Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Entre Dios y el Diablo

El mundo misterioso del compactado en el Perú septentrional

Takahiro Kato

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

1El presente artículo no busca promover una polémica teológica sobre la imagen del diablo en el catolicismo, más bien tiene por objeto indagar en el pensamiento popular que se articula en torno a las creencias sobre el diablo, escogiendo una sociedad particular, para aclarar su sentido sociocultural. En las siguientes líneas analizaremos el rol del diablo en el catolicismo popular. El área de estudio pertenece al mundo católico, pero dependiendo de las diferencias culturales, lo hemos subdividido en regiones determinadas.

2Si limitamos nuestro enfoque al diablo en el Perú, nos encontramos con tal variedad regional que el reto no se puede asumir de manera sencilla. Las experiencias recogidas en el trabajo de campo nos llevan a afirmar, por ejemplo, que entre la región norte y sur del Perú, el aspecto y el modo de percibir al diablo varía completamente.

3En el sur, el diablo es un ser muy conocido y la gente se refiere a él con frecuencia en la vida cotidiana, si bien la esfera sociocultural donde el diablo actúa no es tan amplia. Si exponemos los casos analizados en el Cusco, donde el estudio se encuentra más avanzado, podremos explicar con mayor claridad este punto.

4En la comunidad de Qotabamba, al diablo se le conoce como supay, y mora en supaywasi, es decir, ″la casa del diablo″. Se encuentra en constante pugna con Dios, y su deseo principal es inducir a los hombres a incurrir en faltas, para luego convertirlos en sus vasallos (Núñez del Prado 1970:103). A veces, el layqa o brujo local, puede haber pactado con el diablo y, gracias a ello, se cree que obtiene su poder sobrenatural (ibid.: 105). El diablo en la comunidad de Kuyo Grande también se llama supay, pero tiene al mismo tiempo otro nombre: ′tentación′. Es maligno y asedia constantemente a los hombres, especialmente a los que llevan una vida ejemplar, para hacerles pecar. En esta comunidad también hay relatos sobre un niño que, por ser hábil y perspicaz, recibió el sobrenombre de supaycha, es decir “diablito”, pero ese mismo apodo condujo su cuerpo y alma al infierno (Casaverde 1970: 173). Estos datos etnográficos, si bien no representan la totalidad de la información recogida, perfilan el denominador común de la creencia acerca del diablo en el sur del Perú. En esta región, el diablo es un ser sobrenatural, abominable y maligno cuya irrupción en la vida cotidiana produce terribles confusiones en la vida de los hombres. Además, ambos temas —el de la relación entre el diablo y el brujo, y el referido al niño hábil llevado al infierno— son característicos del sistema de creencias referidas al diablo en el sur del Perú.

5En el norte, en cambio, la percepción de este ser sobrenatural es muy distinta. En Cajamarca, una de las principales ciudades de esta región, el diablo es el tema más importante en el folklore mágico. Como asegura Iberico, ″el diablo ocupa lugar primerísimo″, y se pueden enumerar muchos casos que lo corroboran (Iberico 1981: 68). La creencia en el diablo se encuentra muy desarrollada y, como indicador de ello, son varios los nombres que aluden a este ser: shapi; shapingo; enemigo; maldito; príncipe del mal, etc. La diversidad de apelativos también revela la amplitud de la esfera de las actividades del diablo. El diablo es un concepto vasto que abarca todas las cosas negativas de la vida diaria, e incluso a veces se le confunde con el duende, la sirena, etc. Este ser maligno se presenta con todo tipo de apariencias en distintos lugares del norte. Es portador de desgracias y responsable de los acontecimientos negativos: asusta a la gente bruscamente; seduce tanto a los varones como a las mujeres fingiendo ser una persona ordinaria; arrastra a la gente a los torcidos senderos del adulterio y el robo; saquea las sepulturas para que los cadáveres se conviertan en sus vasallos, etc. El diablo también realiza pactos con algunos brujos o curanderos, estableciendo una relación especial que les permite a ellos tener poder en determinadas ceremonias: el rito curativo; el rito agrícola; el rito de multiplicación de los ganados (Regan 2001: 144). También se ha difundido la creencia de que un contrato con el diablo es suficiente para enriquecer a los hombres, tema que analizaremos luego con más detalle. Estas observaciones nos permiten señalar que el culto del diablo en el norte está asociado con un sinnúmero de aspectos de la vida cotidiana, en la que desempeña un papel importante.

6Puede ser, sin embargo, que la diferencia que hemos presentado entre las regiones norte y sur sea más bien referida al grado o la extensión de la creencia, y no tanto a la calidad ni a la particularidad. Si nos guiamos por la cantidad de casos etnográficos obtenidos, resulta sorprendente la actividad del diablo en el norte, pero en una comparación cuidadosa con los casos del sur, también son notables los elementos comunes. Tomando la información recopilada en conjunto en la región norteña, es posible describir al diablo como un ser sobrenatural que ataca a los hombres; esta característica no tiene ninguna diferencia con la del diablo cusqueño que hemos descrito. El pacto demoníaco realizado por el curandero norteño corresponde al del brujo del sur y, si no prestamos atención a la diferencia de atributos entre ambos especialistas religiosos, es posible considerarlo como un elemento común. También se comparte en ambas regiones la idea de que el diablo saquea tumbas y convierte a los cadáveres en sus vasallos.

  • 1 En la época colonial se representó en la iglesia de Belén de Cusco una obra del auto sacramental t (...)

7A pesar de ello, en la vasta esfera de la creencia en el diablo, hay elementos que son prácticamente desconocidos en el sur1, mientras que en el norte se han desarrollado notablemente (véase Gillin 1945: 148). El presente artículo toma uno de estos elementos para desarrollarlo como tema de investigación: la creencia en el compactado, es decir, aquella persona que hace un contrato o pacto con el diablo. Pero, ¿cuáles son las características particulares del compactado en el norte? Para responder a esta interrogante debemos considerar las peculiaridades culturales de la región en cuestión, pero aquí nos limitaremos a indagar un tema muy preciso que da pie a otras preguntas: ¿cómo está arraigada la creencia?; ¿de qué modo el pensamiento popular le sirve de base?; y ¿qué sentido sociocultural tiene? Para iniciar la reflexión y el análisis presentaremos, en primer lugar, un caso concreto del compactado.

El compactado (C-1)

″En tiempos de mis tatarabuelos, según me cuenta mi padre, existía un hombre avariento que se compactó con el demonio para acaudalarse de más dinero. Dicen que hablaba con el diablo, que le pedía dinero a cambio de su cuerpo y alma. Dicen que el enemigo [el diablo] maltrataba y abusaba con el cuerpo del hombre, hasta que un día éste murió. La noche del velorio, cuando los vecinos y la familia estaban acompañando [al cadáver], se presentó el demonio en forma de gato negro. Eran las doce de la noche. El gato negro apagó las velas con su cola. Todo quedó oscuro. Los acompañantes encendieron otra vez las velas y vieron que el cadáver ya no estaba en su cajón. A la distancia, en la oscuridad, se alejaba un ruido de machetes y cadenas que se arrastraban por el suelo. Al día siguiente los deudos y vecinos se pusieron a buscar el cadáver y lo encontraron colgado en el hueco de una peña. Lo regresaron el cadáver a su casa y otra vez se pusieron a velarlo. Pero a las doce de la noche se presentaron tres hombres vestidos de militares, bien armados, los arrojaron a los acompañantes y abrieron el cajón. Ahí nomos desaparecieron con el cadáver. Al otro día nuevamente se pusieron a buscar el cuerpo, pero ya no lo encontraron. Por eso, para disimular el entierro, lo llenaron el cajón con piedras y tierra y así lo sepultaron en el cementerio. Así supieron todos que por entregarse al demonio el avariento fue condenado al castigo eterno del infierno.” (Mires 1988: 51-52)

8En esta tradición oral saltan a la vista dos temas:

  • la gran influencia del catolicismo, por ejemplo, los temas del ″contrato″, ″abuso sexual por el diablo″, ″castigo eterno en el infierno″, etc.
  • el atributo irreal del contenido del relato, por ejemplo, las dos desapariciones del cadáver; la transformación del diablo en un gato negro y en los militares.

9Estos contenidos, si bien pueden variar en la forma, se presentan en todos los relatos referidos al demonio en el norte del Perú. Por consiguiente, creemos pertinente comentar estos puntos y lograr así dejar claramente establecida la conciencia crítica que guía el presente artículo.

10La evidente relación entre el cristianismo y el culto en cuestión ha sido analizado y estudiado en varias ocasiones por distintos autores (véase Gillin 1945: 148; Duviols 1977: 40,167; Ibérico 1981: 68-72; Taussig 1980: 45-46; 104-109; Millones 1982; 1984; Taylor 2000; Regan 2001:130-131; Glass-Coffin 2002), quienes, en su mayoría, han hecho una ″anatomía histórica″ de la formación del culto, distinguiendo los elementos autóctonos y los importados e indicando el conflicto y la fusión de ambos. De acuerdo con dichos estudios, en el mundo andino existía originalmente el proto-diablo, llamado supay, que tiene cierta similitud con el diablo de origen español. Con la llegada del diablo español empieza un proceso de mestizaje y, a través del conflicto y la acomodación, se da origen a un nuevo diablo andino, que podríamos llamar ′supay mestizo′, y que está vigente hasta la actualidad. Concordamos en líneas generales con esta interpretación, consideramos que ha proporcionado valiosos aportes al entendimiento, pero creemos que, partiendo de un marco teórico que indaga en el pensamiento popular que sirve de base a la creencia actual, no tiene mucho sentido reducir todos los aspectos de la creencia del compactado a un mero proceso histórico.

  • 2 Puede ser que suceda lo mismo que en Europa, por lo menos en algunos aspectos.

11¿Qué aportes ha dado la investigación histórica al culto del diablo como tema de estudio? Gracias a los estudios históricos se ha logrado, por ejemplo, indagar en el prototipo del supay andino que, en este caso, deberíamos llamar ′supay mestizo′ o demonio mestizo; también se ha aclarado el proceso formativo de la creencia, etc. Pero, a pesar de ello, el acercamiento de la historia no es muy útil —aunque no despreciamos la historia— si queremos analizar su sentido sociocultural o, más bien, su significado en la vida cotidiana. Si usamos únicamente el método de ″la anatomía histórica″ en la investigación del diablo en la sociedad andina, nos condenaríamos a un callejón sin salida. La creencia de la gente del norte del Perú en el compactado no toma en cuenta la transformación histórica del diablo. Tampoco nos ayuda mucho que se dé énfasis a su origen o su evolución. Ante esta situación, creemos que se debe apoyar el tipo de estudio que intente aclarar el pensamiento que subyace a la creencia del diablo nuevo, que es resultado de la fusión entre el proto-supay y el diablo extranjero, centrando la atención sobre la vida de la gente que mantiene las creencias en cuestión2.

12En ese sentido, el presente análisis enfoca la forma sincrónica de la creencia en el compactado actual, pero aquí es menester considerar un punto más: la cuestión de la credibilidad en torno al compactado. Al reflexionar sobre la autenticidad del relato, es preciso hacerlo en dos niveles: si el relato contiene un hecho que realmente ocurrió; y si las personas creen en el relato o no. Cuando se escucha este tipo de relato, no solo del compactado sino también de creencias similares, siempre aparecen aquellos que dudan de lo oído y promueven discusiones sobre la objetividad del hecho. Si bien ese juicio positivista con una visión estrecha es, a su vez, correcto en un aspecto, lo concreto es que la realidad de una creencia de este tipo se asienta en la fe, no en la necesidad de que sea objetivamente cierto. Retornando al caso del C-l, expuesto en líneas anteriores, vimos que la gente lo toma por un hecho real que ha sucedido cerca de ellos, y con ese juicio se narra el caso a la gente de los alrededores. El relato puede sonar increíble a oídos de una tercera persona, pero en el Perú septentrional es bien conocido el modo de compactarse y, de acuerdo a los pobladores, existen muchas personas que han seguido ese procedimiento. Para la gente local ya no se trata de un relato verdadero sino más bien de una realidad social concreta. Esto puede llevarnos a pensar que esa ″realidad social″ está moldeada por el pensamiento popular o incluso por los valores del pueblo que mantiene el culto del compactado. En ese sentido, Jaime Regan señala que ″noes muy útil preguntar si estos relatos son verdaderos o falsos, sino debemos tratar de comprender su significado″ (Regan 2001: 141), y nuestra meta en este artículo coincide con su punto de vista.

13Respecto a la creencia en el compacto diabólico, se han recopilado y publicado un buen número de datos etnográficos pero, pese a su importancia, hay muy pocos estudios etnográficos hasta la actualidad, salvo aquellos que analizan los aspectos históricos del culto del diablo (véase Polia 1988; Regan 2001; Glass-Coffin 2002). La obra sobre el diablo en Sudamérica, por Michael Taussig, excluye el caso peruano, limitando el tema a las sociedades proletarias en Colombia y Bolivia debido a la restricción de su marco analítico. El interés de Taussig es aclarar la experiencia histórica sobre la economía capitalista entre las personas oprimidas, e indagar cómo el diablo representa allí un símbolo de alienación. Taussig trata de analizar la imagen del compactado considerando que el culto está vigente solamente entre la gente proletarizada, centrándose en la relación entre el desarrollo del capitalismo y la imagen del diablo (Taussig 1980: 13). Para este autor, en quien se percibe una gran influencia de la antropología marxista, lo importante es el caso de las regiones donde se han destacado las contradicciones derivadas de la economía capitalista: en las plantaciones de Colombia y las minas de Bolivia. Por ello, en un sentido, resulta natural para el autor excluir el caso de la sociedad peruana. Pero esto nos trae un problema: ¿cómo se debe analizar el diablo en el Perú septentrional? Hemos mencionado antes que el fin de este ensayo es indagar en el pensamiento o la mentalidad popular y su sentido, pero aquí tenemos que añadir un tema más: demostrar que los casos de compactados se encuentran presentes con mucha frecuencia en sociedades que no necesariamente pueden llamarse proletarias. En otras palabras, la meta de este artículo es presentar una interpretación alternativa a la explicación del diablo en términos marxistas, reflexionando sobre los casos del Perú septentrional. Este trabajo trata de examinar las relaciones de las creencias en el diablo con la sociedad que las alberga, sin encerrarlas en el estudio de su proceso histórico.

EL PACTO CON EL DIABLO

14Al principio del capítulo anterior indicamos que el objeto de este ensayo no es indagar en el proceso histórico de la creencia en el diablo, sino aclarar su sentido sociocultural mediante el análisis de la tradición oral. Es decir, queremos examinar el mensaje contenido en el relato del compactado diabólico. En primera instancia, encontramos el sentido explícito del dogma católico referido al demonio: la enseñanza o moraleja religiosa mediante el uso de la imagen del diablo. Si retornamos al caso C-l, veremos que la creencia en el compactado contiene tres mensajes explícitos:

  1. el diablo es temible y tenaz;
  2. hay que alejarse del diablo, de no hacerlo se convertirá en una de sus víctimas;
  3. ante su presencia se debe recurrir a Dios desde el principio.
  • 3 En Europa está difundido este relato: el arrepentido del pacto diabólico ora a Dios o a un santo p (...)

15El último mensaje, ciertamente, no se menciona de modo tan evidente en el relato C-l, pero se deduce del contexto en que se narra, vemos que hay una intención de alejar a los pobladores del diablo y acercarlos a Dios, enfatizando el temor al ser maligno. El relato del diablo, que invoca por contraposición a Dios destacando la presencia del ser diabólico, podría ser parte de un mecanismo más grande que busca resaltar a Dios o a los santos católicos. Encontramos un mensaje similar en la tradición oral recopilada por Gillin en Moche: un hombre arrepentido de haber hecho un pacto diabólico, según el relato, se confiesa y viaja a España, donde ingresa a una orden religiosa y luego se hace misionero en el Perú. Sin embargo, el diablo lo persigue, atormentándolo hasta el día de su muerte3 (Gillin 1945: 148). La moraleja de esta historia también está moldeada por la dicotomía del bien y del mal, como muestra el antagonismo entre Dios (en la figura de la Iglesia o la orden religiosa) y el diablo. El mensaje es que, si uno se vende al diablo, ya no hay forma de anular este contrato ni hay ayuda que la Iglesia pueda ofrecer (ibid.: 148). Pero el relato también enfatiza de manera indirecta el inmenso poder del dios cristiano, capaz de ahuyentar al diablo, a pesar de la persistencia de éste, insinuando una victoria de Dios al final del relato: el diablo atormentó al sacerdote arrepentido del pacto diabólico hasta la muerte, pero en la tradición oral no se menciona que el diablo se lo llevara consigo al infierno.

16Considerado así, se puede afirmar que el relato del compactado, asociado con el dogma católico basado en el dualismo del bien y del mal, funciona como un instrumento o una brújula que guía a las personas hacia Dios, rechazando al diablo. De hecho, la gente a menudo evita hablar del ″diablo″ —como indicamos líneas arriba—, y lo menciona con términos como el ″enemigo″ o el ″mal″. Esta puede ser una manifestación ideológica de que, aún en el lenguaje, se debe eludir al diablo expulsándolo de la vida humana. Este hábito podría ser evidencia de que la idea de evadir al diablo corre en el fondo del corazón del pueblo.

  • 4 Para que tenga sólo esta función, sería suficiente que se difundiese la tradición oral donde apare (...)

17No podemos, sin embargo, estar completamente satisfechos con el análisis del compactado que hace hincapié en la teología cristiana. Si bien es imposible hacer objeciones a tal interpretación, hay que señalar al mismo tiempo que el problema no tiene una solución tan sencilla cuando es analizado en un contexto distinto al dogma católico: el pueblo, a pesar de ser católico, no siempre se comporta de acuerdo a las enseñanzas de su religión. Es cierto que el relato del compactado puede ser considerado un cuento moralizador al estilo católico o una manifestación de su fe, pero también es verosímil indicar que el relato tiene algún otro sentido. Por ejemplo, si recordamos la tradición oral anteriormente descrita, en la que se destacan las relaciones entre el protagonista, el diablo, los bienes o dinero y el cadáver —este juego de elementos aparece en casi todas las versiones del relato del compactado—, es absolutamente imposible comprender las relaciones entre esos elementos únicamente desde la explicación del catolicismo4; tampoco se podría explicar la costumbre de señalar con el dedo a alguien como compactado, ni el hábito de poner en el ataúd piedras y tierra en lugar del cadáver, como vimos en el C-l. En aquel relato, el protagonista es un avaro que quiere más dinero, de igual manera en otras versiones los personajes también son ricos, o por lo menos al final logran cierta opulencia. Resulta imposible ignorar el mensaje económico contenido en el relato en cuestión, simplemente subvalorándolo como un elemento adicional. Pensándolo así, no es suficiente explicarlo en base a la dicotomía del bien y del mal o la insumisión del diablo y la glorificación de Dios; la presencia del demonio debe ser explicada en un contexto más amplio. De aquí en adelante, el texto no se detiene tanto en los elementos católicos, autóctonos, o el producto de la mezcla de ambos, ya que es evidente que la gente se comporta teniendo en cuenta el culto del compactado como un hecho real. En consecuencia, creemos innecesario detenernos en una imaginaria línea divisoria que muestre su origen y procedencia.

18Como señalamos anteriormente, el compactado, el diablo, los bienes y el cadáver son elementos indispensables y comunes en la creencia del compactado, por lo cual se hace necesario reflexionar cómo se relacionan entre sí. A no ser que se aclare este punto, no se podrá entender el motivo por el cual siempre aparecen juntos ni lograremos acceder al pensamiento popular que los nutre.

19En primer lugar, es preciso prestar atención a la realidad del pacto diabólico para reflexionar sobre la escena decisiva, aquella del encuentro entre el diablo y la persona que se va a compactar, donde destacan las relaciones entre los elementos y su estructura. En el norte del Perú se cree firmemente en el pacto diabólico, y se sabe explicar concretamente el procedimiento, aunque hay variaciones respecto al mismo. Por ejemplo, según un informante, el proceso para llevar a cabo el pacto es el siguiente: la persona que quiere compactarse con el diablo tiene que cortarse el dedo mayor de la mano, luego hacer orear esa sangre en algún depósito y escribir la carta del pacto con la sangre. Esta carta la debe dejar en cualquier hueco de una peña. Si el diablo acepta el pacto, deja la respuesta en el hueco, y si no acepta el pacto, simplemente no deja nada. En el caso de aceptar el pacto, el diablo se encuentra cara a cara con la persona a pactar, para conversar y realizar sus tratos. El diablo le da carbón a la persona, que luego se convierte en oro y plata y así la persona se hace rica, pero el oro y la plata que obtiene la persona solo sirven para adquirir terrenos. Si se invierte en otros negocios, se pierde el oro y la plata. A cambio del oro y la plata el diablo le da un plazo a la persona para que muera (Kato 1992: 231-234, véase también, Iberico 1981: 72-73, 77; Regan 2001: 137-138).

20En esta explicación, la grieta de una roca es el punto de contacto con el diablo, pero en otros casos, puede ser un cerro, una cueva o la llanura, no siempre siendo un lugar único. Lo cierto es que el sitio del pacto se sitúa en general en la periferia del espacio de la vida cotidiana: en las afueras de la aldea o las áreas solitarias. Se trata de lugares que no están completamente separados de la vida de la gente, y a donde uno puede ir sin mucha dificultad. Con tales características espaciales, el lugar del pacto adquiere un rasgo de realidad que, a la vez, permite despertar la imaginación de las personas. No es extraño que la gente identifique este lugar con un topónimo concreto ubicado en los alrededores de su poblado (véase Ibérico 1981: 78; Kato 1992: 232, 233; Regan 2001: 135) y, con ello, se lo acepta como un lugar posible para el pacto diabólico.

  • 5 En otros casos, se ofrece un cordero, un cuy negro, un poco de tierra del cementerio, coca, cal, a (...)

21¿Cuál es la esencia del pacto que se lleva a cabo en tal espacio? No cabe la menor duda de que se trata de una ceremonia o rito para establecer una relación especial entre el protagonista y el diablo, como indica el caso mostrado, basada en un mutuo intercambio. De acuerdo con este caso, la sangre de la persona, con la que está escrita la carta, se convierte en una ofrenda al diablo5, mientras éste regala a cambio a aquél plata, oro o dinero, es decir los bienes. Podemos esquematizar este intercambio entre la persona y el diablo de la siguiente manera:

22El Esquema-1 señala el intercambio de sangre y bienes entre el compactado y el diablo. La persona obtiene la riqueza gracias a su propia sangre. No obstante el compactado recibe la riqueza del diablo, este acto no es el objetivo del pacto, ni la esencia de él, es tan sólo un paso que confirma la ejecución del contrato. El diablo otorga los bienes como una especie de arras o adelanto que sirve también para recordar la firma del pacto, ya que él no desea simplemente la sangre del hombre. Lo que finalmente persiguen ambos son cosas mayores. Entonces, ¿cuál es la meta real de este contrato para ambas partes? El suceso en Ninabamba (C-2), que se cuenta como un hecho real, nos brinda una inconfundible respuesta.

Compactado en Ninabamba (C-2)

“En el distrito de Ninabamba, hace ya muchos años, vivía una señora que de la noche a la mañana salió de su humilde condición para convertirse en una persona acaudalada, lo que motivó que los vecinos afirmaran que la mencionada señora se había compactado con el diablo. Efectivamente, cuando murió, botando espuma por la boca, sus familiares la amortajaron y la pusieron a velar en la sala de la casa... en esta oportunidad el viento era mucho más intenso y se oía un fuerte ruido, como si se tratara de una cabalgata, hasta que llegó un momento en que las puertas se abrieron con espantoso estrépito... Cuando se recobró la calma fueron a ver al féretro que encontraron vacío... Al día siguiente, para el entierro, se vieron precisados los deudos a poner piedras dentro del ataúd, con el fin de que los acompañantes que no se habían encontrado presentes cuando el demonio cobró su deuda, pensaran que iban efectivamente a enterrar el cadáver.″ (Ibérico 1981: 78-79)

23En esta tradición oral los jinetes de la cabalgata eran diablos, y se llevaron lo que deseaban. Por su parte, lo que la mujer adquirió de la noche a la mañana era lo que ella había ansiado: los bienes que le pidió al diablo. ¿Qué características encontramos en el intercambio entre los bienes y el resto mortal? Para considerar una respuesta es necesario extraer el pensamiento popular que subyace a estas versiones. Si comparamos C-l con C-2 podemos establecer la estructura morfológica del relato, que se forma en base al pensamiento popular.

  • 6 En el Perú septentrional, la compactada aparece con frecuencia. Sin embargo, Michael Taussig insis (...)
  • 7 Hay casos en que las relaciones sexuales con el diablo están incluidas como requisito en el contra (...)
  • 8 En los relatos citados aquí, lo que exige el diablo es el cadáver, pero en otros casos desea tambi (...)

24Como ya hemos visto, los elementos intercambiados entre el diablo y el compactado son los mismos tanto en C-l como en C-2. También notamos una similitud esencial, ya que ambas narrativas cuentan con una estructura morfológica idéntica, al margen de la diferencia superficial de cada relato. El protagonista en C-l es un hombre avaro, mientras que en C-2 se trata de una mujer pobre6. A pesar de las diferentes circunstancias de los protagonistas, ambos son personas insatisfechas con su situación económica y anhelan poseer mayores bienes, cosa que logran gracias al contrato diabólico. En C-l se insinúan relaciones sexuales con el diablo7 (que tiene cierto control sobre el cuerpo del compactado), pero en C-2 no se encuentra este argumento, y puede ser considerado secundario ya que no habría ningún cambio en la trama si se elimina ese tema. En la escena de la muerte del protagonista, el diablo aparece en diversas formas: como un gato negro, un militar, uno o varios jinetes, etc., sin embargo, siempre tienen la misma misión: la de recoger el cuerpo del protagonista. En C-2 el diablo se lleva el cadáver sin problema, mientras que en C-l tiene que intentarlo dos veces porque la primera vez los parientes del difunto logran recuperar el cuerpo después de una esforzada búsqueda, y recién en la segunda vez el diablo logra apoderarse de él definitivamente8. La desaparición del cadáver es un punto importante que sirve como modulador en el argumento del relato, y en C-l la variación que se refiere a los dos intentos del secuestro del cadáver cumple la función de acentuar la persistencia del diablo. En cuanto al entierro final, en ambos relatos se menciona el uso de tierra y piedras para llenar el ataúd del cuerpo secuestrado. Al considerarlo así, queda claro que las dos narrativas tienen la misma estructura morfológica —enfocándolo a las circunstancias que rodean al protagonista— que explicamos en el esquema siguiente (omitimos los motivos secundarios):

25Sería fácil comprender el desarrollo de la trama al leer el esquema-2 desde la izquierda hacia la derecha. A partir de aquí se pueden señalar varias cosas pero, por el momento, concentraremos nuestra atención en el intercambio de bienes por el cadáver que se lleva a cabo entre el diablo y el compactado. Como indica el esquema-2, el culto del compactado se divide en dos partes justamente en la escena de la muerte como punto de retorno. En cada mitad del esquema figura, respectivamente, el don del diablo o el del compactado, y estos dones, en la primera y segunda parte, se encuentran equilibrados como conjunto, siendo ésta la esencia del contrato. ¿Cuál es el contenido real del intercambio? ¿Qué importancia tienen los objetos deseados por el diablo y el compactado para ellos mismos? Éste es el punto crucial para entender el fundamento de la creencia.

  • 9 Se cree que el diablo es capaz de trasformar las cosas comunes sin valor, como piedras y carbones, (...)

26En primer lugar, observemos los objetos deseados por el hombre y el diablo. La riqueza es, para la gente en general, un medio para satisfacer sus deseos, asociados con el poder, la fama o el honor, y a veces con una inmensa red social a través del sistema de cargos. No obstante, la gente solo puede gozar de la riqueza mientras vive. A pesar de ello, para la mayoría de personas es difícil, sino imposible, conseguirla aunque la deseen. En cambio, el demonio no tiene ninguna dificultad en obtenerla9. Esta radical diferencia en la posibilidad de conseguir la riqueza es la que da lugar a que una persona que desea fortuna pida la ayuda del diablo.

27¿Qué significan los despojos mortales para un ser humano y para el diablo? Para aquél, el cadáver pertenece al mundo postumo, y no tiene ningún valor primordial a menos que espere la salvación en el otro mundo. El cadáver, por consiguiente, es una cosa inútil y molesta, pero es anhelado por el diablo porque él no puede crearlo, mientras que cada ser viviente lo recibe desde el nacimiento. Para el diablo, cuyo objetivo es resucitar al difunto para convertirlo en su subdito, el cadáver es tan indispensable que incluso a veces lo roba —según la creencia popular— de las tumbas. Visto así, el contrato o pacto es para el diablo una medida segura para reservar y obtener el cadáver pagando al compactado el adelanto en forma de los bienes deseados.

28En resumen, el diablo y el compactado forman una relación de intercambio que satisface a ambos al entregar lo que no necesitan o no tiene tanta importancia, y recibir lo que anhelan pero no pueden tener o crear. Hay aquí una coincidencia de intereses que permite establecer una reciprocidad equilibrada. Si es así, este intercambio, para nuestra sorpresa, es completamente distinto al que ocurrió en el primer encuentro entre ellos. Una observación minuciosa nos señala que hay diferencias en el contenido de los objetos del intercambio: lo que entrega el diablo al compactado es el dinero, el oro y plata, la casa, o, en el sentido más amplio, los bienes, que son siempre invariables aunque puedan diferir en cantidad. El problema es, más bien, el carácter de las exigencias del demonio. En el primer intercambio el hombre ofrece su sangre en una carta o en la firma como símbolo de la promesa del cumplimiento del contrato, que concluirá con la entrega de su propio cadáver. Lo notable entonces es la diferencia entre la sangre y el cadáver. La cantidad de sangre utilizada para escribir o firmar la carta no es mucha ni pone en riesgo la vida del compactado. Pero esta ofrenda de sangre no aparece en el segundo intercambio en la última etapa del contrato. Allí, al compactado solo le queda ofrecer su cadáver, insustituible, al diablo en recompensa de los bienes que le ha dado sucesivamente. El contrato no termina hasta que el compactado muere y entrega lo prometido al diablo.

29Al tener en cuenta este punto, queda clara la peculiaridad del intercambio que se ejerce en la última parte del contrato, produciendo un resultado muy distinto al que se obtiene en intercambios comunes en nuestra vida diaria. La diferencia se puede comprender en seguida si se presta atención al lugar donde cobra sentido el objeto recibido gracias al intercambio.

30Los bienes provenientes del diablo se introducen al mundo donde el compactado vive. El cadáver, en cambio, es llevado a un cerro solitario, una cueva, o una roca grande, lugares que marcan la entrada al infierno y que se sitúan en la periferia del pueblo. De allí, el cuerpo ingresa al otro mundo, es decir, el infierno, donde habita el diablo. Cada objeto del intercambio se manda a mundos distintos: los bienes a este mundo; el cadáver al otro mundo. Y este, precisamente, constituye el problema. En líneas generales, en un intercambio entre A y B, por ejemplo, da igual quién hace primero la entrega, siempre y cuando al final ambos cumplan con lo ofrecido. Esto sucede también en el intercambio realizado en el primer encuentro entre el candidato a compactado y el diablo. En el caso visto en el capítulo anterior, el candidato es el primero en dar su ofrenda, pero hay otros casos en los que fue el diablo quien buscó y mandó unilateralmente el dinero al candidato adecuado para hacer el pacto (Kato 1992: 233).

  • 10 Por lo tanto, a veces el diablo y el compactado hacen el contrato sobre la fecha del fallecimiento

31En el intercambio en cuestión, no obstante, hay un orden muy rígido, porque los bienes y el resto mortal tienen sus debidos lugares donde cobran sentido (y valor). De acuerdo a ello, el orden debe ser el siguiente: primero el diablo otorga los bienes al compactado, y de ninguna manera puede alterarse este orden (véase el esquema-2), ya que el contrato para el compactado tiene sentido solo si él mismo puede gozar de la riqueza en este mundo, y para disfrutar de esos bienes necesita tanto su cuerpo como su alma. El diablo, en consecuencia, debe esperar hasta que muera su pareja del contrato para obtener su pedido10. Esta es la razón por la que el diablo siempre entrega por anticipado la fortuna al compactado, y esta también puede ser la fuente del problema de incumplimiento del contrato (véase el capítulo posterior). Pero aquí no hay que olvidar que, debido a tales características del intercambio, el diablo tiene que satisfacer continuamente los deseos del compactado introduciendo los bienes prometidos a este mundo.

32El compactado anhela gozar de su propia vida gracias a los dones o bienes otorgados por el demonio, mientras que el diablo espera ansiosamente la muerte del compactado. El intercambio se ejerce entre este mundo y el otro mundo. Pese a ello, esta permuta no significa un intercambio entre la vida y la riqueza. Si bien este contrato concluye inmediatamente después de la muerte del compactado, con la entrega del cadáver, el compactado ha podido gozar tanto de su vida como de los bienes, a veces incluso a través del prestigio socio-económico en este mundo, aunque sea temporalmente.

33Ahora bien, el análisis de la relación entre el compactado y el diablo no es suficiente para comprender la esencia del intercambio inserto en el culto del compactado. Como señala el esquema-2, el compactado es un ser que transita de este al otro mundo. A menos que muera el compactado, el contrato resulta insignificante, y la médula de esta creencia reside precisamente en esa transición. Resulta necesario explorar el destino que le espera al compactado después de su muerte.

  • 11 El compactado debe proteger la integridad de su propio cadáver. Si tiene alguna deficiencia corpor (...)

34De acuerdo a la creencia popular, quien tiene una muerte normal tendrá luego otra vida en otro mundo. Pero aquel que entrega su cuerpo (o cadáver) y alma11 al diablo, no puede tener salvación después del fallecimiento. La permuta de los bienes por el cadáver significa la concesión demoníaca de riquezas en este mundo a costa de la salvación del alma en el otro mundo. ¿Cómo se relacionan la salvación en el otro mundo y el gozo de la riqueza en este mundo? En el esquema-2 se observa que esta relación funciona en base a un mecanismo que no permite obtener dos cosas al mismo tiempo. Siguiendo el orden interno de la creencia, el goce de los bienes en este mundo implica, necesariamente, sufrimiento en el otro mundo.

35Resulta interesante la estructura del esquema-2, que originalmente sirvió para explicar la relación de intercambio observada en la creencia del compactado. El esquema también es útil para mostrar la relación entre este mundo y el otro. El compactado, aun vivo, que está representado en la parte izquierda, se embriaga del placer temporal de los bienes en este mundo; en cambio, después de la muerte, o sea en la parte derecha del esquema-2, el compactado sufre la eterna tortura de ser subdito del diablo en el infierno. Hay que resaltar aquí que la parte izquierda y derecha del esquema-2 se invierten con toda claridad. El estatus elevado del compactado en la sociedad de este mundo se transforma en el estatus bajo en el infierno, como esclavo del diablo, y el placer temporal en este mundo corresponde al sufrimiento eterno en el otro mundo: aquí se establecen una serie de oposiciones binarias como placer/sufrimiento; temporal/eterno; este mundo/otro mundo. La figura del compactado en este mundo y aquella en el infierno, son completamente inversas.

  • 12 Por ejemplo, se puede explicar al condenado como sigue: en el mundo andino se cree generalmente qu (...)

36Siguiendo este argumento, resulta que este mundo y el otro mundo componen un conjunto continuo cuyos elementos se determinan mutuamente. La idea que subyace al argumento es que no se debe considerar este mundo sólo como lo que es, ya que la vida en este mundo y la ′vida′ postuma forman un conjunto inseparable en un sistema cerrado. El sistema cuenta con una estructura que tiene a la muerte como línea divisoria entre los dos mundos; las circunstancias a cada lado de la línea son necesariamente opuestas. Así, por ejemplo, si uno disfruta de placeres en este mundo, le espera automáticamente sufrimientos en el otro mundo: no son posibles los casos en que se repita el sufrimiento o el goce en ambos mundos. El complejo de creencias sobre el compactado se basa en la idea de que ambos mundos están ligados por medio del principio de 'ni se gana ni se pierde' con la intervención del diablo. Resulta obvio que el pensamiento popular que le da forma es una variante del razonamiento típico encontrado en las creencias andinas12 como la del pishtaco y el condenado, que hemos analizado en otras oportunidades (Kato 1981; 1986) utilizando la teoría de George Foster: ″la imagen del bien limitado″ (Foster 1965). En un sistema relativamente cerrado, como la sociedad campesina, existe la creencia de que hay un límite en la suma de las cosas buenas. Por eso, si alguien obtiene muchas cosas, otras personas del mismo grupo social ya no podrán tomar su cuota respectiva. Por consiguiente, si alguien tiene más de lo normal, significa que esa acumulación de bienes se ha hecho a costa de los demás. Y en este contexto sociocultural, las creencias del condenado y del pishtaco funcionan como estabilizadores de la circulación de los bienes, despreciando socialmente a las personas ricas que acumulan fortuna en la sociedad local. Pero en el caso del compactado, el sistema cerrado no es la sociedad local, como en los casos del pishtaco y del condenado, sino el sistema continuo de este mundo y del otro mundo por donde pasan los mortales sin ninguna excepción: si uno toma lo bueno durante la vida, ya no podrá tenerlo después de la muerte; solo se puede gozar del placer en este mundo sacrificando la salvación después de la muerte. Tal idea, sin duda, promueve indirecta-mente la pobreza. Esta idea se encuentra fuertemente arraigada en las regiones donde se ha desarrollado el culto del compactado. Como indica Ibérico, el hombre no debe buscar riquezas, ni las glorias ni oropeles de este mundo, sino salvar su alma para la vida eterna a través de la pobreza, la humildad y la resignación (Ibérico 1981: 71). Visto así, el pensamiento popular que sustenta tal idea se apoya en el principio de lograr un balance que permita una vida virtuosa en ambos mundos.

EL COMPACTADO COMO SER ANTISOCIAL

37En el capítulo anterior hemos señalado que la voluptuosidad en este mundo y el sufrimiento en el infierno después de la muerte constituyen cara y cruz de una misma moneda, y que se encuentra bien enraizada la idea de que no se pueden obtener bienes en este mundo y la salvación en el otro mundo. Sin embargo, esta conclusión no es del todo satisfactoria para el análisis del sentido sociocultural del compactado. Todavía está pendiente el problema fundamental: ¿por qué se considera a una determinada persona como compactada? Como ya hemos mencionado, en líneas generales se considera que una persona opulenta es compactada. Pero, el nombrar a alguien como compactado no tiene como función señalar que esa persona es rica sino, más bien, sirve para advertir que se trata de un individuo despreciable, que ha acumulado bienes de manera sobrenatural por medio de un pacto diabólico. Pero ¿por qué los ricos tienen que cargar con esa etiqueta negativa? Este problema debe ser reflexionado en una dimensión distinta a la del catolicismo y a los modelos que hemos utilizado hasta aquí. He aquí unos casos interesantes en los que nuestros informantes explican por qué la gente censura al compactado:

″vivía una mujer, cuya situación económica apenas le permitía mantener cierto y estrecho decoro, [hasta que cierta vez] —los vecinos vieron sorprendidos que, de la noche a la mañana, compraba casas, terrenos, joyas y otras riquezas, inexplicables por su pobreza, por lo que comenzaron a suponer que la señora— se había compactado con el diablo″ (Ibérico 1981:106).

38Hay otro más:

″vivía —una persona— que en forma inexplicable, llegó a amasar una fortuna fabulosa. Se decía que habían muchas otras personas tan trabajadoras como el señor—, pero nunca pudieron reunir tanto dinero, circunstancia que hizo presumir que el indicado caballero sostenía trato innoble con el diablo″ (ibid.: 125).

39Tras oír estas voces del pueblo, es fácil entender la razón por la que la gente acusa a una determinada persona de ser compactada. Hay dos elementos que requieren mención especial: la abundancia de bienes, y su inexplicable aparición. Además, ambos elementos aparecen siempre juntos. Por eso, creemos que no es suficiente lo indicado por Regan: ″cuando hay una persona que sobresale demasiado dicen que tiene pacto con el diablo″ (2001: 134), ni tiene sentido la afirmación de que en norte del Perú ″el dinero que produce más dinero es algo misterioso″ (ibid.: 139). Si bien es cierto que una fortuna excesiva se presta más a una supuesta conexión con el diablo, lo importante es el hecho de la asociación sencilla entre los bienes y lo extraño: ¿por qué las personas tan trabajadoras como el compactado no pudieron reunir tanto dinero?; ¿por qué la viuda, que apenas sobrevivía, de la noche a la mañana compró casas, terrenos etc.? En el fondo de la creencia también hay una aceptación tácita de que todos tienen que vivir casi al mismo nivel, sin mencionar cuál es la situación de la vida real o la sociedad actual. Y esta idea de una comunidad horizontal hace destacar el inusitado ascenso económico de personas determinadas. La imagen del compactado no es sino una interpretación popular del cambio repentino de un individuo en el aspecto económico.

  • 13 En torno a este punto, hemos analizado el término de enqa (Kato s/f).

40No obstante, quedan todavía dudas respecto a esta explicación, pues parece simplista interpretar el fenómeno de la repentina o misteriosa bonanza económica de una persona como el resultado de un pacto diabólico. En el Perú septentrional también se hacen plegarias a los cerros, las lagunas o las piedras13 con la finalidad de obtener más dinero (Regan 2001: 120, 124). El culto de estos objetos también puede ser el medio sobrenatural de acrecentar la riqueza y, por consiguiente, hay aquí otra creencia, diferente a la del compactado, que puede explicar la acumulación de bienes. Sin embargo, cuando la gente dice ″por entregarse al demonio el avariento fue condenado al castigo eterno del infierno″ (Mires 1988:52, véase también Gillin 1945:148), se hace uso de la idea de que ″ni se gana ni se pierde″ entre este mundo y el otro mundo, y se está aludiendo al principio básico del complejo de creencias referidas al compactado, es decir que las personas desprecian a un individuo opulento, nombrándolo compactado, para rebajarlo moral y religiosa- mente.

41¿Cómo podemos interpretar esta asociación de los bienes materiales con el menosprecio social? Traemos nuevamente a colación la teoría de ″la imagen del bien limitado″, de George Foster, que fue utilizada para explicar muchos aspectos del comportamiento de los campesinos. Esta teoría se puede resumir de la siguiente manera: los campesinos tienen una visión cerrada de su sociedad. En ese sistema cerrado —en este caso, por ejemplo la comunidad o el grupo local—, lo bueno siempre es escaso o está limitado. Si alguien intenta poseer más que el resto, esta persona forzosamente tiene que quitar a otros esa cantidad adicional. En otros términos, si algún miembro de la sociedad empieza a demostrar un bienestar excesivo, esto es considerado por los demás como una amenaza al sistema cerrado, o sea a la sociedad local, porque el propio pueblo puede ser su víctima.

  • 14 Este cuento fue recopilado en Acolla, departamento de Junín, que no pertenece al Perú septentriona (...)

42A primera vista parece que la aplicación de esta teoría soluciona totalmente el problema. En suma, siguiendo la hipótesis de Foster, el aumento de los bienes del compactado significa la disminución de la fortuna de otros miembros de la sociedad local, y el ascenso económico de aquél implica el sacrificio inevitable de otras personas. Es por eso que hay que rebajar socialmente al compactado, calificándolo de inmoral o malvado. El sistema de creencias referidas al compactado funciona entonces como un medio de control para nivelar el desequilibrio económico generado en la sociedad. Ciertamente ésta parece una muy buena explicación. Pero en verdad de esta manera nunca se llega a comprender la carga negativa del compactado14 pues, como la gente lo reconoce muy claramente, los bienes que adquiere el compactado vienen directamente del diablo, en otros términos es una fortuna que se introduce en la sociedad cerrada desde el exterior. Por lo tanto, esta fortuna no se basa en el sacrificio de otros. Visto así, la solución del problema vuelve al punto de partida una vez más. Sin embargo, hay que resaltar que los bienes otorgados por el diablo producen una reacción de desprecio social, con lo cual resulta necesario revisar nuevamente las características de la riqueza en un contexto más amplio que incluya el atributo sobrenatural.

43Hasta aquí hemos analizado cas os en los cuales el protagonista logra ascender económicamente, pero hay también relatos contrarios, que hablan de la decadencia. Estos relatos reflejan, de igual manera, las asociaciones entre los bienes y la sociedad. Puede que sean formas complementarias a las tradiciones orales ya mostradas, pues guardan una continuidad con las historias que tratan del ascenso económico. Es preciso, por consiguiente, reflexionar en torno a este tipo de narrativas con el fin de buscar una clave para solucionar el problema planteado anteriormente y, luego, indagar en el significado del resultado volviendo a la relación entre los bienes acumulados y el desprecio social.

44A diferencia de las versiones del ascenso económico, que comparten casi la misma estructura, el relato del descenso o decadencia es un poco más complicado. Si bien es cierto que hay elementos comunes relacionados con el diablo, no se puede reducir las causas de la decadencia a un patrón. Hay además dos tipos de relato sobre el descenso: uno que narra el ocaso causado por el incumplimiento del contrato con el diablo; el otro en el que se habla de la decadencia a pesar de haber cumplido el contrato. A continuación presentamos un ejemplo del primer tipo:

El hermano pobre que se libró del diablo (C-3)

  • 15 Taussig afirma que la teoría de Foster no explica la diferencia de sexos del protagonista. Según é (...)

“En cierto pueblo vivían dos hermanos de muy pobre condición. Toda su juventud la pasaron en la mayor miseria que podía haber. Sin embargo, el mayor llegó a casarse con una mujer de mucho dinero. Desde ese momento dejó de ser pobre. Ahora era un señor adinerado y la gente lo respetaba. En cambio, el menor siguió en la pobreza. Pasado un tiempo se casó con una mujer pobre. Entonces la miseria de su hogar fue peor. Un día, en medio de su desesperación, se le ocurrió la idea de conversar con el diablo para pedirle una fortuna. Efectivamente, dicen que se fue al campo en busca del diablo, para hacer un trato con él. Caminó mucho, hasta que llegó a un sitio apartado y solitario, donde se le presentó el diablo. Conversando los dos, el pobre le expuso cuál era su situación y le pidió riquezas. El diablo se comprometió a darle bastante dinero y hacerle una casa, pero fijó una fecha, llegada la cual se lo llevaría. El pobre aceptó. Entonces el diablo redactó el contrato en un papel que llevaba, e hizo firmar al pobre con su propia sangre. Una vez firmado el contrato, el pobre retornó muy contento a su choza. Al llegar al pueblo halló que la casa estaba ya lista y llena de dinero. Así vivió feliz y contento por largo tiempo. Tenía más dinero que otro cualquiera en el pueblo. No le faltaban amigos. Pero ya se acercaba la fecha fijada en el contrato en que el diablo se lo llevaría. Llegó al fin el día de la cita. Entonces el hombre compró un ataúd y llamó a sus amigos. Les rogó que lo pusiesen en ese cajón y que en la noche lo llevaran a un campo solitario. Así lo hicieron sus amigos. Lo encerraron en el cajón, y allí estuvo todo el día. Llegó la noche. Los hombres lo llevaron al campo y le prendieron velas en las cuatro esquinas del cajón. También le pusieron vasijas de agua. Luego se ocultaron por allí cerca. Ya eran como las doce de la noche. A esa hora, los hombres, que estaban escondidos, vieron que llegaban los diablos. Venían a caballo, con distintos colores de ropa. El primero vestía de rojo, otro de verde y el que venía último, de color morado. Comenzaron a llamar al hombre por su nombre, pero este no les contestaba. Continuaron llamándole hasta cansarse, y las velas arde que arde sin consumirse. Cansados al fin de tanto llamar, los diablos se retiraron, dejando al hombre en su cajón. Se fueron irritados por no haber cumplido con el contrato. Pero se vengaron con la casa. La dejaron en ruinas invadidas por lagartijas y sapos.” (Córdova 1976: ll)15

45Esta narrativa muestra un ejemplo de cómo, aprovechando la diferencia de tiempo entre la entrega de los bienes y la del cadáver, se incumple el contrato con el diablo, quien retira la fortuna de quien quebró el pacto. De acuerdo con el sistema de reciprocidad entre el diablo y el compactado, detallado en la estructura morfológica del esquema-2, este desenlace es muy razonable. El diablo, que se ha quedado sin el cadáver, le quita al compactado la fortuna regalada de antemano para restablecer el equilibrio, dejando al protagonista en total decadencia. Aquí debemos prestar atención al hecho de que el compactado no volvió a la situación económica del inicio del relato, más bien quedó en peor situación. No sólo perdió la riqueza —su casa transformada en ruinas con lagartijas y sapos— sino que además fue denigrado socialmente como dueño de alimañas evadidas por todos. El resultado del incumplimiento, por consiguiente, no se puede considerar simplemente como el retorno a la situación inicial, explicada en la parte izquierda del esquema-2, sino a un estado esencialmente distinto, el de la pérdida de los bienes o incluso una situación más perjudicial. ¿Por qué el protagonista tiene que sufrir así? Retomaremos esta pregunta más adelante, pues primero veremos el segundo tipo del relato de la decadencia, en el que se cuenta un final más curioso que el de la narrativa de C-3.

El anciano que se compactó (C-4)

“Un anciano, gracias a un pacto con el diablo, se convirtió, de la noche a la mañana, en un millonario... Los vecinos notaron el cambio que se había producido en el señor... algunos afirman que lo veían entrar por las noches por una cueva de un cerro vecino. Después de algunos años murió, ya anciano, y cuando sus familiares y amigos que habían acudido al velorio fueron a enterrar el ataúd, escucharon, horrorizados, unos extraños y lúgubres gritos de animales no identificables. En precaución de lo que pudiera suceder, clavaron bien la tapa del ataúd y sujetaron firmemente el cadáver, llevándolo al cementerio; pero al momento de introducirlo al nicho notaron que el ataúd no pesaba, entonces procedieron a desclavar el cajón y vieron con gran sorpresa que el cadáver había desaparecido y a lo lejos divisaron que el difunto desaparecía botando chispas y dejando impregnado el ambiente de un fuerte y penetrante olor a azufre. Más tarde, cuando los parientes regresaron a la casa del difunto, vieron que poco a poco todos los animales que él había adquirido se iban muriendo y que los terrenos desaparecían con los huaycos [deslizamientos de lodo y piedras] que en esa ocasión cayeron por la zona y así se esfumaron todos los bienes que el difunto había adquirido con el dinero mal habido.” (Iberico 1981: 98-99)

46Primero debemos tomar en cuenta que la pérdida del resto mortal, las chispas y el olor a azufre, implican que el difunto está en manos del diablo. Así que es posible considerar que este relato entra en la misma categoría de C-l y C-2, en los que se finaliza con el cumplimiento del contrato. El relato de C-3, a su vez, sigue las mismas secuencias de la estructura del esquema-2. La tradición oral que acabamos de ver, sin embargo, se diferencia de los otros dos cuentos mencionados en el punto de la narración que se refiere al estado de la riqueza tras la desaparición del cadáver. Los relatos sobre el compactado terminan, en la mayoría de casos, con el entierro del ataúd con un contenido falso, como cuentan el C-l y el C-2, pero también hay casos en que se narra lo ocurrido después de la finalización del contrato diabólico. Al reflexionar sobre las creencias en cuestión, por consiguiente, es menester incluir en el análisis lo ocurrido después del entierro. Si prestamos atención al final de C-4, vemos que ocurre algo enigmático: el protagonista, a diferencia del señor de C-3, sí ha cumplido perfectamente su deber, pero acaba en las mismas circunstancias que la persona que quebró el contrato, pues sus parientes han quedado totalmente arruinados. ¿Cómo podemos explicar esta desgracia económica? Es bastante común el tema de la decadencia después de cumplir el contrato, no solo en C-4, sino también en otros casos (véase Kato 1992: 234-235; Pérez 1983: 53), por eso nos vemos obligados a considerar las circunstancias que produjeron la ruina para analizar los atributos de los bienes regalados por el diablo.

  • 16 Es totalmente distinto al contrato del seguro de vida en nuestro mundo.

47Respecto a este punto, se podría interpretar de la siguiente manera: quien hizo contrato con el diablo es solo el compactado, y no los familiares del difunto. Y, en principio, la familia no puede heredar una fortuna conseguida por medio de un contrato entre el compactado y el diablo16. Siendo así, debemos averiguar la naturaleza de una riqueza que no tiene ningún valor para los familiares del compactado. Además de ello, el relato que menciona el descenso económico describe los detalles de la desaparición de la riqueza y también alude a una especie de menosprecio relacionado a la fortuna. Por eso en C-4 dice, ″se esfumaron todos los bienes que el difunto había adquirido con el dinero mal habido″, y en el caso de C-3 se asocian los bienes con animales repulsivos como los lagartos y sapos, que usualmente son asociados con el infierno. Los bienes otorgados por el diablo, dada su imagen negativa, se convierten al final en una especie de monumento maligno en forma de las ruinas, que representan también el estado miserable del compactado. Resulta posible afirmar que, dado que los bienes regalados por el diablo tienen una naturaleza marginal, el desprecio hacia el compactado está relacionado a esas características de la riqueza.

48Los bienes otorgados por el diablo, según la creencia popular, son originalmente carbones y piedras convertidas en riquezas, que pueden sufrir una nueva transformación y acabar como ruinas o animales repugnantes en cualquier momento. En este sentido es enigmático, y esa singularidad se nota claramente en su función. Es la fortuna de una sola generación, y son bienes que no se pueden ceder a nadie. Los informantes también lo explican de la siguiente manera: “el oro y la plata que obtiene [del diablo] la persona solo sirven para adquirir terrenos. Si se invierte en otros negocios, se pierde” (Kato 1992: 232), o también dicen: “abundante riqueza... de nada le sirvió” (ibid.: 234). Es preciso afirmar que tales bienes son de distinta naturaleza que los bienes cotidianos. En realidad, sus peculiares características se hacen evidentes, ya que el compactado obtuvo tales bienes de la noche a la mañana o inmediatamente después de la conversación con el diablo, sin tener que hacer mayor esfuerzo.

49Resulta notable también el siguiente punto de la narración: “sólo sirve para adquirir terrenos, si se invierte en otros negocios, se pierde”. ¿Qué significa esto? La frase señala que los bienes están sujetos a cierta condición de uso. Que sean inútiles para los negocios significa, por supuesto, que no pueden ser utilizados como capital. Entonces, ¿cómo se efectuará la compra de terrenos o ganado? Como señala la cita anterior, es posible adquirirlos, pero la consecuencia es obvia si revisamos el final de C-4: los bienes comprados son una fortuna temporal, que desaparece en cuanto muere el compactado. Los bienes provenientes del diablo no pueden ser capital en el sentido estricto, y tampoco pueden de ser acumulados. Resulta que es otro tipo de fortuna, distinta a los bienes utilizados comúnmente por la gente. Es una riqueza incompleta, sujeta a una condición y a un plazo fijo. Vista así la riqueza, podemos decir que el compactado es un falso rico, que introdujo a este mundo una gran cantidad de bienes espurios del otro mundo por medio del pacto diabólico. ¿Qué consecuencias trae esto? El compactado compra, con dinero engañoso, terrenos, ganado, casas y joyas. También logra alcanzar un estatus alto o incluso fama, aunque de manera efímera, gracias a su opulencia. Poseedor de bienes condicionados e incompletos, el compactado los pone en circulación.

  • 17 Hay dos razones por las que nos aferramos a la teoría de George Foster:
    1) permite interpretar los (...)
  • 18 En diversos relatos, el compactado ofrece a sus hijos o sirvientes al diablo en vez de su propio c (...)

50Analizada así la naturaleza de los bienes regalados por el diablo, podemos dar cuenta de que también funciona, después de todo, “la imagen del bien limitado” de George Foster, a la que aludimos en el capítulo anterior17. ¿De qué manera nos permite interpretar lo que hemos analizado hasta aquí? Los campesinos tienen una visión de que su sociedad está cerrada. En ese sistema cerrado lo bueno para ellos siempre está limitado o escaso. Hasta aquí es exactamente lo que explica la teoría de Foster, pero lo que sigue es la aplicación de su teoría. Los relatos nos dicen que este sistema es alterado por una gran cantidad de los bienes falsos. Se adquieren no solamente terrenos, casas y ganados, sino también el estatus y la fama gracias a esa riqueza espuria. A pesar de que la cantidad absoluta de lo bueno originalmente está limitada, quien posee la fortuna falsa asciende a través de ella. En ese momento, alguna persona que no tiene más que los bienes verdaderos cae víctima del que utiliza los espurios. Por consiguiente, si alguien se sube más que otros con la riqueza engañosa, esto se considera como una amenaza al sistema cerrado, donde la gente vive solamente de los bienes auténticos. Resulta necesario juzgar al miembro de la sociedad que introduce los bienes espurios como peligroso, señalándolo con una imagen negativa, por atentar contra la riqueza auténtica de la sociedad18. Es indiscutible, por supuesto, que el complejo de creencias del compactado funciona como control socio-económico, usando para ello la imagen del compactado.

PARA CONCLUIR: LA GRAVEDAD DEL PECADO DEL COMPACTADO

51Hasta el capítulo anterior, hemos reflexionado sobre la inmoralidad o el peligro económico que representa el compactado desde varios ángulos. ¿Qué tipo de sanción se prepara para él? Si bien hemos aclarado el mecanismo de despreciar al compactado viviente juzgándolo como algo amenazador, todavía no hemos analizado lo que le sucederá después de terminar el contrato diabólico, o sea después de la entrega del cadáver. La razón por la que nos preocupamos de este punto tiene que hacer con la frecuencia con que aparece el tema ″de no dejar vacío el ataúd″. También creemos que es posible reflexionar sobre el complejo de creencias del compactado en un contexto más amplio, especialmente si analizamos el tratamiento social del compactado en vida, comparativamente con el compactado muerto.

52Claro es que estos dos aspectos no son más que cara y cruz del mismo problema, porque el tratamiento al compactado muerto se refleja en la maniobra del cajón. ¿Qué ha hecho la gente con el ataúd? Tanto en el C-l como en el C-2, después de la desaparición del cadáver, el cajón vacío se llena de tierra y piedras. La intención de esta conducta se explica “para disimular el entierro” en el C-l y “con el fin de que los acompañantes... pensaran que iban efectivamente a enterrar el cadáver”. En fin, es una farsa para negar tajantemente la relación entre el difunto y el diablo por medio de hacer pesado el cajón hasta lograr el peso de un cristiano (Gillin 1945:148) o para que no se note la pérdida del cadáver. Con este acto fingido, la familia del difunto guarda las apariencias, mientras que la gente que mira con atención el entierro dice haber percibido claramente el engaño. Así lo dicen nuestros informantes y la etnografía consultada previamente.

53Al considerar otros datos con un poco de cuidado, nos daremos cuenta de que hay puntos de falsedad evidente en la explicación hecha por los informantes. En primer lugar, se trata del relleno del ataúd. Además de tierra y piedras, también figuran en la lista, adobe y trapo. Pero hay casos en que el cajón se rellena con pencas [cactus con espinas] (Iberico 1981: 76). ¿Qué significa esto? Con tal que se alcance el peso de un cristiano, el contenido del ataúd puede ser cualquier cosa. Pero si lo rellenan de pencas, se debe pensar un poco más, porque se utiliza la planta como una arma, debido a la naturaleza de sus espinas, para estorbar el acceso de los espíritus malignos. Es por eso que debemos considerar otra posibilidad de interpretar el acto de rellenar: se trata de no permitir el ingreso de nada en el interior del ataúd. El que quiere entrar ahí es el dueño original del cajón, es decir el difunto. Por eso, el acto de rellenar puede ser un ritual que impide el retorno del compactado al cajón. De hecho tenemos otro caso que apoya esta interpretación.

54Según Gillin, “una señora desapareció de su cajón. Sorprendidos sus familiares, lo llenaron de adobes”. Hasta aquí es un hecho común y corriente, pero es importante lo que sigue:

″unos días después, el hijo de la señora encontró el cadáver de su madre en la

chacra. Fue enterrado ahí secretamente″ (Gillin 1945: 148).

  • 19 Esta no es una historia auténtica, como indicamos en el primer capítulo, aunque es una realidad en (...)

55Este acto de enterrar al difunto en la chacra y no en el cementerio, nos hace recordar el hecho de que durante la época colonial, a los no bautizados —o sea los no cristianos— no se les podía enterrar en el cementerio cristiano (Regan 2001:140). En realidad, los compactados actualmente ″no se entierran en el cementerio″ (ibid.: 139). Al tener en cuenta la naturaleza santificada del cementerio, la persona que fuese enterrada en terreno sagrado, estaría más allá del poder del diablo (ibid.: 148). El acto de enterrar al difunto en una chacra no es para proteger a una cristiana de la maldad del diablo. Más bien, es para excluir del ritual católico al muerto, impedir su regreso y, al mismo tiempo, significa la expulsión absoluta de este mundo o sea de la sociedad local19.

56Indagándolo así, los bienes diabólicos transformados en ruinas con lagartijas y sapos también cuentan con el mismo sentido. Como ya mencionamos un poco antes, las ruinas están desalojadas del espacio cotidiano como un sitio inaccesible y despoblado. Si se observa que los restos están formados por tierra, piedras, adobe, trapo o pencas, resulta claro que las ruinas también han sido expulsadas de la vida actual, ubicando ese espacio en el mundo del pasado, así como el relleno del cajón significa el rechazo del regreso del compactado a este mundo.

57La sanción del compactado es muy grave. No tiene salvación en el otro mundo, es borrado y expulsado con sus bienes de este mundo. Al ser anulado en este mundo, el compactado solo es recordado como una persona malvada en la memoria colectiva del pueblo.

Bibliographie

Referencias citadas

ANÓNIMO, 1985 - Bibliot eca campesina: La mamacocha y otros cuentos, Fascículo 7; Lima: Tarea.

CASAVERDE ROJAS, Juvenal, 1970 - El mundo sobrenatural en una comunidad. Allpanchis Phuturinqa 2: 121-244; Cuzco.

CÓRDOVA, Isabel, 1976 - Tres cuentos populares: La literatura oral y Pedro Monge E. Proceso 5: 9-11; Huancayo.

DUVIOLS, Pierre, 1977 - La destrucción de las religiones andinas (durante la conquista y la colonia); México D.F.: UNAM.

FOSTER, George, 1965 - Peasant Society and the Image of Limited Good. American Anthropologist 67: 293-315.

GLASS-COFFIN, Bonnie, 2002 - El pacto diabólico y la identidad cultural en el norte del Perú. Revista Andina 35:129-143.

GILLIN, John, 1945 - Moche: A Peruvian Coastal Community, Institute of Social Anthropology Publication, N° 3; Washington.

IBÉRICO MAS, Luis, 1981 - El folklore mágico de Cajamarca; Cajamarca: Centro de Investigaciones Folklóricas de la Universidad Nacional de Cajamarca.

KATO, Takahiro, 1981 - La narrativa en el Perú. Estudios Iberoamericanos 3(2): 29-42; Tokio: Universidad de Sofía.

KATO, Takahiro, 1986 - Pishtaco y la comunidad andina. En: Estudios de la literatura oral del mundo, Vol. 7: 669-691; Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka.

KATO, Takahiro, 1992 - Tradición oral de Cajamarca. Journal of Inquiry and Research 56: 199-241.

KATO, Takahiro, s/f - Enqa y la sociedad (mimeo).

LOZANO ALVARADO, Daniel & SÁNCHEZ LAYAZA, Betty, 1989 - La tierra encantada: Leyendas de La Libertad; Trujillo: Editorial Sudamérica.

MILLONES, Luis, 1982 - Brujerías de la Costa/Brujerías de la Sierra: Estudio comparativo de los complejos religiosos en área andina. En: El hombre y su ambiente en los Andes Centrales (L. Millones & H. Tomoeda, eds.): 229-274; Osaka: National Museum of Ethnology. Senri Ethnological Studies 10.

MILLONES, Luis, 1984 - Shamanismo y política en el Perú colonial: Los curacas de Ayacucho. Histórica VIII(2): 131-149.

MIRES ORTIZ, Alfredo, 1986 - Los seres de más acá; Lima: Tarea.

NÚÑEZ DEL PRADO, Juan Víctor, 1970 - El mundo sobrenatural de los quechuas del sur del Perú, a través de la comunidad de Qotobamba. Allpanchis Phuturinqa 2: 57-120; Cuzco.

PÉREZ ARAUCO, César, 1983 - Cuentos y leyendas de Pasco; Lima: Universidad

Nacional Daniel Alcides Carrion. POLIA MECONI, Mario, 1988 - Las lagunas de los encantos: Medicina tradicional andina del Perú septentrional; Piura: EPESER.

REGAN Jaime, S.J., 2001 – A la sombra de los cerros: Las raíces religiosas de los pueblos de Jaén, San Ignacio y Bagua; Lima: Vicariato Apostólico de Jaén.

TAUSSIG, Michael T, 1980 - The Devil and Commodity Fetishism in South America; University of North Carolina Press.

TAYLOR, Gerald, 2000 - Camac, camay y camasca y otros ensayos sobre Huarochirí y Yauyos; Lima: IFEA-CBC.

Notes

1 En la época colonial se representó en la iglesia de Belén de Cusco una obra del auto sacramental titulado El pobre más rico, cuyo tema es precisamente el pacto con el diablo, y se dice que por la presentación del teatro aumentaron los feligreses que acudían al templo. A pesar de ello el sistema de creencias del compactado actualmente casi se desconoce en esa zona.

2 Puede ser que suceda lo mismo que en Europa, por lo menos en algunos aspectos.

3 En Europa está difundido este relato: el arrepentido del pacto diabólico ora a Dios o a un santo pidiendo que muestre el poder divino a Satanás y le permita abandonar el pacto que lo ata a sus maldades. A la sazón, del cielo cae el texto del contrato. La narrativa enfatiza la tenacidad y malignidad del diablo, pero en el último momento señala la superioridad de Dios o del santo sobre el diablo. Sin embargo, este tipo de versión casi se desconoce en el mundo andino. Parece que ahí desde el principio se subrayaba la idea de que se debía cortar las relaciones con el diablo, porque se creía que el diablo recorría y aparecía por todas partes en el Nuevo Mundo.

4 Para que tenga sólo esta función, sería suficiente que se difundiese la tradición oral donde aparecen los diablos terribles (véase por ejemplo, Iberico 1981).

5 En otros casos, se ofrece un cordero, un cuy negro, un poco de tierra del cementerio, coca, cal, aguardiente, y una manta negra (Ibid.: 72, 77). También hay casos en los que se pro­mete relaciones sexuales con el diablo y no visitar la iglesia (véase Kato 1992: 234; Regan 2001: 137). El diablo, según la creencia, bebe la sangre (Glass-Coffin 2002:137).

6 En el Perú septentrional, la compactada aparece con frecuencia. Sin embargo, Michael Taussig insiste en que solo los varones tienen pacto con el diablo (su información fue recogida en Cuenca, Colombia) rechazando el análisis de la compactada (Taussig 1980:15, 99).

7 Hay casos en que las relaciones sexuales con el diablo están incluidas como requisito en el contrato (véase Lozano & Sánchez 1989: 22).

8 En los relatos citados aquí, lo que exige el diablo es el cadáver, pero en otros casos desea también el alma. Por eso algunos informantes explican que el diablo se lleva tanto los restos mortales como el alma (Gillin 1945:148).

9 Se cree que el diablo es capaz de trasformar las cosas comunes sin valor, como piedras y carbones, en objetos de valor.

10 Por lo tanto, a veces el diablo y el compactado hacen el contrato sobre la fecha del fallecimiento.

11 El compactado debe proteger la integridad de su propio cadáver. Si tiene alguna deficiencia corporal, aunque sea minúscula, el diablo no lo querrá llevar (Regan 2001: 140). Cuando no puede hacerlo y pierde alguna parte de su cuerpo, por ejemplo en un accidente de tráfico, el alma tiene que seguir caminando en este mundo en forma del condenado hasta que Dios lo perdone (ibid.: 113). La integridad corporal tiene un sentido muy grande para la gente después de la muerte.

12 Por ejemplo, se puede explicar al condenado como sigue: en el mundo andino se cree generalmente que los ricos o quien entierra o esconde cosas útiles como instrumentos, se convierten en condenados, porque la gente considera que ellos monopolizan 'lo bueno' que pertenece a todos. En una sociedad cerrada que no cuenta con tanto excedente se cree que la cantidad de lo bueno está limitada. Por lo tanto, de acuerdo con esa idea, si alguien posee más que los otros, lo hace a costa de los demás. Es menester, en consecuencia, controlar la circulación de los bienes, rectificando el desequilibrio económico causado por fuerzas sobrenaturales (Kato 1981: 40). La misma idea funciona también en la creencia del pishtaco, que es bien conocido como asesino temible en la región. El pishtaco aparece normalmente como opulento en comparación con los campesinos. Prestando atención al origen de su riqueza, es precisamente el dinero que adquiere a través de vender la grasa extraída de los campesinos. En una palabra, el ascenso económico del pishtaco causa forzosamente el descenso y el sacrificio de los campesinos (Kato 1986: 683).

13 En torno a este punto, hemos analizado el término de enqa (Kato s/f).

14 Este cuento fue recopilado en Acolla, departamento de Junín, que no pertenece al Perú septentrional. Tenemos variantes de este relato en la zona en cuestión (véase Anónimo 1985: 26-28), sin embargo, son fragmentos de un relato mayor que trata otro tema. Aquí, para utilizar un ejemplo más completo y señalar el límite sur de la distribución geográfica del compactado, citamos el C-3.

15 Taussig afirma que la teoría de Foster no explica la diferencia de sexos del protagonista. Según él, la teoría es incapaz de interpretar los datos en los que aparecen solamente los compactados masculinos. Sin embargo, en el Perú septentrional hay noticias frecuentes sobre las compactadas contra la suposición de Taussig. Por eso, se puede indicar que la crítica de Taussig sobre la teoría de Foster es desacertada o funciona solamente en el caso de Cuenca, donde él investigaba.

16 Es totalmente distinto al contrato del seguro de vida en nuestro mundo.

17 Hay dos razones por las que nos aferramos a la teoría de George Foster:
1) permite interpretar los personajes míticos como el condenado y el pishtaco, que son típicos en el mundo andino. 2) Taussig afirma que la teoría no explica el sistema de creencias del compactado, obviamente estamos en desacuerdo (Taussig 1980:15).

18 En diversos relatos, el compactado ofrece a sus hijos o sirvientes al diablo en vez de su propio cadáver y el alma. En este caso, su imagen negativa se acrecienta ya que intenta adquirir la riqueza a costa de otros. Pese a ello, no todos los compactados 'venden' a sus familiares o empleados, de hecho las narraciones mostradas no lo mencionan, por eso es obvio que tal interpretación no mira más que un aspecto del compactado.

19 Esta no es una historia auténtica, como indicamos en el primer capítulo, aunque es una realidad en el sentido de que la gente la piensa como un hecho real.

Table des illustrations

Légende Esquema-1
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4865/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Légende Esquema-2
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4865/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 156k

Auteur

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540