducentes para el recibimiento de Pizarro. Entró éste el día destinado. Ordenó su gente con la que le sobrevino de Nicaragua (que era ya casi 300 hombres) en 3 líneas que ocultó tras de unas tapias o paredones que miraban a la plaza. Mandaba él la infantería y Hernando de Soto la caballería, siendo su hermano Gonzalo el general de todo el ejército, aunque en rigor fue solo comandante de la caballería.
Así estaban acampados cuando a pocas horas entró el Inca a la plaza acompañado del séquito de sus grandes y conducido en unas andas de oro que cargaban los indios a hombros. Presentósele Pizarro. Preguntóle el Inca las causas de su venida a regiones tan remotas. Por medio de intérprete Felipe Huallpa, le respondió fray Vicente de Valverde del Orden de Predicadores, que el Sumo Pontífice y el Emperador enviaban aquel jefe a anunciarle la verdadera fe de Jesucristo, Hijo de Dios, que había muerto por los hombres y que siendo confederado con estas dos supremas cabezas del mundo, les pagase el tributo debido a su soberanía. Entonces respondió el Inca que él no podía ser tributario de estos Monarcas, siendo este homenaje ajeno de su grandeza, ni menos dar adoración a la deidad que le anunciaban. Queriendo fray Vicente persuadirle a esto último le dijo el Inca que presentase los testigos que asegurasen la verdad que él afirmaba. Púsole entonces en las manos un breviario abierto. Creyendo el Inca que el libro debía satisfacerle hablando lo empezó a ojear, pero viendo que tardaban sus respuestas, lo arrojó con ademán de quien se burla. Al instante fray Vicente exclamó con grandes voces diciendo: “Cristianos! Los Evangelios ollados. Justicia y venganza sobre estos idólatras”. Aún no había oído Pizarro estas exclamaciones cuando tomando por un pie al Inca le depuso del trono y asiéndose de sus cabellos lo pensaba acabar entre las manos. A esta ocasión Martin de Asete le tiró una cuchillada que errando el golpe hirió a Pizarro y le obligó a hacer dimisión de la presa. Los nuestros desde la emboscada apenas observaron esta confusión cuando salieron sin orden y en tropelía mataron 5.000 indios y condujeron preso a Atahualpa, que aseguraron con esposas y cadenas en uno de sus palacios.
Constituido Atahualpa en esta infeliz suerte, pensó por medio del oro y plata librarse de su prisión. Para lograr este designio prometió el grande rescate de que tratamos, pero como no tenía en sus tesoros la cantidad de su promesa, fue preciso buscarla en los erarios de sus caciques y parientes. Pedía su consecución algún tiempo. Este fue el de dos o tres meses. Mientras se practicaban estas diligencias supo que su hermano Huáscar había prometido a los nuestros por su libertad doblada cantidad que la que él había ofrecido por la suya. Esta noticia a causa de recelar que instruidos los nuestros de su ilegitimidad y tiranía debían restituir al trono a Huáscar, su legítimo heredero, le fue más sensible que la misma infelicidad y prisión en que se hallaba. Quiso asegurarse: mandó entonces secretamente matar a Huáscar. Así sucedió, acabando este desgraciado Monarca al rigor de la tiranía de este bastardo, que lo mandó quemar vivo o como otros quieren precipitar de las montañas más altas que circulaban a Jauja. Antes de fulminar este tirano tan atroz sentencia contra la inocencia de su hermano se vistió de luto. Entonces con fingidas apariencias de llanto, notició que había muerto Huáscar de cierta enfermedad. Esto no era más que prevenir los ánimos de los nuestros y querer ver en sus semblantes el movimiento que les causaba la fatalidad de la noticia. Ellos creyéndola verdadera consolaron al simulador, diciéndole que era deuda a que estaba sujeta la naturaleza de los hombres. Pero instruidos en la verdad del hecho y movidos de las cavilaciones y enredos del interprete Felipe Huallpa, que les anunciaba su última ruina con la tardanza del rescate, que no era otra cosa que dar tiempo a que juntándose las tropas del Imperio fuese mayor la fuerza en combatirlos, dieron garrote a Atahualpa y quemaron el cuerpo el 3 de mayo de 1532, habiendo sido su prisión en 25 de enero del año antecedente.
Luego que los generales de Atahualpa que (como se ha dicho) eran Rumiñahui y Quisquis supieron el suplicio de este tirano, se efugiaron el uno a Quito y el otro al Cuzco. El primero que era Rumiñahui, simulando hacerle las exequias, juntó todos los príncipes de la sangre. Ofrecióles un solemne convite. Los más se embriagaron en él. Pasólos a cuchillo. Entre estos sacrificó a su furia y ambición todos los hijos y mujeres del Inca, siendo su hermano Quillic Cacha víctima de su crueldad y tiranía. Para hacer más espantosa su atrocidad, forró una caja de guerra con su piel, dejando pendiente a ella la cabeza como espectáculo sangriento que intimidase a todos los que no siguiesen su partido en el levantamiento y usurpación del Imperio que intentaba. El otro que era Quisquis habiendo aprisionado a muchos de los nuestros que dejó libres, solo hizo dar garrote a Sancho de Cuéllar, escribano de los autos de Atahualpa en el mismo palo donde se había ejecutado este suplicio del Inca. No queriendo este general proseguir la guerra contra los españoles, sino retirarse a los montes le mató de una lanzada Huaypallca, hermano de Atahualpa. Mandó este general ocho batallas contra los nuestros. Fue la última la que se dio en los confines de Quito. En ella murieron 50 españoles, con muchos heridos y pérdida de 34 caballos que en aquellos tiempos fue considerable. Tomó entonces todo el mando Rumiñahui, su subalterno, pero como a éste, en fuerza de sus tiranias, lo odiaban los indios, fueron muy pocos los que le siguieron y viéndose él desamparado, buscó asilo en las montañas donde acabó despojo de las fieras el que había principiado derramando tanta sangre de los incas.
Con la ruina de estos jefes fueron muchas las cabezas que se levantaron en el Perú, aspirando cada una a la diadema. Francisco Pizarro para debelarlas hizo injustamente quemar vivos en Jauja a Calcuchímac y en Lima a Tito Yupanqui, tíos del emperador Huáscar. Esta tragedia fue más dolorosa a los indios que el desgraciado suceso de Huáscar e infeliz paradero de Atahualpa. Se levantó entonces en Huánuco como protector del Imperio Topa Inca primo de los dos príncipes, que Pizarro sin prever las consecuencias había entregado al brasero. Vino con numeroso ejército en su auxilio Camacachi Príncipe de la sangre real, que había sido general de las tropas de Huáscar y actualmente lo era de Manco Cápac II hijo tercero de Huayna Cápac, que como legítimo heredero del Imperio de los incas se había coronado en el Cuzco, donde acabó trágicamente, según se verá en su lugar (artículo 5, número 1, nota 61). Sitió este general a los nuestros, que estaban acampados en el valle del Rímac. Duró el cerco 6 meses. Al fin de ellos se vieron los nuestros en tal aprieto que determinaron más bien morir peleando que perecer de hambre. Dióse la batalla en Huarochirí, principió la función luego que apareció el día. Estuvo hasta la tarde indecisa la victoria peleando valerosamente los de uno y otro campo. A este tiempo Juan Sánchez Falcón, natural de Trigueros, matando al general Camacachi con un dardo que le disparó desde un alto barranco que servía de muro a los nuestros, decidió la contienda. Los indios con la muerte de su jefe desampararon el campo y los nuestros cantaron la victoria que los hubiera hecho más felices, a no haberse ellos mismos formado su ruina dividiéndose en bandos y facciones.
Ultimamente al traidor Felipe Huallpa que había servido de intérprete a los nuestros desde que entraron al Perú, lo hizo dividir en cuartos Diego de Almagro el viejo, habiendo confesado antes de morir que sus mentiras y falsas interpretaciones habían motivado la muerte de Atahualpa. Y fray Vicente de Valverde, que ya era obispo electo del Perú, huyendo de las persecuciones y tiranías que Diego de Almagro, el mozo, después del asesinato de Francisco Pizarro, en venganza de la muerte que Gonzalo Pizarro había hecho padecer a su padre en un cadalso, ejercitaba contra todos sus parientes y amigos, se retiró a Puná. Allí murió a manos de los indios. Su muerte no fue en odio de la religión como quieren algunos de nuestros regnícolas, sino en venganza de sus exclamaciones, que (en la tradición de los indios) movieron la prisión de Atahualpa. No sé con que fundamento le dan el título de venerable y verdadero mártir, siendo esto contra el derecho canónico y más cuando los indios no han sido ni son capaces de disputar en asuntos de religión y sujetar al cuchillo a los que no confiesan la suya. Nuestro Pontífice Benedicto XIV en la Declamación laudatoria que pronunció en el Consistorio que tuvo el 16 de septiembre de 1748 sobre la gloriosa muerte del venerable obispo de Mauri Castro, don fray Pedro Mártir Sanz, previniendo esta facilidad de hacer verdaderos mártires a todos los católicos que mueren a manos de infieles, expresa lo siguiente: “Esto es permitido aún a los escritores que para ejemplo y memoria de los futuros refieren las vidas y hechos de los que juzgan sacrificaron su vida caduca en obsequio de la religión cristiana, con tal que prevengan a los lectores que no por lo que leen y se refieren en los libros los tengan por verdaderos mártires, ni como tales los veneren, como con toda claridad difusamente lo explicamos en nuestros comentarios de la canonización de los santos.” No es esto rebajar al padre fray Vicente de su buena opinión, sino prevenir a los nuestros de la vanidad de su creencia contra el juicio del oráculo sagrado que ayer veneramos en el solio de la Iglesia.

58 Esta fue una de las provincias más poderosas del Imperio de los incas. Hoy se ha reducido a una infeliz población de 10 a 12 familias que habitan unas chozas de paja y cañas. En ella se daba culto en un grande templo al dios ignoto, criador y vivificador del universo, que eso significa Pachacamac, sin haberlo representado en figura alguna. El Inca Topa Yupanqui, que conquistó esta provincia, no permitió que le mudasen el nombre ni que se pusiese en el número de los de sus conquistas por ser consagrada al Pachacamac. La dominaba entonces como soberano Cuius Mancu. Este Príncipe no se apellidaba Inca, sino Atum Apu que significa Gran Señor. Tomó posesión de ella por los años de 1533 Nicolás de Rivera, el viejo, poblando el puerto de San Gallán, que hoy es la villa de Cañete.

59 Este principe abrazó la religión católica y se llamó don Francisco Atauchi Inca. Hizo señalados servicios a nuestros monarcas, ayudando a prender al traidor Francisco Girón como se dirá en su lugar.

60 Erigióse en Catedral, metrópoli y primada del Perú a 14 de mayo del año de 1540, siendo su primer arzobispo fray Jerónimo de Loayza, del orden de Predicadores, y gobernando la universal Iglesia la santidad de Paulo III, que expidió la bula de su erección, en que confirma a Lima el título de Ciudad de los Reyes en atención a los Monarcas españoles don Carlos y doña Juana, su madre, y no por haberse fundado día de la Epifanía, sino el 18 de enero como ya se ha dicho.

61 El Imperio del Perú (a cuanto alcanza la noticia por el conocimiento de los quipos, de que se tratará en su lugar) no fue monárquico en su principio. Gobernóse él por curacas, que eran las cabezas de uno o muchos pueblos. Tenía la tierra tantos señores cuantas eran sus poblaciones y partidos, que llamaban ayllus. Cada población era independiente de otra. Como eran muchas las cabezas, era un monstruo el gobierno de aquel país. Proporcionábanse los ritos y costumbres al capricho del que mandaba, compitiéndose en la brutalidad las acciones del vecino con el más cercano, hasta ejecutar unos con otros las mayores atrocidades que pudieron inventar la ignorancia y la malicia. Sumergidos en tal barbarie estaban los habitantes de aquellas tierras, cuando Mama Huaco, mujer entendida, pensó civilizar estos feroces, haciéndolos de brutos racionales y de salvajes, políticos. Estaba ella preñada. Fingió ser del Sol lo que había concebido. Parió esta ilustre mujer un hijo hermoso y de los más bellos que ha conocido esta nación. Ocultólo en una cueva, que era la gruta más oscura de Tiahuanaco. Luego que el infante tuvo algunos años lo expuso en la cumbre de Huanacaure vestido de paco y de usuta, que eran unas orejeras de oro y abarcas o zapatos del mismo metal. Postrada de rodillas en compañía de su hija Pilco Sisa dio adoración al infante saludándolo como a supremo rey y señor de aquellos países. Los indios, que desde la falda del monte admiraban aquel acto, quisieron averiguar los secretos del suceso. Subieron también a la cumbre. Y sabiendo de Mama Huaco y Pilco Sisa que el infante que adoraban era hijo del Sol, le tributaron también ellos no menos adoraciones que su madre y hermana, reconociéndole desde entonces por Inca y Soberano. Corrió la novedad aun a las provincias más remotas que el Sol había enviado a su hijo para que los gobernase en calidad de Monarca. Juntáronse millares de indios que persuadidos de la perfección del infante, no dudaron que era descendido del cielo aquel prodigio de hermosura y saludándole como a su Soberano o hijo del astro que ellos adoraban, le llamaron Manco Cápac que quiere decir Joven prodigioso y Huac-Chacuyac que se interpreta amador o bienhechor de pobres.
Creció este infante adornado de aquellos dotes de ánimo que por lo común reparte el cielo a los que destina a empresas grandes. Era él sumamente sabio, prudente y entendido, como que se había instruido en la escuela de su madre, la grande heroína Mama Huaco. Antes de usar el derecho de la soberanía, dispuso las Leyes del Imperio. Fue la primera el culto que le debían dar al Sol, como a suprema deidad que los vivificaba. Para esto levantó aras y templos (que llamaron huacas de la voz huacani, que significa orar) y condenó la idolatría que tributaban a los sublunares. Estableció los sacrificios de animales y vedó con rigurosísimas penas la inmolación de sangre humana. Así ordenado el culto, pasó a imponer las leyes que debían observar los de la sangre real en orden a la herencia del Imperio y exaltación al trono, como en la distinción de insignias y traje que había de vestir. Mandó que el primogénito y sucesor del Imperio se llamase Inca y que casase con su hermana, que se debía llamar Coya y que el que fuese habido en otra mujer lo excluyesen de la herencia, reputándolo como bastardo. Su ánimo fue con esta ley embarazar las villanías que el tiempo y decadencia de las casas traen a las familias más ilustres. Se observó inviolable este precepto, sin haber faltado la sucesión legítima hasta el último Monarca de este Imperio. Mandó también para refrenar en sus sucesores la codicia, que el primogénito no heredase las riquezas de su padre, sino que se repartiesen la familia real y los templos. Dispuso que los emperadores trajesen el pelo cortado hasta la oreja a diferencia de sus vasallos que le habían de traer largo y tendido. Que ciñesen sus cabezas con el llauto, que era una faja de varios colores de la cual pendía una borla carmesí llamada mascapaycha, siendo amarilla la de los príncipes e infantes. Que se adornasen con el paco y usuta del que se ha hablado arriba. Que en lugar de cetro y armas cargasen el champi y suntur páucar, que eran las insignias reales de todos los Incas. Que en la familia rea! se hablase un idioma que no fuese común a las demás gentes de su Imperio. Después de haber establecido estas leyes en su familia continuó las que debía guardar el pueblo. Ordenó primeramente que se amasen recíprocamente unos a otros y vedó la poligamia, prohibiendo que se casasen de menos de 20 años y esto que solo se practicase en cada familia con mujeres de su propio linaje. Impuso pena de muerte a los ladrones, homicidas, adúlteros, embusteros y haraganes. Estableció la de fuego para los sodomitas y traidores, comprendiéndose en el mismo castigo la familia y parientes de los que cometian tan atroces delitos. En fin fueron tan concertadas las leyes y ordenanzas de este sabio monarca que hablando de ellas el maestro Calancha, libro primero de la Crónica de San Agustín del Perú, capítulo 15, página 95, número 3, dice así: “Hizo Manco Cápac leyes políticas, con castigos y premios y las de este con las que añadieron sus sucesores fueron de las más llegadas a la razón y más conformes a la ley natural de cuantas (excepto la Iglesia Católica y las de nuestros reyes) han ordenado las naciones más políticas.” Casi lo mismo (en la primera parte, capítulo 64 de la Crónica del Perú) había dicho ya Cieza de León. Son sus palabras; “Verdaderamente pocas naciones hubo en el mundo (a mi ver) que tuviesen mejor gobierno que los incas.” Y Zarate en el capítulo 13 de la Conquista del Perú, según la versión francesa que tengo a la mano, tomo primero, página 72, expresa las siguientes palabras, que no son menos dignas de atención: “Es cosa asombrosa y aun increíble que en una nación bárbara y sin letras el gobierno haya podido ser tan justo y también tan reglado y la obediencia y el amor de los súbditos con el soberano tan grande y tan perfecto.” Y últimamente nuestro Peralta (en su Lima fundada, tomo primero, canto 2, octava 31, hablando de este Inca y las conquistas de sus sucesores templó el plectro de su lira y canto así:
“No la ambición ni la codicia armaban
El poderoso brazo a las conquistas
Que contra el vicio y el horror llevaban
Guerreras las virtudes en sus listas.
Trofeos eran cuellos que pisaban
Fieros ritos, costumbres nunca vistas
Yendo al pelear, por verlas ya desechas
La razón como punta de las flechas.”
Promulgadas estas leyes y ordenanzas dio principio el legislador con su ejemplo a la más puntual observancia de ellas. Casóse con su hermana Mama Ocllo Huaco que fue la primera que tuvo en el Perú el soberano título de Coya, que es lo mismo que decir Emperatriz. Todos los cuidados de esta Princesa, mientras el Inca su marido se ocupaba de dar a los indios reglas para que cultivasen las tierras y se ciñesen a poblaciones, era enseñar a las indias el arte de hilar y tejer las finísimas lanas de que abundan aquellos países. Luego que se lograron los primeros frutos de uno y otro trabajo, trataron aquellos Monarcas del gobierno económico en la justa distribución de ellos. Repartiéronlos, guardando a todos la debida proporción, según el mérito y adelantamiento que habían manifestado en el trabajo. Apenas reconocieron los indios esta equidad y justicia, cuando asegurados en su creencia de que eran verdaderos hijos del Sol los que así sabían distribuir, se entregaron ciegamente a su dominación e Imperio. Cada día se aumentaba la multitud hasta crecer a millares los que empezaban a obedecer a estos nuevos dominantes. No cabiendo ya estos Monarcas ni sus vasallos en Tiahuanaco pasaron al Cuzco. Y entrando allí como en triunfo se apoderaron de la tierra. Aquí fundaron su asiento y corte haciéndola cabeza y metrópoli de su Imperio. Levantó el Inca las fortalezas que hasta hoy vemos con admiración y de que se dará noticia en el articulo 20, número 10. Edificó asimismo la primera casa que en aquellas tierras se consagró a la castidad, mandando poner en ella todas las vírgenes que quisiesen guardar esta virtud y decretando la pena de fuego a los que profanasen la clausura.
Lleno, pues, este Monarca de años y virtudes morales acabó sus días, cerrándolos con una larga oración, en que a sus hijos y vasallos encargó la observancia de las leyes que les había promulgado, la continuación de las conquistas que debían llevar a lo más remoto de aquellas tierras. Guardaron los sucesores de este Monarca inviolables sus preceptos. Cada uno dilató la Monarquía hasta que estando en el perigeo de su extensión, que fueron dos mil leguas, empezó su decadencia, habiendo durado poco más de 500 años. En estos fueron 13 los emperadores que se cuentan en la serie de los Incas. Y para proceder con mayor claridad daremos los nombres de ellos y de las coyas o emperatrices, sus mujeres y hermanas, según la orden sucesiva que guardaron en el trono:
Image

Estos fueron los soberanos que sucesivamente (antes que los nuestros aportasen al Perú) habían los indios venerado en el trono de sus incas. Con la desgraciada muerte del último se creyó extinguida su imperial prosapia. Pero teniendo Huáscar dos hermanos legítimos, que fueron Manco Inca y Paulo Inca aspiraron ambos a un tiempo a la diadema del Imperio, excluyendo de la herencia y sucesión, según sus leyes a Coya Cusi Huarcani, hija primogénita y no nieta de Huáscar como escribe Garcilaso, a quien copian Peralta, Ulloa y otros. Como los españoles eran ya los árbitros de este Imperio y entre ellos había dos cabezas que eran Francisco Pizarro y Diego de Almagro, se inclinaron cada uno al Príncipe que más les pareció podía favorecer sus intereses y conquistas. Francisco Pizarro dio la borla al primero, que se coronó en el Cuzco haciendo los indios todas las ceremonias que practicaban sus antiguos cuando exaltaban al solio al Príncipe heredero del Imperio. Diego de Almagro hizo coronar al segundo, que recibió la borla en los Charcas. Pero como esta coronación más fue violenta que justa, prevaleció la primera. Quedó solo Manco Inca. Este el día que tomó posesión de la suprema soberanía del Imperio del Perú, se hizo llamar Manco Cápac Pachacútec Yupanqui. Fue el muy aficionado a los juegos españoles. Jugando un día a las bolas (y no al gedrez [sic] como dicen otros) con Gómez Pérez a quien había librado de la muerte, sobre demasías de una raya y su poco respecto a la majestad, se enfadó el Príncipe y le puso las manos en la cara. Entonces el español abusando de la confianza y honra que le hacia el Inca, le mató de un balazo en Vilcapampa. Luego que los indios vieron este estrago y fatalidad, quemaron vivos a Gómez Pérez y a los españoles que le defendían, acabando a flechazos a todos los que a esta ocasión se hallaron en aquel país.
Dejó este Monarca tres hijos legítimos. Fueron Sayri Túpac, Cusi Tito Yupanqui y Túpac Amaru. Vivían estos príncipes retirados de las montañas de Vilcapampa, que hoy dicen Vilcabamba. Allí los indios reconocieron por heredero del Imperio a Sayri Túpac que era el primogénito. El Virrey marqués de Cañete, deseando reducir a este Príncipe a la obediencia y amistad de nuestros católicos monarcas, se valió de su tía la Coya Yupanqui, que en el bautismo se llamó doña Beatriz Manco Cápac Yupanqui. Esta señora para concluir el tratado entre el Virrey y el Príncipe, le envió de embajador a Tarisca Inca, Príncipe de la sangre real. Luego que llegó éste y dio su embajada, fue recibido del Inca con agrado. Pero recelando él alguna colusión con su tía, retuvo al embajador y envió con la respuesta a Cusi Inca, cacique principal de su Imperio. Era ella que su tía debía enviarle a su hijo Juan Sierra que había tenido de su primer marido Mancio Legizamo de Sierra. Convino en esto la coya. Partió su hijo a Vilcapampa. Trató con Sayri Túpac todo lo que su madre le había comunicado. Instruido en ello el Príncipe lo expuso a sus grandes y caciques. Al principio rehusaron ellos cuanto se les proponía. Pero vencidos de la resolución de su señor asintieron a los tratados del Virrey y persuasiones de la Coya. Salió pues el Inca de Vilcapampa. Así que se halló a las fronteras de Andahuaylas, envió a su primo Juan Sierra para que avisase al Virrey de su partida. Con esta noticia mandó este ministro hacer suntuosos preparativos para la recepción del Inca en la nueva corte o capital del Perú.
Sayri Túpac hizo su entrada pública por la tarde el 5 de enero de 1558. Cargábanlo en unas andas de oro sus caciques, acompañándole casi 500 de los indios más principales del Reino. Llevaba las insignias imperiales, ciñendo en la cabeza el llauto o borla carmesí. Cuando avistó a la plaza mayor de Lima, que estaba toda colgada e iluminada, salieron el Virrey y Audiencia a recibirle a la puerta de Palacio. Entró el Inca con el séquito de los suyos, dándole el Virrey y Audiencia el mejor lugar. Propúsosele que debía dar la obediencia y jurar perpetua amistad a nuestros católicos soberanos, renunciando en ellos todos sus derechos a la Monarquía peruana. Respondió entonces que más quería la vida de un solo vasallo suyo que todo el Imperio y que así para que no se derramase más sangre de los indios, cedía todos sus derechos en el Monarca español, quien en fuerza de su renuncia había de tomar bajo de su protección aquellos reinos. “Aprendan (dice el maestro Calancha en la obra citada, libro 2, capítulo 29, número 5, refiriendo esta ejemplar renuncia) los cristianos reinos a querer más las vidas y quietud de sus vasallos que lo imperioso y rico de sus monarquías, pues no deben más a su ambición que a su naturaleza. Ni tiene privilegios la codicia, porque con desafuero se excluya la conmiseración.” Concluida pues, la solemnidad de este acto en presencia del Virrey y Audiencia y demás ministros se retiró el Inca al alojamiento que correspondiente a su grandeza y soberanía, se le había dispuesto en el mismo Palacio.
Al día siguiente, después de haberle cumplimentado el arzobispo don fray Jerónimo de Loayza, pasó también el Inca a saludarle. Convidóle el prelado a comer. Aceptó el Príncipe el convite. Estaban de sobremesa cuando el mayordomo del arzobispo, en una selvilla de oro presentó al Inca una real provisión. Contenía ella las tierras, indios y rentas que se habían señalado a este Príncipe. Mandó él que se la leyesen e interpretasen. Esperaba el mayordomo las albricias, pero levantándose el Príncipe tomó una hilacha del ñeco que colgaba al tapete de la mesa, que era de terciopelo carmesí y dijo al arzobispo: “todo este paño y su guarnición era mío y ahora me dan este pelito para mi sustento y de toda mi casa.” Hizo cortesía a los convidados y se salió del concurso sin haber añadido una palabra más a las primeras ni haber quebrado de su gravedad y circunspección propia de los monarcas del Perú. A pocos días pasó al Cuzco. Allí le hospedó su tía doña Beatriz Manco Cápac Yupanqui. Fueron grandes los regocijos y fiestas que hicieron los indios por la presencia de este Príncipe y restitución a la corte de sus antiguos dominantes. Vinieron a saludarle los más distantes caciques del Reino desde las Chiriguanas hasta los Charcas.
El Inca pasaba el tiempo en los cumplimientos de los suyos. El Virrey y arzobispo velaban por su salvación a causa de ser todavía gentil y guardar los ritos de sus antepasados. Para esto le enviaron al ilustrísimo señor don fray Juan de Vivero del orden de San Agustín, obispo electo de Chuquisaca. Este prudente y docto religioso, manejándose sabiamente con el Inca, lo redujo a que abrazase nuestra religión, habiéndolo antes instruido en sus principales misterios. Logróse pues este glorioso y feliz trabajo, bautizándose el Príncipe a 25 de enero de 1558. Tomó en el bautismo el nombre de don Diego. Esto en fuerza de los muchos milagros y prodigios que le habían referido los nuestros que obraba el apóstol Santiago en defensa de las armas españolas. Casóse después con su prima hermana Coya Cusi Huarcani, hija del emperador Huáscar y la Princesa más hermosa que ha conocido la prosapia de los Incas, que eso significa huarcani. Esta Princesa siguiendo el ejemplo de su esposo se hizo también cristiana. Al cabo de algunos años consumidos estos príncipes a rigores de la melancolía y tristeza cerraron dichosamente sus días en el Cuzco, confesando la religión católica que profesaban y dejando una hija, que más fue heredera de sus virtudes que de su real estirpe, de quien hablaremos más abajo.
Luego que los indios, que se habían efugiado a las montañas de los Andes tuvieron noticia de la muerte de Sayri Túpac, ciñeron la borla a su segundo hermano Cusi Tito Quispe Yupanqui. Hicieron las ceremonias en Puquiura de la jurisdicción de Vilcapampa, donde se hallaba este Príncipe. Estaban ellos en las fiestas de la coronación, cuando celoso de esparcir las semillas del Evangelio, entró a aquella población fray Marcos García religioso agustiniano y cura de Capinota en la diócesis del Cuzco. Halló en el Príncipe este misionero todas las disposiciones que le facilitasen la propagación de nuestra santa fe católica entre aquellos infieles. Permitióle el Inca levantar en su corte templo al verdadero Dios, ofreciéndole los vasos de oro, cáliz y vinajeras que hasta ahora se ven en la iglesia de San Agustín de Lima. Fue este el primero donde en aquellas montañas se enarboló el estandarte de la Cruz, siendo Puquiura la metrópolis sagrada de aquellos países, que hoy llamamos los Andes del Perú. Con el ejemplo de sus vasallos y eficaces persuasiones del reverendo padre García se determinó el Inca a abrazar nuestra sagrada religión. Confésolo en todos sus misterios. Y bautizándose se hizo llamar don Felipe, en honor de la Majestad del Señor don Felipe II, que a este tiempo imperaba en España. Practicó lo mismo su mujer la Coya Polanquilaco, que tomó en el bautismo el nombre de doña Angelina.
Pero a poco tiempo, no pudiendo el Inca ni la Coya sufrir las reprensiones que les hacía el buen misionero, apostataron de la fe, mandándole salir de sus estados y desterrándole al Cuzco de donde transitando para Chuquisaca se ahogó en un río.
No pasó mucho sin que el Inca pagase su apostasía. Le sobrevino un dolor de costado tan fuerte que en 24 horas lo quitó del medio de los vivientes. Y como al principio de su dolencia le hubiesen ministrado una pócima compuesta de azufre y clara de huevo, se atribuyó lo ejecutivo de su muerte a veneno que le habían dado sus confidentes en compañía del venerable mártir agustiniano fray Diego Ortiz, que en aquella ocasión estaba presente con el designio de reconciliarlo con la Iglesia. Apenas vio la Coya Polanquinaco la acelerada muerte del Inca, cuando volvió toda su furia y rabia contra el venerable Ortiz. Mandó llamar al general Curi Paucar. Dio la orden a éste y otros jefes para que acabasen con todo género de tormentos al venerable misionero. Ejecutáronle ellos los más atroces que ha inventado la crueldad. Corónose aquel invicto español con el laurel del martirio, muriendo clavado en un palo en Manan-Huañunca, lugar entre dos ríos de la jurisdicción de Marcanay, 15 leguas de Puquiura. Los indios desde este hecho pusieron al lugar el nombre de Manan-Huañunca (que significa no morirá) a causa de lo constante e invencible que fue en el padecer el venerable Ortiz.
Heredó Túpac Amaru, muerto su hermano Cusi Tito, el soberano título de Inca y señor de aquellos países. Corónose en Marcanay (poco más de 25 leguas al sur del Cuzco) orlando sus sienes con el llauto y mascapaycha. Como este Príncipe era joven, le gobernaban sus caciques. Estos eran irreconciliables enemigos de la nación española. Violentábanlos la enemistad a todos aquellos males y atrocidades a que llevan a los mismos ofendidos la ira, odio y venganza. Corrían en el Perú con espanto estas hostilidades. Gobernaba entonces aquel Imperio en calidad de Virrey y capitán general don Francisco de Toledo. Para en algún modo reprimir con su presencia el orgullo de los indios pasó al Cuzco. De allí despachó a las montañas de Vilcapampa a Martín de Loyola, que era su capitán de guardias. Marchó este oficial con 250 arcabuceros. Llegó a tal ocasión que sin la menor resistencia se le entregó el mismo Príncipe. Condújolo preso al Cuzco. Mandólo el Virrey poner en la cárcel pública cargado de grillos y cadenas. Así estaba el Príncipe cuando el Virrey, habiéndole hecho causa de traidor y alborotador del Reino lo sentenció a muerte con parecer del doctor Loarte, alcalde del crimen de la Audiencia de Lima, que lo había criado fiscal de esta causa. El santo obispo de Nicaragua don fray Agustín de la Coruña, instruido en la iniquidad de esta sentencia, entró al Virrey y postrándose a sus pies, que regó con muchas lagrimas, le suplicaba mitigase el rigor con aquel Príncipe revocando la sentencia. El Virrey le respondió: “Que convenía al servicio del Rey la ejecución de aquella sentencia.” No valiendo a la dureza del Virrey aun la instancia de mayores súplicas, se levantó de sus pies el venerable prelado, diciéndole: “Yo me levanto con desconsuelo. Pero supuesto que esta sentencia se funda en razón de estado, vuestra excelencia verá como nuestro Rey no le agradece esto que hace por agradarle, porque es Rey católico y teme a Dios. Y si viere algún castigo, atribuyale a esta muerte.” Justísimamente exclama el maestro Calancha sobre este punto en la obra citada, libro 3, capítulo 33, página 704, número 6, expresando las siguientes palabras: “¡Oh, a cuántos nobles ha endurecido el corazón de pestilencial razón de estado y veneno de las monarquías, con engaños de comodidad y cuchillo de las conciencias en manos de la conservación!”
Siendo pues, inexorable el Virrey no solo a los ruegos del señor Coruña, sino a las comunes súplicas de todo el Reino hizo intimar al Príncipe la sentencia de muerte que le había fulminado. Oyóla él sin alterarse, haciendo ver en su rostro la constancia del espíritu generoso que le animaba. Ya se acercaba el tiempo de su ejecución. Como era gentil trabajaron en aquellos pocos días, u horas que por ley se señalan a los criminales, muchos varones espirituales y religiosos. Entre estos fue uno el venerable padre Alonso de Bárcena de la Compañía de Jesús, doctísimo en la lengua quechua. A este religioso, que por hablarle en su idioma, oía con gusto el Inca respondió: “Que si el Virrey guardaba la ley de Cristo en que le prometían piedad, que cómo contra un rendido era tan cruel? Y que cómo hacía injusticias quien debía mostrar como cabeza, obediencia a los preceptos de la ley que guardaba?” Negándose totalmente al bautismo con estas y otras razones añadió últimamente: “Que no debía tanto a los cristianos que le hiciesen dejar su ley y adorar a Cristo. Y que así quería morir en la de sus antiguos en que no se cometían iguales injusticias.” Los ánimos de las gentes virtuosas desesperaron de la reducción de este Príncipe, oyéndole semejantes respuestas y que apenas daba oído a las más eficaces persuasiones.
Llegó el día en que había de tener efecto la injusta sentencia. Sacaron de la cárcel al Príncipe con un saco negro que le cubría el cuerpo, capuz en la cabeza, soga al cuello, esposas en las manos. Pusiéronlo en una mula de albarda que tiraba un negro, guarneciéndole por uno y otro lado muchos soldados y ministros de justicia. Así empezó el desgraciado Príncipe a marchar hacia el cadalso que se había levantado en la plaza mayor del Cuzco. Iba el pregonero por delante y en cada esquina gritaba, diciendo: “Esta es la justicia que manda hacer el Virrey en este hombre por tirano y traidor a la Majestad católica.” El Príncipe la primera vez que oyó el pregón pregunto que era lo que aquel pregonero decía? Respondiéronle que gritaba el delito de tirano y traidor que le había causado la sentencia de muerte. Mandó entonces parar la muía en que lo conducían y llamar a su presencia al pregonero, a quien con severidad reprendió diciéndole: “No digas eso, pues sabes que es mentira, que ni he sido tirano, ni traidor. Di que muero porque el Virrey lo quiere y dirás verdad.” Los indios apenas oyeron estas palabras cuando enviaron al cielo fuertes y lastimosos alaridos. No era posible contener tan justo y lastimoso llanto. Crecía cada instante más y más. Ya era una confusión de gemidos aquel lamento. Para sosegarlo quitaron al Príncipe las esposas. Entonces con la señal de un dedo que llego a la oreja derecha aquieto los alaridos de los suyos, tan súbitamente que pareció el movimiento de su dedo un rayo, que abismándolos, les dejaba en un profundo silencio.
Después que con el movimiento de un dedo había comprimido el Inca el fúnebre llanto de los indios siguió el camino que le acercaba al destino del suplicio. Así que estuvo al pie del cadalso, lo desmontaron de la mula. Aquí los venerables Barcena y Coruña que le habían acompañado, le tomaron de la mano para que subiese el primer escalón de la grada que le había de dirigir a la cumbre de la Gloria. Pero como a esta no se puede ascender sin el sacramento de bautismo, le convencieron para que voluntariamente lo pidiese. Bautizólo pues el venerable obispo don fray Agustín de la Coruña, siendo su padrino el venerable Barcena. Púsole por nombre Pablo y no Felipe como escriben los que no han leído la sumaria de este hecho. Ilustrado el Príncipe con las luces de la fe, se paró en medio del cadalso e imitando al apóstol de las gentes cuyo nombre ya tenia, dijo en alta voz: “Apoes (esto es señores) aquí estáis presentes los que gobernáis los cuatro Suyos (así llamaban las cuatro partes del Perú), sabed que ya soy cristiano y me he bautizado y quiero morir en la ley de Cristo, confesando el misterio de la Santísima Trinidad. Creed en Jesucristo y quedaos a Dios.” Hecha esta confesión con magnánimo espíritu y valor propiamente heroico, entregó el cuello al impío y sacrilego verdugo que al primer golpe le separó la cabeza, que presentó al pueblo en una selvilla de plata. El Virrey y su fiscal Loarte vieron desde una ventana o galería del Cabildo del Cuzco acto tan sangriento. La atropellada ejecución de esta sentencia (escribe don Antonio Ulloa en el resumen histórico de los emperadores del Perú, página 91, número 167, tomo 4 de su viaje a la América Meridional) y la persecución que contra los demás de la sangre real de los Incas naturales y mestizos suscitó este Virrey, pretextando que estaban incluidos en la conjuración contra los españoles, contribuyó a extinguir toda la estirpe real de los Incas, quedando solo algunos descendientes de ellos, hijos de españoles; y oscureció su fama y los demás aciertos de su gobierno con un borrón, que atribuidos por los émulos de la nación al todo de ella, hizo caer sobre ese ministro el odio de los propios y extraños.
Dejó este Príncipe dos hijos pequeños. Perecieron ellos en breves días expuestos a las injurias del tiempo, desamparo y malos tratamientos. Se presume que algún tósigo los arrebató en edad tan temprana. Participaron de igual tragedia 36 de los más inmediatos consanguíneos de los Incas del Perú entre legítimos y bastardos, acabando todos en muy poco tiempo perseguidos, desterrados y llenos de miserias. Solo escapó la princesa doña Beatriz Coya, hija del príncipe Sayri Túpac. Debió ella la vida al arzobispo don fray Jerónimo de Loayza que la ocultó en su palacio.
Extinguida la casa imperial de los Incas del Perú, se restituyó a España don Francisco de Toledo y cuando él pensaba que la Majestad católica le había de recompensar el mérito de su sangriento celo, le sucedió lo mismo que le había predicho el ilustrísimo Coruña. Apenas estuvo delante de la Majestad del Señor don Felipe II, cuando oyó estas severas palabras: “Retiraos a vuestra casa. No os envié al Perú para que mataseis reyes, sino para que les sirvieseis” y volviéndole la espalda el Soberano salió temblando de su presencia, sin merecer la más leve inclinación de su rostro. Llegó a su casa y en breves horas como unos dicen, o en pocos días como otros quieren, acabó repentinamente poseído de horror, tristeza y melancolía, habiéndosele antes certificado los tesoros que trajo del Perú.
Para continuar el mismo orden sucesivo que guardaron los Incas en el trono antes que los españoles entrasen al Perú, pondré la serie de los pocos que ciñeron la borla imperial cuando ya nuestras conquistas habían hecho en aquellos países muy grandes progresos:
Image

Quedan de esta regia estirpe Paulo Inca, doña Beatriz, Manco Cápac Yupanqui, hermanos de Manco Cápac, XIV Inca del Perú y doña Beatriz Sayri Túpac, hija del Príncipe de este nombre y de Coya Cusi Huarcani, su mujer e hija del emperador Huáscar Inca y nieta del grande Huayna Cápac. Paulo Inca tomó en el bautismo el nombre de don Cristóbal Inca, murió en el Cuzco, dejando un hijo llamado don Melchor Carlos Inca que acabó en España sin sucesión. Doña Beatriz Manco Cápac casó dos veces. Del segundo matrimonio no tuvo hijos. Del primero, que había contraído con Leguizano de Sierra, el único de los conquistadores del Perú que murió en su cama, tuvo a Juan Sierra Manco Cápac. Ignoro la sucesión de este caballero. Si hay de él algunos descendientes, estarán en el Cuzco, quizá oscurecidos en la sombra del olvido. Doña Beatriz Sayri Túpac casó con Martin de Loyola. A éste con otros 30 españoles dividieron en piezas los indios araucanos en la rebelión de Chile. Tuvo de su mujer una hija única. Fue esta la señora doña María Loyola Sayri Túpac. Pasó a España y casó con don Juan Henríquez de Borja, que por los estados de su mujer fue el primer conde de Oropesa en el valle de Yucay, cinco leguas del Cuzco. [Nota de los editores: este título nobiliario era un marquesado, no un condado] Descienden hoy de esta señora los marqueses de Alcañizes, habiendo entroncado con su casa lo más de la grandeza de España.
Esta es la última rama legítima de la imperial estirpe de los Incas del Perú que hoy hay en el mundo. Digo legitima rama, porque aunque los caciques de Canta en las sierras del Perú, como hijos de don Baltasar Poma Huaraca, hermano de Huayna Cápac; y los de Lurín en la costa del sur, como descendientes de don Francisco Atauchi Inca, hermano de Rava Ocllo, madre del emperador Huáscar, sean de linaje de los Incas, no los son de la línea privilegiada como lo son los condes de Oropesa y marqueses de Alcañizes. He puesto algún cuidado en la indagación de esta genealogía. Me han motivado a esto la preocupación de algunos escritores, que sin averiguar la sucesión de las casas, se han metido a genealogías de los Incas del Perú y sus descendientes. Don Juan Antonio Estrada (tomo 1 Población general de España, página 446 y 447) sostiene varios errores en esta materia, dignos de desterrarse de los libros genealógicos. Este autor tratando en la parte citada de Francisco Pizarro, conquistador del Perú y de doña Francisca, su hija, dice así: “Casó el nuevo marqués don Francisco Pizarro con doña Inés Yupanqui, hermana de Atabalipa, Emperador del Cuzco y de aquellos dilatados dominios, de quien tuvo por sucesora a doña Francisca Pizarro, esposa de su tío Hernando Pizarro, progenitores de esta ilustre familia.” En este pasaje se notan tres errores. El primero que Francisco Pizarro no fue casado con doña Inés atendiendo en ésto a motivos políticos y no a la causa de Dios. Fue su dama esta señora, tuvo en ella una hija que fue doña Francisca Pizarro, ascendiente de los marqueses de la Conquista. Después de la trágica muerte de este conquistador, casó doña Inés con Martin de Ampuero Barba, de quien proceden los mayorazgos que hay en Lima con este apellido. El segundo error es que no se llamó doña Inés Yupanqui, sino doña Inés Huaylas Ñusta. El tercero que su hermano Atahualpa no fue Emperador, sino tirano del Perú, que como bastardo de Fluayna Cápac en ninguna providencia podía haber gozado la exaltación al trono ni borla de los Incas, habiendo al tiempo que sufrió el suplicio de garrote, varios sucesores legítimos al Imperio, hermanos y sobrinos del emperador Huáscar, como se ve en la serie genealógica que hemos dado arriba.
Hay otro error mucho más pernicioso que el que acabamos de refutar. Es el que uno de los incas del Perú se retiró a las montañas del Orinoco y pobló sus dilatadas riberas y llanuras. Ha esparcido esta fábula en sus viajes el almirante Rawlegh o Raleigh que por los años de 1595 y 1596 redujo a cenizas las ciudades de San José en la isla de la Trinidad y Cumaná en la costa de Guayana. Por lo que a solicitación del Emperador de España, le hizo el Parlamento de Inglaterra, bajo de varios pretextos, cortar la cabeza en Westminster a 29 de octubre de 1618. El personaje inca que finge este malicioso almirante no fue de los monarcas del Perú. Fue Rumiñahui general de Atahualpa, que después de haber derramado tiránica y cruelmente la legítima sangre de los incas en un convite que les ofreció, aborrecido de los indios se retiró a las montañas del Orinoco, donde pereció hecho pasto de las fieras. Y aunque se quisiera decir que habla este viajero de Guay-Palipa y Quillis Caccha, bastardos de Huayna Cápac y hermanos de Atahualpa, también estos perecieron. El uno a manos de Quisquís, como se dijo al artículo 4, nota 57. El otro a rigores del tiempo en los confines de Quito. Como asimismo Topa Inca, otro bastardo, que acabó en Huánuco de muerte natural, habiendo sido quemados vivos injustamente por Francisco Pizarro: Calcuchímac y Tito Yupanqui, príncipes de la sangre real. Esto supuesto, no sé dónde encontró Mr. Raleigh el Inca poblador del Orinoco. Lo sacaría desde luego donde sacó el soñado pronóstico que pretende, con irrisión de indios y españoles, que se halló en el templo del Cuzco a favor de los ingleses, que le pagaron bien la vanidad de los deseos que forjaba en sueños y deliraba en el papel.
No se conoce hoy en el Perú familia puramente india originaria de los monarcas de aquel Imperio. Los pocos o raros que pudieran probar este origen, son ya del todo españoles o en la mayor parte. Si algún indio pretendiese entroncarse con la casa real de los Incas, será bien difícil la prueba. Hay para esto dos razones muy fuertes. La una que la casa real legítima y de línea de varón acabó en Túpac Amaru y sus dos pequeños hijos, que murieron en Lima. La otra, que las tres mujeres que quedaron después de las dos grandes persecuciones que padeció esta real familia bajo las tiranías de Rumiñahui e injusticias de don Francisco de Toledo, casaron con españoles, practicando desde aquellos tiempos lo mismo sus descendientes, como se ve claro en los ilustres caballeros que han procedido de las señoras doña María de Loyola Sayri Túpac, doña Inés Huaylas Ñusta y doña Beatriz Manco Cápac. Esto consta de instrumentos auténticos, cédulas, provisiones reales e historias. Lo demás es querer algunos indios sin más fundamento que ser indios fingirse descendientes de los emperadores del Perú y tomando por apellidos los nombres que tuvieron aquellos soberanos, engañar no solo a los de su misma nación sino también a los españoles que no tienen noticia de la genealogía real de los Incas. De aquí muy grandes inquietudes en el Perú y consecuencias bien perniciosas. Ya las lloran Tarma y Jauja. Habiéndose retirado a sus montañas un indio caviloso, apóstata y rebelde, tomó los apellidos de Atahualpa, Apo Inca, Huayna Cápac y fácilmente engañó a los bárbaros, sublevando los pueblos cristianos y misiones, como se ha dicho al artículo 2, número 9, nota 45. Los magistrados con grande severidad y castigo debían mandar que ningún indio ni español se nombrase ni firmase con tales apellidos y principalmente el de Inca, que es nombre muy sagrado entre aquellas gentes, a excepción de los descendientes de las tres señoras que acabamos de expresar y los que hubiesen provenido de los señores don Baltasar Poma Huaraca Vilca Inca Yupanqui y don Francisco Atauchi Inca que fueron los parientes más inmediatos que reconocieron los últimos Incas y que más ayudaron y favorecieron a los españoles, habiendo sido el señor don Baltasar el primero que adoro la cruz en Carabuco y se hizo católico, tomando por armas una cruz roja en campo azul y por orla las letras de la Ave María, etc. como consta de varias cédulas que he leído.
Esto no es negarles a los apoes, curacas o caciques del Perú su antigua e inmemorial nobleza. Pero como no es lo mismo ser noble que ser descendiente de monarcas, es preciso desterrar de aquellos países el envejecido error genealógico que consiste solo con tomar por apellido uno, dos o más de los nombres con que se distinguían los incas y príncipes de la real sangre. Son los caciques más ilustres y antiguos de aquellos países los Apolayas, los Taima Chumbis, los Chay Huascas, los Chimo Xayas, los Tacuris. Estos con ser de linajes bien conocidos y haberse sucedido desde el tiempo de su gentilidad en los cargos de caciques o principales de sus pueblos no blasonan de la sangre real de los Incas, con quienes nunca han emparentado. Blasonarán solo de ser nobles desde una antigüedad muy dilatada, cristianos viejos de más de dos siglos y celosos servidores de nuestros católicos monarcas. Como igualmente lo son todos los demás caciques que pudiesen probar la misma antigüedad y sucesión de linajes. Bástales esto para ser atendidos y gozar los fueros que gozan los hijosdalgo de Castilla. Si se compusiese un libro genealógico que solo tratase de la familia de los caciques, sus escudos de armas y entroncamientos, se haría un grande servicio a la Monarquía, sacando a muchos indios y algunos provenidos de ellos del engaño en que viven solo por los apellidos supuestos que han usurpado de los emperadores incas, no pudiendo de ningún modo ser hoy indio el que así se apellida como se ha probado en esta nota, que deben tener muy presente todos los tribunales y jueces de Indias.
Ya que hemos tratado en esta nota de los incas y sus descendientes, me veo como precisado a advertir que la iconografía que se nos dan de estos emperadores es arbitraria y sin más fundamento que pintar como querer. Fue el primero que hizo el dibujo y ordenó la serie de los incas don Alonso de la Cueva, cronista de la santa iglesia de Lima. Abrió las láminas y tiró las estampas por los años de 1715 el padre Narváez, jesuita. Después en España los volvió a grabar Juan Palomino por los años de 1748, siguiendo el plan de su primer inventor, que sin duda alguna traería de Lima uno o muchos ejemplares don Antonio de Ulloa, que es el único europeo que la ha publicado en sus viajes, añadiendo los dos monarcas españoles que hasta el presente reinante faltan a la primera. Se dice vulgarmente que el citado cronista para grabar los verdaderos rostros de los incas recogió las medallas o figuras de oro, plata, barro y otras materias en que los indios veneraban impresos o grabados los rostros de sus incas. Esto carece de toda verosimilitud. Si tales monumentos hubieran existido, era muy natural que los hubiese conservado don Alonso de la Cueva o que se hubiesen encontrado otros semejantes. Ni uno ni otro hasta ahora se ha visto, ni yo los pude hallar en el gabinete del expresado cronista con quien viví en una misma casa cinco años y comuniqué desde que nací hasta que por los años de 1751 salí de Lima, guardando con él una correspondencia epistolar que cortó su muerte. Esto supuesto, fue un antojo si no lisonja, grabar tan feos y espantosos los rostros de los incas, habiendo sido los hombres más hermosos y perfectos que conocieron aquellos países, como lo afirman las historias y asegura la constante tradición de aquellas gentes. En fin, en mi Historia latina de los emperadores del Perú se darán las láminas de cada uno, corregidos los rostros de las desagradables facciones con que nos los pintan los dos mapas iconográficos limense y matritense. Asimismo se nota a Pufendorff el herrero que sostiene y defiende contra el hecho de Pizarro con Atahualpa (Introducción a la historia tomo II, capítulo 7, página 282) que los incas traían las cabezas rapadas, siendo entre ellos y sus consanguíneos uso por ley traer los cabellos cortados dos dedos más abajo de la oreja a distinción de sus vasallos que los llevaban sin cortar, viéndose hasta hoy así representados sus retratos y efigies.

62 Cuzco.

63 Nunca en el Perú se hicieron tan horrendos sacrificios, ni fueron antropófagos sus habitantes, como quieren notarlos o propiamente infamarlos algunas plumas poco exactas y aun impías en noticias tan denigrativas a una nación que solo guardaba las leyes de la naturaleza, observando las piadosas y caritativas que les impusieron sus sabios incas. Luis Moreri tratando de la religión que en su gentilismo tenían los del Perú, dice así: “Los pueblos del Perú no adoraban otro dios que al Sol. Las otras deidades de que ya he hablado le eran inferiores. Le sacrificaban todas suertes de animales y principalmente carneros, como también todo género de granos y licores. No hay que creer a los españoles que refieren que se sacrificaban hombres en el Perú y que también se comía carne humana. Los incas y sus pueblos tuvieron siempre esto en horror.” Mi apología en esta parte no se extiende a toda la América Meridional, solo se debe entender que hablo de las naciones sujetas al Imperio de los incas. De las demás bien sé que aún hasta hoy ejecutan tan espantosas y cruentas inmolaciones, que quizá aprenderían de los indios de México, sus vecinos.

64 De la laguna de Titicaca de que se tratará en su lugar, sacó el capitán Diego de Agüero más de 70.000 pesos del oro que habían arrojado a ella los indios cuando llegaron los españoles cerca de Chucuito como refiere el señor Pinelo y otros.

65 Casi seis leguas al sur de esta ciudad hay una laguna que llaman Orcos. Se dice que los indios arrojaron a ella la grande cadena de oro que Huayna Cápac hizo fabricar en celebración del nacimiento de Inti Cusi Hualpa, su primogénito, a quien dio el nombre de Huáscar que significa soga o cadena. Era tan gruesa que como escribe el señor Solórzano, apenas la podían levantar 200 indios orejones que eran los más corpulentos del Imperio de los incas. Tenia de largo 233 varas con grueso correspondiente.

66 Fúndola Francisco Pizarro por los años de 1535 en el valle de Chimo. Está a los 8 grados y 6 minutos de latitud austral, 113 leguas al occidente de Lima.

67 Esta voz tiene varias acepciones. Significa adoratorio o casa de oración, mina o tesoro y también cosa admirable. Sale del verbo huacani, que es lo mismo que en español llorar y como en las sepulturas y templos tenían los indios sus lamentos, de aquí vino el llamarlos huacas, esto es lugares donde se llora.

68 Habla de Potosí.

69 Fúndola en la provincia de Popayán por los años de 1539 Sebastián de Belalcázar en tierras de una nación de indios llamados gorrones. Después a causa del mal temperamento la mudo Miguel Muñoz al sitio que hoy tiene.

70 Este monte tiene de altura más de dos millas y media, siendo mayor por esto que los que se conocen en la Europa sobre que don Jorge Juan, que lo midió, dice así: “Aunque Estrabon Kirquerio, Riccioli y otros varios autores nos dan alturas de montes muchos mayores, parece que no les podemos dar en ello crédito. Lo primero por no haber hecho sus cómputos con la justificación que se debía y lo segundo porque últimamente se han medido varios montes de los más elevados de Europa geométricamente sobre la superficie del mar y no se les ha encontrado tal elevación.”

71 Son minerales de plata y también de oro y de muy fácil beneficio a causa de la nobleza del metal. Dicen que se han repartido en 100 estacas.

72 Liberto Fermonde es de parecer que solo tres montes en el mundo llegan a la región del aire. El primero el Cáucaso en el Asia. El segundo el Pico de Tenerife. El tercero Pariacaca en el Perú. Este monte por la parte de Tacora y Cosapa, que no es tan encumbrado yendo desde Arica se va subiendo más de 30 leguas y el remate es la que llaman Cuesta Blanca, que tendrá una legua de subida. Tratando el señor Pinelo de él, dice lo siguiente: “no me atrevo a señalar su perpendicular. Pero según los efectos que en su cumbre se experimentan, bien creo que es lo más alto del Perú y aun del mundo.” Y el padre Acosta que le atravesó, ya había dicho: “tengo para mí que aquel paraje es uno de los lugares de la Tierra que hay en el mundo más alto, porque es cosa inmensa lo que se sube, que (a mi parecer) los puertos nevados de España y los Pirineos y Alpes de Italia son como casas ordinarias respecto de torres altas. Y así me persuado que el elemento del aire está allí tan sutil y delicado que no se proporciona a la respiración humana, que le requiere más grueso y más templado. Y ésta creo es la causa de alterar tan fuertemente el estómago y descomponer todo el sujeto.” Con todo para decidir sobre la altura de Atupun-Gato y Pariacaca de nuestro Perú y Chile que encuentran en cotejo con los mayores del mundo, son necesarias más exactas indagaciones, como las que actuó don Jorge Juan con el Chimborazo en Riobamba del Reino de Quito, cuya altura computada sobre la superficie del mar, llegó a 3.380 toesas, que hacen más de legua marítima y exceden al Pico de Tenerife en 1.187 toesas, que por la observación del padre Tevillee tiene solo de altura 2.193. Y excediendo éste al Canigó en los Pirineos que le halló Mr. Casini 1.440 toesas y al Gemmi en los cantones, que según las Transacciones filosóficas se le observaron 1.685, se sigue que el Chimborazo, no solo es el monte más alto de nuestra América, sino el mayor de la Europa, por aventajarse al Pico de Tenerife, que hasta nuestros días se había creído el más alto del mundo.
A que se deben añadir las observaciones de Mr. Needham, de la regia Sociedad de Londres, quien (a lo que nos noticia el extracto del Diario extranjero de enero de 1755) dice así: “Por la tabla de las alturas de las montañas, nombradas las cordilleras del Perú, comparándolas con las que yo he dado de esta parte de los Alpes que he pasado, se puede entre otras cosas notar no solamente que las cordilleras en general son mucho más altas y casi al doble de los Alpes, siendo los habitantes de Quito los pueblos más elevados del mundo y también más altos que el Convento del Grande San Bernardo, lo que sirve por la pureza y elasticidad del aire a templar las calores de su situación, más arriba de la línea equinoccial, haciéndoles su morada una especie de paraíso terrestre.” Y como no tenemos del Cáucaso indagaciones tan exactas, dejamos el Chimborazo solo con la preeminencia entre los de Europa, África y América, debiéndose esta observación al autor que hemos citado y a los Mrs. Buguer y Condamine, que le hallaron 110 toesas menos como se lee en la lista de los montes altos del Perú que nos da el referido Diario extranjero en el mes y año que se acaba de citar y citaremos nosotros en el artículo 17, número 6.

73 Nota de los editores: en el manuscrito falta el número 6.

74 Esta palabra se compone de dos voces griegas rabdos que significa vara y mantia, adivinación, que es lo mismo que decir adivinación por la vara.

75 Agrícola, Roberti, Stengelio, Cesio, Forero, Fabri, Aldobrando, el padre Gaspar Schotto, Conrado, Martín Maurity y otros cuyas piezas o extractos de ellas se leen en el citado padre Le Brun.

76 El coronel don Miguel Antonio de Escurrechea, beneficiador del Potosí.

77 Dista cuatro leguas al oesnoroeste [sic] de la ciudad de Huamanga.

78 Conquistó esta provincia y fundó en ella la capital con el nombre de Santa Cruz de la Sierra Ñuflo de Chávez por los años de 1548. En su principio se fabricó al oeste del río de La Plata, hoy se ha mudado más al norte del Paraguay. Es Capitanía General y reside en ella un obispo sufragáneo del arzobispo de los Charcas. Las mujeres de este país son las más hermosas y fecundas que nacen en la América Meridional.

79 Es menos de real y medio de plata del cuño del Perú.

80 Don Juan Enrique de Graet.

81 Esta provincia que la descubrió Cristóbal Colón en su cuarto viaje por los años de 1502, está sujeta a la Audiencia de Guatemala en las Indias Septentrionales. Su capital es Valladolid, que los naturales llamaban Comayagua. Su puerto que era el de Caballos, a causa de las invasiones enemigas se trasladó a la villa de Santo Tomás de Castilla, que es muy fortificada y defendida así por la naturaleza del terreno como por la guarnición de soldados que mantiene allí la Corona española.

82 Azogue no es voz española. Es arábiga. Se introdujo en España desde la irrupción de los moros. Hoy se ha adoptado generalmente en toda la nación, explicándose con ella lo que antes dirían plata viva.

83 Tenían este nombre entre los indios las princesas, infantas y demás mujeres de la sangre real a excepción de las emperatrices que se dicen coyas y las concubinas de los incas o mujeres nobles pallas.

84 Cerca del año del descubrimiento de esta mina hablan con variedad los autores. El señor Pinelo que copia a Garcilaso (Comentarios reales del Perú, libro 8, capítulo 25) señala su época por los años de 1567. El señor Solórzano (a quien sigue don Antonio UUoa) por los de 1566. Su ilustrador Ramiro de Valenzuela por los de 1557. Pero todos se han engañado, como asimismo Juan Laet y los padres Acosta y Bisiola con el cronista Herrera. Descubrióse pues ella por diciembre de 1553 y se registró, como se ha dicho en el número 2, a primero de enero de 1564. Esto consta de instrumentos auténticos, que se guardan en los archivos de la misma villa de Huancavelica y en los registros de minas de la Caja Real de Lima. Probablemente vieron estos instrumentos los señores don Gaspar de Escalona y don Juan Luis López que nos dan el mismo año de 1564. Este último autor así en esto como en todo lo demás que conduce a la dirección y buen gobierno de la mina de Huancavelica es preferible a todos los que hasta aquí han escrito de este mineral. Escribió sobre la misma mina por los años de 1689. Esto es siendo gobernador de ella y administrador de su superintendencia. La obra de este ministro (que fue alcalde del crimen en la Audiencia de Lima) y tiene por titulo Relación de la villa y real mina de Huancavelica se halla en Sevilla en la librería de San Acacio, caja 5, número 21 donde la he leído. Se da también noticia de ella en el índice de esta librería, volumen en cuarto, impreso en Sevilla por los años de 1749, página 251. Esta obra es un manuscrito en folio [sic]. El Virrey de Lima, conde de la Monclova, a quien la dedicó el autor, la envió al Supremo Consejo de Indias. Del archivo de este tribunal la tendría el señor cardenal de Molina que la dejó entre sus libros al Colegio de San Acacio, que posee hoy esta obra que debe restituirse al supremo Consejo de Indias o la Real Junta de Minas para la más acertada dirección de las minas de azogue de Huancavelica.

85 Murió Amador de Cabrera en Madrid, pretendiendo en recompensa de su mina título de marqués o conde y estados en Cuenca de donde era nativo. Pero no logró otra cosa que los ducados que hemos expresado en el contexto de este número.

86 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 18, página 48, número 29.

87 Diccionario universal de comercio, tomo 3, página 1338.

88 Hasta el año de 1536 estaban debiendo los azogueros a Su Majestad 150.000 pesos. A cuenta de esta deuda y las que de nuevo hubiesen contraído, se les rebaja en cada fundición la cantidad correspondiente al débito de cada uno, como está prevenido por muchas cédulas y ordenanzas.

89 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 16, página 131, número 21.

90 Ley 13, título 19, libro 4 de la Recopilación de Indias.

91 Esta voz, a pocos años de descubiertas las Indias la inventaron los primeros españoles para distinguir con ella los hijos que empezaban a tener en las mujeres indianas. Significa ella lo mismo que genízaros, que son en España los nacidos de padres extranjeros, con el tiempo se ha recibido esta voz como injuriosa en todas nuestras Indias a causa del desprecio con que pretenden tratar a los así nacidos. Les vitupera la mezcla, dudándose hasta ahora en cual de las sangres está el vicio, si en la española o en la indiana. En esta última es una grande ignorancia. En la otra no pequeña locura. Ya serían viles y despreciables todas las naciones del mundo si por la mezcla que tienen unas con otras se hubiesen de despreciar las generaciones, siendo hoy verdaderamente (a excepción de los indios) mestizos y genízaros los que habitan el mundo si se les averiguan sus orígenes, transmigraciones y mezclas.

92 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 17, página 141, número 32.

93 Fue esta prudente reflexión del señor don Luis de Velasco, que con tanto acierto gobernó el Perú.

94 Política indiana, tomo 1, libro 2, capítulo 17, número 44, página 142.

95 Goza esta mina por real asignación 620 indios de repartimiento. Se sacan ellos de las provincias más vecinas, costeándoles el viaje desde que salen de sus poblaciones.

96 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 10, número 1, página 40.

97 Gazophilacium perubicum, libro 1, capítulo 16, número 5, páginas 60 y 61.

98 Gazophilacium perubicum, libro 2, número, 1, capítulo 1, número 11, página 102.

99 Viaje a la América Meridional, primera parte, tomo 2, libro 6, capítulo 10, página 614.

100 Arte de metales, libro 1, capítulo 19, páginas 32 y 33.

101 Dicen con variedad que los hay en los contornos de Huamanga. No es imposible cuando en esta jurisdicción se encontró el famoso Huancavelica. Así con más o menos distancia puede subterráneamente comunicarse este mismo mineral a los demás montes de su territorio.

102 Así llamada por las flores de este nombre de que abunda aquella quebrada. Son ellas una especie de azucenas grandes, amarillas y coloradas, o blancas, listadas de unas venillas verdes que matizan sus hojas y campana. Por invierno se visten de ellas sus montes y quebradas. Es este sitio entonces todo el recreo y diversión de los de Lima, así por lo apacible del temperamento en aquella estación, como por la fragancia que respiran aquellas flores, no desagradable al sentido del olfato, que es igual al de la vista con la diversidad de colores con que se distinguen estas y otras flores que naturalmente allí vegetan. Debo advertir que de las coloradas y blancas se encuentran raras en este sitio, siendo por lo común todas amarillas y listadas de verde. Asimismo hay una florecilla pequeña que llaman de San Juan y de que tratare en el tomo II, cuya raíz en cocimiento es un poderoso remedio contra el vómito y flujo de sangre, siendo sus hojas y ramas muy cordiales contra las fiebres ardientes.

103 Libro 2, capítulo 2, páginas 66 y 67.

104 Esto mismo refuta Arnaldo de Villanueva en su Lapide philosoforum, capítulo 4, página 334 que se lee al fin del Coelum philosoforum que compuso Felipe Ulstadio, teniéndolo como imposible y riéndose de las tentativas que hacían en su tiempo algunos químicos.

105 Es vulgaridad muy recibida y que autorizan muchas plumas que esta enfermedad se ha transplantado de la América a las demás partes del mundo, dejando allá las raíces como propio suelo de su origen. El error es palpable si se coteja la cronología. Por los anos de 1492 se descubrieron las Indias. Ya había escrito de este mal Guillermo Saliceto, médico de Plasencia que floreció por los años de 1210 como quiere Moreri o 1270, según afirma Mr. Barbeyrac, a quien sigo, Gordón, que vivió el año de 1300 o más, Valesco, que escribió por los años de 1418. Juan Muller, obispo de Ratisbona, por los años de 1475, Paulo Almán, obispo de Fossombrone, por los años de 1487. Entre estos escritores no solo mediaron años, sino siglos antes del descubrimiento de nuestras Indias. Más de dos siglos hay de diferencia en el primero. Casi dos en el segundo y 74 años en el tercero. Entre los otros dos, se hallan en el uno 17 años y en el último cinco. Se debe inferir de esto la impostura o por mejor decir la calumnia a aquella nación de los más que han escrito desde el siglo xvi hasta el nuestro, habiendo sido Gonzalo [Fernández] de Oviedo, Francisco Delgado, Rodrigo Díaz y Nicolás Monardes los primeros españoles que en el citado siglo sembraron en el mundo la necia preocupación de que esta enfermedad era originaria de las Indias.
Ya dije que nació este mal en la cuna del pecado. No es esto buscar yo efugios en lo moral. Literales son los textos de Moisés y aunque Mr. Astruc, contra la autoridad del sapientísimo Calmet, pretende hacer valer sus razones, son de ninguna fuerza cuando citando aquel médico los versículos 2, 3, 4, 5, 13, 14 y 15, del capítulo 15 del Levítico, omitió el 32 del citado lugar, que es el que caracteriza la causa y efectos de este mal, y se lee así en nuestra Vulgata: “Ysta est lex ejus, qui partitur fluxum seminis et qui pollinitur coitu.” No sé que este versículo tenga otra interpretación que la literal. Además que el mismo Moisés antes de hablar de esta enfermedad como pestilente, había ya tratado en el capítulo antecedente de la lepra, no menos contagiosa que la dolencia que tratamos. Se debe también observar que en el epígrafe del citado capítulo 15 dice el Sagrado Traductor “semini flui viri concubantium” etc. Si se examina la rigurosa significación de concubantium, se verá que esta enfermedad es tan antigua como lo ha sido la prostitución en el mundo. Nunca el Sagrado Traductor hubiera usado en el epígrafe de tal participio, sino hubiera entendido que Moisés trataba en el referido Libro del morbo venéreo que es el que se contrae por el concubinato de uno y otro sexo.
Creo que el lugar citado de Moisés es sobrado testimonio para comprobar la antigüedad de este mal. Pudieran traerse pasajes de muchos médicos e historiadores antiguos hebreos, griegos, árabes y latinos que expresan en sus libros sucesos fatales contraídos del comercio impuro de los dos sexos. Pero porque todo esto no sería otra cosa que excitar disertaciones ajenas en una breve nota, pondré solo a los ojos lo que refiere Hipócrates, libro 6, Epideno sección 8, texto 52 de Gripalopex, sátiro de Thafo. Este siendo de 25 años padeció una gonorrea nocturna que también le molestaba entre día. Teniendo ya 30 años se hizo tábido y murió. Comúnmente se observa lo mismo que advirtió Hipócrates en Gripalopex en los más galicados, que terminan la vida consumidos, precediendo el flujo seminal. Y aunque el Príncipe de la Medicina usó en el citado lugar el verbo [Ilegible, palabra en griego], pretérito perfecto [Ilegible, palabra en griego] que propiamente significa tener poluciones nocturnas le añadió el adverbio [Ilegible, palabra en griego] que es lo mismo que decir muchas veces. Esto es por lo que hacía a la estación de la noche. Por lo que miraba a la del día dijo: [Ilegible, palabra en griego], que traduce Van der Linden interdiu frecuenten De que se sigue que padeciendo el sátiro muchas veces de noche la evacuación seminal, y muchísimas de día, que es lo que significa interdiu frequenter no embaraza que Hipócrates usase del verbo [Ilegible, palabra en griego], porque los dos adverbios aumentan la fuerza del sentido. Fuera de que refiriéndose la enfermedad de éste entre las epidemias que trata el Príncipe de la Medicina se debe entender que es la misma gonorrea virulenta que se adquiere por el comercio de las mujeres infectadas. Se puede añadir a este caso práctico lo que el mismo Príncipe dice en el libro 3 de la citada pieza sección 3, número 14. Propone en él todos los síntomas funestos de esta enfermedad. Y Mr. Harris que reduce a un cuerpo de texto todas las palabras allí derramadas dice: “Es justo dejar libre a los doctos que disputen, si provengan estos síntomas de una verdadera peste, o de la enfermedad pestilente que Llaman lues venérea.” Mr. Barbeyrac haciéndose también cargo de este y otros pasajes, expresa lo siguiente: “Se dice que ni Hipócrates ni Galeno han conocido esta enfermedad. Con todo se hallan notados los síntomas de ella en diversas partes de sus escritos. ¿Qué han querido significar por la gonorrea de que hablan muchas veces?, ¿qué pueden ser estas úlceras malignas y pústulas que ellos notan, sino el morbo venéreo?”
Por no convenirse los médicos en el origen de esta enfermedad que claramente nota Moisés y expresa Hipócrates en todos sus síntomas, han delirado muchas veces, atribuyéndole un principio quimérico o propiamente imaginario. Juan Linder soñó que del acceso que tenían las mujeres americanas con los monos provino al mundo este contagio. Es ésta una de las mayores imposturas, que puede haber maquinado la malicia. En ningún tiempo existió entre los indios tal comercio. Y si alguna vez la contingencia hizo probable esta bestialidad de parte del bruto, murió la paciente, como se dirá en la parte animal artículo 1, número 6. [Nota de los editores: en el manuscrito los números de esta referencia fueron dejados en blanco por Llano Zapata, debía hacer referencia al tomo III, artículo 2, sobre los animales comestibles, donde se trata entre otros de los monos] Ni es creíble que donde se castigaban severamente los adulterios y pecados contra naturaleza (hablo de los indios del Perú) hasta entregar al fuego sus delincuentes, arrasar sus tierras inundándolas, se dejasen delitos tan horrendos y espantosos libres de mayor pena. Y cuando esto hubiera así sucedido (que todo cabe en la brutalidad de las gentes) debería el animal haber comunicado enfermedad que fuese propia de su género. Hasta ahora no se ha notado al linaje de estos brutos ni la más leve señal del morbo venéreo. Si tales sigilaciones se contuviesen en su sangre se contraerían con mayor facilidad del uso de sus carnes. Estas se comen y públicamente se venden en algunas poblaciones del Nuevo Reino de Granada y aun en todas las montañas del Perú y hacen en la sangre humana casi el mismo efecto que la de vaca y carnero, que es nutrirla y fomentarla. No es tan impaciente el hambre en aquellas tierras que obligase a las gentes a buscar el remedio en carnes que les produjesen enfermedad tan pestilente. Sobran por allá otros alimentos que en su lugar pudieran substituirse. Pero como estos no les han sido de ningún perjuicio en la salud se mantienen de ellos del mismo modo que los chinos con los perros, despreciándose como delirio y crasa ignorancia la opinión del citado Juan Linder que desde luego la principió en sueños, y acabó de delirar en el papel.
En otro extremo de opinión, no menos ridicula que en esta, (aunque no tan extravagante) dio Martín Lister. Pensó este médico inglés, que del uso que hacían los americanos de las carnes de la Iguana, que es una serpiente o anfibio de cuatro pies, les procedió la enfermedad de esta naturaleza. Las carnes pues de este insecto, no solo son muy sanas, sino muy útiles al cuerpo humano. Gozan las mismas virtudes que las de víbora. Esto lo tiene acreditado la experiencia. En el Reino de Tierra Firme se hace muy grande uso de ellas, vendiéndose en sitios públicos, como las más regaladas en su género. Nació el error de Lister de haber entendido mal a [Fernández de] Oviedo que también se engañó afirmando que estas carnes despiertan los dormidos dolores del Gálico, que verdaderamente destruyen sus ácidos expeliéndolos por insensible transpiración. Se admiraran los prudentes así de la vanidad de estas opiniones, como de la visión que tuvo entre sueños el lego que cuenta Helmoncio, si no la fraguó ya este médico en su capricho tan lleno de quimeras. Esto pues, no me admira. Lo que me causa asombro y aun me sorprende es, que un hombre tan venerable en la república de las letras como Francisco Bacon de Verulamio hubiese creído que los antropófagos en nuestra América son sujetos a esta enfermedad. Citando sus palabras Mr. Astruc que se leen en la Centuria 1, artículo 26 de su Sylvæ sylvarum dice así: “este pasaje prueba bien que nada hay tan impertinente que no sea sostenido por algún filósofo como advierte Cicerón.”
Quizá por estas y otras extravagancias de los filósofos y médicos sobre el origen de esta enfermedad exclamaría el doctor Antonio de Monrava. Este médico con motivo de aprobar un libro que tiene por titulo Diálogo Crítico y corre impreso en Lisboa volumen en cuarto por los años de 1751 bajo el nombre de José de Aragam España y me lo dio en el Janeiro su verdadero autor don José de Antunes, doctor en Medicina hablando con el Soberano que hoy reina en Portugal dice así: “Juzgo que todos los que estudian en punto de escorbuto por cualquiera libro, como en punto de gálico, no solo quedaran con la misma ignorancia en que antes estaban, sino aun en mayor confusión. De suerte que el estudio del escorbuto, como el del gálico, les ocasiona mil engaños a cada paso que dan en la Medicina. Y por esas dos necias vulgaridades, a saber gálico y escorbuto, mueren miserablemente los que llaman escorbúticos y galicados. ¡Ah Señor! Cuantos más soldados tendrían las tropas de Vuestra Majestad si no fuera por esas (vuelvo a decir) dos necias vulgaridades. Pues la mayor parte de la gente muere por causa de los intempestivos remedios administrados a los enfermos tenidos por esas dos imaginarias causas de enfermedades. Porque estos dos nombres escorbuto y gálico no tienen idea real. Quiero decir son dos nombres sin significado. Mas, ¿qué hay Señor que hacer a todo esto? Paciencia. Todo un mundo literario enteramente perdido como es la Medicina ha de costar mucho de conquistar.
De todas estas opiniones, la que más favorece a la razón del origen de esta enfermedad es el sistema de Mr. Deidier. Este sabio profesor de Montpellier ha sostenido en una disertación, a que Mr. Dessault suscribe en otra, que la ponzoña gálica es un seminario de gusanos, que por medio de la ovación multiplicándose, como los otros insectos, corrompen e inficionan el cuerpo humano. Sobre que Mr. Boudon en la versión y notas a Mr. Alien tomo IV, capítulo IX. libro 5, página 253 se expresa así: “Supuestos los gusanos, se explican todas las enfermedades venéreas y sus accidentes con mayor facilidad que siguiendo otra hipótesis. Se sabe demás de esto, que el mercurio extermina totalmente toda suerte de gusanos y juntamente sus huevos, y este es el único medio hasta ahora conocido que puede radicalmente destruir la ponzoña venérea con tal que se emplee de modo que reduciéndose a muy pequeñas moléculas capaces de penetrar la propia tela de los gusanos y sus huevos, pueda por su cuerpo pesado mezclándose en sus licores, romper y destruir los vasos de estos insectos.” Pero como este sistema no pasa de una hipótesis, bien que fundada en el específico contra este mal no hemos de mirar el seminario verminoso, que hasta ahora se ha demostrado como origen del contagio venéreo. Se debe pues tener como su verdadero principio el comercio impuro a que, desde que en el mundo hubo corrupción de costumbres se abandono el linaje de los hombres. Juiciosamente Mr. Arris señala el mismo origen a este mal. Son sus palabras: “Donde quiera que se permiten públicamente los lupanares con disimulo de los jueces y vivan seguras las rameras, habitando sus inmundas grutas, allí reina poderosamente el morbo venéreo con la espantosa chusma de sus males y todos los ministros de sus miserias. Y según me parece en el vientre impuro de las meretrices vulgares que se prostituyen y mezclan con muchísimos hombres (aunque sanos) cierta y naturalmente, se engendra este morbo del mismo modo que en todo tiempo de los huevos nacen las aves en el nido. Y porque la corrupción de lo más bueno es la peor de todas, porque no de la semilla prolifica y destinada a tantos usos naturales podrá físicamente propagarse aquella enfermedad envenenada por la viciosa y depravada corrupción.”
Cerca del sitio que en el cuerpo humano ocupa este veneno se cuestiona entre médicos más hábiles. Unos quieren que resida en el hígado, otros en la sangre. Algunos en el humor flemoso, no faltando quienes lo coloquen en la piel, constituyendole una enfermedad cutánea. Muchos finalmente en atención a sus síntomas defienden que es enfermedad de todo el cuerpo. Se anida pues y fija este veneno en las partes más crasas del cuerpo humano, mezclándose con dificultad con los otros sucos de él. Esta opinión la sostiene Mr. Boerhaave de quien son las siguientes palabras: “La ponzoña venérea reside desde luego en este humor grueso del cuerpo humano, que en las personas sanas ocupa lo que los antiguos llaman membrana adiposa y los modernos celular, de suerte que el contagio insinuándose por los poros del epidermis pasa al través de la piel hasta las células de la membrana adiposa, donde mezclándose con el licor craso que allí se halla, ella crece más y más. Por medio del calor continuo el movimiento y morada que allí tiene corroe y corrompe la piel y la epidermis que están encima, mientras que ella inficiona a un mismo tiempo las células oleosas que le cercan. De aquí proviene que la enfermedad hace más grandes progresos en la membrana adiposa que en la piel que la cubre, lo que no embaraza que ella le corroa y destruya enteramente.” Con Justicia citando Mr. James las referidas palabras subscribió a ellas diciendo: “Lo que Boerhaave acaba de adelantar prueba sobradamente que la membrana adiposa, no solo es el principal receptáculo de la ponzoña venérea, sino que ella es particularmente afectada cuando la sangre es una vez inficionada y la enfermedad es ya muy adelantada, como se manifiesta por las diferentes corrosiones y úlceras fagédénicas que se forman sobre la superficie del cuerpo.”
Averiguado el verdadero sitio donde tiene su hospedaje este veneno se debe investigar su naturaleza y carácter. Los médicos hasta ahora se han convenido en este asunto, unos atribuyen su virulencia a una acrimonia acre corrosiva y coagulante, otros a una sal álcali corrosivo y algunos a una cierta acrimonia específica. “Yo me persuado escribe (Mr. James) que una imaginación muy escrupulosa sobre esta materia no es necesaria, habiendo en la naturaleza un muy grande número de substancias de una contextura tan delicada y tan penetrante que su naturaleza íntima y situación, y por consiguiente el modo asombroso con que ellas obran, exceden enteramente nuestra inteligencia. Basta en la Medicina resistir a los efectos perniciosos de la ponzoña y embarazar su operación sobre el cuerpo humano, siendo más ventajoso en materias de una naturaleza oculta confesar nuestra ignorancia, que adelantar hechos que no se podrán probar.” Son estas palabras muy propias del juicio del citado médico. Con todo, como el entendimiento de los hombres no se sujeta con facilidad a ajenos dictámenes, queda el campo libre fundando la razón en la experiencia que caracteriza la seguridad de las ideas. Se han de distinguir en este terreno dos naturalezas: Una sutil y otra crasa. La variedad de síntomas que se notan en los verólicos hacen conocer perfectamente su diferencia. Si es la ponzoña crasa, son tardos sus progresos, manifestando sus efectos considerables sobre las partes sólidas. Si sutiles, rara vez se dejen ver sobre la piel úlceras y otras erupciones. De manera que el uno de estos venenos obra en la parte roja y fibrosa de la sangre, y el otro en la linfa o serosidad. Variando pues este veneno en sus impresiones debe también variar el método de tratarlo. El autor del Diccionario medicinal que Mr. Boudon en una nota atribuye a Mr. Gruber médico de Bruselas, haciendo de la ponzoña verólica la misma distinción que acabo de expresar, previene lo siguiente: “Yo paso a los caracteres de cada especie de morbo venéreo, para sacar del error un grande número de prácticos que tratándolos todos con los mismos remedios no curan casi uno radicalmente.” Esto supuesto toda la curación y acierto en tratar a los tocados de esta infección consiste en la distinción del veneno que hemos propuesto, siguiendo al citado Mr. Gruber.
Muchos y graves autores, pretenden que el veneno de esta enfermedad a proporción que han corrido los siglos ha mejorado de sus perniciosas cualidades y funestos síntomas, que se le notaron al principio de su aparición. Entre estos autores se hace notable Mr. Astruc que en el Tratado de las enfermedades venéreas, libro 1, capítulo 14, página 353, según la versión francesa, afirma lo siguiente: “Si el morbo venéreo después de 245 años que apareció en la Europa se ha dificultado insensiblemente de día en día y si aún se modifica más y más, parece que hay motivo de esperar que continuando en adelante siempre en disminuir a proporción será nada al fin.” Señalan también otros autores a este mal cinco periodos que incluyen en los años de 1494, 1514, 1526, 1540, 1610, no habiendo faltado un Pedro Maynard que predijo su total extinción para el año de 1548. Pero como todas estas épocas han sido imaginarias, lo han sido igualmente sus periodos y nuevos fenómenos. Siempre ha sido y será uno el veneno de este mal. Sus efectos variarán a medida de los climas, aires, constituciones y grados del fermento haciendo más o menos estrago, según fuese mayor o menor la disposición del que recibe sus impresiones. “Estoy persuadido, escribe Mr. Cheyne, que la esencia del mal venéreo procede de la naturaleza de este sal animal particular que abunda en los órganos espermáticos y en la sustancia o licor que se engendra en ellos y para hablar de un modo más claro, creo que esta esencia reside en el álcali sutil, activo, y cáustico, menos exaltado y menos volátil que el que ocasiona la peste, pero infinitamente más sutil y volátil que nuestros sales animales volátiles comunes los más perfectos. Cuando la incontinencia (...), los alimentos muy calientes y los licores muy fuertes han concurrido a hacer fermentar los sales hasta su más alto punto, se vuelven acres y cáusticas y producen la enfermedad, que llamamos venérea. En estos grados inferiores sus síntomas son más débiles. Pero ella tiene siempre una causa general, y específica que es una abundancia de sales animales, activas cáusticas y muy exaltadas que ponen en movimiento las substancias espermáticas de toda especie.” Siendo esta doctrina incontestable se debe concluir que el morbo venéreo nunca ha sido periódico, ni estacionario, sino en capricho de los médicos que lo han querido hacer turnar, según ha sido más o menos la acción de las substancias espermáticas que son el medio por donde se comunica y comunicará esta infección trasladándose en la semilla prolífica la fuerza de su veneno que durará mientras dure el linaje de los hombres.
Todos estos fundamentos y razones descubren la preocupación de los primeros que a nuestra América hicieron cuna de esta enfermedad. Hay apariencias que esta calumnia se inventó de propósito. Era la intención poner espanto con pena tan formidable a las demás naciones, que en aquellos países emprendiesen nuevos descubrimientos. Esto no creo, lo que si creo es que la enfermedad verólica despertó con el oro de las Indias su veneno que tenía en España como dormido. Por medio de este metal creció el libertinaje, tuvo más ejercicio la prostitución y se empezaron a aclarar sus espantosos síntomas con señales más formidables que hasta entonces aún no se le habían notado en los siglos anteriores. De aquí se imputó a nuestras Indias el mal que se aportó en sus metales. Apenas en aquellos países se ha conocido esta enfermedad. Sus climas no lo permiten. Y si hay hoy algunos tocados de su veneno no proviene la infección del comercio de sus naturales. Los trasladados llevan consigo la infección. Esto se ve claro en los vivos y se descubre en los muertos. Los unos no manifiestan señales de ser entre ellos endémica tal enfermedad, los otros dan a ver en sus cadáveres la ninguna corrupción que padecían en sus miembros. Millares se encuentran íntegros con todos sus cabellos, dientes y demás miembros siendo sepultados desde tiempo inmemorial. No pasa esto a los galicados vivos y muertos. Unos y otros se sellan con el carácter de su veneno. No solo pues son ejemplos los indios de este mal sino de otros muchos que casi son epidémicos a las otras naciones del mundo y tienen con este no pequeña relación si se les averigua su verdadero origen y efectos, son estos la asma, epilepsia, cólica nefrítica e histérica, dolores artríticos, hidrofobia e insania con furor. El maestro fray Antonio de la Calancha curioso especulador de las cosas más notables de nuestras Indias y principalmente de las del Perú en el libro 1 de su Crónica, capítulo 9, página 64, no omitiendo su curiosidad esta indagación, dice así: “He inquirido de muchos atentos y en cuanto he andado en este Reino he advertido que no se halla un indio que sea loco furioso. He pensado que procede de ser de natural flemático. Raro es (y no ha llegado a mí noticia) el indio que ha tenido mal de orina ni asma, ni gota y muy singular al que da mal de corazón. A su bebida, la chicha, lo atribuyen muchos. Y como la beben algunos negros y españoles y no se les conocen estos privilegios, se debe atribuir a la complexión y no a la bebida.” De esto se debe concluir que no solo es preocupación sino aun ignorancia colocar en las Indias la semilla de este mal, que se puede hallar en ellas del mismo modo que se encuentra en las otras partes del mundo, donde reinan la prostitución y libertinaje, siendo verdaderamente los indios hasta hoy privilegiados de su contagio, como la experiencia lo hace ver en sus enfermerías y hospitales. [Nota de los editores: esta cita se repite idéntica en la nota 4 del tomo II.]

106 Tratado de Química, tomo 3, página 130.

107 Tratado de metales, página 59.

108 Elementa artis docimasticæ, part. 2, página 259.

109 De morbis artificum, capítulo 2, página 486 y 488.

110 Prolegomeno Química experimental, página 17.

111 Comentario de Cib. et pot. Sección 3, página 106.

112 Séptica que se deriva de sépticos en griego no significa concoquentes, sino putrefacientes o corrodentes. Esto quiere decir Lister con la voz séptica y no lo que explica Chiari en su versión italiana, hecha en Venecia, volumen en octavo, por los años de 1749, página 94.

113 Supplementum secundum in Physica subterranea, thesus chymiæ 6, página 390.

114 Dom. Physica subterranea, libro 1, section 5, capítulo 3, página 271.

115 Compendio de Medicina universal, tomo 1, página 372.

116 Diccionario universal de comercio, tomo 3, paginas 1334 y 1335.

117 Son cinco reales de vellón.

118 Un sueldo son 12 maravedieses.

119 Impropiamente y con licenciosa charlatanería se llama América nuestro vasto continente. Fue Américo Vespucio el que le comunico su nombre. Era este un tratante florentín que comerciaba sedas en Sevilla. Navegó él a nuestros mares en calidad de pasajero e interesado en el armamento que con el designio de descubrir nuevas tierras había equipado Alonso de Ojeda. Salió pues del río de Sevilla el 20 de mayo de 1499. Descubrió las primeras tierras en la costa de Paria 200 leguas al oriente de Orinoco. Pasó las bocas del Drago y al oeste dobló el cabo de la Vela y descubrió el golfo de Venezuela. De aquí dio la vuelta a la isla de la Margarita y costas de Cumaná, donde se recorrieron las embarcaciones. Después en prosecución del viaje tocó en la isla Española y se desembarcó el 5 de septiembre del mismo año en Yauino, uno de sus puertos. A fines de febrero del mismo año se restituyó a España sin haber añadido otra novedad que el repaso de las tierras y costas que ya por los años de 1497 había descubierto Colón en su tercer viaje y de que había instruido a los Reyes Católicos con bien exactas relaciones. Las que pretendía apropiarse Ojeda, sostenido del arzobispo de Burgos, don Juan Rodríguez Fonseca, que tenía la intendencia de estos armamentos y le había entregado las demarcaciones últimas que había hecho presentar a los Monarcas su primer descubridor. Pero de esto no logró otra cosa que haberse levantado Américo Vespucio con el título de descubridor y haber esparcido muchas tablas y mapas, llamando de su nombre América a esta parte del mundo.
Al principio se mandaron recoger estos mapas, habiendo declarado el Supremo Consejo a Américo Vespucio por usurpador de un título que en ninguna providencia debía apropiárselo. Porque en caso de no haber descubierto aquellas tierras Colón, como en realidad fue su descubridor, debían llamarse del nombre de Ojeda, que fue el comandante de la flota o del de Juan de la Cosa, su piloto y no del de un pasajero que no tuvo en la expedición más parte que su entrometimiento, audacia y charlatanería. Esta declaración o sentencia consta de instrumentos que se guardan en los archivos del Supremo Consejo de Indias, que leyó el cronista Herrera y cita en muchas partes de sus Décadas y gritan los más juiciosos extranjeros que sobre esta materia yo he leído. “Llamarse esta tierra América (dice el maestro fray Antonio de la Calancha en la obra tantas veces citada, libro 1, capítulo 4, páginas 26 y 27, número 4) es digno de borrarse de las memorias de los hombres y de que se teste y arranque de los escritores, pues apoyan un hurto y conservan una injusticia. Gran suma de ellos incurren en lo mismo que reprenden. Pues declarando ser título intruso y nombre hurtado y mandado borrar por los Reyes Católicos, la nombran América por solo irse con el lenguaje vulgar, pues ni Américo Vespucio vio las islas de Barlovento ni las conoció por arte, ni las dio a entender hasta después que las descubrieron los que las trabajaron.”
No falta quien juzgue que esta grande parte del mundo se llamó América del descubrimiento del Brasil o Bresil que pretenden hizo Américo. Esto lo creyó el ilustrísimo Bosuet en la continuación del Discurso sobre la historia universal, año de 1500, página 112, según la versión italiana de Canturani que tengo a la mano, hecha en Venecia, volumen en octavo, por los años de 1712. Esto creyó también del padre Duchesne en el Compendio de la historia de España, que traduce al castellano con notas muy oportunas el padre Isla, tomo 2, cuarta parte, página 272, no estando libre de mayor nota Mr. Chevighi (Ciencia de personas de Corte, tomo 2, página 80 con las adiciones Mr. Limieres) que hace los viajes de Américo hasta la línea equinoccial más allá de los descubrimientos de Colón. Lo que es claramente falso. Así la misma fortuna corre Américo Vespucio en este descubrimiento que en los otros que injustamente se apropió y hemos manifestado en párrafos antecedentes. La casualidad dio a conocer estas cosas. Por los años de 1500 con una flota de 13 embarcaciones navegaba Pedro Alvarez Cabral a la costa de Malabar, había pasado las islas de cabo Verde cuando por huir de la calma de las costas de África, se enmaró hasta los 15 grados de latitud austral y descubrió un puerto que llamó Puerto Seguro y dio a todo el país el nombre de tierras de Santa Cruz. Después habiendo hallado en él bosques del árbol que los indios llaman ibirapitanga y ya había siglos, como se dirá en el tomo 2, que se conocía en la Europa con el nombre de Brasil, llamaron los portugueses tierras del Brasil todos los países que empezaron a descubrir en aquellas costas. Cabral para asegurar su descubrimiento y la posesión que había tomado de aquellas tierras en nombre de su amo el Rey don Manuel de Portugal hizo clavar no muy lejos de la orilla del mar un grande madero con la inscripción correspondiente al hecho. Dejó asimismo entre los bárbaros dos portugueses a quienes la pena de muerte se les había conmutado en destierro. Y habiendo por medio de los halagos y dádivas ganado la voluntad de un bárbaro, lo despachó a Lisboa con frutos de aquellos países y la relación de su descubrimiento en una de las embarcaciones que llegó con felicidad. Lo que efectuado continuó su primer viaje. Entonces hizo Américo Vespucio dos viajes a aquellos países. Esto es por lo que él mismo refiere. Pero sus datas no son muy seguras. Las contradicen autores de buena crítica, probando que estaba en compañía de Ojeda al mismo tiempo que pretendía estar ocupado en el descubrimiento del Brasil. Sea lo que se fuese sus viajes fueron después del descubrimiento de Cabral si estamos a la cronología de los hechos.
Concuerdan los autores juiciosos el falso título de América que se había dado a estas tierras, cada uno le ha atribuido el que más se acerca y tiene alguna relación con los sucesos de su descubrimiento. Unos en honor de los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel las han llamado Fer-Isabélica. De éstos fue el primero don Fernando Pizarro, consejero de Castilla. En el prefacio de sus Varones ilustres del Nuevo Mundo dice así: “Llamar a esta riquísima tierra cuarta parte mundo Fer-Isabélica, grande acierto hubiera sido como llamó a la primera ciudad que pobló Cristóbal Colón, que fuera bien se continuara con el nombre de Isabel a lo que se descubrió con este nombre, pues se le había dado en tal punto y no se padecería la justa censura que algunos dan de que se llama América de Américo Vespucio, que ni la descubrió ni la conquistó.” Otros nombran a estos países Mundo Carolino en respetuosa memoria del Emperador Carlos V. Muchos Tierra Columbania por Colón su descubridor. Algunos Francia Antartica a causa de Mr. Nicolás Durant, señor de Villagagnon, que por septiembre de 1555 aportó a aquellas costas y fabricó bajo del trópico de Capricornio en una isla un fuerte, que en atención a Mr. Gaspar de Colügny llamó el Fuerte de Colligny. De este establecimiento y todos los sucesos que en el Brasil acaecieron a los franceses, hablaré en otra parte. Lo cierto es que el nombre de Francia Antartica que el señor Solórzano (libro 1, Dejure Indianorum, capítulo 4, página 36) llama calumnia tejida por los franceses contra la honra de los españoles, pereció en flor y en parte alguna del mundo ningún autor (a excepción de Mr. Durant y sus aliados) ha adoptado semejante título. Entre todos estos nombres debiera haber prevalecido el de Ibérica. Tiene más relación con los sucesos del descubrimiento de estos países. Dióselo el señor Pinelo distinguiendo los dos vastos continentes, (esto es el Perú y México) con los epítetos de Meridional y Septentrional, pero como este título solo se halla en el manuscrito del autor que tantas veces hemos citado, no ha corrido entre las manos de los literatos, quedándose en los senos del olvido como otros muchos aciertos de nuestros españoles.
Asimismo, es impropio el nombre de Indias Occidentales con que estos vastos dominios se distinguen de las Orientales. A estas últimas dio su nombre el río Indo o Sindo que nace en el monte Imaus que es uno de los más conocidos en el Asia. Fue Cristóbal Colón el que les dio este nombre. Quiso emular a los portugueses el descubrimiento que pocos años antes habían hecho de las Indias Orientales. No fue otra cosa que con un título que carece de todo fundamento haber acreditado la fama de sus descubrimientos, como habían ya los portugueses propagado la gloria de los suyos. “Cuando volvió Colón (dice el maestro Calancha en la parte citada, libro 1, capítulo 4, página 26, número 3) de su viaje a España, por ganar la gracia real y la afición de todos (causa en que conoció estarían los efectos de sus designios y la disposición de sus conquistas) decía a los Reyes Católicos, a los Consejos y a los pueblos que había descubierto otras Indias Occidentales más ricas, más cercanas y con ventaja más pobladas que las del Oriente. Traza para que la palabra Indias se llevase consigo probanza de ricas y crédito de opulentas. Engolosinó con el nombre la noticia de su hallazgo por agregar los ganosos de interés que aun de nombres solos hace anzuelos la codicia para el apetito y traen halcones a las pihuelas del trabajo.”
Otros pretenden que fueron los mismos portugueses los que dieron este nombre a nuestras tierras, llamando Indias Orientales las tierras que están al este del cabo de Buena Esperanza y Occidentales las que caen al oeste. Pero esto es falso. Se hallan datas e instrumentos anteriores al descubrimiento del Brasil con el titulo de Indias Occidentales que sin disputa dio Colón a todas las tierras que descubrió en nuestros países. De aquí ha venido que los europeos llamen indios a sus habitantes. Esta denominación no es menos impropia y voluntaria que la que se ha dado a las tierras. Si quedase en esto no sería tan malo. Ha pasado a injuriosa y desestimativa. La oyen los naturales como uno de los mayores baldones que para herirlos ha inventado la calumnia. Se originó esto de que los primeros españoles entre las palabras ofensivas con que les pretendían abatir, mezclaban la voz indio como epíteto que subía de grado la malicia del dicterio. A que añadían orígenes bien ridículos y que pasan la raya de las suposiciones, entusiasmos y caprichos. Por .esto dijo graciosamente el maestro Calancha en la citada Crónica, libro 1, capítulo 6, página 33, número 7: “Autor ha de haber que los haga descendientes de Barrabas o del mal ladrón y tal vendrá que los haga hijos de Caín.” Lo cierto es que nuestros católicos Monarcas y sus supremos jueces en las cédulas, provisiones y decretos los llaman naturales. Este título le tienen aquellas gentes en particular estimación y lo reciben como el mayor obsequio de honor, que sin aspirar a otro satisface sus deseos. Así siempre que hablan en común empiezan las cabezas de sus memoriales, peticiones, poderes o escrituras, etc. Los naturales y no los indios y los que hemos nacido en aquellas regiones los distinguimos de [los] trasladados bajo de esta denominación, y no de la de indios que es odiosa, quimérica, voluntaria y supuesta como lo hemos demostrado en los párrafos antecedentes y pudiéramos autorizar con muy bellos ejemplos.
Careciendo los más de estos títulos no solo de la propiedad en el significado, sino aun de semejanza en la relación, nos hallamos obligados aunque sea a sombras de fábula o a esmeros de la alusión, por no condenarlo todo a buscar uno que tenga otra verosimilitud con la historia, con la antigüedad y con los mismos efectos que experimentamos en los países descubiertos. Es éste el de tierra Atlántica que le dio Jerónimo de Mercator, a quien siguen muchos y graves autores. Esta denominación tiene grandísimos fundamentos. Entre los principales es uno el enlace de las circunstancias con que se describe la isla Fortunada, que no se ajusta a otro país conocido que con nuestro continente, o el todo o en la mayor parte, si contemplamos las costas del Perú. Se puede añadir a estas colonias (dice el Hustrisimo Huet en la Historia del comercio y de la navegación, página 66 y 67, número 3) la grande isla descubierta y habitada por los cartagineses en el océano muy lejos del estrecho de Cádiz y de quien el autor del Libro de las Maravillas, atribuyendo a Aristóteles y Diodoro, hacen una tal descripción que muchos han creído que ella no podía ser otra que la América. Mr. Cochart no lo ha creído así, persuadido que esta navegación no se hubiera podido hacer sin el socorro de la aguja náutica. Pero es preciso atender a lo que dice Diodoro que los que descubrieron esta isla fueron arrojados a ella por una tempestad. Y como el viento de oriente reina muy de continuo en la zona tórrida, bien pudo suceder que algunos bajeles cartagineses sorprendidos de este viento, fueron llevados contra su voluntad cerca de estas islas como lo haré ver en mi demostración evangélica. En lo demás no es preciso tomar por una fábula todo lo que los antiguos han dicho de esta isla Fortunada. Los griegos pudieron bastantemente exagerar lo que ellos habían sabido. Mas todas las circunstancias que se refieren no pueden haber sido fingidas. Se dice que el senado de Cartago temiendo que esta agradable morada no atrajese a su pueblo e hiciese su ciudad desierta, le vedó por una ordenanza expresa el establecerse allí. A que se añade que ellos hicieron un grande misterio de este descubrimiento a todas las demás naciones y embarazaron la navegación a ella a los de Italia, reservándola para que les sirviese de retirada en caso de necesidad como que hubiesen tenido algún presagio de su decadencia.
Serviría quizá de mayor ilustración para este asunto si el periplo que citan Aristóteles, Pomponio, Mela y Plinio lo hubieran podido justificar los modernos de la falsedad o suposición que le acusan Arístides y otros autores de la Antigüedad. Era el periplo, la relación del viaje que de orden del senado de Cartago había hecho Amón a lo largo de la costa de África. Aquella acusación para que tuviese toda la fuerza de convincente, debía haberse hecho con la prueba de otra relación verdadera. No habiendo esto, es falta de crítica tenerla por supuesta. Porque según reflexiona el ilustrísimo Huet en la parte citada, página 68, no sabemos si la relación que traía el nombre de Amón era la que nos ha quedado de él o si había otra más antigua. En mi juicio, si estamos a lo que refiere Herodoto, citado del marqués de San Aubin (Tratado de la opinón, tomo 6, libro 6, parte 2, capítulo 2, páginas 697 y 698) el periplo no solo está en la posibilidad de justificarse, sino aun casi logra el medio de una justa convicción en orden a la verdad del hecho. Son las palabras del historiador griego que allí se leen: “Necao, rey de Egipto despachó solo unas embarcaciones, algunos fenicios con orden de pasar más allá de las columnas de Hércules hasta el mar septentrional y de volver después a Egipto. Los fenicios habiéndose embarcado en el Mar Rojo entraron en el mar austral y cuando llegaba el otoño salían a tierra, sembraban trigos en todas las partes de la África por donde pasaban y esperaban la cosecha. La que lograda, continuaba su viaje. Así después de haber viajado dos años, llegaron al tercero cerca de las columnas de Hércules. De aquí regresaron a Egipto donde ellos referían cosas que yo no he podido creer y quizá otro creerá. En conclusión, decían que costando la África tenían el sol a la derecha. Lo que les dio motivo para hacer el descubrimiento de la Libia.”
De este pasaje, que es el más auténtico de la antigüedad en orden a la historia de las primeras navegaciones, sacamos dos cosas. La primera, que !a relación de Amón aunque la contradiga Arístides, tiene fundamentos sobre qué apoyarse. La otra, que no fueron los europeos los primeros que descubrieron y doblaron el cabo de Buena Esperanza como se atribuye esta gloria a Bartolomé Díaz, portugués que le descubrió por los años de 1487 y a Vasco de Gama de la misma nación, que le dobló por los años de 1498. También se debe inferir que del mismo modo que Pedro Alvarez Cabral, navegando la costa de Malabar descubrió casualmente por los años de 1500 la del Brasil, como hemos expresado arriba, pudieron los fenicios haber descubierto y poblado aquellas partes del mundo, con quienes conviene muy bien lo que refiere Platón de la isla Atlántica en su Timeo y Plutarco en las Vidas de los hombres ilustres, tratando de Sertorio, aunque los Mrs. Amiot y Dacier en las notas marginales a su versión francesa, la tengan absolutamente por las Canarias. Fuera de que estas tierras no fueron del todo ignoradas de los antiguos como pretenden muchos historiadores y críticos. Así dejando varios pasajes de poetas y principalmente uno bien considerable de Virgilio en la Egloga IV, que tomó sin duda alguna de los libros de las Sibilas y otro de Séneca, artículo 2, verso 374. Pondré a los ojos de los eruditos un lugar de San Clemente que fue el cuarto Pontífice después de San Pedro en el orden sucesivo de la Iglesia. Este Santo Padre en una carta a los corintos dice así: “Occeanus et mundi qui trans ipsum sunt.” Estos mundos que coloca San Clemente en la otra parte del océano, no son otros países en opinión de gravísimos autores sino las tierras de nuestro continente. Y aunque el padre José e Acosta confesó que ignoraba la existencia de esta carta le satisface el señor Solórzano (libro 1, De Jure Indianorum, capítulo 12, página 127, número 66) con Sixto Senense, el cardenal Baronio y Posevino, que hacen mención de ella y lo que es más San Jerónimo, exponiendo el capítulo 2 de la Epístola de San Pablo a los efesios sobre aquellas palabras secundum Saculum mundi hujus, cita la de San Clemente expresando que había otros mundos. Y Orígenes (libro 2, Periarch. capítulo 3) afirma que el Santo Padre quiso dar a entender con la palabra mundi los antípodas, que también llaman los griegos antichtonas, voz que él usa. Lo que confirma la opinión que defendemos (aunque la contradiga el citado señor Solórzano) ser nuestra tierra los mundos de que habló San Clemente, pues sabemos que son ellas antípodas de las del mundo antiguo, como hemos demostrado en nuestro preliminar tener Lima por antípodas o antichtona los que habitan las tierras que intermedian en la raya de Siam y Camboya.
Esto supuesto, es más propio que llamemos Tierra Atlántica a aquel vasto continente y atlánticos a sus habitantes y no América y americanos, nombres que no tienen otro fundamento que la intrepidez y libertad de un comerciante fiorentín llamado Américo, como lo hemos expresado en los párrafos antecedentes. Y aunque se quiera decir que esta tierra o isla Adámica no se extendía sino 300 leguas más allá de las columnas de Hércules, quién sabe si fue ella en otro tiempo un continente con nuestras islas occidentales o con el Brasil? Esto sin mucha fuerza se puede creer cuando la experiencia nos hace ver que en este globo terráqueo hoy es mar lo que antes era tierra, y tierra lo que antes era mar. Pudiéramos traer muchos ejemplos que tocamos con las manos y citar muchos pasajes de los antiguos que acreditan la verdad que suponemos. Pero, como ya ha sido cuestión tocada por otras plumas y bastantemente evacuadas sus dificultades, reservamos la nuestra para una disertación particular en que principalmente satisfacemos al señor Solórzano en los capítulos 11, 12 y 13 del libro que hemos citado desde las páginas 109 hasta las 140 y a los demás que pretenden que estas tierras absolutamente fueron desconocidas de los antiguos, teniendo por hipérboles y vaticinios poéticos cuanto se ha dicho en comprobación de su noticia.

120 Por enero de 1724 erigió esta ciudad don Bruno Mauricio de Zavala, capitán general que fue de la provincia del río de La Plata, llamándola San Felipe en honor del Señor Felipe V que despachó la cédula para su fundación. Dista ella de Buenos Aires casi 40 leguas al norte. Está situada en una lengua de tierra que se avanza al mar. Su puerto que don Martín del Barco llama San Gabriel (nombre que como escribe el señor Pinelo se dio después a unas islas vecinas a él) es pequeño. Atérranse mucho los navios por ser el fondo de lama y fango. En pleamar tiene solo 17 pies de agua y en baja quedan aun las embarcaciones más pequeñas en seco. Abrígale a distancia de una milla el cerro alto que dicen Montevideo. Se mantiene en ella un gobernador político y militar. Manda éste la tropa y ciudadela que guarnecida de 15 piezas de a 24 domina al mar. Se ha establecido asimismo un Ayuntamiento con cierto número de regidores y dos alcaldes ordinarios que anualmente se eligen por votación y gozan de los privilegios de las demás ciudades antiguas de América. Despertó a los nuestros para hacer esta nueva población el desembarco que por los años de 1723 hicieron en aquella punta de tierra los portugueses de Janeiro. Habían conducido ellos dos embarcaciones con tropas de transporte, artillería y demás pertrechos de guerra. Empezaban a fortificarse en aquel sitio cuando el expresado general marchó contra ellos con 500 hombres de caballería y 450 de infantería, que don José de Antequera y Castro (que trágico fin vi en un cadalso en la plaza mayor de Lima y de que hablaré en otra parte) despachó del Paraguay donde era gobernador, bajo del mando de don Julián Guerrero, sargento mayor de aquella plaza. Logró pues el general sorprender de improviso a los portugueses, que desalojando el terreno huyeron a la Colonia del Sacramento con pérdida de todos sus pertrechos y municiones. Estos despojos sirvieron a los nuestros para principiar la defensa de aquel sitio. Desde entonces quedó en él competente guarnición con un comandante que en igual contingencia embarazase cualquiera invasión. Hoy se halla esta ciudad poblada de muchas familias que se transportaron de Canarias y se juntaron con otras de Buenos Aires, Santa Fe y las Corrientes, que cada día crecen a un numeroso vecindario.

121 Su verdadero apellido es Boot.

122 Hasta ahora los médicos se han convenido en la verdadera idea de esta enfermedad. Ella debe comprenderse bajo el nombre de las fiebres malignas o implicadas. Así se manejará su curación con acierto, dejando amuletos y prestigios como ridiculas extravagancias de los que buscan vanos recursos para poner a cubierto su ignorancia y grosería.

123 Nota de los editores: es Rancagua.

124 Habla del padre Juan Eusebio Nieremberg sobre el capítulo 16, libro 16 de su Historia natural.

125 Son ciertas figuras grabadas sobre piedras o metales que corresponden a las constelaciones celestes y les pretenden una virtud específica contra los males y accidentes de la vida. Los filósofos árabes inventaron estas quimeras que no han faltado cristianos que sostengan.

126 Nota de los editores: parece referirse a Potoni en Azángaro.

127 Paropside en nuestro idioma es un plato hondo a manera de escudilla. Pero propiamente significa una especie de caldo o de alimento de masa, que dice Julio Polux que en su tiempo se llamaba paropsimation.

128 Dista seis leguas de la ciudad de los Muzos.

129 Tomo 5, differenc. 12, páginas 332, 333 y 334.

130 Nota de los editores: se refiere a Acosbamba.

131 Historia general de las Indias, segunda parte, libro 20.

132 Ofir de España, capítulo 22.

133 Descubrió este estrecho (que está a los 52 grados y 30 minutos al sur. Tiene de largo 200 leguas y de ancho de a dos a 10) por los años de 1520 Fernando de Magallanes, portugués que le dio su nombre. Salió de la barra de San Lúcar por los años de 1519 con cinco embarcaciones. Pasando por el Mar del Sur y entrando a las islas Marianas pereció en ellas emponzoñado. Otros dicen que murió combatiendo con los de Matán que es una de las islas del Luzón, que por los años de 1541 acabó de descubrir Ruiz López de Villalobos y llamó Filipinas en honor del Señor don Felipe II. Una de las cinco embarcaciones que fue la nombrada Victoria, habiendo dado vuelta al mundo se restituyó a Sevilla a los dos años. Fue su piloto Sebastián Cano, español y el primero que ha hecho este giro por la redondez del orbe. Así nuestro Emperador el Señor don Carlos, el primero en España y quinto en Alemania, le concedió por armas la misma nave sobre un globo con este mote: tu solus circumdedisti me.
Con la noticia de este estrecho y sus tierras, que habitan los indios patagones y otras naciones bárbaras de la América Meridional, determinó la Majestad del Señor Felipe II establecer allí algunas colonias de españoles. Para ello por los años de 1582 mandó despachar cinco embarcaciones con 500 personas entre hombres y mujeres. Comandaba esta expedición en calidad de general Diego Flores Valdez. A la salida del río de Sevilla experimentó un recio temporal y perdió una de las embarcaciones. Continuaron las otras su viaje y llegó felizmente al estrecho. Se condujo en la capitana Pedro Sarmiento, nombrado gobernador de las tierras que allí se descubriesen. Fabricó éste dos ciudades (algunos dicen tres) que llamó Nombre de Dios y San Felipe. Apenas duraron ellas tres años. Perecieron de hambre y otras miserias los nuevos pobladores, a excepción de Fernando Gómez, de quien hablaremos más abajo, habiendo sido apresado de los ingleses el gobernador cuando se restituía a España a dar cuentas a la Corte del infeliz suceso de sus nuevas poblaciones. Como este estrecho, el de Maire y el cabo de Hornos, de que trataremos adelante, han sido las puertas por donde han entrado y pasado a nuestros mares muchos piratas, corsarios y armamentos de las potencias enemigas, sería muy propio a nuestro asunto referir aquí en unas breves notas cronológicas todos sus hechos. No omitiremos asimismo lo que habrán practicado en las otras costas marítimas, donde para infestarlas no han necesitado de estas bocas ni este giro. En fin, a cuanto ha podido adelantar mi noticia, la cronología histórica es así:
Año de 1567
Francisco Drak, natural del condado de Duo en Inglaterra o como otros quieren nacido a bordo de un navio, fue el primer pirata que infestó las costas del sur. Este mandando el navio el Dragón, que era uno de los de la escuadra de Juan Hawkins, saqueó la ciudad de Nombre de Dios y robó muchos lugares de la Castilla del Oro y habiendo hecho presas considerables de embarcaciones cargadas de oro, se retiró a Inglaterra.
Año de 1577
El mismo Drak armó una escuadra de cinco navios que se equiparon en Plymouth, de donde salieron el 15 de noviembre, fingiendo su destino a Alejandría y volvió al Mar del Sur, entrando a él por el estrecho de Magallanes. Registró las costas de Chile y apresó en la altura de Valdivia un navio con 25.000 pesos en oro. Sin ser sentido, llegó al Callao y de 12 navios que había surtos en el puerto se llevó uno cargado de plata y cortó las amarras de los demás. De aquí, continuando sus hostilidades sobre el cabo de San Francisco, apresó una embarcación con 19 cajones de plata y 80 libras de oro. Con estas riquezas subió hasta la altura de 40 grados al norte, de donde descendiendo a las Molucas, hizo escala en la isla de Java. Después doblando el cabo de Buena esperanza, regresó a Inglaterra y presentó a la reina Isabel más de 800.000 pesos, habiéndose burlado de 11 navíos de guerra que para contener sus insultos había mandado equipar por los años de 1580 don Francisco de Toledo, Virrey de Lima, con instrucción de que le esperasen a la boca del estrecho.
Año de 1581
Juan Ojen Kan, inglés, armó en la Jamaica una embarcación con 85 hombres. Desembarcó su gente en uno de los puertos de la ensenada del Darién. Construyó allí a la orilla de un río que desagua en el mar un bergantín. Con él salió a piratear por los puertos de la costa. La primera presa que hizo fue un navio en la isla de las Perlas con 60.000 doblones de oro y otro con 100.000 pesos. Cargado de este tesoro volvió al mismo río. Era su designio transportarlos al Mar del Norte y asegurarlo en su primera embarcación. Pero no queriendo su gente conducirlo por no haberse hecho la repartición, lo ocultó en una choza cubierta de hojas. Su intención era buscar en los bosques de Panamá algunos negros fugitivos y levantados para que lo llevasen al destino que deseaba. Los prisioneros españoles avisaron del hecho al gobernador de Tierra Firme. Destacó éste sin dilación a Juan Ortega con 100 hombres. Dudando este oficial por cual de las tres bocas del río había entrado el pirata, reconoció el rastro que le demostraron las plumas de las aves que cazaban sus compañeros para mantenerse. Guiado de estas señales, llegó a la playa donde estaba anclado el bergantín y dos ingleses en tierra. Los que, aprisionados, descubrieron el tesoro, que recogió Ortega con su gente, Se restituía esta riqueza a Panamá, cuando Ojen Kan, teniendo noticia del suceso, salió al camino con todos los suyos y cortando el paso a los nuestros los derrotó y quitó el tesoro. A este tiempo el gobernador de Tierra Firme había despachado otro cabo por el Mar del Norte a la entrada del Darién. Este con su tropa tomó la embarcación y su artillería. Los piratas, perdido el recurso de la retirada, se esparcieron por los bosques y espesuras de la montaña. Así estaban divididos cuando 200 hombres limeños que envió el virrey don Francisco de Toledo y muchos de Tierra Firme que se les agregaron, los destruyeron del todo, pagando en Panamá los principales caudillos de esta facción en una horca el atrevimiento y osadía de su atentado.
Año de 1587
Thomas Candish o Cavendisch, inglés, que por los años de 1585 había infestado las costas de la Virginia y de la Florida, entró en el estrecho con tres bajeles de a 10 y 20 hombres de tripulación que armó en Plymouth, donde salió el 22 de julio de 1586. El primer empeño de este pirata (que a las faldas de la Sierra Leona, en las costas de Guinea había ejecutado considerables robos) fue registrar los parajes descubiertos por los nuestros. Con este designio reconoció la ciudad de San Felipe. Hallóla abandonada y su artillería sepultada en la tierra. Era un solo hombre él que había quedado vivo de los 400 de su guarnición. Llamábase éste Fernando Gómez como ya se ha dicho al principio de esta cronología. Contóle al pirata que en tres años no habían fructificado las semillas que sembraron los nuevos pobladores y que habían tenido que pelear con las fieras carniceras que por instantes les embestían y que consumidos los víveres que les había dejado el almirante Sarmiento y no habiendo recibido socorro alguno de España ni del Perú, habían perecido sus compañeros de hambre, necesidad y miserias. De los que 21 hombres y dos mujeres tomaron la resolución de salir de estos parajes y buscar ei remedio en la primera tierra que encontrasen, quedándose él con otro compañero que pocos días antes había muerto. Añadió también que cortando leña en el monte había hallado en un árbol colgada una botella con una carta que refería que los tres navios del comando de Pedro Seijas de Alberna habían perecido por los años de 1535. Movido el pirata de este infeliz suceso, tomó a su bordo al desdichado poblador y costeando las riberas de Chile y el Perú que demarcó, navegó a los mares de Oriente. En ellos apresó al navio de China que ricamente cargado venía de Manila a Acapulco. Después volviendo su rumbo al cabo de Buena Esperanza, le dobló, saliendo a las costas de África y entrando a Plyrnuth el 8 de septiembre de 1588. Alentado este pirata con la felicidad de sus progresos, armó en Inglaterra cinco embarcaciones. Con ellas navegaba segunda vez al estrecho para hostilizar nuestros mares y robar los puertos abiertos y tierras desnudas de guarnición y defensa, pero habiéndole sobrevenido una cruel tempestad en la costa del Brasil, pereció con toda su gente y se acabó la iniquidad de su proyecto.
Año de 1593
Ricardo Achines, pirata inglés, pasó el estrecho. Empezaba a cruzar las costas del Sur. Entonces el Virrey de Lima, marqués de Cañete, armó una escuadra de cinco navios que entregó al mando de don Beltrán de la Cueva, su cuñado. Este jefe habiendo encontrado al pirata en la altura de Valparaíso, lo atacó y rindió, haciéndole prisionero bajo la real palabra de concederle la vida. Conducido a Lima declaró la Audiencia que, según la ley que condena al enemigo que viola la inmunidad de nuestros mares, era comprendido en la pena ordinaria. Apeló al Supremo Consejo de Indias, donde saliendo sus excepciones, quedó libre del castigo.
Año de 1595
Francisco Drak, que como hemos dicho en los años de 1567 y 1577 fue el primer pirata que infestó el Mar del Sur, armó en Inglaterra por disposición de la reina doña Isabel, 28 navios. Con ellos volvió a las costas occidentales. Ejecutó en todos los puertos indefensos crueldades que exceden la humanidad. Invadió la ciudad del río de la Hacha, que está a la parte del norte, a los 11 grados y 30 minutos. Con esta invasión y la que hicieron después los piratas Bartolomé Portugués, Roc-Brasiliano, Francisco Lolonois y Juan Morgan, se destruyó la famosa pesquería de las más finas perlas de nuestra América. De aquí pasó el Drak a Portobelo con el mismo designio que había estado antes. Pero sin hacer su desembarque, murió súbitamente estado fondeado a la vista de la plaza.
En este mismo año Walter Raleigh, natural de Budley en Devonshire, salió el 6 de febrero del Plymouth mandando cierto número de bajeles que le había entregado la reina Isabel, con designio de que tentase su fortuna en nuestras costas meridionales. Llegó el 22 de marzo a Curiapán y quemó en la isla de la Trinidad la ciudad de San José, habiendo hecho prisionero a don Antonio Berréo su gobernador. Continuó su viaje hasta el Orinoco de donde salió a la Guayana. Quemó la ciudad de Santo Tomás y las casas de los gobernadores de Cumaná y del río de la Hacha. Pasó a cuchillo a muchos habitantes de estas costas que no pudieron contribuirle las sumas que su ambición pretendía sacarles. Volvió a Inglaterra por los años de 1597. No trajo otro fruto de su viaje que sus crueldades, sus tiranías y sus robos con un corto número de estatuas o figuras de oro, que presentó a la Reina ponderándole las riquezas de los países que habían visto.
Este aventurero había estado ya en nuestros mares por los años de 1588 y había introducido la primera colonia inglesa en Mocosa, poniendo a la tierra el nombre de Virginia por la doncellez de su Reina. Había también mandado una escuadra de 15 navios de guerra trayendo a su bordo a los Mrs. Borrough y Forbisher, bien conocidos por su ardor militar y pericias náuticas. Intentó con esta escuadra apoderarse de nuestros galeones que retornaban de la feria de Cartagena y Portobelo. Atacólos con gran fuerza. Entre otros navios perdieron los nuestros uno muy grande de construcción portuguesa, cargado como dicen los mismos ingleses en sus relaciones, de dos millones de libras esterlinas. Muerta la reina Isabel, le sucedió Jacobo I por los años de 1603. A este tiempo fue acusado Raleigh de haber pretendido colocar en el trono de Inglaterra a Arbella Stuart, que se decía inmediata sucesora a la Corona. Por este delito que se le probó, fue condenado a muerte, más la piedad del Soberano le conmutó el suplicio en una prisión de 13 años, que guardó en la Torre de Londres. Para librarse de la perpetuidad de la cárcel prometió al rey Jacobo montañas de oro y tesoros imaginarios si le concediese una expedición para nuestra América. Vino el Rey en ello y le mandó entregar 12 bajeles para que invadiese la Castilla del Oro y costas de Guayana. Los nuestros teniendo aviso de este armamento, que empezó a navegar a 15 de agosto de 1617, se pusieron en buena defensa. Así luego que llegó el corsario le resistieron de modo que lo primero que perdió cuando se desembarcó en las playas del Orinoco fue a su hijo y a Mr. Kernish, uno de sus más famosos capitanes y pilotos, que el mismo se degolló. Burlado Raleigh de sus proyectos y esperanzas, se restituyó a Inglaterra. El Parlamento renovó la sentencia de muerte que se le había dado el año de 1603. No le valieron los efugios con que pretendía salvarse. Así le cortaron la cabeza en la plaza de Westmister el 28 de octubre de 1618, siendo de 66 años o 76 como hemos dicho. En el artículo 5, número 1, nota 61 de nuestras Memorias. Se dice que nuestro embajador de España o nuestra Corte tuvieron gran parte en este castigo. Si ello fue así dieron motivo a tan justa venganza sus atrocidades con los nuestros que viven pacíficamente en aquellas tierras.
Año de 1598
El almirante Mahu salió de uno de los puertos de Holanda con cinco bajeles el 25 de junio. Su designio era infestar con piraterías las costas del sur. Navegó el estrecho de Magallanes. En éste combatió con los salvajes que habitan sus costas así al norte como al sur. Mató muchos de estos habitantes, pero ellos no se quedaron también sin venganza. Queriendo este almirante eternizar la memoria de sus aventuras en el estrecho, fundó una orden de caballería con el titulo de León Desatado o León Furioso. Para celebrar esta ceremonia se desembarcó a una playa que está a la costa oriental del estrecho y en las cartas se conoce desde entonces por el nombre de la bahía de los Caballeros. En ella juraron todos los oficiales sobre las manos del almirante no hacer cosa que fuese contraria a las leyes del honor ni en menoscabo de su patria. Como asimismo hacer triunfantes las armas de Holanda en las Américas que contribuyen a España los tesoros. Lo que acabado se escribieron los nombres de estos nuevos caballeros en una tabla que se colocó en un alto pilar que hasta hoy ven los bajeles que por allí pasan. En fin, habiendo perdido mucha de su gente sin haber salido al Mar del Sur, se volvieron a Europa sin otro fruto que el descubrimiento de algunas islas y puertos que notan en las cartas holandesas con los nombres de las islas de Sebald de Wert, que fue uno de los capitanes de la expedición y la bahía de Soucis, la bahía Cerrada y la bahía de los Caballeros, como se ha dicho, etc.
Año de 1599
Oliverio Nort, natural de Utrecht, equipó en Plymouth cuatro embarcaciones. Navegó con ellas al estrecho. Pasólo felizmente y entró al Mar del Sur por el año de 1600. Este pirata en la isla de Santa María apresó una fragata de nuestra Armada del Sur. Era su capitán don Francisco Ibarra, quien luego que reconoció la superioridad del enemigo, arrojó al mar 52 cajoncillos de oro en polvo con 40 arrobas cada uno y 500 barretones del mismo metal. Compartían ellos la suma de 1.200 libras. El pirata, por las confesiones de los prisioneros supo que el Virrey de Lima, marqués de Salinas, había despachado un armamento con órdenes secretas de esperarle en el cabo de San Francisco, donde se decía que había de pasar en busca de los navios mercantes del comercio del Perú al tiempo que retornasen al Callao de la feria de Portobelo. Instruido en esto mudó el ánimo. Entonces desde las mismas costas de Chile hizo derrota a las islas de los Ladrones y de aquí a Filipinas. Pero don Francisco de Meneses, su gobernador, envió prontamente dos navios de guerra. Los que encontrándole tuvieron tan fuerte ataque que echaron a fondo uno y apresaron otro, habiéndose escapado los otros dos por la oscuridad de la noche que no permitió el vigilarlos. La capitana de la escuadra que envió el Virrey pereció con su general don Juan de Velasco en una de las puntas o cabos de California, restituyéndose al Callao los demás bajeles por los años de 1602.
Año de 1615
Jorge Spilberg, inglés, entró con seis navios por el estrecho de Magallanes al Mar del Sur. Hizo en las costas de Chile muchos daños. El Virrey de Lima, con la noticia que le comunicó el presidente de Chile, envió tres navios de guerra. Encontraron éstos al pirata sobre las costas de Cañete 50 leguas al sur del Callao. Allí tuvieron un fuerte combate. El enemigo no pudiendo resistir más tiempo nuestras fuerzas que eran superiores hizo derrota a las islas Filipinas. En su altura dió con una escuadra que mandaba don Antonio Ronquillo. Este jefe lo derrotó y echó a pique.
Año de 1616
Jacobo Maire, mercader rico de Amsterdam y Guillermo Schouten, famoso piloto holandés, salieron con dos navios del Texel a buscar en nuestras tierras nuevos descubrimientos. Costeando las riberas del Brasil pasaron la boca del estrecho. En la altura de 54 grados y 46 minutos de latitud austral, descubrieron el nuevo estrecho de 12 leguas de largo y ocho de ancho, que está entre las tierras del Fuego y la isla que ellos llamaron Stateland. Pusiéronle el nombre de Maire en atención a su descubridor. Registraron diferentes islas que están a la entrada y a la salida de este estrecho y tomando posesión de ellas de parte de los Estados Generales, navegaron a las Molucas y Filipinas de donde doblando el cabo de Buena Esperanza se restituyeron a Holanda. Nuestra Corte instruida de este hecho, dio orden a Juan Morel para que con dos carabelas pásase a reconocer el nuevo estrecho y elegir sitios que fuesen más cómodos a una fortificación marítima. Desembarcó este piloto por los años de 1617 en una de las tierras que median entre los dos estrechos. Encontró hombres de desmedida estatura, pero no gigantes como se dirá en el tomo III de estas Memorias. Uno de ellos le dio una barra de oro con media vara de largo. Y habiendo demarcado la tierra y situación de aquel tránsito, regresó a España por los años de 1618. Con las instrucciones de Morel volvió la Corte a despachar en este mismo año a Bartolomé García Nodal. Este hizo más exactas diligencias en sus demarcaciones y puso al estrecho el nombre de San Vicente. A este mismo tiempo entró por él con una embarcación Guillermo Ezetén, inglés. No hizo este náutico otra cosa que habiendo demarcado las costas y puertos de Chile y el Perú, restituirse a Londres a dar cuenta de sus observaciones y viaje.
Año de 1624
Jacobo Heremite Clerk, holandés, armó en Amsterdam una escuadra de 11 navios con 294 cañones y 1.637 hombres de tropa disciplinada. Entró al Mar del Sur por el cabo de Hornos. Llegó a las islas de Juan Fernández y refrescó en ellas su gente. Aquí tuvo consejo de guerra. Su voto fue navegar al Callao con el alto designio de tomarle por sorpresa y saquear la ciudad de Lima. Siguiéronle todos y se continuó el viaje. Tocó en el destinado puerto y se fondeó dos leguas afuera en la isla de San Lorenzo. El Virrey de Lima, marqués de Guadalcázar con la noticia que le comunicaron las vigías de las muchas velas que se habían dejado ver en nuestras costas, guarneció las playas con las milicias del país, construyendo en los puertos muchas baterías. Levantó varios regimientos de caballería para que impidiesen el desembarco. Coronó el presidio del Callao con las tropas regladas de infantería española. Pasaban ya nuestras fuerzas de 20.000 hombres de armas entre oficiales de honor y nobleza, paisanaje y milicias. Puso el pirata sitio al puerto. Se mantuvo cinco meses en esta empresa. No le fue posible en todo este tiempo desembarcar un solo hombre. Desesperado, mudó de intento. Destacó entonces de su escuadra algunos navios para que robaran los puertos abiertos de Pisco y Guayaquil. Pero sus naturales y vecinos les dieron tan buen despacho, que perdieron en el saco gran parte de su gente. Antes de enviar esta expedición, arrojó sobre nuestro puerto un navio de fuego, máquina que en el sitio de Amberes inventó el flamenco Federico Jambelo. El viento y las corrientes llevaron a sotavento este brulote a las playas de Bocanegra, casi media legua del Callao y dos de Lima. Reventó en ellas sin más efecto que un ruidoso estremecimiento e iluminación de la tierra. Conociendo el Heremite la vanidad de sus proyectos, se encendió tanto en cólera que murió repentinamente el 2 de junio de 1625. Fue sepultado en la isla de San Lorenzo, donde yace para escarmiento de piratas. Después tomo el mando de la escuadra Ghen Huigen, otro holandés que era su subalterno. A pocos días se desapareció de nuestro puerto y siguió el rumbo del cabo de Hornos que repasó con felicidad. Registrando éste las costas del Brasil, invadió y ganó la ciudad de la bahía de Todos Santos, que es la capital de este reino. Pero al año siguiente la recuperó don Fadrique de Toledo. Así dejando libres los mares de nuestra América, se restituyó a Amsterdam sin otro logro que las pérdidas de un general y mucha de su gente.
Año de 1633
Enrique Breaut, holandés con una escuadra considerable salió de Pernambuco y entró al Mar del Sur por el estrecho de Maire. Era su ánimo tomar el presidio de Valdivia y fundar allí una colonia. Habiendo pues, desembarcado su gente y empezado a fortificarse en aquel sitio, el gobernador de la plaza y su guarnición ayudados de los indios chilenos, los desalojaron a cuchilladas, obligándoles a abandonar el puesto. Noticiado de este suceso el Vrrey de Lima, marqués de Mancera, despachó una escuadra de seis navios al cargo de don Antonio Martín de Toledo, su hijo, que fue después presidente de Italia. Este jefe reconoció los sidos, mejoró las defensas del presidio y levantó una fortaleza de su nombre. En el artículo 2, número 8, nota 2, hemos tratado de este presidio y del ano de su fundación con la medida de su altura y grados. Ahora daremos otras noticias en continuación de las primeras.
Encierran la bahía de Valdivia, como en un semicírculo, cuatro castillos. Son ellos Amargos, Corral, Niebla y Mancera. Este último que es el principal, se ha situado en una isla que forman los ríos Aganchilla, ensenada de San Juan y el de Valdivia. Está coronado de 16 piezas de canon de a 24 y 18. Su guarnición es de 100 hombres con un capitán de piquete, que se muda cada mes. A la banda del sur le hace frente una pequeña fortificación que llaman el Castillito. Los demás castillos no son tan considerables. Niebla tiene 12 cañones. Los más de 18 con tres que miran a la costa de Chauhuin, que habitan los indios bárbaros. Su guarnición es de 100 hombres. Corral tiene cuatro cañones con 20 soldados. Amargos tres de a 24 con igual guarnición. Se comunican estos castillos a la plaza por el río de Valdivia, que dista siete leguas. En igual distancia río arriba, se ha construido un castillo de madera que llaman de Cruces. Este, con su guarnición que es de 30 hombres que cada mes se mudan, contiene las invasiones de los indios de Tolten, Alto y Bajo y de la Mariquina. La entrada del puerto es una garganta tan estrecha que apenas puede pasar un navio sin que sus vergas dejen de tocar en la tierra. El muro del presidio es de piedra de sillería, con su revellín de madera y cinco baluartes, que son Santiago, el Muelle grande, San Pedro, el Terraplén y el Muelle chico. Le coronan 13 cañones de a 24 y cuatro pedreros. La dotación de esta plaza debe ser de 500 hombres, sin entrar en este número los oficiales y gastadores que son muchos. Ha padecido en el tiempo casi de siglo y medio varios incendios. El mayor fue a 17 de enero de 1748. No quedó en él templo ni fábrica alguna que no se redujese a cenizas. Solo salvaron los libros de registros, parroquias y contaduría, con las custodias de la Compañía y Hospital Real. La plata y oro que guardaba el gobernador se fundieron de modo que corrían por las calles derretidos. La materia de las casas es de madera con sus cubiertas de junquillo, que es una especie de paja. Ahora 120 años eran todas de adobe, ladrillo y piedra, con sus techos de tejas. En fin, este presidio es uno de los que merecen mayor atención en el ministerio de Indias y que sus gobernadores sean no como quiera celosos del real servicio, sino muy justificados.
Año de 1639 ó 40
Pie de palo, corsario holandés, mandando una escuadra de 10 navios, encontró la nuestra que volvía de Cartagena a Cádiz. Fiado él en las ventajas de la suya, mantuvo con la nuestra un recio combate de cinco horas. Al fin de ellas pereció con siete de sus navios que fueron echados a pique y los otros muy maltratados. Este triunfo se celebró en Cádiz y en las Indias con luminarias y repiques. Debióse él a la valerosa conducta de don Carlos de Ibarra que mandó la función.
Año de 1656
Mr. Penn, almirante inglés, con una escuadra de 12 navios sorprendió y tomó la Jamaica. Es esta una isla al sur de Cuba y al oeste de La Española. Descubrióla Colón por los años de 1494 y la pobló por los años de 1509. Ha sido ella desde este tiempo el abrigo de nuestros enemigos y la más fatal polilla de nuestro comercio. Mucho pudiera decir sobre esto, pero mejor que yo lo ha dicho (en su Aviso histórico, páginas 168 y 169 el citado señor Alcedo). Son sus palabras: “La Jamaica en el dominio de la nación inglesa y una inmediación tan próxima a los puertos de ambos reinos, que el más distante está 200 leguas de aquella fatal colonia, ha sido por espacio de 84 años segunda escala de sus escuadras en el tiempo de las guerras, asilo y refugio de las naciones y piratas enemigos de España sin distinción de tiempos. Almacén abastecido de toda especie de mercaderías para fomentar el trato ilícito en las costas por los puertos extraviados del comercio píblico. Estrago de todas las provincias de ambos reinos y ruina universal de los comercios de la Europa en el desbarato de la negociación de flotas y galeones.” En esto último el más perjudicado ha sido el comercio de Sevilla. Todos los años le entraban de su negociación 12 millones. En los galeones del 1723, 1728 y 1731 apenas le tocaron 100.000 pesos. Desde el año de 1574 hasta el de 1702 se habían despachado 45 armadas de galeones. Ninguna bajó de 30 millones. Tres de ellas que fueron las de los años de 1645, 1659 y 1691 excedieron aquella suma y la del año de 1708 (con haberse permitido el comercio francés al Mar del Sur) llegó casi a 40 millones. Consta esto de los registros e instrumentos auténticos que se guardan en las oficinas del Perú y Cádiz. Los menoscabos tan grandes que ahora sentimos en esta parte quizá se remediaran volviendo los galeones a su antiguo pie y castigando con perdimiento de bienes y condenación perpetua a las minas de Huancavelica o presidios de África al que se mezclase con los ingleses en el comercio ilícito de la Jamaica u otras colonias, desnaturalizando asimismo a sus hijos y descendientes de los reinos de España y de las Indias. Más esto que la horca y el cuchillo, junto con un tribunal que solo entienda en causas de esta naturaleza y que no permita en nuestros puertos vagabundos, extranjeros ni ociosos, que son por lo común los que viven del contrabando.
Año de 1669
Enrique Morgan, que otros llaman Juan, natural del principado de Gales, siendo mozo se embarcó para las islas Barbadas donde fue vendido y sirvió de esclavo, luego que consiguió su libertad se condujo a Jamaica. En esta isla se juntó con los muchos piratas que se habían acogido a ella. Hizo cuatro viajes en su compañía. No sufriendo su espíritu el ser mandado, compró un bajel para aprovecharse el solo de las presas que tomase. Con esta embarcación, equipada de numerosa chusma de ladrones, habiendo saqueado las costas de Campeche y Maracaibo, se restituyó a la Jamaica. Aquí se amistó con un viejo pirata, nombrado Mansuelt. Este le ayudo para armar una flota de 15 embarcaciones y 500 hombres. La que formada navegó a la isla de Santa Catarina siendo Mansuelt el almirante, y Morgan su subalterno. Tomaron la isla. Más no le fue posible mantenerse en ella por falta de socorro. Se retiraron entonces a la isla de Tortuga. Murió en ella el almirante y Morgan le sucedió en el encargo. Hizo él equipar nueva flota con doblada tripulación y navios de mayor resistencia. Señaló el puerto de Cuba para que allí se juntasen. Salió de él y navegó al puerto del Príncipe que saqueó. Como los despojos no cubriesen las deudas que habían contraído en la Jamaica, sus compañeros los flibustiers, se desbarató el armamento. Con todo Morgan a poca costa armó una flotilla y con ella tomó a Portobelo. Le importó la presa más de medio millón, entre finas mercaderías y doscientos y cincuenta mil pesos en plata, que repartió a sus compañeros. Alentado de este suceso aspiró al saco de mayores plazas. Volvió a la Jamaica y recogió en ella 15 bajeles y 900 hombres. Con este armamento saqueó segunda vez a Maracaibo y robó a Gibraltar, habiendo desbaratado a unos navios españoles que se le opusieron. Partió de aquí a Panamá, teniendo ya aumentada su flota hasta 37 velas con 2.000 hombres de desembarco. En la toma de la isla de Santa Catarina perdió cuatro embarcaciones y empezó su gente a tocarse de escorbuto y disentería. Mas él no desmayó de la empresa. Tornó a Chagre y por el río de este nombre subió a Panamá que rindió en el tiempo de cuatro días de sitio y quemó después de haberla saqueado y cometido crueldades que exceden la tiranía de los más bárbaros. Sobre la división de la presa que fue de muchas riquezas en oro, plata y perlas, hubo entre los oficiales gravísimas disensiones. Morgan, reconociendo que éstas eran interminables, se retiró a Jamaica con cuatro bajeles, donde nunca más se mezcló en expediciones tan infames y de resultas bien peligrosas. El Virrey de Lima, conde de Lemos, informado de los atroces hechos de Morgan, envió en su persecución la Armada del Sur. A ésta acompañaron las tropas de infantería que por Guayaquil hizo conducir el presidente de Quito, llegaron fuera de tiempo estos socorros. Ya Panamá era cenizas y el enemigo (como se ha dicho) se había retirado con las presas a! antiguo albergue de sus robos. Después de orden de Su Majestad, se mudó la ciudad al sitio que hoy ocupa, que es a los 8 grados y 45 minutos de latitud boreal.
Año de 1670
Carlos Enrique Clerk con una fragata de 40 cañones entró por el estrecho de Magallanes al Mar del Sur. Traía las órdenes del Ministerio de Inglaterra para observar y demarcar los puertos y lugares de las costas de Chile y el Perú. Lo que ya antes por los años de 1616 había practicado Guillermo Ezeten, como se ha dicho. Pero uno y otro con igual efecto. Esto es la poca seguridad que se debe tener de estas operaciones cuando se hacen desde el mar. Determinó este demarcador tomar tierra y se desembarcó en Valdivia. El gobernador de esta plaza le aprisionó, matándole la mayor parte de su gente. Remitido a Lima, se le dio garrote en la plaza mayor por los años de 1682, siendo Virrey el duque de La Plata y no habiéndole valido los efugios y contestaciones que alegaba de ser católico y estar ordenado presbítero.
Año de 1679
Coxon, Harris, Bournano, Sawkins, Sharp, Cook, Alleston, Rowe, Waltlin, y Macket, piratas ingleses y compañeros de Morgan, salieron de la Jamaica el 23 de marzo con nueve bajeles, siendo jefe de la escuadra el primero que hemos nombrado. Navegaron a la costa del Darién y el 19 de abril se apoderaron de la ciudad de Santa María. No habiendo hallado en ella los tesoros que imaginaban, costearon a Panamá y echaron a fondo varios navios de Lima que había anclados en su puerto y bloquearon 10 días a la ciudad que no pudieron rendir. El jefe hizo dimisión del empleo de almirante. Sucedióle el capitán Sawkins. Pero habiendo sido éste muerto (no sé si por los suyos o por los nuestros), entró en su lugar Sharp, que por sus hechos se ha distinguido entre todos los flibistuiers. Hizo velas para Arica con ánimo de sorprenderla de noche. Pero repelido de sus naturales y vecinos, se dirigió al puerto de Ilo, donde recogió nuevas provisiones. Después se retiró a las islas de Juan Fernández habiendo robado todos los navios mercantes que encontró en el camino. Aquí fue depuesto del empleo, tomando el mando el capitán Watlin. Resolvió este atacar segunda vez a Arica. Mas esta empresa le costó más que la primera. Porque casi perdió la mitad de su gente en el asalto. Embistió también a Paita que no fue menos vigorosa en su defensa. Como no hubiesen correspondido los efectos a sus vanas esperanzas, navegó a buscar el estrecho de Magallanes, que en más de un mes no pudo hallar. Por lo que separándose los demás piratas, se retiro como dicen, a su país.
Año de 1680
Bartolomé Charps, Juan Guarlen y Eduardo Bolmen, ingleses, acompañados de 150 bandidos y piratas fueron introducidos por los bárbaros del Darién al Mar del Sur. Estos en piraguas y canoas los condujeron al puerto de Perico. En él habían ancladas dos embarcaciones. Sorprendiéronlas repentinamente. Hallaron en la una 50.000 pesos y mucha provisión de harina, pólvora y otros pertrechos de guerra que para el socorro de Panamá se habían remitido de Lima. Con estas presas y crecido número de gentes, así de su misma nación como de otras que se les habían juntado, saquearon los puertos y lugares abiertos de las costas del Perú y Chile. En estas piraterías Eduardo Bolmen, necesitado de víveres, desembarco en Tumaco, puerto de la jurisdicción de Quito. Robó las casas de campo situadas en aquellas playas. Y pareciéndole que no eran bastantes aquellas provisiones para la multitud de bandidos que le seguían, volvió por lo demás. A este tiempo don Juan de Godoy, teniente de aquel partido, llegó al puerto. Así que le descubrió puso toda su gente en emboscada. Luego que 40 de los piratas tomaron tierra, fueron sorprendidos repentinamente y muertos todos. Quedó solo Bolmen. Godoy le embistió con espada y daga, teniéndole casi rendido le concedió la vida con designio de embarcarle vivo al Virrey de Lima. Pero lo acabó de matar a cuchilladas porque él prefirió morir primero que rendirse. Este y sus compañeros habían residido mucho tiempo en Lima, fingiéndose irlandeses, vizcaínos o navarros como hay muchos en la América. Habían hecho allí observaciones que intentaban poner en práctica.
Guarlén y Charps con las instrucciones que les dejó Bolmen y naves que habían armado, pasaron a las costas de Chile. En ellas robaron el puerto de Coquimbo y ciudad de La Serena y se abrigaron en Juan Fernández. Descubiertos de los navios de guerra que el Virrey arzobispo de Lima don Melchor de Liñán y Cisneros había despachado, se desparecieron. Mientras los nuestros les daban caza usaban ellos de día la estratagema de navegar hacia la costa de Valdivia, pero de noche mudaban el rumbo hacia Arica. Aquí se desembarcaron y aprisionaron algunos de los nuestros, rompiendo la trinchera que les puso Gaspar de Oviedo, maestre de campo de las milicias de aquel partido. Insolentados los piratas, emprendieron osadamente tomar y saquear la ciudad. Pero Oviedo oponiéndoseles segunda vez, al primer choque mató a Juan Guarlem y a su alférez que llevaba la bandera inglesa y a 23 soldados, haciendo prisioneros a 19 que después fueron ahorcados. No le fue posible alcanzar a los que huían por haber durado el combate siete horas, desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde. Los otros piratas escarmentados de los sucesos referidos, con dos navios y otro que apresaron a la salida de Guayaquil, entrando por el estrecho de Maire, llegaron a Londres el año de 1681.
Año de 1682
Cook y Cowley, piratas ingleses y cabezas principales de los bucaneros y filibustiers salieron de la Virginia el 23 de agosto. Navegaron a las costas de cabo Verde y desembarcaron en el puerto de Santiago. En él apresaron una fragata de 40 cañones, cargada de víveres y provisiones y saquearon la población, robando cuanto se les vino a las manos. De aquí hicieron vela hacia las costas del Brasil. Y habiendo descubierto a los 47 grados de latitud una isla que Cowley llamó Pepys, recorrieron en la abra (capaz de 1.000 bajeles) sus embarcaciones. Después dirigiéndose al estrecho de Magallanes descubrieron a los 53 grados las Tierras de Fuego. Pero no atreviéndose a pasar el estrecho de Maire, determinaron doblar el cabo. En esta vuelta encontraron a los 47 grados de latitud un navío ingles que mandaba Juan Eaton. Obligaron a éste a seguirlos, después de haberlos arrojado una tempestad hasta los 63 grados 30 minutos, altura que hasta entonces ningún bajel había tocado. Aquí, siendo los fríos insufribles, reviraron al nordeste. Continuando estos aventureros su viaje llegaron a la isla de los Lobos, donde refrescaron y carenaron sus embarcaciones. Informados de uno de los prisioneros que el Realejo en nuestra costa septentrional era plaza desproveída de víveres y desnuda de guarnición, encaminaron a él su derrota. Pero se engañaron. Sus naturales y vecinos defendieron el puerto vigorosamente y les obligaron a retirarse. Entonces ellos salieron al golfo de San Miguel y se hicieron dueños de las islas de la Mangera y Anapalla. Aquí con la muerte de Cook se rompió la liga de estos piratas, habiéndose movido grandes disensiones entre los capitanes Eaton y Davis. Cowley seguido de Eaton dejó estas islas y navegó a las costas del Perú donde tomó dos navios que estaban anclados en Paita y se retiró a la Gorgona para hacerse de agua y leña, siguiendo siempre el oeste noroeste, puso su rumbo a las Indias Orientales. Y en la altura de 13 grados 2 minutos de latitud descubrió la isla de Guam, una de las Marianas. Fingiéndose enviado de la corte de Francia, engañó al gobernador español que le permitió desembarcar y dio todo lo necesario para su viaje. Continuó de aquí su derrota y descubrió en la altura de 20 grados y 30 minutos de latitud septentrional una cadena de islas al norte de las de Luzón. Costeando estas llegó a Cantón y saqueó esta ciudad. En fin, después de otras muchas aventuras, que no hacen a nuestro asunto, se apartó Cowley de sus compañeros y embarcándose en un navio holandés, dobló el cabo de Buena Esperanza y se restituyó a Londres, habiendo dado la vuelta al mundo.
Año de 1683
Eduardo David, pirata flamenco entró por el estrecho de Magallanes en una fragata de 36 cañones y otra de 16, ambas con tripulación inglesa. Salió al Mar del Sur y se les juntaron entre la isla de Santa Clara y punta de Santa Elena 264 filibustiers ingleses, que penetrando el tránsito del Darién, se transportaron en canoas que allí labraron al río de Boca chica. Con estas gentes y sus embarcaciones que eran seis pequeñas, un brulot de fuego y un navio mercante sin artillería empezó a infestar las costas del sur. Avisado el Virrey de Urna, duque de la Palata de los insultos que este pirata cometía en nuestros puertos y lugares abiertos envió contra él una escuadra de siete bajeles, que mandaron en calidad de general don Pedro Pontejo y de almirante don Antonio Beas, conduciéndose también a bordo de la capitana don Tomás Palavicino, cuñado del Virrey, y general del Callao. Se avistó nuestra armada con la del enemigo en la ensenada de Panamá, cerca de las islas del Rey. Combatió con ella el 11 de junio de 1685 y la tuvo casi rendida a no haberse levantado entre los nuestros varias contiendas sobre el mando. Mientras estas no se decidían se perdió el tiempo que, escapándose, logró el enemigo.
Nuestra escuadra se retiró a Paita. Aquí por un gravísimo descuido se quemó la capitana con los jefes principales y 400 hombres de su tripulación, habiendo solo librado en una tabla don Pedro Pontejo, hijo del general. La de los enemigos que ya se había separado de los filibustiers, talando nuestras costas, saqueó los puertos de Zana, Santa y Casma. En este último Eduardo David hizo pasar por las armas a don Andrés de Estrada su cura. Esto por sospechar de que había ocultado el dinero, que en realidad no tenía. No falta autor que diga que la pérdida de su caudal le ocasionó la muerte consumiéndose a rigores de la pena. Enteramente es esto falso y contra el crédito de un eclesiástico de virtud y mérito. Después el pirata invadiendo a Huaura, aprisionó a don Blas de la Carrera, alcalde provincial. Puso su rescate en una crecida cantidad. Como ésta no se le hubiese remitido al tiempo señalado, lo mandó degollar y colgar su cabeza a un peñol. Lo que efectivamente ejecutado pasó a Pisco y desembarcó en Paracas el 11 de junio de 1686. Los nuestros saliendo del fuerte, le mataron alguna de su gente. Pero reconociendo mayor fuerza en la del enemigo, se retiraron a la fortaleza. Desde ella resistieron hasta que no pudiendo mantener el puesto por ser mayor el número de los contrarios, se rindieron y quedaron prisioneros. Concedióles la libertad por 24.000 pesos que pagaron de contado, reduciéndose a esta suma la de 80.000 que pretendía sacarles.
Año de 1685
Marcerty y veintidos de los filibustiers que habían jugado la parte que les tocó de presas y robos, salieron de las islas de Juan Fernández en una pequeña embarcación. Su ánimo era perecer o arrojarse a mayores empresas que las que sus compañeros habían hecho. En las costas del Perú y Chile tomaron uno por uno hasta cuatro navios mercantes. De éstos escogieron el mejor. Pusieron en él todas sus presas y gente y navegaron el estrecho. En el medio de él fue destrozado el navio por una fuerte tempestad. Ellos se escaparon y con los fragmentos que arrojó el mar construyeron un barco que les costó 10 meses de trabajo. Los más de ellos perecieron de hambre y miserias. Los pocos que quedaron se acogieron a la Cayenne, isla de la costa de la Guayana, que está a los 4 grados 45 minutos de latitud y 352 de longitud al norte con 18 leguas de circuito. Aquí cuatro de ellos proyectaron pasar a Francia con buenas memorias y volver a infestar el Mar del Sur. Lo consiguieron. Entre estos era el principal Marcerty. Hablo él a Mr. De Genes, que se agradó de las proposiciones. Este contemplándolas interesantes a su corte, obtuvo del Rey el mando de una escuadra de seis bajeles. Salió con ellas de la Rochela el 3 de junio de 1695. No trajo otra cosa de los mares de la América que las demarcaciones y observaciones que trabajo Mr. Froger y se restituyó el 21 de abril de 1697 al mismo puerto donde había salido.
Año de 1687
Los filibustiers ingleses que acompañaron a David en el primer combate que tuvo con los nuestros en la ensenada de Panamá se separaron a hostilizar las costas de Nueva España. En ellas tomaron la ciudad de Granada. Este pillaje fue ninguno o poco considerable. Asi determinaron lograr otro de mayor interés apoderándose de Guayaquil. La que tomada por indefensa, les contribuyó 42.000 pesos, a cuya cantidad se redujo el millón en que habían puesto su tasa. Fuera de esto, hallaron en las cajas del Rey y particulares 92.000 pesos y muchas mercaderías finas, perlas, diamantes, esmeraldas y plata en pasta y labrada que su importe pasó de más de 200.000 pesos. Pero se manejaron tan villanamente que aun habiendo recibido la contribución, degollaron a cuatro de los vecinos que tenían en rehenes y remitieron sus cabezas a la ciudad para que siendo lastimoso espectáculo del pueblo, fuesen hasta hoy afrentoso padrón de su barbarie, crueldad, tiranía y torpeza.
Como la noticia de estos infames hechos llegase a Lima, varios caballeros, hijos y vecinos de esta capital armaron a su costa dos navios de guerra que entregaron el uno a Nicolás de Igarza y el otro a Dionisio de Artunduaga, comerciantes vizcaínos e inteligentes en la náutica. El principal armador (como lo afirman los autores de aquel tiempo y yo guardo una memoria impresa) fue don Cristóbal de Llano Jarava, tío mío, caballero que fue del orden de Santiago, gobernador y capitán general de Santa Cruz de la Sierra en el Perú, capitán de gentiles hombres lanzas y juez oficial real de la Caja de Lima. Este limeño sirvió entonces al Rey y a su patria, franqueando más de 100.000 pesos de su propio caudal, así por lo que le tocaba de parte como por lo que suplió de gastos de los otros compañeros, que no fueron menos celosos en la equipación de los bajeles. Salieron pues éstos del Callao y entre la isla del Amortajado y Punta de Santa Clara, que están en 3 grados de latitud austral, encontraron con la flota de los piratas. Combatieron con ella y en repetidos reencuentros duró el combate desde 27 de mayo hasta 2 de junio. Los nuestros desarbolaron dos embarcaciones que abandonaron luego. Y temiendo ellos que las demás padeciesen igual fortuna, favorecidos de la oscuridad de la noche, huyeron bien maltratados. Los dos bajeles de Lima continuaron por algún tiempo su corso hasta limpiar el mar, como lo consiguieron de estos tiranos y ladrones, que desde entonces no se dejaron ver en costa alguna.
Año de 1696
Los Mrs. Poynti y Caffe con 11 navios y muchas embarcaciones pequeñas salieron del Petit-Goave, conduciendo en ellas fuera de la marinería 1.800 infantes para invadir a Cartagena. Tomaron el castillo de Boca chica y desembarcaron en la playa que está entre la Ciénega y el castillo de San Lázaro. Ganaron esta fortificación y atacaron después la Media luna, ocupando el arrabal de Gigimani, que les abrió el paso para tomar la playa y saquear sus tesoros y riquezas. Importaron estos 10 millones de pesos siendo la mayor cantidad de los interesados del comercio de España. En el pillaje se halló una urna del Santo Sepulcro que era de plata maciza. Esta conducida a Francia la mandó restituir la Majestad del Señor Luis XIV, advirtiendo a sus vasallos que no los enviaba a profanar templos, ni mezclar entre las presas los vasos sagrados, ni cosa que tocase a los usos de la religión.
Año de 1699
Mr. Beauche-Govin, navegante francés, entró al estrecho de Magallanes y dio fondo en el cabo de las Vírgenes el 24 de junio. Continuó su navegación y ancló en el puerto de Famine, que en otro tiempo fue población de españoles. Aquí observó (que aun siendo la estación más rigorosa del invierno en nuestro clima) el tiempo era tan templado como en Francia. Registró también un terreno llano, capaz de cultivo, que se extendía más de 20 leguas en la isla de Santa Isabel. Visitó la Tierra del Fuego y comunicó con los indios bárbaros que la habitan, habiendo recibido algunos a bordo de su navio, que estaba anclado cinco leguas de la playa. Este manejo le hizo conocer que eran tratables y dóciles a la comunicación. Cuando él iba a tierra, se le venían tropas de 20 en 20 y de 50 en 50 rindiéndosele en ademán de quien pide limosna. Ellos traían por todo vestido una túnica de pieles hasta la rodilla y vivían en unas chozas cubiertas de lo mismo. Después siguió su rumbo al Puerto galante, donde tocó y descubrió una isla con dos abras. Llamó a la más principal Puerto delfín y a la otra Puerto de Filipeaux. Tomó posesión de ella y le dio el nombre de Luis el Grande. Después doblando el cabo de la Victoria, entró al Mar del Sur y el 5 de febrero se fondeó en la isla de Santa María Magdalena, que está en la costa de Arauco, donde dicen que hay un buen puerto y que los navios se pueden amarrar en gruesos árboles que pueblan sus orillas. En fin, costeando los puertos de Chile, hizo con sus habitantes un comercio útil y se restituyó a Francia por el cabo de Hornos, habiendo entregado al Almirantazgo las memorias y planes que escribió y levantó en el estrecho de Magallanes, donde estuvo siete meses, el ingeniero Mr. Labat, que navegó en su compañía. La carta reducida de este estrecho, que por los años de 1753 publicó Mr. Bellin, y en su género no hay otra, es sacada de estas memorias.
Año de 1708
Woodes Rogers, pirata inglés, salió con dos embarcaciones de un puerto cerca de Bristol el 2 de agosto trayendo en calidad de su primer piloto a Guillermo Dampier, bien conocido por la relación de sus viajes. Montó el cabo de Hornos y se acogió a las islas de Juan Fernández. En ellas halló a Alejandro Selkerk, escocés, a quien el capitán Pradlin había cuatro años y cuatro meses allí abandonado. Después de haber refrescado su gente, dejó las islas el 14 de febrero de 1709 y fue a invadir Guayaquil, que tomó repentinamente. Esta ciudad le pagó por su libertad gruesa cantidad. De aquí cruzando nuestras costas, apresó cuatro embarcaciones pequeñas. Entre éstas, en un puerto de California, rindió el galeón de Manila, que le costó bien cara su presa, porque perdió en el combate mucha de su gente. Lo que junto con las enfermedades y otras miserias, lo iban constituyendo en infeliz estado. Así determinó dar la vuelta al mundo y restituirse a la Europa, donde condujo de sus piraterías una carta española con la descripción de todas las costas, radas, abras, rocas y bancos desde Acapulco hasta Chiloe, que publicó al fin del tomo 2 de su diario, y dio fondo en Dunes el 11 de abril de 1711.
A este mismo tiempo Tomás Colb, pirata inglés, con dos piraguas y 70 hombres salió de los manglares del Darién, donde estaba encubierto y habiendo acometido a un bergantín que por el río de Chagre convoyaban 14 balandras ricamente cargadas, las rindió y mató al capitán que las mandaba. Después en el mismo sitio apresó otras seis. La carga de unas y otras se reguló por más de medio millón de pesos, que condujeron estos ladrones a la Jamaica, asilo de sus robos.
En este mismo año Carlos Wager, vicealmirante inglés, salió de la Jamaica con una numerosa escuadra y el ocho de junio a las cinco de la tarde a vista de Cartagena, se presentó a nuestros galeones que volvían a España con todos los tesoros que en aquella ciudad se habían recogido de la feria que se acababa de celebrar por los meses de abril y mayo, combatieron unos y otros con grande fuerza desde el instante que se encontraron, hasta las cuatro de la mañana. Naufragó nuestra capitana, nombrada San José. Salvaron en ella solos cinco hombres, que recogió a su bordo el enemigo, habiéndose ahogado 578. Varó una de nuestras urcas, que venía armada con la tripulación del navío de guerra la Almudena, que se había echado al través. Se rindió el navío de guerra nombrado el Gobierno, que mandaba el conde de Vega Florida. Este navío resistió solo a tres ingleses más de 10 horas en continuo fuego. Pero desarbolado, yéndose a pique, se entregó con cinco millones de pesos que cargaba. En este combate solo escapó libre la almiranta. Estuvo ya para ser apresada de los enemigos que la siguieron. Debió su seguridad a la inteligencia de su piloto, que gobernándola en el bajo de Salmedina con una diestra y repentina evolución, la metió en el puerto.
Año de 1709
Cruzando una escuadra inglesa de la travesía de Cartagena a la Habana, atacó a la almiranta de España, que mandaba don Miguel Agustín de Villanueva. Acompañaban a esta dos navios franceses cargados de un grande tesoro nuestro. Persuadidos los ingleses que éste se conducía en la almiranta, dejaron los franceses y aplicaron todas sus fuerzas al español, tomándole en medio con todas sus embarcaciones. Duró el combate cuatro horas. Pereció en él nuestro almirante sin dejar las armas ni el mando hasta que derramó la última gota de su sangre y perdió la mayor parte de su gente. En fin, rendida nuestra almiranta, se hallaron burlados los enemigos, con un barco inútil y destrozado a los golpes de su furia y ambición y nuestro jefe (aunque muerto) la inmortal gloria de haber él solo resistido a toda una escuadra inglesa.
En este mismo año Dampierre y Roggers piratas ingleses, el uno con una fragata de 32 piezas y el otro con una embarcación de 24 y 450 hombres de tripulación, apresaron varios navios mercantes que navegaban de Lima a Panamá. Saquearon la ciudad de Guayaquil que intentaban quemar a no haberle redimido sus habitantes del incendio que le amenazaba, pagando por su rescate una crecida contribución. Sabiendo el Virrey de Lima, marqués de Castelldosrius, las hostilidades y robos que hacían estos ingleses en nuestras costas, despachó contra ellos una escuadra de cinco navios de guerra, tres españoles y dos franceses. Unos y otros al mando de don Pedro de Alzamora Ursino, almirante de la Armada del Sur. Esta escuadra recorrió las costas del Perú, Chile, Tierra Firme y Nueva España y no habiendo encontrado rastro ni noticia de los piratas, se restituyó al Callao por los años de 1710.
Año de 1715
Dos piratas ingleses, infestando nuestros mares, apresaron en la altura de Paita dos embarcaciones de Lima, cargadas de más de 400.000 pesos en plata acuñada. Para atajar estos daños que empezaban a ejecutar estos ladrones el virrey de Lima, obispo de Quito don Diego Ladrón de Guevara, por consejo del conde de la Cueva, cabo principal de las armas del Perú, Virrey que fue después de Santa Fe, fletó por 5.000 pesos mensuales una fragata francesa de 50 cañones. Despachóla con tripulación nuestra al mando de Mr. De San Juan su capitán. Ayudado este de otra embarcación que había armado el presidente de Panamá, apresó en el puerto de Piñas una de las piratas y su barca que había llena de tesoros y gente. Condujo a Lima los prisioneros, que a pocos días fueron ahorcados los más en la plaza mayor. Salió segunda vez Mr. De San Juan a su costa a cruzar nuestros mares. En esta campaña ahuyentó el otro navio nombrado el Príncipe Eugenio, que pasando a las costas de México, fue tomado por un bajel que había armado el presidente de Guadalajara, donde experimentaron la misma pena que sus compañeros habían sufrido en Lima.
Año de 1720
Juan Cliperton, pirata inglés pasó el cabo de Hornos con una fragata de 40 cañones. Empezó a hostilizar las costas del sur. Apresó en la altura de Guayaquil un navio que navegaba de Panamá a Lima conduciendo al marqués de Villa Rocha, que acababa de servir aquella presidencia. Acompañaba a este ministro su mujer. Movido el pirata de las persuasiones de ella mandó desembarcarla en el puerto de Nicoya con todas las alhajas y vestidos de su uso, quedándose a bordo el marqués. Costeó después los puertos de Chile de donde dirigiendo su rumbo a Panamá, tomó en la costa de Paita otro navio. En este se transportaba a Guayaquil la condesa de las Lagunas, mujer de don Francisco Ontañón, gobernador de Popayán. Era la señora hermosa y discreta. Tratóla el pirata con singular respeto y no permitió que le quitasen cosa alguna de sus muebles y equipaje. Así la volvió a uno de nuestros puertos para que continuase su viaje sin haber padecido otro quebranto que el susto. Don fray Diego Morcillo arzobispo de los Charcas, que era entonces Virrey de Lima, despachó dos navios de guerra al cargo de don Bartolomé de Ordinzu. Siguieron a pocos días otros dos que se juntaron a los primeros. Pero ya el pirata había pasado a las costas septentrionales, habiéndosele escapado en las islas Marianas el marqués de Villa-Rocha, que era el prisionero de su mayor consideración por el rescate que esperaba. La escuadra nuestra cruzó algún tiempo las costas de Panamá, Chile y Lima y se retornó al Callao, habiendo dejado limpio el mar de piratas y ladrones.
Año de 1726
Una escuadra de cuatro navios zelandeses de trato y guerra salió de Amsterdam para introducir su comercio en los puertos del Perú. Al montar el cabo de Hornos, pereció uno de ellos. Los tres que fueron San Francisco, San Luis y el Flisingues, pasaron no sin dificultad por el mal tiempo en que emprendieron el viaje y se acogieron a las islas de Juan Fernández. De aquí partieron, habiendo refrescado su gente, a dar vistas a las costas de Chile y el Perú. Hallábase a este tiempo exhausto el real erario y casi imposibilitado para equipar navios que embarazasen la introducción de aquel comercio. Entonces dos ilustres montañeses, vecinos de Lima, que fueron José Tagle, primero marqués de Casa Tagle y don Angel Calderón, tío del primer marqués de Casa Calderón, armaron con licencia del Virrey, marqués de Castel Fuerte, un navio en guerra. Entregáronlo a don Santiago Salabarría, vizcaíno hábil en la náutica, a quien yo conocí por los años de 1746 muy maltratado de la fortuna. Este se encontró con el San Luis en la altura de Coquimbo. Puso bandera francesa y habló a su gente en este idioma. Los oficiales de él, juzgando que eran franceses, se vinieron a bordo. Al instante los nuestros que tenían las velas arriadas en falso, las izaron y navegaron al zelandés, rindiéndole más por el ardid que por la fuerza. Importó la presa casi 600.000 pesos que se dividieron entre el Rey y los armadores. El Flisingues haciendo agua y no pudiendo mantenerse por falta de gente y víveres se entregó en el puerto de Nazca al corregidor don Manuel Negrón. Este lo hizo conducir a Lima con toda su carga que excedió la suma de 380.000 pesos. El San Francisco oprimido de los contratiempos dejó el Mar del Sur y pasó doblando el cabo a Curaçao a hacerse de víveres, después cruzando las costas de Tierra Firme, lo atacó el conde de Clavijo e hizo prisionero con casi un millón de pesos que montaba su carga.
A este mismo tiempo Hosier, almirante inglés, con una escuadra de 11 navios salió de la Jamaica y se dejó ver delante Portobelo. Las órdenes que llevaba de la corte de Londres eran embarazar el curso de la feria, bloquear los galeones, pedir el navío de permiso y no dejar cruzar nuestros guardacostas. Mientras se mantuvo esta escuadra a vista de Portobelo fue imponderable el comercio ilícito que se introdujo en aquellas costas. Ajustadas las diferencias entre nuestra corte y la de Londres, se retiró la escuadra por los años de 1728, habiéndose ejecutado a su sombra notables menoscabos a los intereses del Soberano y utilidades de sus vasallos europeos y americanos.
Año de 1735
Cornelio Andrés tratante holandés salió de Amsterdam por los años de 1734 con una embarcación grande llena de un millón de pesos en mercaderías y armada en guerra. Montó el cabo de Hornos y se presentó a los puertos abiertos del sur. El Virrey de Lima, marqués de Castelfuerte, envió en su seguimiento un navio de 60 cañones, bien proveído de gente y municiones. El tratante temiendo ser apresado, recorrió los puertos de Guayaquil, Tumaco y Palma Real. De aquellas costas se habían retirado los víveres y ganados. Asimismo se habían remitido a Guayaquil dos mil libras de pólvora. Estas últimas provisiones se debieron al presidente de Quito que lo era entonces don Dionisio de Alcedo y Herrera, autor que varias veces hemos citado en estas notas cronológicas. Burlado pues el holandés o desesperanzado de sus proyectos, hizo derrota a las Molucas sin haber logrado de esta empresa sino miserias y trabajos.
Año de 1740
Jorge Anson vicealmirante ingles, salió del puerto de Santa Elena con una escuadra de cinco bajeles de guerra, una chalupa armada y dos navios de transporte. Eran estos el Centurión, que el mismo comandaba con 60 piezas de cañón y 400 hombres de equipaje, el Glocester con 50 piezas y 300 hombres al mando de Ricardo Norris, el Severn de igual fuerza bajo las órdenes de Eduardo Legg, la Perla de 40 piezas y 250 hombres, comandada por Mateo Mitchel, el Wager de 28 piezas y 160 hombres al mando de Dandy Kidd. La chalupa nombrada el Tryal montaba ocho piezas y 100 hombres con su capitán Juan Murray. Los dos navios de transporte eran el uno de 400 toneladas y el otro de 200. Además de la tripulación de esta escuadra se conducían 470 inválidos y soldados de marina con un teniente coronel que los mandaba. El vicealmirante con toda su escuadra hizo escala en la isla de la Madera. Aquí al tiempo de