Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¿Nombres o apellidos?

 | 
Ximena Medinaceli

Primera parte. El contexo

Las revisitas como fuente de investigación

Texte intégral

  • 1 Como el nacido en la India de los Estudios Subalternos. (Amin 1994)

1Una de las capacidades mejor desarrolladas entre los historiadores es la búsqueda de documentos. Esto implica no solamente el dominio de archivos y el uso alternativo de fuentes no escritas - como las orales y visuales - sino también la lectura novedosa de fuentes conocidas como tradicionales. Es más, algunos movimientos1, enfatizan en la necesidad de desmoronar toda la estructura de poder en los que se inserta la documentación colonial para dar un dimensión más próxima de los “subalternos”, es decir los indígenas. Cuando Salomón (1986) hace una crítica a las “visitas” como fuente colonial, realiza precisamente este desmoronamiento del aparato burocrático insistiendo en la urgencia de no separar el “procedimiento” del “contenido sustantivo” (Salomon 1986: 18). Toda la crítica, sin embargo, lejos de desvalorizar esta fuente - u otras - en realidad le otorga una dimensión más rica. Probablemente las últimas tendencias estén enfatizando - tanto en el análisis de las fuentes como en la perspectiva de las investigaciones - en la llamada “creación colonial” más que en la mera resistencia. Una creación que revela una riqueza que asombra dadas las condiciones.

  • 2 En un capitulo, sin embargo, realizamos un estudio demografico, que podria ser tambien “tradiciona (...)

2La propuesta que hacemos al usar como fuente básica una revisita colonial2, que puede parecer sobre todo cuantitativa, es hacer una lectura de la creación de una identidad indígena forjada en la colonia temprana - y porqué no, de un imaginario sobre la identidad personal - contenidos en los nombres registrados en las revisitas. ¿En qué consiste la propuesta?

3Vamos a partir del estudio de una revisita temprana realizada en Sakaka (situada en el Norte de Potosí - Bolivia) en 1614. Se realizó el análisis de la fuente casi al comienzo de la investigación pues de él se desprenden el resto de las consideraciones. Es difícil, sin embargo, evaluar hasta qué punto esta fuente es solamente el centro del trabajo; si bien éste se basa en una visita y una buena parte del trabajo se sustentará en ella, sin el apoyo de otros trabajos podría quedar solamente en una visión estadística.

  • 3 “Seria logico asimilar la evangelizacion forzada del siglo xvi a los conceptos andinos e interpret (...)

4Una de nuestras apuestas es que a partir del estudio de los nombres de las personas, anotados en la revisita, podremos conocer el proceso por el cual el orden colonial logró ingresar hasta los niveles más íntimos de sus súbditos: sus nombres propios, su identidad personal. Este hecho es parte de un proyecto, donde se promueven valores e identidades y una nueva normatividad, identidad, deberes y jerarquías (Salomón 1986: 17). Es difícil imaginar algo más coercitivo y personal que la obligación de asumir un nombre extraño de manera cohercitiva. Sin embargo, algunos trabajos de etnología en la zona (cf. Platt 1989 y Harris 1989) nos muestran que la evangelización no parece haber sido vivida como un pachakuú, como una vuelta del mundo3. La fuente elegida nos permite, justamente en este momento, conocer los nombres impuestos por la Iglesia y la mantención de los apelativos nativos de origen prehispánico. Es nuestro pronóstico evaluar hacia atrás y hacia adelante las alternativas asumidas, las “adaptaciones en resistencia” (Stern 1987) y las vías de desarrollo de esta expresión cultural. La propuesta, por tanto, es trabajar sobre la creación de imágenes mentales expresadas en sus nombres.

  • 4 El registro utilizado corresponde a bautizos de los anos 1669 y 1670 en Sakaka, ademas hemos revis (...)

5Es pertinente explicar que se optó por utilizar como fuente principal una revisita, pero también se revisaron registros parroquiales, especialmente los de bautizos, pues los datos que figuran en ellos, como los padrinos, fechas exactas de nacimientos son de importancia para nuestro tema4.

Las visitas como fuente de investigación

6El uso de fuentes como las visitas, así como de otras de tipo administrativo, ha marcado nuevas perspectivas en los estudios etnohistóricos de las últimas décadas. Estas fuentes, cuya importancia fue remarcada hace ya años por Murra (1975), permitieron realizar una nueva lectura en la línea de la llamada etnohistoria que buscaba superar el filtro ideológico de otras fuentes muy utilizadas para la historia de la sociedad indígena, especialmente en tiempos prehispánicos y de la colonia temprana. Pero además con el uso de las visitas y revisitas, fue posible plantear nuevas preguntas de acuerdo con las preocupaciones del momento: uso del espacio y la organización territorial (Murra 1975), organización decimal inca (Julien), análisis etnodemográficos (Gordillo y del Río 1993), presencia multiétnica (Schramm 1990), y estudios sobre el cultivo de la hoja de coca, el mercado de la misma, sobre la encomienda cocalera y la estructura de la población en Songo además de disposiciones administrativas en la última edición de Murra (1987) sobre Songo. Es decir que la mayoría de estas investigaciones que utilizaron visitas como fuente - particularmente en Charcas, hoy Bolivia - se concentraron en temas socio-económicos de la sociedad nativa. En el trabajo que ahora presentamos intentaremos dar un paso para conocer la construcción - con aportes tanto de parte de la sociedad indígena como del Estado Colonial - de las identidades personales y grupales, representadas en los nombres y vigentes a comienzos del período colonial.

Qué tienen las visitas

7La “visita” es una expresión del poder colonial, una “puesta en escena” del poder, diría Salomón (1989) que puede tener su origen tanto en las visitas eclesiásticas y civiles de España, como en el acto ritual de recojo de tributos de la capac hucha incaica (ibid: 2), e incluso se puede pensar en su engranaje con el sistema inca de los kipu por haber cierta lógica común en el orden de presentar a la población, tal como mostró Murra al analizar las etnocategorías de un kipu estatal: primero la élite, luego los varones, secundariamente a las mujeres; el orden de la inscripción de los ayllus también parece reflejar un orden indígena del espacio y la sociedad.

8Aunque se realizaron visitas anteriores a la Visita General ordenada por el Virrey Toledo (1570-75), por su concepción y organicidad, ésta constituye un hito de la historia colonial así como una referencia para los trabajos de investigación. A partir de entonces se estableció una normatividad clara y explícita para llevar adelante las revisitas. Por otra parte la sociedad indígena comenzó a participar activamente del proceso, tanto político como de simbolización, que la realización de una revisita implicaba. Este documento nos puede permitir evaluar los grados y etapas de la articulación de la cultura nativa con el orden colonial temprano. Bajo esta perspectiva, una visita de principios del siglo xvii resulta un documento excepcional.

  • 5 Visita de los Yndios Churunmtas e Yndios Charcas de Totora que todos están en cabeza de su Magesta (...)

9La mayor parte de las visitas ordenadas por Toledo se han extraviado. Al presente se encuentran editadas copias resumidas del original efectuadas entre 1582 -1583 y publicadas por Maurtua (1906) y por Levillier (1921-1926). Por su parte Cook (1975) publicó una segunda versión que hace referencia solamente a la tasa de tributación y a los repartimientos del sur de Lima. Existen otras versiones inéditas de esta tasa de tributación: una en AGN (Buenos Aires) y otra en AHP (Potosí) y ambas se refieren a la Audiencia de Charcas. Finalmente, para la zona de Cochabamba Gordillo y del Río publicaron la Visita de Tiquipaya. Referentes a la región de la Audiencia de Charcas se publicaron las revisitas coloniales especialmente en zonas de los valles: de los indios Churumatas (1560), de Tiquipaya (1573) y de Pocona las tres situadas en Cochabamba; además se publicó una anterior del valle de Sonqo en los yunga de La Paz (1568)5.

10En resumen, todas son versiones parciales de los originales que debieron realizarse en 614 repartimientos del territorio andino (Gordillo y del Río 1993). Posteriormente, estas revisitas o censos se realizaron durante todo el período colonial y parte del republicano. En Bolivia se cuenta con “padrones” que siguen a grandes rasgos el mismo sistema de registro de las visitas y revisitas hasta 1880.

11En 1614, año de la revisita que usaremos, habían pasado 80 años desde que el primer español ingresó en la zona y solamente 40 desde que se implantaron las famosas medidas de Toledo: mita al cerro de Potosí, tributo en dinero y la creación de las reducciones y pueblos de indios. Intentaremos a continuación describir el engranaje de la revisita, mostrando los pasos que se siguieron para su implementación.

La revisita de 1614

  • 6 Archivo General de la Nacion (AGN). Sala XIII, Legajo 18-7-1. Padrones de Potosi. “Revisita del Re (...)

12La revisita de 16146 Sakaka y Panacachi del año se refiere a los repartimientos que estaban en “cabeza de su majestad” (Revisita de Sacaca y Panacachi f.5). Para tener una idea de la magnitud de sus datos tomamos, como ejemplo, a la cantidad de población; contaba entonces con 1.181 habitantes en la parcialidad de Hila Anansaya, 1.312 en la parcialidad de Pagre y 775 en la de Sulca Urinsaya, es decir 3.268 habitantes en total.

13En realidad el documento comienza en Chayanta en 1606 con la copia de las ordenanzas del virrey don Alonso Fernández de Córdova, emanadas de Lima un año antes, para la realización de una revisita tanto en Chayanta como en Sakaka.

“con mucho cuidado y advertencia empadroneis revisiteis y numereis los yndios de los repartimientos del dicho vuestro distrito poniendo de por si los yndios que sean casados por sus nombres e sus mujeres e hijos y de que edad son y sus casas y haciendas y luego los viudos y solteros que hubieren de edad de tributar y asimismo los que han (...) de ellas y los que hubieren cojos e impedidos para poder tributar segun lo que sobre esto esta proveido por las ordenanzas y asimismo empadronareis las yndias viudas y solteras que hubieren y los hijos e hijas que tienen y por todas vias procurareis que los caciques e otras personas no os escondan yndios ejecutando en los que lo hicieren las penas que les estan puestas por las dichas ordenanzas de las que les advertireis antes que empezeis la dicha revisita y nuevo padrón” (F.1V)

  • 7 “...os informareis y averiguareis que bienes y rentas tienen los dichos repartimientos de comunida (...)

14Aunque las ordenanzas indican averiguar acerca de las “sementeras” y cantidad de productos agrícolas y ganaderos que producen, en el registro no se encuentran datos al respecto7.

  • 8 Este es un concepto constantemente resaltado por Thierry Saignes. Curso de diplomado, Flacso, La P (...)

15Sin embargo, por una serie de inconvenientes burocráticos, la realización de esta revisita se retrasó desde 1606 hasta 1614. Esta distancia de ocho años entre las primeras ordenanzas y la realización efectiva de la revisita puede ser la muestra de una falta de voluntad, o más aún, la existencia de intereses locales que buscaban su retraso. ¿Interés de corregidores o de los propios caciques? Por ahora no podemos dar una respuesta, lo cierto es que hubo quejas de parte de las autoridades coloniales por ello. Por otra parte también podría Uatarse de las dificultades propias de la distancia entre la región del Norte de Potosí y el poder burocrático central. Lo cierto es que este retraso puede ser un buen ejemplo de cómo - y a pesar de las leyes y ordenanzas - se “dejaba ser”, así como se dejaba espacio para la negociación8. En este sentido el rol de las autoridades étnicas, fue un elemento de primera importancia para llevar adelante estos registros, pues tenían el deber y el poder para hacerlo, así lo muestran las instrucciones precisas al respecto, que ordenaban que:

“se notifique a los gobernadores e caciques principales e ylacatas del dicho pueblo que para mediado el mes de abril primero venidero de este presente año para cuyo dia asigna el comenzar a hacer la dicha revisita prevengan y tengan juntos y congregados en el dicho pueblo todos los yndios de él con sus mujeres e hijos e yndios solteros e yndias viudas y solteras y sus hijos muchachos e muchachas huerfanos y de todas edades sacandolos de las partes y lugares donde (estén)” [...] “so pena que el cacique principal o hilacata que constare haberlo aceptado y encubierto de cien azotes y tresquilado y privado de oficio perpetuamente y que en su lugar se nombrara y elegira otro” ( f.4).

