Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los Andes y el reto del espacio mundo

Prefacio. Olivier Dollfus, notable geógrafo francés y gran peruanista

Carlos Peñaherrera del Águila

Texte intégral

1Conocí a Olivier Dollfus en la década de los años 1960, cuando era Presidente del Perú el Arquitecto FernandoBelaúnde Terry, gran señor y gobernante, que fue arquitecto de profesión y geógrafo por vocación.

2Olivier que desempeñaba el cargo de Agregado Culturalde la Embajada de Francia y luego, en años posteriores, deDirector del Instituto Francés de Estudios Andinos, tenía yaexcelentes relaciones con el presidente Belaúnde y académicascon las Universidades de San Marcos, de Ingeniería yAgraria, enLima, y otras de provincias donde dictó conferencias. Además, se recuerda mucho sus conferencias en San Marcos y el apoyo a profesionales peruanos para obtener becas de estudio en Francia.

3Mi amistad personal con Olivier, con su esposa Clairey sus pequeñas hijas, nunca se interrumpió. En el Perú susvisitas a mi domicilio en Chosica y las mías a su casa enLima, eran frecuentes. Mi esposa ya sabía el menú paraOlivier y familia. Ahora, cada vez que Olivier visita elPerú, al llegar a Lima ya tiene previsto el día y el menú quealmorzaremos juntos. En Francia lo visité en forma personaly también con mi esposa en 1985, cuando llegamos a París, esta bella ciudad, compartimos reuniones en su hogar conClaire y sus hijas ya mayores.

Notable geógrafo francés y gran peruanista

4Su gran afecto por el Perú y lo peruano, lo demuestra cuando dedica au Pérou —al Perú— su obra Les Andes Centrales du Pérou et leurs Piémonts (Entre Lima et le Péréné) Étude Géomorphologique (París, 1965), y en los libros que publica en años posteriores: Le Pérou (tres ediciones: París, 1967; 1968; 1983), El reto del espacio andino (Lima, 1980), Territorios Andinos: reto y memoria (Lima,1991), y en los más de 60 artículos publicados, en forma personal y en colaboración con otros colegas, en revistas del Perú y el extranjero sobre nuestro país, así como por su participación en eventos sobre el Perú que se realizaron a nivel nacional y el extranjero. Oportuno es citar, traduciendo del francés, un párrafo extractado del “Avant Propos” de su primera gran obra; al referirse a quienes le acompañamos en sus salidas al campo escribe: “Conjuntamente, nosotros hemos amado los Andes y los vastos horizontes peruanos”.

5Olivier Dollfus, que estudió los Alpes, los Andes y los Himalaya, fue sobre todo un geógrafo de los Andes del Perú.

Recuerdos de salida al campo

6Fueron muchas las salidas al campo con Olivier —y son muchos los recuerdos—. Se iniciaron cuando participamos en un estudio interuniversitario en el valle del río Chancay. También estuvimos en Pisco y Tacna, con los geólogos Jacques Delpy y Pierre Taltasse, realizando estudios de aguas subterráneas.

7Además de sus obras geográficas sobre el Perú, hay que destacar sus valiosos aporte a la ciencia geográfica en general como lo prueban sus libros en francés: El espaci geográfico, El análisis geográfico, El sistema mundo, El espacio mundo, La nueva carta del mundo; La mundialización.

Por las cuencas del Rímac, del Chillón y del Mantaro

8Con Olivier hicimos varias salidas al campo en la cuenca del río Rímac, para estudiar los huaycos o cuencas torrenciales que en verano funcionan en forma de llocllas o lavas torrenciales equivocadamente llamadas huaycos. Recuerdo especialmente el estudio que hicimos en un huayco de la zona de Surco, donde tratamos de recorrer la cuenca hasta las nacientes del torrente, anhelo que no logramos por la accidentada topografía de las vertientes y las rupturas de pendiente en el lecho rocoso del torrente que funcionó durante el verano y estaba seco al día de nuestro estudio.

9Para otro estudio en la cuenca torrencial de Payhua, acompañados con el profesor Jean Tricart, partimos de laciudad de Matucana precedidos por un guía y, pasando por el pueblo de Payhua, llegamos a las nacientes de este torrente en humedales de una puna a más de 4 000 m, con un tiempo soleado y un hermoso cielo azul. Pasado unos minutos elcielo comenzó a cubrirse de nubes y pronto se desencadenó una tempestad con rayos y truenos que nos obligó a iniciar un rápido descenso pero a pie, sin utilizar los caballos que nos sirvieron para el ascenso, pues el guía nos previno del peligro de los rayos si continuábamos cabalgando. Más o menos a 3 000 metros de altitud, pudimos observar nuevamente el cielo azul de nuestros andes.

10Por la cuenca del río Chillón, en la zona de Canta ylas punas o altas mesetas andinas que cruza la carretera aHuánuco, Tingo María y Pucallpa, en el Paso de la Viuda, a másde 4 000 m, estuvimos dos días reconociendo los fenómenos kársticos existentes en estas punas; nos acompañaba en estaocasión el geólogo François Mégard y la geógrafa Monique Michel.

11Para estudiar la formación de capas rojas en la Cuenca del Mantaro, viajamos a la hacienda Corpacancha, a más de 4 500 m, donde fuimos atendidos espléndidamente por elGerente, de nacionalidad francesa, con apetecibles chuletas caredos peñaherrera Del Águila de cordero bien regadas con vino. Guardo recuerdo, y creo también Olivier, de la noche que pasamos, conversando y caminando en la hermosa habitación que nos ofrecieron por que no podíamos digerir el banquete que nos sirvieron. Cuando el sol mañanero ya resplandecía y que nos encontró despiertos, salimos a trabajar, pero los fragmentos rocosos y cantos rodados que debíamos medir estaban tan fríos que era imposible tenerlos en las manos, motivo por el cual tuvimos que regresar a nuestro alojamiento esperando que el sol cumpliera su misión calorífica con los cantos rodados y otros fragmentos rocosos de la formación “capas rojas”.

Destrucción de la ciudad de Ranrahirca (1962)

12En febrero de 1962, un “alud aluvión” desencadenado porla caída de una enorme corniza de la cumbre norte del nevado Huascarán, destruyó la ciudad de Ranrahirca localizada en el cono de deyección de la quebrada Llanganuco. La Sociedad Geográfica de Lima, presidida por el Dr. Emilio Romero Padilla, acordó que viajara en unión de Olivier, para estudiar estefenómeno de gran magnitud. En Yungay nos entrevistamos con las autoridades y la policía para informarles de nuestramisión y comunicarles nuestras actividades y la zona detrabajo, y al día siguiente visitamos el lugar que ocupabala ciudad de Ranrahirca, donde miembros de la policía, personal especializado, que llegó con perros amaestrados, y sobrevivientes con gran tristeza, hurgaban entre las rocas y el barro de poco espesor que cubría el área destruida dela ciudad, en busca de sus seres queridos lo que resultóinfructuoso, pues no encontraron ningún resto humano. Todo había sido destruido por la masa de lodo y piedras. Solo un pequeño sector sur de la ciudad de Ranrahirca no había sido afectado, “milagrosamente” según opinión de los pobladores sobrevivientes.

13De regreso a Yungay, coordinamos con el piloto delhelicóptero, que por disposición de la Fuerza Aérea debía apoyarnos, para programar un vuelo que nos permitieraobservar el sector de la corniza glacial que se desprendió, pues la nubosidad existente no permitía observar desdeYungay la cumbre del nevado. Antes de iniciar el despegue y ya embarcados, el piloto nos explicó que el “techo” o altura máxima que podía alcanzar la nave impedía sobrepasardeterminada altitud y nos mostró un foco con luz verde en la parte superior, indicándonos que cuando la luz pasara a rojo y comenzara a titilar le hiciéramos saber inmediatamente para descender, pues la nave había alcanzado su altitud máxima y había riesgo grave si no bajaba rápidamente. Iniciando el vueloy a pocos minutos, nos encontrábamos sobre las nubes justo cuando el foco comenzó a centellear y debíamos descender. Teníamos pocos segundos para tomar vistas del sector dela corniza que cayó. Las fotos publicadas en el informe que presentamos a la Sociedad Geográfica de Lima, dondehicimos una larga exposición, fueron luego difundidas a nivel internacional.

14Al tercer día en Yungay, de acuerdo a lo programado, debíamos recorrer el cauce que siguió el alud aluvión antes de ingresar al cono de deyección que ocupaba Ranrahirca. Partimos muy temprano por la carretera que conduce a lalaguna de Llanganuco y, al inicio del imponente valle en auge glaciar que separa los nevados de Huascarán y Huandoy, encontramos un pequeño acceso para descender desde loalto de una morrena al fondo de la quebrada por dondediscurrió el fenómeno; y, con nuestra percepción costeña con alta humedad atmosférica, visualmente observamos que, a nomucha distancia, existía un ancho camino de fácil acceso que era el único que nos permitía salir. Fue un error de apreciación debido a que olvidamos que en altitudes andinas existe gran transparencia de la atmósfera. Desde más o menos las ocho de la mañana, caminamos con muchas precauciones por el fondo del torrente, hasta las seis de la tarde, y cuando ya aparecían las sombras de la noche llegamos al camino observado que estando alejado nos pareció estar a poca distancia. El camino que nos permitió salir del huayco conducía a Ranrahirca y felizmente era ancho y visible en la noche. Después de caminar no másde media hora, vimos un grupo de personas que avanzabancon luces en sentido contrario. Eran policías y pobladoresque iban en nuestra búsqueda, preocupados por nuestra tardanza. Constituyó el final feliz de nuestro estudio que fue sustentado en acto público en el local de la Sociedad Geográfica de Lima.

Nuevamente al Callejón de Huaylas

15Años más tarde, en 1970, un terremoto destruyó Huaraz y, a solicitud del Perú, llegó un grupo de geógrafosgeomorfólogos presididos por los Profesores Jean Tricart y Olivier Dollfus, para realizar estudios en la zona de Huaraz y el Callejón de Huaylas. Acompañé al grupo y luego de visitar el valle bajo del río Santa, afectado por un aluvión de estemismo río, viajamos a Huaraz, centro de nuestro estudio, en las áreas vecinas a esta ciudad y en la vertiente occidental de la Cordillera Blanca, hasta la ciudad de Recuay y zonas aledañas. Muchas son las anécdotas de este viaje que a Olivier le gustarecordar. Resultado de este viaje es un mapa geomorfológico del Callejón de Huaylas, mostrando las zonas de mayor riesgo, preparado bajo la dirección del Profesor Tricart.

Andes de Cañete y Selva del Huallaga

16Sería largo describir todas las salidas al campo conOlivier, pero para concluir deseo referirme a dos viajes más: a Yauyos y a Uchiza -Tingo María.

17En compañía del geólogo François Mégard y otroscientíficos franceses que estaban en Lima, viajamos a laciudad de Yauyos, en la cuenca del río Cañete, con el objeto de visitar una laguna existente en Punas, cerca de esta ciudad, para establecer su origen y observar el hermoso bosque dequinuales que la rodea. Previo alquiler de caballos para el viaje, iniciamos el recorrido desde Yauyos, en las primeras horas de la mañana, y llegamos al medio día a la hermosa laguna deforma más o menos circular, rodeada de bosques. Luego de permanecer algún tiempo, intercambiando ideas sobre el origende la laguna, y al observar que negros nubarrones aparecían en las más altas cumbres, el guía nos recomendó iniciar elregreso, cosa que obedecimos, pues teníamos la experiencia de lo ocurrido en las nacientes del torrente Payhua. A pesar de nuestro rápido descenso hacia Yauyos, a los pocos minutos se inició una violenta tempestad con intensas lluvias, rayos ytruenos. Una vez más descendimos de nuestras cabalgaduras y, por un camino convertido en pequeño torrente, caminamos lo más rápido que nos fue posible para llegar a Yauyos antes del anochecer. Olivier, siempre previsor, llevaba una botella dewiski que nos sirvió para contrarrestar el frío y el cansancio de horas que viajamos totalmente empapados por la lluvia.

18Olivier siempre quiso viajar a Uchiza, por interés científico y por conocer a mis padres, que vivían a dos horas en una propiedad a orillas del Huallaga, denominada Puerto Huicte de la que habíamos conversado mucho. La ocasiónse presentó cuando el Presidente Belaúnde dispuso que la Fuerza Aérea trasladara a esta ciudad materiales para instalar las redes de energía eléctrica. Después de un viaje en bimotor, que al pasar el relieve de Carpish tuvo que cruzar nubes con fuerte turbulencia, llegamos a Uchiza, donde nos colmaron de atenciones, haciéndonos olvidar que todavía teníamos que viajar a Puerto Huicte, a donde llegamos de noche y tuve que escuchar las reprimendas de mis padres por haber permitido que Olivier viajara de noche por un camino de herradura con mucho barro y árboles caídos. Los caballos, felizmente, conocían el camino y los puentes mejor que yo. Para Olivier fue una agradable experiencia como manifestó a mis padres, con el objeto de “apoyarme”.

19Después de unos días en Huicte, regresamos a Uchiza para viajar en avioneta a Tingo María, donde debíamos esperar el avión que hacía itinerario a Lima. Llegamos unsábado temprano y nos alojamos en el entonces “Hotel deTuristas”, siendo los únicos huéspedes. Durante la comida, el administrador del hotel se acercó y preguntó a Olivier qué deseaba almorzar al día siguiente y la respuesta no se hizo esperar: lomo fino con salsa de hongos y otras especies además de una “entrada” también especial. El administrador le expresóque su deseo sería cumplido y le agradeció su pedido. Ambos pensamos que se trataba de una cortesía especial y el almuerzofue excelente. Sin embargo nuestra decepción fue grandecuando, al cancelar la cuenta, tuvimos que pagar un alto costodel almuerzo extraordinario.

20Concluyo estos recuerdos tan gratos con un amigo tan apreciado (incluyo en mi recuerdo a su esposa y a sus hijas a quienes mi señora y yo vimos crecer en el Perú, entre ellas a quién llamamos la “peruanita” porque nació en Lima) citando lo que Olivier Dollfus dice de la ciencia que permitió que nosconociéramos: “ una geografía que sea a la vez reflejo de una cultura y una ciencia basada en el diálogo entre las formas y elrazonamiento ”. Cito finalmente otra frase escrita por Olivier que muestra su identificación con los Andes Centrales del Perú:

21“Yo he pasado momentos admirables interrogando los paisajes andinos”.

22Gracias Olivier por todo lo que has hecho y sigues haciendo por la ciencia geográfica, la mundial y de este Perú que te considera uno de los nuestros.

Auteur

Universidad Nacional Mayor de San Marcos
E-mail: mailto:cpenaherrera@terra.com.pe

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr