Versione classicaVersione mobile
OpenEdition Books

La dictadura minada

 | 
Jean-Pierre Lavaud

Anexo. Angélica R. de Flores

La huelga de hambre del 28 de diciembre de 1977-1978

Testo integrale

1El militarismo empezó con el golpe de estado al presidente Víctor Paz Estensoro por el general René Barrientos Ortuño con presos político-sindicales y exiliados, rebaja de sueldos en toda la minería prohibiendo paros y huelgas de toda índole el 5 de noviembre de 1694

2El día 24 de junio a la madrugada de 1967, el regimiento Ranger dirigido por don Sacarías Plaza ocupó las minas en la cual hubo más de una veintena de muertos y otros tantos de heridos por orden del Ministerio del Interior y el general Barrientos y fueron ametrallados los campamentos por avionetas del ejército, en Catavi y Siglo xx, aprovechando que los trabajadores mineros habían festejado la noche de San Juan hasta el amanecer, cuando se disponían a dormir hizo el ingreso el ejército ametrallando a toda persona que encontraban a su paso. A la muerte del General Barrientos pasaron otros presidentes militares como el general Alfredo Ovando C, Dr. Luis A. Siles Salinas, el general Juan José Tórrez, instaurando la Asamblea Popular en la cual los mineros pidieron al gobierno de Tórrez, la reposición de sus salarios habiéndoles repuesto.

3Tórrez promulgó un decreto a favor de los beneméritos de la patria, ancianos olvidados, beneficiándolos con un sueldo vitalicio con previa presentación de documentos.

4Dando un cruento y sangriento golpe de Estado el 21 de agosto de 1971, ingresó el coronel Hugo Banzer Suárez, comenzando un mandato dictatorial y represivo, tanto hombres y mujeres fueron apresados, asesinados y violados, por años sin previo juicio, por el solo hecho de ser dirigentes, tanto sindicales como políticos y agrupaciones de cualquier índole y que estaban en contra de su régimen, muchos de ellos se fueron a la clandestinidad y al exilio por seguridad y prohibidos de ingresar al país por el gobierno.

5El nuevo gobierno de Banzer dictador se instauró con su nueva comitiva ministerial, poniendo como ministro del interior a Juan Pereda Asbún, dando las primeras medidas.

  • Ley Civil obligatoria
  • Toque de queda en todo el país
  • Todo en orden, paz y trabajo

6Se prohibe el ingreso de personas extranjeras, periodistas con cámaras fotográficas y filmadoras, a los centros mineros de Catavi, Siglo xx, Huanuni, etc. Todas las movilidades eran registradas tanto de salida como de entrada de los centros mineros, en el puesto militar de Playa Verde (Huanuni).

7La televisión estatal se puso a la disposición del nuevo régimen y las radio emisoras de todo el país controladas para no verter información en contra del gobierno.

8Las emisoras mineras fueron arremetidas y destruidas por el ejército y los trabajadores en radio fueron apresados.

9Los miembros de la COB se lanzaron a la clandestinidad y otros al exilio, la misma suerte tuvieron los partidos de izquierda y dirigentes universitarios.

10Este régimen fue responsable de muchas masacres como la de Tolata con más de un cuarentena de muertos y heridos del 29 de enero de 1974, el mismo día en Epizana con más de una decena de muertos, heridos y otros desaparecidos, etc., etc.

11Según Banzer tenía que exterminar a todos los comunistas agitadores, tanto de las minas y del campo.

12Por esta época se extendió la dictadura militar en toda Latinoamérica con cruentos golpes de Estado, habiendo miles de muertos y desaparecidos, incluyendo importantes personalidades como mandatarios, periodistas, sacerdotes y políticos. Creando tanto dolor, llanto, luto y desesperación en las familias bolivianas y latinoamericanas.

13El Gobierno de Banzer se ganó la confianza de los países vecinos y de la gente que vivía en las principales capitales de los departamentos, haciendo ver que Bolivia era una taza de leche, que se respetaban a los derechos humanos con los millonarios préstamos que hizo, endeudando al país, con lo cual aparentemente se vio al país muy próspero.

14En las minas también aumentó la producción de estaño y mejoró su precio en el mercado internacional, fortaleciendo así a este gobierno. Pero este aumento en la producción se debió a que se militarizó los centros mineros, poniendo como gerentes a militares o gente que apoyaba al régimen, se disminuyó los días feriados. Todas estas medidas se tomaron bajo el lema de "ORDEN, PAZ Y TRABAJO".

15En el mes de junio de 1971, en Oruro fue encontrado el cuerpo descuartizado y cercenado del mayor Zacarías Plaza, los victimadores dejaron una nota que decía en "justicia de los mineros de Siglo xx, firmado por ojo de águila", que también fue responsable de la muerte de Cesar Lora, dirigente trosquista.

16El coronel Andrés Sélich que llevaba el reloj pulsera del "CHE" también fue victimado.

17El Gral. Joaquín Zenteno Anaya fue asesinado en Francia.

18El expresidente Gral. J.J. Tórrez fue también victimado en los alrededores de todos estos asesinatos.

19En el año 1977, el gobierno de Banzer decide democratizar el país llamando a elecciones, para el mes de julio del año siguiente y que el presidente elegido tome posición en agosto de 1978, y nos preguntamos. ¿Cómo pueden llamar a elecciones si no hay libertades políticas y sindicales?

20Después de la decisión de convocar a elecciones de inmediato, apareció un candidato oficialista de Juan Pereda Asbún, pero el pueblo estaba en contra de un solo candidato, entonces la dictadura optó por dar amnistía lo más amplio posible y publicó una lista con más de 300 personas calificadas como delincuentes políticos. Esto pasó el mes de diciembre de 1977, pero la población estaba pasmada por la burla de esta amnistía: en dicha lista había nombres ya repetidos y personas muertas. La ciudadanía no podía decir nada por miedo a las represalias de la dictadura, y a pesar de todo, la población estaba molesta por esta imposición.

Idea y origen de la huelga

21En el mes de octubre de 1977 fueron apresados Roberto Paniagua y René Flores, miembros de Derechos Humanos (Siglo xx) por agentes del Ministerio del Interior, quienes los acusaban de políticos extremistas, que atentaban contra la estabilidad del gobierno del general Hugo Banzer Suárez.

22Después que apresaron a nuestros maridos, fuimos (Nelly y Angélica) a informar a las autoridades, superintendencia de la Empresa Minera Catavi, Ministros de la Iglesia y miembros de la Asamblea de Derechos Humanos en la localidad de Siglo xx, dirigida por la señora Domitila de Chungara sobre la desaparición de estos miembros, y ver la manera de conocer su paradero.

23Después hicimos conocer el hecho a la emisora PIO XII de Siglo xx, quienes nos entrevistaron en forma detallada y, juntamente con miembros de derechos humanos elevaron esta denuncia a la Secretaría Nacional de Derechos Humanos en la ciudad de La Paz en la dirección del Padre Julio Tumiri, quienes hicieron la publicación en la prensa paceña, informando la desaparición de dichos miembros.

24Días después de la desaparición me sentí perseguida y vigilada en todo momento, teniendo que viajar a la ciudad de Cochabamba para resolver asuntos familiares, y así, librarme de la vigilancia, ya en esta ciudad de Cochabamba recibí una nota anónima de las manos de mi padre, en la cual debía presentarme en el colegio Don Bosco de la ciudad de Cochabamba. Sentí miedo y mucha intriga por esta nota, ya que no mencionaba para que ni con quién debí entrevistarme, pero mi padre me animó y dijo que me acompañaría para ver de que se trataba, de todas maneras sentí la necesidad de saber y me presenté en el colegio, pero como los alumnos estaban de vacaciones, todo estaba en silencio, que luego de una breve espera hizo su aparición el portero del colegio, a quién le pregunté en donde podría obtener información sobre el Colegio, quién me mencionó que al piso alto estaban los padres. Al subir lo constaté y alguien me salió al paso y preguntó: ¿a quién buscas? Solo mencioné que me habían citado en este lugar sin dar ninguna explicación, me dijeron que pasara a una sala y que esperara un momento.

25Durante la espera me dio la impresión de que habían organizado una reunión con mi presencia, de la cual también me constaté al momento, ya que empezaron a llegar personalidades extranjeras, y entre ellas una persona conocida, doña Domitila, quién me tranquilizó diciéndome que son sacerdotes salesianos y miembros de Derechos Humanos Cochabamba, a la Dirección del Sacerdote Boliviano Pastor Montero.

26Comenzada la reunión me presentaron a la Asamblea como la esposa de uno de los detenidos y me pidieron que narrara todos los pormenores de la detención de mi esposo, si la detención fue en verdad por motivos políticos o de otra índole que ellos no estuvieron enterados, para adoptar medidas en esa Asamblea. Les mencioné que él no tenía ninguna actividad política y que su única actividad era la de ser miembro de Derechos Humanos en calidad de vice-presidente en la localidad de Siglo xx.

27La Asamblea tomó muy en cuenta y decidió convocar a una Asamblea Nacional de Derechos Humanos en la ciudad de La Paz, si el Gobierno no accedía al documento elaborado en dicha reunión, en la cual se solicitaba información sobre el paradero de dichos miembros y su pronta liberación, caso contrario la Asamblea Nacional se pronunciaría con un ultimátum de posible huelga de hambre, concluyéndose así la reunión.

28Días después volvimos a reunimos, además de la Asesora Legal de Derechos Humanos, la Dra. Julieta Montaño, y al no haber respuesta del Gobierno, se decidió reafirmar la fecha de la Asamblea Nacional de Derechos Humanos (13 de noviembre de 1977), en la ciudad de La Paz, en la cual se decidirá las medidas de presión a adoptar.

29Al llegar a la ciudad de La Paz (12 de noviembre de 1977 por la tarde), buscamos al Padre Julio Tumiri en su oficina. Después de una larga espera nos recibió y nos informó que la noche anterior fueron puestos en libertad los dos miembros de Derechos Humanos en calidad de residenciados durante un mes, en la ciudad de La Paz, teniendo que presentarme día por medio en el D.O.P. quedando como garante el Padre Julio Tumiri.

30Como se les veía delicados de salud por las torturas y golpizas que les propinaron durante su detención, esa mañana los tenían en revisión médica en la que el informe médico se menciona que presentaban fracturas costales, hematomas en todo el cuerpo, quemaduras por electricidad y cigarro en varias zonas del cuerpo. Después de la revisión médica se quedaron residenciados en la casa de los Padres Oblatos.

31Después de este informe nos fuimos a la casa de los Padres Oblatos a verlos y constatamos, todo lo que el Padre Tumiri nos había informado absteniéndose de poder expresar con un abrazo la alegría de verlos nuevamente libres. Tuvimos una larga noche de conversación para poder ponernos al tanto de todos los acontecimientos ocurridos y también de la Asamblea del día siguiente.

32A las 10 a.m. del día 13 de noviembre, comenzó la gran Asamblea Nacional de Derechos Humanos con la participación de altos representantes departamentales y regionales de todo el país que llegaron a esta ciudad en forma clandestina.

33El orden del día tenía como punto principal el informe de sucesos acaecidos con respecto a su detención y las causas por las que fueron detenidos los dos miembros, quedando muy satisfechos por el informe presentado.

34El segundo punto importante fueron respecto a las medidas del ultimátum de una posible huelga de hambre que se dio al gobierno, quedando sin efecto frente a las liberación de los detenidos de los dos miembros de Derechos Humanos.

35Como último punto se afirmó la unidad entre todos los miembros de Derechos Humanos a nivel nacional y de trabajar en forma coordinada desde la clandestinidad por la defensa de la dignidad del hombre boliviano, y de manera especial por las clases más humildes.

36Después de algunos días y mejorar el estado de salud de los detenidos, nos volvimos a las minas ya que la preocupación crecía por el resto de la familia que se quedó en casa.

37Ya en casa recibimos las visitas de muchos seres queridos y amigos, de quiénes recibimos apoyo y de manera especial el de la hermana de Ana Perón (hermana misionera de la Inmaculada Concepción), quién al verlo a René exclamó con lágrimas en los ojos que ella estaba viendo al cuerpo de Cristo, que nuevamente es torturado en los más desposeídos.

38Luego de unos días de permanencia en las minas, los detenidos puestos en libertad volvieron a la ciudad de La Paz en la movilidad particular del Padre Gustavo Pelletier o.m.i. para presentarse al D.O.P, ya que se estaba cumpliendo el mes de residenciamiento para dos miembros, a quienes les otorgaron plena libertad.

39Llegando a las minas en busca de reincorporarse a su fuente de trabajo, les informaron que estos estaban retirados sin derechos ni beneficios sociales, bajo la ley de abandono del trabajo por más de seis días, además de no gozar de atención médica ni la utilización de los insumos que nos proveía la pulpería, mencionamos que esta arbitrariedad también sufrían otras familias afectadas por parecidas situaciones.

40Derechos Humanos Siglo xx frente a esta situación pensaba realizar actividades para poder recaudar fondos y así ayudar en forma económica, alimentos y bituallas a todas las familias damnificadas por los problemas político-sindicales y que durante las fiestas de navidad que se avecinaban no tendrían nada que festejar ni alimento para llevarse a la boca.

41Para este cometido se pidió ayuda a un grupo musical de la ciudad de La Paz (los Taquipayas) para las actuaciones en el Teatro Sindical de Siglo xx, los tickets de entrada para la primera función fue en dinero y la segunda en víveres y juguetes.

42Durante las funciones del teatro nos organizamos para las diferentes tareas y al preparar unos sandwichs en la cocina de la Emisora Pio XII, me encontré con la sorpresa de ver a una compañera de estudios de la escuela, Sra. Luzmila Rioja de Pimentel que al verla después de varios años, nos dio mucha alegría a ambas, ese encuentro no se si fue casual o cosa de Dios, lo cierto es que todo empezó con este encuentro, aquí comenzamos a comunicarnos sobre todos los problemas por los que habíamos pasado junto a nuestra familia, me comentó que su esposo José Pimentel estaba detenido e incomunicado hacia más o menos dos a tres años, y que más que trabajo por obtener la libertad de su esposo no lo consiguió, de manera que al verse sola consiguió el apoyo de muchas familias que se encontraban en la misma situación y así trabajar en forma mancomunada.

43Fue entonces que me lanzó el reto de realizar la huelga de hambre juntamente con ese grupo de familiares, quienes nos apoyarían en todo lo que fuera necesario, esto se quedó en solo comentario y lo dejamos para otra oportunidad en donde tendríamos más tiempo para poder charlar con calma y con más detalle, y seguimos con el trabajo que se nos había encomendado en la recaudación de fondos.

44De todo los recaudado en efectivo y en víveres, se levantó un inventario para saber el monto total a ser luego repartido en forma equitativa entre todos los damnificados.

45Antes de las fiestas de navidad, salió un Decreto gubernamental de amnistía parcial en donde la cantidad de beneficiarios era mínima, y un grupo grande de ellos estaba a la Justicia ordinaria y entre ellos se encontraba el esposo de la Sra. Luzmila.

46Había que pensar en otra medida, tal vez la última, ya que muchos familiares de estos presos y otros exiliados en la ciudad de La Paz no tenían ninguna opción ni beneficio, por lo que junto a las señoras se mostraban muy decididas, logramos consolidar en la idea de lazarnos a la huelga de hambre. Esta idea no era mala, pero me pareció muy peligrosa, entonces aquí en Siglo xx decidimos hacer una reunión con personas de confianza y que quieran arriesgarse a esta idea.

47A esta reunión asistieron la señora Luzmila de Pimentel, la señora Aurora de Lora, la señora Domitila de Chungara en calidad de Presidente de Derechos Humanos de Siglo xx y mi persona Angélica de Flores y algunos niños, nuestros hijos. En esta reunión, la señora Pimentel nos informó las decisiones tomadas en la ciudad de La Paz, por familiares y la fecha de reunión en un lugar determinado, pero la señora de Lora dijo que había hecho huelgas anteriores en las que no consiguieron nada y hacer otra no tengo demasiadas esperanzas, en cambio la señora de Chungara dijo que no podrá ayudarnos porque no tenía parientes involucrados en estas cosas, su esposo don René Chungara era un dirigente de D.H. y sus hijos los colaboradores, entonces Luzmila nos levantó el ánimo al decirnos que nos apoyarían mucha gente, entonces Aurora aceptó ir cada uno por nuestra cuenta, sin despertar sospechas por aglomeración y sin comentarios a ninguna persona y con nuestros hijos, algunas frazadas, documentos o lo necesario, acordamos de que el lugar de la realización de la huelga sería en la ciudad de La Paz, tal vez en las inmediaciones de un organismo de prensa, la fecha de nuestro próximo encuentro sería en la de La Paz en las inmediaciones del coliseo de Juvenca el día 27 de diciembre de 1977 a las 14 horas, donde se reunirán todos los familiares de damnificados, poniendo como tema principal la huelga de hambre.

48Después de la reunión me reuní con Nelly para informarle lo tratado, en la reunión quién estuvo muy de acuerdo para el viaje y realizar todos los preparativos para la gran marcha que comenzaba, teniendo cuidado de no comentarlo con nadie para no enterar al enemigo.

49Salimos de Catavi el día 26 de diciembre por la mañana rumbo a La Paz, en la flota Bustillo junto con doña Nelly y sus ocho hijos, por mi parte tenía dos de seis hijos que tengo, era un día lluvioso, llegando así a la ciudad de La Paz, cerca de las seis de la tarde, nos quedamos en un alojamiento barato que encontramos cerca de allí, no teníamos para pagar por camas, sólo pagamos por pasar la noche en un sitio y nos prestaron dos colchones de paja (payasas) que ocupaba casi todo el cuarto, en ellos nos distribuimos todos cubriéndonos con solo dos frazadas que llevábamos más los ponchos, abrigos, sacos que teníamos. Cuando nos disponíamos a dormir, entraron en la habitación un grupo de hombres y se acomodaron para dormir en la otra mitad del cuarto.

50Luego de un momento, comenzamos a entablar conversación, nos comentaron que eran mineros del sur que retornaban al día siguiente a sus distritos, nosotros sólo les dijimos que somos de la localidad de Catavi y que estábamos en esa por un asunto muy confidencial, que luego sabrían más detalles de nosotras por medio de la prensa, pero que necesitaríamos su apoyo.

51Al día siguiente, nos dispusimos a salir en busca de la dirección de Juvenca. Llegamos justo para la reunión, era una cancha de baloncesto y en ese se realizó la reunión en un sitio privado. Participaron de dicha reunión familiares de los presos, exiliados y miembros de Derechos Humanos y algunos universitarios. Las cuatro mujeres que estábamos decididos a entrar en la huelga, hicimos conocer nuestra decisión, por la cual se armó gran discusión sobre la idea de no entrar en la huelga por dos razones que se perfilaban entre la multitud las cuales fueron:

  1. Por falta de organización y
  2. Por las fiestas de fin de año

52Los universitarios opinaron de que la Universidad estaba cerrada por el receso y sus organizaciones vivas estaban sin movimiento y que por tanto no podían apoyar la idea hasta por tanto no podían apoyar la idea hasta por lo menos mediados de enero, fecha de conclusión del receso de fin de año. Pero para nosotras no era imposible esperar tanto. Pero se postergó la reunión para el día siguiente a la misma hora, dándoles tiempo para poder pensarlo un poco más. Aurora también comenzó a desanimarse frente a la indecisión de los demás, pensando que la huelga sería otro fracaso al igual que sus anteriores experiencias.