  • 9 “En el pueblo de San Pedro de Buena Vista en diez dias del mes de diciembre del ano de mil y seisc (...)

16Aun teniendo involucradas a las autoridades tradicionales, la Corona asumía la difusión del evento mediante pregón en la plaza pública por medio de un indio ladino y utilizando a los oficiales reales de Potosí. Por fin, a fines de 1613, iniciándose en los valles de Chayanta, se dio comienzo a la revisita con la firma del Corregidor y Justicia Mayor de la Provincia9.

17El orden espacial y social que se siguió estaba basado en la organización territorial impuesta por Toledo, pues los pueblos nombrados eran pueblos de reducción.

“y se me manda por la dicha provisión se cite para ello primero e ante todas cosas a los señores jueces oficiales reales de la dicha Villa de Potosí para que nombren y señalen persona que asista a la revisita así del dicho pueblo de Chayanta como de los demas pueblos de Moromoro, Macha, Copoata (sic), Moscari, Lacaya, San Pedro de Buena Vista, Sacaca, Panacache, Acacio, Arechaca, San Marcos” (f.5).

18A su vez, sin embargo, este orden fue corrientemente un reflejo de una organización prehispánica. En nuestro caso, por ejemplo, las partes involucradas habían sido parte del señorío prehispánico de los Charka conformando antiguamente una unidad (Chayanta y Sakaka), exceptuando Copoata (Pocoata).

19Se puede apreciar cómo el sistema colonial se va asentando, y engranando con la sociedad local especialmente mediante la ratificación de autoridades tradicionales que establecieron las bases de control de la población. Se ordenó, por ejemplo a los hilacatas y caciques tener libros y caja de comunidad de acuerdo a ordenanzas de Toledo

“Doy fe que se notificó este auto a los quince ylacatas de los quince ayllos en diferentes veces en Sacaca y Panacache” (f. 66v)
“donde se asientan los nombramientos y elecciones que hacen el gobernador y caciques principales de pachacas y sus ayudantes y de los que van por principales a la villa de Potosí y de los indios tributarios que se nombran de cada avilo para el servicio de las minas y ingenios y para que cese la confusión que en esto ha habido hasta aquí y en todo haya la razón que conviene mando que se hagan tres libros de tamaño el uno del otro que sean por lo menos de cada ocho manos de papel, encuadernados, el uno de ellos en que se hagan las elecciones de todo este repartimiento de alcaldes ordinarios, alguaciles mayores y regidores, alcaldes de tambo y otros oficios conforme a las ordenanzas del señor Virrey don Francisco de Toledo” (f. 67v).

20Este aparato de control contaba con el apoyo de las autoridades de cada segmento de la organización:

  • 10 Hacemos notar que solamente Juan Ayaviri es la misma autoridad que figurara luego en el padron, la (...)

“Notificación En el Pueblo de San Luis de Sacaca en el dicho dia mes y año yo el dicho escribano notifiqué el dicho auto a don Juan Ayavire Cuisara gobernador de este repartimiento. f.65v... a don Femando Condori cacique de la parcialidad de Anansaya”... [y al don Martín (Sangaua) y don Juan Araca caciques de la parcialidad de urinsaya10.

21Y se involucró también un grupo de las autoridades según la organización tradicional:

“hice saber el efecto del dicho auto a don Diego Ayavire Cuisara segunda persona de este repartimiento en presencia del dicho corregidor”
“... a don Bartolomé Achacata cacique de la parcialidad de Pagre y se le dió a entender por lengua de Pedro de Dueñas interprete” (f68v)
“... a don Martín Nancanaya segunda persona de la parcialidad de Pagre”
“... a don Fernando Condori cacique de la parcialidad de Urinsaya ladino en lengua española y de ello doy fe”
“hice notorio el dicho auto a don Martín (Sangaua) segunda persona urinsaya”.

22La revisita del repartimiento de Sakaka, con la presencia de autoridades reales: tesorero, corregidor y justicia mayor de la provincia de Chayanta comenzó el mes de febrero de 1614 (ibid f9). Estas autoridades, entre otras tareas, tenían la de presentar el justificativo del evento:

“ha de fenecer y acabar la revisita del pueblo de Chayanta y sus anexos y para hacer las diligencias conforme lo manda la provisión del gobierno por cuya orden se hace y conviene que venga a noticia de todos los yndios y yndias del dicho pueblo y de sus anexos mando que en el primer dia de fiesta que hubiere despues de la fecha de este auto estando toda la gente de los dichos pueblos junta al salir de misa se les diga y de a entender como su excelencia manda sean revisitados para aliviarlos de la mucha carga que tienen y que no sean compelidos a pagar por los muertos y ausentes y asimismo para rebajarles el servicio de la mita de la Villa de Potosí y asiento de Porco y otros servicios personales de suerte que solo acuda cada uno a la obligación que tuvieren sin suplir por otro y que cesen los agravios que se les hacen en echar derramas ansi a los yndios tributarios como a los viejos reservados y a los impedidos y mujeres viudas y solteras para que de esta suerte acudiendo cada uno a cumplir solamente con su obligación” (ibid f.9).

23Aunque las fechas son confusas y no siempre coinciden, parece que la revisita se terminó primero en Sakaka y luego continuaría en Chayanta

“En el pueblo de San Luis de Sacaca en cuatro dias del mes de febrero de mil y seiscientos y catorce años el tesorero Miguel Ruiz de Bustillo corregidor y justicia mayor y juez de revisita en toda esta provincia de Chayanta por el Rey nuestro señor. Dijo que respecto de que habiendose fenecido y acabado la revisita de este repartimiento se ha de proseguir la de el pueblo de Chayanta y sus anexos” (f.13).

24Se ordenó luego sacar un testimonio de la revisita con una anotación clara de todos los indios que parecen haber muerto. Luego de recibir la conformidad de la autoridad deberá guardarse la copia en la caja de comunidad del pueblo de Macha junto con las demás que allí están (f.441v)

25A pesar de que el interés más evidente de la revisita era el tributo - que además de económico tenía un sentido de vasallaje - todo un sistema de organización social andino se expresaba en ella. No es que este sistema “andino” no hubiera cambiado, pero en la forma que se presenta a comienzos del siglo xvii, muestra en primer lugar aún una cierta articulación entre las mitades del antiguo señorío Charka. Todavía, bajo las misma ordenanzas y planificación se revisitarán Sakaka y Chayanta siguiendo un orden y respetando jerarquías.

26La organización espacial de la zona antes de la invasión española incluía dos mitades del señorío Charka: Sakaka y Chayanta (cf. Espinoza Soriano 1963). En esta fecha (1614), se visitaron todos los ayllus de Chayanta - que no los usaremos en esta oportunidad - y del repartimiento de Sakaka que contaba con tres parcialidades: Hila - Hanansaya, Pagre y Sulca - Urinsaya. La parcialidad de Pagre se desprenderá años después formando independientemente el pueblo de Panacachi (Axze y Medinaceli 1990).

27Cada una de estas parcialidades contaba con cinco ayllus, siendo en total 15 los ayllus del repartimiento de Sakaka.

28El orden que sigue la revisita corresponde a un principio jerárquico de los ayllus. Primero los de Hila Hanansaya y comenzando con el ayllu “Collana” (que en la mayoría de las revisitas aparece encabezándolas), luego los de Pagre y finalmente los de Sulca Urinsaya. A pesar de la evidente tripartición, varios aspectos - como el nombre diferente y la posterior separación de Pagre - permiten pensar en un sistema de todas maneras dual como era corriente en el mundo andino. Pagre estaría jugando en este momento, solamente, un rol de mediación. Este es un tema que merece un estudio por separado y por el momento escapa al interés de este trabajo.

29La jerarquía también se presenta en el registro de las personas. Los varones evidentemente tienen mayor interés para estos registros, por lo tanto las familias de tributarios están encabezadas por ellos. Recordemos que también en el sistema de kipus los hombres se anotaban antes que las mujeres (Murra 1973). Pero esta no es la única jerarquía, hay varias categorías que se consignan en esta revisita. Encabezando cada ayllu se anota al “principal”, es decir a la autoridad del ayllu, vienen luego los tributarios con familia, a continuación los solteros tributarios, luego los reservados de servicios personales que sólo van a pagar tasa (es decir los impedidos por enfermedad), después los reservados de todo (normalmente también impedidos aunque muchas veces ya habían cumplido con servicios de mita), finalmente los viejos de más de cincuenta años que no deberán tasa. En las categorías femeninas el orden va de las viudas, las viejas y las solteras. Cerrando cada ayllu se registraron a los huérfanos.

30De modo que tenemos a la población anotada en 10 categorías diferentes, algunas de ellas incluyen a familiares dependientes, es decir esposa e hijos, solamente hijos o solamente esposa. Normalmente los solteros tributarios, las “viejas” a secas y los huérfanos se anotan sin ningún pariente. Tenemos entonces que de ninguna manera se puede hablar de unidades domésticas. Hablaremos, entonces de unidades censales, unas veces compuestas por varios miembros y otras por uno solo. Es probable que esta ambigüedad de categorías tenga que ver con el choque de dos visiones distintas de lo que era una familia. Es más, no hay una palabra en aymara para “familia”, la palabra que la designaba se refiere más bien a la “casa” o a veces a la “casta” o ayllu. En esta fuente, entonces, será difícil encontrar relaciones de parentesco más allá de lo que conocemos como “familia nuclear” y sólo excepcionalmente más de dos generaciones.

31Bajo esta misma lógica se registra primero el nombre de la persona, luego el apellido, después la edad y - en caso de ser dependiente- la relación con la cabeza de la unidad censal “su esposa” o su “hijo” o “hija”. En algunos casos se da información más específica como “su hijo bastardo”, por ejemplo, o “hijo del dicho y de xx” es decir de una mujer no oficial. Estas relaciones de parentesco son evidentes deformaciones de antiguas formas de familia extendida, en muchos casos polígama, que aún no se había perdido pero que tampoco tiene una vigencia legal pues estaban explícitamente prohibidas.

32En referencia a los nombres, es notable aún a primera vista, que se une un nombre de origen español y católico con un apellido de origen indígena. Como este es el tema de este trabajo lo desarrollaremos con mucho más detalle adelante.

33Se puede observar, entonces, sin mucha dificultad que en el despliegue de la información se hacen visibles jerarquías, diferencias de interés de parte del estado colonial según el género, también las dificultades para engranar los sistemas de familia indígena y europeo. Es evidente, la participación de las autoridades tradicionales así como la mantención de algunos de sus privilegios. Asimismo la conflictiva vigencia de un antiguo sistema de organización espacial y social que parece para este momento haberse adecuado a las transformaciones toledanas de 1570.

  • 11 Para los indigenas, la inspeccion personal tuvo una calidad de fundacional. Cada indio inspecciona (...)

34Ahora bien, hemos desglosado la información de las revisitas, como si no hubieran graves dificultades, filtros y errores. Como se sabe las revisitas se hicieron por medio de intérpretes, lo que significa uno de los principales problemas, especialmente en la anotación de los nombres, fue la forma en que el escribano escuchó y luego los anotó. También están el mayor interés por los tributarios, el ocultamiento de los mismos, etc. Analizar estos “errores” de los datos implicaría un análisis a su vez de las “estrategias demográficas” que establecieron los indígenas para anotarse, porque es evidente que si no fueron ellos, fueron los caciques o los corregidores que subnumeraron a los tributarios para cobrar a su favor. También hay problemas de ineficiencia y descuido que se puede percibir incluso en la letra del escribano. Pero por sobre todo, aun en este período se puede hablar de dos lógicas que no terminan de comprenderse: en los registros familiares, en las edades, en los nombres, en la territorialidad, etc. que están forjando una sociedad diferente. Entonces podemos decir con Guevara y Salomón (1986: 1) que “para millones de colonizados, pararse periódicamente en largas filas bajo el sol, fue una vía de investirlos de “indios” pagadores de tasa”11.

35Para cerrar este análisis queremos tomar tres aspectos que señalan Guevara y Salomón y nos parecen centrales. Primero que las “visitas fueron al mismo tiempo una manera de reconocimiento de hechos sociales desconocidos y un proceso ritual para encuadrar a la sociedad en un modelo pre-establecido por el Estado y la Iglesia”, pero también fueron parte de una preocupación “por una base jurídica que pueda incorporar “las costumbres de las naciones” (ibid). Por otra parte, quedando anotados, registrados y sobre todo escritos con nombre y apellido, siguiendo a Tousig (1987), podría verse al texto como un fetiche de la organización colonial. Todo esto en base a una forma de registro indígena como veremos adelante.

36Trabajaremos, entonces, en base a un texto que es producto de un sistema colonial, pero un producto que se apropia de ciertas formas para acomodarlas según una estructura social, territorial y simbólica indígena. ¿Quién se apropia, el Estado de formas indígenas o la sociedad indígena de imposiciones del Estado?

Notes

1 Como el nacido en la India de los Estudios Subalternos. (Amin 1994)

2 En un capitulo, sin embargo, realizamos un estudio demografico, que podria ser tambien “tradicional", sobre la base de la misma fuente.

3 “Seria logico asimilar la evangelizacion forzada del siglo xvi a los conceptos andinos e interpretarla como el pachakuti que acabo con el mundo precristiano e impuso la ley de Dios. De hecho muchos historiadores han propuesto interpretaciones de esta indole apoyandose en los evidentes trastornos de la epoca de la conquista. Sin embargo, la cronologia expuesta en las tradiciones orales andinas no asocia el inicio de este mundo con la llegada de los espanoles en la mayoria de los casos” (Harris 1989).

4 El registro utilizado corresponde a bautizos de los anos 1669 y 1670 en Sakaka, ademas hemos revisado otros mas tardios de 1787.

5 Visita de los Yndios Churunmtas e Yndios Charcas de Totora que todos están en cabeza de su Magestad. 1560. Transcripcion e introduccion de Raimund Schramm. Musef, La Paz 1990.
La Visita de Tiquipaya (1573) Análisis etno-demográfíco de un padrón toledano. Gordillo, del Rio. UMSS-CERES-ODEC/FRE 1993
La Visita de los valles de Sonqo en los yunka de coca de La Paz [1568-1570] Diego Davila de Cangas y Bartolome de Otazo, visitadores. John Murra (Ed.) Madrid Instituto de Estudios Fiscales, Min. de Hacienda. 1987 “La Visita a Pocona (1557)" Maria Ramirez Valverde Historia y Cultura, Urna №4, 1970.

6 Archivo General de la Nacion (AGN). Sala XIII, Legajo 18-7-1. Padrones de Potosi. “Revisita del Repartimiento de Sacaca y Pueblo de San Cristobal de Panacachi" (1614) F. 376-441.

7 “...os informareis y averiguareis que bienes y rentas tienen los dichos repartimientos de comunidades o si en dineros censos ganados como en ropas sementeras o de otro cualquier genero" (Revisita de 1614 f 2v.)

8 Este es un concepto constantemente resaltado por Thierry Saignes. Curso de diplomado, Flacso, La Paz, 1990. T. Bouysse reflexiona al respecto indicando que en un una situacion en extremo asimetrica es dificil hablar de negociacion. Comunicacion personal.

9 “En el pueblo de San Pedro de Buena Vista en diez dias del mes de diciembre del ano de mil y seiscientos y trece ante el tesorero Miguel Ruiz de Bustillo corregidor e justicia mayor e juez de revisita en esta provincia de Chayanta" f.5v.

10 Hacemos notar que solamente Juan Ayaviri es la misma autoridad que figurara luego en el padron, las otras autoridades cambiaron con el tiempo lo que permite evidenciar una circulacion de las autoridades de un segmento a otro. Ademas en esta cita no figuran las tres parcialidades sino solamente dos.

11 Para los indigenas, la inspeccion personal tuvo una calidad de fundacional. Cada indio inspeccionado significaba adultez con una larga cadena de actos que dramatizaban su situacion de vasallaje y otredad etnica cara a cara con el Estado (cfr. Fabian 1990: 349 en Guevara y Salomon 1992?).

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr