Versión clásicaVersión móvil

Sebastián Salazar Bondy: Pasión por la cultura

Capítulo 1. Panorama cultural

Texto completo

1Al casarse en 1947 con Inda Ledesma, actriz argentina, Sebastián Salazar Bondy viaja a Buenos Aires donde vivió hasta 1950. A pesar de las numerosas dificultades encontradas en Argentina, su estancia no fue infructuosa, pues vivir en otro país le había afilado la mirada. Toma conciencia del atraso del Perú, y sus artículos en la prensa servirán de púlpito para tomar la defensa de la pintura moderna, para dar a conocer un poeta todavía ignorado o para obtener que una editorial dé una oportunidad a un escritor de talento.

2Impulsado por la voluntad de asimilar más que de imitar — sus diversas estancias en el extranjero son antes que nada voluntad de libertad, de perfección artística y de regeneración personal—, Salazar Bondy quiere crear algo específicamente peruano: por ello no adhiere a ninguna escuela francesa u otra. Sin embargo, no se libra de las influencias europeas profundas en su cultura, su conocimiento de las artes y sus numerosas amistades literarias: todo forma parte de la apasionante aventura artística del principal animador del debate peruano.

3El viaje a París y el encuentro con Jean Vilar van a inspirar a Sebastián Salazar Bondy en la investigación de lo auténtico. Había leído que era más peligroso para una nación dejarse conquistar por el espíritu que por las armas, y que el poeta debe encontrar su inspiración en su medio y su raza. Los artículos suyos expresan un sentimiento nacionalista que es antes que nada la consecuencia lógica de su estancia en Argentina, lo que nos permite medir el desarrollo del artista en veinte años. Así, sus concepciones artísticas a lo largo de la década del cuarenta eran poco originales y no se diferenciaban del resto de los artistas peruanos.

4Mas a partir de 1952, el discurso de Sebastián Salazar Bondy toma una nueva dimensión: la cultura debe entenderse no sólo como todo lo que está socialmente heredado o transmitido, sino como elemento de crítica permanente hacia la sociedad. Tendrá que ser la aptitud de la conciencia que permitirá al hombre reconocer las injusticias. La promoción cultural será en este sentido factor de transformación y de superación (Leiris 1968:104-112).

  • 3 En 1962, a su regreso de Cuba, Salazar Bondy insistirá en el esfuerzo sin precedente que el gobier (...)
  • 4 Firma sus artículos en El Comercio con el anagrama de su nombre Óscar: Racso. Miró Quesada (1884-1 (...)

5Cuando se llevó a cabo en La Habana — del 4 al 11 de enero de 1968 — el congreso de los intelectuales del mundo entero para reflexionar sobre los problemas de la cultura en los «países subdesarrollados», un buen número de participantes volvieron a presentar las ideas emitidas por Sebastián Salazar Bondy sobre la educación.3 Se entiende, pues, mejor su insistencia en defender contra viento y marea la difusión del libro y de la cultura en su sentido más amplio. Su acción política es desde este punto de vista más preponderante en esos años en los que dos periodistas dominan el mundo periodístico: Óscar Miró Quesada4 y Sebastián Salazar Bondy, cada uno en su ámbito particular: «Racso en su dimensión científica; Sebastián Salazar Bondy en los dominios de la cultura artística. Creo que el periodismo cultural alcanzó con él niveles insuperados, de rara concentración y prosa limpia» (Romualdo 1990: viii).

6Durante casi 12 años Sebastián Salazar Bondy con su sección letras, artes y espectáculos, reina sobre La Prensa y El Comercio; sus columnas representan una parte viva de la producción artística de una época sacudida por las polémicas, las opiniones preconcebidas, las pasiones. Nerval acostumbraba decir «pertenezco a los escritores cuya vida se atiene íntimamente a las obras que los hicieron conocer».

7Sebastián Salazar Bondy forma parte de ellos y ha extendido tan lejos la comunicación entre vida y obra que ambas se confunden en una misma búsqueda de la verdad: «Porque no he dejado nunca de decir la verdad, me costara lo que fuere, y han tenido que respetarme por fin» (en Rama 1965: 31).

  • 5 De manera extraña Sebastián Salazar Bondy no le dedica ni un solo artículo, le interesa más el otr (...)
  • 6 Se trata del manifiesto del modernismo brasileño que no tendrá ninguna influencia sobre el mundo d (...)
  • 7 Hemos encontrado 2.231 artículos redactados por Sebastián Salazar Bondy.

8El fundador del «Modernismo Brasileño» Oswaldo de Andrade5 no dejaba de repetir que «toda la materia se encuentra en el periódico», y es cierto que una página de un periódico representa el compendio auténtico de la existencia contemporánea. La idea del autor de Pau Brasil (De Andrade 1924)6 refleja perfectamente el compromiso de Sebastián Salazar Bondy con la vida de su país; basta consultar sus artículos periodísticos7 cuyo variado contenido es asombroso: gacetillas, invenciones científicas, política mundial, vida cotidiana se codean con sus columnas dedicadas a las diversas formas de arte: fotos, poemas, prosa, etc., todo lo que podemos llamar la «acción cultural».

9Así se va definiendo a lo largo de sus artículos lo que Sebastián Salazar Bondy suele designar como «necesidades culturales». Claro que el término mismo de cultura es una palabra-valija donde cada uno puede encontrar lo que le gusta. Nunca dará una definición precisa del término pero siempre lo opondrá a ocio, tiempo libre, distracción después del trabajo. La idea que tiene de la cultura varía según las épocas, sin embargo se puede encontrar constantes, como por ejemplo la educación. Consciente de que los peruanos son en su mayoría analfabetos, Sebastián Salazar Bondy insiste en el deber del Estado de educar a las masas antes de pasar a la noción de obras del espíritu. Por esta razón preconiza una política cultural que no sea producto de una élite, y así se entiende mejor su lucha contra el arte abstracto que no es inmediatamente comprendida por el público, y va a militar a favor de una «cultura de masa» un poco en el sentido que le daba el Frente Popular en 1936 en Francia: proscribir la condescendencia y el paternalismo. Se tratará para el Estado, pero también para las empresas privadas — sobre este punto de vista su visión es asombrosamente moderna—, de familiarizar al pueblo peruano con los medios de una expresión cultural. Se tendrá entonces que desarrollar los soportes culturales más corrientes: libros, bibliotecas, cinema, teatro, galerías de exposiciones. Así se justifica su deseo de actuar culturalmente usando los medios de comunicación, es decir, el periódico.

Articulos escritos entre 1942 y 1965

Articulos escritos entre 1942 y 1965

Repartición por géneros

Repartición por géneros

Artículos dedicados a la cultura

Artículos dedicados a la cultura

10Una lectura o relectura de la obra periodística de Sebastián Salazar Bondy revela que sigue inalterada a pesar de escribirse en relación directa con la actualidad; hay realmente muy pocas páginas que eliminar y no necesitan notas para ser inteligibles. Uno se asombra por la lucidez que lo lleva a veces a contracorriente, y por el sentido de la fórmula sobre todo en la elección de títulos de las secciones, como por ejemplo El Laberinto y el Hilo, Palo Dulce o La Ventana Indiscreta. Casi todos los artículos llevan su firma, lo que no impide que use muy a menudo seudónimos.

11¿Tal vez porque se rehúsa al lector, intenta esconderse o porque tiene miedo del Poder? En realidad Sebastián Salazar Bondy se divierte al colocarse una máscara pues, al ejemplo de Stendhal, la seudonomía: «No es una huida en el anonimato. Es un arte de parecer, es una alteración voluntaria de las relaciones humanas. Stendhal busca sólo sustraerse al sistema de valores nominales para sometérselo mejor y jugar mejor con él» (Starobinski 1961:194).

12Pero Sebastián Salazar Bondy lo usa por sencillas razones económicas que le permiten publicar dos o tres artículos al día en el mismo periódico. Los nombres de plumas utilizados hacen referencia a un poeta conocido, como por ejemplo Diego Mexía, o la mayoría del tiempo son juegos de palabras mezclando español e inglés, como en el caso de Juan Eye cuando firma las críticas de arte, recordando el aspecto visual, mismo juego que aparece con Diego Mirán, evocando el mirón por lo que concierne al teatro o la literatura; en fin, Pepe Chacarilla, nombre del barrio donde nació y que usa para firmar sus artículos de política.

  • 8 Literalmente «el pato encadenado», semanario de tono humorístico.

13De la misma manera agudeza, humor, ironía son los rasgos evidentes de los artículos publicados en Oiga en la sección «Rocoto(s) Relleno(s)» que evocan el estilo del semanario satírico y humorístico francés Le Canard enchaîné8 que leía en Francia y que le hacía reír a carcajadas. Los «rocotos rellenos» evocan más un tema culinario que político, pero no olvidemos que el rocoto es un ají arequipeño muy picante de apariencia inofensiva, sin embargo... desdichado el que cae en la trampa. Pasa lo mismo con el contenido de sus artículos publicados del 31 de octubre de 1963 al 26 de febrero de 1965, Sebastián Salazar Bondy no los firma pero era un secreto a voces su autoría. No se anda con chiquitas y uno se pregunta cómo el Ministerio del Interior no lo censuró. Como si fuese un exutorio este hombre fino, delicado, cuya educación, cortesía, urbanidad y gentileza llaman la atención de todos, ese hombre, pues, usa un juego de palabras grosero, dudoso, muestra mala fe y a veces roza con el insulto:

Gracias a nuestro Servicio de Inteligencia, infiltrado en el Edificio de Baquíjano donde se edita el famoso diario «La Trenza», tenemos copia certificada, legalizada y Macartizada de un editorial de próxima aparición que pertenece a la serie de Ciencia-Ficción que tan brillantemente ha planeado don Chochocio Soplinez Ferez, autor de varios libros dedicados a la memoria de su maestro José Stalin... (Salazar Bondy 1964a:6)

14Sólo esos panfletos necesitan hoy notas explicativas porque están en relación directa con la política cotidiana del Perú de los años 1950-1960, y se refieren a hechos muy precisos, y la mayoría de las veces tratan de los tejemanejes de los políticos de entonces.

  • 9 Un escritor peruano no puede vivir de su pluma.
  • 10 Recordemos que es en este sentido de «social» que Aristóteles calificaba al hombre de animal polít (...)

15Los cuadros siguientes muestran claramente que Sebastián Salazar Bondy privilegió el artículo periodístico no porque fuese su vía preferida sino porque tenía que ganarse la vida.9 Además, las columnas de los periódicos le permitieron ejercitarse plenamente en la escritura, hacerse conocer y sobre todo son el mejor medio de difusión de los acontecimientos culturales haciendo un rápido análisis que sea asequible a la mayoría, permitiendo también expresar sus ideas sobre la vida política. Este término tiene como evidencia un contenido intelectual, cultural, en la medida en que la sociedad, como la entiende Sebastián Salazar Bondy, es humanista y civil por oposición a una sociedad cerrada. Hay que darle a la palabra su más amplio significado, el sentido cultural confirma y refuerza el significado social del término. Todo lo que toca a la sociedad civil es político: de ahí los innumerables artículos refiriéndose a la vida cotidiana de los peruanos. En definitiva, sería la palabra social, en el sentido de «ciencias sociales», que refleja mejor lo «político» de Sebastián Salazar Bondy.10

16Sería vano al ojear los tres cuadros siguientes ver únicamente una serie de secciones incoherentes. Los casi 2.400 artículos son un instrumento donde se va forjando la vida social, la que acerca a los hombres formados o no por la educación humanista.

Artículos repartidos por firma

Artículos repartidos por firma
  • 11 Aunque sin firma, los artículos son de SSB; conversación con la señora Irma Lostaunau y el señor A (...)

Note1111

17Sólo Abelardo Oquendo pone énfasis sobre esta escritura efímera que a pesar de ser para Sebastián Salazar Bondy un medio de sustento, es tal vez la piedra angular de su obra:

El periodismo fue el campo de las principales batallas de Sebastián, batallas casi todas libradas para conquistar un objetivo no para derrotar a adversarios, por esto era fecundo el mensaje de Sebastián, por eso trascendía. Abierto y generoso, inclinado a estimular y alentar antes que ejercer con rigor el juicio de la crítica, los autores noveles encontraban siempre en él un apoyo, alguien que los ayudaba a darse a conocer. (Oquendo 1991)

18Y más adelante añade:

[...] profesaba el periodismo como se profesa, digamos el sacerdocio. Llamado por la vocación, por una vocación profunda, la suya era la de participar y la de actuar a través de la escritura como hemos dicho. Y a esto responden las virtudes de su prosa de cronista: la claridad con que trasmitía las ideas, y el atractivo con que las presentaba. Siempre era gustoso leer a Sebastián y esta limpidez, y este discreto placer le ganaron una vasta audiencia, el numeroso público lector que el resto de su obra no tuvo, como no la tuvo tampoco ninguno de sus compañeros de generación. Sin esa otra parte de su obra, sin embargo, el periodista no hubiera logrado la repercusión que alcanzó. (Oquendo 1991)

19La lectura de los periódicos y revistas peruanos de los años 1940-1960 enseña que la situación denunciada por Manuel González Prada (1924) no ha cambiado desde principios del siglo: la preponderancia de Lima y la concentración de sus manifestaciones culturales son indudables, incluso si nace a partir del año 1951 en Arequipa y Huancayo, una apariencia de vida cultural.

  • 12 En un ensayo El Perú ya no es Lima (ni Lima es el Jirón de la Unión) Francisco Durand opone Lima a (...)

20Con su fórmula lapidaria «El Perú es Lima, Lima es el Jirón de la Unión, el Jirón de la Unión es el Palais Concert», que tanto gustaba a sus amigos del grupo Colónida reunidos en un salón de té de la calle Baquíjano, Abraham Valdelomar planteaba el problema de un país en la búsqueda de su identidad cultural. Este dandi aristócrata y a la vez gentilhombre campesino denunciaba ya bajo la firma de El Conde de Lemos el dominio de una capital que Mariátegui, Arguedas y muchos otros también revelarán.12

21Y es cierto que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial el compromiso político se percibe necesario, aunque la noción sea polisémica, los unos acusando a los otros de quedarse en el ámbito de las ideas abstractas y de falta de pragmatismo. A excepción de unos cuantos escritores, entre los cuales está Sebastián Salazar Bondy — por lo menos antes de viajar a la Argentina — , que rechazan el estatuto de combatiente político, el compromiso en la acción cultural es considerado casi como una obligación. El arte por el arte no tiene casi ningún adepto.

  • 13 Cambiará rápidamente de orientación después del viaje a Argentina de Albert Camus y publicará larg (...)

22A principios de 1947 la revista argentina Sur13 hace eco de las posiciones de Jean-Paul Sartre, quien había precisado sus tomas de posición políticas — en la extrema izquierda no comunista — en un importante ensayo, El existencialismo es un humanismo, que predicaba una doctrina de compromiso intelectual y físico. De la misma manera su otro ensayo, Baudelaire, no tiene nada que ver, a excepción del título, con la crítica literaria; se trata en realidad de un pretexto elegido para ilustrar su teoría expresada ya en 1945 en la revista Les Temps Modernes, y que se puede resumir así: el escritor está «en situación» en su época, cada palabra suya tiene resonancia. Cada silencio también.

23La pregunta ya no es ¿tiene uno que comprometerse?, sino ¿puede uno no comprometerse? Pero los hombres de letras no forman un grupo homogéneo y actúan en formación abierta, cada uno a su manera, cambiando a veces radicalmente de orientación. Sebastián Salazar Bondy forma parte de ellos. Escritor polimorfo no se reduce a un modelo único, y para poder acercarse a su acción, entender la meta que persigue empujado por un deseo absoluto y por una voluntad revolucionaria cierta, sin desviar hacia la ineficiencia o la utopía, debemos analizar la situación cultural del Perú, y particularmente, por razones obvias, la de Lima. Sin embargo, antes de penetrar en el universo específico de las actividades culturales, de evocar el aire del tiempo sin sacrificar a la tentación de leer el pasado en función del presente, es necesario analizar el camino, diferenciar los acontecimientos de la vida política y de la vida cultural.

24El año 1950 aparece como un punto de referencia satisfactorio, y el año 1965 como el punto de llegada. Esa elección obedece a varias razones de orden político, sociológico, biográfico — Sebastián Salazar Bondy regresa al Perú en 1951 y fallece en la madrugada del 4 de julio de 1965 — y sobre todo porque a partir de 1951 el teatro toma auge, aunque en 1947 se publican tres obras nacionales: Don Quijote de Juan Ríos Rey, Esa luna que empieza de Percy Gibson Parra y Amor, gran laberinto de Sebastián Salazar Bondy (1948:10).

  • 14 Mesa Redonda acerca de la generación del cincuenta, en Bravo 1989: 193.

25Después de la llegada al poder de Luis Bustamante y Rivero y el efímero período democrático que ve un intento de acabar con «un régimen caduco de propiedad feudal» (Bustamante y Rivero 1949:15), el Perú vive cambios significativos: se admite el mestizaje cultural, Jorge Basadre y Luis E. Valcárcel ocupan puestos en el Ministerio de Educación y elaboran los fundamentos de una verdadera política educativa; el viento del cambio sopla también sobre la capital donde llegan las masas populares provenientes de la sierra andina y que se instalan en precarias barriadas invadiendo lugares célebres magnificados por la canción criolla. Las clases medias emergentes empiezan a referirse a nuevos valores diferentes de los tradicionales que pertenecían al repertorio típico colonial. La Lima descrita por Julio Ramón Ribeyro en Los gallinazos sin plumas, la Lima antañona, aristocrática, criolla va perdiendo su identidad: «Mi intención fue justamente la de retratar la Lima que estaba transformándose, que empezaba a cholificarse, la de una clase media en desagregación, una clase pudiente en decadencia y sobre todo una también desagregación de la familia patriarcal».14

  • 15 No existen estadísticas fidedignas, hemos consultado todas las colecciones completas precitadas. E (...)

26Pese al golpe de estado del general Odría, el «Perú regresa a la normalidad» como dice con cierto humor negro Martín Adán, los cambios profundos no paran y el resultado se concretiza en la aparición de una multitud de revistas, todas literarias justamente porque los temas políticos, sociológicos, incluso económicos no podían tratarse. ¿Qué mejor refugio que la literatura, qué más inofensivo que ella? Imposible estudiarlas todas, sin embargo para poder apreciar el rol exacto de Sebastián Salazar Bondy, evitar en lo posible la subjetividad y apreciar su labor cultural, es necesario beber en las fuentes de las más cotizadas de la época: Las Moradas, Mar del Sur, Letras Peruanas, Cultura Peruana, Mezanine, Revista de Cultura Peruana, Cultura y Pueblo, Espacio, 1951 (Semanario Peruano) y los periódicos más leídos como El Comercio, La Prensa, La Crónica, y la publicación anual Anuario Cultural.15

  • 16 La sección Actividades culturales se publica por vez primera en Cultura Peruana n.° 58, enero-febr (...)

27Un primer aspecto se pone de manifiesto: la casi total ausencia de comentario o artículos críticos durante los años 1940-1950. Hay que esperar el año de 1953 para que aparezcan en Cultura Peruana varias páginas dedicadas a los sucesos culturales del mes16 y 1955 para que Juan Mejía Baca edite el Anuario Cultural del Perú, cuyo director es Julio Vargas Prada, más conocido bajo su seudónimo Julio Julián. El anuario se reparte gratuitamente y según uno de los redactores quiere ser «un examen de conciencia que corresponde realizar antes de emprender una nueva jornada; para que la experiencia se convierta en porvenir; para que se salven los errores y revivan los triunfos» (Anuario 1955:1).

28De la misma manera se van a multiplicar entre 1950 y 1964 compañías de teatro, galerías de arte, cuerpos de ballet, editoriales. Entre 1945-1950 las revistas dedicaban sus reseñas a obras extranjeras presentadas en el Teatro Municipal, en el Teatro Segura — en estado lastimoso— o en los auditorios de la Asociación de Artistas Aficionados (AAA) o de los institutos culturales extranjeros. Las exposiciones se realizan en tres galerías: la Galería de Lima, la sala de exposición de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas y la Galería Gesinus del pintor Bob Gesinus, pintor holandés que residía en Lima. La ópera, la música, la danza son patrimonio de las compañías en gira internacional, sobre todo argentinas o norteamericanas. Progresivamente aparecen en la prensa nombres de obras nacionales, de pintores peruanos, aunque los cuadros expuestos sean de desigual valor, prueba de que el clima psicológico, sociológico y moral cambia. Así se relatan las manifestaciones relativas a la cultura andina que hasta 1950 estaba prácticamente ignorada.

29Sólo Sebastián Salazar Bondy tiene el valor de publicar durante varios años consecutivos un informe cultural y de proponer soluciones pragmáticas a los problemas que el Perú enfrenta:

Uno de los aspectos de la vida nacional que ha sido objeto de mayor abandono y descuido de parte del régimen que fenece es el de la cultura. [...] porque, a decir verdad, los nombres que han ejercido el poder durante los últimos ocho años han dado muestras verdaderamente documentales de que, personalmente o como obra políticamente interesada, la ilustración del pueblo, por medio de los productos más netos y macizos del espíritu, no les preocupaba en absoluto. (Salazar Bondy 1956ª: 10)

30Va a redactar un plan de emergencia donde se perciben acentos irónicos, que volverá a tomar cuando su acción cultural se vaya confundiendo más y más con su compromiso político:

El plan [...] debe abarcar desde la reorganización de la llamada Dirección de Cultura, del Ministerio de Educación Pública, ahogada por la mezquindad de sus rentas, de la cual dependerá automáticamente la reconstitución de todas sus dependencias [...], hasta la intervención estimulante y respetuosa — y esto es muy importante, puesto que el Estado debe amparar, pero no influir en la producción artística e intelectual — de las entidades oficiales en las tareas que los particulares realizan en el campo cultural. (Salazar Bondy 1956a: 10)

31El año anterior había denunciado ya el laxismo oficial en el ámbito cultural: «[...] una de las causas por las cuales el desarrollo de nuestra cultura tiene un desenvolvimiento lento y anormal radica en la indiferencia oficial al respecto y en la concomitante ineficacia de los organismos estatales destinados precisamente a dar impulso a la vida artística e intelectual del país» (Salazar Bondy 1955b: 10).

32Al insistir sobre la actitud desdeñosa del Estado hacia la cultura Sebastián Salazar Bondy va una vez más a someter al público sus ideas que si no son originales son constructivas, y al mismo tiempo presenta varios proyectos de reestructuración del Teatro Nacional del Perú (TNP) y de las editoriales, que nunca serán examinados por los directivos estatales. Siguiendo esta senda propone una idea totalmente nueva en 1956: reformar a favor de las empresas el sistema fiscal, tomando el ejemplo norteamericano de las daciones, y así favorecer las manifestaciones culturales:

Si una institución cultural o científica es objeto de una cesión de bienes o dinero, a título de herencia, legado o donación, la transferencia no está eximida de impuestos [...] La situación, como se ve, no estimula la filantropía destinada al fomento de la inteligencia [...] entre nosotros no abundan quienes, al modo de los Rockefeller, los Guggenheim, los Cabot, etc., dispongan de parte de sus riquezas para alentar la creación intelectual y artística, y la investigación científica, especialmente las que llevan a cabo los particulares. (Salazar Bondy 1956b: 8)

33Si Sebastián Salazar Bondy tiene razón, en el fondo ¿cómo era la vida cultural en Lima? ¿Era, como se acostumbraba decir, un desierto cultural? ¿Se limitaba a unas pocas reuniones literarias en los cafés, a un microcosmo intelectual que se encontraba en una peña de moda? La única manera de saberlo es establecer una relación detallada de los sucesos culturales, de las compañías de teatro, de las exposiciones, susceptible de revelar los cambios de una sociedad en mutación.

34Cuando se analizan rápidamente los cuadros siguientes es asombroso constatar que existía un gran número de elencos: 83, número que en valor absoluto y relativo sobrepasa de lejos las informaciones que dan los periodistas. Sin embargo, hay que matizar esas cifras, primero porque la mayoría de los conjuntos no eran profesionales y no existieron al mismo tiempo y en la misma época; por otra parte aunque las obras presentadas no tengan la misma calidad artística es difícil afirmar que no había nada interesante que ver en Lima.

35El gran número de asociaciones teatrales conformadas por aficionados es sorprendente; encontramos por ejemplo bancos, ministerios, círculos extranjeros — dos compañías presentaban espectáculos en francés entre 1950 y 1959 — institutos culturales, universidades, todas encuentran en el teatro un medio de expresión. Las funciones están abiertas al público y no son exclusivamente reservadas a los estudiantes o miembros de clubes o asociaciones.

  • 17 Más adelante se desarrollarán las ideas de Sebastián Salazar Bondy sobre el teatro (ver capítulo 6 (...)

36Las obras presentadas son en cambio muy significativas: a lo largo de quince años 1.058 obras dramáticas fueron representadas, de las cuales sólo 191 son nacionales, o sea, 18% del número global. Entendemos pues los motivos de Sebastián Salazar Bondy, quien obraba a favor de una cultura nacional.17

37El año más relevante es el de 1962, en el mes de abril — en el verano los teatros estaban clausurados— a mitad de diciembre, es decir, a lo largo de casi nueve meses hubo 142 funciones, o sea, un promedio de 18 presentaciones mensuales.

  • 18 Ver el capitulo 6 «El critico teatral».

38Así se desmiente la tradición tenaz que sostiene que en Lima no hay teatro. ¿Cómo entenderlo? Tal vez puede explicarse por el hecho de que los espectáculos presentados no son populares y se dirigen únicamente a la misma categoría socioprofesional: las clases dominantes llamadas corrientemente «burguesas». En realidad la noción de desierto se aplica esencialmente a las obras nacionales que cuando existen son de una gran pobreza dramática.18

39Por otro lado el espectador peruano parece más esclavo de la moda que verdaderamente amateur den teatro, lo que se entiende muy bien cuando uno ve las carencias del sistema educativo y la falta de política cultural del gobierno.

Funciones teatrales

Funciones teatrales

40Los quince años que nos interesan vieron las experiencias estéticas más diversas y extremas y a la vez conflictos virulentos entre grupos, generaciones de artistas que desarrollaron una gran actividad creando una prodigiosa multiplicación de producciones artísticas en Lima. La relación siguiente muestra que se llevaron a cabo 1.240 exposiciones. Si en lo que se refiere al teatro el panorama era resueltamente internacional, sucede lo contrario con las exposiciones, donde la preeminencia es nítidamente nacional: 499 artistas plásticos peruanos sobre un total de 741, o sea, un porcentaje de 67,4%. El número de galerías sigue un movimiento similar: pasa de 7 u 8 lugares de exposición antes de 1947 a 45 en 1964. De manera general todos los establecimientos abiertos al público — bancos, institutos privados o públicos, sedes de periódicos, municipalidades, universidades — hacen el esfuerzo de presentar pinturas, fotos, esculturas, objetos de artesanía popular en lo que lleva el nombre de «galería» y que son a veces bibliotecas, cafeterías o corredores inadaptados a la muestra de obras de arte. Sin embargo, el público acoge ello con benevolencia y esa multiplicación de salas va a favorecer la toma de conciencia de una cultura nacional.

Galerías de exposición (1950-1964)

Art Center de Miraflores

Asociación Cultural Peruano-Británic

Asociación de Artistas Aficionados

Asociación Nacional de Escritores y Artistas

Ca’ d’Oro

Café «Los Bohemios»

Casa Oechsle

Club de Leones de Miraflores

Colegio San Andrés

Departamento de Arquitectura de la Escuela Nacional de Ingenieros

Diario «La Crónica»

Entre Nous

Escuela Nacional de Bellas Artes

Galería «Campo Abierto»

Galería «Cándido Portinari» Centro do Estudos Brasileiros

Galería «Don Kunkel»

Galería «Estilo»

Galería de Arte «Van Dyck»

Galería de Arte «Sabattini»

Galería de Lima

Galería del Banco Continental

Galería Garcilaso

Galería Gésinus

Galería Goya

Galería José Sabogal (Radio Mundial)

Galería Montparnasse

Galería Roma

Galería San Marcos

Gran Unidad Escolar Bartolomé Herrera

Hotel Bolívar

Instituto Cultural Peruano-Argentino

Instituto Cultural Peruano-Británico

Instituto Cultural Peruano-Norteamericano

Instituto de Arte Contemporáneo

Instituto Peruano-Israelí

Little Galery Municipalidad de Lima

Municipalidad de Magdalena del Mar

Municipalidad de Miraflores

Museo de la Cultura

Museo de Reproducciones de la Universidad de San Marcos

Negro-Negro

Restaurante «Gallo Ronco»

Sala de Exhibiciones «Estilo»

Sociedad de Arquitectos

41Si la concientización de las «masas» se vuelve perceptible en las artes plásticas se nota también en la música, la danza y las conferencias.

  • 19 Salazar Bondy [1965]. Programa de 14 p., el poema está en la página [4], ver anexos, «obras de Seb (...)

42A inicios de 1950 los conjuntos musicales extranjeros son tan numerosos como los nacionales, pero el número de conciertos fue creciendo y la tendencia se invierte a favor de los músicos peruanos. Así, en 1962, de 93 conciertos 51 ensambles que tocan son peruanos. Otro fenómeno revelador del cambio: las obras tocadas eran la mayoría del tiempo extranjeras, los compositores más representativos eran Mozart — en 1956 se celebró el bicentenario de su nacimiento — y Beethoven. Pero a partir de 1956 se escuchan en los auditorios limeños las obras de los compositores peruanos: Francisco Pulgar Vidal recibe el Premio Nacional «Dunker Lavalle» por su «Cuarteto n.° 1»; se toca la «Pequeña Sinfonía» de Olga Pozzi-Escot dirigida por Theo Buchwald en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; Edgard Valcárcel, el más joven y talentoso, interpreta las «Siete Saturnales» para piano, mientras que su «Tríptico Marino» para trío de cuerdas, piano y soprano tiene un éxito clamoroso en el Teatro Municipal de Lima, y hasta el propio Sebastián Salazar Bondy escribe un poema lírico para orquesta.19

43Las formaciones musicales nacionales tienen tanto éxito como las extranjeras, aunque la Filarmónica, la Orchestra d’Archi, Anacrusa, el Coro de la Facultad de Letras tengan dificultad para competir con la Orquesta de la Nueva Orleáns o la Orquesta de Cámara de Berlín, invitadas en 1956.

Conjuntos musicales (1941-1964)

«Los Amigos del Arte» de Chiclayo

Academia de Música «Bernardo Alcedo»

Academia Schubert

ANACRUSA

Coro Art Center

Coro de Cámara «Madrigalistas de la UNI»

Coro de Miraflores

Coro Filarmónico de Lima

Coro Giuseppe Verdi

Coro Lima High Singers

Coro Polifónico Mormón Peruano

Coro Universitario de la UNMSM

Cuarteto Femenino de Cuerdas de la OSN

Cuarteto Franken

Grupo Artístico de Lima

Grupo Lírico Independiente

«Niños Cantores de Lima»

«Orchestra d’Archi» (Instituto Cultural Ítalo-Peruano)

Orquesta de Cámara de la UNI «Ars Limensis».

Orquesta de Cámara de Miraflores

Orquesta Filarmónica

Orquesta Sinfónica Infantil

Orquesta Sinfónica Nacional

The Lima Women Chorale (Jean de Tarnawiecki)

Trío Rovatti

Conciertos y óperas

Conciertos y óperas

44En cuanto a la danza, ya sea clásica o moderna, continuaba olvidada a pesar de que existían nueve conjuntos coreográficos. Los que destacaban eran el francés Roger Fenonjois, quien dirige su propio ballet, el Ballet Nacional y el Ballet de la Universidad de San Marcos creado en 1964, y la norteamericana Kaye Mac Kinnon. Paulatinamente aumentan las representaciones de danza conforme aparecen en la prensa artículos relatando las presentaciones, de 5 en 1950 a 51 en 1962, aunque según Pablo de Madalengoitia 1955 «marcó el auge del ballet en Lima, tanto por la calidad y cantidad de los espectáculos presentados como por el entusiasmo e interés que ellos despertaron en el público» (Madalengoitia 1955: 44).

45No obstante el éxito de los bailarines nacionales, los ballets extranjeros continuaron siendo los más apreciados por un público y una crítica que no tenían todavía suficiente espíritu crítico para diferenciar un buen bailarín de una estrella. Gran parte de los espectáculos presentados por el Ballet Theatre of New York o por los húngaros Istvan Rabovsky y Nora Kovach son clásicos como «El lago de los cisnes», «Giselle», «Jardin aux lilas (sic)» y «Nancy Free».

Números de representaciones

Números de representaciones

46Hay que resaltar, en fin, el éxito inigualado que tuvieron las conferencias y presentaciones literarias por aquella época, verdadero caballo de batalla de las instituciones culturales limeñas por razones económicas obvias: los gastos eran reducidos al máximo, el conferencista extranjero era invitado por una universidad o una embajada, y muchas veces se sacaba provecho de la llegada a Lima de una personalidad en visita oficial o turística para pedirle el favor de una charla. Los conferencistas peruanos eran rara vez remunerados y en el mejor de los casos se les ofrecía una comida después de la prestación.

47Se presentaron al público limeño, durante el período contemplado, 2.805 conferencias, de las cuales 716 estuvieron a cargo de conferencistas extranjeros y 2.089 de expositores nacionales.

48A partir de la base de datos establecida podemos tener una idea de la vida cultural limeña. Dos conclusiones se imponen: en un momento en que el desarrollo intelectual y económico se hace patente, el número de sucesos culturales crece. A medida que van aumentando, el número de artículos de prensa redactados por Sebastián Salazar Bondy crece no únicamente porque relata lo que ve o lee sino porque participa en el progreso del Perú. Es significativo también que sin prostituir su pluma nada o casi nada escapa al ojo de Sebastián Salazar Bondy, tal vez porque su reencuentro con el país a su regreso de Argentina tuvo un efecto similar a un verdadero flechazo. Ajuiciado por la experiencia porteña, Sebastián Salazar Bondy encuentra una pasión, una fuerza que logra contener por medio de su pluma. Da la impresión de poder entender la cultura bajo todas sus categorías, aunque sus preferencias se dirijan hacia la literatura. Sebastián Salazar Bondy da conferencias, entrevistas, relata hasta el mínimo evento, se apasiona por el cinema, el teatro, la pintura, la edición, las revistas, se lanza a cuerpo descubierto en defensa de los jóvenes artistas y escritores para darles confianza en su tierra, su pasado y su raza. El papel más importante de Sebastián Salazar Bondy no ha sido hacer conocer al Perú las últimas corrientes estéticas argentinas o europeas, sino entregarse totalmente a su pueblo, considerar su país como un receptáculo de posibilidades infinitas y decirlo.

Notas

3 En 1962, a su regreso de Cuba, Salazar Bondy insistirá en el esfuerzo sin precedente que el gobierno de Fidel Castro y su ministro de Educación Hart emprendieron contra el analfabetismo, en Salazar Bondy 1962a: 14-15.

4 Firma sus artículos en El Comercio con el anagrama de su nombre Óscar: Racso. Miró Quesada (1884-1981) recibe en 1975 el Premio Nacional de Fomento a la Cultura. Salazar Bondy usa también de cuatro seudónimos para firmar sus artículos: Juan Eye, Diego Mexía, Pepe Chacarilla y Diego Mirán.

5 De manera extraña Sebastián Salazar Bondy no le dedica ni un solo artículo, le interesa más el otro poeta brasileño Carlos Drummond de Andrade (ver en anexos el parágrafo «Artículos»).

6 Se trata del manifiesto del modernismo brasileño que no tendrá ninguna influencia sobre el mundo de las artes en el Perú.

7 Hemos encontrado 2.231 artículos redactados por Sebastián Salazar Bondy.

8 Literalmente «el pato encadenado», semanario de tono humorístico.

9 Un escritor peruano no puede vivir de su pluma.

10 Recordemos que es en este sentido de «social» que Aristóteles calificaba al hombre de animal político.

11 Aunque sin firma, los artículos son de SSB; conversación con la señora Irma Lostaunau y el señor Abelardo Oquendo.

12 En un ensayo El Perú ya no es Lima (ni Lima es el Jirón de la Unión) Francisco Durand opone Lima al resto del Perú mostrando que: «Mientras Lima inicia la conquista del Perú desde el punto de vista de la industrialización capitalista, el Perú inicia la conquista desde el punto de vista del movimiento popular (en Ortega 1986: 14-15).

13 Cambiará rápidamente de orientación después del viaje a Argentina de Albert Camus y publicará largos extractos de sus obras dramáticas.

14 Mesa Redonda acerca de la generación del cincuenta, en Bravo 1989: 193.

15 No existen estadísticas fidedignas, hemos consultado todas las colecciones completas precitadas. Encontramos únicamente cuatro números de Anuario cultural correspondiendo a los años 1954, 1955, 1956 y 1957. Los periódicos están incompletos y a veces no se hicieron comentarios de las manifestaciones culturales sea porque no presentaban interés, sea porque no pertenecían a la línea del periódico.

16 La sección Actividades culturales se publica por vez primera en Cultura Peruana n.° 58, enero-febrero de 1953.

17 Más adelante se desarrollarán las ideas de Sebastián Salazar Bondy sobre el teatro (ver capítulo 6).

18 Ver el capitulo 6 «El critico teatral».

19 Salazar Bondy [1965]. Programa de 14 p., el poema está en la página [4], ver anexos, «obras de Sebastián Salazar Bondy».

© Institut français d’études andines, 2005

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Esta publicación digital es el resultado de un proceso automático de reconocimiento óptico de caracteres.

Comprar

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search