53Luzmila también comenzó a hablarnos de la posibilidad de suspender por lo menos unos días para darnos tiempo de organizamos mejor. Nosotras, Nelly y mi persona, nos negamos rotundamente a tal actitud, porque no vinimos a hacer turismo ni teníamos recursos para hacerlo, un día más o tal vez volvernos a los centros mineros y se olviden de la huelga.

54El día miércoles 28 a medio día nos volvimos a reunir todos y estuvimos en lo mismo. En ese momento me acerqué a doña Domitila para pedirle su parecer, ella comentó lo siguiente: Ustedes vinieron con una decision, entonces sigan con la misma decision, expresión que me afirmó en mi decisión, la cual fui a comentar con Nelly y Luzmila, quienes expresaron que doña Domitila tenía toda la razón. Entonces hicimos nuevamente pública nuestra decisión de seguir adelante con la huelga de hambre apoyadas por el Padre Gustavo Pelletier, quién se manifestó a favor nuestro, tratando de convencerlos en apoyarnos y que si no lo hacían quedarían en la conciencia de cada uno de ellos la responsabilidad de cualquier cosa que les ocurriera.

55En ese momento los universitarios se enfrentaron al Padre Pelletier inculpándolo de que más bien él estaba impulsándolas a realizar un acto peligroso y en contra de la seguridad de las señoras y sus hijos; incluso se atrevieron a ponerle la mano encima. Nosotras sólo les lanzamos el reto de que nos sigan los que querían apoyarnos. Nadie nos siguió. Salimos de allí y nos dirigimos a la casa de los Padres Oblatos en la movilidad del padre Gustavo. Antes de separarnos nos pusimos de acuerdo de encontrarnos a las 16 horas en San Calixto; Luzmila se fue a otro lugar. Aurora se fue a lo de sus familiares.

56En la casa de los Padres Oblatos, nos ofreció el Padre Guido y su cocinera un almuerzo, en el que estuvimos Nelly, Angélica y los niños, la mesa estaba llena de lo que para nosotras, y de manera especial para los niños, era realmente el manjar de Navidad, y pensando en la propaganda de los pavos doble pechuga que nunca podríamos comer; ya que en el día de Navidad apenas teníamos alimento. El Padre Guido se emocionó ante tal alegría de los niños, que sólo atinó a exclamar que era nuestro último almuerzo y que teníamos que acabarlo todo y salió con lágrimas en los ojos y ya no lo vimos más.

57A las cuatro de la tarde nos dirigimos en el coche del Padre Gustavo a San Calixto, en donde nos negaron la entrada poniendo como pretexto la inseguridad del lugar y aconsejándonos de ir a los recintos del Arzobispado. Y así lo hicimos; nos indicaron que para entrar al lugar teníamos que entrar sin detenernos hasta llegar al segundo piso, ingresamos casi sin problemas ya que una multitud de personas siempre llama la atención en cualquier multitud de personas, siempre llama la atención en cualquier lugar; Doña Nelly, llevaba consigo 8 hijos, Doña Aurora 3 hijos, Luzmila sólo uno y mi persona con dos.

58Allí nos quedamos en espera del monseñor Manrique quien estaba ocupado pero después de una larga espera nos atendió.

59Le explicamos nuestra postura y decisión de entrar en la huelga de hambre, él se asustó y mencionó que nuestra actitud era muy peligrosa, que los organismos de represión no tardarían en llegar, desalojarnos de allí: pero le suplicamos a su autoridad para que nos proteja y al mismo tiempo intercediera por nosotras. Costó mucho el convencerlo pero nos dimos cuenta de que no teníamos nada preparado para la conferencia de prensa y porque para la huelga teníamos que tener puntos de petición en concreto para la entrevista con el periodista Gastón Lobetón.

60A las 16 horas el periodista se presentó en las dependencias del Arzobispado en la que nos declaramos en huelga de hambre más nuestros hijos planteando los siguientes puntos:

  1. Amnistía general e irrestricta.
  2. Retorno a sus fuentes de trabajo a todos los retirados por motivos políticos sindicales.
  3. Vigencia de los organismos sindicales y políticos.
  4. Retiro de las fuerzas armadas de los Centros Mineros.

61Afirmamos repetidas veces que nuestra decisión tomada era por todas las familias afectadas y así por cuestiones personales. Que en nuestro movimiento no hubo participación de ningún partido político ni organización alguna. Que esta decisión era NUESTRA, de esposas e hijos que por solidaridad con nuestros compañeros que carecían de libertad y justicia que tanto proclamaba el Gobierno de aquel entonces, pero era toda una mentira. Demostrando al mundo entero la miseria del pueblo boliviano los cuatro puntos planteados en esta petición la que elaboramos en el momento de iniciar esta huelga.

62Al día siguiente salió la entrevista realizada por la prensa en una página interior del periódico para no llamar mucho la atención. Lo compramos para saber, ya que no teníamos radio ni televisión y estábamos a la espera de saber la reacción del pueblo boliviano frente a este hecho. Al inicio, la noticia de la huelga causó muy poco impacto, pensaban que se trataba de una inocentada y el gobierno no dio muestras de inquietud.

63Al día siguiente salió nuevamente otro reportaje sobre la huelga un poco más amplio con la característica de la presencia de los niños en la huelga sin recibir alimento alguno para estos. El Monseñor Manrique estaba muy preocupado por esta negativa.

64Al día siguiente recibimos la visita de funcionarios de COMIBOL y la jefe de trabajo social, de esta misma institución, se sorprendió al vernos porque nos conocía y le contamos nuestro problemas, se limitó a escucharnos, tomó nuestros datos personales y la de nuestros maridos más la empresa donde trabajaban.

65Los funcionarios nos propusieron la devolución de las fuentes de trabajo y el regreso al lugar de origen con todos los gastos pagados incluyendo hotel y comida, pero esta era una solución personal que favorecía a dos de nosotras y éramos cuatro, los funcionarios lamentaron mucho la no aceptación de las propuestas.

66Al gobierno le molestó mucho esta negativa, pensó que cuatro mujeres y sus hijos no era de mucha importancia pero a medida que pasaron los días se convirtió en su dolor de cabeza.

67Por la tarde nos visitó TVB, quienes se encontraban al servicio del gobierno, los cuales sólo se limitaron a filmarnos con sus cámaras, sin ninguna entrevista a las huelguistas, tan pronto como terminaron se fueron sin decir nada. Esa misma noche le presentaron en el informativo donde versiones distorsionadas y en contra nuestra, afirmando de que nuestros maridos eran unos cobardes que enviaron a sus esposas en lugar que ellos dieran la cara y que nosotras hacíamos de crueles a no dar alimento a nuestros hijos, esto nos enteramos varios días después cuando nos visitaron nuestros maridos en la huelga, los cuales dolidos por la información e inmediatamente se reunieron para organizar un piquete de apoyo en la Embajada de las Naciones Unidas.

68Esta información vertida por la TVB más que perjudicarnos nos ayuda mucho porque todo Bolivia se enteró sobre nuestra huelga los pronósticos que causó una gran expectativa a nivel nacional y especialmente en los centros mineros (Catavi — Siglo xx). Los dirigentes al enterarse de lo que estaba sucediendo expresaron su sorpresa y querían saber quiénes eran y quiénes las enviaron a las mujeres a ese propósito, ya que ellas no eran conocidas en el medio del sindicalismo u organización parecida, también mostraron su enojo por no habérseles tomado en cuenta y mucho menos de haberles consultado.

69Al tercer día nos visitaron Derechos Humanos Cochabamba a la cabeza de Pastor Montero, Dra. Julieta Montano y Domitila Chungara, quedamos muy contentos por la visita, en la que nos dijeron que íbamos muy bien y que no nos desanimemos. Ellos llegaron a la ciudad de La Paz a conformar el segundo grupo de apoyo con la condición de que los niños levanten la huelga. Nuestros visitantes, posteriormente ingresaron en huelga de hambre en las oficinas de PRESENCIA.

70Este día fue muy agitado para nosotras, recibimos muchas visitas especialmente de periodistas nacionales y unos cuantos extranjeros, los cuales nos hacían una pregunta principal: ¿Qué esperan del gobierno?, a la cual respondimos: Que el gobierno acepte la totalidad de las propuestas que hacemos y si no lo hiciera iríamos hasta las últimas consecuencias.

71El Monseñor Jorge Manrique nos ayudó mucho aunque al principio dudó en hacerlo, desde el primer día nos proporcionó dulces y refrescos (agua mineral) y desde este día cuidó por la alimentación de los niños: él recurrió a la Hotelería y personas de buena voluntad como las Hermanas Cruzadas y otras.

72La Asamblea Permanente de Derechos Humanos no descuidó nuestra salud poniendo al médico de cabecera Dr. Rafael Archondo.

73También recibimos la visita de la Hermana Ana Perrón m.i.c. y el padre Gustavo Felletier o.m.i. que llegaron de Catavi, quienes traían buenas noticias que nos alegraron mucho. A partir de ese día la hermana Ana estaría día a día desde muy temprano hasta muy noche compartiendo con nosotras penas, alegrías levantándonos el ánimo para seguir firmes; también ayudaba con los niños, pasando hambre, ella al igual que nosotras.

74Cuarto día: nos enteramos por la prensa que ingresó a la huelga el primer grupo de apoyo, siendo su sede en oficinas del periódico PRESENCIA. Al ingresar ese grupo mencionó que reemplazaban a los niños huelguistas del Arzobispado. Había miembros de Derechos Humanos. Unión de Mujeres de Boli-via (UMBO), Comité Interfacultativo de la UMSA. Teatro popular, sacerdotes jesuitas: Javier Albó y Luis Espinal, por último el padre saleciano, Pastor Montero.

75Este grupo de PRESENCIA fue el más grande y decisivo apoyo para nosotras provocando más inquietud en el gobierno y en el pueblo boliviano a través de la prensa, por la cobertura que dieron a este hecho, donde se llegó a las primeras planas de los periódicos y todos los medios de comunicación tanto nacionales como extranjeros.

76El gobierno mandó a su emisario el subsecretario del Ministerio del interior para hacernos un interrogatorio de quiénes somos, de dónde veníamos y qué queríamos o a qué partido pertenecíamos, quién nos enviaba, o nos pagaban para hacer esto. Este interrogatorio nos molestó mucho al cual respondimos: que lo que nos movió a hacer esto fue la injusticia y el hambre, la pobreza y la represión con que actúa la dictadura frente a bolivianos; para darse cuenta de ello, no es, necesario pertenecer a un partido político o que alguien nos pueda enviar a esta huelga a morir de hambre a la vista de todos haciendo pública nuestras peticiones que también son las de los bolivianos, ellos nos están empezando a apoyar.

77El señor subsecretario dijo que lo lamentaba mucho no poder solucionar nuestro problema porque el gobierno no negociaba bajo prisión. Pero, nosotras tampoco podíamos levantar la huelga sólo porque al gobierno no le gustara estar bajo prisión, sino que era obligación del gobierno escucharnos sin la intermediación de emisarios que no tenían ningún poder de decisión en la resolución de los puntos planteados, además no queremos convenios escritos en papeles que luego se los lleva al basurero olvidándose de todo. No queremos burlas, por ser mujeres con niños, como están acostumbrados a hacerles a los dirigentes y políticos. Nuestros planteamientos deberían ser aceptados y dar cumplimiento a los mismos mediante una Resolución Ministerial o Decreto Supremo, queremos que el presidente de la cara por el mismo.

78Llegó el Año Nuevo. Desde nuestro ventanal, observamos los festejos que se realizaron en muchos edificios. Las calles eran adornadas con luces de colores. Casi no dormidos, aquella noche por ser una noche muy especial que nos sentíamos un poco alegres; hablamos mucho con los niños sobre los pavos doble pechuga que quizá mucha gente estará comiendo, pero nosotros sólo soñábamos que se nos antojaba y que tal vez algún día podríamos comerlos.

79Al día siguiente era un día silencioso por el feriado. Pero entró un nuevo grupo de apoyo compuestos por mineros de Siglo xx, esposas de damnificados, etc. Este grupo ingresó a la huelga en el templo de Ma. Auxiliadora en La Paz en el cual el párroco no estuvo de acuerdo que ahí hicieran la huelga fue poco solidario con ellos y que casi los echó.

80El Gral. Banzer nos mandó a su médico de cabecera por la noche para que nos atendiera sobre nuestra salud pero no lo aceptamos porque ya teníamos nuestro médico. Se fue lamentando mucho de no haber aceptado esta buena voluntad del Gral. Preocupándose por nuestra salud. Esta buena voluntad podía ser un arma de doble filo en contra nuestra. Desde entonces el Gral. nos hizo la guerra desprestigiándonos, inventando muchos argumentos sin sentido, convirtiéndose la huelga en un incendio del pueblo por que se sentía más seguro en tomar decisiones en apoyo a la huelga aumentando más grupos de huelguistas de todas las instituciones, D.D.H.H. en La Paz, Oruro, Cochabamba, Potosí, Sucre, Ta rija, Santa Cruz, etc. Y no sólo en el país sino también fuera de nuestras fronteras, se diría en casi todo el mundo puesto que habían residentes bolivianos en todas partes como también instituciones extranjeras laborales a nivel mundial. Organizaciones de mujeres políticas y laborales. En la Iglesia boliviana, sacerdotes y religiosas se sumaron a los grupos de huelguistas. Justicia y paz internacional y otras iglesias cristianas, Cruz Roja Boliviana, etc.. Un apoyo masivo inesperado.

81El monseñor Manrique venía a visitarnos casi todos los días a ver qué nos hacía falta en especial los líquidos y los caramelos que todo el mundo nos traía, que a los niños les gustaba tanto en especial los chocolates y los dulces especiales. Los sueros que nos traía el médico dos veces por semana, nos colocaba a todas echadas en el piso y era impresionante para los periodistas y visitantes vernos así, que nos sacaban muchas fotos y filmaban las cámaras de televisión.

82Transcurrían los días, sentíamos más frío y el monseñor nos repartió más frazadas y la Cruz Roja Boliviana nos visitó trayéndonos algo de ropa para los niños. Complementos de limpieza, etc..

83En la oficina de las Naciones Unidas se instaló un nuevo grupo de apoyo como unas trece personas. En este grupo estaban nuestros esposos: Rene Flores T. y Roberto Paniagua. Había esposas de damnificados con sus niños, campesinos. Como representante en estas oficinas esta el Sr. Henry Mayer.

84En el Arzobispado nos sentíamos más fuertes y seguras de llevar adelante esta huelga aunque al principio tuvimos miedo de decir que sólo somos cuatro mujeres mineras porque pensábamos que se iban a burlar de nosotras que íbamos en contra de una dictadura, pero teníamos que hacerlo porque ese era nuestro objetivo y analizándolo bien a estas alturas de la huelga no podíamos darnos el lujo de enfermarnos ni darnos de baja porque conformábamos el grupo sólo cuatro y nuestros niños.

85Con motivo de las fiestas de Año Nuevo los primeros días del mes de enero todas las autoridades de instituciones, ministros de estado, colaboradores de gobierno, autoridades eclesiásticas deben de dar un saludo protocolar el gobierno en la cual al Mons. Manrique le tocó ser representante de la Iglesia. En el saludo al presidente, pidió la pronta solución a este problema y la preocupación por la salud de los grupos de huelguistas en especial del grupo del arzobispado. Monseñor estaba dispuesto a mediar en el problema.

86Según la prensa el Ministro del Interior Jimenes Gallo nos tildó de "extrema izquierda" junto con los miembros de la Asamblea de los Derechos Humanos. Justificó así el proceder del Gobierno en su intención de actuar con la máxima energía contra nosotras por alterar el orden público y obstaculizar el proceso democratizador.

87Los universitarios del país vuelven a clases empezando a organizarse para apoyarnos. Acordaron realizar mítines, marchas y grupos de huelguistas en todos los departamentos del país, relámpagos para evitar represalias ni enfrentamientos con policías. Pero en una de esas marchas hubo enfrentamientos y murió un estudiante con herida de bala: Raúl Mendoza Yáñez, este fue asesinado por uno de los agentes del gobierno: Fernando Monrroy, alias "el mosca" mientras el gobierno pruebe lo contrario.

88El gobierno vigilaba noche y día con sus agentes civiles que se confundían y se entremezclaban con la gente que transitaba alrededor del Arzobispado. Nosotras también teníamos nuestros emisarios que pasaban todos los días y a la misma hora para recibir avisos y comunicados que nosotras lanzábamos desde la ventana, envueltos en dulces, con lo cual nos contactábamos con los otros grupos de apoyo.

89Al anochecer un día tuvimos una sorpresa, recibimos la visita del ministro de Trabajo, Mario Vargas Salinas. El dijo que venía a charlar en forma personal no como ministro ni como representante del Gobierno, dijo: señoras buenas amas de casa, madres de familia porque no se regresan a sus casas y porque están haciendo esto tal vez algunos politiqueros la han enviado, no puede ser que se aprovechen así de ustedes, no saben a lo que se están metiendo. El problema de sus esposos será resuelto de inmediato: el presidente se los ha propuesto y tiene toda la buena voluntad de resolver esto: dejen que sus dirigentes sindicales resuelvan estos problemas, ustedes no pueden hacerlo; tampoco las "faldas" se pueden anteponer a los "pantalones"; tienen que comprender todo lo que estoy haciendo por persuadirles y que de esta reunión no saldrá una sola palabra a la prensa de mi persona; es una charla solamente personal. Fue entonces que el enojo se nos subió a la cabeza y nuestra respuesta fue: nosotras somos buenas amas de casa pero no nos venga a provocar; esta huelga no representa a ningún politiquero sino a lo que pide el pueblo: libertad a los derechos del ser humano y los dirigentes sindicales que usted menciona (coordinadores) son los que usted nos impuso y no son de los nuestros y los pantalones no están aquí porque no gozan de libertad y su presidente los persigue, encarcela o mata. A pesar de eso, hay alguien que tiene que abrir la boca porque al pueblo boliviano ninguna dictadura lo acalla. Entonces el ministro muy molesto se despidió. Al día siguiente cuando recibimos el periódico, las declaraciones de este ministro eran muy diferentes a nuestro diálogo y en contra nuestra desprestigiándonos. A pesar de todo sigue la huelga.

90La noticia, en la prensa nos sorprendió por la mañana, decía: El problema de los huelguistas se ha solucionado y la huelga levantada: el gobierno y el Cardenal Clemente Maurer habían llegado a un acuerdo. Quedamos pasmadas por el asombro, lo leímos y analizábamos profundamente y no nos cabía en la cabeza, porque los puntos planteados estaban muy lejos de lo que habíamos exigido nosotras. La prensa inmediatamente nos visitó a fin de verificar la noticia, a la cual declaramos que nosotras no habíamos hecho tales acuerdos sino que la hicieron terceras personas sin consultarnos y que por tanto sigue la HUELGA, y que no desmerecemos la ayuda y la predisposición del Cardenal Maurer, pero el documento que realizaron entre el gobierno y el Cardenal sirviera como base para las negociaciones posteriores.

91El Cardenal a través de la prensa se disculpó por haberse entrometido y se alejó de las negociaciones con el gobierno, pero con su intervención abrió una pequeña luz para una solución y para negociar y nos mandó a llamar para dialogar; pero nosotras no podíamos abandonar la huelga y pedimos que el Gobierno viniese a dialogar con nosotras, pero se negó a venir.

92Esto no debía quedarse así, lo pensamos mejor y decidimos elegir a nuestros representantes negociadores ante el Gobierno. La pregunta era ¿quiénes serían?, deberían ser personas de mucha confianza y capaces de negociar. Se eligió a tres personas: Padre Julio Tumiri, Dr. Adolfo Siles Salinas y el Lic. Hugo Fernández; estos representantes tenían que negociar sobre la base de nuestros puntos de petición.

93El gobierno nos criticó sobre nuestra salud que no había ninguna baja que todos estábamos tan saludables pero el problema no era ese sino que sólo éramos cuatro mujeres y unos cuantos niños no podíamos darnos el lujo de estar de baja entonces se reduciría la fuerza y eso era imposible, a pesar de eso Aurora tuvo que salir unos días porque estaba embarazada de cinco meses, el médico le recomendó recuperar fuerzas y tambien la revisión por un ginecólogo después de un par de días Aurora volvió al grupo pero nos quiso involucrar con su partido el POR, entonces el grupo optó no recibirla pero ella protestó mucho y dijo que era mentira, nos prometió no mencionar a su partido mientras durara la huelga.

94En el interior, y exterior del país seguían los grupos de apoyo, llegando muchos telegramas comunicados de varias instituciones. Lo que más nos sorprendió es un documento de apoyo a la huelga de hambre de parte de las FF AA grupo Topater; esto nos dio más seguridad y firmeza de ganar esta huelga porque la dictadura del Gral. Banzer ya no era tan firme ni tan fuerte como él aseguraba, íbamos por buen camino. Después inició el grupo de Cristo Rey en la que estaban las Hnas. Dominicas y en varios grupos del interior habían también monjas de otras congregaciones apoyando la causa.

95La dirección del menor dependiente del Estado también se hizo presente para recordarnos que los niños no deberían estar aquí pues querían quitarnolos llevándolos a un centro de menores o albergues por órdenes superiores, pero nos opusimos a esas órdenes; nuestros hijos estarían donde estamos nosotras aunque no tengamos nada de comer; nadie nos obliga a esto y es nuestra decisión.

96El apadrinamiento del candidato único Juan Pereda Asbún, un militar que en estos días dejó su cargo en el gobierno como ministro del interior para habilitarse a las elecciones que el gobierno pretendía imponer al llamar a elecciones democráticas con lo cual pretendía hacer ver que tenía mucho apoyo obligando a muchas personas a asistir a dichas proclamaciones amenazándolas con retirarlos de sus empleos, y sí eran comerciantes en los mercados con sus puestos de venta.

97En el Arzobispado estábamos más firmes pero más débiles, sentíamos más frío y nuestro médico más preocupado por nuestra salud aumentando los sueros, haciendo la situación más dramática. Esto puso en aviso a Monseñor y a nuestros representantes para que aceleraran las negociaciones. Al vernos así varios periodistas tanto del interior y exterior se les caían las lágrimas para ellos era más que suficiente la entrevista. Para nuestros niños no faltó el alimento gracias a la gente de buena voluntad, a monseñor Manrique y el padre Nino Marzoli, su representante que no acababa de convencerse de nuestros problemas, sólo se limitaba a escucharnos en silencio. Algunos sacerdotes, contrarios a la huelga, nos desprestigiaron haciendo declaraciones a la prensa como que comíamos "salteñas" sin que nadie nos viera. Que le vamos a hacer si en todo siempre hay un "Judas".

98El gobierno y los coordinadores organizaron un paro nacional de 24 horas a favor del gobierno más mítines, marchas, etc., asistió mucha gente; al iniciar todos estaban a favor del gobierno, pero a medida que transcurría el tiempo empezó a voltearse la tortilla resultando ser a favor de la huelga apedreando algunas comisarías y quemando autos patrulleros, provocando un desorden total.

99Los exiliados bolivianos en Venezuela entre ellos Hernán Siles Suazo, Antonio Aranibar, envían una carta responsabilizando el gobierno por las vidas de mujeres y niños en huelga de hambre con copia a Derechos Humanos de Bolivia.

100El ministro Gimenes Gallo dijo que los campesinos están dispuestos a ingresar a la ciudad de La Paz a desalojar a los extremistas, comunistas, huelguistas, que están en contra del Gobierno; si es posible vamos a ir a pelear con ellos dijeron: por la noche vamos a saquear todos los puestos donde están los huelguistas, y dieron la fecha en que iban a ingresar. En el arzobispado nos preparamos muy bien para esa fecha con palos y se quedaron ese día y la noche a acompañarnos la Hermana Ana Perrón y un sacerdote norteamericano para ayudarnos, pero tal declaración no fue más que una simple declaración, pasamos la noche con mucha preocupación. Al día siguiente, averigüamos a los demás grupos de apoyo si estaban bien pero todo seguía firmemente sin interrupciones como una bomba de tiempo a estallar en cualquier momento. La COB decreta paro en toda la minería nacionalizada diciendo que volverían a decretar un paro indefinido si el gobierno no atendería a los huelguistas en sus planteamientos.

101Marcelo Quiroga Santa Cruz, una figura principal de la izquierda boliviana (P.S.D.1) estando exiliado en México más de 6 años hizo llegar su apoyo mediante la prensa y dijo que el Gral. Banzer ya no tiene apoyo del pueblo boliviano. El Gral. Banzer insistía con la amnistía progresiva haciendo la revisión de cada caso, ir dando libertad poco a poco según la culpabilidad de cada uno, pero José Pimentel es un caso de la justicia ordinaria muy aparte dijo.

102En la plaza se realizó la proclamación de Pereda Asbún asistiendo gente obligada por el gobierno con pancartas y gritos en apoyo, la Televisión Boliviana llevó sus equipos de transmisión al balcón presidencial para que salga a todo el país. Cuando se dio inicio, empezó a hablarse y hacer un pequeño ventarrón y surgió un rayo directo hacia donde discurseaba el candidato con el micrófono en la mano haciendo un corte circuito en todos los equipos de transmisión empezó una tormenta fuerte haciendo escapar a toda la gente concentrada, como se verá en una caricatura.

103El gobierno suspendió las negociaciones con el lema los halcones se impusieron sobre las palomas, entonces vino a visitarnos el doctor Jorge Rojas Tardío diciendo que venía en forma personal para brindarse en el diálogo de las negociaciones; veía que la situación se agravaba más y creo que con mi participación y charla que tenga con el general Banzer un amigo personal tal vez pueda solucionar el problema si es que ustedes aprueban. Aceptamos esta buena voluntad de este señor, pero el gobierno nos dio un ultimátum de 24 horas para suspender la huelga y hacer abandono de los recintos. Nadie obedeció esta orden y empezaron los ordenamientos por Santa Cruz que destrozaron todo en el recinto y los golpearon a los huelguistas habiendo en ellos un matrimonio que resultaron torturados; luego fue en La Paz, y en el interior del país, los allanamientos fueron después de media noche, los policías llegaron a los recintos en movilidades del ejército, pero los huelguistas estaban tan débiles que no podían moverse, y fueron trasladados en camillas, aún la intensión de los agentes era que se desplazaran por sus propios medios, varios tuvieron que ser internados en clínicas y hospitales, entre ellos varios sacerdotes y religiosas que estuvieron en los grupos; a todos los llevaron a los recintos de detención pero por la mañana nosotras enteradas de la noticia dijimos a los periodistas que la huelga seguía porque nosotras no fuimos allanadas; entonces los huelguistas detenidos, al enterarse decidieron seguir en la huelga de hambre; pero los policías llevaron comida a las dependencias para que coman a la fuerza pero no tuvieron éxito; sólo dos grupos nos salvamos del allanamiento; el Arzobispado y María Auxiliadora quienes día anterior habían cambiado de recinto; entonces estos se presentaron al Arzobispado comunicándonos que no estaban presos y querían unirse a nuestro grupo para tomar el mando de la situación, pero eso no era posible, porque ellos debían volver a su propio recinto a continuar.

104Las autoridades principales de la Iglesia se reunieron para analizar el problema. Surgió un entredicho excomulgando al gobierno y todos sus colaboradores y suspendiendo los oficios religiosos en todas las parroquias del país hasta la solución.

105El gobierno llamó nuevamente al diálogo por la tarde con la intermediación del doctor Rojas Tardío, nuestros representantes asistieron y dialogaron hasta agotar los recursos. Por la noche, elaboraron el documento en el cual se incluyó nuestro pliego de peticiones aceptado por el gobierno y anunciando al país una amnistía general e irrestricta que se aplicará según las leyes en vigencia y de ningún modo suponer dejar en inmunidad a los enemigos de Bolivia y finalmente el documento se puso en conocimiento de los huelguistas siendo aprobado por todos quedando firmado por el gobierno por decreto supremo. El 19 de enero de 1978 se finalizó así, huelga de hambre con sus puntos aprobados.

  1. Amnistía general irrestricta.
  2. Devolución de sus fuentes de trabajo.
  3. Vigencia de organizaciones sindicales.

106Estos puntos aprobados serán cumplidos formando una comisión que los haga cumplir por un reglamento interno.

107El presidente Hugo Banzer dice, habiéndose resuelto el problema de la huelga de hambre y con la firme decisión de seguir ejecutando el plan de democratización del país el gobierno de las fuerzas armadas de la nación ha determinado decretar amnistía general a favor de todos los bolivianos presos, exiliados, residenciados y prófugos por causas políticas y sindicales.

108La reincorporación de todos los trabajadores mineros retirados se tramitará a través de una comisión compuesta por dos representantes de los comités de base elegidos para el efecto democráticamente por los trabajadores la empresa minera correspondiente y el ministerio de trabajo de acuerdo con las solicitudes personales y considerando las disposiciones legales vigentes, esa tramitación se iniciará de inmediato.

109Los trabajadores que fueran reincorporados recobrarán su modalidad de trabajo, categoría y antigüedad conforme a leyes vigentes siempre que antes no se les hubiese indemnizado por dicha antigüedad.

110El gobierno de Banzer otorga garantías a todas las personas que participaron en la huelga de hambre y las de apoyo y dará libertad inmediata a los detenidos con motivo de estos sucesos las garantías subsistirán en tanto los huelguistas no se comprometan en acciones subversivas o contrarias a las leyes vigentes de nuestra consideración en conocimiento del documento, de su autoridad que cursa en nuestro poder y que será dado a publicidad, los representantes de los grupos en huelga aceptan sus términos y en consecuencia levantan la misma, con este motivo saludamos a Ud. muy atentamente.

111Nuestros representantes represaron a nuestro recinto todos muy alegres nos abrazamos con mucha alegría, incluso monseñor se levantó de la cama para compartir esta alegría.

112En seguida nos trajeron un té caliente con galletas pero no teníamos que exagerar con la comida. El médico que estuvo también presente nos dio un recetario, cómo volver a nuestra alimentación normal. Enviamos emisarios a la cárcel para avisar a los compañeros pero estos estaban siendo puestos en libertad; todos muy contentos vinieron al Arzobispado a conocer a las señoras huelguistas y todos nos felicitaron por nuestro triunfo y por llevar adelante este movimiento, cambiando de un día para otro la alegría de seguir siendo bolivianos libres para movilizarse, libres para elegir a sus representantes, libres para hablar y denunciar las injusticias, libres para trabajar, libres para estudiar sin presiones, libres y respetados como seres humanos, y con las lágrimas en los ojos todos cantamos: Viva mi patria Bolivia. Al día siguiente por la mañana, monseñor Manrique realizó una misa de acción de gracias donde asistieron los compañeros de los grupos de apoyo, siendo una misa muy emotiva, terminada la misa nos dimos el abrazo de paz y la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia nos convocó a otra reunión por la tarde en San Calixto, donde nos entregaron las insignias y postales de Derechos Humanos como miembros dignos de llevarlas. Nos sacaron fotografías en grupo, y las recibimos antes de volver a nuestros distritos.

113¡Un recuerdo inolvidable!

114El pueblo unido jamás será vencido.

115Esta historia de la huelga está escrita por Angélica R. de Flores, una de las huelguistas.

116Cochabamba, Julio de 1997.

© Institut français d’études andines, 2003

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Acquista

Versione a stampa

amazon.fr