Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

E.P.S. Huayco. Documentos

Prefacio

Combates por la historia

Texte intégral

E.P.S. Huayco frente a Sarita Colonia. 1980. De izquierda a derecha: Charo Noriega, Mariela Zevallos, Herbert Rodríguez, María Luy y Francisco Mariotti flanqueado por sus hijas. No aparecen Juan Javier Salazar y Armando Williams.(Fotografía: ¿AW?).

Diecinueve anos después. De izquierda a derecha: Armando Williams, Francisco Mariotti, Charo Noriega y Juan Javier Salazar. (Fotografía: GB).

1Correctamente asumida, sin embargo, esta cercanía personal puede ser favorable para la reconstrucción minuciosa no sólo de los hechos sino además de las ideas y de los sentidos –en todos los sentidos– que hicieron del tránsito cultural a la década de 1980 un desplazamiento también hacia una (post)modernidad distinta y propia. En sus logros y dificultades: es una decisión deliberada la que en este volumen lleva a analizar tanto la plenitud de ese fenómeno como sus precarios orígenes. Y sus gestos agónicos. Percibido como historia –y no tan sólo como estética– el proceso artístico se nos ofrece tan revelador en sus balbuceos iniciales y en sus gestos de agotamiento y crisis –hasta de enmudecimiento–como durante su culminación expresiva.

2El riesgo que mi proximidad agrava, no obstante, es el de la subjetivización de un terreno ya severamente lacerado por ella. De allí el interés puesto en la descripción factual de los hechos, aunque procurando no perturbar demasiado la intensidad afectiva y teórica de la mirada que así se moviliza. Ante lo contencioso de algunos de los temas, he intentado consultar e identificar la fuente específica de cada versión, señalando también el carácter conjetural de aquéllas sobre las que no queda rastro documental o testimonios adicionales que las corroboren.

3Pero la profusión de datos y citas responde de igual manera a la necesidad de poner cierto orden en un tema sobre el que se vienen multiplicando publicaciones apresuradas, con una acumulación impresionante de errores. A veces de un modo inexplicable: aún después de inaugurada la reciente retrospectiva de E.P.S. Huayco –donde se hizo disponible un amplio despliegue de materiales e informaciones fehacientes– otros libros y exposiciones han perpetuado toda suerte de tergiversaciones, equivocando hasta responsabilidades, autorías, fechas, títulos, nombres. Se adjudican a ese colectivo, por ejemplo, piezas anteriores a su existencia, minimizando en cambio una producción madura que además otros desubican cronológicamente: en algunos casos Sarita Colonia aparece fechada en 1981, desvirtuando así su cabal significado histórico (y político). E iniciativas previas tan claramente datadas como Contacta 79 se ven identificadas con las elecciones para la Asamblea Constituyente de 1978, confundiendo momentos y sentidos.

4Las distorsiones son tantas que sólo en muy pocas ocasiones he intentado explicitarlas. Y casi en ninguna me he preocupado por precisar las muchas instancias en que informaciones e interpretaciones proporcionadas por trabajos anteriores míos fueron luego incorporadas a escritos ajenos sin respetar las normas establecidas de atribución y referencia. Esto último, en realidad, es una práctica indebida que se generaliza en nuestro medio conforme se generaliza también cierta informalidad académica junto a la extraña idea de que es posible hacer historia del arte sin investigación, sin meditación, sin discusión. Sin esfuerzo. Sin historia. Otro síntoma de la fragilización de la voluntad reflexiva en nuestro medio.

5Y de sus disciplinas más respetables y establecidas. Sorprende la ligereza con que a veces se imprimen textos en los que no hay filología, no hay hermenéutica, no hay heurística, técnicas sin embargo cruciales para una práctica académica atendible y rigurosa. No hay siquiera crítica de fuentes, con lo que la historia del arte se convierte en una permutación arbitraria de versiones particulares, recogidas además desde el facilismo y la improvisación. Crecientemente, aunque con espléndidas excepciones, el ejercicio previo de la lectura ha dejado de ser el prerrequisito ineludible para cualquier proyecto serio de escritura. El simple conocimiento y reconocimiento de lo publicado –esa premisa básica de toda praxis intelectual-es percibido como una extravagancia esotérica. O como un derroche de energías y tiempos que se pretenden inalcanzables para la economía local. La escena cultural peruana, sin embargo, prodiga ahora recursos nunca antes vistos en la vistosidad de sus ediciones. Un lujo bienvenido pero contradictorio con las todavía mínimas inversiones destinadas a la formación y elaboración del saber nuevo que se quiere exhibir.

  • 1 Lucien Febvre. Combates por historia. Barcelona: Planeta Agostini, 1993. (Primera edición en franc (...)

6Es la propia idea de historia la que está en serio riesgo entre nosotros. De allí el sentido de radical urgencia con que el encabezamiento de estos comentarios preliminares –Combates por la historia– cita la célebre frase utilizada por Lucien Febvre en 1953 para recopilar algunos de sus escritos decisivos. «El título que he escogido», podemos aún leer en las primeras páginas de ese volumen, «recordará lo que siempre hubo de militante en mi vida». Que nuestras prácticas de la memoria sirvan siempre como un homenaje a ese compromiso –a la idea misma de compromiso en los rigores de la historia.1

***

7La publicación de este volumen está asociada con la retrospectiva de E.P.S. Huayco que tuve oportunidad de curar e inaugurar en el Centro Cultural de España el 20 de abril de 2004. Concebida varios años atrás, esa exposición logró por fin materializarse gracias, primero, al especial interés de Teresa Velásquez, y luego al compromiso entusiastamente asumido por Ricardo Ramón, quienes ejercieron la dirección de aquella entidad durante la gestación y concreción del proyecto.

8Tal como se desprende de la bibliografía y otros elementos en este volumen, sin embargo, el trabajo que ahora se publica lleva a una suerte de culminación inquietudes e investigaciones que se remontan hasta los inicios de la década de 1980, abarcando conversaciones e investigaciones en lugares tan disímiles como Lima, Buenos Aires, Nueva York y Zürich. Reconozco gustoso la enorme deuda contraída, en cada uno de esos espacios, con todos aquéllos que generosamente dispusieron de su tiempo para hacerme accesibles obras, documentos, opiniones, recuerdos.

9La lista es inabarcable pero, a riesgo de cometer varias omisiones injustas, debo explicitar el aporte de virtualmente todos los artistas comprometidos con las experiencias de Paréntesis y E.P.S. Huayco. Y muy en particular las continuas conversaciones y materiales compartidos –en uno u otro continente– con Francisco Mariotti y María Luy. En Lima me han sido de especial utilidad los archivos de Lucy Angulo, Charo Noriega, Herbert Rodríguez y Armando Williams, así como los elementos reunidos para el proyecto de Micromuseo («al fondo hay sitio»). Emilio Tarazona colaboró con diligencia en la ubicación de ciertos títulos en las bibliotecas públicas y Jesús Varillas prestó apoyos en la organización de los documentos. Paolo de Lima desinteresadamente revisó las pruebas de imprenta.

10De especial interés han sido los matices introducidos por el testimonio de otras personas cercanas a los procesos artísticos bajo discusión, como Roberto Cores, Merli Costa, Luis Freire, Wiley Ludeña, Óscar Luna Victoria, Herman Schwarz y el desaparecido Hugo Salazar del Alcázar. Me importa sobremanera evocar aquí también –más allá de eventuales discrepancias– los diálogos críticos mantenidos a lo largo de los años con Alfonso Castrillón, Mirko Lauer, Reynaldo Ledgard, Roberto Miró Quesada (+), Francisco Stastny, Augusto del Valle, Jorge Villacorta, Luis Eduardo Wuffarden. Y –por supuesto– Natalia Majluf, cuyo empeño en propiciar el rescate y publicación de nuestra historia documental es en sí histórico. Honor al mérito.

Notes

1 Lucien Febvre. Combates por historia. Barcelona: Planeta Agostini, 1993. (Primera edición en francés: Combats pour l'histoire. París: A. Colín, 1953).

Table des illustrations

Légende E.P.S. Huayco frente a Sarita Colonia. 1980. De izquierda a derecha: Charo Noriega, Mariela Zevallos, Herbert Rodríguez, María Luy y Francisco Mariotti flanqueado por sus hijas. No aparecen Juan Javier Salazar y Armando Williams.(Fotografía: ¿AW?).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4720/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 254k
Légende Diecinueve anos después. De izquierda a derecha: Armando Williams, Francisco Mariotti, Charo Noriega y Juan Javier Salazar. (Fotografía: GB).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4720/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 370k

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter